¡¡Tú también eres Oro Viejo!!

Es la parte dura la que siempre crea valor” dice Seth Godin

No me importa tu edad, no me importa tu condición sexual ni el puesto de trabajo que tengas. Me importa poco el apellido que tengas, del linaje que vengas…Porque cada uno de nosotros tenemos algo en común, que nos une y no nos aleja.

Como diría algún padre: “¿Qué todos tenemos dos agujeros en la nariz?”

Que todos somos ORO VIEJO.

Es una contradicción. Y ante las contradicciones, la sociedad, las rechaza antes de una explicación o entender qué nos querían decir. Todo lo que salga de lo “establecido” como normal o coherente, es rechazado de antemano.

PUES SEÑORAS Y SEÑORES, TODOS SOMOS ORO VIEJO.

En nuestras vidas, en nuestras empresas, tendríamos que vivir sin miedos esta filosofía.

¿De qué consta?

.- Pasión

Parece que hablar de la pasión a ciertas edades, es como un tabú. “No digas que eres pasional, que se pensarán cualquier cosa… Tu pasión es un hobbies, deja de pensar que podrías transformarla en tu forma de vida…” Pero los “Oro viejo” saben que es la pasión la que mueven el mundo, la que lo transforma.

La pasión es una actitud ante la vida. Es quererla exprimir hasta la última gota, es querer vivir sin saber qué pasara mañana (¿O es qué tú lo sabes?..Una cosa es lo que crees, otra la que será…), es quererla conocer, es quererla vivir, y todo guiado por tu corazón, no por tu razón.

La pasión es el motor de transformación de nuestras vidas y de la sociedad. ¿O es que has conseguido cosas que creías imposibles sin pasión? Ahora estás sintiendo pasión leyendo este artículo, ¿Y crees que es algo malo?

.- Canallas.

Si todos somos canallas, lo que pasa que unos lo han desarrollado más que otros. Canalla es una persona que rompe lo que tenga que romper (de forma metafórica) para sentirse en paz. Porque los veras sonrientes, con una sonrisa de oreja a oreja, a pesar de las caídas, a pesar de los NOES. Creerás que a pesar de las circunstancias,

¿Cómo pueden sonreír?

PORQUÉ la felicidad para ellos es sentir la tranquilidad que te da la vida al sentir que estás haciendo lo que sabes que tienes que hacer.

Porque viven SUS normas. Te podrán gustar o no, pero saben que gracias a ellas, sienten que están viviendo esa respuesta que todos queremos conocer: ¿Por qué y para qué hemos venido a este mundo?

.- Gritan a los 4 vientos, que se sienten orgullosos de ser Mofetas de la sociedad.

Ya sé que no te olerá bien el titular, pero así tendríamos que ser. Siempre desprender en todo momento, en cada relación, en cada acto nuestra esencia.

Cuando vemos a las mofetas, pensamos que son “majas”, que es algo exótico, algo diferente. Así nos pasa con las empresas o personas nuevas y diferentes. Pensamos igual, que mágicos. ¿Pero qué pasa cuando empiezan a desprender su olor y nos afecta a nuestro “territorio”? Pues que lo que parecía “gracioso” ya no nos hace tanta gracia, porque está tocando a nuestros clientes, amigos o nuestro “pan”…

Vayamos por el mundo desprendiendo nuestra esencia, desde la coherencia, humildad y dejando atrás la “sin razón”.

.- Locos Soñadores

Son considerados como locos por los demás. Pero para ellos, es simplemente vivir en coherencia.

Sueñan con crear una fiesta, con crear su empresa, con llegar a quien crea lo necesita con su mensaje, y lo consiguen. A pesar que aún habiéndolo conseguido, la gente no se lo cree, ni reconoce que estaba confundida en sus pronósticos…A ellos no les importa, sienten que la vida es lo que dicta su corazón, a pesar de los límites, clichés que puedan romper.

La vida para ellos son las oportunidades que la vida les pone delante y no se van a quedar esperando a que las circunstancias fueran “ideales” para realizar ese reto o desaparezca el miedo de sus vidas.

Han venido a disfrutar, a sentir, a caerse y volverse a levantar, a reconocer sus fallos y disfrutar de sus éxitos, siempre a través de sus sueños, pasiones o intuiciones.

Tú dirás que son locuras, porque tú no te atreves a hacerlo, pero en el fondo es lo que querrías hacer. Hacer lo que sientes, lo que visualizas y lo que digan los cenizos de tu alrededor, TE LA BUFE.

.– La edad es solo una edad.

Si echamos vistazo a Internet, vemos como han proliferado iniciativas y festivales, sobre etapas de nuestra vida, sobre series que veíamos cuando éramos pequeños.. Cuando los vemos , lo primero que hacemos es sonreír, pero al instante decimos algo para que la gente que este alrededor nuestro, no crea que somos unos raros: “Que buenos tiempos vivimos en aquella época, pero la verdad que no estoy para volverlos a vivir..Ya soy un hombre de familia, ya no tengo edad, ¿Te imaginas que fuera? Sería el padre de todos?…”

Vivimos en función de lo que digan los demás, de que no se puedan avergonzar de nosotros, de lo que puedan decir… Y mientras tanto lo que hacemos es perdernos la vida. Perder la oportunidad de sentir, de vivir, de saltar, de volver a sonreír…Porque en el fondo, si estás pendiente de las apariencias, de miedos, vergüenzas, no estás viviendo por mucho que creas.. ¿O no me dices que cuando llegas a la cama, sólo piensas cómo sería tu día a día si hicieras lo que realmente sientes?

Somos oro, pero vamos por la vida, deseando ser plata, como son los demás.

Somos oro, pero tenemos miedo a deslumbrar, por el miedo y el qué dirán.

Somos oro y cuando menos lo creas, ya no podrás mostrar tus 24 quilates.

Somos oro, pero no lideramos el proceso, creyendo que serán los demás, quienes sepan vendernos mejor.

Somos oro, y tenemos miedo a mostrarlo, por incoherencias y tonterías.

NUNCA LO OLVIDES, ERES UN ORO VIEJO, QUE CON EL PASO DE CADA AÑO, SIENTE, VIVE, DISFRUTA TODAVÍA MÁS.

Nunca pierdas NI olvides qué eres, ni quién eres.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.

 

Anuncios

¡¡ Un Te quiero y un Adios!!

“Eres el adiós que nunca sabré decir”

Hace unos días me preguntaban:

¿A qué palabras has tenido miedo en tu vida?

Dije que a 2:

TE QUIERO y a un ADIOS.

Sin dilaciones, sin miedos al que dirían, salieron de mi boca como una bala sale de una pistola directa a su diana.

Creo que son las dos palabras más difíciles de pronunciar por un ser humano y las que más transformación producen.

Nos cuesta decir TE QUIERO.

A pesar que las películas de Disney, las de las 3 de la tarde los sábados y algún realilty que nos dicen lo bonito que es el amor, los vaivenes tan divertidos que viviremos y lo chulo que es pasar el domingo por la tarde en el sofá y una manta, tenemos un miedo atroz a decir, TE QUIERO.

Ya no estoy hablando de un Te quiero como una posible pareja, simplemente un te quiero como amigo, hermano o familiar.

Nos cuesta, y mucho.

¿Por qué?

Porque TENEMOS MIEDO.

Miedo a que nos miren raro, a ser rechazados, a que piensen que somos de otra orientación sexual, a que seamos “demasiado” sensiblones o vete a saber qué locura se le ocurrirá a nuestro cerebro como excusa para no dar el paso adelante.

¿Y mientras tanto? Una nueva oportunidad perdida de demostrar a esa persona cuanto sentimos por ella.

Sé que estarás pensando, “Pero yo lo demuestro de otras muchas maneras..No hace falta que diga nada, lo hago todo los días a través de diferentes acciones o con regalos en los aniversarios…”

¡¡ERROR!!.

A través del estudio realizado, tanto con hombres y mujeres, SI agradecían determinados hechos, sorpresas o situaciones que demostraban el amor que tenía otra persona por ellos., pero sin un te quiero de sus labios, sentían que faltaba algo.

Me viene a la mente una situación parecida para que la entendamos mejor.

Piensa en tu grupo favorito. Piensa que estas en su último concierto. Van a tocar tu canción favorita, ves como la tocan, como la sienten, como vibran, pero no oyes ni una sola letra de sus bocas. ¿Cómo te sentirías?

Así se sienten las personas cuando no oyen un TE QUIERO de esa persona. Tampoco te digo lo que uses como un mantra y rayes la cabeza de la persona, repitiéndoselo cada minuto. Pero SI cada cierto tiempo o en las ocasiones que sientas que corresponden.

Muchas veces te aseguro que tiene más valor un TE QUIERO que todas las sorpresas que le hayas dado a esa persona hasta entonces. Siempre deja más huella

Y déjame hacerte una pregunta: ¿Qué pasaría si nunca más pudieras decir a esa persona lo que sientes por ella? ¿A qué no te lo perdonarías nunca? ¿Entonces qué vas a hacer?

Vivimos con miedo al ADIOS.

Nos desvivimos en la desesperación de encontrar una seguridad. Seguridad en el trabajo, con las amistades, con la familia, con la pareja… Pensamos que si encontramos todo lo que nos dicen que tenemos que tener, y más a una cierta edad, ya seremos considerados “ciudadanos de 1ª”.

Y cuando lo conseguimos, parecemos Golum con nuestro anillo. Hacemos todo lo posible para que no se vaya de nuestro lado todo eso conseguido. Y cuando ya creemos que no se marchara de nuestro lado, llega el ADIOS.

Nos preguntamos el por qué, nos llevamos las manos a la cabeza, nos lamentamos, pero el tren está partiendo, queramos o no, es hora de decir adiós.

Tenemos miedo al adiós, principalmente por el apego. Nos hemos “encariñado” de esa situación, de esa persona o ese trabajo. Pensábamos que la vida iba a terminar junto a él, pero por lo visto no va a ser así.

No queremos imaginarnos cómo sería la vida sin esa persona. NO QUEREMOS. Nos preguntamos que será de nosotros, si podremos vivir en una situación nueva, diferente… Ni queremos imaginárnoslo.

Lloramos , pataleamos, y haremos lo legal e ilegal para que se vaya de nuestro lado..Todo porque tenemos miedo al adiós.

Un adiós supone incertidumbre, desconocimiento y dudas.

Supone que estamos “perdiendo” algo que teníamos. Que nos hacía sentirnos cómodos. Hacia algo que tendremos que ganarnos de nuevo para seguir viviendo esa “seguridad” tan soñada y anhelada.

Un adiós:

.- Enseña.

Te enseña todo lo que has vivido hasta ese momento. Los malos y buenos momentos. Lo que has hecho o no, por rutina, vagancia o miedo. Lo que creías que era imposible así como sensaciones únicas e inolvidables.

.- Aprendes a ver en qué has fallado.

No digo que te reboces en los fallos. Pero sí que aprendas de lo no realizado, de las caídas vividas y de la inanición sufrida. Porque en muchas ocasiones, ese adiós, es por “haber dado por supuesto”, que eso estaría ahí siempre.

Damos por supuesto que todo será para siempre, y la vida nos enseña que no es así. Que hasta nosotros tenemos una fecha de caducidad. Pero por no haber hecho las cosas como deberíamos haberlas hecho, por miedo, principalmente, el tiempo se ha agotado y es hora de decir adiós.

.- La vida es Hola, pero también Adios.

Somos seres humanos apegados que piensan que viviremos para siempre , con lo que tenemos y con las personas que nos rodean. Y la vida no es así. Todo lo que viene, se va. Nosotros también. La vida es cambio, es hola y también adiós. Pero aún creemos que seremos inmortales, que nada se irá de nosotros, porque ya que vienen, nunca se irán. Y las cosas tal como vienen, se van.

Aprendamos a vivir en el presente, a exprimir cada momento y a no dejarnos nada en el tintero. Porque no sabemos cuando será el adiós.

Son dos palabras que se encuentran tapadas detrás de nuestros labios. Escondidas no queriendo ser nunca llamadas a escena.

Un Te quiero, hacer descampar esta vida que vivimos llena de turbulencias. Así como un adiós, hace que salga el sol en un mundo tenebroso

Para mí son dos palabras, que muestran siempre el principio del comienzo de algo, mejor de lo vivido hasta la fecha

¿Cuántas veces has dicho te quiero hoy? ¿Por qué tienes miedo decir adiós a esa situación o persona?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla .Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡A romper tendencias!!

Si puedes soñarlo, puedes hacerlo

Decía Picasso: “Aprende las reglas como un profesional para poder romperlas como un artista”.

Y eso es lo que vamos a hacer hoy y a partir de ahora siempre, ROMPER LAS REGLAS.

Estamos rodeados de tendencias. Pero lo peor de todo, es que nos hacen creer y creemos, que son verdad absoluta.

Ahora la tendencia en el mundo del management son los career coaching, ahora la tendencia son los Knowmads, ahora la tendencia son los shorts con tachuelas, ahora la tendencia son los abrigos largos… ahora la tendencia es…”

¿Y qué tendencia  sigues en estos momentos?

La R.A.E define tendencia, como “Propensión o inclinación en los hombres y en las cosas hacia determinados fines…Fuerza por la cual un cuerpo se inclina hacia otro o hacia alguna cosa..”

Todos tiramos hacia unas determinadas cosas o personas. Yo también lo reconozco. Y no es nada malo. Pero lo que es malo, que esas tendencias, sean “impuestas” por los demás.

SIII, NO ME MIRES ASÍ.

Creemos que ahora la tendencia en el mercado laboral es una y lo creemos a pies juntillas…Creemos que la tendencia en el mundo de la moda son los leggins, y todo el mundo lleva leggins (por favor, alguna persona tendría que tenerlo prohibido)…

Creemos como la verdad absoluta lo que nos dicen gente con “poder”, influencer o “iluminados de medio pelo”. Un poder que les damos por el número de seguidores o porque dicen que han sido los primeros en hablar de dicho tema.

SON LOS DEMÁS, Y PORQUÉ NOSOTROS LES DEJAMOS, QUIENES DETERMINAN NUESTRO FUTURO, A TRAVÉS DE LAS TENDENCIAS.

Y nosotros como buenos borregos, seguimos sus dictámenes al pie de la letra.

SI, NO ME MIRES ASÍ, LO HACEMOS, Y YO TAMBIÉN EN ALGÚN MOMENTO LO HE HECHO.

¿Dónde queda nuestra libertad de expresión? ¿Dónde queda el dudar de las cosas? ¿Dónde queda esa frase de “carpeta de colegio” de “nosotros somos los arquitectos de nuestro futuro”?

EN NINGÚN LADO. ¿Por qué?

.- Porqué le damos más importancia a lo que opinen otras personas, que no a lo que sintamos nosotros en ese momento.

.- Porque nuestra “marca” se difuminará entre la marea de personas que han hecho caso, COMO TÚ, a los deseo o dictámenes de esa persona.

.- Porque estarás creyendo más en otra persona que en ti mismo.

.- Porque tu creatividad, la estás dejando debajo de tus miedos y apariencias.

A ver, no estoy diciendo que dejemos de seguir tendencias. Sobre todo si la tendencia que tienes últimamente, es estar, cuidar y amar a tu pareja.

Lo que estoy diciendo es que si sigues esa tendencia, por seguir, por aparentar, por ser “uno más” dentro del grupo…se sincero contigo mismo y dejes de hacerlo, POR TU BIEN.

Porqué la única tendencia que tienes que seguir, si quieres que tú, tu marca, deje una huella de verdad, es la que dicta tu corazón, tu coherencia.

¿Qué los demás te preguntaran, a dónde vas? DESDE LUEGO

¿Qué pensarán que estás loco por no hacer lo que ellos hacen? DALO POR SEGURO

¿Qué serás realmente feliz inclinándote hacia eso que tú quieres? SIN LUGAR A DUDAS.

Pero las imposiciones de la sociedad, el miedo a ser uno mismo…hace que las sigamos a rajatabla.

Sin embargo, ya no sólo nosotros tenemos la culpa de seguir estas tendencias y creerlas. Si no ellas mismas, tienen fallos, que no vemos o no queremos ver.

Creemos que esas tendencias, nos están mostrando lo obvio. Y lo único obvio que nosotros debemos seguir, es lo que nosotros, desde nuestra coherencia, sintamos y queramos, DE VERDAD.

Seamos anti-tendencias. Seamos personas que antes de hacer algo, duden de hacerlo, investiguen qué nos quieren decir, que supone ir hacia esa tendencia..Y si decimos SI, sea de verdad, no por aparentar.

Además como todo en la vida, para que haya un equilibrio tiene que haber un contrario. Si a unos les gustan las películas de Stars Wars, a otros les gustan las de Star Trek. Si a unos les gusta Cristiano Ronaldo, a otros les gusta Messi.

Las tendencias te dicen algo que podrá ser muy importante en el futuro, pero ¿Y SI NO? Jugamos todos a rappel y como mucho llegamos a barajar las cartas.

Las predicciones es algo muy atractivo y algunas de ellas acaban haciéndose realidad de pura casualidad. Pero mientras tanto, por aparentar, a lo mejor estas siendo “infeliz” con esa persona, o te han sacado “los cuartos” en un programa Executive que no tendrá futuro.

Seguir tendencias, es seguir lo que alguien vio. Pero como tú lo están haciendo cientos o miles de personas.

¿Dónde está tu diferenciación? ¿Dónde está tu exclusividad?

Romper tendencias es:

.- Saber que toda tendencia, tiene un lado oscuro. Aprovéchalo. Descubre en qué falla y crea una tendencia a partir de ella.

.- Solo dejarás huella, si creas y sigues tus tendencias. Mientras tanto solamente serás uno más, otro igual.

.- Apostar por tu creatividad, es apostar por ti mismo. Es darte la oportunidad de desarrollarte, de crear.

.- Es el momento de ver que hay gente como tú, que sigue sus instintos, que esperaban a que dieras el paso para resolver sus “problemas” ya que el “mundo general” no lo hacía. Personas que esperan a alguien, les haga ver y creer que otro mundo es posible.

Basta ya de seguir tendencias de moda, de management, porque lo dicen los demás, porque estamos siendo aleccionados. Antes de seguir lo que otros digan, escucha, piensa, duda y si encuentra algo mejor, VE A POR ELLO, ESTARÁS ROMPIENDO TENDENCIAS.

Creando un nuevo mundo, Creándote a ti mismo.

¿Qué tendencia vas a romper a partir de ahora en tu vida vida, en tu empresa? ¿Por qué?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.

¿Qué hacemos con las cicatrices?

A veces me pregunto si las cicatrices son suficientes para demostrar que alguna vez has amado a alguien” decía Ron Israel.

Todos tenemos cicatrices.

Pero parece que en este mundo “ideal”, decirlo, es ganarte un billete directo y en 1 clase, al mundo de los “raros” o de los “sensiblones”.

Sin embargo todos tenemos unas cuantas cicatrices.

Por temas amorosos, familiares, de trabajo, por sueños no cumplidos o rechazos inesperados, …Todos hemos sufrido procesos que han dejado una marca en nuestra piel o corazón.

Pero nos han enseñado que ante una cicatriz, tenemos que taparla con “la tirita de la felicidad”, del “no pensar en el pasado” o con una “lobotomía”.

Todo porque tenemos que ser, o parecer ser, “ideales” ante los ojos de los demás. No tienen que saber que hemos pasado, sino hacer que vean que somos el “producto” único, exclusivo y maravilloso.

Es lo que nos propone esta sociedad, liderada por la Industria de la felicidad “irracional”.

¿Me acompañas a ver cómo nace una cicatriz?

Una cicatriz nace de una frustración.

La frustración de no haber cumplido o alcanzado una expectativa que teníamos.

No hemos conseguido esa cita que sentíamos que íbamos a tener, no nos han llamado para la 2 entrevista que pensábamos que íbamos a superar, o no hemos alcanzado un acuerdo con nuestra familia ante un problema surgido..

Sentimos frustración por no haber alcanzado aquello que nos habíamos propuesto. Y a cada momento que nos acordamos de lo sucedido, la herida se hace más grande. Y con ello la cicatriz.

Ya está hecha la herida, ¿Y ahora qué?

Es el paso del tiempo la que forma la cicatriz. Creemos que ya ha pasado, que es un tema olvidado y que hay que mirar para adelante. O al menos eso es lo que nos dicen que hagamos, con la canción de fondo: “Cura sana, cura sana, si no se te curará hoy, se te curará mañana”..

¿Y qué hacemos con la cicatriz?

Tenemos 2 opciones:

.- Mostrarla como un trofeo de nuestra vida de mierda

Si, esa frustración la convertimos en victimismo.

“Es que siempre me pasa a mí todo, como puedes ver…SI quieres te enseño todo lo que me ha pasado…mira el daño que me hizo…”

Esa frustración es un victimismo que creemos que nos beneficia, porque los demás, nos miran con cara de compasión, nos abrazan y nos dicen: “Tranquilo, todo irá bien. Yo estoy aquí para lo que necesites”.

Y lo que creemos que necesitamos, es alguien fuerte y rudo que pueda devolver por 100 el daño que esa persona o empresa nos ha hecho. Que sepan lo mal que lo hemos pasado, porque así sentiremos que nuestro ego, se restablecerá después del mazazo sufrido.

Por un tiempo te “compraran” tu situación, pero te aseguro, que si sigues dando la “murga” a la gente que te rodea de lo mala que son las personas, la sociedad y hasta los Teletubbies, acabaran mandándote de una patada a que recorras la Muralla China de rodillas unas cuantas veces ida y vuelta.

¿Y qué hacen las personas y empresas disruptivas con las cicatrices?

Convertirlas en ENERGIA.

Energía que reencamine el sentido de la situación de un victimismo a una transformación sin precedentes en tu vida o empresa.

Una energía que transforme las caídas, enfermedades o fracasos en motores de gasolina y no que impida ya “arrancar nuestra vida para siempre.

Veo muchos “storytelling” de profesionales y empresas, así como historias personales, en los que enarbolan que han superado enfermedades (de lo cual me alegro), que han salido de la quiebra (me alegra también), pero cuando les preguntas, QUÉ han aprendido de esa situación, así como si la han ACEPTADO, respondiendo casi siempre con un NO SÉ.

Para transformar la frustración e energía:

ACEPTA lo que te ha pasado. Siéntete ORGULLOSO que superaste dicha situación y que APRENDISTE de todo lo vivido.

Es en estos momentos, en los de frustración, cuando realmente vemos que estamos hechos. Y no creo que no estés hecho de nada, cuando optes por el victimismo, más bien, has decidido no querer descubrirlo. Has optado por no ver que hay dentro de ti, optando que sean los demás quienes te lleven “en palmitas” por la vida.

Pero los cuentos siempre tienen un final y si optas por ese título, te aseguro que no será muy alegre.

Cuando miramos a la frustración a la cara, estamos ante la galleta de la suerte que nos dice que futuro nos depara. Cosas que no veíamos de nosotros mismos, situaciones que creíamos que dominábamos y son ellas las que nos dominan a nosotros. O hasta amores y talentos escondidos.

Son estos momentos los que nos suelen descubrir, además, el PORQUÉ estamos en este mundo.

Es la hora de dejar un legado, de dejar un mundo mejor que con el que estábamos hasta ahora conviviendo. Ya no te digo que te conviertas en Teresa de Calcuta, Steve Jobs, o Martin Luther King, pero sí, que al descubrirte, veas que puedes a portar tu granito de arena, a esa transformación y evolución ayudando a los demás a través de tus talentos y cualidades descubiertas.

La frustración te encamina hacia la inanición o hacia la acción. Pero a las dos a la vez, te aseguro que no.

Como bien dice Antonio Renom, en su libro “El aprendizaje de las cicatrices”, nadie quiere ser considerado como un débil. Pues para ello, tienes que zambullirte de cabeza en esa debilidad que la frustración te está mostrando.

Y para ello tenemos que JUGAR. Si por favor, dejemos de tomarnos la vida tan en serio, y disfrutémosla, juguemos con ella. SI ella quiere que juguemos al juego de la frustración, aunque no quieras, te aseguro que vas a ser partícipe de la partida más importante de tu vida.

De ti depende salir de ella ganador o vencido. Solo tienes que darle a la tecla de convertir frustración en energía o que te engulla.

Toda decisión dejará constancia de nuestro legado, de ti depende.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.

 

¡¡Perdiendo la innovación!!

“La innovación es lo que distingue a un líder de los demás” decía Steve Jobs.

Hace unos días leí una frase que decía así:

Ando como si hubiera comprado un cuñado…no sé dónde meterlo”.

Y creo que con la innovación nos pasa lo mismo. Se nos llena la boca hablando de ella, pero a la hora de la verdad, no sabemos dónde meterla.

Se nos dice que tenemos que innovar en nuestra vida personal, saliendo siempre de nuestra zona de confort. Innovar en los métodos de trabajo, innovar a la hora de relacionarnos con los demás, innovar a la hora de tener una marca…

Mucha innovación…¿Pero qué acabamos haciendo?

LO MISMO QUE HACE EL “GURU” DE TURNO. (CAMBIANDOLE ALGUNA LETRA EN CURSIVA, PERO LO MISMO).

Todos queremos mejorar la realidad que nos rodea o nuestra propia realidad. Todos queremos alcanzar esas metas que no nos dejan dormir. Darles en los “morros” a aquellas personas que piensan que estamos “locos” y que eso que pensábamos que se podía hacer, lo hemos realidad y además ayudando a mucha gente…

TODOS QUEREMOS LO MEJOR PARA NOSOTROS Y PARA LA GENTE NOS RODEA.

Pero ahora hagamos un pequeño ejercicio:

Durante el día de hoy, ¿Cuántas ideas has tenido que podrían cambiar tu vida, la de los demás y qué has hecho con ellas?

Unas cuantas, ¿Verdad?

¿Y qué has hecho con ellas?

¡¡DESECHARLAS!! Te has imaginado que pasaría si las pusieras en marcha. Lo feliz que harías a esa persona que podría ayudarle tu idea. Hasta te has imaginado siendo entrevistado en la televisión.

¿Me confundo?

Pero por MIEDO, has acabado pensando: “Yo no soy quien para ayudar a los demás. Búa, es una locura…Nadie me ayudaría…No consigo atarme los cordones de las zapatillas y ¿Voy a transformar el mundo?..”

Y miles de pensamientos absurdos, que acaban mandando miles de ideas que podrían transformar el mundo, por el fregadero de casa.

Porque te recuerdo que porque tengas una idea diferente, no eres innovador. Innovador es una persona que PONE EN MARCHA esa idea.

Ya no te digo que produzca rendimientos económicos o de cualquier otro tipo, sino ya el hecho de decirte SI a ti mismo y a la idea que tienes, saliéndote de lo establecido, ya es innovación.

Me encanta ver en Internet y medios especializados, como la gente publica y comparte cosas, creyéndose que están descubriendo El Grand Dorado. Pero lo que más miedo me da, que tanto esa persona que dice que ha descubierto América, como las personas que le siguen y comparten, creen que es así. Haciendo luego los seguidores, luego lo mismo.

Lo dicho, DA MIEDO. Porque eso no es innovación.

.- No es innovación porque el “creador” está poniendo con otro tipo de letras, algo, que ya llevaba tiempo diciéndose, si investigaras más.

.- No es innovación, porque no se duda de ese descubrimiento. Ya se toma como ciencia absoluta. No se cree que se pueda mejorar ni detectar los fallos.

.- No es innovación, porque estás dudando de ti mismo. Seguro que mientras lees algún artículo o ves alguna conferencia, piensas “Pues yo no creo eso, creo que se podría hacer aún mejor y totalmente diferente…” Pero, por miedo, acabas tragándote esas palabras y no transformándolas en acción.

.- No es innovación, cuando no estamos dispuestos, de una forma real y controlada, a aceptar los errores y “caídas” de nuestros. No dándoles la oportunidad que aporten ideas ni se puedan hacer pruebas para poder mejorar la empresa, creyendo que es mejor “malo conocido que bueno por conocer”. No seamos tan hipócritas por favor, porque así seguiremos estando como estamos y no como deberíamos estar.

Y si es innovación:

.- Cuando te dices SI a ti mismo. Dándote la oportunidad de ver qué quiere decir esa idea, ese pensamiento que tienes.

.- Cuando te dices Si a ti mismo sin esperar que las condiciones sean las idóneas para que se pueda poner en marcha esa innovación que quieres provocar. Si estas esperando que el MIT, Silicon Valley, lanzadera o incubadora de empleo venga a darte la oportunidad para hacer realidad esa idea. Las circunstancias las creas tú, no vienen en tu búsqueda.

.- Cuando te dices Si a ti mismo, sabiendo que la innovación es el impulso de tu propia esencia, de tu individualidad. No la copia barata a otra persona.

.- Cuando te dices Si provocando un cambio en ti o en los demás. Un cambio real, una disrupción. Cuando descubres un error en la forma de hacerse las cosas, en tu actitud. Cuando produces un antes y después, no cuando vendes una gallina haciendo creer que es un caballo.

Y no creas que la innovación es para los “elegidos” o los genios. Todos podemos y somos innovadores. Sólo tienes que darte la oportunidad de ver que hay detrás de esa idea.

Todos hacemos cosas que ayer no hacíamos. Todos “probamos” cosas por ver que tal nos va, todos quedamos con gente nueva por varias de amistades, ..Todos hemos hecho y hacemos cosas, que ayer ni se nos ocurriría o que rompen nuestro sistema de creencias.

Y no hace falta estudiar un máster por una gran universidad, para ser innovadores.

A ver si nos queda claro, empresarios y profesionales, que “copiar” lo que hacen los demás, no es ser innovador o diferente. Es ser una burda fotocopia más, un borrego más en el rebaño.

