¡¡No duele la verdad. Lo que duele es…!!

“Quien huye de la verdad acaba tropezando con ella”

No nos duele que nos digan la verdad, nos duelen las posibles consecuencias.

No nos duelen los resultados de un informe de los consultores sobre nuestra empresa, nos duele lo que pueda suceder después.

No nos duele que leamos cosas que hasta ahora no habíamos leído, nos duele que quizá estén en lo cierto y hayamos estado perdiendo el tiempo con cosas que nos lo hacían perder.

No nos duele que nos digan que nos han sido infieles. Nos duele no saber si sabremos vivir después del duelo sin esa persona. Si las cosas habrán cambiado ya para siempre.

No duele que nuestra madre nos recrimine una actitud, tenemos miedo a descubrir que quizá tenga razón y nuestro ego se vaya al garete.

La verdad no duele, duelen las consecuencias.

Luchamos contra las Fake-news, noticias falsas. Queremos personas a nuestro alrededor que nos digan la verdad, que no vayan con rodeos. Dirigentes y profesionales que siempre nos muestren la realidad tal y como es…

En definitiva, promulgamos por la verdad, pero no queremos ni verla cuando la tenemos en frente.

No queremos verla, porque hasta esa fecha, estamos hechos de nuestras creencias, experiencias, consejos recibidos por terceros y nuestro ego.

Si nos dicen que las cosas no son como creemos, que nos hemos estado equivocando durante mucho tiempo,… en definitiva que hay otra realidad de la que nos imaginábamos, empezaremos a vivir un proceso no muy bonito.

Empezaremos a Negar la situación. Creemos que lo que nos están diciendo es mentira. Que lo hacen para reírse de nosotros. Enarbolaremos la bandera de los consejos que nos dio esa persona tan importante para nosotros, como el escudo del Capitán América lo salva de las balas.

Nos taparemos los oídos, diremos que no queremos oír algo que es mentira. No queremos ver la realidad. Una realidad que es una más, como personas hay en el mundo. Pero por no quererla ver, oír o sentir, estás perdiendo una oportunidad de ver más allá de tus narices.

Pero reconocer que nos hemos equivocado o que quizá la otra persona puede tener razón, está considerado en esta sociedad, como mostrar debilidad.

Debilidad que está relacionada con los sensibles, con los débiles y con el principio de que todos los demás se aprovechen de ti, que tu posición se debilite porque vean que eres sensible o muestres tus emociones.

Ante esa posibilidad de “perder puntos” ante nuestra gente, preferimos negar la mayor, que al menos “abrir un poco los ojos” y ver que hay detrás de lo que nos dicen.

Queramos o no, estamos rodeados de gente. Personas que tienen su propia realidad. Realidad que es diferente a la nuestra. Y en la diferencia está la variedad, riqueza y avance.

Abrir los ojos no quiere decir que hayas estado perdiendo el tiempo hasta ahora. No quiere decir que ya no vas a saber quién eres a partir de esa noticia. No quiere decir que tu empresa se vaya a desmoronar desde esa noticia.

Es un punto final a una situación y la bienvenida a nueva situación. Lo sé, los cambios no son “cool”.

Tanto a lo largo de los casi 1.000 artículos que llevo ya, los dos libros escritos, (principalmente en Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo) conferencias, creación de marcas, me he dado cuenta que cuando dices lo que sientes, (sin faltar el respeto a nadie), al principio te ven como alguien gracioso, pero cuando ven que la cosa va en serio, ya no gusta tanto.

Mostrar que es hora de “mover” la rutina que hemos estado llevando, ya que no está dando los resultados que creíamos que nos iban a dar para siempre, pica.

Me rio de programas como el de “Pesadilla en la cocina” que tenga tantos seguidores. Nos reímos de lo que le pasa, de lo asqueroso que esta la cocina, de los platos que sirven. Pero cuando quien está a tu lado le preguntas ¿Tú te apuntarías a un programa así?…Entre aspavientos, siempre la respuesta es, mientras se apaga la risa de ver el programa, “Ni loca”.

Si cada 4 años tenemos que pasar la ITV con nuestro coche, yo impondría que cada cierto tiempo en nuestras empresas y en nuestra persona, tuviéramos “huracanes” que nos enseñaran la verdad de lo que estamos viviendo.

Ojala no tuvieras nada que cambiar. Pero aunque nos vayan bien las cosas, siempre pensamos en algún momento del día: “Ojala pudiera cambiar tal o cual cosa…”

Un huracán de escala 9,4, llamado “otra realidad a la que tú estás acostumbrado”, trae más beneficios que perdidas.

  • Te hace encontrarte contigo mismo. La rapidez, el aparentar, el alcanzar resultados, nos hace crearnos un papel que tenemos que contentar durante todo el día. ¿Pero realmente sabes quién eres? La verdad u otra realidad, te hará ver que quizá no eres quien dices ser.
  • Otra realidad no es creer que hemos perdido el tiempo. Hemos aprendido, hemos disfrutado, hemos vivido. Pero ahora la vida, te está diciendo que es el momento de hacer las cosas de otra manera hasta ahora realizadas.
  • Abrirse a otros mundos, es descubrirse uno mismo. Existe la posibilidad descubrir talentos que tenias dormidos porque estabas haciendo lo mismo de siempre. Es la posibilidad de descubrir que eres más de lo que creías que eras hasta la fecha. Es siempre la oportunidad de crear, de ser creativo.
  • Una nueva realidad, es una nueva oportunidad. Eso que tanto buscabas pero que tanto miedo te daba que fuera realidad.

Como vemos, no duele la verdad. No duele que nos muestren otra realidad, creemos que nos va a doler lo que hay detrás de ese momento.

Y como hemos visto, todo depende de la actitud con lo que la afrontemos. Demos una oportunidad y descubramos que hay detrás de ese miedo.

¿Y a ti que te duele más? ¿A qué tienes miedo, a la verdad o a lo que pueda venir después?

Anuncios

¿Por qué?

El humor y la curiosidad son la más pura forma de inteligencia” decía Roberto Bolaño.

Hemos pasado del “Niño, deja de tocar las pelotas con tantas preguntas” al “No eres curioso, eres un cotilla, que no es lo mismo”.

La curiosidad provoca un coctel molotov de emociones cuando oímos la palabra. Entre la vergüenza, el miedo y el morbo.

De pequeños éramos muy curiosos. Hasta que nuestros padres o los profesores iban capando esa capacidad.

Nos asombrábamos y preguntábamos por todo.” ¿Y esto por qué mama? ¿Y por qué se hace las tartas así? ¿Y cuando llegamos? ¿Y si detrás de ese árbol hay un tesoro esperándonos..?...  Eran algunas de las preguntas con las que taladrábamos a nuestra mente y a nuestros familiares.

Pero llegó el momento de la formación, en el que las preguntas dejaron de existir. Y se transformó la situación, por la de “apréndete las cosas así, que así es como te irá bien en la vida”.

Nos capan la facultad de preguntarnos las cosas, de querer saber más allá de lo que nos dicen. Porqué cuando preguntabas el motivo de las cosas, eras considerado por los demás como el empollón o el “amigo del profesor”. Y en una época, donde ser parte del grupo era esencial, era mejor callarse, aprenderse a pies juntillas la lección y luego ponerla tal cual en el examen.

Pasamos de la curiosidad de los niños en los carritos, señalando todo lo que les sorprende a “mejor no quieras saber más allá de lo que te han dicho, no vaya a ser que te echen del grupo por listo”.

En la madurez, como bien dice Teresa Viejo (experta en el mundo de la curiosidad), hemos pasado del “Cállate niño que me duele la cabeza de tus preguntas” al “deja de pregunta que eres un cotilla”.

Todo por querer saber más.

Al igual que denostamos y prostituimos palabras, con la curiosidad pasa igual.

Queremos avanzar, queremos saber cómo poder ayudar a las personas, como ayudarnos a nosotros mismos, pero no que nos consideren curiosos, ya que nos dirán que somos unos cotillas. Mejor que lo haga otra persona por nosotros y nosotros bien a gusto en “nuestra zona de confort”.

Hace unos días, oía en una librería: “Estoy cansado de leer libro de este tipo, no me solucionan la vida. Harto ya de tanta autoayuda”.

Cuando damos el paso al frente para descubrir nuestras emociones, lo que nos pasa. Nos zambullimos de lleno en Internet, en libros, conferencias, para que los “expertos” nos digan que nos puede pasar y cómo ELLOS solucionaron SU Problemas.

No queremos ver, que nos están diciendo CÓMO ELLOS SOLUCIONARON SU PROBLEMA, que quizá sea ALGO parecido al nuestro, pero no el nuestro.

Los libros, conferencias,…son un bastón esencial en el camino hacia la recuperación o al éxito, pero sin la curiosidad, nunca sabrás lo que realmente pasa a ti o a tu empresa.

Queremos avances, queremos ser felices, queremos tener pareja, en definitiva queremos tener abundancia en todo y más, pero nos basamos en CÓMO lo hicieron los demás, en QUÉ hicieron los demás, pero no en el PORQUÉ lo hicieron.

Lo vuelvo a repetir, te ayudaran bastones como los libros, conferencias o formaciones,..Desde luego que sí, pero antes de nada, tienes que ser CURIOSO CONTIGO MISMO. Tienes que descubrir el PORQUÉ te pasa lo que te pasa, PORQUÉ quieres hacer lo que quieres hacer, PORQUÉ sientes lo que sientes, en definitiva.

Cuando ves que las personas tienen problemas o empresas con sus marcas, siempre acabas oyendo una frase típica: “¡¡Pues a lo mejor tenemos que aplicar la solución que implantón José, la competencia o Apple… para nuestro problema!!”.

Tenemos miedo a conocernos, tenemos miedo a indagar, tenemos miedo a ver la realidad. Y por eso, preferimos “automedicarnos” o que el “medico se confunda con nuestro diagnostico” cuando realmente nosotros sabíamos que nos pasaba.

No nos gusta indagar dentro de nosotros. Nos “mola” hacer grupos de investigación para ver qué ha pasado, pero las conclusiones que demuestren nuestros fallos o soluciones que nos puedan llevar más allá de donde estamos, las apartamos.

Despreciamos lo nuevo, pero nos quejamos de que no avanzamos en nuestra vida.

¿Alguien me lo explica?

Ser curiosos, nos puede llevar a crear una marca diferente a la que hasta entonces estábamos mostrando. Una marca que nos puede etiquetar, por lo que mostramos y sentimos, como diferente, original, transgresor, a crear controversia en un mundo estable y rutinario como decía en “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”.

Todos los principios son duros, pero si realmente queremos pisar fuerte en este mundo, ya no solamente en el mundo personal, empresarial o como sociedad, tenemos que impulsar la curiosidad como vehículo que nos llevará a esos avances que todos soñamos.

Porque ser curiosos, te lleva a crear soluciones, productos innovadores o experiencias hasta la fecha nunca vividas.

La curiosidad te lleva a la creatividad.

Si eso, que nadie se cree que es, que todos buscan en libros, como si fuera algo para extraterrestres.

La creatividad es ver la realidad desde diferentes perspectivas. Y para eso tenemos que ser curiosos.

Para eso tenemos que darnos el permiso de VER otras realidades, de CREER que otras formas son posibles y con ello, CREAR nuevos mundos, nuevos productos, nuevas soluciones.

Tengo que reconocer que la curiosidad duele.

Ir más allá y descubrir que tu pareja te ha mentido, que pensábamos que nuestro producto nos iba a jubilar ya de trabajar o que el curso que estábamos haciendo nos iba a llevar al estrellato, cuando no es así, DUELE.

Ver que hemos vivido en una mentira, no es muy agradable. Pero no quiere decir que a partir de ahora sea igual. Tú eres el único que puede cambiar esa rutina que has vivido poniendo solución a la misma, siendo creativo.

La curiosidad es:

  • Querer saber más allá de lo que suponemos
  • Descubrir que hay detrás de los miedos que tenemos
  • Querer avanzar, siendo curiosos con el presente
  • Preguntarse continuamente, ¿Por qué?

¡¡SEAMOS MÁS CURIOSOS, POR FAVOR. Y NO DEJEMOS DE PREGUNTARNOS, ¿POR QUÉ?!!.

¡¡Carta a los #Workalholics!!

Una buena regla para la vida es no ser demasiado adicto a una sola ocupación” decía Terencio

Creo en la importancia de una cultura empresarial que impulse la motivación, el desarrollo y el buen hacer de las empresas y trabajadores.

Creo que las empresas con una cultura empresarial fuerte, sustentada en valores de verdad, (no de postureo), son las que estarán dejando una huella de verdad tanto en trabajadores como en el clientes. Y con ello en la sociedad.

Creo que las empresas con una cultura fuerte, son las que tienen un Branding consistente y fuerte. Son las que marcan un antes y después en el cerebro y corazón de los clientes y trabajadores.

Creo en la necesidad de una cultura empresarial que englobe el día a día de un sueño profesional.

Pero también creo que se están enmascarando muchas malas prácticas a través de esta herramienta de la cultura empresarial.

A través del estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, observé que superar la edad estimada de una empresa de 5 años, dependía  entre otros factores, del buen o no uso de herramientas del Branding.

Leo en muchos artículos, libros y empresas, que el trabajo no tiene que ser considerado como trabajo, sino como un hobbies, como una diversión…como si estuviéramos en el jardín de infancia, vamos. Porque así vienes a trabajar alegre, feliz, contento, motivado.das todo de ti, y no lo consideras esfuerzo.

Vamos por partes:

.- ¿Y si mi hobbies no es trabajar para ustedes y hacer cartas astrales?

.- ¿Y si mi hobbies me apetece hacerlo unas horas y otras no? ¿Me lo va a permitir la empresa?

.- ¿Y si me canso de mi hobbies, la empresa me va a permitir conocer dentro de ella, otro tipo de hobbies?

Nos quejamos de términos como Secta, pero he llegado a escuchar a Directores de RRHH de empresas importantes: “Nada de tribus, nada de cultura empresarial que piensen, nuestro sueño es crear una secta con nuestros trabajadores”.

Una secta te hace creer que estás viviendo algo único y que jamás ocurrirá. Que fuera, solamente hay miedo, hambre y penas. Que el “líder” es lo mejor que te ha podido pasar en tu vida, queriéndote hacer olvidar, la vida que tenias pasada. Y que tu esfuerzo, servirá para hacer un mundo mejor.

¿Quién levante la mano quien no haya conocido a una empresa, líder o trabajador de empresa que crea y diga tales cosas?

¡¡TODOS!!.

Se habla mucho del estrés, de llegar a los resultados trimestrales, de hacer un número determinado de ventas…De muchos parámetros que tenemos que alcanzar si no queremos encontrarnos el día menos pensado con la carta de despido.

Y los que utilizan el tema de la cultura empresarial, a su favor y no a favor de los trabajadores o la sociedad, ese miedo al despido, a la crisis que estamos viviendo, a la era de transformaciones que estamos viviendo, lo utilizan en beneficio propio.

Para comer necesitamos trabajar. Porqué hasta ahora que yo sepa, sino te ha tocado un buen pellizco de la primitiva, eres un mortal más.

Pero una cosa es trabajar para vivir, y otra cosa es que nos hagan creer que hemos venido a vivir para trabajar, sola y exclusivamente para sus empresas.

Ir a trabajar, tiene que suponerte que estás haciendo algo más que cobrar un sueldo, aguantar la cara de tu jefe o de la amargada de tu encargadas. Que tu trabajo sirve para algo. Que no solamente estas vendiendo ropa o muebles, sino que estás haciendo felices a esas personas que la están comprando, estas aumentando su confianza en ellos.

Estoy de acuerdo con esa filosofía y así la creo. No creo que solo escriba, no crea que solo de conferencias, no crea que sólo transforme empresas, sino un trozo de la sociedad a través de lo que hago. O eso creo.

Pero de ahí a creer que la empresa va a dar la vida por ti, como tú la estás dando por ella, va un trecho.

Seamos sinceros, cuando las cosas no vayan bien, lo primero que se echará por la borda, serás TÚ.

Y ya habrás hecho más que el Ceo. Habrás vendido más que el comercial con más años de experiencia, conseguido más clientes que en todos los años de la empresa…pero cuando vienen mal dadas, ni cultura ni vivir del pasado…a la calle.

Todo lo que te decían, todo lo que te dijeron que harían por ti, TODO… se ha esfumado. Y es el principio del comienzo de la frustración, de la rabia, del preguntarte ¿Por qué di tanto de mí en algo que no me ha dado nada en los malos momentos?

Vivimos en una sociedad de la felicidad constante y donde el pensamiento crítico es para agoreros que quieren joder el momento. Y estamos muy equivocados, el pensamiento crítico, te hace ponerte en el presente y ver todo, desde diferentes perspectivas.

Mi madre siempre me dice que duros a 4 pesetas nadie da. Y ha sido un lema que nunca he olvidado y cuando lo he hecho, normalmente la “bofetada” ha sido importante en mi vida.

Sentirnos parte integrante de un grupo, no quiere decir que tenemos que dejar el resto de nuestra vida. Tener pareja no quiere decir que dejemos a nuestros amigos. Tener un nuevo amigo no quiere decir que dejemos a los otros amigos que han estado en nuestra vida en momentos peores.

Pero somos así. Nos desvivimos por lo nuevo, por lo que con una pequeña cosa nos ha hecho felices, con quien nos dice cosas bonitas y nos va a llevar al espacio como nadie lo ha hecho.

No sólo la culpa la tiene quien sabiendo tus debilidades o necesidad de dinero, dice lo que quieres oír. Sino también tú mismo, por:

  • No poner siempre en duda todo lo que te dicen. Mira los hechos, y no los dichos
  • No tener vida más allá del trabajo.
  • No confiar en ti.

Esas personas que se desviven todos los días del año y fiestas de guardar por su empresa. Que aun habiendo salido de trabajar, siguen pensando en el trabajo. Que hablan en el grupo del whatsapp del trabajo los fines de semana… NO TIENEN VIDA.

Su autoestima ha sido baja y seguirá así, si no se empiezan una labor de introspección. Tras un desengaño, se creen que una simple caricia o sonrisa, ya son la empresa de su vida o el príncipe que iban buscando. No ven, ni quieren ver más allá de lo que es el trabajo, de lo que es esa nueva pareja.

¿Y qué pasa cuando se dan cuenta que no es lo que esperaban? Que aún sabiéndolo, creen que cambiarán. Que aún sabiendo que no cambiarán, se hacen las víctimas, porque el amor es dolor, según les han enseñado.

Recuerda:

    • Conoce gente. No dependas de un solo mundo en tu vida. Si sólo tienes uno y se desmorona, con él sentirás que tu vida ha sido arrasada.
    • Siempre se critico con todo lo que te digan o quieran que veas como única verdad.
    • Una cultura empresarial sirve para motivar, alentar y trabajar juntos en pro de un propósito más allá que ganar dinero. Si lo utilizas para otra manera oculta, no conseguirás dejar huella a largo plazo en el corazón de tus trabajadores ni clientes.
    • Una vida más llena, diferente, es una vida más rica para todos los sectores de tu vida.
    • Eres mucho más de lo que haces durante 8 horas. Nunca lo olvides.
    • Un puesto de trabajo es algo eventual dentro de algo mucho más grande llamado VIDA.

 

¿Eres un #Workalholic? ¿Crees que tu empresa te querrá igual que ahora van las cosas bien? ¿Tienes más vida que tu trabajo?

 

 

¡¡Me da igual, ME ENCANTA!!

“No vivas danto tantas explicaciones, tus amigos no las necesitan, tus enemigos no las creen y los idiotas no las entienden”

Hace unos días en la firma de libros en Zaragoza, me lanzó una persona una pregunta, que es la base de este artículo:

“Parece que todos los artículos que tu esencia es que todo te importa muy poco. ¿Es así’”.

Claro que me importan muchas cosas, lo que pasa, es que ya no me importan tantas cosas como me importaban antes”. Así le he respondido

Nos han enseñado durante nuestra educación que nos tienen que importar los amigos, el trabajo, tener una pareja, unos hijos a cierta edad y el qué dirán los demás. En definitiva, nos tiene que IMPORTAR TODO.

Y si no te importa lo que dicen los demás, si no metes la “directa” en alcanzar esas metas que esperan que alcances, eres considerado un “raro-espacialito-diferente-veremos de qué pie cojea”.

Pues señores, ¡¡NO!!.

Lo que estamos haciendo es pre-ocupando por lo que puedan decir los demás, por lo que puedan pensar o no sobre nosotros, y mientras tanto, estamos dejándonos de lado a nosotros mismos.

A mi claro que me importan muchas cosas. Tengo mi grupo de personas que son esenciales para mí y que me involucro en sus vidas, si me necesitan. Me importa mi empresa, que se expanda. Mi blog, mis libros, en crear nuevos libros acorde a lo que veo y siento. Que no se prostituyan términos que me han ayudado y creo que podrían ayudar a mucha gente, que por egos los convierten en modas pasajeras…

Me importan muchas cosas.

¡¡ Lo que pasa es que ya no me importan otras tanto por las que antes moría y ahora paso de ellas!!.

No me importa decir lo que pienso realmente. Te lo diré con educación, y si lo aceptas bien y sino también. No me gustan los egos y la falta de profesionalidad. No me gusta el querer aparentar algo que no eres. Ver como marcas que podrían dar un golpe en la mesa, lo único que hacen es seguir lo que dicen que hay que hacer los demás. No me gusta leerme un libro que es refrito de otros muchos y luego la gente los sigue como si fuera el nuevo “Jesucristo”.

No me importan muchas cosas que antes me importaban. El qué dirán, si seré aceptado o no, si voy a seguir a esta persona en las redes porque es bueno para mi reputación social.

ME DA IGUAL

Y no es rebeldía, ES COHERENCIA. Algo muy falto en estos momentos en la sociedad y en las empresas.

Para decir ME DA IGUAL, tienes que haber vivido un proceso de afirmación de lo que es importante para ti de verdad.

De reconocer tus valores, tus pasiones, de lo que quieres conseguir en la vida, de tu obsesión “sana” por conseguir ese sueño, de lo que te ha hecho mal hasta entonces y no quieres que se repita, de actitudes que no soportas y por el qué dirán las has estado tragando sin parar porque te interesaba más el “beneficio” que obtenías que no tenerlo.

Decir con la boca abierta, ME DA IGUAL y que no te importe de verdad la reacción de la gente, ante el NO que les estas dando o lo que ya no te darán por tu negativa, es la consecuencia de una confianza sin fisuras en uno mismo.

Confianza que no es ego, señores.

No es lo mismo ese ME DA IGUAL, de rebelde sin causa, en contra de la sociedad, que el ME DA IGUAL, y te lo digo porque lo creo firmemente y te lo puedo explicar con razones.

¡¡NO ES LO MISMO!!

Pero hace unos días cayó en mis manos un artículo en el que decía el autor que iba a hacer un reto físico y que aunque no había entrenado , le daba igual lo que ocurriría o no le importaba la base de seguidores que tenía o como se relacionaba con la gente.

Yo siempre que digo o siento con un ME DA IGUAL, lo expreso con razones y siempre COMPROMETIENDOME con el resultado de esa acción mía, me guste a o no. No puedes pensar que haces las cosas sin que te importe los demás, porque no estás solo tú en este mundo. Porque a lo mejor puedes “dañar” a otra empresa o a tu marca, por haberte lanzado de forma inconsciente y chulesca, a hacer algo, enarbolando el “ME DA IGUAL”. No puedes decir que te da igual el resultado, más bien estás diciendo, “Como a lo mejor no lo consigo, digo de ante mano que me da igual, así que nadie me lo reproche y tengo la conciencia tranquila...”

Si que promulgo y así lo siento, que hay que hacer las cosas que te ardan dentro de ti. Porque mañana vete a saber que puede ser de ti. Ya no digo dentro de 5 años, digo MAÑANA.

Pero por favor, CON CABEZA, CON VALORES, CON RAZONES.

A lo largo del estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, muchas de las empresas estudiadas y profesionales, claro que me decían en algún momento de la entrevista: “Me daba igual lo que pensaran o no pensaran de mi, y así creo que lo he conseguido… Pero siempre a través de mis razones expresaba ese me da igual, del fuego que me había estado quemando y no quería me consumiera sino que me catapultara con lo que soñaba continuamente...”

Como observarás y en el libro lo comento, no son personas y marcas sin rumbo, alocados y unos parias de la sociedad, como así se les quiere tildar, ya que no hacen lo que se les espera de ellas o los libros de management.

Son personas y marcas, que no les importa lo que les importa a todo el mundo. Así es como avanzan y producen innovaciones y resultados diferentes a los vividos hasta ese momento.

Piensan muy bien cada cosa que hacen, porqué la hacen y cómo hacerla. No pierden el foco  de lo que quieren conseguir o al menos darse la oportunidad de ir a por ello.

Así que:

1.- Que te DE IGUAL, aquello que no está dentro de tus valores

2.- Que te DE IGUAL, aquello que no esté dentro del foco de tus intenciones.

3.- Que te DE IGUAL, aquello que te dicen que no se puede hacer, porque te aseguro que si siguiéramos así pensando, todavía estaríamos con la rueda y el fuego.

4.- Que te DE IGUAL, aquello que no vaya con tu forma de ver y vivir la vida. Con respeto y coherencia, nunca lo olvides.

5.- Que cuando digas ME DA IGUAL, lo siguiente que hagas sea algo que digas ME ENCANTA.

¿Y a ti que te da igual?¿ Me sabrías dar razones para explicármelo?

¡¡El lado oscuro de todo sueño!!

No es oro todo lo que reluce” Proverbio

Me encanta como disfrazamos la realidad según nuestros intereses.

Nos impulsan a emprender nuestros sueños, porque así saldremos del desempleo. Nos impulsan a tener una marca, porque así encontraremos trabajo, nos impulsan a ser diferentes porque es la única forma de encontrar el éxito pero luego nos dicen que no nos salgamos de la línea roja, porque los demás nos tildarán de locos, raritos y eso no es “cool”…

¿Nos aclaramos señores?

Pero también hay otra cosa de la que no te hablan y mira tú por dónde, a mi me apetece hablar de ello.

¿El camino de emprender un sueño, es todo felicidad y motivación, cómo nos hacen creer?

¡¡Y UN MOJON BIEN GRANDE!!

Hasta Dora la exploradora lo pasa mal, hasta llegar a su destino final. ¿Y nosotros como emprendedores, lo vamos a tener más fácil que ella?

¡¡VENGA YA!!

Por mucho que nos digan que tenemos que empezar con alegría, alboroto y un perrito piloto, siempre vamos más nerviosos que el día de Reyes, seamos REALISTAS.

Estamos dando un paso fuera del tiesto. No sabemos qué va a ocurrir. No sabemos si lo conseguiremos por mucho que el mentor de turno nos haya dicho que podemos (no tiene una bola de cristal fiable, te lo aseguro, habla según su experiencia y expectativas) o nuestros padres.

No sabemos si sabremos hacer frente a situaciones que hasta la fecha son imposibles para nosotros.

Sólo sabemos que no sabemos a qué nos vamos a enfrentar y eso siempre produce, duda, miedo, o como quieras llamarlo.

Pero como buenos borregos que somos, nos creemos y así lo deseamos, que todo sueño, se consigue de forma rápida, indolora y fácil.

¡¡ERROR!!.

Seamos realistas, tenemos que tener voluntad ( me canso de la palabra motivación), con ilusión, alegría, pero también sabiendo que no todo va a ser un camino de rosas y que al cielo no vas a llegar en 5 minutos o en 4 pasos como así te lo hace creer el gurú de turno.

Así que esa duda que tienes, tienes que convertirla, en mayor impulso, porque detrás del miedo, siempre hay un mayor aprendizaje y experiencia esperándote que desde el sofá y el mando en tus manos.

Creemos que esa motivación DESMESURADA que nos imprimen, el ver que otros lo han conseguido, nos va a hacer correr más que Usain Bolt y llegar a hacer los 100 metros en menos de 9,80 segundos, pero las cosas no son así.

Si no tienes un PORQUE mayor que la Puerta de Alcalá, te aseguro, que esa motivación se quedará en nada, cuando tengas la primera caída o el primer NO.

Tampoco estoy diciendo que no emprendas el camino, que te olvides antes de empezar. Sino que empieces siendo realista, porque sino la leche y la frustración será de órdago.

Que no te lleves por cantos de sirena de personas que quizá lo han conseguido lo que tú quieres, o les han formado para que digan eso. La mayoría no tienen ni idea lo que es emprender nada en su propia persona.

Nos dicen que progresar es conseguir resultados que nadie ha conseguido, ver cosas que nadie ha visto, transformar las cosas que hasta ahora estaban quietas. Y por eso, sino lo conseguimos, sino creemos que la hemos liado parda, tiramos la toalla y pasamos a otra cosa

Ya estarás progresando, por pequeño que sea el paso. Ya estarás haciendo más que si estuvieras en el sofá, así que felicítate siempre por todo paso que des.

Ese mundo ideal, que nos pintan desde Disney de que cantando irás con tu ilusión y tu alfombra mágica más rápido y veloz hacia tu cima, como que no. Ojala, pero no suele ser así.

El camino hay que disfrutarlo, por mucho que quieras correr. La vida siempre te pondrá trabas, para pararte y veas todo lo que hay a tu alrededor. Lo que has conseguido, lo que pensabas conseguir, lo que te falta por conseguir, así como caminos por descubrir hasta entonces ocultos.

Te lo vuelvo a recordar, siempre que leas eso de en 4 pasos o en 90 días te transformo tu cuerpo o tu negocio, sal corriendo, porque nunca ocurrirá. Bueno si, ocurrirá que te frustrarás al ver que lo que te decían, no es verdad y tu dinero sale corriendo con él.

Todo lleva su tiempo. Claro que nos gustaría fuera para antes de ayer, y a mí también, pero la vida te da lo que te tiene que dar, de lo que tienes que aprender, a su debido tiempo, NO CUANDO TÚ QUIERES.

No por mucho correr se llega antes.

Así que siempre por el camino, PRESENTE.

Como es algo en lo que no sabemos ni conocemos qué pasará, esperamos que nos acompañe gente de nuestra confianza. Y te aseguro que si todas esas personas, no piensan igual, habrá desencuentros a la voz de YA.

Lo hacemos para motivarnos mutuamente, para tirar uno del otro. Lo que pasa es que tenemos miedo a enfrentarnos nosotros mismos a este reto, y es mejor mal acompañado que sólo.

¿Qué pasa con las empresas con varios socios? Que si no tienen todas las mismas ambiciones y valores, todo acabará yéndose al traste.

Así que quien te acompañe, piense igual que tú, que seáis uno. Sino mejor sólo porque te aseguro que durante el camino encontrarás a gente, que piense, sienta y te apoye en todo momento.

Pero siempre ten presente que esa sensación del liderar TÚ tu propia vida, de emprender TÚ el camino, de andar por tu propia inercia, de descubrir TÚ las posibles soluciones o fallos… Eso, nadie te lo puede dar nadie, sólo tú.

Nos dicen que emprender un sueño, es como ir por las baldosas amarillas de Alicia. Siempre habrá alegría, felicidad y sensaciones únicas…

Y yo me pregunto: ¿Qué pasa cuando te dicen que NO? Siempre nos dicen lo bueno, pero ¿lo no bueno?

Piensas que tu producto es la leche, que te has esforzado, piensas que ese NO, no te lo mereces por todo el esfuerzo realizado…Pero así son las cosas y así te las hemos contado.

Frustración, ira, rabia, mala leche y ganas de romper un vaso contra el suelo, son algunas de las emociones que puedes estar viviendo en esos momentos.

Tanto las haya provocado una respuesta, como por culpa de “un amigo” que por su buen hacer te esté diciendo que desistas:

ACEPTA TUS EMOCIONES, PREGUNTATE POR QUÉ ESTAS ASÍ Y SIGUE ADELANTE, PORQUE NO ERES TUS CIRCUNSTANCIAS.

Puedes tener mal día por tu pareja y pensar que tu proyecto va mal, ERROR. Puedes sentirte triste porque tu socio se ha ido, cuando a lo mejor es hora de luchar por tu cuenta, puedes creer que ya nada será lo mismo ante ése NO que has recibido… Y te aseguro que en la mayoría de las veces, te darás cuenta, el caso que hacemos a nuestro cerebro cuando en realidad, nos estamos montando PAJAS MENTALES.

Escúchate, mira qué te pasa, mira qué ha pasado, qué tienes que cambiar, y SIGUE. No eres tu pasado, eres tu presente.

Y siempre ante caídas, ante ascensos, mesetas y cumbres borrascosas, ENFOCATE en lo que quieres. Es la única manera, de superar los baches, de saber que los NO son un POR AQUÍ NO, SIGUE BUSCANDO OTRO CAMINO, QUE NO VAS MAL ENCAMINADO… o que el miedo y la frustración se combate con acción.

La gestión de las emociones en el camino y después de él, son esenciales, ocultándonos que no es todo oro lo que reluce, sino que también hay miedos, locuras transitorias, dudas por el camino, que determinarán si quieres llegar o no a tu cima.

Sólo quería enseñarte una parte de la realidad, no la de “Disney lanzadoras de empleo y portales, gurús de la motivación…”, que todo es un mundo ideal…Pero si así es, por favor, ¿Me lo podrías enseñar?

Porque yo sólo conozco y sé que es en la adversidad, donde más progreso y aprendizajes he vivido. ¿Y tú?

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo a través de este enlace.

¡¡Aparentar tiene más letras que ser!!

“Aparentar tiene más letras que ser”.

Creo que todo se nos está yendo de las manos.

Buscamos libros, formaciones y conferencias, que nos enseñen a cómo conseguir ser Influencer, tener millones de seguidores en Facebook y que las empresas nos llamen para promocionar sus productos… Es lo que queremos y todo por favor, DESDE EL SOFÁ.

Queremos todo eso sin el mayor esfuerzo posible.

Recientemente me hacían una pregunta en relación al lanzamiento de mi nuevo libro, “Mofeta Branding”: David, ¿Con leerme este libro, ya podré tener una Marca de éxito como la gente que hablas?”.

Le conteste que NO. Y si, su cara de asombro, fue como la que te puedes imaginar.

Un libro es una herramienta que te puede ayudar a conseguirlo, pero sin tu voluntad, sin tus ganas de ser mejor, sin tu esfuerzo…Sin la curiosidad de descubrir otros caminos, y dar un paso hacia adelante, seguirás siendo uno más.,..

Te habrás leído un libro más, pero los resultados seguirán estando ahí, bajo mínimos.

Creemos que con títulos como “Como ser influencer en 8 Pasos…” o “Una marca personal en 3 pasos..” ya podremos ser desde el sillón de nuestra casa, como Dulceida, Paula Echevarría o Josef Ajram.

Queremos tener una marca que todo el mundo recuerde, que cuando piensen en alguien, al instante piensen en nosotros, que nuestras fotos se conviertan en virales y que ganemos dinero sin parar, sin una gota de sudor.

¿Aún seguimos creyendo que puede ser posible siendo otros y no, nosotros mismos?

Durante la creación de “Mofeta Branding”, estudie más de 400 artículos, que contenían en sus titulares palabras como “pasos”, “método para…” o “Herramientas imprescindibles para…”

Se dicen que son términos que se utilizan para llamar la atención de los lectores. Que nos dicen los “trucos” que otros han utilizado para conseguir lo que nosotros queremos.

Pero yo me pregunto:

¿Sabemos lo que queremos nosotros de verdad o queremos parecernos a otro, porque nos da miedo ser nosotros mismos y por eso nos encantan esos títulos?

Queremos ser los mejores, no tener problemas para llegar a final de mes, que nos reconozcan en nuestro ámbito profesional, tener la cuenta de Twitter nº1 en nuestro campo…en definitiva, tener una marca intachable, pulcra y de éxito.

Y si consiguiéndolo, ya nos comparan con el nuevo Risto Mejide, Ferrán Adría  o con los nuevos Alfred y Mireia, creemos que habremos conseguido lo que todo el mundo quiere, que nuestra marca sea la influencia del momento.

Y yo me pregunto de nuevo:

¿Quieres te reconozcan por parecerte a… o quieres te reconozcan por ti mismo?

¿Qué todos nos inspiramos en algo o alguien? DESDE LUEGO QUE SI.

Pero yo no quiero ser el nuevo Tony Robbins, Mario Alonso Puig o Fernando Alonso (aunque por mi cabeza podría),…YO SIEMPRE HE QUERIDO Y QUIERO SER YO MISMO.

Y eso parece que se mira muy mal en esta sociedad. Para triunfar parece que tenemos que ser como “x”, sino no llegaremos a nada.

Lo único que estamos consiguiendo es limitar el avance y transformación de la sociedad, pero lo peor de todo, TU TALENTO AHOGARLO EN MIEDOS, VERGUENZAS Y BLOQUEOS.

Se nos llena la boca leyendo artículos como “Sal con un valiente”, que transcribe Pablo Arribas. Pero a la hora de crear nuestra marca, lo único que hacemos es “copiar” a los demás y tildar de locos, los que son VALIENTES DE VERDAD.

Preferimos seguir el camino de rastro dejado por otros, que creemos que nos será más rápido llegar a esa “cima” que él nos promete, que no coger el camino más inhóspito, sino el camino que sentimos nosotros que tenemos que tomar.

Costará más o menos, tendrá más o menos obstáculos, pero es tu Marca, es tu esencia, es tu aroma, ERES TÚ.

Me encanta siempre “revolver” el ambiente allá donde voy, y últimamente es muy fácil. Cuando te pregunta la gente como construir una marca, como conseguir que no te llamen por tu nombre de pila, sino por tu marca (próximamente hablaremos de eso), todo el mundo te está preguntando el CÓMO conseguirlo y QUÉ hacer para conseguirlo… Pero nadie me preguntaba  POR QUÉ crear y tener una marca y qué proporcionaba.

 Todos aquellos defensores a ultranza del “PARA QUÉ”, ahí tienen su respuesta…La gente hace las cosas PARA  ser una referencia y todos los beneficios exteriores que se suponen, no para ser ellos mismos y vivir en coherencia el resto de sus vidas. Es lo que me ha reafirmado el estudio para mis dos libros.

Queremos marcas que nos pongan los pelos de punta, que nos sintamos orgullosos de pertenecer a ellos, que sean diferentes y nos sintamos identificados con ellas, porque nosotros también lo somos y así lo sentimos, que no somos como los demás.

Pues si eso es lo que tú deseas, empieza por mostrarlo tú. Nos repiten por activa y pasiva, que seamos nosotros el cambio que queremos ver en el mundo. Pues empieza por ser lo que sabes que eres, y no quieras ser como tal o cual persona, porque como tú, solamente hay una persona, y eso hace que seas único e irrepetible.

El Branding como la vida, no va de ser fotocopias de tal o cual gurú. No se trata de ser como el líder de la pandilla, en gestos y en la forma de fumar.

Se trata de vivirla como es uno, de mostrar tus convicciones sin ningún miedo. Eso es vivir, mientras tanto, solamente estarás SOBREVIVIENDO.

El VERDADERO BRANDING es para aquellas personas y empresas que viven la vida sin tapujos, sin tabúes, ni comparaciones.

Deja de seguir el rastro de los demás, y empieza a crear tu propio camino. Recuerda que siempre, es el perro más pequeño el que más ladra, no el más grande.

¿Te atreves? ¿O aún sigues creyendo que haciéndolo como lo hacen los demás, lo conseguirás?

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” a través de este enlace.

Javier Luxor: “La persuasión se tendría que estudiar en los colegios”.

Hoy en “Conversaciones con...” es un placer presentar a Javier Luxor.

Siempre he pensado que si supiéramos realmente el significado verdadero de las palabras, hablaríamos de otra manera.

A día de hoy hablamos de “influencers”, de ser “influyentes”, de “persuadir” a los clientes y a los futuros clientes para que opten por nuestra opción.

¿Pero sinceramente sabemos de lo que estamos hablando? ¿Usamos estas herramientas para acabar manipulando a la gente y hagan lo que nosotros queremos, sin escrúpulos?

Hace unos días tuve el placer de compartir una conversación con Javier Luxor, escritor del libro “El pequeño libro de la influencia y la persuasión” sobre dichos términos y su aplicación.

Reputado mentalista a nivel mundial, a través de la entrevista nos enseñará a discernir bien cuál es el significado de cada palabra, su aplicación en nuestro día a día y en la empresa.

Gracias Javier por ayudarnos a ser más persuasivos ante los demás sin olvidarnos de algo esencial, la ética. Podéis conocer más del trabajo de Javier a través de su Web, Twitter y Facebook.

.- ¿Quién es Javier?

Siempre he dicho que he tenido varias vidas, ya que me gusta ir cambiando en función de mi desarrollo personal. A mí el modelo que siempre nos han vendido, a mí no me encaja. Fue cuando terminé mi carrera, empecé a trabajar, y disfrutaba de mi trabajo, pero llegó un momento en el que mis tripas me decían, “Si sigues así, la curva de desarrollo de aprendizaje personal y profesional no vas a tener”.

Y yo siempre he tenido la afición, con la cual he competido a nivel mundial con el mentalismo, en el cual yo sabía que ahí tenía un desarrollo muy fuerte. Ahí es cuando deje mi trabajo y dedicármelo sólo al mentalismo, convirtiéndome en Javier Luxor.

Los dos Javieres son la misma persona, lo único que Javier luxor tiene un nombre más chulo. Aunque en el escenario, soy una versión con “esteroides” haciendo cosas más chulas, soy la misma persona.

El escenario lo utilizo para contar algo a los demás, no sólo como un entretenimiento. No sólo quiero que se asombren cuando ven un espectáculo o conferencia mía, sino que se lleven a casa cosas para pensar.

De los espectáculos, salió la posibilidad de dar formación. De ahí saltamos a las conferencias y de ahí al libro que tienes entre manos. Soy una persona muy inquieta, que me gusta aprender siempre de todo lo que hago, y también aprendo de los fracasos. Si aprendo y me lo paso bien, como forma de reciprocidad, siempre quiero que quienes asistan a mis formaciones, aprendan y se lo pasen bien.

.- ¿Por qué nos da tanto miedo la palabra persuasión?

Nos da miedo porque la utilizamos indistintamente con la palabra manipular. Pero nosotros lo hacemos porque imitamos como la usan también los medios de comunicación.

Ellos utilizan la palabra persuadir desde la falta de ética, desde un lado negativo y por eso nos da miedo.

Y como yo creo que todos en el fondo, somos buenas personas, buenos vecinos, no nos gusta que nos asocien con una persona que persuade, si esa palabra significa manipular.

Persuadir y Manipular, son dos palabras muy parecidas, pero les diferencia algo muy importante, LA ÉTICA.

Aunque haya gente que roba la cartera, aunque la otra persona no se entere, con la persuasión pasa lo mismo. Cuando tú conoces estas herramientas, no las utilizas para manipular a las personas, sino con ética, honestidad y sinceridad las utilizas. Porque si no las tienes, todos estos valores que te digo, entonces estas manipulando.

Pero en definitiva, la diferencia la pones tú. La ponen tus principios, tus valores.

Si yo gano persuadiéndote, y tú también, es persuasión. Pero aquí el problema aquí, es que soy yo, el que decide cuando el otro gana y aquí entra cuando decido yo, cuando la otra persona gana.

Imagínate una persona mayor que va a un centro comercial para que le asesoren en la compra de un portátil, ya que lo necesita para hablar con sus nietos. Ve a ese vendedor como una persona experta en dicho campo. Le dice la verdad al vendedor, que no sabe del tema. Y ahí es cuando el vendedor tiene dos opciones:

  • Venderle, es decir ofrecerle el producto que el señor de verdad necesita
  • Colocarle otro producto, ya que tienen un incentivo extra si los venden.

Ahí está el problema de esto, ¿Qué debe hacer el vendedor?. Ahí es el vendedor el que está decidiendo.

El señor mayor se va a dejar persuadir por el vendedor, ya que no va acompañado , por ejemplo de sus hijos, que podrían tener más conocimientos al respecto de sus necesidades.

Cuando una persona hace lo que sabe que tiene hacer, somos más felices y no surgen estas dudas de si nuestro trabajo nos gusta o si damos buen servicio a los demás.

Aquí juega un papel importante la conciencia. El equilibrio es difícil, pero a mí me gustaría que el vendedor le dijera la verdad a esa persona mayor.

Un cliente no es un señor que te compra la 1 vez, sino es un cliente que vuelve la 2, 3,4 vez…Ahí es cuando podrás llamarlo cliente.

La honestidad y la ética siempre dan beneficios. No a corto plazo pero si en las carreras de fondo.

.- ¿Qué le dirías a aquellas personas que están en las calles captando socios para las Ong?

Estamos muy enseñados, y el modelo ya no funciona como antes.

Yo que estoy mucho en el aeropuerto, lo observo. Cuando esos chicos quieren vender la Iberia Plus, te preguntan lo primero: ¿Trabajas en España?. Obviamente les digo que si. Ahí es el momento en el que has comenzado una conversación y es más difícil romperla.

Lo que tratan es llevar la conversación a otro nivel, y ahí es cuando la otra persona tiene más difícil romperla. Podrás decir que no te interesa lo que te van a comentar, pero ya te costará más.

Ten claro que esas personas si están ahí, es porque funcionan, porque captan gente. Pero el funcionamiento es como las llamadas que recibes a horas intempestivas a casa.

La persuasión, como todo en la vida, es cuestión de números. Si tú llamas 10.000 veces, sabes que hay un rato de conversión, por ejemplo de 1%, es decir 100 personas dirán que sí.

Las llamará con el mismo discurso a los 10.000, pero es un discurso hecho de manera persuasiva.

Todo es cuestión de números. Lo único que diría a esas personas, que cuando decimos NO a la hora que nos ofrecen algo, no se lo tomen como un NO personal a él, es un no a la situación.

Todo está muy estudiado, desde la conversación a la conversación en el que le das los datos.

.- ¿Los primeros que nos tenemos que influenciar, tenemos que ser nosotros mismos?

Tenemos que ser los primeros que nos tenemos que auto persuadir. Porque la persuasión es utilizar la palabra para un cambio de actitud en la otra persona, para que luego le lleve a un cambio de comportamiento.

Esto lo podemos utilizar a favor nuestra. Podemos saber cómo nos hablamos y como eso hace que genere una serie de pensamientos que dirigen nuestra vida.

La persuasión y la influencia es verdad que se utiliza hacia los demás pero también con nosotros mismos.

El vocabulario que usamos, hace que nuestro pensamiento vaya a un lado u otro.

Para mí, me parece la persuasión algo tan básico, que se tendría que estudiar en los colegios. Porque es la clave para entender quienes somos, que hacemos y como gestionamos nuestros pensamientos.

Antes de persuadir a los demás, hay que persuadirse a uno mismo.

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria?

Contrata a Javier Luxor. No lo vas a olvidar…. Pondría algo así.. Ahora en serio, yo pondría una frase que digo mucho tras finalizar mis conferencias que es : “Los sueños se cumplen dos veces, una en tu mente y otra en la realidad”.

Es una frase muy bonita, un poco moñas. Pero las personas no deberían dejar de tener sueños. Porque una persona no puede crear nada que no haya creado antes en su mente, de forma clara y meridiana.

Es una frase que me gusta ya que tiene que ver con la gestión del pensamiento. Ya que somos nosotros los que hacemos posible lo que pensamos, y no hablo del secreto ni cosas así, sino del foco.

Es algo que aunque lo he leído muchas veces, lo he vivido por mí mismo, muchas veces más.

Alguna gente creerá que es una frase hecha, pero yo digo que es una frase verdadera.

Yo no soy nadie para dar consejos, yo solo cuento lo que a mí me ha funcionado.

.- ¿La diferencia entre un buen conferenciante es aquel que persuade y aquel que manipula?

La diferencia entre uno y otro, no es los números que realizas, ya que eso son herramientas. Porque el único secreto entre un buen conferenciante y otro, es SER AUTENTICO.

La gente se piensa cuando me lo preguntan, que les intento desenfocar de la conversación cuando les digo esta respuesta, pero es que es la verdad.

Yo he salido muchos años a los escenarios, no siendo yo. Por eso sé dónde está el secreto. No sólo la experiencia cambia la forma de hacer las cosas y la repercusión que se consigue, pero no es la experiencia lo que cautiva a la gente.

Lo que cautiva a la gente es SER AUTENTICO.

Quien está en la platea a punto de escucharte, quiere ver a un tío como él, y eso normalmente no suele pasar. O es el conferenciante el que plantea la conferencia haciéndole creer a los asistentes que sólo él puede conseguir lo que ha conseguido, y los demás, no.

Uno es el gurú, y el otro es un pobre mortal, y eso me da mucha rabia.

.- ¿Qué hay de verdad en esos anuncios que nos dicen que por +1 euro nos llevamos una hamburguesa o unas gafas?

Mi madre siempre me decía que comprase lo que necesitase.

El tema de la persuasión es muy difícil huir de ella, porque es muy sugerente. Pensamos que por 1 Euros +, no es para tanto, y acabamos cayendo, por ejemplo, ya que es viernes, nos vamos a dar un capricho, aunque entrásemos con la intención de comprar solamente lo que sabíamos que necesitábamos o queríamos.

Yo recomendaría que se hicieran antes la lista de la compra o con el estomago lleno, como nos recomiendan, porque la persuasión es emoción. Y las emociones al ser irracionales, van automáticamente.

Siempre hay que tener claro que quieres antes, aunque vuelvo a repetir que es muy difícil. Pero es que además nos gusta comprar emocionalmente, así que sería algo muy aburrido.

Yo no voy al supermercado o a la librería, pensando únicamente en lo que voy a comprar. Siempre que voy a la librería, voy pensando: “Voy a ver que cae”, y todavía tengo libros que compré pero que no he leído, pero que sentía que quería tener en ese momento.

Pues si las abuelitas son felices son sus 2 gafas, con tal que no se arruinen, que sean felices.

La vida también se disfruta también comprando de forma emocional, basta ya de tanto racionalismo.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Para mí es básico mi familia, mis padres, mi hija, amigos y la salud.

Pero para ampliar la respuesta, yo tengo que reconocer que la felicidad antes la depositaba en el éxito. Pero la definición que yo tenía de éxito no era la correcta.

A día de hoy, considero el éxito, no en lo que todo el mundo piensa como éxito, sino es estar en el camino de lo que yo quiero, no el llegar a lo que yo quiero.

Como soy una persona que no puede estar quieta, he descubierto que en el hacer, tengo la felicidad. No es sentirme ocupado, sino en el progreso continuo.

Es sentirme un poco mejor que la semana pasada o que el año pasado.

.- ¿La sociedad nos influencia o nos manipula?

La sociedad, de todo.

Podemos encontrar ejemplos tanto de un lado como del otro. A mí me gusta encontrar gente que haga cosas increíbles y que con su ejemplo, sean capaces de influenciarme  para hacerlo yo también.

La sociedad tiene lo bueno y lo malo. Te puedes reflejar en miles de cosas. Lo que tienes que hacer es saber en lo que quieres dejar que entre en tu mente.

Pero también hay relaciones toxicas, de personas que hacen cosas deplorables que nos influencian de forma negativa.

Pero es nuestra labor es saber ser conscientes de ello y no echar la culpa a la sociedad de lo que nos pasa. Somos nosotros quienes vemos las cosas de una manera u otra, y no deberías echarle la culpa a la sociedad de lo que nos pasa

Uno debe ser el que decida que si y que no debemos que nos influencie de la sociedad, aunque no es que estemos negando lo que no queremos nos influencie, porque sabemos que existe, pero no es lo que influencie.

.- ¿Cómo es la relación entre la persuasión y el lanzamiento de un producto?

Yo a lo mejor cometo un error garrafal, pero no comparto las acciones de presentaciones de libros o productos, que cierran un teatro o cosas así, porque las veo muy YO , Y O y YO. Cuando me invitan, voy y me lo paso en grande. Pero no van conmigo.

A mí me gusta más hablar del concepto, de la idea, de cómo puede ayudar al otro. Es importante el contenido del libro o del producto, no quien lo ha escrito o ha hecho.

Si tengo que darte una herramienta, te diría que siempre busques la forma de dar valor, de mostrar el valor de ese producto, no que seas tú el valor, el personaje que ha hecho el libro o el producto.

Cuando la gente ve el valor de tu producto, a lo mejor no llegaras a muchas personas, pero te aseguro que llegarás a las correctas.

Da valor y dirígete a la persona que realmente requiere los servicios de ese libro o producto

.- ¿Qué le dirías al Javier de hace 20 años?

Que iluso era pero que bien le ha ido.

Cuando yo me replantee una nueva vida, hace 20 años jamás me podría haber llegado a imaginar lo que estoy haciendo ahora mismo.

En esos momentos me hice un Plan de Negocios. Hice todo lo que nos dice que tiene que contener el mismo. Era maravilloso, y todavía lo sigo guardando. Sobre todo para darme cuenta que todo lo que allí puse, no se parece en nada a lo que hago hoy en día.

Podía haber acertado como podía haberme confundido, pero en el fondo tenía una claridad absoluta de que eso iba a funcionar aunque no la tenía racionalmente. Y aunque el plan de negocios, era la forma escrita de mi razón en esos momentos. Pero es la claridad y la necesidad lo que me ha salvado en todas las ocasiones.

Sentía algo que tenía que hacer algo. Y cuando así lo haces, siempre te suele ir bien porque pones toda la carne en el asador para que así sea

Hace 20 años, creía racionalmente que estaba haciendo algo que creía correcto, porque mi intuición lo decía aunque mi razón estaba un poco equivocada, porque me remito a los hechos del plan de negocios que escribí.

.- ¿Eres fan del Por qué o del Para qué?

Antes te hablaba de la necesidad .En el fondo la pregunta que nos tenemos que responder siempre es: ¿Por qué hacemos las cosas que hacemos?

Yo el para qué, ya no se responderlo. Yo entiendo que el porqué molesta a la gente, cuando el para qué, cuando tiene estrecheces económicas, se convierte en lo más importante en esos momentos.

Uno no puede pensar en el porqué, sin tener el para qué cubierto mínimamente.

Cuando una persona tiene sus necesidades cubiertas, tiene que pensar en el porqué hace lo que hace. Y si nos damos cuenta, si te centras en el porqué, el para qué acaba creciendo, se empieza a desarrollar solo.

Es porque pones el foco en la ayuda, en hacer las cosas por algo, no en el dinero. Cuando empiezas a focalizarte en el porqué, es cuando empiezas a despegar de una forma sorprendente.

Desde ahí la gente no te ve como que solo quieres venderle un producto, sino que quieres ayudarles, resolverles una necesidad que tienen.

Nosotros percibimos cuando una persona viene para una cosa u otra.

.- Una reflexión para los lectores del blog

Yo ahora estoy muy focalizado en el tema de la intuición.

Y yo te dejaría como última reflexión es que deberíamos dejar fluir más la intuición, porque tiene una base de experiencia importante

Muchas veces tenemos que hacer algo, y aunque no lo cotejamos con otras opciones, nuestro cerebro ve una serie de patrones. Con esos patrones se imagina un desenlace y te dice que tenemos que hacer eso.

Deberíamos en el punto, que conscientemente no deberíamos evaluar más y hacer más caso a esa señal.

Somos mucho más que nuestros pensamientos racionales.

Olga Castanyer:” El ego es un exponente de baja autoestima”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con..” tengo el placer de presentar a Olga Castanyer.

La asertividad no forma parte del Diccionario de la RAE.  Hablamos mucho de ella, nos dicen que tenemos que serlo, pero realmente, ¿Qué es?

Se nos dice que trata de ser afirmativo. Yo puedo ser afirmativo en lo que pienso, en lo que quiero. ¿Pero se es respetuoso con los deseos y derechos de los demás? Por lo que vemos últimamente en la televisión, es algo que escasea.

Asertividad, como nos dice Olga, a lo largo de la entrevista si que es afirmar nuestro propios derechos, pero respetando a la vez el de los demás.

¿Somos capaces de respetar ideas diferentes a las nuestras? ¿Hacemos lo posible para que se impongan nuestras ideas cueste lo que cueste? ¿Son los lideres de hoy en día de respetar ideas diferentes a las suyas y venidas de gente que no está en tu mismo estatus?

De estas y otras muchas cosas más, tuve el placer de conversar con Olga. Autora de libros como “La asertividad: Expresión de una sana autoestima”,  “Asertividad en el trabajo” o “Voy a ser asertiva” entre otros muchos bestseller de referencia en el campo de la Asertividad y Autoestima.

Gracias Olga, por hacernos ver la capacidad del ser humano para crecer y ser feliz.

.- ¿Quién es Olga Castanyer?

Una psicóloga, madre, hija, amiga de sus amig@s  y pareja, …que cree que su contribución a que el mundo mejore es  ayudando individualmente a las personas que lo necesitan.

.- ¿Cuál es la mejor inversión que puede hacer un ser humano por menos de 20 euros?

Dar un parón en sus actividades cotidianas y cuidarse, yendo a tomar un café rico ( o una cervecita…) con alguien querido.

.- ¿Cómo definirías la asertividad para alguien que nunca ha oído la palabra?

Es la capacidad de autoafirmar los propios derechos, respetándose a sí mism@ y respetando a la vez a los demás.

.- ¿Es la inteligencia emocional la asignatura que falta en nuestro sistema educativo?

Por supuesto. Tendría que estar presente a nivel transversal, no como una asignatura suelta. Para ello hace falta una formación en profundidad del profesorado, para que no se pase a contemplarlo como una mera disciplina a evaluar.

.- Se nos promulga a ser asertivos, de sus beneficios… ¿Ser demasiado asertivo, tiene contraindicaciones?

Es difícil ser “demasiado asertivo”, si con ello se entiende rozar la agresividad, porque la propia definición de asertividad conlleva el respeto a la otra persona.

Pero sí podemos cometer errores  si nos “entusiasmamos” demasiado con la asertividad, en la línea de sentir la necesidad de decirlo TODO, expresar en cada momento cómo nos estamos sintiendo, etc.  Por muy asertivos que seamos, tenemos que tener en cuenta cómo va a caer la asertividad en la otra persona y entonces veremos que no siempre es necesario decir todo lo que pensamos y opinamos sobre las personas y las cosas. Es más, a veces es más prudente callarnos las cosas si decirlas nos perjudica o daña gratuitamente a la otra persona.

.- ¿Qué beneficios tiene la inteligencia emocional y asertividad de la mujer en las empresas?

Tanto la Inteligencia Emocional como la Asertividad conllevan una independencia emocional, es decir, no actuamos “para que los demás”…nos acepten, admiren, reconozcan, valoren, sino que seremos más capaces de gestionar nuestras propias emociones, separar las tareas de las emociones y centrarnos en la resolución de las cosas.

.- ¿Por qué se nos da tan mal decir  lo que sentimos y no defendemos  lo que pensamos?

Porque estamos excesivamente pendientes de lo que opinen los demás de nosotr@s, de la imagen que damos, de quedar bien….La expresión de emociones es un pequeño riesgo que pueden asumir las personas que se quieren y confían en sí mismas y no temen la evaluación de los demás.

.- Hace  unos días una persona me decía que lo de la asertividad, es un “sacadineros” como otro cualquiera. Que a día de hoy la gente va a lo suyo y no les importa las emociones, sus sentimientos ni así… ¿Qué les dirías a esa persona?

La pobre asertividad no es un sacadineros en sí- el que quiera sacar dinero de los demás lo va a hacer con cualquier concepto que esté de moda.

…Y está de moda precisamente porque hay una necesidad de conectar de otra forma con un@ mism@ y con los demás. El modelo “cada uno va a lo suyo” no funciona y el ser humano busca algo más.

Al fin y al cabo, aunque no nos demos cuenta conscientemente, lo que nos mueve y guía son precisamente nuestras emociones.

.- ¿Cuál es la 1 recomendación que darías a una persona que no sabes decir NO?

Que intentando agradar a los demás no va a conseguir nunca sentirse bien. Ella tiene que velar de sí misma y no esperar que los demás lo hagan. Y eso pasa por consultar consigo mism@ las cosas y expresar sus opiniones- la sensación de ser coherente con una misma es mucho más rica que la de ser aceptada por los demás.

.- ¿Qué ingredientes tiene una autoestima sana?

– Confianza en un@ mism@

– Una actitud de cuidarse y velar de sí mism@ y la convicción de que nadie va a hacerlo por ti

– Atender las emociones y el  cuerpo: son nuestras señales de alarma!

– Tener un Autoconcepto positivo, pero realista

.- ¿Entre autoestima y ego, cuánta distancia les separa?

No tienen nada que ver, aunque algunos autores últimamente los igualen.

Para mí, la autoestima es independencia emocional – el ego, dependencia. Cuando hay un ego elevado, estoy queriendo demostrar algo, quiero que me reconozcan, admiren, envidien….es decir, dependo de los demás para sentirme bien.

El ego es precisamente el exponente de una baja autoestima.

Cuando hay una buena autoestima me siento igual a los demás, somos personas, ni más ni menos que l@s que nos rodean.

.- Las relaciones de hoy en día se basan en el apego, en el miedo, celos y en el reclamo de cariño. ¿Qué nos pasa?

¿Las relaciones de hoy en día? ¡Y las de siempre!

No nos enseñan a querernos y respetarnos incondicionalmente, buena parte de la educación está basada en “vales si….” sacas buenas notas, rindes mucho, eres muy popular, te vendes bien…..no tenemos una buena educación emocional, pero sí tenemos como seres humanos unas necesidades de cariño y valoración que buscamos cubrir incesantemente con los pocos medios que nos proporciona la educación tradicional.

.- ¿Cómo es una empresa inteligente emocionalmente?

Tiene muy en cuenta que el ser humano, aparte de sus capacidades cognitivas, lleva “pegadas” las emociones y que, al final, éstas son las que guían la motivación, las relaciones entre las personas, incluso las negociaciones. No se pueden obviar. Y una empresa inteligente emocionalmente tiene en cuenta el factor emocional e intenta que sus trabajador@s se sientan bien consigo mismos y con los demás miembros del equipo, a fin de estar motivados y rendir mejor.

.- ¿Cuál es tu definición de felicidad?.

Para tener la capacidad de ser felices, tenemos que sentirnos coherentes y en paz con nostr@s mism@s.

A partir de ahí, la felicidad es el cúmulo de momentos felices: aun en las peores circunstancias, si somos capaces de acumular dentro de nosotros pequeños momentos felices – viendo algo bonito, escuchando música, riéndonos con alguien…-, éstos nos irán dando paulatinamente  la sensación permanente de “aunque me esté yendo mal, en el  fondo, yo estoy bien”.

.- Una reflexión para los lectores del blog.

La que me decía mi madre cuando era pequeña: hay que ser como una piedra que cae al agua. Al principio parece que no ocurre nada, pero poco a poco se van formando círculos cada vez más grandes, cada vez más grandes….hasta que todo el lago es un círculo impactado por esa piedra.

 

¡¡Algo que a todos nos marca, el amor!!

Ten en cuenta que el amor y los grandes logros, requieren de grandes riesgos” dice el Dalai Lama

Recientemente he terminado de leer el libro de Rocío Carmona “Lo que sucedió cuando me rompiste el corazón”. Libro actual, fresco y real como la vida, que me dio el último empujón a una idea que llevo tiempo viendo en las empresas y marcas con las que trato.

LO QUE A TODOS NOS HA MARCADO O MARCA, ES EL AMOR.

Seguimos a marcas de las que nos enamoramos, trabajamos en empresas de las que estamos enamorados, estamos con personas de las que estamos enamorados.

Y solo habrá un final feliz, si hay energía entre ambos, si hay una enamoramiento de verdad.

Se trata el amor, las emociones como algo muy bonito, ideal, que nos hacen más bien que daño. Pero cuando nos toca en primera persona, nos cerramos en banda a la hora de hablar de ellos.

Nos hicieron con amor y siempre las mejores cosas salen desde el amor. ¿Qué diferencia hay entre el arroz que hiciste la semana pasada y el que te salió tan soso? El amor.

¿Por qué sigues con tanta devoción a ese cantante? ¿Por qué te compras el mismo día del lanzamiento el libro de tu escritor favorito?

Porque el amor que te transmite, la energía que pone en cada acción, te llega de verdad.

A lo largo del estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, sentía que había algo más, que diferencia a unas marcas de las otras. Y si, era el AMOR.

Todos y cada uno de ellos, ponían una energía plus, que a la larga hacia que se distinguiera de la competencia.

Puedes llamarlo amor, energía, alma,…ponle el nombre que tú quieras. Pero que hay algo que te distingue de los demás, de eso no tengo ninguna duda.

Pero en esta sociedad, no queremos cantar como Alejandro Sanz “Mi soledad y yo”. Se nos dice que sufrir no es bueno, que es mejor para nuestra salud “Ojos que no ven, corazón que no siente”, en definitiva en convertirnos en “hombres de acero”. O si estamos en soledad, y aparece el amor, en cualquiera de las formas posibles, gritar como Marlango, “Vete”.

En definitiva, nos han dicho que el amor “Duele” como canta Elefantes. Por eso ahora la moda de los coach de parejas, es impulsar que todos somos naranjas completas, como si no necesitásemos a nadie para ser un poco más felices.

Y quien diga lo contrario miente.

Las empresas quieren enamorar (NO MANIPULAR) a sus clientes. Nosotros enamoramos a nuestra posible pareja. O a nuestros futuros trabajadores.

TODO DEPENDE DEL AMOR.

Cuando no “enamoramos” a nadie, nos preguntamos como dice Christina Rosenvinge , ¿Quién me querrá?. Y en vez de hacer un camino de introspección, preferimos comprar seguidores para redes sociales, subirnos a carros de “modas” que sólo nos darán pan para hoy y hambre para mañana.

Cuando estamos enamorados de verdad, (podrá salir bien o mal la historia, pero así lo sientes), sabes que esa persona, empresa o producto, es lo que estabas buscando. ¿Quién no ha dicho alguna vez, “Eres, como canta Antonio Orozco?

Pero todo empieza estando “Loco de Amor” como dice David Otero, pero con nosotros mismos.  Tampoco estoy impulsando aquí que nos queramos más que nos quieren nuestras madres. Para nada.

Pero cuando empezamos a querernos a nosotros mismos, ya podrá venir una sorpresa en forma de decepción personal, de producto que no satisface nuestras expectativas, que no lo veremos como un drama, sino como una evolución de nuestra vida personal o profesional. Nos hace afrontarlas con actitud y no con emociones descontroladas, ni actitud de víctima.

Para las marcas y profesionales que sigo estudiando, cada día no es un lamento, sino el sonar de los Tambores de guerra, como dice Manuel Carrasco. Sonido de aliento, que desde su amor, su energía, su confianza, su coherencia, siempre como tú quieras llamarlo, saben que un nuevo día es una nueva oportunidad de enamorar a sus clientes, de conquistar los corazones del mundo que saben que les espera.

