¡¡Soy Idiota y tú también deberías serlo!!

Photo by Robert Laszlo on Pexels.com
¡¡SOY IDIOTA!! ¡Y a mucha honra! ¡Y tú hijo también, felicítalo! 

Es una frase que le he dicho a mi vecino cuando veía que estaba regañando a su hijo porque había hecho algo malo. 
Sin darnos cuenta somos muy crueles. Estamos marcando la infancia y el futuro de esa persona a la que dices idiota. La estás despreciando y menoscabando su confianza para siempre.  
Al igual que muchos términos, idiota es algo despectivo, estás calificando a una persona como si tuviera una enfermedad sin remedio. Cuando en un mundo de incertidumbre, en el que creemos saber todo y no sabemos nada, ser idiota es uno de los piropos más grandes que te pueden decir.  
 
A ese niño pequeño, si no se empodera, ya le habrán quitado el poder de ser curiosos, de la creatividad que todos llevamos desde dentro.  
Pensará que hacer cosas nuevas, probar cosas diferentes, ser curioso es algo pernicioso para él, para su salud y para la consideración que desea tener de sus padres, mejor no hacer nada que no se salga de lo que no podemos ni debemos hacer.  
Con el paso de los años, te dirán los amigos o tus familiares: “No seas idiota y déjate de tonterías. Sigue con el puesto de trabajo que tienes, con la pareja que tienes. Que algo así no vas a encontrar con la locura qué nos estás contando...” 

 
No paramos de oír que seremos idiotas si nos salimos de lo establecido, si rompemos con rutinas que nos dan la seguridad, si probamos a ser felices por nosotros mismos y sin importar el qué dirán. 

Y yo me pregunto: ¿Quién es idiota: quién siempre hace lo mismo esperando que llegue la felicidad o quién lo intenta saliéndose de lo establecido y apostando por si mismo? 

Como bien dice las camisetas de Andoni Luis Aduriz y su filosofía de vida, así como decía recientemente Simon Sinek en uno de sus videos:  

¡¡NO SE! 

Aunque no hubiera venido la pandemia y hubiera puesto pasta arriba todo, tenemos que ser genuinos idiotas.  

A pesar tener un Master o varios, tener mucha información en la palma de la mano, de tener un título en la puerta del despacho que dice que eres CCO o CEO, de libros a su disposición para investigar sobre un tema en cuestión, nos sigue dando vergüenza preguntar. Pero lo peor de todo es que nos creemos los títulos que tenemos, creyendo que ya sabemos todo lo que tenemos que saber para el resto de nuestros días.  

La pandemia nos ha enseñado que no sabemos nada de nada. 

Que por mucho que seamos líderes, no sabemos qué les ocurre a nuestros empleados de verdad. Que por mucho que tengamos master, no sabemos tratar a la gente ni dominar nuestras emociones. Que por mucho que vivamos con nuestra familia no sabemos cómo piensan, que sienten o qué quieren en la vida. Que por mucho creamos que nuestras habilidades nos hayan ayudado en nuestro mundo profesional, siempre tenemos que saber más, aprender más, porque el mundo cambia y si no cambiamos con él, nos engullirá la mediocridad.  

La pandemia nos ha enseñado algo que tendríamos que tener tatuado desde pequeños, QUE REALMENTE NUNCA SABEMOS NADA.  

Creemos que sabemos todo de nuestros trabajadores, sobre lo que hemos estudiado, del mercado laboral donde estamos actualmente, de nuestra pareja. Y de un día para otro, nos damos cuenta, que no sabemos nada de nada. Lamentándonos, preguntándonos qué ha pasado, si creíamos que todo iba bien. 

Lo que ha ocurrido que, si tu pareja se ha ido con otro, si una tecnología ha engullido tu proyecto empresarial o tu vecino ha conseguido una repercusión mucho mayor que la tuya... ha sido porque la mentalidad “DE YA SE TODO” ha venido a la de “APRENDIZ”. 

Nunca te dejará de sorprender la persona que tienes a tu lado, nunca dejaras de saber todo sobre esa asignatura que tanto te apasiona, nunca sabremos todo de todo el mundo y de todo.  

Cuando te consideras un idiota a pesar de tus títulos, no te importan que te digan: 

¿Es qué no lo ves? Pareces idiota” 

Eso de pareceré, es tu percepción, querida personas que tienes miedo a ir más allá de tus miedos. Pareceré tonto o querré parecerlo según tu opinión, yo solamente quiero aprender, investigar, ir más allá de lo que las apariencias dicen, pero yo realmente quiero: 

. - Saber por qué ha ocurrido ese hecho 

. - Quiero ver la verdad, no lo que dicen los demás. 

. - Quiero tener mi propio pensamiento, no seguir lo que dicen los gurús creyendo que es la única verdad. 

. - Quiero saber lo que realmente te pasa. Para eso estamos juntos, para decirnos la verdad sin tapujos y no tener que averiguarla mientras me dices que no te pasa nada con el morro torcido. 

. -  Quiero ir más allá de lo establecido y mi curiosidad. Porque no quiero creer que no hay más allá de lo que dicen los demás. Porque además si queremos avanzar, siempre que romper el imposible o el qué dirán. 

¿Qué los demás piensan que eres idiota? ¿Qué no entienden por qué preguntas esas cosas, si para ellos es algo fácil, sencillo o muy entendible? ¡¡GENIAL!! Tú eres tú y ellos son ellos.  

Nunca te quedes con una pregunta sin hacer, sin observar donde los demás les da miedo mirar, sin repetir una y otra vez lo que los demás dan por qué quieres saber cómo lo hacen y si hay una manera de hacerlo mejor,  

De pequeños nos coartan nuestra curiosidad, porque no quieren les demos el coñazo con preguntas que no les apetece responder. Y de mayores nos dicen que somos idiotas, si no seguimos modas, tendencias y rutinas que nos llevarán de forma rápida y barata al éxito.  

Desde que aposte por mi, desde que dije que lo primero era mi felicidad y seguir descubriendo nuevos caminos en los que me había adentrado por primera vez, me considero un IDIOTA. 

Una persona que no sabe nada a pesar de haber leído mucho. Una persona que respeta las opiniones de los demás  porque ven las cosas diferentes a mi. Una persona que quiere aprender aunque sea de su mayor enemigo porque te hace ver lo que querrá ver ni hacer nunca o quizá te enseñe algo que no sabía y que por tus perjuicios tenías miedos a escuchar. Me considero una persona IDIOTA y a mucha honra. Una persona que no sabe de nada a pesar de las experiencias que haya podido vivir o ver, porque siempre todo te enseña algo, digan lo que digan los demás, piensen lo que piensen los demás.

¿Quién es Idiota, quien sigue a los demás pensando que conseguirá ser tildado de especial o aquella persona que sigue sus instintos de curiosidad, investigación? 

Tú decides. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .