Ecequiel Barricart: “Lo más punk a día de hoy es tener sentido común”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” tengo el placer de presentar a Ecequiel Barricart.

Un hervidero de pensamientos, alimento para los leones, el cerebro quemo un laberinto en un nido de especulaciones. Educación para la programación. Paradigmas de armas tomar. Danzar y dar la bienvenida a la ceremonia de la confusión. Teorías como maniobras de despiste o superstición. La religión de la fabulación y la medicina como acto de fe. La opinión a mano alzada. La intuición, la sospecha como corazonada...” es el comienzo de la canción de la ceremonia de la confusión de Bunbury.

Creo que es una de las mejores definiciones de sociedad que estamos viviendo a día de hoy y que muy bien refleja Ecequiel, en su nuevo libro “Think Punk. El nuevo pensamiento creativo para sobrevivir al caos en la vida y en la empresa“.

¿Pero qué ocurre cuando se tiene la actitud correcta pero nos dicen que nos falta ése no sé qué? ¿Qué ocurre cuando no pensamos de forma diferente como nos dice la “gran marca espiritual” de la manzana , sino que pensamos de forma totalmente diferente a cómo piensan los demás? ¿Qué tenemos que hacer cuando después de darnos cuenta que hemos estado “viviendo” sedados, nos damos cuenta que nuestro mundo no es lo que habíamos soñado? ¿Qué ocurre , cuando nos preguntamos a menudo que puede todo esto significar, si creo que hay algo detrás? ¿Qué lectura podemos hacer que parece si hay que elegir la responsabilidad de escoger entre dos o tres, siempre elegimos elegimos al más subnormal?

¡¡Nada ocurre por casualidad, ¡¡Quizá el chiste es demasiado avanzado, quizás me he perdido la parte mejor!!  Son reflexiones de una sociedad no etiquetada entre X, baby boom, Z o cualquier chorrada que se les ocurra a sociólogos o “gurus” del marketing.

Es una sociedad que no quiere tirar la toalla y darse a los canutos. Que quiere crear sus “canciones” con tres acordes y a guitarrazo limpio. Que no conseguirán engañarles como intentan hacer a los demás. Que no se quiebra en soledad. Que ama lo simple, que quiere agilidad. Que para él la creatividad es poner emoción a la vida y a productos grises y falta de ella. Que saben que el futuro es AHORA.

Hace unos días tuve el placer de hablar con Ecequiel en exclusiva antes del lanzamiento de su nuevo libro. Libro que muestra a través del pensamiento “Think Punk” muestra de la sociedad y de profesionales, que son mucho más de los que nos imaginamos

GRACIAS ECEQUIEL por enseñarnos que no hay caminos secundarios cuando el camino principal es el que nos muestra que no hay que vivir de frases hechas, sino de la quietud y recordando que si estamos aburridos, es que nos estamos acomodando en nuestra zona de confort. Podéis conocer más a Ecequiel a través de su Web, Facebook, Twitter e Instagram

.- Think Punk. Caos, Sex Pistols, drogas, sexo, controversia… Son algunas de las ideas que nos vienen al ver la portada y más en esta sociedad que sale corriendo de todo aquello que se sale de lo establecido.  Con unas perspectivas no muy halagüeñas, ¿Qué me dices al respecto?

 Paradójicamente lo más punk que puedes hacer hoy es tener sentido común. Llevar la contraria en este momento es salirse de toda la mediocridad y la falta de valores en las que estamos inmersos. En los setenta y hoy, ser punk era ser un antisistema, lo que han cambiado son las formas. Para llevar la contraria al sistema actual lo mejor que podemos hacer es vivir nuestras emociones y luchar por nuestros sueños. El nuevo punk es el amor.

 .- Me canso de la sociedad x, de los millenials, de los baby boomb , que tal como han venido se van. Pero creo que en este libro, describes muy bien una sociedad de la que no se habla en libros de management y en el telediario. ¿Cómo es esa generación?

 Es una generación castrada, hijos de la crisis que se conforman con sobrevivir y pagar sus impuestos con la esperanza de alcanzar algún día la épica meta de cobrar una pensión. Una generación de esclavos del sistema que viven acojonados por la incertidumbre del futuro, dejando un maravilloso presente pasar sin darse cuenta.

 .- ¿Qué tiene el Punk para que inspire una revolución como la que proclamas en el libro?

 El punk y el zen son lo mismo, ambos se basan en la conciencia de vivir el presente. Ambos se sustentan en la naturaleza interior de la persona y en su espontaneidad. La diferencia es la puesta en escena, que en el caso del punk es mucho más agresiva y radical. Estamos en guerra contra la mediocridad, el postureo y la soplapollez continuada y, en este sentido, el punk es mucho más transgresor que el discurso del positivismo, el zen o el mindfulness, de los últimos tiempos. Digamos que el amor es la base de la revolución Think Punk pero para que tenga éxito debemos ser radicales.

 .- ¿Sobrevivimos sedados pensando que estamos viviendo de verdad? ¿Qué es nuestra forma de abordar el caos actual?

 En la post crisis muchas personas con talento han tirado la toalla, se han dedicado a fumar canutos como bocas de metro y han dejado que el espacio político y social lo ocupen los más ineptos, los más incapaces; personas que manipulan a la masa contentándola con cristales de colores, debates ridículos, fomentando su ignorancia y sus complejos para que parezca que pintan algo. Esto está haciendo que nuestra sociedad sea un caos irrespirable para las personas que apuestan por la vida en mayúsculas, por la pasión, por la cultura y las empresas con alma.

 .- ¿Todos tenemos que volver al club 100 de Oxford Street cuando perdemos el rumbo de quienes somos?

 El club 100 es una iglesia de la música en medio de una calle llena de Zaras. Qué asco me da viajar por todo el mundo y que parezca que no has salido de tu puto pueblo. Mismas marcas, mismos mensajes, mismas rebajas, mismas tiendas, mismos dependientes aplicando el manual de estilo corporativo, mismos dientes cuando sonríen. La globalización ha traído cosas buenas pero otras realmente malas. La milla de oro de París, Madrid, Londres o Nueva York se parecen tanto que han hecho que las ciudades sean auténticos clones. Hemos perdido el valor de la diversidad, la personalidad, los atributos que hacían de cada lugar un sitio único. El efecto Zara está acabando con la emoción de las ciudades. Es una pena. Por eso, cuando llegas a Oxford Street y encuentra un reducto como el Club 100 que sigue apostando por seguir siendo historia de la música en directo se te cae la lagrimilla.

 .- Me gusta que la gente vaya un paso más allá de lo que se considera innovador. Dices que no hay que pensar diferente, como promulga nuestro Steve Jobs, sino que hay que pensar de forma contraria a como venias haciéndolo. ¿Por qué?

 En estos tiempos no encuentro valor en ser diferente por el hecho de serlo. Hoy es necesario llevar la contraria y enfrentarse a todo aquello que sea mediocre, vulgar o que carezca de valores y nos empuje a conformarnos con sobrevivir en vez de con vivir intensamente una vida plena. Vivimos en una plantación de algodón y debemos tomar conciencia de ello para comprar nuestra libertad como sea antes de que se pase la vida y ya estemos cansados o hayamos desistido de nuestros sueños.

 .- Creo que el problema de la creatividad, es un pez que se muerde la cola. Si nosotros no tenemos pasión, no creemos que podamos crear nada y menos con nuestra pasión. Si no creemos en nosotros, pensamos que no tenemos el poder de crear y acabamos asombrándonos por fotocopias baratas y absurdas mediocres.

 Tú lo has dicho. La revolución Think Punk es una revolución creativa. Frente a la destrucción-crear y hacerlo de una manera SIMPLE, ÁGIL y SEXY. Dicho de otra manera, huir de lo complejo, de lo obeso y de lo feo que solo sirven para paralizar los proyectos y hacer que fracasen nuestras empresas personales y profesionales.

 .- ¿Por qué amamos lo complicado y repudiamos lo simple?

 Lo complicado suele servir para salvarte el culo en el trabajo y ante ti mismo cuando te miras al espejo. Ante una idea simple nuestra tendencia nos lleva a complicarla por ir acumulando excusas para cuando el jefe nos pida cuentas. Una idea simple necesita de liderazgo, pasión y trabajo para llevarla a cabo; en este sentido, es más cómodo obviar estas tres cuestiones y echarle la culpa de tu incompetencia al prójimo, al mercado o a lo mal que está todo para justificar un fracaso que damos por bueno porque lo contrario requiere quemar tus naves. Paradójico, la mediocridad nuevamente.

 .- Apuestas por la locura  en Think Punk. ¿La locura de ser uno mismo y lo que digan los demás nos la bufe?

 Estar loco es tener sentido común. Querer amar y ser amado, querer dormir sin tomarte un Lexatín, trabajar y pagar las facturas sin que te dé un ictus. Estar loco es ser espontáneo, sentir pasión por la vida y la actividad profesional que realizas. No me importa demasiado la comprensión de “el mundo” respecto a esto, más bien me importa la de “mi mundo” un lugar conformado por las personas que apuestan por su propia locura y buscan trascender positivamente con ella en los demás.

 .- ¿Qué le dirías a aquellas personas que saben que las cosas no están bien , se sienten mediocres pero todas las noches crean, escriben las ideas que harían ellos para cambiar su mundo?

 Primero, que son unos afortunados, si encajaran en la sociedad de este momento serían tan patéticos como ella. Por tanto, sentir que no encajas, es un buen síntoma de que tienes algo más que un donut en tu cerebro. Lo siguiente que le diría es que inicie su propia guerra creativa y que se introduzca en el sistema para intentar diseñar su propio mundo, su propio estilo de vida. A mí, pese a todo, me gusta el sistema actual porque viendo de lo que es capaz el ser humano en su faceta grupal, creo que tenemos mucha suerte de que haya sanidad pública, educación, carreteras y todo lo demás. Yo soy punk, no hippie. Es decir, a mí me gusta encender la calefacción y que de calor en invierno, no me gustaría estar todo el día en pelotas por las praderas cantando el “Viva la gente”.

 .- ¿Por qué tenemos que darle más importancia a la intuición que a la ciencia en nuestra vida?

 La ciencia se pasa toda la vida contradiciéndose. Las respuestas racionales a las cosas están predeterminadas por los datos que poseemos en el momento que investigamos, es decir, fiabilidad cero. Sin embargo, la intuición es algo que sigue perdurando a lo largo de la historia. Los principios fundamentales de nuestra existencia son los mismos desde que tenemos uso de razón, esto no cambia. Las únicas certezas sobre las que podemos establecer nuestra vida son las certezas del corazón, el cerebro es una herramienta muy débil, manipulable y muy poco fiable porque -como digo- depende de los datos que se posean en cada momento, y los datos fluctúan constantemente.

 .- ¿Qué es una idea simple, ágil y sexy?

 Es una idea radical, ejecutable y tremendamente emocionante. 

 .- Se primero y aprende después. ¿Dónde quedará en esta filosofía la pasión por los cursitis y titulitis?

 Los Ramones decían que si esperaban a aprender a tocar bien jamás podrían subirse a un escenario porque se harían viejos para entonces, ésta es la idea. Yo abogo por el valor de la espontaneidad y de la pasión por encima

de estar todo el día buscando excusas en forma de títulos para no enfrentarte a un escenario pequeño o grande donde cantar, gritar, bailar…

 .- Si tuvieras el poder de escribir lo que quisieras en una valla publicitaria, ¿Qué sería?

 Compra THINK PUNK, el nuevo libro de Ecequiel Barricart, jajaja.

 .- ¿Qué sería lo que tendrían que decirte o que pasase tras la lectura del libro, que tú dijeras: Todo ha valido la pena”?

 Ya ha valido la pena, David. Lo importante es dar y sentirte bien con ello. Creo que nuevamente, en este libro, lo he dado todo desde mi corazón y cualquiera que sea la consecuencia de ello la doy por buena.

 .- Una reflexión para los lectores del blog.

 FUTURE IS NOW. 

Anuncios

¡¡La Teoría del Ser Discordante!!

“Sólo es posible alcanzar la paz interior cuando dejas de despreciar a los demás y aceptas la realidad tal y como es”

Vivimos acojonados. Ante los demás, como con nosotros mismos.

Y siento empezar así de fuerte, pero es lo que creo.

Recientemente me llegaban a mis oídos, que tras ser solicitada mi opinión sincera tras un evento, opinión que basé con argumentos, respeto y educación. Mi nombre producía “urticaria” en dicho ámbito, ya que no había sido de complacencia con las expectativas que creían que habían satisfecho.

Tras recibir ese comentario, me vino a la mente la frase de Risto Mejide: “Hablen bien o hablen mal, lo importante es que hablen de uno”.

Además añadía en “Mofeta Branding. Cómo son las marcas que transforman el mundo” si hablan mal de ti, es que vas por buen camino.

Nos pasamos la vida, sin decir,  ni hacer, ni queriendo hacer lo que sentimos que tendríamos que hacer, porque no vaya a ser que los demás se puedan sentir “molestos“.  Y mientras nos apocamos , disfrazamos nuestra personalidad, ideas y sueños, pensando aún así, que nos elegirán por diferentes, creativos o innovadores.

Lo único que conseguiremos ser uno más.

Se nos impulsa a exponer nuestro talento. A mostrar la marca que somos ante los demás. Pero cuando no nos gusta lo que dice el profesional o marca “nueva”, la rechazamos y expulsamos del equipo.  Sin ni siquiera oírla, sin querer saber sus opiniones en donde están basadas…

¡¡Qué no, rechazado!!

Se nos llena la boca de coherencia , de libertad (siempre con respeto, desde luego), de innovación, de romper limites, pero cuando viene alguien y lo hace, lo primero que hacemos es “expulsarlo” de nuestras vidas sin ni siquiera quererlo oir.

Odiamos que nos lleven la contraria.

No nos gusta que pueda venir alguien a rebatir las ideas y tradiciones que llevamos en nuestra vida o en nuestro grupo. No nos gusta oír que quizá el camino que estamos llevando, las palabras que estamos usando, no son las correctas para conseguir un fin… No nos gusta, porqué no queremos darnos cuenta , de que quizá, podemos estar equivocados. Y cuando viene una persona, que lo hace, lo rechazamos a la voz de ya.

Por no hablar del mundo de los gurús e iluminados espirituales, que cuando les rebates sus ideas, siempre con argumentos y educación, te responden a grito pelado que no tienes alma o te falta energía para entender lo que están diciendo.

Son los que yo llamo “Adictos a una moda que me ha dado un poco de repercusión y estoy estirando el chicle para que me de tiempo a subirme a la próxima , sin saber de lo que hablo en cada momento“.

Si no ¿por qué te molesta tanto poder compartir con otras personas de ideas diferentes a la tuya?

Por un lado tenemos que no nos gusta que nos digan cosas que no queremos oir, o no queremos que se oigan.

Por otro lado, promulgamos que rompamos nuestros límites, que se innoven, que se diseñe cosas nuevas, pero cuando se presenta esa disrupción, lo primero que hacemos es rechazarla.

En estos momentos hay dos opciones:

  • Hacer caso siempre a lo que nos dijeron nuestros padres de no llevar la contraria a los mayores. Además de oí y callar.
  • O hacer lo que sientes , lo que sueñas y más si sabes que puede provocar un cambio a una situación en concreto, con mayores beneficios cómo estaba hasta ahora.

Para mí es hora de la “Cultura de la Molestia“.

No se trata de molestar, insultar, vejar ni cosas parecidas a la competencia.

¡¡Para nada!!.

No estoy hablando de ser un borde o una desagradecido. Si no como me decían de pequeño: “El mejor desprecio es no hacerle aprecio”, cuando sientas que empiezan a revolverse en tu presencia.

Demos la vuelta a la tortilla. Cuando presentes algo que rompe lo establecido en tu vida, en las ideas preconcebidas de las empresas hasta ahora y te respondan con cosas como “Es imposible, estás loco, no habrá quien lo compre, o ¿Por qué dices eso, es qué no te gusta como se ha hecho hasta entonces?..”.

Cuando empieces a oir esos comentarios, gestos que se tocan la cabeza o quieren quitarte la idea de la cabeza. Stop. No les hagas caso, VAS POR BUEN CAMINO. Lo que pasa que les has “molestado“, no han visto la idea que tienes y saben que les puedes hacer “mucho daño“.

El principio del comienzo de la cultura de la molestia, es hacer las cosas siempre de forma coherente a uno mismo, a sus propósitos.

Podrás apoyarte en ideas de otros, en bocetos de gente que te inspire, en lo que quieras,….pero siempre la base, lo que marcará la diferencia, es tu chispa, tu esencia.

Cuando haces las cosas de forma diferente, de forma libre, siempre te saldrás de lo establecido. Siempre serás tildado de diferente. Y si además ven que estás consiguiendo resultados, que a la competencia le gustaría, ya empezarás a molestar.

SI no molestamos, ¿Qué estamos haciendo? Siendo unos ilusos , pensando que haciendo lo mismo que los demás , conseguiremos resultados diferentes, provocando emociones opuestas a la que los demás provocan.

Los cimientos siempre serán los mismos, nunca se removerán.

¡¡ILUSO!!. Sólo acabaras siendo uno más y preguntándote qué hubiera pasado si lo hubieras hecho de la forma que tú sentías que tenias que hacerlo. Pero cómo no querías “levantar la voz” a la tradición, ante los amiguetes que crees que nunca te abandonarán.

Creo que toda persona, marca, tiene que ser molesta a lo establecido como un mosquito en una noche de verano y picarse siempre a sí misma.

Si no lo hace, ¿Qué crees que va a provocar en los demás? Igual que si se oyera el viento pasar, ABSOLUTAMENTE NADA.

Haz memoria, ¿Quiénes han sido las personas que más recuerdas te han ayudado a progresar en la vida? Seguramente aquellas que te han picado, que te han metido el dedo en el ojo, que te han enseñado otro lado de la vida, que te han dicho cosas que no querías oír… Y con el paso del tiempo, les has dado las gracias por lo que hicieron, por lo que te mostraron que no veías.

Son de esas personas o marcas, de las que te acuerdas. Las que te dicen lo mismo que todos, las que no te ayudan a ser mejor o a superarte, se van por donde vinieron.

Pero dentro de las empresas, también debería haber esta cultura.

Las normas están para sentir que dominamos la incertidumbre. Pero si son de obligado y estricto cumplimiento, no haremos nunca nada que se salga de lo establecido, que pueda provocar un antes y un después en la organización.

Toda empresa que de verdad impulse la innovación y la disrupción tendría que tener un Departamento de Molestias.

Pero aún así queremos ser los lideres del mercado, haciendo lo mismo de siempre y sin salirnos un apice de lo establecido, pero creyendo que estamos caracterizados por ser diferentes a los demás.

¿Alguien me lo explica cómo conseguirlo?

Es hora de la molestia. Es hora de molestar. Y también de molestarte a ti mismo. De no regodearte como gorrino en la charca ante los “no éxitos”, ni en los laureles en la cima.

¡¡MOLESTATE, PÍCATE!!

Y si lo consigues, te aseguro que estarás yendo por buen camino.

¿Qué te molesta últimamente? ¿Por qué? ¿Hace cuanto no te picas contigo mismo?

 

Inés Torremocha:” No hay proceso de venta más gratificante que comprarse a uno mismo”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” es un placer presentar a Inés Torremocha.

Desde que nos levantamos hasta que nos vamos a dormir, nos están vendiendo y nos están vendiendo cosas, aunque no te des cuenta. Hasta en la cama , ¿no estás vendiéndole a tu pareja que un rato de mimos sería la ideal para acabar el día?

La vida es un proceso de compra/venta.

Nos estamos vendiendo a través de nuestro CV para que nos compren. Compramos el tiempo de esa empresa que nos puede ayudar en un momento determinado. Nos estamos vendiendo a la hora de una ronda de financiación para nuestra empresa. Tenemos a comerciales en nuestra empresa, que nos venden nuestro producto. Salimos el fin de semana, a vendernos para encontrar una posible pareja, por no hablar de las llamadas a horas inexplicables que recibimos que nos venden la fibra óptica a un precio increíble.

La vida es un proceso de venta.

Vender es humano, todos lo hacemos. Pero aún así, aún haciéndolos todo de una manera u otra, el trabajo de comercial, no está muy bien visto.

Hace unos días tuve el placer de hablar Inés, autora del libro “La vida es venta. Claves para gestionar las emociones y maximizar tus ventas”. Libro que ya he tenido el placer de leer antes de su lanzamiento y que me ha ayudado a entender mucho más un proceso de venta, la importancia de las emociones durante el mismo así como la gestión de un posible fracaso en él,  de la mano de una de las referencias en dicho campo en nuestro país.

GRACIAS Inés, por recordarnos la importancia de la venta en nuestra vida. Porqué durante todo el día siempre estas negociando con todos los actores que tenemos alrededor y si no sabemos cómo hacerlo, cómo gestionar las emociones que se generan y el posible fracaso, el miedo se apoderará de nosotros antes de empezar. Podéis conocer más el trabajo de Inés a través de su Web, Twitter , Instagram y Facebook.

.- ¿Sabrías venderte en 2 líneas describiendo quién eres?
Soy curiosa. Apasionada, perseverante y con alta orientación a las personas y a los resultados. Adicta a los nuevos proyectos, a mi familia, a la Inteligencia Emocional y al rock.

.- ¿Cómo fue tu primera toma de contacto con la venta? ¿El mundo de la venta es tu pasión?
Siempre trabajaba durante las vacaciones de verano o de Navidad del colegio, así que desde muy joven comencé mi andadura en ventas contratada como dependienta en lo que es hoy El Corte Inglés de Paseo de la Independencia en Zaragoza, (ciudad que me vio crecer y que adoro profundamente). Durante la carrera también trabajé siempre como comercial con muchos kilómetros a las espaldas, puerta a puerta, cliente a cliente…en fin, ¡lo que ya no he dejado de hacer hasta hoy!

El mundo de la venta me apasiona. Mi pasión no es en sí mismo “el mundo de la venta”, pero sí todo lo que engloba. Soy parte de cada una de las personas con las que he tenido la suerte de interactuar ( y por mi profesión han sido muchos miles) tanto de aquellas personas que me han inspirado, como de aquellas otras a las que no quiero parecerme jamás. Mi pasión es conectar, empatizar, comprender lo que les motiva a los clientes con los que me relaciono, entender cuáles son las razones que les llevan a tomar unas u otras decisiones. No olvidemos que nuestros clientes eligen el producto o servicio que representamos por sus propios motivos, no por los nuestros.

.- ¿Todos vendemos algo? ¿Y los que buscan trabajo también?
Todos, sin excepción, siempre vendemos (y compramos). Continuamente, incluso cuando estás manteniendo una conversación con un amigo, un compañero o con tu madre. Entendemos la realidad en forma de preguntas y respuestas, en términos de oferta y demanda, la conclusión siempre es: me interesa o no me interesa, es decir, lo compro, o no lo compro.

.- La gente de mi generación, relacionábamos la venta, con los trabajos de venta fría. A día de hoy, con los comerciales de telefonía..¿Cómo nos quitamos ese miedo?
Descubriendo que la profesión del vendedor, en cualquiera de sus versiones, es la profesión más completa que existe. Trabajar como comercial es una oportunidad para desarrollar una serie de habilidades que, además, te servirán para la vida, (porque la vida es venta 😉 es una profesión empática, resiliente, vital, retadora, analítica y cambiante.

Pero para descubrir todo esto, has de comenzar por aceptar que eres comercial. Aunque te parezca una obviedad, David, muchos comerciales que empiezan en esta apasionante profesión, fracasan porque en el fondo piensan: “Bueno, voy a dedicarme a esto hasta que me surja algo mejor

.- ¿Qué importancia debe tener el desarrollo personal en el mundo de la venta? ¿Los mejores vendedores son buenas personas?
El desarrollo personal tiene importancia siempre, independientemente de quién seas o a qué te dediques, así que en el mundo de las ventas, también. La propia profesión te hace crecer a muchos niveles. Gestionar la presión de los objetivos de ventas que has de alcanzar o superar requiere de altas dosis de gestión emocional, generar confianza en uno mismo, cambiar de perspectiva, ponerte en la piel de tus interlocutores, relacionarte correctamente no solo con los clientes externos, sino también con los clientes internos ( gerentes, compañeros, departamentos de soporte, etc), en fin, es complicado no desarrollarte a nivel personal teniendo en cuenta todas estas circunstancias, ¿no te parece?

Y respondiendo a tu segunda pregunta…ser el “mejor vendedor” tiene muchos matices, entre otras cosas, porque desde mi punto de vista, el mejor vendedor no es ni mucho menos el comercial que obtiene las ventas más cuantiosas. Además, ser el número uno en ventas cuando no eres una buena persona, te concede éxitos efímeros que pasarán con la misma velocidad con la que llegaron y te harán caer del podium con un daño irreparable en tu reputación, y perder eso, frenará absolutamente tu capacidad de convertirte en un valor al alza en tu mercado. En cualquier caso y, sin ninguna duda, todos deberíamos de perseguir nuestra mejor versión desde la premisa de ser buenas personas.

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria si tuvieras ese poder?
Hagas lo que hagas, hazlo con pasión.

.- ¿Podemos llegar a vender un producto en el que no creemos?
No. Aunque lleves el producto peor posicionado, con menores ventajas competitivas, el más caro, o el que menos beneficios aporte, siempre hay un hilo del que tirar. No necesitas creer en el 100% del producto o servicio que vendas o representes pero, como mínimo, sí necesitas creer en alguna parte de él, aunque sea en un 1%, y centrar ahí toda tu estrategia de venta. Los mejores vendedores, son precisamente quienes han de lidiar con este perfil de producto…no hay producto que se venda solo, desde luego, pero unos tienen mayor complejidad a la hora de que te los compren, que otros.

.- ¿Qué diferencia hay entre un vendedor y vendehumos? ¿Es la manipulación?
Nuestros resultados son nuestro mejor argumento. Desconfía de un vendedor que te cuente que “es la bomba” en lo suyo, pero no sea capaz de darte referencias al respecto. Desconfía también del comercial que no sea capaz de mostrarte los beneficios de su producto en términos de resultados reales. El tema de la manipulación, es otra historia. Persuadir es conseguir que alguien haga algo para que ambos nos beneficiemos, manipular,  es que tú hagas algo que sólo me beneficia a mi. Tengo varias máximas que llevo a rajatabla, una de ellas es: No manipular. Elige perder una venta, antes de perder un cliente.

.- ¿Qué 3 tips le darías a una persona que quiere entrar en el mundo de las ventas? ¿Qué le espera en el mundo de la venta?

1. Escucha más y mejor que los demás.

  1. Pregunta más y mejor que los demás.
  2. Siéntete afortunado y orgulloso de formar parte de la profesión más completa del planeta.

Del mundo de las ventas puedes esperar todo aquello que imagines. Porque no hay dos días iguales, ni dos clientes iguales, no hay dos productos iguales, ni dos empresas iguales.

.- ¿Cómo reaccionar ante una venta fallida?
No tomándolo como algo personal y respetando siempre la decisión final del cliente. Después revisa todo el proceso de venta que has realizado con este cliente para asegurarte de que efectivamente es una “venta fallida” y…¡a por la siguiente visita!

.- ¿Terminada la venta, se termina el proceso?
¡En absoluto! El proceso de venta es cíclico. El proceso sólo termina cuando una de las dos partes decide, por los motivos que sean, que la transacción ha llegado a su fin. (Y tras ese final, nacerá otra oportunidad de negocio en alguna otra puerta)

.- ¿Qué importancia tiene el departamento de ventas en una empresa? ¿Y el de post-venta?
Si tienes un servicio, idea o producto que proporcionar y/o vender, entonces necesitas alguien que realice esta decisiva función. Puedes ser el poseedor de aquello que cambiará la vida de muchas personas. Perfecto. Pero si no eres capaz de que te lo compren, el mundo seguirá girando sin dicho Santo Grial. Nada se vende solo.

El servicio de post-Venta, es igual o más importante incluso que el de ventas, ya que es el departamento de soporte que garantiza que esos beneficios que ha vendido el comercial son reales, y si fallan, aportarán una solución. Yo, como comercial, soy creíble cuando todos los departamentos de soporte que representamos una marca, caminamos con el mismo nivel de compromiso y orientados hacia la misma dirección: el cliente.

.- En esta era de renombrar todo, ¿Cómo llamarías al departamento comercial?
Jajaja me encanta! Sería algo así como “Emotional business people for selling”. Pero bueno, el creativo aquí eres tú, ¿Qué propones?

.- ¿Qué has aprendido tanto positivo como negativo, de un vendedor?
Positivo: He aprendido que en la venta ( como en el amor), NO todo vale.

Negativo: La competencia tóxica. Jefes que jamás serán líderes. Y que también hay comerciales “xusqueros” (como diría mi admirado, Víctor Küppers) que desprestigian esta fantástica profesión.

.- ¿Qué le dirías a la Inés de hace 10 años?
Buff! Tendría mucho más que decir a la Inés de hace 20 años! A la de hace 10, le diría que no intentase ser SuperWoman (súper-madre, súper-vendedora del año, súper-amiga, super-pareja, super-hija, súper-hermana…) que reconociendo sus límites, aceptando su vulnerabilidad y priorizando en función del momento, hay una vida deliciosamente imperfecta y feliz que descubrirá dentro de diez años.

.- Por una venta, ¿Se debe hacer de todo?
Absolutamente NO, sin “peros”, ni matices, ni excepciones. (Hay un capítulo en La vida es venta, dedicado sólo a este punto)

.- Preguntarse a si mismo, ¿Es también una venta de algo de lo que somos capaces o debemos hacer?
Para ponernos en valor, o poner en valor aquello que representamos y que queremos que elijan ( o que compren), debemos de empezar por hacernos muchas preguntas, y por supuesto, hay un gran trabajo de aceptación y autoconocimiento. Identificar quién eres, qué eres, en qué sobresales, y cuáles son tus áreas de mejora, es clave antes de enfrentarte a un posible inversor o cliente potencial. Todo esto ha de responder previamente a muchas preguntas que debemos de hacernos a nosotros mismos.

.- Véndeme qué es la vida.
La vida es un regalo que debemos de agradecer cada día.

.- Una reflexión para los lectores del blog
No hay proceso de venta más gratificante en el mundo que el de comprarse a uno mismo. Aceptar con cariño, admiración y generosidad quién eres, y saber qué es aquello que puedes poner al servicio de los demás, te ayudará a convertirte en el recurso más valioso del mundo: TÚ.

Diagnostico: ¡¡Estresado por compromiso!!

En el mundo no hay estrés, lo que hay es gente escogiendo pensamientos estresante” decía Wayne Dyer.

¿Qué me dirías si te dijera que el estrés que sufres, se desvaneciera respondiendo a una sola pregunta?

Vivimos estresados. Desde que nacemos hasta que nos morimos, siempre estresados.

Estresados porque tenemos que elegir una carrera que nos determinara nuestro futuro profesional. Estresados porque tenemos que elegir bien nuestros amigos. Estresados porqué depende de la pareja que presentemos nuestra familia nos pondrá una cara u otra.

Luego llega la edad “inmadura” donde creemos que solamente el estrés está relacionado con el trabajo. Estresados porque tenemos trabajo y no llegamos a las exigencias. Estresados porque no tenemos trabajo. Estresados porque tenemos que irnos de viaje por temas profesionales. Estresados con el compañero de trabajo…

Más y más estrés.. Y luego en verano, estresados porque nos tenemos que levantar temprano para tener sitio donde poner la sombrilla en la playa.

Vivimos en un mundo lleno de estresados.  ¿Pero cuál es la raíz de esta lacra?

Muchos dirán que vivimos en un mundo competitivo. Quien no coge la oportunidad, que no la espere porque se la quitarán tras haber tenido su oportunidad.

Otros dirán que el estrés lo produce el querer llegar a unos canones que esta sociedad impone. Estresado por tener un cuerpo “fit”. Estresado por tener una cuenta en redes sociales con seguidores de todo el mundo o que seas considerado como “cool” por tu forma de vestir.

Estoy totalmente de acuerdo.  Nos estresamos para llegar a las cotas que nos pide la sociedad, a ser como las personas que son inspiración en esos momentos o alcanzar las cotas de fama que necesitamos para sentirnos alguien en esta vida.

Y como creemos que nunca las alcanzaremos, que nunca satisfaceremos las expectativas de nuestro jefe o pareja, pues…Por eso estamos estresados, PORQUE ESTAMOS COMPROMETIDOS CON UNA VIDA QUE ES LA QUE NOS IMPONEN O CREEMOS QUE QUEREMOS TENER.

Ahí va la pregunta que desvanecerá tu estrés: ¿Estas de verdad comprometido con la vida que te produce ése sin vivir? ¿Te comprometiste con ella, por que querías alcanzar cierto estatus o por qué así lo sentías?

Creemos que estamos estresados porque debemos, que no es lo mismo que queramos, llegar a alcanzar unos canones, un estatus, ser considerado como alguien importante.  Pero si nos preguntaramos si realmente queremos de verdad alcanzarlos, la gran mayoría, respondería: “Menuda perdida de tiempo estoy provocando en mi vida, cuando realmente a mí me gustaria…”.

Una cosa es estar preocupado por un tema y otra muy distinta es estar estresado.

Pensamos que estar estresado es que nos importa de verdad el tema.  Y lo peor de todo, que es “cool”.

Que queremos que salga bien. Que podamos decir que hemos alcanzado lo que los demás esperaban de nosotros o deseábamos para sentirnos satisfechos con el trabajo realizado, cueste lo que cueste.

Pero yo ahora te pregunto: ¿Realmente racionalizas cuando estas estresado? ¿Tú crees que algo es tan importante como para que te den ataques de ansiedad? ¿Es algo tan esencial en tu vida para que pienses hacer lo que sea, para conseguirlo?

Porque cuando estamos estresados no piensas de forma racional, te mueves por impulsos. No te gusta lo que te dicen, sólo quieres soluciones para antes de ayer. Cuando estas estresado no duermes ni descansas y la sonrisa solo aparece en televisión, no en tu cara.

Nunca tomaremos la mejor elección, ya que la desesperación y sin razón, no nos dejan ver cual sería la mejor en nuestra ocasión. De ahí nacen la infidelidades entre parejas o con tu empresa, buscando trabajo en la competencia sin que nadie se entere de lo que te pasa. De ahí nace la opción de ocultar lo que nos pasa a través de la rienda suelta a adicciones o rezando para que nadie se entere lo que no pasa de verdad.

Cuando estás estresado, no quieres parar y ver realmente lo que sucede. Quieres una solución que te saque cuanto antes del lugar donde te encuentras y si te puede llevar más rápidamente al éxito, mejor.

Y aunque encuentres un placebo, ( una solución a corto plazo que crees que te solventará el problema para siempre), te aseguro que cuando menos lo esperes, te estará esperando para decirte: “¿Me solucionas de una vez o qué?”.

Vamos a darle la vuelta a la tortilla. En estos días, todo el mundo hablará de la vuelta de vacaciones. Del estrés que produce volver al trabajo, la rutina y lo bien que se estaba en el chiringuito con la cerveza y la tapa. Hagamos una prueba, pregúntale a esas personas: ¿Estás COMPROMETIDO con tu trabajo, con la vida que vas a retomar, con la pareja que vas a ver? Y mira a ver la cara que ponen.

¿Por qué los domingos por la tarde es el día de la semana que más se llora? No porqué nuestro equipo haya perdido, sino porque no queremos volver al trabajo que tenemos, a ver a ese compañero o a nuestro querido jefe.

Pero como sabemos que ése trabajo, nos da el estatus deseado, esa seguridad anhelada y el reconocimiento deseado, mejor nos limpiamos las lagrimas y a aguantar.

Cuando tú estás comprometido contigo mismo , el domingo por la tarde es un aliciente a lo que deseas que pase el lunes por la mañana.

Estar ocupado es estar comprometido/focalizado en lo que realmente te importa, en lo que quieres, en lo que sueñas. No en lo que te “recomiendan” que sería bueno para ti.

Cuando estás comprometido en ti, eres dueño de tus pensamientos en todo momento. Sabes cual es la realidad, tanto si la has cagado como si estás en el camino correcto,  lo que ha pasado y a donde te quieres enfocar.

Ahora sé que mucha gente dirá, ¿Qué pasa, que los que se comprometen consigo mismos, no conocen el estrés? ¿Les importa todo por el pito del sereno?.”.

¡¡Para nada!!.

Pero utilizan cada situación como un aprendizaje para futuras ocasiones, no como una limitación.  Así la proxima vez que nos ocurra, seremos más productivos que a través de lamentos y la desesperación.

Aún más, les importa mucho más lo que están haciendo, sus proyectos, las personas que tienen a su alrededor. Pero la forma de afrontar las dificultades , que no problemas, es totalmente diferente.

Creemos que comprometiéndonos con los demás, con los exigencias que la sociedad nos demanda a ciertas edades, con el concepto de éxito que se nos promulga, el estrés, el miedo, la impaciencia, no existirá y seremos felices y comeremos perdices.

Comprométete contigo mismo . Firma un contrato en el que te comprometas que serás SIEMPRE TÚ mismo ante toda situación, trabajo o relación, ANTE TODO.

Empezarás a PRE-Ocuparte a Ocuparte de ellas. Del estrés a la serenidad y a la coherencia.

¿Por qué crees que sientes ese estrés? ¿Por un compromiso que no crees romper o por una vida que no es la tuya? ¿Vas a firmar por fin ese compromiso contigo mismo?

 

 

 

 

¿Te atreves a redactar este nuevo C.V?

Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad” decía Seneca.

¡¡Qué bonito es nuestro mundo, en el cuál nadie hace las cosas mal!!.

Y sin embargo vemos en televisión, asesinatos, invasión de países, hambre, estafas o suicidios porque nuestra religión no acepta que seamos de una condición sexual determinada.

Pero aún así, nadie hace las cosas mal.

¿Y si empezamos por ser honestos con nosotros mismos y por tanto con los demás?

