¡¡10 principios que aprendo de la gente “loca”!!

Ninguna gran mente ha existido nunca sin un toque de locura” decía Aristóteles.

Ser considerado loco hoy en día, es no hacer lo que dicen los demás que sería “recomendable” que hiciéramos.

Si no haces lo que las modas dicen que tendrías que hacer para alcanzar la felicidad, el éxito y tener en tu poder todo aquello que deseas.

Si no haces lo que está de moda, ERES UN “RARITO”.

Y esos raritos, acabamos apartándolos de nuestra vida. No queremos que nos relacionen con personas “extrañas”, porque seguramente pensarán los demás que nosotros también lo somos.

Así preferimos dejarlos a un lado, y seguir con nuestra vida “ideal” impuesta por los demás. Lo que pasa, es que no queremos gente, que nos “haga” pensar de forma diferente al pensamiento que hemos tenido hasta ahora o que creemos que es lo “correcto”.

Echando la vista atrás, me he reunido, aprendido, reido con muchos considerados “locos” por esta sociedad. Personas que me han hecho ser, de una forma u otra me ayudaron y alientan a ver que la vida, así como el mundo es mucho más grande de lo que nuestras creencias nos hacen creer.

Pero principalmente aprendí que la verdadera locura, es tener miedo a ser uno mismo.

¿Quieres saber qué aprendo de ellos? Acompañame al viaje al centro de tu propia locura.

.- ¡¡Esos hombros!!.

No es chulería. No es por egocentrismo. No es por sacar pecho, que también todos lo deberíamos hacer. Es por presencia.

SI nos fijamos, las personas que no confían en ellos mismos, van mirando el suelo mientras andan, no miran a los ojos , se escudan en sus miedos para no mostrar su presencia, su esencia.

Ya sólo con estar vivos, con ser quienes somos, seres humanos únicos, ya tendríamos más que orgullosos. Pero no, el miedo, el qué dirán, el miedo a ser nosotros mismos , al éxito, en definitiva a SENTIR, hace que nos retraigamos ante la novedad, ante la oportunidad de mostrarnos.

Hombros atrás, mentón arriba y mira de frente.

En el suelo normalmente la vida no es un lugar donde se muestre.

.- Mímate como cuidaras a la persona más importante de tu vida.

Hablaba el otro día con una participante del III Congreso contra el cáncer, en el cuál tuve el placer de ser maestro de ceremonias y dar una conferencia, que durante su vida había perdido una cosa importante que había recuperado tras su enfermedad.

¡¡A QUERERSE!!.

Nos dicen que nos tenemos que dar a los demás. Que tenemos que querer a los demás, sin prejuicios ni tapujos. Y claro que es así, pero acabamos dejándonos a nosotros mismos, por darnos a los demás

Siempre estarás insatisfecho, porque pensarás que siempre habrías podido hacer por los demás y mientras tanto, estarás pasando de lo que te pasa, de lo que sientes y de lo que realmente quieres tú.

Empieza por mimarte a ti mismo, que no hay dos como tú. Y luego ocúpate de los demás, de verdad y con humildad, no se te vaya a subir a la cabeza.

¿Cómo vas a dar amor que no tienes ni para ti mismo?

.- Rodéate de inspiración. No de imposiciones.

Nos rodeamos de “deberías“, “tendrías“, agendas pre-establecidas, de las que mejor no te salgas….De imposiciones que si no cumplimos, los demás pensaremos que nos importa poco todo, que pasamos de la vida o que somos unos vagos…

Cuando no cumplas con tu agenda, cuando te de pereza hacer algo que te han dicho que tienes que hacer, te aseguro que tu agenda estará llena de limitaciones e imposiciones a lo que realmente sueñas que un día te gustaría hacer.

SI no te inspira lo que haces, ¿Qué estás haciendo? Morir en vida.

Somos lo que hacemos con nuestro tiempo. Introduce en tu agenda, momentos de inspiración, personas que te alienten y poco a poco irás transformando tu vida de “deberías” a motivaciones por levantarte hasta en lunes por la mañana.

.- Compárate con quien eras anoche, no con Google.

Vivimos en una sociedad en el que nos estamos comparando constantemente con los demás. Vemos como los demás consiguen los sueños que teníamos, que alcanzan un número increíble de seguidores en sus redes sociales o están viviendo las vacaciones que siempre habíamos querido.

Queremos ser como Google, transformar el mundo desde nuestro cuarto. Queremos dar conferencias multitudinarias como Tony Robbins, y mientras tanto estamos perdiendo a la persona más importante, A ti mismo.

Tú eres tú y los demás que sean lo que quieran.  No tienes que llegar a ser cómo Google, tienes el derecho y el compromiso de ser MEJOR QUE LO QUE FUISTE AYER. No te digo que con esta filosofía vayas a superar a Google en su valoración, pero sí que serás mejor persona y profesional.

.- Antes de hablar de los demás, mira a ver como va tu saco de vergüenzas.

No que nos encante hablar, nos encanta criticar. Y hablamos sin parar si sentimos que estamos en un circulo en el que podemos expresarnos sin ningún tipo de pudor ni trabas.  Creemos que en la seguridad no habrá ningún problema.

Pero ¿Por qué nos gusta hablar de los demás? ¿Por qué criticamos la vida de los demás cuando NINGUNO de nosotros la tiene tan limpia como si la hubiera lavado por Ariel?

Antes de hablar de los demás, mira tu vida, porque seguro que tendrás manchas de las que no te gustaría nadie hablara.

.- Más vale empujar tu locura, que no hacer los deberías que te impongan.

Siempre te cansarás de intentar alcanzar un sueño que no es tuyo, que todas las trabas, impedimentos, imposibles te encuentres durante el camino hacia tu meta.

Es tu locura y por ella, lo que sea.

.- Se más transparente que el agua que te bebes

Creemos que estamos en una sociedad interconectada. Y gracias a ello conversamos más con los demás. Cuando en realidad, hablamos pero no nos mostramos como somos. Todo por miedo.

Creemos que una marca, es aquella que muestra su esencia sin tapujos y sin miedos. Con el propósito de dar un plus a la sociedad. Y es así. Pero en toda comunicación, también se puede manipular.

Las marcas que dejan un poso, un legado son aquellas que son transparentes. Que muestran no sólo sus éxitos, sino también sus defectos, caídas y malos momentos.

Se transparente, my friend.

.- Toda persona que tienes delante tuya, sabe una cosa que tú no sabes.

Déjate de egos, de títulos y posiciones, porque no sabes todo.

No hay ningún titulo o cargo empresarial, que te de el poder de saberlo todo. NINGUNO.

Si así lo crees, es tu ego quien lo cree, no tú.

Escucha a todo el mundo. Lee cosas en las que no creías hasta ahora. Mira cosas que hasta ahora te tapabas los ojos. Porque te aseguro que los resultados serán totalmente diferente a los que estabas consiguiendo hasta ahora. Y sobre todo, demostrarás tu flexibilidad, comprensión, escucha y liderazgo.

.- Ve al grano por favor.

Como nos gusta hablar en terminología que no entiende ni nuestros sobrinos de 4 años. Como nos gusta hablar con palabras que en realidad, no sabemos ni lo que significan. Todo por aparentar, por hacernos parecer más importantes.

Nos inventamos historias para envolver lo que realmente queremos. Si queremos algo , digamoslo, seamos claros. Y aún así esperamos que los demás nos entiendan que queremos decir.

Se claro y transparente y todo irá mejor.

.- Permítete hacer esas locuras que tu madre te hubiera dicho que es imposible.

Haz todo aquello que tu madre diría : “Ni se te ocurra, ¿A dónde vas a ir?…¿Estás loco o que?”. Te veo sonriendo, y sé que estás pensando en esas cosas que te gustaría hacer.

¡¡PUES HAZLAS!!.

¿Qué consejo loco crees que necesitabas y vas a implantar en tu vida?

Anuncios

¡¡La decisión más importante de tu vida!!

A veces tomas la decisión correcta. A veces haces que la decisión sea correcta”  decía Phil McGraw

Nos ahogamos en un vaso de agua, decidiendo que vestido ponernos, si llamar o no a esa persona que tanto nos gusta o qué cenamos hoy…Sin embargo,  todavía hay una decisión más importante en la vida que determinará el impacto que producirás en ella.

Y aunque la sabemos, preferimos obviarla y preocuparnos si hoy bebemos vino blanco o Rosado para cenar.

Pero cuando encontramos a una persona que ha tomado la decisión de ser, nos quedamos asombrados como si viéramos a Papa Noel. Son aquellas personas que han decidido apostar por lo que sienten. Digan lo que digan los demás, se lanzan a por lo que quieren y se cree que acaban consiguiéndolo siempre.

Tenemos miedo a tomar decisiones. Y aunque nos encanta hablar de destino, sabiendo que está formado por las decisiones que tomamos y las que no tomamos, aún así les tenemos miedo.

Mirate al espejo. Eres las decisiones que has tomado. Y con las que no has tomado también.

No eches la culpa al destino, al gobierno, a Julen Lopetegui o a tu vecina que no te deja dormir por sus noches de pasión.

Aunque creas que las decisiones que determinarán tu futuro es si escoges una carrera u otra, si le dices si o no a esa proposición de cita que te han hecho o si le haces la rosca o no a tu jefe, estás muy confundido.

¡¡TODAVÍA AÚN HAY MÁS!!.

Esas decisiones que tomas a lo largo del día, son secundarias. Sólo determinan pequeños momentos.

Si realmente quieres un cambio en tu vida, si quieres luchar por lo que sientes, si sientes que es hora de decir GRACIAS a tu otro yo, y darle la Bienvenida a quien sabes que eres, hay que elegir.

Te guste o no, hay que elegir.

Hasta ahora has hecho menos de lo que sentías que podías hacer .¡¡Y lo sabes!!.

Quizás te dejaste llevar por las “recomendaciones” de los demás, por los miedos de los demás, o por tus miedos, pensando que no te merecías llegar hasta donde querías. La consecuencia que hasta ahora, has hecho menos de lo que podrías hacer. Has ganado menos de lo que te mereces en relación a tu talento.

Te das cuenta que eres uno más, cuando en realidad no te sientes así.

Frustración generada por haber optado por hacer menos de lo que realmente podrías haber hecho.

Pero como en toda decisión, hay dos opciones, tranquilo.

La siguiente opción es darte la oportunidad de decirte SI a ti mismo y a todas aquellas oportunidades que la vida te pone delante de ti. Oportunidades que hasta ahora habias desechado o mirado para otro lado, por miedo al qué dirán, al qué podría pasar si dijeras SI.

Nos hablan que en estos momentos, hay que buscar la excelencia. Pero desechamos el término pensando que solamente es algo para empresas.

La excelencia también nos influye en las personas, y como habrás podido observar, es hacer todo lo que está en tus manos.

Porque en una sociedad liderada por el miedo, aquellas personas que se dicen SI, las que saltan allá de los limites establecidos, las que crean y aprovechan las oportunidades.

Nos quejamos por la vida que llevamos. Nos quejamos por la vida que llevan los demás. Nos quejamos que no conseguimos nada,… Siempre quejándonos….¿Pero hacemos algo para cambiar la situación?

¡¡NO!!.

Preferimos seguir quejándonos, que es algo que conocemos. Algo que también hace la gente de nuestro alrededor. Es una actitud “normalizada”, en nuestro campo de acción. Hasta en algunas ocasiones, nos beneficia porque alguna “alma caritativa” nos viene a sacar el trabajo de las manos, mientras podamos seguir quejándonos.

Mientras tanto, mejor o no, con más avances o no, con más herramientas o menos, las personas que han optado por la otra opción, optan por HACER ante la desidia, optan por el Ser ante la mediocridad y el miedo.

Deja de desear, y empieza a hacer.

No hace falta que si quieres emprender, tengas el mejor local de tu ciudad. Buscalo si te apetece, pero da el primer paso de tu negocio en las redes. No hace falta que le des una vida maravillosa a esa persona que te gusta desde un principio, haz que viva una experiencia única junto a ti esa primera cita.

No hace falta querer llegar a la meta con el primer paso, nadie lo consigue. Pero si hace falta darlo para llegar a la meta.

Cuando me preguntan, ¿Qué es la felicidad para mí? Siempre digo la misma respuesta, “Irme a dormir sintiendo que he hecho todo lo que tenía hacer durante el día“.

Desde el día que tome esa decisión, mirando atrás, creo que he crecido como hasta en los 35 años anteriores había crecido. He vivido más experiencias como en todos los años anteriores. También me he caído más veces que en todos los años anteriores, pero porqué opte por hacer más de lo que había hecho hasta entonces.

Al igual que sabemos que la vida es cambio, queramos o no. Sabemos también, que el aprendizaje continuo, el impulsar la curiosidad, descubrir dónde no están nuestros límites, devorar todos los libros, conferencias, documentales que caen en nuestras manos, nos hacen crecer, mejorar y aumentar nuestras capacidades, talentos.

Es el verdadero éxito en el siglo XXI, SER MEJOR QUE LO QUE ERAMOS EL DÍA DE AYER.

Porque la mediocridad, es optar por no hacer más de lo que uno sabe que podría hacer, por MIEDO.

Queramos o no, nos etiquetamos por los resultados. Y los resultados están en función de lo que hacemos. Si estás consiguiendo lo mismo que los demás. Si sientes que no eres como los demás, pero sin embargo no consigues despuntar, ya te imaginarás que habrás escogido la opción de hacer menos que lo que podrías haber hecho hasta la fecha.

Piensa en aquella gente que admiras. Son personas que aportan un valor diferente respecto a los demás. Son los que hacen las cosas de forma distinta, los que han apostado por el Si, y no por una vida a medias o a bajo ralentí.

Si sabes que puedes hacer las cosas mejor, si sabes que puedes dar un plus a tu trabajo; a tu vida…Ya sabes qué camino debes escoger.

¿Qué decisión vas a escoger a partir de ahora?.

 

 

 

 

¿Cómo creer en ti cuando nadie más lo hace?

No importa lo que los demás piensen que debes hacer con tu vida. Lo importante es lo que tú creas que debes hacer”.

La verdad que cuando vivimos situaciones en las que nadie nos cree ni confía en nosotros, solamente deseamos una cosa:

¡¡QUE SALGA COMO QUEREMOS PARA DARLE EN LOS MORROS A LOS INCREDULOS!!.

Más bien estamos en un momento eufórico y muy “happy flower” en los que hemos inhalado los aires de que podemos revolucionar el mundo desde un garaje o desde la televisión aunque nos critiquen o insulten los demás.

Soñamos con que nos tengan mania, que nos envidien por lo que hemos conseguido y más cuando nadie confiaba en nosotros.

Soñamos con el final, ¿Y que hacemos con el principio del comienzo?

Seamos sinceros, después de tener una idea, lo siguiente que hacemos es preguntar a los demás, lo que opinan al respecto.

Queremos saber su opinión. Que nos feliciten por la idea que hemos tenido. Que vean de lo que somos capaces.  Escuchar sus reflexiones al respecto.. Unirlos a este nuevo sueño que la vida nos ha puesto delante.

Queremos rápidamente su opinión, porque nos importa el qué dirán. En realidad lo que tenemos  es miedo al qué dirán.

Es la 1º vez que nos salimos del “tiesto”, y como no sabemos cómo gestionar la situación, queremos que los demás nos ayuden y estén con nosotros. Creyendo que así el riesgo será menor. Cuando en realidad, no creemos en la locura que hemos tenido.

Es una mezcla de ilusión y mucho miedo.

Somos seres que necesitamos de los demás para vivir. Por mucho que te creas que tú puedes con todo, y que te importa muy poco lo que digan los demás, NO TE LO CREES NI TÚ.

TODOS necesitamos de los demás, para vivir. Queramos o no. Y más en momentos de miedo e incertidumbre. Porque yo sepa, no eres Iron Man que tú mismo puedes resolverte los problemas sin necesidad de nadie más

Hemos roto  con la rutina y si no estás acostumbrado, a vivir, eso siempre produce vértigo.

Aunque nos gustaría que todos creyeran en nosotros, como hemos creido en ellos en los momentos que lo han necesitado, en muchas ocasiones esos deseos no se hacen realidad.

No confían en nosotros por:

.- Porque no quieren que consigas nuestros sueños.

.- Porque sus creencias les hacen creer, que ahora no es el momento adecuado.

.- Porque al no haber hecho nada así, no creen que puedas hacerlo. No quieren te lastimes.

En definitiva, que por H o por B, por buena fe o mala, no quieren que lo intentes.

¿Pero qué hacer aunque nadie crea en ti?

.- Calla la boca a los que creen que es imposible.

Déjate de intentarlo o lo que sea. Déjate de preguntar a los demás qué harían o dejarían de hacer. Porque las opiniones de los demás, lo único que van a hacer, a parte de tu miedo, va a ser que te quedes como estás y te olvides de lo que sientes y quieres.

Nos dirán que muchos “expertos” lo han intentado y que no es posible. Que el vecino lo hizo y no le salió. O que no tienes la experiencia, formación o los contactos necesarios ni siquiera para empezar.

Te lo repito, ESTÁN HABLANDO DESDE SUS MIEDOS. Y si hubiéramos hecho caso a lo que decían muchos “expertos” de lo que era posible o no en la vida, todavía estaríamos viviendo en la era del paleolítico.

Si tú sientes eso, ¿Quién tiene el poder de decirte que no lo conseguirás? También había gente que me decía que era imposible que llegara a escribir un artículo ni un libro, y me parece que cuando quieres de verdad, muchas cosas las acabas consiguiendo, digan lo que digan los demás, como diría Raphael.

.- Claro que hay gente que cree en ti.

Porque mucha gente te esté quitando la idea de la cabeza, habrá otra mucha que te apoyará y te alentará a que des el paso adelante. Y seguramente será gente que no esperaras el apoyo incondicional que te presta.

Apóyate en ellos. Únelos al grupo. Pero también por el camino se irán incorporando personas que no creían en ti y al ver tus avances, se ofrecen a ayudar. No los rechaces, si de verdad, lo hacen adelante, dales las gracias y adelante. Más hacen 4 manos que dos.

También encontrarás que personas que no opinan nada al respecto, por detrás se sienten orgullosos de ti, de tus avaneces, de tu cara feliz. No exijas que todo el mundo que tenga que darte un apoyo expreso, a veces el “trabajo en la oscuridad” ayuda más que un simple “Adelante”.

Cuando estes avanzando, gente del campo profesional donde te han inmerso, también querrán conocerte, apoyarte y echarte una mano. Así que nunca estarás solo, te lo prometo.

Más vale el compromiso al 500% de una persona que cree en ti, que el compromiso de 100 que lo hacen por aparentar y aprovecharse de ti.

.- Date la oportunidad de ser.

Hasta ahora, siempre has hecho lo que han dicho los demás. No has levantado la voz, has hecho lo que te pedían. No has tenido una mala cara.

Has sido un amigo ejemplar, una pareja increíble y un buen ciudadano.

Nunca has dicho no a los demás, y ahora porque quieras hacer una cosa que sientes que tienes que hacer, ¿vas a estar toda la vida preguntando qué hubiera pasado si lo hubiera hecho?. Porque si haces caso a los demás, no te estarás respetando tú mismo. Y eso es el pecado más flagrante que un ser humano puede realizar.

Los avances de cualquier tipo, empiezan por hacer caso omiso a los demás. La felicidad viene dentro de ti, no por hacer caso a modas y diretes, serás más feliz.

Date una oportunidad de descubrirte. De ser curioso. De ver que hay detras de eso que no te deja dormir. De ver qué pasaría si lo hicieras.

Te aseguro que será un viaje que nunca olvidarás.

Y si de verdad , te quieren, TE RESPETARAN TUS IDEAS Y DECISIONES. Si no, aire.

Tú mismo estarás rompiendo muchos limites que habían estado oprimiéndote hasta ahora. Y estarás rompiendo cadenas, gracias a creer en ti.

.- Estarás creando valor e inspiración para los demás. 

El verdadero impacto se crea cuando haces cosas fuera de lo establecido .¿Mientras tanto? Habrás estado haciendo lo mismo que los demás.

La gente quiere lo diferente pero acaba haciendo lo mismo que los demás, POR MIEDO. Eso son los verdaderos lideres, quienes nos inspiran, quienes hacen las cosas de verdad, pase lo que pase.

Ése tiene que ser el éxito que debes alcanzar, EL SER UNO MISMO Y SABER QUE HAS AYUDADO A LOS DEMÁS, A QUE LUCHEN POR SER ELLOS TAMBIÉN.

Como los medicamentos, creer en ti también tiene contraindicaciones:

.- No olvides que quizá no lo consigas en tiempo y forma que tú quieres. O que nunca llegues a conseguirlo.

.- Por tu ego y afán de protagonismo, no pierdas de tu lado personas que te quieren de verdad.

.- No olvides, que tienes que vivir. Y que de sueños nadie se ha alimentado ni pagado las facturas.

.- Y tu ego puede hacer que tus oídos tapen situaciones que a posteriori lamentes no haber oido antes. Que a presidente de Estados Unidos , aunque lo parezca, no se llega así como así.

No pongas como excusa que nadie cree en ti, si realmente es lo que sueñas.

No tengas miedo a salirte del tiesto, cuando crees que nadie te apoya ni apoyará.

No desconfíes de un sueño, porque hasta la fecha no has creído en ti.

¡¡ES HORA DE CREER EN TI, A PESAR DE LAS CIRCUNSTANCIAS!!

 

 

 

 

 

 

¿Por qué le llamaban fracasado?

Puede que te sorprenda oír esto, pero el FRACASO no existe. El fracaso es simplemente la opinión que alguien cómo se deberían hacer ciertas cosas” decía Wayne Dyer.

A ciertas edades, los seres humanos, nos dividen en dos.

Entre aquellos que podríamos considerar como “normales”. Es decir, aquellas personas que tienen pareja, quizá un hijo o dos. Un puesto de trabajo ( da igual sea eventual o no, pero lo tienen ), y un grupo de amigos con los que salir el fin de semana todos juntos de excursión o una cena en casa de uno de ellos.

Y luego están aquellos que son considerados FRACASOS DE LA HUMANIDAD.

Son muchos más de los que nos podemos imaginar.

Son aquellas personas totalmente opuestas a la primera descripción. Al no tener pareja a cierta edad ( ya se piensa que son de otra tendencia sexual que no quiere decir ), no tienen un trabajo estable (¿Pero a día de hoy existe eso?) y les gusta hacer cosas diferentes que al resto de las personas, ya son tildado de diferentes.

¿Y tú en qué bando te han puesto los demás?

Esa discriminación viene determinada por las creencias, normas y orden que determina la sociedad.

Se nos intenta inspirar, desde pequeños y lo consiguen, que a ciertas edades, ya tenemos que tener superadas ciertas metas, si queremos ser considerados ciudadanos de una ciudad llamada mundo.

Desde que se nos implora que lo consigamos, hacemos lo posible e imposible, para que así sea.

Todo, principalmente para que nuestros padres, amigos y gente que nos conozca, nos sintamos queridos por ellos y orgullosos de nosotros, porque lo hemos conseguido.

¿O es que nadie espera en algún momento de sus vidas, que sus padres les digan que están orgullosos de ellos?

Luchamos desde pequeños por un modelo de vida que nos dicen que es el “ideal”.  El que nos dará la felicidad, el éxito y la tranquilidad.

Y mientras tanto Presión y más presión, que nos meten y con ello, nos metemos nosotros mismos, para alcanzarlo. Porque además si conseguimos eso que nos dicen que conseguiremos, conseguimos la aceptación del grupo, llamado sociedad.

Pensaremos que esto que estoy hablando, es algo eventual. Pero últimamente me estoy dando cuenta, y yo mismo he vivido esta situación, son muchas las personas que se sienten en el bando de los “fracasos de la humanidad”. 

Menos “Generación NI ni”, “X” , “Millennials” y demás etiquetas, y fijémonos más en la sociedad de verdad.

Sale en medios de comunicación, que los chinos, durante el periodo de vacaciones, “alquilan” novios/novias para que los acompañen cuando van a visitar a sus padres. El tener una “pareja ficticia” les hace pasar ese periodo sin oír el replicar de sus padres, de preguntas del estilo: “¿Cuándo te casas? ¿Cuándo voy a tener un nieto?”.

Nos reímos cuando vemos noticias así, o Hollywood lanza películas con esta temática. Pensamos quien será el patético que podría optar por esta opción.

Muchos más de los que nos imaginamos. ¿O es que cuando vamos al pueblo no estamos cansados de oír: “¿Y no tienes novia? ¿Y no te independizas? ¿Y no trabajas? Pues se te va a pasar el arroz…”.

En España todavía no estará la idea puesta en marcha, pero te aseguro que habría mercado para ello.

Lo mismo pasa con el trabajo.

Nos encanta leer libros de inspiración, de consecución de sueños. Se nos llena la boca escribiendo artículos de emprender, de poner el mundo patas arriba. Pero esa misma sociedad que impulsa a que seamos nosotros mismos, que luchemos por lo que sentimos, nos dice al cabo de un rato : “¿Pero no tienes un trabajo fijo? ¿Por qué no miras unas oposiciones? Que a tu edad ya es hora que sientes la cabeza…”

Son estas incoherencias, lo que producen la verdadera locura.

Locura de no saber por donde  tirar para alcanzar eso que llaman felicidad, tranquilidad. Eso que dicen que es el “CARNET DE BUEN CIUDADANO”.

En medio de esta locura, se encuentran LOS FRACASOS DE LA HUMANIDAD.

Pero dentro de ellos, he observado diferente tipos de personas:

.- Por un lado tenemos las personas que tras sentirse catalogados así por los demás, acaban desechando la oportunidad de seguir conquistando sus sueños y acceden a “unirse” al mundo establecido como “ideal”.

¿Dónde quedan los ideales y valores de esa persona? ¿Crees que conseguirá su felicidad?

Recibo muchos emails en lo que me preguntan: “¿Por qué no surte efecto el seguir el método para crear una Marca Personal? ¿Por qué surte efecto los procesos que nos recomiendan seguir para liderar un equipo? ¿ Por qué no surte efecto la perdida de kilos?…”

No es que el método este bien o mal. No es que no lo hayas entendido bien tú o no. Partamos que todo método no sirve para todas las personas. Y si a eso le añadimos, que tenemos que partir desde un conocimiento propio de quiénes somos, qué queremos y PORQUÉ lo queremos, haciendo caso omiso a ese paso…Pues claro que no surtan efecto. Porqué en el fondo queremos imitar a esa persona que nos dice cómo hacerlo, conseguir sus mismos resultados.

¿Y tú sabes si es feliz haciendo lo que hace? ¿Serias feliz siendo esa persona? ¿Dónde queda tu personalidad y lo que te hace diferente? Se estará diluyendo dentro del rebaño de ovejas llamada sociedad.

.- Luego están las personas que aún sabiéndose tildados de “fracasos” siguen luchando por lo que sienten.

Nos hemos olvidado de dos cosas últimamente: de mirar a los ojos y de preguntar. Como nos dicen que una primera impresión es lo que importa, ya no queremos saber qué piensa la otra persona, qué siente y qué quiere. Ya puede abrir la boca la otra persona, que no cambiaremos de opinión, ES UN FRACASO DE LA SOCIEDAD.

Son personas que han luchado y luchan por su sueños.  Que a pesar de haber recibido muchos noes en su vida, han seguido adelante. Que a pesar de sentir la “presión” de la sociedad, porque vuelvan al “redil”, siguen siendo ellos mismos, porque saben que solamente tienen una vida y han venido a vivirla, no a pasar sobre ella de puntillas.

Pero no creas que son personas con una autoestima que no les importa nada ni nadie. Claro que tienen momentos de “dudas”, en los que piensan que hubiera pasado si hubieran seguido las “recomendaciones” de los demás, si alcanzarán eso que dicen que es la “felicidad”.

Claro que dudan. Pero su curiosidad, su voluntad de ser y no parecer, es mucho más grande, para dejar de lado todo lo vivido y alcanzado hasta ahora, por algo que todos creen que alcanzan, la seguridad.

Basta ya de incoherencias. Basta ya de hipocresía. Queremos gente diferente que innove, que luche por sus sueños, que muestre su talento, su sensibilidad sin miedos, pero desterramos a los que no piensan como nosotros, a los que no visten como nosotros o bailan por la calle sin música.

Es hora de ACEPTAR y RESPETAR. Es hora de ESCUCHAR y APRENDER.

Es hora de ver más allá de lo que pensamos que es lo ideal. Porqué más allá de ese miedo a lo diferente, hay muchas posibilidades esperándote y que estamos desaprovechando.

Para muchas personas que me rodean soy un Fracaso de la sociedad, y os digo una cosa: ME SIENTO MUY ORGULLOSO, porque realmente he conocido lo que es la felicidad. Que no es otra cosa que ser uno mismo, digan lo que digan los demás.

Muchos de estos “Fracasos de la sociedad”, están recogidos en “Liderazgo Canalla. Liberado tu lado más rebelde“, como en “Mofeta Branding. Cómo son las marcas que transforman el mundo“.

¿Y tú por qué te consideran un fracaso de la sociedad?

¡¡Guía para vivir en una vida llena de riesgos!!

En un mundo que cambia realmente rápido, la única estrategia en la que el fracaso está garantizado es no asumir riesgos” dice Marck Zuckberg.

Mira a ver ,que lleva mucho riesgo. No hagas tonterías, que no estamos para muchos riesgos.. ¿Has tomado precaución? No estamos para tomar riesgos…”

Todos hemos dicho u oído alguna vez alguna frase con la palabra riesgo.  Frases que hemos transmitido ante una situación de incertidumbre, que no podíamos dominar como hasta ahora habíamos hecho.

La vida es, un baile entre la certeza y la incertidumbre. Entre la seguridad de creer que va a pasar lo que creemos que va a pasar y lo podremos dominar, y el riesgo.

Cuando hablamos de riesgo, parece que estamos hablando de cómo ganar la Primitiva, el Gordo de la Lotería de Navidad o acertar los 15 de la Quiniela.

Tenemos la creencia que el riesgo, es hablar de probabilidades. “No asumas riesgos, es poco probable que lo consigas…Es mucho riesgo, hay una alta probabilidad que fracases. No arriesgues, quédate como estás…”

Si fuéramos tan buenos, prediciendo probabilidades de éxito o fracaso, me parece que estaríamos todos dedicados a los bingos, loterías y juegos de azar. Y pocos son a los que les toca de verdad los premios gordos.

Nos creemos infalibles a la hora prever el riesgo para los demás por lo que se ve.

Cuando estamos hablando de riesgos, nos estamos limitando. Tampoco estoy hablando que seamos unos sin talento, que cada vez que veamos un riesgos nos lancemos de cabeza y sin red hacia él. Que mi seguro de responsabilidad es muy limitado ante posibles demandas.

Aunque nos dicen que la vida, está formada por una paleta de colores diversos, creo que en éste caso, solo se divide en dos colores: HACER o NO HACER. En blanco y en negro.

El riesgo como bien define  Luis Pérez Breva en su libro Innovar:  “Es la exposición a un peligro”.

Si NO HACES nada, te expones a diversos peligros:

  • A la rutina.
  • A la falta de innovación y creatividad.
  • A la mediocridad.
  • Al no saber qué hubiera pasado si lo hubieras intentando.
  • A quejarte de la vida que tienes, a envidiar a los demás, a las críticas hacia los demás, pero tú sigues sin dar un paso adelante.

¿Seguimos o te ha quedado claro?

Pero si haces , también te expones a diversos peligros:

  • A conocerte a ti mismo, descubrirte
  • A solucionar ese problema que te inquieta
  • A crear cosas que pensabas imposibles o te habían dicho que no podrías
  • A tener la vida que querías

Por lo que vemos, TODO CON LLEVA RIESGO.

Hasta estar en la cama, es un riesgo, ¿Quién sabe lo que puede pasarte en ella?

Hasta lo más afamados “futurólogos” también se confunden. La vida es impredecible. Y es un hecho contrastado.

Hemos ido pasando por modas. Y ahora estamos en la moda de fracasa, fracasa mucho y fracasa bien. Ya que nos dicen que es el principio del comienzo para un éxito de verdad.

¡¡JAJAJAJA!!.

¿Qué levante la mano quien le guste fracasar, sentirse un fracasado o lo señalen porqué ha fracasado?

¡¡A NADIE!!.

Otra cosa es que eches la vista atrás cuando hayas llegado a tu meta, y veas que ha estado el camino lleno de caídas, rasguños y algún que otro llanto.

Pero fracasar, es que ya no hay vuelta atrás, que es imposible seguir adelante. Las empresas o profesionales que fueron devorados por la crisis, SI que fracasaron. Porque fue por un motivo ajeno a ellos, no por algo que habían predicho.

SI lo habías predicho y fuiste devorado por ello. El problema será tuyo.

¿Por qué?

A todos nos ha pasado, que nos hemos vuelto locos cuando hemos tenido un presentimiento sobre algo. Creemos que nadie lo ha tenido en la vida y que nos haremos ricos o viviremos una experiencia inolvidable. Nos lanzamos a por ello, sin pensar en nada más. Pensamos que nada ocurrirá y seremos considerados el fundador del nuevo Facebook o como la persona  que mejores planes hace entre nuestros amigos.

Pero si no tenemos en cuenta todos los imprevistos que puedan ocurrir. Si no nos formamos en las áreas relacionadas con el proyecto en cuestión, cualquier pequeño detalle puede dar al traste TU GRAN IDEA.

¿O es que tras preparar un fin de semana con tu pareja, se fue al traste porque no viste que iba a llover todos los días?

De ahí, la importancia de fijarnos en los pequeños detalles los que marcan la diferencia entre la excelencia, la felicidad, el éxito y la mediocridad, lamentos y el fracaso.

¡¡NUNCA DEJES DE APRENDER Y FIJARTE EN TODO!!

Pero el riesgo cambia. No es el mismo riesgo que sentías cuando empezaste a caminar, que cuando has empezado ya a correr. No es el mismo riesgo cuando empezaste tu empresa, que cuando la has ampliado o has abierto nuevas sucursales.

El riesgo se transmuta al igual que el tamaño de tu incertidumbre. No tendrás más riesgos, sino que serán NUEVOS riesgos.

La incertidumbre completa nunca podrás eliminarla. Así como tampoco el miedo, aunque te digan los “gurús” que se puede vivir sin él.

Así que recuerda:

  1. Tu misión es reducir esa incertidumbre por el camino que hayas escogido.
  2. Debes caminar manteniendo el equilibrio entre la incertidumbre y lo que es cierto para ti.
  3. Tienes que reaccionar lo más rápido posible ante esas posibles incertidumbres que no tenías previstas. Por mucho creas que lo sabes todo, SIEMPRE habrá algo que se escape a tu foco. Nunca te olvides de los pequeños detalles y de aprender continuamente
  4. Si llega el verdadero fracaso a ti, y no te pilla por sorpresa, es que habías dejado olvidado algo al libre albedrio que tenias que haberte ocupado de ello. Y por no hacerlo, te ha pillado el carrito del helado. La culpa será tuya, no del Gobierno de turno o de la madre de tu novia.
  5. Cuanta más experiencia tengas en el riesgo, menos incertidumbre irás dejando atrás. Pero recuerda, con cada paso nuevo, el riesgo será diferente ya que te adentrarás en zona inhóspitas hasta ahora para ti.
  6. Siempre apunta todas las experiencias que vivas. Te servirán para nuevos viajes.

Queremos cosas nuevas cosas en nuestra vida, queremos innovación, éxito, disrupción, …pero vivir con el riesgo como compañeros de viaje, no.

Al igual que con el miedo, como decía en “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”, hagámonos amigo de él, conozcámoslo, ya que siempre van a estar en nuestra vida.

Queramos o no , vivimos en un continuo riesgo. De nosotros depende qué hacer junto a él.

¿A qué te vas a arriesgar a partir de hoy? ¿Qué te lo impedía enfrentarte a él? ¿Por qué te has dejado vencer por él?

Javier Sierra: “El combustible del fuego invisible es la curiosidad”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mí es un placer presentar a Javier Sierra.

Desde pequeño, siempre era el considerado “rarito” del grupo. No hacia lo que hacían los demás, no iba donde iban los demás. Y lo que siempre me distinguía era el poder que tenía de hacer preguntas de una forma insistente ante las dudas que me surgían al descubrir el mundo.

Sentía que era diferente a los demás, que nadie me entendía. No veía a nadie que se hiciera preguntas, todos se dejaban llevar por la rutina, por lo que decían los demás.

¿Dónde estaba la curiosidad? ¿Las ganas de ser mejor? ¿De encontrar respuestas?… Nos decían que nos dejáramos llevar por lo que decían los libros, informativo, nuestros padres, pero yo no quería, sabía que había mucho más de lo que creíamos saber.

¿Nadie se hacía preguntas? Parecía que no, o al menos yo no las conocía a esas personas.

Y llegó a mi vida Javier Sierra. Sus libros, intervenciones en televisión y radio, como en medios de comunicación, me hicieron reavivar ese “FUEGO INVISIBLE” que por seguir a los demás, se iba apagando.

Javier, Premio Planeta 2017, con su libro “El fuego invisible”, nos invita a descubrir, una de las preguntas más importantes de esta sociedad, que el verdadero Grial es….(No pienso hacer spoiler)

Gracias Javier, por impulsarnos desde siempre a hacernos preguntar. Es el necio el que cree saberlo todo, no el que desconoce algo. Podéis conocer más el trabajo de su trabajo a través de su Web, Facebook, Twitter e Instagram.

.- ¿Quién es Javier Sierra?

Javier Sierra es un niño de Teruel. Que sigue resistiéndose a crecer. Que levanta todas las noches los ojos al cielo intentando encontrar respuestas a las preguntas que le comen por dentro.

Esas preguntas en realidad se pueden resumir en las 3 grandes preguntas que se hace la humanidad: ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? Y ¿A dónde vamos?

Así que Javier Sierra es un niño de Teruel que busca su lugar en el universo.

.- ¿Qué seríamos si estudiáramos más Historia?

Seriamos criaturas conscientes. Cometeríamos menos errores y seriamos más tolerantes con nuestros semejantes.

La Historia demuestra que hay tanto errores ajenos como propios . Y por lo tanto, tenerla presenta, significa que puedes evitar caer en esos agujeros

.- Si te digo 8… ¿Qué me dices?

Yo te respondo infinito, armonía, conexión entre mundos, grial.

.- ¿Cómo se enciende un fuego invisible?

El combustible del fuego invisible es la curiosidad. Después de la curiosidad, una vez que asumes que hay muchas cosas que no conoces y que quieres conocer, se despierta la imaginación. Que la imaginación es nuestro primer instinto para encontrar respuestas.

Luego ya viene el estudio. Fíjate que la imaginación es anterior al estudio.

.- ¿Y por qué dejamos que se apague ese fuego?

Nos apaga ese fuego, el sistema educativo. Piensa que hay un momento en el colegio, que empieza a estar mal visto que tú levantes la mano para hacer preguntas. Cuando eres niño pequeño no. Puedes levantar la mano, interrumpir, no pasa nada..Pero llega el momento de la Universidad en el que levantas la mano y pides que te expliquen algo porque no lo has entendido, está mal visto.

Y ese es el principio del fin.

Yo lo vuelco todo sobre esa capacidad infinita que tiene el ser humano de hacer preguntas. Y en un momento determinado pierde, ya que el sistema le obliga a que no pregunte y acepte el dogma que le impone una mente ajena.

Ese es el momento terrible, en el que el fuego invisible corre el riesgo de extinguirse.

.- ¿Qué es la frustración?

La frustración es la aceptación de una falsedad. Y la falsedad es que no puedes seguir haciendo preguntas.

.- ¿Con quién tendrías una cena secreta?

Con el Ministro de Educación.

Para pedirle en secreto que recupere la Filosofía para los planes de estudio.

Es inconcebible que una sociedad avanzada, o que se dice avanzada, se dedique a las ciencias exactas y no a las humanidades. Se dedique a lo mecánico del mundo y no a lo transcendente que hay en el mundo.

En esta sociedad en la que todos los procesos se están automatizando, robotizando, se desarrollando algoritmos para cualquier cosa, creemos que todo debe estar sometido al imperio de los dígitos y de lo que se puede reproducir. Y no es verdad.

Porque hay una cosa que se escapa a todo eso, que es el TALENTO.

El talento que está dentro de cada ser humano. Y no se desea cultivar por una razón, porque el talento da libertad. Y esta sociedad está en contra de la libertad. Y aunque nos parezca que lo que estoy diciendo es una falsedad

.- ¿Y qué piensas de la pareja Empresa-Talento?

Yo creo que nos estamos equivocando con el concepto de empresas.

Fíjate lo que hace Toyota. Cuando diseña sus redes de producción, y crear millones de coches al año, ha decidido crear pequeños equipos para crear cada vehículo. No funcionan como una empresa medieval, en la que hay un Consejo de Administración que actúa como rey y los demás son vasallos, crea pequeños equipos.

Una empresa en realidad debería ser un equipo de gente que trabaja junta. No un sistema de explotación del talento o de la fuerza bruta. Debería ser un trabajo en equipo donde todo el mundo asumiera sus responsabilidades compartidas.

Hay que tener una visión más biológica.

.- ¿Toda ruta prohibida por la sociedad nos lleva a nuestra felicidad?

NO.

Hay veces que transitar por el camino prohibido, te da muchas amarguras. Pero al final si perseveras, has conseguido imponer tu libertad sobre las ansias de control que te quieren poner los demás. Y eso vale más que la amargura.

Nos hemos convertido en una especie que busca la recompensa a corto plazo. Pero esto no es así. El Universo no es un mecano que este bajo control. Está lleno de carambolas, que son las que te hacen mejor, libre o más consciente.

.- ¿Cuál es tu concepto de éxito? ¿Y de felicidad?

Mi concepto de ambas, es seguir jugando.

Lo que estoy haciendo ahora, escribir, la radio, la televisión… es lo mismo que hacía con 10 años. Jugaba con mi radio creyendo que hacia un programa. Robaba la cámara de video a mi madre  para jugar.

Seguir jugando da la felicidad.

.- Si tuvieras el poder de poner en una valla publicitaria lo que quisieras, ¿Qué sería?

Yo ante todo pondría una valla digital. NO sería algo estático.

Daria todos los días; los buenos días, las buenas tardes y las buenas noches.

Estás expresiones incluyen una cosa de una enorme potencia. Estás deseando algo bueno a los demás. Nos olvidamos, lo utilizamos con un saludo de cortesía pero en realidad es un deseo que tu estas regalándote al otro.

Cuando eres consciente de esa energía, también te transmuta. Estas viendo que alguien te desea algo bueno.

Basta eso, lo demás viene solo.

.- ¿La creatividad se aprende?

La creatividad es un camino solitario.

En los principios de mi andadura como escritor, nunca he ido a un Máster de creatividad, ni a un taller literario, ni nada parecido.

De una manera, yo sentía que intentaban normativizar algo que debía partir del instinto primero. Prefería ir de viaje a un castillo que me evocara algo que meterme en una clase con 15 que quisieran ser todos Carlos Ruiz Zafón.

El tesoro más difícil de conquistar para un escritor es su voz. Esa voz la tienes que encontrar dentro, brota de ti, no puedes encontrarla fuera.

Y lanzo una llamada de alerta, que habrá mucha gente en estos momentos que querrá ser Javier Sierra. Es normal, porque me ven en las librerías, la televisión o por el premio Planeta. Por favor, que sean ellos mismos.

Si no sale de dentro, el receptor percibirá que es falso. Y por lo tanto, no sigue adelante.

Cuanto más autentico, más fiel seas a ti mismo, más posibilidades tienes que la gente se acerque a tu escritura. Porque la gente lo que busca es encontrar algo autentico.

Es tan escaso lo autentico. Hay tanto artificio y tan poco arte.

En el fondo cuando ves algo autentico, pues te deslumbra.

Busca el arte, no el artificio.

.- ¿Sabemos guardar secretos?

NO.

El único buen guardián de secretos es el que se muere, antes de tener la oportunidad de contarlo. Los demás no somos capaces de guardar secretos.

Siempre hay una filtración, hay una pista, el lenguaje no verbal…

Si quieres guardar de verdad un secreto, es algo que aprendí hace muchos años, ponlo a la vista de todo el mundo. Nadie se dará cuenta. Pero si quieres que algo se conozca, ocúltalo. Todo el mundo se interesa.

El mayor secreto es que no hay secreto. Construimos grandes historias para proteger una cajita llena de nada.

.- ¿Por qué buscamos fuera lo que tenemos dentro?

Porque seguimos siendo animales. Y los animales tenemos el instinto de supervivencia, porque pensamos que nuestro entorno es amenazador. Por eso estamos siempre despiertos, creyendo que nos van a atacar por cualquier lado.

Eso que viene de nuestra prehistoria más profunda, está presente todavía en nuestro día a día. Pero a la vez que te digo esto, ese animal, un día tuve un vislumbre, que no sabemos cuándo, que empezó a mirar también hacia adentro. Y de ahí surgen los chamanes, los contadores de historia, los místicos…

.- ¿Qué le dirías al Javier de hace 20 años?

Paciencia, Javier.

Paciencia no quiere decir que te relajes. Quiere decir que todo llega, que no desesperes. Que no pierdas la esperanza. Que creas.

En el fondo, es necesario un acto de fe. Si tú crees que lo que haces es autentico, añade el condimento de la fe, de que eso eclosionara. Y lo hará.

Es necesario ser un huevo cierto tiempo, hasta llegar ser un pollo.

.- ¿Qué es lo que no sabemos?

NO SABEMOS NADA.

Piensa que todo lo que creemos saber, lo estamos imaginando. Le estamos poniendo nombre a las cosas para creer que las poseemos.

Una copa es una serie de átomos que realizados de una manera que no sabemos, que gracias a una fuerza gravitatoria, mantienen compacto y transparente, algo que llamamos copa . Creyendo que lo dominamos.

Ahora viene una fuerza gravitatoria, la descompone y se convierte en un dado. No sabemos nada y creemos saberlo todo. Somos así de ignorantes.

El ignorante no es el que desconoce las cosas, es el que cree conocerlas.

