¡¡No duele la verdad. Lo que duele es…!!

“Quien huye de la verdad acaba tropezando con ella”

No nos duele que nos digan la verdad, nos duelen las posibles consecuencias.

No nos duelen los resultados de un informe de los consultores sobre nuestra empresa, nos duele lo que pueda suceder después.

No nos duele que leamos cosas que hasta ahora no habíamos leído, nos duele que quizá estén en lo cierto y hayamos estado perdiendo el tiempo con cosas que nos lo hacían perder.

No nos duele que nos digan que nos han sido infieles. Nos duele no saber si sabremos vivir después del duelo sin esa persona. Si las cosas habrán cambiado ya para siempre.

No duele que nuestra madre nos recrimine una actitud, tenemos miedo a descubrir que quizá tenga razón y nuestro ego se vaya al garete.

La verdad no duele, duelen las consecuencias.

Luchamos contra las Fake-news, noticias falsas. Queremos personas a nuestro alrededor que nos digan la verdad, que no vayan con rodeos. Dirigentes y profesionales que siempre nos muestren la realidad tal y como es…

En definitiva, promulgamos por la verdad, pero no queremos ni verla cuando la tenemos en frente.

No queremos verla, porque hasta esa fecha, estamos hechos de nuestras creencias, experiencias, consejos recibidos por terceros y nuestro ego.

Si nos dicen que las cosas no son como creemos, que nos hemos estado equivocando durante mucho tiempo,… en definitiva que hay otra realidad de la que nos imaginábamos, empezaremos a vivir un proceso no muy bonito.

Empezaremos a Negar la situación. Creemos que lo que nos están diciendo es mentira. Que lo hacen para reírse de nosotros. Enarbolaremos la bandera de los consejos que nos dio esa persona tan importante para nosotros, como el escudo del Capitán América lo salva de las balas.

Nos taparemos los oídos, diremos que no queremos oír algo que es mentira. No queremos ver la realidad. Una realidad que es una más, como personas hay en el mundo. Pero por no quererla ver, oír o sentir, estás perdiendo una oportunidad de ver más allá de tus narices.

Pero reconocer que nos hemos equivocado o que quizá la otra persona puede tener razón, está considerado en esta sociedad, como mostrar debilidad.

Debilidad que está relacionada con los sensibles, con los débiles y con el principio de que todos los demás se aprovechen de ti, que tu posición se debilite porque vean que eres sensible o muestres tus emociones.

Ante esa posibilidad de “perder puntos” ante nuestra gente, preferimos negar la mayor, que al menos “abrir un poco los ojos” y ver que hay detrás de lo que nos dicen.

Queramos o no, estamos rodeados de gente. Personas que tienen su propia realidad. Realidad que es diferente a la nuestra. Y en la diferencia está la variedad, riqueza y avance.

Abrir los ojos no quiere decir que hayas estado perdiendo el tiempo hasta ahora. No quiere decir que ya no vas a saber quién eres a partir de esa noticia. No quiere decir que tu empresa se vaya a desmoronar desde esa noticia.

Es un punto final a una situación y la bienvenida a nueva situación. Lo sé, los cambios no son “cool”.

Tanto a lo largo de los casi 1.000 artículos que llevo ya, los dos libros escritos, (principalmente en Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo) conferencias, creación de marcas, me he dado cuenta que cuando dices lo que sientes, (sin faltar el respeto a nadie), al principio te ven como alguien gracioso, pero cuando ven que la cosa va en serio, ya no gusta tanto.

Mostrar que es hora de “mover” la rutina que hemos estado llevando, ya que no está dando los resultados que creíamos que nos iban a dar para siempre, pica.

Me rio de programas como el de “Pesadilla en la cocina” que tenga tantos seguidores. Nos reímos de lo que le pasa, de lo asqueroso que esta la cocina, de los platos que sirven. Pero cuando quien está a tu lado le preguntas ¿Tú te apuntarías a un programa así?…Entre aspavientos, siempre la respuesta es, mientras se apaga la risa de ver el programa, “Ni loca”.

Si cada 4 años tenemos que pasar la ITV con nuestro coche, yo impondría que cada cierto tiempo en nuestras empresas y en nuestra persona, tuviéramos “huracanes” que nos enseñaran la verdad de lo que estamos viviendo.

Ojala no tuvieras nada que cambiar. Pero aunque nos vayan bien las cosas, siempre pensamos en algún momento del día: “Ojala pudiera cambiar tal o cual cosa…”

Un huracán de escala 9,4, llamado “otra realidad a la que tú estás acostumbrado”, trae más beneficios que perdidas.

  • Te hace encontrarte contigo mismo. La rapidez, el aparentar, el alcanzar resultados, nos hace crearnos un papel que tenemos que contentar durante todo el día. ¿Pero realmente sabes quién eres? La verdad u otra realidad, te hará ver que quizá no eres quien dices ser.
  • Otra realidad no es creer que hemos perdido el tiempo. Hemos aprendido, hemos disfrutado, hemos vivido. Pero ahora la vida, te está diciendo que es el momento de hacer las cosas de otra manera hasta ahora realizadas.
  • Abrirse a otros mundos, es descubrirse uno mismo. Existe la posibilidad descubrir talentos que tenias dormidos porque estabas haciendo lo mismo de siempre. Es la posibilidad de descubrir que eres más de lo que creías que eras hasta la fecha. Es siempre la oportunidad de crear, de ser creativo.
  • Una nueva realidad, es una nueva oportunidad. Eso que tanto buscabas pero que tanto miedo te daba que fuera realidad.

Como vemos, no duele la verdad. No duele que nos muestren otra realidad, creemos que nos va a doler lo que hay detrás de ese momento.

Y como hemos visto, todo depende de la actitud con lo que la afrontemos. Demos una oportunidad y descubramos que hay detrás de ese miedo.

¿Y a ti que te duele más? ¿A qué tienes miedo, a la verdad o a lo que pueda venir después?

Anuncios

¿Por qué?

El humor y la curiosidad son la más pura forma de inteligencia” decía Roberto Bolaño.

Hemos pasado del “Niño, deja de tocar las pelotas con tantas preguntas” al “No eres curioso, eres un cotilla, que no es lo mismo”.

La curiosidad provoca un coctel molotov de emociones cuando oímos la palabra. Entre la vergüenza, el miedo y el morbo.

De pequeños éramos muy curiosos. Hasta que nuestros padres o los profesores iban capando esa capacidad.

Nos asombrábamos y preguntábamos por todo.” ¿Y esto por qué mama? ¿Y por qué se hace las tartas así? ¿Y cuando llegamos? ¿Y si detrás de ese árbol hay un tesoro esperándonos..?...  Eran algunas de las preguntas con las que taladrábamos a nuestra mente y a nuestros familiares.

Pero llegó el momento de la formación, en el que las preguntas dejaron de existir. Y se transformó la situación, por la de “apréndete las cosas así, que así es como te irá bien en la vida”.

Nos capan la facultad de preguntarnos las cosas, de querer saber más allá de lo que nos dicen. Porqué cuando preguntabas el motivo de las cosas, eras considerado por los demás como el empollón o el “amigo del profesor”. Y en una época, donde ser parte del grupo era esencial, era mejor callarse, aprenderse a pies juntillas la lección y luego ponerla tal cual en el examen.

Pasamos de la curiosidad de los niños en los carritos, señalando todo lo que les sorprende a “mejor no quieras saber más allá de lo que te han dicho, no vaya a ser que te echen del grupo por listo”.

En la madurez, como bien dice Teresa Viejo (experta en el mundo de la curiosidad), hemos pasado del “Cállate niño que me duele la cabeza de tus preguntas” al “deja de pregunta que eres un cotilla”.

Todo por querer saber más.

Al igual que denostamos y prostituimos palabras, con la curiosidad pasa igual.

Queremos avanzar, queremos saber cómo poder ayudar a las personas, como ayudarnos a nosotros mismos, pero no que nos consideren curiosos, ya que nos dirán que somos unos cotillas. Mejor que lo haga otra persona por nosotros y nosotros bien a gusto en “nuestra zona de confort”.

Hace unos días, oía en una librería: “Estoy cansado de leer libro de este tipo, no me solucionan la vida. Harto ya de tanta autoayuda”.

Cuando damos el paso al frente para descubrir nuestras emociones, lo que nos pasa. Nos zambullimos de lleno en Internet, en libros, conferencias, para que los “expertos” nos digan que nos puede pasar y cómo ELLOS solucionaron SU Problemas.

No queremos ver, que nos están diciendo CÓMO ELLOS SOLUCIONARON SU PROBLEMA, que quizá sea ALGO parecido al nuestro, pero no el nuestro.

Los libros, conferencias,…son un bastón esencial en el camino hacia la recuperación o al éxito, pero sin la curiosidad, nunca sabrás lo que realmente pasa a ti o a tu empresa.

Queremos avances, queremos ser felices, queremos tener pareja, en definitiva queremos tener abundancia en todo y más, pero nos basamos en CÓMO lo hicieron los demás, en QUÉ hicieron los demás, pero no en el PORQUÉ lo hicieron.

Lo vuelvo a repetir, te ayudaran bastones como los libros, conferencias o formaciones,..Desde luego que sí, pero antes de nada, tienes que ser CURIOSO CONTIGO MISMO. Tienes que descubrir el PORQUÉ te pasa lo que te pasa, PORQUÉ quieres hacer lo que quieres hacer, PORQUÉ sientes lo que sientes, en definitiva.

Cuando ves que las personas tienen problemas o empresas con sus marcas, siempre acabas oyendo una frase típica: “¡¡Pues a lo mejor tenemos que aplicar la solución que implantón José, la competencia o Apple… para nuestro problema!!”.

Tenemos miedo a conocernos, tenemos miedo a indagar, tenemos miedo a ver la realidad. Y por eso, preferimos “automedicarnos” o que el “medico se confunda con nuestro diagnostico” cuando realmente nosotros sabíamos que nos pasaba.

No nos gusta indagar dentro de nosotros. Nos “mola” hacer grupos de investigación para ver qué ha pasado, pero las conclusiones que demuestren nuestros fallos o soluciones que nos puedan llevar más allá de donde estamos, las apartamos.

Despreciamos lo nuevo, pero nos quejamos de que no avanzamos en nuestra vida.

¿Alguien me lo explica?

Ser curiosos, nos puede llevar a crear una marca diferente a la que hasta entonces estábamos mostrando. Una marca que nos puede etiquetar, por lo que mostramos y sentimos, como diferente, original, transgresor, a crear controversia en un mundo estable y rutinario como decía en “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”.

Todos los principios son duros, pero si realmente queremos pisar fuerte en este mundo, ya no solamente en el mundo personal, empresarial o como sociedad, tenemos que impulsar la curiosidad como vehículo que nos llevará a esos avances que todos soñamos.

Porque ser curiosos, te lleva a crear soluciones, productos innovadores o experiencias hasta la fecha nunca vividas.

La curiosidad te lleva a la creatividad.

Si eso, que nadie se cree que es, que todos buscan en libros, como si fuera algo para extraterrestres.

La creatividad es ver la realidad desde diferentes perspectivas. Y para eso tenemos que ser curiosos.

Para eso tenemos que darnos el permiso de VER otras realidades, de CREER que otras formas son posibles y con ello, CREAR nuevos mundos, nuevos productos, nuevas soluciones.

Tengo que reconocer que la curiosidad duele.

Ir más allá y descubrir que tu pareja te ha mentido, que pensábamos que nuestro producto nos iba a jubilar ya de trabajar o que el curso que estábamos haciendo nos iba a llevar al estrellato, cuando no es así, DUELE.

Ver que hemos vivido en una mentira, no es muy agradable. Pero no quiere decir que a partir de ahora sea igual. Tú eres el único que puede cambiar esa rutina que has vivido poniendo solución a la misma, siendo creativo.

La curiosidad es:

  • Querer saber más allá de lo que suponemos
  • Descubrir que hay detrás de los miedos que tenemos
  • Querer avanzar, siendo curiosos con el presente
  • Preguntarse continuamente, ¿Por qué?

¡¡SEAMOS MÁS CURIOSOS, POR FAVOR. Y NO DEJEMOS DE PREGUNTARNOS, ¿POR QUÉ?!!.

¡¡Carta a los #Workalholics!!

Una buena regla para la vida es no ser demasiado adicto a una sola ocupación” decía Terencio

Creo en la importancia de una cultura empresarial que impulse la motivación, el desarrollo y el buen hacer de las empresas y trabajadores.

Creo que las empresas con una cultura empresarial fuerte, sustentada en valores de verdad, (no de postureo), son las que estarán dejando una huella de verdad tanto en trabajadores como en el clientes. Y con ello en la sociedad.

Creo que las empresas con una cultura fuerte, son las que tienen un Branding consistente y fuerte. Son las que marcan un antes y después en el cerebro y corazón de los clientes y trabajadores.

Creo en la necesidad de una cultura empresarial que englobe el día a día de un sueño profesional.

Pero también creo que se están enmascarando muchas malas prácticas a través de esta herramienta de la cultura empresarial.

A través del estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, observé que superar la edad estimada de una empresa de 5 años, dependía  entre otros factores, del buen o no uso de herramientas del Branding.

Leo en muchos artículos, libros y empresas, que el trabajo no tiene que ser considerado como trabajo, sino como un hobbies, como una diversión…como si estuviéramos en el jardín de infancia, vamos. Porque así vienes a trabajar alegre, feliz, contento, motivado.das todo de ti, y no lo consideras esfuerzo.

Vamos por partes:

.- ¿Y si mi hobbies no es trabajar para ustedes y hacer cartas astrales?

.- ¿Y si mi hobbies me apetece hacerlo unas horas y otras no? ¿Me lo va a permitir la empresa?

.- ¿Y si me canso de mi hobbies, la empresa me va a permitir conocer dentro de ella, otro tipo de hobbies?

Nos quejamos de términos como Secta, pero he llegado a escuchar a Directores de RRHH de empresas importantes: “Nada de tribus, nada de cultura empresarial que piensen, nuestro sueño es crear una secta con nuestros trabajadores”.

Una secta te hace creer que estás viviendo algo único y que jamás ocurrirá. Que fuera, solamente hay miedo, hambre y penas. Que el “líder” es lo mejor que te ha podido pasar en tu vida, queriéndote hacer olvidar, la vida que tenias pasada. Y que tu esfuerzo, servirá para hacer un mundo mejor.

¿Quién levante la mano quien no haya conocido a una empresa, líder o trabajador de empresa que crea y diga tales cosas?

¡¡TODOS!!.

Se habla mucho del estrés, de llegar a los resultados trimestrales, de hacer un número determinado de ventas…De muchos parámetros que tenemos que alcanzar si no queremos encontrarnos el día menos pensado con la carta de despido.

Y los que utilizan el tema de la cultura empresarial, a su favor y no a favor de los trabajadores o la sociedad, ese miedo al despido, a la crisis que estamos viviendo, a la era de transformaciones que estamos viviendo, lo utilizan en beneficio propio.

Para comer necesitamos trabajar. Porqué hasta ahora que yo sepa, sino te ha tocado un buen pellizco de la primitiva, eres un mortal más.

Pero una cosa es trabajar para vivir, y otra cosa es que nos hagan creer que hemos venido a vivir para trabajar, sola y exclusivamente para sus empresas.

Ir a trabajar, tiene que suponerte que estás haciendo algo más que cobrar un sueldo, aguantar la cara de tu jefe o de la amargada de tu encargadas. Que tu trabajo sirve para algo. Que no solamente estas vendiendo ropa o muebles, sino que estás haciendo felices a esas personas que la están comprando, estas aumentando su confianza en ellos.

Estoy de acuerdo con esa filosofía y así la creo. No creo que solo escriba, no crea que solo de conferencias, no crea que sólo transforme empresas, sino un trozo de la sociedad a través de lo que hago. O eso creo.

Pero de ahí a creer que la empresa va a dar la vida por ti, como tú la estás dando por ella, va un trecho.

Seamos sinceros, cuando las cosas no vayan bien, lo primero que se echará por la borda, serás TÚ.

Y ya habrás hecho más que el Ceo. Habrás vendido más que el comercial con más años de experiencia, conseguido más clientes que en todos los años de la empresa…pero cuando vienen mal dadas, ni cultura ni vivir del pasado…a la calle.

Todo lo que te decían, todo lo que te dijeron que harían por ti, TODO… se ha esfumado. Y es el principio del comienzo de la frustración, de la rabia, del preguntarte ¿Por qué di tanto de mí en algo que no me ha dado nada en los malos momentos?

Vivimos en una sociedad de la felicidad constante y donde el pensamiento crítico es para agoreros que quieren joder el momento. Y estamos muy equivocados, el pensamiento crítico, te hace ponerte en el presente y ver todo, desde diferentes perspectivas.

Mi madre siempre me dice que duros a 4 pesetas nadie da. Y ha sido un lema que nunca he olvidado y cuando lo he hecho, normalmente la “bofetada” ha sido importante en mi vida.

Sentirnos parte integrante de un grupo, no quiere decir que tenemos que dejar el resto de nuestra vida. Tener pareja no quiere decir que dejemos a nuestros amigos. Tener un nuevo amigo no quiere decir que dejemos a los otros amigos que han estado en nuestra vida en momentos peores.

Pero somos así. Nos desvivimos por lo nuevo, por lo que con una pequeña cosa nos ha hecho felices, con quien nos dice cosas bonitas y nos va a llevar al espacio como nadie lo ha hecho.

No sólo la culpa la tiene quien sabiendo tus debilidades o necesidad de dinero, dice lo que quieres oír. Sino también tú mismo, por:

  • No poner siempre en duda todo lo que te dicen. Mira los hechos, y no los dichos
  • No tener vida más allá del trabajo.
  • No confiar en ti.

Esas personas que se desviven todos los días del año y fiestas de guardar por su empresa. Que aun habiendo salido de trabajar, siguen pensando en el trabajo. Que hablan en el grupo del whatsapp del trabajo los fines de semana… NO TIENEN VIDA.

Su autoestima ha sido baja y seguirá así, si no se empiezan una labor de introspección. Tras un desengaño, se creen que una simple caricia o sonrisa, ya son la empresa de su vida o el príncipe que iban buscando. No ven, ni quieren ver más allá de lo que es el trabajo, de lo que es esa nueva pareja.

¿Y qué pasa cuando se dan cuenta que no es lo que esperaban? Que aún sabiéndolo, creen que cambiarán. Que aún sabiendo que no cambiarán, se hacen las víctimas, porque el amor es dolor, según les han enseñado.

Recuerda:

    • Conoce gente. No dependas de un solo mundo en tu vida. Si sólo tienes uno y se desmorona, con él sentirás que tu vida ha sido arrasada.
    • Siempre se critico con todo lo que te digan o quieran que veas como única verdad.
    • Una cultura empresarial sirve para motivar, alentar y trabajar juntos en pro de un propósito más allá que ganar dinero. Si lo utilizas para otra manera oculta, no conseguirás dejar huella a largo plazo en el corazón de tus trabajadores ni clientes.
    • Una vida más llena, diferente, es una vida más rica para todos los sectores de tu vida.
    • Eres mucho más de lo que haces durante 8 horas. Nunca lo olvides.
    • Un puesto de trabajo es algo eventual dentro de algo mucho más grande llamado VIDA.

 

¿Eres un #Workalholic? ¿Crees que tu empresa te querrá igual que ahora van las cosas bien? ¿Tienes más vida que tu trabajo?

 

 

¡¡Me da igual, ME ENCANTA!!

“No vivas danto tantas explicaciones, tus amigos no las necesitan, tus enemigos no las creen y los idiotas no las entienden”

Hace unos días en la firma de libros en Zaragoza, me lanzó una persona una pregunta, que es la base de este artículo:

“Parece que todos los artículos que tu esencia es que todo te importa muy poco. ¿Es así’”.

Claro que me importan muchas cosas, lo que pasa, es que ya no me importan tantas cosas como me importaban antes”. Así le he respondido

Nos han enseñado durante nuestra educación que nos tienen que importar los amigos, el trabajo, tener una pareja, unos hijos a cierta edad y el qué dirán los demás. En definitiva, nos tiene que IMPORTAR TODO.

Y si no te importa lo que dicen los demás, si no metes la “directa” en alcanzar esas metas que esperan que alcances, eres considerado un “raro-espacialito-diferente-veremos de qué pie cojea”.

Pues señores, ¡¡NO!!.

Lo que estamos haciendo es pre-ocupando por lo que puedan decir los demás, por lo que puedan pensar o no sobre nosotros, y mientras tanto, estamos dejándonos de lado a nosotros mismos.

A mi claro que me importan muchas cosas. Tengo mi grupo de personas que son esenciales para mí y que me involucro en sus vidas, si me necesitan. Me importa mi empresa, que se expanda. Mi blog, mis libros, en crear nuevos libros acorde a lo que veo y siento. Que no se prostituyan términos que me han ayudado y creo que podrían ayudar a mucha gente, que por egos los convierten en modas pasajeras…

Me importan muchas cosas.

¡¡ Lo que pasa es que ya no me importan otras tanto por las que antes moría y ahora paso de ellas!!.

No me importa decir lo que pienso realmente. Te lo diré con educación, y si lo aceptas bien y sino también. No me gustan los egos y la falta de profesionalidad. No me gusta el querer aparentar algo que no eres. Ver como marcas que podrían dar un golpe en la mesa, lo único que hacen es seguir lo que dicen que hay que hacer los demás. No me gusta leerme un libro que es refrito de otros muchos y luego la gente los sigue como si fuera el nuevo “Jesucristo”.

No me importan muchas cosas que antes me importaban. El qué dirán, si seré aceptado o no, si voy a seguir a esta persona en las redes porque es bueno para mi reputación social.

ME DA IGUAL

Y no es rebeldía, ES COHERENCIA. Algo muy falto en estos momentos en la sociedad y en las empresas.

Para decir ME DA IGUAL, tienes que haber vivido un proceso de afirmación de lo que es importante para ti de verdad.

De reconocer tus valores, tus pasiones, de lo que quieres conseguir en la vida, de tu obsesión “sana” por conseguir ese sueño, de lo que te ha hecho mal hasta entonces y no quieres que se repita, de actitudes que no soportas y por el qué dirán las has estado tragando sin parar porque te interesaba más el “beneficio” que obtenías que no tenerlo.

Decir con la boca abierta, ME DA IGUAL y que no te importe de verdad la reacción de la gente, ante el NO que les estas dando o lo que ya no te darán por tu negativa, es la consecuencia de una confianza sin fisuras en uno mismo.

Confianza que no es ego, señores.

No es lo mismo ese ME DA IGUAL, de rebelde sin causa, en contra de la sociedad, que el ME DA IGUAL, y te lo digo porque lo creo firmemente y te lo puedo explicar con razones.

¡¡NO ES LO MISMO!!

Pero hace unos días cayó en mis manos un artículo en el que decía el autor que iba a hacer un reto físico y que aunque no había entrenado , le daba igual lo que ocurriría o no le importaba la base de seguidores que tenía o como se relacionaba con la gente.

Yo siempre que digo o siento con un ME DA IGUAL, lo expreso con razones y siempre COMPROMETIENDOME con el resultado de esa acción mía, me guste a o no. No puedes pensar que haces las cosas sin que te importe los demás, porque no estás solo tú en este mundo. Porque a lo mejor puedes “dañar” a otra empresa o a tu marca, por haberte lanzado de forma inconsciente y chulesca, a hacer algo, enarbolando el “ME DA IGUAL”. No puedes decir que te da igual el resultado, más bien estás diciendo, “Como a lo mejor no lo consigo, digo de ante mano que me da igual, así que nadie me lo reproche y tengo la conciencia tranquila...”

Si que promulgo y así lo siento, que hay que hacer las cosas que te ardan dentro de ti. Porque mañana vete a saber que puede ser de ti. Ya no digo dentro de 5 años, digo MAÑANA.

Pero por favor, CON CABEZA, CON VALORES, CON RAZONES.

A lo largo del estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, muchas de las empresas estudiadas y profesionales, claro que me decían en algún momento de la entrevista: “Me daba igual lo que pensaran o no pensaran de mi, y así creo que lo he conseguido… Pero siempre a través de mis razones expresaba ese me da igual, del fuego que me había estado quemando y no quería me consumiera sino que me catapultara con lo que soñaba continuamente...”

Como observarás y en el libro lo comento, no son personas y marcas sin rumbo, alocados y unos parias de la sociedad, como así se les quiere tildar, ya que no hacen lo que se les espera de ellas o los libros de management.

Son personas y marcas, que no les importa lo que les importa a todo el mundo. Así es como avanzan y producen innovaciones y resultados diferentes a los vividos hasta ese momento.

Piensan muy bien cada cosa que hacen, porqué la hacen y cómo hacerla. No pierden el foco  de lo que quieren conseguir o al menos darse la oportunidad de ir a por ello.

Así que:

1.- Que te DE IGUAL, aquello que no está dentro de tus valores

2.- Que te DE IGUAL, aquello que no esté dentro del foco de tus intenciones.

3.- Que te DE IGUAL, aquello que te dicen que no se puede hacer, porque te aseguro que si siguiéramos así pensando, todavía estaríamos con la rueda y el fuego.

4.- Que te DE IGUAL, aquello que no vaya con tu forma de ver y vivir la vida. Con respeto y coherencia, nunca lo olvides.

5.- Que cuando digas ME DA IGUAL, lo siguiente que hagas sea algo que digas ME ENCANTA.

¿Y a ti que te da igual?¿ Me sabrías dar razones para explicármelo?

¡¡No hay nada obvio, excepto..!!

Nunca asumas que lo que es obvio es cierto” dice William Safire.

No es obvioDesde hoy, no des por nada obvio en tu vida…

Lo obvio sería que hicieras las cosas de esta manera…Lo obvio sería que empezaras a buscar un trabajo de 8 horas…Lo obvio sería que no hicieras lo que tienes pensado hacer, por las consecuencias que pudiera haber…Es obvio que le pasa algo.. Es obvio que no pegan como pareja…

Vivimos regidos por las obviedades, creyendo a ciencia cierta que eso pensamos es la realidad.

Si todas las obviedades que pensamos o sentimos a lo largo del día, fueran verdad, ¿Entonces por qué no las orientamos a hacer la quiniela o la primitiva todos los días?

Seriamos ricos. Y que yo sepa, no es así. Al menos yo.

Las obviedades están basadas en creencias y modas.

Para nosotros será obvio que tras la universidad tengamos un trabajo de 8 horas, que tengamos una pareja, que a determinada edad ya tengamos hijos, que si un hombre lleva falda por la calle, sus tendencias sexuales serán diferentes a las “convencionales”, que si vemos a nuestro compañero de trabajo tiene ojeras, no haya dormido la noche anterior…

Y ya pensamos que todas esas conclusiones que hemos sacado, son reales. Si pusiéramos esa creatividad, en manos de Pedro Almodóvar, traería para España, un nuevo Oscar.

Creencias que se han instalado en nosotros, tras experiencias anteriores, o “recomendaciones” de la sociedad, durante nuestra formación.

Pero también nos guiamos por las obviedades, gracias a las modas.

Si la moda es emprender, y todos los amigos lo han hecho, es “obvio” que yo también lo haga, ya que no vaya a ser que ellos triunfen y yo no. Si la moda es jugar a Pokemon Go o ver Juego de Tronos, es obvio que yo también lo haga, ya que al día siguiente, mis amigos hablarán de una serie que yo no he visto, y no podré participar en la conversación.

Pero una moda, no tiene que marcar una tendencia.

La moda de emprender, no tiene que convertir en obvio, que todo el mundo que tenga una idea, se lance a hacerla realidad. La moda del reggaetón, tenga que ser una tendencia en la que todos tengamos bailarlo, cuando se oiga en la pista de baile.

Porque haya una moda en esos momentos, no tenemos que tener todos la misma inclinación.

¿Dónde queda la libertad de expresión y de pensamiento? ¿Dónde queda la empatía en los seres humanos? ¿Dónde queda la individualidad del ser humano?

Si no pensamos , si no hacemos en determinado momento, lo que está de moda, si no hacemos lo más obvio, lo más normal…Seremos tachados de raros.

Pues VIVA LOS RAROS Y LA MADRE QUE LOS PARIÓ.

Sin esos locos, no tendríamos los teléfonos móviles, no mandaríamos emails a la otra punta del mundo o cruzaríamos el charco en avión o tendríamos Facebook.

no obvioVivir en lo obvio, es vivir en la comodidad. Es CREER que todo aquello que sale por nuestra boca, es la realidad., y aquí haya paz y después gloria.

¿Le has preguntado a esa persona por qué actúa de esa manera? ¿Quizá le pase algo y tú, por ser obvio, piensas que es algo totalmente contrario?

Las obviedades nos hacen perder cosas increíbles de las personas que tenemos enfrente, de las que podríamos aprender o situaciones que nos abrirían la mente, a nivel personal o profesional.

Cuando vemos innovaciones en cualquier campo profesional o social, ya estamos pensando cómo lo habrá hecho, si las circunstancias, la gente le rodeaba, en definitiva, nada acompañaba a que una persona así pudiera conseguir un éxito tal.

SABEN QUE LA VIDA NO HAY NADA OBVIO, NO HAY NADA SEGURO, NO HAY NADA CIERTO POR DECRETO…

Y para empezar, tenemos que hacernos amigos de una frase que dice así: “Sólo sé que no sé nada”.

Cada persona libra su propia guerra. Cada uno de nosotros piensa de una manera, siente de otra y la expresa de otra …Y NO CONOCEREMOS NUNCA AL 100% A NADIE, COMO ES CADA UNA DE LAS PERSONAS CON LAS QUE NOS RELACIONAMOS.

Pero ya no sólo te estoy diciendo que dejemos de obviar cosas sobre los demás, sino también de nosotros mismos.

¿Es obvio que ya no podrás conseguir nada en tu vida? ¿Es obvio que jamás podrás sentir la felicidad en tu vida? ¿Es obvio que nunca podrás reconciliarte con ese amigo que tanto quieres?

¿Quién lo dice? ¿Tú, verdad? Y tú en este momento presente, estás hecho de creencias, de experiencias. Que dicen que ha pasado hasta la fecha, pero no determinan qué va a pasar de aquí al futuro, ¿vale?

Así que si queremos vivir desde lo no obvio:

.- Adiós a las creencias que te limitan. Que han hecho su labor, pero hasta aquí. Si sabes que eres una cosa y tus creencias no están en coherencia, empieza barriéndolas e incorporando a tu vida, las que sí.

.- Si tienes un sueño recurrente, tiene un propósito para ti. Sera una locura, será lo menos obvio que has visto en tu vida, pero no paras de verlo, de sentirlo, está en tu vida con un propósito. Esta para que descubras quien eres, lo que puedes conseguir, de que eres capaz.. ¿Y los demás? Que piensen lo que quieran.

.- Antes de decretar algo, PREGUNTA. Antes de decir tal o cual cosa de una persona, de nosotros mismos, PREGUNTEMOS lo que queremos saber… Seguramente nos llevaríamos una sorpresa, al descubrir que aquellos que creíamos al 100%, es todo lo contrario.

.- Al miedo ni agua. Si tienes una idea, por muy loca que piensen los demás que es, date el permiso de sentirla, de hacerla realidad. A lo mejor estamos delante del próximo Picasso o el inventor del s.XXI. ¿O te gustaría estar la vida pensando que hubiera pasado si lo hubieras intentando?.

A partir de ahora, no des nada por supuesto, porque seguramente te confundas.

Lo obvio sólo existe para los miedosos y mediocres, al no ser que veas a tu pareja en la cama con otro con tus propios ojos, no des nada por obvio

Si no quieres se te pase nada por alto, te recomiendo “El método de lo no obvio“.

¿Quieres un cambio? Comienza con tu actitud…

El deseo vence al miedo” decía Mateo Aleman

ACTITUDDurante el día habrás leído artículos de Marca Personal, de motivación, liderazgo, de mindfulness o si Belén Esteban se casa con su novio o no.

Todos ellos, los lees pensando que nos van a dar la solución definitiva para los momentos que estamos viviendo, a nivel personal o profesional.

Creemos que nos van a dar la fórmula secreta y nuestros problemas desaparecerán de inmediato.

Pero tú  al igual que nosotros sabemos que no van a dar el resultado que esperamos, ¿Por qué? Porque lo que falla es algo que está situada en lo más profundo de ti, en lo más profundo de nosotros.

Ya puedes tener a tu disposición la formula de la Coca-Cola, de la felicidad plena, que si no tienes ACTITUD para usarla, para vivir, para disfrutarla…. No será lo mismo.

Para cada uno de nosotros, el problema que estemos pasando en esos momentos, es el más importante del mundo mundial.  Para ti, tu problema es mucho más importante que Donald Trump haya salido como presidente de los Estados Unidos o que hayan bajado las bolsas. Te da exactamente igual, te importa tu problema. Nos da exactamente igual todo, sólo nos preocupamos de nuestros problemas y el de los demás, NO

Te importa y quieres que a los demás le importe tu problema como te importa a ti. ¿Nos hemos preguntado si a la otra persona le importa nuestros problemas? ¿Nos hemos parado a pensar, si queremos ser parte de la solución del problema de los demás? Apoyándonos, ayudándonos, escuchándonos etc.

Tienes miedo a lo que te pasa y esperas que los demás lo noten. Pero los demás van a su “bola” y si tú no dices nada, ellos no son adivinos.

Aquí juega un papel importante, una de las mascaras de nuestro ego, somos cínicos.

Sabemos que nos pasa, sabemos qué debemos hacer, pero aún así gritamos a los demás como nos encontramos, para que en un arranque de compasión, nos ayuden. Bueno, más bien, nos saquen ellos las castañas del fuego.

Somos unos cínicos, porque siempre sabemos qué nos pasa y lo que debemos hacer, pero es mejor no querernos darnos cuenta, o echarle la culpa a los demás, de la situación que tenemos.

Lo que nos pasa, es que tenemos miedo.

MIEDO a lo que dirán.

MIEDO a lo que esperan de nosotros.

MIEDO a no ser las personas que queremos SER.

MIEDO a no aceptar nuestra realidad.

MIEDO a estar solos.

Y muchos MIEDOS más que podríamos tener en tantos aspectos, hasta que nos enfrentamos a nuestro EGO, y empezamos a mirar por los demás, es aquí cuando vemos que los demás reaccionan de una forma u otra, para BIEN o para MAL, POSITIVA o NEGATIVA.

Tienes razón, duele mucho, darte cuenta de tu realidad. Hasta ahora has vivido muy bien, mirando hacia otro lado. Y cuando, la vida te ha dicho que mires donde realmente tienes que mirar, hace pupa. Nos causa malestar, cuando nos damos cuenta de nuestra realidad, cuando vemos donde estamos, donde vamos, a veces incluso sin un horizonte o fin.

Aunque lo intuías ( hagamos más caso a nuestra intuición ), a esa chica no le gustas, has dejado pasar el tiempo, cuando tenías que ir al médico y ahora los resultados son más negativos de lo que creías… ese trabajo que empezaste con ilusión no es para ti, o esa relación que mantienes , tienes que dejarla ir.

Duele, pero es la realidad, es el presente. Y si sigues sin querer verlo, la vida te lo va a volver a poner una y otra vez. Como con las madres, que para comer, cenar y merendar tenías el mismo plato que no te querías comer… Pues aquí igual.

Sabes que tienes que dar el salto, pero tienes miedo. Y pides la ayuda de los demás. Te doy la razón. Yo también la he pedido muchas veces, y sigo haciéndolo, en momentos clave de mi vida.

En los momentos de la vida que necesitamos ayuda. De una forma u otra te das cuenta, de quien ESTÁ y quien NO ESTÁ.

ACTITUDPero pensar que los demás, nos salvarán como buen príncipe o princesa, de las garras del miedo, es minusvalorarnos a nosotros mismos.

Tampoco estoy diciendo que dentro de cada uno haya un SUPERMAN, que nada más cambiar su actitud, su forma de ver lo que le ocurre, ya pueda con todo él sólo. La ACTITUD es nuestra, la de las dos partes, la NUESTRA PROPIA, y la de los demás, que nos ACOMPAÑAN.

A unos nos costará más y a otros menos, pero que todos podemos, SI.

¿Pero que es la actitud?

Como bien dice la R.A.E, “Es la disposición del ánimo”.

TODO DEPENDE DEL ANIMO QUE TÚ TENGAS O QUIERAS TENER, es la actitud que tengamos.

Si tienes un ánimo “parezco el emoji de la kk de los Whatsapp” , ya te puedes imaginar que resultados estás obteniendo y obtendrás. Si tienes un ánimo “soy la folclórica del Whatsapp y los obstáculos los salto”, ya sabrás como ves la vida.

Y si, también es el estado que quieras tener. Como he dicho antes, si en anteriores situaciones, ir de victima te ha ayudado para salir del hoyo sin esfuerzo, no vas a querer a esforzarte por ti mismo, a mejorar la situación. Esperaras que otras personas lo hagan por ti. ¿Crees que alguien va hacer algo para nosotros? Vamos MAL.

Pero si de verdad quieres transformar tu ánimo, porque la situación en la que estás, no te gusta.. No empieces, con “Es que con lo que vivo, es imposible cambiar mi estado de ánimo, es una losa para mí todo lo que estoy viviendo…”

No le quito importancia a lo que estás viviendo, pero si quieres salir de ahí, empieza cambiando tu estado de ÁNIMO. Conviértete en mejor actor que Penélope Cruz, y créete que a pesar de las circunstancias, las afrontas con afán de superarlas, aprender de ellas (porque todo tiene un aprendizaje para ti, esperándote) y que eres más grande que cualquier miedo que te atenace.

Créetelo, tatúatelo,…haz lo que quieras, pero la ACTITUD es PRIMORDIAL. Es la que determina el resultado que estás obteniendo y que obtendrás.

¿Por qué tenemos miedo a la actitud? Porque así lo creo.

Porque es empezar a ser dueño de nuestros pensamientos, de nuestros impulsos, es empezar a respondernos ¿Por qué actuaba antes de esta manera?..

Es empezar a ser los Directores Generales de nuestra propia vida. Y eso da mucho respeto, por no decir miedo.

No estoy proponiendo que afrontemos la vida, desde ya, tomándonos a risa lo que nos pasa, riéndonos de las enfermedades que pudiéramos tener o te importe muy poco te echen de tu puesto de trabajo…NO DIGO ESO.

Porque aunque todos afrontemos con ganas, ilusión, motivación y fe, los retos que la vida nos ponga por delante, SIEMPRE  tenemos momentos de DEBILIDAD. Pero depende nosotros “rebozarnos” en el fango o limpiarnos el “estiércol” y seguir adelante. Depende de nosotros que queramos aprender sin cansarnos, depende de NOSOTROS, que hagamos las cosas por nuestra propia acción, llamada ACTITUD.

Digo que con actitud, aprendemos que:

.- Que todo acontecimiento tiene un aprendizaje esperándonos y un Por qué en nuestras vidas.

.- Que si tenemos una actitud de estar presente, de siempre mirar hacia adelante, estaremos agradecidos con todo y de todo lo que hemos vivido hasta ahora, de lo que nos vendrá en un futuro.. Porque todo nos ha hecho mejores personas, más fuerte.

.- La actitud determina la gente con la que nos rodeamos.

.- Con actitud, somos capaces de superar cualquier obstáculo, por alto que sea.

.- Con actitud veremos un mundo lleno de posibilidades o lleno de cadáveres.

De NOSOTROS depende sentirnos la victima de un robo o ser el pirata que busca todos los días el tesoro que le corresponde.

¿Qué eliges? ¿Qué elegimos? ¿Quedarse quieto o movernos?

 

¡¡El lado oscuro del éxito..!!

No es lo que tú tienes, sino cómo usas lo que tienes lo que marca la diferencia” decía Zig Ziglar.

EXITOVivimos en una sociedad, en la que el éxito y la consecución del mismo, es lo que nos rige.

Sólo vivimos por y para el éxito.

Durante estos días he estado investigando, y me he encontrado con “perlas” de este estilo: “La ecuación del éxito, cómo conseguir el éxito sin esfuerzo, haz que el éxito llegue a ti, cómo conseguir que tu blog sea un éxito sin saber nada de blogs…”

Más y más señales, que nos dicen que solamente nos preocupa el éxito. Y si es de una manera, rápida, indolora y sin sudor, mucho mejor.

Pero no solamente en temas de desarrollo personal se habla del éxito. Esta terminando la Eurocopa de futbol, próximamente vienen los Juegos Olímpicos, oyendo frases como está: “Hemos venido a ganar, no a pasearnos… el éxito sólo es llegar a la final, sino consideraré que he fracasado…”

Más y más éxito.

El éxito según la R.A.E. es “Buena aceptación que tiene alguien  o algo”.

Entonces ¿Por qué dicen que si no llegan a la final o consiguen una medalla será un fracaso? De pequeños nos enseñan que lo importante  es participar. En el desarrollo personal, nos dicen que la felicidad es el camino, no la meta.

