¿Por qué nos olvidamos rápidamente de lo que no nos interesa?

Photo by KEHN HERMANO on Pexels.com

“Vivimos en la época de los TE QUIERO, pero sin compromiso”

¿Por qué nos olvidamos tan rápido de lo que no nos interesa? 

¿Por qué nos hemos olvidado ya de los aplausos a las 20:00 horas que hacíamos a los héroes que teníamos en los hospitales luchando contra esa 1 ola? 

¿Por qué nos hemos olvidado ya lo que dijimos de ese grupo de personas y ahora nos interesa trabajar con ellos? 

¿Por qué nos hemos olvidado de ese amigo que tanto queríamos ahora que tenemos pareja? 

EL SER HUMANO SE OLVIDA MUY RAPIDAMENTE DE LO QUE NO LE INTERESA.  

Con una gracia decimos “¿En serio dije yo eso?”. No me acuerdo.  

Cuando en el fondo nos acordamos como si fuera el primer día de lo que dijimos.  Pero lo que no queremos recordar, observar y certificar, es que hemos sido incoherentes con lo que habíamos prometido o quizá lo que dijimos, era para aparentar delante de unos amigos, para luego hacer otra cosa delante de otros.  

Y no valen excusas, de que las circunstancias cambian. Eso es una forma burda de decir “Soy volátil y voy en función de las necesidades que tengo y lo que puedo ganar con una persona u otra, hago. Por no hablar del postureo que me interesaba poner en Instagram o en otra red”.  

Si nos escucháramos más lo que decimos al cabo del día, en la mayoría de las ocasiones nos daríamos cuenta que somos unos bocazas, por no decir que un gran porcentaje de lo que decimos, no nos lo creemos ni nosotros mismos.  

No nos creemos que vayamos a perder peso, ni mucho menos es lo que queremos.  

No nos creemos que vayamos a llamar a esa persona que acabamos de entrevistar, porque sabemos que no es la adecuada para el puesto. Aunque se lo hayamos prometido.  

No nos creemos que nos consideramos amigos de esa persona, porque solamente nos interesa para satisfacer unos deseos que esa persona nos puede satisfacer.  

No nos creeríamos mucho más de la mitad de las cosas que acabamos diciendo al cabo del día. Y ya al cabo del año…NI TE LO IMAGINAS.  

Sería para escribir una novela de ciencia ficción, mucho mejor que las de Harry Potter.  

¿Por qué nos olvidamos rápidamente de lo que hemos dicho? 

PORQUE SOMOS SERES QUE NO NOS GUSTA COMPROMETERNOS. 

No nos comprometeremos con nosotros mismos, ¿Y nos vamos a comprometer con los demás?  

¡¡NI DE COÑA! 

Pue si ya hablamos de compromiso en una relación, el nivel de infidelidades que dicen que hay, de separaciones y demás, ¿CÓMO NOS VAMOS A COMPROMETER CON NOSOTROS MISMOS? 

No nos interesa.  

¿Por qué? 

Porqué si algo va mal, lo primero que haremos es intentar huir de la situación lo antes posibles. Vivimos en una sociedad en l que no quiere problemas, solamente ser feliz. ¡¡Y QUE CONFUNDIDOS ESTAMOS! 

Parece que hay que vivir de felicidad en felicidad y así podremos considerarnos felices. Cuando hasta los momentos tristes, los que joden y te hacen cuestionarte muchas cosas, son el germen de una felicidad mucho más robusta y duradera que esa que nos están vendiendo.  

No nos comprometemos con lo que hemos dicho, porque vivimos en función de las tendencias y de nuestros intereses a corto plazo.

Y luego cuando nos damos cuenta, esa promesa que nos habíamos hecho, eso que habíamos prometido a ese amigo, pasa el tiempo, y sigue sin hacerse realidad.  

Es más fuerte la presión de los demás, de las tendencias que podamos estar viendo, del MIEDO a no ser como los demás quieren que seamos, a perdernos cosas por no ser como los demás. 

Además, en este mundo de innovaciones, de flashes y tendencias, nos va mucho más una novedad que seguir manteniendo lo que tenemos y a lo que nos hemos comprometido. 

Es la moda, es la tendencia, es lo cool, es lo guay en es esos momentos. ¿Y nosotros nos vamos a comprometer a seguir con algo con lo que nos comprometimos hace pocos días o meses? 

¡JA, preferimos lo último, porque así nuestro ego estará contento y podremos dar en los morros a los vecinos y competencia, lo “cool” que somos! 

Por eso, hemos llegado ya no solo a faltar el respeto a los demás, a que nuestra palabra ya no valga nada a partir de ese momento, sino a faltarnos el respeto a nosotros mismos.  

¿Alguien volverá a confiar en ti si a la primera de cambio les dejas por otra cosa más “cool”? ¿Alguien volverá a creer en tu palabra cuando anteriormente dijiste lo mismo y no cumpliste? 

Estos momentos que vivimos, nos damos cuenta que nos olvidamos muy rápidamente de lo que dijimos. Y todo ello, entre otra cosa lleva a la falta de unión de las personas. A no creer las unas en las otras. Y solo centrarse en ellos mismos y satisfacer sus necesidades, olvidándose por completo de los demás.  

Nuestra palabra, es un contrato con nosotros mismos y con los demás. Si lo incumplimos, ¿A dónde vamos a ir a parar?  

AL CAOS.  

Pero lo peor de todo, que nos olvidamos de nuestras palabras y nos estamos olvidando de nosotros mismos. Porque nos da miedo SER NOSOTROS MISMOS. Y me da igual las presiones de la sociedad, de tus familiares o de Rita la cantaora,  

. – si tú te has comprometido con algo, CUMPLELO 

. – Si tú has dicho que harás algo, HAZLO.  

. – Si tú has sentido o dicho algo y no es lo correcto, PIDE DISCULPAS.  

.- Si crees en algo, que piensan los demás que está pasado de moda, son ellos, los pasados de moda, porque tú siempre apuestas por lo que crees.

TU PALABRA ES TU MARCA.  NO LO OLVIDES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .