¡Se necesitan P.d.V!

Photo by Brett Sayles on Pexels.com

¿Por qué quieres ser como Steve Jobs? Si era un gran hijo de su madre a la hora de relacionarse con los demás.

¿Por qué quieres ser tan creativo como Elon Musk? Si sus empresas están en números rojos continuamente a pesar de que lo veas en libros y en revistas.

¿Por qué quieres dar conferencias como Ferrán Adrià?

¿Por qué quieres escribir libros como Robbin Sharma? ¿Para copiarlo o para mostrar lo que quieres enseñar al mundo?

Nos levantamos con Toni Robbins y sus audiolibros, queriendo estar de motivados que él durante todo el día. Queremos vender como Brian Tracy y tener un éxito con el sexo opuesto como nos digan los coach de parejas. Por no hablar que queremos ser igual de meditativos que Osho y alcanzar la felicidad extrema como los gurús que vemos por Instagram.

Nos pasamos la vida queriendo ser como tal o cual.. ¿Y cuándo te va a dar la gana de ser como tú eres?

Cada día conozco más gente que su conversación es según frases del último libro que han leído, dan conferencias exactamente igual que sus gurús americanos, con los mismos saltos y música a toda tralla. Finalizando el día con las meditaciones que le recomienda tal…

Pero mientras tanto no veo a la persona que tengo delante. Veo mascaras. Pero eso si, no les digas que quieres que se muestre como es, que te diga sus debilidades, que siempre te responde con una frase relacionada con algún ultimo libro que ha leído respecto al tema.

Se reclama gente autentica, de verdad, sin pelos en la lengua. Pero luego te encuentras gente que basan su vida en lo que dice tal o cual. Claro que está genial inspirarte en otras personas, ¿Pero dónde queda tu esencia? ¿Dónde podemos verla? ¿Dónde queda tu talento? Diseminado o aplacado, porqué crees que haciéndolo como lo han hecho otros, llegarás más rapido a dónde quieres llegar.

Señores, está muy bien la inteligencia emocional. Pero si no es autentica, no vamos a ir a ningún lugar con ella.

Y luego nos preguntamos cómo personas que son calificadas como transgresoras, diferentes, únicas,… alcanzan antes la cima que nosotros queremos alcanzar

Toda esta «moda» está convirtiendo a la gente en autómatas, no en lo que tenían que ser, personas con sus emociones, talentos y flaquezas.

Queremos lideres auténticos, que no nos mientan, pero ¿SOMOS NOSOTROS DE VERDAD?

Me encanta observar las redes sociales y ver cómo mucha gente quiere caer bien a todo el mundo. Ya sea por ganar seguidores, que les inviten a sus portales o el interés que sea, quieren caer a todo el mundo.

Lo siento, no se trata de eso. No tienes que agradar a todo el mundo. No a todo el mundo tienes que llamar crack aunque sea un puto ceporro en lo que está intentando hacer. No tienes porqué querer caer bien a todo el mundo porque sabes que nunca lo conseguirás y nunca será una relación de verdad si así es.

A mí no me cae bien todo el mundo. Y no es que sea raro. Hablo con todo el mundo, pero no todo el mundo me cae bien, de todo el mundo no aprendo, de todo el mundo no me rio sus chistes aunque sean una mierda. Lo siento, pero no soy así.

Yo no quiero lucirme. Quiero ser yo. Y siempre digo que si no te caigo bien, me alegro, porque no es mi intención.

Cada día me encuentro más gente que hablan desde el amor pero actúan desde su miedo más profundo.

Son personas que basan sus exposiciones en lo que han leído o han estudiado. Y no les lleve la contraria, porque tú nunca tendrás la razón, solo lo que han estudiado.

Hablamos de diversidad, de creatividad, de innovación y felicidad. De un futuro mejor y de lo que haga falta. Pero si me llevas la contraria, borrón y cuenta nueva.

¿Dónde queda la flexibilidad? ¿Dónde queda la escucha activa de la que tanto se habla y poco se celebra?

Yo siempre me he preguntado y es algo que hacía yo hasta no hace mucho, si sigues el camino de los demás, ¿llegarás a un lugar diferente a ellos?

La respuesta ya te puedes imaginar cuál te podría dar. Tu dirección tiene que venir de dentro. Nunca de las indicaciones que te muestren los demás como azafatas de vuelo. Porque llegarás hasta donde los demás quieren que llegues si puedes quitarle su puesto. Cuando si tú sigues tu camino, estarás siendo creativo, innovador, aprendiendo más que siguiendo lo que hacen los demás y te aseguro que mucho más feliz, porque estarás siendo tú siempre.

La verdad se da, no se guarda para uno.

Aun en estos momentos que todos necesitamos de todos, que lo estamos pasando mal emocionalmente y económicamente en muchos casos, seguimos pensando que las personas que se dan a los demás sin ningún interés, algo quieren.

Ayudar. Pero no olvides, que si luego te reclama que te ayudó, esa persona no quería ayudarte de corazón, sino por alguna razón.

Demos a los demás lo que sabemos, lo que sentimos, lo que podemos hacer por ellos. Tanto que se nos llenaba la boca con un mundo mejor, parece que ya se nos ha olvidado todo eso. Ahora solo nos importa nuestros interes y gozos. ¿Y los demás? Que se las arreglen solos.

Si echo la vista atrás , a lo mejor he cometido muchos errores en torno a dar la confianza a muchas personas que con el paso del tiempo me he dado cuenta que no se la merecían. Más bien otra cosa se merecían.

La confianza no se da, sino que se va generando con el paso del tiempo y sobre todo en los malos momentos.

Las personas que confío plenamente , son personas que me han demostrado quienes son en todo tipo de situaciones. Y por eso creo en ellas. Y seguro que a ti te pasa también. Tendrás mucha gente alrededor pero solo confiarás en dos o tres personas. ¿Por qué? Porqué son personas que sabes como son y con una mirada saben que te pasa o les pasa a ellas.

La verdad da confianza, tan necesitada en estos momentos.

Pero sobre todo necesitamos coherencia.

No decir una cosa con fuegos artificiales y fotos bonitas, para luego hacer lo contrario. No necesitamos hipocresía, queremos coherencia. Decir lo que vamos a hacer y hacerlo.

Y la coherencia nace del verdadero conocimiento. No del conocimiento a través del resultado de una herramienta o una app, sino del de ponerte delante de un espejo y preguntarte : «¿Y tú qué quieres, qué te pasa?».

Pero lo peor de todo, necesitamos personas que reconozcan sus errores. Todos nos equivocamos si estamos actuando desde el modo «humano». Las maquinas no se confunden. Y cuando alguien pide perdon o reconoce que se ha equivocado arreglan el problema nada más ver su acto, no lo ocultan, no echan la culpa a otros o dejan de llamarlo.

Toda esta situación que estamos viviendo, nos ha demostrado muchas cosas. Otra cosa es que quieras verlas o actuar sobre ellas, pero no somos nuestras posesiones, títulos o número de seguidores. Somos seres humanos que nos hemos ido poniendo «capas» para no querer saber quienes somos de verdad.

Se necesita urgentemente personas que se sientan a gusto con su piel, pero la de verdad, no la «prefabricada».

Personas que acepten la realidad y desde el presente quieran crear desde la verdad, el futuro que sueñan.

Personas que estén en el ahora y no pensando que te pueden sacar para su futuro.

Cada día se necesitan más PdV, Personas De Verdad.

¡Prefiero dudar a creer a ciegas!

Photo by Julia Volk on Pexels.com

No es que sea una persona desconfiada, pero la experiencia me ha dicho que primero hay que dudar para luego creer.

Pero el ser humano eso de la duda, no va con él.

Desde que nacemos, creemos todo lo que nos dicen.

Que los Reyes Magos entrarán por una ventana y nos dejarán los regalos que nosotros hemos querido exactamente encima de nuestra cama. Que el examen será fácil para que aprobemos todos cuando el profesor era un autentico «matasuspensos». Que nuestro jefe nos va a dar después de tres impagos, las nominas atrasadas. Y ya si hablamos de los políticos, nos creemos ya de todo.

El ser humano necesita creer. ¿Por qué?

¡PARA NO PENSAR!

No quiere pensar qué hay detrás de esa actitud que tiene esa persona. Pero eso si, hablamos mucho de empatía.

No quiere reflexionar sobre sus ultimas actuaciones, no vaya a darse cuenta que es hora de hacer cambios en su vida.

No quiere rumiar que su jefe no es lo que dice ser y que sus ideas nunca serán tomadas en cuenta por él, aunque le dijera lo contrario cuando entró a trabajar en la empresa.

No quiero cavilar qué pasaría si su pareja le dejase, como ha dicho que lo hará si no cambia la situación.

No queremos pensar. Porqué si pensamos sabemos que muchas cosas se convertirán en certeza (aunque ya lo son) y tendremos que actuar.

Recuerdo mis comienzos en redes sociales como creía en todo. Creía que había eventos que estaban valorados en miles de euros y por ser yo, eran gratis. El producto siempre eres tú, no lo olvides.

Siempre creía que los amigos serían para toda la vida. Que el amor estaría siempre ahí. Bueno está hasta que le «tuerces» el morro a ese amigo o amiga y le dices alguna cosa que no le habrá dicho nadie en toda su vida. EN ese momento, se acabó la amistad, el amor y el seguirte en redes sociales.

Porque no queremos pensar, no dudamos lo que nos digan los demás.

No dudamos lo que nos diga el «gurú» de turno, ya que así nos lo dice con luces de colores y «resultados asegurados».

No dudamos lo que nos dicen los medios de comunicación, ¿Por qué dudar de ellos si tienen tanta experiencia?

No dudamos de lo que nos dicen los «amigos» que acabamos de conocer. Si son amigos de nuestros amigos, también son nuestros amigos.

No dudamos de nuestro jefe, que para eso es nuestro jefe Creemos en él ciegamente a pesar de que ya nos ha hecho algunas que otras.

Parece que hasta que no estamos en el suelo, muertos y quejándonos de nuestra vida, no nos queremos dar cuenta de lo que ha pasado anteriormente.

¡¡QUE HEMOS PERMITIDO MUCHAS!!.

Y todo por querer creer.

Porqué si no crees lo que te dicen, tienes miedo que los demás te excluyan del grupo, piensen que te pasa algo raro o vete a saber qué , porqué no crees en la moda del momento.

Así que nos «tragamos» todo porque:

.- No queremos pensar por nosotros mismos

.- Y por la influencia de los demás si es una moda

Si dudar te parece demasiado fuerte, vamos a cambiarlo por otra palabra, pensar por ti mismo. ¿Qué te parece?

En un mundo en el que no se duda de nada, pensar por uno mismo, es el principio del comienzo de tu empoderamiento por ser humano.

Dudar no es no creer para siempre.

Es investigar que está diciendo esa persona. Que tiene de razón y en que no.

Es ir más allá de lo que nos quiere decir y ser curiosos. Aprender de lo que nos esta diciendo. Porqué a lo mejor te enseña algo que no sabías.

Es abrir tu mente a lo que te están diciendo e ir más allá de lo que nunca habrías podido imaginar.

Es soñar, darle rienda a tu imaginación, aprender…

Pero no es creer todo lo que te dicen a la primera de cambio. Quizá tengan razón en lo que te están diciendo, pero lo habrás comprobado primero.

Quizá si sea una oportunidad para ti, pero lo habrás visto por ti mismo en primera instancia.

Quizá no estás de acuerdo con lo que te ofrecen , pero tomarás la decisión por ti mismo y con razones, no solo por intuiciones.

Nos encontramos una sociedad que no quiere pensar porque dice que dudar es de personas mal educadas.

Dudar es empoderarte, es desarrollar tu creatividad, imaginación y curiosidad.

¿Quizá no quieren que pienses por que no es todo lo que reluce en lo que te están diciendo u ofreciendo?

Y tú, ¿Dudas o crees sin fisuras?

Eres una anomalía del sistema

Photo by Ryutaro Tsukata on Pexels.com

«Eres una anomalía cromosómica»

Todos somos una anomalía del sistema. Y en vez de potenciarlo, lo único que hacemos es acojonarnos, apocar nuestros deseos y seguir las modas de turnos.

Siento haber empezado tan fuerte, pero es que es la verdad.

Nos pasamos la vida queriendo buscar la mejor «marca personal» para que nos lleve al éxito, a la felicidad y que los demás nos aplaudan sin rabiar. Pero eso si, satisfagamos a nuestro ego pero sin salirnos mucho del sistema. Y no queremos salirnos del sistema porque nos han dicho que fuera de él, hay soledad, miedo, escasez….

Vivimos en una dicotomía o nos han hecho vivir en una dicotomía que lo único que produce es insatisfechos y frustrados.

TODOS SOMOS UNA ANOMALÍA DEL SISTEMA.

Todos hacemos las cosas de una manera diferente.

Todos pensamos de una manera diferente.

Todos tenemos sueños diferentes.

Todos tenemos una creatividad diferente.

Todos amamos de una manera diferente.

Todos podremos hacer las cosas de una manera mejor, más eficiente, rápida…

¿Y qué acabamos haciendo?

Lo mismo que los demás, no vaya a ser que piensen que somos «raritos».

No he hablado con todas las almohadas del mundo, pero la mía durante mucho tiempo siempre me escuchaba una y otra vez con el mismo tema:

¿Qué pasaría si lo hiciera? ¿Qué pasaría si lo dijera? ¿Qué pasaría si lo intentase?

En la oscuridad de la noche y en la soledad con la almohada, dejamos correr nuestra mente imaginando qué sería de nosotros si hiciéramos, dijéramos o nos lanzáramos a tal cosa.

¿Qué nos pasa?

Que ya de serie, somos una anomalía del sistema.

Ya de serie y con algunos descubrimientos por el camino, nos damos cuenta que seguir modas no es lo nuestro, que nuestra felicidad es diferente a la de nuestro grupo de amigos o que pensamos de manera diferente que nuestros padres y familia, que decir lo que sentimos y queremos es nuestro deber, pero sobre todo que la vida es una y hemos venido a disfrutarla. Siempre sin hacer daño a los demás.

En mi ciudad ahora es deber ir a comerse un gofre como forma de pene. Hace unas semanas era hacerse fotos con los tulipanes que habían plantado en el parque y en invierno era tener un abrigo con la bandera de noruega. ¿Qué pasará con todas estas modas? Qué pasarán igual que pasa el Ave de las 11 por la estación. ¿Pero por qué lo hacemos? Porqué todo el mundo lo hace y no vamos a ser nosotros menos, no vayan a pensar que somos unos raritos.

Queremos ser parte del sistema, pero por las noches soñamos y nos preguntamos:

¿Qué pasaría si dejaramos a un lado la mascara que usamos y fueramos a partir de mañana a cara descubierta haciendo y sintietndo lo que sabemos que somos de verdad?

Respondiendo al instante: «Anda duérmete y déjate de tonterias».

Pero te lo repito de nuevo:

Ya eres una anomalía del sistema desde que naciste. Y sobre todo haciéndote esas preguntas más. Lo que pasa que te has dejado llevar por las modas, por el qué dirán, por el miedo que produce salirte de lo establecido y el destacar, por el no dominar algo que no conoces y por creer que la felicidad es un proceso de 4 pasos cuando en realidad, la verdad felicidad empieza dentro de ti.

Nos han hecho creer que las anomalías son malas, que tiene que ser todo perfecto. Y como tiene que ser todo perfecto, tenemos que ser todos iguales.

Y estamos muy equivocados.

Si no hubiera anomalías, no habría avances ni innovaciones.

Si no hubiera anomalías no habría creatividad.

Por lo tanto, ¿Qué hay de malo en ser una anomalía del sistema ya que sin ella no habría avances?

¡NADA!.

Al revés, debemos y tenemos que impulsarlas.

Debemos y tenemos que impulsar que todos y cada uno de nosotros nuestras anomalías. Porque es lo que nos hará avanzar como sociedad, pero también como seres únicos.

¿Cómo es una persona que apuesta por su anomalia?

  • La persona más feliz del mundo. Ya que es y se muestra cómo es. Eso es la felicidad.
  • La persona más motivada. Ya que está haciendo lo que siente que tiene que hacer.
  • La persona más curiosa del mundo. Cuando le interesa un tema, lucha por él y aprende todo de él.
  • La persona más coherente. Ya que es como es.
  • La persona que siempre lucha por más. Ya que los limites solo están en al cabeza o en ideas preconcebidas.

Como vemos , cuántas cosas podrían cambiar si apostáramos por nuestras anomalías, si las viéramos como algo que deberíamos impulsar y no como algo que deberíamos ocultar. Pero mientras seguiremos pensando, que algo anómalo es algo mal.

¡¡Qué grandes errores cometemos!!.

¿Y tú eres una anomalía del sistema?

¿A qué c*** esperas?

Photo by Amina Filkins on Pexels.com

«Esperar para comenzar es un insulto al mundo» decía Richie Norton

¡¡NO SE A QUÉ COÑO ESTAMOS ESPERANDO!!.

Han pasado 365 días desde que nuestro presidente del Gobierno nos dijo que nos quedáramos en casa, que solamente serían 15 días.

Han pasado 365 días desde que una persona saliendo en televisión, nos dijo que solamente serían algunos casos aislados. Y a día de hoy no me quiero imaginar cuál es la cantidad real de muertos que hay en nuestro país. Por no hablar de otros paises.

Sigue muriéndose la gente tras 365 días de datos que tendría que abochornar a cualquier persona con dos dedos de frente y mientras tanto nuestros políticos peleándose por un sillón. Siempre han dicho que la política es para el bien común… pero mientras tanto lo vemos por televisión y no decimos ni mu.

¡¡COMO SI YA ESTUVIERAMOS INMUNIZADOS!!.

Han pasado 365 días desde que dijiste que ibas a cambiar de vida. Que ibas a ser más compasivo con la gente, que ibas a decir más te quiero, que te ibas a portar bien con la familia…

Han pasado 365 días y NO HEMOS HECHO NADA DE LO QUE DIJIMOS QUE IBAMOS A HACER .

Ahora solamente nos preocupa que cuando podemos salir de vacaciones. ( Con todo mi respeto al mundo de la hostelería, en el que además tengo mucha gente implicada).

Pero ¿A QUÉ COÑO ESTAMOS ESPERANDO?

La respuesta es muy fácil: ¡¡A QUE NOS LO DEN TODO HECHO!!.

Se habla que tenemos que ser creativos para surfear en este mercado laboral que está, donde la incertidumbre será la reina. Y todo el mundo a sacudir la cabeza diciendo SI al experto de turno. Pero eso si, nos cabreamos cuando estamos limitados por restricciones y en vez, de ser creativos, de hacer cosas diferentes que nos entretengan si no podemos ir a nuestra residencia, nos enfadamos y nos cagamos en el responsable de turno.

¡¡VIVA LA CREATIVIDAD!..

Durante los meses de pandemia, todos aplaudiendo a las 8 de la tarde por los sanitarios que estaban salvando la vida de muchos de nuestros familiares. Y ahora nos quejamos porque hay restricciones y no podemos hacer lo que queramos, cuando la cosa no ha terminado ni mucho menos. Por no hablar de la gente que sigue yendo sin mascarilla, que hace fiestas ilegales o sale en televisión, que lo importante es pasárselo bien, que si nos tenemos que morir, ya nos moriremos

Recientemente leía en un periódico de mi ciudad, que más del 75% de los encuestados estaban mas preocupados por no perder los amigos que tenían que por coger la enfermedad.

Una muestra más que nos importa más el aparentar, que el ser. Aunque se este muriendo gente sin parar, lo importante es no perder el contacto con los amigos y el mamoneo. Por no hablar de mas del 60% de las personas entrevistadas, que sentían que este año ya volveríamos a abrazarnos, besarnos…

¿En qué mundo estamos viviendo?

Una cosa es el optimismo, otra cosa es no ver la realidad.

Durante los meses de confinamiento, se hablaba sin parar de una nueva sociedad.

¿Y que está pasando a día de hoy sin aún haberse ido la pandemia? Paises que se pelean por las vacunas. Empresas que despiden a gente o empresas que las primeras personas que despiden son los mayores de 50 años…. Gurús que buscan salvar su culo olvidándose que donde dije digo, digo «tengo que mantener mi estatus y la propuesta de valor para otros»… Gente que solo piensa en ser funcionario.. Gente que piensa que su única salvación es ser feliz cueste lo que cueste a través de hacer cursos sin parar… Y así una y otra vez, volvemos a ver las mismas cosas que veíamos hace menos de 365 días.

Y así cientos de cosas que mucho hablábamos que íbamos a cambiar y todo se ha quedado en NADA.

¿A qué coño estamos esperando?

¡¡QUEDA MUY BIEN HABLAR DE CAMBIOS, DE TRANSFORMACIÓN, PERO A LA HORA DE DAR UN PASO ADELANTE… LA COSA CAMBIA. MEJOR QUE LAS COSAS SIGAN COMO ESTÁN!!.

Pero además lo peor de todo, que sabemos que tenemos que cambiar. Que no somos felices, que no estamos a gusto haciendo algo que realmente sabemos que no estamos a gusto, que no aguantamos a esa persona y no queremos solucionarlo, que no nos aguantamos ni a nosotros mismos y que deberíamos dar un paso adelante…

¡¡Pero antes de dar un paso adelante, quedemos con los amigos a reírnos de los problemas de otros , que los nuestros seguro que se pasarán entre cerveza y cerveza..!!

¿A qué coño estamos esperando?

¡¡A QUÉ NOS LO DEN TODO HECHO!!.

No tengo ni idea cuando nos vacunaremos. SI nos pondrán la vacuna azul o la rusa. No tengo ni idea de que tipo de subvenciones habrá para los empresarios o si se prolongarán los ERTES. No soy gurú, adivino, ni mucho menos quiero serlo, así que no sé que pasará.

Pero de una cosa estoy convencido, que mientras esperas a que venga la «nueva normalidad», si estás focalizándote en otras cosas que no sean los inconvenientes que sabes que tienes o sientes, es un día menos para tu felicidad, para tu éxito.

Sé que estarás pensando durante todo el artículo..» Si ya David, pero ES QUE..» No sigas si has pronunciado o pensado el ES QUE, pues lo que viene detrás es una excusa en la que parapetarte para no dar un paso adelante. PUNTO.

Me da igual si se llama coronavirus, te ha dejado la parienta o te han echado del trabajo, todo momento de incertidumbre, es el momento ideal para empezar a empoderarse uno mismo y no depender de los demás, ni creer que eres lo que te ocurre en tu exterior.

Y empoderarte te lleva a no esperar , a no pensar que yéndote de copas todos los días nos olvidaremos de lo que está pasando. En definitiva, HACERSE PODEROSO.

Ya no te estoy hablando de emprender tu negocio, ni mucho menos que montes una revuelta contra el gobierno que tengas en tu ciudad. Para nada, así que relájate. Te estoy diciendo que te hagas RESPONSABLE DE TU VIDA.

Vivimos en una sociedad en la que tenemos muchos derechos pero pocas obligaciones.

Quizá no podrás gestionar las ayudas que te mereces por el Gobierno su tardanza, pero si puedes gestionar que no solamente sabes hacer una cosa, sino muchas y con ellas salir adelante mientras esperas. Quizá estés pasando una mala temporada anímicamente, algo que todos hemos pasado en algún momento, no te estoy diciendo que te conviertas en un «happy flower» constante y fingido, sino que aceptes tus emociones, aprendas de ellas y la transformes. No te digo que seas capaz de todo a partir de ahora, porque ni yo soy capaz de decir lo que siento a la chica que me gusta, pero si que des un paso adelante , te hará sentirte mejor.

No estoy vendiendo ningún de éxito rapido y barato, ni mucho menos.

Lo que te estoy diciendo que si realmente aceptáramos lo que nos pasa, no evitándolo y haciéndole frente, todos y cada uno de nosotros, nos daríamos cuenta que podemos crecer, ser responsables de nuestro propio cambio, a ser más creativos, más empáticos con los demás…

En definitiva seriamos más nosotros mismos, más felices, más coherentes, más realistas…. Y con ello, si que cambiaría la sociedad.

Algo que a día de hoy parece que solo esperamos A QUE NOS LO DEN TODO HECHO.

¿Y tú a que c*** esperas?

¿Cuándo fue la última vez te distanciaste de todo?

Photo by Francesco Ungaro on Pexels.com

«Es mejor alejarse y dejar un bonito recuerdo que insistir y convertirse en una molestia»

Alejarnos de nuestro día a día es el mejor regalo que te puedes hacer.

Sé que lo primero que habrás pensando habrá sido alguna cosa así. «¿Parar? Ya paramos en marzo, ahora lo que necesito es movimiento, salir, viajar, ver a los amigos…»

En definitiva, lo que quieres, es volver a la rutina de siempre.

A no pensar en los problemas que tienes y luego lamentarte porqué no sabes cómo ha podido pasar lo que ha pasado. A seguir las modas pensando que eres «cool» y te señalaran como alguien diferente, cuando en realidad eres uno más al igual que las 20.000 personas que han hecho lo mismo que tú, pensando que los tildarían de disruptores. A ir al trabajo durante 8 horas, volver a casa, darle un beso a tu pareja, a tu hijos y pensar que eso es la más pura felicidad cuando por las noches lloras y no sabes porqué si consideras que eres feliz. O cuando das todo por una persona y de la noche a la mañana desaparece de la misma, preguntándote qué has hecho mal sin ninguna explicación de por medio..

Aunque pasemos alguna de estas situaciones o alguna que otra parecida, eso de separarnos de la situación que estamos viviendo, eso de apagar el movil de vez en cuando para ver, descubrir y observar qué nos está pasando, NI HARTOS DE VINOS.

Creemos que tenemos que estar al día de todo lo que pasa a través de las redes sociales. Si no compartimos las noticias que todo el mundo comparte, pensarán que estamos desconectados del mundo. Si no acudimos a las citas que hacen nuestros amigos (con las medidas de seguridad, por favor ), pensaran que no queremos seguir hablando con ellos y nos perderemos los cotilleos que puedan ocurrir. Tenemos que estar en los «after-work» que haya en la empresa, así como estar pendiente de los últimos cotilleos de la revista del corazón.

Pensamos que si no estamos informados de todo, estamos desconectados. Cuando en realidad lo que estamos intoxicándonos de información que nos está haciendo daño y lo peor de todo, NO NOS DEJA PENSAR POR NOSOTROS MISMOS.

Con tanta información, estamos siendo unos cobardes. Estamos evadiendo lo que realmente importa, LO QUE PASA DENTRO DE NOSOTROS.

Pero así creemos que somos felices, estamos a la última, seguimos modas y hemos alcanzado el éxito compartiendo en redes la muerte de una persona muy famosa que nunca hemos visto ni sus películas ni un partido suyo de baloncesto. Creyendo que nuestro problema, lo que realmente sentimos, es una tontería pasajera u olvidándonos de ella, ya se pasará cuando menos lo esperemos.

¡¡Error!!.

Realmente estar tan conectados lo único que está produciendo, es que nos desconectemos del «enchufe» más importante, DE NOSOTROS MISMOS.

Y no te estoy diciendo que te saltes un confinamiento y te vayas al monte a meditar como Buddha. Tampoco te digo que te rapes la cabeza y te vuelvas de cualquier secta que te diga que te dará la felicidad inmediata si te unes a ellos. Tranquilos que no estoy diciendo eso. Ni mucho menos que he creado un curso de mindfullness que es mano de santo. No es eso.

Como bien dice Javier Plazas, «Estamos viviendo una obsesión por el presente, que nos estamos olvidando del futuro». Y yo añadiría: «Y de nosotros mismos también«.

Ya puedes creer que eres el más que sabes de tu amigo del alma, el primero que hace un comentario en una publicación en Instagram del «famoso» que sigues o te estás a la última en tendencias presentes, que no te absuelve de tus problemas. Porque nos han dicho que hay que poner el foco en el presente, que cuando pongas el foco te centres en lo que estás haciendo si quieres se productivo, pero ¿Y QUÉ HACEMOS CON EL FUTURO?

Está muy bien estar a la ultima, informado. ¿Pero estás a la última de lo que te ocurre a ti?

Eso no, porque nos da miedo VERNOS y descubrir muchas cosas que pensábamos que no nos iban a pasar, errores que hemos cometido o gilipolleces que hemos hecho para que nos tuvieran en cuenta.

Algo que podíamos haber solucionado antes de que las consecuencias fueran , quizás, tan graves, no lo hicimos, porque teníamos que estar conectados al exterior y no a nuestro interior. Pero además, hablamos de creatividad sin parar, hablamos de post-it, de metodologías, de tener una marca personal si queremos encontrar trabajo…Y todo ello, NUNCA lo conseguiremos, si no conectamos con nosotros mismos. No por hacer Rts ya tienes una marca más rentable que la de Apple.

Y para conectar con nosotros, tenemos que desconectar del mundanal ruido.

¡¡ES EL ÚNICO MÉTODO!!

Pero aún así seguimos creyendo, que haciendo lo mismo que los demás, nos dará el éxito que buscamos y nos reconocerán porque somos diferente. Pensamos que si paramos, si nos alejamos, el «tren» del éxito, de la felicidad, se irán para no volver jamás. Pero te aseguro que el tren que si cogerás será el de la coherencia, algo tan importante ahora y siempre.

¡¡NOOOOO!!

Desconecta de redes sociales, desconecta del ruido que nos envuelve para que no pensemos, desconecta de los medios de comunicación, de la suegra, de la amiga pesada…. En definitiva desconecta de todo aquello que no haga conectarte contigo mismo.

Cada día lo reafirmo más y tras conversaciones como la de Javier, que hay que desaparecer cada cierto tiempo, para reencontrarnos.

Alejarse para reconectar con uno mismo es conocerse, escucharse, cuidarse, mimarse, compadecerse, peir perdón, exigir respuestas, entenderse, motivarse, regresar a la curiosidad, al pensamiento crítico, a la paz con uno mismo….

Mira que beneficios tiene alejarnos del mundanal ruido. Cómo lo hagas, depende de ti, pero cada cierto tiempo, aléjate para conectarte.

¡¡La única solución contra la incertidumbre!!

Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

«El futuro es incierto…pero esta incertidumbre está en el corazón mismo de la creatividad humana» decía Iliya Prigogine

La única herramienta contra la incertidumbre es LA CREATIVIDAD.

Cuando sabías que tenias que hacer cosas diferentes para encontrar un trabajo, ¿Qué pusiste en marcha? TU CREATIVIDAD.

Cuando sabías que tenías que llamar la atención de esa persona que te tenía loco, ¿Qué pusiste en marcha? TU CREATIVIDAD.

Cuando sabías que si querias superar ese reto que tenías delante de ti, tenías que hacer cosas diferentes a las hechas hasta la fecha, ¿Qué pusiste en marcha? TU CREATIVIDAD.

Deja de pensar en las circunstancias, deja de pensar que seguro que pronto las cosas pasan y que volveremos a la «normalidad», PORQUE ESO YA NUNCA PASARÁ. Deja de pensar que en Semana Santa , volveremos a viajar, PORQUE QUIZÁ ESO NO PASE. Deja de pensar que tu trabajo repetitivo y seguramente «ideal» para que sea reemplazado por una maquina que lo haga mucho mejor que tú, no será sustituido por ninguna máquina con nombre chino, PORQUÉ ESO SI VA A PASAR.

A día de hoy, la incertidumbre se ha instalado en nuestras vida. Bueno , siempre ha estado. Lo que pasa es que creíamos que tener la agenda llena de lunes a domingo, era tener a nuestra disposición el destino. La realidad, que estábamos viviendo en una mentira continua.

Todo es incertidumbre. No sabes cuando vas a irte al otro barrio. Si tu pareja te está poniendo los cuernos aunque te haya declarado amor eterno o ese amigo que dice que eres muy importante para él, por detrás te está poniendo a caldo.

NADA ES SEGURO Y TODO ES INCERTIDUMBRE. Lo que ocurre, que creer que saber qué tenemos que hacer en las próximas horas, que tenemos una persona en casa esperándonos para no sentirnos solos o que tenemos muchos seguidores en redes sociales (comprados), nos da seguridad, estabilidad, confianza, tranquilidad…

ERROR.

Luego pasa lo que pasa, que nos echamos las manos a la cabeza lamentándonos por algo que creíamos que ya teníamos seguro.

NO HAY NADA SEGURO EN LA VIDA, TE GUSTE O NO TE GUSTE.

Y no estoy siendo un cenizo ni pesimista, pero lo único cierto que hay en la vida es que un día todos la vamos a palmar. Mientras tanto, lo demás, es pura incertidumbre.

Y ante la incertidumbre, la única herramienta que da un poco de certidumbre, es la CREATIVIDAD.

Cuando tuviste que crear algo diferente para llamar la atención de esa persona que te volvía loco, no creías que era necesario ser como Ferrán Adría o como Steve Jobs en cuestión a la creatividad. Pusiste en marcha tu maquinaria mental, fuiste curioso, preguntaste, te pusiste en modo acción y desde tu visión de las cosas, quizá sorprendiste a esa persona y a día de hoy hasta es tu pareja.

Por lo tanto:

.- No hace falta ser Ferrán Adrià, para poner en marcha tu creatividad. Incluso hasta fuiste más creativo de lo que hubiera sido Ferrán en tu misma situación. Por lo tanto no te compares con nadie, tu creatividad es tuya. Y eso te hace único.

.- No hace falta ser un genio para tener ideas. A lo largo del día todos tenemos ideas. Pero cuando vivimos en momentos de certidumbre , pensamos que son ideas locas. Cuando son momentos de incertidumbre, ya no las vemos tan locas.

.- La creatividad no hace falta un método estandarizado para aprenderla, aplicarla y que de resultados. Es un proceso de prueba y error. Y eso lo has hecho siempre, «Si no es por aquí , vamos a probar por el otro lado..» Por lo tanto, creas cuando haces, no cuando esperas a que estén las circunstancias a tu disposición para ponerte en marcha.

.- Siempre has sido creativo. Ahora mismo estarás siendo creativo. Quizá estés pensando: «David, no soy creativo, no tengo ideas que puedan triunfar». O pensarás «Mira por dónde, si hubiera hecho caso a mi idea, hubiera conseguido tal o cual cosa…» En ambos casos estás siendo creativo, porque a través de tus ideas, estás creando TU REALIDAD.

.- Con lo mucho o poco que tenías a tu alrededor, has creado cenas increíbles de la nada o te las lanzado a oportunidades que sabías que eran únicas para ti. Tú creaste tu realidad. Tú estabas siendo creativo en algún momento de tu vida. Y no tuviste que leer un libro que te decía como lo hacía tal o cual personal del siglo pasado o un curso exprés, fue tu inspiración, ganas, ilusión, que hicieron que crearas un momento que deseabas.

Nos dejamos llevar por las circunstancias y más si nos dan la sensación de seguridad. Viene un despido inesperado, una separación traumática o un bicho llamado Covid, y nos hace situarnos en una cuerda, que no sabemos como recorrerla.

Y solo es la creatividad, nuestra visión, nuestra actitud, la que hará que creemos un «vehículo» que nos haga mejor el recorrido por la incertidumbre o seamos nosotros mismos, quienes nos caigamos por la cuerda sin arnés de seguridad.