¿De mayores eso de con tal de participar , se queda en agua de borrajas?

¿Qué está pasando para que haya estás contradicciones?

¡¡QUE NO SABEMOS NI QUE ES EL ÉXITO NI NOS HAN ENSEÑADO A COMO GESTIONARLO!!

Si nos enseñan a alcanzarlo, pero no a vivir con él. Nos han enseñado el lado bonito del mismo, pero el lado oscuro, no.

A través del estudio que he realizado para la creación de mi 2º libro, “Liderazgo Canalla”, el éxito ha sido un campo de estudio muy importante en él.

Nos han enseñado que si no alcanzamos una cierta cota en un ámbito de nuestra vida, seremos uno más. Y eso no nos gusta. Sabemos que somos únicos, especiales,  pero el principal problema, es que queremos satisfacer las expectativas que tienen los demás sobre nosotros.

Si no llegamos a satisfacer esas expectativas, a alcanzar esas metas que los demás creen que DEBEMOS llegar, ya estamos pensando que podemos despedirnos de ser o alcanzar algo en la vida.

Al no alcanzar el éxito, la suerte ya nos habrá abandonado para toda la vida.

El éxito, el fracaso, el miedo, los no puedo, los será imposibles…. TODO está basado en nuestras creencias.

CREEMOS que el éxito es alcanzar una meta, CREEMOS que si no lo alcanzamos todo y todos nos abandonarán, CREEMOS que ya no seremos nada si no satisfacemos los deseos de los demás…

CREEMOS y  lo que nos hacen CREER.

Creemos que el éxito es un estatus, un coche, una pareja increíble o un sueldo de muchos ceros a final de mes, con unos grandes bonos… CREEMOS QUE TODO DEPENDE DEL EXTERIOR, CUANDO NO ES ASÍ.

Creemos en lo que nos dicen los demás… ¿Y lo que nosotros creemos?

Eso es el verdadero éxito.

CREER EN NOSOTROS MISMOS, CREER EN NUESTRAS CAPACIDADES, EN LO QUE SENTIMOS DENTRO DE NOSOTROS, NO FUERA DE NOSOTROS…”

Esa es alguna de las definiciones que he ido recopilando de las personas a través del libro. Definiciones basadas en el propio interior y no en el exterior.

Por lo tanto, ¿QUÉ ES EL ÉXITO?

Es estar en coherencia consigo mismo haciendo lo que estás haciendo.

EXITOEs decir, si sientes que para ti el éxito, es estar tocando en el bar de tu barrio y la gente se vaya feliz, ése será tu éxito. Te sentirás mejor que Bruce Springteen en el mejor de los estadios.

Son personas que han cumplido SU concepto de éxito. Como bien verás, he puesto SU en mayúsculas, porque es su propio concepto, no el “deseado” por los demás ni impuesto por la sociedad.

El éxito como podrás ver, tiene dos ingredientes, TU concepto del mismo y la COHERENCIA inherente a él.

¿Qué pasa cuando alcanzamos algo que no queremos y está en disonancia con nosotros?

Drogas, suicidios, cierre de empresas,  separaciones, ideas innovadoras que se van al garete, fortunas que vienen y van…

¿Qué pasa?

No nos han enseñado a vivir con el éxito, a una buena gestión emocional del mismo.

 Nos enseñan el lado bonito del mismo, pero el lado oscuro, parece que no existe, y SI, también existe.

¿Cómo es una buena gestión del éxito?

.- Recordando que lo que ha llegado, puede irse de un momento a otro. Todo es efímero.

.- Nunca olvides el POR QUÉ de tus comienzos, tus esfuerzos, fuera de voluntad, el PROPÓSITO que te hizo empezar.

.- No has conseguido llegar hasta dónde estás, por ciencia infusa ni solo. Da las GRACIAS siempre a toda la persona que te ha ayudado. (Cuanta gente se olvida de sus comienzos y de la gente que le ayudo…)

.- Ayuda a quien te lo pida. Cuanto más des a los demás, más recibirás de la vida. Así es cómo has llegado hasta donde estás.

.- Y si estás en la “cima”, viviendo  los beneficios del esfuerzo, pero sufriendo, llorando (aunque no lo reconozcas), te encuentras solo…. eso que pensabas que era el éxito que querías, te ha sobrepasado. No es tu éxito.

No vives en coherencia contigo mismo.

Recuerda:

1.- El verdadero éxito es vivir en coherencia contigo mismo.

2.- Sin olvidar el POR QUÉ, alcanzarás eso que llamamos felicidad, para mi coherencia. Y los resultados exteriores que quieras llegar, estarán a tu mano.

3.- Si a pesar de haber alcanzado lo que te habías propuesto, no lo disfrutas, no estás a gusto, TE HAS CONFUNDIDO de ÉXITO.

¿Qué has aprendido del éxito a través de tu experiencia?  ¿Qué es el éxito para ti?.

¡¡Salte de la raya!!

El exceso de rutina es perjudicial para la creatividad”.

salirse de la rayaSolamente hay una cosa en la vida que me guste más, que es SIEMPRE SALIRME DE LA RAYA, ROMPER LIMITES.

Pero desde que nacemos, eso parece que es lo peor que podemos hacer.

No lo hagas así,… no respondas así a tus padres… no respondas así a tu jefe, no hagas pasarlo mal a tu cuñado , no comas con la boca abierta,… no comas tanto chocolate.. no ronques, no te tires pedos… no comas chucherías….”

¿Se puede hacer algo en este mundo en el que nos mostremos como somos? Aunque todos los deseamos, me parece que NO.

Estamos viviendo una era, en la que todos los cursos, conferencias, libros, las más “cool”, siempre tienen en sus títulos, la palabra Excelencia y mientras tanto estamos prohibiéndonos a nosotros mismos ser quienes somos.

¿Alguien me puede explicar qué sociedad puede salir de esta contraposición?

¡¡La que tenemos ahora mismo, que no sabemos por donde nos viene el aire!!.

Estos días estaba buscando un regalo para Papa Noel,  y encontré Mr.Broc.

Todos hemos hecho dibujos de pequeños. Muchos hemos pensado que era autenticas obras de arte, y así lo hemos soñado. Hasta nuestras abuelas, así lo pensaban. ¿Y dónde quedaban esas obras?

¡¡EN LA BASURA!!.

¿Y qué pasaría si esas obras de artes, las convirtieras en un almohadón, un pañuelo, bolso o puf con ese diseño? A parte que estarías más orgulloso de tu hijo o sobrino, a esa “gran” persona, empezaría su vida de una manera diferente a la que nosotros lo hemos hecho.

Eso es lo que hace esta empresa, que os recomiendo echéis un vistazo.

Porque desde pequeños, y no tanto, estamos sugestionados, por la “sociedad”, con frases como las que antes he comentado.

¿Y si desde pequeños ya los gestionamos para que no “se salgan de la raya”, cómo queremos que esas personas , luego sean creativos? Seguirán haciendo lo que los demás les “recomienden”, no lo que ellos sientan.

Queremos una sociedad de oportunidades y ya desde pequeños, entre nosotros mismos, estamos limitando nuestro talento, para crearlas.

¡¡ASÍ NOS VA!!

Pero no solamente nos limitan nuestros padres desde pequeños, sino también la formación que recibimos.

De mayor queremos SOÑAR en GRANDE cuando desde pequeños nos están diciendo cosas como “ No tengas pajaritos en la cabeza, eso es imposible… no lo conseguirás”. Si ya de pequeños, estamos limitando nuestras miras, nuestros sueños, porque pueden ser “muy grandes” y nos podemos llevar una buena “leche” si lo intentamos ..

Si ya desde pequeños, les estamos diciendo, que no se salgan de la “raya”, porque sino viene el “coco” y se los comerá… Cuando tengan 30 años y tengan retos, lo que harán es “quejarse” del Estado por su vida y de las oportunidades que han tenido delante y han visto partir… porque desde pequeños les decían que no se salieran de la raya, porque eso era lo que “molaba”.

Si ya de pequeños, estamos echando a la basura, las ilusiones de nuestra nueva generación. ¿Alguien me podría decir porque España es uno de los países más pocos productivos de Europa? Porque no tenemos ilusión por nada y para nada.

mr brocNo esperamos nada de nadie, no esperamos conseguir nuestros sueños ya olvidados hace tiempo, no esperamos ser felices porque pensamos que todo eso y más, es algo imposible. Nos han dicho que si nos salimos de la “raya”, nos pueden señalar, y eso no es muy bonito.