Las empresas que dejan una huella en los clientes, en la sociedad, tienen la innovación por filosofía. Y no la de crear una cosa y echarse a dormir. Si no saber que el mundo de las ideas están ahí para darle uso, y no teniéndolas olvidadas por el “Copiar y Pegar”

Así que por favor, no hagas como con los cuñados en la cena de Navidad dejándoles de lado, e integra a la innovación en tu vida, te aseguro que te sorprenderá los resultados.

¿Qué has hecho hoy innovador en tu vida? ¿Qué harás diferente que hoy no has hecho?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡Marca tu carácter!!

Las piedras de los cimientos para un éxito equilibrado son la honestidad, el carácter, la integridad, la fe, el amor y la lealtad” decía Zig Ziglar

Como dicen las canciones de Disney:

¡¡Queremos un mundo ideal!!

Y la verdad que no existe.

No existe el líder perfecto, no existe la pareja perfecta, no existe el hermano perfecto, como los amigos perfectos.

¡¡NO EXISTE ¡¡

Pero aún, y más en estas fechas, promulgamos la perfección como objeto de deseo para la sociedad.

Máster de 19.000 euros, a través del cual seras un gran líder…Curso a través del cual saldrás con una marca debajo del brazo que hará que todo el mundo te admire…Curso intensivo para perder esos “helados y paellas” que te comiste en el chiringuito..”

Creemos que estamos buscando la perfección, cuando realmente estamos estudiando COMO LOS DEMÁS ENCONTRARON SU ÉXITO, NO EL NUESTRO.

Me encanta ver los libros de Management, los “Máster del Universo” que se anuncian, en los que promulgan:

.- Alcanzaras el éxito yendo con ellos, a través de sus herramientas innovadoras y únicas

.- Y llegarás a la perfección que la sociedad espera de ti.

Sobre el 1 punto me gustaría decir algo:

En vez de estudiar para el futuro, parecemos paleontólogos, que rebuscan entre “frases de carpeta” de Paulo Coelho o formas de organización de Henry Ford de hace unos cuantos siglos atrás.

Y así nos dicen como llegaremos al éxito, investigando en el pasado, y no en el presente, para crear un futuro.

¿O es que no hay curso o Máster que nos digan como “novedad” y “guías” para nuestra vida personal o profesional, libros de hace 50 años? ¿Eso es prepararnos para el futuro? Creo que las cosas habrán cambiando un poco, me parece a mí. Pero aún seguimos pensando, que son la “Santa Biblia” del management o del marketing, a las cuales les tenemos que mostrar pleitesía.

¡¡UN POQUITO DE POR FAVOR!!

No vendamos como un éxito actual a través de unas herramientas “únicas” algo, que ya lleva más de 50 años entre nosotros. Si realmente lo que queremos es que la sociedad avance y con ella nuestros alumnos, démosles actualidad, y no manuales casposos.

Porque esos manuales antiguos, no nos llevan a un éxito actual, solamente nos dicen que CÓMO ellos lo consiguieron en SUS circunstancias. Y si queremos innovación, disrupción y avances…

¡¡DEJEMOS DE COPIAR MODELOS QUE YA TRIUNFARON Y PROMULGUEMOS CREAR MODELOS APTOS PARA ESTOS NUEVOS TIEMPOS, POR FAVOR!!

Y tras el “éxito” que la sociedad espera que consigamos, habremos alcanzado la PERFECCIÓN.

Seremos los líderes perfectos porque nos habrán instruido en las diferentes características que según los manuales, debe tener un líder del siglo XXI. Seremos pura inspiración porque sabremos manejar nuestras emociones a pesar de que nos estén “atacando leones” durante la reunión de trabajo… Seremos los mejores coach, porque sabremos poner la mente en blanco, cuando nuestros cliente nos esté hablando, sabiéndole escuchar entre líneas…

Buscamos la perfección y no cometer los errores que NUNCA deberíamos cometer si queremos ser lideres, coach, felices o considerados personas de bien, por la sociedad.

¿Dónde queda la tristeza? ¿Dónde queda que hemos dormido mal y no tenemos ganas de nada? ¿Dónde queda el dolor de tripas? ¿Dónde queda el enfado que tenemos con nuestra pareja?

Parece que eso no existe si queremos alcanzar la excelencia. Parece que los lideres no deben llorar si quieres tener el título de “Leadership in the world” por la University of Chiquitistan.

Cada vez pienso más que en la imperfección, esta la verdadera perfección. La verdadera belleza de la vida.

Queremos GLAMOUR del título o despacho que consigue el líder, teniendo celos queriendo saber cómo han conseguido que el equipo alcance las metas fijadas.

La vida es mucho más que teorías y métodos en las que depositar nuestras esperanzas y dineros, esperando que nos lleven a la cima del éxito, a través de un ascensor llamado Máster o manual.

No hace falta un equipo de “súper hombres” para llegar a la cima, sino también personas, por la que nadie “daría un duro” han llegado a conseguir aquello por lo que soñaban.

Todas esas personas, por las que no apostaba nadie, si lo piensas, no tenían nada en común. Ni habían nacido en una familia bien, ido a escuelas “cool” ni hecho un post-grado en una escuela “in”. ¿Entonces?

Tenían CARÁCTER.

Se nos enseña a través de métodos, a alcanzar la cima. ¿Pero nos enseñan a mantenerlo? ¿Qué pasa cuando las técnicas que nos han enseñado no sirven para la situación que estamos viviendo?

Que la frustración, el miedo y las dudas se adueñan de nosotros, llegando a pensar que ya no saldremos de la situación en la que nos encontramos.

¿Si no hay perfección, ya no hay nada?

Después que los métodos y hábitos adquirido o “comprados”, no surtan efecto, hay una última esperanza.

EL CARÁCTER.

Según la RAE, carácter es “Señal o marca que se imprime, pinta o esculpe en algo”.

En un mundo, donde COPIAMOS la marca de la persona que está “sacando la cabeza del rebaño”, donde “igualamos” los métodos de las empresas que hacen lo que queremos hacer o nos asombramos de manuales sobre el éxito, que son “fotocopias” del libro anterior que pensábamos que era novedad en el mundo del éxito…NOS FALTA CARÁCTER.

Carácter para:

.- Decir basta ante nuestra situación que sabemos que nos hace daño, pero por el que dirán seguimos callados o mirando a otro lado.

.- Decir basta ante el presente que vivimos, sabiendo que podemos dar más de lo que estamos dando.

.- Decir basta a callarnos lo que pensamos, sentimos o queremos, por “no vaya a liarse”.

.- Decir basta ante las incoherencias que estamos viendo en la sociedad, pero por dar un paso más del que estamos dando, no hacemos nada.

Una marca, un profesional o una persona que dejará huella en nuestras vidas es una marca que basa todas sus acciones en su carácter, no en métodos “de anticuario” o fotocopias “en blanco y negro”.

Muestra más tu carácter y no dependas tanto de “métodos de ingeniera”.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡Quiero Amores Canallas!!

“Mi amor, dices que no hay amor a menos que dure para siempre. Tonterías, hay episodios mucho mejores que la obra entera”.

¿Y si transformáramos el amor de los príncipes y princesas de Disney por un Amor Canalla?

Seguro que estarás pensado en aquel Canalla que no te ha vuelto a mandar un mensaje tras una noche de pasión, aquella canalla que te dio el teléfono y acabó siendo el número de otra persona…

No estoy hablando de ese amor canalla.

Tampoco estoy hablando de impulsar la práctica “de cama en cama y ninguno se lo lleva”.

En una sociedad donde el hablar de lo que uno siente, de sus deseos o de lo que no quiere en frente de otra persona, está visto como “de raro”. La práctica de cama en cama, solamente nos está mostrando, lo vacía que tienes tu vida. Por no hablar del miedo que tienes a ser y a decir lo que sientes y quieres en tu vida, así como la falta de comunicación sincera, con la otra persona.

