Santiago Álvarez de Mon: “El pensamiento tiene que ser propio y critico…”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con..” para mí es un placer, presentar a Santiago Álvarez de Mon.

Todos que estamos leyendo esta entrevista, hemos recibido en algún momento de la vida o lo estamos recibiendo, la visita de la adversidad. Queramos o no , la vida está formada por dos orillas, la incertidumbre, la adversidad, y la falsa seguridad.

La adversidad nos enseña las actitudes pusilánimes, la debilidad que nos domina ante los momentos cruciales de nuestra vida e inesperados. La adversidad nos enseña el carácter que tenemos . Y es el carácter, y no la inteligencia quien nos llevará al éxito o al fracaso ante dicha situación

Hay gente normal que en momentos excepcionales nos han demostrado alcanzar metas que para nosotros pensaríamos cómo algo imposible. Es el carácter quién lo ha llevado, acompañada de la gallardía y la perseverancia.

Santiago Álvarez de Mon, referencia en el mundo del Management nacional e internacional, coach, profesor en IESE, es autor de uno de los libros más importantes en el desarrollo personal e imprescindible en toda biblioteca, como es “Desde la adversidad . Liderazgo, cuestión de carácter“. Un libro que te ayudará a encontrar tu mejor destino.

.- ¿Por qué a la primera persona del singular, la denominamos egoísmo?

Porque tenemos una visión muy superficial y epidémica de esa primera persona del singular. Todo ocurre en esa persona del singular.

Del yo profundo, eterno,  intemporal del ser humano puedes ir al ego más estúpido y narcisista. O puedes llegar a la comunidad más generosa y complementaria

A nosotros se llega recorriendo los misterios del Yo. Somos seres y animales sociales.

Si confiamos en el misterio y la singularidad del yo, lo que te encuentras es una multitud aborregada, una masa que diría Ortega

.- El consenso, ¿Siempre es una idea equivocada?

No lo sé, pero si es sospechosa. Si las dos partes piensan de la misma manera, seguramente que una de las dos partes no piense.

No se  quien dijo, que nacemos originales, pero morimos fotocopias.

Yo creo que el pensamiento tiene que ser propio y critico, con errores y con aciertos. No se trata de si estoy acertado o no, sino se trata de aprender.

Y para aprender tienes que gestionar soledades, ejercitar deberes…Es una aventura que tiene que ver con la comunidad, con el otro. Con el que marcha a tu lado, como diría Machado. Pero siempre desde el cercano singular de cada hombre y mujer, que no puede ser fotocopiado.

.- ¿Por qué se estudia tanto el mundo del liderazgo? ¿Por qué no hay una definición de líder establecida?

Celebro más hablar de liderazgo que hablar de líder.

El liderazgo es la transformación de la realidad, que puede estar en unas manos y cambiar a otras.

A mi me gustan las sociedad en las que no conozco el nombre del Primer Ministro. A mi me da miedo los lideres carismáticos que tienen devoción a perpetuarse. Cuando la sociedad depende de aquel con carisma que viene a salvar a la patria, en esas sociedades del liderazgo al totalitarismo media un paso.

Me gusta más hablar de personas, de profesionales, de ciudadanos comprometidos que en función de la temática ejercen el liderazgo de una manera temporal.

Yo no busco la definición perfecta del liderazgo. Sino que estudio en el proceso en el cual unos influyen en los comportamientos, actitudes de los demás. Ya que un padre influya en el comportamiento de un hijo no significa que perpetúe ese estilo con un hijo que aspira la madurez y a volar en libertad.

Siempre creo que una de las ultimas funciones del líder, es crear una cantera fértil de lideres y que el día después no de miedo, que no asuste, sin que la depresión y el vacío le asole.

Pero como las marcas que dejan huella, los grandes lideres son atemporales y universales. Si lees a los grandes clásicos, hay algo intemporal y universal que cose misteriosamente la humanidad.

El liderazgo que creo pulsa, provoca, inspira, despierta esa mejor versión del ser humano, en una personalidad dual. Es fácil despertar a la violencia, pero me parece mejor en el liderazgo vencer al miedo, gestionar conflictos y alumbrar un mundo mejor ,siempre dentro de las limitaciones y condiciones humanas.

Y es algo universal, desde Abraham Lincon, Gandhi o Nelson Mandela. Es el viaje del Yo al Nosotros. Es un viaje por ejemplo que le permite a Mandela empatizar con su carcelero o nunca recurrir a la violencia.

.- ¿Te has preguntado alguna vez por qué haces lo que haces?

Me lo pregunte en el momento en el que me surgió la oportunidad de dedicarme a la docencia. Estaba en una empresa multinacional y de repente me hice una pregunta: ¿Qué hacia yo aquí?. Luego me pregunté: ¿Qué vas a hacer si te vas?. Eché la vista atrás a ese seminario gratis que es la vida de cada uno.

Y en la búsqueda del quien no soy al paso del quien soy, descubrí que mis experiencias anteriores en docencia era lo que me gustaba. Podré estar más cansado, tener más pereza, me saldrá una clase mejor que la otra, pero hay una parte importante de mi ser, que tiene que ver con ser profesor.

Con la opción de profesor, también había otra que era la de escribir. Escribo casos, escribo libros, escribo artículos. Y luego tenemos la de asesor de equipos, de coaching, Permitiéndome esta tercera via, acompañar a gente en su experiencia vital, escucharles, motivarle y que saquen su potencial. Se trata de ayudarle a ellos, a animarles que saquen quienes están llamados a ser.

Soy muy lúdico, tengo un gran sentido del placer, me encanta lo que hago. Tengo la misma curiosidad que cuando empecé. Es un lujo aprender de  gente que sabe más que tú. Y que te paguen por lo que hago, es una autentica dicha.

Lo mejor de mi trabajo es la suerte que tengo del número de personas que tengo el placer de conocer.

.- ¿Todo éxito empieza o termina en la cabeza, con los pensamientos?

No. El pensamiento siempre es la antesala de algo más. Einstein decía que la imaginación es la cumbre del pensamiento.

Tenemos que pensar. Y si no piensas, eres un frívolo, un talibán, un vago. Pero si solo piensas, sospechas. El pensamiento trabaja , prueba. Evidentemente hay que estudiar, hay que conocer, analizar… SI fuéramos conscientes de todo lo que hacemos, no lo haríamos.

Muchos de mis clientes, les he preguntado por el origen de su trayectoria. Y muchos te contestan que lo hicieron porque no eran conscientes de su ignorancia. Hay una parte de sabiduría en la ignorancia. También hay una ignorancia estúpida que hay que ignorar.

Esa parte ignorancia sabia, te hace soñar, que como decía Unamuno, era vivir.

Con muchos deportistas con los que trabajo, esos toques que tienen, los hacen porque no los piensan. Pero para llegar ahí, si el pensamiento no pesa, tienes que repetir mucho, para jugar en piloto automático.

.- ¿Qué poder tiene una conversación?

La conversación siempre tiene que ser el encuentro de dos almas. Un encuentro que debe respirar, que debe fluir y no una batalla de egos con el fin de ganar la misma.  Sino sería un monologo y no una conversación.

Una conversación te tiene que sacar de ti mismo e ir al encuentro del otro. Es ponerse en el lugar del otro, esa es la magia de la empatía que ocurre en una conversación. Produciéndose una sinergia que te hace darte cuenta que somos parte de algo mucho más grande. Somos seres sociales.

.- ¿Por qué tenemos que escuchar nuestras tripas?

Hay una parte intuitiva que escapa a la métrica. No podemos eliminar eso del viaje humano. Si así fuera, estaríamos eliminando la magia, la intuición, lo que escapa a la lógica cartesiana.

Un día si y otro también, nos comportamos de manera irracional. Por lo tanto no podemos decir que el ser humano es racional.

Hay que usar la razón, pero también hay que escuchar al corazón. La vida se escribe hacia adelante, pero se entiende hacia atrás.

.- ¿Como te sentirías si recibieras una carta de una persona que hubieras ayudado, con un GRACIAS?

Abrumado y agradecido.

No hay palabras del vocablo español que pronunciamos poco y una de ellas es gracias. Es de bien nacido ser agradecido.

Cuando das las gracias a alguien, te sientes bien. Si esperas el agradecimiento, no te llena lo que tendría que llenarte, porque es lo que esperabas. El agradecimiento tiene que sorprender. Y no debes hacer las cosas para obtenerlo.

Cuando recibes un agradecimiento constatas, la parte sublime del ser humano que es extraordinario.

La otra palabra es Pedir perdon. Perdon no de una manera culpabilizante.

Perdon, gracias y por favor, es un homenaje a nuestra condición más cívica.

.- ¿Si te dieran la posibilidad de poner algo en una valla publicitaria?

El camino es la meta.

Estamos en una sociedad llena de metas que sufre por su consecución. Pensando en el mañana se les escapa lo único que es cierto, que es el presente. Y si consiguen las metas, el gozo les dura 5 minutos ya que piensan en la siguiente.

Céntrate y dirige tu mirada en el camino. Donde hay un mundo lleno de posibilidades. El presente es el único tiempo real.

.- Para mi “Desde la Adversidad” es el mejor libro que he leído. ¿Tendríamos que darle más las gracias a esos momentos de incertidumbre?

No sé si darle las gracias , pero es que tú no puedes vivir peleado con la realidad.

Tú y yo nos podemos poner a jugar al póker y hay unas reglas de juego. Pues con la vida pasa lo mismo, es una partida. Y tienes que saber jugar con las cartas que te han tocado. No tiene sentido pelearte contra tus genes, con tu pasado.

Aprende del pasado y así irá más ligero de equipaje.

La vida es incierta. Invierte en tus recursos y así sabrás navegar por ella. Trabaja tu confianza, tu autoestima, rodéate de buena gente,  La vida tiene dos orillas, una es la pregunta y la otra es la respuesta. La compañía, la soledad,… No podemos cambiar las reglas de juego.

Aprendamos a navegar en vez de ofrecerles algo que no existe. Existe la seguridad para gobernar en la inseguridad.

Desarrolla la curiosidad como tienen la característica de los grandes. No podrás cambiar tus circunstancias pero si tus respuestas, como bien decía Victor Frankl.

El futuro es un tiempo misterioso a conquistar desde el presente, ya que es lo único real que tenemos.

La realidad es incierta y adversa.

.- ¿No lideramos nuestras vidas porque liderar tiene un precio?

Igual no lideramos nuestras vidas porque queremos liderar la vida de los demás. ¿Por qué no nos conformamos a liderar nuestra vida y a ser nosotros mismos? ¿Por qué no nos atrevemos a recorrer nuestra ruta ?

Empeñados en descubrir quienes somos, en tener una vida amable acabarás influyendo en los demás. Es una paradoja, pero quien no pretende influir es quién acaba influyendo

Anuncios

¡¡No compares tamaños!!

“No estoy en competencia con nadie, no deseo ser mejor que nadie más. Simplemente intento ser mejor que la persona que fui ayer”

Nos pegamos la vida comparándonos con los demás.

Si uno tiene trabajo y tú no lo tienes. Si uno tiene pareja y tú a tu edad eso ni sabes de que se trata. Si uno ha llegado a 2.000 seguidores en redes sociales y tú no tienes ni 100. Si uno liga y tú lo único que te comes al llegar a casa son las croquetas de la noche.

Nos pegamos todo el día comparándonos con los demás. Y ahora con el mundo de las redes sociales, todavía más lo vemos más latente.

Hace poco me comentaba alguien, que la verdad que no se mostraba como era en sus redes, sino que en gran parte había estado “copiando” lo que hacían las personas a las que seguía. ¿Qué marca podría llegar a tener esa persona? Una , desde luego, pero una copia barata de las personas que seguía.

Vivimos comparándonos con los demás, PORQUE NO ESTAMOS A GUSTO CON NOSOTROS MISMOS. PORQUÉ NO NOS ACEPTAMOS, NO NOS QUEREMOS, O NO RECONOCES A ESA PERSONA QUE VES POR LAS MAÑANAS EN EL ESPEJO…¿SIGO?

Siempre nos comparamos con los que más tienen, con los que menos tripa tienen que tú, con los más guapo, con toda aquella persona que ha conseguido lo que tú anhelas. Pero jamás  te compararas con los que menos tienen que tú.

Lo único que estás consiguiendo, es que te conviertas en una persona celosa, con falta de confianza en si misma y que sea capaz de hacer lo que sea, para alcanzar lo que siempre ha soñado. Te parecerá muy radical, pero conozco muchas personas así y más en este mundo 2.0.

Gastas energía, tiempo, pierdes oportunidades,… todo por compararte con los demás. Algo que todos hemos hecho, yo también, pero el paso del tiempo me ha dicho que casi es mejor ver un documental del apareamiento de los ciervos, que estar comparándote con los demás.

¡¡NO GANAS NADA, BUENO SI, DISGUSTOS!!:

¿Qué pasa si esa energía la utilizáramos como trampolín para nuestro desarrollo personal y profesional?

.- Mira toda la fotografía.

Ya no solo como te he comentado antes, que solamente nos fijamos en los que más tienen, en los que más guapo salen en Instagram o en los más famosos. Sino también abre el espectro de comparaciones y fíjate en las personas que menos tienen, en los que menos seguidores tienen, en los que no tienen trabajo o viven debajo de un puente, y me parece que las cosas cambiarán para ti.

Pero añadiría algo. No solo abre el espectro de la foto. Sino que tienes que ir más allá. Pregunta a esas personas con las que te comparas, si son felices. Te aseguro que muchas de ellas, te dirán que no es oro lo que reluce y que la infelicidad asoma por su vida, por no hablar de la sensación de fracaso o impostor que tendrá.

Nos quedamos con la primera impresión. Con los números de seguidores y ya nos dejamos impresionar, pensando que todo lo que rodea a esa persona, es increíble, el sueño dorado.

.- ¿Quién quieres ser?

Si te estás comparando es que quieres ser como la otra persona. No me vengas, que es tu inspiración y tonterías varias. Deja de mentirte. Quieres ser esa persona y punto.

Déjate de hablar de tu marca y tonterías, porque si te comparas, no serás nunca tú mismo, querrás ser un sucedáneo de la otra persona.

Y nosotros mientras tanto, lamentando no poder disfrutar de tu talento, de tus actitudes. ¡¡Pena, penita, penaaa!!.

.- Felicita a esas personas.

Cuando los demás han conseguido algo, felicita. Que no se te va a caer la lengua ni nada parecido. Un éxito de los demás, en un éxito para ti, ya que puedes aprender cómo lo ha conseguido a parte de ver en qué cosas se podrían hacer mejor.

.- Reenfoca tu foco.

Deja de compararte con los demás. Tampoco te digo que ahora empieces a creerte que eres el rey del mundo como decía Leonardo DiCaprio en Titanic.

Pero el foco siempre tienes que ponerlo en lo que tú puedes dominar. No en lo que a ti te gustaría dominar. Y ese ha sido uno de tus problemas.

El siguiente problema ha sido que no se trata de seguir modas. Sino de ser tú la tendencia que los demás tienen que seguir. Todos tenemos talentos, todos somos únicos, todos tenemos una forma de hacer las cosas de manera diferente a los demás

El reconocimiento es la consecuencia del trabajo que realizas. Si copias el trabajo de los demás, el reconocimiento lo tendrá la 1 persona que lo haya hecho, JAMÁS TÚ.

Así que recuerda:

.- Nunca llegarás a ser como los demás, porque ellos son ellos y tú eres tú. Empieza a aceptarlo, porque sino tu vida, será una tortura.

.- No te compares con los demás, porque cada persona, cada circunstancia es diferente y nunca pueden ser iguales.

.- Nunca te compares con nadie, porque te estarás reprochando a ti mismo y dando valor a otras personas, que quizá no son lo que aparentan.

.- Céntrate en ti. Sal de las redes sociales si hace falta. Pero muestra TU TRABAJO, no una copia de los demás.

.- Silencio, silencio te recomiendo. Silencio que te mostrará quien eres, qué quieres. Te hará ver las personas que te envidian, a las que envidias por el éxito que tienen. El silencio te mostrará la realidad, a partir de él focalizarte hacia donde realmente siempre has querido ir, pero las modas y el miedo, te han impedido seguir.

¡¡No te fijes en el tamaño de los demás y, usa bien lo que dios te ha dado!!

 

¡¡Ya se ha hecho!! ¿Y qué?

“No te preguntes a ti mismo qué es lo que el mundo necesita. Pregúntate qué es lo que te hace sentir vivo y hazlo. Lo que la gente necesita es vivir” decía Howard Thurman

Claro que se ha hecho. Claro que hay mucha gente que tiene muchas ideas parecidas a las tuyas. Claro que está todo inventado…Desde luego que te doy la razón. Todo lo que tú quieras y más. Pero hay una cosa, en la que no estoy de acuerdo contigo.

Todo estará inventado. Pero el mundo espera TU PRODUCTO. TU IDEA.

Ese cómo lo has visto de otra manera, a ese producto que ya estaba inventado.

Nos encanta darnos excusas Y sobre todo cuando tenemos una idea que queremos exponer al mundo y tenemos miedo al qué dirán.

La primera y principal idea para no mover el culo del sofá aunque nos ilusione nuestra idea y la sonrisa no se nos vaya de la cara, es QUE YA ESTÁ INVENTADO. 

¿Y qué?

Si tienes una idea sobre algo inventado, me apuesto contigo lo que tú quieras, que la has tenido, porqué sabes que se puede hacer mejor. Que se puede mejorar el proceso. Que puedes rebatir todas las ideas que se expresan a través de blogs, libros,  con datos y experiencias que tú has recopilado.

Y aunque estes ilusionado, aunque tu cara este más radiante cuando piensas en tu proyecto que si te hubieras puesto una de esas cremas que nos recomiendan contra las arrugas, en vez de dar un paso adelante, lo primero que sale por tu linda boca es: “¿Para qué voy a intentarlo? Si ya está todo inventado..”

¡¡EXCUSAS, EXCUSAS Y MÁS EXCUSAS!!.

Nos han hecho creer que lo original es algo creado de la nada. Que no tendremos éxito en la vida sino es por algo creado genuinamente por nosotros. Nacido de la nada. Y estamos muy convencidos.

Todo que tenga tu huella, todo aquello que lo hayas hecho tú, tiene tu marca, es algo genuino, es único.

Pongamos un ejemplo fácil. La tortilla de patata existe. Pero aunque el proceso para su creación sea algo universal que todo el mundo puede intentar hacerla, TODOS la haremos de una manera diferente. ¿O es que aunque te hayas comido muchas tortillas de patatas, siempre tu mente recuerda la tortilla que hace tu madre o tu pareja?

Todo puede estar inventado. Pero siempre recordaremos aquello que nos llegue por su forma de hacer diferente.

Si todo estuviera inventado, no habría libros, coches, tortillas de patatas o tartas de chocolates tan buenas y con tanta variedad como hay en el mercado.

