Jara A. Pérez:” Al final solo queremos sentirnos acompañados”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con..” es un placer presentar a Jara A. Pérez López.

Siempre me han dicho que estoy más allá que aquí. Pero yo pensaba que eran ellos los que estaban más allá que aquí. Y todo porque pensaban que estaba loco.

Loco por como hago las conferencias, loco por mis artículos, loco por alguna de mis contestaciones. Yo era el loco, pero los demás seguían haciendo lo mismo de siempre esperando conseguir resultados diferentes a los que estaban consiguiendo hasta la fecha.

Tememos estar locos, cuando en realidad ya lo estamos creyendo que estar en la norma es lo beneficioso e innovador en esta vida.

Hace unos días tuve el placer de hablar con Jara, que son su primer libro “La locura como superpoder. Aceptar tus debilidades te hace más fuerte“., una obra que recomiendo para todos aquellos que se hayan preguntado alguna vez si estaba loco.

Es hora de reivindicar que no existe una forma normal de vivir.

Podéis conocer más a Jara a través de su Web, Facebook, Twitter e Instagram.

.- ¿Es Jara, una tía normal?

La verdad es que no sé qué es ser una tía normal. Todos los días me levanto, me tomo un café, hago yoga y me pongo a trabajar. Si eso es normal sí, lo soy, hago lo esperable para una persona de mi edad y condición.

.- La locura como superpoder, ¿Cuántas veces te han dicho estás loca por ese título?

Pues por el título del libro no me han llamado loca nunca, me han llamado loca muchas veces, cuando era adolescente y tenía bastantes problemas psicológicos, ahí me lo llamaron hasta la saciedad y me lo creí mal, me lo creí pensando que estar loca era el fin del mundo.

.- Creo que todos estamos locos, todos somos diferentes, todos tenemos una forma desacostumbrada de ver la vida, pero preferimos ser aceptados que no denostados, ¿Qué piensas?

Bueno, antes que nada aclarar que hay muchas personas que están locas de verdad, son, por ejemplo, psicóticos y esa locura les incapacita para muchos aspectos de la vida. Entonces, sí, todos somos diferentes pero unos lo sufren más que otros. Los que más diferentes son, los locos de verdad carecen de muchos de los privilegios que las personas cuerdas o no diagnosticadas tienen. Una vez aclarado este punto sobre la locura, sí, todos tenemos una forma única de ver la vida que se va domando con la influencia de la norma. Una necesidad básica del ser humano es sentirse dentro del grupo; Esto, cuando éramos cazadores recolectores era la diferencia entre la vida y la muerte. Hoy en día, el grupo no es tan exageradamente necesario pero nuestro cerebro no ha cambiado y sigue leyendo las situaciones de soledad como muy dolorosas. Cuando somos rechazados por el grupo sentimos verdadero dolor. Por eso hacemos tantos esfuerzos por ser aceptados.

.- ¿Los locos son quienes transformaremos el mundo?

No lo sé. Creo que las personas no normativas en este sentido aportamos mucho a la sociedad. Pero las personas locas, diagnosticadas, se encuentran con infinitos problemas a la hora de, por ejemplo, acceder a un puesto de trabajo, a una vivienda, o a hacer activismo para luchar por sus derechos. Así que sí, sería genial, que los locos contribuyéramos a cambiar el mundo pero no sé si la sociedad normativa está dispuesta a ceder el espacio que corresponde.

.- ¿Las empresas deberían aceptar más locos en sus instalaciones?

Las empresas deberían de dejar de explotar a sus trabajadores y darse cuenta de que están trabajando con personas y no con máquinas. A partir de ahí ya vemos si los locos quieren trabajar con ellos o no.

.- ¿La felicidad promovida por grandes almacenes o impulsores de un mundo maravilloso, es un estado de locura transitoria?

No, eso no es locura, eso es manipulación. No se hace desde la locura, todo lo contrario se hace desde la cordura más chunga, desde una estrategia en la que no importa más que los beneficios.

.- ¿Qué es lo más importante has aprendido de un loco?

Lo más importante que he aprendido de mi propio proceso terapéutico y de acompañar a otras personas en los suyos es que al final solo queremos sentirnos acompañados, sentirnos apoyados, sentir que cuando tenemos un dolor enorme lo más importante es tener a alguien al lado que te de su mano y no te juzgue de forma implacable.

.- ¿Por qué la locura de las redes sociales, de tener más seguidores que los demás, de hacer cualquier cosa por ser trending topic?

No creo que eso sea una locura. Creo que es la tendencia de la sociedad de consumo que tiende a convertirnos a todos en productos. Se nos dice hasta la saciedad que si no lo petamos somos unos mierdas, luego cuando nos lo han metido en el cerebro por tierra, mar y aire se nos critica por hacer cualquier cosa por llegar a ser trending topic. Una ya no sabe qué hacer para que se la quiera 😉

.- ¿Qué piensa jara a ciencia cierta que cuando lo expresa ante los demás, piensan que estás loca?

Como te decía me han llamado loca, histérica, pasadita, etc. muchas veces en la vida. No ha tenido que ver con mis opiniones o pensamientos sino con mis estados emocionales, más bien.

.- Nos dicen los gurús de la espiritualidad que no tenemos que apegarnos a nada, pero creo que todos estamos apegados a algo, ¿Tienen trabajo por delante, si?

Me encantaría poder no tener apegos, sería el colmo del control emocional pero lo cierto es que no conozco a nadie así. Quizá sea una meta a alcanzar en un futuro pero mientras lo conseguimos, si es que queremos conseguirlo, sería genial que aprendiéramos a gestionar nuestros apegos, que pudiéramos entender para qué nos sirven, cómo manejarlos, cómo regularlos en intensidad, etc.

.- ¿Es recomendable un término medio en la gestión de nuestras emociones o de vez en cuando hay que dejarlas fluir?

Aquí cada uno se gestiona. No creo que haya una forma adecuada para todo el mundo.

.- ¿Por qué estamos enganchados a los vicios? ¿Por qué creemos que vivir es una locura?

No sé si estamos enganchados a los vicios. Considero los vicios como reguladores emocionales que usamos una y otra vez para regular sensaciones o provocarlas.

.- ¿Cuántas locuras has visto hacer y relaciones de parejas que se mantienen , todo por qué hay que tener pareja a ciertas edades ya?

La pareja es la unidad básica para esta sociedad. Nadie puede estar solo en la vida, todos necesitamos estar acompañados pero la forma en la que se nos ofrece estarlo en esta sociedad es la pareja. No es que queramos tener pareja es que cuando llega una edad es muy difícil no estar sola si no tienes un novio o novia porque todos tus amigos se emparejan y empiezan a tener hijos y es complicado hacer la vida con amigos que están metidos en otra cosa.

.- ¿La locura es una tara o una virtud?

La locura simplemente es. A veces como consecuencia de cosas que vives en la vida y a veces no. La locura incapacitante, como te decía antes es una gran jodienda porque los locos como colectivo están privados de muchos privilegios y eso es horroroso.

.- Una reflexión para los lectores del portal “El principio de un comienzo”.

Creo que sería interesante que a la hora de relacionarnos observáramos y escucháramos más antes de sacar conclusiones que tienen más que ver con nuestros deseos y anhelos que con lo que tenemos delante.

 

Anuncios

¡¡Quédate en TU zona de confort!!

Zona de confort: Aparente estado de comodidad que te lleva a la muerte en vida. Justificación perfecta para no hacer , no crecer, no arriesgarse y no vivir“.

Todos hemos recibido en nuestros moviles o hemos visto por internet, la imagen en la que ponen esta definición de zona de confort.

Un meme que vemos y que nos incita a romper con las cadenas de lo establecido, de lo rutinario, de ser quienes somos y de lo que estamos haciendo.  Nos está diciendo que no estamos viviendo, que estamos sobreviviendo , que  estamos muertos en vida… La verdad que nos pone un panorama por delante bastante negro si tras leer el meme seguimos haciendo lo que estamos haciendo hasta ahora.

¿Pero si no fuera así? ¿Y si la vida se tratase de vivir en tu zona confort y lo demás te importase 4 pimientos?

Echa un vistazo a tu alrededor. Piensa en lo que haces durante un día entero, durante la semana, durante el año. ¿Lo has hecho? Y ahora preguntante como te sientes, con todo eso que haces, con las personas que te rodean, con lo que tienes, ….. con todo…

¿Te sientes bien? ¿Feliz? ¿Tranquilo? ¿Comprometido con tu vida?

SI a todas estas preguntas has respondido que SI….¿Para qué quieres romper tu zona de confort?

Estás bien, estás tranquilo, te sientes a gusto con la que te rodea, si no anhelas nada más, ¿Qué más quieres?

¡¡ESA ES TU ZONA DE CONFORT!!.

Yo la defino como “El sitio, personas, situaciones en las que te hacen ser tú mismo , en paz contigo mismo  y yéndote a dormir más feliz que una perdiz”.

Si puedes considerar que estás en una situación así, FELICIDADES. Ya te podrán decir lo que quieras, ya podrán decirte que podrías ser mejor de lo que eres hasta ahora, que podrías ser más feliz de lo que eres hasta ahora…SI PARA TI, ESO ES TU FELICIDAD, lo que digan los demás te dará IGUAL.

Queramos o no, nos crispe los nervios ver a muchos amigos nuestros con parejas que saben que se van a dar el gran batacazo, de desidia en la vida de la gente que nos rodea, si ellos consideran que realmente son felices así, ¿QUIENES SOMOS NOSOTROS PARA DECIRLES QUE ROMPAN SUS LIMITES, QUE ROMPAN CON TODO Y DESCUBRAN QUE PUEDEN SER MEJOR DE LO QUE SON HASTA AHORA?

Podremos tener razón o no, pero ¿Quiénes somos nosotros para que una persona ponga patas arriba una vida con la que se siente a gusto?

En el fondo, lo que estamos haciendo, es querer dominarla. Que lo intente y si lo consigue, terminar diciéndole, ” ¿Ves? Lo que te decía yo…Si es que tendrías que haberme hecho caso antes...”.

Lo hacemos por su bien, pero también por nuestro Ego.  Para que vean que nosotros teníamos la razón y ellos no.

Aún durmiendo, estamos vivos, y si aprovechamos ese momento, esa es nuestra zona de confort.

Otra cosa totalmente diferente, es que nos estemos mintiendo.

Estemos siguiendo lo que nos han dicho que sería ideal para nosotros, para nuestra felicidad, para nuestro futuro. Estamos en un trabajo por el que muchos pelearían , en el que la placa que pone a la entrada, dice que somos Directores , Jefes o Representantes internacionales de no sé qué..Tenemos una pareja que es la envidia de muchos, que salir con ella por la calle produce muchas luxaciones de cuello… Pero aún teniendo todo eso, no sabemos qué , porqué, todas las noches, en silencio acabas llorando sin ningún motivo o dándote en exceso al alcohol u otras sustancias.

¿Y si quizá te estás mintiendo a ti mismo con la vida que llevas? ¿Y si quizá estás viviendo en una zona de confort que en realidad te está oprimiendo y ahogando?

Aquí nos encontramos con dos opciones:

  • La persona no haga absolutamente nada. Y estaría en su total derecho. Cree que está viviendo , aunque tú y yo sepamos que lo único que está haciendo es morirse en vida. Él cree que como está viviendo es su felicidad, su paz, su tranquilidad, piensa que lo de las noches ya se pasará , que quizá con una pastilla para dormir, tema solucionado, que será algo pasajero.  En esta situación la persona ha hecho algo, ha tomado la decisión de seguir adelante, en SU zona de confort. ¿Quiénes somos nosotros para decirle nada?

 

  • Es hora de romper con lo establecido, y encontrar tu verdadera zona de confort. Aquella en la que te irás a dormir con la conciencia tranquila, sabiendo que has hecho todo lo que sentías que tenías que hacer , decir todo lo que querias decir, en definitiva, sentir que ha sido un día más en el liderazgo de tu vida.

Yo no hablo de romper tu zona de confort, yo hablo de CREAR TU ZONA DE CONFORT. ¿Y quieres saber cómo lo hice yo?

1.- Comprometete a no volver a la vida que sabes que no te hace ningún bien.

2.- Sabes lo que No quieres. Crees que no sabes lo que quieres. Pues empieza dándote oportunidades en las cosas que te gustaban y las había desechado por el qué dirán. Descubre lo que te gusta, a quien puedes llegar a querer.  Di Si a todo lo que la vida te ofrezca.

3.- No sigas modas. No sigas opiniones del estilo “Prueba esto, que es la moda…Me han dicho que te puede venir bien…” Tú sabes lo que quieres y lo que no. Y estás en esta situación queriendo romper cadenas, porque seguiste los dictamenes de los demás. Deja las modas atrás y sigue a tu corazón.

