¿Tendencias para toda una vida? ¡¡La locura!!

“El corazón es como un manicomio, siempre hay espacio para una locura más”.

Hasta el día de hoy, ¿Cuántas veces has leído un titular parecido a esto: “Las tendencias en el mundo de la moda, de los recursos humanos, en la sociedad…. para el año venidero“?

Seguro que unas cuantas.

Nos encanta predecir las cosas. Y más creernos en las cosas que nos dicen que van a ocurrir. Porque así:

  • Creemos que estaremos a la moda. Seremos los “cool” del grupo.
  • Y estaremos al cobijo y al paro de las modas. Seremos uno más del grupo.

Me viene al recuerdo una frase que hace poco leí, que decía algo asi:

¿Qué es eso de normal? ¿Un programa de la lavadora?

Siguiendo las tendencias, queriendo conocer lo que vendrá y lo que está pasado de moda, la única tendencia que estamos siguiendo, sea el campo que sea, es la del Corsé.

Si, encorsetamos todo y a todos.  Hasta a nosotros mismos, nos estamos encorsetando.

Nos encorsetamos, ya que una moda, lo que hace es mostrar un lado de nosotros bonito, ideal, happy y súper ante los demás, mientras que nuestras debilidades, las oculta.

¿Qué hacemos cuando decidimos comprarnos el abrigo de moda, y no llevar el abrigo que siempre nos ha gustado y con el que nos sentimos más cómodos?

Gastarnos el dinero, que quizá no tenemos para sentirnos parte del grupo, aparentar algo que no somos. Pero sobre todo ocultar nuestra debilidad, el ser diferente a los demás, el mostrarnos quienes somos y cómo somos.

Vivimos en una sociedad, que tildamos de loco a quien se muestra cómo es. Que no se deja encorsetar por el qué dirán, por las expectativas o “caer bien” a un grupo determinado.

¿Y si quizá la única formula del éxito, fuera defraudar a los demás?

Y cada día lo creo más así. Defraudar, no quiere decir que si das tu palabra en un tema, no la cumplas. Para nada.

Defraudar es no seguir las expectativas de los demás ni los deseos. No son los tuyos, son los de ellos. Si les has defraudado, que se pregunten ellos porqué. Porqué tú simplemente, has seguido tus ideas, tu pasión, tu corazón,.. No tienes su corazón, tú tienes el tuyo. Y el tuyo decía que hicieras eso.

Muchas de las personas que he entrevistado, me lo han dicho así: ” No seguí tendencias, seguí lo que sentía. Muchos me tildaron de loco, por mostrarme cómo sentía. Me decían que era sensible y se reirían de mi, que no llegaría a ningún lugar. Sé que sentían defraudados por no seguir la estela familiar, pero era mi felicidad, era yo, era mi vida…”

Y te aseguro que les está yendo en todos los sentidos muy bien en la vida.

Te propongo, la única tendencia que tendrías que seguir en esta vida, LA LOCURA.

En estos momentos, como te he comentado, la locura se podría definir, tener la osadía de mostrar a los demás tal como eres, sin miedos ni reparos. Dejando a un lado las modas que en ese momento, estén siguiendo los demás.

Todos tenemos debilidades que no mostramos a los demás, por miedo. Por miedo a que nos encorseten, como raritos, especiales, o vete a saber cómo.

Como bien dice Ray Dalio en su libro “Principios“, “Piensa de forma diferente, ya que lo común siempre viene de serie, desde que nacemos”.

Esa locura para los demás, es lo que nos distingue de la mayoría. Esa debilidad para los demás, que se tirarían los pelos si hablásemos sobre ella en público, es lo que nos hace diferente a los demás. Pero como nos gusta más una tendencia, el seguir al rebaño y no ser considerados “raros” por los demás , la ocultamos y se la contamos por la noche a nuestra almohada o al psicólogo preguntándole .”¿Somos raros por qué nos gusta tal o cual cosa?”.

Ayer viendo el programa de Risto Mejide, ocurrió una cosa, que podría tildarse, “para tirarse de los pelos”: Comentó que iba a hacer un programa sin seguir ningún guion y quería que los colaboradores también lo hicieran. Que quería ser coherente consigo mismo y con los telespectadores, haciendo lo que iba a hacer.

Al instante las redes, lo tildaron de loco, se echaron las manos a la cabeza. Terminó el programa diciendo que había sido el programa qué mejor se lo había pasado, y así lo reflejaron muchos de sus seguidores.

Lo que los demás pensaron que era una locura y un “suicidio profesional”, para él y sus seguidores había sido una de las mejores experiencias que habían visto en televisión.

Muchas personas aún a día de hoy, piensan que estoy loco escribiendo lo que escribo aquí, las conferencias que hago o cómo me expreso. Pero es que soy yo, no me pienso encorsetar en algo que no soy, por unos seguidores de más o me compartan los artículos la “cuchipandi” de turno.

SI te produce felicidad, coherencia y además te da para vivir, grita conmigo: ¡¡VIVA LA LOCURA!!.

Así que recuerda:

  • Todo aquello que crees que te hace débil y diferente ante los demás, ES LO QUE TE HACE DIFERENTE Y ÚNICO RESPECTO A ELLOS.
  • La locura tendría que ser seguir los dictámenes que todos siguen y aún así esperar que te reconozcan por lo diferente que eres a los demás….¡¡Creo que nunca lo conseguirás asi!!.
  • SI no defraudas a nadie, es que estás siguiendo los dictámenes de ellos y estás desechando tu esencia, tu talento, tu coherencia. Defraudar a alguien, es descubrir más mundo que el que todos creen que hay.
  • Date la oportunidad. Muestra lo que creen que son debilidades, porque verás que serán las catapultas que te llevarán a tu felicidad, a tu tranquilidad.
  • Y lucha porque te llamen loco, cuanto más lo hagan, más pronto estarás de llegar a la meta del éxito que te hayas propuesto.

¿Qué tendencia vas a seguir a partir de ahora?. ¿La de la locura o la de ser cómo los demás digan?

 

Anuncios

¡¡Desayuno con Trolls!!

“Desayuna hoy, como si fuera el último día de tu vida”

Al igual que Audrey Hepburn, desayunaba con diamantes. Este año te propongo que desayunes con Trolls.

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, sólo queremos estar rodeado de diamantes. De la gente que queremos, de la gente que nos aplaude todas las gracias, de lo bueno , de lo bonito…

En definitiva, rodearnos de lo mejor y fuera de nuestra vista.

¿Y qué son los Trolls? Aquellas personas, que muchas sin razón aparente, odiamos con todas nuestras fuerzas.  Son aquellas personas que tenemos bloqueadas en nuestras redes sociales. Aquellas que siempre que vemos, ni les miramos a la cara y si les saludamos ya hemos hecho el esfuerzo del día. O aquellas personas que cuando sabemos que lo ha escrito esa persona, no queremos ni mirarlos.

En definitiva, toda aquella persona, que al comienzo del año, no está en nuestra lista de buenos propósitos.

¿Y si en vez de apartarla de nuestra vida, te propusiera que desayunaras con ella?

Sé que estaréis pensando mucho: “Ni borracho…Anda y que le den…Se cree el rey del mambo y no llega a bufón.. No voy ni a la vuelta de la esquina con esa persona…”

¿Pero por qué respondemos así? Porqué creemos que los odiamos.

Odiamos a los del partido político contrario al nuestro. Odiamos a quién nos dice las cosas que no queremos oír. Odiamos a quien escribe cosas diferentes a las nuestras. Odiamos a quien nos puede quitar el chiringuito que tenemos montado…Nos pasamos el día odiando a la gente. Bueno si quieres llamarlo, menospreciando a quién no piensa como nosotros, si crees que la palabra odio, es muy fuerte.  Pero tanto monta, monta tanto, seamos claros.

Nosotros odiamos a gente, pero tambien nos odian a nosotros. SI, no hace falta ser un influencer reconocido o una estrella de la televisión, para saber, QUE TODOS TENEMOS GENTE QUE NOS ODIA . Lo sabremos o no, se les notara en la cara o no. Te habrán bloqueado en sus redes por no sabes qué, pero todos tenemos gente que nos odia. Muchos o pocos, pero todos tenemos.

Entre la gente que nos odia, y la gente que odiamos. ¡¡Menudo estrés!!

¿Qué hacer en esa situación?

¡¡Hablar con esas personas!!. Si así como lo estás leyendo, HABLAR CON ESAS PERSONAS.

A todos, nunca vas a gustar. Por mucho que quieras. Por muchos libros que leas de influencia o persuasión. ¡¡A TODOS NUNCA VAS A GUSTAR!!.

Y hay que aceptarlo.

He observado que muchas de las personas a las que “no caigo” demasiado bien, es debido al miedo a lo nuevo, el miedo a enfrentarse a una persona que no les lleva la corriente o les aplaude las tonterías que llevan años diciendo que utilizan para atraer a la gente.

¿Por eso me tengo que dar mal? ¡¡NOOO!.

Cada uno somos como somos. Siempre con respeto debes tratar a los demás, como te gustaría te tratasen a ti. Pero llega un momento en la vida, como bien dice Risto Mejide: ” Que hablen bien o mal no importa, lo que importa es que hablen de ti”.

Le pregunté hace unos días a una persona, que por qué me odiaba. Se asustó cuando le lancé la pregunta. Empezó a rascarse como un perro que siente que tiene pulgas y me contestó: ” Fue un instinto al ver que eras diferente a lo que yo había visto y hablado hasta ahora”.

Vamos a hacer un juego: Se objetivo por favor. ¿Por qué odias a esas personas que odias?. La primera respuesta será que lo haces por impulsos. Ya que los demás lo hacen yo también , ya que es una moda, pues me uno a ella…Seguro que serán algunas de las respuestas que salgan a la luz.

¿Pero dónde queda la razón? ¿Dónde queda el testar antes a esa persona, el ser objetivos antes de etiquetarla?

¡¡En ningún lado!!. Creemos que tenemos la razón, y punto.

Odiamos a esa persona porqué no cree como nosotros. ¿Pero nos hemos parado a pensar, que también puede tener una parte de razón en el conflicto que tenemos con ella?.

¡¡NOOOO. Nosotros tenemos razón y punto!!.

Sé que soy una persona que tiene muchos errores. Y me encanta escuchar a las personas que me dicen en qué estoy equivocado. El grupo de mentores que tengo a mi alrededor, son las personas que más me han “metido el dedo en el ojo” pero que más me han hecho ver que hay otras formas de ver las cosas.  Me gusta conversar y más con personas, que con datos, hechos,

Cada vez vivimos en una sociedad dividida. Dividida por el odio. “Si no eres de los míos, eres de los que van contra mí. Y te voy a hacer la vida mártir…Si no eres del Barcelona, no te pienso hablar… SI no compartes mis artículos, ya no te voy a hablar..”  Son algunas de las lindezas que he oido últimamente.

¿Pero es que no te puede gustar como juega Messi, y ser del Madrid toda la vida? ¿Es qué es imposible creer que hay más caminos que el que dicta tu “gurú” para llegar hasta donde predica?

¡¡Hasta dónde estamos llegando..!!

No somos críticos con nosotros mismos. Creemos que somos seres pluscuamperfectos y nadie nos va a quitar la idea. de que es así.

Que no toquen nuestras creencias, que por ellas, como diría Belen Esteban: “Ma-to“.

Se nos impulsa a ser curiosos, a dejar los móviles y las redes sociales y a mantener conversaciones..Y claro que lo hacemos, pero con las personas que solamente piensan como nosotros.

Ni soy un happy flower,ni me h tomado nada, claro que tengo personas, que respeto, no que odie, pero que no comparto sus ideas. No tengo una lista “negra” muy extensa, pero la gente que tengo en esa lista, podría darte los datos por los que están ahí. Testado y verificado. Pero además hablado con ellos.  Que no quiere decir que con respeto hablemos si la circunstancia lo impone, pero no los considero personas que me aporten.

Y siempre les doy las gracias, porque me han hecho ver en qué fallaba yo, en conocerme más y en ser más empático. Pero si algo se te atraganta, con datos y siendo objetivo. ¿Por qué hacer el paripé de creer que sois algo que no sois?

Así que te recomiendo este ejercicio: ¡¡Queda con alguien que se te ha atragando y con apertura de mente, dime qué pasa después de ese café!!.

¿Con qué Troll vas a desayunar próximamente?

 

Carmen Posadas: “Nada es lo que parece”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con...” es un placer presentar a Carmen Posadas.

Todos conocemos a una persona, que la podríamos tildar de Maestra de Títeres. Aquella persona que mueve los hilos de los demás en función de sus deseos y necesidades.

Maestra de títeres” es la última novela del premio Planeta, Carmen Posadas. Donde la gran protagonista de esta novela es España, durante el periodo de la transición. Periodos de tiempo emblemáticos de la post-guerra, la transición, que es el Big Ban, de los tiempos más recientes. Un periodo en el que España la religión tenía tanto peso, un país en blanco y negro. A pasar a un país tecnicolor en poco tiempo. Y como decía Alfonso Guerra, se cumplió su profecía: ” No va a conocer éste país ni la madre que lo parió”.

GRACIAS CARMEN por recordarnos que hay que recuperar valores pérdidos y sobre todo no creernos todas las motos que nos intentan vender. Podéis conocer más el trabajo de Carmen a través de su Web  e Instagram. 

.- ¿Qué título le pondrías a tu autobiografía?

Una autobiografía que la verdad que no saldrá nunca.

¿Saber por qué? Porque las autobiografías lo interesante no se puede contar y lo que se puede contar no es muy interesante.

Entonces, ¿Para qué una autobiografía? pero si saliera , la llamaría “Nada es lo que parece”.

.- ¿Qué crees que hemos perdido de la transición que habría que aplicar a día de hoy?

Yo creo que habría que recuperar ese entusiasmo por arrimar el hombro, por trabajar juntos. Por mirar juntos en la misma dirección. Que es justamente lo contrario que está pasando en estos momentos, en el que cada uno mira para su lado

Todo el mundo se le llena la boca hablando de España y al final cada uno tira por lo suyo.

.- La fama, ¿Qué tiene de bueno y de malo?

Una cosa es la fama y otra cosa es la chatarra.

Belen Esteban, los personajes de las revistas del corazón y todos sus sucedáneos.  Eso es notoriedad, ya que la fama es otra cosa totalmente distinta

Mira, te voy a contar una cosa, que espero te sirva como metáfora de que es la fama. Hace unos años estaba con Mariano en New York. De repente había un tumulto en el restaurante en el que estábamos. No sabíamos quien había, y al final descubrimos que era Daryl Hanah , la actriz de “splash”.

Pero en una esquina había un señor al que nadie miraba. Entonces Mariano se dio la vuelta  y dijo. “Es Neil Amstrong”. Nadie lo miraba y era el verdadero famoso.

Esta es la metáfora de la confusión que tenemos hoy en día que llamamos famoso a quien realmente no lo merece.

.- ¿Vivimos una vida de mentira, que cuanto mejor forma tenga la mentira, más nos la creemos?

Lo cual es muy asombroso. Ya que vivimos en una época que todo está a una distancia de un clic.  A un clic podemos saber cuándo nació tal persona, cuanto calza y si tiene hijos.

Y por esa sobre información, se crea una gran desinformación. Porque nadie sabe qué es verdad y qué es mentira. Pero también hay gente dispuesta a creerse las cosas más inverosímiles.

Se decía que el mundo cambiará cuando todo el mundo sea ilustrado. Sin embargo, a día de hoy vivimos en un mundo prácticamente que todo el mundo tiene una formación , pero más dispuesta a creer tonterías.

.- ¿Por qué solo creemos que nuestra historia es lo importante y no inspirar o guiar a los demás?

A día de hoy nadie escucha. Todo el mundo, al igual que en internet, opina, habla, dice  y nadie se toma la molestia de ir a ver que dice un premio Nobel, o alguien que le inspire.

Eso no lo hacemos. Lo que nos importa a nosotros es expresarnos.

Antes el criterio iba de arriba abajo. Alguien de prestigio decía algo y eso iba permeando a las personas menos ilustradas. A día de hoy es al revés. Le damos el mismo peso lo que opina un Premio Nobel que lo que opina un influencer. Y a veces hasta creemos más en el influencer que en el premio nobel.

.- ¿Cuándo sientes que el trabajo bien hecho?

Por primera vez en mi vida, he pensado que he escrito una buena novela.  Cosa que no había dicho de ninguno de mis libros ya que soy hiper critica.

Siempre pienso que lo he hecho mal, que tal personaje no estaba redondo. Pero sin embargo, es una novela, está bien trabada. De la que puedo estar orgullosa.  Es una sensación rara para mí, ya que es algo que nunca me había pasado

Porque es una novel compleja pero pienso que se lee fácil. Y para mí creo que eso, es lo más complejo de todo.

Pensar que es una novela en la que alguien quiere pasar un buen rato viendo como se casaban de penalti en los años 50, o se ponían los cuernos, lo puedo leer así. Pero alguien que quiera reflexionar un poco más , a través de la sátira social de la sociedad de esos momentos, de retrato psicológico de los personajes, también puede hacerlo.

.- Últimamente lo veo, el concepto de la amistad, ¿Es el concepto del interés?

Vivimos en un mundo que ha trastocado todos los valores. Cada vez se habla más y se hace menos. Vivimos en una época muy gestual.

Me explico. La gente dice que encendiendo un mechero, está apoyando la causa, del sida, por ejemplo. Y se quedan contentísimos. Se piensan que están haciendo una gran obra. Por no hablarte de tirarse el cubo de agua y apoyar al Ela.

Antes había otro tipo de hipocresía. La hipocresía del Siglo XXI, es esa.  Se cree que ponerse un lacito ya estás apoyando a la humanidad.

.- ¿En qué cree Carmen Posadas, que los demás piensan que es una locura?

Yo escribo en XL Semanal, y tengo que decirte que cada vez soy más políticamente incorrecta. Hay una cosa que me duele, que es lo políticamente correcto con las mujeres .

Todavía quedan muchas batallas por ganar en la causa de la mujer. Es un tema muy importante y no la vamos a ganar con estupideces.

El otro día leí que en la Universidad de Granada, le iban a cambiar los nombres a los meses. Enero será Enera, Febrero será Febrera y así vamos a arreglar el problema de la feminidad.

¿Cuál es la lectura de todo esto? Que al final se vuelve contra las mujeres Porque al ver cosas así, piensa que la gente está loca .

Ante una causa que es muy importante, se desvirtúa y al final se queda en nada, por defenderla de esa manera tan estúpida.

Es mi batalla contra los elementos últimamente.

.- ¿Cuál es mejor consejo te han dado?

Es un consejo que me dieron hace mucho tiempo. Era una niña extra timida. Algo muy espantoso.

Tenía un profesor que me daba bola, en relación a los otros. Y un día me dijo, “Carmen hay un sistema para conquistar a la gente. Pase lo que pase, siempre sonríe. Todo lo que hagas, ponle una sonrisa”. Y es verdad , parece una estupidez, pero a mí me ha ayudado.

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria?

Soy muy mala poniendo cosas brillantes, pero pondría “No me lo creo”.

Estoy harta de que te vendan motos , milongas.. pero lo peor que no puedes decirle a esa persona que una cretinada lo que te dice. Con lo cual, esa persona te cuela su discurso y te vas furiosa a casa preguntándote porque no le habrá dicho que no me creo nada de lo que está contando.

.- ¿Como nos enfrentamos ante cualquier principio?

Yo te puedo decir sobre cómo enfrentarse un escritor. Además tengo una escuela con más de 5.000 alumnos y ayudar a la gente cumplir sus sueños, ya es para mí un sueño.

Siempre les digo, para enfrentarse a esa hoja en blanco, que a escribir se empieza escribiendo.  Tú empieza, da igual lo que salga, pero empieza.

Hay una frase de Miguel Angel, con la que me siento muy identificada, que habla sobre la creación.  Dice que “Esculpir es solamente descubrir la maravillosa obra de arte que yace dormida en el bloque de mármol”.

Algo que pienso que en la literatura pasa igual.

La historia que tienes en tu cabeza, tienes que darle un empujón. Tú empieza y escribe. Porque a partir de un momento, esa idea te saldrá.

¿Año Nuevo: Hábitos Nuevos?

Haz que tu cabeza trabaje a favor tuyo y poco a poco adquirirás la costumbre de no molestarte cuando las cosas vayan mal” decía Wayne Dyer.

Llega la Navidad.

Época de buenas intenciones. De comidas y cenas en las que entras con hambre y sales con la sensación que eres hijo del de Michelin. En el que la gente se da abrazos y el resto del año se da puñaladas. Y en las que los compañeros de trabajo, nos hacen creer que es la 1 vez que se lían en la cena de empresa. En la que todos nos decimos que nos queremos, que vamos a vernos más durante todo el año y nunca llega esa cita.

Épocas de buenos deseos y propósitos.

Época en la que nos creemos que la vida nos pone el cuenta kilómetros a 0 el día 1 de Enero. Y cómo así lo creemos, decimos cada cosa que luego nos acabamos arrepintiendo y avergonzando de ella. en el mes de Febrero.

¿Qué ocurre? QUÉ POR CAUSA DEL CHAMPAGNE O DARLE A LOS MORROS A NUESTRO CUÑADO, NO NOS DAMOS CUENTA QUE NUESTROS HÁBITOS ESTÁN MÁS INCRUSTADOS EN NOSOTROS DE LO QUE NOS IMAGINABAMOS.

Somos seres humanos que actuamos en bucle en función de los habitos que tenemos.

Estamos habituados a relacionarnos con un determinado tipo de personas. Las relaciones que tenemos son siempre con un tipo de personas. Tenemos el habito de ir a tomar el café a la misma cafetería desde hace más de 3 años. Estamos habituados a dormir de una misma manera. Y siempre desayunamos lo mismo, porque si no creemos que el día será una mierda.

Somos personas que creemos que tenemos poder de decisión, pero son nuestros hábitos los que nos acaban dirigiendo la vida.

Por mucho que las empresas hablen de cultura empresarial, de innovación, de reglas. Tú pregúntate que habitos tiene siempre los trabajadores. ¿Siempre piden ayuda al mismo trabajador de siempre? ¿Es un hábito una forma de actuar diferente a la que está estipulada?.

También las empresas están formadas por habitos.

¿No me crees? Bueno responde a esta pregunta: ¿Cuántas veces has intentado dejar de fumar, ir al gimnasio, y tira más un cigarro o una palmera de chocolate que sudar o pasar el síndrome de abstinencia?

Muchos de nuestros hábitos, empezaron como una tontería. Como una broma, pero a día de hoy, no se van de nosotros, ni con agua fría.

Los habitos hay que empezar a transformalos en nuestra cabeza. Nuestro cerebro está diseñado para el menor esfuerzo posible. “Si comiéndome una palmera de chocoolate era feliz antes, ¿Tú te crees que me voy a esforzar por descubrir si soy feliz comiéndome una manzana y así saciar mis nervios?. Lo llevas clarinete. Aguantaré una semana, pero cuando te descuides volverás a comerte esas palmeras que tan feliz te hacían”. Son algunos de los pensamientos que dirá tu cerebro cuando oiga que vienen cambios.

El cerebro está diseñado para actuar en piloto automatico. No le gustan los cambios. Y a nosotros nos gusta vivir en la rutina. ¿Qué pasa cuando hay un evento que se sale de lo normal, de lo establecido? Que ya temblamos y lo rechazamos sin darle ni siquiera una oportunidad.

¿Pero cómo se generan los hábitos?

En estos 3 pasos:

  • La Señal.