No estoy hablando de ese concepto de amor canalla.

No estoy hablando de un método para encontrar a la pareja perfecta para ti. No estoy hablando de un método para que solamente con una mirada caigan rendidos a nuestros pies.

El ser humano busca método para todo.

Método que nos lleve al éxito, en cualquier campo. Métodos que nos lleven a la cima, sin el menor esfuerzo y con el éxito asegurado. Y que no tengamos que mostrarnos lo que sentimos, lo que queremos, no vaya a ser que podamos mostrar algún síntoma de debilidad o de coherencia ante el mundo.

NO QUIERO MÉTODOS, YO SOLO ACEPTO EN MI VIDA AMORES CANALLAS.

Personas que por miedo a sus sentimientos están con otras personas, con otros trabajos cuando realmente sabiendo lo que desean, miran a otro lado esperando que su “locura” se acabé por pasar algún día.

La felicidad no es aparentar cumplir los dictámenes de la sociedad. La felicidad es cumplir tus valores.

Pasiones que solamente digan Si a todo tipos de emociones y situaciones. Porque estarán diciendo Si a la vida, estarán diciéndose SI a sí mismos. Toda situación está delante de nosotros por un algo, un motivo que no sabemos, un aprendizaje que necesitamos incorporar a nuestra vida y por miedo a las posibles consecuencias, acabamos diciendo NO. Creyendo principalmente, como excusa, que no era para nosotros

Situaciones que sintamos que adentrándonos en ellas, la vida será eso, VIDA. Pero como nos han dicho que “por ahí no debemos ir”, que nos atengamos a las consecuencias. Decidimos ser “buenos”, que no chicos “malos”.

Trabajos que no sean trabajos, sino diversión. Y solamente se cumplen cuando hemos dado el paso, anteriormente, de mirarnos al espejo y responder a la pregunta: ¿QUÉ QUIERO EN MI VIDA?

Trabajar no es esforzarse, llorar, “acordarnos del árbol genealógico” de nuestro jefe todos los días o “robar” material de la oficina. Trabajar es una herramienta que nos servirá para dejar esa huella que queremos dejar en el mundo. Ese algo, que cuando no estemos, haga que se acuerden de nosotros.

El trabajo no es algo de fichar, calentar y bolígrafos caído cuando es la hora en punta.

Un trabajo canalla tiene que hacerte evolucionar, tiene que divertirte y tiene que hacerte ser cada día más creativo y crítico con la realidad. Y no algo tedioso, que los domingos por la tarde en  vez de pasión produce pavor.

Quiero pasiones canallas, que me hacen sentir que he exprimido el día como si fuera el último. ¿Es que alguien sabe qué pasará mañana? Yo todavía no tengo el carnet de “adivino oficial”, así que exprimo el día como si fuera el último de mi “bono” aquí.

Pasiones que me hacen llegar a eso que creía que era mi “limite”. Que me hace ver cosas que no había visto y descubrir que los errores, solamente son situaciones en las que “todavía” no he conseguido llegar a la meta. Porque eso son los errores, “todavía” en los que no has llegado a tocar con toda la mano tu sueño.

Pequeños “Noes” que te dicen que sigas adelante, que estás en el camino correcto.  Pasiones que te han enseñado más durante el periodo que han durado que toda la escuela y universidad que hayas podido vivir.

Pasiones que me hagan ver el miedo no como un enemigo, sino como un profesor. Un profesor que te dice que sigas adelante, que saltes, que si estas en el camino, tienes que hacerlo, que no hay marcha atrás. Bueno si, a la oscuridad, al gris, y a ser uno más. Y sabes que no eres así.

Pasiones que me hagan sentir, que todo lo viejo, lo rutinario, puede llegar a ser siempre nuevo. Simplemente mirándolo con otros ojos, desde otra perspectivas. NO desde de la que nos dicen que debemos mirarlas, como así se ha hecho siempre.

El “para siempre”, tiene fecha de caducidad, teniendo la única certeza, que el ahora, es lo único que podemos vivir y exprimir.

Sólo quiero pasiones canallas en mi vida, que me hagan ver que venimos a vivir y no a sufrir.

Quiero pasiones canallas, que me hagan ser dueño de mi mismo y no victimas a través de un papel que nunca quise interpretar.

Quiero pasiones en mi vida, que me hagan ver, que soy mucho más que unas expectativas puestas en mí. Que me hagan ver, que tengo toda la vida por delante, para seguir asombrándome de lo que es capaz yo, como protagonista de mi vida.

Por favor, introduce más pasiones canallas en tu vida. Hemos venido a ser, no fotocopias hechas por el mismo patrón.

¿Y tú qué pasiones quieres en tu vida? ¿Hay pasiones canallas en tu vida? ¿Cuáles?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.

¿Qué quieres ser de mayor?

El mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza , aquello que no sale del corazón” decía Mario Benedetti.

Como dice mi editor, me gusta ser un poco “malote”.

Creo que hay que “sacudir” a esta sociedad, y el único método para hacerlo, es hacerle pensar a través de las preguntas.

Después de la Universidad o del gran máster que hemos realizado, pensamos que ya no nos podemos hacer preguntas, porque ya sabemos todo.

Pero ahora me gustaría hacerte una pregunta:

¿QUÉ QUIERES SER DE MAYOR?

Seguro que tendrás ganas de responderme cosas como:

“Mira estoy muy contento como estoy para pensar en el pasado… No me hagas pensar que si pienso, seguramente no gustara lo que veo…Esa pregunta se la hago a mis sobrinos para que ver que sueños tienen, pero pobres ilusos, los sueños nunca se hacen realidad…”

¿Qué te ha venido a la mente con la pregunta que te he hecho?

Como hemos podido observar, en la edad “inmadura” cuando nos hacen esa pregunta, :

.- O contestamos: “Déjate de chorradas y sigamos adelante”.

.- O en la soledad de nuestro cuarto o despacho, nos acordamos de que queríamos ser de pequeños. Dándonos cuenta que eso quedo atrás y que la ilusión en la madurez, es para los locos.

En todo proceso de Brand o coaching, me gusta empezar la misma pregunta:

¿Qué quieres ser de mayor?

Me importa muy poco la posición que puede ocupar, su lugar de procedencia o los números de la cuenta corriente que tiene.

Dependiendo las caras que pone la persona, sé si está VIVIENDO o SOBREVIVIENDO en la vida, en su empresa.

Cuando la persona o empresa, responde: “Hombre teníamos el sueño de ser… pero era eso, un sueño… Ahora estamos haciendo…” La mayoría de las veces acaban confesando que no se sienten a gusto haciendo lo que hacen, o lo hacen porque querían “satisfacer” los deseos de alguien.

¿Y qué pasa cuando responden: “Era una persona que tenía la ilusión de ser….y aunque los demás me decían que era imposible o una locura…Lo intenté y aunque no lo conseguí estoy haciendo cosas parecidas o lo tengo como un hobbies”

En el 1 caso, es una persona que esta sobreviviendo mientras la 2, está viviendo la vida.

¿Qué estamos haciendo cuando pensamos que es una pregunta de locos?

.- Pensar que los sueños son imposibles de alcanzar.

.- Que los locos son eso, locos. Que piensan que lo imposible es posible de alcanzar, mientras no piensan que hay circunstancias con las que hay que lidiar. Y los sueños son eso, sueños.

.- Que más vale tener contentos a los demás, que no a uno mismo, porque las consecuencias son como mínimo el ignore..

