Noticia: ¡¡No hay principes azules ni princesas rosas!!

Eran amantes eternos , buscarse y encontrarse una y otra vez era su karma” dice Isabel Allende.

Os tengo que decir una noticia muy importante para mi: EL ROJO NO ES EL COLOR DEL AMOR.

Ni tampoco existe el príncipe azul, y por favor ¿Quién come perdices en su boda si en todos los menús hay pescado y tarta de chocolate?

Nos encanta cada vez ser más radicales y yo cada vez estoy más en contra. “ La pasión, el sexo es de color rojo, Verde esperanza, el futuro es de color negro y las novias se tienen que vestir de blanco impoluto…”

¿Y dónde están las demás gamas de los colores? ¿Por qué denostamos otros colores a favor de otros? ¿O es que la vida solamente es de un color o de otro? ¿Dónde está el gris, el violeta o el amarillo?

Se dice que el color rojo, significa llamada, está relacionado con las pasiones, con la sangre, con el amor. Pero otros podrías decir, que el rojo lo tienen relacionado con algo desagradable o sinónimo de desmayo al ver la sangre. ¿O es que cuando estamos comiendo nos gusta ver una operación o algo parecido?

Dejemos de etiquetar las cosas y más de forma impositiva.

El amor, tiene para momento , sus colores. No solamente el rojo invade toda la relación.

En el comienzo de la relación hay dos colores que invaden cada momento, el verde y el gris. El gris, porque no sabes por donde irá la relación y más si has tenido ya alguna mala experiencia en dicho campo. Es el color de la duda, ni blanco ni negro, gris, por si acaso.

Pero decidimos , el corazón o la razón, que vamos a dar un paso adelante… Y empezamos a ver a esa persona, a mirarla a los ojos, a reírnos de sus cosas aunque realmente no hagan gracia, empezamos a vivir en la esperanza, que sea la persona que queremos, que siempre hemos soñado. Empieza la esperanza, vemos todo de color verde.

Y entonces cuando llega la pasión, la manos entrelazadas, las miradas que hace todo a nuestro alrededor desaparezca. Si, el rojo nos invade. Todo es pasión, hasta un simple gracias, se convierte en un torbellino de emociones y sensaciones.

¿Pero qué pasa? ¿Qué hasta aquí se ha acabado ya el amor? ¿Qué pasa con los enfados?

Ves a esa persona de todos los colores, pero no muy inspiradores que digamos. Pasas del verde, al rojo intenso, pasando por el negro, por el gris de la duda, por el marrón pensando qué habías hecho estando con esa persona … Un carrusel de emociones y decolores.

¿O es que siempre el príncipe o la princesa tiene que ser azul o rosa? ¿A otros no les podía gustar que su príncipe fuera amarillo o de color negro? ¿O las princesas tienen que llevar siempre el rosa en todo momento? ¿No le puede quedar bien el negro para sus ojos?

Odio las etiquetas… No serás nunca creativo, eres torpe, eres inocente, te van a dar siempre por todos lados, no te sabes vender, nunca conseguirás nada, eres un incrédulo… … Etiquetas que con nuestra autoestima “baja”, acabamos haciéndolas nuestras, porque pensamos, que son personas, con “más experiencia”, que nos lo dicen por nuestro bien.

Nosotros mismos ya tenemos que ser ese color “rojo” del amor, o el que queramos darle. Nadie puede ni debe imponernos su color, nadie debe ni puede, hacernos cambiar de color.

Porque ya no sería amor, sería imposición.

Pero no solamente en el amor, dejamos que nos impongan lo que los demás piensan que es mejor. En la vida normal también.

Nos imponen normas, ( que están muy bien en determinados casos), pero que no nos dejan, ser nosotros mismos. Que no nos dejan, mostrar nuestros colores en esos momentos.

Los exámenes están bien, pero si suspendes, ya eres un “color negro”; un señalado, un negado.. Pues quizá esa persona , tenga un color “más potente” en otras materias , pero ya le imponemos el negro, porque no ha conseguido, lo que esperábamos de él.

También hay personas, que intentan “mostrar” colores vivos allá donde van , y luego es una simple mascara, que ha asumido, porque quería no mostrar su color gris, y sentirse uno más, dentro de la variada paleta de colores, que nos hacen creer que la vida, sobre todo vivos.

Los limites, que ponemos en la vida, que nos imponen, no nos dejan demostrar que la vida, que el amor, son diferentes tonalidades. Que estamos constituidos por colores, y no por uno solo.

Los príncipes azules no existen porque quizá tu color, el que te distinga sea el amarillo. La esperanza quizá no sea verde para ti, porque sea el rojo el que caracterice tus caminos , de esfuerzo y confianza.

Basta ya , de las pasarelas de moda, que nos impongan un color para estación del año . Basta ya , de imponernos colores negros, para ir a trabajar, cuando solamente un trabajador puede transformar el devenir de una empresa, aunque llevará zapatillas y camisetas “no correctas”. Basta ya de pensar que las princesas serán rosas y los príncipes azules, a mi me gusta el negro, y el rosa no me queda bien a mi cara. Una mujer de negro, me parece más atractiva, y no hace falta que venga en un corcel blanco, andando, ME VALE.

Dejemos de etiquetar las cosas por colores, por nombres, y aceptemos las diferentes tonalidades que tiene la vida. Vivámoslas todas, porque eso es la vida, una cama intensa de colores, de momentos ,de situaciones.

Anuncios

¿Cómo descubrir a un “VendeHumos”?

“No dejes que el humo te impida ver lo importante”

Todos hemos tenido o tenemos en nuestra vida a un “Vende humos”.

Es aquella persona que cuando la vimos, nos sorprendió lo diferente que era a los demás. Tenía ese algo que no sé yo, que nos dejaba con la boca abierta.

Era algo diferente, algo único. No sabíamos que tenia de especial, pero nos asombraba. Queríamos saber más de esa persona, conocerla, saber cómo ha conseguido esos conocimientos.

Deseábamos dejarlo todo para vivir en el mundo que él o ella nos estaba ofreciendo. Y lo acabamos haciendo.

No pensábamos, no queríamos pensar. Viviamos por y para esa persona. Y en muchas ocasiones, llegábamos a hacer locuras de hacer grandes viajes solamente para acompañarla. No nos importaba nada, solamente estar con esa persona.

Pero el paso del tiempo, nos dice, que lo que nos ofrecía, ese estilo de vida, esa forma de pensar, esa actitud,…era simplemente postureo. Una forma de atraer a la gente para su simple interés. Alimento para su ego y en algunas ocasiones, para su bolsillo.

Al igual que nos cuesta reconocer que estamos gordos, que necesitamos hacer dieta o que somos adictos al tabaco, también nos cuenta bastante reconocer, que nos hemos dejado llevar por un vendehúmos.

¿Por qué?

  • Porqué sobre todo si nos lo habían dicho ya antes donde estábamos metidos, y no haciéndoles caso , pues tendremos sentimiento de vergüenza, y sobre todo nos flageramos diciéndonos cosas como “¿Seré tonto? ¿Cómo no les hice caso antes? Mira todo el tiempo perdido”.
  • Porqué al creer que es algo nuevo, queríamos ser los primeros en vivir la experiencia. En poder destacar a través de esos pensamientos y acciones, de lo nuevo, de llegar a ser líderes y sobre todo darle en los “morros” al vecino que nos decía que nunca llegaríamos a ser nada.
  • En definitiva, porque nuestro ego, se sentirá dañado, lastimado y eso no mola mucho que digamos. Y más si los demás ya nos decían, que no fuéramos por donde estábamos yendo.

En todos los aspectos de nuestra vida, hay “vendehúmos”. En el personal, en el familiar, en los negocios,… en todos.

¿Cómo podemos descubrirlos?

  • Una verborrea hasta la fecha nunca oida por ti. Pero te aseguro que muchas veces, si paras, los escuchas y les preguntas, “¿Sabes qué estás diciendo y de qué hablas?”, no sabrán que responder.
  • Son copias de otras personas. Quieren ser cómo esas personas que tienen éxito y creen que ellos pueden ser la misma persona , pero en su ciudad natal.
  • No les hagas preguntas. Si les incides en dudas que tienes, te saldrán por la tangente. Se tienen aprendido el guion y no podrás sacarlos de allí, al no ser que les provoques un cortocircuito en su cabeza.
  • Solo tienen un interés, satisfacer su propio ego. Ya puede ser en el plano sentimental o en el económico. Solo sabrás de ellos cuando a ellos les interese saber de ti , no cuando a ti te interese.
  • Son personas totalmente diferente, cuando están en su “Flow” , en el proceso de consecución de sus metas, que cuando no están. Son como Jekyll y Mr.Hyde. pero en el siglo XXI.
  • Personas que critican a toda persona que sienten que les puede quitar o tirar su chiringuito montado. Si confías en ti , confías en lo que estás haciendo, ¿A qué tienes miedo? ¿No será que tienes miedo a que descubran qué y quien eres de verdad?

Son algunas de las características que he ido recopilando de las personas “humo” que han aparecido en mi vida y experiencias observadas por demás.

¿Cuál añadirías tú?

No creo que haya lamentarse por haberte encontrado en el camino de la vida , con una persona. Al revés, hay que dar gracias. Muchos pensareis que estoy mal de la cabeza, pero así lo creo.

Durante mi vida me he encontrado muchos en mi vida profesional , como así también alguna persona en el plano sentimental como en el de la amistad. Y pasado el tiempo, les doy las GRACIAS.

Podrás acordarte de todos sus familiares, de la perdida de tiempo que habrás invertido en él o en ella, en el proyecto que estaba más en las nubes que los pilotos de la Nasa…Perfecto, estoy de acuerdo contigo. Pero es gracias a esas personas, a esas situaciones,  son quienes te enseñaran qué es LO QUE QUIERES y NO QUIERES en la vida.

Mientras tanto te habias dejado obnubilar por los humos, luces y promesas de una vida increíble que solamente tú ibas a disfrutar, ( bueno perdón tú y otras 200 personas más a quién les había vendido la misma moto que a ti). Te habías dejado llevar por la moda, por la posibilidad de conseguir beneficios de cualquier tipo, de forma rápida y sin esfuerzo.

Y pasó lo que paso, que la vida te repitió como hacia tu madre: “Sin esfuerzo, no hay éxito duradero”.

Esas personas, te han enseñado lo que NO QUIERES en tu vida:

  • Que te tomen el pelo
  • Que no te digan la verdad.
  • Que jueguen con tus necesidades.
  • Que te hagan perder el tiempo
  • Gente con doble cara

Y es el paso del tiempo el que te enseña gracias a estas personas, a:

  • Tener pensamiento crítico. A no creerte todo lo que te digan de primeras. A dudar de las luces y las palabras que ni la otra persona sabe pronunciar. Al postureo sin resultados y a los te quiero por redes de personas que ni siquiera te conocen en persona.  No crees en las personas que te dicen antes de su nombre, el titulo que ostentas en la empresa o se llaman expertos sin haber hecho nada de lo que hablan.
  • A saber qué quieres en la vida. Dejas atrás lo que piensan los demás, te conoces, sabes qué quieres y vas a por ello. Digan lo que digan los demás.  Sabes que la vida es ser uno mismo, y no lo que todos quieren.
  • Tú eres tu propia tendencia, con lo que dices, con lo que haces. Algunas modas te podrán gustar, te podrán ayudar, pero las haces tuyas. No crees que las modas te puedan hacer diferente si hay 100.000 personas que las siguen. Si no que aprendes de cada cosa que observas, pero las haces tuyas, a tu manera. Eso te distingue de los demás. Sabes que seguir las modas, no te hace diferente, sino uno más.
  • Eres y quieres personas congruentes. Que dicen lo que hacen en todo momento. Y no solamente cuando están encima de un escenario o quieren sacarte algo de ti. Quieres personas  que no dicen lo que van a hacer, sino que lo hacen directamente sin humos ni luces antes de hacerlo.
  • La humildad es el valor más importante que buscas en una persona . No buscas un titulo, un millón de seguidores en Instagram, buscas una persona con la que hablar sin importar nada más.
  • Quieres la verdad. Sabes que la felicidad es la verdad, la tranquilidad de saber qué estás haciendo, donde te va a llevar y no te están mintiendo, que la relación es igual a igual, no se están aprovechando de ti.

Pero sobre todo, cuando descubrimos que la verdadera excelencia en la vida así como en los negocios, se consigue siempre siendo uno mismo.

¿Con cuantos vendehúmos te has encontrado en tu vida?

 

¿Cómo conseguir el éxito en tus relaciones?

El éxito depende de la preparación previa. Sin ella seguro que llega el fracaso” decía Confucio

No eres tus títulos. No eres el dinero que tienes en tu cuenta corriente. No eres el número de seguidores que tienes. No eres nada de eso…

ERES LAS RELACIONES QUE TIENES. 

Estos días me daba cuenta desde que empecé este nuevo trayecto en mi vida, las relaciones que han ido quedándose atrás, las nuevas que han venido y las que se están yendo, el poder que han tenido en mi vida. Como me han cambiado, me han hecho ver quién era y quién no quería ser.

SOMOS NUESTRAS RELACIONES.

Todas las relaciones, acaban afectando a todas las áreas de nuestra vida. El amor al trabajo. Relaciones de trabajo en relaciones familiares. Relaciones de amistad en el amor.  Las relaciones son el principio y fin de nuestro éxito, de nuestra paz, de nuestra felicidad.

Pero no nos damos cuenta de ello. Las damos por supuesto. Sabemos que están ahí si son de amistad o de pareja de mucho tiempo. Pensamos que siempre estarán ahí. Que no se van a ir de nuestro lado. Que todo irá como siempre. O si nos están yendo mal las cosas, ni locos pensamos dejar una relación , ni creemos que será por esa relación que se está consumiendo, el motivo de cómo nos sentimos.

Siempre acabamos echándole la culpa a circunstancias exteriores, no queriendo ver la salud de nuestras relaciones con los demás, PERO TAMBIÉN CON NOSOTROS MISMOS.

¿Y qué hay que tener o no tener en toda relación, para que haya éxito?

1.- Complementan tu foco, tu propósito, tu estilo de vida. Y no lo hacen descarrilar.

Será duro, pero si ni siquiera respetan tus decisiones respecto a lo que quieres hacer con tu vida, ( al no ser que sea algo nocivo o vayas directo para Carabanchel), hazte una pregunta: ¿De verdad merece la pena estar junto a esas personas que no respetan tus decisiones?

A lo largo de muchos artículos lo he dicho, mucha gente que a día de hoy no está en mi vida, y llevaban años en ella, ya no están. ¿Por qué? Porque no querían me diera la oportunidad de hacer lo que sentía. Tenía que seguir un status. No tenía que salirme de lo establecido, de lo que el grupo consideraba como normal.

Cuando me di cuenta, que importaba más mi felicidad, el darme esa oportunidad de descubrir qué había detrás del miedo, el tiempo iba diciendo adiós a esas personas .

Ya no te digo que tienes que tener personas que sean “palmeros” de tus ideas , porque esas relaciones también acabarán siendo tóxicas. Sino personas que te alienten, apoyen, RESPETEN tus decisiones, porque sepan que la vida es una y hemos venido a exprimirla desde nuestros talentos y paz.

Piensa en toda aquella persona que ves que no son sinceros contigo, que dicen que te comprenden pero luego intentan boicotearte, que no están cuando los necesitas y sólo los ves cuando te van bien las cosas…TODOS ELLOS, MANDALOS A PASEO. 

Tu salud te lo agradecerá.

2.- Nunca te hacen sentirte usado.

En otros artículos, comentaba cómo es la amistad en tiempos de crisis.

Son los únicos tiempos, que aún no deseándolos, acabas agradeciéndolos porque te demuestra quién es quién DE VERDAD.

Una relación, del tipo que sea, si se basa en los intereses propios, durará hasta que otra persona le satisfaga más sus deseos en relación a contigo.

Una relación, tiene el propósito de dar, de darse a los demás. Si, seguro que estás pensando, “pero yo también quiero recibir algo“. Desde luego que si solo das y no recibes nada, eso no es una relación, eso se llama “yo me hago la victima y me aprovecho de ti”. Pero si te encuentras en esa situación, quédate con la conciencia tranquila, porque tú no habrás usado a nadie, te habrás dado a esa persona, y con toda la paz del mundo, dirás adiós a una persona, que solo piensa en usar a los demás por su propio beneficio.

Una relación en la que una de las partes se siente usada, no es una relación, es opresión.

3.- Todo comienza, con una buena relación contigo mismo.

A través de las sesiones con clientes e emails que recibo, la tónica es siempre la misma: “Es que los demás…Es que mi pareja…Es que la relación con mi jefe…Es que …”

Siempre cuando una relacion va mal, empezamos por echarle la culpa a los demás, a la parte contratante. ¿Pero qué pasa con nosotros? ¿No tenemos algo de culpa en dicha situación?

Siempre respondemos: “¿Yo? Eso si que NO, la culpa de todo la tiene él/ella

¿CÓMO TE LLEVAS CON ESA PERSONA QUE VES TODAS LAS MAÑANA EN EL ESPEJO?

Se sincero, ¿Qué te parece?

Ya puede ser una relación de pareja, amistad, profesional o lo que sea…pero si no empiezas por estar en paz contigo mismo, en creer en ti, en QUERERTE,…Me puedes explicar ¿CÓMO VAS A QUERER Y POR LO TANTO, TRIUNFAR EN LAS RELACIONES?

¡¡IMPOSIBLE!!

Se nos habla del éxito, de cómo llegar a ser un referente, pero no nos preocupamos del principio del comienzo para llegar a él, que son las relaciones que tenemos, cómo son y que emociones nos producen.

Muchas relaciones te limitan y lo sabes. Otras que son recientes, te alientan y motivan. De ti depende.

¿Mi consejo? Relaciónate con personas, que acepten quien eres a través de tu estilo de vida, de tu forma de ser, de tus excentricidades. ¿A las demás? les das las gracias por estar, pero no es tu camino. ¡¡Tú decides!!

¿Cómo son tus relaciones?

¡¡Nos mostramos como amigos, pero actuamos como espias!!

Vale la pena conocer al enemigo…entre otras cosas por la posibilidad de que algún dia se convierta en un amigo” decía Margaret Thacher

Después de la Navidad, viene San Valentín, para recordarnos a todos, los que nos queremos o nos debemos querer todos.

Ya puede ser una relación de pareja, de amigos o en el trabajo, el amor tiene que reinar entre nosotros. Y nos lo tenemos que demostrar.

Y quien no tiene pareja, sueña con tener una relación como la de sus padres, o las películas de Antena 3 el sábado por la tarde. De muchos años juntos, que se encuentran de forma sorpresiva y tienen una vida feliz , tranquila, hijos alrededor, sonriendo y un perro.

¡¡Cuánto daño ha hecho Disney a nuestra generación, POR FAVOR!!.

Cada día creo más que las relaciones, de cualquier tipo que tenemos, se dividen en dos:

  • INTERÉS SIMPLE
  • INTERES COMPUESTO.

¿De qué tipo crees que tienes tú las relaciones?

.- Interés simple

A día de hoy, a todo llamamos amigo. Cuando en realidad, muy pocos son quienes lo son.

Ves en las librerías que libros tipo “Como hacer amigos e influir en los demás” a pesar de los años, siguen siendo unos bestseller. Luchamos en todas las redes sociales porque nos siga el mayor número de gente. Acudimos a eventos y sentimos que hemos triunfado , cuando llegamos a casa y tenemos cientos de tarjetas de visita en nuestro bolsillo.

Y a eso lo llamamos, que tenemos una relación con un posible cliente, que tenemos muchos amigos que nos quieren y apoyan, o que nuestra relación de pareja va viento en pompa.

¡¡DEJEMOS DE DECIR TONTERIAS Y SEAMOS SENSATOS!!

Creo en el ser humano, pero también creo que tiene un lado oscuro, como Darth Vader.

Lo intentamos ocultar a través de abrazos, de gritos tipo “¡¡Cuánto te quiero!!, ¡¡Gracias por ser mi amigo!! o ¡¡Qué crack eres, da gusto escucharte!!“. O a través de situaciones, “Venga como tú me has agregado, yo también te agrego!!.

Toda relación que empezamos, tiene un propósito. ¡¡DEJEMONOS DE CHORRADAS, Y SEAMOS SINCEROS!!.

Toda relación comienza con un deseo que satisfacer propio.

Queremos hablar con esa persona para ver cómo nos la podemos “beneficiar“. Mantenemos la “amistad” con esa persona por los contactos que tiene y que nos pueden ayudar. Seguimos a esa persona que la consideramos como “amiga”, le vemos todas sus “historias” en Instagram, pero realmente no sabemos ni cuando es su cumpleaños. Por no hablar de las relaciones de parejas, que uno la tiene porque tiene miedo a la soledad, y él otro por comodidad.

¡¡Todo lo basamos en el interés propio!!

¿Pero qué ocurre cuando cambian las circunstancias? ¿Qué sucede cuando expresamos cosas diferentes a lo que venía siendo como habitual?

Nos dejan de seguir esas personas. Ya no nos ven las publicaciones de nuestras redes sociales o empiezan a despotricar de nosotros, a pesar que hace unos días nos ponían por los cielos.

¿Qué ha pasado?

QUÉ ACTUAMOS COMO AMIGOS, CUANDO EN REALIDAD SOMOS MEJORES ESPIAS QUE EL PROPIO JAMES BOND.

Cuando las circunstancias ya no son acordes a nuestras necesidades, jugamos con los puntos flacos de esa otra persona. Jugamos a hacerle daño, jugando con sus debilidades que nadie sabe.

Todo porque como niños que somos, al no hacerse las cosas como queremos o se han hecho hasta ahora , pataleamos y chillamos. Esperando que así vuelvan a como antes.

El ser humano es muy generoso, se da a los demás, como hemos visto recientemente con el caso de Julen, pero también muy cabrón. Y no creo que esté diciendo nada raro a través de este artículo, porque seguro a todos, alguna situación así nos ha pasado.

¿O no has visto a personas que cuando se les ha acabado el “grifo” de tu cariño o generosidad, ya cambian de forma totalmente radical? ¿Verdad que si?

¿Un consejo para descubrir a este tipo de personas?

  • No te lances a los brazos de aquellos que te llaman amigo, sin haber pasado contigo por un mal momento. El tiempo lo demostrará si son amigos o qué son.
  • Si no se alegran por tus éxitos o avances en la vida, como si lo haría otra persona que te quiere…Empieza a oler a chamusquina.
  • Y ya no te digo, si hay otras personas que si les das los que ellos quieren. Empieza a borrarlos de tu agenda porque será raro que los vuelvas a ver. O hasta que se les acabe el chollo con la otra.

Este tipo de relaciones, que TODOS hemos tenido o vivido, en algún momento de la vida, demuestra que nos relacionamos a través de mascaras, con los demás en función de nuestras necesidades. En lo que predisponga nuestro Ego.

No nos interesa la persona, nos interesa lo que podemos ganar con esa persona para satisfacer nuestro EGO.

.- Interés Compuesto.

Son las personas y situaciones que pasan el proceso del interés simple.

Son aquellas personas que:

  • Que se dan a ti sin esperar nada a cambio
  • Solo quieren tu felicidad. Sin contraprestación alguna.
  • Amigos que se ocupan de ti y no solo cuando huelen que algo bueno viene a tu vida.
  • Que saben tus debilidades y que nunca jugarán con ellas.
  • Que viven el momento como si fuera el último, porque nunca lo sabremos cuando será así.
  • Que no se comprometen con palabras grandilocuentes y golpes en el pecho. Lo hacen a través de hechos y muchas veces, a través de acciones que no te esperabas, ni imaginabas.
  • Aún pasado tiempo sin verse, sabes que esa persona es como si no hubiera pasado el tiempo. Estará ahí como el primer dia.

No vivo ni en un mundo ideal ni  tampoco veo el mundo más negro que el carbón. Más bien me gusta observar el mundo y transcribir lo que veo, siento y la gente me comenta según lo ven.

Creo que uno de los grandes problemas que tenemos, es que vamos “tapados“.

No decimos lo que queremos, lo que sentimos ni deseamos de verdad. Y TODO POR MIEDO.  ¡¡Miedo a mostrarnos como somos y qué sentimos!!

Pensando que satisfaciendo nuestros deseos y no mostrándonos como somos, nos irá mejor; ¡¡que muestre su vulnerabilidad otro que yo estoy contento ya que he conseguido lo que quería!! ¿A que si?

¿Qué seres humanos somos si pensamos asi? ¿Psicópatas emocionales? ¿Egoístas sin remedio que no miran más allá de su nariz? ¿Relaciones sin futuro que solamente hacen perder el tiempo y la confianza en si mismo a los demás? ¿Por qué nos da tanto miedo la soledad? ¿Es miedo a conocernos a nosotros mismos?

Son algunas de las preguntas que me gustaría saber vuestra opinión al respecto de este post.

¿Y tú como llenas tu vida: de interés simple o interés compuesto?

 

 

 

José Luis Cordeiro: “Si podemos vivir más y mejor, es un problema bueno”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mí es un placer presentar a José Luis Cordeiro.

Leemos a diario artículos en el que nos hablan de la revolución digital, que si los robots nos van a pagar la pensión o cómo será el mercado laboral dentro de 5 años.

Tenemos miedo a los avances que estamos viviendo, pero en el fondo también queremos saber a qué nos podremos enfrentar.

En una sociedad en el que la esperanza de vida, ya supera mucho más allá los 80 años y en un país, el nuestro cada vez más envejecido, ¿Qué pasaría si fuera posible en apenas unas décadas poder decidir si morimos o no? ¿Qué pasaría si conociéramos que podría ser la muerte opcional hacia el 2045?

Estas preguntas lanza el Doctor Cordeiro en su libro “La muerte de la muerte” junto a David Wood.

Hace unos días tuve el placer de poder conversar con él, teniendo la oportunidad de preguntarle estas y otras cosas más, que transformaran a nuestra sociedad, vida personal y profesional con este avance.

Un tema disruptivo, un tema candente, al que quería darle cabida en esta sección .Sé que va a ser una de las entrevistas más controvertidas y radicales hasta la fecha. Pero es un tema que tenemos que tener dentro de nuestras conversaciones.

Muchas gracias José Luis, por mostrarnos a toda la humanidad un tema al que en el día de hoy ni prestamos ni la atención, que se merece. La ciencia ficción de hoy es la ciencia real del mañana. Podéis conocer más el trabajo de José Luis a través de  Facebook.

.- ¿Qué motivo hay para vencer a la muerte?

Éste ha sido el principal sueño de la humanidad.

En el libro lo reseñamos, que la primera hora en la historia de la humanidad es la Odisea para ser Inmortales, datada hace más de 5.000 años y de Mesopotamia.

Pero también en Egipto, los faraones querían ser inmortales. Los emperadores chinos de los guerreros terracota querían ser inmortales.

Es el sueño de toda humanidad. Y de él nacen todas las religiones. Ya que lo que ofrecen es una inmortalidad. Pero hasta ahora era una inmortalidad espiritual.

Sin embargo, gracias a la ciencia y la tecnología podemos tener inmortalidad física, que es lo que siempre hemos querido. O gran parte de la humanidad.

.- ¿Cómo definirías al ser humano, tras vencer a la muerte?

Yo creo que seríamos más humanos.

Vamos a ser más longevos, más inteligentes y vamos a vivir en un mundo mejor.

Yo creo que el envejecimiento y la muerte es lo más terrible que le ocurre a los humanos y es el gran desafío de la humanidad.

Cada día mueren más de 150.000 personas. De las cuales, 2/3 mueren por envejecimiento. Pero es que en los países europeos, como por ejemplo en España, el 90% de las personas que mueren lo hacen por el envejecimiento.

Si no hay envejecimiento vamos a detener gran parte del sufrimiento

.- ¿Se tienen que empezar a reinventar la empresas de cremas para el envejecimiento?

No solamente se tienen que reinventar las empresas que me has comentado, sino todas. Porque vamos a vivir jóvenes indefinidamente. Sin embargo claro que se seguirán usando cremas como para el sol, para la playa, la montaña…

Pero no solo van a seguir existiendo esos productos, sino también muchos más productos. Ya que no quiero la extensión de la vida, sino la expansión de la vida.

Extensión es vivir más años, y la expansión es meterle más vida a los años

.- Se nos habla de libertad, ¿Seremos realmente libres teniendo esta opción de darle muerte a la muerte?

Yo creo que es una opción adicional y que te va a dar más libertad. Mientras más opciones tenemos, más libres somos.

Yo no estoy en contra de las personas que quieren morir, ni en contra de la muerte misma.

Las que quieran morir, podrán hacerlo. Esta opción de darle muerte a la muerte, no es obligatoria. Así como cambiar de opinión a la edad de 100 años, 200 años o 300 años.

Pero lo que nosotros estamos trabajando es en la longevidad indefinida joven, no en la longevidad indefinida viejo. Ya que no queremos vivir para siempre viejos. Ya que lo que queremos es vivir siempre joven y por el tiempo que uno quiera.

Es la idea de la longevidad indefinida joven, que yo creo que va a ser muy popular. Porque si uno puede estar joven, va a estar bien, no va a estar enfermo.

.- ¿Alguna contra tiene darle muerte a la muerte?

Lo primero que quiero comentarte David, es que hay que distinguir entre los problemas buenos y los problemas malos. Y éste para mí es un problema bueno.

SI podemos vivir más y podemos vivir mejor, es un problema bueno

En el Imperio Romano, la expectativa de vida era sólo de 25 años. Podrían pensar que si pudieran morir a los 50, a lo mejor sería el colapso del Imperio ya que a lo mejor no tenían recursos para alimentar a todos.

Pero a día de hoy, después de pasar de expectativas de vida de 50, 70 años, estamos en más de 80 años y esto es positivo.

.- ¿Qué cambios habrá en el mundo empresarial con esta forma de vivir?

No habrá generaciones como nos gusta etiquetar, sino que solamente habrá seres humanos . Seres humanos en buenas condiciones físicas.

A día de hoy, no hay tanto racismo y sexismo en el trabajo, conviviendo hombres y mujeres de diferentes razas, orientaciones sexuales y edades, pero las compañías no quieren viejos.

Pero si podemos hacer que la gente sea joven, la gente puede seguir trabajando más tiempo. Con ello se crearan más actividades y en buenas condiciones.

La principal causa de sufrimiento de la humanidad es el envejecimiento. Es el enemigo común. Pero se nos hace pensar que son los terroristas, el cambio climático, los dictadores, sino que es el envejecimiento. Como ya te he dicho antes, la mayoría de las personas en los países avanzados mueren por envejecimiento y eso es lo que hay que detener.

Es un imperativo moral. Y por eso nosotros  defendemos el rejuvenecimiento como la prioridad ética de la humanidad.

.- ¿Cómo se transformara la felicidad a través de estos avances?

Pasaremos de una felicidad dependiendo de las circunstancias, de consecución de éxitos, de la opinión de los demás, a una felicidad más interior. Y además por eso te comenté, que pasaremos de la extensión de la vida a la expansión de la vida.

Tendremos más cantidad de vida, pero tendremos más calidad de vida. Y las dos cosas son posibles.

.- Dentro de 25 años, ¿Qué nos dirás?

Me gusta siempre decir que yo no pienso morir sino también el co-autor del libro, David Wood, fundador del primer sistema operativo para teléfonos inteligentes.

¿Y por qué no vamos a morir? Porque vamos a tener las tecnologías para el rejuvenecimiento y por eso decimos que en 30 años, pensamos en ser más jóvenes que hoy. No más viejos, sino más jóvenes que hoy gracias a los avances en ciencia y tecnología.

.- ¿Qué cambios sufrirá la sociedad con estos avances? ¿Seremos más humanos?

Claro que vamos hacia una sociedad mucho más humana. Vivir más y mejor es mucho más humano.

Pero desde el punto de vista qué es la humanidad y qué somos los seres humanos, que yo definiría de una manera muy corta, “Los humanos somos animales con tecnología”.

A diferencia de los otros animales, nosotros usamos la ciencia y la tecnología para vivir más y mejor.

La tecnología para mí, nos vuelve más humanos. Aunque haya personas que dicen que es al revés. Si no tenemos tecnología, somos básicamente animales. Sin tecnología no llegaríamos a los 15 años de expectativa de vida.

Al tener tecnología, somos los únicos animales avanzados gracias a ella.

Imagínate qué seríamos sin el fuego, un gran avance tecnológico de hace más de 500.000 años. Avance por ejemplo que no tienen otros animales como la escritura, la rueda… haciéndonos distintos respecto a ellos.

Y estos avances nos hacen vivir más y mejor. Esto es como el amor, porque tienes que decirle siempre a tu pareja que le quieres más que ayer pero menos que mañana. Y con la tecnología pasa igual, vivimos mejor que ayer, pero peor que mañana.

.- ¿Qué le dirías a aquellas personas que tienen miedo a morir?

No solamente hay gente que tiene miedo a morir, sino que también hay gente que se mata, que se suicida, que es algo mucho peor. Hasta hay niños que lo hacen.

Y esto es muy doloroso, porque no hay nada más hermoso que la vida. El hacer más, el innovar, el crear, vivir más y mejor.

Yo les diría que el mundo está lleno de posibilidades. Y es tremendamente terrible sino hacemos uso de ellas.

Por lo tanto yo siempre creo que hay que ver el mundo como un vaso medio lleno , no como un vaso medio vacío.

Claro que hay problemas en la vida, pero nosotros somos lo suficientemente inteligentes para crear nuevas posibilidades, oportunidades.

Vivimos en un tiempo mucho mejor que en el pasado, pero mucho peor que hoy. Y a los que piensen que la cosa es mala, tranquilos, se va a poner mucho mejor en el futuro.

.- Si tuvieras la oportunidad de poner en una valla publicitaria lo que quisieras, ¿Qué sería?

Vivimos en tiempos increíbles. Entre la última generación humana mortal y la primera generación humana inmortal.

¿Dónde quieres estar tú?

.- ¿Qué has aprendido del José Luis de hace 20 años que nunca olvidas?

Hasta hace 20 años era para mí impensable la inmortalidad, por varias cosas.

Cuando eres más joven, uno se preocupa menos de la muerte. Pero por otro lado no existían avances tecnológicos, no se habían rejuvenecido a los ratones, a otros animales.

Lo que hace 20 años era una locura, hoy es posible. Y aunque a mí me llaman de charlatán, mentiroso y de loco, yo siempre estoy tranquilo, ya vamos a ver juntos los próximos 20 años lo que va a suceder, ya que estas cosas de las que hablo, van a ocurrir.

La ciencia ficción de hoy, es la ciencia de mañana. El mundo está cambiando exponencialmente. Vamos a ver más cambios en los próximos 20 años, no que en los últimos 20 años, sino que en los últimos 2.000 años. Ya que estos avances se están acelerando a un paso enorme.

.- ¿Qué piensas de la gente afronta estos avances con una mente cerrada?

Yo me siento, como mi co-autor, así como toda la gente que está investigando estos temas, nos sentimos en el lado correcto de la historia. Porque no hablamos de que estos avances llegarán en 50 años o dentro de 1 siglo, sino que estoy hablando de 10 años y menos, estaremos viendo cambios impresionantes.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Mi felicidad es vivir más y vivir mejor. Y creo que hacia allá vamos. Ya que viviremos más y mejor, yo quiero hacer aún muchísimas cosas en la vida, aprender otros idiomas, conocer otros países y seguramente otros planetas.

El universo está lleno de multi-oportunidades.

.- ¿Qué seriamos sin la curiosidad?

Es muy bonito ver a los niños. Preguntan sin parar. Lamentablemente el sistema educativo actual coarta esta curiosidad y castra la parte de la curiosidad de los niños.

Tenemos que tener un sistema que nos haga más abierto a los cambios y visualizar todas estas posibilidades que se acercan.

.- Una reflexión a los lectores del portal

Es un nombre maravilloso para tu portal, David. Porque nosotros estamos iniciando la primera generación de humanos inmortales, en un mundo mucho mejor

 

 

¡¡Algo que a todos nos marca, el amor!!

Ten en cuenta que el amor y los grandes logros, requieren de grandes riesgos” dice el Dalai Lama

Recientemente he terminado de leer el libro de Rocío Carmona “Lo que sucedió cuando me rompiste el corazón”. Libro actual, fresco y real como la vida, que me dio el último empujón a una idea que llevo tiempo viendo en las empresas y marcas con las que trato.

LO QUE A TODOS NOS HA MARCADO O MARCA, ES EL AMOR.

Seguimos a marcas de las que nos enamoramos, trabajamos en empresas de las que estamos enamorados, estamos con personas de las que estamos enamorados.

Y solo habrá un final feliz, si hay energía entre ambos, si hay una enamoramiento de verdad.

Se trata el amor, las emociones como algo muy bonito, ideal, que nos hacen más bien que daño. Pero cuando nos toca en primera persona, nos cerramos en banda a la hora de hablar de ellos.

Nos hicieron con amor y siempre las mejores cosas salen desde el amor. ¿Qué diferencia hay entre el arroz que hiciste la semana pasada y el que te salió tan soso? El amor.

¿Por qué sigues con tanta devoción a ese cantante? ¿Por qué te compras el mismo día del lanzamiento el libro de tu escritor favorito?

Porque el amor que te transmite, la energía que pone en cada acción, te llega de verdad.

A lo largo del estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, sentía que había algo más, que diferencia a unas marcas de las otras. Y si, era el AMOR.

Todos y cada uno de ellos, ponían una energía plus, que a la larga hacia que se distinguiera de la competencia.

Puedes llamarlo amor, energía, alma,…ponle el nombre que tú quieras. Pero que hay algo que te distingue de los demás, de eso no tengo ninguna duda.

Pero en esta sociedad, no queremos cantar como Alejandro Sanz “Mi soledad y yo”. Se nos dice que sufrir no es bueno, que es mejor para nuestra salud “Ojos que no ven, corazón que no siente”, en definitiva en convertirnos en “hombres de acero”. O si estamos en soledad, y aparece el amor, en cualquiera de las formas posibles, gritar como Marlango, “Vete”.

En definitiva, nos han dicho que el amor “Duele” como canta Elefantes. Por eso ahora la moda de los coach de parejas, es impulsar que todos somos naranjas completas, como si no necesitásemos a nadie para ser un poco más felices.

Y quien diga lo contrario miente.

Las empresas quieren enamorar (NO MANIPULAR) a sus clientes. Nosotros enamoramos a nuestra posible pareja. O a nuestros futuros trabajadores.

TODO DEPENDE DEL AMOR.

Cuando no “enamoramos” a nadie, nos preguntamos como dice Christina Rosenvinge , ¿Quién me querrá?. Y en vez de hacer un camino de introspección, preferimos comprar seguidores para redes sociales, subirnos a carros de “modas” que sólo nos darán pan para hoy y hambre para mañana.

Cuando estamos enamorados de verdad, (podrá salir bien o mal la historia, pero así lo sientes), sabes que esa persona, empresa o producto, es lo que estabas buscando. ¿Quién no ha dicho alguna vez, “Eres, como canta Antonio Orozco?

Pero todo empieza estando “Loco de Amor” como dice David Otero, pero con nosotros mismos.  Tampoco estoy impulsando aquí que nos queramos más que nos quieren nuestras madres. Para nada.

Pero cuando empezamos a querernos a nosotros mismos, ya podrá venir una sorpresa en forma de decepción personal, de producto que no satisface nuestras expectativas, que no lo veremos como un drama, sino como una evolución de nuestra vida personal o profesional. Nos hace afrontarlas con actitud y no con emociones descontroladas, ni actitud de víctima.

Para las marcas y profesionales que sigo estudiando, cada día no es un lamento, sino el sonar de los Tambores de guerra, como dice Manuel Carrasco. Sonido de aliento, que desde su amor, su energía, su confianza, su coherencia, siempre como tú quieras llamarlo, saben que un nuevo día es una nueva oportunidad de enamorar a sus clientes, de conquistar los corazones del mundo que saben que les espera.

Las personas y empresas que desprenden amor allá donde van, siempre desde un trabajo interno, están trabajando en un sueño, en un propósito. Son ellos mismos, no van siguiendo la “manada” o la “moda” de esos momentos. SI te gusta bien y sino también. Y por eso enamoran, porque son ellos mismos.

Nos enamoramos de lo que creemos que nos puede dar una vida diferente a la actual, de lo que nos puede hacer sentir emociones hasta nunca vividas. Nos podremos enamorar de una marca que no gusta a nadie, de una persona no muy agraciada, pero si a nosotros nos ha “llegado”, dará igual lo que opinen los demás, es nuestro amor lo que importa de verdad.

¿O es que crees que irá algún lugar si crees que te enamoras de una marca simple y que sólo lo haces por estar tranquilo? Sabes que no irá a ningún lado.

Entre otra de  las características, tanto en el libro de Rocío, como en las marcas estudiadas, además de quieras o no, la vida siempre te pone lo que es para ti, tenían una banda sonora que los acompaña durante todo el camino.

Tienen un concepto del amor, no basado en un “mundo ideal” como Disney, sino más realista, de confianza, aprendizaje. De caídas si, pero también, de subidas y de aliento. Un amor más “Indie”.

El amor sin música, es como el arroz con leche sin canela. Algo insípido.

Nos preguntamos como esas personas o marcas han provocado una “Avalancha” como dirían los Héroes del Silencio. Como lideran nuestros corazones y nuestras preferencias.

Ya sabes la “fórmula secreta” de muchas empresas y personas en la vida, EL AMOR.

Enamorémonos de las raíces y no de las flores, así en otoño sabremos qué hacer

¿Estás dispuesto a empezar a amarte y a enamorar?

 

¡¡ Un Te quiero y un Adios!!

“Eres el adiós que nunca sabré decir”

Hace unos días me preguntaban:

¿A qué palabras has tenido miedo en tu vida?