De ti depende.

¿Qué alternativas hay a la rebeldía?

Photo by William Mattey on Pexels.com

«La rebeldía es el único refugio digno de la inteligencia frente a la imbecilidad» dice Arturo Pérez Reverte.

No queremos rebeldes en nuestra familia.

No queremos rebeldes en nuestra empresa.

No queremos rebeldes en nuestra sociedad.

No queremos gente transgresora.

Pero queremos ser felices. Demostrar el talento que creemos que nos hace únicos respecto a los demás. Queremos que se nos distinga por ser diferentes a los demás. Queremos que nuestros productos sean considerados algo único a lo que siempre se había visto.

Pero no queremos rebeldes en nuestra vida.

¿Entonces qué queremos?

Según la R.A.E. rebelde es «aquella persona que se subleva, que se rebela.

¿Por qué lo hace?

Principalmente por dos razones:

  • Ha descubierto la curiosidad en su vida
  • Y ha conocido la verdad que tenía escondida hasta la fecha.

Una personas que se reinventa, haciendo algo a lo que no estaban los demás acostumbrados y que ni él mismo se imaginaba que podía hacer, empezó todo gracias a la curiosidad.

Ya no solo nuestro cerebro sino también «las recomendaciones» de los demás por nuestro bien, desde pequeños, nos ha hecho que no seamos curiosos.

No volvíamos a preguntar nada más, porque nos decían que éramos unos preguntones y molestábamos. No nos salíamos de los límites establecidos no fuera a ser que nos pasase algo y tuviéramos una desgracia. No pedíamos hacer más cosas aunque nos aburriéramos en clase, no fueran a pensar que somos unos pelotas o «empollones».

Son algunas de la situaciones que sin darnos cuenta por un lado y por otro, con intención, han ido bloqueado nuestra curiosidad.

Pero llega el momento en el que:

  • Sigues las «normas» de los demás y no vas más allá de lo que te recomiendan que vayas.
  • O por iniciativa propia o descuido, te das cuenta que hay mucho más allá de lo que te dijeron .

Unos seguirán creyendo que no hay más de lo que ven o lo que le dicen los demás. Mientras otra persona empezará a cuestionarse todo, porque habrá visto que hay mucho más de lo que imaginaba.

La curiosidad en esta sociedad, está mal vista.

¿Por qué?

  • Te hace cuestionarte todo lo que has vivido hasta la fecha . Y principalmente empezar a dudar de todo, lo que yo llamaría pensamiento crítico, pero los demás lo llaman rebeldía.
  • Cuando cuestionas todo, te estás saliendo de la rutina. Y ya no es tan fácil poder volver a dominar esa mente según tus intereses.
  • Son personas que exploran. Y explotar cuando estamos dominados por la rutina, por lo establecido. No está muy bien visto.

Por lo tanto, toda aquella persona que sea curiosa, aunque produzca innovaciones, aunque descubra cosas que no teníamos ni idea, aunque avance en su vida o nos ayudase a avanzar en la nuestra con sus curiosidad, lo primero que le llamaremos es REBELDE.

Y todo por el miedo que tiene el ser humano a la nuevo.

Y la otra opción era porqué había descubierto la VERDAD.

Vivimos en un mundo en el que damos la etiqueta de verdad a todo aquello que vemos.

Vemos que lo que dicen los medios de comunicación, conferencias o mítines y le damos la etiqueta de «verdad», porque ha salido en televisión o no los dice tal persona. Pero no hace falta ir más allá, ¿Cuántas mentiras «piadosas! nos hemos comido a lo largo de la vida de personas que nos querían y lo hacían porqué no querían nuestro sufrimiento? Unas cuantas y TODOS sin excepción.

¿Y qué pasa cuando sabemos la verdad?

Que normalmente, todos solemos reaccionar cómo no lo habíamos hecho hasta la fecha.

¿Y por qué?

Porqué nos hemos sentido engañados, manipulados por esa persona. Y reaccionamos haciendole frente. Pidiendole explicaciones y hasta a veces, en un caso extremo, provocando revueltas en un país.

Y cuando eso pasa, vemos siempre que se dicen «los rebeldes.. los insurgentes…están provocando revueltas».

Olvidandonos de temas politicos, manipulaciones y demás, esas personas están luchando por una verdad. Tildalas de lo que quieras, pero están luchando por sus derechos ya que sienten que se les ha mentido en su cara.

Perfecto, no queremos rebeldes. Odiamos la palabra y nos produce miedo.

¿Qué hacemos entonces?

. IMPULSEMOS LA CURIOSIDAD DE LAS PERSONAS.

Algo que se ve como que eres un entrometido en temas que por tu edad no deberías saber. O miedo a que la otra persona sepa más que tú.

Cuando una persona es curiosa, baila con el miedo y sobre todo con la incertidumbre, algo muy adecuado en estos momentos.

Es una persona que se conoce mejor, ya que sabe qué es una caída, las dudas y gestiona mejor sus emociones.

Pero también es una persona emprendedora. Que va más allá de lo establecido, que abre caminos donde otros solo veían miedo

OFREZCAMOS LA VERDAD

En un mundo de postureo, de compra de seguidores en redes sociales y de mentiras por alcanzar el éxito antes que el vecino, la verdad está en desuso y las FakeNews, ya no sabes qué es verdad o qué es mentira.

Asi que por lo tanto, ten un poco de pensamiento crítico. Para ello hay que impulsar la capacidad de reflexión y de decisiones. Y como dice José Antonio Marina, «Cuando alguien te diga algo, pregúntale: ¿Y eso cómo lo sabes?». El pensamiento crítico es la gran vacuna contra la mentira.

Pero no solo hablamos de la información que recibimos de los demás.

Da a los demás lo que te gustaría te dieran a ti. Si das verdad, recibirás verdad y no vivirás esa rebeldía en los demás cuando se dieran cuenta que los has mentido.

Nos hemos criado, con que ver es creer y luego pasa lo que pasa. Pero de eso hablaremos proximamente.

A día de hoy, cambiaria el titulo de una pelicula famosa, llamándola «La mayoría de los rebeldes tienen una causa, luchar por su verdad desde la curiosidad«. ¿Querría James Dean protagonizarla?

¿Qué harías tu contra la rebeldía?

¡¡La tendencia C.A.S. para tu vida!!

Photo by Ryutaro Tsukata on Pexels.com

«No sigas las tendencias. Comiénzalas» decía Frank Capra.

Todavía me acuerdo cuando llegaban estas fechas, los programas de televisión siempre hablaban con «videntes» para que les hablasen de las tendencias , de los hechos que iban a ocurrir durante el año siguiente.

A día de hoy, ya no se ven esos espacios dentro de la televisión. Pero si que encontramos algo parecido y más actual, cuando los «gurús» del ámbito que sea nos dicen a través de su «bola mágica» cuáles son las tendencias que hay que seguir al año siguiente, para ser una persona de éxito, feliz y que tu empresa triunfe más que Google.

Tendríamos que echarle una «hojeada» a las tendencias del año pasado a ver quién acertó.

Y hoy me he levantado con ganas de expresar las «tendencias» que llevo ya unos cuantos años desarrollando en mi vida. Quizá no me hayan llevado a ser una persona de éxito, a tener miles de seguidores «comprados» o a salir en medios de comunicación, pero te aseguro que me hacen dormir como hacia años que no dormía

A esta tendencia la he llamado C.A.S.