4.- Se siempre consciente. Quieres romper cadenas, porque no eras conscientes de quien eras y lo que querías. Habías seguido modas, habías querido satisfacer las necesidades de los demás, pero nunca la tuya.  Así que lo que digan los demás, a no ser que te vayas directo al precipicio , que te la traiga al pairo, porque querrán tu bien, pero quizá no sea el tuyo.

5.- No olvides que la vida es disfrutarla en tu zona de confort. En la tuya, en esa zona en la que sientas, que eres tú mismo, en la que estás en paz ( que no quiere decir que no luches por ser mejor ),  pero si en la zona en la que te sientas, que eres TÚ.

6.- La magia no sucede fuera de tus limites. Si te sientes a gusto en tu zona, luchando por ser mejor , por mejorar, no es que la magia este fuera de tu alcance, si no que tú estás haciendo más grande tu zona de confort. Que es lo que se dice, ampliando el horizonte, desde tu zona de confort.

7.- Relaciono la zona de confort con la marca personal. Si tú estás en paz en tu zona de confort, quieres expandirla, desde tu esencia, desde tu congruencia, desde tus valores ( próximamente hablaré del lado oscuro de reinventarse), dejan una marca increíble en los demás. Si no estás a gusto contigo mismo, con tu zona de confort, tu marca quedará dañada. Podrás mentir a muchas personas, pero el tiempo demostrará que eres un “vende humos”.18

¿Estás a gusto en tu zona de confort? Si es así quédate en ella. Si no, crea la tuya propia y ves ampliándola, con muebles como en el Ikea.

¿Y qué es la zona de confort para ti?

Recuerda que el 11 de abril se celebra el Summit Wind  en Zaragoza, a favor de los niños de Aspanoa, niños con cáncer. Podéis comprar vuestras entradas a través de este enlace.

 

 

 

¡¡Gracias Adversidad!!

“Adversidad: Suerte adversa, infortunio. Situación desgraciada en la que se encuentra alguien“.

Esta es la definición de Adversidad que la Real Academia de la Lengua Española tiene su diccionario.

Si leyéramos varias veces esta definición, lo primero que pensaríamos: “Virgencita que me quede como estoy. Que le toque a otro, pero a mí, no...” Entre otras lindezas.

Somos lo que pensamos, pero también lo que decimos. Y en una sociedad, en la que reina la industria de la felicidad, el pensamiento positivo por encima de todo y en el que solo pensando que te dicen que te tocará la lotería sin ir al establecimiento para echarla, la adversidad es la enemiga número 1 de la sociedad.

¿Qué mundo queremos crear? ¿Como diría Frozen, “Un mundo ideal” en el que todos bailemos sobre el cesped y nos amemos a primer click aunque no nos vayamos a ver el resto de nuestras vidas o un mundo real, en el que la adversidad siempre estará presente en nuestro día a día?

Nuestras palabras, nos limitan.

Queremos felicidad, queremos el éxito, queremos paz, pues integremos todas las palabras en nuestro vocabulario, en nuestra vida, y empezaremos a ser un poco más felices.

Todo aquello que no podemos dominar, todo aquello que nos incomoda, todo aquello que es nuevo para nosotros, lo detestamos. No queremos ni verlo. Y si puede hacerlo otra persona por nosotros mejor.

Así actuamos contra todo aquello que consideremos una adversidad para nosotros.

Cuando realmente una adversidad es la no consecución de las expectativas que teníamos con la vida, con el trabajo, con nuestra pareja o posible pareja… Al no conseguir lo que queríamos en el tiempo estipulado, cómo nosotros queríamos y cómo nosotros queríamos, ya es una adversidad.  Más bien es nuestro ego quien está dando patadas como niño pequeño cuando no le hacen caso.

Así actuamos ante la adversidad. En vez de ser una situación en la que demostrar quienes somos de verdad, nuestro carácter y talento. Pataleamos.

Recuerda, somos lo que pensamos, y sobre todo lo que decimos.

Somos mucho más que los limites que los demás dicen que hay o que nosotros mismos pensamos que puede haber.

Es la adversidad, y no el éxito, quien muestra las vergüenzas y potencialidades de cada persona.

Tenemos miedo a la adversidad, pero al igual que muchas de las personas entrevistadas en el blog y con las que he podido trabajar, DAN GRACIAS A LA ADVERSIDAD. 

Queramos o no, la adversidad siempre va a estar presente en nuestra vida, de muchas maneras, tanto física como emocional.  Y cuando solo queremos rodearla y olvidarnos de ella, lo que tenemos que hacer, es atravesarla, vivirla.

He vivido en primera persona y observado en muchos casos a mi alrededor, qué descubriendo que hay detrás de esa adversidad, la persona ha salido más reforzada, descubriendo cosas de ella que tenía ocultas o desconocidas hasta la fecha.

Si nos bloqueamos, la adversidad, el miedo nos engulle. Nos empequeñecemos y empezamos a lamentarnos de la vida que tenemos, de lo desgraciados que somos y a envidiar la vida de otras personas que pasando por lo mismo que nosotros, se han ADAPTADO A LA SITUACIÓN. 

¿Qué pasaría si viéramos la adversidad, como una OPORTUNIDAD que la vida nos da para que veamos quienes somos? ¿Qué pasaría si viéramos la adversidad, como un RETO de crear nuevos pilares que nos hagan más fuertes? ¿A qué la cosa cambiaria?

Ningún pronostico puede determinar quienes somos o podemos llegar a ser.

Porque no somos normales. ¿Qué haya cosas comunes? Desde luego que si. Pero todos somos “anormales” como bien decía en Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde“.

Hay una gran diferencia entre los que se centran en la adversidad, en el problema y en los que se centran en la solución. Unos serán las personas que serán engullidas por el miedo y la envidia, pero otras serán las que serán fortalecidas por el proceso.

Hace unos días una persona muy importante para mí me decía cómo había cambiado en estos años que ya nos conocíamos. Relatábamos todo lo que nos había pasado y observábamos entre risas y miedos, qué nos hubiera pasado si no hubiéramos hecho frente a esas adversidades que la vida nos ofrecía.

Todos cambiamos de pensamientos, y es la adversidad a la que nos enfrentamos la profesora en ese cambio.

Y una de las personas que me ayudó a descubrir mi propio poder, fue mi sobrino cuando tuvo 2 años y pasó un tumor cerebral. Verlo correr a dia de hoy es una de las experiencias más gratificantes que tengo como ser humano. Hasta esa fecha tanto a él como a la familia no nos había tocado enfrentarnos a ninguna adversidad de renombre y fue esta situación , la que nos provoco una transformación a cada uno de nosotros.

