¡¡Nunca nos graduaremos en Desarrollo Personal!!

Photo by Stanley Morales on Pexels.com

Vayas donde vayas, ve con todo tu corazón” dice Kongzi

Si eres una personas que basas tu vida en ir de un curso a otro de desarrollo personal o espiritual , con el propósito de encontrar la felicidad plena y la iluminación absoluta como un foco de estadio de futbol; o eres un “gurú” que basas tu negocio en lanzar cursos de forma constante, te recomendaría que no siguieras leyendo este artículo.

Recientemente leía en un libro la frase que da nombre a este artículo. Frase en la que estoy totalmente de acuerdo.

El desarrollo personal, me ha dado mucho tanto a nivel personal como a nivel profesional. Pero mi experiencia me dice, que hay una línea delgada roja que nunca debes pasar. ¿Y cuál es? La de la obsesión por llegar a la meta de la felicidad absoluta.

Leemos libros. Acudimos a conferencias (cuando se podía), creemos que tenemos que brillar en la vida personal y profesional para ser considerados unos seres humanos felices. Seguimos a ciegas a seres que de repente salen de la nada porque nos dicen que llevan 16 años ayudando a la gente, cuando nadie sabia quienes eran. Creemos que frases atribuidas a personas de siglos pasados, nos harán ser ricos sin hacer absolutamente nada más que estar en el sofa repitiendo el mantra y tapados con la manta, que hace frio. Y luego vemos el documental de Pau Dones , llenado las redes sociales con memes de sus frases, dándole la razón más que a un Santo.

¡¡TODO PERFECTO!!.

Pero después, en la soledad de tu habitación, ¿Qué ocurre?

Que lloramos por frustración. Por rabia por haber intentado lo que nos han dicho que nos serviría y ningún resultado. Por saber qué nos pasa pero no hay manera de solucionarlo, ni utilizando métodos que antes nos habían servido.

Lo vuelvo a repetir, el desarrollo personal me ha ayudado mucho en mi vida y me sigue ayudando en muchos momentos. Así como también sé que ha ayudado a muchas personas a descubrirse y darle un nuevo rumbo a su vida.

Mucho brillar, mucho seguir conversaciones en ClubHouse, mucho compartir partes de documentales, mucho defender al “gurú” de turno y luego lloramos en soledad, creyendo no saber qué nos está pasando.

¡¡QUE EN EL FONDO NOS DA MIEDO VIVIR!!.

Todas esas tendencias, todas esas actitudes, formas de ver la vida, tan radicales… solo muestran una cosa, no querer ver la realidad. Y ya no te hablo del “gurú” de turno, sino de tu realidad. De que tienes miedo a vivir.

Vivir no es siempre la felicidad absoluta. Vivir no es la paz mundial. Vivir es sorpresas agradables como inesperadas. Es recibir noticias que no esperábamos.. Y a todo ello, hacerle afrontarlo, aprender de ello y siempre con la mirada adelante.

Si pensamos que alguien nos llevará al éxito inmediato y sin sudor, allá vamos.

Si pensamos que alguien nos hará tener una marca más rentable que Google en menos de 21 días, ¿Dónde hay que apuntarse?

Si pensamos que unas piedras nos darán la felicidad permanente que nos han dicho que nos merecemos, hacemos lo que sea por alcanzarlas.

Y todo porqué no queremos sentir. Se nos llena la boca diciendo que queremos vivir, que queremos exprimir cualquier momento, cuando en el fondo, lo que tenemos es MIEDO A VIVIR.

Un master en alimentación consciente no te dará la felicidad absoluta. Sobre todo porque no existe y si alguien te dice que es la forma en que la conseguirás en el plazo de 4 horas que dura su Master, sal corriendo, que seguro que con la dopamina que inviertas, serás más feliz que con el dinero que inviertas.

El ser humano al igual que busca alcanzar metas, busca alcanzar estar graduado en desarrollo personal. Algo que nunca ocurrirá.

¿Por qué?

Porqué aunque conozcamos herramientas de cómo afrontar situaciones en la vida, cada persona la afronta de una manera. Una herramienta a mi no me puede ayudar y a ti hacerte salir adelante.

Porqué nunca llegaremos al éxtasis de la felicidad constante, porque tanto las emociones buenas como las “negativas” nunca son para siempre.

Porqué lo que le ayudo a una persona, a lo mejor no te viene bien a ti por tus circunstancias.

Porqué lo que te sirvió para un tiempo pasado, quizá no te sirva en el presente porque las circunstancias son diferentes, los tiempos han cambiado o miles de situaciones.

Y a veces, cuando la incertidumbre te ataca, nada te sirve lo aprendido. Tienes que afrontarlo a pecho descubierto.

Son miles de las situaciones que por mucho que hayamos leído, ido a conferencias y gastado dinero en cursos, no nos sirven de nada, porque cada situación es diferente, cada momento es único al igual que su solución.

Por mucho que quieras tener todas las herramientas a tu disposición para ser feliz constantemente pase lo que pase, sentir la paz o ir con tanto “brilli brilli” por la vida que deslumbres a todo, es imposible.

Nunca te podrás graduar en desarrollo personal.

Como nunca podrás graduarte en el master de la vida, porque cuando creas que sabes todas las respuestas, la vida te cambia las preguntas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .