¿Año Nuevo: Hábitos Nuevos?

Haz que tu cabeza trabaje a favor tuyo y poco a poco adquirirás la costumbre de no molestarte cuando las cosas vayan mal” decía Wayne Dyer.

Llega la Navidad.

Época de buenas intenciones. De comidas y cenas en las que entras con hambre y sales con la sensación que eres hijo del de Michelin. En el que la gente se da abrazos y el resto del año se da puñaladas. Y en las que los compañeros de trabajo, nos hacen creer que es la 1 vez que se lían en la cena de empresa. En la que todos nos decimos que nos queremos, que vamos a vernos más durante todo el año y nunca llega esa cita.

Épocas de buenos deseos y propósitos.

Época en la que nos creemos que la vida nos pone el cuenta kilómetros a 0 el día 1 de Enero. Y cómo así lo creemos, decimos cada cosa que luego nos acabamos arrepintiendo y avergonzando de ella. en el mes de Febrero.

¿Qué ocurre? QUÉ POR CAUSA DEL CHAMPAGNE O DARLE A LOS MORROS A NUESTRO CUÑADO, NO NOS DAMOS CUENTA QUE NUESTROS HÁBITOS ESTÁN MÁS INCRUSTADOS EN NOSOTROS DE LO QUE NOS IMAGINABAMOS.

Somos seres humanos que actuamos en bucle en función de los habitos que tenemos.

Estamos habituados a relacionarnos con un determinado tipo de personas. Las relaciones que tenemos son siempre con un tipo de personas. Tenemos el habito de ir a tomar el café a la misma cafetería desde hace más de 3 años. Estamos habituados a dormir de una misma manera. Y siempre desayunamos lo mismo, porque si no creemos que el día será una mierda.

Somos personas que creemos que tenemos poder de decisión, pero son nuestros hábitos los que nos acaban dirigiendo la vida.

Por mucho que las empresas hablen de cultura empresarial, de innovación, de reglas. Tú pregúntate que habitos tiene siempre los trabajadores. ¿Siempre piden ayuda al mismo trabajador de siempre? ¿Es un hábito una forma de actuar diferente a la que está estipulada?.

También las empresas están formadas por habitos.

¿No me crees? Bueno responde a esta pregunta: ¿Cuántas veces has intentado dejar de fumar, ir al gimnasio, y tira más un cigarro o una palmera de chocolate que sudar o pasar el síndrome de abstinencia?

Muchos de nuestros hábitos, empezaron como una tontería. Como una broma, pero a día de hoy, no se van de nosotros, ni con agua fría.

Los habitos hay que empezar a transformalos en nuestra cabeza. Nuestro cerebro está diseñado para el menor esfuerzo posible. “Si comiéndome una palmera de chocoolate era feliz antes, ¿Tú te crees que me voy a esforzar por descubrir si soy feliz comiéndome una manzana y así saciar mis nervios?. Lo llevas clarinete. Aguantaré una semana, pero cuando te descuides volverás a comerte esas palmeras que tan feliz te hacían”. Son algunos de los pensamientos que dirá tu cerebro cuando oiga que vienen cambios.

El cerebro está diseñado para actuar en piloto automatico. No le gustan los cambios. Y a nosotros nos gusta vivir en la rutina. ¿Qué pasa cuando hay un evento que se sale de lo normal, de lo establecido? Que ya temblamos y lo rechazamos sin darle ni siquiera una oportunidad.

¿Pero cómo se generan los hábitos?

En estos 3 pasos:

  • La Señal.

Momento en el que decide el cerebro recordar o no esa asociación en particular. Es decir, el cerebro asociará que tomar una palmera de chocolate calma tus nervios o que beber produce que tu timidez se marche por un momento, a otro lado.

Patrones, que se introducirán en nuestra conducta a partir de ahora.

Así cuando sienta tu cerebro que estas nervioso, ya sabrá que tienes que hacer, buscar una palmera de chocolate. No pensarás más, irás a por ella.

  • La rutina

Que puede ser fisical, mental o emocional

  • Y la recompensa.

Si el cerebro ve que por comerte esa palmera estás más tranquilo, todo va a mejor. Ahí tienes la recompensa. Tu “felicidad”.

Y así todo el rato, una y otra vez. Cada vez entre más en el bucle, más difícil será transformar ese habito en otro que te haga mayor beneficio.

Pero tranquilo, tus habitos no son tu destino. Se pueden cambiar o transformar. Pero es hora que tomes el papel de David, y luches contra Goliat. Contra tu hábito.

Como el cerebro no sabe distinguir, en su holgazanería que es bueno o malo para ti, siempre que tenga esa señal, hará lo mismo. Porqué él está diseñado para que vivas en piloto automatico, con el menor esfuerzo posible.

Los habitos siempre van a estar ahí. ¿O es que no tienes el habito de conducir o saludar cuando ves una cara conocida? Nunca se eliminarán.¿O es que no has oido historias de alcoholicos que aun pasado muchos años siguen teniendo miedo a recaer?

Como vemos, los habitos en algunas ocasiones son una bendición, y en otra una tortura.

¿Cómo modificamos nuestros hábitos?

  • Identifica tus comportamientos

Se objetivo y si no puedes hacerlo, pide ayuda. Pero el principio de un nuevo comienzo, es mirarte al espejo y reconocerte, tanto con lo bueno como con lo malo que realizas.

Yo reconozco que mis aumentos de peso, es por mi nerviosismo. Lo intentaba calmar con él. Cuando me di cuenta que tenía mas michelines en mi tripa que Buda, reconocí que vivía en un estado de tensión constante. Poco a poco, en vez de ir directo a la nevera cuando estoy en “estrés”, me salgo de casa y me voy a andar al parque o medito. Me relajo, me canso y además no como.

Descubrí que cuando no recibía una llamada que esperaba, la tensión por una reunión o los nervios producidos porque no me salían unas ideas para un cliente, me iba en búsqueda de algo de chocolate desesperadamente.

  • Experimenta

Puedes descubrir que el deseo de fumar, te lleva a satisfacer el anhelo de sentirte parte del grupo. El deseo de salir y echar a las maquinas tragaperras, te puede llevar a satisfacer el anhelo de acallar tu mente.

Así que cuando tengas ese deseo de hacer algo, haz LO QUE SEA, pero no repitas la misma rutina. Yo tenia ganas de algo de chocolate, y lo cambie por irme a andar por mi ciudad o meditar. Cambie la rutina que me reportaba nuevas recompensas. Descubrir nuevas personas, nuevos paisajes, el escucharme

Tras haber identificado la rutina que te ha llevado a engordar (ir todos los días a la cafetería al lado de casa y comerte 2 donuts para desayunar con Lorena) y la recompensa ( sentirte parte del grupo de amigas de Lorena, es decir parte de un grupo) es hora de aislar la señal.

Pd. Puedes tener falta de azúcar, pero si tras 5 palmeras de chocolate, sigues con ese impulso. No es azúcar lo que te falta. Te falla otra cosa.

  • Aísla la señal.

A lo largo del día recibimos miles de impactos llenos de información. ¿Cómo identificar las señales? Con la herramienta más potente que tenemos y que más miedo nos da, HACERNOS PREGUNTAS.

Seamos como los investigadores y hagamos preguntas. ¿Cuándo hacemos tal cosa qué sucede? ¿Por qué hacemos esto todos los días a la misma hora? ¿Cómo nos sentimos al realizarlo? Son algunas preguntas que deberías hacerte para investigar porqué pasa lo que te pasa.

  • Elabora un plan.

Es la hora de empezar a tomar decisiones. De quitarle el poder a tu cerebro y ser tú quien domine tus pensamientos.

Es hora de tener un plan.

Sabía que la señal era sentir nerviosismo. Que la rutina era busca todo que llevara chocolate a mi alrededor o llevara azúcar. Y que no necesitaba azúcar para calmarme, sino que calmándome veía las cosas de diferente manera y mis expectativas se regulaban.

Así que me puse delante de mi ordenador y mi despacho. una nota que ponía: “Cada vez que te sientas nervioso, vete a caminar con algo de fruta en la mano”. Me costó, porque no todos los días lo hacia. Pero poco a poco, lo estoy consiguiendo. Y la tripa se va a ir con otro.

Ya no valen excusas de que nadie va al gimnasio contigo. De que nunca podrás cambiar tu destino o tonterias a mil.

Ya tienes aquí el método para el 31 de diciembre del 2.019 decirle a tu cuñado: ” Te dije que lo iba a hacer y mira”.

Si queréis descubrir más de vuestros hábitos y como transformarlos, os recomiendo “El poder de los hábitos“. Imprescindible.

 

 

 

 

Anuncios

Toni Abadía: “Ganar es superar tus propias expectativas”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” es un placer para mi presentar a Toni Abadía. 

Vemos en los Juegos Olímpicos, Campeonatos del mundo, la expectación que generan las finales, la posibilidad de romper récord mundiales que llevan muchos años vigentes.

Pero quería saber cómo se gestionaban las carreras. Cómo se alcanzaba ganar la batalla a la pereza, porque detrás de una final hay siempre un trabajo de más de 4 años diario, de constancia, persistencia, caídas y miedos.

¿Es una carrera la metáfora de la vida?

Hace unos días tuve la oportunidad de conversar con Toni Abadía. Uno de los atletas más reconocidos en nuestro país en la última década.

Es el actual campeón de España en 5.000, 10.000m y en Cross. Y participante en los últimos Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro.

Gracias Toni, por enseñarnos que siempre que recorramos un kilometro de vida o en una carrera, tenga la finalidad de conocernos más quienes somos y qué queremos hacer con nuestra vida. Podéis conocer el trabajo de Toni a través de Twitter e Instagram.

.-¿Cómo te definirías en lo que se corre 100 metros lisos?

Creo que es una persona lenta, en 100 metros. Pero si tuviera que explicarlo en 9 segundos te diría que soy una persona alegre, viva, con ganas de vivir y reflexiva.

.- ¿Qué te dice la palabra correr?

Huir.

Yo empecé a correr por huir de un deporte que era el futbol. También por las clases que tenía con 12 años. Y yo creo que al final correr es eso, huir. Y luego la consecuencia.

No es una finalidad, sino un medio el correr.

.- ¿Es más importarte participar o ganar?

Hay que ser claros, el dicho que lo importante es participar, tiene esa parte de verdad. Pero todo el mundo quiere ganar. Si no, evidentemente no existiría la competencia, no existiría la oposición ,no existirían los sistemas de clasificación, las mínimas ni nada..

Lo que se dice que el segundo es el primero de los perdedores, en mi deporte si que es verdad que no ocurre, ya que todo el mundo puede ganar independientemente de no entrar el primero

Y yo definiría ganar, como superar tus propias expectativas.

.- ¿Todo esfuerzo vale la pena?

Todo esfuerzo vale la pena si tiene un sentido y una dirección.

Tú puedes esforzarte sin recibir nada a cambio y entonces, estás yendo sin rumbo y sin sentido.

En mi carrera, he tenido momentos en los que no me encontraba, que no tenía ganas de correr,… Entrando en una monotonía que es lo que te lastra. Pero cuando tienes la cabeza y las piernas en el mismo sitio, en la misma dirección y en el mismo sentido si que consigues ese equilibrio y esa finalidad.

.- ¿Qué has aprendido de tus fracasos?

Yo te diría que he aprendido muchísimo más de mis fracasos que de mis éxitos.

El éxito puede ser por mil motivos. El fracaso siempre tendemos a pensar en lo que nosotros creemos desde un punto de vista subjetivo , lo que es el fracaso.

No he comido bien, no he descansado bien, no he dormido bien, he roto una relación… El fracaso no es saber escucharse uno mismo .

.- La vida, los negocios, creo que es como una carrera de atletismo, para ganar, ¿Hay que ir en el pelotón y despuntar, liderar desde el principio, hay que ser el último…?

Tú muy bien lo has dicho.

Hay momentos en los que tienes sube y baja de puntos emocionales. Y en la carrera pasa igual, que hay momentos en los que todo va muy bien, puedes ponerte el primero y marcar tu propio ritmo. Pero cuando hay cosas que se escapan de tu control, lo que tienes que hacer es estar rezagado, pensar en aguantar esos ataques que la vida te está lanzando.

.- ¿Cómo te sientes al saber que eres inspiración para tantas personas?

Eso es lo más bonito del deporte y de la vida.

Todos moriremos algún día. La clave es como has vivido, que poso has dejado.

Noticias ahora tan recientes como la muerte de Laura, te das cuenta que podemos hacer algo para que no haya casos así. Al igual que si te caes, te levantas….

Son frases que se dicen mucho pero que no se hacen propias. Y la única manera de hacerlas propias es hacerla.  Es demostrar al mundo que eres capaz de hacer cosas, que otros creen que es imposible  porque ni siquiera se las proponen.

Y como buenos aragoneses que somos, somos tercos, cabezones, persistentes, y la constancia siempre lleva a buen puerto.

.- ¿Qué has aprendido de tus mentores?

Una frase que me dijo mi entrenador, José Luis Mareca, que no se me olvidará en la vida, que decía: “Cuanto más alto me coloque mentalmente, cuanto más ego me cree, más alta será la caída“. Porque realmente lo viví con 19 años, cuando vine de ser Campeón de Europa Junior.

Me sentía que estaba por encima del bien y del mal, además de una edad complicada. Pero pepe me lo dejo bien claro y no me arrepiento de haber aprendido de esa etapa. Si que me arrepiento de haber hecho cosas de esa juventud pero aprendí mucho.

Es una frase que le diria a todo el mundo: “Todos somos humanos y lo mejor es pensar que esto es de tú a tú”.

.- ¿En qué se piensa, en la meta o en la salida?

Yo siempre en la meta.

No soy una hormiga,  de pensar en el día a día, sino que siempre pienso en el objetivo. Intentar batir mis marcas, descansar bien, conseguir algo para alguien, lo que sea…

Soy muy competitivo. Y mi competitividad no la marca la salida, el proceso, porque ya tengo mi propio método y lo aplico siempre.  Pero es el objetivo lo que yo cambie.

Si preparo la maratón, tendrá cambio, así como si preparo la media maratón o un Cross, el método será distinto. Pero el feedback, la retroalimentación que yo tengo es lo que me aporta, he disfrutado o no con lo que he hecho.

No el resultado sino el proceso.

.- Si dieras una conferencia, ¿Qué titulo le pondrías? 

Kilómetros por año.

Porqué el único ser vivo capaz de correr 42 km. seguidos  Lo que demuestra lo que es la mente humana. Nuestros propios miedos, nuestras propias fobias, ansiedad que emana de nosotros mismos.

Cada kilometro que pasa lo concebimos como algo malo. Porque en cada cumpleaños en vez de felicitarte, casi te dan el pésame.

Se trata de disfrutar. Cuántos más años haces, cuantos más kilómetros haces, más te conoces.

.- ¿Qué recomendarías a una persona que quiere empezar una carrera en su vida?

Sobre todo que sea clara y honesta.

Que la haga porque ella realmente quiere hacerla. No porque nadie le haya dicho que es bueno correr o lo que sea.

Tiene que salir de ti. Por muy contante que sea, sino ves finalidad a lo que haces… Yo quería hacer atletismo porque yo quería hacer atletismo. SI no hubiera tenido la convicción de seguir en el atletismo no hubiera sido atleta .

.- ¿Como se combate la pereza?

Es muy difícil. Es un gran pecado capital, más palpable en la sociedad.

Y se combate con el recuerdo, de aun teniendo mucha pereza te has obligado a ti mismo y lo has conseguido. Recuperando ese sentimiento de satisfacción personal. Ya que es la pereza la que te gana la batalla en el 90% de las ocasiones.

.- ¿Qué te gustaría decirnos dentro de 5 años?

Me gustaría decirte que soy padre, aunque no tengo novia en estos momentos.

Me gustaría decirte que he vuelto de unos Juegos Olímpicos, y con la sensación de haber conseguido lo que yo quería.

Y me gustaría decirte que estoy cerca de retirarme. Ya que significaría que gente más joven está pisando fuerte y me está haciendo hueco. Pero no es retirarme ya que una frase que dicen muchos deportistas, que es hay que saber retirarte tú y no que el deporte te retire a ti.

.- ¿Éxito o paz?

Paz.

El éxito puede tener muchos caminos. La paz es conciencia tranquila, honestidad, trabajo bien hecho.

.- Una reflexión para los lectores de esta entrevista.

La vida pasa muy deprisa y muchas veces hacemos cosas que la sociedad nos empuja a hacer. E invito a esa gente que en cualquier momento de su vida se siente con ella misma a hablar y preguntarse: ¿Qué es lo que realmente yo quiero hacer con mi vida?.

Es algo que da miedo, porque somos nuestro mejor amigo pero también nuestro peor enemigo. Y al final no nos escuchamos nunca porque todo tiene horarios.

La única forma de combatir el paso del tiempo es reinventarse.

 

¿Aún tomada la decisión , te sientes culpable?

La culpa es uno de los sentimientos más negativos que puede tener el ser humano, y al mismo tiempo, una de las maneras más utilizadas para manipular a los otros” dice Bernardo Stamateas

Tras haber optado por una opción, nos sentimos culpables.

Hemos hecho lo inimaginable para nosotros. Hemos dado el salto y hemos optado por una decisión.  Estamos que no nos lo creemos de lo que hemos sido capaces.

Aún con los nervios, la incertidumbre que recorre nuestra piel, hemos dado un paso adelante.

Pero no creas que ya todo va a ser coser y cantar.

Aún creyendo que habías optado por la mejor decisión, de vez en cuando te sentirás culpable.

¿Por qué?

Por MIEDO.

Nos sentimos culpables:

.- Porque creemos que más vale malo conocido que bueno por conocer. 

Aunque en nuestro caminar por la decisión adoptada, nos esté yendo bien las cosas. A veces hasta mejor de lo que nos imaginábamos, nuestro ego, no esta acostumbrado a lo que hemos hecho.

Así que en los momentos de debilidad, en los que paras, tu cerebro verá que es el momento adecuado para decirte: “¿Te acuerdas cuando no tenias más obligación que hacer tu trabajo y marcharte a casa al acabar el horario establecido? ¿Te acuerdas cuando eras libre y no tenías el compromiso que has contraído ahora mismo?”.

Lo que quiere tu cerebro, es que vuelvas a donde estabas antes. Porqué él se sentía mejor, más cómodo, dominaba más la situación.

Quizá te confundas con la opción que escogiste , o quizá no. Pero ante todo tienes que darte una oportunidad para descubrirlo. Aunque recuerda, nunca habrás fracasado, ya que habrás aprendido más que están en el sofa, quejándote por la vida que tenías.

.- Porqué no confías en ti. 

Nos sentimos culpables porque creemos ( excusa ) que hemos podido poner en peligro a otras personas con nuestra decisión, aunque nos apoyasen.

Si esas personas realmente te querían, te habrán ofrecido un cheque en blanco como gesto de su confianza hacia ti. Ellos quieren tu felicidad, tu éxito, y tú mientras tanto piensas que los has podido defraudar.

Lo que pasa es que no confías en ti. Como no sabes lo que te espera, lo que te deparará el camino, te sientes culpable. Te sientes responsable de la seguridad de esas personas y crees que no podrás darle lo que antes les dabas. ¿Y quién dice que quizá les proveas de más seguridad ahora que antes?

.- Por las circunstancias que nos rodean. 

Por una vez que has pensado en ti, que has dado el paso de luchar por tu sueños. Que no has pensado en nada más que has venido a esta vida a realizarte dándote a los demás, las circunstancias están cambiando.

No cambian las circunstancias, a no ser que sea un hecho como un tema personal grave que ha surgido de repente. Lo que pasa es el paisaje que ves ahora , es diferente.

Ya no tienes un horario determinado. Ya no duermes sola en la cama. Un nuevo compromiso significa, nuevas circunstancias.

Te sientes culpable porque no te adaptas a las circunstancias que tu decisión te ha ofrecido. Toda decisión lleva cambios, pero lo que en el fondo te pasa, es que aún habiendo elegido tú, tienes miedo y no confías en ti.

Los agoreros sé que estarán pensando, “ a lo mejor nos sentimos culpables porque hemos dado un paso al frente y no era el momento, o no había las circunstancias ideales, o sientes que no habias estudiado e ideado todo lo que el camino te está ofreciendo y poniendo en medio del mismo”.

¡¡EXCUSAS!!.

¿Por qué?

.- Porqué el momento perfecto nunca existirá para dar un paso adelante.

.- Porqué si realmente te quieren, aceptarán , respetarán tus decisiones. Apoyándote siempre. Así que deja de apoyar tus miedos en ellos, porque no tienen la culpa.

.- Estás echando la culpa a los demás y no acallando tu miedo, Miedo que no te deja ver el campo de posibilidades que se te han abierto.  Pero lo peor de todo, como queremos las cosas para antes de ayer, no te estás dando la oportunidad a ti de conocer, de saber de lo que eres capaz y de lo que no. Pero también de no tener paciencia, porque el éxito, no se llega de un dia para otro. Al no ser que quieras un éxito como los demás, es decir MEDIOCRE y que no exprese realmente quien eres.

¿Cómo combatir ese complejo de culpabilidad?

(Lo mismo se aplica a las decisiones profesionales, como las emocionales, como a ese trozo de tarta que te comes cuando nadie te ve por la noche)

  • Siéntete culpable por no hacer lo que sientes que tienes que hacer. Por lo que has hecho, si ha sido en coherencia con lo que sentías. FELICIDADES.
  • Cualquier cosa, que te digas como parapeto, al miedo que tienes, es una EXCUSA.  No sabes lo que va a pasar, no sabes cómo va a ocurrir, déjate de ponerte excusas antes de empezar para “salvarte” el culo si no llegas a lo que sentías que te merecías.
  • Date la oportunidad. Si está en tu vida, es por algo. Descúbrelo. Quizá no es exactamente igual con lo que soñabas, pero quizá sea mucho mejor. Pero ante todo te estarás dando la oportunidad de descubrir quien eres, lo que sientes de verdad y tus talentos. Porqué que yo sepa, llorando por las noches a escondidas quejándote de la vida que llevas y soñando con una nueva, pero sin hacer nada, no te iba lo bien que querías.
  • Cada dia creo que la vida está para vivirla, y no para sobrevivirla. Porque cuando estamos sobreviviendo, solo nos preguntamos: ¿Qué hubiera pasado si..? ¿Y si lo hubiera intentado…? . Mientras cuando estamos viviendo , solo decimos una cosa: “¿Te acuerdas de lo ocurrido con..?

Deja de sentirte culpable y empieza haciéndote responsable.

 

Santi Balmes: “El éxito es bastante opiáceo”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” es un placer presentar a Santi Balmes.

Todos sabemos lo que es el hambre.

Ése ruido que nos hace las tripas, o creemos que nos hacen, cuando llevamos tiempo sin ingerir ningún tipo de alimentos.

Pero ¿Qué pasaría si te dijera que todos tenemos un hambre invisible y sólo unos pocos lo satisfacen? Es el hambre que te dice que te sientes vacío, que nada hasta ahora te llenará y que tienes que satisfacer tu hambre espiritual y/o personal, de otra manera.

Son aquellos que sienten que la vida es mucho más de lo que nos dicen que tendemos que conseguir a cierta edad. Un hambre que nace de crisis que nos hacen parar y darnos cuenta, que es hora de responder a preguntas que habíamos olvidado.

Santi, líder del grupo musical “Love Of Lesbian“, nos presenta en su último libro “El hambre invisible“, una novela, en la que nos cuenta el camino para satisfacer ese hambre.

GRACIAS SANTI por recordarnos el poder que tienen las preguntas en nuestra vida y la necesidad de responderlas. Así también el escuchar porqué tenemos “ése hambre” que nos dice que algo no está yendo como debería. Podéis conocer más del trabajo de Santi a través de Twitter e Instagram.

.-¿Qué tiene que llevar una mochila que nos acompañe en nuestro viaje interior?

Sobre todo necesidad de preguntas. Es indispensable de alguna manera veas una sincronía o una falta de sincronía entre tus impulsos, tu vida normal, tu sensación de culpa, tu sensación de impunidad . Y tu confrontación del Yo social con el Yo interno cuando entra en una debacle y en una planteamiento de P a Pa de todo, que parece que es cuando ocurren los 40 tienes que recapitular. Tienes que hacer algún tipo, no de regresión, pero una si una elaboración de un mapa psíquico. Es preguntarte ¿Dónde estoy? ¿Como me imagino por dentro? ¿Cómo estoy departamentado?. Y a partir de ahí empezar a sacar una ciertas conclusiones como mínimo. O al menos relativizar.