Hago muchas cosas mal. No sé planchar. El tema de las manualidades y yo son años de mala relación. Soy un pato mareado bailando por mi descoordinación…

Sé que mientras leeis esto, muchos estaréis pensando que estoy cometiendo una locura al exponer ante los demás, lo que no hago bien. Que se puede volver en mi contra y que otras persona jueguen con mis debilidades. Otros estarán pensando: “Menuda vergüenza si dijera a los demás las cosas que se me dan mal...”.

La gente que me conoce, sabe que adoro las personas “que me meten el dedo en el ojo“. Son aquellas personas que me dicen las cosas que estoy haciendo mal. Ya que creo que es la única manera de mejorar.

No avanzas siendo como los demás. Nunca lo harás si obvias que siempre puedes hacer las cosas mejor. Claro que siempre creerás que haces todo a las mil maravillas, si no aceptas que te digan la verdad. Porque los resultados, quieras o no, siempre serán tu mejor estandarte.

AL ÉXITO SE LLEGA OYENDO LO QUE NO NOS GUSTA OÍR.

Y para llegar a él, tenemos que ser honestos. Algo que brilla por su ausencia en estos momentos.

No somos honestos con nosotros mismos por miedo a oír cosas que en el fondo sabemos. No somos honestos con los demás, por seguir aguantando las apariencias, porqué no queremos ser expulsados del grupo, o porqué nos tomen como “locos sinceros”.

Así que cuando nos hacen un comentario por “nuestro bien”, nunca nos lo tomamos así, porqué si nosotros no somos honestos con nosotros, ¿Cómo lo iban a ser los demás con nosotros?

¿Y así queremos saber qué hacemos mal para mejorar? ¡¡MAL VAMOS!!.

Me encanta observar el mundo de la búsqueda de trabajo en Internet.  Se nos habla de cómo afrontar una entrevista de trabajo, cómo ir vestidos, cómo hacer para que nos llamen para la 2 entrevista…

Todo muy bonito.

¿Pero qué pasa si presentáramos a una empresa una C.V. no de lo bueno que somos, sino de las cosas que hacemos mal?

Mostramos ante los demás un C.V. lleno de virtudes y beneficios que tienen al contratarnos o tener una relación con nosotros.

Como empresa y buscador de pareja, queremos lo mejor para nosotros. Lo mejor nos hará romper con la hegemonía de la competencia. Conocer eso que llamamos felicidad. Pero eso así, nadie debe conocer nuestras “taras”. Así que los ocultamos bajo anuncios de “cultura empresarial del siglo XXI, serás feliz trabajando, el trabajo que siempre estabas esperando, o seré siempre tu príncipe que luchará por ti ante dragones y suegras..”

Pero luego nos estamos preguntando : “¿Por qué nuestros trabajadores están desmotivados? ¿Por qué de lo que me dijeron al entrar es otra historia? ¿Por qué este trabajador no hace lo que nos dijo que hacia?”

¿Por qué?

Porqué uno de los dos protagonistas de la historia, o los dos, estaban siendo “no honestos” en la relación.

Sin embargo, exigimos que los demás lo sean con nosotros.

¿Cómo reacciona tu cuerpo cuando te digo : “Tenemos que hablar“? Nos gusta mucho hablar, pero tener una conversación , que sabemos que será difícil, es el peor trago que un ser humano cree no poder pasar.  Se nos aprietan las carnes. Nuestra mente nos empieza a enviar por “envío urgente” imágenes de escenarios apocalípticos sin ni siquiera saber de que vamos a hablar.

¿Qué pasa si fueras honesto contigo mismo? No tendrías miedo a ninguna conversación considerada como peliaguda.

Los “no-honestos” también tienen que combatir contra otro dragón en su día a día, el arrepentimiento de no haber hecho algo que queríamos hacer.

Durante muchos años de mi vida, me arrepentía una y otra vez, de no haber dado un paso adelante, en momentos que tenía que haberlo hecho.

Seamos claro, NADIE SE ARREPIENTE DE ALGO QUE QUERÍA HACER E HIZO. Otra cosa es que el resultado no fuera el esperado. Pero solamente nos arrepentimos de lo que hubiéramos querido hacer y no hicimos.

SIn embargo preferimos dejar pasar la oportunidad, al posible fracaso que podamos vivir al ser una situación que no dominamos. Ahí está para mí la cuestión.

Se nos habla de resiliencia por todos los lados. Es “cool” ser resiliente . Pero para vivir un proceso de resiliencia tienes que haber vivido antes un proceso de duelo o fracaso. Tienes que haberte lanzado al vacío, vivir circunstancias hasta ahora no conocidas por ti. Y por ahí no nos gusta pasar.

Preferimos no cometer errores. Seguir el camino “recomendado” por los demás. Encasillarnos en modelos establecidos y ya nos arrepentiremos en la soledad de la noche cerrada de lo que queríamos haber hecho y no hicimos.

Nos avergüenza reconocer que no sabemos hacer algo. Nos avergüenzan nuestros “no éxitos”. Y nos da miedo hablar de lo que nos atormenta. Principalmente porque en esta sociedad, parece que ser honesto es peor que una enfermedad venérea.

No encontramos un lugar “seguro” en el que hablar de lo que hacemos mal.  Porqué si lo encontraramos, no volveríamos a repetir los mismos errores en un futuro tras expresarlos.

Sin embargo, se nos impulsa a exponer nuestros éxitos y a ocultar nuestros errores.

Una conversación difícil con uno mismo, es el principio de una relación idílica con la honestidad y un caminar coherente por este camino llamado vida.

Así que si quieres escribir un C.V. de las cosas que haces “no bien” y de tus arrepentimientos, no olvides:

.- Todos hacemos cosas mal. Nadie es perfecto.

¿Te atreverías a reconocer ante los demás durante un día aquellas cosas que no haces tan bien o de lo que te arrepientes? ( Tampoco te flagueles y estudia cómo reaccionan ante tus comentarios)

.- Nadie tiene un CV personal y profesional blanco e impoluto. Tendríamos que presentar además del CV con nuestros conocimientos y experiencias, un anexo que hablara de nuestros errores y vergüenzas. ¿Te atreverías a escribirlo?.

.- ¿Las empresas se comprometerían a expresar los fallos cometidos hasta la llegada de ese  trabajador? Así sabríamos a lo que nos atenemos de verdad y no en función de panfletos o serpentinas a nuestra llegada.

.- La honestidad te ayuda a no tener miedo a la verdad y ante los demás. Y la vergüenza, como dicen los mayores, para robar.

.- La honestidad, te hace aceptar el feedback de buen agrado si es por tu mejora. Así como alejarte del negativo que sólo intenta alejarte de tus sueños.

Pero sobre todo, si eres honesto contigo mismo, NO SABRÁS QUE ESO DE ARREPENTIRTE POR OPORTUNIDADES PASADAS. Y tu CV de vida, integrará y mostrará todas las partes de ti.

¿Te atreves a escribir un CV que muestre cosas que no sabes hacer o haces mal, además de las que te arrepientes?

 

 

 

Minimalismo, ¿Necesitamos vivir cómo lo hacemos?

Las posesiones, poseen

Nos pasamos la vida acaparando.

Acaparamos amigos. Acaparamos posesiones. Acaparamos contactos en redes sociales. Acaparamos títulos… Acaparamos cosas porque pensamos que nos llevarán al éxito.

Acaparamos cosas, no por lo que creemos que suponen. Si no por la experiencia que creemos que nos pueden dar.

Nos han inculcado que cuánto más, mejor.  Pero yo digo, que cuanto menos, aún mejor.

Sé que levanta ampollas la siguiente frase, pero cada dia estoy más convencido que es así: “Vivimos en una sociedad, pendiente del tamaño. Quien la tiene más grande, debe ser el mejor”.

Como bien dice una amiga mía: No importa el tamaño, sino el gusto que produzca.