(Nota: Nunca diré que puedas conseguir subir al Everest, con vértigos y 30 kg de más, pero SI, te des la oportunidad de ir hacia él, siempre siendo coherente con tus condiciones y el momento presente. Así como que no todos seremos Messi, no todos podremos ser Ferrán Adría ni ser tan graciosos como Matías Prats).

¿Pero que ocurre en las personas y empresas que se preguntan, que quieren ser de mayor?

.- Los sueños están en la vida por un PORQUÉ. Eso que no te deja dormir, que te pone nervioso cada vez lo nombras o lo ves, tiene un porqué. Pero para descubrirlo tienes que ir hacia él, no haciendo oídos sordos a sus cantos de sirena

.- Saben que somos personas en plena transformación. No estás etiquetado por los títulos que tengas, el puesto que hayas alcanzado o la situación que tengas. Todos los días ocurren cosas a tu alrededor que te hacen ser “diferente” a como eras el día anterior.

Esas situaciones te hacen descubrir cosas de ti, que no sabías. Talentos dormidos con los que realmente disfrutas y ayudas a los demás.

.- Saben que el miedo es un amigo y no un enemigo. Que la creatividad es ver la realidad desde diferentes perspectivas, no a través de un curso “exprés” o un “vendehúmos”.

Todos tenemos miedos, ABSOLUTAMENTE TODOS. Pero nos aleja de la excelencia, de la innovación…En definitiva de saber quiénes somos el miedo al qué dirán, el miedo no ser aptos para ese nuevo sueño.

Desde luego que haces caso al miedo, te aseguro que eso que piensas que no lograrás a pesar de todas las condiciones del mundo, para hacerlo, no lo harás.

Ser creativos para ellos, es ser uno mismo. Es decirse Si a lo que sienten, sueñan y quieren. Mandando a “freír espárragos” a la rutina, miedos y a los “qué dirán”.

¿Te das cuenta como una simple pregunta, que nos hacían de pequeños, puede determinar nuestra felicidad, éxito en la madurez?

Tanto personas como empresas, vivimos continuamente avergonzados.

Preferimos:

Mejor el miedo que el alma.

Mejor la rutina que la incertidumbre.

Mejor la infelicidad que la felicidad.

Mejor llorar en silencio que dar un paso adelante.

¡¡BASTA YA!!

A partir de ahora, el 1 de Enero transforma ese ritual de retos que el día 3 de Enero vas a desechar, por preguntarte, como en las revisiones trimestrales de objetivos de tu empresa:

¿QUÉ QUIERO SER DE MAYOR?

Y responder:

QUIERO SER CANALLA.

Porque ser Canalla:

.- Por muchos productos que tengas en tu empresa, sabes que siempre tienes que hacer más, para llegar a más. No puedes dormirte en los laureles. Siempre llegara alguien que lo haga mejor que tú.

.- Lo imposibles es una palabra que no cohíbe sino alienta a ser mejor que el día anterior.

.- La felicidad es ser uno mismo. Es irse a dormir sabiendo que has hecho y dado todo lo que había dentro de ti, no dejando nada en el tintero por miedo.

.- Es ser siempre un niño, con los ojos abiertos. Sin prejuicios ante lo que vive y siente. Sabiendo que has venido a vivir, no a sufrir. Que has venido a disfrutar haciendo lo que sientes, no a disgusto con lo que no quieres.

¿Y tú qué quieres ser de mayor? Date la oportunidad de intentarlo.

Deja de preguntártelo, y te aseguro que empezarás a morir en vida.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡La vida es como una montaña rusa!!

“Los momentos largos y costosos de subida son la antesala de que lo mejor está por llegar

Siempre he relacionado mi cambio personal y profesional, con la montaña rusa.

Desde pequeño siempre les tenía pavor. Veía a la gente divertirse, gritar, mojarse con las atracciones… Todo genial, todo muy bien, pero era superior a mis fuerzas.

No podía subirme a una de ellas.

A día de hoy, reconozco que con esa actitud estaba sobreviviendo, NO VIVIENDO.

Sigo sin montarme en una montaña rusa y el día que me monté en los troncos de agua, dejé a mi padre que estaba delante de mí sordo de los gritos que pegaba.

Pero emprendí un viaje alucinante, dirigir mi propia vida. Y con ello mi propio sueño.

Ya no estaba viendo sobreviviendo, creyéndome seguro de vivir sin sobresaltos y no las emociones que veía que disfrutaban los demás. Empecé a VIVIR.

Pero en este mundo tan “happy”, vemos a los demás disfrutar y pensamos que siempre será igual. Creemos como nos dicen las películas de la 4 la tarde o las revistas “fashion” que todo será de color de rosa, siempre gritando y con una sonrisa de oreja a oreja.

Lo que pasa, que no nos enseñan la trastienda.

La vida, como emprender un sueño, es una montaña rusa llena de emociones. Viaje que no sabemos dónde nos llevará ni que emociones nos encontraremos por el mismo.

Aunque hasta ahora todos los viajes que hemos realizado, han sido acompañados por nuestra pareja, amigos, familiares o compañeros de trabajo, este viaje, tenemos que subirnos al vagón, en SOLEDAD.

Nosotros tenemos que ser quienes vivamos el camino. Por el camino nos encontraremos gente, se bajaran del vagón, se llenará más que el camarote de los hermanos Marx, pero tenemos que ser nosotros mismos quienes pilotemos el vagón.

Nadie puede ni podrá hacer el trabajo por nosotros. Nadie podrá vivir lo que nosotros debemos y queremos vivir, desde el momento nos subimos al mismo.

¿Y ahora resulta que subiendo la cuesta para empezar el viaje empezamos a sentir MIEDO y PREOCUPACIÓN? ¡¡Esto no nos lo habían dicho!!

Y no creas que tras subir esa cuesta, ya desaparecerá esa sensación que tienes, siempre te acompañará.

¿Por qué?

Porque estás haciendo que hasta ahora no habías hecho. Tienes miedo a las consecuencias, a que no salga como tú esperas, a no llegar al destino soñado…

Aún a pesar de tener cualidades de sobra, para realizar el viaje, estás preocupado. Y si te falta alguna, durante el camino las aprenderás.

Te PRE-ocupas porque no sabes lo que te espera. Pero en el fondo es tu “ego” es el que te dice dentro de ti: “Déjate de locuras, que estabas muy bien como estabas antes”.

La PRE-OCUPACIÓN es el camino entre “lo calentito estaba en el sofá” y “ que bien estaré donde sueño estar”.

Y como llevabas tiempo, dejándote llevar “por la corriente llamada sociedad”, hasta ahora no habías sufrido ninguna caída ni sobresalto.

Ahora ya no están los demás, para levantarte, para decirte “tranquilo que tienes el puesto asegurado”. Has decidido no hacer lo que ellos esperaban de ti, así que te han dejado “ de lado”. Y eso produce una inseguridad, que hasta la fecha no habías sentido.

Antes de bajar la cuesta, ya quieres bajarte. No estás viviendo las emociones que te habían anunciado en el curso o en el libro, que ibas a vivir.

Antes de empezar “lo bueno” ya estás desanimado.

Se ha parado la atracción.

¿Qué ha pasado?

Que aún tienes la oportunidad de bajarte o de disfrutar de verdad, lo que hay detrás de esa cuesta. Todo depende de ti.

¿Qué hacer?

1.- Siempre recuerda tu PORQUÉ

Te has subido al vagón por un motivo.

Si es algo parecido a ser “influencer”, disfrutar los beneficios de un “speaker” de moda, un motivo que no sea provocar un bien a los demás, a través de tu talento, de lo que te apasiona, te aseguro, que te intentarás tirar del vagón cuando empiece a coger velocidad o haga una vuelta de 360 grados.

