Noticia: ¡¡No hay principes azules ni princesas rosas!!

Eran amantes eternos , buscarse y encontrarse una y otra vez era su karma” dice Isabel Allende.

Os tengo que decir una noticia muy importante para mi: EL ROJO NO ES EL COLOR DEL AMOR.

Ni tampoco existe el príncipe azul, y por favor ¿Quién come perdices en su boda si en todos los menús hay pescado y tarta de chocolate?

Nos encanta cada vez ser más radicales y yo cada vez estoy más en contra. “ La pasión, el sexo es de color rojo, Verde esperanza, el futuro es de color negro y las novias se tienen que vestir de blanco impoluto…”

¿Y dónde están las demás gamas de los colores? ¿Por qué denostamos otros colores a favor de otros? ¿O es que la vida solamente es de un color o de otro? ¿Dónde está el gris, el violeta o el amarillo?

Se dice que el color rojo, significa llamada, está relacionado con las pasiones, con la sangre, con el amor. Pero otros podrías decir, que el rojo lo tienen relacionado con algo desagradable o sinónimo de desmayo al ver la sangre. ¿O es que cuando estamos comiendo nos gusta ver una operación o algo parecido?

Dejemos de etiquetar las cosas y más de forma impositiva.

El amor, tiene para momento , sus colores. No solamente el rojo invade toda la relación.

En el comienzo de la relación hay dos colores que invaden cada momento, el verde y el gris. El gris, porque no sabes por donde irá la relación y más si has tenido ya alguna mala experiencia en dicho campo. Es el color de la duda, ni blanco ni negro, gris, por si acaso.

Pero decidimos , el corazón o la razón, que vamos a dar un paso adelante… Y empezamos a ver a esa persona, a mirarla a los ojos, a reírnos de sus cosas aunque realmente no hagan gracia, empezamos a vivir en la esperanza, que sea la persona que queremos, que siempre hemos soñado. Empieza la esperanza, vemos todo de color verde.

Y entonces cuando llega la pasión, la manos entrelazadas, las miradas que hace todo a nuestro alrededor desaparezca. Si, el rojo nos invade. Todo es pasión, hasta un simple gracias, se convierte en un torbellino de emociones y sensaciones.

¿Pero qué pasa? ¿Qué hasta aquí se ha acabado ya el amor? ¿Qué pasa con los enfados?

Ves a esa persona de todos los colores, pero no muy inspiradores que digamos. Pasas del verde, al rojo intenso, pasando por el negro, por el gris de la duda, por el marrón pensando qué habías hecho estando con esa persona … Un carrusel de emociones y decolores.

¿O es que siempre el príncipe o la princesa tiene que ser azul o rosa? ¿A otros no les podía gustar que su príncipe fuera amarillo o de color negro? ¿O las princesas tienen que llevar siempre el rosa en todo momento? ¿No le puede quedar bien el negro para sus ojos?

Odio las etiquetas… No serás nunca creativo, eres torpe, eres inocente, te van a dar siempre por todos lados, no te sabes vender, nunca conseguirás nada, eres un incrédulo… … Etiquetas que con nuestra autoestima “baja”, acabamos haciéndolas nuestras, porque pensamos, que son personas, con “más experiencia”, que nos lo dicen por nuestro bien.

Nosotros mismos ya tenemos que ser ese color “rojo” del amor, o el que queramos darle. Nadie puede ni debe imponernos su color, nadie debe ni puede, hacernos cambiar de color.

Porque ya no sería amor, sería imposición.

Pero no solamente en el amor, dejamos que nos impongan lo que los demás piensan que es mejor. En la vida normal también.

Nos imponen normas, ( que están muy bien en determinados casos), pero que no nos dejan, ser nosotros mismos. Que no nos dejan, mostrar nuestros colores en esos momentos.

Los exámenes están bien, pero si suspendes, ya eres un “color negro”; un señalado, un negado.. Pues quizá esa persona , tenga un color “más potente” en otras materias , pero ya le imponemos el negro, porque no ha conseguido, lo que esperábamos de él.

También hay personas, que intentan “mostrar” colores vivos allá donde van , y luego es una simple mascara, que ha asumido, porque quería no mostrar su color gris, y sentirse uno más, dentro de la variada paleta de colores, que nos hacen creer que la vida, sobre todo vivos.

Los limites, que ponemos en la vida, que nos imponen, no nos dejan demostrar que la vida, que el amor, son diferentes tonalidades. Que estamos constituidos por colores, y no por uno solo.

Los príncipes azules no existen porque quizá tu color, el que te distinga sea el amarillo. La esperanza quizá no sea verde para ti, porque sea el rojo el que caracterice tus caminos , de esfuerzo y confianza.

Basta ya , de las pasarelas de moda, que nos impongan un color para estación del año . Basta ya , de imponernos colores negros, para ir a trabajar, cuando solamente un trabajador puede transformar el devenir de una empresa, aunque llevará zapatillas y camisetas “no correctas”. Basta ya de pensar que las princesas serán rosas y los príncipes azules, a mi me gusta el negro, y el rosa no me queda bien a mi cara. Una mujer de negro, me parece más atractiva, y no hace falta que venga en un corcel blanco, andando, ME VALE.

Dejemos de etiquetar las cosas por colores, por nombres, y aceptemos las diferentes tonalidades que tiene la vida. Vivámoslas todas, porque eso es la vida, una cama intensa de colores, de momentos ,de situaciones.

Anuncios

¿Cómo conseguir el éxito en tus relaciones?

El éxito depende de la preparación previa. Sin ella seguro que llega el fracaso” decía Confucio

No eres tus títulos. No eres el dinero que tienes en tu cuenta corriente. No eres el número de seguidores que tienes. No eres nada de eso…

ERES LAS RELACIONES QUE TIENES. 

Estos días me daba cuenta desde que empecé este nuevo trayecto en mi vida, las relaciones que han ido quedándose atrás, las nuevas que han venido y las que se están yendo, el poder que han tenido en mi vida. Como me han cambiado, me han hecho ver quién era y quién no quería ser.

SOMOS NUESTRAS RELACIONES.

Todas las relaciones, acaban afectando a todas las áreas de nuestra vida. El amor al trabajo. Relaciones de trabajo en relaciones familiares. Relaciones de amistad en el amor.  Las relaciones son el principio y fin de nuestro éxito, de nuestra paz, de nuestra felicidad.

Pero no nos damos cuenta de ello. Las damos por supuesto. Sabemos que están ahí si son de amistad o de pareja de mucho tiempo. Pensamos que siempre estarán ahí. Que no se van a ir de nuestro lado. Que todo irá como siempre. O si nos están yendo mal las cosas, ni locos pensamos dejar una relación , ni creemos que será por esa relación que se está consumiendo, el motivo de cómo nos sentimos.

Siempre acabamos echándole la culpa a circunstancias exteriores, no queriendo ver la salud de nuestras relaciones con los demás, PERO TAMBIÉN CON NOSOTROS MISMOS.

¿Y qué hay que tener o no tener en toda relación, para que haya éxito?

1.- Complementan tu foco, tu propósito, tu estilo de vida. Y no lo hacen descarrilar.

Será duro, pero si ni siquiera respetan tus decisiones respecto a lo que quieres hacer con tu vida, ( al no ser que sea algo nocivo o vayas directo para Carabanchel), hazte una pregunta: ¿De verdad merece la pena estar junto a esas personas que no respetan tus decisiones?

A lo largo de muchos artículos lo he dicho, mucha gente que a día de hoy no está en mi vida, y llevaban años en ella, ya no están. ¿Por qué? Porque no querían me diera la oportunidad de hacer lo que sentía. Tenía que seguir un status. No tenía que salirme de lo establecido, de lo que el grupo consideraba como normal.

Cuando me di cuenta, que importaba más mi felicidad, el darme esa oportunidad de descubrir qué había detrás del miedo, el tiempo iba diciendo adiós a esas personas .

Ya no te digo que tienes que tener personas que sean “palmeros” de tus ideas , porque esas relaciones también acabarán siendo tóxicas. Sino personas que te alienten, apoyen, RESPETEN tus decisiones, porque sepan que la vida es una y hemos venido a exprimirla desde nuestros talentos y paz.

Piensa en toda aquella persona que ves que no son sinceros contigo, que dicen que te comprenden pero luego intentan boicotearte, que no están cuando los necesitas y sólo los ves cuando te van bien las cosas…TODOS ELLOS, MANDALOS A PASEO. 

Tu salud te lo agradecerá.

2.- Nunca te hacen sentirte usado.

En otros artículos, comentaba cómo es la amistad en tiempos de crisis.

Son los únicos tiempos, que aún no deseándolos, acabas agradeciéndolos porque te demuestra quién es quién DE VERDAD.

Una relación, del tipo que sea, si se basa en los intereses propios, durará hasta que otra persona le satisfaga más sus deseos en relación a contigo.

Una relación, tiene el propósito de dar, de darse a los demás. Si, seguro que estás pensando, “pero yo también quiero recibir algo“. Desde luego que si solo das y no recibes nada, eso no es una relación, eso se llama “yo me hago la victima y me aprovecho de ti”. Pero si te encuentras en esa situación, quédate con la conciencia tranquila, porque tú no habrás usado a nadie, te habrás dado a esa persona, y con toda la paz del mundo, dirás adiós a una persona, que solo piensa en usar a los demás por su propio beneficio.

Una relación en la que una de las partes se siente usada, no es una relación, es opresión.

3.- Todo comienza, con una buena relación contigo mismo.

A través de las sesiones con clientes e emails que recibo, la tónica es siempre la misma: “Es que los demás…Es que mi pareja…Es que la relación con mi jefe…Es que …”

Siempre cuando una relacion va mal, empezamos por echarle la culpa a los demás, a la parte contratante. ¿Pero qué pasa con nosotros? ¿No tenemos algo de culpa en dicha situación?

Siempre respondemos: “¿Yo? Eso si que NO, la culpa de todo la tiene él/ella

¿CÓMO TE LLEVAS CON ESA PERSONA QUE VES TODAS LAS MAÑANA EN EL ESPEJO?

Se sincero, ¿Qué te parece?

Ya puede ser una relación de pareja, amistad, profesional o lo que sea…pero si no empiezas por estar en paz contigo mismo, en creer en ti, en QUERERTE,…Me puedes explicar ¿CÓMO VAS A QUERER Y POR LO TANTO, TRIUNFAR EN LAS RELACIONES?

¡¡IMPOSIBLE!!

Se nos habla del éxito, de cómo llegar a ser un referente, pero no nos preocupamos del principio del comienzo para llegar a él, que son las relaciones que tenemos, cómo son y que emociones nos producen.

Muchas relaciones te limitan y lo sabes. Otras que son recientes, te alientan y motivan. De ti depende.

¿Mi consejo? Relaciónate con personas, que acepten quien eres a través de tu estilo de vida, de tu forma de ser, de tus excentricidades. ¿A las demás? les das las gracias por estar, pero no es tu camino. ¡¡Tú decides!!

¿Cómo son tus relaciones?

¡¡Algo que a todos nos marca, el amor!!

Ten en cuenta que el amor y los grandes logros, requieren de grandes riesgos” dice el Dalai Lama

Recientemente he terminado de leer el libro de Rocío Carmona “Lo que sucedió cuando me rompiste el corazón”. Libro actual, fresco y real como la vida, que me dio el último empujón a una idea que llevo tiempo viendo en las empresas y marcas con las que trato.

LO QUE A TODOS NOS HA MARCADO O MARCA, ES EL AMOR.

Seguimos a marcas de las que nos enamoramos, trabajamos en empresas de las que estamos enamorados, estamos con personas de las que estamos enamorados.

Y solo habrá un final feliz, si hay energía entre ambos, si hay una enamoramiento de verdad.

Se trata el amor, las emociones como algo muy bonito, ideal, que nos hacen más bien que daño. Pero cuando nos toca en primera persona, nos cerramos en banda a la hora de hablar de ellos.

Nos hicieron con amor y siempre las mejores cosas salen desde el amor. ¿Qué diferencia hay entre el arroz que hiciste la semana pasada y el que te salió tan soso? El amor.

¿Por qué sigues con tanta devoción a ese cantante? ¿Por qué te compras el mismo día del lanzamiento el libro de tu escritor favorito?

Porque el amor que te transmite, la energía que pone en cada acción, te llega de verdad.

A lo largo del estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, sentía que había algo más, que diferencia a unas marcas de las otras. Y si, era el AMOR.

Todos y cada uno de ellos, ponían una energía plus, que a la larga hacia que se distinguiera de la competencia.

Puedes llamarlo amor, energía, alma,…ponle el nombre que tú quieras. Pero que hay algo que te distingue de los demás, de eso no tengo ninguna duda.

Pero en esta sociedad, no queremos cantar como Alejandro Sanz “Mi soledad y yo”. Se nos dice que sufrir no es bueno, que es mejor para nuestra salud “Ojos que no ven, corazón que no siente”, en definitiva en convertirnos en “hombres de acero”. O si estamos en soledad, y aparece el amor, en cualquiera de las formas posibles, gritar como Marlango, “Vete”.

En definitiva, nos han dicho que el amor “Duele” como canta Elefantes. Por eso ahora la moda de los coach de parejas, es impulsar que todos somos naranjas completas, como si no necesitásemos a nadie para ser un poco más felices.

Y quien diga lo contrario miente.

Las empresas quieren enamorar (NO MANIPULAR) a sus clientes. Nosotros enamoramos a nuestra posible pareja. O a nuestros futuros trabajadores.

TODO DEPENDE DEL AMOR.

Cuando no “enamoramos” a nadie, nos preguntamos como dice Christina Rosenvinge , ¿Quién me querrá?. Y en vez de hacer un camino de introspección, preferimos comprar seguidores para redes sociales, subirnos a carros de “modas” que sólo nos darán pan para hoy y hambre para mañana.

Cuando estamos enamorados de verdad, (podrá salir bien o mal la historia, pero así lo sientes), sabes que esa persona, empresa o producto, es lo que estabas buscando. ¿Quién no ha dicho alguna vez, “Eres, como canta Antonio Orozco?

Pero todo empieza estando “Loco de Amor” como dice David Otero, pero con nosotros mismos.  Tampoco estoy impulsando aquí que nos queramos más que nos quieren nuestras madres. Para nada.

Pero cuando empezamos a querernos a nosotros mismos, ya podrá venir una sorpresa en forma de decepción personal, de producto que no satisface nuestras expectativas, que no lo veremos como un drama, sino como una evolución de nuestra vida personal o profesional. Nos hace afrontarlas con actitud y no con emociones descontroladas, ni actitud de víctima.

Para las marcas y profesionales que sigo estudiando, cada día no es un lamento, sino el sonar de los Tambores de guerra, como dice Manuel Carrasco. Sonido de aliento, que desde su amor, su energía, su confianza, su coherencia, siempre como tú quieras llamarlo, saben que un nuevo día es una nueva oportunidad de enamorar a sus clientes, de conquistar los corazones del mundo que saben que les espera.

Las personas y empresas que desprenden amor allá donde van, siempre desde un trabajo interno, están trabajando en un sueño, en un propósito. Son ellos mismos, no van siguiendo la “manada” o la “moda” de esos momentos. SI te gusta bien y sino también. Y por eso enamoran, porque son ellos mismos.

Nos enamoramos de lo que creemos que nos puede dar una vida diferente a la actual, de lo que nos puede hacer sentir emociones hasta nunca vividas. Nos podremos enamorar de una marca que no gusta a nadie, de una persona no muy agraciada, pero si a nosotros nos ha “llegado”, dará igual lo que opinen los demás, es nuestro amor lo que importa de verdad.

¿O es que crees que irá algún lugar si crees que te enamoras de una marca simple y que sólo lo haces por estar tranquilo? Sabes que no irá a ningún lado.

Entre otra de  las características, tanto en el libro de Rocío, como en las marcas estudiadas, además de quieras o no, la vida siempre te pone lo que es para ti, tenían una banda sonora que los acompaña durante todo el camino.

Tienen un concepto del amor, no basado en un “mundo ideal” como Disney, sino más realista, de confianza, aprendizaje. De caídas si, pero también, de subidas y de aliento. Un amor más “Indie”.

El amor sin música, es como el arroz con leche sin canela. Algo insípido.

Nos preguntamos como esas personas o marcas han provocado una “Avalancha” como dirían los Héroes del Silencio. Como lideran nuestros corazones y nuestras preferencias.

Ya sabes la “fórmula secreta” de muchas empresas y personas en la vida, EL AMOR.

Enamorémonos de las raíces y no de las flores, así en otoño sabremos qué hacer

¿Estás dispuesto a empezar a amarte y a enamorar?

 

¡¡ Un Te quiero y un Adios!!

“Eres el adiós que nunca sabré decir”

Hace unos días me preguntaban:

¿A qué palabras has tenido miedo en tu vida?

Dije que a 2:

TE QUIERO y a un ADIOS.

Sin dilaciones, sin miedos al que dirían, salieron de mi boca como una bala sale de una pistola directa a su diana.

Creo que son las dos palabras más difíciles de pronunciar por un ser humano y las que más transformación producen.

Nos cuesta decir TE QUIERO.

A pesar que las películas de Disney, las de las 3 de la tarde los sábados y algún realilty que nos dicen lo bonito que es el amor, los vaivenes tan divertidos que viviremos y lo chulo que es pasar el domingo por la tarde en el sofá y una manta, tenemos un miedo atroz a decir, TE QUIERO.

Ya no estoy hablando de un Te quiero como una posible pareja, simplemente un te quiero como amigo, hermano o familiar.

Nos cuesta, y mucho.

¿Por qué?

Porque TENEMOS MIEDO.

Miedo a que nos miren raro, a ser rechazados, a que piensen que somos de otra orientación sexual, a que seamos “demasiado” sensiblones o vete a saber qué locura se le ocurrirá a nuestro cerebro como excusa para no dar el paso adelante.

¿Y mientras tanto? Una nueva oportunidad perdida de demostrar a esa persona cuanto sentimos por ella.

Sé que estarás pensando, “Pero yo lo demuestro de otras muchas maneras..No hace falta que diga nada, lo hago todo los días a través de diferentes acciones o con regalos en los aniversarios…”

¡¡ERROR!!.

A través del estudio realizado, tanto con hombres y mujeres, SI agradecían determinados hechos, sorpresas o situaciones que demostraban el amor que tenía otra persona por ellos., pero sin un te quiero de sus labios, sentían que faltaba algo.

Me viene a la mente una situación parecida para que la entendamos mejor.

Piensa en tu grupo favorito. Piensa que estas en su último concierto. Van a tocar tu canción favorita, ves como la tocan, como la sienten, como vibran, pero no oyes ni una sola letra de sus bocas. ¿Cómo te sentirías?

Así se sienten las personas cuando no oyen un TE QUIERO de esa persona. Tampoco te digo lo que uses como un mantra y rayes la cabeza de la persona, repitiéndoselo cada minuto. Pero SI cada cierto tiempo o en las ocasiones que sientas que corresponden.

Muchas veces te aseguro que tiene más valor un TE QUIERO que todas las sorpresas que le hayas dado a esa persona hasta entonces. Siempre deja más huella

Y déjame hacerte una pregunta: ¿Qué pasaría si nunca más pudieras decir a esa persona lo que sientes por ella? ¿A qué no te lo perdonarías nunca? ¿Entonces qué vas a hacer?

Vivimos con miedo al ADIOS.

Nos desvivimos en la desesperación de encontrar una seguridad. Seguridad en el trabajo, con las amistades, con la familia, con la pareja… Pensamos que si encontramos todo lo que nos dicen que tenemos que tener, y más a una cierta edad, ya seremos considerados “ciudadanos de 1ª”.

Y cuando lo conseguimos, parecemos Golum con nuestro anillo. Hacemos todo lo posible para que no se vaya de nuestro lado todo eso conseguido. Y cuando ya creemos que no se marchara de nuestro lado, llega el ADIOS.

Nos preguntamos el por qué, nos llevamos las manos a la cabeza, nos lamentamos, pero el tren está partiendo, queramos o no, es hora de decir adiós.

Tenemos miedo al adiós, principalmente por el apego. Nos hemos “encariñado” de esa situación, de esa persona o ese trabajo. Pensábamos que la vida iba a terminar junto a él, pero por lo visto no va a ser así.

No queremos imaginarnos cómo sería la vida sin esa persona. NO QUEREMOS. Nos preguntamos que será de nosotros, si podremos vivir en una situación nueva, diferente… Ni queremos imaginárnoslo.

Lloramos , pataleamos, y haremos lo legal e ilegal para que se vaya de nuestro lado..Todo porque tenemos miedo al adiós.

Un adiós supone incertidumbre, desconocimiento y dudas.

Supone que estamos “perdiendo” algo que teníamos. Que nos hacía sentirnos cómodos. Hacia algo que tendremos que ganarnos de nuevo para seguir viviendo esa “seguridad” tan soñada y anhelada.

Un adiós:

.- Enseña.

Te enseña todo lo que has vivido hasta ese momento. Los malos y buenos momentos. Lo que has hecho o no, por rutina, vagancia o miedo. Lo que creías que era imposible así como sensaciones únicas e inolvidables.

.- Aprendes a ver en qué has fallado.

No digo que te reboces en los fallos. Pero sí que aprendas de lo no realizado, de las caídas vividas y de la inanición sufrida. Porque en muchas ocasiones, ese adiós, es por “haber dado por supuesto”, que eso estaría ahí siempre.

Damos por supuesto que todo será para siempre, y la vida nos enseña que no es así. Que hasta nosotros tenemos una fecha de caducidad. Pero por no haber hecho las cosas como deberíamos haberlas hecho, por miedo, principalmente, el tiempo se ha agotado y es hora de decir adiós.

.- La vida es Hola, pero también Adios.

Somos seres humanos apegados que piensan que viviremos para siempre , con lo que tenemos y con las personas que nos rodean. Y la vida no es así. Todo lo que viene, se va. Nosotros también. La vida es cambio, es hola y también adiós. Pero aún creemos que seremos inmortales, que nada se irá de nosotros, porque ya que vienen, nunca se irán. Y las cosas tal como vienen, se van.

Aprendamos a vivir en el presente, a exprimir cada momento y a no dejarnos nada en el tintero. Porque no sabemos cuando será el adiós.

Son dos palabras que se encuentran tapadas detrás de nuestros labios. Escondidas no queriendo ser nunca llamadas a escena.

Un Te quiero, hacer descampar esta vida que vivimos llena de turbulencias. Así como un adiós, hace que salga el sol en un mundo tenebroso

Para mí son dos palabras, que muestran siempre el principio del comienzo de algo, mejor de lo vivido hasta la fecha

¿Cuántas veces has dicho te quiero hoy? ¿Por qué tienes miedo decir adiós a esa situación o persona?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla .Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡Quiero Amores Canallas!!

“Mi amor, dices que no hay amor a menos que dure para siempre. Tonterías, hay episodios mucho mejores que la obra entera”.

¿Y si transformáramos el amor de los príncipes y princesas de Disney por un Amor Canalla?

Seguro que estarás pensado en aquel Canalla que no te ha vuelto a mandar un mensaje tras una noche de pasión, aquella canalla que te dio el teléfono y acabó siendo el número de otra persona…

No estoy hablando de ese amor canalla.

Tampoco estoy hablando de impulsar la práctica “de cama en cama y ninguno se lo lleva”.

En una sociedad donde el hablar de lo que uno siente, de sus deseos o de lo que no quiere en frente de otra persona, está visto como “de raro”. La práctica de cama en cama, solamente nos está mostrando, lo vacía que tienes tu vida. Por no hablar del miedo que tienes a ser y a decir lo que sientes y quieres en tu vida, así como la falta de comunicación sincera, con la otra persona.

No estoy hablando de ese concepto de amor canalla.

No estoy hablando de un método para encontrar a la pareja perfecta para ti. No estoy hablando de un método para que solamente con una mirada caigan rendidos a nuestros pies.

El ser humano busca método para todo.

Método que nos lleve al éxito, en cualquier campo. Métodos que nos lleven a la cima, sin el menor esfuerzo y con el éxito asegurado. Y que no tengamos que mostrarnos lo que sentimos, lo que queremos, no vaya a ser que podamos mostrar algún síntoma de debilidad o de coherencia ante el mundo.

NO QUIERO MÉTODOS, YO SOLO ACEPTO EN MI VIDA AMORES CANALLAS.

Personas que por miedo a sus sentimientos están con otras personas, con otros trabajos cuando realmente sabiendo lo que desean, miran a otro lado esperando que su “locura” se acabé por pasar algún día.

La felicidad no es aparentar cumplir los dictámenes de la sociedad. La felicidad es cumplir tus valores.

Pasiones que solamente digan Si a todo tipos de emociones y situaciones. Porque estarán diciendo Si a la vida, estarán diciéndose SI a sí mismos. Toda situación está delante de nosotros por un algo, un motivo que no sabemos, un aprendizaje que necesitamos incorporar a nuestra vida y por miedo a las posibles consecuencias, acabamos diciendo NO. Creyendo principalmente, como excusa, que no era para nosotros

Situaciones que sintamos que adentrándonos en ellas, la vida será eso, VIDA. Pero como nos han dicho que “por ahí no debemos ir”, que nos atengamos a las consecuencias. Decidimos ser “buenos”, que no chicos “malos”.

Trabajos que no sean trabajos, sino diversión. Y solamente se cumplen cuando hemos dado el paso, anteriormente, de mirarnos al espejo y responder a la pregunta: ¿QUÉ QUIERO EN MI VIDA?

Trabajar no es esforzarse, llorar, “acordarnos del árbol genealógico” de nuestro jefe todos los días o “robar” material de la oficina. Trabajar es una herramienta que nos servirá para dejar esa huella que queremos dejar en el mundo. Ese algo, que cuando no estemos, haga que se acuerden de nosotros.

El trabajo no es algo de fichar, calentar y bolígrafos caído cuando es la hora en punta.

Un trabajo canalla tiene que hacerte evolucionar, tiene que divertirte y tiene que hacerte ser cada día más creativo y crítico con la realidad. Y no algo tedioso, que los domingos por la tarde en  vez de pasión produce pavor.

Quiero pasiones canallas, que me hacen sentir que he exprimido el día como si fuera el último. ¿Es que alguien sabe qué pasará mañana? Yo todavía no tengo el carnet de “adivino oficial”, así que exprimo el día como si fuera el último de mi “bono” aquí.

Pasiones que me hacen llegar a eso que creía que era mi “limite”. Que me hace ver cosas que no había visto y descubrir que los errores, solamente son situaciones en las que “todavía” no he conseguido llegar a la meta. Porque eso son los errores, “todavía” en los que no has llegado a tocar con toda la mano tu sueño.

Pequeños “Noes” que te dicen que sigas adelante, que estás en el camino correcto.  Pasiones que te han enseñado más durante el periodo que han durado que toda la escuela y universidad que hayas podido vivir.

Pasiones que me hagan ver el miedo no como un enemigo, sino como un profesor. Un profesor que te dice que sigas adelante, que saltes, que si estas en el camino, tienes que hacerlo, que no hay marcha atrás. Bueno si, a la oscuridad, al gris, y a ser uno más. Y sabes que no eres así.

Pasiones que me hagan sentir, que todo lo viejo, lo rutinario, puede llegar a ser siempre nuevo. Simplemente mirándolo con otros ojos, desde otra perspectivas. NO desde de la que nos dicen que debemos mirarlas, como así se ha hecho siempre.

El “para siempre”, tiene fecha de caducidad, teniendo la única certeza, que el ahora, es lo único que podemos vivir y exprimir.

Sólo quiero pasiones canallas en mi vida, que me hagan ver que venimos a vivir y no a sufrir.

Quiero pasiones canallas, que me hagan ser dueño de mi mismo y no victimas a través de un papel que nunca quise interpretar.

Quiero pasiones en mi vida, que me hagan ver, que soy mucho más que unas expectativas puestas en mí. Que me hagan ver, que tengo toda la vida por delante, para seguir asombrándome de lo que es capaz yo, como protagonista de mi vida.

Por favor, introduce más pasiones canallas en tu vida. Hemos venido a ser, no fotocopias hechas por el mismo patrón.

¿Y tú qué pasiones quieres en tu vida? ¿Hay pasiones canallas en tu vida? ¿Cuáles?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.

OBK:”¿Has venido a vivir o a durar?”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a OBK.

OBKTodos tenemos canciones que han marcado nuestra vida. Todos tenemos grupos que son la banda sonora de nuestra vida.

Y uno de ellos es OBK. Autores de canciones como “Historias de Amor“, “De que me sirve llorar ” o ” Elaine“.

Recientemente han publicado “Obk. Live in Mexico“, en el que recogen sus mayores éxitos durante estos 25 años de historia personal y profesional.

Hace unos días, tuve el placer de hablar con Jordí, su cantante. Una conversación en la que hablamos del amor, de la coherencia, del trabajo bien realizado, del éxito y de los principios del grupo, entre otros muchos temas.

GRACIAS JORDI  por recordarnos que no importa las circunstancias cuando estamos poniendo fe y pasión en lo que nos gusta, todo acaba llegando.. Y que con coherencia, dando lo mejor que tienes dentro de ti, sentiremos que hemos hecho un buen trabajo.  Podéis seguir su trabajo a través de su Web, Twitter y Facebook.

¿Sabes que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin .

.- Si vieras a ese Jordi, en sus comienzos musicales ¿Qué le dirías a dia de hoy?

No cambies, sigue siendo curioso, aprende y disfruta del viaje.

.- ¿Qué significa para ti el trabajo bien hecho?

La satisfacción de sentir muy dentro de ti que has dado lo mejor con todo lo que tienes. Ponerle mucha atención y cariño a los detalles es muy importante para mí.

.- ¿Qué sientes cuando te dicen que tu música produce tantas emociones en las personas?

Orgullo, felicidad y también una sensación de “sentirme pequeñito” ante muchos halagos. No me lo acabo de creer, pero es una sensación muy bonita.

.- ¿Cambiarias algo del pasado para enfrentarte a día de hoy al lanzamiento de un nuevo CD?

Para mí la música es magia y dejar que fluyan las emociones y sentimientos, tanto a nivel musical como de letra. Siempre ha sido mi método de trabajo y no me ha ido nada mal.

.- ¿Amar es siempre sufrir? ¿Disney ha hecho mucho daño en nuestras emociones?

El hecho de vivir ya es un camino que nos depara amor y sufrimiento. Sin duda, la complejidad de nuestros deseos y anhelos son y serán el caldo de cultivo que cualquier obra artística intentará reflejar o compartir con los demás.

.- ¿Qué canción le recomendarías a una persona enamorada?

Náufrago, Falsa moral, etc…

.- ¿Qué es el destino? ¿La suerte se crea o se gana?

Yo creo en la fé y pasión que uno pone en sus sueños. Hablo por mi propia experiencia, soy muy sincero cuando digo que yo aprendí música y a hacer canciones por las ganas que puse escuchando y viendo como lo hacían los demás. Y por supuesto, estar en el momento y lugar correcto para aprovechar tu oportunidad.

obk.- ¿Cómo afrontamos los momentos de la vida que nos dicen no?

Haciendo autocrítica e intentar seguir hacia delante siendo coherente y honesto contigo mismo.

.- ¿Qué es el talento? ¿Todos podemos llegar a crear algo de la nada?

Me gusta pensar que todos tenemos talento para algo. Pero está claro que hay gente que tiene algo único y sobresale del resto.

.- ¿Qué siempre hay en tu memoria? ¿De qué siempre estarás agradecido?

Intento no olvidarme de donde vengo . Me gusta mi forma de ver la vida, de ser un loco y apasionado soñador. Y eternamente agradecido a mi familia por estar a mi lado.

.- ¿Por qué tenemos miedo a la soledad? ¿Cuándo es buena?

A mí no me gusta mucho, pero si que necesito mis momentos y mi espacio. Pero es necesaria y terapéutica.

.- ¿Te has sentido solo alguna vez en este éxito?

Sí, pero peor es estar sólo en el fango. Lo importante es no sentirte solo.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Estar bien mentalmente, reir y hacer reír.

.- Cuándo tienes en tus manos el nuevo CD, ¿Qué piensas?

Otro hijo más, fruto de mucho amor y trabajo.

.- Una reflexión para los lectores del blog

¿¿Has venido a vivir o a durar??

 

¡¡Más Amor y Menos Visibilidad!!

Amar es más que gustar mucho” dice Kevin Roberts.

mas amorHace unos días, en redes sociales, me llegó una frase que decía: “ Si te preguntas..¿Cómo siendo tan bueno no se fijan en mí? Tienes dos retos: trabajar tu ego y mejorar tu visibilidad...”

¿Qué va a hacer la persona que se haga esa pregunta?

Mejorar su visibilidad, porque eso del ego, cree que él creerá que no tiene ningún problema. Más bien se creerá el Rey del Mundo, como diría Leonardo Di Caprio en Titanic.

En los cursos de Marca Personal, en libros que he leído, todos ellos tienen algo en común. Un capítulo dedicado a la visibilidad.

Nos dicen que si no nos hacemos ver, no seremos nadie.

Tenemos que seguir a todos los “expertos” del mundo en el que queremos que se nos conozca, tenemos que etiquetar a gente en fotos de Twitter, porque así quizá nos reconozcan, tenemos que ir a todos los eventos de Networking de nuestro campo y conferencias que podamos, todo para que nos conozcan, para que sepan quienes somos, para que aumenten nuestros seguidores en las redes sociales…

Oía hace poco una conversación en un evento, en el que como 2 machos cabríos, se “peleaban” por la mujer, discutiendo cuantos seguidores tenía cada uno en Instagram, pensando que así la chica se iría con quien los tenía “más grandes”.

¿Hasta este punto hemos llegado?

¡¡SI y más allá!! Más bien, se nos está yendo la cabeza a los seres humanos.

¿Por qué no estoy de acuerdo con la frase?

Por diversos motivos:

.- ¿Dónde está la búsqueda de la excelencia que tanto se promulga?

En ningún lado.

Se nos llena la boca, con la búsqueda de la excelencia, con formaciones de alto rendimiento, con conseguir mejores resultados… pero la letra pequeña, la que no leemos, nos dice que para conseguir todo eso, solo tienes que hacerte visible, “maquillar” datos o comprar seguidores.

Así de fácil, sin esfuerzo.

¿Y dónde queda el verdadero significado de excelencia? ¿Dónde queda eso de dar valor a nuestros clientes y personas que nos rodean? Pues que por mucho que ayudes, no lo conoce todo el mundo, lo que haces, no habrá valido la pena.  No valdrá para nada.

¿Cómo que no valdrá para nada?

Investigando para mi 3 libro, he conocido a gente que si tiene 100 seguidores en sus redes sociales, ni se lo creen. Para ellos no es importante ser visibles para todo el mundo del 2.0, sino que les importa es darse a los demás.

Lo importante para ellos es dar lo que tienen dentro ellos, es escuchar a los demás, es saber que su trabajo ayuda de verdad a los clientes.

Son personas que no son una moda pasajera, sino una tendencia por mucho tiempo.

¿O es que ahora seremos mejor que nuestro vecino por el número de seguidores y no por el trabajo bien hecho y de calidad?

Que no quiero decir que haya gente con muchos seguidores, que no haga un trabajo excelente. Pero que también hay gente con muchos seguidores, que solo le importa, aparentar, y no el SER ELLOS DE VERDAD, DANDO SU TALENTO Y CAPACIDADES.

Si eres tan bueno, no necesitarás comprar seguidores, ir a eventos “como un desesperado”, hacerle la rosca al “experto de tu turno” para te saque en su blog o ir repartiendo tus tarjetas como un buzón escupe las cartas.

¿Quién te dará esa visibilidad?

LOS DEMÁS.

Esas personas que anteriormente te citaba, te aseguro que facturan mucho más dinero que esos que tiene miles de seguidores. ¿Por qué? Porque ofrecen un trabajo bien hecho, excelencia en todo momento, escucha, empatía y sobre todo dan una cosa que falta en esta sociedad, SU CORAZÓN.

Todos queremos ser recordados como personas o como profesionales, por muchos años. Pero nos han enseñado que una marca es un logotipo, hay que tener una red social con muchos seguidores y entrevistas en miles de sitios o que todos los fines de semana, tengamos cientos de propuestas para salir.

¡¡ERROR!!.

Cualquiera puede hacer lo mismo que haces tú. Pero nadie lo hace COMO TÚ y tampoco nadie tiene un PROPOSITO como el tuyo.

Ese CÓMO y ese POR QUÉ, hablan de tu corazón.

¿Y me puedes decir qué empresa, persona perdurará más en los corazones de clientes y amigos: la que le importa su visibilidad o la que llega a los corazones de los demás?

A lo largo de las entrevistas que voy realizando, suelo comentar con el entrevistado, sobre el hándicap del ego, el éxito y el día a día.

visibilidadMuchos de ellos, me dijeron que ellos pensaban que nunca tendrían problemas de ego, hasta que la realidad les dio una bofetada enorme, en forma de desintoxicaciones, infidelidades…. Otros, necesitan a personas a su lado para que les bajen al planeta tierra, pero solo los que están “trabajados” emocionalmente, recuerdan día a día, de donde vienen.

Es decir, la gente de éxito, gran parte, gestiona mal el ego, porque vivimos en un mundo competitivo, de si te puedo aplastar la cabeza u ocultar mis problemas para que no ganen con ellos la competencia, lo haré.

¿Y me vas a decir que le vas a decir a una persona que lucha por ser visible que quizá se mire su ego?

¡¡Si lo intentas, lleva unas buenas zapatillas para correr y unos tapones para no oír lo que te va a decir!!

Dile a una emprendedor que su ego esta en niveles estratosféricos y que su idea es inconexa, dile a un “proyecto” de actor que no vale para eso y se tiene que dedicar a otra cosa, porque no está consiguiendo los resultados que él creía…

Haz la prueba y luego me dices.

El Ego, la vanidad y el comienzo de un sueño, no son una buena combinación. Más bien acabará dando dolores de cabeza. En esta vida no se trata de premios, ni reconocimientos y SI de ser uno mismo.

Tu Marca, no la defines tú, sino los demás de lo que les has producido estar contigo. Así que siempre se humilde y da las gracias a todas personas que quieren ayudarte, te han ayudado. Porque sin personas, como TÚ, NUNCA CONSEGUIRÁS NADA.

Por favor, no estoy diciendo que no hay que ser visibles, que no hay que utilizar las redes sociales, porque si no estaría echando piedras sobre mi propio tejado. Lo que estoy diciendo es:

.- La coherencia es la reina del devenir de tu vida. Si haces las cosas sin un POR QUÉ coherente con tus valores y motivaciones, te aseguro que no llegarás a conseguir poco o nada con lo que sueñas.

.- Si nadie nos conoce, nadie sabe que existimos. Totalmente de acuerdo. Pero que te conozcan por un POR QUÉ de peso, porque les has hecho felices, porque has dado todo de ti, no por el número de tus seguidores, con un trabajo que no va en concordancia con ese triunfo.

.- La visibilidad siempre te la dan los demás, por tu forma de ser, por tu trabajo, por tus acciones. No porque te arrimes a una persona, o compres seguidores en las redes sociales.

.- Si piensas que eres bueno y no consigues resultados, por favor háztelo mirar. Pero no busques soluciones en el exterior, porque están dentro de ti. A lo mejor algún ajuste, y ya está todo solucionado. Con humildad se llega a todos sitios.

Por favor, seamos personas, marcas de CORAZON, ganaremos mucho más, que comprando amigos o pisando cabezas.