CREATIVO.

Somos los mayores creativos que hayamos podido conocer hasta la fecha. Si tú, no me mires así.

Creas con lo que piensas, con lo que sientes, con lo que dices, con lo que no dices., con tus acciones y con tus inacciones.

Somos los mayores creativos de nuestra vida. Pero optamos a que lo sean los demás por nosotros.

Dejamos que sus opiniones pesen mucho más que nuestra imaginaciones y sentimientos. Dejamos que sus anhelos y frustraciones , tengan más valor para nosotros que nuestras propias ideas.

Nos quejamos de la vida que tenemos mientras por las noches soñamos qué pasaría si hiciéramos tal o cual cosa con la idea que tenemos.

Te quejas porqué das más poder a los demás que a ti mismo. Te lamentas de la vida que tienes, porqué piensas que tus ideas nos tendrán ningún poder, que son tontas o una locura.

Eres creativo. Y no pienses que hay que llegar al nivel de Ferrán Adrià o de Shakespeare para sentirte creativo. Es un error.

Déjate de compararte con los demás. Además muchos con los que te comparas, ni son creativos ni las ideas que tienen son suyas.

Luchas porque te reconozcan como especial, diferente, único, autentico…Y mientras tanto desechas tus ideas.

Hazle caso y estarás demostrándote, que quieres ser de verdad, quien sientes que eres.

AUTENTICO.

Nos pasamos la vida esperando a la oportunidad de dejarlo todo y mostrar al mundo quienes somos. Esperando que caiga del cielo ese momento en el que podamos quitarnos los miedos, vergüenzas y creencias que hemos adquiriendo con el paso del tiempo, para que los demás vean quienes somos y empezar a ser realmente felices.

Mira, esta situación que estamos viviendo, nos está diciendo entre otras cosas, que dejemos de hacer el subnormal y empecemos a vivir. Porque de un día para otro, quizá ya no estés. Y esa oportunidad que pensabas y exigías , no llegará.

Sabemos quienes somos. No lo que esperan los demás de nosotros, no lo que desearían los demás. Sino lo que sentimos de verdad, lo que queremos, deseamos y anhelamos. Y no hace falta a ir a alguno de esos cursos que se venden por Instagram que te enseñan a ser autentico.

No hay nadie mejor que uno mismo Pero lo que pasa que para quitarte toda esa «mierda» que llevas encima en forma de creencias, vergüenzas y miedos, tienes que adentrarte en un viaje muy especial, dentro de ti. Y eso no mola. Y como no mola, como no quieres descubrir cosas que creías que eran verdad y es otra la verdad, te escudas en tonterías de «ya vendrá la oportunidad» o «cuando los sapos bailen flamenco».

Ahora es ese momento para empezar a ser tú mismo. Porque es que además, es a lo único que has venido a este mundo, A SER TÚ MISMO.

SIMPLE

Cada vez estoy más convencido que somos imbéciles. Y me apunto yo también.

Nosotros mismos nos complicamos la vida. Nosotros mismos nos jodemos la vida cuando la solución es mucho más fácil de lo que podríamos imaginar.

Nos complicamos la vida pensando que la felicidad es algo difícil de conseguir, cuando tú sabes que es lo que te hace feliz o te haría realmente feliz. Jodemos relaciones de años, esperando que la otra persona venga a nosotros por orgullo cuando sabemos que no hemos hecho nada por solucionar el tema. Creemos que ser creativo es crear cosas imposibles, cuando vemos los diseños de Apple y vemos que la creatividad es también simplicidad. O le damos vueltas a la cabeza en un tema amoroso, cuando una simple pregunta nos resolvería todas las dudas que tenemos.

Creo que está pandemia ha reforzado esta visión, de que todo es mucho más fácil.

¿Qué hay mucho más fácil que un te quiero, un gracias, un lo siento.. que resolvería tantos problemas que creemos sin solución?

Unos les llamaran tendencias, yo le llamo valores que son inherentes a mi personalidad. Y son los únicos que sigo hasta que no me presenten otros que me hagan mejor persona o me ayuden.

¿Y cuales son las tendencias que sigues tú todos los años?

¿Ante todo futuro negro? CREATIVIDAD.

Photo by cottonbro on Pexels.com

Los titulares negativos venden mucho más que los positivos. Y ahora que llega el final de año, las redes están llenas de ellos.

Y uno de ellos, trata sobre la creatividad.

Ahora según estudios de no sé quien, de la escuela de nombre impronunciable y patrocinado por Linkedin, nos dicen que tenemos que ser creativos.

Perfecto. Lo que pasa que si nos hubieran dicho que nos pusiéramos a hacer el pino puente para tener trabajo, ya me veo a todo el mundo haciéndolo para estar a la moda.

De repente, nos dicen que tenemos que ser creativos si queremos que el mercado laboral nos reclame.

Y hace unos meses, ser creativo, estaba tildado por empresas y por todo el mundo, «Como el raro que tiene unas ideas disparatadas que nunca le va a ir bien en la vida sino tiene un trabajo de 8 horas».

Soy un fan acérrimo de la creatividad.

Sin ella somos uno más dentro un rebaño llamado sociedad. Sin ella, todavía estaríamos viviendo en las cavernas , esperando a que un meteorito acabase con los dinosaurios.

¿Y por donde empezamos?

Aunque antes de nada, tendría que haber un cambio de la sociedad.

Un cambio en el que se aceptase:

.- el que piensa de manera diferente a la mayoria

.- que el fracaso no existe. Sino que son maneras de intentar alcanzar lo que considerábamos imposible.

.- que el liderar desde el miedo mata el talento y la creatividad de la gente que dices que lideras.

.- que un niño que se sale de las líneas o de lo establecido desde el colegio, hay que impulsarle esa creatividad. Y no pensar que si no saca un 5 en todos los exámenes, su futuro será negro.

.- que la creatividad es el empoderamiento de las personas. Y eso significa que no se le pueda «dominar y controlar» como se ha hecho hasta la fecha.

.- Que el talento no se retiene, se impulsa, se pule, se da confianza… Y no se basa en las normas que ha tenido la empresa por y para siempre.

Creo que antes de hablar de creatividad, la sociedad tendría que cambiar muchos «clichés» y normas que todavía siguen

Pero además últimamente me pregunto:

Si antes nos decían que no podíamos tener pensamientos «raros» , no podíamos salirnos de lo establecido, que teníamos que seguir modas y tendencias…¿Ahora podemos y debemos hacerlo? ¿Aceptarán ahora sin rechistar que yo piense diferente a los demás?

Viendo la sociedad tan dividida que tenemos, que si no opinas lo mismo que yo o no me haces la pelota como creo que me merezco,…creo que es un poco difícil.

Pero no soy negativo.

Lo que tenemos que ser cada vez más responsables, es que el cambio que queremos ver en los demás, debe empezar por nosotros mismos. Si esperas a que los demás cambien como a ti te gustaría…seguirás esperando el resto de tu vida.

¿Y por dónde empezamos?

POR DARTE UN VOTO DE CONFIANZA.

La creatividad es la confianza en uno mismo. Es la visión que tienes de la vida, de un problema o de cómo mejorar un producto.

En definitiva, tu creatividad eres tú.

Pero no confiamos en nosotros mismos. Pensamos que los demás tendrán más ideas que nosotros, que no surtirá efecto, que no valdrá para nada, que será una tonterías.

En definitiva, pasas de darte una oportunidad a dárselas a los demás con los ojos cerrados.

Si están ahí para ti, es que tienen algo que enseñarte, tienes algo que aprender de ellas. Tienes que ser de nuevo ese descubridor que eras de pequeño, cuando te preguntabas: ¿Qué pasaría si…? Sin importarte las consecuencias.

NO SE TRATA DE SER MESSI NI FERRAN ADRIA.

Somos seres que nos comparamos con los demás constantemente. «Yo nunca podre ser como… Mis ideas no podrán tener tanto impacto como las de …»

Comparamos tamaños y siempre salimos perdiendo. O eso creemos. Cuando en realidad, quién está dando el veredicto es el miedo, nuestro ego.

Si no puedes comparar los goles de Messi con los que hacía Pele, ya que eran épocas diferentes. ¿Por qué comparar tus ideas con las de los demás? Las situaciones serán diferentes, los momentos son únicos como tus ideas.

Así que tus ideas son tus ideas y las del «tio paco», son las del tio paco. No compares, no hay ninguna mejor que otra, sino todavía no las has puesto en marcha. Y aún así.

Apunta tus ideas y dales una oportunidad.

SE CURIOSO.

Hazte preguntas. Investiga más allá de lo que podrías imaginar llegar. Pero sobre todo no creas que es imposible porque lo diga un libro o un gurú. También lo decían quienes decían que era imposible ir más allá de la velocidad de la luz y mira en la actualidad a la velocidad que van muchos aviones de cualquier ejercito.

UNE TUS PASIONES.

Todos tenemos pasiones que nos hacen invertir horas como si fueran segundos. Pero porqué seas un experto en algo, no quiere decir que tus ideas sean la verdad absoluta. Une tus pasiones, combina ideas de un lado de otro y además de impulsar tu creatividad, estarás mejorando todos los campos que combinas.

Mientras los demás ven lo mismo, tú ves las cosas de otra manera. ESO ES TU CREATIVIDAD, ESO ERES TÚ.

DIGAN LO QUE DIGAN LOS DEMÁS.

Basta ya de querer contentar a todo el mundo, haciendo caso a lo que dicen. La creatividad es tu visión. No la visión de los demás, no lo que opinan los demás ( al no ser que tu idea sea muy loca e imposible ).

Digan lo que digan los demás, apuesta por tus ideas. Luego cuando vean que tus ideas surten efecto, te dirán que te apoyaban desde un principio.

Pasa de ellos y confía en ti.

Me da igual en el campo que sea que tengas esa visión, es a lo que has venido a este mundo. A desarrollarla y mostrarla ante los demás. Y no hay que esperar a que los momentos sean críticos para mostrarla, sino que SIEMPRE TIENES QUE HACERLO.

No lo olvides.

¡¡La vida es más simple. Somos nosotros quién la complicamos!!

Photo by Karolina Grabowska on Pexels.com

«Lo que decidas hacer, asegúrate que te haga feliz».

Si nos paramos y nos diéramos cuenta, no estamos viviendo la vida, estamos viviendo en un circo.

Y no porqué nos crezcan los «enanos» cuando todo nos va mal. Sino porqué vivimos en un continuo:

«Aún más difícil todavía«.

¿Por qué hacemos tan difícil esa relación y no reconocemos que nos hemos confundido?

¿Por qué no reconocemos que tenemos unas tendencias sexuales pero que no aceptamos y nos avergüenza reconocer?

¿Por qué no reconocemos lo que sentimos por esa persona?

¿Por qué lo hacemos tan difícil los domingos por la tarde cuando en realidad sabemos que estamos haciendo algo que detestamos el resto de la semana?

¿Por qué no reconocemos que llamamos amigos a los que nos interesa su amistad, por intereses personales o profesionales?

¿Por qué no reconocemos que no nos aguantamos ni a nosotros mismos?

¿Por qué no reconocemos que no soportamos que nos digan lo que nosotros sabemos pero no queremos reconocer, dejando de lado que lo único que ha hecho ser ayudarnos?

¿Por qué no reconocemos que no tenemos la vida que sabemos que nos haría realmente felices?

¿Por qué no pensamos por nosotros mismos y creemos que los demás saben qué es lo mejor para nosotros?

¿Por qué creemos que el éxito es lo que nos dicen los medios de comunicación y no lo que nosotros sentimos?

¿Por qué creemos que solamente pensando en cosas buenas vendrán a nosotros y nos quedamos

¡¡SIEMPRE ESTAMOS HACIENDO EL MÁS DIFICIL TODAVIA!!.

Pero además nos complicamos la vida pensando que siguiendo un libro del siglo pasado nos dará la formula de la felicidad. Pensando que un gurú por un dineral que ni tenemos, con una hora de conferencia nos abrirá los ojos y seremos para siempre felices nada más salir..

Siempre estamos haciendo el más difícil todavía, porque es como así dice la gente que es la vida.

Dificil, complicada, inexplicable, con una felicidad imposible de alcanzar, con eso de ser «uno mismo» una autentica quimera…

Y nos encanta llegar a casa diciendo que estamos cansados que no vemos futuro a nuestra vida, que la culpa de todo la tiene el Gobierno o el jefe que no ha follado durante el fin de semana.

Lo que nos pasa realmente, es que no tenemos huevos de decir lo que nos pasa. Algo que si lo hiciéramos, nos ahorraríamos muchos dolores de cabeza, pastillas para dormir y recordar las mentiras que hemos dicho a la gente que nos rodea.

Y no vale la excusa que no nos han enseñado a expresar nuestras emociones. Igual que expresas rabia cuando el arbitro pita penalti contra tu equipo o disfrutas de un orgasmo diciendo lo que sea, también puedes expresar hablando o escribiendo lo que sientes.

Pero lo hacemos más difícil todavía.

Algo tan simple como expresar lo que sentimos, que como hemos visto, lo hacemos en muchos momentos, pensamos que algo tan «fácil» no nos puede ayudar tanto y darnos tanta paz. Que es mejor sufrir, callarnos lo que nos pasa, seguir las modas o gastarnos el dinero en cursos «exprés».

Cuando en realidad estamos muy confundidos, lo único que estamos haciendo es complicarnos más la vida. Porqué en definitiva lo que estamos haciendo, es no afrontando el problema que tenemos o el sueño que queremos.

El camino más inexplorado, a la definitiva, es el más rapido y más sencillo hacia nuestro éxito.

¿Y cuál es?

Ser nosotros mismos sin miedos, sin tapujos, sin tonterias.

Deja de hacerlo todo tan difícil. La vida es más sencilla de lo que creemos o imaginamos.

Tú sabes como deberías hacerlo, pero crees que es más importante el qué dirán, el cómo lo han hecho otros, que el cómo tú sientes qué deberías hacerlo.

HAZLO A TU MANERA, HAZLO SIENDO TÚ, HAZLO DESDE TU CORAZON.