.-¿Qué ocurriría si los seres humanos nos enfrentáramos a los problemas antes que se hicieran más grandes?

Yo también creo, como tú piensas, David, que los súper héroes no existirían. Ya que no hay una reflexión previa a la actuación.

Generalmente tú actuas y no sabes porqué lo estás haciendo.

Últimamente estoy intentado como adivinar antes de actuar qué es lo que está a punto de surgir. Y a partir de ahí, con los vicios que puedas tener así como las tendencias, no quiere decir que no sucumbes a ellas, pero sí que sucumbes de una forma mucho más consciente. Que no dejándote llevar y preguntarte toda la vida ;”Me he dejado llevar por una corriente que tampoco sé si me ha perjudicado o no”.

No quería entrar en la duda si me había perjudicado o no, pero sí en ser más consciente de mí mismo. Es llegar a ese punto de consciencia.

.-¿Cuántas personalidades tiene el ser humano?

Depende de la simplicidad de la persona. De lo poco contradictorio que sea.

Cuando tú indagas en la vida de autores, de músicos, de genios …te das cuenta que hay una parte muy oculta y que gracias a ella y a esta contradicción, surge lo que es la obra artística de estas personas. Y algo que es indisoluble además.

.- ¿Qué poder tienen las expectativas en las personas?

Nos hacen demasiado.  Porque al final te llevan a la ira.

Hoy lo estaba hablando con mi mujer. Tenemos una persona que no sabes si es por Ego o porqué, es ingenua de la vida, espera mucho de los demás. Situación que solamente conduce a la ira continua, que mantiene con todo. Todo le decepciona, todo es un mundo que le falla en sus expectativas cuando en realidad no es así.

Yo cuando me levanto por las mañanas, ejerzo un pesimismo optimismo, pensando que no me va ir bien el día y todo lo que me venga es un puto regalo.

.- Somos cobayas mentales, ¿Cómo salimos de esa rueda?

Es difícil. Porque principalmente hay un problema físico que es la inercia  Y a partir de ahí, parar la oleada de dejar de fumar o dejar de meterte droga hasta las cejas, parte de una inercia que es muy difícil de parar.

Es quizá no darle más impulso, no darle más fuerza a la rueda. Es darle impulso a otras cosas que tienes abandonadas y que son mucho más positivas para ti.

.- ¿Qué es lo mejor que ha hecho la familia por ti?

Yo creo que muchas familias se basan en la figura de los abuelos. En mi caso fueron ejemplares, excepcionales y en el momento que hubieron caídas estuvieron ahí para recoger a la familia.

A partir de ahi, yo creo que hay una terrible injusticia del nieto adolescente con el abuelo o con la abuela.  Yo me acuerdo de mi abuela con 80 años que todavía iba a comprar. Me la encontraba cargada de bolsas y yo le decía que le ayudaba, pero ella no quería.  Había una sensación de sacrificio femenino de estar al servicio del marido, del hijo y luego del nieto.

Es algo que siempre me ha fascinado y creo que hasta cierto punto somos una generación bastante desagradecida en ese sentido.

.- ¿A qué es fiel Santi?

Soy leal.

Leal a lo que me vibra por dentro. No al impulso. A lo que me vibra de una manera más entera. No una vibración sexual sino que a visión que me hace ir hacia un lado y aunque haya errores o no, me llevará a un sitio diferente que no han llegado los demás.

A ponerme en peligro soy muy fiel .

.- Todos tenemos que hacer magia dentro de la rutina, ¿Qué piensas?

Desde luego que si.

Y no lo hacemos. Cuando era niño, el mundo me entraba en 360 grados, por todos los poros de mi piel. Y a día de hoy, cada vez es más difícil.

Tengo que hacer el jercicio de saber disfurtar de una tortilla de patatas. Y es el esfuerzo que tienes que hacer diariamente por seguir viviendo en un estado entre la consciencia y el sueño, que es un estado temporal y maravilloso.

A día de hoy estamos contando el tiempo todo el rato y me pone muy nervioso.

Yo de niño no contaba el tiempo. No queremos darnos cuenta que sólo tenemos el presente. Pero convertir ese presente en la eternidad es lo que tendríamos que hacer. Y no estar pensando en todas esas cosas que nos preocupan tanto.

A través de la meditación he logrado bastante pero cuesta un huevo, demasiado. Estar presente en el presente.

.- ¿Qué es peor: El hambre invisible o el hambre por no comerte una palmera de chocolate?

El hambre invisible.

Porque no puede verbalizarlo. Es una continua insatisfacción que tienes.

La palmera de chocolate es fácilmente subsanable y verbalizable.

.- ¿El éxito es el peor de los opiáceos?

Es bastante opiáceo. Es un sentimiento de impunidad como te he dicho antes, pero segundo que quizá a partir de que tienes un éxito desmesurado, empieza lo peor de tu obra.

Eres más condescendiente, crees que todo vale ya .Cuando partes de ese sentimiento de derrota, tus primeros trabajos son mucho más originales que los que vienen a continuación.  Es el triple esfuerzo el que tienes que hacer a raíz del éxito como para situarte en un contexto de los tuyos, pisando tierra.

Antes era muy fácil. A partir de ahí creabas un universo de cómo evasión a. Ahora estas viviendo en un universo muy bonito pero tienes que tener el esfuerzo de tener el otro pie de que es la vida formal de las personas para poder empatizar en ese sentido y seguir siendo creativo.

.- ¿Qué libro nos recomendarías?

Te recomendaría “El libro de la sabiduría: Los 7 puntos del entrenamiento mental” que es de Osho. Me lo leí hace poco y reconozco que me dejo bastante impactado.  Además en Netflix hay una serie que se llama “Wild Wild Country” también de Osho, que es muy interesante.

 

 

 

¡¡Nunca estamos preparados para el verdadero Éxito!!

Antes que nada , la preparación es la llave del éxito” decía Alexandre G.Bell

Estoy preparado para el éxito, siento que me lo merezco. Que ya me toca después de todos los esfuerzo que he realizado y todo lo que he hecho“.

Esta frase desprende dos cosas:

Cuando más creemos que estamos preparados, más miedo tenemos. Y es la ansiedad y la necesidad la que está hablando por nosotros.

  • Y no se trata de cuando nosotros creemos que podremos, sino cuando la vida determina que nos lo merecemos.

Me gusta oír frases como: “Estoy preparado para emprender…Estoy preparado para todo lo que me venga, voy a conseguirlo…voy a perder los kilos que me sobran.. Estoy preparado para una relación..”

Sólo de escribir estas reflexiones de la gente, tiemblo. Porque la verdad dictamina, QUE NO ESTAMOS PREPARADOS PARA EL ÉXITO. Para el de verdad, para el que todos consiguen, cualquiera vale.

El ser humano cree que está preparado, o al menos es lo que sus deseos le dicen, pero en el fondo, y más en el mundo del éxito, no estamos preparados. Y creo que nunca lo estaremos.

Pero es que la gente que he entrevistado, que podríamos tildar de “exitosa”, nunca han estado preparadas para todo lo que les han venido. Sienten que es una consencuencia de muchas cosas, no lo buscaban.

Quieres el éxito, pero sin embargo:

1.- Las metas que sean fáciles y que lleguemos a ellas lo más rapido posible, por favor. 

¿Entonces qué queremos? Queremos satisfacer nuestro ego, diciéndole que hemos conseguido algo que no teníamos y ya está. Pero si además no nos hacen salirnos de lo establecido, de la rutina que tenemos con nuestra gente.

En definitiva, queremos el éxito, pero no saltarnos el Status Quo que nos rodea. Para eso, mejor no hacer nada, señores.

El legado, el éxito, la felicidad, no está dentro de los limites de lo establecido. No es ser una copia barata de la persona de éxito de verdad con algún retoque en la ropa o en el pelo, creyendo que así eres diferente y una persona de éxito.

No queremos forzarnos. No queremos perder kilos, que ya llevaban mucho tiempo con nosotros y les hemos cogido cariño. No queremos decir lo que pensamos y sentimos, diciendo al final lo que dicen los demás. Hacemos cosas que creemos que nos llevarán al éxito, cuando en el fondo, nos llevarán a la mediocridad y a diluirnos entre los demás que han hecho lo mismo que nosotros.

Recuerda: lo habitual siempre déjalo que te mire las espaldas mientras tú lo consigues.

2.- Nos distraemos hasta con una mosca. 

Nos proponemos retos y más ahora en Navidad. Tema del que hablaré próximamente. Nos compramos ropa, nos compramos todo lo que necesitamos para alcanzarlo. Dejamos la agenda el tiempo que creemos que necesitamos para ponernos manos a la obra, pero cuando empezamos, la mínima mosca nos hace desenfocarnos de nuestra meta.

Y sobre todo en mundo, en el que se quieren las cosas para antes de ayer. Si vemos que no hemos conseguido resultados en el tiempo en el que el guru nos ha dicho que él los consiguió, nos vamos corriendo con la mosca, para jugar con ella.

El éxito lleva tiempo, TE GUSTE o NO. Y nada puede distraerte de tu obsesión sana, que es alcanzar la meta que te has propuesto.

Preferimos las cosas creemos que serán buenas para nosotros, dejando a un lado el poder de alcanzar las excelentes.

3.- ¡¡Qué se sacrifique otro, pero yo no!!.

Este puente lo he pasado leyendo. Sentía que tenía que leer. Quería ponerme al día en diversos temas y reafirmar ideas para mi próximo libro. Y la gente me decía que no entendía mis sacrificios cuando podría estar bebiendo cervezas con ellos.

Queremos el éxito pero nada de sudar. Queremos el reconocimiento pero sin esfuerzo ni ojeras.  Queremos un tipo que quite el hipo y si puede ser a través de pastillas, mejor.

Cuando creemos que no lo vamos a conseguir, tiramos la toalla. Ya nos da igual que le hayamos prometido a nuestro sobrino que entraríamos por él, en ese traje, que lo que sea.

¡¡TIRAMOS LA TOALLA!!.

Quiere decir que no te habias comprometido con el propósito. Que realmente no querias conseguir lo que habias dicho que ibas a conseguir y que tu palabra se va a la mierda. Ya nadie creerá en ella.

4.- ¡¡Como no lo consiga a la primera, fuera!!.

No somos constantes. No somos tenaces. Seamos claros.

Y acabamos volviendo a la infancia, cuando intentábamos algo y no lo conseguíamos. Pataleamos, pedimos ayuda a nuestros padres, amigos o pareja. Y sobre todo necesitamos que alguien nos de un abrazo, que nos cuiden, y que vean que la vida es perra con nosotros.

Algunas relaciones se han conseguido gracias al método “pico y pala”. ¿Y por qué no lo aplicas contigo y tus sueños?

Si es lo que quieres, sigue adelante. Un NO, normalmente suele significar “por aquí no, sigue buscando”. Pero pensamos que ése era el único camino y ya tiramos la toalla. Ya creemos que no habrá más caminos.

Constante y tenaz. Es que tu persistencia es la única que puede derribar las barreras que a los demás le parecen infranqueables.

5.- Como no sabemos ni quienes somos, nos convertimos en copias de otros. 

Ése que tienes delante en el espejo todas las mañanas, quiere unas cosas, que nadie quiere. Quiere ser él mismo, quiere conseguir metas que nadie ha conseguido, quiere ser él mismo. ¿Pero que has acabado haciendo? Como tienes miedo a saber qué quieres, a salirte de las expectativas de los demás, pues acabas haciendo lo que está de moda, lo que los demás desean para ti.

Sabes lo que vales, y sabes también en qué no eres bueno, ¿entonces por qué sigues modas y no luchas por lo que eres? Son tus sueños y sólo tuyos.

Hace unos días me preguntaban en Sevilla, si creía que había copias “baratas” de marcas personales de otros. Y SI, lo repetí por activa y por pasiva. Y aún la gente cree que copiando a los demás, serán diferentes y con el mismo éxito que copian.

¡¡ILUSOS!!. Por querer llegar al éxito de forma rapido, copias la personalidad de otra persona y a los demás nos prohíbes conocerte de verdad.

