¡¡La primera vez!!

“También es mi primera vez, siente como tiemblo, ya ves tuve sexo mil veces, pero nunca hice el amor” dice Ricardo Arjona

¿Cómo es posible, que una persona diga que ha aprendido a respirar?

¿De verdad que una persona se puede considerar orgullosa por decir por primera vez , te quiero?

¿Por qué nos sentimos tan felices por hacer por primera vez un huevo frito o una tortilla de patata?

Pues en pleno siglo XXI, nos sentimos más que orgullosos por hacer algunas cosas por primera vez.

Hace unos días, Elena Iturrieta (Ele), me decía que había aprendido a respirar. Algo que todos damos por sentado y que pensamos que hacemos bien, al menos para seguir viviendo.

Ella había aprendido a respirar y se sentía una persona absolutamente nueva, tras el cambio que había experimentado.

¿Y si todos a parte de células y neuronas, estuviéramos formados por un departamento de las primeras veces? ¿Y si en las empresas estuviera regulado por Ley, que hubiera un departamento que exigiera hacer siempre algo por primera vez?

Creo que muchas cosas cambiarían en nosotros y más por el impacto que produciría en la sociedad.

Durante el día tenemos cientos de oportunidades de hacer cosas por primera vez, pero acabamos por mirar hacia otro lado.

Ir al trabajo por otro camino. Decir lo que sientes por primera vez a esa persona que te tiene loco. Probar esa idea que tienes que podría ayudar en el día a día de tu trabajo y a la empresa. Pedir perdon por ese momento que no te deja dormir o probar eso que tantas ganas tienes pero que el miedo te detiene.

Tenemos cientos de momentos de hacer las cosas por primera vez. Sin embargo, preferimos seguir haciendo lo que hacíamos antes que descubrir, qué puede haber detrás de esa prueba.

Podrias pensar que ese departamento ya está creado en las empresas, y que se llama Departamento de Innovación o  de creatividad.

Podría ser muy bien, redefinido como el departamento de las primeras veces.  Pero tendrían que cambiar varias cosas:

  • Hacer las cosas por 1 vez, no se trata de mejorar el producto que ya nos produce resultados. Hacer las cosas por 1 vez, se trata de hacer las cosas de diferente manera hasta ahora realizadas. TOTALMENTE DIFERENTES.
  • Hacer las cosas por 1 vez, es ir más allá de normas y limites. No es aferrarse solo a lo que el presupuesto nos dice y exija.

Limites que en algunas situaciones los departamentos creativos, le son impuestos o aceptados limitando de manera considerable resultados mucho mejores de lo que podrían haber sido.

¿Qué puede hacer por ti un Departamento de la 1º vez?

.- Descubrir que hay de cierto en tus ideas, desde la acción. La inacción nunca da resultados.

Hasta ahora solamente somos conscientes de una cosa, que creemos que no tendremos suerte, que es una idea loca, o una tontería. Pero no sabemos si quizá estamos en lo correcto, porque no nos hemos puesto en acción de verdad. La acción siempre es el principio indispensable para la 1º vez.

.- Ver que hay detrás de ese muro que te impedía vivir.

Detrás del muro que creíamos que nos anunciaba la locura, el desastre y el miedo, si nos adentramos en él, quizá no lleguemos al éxito que soñamos, pero seguro que serás mucho mejor que si no te hubieras dado la oportunidad de ver qué había allí detras.

.- Darte cuenta que las normas encauzan pero también limitan si no son flexibles.

Las normas establecen unos limites, en los que dentro de ellas, todos somos iguales. Son unas normas de convivencia para todos, porque si no sería un caos. ¿Pero siempre van a ser igual?  ¿No van a cambiar? ¿Y si queremos ver qué pasa si sabemos que podemos superarlas?

.- Es darte la oportunidad a ti mismo  de liderar tu vida. De tener en cuenta a tus trabajadores.

Hasta ahora, no hacías nada por ti mismo. Esperabas la aprobación de los demás. Esperabas que te dieran el ok por parte de tus superiores para mover un dedo. Sabías que tus opiniones no serían tomadas en cuenta, porque en tu empresa, se hacen las cosas como siempre se han hecho y cómo el jefe mande. ¿Qué pasaría si dieras la oportunidad de ser y hacer cosas por 1 vez a tus trabajadores? ¿Descubrirías talentos ocultos? ¿Se sentirían más importantes en la cultura empresarial?

.- La disrupción, innovación debe ser un estilo de vida, algo constante. No un bote de humo que sirva para retener al talento.

Si apostamos por la innovación, la disrupción, lo tenemos que hacer de verdad. A la primera vez que se vea que donde dije digo, digo diego, la motivación, la ilusión, el talento de esas personas estarán saliendo por la puerta camino de una empresa de verdad.

.- Sigues con tu visión de empresa o de la vida, pero aceptas que se pueden hacer las cosas de otra manera, que no la que creías que iba a ser la única y absoluta. 

SI estás en la situación que sientes que tienes que hacer las cosas de forma radicalmente como la hacías, es que tu filosofía de “Las cosas siempre se han hecho así y así se van hacer siempre” es hora de cambiarla. Porque la estrategia que has seguido hasta ahora, no ha dado resultados. No quiere decir que te olvides de tu visión, pero si de tu forma de hacer las cosas. No olvides tu PORQUÉ, pero modifica tu CÓMO.

.- Sabrás que el fracaso no existe, y que estamos en continuo aprendizaje. 

Si la vida te ha dado otra oportunidad, es que no estás en el fracaso más absoluto. Mira lo que has hecho hasta ahora, cómo lo has hecho, aprende de lo que has vivido y haz las cosas de otra manera.

.- Eres tu propio fabricante de motivación e ilusión. Ya no dependerás de motivaciones externas en todo momento.

Cuando haces las cosas por ti, no esperas que la motivación te llegue de fuera. Tú la creas con tus acciones, movimientos. Ves de lo que eres capaz por ti mismo, de lo que creías imposible y lo superas. Cuando haces las cosas por primera vez, de ser fuente de inspiración para los demás.

.- Ya no creerás que los creativos son personas “especiales”. Y que nos tienes poder de crear algo de la nada.

La creatividad es ponerle pasión, desde tu forma de verlo, a productos y situaciones que no la tenían. Es crear cosas desde tu forma de ver la vida. No hace falta un master en una universidad de nombre impronunciable o ser tocado por una varita mágica. Es simplemente darte la oportunidad de hacer las cosas como tú crees que tienen que ser.

.- Alentarás la incertidumbre. Te aburrirá una vida de rutinas y querrás conocer donde no están tus limites.

Es un vicio sano. Querrás descubrir más cosas de ti, de lo que te apasiona, probar cosas diferentes todos los días.  Te pondrás retos a superar y odiarás el aburrimiento de una vida que no te deja salirte de lo establecido.

Éste decálogo de los beneficios de un departamento personal y profesional de la 1ª vez, se podría resumir en:

Se fiel a ti mismo. Y cuando lo hagas te darás cuenta que cada momento es el momento perfecto para hacer las cosas por primera vez.

¿Qué ha sido lo último que hiciste por primera vez? ¿Qué quieres hacer por primera vez que no has hecho todavía?

 

 

 

 

Anuncios

¡¡Desde la Adversidad!!

“Hay que aprender a sonreír ante la adversidad pese a todo y si lo logra no quiere decir que estés bien, ni tampoco que no tienes ningún problema

La visitas inesperada en la vida, tiene forma de adversidad.

Hasta ese momento, pensábamos que éramos felices. Que estábamos cumpliendo con las expectativas que tenían puestos en nosotros, que estábamos siendo unos buenos ciudadanos de un lugar llamado mundo. Hasta considerábamos que habíamos alcanzado la gran cumbre, creyéndonos sentir felices o exitosos.

Pero la vida, esa compañera que creíamos que nos reportaba momentos alegres y de tranquilidad, nos envía por correo urgente, un paquete llamado adversidad.

Ya solamente su presencia, nos adentra en la incertidumbre. Herramienta que nos demostrará al final del viaje, de que estábamos hechos en realidad y de que estaremos hecho a partir de ese momento.

Sin abrir el paquete , nos enfrentamos a un gran dilema, aceptamos el miedo de saber que tenemos que vivir algo que no sabremos su resultado final. Algo que sabemos de antemano que no podremos dominar ya que hasta la fecha no nos habíamos enfrentado a algo parecido. Un miedo que nos paraliza y hará que la incertidumbre nos engulla como tiburón ante el pez chiquito.

Pero tenemos otra opción, entrar en conflicto. Adentrarnos en la guerra que sabemos que vamos a vivir. En caminar en un campo minado por montañas escarpadas y torrente de emociones hasta ahora nunca vividas, por acantilados con pendientes que nos mostraran que un paso en falso, puede ser quizá el game over y el volver a empezar. Sin embargo, estaremos avanzando más que si nos dejamos llevar por el miedo.

La adversidad muestra el carácter de las personas. Nos muestra si hasta la fecha hemos sido que hemos ocultado el mismo, por querer aparentar algo que nos daba más beneficios aunque lo detestábamos. O muestra que la valentía y el optimismo son compañeras con las que hemos vivido ya situaciones similares o incluso peores.

Todo depende de nosotros. Y es en estos momentos, en los que descubrimos que tenemos un don del que no habíamos hecho un buen uso hasta ahora, el poder de decidir.

Creemos que decidimos muchas cosas a lo largo del día, cuando en realidad lo que hacemos es dejarnos llevar por estereotipos, expectativas o miedos. Dejando el verdadero poder de la decisión oculto , por no querer mostrar quienes somos o nuestros verdaderos deseos.

El poder de decidir es el poder de la libertad.  Esa palabra que nos llena la boca pero que en el fondo tenemos de ella significado muy prostituido. Una libertad siempre que no hiera a los demás , pero que la decisiones muestren nuestra marca, esencia y que queremos vivir la vida desde nuestras verdaderas convicciones y anhelos.

Decidir es actuar pero también no actuar. Decidir es ponernos en acción o inanición.

Acción es empezar a vivir de verdad, (aunque la llamen adversidad, la vida sólo te ha puesto una prueba para que por fin te des cuenta de quién y de qué estás hecho, como buena amiga para que despiertes de una vez).

Porque hasta ahora estabas sobreviviendo, sobrellevando la vida como podías. Aferrándote a todo clavo que te pudiera dar una seguridad.

Vivir es empezar a sentir valores que creías que tenías olvidados y que libros repetían una y otra vez, pero tú creías que solamente eran una cualidad de “personas especiales”.

Descubrirás que con voluntad consigues más por ti mismo, que esperando que los demás lo hagan por ti. Descubrirás que el papel de victima a la larga te lleva a la mediocridad más infame.  Sin una disciplina a la primera caída , sabrás que querrás volver. Pero es un viaje de sólo de ida. Y la disciplina te hará se constante en tus pasos, en fijarte en los detalles.

Durante el camino, el estúpido del ego te dirá cosas como “Deja que los demás lo hagan por ti, si te olvidas del problema, seguro que desaparece. O no es para tanto, tú sigue tu vida que no pasa nada…”. Eso era tu vida anterior, ahora empiezas a adueñarte de tus pensamientos y quieres saber qué hay detrás del miedo que siempre te había atenazado.

El pasado es un lastre que no te hacia avanzar. Sabías que tenías que hacer algo, porque no te encontrabas a gusto con las ropas llamadas costumbres que te ponías todos los días.

Creías que podías adivinar el futuro. Pero el futuro es eso, una gran interrogante que solamente tú puedes crear, desde el presente. Porque el presente es eso, la única realidad de la que somos conscientes.

Así que rie, ríete de él, Ríete de tus caídas, de tus torpezas, ríete de ti mismo por favor. Que con una risa todo es más fácil. El optimismo es capaz de curar enfermedades y tú tenías una muy fuerte, ” el creer que ya lo habías vivido todo y sabías quien eras”.

Pero intercala esos momentos de risas, con introspección y silencio. Porque hasta ahora oías más a los demás que a ti mismo. Tienes un corazón que das por supuesto que todas las mañanas hará su función, que vivas. Lo acallas con musica, miedos, modas y demás tonterías, porque sabes que si lo escuchabas te diría el camino que habias escogido no era el tuyo.

Estarás muy confundido si crees que esta guerra con la adversidad es ganarla, aplastarla y que nunca vuelva más a tu vida. Porque no volverá con esa forma, pero sí con otra distinta.

Tu misión es ser mejor de lo que fuiste cuando entraste. Es ser un poquito más excelente con cada paso.  Es progresar en tu desarrollo, porque aunque no te guste, la vida no sólo está hecha de dulces sabores, sino también de adversidades.

¿Qué has aprendido de tus adversidades? ¿Te encuentras en un momento así?

SI estás viviendo momentos adversos en tu vida, te recomiendo que si necesitas un bastón para tu corazón, leas el libro de Santiago Álvarez de Mon, “Desde la adversidad. Liderazgo, cuestión de carácter“. Que me acompaña en todo momento en mi vida. Os lo recomiendo, para mí sería el único libro que llevaría a una isla.

 

 

Diagnostico: ¡¡Estresado por compromiso!!

En el mundo no hay estrés, lo que hay es gente escogiendo pensamientos estresante” decía Wayne Dyer.

¿Qué me dirías si te dijera que el estrés que sufres, se desvaneciera respondiendo a una sola pregunta?

Vivimos estresados. Desde que nacemos hasta que nos morimos, siempre estresados.

Estresados porque tenemos que elegir una carrera que nos determinara nuestro futuro profesional. Estresados porque tenemos que elegir bien nuestros amigos. Estresados porqué depende de la pareja que presentemos nuestra familia nos pondrá una cara u otra.

Luego llega la edad “inmadura” donde creemos que solamente el estrés está relacionado con el trabajo. Estresados porque tenemos trabajo y no llegamos a las exigencias. Estresados porque no tenemos trabajo. Estresados porque tenemos que irnos de viaje por temas profesionales. Estresados con el compañero de trabajo…

Más y más estrés.. Y luego en verano, estresados porque nos tenemos que levantar temprano para tener sitio donde poner la sombrilla en la playa.

Vivimos en un mundo lleno de estresados.  ¿Pero cuál es la raíz de esta lacra?

Muchos dirán que vivimos en un mundo competitivo. Quien no coge la oportunidad, que no la espere porque se la quitarán tras haber tenido su oportunidad.

Otros dirán que el estrés lo produce el querer llegar a unos canones que esta sociedad impone. Estresado por tener un cuerpo “fit”. Estresado por tener una cuenta en redes sociales con seguidores de todo el mundo o que seas considerado como “cool” por tu forma de vestir.

Estoy totalmente de acuerdo.  Nos estresamos para llegar a las cotas que nos pide la sociedad, a ser como las personas que son inspiración en esos momentos o alcanzar las cotas de fama que necesitamos para sentirnos alguien en esta vida.

Y como creemos que nunca las alcanzaremos, que nunca satisfaceremos las expectativas de nuestro jefe o pareja, pues…Por eso estamos estresados, PORQUE ESTAMOS COMPROMETIDOS CON UNA VIDA QUE ES LA QUE NOS IMPONEN O CREEMOS QUE QUEREMOS TENER.

Ahí va la pregunta que desvanecerá tu estrés: ¿Estas de verdad comprometido con la vida que te produce ése sin vivir? ¿Te comprometiste con ella, por que querías alcanzar cierto estatus o por qué así lo sentías?

Creemos que estamos estresados porque debemos, que no es lo mismo que queramos, llegar a alcanzar unos canones, un estatus, ser considerado como alguien importante.  Pero si nos preguntaramos si realmente queremos de verdad alcanzarlos, la gran mayoría, respondería: “Menuda perdida de tiempo estoy provocando en mi vida, cuando realmente a mí me gustaria…”.

Una cosa es estar preocupado por un tema y otra muy distinta es estar estresado.

Pensamos que estar estresado es que nos importa de verdad el tema.  Y lo peor de todo, que es “cool”.

Que queremos que salga bien. Que podamos decir que hemos alcanzado lo que los demás esperaban de nosotros o deseábamos para sentirnos satisfechos con el trabajo realizado, cueste lo que cueste.

Pero yo ahora te pregunto: ¿Realmente racionalizas cuando estas estresado? ¿Tú crees que algo es tan importante como para que te den ataques de ansiedad? ¿Es algo tan esencial en tu vida para que pienses hacer lo que sea, para conseguirlo?

Porque cuando estamos estresados no piensas de forma racional, te mueves por impulsos. No te gusta lo que te dicen, sólo quieres soluciones para antes de ayer. Cuando estas estresado no duermes ni descansas y la sonrisa solo aparece en televisión, no en tu cara.

Nunca tomaremos la mejor elección, ya que la desesperación y sin razón, no nos dejan ver cual sería la mejor en nuestra ocasión. De ahí nacen la infidelidades entre parejas o con tu empresa, buscando trabajo en la competencia sin que nadie se entere de lo que te pasa. De ahí nace la opción de ocultar lo que nos pasa a través de la rienda suelta a adicciones o rezando para que nadie se entere lo que no pasa de verdad.

Cuando estás estresado, no quieres parar y ver realmente lo que sucede. Quieres una solución que te saque cuanto antes del lugar donde te encuentras y si te puede llevar más rápidamente al éxito, mejor.

Y aunque encuentres un placebo, ( una solución a corto plazo que crees que te solventará el problema para siempre), te aseguro que cuando menos lo esperes, te estará esperando para decirte: “¿Me solucionas de una vez o qué?”.