Si todo fuera igual, menudo coñazo de vida que tendríamos. La gente quiere un pelo diferente, quiere un estilo diferente a los demás, quiere libros de cosas que le importan, quiere cosas que puedan disfrutar, llevar y que les haga sentir únicos, diferentes.

Y tú mientras tanto, sientes lo mismo, que las cosas se pueden hacer de forma diferente pero lo primero que sale de tu boca, es que :” ¿Para qué intentarlo, si ya está todo inventado?”.

En fin…

Claro que hay libros impresionantes, claro que hay tartas de manzana para chuparse los dedos, claro que hay formadores que se te cae la baba escuchándolos…Pero al igual que hay cosas asombrosas hechas por personas como tú, tú también puedes y sientes que puedes hacer las cosas mejor, de otra manera, mucho más asombrosas.

Y los demás lo estamos esperando.

Mientras sigues dudando, mientras sigues con miedo, nos estamos perdiendo el resto de los seres humanos, tu forma de ver la vida, tu forma de pensar y sentir. Aquí nos tienes esperando a disfrutar de tu talento, pero eso si, luego no te quejes, de que hay otra persona que ha hecho lo mismo que pensabas tú hacer, y se ha acabado llevando el pato al agua. Ni se te ocurra quejarte, porque la culpa la has tenido, solamente TÚ. Por no mover ese culo del sofa y dejar de llora para ponerte en acción.

Claro que se han hecho ya muchas cosas. Claro que hay miles de libros hablando de la felicidad. Claro que hay miles de enfermeras por el mundo. Claro que hay mucho de todo en este mundo. Pero no hay una como la que podrías y quieres hacer tú.

¿Sabes lo que pasa? Que no confías en ti. Perdona que sea la primera persona que quizá te lo diga, pero es la verdad.

Quizá  hasta la fecha has hecho siempre lo que te han dicho los demás. Que no has levantado una voz más alta que la otra. Y todo porque no querías que te señalasen como el rarito, el que piensa de forma diferente o el que tiene ideas locas. Tomaste la decisión de acallar tu mente, de no escuchar más a tu corazón ni tampoco ilusionarte por nada que no fuera lo que los demás o la sociedad, esperaba para ti.

Y ahora que tienes una idea que ha sobrepasado todos los muros que habías puesto, lo primero que sale por tu boca, es “Si ya está inventado, ¿Para qué intentarlo?”.

Quieres compadecerte a ti mismo antes de empezar. Quieres anunciar a todo el mundo, que si lo intentas, que estén a tu lado, porque vas a necesitar ayudar, mimos y cariño por si te caes. En definitiva, que antes de empezar, ya vas de victima.

¿Y con esos pensamientos, forma de actuar aún así quieres transformar tu vida? ¿DE VERDAD?

¿Qué deberías hacer?

  • Tatúate que es tu idea. Y cómo tu idea , es única. No hay otra igual. Lucha por ella, defiéndela. Si no defiendes lo que es tuyo, ni luchas por ello, ¿Cómo vas a luchar por las personas que estén junto a ti?
  • Date la oportunidad de escribirla, expresarla, de crearla,  de que la conozcan los demás. Haz  todo lo que sea, para que tú aunque a nadie le guste, sientas que hiciste todo lo posible y más por ella.  Que luchaste por ella, por ti. Quizá no consigas la meta, pero dormir más a gusto y que aumente la confianza en ti, te aseguro que SI.
  • Desde ese momento, la confianza en ti aumentara. Tu vida ya no será la misma. Serás un rebelde con causa. La causa de ser siempre uno mismo y luchar por lo que sientes.

¡¡Claro que está todo inventado!!¿Y qué?!!

 

 

 

Margarita Álvarez: “La felicidad que hoy está de moda es una banalización…”

Hoy dentro de la Sección “Conversaciones con…” es un placer presentar a Margarita Álvarez.

Una persona que en su libro “Deconstruyendo la felicidad. Cómo mezclar los ingredientes para una vida feliz“, en sus principios dice que ” Huyo de la idea que la felicidad, es una obligación, incluso un derecho“, al menos a mí ya me tenía ganado.

Buscamos la felicidad, ¿Pero que c*** es ser feliz?

De pequeños poníamos fotos de nuestras vigilantes de la playa o de nuestro grupo favorito, con la madurez, ponemos frases de Paulo Coelho para que los demás vean que somos muy felices.

La felicidad ya cansa. Haz una prueba, pregúntale durante todo un día a las personas con las que te encuentres, ¿Eres feliz? Y seguro que te dirán que si muchos de ellos. Pero cuando les preguntes ¿Sabrías definirme qué es la felicidad? La gran mayoría se encogerán de hombros e intentando escabullirse de tu presencia no vayas a hacerle otra pregunta, que les haga pensar.

Y tenía ganas de hablar con Margarita. Fue presidenta del Instituto de Coca-Cola de la Felicidad durante 4 años y más de una década estudiando la felicidad. Fue nombrada por la revista Forbes una de las 50 mujeres más poderosas de España y siempre está entre las 100 más influyentes de la Península Ibérica.

Una persona que para encontrar la felicidad, no hay que seguir reglas ni pautas, ya es algo diferente en un mundo en los que abundan los “7 pasos para ser feliz” o las formaciones para crear “Departamentos de la felicidad” en las empresas.

Al igual que a la escritora, no estoy de acuerdo con la definición de Eduard Punset sobre la felicidad, “La ausencia de miedos”. Siempre tendremos miedos, y una vida sin miedos es una vida inconsciente.

Siempre que me han preguntado qué era la felicidad, para mí, siempre he respondido lo mismo “Dormir todas las noches a pierna suelta. Eso significa que has hecho todo lo que sabías que tenías que hacer en tu día”.

¿Y para ti qué es la felicidad?

Podéis conocer más el trabajo de Margarita, a través de su Twitter y LinkedIn

¿Se considera Margarita una persona feliz? ¿Por qué?

Me considero una persona razonablemente feliz. Porque he nacido en la cara buena del mundo, porque cada día abro el grifo y sale agua caliente, porque tengo unos niños que si los hubiera pedido por encargo no me gustarían más, porque tengo amigos y familia que siempre están ahí. Porque he conseguido disfrutar de cada cosa que he hecho en la vida. Porque creo que las cosas que pasan, no ocurren para mejor, pero creo que hay personas que sacan lo mejor de las cosas que ocurren. Y yo soy una de ellas.

