¿Cómo encontrar tu Porqué?

Hay muchas malas razones para empezar una empresa.  Pero solo hay una buena razón y creo que sabes cuál es: para cambiar el mundo” decía Phil Libin

A todos nos come no saber la respuesta a una pregunta: ¿Quién será el sustituto de Ronaldo en el Real Madrid?

Bueno, pregunta que sí que intriga a muchos el no saber la respuesta, y más si entras a un bar a las 8 de la mañana, sólo se habla de eso.

Pero la respuesta que todos andamos buscando alguna vez en nuestra vida, es a esta pregunta:

¿Por qué estamos aquí?

Cuando lanzo esta pregunta a los entrevistados en el blog, la cara que ponen acordándose de mi árbol genealógico ante esta pregunta, el tiempo que pasan intentando buscar una respuesta, y las respuestas que dan, darían para un documental de varias horas de duración.

¿Por qué haces lo que haces?

Si ante esta pregunta, respondes con un no sé, o frases parecidas a “Es que es la tradición familiar, la verdad que cómo todos hacían lo mismo o era la moda y la seguí, no pude hacer lo que quería y era lo único que me quedaba, la verdad que no lo sé, sólo sé que no hay noche que me pregunte qué hubiera pasado si lo hubiera intentado….”

Tranquilo, no eres diferente a mucha gente. Simplemente eres uno más.

Siempre nos han enseñado en función a tres preguntas:

.- ¿Qué hacemos?

.- ¿Cómo lo hacemos?

.- ¿Por qué lo hacemos?

Siendo las dos primeras preguntas, las que rigen una sociedad racional, es decir la nuestra.

Respondiendo a esas dos preguntas, pensamos que aunque hagamos lo mismo que los demás, podremos conseguir resultados diferentes.

Pero sin saber de dónde, ni porqué, llega una empresa, profesional o persona, que transforma el mundo. Cuando intentamos averiguar cómo lo ha hecho, nos dicen que sus acciones se rigen por un porqué, por un propósito.

Y como buenos “borregos”, si ellos tienen un porqué, nosotros tenemos que tenerlo también.

NO es para nada lo mismo , TENER un porqué, que cada acción que realices demuestre el porqué haces lo que haces.

No es la primera vez, que al hablar del PORQUÉ, me dicen, “La única respuesta a tu ¿Por qué?, es el dinero…Todos hacemos las cosas por dinero, porqué lo necesitamos para vivir…” Y estoy totalmente de acuerdo, el dinero lo necesitamos para vivir. Pero el dinero es UNA CONSECUENCIA de porqué haces lo que haces. Pero ya cuando les preguntas:” ¿Es lo mismo hacer lo que sientes que eres con alegría, y ganar dinero con ello, que hacer lo que no te gusta y disfrutar de las consecuencias de ése trabajo? ¿Afrontas los resultados con el mismo ímpetu?” Ahí ya la gente quiere cambiar de conversación o empieza a rememorar a mis antepasados.

No es lo mismo poner con letras relucientes, el motivo de nuestra empresa, que sin ponerlo en la entrada de la misma, se sienta en cada acción, en cada gesto, en cada momento.

No es lo mismo TENER UN PROPOSITO, que DEMOSTRAR Y SER ESE PORQUÉ.

Por mucho que nos hagan creer, estamos dominados por los sentimientos y no por la razón. Nos hacían creer que el triunfo se llegaba a través del QUÉ. Una forma racional de llegar al éxito. El CÓMO es la toma de decisiones, el cómo llegamos del punto A al que queremos llegar.

Pero el PORQUÉ es puro sentimiento, pura pasión.

¿A qué historias hacemos más caso, a las que nos impulsan algún sentimiento o a las que nos dejan más fríos que los helados que nos comemos?

Siempre vamos hacia el sentimiento, hacia el PORQUÉ de las cosas.

Tu PORQUÉ no es lo que aspiras a ser.  Aunque últimamente veo mucha confusión sobre todo en el mundo de la Marca Personal. Ya que tu PORQUÉ tiene que demostrar LO QUE ERES, no a quién te quieres parecer, o las metas que quieres alcanzar. Que es totalmente diferente.

Si tu PORQUÉ es el proceso de la contribución que tú haces y el IMPACTO que provoca en los demás, ¿ME PUEDES EXPLICAR PORQUÉ CREES QUE HACIENDO LO MISMO QUE HACEN LOS DEMÁS, TE VAS A DIFERENCIAR DEL RESTO?

Descubrir tu PORQUÉ, demuestra a los demás, lo que te hace especial en comparación al resto. Sentir el PORQUÉ de tu empresa, es volver a conectar con la pasión, el motivo con la que han hecho todo desde sus comienzos, y que la han llevado hasta dónde estás. Poner en palabras el PORQUÉ de una empresa, es hacer tangible la cultura de la misma, es tener un bastón para saber por dónde camina y hacia dónde quiere ir.

PORQUÉ, palabra sencilla, que se traduce en más beneficios que muchos procesos estandarizados y homogéneos que podemos ver hoy en día en empresas y a través de profesionales.

¿Y cómo descubrir tu PORQUÉ?

A través de las historias de las que estás hecho, de las personas que hemos conocido, de las decisiones que hemos realizado. A través de esa unión, encontraremos unos patrones, que determinarán nuestro porqué.

Y llegará el momento en el que tras unir todos los puntos, grites: “¡¡ESE SOY YO!!”. Y te aseguro que ya no verás tu vida, cómo la veías hasta entonces.

Quizá hayas encontrado tu PORQUÉ, pero no sabes Cómo darle rienda suelta y lo conozcan los demás.

Antes de seguir, quiero desenmarañar una confusión que yo mismo tenía y veo en los demás.

El CÓMO dar a conocer tu PORQUÉ no es a través de redes sociales, blogs, conferencias y demás, PARA NADA.

Eso son HERRAMIENTAS. Lo que necesitas es descubrir en lo que te haces único respecto a los demás, Es dar a conocer al resto, tu receta hacia el éxito.

Valores cómo Abrazar el cambio, Crear nuevos caminos, el trabajo en equipo, el impulsar la innovación constantemente, el apoyar el fracaso, son valores que te hacen diferente a los demás, porqué abrir una cuenta en Facebook o hacer un blog, lo puede hacer cualquiera.

Sea la estación del año que sea, no dejamos de ver caras alargadas, tristes y sin muestras alguna de ilusión en los ojos. 

Esa desilusión, es la creencia que eso que dicen que es posible sentirnos realizados, satisfechos, felices aunque sea lunes, es algo que nunca llegarán a conocer, a sentir.

Si no quieres ser ese tipo de personas, empieza descubriendo tu PORQUÉ.

Todos tenemos un PORQUÉ, sólo uno.

¿Y tú conoces el tuyo?

Si necesitas investigar más de cómo descubrir tu porqué, os recomiendo “Encuentra tu porqué” de Simón Sinek.

Anuncios

¡¡Guía para vivir en una vida llena de riesgos!!

En un mundo que cambia realmente rápido, la única estrategia en la que el fracaso está garantizado es no asumir riesgos” dice Marck Zuckberg.

Mira a ver ,que lleva mucho riesgo. No hagas tonterías, que no estamos para muchos riesgos.. ¿Has tomado precaución? No estamos para tomar riesgos…”

Todos hemos dicho u oído alguna vez alguna frase con la palabra riesgo.  Frases que hemos transmitido ante una situación de incertidumbre, que no podíamos dominar como hasta ahora habíamos hecho.

La vida es, un baile entre la certeza y la incertidumbre. Entre la seguridad de creer que va a pasar lo que creemos que va a pasar y lo podremos dominar, y el riesgo.

Cuando hablamos de riesgo, parece que estamos hablando de cómo ganar la Primitiva, el Gordo de la Lotería de Navidad o acertar los 15 de la Quiniela.

Tenemos la creencia que el riesgo, es hablar de probabilidades. “No asumas riesgos, es poco probable que lo consigas…Es mucho riesgo, hay una alta probabilidad que fracases. No arriesgues, quédate como estás…”

Si fuéramos tan buenos, prediciendo probabilidades de éxito o fracaso, me parece que estaríamos todos dedicados a los bingos, loterías y juegos de azar. Y pocos son a los que les toca de verdad los premios gordos.

Nos creemos infalibles a la hora prever el riesgo para los demás por lo que se ve.

Cuando estamos hablando de riesgos, nos estamos limitando. Tampoco estoy hablando que seamos unos sin talento, que cada vez que veamos un riesgos nos lancemos de cabeza y sin red hacia él. Que mi seguro de responsabilidad es muy limitado ante posibles demandas.

Aunque nos dicen que la vida, está formada por una paleta de colores diversos, creo que en éste caso, solo se divide en dos colores: HACER o NO HACER. En blanco y en negro.

El riesgo como bien define  Luis Pérez Breva en su libro Innovar:  “Es la exposición a un peligro”.

Si NO HACES nada, te expones a diversos peligros:

  • A la rutina.
  • A la falta de innovación y creatividad.
  • A la mediocridad.
  • Al no saber qué hubiera pasado si lo hubieras intentando.
  • A quejarte de la vida que tienes, a envidiar a los demás, a las críticas hacia los demás, pero tú sigues sin dar un paso adelante.

¿Seguimos o te ha quedado claro?

Pero si haces , también te expones a diversos peligros:

  • A conocerte a ti mismo, descubrirte
  • A solucionar ese problema que te inquieta
  • A crear cosas que pensabas imposibles o te habían dicho que no podrías
  • A tener la vida que querías

Por lo que vemos, TODO CON LLEVA RIESGO.

Hasta estar en la cama, es un riesgo, ¿Quién sabe lo que puede pasarte en ella?

Hasta lo más afamados “futurólogos” también se confunden. La vida es impredecible. Y es un hecho contrastado.

Hemos ido pasando por modas. Y ahora estamos en la moda de fracasa, fracasa mucho y fracasa bien. Ya que nos dicen que es el principio del comienzo para un éxito de verdad.

¡¡JAJAJAJA!!.

¿Qué levante la mano quien le guste fracasar, sentirse un fracasado o lo señalen porqué ha fracasado?

¡¡A NADIE!!.

Otra cosa es que eches la vista atrás cuando hayas llegado a tu meta, y veas que ha estado el camino lleno de caídas, rasguños y algún que otro llanto.

Pero fracasar, es que ya no hay vuelta atrás, que es imposible seguir adelante. Las empresas o profesionales que fueron devorados por la crisis, SI que fracasaron. Porque fue por un motivo ajeno a ellos, no por algo que habían predicho.

SI lo habías predicho y fuiste devorado por ello. El problema será tuyo.

¿Por qué?

A todos nos ha pasado, que nos hemos vuelto locos cuando hemos tenido un presentimiento sobre algo. Creemos que nadie lo ha tenido en la vida y que nos haremos ricos o viviremos una experiencia inolvidable. Nos lanzamos a por ello, sin pensar en nada más. Pensamos que nada ocurrirá y seremos considerados el fundador del nuevo Facebook o como la persona  que mejores planes hace entre nuestros amigos.

Pero si no tenemos en cuenta todos los imprevistos que puedan ocurrir. Si no nos formamos en las áreas relacionadas con el proyecto en cuestión, cualquier pequeño detalle puede dar al traste TU GRAN IDEA.

¿O es que tras preparar un fin de semana con tu pareja, se fue al traste porque no viste que iba a llover todos los días?

De ahí, la importancia de fijarnos en los pequeños detalles los que marcan la diferencia entre la excelencia, la felicidad, el éxito y la mediocridad, lamentos y el fracaso.

¡¡NUNCA DEJES DE APRENDER Y FIJARTE EN TODO!!

Pero el riesgo cambia. No es el mismo riesgo que sentías cuando empezaste a caminar, que cuando has empezado ya a correr. No es el mismo riesgo cuando empezaste tu empresa, que cuando la has ampliado o has abierto nuevas sucursales.

El riesgo se transmuta al igual que el tamaño de tu incertidumbre. No tendrás más riesgos, sino que serán NUEVOS riesgos.

La incertidumbre completa nunca podrás eliminarla. Así como tampoco el miedo, aunque te digan los “gurús” que se puede vivir sin él.

Así que recuerda:

  1. Tu misión es reducir esa incertidumbre por el camino que hayas escogido.
  2. Debes caminar manteniendo el equilibrio entre la incertidumbre y lo que es cierto para ti.
  3. Tienes que reaccionar lo más rápido posible ante esas posibles incertidumbres que no tenías previstas. Por mucho creas que lo sabes todo, SIEMPRE habrá algo que se escape a tu foco. Nunca te olvides de los pequeños detalles y de aprender continuamente
  4. Si llega el verdadero fracaso a ti, y no te pilla por sorpresa, es que habías dejado olvidado algo al libre albedrio que tenias que haberte ocupado de ello. Y por no hacerlo, te ha pillado el carrito del helado. La culpa será tuya, no del Gobierno de turno o de la madre de tu novia.
  5. Cuanta más experiencia tengas en el riesgo, menos incertidumbre irás dejando atrás. Pero recuerda, con cada paso nuevo, el riesgo será diferente ya que te adentrarás en zona inhóspitas hasta ahora para ti.
  6. Siempre apunta todas las experiencias que vivas. Te servirán para nuevos viajes.

Queremos cosas nuevas cosas en nuestra vida, queremos innovación, éxito, disrupción, …pero vivir con el riesgo como compañeros de viaje, no.

Al igual que con el miedo, como decía en “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”, hagámonos amigo de él, conozcámoslo, ya que siempre van a estar en nuestra vida.

Queramos o no , vivimos en un continuo riesgo. De nosotros depende qué hacer junto a él.

¿A qué te vas a arriesgar a partir de hoy? ¿Qué te lo impedía enfrentarte a él? ¿Por qué te has dejado vencer por él?

Elia Guardiola: “Siempre es demasiado pronto para un no puedo”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mí es un placer presentar a Elia Guardiola.

A lo largo del estudio de la más de 300 entrevistas realizadas, hay una característica que se va mostrando en cada uno de los entrevistados, la resiliencia.

Personas que tras superar un momento crítico en sus vidas, han tenido capacidad de salir adelante. Tras ese momento, han dejado atrás miedos, vergüenzas y límites. Empezando a mostrarse como quienes realmente son sin tapujos ni tonterías.

Empezaron a hacer las cosas de manera diferente. Consiguiendo así resultados increíbles. Y una de esas personas es Elia Guardiola.

Canalla, Disruptiva, emprendedora, tsunami,.. son muchos los adjetivos calificativos que te vienen a la mente cuando la conoces, pero sobre todo uno por encima de todos, coherencia.

Profesional internacional del Marketing emocional y del Storytelling, tuve hace unos días el placer de conversar con ella largo y tendido.

Gracias Elia, por recordarnos que no importa el ruido que hagas, sino las nueces que partes. Y que hay que dejar atrás la prostitución de una felicidad que nos hace aumentar nuestro colesterol, por una felicidad basada en la actitud aceptando y queriendo esos momentos malos. Podéis conocer más el trabajo de Elia a través de su Web, Facebook, Twitter e Instagram.

.- Si tuvieras que presentarte como nueva Ceo de una empresa a tus accionistas, ¿Cómo lo harías?

La verdad que nunca he tenido la oportunidad de presentarme a unos accionistas, pero la verdad, que cuanto más transparencia, mejor.

La transparencia y la honestidad son dos palabras mágicas para mí. Aunque en realidad hay 3 palabras imprescindibles para mí, pasión, empatía y promesa. Las promesas van de la mano de los compromisos. Los compromisos van de la mano de la confianza. Y al final todo esto requiere honestidad y transparencia.

No creo que pudiera presentarme a unos accionistas si no fuera con la verdad por delante, aunque fuera una verdad dolorosa.

Lo primero que les diría que me considero una profesional del Marketing emocional y experiencial, así como de la creación de contenidos. Pero más allá de lo profesional, tendríamos que hablar de lo personal.

Siempre me defino como humana imperfecta, llorona y feliz.. Soy un pequeño tsunami. Sería bastante disruptivo y rompedor, rompiéndole los esquemas si les hablara a nivel personal. Son personas que no están acostumbradas a que les hablen de temas personales, decantándose más por lo profesional.

Se fijan mucho más en qué puede ayudarle esa persona a sus inversiones, en definitiva.

.- Los valores que me has comentado que te definen, ¿Son valores escasos en esta sociedad?

Hoy precisamente estaba hablando a través de mis reflexiones, de los prejuicios.

La frase decía “Que la vida es demasiado bonita para esconderla detrás de los prejuicios ajenos”.

Estamos tan intoxicados de prejuicios ajenos, del qué dirán y siempre del qué dirán. Que acabamos olvidándonos del qué diremos nosotros. Nos enfocamos demasiado en qué dirán los demás de nosotros, que nos estamos olvidando en qué pensamos nosotros de nosotros mismos.

Es imprescindible empezar a pensar en cómo nos podemos querer mejor y bien. En lugar de querernos más y mucho que es lo que quiere la gente.

Los prejuicios están a la orden del día. La gente habla demasiado sin conocer. Y todo lo que es respeto, humanidad, humildad, brillan por su ausencia.

No es malo tener ego. El ego es imprescindible, pero con un equilibrio. Ya que todos los excesos son malos.

.- ¿Qué hiciste diferente en tu vida que te cambio?

Creo que siempre he ido haciendo cosas diferentes. La vida  me empezó a cambiar cuando empecé a hacer algo diferente y fue darme cuenta que no podía ser igual

Es el mayor paso que una persona debe dar.

Por ejemplo cuando hablamos de emprendeduria, emprender es una mierda. Es un tema que siempre hemos hablado tú y yo David. Pero para mí el hecho de querer ser disruptivo, no es el hecho de decirlo, sino hacerlo.

Primero hay que ver que está haciendo la gente e ir contracorriente.. Reconozco que desde pequeña ya era una “tocapelotas” de narices. Y creyendo en lo que estaba haciendo, independientemente de lo que dijeran los demás.

Me lance a la piscina en plena crisis, aquí en España. Pasando dos años y medio muy putas. Y aprendí que la vida no es para tener miedos. Sino para entender que esos miedos forman parte de la valentía de uno.

Hay una frase que me gusta poner en mis conferencias y formaciones, que dice: “Hazlo, te van a criticar igual”. Porque cuando llegas al punto en el que crees en ti y no tanto en el qué dirán. Las cosas ya casi vienen por si solas. Pero una cosa te digo, que los buenos resultados, nunca son fáciles.

.- Si te digo “esto es fácil”, ¿Qué me dices tú?

A mí lo fácil, me aburre y me acaba cansando.

En mi vida necesito retos diarios. Por pequeños que sean, eso no importa. Pero yo necesito crecer. Ya no solamente rodeándome de buenas personas. Pero también de personas que no hacen las cosas bien porque ellas me enseñan cómo no hacer las cosas.

No se trata de querer mucho a los demás, sino querer bien. Pues aquí estamos en la misma situación.

Si tú no confías en ti mismo, da igual que los demás confíen en ti.

Los baches de mi vida me han hecho ver lo importante que es creer en uno mismo. Pero que sobre todo no es sano estar feliz las 24 horas del día. Al igual que no es sano, hacer las cosas siempre bien. Porque entonces, te aseguro que no aprenderás nada.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Para mí la felicidad, independientemente que sea una de las emociones básicas, es sinónimo de actitud.

Es una actitud. No puedo estar feliz las 24 horas del día, y ni quiero estarlo. Porque necesito mis momentos de tristeza.

Esos momentos son la forma para conocerte bien. Te ayudan a gestionar tu inteligencia emocional. Cómo gestionar las emociones, cómo adaptarlas para poder sobrellevar momentos de crisis personal.

Que yo creo que son importantes tenerlas, ya que son las que realmente te hacen ser resiliente.

.- ¿El Storytelling nos pretende mostrar que todos somos héroes sin fallo alguno?

El problema del ser humano es que generaliza y eso no podemos hacerlo.

Una historia debe tener un inicio un nudo y un desenlace. También debe tener protagonistas. Y ellos deben ser los héroes de la historia.

Lo que intentan transmitir las marcas es que el consumidor es un héroe porque es el protagonista de la historia. La marca quiere hacer entender a los consumidores que sean ellos los protagonistas de la marca. Que se sientan totalmente identificados con la historia que está contando.

.- El marketing experiencial, ¿Tiene que estar siempre edulcorado de felicidad, alegría e ilusión?

No necesariamente.

Yo siempre defiendo todas las emociones.

Siempre digo que las marcas deben ser generadoras de felicidad. Pero felicidad significa estar triste en algunos momentos. Aunque parezca contradictorio, es así.

Para mí el hecho de saber que puedes estar triste y gestionar esa emoción, a mí me hace feliz. A lo mejor soy un bicho raro, pero me parece muy importante que haya un estado de felicidad equilibrado que se basa en poder aceptar la tristeza, la ira, el enfado, el asco…como emociones básicas.

Las marcas deben entender que el consumidor es una persona. Una persona siente y no siempre está feliz. Por lo tanto, es necesario hacerles despertar esos recuerdos que quizá puedan hacerles sentir un poco tristes.

En ese momento, la marca ha logrado unir al consumidor con ese producto o servicio. Y eso también es felicidad.

.- Marca Personal, controversia y diferenciación ¿son un equipo necesario?

Yo creo que esto es como las historias. Siempre digo que uno de los puntos básico para crear una gran historia o storytelling, es que haya dicotomías, nudos… en definitiva que haya dualidades. Lo que en realidad llamamos conflictos.

Los conflictos forman parte de nuestra vida diaria.

Tú y yo nos enfadados y ya tenemos un conflicto. Vamos a la panadería y no nos gusta cómo nos tratan, surge el conflicto. No funciona Netflix y ya tenemos un conflicto.

Creo que algunas Marcas Personales, de forma real y otras de forma más exagerada están en controversia, pero para crear dialogo y debate.

A mí me parece interesante que seamos disruptivos y rebeldes. Porque de esa manera conocemos más a esa persona, su producto, su servicio y su forma de vida.

Pero no hablo de “Vende Humos. Puedes ser disruptiva y rebelde pero siempre siendo honesta con mis valores y forma de pensar.

Pero no discutiré contigo si pienso igual que tú.

Seamos francos.

Hay que ver que también forma parte de la cultura y la sociedad. Nos movemos por tendencias, porque la cultura de ese país está pidiendo a gritos que se lleve esa moda en particular. Pero lo que realmente transciende, lo que realmente perdura, es inmutable es aquello que tiene valores.

Fijémonos en los tejanos Levis o en la Coca-Cola. Independientemente de los problemas que tengan internos como empresa, son productos de calidad.

Productos enfocados para todo el público e imperecedera y ahí se han quedado.. Pero también pasa con las marcas personales.

No hay nada más maravilloso en esta vida que ser auténtico y tener carisma.

.- ¿Qué le dirías a la Elia de hace 10 años?

No le diría nada, para que pudiera ser la Elia que soy hoy.

Para que no tuviera que cambiar nada. También es cierto que cambiaría ciertas cosas de mi vida del pasado. NO me arrepiento de nada pero sí que cambiaria cosas. Pero si lo hiciera, no sería la persona que soy hoy.

Y hoy estoy encantada de ser la persona que soy hoy. Con mi multitud de defectos y con la cantidad de cosas todavía por aprender.

.- ¿La excelencia es una virtud de tu trabajo?

No soy la más indicada para decir si mi trabajo es excelente o no. Eso lo tendrían que juzgar aquellos que conocen mi trabajo y mi persona.

Vuelvo a lo que hemos hablado antes. A mí me contratan para humanizar marcas, no solamente los contenidos. Y cuando lo estoy realizando, digo que la excelencia de una marca, radica en las personas que la forman.

.- ¿Estamos pasando de marcas-producto a marcas-persona?

Una de mis frases es a nivel profesional y personal, es que uno de los grandes y mayores problemas de las marcas y empresas de hoy es tratar a sus clientes y a sus trabajadores como números y no como personas.

A partir de ahí, boom.

Lo que hace que una marca tenga ese sello de excelencia es precisamente en la calidad humana que hay en ellas.

.- ¿Las empresas tendrían que combinar el Big Data con el Small Data?

Yo pongo en mis formaciones este ejemplo:

Imagínate que tengo dos restaurantes favoritos. Los dos saben que me gusta el vino. Uno de ellos, cada vez que entro, sea con pareja, familia o amigos… me preguntan qué vino quiero.

Ese restaurante sabe que me gusta el vino. Tiene datos tangibles y cuantificables de que me gusta el vino. Es decir el Big data.

Pero el otro restaurante, cada vez que entro. Si voy con la pareja me ponen un vino. Si voy con la empresa, me ponen otro tipo de vino. Si voy con la familia o los amigos, me ponen otro tipo de vino. Esto es el Small Data.

Son datos no cuantificables y que se basan en el comportamiento y en las emociones, más  que en lo que se puede sumar 1+1=2

En el Small Data, 1+1, pueden ser 32.230.

Tenemos que tirar más hacia la Small Data, ya que hace marcar la diferencia.

Warren Buffet dijo, “El precio es lo que pagas, pero el valor es lo que obtienes”.

.- Ahora que se habla tanto del amor en las marcas, ¿Quién es un Brand Lover?

Es aquella persona obsesionada por una marca, dos o x marcas, donde pierde completamente la razón y puede defender la marca, aunque haya muchas veces que meta la pata.

También depende de la generación en la que se encuentre la persona. Por ejemplo los Millennials, se casa poco con las marcas.

.- Tú que viajas internacionalmente, ¿Cómo se ve España desde fuera?

Nos siguen teniendo como espejo, por ejemplo en el campo que me muevo yo, que es el Marketing. Pero nos están alcanzando.

Aunque hasta hace poco les llevábamos como 10 años de ventaja en el conocimiento del marketing. Y además como en España nos creemos que somos el ombligo del mundo. Creo que en ESPAÑA y en todos los sectores, hablamos mucho de todo y poco de nada. Con esta situación, creo que somos pocos los que nos hemos especializado y por esta razón creo que en España falta especialización.

En Latinoamérica, que es donde me muevo más, nos están pillando la cola. Ya que son esponjas de conocimiento. Siguen teniéndonos en el pedestal, pero aprenden rápido y tienen buenos recursos.

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria si tuvieras ese poder?

Yo creo que pondría un par de mis frases.

Pondría: “Estamos hechos de historias, de momentos y experiencias llamadas vida”. Y otra pondría que:” Las malas decisiones también crean buenas y grandes historias”. Pero encima de ellas, pondría: “Somos la suma de nuestras decisiones  y nuestras no decisiones. Porque las no decisiones,  también son decisiones en sí mismas”.

.- Si te pidieran un consejo para invertir 50 euros, ¿Qué les dirías?

En alguien de la calle o en una ONG.

Para mí tiene un valor transcendental invertir dinero en quien lo necesita y en las causas que lo requieren.

Estamos en una sociedad cada vez más marchitada y más inhumana, aunque no siempre es así. Cuando hay momentos de crisis es cuando más afloran las emociones positivas y esa colaboración y compartir del ser humano, haciéndolo más humano todavía.

Todavía siguen habiendo resquicios muy bestias de la crisis que vivimos en España . Por eso te diría que lo invirtieras en una persona de la calle o una causa medioambiental. Así como para estudios sobre temas de salud.

.- ¿Por qué haces lo que haces?

A nivel profesional porque creo que he encontrado la orla de mi zapato. Porque además va en conjunción con mi forma de ser a nivel personal

Yo creo que me va como anillo al dedo el dedicarme al storytelling, al Marketing experiencial y con causa.

Pero no fue hasta hace unos años, en los que me di cuenta de ello.

El crear experiencias memorables para los demás y humanizar marcas es mi día a día. Y a la vista, mi vida personal y profesional van en paralelo. Elia Guardiola personal es la misma a nivel profesional.

Pero es que cada vez es más. Antes me preocupaba más por el qué dirán. Ahora ya no. Si tengo que soltar cualquier cosa, no me importa en absoluto y luego explico el por qué. Y así duermo mucho más tranquila.

Aunque corro un riesgo porque todo lo que publico es en abierto. Jamás nadie podrá decir que miento o que digo algo que no pienso. Ya que soy fuera de la pantalla y dentro de la misma, la misma persona.

.- Una reflexión para los lectores del blog.

Siempre es demasiado pronto para un no puedo.

Es una de mis frases y creo que es imprescindible el entender que todo lo que he ido diciendo, es causa de lo que he ido viviendo. La vida me ha hecho muy resiliente.

La capacidad del ser humano ante las adversidades hace que seamos quienes somos. Yo no quiero una vida fácil. Quiero una vida tranquila (un tsunami como soy yo ) a nivel emocional y en todos los aspectos de la misma.

Y como final me gustaría dejar otra más, SI NO TE ESTREMECE, ES QUE NO ES, tanto profesional como personalmente.

Hago lo que hago, porque me apasiona cada vez que hago algo, porque me motiva cada vez que hago algo, porque me pone cada vez que hago algo…

¡¡La Disrupción comienza con el FeedBack!!

“Presta atención al feedback negativo y solicítalo, particularmente el de los amigos. Difícilmente alguien hace eso y es de mucha ayuda” dice Elon Musk

Se define FeedBack, como “ Capacidad de un emisor para recoger reacciones de los receptores y modificar su mensaje de acuerdo con lo recogido.. Devolución de una señal modificada a su emisor”.

Como bien dicen sus autoras, en el libro “Smart Feedback. Conversaciones para el desarrollo del talento, tanto darlo como recibirlo en esta sociedad en la que vivimos, es muy incomodo.

Yo no diría incomodo, diría que es un deporte de riesgo.

Comentarle a una persona que no estás de acuerdo, ( de buenas manera siempre ), exponer tus ideas que son opuestas a las de la mayoría en un campo profesional..¿O es que decirle a tu pareja que ese pelo que tanto le gusta a ti nada de nada, se ha convertido en un deporte de riesgo?

¿Cuáles son los motivos?

  • No nos gusta que nos digan algo que aunque lo sabemos, no queremos oir. No queremos que nadie nos muestre una realidad que no queremos abordar. Y más delante de gente.
  • No queremos que nadie nos diga que nos hemos confundido. Ya tenemos suficiente con nuestra vergüenza, para que venga alguien a decírnoslo. La 3 guerra mundial empezará dependiendo como te pille el comentario.
  • No queremos que nadie nos diga nada, porque nuestro ego, se sentirá ofendido. Nuestras creencias podrían empezar a tambalearse y podremos a empezar a dudar de quien somos nosotros y qué hemos estado haciendo hasta la fecha.

Porque aunque la persona lo haga con toda la intención del mundo, todo feedback que recibamos, pensamos que lo hacen para atacarnos, hundirnos o reírse de nosotros.

Aunque diga la persona que lo hace con buena intención, levantaremos la ceja y dudaremos. Aunque tengamos delante al mayor experto que nos quiere ayudar, dudaremos.

¿O es que no dudamos cuando nuestros padres nos quieren ayudar en algún momento? Pues imagínate si es un profesional o tu propio jefe.

También hay que decir, que hay gente que se viste de “santos” y el único don que tienen es el de querer hundir a las personas, como ellos están. Por eso confundimos y nos encontramos siempre a la defensiva, cuando nos dicen quiero darte mi feedback sobre una situación, cuando en realidad es “Te voy a dar mi comentario aunque tú no me lo pidas. Y de regalo voy a ser más despiadado que Risto Mejide en Operación triunfo”.

Como diría Alejandro Sanz: “No es lo mismo”.

Hablamos de aprendizaje, de innovación, de desarrollo, de abundancia y prosperidad. Pero eso sí, saltamos como panteras negras, a la mínima de cambio y más si dicen que lo hacen por nuestro bien.

Creo que un buen feedback es una herramienta imprescindible tanto a nivel personal como profesional para nuestro desarrollo, herramienta que nos hace romper limites y aprender.

Dejemos atrás una cultura de la perfección y del postureo, y vayamos hacia una cultura del Feedback.

SI de verdad queremos mejorar, que esa tendría que ser la actitud con la que nos levantáramos todos los días, tendríamos que integrar el feedback en nuestra vida.

Como decía en un artículo anterior, “No duele la verdad. Lo que duele es…” las consecuencias que habrá a posteriori. Porque el feedback es un impacto en el centro de tus creencias.

Nos va a mostrar otra realidad. Otra forma de hacer las cosas. Y como nuestro cerebro está programado para la supervivencia, ante esa nueva realidad, tendremos miedo, la negaremos. Y el morbo nos hará con la cara tapada, entreabrir la mano para ver que podría pasar si diéramos una oportunidad a esas nuevas ideas.

¿Pero por dónde empezamos?

Por la HUMILDAD.

Te va a doler lo que te voy a decir, pero ahí va: NO ERES MÁS QUE LOS DEMÁS. ERES UN SER HUMANO COMO TODOS. Y eso duele cuando estamos disfrutando de unos resultados o en una posición llamada “Líder”.

Todos nos confundimos, todos nos equivocamos. Todos vemos lo que queremos ver y desechamos aquello a lo que no estamos acostumbrados o pensamos que es de loco o imposible.

¿Te llena de orgullo y satisfacción llamarte un líder disruptivo? Si no eres humilde, el único hoyo que cavarás serás el de tu tumba profesional. Y un boleto para las filas del desempleo. Por no decir que la agenda de tu móvil cada vez irá disminuyendo más y más.

¿Pero cómo damos feedback a los demás?

Sobre hechos, no sobre opiniones subjetivas.

Pero eso si, como bien me recalcó un día Rosa Rodríguez del Tronco, que no me olvidara nunca: “Un feedback positiva se hace públicamente. Un feedback negativa, se hace a solas”

Solamente a ti te tiene importar lo que has hecho mal y en qué tienes que mejorar. ¿O es que las reuniones anuales con tu jefe, las hacen con público? Pero si tienes que agradecer, felicitar por un hecho que ha ayudado al equipo, que ha provocado unos resultados inesperados en la empresa o en el equipo, felicitarle delante de todos ellos, demuestra:

  • Reconoces el esfuerzo
  • Eres un líder humilde
  • Impulsas a esa persona. Reconoces su talento y creatividad
  • Refuerzas el compromiso del equipo y su motivación.

Pero como en muchas otras herramientas que de las que he ido hablando en el portal, se nos llena la boca hablando de herramientas que pueden ayudar a las empresas y a la sociedad.

¿Pero se da Feedback en las empresas? ¿Los trabajadores piden a sus jefes que les digan que está bien y que está mal en función de su trabajo?

¡¡NOOOO!!.

Queremos mejoras, hablamos de ellas, pero en realidad tenemos miedo a aplicarlas.

Como bien dice Tim Harford, un feedback que sea especifico. Que este orientado hacia una tarea que vaya a producir un mayor valor, ése es el idóneo. Ni el feedback positivo ni el negativo. El especifico.

Porque si solo damos bueno, la motivación acabará diluyéndose y el beneficio que proporciona, al garete. Y un feedback negativo constante, haría que Shrek comparado contigo fuera un dulce gatito.

¿Y todo por qué? Porque no somos una sociedad HONESTA. Ni con nosotros mismos ni con los demás. ¿O es que nadie ha dicho antes de un feedback, alguna frase como: “Espero que no te siente mal, pero…”? Vamos adelantando posibles consecuencias ya que no sabemos que nos deparara nuestro feedback.

¿Y que tenemos para recibir de “buena gana” un feedback?

  • Empatía

Intentar ponerse en los zapatos del otro suele doler. ¿Por qué nadie tiene el mismo número de pie que tú!! Nadie tiene tus mismas ideas, creencias, sueños o limitaciones. Así que por lo tanto, por eso nos cuesta  ya no sólo imaginarnos el motivo de los pensamientos de la otra persona, sino aceptarlos.

Pero dentro de nosotros vivimos TODOS una gran batalla interna. Descubre sus luchas, sus miedos, ilusiones, motivaciones… y comenzarás a saber cómo tu feedback puede ayudarlo de verdad

  • Escucha

No escuchamos, por mucho que digamos que sí. Estamos pensando en 2.000 cosas antes que en la “chapa” que nos da nuestro mentor o jefe. Por muy buenas intenciones que tenga, es nuestro ego, el que provoca las interferencias. Ego que no nos hacer perdernos información más allá de lo que estemos escuchando o viendo. Quítate los cascos de las orejas, y escucha de verdad.

  • Ganas de querer siempre romper tus limites

Si crees que lo tienes todo. Que eres el rey del mundo como Leonardo DiCaprio o que nadie tiene el poder de enseñarte ni decirte en qué te has confundido…Tú sigue así y ya me contarás qué tal te va.

Cuando una persona o empresa está enfocada, quiere aprender ya no sólo de los buenos momentos, sino también de los malos. Porque cuando ve que los resultados no son los esperados, una opinión externa puede darle la luz que necesita en esos momentos.

Si no quieres mejorar y crees que eres el gran “experto” ni pedirás ni querrás te den su feedback.

El miedo a perder nos hace tomar decisiones irracionales. Y todo por no aceptar el feedback en nuestra vida, en nuestras empresas. Y todo porque no queremos acabar con la rutina que estamos viviendo y con el miedo atroz que tenemos a poner encima de la mesa, nuevas ideas, nuevos proyectos.

Y todo, porque tenemos miedo al feedback.

Si de verdad queremos ser innovadores, tener al equipo comprometido, disruptivos, o empezamos a implementar el feedback y sus valores, o por la boca muere el pez.

¿Qué es para ti el feedback? ¿Qué poder ha tenido en tu vida?

El próximo día 6 de junio tendré el placer de compartir con las autoras del libro y otros profesionales (Jane , Rosa y Noemí) en Zaragoza, una charla sobre el feedback. Aquí tenéis más información.

¡¡Me da igual, ME ENCANTA!!

“No vivas danto tantas explicaciones, tus amigos no las necesitan, tus enemigos no las creen y los idiotas no las entienden”

Hace unos días en la firma de libros en Zaragoza, me lanzó una persona una pregunta, que es la base de este artículo:

“Parece que todos los artículos que tu esencia es que todo te importa muy poco. ¿Es así’”.

Claro que me importan muchas cosas, lo que pasa, es que ya no me importan tantas cosas como me importaban antes”. Así le he respondido

Nos han enseñado durante nuestra educación que nos tienen que importar los amigos, el trabajo, tener una pareja, unos hijos a cierta edad y el qué dirán los demás. En definitiva, nos tiene que IMPORTAR TODO.

Y si no te importa lo que dicen los demás, si no metes la “directa” en alcanzar esas metas que esperan que alcances, eres considerado un “raro-espacialito-diferente-veremos de qué pie cojea”.

Pues señores, ¡¡NO!!.

Lo que estamos haciendo es pre-ocupando por lo que puedan decir los demás, por lo que puedan pensar o no sobre nosotros, y mientras tanto, estamos dejándonos de lado a nosotros mismos.

A mi claro que me importan muchas cosas. Tengo mi grupo de personas que son esenciales para mí y que me involucro en sus vidas, si me necesitan. Me importa mi empresa, que se expanda. Mi blog, mis libros, en crear nuevos libros acorde a lo que veo y siento. Que no se prostituyan términos que me han ayudado y creo que podrían ayudar a mucha gente, que por egos los convierten en modas pasajeras…

Me importan muchas cosas.

¡¡ Lo que pasa es que ya no me importan otras tanto por las que antes moría y ahora paso de ellas!!.

No me importa decir lo que pienso realmente. Te lo diré con educación, y si lo aceptas bien y sino también. No me gustan los egos y la falta de profesionalidad. No me gusta el querer aparentar algo que no eres. Ver como marcas que podrían dar un golpe en la mesa, lo único que hacen es seguir lo que dicen que hay que hacer los demás. No me gusta leerme un libro que es refrito de otros muchos y luego la gente los sigue como si fuera el nuevo “Jesucristo”.

No me importan muchas cosas que antes me importaban. El qué dirán, si seré aceptado o no, si voy a seguir a esta persona en las redes porque es bueno para mi reputación social.

ME DA IGUAL

Y no es rebeldía, ES COHERENCIA. Algo muy falto en estos momentos en la sociedad y en las empresas.

Para decir ME DA IGUAL, tienes que haber vivido un proceso de afirmación de lo que es importante para ti de verdad.

De reconocer tus valores, tus pasiones, de lo que quieres conseguir en la vida, de tu obsesión “sana” por conseguir ese sueño, de lo que te ha hecho mal hasta entonces y no quieres que se repita, de actitudes que no soportas y por el qué dirán las has estado tragando sin parar porque te interesaba más el “beneficio” que obtenías que no tenerlo.

Decir con la boca abierta, ME DA IGUAL y que no te importe de verdad la reacción de la gente, ante el NO que les estas dando o lo que ya no te darán por tu negativa, es la consecuencia de una confianza sin fisuras en uno mismo.

Confianza que no es ego, señores.

No es lo mismo ese ME DA IGUAL, de rebelde sin causa, en contra de la sociedad, que el ME DA IGUAL, y te lo digo porque lo creo firmemente y te lo puedo explicar con razones.

¡¡NO ES LO MISMO!!

Pero hace unos días cayó en mis manos un artículo en el que decía el autor que iba a hacer un reto físico y que aunque no había entrenado , le daba igual lo que ocurriría o no le importaba la base de seguidores que tenía o como se relacionaba con la gente.

Yo siempre que digo o siento con un ME DA IGUAL, lo expreso con razones y siempre COMPROMETIENDOME con el resultado de esa acción mía, me guste a o no. No puedes pensar que haces las cosas sin que te importe los demás, porque no estás solo tú en este mundo. Porque a lo mejor puedes “dañar” a otra empresa o a tu marca, por haberte lanzado de forma inconsciente y chulesca, a hacer algo, enarbolando el “ME DA IGUAL”. No puedes decir que te da igual el resultado, más bien estás diciendo, “Como a lo mejor no lo consigo, digo de ante mano que me da igual, así que nadie me lo reproche y tengo la conciencia tranquila...”

Si que promulgo y así lo siento, que hay que hacer las cosas que te ardan dentro de ti. Porque mañana vete a saber que puede ser de ti. Ya no digo dentro de 5 años, digo MAÑANA.

Pero por favor, CON CABEZA, CON VALORES, CON RAZONES.

A lo largo del estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, muchas de las empresas estudiadas y profesionales, claro que me decían en algún momento de la entrevista: “Me daba igual lo que pensaran o no pensaran de mi, y así creo que lo he conseguido… Pero siempre a través de mis razones expresaba ese me da igual, del fuego que me había estado quemando y no quería me consumiera sino que me catapultara con lo que soñaba continuamente...”

Como observarás y en el libro lo comento, no son personas y marcas sin rumbo, alocados y unos parias de la sociedad, como así se les quiere tildar, ya que no hacen lo que se les espera de ellas o los libros de management.

Son personas y marcas, que no les importa lo que les importa a todo el mundo. Así es como avanzan y producen innovaciones y resultados diferentes a los vividos hasta ese momento.

Piensan muy bien cada cosa que hacen, porqué la hacen y cómo hacerla. No pierden el foco  de lo que quieren conseguir o al menos darse la oportunidad de ir a por ello.

Así que:

1.- Que te DE IGUAL, aquello que no está dentro de tus valores

2.- Que te DE IGUAL, aquello que no esté dentro del foco de tus intenciones.

3.- Que te DE IGUAL, aquello que te dicen que no se puede hacer, porque te aseguro que si siguiéramos así pensando, todavía estaríamos con la rueda y el fuego.

4.- Que te DE IGUAL, aquello que no vaya con tu forma de ver y vivir la vida. Con respeto y coherencia, nunca lo olvides.

5.- Que cuando digas ME DA IGUAL, lo siguiente que hagas sea algo que digas ME ENCANTA.

¿Y a ti que te da igual?¿ Me sabrías dar razones para explicármelo?

¡¡Qué vienen los robots!!

“El que innova empieza perdiendo, pero el que NO innova, termina perdiendo” dice Guillermo Beuchat

Nos encantan los avances tecnológicos, pero cuando nos dicen que nos van a quitar los puestos de trabajo, esas cosas que nosotros mismos, hemos creado, la cara nos cambia.

Estaba viendo los Simpson este al mediodía. Un capitulo en el que los robots, sustituían a todos los trabajadores, excepto a Homer, que era el encargado de liderarlos. Como te imaginaras, al final del mismo, los ex trabajadores se rebelaban, volviendo a sus trabajos.

¿Eso nos va a pasar? ¿Qué y cuantos puestos de trabajo se van a extinguir? ¿Seremos dominados por los robots?

Son algunas de las preguntas, que ya nos hacemos en la actualidad.

La verdad que si haces caso a todo lo que dicen, sólo tendrán trabajo quienes tengan la misión de crear los robots, una persona que los controle y ¿Los demás?…A DORMIR LA BARTOLA O A LA FILA DEL PARO.

Yo creo que muchos puestos de trabajo que ahora conocemos, desaparecerán. Pero la tecnología hará que nuevos nazcan.

Pero si nos damos cuenta, con las revoluciones industriales, han ido desapareciendo tecnologías que pensábamos que estarían con nosotros toda la vida. ¿O es que alguien se acuerda ya de las casettes, de las cintas de vhs o del Seat 600?

Nunca lo olvides: Los avances destruyen tecnologías que las reponen por otras nuevas, pero nunca destruyen puestos de trabajo. Sino que crean unos nuevos.

En la actualidad, se ensalza a los robots como si fueran a salvar el mundo, como si gracias a ellos, la capa de ozono se fuera a restituir y fuéramos a ser los seres más felices que haya habido jamás en la faz de la tierra.

Pero también, están los que anuncian el fin del ser humano, como tal. Más o menos, nos dicen que seremos aniquilados como el tío Arnold en su película, Terminator.

¡¡Por favor, un equilibro!!

Queramos o no, avanzamos, progresamos. Descubrimos remedios para enfermedades hasta ahora insospechados, construimos rascacielos circulares y hasta coches que circulan solos.

Vivimos en un continuo avance. ¿O es que todo sigue igual desde el Paleolítico? Me parece que no.

La vida avanza, los avances son cada vez más rápidos, y nosotros mismos queramos o no, estamos en continuo avance. ¿O eres la misma persona desde enero hasta ahora?

¡¡NO!!.

Ya no me meto si los avances son o no buenos, si sirven para hacer una mejor sociedad o no. Simplemente que nos hacen avanzar. Lo que pasa que tenemos miedo a la incomodidad que produce lo nuevo.

Cuando se habla de avances, del tipo que sea en la vida, siempre nos viene a la mente lo peor. El poder no dominar la situación, nos provoca un miedo increíble.

Y si ahora nos dicen que los robots, los drones, nos saludaran al entrar en un hotel o que ya hay máquinas que nos pueden operar,…Hay mucha gente que está totalmente en contra a este paso adelante que se está viviendo.

Estos miedos a un avance tecnológico, es una muestra del miedo que tiene el ser humano, a lo desconocido, y sus posibles consecuencias.

Me viene una comparación que todos hemos vivido alguna vez en nuestra vida, con esta revolución que se está incubando.

CUANDO SE TERMINA UNA RELACIÓN.

Tenemos miedo a no saber qué será de nosotros. Añoramos tiempos pasados, aunque en el fondo sabíamos que no eran tan buenos. Pero al menos no teníamos esa incertidumbre dentro de nosotros. Creíamos que éramos felices, aunque no lo éramos. Queremos volver a tiempos pasados, todo porque no queremos enfrentarnos a la novedad. Y con el paso del tiempo, sin darnos cuenta, nos sentimos bien. Hasta nos hemos adaptado a la nueva situación, que quizá pueda ser con una nueva pareja o en soledad.

Pero si nos apegamos a tiempos pasados, perdemos un precioso regalo, el presente. Apegado al pasado, podemos caer en depresiones y perdernos grandes oportunidades.

Con toda transformación tiene que pasar igual. Hay algo detrás de ese “Rey miedo” que tenemos que saber QUÉ es. No podemos vivir pensando en tiempos pasados, QUE NUNCA VOLVERÁN.

Pero sobre, obviamos una cosa muy importante. LA CAPACIDAD DEL SER HUMANO A SER.

Cuando empezamos con la Revolución Industrial, dejamos atrás el trabajo en el campo. Habría trabajos que desaparecerían, pero otros MUCHOS también nacieron. A día de hoy, dicen que trabajos manuales, desaparecerán. Y la gente se tira de los pelos, preguntándose: ¿Qué será de nosotros?

Pues igual que nos limpiamos las heridas, después de una caída, creamos algo que nos ayude a hacer mejor la vida, ¿Por qué el ser humano no puede crear trabajos diferentes a los ya existentes?

¿O ES QUE HEMOS HECHO A LOS ROBOTS MEJORES QUE NOSOTROS?

.- Que yo sepa no tienen emociones que los impulsen. Hasta la rabia nos impulsan a hacer cosas que pensábamos que eran imposibles. Que yo sepa no se ríen como nosotros, cuando vemos una película o un hecho gracioso.

Que yo sepa, estamos hechos de emociones. ¿Y no se han creado cosas gracias a ellas?

.- Que yo sepa tenemos la capacidad de ser críticos con nosotros mismos. De dudar de las cosas, de no creerlas, hasta de mentir a los demás. Y que yo sepa los robots, no lo tienen. Siendo críticos, hemos derrotado dictaduras y hemos mejorado productos.

.- Que yo sepa todos nos sentimos y somos singulares. Esa singularidad, nos hace pensar de manera diferente a cada uno de nosotros, Actuando de manera diferente. Y que yo sepa, nosotros les metemos un programa a los robots, y actúan de forma automatizada, siempre igual.

Esa forma de pensar diferente, esa forma de ver la realidad de forma alternativa, QUE ES LA DEFINICIÓN DE CREATIVIDAD, es principalmente la razón por la cual el ser humano no tiene que tener miedo a ningún tipo de avance.

Porque es capaz de ver a través de pequeños detalles, cosas que hemos pasado por alto. Porque la realidad tiene muchas vertientes, y un robot solo puede ver uno y siempre es la que nosotros le “introducimos”.

¿Por qué tenemos miedo a disrupciones exteriores, cuando todos los días las hacemos dentro de nosotros?

No existiría X trabajos, pero seguro que otros muchos, nacerán por el camino, por el talento, creatividad, poder de superación que tiene el ser humano.

Cuanto más tecnológicos estemos, más importante será el ser humano para gestionar todo eso.

¿Y tú que vas a crear? ¿Tienes miedo a que los robots te quiten tu trabajo? ¿Qué harás a cambio?

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” a través de este enlace.

¿Qué fue antes: Los trabajadores o los clientes?

“No me quejaré, simplemente no regresaré”. Anónimo

No creo en la frase:

“El cliente siempre tiene la razón”

Hoy he entrado a una franquicia mundial del mundo del café. Me encanta como lo han hecho, con algo tan simple. Han creado una revolución hasta en nuestro día a día. Pero a lo que vamos.

Me estaban atendiendo, cuando lo que parecía una aprendiza, recibió el mensaje de su instructor, delante de mí: “Recuerda, siempre, el cliente siempre tiene la razón”.

La verdad que se me cayó el alma al suelo. Todo lo que creía que representaba esa marca, era una más entre las demás.

¿Por qué no creo que el cliente siempre tenga la razón?

.- Dependes del cliente.

Si el cliente se ha levantado con las ganas de tocar las “balls” a alguien, vas a ser a ti. Contigo va a pagar su frustración, su rabia por sus sueños no cumplidos o porque su pareja le acaba de dejar.

Y tú mientras tanto, como te han dicho que el cliente siempre tiene la razón, tienes que ir como su perrito faldero, diciéndole: “Si tiene la razón…Perdone me he confundido voy al instante a solucionarlo…Voy a pedirlo a otra tienda e iré yo a buscarlo para usted…” Para que quizá nos pueda comprar ese producto o no…Y lo peor de todo, que luego vaya diciendo por ahí, o que no teníamos personalidad o que no le gustaba su producto.

¿Y cómo acaba tu trabajador? Creándole rabia, frustración y unas ganas increíbles de matar a alguien o mandarlo a la china sin viaje de vuelta, todo porque tenemos que tratar a los clientes, como los reyes del mundo mundial.

Y yo me pregunto: ¿Esos clientes crees que volverán a tu tienda? ¿De ese tipo de clientes depende el futuro de tu empresa? ¿Qué valores crees que están recibiendo tus trabajadores de ti?

TODO VALE, TODO POR LA PASTA, TODO POR LAS SUBSISTENCIA.

.- Estas coartando la creatividad de tus trabajadores.

¿A quienes tienes que pagar la nomina todos los meses? A TUS TRABAJADORES.

¿Quiénes saben mejor que tú en muchas ocasiones posibles situaciones en tu empresa? TUS TRABAJADORES.

¿Quiénes son los que forman parte de tu empresa? TUS TRABAJADORES.

Si eres los “cool” de las nuevas tendencias del management o del Branding, eres un loco del “Employer Branding”, de una cultura empresarial novedosa, para ti, los empleados serán el altavoz que transmitirá la esencia de tu marca.

¿Pero si no les dejas rebatir ante un cliente? ¿Si no les dejas que aporten ideas a la hora de aportar nuevas formas de trabajo, productos o servicios para los clientes? ¿Si no les escuchas ya que ellos están en las trincheras del día a día? ¿O es que crees que tú, desde tu despacho en la última planta de oficinas de tu sede central y poniendo en el centro de todo al cliente, ya tendrás todo solucionado?

Las empresas se crean, nacen, se reproducen y se expanden gracias a los integrantes de la misma, no sólo y exclusivamente gracias a los clientes y a lo que ocurre a fuera de la misma.

Luego no te quejes que no son creativos. Todos lo somos, lo que pasa es que no les apetece serlo contigo.

.- La vida está dentro de la empresa, no fuera, solamente.

Ya no sólo en la vida profesional, sino también en la personal, nos encanta ver lo que pasa fuera para no ver lo que pasa dentro de nosotros. Y aunque quede muy espiritual, toda revolución debe empezar dentro de nosotros, para luego ver los resultados que queremos ver alrededor nuestro. Y así lo creo.

Si no creemos en nuestros trabajadores, ¿Qué estamos haciendo?

Si no creemos en su potencial, en sus iniciativas, en ellos… ¿Para qué montamos una empresa? ¿Para depender de lo que piensen los demás y no creer en lo que piensan los que están día a día por y para nuestro producto?

Quedará muy radical, pero a veces, hay que MANDAR A TOMAR FRESCO. Y más a menudo, por favor.

Hace unos días, leía una frase que decía así: “Prefiero tener 100 clientes que sean unos fanáticos de mi producto, que no 100.000 y me consideren una opción más”.

Y así lo creo. Pero este mundo interconectado, en el que el éxito se ha prostituido, y si no vendes a nivel internacional, eres un negado. Con la satisfacción se hace lo mismo. Se cree que tienen que ser los demás quienes tienen que estar satisfechos con nosotros. ¿Y qué pasa con los de dentro? ¿Qué les den?

Creo que las cosas no van así. Porque lo único que se alienta, es el postureo, el hacerse la foto con el título de la RSC, y desperdiciar el talento de tus trabajadores.

¡¡SOMOS HUMANOS!! VIVIMOS ENTRE HUMANOS, NO ENTRE NÚMEROS POR FAVOR. MÁS EMPRESAS HUMANISTAS, YA.

Y eso, si, que tu actitud corre más rápido que la pólvora, así que esas publicidades que quieres atraer talento, no te servirán de mucho, porque la gente sabrá, de lo que dices a lo que haces, va un trecho.

Hace unos días llegaba a mis oídos las practicas de muchas empresas , que ante la preocupación de los directivos por sus empleados de talento, preferían despedirlas o no renovarles el contrato, antes que provocaran una “revolución”, ya que eran más importantes los procesos de control que usaban, (métodos estandarizados), que las peculiaridades y aportaciones de sus trabajadores.

 Moraleja: Cumple los estándares o no seguirás. No queremos que pienses, sino que hagas.

Se nos llena la boca hablando de las personas, del poder de una conversación, de la creatividad, del talento, de culturas empresariales diferentes… pero seguimos pensando que todo, nuestra cuenta de resultados, marketing, productividad, debe enfocarse sólo en el cliente.

PARA MÍ, EL PROCESO ES EL SIGUIENTE:

PERSONAS-VOLUNTAD-COMPROMISO-CULTURA EMPRESARIAL -PRODUCCIÓN-FOCO-CLIENTES-CUENTA DE RESULTADOS EN PROGRESION ASCENDENTE.

Y el resultado, te aseguro que serán clientes, satisfechos, contentos, que repetirían y que harán que tu cuenta de resultados se incremente, divulgando a los 4 vientos, el estilo de vida que ofreces entre una marabunta de ruidos sin igual.

¿Qué es más importante para ti, los trabajadores o los clientes?

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” a través de este enlace.

 

¡¡Hasta el infinito y más allá..!!

Nunca miro atrás, querida. Me distrae el presente” decía Edna Moda en los Increíbles.

Liderar proyectos en los que sabemos que va a pasar, qué puede ocurrir o los resultados que podemos conseguir, no es liderar, es ver la vida pasar.

Liderar es zambullirte de verdad en los proyectos que la vida te ofrece. Proyectos en los que no sabes nada, pero está encima de tu mesa. Que el culo se pone prieto porque sientes que los resultados positivos pueden ser muy importantes, pero también como las posibles “perdidas”.

Y por mucho que leas muchos libros sobre liderazgo, te aseguro que no sabrás que es liderar hasta lo que vivas tú mismo.

Durante estos meses, estoy en pleno lanzamiento de mi 2 libro. Un libro totalmente diferente al anterior, y del que próximamente os hablaré. Así como la internacionalización de mi empresa, Chocolate Rojo.

Proyectos que me hacen tener vértigo pero sobre todo saber que es en el cielo donde hay que fijarse, aunque desde fuera, piensen que es una locura. Porque es ahí donde están los aprendizajes y los resultados que todos soñamos.

Durante este camino, mis cuadernos me han acompañado, además de un libro que os recomiendo que leáis si os encontráis en un momento del idear un imposible en vuestra vida. Se llama “De Pixar al Cielo”.

Gracias a estos imposibles, estoy aprendiendo:

.- Si la vida te lo pone delante…ES POR ALGO

Nos levantamos y lo que iba a ser un día más, nos pone delante un reto que nos ilusiona y da miedo por partes iguales. Nos motiva, nos saca una sonrisa pensando que podría ocurrirnos si lo consiguiéramos. Pero al instante viene nuestro cerebro para decirnos “Déjate de tonterías, tú no puedes, es imposible, tendrás que hacer muchas cosas…Déjate de locuras…”

Si te han ofrecido ese puesto, ese reto, es porque es para ti… Y déjate de tonterías. Lánzate

.- Prueba

Cuando no me gustaba algo, siempre me decía mi madre: “¿Pero lo has probado?”. Siempre decía que no, que ya solamente ver ese color verde a las espinacas, no auguraban que me gustase. Pues aquí pasa lo mismo. Si te quieren para ese proyecto, si ese sueño está en tu vida de forma reiterativa, PRUEBAAAAAA.

¿O es que quieres quedarte con las ganas de saber qué hubiera pasado?

.- Ante la toma de una decisión, escucha también a tu intuición

Vivimos en un mundo racional. Tomamos decisiones en función de datos, estadísticas, previsiones, dossier,… queremos tener en nuestra posesión todas la herramientas que nos ayuden en momentos de incertidumbre. ¿Pero si esas herramientas te están diciendo una previsión que luego no se cumple? ¿Y si tu intuición te dice que te lances, aunque los demás no lo vean?

Muchas personas de las que he entrevistado y estudiado, me dicen lo mismo: “Veo los datos a la hora de tomar los datos, pero luego escucho a mi intuición”.

.- ¿Quién dice que es una locura?

Oirás a mucha gente diciéndote: “Es una locura”. Tu propio ego te estará taladrando el cerebro diciéndote lo mismo. ¿Pero que es una locura?

¿Es una locura por qué nadie lo ha hecho? ¿O ellos no lo han hecho? ¿Es una locura porqué a lo mejor destacas cuando ellos no lo están haciendo? ¿Es una locura porque saltaras lo establecido como rutina?

¿Es una locura para ellos o es una coherencia para ti?

.- Para crear, tienes que conocer la situación en la que te encuentras

Igual que no sabes si te gustara o no una cosa si no la pruebas, no podrás empezar a liderar ese imposible, hasta que no sepas donde te encuentras.

Es duro a veces ver la situación en la que te encuentras. Con las herramientas, personal que está a tu disposición. Te gustaría tener más, poder hacer más, tener más presupuesto… Pero todo lo que necesitas para empezar ahí está…Ya será por el camino las cosas que se vayan uniendo al camino o yéndose…Pero antes de empezar, para, haz una lista de lo que tienes, conócelo y adelante.

.- Suéltate el pelo.

Como dice Hombres G: “Suéltate el pelo y sino…” Yo aquí acabaría la frase, añadiendo “y si no ves preparando la tarjeta  de la mediocridad”. Ya sé que no rima, pero…

Y es lo que pienso. Cuando nos enfrentamos a algo que nos hace salirnos de lo establecido, de la rutina en la que hemos estado viviendo, o nos soltamos el pelo o mejor que nos quedemos como estamos.

Aceptemos las ideas de la gente que ya está ahí, oigamos nuestra intuición, probemos cosas, pidamos ayuda a gente que jamás pensamos que nos podrán ayudar, sigamos nuestra pasión

.- Confía

Es difícil, lo sé. Pero cuando estés caminando, confía. No quieras saberlo todo, no quieras los resultados para antes de ayer. Si sabes que lo que estás haciendo, es coherente. Todo llegara, lo que tenga que llegar. Pero sin confianza, tendrás delante de ti la mejor oportunidad de tu vida, y le dirás NO, por tu falta de confianza. Todo lo bueno, sale de lo desconocido. Y sin confianza nunca llegarás a ello.

.- Rodéate de gente que te haga mejor.

Como decía en artículos anteriores, no sólo tienes que rodearte de gente mejor que tú, sino también de gente, que por su ilusión, pasión, y aún a falta de títulos, sientas, que te pueden dar ese plus que sientes que te falta a ti o a tu proyecto.

Y no tengas miedo que te puedan superar, esos son los verdaderos líderes. Eso significa que estarás haciendo bien tu trabajo.

.- Tu marca, tu obsesión, tu propósito.

Se un obseso de tu marca. Que toda acción que tomes, te recuerde si esta en concordancia con tu propósito, con tu sueño.

En estos momentos, estas enfocado en hacer realidad o lo que te han propuesto, o lo que sabes que quieres hacer. Y de ahí no te puedes salir. El propósito es lo importante. Lo que tu marca desprenda y quieras que desprenda, no puedes violarlo.

Es el legado que quieres dejar. ES LO QUE QUIERES CONSEGUIR. Y en ello tienes que enfocarte. Y si los demás creen que no podrás, ellos se lo pierden el poder disfrutar de los resultados que sabes que vas a conseguir.

.- No estires el chicle, mejor decir adiós en la cumbre

Habrá veces que será mejor decir adiós, antes que la leche sea estrepitosa. Tanto cuando sabes que es el momento de empezar, como el momento de salirte, tu intuición te lo dirá. No quieras exprimir la gallina de los huevos de oro, por favor. Porque si no, en vez de irte y dejar a tus clientes y seguidores con un buen sabor de boca, más bien caerás en la desdicha.

He liderado muchas cosas que pensaba que eran imposibles, unas han salido con buen resultado y otras de forma estrepitosa, pero si me aceptas de forma humilde un consejo, te diría si te encuentras en una situación así o te encontrarás:

La satisfacción de haber lanzado, pase lo que pase, es el mejor máster que una persona puede una persona realizar. Las experiencias, aprendizajes, momentos e ideas, nunca las tendrás si te dices NO a ti mismo.

Como decía el chef de Ratatouille, “Tu único límite es tu alma”. Así que ya sabes.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

Lo qué aprendí de 365 días.

“Si te crees demasiado GRANDE para las cosas pequeñas, quizá seas demasiado pequeño, para las cosas GRANDES”

Siempre que se acaba un periodo de nuestra vida, nos dicen que no tenemos que echar la vista atrás, ni para coger impulso, que el pasado, pasado es; que dejemos de rememorar tiempos pasados y miremos al futuro, obviando que solo tenemos el presente.

Y es lo que somos presente, formado por experiencias de tiempos pasados que nos han llevado hasta donde estamos.

Serán experiencias buenas o malas, llenas de alegría o tristeza, de pasión o dejadez, pero estamos formados de ellas. Hasta estar en el sofá un día entero, es una experiencia que algún momento recordaremos por todo lo que pasamos en él.

Y ahora que llega el final de año, un año para recordar a nivel personal y profesional, me apetecía explicar todo lo que he sentido a lo largo de él.

Ha nacido mi 2 libro, (Liderazgo Canalla, libera tu lado más rebelde). Y el 3 saldrá a la luz en breves días. He recorrido gran parte de España con la promoción, conociéndoos a muchos de vosotros, que hacéis que todo esto sea posible. He seguido aprendiendo de mis mentores y hasta alguno de ellos me han dicho que han aprendido de mí. Mi empresa ha empezado a dar los primeros pasos en firme a través de la revolución canalla que promulgamos. He seguido aprendiendo de mi gente, otra se ha incorporado como otra se le ha dicho adiós.

Pero en mi cuaderno he apuntado para no olvidarme nunca y siempre darle GRACIAS, que durante estos 365 días, he aprendido:

.- No hay decisión loca, si está fundamentada en tu coherencia

Somos las decisiones que tomamos. Y cuando no tomamos una decisión, también estamos tomándola, porque hemos decidido no hacer nada al respecto. Pero por no querernos “salir del rebaño” acabamos tomando las decisiones que los demás esperan que tomemos, por “nuestro bien”.

Echando la vista atrás, he tomado decisiones “muy locas”. Pero ese término me lo han dicho los demás, para mí estaban fundamentadas en mi propósito, en lo que yo quería y sentía que tenía que hacer. Unas han salido bien y otras de culo. Pero no eran locas, eran coherentes en función de mi perspectiva.

Haz todo en función de ti, y que los demás lo etiqueten como quieran.

.- Haz lo que sientes, mañana no sabes donde puedes estar.

Todos hemos tenido ya alguna pérdida importante en nuestras vidas. Nunca me olvido de un compañero y amigo del pueblo que hicimos FP juntos. Con una juventud increíble, con un hijo, se fue.

Jugamos a ser inmortales cuando en realidad somos temporales. No hagas las cosas porque luego te puedas arrepentir. Hazlas para aprender, para vivir la experiencia, para descubrirte, para romper límites.

Si está delante de ti, es por algo. Descúbrelo.

.-No creas en personas que se autoproclaman expertos cuando solo llevan meses trabajando de ello.

Ni creo en las 10.000 horas para autoimponerte el título de “experto” ni creo en menos de 1 año, ya seas un experto en algo, cuando ni siquiera lo has probado en tus propias carnes. En un mundo interconectado e hipercompetitivo, la mejor herramienta para destacar es tu credibilidad.

Ella es la que produce que tu nombre vaya de boca a oreja, no un bailecito diciendo que estas motivándote para una conferencia. Eso produce vergüenza ajena, no inspiración.

.- Tu única estrategia que tiene el ser humano es ser él mismo, y a través de herramientas, lo consiguen. No confundas tu PORQUÉ con tu CÓMO.

¿Cómo tengo que conseguir que la gente me conozca? ¿Cómo tengo que hacer para que mi jefe me suba el sueldo? ¿Cómo tengo que levantarme para ser más productivo? ¿Cómo tengo que hablarle a la chica que me gusta? ¿Qué tengo que hacer para que se fijen en mí…? Nos preocupamos por el Cómo llegar a un sitio, QUÉ tengo que hacer para llegar hasta allí, que luego ocurre lo que ocurre, la desmotivación porque en el fondo no era lo que queríamos conseguir.

Deja para luego los CÓMO y los QUÉ, buscando ante todo la respuesta al POR QUÉ.

.- Ten mentores a tu lado

Crea tu club de mentores y aprende de ellos.

Como alguna vez he puesto en mis artículos y en mi libro, tengo un Oráculo con mis mentores. Cada uno en un sector diferente, de los que aprendo más que cualquier libro. Las experiencias, las caídas, sus vivencias, su conocimiento sobre uno, te hace ver cosas que no puedes ver o quieres ver. Escucha a la voz de la experiencia, pero eso sí, no sigas sus pasos al 100%. ¿Por qué? Porque querrás ser como ellos, y ellos son ellos, y tú eres tú.

Aprende, escucha, pero muévete por ti, no seas fotocopia de nadie.

.- Todo lo bueno acaba llegando. Paciencia.

Soy un impaciente, lo reconozco. Desde siempre, si quiero algo, voy a por ello y si no lo consigo en un “tiempo determinado”, pienso que nunca lo conseguiré.

Este año con el lanzamiento del libro, aprendí que todo acaba llegando si es para ti. Que la espera, hay que utilizarla para prepararse aún mejor para lo que tenga que venir. Utilicemos la energía de la impaciencia, para seguir creando, para idear, para ser aún más creativos y te aseguro que conseguirás resultados aún mayores de los esperados.

.- He conocido a muchos “lideres”, pero los de verdad, son personas humildes.

Como los títulos de influencers, expertos o referencias, que cuando te saludaban, ante ponían su “titulo” a un “buenos días, cómo estás?”

Los líderes de verdad, hacen que los demás se superen, que crean en sí mismos. Les dotan de oportunidades para conocerse, para que vean que son capaces y se sienten orgullosos cuando les superan. No tienen miedo a que venga alguien “nuevo” y pueda quitarles su “status”. Esos sí que son líderes de verdad, y no los que crean “guetos” para los que sólo estén sus “palmeros”

.- Las personas te sorprenden o te decepcionan, porqué no han hecho lo que tú creías que iba a pasar.

Nos decepcionan las personas porque proyectamos sobre ellos lo que nos gustaría que ocurriera con ellos. Dejemos de esas tonterías, y vivamos el presente con ellos. Seguro que aprendemos más de lo que nos podríamos imaginar. Seguro que nos enseñaran más de ellos que si pusiéramos unos límites.

Vive y déjate sorprender.

.- No sigas modas como los borregos siguen a su pastor. Se tú el perro que lidere al rebaño.

¿Si todos tus amigos se tiran por el barranco, tú también lo harás? ¿Quién no ha oído alguna vez esa frase? Pues pensábamos que de mayores seríamos independientes, que haríamos lo que nosotros sintiéramos. Y siempre acabamos diciendo lo que dicen los demás, la moda que hay en ese momento, porque sobre todo tenemos miedo a salirnos del rebaño.

Se nos llena la boca de creatividad, de innovación, de disrupción y lo único que hacemos es subirnos a la moda para ser “cool”, cuando de verdad no tenemos ni pu.. idea de lo que estamos hablando.

La única tendencia que tienes que seguir es la que dicta tu corazón.

.- No creas en las grandes promesas, hasta que no esté todo firmado

Cuando vivimos en una situación de desesperación, nos aferramos a cualquier cosa, que a través de lucecitas, gases y nos dé algo de motivación, nos haga creer que somos más fuertes que IRON MAN, o que HULK.

Se están aprovechando de nuestros miedos, de nuestra necesidad de salvación. Que todo el mundo tiene una función en nuestra vida, perfecto. Estoy de acuerdo.

Te podrán ayudar, darte la mano que necesitas, pero que sea de corazón, no por tu necesidad. Descubre antes que necesitas y ve a por ello. NO TODO TE SERVIRÁ.

Este año se resume en una frase:

.- Si sientes ese sueño, es porque es para ti, Se acabará haciendo realidad.

Da el paso y lo que digan los demás que te la bufe. Es tu vida, eres tú.

¿Y tú que has aprendido de este año?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡El talento no se encorseta!!

La libertad es el oxigeno del alma” decía Mashe Dayan

El talento da libertad” me decía hace unos días en una conversación Javier Sierra.

Y así lo creo yo también.

Ya sé que muchos eruditos del management, se me van a echar encima. Escuelas de negocios de reputado nombre, van a querer donde vivo para hacerme una visita y “gurús” del desarrollo personal me van a bloquear de sus agendas, pero así lo creo.

Vivimos en un mundo donde se nos llena la boca hablar de Revolución Digital, del Big data, del éxito, que todos tenemos y debemos ser felices, pero lo que más me encanta oír, es que :

HEMOS VENIDO A ESTE MUNDO A DARNOS A LOS DEMÁS A TRAVÉS DE NUESTRO TALENTO.

Hay libros “bestseller” que nos animan a buscar nuestro talento, a cómo los japoneses a través de una filosofía, nos alientan a descubrir nuestra esencia. Y como buenos “borregos” que somos, pensamos que nos ayudaran a descubrirlo y alcanzar con ellos, cota de máxima audiencia en Redes Sociales.

Muchos de esos libros, los tengo en mi estantería. Algunos los recomiendo, porque me abrieron los ojos en alguna situación que había vivido y no sabía por qué.

Todo siempre acaba ayudando de alguna manera u otra. Hasta para saber lo que no queremos de verdad hacer o sentir.

Y llegamos al siglo XXI.

En esta crisis, que todavía vivimos, se nos ha impulsado, como placebo para apaciguar a las masas, a que todos tenemos un talento. Y hasta alguno, más de uno.

Pero lo mejor de todo, que gracias a esos talentos, saldremos del desempleo, conseguiremos crear una start-up que facturará miles de millones de euros y hasta podremos salir en revistas, llegando a alcanzar el clímax, la tan ansiada felicidad.

¿O no nos dicen eso?

Pero no sólo hablo del mundo empresarial, sino también en el día a día. Si tu niño es bueno jugando al futbol, haz todo lo posible para que sea el nuevo Messi o la nueva Michael Jordán. Todo porque mete más goles que los demás.

Ya no somos personas, somos talento con piernas.

Vemos en redes sociales, libros, formaciones y escuelas de negocios (que luego entraré ahí), como se les llena la boca hablando del talento y como es la panacea para salir de los números rojos en los que nos encontramos.

“Reten a tu talento, las nuevas generaciones que tienen un talento increíble, como descubrir el talento en tu equipo, promulga el talento de tus trabajadores, como descubrir el talento de tus clientes a través de la Big Data…”

¿A qué parece que nos van a solucionar la vida y todo desde el sofá de casa?

¡¡PUES NO!!

¿Por qué?

Porque luego están las estructuras RIGIDAS que lideran las empresas como la sociedad. Ya pueden tener el talento más increíble que hayas visto jamás a tu disposición, que si no sigues las reglas establecidas, ya te puedes ir marchando de la empresa o del rebaño llamado “sociedad”.

¿O es que no hemos visto un jugador de futbol que no triunfaba en un equipo y tras irse a otro ha despuntado? ¿Qué ha pasado? Que a ese jugador le han dado LIBERTAD para ser.

¿O es que no hemos visto, personas de renombre, que tras no seguir los dictámenes de la sociedad y la formación reglada, tras adquirir su LIBERTAD, han roto barreras dando a la sociedad disrupciones que a día de hoy disfrutamos?

TALENTO: LIBERTAD. LIBERTAD: DISRUPCIÓN. DISRUPCIÓN: VERDADEROS AVANCES.

Pero mola más decir que promueves el talento, que quieres gente con talento, pero eso si, por detrás, que no te quiten lo que has conseguido hasta la fecha, no vaya a ser, que el chiringuito se vaya por la ventana.

Pero todo empieza desde la educación que recibimos. SE APLACA EL POSIBLE TALENTO DE LOS NIÑOS, porque el que destaca en algo, o es un empollón, “rarito” porque se le da bien la física o no hay medios para promover esos talentos. Así que es mejor que sigan el camino establecido y si tiene que ser “algo” en la vida, que ya lo sea de mayor que tendrá más posibilidades para permitírselo.

¿Y cuando llegamos a mayores? Vemos ese talento que teníamos, con añoranza y creyendo que no podremos ser aquello lo que pensábamos y soñábamos que íbamos a ser.

El verdadero significado de Talento, es la libertad que tiene una persona de ser, hacer y mostrarse como siente que es. Sin ataduras, sin miedos, sin límites.

Pero ahora que llega el fin de año, nos encontramos con las encuestas de evaluación en las empresas. Que ya puedes tener un talento de la leche, que si no has alcanzado, un 5 por parte de tus compañeros, superiores e inferiores, la oficina de desempleo te esperará a la vuelta de vacaciones.

Ya puedes tener un talento increíble, que si no sigues las reglas establecidas dentro del club, ya puedes ir pensando en ir a otro sitio. Ya puedes tener las mejores ideas de turno, que si el inversor de turno, no la ve, tu futuro será negro. Además de ser considerado de “rarito-especial…”

Pero cuando esas personas, se dan la LIBERTAD, de mostrar su TALENTO, sin el yugo de unas normas, unas apariencias que mostrar a la galería, se nos cae la baba, hablando de su talento..

El verdadero talento no tiene que estar sometido al número de seguidores de Facebook (conozco gente que no tiene ni redes sociales y te quedarías con la boca abierta de su talento), del Big Data (unos números no determinan el talento de una persona y a qué hora los vas a sacar) o a formaciones de “atracción y retención” de nuevos talentos (para que luego busquen motivación tras un año para sus empleados). Por no hablar Escuelas de Negocios que promulgan a los 4 vientos, lo disruptivas que son y lo que aman el talento diferente (que no tienen ni idea de que significa el término, pero queda fashion), luego gritan NO como alma se la lleva el diablo, ante algo diferente, nuevo, porque no cumple la tradición y lo que esperan sus alumnos de ellos.

TALENTO DECAPITADO, AVANCES NUNCA OCURRIDOS.

Así que por favor:

.- Si queremos promulgar el talento, DEMOS LIBERTAD PARA QUE SE EXPRESE.

.- El verdadero talento, sale, si se le permite salir. No se le extrae a través de formaciones o libros.

.- Si queremos nuevos talentos, aceptemos sus singularidades, no queramos adaptarlos según nuestras creencias, apariencias o marca.

.- El verdadero talento es el que provoca innovación, disrupción y avances.

¿Crees en el concepto que nos dan de talento o el talento te da libertad? ¿Una persona libre, sigue unas normas por apariencia?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.