2.- Siempre COMUNICACIÓN.

Sobrevivimos porque no comunicamos lo que sentimos o queremos. Vivimos cuando no nos importa ni el qué dirán ante nuestras emociones.

El ser humano dicen que está hecho de agua y hueso. Pero yo creo que falta un ingrediente en esa mezcla, LAS EMOCIONES.

Queramos o no, sentimos. Y la vida son emociones.  Pensarás que habrá buenas y malas, pero todas tienen una cosa en común, nos enseñan QUÉ nos pasa y nos muestran la realidad.

Así que por lo tanto, siempre comunícate durante todo el camino, lo que sientes y no. Forman parte de ti. Una emoción te bloqueará o impulsará, todo depende de ti.

3.- Autocontrol.

Igual que los condones sirven para protegerse de posibles sorpresas, tú mismo tienes que ser tu propio condón ante las emociones, imprevistos, decepciones y éxitos inesperados.

Normalmente cuando conseguimos algo, nos dejamos llevar por la euforia. Que es el principio del comienzo de un ego desmesurado y del vivir de “las rentas”. Pero cuando pasa algo que creemos no poder liderar o digerir, el papel de víctima se nos da de maravilla.

Control. No estoy diciendo que nos volvamos fríos. Si no que siempre pisemos tanto en terreno fértil como en arena movedizas, lo hagamos con serenidad.

¿Dónde queda la confianza?, te preguntarás.

La irás encontrando en todo Si que te digas y digas. En cada respuesta que observes ante una situación novedosa. En cada paso que des cuando antes te hubieras bloqueado.

La confianza la irás encontrando en cada situación que superes.

Es ahora que la atracción siga su camino. Es hora de tomar una decisión.

De bajarte o seguir en el vagón esperando aprender y disfrutar de todo lo que el viaje te depara.

Estas son algunas de las emociones que te esperan si optas por VIVIR tu vida, por emprender tu sueño.

¿Por qué opción optas?

Puedes comprar “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡Si la envidia fuera tiña…!!

La envidia es el sufrimiento de los que nunca alcanzaran a ser nuestros verdaderos amigos

“Si la envidia fuera tiña… ¡Cuántos tiñosos habría!”

Una frase que he oído tras comentarle una mujer a otra sobre su moreno de piel y lo poco que se le veía últimamente.

En un mundo en el que parece que las emociones no existen. En los que hay que obviar al miedo, en los que la incertidumbre la vamos a salvar con una lista de “deberías hacer…”, en los que solamente nos debemos guiar por el amor,…. LA ENVIDIA EXISTE.

Todos lo hemos sido en algún momento de nuestra vida, TODOS.

Envidia de nuestros hermanos porque reciben más propinas que nosotros, envidia de nuestros primos por esos bocadillos que les dan, envidia de nuestros amigos que ligan más que nosotros o envidia de ese compañero de trabajo al que has ascendido y aún nos estamos preguntando qué ha hecho para alcanzar ese puesto de trabajo con el que nosotros soñábamos.

TODOS HEMOS SENTIDO ALGUNA VEZ  LA ENVIDIA…

Pero no podemos gritarlo a los 4 vientos, porque pensaran que somos malas personas, que menuda educación habremos recibido o cualquier cosa que le dé por decir a la persona que nos ha escuchado…

Así que por lo tanto, todos hemos envidiado alguna vez a alguien pero como en los documentales de la 2, nadie lo dice que lo ha sido.

Pero como bien dice el refrán, titulo de este post, si la envidia fuera tiña…ya te puedes imaginar que estampa veríamos todos los días por las calles…

Como toda emoción, tiene su lado negativo como positivo.

EL negativo, es:

.- El rencor.

.- El papel de víctima. Lanzando a todo aquel que te quiera oír, improperios, lloros, gritos y preguntas al aire, tipo: ¿Qué hecho yo para merecer esto?

.- Una energía que desperdicias y no enfocas donde deberías hacerlo.

Sé que ahora estarás pensando, “Venga David, dime por qué la envidia puede ser buena, porque no me lo creo”.

Para que una envidia produzca beneficios en nuestra vida, tenemos que empezar por ACEPTARLA.

Vemos a ese amigo con la chica que te gustaba, a esa “petarda” subiéndose a escenarios preguntándote qué ha hecho para conseguirlo, a ese vecino que tiene una racha de suerte que ni en una película de Disney…

Los envidiamos, los criticamos, pero eso sí, nunca aceptamos que tenemos envidia… NUNCA ACEPTAMOS QUE NOS ENCANTARÍA SER NOSOTROS QUIEN NOS GUSTARÍA ESTAR EN SU PAPEL.

Es mejor criticarlo, que dar un paso adelante reconociendo nuestras emociones y todo el camino que luego vendrá.

Me da igual que lo haya conseguido por lo legal o lo criminal (si hay alguna vez que no entiendes cómo lo ha hecho, pero ya ves, ahí está,), PERO aceptarlo supone que no has hecho todo lo que está en tus manos para llegar a ese sueño.

¿A qué pica? Lo sé.

La envidia es poner el foco en los demás, cuando tendríamos que ponerlo en nosotros mismos y reconocer: ¡¡PUES SI, NO ME HE ESFORZADO LO SUFICIENTE!!

Aceptar nuestras emociones, es empezar a ver la realidad desde OTRA PERSPECTIVA.

Es empezar a darnos cuenta, que si no hemos llegado hasta donde queríamos, (que a lo mejor no era el momento para ti), es porque no pusiste toda la carne en el asador.

Y no me valen: “Que lo hice, que lo intente… pero es que….”.

Si una persona ha llegado antes que tú, es que se podía hacer. Ha invertido mejor el tiempo que tú, o se ha movido mejor que tú… Lo que sea, pero lo ha hecho.

Aceptar que eres un envidioso, te ayuda a darte cuenta, que si de verdad querías, tenías que haber puesto más la carne en el asador.

Y después de ver la realidad, ¿Qué hacemos?

Leí hace unos días que había que dar las felicitaciones a esa persona que lo había conseguido. Seamos claros, ESO NO LO HARÁ NADIE. Y si lo hace, será con una sonrisa más falsa, que los billetes de 250 Euros.

Preguntándole a lo mejor te dice cómo lo ha hecho, te enseña alguna fórmula que no sabías o quizá te confirma que no ha llegado hasta esa cima “por método no éticos”.

Si no sabes, si no preguntas, la envidia irá en aumento, tu cabreo, rabia o frustración… Si sabes, como hemos visto, te abrirá los ojos tanto para ver cosas que no veías, como para confirmar cosas que sentías.

Así que tras aceptar que sientes envidia, que no es lo mismo que ser un envidioso, investiga como buen periodista a la pregunta: ¿Cómo lo ha conseguido?

Tras saber CÓMO, es la hora de ponerte en acción.

Si sabes qué tú también puedes llegar hasta donde ha llegado esa persona. Si sabes que puedes hacerlo aún incluso mejor y cómo lo ha hecho esa otra persona….

¿A QUÉ ESPERAS?

Es tu momento. Ya tuviste una oportunidad y la perdiste. Ahora la vuelves a tener de nuevo..

Todo depende de ti.

Como hemos visto, una emoción que todo el mundo, la ha sentido y siente, pero no lo reconoce, nos puede ayudar a alcanzar nuestras metas.

La próxima ya sabes, utiliza toda la energía que esa envidia te está dando y focalízala hacia tu meta y no hacia tu odio.

A ver si tras este artículo, transformamos el final del refrán:

“Si la envidia fuera tiña…todo nos iría mucho mejor”.

¿Te apuntas?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace