¿Cómo hacer que te pasen cosas buenas?

Las buenas cosas ocurren todos los días. Solo nos tenemos que dar cuenta de ellas” decía Anne Wilson Schaef

Desde que tenemos uso de razón, o eso creemos, tenemos un destino.

Queremos que nos pasen cosas buenas. Y como bien dice Marian Rojas en su libro , desde que nos levantamos hasta que nos acostamos estamos siempre preguntándonos :”¿Cómo hacer qué nos pasen cosas buenas?“.

Consideramos cosas buenas como tener una cuenta en redes sociales que aumente de seguidores de forma constante, que nos podamos ir por fin a New York o que la compañera de trabajo sea despedida.

Estamos preguntándonos todo el día, ¿Cómo hacer para que nos pasen cosas buenas?. Es decir, estamos todo el día pensando, en la forma de alcanzar, la felicidad.

Y si nos dan la manera más rápida posible para creer que la hemos alcanzado, ¿Dónde tenemos que firmar?

No hay una formula para la felicidad. No hay una formula para el éxito. ¡¡NO HAY FORMULA QUE TE LLEVE A TRAVÉS DE UN ATAJO A ESO QUE LLAMAN LOS DEMÁS, LA FELICIDAD!!.

Desconfia de todos aquellos métodos milagrosos y rapidos que te digan, que en el menor tiempo posible, te van a llevar  al éxito o a la felicidad, porque no es así.

Lo que pasa , es que creemos que los métodos que ha utilizado una persona, te van a servir a ti y aún con mejores resultados,  y acabas lamentándote porqué tras haber invertido tanto, no lo has conseguido.

PORQUE TU FELICIDAD, ES EL SENTIDO QUE LE DAS A TU VIDA. NO LA FELICIDAD LIGHT QUE TE VENDE ESE GURÚ.

Pero lo que nos han vendido y nos hemos tragado entero, es que la felicidad son los followers, el postureo y tener una familia, casa con un garaje en el que quepan 2 coches. Y no es así .

Pero cuando nos damos cuenta, que no somos felices, preferimos ocultarlo, respondiendo a los demás con rabia, ego, frustración y “mala uva”, que reconocer que estamos sufriendo.

Se nos ha enseñado que eso de mostrar tus emociones, está prohibido. Y más si son emociones que pueden utilizarse en tu contra ya que te verán débil.

La experiencia personal y con clientes, me ha dicho que expresar el sufrimiento ayuda mucho más que una noche de juerga por ahi.  Es una bofetada de realidad, en la que te demuestra que todos no son tan poderosos como nos hacen creer. O nuestro ego, mejor dicho.

Por lo tanto, nos damos cuenta, por el camino del sufrimiento, que ese concepto de felicidad que los medios de comunicación, los libros de la ley de atracción o “cómo ser feliz en 21 días”, no van contigo.

Felicidad consumida, que nos dice ” Serás feliz sólo si...”. Provocando frustraciones si no llegamos alcanzar ese nivel propuesto por la “industria”.  Haciendo lo que sea posible por alcanzarlo, porque sino seremos tildados de infelices, mediocres o demás…ya que no tenemos esa capacidad de esfuerzo y resultados para alcanzarla.

¿Y QUÉ HACEMOS? Te estarás preguntando.

¡¡DEJAR DE VIVIR PRE-OCUPADO POR LA CONSECUCIÓN DE ESA FELICIDAD!!.

No eres ni mejor ni peor por un número de seguidores, por dar más o menos conferencias que tus compañeros o no tener parjea a cierta edad.

¡¡ NO ERES NI MEJOR NI PEOR. DEJA DE VIVIR EN UN ESTRES CONTINUO!!. Porque aunque lo consiguieras, luego te estaría preguntado.: ¿Y esto es por lo que he estado peleando?.

Aún tras haberlo conseguido, no estás a gusto con ello, te defrauda…PORQUE NO ERA TU FELICIDAD, ERA LA DE LOS DEMÁS. Y les hiciste caso porque tenías miedo a descubrir qué habría detrás de esa curiosidad que tenías de la que olvidaste por contentar a los demás.

Sobrevivimos , tragándonos olas y olas de pensamientos tóxicos.  Intentando sobrevivir añorando el pasado y/o deseando que el futuro venga lo más rapido posible a nosotros, desde el sofa en el que nos quejamos de la vida perra que llevamos.

Miedos que en el 99% nunca ocurrirán y culpas por la situación que crees que te encuentras , que te hundirán.

Perdonate si así  te sientes y olbserva desde el exterior esa situación, en la que por una decisión te ha llevado a ese momento. Que yo sepa no puedes volver atrás, así que perdónate.

Cada día creo menos en la palabra felicidad, y si en la palabra paz. La felicidad no es lo que nos pasó, sino como gestionamos lo que nos pasa. Es estar en paz contigo mismo, aceptando los hecho como vienen y poniéndote manos a la obra en los que puedas influir.

En definitiva, ES VIVIR EN EL MOMENTO PRESENTE.

Esa es la definición para mi, de felicidad. La paz con uno mismo en el momento presente, en el ahora.

Toda realidad cambia, cuando cambias tu forma de pensar. Cuando es TU FORMA de pensar, no la que dicen los demás que tienes que llevar . Y para ello tienes que abandonar el papel de victima, y empezar a ser el dueño y señor de tu vida, de tus pensamientos.

Mucha gente que han pasado por el blog me ha dicho, “Hasta que no me di cuenta de quien era yo…Hasta que no me di cuenta que lo único que tenia, era el presente…Hasta ése momento en el que me di cuenta que la vida no era siempre lo negativo, que había cosas asombrosas…no empece atraer cosas buenas a la mia”.

Cuando;

  • uno se quita de encima, lo que creía que era y no le daba resultados. Es decir se permite conocerse.
  • Cuando dejamos de reprimir esas emociones y deseos que teníamos expresándolos a los 4 vientos ,
  • Empiezas a fijarte en las cosas buenas de tu vida, que habías dejado de lado, por la felicidad que te habían recomendado.
  • Gestionas emocionalmente quien eres, y sabes que en el equilibrio está la virtud.
  • Cuando emprendes el camino por ser mejor persona.
  • Cuando dejas a un lado dimes y diretes de los demás sobre tu persona..

Entonces empezarás a vivir en el presente. Y recuerda que es lo único cierto que hay en esta vida, que sólo vivimos en el presente.

Si quieres te pases cosas buenas:

  1. Responde a la pregunta: ¿Quién soy yo?
  2. Aceptate. Al no ser que tengas un hermano gemelo, y aún así, no hay nadie como tú.
  3. Lucha por tu pasión.
  4. Estate en modo Aprendiz continuo.
  5. Y que digan lo que quieran los demás, si tú sabes la respuesta al primer punto.

Se buena persona, se TÚ y te aseguro que te atraerás cosas buenas.

¿Por qué crees que no te ocurren cosas buenas en la vida?

 

 

 

Anuncios

¿Tienes un plan para tu vida?

“Planifica tu trabajo y luego trabaja sobre tu plan” decía Robert Baden-Powell

“Me encanta que los planes salgan bien“. Frase mítica de la serie del Equipo A, que al oírla recientemente me ha hecho recapacitar.

Te lanzo esta pregunta: ¿Tienes un plan para tu vida?. Si es así…¿Quién ha diseñado ese plan? ¿Tú o ha sido “recomendación” de los demás?

Cuando preguntas a los amigos, si tienen un plan con su vida, te responden encogiéndose de hombros cuando les dices que tener un plan con su vida, no es hacer lo que dice tu pareja o seguir los dictamenes de tus amigos los fines de semana.

Un plan es la señal de quiénes somos, lo que queremos y las metas que anhelamos. Si no lo tienes, te estarás dejando llevar por el día a día, para a posteriori quejarte de que “tonto” fuiste porque no cogiste las riendas de tu vida sabiendo que era lo que tenías que hacer.

Tener un plan , es demostrar si eres uno más o eres diferente a los demás.

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, no nos preguntamos “¿Por qué hago lo que hago?”. Y no nos lo preguntamos, porque en la mayoría de las situaciones, sabemos que no es lo que nos gustaría hacer. Lo hacemos porqué lo hacen los demás, porque es lo “conveniente”… Pero no es lo que nosotros querríamos.

Pero por miedo, por el qué dirán, por nuestra falta de confianza en nosotros mismos, en creer que no somos dignos de conseguir eso que siempre soñamos todas las noches…preferimos seguir los planes de los demás que no los nuestros.

Mientras seguimos, los planes que los demás nos “recomiendan” para nosotros,  esperamos que yendo por el camino que no es el correcto, venga el destino, la ley de la atracción o “Papa Estado” a darnos lo que nosotros queremos , pero eso sí, sin que nuestra gente nos deje de lado, porque nos hemos salido de los “planes establecidos”.

¡¡Deja de soñar y empieza a aceptar la realidad!!. Sabes que ése no es el camino que te llevará a tu tranquilidad, a tu éxito. PERO TÚ MISMO.

Quieres te reconozcan por lo que crees que eres, por tus talentos, pero mientras tanto estás siguiendo los “planes” de otro grupo de personas. Y todo porque no se enfaden, porque no te dejen de hablar, por sentirte integrado entre los demás.

Nos quejamos que no somos felices, que no tenemos éxito, que no ocurren cosas interesantes en nuestra vida. Nos hacemos las victimas, envidiamos a quienes SI lo consiguen pero no les preguntamos qué han hecho para conseguirlo.

¡¡TENER UN PLAN!!.

¿Por qué crees que se nos dice que quien para a pensar es tildado de perezoso? Porqué se nos enseña a no pensar, sino a seguir al rebaño, a la tradición, a lo que siempre se ha venido a haciendo. Y aún asi tenemos la esperanza, que será el único camino, para alcanzar la cima.

¿De verdad lo crees?

Tener un plan para tu vida, es la muestra de tu personalidad. Es la herramienta que es el santo y seña y de tu marca. Mientras no lo tengas, te dejarás llevar por las circunstancias.  Y si alguna vez te pasaras a pensar qué estás haciendo con tu vida, al ver lo que ves a tu alrededor, retomaras el viaje de seguir dejándote llevar por las circunstancias y los deseos de los demás.

¿La dirección que está tomando tu vida es realmente la que quieres?

Si eres sincero y eres coherente contigo mismo y has respondido que SI, FELICIDADES. Gracias por haber leído hasta aquí.  Lo único que te preguntaría es :

¿Qué metas tienes en la vida? ¿Son tuyas? ¿Te hacen feliz a ti o son el anhelo de otras personas?

Porque cuando hacia esta pregunta, normalmente me decían: “Es que es lo que toca, asentar la cabeza a pesar de que tenga miedo…Es que si no consigo seguir los pasos de mi padre, dirán que soy un mal hijo…Es que tengo miedo a la soledad y es mejor estar acompañado que no solo… Es que me da miedo expresar lo que siento, no vayan a verme como el raro del grupo…”

Creemos que somos muy maduros consiguiendo “metas” que a ciertas edades debemos tener superadas. Pero si nos preguntáramos de dónde salen esas creencias que tenemos, muchas veríamos que no son nuestras. Son deseos de los demás,  comparaciones con nuestro grupo de amigos, anhelos que hacemos porque los demás nos dicen que es lo mejor para nuestra felicidad.

No ponemos en duda ni nuestros pensamientos y con ello nuestras acciones. Y para mí, es el principio del comienzo, ese ejercicio para descubrir quiénes somos y transcribir un plan nuestro, que nos lleve a gritar:

Me encanta que los planes salgan bien“.

La vida es la suma de los planes que tengas. Estamos hechos de planes. Somos el resultado de los planes que hemos puesto en marcha.

Hace unos días una persona importante en nuestra sociedad me decía: “Yo cuando contrato a la gente solamente les hago una pregunta: ¿Qué planes tienes para tu vida? Si me responde que con divagaciones, dudas, se que es una persona que no le guía ningún propósito más allá que el de ser cómo uno más, sin pasión, ilusión ni sueños”.

Así que:

  • Si sientes que es hora de decir BASTA YA siguiendo los dictámenes de los demás, es hora de crear un plan en tu vida.
  • Si crees que los planes que estabas siguiendo no te hacen realmente feliz, es que estabas siguiendo los planes de otra persona. Es hora de crear TUS PROPIOS PLANES.
  • Tienes que tener tantos planes como aspectos integren tu vida.
  • Un plan siempre tiene que ser flexible, pero siempre coherente contigo mismo.

¿Me podrías enseñar tu plan para tu vida?

 

¡¡La decisión más importante de tu vida!!

A veces tomas la decisión correcta. A veces haces que la decisión sea correcta”  decía Phil McGraw

Nos ahogamos en un vaso de agua, decidiendo que vestido ponernos, si llamar o no a esa persona que tanto nos gusta o qué cenamos hoy…Sin embargo,  todavía hay una decisión más importante en la vida que determinará el impacto que producirás en ella.

Y aunque la sabemos, preferimos obviarla y preocuparnos si hoy bebemos vino blanco o Rosado para cenar.

Pero cuando encontramos a una persona que ha tomado la decisión de ser, nos quedamos asombrados como si viéramos a Papa Noel. Son aquellas personas que han decidido apostar por lo que sienten. Digan lo que digan los demás, se lanzan a por lo que quieren y se cree que acaban consiguiéndolo siempre.

Tenemos miedo a tomar decisiones. Y aunque nos encanta hablar de destino, sabiendo que está formado por las decisiones que tomamos y las que no tomamos, aún así les tenemos miedo.

Mirate al espejo. Eres las decisiones que has tomado. Y con las que no has tomado también.

No eches la culpa al destino, al gobierno, a Julen Lopetegui o a tu vecina que no te deja dormir por sus noches de pasión.

Aunque creas que las decisiones que determinarán tu futuro es si escoges una carrera u otra, si le dices si o no a esa proposición de cita que te han hecho o si le haces la rosca o no a tu jefe, estás muy confundido.

¡¡TODAVÍA AÚN HAY MÁS!!.

Esas decisiones que tomas a lo largo del día, son secundarias. Sólo determinan pequeños momentos.

Si realmente quieres un cambio en tu vida, si quieres luchar por lo que sientes, si sientes que es hora de decir GRACIAS a tu otro yo, y darle la Bienvenida a quien sabes que eres, hay que elegir.

Te guste o no, hay que elegir.

Hasta ahora has hecho menos de lo que sentías que podías hacer .¡¡Y lo sabes!!.

Quizás te dejaste llevar por las “recomendaciones” de los demás, por los miedos de los demás, o por tus miedos, pensando que no te merecías llegar hasta donde querías. La consecuencia que hasta ahora, has hecho menos de lo que podrías hacer. Has ganado menos de lo que te mereces en relación a tu talento.

Te das cuenta que eres uno más, cuando en realidad no te sientes así.

Frustración generada por haber optado por hacer menos de lo que realmente podrías haber hecho.

Pero como en toda decisión, hay dos opciones, tranquilo.

La siguiente opción es darte la oportunidad de decirte SI a ti mismo y a todas aquellas oportunidades que la vida te pone delante de ti. Oportunidades que hasta ahora habias desechado o mirado para otro lado, por miedo al qué dirán, al qué podría pasar si dijeras SI.

Nos hablan que en estos momentos, hay que buscar la excelencia. Pero desechamos el término pensando que solamente es algo para empresas.

La excelencia también nos influye en las personas, y como habrás podido observar, es hacer todo lo que está en tus manos.

Porque en una sociedad liderada por el miedo, aquellas personas que se dicen SI, las que saltan allá de los limites establecidos, las que crean y aprovechan las oportunidades.

Nos quejamos por la vida que llevamos. Nos quejamos por la vida que llevan los demás. Nos quejamos que no conseguimos nada,… Siempre quejándonos….¿Pero hacemos algo para cambiar la situación?

¡¡NO!!.

Preferimos seguir quejándonos, que es algo que conocemos. Algo que también hace la gente de nuestro alrededor. Es una actitud “normalizada”, en nuestro campo de acción. Hasta en algunas ocasiones, nos beneficia porque alguna “alma caritativa” nos viene a sacar el trabajo de las manos, mientras podamos seguir quejándonos.

Mientras tanto, mejor o no, con más avances o no, con más herramientas o menos, las personas que han optado por la otra opción, optan por HACER ante la desidia, optan por el Ser ante la mediocridad y el miedo.

Deja de desear, y empieza a hacer.

No hace falta que si quieres emprender, tengas el mejor local de tu ciudad. Buscalo si te apetece, pero da el primer paso de tu negocio en las redes. No hace falta que le des una vida maravillosa a esa persona que te gusta desde un principio, haz que viva una experiencia única junto a ti esa primera cita.

No hace falta querer llegar a la meta con el primer paso, nadie lo consigue. Pero si hace falta darlo para llegar a la meta.

Cuando me preguntan, ¿Qué es la felicidad para mí? Siempre digo la misma respuesta, “Irme a dormir sintiendo que he hecho todo lo que tenía hacer durante el día“.

Desde el día que tome esa decisión, mirando atrás, creo que he crecido como hasta en los 35 años anteriores había crecido. He vivido más experiencias como en todos los años anteriores. También me he caído más veces que en todos los años anteriores, pero porqué opte por hacer más de lo que había hecho hasta entonces.

Al igual que sabemos que la vida es cambio, queramos o no. Sabemos también, que el aprendizaje continuo, el impulsar la curiosidad, descubrir dónde no están nuestros límites, devorar todos los libros, conferencias, documentales que caen en nuestras manos, nos hacen crecer, mejorar y aumentar nuestras capacidades, talentos.

Es el verdadero éxito en el siglo XXI, SER MEJOR QUE LO QUE ERAMOS EL DÍA DE AYER.

Porque la mediocridad, es optar por no hacer más de lo que uno sabe que podría hacer, por MIEDO.

Queramos o no, nos etiquetamos por los resultados. Y los resultados están en función de lo que hacemos. Si estás consiguiendo lo mismo que los demás. Si sientes que no eres como los demás, pero sin embargo no consigues despuntar, ya te imaginarás que habrás escogido la opción de hacer menos que lo que podrías haber hecho hasta la fecha.

Piensa en aquella gente que admiras. Son personas que aportan un valor diferente respecto a los demás. Son los que hacen las cosas de forma distinta, los que han apostado por el Si, y no por una vida a medias o a bajo ralentí.

Si sabes que puedes hacer las cosas mejor, si sabes que puedes dar un plus a tu trabajo; a tu vida…Ya sabes qué camino debes escoger.

¿Qué decisión vas a escoger a partir de ahora?.

 

 

 

 

¿Una vida aburrida?

El aburrimiento se cura con la curiosidad. La curiosidad no se cura con nada” decía  Dorothy Parker

El mundo vive sumido en el aburrimiento.

Estoy aburrido con mi vida…Estoy aburrido con mi pareja…Estoy aburrido con mi trabajo…Estoy aburrido con lo que ponen en la televisión…

Y no hace falta que lo diga la gente, viendo la cara que tienen durante el día, ya dice mucho de ellos… Una cara donde la sonrisa brilla por su ausencia y donde la mirada expresa tristeza.

Cuando la gente me comenta: “Quiero hacer algo con esta vida tan aburrida que tengo”, para posteriormente preguntarme: “¿Qué harías tú?”.

Siempre contesto lo mismo: “Hacer de verdad lo que sientes que tienes que hacer”.

Instantáneamente pegan salto para atrás, como cuando los gatos ven el agua.

Cuando uno está en búsqueda de sus sueños, NUNCA ESTÁ ABURRIDO.

Estamos aburridos, PORQUE QUEREMOS.

Estamos aburridos, porque nos ha ganado la frustración y la resignación a la fuerza de voluntad.

Estamos aburridos, porque hemos dejado que el miedo nos gane frente a la posibilidad de descubrir qué pasaría si fuéramos hacia nuestros sueños.

ESTAMOS ABURRIDOS, ESTAMOS DESMOTIVADOS, ESTAMOS DESGANADOS, PORQUE NO TE DAS LA OPORTUNIDAD DE SER.

Ahora se sincero contigo mismo, por favor, ante esta pregunta:

Cuando haces lo que sientes que tienes que hacer, lo que tu corazón te impulsa… ¿Cómo se te pasan las horas? ¿Me dices cuantos momentos tenías de ilusión, de superación, de aprendizaje? ¿Me dices que pensabas que tu vida era aburrida?

Con tu cara sonriente, pensando en aquellos momentos, ya me estás diciendo todo.

Cuando estamos haciendo lo que sentimos que queremos y debemos hacer, por iniciativa propia, NO HAY ABURRIMIENTO.

Siempre lo digo y lo diré, si supiéramos los significados de verdad de las palabras, muchas cosas cambiarían.

Aburrimiento es “La sensación de fastidio provocada por la falta de diversión o de interés por algo”.

Vayamos por partes.

SI una persona tiene la sensación dentro de ella, y no hace nada para transformarla. ¿Por qué se queja luego de lo que está viviendo?

Nosotros somos los responsables de lo que nos pasa, de lo que no nos pasa y así como lo que nos gustaría que nos pasara.

Seamos un poco más coherentes con nosotros mismos, y empecemos a ser dueños de nosotros mismos, de nuestras emociones.

Si sientes que te falta diversión en tu vida, es el momento, no de ir a una fiesta, de largarte a pasar el verano a Ibiza, o de emborracharte para olvidarte de la vida que tienes. Es el momento de pensar QUÉ está pasando en tu vida, QUÉ te falta y lo peor de todo, aún sabiéndolo, ¿Por qué no haces nada al respecto?

Cuando sabemos qué NO queremos en la vida, sabemos qué SI queremos en la misma. Simplemente es transformar la frase negativa de “No quiero que…” por “Quiero que…”.

Si, ya sé que estarás pensando que es muy fácil ponerlo en papel, pero luego hay que llevarlo a la acción.

Vivimos a la pata coja, porque tenemos miedo de pisar en la vida, con los dos pies y fuerte.

¿Por qué?

TODO POR MIEDO. Al qué dirán, a no saber si eres capaz, a no saber si lo conseguirás… y mientras tanto, gritas y gimoteas a los 4 vientos que “TENGO UNA VIDA MUY ABURRIDA”.

BASTA YA , que aún sabiendo lo que tienes que hacer, lo que te pasa, no lo hagas, no tengas los santos webs de decir:” Hasta aquí hemos llegado, ahora es mi momento, ahora voy a por mi oportunidad”

DEJA DE QUEJARTE, Y PONTE MANOS A LA OBRA. PORQUE HAS VENID O A EXPRIMIR LA VIDA, A DISFRUTAR DE ELLA, Y AÚN SABIENDOLO, NO LO HACES. Si te quejas de los resultados que tienes, es porque TÚ quieres tener esos resultados, sabiendo que puedes darle la vuelta a la tortilla.

Así qué no más excusas.

Y si te sientes aburrido y todavía estás enfocándote en lo que te produce ese aburrimiento. ¿Piensas que caerá un meteorito que cambiara la situación por ti? Me parece que no.

Te estás interesando por algo que no te ilusiona, te motiva, o ya ha hecho su labor en tu vida. Sigues interesándote en esa situación o persona, por el qué dirán, no vaya a hacerle daño, no vaya a ser que se cree la 3 Guerra mundial… Pensamos en posibles consecuencias que pudieran provocarse por nuestra reacción a nuestra sensación de aburrimiento… Y siempre acabamos dando prioridad a los demás, no se vayan a molestar, que a nuestra felicidad, a nuestros sentimientos.

En un cabeza llena de aburrimiento, frustración e ira, nuestra habrá espacio para el éxito, la felicidad y la ilusión. Y para que sí lo haya, tienes que empezar a enfocarte en ello. Cueste lo que cueste.

Será romper creencias, será romper con gente que lleva tiempo contigo, será romper estereotipos en tu círculo de amigos, serán muchas cosas seguramente… Pero habrá un gran beneficio esperándote:

DIVERTIRTE TODOS LOS DÍAS DE TU VIDA, SIENDO, HACIENDO Y SINTIENDO LO QUE TÚ QUIERES, QUIEN TU ERES…

Y te aseguro que es una sensación increíble, que te hace afrontar los días con una sonrisa de oreja a oreja, a pesar de cualquier circunstancia que surja.

Pero también te voy a hablar, de otra cosa. Hay que tener tiempos durante tu vida, en los que estar aburrido.

Aburrido es NO HACER ABSOLUTAMENTE NADA. Es el contrapunto a esta sociedad en la que tenemos que estar haciendo constantemente cosas sino pensaran que seremos unos “despojos de la sociedad”.

Yo promulgo que durante la semana tengamos la sensación de estar aburridos. El cerebro necesita oxigenarse, parar, ser “amebas” que recuperan la energía gastada, ver donde nos encontramos, qué ha pasado por nuestra vida o que NO ha pasado hasta la fecha.

Estar aburrido es darle vía libre a nuestro subconsciente, eso que nos guía pero por “agendas, miedos y rutinas” no dejamos que hable.

Por favor, date más momentos para estar aburrido, tu vida te lo agradecerá.

¿Vas a permitir que el aburrimiento se apodere de tu vida? ¿Por qué estás aburrido? ¿Qué vas a hacer para transformar tu vida?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de Amazon.

He lanzado el workshop “Liderazgo&Disrupción” en el que recoge toda la formación y experiencias que engloban el nuevo Management Disruptivo que las empresas y profesionales de éxito imprimen. Podéis poneros en contacto conmigo a través de chocolaterojoconsulting©gmail.com