Dije que a 2:

TE QUIERO y a un ADIOS.

Sin dilaciones, sin miedos al que dirían, salieron de mi boca como una bala sale de una pistola directa a su diana.

Creo que son las dos palabras más difíciles de pronunciar por un ser humano y las que más transformación producen.

Nos cuesta decir TE QUIERO.

A pesar que las películas de Disney, las de las 3 de la tarde los sábados y algún realilty que nos dicen lo bonito que es el amor, los vaivenes tan divertidos que viviremos y lo chulo que es pasar el domingo por la tarde en el sofá y una manta, tenemos un miedo atroz a decir, TE QUIERO.

Ya no estoy hablando de un Te quiero como una posible pareja, simplemente un te quiero como amigo, hermano o familiar.

Nos cuesta, y mucho.

¿Por qué?

Porque TENEMOS MIEDO.

Miedo a que nos miren raro, a ser rechazados, a que piensen que somos de otra orientación sexual, a que seamos “demasiado” sensiblones o vete a saber qué locura se le ocurrirá a nuestro cerebro como excusa para no dar el paso adelante.

¿Y mientras tanto? Una nueva oportunidad perdida de demostrar a esa persona cuanto sentimos por ella.

Sé que estarás pensando, “Pero yo lo demuestro de otras muchas maneras..No hace falta que diga nada, lo hago todo los días a través de diferentes acciones o con regalos en los aniversarios…”

¡¡ERROR!!.

A través del estudio realizado, tanto con hombres y mujeres, SI agradecían determinados hechos, sorpresas o situaciones que demostraban el amor que tenía otra persona por ellos., pero sin un te quiero de sus labios, sentían que faltaba algo.

Me viene a la mente una situación parecida para que la entendamos mejor.

Piensa en tu grupo favorito. Piensa que estas en su último concierto. Van a tocar tu canción favorita, ves como la tocan, como la sienten, como vibran, pero no oyes ni una sola letra de sus bocas. ¿Cómo te sentirías?

Así se sienten las personas cuando no oyen un TE QUIERO de esa persona. Tampoco te digo lo que uses como un mantra y rayes la cabeza de la persona, repitiéndoselo cada minuto. Pero SI cada cierto tiempo o en las ocasiones que sientas que corresponden.

Muchas veces te aseguro que tiene más valor un TE QUIERO que todas las sorpresas que le hayas dado a esa persona hasta entonces. Siempre deja más huella

Y déjame hacerte una pregunta: ¿Qué pasaría si nunca más pudieras decir a esa persona lo que sientes por ella? ¿A qué no te lo perdonarías nunca? ¿Entonces qué vas a hacer?

Vivimos con miedo al ADIOS.

Nos desvivimos en la desesperación de encontrar una seguridad. Seguridad en el trabajo, con las amistades, con la familia, con la pareja… Pensamos que si encontramos todo lo que nos dicen que tenemos que tener, y más a una cierta edad, ya seremos considerados “ciudadanos de 1ª”.

Y cuando lo conseguimos, parecemos Golum con nuestro anillo. Hacemos todo lo posible para que no se vaya de nuestro lado todo eso conseguido. Y cuando ya creemos que no se marchara de nuestro lado, llega el ADIOS.

Nos preguntamos el por qué, nos llevamos las manos a la cabeza, nos lamentamos, pero el tren está partiendo, queramos o no, es hora de decir adiós.

Tenemos miedo al adiós, principalmente por el apego. Nos hemos “encariñado” de esa situación, de esa persona o ese trabajo. Pensábamos que la vida iba a terminar junto a él, pero por lo visto no va a ser así.

No queremos imaginarnos cómo sería la vida sin esa persona. NO QUEREMOS. Nos preguntamos que será de nosotros, si podremos vivir en una situación nueva, diferente… Ni queremos imaginárnoslo.

Lloramos , pataleamos, y haremos lo legal e ilegal para que se vaya de nuestro lado..Todo porque tenemos miedo al adiós.

Un adiós supone incertidumbre, desconocimiento y dudas.

Supone que estamos “perdiendo” algo que teníamos. Que nos hacía sentirnos cómodos. Hacia algo que tendremos que ganarnos de nuevo para seguir viviendo esa “seguridad” tan soñada y anhelada.

Un adiós:

.- Enseña.

Te enseña todo lo que has vivido hasta ese momento. Los malos y buenos momentos. Lo que has hecho o no, por rutina, vagancia o miedo. Lo que creías que era imposible así como sensaciones únicas e inolvidables.

.- Aprendes a ver en qué has fallado.

No digo que te reboces en los fallos. Pero sí que aprendas de lo no realizado, de las caídas vividas y de la inanición sufrida. Porque en muchas ocasiones, ese adiós, es por “haber dado por supuesto”, que eso estaría ahí siempre.

Damos por supuesto que todo será para siempre, y la vida nos enseña que no es así. Que hasta nosotros tenemos una fecha de caducidad. Pero por no haber hecho las cosas como deberíamos haberlas hecho, por miedo, principalmente, el tiempo se ha agotado y es hora de decir adiós.

.- La vida es Hola, pero también Adios.

Somos seres humanos apegados que piensan que viviremos para siempre , con lo que tenemos y con las personas que nos rodean. Y la vida no es así. Todo lo que viene, se va. Nosotros también. La vida es cambio, es hola y también adiós. Pero aún creemos que seremos inmortales, que nada se irá de nosotros, porque ya que vienen, nunca se irán. Y las cosas tal como vienen, se van.

Aprendamos a vivir en el presente, a exprimir cada momento y a no dejarnos nada en el tintero. Porque no sabemos cuando será el adiós.

Son dos palabras que se encuentran tapadas detrás de nuestros labios. Escondidas no queriendo ser nunca llamadas a escena.

Un Te quiero, hacer descampar esta vida que vivimos llena de turbulencias. Así como un adiós, hace que salga el sol en un mundo tenebroso

Para mí son dos palabras, que muestran siempre el principio del comienzo de algo, mejor de lo vivido hasta la fecha

¿Cuántas veces has dicho te quiero hoy? ¿Por qué tienes miedo decir adiós a esa situación o persona?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla .Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.