Vamos a darle la vuelta a la tortilla. En estos días, todo el mundo hablará de la vuelta de vacaciones. Del estrés que produce volver al trabajo, la rutina y lo bien que se estaba en el chiringuito con la cerveza y la tapa. Hagamos una prueba, pregúntale a esas personas: ¿Estás COMPROMETIDO con tu trabajo, con la vida que vas a retomar, con la pareja que vas a ver? Y mira a ver la cara que ponen.

¿Por qué los domingos por la tarde es el día de la semana que más se llora? No porqué nuestro equipo haya perdido, sino porque no queremos volver al trabajo que tenemos, a ver a ese compañero o a nuestro querido jefe.

Pero como sabemos que ése trabajo, nos da el estatus deseado, esa seguridad anhelada y el reconocimiento deseado, mejor nos limpiamos las lagrimas y a aguantar.

Cuando tú estás comprometido contigo mismo , el domingo por la tarde es un aliciente a lo que deseas que pase el lunes por la mañana.

Estar ocupado es estar comprometido/focalizado en lo que realmente te importa, en lo que quieres, en lo que sueñas. No en lo que te “recomiendan” que sería bueno para ti.

Cuando estás comprometido en ti, eres dueño de tus pensamientos en todo momento. Sabes cual es la realidad, tanto si la has cagado como si estás en el camino correcto,  lo que ha pasado y a donde te quieres enfocar.

Ahora sé que mucha gente dirá, ¿Qué pasa, que los que se comprometen consigo mismos, no conocen el estrés? ¿Les importa todo por el pito del sereno?.”.

¡¡Para nada!!.

Pero utilizan cada situación como un aprendizaje para futuras ocasiones, no como una limitación.  Así la proxima vez que nos ocurra, seremos más productivos que a través de lamentos y la desesperación.

Aún más, les importa mucho más lo que están haciendo, sus proyectos, las personas que tienen a su alrededor. Pero la forma de afrontar las dificultades , que no problemas, es totalmente diferente.

Creemos que comprometiéndonos con los demás, con los exigencias que la sociedad nos demanda a ciertas edades, con el concepto de éxito que se nos promulga, el estrés, el miedo, la impaciencia, no existirá y seremos felices y comeremos perdices.

Comprométete contigo mismo . Firma un contrato en el que te comprometas que serás SIEMPRE TÚ mismo ante toda situación, trabajo o relación, ANTE TODO.

Empezarás a PRE-Ocuparte a Ocuparte de ellas. Del estrés a la serenidad y a la coherencia.

¿Por qué crees que sientes ese estrés? ¿Por un compromiso que no crees romper o por una vida que no es la tuya? ¿Vas a firmar por fin ese compromiso contigo mismo?

 

 

 

 

¿Te atreves a redactar este nuevo C.V?

Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad” decía Seneca.

¡¡Qué bonito es nuestro mundo, en el cuál nadie hace las cosas mal!!.

Y sin embargo vemos en televisión, asesinatos, invasión de países, hambre, estafas o suicidios porque nuestra religión no acepta que seamos de una condición sexual determinada.

Pero aún así, nadie hace las cosas mal.

¿Y si empezamos por ser honestos con nosotros mismos y por tanto con los demás?

Hago muchas cosas mal. No sé planchar. El tema de las manualidades y yo son años de mala relación. Soy un pato mareado bailando por mi descoordinación…

Sé que mientras leeis esto, muchos estaréis pensando que estoy cometiendo una locura al exponer ante los demás, lo que no hago bien. Que se puede volver en mi contra y que otras persona jueguen con mis debilidades. Otros estarán pensando: “Menuda vergüenza si dijera a los demás las cosas que se me dan mal...”.

La gente que me conoce, sabe que adoro las personas “que me meten el dedo en el ojo“. Son aquellas personas que me dicen las cosas que estoy haciendo mal. Ya que creo que es la única manera de mejorar.

No avanzas siendo como los demás. Nunca lo harás si obvias que siempre puedes hacer las cosas mejor. Claro que siempre creerás que haces todo a las mil maravillas, si no aceptas que te digan la verdad. Porque los resultados, quieras o no, siempre serán tu mejor estandarte.

AL ÉXITO SE LLEGA OYENDO LO QUE NO NOS GUSTA OÍR.

Y para llegar a él, tenemos que ser honestos. Algo que brilla por su ausencia en estos momentos.

No somos honestos con nosotros mismos por miedo a oír cosas que en el fondo sabemos. No somos honestos con los demás, por seguir aguantando las apariencias, porqué no queremos ser expulsados del grupo, o porqué nos tomen como “locos sinceros”.

Así que cuando nos hacen un comentario por “nuestro bien”, nunca nos lo tomamos así, porqué si nosotros no somos honestos con nosotros, ¿Cómo lo iban a ser los demás con nosotros?

¿Y así queremos saber qué hacemos mal para mejorar? ¡¡MAL VAMOS!!.

Me encanta observar el mundo de la búsqueda de trabajo en Internet.  Se nos habla de cómo afrontar una entrevista de trabajo, cómo ir vestidos, cómo hacer para que nos llamen para la 2 entrevista…

Todo muy bonito.

¿Pero qué pasa si presentáramos a una empresa una C.V. no de lo bueno que somos, sino de las cosas que hacemos mal?

Mostramos ante los demás un C.V. lleno de virtudes y beneficios que tienen al contratarnos o tener una relación con nosotros.

Como empresa y buscador de pareja, queremos lo mejor para nosotros. Lo mejor nos hará romper con la hegemonía de la competencia. Conocer eso que llamamos felicidad. Pero eso así, nadie debe conocer nuestras “taras”. Así que los ocultamos bajo anuncios de “cultura empresarial del siglo XXI, serás feliz trabajando, el trabajo que siempre estabas esperando, o seré siempre tu príncipe que luchará por ti ante dragones y suegras..”

Pero luego nos estamos preguntando : “¿Por qué nuestros trabajadores están desmotivados? ¿Por qué de lo que me dijeron al entrar es otra historia? ¿Por qué este trabajador no hace lo que nos dijo que hacia?”

¿Por qué?

Porqué uno de los dos protagonistas de la historia, o los dos, estaban siendo “no honestos” en la relación.

Sin embargo, exigimos que los demás lo sean con nosotros.

¿Cómo reacciona tu cuerpo cuando te digo : “Tenemos que hablar“? Nos gusta mucho hablar, pero tener una conversación , que sabemos que será difícil, es el peor trago que un ser humano cree no poder pasar.  Se nos aprietan las carnes. Nuestra mente nos empieza a enviar por “envío urgente” imágenes de escenarios apocalípticos sin ni siquiera saber de que vamos a hablar.

¿Qué pasa si fueras honesto contigo mismo? No tendrías miedo a ninguna conversación considerada como peliaguda.

Los “no-honestos” también tienen que combatir contra otro dragón en su día a día, el arrepentimiento de no haber hecho algo que queríamos hacer.

Durante muchos años de mi vida, me arrepentía una y otra vez, de no haber dado un paso adelante, en momentos que tenía que haberlo hecho.

Seamos claro, NADIE SE ARREPIENTE DE ALGO QUE QUERÍA HACER E HIZO. Otra cosa es que el resultado no fuera el esperado. Pero solamente nos arrepentimos de lo que hubiéramos querido hacer y no hicimos.

SIn embargo preferimos dejar pasar la oportunidad, al posible fracaso que podamos vivir al ser una situación que no dominamos. Ahí está para mí la cuestión.

Se nos habla de resiliencia por todos los lados. Es “cool” ser resiliente . Pero para vivir un proceso de resiliencia tienes que haber vivido antes un proceso de duelo o fracaso. Tienes que haberte lanzado al vacío, vivir circunstancias hasta ahora no conocidas por ti. Y por ahí no nos gusta pasar.

Preferimos no cometer errores. Seguir el camino “recomendado” por los demás. Encasillarnos en modelos establecidos y ya nos arrepentiremos en la soledad de la noche cerrada de lo que queríamos haber hecho y no hicimos.

Nos avergüenza reconocer que no sabemos hacer algo. Nos avergüenzan nuestros “no éxitos”. Y nos da miedo hablar de lo que nos atormenta. Principalmente porque en esta sociedad, parece que ser honesto es peor que una enfermedad venérea.

No encontramos un lugar “seguro” en el que hablar de lo que hacemos mal.  Porqué si lo encontraramos, no volveríamos a repetir los mismos errores en un futuro tras expresarlos.

Sin embargo, se nos impulsa a exponer nuestros éxitos y a ocultar nuestros errores.

Una conversación difícil con uno mismo, es el principio de una relación idílica con la honestidad y un caminar coherente por este camino llamado vida.

Así que si quieres escribir un C.V. de las cosas que haces “no bien” y de tus arrepentimientos, no olvides:

.- Todos hacemos cosas mal. Nadie es perfecto.