¿Por qué ahora la moda de la felicidad? ¿La felicidad es vivir en un mundo Mr.Wonderful y lleno de frases de Paulo Coelho?

La felicidad que está hoy de moda es una banalización. La hemos confundido, entre otras cosas con la alegría. Pero la felicidad de verdad, ésa lleva de moda más de 25 siglos. Aristóteles decía que la felicidad es el objetivo prioritario del ser humano. ¿Hay algo más importante que eso?

¿Debería haber tantas definiciones de felicidad como personas hay en el mundo?

De hecho es así. Nunca he escuchado dos definiciones iguales. Cada uno tenemos la nuestra porque cada uno entendemos y sentimos la felicidad de una manera diferente. Eso es lo que lo convierte en un concepto tan complejo y tan mágico a la vez.

¿Qué determinaría una radiografía de la felicidad a la sociedad actual?

La sociedad española siempre ha puntuado en un notable, notable alto. Nuestro carácter latino y nuestra parte social ayudan mucho.

¿Al trabajo hay que ir ya motivado y feliz?

Yo sí. Lo único que pido es que nadie me desmotive o me reste. Pero eso no siempre es así.

¿A veces es mejor tener poca memoria para ser más feliz con la que está cayendo en el mundo?

Olvidarse de los problemas del mundo o de los propios no es la solución. Ayuda más el luchar por arreglar las cosas para mantenerse en unos niveles de felicidad razonable.

El mayor enemigo para desarrollar y alcanzar eso que llamamos felicidad, ¿Somos nosotros mismos?

Muchas veces sí. No diría que siempre, pero casi siempre. Por estadística, a todos nos pasan cosas malas en la vida. La diferencia está en cómo las afrontamos. Insisto, casi siempre. Tener las necesidades básicas cubiertas es fundamental para construir sobre ello.

¿Cuál es el principio del comienzo de todo camino hacia la felicidad?

La intencionalidad. Hay que querer serlo. Ser negativo y quedarse en la queja y en que todo es culpa de otros es más fácil.

¿El dinero da realmente la felicidad?

Numerosos estudios demuestran que no. Así que la teoría dice que no. Estoy deseando poder asegurarlo en la práctica J

Para que los demás vean que somos felices, ¿Hasta que somos capaces de hacer en esta sociedad del postureo?

Cosas increíbles. Hay cosas que dan risa. Otras que son trágicas.

Se habla mucho en el mundo empresarial y en el desarrollo personal, el tener un propósito vital. ¿Es imprescindible para alcanzar la felicidad?

Ayuda mucho, porque supone saber que lo que haces tiene un sentido que va más allá de la tarea. Para mí hay una pregunta fundamental para entender si una persona disfruta o es feliz con lo que haces. Se sabe enseguida cuando preguntas: ¿A qué te dedicas?

¿Seriamos más felices si fuéramos más agradecidos?

Es una de las claves más importantes. Cuando le damos las gracias a alguien suceden dos cosas: la primera, es que generamos un impacto enorme en la persona a quien le agradecemos; la segunda es que ser agradecidos nos hace ser conscientes de la cantidad de cosas que nos ocurren cada día que ocurren por lo que hacen otras personas o por circunstancias de la vida.

¿La vida es dar y  no exigir la compensación por obligación?

La vida es dar. Y lo bueno de dar está en el propio hecho, no en la recompensa. Hace años se hizo un estudio en niños sobre qué les hacía disfrutar más, si hacer un regalo o recibirlo. Y la conclusión era clara. EL regalar, dar o tener un gesto altruista tiene un efecto enorme en la felicidad de la persona que lo realiza.

¿Cuándo consideras que eres una persona feliz?

Ojala funcionará así. Ojalá te pudieras declarar soltero, casado o feliz. Ser feliz es estar razonablemente satisfecho con la vida. Y eso no es un estado definitivo, es una satisfacción razonable con la vida que llevamos. Es compatible con la tristeza, los momentos malo y las circunstancias adversas que todos vivimos en la vida.

Un experto en felicidad, ¿Siempre está feliz?

Conozco algunos  y no. Sería como pensar que un médico no puede enfermar. Pero en mi caso, siempre me he considerado razonablemente feliz. Y espero seguir siéndolo mucho tiempo.

La felicidad en definitiva, ¿Es ser uno mismo?

No sé si hay otra opción…

¿Qué pondrías en una valla publicitaria si pudieras?

Piensa en qué quieres contagiarle a la próxima persona con al que te cruces…

¡¡Más ética, Por favor!!

La ética es la práctica de reflexionar sobre lo que vamos a hacer y los motivos por los que vamos a hacer” dice Fernando Savater.

Una de las imágenes que más me hace entender al ser humanos, son el primer día de las rebajas. Estamos buscando desesperadamente la gana, el precio más rebajado, la oferta inimaginable, buscando nuestra talla, buscando el precio que se adecue más a nuestros presupuesto…

Eso que hacemos en el primer día de las rebajas, no vayan a quitarnos la ganga que sentimos que nos merecemos, lo hacemos durante los otros 364 días del año.

Buscamos la felicidad, buscamos amigos con los que salir, buscamos pareja con la que no sentirnos solos, buscamos tener metas que alcanzar, no vayan a pensar que no nos importa la vida…. Nos pasamos la vida buscando, y lo único que acabamos encontrando, es la frustración y la rabia.

Y todo, porqué no estamos focalizados en lo que realmente el ser humano tiene que alcanzar.

SER ÉTICOS.

Según la R.A.E. , la ética es” Conjunto de normas morales que rigen la conducta de la persona en cualquier ámbito de la vida..”

Leyendo esta definición , te das cuenta, que nos PASAMOS LA VIDA BUSCANDO COSAS EN EL EXTERIOR, CUANDO TODO REALMENTE DEBE EMPEZAR DENTRO DE NOSOTROS.

Buscamos la felicidad en un coche, en una pareja operada que sepamos no se le caerá nada con el paso del tiempo, buscamos el éxito apegándonos a otra persona y cuando lo hayamos conseguido, le daremos la puñalada por detrás. Nos unimos a amigos, con los que enarbolamos la bandera de la amistad, pero cuando hemos alcanzado lo que queríamos, no sabemos ni quienes eran aquellas personas con las que hemos descargado nuestros miedos y vergüenzas. Hablamos de cosas que realmente ni sabemos qué estamos diciendo ni tampoco creemos en ellas, pero si nos han dicho que nos llevarán a la cumbre de nuestro campo profesional, lo haremos. Por no hablar de personas que alcanzan la responsabilidad de liderar una ciudad, una empresa, y con el paso del tiempo, lo único que han liderado ha sido el proyecto de agrandar su cuenta en B.

Buscamos muchas cosas que creemos que nos harán felices, cuando realmente lo único que están demostrando, que somos MUY INFELICES y con un futuro bastante negro.

Como bien decía recientemente Antonio Garrigues Walker, “La gente no quiere ser feliz, sólo quiere estar en tranquilidad con su vida. Y la única manera de alcanzar dicha tranquilidad, es a través de la ética”.

Cuando tú eres ético, es decir, congruente entre lo que dices y lo que haces, como siempre digo, te digo que estarás tomando el mejor remedio para irte a dormir. Ya que esa congruencia, te hará dormir todos los días a partir de esa toma decisión, con los angelitos y la baba en el almohadón.

La experiencia me ha dicho. que la ética junto con el tiempo, es el “aspirador” más importante y fuerte que llegaremos a conocer. Ni el Dyson ese puede con la ética y el tiempo.

Las “malas artes”, la mentira, las modas, la desesperación de la gente por salir de sus agujeros negros, han hecho y hacen, que mucha gente haya alcanzado cotas de “popularidad” en su campo profesional o entre su grupos de amigos.

Muchos podréis decir, que esa es su ética, su forma de hacer, de pensar, de trabajar y que hay que respetarla. Desde luego que si, todo es respetable, dios me libre. Pero también digo, que es el paso del tiempo, el que los hará desaparecer con sus modas y formas de hacer.

Siempre lo digo, echa un vistazo a la sección de “Conversaciones con..”. Muchos de los que en ese momento eran “conocido” o tenían un éxito importante, a día de hoy no están. ¿Por qué? La ética, sus valores, que los sustentaban, el tiempo , desmostró sus vergüenzas arrastrando el vendaval su trabajo y su persona.

Ya no están, ya nadie habla de su trabajo. Y todo por su ética.

¿O no te ha pasado que alguna discusión con algún amigo, el motivo principal ha sido la ética que ha tenido en una situación determinada? La situación habría sido una tontería, pero su forma de actuar, ha determinado el resultado de la situación.

Se nos habla de un mundo ideal, de igual,  lleno de felicidad y éxito para todos, de respeto, ….pero todo debería empezar y acabar con la ética de las personas.

La no ética, nos hace decir y hacer las mayores tonterías que el ser humano puede realizar todo por el éxito, todo por dominar a la otra persona, todo por el interés propio.

En este mundo en el que nos enseñan, que tenemos que darnos a los demás, observamos como personas hablan de cosas que luego no se aplican ni de asomo a ellos mismos. Empresas que defraudan a clientes y al Estado. Amigos del “sábado por la noche” , pero no de los problemas de entre semana…Personas que tienen un proyecto interesante y el morbo del poder les obnubila cuando llegan a él. Personas que critican a otras y luego cuando están con ellas aparentan en las redes sociales que son los mejores amigos del mundo.

¿Dónde está la ética en esta sociedad?

Sigo diciendo que respeto los valores de cada uno, si son suyos de verdad. Es respetable, te guste o no. Luego las consecuencias, se pagan si la intención que tienes, es ocultar tus verdaderas intenciones a través de valores de ayuda, respeto y confianza.

¿Qué produce la ética en las personas y con ello en la sociedad?

  • Personas más transparentes. Son como los ves, sin dobleces.

A la hora de expresarse, comunicarse con los demás, no van con 2 intenciones..Saben lo que quieren, lo dicen y expresan, con más respeto y educación que otras personas.  Las mentiras no es una herramienta que va con ellos.

  • Personas que saben que juntos se llega más lejos 

Saben que solos no pueden llegar a ningún lado. Juntos se llega más lejos. Se aprende de otras personas. La creatividad se potencializa y no se trata de egos, sino de conjuntos de personas hacia un fin.

  • Personas respetuosas

No entran en conflictos. Saben que quién es ético, puede mantener una conversación sin gritos, sin levantar la voz y sin amenazas  Respetan los miedos de los demás, y por eso no entran en conflicto. Pero al ser respetuosos, piden que lo sean con ellos mismos. Y si no es así, les importa poco, porque están a gusto con quienes son.

  • Veríamos y leeríamos la verdad. Nos gustase o no. 

No es la primera vez que leo y leerás que la gente se sorprende cuando conoce a una persona que seguía en sus redes sociales o a través de la televisión. Al no ser que tuviera un mal día, era FALTA DE ÉTICA PROPIA y con los demás.  Si lo conoces y ves como es de verdad, ¿Te vas a creer su trabajo a partir de ese momento? Ya te digo yo que no, te lo digo por propia experiencia.

Seamos éticos con nosotros mismos, y nuestro trabajo será mucho mejor, con mayor impacto seguramente que el que tenemos hasta la fecha.  Recuerda la gente no es tonta, la podrás mentir una vez, dos te aseguro que NO. Pero si sigues creyendo que la gente es tonta, tú sigue así, que la leche aún será más memorable.

Recuerda, haz lo que te de la gana, pero te aseguro que si eres ético contigo mismo, las pastillas para dormir, se van a terminar para siempre. Es mi recomendación.

¿Por qué crees que no hay ética en esta sociedad? ¿Te consideras una persona ética, con valores?

 

 

 

 

¡¡Somos lo que nos decimos!!

“Hablar no es siempre conversar” decía William Cowper

Cuando era pequeño me reía a carcajada limpia cuando veía que mi madre hablaba a las plantas. Pensaba que estaba loca. Le decía “Si te contesta el geranio, házmelo saber que llamaremos a los periódicos”.

Pasados unos años, yo soy el que habla a las plantas.  Menos mal que mi madre no lee el blog , porque sino sería ella quien se reiría en estos momentos de mí.

Hagamos un experimento. Por las calles de las ciudades oímos ruidos, pero si escucharamos a la gente, por las vías principales de nuestra ciudad, cada vez oímos menos a la gente hablar.

Entre los moviles, el estrés que llevamos… se han perdido el sonido de las conversaciones. Hasta hemos llegado a mandar un WhatsApp a una persona que teníamos al lado para que la otra persona que nos acompañaba no lo supiera.

Pero , ¿Qué pasa si vemos a alguien por la calle que habla solo? Lo primero que pensamos, es que está loco. Y si vemos que lleva los cascos, lo siguiente es que está loco.

Como bien dice Luis Rojas Marcos, en su libro “Somos lo que hablamos“, tiene un poder terapéutico más importante del que nos imaginamos, el hablarnos a nosotros mismos.

A las emociones hay que ponerles voz. Y no esperar a que los demás sepan lo que nos pasa.

Muchas veces nos preguntamos y , también en primera persona, como hemos reaccionado ante ese comentario que hemos recibido u observado.  Ponemos como excusa que perdonen por nuestra reacción, pero que estamos estresados.

Cuando realmente, lo que ha pasado es que el globo se ha hinchado de estar comiéndonos nuestras emociones, nuestros miedos,… y cuando menos lo esperamos y con la persona menos adecuada, saltamos.

Lo que tenemos que hacer antes de saltar, es introspección.

Es preguntarnos qué nos pasa, por qué actuamos como estamos actuando, por qué reaccionamos como lo estamos haciendo, por qué tenemos esos ataques de ira o ansiedad…

Somos nuestros propios médicos a la hora de diagnosticar lo que nos pasa. Otra cosa, que hagamos caso al ego, el que nos dice: “Déjate de decirte tonterías, de motivarte y de buenas palabras, porque no vas a conseguir nada. Hablar contigo mismo es de loco, no pienses y haz la pelota a ése, que te irá mejor la vida”.

Dejemos de preguntarnos y cuando explotamos, nos preguntamos: ¿Qué ha pasado? Si me hubiera dado cuenta antes, lo hubiera cambiado... En el fondo lo sabías pero no querías focalizarte en la situación, que no es lo mismo, y todo por tu ego, por tu orgullo o por tu miedo.

¿Hace cuánto no mantienes una conversación contigo mismo?

Tranquil@s, las personas más inteligente e inteligentes emocionalmente se hablan a sí mismos, te lo aseguro. Hablarse a uno mismo, es el signo de inteligencia más importante que he visto hasta la fecha.

Tenemos que contar más nuestras penas como nuestros miedos. Nos da vergüenza. Pensamos que nadie nos entenderá y que es mejor , no contar nada, porque los demás ya tienen suficiente con lo suyo, como para aguantar un problema más.

Por tu salud, seguro que tienes a gente que estará encantado de escucharte y acompañarte por el momento que estás pasando. Pero si no es así, que no me lo creo, GRITA.

Veíamos en televisión, como había grupo de trabajadores que iban a los desguaces a darle con todas sus fuerzas con martillos a televisores, coches u ordenadores.  Pues grita tú tambien y luego ten en cuenta si tienes seguro por lo que rompas.

Gritar es soltar adrenalina y es empezar a dejar de lado al modo racional con el que vivimos, dando rienda suelta a las emociones y al lado emocional o subconsciente que tenemos.

Vivimos encorsetados en normas que nos cohíben mostrar nuestras emociones.

No digas esto, no hagas lo otro..y a la hora de expresar nuestras emociones no sabemos cómo hacerlo.

Las de alegría lo sabemos hacer todos, pero tampoco los desmenuces hasta el más mínimo detalle, porque luego te darás cuenta, que no habían sido para tanto.

Por otro lado tenemos las personas que están cada dos por tres excusándose y pidiendo perdon por sus faltas de puntualidad, malos actos en sus trabajos o relaciones. Es un patrón que han aprendido, ya que alguna vez no tuvieron problemas pidiendo perdon, y ahora siguen haciendo lo mismo, sin ser responsables de su vida.

Pero expresar arrepentimiento o reconocer los fallos SINCEROS por parte de uno, hace que el sentimiento de culpa, de la incertidumbre ante lo que nos va a pasar se disipe, ya que esa carga desaparece tras poner voz a nuestras emociones y fallos.  Que no quiere decir te libres del castigo, pero lo afrontaras de otra manera.

¿Y si hablamos de la situaciones en las que por callarnos hemos perdido la oportunidad de decir TE QUIERO a esa tan importante para nosotros? Situaciones en las que no hemos puesto voz a nuestras emociones y sin darnos cuenta, nunca se lo habremos dicho, ya que de un día para otro no se encuentra junto a ti.

No esperes siempre al ultimo momento como con la renta para decir lo que sientes y quieres, porque quizá no haya otra oportunidad.

Este mundo tan visual, no solo somos una imagen, sino también lo que transmitimos. Y no nos damos cuenta, que usamos mal una herramienta importante para mostrar quienes somos y dejar una marca en los demás.

Tú eres el mensaje que transmites. Y si no te motivas a ti mismo, sino te hablas a ti mismo diciéndote porqué lo has vuelto a hacer o qué coño te pasa cuando ves siempre a la misma persona… ¿Qué vas a transmitir a los demás? ¿Qué mensaje vas a dar al exterior si no sabes gestionar tus emociones, alentarte ni preguntarte qué te ocurre?

Un mensaje distorsionado, incoherente y si alguien te entiende, vamos bien.  Porqué sí tú mismo no te entiendes, ¿Alguien que no seas tú tiene ese poder?

Así que recuerda:

  • La relación más duradera que vas a tener es contigo mismo. Así que háblate, escúchate y cuídate.
  • Si no te motivas tú, ¿Quién te va a motivar? Si me vieras antes de una conferencia, como me hablo a mí mismo, dirías que estoy como una cabra, pero luego los trabajos me salen genial .
  • Exprésate antes de explotar. La onda expansiva será menos intensa y seguro que más beneficiosa.
  • Deja tus miedos y orgullos atrás y muestra lo que sientes, puede que no haya un mañana.
  • Habla, Háblate, pero eso si no produzcas dolor de cabeza. Menos es más en muchas situaciones.

¿Cuándo fue la última vez que hablaste contigo mismo?

 

¿Conoces al Pensamiento Crítico?

Sólo el pensamiento critico, conduce al desarrollo de la sociedad” dice Ibiza Melian

Pensamiento Critico: Es un proceso que se propone analizar, entender y evaluar la manera en la que se organizan los conocimientos que se pretenden interpretar y representar en el mundo, en particular las opiniones o afirmaciones que en la vida cotidiana suelen aceptarse como verdaderas.

Si pones en internet , la palabra pensamiento crítico, es la primera definición que veras.

¿Pero a día de hoy qué significa pensamiento critico?

Definiciones:

  1. Mira cómo escribas algo que vaya en contra de mis intereses, del chiringuito que tengo montado o digas algo en la conferencia que la gente les haga pensar que puedo ser una copia barata de otra persona, nos las tendremos.
  2. Mira, no escribas de eso. No hagas eso, no lo intentes. No pienses así. Es mejor estar al abrigo de alguien o hacer la pelota a varias personas para asegurar tu futuro, es mejor hacer lo que te dicen que debes hacer, no pensaras y seguro que vendrá a alguien que resolverá tus problemas.
  3. Mira, ser crítico es la soledad. Todo el mundo dirá que eres raro, que piensas cosas diferentes a los demás. ¿Qué quizá te sigan en silencio y crean lo mismo que tú? Quizá si, pero desde luego, nunca querrán reconocerlo ante la mayoría.
  4. ¿O eres de lo nuestros o vas contra nosotros?

Estas son algunas de las definiciones que a día de hoy he ido observando y viviendo en primera persona, de algo con lo que todos nacemos, pero con el paso del tiempo, lo acabamos olvidando o denostando.

El pensamiento critico se podría definir en resumidas cuentas, como “Dudemos antes de creer que todo lo que nos dicen y vemos, es bueno, bonito y barato”. Pero a día de hoy se podría resumir en “No me toques los cojones, que no quiero dudar de lo que siempre he creído que era la verdad y bueno para mí”.

Hablando de tocar las pelotas.

Así reaccionamos ante los niños pequeños cuando empiezan a preguntarnos, “¿Por qué? ” a todo lo que les asombra y no saben.

Y así acabamos contestándoles, “Mira niño no me toques la moral y deja de preguntar“.

Este es el principio del comienzo, de la muerte del pensamiento crítico y también de la curiosidad, dándole la bienvenida al mundo a la mediocridad y al borreguismo.

¿Por qué? Porqué no nos han enseñado a PENSAR por nosotros mismos, a tener un pensamiento propio, y sobre todo a RESPETAR, ACEPTAR Y ESTUDIAR otros posibles pensamientos.

Desde los primeros momentos de la formación, nos dicen que si no aprobamos, si nos salimos de las líneas en el dibujo, o si respondemos cuando nadie nos ha dado la palabra, nuestro futuro será negro además de un suspenso y reprimenda en esa asignatura.

Además los compañeros de clase, acompañaran con burlas y , en algunos caso con otras cosas peores, a aquellos raros, especiales, que no son lo establecido, que piensan diferente, denigrándolos a la soledad.

Así que cuando llegamos a la “madurez”, todo aquel que con libertad expresa su opinión respecto a un tema, ya que ha visto que se podría hacer las cosas mejor, o al menos intentándolo de la manera que lo ha visto, es denostado porque sus ideas se salen de lo “establecido”. Y si además nos dice nuestro “gurú” que denostemos esas ideas, aún lo haremos con más ahínco y rabia, porque nuestro gurú así nos ha dicho que lo hagamos .

Pero eso si, luego queremos avances de los que disfrutar, queremos Disrupción y hacernos la vida más fácil. Pero eso si, sin que nadie nos “sacuda” nuestra cabeza , por favor.

¿Por qué huimos del pensamiento crítico y de los críticos?

  • Porqué una vez que creemos que estamos a gusto con lo que pensamos, hacemos, y no sufrimos vaivenes en la vida, todo lo que pueda remover esos cimientos, lo mandamos a paseo
  • Porque eso de pensar y volver a pensar, dudar y poner en duda nuestros pensamientos, como que da mucho miedo. No vaya a ser que eso que quizá nos demos cuenta que hemos estado invirtiendo el tiempo en cosas que no nos hacían bien o en mentiras.
  • Porque creemos que el pensamiento de una persona es critico ante nuestro estilo de vida, de pensar, de ver las cosas. Cuando en realidad, si lo hace con educación, está dándole una vuelta de tuerca más a esa idea, esa forma de ver la vida, para hacerla mejor y llegue a más personas.

En definitiva, rechazamos el pensamiento crítico y a aquellas personas que lo exponen, POR MIEDO.

Miedo a que nos quiten el chiringuito que tenemos montando y los demás se den cuenta que estaba basado en nubes de humo, a que nos enseñen una forma de vida que no era la que nosotros creíamos estar llevando, en definitiva, MIEDO PORQUE NO CONFIAMOS EN NOSOTROS MISMOS Y EN NUESTRAS IDEAS. 

Si confiáramos en nosotros mismos, sabríamos que la vida es avance, es conocimiento, es innovación, es presente y no pasado, pero sobre todo QUE NO TENEMOS LA VERDAD ABSOLUTA, ni que la vida se trata de GUETOS y todo lo que nos pueda “arañar” un poco, va en contra de nosotros.

No confiamos en nuestras ideas, porque las repetimos como las cacatúas ya que seguramente serán una moda que estemos viviendo y si nos dan estatus, fama y éxito, pues lo haremos aunque no creamos en ellas.

Dejemos atrás el Ego y escuchemos más. Nos iría mejor la vida.

Desde pequeños, el pensamiento critico ha sido denostado. Porque nos habían dicho que la palabra crítica era algo negativo.  Cuando en realidad, nos estaban diciendo: “Haz caso a lo que te digo yo que tengo más poder que tú, más experiencia , pero así sobre todo no me quitarás mi estatus de padre, profesor o jefe..”

Y así seguimos siendo cuando somos nosotros los “mayores”. Creyéndonos en posesión de la verdad absoluta y atacando a quienes opinan diferente a nosotros,( recuerda, el pensamiento crítico se hace con respeto y argumentos. SI quien tras expresarlos, te atacan, ellos son los que nunca tendrán argumentos).

Tener pensamiento crítico es:

  • Querer saber qué hay detrás de esa afirmación absoluta. Pueden tener razón o no, pero es corroborar. Porque a día de hoy, se da muchas cosas por absolutas cuando luego nos damos cuenta que son un timo.
  • Es crear un pensamiento propio.  No un pensamiento como el que tienen los demás.
  • Es saber que para avanzar, hay que caerse, aceptar tus fallos y transformar tus creencias.
  • Es saber que cada uno de nosotros somos diferentes y si todos piensan lo mismo, el consenso nunca será positivo.
  • Pero sobre todo saber que la verdad no es absoluta y que siempre se puede mejorar.

Escucha más. Ponte  en duda y pon todo en duda. Y luego toma una decisión. Acepta la opiniones de los demás porqué TÚ no tienes la verdad absoluta de nada. Respeta más a los demás, quizá tienen que enseñarte más de lo que tú crees que sabes.