A día de hoy, compramos seguidores, porque cuánta más alta sea nuestra cifra, aunque de lo que digamos a lo que seamos, vaya un trecho, el ser considerado un influencer, es como en los años 80 el ser futbolista. Todos quieren.

Cuanto más títulos tenga nuestro LinkedIn o tarjeta de presentación , más asombrados creemos que podremos dejar a los demás o a los “cazatalentos”.

Pensamos que la felicidad es vivir en la abundancia de cualquier tipo. Que eso es el éxito. Y realmente estamos muy equivocados.

Me gustaría hacerte una pregunta: ¿Te vas a dormir satisfecho?

Y no estoy hablando de la satisfacción tras haber jugado con tu pareja.  Si no satisfecho por saber que has hecho lo que tenías que hacer durante el día.

Satisfecho por estar en coherencia con uno mismo. Satisfecho por las acciones realizadas y que no te has dejado nada por hacer que deberíamos haber hecho porque así lo sentías.

No estoy promulgando que no seamos mejores, que no rompamos limites ni que ascendamos en nuestra empresa. Lo que digo que no amasemos para satisfacer nuestro ego, si no que las pertenencias, experiencias, vengan como consecuencia de nuestro trabajo o filosofía de vida, no por querer fastidiar a los demás.

Porque creemos que cuantos más amigos tengamos, menos solos nos sentiremos. Cuando en realidad, si llegas a tener un trato continuo con el 5% de esos contactos, date con un canto en los dientes. Ya nos puede importar poco de lo que hablan esas personas, pero las agregamos.

Todo porque aumente el número de seguidores.

Pero también pasa con la agenda del móvil. ¿A cuanta gente llamas habitualmente de todos los que tienes? ¿Cuántas personas crees que te ayudarían si tuvieras un problema de verdad? Crea una situación ficticia y mira a ver cuántos te responden.

Claro que somos seres sociales. Que sin los demás no podríamos ni vivir 1 semana solos. Pero los demás no son los responsables de nuestra felicidad, nuestra necesidad de cariño o falta de éxito.

Como bien dice el anuncio: ” De 107 amigos que tienes en las redes sociales, solamente veo 7 como verdaderos“- ¿Y tú cuántos crees que son de verdad en tu lista?.

Sé que te avergonzaría decir que reconoces tienes pocos amigos. Porqué afirmarlo, es como gritar a los 4 vientos, que eres “un bicho raro”.

Cantidad no quiere decir Calidad.

Impongamos el minimalismo en nuestras vida.

Pero también en el mundo de la empresa.

Amasamos conocimientos sin sentido.

¿Qué la moda es hacer un curso de tal? Vamos todos a por ello. ¿Qué la moda es tener tal cosa? Todos vamos a por ella.

Para y pregúntate. Tras ver que tienes un CV de más de 3 folios, ¿Te sirve para algo esa formación? ¿Es tu pasión? . Y la respuesta que recibo cuando hago esas preguntas es : “Para reinventarme, cómo lo hacen los demás“.

Echa un vistazo a tu C.V. y se sincero contigo mismo al hacerte esta pregunta: ¿De verdad querias hacer esa formación, te apasionaba o lo hacías porque era la moda y todos lo hacían?

Haz una prueba. Pregunta a una persona que no conozcas, ¿Quién eres?. Siempre te responden a través del titulo que tienen en su tarjeta de visitas o en la entrada de su despacho.

No somos títulos con piernas, sino personas. 

Y un ejemplo lo tenemos en las entrevistas realizadas en el blog. Es una forma de distinguir dónde está la humildad y dónde está el ego en plena ebullición, simplemente preguntando: ¿Quién eres?

A lo largo de más de 300 entrevistas, si las observas, veras que mucha gente, con un éxito inimaginable para todos nosotros, simplemente te dicen cosas como :” Soy una persona que ama lo que hace…Soy una persona feliz…Soy una persona que disfruta en mi día a día…” No hablan de sus títulos, éxitos ni ocultan sus fracasos por miedo al qué dirán.

No somos una tarjeta de presentación o un enlace a LinkedIn.  Somo lo que provocamos en los demás . La ilusión que inyectamos en los ojos de nuestros compañeros. La motivación perdida en momentos duda.

Eso es lo que debemos ser. No un Master o un título en ingles en nuestra tarjeta.

Pensarás que es muy bonito lo que acabo de decir, pero que no paga facturas ni aumenta la influencia en los demás. Que además en el CV quedará más bonito, ¿Verdad?

Al igual que el amasar amigos en redes sociales, contactos para el móvil, creemos que amasar un coche de empresa, un bonus trimestral o el móvil de empresa, nos dará la seguridad que necesitamos para pasar.

Amasamos no por consecuencia de nuestro trabajo, sino con el fin de conseguir seguridad, respeto de los demás y tener contento a nuestro ego.

Los que tienen familiares de la generación del 50, sabrán reconocerse con esta frase: “Tienes que ahorrar, ganar todo lo posible y no gastarlo, para llegar sin sustos a la jubilación”

Ante ese miedo, llamada jubilación o quedarnos debajo de un puente si no tenemos un “colchón”, amasamos sin parar. Soñamos con que nos toque la primitiva o el Gordo de Navidad, todo por miedo a la inseguridad.  Pero los medios de comunicación al año siguiente nos enseñan que esas personas agraciadas, siguen como están o han vivido situaciones desagradables por el premio en cuestión.

No estoy queriendo decir que a partir vayamos todos a vivir en mini casas, vendamos nuestra ropa y compremos solamente muebles de una marca de un país frio, sino que:

.- Se selectivo en tus relaciones, que no es lo mismo que interesado.

.- Haz todo tan simple como puedas, pero más de lo que es.

.- Menos es mejor

.- Recuerda que el 20% de las causas, generan al menos el 80% de los efectos.

.- Sonríe, respira y ve despacio.

.- No dejes que la distracción masiva arruinen tu vida

.- Simplifica, Simplifica, Simplifica.

Es una vida minimalista y con sentido del siglo XXI.

Podéis conocer más del minimalismos, a través de un libro que recomiendo, “Minimalismo: Para una vida con sentido

Valero Rioja: “Cada vez que he saltado al vacío, me ha ido a mejor”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con...” para mí es un placer presentar a Valero Rioja.

Vivimos en una sociedad, liderada por la frase “Más vale una imagen que mil palabras”.

Nos relacionamos a través de las imágenes. Vemos televisión, vemos a través de imágenes reportajes moda. Creemos que la imagen que nos muestra esa persona por redes sociales es su vida. No optamos por sueños, optamos por lo que nos muestran esas imágenes, por lo que creemos que nos pueden reportar a nosotros.

¿Pero qué pasa si quisiéramos mostrar a través de las fotos, quienes somos, nuestra verdadera belleza? ¿Quién hay detrás de las fotos que se les hace actualmente a las IT girl y modelos del momento?

Hace unos días tuve el placer de conversar con Valero Rioja, el fotógrafo por el que las estrellas luchan para que las retrate.

Por sus manos han pasado todas y cada una de las estrellas que podemos imaginar. Autor de campañas nacionales e internacionales, a través de su entrevista observaremos, que una fotografía es el resultado de cómo ve el mundo el fotógrafo. Y la realidad de Valero, con un pensamiento positivo, se dedica a la fotografía para sacar la belleza de cada persona.

Gracias por recordarnos la importancia del pensamiento positivo a la hora de consecución de nuestros sueños y metas, así como se ve el mundo de una forma diferente.Podéis conocer más el trabajo de Valero a través de su Web, Twitter e Instagram. 

.-¿Quién es Valero Rioja?

Yo creo que soy una persona super creativa. Persona que está todo el rato inquieto ya que siempre está buscando cosas que hacer.

.- ¿Qué es para ti la creatividad?

Para mí está todo relacionado con el arte y hacer cosas bonitas.

.- ¿Y crees que haces arte?

Yo si, estoy completamente seguro.