Pues a mi me encanta que me señalen porque haga algo que piensan que se la sale de la “raya”. Todos queremos hacerlo, todos queremos ser nosotros mismos, disfrutar con lo que hacemos y somos….pero desde pequeños hemos sido educados en el miedo.

En que tenemos que ser como los demás, en que eso de destacar, trae más problemas que beneficios. Apoyamos ya desde pequeños, la mediocridad en vez de la excelencia. Queremos tapar más nuestros talentos, que ensalzarlos.  Ya no te digo que podamos vivir de ellos, sino que nos podamos descubrir a través de ellos, de quienes somos.

Ya desde pequeños, nos ponen mascaras, que pesen lo máximo posible, para no tener fuerzas, para ser nosotros mismos. Nos ponen porque pensamos que mejor ellos que nosotros, ya que tienen más edad para decidir qué debemos hacer. Pero aún a una edad “adulta” , seguimos guiándonos por “reflexiones” de los demás, cuando sin embargo, lo que tendríamos que hacer es escuchar siempre a nuestro CORAZÓN.

Lo hacen por nuestro bien, y aunque sepan hacer la tortilla de patatas de muerte, ¿Qué sabrán ellos para dirimir si tenemos o no talento en algo que ellos no saben ni siquiera lo que es?

Si, lo hacen por nuestro bien, para que no suframos… y todo lo que tú quieras, con excusas como que no sabes, que no tienes la titulación, que se reirán de ti… ¿Pero es que saben leer el futuro? En algunas ocasiones, acertaran y sería mejor mirar hacia otro lado.

Pero cada vez me encuentro con más personas que dicen, “ Hice caso a mis padres, decían que no podría.. Tiré la toalla, y reconozco que me hubiera gustado saber qué hubiera pasado si lo hubiera seguido intentado..”

¿Quiénes son los demás para determinar nuestro futuro? Cuando tendrían que ser ellos, los primero que se analizarán, a ver si estaban siendo coherentes con sus vidas.

 SÓLO TÚ PUEDES DETERMINAR TU FUTURO CON TUS:

.- ACCIONES

.- INICIATIVA

.- FE

Salgámonos de la raya, ¿Por qué?

Porque estamos dominados por una sociedad que promulga el “realismo”, que conlleva a una sociedad mediocre, que sueña con resultados diferentes, haciendo lo mismo de siempre.

SALGÁMONOS DE LA RAYA, y soñemos con metas poco “realistas”, POR FAVOR.

Me canso de escuchar: “ Tenemos que ser innovadores, diferentes, crear nuevas empresas… crear y crear para el mejor desarrollo de la sociedad..”

¿A qué es algo que suena “guay”, verdad? Pues si de verdad, queremos que eso ocurra, pongamos las cosas más fáciles, en vez de poner la pierna encima, desde que nacemos.

Seguro que querrás decirme, que todo lo que promulgo, es muy fácil, bonito, o como tú quieras llamarlo… Pero ahora me gustaría hacerte una pregunta:

“¿Dónde crees que está el futuro?”. Está dentro de ti y solamente tú puedes sacarlo y que se ponga a trabajar para ti.

¿Cómo hacerlo?

SALIENDOTE DE LA RAYA. Has estado esperando a qué llegue el momento adecuado, que las circunstancias cambien, que baje del cielo tu sueño, tu meta…. ¡¡BASTA YA!!.

SALTE DE LA RAYA, y lucha contra todo lo que se te interponga entre tú y tu sueño.

Es el momento de elegirte para tu sueño, no esperes que nadie lo haga por ti.

¡¡SALTE DE LA RAYA!!.

Creer o No Creer

Creer en algo y no vivir para ello es deshonesto” decía Gandhi.

CreerNos levantamos y siempre estamos oyendo lo mismo: “Qué pena, cómo está el mundo, es imposible, no podrás, se cree que lo va a conseguir, estamos rodeados de tristezas, mangantes y tonterías, así no vamos a ningún lado…”

Ya desde que nos levantamos estamos rodeados de gente negativa, pesimista, como tú quieras llamarla. ¡¡QUÉ HORROR!!

¿Pero sabes qué? De ellos nunca será el mundo. Ellos nunca conseguirán ese resultado con el que siempre han soñado.

¿Por qué? PORQUE ELLOS NO CREEN.

Tú, CREES.

A pesar de haber vividos situaciones en las que te han hecho dudar que la vida era algo bonito, tú sigues creyendo.

Has vivido situaciones como gritabas al cielo preguntándole: “¿Por qué a mí?” . Veías como gente con mucha menos capacidad que tú, te superaban sin saber cómo ni por qué, en el camino hacia tus metas. O como personas sin recursos, conseguían tus sueños.

Sabes que las personas que no creen, no tienen ninguna voluntad por nada. Pero contigo las cosas, son diferentes.

Tu creencia de poder, hará que muevas cualquier voluntad que te propongas.  Si crees, tu voluntad  por y para superar cualquier reto, estará aumentando.

Las personas que no creen, no ven. NO VEN, que quien está creando, antes ha tenido que creer que podría. No ven que ellos son los dueños de su futuro, que ellos mismos visualizando su sueño, ya lo estás creyendo. Si empiezan visualizándolo, empezarán a movilizar sus voluntades.

Pero tú lo ves, tú crees y por ello vas a crear como llegar hasta tu meta. Si crees, es porque sabes que las cosas se pueden hacer mejor. Si crees, es que sabes, que tu puedes crear algo mejor para ti, un futuro mejor.

Creyendo, empezaras a crear el mundo que siempre habías soñado.

Será un mundo muy pequeño. Estás comenzando.  Será como tu pompa de jabón, frágil, con miedo a que se rompa por miedos, vergüenzas, a no confiar en ti mismo. Pero sabes que solamente se transformará tu vida, con pequeños paso, juntando pequeñas pompas de jabón, pequeñas acciones que realices.

Pero no creas que necesitas estudiar un máster, irte al Himalaya para tu transformación, mira a tu alrededor. Seguro que puedes cambiar muchas cosas que te rodean, y poco a poco, ir a por pompas más grandes.

Si haces caso a toda esa persona que te rodea, que te dice por activa y por pasiva, “ Es imposible, el mundo es una mierda, mejor quedarnos como estamos, y no quejarnos..”, lo ideal sería quedarse en la cama, y esperando que pasase el temporal. Pero tú no eres así.

Tú quieres que tu pompa se vaya haciendo cada vez más grande, que transforme a todo el mundo que entre ella.  Quieres ser el cambio que te gustaría ver en el mundo. Sabes que cuanto más grande sea tu motivación, más fuerte será ante las inclemencias.

En tu vida, siempre has querido crear algo que transforme a los demás,  y ha llegado el momento.

Pero tú sabes que  todo no es perfecto, que el mundo tiene sus imperfecciones, como tú también. No eres un Happy Flower.

Sabes que vas a luchar, que tendrás que ser constante, que eso de tirar la toalla no va a ir contigo ni se te va a pasar por la cabeza. Vas a luchar por lo que quieres, porque crees en ese sueño y esa voluntad te va a llevar en volandas.

CreerCuanto más grandes hagas tu pompa de jabón, más gente incluirás. Cuanta más gente esté dentro de ella, más transformación producirás. Más ayudará. Pero no solamente a las personas que estén dentro de ella, sino también a la gente que hay alrededor de ella.

Hay posibilidades que tu pompa de jabón algún día, hago puff. Quizá antes que tú quisieras.

Pero si es así, piensa que quizá esa no era tu pompa soñada.  En eso momento echa la vista atrás y date cuenta de todo lo que has conseguido por el camino. De la gente que has incluido en tu pompa, de tu superación en todo momento, de la voluntad que le has impregnado a tu burbuja, de la autoestima que tienes ahora al ver de lo que eres capaz.

O quizá, tu burbuja tengas que dejarla pasado un tiempo. Ya no era lo que querías, o tienes la voluntad de crear otra. Dale ante todo las gracias por todo lo vivido con ella y para ella. De lo bueno y lo malo, y sobre todo piensa, que todo es perfecto y si tienes que dejarla a un lado en tu vida, es por algo. Todo tendrá su por qué, aunque en ese momento no lo veas.

TÚ CREES y por eso, nada ni nadie va a poder contigo. Tú crees que creando tu sueño, será realidad. Sabes que si crees, tú serás el dueño del mapa que te llevará a tu tesoro.

