¡¡ Un Te quiero y un Adios!!

“Eres el adiós que nunca sabré decir”

Hace unos días me preguntaban:

¿A qué palabras has tenido miedo en tu vida?

Dije que a 2:

TE QUIERO y a un ADIOS.

Sin dilaciones, sin miedos al que dirían, salieron de mi boca como una bala sale de una pistola directa a su diana.

Creo que son las dos palabras más difíciles de pronunciar por un ser humano y las que más transformación producen.

Nos cuesta decir TE QUIERO.

A pesar que las películas de Disney, las de las 3 de la tarde los sábados y algún realilty que nos dicen lo bonito que es el amor, los vaivenes tan divertidos que viviremos y lo chulo que es pasar el domingo por la tarde en el sofá y una manta, tenemos un miedo atroz a decir, TE QUIERO.

Ya no estoy hablando de un Te quiero como una posible pareja, simplemente un te quiero como amigo, hermano o familiar.

Nos cuesta, y mucho.

¿Por qué?

Porque TENEMOS MIEDO.

Miedo a que nos miren raro, a ser rechazados, a que piensen que somos de otra orientación sexual, a que seamos “demasiado” sensiblones o vete a saber qué locura se le ocurrirá a nuestro cerebro como excusa para no dar el paso adelante.

¿Y mientras tanto? Una nueva oportunidad perdida de demostrar a esa persona cuanto sentimos por ella.

Sé que estarás pensando, “Pero yo lo demuestro de otras muchas maneras..No hace falta que diga nada, lo hago todo los días a través de diferentes acciones o con regalos en los aniversarios…”

¡¡ERROR!!.

A través del estudio realizado, tanto con hombres y mujeres, SI agradecían determinados hechos, sorpresas o situaciones que demostraban el amor que tenía otra persona por ellos., pero sin un te quiero de sus labios, sentían que faltaba algo.

Me viene a la mente una situación parecida para que la entendamos mejor.

Piensa en tu grupo favorito. Piensa que estas en su último concierto. Van a tocar tu canción favorita, ves como la tocan, como la sienten, como vibran, pero no oyes ni una sola letra de sus bocas. ¿Cómo te sentirías?

Así se sienten las personas cuando no oyen un TE QUIERO de esa persona. Tampoco te digo lo que uses como un mantra y rayes la cabeza de la persona, repitiéndoselo cada minuto. Pero SI cada cierto tiempo o en las ocasiones que sientas que corresponden.

Muchas veces te aseguro que tiene más valor un TE QUIERO que todas las sorpresas que le hayas dado a esa persona hasta entonces. Siempre deja más huella

Y déjame hacerte una pregunta: ¿Qué pasaría si nunca más pudieras decir a esa persona lo que sientes por ella? ¿A qué no te lo perdonarías nunca? ¿Entonces qué vas a hacer?

Vivimos con miedo al ADIOS.

Nos desvivimos en la desesperación de encontrar una seguridad. Seguridad en el trabajo, con las amistades, con la familia, con la pareja… Pensamos que si encontramos todo lo que nos dicen que tenemos que tener, y más a una cierta edad, ya seremos considerados “ciudadanos de 1ª”.

Y cuando lo conseguimos, parecemos Golum con nuestro anillo. Hacemos todo lo posible para que no se vaya de nuestro lado todo eso conseguido. Y cuando ya creemos que no se marchara de nuestro lado, llega el ADIOS.

Nos preguntamos el por qué, nos llevamos las manos a la cabeza, nos lamentamos, pero el tren está partiendo, queramos o no, es hora de decir adiós.

Tenemos miedo al adiós, principalmente por el apego. Nos hemos “encariñado” de esa situación, de esa persona o ese trabajo. Pensábamos que la vida iba a terminar junto a él, pero por lo visto no va a ser así.

No queremos imaginarnos cómo sería la vida sin esa persona. NO QUEREMOS. Nos preguntamos que será de nosotros, si podremos vivir en una situación nueva, diferente… Ni queremos imaginárnoslo.

Lloramos , pataleamos, y haremos lo legal e ilegal para que se vaya de nuestro lado..Todo porque tenemos miedo al adiós.

Un adiós supone incertidumbre, desconocimiento y dudas.

Supone que estamos “perdiendo” algo que teníamos. Que nos hacía sentirnos cómodos. Hacia algo que tendremos que ganarnos de nuevo para seguir viviendo esa “seguridad” tan soñada y anhelada.

Un adiós:

.- Enseña.

Te enseña todo lo que has vivido hasta ese momento. Los malos y buenos momentos. Lo que has hecho o no, por rutina, vagancia o miedo. Lo que creías que era imposible así como sensaciones únicas e inolvidables.

.- Aprendes a ver en qué has fallado.

No digo que te reboces en los fallos. Pero sí que aprendas de lo no realizado, de las caídas vividas y de la inanición sufrida. Porque en muchas ocasiones, ese adiós, es por “haber dado por supuesto”, que eso estaría ahí siempre.

Damos por supuesto que todo será para siempre, y la vida nos enseña que no es así. Que hasta nosotros tenemos una fecha de caducidad. Pero por no haber hecho las cosas como deberíamos haberlas hecho, por miedo, principalmente, el tiempo se ha agotado y es hora de decir adiós.

.- La vida es Hola, pero también Adios.

Somos seres humanos apegados que piensan que viviremos para siempre , con lo que tenemos y con las personas que nos rodean. Y la vida no es así. Todo lo que viene, se va. Nosotros también. La vida es cambio, es hola y también adiós. Pero aún creemos que seremos inmortales, que nada se irá de nosotros, porque ya que vienen, nunca se irán. Y las cosas tal como vienen, se van.

Aprendamos a vivir en el presente, a exprimir cada momento y a no dejarnos nada en el tintero. Porque no sabemos cuando será el adiós.

Son dos palabras que se encuentran tapadas detrás de nuestros labios. Escondidas no queriendo ser nunca llamadas a escena.

Un Te quiero, hacer descampar esta vida que vivimos llena de turbulencias. Así como un adiós, hace que salga el sol en un mundo tenebroso

Para mí son dos palabras, que muestran siempre el principio del comienzo de algo, mejor de lo vivido hasta la fecha

¿Cuántas veces has dicho te quiero hoy? ¿Por qué tienes miedo decir adiós a esa situación o persona?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla .Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

Anuncios

¡¡Un buen Networking es…!!

“El networking es preguntar y escuchar para averiguar en qué podemos aportar valor”

El otro día, revisando una red social, me encontré con una imagen, de una empresa, “súper cool” en la que decía, lo orgullosos que se sentían del día que habían tenido por haber “recaudado” más de 100 tarjetas de otras empresas.

Pues sí, es bueno que existan tantas empresas juntas en un solo lugar. Pero lo que sigue dando pena, es que nos creamos alguien por recolectar tarjetas, como hacíamos en el colegio con los cromos de la nueva Liga de futbol.

Nos dicen que el Networking es la herramienta más cool a la hora de entablar relaciones en el mundo empresarial. Y las tarjetas de presentación, a recolectarlas como los Pokemon Go.

Al vuelo y que no se nos escape ninguna, que no conseguiremos el título de “Máster en Networking Mundial”.

Ves desde fuera esos eventos y ves como la gente, va “contrarreloj”, intentando quitarse de encima las tarjetas que han llevado al mismo, tipo ninja echando sus estrellas puntiagudas. Para volver a la empresa, con una colección de nuevas tarjetas y comparar con sus compañeros, quien tiene cual o si tienen alguna repetida.

¿Cómo acaba todo esto?

Con la frustración de no conseguir lo que se propone de verdad, crear nuevas relaciones que den lugar a negocios o ideas.

Quienes hacen un Networking de verdad, son los niños.

No les hace falta ninguna tarjeta, ningún traje, ni esperar nada a cambio.

Son los mejores relaciones públicas que una empresa debería tener en su plantilla.

Pero como no se pueden contratarlos, vamos a aprender de ellos y os recomiendo para ello, también el libro de Cipri Quintas “El libro del Networking. 15 claves para relacionarte socialmente con éxito”.

Nunca he creído que una relación puede empezar a través de una tarjeta. Hasta la relación que tienes con el banco, empieza a través de una tarjeta. Y me imagino que amor no le tendrás.

Esas relaciones, empiezan esperando algo a cambio. El banco quiere que llenes la cuenta con dinero, si has dado tu tarjeta esperas que te den la suya, si le has dado a la chica una tarjeta proclamando tu amor, esperas que ella te responda con un beso u otras cosas mejoras.

Siempre que damos, esperemos que nos den algo a cambio. Porque si no lo hacen, creeremos que hemos fracasado.

Eso nos pasa por vivir en una sociedad Nesquick, en las que queremos las cosas al instante y no esperamos a que los grumos se disipen. Todo para antes de ayer.

¿Qué pasaría si diéramos sin esperar nada a cambio?

Que veríamos que haríamos felices a mucha gente. Que sentiríamos que valemos para algo, al poderlos ayudar y sobre todo nos iríamos a dormir, con la sensación que el día ha valido la pena.

En una sociedad en la que la frase: “Me debes una”, corre más rápido que el coche de Fernando Alonso, apuesto por erradicarla.

¿Por qué debemos llevar la lista de favores que hemos hecho nosotros a los demás? ¿No te has sentido feliz haciéndolo y la cara que han puesto tras haberlos ayudado?

Sé que gritaras al Karma, que te devuelva con intereses, todo lo que haces por los demás. Estate tranquilo, my friend, porque lo hará, pero si lo haces de corazón, te lo aseguro.

Debemos escuchar más de lo que hablamos.

Somos cotorras andantes. Lo reconozco, quien me conoce, sabe que me gusta hablar. Pero he aprendido a escuchar mucho más de lo que hablo.

Escuchar a los demás, te ayuda a conocerlo mucho más que si les echarás el rollo tipo “discurso Fidel Castro”.

Escuchando aprendes a descifrar sus verdaderas necesidades, sus sentimientos que poca gente conoce o que hasta él mismo, desconocía. ¿Y cómo empresa, no te gustaría satisfacer las VERDADERAS NECESIDADES de tu cliente y no las que crees TÚ que tiene?

Te aseguro que tendrás mucho más éxito callado y escuchando, que no hablando y obviando cosas.

¿Os cuento un secreto? Me encanta dar sorpresas. Todo aquello que este en mi mano para hacer feliz a una persona, si yo puedo, lo haré.

Soy así

Y eso tienes que hacer con los integrantes de tu agenda.

Si sabes que a una persona le gustaría conocer otra persona que tú conoces, ¿Por qué no lo haces? ¿Por miedo a perder el poder sobre tu agenda? Hasta alguna vez, he conseguido unir a algún amigo con una amiga, gracias a que pensé que estaría bien se conocieran o de verdad querían conocerse.

Venimos al mundo a crear, a crear cosas mejores de lo que están. Y por miedos, a que invadan nuestra agenda, a que ya pasen de nosotros por haberles dado un contacto,..Sabiendo que podría producirse algo “interesante” para todos, no damos el paso, por miedo a perder.

Cuando en realidad, tendríamos que estar enfocados a ganar, no sólo tú, sino TODOS.

Así que deja el EGO a un ladito, y si puedes ayudar a dos amigos tuyos que no se conocen, sintiendo que si lo hicieran podrían ocurrir cosas interesantes, da el paso y hazlo.

¿Qué podrían dejarte de lado? Si

¿Qué solamente te podrían haber querido para les dieras ese contacto? DESDE LUEGO

¿Y qué hacemos? Nos lamentamos y ¿cerramos puertas a todas las demás personas? Pues NO. Mandas a tomar aire por el manzanares a esa persona pero sigue siendo tú, pero con precauciones desde ese momento.

Si queremos claridad y sinceridad en los demás, empecemos por nosotros mismos, por favor.

Hace unos días me asombraba de cómo había aumentado mi agenda durante todo este tiempo. Me alegraba poder tener contacto con gente que hacía tiempo consideraba “maestros” para mí.

Pero me di cuenta, que por mucho que puedas mantener contacto con gente de otras ciudades, países, que pensabas inalcanzables para ti, la mejor conexión que puedes tener con una persona, donde se generan las relaciones, se fructifican es en el 1.0

Déjate de emails de publicidad, de invitaciones a eventos que sabes que la otra persona no va a poder acudir e invítala a una café de verdad, SIN NINGUNA PRETENSIÓN ESCONDIDA y conoce DE VERDAD a esa persona.

Te aseguro que la vida te sorprenderá y surgirán más ideas, proyectos que si lo hubieras planificado.

Y siempre , da las GRACIAS. Una palabra que hemos soterrado en nuestro vocabulario por el egoísmo de alcanzar a toda costa el éxito que creemos que nos merecemos.

Un GRACIAS te lleva más rápido a esa cima que un “¿No sabes quién soy yo?

Deja de comerte los cascos pensando cómo quieres que sea tu tarjeta de rompedora en el próximo evento de Networking, y que sean tus ojos tu verdadera tarjeta de presentación.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” desde este enlace.

 

¡¡Hagámos más caso al semáforo!!

“Tu corazón es fuerte. Ten el coraje de hacerle caso”.

el principio de un comienzoCreo que tenemos que hacer más caso a los semáforos. Tenemos que incorporarlos en nuestra vida.

Sé que estarás pensando: “Mira David, claro que si, cae de cajón. Si pasamos cuando el semáforo está en rojo y viene un autobús a toda velocidad, te aseguro que tus artículos los leeré desde el más allá”.

Estoy de acuerdo contigo y no quiero eso para ti. Pero parémonos a pensar.

Y hoy, esperando a que el semáforo se pusiera en verde para llegar a la panadería, me ha venido la idea. ¿Sería por el olor a galletas que desprendía la pastelería?

TENEMOS UN SEMAFORO INCORPORADO EN NUESTRA VIDA, Y NO LE HACEMOS NI CASO.

No me mires así, que tú también lo tienes. Pongámonos en situación.

¿Cuántas veces has recibido un NO, ante un proyecto, una proposición que sentías que te dirían que si, con una confianza absoluta?

SEMAFORO ROJO.

¿Cuántas veces, a pesar de haber recibido señales que te decían que tuvieras cuidado, que no siguieras por ese camino, tú seguiste a pesar de las contraindicaciones, llegando a darte la bofetada padre?

SEMAFORO AMARILLO.

¿Cuántas veces, sin darte cuenta, has fluido en la situación que querías, sin ningún inconveniente, hasta llegar a la meta?

SEMAFORO VERDE.

¿A qué ahora no estoy tan loco, verdad?

Todos tenemos un semáforo incorporado dentro de nosotros, pero no le hacemos ni puñetero caso.

Y luego nos quejamos de que nos va la vida como nos va. Si le hiciéramos más caso al semáforo, otro gallo cantaría.

Te habrás empeñado en conseguir salir con esa chica, en que tu proyecto empresarial salga adelante, por lo legal o por lo criminal, habrás intentado conseguir ese ordenador que tanto te gustaba, pero no ha habido manera.

Lo has intentado de todas las maneras, y tú ERRE que ERRE, hacías lo posible e imposible para llegar a tu meta. Pero lo único que recibías, eran NO.

Pero no le hacías caso, tú cabezón, seguías adelante. ¿Y qué acabaste consiguiendo?

Una de las leches más antológicas de tu vida.

En el fondo sabías que no le gustabas a esa chica, sabías que tu producto no marcaba tanto la diferencia, como los demás, sabías que no era el momento de subir al Everest, con esos kilos de más y la inexperiencia que arrastrabas… Pero te daba igual, tú seguías y seguías, aunque sabías que te la ibas a pegar.

Aunque cuando hablamos de la intuición, pensamos que eso es para gente “especialmente rarita”, pero todos la tenemos incorporada. Sin embargo, una cosa es que le hagamos caso o no.

Buscamos en los demás, sus opiniones para que nos digan si estamos o no en el buen camino, a la hora de conseguir el éxito añorado o liderar un proyecto.

A LOS DEMÁS TIENES QUE ESCUCHARLES, TIENES QUE SER EMPÁTICOS CON ELLOS, PERO LA ÚLTIMA DECISIÓN TIENES QUE TOMARLA TÚ.

imagesPero como muchas veces hemos hablado, tomar las riendas de nuestra propia vida, eso no mola. Mejor que los demás se hagan responsables, y si no consiguen los resultados, la bronca para los demás. Mientras nosotros vemos la vida pasar.

La intuición, el corazón, “ése no sé, que sé yo...” como tú quieras llamarlo, es tu semáforo.

Es eso que te dice, que tienes que dar el paso adelante, que tienes que hacer caso omiso a las reglas establecidas o darles la razón a tus padres, aunque no quieras, porque la tienen.

Es escuchar eso que tenemos en el lado izquierdo de nuestro cuerpo, pero que no le hacemos ni caso, ya que cuando llegamos a casa, después de la rutina de 8 horas, ponemos la música a toda caña o los informativos, para no escucharle, las verdades que nos tiene que decir.

No estoy diciendo que cuando el semáforo esté en amarillo, no tengas que seguir, que rechaces por siempre jamás tu sueño o el seguir dando pasos, SINO QUE TENGAS CUIDADO, porque tu semáforo te está diciendo, que por ahí no vayas o que aprendas algo, que estás obviando.

Así que tenlo en cuenta.

También habrás recibido semáforos rojos en tu vida.

Cómo hagas eso, sabes que te llevarás un castigo, Sacar un suspenso supone que repitas curso, no eres apto para este puesto de trabajo, sólo me gustas como amigo, lo siento…”

Todos hemos recibido un NO categórico y fulminante.

Nos dicen que ése camino no lo tenemos que seguir. Que está cerrado para nosotros. No te estoy diciendo que seas insistente con esa persona que te ha dicho que no, porque su luz verde seguro que será una orden de alejamiento, en días.

Hazte una pregunta: ¿Qué has aprendido de beneficioso con esa luz roja?

El orgullo siempre conduce a las caídas, no lo olvides.

Sé que en esos momentos pensaras que nada. Que soy un absurdo pensando que algo bueno sacaremos de algo que no hemos conseguido. PUES SI, ALGO BUENO SIEMPRE HAY.

Es una de las cosas que he aprendido de todos los canallas, y que recojo en “Liderazgo Canalla. Saca tu lado más rebelde”.

Que ellos, de todo lo negativo, que la gente normal podría considerar como una gran catástrofe, sacan algo positivo que les hace impulsarse más rápidamente hacia el éxito que han soñado.

Echa la vista atrás, mira lo que has conseguido, has caminado por sitios insospechados para ti, y ahora te están diciendo o que no es el tiempo, o que tienes que seguir aprendiendo hasta alcanzar la cima… Mira todo lo bueno que has sacado de la situación y aplícalo a la nueva estrategia.

Claro que nos gustaría que toda nuestra vida, fuera un semáforo en verde. Sería la ostia, pero te aseguro que los coach, los libros de autoayuda, nada de eso existirían, ni nadie hablaría de la felicidad, porque ya lo seríamos….Y MENUDO COÑAZO SERÍA, LA VERDAD.

Así que empieza a hacerle más caso a tu semáforo interno, porque te librarás de muchas leches, aprenderás más cosas de las que te imaginas, y sobre todo, vivirás el camino, con más foco.

¿En qué situación está tu semáforo?

El pasado día 3 comencé la Gira “Canalla Tour” en Pamplona. Este día 10 de marzo estaré en Zaragoza, presentando “Liderazgo Canalla”, os espero.

¡¡Sigue, aunque te ladren…!!

Tu vida irá hacia adelante cuando te apartes de las personas que te llevan hacia atrás“.

que te ladren¡¡Que ladre lo que quiera, digan lo que digan, voy a conseguirlo…!!.

Es una frase que me han dicho hoy durante una conversación y que la voy a unir a mi vida.

Y es así.

Vamos por la vida deseando que  tras todo aquello que emprendemos, todo el mundo mueva el “rabito” a nuestro paso. Que todo vaya bien y que no suframos ningún percance, ni una mala cara.

Deseamos que nuestros padres, parejas, digan si, nos apoyen y se ilusionen como nosotros, a toda “locura” que deseamos alcanzar.

Pero DESPIERTA… son en contadas ocasiones en las que todo sale desde el principio a salir de boca.

En muy contadas ocasiones ocurre eso.

Aunque nuestra propia motivación nos salga por las orejas, tengamos todas las herramientas a nuestra disposición para convertir eso imposible en posible…. SIEMPRE va a haber alguien, alguna situación, que nos “ladre” a nuestro paso.

Pero siempre depende de nosotros seguir o escuchar que nos quiere decir.

Ya empezamos por nosotros mismos. ¿Cómo? Con nuestro pensamientos.

Queremos que todo nos vaya bien, que todo sea de color de rosa y suave como la seda. Pero tienes MIEDO al qué dirán, cuando te quieres salir del “tiesto” en el que has tenido tus pies siempre.

“Tengo miedo al que dirá mi padre cuando le diga que dejo el trabajo, tengo miedo el qué dirán mis amigos cuando quiera hacer cosas que ellos no hacen… tengo miedo a ser, a mostrarme como siento que soy….”

Ya empezamos “ladrándonos” nosotros mismos… En esta situación, mucha de la gente, que creía que estaba motivada, confiada, se unen al club de “Donde dije diego, digo que tiro la toalla”..

No somos seres humanos. Somos seres incoherentes.

Queremos una nueva vida, queremos que en la misma haya ilusión, motivación, energía… Vamos a cursos, leemos cientos de libros… pero al cabo de un tiempo, giramos la cabeza y vemos que no hemos conseguido nada de lo que nos habíamos propuesto.

PORQUÉ ES MÁS IMPORTANTE EL LADRIDO DE OTRA PERSONA AL QUE LE DAMOS PODER DICIENDONOS QUE ES IMPOSIBLE,  O NUESTRO PROPIO LADRIDO, QUE NOS DICE LA VAGUEZA Y DESIDIA, QUE NOS DEJEMOS DE LOCURAS, QUE ESTAMOS MUY BIEN COMO ESTAMOS, QUE NUESTRO PROPIO SUEÑO.

¿Por qué? Porque somos tan ilusos, que pensamos que las grandes hazañas se pueden conseguir sin ningún esfuerzo….

Ya nada más empezar, muchos sueños, talentos, los estamos tirando a la basura, porque hacemos más caso a los demás que a nosotros mismos..

Damos de “comer” a esos “ladridos”, porque queremos Reconocimiento, Tranquilidad y Seguridad.

Queremos que TODAS las personas que están a nuestro alrededor se sientan felices, a gusto y orgullosas de nosotros mismos. Así que lo mejor, es tenerlos contentos, que “muevan el rabo” siempre que nos vean.

Nada de “ladridos” furiosos… que la vida siga con toda normalidad , por si acaso el mordisco no nos gusta.

Al tenerlos “contentos” pensamos que nos querrán más, que irán “más detrás “de nosotros, que conseguiremos más cosas de ellos, más seguidores en Twitter, o que nos llamen para un evento que nuestra competencia no ha sido invitada…..

¿Y que acabamos haciendo? Satisfaciendo a los demás, pero yéndose por el W.C. nuestra identidad, nuestros sueños, nuestra esencia…

que te ladrenNos preocupamos más porque los demás nos acepten, que aceptarnos nosotros mismos. Queremos ser “uno más de la manada” que no pararnos y escuchar algo que nos haría salir de “esa” manada.

Buscar el reconocimiento de los demás, satisfacer sus necesidades… te hace mostrar una cara ante la sociedad, que realmente no eres tú.

Nunca vas a ser perfecto,  NUNCA VAS A GUSTAR A TODO EL MUNDO…Y ante ello, la única medicina, es ser UNO MISMO.

Ser un “niño bueno” para los demás, no quiere decir que eso te impida ser tú mismo, con tus características que te hacen único.

Quiero que hagas un experimento.

Todos los días durante una semana, apunta el número de personas que “ladran” a tu alrededor.

Por “ladrido” consideraremos personas negativas, que siempre están quejándose, que el lamento es su sintonía favorita en el día a día. Y como esos “ladridos” has dejado que te afectaran en tu vida. Se sincero contigo mismo..

No solamente las personas “ladran”, también hay situaciones. Como bien se dice, los ladrones del tiempo. El Whatsapp de esa persona que te tiene “loco”, esas Redes Sociales que añoran que te digan que tienes 1 seguidor más… la vecina que viene a tomar café todos los días a tu casa..

TODO eso, tiene la pretensión de hacerte DUDAR de ti, de tu TALENTO, de tus CAPACIDADES.   Son personas, situaciones, que intentan, (si lo hacen, es tu culpa, por dejarte), que tires la toalla, como ellos hicieron.

Dejemos de ser “happy flowers” y pensar que todo ser humano es bueno y va a hacer todo para que tú consigas el éxito sin decir nada malo, ni pedirte nada a cambio…… (Hay gente que SI es buena, solo tienes que encontrarla…)

Dejemos de querer que los demás crean en nosotros primero, para nosotros “empezar” a creer en nosotros mismos.

Empieza a creer por ti mismo y saber que aunque te enfrentes a obstáculos ( que siempre los habrá), con tu confianza e iniciativa, los superarás. TÚ SÓLO, nadie lo hará por ti, por mucho que los intentes tener “contentos”.

Que “ladren” lo que quieran si tú quieres saltar, otros “obstáculos”, es tu vida, es tu destino.

Deja de pensar que los grandes sueños siempre estarán ahí para ti, aunque los dejes “aparcados” por tener “contento” a tu pareja o empresa… Raras veces las oportunidades vuelven si solamente las esperas y no vas a por ellas.

Creer en ti es la única fórmula para llegar a donde sabes que quieres llegar.

Si cuando nos levantamos soñamos con subir la escalera hacia el éxito, pero al primer “ladrido” ya desechamos la idea, porque queremos que todo el mundo “mueva el rabito feliz y contento”… Ya sabes lo que ocurrirá…

Dejando que los “ladridos” de los demás sean más importantes que tus sueños, claro que te sentirás la frustración y la desesperanza en tu vida.

Pero lo peor, que pudiendo cambiar el rumbo de tu vida, no lo hagas porque quieres tener a los demás “contentos”.

Como bien dice Raphael: “Digan lo que digan los demás…” haz lo que sientas que tienes que hacer… Como bien dice el refrán, “El mejor desprecio es no hacerle aprecio…” si lo sigues, esos ladridos se apagaran o se irán de tu vida, para “ladrar” a otro que si les haga caso.

Así que por favor, cabeza alta, hombros atrás, la sonrisa más deslumbrante que tengas y recuerda que nunca llegarás a tu destino si te paras a arrojarle piedras a todo perro que te ladre a tu paso, como bien decía Winston Churchill.

Sigue y cuando llegues, oirás esos “ladridos” pero muy lejanos, cada vez más lejanos.. Te lo aseguro.

¿Qué ladridos oyes al cabo del día? ¿A cuántos les haces caso? ¿Qué resultados consigues?

 

Descubierta la ecuación del Éxito.

La mejor manera de predecir el futuro, es crearlo” decía Peter Drucker.

ExitoMe gusta conocer gente, y es uno de los regalos de mi pasión. Conocer gente allá donde vayas, escucharlos, ver sus reacciones en vivo tras dar una conferencia, sus sueños, sus miedos…

Que gente haga cientos de kilómetros, para ir a verte a una conferencia, te mande mensajes desde ciudades que no has visitado, y que te digan que les ayudas en su día a día. Solo puedo decir desde aquí a todos y a cada uno de vosotros, GRACIAS.

Me gusta conocer gente, pienso que de todo el mundo se puede aprender una cosa diferente. Pero últimamente, me he dado cuenta, que las personas que he ido conociendo, tenían una cosa en común, EL AFAN POR EL ÉXITO.

Todos queremos el éxito de una u otra manera. Seamos claros y yo el primero, para que mentir.   Pero nos distingue a unos de otros, el concepto que tenemos de éxito, ya no el sector dónde lo queremos conseguir.

Mucha gente me ha pedido que escribiera un post, sobre la ecuación del éxito. El cómo se llega al éxito, lo que he aprendido de todas las entrevistas que he realizado, y las experiencias vividas.

Aquí está, pero al final de todo, pondré la última función, para que la ecuación del éxito, se desvele por completo ante ti.  Es el ingrediente secreto que todos buscan y que por fin se ha desvelado. Este último, es el quedará consistencia a todo, sin él, todo se irá al traste, pero es el último.

¿Quieres conocer el proceso hasta la meta, llamada éxito?. Apunta.

El camino empieza indagando en tu interior. En tu interior está todo, ahí es donde empieza el camino. El conocerse a uno mismo de verdad, aceptar sus miedos, sus creencias que te decían que podías y que no podías. Si no sabes de verdad, quien eres, muy difícil irás hacia algún lado en concreto, porque dejarás que los demás te lleven a donde ellos  quieren. Y tu éxito, no es el éxito que ellos quieren para ti.

Todos queremos muchas cosas. Pero el éxito, solamente tiene una palabra. Y para ello tienes que DECIDIR QUE ES LO QUE QUIERES. Con palabras. Escrito con todas las letras que componga tu meta, tu sueño.  Allá donde puedas verlo, tienes que tenerlo presente. Allá donde abras tus ojos, tienes que ver tu sueño, expuesto. Tienes que saber todas las mañana, y cuando vayas a dormir, el PARA QUÉ  te has levantado, el PARA QUÉ ha sido este día.

Tenemos un sueño que queremos cumplir, TODOS TENEMOS UNO. Pero nos da miedo. Vamos por la vida, CON EL FRENO DE MANO PUESTO. Estamos en una cuesta abajo, abajo vemos nuestro sueño, pero nos da miedo dar el paso y vivir la velocidad del descenso hacia la meta. Nos da miedo algo que tendría que ser esencial en nuestras vidas, SER RESPONSABLE DE LAS MISMAS.

Ser responsable de tu vida, es aceptar que sólo tú eres el responsable de tu futuro. Que con tus decisiones creas la vida que estás viviendo. Que ni el Gobierno, ni tu familia, ni tu pareja es el responsable de lo que te esté sucediendo. SÓLO TÚ. Y cuando eres el dueño de tu vida, de tus pensamientos, empiezas a creer que otra vida es posible, EMPIEZAS A CREER EN TI.

Empiezas a creer en ti, en saber que todo lo que te propongas, puede ser posible, pero solo lo sabrás si das un paso adelante. La vida es cambio, y nos da miedo. No sabes que va a pasar con el siguiente paso, pero sabes que tienes que hacerlo. Estás ACEPTANDO EL CAMBIO. O te adaptas al cambio, o él, te barrera. Tú decides.

Y el cambio te hace darte de muchas cosas, que puedes hacer muchas más cosas de las que te imaginas, que tienes talentos “dormidos” con los que disfrutas , pero sobre todo te das cuenta, que en la vida, solamente tenemos una cosa, que la desaprovechamos. La vida es EL AQUÍ Y EL AHORA. Hace 1 segundo ya es pasado, y por delante tienes millones de segundos, para crear, ir hacia dónde has querido, a tu éxito.

Tu futuro, siempre está en el HOY.

Y las personas de éxito, CREEN QUE ES POSIBLE. Muchos les dirán que son unos locos, por bajar esa rampa, que es muy peligrosa, que la caída puede ser muy importante. Pero ellos confían en si mismos, sienten que pueden hacerlo. Se VISUALIZAN COMO SI hubieran alcanzado la meta ya . Una meta, que les entusiasma, que les motiva todos los días levantarse de la cama, a pesar que las circunstancias exteriores sea lo más desfavorables que te puedas imaginar.

SIENTEN MIEDO, PERO AÚN ASÍ, LO HACEN. Ante la novedad, ante los posibles riesgos, las consecuencias, el no saber qué hay detrás de esa rampa, el miedo se nos apodera. No son unos locos, desarmados que se lanzan al vacio sin red. Todos tienen miedo, pero sienten que tienen que hacerlo. No saben a donde les llevará la vida, si a esa meta, a otra mejor o quién sabe. Pero si saben que tienen que hacerlo, porque sobre todo no quieren pegarse toda la vida, preguntándose qué hubiera pasado si no lo hubiera intentando.

La gente de éxito, se unen a personas que tienen un característica en común, por sus venas corre ENTUSIASMO Y PASION por lo que están haciendo. Ellos no tienen horarios, hacen y hacen, con pasión y entusiasmados por los pequeños pasos que dan hacia su meta.

El comienzo del viaje, muchas personas le han dicho que NO. Que no lo intenten, que es imposible. Y por muy duro que parezca, las han dejado de lado. El resto de la sociedad, es del “club de los pesimistas”. Pesimismo ante el exterior, desconfianza en si mismos, dejándose limitar por ellos mismos.

La gente de éxito, dice NO al “Club de los pesimistas” en su vida. No quieren integrarlo.

Los pesimistas, son personas que piensan que ya está todo estudiado, leído tras salir de la universidad o de sus estudios. El éxito requiere siempre, constancia y sobre todo un COMPROMISO CONSIGO MISMO Y CON LA MEJORA CONSTANTE.

exitoAprenden más, para ganar más. Aprenden más para superar más limites, aprenden más para superarse a si mismos, aprenden más para ayudar a más gente a través de su talento.

Ese compromiso consigo mismo, les lleva a que su palabra, la llevan hasta el final. Si ellos se han comprometido con algo, lo harán, sea como sea. Si ellos han dado su palabra, la cumplirán. Son personas FIELES A SUS PALABRAS.

Ese compromiso con ellos mismos, les hace ser PERSISTENTES. Todos queremos el éxito, pero si nos viene a la puerta de casa mejor. No tienen horarios, no tienen sueño, solo una obsesión, su meta , su sueño, su concepto de éxito. Persisten y persisten hasta conseguirlo. Esa persistencia les hace tener solamente una cosa en la mente, EL FOCO que les hace levantarse todas las mañanas. Tienen su mente ENFOCADA en su meta, en su premio.

¿Y cómo llegan al éxito? Excediendo las expectativas que tienen los demás sobre ellos. Todos esperamos lo mejor, queremos los mejores productos, las mejores empresas.  Hacemos lo que pensamos que será espectacular. Pero ¿Qué les hace diferentes respecto a los demás? Ellos han hecho un 1% de más respecto a lo que esperaba la gente. Ese 1% marca la diferencia. Siempre intentan SUPERAR LAS EXPECTATIVAS QUE TIENE LA GENTE SOBRE ELLOS.

Perdón, ¿Estabas escribiendo las características? Romper el papel. ¡¡NO SIRVEN PARA NADA!!

¿Queréis el éxito de verdad? SEGUIR A VUESTRO CORAZON.  

Llevo ya casi 4 años haciéndolo. Aunque en el tema del amor no  acierta mucho que digamos, en el profesional y en el personal, SI.

Nuestro corazón es mucho más fuerte de lo que nosotros nos imaginamos. Pensamos que mejor no volverle hacer caso, que mejor no caer, que mejor no sufrir, que los sueños, son eso, sueños. Que las locuras, son eso, locuras.

Un día, hice caso a mi corazón y empecé a ser yo. Ese es el mayor éxito que una persona puede tener, seguir lo que dicta tu corazón. Él te llevará a tu lugar, ese lugar que corresponde a la misión que has venido a hacer a este mundo. Unos serán panaderos, otros dependientes, otros comerciales u otros en el departamento de Recursos humanos de una empresa.

Pero todos tendrán una cosa en común, SERÁN FELICES HACIENDO LO QUE ESTÁN HACIENDO.

Ese es el mayor éxito que una persona puede vivir en este mundo, SENTIRSE FELICES HACIENDO LO QUE HACEN.

Las personas de éxito  te hablan con el corazón, no con un método.

¿Qué tipo de éxito quieres tú? ¿El del éxito, las casas, la fama? ¿O el de ser feliz haciendo lo que siempre te ha gustado?.

¡¡Tienes magia, no necesitas trucos!!

La magia existe, y tú eres el único mago”.

MagiaMe he criado viendo a David Copperfield saltar por el Cañón del Colorado o volar por las Vegas. Me quedaba ensimismado enfrente de la televisión, preguntándome como una persona así, podía hacer algo tan espectacular.

Con el paso del tiempo, me daba cuenta que existían cosas mágicas en el día a día. La sonrisa de una persona que me hacía ver la vida de otra manera, un abrazo de un amigo, la mirada de la persona que amas , el “Tú puedes” de una hermana ante un reto importante…

Existía magia en mi vida. Me hacía creer en la misma. Me gustaba vivir con la boca abierta, asombrado de lo mágica que era que llamaban rutina.

Cualquier gesto, cualquier situación, te acariciaba el alma, provocándote una ilusión que te hacía confiar de nuevo en la vida, en las personas.

Ayer le pregunte a una persona, si creía en la magia, que si las personas para ella, eran mágicas. Me contesto: “Déjate de chorradas, que la niñez ya paso”.

¡¡Así nos va!!

Y quiero decirte desde aquí, allá donde estés, que eres PURA MAGIA, aunque nunca llegues a saber cómo lo haces.

Vivimos en un mundo en el que nos ponemos millones de mascaras para no mostrar nuestros sentimientos. Mascaras que no nos dejan darnos cuenta, que con el paso del tiempo, arrastramos un peso que nos dejan vivir con libertad y disfrute de nuestro ser, de la vida.

Y cada vez, me llegan más emails, más comentarios, de personas que han perdido la esperanza en el ser humano, en su bondad, en sus valores, en el dar de los demás para hacer crecer al resto de la humanidad.

No podemos hacer nada con esas personas que son así, hasta que ellos  no se den cuenta que van por el camino equivocado. Por mucho que intentemos, de buena fe, que cambien, no lo harán, hasta que no “entren en el pozo” y pidan ayuda.

Pero la humanidad, no consta  solamente de esas personas, sino también de seres, que hacen magia sin ellos darse cuenta.

¿Quiénes son?

Personas como tú y como yo. Que no sabemos porqué pero no queremos arrancarlas de nuestra vida nunca.

Personas como tú y como yo, que no tienen una formación increíble, pero con su mirada, sabemos que todo reto será superado, por muy difícil que sea. Su mirada nos da tranquilidad y confianza.

Personas como tú y como yo, que sus abrazos, nos despejan del miedo que estaba impregnado en nuestra piel. Nos reportan esa claridad que necesitábamos para seguir mirando hacia la luna , hacia esos sueños grandes que teníamos y que por miedo, se habían ocultado en la niebla.

Personas como tú y como yo, que aunque no lo sepan, provocan magia en nosotros, aunque no sepan como lo hacen. Magia que nos hace ver, que otro mundo es posible, que podemos conseguir eso que nos proponemos, simplemente empezando a dar un paso hacia adelante, por pequeño que sea. Personas que hacen de sus limitaciones, sus activos más importantes, creando de la nada, algo espectacular.

Personas como tú y como yo, que sin darse cuenta nos dicen que en la vida es posible hacer un vuelo sin el motor del qué dirán, de las creencias impuestas, y de los miedos. Sino un viaje guiado por un motor llamado, verdad, corazón y confianza.

Personas como tú y como yo, que nos provocan un pellizco en nuestro corazón.

Personas como tú y como yo, que con una mirada, transforman nuestras limitaciones, en poder.

Seamos canallas, y demos la relevancia que tienen estas personas en nuestra vida y en la sociedad.

MagiaBasta ya de dar cabida, en la sociedad, a mentirosos, troleros, enmascarados, manipuladores,  que nos hacen creer que un mundo nuevo es posible a través de una “varita” mágica, que nos transporta a un mundo de miedos y limitaciones, no de ilusiones.

Pero no solamente los demás, provocan magia en ti, sino que tú también la provocas, aunque no te des cuenta o no quieras reconocerlo.

Esa mirada a tu amiga cuando está mal, tranquilizándola al instante. Ese “Estoy a tu lado” a tu amigo en momentos de nerviosismo. Ese “venga que tú puedes” a tus hijos cuando se hacen los remolones el lunes por la mañana, ese “te quiero” cuando tu pareja duda de sus posibilidades, o ese proyecto que has creado de la nada, en el cual ayudas a tantas personas a salir adelante y produce tanta felicidad.

Tú creas con acciones espectaculares para esas personas, la magia,  que les haces creer que otro mundo es posible. Crees que no son acciones para tanto, relevantes,  que son muy pequeñas, que las haría cualquiera, pero para quien la recibe, le hace creer de nuevo en el ser humano, en él mismo.

No hagamos “trucos baratos” porque luego la confianza, la fe de las personas, la motivación se va por el W.C. para no volver, cuando ven que el truco era una chapuza burda.

Hagamos magia en el día a día, a los demás y dejémonos asombrar por lo que hacen las personas que tenemos a nuestro alrededor, ayudando y creando a un mundo mejor. Y solamente creamos magia, cuando damos a los demás.

La magia existe, y promulguémosla más en un mundo en el que solamente está de moda el “baile de las mascaras y la hipocresía” y no el de la autenticidad. Dejemos de cantar en “playback” y cantemos con el corazón, solamente así produciremos una magia espectacular.

Cree en la magia, existe, solamente hay que limpiarse un poco “las gafas” con las que vemos el día a día. Veras cosas increíbles que ahora  obviabas.

Haz más magia en tu vida.  Creamos  más en la magia, produce unos resultados increíbles. Olvídate de los trucos.

¿Quién hace magia en ti? ¿Por qué? ¿Crees que provocas magia en alguien? ¿Cantas en Playback o con el corazón en la ducha?

¿Improbable? ¡¡¡Excusas!!

El hombre puede creer en lo imposible, pero no creará nunca en lo improbable” decía Oscar Wilde.

Improbable¿Lo improbable? Esa palabra no existe en mi vocabulario. Se escribirla pero hace tiempo que no existe en mi boca.  Y sé que , jamás volverá a salir de la misma.

Desde que nacemos, solo vivimos situaciones así: “No puedes hacer eso, eso es imposible, no lo vas a conseguir, olvídate, eso es un sueño “… Y con el desempleo, la famosas crisis, solamente oyes frases como “No lo vas a encontrar, es imposible, no hay condiciones para hacer realidad esos sueños que tienes…”.

La palabra imposible y creer que nuestros sueños, van a ser improbables, lo aceptamos como algo normal.

¿Por qué?

Y mientras tanto, nos “cagamos” en la gente de éxito, que consiguen lo que nosotros habíamos soñado.

¿Qué está pasando? Que aparte, como buenos latinos, la envidia, el pensar en todo el árbol genealógico de esa persona, nos damos cuenta que el improbable, que nos habían dicho , que era algo que inamovible en nuestras vida, no es así.

Al igual que el acceso a las redes sociales, la palabra “imposible” es algo común, es algo que está totalmente democratizado. ¡¡Y qué pena!!.

Yo también pensaba que era imposible salir del agujero negro en el que me encontraba, que mi vida se había acabado y que si no encontraba un trabajo “normal”, me seguirían viendo, como un “apestado”. No veía un futuro muy halagüeño.

Basta Ya…. Si esa persona a la que envidiamos y admiramos por partes iguales, lo ha conseguido,  ¿Por qué te estás diciendo a ti mismo que es imposible que lo consigas? ¿Por qué te estás diciendo que es improbable que consigas eso que has comenzado?

Si empiezas diciéndote esas cosa, ya te digo de antemano el resultados: ¡¡ FRACASO ABSOLUTO!!.

TODOS los días vivimos retos, ya abrir los ojos cuando estamos en la cama, es un reto, del que no damos las gracias por superarlo. Y mientras nos da miedo, como escribir un artículo, o emprender el camino hacia la chica que nos gusta, o hablar en público. Retos más importantes hemos pasado en nuestra vida y ahora pensamos que no conseguiremos eso que tanto deseamos.

Pero es que además me hace gracia, piensas que tu reto, es algo improbable que suceda, que lo ves muy difícil y ahora me gustaría hacerte una serie de preguntas: ¿Qué pensaban cuando lanzaron al hombre a la luna? ¿Qué lo iban a conseguir o que lo lanzaban a ver qué pasaba? ¿Con que confianza trabaja Steve Jobs en su garaje junto a Wosniack cuando hacían el 1 apple? ¿Qué iba a ser un éxito, o lo lanzaban a ver qué pasaba?

Muchos de los éxitos, de los adelantos que estamos viviendo, disfrutando, como el ordenador del que escribo ahora, lo han creado personas como tú y como yo, pero eso si, PENSABAN QUE LO IMPROBABLE NO EXISTÍA.

¿Cuándo conseguimos romper con lo imposible, con lo improbable?  Cuando nos chocamos una y otra vez, contra la razón .Esa razón que nos dice que es imposible, que no lo vamos a conseguir, que las cosas siempre se han hecho así y así se van a seguir haciendo.. Lucha, golpéate contra esa “razón” y lo improbable, acabará en añicos.

Esas personas que idolatras y envidiabas, por partes iguales, no son extraterrestres. Son igual que tú y que yo, pero han tomado la iniciativa, de “luchar” por su sueño, de “crear” su destino, y no esperar a que nadie venga a resolverle sus “miserias”.

PORQUE NADIE VENDRÁ A HACERLO, SOLAMENTE TIENES QUE SALIR TU DEL AGUJERO Y PONERTE A VOLAR HACIA TU META. SÓLO TÚ.

Pero ¿A qué nos gusta que nos den todo hecho? ¿A qué nos gusta que los demás nos den nuestros sueños en bandeja de plata? ¿A qué gusta, que nos consuelen cuando todo va como no lo habíamos previsto? ¿A qué gusta quejarnos e ir de victima?

Respeto si es la opción que has tomado, pero por favor, LUEGO NO TE QUEJES QUE NO CONSIGUES TUS SUEÑOS.  Las excusas a la basura y si a la acción, al compromiso y a la confianza en ti y en el reto.

Pero además, ¿Por qué leches dices que es improbable? ¿Lo has intentado?. Creo que NO.

improbableSiempre me acordaré cuando con 6 años, mi madre me enseñó a atarme los cordones de la zapatilla. Tardé una tarde. Creo que sude más que cuando aprendí a nadar. Creía que era imposible, pensaba que era un negado, que sería algo imposible….. y pasadas unas cuantas horas, lo conseguí.

Lo que pensaba que era imposible, lo que pensaba que jamás lo iba a conseguir, LO HABÍA CONSEGUIDO. Fui corriendo a mi madre para que me diera el aprobado, y lo que conseguí es que me dijo: “Ahora tienes que hacer es aprender ir en bici…” Lo reconozco todavía no sé… pero lo conseguiré.

Conseguir tus sueños, es apretar el culo. Es sudar, es llorar, es cagarte en mucha gente cuando no ves resultados, es pensar querer tirar la toalla pero tu intuición te dice que es solo un tropezón, que sigas adelante. Conseguir tus sueños, es apretar el culo cuando las personas no confían en ti, cuando te dicen que te dejes de chorradas, y te dediques a algo “normal” y tú seguir adelante, porque sabes que lo vas a conseguir.

No se consiguen los sueños, con un poco de esfuerzo y cuando ves que no lo has conseguido, tirar la toalla. Todos los días tienes que irte a dormir pensando que has dado todo lo máximo de ti, y si otra persona te ha ganado, felicidades, pero tú mientras tanto, te has dejado el alma, los eggs, y todo tu ser, luchando por dar un paso más hacia tu sueño.

No pienso parar de apretar el culo, de apretar la mandíbula, porque lo improbable, me ha dicho mi historia personal, que es una palabra en el vocabulario y que depende de uno, para que se haga realidad su definición o no.

Cuando empieces el camino hacia tu sueño:

.- Aprieta el culo hasta que no llegues a la meta.

.- Comprométete contigo y con la meta.

.- Confía en ti, en el reto. Si está en tu vida seguro que es por algo.

.- Coge un diccionario, ves a la palabra “improbable” rompe la hoja y cométela.

¿Qué está siendo improbable para ti? ¿Por qué? ¿Quién lo dice?

La clave es el PORQUE.

A veces la causa sigue al efecto: por ejemplo cuando un médico va detrás del féretro de su paciente” R.Koch.

porQUETodos buscamos las formulas secretas de la felicidad, del éxito, de cómo ser un gran líder, o de cómo conseguir metas increíbles en la vida,  creatividad, de cómo escribir el mejor libro jamás escrito en la historia …. Buscamos el cómo hacerlo, el cómo conseguirlo, el cómo ser…. Pero estamos muy mal enfocados…

Buscamos el sentido de nuestras vidas a través de preguntas incorrectas, que dan respuestas incorrectas , que nos llevan a cimas no deseadas.

¿En qué nos tenemos que fijar pues…?

EN EL PORQUE.

Últimamente he hecho un experimento entre personas que se me acercaban haciéndome la misma pregunta: ¿Cómo descubro para qué estoy aquí?

Les respondía siempre con la misma pregunta: “ Lo que estás haciendo, ¿Por qué lo haces?.. Y si de verdad no es lo que te gustaría hacer ¿Por qué lo haces?”…

La verdad que su mirada, de “corderito degollado”, pidiéndome ayuda, tras hacerle la pregunta, se convertía en “menudo cabrón es este tipo…” Y la verdad que me alegraba que se fueran con esa mirada y con esos pensamientos, porque si de verdad querían descubrír la respuesta verdadera, tenían que empezar a ser coherentes consigo mismos y si se iban así, es que les había tocado en su ego.

¿POR QUÉ HACES LO QUE ESTÁS HACIENDO?

Me acuerdo que me hice esa pregunta mientras terminaba de hacer las ultimas facturas de la Expo de Zaragoza y no supe qué responderme. Había hecho durante muchos años el mismo trabajo, contable, administrativo, creía que era eso que llamamos, “mi pasión”, y de verdad que no lo era, no me motivaba. No me provocaba sensación de felicidad. Pero al instante que me respondía a la pregunta, enterraba la respuesta, no quería darme cuenta que hasta entonces mi felicidad, mi vida, había sido un fraude.

Y A TI, LO QUE HACES ¿te da la sensación de felicidad?

Cada vez hay más “negocios” y personas , que les pregunto u observo, intentando averiguar, cuál es el por qué de sus vidas,  y me fijo que basan sus vidas, en los miedos, en las iras, en las vergüenzas… promulgando más en sus clientes, en sus trabajadores, en sus vidas.

Si tienen un porqué, claro está, pero no un porqué muy inspirador que digamos.  Sé que muchas de esas personas que trabajan para esos “lideres” tienen miedo a ir a trabajar el domingo por la tarde o hablarles diciéndoles los que sienten.  ¿Estas empresas, estas personas tendrán resultados? Si, pero no a muy largo plazo.

¿Por qué vas a trabajar, a crear todos los días al mismo sitio?

Sin un porque, claro , inspirador, los resultados, no creo que sean muy consistentes.

Te explico lo que quiero decir. Ves a empresas como Apple, Google, conferenciantes que inspiran, personas que saben qué quieren en la vida y porqué hacen lo que hacen,  que rompen moldes, que saben el porqué que mueven sus vidas… tienen una misión clara… O como por ejemplo Harley Davidson.

Nos fijamos siempre en el cómo vender un libro, un producto, en cómo llegar a un sitio. Tenemos que pensar en el marketing, en las redes sociales, en caminos, en imprevistos, en miles de cosas… Pero me gustaría preguntarte…¿Por qué has creado ese proyecto, ese libro, esa empresa?

porqueMe inspirará más a comprarlo, a llegar a él, que si te has gastado miles de euros en marketing, o tienes los mejores contactos en televisión para publicitar tu producto….  Pero ya no solo hablo de tema de empresas… Ponte en la situación… ¿Qué te inspirará más, qué te dejará mayor recuerdo…Una cena romántica, un paseo y dormir con tu pareja, o una cena romantica que la haces sin ganas, pero con la misión de que no se enfade contigo porque has hecho una “trastada”?.

En una situación, inspirará más, y en la otra, te sentirás manipulado.  Que es lo que hacen muchas personas y empresas, manipularnos, jugando a través de nuestras necesidades.