¿Te atreverías a reconocer ante los demás durante un día aquellas cosas que no haces tan bien o de lo que te arrepientes? ( Tampoco te flagueles y estudia cómo reaccionan ante tus comentarios)

.- Nadie tiene un CV personal y profesional blanco e impoluto. Tendríamos que presentar además del CV con nuestros conocimientos y experiencias, un anexo que hablara de nuestros errores y vergüenzas. ¿Te atreverías a escribirlo?.

.- ¿Las empresas se comprometerían a expresar los fallos cometidos hasta la llegada de ese  trabajador? Así sabríamos a lo que nos atenemos de verdad y no en función de panfletos o serpentinas a nuestra llegada.

.- La honestidad te ayuda a no tener miedo a la verdad y ante los demás. Y la vergüenza, como dicen los mayores, para robar.

.- La honestidad, te hace aceptar el feedback de buen agrado si es por tu mejora. Así como alejarte del negativo que sólo intenta alejarte de tus sueños.

Pero sobre todo, si eres honesto contigo mismo, NO SABRÁS QUE ESO DE ARREPENTIRTE POR OPORTUNIDADES PASADAS. Y tu CV de vida, integrará y mostrará todas las partes de ti.

¿Te atreves a escribir un CV que muestre cosas que no sabes hacer o haces mal, además de las que te arrepientes?

 

 

 

Minimalismo, ¿Necesitamos vivir cómo lo hacemos?

Las posesiones, poseen

Nos pasamos la vida acaparando.

Acaparamos amigos. Acaparamos posesiones. Acaparamos contactos en redes sociales. Acaparamos títulos… Acaparamos cosas porque pensamos que nos llevarán al éxito.

Acaparamos cosas, no por lo que creemos que suponen. Si no por la experiencia que creemos que nos pueden dar.

Nos han inculcado que cuánto más, mejor.  Pero yo digo, que cuanto menos, aún mejor.

Sé que levanta ampollas la siguiente frase, pero cada dia estoy más convencido que es así: “Vivimos en una sociedad, pendiente del tamaño. Quien la tiene más grande, debe ser el mejor”.

Como bien dice una amiga mía: No importa el tamaño, sino el gusto que produzca.

A día de hoy, compramos seguidores, porque cuánta más alta sea nuestra cifra, aunque de lo que digamos a lo que seamos, vaya un trecho, el ser considerado un influencer, es como en los años 80 el ser futbolista. Todos quieren.

Cuanto más títulos tenga nuestro LinkedIn o tarjeta de presentación , más asombrados creemos que podremos dejar a los demás o a los “cazatalentos”.

Pensamos que la felicidad es vivir en la abundancia de cualquier tipo. Que eso es el éxito. Y realmente estamos muy equivocados.

Me gustaría hacerte una pregunta: ¿Te vas a dormir satisfecho?

Y no estoy hablando de la satisfacción tras haber jugado con tu pareja.  Si no satisfecho por saber que has hecho lo que tenías que hacer durante el día.

Satisfecho por estar en coherencia con uno mismo. Satisfecho por las acciones realizadas y que no te has dejado nada por hacer que deberíamos haber hecho porque así lo sentías.

No estoy promulgando que no seamos mejores, que no rompamos limites ni que ascendamos en nuestra empresa. Lo que digo que no amasemos para satisfacer nuestro ego, si no que las pertenencias, experiencias, vengan como consecuencia de nuestro trabajo o filosofía de vida, no por querer fastidiar a los demás.

Porque creemos que cuantos más amigos tengamos, menos solos nos sentiremos. Cuando en realidad, si llegas a tener un trato continuo con el 5% de esos contactos, date con un canto en los dientes. Ya nos puede importar poco de lo que hablan esas personas, pero las agregamos.

Todo porque aumente el número de seguidores.

Pero también pasa con la agenda del móvil. ¿A cuanta gente llamas habitualmente de todos los que tienes? ¿Cuántas personas crees que te ayudarían si tuvieras un problema de verdad? Crea una situación ficticia y mira a ver cuántos te responden.

Claro que somos seres sociales. Que sin los demás no podríamos ni vivir 1 semana solos. Pero los demás no son los responsables de nuestra felicidad, nuestra necesidad de cariño o falta de éxito.

Como bien dice el anuncio: ” De 107 amigos que tienes en las redes sociales, solamente veo 7 como verdaderos“- ¿Y tú cuántos crees que son de verdad en tu lista?.

Sé que te avergonzaría decir que reconoces tienes pocos amigos. Porqué afirmarlo, es como gritar a los 4 vientos, que eres “un bicho raro”.

Cantidad no quiere decir Calidad.

Impongamos el minimalismo en nuestras vida.

Pero también en el mundo de la empresa.

Amasamos conocimientos sin sentido.

¿Qué la moda es hacer un curso de tal? Vamos todos a por ello. ¿Qué la moda es tener tal cosa? Todos vamos a por ella.

Para y pregúntate. Tras ver que tienes un CV de más de 3 folios, ¿Te sirve para algo esa formación? ¿Es tu pasión? . Y la respuesta que recibo cuando hago esas preguntas es : “Para reinventarme, cómo lo hacen los demás“.

Echa un vistazo a tu C.V. y se sincero contigo mismo al hacerte esta pregunta: ¿De verdad querias hacer esa formación, te apasionaba o lo hacías porque era la moda y todos lo hacían?

Haz una prueba. Pregunta a una persona que no conozcas, ¿Quién eres?. Siempre te responden a través del titulo que tienen en su tarjeta de visitas o en la entrada de su despacho.

No somos títulos con piernas, sino personas. 

Y un ejemplo lo tenemos en las entrevistas realizadas en el blog. Es una forma de distinguir dónde está la humildad y dónde está el ego en plena ebullición, simplemente preguntando: ¿Quién eres?

A lo largo de más de 300 entrevistas, si las observas, veras que mucha gente, con un éxito inimaginable para todos nosotros, simplemente te dicen cosas como :” Soy una persona que ama lo que hace…Soy una persona feliz…Soy una persona que disfruta en mi día a día…” No hablan de sus títulos, éxitos ni ocultan sus fracasos por miedo al qué dirán.

No somos una tarjeta de presentación o un enlace a LinkedIn.  Somo lo que provocamos en los demás . La ilusión que inyectamos en los ojos de nuestros compañeros. La motivación perdida en momentos duda.

Eso es lo que debemos ser. No un Master o un título en ingles en nuestra tarjeta.

Pensarás que es muy bonito lo que acabo de decir, pero que no paga facturas ni aumenta la influencia en los demás. Que además en el CV quedará más bonito, ¿Verdad?

Al igual que el amasar amigos en redes sociales, contactos para el móvil, creemos que amasar un coche de empresa, un bonus trimestral o el móvil de empresa, nos dará la seguridad que necesitamos para pasar.

Amasamos no por consecuencia de nuestro trabajo, sino con el fin de conseguir seguridad, respeto de los demás y tener contento a nuestro ego.

Los que tienen familiares de la generación del 50, sabrán reconocerse con esta frase: “Tienes que ahorrar, ganar todo lo posible y no gastarlo, para llegar sin sustos a la jubilación”

Ante ese miedo, llamada jubilación o quedarnos debajo de un puente si no tenemos un “colchón”, amasamos sin parar. Soñamos con que nos toque la primitiva o el Gordo de Navidad, todo por miedo a la inseguridad.  Pero los medios de comunicación al año siguiente nos enseñan que esas personas agraciadas, siguen como están o han vivido situaciones desagradables por el premio en cuestión.

No estoy queriendo decir que a partir vayamos todos a vivir en mini casas, vendamos nuestra ropa y compremos solamente muebles de una marca de un país frio, sino que:

.- Se selectivo en tus relaciones, que no es lo mismo que interesado.

.- Haz todo tan simple como puedas, pero más de lo que es.

.- Menos es mejor

.- Recuerda que el 20% de las causas, generan al menos el 80% de los efectos.

.- Sonríe, respira y ve despacio.

.- No dejes que la distracción masiva arruinen tu vida

.- Simplifica, Simplifica, Simplifica.

Es una vida minimalista y con sentido del siglo XXI.

Podéis conocer más del minimalismos, a través de un libro que recomiendo, “Minimalismo: Para una vida con sentido

Todos somos creativos. ¿No te lo crees?

Aunque el creativo se vista de adulto, niño se queda” dice Olimpya Jukebox.

A día de hoy seguimos pensamos que los creativos, son personas venidas de otros mundo.

A día de hoy, seguimos pensando, que la creatividad es algo que solamente los “elegidos” podrán disfrutar.

Y mientras sigamos creyendo eso, aquí estamos esperando que caiga del cielo o de donde sea, algo que haga cambiar nuestra vida rutinaria y sosa, por algo que nos ponga una sonrisa en los labios desde que nos levantamos.

Lo peor de todo, que mientras deseamos cosas nuevas, seguimos haciendo lo mismo de siempre creyendo que en algún momento cambiará nuestra suerte. Siempre lo mismo desde que nos levantamos hasta que nos acostamos.

Siempre lo mismo, y aún así creemos que cambiara nuestro destino.

¿Qué es la creatividad?

Dar la oportunidad a la forma que tienes de ver el mundo.  A tu forma.

Les otorgamos el titulo de creativos a personas que dicen ver lo que pasará en cualquier faceta del mundo en 5 años o incluso en siglos futuros. Al decirlo , ya pensamos que son diferentes, creativos, innovadores.

Le tildamos de creativo, aunque no sea verdad lo que está diciendo o no se acabe cumpliendo, principalmente porque pensamos que nosotros nunca podremos decir lo que vemos, creemos, que nunca podremos crear nada de la nada.  Creemos que nuestras ideas son ideas locas, sin fundamento, que se reirán de nosotros.

¿Qué te diferencia de un creativo?

1.- Ver algo que nadie ve o quiere decir.

Todos tenemos sensaciones que nadie tiene, solamente nosotros. Todos hemos dicho alguna vez, ” Pero si yo tuve esa idea también, y mira ahora qué hubiera pasado..”.

Estas personas se enfocan en los pequeños detalles, que son los que marcan una diferencia.  Todos los demás al ver una cosa, la damos por confirmada. La aceptamos y seguimos las ordenes establecidas. Pero esas personas, ven que ese detalle puede transformar aún más a esa persona o producto, que puede mejorar a otro totalmente diferente o quizá quitando ese detalle, todo quedaría mucho mejor.

Veamos más allá de lo que los demás ven. Observemos.

2.- Se critico.

Sin embargo, creemos y vemos todo lo que nos dicen y creemos ver. Creemos que nada va a cambiar, que es verdad lo que nos dicen y que ese amigo siempre va a estar junto a nosotros…

¡¡Qué ilusos somos!!

Ahora estás leyendo este artículo tranquilo pero si suena el móvil puede ser una llamada que trastoque tu vida para siempre.

No podemos dar nada por asegurado al 100% en la vida.

Da diferentes usos a las cosas. Investiga. Prueba, Cae y vuélvete a levantar.

¡¡CREA Y DALE UNA OPORTUNIDAD A TODO LO QUE VEAS Y SIENTAS!!.

3.- Para ser creativo no necesitas a Einstein.

Creemos, al igual que pasa con el emprendimiento, que para que salga todo bien, tenemos que tener de antemano un gran presupuesto a nuestra disposición. Y eso si, que no fracasemos. La 1 vez ya tenemos que dar en el clavo.

Nos hacen creer, que sin dinero ni las últimas herramientas a nuestra disposición, nunca podremos llegar a nada.

¿Un gran equipo te hace crear cosas diferentes? Me parece que el Real Madrid de Beckham y compañía no consiguió muchos resultados.

Para empezar, TODOS tenemos herramientas que nos pueden ayudar a crear ese cambio o producto.

Tienes gente que te puede ayudar, aconsejar. Libros y conferencias de las que disfrutar y te impulsen a dar el primer paso…

Sin embargo, nos quejamos del tiempo, del gobierno, que no tenemos tiempo, que no podremos y miles de circunstancias que nos creemos, cuando en realidad es lo que tenemos miedo y falta de confianza en nosotros mismos.

Empieza jugando. Escribe lo que ves, el cómo sería mejor ese producto o tu relación de pareja. Así ya estás siendo creativo y a un coste 0.

Pero EMPIEZA…

4.- La inspiración es la gasolina de la creatividad.

Sin inspiración creeremos que no valemos para nada, que todo es imposible y que los límites están ahí , porque detrás de ellos solamente hay oscuridad.

Pero lo peor de todo, que muchas aún teniendo un sueño que realizar, lo intentan ocultar, por miedo al qué dirán y si me tomaran por loco por la idea que tengo.

Ese sueño es lo que te inspira a levantarte todas las mañanas, a hacer cosas que debes hacer sabiendo que las haces para que te acerquen un poco más a tu sueño.

Pero aún así, lo tapamos debajo de almohadas de miedos y vergüenzas, porque creemos que la creatividad es algo que no tendremos, que solamente es para “especiales”.

Cuando en realidad, la creatividad es DARNOS UN SI A NOSOTROS MISMOS.

5.- La creatividad es su Marca.

Durante las entrevistas realizadas tanto para “Liderazgo Canalla” como para “Mofeta Branding“, observé que la creatividad no sólo integra una parte de su vida sino que es un estilo de vida las 24 horas del día.

Su forma de responder, su actitud, sus abrazos, todo era creatividad, todo era su forma de ver la vida. Desde el principio, había firmado un compromiso con ellos mismos, que siempre iban a ser siempre como son ellos, como piensan ellos.

Nos hacen creer que la creatividad es hacer cosas diferentes, es ser diferente a los demás, estrambóticos, irreverentes. Y por eso los tildamos de locos, diferentes, “raritos”…

Pero demos la vuelta a la tortilla como diría Pablo Motos. La creatividad empieza por aceptarse uno mismo. POR SER UNO MISMO EN TODO INSTANTE.

Estas creando siendo tú mismo, tu vida, tu realidad, tu futuro, tus sueños… Estás viendo el mundo como tú lo ves, no como los demás lo ven. Con tus creencias, rompiendo los límites de lo establecido. Creando tus normas y transformando las ya existentes.

¿Y me éstas diciendo que no eres creativo?

Ya llegarán las herramientas que te harán dar forma a esos pensamientos. Pero empieza apostando por ti, por darte la oportunidad de ver que hay detrás de esas ideas que no te dejan ni a sol ni a sombra.

Porque si no lo haces, luego no te quejes de lo aburrida, monótona que es tu vida y de la envidia que tienes de los demás, que están consiguiendo cosas que a ti te gustaría vivir.

¿Quieres saber como conseguir el título de creativo?

Empieza dándote un SI y probar todo aquello que se sale fuera de lo rutinario en tu vida.

¿Qué vas a hacer hoy diferente a lo que has hecho hasta ahora? ¡¡ESPERO TUS RESPUESTAS!!.

 

 

 

¿Quién es una persona insegura?

El deseo de seguridad va en contra toda noble y gran empresa” decía Tácito.

No hacemos una cosa, hasta que estamos seguros.

No decimos nada, hasta que no estamos seguros.

No damos un paso, hasta que no estamos seguros que es el paso correcto.

No hacemos nada, absolutamente nada, sin tener la sensación que será la acción correcta.

Pero lo que ocurre que nunca llegaremos a esa absoluta sensación de seguridad plena.

El ser humano desde sus comienzos, siempre ha vivido esa lucha encarnizada consigo mismo. La de la seguridad.

Nos han hecho creer que la seguridad, es la llave hacia el éxito. Y más en estos momentos de cambios de era, era de cambios, que estamos viviendo.

Y para encontrar esa seguridad, buscamos en el exterior algo que creemos que no tenemos nosotros. Herramientas que nos protejan de la incertidumbre y nos cuiden en nuestra zona de confort.

Nos han enseñado que un Master nos dará esa felicidad y tranquilidad. Tener un blog, como hacen los demás, también, aunque pasado un tiempo ya nos olvidemos de él. Dejamos de escribir en Redes Sociales en meses de verano, porque nos dicen que nos dará seguridad de tranquilidad y de relax.

Hacemos todo, porque nos los dicen los demás. Porque vemos, o creemos, que gracias a esas ideas o herramientas, son personas tranquilas, relajadas, se sienten seguros.  Herramientas, que creemos que nos llevarán al éxito como a ellos les han impulsado.

Esa seguridad, nos hará más confortable nuestra zona de confort.

Una zona de confort de la que todo el mundo habla. Unos dirán que no tiene que existir en tu vocabulario, que tienes que romperla todos los días. Que tienes que estar siempre molesto y molestar a los demás en su comodidad.  Sin embargo, otros te dirán que tienes que ensancharla, que tienes que hacer siempre más grande esa comodidad.

Y yo me pregunto: “Sí tú haces más grande tu sofa o tu bañera, ¿Tú crees que tendrás ganas salir de ella y descubrir lo que hay más allá de ella?”…Todos sabemos la respuesta: ¡¡NOOO!!.

La zona de  confort es un placebo que nos hemos inventado e impuesto a los demás para que no miren ni intenten hacer nada más allá de los límites establecidos. Creemos que en la zona de confort es la zona dónde encontraremos la tan añorada seguridad.

Te guste o no, la vida es incertidumbre por todos los costados. Y para no ver la realidad, hemos creado la zona de confort. Zona donde creemos que allí conseguiremos todo lo que nos propongamos y nos dicen que tenemos que conseguir a ciertas edades.

Como dice mi sobrino: “Dejémonos de Chuminadas“.

Por tu cara veo que no te está gustando mucho este artículo. Que eso que nunca habrá seguridad para los buenos, no es bueno leerlo ni enterarse. Pero hazte una pregunta, siendo sincero en la respuesta: ¿Todavía crees que te vas a jubilar en la empresa en la que estás? ¿Todavía crees que una relación de pareja es siempre un remanso de paz y tranquilidad?.

La seguridad no existe. Y te lo adelanto, ni con estas herramientas que te doy, tampoco lo serás.

Herramientas por las que no tendrás que gastarte dinero para conseguirlas. Herramientas que tú mismo tienes y que de vez en cuando, hasta usas. Pero que no les estabas dando el uso que realmente deberían tener en tu vida.

¿Quieres saber cuáles son?

.- Nuestros Pensamientos.

Aunque haya gente que creas que no piensan, también lo hacen. Todos pensamos.

Aún cuando pensamos que no estamos haciendo nada, estamos haciendo una cosa, pensar. Todos “rumiamos” pensamientos a lo largo del día, hasta en la cama. Los sueños son pensamientos que nos ofrece nuestro subconsciente.

Pero lo que distingue a una persona de otra, es el uso que hace de esos pensamientos.

Los pensamientos demuestran la actitud que tenemos ante la vida. Demuestran la confianza o el miedo que tenemos ante la misma. Así como la predisposición que tenemos para hacer frente a cualquier adversidad que estemos viviendo en esos momentos.

Nos hacen creer, que ya a cierta edad, nuestros pensamientos no podremos cambiarlos. Que demuestran cuál será el destino de nuestra vida y que tenemos que dejarnos llevar por ellos. Ya no podremos cambiar la conversacion que mantenemos con nosotros mismos. En definitiva: “Te aguantas, que eso es lo que te ha tocado“.

Pero hay esperanza: HACIENDOTE DUEÑO DE TUS PENSAMIENTOS. No creyendo que lo que crees es la verdad absoluta. No creyendo que lo que los demás piensan, es la verdad única. Es el principio del comienzo, para cambiar la llave que abra de verdad la puerta que queremos para nuestro éxito o felicidad.

Seguro que te habrán dicho, que es mejor no pensar y dejarse llevar por la corriente. Hasta el mindfulness te dice que te va a enseñar a dejar la mente en blanco (cosa que es imposible). Situaciones que es mejor no pensar y seguir a otras cosas. Hazlo y te aseguro que con el tiempo lo lamentarás.

Invade tu mente. Hazte dueño de tus pensamientos. Y que ellos se conviertan en tus soldados y tú en su Capitán General. Sólo así estarás viviendo el principio del comienzo de tu nueva vida.

.- Nuestras Decisiones.

Piensa que vida llevas. Piensa todo lo que te rodea. La gente con la que te relacionas.  Lo que te gusta de tu vida y lo que no.

Todo ello, está en tu vida y no, gracias a las decisiones que has tomado. Pero también gracias a las decisiones que no has tomado.

El poder de decidir es el poder de hacer uso de nuestra libertad. Libertad, por la que luchamos y añoramos, nos da más miedo que ver a Mario Vaquerizo sin maquillaje.

Creemos que somos libres. Pero en definitiva, siempre acabamos optando por acciones que no nos lleven a salir del rebaño. Acciones que no sean controvertidas y no nos tilden de locos.

Eso no es libertad. Eso es querer agradar a los demás.

Tu libertad es tomar las decisiones que TÚ CREES que son lo mejor para TU VIDA.

Claro que te confundirás. Otras conseguirás resultados que los demás no esperaban. En otras aprenderás más con ellas que en toda tu vida junta. Pero es tu vida, es tu libertad, son tus decisiones.

¡¡Y lo que digan los demás, QUE TE LA BUFE!! (siempre sin hacer daño a nadie, por favor)-

Tu vida es la suma de tus decisiones. En una fallarás, en otras te sentirás que te ha tocado más que el Gordo de Navidad. Y aunque no creas que sean decisiones que pagan facturas, esa libertad te llevará más lejos con el tiempo que si no hubieras tomado ninguna o hubieras hecho caso a la famosa frase de: “Déjate de locuras  y quédate como estás, que estás muy bien y tranquilo con la que está cayendo”.

Pero eso sí, TÚ ERES EL RESPONSABLE DE TUS DECISIONES PARA LO BUENO Y PARA LO MALO. Cuando sientas que has dado en la diana, no te hagas dueño del resultado. Porqué seguro que habrás llegado a ella gracias a muchas personas durante el camino.  Así que no te eches el “pegote” que lo has hecho tú y les des en los morros a los demás. Pero cuando falles, que lo harás, no eches la culpa al gobierno, al vecino del 5º o a tu pareja.

Ha pasado lo que ha pasado. Aprende de lo sucedido y así la próxima vez no te volverá a ocurrir. Y si pasa, será tu culpa por no haber querido aprender. Pero te aseguro que el Gobierno no tiene la culpa que te pongan los cuernos.

Buscamos en los demás, en el exterior la seguridad, que creemos que no podemos encontrar dentro de nosotros mismos. Y como hemos visto, si podemos crearla, a través de nuestros pensamientos y acciones.

Pero DUDAMOS DE NOSOTROS MISMOS, por eso creemos que los demás saben más que nosotros. No confiamos en nosotros.  Así que mejor seguirles a ellos, que sin esfuerzo conseguiremos lo que ellos han conseguido.

Pero recuerda: Mi seguridad no es tu seguridad.

Y aunque los pensamientos y las acciones, son el principio del comienzo de la seguridad en uno mismo, te voy a decir una cosa: NUNCA CREAS EN ELLAS AL 100%.

¿Te vas a hacer dueño por fin , de tus pensamientos y acciones?

¿Por qué le llamaban fracasado?

Puede que te sorprenda oír esto, pero el FRACASO no existe. El fracaso es simplemente la opinión que alguien cómo se deberían hacer ciertas cosas” decía Wayne Dyer.

A ciertas edades, los seres humanos, nos dividen en dos.

Entre aquellos que podríamos considerar como “normales”. Es decir, aquellas personas que tienen pareja, quizá un hijo o dos. Un puesto de trabajo ( da igual sea eventual o no, pero lo tienen ), y un grupo de amigos con los que salir el fin de semana todos juntos de excursión o una cena en casa de uno de ellos.

Y luego están aquellos que son considerados FRACASOS DE LA HUMANIDAD.

Son muchos más de los que nos podemos imaginar.

Son aquellas personas totalmente opuestas a la primera descripción. Al no tener pareja a cierta edad ( ya se piensa que son de otra tendencia sexual que no quiere decir ), no tienen un trabajo estable (¿Pero a día de hoy existe eso?) y les gusta hacer cosas diferentes que al resto de las personas, ya son tildado de diferentes.

¿Y tú en qué bando te han puesto los demás?

Esa discriminación viene determinada por las creencias, normas y orden que determina la sociedad.

Se nos intenta inspirar, desde pequeños y lo consiguen, que a ciertas edades, ya tenemos que tener superadas ciertas metas, si queremos ser considerados ciudadanos de una ciudad llamada mundo.

Desde que se nos implora que lo consigamos, hacemos lo posible e imposible, para que así sea.

Todo, principalmente para que nuestros padres, amigos y gente que nos conozca, nos sintamos queridos por ellos y orgullosos de nosotros, porque lo hemos conseguido.

¿O es que nadie espera en algún momento de sus vidas, que sus padres les digan que están orgullosos de ellos?

Luchamos desde pequeños por un modelo de vida que nos dicen que es el “ideal”.  El que nos dará la felicidad, el éxito y la tranquilidad.

Y mientras tanto Presión y más presión, que nos meten y con ello, nos metemos nosotros mismos, para alcanzarlo. Porque además si conseguimos eso que nos dicen que conseguiremos, conseguimos la aceptación del grupo, llamado sociedad.

Pensaremos que esto que estoy hablando, es algo eventual. Pero últimamente me estoy dando cuenta, y yo mismo he vivido esta situación, son muchas las personas que se sienten en el bando de los “fracasos de la humanidad”. 

Menos “Generación NI ni”, “X” , “Millennials” y demás etiquetas, y fijémonos más en la sociedad de verdad.

Sale en medios de comunicación, que los chinos, durante el periodo de vacaciones, “alquilan” novios/novias para que los acompañen cuando van a visitar a sus padres. El tener una “pareja ficticia” les hace pasar ese periodo sin oír el replicar de sus padres, de preguntas del estilo: “¿Cuándo te casas? ¿Cuándo voy a tener un nieto?”.

Nos reímos cuando vemos noticias así, o Hollywood lanza películas con esta temática. Pensamos quien será el patético que podría optar por esta opción.