Nos hizo creer en la esperanza y el aprendizaje ante toda adversidad que la vida nos ha seguido poniendo adelante.  En la esperanza, que nada ni nadie nos puede aplastar si nosotros no queremos. Que un resultado es un resultado y que dentro de nosotros mismos tenemos más poder del que imaginamos para hacer frente a esa adversidad, llevándonos más aprendizajes para posteriores veces que lamentándonos por lo perra que es nuestra vida.

Gracias a su inspiración y superación , he creado en “Summit Wind. El congreso de transformadores de la adversidad“. Que se celebrará el próximo 11 de abril en el Auditorio de Zaragoza. Contaremos con 3 personas que han superado la adversidad y a día de hoy son referencia en sus campos profesionales:

  • Santiago Alvarez de Mon, profesor del IESE
  • Cesar Brandon, ganador del concurso Got Talent.
  • Clemente Cebrian y Alvaro Cebrián , fundadores de la marca El Ganso
  • Teresa Perales

Todo el dinero irá recaudado para Aspanoa, la asociación de los niños con cáncer.

Puedes adquirir tus entradas a través de Evenbrite.

Todos podemos transformar la adversidad en el mayor aprendizaje que podamos recibir, mucho más que los años de universidad que hayamos podido pasar.

¡¡Todo depende de ti!!.

 

¡¡Ríete más, joder!!

Felices lo que saben reírse de si mismos, porque nunca terminarán de divertirse” decía Santo Tomas Moro.

¿Hace cuánto no te ríes a carcajada limpia? ¿Hace cuanto no lloras de risa? ¿Me puedes decir la ultima vez que te has reído de ti mismo?

Cada día creo más que nos reímos menos y con lo bueno que es.

¿Y por qué lo creo así? Recuerda la última vez que te reíste bien a gusto. ¿Qué fue lo siguiente que dijiste?. Seguro que alguna frase tipo: “Hacia que no me reía tanto y bien a gusto”.

¿Verdad?

Según las definiciones de la R.A.E tanto de sentido como de humor, se podría decir que es “predisposición a mostrar alegría, jovialidad, nuestro genio…”

Y eso es lo que mostramos, nuestro genio, nuestra mala leche durante toda la semana.

Nos da vergüenza que se rían a carcajada limpia en un espectáculo, recrimínanos a las personas que se ríen por cosas que consideramos nosotros ridículas, no nos tenemos que reir en momentos serios de la vida y si vemos a alguien caerse de forma graciosa, nos tapábamos la boca no vayan a pensar los demás que somos malos seres humanos.

¿Por qué queremos los demás se coarten si están disfrutando de lo que están viviendo sin tapujos?

(Nota: Yo tengo una risa entre Mario Vaquerizo y un ser malvado, sintiéndome muy orgullosa de ella que la expongo en todo momento. Te guste bien o no)

¿Cuándo nos tenemos que reir? ¿En soledad y cuando nos vea?

Todos estamos pasando malos momentos o “Virgencita, virgencita que me quede como estoy”. Todos hemos pasamos situaciones en las que no estábamos para fiesta ni para reírnos. Pero seamos sinceros, nos gusta más un drama más que un trozo de tarta de chocolate.

Creemos que si nos reimos de nosotros mismos por la que estamos pasando, pensaran que estamos locos o que no queremos aceptar la situación ya que nos estamos riendo.

Si queremos salir de la situación en la que vivimos tenemos que cambiar nuestro estado de ánimo. Te guste o no te guste. Es el principio del comienzo.

Porque te aseguro que si quieres cambiar tu vida, con pensamientos negativos como los que tienes, con esa actitud de cenizo, lo único que conseguirás es seguir girando en esa rueda que te lleva a la frustración.

Pero el sentido del humor, el reírse de uno mismo, produce tambien desatasco emocional.

Vivimos rodeados de medios de comunicación que no paran de bombardearnos con noticias negativas anunciándonos nuevas guerras en países lejanos o la venida de una nueva crisis. ¿Pero qué pasa cuando ponen los videos más vistos de YouTube al final del año? Que siempre, entre los 10 primeros, suele estar algún video de bebe riéndose?

Porque nos alivia. Vemos a alguien riéndose a gusto, sin prejuicios, y nos saca la risa que llevamos dentro. ¿A qué te quedas bien después de haber llorado tanto de risa?

Se te han olvidado los problemas, se te ha olvidado hasta donde estabas y has conocido músculos de tu tripa que no sabias que tenías del dolor de reírte tanto.

Las personas que saben reírse de si mismas, las considero verdaderamente más inteligentes que cualquier otra por muchos títulos que tengan.

Reírse de uno mismo , es sacarle el lado positivo del error que hayas podido cometer. Y sobre todo te da una estabilidad emocional, que estar siempre dándole que te pego a los problemas, no podría darte.

Estamos obsesionados con el éxito, con que tal o cual persona se pongan en contacto con nosotros, con caer bien a nuestro jefe, que nos consideren respetables, que lleguemos al puesto que nos hemos propuesto, a “aguantar” al novio de tu amiga… Más y más situaciones, que nos acabamos poniendo nosotros mismos una losa, que nos hace vivir en plena desesperación por la consecución de metas e hitos.

¿Y dónde queda la risa? Mejor no nos reimos, no vayan a pensar que nos estamos riendo de ellos. Cuando en realidad, lo que quieres es quitarle importancia, es desconectar del problema y seguramente, que hasta verás la solución a dicha situación, después de haberte reído de ella misma, bien a gusto.

¿Cuántas veces has visto que la chica que te gustaba, se ha echado novio, al conocerlo te has reído, y has pensado: ¿No me haces caso por eso? Seamos sinceros, alguna que otra vez. Otra persona se tiraría de los pelos , intentando compararse y ver qué tiene la otra persona que no tengas tú. Cuando te rias de toda situación, le estás quitando importancia al asunto y acercándote un poco más a tu paz interior.

La raza humana tiene un arma tremendamente eficaz, que es la risa. Y la estamos desaprovechando día tras día. ¿O hasta que nos muramos no vamos a dejar que se nos desencaje la mandíbula?

Nos levantamos y ya estamos pensando en los problemas, en no llegar a cumplir toda la agenda que tenemos o en qué insultos diremos durante el atasco. Y mientras , la vida nos ofrecerá situaciones en las que sacar una sonrisa, pero las obviaremos.

Es tu responsabilidad estar en contacto con esas emociones positivas QUE TIENES DENTRO DE TI, con ese acto de reírte, de provocar sonrisas en los demás y no sólo las responsabilidades que tu puesto pueda tener.

Queremos actitud positiva en el mundo, y el único ser en el planeta tierra, que puede provocarla, es el ser humano. Pero en vez de provocarla, lo único que provoca son caras más mustias que una lechuga pasada.

Yo no diría que en una dieta lo primero que se pierde es el sentido del humor. Sino es en la vida  “madura”, lo primero que se pierde si es el sentido del humor.

Recuperémoslo y la actitud proactiva, la ilusión, la ganas de afrontar de otra manera las dificultades,  volverán a recorrer nuestras venas.

¡¡RÍAMONOS MÁS, JODER!!

¿Vas a empezar a reírte más a menudo? ¿Vas a contenerte la próxima vez que te rias?

¡¡7 cosas que deberías dejar de hacer !!

Históricamente, las cosas más terribles ( guerras, esclavitud..) resultaron no de la desobediencia, sino de la obediencia” decía Howard Zinn

Cómo lo dice internet, le haremos caso…He seguido las pautas del telediario de la mañana…Como tiene un amigo que es experto en el tema, le he seguido todas las pautas que me ha dicho, ya que él es experto…Léete el libro este que recomienda la influencer esta, que si lo dice será porqué es bueno..”

¿Y qué acabamos haciendo?

¡¡Haciendo lo que dicen los demás que tenemos que hacer. Y nuestro saber hacer, lo ocultamos, no vaya a ser que tengan razón!!.

¿Qué estamos haciendo?

  • Dandole el poder a los demás.
  • Menoscabando nuestra confianza en nosotros mismos
  • Y no haciendo caso a nuestra experiencia e intuiciones. Pensando que los demás saben más que nosotros.

Y así nos pasamos toda la vida, haciendo caso a los demás. Pero lo peor de todo, desconfiando de nuestras propias habilidades y menoscabando nuestra confianza.

Tranquilos, ya sé que mis “haters” estarán pensando: “Ya está impulsando la disrupción, ya está proclamando cosas que no tienen sentido y son pura locura.. Ya está proclamando la revolución contra el status-quo…”

¡¡BE WATER MY FRIEND!!.

Sin embargo, es lo que ocurre muy a menudo.

Veo a través de clientes, que cuando se desapegan de parejas, de situaciones que hasta ahora le proporcionaban seguridad, se sienten inseguros principalmente porque ya no cuentan con ese “amarre de seguridad”. Ahora vuelan solos y volar sin confianza en uno mismo, es vértigo, miedo y ganas de volver atrás , de forma asegurada.

¡¡Todo porque no nos hemos dado la oportunidad de experimentar, de ser curiosos, de caernos, de fallar, de aprender por nuestra cuenta, en definitiva, de liderar nuestra vida!!

Una de las cosas me han enseñado el decir a toda situación que aparecía en mi vida, ha sido a desobedecer al David que era antes de empezar a escribir.  Y así lo implanto en mis sesiones, creo que hay que desobedecerse a uno mismo, cada cierto tiempo.

¿Por qué?

  • Porque sino te anquilosas si crees que así las cosas te están yendo bien.
  • Porque no eres los pensamientos que tienes, eres mucho más que aquello que crees
  • Porqué desobedeciéndote estarás implantando el habito de superación, de esfuerzo en tu vida. Y la almohada solamente la utilizaras para dormir en la cama, no en tu despacho.

Y para desobedecerse uno, empieza por hacer lo que siempre has estado haciendo, como una cotorra.

Si no quieres desobedecerte, descubrir quién eres, quitarte las losas que sientes desde que te levantas hasta que te acuestas y qué pasaría si mandarás a paseo a muchas situaciones y/o personas… puedes dejar de leer el artículo. El domingo publicaré el siguiente que espero que te guste más.

Pero si te apetece descubrir qué tienes que hacer para empezar a desobedecerte y ver quién hay detrás de esas normas estúpidas que sigues y que no te llevan a ningún lado, sigue adelante:

.- Deja de obedecer, eres más inteligente de lo que crees.

Deja de creer que los demás tienen razón. Ni yo la tengo. Así que no me obedezcas. Quiero que pienses por ti.

La gente te puede inspirar, te puede orientar, te puede decir que puede ser mejor o no, según si ellos ya han vivido lo que te gustaría vivir a ti. Pero no creas en ellos con los ojos vendados. Porque estarás echando tu confianza, tu inteligencia , tu capacidad de crear, de ser curioso por la borda.

Si empieza a desobedecer empezarás a crear tu propio camino, a conocerte de verdad. A descubrirte, y a ver, que SEGURO, eres más listo de lo que crees-

.- Deja de contenerte, desea

Si hablamos de lo que queremos, la educación que hemos recibido, al instante nos tilda de egoístas. Nos dicen que no pensamos en los demás, que no nos preocupamos por los demás, que solamente pensamos en nosotros mismos. Pero mientras tanto, esas personas, seguro que tienen deseos frustrados que no han llegado a cumplir o no se atreven a realizar.

Todos tenemos deseos, y esa contención produce frustración. Que se expresa en forma de violencia, de imposición, de querer manipular u oprimir a los demás. Todo porque no consigan lo que tú querías y no conseguiste.

Desea y  fuera la represión

.- Deja de ser perfecto, ama a la adversidad.

Cuando hablas con alguien, a todo el mundo le va “genial, bien, muy bien, perfecto, de pm…” Pero luego te acaban diciendo que se acaba de separar u otras cosas peores.

Dejemos atrás las mascarás que la vida se está portando genial con nosotros, PORQUE TODOS TENEMOS PROBLEMAS, MIEDOS O QUEREMOS TIRAR LA TOALLA.  En esa situación estamos rechazando la adversidad, los malos momentos. Y que yo sepa, una vida “happy happy” nadie la ha tenido ni nadie la tendrá.

La adversidad te ayuda a descubrir quién eres. De lo que eres capaz. De la gente que está a tu lado porque te quieren y apoyan o porque querían aprovecharse de ti. DI si a la adversidad, porque esculpirá tu verdadera personalidad y descubrirá tus talentos.

.- Deja de querer entender todo y únete al club del “No se”

Aún teniendo enfrente de nosotros la realidad, queremos saber qué ha pasado. Aún diciéndote la chica que te gusta, que pasa de ti, intentamos ver si hay alguna posibilidad o causa que haga cambiar la situación.

No queramos entender todo, porque nunca lo entenderemos. Tardamos mucho en decir: “Te dejo por imposible, no hay quien te entienda”. Pues eso tenemos que hacer nosotros, ser humildes, y aceptar la situación que no sabemos, desconocemos. Fluyamos con el presente ante ese desconocimiento y vivamos hacia donde nos lleva, siempre desde el desapego y el no querer dominar la situación

.- Deja a la razón y únete a lo que fluya.

Si te unes a la razón, es que eres un apegado de tus creencias. Crees que siempre tendrás la razón, que las cosas se tienen que hacer como siempre se han hecho o como crees que se deben hacer. No te dejas guiar por la vida, por las oportunidades que la vida te pone delante, por las personas que aparecen en tu vida.

La vida nunca es como te gustaría que fuera. Casi nunca se cumplen en fecha y hora las expectativas que tienes puesta en ella. Tú tienes un plan, pero la vida siempre te ofrecerá el que tiene preparado para ti, así que fluye, deja que las cosas salgan.

.- Deja de compararte y se tú

Hace unos meses, publique un artículo en un medio de comunicación, que se llamaba. “Yo la tengo más larga que tú”.

En él hablaba que en todos los aspectos de la sociedad, nos estamos comparando con los demás, dejando de lado quienes somos. Hacemos la pelota al gurú, creemos que llegaremos a su nivel si estamos junto a ellos. Creemos que nuestros resultados tienen que ser como él , porque así nos lo ha prometido. Y mientras tanto, ¿Qué?

Estás dejando tu marca, tu presencia, te estás dejando, TODO PORQUE TIENES QUE SER COMO LOS DEMÁS O LLEGAR HASTA DONDE HAN LLEGADO.

Si fueras tú mismo, quizá, seguro, que no llegarías hasta donde ellos han llegado, LLEGARÍAS A TU CIMA. A LA QUE TE ESTÁ ESPERANDO

.- Deja de callarte las cosas y muestra tus emociones

No sabemos cómo nos ha nacido ese dolor. Porque no dormimos bien, Porque nos tensamos cuando vemos a esa persona…PUES PORQUE SEGURO QUE TIENES ALGO QUE DECIRTE Y SIEMRPE TE HAS CALLADO.

Con educación, no te calles lo que sientes, no te calles lo que quieres decir, no te calles y avisa a esa amiga de la leche que se va a dar con la decisión que va a tomar. NO TE CALLES.

Nos reprimimos, nos frustramos, nos comemos lo que sentimos…Deja ya de hacerlo y muéstrate sin tapujos.

¿Y tú te vas a desobedecer a partir de ahora cada cierto tiempo?

 

 

¡¡Libérate de las expectativas!!

La vida no tiene obligación de darnos lo que esperamos” decía Margaret Mitchell

Lo que nos pasa o no nos pase en nuestras vidas, está relacionado con las expectativas que tengamos al respecto.

Muchas de las decisiones las tomamos en función de expectativas. Sin datos reales y pensando que se van a cumplir si o si, porqué lo digas tú.

Todo lo basamos en función de las expectativas tengamos o se puedan generar al respecto.

Me explico:

.- No decimos lo que sentimos, porque tenemos la expectativa que si lo hacemos, se podría liar una gorda. Y seguro que las consecuencias son para nosotros, aunque no entandamos por qué.

.- No decimos que estamos haciendo , porque los demás tenían unas expectativas con nosotros que seguramente se le caerán cuando se lo digamos.

.- Vamos, aunque no queramos a sitios, porque las expectativas que tienen los demás sobre nosotros, es que como siempre hemos ido, ¿Por qué no vamos a ir esta vez?

.- Nos dicen que les hemos defraudado, porque tenían unas expectativas altas sobre nosotros. Y nosotros mientras tanto preguntándonos: ¿Qué hemos hecho?

Son algunas de las situaciones que hacemos y no hacemos, en función de las expectativas que hemos generado o los demás se han generado sobre nosotros.

Tenemos miedo a no satisfacer esas expectativas que tienen los demás sobre nosotros. Y por eso nos bloqueamos. Bloqueando entre otras cosas, nuestra creatividad.

Al tener miedo a las consecuencias, acabamos haciendo siempre lo mismo. Y tarde o temprano, te acaba frustrando.

Si, porque la creatividad es la muestra más importante del amor. Amor que tienes por ti mismo, por lo que haces, por lo que sientes.

Y si optas por mantener el mismo nivel de lo que estabas haciendo, por no “molestar” o defraudar a los demás, estás desencantándote a ti mismo y no viendo otros caminos que podrían darte más felicidad o éxito.

Pero no solamente estoy hablando en el plano profesional, sino también en el personal.

Tenemos miedo a decir que no queremos hacer lo mismo que nuestros hermanos, por no defraudar y romper las expectativas que tenían nuestros padres sobre nosotros.

Miedo a las represalias por no ir a un evento de nuestros amigos , que realmente, ni nos apetece ni queremos ir.

Miedo a decir lo que nos parece una acción de nuestros amigos, no vaya a sentarles mal.

¿Y mientras tanto nosotros?

Frustración, miedo, rabia , impotencia…Pero sobre todo dejamos de ser nosotros mismos. Y esa relación seguro que empezará a resquebrajarse .

Pero por culpa de los dos:

.- Uno por pensar, que siempre vamos a actuar como siempre habíamos actuado. O esperaba que íbamos a actuar.

.- Y tú, por no ser coherente contigo mismo y decir lo que sentías y querías de verdad.

Hace poco le preguntaba a un escritor muy importante de este país:

¿Qué poder tienen las expectativas de los demás sobre tus obras?. Mira David, al principio sufría mucho cuando no llegaba a colmar los deseos y expectativas de los demás. Pero a día de hoy, lo siento pero me da igual. No es Ego ni tonterías. Pero somos muy hipócritas. Queremos innovación, cosas diferentes, avances, y cuando haces algo que se sale de lo establecido, ya dicen que nos has cumplido las expectativas, estás terminado o que un bodrio”.

Cuando no cumplimos lo que los demás piensan, que deberíamos hacer o superar el listón que tienen sobre nosotros, ya nos descartan. Creen que hemos fracasado o defraudado.

Por eso tenemos a conferenciantes, escritores de libros o amigos, que llevan más de 10 años diciendo lo mismo, escribiendo sobre el mismo tema o diciendo la misma “broma”, por miedo a salirse de lo que los demás creen que debería decir o hacer.

¿Pero qué es tener expectativas?

Según la R.A.E. “Esperanza de conseguir algo o hacer algo. Posibilidad razonable de que algo suceda. Posibilidad de conseguir algo, al ocurrir un suceso que se prevé.”

Por lo tanto vemos:

.- Si esa esperanza no se alcanza, nos frustramos. Pensando que somos unos fracasados, que ya nunca podremos ver un arcoíris por siempre jamás, que ilumine nuestro camino.

.- ¿Algo razonable? O mejor dicho., algo que satisfaga nuestros deseos y no lo que la vida nos depare. Porque quieras o no, ¿Cuántas veces has tenido la expectativa, creencia que iba a pasar una cosa y luego la vida te ha puesto otra delante?. No se trata de lo que tus deseos anhelen, sino de lo que toque en ese momento.

.- Hasta los “futurólogos” se confunden. Si de verdad acertaran, a día de hoy ya estaría casado, con hijos y habría dado varias veces la vuelta al mundo  Si tienen que ocurrir la cosas, van a ocurrir, No a lo mejor cuando nosotros queramos, sino cuando tienen que ocurrir. ¿Cabe una posibilidad? SI, pero no nos aferremos a ella, porque puede no  ocurrir, ya que no tenemos el poder sobre todas las circunstancias que rodean a esa situación.

Las expectativas son comparaciones.

Tenemos la expectativa de que ocurra algo, porque lo comparamos con la situación de la de donde venimos.

Tenemos la expectativa de que el trabajo nuevo salga igual que el anterior, ya que el otro fue un éxito.

Tenemos la expectativa que esta relación salga bien, ya que la anterior fue una mierda.

Así que:

.-  Deja de comparar futuro con el pasado, porque mientras tanto estas perdiendo el presente.

.-  Recuerda que se puede cumplir tus expectativas. Pero aún así te pueden defraudar, al no ser lo que realmente creías que querías. No por cumplir una expectativa , la vida ya será de color de rosa para siempre.

.- Tienes expectativas y a veces desmesuradas, porque no confías en ti. Si la vida te ha puesto en ese camino, confía. Tomamos la expectativa como una balsa de seguridad ante la incertidumbre. La única balsa tienes que ser tú mismo.

.- No tengas expectativas desmesuradas, sino realistas, con nada ni con nadie. Están hablando tus deseos, tus miedos, estás idealizando,. Ir con los pies de plomo es más seguro que darte cuenta que no había nada de lo que creías o te decían que había.

.- Sin expectativas,  damos la oportunidad a ver más allá a todo lo que la vida nos pone por delante. No etiquetamos, no comparamos, descubrimos que nos quiere decir. Vemos detalles que no veríamos si estuviéramos comparando con situaciones pasadas.

Con la única expectativa que deberíamos vivir, es que al dia siguiente, salga el sol.

¿Cuántas expectativas hay en tu vida ahora mismo?

 

Gustavo Picazo: “Identifica y acepta tus propias emociones”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” es un placer presentar a Gustavo Picazo

El mundo está mirando más allá de sus propias creencias. Se está dando cuenta, que la forma que tenía actual de gestionar su vida, la sociedad, no está siendo la correcta. O al menos no se obtienen los resultados que se esperarían con las circunstancias que tenemos.

Pensamos que la felicidad es el resultado a perseguir. Pero nos estamos dando cuenta que no es así.  Sino ir avanzando en nuestra paz interior.

Tenemos miedo a ver que hay dentro de nosotros . Por eso pensamos que amasando fortunas, posesiones o número de seguidores en las Redes Sociales, ya estará todo solucionado.

Kairós Zen. El poder de mirar y hacer”, libro de Gustavo , nos invita a un camino de crecimiento personal. Asomandonos a nuestro mundo interior, pensamientos y emociones. Sin juzgarlas, sin intentar cambiarlas, sin interpretarlas.

Eso que buscamos que nos dicen que se llama la felicidad, tiene que ser nuestra serenidad. Tener una mayor sensación de sentirnos plenos. Y con ello una mayor capacidad de tomar en tus manos las riendas de tu propia vida.

Gracias Gustavo, por hacernos ver que luchar contra nuestras emociones no es el camino. Que hacer cosas por quedar bien con los demás, no es el propósito de la vida. Que creemos que la vida es estar en constante es estar en constante conflicto con uno mismo y con los demás. Sino que nos ayudas a introducir en nuestra vida una combinación de atención y acción. Atención a lo que está pasando y a lo que estamos haciendo sobre el momento presente.

.- ¿Es Gustavo Picazo una persona que cree que ha conseguido la serenidad en su vida?

No. Yo entiendo la serenidad, no como algo que puedo “conseguir”, sino como algo en lo que puedo trabajar y entrenar día a día. Lo que sí puedo decir es que para mí, para mi forma de ver y vivir la vida, la serenidad es un valor muy importante.

.- ¿Qué diferencia hay entre la felicidad como la sociedad la tiene conceptualizada a día de hoy y el zen?

El zen es una llamada a la atención contemplativa, y ello incluye la capacidad de identificar mis emociones sin juzgarlas, sin luchar contra ellas. Mediante este ejercicio puedo incrementar mi nivel de paz interior. Esto es muy distinto a la felicidad conceptualizada como “alegría continua”, o como “esfuerzo por estar siempre contento”.

.- Felicidad y Zen, ¿Qué diferencias hay? ¿Hay similitudes?

La práctica de la meditación proporciona a muchas personas un efecto sedante, un efecto tranquilizador. Por otra parte, la capacidad de tomar en mis manos las riendas de mi propia vida me puede proporcionar una sensación de realización, una sensación de autoafirmación dentro de las dificultades. El resultado de todo ello puede ser un bienestar de fondo, una mayor identificación de la vida como aliciente y como estímulo. Pero esto es muy distinto de la pretensión de estar “feliz” todo el tiempo, o de vivir en un estado de alegría permanente.

.- ¿Como definirías el zen para mis sobrinos de 6 años?

A tus sobrinos de 6 años no les daría ninguna definición del zen, pero quizá les ayudaría a identificar y a aceptar sus propias emociones. Con frecuencia, las niñas y niños oyen mensajes como “no llores”, “no estés triste”, “no tengas miedo”… Estos mensajes, repetidos en el tiempo, pueden tener el efecto de hacer que les sea más difícil identificar sus emociones, aceptarlas, y manejarse con ellas.