Tener un porque es tener una misión en la vida. Apple, luchaba contra el status quo que había en sus comienzos y hay, otras empresas tienen el porqué en crear un nuevo estilo de vida, porque creen en él… Los que tienen un porqué y hacen que su vida gire en torno a él,  son personas que inspiran.

Personas a las que seguiremos, a las que hablaremos de ella, sin que nos “obliguen” a hacerlo. Son el tipo de personas, de empresas que necesitamos.

Siempre me acordaré cuando empezaba a escribir este blog, que tenía personas que me inspiraban, pensaba que tenían un porqué que les hacía levantarse todas las mañanas, ayudar a los demás, luchar contra limites, crear una vida nueva… y lo hicieron…Pero cuando se hicieron más grande, o desapareció el porqué, guiándose por el dinero y el ego, o fue el ego quien los destruyo.

Muchas de las personas que he entrevistado, grandes en sus campos, alguna vez me han dicho, haber perdido la ilusión en lo que hacían. Yo abría los ojos como platos, por favor, si son millonarios, famosos, emprendedores y ¿Habían perdido la ilusión?. Ahora lo entiendo, es porque habían olvidado el porqué estaban haciendo lo que estaban haciendo, el porqué les había llevado hasta donde estaban, porque habían perdido el timón de sus vidas.

Sea en el nivel que estés, seas lo que seas, NUNCA PIERDAS DE TU FOCO, EL PORQUE HACES LAS COSAS QUE HACES.

Tras el porqué , vendrá el QUÉ y el CÓMO.

Tu porque, puede crear un nuevo estilo de vida , y a través de ese porque, qué haras para conseguirlo, y cómo lo harás, les darás una forma a esos qué.

Pero siempre ten en cuenta una cosa, SIEMPRE EMPIEZA POR EL PORQUE LO HACES.

Conozco muchas personas que trabajan de una cosa o de un estilo de vida, PORQUE la moda, les ha dicho que tienen que ser de esa manera, que es lo que mola, pero cuando les preguntas, porque lo hacen, no saben qué responderte. “Como todos los hacen y es chulo, pues yo también…” es lo máximo que responden.

¿Crees que sus qué y cómo, serán consistentes? NO.

Todos queremos que nos sigan, que seamos líderes de opinión, que nuestra empresa creara tendencia, y para ello es fácil… sigue tu porque, y los demás te seguirán.

Las personas, las empresas, que han “caído” en el hoyo, han perdido el PORQUE comenzaron su andadura. ¿Por qué has dejado de ir al gimnasio? ¿Por qué empezaste? Recupéralo, y volverás a ir de nuevo, la motivación empezará de nuevo a correr por tus venas.

Harley Davidson, no hace anuncios de televisión, Apple, pocos o ninguno, no basan el darse a conocer a través de sus cómo o de sus qué, sino siempre en sus PORQUE. En un estilo de vida diferente, en crear un nuevo statuts, en darle el poder a la persona, en su concepto de felicidad, de superación… Pero si quieres de verdad, a ser una persona, que deje un legado, una empresa que se nombre, siempre, NUNCA DEBES OLVIDAR EL PORQUE HACES LO QUE ESTÁS HACIENDO.

Cuando tienes tu PORQUE siempre presente, tus decisiones son más fáciles de tomar, tus piedras por el camino más fácil de superar, la confianza que desprenderías a los demás sería genuina, no intimidación y manipulación.

¿Quieres ser feliz? ¿Quieres conseguir una meta? ¿Quieres mantener la motivación? Para lo que quieras, siempre ten en cuenta tu PORQUE…

¿Nos decidimos o qué?

Jamás dejes que las dudas paralicen tus decisiones. Toma siempre todas las decisiones que necesites tomar, incluso sin tener la seguridad o certeza de que estás decidiendo correctamente” Paulo Coelho.

Decisión.Todos tenemos algo en común.

Ya da igual seas de Zaragoza, Madrid, Barcelona o Latinoamérica. Todos tenemos algo en común, dando igual nuestra situación económica.

TODOS TOMAMOS DECISIONES DURANTE EL DÍA.

Unos piensan si llamar a la empresa y decir que están enfermos, u otros toman la decisión de declararse a esa persona  o dejar su trabajo y lanzarse a ser felices.

Hace poco, mientras hacia un poco de deporte, me dijo un amigo: “ Ni idea como tomar la decisión, ¿me podrías dar algunas reflexiones que me pudiesen ayudara tomar la decisión correcta?”

La verdad que no sabía que responderle. Lo único que le dije, que si lo supiéramos de antemano como tomar la decisión correcta siempre, no existirían errores en la vida, y no habríamos aprendido tantas cosas desde que vivíamos en las cuevas.

La verdad que no le sirvió de mucho, pero a mí me hizo pensar, en qué sensaciones y que camino vivimos durante la toma de decisiones en nuestra vida.

Cuando  tenemos que tomar una decisión, nos ENCONTRAMOS ANTE UNA ELECCIÓN.  No sabemos si escoger el batido de plátano o el de chocolate,  dudamos si echarlo de la empresa o darle una oportunidad más, o decirle TE QUIERO o callarte tus sentimientos para siempre… Nos encontramos igual  cuando éramos pequeños , y no tan pequeños,  cogemos una margarita y decimos: “Me quiere o no me quiere”.

Al tomar una decisión, pensamos que solamente tenemos dos opciones, o BLANCO o Negro, o SI o NO.

Cuando debemos tomar un decisión, nos sentimos como en un callejón estrecho, pensamos que solamente tenemos 2 opciones.

Y la verdad que no es así, estamos focalizándonos en esas dos opciones. ¿Por qué no quizá no decir tus sentimientos hasta una oportunidad mejor? ¿Por qué no hablar con esa persona antes de despedirla, quizá esté pasando una depresión? ¿Por qué no sacudir poco a poco tu mundo para después dar el paso hacia tus sueños?

Esta visión estrecha de si me quiere o no, nos coarta muchas otras posibilidades, que en esos momentos existen, pero no vemos, porque nuestro foco solamente esta puesta en esas dos opciones, porque pensamos que solamente existen esas dos opciones.

MIRA MÁS ALLA DE ESAS OPCIONES, AUMENTA TUS OPCIONES PARA TOMAR LA MEJOR DECISIÓN.

Al analizar las opciones que tenemos, lo estamos haciendo nosotros mismos, y nosotros mismos, somos nuestros peores abogados. Siempre pensamos en lo peor, siempre pensamos que será imposible… Vemos cosas donde seguramente no las haya, sesgamos la información que tenemos.

Nuestro foco, nuestro miedo, nuestras inseguridades, siempre nos hace centrarnos en lo negativo.  Y como pensamos que podemos con todo, no contrastamos la suposiciones. “Yo puedo, si tengo que hacerlo… lo haré…” y mientras tanto estamos perdiendo los consejos, reflexiones de gente de éxito que ha pasado por la misma situación que tú.

A LA HORA DE TOMAR UNA DECISIÓN, ESCUCHA A LA GENTE DE TU ALREDEDOR,  TE VENDRÁ BIEN.

Pero ten siempre en cuenta, que eres tú quien debe tomar la decisión, luego no le eches la culpa a los demás por haber salido mal.

¿A qué se pasa mal cuando tienes que tomar una decisión?

Nervios, dudas, no duermes, te preguntas de todo… tus emociones parecen que están subidas a una montaña rusa.

Anda que no he tomado decisiones, luego equivocadas, llevado por las emociones. Las emociones, nos hacen exigir, resultados a corto plazo. “Quiero que me quiera ya, no pienso escuchar más ni esperarla… que me ame o que me deje en paz… Quiero que cambie ya, o si no le despediré ya…”…

Las emociones nos hacen querer una solución para antes de ayer, y que nos satisfaga, pero ya.

Cuando tengo que tomar una decisión, me voy a andar. Me gusta coger mis cascos y pasear por el centro de Zaragoza. Muchas veces no oigo la música, me enfoco en otras cosas, en la gente… me hace evadirme y luego cuando vuelvo a casa, al haber tomado distancia, veo más cosas que si me hubiera dejado llevar por la emoción del AHORA.

CUANDO TENGAS QUE TOMAR UNA DECISIÓN, SI PUEDES, TOMA DISTANCIA, EVADETE ANTES DE TOMARLA.

decisionY cuando hemos decidido, qué decisión escoger, tenemos que vivir con ella. Muchas veces, elegimos una, y cuando vemos la oportunidad de cambiarla, porque no nos está gustando lo que estamos viendo, lo intentamos.  No esperamos, somos impacientes.

Confiamos que la decisión que hemos tomado, es la adecuada, que somos los mejores tomando decisiones , somos demasiado optimistas. “Es lo mejor, no le diré nada, es lo mejor para la empresa, tengo que despedirlo…” ¿Y qué pasaría si la decisión fuera la incorrecta?

CUANDO TOMEMOS UNA DECISIÓN, DEBEMOS ESTAR PREPARADOS, PARA EL ERROR.

¿Qué pasaría si en vez de despedir a esa persona o no aceptar la propuesta que te han hecho, dijeras: “ Te vamos a cesar de estas funciones, pero queremos que hagas estas otras”?.

Cuando decimos algo, solo pensamos en el “Esto o aquello”.

¿PERO QUÉ PASARIA SI EN VEZ DE ESO, DIJERAMOS “ESTO Y AQUELLO”?

Abriríamos mucho la posibilidades, a que fuera lo correcto lo decidido.

Todos tomamos decisiones basándonos en cosas que hemos visto, en decisiones que han tomado personas famosas, o lo que dicen los libros que te lees.

¿Y por qué no, nos escuchamos a nosotros mismos, qué decisión debemos tomar?

Nos gusta echar la culpa a los demás si sale mal lo que nos han dicho, así el papel de víctima, nos va como anillo al dedo.

Dejémonos de fijarnos en la visión que tienen los demás del problema que tenemos, y fijémonos en la visión que tenemos nosotros del mismo. No hay nadie mejor que nosotros mismos para saber qué queremos, qué no queremos y qué nos gustaría.

FIJATE MÁS EN TU INTERIOR Y NO EN LO QUE PIENSEN LOS DEMÁS.

¿Pero por qué no lo hacemos?

POR MIEDO, PORQUE NO NOS GUSTA EXPONERNOS ANTE LOSD EMÁS. NOS DA MIEDO PERDER.

Como bien dice mi mentor, Santiago Álvarez de Mon, tenemos que aprender a fracasar.

Nos da miedo que la decisión que queremos tomar, nos haga perder nuestro status quo, amigos, o dinero… Tenemos miedo a tomar decisiones, aunque sabemos que lo tenemos que hacer.. y por eso muchas veces es mejor olvidarnos del tema, que tomar la decisión de ser felices, o emprender nuestros sueños.

Cuando tomamos decisiones, jugamos a ser Rappel. Intentamos predecir el futuro, pensar que ese plan de negocios que hemos hecho, dentro de 4 años, será realidad y seremos multimillonarios, o que esa persona será  la mejor de nuestra vida, aunque en el fondo  sabemos que no nos conviene.

EL FUTURO NO ES ALGO ÚNICO QUE NOSOTROS DESEAMOS, HAY MILES DE FUTUROS. Y CIENTOS DE COSAS QUE NO PODRÁS PREEVER POR EL CAMINO DURANTE TU DECISIÓN.

Pero nunca olvides, que cuando tomemos una decisión, confía en ella, confía en que si quieres algo, tendrás que adentrarte en el agujero negro, para saber qué hay, y que ese piloto automático, que te gusta ponerte durante el día, tendrás que ser tú quien pilote tu vida.

¿Qué decisiones tienes que tomar y tienes miedo a hacerlo? ¿Por qué? ¿Qué has aprendido de tus decisiones pasadas? ¿Nos decidimos ya o qué?.

Si quieres un libro, sobre como tomar decisiones, te recomiendo DECÍDETE de  Dan Heath & Chip Heath.

 

 

 

Creer o No Creer

Creer en algo y no vivir para ello es deshonesto” decía Gandhi.

CreerNos levantamos y siempre estamos oyendo lo mismo: “Qué pena, cómo está el mundo, es imposible, no podrás, se cree que lo va a conseguir, estamos rodeados de tristezas, mangantes y tonterías, así no vamos a ningún lado…”

Ya desde que nos levantamos estamos rodeados de gente negativa, pesimista, como tú quieras llamarla. ¡¡QUÉ HORROR!!

¿Pero sabes qué? De ellos nunca será el mundo. Ellos nunca conseguirán ese resultado con el que siempre han soñado.

¿Por qué? PORQUE ELLOS NO CREEN.

Tú, CREES.

A pesar de haber vividos situaciones en las que te han hecho dudar que la vida era algo bonito, tú sigues creyendo.

Has vivido situaciones como gritabas al cielo preguntándole: “¿Por qué a mí?” . Veías como gente con mucha menos capacidad que tú, te superaban sin saber cómo ni por qué, en el camino hacia tus metas. O como personas sin recursos, conseguían tus sueños.

Sabes que las personas que no creen, no tienen ninguna voluntad por nada. Pero contigo las cosas, son diferentes.

Tu creencia de poder, hará que muevas cualquier voluntad que te propongas.  Si crees, tu voluntad  por y para superar cualquier reto, estará aumentando.

Las personas que no creen, no ven. NO VEN, que quien está creando, antes ha tenido que creer que podría. No ven que ellos son los dueños de su futuro, que ellos mismos visualizando su sueño, ya lo estás creyendo. Si empiezan visualizándolo, empezarán a movilizar sus voluntades.

Pero tú lo ves, tú crees y por ello vas a crear como llegar hasta tu meta. Si crees, es porque sabes que las cosas se pueden hacer mejor. Si crees, es que sabes, que tu puedes crear algo mejor para ti, un futuro mejor.

Creyendo, empezaras a crear el mundo que siempre habías soñado.

Será un mundo muy pequeño. Estás comenzando.  Será como tu pompa de jabón, frágil, con miedo a que se rompa por miedos, vergüenzas, a no confiar en ti mismo. Pero sabes que solamente se transformará tu vida, con pequeños paso, juntando pequeñas pompas de jabón, pequeñas acciones que realices.

Pero no creas que necesitas estudiar un máster, irte al Himalaya para tu transformación, mira a tu alrededor. Seguro que puedes cambiar muchas cosas que te rodean, y poco a poco, ir a por pompas más grandes.

Si haces caso a toda esa persona que te rodea, que te dice por activa y por pasiva, “ Es imposible, el mundo es una mierda, mejor quedarnos como estamos, y no quejarnos..”, lo ideal sería quedarse en la cama, y esperando que pasase el temporal. Pero tú no eres así.

Tú quieres que tu pompa se vaya haciendo cada vez más grande, que transforme a todo el mundo que entre ella.  Quieres ser el cambio que te gustaría ver en el mundo. Sabes que cuanto más grande sea tu motivación, más fuerte será ante las inclemencias.

En tu vida, siempre has querido crear algo que transforme a los demás,  y ha llegado el momento.

Pero tú sabes que  todo no es perfecto, que el mundo tiene sus imperfecciones, como tú también. No eres un Happy Flower.

Sabes que vas a luchar, que tendrás que ser constante, que eso de tirar la toalla no va a ir contigo ni se te va a pasar por la cabeza. Vas a luchar por lo que quieres, porque crees en ese sueño y esa voluntad te va a llevar en volandas.

CreerCuanto más grandes hagas tu pompa de jabón, más gente incluirás. Cuanta más gente esté dentro de ella, más transformación producirás. Más ayudará. Pero no solamente a las personas que estén dentro de ella, sino también a la gente que hay alrededor de ella.

Hay posibilidades que tu pompa de jabón algún día, hago puff. Quizá antes que tú quisieras.

Pero si es así, piensa que quizá esa no era tu pompa soñada.  En eso momento echa la vista atrás y date cuenta de todo lo que has conseguido por el camino. De la gente que has incluido en tu pompa, de tu superación en todo momento, de la voluntad que le has impregnado a tu burbuja, de la autoestima que tienes ahora al ver de lo que eres capaz.

O quizá, tu burbuja tengas que dejarla pasado un tiempo. Ya no era lo que querías, o tienes la voluntad de crear otra. Dale ante todo las gracias por todo lo vivido con ella y para ella. De lo bueno y lo malo, y sobre todo piensa, que todo es perfecto y si tienes que dejarla a un lado en tu vida, es por algo. Todo tendrá su por qué, aunque en ese momento no lo veas.

TÚ CREES y por eso, nada ni nadie va a poder contigo. Tú crees que creando tu sueño, será realidad. Sabes que si crees, tú serás el dueño del mapa que te llevará a tu tesoro.

No hace falta que te repita que pasará si NO CREES, porque lo ves en todo momento con la gente que te rodea.

Sabes que si crees, el musculo que distingue a las personas de éxito de las que no, el del tesón, estará en pleno funcionamiento.

El tesón te creará el hábito de creer aunque las circunstancias exteriores sean impensables para crear a tu sueño. El tesón te hará creer en ti, en dar pasos, por pequeños que sean.

Las personas que no creen, el tesón es algo que intentaron, pero que al no ver los resultados para antes de ayer, tiraron la toalla. El tesón te hace ver a largo plazo, con confianza ante los resultados, ante su consecución. El tesón te hace ver que es un camino largo, no un camino corto, como todos desearíamos.

Sabes que si crees en ti, eres capaz de cualquier cosa, que te propongas, como has hecho antes.

¿Entonces POR QUÉ NO CREES AHORA EN TI, EN TUS POSIBILIDADES?

Creer o no creer, TÚ DECIDES.