.- Una reflexión para los lectores del blog.

Que no se relajen, que estén atentos.

 

 

 

¡¡El talento no se encorseta!!

La libertad es el oxigeno del alma” decía Mashe Dayan

El talento da libertad” me decía hace unos días en una conversación Javier Sierra.

Y así lo creo yo también.

Ya sé que muchos eruditos del management, se me van a echar encima. Escuelas de negocios de reputado nombre, van a querer donde vivo para hacerme una visita y “gurús” del desarrollo personal me van a bloquear de sus agendas, pero así lo creo.

Vivimos en un mundo donde se nos llena la boca hablar de Revolución Digital, del Big data, del éxito, que todos tenemos y debemos ser felices, pero lo que más me encanta oír, es que :

HEMOS VENIDO A ESTE MUNDO A DARNOS A LOS DEMÁS A TRAVÉS DE NUESTRO TALENTO.

Hay libros “bestseller” que nos animan a buscar nuestro talento, a cómo los japoneses a través de una filosofía, nos alientan a descubrir nuestra esencia. Y como buenos “borregos” que somos, pensamos que nos ayudaran a descubrirlo y alcanzar con ellos, cota de máxima audiencia en Redes Sociales.

Muchos de esos libros, los tengo en mi estantería. Algunos los recomiendo, porque me abrieron los ojos en alguna situación que había vivido y no sabía por qué.

Todo siempre acaba ayudando de alguna manera u otra. Hasta para saber lo que no queremos de verdad hacer o sentir.

Y llegamos al siglo XXI.

En esta crisis, que todavía vivimos, se nos ha impulsado, como placebo para apaciguar a las masas, a que todos tenemos un talento. Y hasta alguno, más de uno.

Pero lo mejor de todo, que gracias a esos talentos, saldremos del desempleo, conseguiremos crear una start-up que facturará miles de millones de euros y hasta podremos salir en revistas, llegando a alcanzar el clímax, la tan ansiada felicidad.

¿O no nos dicen eso?

Pero no sólo hablo del mundo empresarial, sino también en el día a día. Si tu niño es bueno jugando al futbol, haz todo lo posible para que sea el nuevo Messi o la nueva Michael Jordán. Todo porque mete más goles que los demás.

Ya no somos personas, somos talento con piernas.

Vemos en redes sociales, libros, formaciones y escuelas de negocios (que luego entraré ahí), como se les llena la boca hablando del talento y como es la panacea para salir de los números rojos en los que nos encontramos.

“Reten a tu talento, las nuevas generaciones que tienen un talento increíble, como descubrir el talento en tu equipo, promulga el talento de tus trabajadores, como descubrir el talento de tus clientes a través de la Big Data…”

¿A qué parece que nos van a solucionar la vida y todo desde el sofá de casa?

¡¡PUES NO!!

¿Por qué?

Porque luego están las estructuras RIGIDAS que lideran las empresas como la sociedad. Ya pueden tener el talento más increíble que hayas visto jamás a tu disposición, que si no sigues las reglas establecidas, ya te puedes ir marchando de la empresa o del rebaño llamado “sociedad”.

¿O es que no hemos visto un jugador de futbol que no triunfaba en un equipo y tras irse a otro ha despuntado? ¿Qué ha pasado? Que a ese jugador le han dado LIBERTAD para ser.

¿O es que no hemos visto, personas de renombre, que tras no seguir los dictámenes de la sociedad y la formación reglada, tras adquirir su LIBERTAD, han roto barreras dando a la sociedad disrupciones que a día de hoy disfrutamos?

TALENTO: LIBERTAD. LIBERTAD: DISRUPCIÓN. DISRUPCIÓN: VERDADEROS AVANCES.

Pero mola más decir que promueves el talento, que quieres gente con talento, pero eso si, por detrás, que no te quiten lo que has conseguido hasta la fecha, no vaya a ser, que el chiringuito se vaya por la ventana.

Pero todo empieza desde la educación que recibimos. SE APLACA EL POSIBLE TALENTO DE LOS NIÑOS, porque el que destaca en algo, o es un empollón, “rarito” porque se le da bien la física o no hay medios para promover esos talentos. Así que es mejor que sigan el camino establecido y si tiene que ser “algo” en la vida, que ya lo sea de mayor que tendrá más posibilidades para permitírselo.

¿Y cuando llegamos a mayores? Vemos ese talento que teníamos, con añoranza y creyendo que no podremos ser aquello lo que pensábamos y soñábamos que íbamos a ser.

El verdadero significado de Talento, es la libertad que tiene una persona de ser, hacer y mostrarse como siente que es. Sin ataduras, sin miedos, sin límites.

Pero ahora que llega el fin de año, nos encontramos con las encuestas de evaluación en las empresas. Que ya puedes tener un talento de la leche, que si no has alcanzado, un 5 por parte de tus compañeros, superiores e inferiores, la oficina de desempleo te esperará a la vuelta de vacaciones.

Ya puedes tener un talento increíble, que si no sigues las reglas establecidas dentro del club, ya puedes ir pensando en ir a otro sitio. Ya puedes tener las mejores ideas de turno, que si el inversor de turno, no la ve, tu futuro será negro. Además de ser considerado de “rarito-especial…”

Pero cuando esas personas, se dan la LIBERTAD, de mostrar su TALENTO, sin el yugo de unas normas, unas apariencias que mostrar a la galería, se nos cae la baba, hablando de su talento..

El verdadero talento no tiene que estar sometido al número de seguidores de Facebook (conozco gente que no tiene ni redes sociales y te quedarías con la boca abierta de su talento), del Big Data (unos números no determinan el talento de una persona y a qué hora los vas a sacar) o a formaciones de “atracción y retención” de nuevos talentos (para que luego busquen motivación tras un año para sus empleados). Por no hablar Escuelas de Negocios que promulgan a los 4 vientos, lo disruptivas que son y lo que aman el talento diferente (que no tienen ni idea de que significa el término, pero queda fashion), luego gritan NO como alma se la lleva el diablo, ante algo diferente, nuevo, porque no cumple la tradición y lo que esperan sus alumnos de ellos.

TALENTO DECAPITADO, AVANCES NUNCA OCURRIDOS.

Así que por favor:

.- Si queremos promulgar el talento, DEMOS LIBERTAD PARA QUE SE EXPRESE.

.- El verdadero talento, sale, si se le permite salir. No se le extrae a través de formaciones o libros.

.- Si queremos nuevos talentos, aceptemos sus singularidades, no queramos adaptarlos según nuestras creencias, apariencias o marca.

.- El verdadero talento es el que provoca innovación, disrupción y avances.

¿Crees en el concepto que nos dan de talento o el talento te da libertad? ¿Una persona libre, sigue unas normas por apariencia?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.