¡¡La verdad incómoda!!

La verdad, es dura, incómoda, pesada, lastima y hiere. Pero cicatriza más rápido que la mentira.

¿Por qué la verdad incomoda?

¿Por qué cuando viene alguien y nos dice cosas que sabemos, pero que no queríamos ver, lo consideramos como locos, pensamos que nos está insultando?

¿Por qué cuando tenemos montado nuestro “chiringuito profesional” y alguien expresa algo que nos puede tirarlo de un “soplido de verdad”, lo primero que decimos a los demás, que es un loco, que solo piensa en la controversia y su mensaje no tiene contenido?

¿Por qué nos incomoda reconocer que hemos estado y estamos enamorados de otra persona durante mucho tiempo y nos ponemos a salir con otra?

Se nos habla desde todas las vertientes, que queremos gente honesta, clara. Que deseamos relaciones desde la verdad y la transparencia, sin embargo, cuando viene alguien , con educación, a decirnos la verdad, sin miedos, tapujos ni tabúes, la rechazamos, tildados de irrespetuosa por habernos dicho eso y la mandamos a la mierda.

¿Pero qué locura es está?

Queremos algo, que nosotros no estamos dispuesto a admitir de los demás. Y por lo tanto, ¿Crees que somos sinceros con nosotros mismos?

¡¡NOOO!!.

Me encanta aprender de los que llaman personas “controvertidas”. Son aquellas personas de las que se habla por detras. De aquellas personas que se tildan de “radicales” , que no tienen pelos en la lengua y que se dice de ellos: “Te podrá gustar o no, podrás amarlos o no, pero son así, pura transparencia”.

Siempre hablando desde el respeto, son la pura imagen de que si la verdad la aceptas desde el principio, quién venga a decírtela a tu cara, no te incomodara, sino que le darás las gracias y hasta le podrás pedir de consejo, qué haría él si estuviera en tu situación.

Pero sin embargo, volvemos a rechazar a esas personas. Las tildamos de radicales, nos hacemos las victimas delante de los demás para que no les escuchen y puedan ver, que esa persona quizá pueda tener razón y no hayan visto por ahora un lado nuestro que queríamos ocultar.

¿Pero por qué la verdad incomoda?

PORQUÉ NOS ESTAMOS MINTIENDO PRIMERO A NOSOTROS MISMO, LUEGO A LOS DEMÁS Y QUE OTRA PERSONA VEA ALGO EN NOSOTROS QUE NO NOS GUSTA, NO MOLA MUCHO QUE DIGAMOS.

Es decir, la verdad incomoda porque:

  •  Es la confirmación que vivimos en una mentira continua.
  • Que los demás vean nuestro “lado oscuro” y que en algunas ocasiones, ha servido para manipularles.
  • Tras ver la verdad delante nuestra, dar un paso adelante cuesta. Estamos perezosos, porque hasta la fecha pensamos que nos ha ido bien y el miedo a ver qué hay detrás de esa mentira propia, pues no es “cool” para las redes sociales.
  • Es la confirmación hasta la fecha , de que has vivido una mentira creyendo que era una realidad llamada vida.
  • Nos damos cuenta, que no somos quienes realmente sabemos que podríamos ser o queremos ser.

Son algunas de las consecuencias que tendremos que afrontar y no queremos cuando la verdad se enfrenta a nosotros.

La culpa no la tienen los documentales que nos dicen cosas que no hemos oido y visto nunca. La culpa no la tienen esas personas que expresan lo que sienten sin tabúes y ni miedo al “qué dirán”,

LA CULPA LA TENEMOS NOSOTROS, POR MENTIRNOS Y CREÉRNOSLO.

No hace falta un estudio de nivel de la Universidad de Harvard, para determinar qué es la verdad o no, cuando está relacionada con uno, por mucho que queramos ver cosas que acaban no habiendo, sabemos la verdad desde el primer momento.

Pero bueno, si eres de aquellas personas que necesitas una excusa, aquí esta:

LA CULPA LA TIENE LA SOCIEDAD.

La sociedad te ha hecho mentirte a ti mismo. Te ha dicho que haciendo tal cosa, conseguirías el éxito inmediato. Te ha dicho que hay que utilizar la información para tu propio beneficio y no para un bien común. La sociedad te ha dicho que no hay que contar tus proyectos a los demás no vayan a quitarte las ideas. La sociedad te ha dicho que la gente es mala, y que el egoísmo es esencial en estos momentos.

La sociedad puede haberte dicho muchas cosas que tú hayas usado para, al final al cabo , acabar mintiéndote y darte cuenta, que has pasado mucho tiempo en una vida que no era la que realmente te habían dicho que tenías que hacer para vivir, sino más bien lo acababas haciendo para sobrevivir.

VIVIR ES IMPREGNAR EL DÍA A DÍA CON TU VERDAD, NO CON LA DE LOS DEMÁS.

Es:

  • Escuchar a tu corazón.
  • Hacer oídos sordos a quién te dice que no puedes o es imposible.
  • Es darte una oportunidad a lo que sientes y ser curioso para descubrir lo que hay detrás de esos miedos que te encuentres por el camino.
  • Es vivir la vida en función a tus pasiones.
  • Ser rígido en tus valores, pero flexible en función de las situaciones
  • Es ser uno según tus normas, no la de los demás.
  • Trabajas en lo que sientes, en lo que quieres, no en la moda de esos momentos.

Si la verdad te incomoda, tienes dos opciones:

  1. Te la comes con patatas y sigues adelante. Pero luego no te quejes si te repite.
  2. Pregúntate qué hay detrás de esa incomodidad.

¿Y a ti la verdad, te incomoda o la aceptas?

 

Anuncios

¿Qué harías si no tuvieras miedo?

“El hombre valiente no es el que siente miedo, sino aquel que lo conquista“, decía Nelson Mandela

Creo que hay una frase que está haciendo mucho daño a la sociedad:

¿Qué harías si no tuvieras miedo?

Yo a esta frase le añadiría: “Aunque recuerda que siempre tendrás miedo en tu vida“.

Se nos esta pidiendo a soñar. A soñar una vida sin miedo. En la que somos capaces de hacer cualquier cosa, porque en ella el miedo no existe. Porque no existen los limites, porque todo lo que soñemos se va a hacer realidad.

¡¡Y así nos va!!:

Cada día recibo más emails, que tras “rascar” un poco, siempre salta alguna frase así: “Soñé como me dijeron y no lo conseguí”:

Hemos convertido la felicidad y el soñar, en unos de los grandes opiáceos de esta sociedad.

Si no sueñas en grande, eres un miedoso. SI tienes miedo , es que no sabes vivir y solo sabes sobrevivir. Si no eres feliz, eres un amargado. Y como no nos gusta ser señalados por los demás ni tampoco ser considerado un mediocre, a soñar, a no tener miedo y a decir que somos felices por los 4 costados.

Creemos que una vida sin miedo será:

  • Una vida sin obstaculos.
  •  Una vida en la que cualquier cosa es alcanzable, seas quien seas, da igual donde veas.
  • Una vida en la que las únicas emociones que vivirás serán la confianza, alegría y la satisfacción de los deseos cumplidos.
  • Donde no tendríamos miedo a las respuestas ante la petición a salir a la chica que nos gusta. Ya que no tengo miedo, lo digo, y si me dice que no, como no tengo miedo a las consecuencias, pues la vida sigue igual…
  • No tendríamos apegos a nada ni nadie. Como no tenemos miedo a que se marche de nuestro lado, ¿Qué haríamos: la cuidaríamos mejor o peor?

¿Pero qué ocurre en realidad?

  • Por mucho que quieras la vida es la suma del éxito y del fracaso. ¿O en que vida vives tú que todo es éxito?
  • Siempre tendrás miedo, porque siempre que intentes algo que no has hecho nunca y no dominas, siempre existirá el miedo.
  • La felicidad plena y constante, NO EXISTE.
  • No todo lo que intentas, lo acabas consiguiendo, por miles de circunstancias. Te guste o no.
  • El miedo es una sensación que hay dentro de ti, que la crea tu cerebro ante la incertidumbre. Y al no ser que te hagas una lobotomía, a tu cerebro, no hay un botón de encendido y apagado con los pensamientos y miedos que quieras o no.
  • Siempre va estar el miedo presente entre nosotros, en la sociedad. ¿O no nos lideran desde el miedo los políticos con que vienen unos u otros a quitarnos nuestros derechos?

Pero aún así nos creemos que la vida sin miedo, es posible.

SI viviéramos sin miedo, la gran parte de nuestro refranero, moriría. Por no hablar de las frases de Paulo Coelho o del poco trabajo que tendrían los poetas sino hablarán más del miedo y de la valentía de vencerlo.

Tampoco estoy haciendo una oda al miedo. AL reves. Sino más bien, que seamos un poco coherentes y que siempre digamos las dos partes de la realidad a las personas. El lado “cool”, como el lado “oscuro”.

En esta sociedad somos muy radicales. O estás a favor mio o estás en contra mía. O esta emoción me hace bien o no la quiero a mi lado, la suprimo.

Y así no van las cosas.  Lo que hay que hacer es saberlas gestionar.

Te guste o no, una vida sin miedo, solamente la viven a diario quienes tienen algún problema cerebral o lo que van drogados. ¿Los demás? Quieras o no, en algún momento del día, un pensamiento espolvoreado de miedo, siempre tienen.

Así que:

  • El miedo nunca debes evitarlo. Lo que debes hacer es gestionarlo. 

Evitar el miedo es castrar emociones, situaciones e información de futuro.

  • No al miedo a posibles consecuencias ante acciones o comentarios de los demás. 

Si tú has sido coherente con lo que querías hacer. Si has dado todo de ti para conseguir el resultado que querías, tienes que estar tranquilo. Has hecho todo lo que estaba en tus manos…Tranquilo…. Ya no puedes hacer más. Los demás que digan lo que quieran, es su vida, no la tuya. Son sus problemas, no los tuyos. Si ése resultado depende también de la suerte, de como se haya levantado el examinador, no puedes hacer…estaté tranquilo, porque tu vida no depende de un resultado eventual ni de lo que digan los demás.

  • El único miedo que tienes que tener, es al resultado de haber claudicado ante le miedo. Ante el que dirán. 

Mientras tanto, los otros resultados serán una cifra, una opinión…que seguro que podrás cambiar. Pero aceptar que el miedo tiene poder sobre ti y no has hecho lo que sentías y querías hacer….Eso si tendría que darte mucho miedo.

  • Ser valiente no es no tener miedo. Es enfrentarte al miedo que tienes a la hora de hacer una acción. 

Deja de pensar que la felicidad es no tener miedo. Eso son de descerebrados y de “iluminados”. Ser valiente es enfrentarte al pensamiento que te dice que no lo hagas, que es imposible o respeto al que dirán.

  • Date el capricho de vez en cuando de hacerle oídos sordos a tu miedo. Te darás cuenta que muchas catástrofes que pensabas que iban a ocurrir, solo ocurren en las peliculas americanas.

Nos hacemos muchas pajas mentales. Pensamos en lo peor de lo que peor que nos puede ocurrir a la hora de realizar o hacer algo que queremos. Y todo unido por nuestro miedo a ser nosotros mismo, al éxito, a salirnos de lo establecido, lo utilizamos como excusa para echarnos para atrás sin ni siquiera haberlo intentado

No hagas caso ni siquiera un poquito a tu miedo, y te darás cuenta de que eres capaz de muchas más cosas de las que imaginabas. Y todo porque has hecho más caso al miedo que a ti mismo .

Deja de pensar que es posible un “mundo ideal” sin miedo. El miedo siempre estará y lo que sueñas realizar, también. Así que gestiona tu miedo y date la oportunidad de hacer realidad lo que siempre has soñado. Y que digan lo que quieran los demás.

¿Cómo crees que sería un mundo sin miedo? ¿Qué haría si tuvieras miedo y lo supieras gestionar?

 

 

 

 

¡¡Confianza!!

“Cuando alguien te da su confianza, te da gran parte de él”.

La verdad que no tengo ni idea de por que confío tanto en la gente. Siempre acaban dándome la puñalada por detras. Estoy totalmente harto…La verdad que no tengo ni idea de qué hago mal…

¿Cuántos de vosotros os sentís identificados? ¿Cuántos de vosotros la confianza que teniais depositada en otra persona ha sido dañada?

Si te da vergüenza, yo soy el 1º que levanto la mano.

Con la edad, hemos tenido diferente conceptos de la confianza.

Confianza que para mí es uno de los gestos que el ser humano puede ofrecer con mayor generosidad.

En la infancia, dabamos la confianza a aquellos niños con los que jugamos. Aquellos niños que nos pasaban la pelota, eran nuestros mejores amigos o con aquellas personas con las que pasábamos las horas muertas en el pueblo , ya las considerábamos amigos y les dábamos toda nuestra confianza. Hasta lelgabamos hacer pactos de sangre que la amistad duraría para toda la vida.

¡¡Qué bonito era cuando nada nos afectaba!!.

Ya en la juventud, confiábamos en las personas “cool”. En las que primero habían encedido un cigarrillo, ligaban con chicas o tenían un coche molon antes que nosotros.  ¿Y cuándo ya no había más confianza? Principalmente era por temas de amores o porqué se había marchado con otro grupo de gente más “cool”.

Pero llegamos a la edad “inmadura” y ¿QUÉ ES LO QUE HACEMOS?

En esta fase, la confianza ya está peor que el camarote de los hermanos Marx.

Por un lado tenemos las personas que dan su confianza, dinero y todo lo que tengan a los gurús de medio pelo para que nos lleven al éxito financiero , personal y amoroso, lo más rapido posible y si podemos darle en “los morros” al vecino mucho mejor.

Luego tenemos a las personas que cuando reciben un cumplido o tienen un tonteo con una persona , ya depositan en ellos su entera confianza, sin haber pasado ni una semana con esa persona día a día.

Son aquellas personas que todo el mundo tiene un corazón bonito y que todo es love&sex&rockandroll.

Luego tienes aquellas “amistades” de años en las que creías confiar, aunque realmente lo que pasaba es que te sentías comodo, y te acabas enterando que no conocías nada de su vida, porque realmente la ocultaban. Cuando tú realmente confiabas en esa persona, te diste cuanta, que quién tenías al lado, es a día de hoy un autentico desconocido para ti.

Y luego el otro grupo está, que son los desconfiados por naturaleza, principalmente porque les ha pasado alguna situación que he comentado anteriormente. O desconfían de todos, por protección de sus intereses personales o profesionales.

Entonces estamos en una situación, que hay gente que confía demasiado en todo y todos sin embargo , hay otros que desconfían por naturaleza.

¿Qué estamos haciendo?

¡¡EL TONTO!!

Primero, tenemos que tener una definición común de confianza.

Según la R.A.E es “La esperanza firme que se tiene de alguien o algo“. Cuando mi definición sería “La paz que sientes cuando estás con una persona”. 

He observado que:

.- Hablamos de confiar en los demás. ¿Pero confías en ti mismo? Porque siempre la persona que da la confianza a los demás, al 100%, sin esperar a ver qué dice el tiempo, suele ser una persona que no confía en ella. Por eso si una persona le hace un gesto cariñoso o cree que puede haber algo sentimental, lo que realmente necesita, que no es querer, es el cariño, confianza, que no tiene en si mismo.

¿Confías en ti mismo?

.- Las redes sociales, muestran muchas situaciones de la sociedad. Y una de ellas, es la de mostrar cariño, dar la confianza a muchos gurús a la 1 de cambio. Y como bien dice la definición de la R.A.E, tenemos esperanza que esa persona nos solucione los problemas lo antes posible. Otra vez lo mismo, creemos que los demás, por luces , rayos laser y palabras bonitas que digan, tienen más poder que nosotros y damos todo por ellos.

¿Dónde está el pensamiento critico? ¿Dónde está el probar las cosas y de hablar con ellas como si fuera la vida en ello? ¿Crees que solo existe la verdad que promulga esa persona? ¿Confiarías en una persona que es una de una manera y cuando baja del escenario es de otra, todo para que llenes sus bolsillos.

.- La confianza se basa en 2 circunstancias:

  1. Tiempo
  2. La Comunicación 

De pequeños ya considerábamos amigos y le dábamos la confianza más grande del mundo, a cualquier niño con el que jugáramos un gran partido o viviéramos una experiencia única en el parque.

Con la madurez, la confianza se gana con el tiempo y con las experiencias vividas.  La verdadera confianza. Porqué aún todavía, con 40 años y más, a “amigos” de sábados por la noche se les considera amigos y con una gran confianza. Si ése es tu caso, cuéntame cuando tengas un problema si esa gran confianza que tienes con esas personas, hacen que estén ahí apoyándote…Ya te digo yo que no.

Todos tenemos muchos “conocidos”( personas que podemos ver más o menos habitualmente ), pero “amigos” con los dedos de una mano y sobran dedos.

Otro factor es la comunicación

Si no puedes expresar quién eres, qué deseos tienes, tus experiencias tanto buenas, como malas,

¿De verdad que puedes dar tu confianza a una persona con la que no puedes ser tú mismo ni contarle todo lo bueno y malo que te pasa? Míratelo anda.

Así que:

.- Se sincero contigo mismo, ¿Confías en ti mismo? ¿Pondrías tu vida en tus propias manos si tuvieras un momento crítico?

A partir de estas respuestas, observarás cómo es tu vida y tus relaciones.

.- Haz un juego con toda aquella persona a la que le has dado tu confianza y preguntaros: ¿Por qué confías en mi? ¿Por qué confío en ti?

Alguna sorpresa te llevarás, tanto positivas como negativas.

.- Antes de darlo todo por una situación o persona, da tiempo, da espacio, observa. Es el tiempo el mayor de los maestros. Así luego no te llevarás los berrinches que te llevas.

.- Si no puedes ser tú con esa persona, ¿Por qué dices que le das toda tu confianza? Dásela a toda persona, que sin darte cuenta, eres tú mismo y te sientes en paz con ella, sin ningún tipo de miedos.

.- Y recuerda que el número de gente que tienes en redes sociales no es igual al número de amigos que crees tener y en los que confiar.

Confianza es mucho más de lo que normalmente creemos que puede ser. Recapacita y tus relaciones serán mucho mejores.

¿Confías en ti? ¿Y en quién más? 

¡¡Hay que ganarse la vida!!

“La instrucción formalmente adquirida le hará ganarse la vida, la autodidacta le dará una fortuna” decía Jim Rohn

Querida Vida:

Que confundido he estado durante mucho tiempo contigo.

Durante muchos años de mi vida, bueno, aún me lo siguen diciendo, me decían que el día a día consistía en ganarse la vida. Que había que ganarse la vida, que había que ganarse lo que se comia uno en el plato, que había que ganarse todo lo que uno querría tener, porque de eso se trataba la vida, de

GANARSE LA VIDA.

Y así lo creía.

Sabía que me tenía que levantar todos los días al colegio, aunque no me gustará, porque eso me haría ganarme la vida. Sabía que tenía que levantarme a trabajar todos los dias, aunque estuviera malo . Sabía que tenía que ir a quedadas con los amigos aunque no me apetecieran porque eso sería ganarme la vida teniendo amigos al lado.

Pero aún así, por mucho que lo hacia, no sabía que me pasaba, pero algo iba mal dentro de mí.

Por mucho que me quisiera ganar la vida, y en algunos momentos, me la ganaba muy bien. Yo no estaba contento con esa relación.

Estoy escribiéndote esta carta en el comienzo de eso que llaman ” crisis post-vacacional”. Dicen que hay que irse a dormir una semana antes para recuperar hábitos, hay que ir poco a poco y olvidarse de los hábitos de principios de año si todavía no los has cumplido.

Pero ¿Sabes lo que realmente pasa?

QUE LA GENTE NO SE GANA LA VIDA , LA GENTE ESTÁ SOBREVIVIENDO.

Ves caminar a primeras horas de la mañana por cualquier ciudad del mundo y la gente está cabizbaja. Vale, que a lo mejor hayan podido tener una noche tórrida con su pareja y amante, pero no suele ser la mayoría de las veces.

LA GENTE NO SE GANA LA VIDA, SE LA ESTÁ JODIENDO. 

Queremos ser felices, pero vamos a trabajo que solo nos producen urticaria los domingos por la tarde.

Queremos ganarnos la vida, pensamos que haciendo lo mismo que los demás, seremos diferentes a ellos.

Queremos ganarnos la vida, contentando a los demás en sus “deseos” sobre nosotros y olvidándonos de nosotros sueños.

Queremos ganarnos la vida, siendo igual que los demás y creyendo que sabrán distinguir nuestro talento de los demás.

Queremos ganarnos la vida, creyendo que si los demás dicen que son felices haciendo lo que hacen, nosotros también lo seremos.

QUEREMOS GANARNOS LA VIDA, QUEREMOS SER FELICES, cuando en el fondo somos la mar de infelices. 

El concepto de ganarnos la vida han venido de nuestros padres. Si tus padres son de la generación del 50, ya sabes de lo que estoy hablando.

Del esfuerzo, de hacer las cosas aunque no te gusten, de ir a lugares aunque no quieras, de quitarle la importancia a las cosas que te importan … pero sobre todo de tus hobbies, tus pasiones, nunca te podrán dar la satisfacciones suficientes como para vivir de ellas.

Creo que esa creencia ha hecho y hace mucho daño en nuestra sociedad, EL GANARSE LA VIDA.

La vida no se gana, se vive, se disfruta, se siente, se descubre…. pero no se gana.

Esta frase está asociada al esfuerzo hasta las ultimas consecuencias, al no pensar, al no sentir, al no rebatir ninguna idea y ni sueñes con que esas pasiones que tienes, pueden darte el salvo conducto a tu felicidad. Como mucho utilízalas cuando tengas fiesta o en los momentos libres, pero ahora lo que tienes que hacer es ganarte la vida.

Ganarse la vida, es ser un hombre o una mujer de provecho.

En definitiva, sigue lo establecido, que así nadie te señalará como “diferente o descarriado”:

Y cada vez , me llegan más emails, de la falta de comprensión de los demás ante el deseo de “ganarse” la vida de sus allegados.

¿Por qué? Les pregunto. Y casi siempre la frase suele ser algo parecido a esto: “Este no han tenido un caso parecido de éxito…Es que es algo fuera de lo normal…Es que no están acostumbrados a lo que quiero hacer…Dudan de que salga bien…”

La gente en estos casos están mostrando sus propios miedos en vez de apoyar a la persona. CADA UNO SE GANA LA VIDA DE LA FORMA QUE QUIERE, NO DEBERÍA HACERLO CÓMO LOS DEMÁS LO HACEN, SI ASÍ LO SIENTE.

Señores editores de libros, sé que esta frase no os gustará , pero es así como lo pienso, voy :

Los libros de la felicidad dejarían de publicarse y ser número de ventas, cuando los seres humanos dejaramos de AUTOTRAICIONARNOS. 

Te estás traicionando cuando estás haciendo un acto, totalmente contrario a lo que realmente te gustaría hacer.

Pero te han dicho que “GANARSE LA VIDA” es hacer lo mismo que hacen los demás, con un trabajo de 8 horas, soportando los malos modos del jefe y del cabrón de tu compañero que no ha tenido relaciones en años y lo paga contigo.

ESO NO ES GANARSE LA VIDA, ESO ES JODERTELA A TI MISMO. Y más sabiendo que te está esperando otras actividades que te hacen más ilusión.

Ya no sólo desaparecerían los libros de la felicidad, sino también las tonterías que nos dicen en Enero y después del verano, con los propósitos del nuevo año, las crisis post-vacacional. No necesitarás nada de eso, porqué estarás haciendo lo que sientes que tienes que hacer.

Nos dicen todo eso, para motivar, alentar a la gente. La gente cuando siente que está haciendo lo que tiene que hacer, no tiene crisis de ningún tipo, siente pasión por cada uno de los días que tiene por delante. Y te aseguro, que conozco a muchos que se “ganan” la vida, pero que muy bien.

¿Quieres ganarte la vida?

1.- Hazlo a través de cómo tú sientas que quieres y deberías hacerlo

y 2.- Nunca como los demás creen que deberías hacerlo y es lo “comúnmente” recomendable y establecido.

¡¡Tú decides!!

 

¡¡3 palabras motivadoras: VAS A MORIR!!

“Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir siempre” decía Gandhi.

Creo firmemente que las 3 palabras que TODOS nos deberíamos repetir todos los días nada más levantarnos son:

VAS A MORIR.

Te dirán que nada más levantarte y durante el día, tienes que repetirte varias veces mantras en los que aumente tu confianza, en los que “llames” a la abundancia o al amor de tu vida.. Mantras para aumentar la confianza en ti mismo o tu bienestar personal.

Pero nadie nos dice que nos digamos todos los días:

VAS A MORIR.

Parece que decirnos que vamos a morir, aunque sea una obviedad, es algo que no queremos darnos cuenta ni ponerle sonido a ese pensamiento.

¿Por qué?

Porqué creemos que hablar de la muerte es algo negativo. Que puedes entrar en una bucle depresiva o que no trae buenas vibras.

¿Te cuento un secreto? VAS A MORIR. ¡¡Tú y todos!!.

Unos morían antes de lo que se merecían y por desgracias otros durarán más de lo que realmente , por su acciones deberían hacerlo, pero absolutamente todos vamos a morir.

Hace unos días, en un evento donde el “agua con misterio” reinaba a altas de horas la madrugada, oía conversaciones del tipo: “Bueno ya tendré tiempo para hacer realidad mis sueños, ya existirían las condiciones idóneas para hacer realidad lo que siempre he querido, pero ahora que tengo hijos, va a ser imposible…. Es que no tengo dinero para llevar a mi pareja a hacer realidad sus sueños que tanto desea… David , eso de los sueños es para la gente que no tiene “compromisos” o está loca como tú, yo ahora no me lo puedo permitir… La verdad ¿QUién me va a querer ahora con la edad que tengo? Para eso, sigo con quien estoy y ya vendrán tiempos mejores..”

Me lo decían varias personas que no superaban la cuarentena de edad y otra persona que no superaba los 30.

Estaban anteponiendo la rutina, el miedo, el qué dirán a su felicidad, a sus sueños, a descubrir la posibilidad qué había detrás de ellos. Y todo pensando que cuando se jubilarán o hubiera unas circunstancias mejores, podrían hacerlo realidad.

¡¡QUÉ ILUSOS SOMOS!!:

Nunca me olvidaré de la muerte de un amigo cuando hice Formación Profesional. Lo había visto ni una semana antes, cuando un familiar suyo me dijo que había muerto de un infarto. Y eso ya hace 6 años. No hay día, desde ese momento, que no me acuerde de él y de la situación que vamos a morir todos, tarde o temprano.

Fue una situación que me hizo cambiar mucho. Era una persona que desplazaba mis gustos, mis aficiones, mis deseos por el qué dirán y por satisfacer a los demás. Y mientras tanto mi felicidad, mi camino personal lo estaba desplazando por los deseos de los demás. Era una persona que no hablaba de lo que quería , no fuera a pensar que estuviera loco y me quitarán la ilusión con sus comentarios. Era una persona que pensaba, que ya vendrían momentos mejores, para hacer lo que realmente quería hacer.

Lamentamos la marcha de toda persona que queremos. Pensamos que es una lastima que se haya marchado tan pronto, con lo que tenía por delante por vivir, las experiencias que le esperaban. Dejémonos de tonterías, se ha marchado, le ha tocado, lo que tú quieras, pero ya no está, OUT. Y lo peor de todo, nos decimos a nosotros: “Esperemos que nos llegue nuestra vez lo más tarde posible”.

¿Y tú qué te sabes? ¿Y mientras tanto que vas a hacer, posponer tu felicidad cuando estes jubilado? Pues a este paso quizá ya no conozcamos que es eso de la jubilación. ¿Y entonces para cuándo vas a dar el paso hacia adelante? ¿Cuándo el Gobierno te diga que puedes?

No creemos que vamos a morir. Los demás caen, pero tú crees que no, o al menos eso te crees.

Y te lo vuelvo a repetir, VAS A MORIR.

Hace unos días leí una frase de Javier Iriondo, que estoy totalmente de acuerdo: “Sin drama, nunca habrá despertar”. Mientras no nos demos cuenta por cosas que pasan a nuestro alrededor o en primera persona, nunca despertaremos. Siempre pensaremos que habrá tiempo para cambiar, que habrá mejores momentos para hacer lo que siempre hemos querido , que todo vendrá pero que AHORA no es el momento adecuado.

¡¡MENTIRA!!.

Ves en televisión, en entrevistas, personas en su lecho de muerte o tras la muerte de algún ser querido, se han lamentado de no haberle dichos cuanto les querían o lo importante que eran para ellos. Y ahora que se habían marchado, ya no podrán hacerlo.

¿De qué te lamentas tú, qué podrías haber hecho y no hiciste?

Y todo porque pensamos que tendremos tiempo más adelante para hacerlo, o bueno, pensamos que lo haremos.

Mucha gente te dirá que no tienes que dejarlo todo, que no hagas el loco, que lo pienses antes de hacerlo, que ya habrá tiempo, que seguro que vendrán tiempo mejores,… Todo para que no hagas lo que ellos les gustaría hacer.

No soy quien para decirte si este artículo te ha tocado la “patata” que no dejes a tu pareja después de tanto tiempo, que no dejes tu trabajo si lo único que te hace es encabronarte y más cuando tu pasión te está esperando durante tanto tiempo… Si lo sientes así hazlo, porque yo deje atrás muchas cosas por algo, que no sabía donde me llevaría.

No es el resultado, es la oportunidad que tienes delante, y no la coges, porque piensas que eres inmortal y siempre estará esperándote para ti. ¡¡Que confundido estás!!.

No es el resultado. Es la oportunidad de por fin dormir a pierna suelta porqué has hecho lo que tenias que hacer, ser tú mismo de una vez por todas.

Es la oportunidad de vivir, de conocerte, de sentir, de aprender, de ser uno mismo, de decir lo que sientes por la otra persona.

VAS A MORIR, me ayudó a darme cuenta, que cada día cuenta, que cada día es único, diferente a los demás, y que cada día tenemos es un día más para dejar nuestra huella en los demás.

VAS A MORIR, de ti depende qué hacer a partir de ahora que lo sabes.

 

 

 

 

¿Por qué unos tienen éxito y tú solo, el fracaso?

No porque fracasaste una vez significa que vas a fracasar en todo. Sigue intentando, resiste y siempre, siempre, siempre cree en ti mismo, porque si no ¿Quién lo hará?” Marilyn Monroe

Todos queremos alcanzar el éxito.

Todos queremos ser reconocidos por ser los primeros en algo, por nuestro talento o por el tamaño de nuestros seguidores.

Vivimos en una sociedad que pide el éxito como tarjeta de presentación ante los demás. Quién no lo tiene, está destinado a las cloacas de la mediocridad.

¿Qué provoca?

Que por el éxito lleguemos a hacer millones de imbecilidades (¿Cuánta gente se muere al año por hacerse un selfie?).  Y los que no se mueren o se endeudan, se preguntan: ¿Por qué ellos lo han conseguido y yo no?

Nos encantan las formulas para encontrar y dominar algo que es nuevo para nosotros. Acudimos a cursos “olla expres” que nos van a dar las claves para alcanzar el éxito en menos de 10 horas. Vamos y lo único que encontramos , es frustración y menos dinero en nuestro bolsillo.

Hace unos días terminé de leer el libro “La formula. Las leyes Universales del éxito“. Libro que explica las razones científicas del triunfo y del fracaso de las personas.

¿Cuál es la definición de éxito que tenemos que tener en cuenta a partir de ahora?

.- El éxito no depende de ti ni de tu actuación. Depende de los demás y como perciben esa actuación. 

