¿Y si no quiero rendirme?

La cantidad de calor desprendido por una resistencia es directamente proporcional a la intensidad de corriente, a la diferencia de potencial y al tiempo” decía James Prescott Joule

Muchas veces he querido abandonar.

Me preguntaba que estaba haciendo escribiendo lo que sentía, para qué valía. Qué estaba ganando, sino veía ningún resultado tangible. Además mucha gente se había ido de mi lado, por lo que hacía. Y para colmo, intentabas ampliar tu zona de confort, haciendo cosas nuevas que ampliasen tu radio de acción, desarrollarte en campos que te gustaban,lo único que recibias eran negativas.

Más y más noes, que lo único que inspiraban era a tirar la toalla olvidándose uno si había algo de lo que aprender.

Y no han sido varias veces, sino unas cuantas, Y aquí sigo con todos vosotros. Porqué si no dudas en el camino en el te encuentras, si lo dominas, no es el camino en el que aprenderás.

Hoy esa sensación de seguir, aunque las circunstancias decían que NO, me ha hecho lanzar esta pregunta al mundo 2.0:

¿Qué distingue a las personas que han alcanzado metas “imposibles” por los demás del resto de los seres humanos?

Partamos que no me considero un super hombre ni que he conseguido nada “reseñable” en la vida, pero quería responder a estas preguntas que alguna me he hecho observando a mucha gente que he entrevistado:  ¿pero qué les hacia a esas personas seguir adelante cuando los demás habían tirado la toalla? ¿Qué les distinguía respecto a los demás en los momentos de querer mandarlo todo por el baño?

Aquí van algunas de mis reflexiones al respecto:

Que te la bufen lo que opinen los demás. 

SI es tu pasión, si es tu sueño, si es tu vida, ¿Por qué te importa tanto la opinión de los demás? ¿Por qué te importa tanto lo que puedan decir los demás? ¿Por qué crees que es imposible si nadie de quién te habla ni siquiera lo ha intentando?

Muchas veces hay que hacer oídos sordos. Ya puede ser tus padres, tu pareja, o quien sea, si es tu sueño, y luchas por él. Si ves claro el camino, lucha por ese destino.

Es tuyo, es tu felicidad. Y si no lo consigues como creías que lo ibas a conseguir, habrás hecho más, que habiendo tirado la toalla cuando los demás lo hacían.

No busques en los demás el apoyo. Se tu mayor fan.

Me encanta ver en redes sociales como la gente ante un problema personal, lo comenta a todos sus contactos. Como esperando hacerse viral y dar pena a los demás.  Me parece respetable, pero no lo comparto.

¿Por qué? Porque la motivación, las ganas de luchar, las ganas de seguir adelante, tienen que venir de ti mismo, no de unos seguidores en redes sociales, que quizá  te puedas dar cuenta, que no les interesa tu vida personal y solamente la profesional.

La motivación siempre tiene que venir de ti mismo, y no de los demás.  Tú eres el líder de tu vida, no necesitas como gasolina los halagos de los demás.

 El tamaño importa.

Mal pensado. A ver qué estarás pensando.

Por el camino , no nos damos cuenta de lo que estamos consiguiendo. Obviamos los pequeños avances que hemos realizado o las pequeñas semillas que están germinando que hemos obviado porque estamos obsesionados con la meta.

Fíjate por el camino lo que va apareciendo y no lo olvides, porque seguramente te ayudará mucho más de lo que te imaginas a alcanzar tu meta.

Obsesión por el siguiente paso. 

Creemos que porque nos han dicho que no, ya está todo echado por la borda. Ya no vemos más, solamente el NO y cerramos el “chiringuito” porque para que seguir intentándolo. Lo que ha pasado ha sido un simple “Por este lado , no. Sigue intentándolo por otro”. Porque hasta que no haya ninguna opción, no has fracasado, solamente te has caído

Así que límpiate la suciedad y piensa en el siguiente paso que tienes que dar.

 Deja de buscar una excusa. 

Cuando recibimos uno , buscamos una excusa para no seguir adelante.

Toda excusa siempre empieza por dos palabras: “Es que..” Todo lo que vaya seguido de estas dos palabras, son puras excusas . Las decimos para que los demás vean que somos unas victimas, que tenemos toda la razón del mundo para no seguir adelante. Que necesitamos los mimos de los demás , ya que nos hemos esforzado y no hemos conseguido lo que las expectativas que teníamos desde el principio.

¿La mejor forma de ponernos más excusas en la vida? Fijarnos en Teresa Perales, en Nikola Vujecic, en toda la gente que a pesar de sus discapacidades han conseguido cosas que nosotros diríamos desde el principio: “Yo ni loco lo haría…”.

No hay DNI que valga. 

Una de las excusas más conocidas es una así: “Es que ya no tengo edad para esas cosas…La gente se va a reir de mi por la edad…”

Hay gente de más de 90 años que se tiran por un avión haciendo paracaidismo, hay gente que estudia la formación básica, mucho más allá de haberse jubilado. Así que deja de quejarte, que el DNI es un papel, la edad está en tu cabeza.

Reconoce tus limitaciones

Estamos en una industria en las que nos dicen que podemos hacer todo. Lo imposible y lo posible. Que todo lo que nos propongamos, lo podemos conseguir. Vamos a ver si fumamos menos cosas perjudiciales para la salud, porque todos tenemos nuestras limitaciones y no todos podemos subir al Everest, solamente porque nos los propongamos con 20 kg de sobrepeso.

Todos tenemos limitaciones. ¿Qué todo se puede aprender? Desde luego, pero no todos podemos ser Messi y menos con 40 años.

Así que podemos dar más del 1% de lo que creemos que hemos dado hasta la fecha, pero tampoco nos subamos a la parra, porque todos tenemos nuestras limitaciones.

Deja de compararte con los demás. Deja de pensar que los demás tienen algo especial que no tienes tú ni que nunca tendrás.

Solamente da 1% más de ti, en una sociedad que tiran la toalla a la primera de cambio o ni siquiera lo intentan, y te aseguro que entrarás en el olimpo de “esos elegidos” que tanto añoras, pero con tus sueños intentando, quizá conseguidos, pero sobre todo sentidos.

 

 

 

 

 

Anuncios

¿Cómo hacer que te pasen cosas buenas?

Las buenas cosas ocurren todos los días. Solo nos tenemos que dar cuenta de ellas” decía Anne Wilson Schaef

Desde que tenemos uso de razón, o eso creemos, tenemos un destino.

Queremos que nos pasen cosas buenas. Y como bien dice Marian Rojas en su libro , desde que nos levantamos hasta que nos acostamos estamos siempre preguntándonos :”¿Cómo hacer qué nos pasen cosas buenas?“.

Consideramos cosas buenas como tener una cuenta en redes sociales que aumente de seguidores de forma constante, que nos podamos ir por fin a New York o que la compañera de trabajo sea despedida.

Estamos preguntándonos todo el día, ¿Cómo hacer para que nos pasen cosas buenas?. Es decir, estamos todo el día pensando, en la forma de alcanzar, la felicidad.

Y si nos dan la manera más rápida posible para creer que la hemos alcanzado, ¿Dónde tenemos que firmar?

No hay una formula para la felicidad. No hay una formula para el éxito. ¡¡NO HAY FORMULA QUE TE LLEVE A TRAVÉS DE UN ATAJO A ESO QUE LLAMAN LOS DEMÁS, LA FELICIDAD!!.

Desconfia de todos aquellos métodos milagrosos y rapidos que te digan, que en el menor tiempo posible, te van a llevar  al éxito o a la felicidad, porque no es así.

Lo que pasa , es que creemos que los métodos que ha utilizado una persona, te van a servir a ti y aún con mejores resultados,  y acabas lamentándote porqué tras haber invertido tanto, no lo has conseguido.

PORQUE TU FELICIDAD, ES EL SENTIDO QUE LE DAS A TU VIDA. NO LA FELICIDAD LIGHT QUE TE VENDE ESE GURÚ.

Pero lo que nos han vendido y nos hemos tragado entero, es que la felicidad son los followers, el postureo y tener una familia, casa con un garaje en el que quepan 2 coches. Y no es así .

Pero cuando nos damos cuenta, que no somos felices, preferimos ocultarlo, respondiendo a los demás con rabia, ego, frustración y “mala uva”, que reconocer que estamos sufriendo.

Se nos ha enseñado que eso de mostrar tus emociones, está prohibido. Y más si son emociones que pueden utilizarse en tu contra ya que te verán débil.

La experiencia personal y con clientes, me ha dicho que expresar el sufrimiento ayuda mucho más que una noche de juerga por ahi.  Es una bofetada de realidad, en la que te demuestra que todos no son tan poderosos como nos hacen creer. O nuestro ego, mejor dicho.

Por lo tanto, nos damos cuenta, por el camino del sufrimiento, que ese concepto de felicidad que los medios de comunicación, los libros de la ley de atracción o “cómo ser feliz en 21 días”, no van contigo.

Felicidad consumida, que nos dice ” Serás feliz sólo si...”. Provocando frustraciones si no llegamos alcanzar ese nivel propuesto por la “industria”.  Haciendo lo que sea posible por alcanzarlo, porque sino seremos tildados de infelices, mediocres o demás…ya que no tenemos esa capacidad de esfuerzo y resultados para alcanzarla.

¿Y QUÉ HACEMOS? Te estarás preguntando.

¡¡DEJAR DE VIVIR PRE-OCUPADO POR LA CONSECUCIÓN DE ESA FELICIDAD!!.

No eres ni mejor ni peor por un número de seguidores, por dar más o menos conferencias que tus compañeros o no tener parjea a cierta edad.

¡¡ NO ERES NI MEJOR NI PEOR. DEJA DE VIVIR EN UN ESTRES CONTINUO!!. Porque aunque lo consiguieras, luego te estaría preguntado.: ¿Y esto es por lo que he estado peleando?.

Aún tras haberlo conseguido, no estás a gusto con ello, te defrauda…PORQUE NO ERA TU FELICIDAD, ERA LA DE LOS DEMÁS. Y les hiciste caso porque tenías miedo a descubrir qué habría detrás de esa curiosidad que tenías de la que olvidaste por contentar a los demás.

Sobrevivimos , tragándonos olas y olas de pensamientos tóxicos.  Intentando sobrevivir añorando el pasado y/o deseando que el futuro venga lo más rapido posible a nosotros, desde el sofa en el que nos quejamos de la vida perra que llevamos.

Miedos que en el 99% nunca ocurrirán y culpas por la situación que crees que te encuentras , que te hundirán.

Perdonate si así  te sientes y olbserva desde el exterior esa situación, en la que por una decisión te ha llevado a ese momento. Que yo sepa no puedes volver atrás, así que perdónate.

Cada día creo menos en la palabra felicidad, y si en la palabra paz. La felicidad no es lo que nos pasó, sino como gestionamos lo que nos pasa. Es estar en paz contigo mismo, aceptando los hecho como vienen y poniéndote manos a la obra en los que puedas influir.

En definitiva, ES VIVIR EN EL MOMENTO PRESENTE.

Esa es la definición para mi, de felicidad. La paz con uno mismo en el momento presente, en el ahora.

Toda realidad cambia, cuando cambias tu forma de pensar. Cuando es TU FORMA de pensar, no la que dicen los demás que tienes que llevar . Y para ello tienes que abandonar el papel de victima, y empezar a ser el dueño y señor de tu vida, de tus pensamientos.

Mucha gente que han pasado por el blog me ha dicho, “Hasta que no me di cuenta de quien era yo…Hasta que no me di cuenta que lo único que tenia, era el presente…Hasta ése momento en el que me di cuenta que la vida no era siempre lo negativo, que había cosas asombrosas…no empece atraer cosas buenas a la mia”.

Cuando;

  • uno se quita de encima, lo que creía que era y no le daba resultados. Es decir se permite conocerse.
  • Cuando dejamos de reprimir esas emociones y deseos que teníamos expresándolos a los 4 vientos ,
  • Empiezas a fijarte en las cosas buenas de tu vida, que habías dejado de lado, por la felicidad que te habían recomendado.
  • Gestionas emocionalmente quien eres, y sabes que en el equilibrio está la virtud.
  • Cuando emprendes el camino por ser mejor persona.
  • Cuando dejas a un lado dimes y diretes de los demás sobre tu persona..

Entonces empezarás a vivir en el presente. Y recuerda que es lo único cierto que hay en esta vida, que sólo vivimos en el presente.

Si quieres te pases cosas buenas:

  1. Responde a la pregunta: ¿Quién soy yo?
  2. Aceptate. Al no ser que tengas un hermano gemelo, y aún así, no hay nadie como tú.
  3. Lucha por tu pasión.
  4. Estate en modo Aprendiz continuo.
  5. Y que digan lo que quieran los demás, si tú sabes la respuesta al primer punto.

Se buena persona, se TÚ y te aseguro que te atraerás cosas buenas.

¿Por qué crees que no te ocurren cosas buenas en la vida?

 

 

 

¡¡La decisión más importante de tu vida!!

A veces tomas la decisión correcta. A veces haces que la decisión sea correcta”  decía Phil McGraw

Nos ahogamos en un vaso de agua, decidiendo que vestido ponernos, si llamar o no a esa persona que tanto nos gusta o qué cenamos hoy…Sin embargo,  todavía hay una decisión más importante en la vida que determinará el impacto que producirás en ella.

Y aunque la sabemos, preferimos obviarla y preocuparnos si hoy bebemos vino blanco o Rosado para cenar.

Pero cuando encontramos a una persona que ha tomado la decisión de ser, nos quedamos asombrados como si viéramos a Papa Noel. Son aquellas personas que han decidido apostar por lo que sienten. Digan lo que digan los demás, se lanzan a por lo que quieren y se cree que acaban consiguiéndolo siempre.

Tenemos miedo a tomar decisiones. Y aunque nos encanta hablar de destino, sabiendo que está formado por las decisiones que tomamos y las que no tomamos, aún así les tenemos miedo.

Mirate al espejo. Eres las decisiones que has tomado. Y con las que no has tomado también.

No eches la culpa al destino, al gobierno, a Julen Lopetegui o a tu vecina que no te deja dormir por sus noches de pasión.

Aunque creas que las decisiones que determinarán tu futuro es si escoges una carrera u otra, si le dices si o no a esa proposición de cita que te han hecho o si le haces la rosca o no a tu jefe, estás muy confundido.

¡¡TODAVÍA AÚN HAY MÁS!!.

Esas decisiones que tomas a lo largo del día, son secundarias. Sólo determinan pequeños momentos.

Si realmente quieres un cambio en tu vida, si quieres luchar por lo que sientes, si sientes que es hora de decir GRACIAS a tu otro yo, y darle la Bienvenida a quien sabes que eres, hay que elegir.

Te guste o no, hay que elegir.

Hasta ahora has hecho menos de lo que sentías que podías hacer .¡¡Y lo sabes!!.

Quizás te dejaste llevar por las “recomendaciones” de los demás, por los miedos de los demás, o por tus miedos, pensando que no te merecías llegar hasta donde querías. La consecuencia que hasta ahora, has hecho menos de lo que podrías hacer. Has ganado menos de lo que te mereces en relación a tu talento.

Te das cuenta que eres uno más, cuando en realidad no te sientes así.

Frustración generada por haber optado por hacer menos de lo que realmente podrías haber hecho.

Pero como en toda decisión, hay dos opciones, tranquilo.

La siguiente opción es darte la oportunidad de decirte SI a ti mismo y a todas aquellas oportunidades que la vida te pone delante de ti. Oportunidades que hasta ahora habias desechado o mirado para otro lado, por miedo al qué dirán, al qué podría pasar si dijeras SI.

Nos hablan que en estos momentos, hay que buscar la excelencia. Pero desechamos el término pensando que solamente es algo para empresas.

La excelencia también nos influye en las personas, y como habrás podido observar, es hacer todo lo que está en tus manos.

Porque en una sociedad liderada por el miedo, aquellas personas que se dicen SI, las que saltan allá de los limites establecidos, las que crean y aprovechan las oportunidades.

Nos quejamos por la vida que llevamos. Nos quejamos por la vida que llevan los demás. Nos quejamos que no conseguimos nada,… Siempre quejándonos….¿Pero hacemos algo para cambiar la situación?

¡¡NO!!.

Preferimos seguir quejándonos, que es algo que conocemos. Algo que también hace la gente de nuestro alrededor. Es una actitud “normalizada”, en nuestro campo de acción. Hasta en algunas ocasiones, nos beneficia porque alguna “alma caritativa” nos viene a sacar el trabajo de las manos, mientras podamos seguir quejándonos.

Mientras tanto, mejor o no, con más avances o no, con más herramientas o menos, las personas que han optado por la otra opción, optan por HACER ante la desidia, optan por el Ser ante la mediocridad y el miedo.

Deja de desear, y empieza a hacer.

No hace falta que si quieres emprender, tengas el mejor local de tu ciudad. Buscalo si te apetece, pero da el primer paso de tu negocio en las redes. No hace falta que le des una vida maravillosa a esa persona que te gusta desde un principio, haz que viva una experiencia única junto a ti esa primera cita.

No hace falta querer llegar a la meta con el primer paso, nadie lo consigue. Pero si hace falta darlo para llegar a la meta.

Cuando me preguntan, ¿Qué es la felicidad para mí? Siempre digo la misma respuesta, “Irme a dormir sintiendo que he hecho todo lo que tenía hacer durante el día“.

Desde el día que tome esa decisión, mirando atrás, creo que he crecido como hasta en los 35 años anteriores había crecido. He vivido más experiencias como en todos los años anteriores. También me he caído más veces que en todos los años anteriores, pero porqué opte por hacer más de lo que había hecho hasta entonces.

Al igual que sabemos que la vida es cambio, queramos o no. Sabemos también, que el aprendizaje continuo, el impulsar la curiosidad, descubrir dónde no están nuestros límites, devorar todos los libros, conferencias, documentales que caen en nuestras manos, nos hacen crecer, mejorar y aumentar nuestras capacidades, talentos.

Es el verdadero éxito en el siglo XXI, SER MEJOR QUE LO QUE ERAMOS EL DÍA DE AYER.

Porque la mediocridad, es optar por no hacer más de lo que uno sabe que podría hacer, por MIEDO.

Queramos o no, nos etiquetamos por los resultados. Y los resultados están en función de lo que hacemos. Si estás consiguiendo lo mismo que los demás. Si sientes que no eres como los demás, pero sin embargo no consigues despuntar, ya te imaginarás que habrás escogido la opción de hacer menos que lo que podrías haber hecho hasta la fecha.

Piensa en aquella gente que admiras. Son personas que aportan un valor diferente respecto a los demás. Son los que hacen las cosas de forma distinta, los que han apostado por el Si, y no por una vida a medias o a bajo ralentí.

Si sabes que puedes hacer las cosas mejor, si sabes que puedes dar un plus a tu trabajo; a tu vida…Ya sabes qué camino debes escoger.

¿Qué decisión vas a escoger a partir de ahora?.

 

 

 

 

¿Qué vivirás dentro de un proceso Disruptivo?

Incluso la gente que afirma que no podemos hacer nada para cambiar el destino, mira antes de cruzar la calle” decía el Dr.Hawkings.

Antes, todo el mundo se le llenaba la boca hablando de la Disrupción. Aunque no supieran de que trataba o confundieran términos, la Disrupción siempre estaba presente en toda conversación. Sin embargo, ahora, todo el mundo que oye Disrupción, sale corriendo más rápido que si vieran a David Bisbal en la otra acera.

Pero lo que no saben, es que todos, hemos pasado por un proceso disruptivo en algún momento de nuestra vida. Tanto personal como profesional.

Todo este miedo reciente ha venido a consecuencia de la crisis de los Taxis. Ahora la disrupción es lo peor del mundo. Y si trabajas para alguna empresa tildadas así, prepárate para que disminuya tu lista de amigos en Facebook. Hasta leí, recientemente en un medio de comunicación, que la Disrupción era la epidemia de la clase trabajadora de este siglo XXI.

Y aunque nos guste o no, la Disrupción ha estado presente desde nuestros hermanos aquellos que vivían en las cuevas.

La Disrupción según la R.A.E es” Rotura o interrupción brusca”.

Haz memoria: ¿De veras que nunca has vivido un proceso disruptivo en tu vida? ¿De veras que no fue un antes y después para ti la perdida de ese familiar? ¿De esa persona en tu vida? ¿ O te acuerdas el impacto que causó en ti ese puesto de trabajo por el que no dabas un duro y te revolucionó la vida?….TODOS HEMOS VIVIDO UN PROCESO DISRUPTIVO EN NUESTRA VIDA. Y HASTA ALGUNOS LOS HEMOS PROVOCADO NOSOTROS MISMOS.

Pero en vez de ser coherentes con nosotros mismos, preferimos echar “a los leones” toda aquella novedad que no dominamos, que no sabemos de antemano a dónde nos va a llevar. Pero sobre todo protestamos de la “novedad”, si estamos rodeados de gente que no quieren que sepan que queremos hacer las cosas diferentes en relación a los demás.

No sé qué pasa, pero cuando sabes que quieres algo diferente en tu vida, siempre acuden a ti, raudo y veloces, pensamientos y comentarios del tipo: “Estás loco, pero si estás muy bien como estas con tu pareja… Déjate de tonterías, sois los número 1, ahora toca vivir de las rentas…” así como dudas de qué pasará si das un paso al lado del camino hasta ahora recorrido. Pensamientos, dudas y recomendaciones que lo único que quieren es que dejemos de lado las cosas diferentes y sigamos el recorriendo que hasta ahora no es que nos de resultados, sino que no da quebraderos de cabeza, que no es lo mismo.

Nos encontramos perdidos, sin orientación ni nada que nos diga qué tenemos que hacer.

Y te aseguro que si antes de empezar, ya tiras la toalla, la vida volverá una y otra vez a ponerte situaciones en las que te reafirmen que es hora de hacer las cosas diferentes.

¡¡Así que tú mismo!!.

Durante las más de 300 entrevistas realizadas ya a personalidades nacionales e internacionales, observé una característica en común en sus principios. Todos habían vivido un proceso disruptivo a la hora de empezar su nueva carrera personal y profesional.

Así que tan mala la disrupción no será. Además, que quede entre nosotros, todos los avances que a día de hoy estás disfrutando y los que disfrutarás, TODOS han nacido de un proceso disruptivo.

¿Quieres conocer qué proceso disruptivo han vivido personas y empresas y cómo gestionarlo?

Adelante, comienza el viaje, abróchate los cinturones.

1.- Hay que hacer algo hasta la fecha no hecho nunca. Lo que te han dicho los demás, no te sirve.

Has intentado todo para conseguir la felicidad, el éxito en tu puesto de trabajo así como superar tus límites físicos. Has leído libros, seguido conferencias, has seguido modas que jamás pensabas que existieran, hasta te has ido a la India como te recomendaba tu gurú…Pero aún así, nada daba resultado.

Sabes que puedes hacer las cosas de manera diferente. Que se pueden mejorar los procesos hasta ahora vistos para conseguir resultados nunca vistos. Sabes y sientes que no eres como los demás. Que las modas no van contigo, que tú eres de crear cosas de la nada.

La disrupción nace de tu forma de ver la vida. De hacer las cosas diferentes como hasta ahora se han hecho. Es saber que hay mucho más allá de las normas pre-establecidos, de lo que creemos que es verdad absoluta.

2.- Las dudas bailan contigo mientras piensas.

Dudas de ti mismo, de las opiniones de los demás, de tu capacidad…hasta de tu propia sombra.

Te preguntarás quién eres tú para querer hacer las cosas de forma diferente.  Pero te digo mi experiencia, si tus pensamientos te dicen que adelante, date la oportunidad, porque algo te está esperando.  No quieras estar lamentándote con el paso del tiempo.

Todas esas dudas, son excusas, como la falta de titulo, capacidad, ilusión o talento, para no dar el paso adelante. Simple y llanamente, son excusas baratas.

DATE LA OPORTUNIDAD DE SALTAR, SI ADEMÁS ES LO QUE QUIERES Y SABES QUE NECESITAS.

Sin acción, siempre las dudas ganarán la partida.  La acción disipará tu miedo, que no lo extinguirá como muchos gurús te dicen que podrás hacer, porque el miedo nunca muere.  El miedo tiene la función de avisarte que estás haciendo algo que hasta la fecha no habias hecho . Así que en vez de rechazarlo, agradécele que te informe que estás intentando ver que hay más allá de los límites.

La acción nos llevará a conocer la cara B del miedo. Nos muestra de qué somos capaces y asombrarnos de los paisajes que nos estábamos perdiendo, por el “qué dirán”.

3.- El camino

Sé que te gustaria tener un bastón que pudiera ser tu avanzadilla para ver si antes de pisar, es un avance firme el que quieres dar. Pero en este caso no hay bastón que valga.

No quiero decir, que libros, formaciones, conferencias, y demás cosas que hayas investigado no te sirvan en estos momentos. Utilízalas como una orientación, no como el GPS imprescindible para estos momentos.

Esas “recomendaciones” te hablan de cómo ellos lo consiguieron. ¿O es qué a todos nos hace el mismo efecto el Ibuprofeno? ¿Es que toda medicina hace el mismo efecto a todas personas por igual?. Si les haces caso, estarás siguiendo “sus pasos”. Y eso no es disrupción, es copia y pega.

Y quieras o no, el camino te llevará a donde tienes que llevar, no a donde te lo hayas planificado.  No nos dejamos llevar por los resultados que los experimentos nos dicen. Si no dicen lo que queremos, creemos que hemos fracasado, cuando realmente quizá no es así.  Los pequeños detalles son la distancia entre la mediocridad y el éxito.

Disrupción es sinónimo de incertidumbre. Y así es la vida, pura incertidumbre.

A lo largo de las entrevistas realizadas, la gente me decía que se sorprendía, pasado el proceso de lo que eran capaces de hacer , de lo empoderados que se habían convertido.

La incertidumbre te enseña:

.- Liderar tus pensamientos

.- Que eres creativo. Ya que apuestas por la forma en la que ves el mundo, tu mundo.

.- Desata actitudes y aptitudes que no conocías. No sabías que tenías porque hasta la fecha habías seguido los dictámenes y recomendaciones de los demás, no las tuyas propias.

.- Creas con tus acciones , tu verdadero storytelling, tu vida.

Por el camino aprenderás que las modas están muy bien, enseñan cosas que no sabías o tenías olvidadas. Pero creando una disrupción en tu vida o empresa, estarás creando una tendencia,  ¿O es que alguien se acuerda de modas de los 90?.

Nadie, nos acordamos de personas o empresas, que han hecho las cosas diferentes a los demás, creando y satisfaciendo necesidades que no sabíamos que teníamos.

Pero el verdadero éxito, la felicidad, no surge de la nada, te lo aseguro.

La disrupción es darle una oportunidad a los disparos que el cerebro nos manda siempre. Nuestro cerebro se divide entre los disparos , imágenes y pensamientos que nos manda y el apagado o no caso, de los mismos.

Los disruptivos no son personas que tienen un cerebro diferente al tuyo. Solamente hacen caso a esos disparos de su cerebro. Disparos que también tienes tú pero que no les haces caso.

Siguiendo las normas, es darle al “Off” de tu cerebro. Crear un mundo nuevo, es darle al “On”.

4.- El Mantenimiento. 

La Disrupción no es un proceso que tras conseguir unos resultados en un determinado número de días, ya te olvidas de ella. Es un estilo de vida que aplicarás a cada rincón de tu vida.

La disrupción te hace ver que no quieres rutinas en tu vida que te ahoguen, personas que no crean en ti ni en tus sueños. Te enseña a saber que una vez conseguido un éxito, no es el final. Sino el principio de un nuevo comienzo. Te hace ser el nuevo Indiana Jones en tu vida y en tu empresa.

¿Te motiva más lo prohibido, lo imposible o lo que siempre has hecho? Con esa respuesta, ya estás diciéndote si tienes madera de disruptivo o no.

Movimiento continuo, que produce resultados,  liderado por un ADN fortalecido con denominación de origen.

¿Y tú tienes miedo a una disrupción en tu vida? ¿Qué disrupción querrías provocar?

 

¡¡Desobediencia!!

La desobediencia es el verdadero fundamento de la libertad. Los obedientes deben ser esclavos” decía Henry David Thoreau

desobedienciaEres un desobediente… Si sigues así , tu vida no irá nada bien.. Tienes que cambiar tu actitud…Así no irás a ningún lado…”

Desde pequeños, nos enseñan muchas cosas..

A caminar, a ir en bici (quien sepa), a decir Papa y Mama, a respetar a nuestros mayores, a decir gracias, pero no nos han enseñado una cosa que pienso que es muy importante…

A DESOBEDECER.

Más bien nos enseñan a que “ahoguemos” esa sensación.

“No me desobedezcas que soy tu padre… No desobedezcas lo que te he dicho que tendrás consecuencias… Soy tu general y más vale me obedezcas por si acaso… Soy tu jefe y no te salgas de la línea establecida por la empresa.…”

Más y más obedecer, más y más “ahogar” la creatividad, iniciativa y el pensar.

Antes de seguir, quiero decir cosas. Este no es un artículo, para que empecemos a soltar “barbaridades” (aunque muchas veces con razón) por nuestra boca o mandemos a la India a nuestro vecino o jefe, como siempre hemos querido.

¡¡TRANQUILIDAD!!

Tampoco es un artículo, para que seamos unos desobedientes inteligentes. Es un término que leí hace poco y la verdad que me produjo un escalofrió no muy agradable. Si queremos ser desobedientes, ten claro que nunca serás considerado inteligente para los demás. Pensarán que eres un “loco” por decir algo suave, ¿pero inteligente? Eso jamás pensarán de ti.

Como te he dicho, menos inteligente, te dirán de todo. ¿Y qué pasaría si para ti esa desobediencia, fuera la coherencia que buscabas en tu vida? Los demás que sigan diciendo lo que quieran, pero es lo que tú necesitas, es lo que la vida, te está mandando que hagas, que provoques.

Esa “desobediencia”  es y será tu coherencia.

Por eso, le llamo una Desobediencia Canalla. Una desobediencia que  te hace de ir frente a la vida, a tus pensamientos, emociones. Con un por qué y  un para qué.

Si echamos la vista atrás, hemos sido y estamos siendo aleccionados. No quieren que nos salgamos de lo establecido.

Una formación desde pequeños para todos igual, con los mismos estándares de calificación. Llegamos al mercado laboral y no nos salgamos de lo que diga el jefe. ¿Y eso de darle ideas? Mejor coméntalas con la almohada.  Pensamos que yendo algunos cursos que se denominan “rompedores”, “de alto rendimiento”, provocaremos el cambio que queremos en nuestra vida.

Pero lo que pasa en el fondo, que nos están formando a todos para seguir copias unos de otros y no queremos provocar una disrupción en nuestra vida, PORQUE TENEMOS MUCHO MIEDO A NO SABER QUÉ PASARÁ DEBAJO DEL PRECIPICIO.

Quieres hacerlo pero tienes miedo al qué pasará y eso te bloquea.

¿Por dónde debemos empezar a desobedecer?

Ni por nuestra familia, ni nuestra pareja, amigos o por el jefe… POR NOSOTROS MISMOS.

Tienes que desobedecer a ti mismo.

Hasta el día de hoy, has estado creyendo, que todo lo que pensabas, era cierto.

Soy un torpe, no sabré hacerlo… no me merezco nada en la vida, siempre seré así… mis sueños nunca se cumplirán y para eso no lo pienso intentar… nunca se fijará en mí….”

¿Me quieres decir qué has conseguido hasta ahora en tu vida de lo que te sientas orgulloso con eso pensamientos?

¡¡NADA!!.

Acabas las noches llorando, gritando y pidiéndole al de “arriba” la solución para la vida que llevas y no deseas.

Empieza desobedeciéndote a ti mismo.

.- ¿Quién dice que esos pensamientos son reales? Tú porque así lo crees.

.- ¿Quién dice que no puedes conseguir nada? Tú porque así lo sientes.

.- ¿Quién dice que tu futuro es como tú lo imaginas? Simplemente tú.

Para modificar todo eso, ¿A quién debes desobedecer?

¡¡A TI MISMO!!

Y para ello cada vez que pienses, sientas o te oigas decir algo que va en contra de tu naturaleza de excelencia, párate y dite al instante: ¡¡ESO NO ES ASÍ, ES…!!.

Desobedece a tu cerebro. Es como los niños pequeños. Se retorcerá, te gritará, hará lo que sea, para que vuelvas al “redil”, te dirá “ te lo dije,  tenías que hacerme caso, acuérdate de la situación, ya ves lo que pasó…”.

Tú ni caso.

Crea tu realidad, a través de tus pensamientos. Y cuantos más crees, más estarás derrotando a ese cerebro “pesimista y negativo”.

Todos quieren intentan crear en sus vidas, en la sociedad, un crecimiento horizontal, conocido. Tú no, tú lo quieres vertical.

Pero no solo tienes que desobedecerte a ti mismo, sino también a los demás.

Cada vez oigo a más personas decir: “¿Has leído esto? ¿Has visto a éste? ¿A qué sientes que es la pura verdad cuando haces esto?…”

Personas que piensan que un libro, una conferencia, un partido político, una escuela de negocios…un influencer  o un taller, les han dado la razón absoluta en sus manos.

Lo respeto, pero están dejando en manos de otros, su vida, sus sueños. Piensan que otros tienen el don de transformar sus vidas, de curar sus “heridas”, de hacerles progresar…

Eso que el futuro solamente se crea en una Escuela de Negocios, en un laboratorio o a través de un “iluminado”…

¡¡MENTIRA, TÚ TAMBIÉN PUEDES!!

Pensamos que porque un profesor sea calificado de referencia o un conferenciante, la realidad, el futuro ya tiene que ser así, que no podemos hacer nada, para cambiarlo.

¡¡ERROR!!.

Pueden tener razón en algunas cosas, pero no la tienen en todo. Y nosotros, como buenos “borregos”, queremos creer que SI.

DesobedienciaSi tuvieran razón en todo, las negativas a los Beatles, a Michael Jordan, los imposibles que recibió Steve Jobs o los “¿A dónde vas, Stephen Hawking? ¿Y las locuras culinarias de Ferrán Adrià o David Muñoz?, harían que esas personas y otras muchas no nos hubieran dado sus talentos e ideas al mundo.

Fueron unos desobedientes. Y ahora los alabamos.

Pero a nosotros que no nos llamen desobedientes. Porque intuimos que estaremos “señalados” por todos los demás, el resto de nuestras vidas.

Los demás que les digan lo que sea, pero a mí, aunque mi deseo sea ése, que no me lo digan.

¿Quieres aprender a desobedecer para llegar a ser tú?

.- Pensarás que vas a nadar contracorriente. Pero ¿Qué pasaría si los demás fueran los que van contra su corriente inherente?

.- Siempre cuestiónate. Cuestiona todo lo que te digan y oigas. Ponlo en cuarentena. Cuestiona tus pensamientos, tus ideas. TODO. ¿Por qué hasta ahora, creer todo lo que creías , hasta donde te ha llevado?

.- Confía. Tienes todas las herramientas a tu disposición, para crear la revolución que TÚ QUIERES, que TÚ SIENTES que tienes que LIDERAR. Te dará miedo, respeto… Lo sé, pero es la hora de empezar la revolución, de empezar a ser uno mismo.

.- Habrás cosas que te digan, que leas, que te resuenen. Que estés en concordancia con ellas. Esas cosas, súmalas a tu revolución. ¿Las que NO? Respeta las opiniones de los demás, pero a partir de ahora, ya no van contigo.

.- Perderás por el camino gente, seguro que es asi. Gente de muchos años y que les tienes cariño. No entenderán qué haces. Otros intentarán boicotearte o hablar mal de ti. Será duro, pero cuando menos te lo esperes, echarás la vista atrás y te darás cuenta que hay gente que sigue tu desobediencia. Serás un líder para muchos, consiguiendo resultados hasta ahora inimaginables para ti.

Ahora es el momento. Tienes que romper contigo mismo. Desobedecer a la razón y decir SI a tu corazón.

Ya has visto lo que has conseguido hasta ahora, siguiendo a la corriente. Ser uno más. Si eso es lo que quieres, perfecto… Pero si no… ¿Qué vas a hacer a partir de ahora?

¡¡DESOBEDECIA CANALLA!!.

Del Miedo al Éxito

Supongo que mi propio miedo al fracaso me ha impedido tener éxito hasta ahora” decía Spencer Johnson

del miedo al éxitoTodos buscamos la fórmula secreta del éxito, pero mientras tanto todos tenemos miedo en nuestra vida

Estamos bloqueados, no damos el paso adelante.. Está mintiendo quien diga que no lo ha pasado o lo estés pasando en estos momentos.

Yo lo he pasado, yo lo estoy pasando en muchos aspectos de mi vida.

Tenemos miedo, pero deseamos, como “agua de mayo”, el éxito, la felicidad. Lo vemos como algo inalcanzable.

¿Por qué? Porque pensamos que el camino será largo, será difícil, será inexpugnable, será peor que llegar a Mordor y buscar el anillo.

Pero el camino será largo o pequeño, dependiendo de varias cosas.

