¡¡Importa primero el QUIÉN para luego pensar el QUÉ!!

“No es tan importante quién comienza el juego, sino quién lo termina” decía John Wooden

¿Quieres formar un equipo que dure y fuerte?

Empieza primero por el QUIÉN y luego busca los QUÉ.

Si es lo que siempre hemos hecho, pero a día de hoy, nos dicen que lo importante es la meta, y luego decidir las personas que nos acompañaran en el camino.

¡¡PERO SI NO ES COMO LO HEMOS HECHO SIEMPRE!!.

Pongámonos en situación:

.- Te dice un amig@ que si vais a ver una pelicula. Y aunque te apetece el cine, las excusas nacen de tu boca con el único propósito de no verlo.  Pero sin embargo, te llama tu mejor amigo, y no importa los planes que te proponga, si hace frio, llueve o venga un huracán a tu ciudad, tú vas raudo y veloz a verlo.

.- Te llama la persona que te gusta. Te dice que si te vas con ella a pasar un fin de semana a la montaña. A domir a raso, a perderte entre bosques de pinos y a ver amanecer en lo alto de la montaña. Ya puedes ser el más cosmopolita del mundo, que odies las chinches y los mosquitos, que no te importará. Allí te tendrá a tu lado y los inconvenientes, los convertirás en mínimos tras ver su sonrisa todo el día junto a ti.

¿Qué ocurre cuando vives situaciones así?

.- Las circunstancias no te importan. Te da igual si estás trabajando en un “co-working” financiado por Google como si estás en una choza en un monte perdido. Te importa el ahora, que es lo único que tienes.

.- Las caídas no son tan fuertes como las que sufrirías si no estuvieras con la persona adecuada.

.- Los lazos entre los integrantes del equipo, son mucho más fuertes. La confianza está más fortalecida entre todos los integrantes desde el principio, porque cada uno de ellos quiere estar con el otro. Se conocen más y gestionan mejor el equipo, que si tuvieran un jefe impuesto para el proyecto en común.

.- Muchas veces, la resolución de las incidencias se resuelven con una mirada a los ojos. No con una amonestación o un posible despido.

.- Se consiguen resultados más significativos, que si se hubiera planificado de antemano una meta a la que llegar. ¿O es que no has conseguido superar y alcanzar más cosas con personas que había una relación sin normas preestablecidas, sin metas a las que llegar que con personas que de antemano lo habías hecho?

A los seres humanos, aunque vivamos en un mundo deshumanizado, conseguimos los mejores resultados de nuestra vida, junto a la gente que queremos, nos comprende y nos alienta.

Es decir, un equipo siempre se distinguirá de los demás por la conexión emocional que hay entre los integrantes.

He conocido muchos equipos con metas muy ilusionantes. Integrantes con unos CV que pudieran dar solamente con ellos, para escribir un libro. Equipos que podrían haber reescrito una parte muy importante de la historia, ya no sólo de sus vidas, sino también de las de muchas otras.  Pero por diversas circunstancias y entre ellas, el compromiso emocional entre los integrantes, no llegaron a alcanzar las metas que se le suponía que iban a hacer.

Recientemente, hablando con los integrantes de Vetusta Morla, me hizo pensar en el kit de la cuestión de este articulo.  Decían que no vivían más allá del ensayo que tenían esa misma semana antes del gran éxito que tienen, pero a día de hoy tampoco lo hacen.

Ellos querían dar rienda suelta al talento , que juntos, sentían que tenían. Sólo importaba el disfrutar, y nada más. ¿El futuro? Era cuando quedar para el próximo ensayo.

¡¡NADA MÁS!!.

Lo importante era QUIÉNES eran cada uno de ellos. Para luego gestionar el QUÉ hacer juntos. Y me parece que no les va nada mal como se han gestionado.

En un mundo donde queremos todo para antes de ayer, la VELOCIDAD se ha impuesto a la PACIENCIA.  Ya no sólo el trabajar, sino el convivir con ese equipo o tu compañero, requiere paciencia, reajustes continuos y darles tiempo a que fructifiquen. Y otra vez volverlos a reajustar si así no son.

Nos preguntamos muchas veces, fijándonos en el mundo del futbol, como un equipo con todo a su favor, el entrenador es despedido a los 5 partidos y va a otro equipo, donde no se le supone nada, y acaba consiguiendo resultados increíbles.

La unión de verdad de todo el equipo y la paciencia, serán factores indiscutibles en ese éxito.

Como vemos, los equipos de éxito, empiezan fijándose en el QUIÉN para luego determinar el QUÉ.

Se nos enseña a través de escuelas de negocios y libros, que hay que tener una misión como equipo, empresa o profesional. Sin ella irás sin rumbo, y ante la primera caída, tirarás la toalla, ya que no querrás vivir lamentos y sufrimientos.

Y estoy de acuerdo sin un rumbo nunca llegaremos a nada. Estaremos haciendo las cosas por hacer o porqué la “moda” de turno, nos dice que lo hagamos de una manera u otra.

Tener una meta, ya determina un camino a seguir. Y no conseguirla, es la semilla a la frustración y a creerse un fracasado.

Situación que vemos día a día. “Si empiezo y no consigo determinados resultados en determinado tiempo, me consideraré un fracasado.. Si no alcanzamos una meta de ventas, tendré que empezar a despedir a gente…”

Nos importa más la meta, que la gente. Nos importa más la consecución que la gestión. Queremos más el éxito a corto que la paciencia a largo plazo.

¿Y dónde quedan las personas?

Se tratan como números. No hay tiempo para escucharlas, empatizar con ellas ni nada parecido que no sea conseguir lo establecido en el tiempo determinado.

Cuando vivimos pendientes del QUE, y no del QUIEN, las normas se vuelven rigidas y tenemos fobia a la flexibilidad. Contratamos a gente que creemos están dentro del QUÉ olvidándonos que ése QUIEN quizá nos pueda llevar mucho más lejos que con nuestro QUÉ rigido e inflexible.

Así que la formula secreta para los equipos personales o profesionales de éxito es:

Empieza determinando con QUIEN quieres hacer QUÉ, en lugar de QUÉ hacer con QUIEN sea.

Te aseguro que las cosas serán diferentes.

 

Anuncios

¿Y si el éxito no existiera en el Diccionario?

No hay formula secreta para el éxito. Es el resultado de tu preparación, trabajo duro y aprender de los errores” dice Collin Power.

¿Y sí el éxito no existiera?

¿Y si todo eso por lo que luchamos, por lo que llegamos a cosas por lo civil o lo criminal, fuera todo una invención?

En esta vida, o estás en un bando o en otro.

O eres feliz o eres un infeliz. Tienes dinero o estás en la bancarrota. Tienes pareja o este soltero. Vives solo o con tus padres… Todo gira en función del bando en el que te encuentres.

TIENES ÉXITO EN TU VIDA O ERES UN FRACASO CON PIERNAS.

¿Y si no existiera la palabra éxito en el Diccionario?

A lo largo del estudio tanto para “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde como para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, la palabra éxito estaba merodeando todo el rato.

Enciendo las redes sociales, y veo cosas como: “Tenemos el placer de tener entre nosotros a la persona de éxito en estos momentos… Para tener éxito en la vida, hay que…Si quieres triunfar y tener éxito hay que saber…Eres un crack con éxito…Sigue así campeón…”

Veo cosas así y antes me entraban ataque de pánico. Ahora lo veo y me pregunto: ¿Esto es lo que realmente queremos?

No creo que sea el único al que le pasa o le ha pasado alguna vez. Por mucho que nos digan, como buenos cristianos, que tenemos que alegrarnos por los éxitos de los demás, o que lo que queremos para nosotros lo deseamos para los demás…SEAMOS CLAROS: NOS COME LA ENVIDIA POR DENTRO.

Queremos ser como ellos, queremos alcanzar las metas que ellos han alcanzado. No dejamos de preguntarnos QUÉ hacemos mal para no llegar donde ellos han llegado o qué habrán hecho de forma “ilegal” para llegar donde están, porque realmente creemos que no se lo merecen…
Seamos sinceros, TODOS LO HEMOS PENSADO EN ALGÚN MOMENTO DE LA VIDA.

Pero tenemos dos opciones, o intentarlo y llegar a ser como ellos (perdiendo nuestra esencia, PARA SIEMPRE) o dejarnos llevar por una vida de rutina, miedos, vergüenzas, en la que nos aconsejan que no saquemos la cabeza del tiesto no vaya a ser que nos señalen los demás.
Optamos por la 1º opción. Preferimos 5 minutos de gloria, una palmada en la espalda y que tengamos la agenda llena de números, que no ser uno más.
Pero no somos nosotros quien está tomando esa opción. Y no te estoy hablando de ningún hombrecillo verde que tienes a tu alrededor. Estamos hablando de tu EGO.

Upss, si eso lo tienes. TODOS LO TENEMOS Y TODOS NOS HEMOS DEJADO LLEVAR POR ÉL.
Nuestro ego nos incita a seguir las “normas” que nos dicen que tenemos que seguir para alcanzar eso que llaman éxito, cuando en realidad es EGO.

Porque cuando les preguntas a esa persona, porqué realmente están haciendo lo que están haciendo, la mayoría de las respuestas que recibo, siempre tienen un denominador en común: “Es que x persona me inspiraba y quería ser como él… Quería vivir las experiencias que X persona vivía…Quería ver como los demás me aplaudían cuando vieran que lo había conseguido…”

Y cuando les preguntabas, si realmente ellos dormían tranquilos todos los días, me acababan respondiendo: “No, porque sólo quiero llegar a ser como dicha persona y no lo estoy consiguiendo. No consigo los resultados que me había exigido a corto plazo. No consigo ese bonus que tanto quiero. No consigo contactar con personas que crean en mi..”

Creerás que es falsa modestia o querer quedar bien, pero durante el estudio, cuando preguntaba a las empresas y profesionales, si se consideraban una persona de éxito, me decían: “Yo no lo creo así, simplemente estoy haciendo lo que a mí me gusta…”

Es así, el éxito es una consecuencia, no la meta.

Pero lo peor de todo, es que son los demás, los jueces que determinaran si has conseguido el éxito o no. ¿Y si tú mismo consideraras que ya lo has conseguido? ¿Qué pasaría?

Que la opinión de los demás NOS LA BUFARÍA.

El éxito tendría que verse y es el reconocimiento de los demás, por tu trabajo, por hacer lo que sientes, por luchar por tus sueños, por tener el valor de levantarte del sofá con el frio que está haciendo en estos momentos y salir ahí fuera a luchar por lo que quieres… Y NO por el número de seguidores que has conseguido, las conferencias que das o las fotos que te realizas con el gurú de turno…

¿A qué estás pensando que soy un idealista?
Pues NO.

Pasé mucho tiempo con la gente que forma parte de ambos libros. Y lo veía en primera persona, que no luchan ni se consideran personas exitosas, por todo lo que he comentado anteriormente, ni porque sus libros sean bestseller o crucen el “charco” por su trabajo.
Sino que ellos, no creen en el éxito, sino en irse todos los días a su cama, con la sensación que haber hecho todo lo que tenían que haber hecho. Actos basados en su coherencia y razón de ser.

Una persona me decía:” ¿Sabes cuando supe que todo iría bien? Cuando un día me levanté, y por fin reconocí a la persona que estaba delante de mí. Desde ese día, sabía que todo iría bien…”.

Mañana, cuando te despiertes y vayas a darte el último retoque antes de salir, ¿Reconocerías a esa persona que se refleja en el espejo?

El éxito para ellos, es:

.- El esfuerzo, la pasión, la ilusión, las ganas de aprender y de ser mejor que el día de ayer, son sus bases.

.- de hacer lo que uno quiere, lo que siente, lo que le motiva. Por su propia voluntad, no la que dicen que los demás que tienes que tener.

.- Las caídas forman parte del camino, sin ellas, nunca aprenderemos.

.- Conseguir los agasajos de los demás, no es su obsesión. Es la de las personas, que su autoestima depende de los demás, no de si mismos.

.- Vivir en coherencia y paz con uno mismo.

.- El dar y darse a los demás a través de quién eres, no de lo que aparentas ser.

.- Viven el presente, que es de lo único en la vida, de lo que si, podemos estar seguro que tenemos.

.- No soy nadie sin mi equipo y la gente que me rodea. Todos ellos me enseñan y me elevan siempre. Y si alguno de ellos es mejor que yo, siempre lo reconozco, porque yo no sé de todo. Y hago siempre que saquen lo mejor de ellos mismos.

Son algunas de las definiciones que ellos, que me decían que podría significarles que es el éxito. Y como podrás ver, ninguna de ellas, está orientada a lo que digan, piensen los demás o en qué posición están sus empresas, sino en la acción coherente.

Y alguno estará pensando: “Todo muy bonito, pero eso realmente ¿Paga las facturas?”.
Te aseguro que las paga y muy bien. También nominas, y sobre todo, deja una huella a través de tu empresa o acciones, que durara mucho más allá que la moda que este reinando actualmente en tu mundo.

¿Y qué pasaría si no existiera el éxito para ti? Si no existiera el éxito en el diccionario, ¿Cómo lo definirías?

Vetusta Morla: “Es bonito saber vivir el momento sin ponerse cortapisas.”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” es un placer presentar a Vetusta Morla.

Allá en el 2008, salía su primer albúm “Un día en el mundo“.

Como dice Jorge, durante la entrevista, no había expectativas, no había nervios. Nadie lo esperaba.

A día de hoy, con su último Cd ” Mismo sitio. Distinto Lugar“, la situación ha cambiado. Son considerados como el grupo referencia español indie.

Llenan conciertos con más de 45.000 personas y días antes de su concierto en Zaragoza, también con las entradas agotadas, he tenido el placer de hablar con ellos, concretamente con Jorge, su percusionista.

GRACIAS Vetusta, porque así es como hay que vivir, desde la pasión, la curiosidad, y siendo siempre nosotros mismos. Son los pilares de una marca que deja huella en durante mucho tiempo. Podeis conocer más el trabajo de Vetusta, a través de su Web, Facebook e Instagram.

.- Estadios llenos, cartel de “No hay entradas”. Tras ver eso y compararlo con vuestros principios, ¿Qué sentís?

En realidad lo de “Sold Out” es una palabra un poco ambigua. Porque el “no hay entradas” puedes hacerlo en una sala de 50 personas o en un recinto de 40.000. Hasta ahora nuestra vivencia siempre ha sido trabajando un poco por debajo de las expectativas, si así queremos llamarlo.

Es cierto que siempre nos ha ido muy bien las cosas. Pero nunca hemos querido dar un paso descontrolado o fuera de lo que sentíamos nosotros, lo que sería para nosotros un proceso natural.

Quizá la única vez que hicimos esto, fue en Madrid, que hicimos un concierto para 40.000 personas. Pero no es que nos pusiéramos como reto los 40.000 de “sold out”. sino que básicamente en la gira anterior, hicimos 3 pases en el Palacio de los Deportes que sumaban ya más de 45.000 personas, en tres días diferentes. Pensamos así que tendríamos una cifra grande y que podríamos meter a ese número de gente.

Pero la sorpresa fue llenarlo y fue muy satisfactorio.

Pero todo esto ha sido un producto de buenas decisiones que de sorpresas.

.- ¿Es el único miedo de Vetusta, dejar de ser vosotros mismos?

Yo creo que no tiene nada que ver.

Tú vas tomando decisiones según lo que vas viendo, según lo que el camino te está ofreciendo y con eso vas construyendo.

Si decides una cosa u otra, es tu decisión siempre. Es decir sigues siendo tú.

.- ¿La vida es bailar hasta el apagón?

Nosotros estamos disfrutando de esta gira, como nunca. Somos conscientes de la suerte que tenemos, lo que estamos viviendo, de lo que hemos desarrollado y generado durante mucho tiempo juntos. Y en esta gira estamos viendo cada evento como algo especial y único, que está siendo como una aventura.

Es bonito saber vivir el momento sin ponerse cortapisas. Pero también es bonito tener un ojo en el futuro cercano para luego no quedarte vacío y tener siempre un poquito más.

.- Sin pasión ni curiosidad, ¿Qué seríais?

Yo creo que son compatibles.

A nosotros nos alimenta mucho la curiosidad a la hora de desarrollar y forjar cosas. Y una vez que se están desarrollando, al final lo que obtienes es un trabajo de forma apasionada o por el que no tienes que optar.

.- ¿Vivimos en cuarteles de invierno porque tenemos miedo a descubrir lo que nos hace grandes?

Yo creo que esa pregunta se la tendría que hacer cada uno. Cada uno tiene su pequeño refugio y sus propios miedos.

Yo no puedo responder por otra persona. Si respondiéramos por otra persona, dejaría de ser uno mismo por las decisiones.

.- ¿Qué es la magia?

Nosotros somos un colectivo que cada uno tiene una personalidad diferente. SI le preguntaras a los 6 ¿Qué es la magia? Cada uno te diria una cosa.

Pero el punto en común y que todavía se sigue manteniendo, es cuando empiezas a tocar cuando empieza el ensayo o empieza el concierto.

Nosotros de chavales siempre hacíamos ensayo una vez a la semana. Dia mágico para todos nosotros, porqué era el momento mágico en el que desconectabas con una realidad y te conectaba con otra que te estabas inventando con una canción.

Entonces el punto común mágico es el momento justo antes de empezar a tocar, en un ensayo o en un concierto.

.- ¿Cómo es el día de lanzamiento de un proyecto?

El lanzamiento de cada Cd ha sido muy diferente.

En el 1 cd, salió y no paso nada. Cuando alguien saca su 1 cd , al día siguiente no pasa absolutamente nada.

Pero en este último, lo vivimos con cierta expectativa. Como ya tienes cierto reconocimiento al día siguiente tienes muchos mensajes de felicitaciones, etc..

El día del lanzamiento del disco, estuvimos haciendo firma de disco, medios de comunicación. Dia intenso y muy cansado. Pero lo que realmente mola, es el día de antes que estás con el nervio.

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria?

Ahora mismo anunciaría el concierto del 30 de diciembre en el Palacio de los Deportes. Estamos trabajando en un concierto diferente, que se sale de la gira “Distinto Lugar”. No queremos contar mucho, ya que queremos que se vaya desvelando poco a poco , pero seguro que la gente está atenta, irá viendo a través de las señales de lo que se trata.

