¡¡Una cosa es ser optimista, otra inconsciente!!

Photo by George Shervashidze on Pexels.com

«Yo no me enfado. Nunca me he enfadado. Siempre quiero que todo el mundo a mi alrededor esté bien, feliz y en armonía».

Esta frase la acaba de comentar un participante de un programa de citas que todos conocemos.

Una frase que me ha hecho querer escribir al instante:

No es lo mismo ser optimista que un inconsciente.

Esta situación amorosa que ha acabado como el rosario de la aurora me recordaba a un capítulo de los Simpson en el que un directivo positivo, optimista y alegre acude a ayudar a Homer en sus habilidades como jefe de la central. Al igual que la cita amorosa, todo quedo arrasado.

Creo que el optimismo extremo que la industria de la felicidad está creando además de personas frustradas cuando viene un problema, a verdaderos inconscientes.

Inconscientes que piensan que la felicidad es una situación constante en la que se puede vivir el resto de los días.

Inconscientes de que todo el mundo tiene un lado bueno…. Y muchas más cosas, que lo único que provocan que cuando venga una situación que no sepan digerir, les afecte mucho más que a otras personas.

Ese inconsciente no quiere ver la realidad. Ni tampoco estoy diciendo que hay que ser siempre negativos, sino coherentes.

Yo a esas personas, las llamo «Un mundo ideal». Todo es bonito, todo es precioso, todo es genial.

Y desde luego hay que ser optimistas, pensar que uno puede conseguir salir de la situación en la que se encuentra, que puede perder kilos que has ganado por tu inacción….

Se puede ser y se debe ser optimista en la vida. Pero no un inconsciente.

Un inconsciente que en el fondo no sabe gestionar sus emociones.

Siempre cree que la vida es alegría, felicidad,… en la que no hay gritos, no hay caídas y en la que es imposible uno enfadarse consigo mismo y con los demás.

Con motivo del libro «Mentes Creativas. Cómo pasar de lo ordinario a lo extraordinario«, hubo una frase de Daniel Lacalle que me impactó como consejo a sus hijos: «Siempre les digo que se preparen para lo peor».

No considero que ese consejo les haga ver que todo es negativo, que hay que ver el lado negativo de las cosas, sino lo que les está diciendo es que siempre sean mejores, que no se conformen a pesar de que las cosas se consideren que «van bien» porqué todo puede ir a mejor aún. Pero todo sobre todo ser coherentes y no creer que todo es «ideal», sino que también la vida tiene sus momentos negativos y difíciles.

Creo que estamos creando con esta industria de la felicidad no a optimistas, sino a inconscientes que no quieren ver la realidad. Y cuando les toca gestionarla, no saben.

Desde luego que optimismo se viven mejor, hay fe, coraje y consistencia.

Con inconscientes, mejor no saber a dónde nos pueden llevar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.