Si te fijas, los niños están felices en los parques de atracciones, lo disfrutan, lo viven, sienten que solamente hay presente, ya puede hacer horas que no hayan comido, que sea la hora de la merienda, que les da igual… Ellos viven el presente, ellos viven el instante.

Pero nosotros lo que hacemos es vivir en el miedo. Pasamos por parque de atracciones y desearíamos subirnos, volver a la niñez. Ese niño que llevas dentro, te dice que lo hagas, que te tires por el tobogán, pero no lo haces, por el que dirán, por si te señalan, por si piensan cualquier cosa…

¡¡Me la bufa!!.

Todos queremos ser felices, tener el éxito con el que hemos soñado, pero no damos el paso hacia adelante, por el que dirán…

¿Pero que nos está pasando?

Luego me fijé cómo llegamos a ese momento en el que decidimos que queremos ser felices. En ese momento, que pase lo que pase, ya vale, que te da igual lo que digan los demás, lo que pase, ya da igual lo que dejes atrás, porque lo que importa ahora eres tú. Estás cansado de sufrir, de lamentarte, de llorar.. Tú en esos casos, eres al revés que el refrán de “más vale malo conocido que bueno por conocer…”.

Tú quieres lo bueno, pase lo que pase, cueste lo que cueste, que lo malo ya lo conoces.

Y te lanzas a por ello.  Pero espera, antes de hacerlo. Seguro que tendrás gente que te diga, que te dejes de tonterías, que es imposibles y miles de tonterías más… ¿Por qué? Porque ellos lo han intentando y no lo consiguieron. Así que no quieren que nadie destaque, porque sabrían que sufrirían más… Si ellos no son felices, los demás tampoco.

¡¡Al EGO y a tus “amigos” que tanto te motivan…MORCILLAS!!.

Pues ¿Sabes qué? Déjalos atrás. Si tienes que dejarte de hablar con esa persona, a pesar de muchos años, o de muchas amistades… lo haces… importa tu felicidad, tu éxito, importas tú.

¿Quién da el paso hacia su felicidad? Todo depende de las creencias que has ido viviendo a lo largo de tu vida.

Si te han enseñado que la vida es esfuerzo (que lo es) pero sudor, lágrimas, que los sueños son para los niños, y que cuando eres tienes que olvidarte de ellos, ¿Qué crees que harás? Seguir todas las indicaciones de los demás como una “ovejita” más.

Pero las personas que se han creído en lugares en los que se oía “Tú puedes, cree y lo conseguirás, confía en ti mismo, vive el camino, todo está dentro de ti…” cuando viva momentos en los que el vértigo reina la vida, darán el paso adelante, porque confiaran en que pueden conseguirlo.

Al lado de tu salto, ves a gente a tu alrededor. Son tus mentores, la gente que alienta que lo hagas, que te apoya. Te dicen que te van a acompañar en todo lo que hagas, que no dudes, que confíes en ti, que tú vales, que es hora de demostrar lo que vales,… son tus mentores, son tus amigos, es tu pareja, que te apoyan y quieren… Hazlo, no estarás sólo.

miedoHabrá gente que se lance a por su éxito, sin conocimiento. Como se dice en Aragón, “destalentados”.  Pero tampoco estoy diciendo que sin tener todas las herramientas, te lances. Yo me lance sin saber nada de muchas cosas de las que ahora mismo hago, pero sabía qué quería hacer, cómo encaminarme hacia ello y que todo iría surgiendo por el camino. Aunque reconozco que algunas decisiones, fueron pura “locura”.

Podrían haber salido mal, y lamentarme de todo ello. Pensar y quejarme de haber gastado tanto tiempo en nada, para ser una frustración.  Es lo que suele pasar, no nos han enseñado que debemos disfrutar del camino, sólo nos han enseñado que hay que ir por el éxito, sea como sea.

Si no hubiera disfrutado del camino que había decidido tomar, yéndome a vivir fuera, ahora no estaría escribiendo estas líneas, no hubiera visto oportunidades ocultas que tenía mi camino, no hubiera hecho muchas cosas que he hecho.

Focalízate en tu meta, en tu éxito, en lo que consideras que es tu felicidad, pero jamás pierda de vista el camino que te lleva hacia él , porque muchas veces encontraras tesoros más importantes que tu propia meta.

Cuando llegues a tu meta, y es lo que tú habías soñado, felicidades, lo has conseguido. Pero otras veces no será así , te darás cuenta que no era lo que soñabas. Como te he dicho anterior,  mira arriba, y date cuenta de todo lo que has aprendido.

Me apuesto contigo, que es mucho lo que has conseguido, mucho más que si te hubieras quedado lamentándote por tu vida en el sofá viendo la televisión y deseando que volvieran tiempo mejores.

Pero si quieres conseguir otra “felicidad” sabes que tendrás que pasar por el mismo proceso, el entorno, la actitud con la que enfrentas la vida, y el lanzarte, pero seguro que sabiendo lo que quieres, tu PORQUE, no te costará tanto volver a lanzarte, volver a intentarlo

¿Qué hacer para pasar del Miedo al Éxito?

.- Vive en un entorno que aliente  tu superación, tu propio conocimiento,  que aliente tu confianza.

.- Las creencias van a determinar tu vida… ¿Crees que es posible pasar del miedo al éxito?

.- Siempre ten presente tu Foco, tu PORQUE en la vida, y en las caídas, recuérdalo todavía más, porque será el bastón que te haga subir de nuevo.

.- ¿Vas a permitir al mundo no conocer quién eres tú? No me lo creo. Todos hemos venido a este mundo con un porque, con un propósito, y tienes que darlo a los demás, demostrarlo a los demás.

De cómo descubrí pasar del miedo al éxito, de cómo hemos tenido delante de nosotros la formula y no nos hemos dado cuenta, y como aplicarlo en nuestras vidas personas o profesionales, estaré hablando de ello y más, el próximo día 17 de Junio en Madrid, en el Hotel Hesperia, con la conferencia “Del miedo al éxito. La ley definitiva del management”.

Estáis todos invitados.

¿Has pasado del miedo al éxito? ¿Qué has hecho?  ¿No sabes cómo salir del miedo? ¿Tu empresa está metida en el miedo?

 

La locura de ser feliz.

Sin locura no hay felicidad”.

loco-felizTío, estás como una cabra, pero me encanta como eres. Ya me gustaría ser a mí , tan natural como tú…”

Es una frase que me dicen habitualmente. Al principio casi me asustabas cuando me lo decían. Casi había pensado pedir un informe psicológico para ver si era verdad que estaba como una “chota” o no.

