¿Cómo conseguir el éxito en tus relaciones?

El éxito depende de la preparación previa. Sin ella seguro que llega el fracaso” decía Confucio

No eres tus títulos. No eres el dinero que tienes en tu cuenta corriente. No eres el número de seguidores que tienes. No eres nada de eso…

ERES LAS RELACIONES QUE TIENES. 

Estos días me daba cuenta desde que empecé este nuevo trayecto en mi vida, las relaciones que han ido quedándose atrás, las nuevas que han venido y las que se están yendo, el poder que han tenido en mi vida. Como me han cambiado, me han hecho ver quién era y quién no quería ser.

SOMOS NUESTRAS RELACIONES.

Todas las relaciones, acaban afectando a todas las áreas de nuestra vida. El amor al trabajo. Relaciones de trabajo en relaciones familiares. Relaciones de amistad en el amor.  Las relaciones son el principio y fin de nuestro éxito, de nuestra paz, de nuestra felicidad.

Pero no nos damos cuenta de ello. Las damos por supuesto. Sabemos que están ahí si son de amistad o de pareja de mucho tiempo. Pensamos que siempre estarán ahí. Que no se van a ir de nuestro lado. Que todo irá como siempre. O si nos están yendo mal las cosas, ni locos pensamos dejar una relación , ni creemos que será por esa relación que se está consumiendo, el motivo de cómo nos sentimos.

Siempre acabamos echándole la culpa a circunstancias exteriores, no queriendo ver la salud de nuestras relaciones con los demás, PERO TAMBIÉN CON NOSOTROS MISMOS.

¿Y qué hay que tener o no tener en toda relación, para que haya éxito?

1.- Complementan tu foco, tu propósito, tu estilo de vida. Y no lo hacen descarrilar.

Será duro, pero si ni siquiera respetan tus decisiones respecto a lo que quieres hacer con tu vida, ( al no ser que sea algo nocivo o vayas directo para Carabanchel), hazte una pregunta: ¿De verdad merece la pena estar junto a esas personas que no respetan tus decisiones?

A lo largo de muchos artículos lo he dicho, mucha gente que a día de hoy no está en mi vida, y llevaban años en ella, ya no están. ¿Por qué? Porque no querían me diera la oportunidad de hacer lo que sentía. Tenía que seguir un status. No tenía que salirme de lo establecido, de lo que el grupo consideraba como normal.

Cuando me di cuenta, que importaba más mi felicidad, el darme esa oportunidad de descubrir qué había detrás del miedo, el tiempo iba diciendo adiós a esas personas .

Ya no te digo que tienes que tener personas que sean “palmeros” de tus ideas , porque esas relaciones también acabarán siendo tóxicas. Sino personas que te alienten, apoyen, RESPETEN tus decisiones, porque sepan que la vida es una y hemos venido a exprimirla desde nuestros talentos y paz.

Piensa en toda aquella persona que ves que no son sinceros contigo, que dicen que te comprenden pero luego intentan boicotearte, que no están cuando los necesitas y sólo los ves cuando te van bien las cosas…TODOS ELLOS, MANDALOS A PASEO. 

Tu salud te lo agradecerá.

2.- Nunca te hacen sentirte usado.

En otros artículos, comentaba cómo es la amistad en tiempos de crisis.

Son los únicos tiempos, que aún no deseándolos, acabas agradeciéndolos porque te demuestra quién es quién DE VERDAD.

Una relación, del tipo que sea, si se basa en los intereses propios, durará hasta que otra persona le satisfaga más sus deseos en relación a contigo.

Una relación, tiene el propósito de dar, de darse a los demás. Si, seguro que estás pensando, “pero yo también quiero recibir algo“. Desde luego que si solo das y no recibes nada, eso no es una relación, eso se llama “yo me hago la victima y me aprovecho de ti”. Pero si te encuentras en esa situación, quédate con la conciencia tranquila, porque tú no habrás usado a nadie, te habrás dado a esa persona, y con toda la paz del mundo, dirás adiós a una persona, que solo piensa en usar a los demás por su propio beneficio.

Una relación en la que una de las partes se siente usada, no es una relación, es opresión.

3.- Todo comienza, con una buena relación contigo mismo.

A través de las sesiones con clientes e emails que recibo, la tónica es siempre la misma: “Es que los demás…Es que mi pareja…Es que la relación con mi jefe…Es que …”

Siempre cuando una relacion va mal, empezamos por echarle la culpa a los demás, a la parte contratante. ¿Pero qué pasa con nosotros? ¿No tenemos algo de culpa en dicha situación?

Siempre respondemos: “¿Yo? Eso si que NO, la culpa de todo la tiene él/ella

¿CÓMO TE LLEVAS CON ESA PERSONA QUE VES TODAS LAS MAÑANA EN EL ESPEJO?

Se sincero, ¿Qué te parece?

Ya puede ser una relación de pareja, amistad, profesional o lo que sea…pero si no empiezas por estar en paz contigo mismo, en creer en ti, en QUERERTE,…Me puedes explicar ¿CÓMO VAS A QUERER Y POR LO TANTO, TRIUNFAR EN LAS RELACIONES?

¡¡IMPOSIBLE!!

Se nos habla del éxito, de cómo llegar a ser un referente, pero no nos preocupamos del principio del comienzo para llegar a él, que son las relaciones que tenemos, cómo son y que emociones nos producen.

Muchas relaciones te limitan y lo sabes. Otras que son recientes, te alientan y motivan. De ti depende.

¿Mi consejo? Relaciónate con personas, que acepten quien eres a través de tu estilo de vida, de tu forma de ser, de tus excentricidades. ¿A las demás? les das las gracias por estar, pero no es tu camino. ¡¡Tú decides!!

¿Cómo son tus relaciones?

Anuncios

¡¡Nos mostramos como amigos, pero actuamos como espias!!

Vale la pena conocer al enemigo…entre otras cosas por la posibilidad de que algún dia se convierta en un amigo” decía Margaret Thacher

Después de la Navidad, viene San Valentín, para recordarnos a todos, los que nos queremos o nos debemos querer todos.

Ya puede ser una relación de pareja, de amigos o en el trabajo, el amor tiene que reinar entre nosotros. Y nos lo tenemos que demostrar.

Y quien no tiene pareja, sueña con tener una relación como la de sus padres, o las películas de Antena 3 el sábado por la tarde. De muchos años juntos, que se encuentran de forma sorpresiva y tienen una vida feliz , tranquila, hijos alrededor, sonriendo y un perro.

¡¡Cuánto daño ha hecho Disney a nuestra generación, POR FAVOR!!.

Cada día creo más que las relaciones, de cualquier tipo que tenemos, se dividen en dos:

  • INTERÉS SIMPLE
  • INTERES COMPUESTO.

¿De qué tipo crees que tienes tú las relaciones?

.- Interés simple

A día de hoy, a todo llamamos amigo. Cuando en realidad, muy pocos son quienes lo son.

Ves en las librerías que libros tipo “Como hacer amigos e influir en los demás” a pesar de los años, siguen siendo unos bestseller. Luchamos en todas las redes sociales porque nos siga el mayor número de gente. Acudimos a eventos y sentimos que hemos triunfado , cuando llegamos a casa y tenemos cientos de tarjetas de visita en nuestro bolsillo.

Y a eso lo llamamos, que tenemos una relación con un posible cliente, que tenemos muchos amigos que nos quieren y apoyan, o que nuestra relación de pareja va viento en pompa.

¡¡DEJEMOS DE DECIR TONTERIAS Y SEAMOS SENSATOS!!

Creo en el ser humano, pero también creo que tiene un lado oscuro, como Darth Vader.

Lo intentamos ocultar a través de abrazos, de gritos tipo “¡¡Cuánto te quiero!!, ¡¡Gracias por ser mi amigo!! o ¡¡Qué crack eres, da gusto escucharte!!“. O a través de situaciones, “Venga como tú me has agregado, yo también te agrego!!.

Toda relación que empezamos, tiene un propósito. ¡¡DEJEMONOS DE CHORRADAS, Y SEAMOS SINCEROS!!.

Toda relación comienza con un deseo que satisfacer propio.

Queremos hablar con esa persona para ver cómo nos la podemos “beneficiar“. Mantenemos la “amistad” con esa persona por los contactos que tiene y que nos pueden ayudar. Seguimos a esa persona que la consideramos como “amiga”, le vemos todas sus “historias” en Instagram, pero realmente no sabemos ni cuando es su cumpleaños. Por no hablar de las relaciones de parejas, que uno la tiene porque tiene miedo a la soledad, y él otro por comodidad.

¡¡Todo lo basamos en el interés propio!!

¿Pero qué ocurre cuando cambian las circunstancias? ¿Qué sucede cuando expresamos cosas diferentes a lo que venía siendo como habitual?

Nos dejan de seguir esas personas. Ya no nos ven las publicaciones de nuestras redes sociales o empiezan a despotricar de nosotros, a pesar que hace unos días nos ponían por los cielos.

¿Qué ha pasado?

QUÉ ACTUAMOS COMO AMIGOS, CUANDO EN REALIDAD SOMOS MEJORES ESPIAS QUE EL PROPIO JAMES BOND.

Cuando las circunstancias ya no son acordes a nuestras necesidades, jugamos con los puntos flacos de esa otra persona. Jugamos a hacerle daño, jugando con sus debilidades que nadie sabe.

Todo porque como niños que somos, al no hacerse las cosas como queremos o se han hecho hasta ahora , pataleamos y chillamos. Esperando que así vuelvan a como antes.

El ser humano es muy generoso, se da a los demás, como hemos visto recientemente con el caso de Julen, pero también muy cabrón. Y no creo que esté diciendo nada raro a través de este artículo, porque seguro a todos, alguna situación así nos ha pasado.

¿O no has visto a personas que cuando se les ha acabado el “grifo” de tu cariño o generosidad, ya cambian de forma totalmente radical? ¿Verdad que si?

¿Un consejo para descubrir a este tipo de personas?

  • No te lances a los brazos de aquellos que te llaman amigo, sin haber pasado contigo por un mal momento. El tiempo lo demostrará si son amigos o qué son.
  • Si no se alegran por tus éxitos o avances en la vida, como si lo haría otra persona que te quiere…Empieza a oler a chamusquina.
  • Y ya no te digo, si hay otras personas que si les das los que ellos quieren. Empieza a borrarlos de tu agenda porque será raro que los vuelvas a ver. O hasta que se les acabe el chollo con la otra.

Este tipo de relaciones, que TODOS hemos tenido o vivido, en algún momento de la vida, demuestra que nos relacionamos a través de mascaras, con los demás en función de nuestras necesidades. En lo que predisponga nuestro Ego.

No nos interesa la persona, nos interesa lo que podemos ganar con esa persona para satisfacer nuestro EGO.

.- Interés Compuesto.

Son las personas y situaciones que pasan el proceso del interés simple.

Son aquellas personas que:

  • Que se dan a ti sin esperar nada a cambio
  • Solo quieren tu felicidad. Sin contraprestación alguna.
  • Amigos que se ocupan de ti y no solo cuando huelen que algo bueno viene a tu vida.
  • Que saben tus debilidades y que nunca jugarán con ellas.
  • Que viven el momento como si fuera el último, porque nunca lo sabremos cuando será así.
  • Que no se comprometen con palabras grandilocuentes y golpes en el pecho. Lo hacen a través de hechos y muchas veces, a través de acciones que no te esperabas, ni imaginabas.
  • Aún pasado tiempo sin verse, sabes que esa persona es como si no hubiera pasado el tiempo. Estará ahí como el primer dia.

No vivo ni en un mundo ideal ni  tampoco veo el mundo más negro que el carbón. Más bien me gusta observar el mundo y transcribir lo que veo, siento y la gente me comenta según lo ven.

Creo que uno de los grandes problemas que tenemos, es que vamos “tapados“.

No decimos lo que queremos, lo que sentimos ni deseamos de verdad. Y TODO POR MIEDO.  ¡¡Miedo a mostrarnos como somos y qué sentimos!!

Pensando que satisfaciendo nuestros deseos y no mostrándonos como somos, nos irá mejor; ¡¡que muestre su vulnerabilidad otro que yo estoy contento ya que he conseguido lo que quería!! ¿A que si?

¿Qué seres humanos somos si pensamos asi? ¿Psicópatas emocionales? ¿Egoístas sin remedio que no miran más allá de su nariz? ¿Relaciones sin futuro que solamente hacen perder el tiempo y la confianza en si mismo a los demás? ¿Por qué nos da tanto miedo la soledad? ¿Es miedo a conocernos a nosotros mismos?

Son algunas de las preguntas que me gustaría saber vuestra opinión al respecto de este post.

¿Y tú como llenas tu vida: de interés simple o interés compuesto?

 

 

 

Daniel Ramos Autó: “El mayor reto en la vida es vivir de acuerdo a tu verdad interior”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” es un placer presentar a Daniel Ramos Autó.

Cuando oímos la palabra conciencia, salimos corriendo. No vaya a ser que nos hagan pensar y nos demos cuenta de algo que sentíamos pero que no queríamos verlo.

Nuestras madres, nos hayan dicho alguna vez “¿Es que no tienes conciencia de lo que estás haciendo o que?”.  Y aunque no sepamos que responderles si alguna vez hemos tenido nosotros algo de eso, todos tenemos conciencia.

Todos sabemos lo que es bueno o malo para nosotros. Otra cosa es que lo que hagamos sea para sentirnos integrantes del grupo aunque no este de acuerdo con nuestros valores.

Uno de los grandes problemas del ser humano, es que no queremos enfrentarnos cara a cara, con la realidad, con nuestras emociones, con nuestra conciencia. Y es lo que ha hecho Daniel a través de su nuevo libro “365 semillas de conciencia para una vida plena“, ponernos en el otro lado del cuadrilátero frente a ella, para mantener un combate siempre pospuesto.

Gracias Daniel, por recordarnos que la vida es efímera, pero que los días pueden ser inmortales si tenemos nuestra conciencia como guía. Podéis conocer más el trabajo de Daniel a través de su Web, Facebook y Twitter.

.- ¿Cómo explicarías a un niño de 6 años qué es la conciencia?

Ni puñetera idea (risas). Probablemente utilizaría alguna parábola donde entraran en acción de una manera simbólica la luz y la oscuridad, donde la oscuridad es la ignorancia que nos mantiene esclavos, dormidos, ciegos, y la luz representa la liberación, la conexión con nosotros mismos, nuestro entorno y la vida. Tendría que darle una vuelta más (risas).

 .- ¿A día de hoy qué beneficios tendría vivir en función de nuestra conciencia?

Creo que hay tres aspectos de la conciencia, la conciencia del yo, la conciencia del nosotros y la conciencia del todo, por simplificar al máximo porque puede ser un tema de extrema complejidad y no quiero dar mucho el coñazo (risas).

Estos tres niveles de conciencia nos hablan de nuestra relación con nosotros mismos, nuestra relación con nuestro entorno y nuestra comunidad, y finalmente nuestra relación con la vida. Por tanto, vivir con mayor conciencia nos permite conocernos mejor, identificar nuestras fortalezas y nuestros puntos de mejora, nuestros anhelos y necesidades, y por ende vivir de una manera más armoniosa con nosotros mismos. También nos permite ubicarnos respecto a nuestro entorno, identificar la calidad de los vínculos que establecemos en nuestras relaciones, las dificultades que experimentamos en la interacción con nuestra comunidad, y por tanto, nos lleva a vivir y a comunicarnos de una manera más sana con lo que nos rodea. Por último, nos permite trascender la idea del yo y del nosotros para conectar con una entidad mucho mayor, que es la vida. Cómo nos posicionamos, por tanto, respecto a la vida, si vivimos en paz con la esencia de cambio, impermanencia, incertidumbre y transformación que ésta nos propone en cada momento o vivimos en conflicto con todo ello.

Para resumir, la conciencia nos permite vivir con mayor paz interior, ecuanimidad y libertad, pero siempre unida a otras cualidades como la sabiduría, el coraje, la acción y la compasión. 

.- El mundo del Branding y la conciencia, para mí está muy relacionado. ¿Qué piensas?

Sin duda hay una relación directa. Siempre digo a mis clientes que en el Branding, en realidad, no hay que crear nada, sino más bien es un proceso de autodescubrimiento, de arrojar luz sobre lo que ya hay, pero que ha quedado sepultado por ideas preconcebidas, creencias que nos han transmitido, personajes que representamos para ser aceptados por el entorno, verdades que no discutimos porque nos aterra salir de nuestra zona de confort o causar cierta incomodidad a los demás.

En ese sentido, la conciencia nos desnuda, nos pone frente a un espejo en el que vemos aquello que somos, nuestras miserias por supuesto, pero también aquello en lo que brillamos, aquello que nos hace únicos y especiales, aquello para lo que hemos venido a este mundo.

Sin embargo, hay un tipo de Branding que lo que intenta es maquillar y disfrazar lo que somos. Yo abogo por un Branding con alma y desde el alma que sea una transmisión de nuestra autenticidad, llegue a quien llegue y guste a quien guste, lo demás es una perversión del Branding. En ese sentido, deja que recomiende tu libro Mofeta Branding, sin duda uno de los mejores libros de Branding que he leído y donde creo que coincidimos en muchas cosas.

 .- ¿Es posible un capitalismo consciente?

No sé si es posible, lo que sí sé es que es absolutamente necesario. El capitalismo salvaje que hemos conocido hasta la actualidad ha provocado enormes desigualdades, la explotación infame de seres humanos, el deterioro alarmante del medio ambiente, conflictos bélicos para la explotación de recursos naturales. Y de algún modo todos hemos sido cómplices de este sistema porque hemos crecido y hemos sido adoctrinados para perpetuarlo. Hacerse consciente significa, entre otras cosas, reconocer que nuestras acciones diarias, nuestros hábitos de consumo, contribuyen y nutren este sistema y que para satisfacer nuestras ‘falsas necesidades’ generadas por el sistema, estamos causando un daño a nuestro planeta y un gran sufrimiento a otros seres humanos en otros lugares del mundo. Pero la conciencia no es suficiente, hace falta traducirlo en cambios de actitud, en abandonar hábitos nocivos y comenzar a afianzar nuevos hábitos más respetuosos, más humanos. Conciencia más acción, incluso cierto activismo, son la clave. Creo que cuando uno aumenta sus niveles de conciencia se vuelve antisistema en un sentido constructivo, es un proceso natural, es la única manera de generar auténticos cambios y dejar el mundo un poco mejor de lo que lo encontramos.

 .- ¿El peor fracaso que puede vivir un ser humano es no saber quién es de forma consciente?

 Creo que el mayor reto no es solamente adquirir un mayor nivel de conciencia, sino vivir de acuerdo a tu verdad, la verdad de tu ser. La conciencia por sí misma no obra milagros. Es necesario también el coraje para actuar. La conciencia no es un chollo. La conciencia sin acción puede llevarte al sufrimiento. Te pongo un ejemplo: un día despiertas y te das cuenta de que vives una vida sin sentido, de que hasta el momento has vivido para satisfacer las expectativas de otros, que en realidad te sientes profundamente insatisfecho y deprimido. Le das una vuelta más, y te das cuenta de que años atrás tenías un sueño, un ardiente deseo de desarrollar proyectos de vida muy diferentes. Sabes que puedes ofrecer mucho más al mundo. ¿Qué haces entonces? Si no actúas, si tu miedo a cambiar es un bloque de hormigón imposible de atravesar, la frustración y la insatisfacción te acabarán consumiendo.

Por eso, además de a la conciencia, apelo al coraje, para traspasar barreras, para transitar lo desconocido y hallarte a ti mismo de verdad.

.- ¿El aburrimiento es una forma de no estar satisfecho con tu vida?

Creo que el aburrimiento es necesario, o más que el aburrimiento, la tolerancia al aburrimiento. Vivimos instalados en una especie de cultura del divertimento, del hedonismo fácil, del placer hueco e instantáneo. En definitiva, la cultura de la evasión constante. ¿Evasión de qué? De nosotros mismos. Porque si paramos, si dejamos de evadirnos, tal vez descubramos que nuestra vida no es tan bonita, que no estamos viviendo la vida que en realidad queremos vivir, que no somos felices, y eso es aterrador. Parar es percibido inconscientemente como una amenaza a nuestra somnolencia tranquilizadora que nos mantiene anclados en nuestra cómoda incomodidad. Hay que parar necesariamente y observar lo que hay, así, a pelo, aceptar que las cosas ahora son como son y aprender a vivir en paz con ello, pero no desde la resignación, sino desde la aceptación activa que se pone manos a la obra para mejorar, avanzar, crecer. Si siempre estás distraído no puedes tomar conciencia de quién eres y cuál es tu papel en este mundo.

Y no estoy haciendo apología del aburrimiento, creo que el ocio es necesario, pero un ocio que sume, que aporte, que nos llene de vida y nos ayude a crecer. Lo otro, son píldoras huecas que nos alejan de nuestro ser verdadero, que nos desconectan de nuestra verdad interior.

 .- ¿Por qué nos cuesta tanto dar un primer paso en la vida?

Porque nos aterra perder, nos aterra equivocarnos, porque nos cuesta horrores abandonar terrenos conocidos y adentrarnos en lo incierto y desconocido que es elegir un camino no trillado, porque la inercia es muy poderosa, y porque nos han educado para asumir la seguridad como forma de vivir. Pero la seguridad tal como la entendemos no existe. Si me centro en mi experiencia, por ejemplo, no siempre he tenido una inclinación hacia el riesgo, hacia la aventura, pero afortunadamente la vida me ha traído grandes crisis que han sido catalizadoras de grandes transformaciones interiores. Las crisis me han sacado a patadas de mi zona de confort, y me han invitado a aceptar grandes retos. Sin ellas, no habría tenido la fuerza de carácter ni el empuje para perseguir mis sueños ni luchar por la vida que realmente quiero vivir.

 .- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria si pudieras?

Deja de pensar la vida y experiméntala de verdad.

 .- ¿Qué es ser responsable en la vida?

Hacerte cargo de tus deseos y necesidades, acogerte a ti mismo amablemente con tus luces y sombras, con tu parte más brillante y tu parte más cafre, sin exigencias y sobredemandas hacia los demás, sabiendo que, desde la conciencia y la aceptación, puedes comenzar a cambiar, a desaprender viejos límites y reaprender formas más ecológicas de vivir contigo mismo y con los demás. Es, en definitiva, asumir tu papel de guionista, director y actor de tu película y ser consecuente.

 .- ¿Es fácil descubrir nuestro propósito, el por qué hemos venido a esta vida?

Creo que es difícil si buscas tu propósito en el lugar equivocado, y conecto con la pregunta que me hacías al comienzo en relación a la conexión Branding-Conciencia. En realidad, no hay que buscar nada, y mucho menos allá fuera, lo que hay que hacer es quitarse capas de cebolla, liberarse de corazas, de prejuicios, de ideas preconcebidas, de creencias adquiridas que nos limitan. Es todo un curro. No es sencillo, es un trabajo quizás de años. Pero a medida que te vas desprendiendo de aquello que no eres comienza a aflorar tu esencia de una manera natural, comienzas a contemplar posibilidades que antes te parecían imposibles.

Existen muchos libros que hablan de este tema, con numerosos consejos y sugerencias, pero en mi opinión no van al meollo de la cuestión. Y es que hay que hacer primero una limpieza interior, una depuración de todo aquello que no eres, pero tú has creído que sí. Solamente desde esa conciencia es posible encontrar un camino con corazón.

 .- ¿Es el miedo el mayor enemigo del ser humano?

Creo que el principal enemigo del ser humano es la ignorancia. El miedo ha sido una emoción muy denostada, como la tristeza o la rabia. Todas ellas, todo ese abanico emocional es lo que nos ha permitido sobrevivir y adaptarnos. Las emociones son necesarias, no podemos elegir no sentir, es un proceso natural, lo que sí podemos elegir es la gestión que hacemos de ellas, la actitud con la que vivimos nuestros procesos emocionales. Administrar nuestras emociones con sabiduría nos ayuda a vivir con mayor armonía y libertad. Sin embargo, la ignorancia, nos mantiene ciegos, intolerantes, rígidos, desconectados de la realidad, esclavos de la inercia y las respuestas automáticas.

 .- ¿Es el corazón el oráculo que tiene las respuestas a nuestras dudas?

Sí, sin duda. Hace unos años pensaba que el intelecto me llevaría a conquistar grandes cimas. Sin embargo, después de haber obtenido grandes logros sobrevenía una especie de vacío, de sinsentido, porque esos logros buscaban satisfacer a mi ego y no a mi ser. Ahora siento que es el corazón un oráculo muy certero que nos indica hacia dónde debemos dirigirnos y no al revés. El intelecto solamente es una herramienta de la que se vale un corazón sabio y limpio para ir en la dirección correcta.

 .- Queremos ser auténticos, que se nos reconozca por ello pero tenemos miedo a las consecuencias, ¿Por qué?

Porque dependemos en exceso de la aprobación y la validación de los demás. Todos buscamos ser aceptados y acogidos por nuestro entorno, nos aterra sentirnos señalados, apartados, juzgados. Sin embargo, una excesiva dependencia de lo que opinen los demás nos aboca a una existencia más orientada a cumplir con ciertos estereotipos, a satisfacer las expectativas ajenas, a poner en primer lugar lo que se espera de nosotros dejando desatendidas nuestras propias necesidades. Siempre habrá alguien que te amará por lo que eres, otros que sin entenderte te apoyarán y te respetarán, y otros que te detestarán por los mismos motivos por los que otros te adoran. Creo que hay que desapegarse de la idea de gustar siempre a todo el mundo, a todas horas y en todo momento.

 Mi experiencia me dice que cuanto más auténtico soy, más respetado soy. Cuanto más amo y abrazo lo que soy, más reales y auténticas son mis relaciones con los demás. Cuando transmito mi verdad a través de mis palabras y acciones, más admiración despierto. Pero también tengo claro, y lo asumo hasta las últimas consecuencias, que cuando te muestras sin disfraces, cuando te expresas desde lo que eres y no desde lo que a los demás les gustaría que fueras, te expones a ser criticado y algunas de tus relaciones pueden desvanecerse. Bien, es el precio a pagar por darte permiso para vivir libremente lo que eres, pero vale mucho la pena.

.- ¿Por dónde nos tendríamos que meter el orgullo?

Yo distinguiría entre dos tipos de orgullo. Existe un orgullo sano, nutridor, energizante, ése que nos ayuda a autoafirmarnos, a autovalidarnos, a coger las riendas de nuestra propia vida y que está íntimamente ligado a una sana autoestima. Ese orgullo nos empodera, es motor y energía, es fuerza y acción y nos impulsa a mostrarnos sin subterfugios conectados de manera profunda con nuestra autenticidad.

El orgullo insano, por otro lado, nos sume en el engreimiento y la arrogancia, creando una ilusión de falsa superioridad que está, en realidad, íntimamente ligada al miedo. Así, guiados por este orgullo insano, vamos dejando cadáveres por el camino.

Así que, orgullo sí, ése que nos ayuda a desarrollar y mostrar nuestro valor y nuestro potencial.

 .- ¿Cuál es la frase de tu vida que nos recomendarías para emprender un sueño? ¿Y para empezar los lunes? ¿Y para sacarnos una sonrisa?

Creo que hay muchas, pero citaré tres que me resuenan mucho:

Para emprender un sueño: “No sé cuál es la clave del éxito, pero sé que la clave del fracaso es intentar agradar a todo el mundo.” Ten en cuenta que no puedes gustar a todo el mundo, ¡ni falta que hace!

Para empezar un Lunes: “La vida que has llevado hasta ahora no tiene por qué ser la única vida que tengas.” Siempre existe la posibilidad del cambio. Cree en tu cambio, persiste, y los frutos llegarán.

Para sacarnos una sonrisa: “No se tome la vida demasiado en serio; nunca saldrá usted vivo de ella.” Tiene un punto de humor negro, ¿cierto? Pero nos recuerda que en la vida hay que jugar más, aligerar, apelar al espíritu lúdico y quitar gravedad al asunto porque al final palmamos.

 .- ¿Cómo definirías a una persona que vive en función de su conciencia?

Una persona que vive conscientemente es ante todo:

.- Una persona con una mirada más ecuánime, más amplia y más abierta, sin tanto juicio limitador hacia uno mismo, los demás y la vida.

.- Una persona que vive con mayor presencia, mayor conexión con el aquí y ahora, con la vida que se manifiesta de manera inmediata, sin tanto apego al pasado y sin tanta proyección hacia el futuro.

.- Una persona que tiene una comprensión más profunda de quién o qué es, que se relaciona de manera más armoniosa y amable consigo misma, que es capaz de acoger la imperfección propia y ajena, que es capaz de relacionarse con la vida de una manera más equilibrada.

.- Una persona que comprende la esencia impermanente y de cambio constante que es la vida y que ha aprendido a vivir en paz y con naturalidad esos procesos.

.- Una persona, que aparte de pensar en sí misma es capaz de salir de la ‘cárcel’ de su pequeño yo para integrarse en algo que le trasciende, su comunidad y la vida.

.- Una persona, en definitiva, más viva, más libre, más conectada, más real, más auténtica y más flexible y adaptable.

¡¡La Teoría del Ser Discordante!!

“Sólo es posible alcanzar la paz interior cuando dejas de despreciar a los demás y aceptas la realidad tal y como es”

Vivimos acojonados. Ante los demás, como con nosotros mismos.

Y siento empezar así de fuerte, pero es lo que creo.

Recientemente me llegaban a mis oídos, que tras ser solicitada mi opinión sincera tras un evento, opinión que basé con argumentos, respeto y educación. Mi nombre producía “urticaria” en dicho ámbito, ya que no había sido de complacencia con las expectativas que creían que habían satisfecho.

Tras recibir ese comentario, me vino a la mente la frase de Risto Mejide: “Hablen bien o hablen mal, lo importante es que hablen de uno”.

Además añadía en “Mofeta Branding. Cómo son las marcas que transforman el mundo” si hablan mal de ti, es que vas por buen camino.

Nos pasamos la vida, sin decir,  ni hacer, ni queriendo hacer lo que sentimos que tendríamos que hacer, porque no vaya a ser que los demás se puedan sentir “molestos“.  Y mientras nos apocamos , disfrazamos nuestra personalidad, ideas y sueños, pensando aún así, que nos elegirán por diferentes, creativos o innovadores.

Lo único que conseguiremos ser uno más.

Se nos impulsa a exponer nuestro talento. A mostrar la marca que somos ante los demás. Pero cuando no nos gusta lo que dice el profesional o marca “nueva”, la rechazamos y expulsamos del equipo.  Sin ni siquiera oírla, sin querer saber sus opiniones en donde están basadas…

¡¡Qué no, rechazado!!

Se nos llena la boca de coherencia , de libertad (siempre con respeto, desde luego), de innovación, de romper limites, pero cuando viene alguien y lo hace, lo primero que hacemos es “expulsarlo” de nuestras vidas sin ni siquiera quererlo oir.

Odiamos que nos lleven la contraria.

No nos gusta que pueda venir alguien a rebatir las ideas y tradiciones que llevamos en nuestra vida o en nuestro grupo. No nos gusta oír que quizá el camino que estamos llevando, las palabras que estamos usando, no son las correctas para conseguir un fin… No nos gusta, porqué no queremos darnos cuenta , de que quizá, podemos estar equivocados. Y cuando viene una persona, que lo hace, lo rechazamos a la voz de ya.

Por no hablar del mundo de los gurús e iluminados espirituales, que cuando les rebates sus ideas, siempre con argumentos y educación, te responden a grito pelado que no tienes alma o te falta energía para entender lo que están diciendo.

Son los que yo llamo “Adictos a una moda que me ha dado un poco de repercusión y estoy estirando el chicle para que me de tiempo a subirme a la próxima , sin saber de lo que hablo en cada momento“.

Si no ¿por qué te molesta tanto poder compartir con otras personas de ideas diferentes a la tuya?

Por un lado tenemos que no nos gusta que nos digan cosas que no queremos oir, o no queremos que se oigan.

Por otro lado, promulgamos que rompamos nuestros límites, que se innoven, que se diseñe cosas nuevas, pero cuando se presenta esa disrupción, lo primero que hacemos es rechazarla.

En estos momentos hay dos opciones:

  • Hacer caso siempre a lo que nos dijeron nuestros padres de no llevar la contraria a los mayores. Además de oí y callar.
  • O hacer lo que sientes , lo que sueñas y más si sabes que puede provocar un cambio a una situación en concreto, con mayores beneficios cómo estaba hasta ahora.

Para mí es hora de la “Cultura de la Molestia“.

No se trata de molestar, insultar, vejar ni cosas parecidas a la competencia.

¡¡Para nada!!.

No estoy hablando de ser un borde o una desagradecido. Si no como me decían de pequeño: “El mejor desprecio es no hacerle aprecio”, cuando sientas que empiezan a revolverse en tu presencia.

Demos la vuelta a la tortilla. Cuando presentes algo que rompe lo establecido en tu vida, en las ideas preconcebidas de las empresas hasta ahora y te respondan con cosas como “Es imposible, estás loco, no habrá quien lo compre, o ¿Por qué dices eso, es qué no te gusta como se ha hecho hasta entonces?..”.

Cuando empieces a oir esos comentarios, gestos que se tocan la cabeza o quieren quitarte la idea de la cabeza. Stop. No les hagas caso, VAS POR BUEN CAMINO. Lo que pasa que les has “molestado“, no han visto la idea que tienes y saben que les puedes hacer “mucho daño“.

El principio del comienzo de la cultura de la molestia, es hacer las cosas siempre de forma coherente a uno mismo, a sus propósitos.

Podrás apoyarte en ideas de otros, en bocetos de gente que te inspire, en lo que quieras,….pero siempre la base, lo que marcará la diferencia, es tu chispa, tu esencia.

Cuando haces las cosas de forma diferente, de forma libre, siempre te saldrás de lo establecido. Siempre serás tildado de diferente. Y si además ven que estás consiguiendo resultados, que a la competencia le gustaría, ya empezarás a molestar.

SI no molestamos, ¿Qué estamos haciendo? Siendo unos ilusos , pensando que haciendo lo mismo que los demás , conseguiremos resultados diferentes, provocando emociones opuestas a la que los demás provocan.

Los cimientos siempre serán los mismos, nunca se removerán.

¡¡ILUSO!!. Sólo acabaras siendo uno más y preguntándote qué hubiera pasado si lo hubieras hecho de la forma que tú sentías que tenias que hacerlo. Pero cómo no querías “levantar la voz” a la tradición, ante los amiguetes que crees que nunca te abandonarán.

Creo que toda persona, marca, tiene que ser molesta a lo establecido como un mosquito en una noche de verano y picarse siempre a sí misma.

Si no lo hace, ¿Qué crees que va a provocar en los demás? Igual que si se oyera el viento pasar, ABSOLUTAMENTE NADA.

Haz memoria, ¿Quiénes han sido las personas que más recuerdas te han ayudado a progresar en la vida? Seguramente aquellas que te han picado, que te han metido el dedo en el ojo, que te han enseñado otro lado de la vida, que te han dicho cosas que no querías oír… Y con el paso del tiempo, les has dado las gracias por lo que hicieron, por lo que te mostraron que no veías.

Son de esas personas o marcas, de las que te acuerdas. Las que te dicen lo mismo que todos, las que no te ayudan a ser mejor o a superarte, se van por donde vinieron.

Pero dentro de las empresas, también debería haber esta cultura.

Las normas están para sentir que dominamos la incertidumbre. Pero si son de obligado y estricto cumplimiento, no haremos nunca nada que se salga de lo establecido, que pueda provocar un antes y un después en la organización.

Toda empresa que de verdad impulse la innovación y la disrupción tendría que tener un Departamento de Molestias.

Pero aún así queremos ser los lideres del mercado, haciendo lo mismo de siempre y sin salirnos un apice de lo establecido, pero creyendo que estamos caracterizados por ser diferentes a los demás.

¿Alguien me lo explica cómo conseguirlo?

Es hora de la molestia. Es hora de molestar. Y también de molestarte a ti mismo. De no regodearte como gorrino en la charca ante los “no éxitos”, ni en los laureles en la cima.

¡¡MOLESTATE, PÍCATE!!

Y si lo consigues, te aseguro que estarás yendo por buen camino.

¿Qué te molesta últimamente? ¿Por qué? ¿Hace cuanto no te picas contigo mismo?

 

¡¡Las guerras empiezan por un Like!!

No es por lo que eres , sino por lo que transmites. Ahí es dónde reside tu magia”

España es el 4 país en el ranking mundial, de personas que mueren por querer hacerse un selfie extremo.

Solamente nos ganan los países más poblados del planeta.

Yo creo que aún podríamos subir algún escalón más y llegar al pódium, si a ello le añadiésemos nuestro afán por amasar seguidores en nuestras redes sociales.

Hoy mismo me venía a la mente los gritos e improperios que me lanzó un “gurú del amor” tras no haber dado un “me gusta” a una de sus publicaciones en las que me nombraba.. Para minutos después, promulgar en sus redes, el “no ego” en la vida.

Además si a ello le añadimos, que al abrir Internet, solamente te encuentras artículos que dicen algo como :” ¿Quieres aumentar tu numero de seguidores? ¿Quieres convertirte en influencer? ¿Cómo hacer que tus publicaciones lleguen al mayor número de personas? ¿Quieres que Instagram sirva para tu trabajo?…

Hacen que vivamos en una sociedad adicta a los Likes.

Una sociedad dominada, por el “quién la tiene más grande, es el macho alfa al que debemos seguir”.

Se nos ha hecho creer, que tras los éxitos de Youtubers, los beneficios que tienen algunos considerados influencers participando en programas de televisión o beneficios como ir a Congresos como “estrella invitada”, hace que luchemos por los medios que hagan falta por Likes que nos conduzcan al olimpo de los influencers.

Luego están las personas que solamente con 2 seguidores en redes sociales, se ponían en sus bio, la etiqueta de Influencer.

¡¡OLE TÚ!!

Cuando éramos pequeños, queríamos ser integrantes del mejor equipo del pueblo. Queríamos salir por la noche con el grupo más “cool” de la urbanización o estar con los más “guapos” de la Universidad. Y ahora que somos “maduros” queremos seguir considerados dentro del club de los más “molones”.

Y por eso creemos que cuantos más “likes” tengamos, más posibilidades tendremos de entrar en el olimpo de los “guay”.

Tener un like en tus publicaciones, nos supone para nuestro cerebro, el mejor de los orgasmos. Es la confirmación de lo que hacemos,gusta a los demás. Pero yo te pregunto: ¿Te gusta a ti? ¿Es lo que realmente te gustaría hacer? ¿O lo haces para conseguir lo que los demás dicen que debes hacer para llegar a un modelo de éxito masificado?

Antes de empezar en el mundo 2.0 , ya queremos aprender a correr, antes de empezar a andar. Antes de saber de qué queremos hablar, ya nos creemos unos expertos en conseguir seguidores, en un cuello de botella, en Marketing, en Branded Content, …cuando realmente, no sabemos ni quienes somos nosotros, ni que queremos de verdad.

Hace unos días hablaba, de la confusión que surge con el CÓMO de una Marca. No es CÓMO hacemos las cosas, no es CÓMO reciclamos los productos, o CÓMO nos vendemos en mercados inhóspitos para nosotros.

El CÓMO son los valores que tienes tú que te hacen diferente respecto a los demás. Es tu esencia, es lo que te hace diferente a los demás.

Si utilizas lo mismo que usa los demás, de la misma manera que lo hacen los demás, con el mismo propósito que lo hace el resto del mundo, ¿Me quieres decir que aún así conseguirás resultados en relación a los demás?

¡¡JA JA JA!!.

Pero si al “gurú” le ha ido bien con tal o cual plantilla, siguiendo tal o cual idea,… alcanzando la cifra mareante de un número de seguidores, con los beneficios que dice que tiene, nosotros también tenemos que hacer lo mismo, porque nosotros queremos hacer y ser lo mismo que es él.

¡¡Eso de ser nosotros mismos, cómo que lo dejamos para otros!!

Si sigues esa filosofía de vida , canta conmigo esta canción que está siendo un hit este verano:¡¡ Bienvenidos al club de la mediocridad, de balas perdidas con 7 vidas¡¡

Se nos impulsa que todos somos diferentes, que tenemos que “explotar” eso que nos hace diferente, pero más vale que hagamos lo que los demás hacen, porque si no, nunca llegaremos a la cima que los demás han llegado.

Nuestro cerebro está programado , para hacer lo menos posible con el mayor beneficio proyectado. Es decir, siempre tenderá a mandarte ideas de que hagas lo que los demás han hecho, porque ves los resultados que han conseguido- Y eso que te lances a hacer cosas diferentes y quizá consigas resultados menos “rápido” que cómo los estás consiguiendo tus amigos, déjalo para otros.

Vivimos en la sociedad del “ PARA YA”. Me gusta leer artículos en los que tras exponer sus ideas al respecto, como coletilla, te pone “Comparte si te ha gustado”.

Aunque me haya gustado, haré lo que a mí me de la gana. ¿Y si no quiero etiquetar a mis amigos que creo que pudiera gustarles? ¿Y si en vez de eso lo imprimo y lo comentamos entre nosotros?

Lo que pasa, que si no opto por las acciones que nos recomiendan, la persona podrá perder Likes, Google no le pondrá en la 1 página del buscador, no podrá coger más emails a los que mandar sus artículos aunque sea persona no quiero o no podrá aumentar su base de datos para mandar publicidad de sus eventos o formaciones.

Mucho impulsar nuestra singularidad, pero si el gurú de turno escribe de un tema, fíjate que durante varias semanas, sólo habrá artículos sobre ese tema. ¿Dónde está nuestra verdadera Marca?

La influencia social, lo que antiguamente se llama” Si lo hacen mis amigos, yo también lo tendré que hacer”, nos hace hacer cosas que en las que no creemos, no queremos, damos Likes porque todos lo hacen… Y todo por la influencia de los demás.

Se nos ha hecho creer que cuánto más todo, mejor nos irá. Y estoy totalmente en desacuerdo.

Muchas de las personas que he entrevistado, no dependen de un like, de si tal persona ha compartido sus artículos y por qué no lo hace desde hace tiempo. No creen que su vida dependa si aparecen en alguna colaboración del blog del gurú de moda.

NO VIVEN PENDIENTES DEL LIKE.

Porque su vida se basa en el IMPACTO REAL Y VERDADERO QUE REALIZAN EN LA VIDA 1.0.

Hemos convertido Internet y más las Redes Sociales en un mundo ideal, como se cantaría en alguna película de Disney.

Un mundo lleno de amor, de Likes, de RT y compartir el amor con todo el mundo. Y acaba siempre por estallarnos en la cara, si de antemano no sabemos gestionarlo.

En un mundo ideal, todos somos “buenos”. Pero cuando le “toques la moral” o se vaya contigo algún cliente de tu gurú, ya te digo que te desterrarán del mundo Candy Candy que estabas viviendo.

¡¡Y olvídate que ya no compartirá tus artículos como hacia antes!!

Siempre apuesto desde el principio del blog y con los dos libros escritos, por hacer las cosas que TÚ creas que TIENES que HACER. NO lo que DEBERÍAS HACER o te RECOMIENDAN que DEBERÍAS HACER, ya que es lo que hace la mayoría.

Son lo que yo llamo , Marcas Orgánicas.

Basadas en:

.- Toda acción tiene que demostrar tu pasión o propósito. Este de moda o no. Eso no importa.

.- Todas las herramientas que usan los demás, quizá a mí no me sirvan. Y no pasa nada.

.- Más vale pocos seguidores y buenos (que adquieran tus productos, vayan a tus conferencias, que les impactes de verdad), que no muchos y que solamente les produzcas indiferencia pasada la “moda”.

.- Que el éxito sea consecuencia del trabajo, del esfuerzo y de la pasión expuesta. No por la compra de seguidores, para aparentar algo que al final acaban viendo que no eres.

Creo que llegaremos antes a la 3 Guerra Mundial por un Like que por el dominio del agua en el mundo.

Dejemos ya la vida del aparentar, y vayamos hacia la de ser. Te aseguro que alcanzarás más éxito con la 2 que con la 1.

¿Y tú qué haces por un Like?

Nuria Gago: “El primer paso siempre da miedo. Pero agota más dudar en darlo”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” es para mí un placer, presentar a Nuria Gago.

Todos buscamos nuestro lugar. Y más cuando por causas del destino, lo que creíamos que era nuestra casa, se ha desvanecido.

Buscar nuestro lugar, es preguntar quienes somos, que queremos. Es mirar a nuestra autenticidad, reconocerla y potenciarla.  Es descubrir por nosotros mismos, nuestra Marca.

Pero tenemos miedo a descubrirla, a descubrirnos. Porque quizá veremos que esa piel que nos rozaba, no es la que realmente queremos, no es la que nos hace sentir bien. Por eso preferimos seguir los dictámenes de otras persona, antes de pedir ayudar o empezar a desalojar el armario de cosas que no nos hacen falta o nos hacen daño.

Como náufragos, buscamos la piel que nos salve de la quema de la tristeza y soledad.

Recientemente tuve la oportunidad de hablar con Nuria, sobre su 2º novela “Quiéreme siempre” galardonada con el Premio Azorín de Novela 2018.

Nuria, actriz de películas como Primos, Herederos o Amar es para siempre, nos presenta en esta novela ( la 1º se llama, Cuando volvamos a casa), nos habla de temas tan importantes con la 3º edad, la soledad, el amor, el desamor , el poder que transforma el reconocernos y ayudar a los demás.

Gracias Nuria por recordarnos que siempre tenemos que tenemos que estar muy orgulloso de nuestra 3 edad y vincularnos más entre nosotros mismos. Podéis conocer el trabajo de Nuria a través de su Twitter , Web e Instagram.

.- A día de hoy , ¿Qué canción te definiría?

Quiéreme siempre.

.- La misión que tenemos en esta vida, ¿Es darnos a los demás?

Creo que la misión de todo se potencia, cuando regalamos lo mejor que sabemos hacer al resto

.- ¿Y se puede vivir de lo mejor que sabemos hacer?

No siempre. Tal vez económicamente no, pero te siente muy feliz haciendo lo que mejor se te da , de una forma no lucrativa.

Evidentemente todos necesitamos dinero para vivir, para disfrutar del confort y de la tranquilidad . Pero igual puedes conseguir el dinero de otra manera hasta que puedas hacerlo de la manera que sueñas. Porque mientras tanto puedes ejercitar ese musculo de la vocación siendo feliz, viviendo enfocado en el objetivo final.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Es poder trabajar en lo que me hace feliz. Rodeada de la gente que me hace feliz. Teniendo el tiempo para poder compaginar las dos cosas, sin que mi vida personal se coma a la profesional y viceversa, con mucha salud.

.- ¿La soledad es la enfermedad del siglo XXI?

Yo creo que de alguna manera la tecnología nos aísla.

Muchas veces estamos en casa y estamos viendo a través de Instagram que le pasa a las hermana Kardashian pero no sabemos quien es la persona que vive en la puerta de al lado. No sabes que edad tiene, el motivo por el cual no sale a la calle desde hace 3 meses , si necesita ayuda o si está bien.

Esta situación nos debería dar un poco de miedo, el vivir tan alienados.

Creo además, que con cada una de las Redes Sociales , potencia una imagen y máscara de su realidad. Ya que todos necesitamos ser aceptados, ser queridos y respetados. Por lo tanto vivimos cara al exterior , cara al espejo , habiendo mucha gente que se frustra por comparativa.

Se frustran cuando a lo mejor su vida real es mucho mejor que las que están envidiando o deseando a través de ese espejo de doble cara.

Creo que también depende mucho del lugar en el que vivas, de tu sociabilidad o no.  Hay gente que tiene un problema y no siente ningún pudor en pedir ayuda. O gente que cuando se siente triste o asustada, se esconde

Creo que depende de muchos factores.

.- ¿Por amor qué hemos llegado a hacer?

Demasiadas cosas que no hacían falta, en general.

Creo que nos han enseñado hasta ahora, que se empieza a hablar más del mito del amor romántico, a que Valia la pena todo por amor. Y veo que no es así.

Cuando algo es hermoso, vale todo la pena y no teniendo que sacrificar nada.

.- ¿Cuándo te ves en el espejo, te reconoces?

A día sí y a días no, como todos.  Tengo días mejores como también tengo días peores.

Creo que sé bastante bien quién hay ahí, con lo bueno y con lo malo.

Sobre todo porque he aceptado mis limitaciones, mis miedos, fragilidades , mis puntos fuertes

Cada vez te conoces más y es una pena no hacer ese trabajo de autoconocimiento, porque eres con quien estás todo el día.

El perdértelo es una pena.

.- ¿Y por qué nos da tanto miedo ese viaje interior?

Porque investigar hacia dentro es toparse con heridas antiguas, con cosas mal curadas. Y para estar en paz, lo primero que tienes que hacer es vaciar el armario y ordenador. Y ese momento es el que más miedo da, pero luego es liberador.

Pero entiendo que un punto en el que desordenar todo para tener un orden en el que vivir en paz da mucho vértigo.

.- ¿Qué le dirías a la Nuria de hace 10 años?

No vas mal, pero nada es tan grave.

.- ¿Qué nos has olvidado de tus principios?

La ilusión y la curiosidad.

Sin la curiosidad la vida sería mucho más aburrida. Ya que sí sólo estás en las zonas que conoces y haces las cosas que conoces, está bien. Pero no hay picos de felicidad.

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria?

Hay que pensar muy bien qué poner, ya que es un espacio muy bueno.

Pondría : Hazte cargo de tu entorno y eso volverá a ti.

.- ¿En la adversidad que has aprendido? ¿Y en el éxito?

Que tengo muy buenos amigos en ambas situaciones.

.- ¿Qué has hecho diferente en tu vida, que siempre das gracias?

Soñar con ser actriz en una pequeña ciudad de las afueras de Barcelona, con nadie que tuviera ningún tipo de conexión con este mundo. El creer en esa profunda necesidad vital de contar historias e ir a por todas, formándome pensando que tenía que intentarlo.

.- ¿Qué no tendríamos que olvidarnos de qué es la vida?

Siempre va a haber alguien que nos tienda la mano

.- ¿Crees en el ser humano?

Absolutamente. Por encima de todo.

.- Una reflexión para los lectores del blog

EL primer paso siempre da miedo. Pero agota más dudar en darlo.

 

¡¡La Teoria del Lider del Siglo XXI!!

El líder es aquel que, fuera del desorden, aporta simplicidad, armonía en la discordia y oportunidad en la dificultad” decía Albert Einstein.

Existen más teorías sobre el liderazgo, que teorías que dicen el hombre no piso la luna

Nos encontramos libros, conferencias, artículos…Todas las semanas que nos hablan de diferentes tipos de liderazgo, de líderes de siglos anteriores y de qué no es liderazgo.

Seguimos hablando de líder estratégico. Como si el mundo no hubiera avanzado y no estuviéramos en pleno siglo XXI.

Nos preguntamos si el líder nace o se hace. Como si todavía estuviéramos sin saber qué responder, ¿Qué fue antes: el huevo o la gallina?.

Todavía nos preguntamos qué fallos tiene el líder del siglo XXI, como si después de tantas teorías que hay en el mercado, no pudiera tener fallos en la gestión de las personas y de la suya propia.

Todavía seguimos confundiendo líderes con jefes. Bueno también hay personas que se autoimponen el titulo de líderes, y cuando cierran la puerta, son jefes a la antigua usanza. Es decir, “Aquí se hacen las cosas como yo mando, y si no, ya sabes donde tienes la puerta. Me da igual los títulos y las nuevas corrientes. Aquí se siguen haciendo las cosas como hace 200 años”.

Como todavía estamos muy confundidos en muchos aspectos que rondan el tema del liderazgo, todavía siguen existiendo miles de teorías respecto a dicho tema.

Siempre hemos relacionado y es un tema, que cuesta quitar esa relación, de Lider, con aquella persona que tiene un puesto concreto en la empresa o en la sociedad.

Líder se relaciona con el CEO, con el Director de Departamento o con el capitán de nuestro club de futbol favorito.

El líder se relaciona con cierto estatus. Y si no lo tienes, pensamos que jamás llegaremos a ser consideramos como líderes.

Un líder también era Hitler, Mussolini o Steve Jobs, a los que les damos dicho título. Pero sabemos que de buenas personas, tenían lo mismo que yo de buen cantante, NADA.

Nos dejamos llevar por el estatus de esa persona. Creemos y le otorgamos unas cualidades, que en muchas ocasiones no tienen ni llegaran a tener.

¿O es que todavía creemos que nuestros políticos pueden ser considerados como líderes de nuestra sociedad?

1.- Dejemos de relacionar Líderes con ciertos estatus y poderes “sobrenaturales”. Porque todos somos líderes en algún momento de nuestra vida.

Al relacionar lideres con cierto estatus, los estamos relacionando con el poder. El poder de dirigir, el poder de decidir, el poder de mandar.

Y seamos claros, a los seres humanos, NOS GUSTA EL PODER. El poder tiene mucho morbo y beneficios. Y no queremos pensar que tras ese poder que nos otorgan, va a ser algo TEMPORAL. Queremos que sea algo para siempre. Y por eso nos enroscamos en nuestro “sillón” cuando nos sentamos en él.

2.- No te han otorgado un poder infinito, el verdadero líder sabe que será una tarea TEMPORAL.

Y el verdadero líder, sabe que ese poder, no está para utilizarlo en beneficio propio, sino por y para los demás.

Cuando están en el “poder”, creen que es por y para disfrute suyo. Que se lo han ganado. Que todo esfuerzo ahora produce unas recompensas de las que hay que aprovecharse. Y que los comienzos, que fueron duros, llenos de tropiezos, no existen. Ahora no son personas, son los títulos que ponen en la entrada de su puerta.

3.- El líder tiene la función de hacer más grandes a cada uno de los integrantes del equipo. Así como al grupo en su conjunto. NO A UNO MISMO.

Por lo tanto, dejemos ya de hablar de líderes estratégicos y empecemos a hablar, del liderazgo trascendental.

Es aquel que va más allá de los números. Que va más allá de su beneficio propio y se enfoca, en el beneficio del grupo y de todos los componentes que lo rodean.

Porque si habláramos de estrategias, podríamos hablar de líderes dictadores que también tenían una estrategia, y que normalmente no era en beneficio del grupo, sino del suyo propio.

4.- Ves más allá del grupo. Ten un propósito que inspire al grupo. Pero también deja el mundo mejor de cómo te lo encontraste.

Mientras escribía este artículo hay un tema que ronda, o debería rondar al líder de verdad, la Humildad.

Es tener los pies en la tierra. ¿A qué ya no gusta tanto?

Es preguntar a los demás como se encuentran. Es ocuparse de verdad por lo que pasa, o puede pasar. Es ver más allá de evaluaciones de desempeño y ver a través de los ojos de la persona que tiene delante.

Y por humildad, es reconocer que también puedes equivocarte. Un titulo no te da súper poderes. Un titulo no te dice que ya jamás te vas a confundir. Que tus ideas siempre serán las mejores en cada caso. Y que en la adversidad, lideraras de forma correcta a tu equipo hasta la victoria final.

5.- Un líder es humilde. Si no, serás un jefe más.

Al reconocer que no sabes todo, reconoces que puede haber gente mejor que tú. Y al haber gente mejor que tú, cabe la posibilidad que su desarrollo sea mejor que el puedas tener tú. Y reconocer eso no gusta.

Se nos llena la boca hablando de Employer Branding, de cultura empresarial innovadora, de talento, de atracción del mismo y de la retención (palabra que odio). Nos gusta ser cool hablando de temas, que en realidad, no queremos aplicar.

¿Por qué?

Porque alguien que tenga más poder de influencia, sea mejor líder que nosotros, produzca mejores resultados que nosotros o ideas disruptivas que beneficien a la empresa,…haga algo por lo que nos pagan a nosotros. Intuiremos que más vale pronto que tarde, seremos sobrepasados por dicha persona.

Pero un líder, es un mentor. Es una persona que con experiencia ha llegado a dicho estatus, que sabe reconocer los talentos de los demás y los impulsa. Que ve qué se puede mejorar y lo alienta. No una persona que intenta.

Como comento en “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, muchas de ellas nacieron de marcas que ya estaban implantadas en el mercado. Al ver su potencial, se les impulsó y alentó en su camino. Llegando a ser más reconocidas que la marca madre.

6.- Un líder es una persona que produce nuevos líderes.

Pero te estarás preguntando: ¿Yo puedo ser un líder? ¿O sólo son las personas que tienen un estatus en la empresa o en las organizaciones?

TÚ YA HAS SIDO LIDER.

Tú diste un paso adelante en momentos en los que ya no querías seguir aguantando lo que estaba pasando. Tú dijiste SI cuando hasta entonces habías dicho NO. Tú dijiste Adelante cuando hasta la fecha habías estado parado. Cuando viste una dificultad, esta vez viste una oportunidad.

TÚ YA HAS SIDO LIDER EN ALGÚN MOMENTO DE TU VIDA.

Y no has tenido que ir a ningún curso de liderazgo, ostentar ningún cargo en ninguna empresa.

Todos somos líderes en algún momento de nuestra vida, solo tenemos que hacer caso y una oportunidad a esa energía que todos llevamos dentro.

7.- Liderar es decir SI a esa energía interior que todos llevamos dentro.

Luego ya vendrán herramientas que te hacen ser mejor líder y gestionar mejor a las personas y recursos que tengas a tu disposición, pero el principio del comienzo, es decirte SI a ti mismo.

¿Cuáles son los rasgos del líder del s.xxi?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.