¿Cuántas veces ha pasado que creemos que hemos hecho la mejor conferencia, el mejor artículo, el mejor combate de boxeo y que sin ninguna duda vamos a ganar y acaba ganando el otro? ¿Cuántas veces no has entendido cómo una persona puede subirse a los escenarios y triunfar, recibiendo tú más elogios que él?

El éxito no depende de ti. SI fuera así, todos seriamos personas de éxito.

El éxito no depende de tu percepción. Depende de la opinión de los demás. De cómo se han sentido cuando has realizado esa actividad. Te quedarás asombrado como hay ciertas personas que se suben al escenario o recorren el mundo con sus actuaciones, pensando que tú lo haces mejor que ellos.

Te guste o no, son los demás, la sociedad, quien determina el éxito, no tú ni tu ego.

¿Qué leyes determinan el éxito?

1.-  El éxito se basa en la actuación , pero cuando la actuación no se puede medir, el éxito se basa en las redes.

El éxito de Rafael Nadal, del F.c.Barcelona o de los Rolling Stones, se basa en los partidos ganados o en el número de entradas vendidas para un concierto. La diferencia entre un equipo bueno y otro malo, es fácil de determinar, serán las estadísticas o los goles marcados.

¿Pero qué ocurre cuando tenemos que determinar el éxito de un sushi o de un cuadro? No hay manera

Es en estos momentos, cuando las casas de subastas, cuando los demás, quienes determinan el éxito y/o valor de esa acción.

Ahora con el comienzo de la Liga de fútbol, ¿Qué se hace? Predicciones. Se predice el éxito o fracaso de los equipos, de los fichajes realizados o de quién será la sorpresa. Y todo porqué no tenemos datos reales para determinar si ha sido un fracaso o un éxito.

2.- Recuerda que la actuación es limitada. Pero el éxito ilimitado.

Nos está diciendo que no entendemos cómo tras leer un libro haya podido vender tantos ejemplares. Nos asombra cómo otros libros, teniendo más impacto en nosotros, no sea tan conocido.

Quizá seamos respetados por los demás, pero no somos las estrellas que deseamos ser. La actuación que realicemos será la que será para todos, pero son los demás quienes determinarán si nuestro éxito es ilimitado o mediocre. Como en muchos casos, los factores psicológicos, la motivación, la visualización…

Las ganancias son ilimitadas, pero siempre dependen de lo que opinen los demás.

Por lo tanto, igual que ha hecho hoy España contra los Usa en baloncesto, ten en cuenta, que sus actuaciones son iguales o ligeramente superiores a las nuestras. Cuando te centras en eso, en no tenerles miedo a las superestrellas, sentirás que puedes vencerles.

3.- ¿Cómo crear la tormenta perfecta del éxito?

Éxito previo x adecuación = Éxito futuro.

Es muy fácil, como dice en la Biblia, “aquél que tiene se le dará y le sobrará”.

¿Por qué triunfan las 2 partes de muchos libros y peliculas? ¿Por qué los más ricos son más ricos todos los años? Por esta ley.

Pero eso si, por mucho éxito que se tenga, si se lanza una canción mala o libro insipido, no quiere decir que seguirá siendo la favorita de la audicencia. ¿O es que triunfó Operación Triunfo igual que la 1 Edición?

Depende también de la calidad, adecuación del producto, no lo olvides.

4.- Los equipos necesitan de diversidad y equilibrio, pero solo uno se llevará el merito. 

Se nos habla mucho del trabajo en equipo. Se nos dice que solos nunca podremos llegar a conseguir nada. Pero cuando estamos dentro de un equipo, ¿Quién es el que recibe todos los méritos? ¿Quién es el que recibe el premio a mejor película de los Oscar?

Siempre damos el éxito a una sola persona aunque sin el equipo haya conseguido nada. Por ejemplo el Real Madrid, ganó 3 Champions seguidas, pero le otorgamos el papel de haber sido el artifice a Cristiano Ronaldo.

Aunque siempre que vamos a un evento, nos fijamos en las estrellas principales. No son ellas quienes provocan el éxito, sino que hay mucho y muchas personas detrás que hacen posible que lleguen a su objetivo.

Las personas “estrella” son esenciales para le éxito, para el liderazgo. Pero muchas estrellas juntas, es perjudicial, ya los egos chocan y nadie pone los huevos para hacer la mejor actuación mientras tanto.

5.- Perseverancia y el éxito llega en cualquier momento. 

Siempre nos han dicho que a ciertas edades si no hemos conseguido ciertas cosas, es mejor que dejemos de intentarlo. Que si a los 30 ya no eres alguien en la vida, que te olvides. Pero la experiencia dice que mucha gente consigue llegar al éxito a edades increíbles, ya que la curiosidad, las ganas de innovación no tienen limite de edad, siempre y cuando sigamos adquiriendo boletos y presentemos nuestro trabajo al mundo.

¿Qué perspectiva tienes ahora del éxito? ¿Por qué crees que has fracasado durante este tiempo? 

¡¡No te cruces en tu propio camino!!

“De tanto correr, de tanto tropezar y caer, de tanto herirme, hoy camino lento…pero llego más pronto” decía Victor Hugo Menacho Moreno.

Durante todo el día siempre nos estamos cruzando con cosas y personas.

Nos cruzamos siempre con esa persona al salir hacia el trabajo. Nos cruzamos con el kioskero los domingo cuando salimos a comprar el pan. Nos cruzamos con los amigos siempre camino del partido del futbol.

Siempre se entrelazan personas y situaciones durante nuestros días a días. Algunas serán positivas, otras mejor olvidarlas nada más llegar a casa.

Pero hay un cruce que no sabemos que podemos evitarlo por las consecuencias que puede traer y sin embargo, lo atraemos en los momentos cruciales de la vida.

Y es que NOSOTROS MISMOS, nos cruzamos en nuestro propio camino.

Nosotros mismos entorpecemos nuestro futuro, éxito o como tú quieras llamarlo.

Y no es porque seas torpe, es que aún sin haber dado un paso adelante, tú mismo quieres ponerte la pierna, para caerte y no seguir adelante.

Hace unos días me acordaba cómo la gente me preguntaba, cómo conseguía que mucha gente “reconocida”, me diera a una entrevista. Para algunos ” a un mindundi como yo”. Y siempre decía la respuesta y sigo diciendo la misma respuesta: “Pidiendo”.

Como dicen las madres: “Por pedir que no quede”. Sin embargo, me acuerdo que cuando empezaba a elevarse la calidad de las entrevistas, aumentaba el miedo en mí. Soñaba con poder entrevistar a una persona, sentía que se aprendería mucho con ella, pero ya simplemente el hecho de pensarlo, yo mismo me estaba entorpeciendo el camino con pensamientos tipo ” Pero sí tú eres un mierdas, ¿Quién te crees quién eres tú para que te de una entrevista?. Déjate de tonterías y quédate como estás, que estás muy bien…Deja de soñar y no te muevas de donde estas”.

Uno mismo siempre se está poniendo la pierna encima para que no levantes cabeza, sobre todo cuando la ilusión viene a tu vida de la mano de una nueva idea, proyecto o cómo quieras llamarlo.

SI optas por la opción de hacer caso a esos comentarios, te aseguro que después vendrán los lamentos, las quejas, las frustraciones y las rabias. Rabia porqué veras que otra persona si lo ha conseguido. La duda de qué hubiera pasado si lo hubieras intentado. La queja por la vida de rutina que llevas  y lo lamentos por estar viviendo una vida con la que nunca habías soñado.

Y todo porqué TÚ te cruzaste en tu propio camino.

Ponemos las excusas por delante antes de dar un paso hacia nuestros sueños o felicidad. Nos volvemos los más racionales del mundo pensando, ” que si nadie lo ha conseguido, ¿Por qué voy a conseguirlo yo? Si no da entrevista a nadie, ¿Quién soy yo para conseguirlo? Si durante tanto tiempo no me ha hecho caso, ni ha dado un paso adelante, ¿Por qué me va a decir si a mí?…”.

Las excusas , en la mayoría son puras pajas mentales que nos hacemos.

Anteponemos las excusas porque:

  • Tenemos miedo a saber la respuesta a la duda que tenemos.
  • No sabemos cómo gestionaremos si la respuesta es afirmativa.
  • Porque tenemos más miedo a nuestra propia felicidad o éxito que al rechazo. Algo que ya estamos acostumbrados si tenemos unos años.
  • Porque tenemos miedo a lo que digan los demás tras la consecución de nuestros sueños.

Todos hemos conocido a personas, que han antepuesto sus excusas a su felicidad. Y en algunos momentos nosotros mismos, por el miedo que creemos que viviríamos detrás de esa oportunidad.

Quiero decirte una cosa, por si todavía no te has enterado. Ven acércate. ¿ya? Te lo voy a decir bajito pero espero que se te quede tatuado ya para siempre. ¿Ya? .

¡¡ESTÁS VIVO!!.

Las excusas son la consecuencia de intentar imponerse al corazón. Racionalizamos, como nos han dicho que tenemos que hacer ante una nueva situación. Exponemos la situación, los problemas que creemos que tendremos y cuando tenemos toda la información , decidimos qué hacer o no hacer.

Y casi siempre gana, la razón. ¿Dónde dejamos al corazón, a eso que tienes en el lado izquierdo de tu cuerpo?

¡¡OLVIDADO!!

Y esperando que no nos vuelva a dar ninguna ilusión, porque no queremos nos arruine la vida que tenemos hasta la fecha.

Nos cruzamos en nuestro propio camino, porque creemos que la razón tiene más argumentos que el corazón. Cuando realmente, ni le hemos dado una oportunidad ni para que se explique ni ver qué pudiera pasar.

Cuando haces caso a tu corazón:

  • Aparecen las formas de alcanzar tu sueño o al menos caminos, que la razón no te enseñaba que podrían llevarte a él.
  • La razón solamente te pone un “NO PASAR” en cada una de las ideas que tuvieras y en las que te inventases, también.  Cuando el corazón te está diciendo, PRUEBA.
  • Podrás conseguirlo o no, pero te aseguro que te irás a dormir sintiendo que has hecho todo lo que tenías que hacer.
  • La curiosidad nace del corazón. Así como la creatividad. ¿De la razón? El miedo y la frustración.
  • Lo conseguirás o no, pero te aseguro que aprenderás mucho más que aquellas personas que por creer en un dato, no den un paso hacia sus sueños.
  • Te enseña que el intelecto es un dato inerte. Mientras que el corazón, es un ser viviente.

Sólo nosotros nos cruzamos en nuestro camino. Sólo nosotros somos capaces de tirar adelante o pararnos y llorar por lo que pudo haber sido y no fue.

Sólo nosotros.