6.- ¡¡Ya me costó a mí llegar como para ayudar a otros a que estén en mi mismo lugar!!.

Así somos. E G O I S T A S.

Nos olvidamos de quienes nos han ayudado. Nos olvidamos de todo lo que hemos vivido, de lo que hemos sufrido. Así que ahora que estamos donde nuestros sueños nos han llevado, eso de ayudar a los demás, a conseguir también sus sueños, pues como que no.

Sobre todo no vayan a quitarnos el puesto que tanto nos ha costado.

Son algunos de los comportamientos que tenemos mientras nos repetimos una y otra vez que estamos por fin preparados para el éxito, la fama y el reconocimiento.

¿Y tú crees que así lo vas a conseguir? Sólo conseguirás lo que los demás consiguen, migajas. Cuando el verdadero éxito te está esperando si no haces lo que has hecho hasta ahora.

 

¡¡Libérate de las expectativas!!

La vida no tiene obligación de darnos lo que esperamos” decía Margaret Mitchell

Lo que nos pasa o no nos pase en nuestras vidas, está relacionado con las expectativas que tengamos al respecto.

Muchas de las decisiones las tomamos en función de expectativas. Sin datos reales y pensando que se van a cumplir si o si, porqué lo digas tú.

Todo lo basamos en función de las expectativas tengamos o se puedan generar al respecto.

Me explico:

.- No decimos lo que sentimos, porque tenemos la expectativa que si lo hacemos, se podría liar una gorda. Y seguro que las consecuencias son para nosotros, aunque no entandamos por qué.

.- No decimos que estamos haciendo , porque los demás tenían unas expectativas con nosotros que seguramente se le caerán cuando se lo digamos.

.- Vamos, aunque no queramos a sitios, porque las expectativas que tienen los demás sobre nosotros, es que como siempre hemos ido, ¿Por qué no vamos a ir esta vez?

.- Nos dicen que les hemos defraudado, porque tenían unas expectativas altas sobre nosotros. Y nosotros mientras tanto preguntándonos: ¿Qué hemos hecho?

Son algunas de las situaciones que hacemos y no hacemos, en función de las expectativas que hemos generado o los demás se han generado sobre nosotros.

Tenemos miedo a no satisfacer esas expectativas que tienen los demás sobre nosotros. Y por eso nos bloqueamos. Bloqueando entre otras cosas, nuestra creatividad.

Al tener miedo a las consecuencias, acabamos haciendo siempre lo mismo. Y tarde o temprano, te acaba frustrando.

Si, porque la creatividad es la muestra más importante del amor. Amor que tienes por ti mismo, por lo que haces, por lo que sientes.

Y si optas por mantener el mismo nivel de lo que estabas haciendo, por no “molestar” o defraudar a los demás, estás desencantándote a ti mismo y no viendo otros caminos que podrían darte más felicidad o éxito.

Pero no solamente estoy hablando en el plano profesional, sino también en el personal.

Tenemos miedo a decir que no queremos hacer lo mismo que nuestros hermanos, por no defraudar y romper las expectativas que tenían nuestros padres sobre nosotros.

Miedo a las represalias por no ir a un evento de nuestros amigos , que realmente, ni nos apetece ni queremos ir.

Miedo a decir lo que nos parece una acción de nuestros amigos, no vaya a sentarles mal.

¿Y mientras tanto nosotros?

Frustración, miedo, rabia , impotencia…Pero sobre todo dejamos de ser nosotros mismos. Y esa relación seguro que empezará a resquebrajarse .

Pero por culpa de los dos:

.- Uno por pensar, que siempre vamos a actuar como siempre habíamos actuado. O esperaba que íbamos a actuar.

.- Y tú, por no ser coherente contigo mismo y decir lo que sentías y querías de verdad.

Hace poco le preguntaba a un escritor muy importante de este país:

¿Qué poder tienen las expectativas de los demás sobre tus obras?. Mira David, al principio sufría mucho cuando no llegaba a colmar los deseos y expectativas de los demás. Pero a día de hoy, lo siento pero me da igual. No es Ego ni tonterías. Pero somos muy hipócritas. Queremos innovación, cosas diferentes, avances, y cuando haces algo que se sale de lo establecido, ya dicen que nos has cumplido las expectativas, estás terminado o que un bodrio”.

Cuando no cumplimos lo que los demás piensan, que deberíamos hacer o superar el listón que tienen sobre nosotros, ya nos descartan. Creen que hemos fracasado o defraudado.

Por eso tenemos a conferenciantes, escritores de libros o amigos, que llevan más de 10 años diciendo lo mismo, escribiendo sobre el mismo tema o diciendo la misma “broma”, por miedo a salirse de lo que los demás creen que debería decir o hacer.

¿Pero qué es tener expectativas?

Según la R.A.E. “Esperanza de conseguir algo o hacer algo. Posibilidad razonable de que algo suceda. Posibilidad de conseguir algo, al ocurrir un suceso que se prevé.”

Por lo tanto vemos:

.- Si esa esperanza no se alcanza, nos frustramos. Pensando que somos unos fracasados, que ya nunca podremos ver un arcoíris por siempre jamás, que ilumine nuestro camino.

.- ¿Algo razonable? O mejor dicho., algo que satisfaga nuestros deseos y no lo que la vida nos depare. Porque quieras o no, ¿Cuántas veces has tenido la expectativa, creencia que iba a pasar una cosa y luego la vida te ha puesto otra delante?. No se trata de lo que tus deseos anhelen, sino de lo que toque en ese momento.

.- Hasta los “futurólogos” se confunden. Si de verdad acertaran, a día de hoy ya estaría casado, con hijos y habría dado varias veces la vuelta al mundo  Si tienen que ocurrir la cosas, van a ocurrir, No a lo mejor cuando nosotros queramos, sino cuando tienen que ocurrir. ¿Cabe una posibilidad? SI, pero no nos aferremos a ella, porque puede no  ocurrir, ya que no tenemos el poder sobre todas las circunstancias que rodean a esa situación.

Las expectativas son comparaciones.

Tenemos la expectativa de que ocurra algo, porque lo comparamos con la situación de la de donde venimos.

Tenemos la expectativa de que el trabajo nuevo salga igual que el anterior, ya que el otro fue un éxito.

Tenemos la expectativa que esta relación salga bien, ya que la anterior fue una mierda.

Así que:

.-  Deja de comparar futuro con el pasado, porque mientras tanto estas perdiendo el presente.

.-  Recuerda que se puede cumplir tus expectativas. Pero aún así te pueden defraudar, al no ser lo que realmente creías que querías. No por cumplir una expectativa , la vida ya será de color de rosa para siempre.

.- Tienes expectativas y a veces desmesuradas, porque no confías en ti. Si la vida te ha puesto en ese camino, confía. Tomamos la expectativa como una balsa de seguridad ante la incertidumbre. La única balsa tienes que ser tú mismo.

.- No tengas expectativas desmesuradas, sino realistas, con nada ni con nadie. Están hablando tus deseos, tus miedos, estás idealizando,. Ir con los pies de plomo es más seguro que darte cuenta que no había nada de lo que creías o te decían que había.

.- Sin expectativas,  damos la oportunidad a ver más allá a todo lo que la vida nos pone por delante. No etiquetamos, no comparamos, descubrimos que nos quiere decir. Vemos detalles que no veríamos si estuviéramos comparando con situaciones pasadas.

Con la única expectativa que deberíamos vivir, es que al dia siguiente, salga el sol.

¿Cuántas expectativas hay en tu vida ahora mismo?

 

¡¡Deja de joderte la vida!!

Observo. Me callo. Me decepciono. Aprendo. Sonrío y continuo

Cada día pienso más, que somos nosotros mismos quienes somos los responsables de jodernos la vida.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que has perdido el tiempo y que nunca podrás permitirte hacer lo que siempre has querido hacer. Como dice Manolo García :” Nunca el tiempo es perdido..”.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que la única manera de ser alguien en las redes sociales es copiando lo que hacen los demás. Cuando en realidad además nos estás jodiendo la vida a nosotros porque nos estamos perdiendo tu talento.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que por no sentirte sol@ te aferras a cualquier persona o situación. Crees que ya nadie te querrá y por eso, te subes a cualquier tren que te de un poco de cariño. Ojala te salga bien, pero no son buenas expectativas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que no hay vida más allá de tus “amigos”. Haces lo que dicen, sientes lo que quieren que sientas, y mientras tanto te vas a dormir sabiendo que ni te lo has pasado bien, ni estás a gusto, ni es la vida que quieres llevar. Hay gente que te está esperando con tus mismos deseos y anhelos, pero tú mientras tanto por miedo, por el qué dirán, no das un paso adelante hacia tu paz.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, creyendo que no hay vida más allá de la relacion profesional que tienes. Aguantas comentarios que no aguantarías si tuvieras más confianza en ti mismo. Crees que trabajar en una empresa es aguantar los malos modales y cuando recibes una sonrisa, un halago por tu trabajo o un abrazo, lo rechazas o piensas: ¿Cuál serán las verdaderas intenciones de esta persona?.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que tienes la razón absoluta en todo lo que haces o en todo lo que piensas. Y rechazando para siempre, a todas aquellas personas, que “no te bailan el agua”. Porque el mundo, sino lo sabes, es mucho más grande que tu cerebro. Y no solamente estás viviendo tú en él. Lo que te pasa, es que tienes miedo a saber, que quizá hay más mundo a parte del tuyo. Deja de excusarte en creencias que solamente son eso, creencias.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, en excusas, que te has creído y hecho tuyas principalmente porqué has dejado que los demás dominaran tu vida. No eres inútil, no eres un triste, no eres un vago, no eres un lento, no eres un desagradecido,… No eres todo lo que te han dicho los demás que eres. Es su percepción, no la tuya. Te has jodido la vida, porque has creido que ellos sabían más de ti, que tú mismo.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, creyendo que una vez conseguida una cierta posición, los demás tienen que hacerte la reverencia ante tu paso y acatar tus ordenes. Deja de joderte la vida, pensando que un titulo te va a dar la razón absoluta, que eres un gran líder y que tus ideas siempre serán las correctas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que nunca serás nadie hasta que no consigas un titulo. Que nadie te hará caso, hasta que no tengas un titulo que demuestre que sabes lo que ya sabias.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que es necesaria la aprobación de todo tu circulo para dar un paso más allá de lo que normalmente haces. ¿Dónde queda tu poder de decisión y tu libertad? Si no haces daño a nadie, y quieres intentarlo. ¿A qué esperas?

DEJA DE JODERTE LA VIDA, mientras te estás callando lo que sientes de verdad por esa persona. Miedo, si. ¿Perdiendo una oportunidad? También. Porque mientras crees que deberías, que quizá podría o te dejará de hablar, quizá estes perdiendo la oportunidad de tu vida.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensado que la felicidad es tu meta. Te jodes la vida porque crees que no existe otra cosa más que ella. Pero el contrapunto a la felicidad, es la infelicidad. Y nunca conseguirás ser feliz, como dicen que tenemos que ser, porque siempre creerás que eres infeliz, por la insatisfacción que te producen tus pertenencias. Viendo que eso no es la felicidad de la que tanto hablan.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, teniendo miedo al silencio. Poniendo música, la televisión nada más llegar a casa porque no quieres oír lo que dice tu cabeza. Esos pensamientos que te dicen que no estás haciendo lo que deberías realmente hacer. Y así usando la ruido, no piensas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, no dando un paso adelante sintiendo que necesitas todos los datos para darlo hacia el camino correcto. Nunca los tendrás y mientras tanto el miedo te dominará.

NOS JODEMOS LA VIDA NOSOTROS MISMOS:

.- Dejando que los demás dominen nuestra vida.

.- Creyendo que los demás saben más que nosotros, quizá simplemente por una edad en el DNI o un rasgo familiar.

.- Creyendo que no somos dignos de nada. Ya que nunca hemos tenido el éxito ni la felicidad. ¿Y por qué ahora si?, nos preguntaremos. ¿Y por qué no? te responderé.

.- Porque no queremos aceptar lo que realmente sentimos, queremos y deseamos.

.- No creyendo en nosotros mismos.

No te están jodiendo la vida los demás, te la estás jodiendo tú mismo no permitiéndote escucharte, descubrirte y motivarte.

¿Y tú cómo te estás jodiendo la vida?