.- ¿Qué consejo nunca olvidáis?

Yo el de mi madre, “Tiempo al tiempo”.

.- ¿Cómo se gestionan los momentos de querer tirar la toalla?

Nosotros no teníamos la banda para triunfar, ni vivir de esto. La banda era la consecuencia de unas necesidades artísticas que teníamos y que nos daba la oportunidad de vivir cosas juntos.

Cada año vivimos algo diferente. Aunque fuera salir a tocar a Galicia, para nosotros ya era un éxito. Era vivir experiencias gracias a una pasión que nos une.

.- ¿Qué hábitos tenéis a la hora de la creatividad de canciones?

No, de hecho nosotros en cada disco intentamos plantear una rutina diferente. Que cada disco sea una experiencia en si mismo

En este cd, por ejemplo la experiencia fue podernos ir a Berlín. Y allí poder grabar en unos estudios tan importante en el mundo de la música mundial.

Cada disco tiene su reto. Al igual que el concierto del día 30 de diciembre también va a ser especial. La comunicación va a ser de forma creativa que nos aporte algo.

Cada cosa tiene que ser diferente, porque sino haríamos churros, y no canciones.

.- ¿Cómo se gestiona un equipo tan grande, como técnicos, grupos, representantes…?

Cambia mucho.

Después de llevar muchos años trabajando hemos conocido mucha gente. Gente que se ha ido uniendo al colectivo por el camino.

Son muchas horas juntos y al final haces un poco de familia. La gestión es mucho entendimiento, saber que hay gente trabajando para ti. Gente que trabaja mucho más que tú, para que ese altavoz o ese foco este en su sitio

Ese cariño, empatía por el trabajo por los demás, hace que sintamos que estamos en familia en una gira que supone mucho tiempo y contacto juntos.

.- ¿Qué se siente cuando una persona os dijo gracias por vuestro recuerdo?

Tengo que decirte, que no recuerdo ese primer momento.

La primera vez que nos dieron los primeros premios, allá por el 2003/2004 , ese reconocimiento lo ves como un incentivo para seguir haciendo música. Es esa magia que te llena y que te llega, como te comentaba cuando hacíamos y hacemos los ensayos o antes de tocar.

.- Una reflexión para los lectores del blog.

Muchas veces se habla de ayudar , colaborar y acercarse a la gente que tiene muchos problemas. Y ya no sólo miramos a la gente que puede estar lejos o en otros países. Es que nos olvidamos de nuestros padres, amigos, vecinos, de la novia o del novio.

Así que molaría cuidarse a pequeña escala porque ayudaría un poco más a gran escala.

 

¡¡Tiro la toalla. Lo dejo!!

Hay un viejo refrán que dice: lo que no nos mata, nos hace más fuertes

¡¡Si tal cual lo lees, lo dejo!!.

Estoy harto de seguir intentando hacer cosas, y que no salgan . Harto de seguir modas y no despuntar. Harto de esforzarme cuando los demás, sin saber cómo o a través de qué consiguen mucho más con menos esfuerzo.

Harto de hacer las cosas de corazón y que nadie te las reconozca. Que nadie te ponga delante de un escenario como sientes que te mereces y luego ves a otros, que repiten como cacatúas lo mismo de siempre durante más de 10 años, y la gente todavía sigue asombrándose.

Harto de ver a gente que pide que le ayudes, que quieren cambiar, que quieren vivir tu filosofía de vida, y luego cuando les presentas un presupuesto, por arte de magia ya se les ha pasado lo que les ocurría.

Harto de levantarse de la cama aún en día en los que te apetecería quedarme dormir o abrazado a tu pareja, pero todo lo haces por tu sueño, como has estado leyendo en los libros de tu guru, cuando querías parecerte a él.

Harto de querer conseguir ese sueño, ese éxito que nos dicen que todos tenemos el derecho a él y lo único que consigues es el silencio por parte de los demás.

Harto de aparentar ante los demás que todo me va bien, cuando en el fondo no estoy a gusto ni conmigo mismo.

Harto de querer ser alguien y en el fondo, ni sé quien soy.

¿Y tú de qué estás harto?

Todos estos pensamientos, los hemos tenido TODOS en algún momento de nuestra vida.

Estamos cansados de esforzarnos. De seguir modas que nos dicen que nos ayudarán en la vida personal y profesional. Cansados de esforzarnos hasta limites insospechados para nosotros hasta entonces y ver como alguien, de la nada y sin hacer nada, consigue mucho más que nosotros en el mayor tiempo posible.

TODOS hemos querido tirar la toalla en algún momento de la vida.

Claro que no hay que tirar la toalla nunca. Porque la diferencia entre la mediocridad y la diferenciación, es una toalla de diferencia.

Pero parece que tenemos que olvidarnos de esas emociones, rabia y frustraciones que TODOS hemos tenido alguna vez durante el camino.  ¿Qué pasa es que no somos humanos? Quieras o no, estás hecho de emociones provocadas por situaciones. Y no las puedes ocultar.

Yo opino que al revés, que es cuando estás en esa situación, la que determina de qué pasta estás hecho.

Si tiras la toalla, realmente NO ERA TU SUEÑO.

Estabas siguiendo una moda, seamos claros. Estabas dejándote llevar por una moda pasajera en la cual te dejaste llevar por los cantos de sirena que te decían que podías conseguir a corto plazo.

Estabas haciendo caso a tu EGO. Querias aparentar algo y que sobre todo te lo reconocieran. Querías sentirte dentro de un club selecto, innovador y diferente. O al menos eso decían. Creías que así tendrías por fin una Marca que te diferenciaría de los demás.

Cuando en realidad, tu marca se estaba diluyendo entre los demás integrantes del grupo.

¿Pero tú no quieres ser recordado por haber tirado la toalla ,verdad? ¡¡Tú quieres conseguir tu reto y  sabes que lo conseguirás!! ¿A qué si?

Pues tienes dos opciones:

.- Si realmente es tu sueño, DEJA DE COMPARARTE CON LOS DEMÁS.

Compárate contigo mismo y los demás que hagan lo que quieran.

Todos nos hemos comparado con alguien. Pero si te das cuenta, muchas de esas comparaciones, pasado el tiempo, te ries de ellas mismas. Te das cuenta, que tú has seguido tu camino, y esa persona que había conseguido el “éxito”, ya no está a tu lado.