Pero llego un momento en mi vida, en el que dije: ¡¡ME LA BUFA, ME GUSTA SER COMO SOY, UN LOCO FELIZ!!.

Me daba igual que un papel pudiera decir que tenía un trastorno o que una persona pensase que podría tener una problema mental. ¡ME DABA IGUAL!. Había encontrado eso que se llama felicidad o lo es para mí.

En esta vida, tenemos dos opciones: o ENCAJAR o DESTACAR.

Y yo me había cansado de intentar encajar en lo que me decían que era la sociedad, lo “recomendable” para mí y para mi salud.  Yo y todos hemos venido al mundo a destacar, a mostrar quienes somos, nuestros talentos.

Si, no me mires así, tú tienes muchos talentos, que podrían ayudar a transformar a muchas personas, y es lo que tienes que hacer.

Cuando decides ser Feliz, te encuentras que tienes que tomar una decisión, de las más importantes de tu vida. O seguir llevando una vida de “coser y cantar”, llena de rutinas, que sabes con lo que te vas a encontrar todos los días, una vida sin sobresaltos.  O…

Una vida en la que quien decidía dar el paso hacia sus sueños, lo señalabas y le decías: “Loco, no lo vas a conseguir, es imposible”.

Pero ahora las tornas se han cambiado. Escuchaste a tu corazón, y él  te dijo, que tenías que hacerlo, que tenías que ir a por tus sueños. Si esos sueños que sabes que tienes, eso que te gustaría hacer mientras hacer tu trabajo rutinario… Y ahora tienes miedo a exponerte a que te señalen a ti, porque vas a hacer una locura, LA DE SER FELIZ.

No solamente vendrán en tu “ayuda” amigos y familiares a decirte, que te dejes de tonterías. Tu ego también querrá saber a dónde vas. “Déjate de tonterías, no tienes los estudios,  hay gente más preparada que tú, déjate de tonterías… no vales,  y te la pegaras…”

¡¡QUÉ DIGA MISA!! Tú quieres ser feliz y para ello, tienes que ser dueño de tus pensamientos, no los pensamientos lo sean de ti.

Ya has decidido y lo sabes.

Esta vez , tu ángel de la guarda , te dice que des el paso, mientras el diablo, te dice, que te quedes como estas.

Quieres hacer caso al ángel, y lo vas a hacer.

Aun tomada la decisión, tu ego, tus amigos y tu familia, te van a decir que no lo intentes, que te quedes en casa, que cuando te caigas, y empieces a llorar, te recordarán que ellos tenían razón.

Pero antes no habías estado tan convencido de la decisión que has tomado: QUIERES SER FELIZ. Y (hasta cierto punto) te va a dar igual lo que digan los demás, solo tienes una vida y quieres vivirla como tú crees que tienes que vivirla.

Y si quieres ser feliz, tienes que saltar al precipicio, hacia el agujero negro. Por si quieres conseguir algo, tienes que adentrarte en ello, aún no sabiendo qué puede pasar. El paso adelante, te provoca ilusión, por saber qué va a pasar, motivación, porque no vas a parar hasta conseguirlo, y Coraje porque nunca has salido de tu sofá y el no saber qué habrá, da respeto, pero lo vas a hacer.

Esto es como las sillas de Ikea, tú eres el creador de tu futuro. Tú eres quien tiene que crear la silla en la que te quieres sentar y decir al final de tus días, LO CONSEGUÍ.

Ser feliz es mostrarse ante el espejo, y ante los demás, como es uno. Sin tapujos, sin mascaras. Con tus imperfecciones, con tus músculos, con tus miedos y con tus alegrías, pero sabiendo que quieres en la vida y que no quieres. Teniendo el foco en tu felicidad, no en tu desgracia.

Eso si, ser feliz no quiere decir que ya no tengas miedo ante nada ni nadie.

Yo lo tengo y todos lo tendremos siempre.

Pero tenemos dos opciones, o nos hacemos amigos del miedo, lo escuchamos una vez, le miramos de enfrente y superamos esos límites. O nos quedamos en la cama, tapándonos  y esperando que el miedo se vaya… cosa que no ocurrirá.

loco felizLos “locos felices”, se hacen amigo del miedo. Lo escuchan, lo comprenden y hacen que lo acompañen durante todo el camino. Sabes que los límites solamente están en su cabeza.

¿Y cuando sabes que la locura  feliz está llevándote por buen camino? Es fácil, lo sabrás cuando personas que te decían al principio que no lo ibas a conseguir, o mejor, no te lo decían pero sabías que eso pensaban, te dicen: “Si es que ya lo sabía yo, si es que eres bueno cabrón, siempre había confiado en ti…” ¡¡Qué pena!! Pero a la vez te tiene que ilusionar, porque sabes que estás en el camino correcto.

¿A qué te ayuda la locura?

.- A hablarte a ti mismo mejor. Antes usabas palabras como “mierda, imposible, no, negativo, quejas, excusas, infelicidad, desempleo… vagancia…” Los locos usan palabras como “acción, creación, motivación, puedo, confianza, ilusión”.

¿Qué palabras crees que te pueden hacer más feliz a ti?

.- Te ayuda a alcanzar metas impensables. Hasta ahora pensabas que no podrías conseguir ese reto con el que siempre has soñado. Ser un loco feliz te hace lanzarte a esa meta que siempre has soñado y siempre quedarte con la sensación de haberlo intentado. Porque ahora, lo único que te decías a ti mismo, era “Si pudiera…. Si lo hubiera intentando…”.

Quizá no lo consigas, pero la sensación de haberlo intentado, es la leche, porque siempre habrás aprendido más que quedándote en el sofá.

Me canso de ver en la televisión, los virus que hay en el mundo, de la gripe, en los ordenadores… pues me apetece hoy propagar un nuevo virus, EL DE LA LOCURA FELIZ.

¿Qué produce este virus?

.- Vivir en el PRESENTE.

.- Tener coherencia entre tu corazón y razón.

Así que “Hermanos” promulguemos el nuevo virus.

El virus de la LOCURA FELIZ. Parece que empieza a llover en Zaragoza, me voy a cantar bajo la lluvia.

¿Quieres ser feliz? ¿Piensan que tienes un virus cuando te ven feliz? ¿Te da miedo te digan eres un loco por intentar tus sueños?