Oso, Tigre y Dragón en la empresa

O cambiamos de conducta o cambiamos de sueño. Anónimo.

Estoy rodeado de hienas, de osos perezosos, de marmotas, de comadrejas y de zorros astutos”.

Cuando me lo decía un amigo, no sabía si había a un programa de Frank de la Jungla o había pasado un mes en la selva. Pero estaba describiendo el día a día de su empresa.

¡¡Menudo zoológico!!

Hace unos días, terminé de leer el libro de Andrés Pascual y Ecequiel Barricart, “El oso, el tigre y el dragón. Los tres animales que habitan en ti. Y mientras me iba describiendo la fauna con la que convive, me acordé de él.

Leyendo libros, revistas de Management, conferencias y valores que hay en la sociedad, es normal que se conviva con este tipo de fauna o seamos devorados por ellas.

Estrategias para ser más competitivos, cómo hacer que tu empresa sea la líder del mercado, cómo llegar a ese puesto que tanto añoras, cómo conseguir ese título que todos tienen y tú no…”

Ante estos titulares reales y promociones de cursos, ¿Qué tipo de personalidades estamos desarrollando?

La de hienas, diablos de Tasmania y demás fauna salvaje.

¿Qué pasaría si todo se redujera a esos 3 animales que te he comentado antes?

Necesitamos ordenar nuestras emociones. No podemos abrir la puerta de la oficina y empezar a gritar sin haber dicho ni buenos días, y otro día que todo sea bonito, alegre y feliz. Un poco de equilibrio, de coherencia, por favor.

Un buen líder, una buena persona empieza liderando sus emociones. Y eso es lo que nos hace el OSO que todos llevamos dentro.

Somos emociones, somos sentimiento por mucho que esta sociedad, nos diga, que nos los tenemos que comer, ya que las emociones nos dicen que nos nublan en nuestro día a día, a la hora de tomar decisiones.

Pero desde que nacemos, nos instruyen desde el miedo. Miedo por desobedecer a nuestros padres, profesores, jefes… Miedo a las represalias, por no hacer lo que esperan y desean de nosotros…

Así que cuando llegamos el mundo laboral, sólo tenemos miedo en vez de motivación, ilusión, alegría o ganas de superación. ¿Por qué?

Porque sabemos si llevamos la contraria, NOS ECHARAN, porque si decimos lo que pensamos, NOS ECHARAN, porque si no hacemos horas extras, NOS ECHARAN… Y vivir en el paro, es lo más denostado y macabro que nos puede pasar…Así que por lo tanto, ocultemos nuestras emociones, ocultemos nuestros deseos, nuestra creatividad, y hagamos lo que nos piden y sin rechistar.

Todos los días cuando nos levantamos somos como Winnie The Pooh pero deprimido, sabiendo que tenemos que ir a trabajar.

¿Cómo hacemos para que ese oso se levante todo el día robusto y ruja?

Nos han dicho que el miedo es lo peor que nos puede pasar. Yo creo que no. Es una emoción con la cual nos tenemos que hacer amigos, como la frustración, rabia o la tristeza. Esto es como las heridas, cuando las dejas al aire, se cicatrizan mucho más rápido, pues con las emociones igual.

Cuando descubrimos porque nos pasa, empezamos a descubrir quién eres de verdad. No eres esas mascaras, esas apariencias o esos títulos que están detrás de tu despacho. Eres tú, alguien único.

Las emociones son la herramienta ideal para expresar quien eres, qué quieres, cómo sientes… ¿Por qué lo hacemos tan difícil ocultándolas o no dejándolas salir?

En este mundo, nuestro tigre, esta muriéndose de deshidratación, está famélico. El tigre quiere retos, que le hagan sacar su valentía. Pero el mundo nos pide que solo queramos la rutina, aunque por las noches desearíamos que nuestra vida fuera de otra manera. Que los valientes sean otros, que otros se arriesguen, y si lo consiguen que nos enseñen como lo han hecho.

Las únicas acciones que realizamos son las que nos pone nuestra agenda, y de ahí no nos salimos. ¿Así como vamos a alimentar a nuestro tigre? Más bien se querrá marchar con otro que lo cuide y quiera más que tú.

También están los profesionales, que tienen a su león más gordo que Michelin gracias a sus constantes iniciativas y su estrés.

¿Qué hacemos pues?

Preguntarte de forma sincera: ¿Qué quiero hacer en el trabajo?