No hace falta que te repita que pasará si NO CREES, porque lo ves en todo momento con la gente que te rodea.

Sabes que si crees, el musculo que distingue a las personas de éxito de las que no, el del tesón, estará en pleno funcionamiento.

El tesón te creará el hábito de creer aunque las circunstancias exteriores sean impensables para crear a tu sueño. El tesón te hará creer en ti, en dar pasos, por pequeños que sean.

Las personas que no creen, el tesón es algo que intentaron, pero que al no ver los resultados para antes de ayer, tiraron la toalla. El tesón te hace ver a largo plazo, con confianza ante los resultados, ante su consecución. El tesón te hace ver que es un camino largo, no un camino corto, como todos desearíamos.

Sabes que si crees en ti, eres capaz de cualquier cosa, que te propongas, como has hecho antes.

¿Entonces POR QUÉ NO CREES AHORA EN TI, EN TUS POSIBILIDADES?

Creer o no creer, TÚ DECIDES.

 

 

¿Cómo otros consiguen lo que tú deseas?

El deseo de lo que nos falta promueve la carencia, pero el agradecimiento de lo que tenemos llama a la abundancia”.

abundanciaUna de las cosas que he aprendido durante todo este tiempo es a observar.  A observar como se mueve la gente, cómo habla, como se mueve.  Y he aprendido mucho de ello. Llevaba tiempo, queriendo averiguar cómo se llega a vivir en abundancia, qué es y cómo mantenerla.

Fue uno de los primeros temas que aprendí en mi caminar, la palabra abundancia. Y en estos momentos que estamos viviendo, oír esa palabra, se te iluminan los ojos, se salen de sus orbitas.

Una de las cosas que he aprendido observando a la gente que vivía en abundancia durante todo este camino, es que LA ESCASEZ NO EXISTE.

Si, no me mires así. Sé que estarás pensando en la escasez que estás viviendo, en el no trabajo, en llegar a final de mes… Yo reconozco que cuando lo ví, también pensaba lo mismo.

No me llamaba nadie, mi vida era un caos, y en la cuenta corriente si había 10 euros, y ya era demasiado. Pensaba que el mundo era escaso, me cagaba en el vecino, en el amigo que había encontrado trabajo, que había encontrado pareja , que tenía cosas que yo quería… Pero ¿Cómo lo hacía si estábamos en crisis, si no había nada en el mercado?

EL mundo no es escaso, nos levantamos todos los días y no nos damos cuenta de que estamos rodeados de abundancia. Podemos coger el metro, podemos comprar una barra de pan, darle a un botón y ver la televisión o simplemente abrir el grifo y que caiga el agua.  Pero no, queremos más, queremos un coche, queremos una rubia a nuestro lado… y mientras tanto no estamos dando GRACIAS por todo de lo que si tenemos.

Es que son las cosas que SI tenemos las que nos pueden y deben hacer felices, no cosas que no sabemos si podremos o no, llegar a ellas.

Pero no solo estamos rodeados de alegría, de felicidad, sino de momentos únicos, de sonrisas de nuestros familiares, de gracias que nos dan los amigos por un simple abrazos, de una mirada. Pero nos enfocamos más en lo que no tenemos, que en lo que si tenemos.

Mira a tu alrededor, y date cuenta que vives en la abundancia, estás rodeado de cosas por las que dar gracias.

Pero querer vivir en una vida con más abundancia, EXIGE MUCHA FE.

Tenemos un sueño, vivir en abundancia, de amor, de trabajo, de pasión, de lo que sea… pero al instante viene nuestro EGO y nos dice que nos olvidemos, que eso es imposible. Y a ello le tenemos que añadir, las circunstancias exteriores que estés viviendo y la familia, que te dice que te olvides.

Pero aquí tiene que salir en tu ayuda, TU CONFIANZA, LA FE que tienes en tu sueño, en que lo conseguirás. Sin estas dos actitudes, jamás lo conseguirás. Podrás conseguir algo, pero a las primeras de cambio, cuando te hayas “caído” o se te pase la idea de tirar la toalla,  desistirás, porque tu confianza en tus posibilidades, y la fe de su consecución, no serán tan fuertes, como para no desistir en ningún momento.

Fe en que lo vas a conseguir y confianza en tus posibilidades.

¿De verdad quieres que tu vida cambie? Solamente lo hará cuando pase una cosa. ¿El qué?  CUANDO CAMBIES TU MANERA DE PENSAR.

¡¡Lo que crees, es lo que creas.!!

Hasta entonces, pensabas que no podrías, que era imposible, que no podría vivir la abundancia del amor, del dinero… ¿Y qué resultados estabas obteniendo? 0, porque no confiabas, no tenias fe.

Las personas que viven en la abundancia, ya sienten esa abundancia, antes de que lleguen a su vida. Hay una frase que dice, que no recuerdo quien la dijo, que dice: “Yo ya sabía que era el mejor, lo que pasa que el mundo tardó en darse cuenta”.

El confiar en si mismo y la fe en su consecución, no decaen, pero ya antes de su consecución, sabían que lo iban a conseguir.

Son personas que se han ENFOCADO, en su sueño, en su meta. Han sabido decir NO, a muchas distracciones que a lo largo del camino han vivido. Claro que se han caído, como todos, pero aún así , no perdían su foco, en su meta.

En lo que te enfocas, es lo que se expande. Si te enfocas que tu vida es pura escasez, es lo que tendrás a manos llenas, escasez. ¿Pero que en qué se enfocan las personas que viven en la abundancia? En eso, en que el mundo está lleno de oportunidades, está lleno de abundancia,  y que hay para todos., solamente tenemos que ir a por lo que queremos.

Y el foco te hace ponerte en modo ACCIÓN.

Acción hacia tu meta, acción en el día a día, acción para aprender de todo lo que viven durante el camino. Son personas que sus ilusiones las ponen en acciones, a pesar del miedo que tienen, sabiendo que sin acción, esos sueños, serán efímeros.

abundanciaEsa acción es una causa, y toda causa lleva su efecto. Toda causa, toda acción provoca su efecto. Si no haces nada, no conseguirás nada. Si das un paso, por muy pequeño que sea, seguro que conseguirás mucho más que sin hacer nada, por muy pequeño que sea.

Pero lo que me he fijado, de las personas que viven en la abundancia, se diferencian de los demás, por una cosa muy fácil y difícil a la vez.

SON PERSONAS QUE DAN A LOS DEMÁS, SUS TALENTOS, SUS DONES.

No me mires así. TÚ TAMBIÉN UN TALENTO, UN DON, como tú quieras llamarlo.

Un día oyeron a su vocecita, a su corazón, a su intuición.  Y les dijo que tenían que enfocarse hacia ese talento que estaban realizando al cual tenían miedo, porque dudaban si eran buenos o no.

Hemos venido a ser felices en la vida, y felicidad es hacer lo que eres, a realizar tu talento. Y es lo que hicieron ellos, dar ese paso hacia adelante, mostrarse desnudos ante los demás, gritando: “Yo soy feliz haciendo esto, y sé que ayuda a los demás. Quiero orientar mi vida a este don y para este don, y no pienso cambiar de idea… es lo que me hace feliz”.

Ese don, les ha hecho abundantes. No se han dejado llevar por lo que los demás estipulaban como “idóneo”, sino porque lo de su corazón decía que era lo “ideal”.

¿Quieres saber qué leyes privadas usan las personas que viven en abundancia?

.-  Correspondencia: El mundo interior se corresponde con el exterior. No puedes logar en el exterior algo hasta que dentro de ti no lo hayas conseguido. Son personas que son arquitectas de su destino.

.- Coherentes: Actúan de acuerdo a sus creencias. Para ellos no existe el concepto de escasez.

.- Acumulación: Un gran esfuerzo es la acumulación de otros pequeños que son difíciles de ver. Son personas disciplinadas y persistentes

.- Tienen una aceleración acelerada: Mientras más rápido se mueven, más rápido llega la abundancia hacia ellos. Cuanto más éxito tienen más éxito se encamina hacia ellos.

Y recuerda,  Obtienes aquello en lo que piensas, tanto  si lo deseas como si no.

A partir de ahora, ¿Vas a pensar solo en abundante?

Si queréis conocer más sobre la abundancia, os recomiendo el libro de Sergio Fernández, Vivir en abundancia.