Las prisas, el miedo a creer que no lo vamos a conseguir, la competitividad,  a  no ver algunos resultados que nos alienten a seguir, nos hace compararnos con los demás, a provocar la frustración y la rabia, pero sobre todo a gritar a los 4 vientos, ¿Por qué a mí no y a él si?, a una vida que consideramos perra.

Si es tu sueño, ¿Qué te tiene que importar lo que hagan los demás? Si es tu reto, a ti te costará más, pero te aseguro que llegarás más lejos que los demás. ¿Por qué? PORQUE ES TU SUEÑO, NO ES UN SUEÑO QUE REPARTEN EN LOS SUPERMERCADOS, ES TUYO.

Si es tuyo, SIGUE.

Comparate contigo mismo. Mira si has hecho más cosas que ayer. Que has investigado cosas que no sabías. Que has preguntado cosas que creías saber y no eran así… Esa es la única comparación que tienes que hacer.

Es gestionar el camino, y no la obsesión por la meta. De eso se trata realmente. Y los demás que hagan lo que quieran. Importa lo que tú quieres hacer.

.- Y si realmente ves que no es el camino para llegar hasta donde tú quieres, ¿Por qué te estás dando cabezazos todo el rato contra la persiana que está encerrando tu sueño?

Lo que pasa, es que crees que si cambias de estrategia, pensarás que has tirado la toalla. Eso es lo que nos hacían creer, pero estamos muy confundidos.

Si realmente es tu sueño, tienes que divertirte probando cosas, juntando cosas imposibles, Eso es la innovación. Eso debe ser tu sueño, porque sino, estarás haciendo lo mismo que están haciendo los demás, pero con otro nombre.

Y además, deja la estrategia en paz. Nos han enseñado a tener todo planificado y cuando no sale en función de los planes de negocios, lo que has puesto en el dossier, es cuando dicen que has fracasado.

¿La estrategia? un 5% le tienes que dedicar. ¿A la acción, disrupción e innovar? un 95%.

Creemos que siguiendo las normas para la consecución de metas, lo haremos. Y siempre lo digo, ¿A todos nos sienta bien una aspirina? Pues NO. Así que todos nos debemos seguir siempre las mismas normas.

Así que muévete SIEMPRE. Y no creas porque sientas que tienes que cambiar de estrategia es que estás dejando a un lado tus ideales y sueños.

Al revés:

.- Estas descubriéndote y descubriendo diferentes maneras de hacer las cosas. Mientras los demás creen que solamente hay una manera para conseguirlo.

.- Estas creyendo en ti. Es tu motivación, tu corazón quien te está guiando. Es el motor de las personas que consiguen transformar el mundo.

.- La excelencia será tu marca. Porque es cuando vemos algo excelente es cuando nunca lo olvidaremos. Estamos cansados de mediocridad y copias baratas. Son los pequeños detalles los que dividen lo excelente de lo mediocre. Y observando en qué pequeño error has podido fallar, siempre crearemos más impacto del que teníamos previsto.

.- Aceptas que no lo sabes todo y que en la vida quien no aprende de sus caídas, lee constantemente y vive desde la acción, nunca llegará a nada.

.- No estarás fracasando si dejas a un lado tu estrategia. Estarás siendo flexible, coherente y diferente a los demás, pero siempre con un sueño entre ceja y ceja.

PD. Si llevas tiempo dándote cabezazos contra la persiana, crees que la derribaras con tu cabeza y ni siquiera le has hecho mella. Ves al hospital, ponte hielo y tatuate: “Por ahí no, bicho”.

TODOS hemos tenido momentos de dejarlo. Quizá haya circunstancias que si debas hacerlo. Por el tiempo, el momento o lo que sea, y no querrá decir que has fracasado. Te aseguro que tienes que sentirte mucho más orgulloso de ti que otros muchos que dicen que harán y aún siguen en el sofá a verlas venir.

No ocultes las ganas de tirar la toalla. Ellas son la catapulta para tu éxito.

¿En qué tienes ganas de tirar la toalla? ¿Dónde tiraste la toalla y te arrepientes?

 

¡¡Adictos a la Dopamina!!

“El gemido engaña. La humedad, no..”

Si supiéramos de verdad lo que estamos hablando, lo avergonzados que estaríamos y como cambiaríamos nuestro vocabulario a la voz de YA.

Dime qué opinas tras leer estas frases: “Una nueva píldora para tu motivación…Te damos un chute de energía…Vivamos chutados, que nos irá mejor…Necesito un chute para seguir adelante… Vamos a la conferencia a que nos den un chute de liderazgo…”

¿Qué te parecen?

Y ahora dime qué piensas al respecto a estas frases: “Necesito mis pastillas para no enfrentarme a mi realidad…Necesito un chute para seguir adelante…Las píldoras me hacen no pensar…”

¿Tienen alguna relación? ¿Piensas que utilizamos bien el vocabulario?

Me imagino que en la 2 relación de frases, habrás pensando: “Que pena de gente que se engancha a cosas para no pensar, para no pedir ayudar, para hundirse más en la mediocridad”.

¿Me confundo?

¿Cómo te habrás imaginado a las personas del 1 grupo de frases? Me imagino que alegres, divertidas, con ganas de aprender, de ser mejores…,¿verdad?

Es lo que nos hacen creer, que con simples píldoras, con chutes de 20 minutos, nos va a ir todo mejor que al mejor millonario del mundo.

¿Te digo una cosa? Las dos tandas de frases, corresponden A LA MISMA PERSONA.

Una tras ir a un evento y la segunda, tras pasado el efecto “placebo” de esas formaciones y conferencias a las que había asistido.

‘¡¡Vivimos adictos a los chutes de Dopamina!!

Queremos que en formaciones rápidas y baratas, no nos hagan pensar y nos den la fórmula del éxito. Que por ir a una conferencia de 45 minutos nos hagan olvidarnos para siempre los malos momentos que estamos viviendo en el trabajo o en nuestra vida personal.

Están muy bien las píldoras, los videos cortos que nos hacen sacarnos una sonrisa o creer que podremos conquistar el Everest desde el sofá de nuestra casa.

Están muy bien, y algunos te dan unas herramientas increíbles. ¡¡De verdad!!

Pero no olvides, ya puedes tener un Ferrari entre las manos, que si no lo pones en marcha, poco podrás hacer.

Pero hace unos días le preguntaba a una persona de mi círculo cercano: ¿Tú podrías vivir sin tu dosis de videos diarios, sin tus frases de carpeta o lectura de libros? ¿Y si te dijera que sin acción nunca habrá reacción?

Me salto con los ojos llorosos: “NO, me daría miedo vivir sin eso. Sería volver al pasado. Y no vería una solución como ahora veo”.

Estamos enganchados a los chutes de felicidad y motivación. ¡¡Pero eso sí, SIN ACCIÓN , por favor¡¡

Chutes que nos dicen que duran para siempre y si llegan a 20 minutos después de la conferencia, ya vamos bien.

Chutes que nos dicen que nos cambiaran la vida, pero no nos dicen que sin acción nunca llegarás a conseguir resultados, sumados a esfuerzo, tesón y constancia.

Chutes que nos hablan de que seremos una marca que nos distinguirá de los demás en la búsqueda de trabajo, pero no nos dicen que quizá las empresas no aceptan que alguien tenga más influencia que el jefe.

Creemos muchas cosas, porque NO NOS GUSTA NUESTRA REALIDAD Y PORQUE NO QUEREMOS MOSTRAR NUESTRA VULNERABILIDAD.

No queremos mostrarnos ante los demás que lo estamos pasando mal. Que no sabemos cómo afrontar una dificultad en nuestra vida. Que no somos realmente felices con lo que hacemos, Que vamos con tranquilizantes hasta el culo a trabajar porque queremos se pase lo más rápido posible el trabajo que estamos haciendo o para no escuchar a la pareja que tenemos.

En esta sociedad, el mostrarse vulnerable es de blandos, “moñas” si lloran o de flojeras. Si no eres rudo, fuerte y pisas alguna cabeza en tu vida, no eres considerado un Alfa.

Así que es mejor tomarnos una pastilla para seguir el día, absorber píldoras de la felicidad y chutes de energía que no decir que lo estamos pasando realmente putas. Porque creemos que la gente se podrá aprovechar de nosotros cuando estamos con las defensas bajadas.

Cuando estamos en una sociedad en la que se “prohíbe” o ve con malos ojos mostrar la vulnerabilidad, es cuando nadie querrá ser el primero en mostrar sus debilidades, eso está claro. Pero luego nos quejamos y pensamos que somos un bicho raro, creyendo que solamente nos pasa a nosotros lo que nos pasa y callando nuestros problemas hasta que explotamos.

¿Qué pasa aquí? Que nos han dicho que primero tenemos que tener confianza con una persona para mostrar nuestra vulnerabilidad, Y creo que estamos muy equivocados.

Las personas en las que más confió en mi vida, empecé mostrando mi vulnerabilidad antes de que empezara a forjarse nuestra confianza o amistad. Sé que muchos pensareis que es una locura lo que hice, que podrían haberse aprovechado de mi o reído de mí. Pues no es así.

Cuando mostramos vulnerabilidad a los demás, mostramos que pueden confiar en nosotros, que no hay ningún peligro que les acecha en ese mismo momento. Que no hace falta que muestre una imagen que no es, porque sus ojos muestran otra totalmente diferente la que quiere mostrar.

¿O es que creemos que en las familias, en las empresas, en los equipos todo es perfecto e ideal de la muerte? Las películas de Walt Disney sólo las proyectan en el cine.

Mostrar vulnerabilidad es la puerta a:

.- Poder empezar a colaborar de verdad con otras personas en pro de esa solución o de un proyecto en común

.- Sentirte seguro a partir de ese momento con esas personas que conocen tus puntos débiles, que te conocen de verdad, que han visto tu esencia

.- Empieza la verdadera confianza. Aquella que no necesitas hablar de nada para saber de lo que estás hablando con esas personas.

.- La verdadera transformación siempre será fuerte y robusta, si nace de la vulnerabilidad. Si nace de sentirte desnudo, sin miedo a lo que venga y con actitud de curiosidad sin lastres a lo que venga a partir de ese momento.

.- Los verdaderos líderes, los que transforman el mundo, siempre han nacido de la vulnerabilidad y sin máscaras.

Empecemos a desintoxicarnos de los chutes, píldoras y placebos varios. ¿Ayudan? SI, pero no son mano de santo. Y si los usas, perfecto, pero el siguiente paso, que sea la puesta en acción, digan lo que digan los demás.

Empecemos a mostrar vulnerabilidad ante los demás. Y primero ante nosotros mismos. Pasemos el síndrome de abstinencia de los chutes y empezaremos a reconocernos.

El ser humano es más inteligente de lo que creemos. Sabemos que nos pasa. Pero lo ocultamos con los chutes de motivación. Déjalos ya y ponte manos a la obra, en lo que sabes que tienes que resolver.

Empezarás a reconocerte a ti mismo. Empezarás a reconocer eso que llaman felicidad, pero sin aditivos ni colorantes.

¡¡LA DE VERDAD!!.

¿Crees que sólo con chutes de motivación, ya tienes todos los problemas resueltos? ¿Los pones en marcha? ¿Cuánto te dura la felicidad que te prometen?

¡¡La felicidad en el trabajo!!

Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una” decía Voltaire.

¡¡SOLAMENTE PODRÁS LLEGAR A SENTIRTE FELIZ CON TU TRABAJO, CUANDO HAYAS SIDO FIEL A TI MISMO!!.

Mientras tanto, lo demás, serán puras mentiras que no servirán para nada.

Fin de la cita.

Una de las premisas del ser humano siempre ha sido la búsqueda de la felicidad. Aunque no supiera que es eso de la felicidad, tenía que buscarla, no iba a ser menos que los demás.

Felicidad que queremos que impregne cada uno de los rincones de nuestra vida. Felicidad que disipe los miedos, que elimine las caídas de nuestra vida y nos lleve en “palmitas” hasta el éxito jamás imaginado por nosotros. Eso si, sin el mayor de los esfuerzos posibles, por favor.

Antaño, bueno no hace tanto tiempo, se confundía motivación con felicidad. Se pensaba que cuánto más nos pagaran , mas felices seríamos y más produciríamos. Estando contento la empresas y nosotros por el sueldo que nos llevaríamos.

Aunque costó, se dieron cuenta que los seres humanos son mucho más que un sueldo y un bonus a final de año.

A día de hoy se nos dice, que tenemos que primero a la hora de emprender un sueño, ocuparnos por el propósito, la visión, la meta…del mismo, en definitiva, del PORQUÉ, y a posteriori ir a por el CÓMO y con el con QUIÉN.

Cuando en la vida real, no hacemos eso.

Primero nos importa con QUIÉN nos vamos de viaje, con QUIÉN vamos a vivir esa experiencia y luego ya decidiremos DÓNDE nos vamos. Da igual la meta, disfrutamos del camino, de la compañía, pero sobre todo, estamos en paz, porque somos nosotros mismos, nos respetan y quieren por como somos. No creen que porqué nos ofrezcan unas maquinas recreativas, un futbolín o poder comer en sillones blancos, vamos a ser más felices gracias a esas herramientas, y olvidándonos de ser nosotros mismos.

¿Qué ayudan esas cosas? ¡¡DESDE LUEGO!!.

Pero creo que todavía no se va al fondo de la cuestión

Mucha gente, siempre desde fuera, se “tira de los pelos” cuando observan a personas que dicen que no están motivadas en sus puestos de trabajo. Puestos de trabajo que están rodeadas de todo tipo de ayuda, tecnológicas y no tecnologicas, que la misión que tienen es la ayuda en la gestión de la vida de la persona, para que se sienta más feliz.

Pero que yo sepa gestionar el día a día , no es igual a sentirse feliz/fiel con uno mismo.

Se cree que cuánta más fácil sea la vida para todos, más feliz será, más productivo, más motivado y todo en mayor beneficio para todos.

Y cuando les dicen que se quieren marchar de trabajos así, la gente no lo entiende. Creen que están locos desaprovechando una oportunidad así.

Yo me fui de una empresa “innovadora”, porque realmente sentía que no estaba siendo yo. Y en vez de preguntarme qué me estaba pasando, la gente se echaba las manos a la cabeza, por la decisión que tomaba.

Estoy de acuerdo que ir al trabajo, tiene que ser un juego. Yo considero que me divierto, sino ya te digo que no haría lo que hago y las horas que le meto.  Porque sino es un suplicio. Si crees que te lo estás pasando bien ,que te ríes, eres mucho más creativo tanto en los buenos como en los malos momentos. Y el tiempo se pasa mucho más rapido.

Las circunstancias ayudan, impulsan.

¿Pero una máquina de café me hará ser feliz?. ¿Jugar al futbolín hará que sea más creativo o saque la rabia que llevo dentro?

En muchas ocasiones, se está utilizando, el tema de la felicidad como una moda a la que subirse, para tener “tranquilos” a los trabajadores, cuando en realidad, cuando se cierra la puerta, no se cree en ella para nada, apostando siempre, a como se hacían las cosas en antaño. No generalizo pero sé casos de primera mano. O se crean formaciones en felicidad en el trabajo, y tendrían que preguntarse primero si son fieles a ellos mismos, para formar en felicidad.

La verdadera felicidad, tanto en tu vida personal como en la profesional, empieza por SER FIEL A TI MISMO.

Ser fiel a ti mismo, no quiere decir que se te “cierren” los oídos para siempre ante las opiniones y recomendaciones de los demás. ¡¡PARA NADA!!.

Ser fiel a ti mismo, es no desviarte de tus valores, de tus sueños ,de tus ilusiones o motivaciones.

Siempre me gusta pregunta a la gente con más experiencia en la vida, una recomendación que nunca debemos olvidarnos. Y todos tienen en común una frase que dice así: “Se fiel a lo que sientes, a eso que no te deja dormir, porque es una parte esencial de tu vida”.

Ya te pueden poner la PS4 a tu lado, el mejor capuchino del mundo a tu disposición o poder trabajar en tu casa con el fibra óptica, que si no estás siendo fiel a ti mismo, no creo que te haga más feliz, ni rindas más.

Ser fiel a ti mismo, no quiere decir tampoco que solamente pueden ser felices aquellas personas que están trabajando en su pasión, en lo que les gusta, en el desarrollo de su talento. Desde luego que cuando estás trabajando en lo que te gusta, el desarrollo es mucho más fácil. Uno se implica más, no necesita motivaciones exteriores y el aprendizaje continuo sabe que debe ser su bandera.

Pero conozco también que siendo fieles a si mismos, están trabajando en trabajos totalmente opuestos a sus sueños y anhelos. Lo aceptan como algo circunstancial de lugar, pero luchan mientras tanto por llegar a ese puesto de trabajo que sienten que les daría el poder de desarrollo que sienten y quieren.

Otros podrían pensar que es una fuente de frustración esa situación, el hacer algo que sabes que no quieres o que estás quitando el puesto de trabajo a una persona que podría dar más en ese trabajo. Y estamos muy confundidos. Esas personas, saben que las circunstancias las construye uno. Que quizá no será tan fácil como cabría esperar, pero que en esos momentos, en ese trabajo, está ahí para aprender, desarrollarse, como catapulta a su sueño. Pero siempre siendo fieles así mismos.

Son las empresas, las que no ven que esa persona podría dar mucho más en otros puestos, provocando un mayor impacto para todos.

Pregúntate:

¿Cuando estás enfocado y en coherencia con lo que quieres y eres, te da igual las circunstancias que te rodean, si estás un hotel de 5 estrellas, tu jefe es un gran guru o estás en un garaje trabajando, porque sabes que estás siendo fiel a ti mismo?

Así que :

.- La felicidad en el trabajo es posible. Pero empieza en ti.

.- Si no eres fiel a ti mismo, ya te pueden poner el mejor café, que te parecerá de lo peor del mundo.

.- Ser fiel a uno mismo, es la mayor fuente inagotable de motivación, creatividad e ilusión, que jamás hayas podido conocer.

.- No sólo son felices las personas que trabajan para sí mismos o desde su pasión, también puedes ser feliz y fiel dentro de una empresa.

¿Y tú te consideras feliz en tu trabajo? ¿Por qué crees que no lo eres?.

 

 

 

 

¿El Sentido Común sirve para todos y todo?

Creer en el sentido común es la primera falta de sentido común” decía Eugene O,neill

Si no sabes que decisión tomar, escoge la vía del sentido común, recuerda lo que siempre te he dicho.. Seguro que escogerás la acertada“.

Es una de la frases que le decía una madre a su hijo ya en edad adolescente mientras le pedía ayuda sobre una decisión que tenía que tomar importante por la cara que tenía el chico.

Recomendación que me ha hecho pensar, ¿QUÉ ES EL SENTIDO COMÚN? ¿REALMENTE LO TENEMOS?

Según la R.A.E, Sentido es “La capacidad de reconocer la realidad circundante y de relacionarse con ella“.Más abajo pone como otra de sus definiciones, con la que estoy más de acuerdo “Modo particular de enfocar, de entender o de juzgar algo”.

¿Hasta aquí de acuerdo?

Porque luego pone como común: “Corriente, recibido y admitido de todos y la mayor parte“.

Siempre pienso y digo que si supiéramos las definiciones VERDADERAS de las palabras, aprenderíamos a hablar de otra manera. Por lo que vemos, si sumamos las dos definiciones se produce una interferencia que nosotros creemos que no la hay.

Si tenemos nuestro modo particular de ver las cosas, no puede ser común y admitido por todos; o por la mayor parte. Pero aún pensamos que existe el sentido común.

¿Me confundo?

El sentido común creemos que es , la forma de actuar que tendría la gente ante una situación igual.

Para ello, investigamos cómo lo han hecho nuestros padres o amigos. Les preguntamos, y antes de que se acabe el tiempo, les volvemos a preguntar, si de verdad es lo que harían ellos. Investigamos por internet, hasta preguntamos a personas que en nuestro día a día ni hablamos, pero queremos saber su opinión al respecto.

Moraleja: ¡¡No confías en ti, estás dudando!!.

Es bueno dudar, tener respeto ante una decisión que puede ser crucial en tu vida. Pero no me creo que no tengas una ligera idea de que decisión crees que deberías tomar.

Es tu intuición quien te lo está diciendo. Si eso que llaman presentimiento. Esa cosa que no le haces caso, y luego te reprochas no haberle hecho caso, ya que has visto que ha ocurrido como sentías.

¡¡INTUICIÓN!!

Otra cosa totalmente diferente, es que no le hagas caso, porque no quieres que te tilden de diferente, rarito o no tengas ya más los beneficios de seguir la corriente de tu grupo.

Uno de los artículos más leído de todos los tiempos y con el que más emails recibos, es ¡¡No eres inútil!!. Y estudiando el porqué a través de los comentarios y aportaciones de la gente, una de las características comunes era que la gente sentía que no estaba tomando ellos mismos las decisiones importantes de su vida, ya que no querían ser “apartados” del grupo en el que vivían.

No querían que los demás , los tildarán de inútiles porque no estaban siguiendo el sentido común que regía la actividad de la vida de los demás integrantes.  Pero la vida es muy “perra” y siempre nos pone una y otra vez, situaciones para que nos demos cuenta de lo que tenemos que cambiar y de quién somos en realidad.

Nos consideramos inútiles, porque no estamos alcanzando el grado de sentido común que tiene la sociedad en general.

Siempre digo que hay que tener unas normas, que establezcan la forma de convivir entre todos. Y están muy bien, Pero también digo que hay que HAY VIDA MÁS ALLÁ DE ESAS NORMAS.

Porque las normas, homogenizan a todos , y estoy seguro que sientes que no eres como los demás. Que piensas que no hay que tener por OBLIGACIÓN una pareja a cierta edad, que las cosas se pueden hacer mucho mejor como se estaban haciendo hasta ahora, que hay que darle oportunidad a las ideas que pueden provocar más impacto de lo que estamos viviendo hasta ahora.

Pero por MIEDO, sigues el sentido común, siguiendo lo que los demás harían en tu situación, lo que la rutina dictamina. Y acabas dejando de lado tu intuición, tu forma de ver las cosas,  tu marca, tus ideas, aparcadas porque si das el paso adelante por bandera con ella, tienes enfrente la soledad y la incertidumbre, y no te apetece mucho que digamos.

El sentido común, tiene que ser TU PROPIA FORMA DE VER LAS COSAS, no la forma en que los demás ven o han hecho las cosas.

No estoy diciendo que no les hagamos caso, pero SI, que incluyamos dentro de ese proceso de decisión, dándole la importancia que tienen, a tu intuición, a tus presentimientos, a lo que sientes que tendrías que hacer.

En ese momento, pasaríamos de tener sentido común a PENSAMIENTO PROPIO y FUNDAMENTADO.

Pensamiento fundado en lo que ves, sientes, has estudiado y formado, así como en tu intuición.

Pero no estoy hablando de tener PENSAMIENTO PROPIO en las personas, sino también en las empresas.

Se nos dices que vamos a vivir un evento de networking diferente a los demás, se nos dice que vamos a ver un video disruptivo, que vamos a leer el libro que va a transformar el mundo… Pero al final acabamos viendo, haciendo lo mismo que hacen todos los demás.

Se nos llena la boca con terminología que no sabemos lo que significa realmente. Gastandonos el dinero en formaciones que nos dicen que nos van a convertir en lideres innovadores y están basadas en formaciones de hace años , pero con nombres cambiados.

Nos gusta que se nos tilde de diferentes, de innovadores, de disruptores, pero acabamos haciendo al final las cosas según el sentido común de la mayoría.

¿Qué todos van a la misma conferencia? Tú también. ¿Qué la moda es hacer tal o cual formación? Tú no vas a ser menos,…Pero cuando vienen dadas, dejas apartada toda esa “innovación”, y acabamos haciendo las cosas, como TODOS LOS DEMÁS LO ESTÁN HACIENDO.

Tener sentido común en estos momentos, es hacer las cosas como lo harían los demás. ¿Y dónde queda lo que tú harías? ¿Dónde queda tu esencia? ¿Y tus ideas que pudieran transformar tu mundo?

Dejemos de decir que tenemos sentido común y transformémoslo por PENSAMIENTO PROPIO, por favor.

¿Y tú por qué te guías por tu sentido común o por tu pensamiento propio?.