Las personas y empresas que desprenden amor allá donde van, siempre desde un trabajo interno, están trabajando en un sueño, en un propósito. Son ellos mismos, no van siguiendo la “manada” o la “moda” de esos momentos. SI te gusta bien y sino también. Y por eso enamoran, porque son ellos mismos.

Nos enamoramos de lo que creemos que nos puede dar una vida diferente a la actual, de lo que nos puede hacer sentir emociones hasta nunca vividas. Nos podremos enamorar de una marca que no gusta a nadie, de una persona no muy agraciada, pero si a nosotros nos ha “llegado”, dará igual lo que opinen los demás, es nuestro amor lo que importa de verdad.

¿O es que crees que irá algún lugar si crees que te enamoras de una marca simple y que sólo lo haces por estar tranquilo? Sabes que no irá a ningún lado.

Entre otra de  las características, tanto en el libro de Rocío, como en las marcas estudiadas, además de quieras o no, la vida siempre te pone lo que es para ti, tenían una banda sonora que los acompaña durante todo el camino.

Tienen un concepto del amor, no basado en un “mundo ideal” como Disney, sino más realista, de confianza, aprendizaje. De caídas si, pero también, de subidas y de aliento. Un amor más “Indie”.

El amor sin música, es como el arroz con leche sin canela. Algo insípido.

Nos preguntamos como esas personas o marcas han provocado una “Avalancha” como dirían los Héroes del Silencio. Como lideran nuestros corazones y nuestras preferencias.

Ya sabes la “fórmula secreta” de muchas empresas y personas en la vida, EL AMOR.

Enamorémonos de las raíces y no de las flores, así en otoño sabremos qué hacer

¿Estás dispuesto a empezar a amarte y a enamorar?

 

Francisco Alcaide:” Empieza, el resto se aprende por el camino”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” tengo el placer de presentar, a Francisco Alcaide.

Aprender de los mejores, no es querer ser igual que ellos. Ellos son ellos y tú eres ellos.

Ellos tendrán y tienen su PORQUE que les hizo desarrollar un COMO y un QUÉ. Pero cada uno de nosotros tiene sus circunstancias especiales, sus talentos únicos, su habitad que puede que haga que funcionen esas herramientas o que no.

Aprender de los mejores es conocer sus desarrollo personales. Es afirmar de forma tajante, que el éxito empieza dentro de cada uno de nosotros y no por el exterior.

Son algunas de las enseñanzas que he ido recopilando con cada una de las conversaciones que he ido teniendo con Francisco durante todo este tiempo. Y recientemente pudimos hablar de su nuevo libro “Aprendiendo de los mejores 2. Tu desarrollo personal es tu destino”. Segunda parte del libro de management más vendido en los últimos años de un autor español

Para mí, ha conformado con los dos libros, la biblia del Desarrollo personal en español. A través de ellos, conoceremos como PIENSAN y a través de sus mentes, sabremos CÓMO rompieron y siguen rompiendo los limites de lo imposible.

Como dice una de las frases que integran su libro “El éxito ama la preparación“. Pues vayamos a ello.

GRACIAS FRANCISCO por ser las manos y el corazón que impulsan a nuestro éxito.  Podéis conocer a Francisco a través de su Web, Twitter y Facebook.

.- ¿Qué le dirías al Paco de hace 20 años?

Haz lo que te apetezca, disfruta siempre. Como apunta Reid Hoffman, co-fundador de LinkeIn: ‘Divertirse es importante, divertirse es bueno’. El mundo es abundancia en todos los sentidos. Si disfrutas con lo que haces (Pasión) con el objetivo de mejorar la vida de los demás (Contribución), no te puede ir mal. El éxito es una suma de dos cosas: Pasión + Contribución. Y el resultado es la consecuencia.

.- Si te diera el poder de tener una valla publicitaria y pusieras en ella lo que quisieras, ¿Qué sería?

Empieza, el resto se aprende por el camino.

.- ¿Cuándo has elegido valentía antes que la comodidad?

Intento siempre apostar por la valentía (otra cosa es que lo consiga). Crecer es estar dispuesto a sentirte incómodo. Crecimiento personal y comodidad son incompatibles.

.- ¿Cuál es el libro que más has regalado?

Quizás Nunca comas solo, de Keith Ferrazzi, para mí el mejor libro de networking.

.- Si te digo éxito, ¿Quién es la primera persona en la que piensas?

Sin conocerle personalmente, creo que Rafa Nadal podría representar el éxito en un sentido integral: pasión con lo que hace, resultados, valores y un entorno afectivo sólido.

.- ¿Cuál es el peor consejo que te han dado y has podido dar?

El peor consejo que me han dado: ‘Sé realista’. Todos los grandes avances de la humanidad se han producido violando el sentido común. Todo es posible, eso sí, si te das el tiempo suficiente. No existen las metas no-realistas, sólo los tiempos no-realistas.

El peor consejo que yo he podido dar: siempre ha tenido que ver con aconsejar a alguien sin tener en cuenta su realidad personal y conocer todos los detalles.

.- ¿Sobre qué has cambiado al parecer en los últimos años?

Fundamentalmente en saber que ‘el trabajo duro no garantiza riqueza’. Si no trabajas tu inconsciente (creencias), tus posibilidades de lograr grandes cosas son limitadas. La base de toda curación es un cambio de creencias. Tu éxito está en el inconsciente.

.- ¿Existe algún error que hayas cometido que te haya supuesto luego un éxito incontestable?

He cometido muchos errores, por falta de conocimiento o experiencia, pero no recuerdo uno garrafal. No obstante, los errores significan que hay algo que no estás haciendo bien. Todo error esconde sabiduría si estás dispuesto a aprender. Los errores bien digeridos, con buena actitud, son información útil para ulteriores desafíos. Cuando cometo errores busco las causas, y si identificas las causas puedes cambiar los efectos. En Tu futuro es HOY (Alienta, 4ª edición) escribimos: “Un error es un acontecimiento cuyos beneficios todavía no se han convertido en una ventaja”.

.- Y ahora nos gustaría que nos dijeras una frase para estos determinados momentos y su porque:

Cuando sientes que no tienes suerte: no creo en la suerte como se entiende habitualmente. Cuando las cosas no marchan sé que hay algo que no sé o que no estoy haciendo bien. Hay que hacer autocrítica. Negar la realidad, quejarse o mirar para otro lado no la cambia.

Cuando tienes miedo a sentirte diferente: intento buscar inspiración de aquellos que dejaron huella desafiando el statu quo −el éxito siempre procede de la diferencia− para coger fuerza y estar más seguro. El miedo se diluye con confianza.

Cuando quieres emprender un sueño: lo visualizo, hago esquemas de qué hacer y cómo hacerlo, pienso y me re recreo en ello constantemente. Me ilusiono.

Cuando quieres convertirte en una Marca Mofeta: intento seguir mi instinto. Saber ‘no escuchar’ y ‘desaprender’ son también claves importantes para tener éxito.

Cuando tienes que afrontar una dificultad: Intento estar tranquilo, sereno, sin impactos de ningún tipo, para pensar con claridad.

Cuando quieres poner una frase en el principio de todo cuaderno: dependiendo del cuaderno, porque tengo cuadernos de todo tipo con mis notas.

.- ¿Los mejores son aquellas personas que siempre sacan buenas notas en la escuela o en la Universidad?

No, Amancio Ortega a los 12 años abandonó la escuela, no fue a la Universidad, no tiene ningún Máster, y ha construido el mayor imperio textil del mundo. Y así otros muchos casos. Formación es aprendizaje, y el aprendizaje está en las aulas, y sobre todo, fuera de ellas, porque la vida está en la calle. Si tienes la Actitud adecuada −ganas de aprender y humildad− puedes llegar donde quieras, porque nuestra capacidad de aprender es nuestro principal activo como individuos y siempre está intacta.

.- ¿El Desarrollo personal se puede convertir en un burbuja como el emprendimiento o los Riesgos Laborales en su época?

No, porque ‘el desarrollo personal es la vida misma’. Tu nivel de éxito es proporcional a tu nivel de desarrollo personal; tu nivel de éxito sólo puede crecer hasta el nivel al que tú. O como dice el subtítulo de Aprendiendo de los mejores: ‘Tu desarrollo personal es tu destino’. No es casual que algunos de los libros más vendidos de crecimiento personal, como por ejemplo ‘Piense y hágase rico’ (1937) de Napoleon Hill o ‘Cómo ganar amigos e influir en las personas’ (1936) de Dale Carnegie, sean de hace muchos años. El desarrollo personal no caduca. Sin desarrollo personal no puedes tener éxito.

.- ¿Qué crees que es lo que viene, a qué nos enfrentamos la sociedad?

Hay un rasgo que distingue cualquier industria, sector, idea, producto o sociedad: todo tiene una fecha de caducidad más corta. Cualquier cosa que nace parece condenada a fallecer. Los ciclos son más cortos y vamos a vivir muchas más crisis, menos profundas, pero más repetidas. Eso quiere decir que la capacidad de adaptarse y reinventarse será crítica. La flexibilidad va a ser (es) una competencia crítica. La gente rígida lo va a pasar mal. Stephen Hawking, recientemente fallecido, decía: “La inteligencia es la capacidad para adaptarse al entorno”.

.- Sé que muchas frases forman parte de este nuevo libro, pero ¿Cuál crees que podría resumir este 2 libro?

La frase que abre el libro: “No vivas por debajo de tus posibilidades. Invierte en tu desarrollo personal y vive la vida que quieres”. Jim Rohn.

.- Una reflexión para los lectores del blog.

Que no dejen de buscar: quien busca, encuentra. Siempre hay un camino para llegar, siempre, sólo se trata de encontrarlo. Quien resiste, vence. La mayoría abandona en algún punto del camino.