Muchos más de los que nos imaginamos. ¿O es que cuando vamos al pueblo no estamos cansados de oír: “¿Y no tienes novia? ¿Y no te independizas? ¿Y no trabajas? Pues se te va a pasar el arroz…”.

En España todavía no estará la idea puesta en marcha, pero te aseguro que habría mercado para ello.

Lo mismo pasa con el trabajo.

Nos encanta leer libros de inspiración, de consecución de sueños. Se nos llena la boca escribiendo artículos de emprender, de poner el mundo patas arriba. Pero esa misma sociedad que impulsa a que seamos nosotros mismos, que luchemos por lo que sentimos, nos dice al cabo de un rato : “¿Pero no tienes un trabajo fijo? ¿Por qué no miras unas oposiciones? Que a tu edad ya es hora que sientes la cabeza…”

Son estas incoherencias, lo que producen la verdadera locura.

Locura de no saber por donde  tirar para alcanzar eso que llaman felicidad, tranquilidad. Eso que dicen que es el “CARNET DE BUEN CIUDADANO”.

En medio de esta locura, se encuentran LOS FRACASOS DE LA HUMANIDAD.

Pero dentro de ellos, he observado diferente tipos de personas:

.- Por un lado tenemos las personas que tras sentirse catalogados así por los demás, acaban desechando la oportunidad de seguir conquistando sus sueños y acceden a “unirse” al mundo establecido como “ideal”.

¿Dónde quedan los ideales y valores de esa persona? ¿Crees que conseguirá su felicidad?

Recibo muchos emails en lo que me preguntan: “¿Por qué no surte efecto el seguir el método para crear una Marca Personal? ¿Por qué surte efecto los procesos que nos recomiendan seguir para liderar un equipo? ¿ Por qué no surte efecto la perdida de kilos?…”

No es que el método este bien o mal. No es que no lo hayas entendido bien tú o no. Partamos que todo método no sirve para todas las personas. Y si a eso le añadimos, que tenemos que partir desde un conocimiento propio de quiénes somos, qué queremos y PORQUÉ lo queremos, haciendo caso omiso a ese paso…Pues claro que no surtan efecto. Porqué en el fondo queremos imitar a esa persona que nos dice cómo hacerlo, conseguir sus mismos resultados.

¿Y tú sabes si es feliz haciendo lo que hace? ¿Serias feliz siendo esa persona? ¿Dónde queda tu personalidad y lo que te hace diferente? Se estará diluyendo dentro del rebaño de ovejas llamada sociedad.

.- Luego están las personas que aún sabiéndose tildados de “fracasos” siguen luchando por lo que sienten.

Nos hemos olvidado de dos cosas últimamente: de mirar a los ojos y de preguntar. Como nos dicen que una primera impresión es lo que importa, ya no queremos saber qué piensa la otra persona, qué siente y qué quiere. Ya puede abrir la boca la otra persona, que no cambiaremos de opinión, ES UN FRACASO DE LA SOCIEDAD.

Son personas que han luchado y luchan por su sueños.  Que a pesar de haber recibido muchos noes en su vida, han seguido adelante. Que a pesar de sentir la “presión” de la sociedad, porque vuelvan al “redil”, siguen siendo ellos mismos, porque saben que solamente tienen una vida y han venido a vivirla, no a pasar sobre ella de puntillas.

Pero no creas que son personas con una autoestima que no les importa nada ni nadie. Claro que tienen momentos de “dudas”, en los que piensan que hubiera pasado si hubieran seguido las “recomendaciones” de los demás, si alcanzarán eso que dicen que es la “felicidad”.

Claro que dudan. Pero su curiosidad, su voluntad de ser y no parecer, es mucho más grande, para dejar de lado todo lo vivido y alcanzado hasta ahora, por algo que todos creen que alcanzan, la seguridad.

Basta ya de incoherencias. Basta ya de hipocresía. Queremos gente diferente que innove, que luche por sus sueños, que muestre su talento, su sensibilidad sin miedos, pero desterramos a los que no piensan como nosotros, a los que no visten como nosotros o bailan por la calle sin música.

Es hora de ACEPTAR y RESPETAR. Es hora de ESCUCHAR y APRENDER.

Es hora de ver más allá de lo que pensamos que es lo ideal. Porqué más allá de ese miedo a lo diferente, hay muchas posibilidades esperándote y que estamos desaprovechando.

Para muchas personas que me rodean soy un Fracaso de la sociedad, y os digo una cosa: ME SIENTO MUY ORGULLOSO, porque realmente he conocido lo que es la felicidad. Que no es otra cosa que ser uno mismo, digan lo que digan los demás.

Muchos de estos “Fracasos de la sociedad”, están recogidos en “Liderazgo Canalla. Liberado tu lado más rebelde“, como en “Mofeta Branding. Cómo son las marcas que transforman el mundo“.

¿Y tú por qué te consideran un fracaso de la sociedad?

¡¡La magia del Desorden!!

Altera el orden establecido y el mundo se volverá un caos” decía Batman

Debes tener una vida ordenada…Debes tener unos horarios determinados…Debes llevar una rutina…Debes llevar un ORDEN…”

Si no tenemos un orden en nuestra vida, nos hacen creer que no somos dignos de ser llamados “personas de bien” o “ seres maduros”.

Tenemos pavor a la palabra “desorden”. Pues hoy me apetece hacer un alegato al desorden en nuestras vidas.

Seguir un “orden” es seguir lo que los demás han establecido. Seguimos las ordenes que nos dicta la sociedad, nuestros padres o jefes. Porque además, sabemos que si no lo hacemos, las consecuencias pueden ser y serían muy perjudiciales para nuestra “salud” social.

Seguir un “orden” es suponer, que esas ordenes son lo mejor para nosotros. Que gracias a ellas nos sentiremos seguros y que nos llevarán al éxito que nos han prometido.

Pero también estamos omitiendo, que detrás de esas órdenes, no hay nada más. Solamente sufrimiento, destierro y “pobreza”. Así que mejor que sigamos las normas, porque no queremos vivir una situación así.

¿Es el orden, el único método, que nos va a llevar a alcanzar nuestras metas?

Yo apuesto que demos permiso al desorden a entrar en nuestras vidas.

¿Por qué?

.- Aumenta la creatividad.

Si siempre hacemos las cosas siguiendo un orden.  Y aun así esperamos resultados diferentes.

Pero cuando llega la confusión, en vez de ver que podemos aprender de ese miedo, de esa situación que no hemos vivido, lo que hacemos , es entrar en pánico.

Queremos crear una marca, crear un articulo o lo que sea, y antes de empezar, tenemos que saber qué método es el que tenemos que seguir para crearlo.  Cuando en realidad lo que estaremos haciendo, es seguir un método establecido con resultados no muy diferentes a los que ya han usado dicho método.

Pero luego nos encontramos con marcas, con productos, que nos preguntamos de dónde han salido. Cómo han podido tener esas ideas o su forma de exponerlas.

Si seguimos un patrón guionizado, no crearemos nada diferente. Estaremos jugando sobre seguro. La curiosidad, la innovación, el verdadero progreso, será algo imposible de vivir y conseguir, más bien intentaremos conseguir algo, que sin el desorden será imposible de alcanzar.

.- Conocemos a personas impensables para nosotros.

Estar en los mismos de siempre, solamente nos lleva a ver a la misma gente de siempre. Nos juntamos con las personas que siempre piensan como nosotros, que ven la vida como nosotros la vemos. De ahí no nos moverán ni nosotros queremos. Estamos muy bien como estamos.

¿Pero qué pasaría si nos indujeran a relacionarnos con otro tipo de personas?

Las creencias cambiarán. Las mentalidad que teníamos cerrada, será más flexible. En definitiva, empezaremos a ver el mundo no como nosotros creíamos que era, un cuadro cerrado, sino cómo lo que es, un mundo lleno de posibilidades y oportunidades a las que hasta entonces estamos cerrados por nuestras creencias.

.- Si tú sabes dónde está cada cosa, no es desorden, es tu propio orden.

Me encanta los libros que hablan de lo bonito que es el orden o de cómo debemos llevar nuestra gestión del tiempo para ser productivos. Nuestras rutinas, recursos y hábitos si queremos conseguir unos resultados.

¿Conoces a una persona que tú consideras desordenada y aunque no sabes cómo, consigue resultados más allá de tus expectativas?

Si es tu método, a ti te va bien y te da resultados. ¿Qué importa que los demás crean que eres un desastre?

.- El desorden te lleva a la improvisación y ella a la motivación.

El vértigo es la perfección de la belleza. Y es de la improvisación que provoca que lo establecido no se produzca , donde nos podremos descubrir de verdad de lo que somos capaces, de la capacidades que teníamos ocultas por miedos.

Cuando te encuentres que tienes que improvisar en algo, HAZLO. Hay red, al no ser que estés encima de las Cataratas del Niágara. Disfruta de la incertidumbre, porque te enseñará más, que todos los años que lleves viviendo.

