¡¡Vivimos pendientes de un Ranking!!

Un ranking te descubre qué nivel de ego tienes” David Asensio

Por favor, Respóndeme a esta pregunta:

¿Crees que tu Marca, necesita imperiosamente salir en un ranking? ¿O el mejor ranking es el que dicten tus clientes?

Yo creo que NO. Pero según lo que voy viendo en redes sociales, parece que si no sales en un Ranking no eres nadie en la vida, ni ya hablamos en el 2.0.

Llegan las Navidades, y nos encontramos cientos de ranking.

Los mejores artículos del año, los profesionales a tener en cuenta para el año 2018, los mejores blog para aprender sobre Branding, los nominados a los premios de mejor blog del año en el campo de…”

Lo único que hacen es destapar el frasco de las esencias “reales” de las personas.

Sé que muchos de las personas que se creerán identificadas en este articulo, (y si, vosotros me inspiráis, gracias), pensaran que estoy resentido porque no salgo en ninguno o no he sido nominado en alguno.

¡¡ESTAIS E QUIVOCADOS!!.

Siempre tengo la filosofía Bisbal. ¿Cuál es?

Prefiero quedarme segundo, trabajar apartado de los focos y conseguir como una hormiguita mis sueños, que no depender de lo que digan los demás de mí, para creerme alguien o sentir que todo esfuerzo está valiendo la pena.

Siempre digo que estoy en contra de la famosa frase de Jeff Bezos, que tiene sobre el Branding. Dice algo así como:” Tu marca es lo que otras personas dicen de ti cuando tú no estás en la habitación”.

Y con esto de los premios, lo llevamos al extremo.

Si no salimos entre los nominados, la liamos parda. Hasta en alguna situación mostramos actitudes “políticamente incorrectas” de un auto considerado “gurú”. Otras se llaman a las personas que ha realizado el listado, para comentarle de una forma “no educada” porque no salía en dicho listado. Y no son situaciones surrealistas, sino que están sucediendo a día de hoy.

El Branding, aquello que promulga el dar valor, el que seamos todos únicos, en el que para que te cojan en un puesto de trabajo tienes que hacer un book de fotos que ni las modelos de la pasarela de Milán, donde se promulga que hay que crear lideres, humildad y en el fondo esperamos que nadie nos lidere en la lista en la que anhelamos entrar.

¿Dónde se queda lo que promulgamos a los demás?

Todo queda en “aguas de borrajas” porque tenemos que ser considerados como el mejor blog, el mejor conferenciante o estar dentro de la terna de los mejores artículos del mes.

Depender de los resultados de un ranking es:

.- Depender de la opinión SUBJETIVA de una empres a o de una estadística, es no creer en lo que estás haciendo.

Creer que estar en una lista, es sentir que tu trabajo es reconocido, es expresar que todo lo que hacías, es por y para aparentar. Tienes que tener tu propio reconocimiento. El mayor éxito que una persona puede sentir, es irse a dormir sabiendo que ha hecho todo y más durante el día por y para su sueño. Lo conseguirá o no, pero sabe que ha dado todo por su propósito.

.- Querer ser un producto de masas y no especializarse, como se proclama.

Estar en una lista, es apostar por seguir las normas de la sociedad. Y que yo sepa el Branding, la disrupción, la autoestima,…no es lo que proclama. Una lista, nos está etiquetando, nos está diciendo que somos mejores o peores que otras personas. Las usamos para que vean que somos “alguien” ante los demás.

Conozco gente que nunca ha salido ni saldrá en una lista, ranking ni cosas parecidas. Que tienen sus clientes, su movimiento y que facturan mucho más de lo que muchos de nosotros nos podríamos imaginar.

Desmárcate de lo que digan los demás y sigue lo que dicta tu corazón. Te dará más resultados, te lo aseguro.

.- Es demostrar que solo das por aparentar y no por ser.

Sé que mucha gente pensara, que salir en un listado es la consecuencia al trabajo y esfuerzo realizado. La consecuencia del esfuerzo que hagas, tiene que ser irte a dormir feliz y si además sabes que has ayudado a una persona, ya te aseguro que se te caerá la baba en el almohadón. Cuando das a los demás, sin esperar nada a cambio, sin ningún propósito, te aseguro que conseguirás éxitos muchos mayores que los que la gente pelea por salir en una lista de esas.

El verdadero avance no se promulga, el verdadero avance no está

Y además podremos tener muchos amigos gracias a la salida en listas, pero una pregunta ¿Cuántos amigos tienes a tu alrededor que no les importa donde salgas y si quien eres?

.- Demuestra lo que es “bueno”, en un momento. ¿Pero alguien conoce una lista de lo que no nos gusta?

Sé que existe la lista de los Razzie, películas más “infumables” de Hollywood. Pero hace días preguntaba a un conocido de este mundo: ¿Tú serías capaz de hacer un listado de libros que no te han gustado durante el año?

Me contestaba que no. Que se liaría parda, que le dejarían seguir muchas de esas personas que le siguen pero que sus libros “son infumables” pero que no se ha atrevido a decirlo..

En un mundo donde se suicidan por perder una estrella Michelin o un comentario fuera de tono en redes sociales. Me pregunto: ¿Las marcas las creamos por ego o por qué realmente sentimos lo que hacemos y nos da igual lo que piensen los demás?

Por lo visto las marcas, son como las personas, adictas a “resultados inmediatos”, locas por aparentar y con ganas de refrotar a todo el mundo que somos consideramos como la marca, empresa más innovadora del año…

A través del estudio de empresas, para mi siguiente libro que saldrá el próximo febrero, he podido aprender de ellas:

.- El verdadero éxito es ayudar en la vida de los demás, a través de tus acciones y pensamientos. No a través lo que diga una revista o una clasificación.

.- Sólo tú, debes darte el premio del mejor en tu campo. Y se consigue siendo mejor que el día anterior, que el año anterior.

.- Es el verdadero valor el que marca un antes y después. El que sale de ti, el que das a los demás sin ninguna expectativa, el que te sale de tus entrañas, el que produce un verdadero cambio y demuestra que eres “diferente” a lo habitual. No el que lo hace por una estrategia, ni gracias a técnicas de SEO o marketing digital.

.- Si te “quema” no haber salido en un ranking, seguro que tu futuro no es muy halagüeño. Además de no estar realizando tu por qué en la vida.

.- Que sean los demás los que hablen de ti, no uno mismo el que sólo sepa hablar de sus “triunfos”. La gente no es tonta y acabaran cansándose de ti, por plasta.

Nunca olvides que no eres lo que digan los demás de ti y si lo que te esfuerzas por ser mejor que ayer y por dar más a tus clientes…

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

 

Anuncios

¿Te involucras?

No cometas el error de suponer que alguien no quiere involucrarse, mientras no se lo hayas pedido” decía Rick Warren

Como estamos viendo, principalmente, en la actualidad, el sueño de todo líder, más bien fanático, es que te involucres en sus locuras.

Que te involucres en su sueño.

Que te involucres en su camino hacia revolución.

Que te involucres en su equipo y en su filosofía de vida.

Pero también, durante el día nos están pidiendo que nos involucremos en relaciones de parejas que no vemos, en amistades que en el fondo sabemos que son toxicas, en ofertas de empleo que no nos llevaran a ningún lado o en una relación con el banco que durara para toda la vida, con pocas satisfacciones por medio.

Tenemos que estar siempre involucrados en algo. En lo que sea, donde sea, porque si no, nos estarán diciendo los demás, que somos unos dejados, egoístas o que no nos preocupamos por nada. Que nada nos importa porque no nos involucramos con alguna causa, con una relación, con una hipoteca.

Involucrar según la R.A.E es “Abarcar, incluir…Complicar a alguien en un asunto, comprometiéndolo en él…”

¿Qué se desprende de estas definiciones?

.- Si veo que alguien me quiere complicar en un asunto, te aseguro que saldré corriendo más rápido que el coyote lo hacía cuando el correcaminos le quería hacer un “regalo” envenenado.

.- Si alguien me quiere comprometer en su asunto, en esta sociedad, lo hará de todas las maneras posibles, para “convencernos” que lo mejor es “estar con él”. Aquí empieza a hacer su trabajo, la manipulación, la persuasión, sin decirnos siempre toda la verdad para adentrarnos en dicho asunto.

.- Abarcar, es incluir. ¿Dónde queda aquí la individualidad de la personas? ¿Dónde queda la libertad de expresión? Estamos creando nuevos “rebaños” que si no te integras en ellos, serás considerado como un “raro” o un “canalla de los malos”.

Yo me pregunto: Si quieres involucrar a personas en tu proyecto, en tu relación, ¿Hay que comprometerlo? ¿Hay que complicarlo? Creo que los resultados serán nefastos.

Y normalmente acabamos incluyéndonos en esos asuntos, porque no vayan a pensar que somos unos raros o “independentistas radicales” sobre la humanidad ..Así que acabamos conformándonos con el nuevo “status quo” que nos recomiendan y para adelante.

Porque es peor las consecuencias de no entrar, que de entrar. Nos dejamos “ganar” a través de la lógica.

Por lo tanto nos dejamos llevar por la lógica impuesta. La lógica nos dice que a cierta edad tenemos que tener una pareja, un par de hijos, un trabajo y formar parte de equipos de trabajo, deportes o amigos.

Mucho involucrar, mucha velocidad por comprometer, ansias por conseguir resultados lo más pronto posible, opacidad a la hora de contar toda la verdad del proyecto o por aparentar ser algo que en el fondo no eres,…pero

¿Qué pasaría si promulgáramos por la libertad y las emociones?

Que cada persona se sienta LIBRE de involucrarse en lo que sienta que tiene que hacerlo. Y no en lo que la sociedad, la empresa o circunstancias exteriores, le recomienden.

Cuando una persona por iniciativa propia, se introduce en el proyecto, equipo, reto que sea:

.- Se compromete con él y con ella misma hasta las últimas consecuencias

Se guía por su propósito en la vida. Su motivación es real y no irreal. No necesitas motivarla con artimañas, la lleva incorporada de serie. Le está inspirando el líder del mismo o la persona por el proyecto, lo que va a suponer, que su compromiso sea total desde el principio. Porque la persona se ha mostrado sin dobleces ni ocultismos.

.- Al comprometerse y saber la verdad, la productividad y talentos se multiplican.

Luchara por el proyecto hasta las últimas consecuencias. Hará lo que sea porque salga para adelante. Y por el camino irá descubriéndose de que es capaz. Innovará, será creativo y promulgará que todo sea más fácil.

Porque innovar, es solamente sentir que a esa persona se le tiene en cuenta.

Y si se le tiene en cuenta, es porqué la relación desde el principio ha sido clara, limpia y sin imposiciones o miedos, por ninguna parte.

No involucramos, AVASALLAMOS.

No involucramos, ni queremos saber qué talentos, que personalidad tiene esa persona. Sin saber de verdad, qué nos puede aportar en el camino que vamos a emprender.

¿O es que no te has/han involucrado en alguna relación y pasado el tiempo, te has dado cuenta que ni sabias quien era la persona, lo que aportaba a la relación?

Todo por miedo, por aparentar, por alcanzar metas

Me encantan los cursos de liderazgo, motivación e innovación que hay en el mercado.

Todos tienen el propósito que tras realizar el taller, tus empleados te sigan como “perritos falderos”. ¿Y qué pasa pasado un tiempo?

Que no lo hacen.

Se cree que a través de planes de gamificación ( a jugar todos ), de employer Branding, incentivos, conciliación familiar…todos estarán involucrados en nuestros deseos y propósitos.. Pero llegamos a final de año, y cuando hacemos una auditoria, vemos que se nos ha ido el 10% de la gente, nos echamos las manos a la cabeza pensando qué ha pasado.

Que hemos basado nuestro día a día en TEORIAS FASHION DEL DESARROLLO PERSONAL, DEL MANAGEMENT O DEL COACHING, que nos han dicho que dan resultados fáciles, inmediatos y “sin esfuerzo”.

¿Qué ha fallado?

Que nos hemos olvidado que son PERSONAS quienes lideramos, quienes ESTÁN a nuestro lado o quien duerme a nuestro lado, y no NÚMEROS.

¿O no pasa cuando vivimos 1 crisis? Al sentirnos “no atendidos”, salimos corriendo.

Así que, si quieres involucrar DE VERDAD, DE CORAZÓN a las personas en cualquier reto:

.- Ante pon tus deseos al de los demás. Pregunta siempre: ¿De verdad quieres involucrarte en este proyecto? Y cuenta todos los pros y contras del mismo.  Es una forma de no llevarte alguna sorpresa por el camino.

.- Involucrar, no es ser el jefe, es liderar, a personas en tu proyecto, En algún momento tendrás que quedarte a un lado. Que sean otras personas quienes lo lideren en determinadas circunstancias. ¿Serías capaz? ¿Serías capaz de reconocer que no eres el líder en todos los campos?

.- TODOS deben formar parte de la creación y desarrollo de la ESTRATEGIA a seguir en todo momento.  Y si lo consigues, te aseguro que no necesitaras “taladrar” a tu gente con el mantra del propósito, ya que lo sabrán desde el principio, sintiendo la motivación del proyecto, desde el 1 momento.

.- Cada cierto tiempo, al igual que las “cenas de aniversario”, pregúntate, pregunta, observa, sincérate si esa involucración del principio sigue al mismo nivel, ha decaído y si ha aumentado, a seguir así chavales.

Dejémonos de herramientas para involucrar a las personas, de persuasión o manipulaciones, para conseguir lo que queremos de esas personas. No hablemos de liderazgo ni involucrar cuando estamos haciendo otras cosas.

Hablemos de conversaciones sinceras, de echarnos a un lado, de dar importancia a las personas, de reconocer sus talentos… y te aseguro, que así, el compromiso, la involucración, será autentica y con niveles siempre altos.

¿Involucras o avasallas?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¿Malgastamos la vida tomando decisiones?

Nunca bases tus decisiones de vida, en los consejos de personas que no tienen que lidiar con los resultados

Nos pasamos el día tomando decisiones y la mayoría de ellas, acaban siempre frustrándonos.

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, estamos decidiendo.

¿A dónde vamos hoy…? ¿Llamaremos a Paula para ir a cenar…? ¿Tendré que dejar de mandarles emails a la consultora para ver si han mirado mi CV…?

Pero ahora viene mi época “favorita” del año, en relación a las decisiones:

¿Cómo tomar la decisión de reinventarte? ¿Hacia dónde quieres dirigir tu carrera profesional? ¿Cómo tomar la decisión de irte de tu trabajo? ¿Cómo divorciarte de tu jefe? ¿Tomaste la decisión de crear tu marca personal…?

Más y más decisiones. Que en vez de orientar a las personas, las están agobiando, frustrando y lo peor de todo, inmovilizando. En vez de provocar que se pongan en modo acción.

TODO PORQUE NUESTRO CEREBRO GENERA EXPECTATIVAS, DESMESURADAS, QUE LUEGO NO PODEMOS CUMPLIR O SON SITUACIONES IRREALES QUE NOS PROVOCAN MIEDO.

Llega el final del verano y ahora todo el mundo se pone a decidir como si fuera el 1 de Enero.

Nuevos retos, quiero dejar de comer tanta comida, quiero ir al gimnasio, quiero empezar a escribir….Muchos anhelos que a final de año, se volverán a repetir, pensando que son retos nuevos..

En definitiva, decidiendo somos como los hámsteres en la rueda de sus jaulas. No paramos pensando que aún así vamos a llegar a algún lado.

Siendo la frustración y el miedo lo único que vivimos.

Hace unos días me comentaba una amiga, que le habían puesto un nuevo jefe. Se quejaba que no conocía muchas herramientas que ella utilizaba, que era más joven que él, que su empresa no le daba las gracias por los momentos durante un proceso crítico de la misma….

Más y más quejas, que me llevaron a lanzarle una pregunta:

Si tanto te quejas, toma la decisión de que no te vuelva a ocurrir, empezando a luchar por lo que de verdad sientes que te mereces, ¿Quieres te ayude?

Su rostro se quedó rígido.

Es que si es un puesto mayor, tendré más responsabilidad…Si es un puesto mayor tendré que salir a otras horas… Si es un puesto mayor no sé si sabré hacerme a él…Si es un puesto mayor los compañeros no me mirarán igual…

Moraleja: Quiero algo mejor, me lo merezco, pero Virgencita que me quede como estoy.

Más y más “es que”, “tendría que “ y miedos que hacen que su talento, sus ilusiones, su éxito se vaya por otro camino, todo por miedo y amor a su “zona de confort”.

Creemos que estamos invirtiendo en nosotros, tomando esas decisiones que nos dicen los demás que debemos tomar o nos “recomiendan”, cuando en realidad estamos despilfarran la vida, en rutinas, miedos y creencias falsas.

Seguimos creyendo que el éxito es tener más de lo que tenemos hasta ahora, pero que los demás “no nos echen del rebaño” por haberlo conseguido. Mejor que nos suban a líderes de la manada.

Y si, esas decisiones que estás tomando o vas a tomar, TE PUEDEN llevar a ese éxito, que hasta ahora esta normalizado en la sociedad.

Pero nos hacen estar bajo la espada de Damocles de las expectativas y no del propósito.

Si tomo esta decisión, podré conseguir esto…Y si lo consigo, mi chica estará contento conmigo..Y si está contento conmigo, tendremos paz en casa y conseguiré lo que yo quiero…”

Más y más expectativas. Más y más miedos a no llegar a lo que los demás “esperan” de nosotros..

Más y más talento oculto que no se destapa por el qué dirán, por no tomar las decisiones que NOSOTROS queremos tomar y no las que nos dicen que debemos tomar.

Vivimos en función de creencias y hábitos impuestas por los demás.

Tienes que tomar la decisión de perder peso, tienes que tomar la decisión de buscar trabajo, tienes que tomar la decisión de tener pareja…tienes que tomar la decisión después del trabajo tener hijos…Tienes que tomar la decisión de comprarte una cosa….”

¿Y si realmente yo no quiero todo eso? ¿QUÉ HAGO?

Te recomendarán por activa y por pasiva, que lo hagas. Y hasta que no lo hagas, no piensan parar. Todo porque tú también tienes que ser como los demás.

Pero tú sabes que no como los demás, eres tú y como tú no hay dos.

Hace unos días me preguntaban si me sentía satisfecho de haber tomado la decisión, a pesar del rechazo de muchas personas, de ser yo mismo, de escribir, de hablar en público y crear mi propia empresa .

Claro y rotundo contesté.

“A día de hoy siento que no estoy despilfarrando mi vida, como lo hacía antes”.

Tomaba decisiones para “satisfacer” el estereotipo que los demás esperaban de mi. Tenía amistades para no ser el raro que no saliera un sábado por la noche a cierta edad o hacia cosas de “gente normal”.

Cosas que ahora ni por “todo el oro del mundo” hago, si yo no quiero de verdad.

Así que si quieres pasar de despilfarrar tu vida a invertir en ella:

.- Transformar los “debería”, “es que”, “miedos” y demás ilusiones por los “QUIERO HACER ESTO…”.

.- Es tu vida. Has venido a disfrutarla, a vivirla, a exprimirla. No a hacer lo que los demás esperan que “debieras” hacer.

.- Que no te den las respuestas antes de pronunciar las preguntas. Estarán siendo uno más y sabes que no lo eres.

.- No irás hacia el verdadero éxito si no eres tú quien dirige la nave del misterio.

.- Que nunca te hagas la pregunta: ¿Qué hubiera pasado si…?

Por favor, no malgastes tu vida en decisiones que no te llevaran a donde sabes que quieres llegar de verdad.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

¡¡La vida es como una montaña rusa!!

“Los momentos largos y costosos de subida son la antesala de que lo mejor está por llegar

Siempre he relacionado mi cambio personal y profesional, con la montaña rusa.

Desde pequeño siempre les tenía pavor. Veía a la gente divertirse, gritar, mojarse con las atracciones… Todo genial, todo muy bien, pero era superior a mis fuerzas.

No podía subirme a una de ellas.

A día de hoy, reconozco que con esa actitud estaba sobreviviendo, NO VIVIENDO.

Sigo sin montarme en una montaña rusa y el día que me monté en los troncos de agua, dejé a mi padre que estaba delante de mí sordo de los gritos que pegaba.

Pero emprendí un viaje alucinante, dirigir mi propia vida. Y con ello mi propio sueño.

Ya no estaba viendo sobreviviendo, creyéndome seguro de vivir sin sobresaltos y no las emociones que veía que disfrutaban los demás. Empecé a VIVIR.

Pero en este mundo tan “happy”, vemos a los demás disfrutar y pensamos que siempre será igual. Creemos como nos dicen las películas de la 4 la tarde o las revistas “fashion” que todo será de color de rosa, siempre gritando y con una sonrisa de oreja a oreja.

Lo que pasa, que no nos enseñan la trastienda.

La vida, como emprender un sueño, es una montaña rusa llena de emociones. Viaje que no sabemos dónde nos llevará ni que emociones nos encontraremos por el mismo.

Aunque hasta ahora todos los viajes que hemos realizado, han sido acompañados por nuestra pareja, amigos, familiares o compañeros de trabajo, este viaje, tenemos que subirnos al vagón, en SOLEDAD.

Nosotros tenemos que ser quienes vivamos el camino. Por el camino nos encontraremos gente, se bajaran del vagón, se llenará más que el camarote de los hermanos Marx, pero tenemos que ser nosotros mismos quienes pilotemos el vagón.

Nadie puede ni podrá hacer el trabajo por nosotros. Nadie podrá vivir lo que nosotros debemos y queremos vivir, desde el momento nos subimos al mismo.

¿Y ahora resulta que subiendo la cuesta para empezar el viaje empezamos a sentir MIEDO y PREOCUPACIÓN? ¡¡Esto no nos lo habían dicho!!

Y no creas que tras subir esa cuesta, ya desaparecerá esa sensación que tienes, siempre te acompañará.

¿Por qué?

Porque estás haciendo que hasta ahora no habías hecho. Tienes miedo a las consecuencias, a que no salga como tú esperas, a no llegar al destino soñado…

Aún a pesar de tener cualidades de sobra, para realizar el viaje, estás preocupado. Y si te falta alguna, durante el camino las aprenderás.

Te PRE-ocupas porque no sabes lo que te espera. Pero en el fondo es tu “ego” es el que te dice dentro de ti: “Déjate de locuras, que estabas muy bien como estabas antes”.

La PRE-OCUPACIÓN es el camino entre “lo calentito estaba en el sofá” y “ que bien estaré donde sueño estar”.

Y como llevabas tiempo, dejándote llevar “por la corriente llamada sociedad”, hasta ahora no habías sufrido ninguna caída ni sobresalto.

Ahora ya no están los demás, para levantarte, para decirte “tranquilo que tienes el puesto asegurado”. Has decidido no hacer lo que ellos esperaban de ti, así que te han dejado “ de lado”. Y eso produce una inseguridad, que hasta la fecha no habías sentido.

Antes de bajar la cuesta, ya quieres bajarte. No estás viviendo las emociones que te habían anunciado en el curso o en el libro, que ibas a vivir.

Antes de empezar “lo bueno” ya estás desanimado.

Se ha parado la atracción.

¿Qué ha pasado?

Que aún tienes la oportunidad de bajarte o de disfrutar de verdad, lo que hay detrás de esa cuesta. Todo depende de ti.

¿Qué hacer?

1.- Siempre recuerda tu PORQUÉ

Te has subido al vagón por un motivo.

Si es algo parecido a ser “influencer”, disfrutar los beneficios de un “speaker” de moda, un motivo que no sea provocar un bien a los demás, a través de tu talento, de lo que te apasiona, te aseguro, que te intentarás tirar del vagón cuando empiece a coger velocidad o haga una vuelta de 360 grados.

2.- Siempre COMUNICACIÓN.

Sobrevivimos porque no comunicamos lo que sentimos o queremos. Vivimos cuando no nos importa ni el qué dirán ante nuestras emociones.

El ser humano dicen que está hecho de agua y hueso. Pero yo creo que falta un ingrediente en esa mezcla, LAS EMOCIONES.

Queramos o no, sentimos. Y la vida son emociones.  Pensarás que habrá buenas y malas, pero todas tienen una cosa en común, nos enseñan QUÉ nos pasa y nos muestran la realidad.

Así que por lo tanto, siempre comunícate durante todo el camino, lo que sientes y no. Forman parte de ti. Una emoción te bloqueará o impulsará, todo depende de ti.

3.- Autocontrol.

Igual que los condones sirven para protegerse de posibles sorpresas, tú mismo tienes que ser tu propio condón ante las emociones, imprevistos, decepciones y éxitos inesperados.

Normalmente cuando conseguimos algo, nos dejamos llevar por la euforia. Que es el principio del comienzo de un ego desmesurado y del vivir de “las rentas”. Pero cuando pasa algo que creemos no poder liderar o digerir, el papel de víctima se nos da de maravilla.

Control. No estoy diciendo que nos volvamos fríos. Si no que siempre pisemos tanto en terreno fértil como en arena movedizas, lo hagamos con serenidad.

¿Dónde queda la confianza?, te preguntarás.

La irás encontrando en todo Si que te digas y digas. En cada respuesta que observes ante una situación novedosa. En cada paso que des cuando antes te hubieras bloqueado.

La confianza la irás encontrando en cada situación que superes.

Es ahora que la atracción siga su camino. Es hora de tomar una decisión.

De bajarte o seguir en el vagón esperando aprender y disfrutar de todo lo que el viaje te depara.

Estas son algunas de las emociones que te esperan si optas por VIVIR tu vida, por emprender tu sueño.

¿Por qué opción optas?

Puedes comprar “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡Si la envidia fuera tiña…!!

La envidia es el sufrimiento de los que nunca alcanzaran a ser nuestros verdaderos amigos

“Si la envidia fuera tiña… ¡Cuántos tiñosos habría!”

Una frase que he oído tras comentarle una mujer a otra sobre su moreno de piel y lo poco que se le veía últimamente.

En un mundo en el que parece que las emociones no existen. En los que hay que obviar al miedo, en los que la incertidumbre la vamos a salvar con una lista de “deberías hacer…”, en los que solamente nos debemos guiar por el amor,…. LA ENVIDIA EXISTE.

Todos lo hemos sido en algún momento de nuestra vida, TODOS.

Envidia de nuestros hermanos porque reciben más propinas que nosotros, envidia de nuestros primos por esos bocadillos que les dan, envidia de nuestros amigos que ligan más que nosotros o envidia de ese compañero de trabajo al que has ascendido y aún nos estamos preguntando qué ha hecho para alcanzar ese puesto de trabajo con el que nosotros soñábamos.

TODOS HEMOS SENTIDO ALGUNA VEZ  LA ENVIDIA…

Pero no podemos gritarlo a los 4 vientos, porque pensaran que somos malas personas, que menuda educación habremos recibido o cualquier cosa que le dé por decir a la persona que nos ha escuchado…

Así que por lo tanto, todos hemos envidiado alguna vez a alguien pero como en los documentales de la 2, nadie lo dice que lo ha sido.

Pero como bien dice el refrán, titulo de este post, si la envidia fuera tiña…ya te puedes imaginar que estampa veríamos todos los días por las calles…

Como toda emoción, tiene su lado negativo como positivo.

EL negativo, es:

.- El rencor.

.- El papel de víctima. Lanzando a todo aquel que te quiera oír, improperios, lloros, gritos y preguntas al aire, tipo: ¿Qué hecho yo para merecer esto?

.- Una energía que desperdicias y no enfocas donde deberías hacerlo.

Sé que ahora estarás pensando, “Venga David, dime por qué la envidia puede ser buena, porque no me lo creo”.

Para que una envidia produzca beneficios en nuestra vida, tenemos que empezar por ACEPTARLA.

Vemos a ese amigo con la chica que te gustaba, a esa “petarda” subiéndose a escenarios preguntándote qué ha hecho para conseguirlo, a ese vecino que tiene una racha de suerte que ni en una película de Disney…

Los envidiamos, los criticamos, pero eso sí, nunca aceptamos que tenemos envidia… NUNCA ACEPTAMOS QUE NOS ENCANTARÍA SER NOSOTROS QUIEN NOS GUSTARÍA ESTAR EN SU PAPEL.

Es mejor criticarlo, que dar un paso adelante reconociendo nuestras emociones y todo el camino que luego vendrá.

Me da igual que lo haya conseguido por lo legal o lo criminal (si hay alguna vez que no entiendes cómo lo ha hecho, pero ya ves, ahí está,), PERO aceptarlo supone que no has hecho todo lo que está en tus manos para llegar a ese sueño.

¿A qué pica? Lo sé.

La envidia es poner el foco en los demás, cuando tendríamos que ponerlo en nosotros mismos y reconocer: ¡¡PUES SI, NO ME HE ESFORZADO LO SUFICIENTE!!

Aceptar nuestras emociones, es empezar a ver la realidad desde OTRA PERSPECTIVA.

Es empezar a darnos cuenta, que si no hemos llegado hasta donde queríamos, (que a lo mejor no era el momento para ti), es porque no pusiste toda la carne en el asador.

Y no me valen: “Que lo hice, que lo intente… pero es que….”.

Si una persona ha llegado antes que tú, es que se podía hacer. Ha invertido mejor el tiempo que tú, o se ha movido mejor que tú… Lo que sea, pero lo ha hecho.

Aceptar que eres un envidioso, te ayuda a darte cuenta, que si de verdad querías, tenías que haber puesto más la carne en el asador.

Y después de ver la realidad, ¿Qué hacemos?

Leí hace unos días que había que dar las felicitaciones a esa persona que lo había conseguido. Seamos claros, ESO NO LO HARÁ NADIE. Y si lo hace, será con una sonrisa más falsa, que los billetes de 250 Euros.

Preguntándole a lo mejor te dice cómo lo ha hecho, te enseña alguna fórmula que no sabías o quizá te confirma que no ha llegado hasta esa cima “por método no éticos”.

Si no sabes, si no preguntas, la envidia irá en aumento, tu cabreo, rabia o frustración… Si sabes, como hemos visto, te abrirá los ojos tanto para ver cosas que no veías, como para confirmar cosas que sentías.

Así que tras aceptar que sientes envidia, que no es lo mismo que ser un envidioso, investiga como buen periodista a la pregunta: ¿Cómo lo ha conseguido?

Tras saber CÓMO, es la hora de ponerte en acción.

Si sabes qué tú también puedes llegar hasta donde ha llegado esa persona. Si sabes que puedes hacerlo aún incluso mejor y cómo lo ha hecho esa otra persona….

¿A QUÉ ESPERAS?

Es tu momento. Ya tuviste una oportunidad y la perdiste. Ahora la vuelves a tener de nuevo..

Todo depende de ti.

Como hemos visto, una emoción que todo el mundo, la ha sentido y siente, pero no lo reconoce, nos puede ayudar a alcanzar nuestras metas.

La próxima ya sabes, utiliza toda la energía que esa envidia te está dando y focalízala hacia tu meta y no hacia tu odio.

A ver si tras este artículo, transformamos el final del refrán:

“Si la envidia fuera tiña…todo nos iría mucho mejor”.

¿Te apuntas?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace

¡¡La respuesta que siempre buscabas y nadie quería darte!!

Y fue su silencio el que me dio todas las respuestas..” decía Víctor de la hoz.

¿Quieres saber la respuesta a esa pregunta que te haces siempre? ¿Quieres saber por qué vas a tantos cursos, Máster o cursos “envasados” y sigues sin conseguir resultados? ¿Estás preparado?

Vuélvete a hacer la pregunta:

¿Por qué no consigo resultado como el “gurú” de turno me ha dicho que lo iba a conseguir?

PORQUE NO HABIAS HECHO UN TRABAJO DE INSTROSPECCION ANTES DE ACUDIR A LOS MISMOS.

UPS, lo que no querías hacer, al no ser que fuera por causa mayor, es lo que te impide transformar tu vida de verdad.

Acudimos a congresos, conferencias y eventos “rápida solución”, esperando que nos solucionen la vida, nos lleven al éxito, con el único esfuerzo de “pagar” el curso.

Pero con el paso del tiempo , acabamos diciendo frases como :”Es que yo pensaba que mi vida iba a cambiar, Es que yo pensaba que mi negocio en 90 días iba a estar en la cima como me prometió, es que yo pensaba que teniendo una marca, tendría ya trabajo, y como mínimo de Director General…”

Pasando los días, y los resultados por los que habíamos pagado, no suelen llegar, así como nos prometieron.

¿Por qué?

.- Las herramientas que él te ha dado quizá para ti no sirven.

Creemos que esas herramientas que estamos “adquiriendo”, son la leche. Si a él, le han hecho efecto, a mí seguro que también. Aunque en el fondo, “nos pone” la idea de poder superarlo, y ser más famoso, más cachas, más guapo que el propio creador de la herramienta en cuestión.

Es muy fácil, NUNCA LLEGARÁS A CONSEGUIR LOS RESULTADOS QUE ÉL HA CONSEGUIDO.

O si no respóndeme a esta pregunta: ¿Es que consigues el mismo color de tinte de pelo que la chica del anuncio?

NI POR ASOMO.

A él le han hecho efecto una serie de herramientas. Pueden ser una guía, quizá a ti te sirvan todas las herramientas, quizá sólo una, o quizá ninguna…

Eso lo tenemos que tener claro. Al igual que por muy guapo seas, muy gracioso, inteligente, pienses que todo el mundo va a caer a tus pies, ves que el chico que creías que tenía pocas posibilidades con esa chica, acaba saliendo con ella.

NO TODAS LAS HERRAMIENTAS, SURTEN EFECTO EN TODAS LAS PERSONAS POR IGUAL. NI ESAS PASTILLAS TE HARÁN PERDER TANTO PESO COMO DICEN QUE HARÁN.

.- Creemos que las soluciones de los demás son lo único que nos pueden ayudar.

Desde pequeños nos han enseñado, que solamente lo que los demás nos pueden ofrecer es lo mejor para nuestra salud y futuro.

Hacemos caso casi “sumiso” a lo que dicen nuestros profesores, medios de comunicación, “gurús” de turno, “vendehúmos” de los que nos enamoramos por sus luces y palabrarería o creemos a pies juntillas a alguien que ha alcanzado ése éxito que soñamos.

Lo que estamos es reforzando nuestra falta de confianza en nosotros mismos.

Ups, ¿a qué duele?

Desde pequeños, nos han enseñado a “NO PENSAR” y SI “hacer caso sin rechistar” a quien tiene o le damos más poder sobre nosotros.

Lo que se hace es que no pensemos, que sigamos lo “estipulado”, que queramos alcanzar el “éxito” que nos dicen los demás, cuando nosotros sentimos que “nuestro éxito” es totalmente diferente.

Las soluciones de los demás, nos pueden ayudar, nos pueden hacer pensar, nos pueden hacer ver cosas que no veíamos hasta ahora, PERO NUNCA DEBEMOS AFERRARNOS A ELLAS COMO LA TABLA DE SALVACION EN EL HUNDIMIENTO DEL TITANIC.

¿Dónde queda nuestra creatividad? ¿Nuestro talento? En el fondo del mar, todo por no confiar en nosotros.

.- Las herramientas no surten efecto si estas dormido.

No te estoy hablando de que te limpies las legañas, ni que te des desodorante para oler mejor ( bueno ahora en verano, aún más que más ). De ese tipo de sueño no estoy hablando.

Te estoy diciendo, que si no estás “despierto”, que si no sabes quién eres, qué quieres en la vida, qué te ha pasado y quieres te ocurra de ahora en adelante, ya te pueden dar la herramienta que te lleve al Olimpo, que si estás en un mundo de dudas, confusión, miedos y vergüenzas, nunca te dará el resultado que tendría que darte.

He observado que procesos como en los de Marca personal, en los cursos de Liderazgo u Orientación Laboral, poco o nada se habla del proceso de conocerse a uno mismo.

SI, es un proceso que es duro, impredecible, que seguro que descubrirás cosas que no te gustarán, otras que no sabías y que te alegraran,… pero tiene un fin, descubrir lo que realmente te hace feliz, a lo que has venido a este mundo, lo que te hace bien y lo que no…

Y si no sabes quién eres, ¿cómo vas a esperar que alguien que no sabe lo que te puede ir bien a ti o no, sus herramientas surta efecto en ti, como lo hicieron con él?

Descubriendo quien eres, que sientes, que te motiva, antes de empezar a tener el título de “jugador de cursitos y titulitos” por la universidad de la sociedad, empieza poniéndote delante de un espejo y hablando con quien tienes ahí delante, a tumba abierta.

A lo mejor descubrirás que lo que estabas haciendo hasta ahora no es lo que querías, enfocándote en otro camino, llegando a ser mucha mejor persona y profesional que lo que eres hasta ahora.

Dicen que esta todo escrito y que está todo inventado, NO LO CREO, así como tampoco creo QUE TODAS LAS SOLUCIONES SURTAN EFECTO A TODAS LAS PERSONAS POR IGUAL

Así que recuerda:

.- Las herramientas que te enseñen, pueden ayudarte, pero nunca salvarte la vida al 100%

.- No todas las herramientas valen para las mismas personas.

.- Aprende de ellas, incorpóralas en tu vida aquellas que sientan que van contigo, transfórmalas, deséchalas, pero nunca las creas a pies juntillas, como un credo inquebrantable. Son guías., recomendaciones, no leyes absolutas.

.- Tú crearas tus propias herramientas, cuando des saltos hacia la incertidumbre. Cuando camines por el miedo, aumentando tu confianza y viendo de qué eres capaz, que te hace feliz o hace bien.

.- Todos somos creativos, lo que nos diferencia, es que unos crean más en si mismos, en lo que hay dentro de ellos, que otros. Simple y llanamente así. No abandones a tu creatividad. Las cosas siempre se pueden hacer mejor de lo que dicen.

Así que ya sabes la respuesta a la famosa pregunta que todo el mundo se ha hecho alguna vez:

.- ¿Por qué no surte efecto en mí y en otra persona si?

.- PORQUE ESA PERSONA SABIA QUE QUERÍA, QUIEN ERA Y PORQUE LO QUERÍA.

¿Y tú lo sabes? ¿Sentías que era la respuesta a esas dudas que tenías? ¿Por qué aún sabiéndolo no hacías nada al respecto?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

¡¡Claro que si guapi, TIENES TALENTO!!

“El genio es talento incendiado por coraje” decía Henry Van Dyke

La sociedad ya no busca la formula de la felicidad, la de la longevidad o como hacer dinero a través de las redes sociales.

Esas búsquedas son una cortina de humo con lo que realmente andamos buscando desesperados:

EL TALENTO.

Generar talento, retener talento, ¿Cómo crear talento en tu empresa? ¿Tienes talento?..La escasez de talento. Muestra tu talento en el nuevo Talent-show de nuestra cadena de televisión…Ven al concurso y muestra tu talento para emprender…”

¿Tan mal estamos?

Cada vez que veo frases así, me pregunto cómo todavía seguimos adelante como sociedad si el talento escasea tanto.

El talento, lo define la R.A.E, como “Capacidad de entender… Capacidad para el desempeño de algo..Persona inteligente o apta para determinada ocupación...”

Y después de leer esta definición, ¿Sigues sin creer que eres una persona con talento?

¡¡NO ME LO CREO!!

(Nota: Tampoco te estoy diciendo que esas un genio pero que tienes algún tipo de talento, SI)

¿Pero por qué se pone anuncios en búsqueda de talento, cuando CADA UNO DE NOSOTROS, TENEMOS UNO O VARIOS DE ELLOS?

Porque a través de los medios de comunicación, de estrellas del deporte o programas de televisión, que buscan y enaltecen a las personas que “destacan”, hacen creer que el talento es para alguien “escogido” “iluminado” , al cual nunca podremos llegar los demás.

Ese “iluminado”, habrá nacido ya con ese talento innato,  tendrá una facilidad innata para realizar ese deporte o actividad; o será la mezcla de una de las dos.

Y como nos han dicho que si no sacamos un talento desde muy pequeños, ya no podremos desarrollarlo, ser alguien en la vida, nuestra frustración, nuestro sueño “roto”, hace que admiremos a esas personas “elegidas” mientras las “envidiamos” por correr por dentro.

Acabando “mediocrizando” a esa persona, y a nosotros mismos.

En esos momentos estamos practicando el deporte nacional por excelencia, si yo no soy excelente, no tengo talento, los demás tampoco y si lo consiguen, seguro que será a través de algún “método no legal”.

Todo por no reconocer:

.- Tiramos la toalla antes de tiempo mientras recorríamos el camino hacia el desarrollo del mismo

.- O nunca nos dimos la oportunidad de descubrir que había detrás de eso, que nos “Picaba el gusanillo”.

Mejor denostar a los demás, que reconocer que no nos dimos a nosotros la oportunidad que nos merecíamos.

Para colmo, nos encontramos, que aunque se busca desesperadamente el talento, nos solemos encontrar con un “comité” que suele dilucidar si tienes o no talento…

Depende del día que tengan, depende si les gustas o depende del aire que corra en esos momentos pasas o no la prueba…

Buscamos talento, y antes de nada, ¿hay un comité que determina si tienes talento o no? ¿Qué título o Máster determina que tienes la capacidad para determinar si una persona tiene talento o no?

¿O no conocemos historias que desde pequeño se le decía que no tenía talento, que no valía para algo, y con tesón, esfuerzo, confianza, siguió su lucha y lo consiguió a pesar de las negativas?

Nadie tiene el poder de decir si una persona o no, tiene talento. PORQUE TODOS TENEMOS UNO O MÁS TALENTOS.

Unos lo desarrollarán pasando por todas las fases de aprendizaje, con un tiempo establecido…Como aprendíamos a conducir, sin unas horas determinadas, no podrías presentarte al examen. Otros tienen facilidad para ese talento que recorrerán ese aprendizaje en menos tiempo que el resto de los “mortales y luego estarán los “genios” que no necesitan ni de curvas de aprendizajes, cursos ni nada, llevo incorporado dentro de ellos “de serie”, aunque nadie se lo haya incorporado.

Unos harán un curso para hacer tortillas de patata, otros con un curso de “exprés”, ya les valdrá y otros, no lo necesitarán, porque sabrán hacerla y de forma espectacular aunque nadie les haya dicho como hacerla.

PERO TODOS TENEMOS UN TALENTO O VARIOS.

¿POR QUÉ BUSCAMOS TALENTO Y CUANDO LO MOSTRAMOS ASOMBRAMOS A LOS DEMÁS?

Porque desde pequeño no nos dejan desarrollarlo.

Me estarás diciendo que hay clases extra-escolares (que no para desarrollar ése talento, más bien para tener a los niños entretenidos mientras los padres llegan de trabajar), para que nos podamos desarrollar en manualidades, pintura, deportes o demás… Estoy de acuerdo contigo, te lo compro…

¿Pero qué pasa cuando una persona destaca? “Mejor tómatelo como un hobbies, mejor olvídate de ese sueño, eso es imposible, no suelen llegar todos…Tienes que dejarlo, no eres bueno…”

Y acabamos dejándolo, sin saber si llegaríamos ser buenos o hasta donde podríamos haber llegado con ese talento.

Vivimos en un mundo en el que nos “mola” y “nos volvemos loco” por lo diferente, lo que causa una verdadera revolución en cualquier aspecto de la vida, pero lo queremos dominar, para que no “cause” muchos estragos.

¿Por qué lo digo?

Al igual que con el “coaching”, “la transformación digital” o “la búsqueda de trabajo y la marca personal”, el “talento” también se está prostituyendo.

Leo en artículos que dice: “¿Cómo retener el talento?”.

Las siguientes preguntas me salen solas al leer estos títulos de artículos: “¿Pero dejas que se muestre el talento? ¿Dejas que esas personas con talento, lo muestren sin tapujos? ¿Puedes retener a una persona a la que no le has dejado mostrarse como era? ¿Aceptas contratar a una persona que de verdad, si es un líder, tiene más repercusión que tú y quizá ser mejor que tú en tu puesto de trabajo?”

Como antes de crear una marca, hay que hacer una introspección interior importante, en el tema del talento, también.

Señores “gurús del talento” y “escuelas de negocios” sI de verdad queremos que el talento, el de verdad, queremos produzca  una verdadera transformación a través de la puesta en marcha de esos dones o talentos… en las empresas, en la vida, un máster “exprés” o un programa de talentos, liderado por “Jefes, que no es lo mismo que lideres”, que el liderazgo lo tienen “apolillado”.

Si queremos que el talento, revolucione esta sociedad, la revolución tiene que ser mucho mayor de lo que hasta ahora estamos haciendo, señores.

Ah, al igual que hay talento “bueno”, hay talento “malo”. Por mucho que te diga tu “madre o abuela” que vales para esa cosa en concreto y tras haber “quemado” todas las oportunidades, sigues en el mismo lugar de siempre…te recomiendo que vayas mirando hacia otro lugar y dejar ese talento como “hobbies” y no como “forma de vida profesional”.

Así que recuerda:

.- TODOS TENEMOS UN TALENTO O VARIOS

.- DATE LA OPORTUNIDAD DE CONVERTIR ESE TALENTO, EN TU FORMA DE VIDA. LA FELICIDAD ESTARÁ MÁS A MENUDO CONTIGO SI LO HACES.

.- Señores, liderar el talento en el siglo XXI, no es lo mismo que en los años 80, por favor.

.- QUE NADIE TE DIGA QUE NO PUEDES, SI NO LO INTENTAS.

.- CONFIAR EN TI HACE QUE TU TALENTO SE DESARROLLE MUCHO MÁS RÁPIDO.

¿Qué es para ti el talento? ¿Tienes alguno? ¿Cuál? ¿Te sientes orgulloso de él? TÚ SI QUE VALES GUAPI

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”, en este enlace.

 

¡¡El método A.T.P.C.!!

“Las más crueles mentiras son frecuentemente dichas en silencio” decía Robert Stevenson

Hoy tengo el honor presentaros un método innovador que la Nasa me ha nombrado como la persona responsable en todo el mundo que lo dé a conocer.

El método se llama A.T.P.C.

¿Cuál es su significado?

A Tomar Por Culo.

Seamos claros, TODOS, alguna vez hemos dicho o hemos deseado decirlo. Mandar  a alguien o alguna situación:

A TOMAR POR CULO.

O lo peor de todo, hemos querido hacerlo y por ciento de “excusas”, no lo hacemos.

A través de este método, que podrás aplicar en todos los ámbitos de tu vida, tanto personal como profesional, tiene un propósito en concreto:

LIMITAR EN TU VIDA, TODO AQUELLO QUE SABES QUE NO TE HACE BIEN.

Sabes que no nos gusta, que nos hace mal, que no podemos con esa situación, pero como te he dicho anteriormente, por el qué dirán, por el qué pasará…. Seguimos aceptando que este en nuestra vida, para luego estar quejándonos de la vida tan “mala” que tenemos.

Pues si queremos decir con la cabeza alta, sonriendo ( aunque los demás no se lo crean o crees envidias), que estas orgulloso con tu vida, como está yendo la misma, coge papel y bolígrafo:

.– Fijar límites

Fijar límites en tu vida, no es de una persona egoísta.

Simplemente sabes lo que quieres en la misma, y todo aquello que no esté dentro de esos parámetros, lo dejas fuera.

Si no ponemos, estaremos aceptando que los demás nos puedan dominar, que sus ideas son mejores que las nuestras, que sus “buenas intenciones” nos llevarán por donde ellos quieren y no por donde nosotros sentimos que tenemos que ir.

Fijar límites, es decirte Si a ti mismo.

.– Ajustar tu sistema de detección de señales

Porque es un amigo, nuestros padres o nuestra pareja, muchas veces, esos límites, esa intimidad, esos valores, son “mancillados”. Sea quien sea, por mucha amistad, amor que tengas, si intenta superar los límites, sus “inaceptables”, RESPETATE SIEMPRE Y DI “NO SIGAS POR AHÍ, NO TE VAYAS A LLEVAR UNA SORPRESA”.

Tus límites son tus límites, y sea quien sea, los tiene que respetar. Ser un defensor acérrimo de ellos y siempre alerta.

.- Cuidado con la búsqueda de aprobación.

“¿Tú crees que hago bien poniéndole limites? ¿Tú crees que he hecho bien? ¿No me abre pasado, verdad?”.

Cuando estamos haciendo algo por 1 vez, siempre hay dudas. Y cuando hay dudas, siempre preguntamos a nuestro círculo más cercano, si estamos haciendo bien.

¿Te digo un secreto? Es falta de confianza en ti mismo, en tus posibilidades en un ámbito nuevo. Es algo normal.

Pero los demás, como tu cerebro intentaran quitarte la idea de la cabeza. Querrán que sigas siendo el de siempre, y te dejes de tonterías.

Respétate y empezarán a respetarte. Respétate y solo necesitarás tu aprobación.

.– Bajar los niveles de tolerancia

Aceptamos casi de todo.

Aceptamos que nos griten, aceptamos que nos digan lo mal que vamos vestidos, aceptamos que nos digan que se metan con nosotros, aceptamos que no nos respeten… Pero todo porque no te respetas a ti mismo.

Se un acérrimo defensor de tus límites, de tus valores y no aceptes menos, del listón que tienes.

.- No dejarte intimidar

Como te he dicho, cuando vean que dudas, te intentarán “comer la moral”. Querrán que te olvides de tus valores, que no valen la pena, que estabas mucho mejor como estabas antes.

Has tomado una decisión, y se consecuente con ella. ES TU VIDA, TU FELICIDAD, ERES TÚ. Y a quien no le guste que no mire.

.- Evolucionar.

Cuidado con las comodidades peligrosas.

Porque tengas tus limites, porque tengas tus barreras, porque sepas lo que quieres y no lo que no aguantas, no quiere decir que si al cabo del tiempo, te encuentras “sólo”, sin “amigos” con los que hablar, sigas con las mismas rutinas.

Al o mejor has hecho algo mal.

.- Mantener la elegancia

Defiende tus valores, con elegancia.

Nunca te rebajes a los niveles de las personas que te quieren intimidar o que te olvides de tus NOES.

Más vale un desprecio a tiempo que un lamento por mucho tiempo.

.- Ignorar lo inútil y reír de lo serio

Siempre he pensado que reírse de una mismo, que tomar toda situación seria con ilusión, risa, se lleva mucho mejor el camino a recorrer.

Y lo que te parezca inútil en tu vida, ignóralo. Te aseguro que no has perdido el tiempo. Ahora eres tú y no te hacen falta en tu vida. Ignora y sigue.

.- Escoger un tipo de soledad particular y disfrutarla.

Con el método A.T.P.C estás escogiéndote.

En esta vida, donde esperamos que los demás nos elijan, estamos siendo nosotros mismos, quienes nos elegimos a nosotros mismos, como 1 opción.

Será un camino duro, la gente no te entenderá y habrá momentos de soledad.

Pero una soledad beneficiosa, porque te ayudará a conocerte, a disfrutar del presente, aprender del pasado y saber qué futuro quieres a partir de ahora en tu vida.

Una soledad, que será el principio del comienzo, de tu felicidad. Te lo aseguro.

¿Has querido incorporar el método A.T.P.C alguna vez en tu vida? ¿Por qué no lo haces? ¿Cuál es el apartado que más fallas? ¿Por qué?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.

¿Ahora todos nos llamamos Crack?

Nunca soñé con ser crack, nací siéndolo” dice Chiche Arano.

Hay épocas de la vida que utilizamos, como coletillas, algunas palabras o frases:

¿Me entiendes?, Ha sido la rubia, What´s up, ¿He sido yo?…Son algunas de las palabras que hemos dicho muchas veces durante nuestra vida.

Ahora la moda es: “Eres un crack”.

Ves bajar al ponente de dar una conferencia, y le dicen: “Eres un crack”. Publican un articulo y le ponen: “Eres un crack”. Reciben una llamada y en vez de decir, “Hola, ¿Qué tal?”, lo primero que dicen es; “Crack”.

“A veces tengo la sensación de que lo soy, pero miro por la ventana y todavía no tengo el yate de 10 metros de eslora  esperándome para llevarme a Mónaco”, me decía esa persona tras recibir la llamada en cuestión.

¿Quién es un Crack a día de hoy?

Pues parece ser que todo el mundo. Pero que yo sepa, sigue habiendo guerras, hambres y desempleo.

Así que muchos crack, se tildan pero pocos los son, de verdad.

¿Qué destila que nombremos a todo el mundo como crack?

Falta de confianza en uno mismo.

Nos asombramos cuando una persona, dando igual el número de asistentes, ha hablado para ellos, pensamos que es un crack. Una persona que ha escrito algo sobre lo que siente, ya pensamos que es un crack. Alguien que dice y hace lo que siente, ya es un crack. Adoramos a una persona que ha corrido 5 Km. y la tildamos de crack.

Crack supone algo inalcanzable, algo que ha roto lo establecido hasta ahora. Una persona que ha alcanzado esos sueños que tenemos nosotros.

¿Y mientras tanto que hacemos nosotros?                                                                            

1.- Adorar a esa persona como si fuera un dios griego.

2.- No hacer nada y seguir con nuestra vida de mediocre. De la cual nos quejamos todas las noches pero al día siguiente seguimos sin hacer nada al respecto.

3.- Creer porque digamos Crack a la otra persona, ya somos “cool”.

Adoramos a otra persona, porque así ponemos el foco de atención en él. Y no en nosotros. Normalmente habremos tenido el sueño de poder hacer lo que ha hecho él (Te aseguro que hablar en público lo puede hacer cualquiera, yo no me considero un extraterrestre ni nadie con un talento increíble), pero por miedo, vergüenza, pereza o por lo que sea, hemos acabado obviándolo y pensando, que era una locura.

Proyectamos en esa persona, las cualidades que tenemos dentro de nosotros.

Pensamos que es único, que es extraordinario, que tiene un talento inalcanzable, vamos que es la ostia.

¿Pues sabes qué? TÚ TAMBIÉN TIENES ESO QUE VES DENTRO DE ESA PERSONA.

Tú también puedes hablar en público.

Tú también puedes correr 5 km y llegar a la meta. Tú también puedes crear una página web o hacer una Spartan Race.

Pero ¿Por qué no crees que puedas hacerlo? ¿Por qué no al ver que otro lo ha hecho, te impulsa más aún a hacerlo más y mejor?

PORQUE NO CREES EN TI.

Quizá no consigas hacer la misma gesta que Kiliam Jornet de subir 2 veces al Everest corriendo en menos de 6 días, pero si puedas subir a la cima con oxigeno y sentirte el rey del mundo. O al menos al campo base.  Quizá no corras los 100 metros lisos como el rey Usain Bolt, pero si te sientas mejor que él, cuando cruces la meta. Quizá no consigas hacer un Bestseller como Arturo Pérez Reverte, pero si termines el libro que TÚ QUERIAS TENER EN TUS MANOS.

Te sentirás que el número 1, pero el número 1 para ti. Sentirás que puedes conseguir todo lo que te propongas, y no buscarás que nada ni nadie te ponga la etiqueta de crack por hacer algo. Tú mismo sentirás esa etiqueta.

Muchos me diréis que decir a alguien crack, es una forma de motivación, de aliento, que siga haciendo las cosas así. Otros es una forma de decir cariñosamente: ¡¡Hola!!…Genial, lo compro pero no lo comparto.

La gestión del ego no la suele llevar bien la gente. Ya le dicen que es un crack, y acaba poniéndose en Linkedin o en su Cv que es un gurú de la tortilla de patata deconstruida.

¿A dónde vamos a llegar?

Normalizamos la palabra crack, para que todo el mundo se sienta así y siga dando pasos adelante. Pero yo me pregunto:

¿Cómo llamamos a la persona que produce un antes y un después en nuestras vidas dejando una huella para siempre? ¿También crack?

Pues si seguimos así no me extrañaría nada ver, que al año que viene en las estadísticas, que el nombre más usado por los españoles sea:

CRACK GARCIA FERNANDEZ.

Un poco de consideración, por favor.

Como bien decía JP. Candela , a día de hoy por salir en televisión a buscar pareja ya nos consideran como famosos, cuando en realidad ni a famosillos llegan. ¿Y ahora por hacer lo que uno siente, ya es considerado como un autentico crack?

¡¡UN POCO DE POR FAVOR!!

Así que por favor:

.- Las personas se llaman por su nombre, no por el sustantivo de crack.

.- No creamos que esa persona es un dios por lo que ha hecho una sola vez, cuando luego a lo mejor en su día a día, es un diablo.

Demos el titulo de crack con unos criterios coherentes.

.- No creas que los demás son crack y tú no. Lo único que te diferencia que ellos si dieron el paso adelante, algo que TODAVÍA tú no has hecho.

.- Mantengamos el listón de la excelencia alto y por saltar de la cama, ya no consideremos a una persona crack, por favor.

.- Hagamos un uso mejor de las palabras y su verdadero significado.

¿A quién y por qué consideras a esa persona crack? ¿En qué te consideras tú crack y no esperas que nadie te lo diga?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”, pinchando aquí.          

¡¡Whatsapp con Educación, por favor!!

El precio de la grandeza es la responsabilidad” decía Winston Churchill

Las redes sociales demuestran la personalidad de cada uno de sus integrantes.

No creas que te voy a hablar de cómo ser un gurú en Instagram, que te siga en Twitter el gurú que tanto te gusta o como llegar a 10k seguidores en Facebook, porque sinceramente, a pesar de tanto tiempo sigo sin tener idea de cómo hacerlo.

Sólo soy yo y punto. Hago lo que quiero y cuando quiero, en las mismas.

Pero SI te voy a hablar de cómo las redes sociales, demuestran de qué estamos hechos.

No voy a hablarte de los trolls ni cómo afrontar una crisis de reputación por haber puesto un Tweed que no debías haber puesto, porque tampoco sé cómo hacerlo.

Lo que quiero expresar con este post es algo que me ronda últimamente por la cabeza, que se resume en esta frase:

MENOS EMOTICONOS Y MÁS EMOCIONES.

Os comento varias situaciones que recientemente he vivido:

.- Hace unos días fue mi cumpleaños. Se agradece todas las felicitaciones que recibí. Algunas que no me esperaba, así como otras que no llegaron y que si me esperaba. Fue un día genial, muy bonito y todo precioso. Pero lanzo una pregunta al aire:

Si no llega a ser por Facebook, ¿Cuánta gente de la que te ha felicitado, lo hubiera hecho sin él?

Menos mal que el Facebook me lo ha chivado, que la verdad no me acordaba. Si no llega a ser por el Facebook se me pasa…” ¿Cuántas veces has oído o dicho tú mismo esta frase?

Se sincero, seguro que bastantes.

¿Qué demuestra? Que si no llega a ser por una app, nos olvidamos de las personas. Ya no de un día importante para ellos, sino de preguntarles como están o de cualquier cosa.  Se pasará el tiempo sin ocuparnos de ellos, como los tenemos en Facebook, no pasa nada…

Recuerda existe una opción que se llama “eliminar de tu lista de amigos”. Y normalmente lo hago con personas que pasado mucho tiempo ya no tengo ningún tipo de relación.

NUNCA DES NADA POR SUPUESTO.

AL IGUAL QUE A TU PAREJA TIENES QUE ENAMORARLA TODOS LOS DÍAS, A LOS AMIGOS, LOS DE VERDAD, TAMBIÉN.

Luego no te eches las manos a la cabeza porque esa persona no responde a tus emails o mensajes. ¡¡Quedas advertido!!.

Hace años se hizo famosa una frase que decía: “Lo que diga la rubia..” a día de hoy decimos “Lo que diga FacebookMira Facebook nos recuerda que hace 3 años nos unimos aquí

Durante mi cumpleaños, AGRADECÍ cada uno de los mensajes que recibí tanto por facebook como por Whatsapp, pero voy a ser sincero, fueron las llamadas que recibí las que más me emocionaron, las que más agradecí.

Fueron llamadas rápidas, cortas, pero con sentimiento, con ilusión de querer compartir el día con uno.

Dejamos la conciencia tranquila con un mensaje en el muro, con un mensaje en Whatsapp. Pensamos que “ya hemos quedado bien” en su día y podemos seguir orientados hacia nuestros intereses.

¿Dónde está el “ocuparnos” de verdad por la persona? Hemos pasado de las cartas, de las llamadas, de los abrazos, a un mensaje en Facebook, que me cuesta menos tiempo,  le pongo algún emoticono chulo y “a otra cosa mariposa”.

Las redes sociales, cada vez más, demuestran las mascaras con las que nos movemos en el día a día.

Ayer mismo, había quedado con una persona. Llevaba tiempo queriendo quedar conmigo. A día de hoy, no sé para qué quería quedar. Os cuento.

Tras 30 minutos de retraso, varios mensajes y llamada, recordándole que habíamos quedado y si iba a aparecer…a los 40 minutos, me manda un Whastsapp diciéndome que le había surgido una “historia” y que perdonara.

La verdad, quizá le hubiera podido surgir algo. ¿Pero no ha podido avisar antes? ¿Ni un mensaje de Whatsapp? ¿Ni un mensaje de voz? ¿No tenemos ni 10 segundos para quedar bien con la otra persona? Quizá no, todo es posible.

Pero lo que demostró que usamos como escudo las redes. NI se digno con una simple llamada a pedir disculpas, ni proponer otra fecha.

Yo no soy quien para dar perdones a los demás, pero si me demostró, que con un simple mensaje creemos que ya está todo hecho. Como “YO YA TE HE DICHO TODO, AHORA DEPENDE DE TI, CREERME O NO…” No quiero que se arrastren por mí, pero si me parecía de educación una llamada y decir, “mira lo siento, paso esto y por favor, volvamos a quedar de nuevo (si de verdad era tan importante)”.

Si estuviera esperando, antes me tocaba la primitiva, que acabase recibiendo esa llamada.

Por no contar los mensajes que he recibido proponiéndome dar una conferencia o presentar “Liderazgo Canalla” en diferentes lugares. Todo por Whatsapp, ni una llamada ni media. Cuando pedía me llamaran para comentar la organización, me contestaban o “no tengo tiempo, ya me dirás” o se difuminaba la petición lanzada esperando dicha llamada.

NO SOMOS UN NÚMERO MÁS EN FACEBOOK O WHATSAPP, SOMOS PERSONAS.

¿Qué nos demuestra estas actitudes y las redes sociales?

.- Quien nos importa lo demostramos de verdad, no a través de mensajes bonito y espectaculares

.- Nos llega más una llamada, un abrazo o un café de 10 minutos, que un “A ver si tengo tiempo y quedamos”.

.- Como escribía hace unos días, no me creo las razones y si las acciones.

.- El mejor “muro” en el que puedes escribir, es en el de su corazón de la persona que tienes delante.

Las redes están muy bien, puedes vender a través de ellas a todo el mundo, pueden pedirte pedidos de lugares recónditos para ti, unirte a personas que tenías repartidas por todo el mundo… SI ESTÁN GENIAL.

Pero primero:

.- MIREMOS A LOS OJOS DE LA GENTE QUE ES ASÍ COMO SE DEMUESTRA TODO. NO POR MUCHOS SEGUIDORES, TITULOS O TARJETAS DE VISITAS, TE VOY A QUERER MÁS.

.- SE PILLA ANTES A UN MENTIROSO QUE A UN COJO, Y TE ASEGURO QUE SERÁ UN LEGADO QUE NO PODRÁS QUITARTE DE ENCIMA UNA VEZ OCURRIDO.

.- QUE LA HIPERCONECTIVIDAD SE BASE EN EMOCIONES, NO EN MASCARAS.

¿Cuántos mensajes has mandado hoy “por quedar bien”? ¿Qué llamada o visita no has hecho por pereza? ¿Qué te hace más ilusión, un emoticono o un abrazo?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde a través de este enlace.