.- ¿Cuál es tu palabra favorita?

No tengo ninguna palabra favorita, pero un valor muy importante en el kairos zen es el respeto.

.- Filosofía y Economía. ¿Será posible ver y trabajar en empresas conscientes? ¿Es el zen la herramienta para este caos que vivimos y también empresarial?

No sé si el mundo en el que vivimos es un “caos”, o si el mundo empresarial es un “caos”. No estoy muy seguro de eso. Pero tengo la impresión de que la atención consciente, y la filosofía del kairos zen en general, no son incompatibles con el rendimiento laboral. De hecho, pienso que este tipo de filosofía puede ayudar a algunas personas a ordenar su vida, encauzando mejor su esfera laboral, y alcanzando un mayor rendimiento en este sentido. Por otro lado, también pienso que en personas cuya esfera laboral está sobredimensionada, el hecho de adoptar una filosofía como el kairos zen puede conducirles a reequilibrar las distintas facetas de su vida, dando más prioridad a su esfera personal, o al cuidado de su salud. En casos así, es posible que su rendimiento laboral se vea disminuido.

.- ¿Es posible no juzgar nuestros pensamientos o emociones aún viéndolos?

Es difícil. Se trata de un ejercicio continuo, un ejercicio para toda la vida. Cuando me doy cuenta de que estoy juzgando mis emociones como buenas o malas, entonces me felicito por haberme dado cuenta de eso, y me permito a mí mismo sentir la emoción que esté sintiendo en este momento, incluso aunque se trate de una emoción desagradable.

.- Paro y miro. Sigo y hago. ¿Frase que haría tambalear las creencias y forma de vida de una sociedad?

El kairos zen no viene a hacer tambalear nada. No es esa mi intención. Si el kairos zen puede transformar la vida de algunas personas, creo que será más bien de forma paulatina y silenciosa. Así fue en mi caso, cuando yo empecé a recibir estas enseñanzas, y así lo he visto acaecer también con otras personas. El kairos zen no pretende ser una revolución, sino en todo caso una transformación, una “transformación silenciosa”.

.- ¿Qué es la suerte?

La suerte es una categoría interpretativa: yo interpreto que un determinado suceso es “buena suerte” o “mala suerte”. Al hacer esto, ya estoy enjuiciando, ya estoy emitiendo un juicio. Por otra parte, la suerte puede ser también un elemento mágico en mi vida. Así sucede cuando confío en “tener suerte” y que se arregle mi problema, o cuando me quejo de que “no tengo suerte”, y pienso que es por eso que no consigo lo que quiero. Como elemento mágico, la apelación a la suerte me quita fuerza a mí, me separa de las riendas de mi propia vida, colocándolas en manos de ese factor externo y mágico. Por estas dos razones, el factor de enjuiciamiento y el factor mágico, la apelación a la suerte tiene poca cabida en el modo de vida en kairos zen.

.- ¿Qué hacemos cuando las expectativas fallan? Creo que es uno de los males actuales del ser humano.

Las expectativas pueden fallar, y con frecuencia fallan, porque el mundo está lleno de factores que yo no controlo. Ahora bien, lo que sí está en mi mano es revisar mis propias expectativas, para darme cuenta de si son muy rígidas, o son poco razonables, o para ver si yo me supedito a esas expectativas de una forma excesiva, sin considerar otras opciones posibles. Creo que por este camino puedo ir ajustando poco a poco mis expectativas, y mi relación con ellas, para que mi plan de vida pueda seguir adelante, aunque algunas de mis expectativas fallen.

.- Si pudieras escribir lo que fuera en una valla publicitaria, ¿Qué pondrías?

No pondría nada. Creo que quitaría la valla. Prefiero que se pueda ver lo que hay detrás directamente, sin la valla interpuesta.

.- ¿De que trata la vida, de reaccionar o de responder?

Mi vida la hago yo, día a día, y la puedo vivir a base de reacciones viscerales, o a base de respuestas más moderadas y equilibradas. Cuando yo me dejo llevar por mis emociones, o por mis pensamientos, y llevo a cabo el primer impulso que tengo en una determinada situación, estoy “reaccionando”. En cambio, cuando soy capaz de establecer una separación entre mis emociones y pensamientos, por un lado, y mis decisiones y mi conducta, por otro, entonces estoy “respondiendo”. Es esto último lo que más pone las riendas de mi vida más en mis propias manos, lo que mejor me encamina hacia una vida en equilibrio y en salud.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Creo que el concepto de felicidad puede ser para muchas personas una trampa, en cuanto que es algo que, cuanto más intensamente la quiero lograr, más se me escapa. Por eso el kairos zen no va orientado hacia la felicidad, sino a la serenidad, y ello sin implicar un esfuerzo en el camino, sino como algo que va surgiendo muy poco a poco, sin forzar, a partir de la propia meditación y contemplación.

.- ¿Existen los superhéroes emocionales como así nos hacen creer?

Hay algunas personas, en efecto, que se presentan a sí mismas como ejemplos de “inteligencia emocional”, es decir, como capaces de desenvolverse por la vida sin experimentar dudas, temor, o angustia, y como capaces de sobreponerse a todas las dificultades que se les presentan, con eficacia y fortaleza absolutas. Con todo mi respeto hacia las personas que se ven a sí mismas de esta manera, y con todo mi respeto hacia las personas que se esfuerzan por vivir de esa manera, lo que propone la filosofía del kairos zen es una opción bien distinta. La propuesta del kairos zen no consiste en querer estar siempre bien, sino en aceptar que a veces no me siento bien, y que es humano no sentirse bien en determinados momentos. Lo que el kairos zen propone es que la rueda de las emociones (alegría, tristeza, rabia, miedo y preocupación) va a seguir girando en mi vida, tanto si quiero como si no, y que una buena forma de afrontar esa realidad puede ser aprender a aceptar esas emociones, tanto las agradables como las desagradables, y aprender a convivir con ellas.

.- Una reflexión para los lectores del portal

Una última reflexión que se me ocurre hacer en este momento es que no me gustaría que las personas que lean el libro tomen el kairos zen como una verdad absoluta, sino como una propuesta a considerar, bajo el prisma de su propia visión personal, y de su propia vivencia experiencial. Incluso prefiero que las personas que lean el libro, o las personas que lean estas líneas, no estén de acuerdo con todo lo que yo digo. Ello significará que mantienen bien abierta su propia perspectiva personal.