No por compararme con grandes artistas, pero si considero que lo que hago tiene una faceta artística de bastante peso.

Pero en todos los aspectos de mi vida, no solamente en el trabajo. Todo lo que intento hacer, lo intento hacer bien y bonito

.- ¿Cómo fue esa primera experiencia con la cámara fotográfica?

Yo en realidad siempre he querido hacer algo relacionado con el arte.

Desde pequeño, pinto y dibujo muy bien. Por eso estudié Bellas Artes, pensando que lo que a mí me gustaba era pintar. Estudie doble especialidad, la de fotografía y pintura, porque primero hacia las fotos para luego pintarlas.

Al ser exigente conmigo mismo y perfeccionista, pensaba que no me quedaban las cosas como yo quería.  Acababa gustándome más la foto que la pintura. Y gracias a eso, fui entendiendo que debería tirar por el otro lado.

Sin embargo, ahora que lo miro con perspectiva, me daba cuenta que siempre estaba con una cámara de fotos. Mi primer regalo importante , fue una Polaroid. Siempre estaba haciendo fotos. Le cogía la cámara de fotos a mi padre y siempre hacia fotos a mis amigos, a mi hermana que desde que éramos pequeños.

Pero esta situación me he dado cuenta con el tiempo, porque yo creía que me tenía que dedicar a la pintura , pero acababa muy frustrado siempre con ese tema.

.- ¿Como es el proceso hasta llegar donde estás?

De suerte nada. Creo que soy una persona inteligente y he sabido moverme muy bien.

Claro que hay una parte que es obvia, que tengo que ser creativo, artista y demás…pero también hay mucha gente que lo es y se queda por el camino.

Tienes que saber muy bien, cómo te manejas, con quién te manejas y dónde te manejas.

Es todo intuición, además reconozco que soy una persona que desde siempre he sabido a dónde quiero llegar.  Soy muy testarudo , lo que quiero , lo obtengo.

Claro que hay una pizca de todo, de talento, de suerte, pero también mucho de tesón. De hacer las cosas bien, hiper profesionalidad, nunca fallar a un cliente. Pase lo que pase, mi nombre está sobre todas las cosas.

Me da igual lo que este pasando, que no hay excusa para que el trabajo no salga bien.  Y todo eso cuenta.

Siempre soy una persona que doy los pasos en firme. Doy muchas vueltas a las cosas antes de hacerla. Todo lo que hago está muy pensado. Y claro que me he  equivocado muchas veces, y desde ahí aprendes, pero he aprendido más del bien hacer, que del mal hacer.

.- ¿Cómo te gustaría definieran la marca Valero Rioja?

Yo soy una persona que nací con el grunge pero a la vez con las super modelos. Con fotógrafos que siempre han exaltado la belleza.

Yo flipaba con las revistas de moda de los 90, con las campañas de Versace de Bruce Webber. Fueron fuentes de las que me nutrí y que se plasma en mi trabajo lo vivido en los 90. También se mezcla con eso de la Generación X, de la filosofía que la vida es una mierda.

Y si juntas estas dos cosas y salgo yo.

Esa exaltación de la belleza. Pero no la belleza por la belleza, sino la belleza como bastante masticada.

.- ¿Tendríamos que usar un zoom diferente para ver realmente qué es la vida?

Va con mi carácter. Me considero una persona muy optimista. La gente flipa conmigo porque nunca veo las cosas por el lado malo, al revés. Y ese también es un poco mi estilo.

La gente me dice que saco a la gente guapa, y yo siempre les respondo que me gustan las cosas bonitas.

Entiendo la tarde del arte que muestra la tristeza. Además me fijo en otros fotógrafos que sacan la otra cara de lo que yo hago y me encantan. Pero a mí no me sale sacar tanto a los chicos como a las chicas, desde esa perspectiva.

Me gusta lo bonito, lo sexy, disfrutar…como mi vida es así en general.

.- ¿Qué foto recuerdas y qué foto te falta por hacer?

Por hacer me faltan 10.000 millones.

Hay un montón de fotos que me gustan. A mí lo que me gusta es contar historias. Como si fuera una fotonovela. Y hay una sesión de fotos de Nieves Álvarez que la reinterprete como Sofia Loren en la Dolce Vita. Sesión que está hecha en una casa semi abandonada en Madrid, que me encanta.

Me gusta porque me gusta darle un punto retro a las cosas

.- ¿A qué tienes miedo?

A envejecer.

No al hecho de envejecer, sino a la cosa de no valerte por ti mismo. No tengo a la muerte, porque la muerte nos llega a todos. Sino al hecho de los últimos de tu vida, que no seas tú, que seas otra persona.

Eso me da mucho miedo.

Tengo miedo a dejar ser yo.

.- ¿Qué le dirías al Valero de hace 10 años?

La verdad que no lo sé, porque es super diferente.

Quitando la esencia que te he contado, la verdad que he aprendido mucho.

Lo que le diría nada, porque no querría que cambiara nada. En realidad sólo hace 6 años que me dedico  solamente a la fotografía, ya que antes trabajaba como ilustrador en un montón de revistas. Mundo que me llevo a conocer los entresijos de la moda y llegar donde estoy.

Yo empecé con 35 o 36, y te preguntas, qué hubiera pasado si hubiera empezado con 25 dónde estaría. Pero a lo mejor no estaría donde estoy yo ahora.

Así que le diria que siga su intuición, que es bastante bueno en eso.  Porque cuando dudo en algo, sé que no tengo que hacerlo.

.- ¿Qué pondrías en una valle publicitaria?

Una foto mía, no de mi persona, sino de una campaña mía.

La verdad que es una de las cosas que quiero que me recuerden, por mi trabajo, por hacer cosas bonitas.

Cuando vi una foto que había hecho yo, para L´Oreal y Sara Carbonero en todo el Corte Ingles de Castellana, la verdad que me lleno de orgullo al verlo. Ya que cuando tú haces las fotos, vendes los derechos y no sabes qué van a hacer con ellas, y cuando me lo encontré en la Castellana, fue muy emocionante.

.- ¿Qué has aprendido de tus mentores?

Yo aprendo de todo el mundo continuamente. Aprendes de todo, de la gente buena, de la mala. Hasta de la gente que piensas que es insignificante , por una tontería te acuerdas de un comentario suyo.

Es fundamental en la vida, fijarte en todo y aprender de todo. De todo el mundo y de todas las situaciones. En ese sentido hay que ser bastante humilde.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Estar feliz enamorado. Trabajando en lo que te gusta.

Es saber compaginar el tiempo libre con el trabajo. En mi caso esta interrelacionado. Y si no desconectas, no puedes disfrutar de otras cosas

Es saber donde está el equilibrio entre todo.

.- ¿Qué serías sin la amistad?

Tiene mucha importancia la amistad en mi vida. Además de mi familia, son mis amigos.

.- ¿Cuál es tu palabra favorita?

Siempre me ha gustado Brotar.

No sé porqué pero siempre me ha gustado. Si lo piensas, significa vida, crecer. Además fonéticamente suena muy bien.

.- ¿Qué le dirías a una persona que quiere provocar cambios en su vida?

Yo siempre pienso que los cambios son buenos y siempre van a mejor.

Eso que se habla siempre que salgamos de nuestra zona de confort , yo siempre he salido. Si estoy acomodado en un trabajo, yo me empiezo a aburrir. Y mis padres que son todo lo contrario a mi, en cuestión pro estabilidad, expresan que no lo deje , pero es que si me aburro es síntoma que necesito hacer otras cosas.

Y cada vez que he saltado a la incertidumbre, me ha ido a muchísimo mejor.

.- Una reflexión para los lectores del blog

Los cambios son siempre a mejor y que nos les de miedo dar saltos aunque te parezca que hay un enorme vacío abajo. Ya que siempre hay que arriesgarse