¿Por qué no dejamos de ser hipócritas?.

Photo by cottonbro on Pexels.com

Sé que tendría que escribir un artículo hablando del amor, de la felicidad porque ha llegado la navidad y por fin nos vamos a poder reunir con los amigos que hacia tiempo que no vemos. Un artículo en el que hablase que hay que decir más «te quiero» antes que nos lamentemos por no haberlo hecho…

Sé que tendría que hacer un artículo dándoos las gracias por un año más juntos hablando de lo que nadie habla, de vuestro apoyo y cariño ( QUE SIN VOSOTROS NO ESTARÍA AÑO TRAS AÑO AQUÍ , ASÍ QUE GRACIAS)…

Sé que son fechas de amor, felicidad y regalos…

Pero creo que también son fechas para dejar de ser hipócritas. Y si te ha molestado quizá tendrías que mirártelo.

Son fechas de recibir mensajes de amor y amistad de gente que durante el año no te ha dicho ni HOLA.

Son fechas de pensar cuando reunirte con personas que durante el año no han hecho ademan ni siquiera de quedar contigo para un café. ¿Y cómo no vas a quedar con ellos por Navidad? Menudo desagradecido serías.

Son fechas en las que no nos podemos quejar por la situación que estamos viviendo, por lo que estamos viendo…ya que si lo comentamos se puede liar la «marimorena» en la cena de Navidad.

Son fechas que tienes que pensar que tienes que ver a personas que no soportas ya te revuelve el estomago más que la sopa de pescado de tu suegra. Pero no lo puedes decir no vayan a pensar que eres un «elitista».

Son las fechas en las que decimos que queremos a todo el mundo aun cuando el resto del año pasamos de ellos, como la mayor de las pestes. Les llamamos crack aunque no tengamos ni idea del trabajo que hace y ni mucho menos de su calidad.

Son las fechas que nos imponemos metas que no queremos ni creemos en ellas porque sino lo hacemos pensarán que no nos importa nuestra vida, la ambición ni la felicidad. Y por ello acudimos a cursos «exprés» que nos dicen que con una meditación ya alcanzaremos el mejor año de nuestra vida… En fin.

Son fechas que tienes que pensar qué regalarle a esa persona que te ha tocado en el «amigo invisible» y que durante todo el año lo único que te ha hecho ha sido amargarte la existencia en la empresa.

Son fechas en las que tienes que mostrar que estás alegre, feliz aunque por dentro estés jodido, con una tristeza de mil pares de cojones, pero es que es Navidad…¿Por qué hay que estar mal?

Y todo ello tienes que hacerlo con buena cara, ya que sino TÚ ERES EL GRINCH DE TU GRUPO.

Creo que es una época en la que más hipócritas somos. Y dichoso de ti si dices lo que piensas, porque a lo mejor piensan que eres un «amargado» de la vida por no querer «aguantar» 5 min a esa persona que no soportas o «comerte» tus emociones.

Ahora más que nunca, hay que dejar de ser hipócritas. Pero después del 6 de Enero, también.

No hay que decir que eres autentico delante de los demás y luego por detrás criticar sin parar. Hay que demostrarlo. No un día, sino todos los días. Con acciones, no con palabras.

Porqué sino quién eres ¿El que pones buena cara delante o que el critica por detrás?

Y sé que muchos estaréis pensando: «¿Qué sería del mundo si todos dijéramos la verdad? ¿Qué pasaría si todos fuéramos más felices haciendo lo que sentimos que queremos hacer? El mundo sería un caos....»

Hablamos sin saber y yo también, pero seguro que sería un mundo más en paz y feliz consigo mismo. Y hasta seguro que hasta abría más creatividad y desarrollo en el mundo haciendo menos caso a los demás.

Y te vuelvo a responder a esa excusas que tienes ahora mismo en la cabeza: «Pero es que no digo lo que opino por no hacer daño a ….». Perfecto, no la quieres compartir con todo el mundo… ¿Pero compartirla con la persona indicada quizá no te haría estar más tranquilo? ¿Y quizá oír su opinión no te haría darte cuenta que estás equivocado y crear un nuevo futuro desde un punto en común? ¿O quizá que vuestra relación se fundamente en la verdad, que tenéis opiniones diferentes en un mismo tema? Pero no, es mucho mejor callarse las cosas y poner «buena cara«.

La Navidad es la época de la frase. «Hazlo al menos por… hazlo al menos por….» Y yo te pregunto ¿Cuándo lo vas a hacer por ti?

Nos pasamos la vida haciendo todo por los demás pero cuando lo hacemos por nosotros mismos, somos catalogados de unos egoístas de mierda. Pero eso si, hay que ser felices, alegría, amor y creatividad… todo lo que tú quieras, pero nada de mirar por uno mismo.

Ah, que mirar por uno mismo no quiere decir que no mires por los demás. ¿Te queda claro?

No creo en la palabra felicidad, creo en la palabra PAZ MENTAL. Y ella empieza dejando de ser hipócritas con uno mismo y con los demás.

Una vida en paz es una vida coherente.

Creo que es el mayor regalo que nos podemos hacer pero sobre todo hacer a los demás, ser coherentes con uno mismo y con los demás.

Pero todo lo hacemos en función de nuestros intereses, de nuestro ego. Pero eso si, nosotros auténticos, genuinos, amorosos y lo que sea… En fin..

¡¡FELIZ NAVIDAD DE CORAZÓN A LOS HIPOCRITAS Y A LOS QUE NO!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.