Cuando lo tienes tatuado en tu mente, no te importan las circunstancias ya que sabes QUÉ, tu creatividad resurge ante las posibles dificultades. La disrupción es tu filosofía, ya que todos los días quieres ser mejor que el día anterior. Las metas siempre te impulsan a ser mejor, a querer conocer donde no están tus limites, aprender continuamente ya que sabes que no sabes nada.

Pero sabiendo QUÉ quieres, actúas desde la serenidad, desde la tranquilidad, porque sabes que estás en el camino correcto. Quizá no consigas crear esa empresa, quizá no llegues a liderar ese cambio con el que sueñas, pero sabiendo todo lo que te podría ocurrir, todo lo que tendrías que dejar a un lado, lo has hecho, desde la tranquilidad, y desde la coherencia.

Y ¿Qué hacemos con el dragón? ¿Para qué sirve?

Hace unos días preguntaba a un directivo. ¿Te sientes vacío a pesar de la vida que llevas? Su respuesta, con lagrimas en los ojos, fue que SI.

Somos mucho más que nuestras emociones, que nuestros títulos, acciones o retos. Somos mucho más.

Todos hemos venido a dejar algo en el mundo que perdure. No hemos venido a trabajar y hasta al día siguiente .Ya no te digo una huella en el mundo mundial, pero si en la gente nos rodea, o en nuestros clientes. Algo más allá que conseguir facturar todos meses más que el mes anterior.

Todos queremos volar, que nos reconozcan por nuestro vuelo, por nuestras alas. Pero si lo haces por ego, te aseguro que el vuelo será muy corto y con aterrizaje forzoso.

Para ello, tienes que estar en soledad contigo mismo. ¿A qué pica, verdad?

Acepta tus emociones. Acepta que no eres el contexto en el que estés viviendo, sino que eres mucho más.

Cuando empieces a volar, te darás cuenta, que hemos dado importancia a cosas que no la tenían, que hemos reaccionado a cosas de forma reactiva cuando tenía que ser de forma proactiva.

Eso es lo que hace un dragón, saber que tienes que volar mucho más que a ras de suelo, sabiendo que tienes un PORQUE que realizar, una misión.

Así que profesionales, empresas y demás organizaciones:

.- Amen a su oso, a cada uno de los osos que tienen en su empresa. Amándolos descubrirán lo autenticidad de cada uno de ellos, sacando adelante sus talentos sin necesidades de programas “fashion” de búsqueda de talento. NO contraten por C.v. contraten por el brillo de que transmiten los osos en sus ojos.

.- Den permiso que saquen las garras de tigre que todos tienen. Permitan que saquen sus ideas, que las pongan en marcha, que se confundan sin recriminarles por ello. Hagan un club de tigres y le aseguro que serán una empresa canalla.

.- Para volar, hay que tener un PORQUÉ. Un propósito mayor que una facturación o una expansión sin sentido. Y sobre todo cuando ese propósito te mueve, comenzarás a darte cuenta que como vienen las cosas, se van, descontextualizando todo lo que te ocurre.

Siempre habrá momentos, que a la hora de emprender un proyecto, haya un animal que destaque más que otro, pero siempre recuerda que tiene que haber un equilibrio dentro de ti, dentro de la empresa, recuerda alimentarlos en la misma medida

¿Cómo sería una empresa con estos 3 animales dentro de ella? ¿Cómo los alimentas tú? ¿Qué animal crees que no alimentas en tu vida?

Andrés Pascual: “Un billete de ida. Siempre adelante”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a Andrés Pascual.

¿Tenemos una flor del loto dentro de nosotros? ¿Somos nosotros mismos quienes creamos las tormentas que luego sufrimos?¿Somos capaces de hacer brillar el sol todas las noches? ¿No estamos viviendo ya el viaje de la vida o estamos sufriéndolo? ¿Cómo que tenemos dentro de nosotros 3 animales habitándonos? ¿Somos personas o qué somos?

Son algunas de las dudas que siempre que tenía cuando me venía a la mente, la persona de Andrés Pascual.

Este riojano, viajero incansable, sus viajes interminables le han servido como inspiración para sus múltiples libros. Escritor de bestseller como Taj, El viaje de tu vida o recientemente “Oso, Tigre y Dragón” , ganador junto a otro gran referente nacional, Ecequiel Barricart, del premio  Urano 2017, de crecimiento personal.

Hace unos días tuve el placer de conversar con Andrés, sobre la importancia de la pasión en nuestras vidas, del poder de nuestros sueños y de lo importante que es ser nosotros mismos los pilotos de nuestra vida. Así cómo mantener en equilibrio dichos animales interiores que habitan en nosotros y alimentarlos en cada situación

GRACIAS  ANDRÉS por recordarnos que tenemos que ser expertos en el gran arte de vivir con un billete siempre de ida. Podéis conocerlo más a través de  Web, Twitter y Facebook

Sabes que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin

.- Si alguien quisiera definirte en una frase, ¿Qué te gustaría dijeran?

Un tío majo.

.- Desde ese concierto, en la Expo de Sevilla, han ocurrido muchas cosas… ¿Qué has aprendido de todas ellas?

Que no dejamos de aprender, que siempre hay posibilidad de ser mejor persona, de dar un poquito más, a ti mismo y a los demás. Aunque lo mejor de aquel concierto hace un cuarto de siglo es que Ecequiel Barricart y yo forjamos una amistad que va más allá del espacio y del tiempo.

.- ¿Qué quieres ser de mayor?

Alguien a quien no le afecta negativamente el hecho de ser mayor, que lo disfruta en paz porque sabe que está andando su propio camino.

.- ¿Qué significa que hay un oso, un tigre y un dragón dentro de nosotros?

Que todos albergamos la fuerza necesaria para alcanzar el equilibrio. Son tres poderes que nos proyectan hacia la plenitud. El poder del oso, que con su abrazo ordena nuestras emociones y nos otorga la capacidad de amar, haciendo que nos sintamos únicos, convenciéndonos de que podemos brillar más allá de nuestras grietas y virtudes. El poder del tigre, que con su garra gestiona nuestras acciones para que alcancemos las metas en el mundo de las cosas. Y el poder del dragón, que nos eleva a lo más alto para que, con su mirada, contemplemos nuestra vida con distancia para relativizar las idas y venidas del día a día y divisar nuestro propósito, aquello que es verdaderamente importante y dota de sentido a todo lo demás.

.- ¿Cómo mantenemos dicho equilibrio de esos 3 grandes animales dentro de nosotros?

Se trata de alimentarlos como es debido. Al oso con compasión, aceptación y generosidad. Al tigre con valentía, resolución y firmeza. Y al dragón con trascendencia. Cuando la dieta no está equilibrada, empiezan a darse dentelladas entre sí y padecemos los tres males que nos bloquean el camino hacia la realización personal: el miedo, el estrés y el vacío. Esos males te ofrecen una visión distorsionada de ti mismo. Esa persona no eres tú. Tú eres tus tres animales en paz.

.- ¿Consideras que todos hacemos arte de alguna u otra manera?

Vivir es el arte supremo. Ser creativo no significa sólo componer sonatas para piano. La creatividad es un don que viene de serie, y su libro de instrucciones sólo contiene una norma: «Exprime tus sesos día a día para encontrar la forma de llegar a ser tú mismo en un mundo que se empeña en lo contrario».

.- ¿Quién compone las tormentas que vivimos dentro de nosotros?

Nuestra mente es una herramienta fascinante que nos permite salir adelante en el mundo de las cosas, pero a veces se convierte es nuestro peor enemigo. Se dedica a torturarnos con ideas que construye por una mal entendida autodefensa, para que no arriesguemos tratando de salir al mundo a perseguir aquellas cosas que amamos. Por eso debemos forjar siempre pensamientos positivos, pronunciar siempre palabras llenas de luz y de entusiasmo. Una palabra puede arrebatarnos la libertad (¡cuánta gente se habrá quitado la vida al escuchar un «no te amo»!), pero también puede devolvérnosla.

.- ¿Cómo hacemos para que brille el sol por la noche en nuestras vidas?

Basta con comprender que el mundo es una montaña rusa llena de cimas y de valles, aceptar con naturalidad que en el largo pero apasionante desierto de la vida no hay noches estrelladas sin tormentas de arena. Esto es una realidad que no ha de bloquearnos ni impedirnos vivir el ahora, sea cual sea, con toda intensidad. Si tenemos un dragón bien alimentado, que nos eleva a las alturas con la mirada bien afinada para divisar nuestro propósito vital, el tigre podrá actuar con libertad en su terreno, desplegando toda su garra para sacarnos de cualquier agujero, por profundo que sea.

.- ¿Qué le dirías a esas personas que saben que no están haciendo lo que les gustaría pero aún así siguen haciéndolo por aparentar una felicidad falsa?

Si el aparentar es una opción voluntaria, algo que ellos han elegido, nada que decir. No hay nada ilegítimo en permanecer en un estado de confort (que no es confortable, sino solo conocido) de forma consciente. Pero si tienen miedo de pasar por delante de un espejo porque cada vez que ven su imagen reflejada no se reconocen, entonces hay que poner remedio. Hay que recuperar la libertad perdida y actuar. Dar el primer paso, porque ese llamará al segundo y, éste, a otro más.

.- ¿Todos tenemos una flor de loto dentro de nosotros? ¿Dónde se encuentra? ¿Cómo la encontramos?

La flor de loto nace en todo su esplendor en las aguas más turbias, por eso es tan maravillosa e inspiradora. Y para encontrarla… ¿Conoces el cuento del lápiz de sándalo? Un hombre que vivía en un país donde no existían árboles de sándalo llevaba tiempo obsesionado por saber cómo olía aquella madera, ya que mucha gente le había contado maravillas acerca de su exótico aroma. Consultó con su maestro, pero éste se limitó a regalarle un lápiz. Un poco decepcionado, el hombre usó el lápiz para escribir a sus amigos de otros países pidiéndoles que le mandasen un pedazo de la anhelada madera. Escribió una carta tras otra, pero nunca obtenía respuesta. Un día, mientras mordisqueaba el lapicero repasando la lista para ver quién le quedaba por escribir, percibió un dulce perfume. Fue entonces cuando se dio cuenta de que siempre lo había tenido en sus manos. El olor que le embriagaba surgía del corazón de su propio lápiz de sándalo… Este cuento encierra una gran verdad. Todos hemos de alimentar a nuestro dragón para encontrar nuestro propósito vital, aquel que dota de sentido a nuestra existencia. No se trata sólo de descubrir lo que queremos hacer en el trabajo, sino también qué clase de persona queremos ser. La respuesta está dentro de nosotros, pero muchas veces nos da miedo formularnos la pregunta. Preferimos dejar que los prejuicios y los dictados sociales guíen nuestro timón, y terminamos vagando como si fuéramos bolsas de plástico que el viento lleva de aquí para allá. A quien esté pasando por esta situación le diría: No te dejes arrastrar. Sólo hay un sitio donde buscar lo verdadero.

.- ¿Qué palabra olvidada por la sociedad tendríamos que recuperar en nuestro vocabulario?

Felicidad. El deber que más descuidamos es el de ser felices. Hemos llegado a pensar que es imposible (porque somos presos del deseo y nos anclamos en la carencia) o que no lo merecemos. Aunque el verdadero reto es darse cuenta que la felicidad solo surge de un estado de equilibrio y serenidad. Nuestro verdadero objetivo ha de ser la paz interior.

.- ¿Hasta dónde debemos llegar para cambiar el mundo?

Cuando escogí este subtítulo para mi quinta novela, Edén, fue porque realmente pensaba (y lo sigo pensando) que el modelo de civilización actual no sirve para el mundo que hemos creado. Hay que innovar, pero no sólo a través de emprendedores mercantiles, sino también de emprendedores humanos. Tenemos que estar dispuestos a luchar para ganarnos nuestro propio Edén. Por el mero hecho de nacer, no somos titulares de una vida plena. Debemos actuar para merecerla. Venimos de una época en la que nos hemos acostumbrado a tener todo dado, cuando, desde el principio de los tiempos, el ser humano ha peleado por lo que tiene.

.- ¿Qué billete tenemos que tener para vivir el viaje de la vida?

Un billete solo de ida. Siempre adelante.

.- Una clave para lanzarnos a alcanzar aquello que amamos.

Amarnos a nosotros mismos. Esto no es egoísmo, es el orden necesario para lograr el buen fin. Como cuando la azafata, en las recomendaciones de seguridad de un avión, dispone que en caso de despresurización te coloques la mascarilla de oxígeno antes de colocársela a tu hijo, porque de otro modo te desvanecerás mientras tratas de ayudarle y moriréis los dos. Sé compasivo contigo y podrás serlo con los demás. Acéptate como el ser único que eres y podrás comprender al prójimo. Sé generoso contigo y podrás dar al mundo la mejor de tus versiones. En una palabra: ámate a ti mismo y podrás entregar amor.

.- Una reflexión para los lectores del blog.

Tenéis suerte de haber caído en manos de David Asensio. Aquí hay luz.