.- Como creas que lo automático te hace mejor persona, vas mal

Vivimos pendientes de los móviles. Creemos que el GPS nos hará la vida más fácil. Que encontraremos pareja por Internet, método más fácil que el cara a cara. Que el ordenador nos dice el camino más fácil y más rápido para llegar a nuestro destino. ¿Pero que pasaría si esos instrumentos no sirvieran cuando los necesitamos? ¿Sabríamos ira nuestro destino sin la ayuda de los mismos?

En vez de ayudar estas nuevas tecnologías, lo que están demostrando, es lo vagos y tontos que nos volvemos cuando están en nuestra vida. Creemos que los móviles nunca se van a equivocar, que los datos que nos dan siempre son perfectos y nos dejamos guiar por ellos.

¿Pero sabríamos hacer las cosas sin su ayuda? ¿Demostraría los tontos que nos hemos vuelto sin ellos?

¿Qué pasaría en tu vida si durante un día no tuvieras Instagram o Twitter? Las noticias ya nos han dicho que entramos en pánico.

.- La diversidad es una forma de desorden

Hablamos de potenciar la diversidad de las ciudades, de empresas que tienen diferentes nacionalidades dentro de sus instalaciones, que nos relacionemos con diversidad de personas, y yo me pregunto: ¿Eso no es un desorden en nuestras vidas? ¿Eso no es romper con la rutina con la que estamos acostumbrados?

Se ha visto que la diversidad dentro de las empresas, produce más creatividad, innovación y resultados. ¿O es que crees que la rigidez y el “las cosas se han hecho así siempre y así se harán por mucho que se diga”, producen resultados diferentes?.

Todos hemos jugado y jugamos alguna vez a algo. Un juego es algo caótico que no se sabe los resultados que obtendremos. Aún así jugamos, nos divertimos, disfrutamos, pensamos ante las inclemencias y nos adentramos en él, sin miedo y con ganas.

¿Y por qué tenemos miedo al desorden en nuestra vida diaria?

Como hemos visto, el desorden produce más beneficios que desastres. Pero aun así seguiremos teniéndole miedo.

Pues cada vez que el desorden se instale en nuestra vida, tratémosla como un juego, como la oca o el ajedrez, y seguro que el camino y los resultados serán más satisfactorios que si la hubiéramos rechazado.

¿En qué parte de tu vida a partir de ahora vas a desordenar?

Si quieres que el desorden transforme tu vida, os recomiendo el libro de Tom Harford ” El poder del desorden

¿Pasarías una Inspección Emocional?

Permítete ser un principiante. Nadie comenzó siendo un auditor excelente

Cada cierto igual que vamos al dentista, al médico o al gimnasio para ponernos guapos y sanos. Deberíamos auditarnos a nosotros mismos.

Siempre tras acabar un proyecto con una empresa o la presentación de un libro, quiera o no, mi cuerpo me pide un “tiempo de auditoria”.

Cuando iba a empresas y se les decía a la recepción que habían llegado los auditores, creo que en esos momentos hubieran preferido una exploración rectal que metiéramos nuestras narices en sus papeles.

Auditar a una persona, es descubrir sus puntos flacos. Es descubrir si ha mentido en sus papeles, en sus números. En definitiva, es mostrar si lo que dice a lo que hace, no hay diferencia alguna.

Ya no es sólo que venga alguien de fuera a ver nuestras posibles “vergüenzas”, sino lo peor de todo, es que nos sentimos desnudos. Pueden ver que mostramos una cara al exterior que no es la verdad. Puede ver que mentimos para aparentar liderazgo, innovación, disrupción, cuando realmente hacemos lo mismo que hacen los demás, o incluso peor.

Pero que sea otra persona, ya no sólo que nos vea por dentro, sino que de su opinión de nuestra realidad, ESCUECE.

Aunque sintamos que hemos hecho todo según lo establecido. Que nuestras cuentas son claras. Que nos mostramos sin tapujos y hayamos pasado ya bastantes veces, una auditoria de cualquier tipo, siempre tenemos miedo.

Y el principal actor que provoca ese miedo, es el miedo a que nuestro ego salga dañado.

Que nos digan que nuestras ideas las tenemos que desechar. Que mejor dediquemos nuestros esfuerzos a otro sueño o que cerremos el chiringuito, pues a nuestro ego, no gusta.

En una sociedad, donde el aparentar es más importante que el ser. Dónde se promulga e impulsa, que quien la tiene más larga, es el que no tendrá ningún problema en la vida, el vamos a copiar los mismos gestos e imágenes del gurú de turno…Pues que venga alguien a mirar nuestras “vergüenzas” , aunque estén limpias y den esplendor, el miedo siempre estará.

En un mundo que nos impulsa a tener una Marca Personal, a distinguirnos de los demás, en el fondo, lo que hacemos en ponernos la misma mascara de moda, o que nos recomiendan los demás, porque el miedo a ser nosotros mismos es mucho más fuerte, que los beneficios de reconocernos delante del espejo, una auditoría sería imprescindible cada cierto tiempo.

Por eso tenemos miedo a una auditoria, a que vean que no somos como lo que habíamos expuesto y que sólo hacemos lo mismo que hacen los demás.

Cuando eres TÚ, no tienes miedo a la opinión de los demás, porque tú mismo te auditas. Y más te digo, al revés, aceptas de buen grado, el posible feedback que te puedan dar los demás, sobre lo que estás haciendo o no.  Feedback si es constructivo. Porque sí lo que va es a intentar dañarte, tú mismo le enseñaras la puerta de salida de tu vida.

¿Qué cosas tienes que tener en cuenta en un proceso de auditoría interna personal?

1.- Reconocer que tú mismo eres tu mejor amigo como tu peor enemigo.

Quieras o no, la cabeza se te puede ir muy fácil. El ego quiere éxito, premios, comentarios en redes sociales e invitaciones a los mejores sitios por lo “guay” que eres en “ese” momento. Y dormirse en los laureles en esos momentos, es algo de lo más fácil.

Esto es una carrera de fondo, y mañana mismo puede venir alguien que haga las cosas mejor que tú, más fáciles y causando más impacto, olvidándose de ti y no volviendo a verlos nunca más.

Sabes que haces bien las cosas cuando causas impacto, pero también que NO sabes hacerlo todo.

Así que durante el camino , sabes que tienes que seguir formándote, hayas conseguido lo que hayas conseguido.

La vida no es algo estable y rígido, como a muchos les gustaría.

2.-  Nunca veremos todo en forma de 360 grados

Siempre hay algo que nos dejamos. Siempre hay alguna emoción que ocultamos o que no queremos ver su nacimiento , ya que somos seres de costumbres. Y cuando algo nos va bien, ¿para qué modificarla?

3.- Para entrar hay que dejar que salir.

Estamos muy bien en nuestro sofá, pero tenemos que cambiarlo. Lo sabemos pero no lo hacemos , porque le tenemos cariño. Sin embargo las siestas no son ya lo mismo, te levantas con dolor de espalda, te duele todo. Y aún así dices que no quieres cambiarlo.

Somos personas apegadas a situaciones que llevan tiempo con nosotros. Damos oportunidades a situaciones que sabemos que no nos están reportando lo que nos daban antes o más daño que bien.

Para que haya innovación, movimiento, acción, tiene que haber novedad en tu vida. Y con lo mismo de siempre nunca podrás conseguirla.

4.- Hay gente que sabe más que tú.

Quieras o no. Te guste o no. Es la verdad.

Y aún más te digo, seguro que hay gente que te quiere de verdad. No por lo que eres, has conseguido o el nombre que pone en la entrada de tu despacho.

Esas personas ven desde arriba, lo que te ocurre, te conocen, saben tus miradas…Escúchalas.

5.- Más vale que lo hagas tú con toda la sinceridad del mundo, que llame a tu puerta el fracaso y sea demasiado tarde.

Creemos que nunca nos pasará nada, tras haber conseguido la felicidad, el éxito o lo que quieras. Que ya todo será un mundo ideal y que nos reiremos como Mr.Wonderfull nos dice.

Más vale que te audites tú mismo, porque luego pasará algo, y claro le echarás la culpa a los demás. Cuando TÚ tendrías que haber sido la persona que anticipara posibles situaciones o creara nuevos caminos .

Porque el fracaso, es cuando una situación que tú no habías predicho , acaba con tu sueño. Pero SÍ te puedes anticipar a él y crear nuevos caminos. No apostando tus “huevos” en la misma cesta de siempre.

6.- Descubrirás y vivirás el valor más importante y olvidado en estos momentos.

La coherencia

Como podrás ver, TODOS tendremos que auditarnos cada cierto tiempo y no quejarnos siempre de la vida que tenemos. Con la auditoria, como me dijeron para “Mofeta Branding. Cómo son las marcas que transforman el mundo”, nos quejaremos de gusto, no de dolor.

Tú decides.