Momento en el que decide el cerebro recordar o no esa asociación en particular. Es decir, el cerebro asociará que tomar una palmera de chocolate calma tus nervios o que beber produce que tu timidez se marche por un momento, a otro lado.

Patrones, que se introducirán en nuestra conducta a partir de ahora.

Así cuando sienta tu cerebro que estas nervioso, ya sabrá que tienes que hacer, buscar una palmera de chocolate. No pensarás más, irás a por ella.

  • La rutina

Que puede ser fisical, mental o emocional

  • Y la recompensa.

Si el cerebro ve que por comerte esa palmera estás más tranquilo, todo va a mejor. Ahí tienes la recompensa. Tu “felicidad”.

Y así todo el rato, una y otra vez. Cada vez entre más en el bucle, más difícil será transformar ese habito en otro que te haga mayor beneficio.

Pero tranquilo, tus habitos no son tu destino. Se pueden cambiar o transformar. Pero es hora que tomes el papel de David, y luches contra Goliat. Contra tu hábito.

Como el cerebro no sabe distinguir, en su holgazanería que es bueno o malo para ti, siempre que tenga esa señal, hará lo mismo. Porqué él está diseñado para que vivas en piloto automatico, con el menor esfuerzo posible.

Los habitos siempre van a estar ahí. ¿O es que no tienes el habito de conducir o saludar cuando ves una cara conocida? Nunca se eliminarán.¿O es que no has oido historias de alcoholicos que aun pasado muchos años siguen teniendo miedo a recaer?

Como vemos, los habitos en algunas ocasiones son una bendición, y en otra una tortura.

¿Cómo modificamos nuestros hábitos?

  • Identifica tus comportamientos

Se objetivo y si no puedes hacerlo, pide ayuda. Pero el principio de un nuevo comienzo, es mirarte al espejo y reconocerte, tanto con lo bueno como con lo malo que realizas.

Yo reconozco que mis aumentos de peso, es por mi nerviosismo. Lo intentaba calmar con él. Cuando me di cuenta que tenía mas michelines en mi tripa que Buda, reconocí que vivía en un estado de tensión constante. Poco a poco, en vez de ir directo a la nevera cuando estoy en “estrés”, me salgo de casa y me voy a andar al parque o medito. Me relajo, me canso y además no como.

Descubrí que cuando no recibía una llamada que esperaba, la tensión por una reunión o los nervios producidos porque no me salían unas ideas para un cliente, me iba en búsqueda de algo de chocolate desesperadamente.

  • Experimenta

Puedes descubrir que el deseo de fumar, te lleva a satisfacer el anhelo de sentirte parte del grupo. El deseo de salir y echar a las maquinas tragaperras, te puede llevar a satisfacer el anhelo de acallar tu mente.

Así que cuando tengas ese deseo de hacer algo, haz LO QUE SEA, pero no repitas la misma rutina. Yo tenia ganas de algo de chocolate, y lo cambie por irme a andar por mi ciudad o meditar. Cambie la rutina que me reportaba nuevas recompensas. Descubrir nuevas personas, nuevos paisajes, el escucharme

Tras haber identificado la rutina que te ha llevado a engordar (ir todos los días a la cafetería al lado de casa y comerte 2 donuts para desayunar con Lorena) y la recompensa ( sentirte parte del grupo de amigas de Lorena, es decir parte de un grupo) es hora de aislar la señal.

Pd. Puedes tener falta de azúcar, pero si tras 5 palmeras de chocolate, sigues con ese impulso. No es azúcar lo que te falta. Te falla otra cosa.

  • Aísla la señal.

A lo largo del día recibimos miles de impactos llenos de información. ¿Cómo identificar las señales? Con la herramienta más potente que tenemos y que más miedo nos da, HACERNOS PREGUNTAS.

Seamos como los investigadores y hagamos preguntas. ¿Cuándo hacemos tal cosa qué sucede? ¿Por qué hacemos esto todos los días a la misma hora? ¿Cómo nos sentimos al realizarlo? Son algunas preguntas que deberías hacerte para investigar porqué pasa lo que te pasa.

  • Elabora un plan.

Es la hora de empezar a tomar decisiones. De quitarle el poder a tu cerebro y ser tú quien domine tus pensamientos.

Es hora de tener un plan.

Sabía que la señal era sentir nerviosismo. Que la rutina era busca todo que llevara chocolate a mi alrededor o llevara azúcar. Y que no necesitaba azúcar para calmarme, sino que calmándome veía las cosas de diferente manera y mis expectativas se regulaban.

Así que me puse delante de mi ordenador y mi despacho. una nota que ponía: “Cada vez que te sientas nervioso, vete a caminar con algo de fruta en la mano”. Me costó, porque no todos los días lo hacia. Pero poco a poco, lo estoy consiguiendo. Y la tripa se va a ir con otro.

Ya no valen excusas de que nadie va al gimnasio contigo. De que nunca podrás cambiar tu destino o tonterias a mil.

Ya tienes aquí el método para el 31 de diciembre del 2.019 decirle a tu cuñado: ” Te dije que lo iba a hacer y mira”.

Si queréis descubrir más de vuestros hábitos y como transformarlos, os recomiendo “El poder de los hábitos“. Imprescindible.

 

 

 

 

¡¡Nunca estamos preparados para el verdadero Éxito!!

Antes que nada , la preparación es la llave del éxito” decía Alexandre G.Bell

Estoy preparado para el éxito, siento que me lo merezco. Que ya me toca después de todos los esfuerzo que he realizado y todo lo que he hecho“.

Esta frase desprende dos cosas:

Cuando más creemos que estamos preparados, más miedo tenemos. Y es la ansiedad y la necesidad la que está hablando por nosotros.

  • Y no se trata de cuando nosotros creemos que podremos, sino cuando la vida determina que nos lo merecemos.

Me gusta oír frases como: “Estoy preparado para emprender…Estoy preparado para todo lo que me venga, voy a conseguirlo…voy a perder los kilos que me sobran.. Estoy preparado para una relación..”

Sólo de escribir estas reflexiones de la gente, tiemblo. Porque la verdad dictamina, QUE NO ESTAMOS PREPARADOS PARA EL ÉXITO. Para el de verdad, para el que todos consiguen, cualquiera vale.

El ser humano cree que está preparado, o al menos es lo que sus deseos le dicen, pero en el fondo, y más en el mundo del éxito, no estamos preparados. Y creo que nunca lo estaremos.

Pero es que la gente que he entrevistado, que podríamos tildar de “exitosa”, nunca han estado preparadas para todo lo que les han venido. Sienten que es una consencuencia de muchas cosas, no lo buscaban.

Quieres el éxito, pero sin embargo:

1.- Las metas que sean fáciles y que lleguemos a ellas lo más rapido posible, por favor. 

¿Entonces qué queremos? Queremos satisfacer nuestro ego, diciéndole que hemos conseguido algo que no teníamos y ya está. Pero si además no nos hacen salirnos de lo establecido, de la rutina que tenemos con nuestra gente.

En definitiva, queremos el éxito, pero no saltarnos el Status Quo que nos rodea. Para eso, mejor no hacer nada, señores.

El legado, el éxito, la felicidad, no está dentro de los limites de lo establecido. No es ser una copia barata de la persona de éxito de verdad con algún retoque en la ropa o en el pelo, creyendo que así eres diferente y una persona de éxito.

No queremos forzarnos. No queremos perder kilos, que ya llevaban mucho tiempo con nosotros y les hemos cogido cariño. No queremos decir lo que pensamos y sentimos, diciendo al final lo que dicen los demás. Hacemos cosas que creemos que nos llevarán al éxito, cuando en el fondo, nos llevarán a la mediocridad y a diluirnos entre los demás que han hecho lo mismo que nosotros.

Recuerda: lo habitual siempre déjalo que te mire las espaldas mientras tú lo consigues.

2.- Nos distraemos hasta con una mosca. 

Nos proponemos retos y más ahora en Navidad. Tema del que hablaré próximamente. Nos compramos ropa, nos compramos todo lo que necesitamos para alcanzarlo. Dejamos la agenda el tiempo que creemos que necesitamos para ponernos manos a la obra, pero cuando empezamos, la mínima mosca nos hace desenfocarnos de nuestra meta.

Y sobre todo en mundo, en el que se quieren las cosas para antes de ayer. Si vemos que no hemos conseguido resultados en el tiempo en el que el guru nos ha dicho que él los consiguió, nos vamos corriendo con la mosca, para jugar con ella.

El éxito lleva tiempo, TE GUSTE o NO. Y nada puede distraerte de tu obsesión sana, que es alcanzar la meta que te has propuesto.

Preferimos las cosas creemos que serán buenas para nosotros, dejando a un lado el poder de alcanzar las excelentes.

3.- ¡¡Qué se sacrifique otro, pero yo no!!.

Este puente lo he pasado leyendo. Sentía que tenía que leer. Quería ponerme al día en diversos temas y reafirmar ideas para mi próximo libro. Y la gente me decía que no entendía mis sacrificios cuando podría estar bebiendo cervezas con ellos.

Queremos el éxito pero nada de sudar. Queremos el reconocimiento pero sin esfuerzo ni ojeras.  Queremos un tipo que quite el hipo y si puede ser a través de pastillas, mejor.

Cuando creemos que no lo vamos a conseguir, tiramos la toalla. Ya nos da igual que le hayamos prometido a nuestro sobrino que entraríamos por él, en ese traje, que lo que sea.

¡¡TIRAMOS LA TOALLA!!.

Quiere decir que no te habias comprometido con el propósito. Que realmente no querias conseguir lo que habias dicho que ibas a conseguir y que tu palabra se va a la mierda. Ya nadie creerá en ella.

4.- ¡¡Como no lo consiga a la primera, fuera!!.

No somos constantes. No somos tenaces. Seamos claros.

Y acabamos volviendo a la infancia, cuando intentábamos algo y no lo conseguíamos. Pataleamos, pedimos ayuda a nuestros padres, amigos o pareja. Y sobre todo necesitamos que alguien nos de un abrazo, que nos cuiden, y que vean que la vida es perra con nosotros.

Algunas relaciones se han conseguido gracias al método “pico y pala”. ¿Y por qué no lo aplicas contigo y tus sueños?

Si es lo que quieres, sigue adelante. Un NO, normalmente suele significar “por aquí no, sigue buscando”. Pero pensamos que ése era el único camino y ya tiramos la toalla. Ya creemos que no habrá más caminos.

Constante y tenaz. Es que tu persistencia es la única que puede derribar las barreras que a los demás le parecen infranqueables.

5.- Como no sabemos ni quienes somos, nos convertimos en copias de otros. 

Ése que tienes delante en el espejo todas las mañanas, quiere unas cosas, que nadie quiere. Quiere ser él mismo, quiere conseguir metas que nadie ha conseguido, quiere ser él mismo. ¿Pero que has acabado haciendo? Como tienes miedo a saber qué quieres, a salirte de las expectativas de los demás, pues acabas haciendo lo que está de moda, lo que los demás desean para ti.

Sabes lo que vales, y sabes también en qué no eres bueno, ¿entonces por qué sigues modas y no luchas por lo que eres? Son tus sueños y sólo tuyos.

Hace unos días me preguntaban en Sevilla, si creía que había copias “baratas” de marcas personales de otros. Y SI, lo repetí por activa y por pasiva. Y aún la gente cree que copiando a los demás, serán diferentes y con el mismo éxito que copian.

¡¡ILUSOS!!. Por querer llegar al éxito de forma rapido, copias la personalidad de otra persona y a los demás nos prohíbes conocerte de verdad.

6.- ¡¡Ya me costó a mí llegar como para ayudar a otros a que estén en mi mismo lugar!!.

Así somos. E G O I S T A S.

Nos olvidamos de quienes nos han ayudado. Nos olvidamos de todo lo que hemos vivido, de lo que hemos sufrido. Así que ahora que estamos donde nuestros sueños nos han llevado, eso de ayudar a los demás, a conseguir también sus sueños, pues como que no.

Sobre todo no vayan a quitarnos el puesto que tanto nos ha costado.

Son algunos de los comportamientos que tenemos mientras nos repetimos una y otra vez que estamos por fin preparados para el éxito, la fama y el reconocimiento.

¿Y tú crees que así lo vas a conseguir? Sólo conseguirás lo que los demás consiguen, migajas. Cuando el verdadero éxito te está esperando si no haces lo que has hecho hasta ahora.

 

¡¡Libérate de las expectativas!!

La vida no tiene obligación de darnos lo que esperamos” decía Margaret Mitchell

Lo que nos pasa o no nos pase en nuestras vidas, está relacionado con las expectativas que tengamos al respecto.

Muchas de las decisiones las tomamos en función de expectativas. Sin datos reales y pensando que se van a cumplir si o si, porqué lo digas tú.

Todo lo basamos en función de las expectativas tengamos o se puedan generar al respecto.

Me explico:

.- No decimos lo que sentimos, porque tenemos la expectativa que si lo hacemos, se podría liar una gorda. Y seguro que las consecuencias son para nosotros, aunque no entandamos por qué.

.- No decimos que estamos haciendo , porque los demás tenían unas expectativas con nosotros que seguramente se le caerán cuando se lo digamos.

.- Vamos, aunque no queramos a sitios, porque las expectativas que tienen los demás sobre nosotros, es que como siempre hemos ido, ¿Por qué no vamos a ir esta vez?

.- Nos dicen que les hemos defraudado, porque tenían unas expectativas altas sobre nosotros. Y nosotros mientras tanto preguntándonos: ¿Qué hemos hecho?

Son algunas de las situaciones que hacemos y no hacemos, en función de las expectativas que hemos generado o los demás se han generado sobre nosotros.

Tenemos miedo a no satisfacer esas expectativas que tienen los demás sobre nosotros. Y por eso nos bloqueamos. Bloqueando entre otras cosas, nuestra creatividad.

Al tener miedo a las consecuencias, acabamos haciendo siempre lo mismo. Y tarde o temprano, te acaba frustrando.

Si, porque la creatividad es la muestra más importante del amor. Amor que tienes por ti mismo, por lo que haces, por lo que sientes.

Y si optas por mantener el mismo nivel de lo que estabas haciendo, por no “molestar” o defraudar a los demás, estás desencantándote a ti mismo y no viendo otros caminos que podrían darte más felicidad o éxito.

Pero no solamente estoy hablando en el plano profesional, sino también en el personal.

Tenemos miedo a decir que no queremos hacer lo mismo que nuestros hermanos, por no defraudar y romper las expectativas que tenían nuestros padres sobre nosotros.

Miedo a las represalias por no ir a un evento de nuestros amigos , que realmente, ni nos apetece ni queremos ir.

Miedo a decir lo que nos parece una acción de nuestros amigos, no vaya a sentarles mal.

¿Y mientras tanto nosotros?

Frustración, miedo, rabia , impotencia…Pero sobre todo dejamos de ser nosotros mismos. Y esa relación seguro que empezará a resquebrajarse .

Pero por culpa de los dos:

.- Uno por pensar, que siempre vamos a actuar como siempre habíamos actuado. O esperaba que íbamos a actuar.

.- Y tú, por no ser coherente contigo mismo y decir lo que sentías y querías de verdad.

Hace poco le preguntaba a un escritor muy importante de este país:

¿Qué poder tienen las expectativas de los demás sobre tus obras?. Mira David, al principio sufría mucho cuando no llegaba a colmar los deseos y expectativas de los demás. Pero a día de hoy, lo siento pero me da igual. No es Ego ni tonterías. Pero somos muy hipócritas. Queremos innovación, cosas diferentes, avances, y cuando haces algo que se sale de lo establecido, ya dicen que nos has cumplido las expectativas, estás terminado o que un bodrio”.

Cuando no cumplimos lo que los demás piensan, que deberíamos hacer o superar el listón que tienen sobre nosotros, ya nos descartan. Creen que hemos fracasado o defraudado.

Por eso tenemos a conferenciantes, escritores de libros o amigos, que llevan más de 10 años diciendo lo mismo, escribiendo sobre el mismo tema o diciendo la misma “broma”, por miedo a salirse de lo que los demás creen que debería decir o hacer.

¿Pero qué es tener expectativas?

Según la R.A.E. “Esperanza de conseguir algo o hacer algo. Posibilidad razonable de que algo suceda. Posibilidad de conseguir algo, al ocurrir un suceso que se prevé.”

Por lo tanto vemos:

.- Si esa esperanza no se alcanza, nos frustramos. Pensando que somos unos fracasados, que ya nunca podremos ver un arcoíris por siempre jamás, que ilumine nuestro camino.

.- ¿Algo razonable? O mejor dicho., algo que satisfaga nuestros deseos y no lo que la vida nos depare. Porque quieras o no, ¿Cuántas veces has tenido la expectativa, creencia que iba a pasar una cosa y luego la vida te ha puesto otra delante?. No se trata de lo que tus deseos anhelen, sino de lo que toque en ese momento.

.- Hasta los “futurólogos” se confunden. Si de verdad acertaran, a día de hoy ya estaría casado, con hijos y habría dado varias veces la vuelta al mundo  Si tienen que ocurrir la cosas, van a ocurrir, No a lo mejor cuando nosotros queramos, sino cuando tienen que ocurrir. ¿Cabe una posibilidad? SI, pero no nos aferremos a ella, porque puede no  ocurrir, ya que no tenemos el poder sobre todas las circunstancias que rodean a esa situación.

Las expectativas son comparaciones.

Tenemos la expectativa de que ocurra algo, porque lo comparamos con la situación de la de donde venimos.

Tenemos la expectativa de que el trabajo nuevo salga igual que el anterior, ya que el otro fue un éxito.

Tenemos la expectativa que esta relación salga bien, ya que la anterior fue una mierda.

Así que:

.-  Deja de comparar futuro con el pasado, porque mientras tanto estas perdiendo el presente.

.-  Recuerda que se puede cumplir tus expectativas. Pero aún así te pueden defraudar, al no ser lo que realmente creías que querías. No por cumplir una expectativa , la vida ya será de color de rosa para siempre.

.- Tienes expectativas y a veces desmesuradas, porque no confías en ti. Si la vida te ha puesto en ese camino, confía. Tomamos la expectativa como una balsa de seguridad ante la incertidumbre. La única balsa tienes que ser tú mismo.

.- No tengas expectativas desmesuradas, sino realistas, con nada ni con nadie. Están hablando tus deseos, tus miedos, estás idealizando,. Ir con los pies de plomo es más seguro que darte cuenta que no había nada de lo que creías o te decían que había.

.- Sin expectativas,  damos la oportunidad a ver más allá a todo lo que la vida nos pone por delante. No etiquetamos, no comparamos, descubrimos que nos quiere decir. Vemos detalles que no veríamos si estuviéramos comparando con situaciones pasadas.

Con la única expectativa que deberíamos vivir, es que al dia siguiente, salga el sol.

¿Cuántas expectativas hay en tu vida ahora mismo?

 

¡¡Deja de joderte la vida!!

Observo. Me callo. Me decepciono. Aprendo. Sonrío y continuo

Cada día pienso más, que somos nosotros mismos quienes somos los responsables de jodernos la vida.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que has perdido el tiempo y que nunca podrás permitirte hacer lo que siempre has querido hacer. Como dice Manolo García :” Nunca el tiempo es perdido..”.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que la única manera de ser alguien en las redes sociales es copiando lo que hacen los demás. Cuando en realidad además nos estás jodiendo la vida a nosotros porque nos estamos perdiendo tu talento.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que por no sentirte sol@ te aferras a cualquier persona o situación. Crees que ya nadie te querrá y por eso, te subes a cualquier tren que te de un poco de cariño. Ojala te salga bien, pero no son buenas expectativas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que no hay vida más allá de tus “amigos”. Haces lo que dicen, sientes lo que quieren que sientas, y mientras tanto te vas a dormir sabiendo que ni te lo has pasado bien, ni estás a gusto, ni es la vida que quieres llevar. Hay gente que te está esperando con tus mismos deseos y anhelos, pero tú mientras tanto por miedo, por el qué dirán, no das un paso adelante hacia tu paz.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, creyendo que no hay vida más allá de la relacion profesional que tienes. Aguantas comentarios que no aguantarías si tuvieras más confianza en ti mismo. Crees que trabajar en una empresa es aguantar los malos modales y cuando recibes una sonrisa, un halago por tu trabajo o un abrazo, lo rechazas o piensas: ¿Cuál serán las verdaderas intenciones de esta persona?.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que tienes la razón absoluta en todo lo que haces o en todo lo que piensas. Y rechazando para siempre, a todas aquellas personas, que “no te bailan el agua”. Porque el mundo, sino lo sabes, es mucho más grande que tu cerebro. Y no solamente estás viviendo tú en él. Lo que te pasa, es que tienes miedo a saber, que quizá hay más mundo a parte del tuyo. Deja de excusarte en creencias que solamente son eso, creencias.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, en excusas, que te has creído y hecho tuyas principalmente porqué has dejado que los demás dominaran tu vida. No eres inútil, no eres un triste, no eres un vago, no eres un lento, no eres un desagradecido,… No eres todo lo que te han dicho los demás que eres. Es su percepción, no la tuya. Te has jodido la vida, porque has creido que ellos sabían más de ti, que tú mismo.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, creyendo que una vez conseguida una cierta posición, los demás tienen que hacerte la reverencia ante tu paso y acatar tus ordenes. Deja de joderte la vida, pensando que un titulo te va a dar la razón absoluta, que eres un gran líder y que tus ideas siempre serán las correctas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que nunca serás nadie hasta que no consigas un titulo. Que nadie te hará caso, hasta que no tengas un titulo que demuestre que sabes lo que ya sabias.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que es necesaria la aprobación de todo tu circulo para dar un paso más allá de lo que normalmente haces. ¿Dónde queda tu poder de decisión y tu libertad? Si no haces daño a nadie, y quieres intentarlo. ¿A qué esperas?

DEJA DE JODERTE LA VIDA, mientras te estás callando lo que sientes de verdad por esa persona. Miedo, si. ¿Perdiendo una oportunidad? También. Porque mientras crees que deberías, que quizá podría o te dejará de hablar, quizá estes perdiendo la oportunidad de tu vida.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensado que la felicidad es tu meta. Te jodes la vida porque crees que no existe otra cosa más que ella. Pero el contrapunto a la felicidad, es la infelicidad. Y nunca conseguirás ser feliz, como dicen que tenemos que ser, porque siempre creerás que eres infeliz, por la insatisfacción que te producen tus pertenencias. Viendo que eso no es la felicidad de la que tanto hablan.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, teniendo miedo al silencio. Poniendo música, la televisión nada más llegar a casa porque no quieres oír lo que dice tu cabeza. Esos pensamientos que te dicen que no estás haciendo lo que deberías realmente hacer. Y así usando la ruido, no piensas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, no dando un paso adelante sintiendo que necesitas todos los datos para darlo hacia el camino correcto. Nunca los tendrás y mientras tanto el miedo te dominará.

NOS JODEMOS LA VIDA NOSOTROS MISMOS:

.- Dejando que los demás dominen nuestra vida.

.- Creyendo que los demás saben más que nosotros, quizá simplemente por una edad en el DNI o un rasgo familiar.

.- Creyendo que no somos dignos de nada. Ya que nunca hemos tenido el éxito ni la felicidad. ¿Y por qué ahora si?, nos preguntaremos. ¿Y por qué no? te responderé.

.- Porque no queremos aceptar lo que realmente sentimos, queremos y deseamos.

.- No creyendo en nosotros mismos.

No te están jodiendo la vida los demás, te la estás jodiendo tú mismo no permitiéndote escucharte, descubrirte y motivarte.

¿Y tú cómo te estás jodiendo la vida?