¡¡3 cosas que no leerás en ningún libro!!

“No hay nada en la vida que no contenga sus lecciones. Si estás vivo, siempre tendrás algo que aprender”

Ha sido despertarme y ver una frase que decía asi: ” Soy el mismo de siempre pero con lecciones aprendidas”. 

Me siento actualmente muy identificado con esa frase. Como diría Raphael, sigo siendo aquél, pero mucho más listo.

Echando la vista atrás, seguro que la gente pensará frases tipo: “La vida es muy sabia…, te da y te enseña todo lo que tienes que aprender en el momento adecuado, el karma es así...” O gracias a nuestra formación cristiana y a día de hoy guiada por la industria de la felicidad, con cosas como ” El rencor te hace daño a ti, no lo seas con nadie…Siempre sonríe y la vida te sonreirá….Busca la felicidad al igual que buscas el otro calcetín en la lavadora..Estamos hecho de las experiencias que vivimos…”

Pues me voy a quedar con la ultima frase: “Estamos hecho de las experiencias que vivimos”.

Estoy totalmente de acuerdo, pero ¿De que experiencias aprendes más: por las que ya habias pasado anteriormente o por las que desconocías y te han enseñado más?

Echando la vista atrás, yo por las que nadie me enseño que podría pasar y pasé.

La vida te enseña que tienes que leer para estar actualizado, que tienes que darte a los demás, que tienes que dejar hablar a los mayores a cierta edad o que no tienes que dudar de lo que dicen tus profesores… Estos y otros muchos aprendizajes, se unen a nosotros con el paso del tiempo, haciéndonos quienes somos a día de hoy.

¿Pero cuáles son esas experiencias que no salen en los libros de instrucciones de la vida y qué deberíamos conocer antes de enfrentarnos a ellas?

.- Desobedecer

Al igual que las otras dos experiencias, nos enseñas desde pequeños a lo que no debemos hacer si queremos que el resto de la vida nos vaya bien o nos desviemos del carril.

Nos enseñan a que no tenemos que desobedecer a toda persona mayor o que tenga un título que de miedo, como el de profesor. Todo porque ellos saben más que nosotros más que nosotros y quieren lo mejor para el devenir de nuestras vidas.

Pero no nos enseñan el pensamiento crítico. Lo están oprimiendo desde la infancia, y luego cuando somos “maduros”, nos creemos todo lo que dicen nuestros políticos, amigos , lo que sale por televisión o nuestras parejas.

¿Por qué vamos a dudar? Si lo que quieren es lo mejor para nosotros, ¿si? . Y bueno no lo hagas, ni siquiera lo pienses, ya que las consecuencias fuera del “rebaño” y a la intemperie de la soledad, no son muy halagüeñas.

Ni lo decimos ni lo hacemos, no desobedecemos porque ser señalado por los demás como rebeldes, no es una buena carta de presentación. Como mucho, llegamos a hacer lo que nos da la gana, pero sin que se entere nadie.

Pero lo peor de todo, que tampoco nos desobedecemos a nosotros mismos. Ni dudamos ni nos damos la oportunidad de poner en duda lo que nos mandan por nuestro bien.

Desobedece a esos pensamientos que tienes instaurados de que no puedes, que será imposible o que le puede hacer daño si le digo que durante tanto tiempo ha estado equivocado…Desobedécete y descubrirás la persona que hay detrás de tantos miedos y vergüenzas. De los talentos que tenías dormidos y de las cosas que eres capaz de hacer

Desobedécete y estarás creando un nuevo mundo más allá de tus límites.

.- Decir No

Esta situación viene por la instrucción recibida, de ser buenas personas y siempre que los demás nos necesiten, decirles SI. De siempre ayudar al prójimo. Porque si no lo haces. los remordimientos de conciencia y el karma se volverán en tu contra.

Pero yo añadiría, “Siempre ayudarás mejor al prójimo, si antes sabes decir NO a los demás y a ti mismo”.

No sabemos decirnos NO. Y la consecuencia más importante de esa falta de Noes,  es que nos estamos faltando el respeto a nosotros mismos, a nuestros valores. Pero eso si , luego nos quejamos de lo mal que nos va la vida y lo desdichados que somos.

No es que no sepamos decir NO, pero el miedo a defraudar a los demás es mucho más fuerte que el poder de reforzar nuestra confianza en nosotros mismos, pase lo que pase.

Decir NO, es decirte SI a ti mismo, a tus creencias, a tus valores, a tus momentos. Es un SI a la congruencia.

Luego llega el lamento porque sentimos que todo el mundo se aprovecha de nuestra bondad y buen hacer. Aprende a decir No, no solamente a los deseos de los demás cuando ellos quieren, también No a los limites impuestos, a los pensamientos que te bloquean, a las personas que ya no aportan nada…

Di NO a todo que te impida avanzar y no ser tú mismo

.-  El egoísmo

“No seas egoísta y comparte con tus hermanos. No seas egoísta y comparte tus ideas con los demás…No seas egoísta y te comas el helado tú solo…”.

Ser egoísta en este mundo está mal visto.

Pero ya lo comentaba anteriormente en el artículo “Egoísmo Bueno Vs Egoísmo Malo“.

” QUE UNO PIENSE EN SI MISMO, MÁS QUE EN LOS DEMÁS, NO QUIERE DECIR PARA NADA QUE SE OLVIDE DE LOS OTROS”.

El egoísmo bueno sabe, que todo debe empezar por uno mismo . Porque el éxito, la paz, la felicidad, siempre empieza por uno mismo, y luego se expande hacia al exterior. Y no es al revés, nunca es al revés, del exterior al interior, que eso es el egoísmo malo.

Seamos egoístas. Deseemos lo mejor para nosotros. Y no es malo, ¿Por qué quien mejor que uno mismo quien se motive por los sueños de uno mismo?

Pero eso si, la palabra egoísmo en esta sociedad, es algo nocivo. Pues todos que luchamos por nuestros sueños, es egoísmo. Pues me declaro egoísta.

Echar la vista atrás, me ha hecho ver, que la vida no me enseñó a ser egoísta, sino que tenía que centrar mis energías en los demás, olvidándose de uno mismo.

Echando la vista atrás, me ha hecho ver, que siempre decimos si a todo, aunque vaya en contra de nuestros sentimientos y valores. Porque creemos que es mejor ir a favor de contracorriente, que obtendremos más, que saliéndonos del rebaño.

Echando la vista atrás, me ha hecho ver que más vale que obedecer que contradecir, porque el ser señalado por los demás, como aquella persona que dice una palabra más alta que los demás, es lago nocivo para nuestra marca . Y ya no te digo que tengas un pensamiento critico antes de probar las cosas o creértelas, porque sino ya serás tildado de loco.

Di NO a aquellas montañas de arena que impidan ser tú mismo, desobedece y salta hacia aquellos acantilados que sientas que te enseñaran más que lo que estabas aprendiendo hasta ahora y se egoísta y manda al carajo a todo aquellos que no te miren de frente.

¿Qué cosas has aprendido que no están en el manual de instrucciones que nos dan con la vida?

 

Anuncios

¿Cómo conseguir el éxito en tus relaciones?

El éxito depende de la preparación previa. Sin ella seguro que llega el fracaso” decía Confucio

No eres tus títulos. No eres el dinero que tienes en tu cuenta corriente. No eres el número de seguidores que tienes. No eres nada de eso…

ERES LAS RELACIONES QUE TIENES. 

Estos días me daba cuenta desde que empecé este nuevo trayecto en mi vida, las relaciones que han ido quedándose atrás, las nuevas que han venido y las que se están yendo, el poder que han tenido en mi vida. Como me han cambiado, me han hecho ver quién era y quién no quería ser.

SOMOS NUESTRAS RELACIONES.

Todas las relaciones, acaban afectando a todas las áreas de nuestra vida. El amor al trabajo. Relaciones de trabajo en relaciones familiares. Relaciones de amistad en el amor.  Las relaciones son el principio y fin de nuestro éxito, de nuestra paz, de nuestra felicidad.

Pero no nos damos cuenta de ello. Las damos por supuesto. Sabemos que están ahí si son de amistad o de pareja de mucho tiempo. Pensamos que siempre estarán ahí. Que no se van a ir de nuestro lado. Que todo irá como siempre. O si nos están yendo mal las cosas, ni locos pensamos dejar una relación , ni creemos que será por esa relación que se está consumiendo, el motivo de cómo nos sentimos.

Siempre acabamos echándole la culpa a circunstancias exteriores, no queriendo ver la salud de nuestras relaciones con los demás, PERO TAMBIÉN CON NOSOTROS MISMOS.

¿Y qué hay que tener o no tener en toda relación, para que haya éxito?

1.- Complementan tu foco, tu propósito, tu estilo de vida. Y no lo hacen descarrilar.

Será duro, pero si ni siquiera respetan tus decisiones respecto a lo que quieres hacer con tu vida, ( al no ser que sea algo nocivo o vayas directo para Carabanchel), hazte una pregunta: ¿De verdad merece la pena estar junto a esas personas que no respetan tus decisiones?

A lo largo de muchos artículos lo he dicho, mucha gente que a día de hoy no está en mi vida, y llevaban años en ella, ya no están. ¿Por qué? Porque no querían me diera la oportunidad de hacer lo que sentía. Tenía que seguir un status. No tenía que salirme de lo establecido, de lo que el grupo consideraba como normal.

Cuando me di cuenta, que importaba más mi felicidad, el darme esa oportunidad de descubrir qué había detrás del miedo, el tiempo iba diciendo adiós a esas personas .

Ya no te digo que tienes que tener personas que sean “palmeros” de tus ideas , porque esas relaciones también acabarán siendo tóxicas. Sino personas que te alienten, apoyen, RESPETEN tus decisiones, porque sepan que la vida es una y hemos venido a exprimirla desde nuestros talentos y paz.

Piensa en toda aquella persona que ves que no son sinceros contigo, que dicen que te comprenden pero luego intentan boicotearte, que no están cuando los necesitas y sólo los ves cuando te van bien las cosas…TODOS ELLOS, MANDALOS A PASEO. 

Tu salud te lo agradecerá.

2.- Nunca te hacen sentirte usado.

En otros artículos, comentaba cómo es la amistad en tiempos de crisis.

Son los únicos tiempos, que aún no deseándolos, acabas agradeciéndolos porque te demuestra quién es quién DE VERDAD.

Una relación, del tipo que sea, si se basa en los intereses propios, durará hasta que otra persona le satisfaga más sus deseos en relación a contigo.

Una relación, tiene el propósito de dar, de darse a los demás. Si, seguro que estás pensando, “pero yo también quiero recibir algo“. Desde luego que si solo das y no recibes nada, eso no es una relación, eso se llama “yo me hago la victima y me aprovecho de ti”. Pero si te encuentras en esa situación, quédate con la conciencia tranquila, porque tú no habrás usado a nadie, te habrás dado a esa persona, y con toda la paz del mundo, dirás adiós a una persona, que solo piensa en usar a los demás por su propio beneficio.

Una relación en la que una de las partes se siente usada, no es una relación, es opresión.

3.- Todo comienza, con una buena relación contigo mismo.

A través de las sesiones con clientes e emails que recibo, la tónica es siempre la misma: “Es que los demás…Es que mi pareja…Es que la relación con mi jefe…Es que …”

Siempre cuando una relacion va mal, empezamos por echarle la culpa a los demás, a la parte contratante. ¿Pero qué pasa con nosotros? ¿No tenemos algo de culpa en dicha situación?

Siempre respondemos: “¿Yo? Eso si que NO, la culpa de todo la tiene él/ella

¿CÓMO TE LLEVAS CON ESA PERSONA QUE VES TODAS LAS MAÑANA EN EL ESPEJO?

Se sincero, ¿Qué te parece?

Ya puede ser una relación de pareja, amistad, profesional o lo que sea…pero si no empiezas por estar en paz contigo mismo, en creer en ti, en QUERERTE,…Me puedes explicar ¿CÓMO VAS A QUERER Y POR LO TANTO, TRIUNFAR EN LAS RELACIONES?

¡¡IMPOSIBLE!!

Se nos habla del éxito, de cómo llegar a ser un referente, pero no nos preocupamos del principio del comienzo para llegar a él, que son las relaciones que tenemos, cómo son y que emociones nos producen.

Muchas relaciones te limitan y lo sabes. Otras que son recientes, te alientan y motivan. De ti depende.

¿Mi consejo? Relaciónate con personas, que acepten quien eres a través de tu estilo de vida, de tu forma de ser, de tus excentricidades. ¿A las demás? les das las gracias por estar, pero no es tu camino. ¡¡Tú decides!!

¿Cómo son tus relaciones?

¡¡Coherente no es lo mismo que Congruente!!

La congruencia de un líder siempre se nota, la gente no hace lo que tú le dices que hagan sí no lo que te ven hacer” decía Edgar Bravo.

Últimamente mi vida, ha estado relacionada con estas dos palabras, la coherencia y la congruencia.

Coherencia se denomina a algo que resulta lógico y consecuente respecto a un antecedente.

Congruencia es conveniente, oportuno. También se dice que es coherente.

Como no creo que congruente y coherente sea lo mismo. vamos a centrarnos en las definiciones de conveniente y oportuno.

Hace poco me ofrecieron hacer una aportación en un evento con el que no estaba de acuerdo.

¿El por qué? Es lo de menos.

Si hubiera sido coherente, es decir lógico y consecuente respecto a los antecedentes anteriores, hubiera dicho que si. Ante una petición, como las que antes había aceptado, la persona esperaba que dijera que si.  Y más siendo para el evento que era, con la repercusión que podría producirse al respecto, es lo que esperaba y deseaba.

Pero mi cuerpo me decía que NO. Que había que ser congruente con lo que había dicho tiempo atrás en el que expresaba mi no ante dicho evento.

¿Por qué no es lo mismo ser coherente que congruente?

  1. Hubiera sido coherente, si hubiera seguido aceptando sin pensar en cómo me sentía ante esa petición. Hubiera dicho que si, por contentar a las otras personas y me hubieran visto encima del escenario.
  2. He sido congruente, conveniente tomar esa decisión en función de mis deseos, valores y propósito. Si hubiera aceptado, hubiera transgredido mi forma de pensar y sentir. Me hubiera mentido a mi mismo. ¿Qué reputación hubiera tenido a partir de entonces?

Como bien decía Ana Morcillo en su Instagram, hace unos días, NO es lo mismo, ser coherente que ser congruente.

Una persona coherente está junto a la herencia. Es Co- herente. Es decir, hace lo que la rutina, la experiencia, los demás harían en esa situación. Está con la herencia.

Es definitiva, no se sale de lo establecido, de lo que es considerado como “normal”.

Estar con – la herencia, es tener amigos con los que salir los fines de semana. Estar en co- herencia es tener una pareja e hijos a cierta edad de la vida. Es tener un trabajo de 8 horas y quejarte de él todos los días….Eso es co-herencia.

Hacer lo mismo que hacen los demás.  Lo que se venía haciendo hasta la fecha. En definitiva, no salirte de lo establecido.

Porqué si quieres o al menos lo piensas salirte de lo establecido, sabes que serás señalado y tildado de “diferente” “loco” o rarito para arriba.

Así que mejor seguir la co-herencia, y no ser considerados como “diferentes”.

¿Qué hacemos en este caso?

MENTIRNOS A NOSOTROS MISMOS en el caso que en el fondo sabíamos que nos hubiera gustado hacer otra cosa.

Y todo por no ser congruentes con lo que pensamos.

Si no estas de acuerdo con algo, ¿Por qué haces lo contrario a lo que estabas pensando? ¿Qué marca vas a dejar en los demás? ¿Qué van a opinar de ti?

¡¡Qué giras más que una veleta!! Será lo más bonito que te podrán decir en esos momentos.

A unas personas les dirás una cosa y a otras lo contrario, haciendo ni una cosa ni otra.  ¿A quién creer? Tendrán miedo a ver por donde salen y tu palabra poco valor tendrá.

Ser congruente, es hacer lo que piensas. Es realizar lo que has dicho que ibas a realizar. ¡¡PERO DE VERDAD!!

Sin miedo, sin dudas.

Te has comprometido contigo mismo, que NO es NO. Digan lo que digan los demás, aunque el miedo mas atroz atenace tus músculos.

Te has comprometido a no hacer algo, a decir lo que sientes, a realizar tus sueños a pesar del qué dirán y de las consecuencias.

¡¡ERES CONGRUENTE!!

Y a posteriori serás co-herente con tu historia, con tu tradición. Porque a partir de ese momento , eres consecuente que lo que piensas, lo pones en práctica.

Pero ser congruente en este mundo, aunque se habla mucho en el liderazgo, en las relaciones de pareja, dentro del desarrollo personal , son pocos quienes lo hacen.  Y no me considero un ejemplo a seguir a ningún nivel por esta situación.

Ser congruente es:

  • Confiar en uno mismo, como nadie ha confiado en ti hasta la fecha.
  • Vivir en la incertidumbre. Ya que no sabes qué pasará por tu acción.
  • Romper tus esquemas pre-establecidos, como los de los demás. Ya que estás haciendo algo que no esperaban.
  • Es darte permiso de descubrir quien eres y empezar a liderar tu vida. Dejando a un lado el pasado y el qué dirán.

Como vemos, ser congruente, es vivir al otro lado de lo establecido por esta sociedad.

Es no dejarte pisotear como hasta ahora por los demás, y empezar a dejar tu huella en el suelo firme. Que para eso es a lo que has venido a este mundo.

Se habla mucho que las personas, las marcas, tienen que ser coherentes.  La coherencia como hemos observado, se fragua con el paso del tiempo. Porque acompañas a la herencia que has ido dejando con el paso del tiempo.

SEAMOS CONGRUENTES DE PRIMERAS. Hagamos lo que decimos que vamos a hacer siempre y con el paso del tiempo nos ganaremos el título o la marca de coherentes.

Más congruencia y menos coherencia.

¿Te consideras coherente o congruente?

 

 

 

¡¡La venganza motiva más que el dinero!!

Cuidado con la hoguera que enciendes contra tu enemigo, no sea que te chamusques tú mismo” decía Shakespeare

¿Quién no ha tenido alguna vez algunas ganas de vengarse de alguien? ¿Quién no ha tenido el instinto de demostrar a la chica que te gustaba, que se había confundido en su elección y vengarte poniéndote todo buenorro? ¿Quién no ha querido vengarse de sus padres, demostrándoles que estaban equivocados cuando ellos no veían bien la decisión que habías tomado?

¡¡TODOS!!.

En un mundo en el que parece que solamente deben existir las emociones positivas y siempre estar sonriendo a la vida y al amor, TODOS HEMOS TENIDO EN ALGÚN MOMENTO DE NUESTRA VIDA, EL SENTIMIENTO DE VENGANZA.

Hace unos días hablaba con Rubén Turienzo, el autor del libro “El pequeño libro de la motivación, sobre el poder de la venganza en el desarrollo personal de la humanidad, tras su conferencia realizada en mi ciudad.

Lees libros y te hablan del propósito en la vida, del porqué como uno de los grandes motivadores en nuestra vida. Antes nos decían que los trabajadores estarían solamente motivados en función del dinero que les pagases. Bueno algún “líder” todavía sigue pensando así.

Sin embargo, en el mundo de la motivación, creer que la venganza, la rabia o la frustración pueden ser uno de las palancas más importantes, llegando a provocar que lo imposible sea un vago recuerdo de lo conseguido gracias a ellas, es una quimera.

Tras refranes como “La venganza es un plato que se sirve frio. El que la hace la paga..” o películas como Kill Bill. V de Vendetta. Gladiator o El cabo del miedo,… creemos que la venganza es peor que la arena entre los dedos de los pies.

Según la R.A.E, venganza es:

  1. Satisfacción que se toma del agravio o daños recibidos
  2. Castigo, pena.

Tras esta definición y si hemos estudiado en un colegio regentado por curas en nuestra infancia, la venganza es  de lo peor que puede sentir el ser humano .

Pero te he estado mirando mientras leías el artículo. Y esa sonrisa ha demostrado que has estado recordando situaciones, en los que te has vengado de alguna manera de situaciones que no han cumplido tus expectativas.

¿Me confundo? ¡¡Reconócelo!!

En esas situaciones, te habrás dado cuenta:

  • Al principio era una llamada de atención a esa persona que no ha sabido ver quien eras. Seguramente por tema del físico. Pero tras la transformación, has vivido y conseguido muchas más cosas que si hubieras estado con ella y sin el proceso que has vivido.
  • Te has demostrado , que sabes hacer muchas más cosas de las que te imaginabas.
  • En muchos casos, has encontrado tu felicidad. personal como profesional. Yendo por caminos que creías imposibles. Y todo por la venganza.
  • De que la vida, no es compararte con los demás, no querer ser como los demás. Si no que al descubrirte durante el camino, te has dado cuenta, que tú eres tú y quien quiera bien, y quién no, que no mire.  Algo de lo que te sientes orgulloso desde ya, de ser tú mismo.
  • La persistencia, el foco, la constancia…empiezan a formar parte de tu vocabulario.
  • En definitiva, LA VENGANZA TE HA AYUDADO A DESCUBRIRTE, A CONOCERTE.

¡¡Pues parece que la venganza produce también beneficios positivos en nuestro desarrollo!!.

Cuando tú te quieres vengar de esa persona que no ha visto quién eres a pesar de todos los esfuerzos que has hecho y ha acabado yéndose con un “¿Qué ha visto en él?”, te das cuenta que enfocamos nuestra felicidad en lo que dirán los demás , que en esperar más de uno mismo.

Pensamos que llegaremos a la felicidad a través de la aprobación de nuestros padres, consiguiendo ese puesto de trabajo que tanto esta de moda o teniendo la pareja más guapa de todo el grupo de amigos. Cuando en el fondo , tras ese proceso de venganza, nos damos cuenta, que la verdadera paz, siempre está dentro de nosotros esperándonos si nos atrevemos a mirar dentro de nosotros.

Pero también , estudiando esos procesos “vengativos”, me he dado cuenta, que se produce una transformación.

Tras pasar el periodo de ir al gimnasio para descubrir músculos que no sabías que tenías y enseñarlos a esa persona, de conseguir lo que querías y poderle darle en los “morros” a esas personas que no creían en ti, o que vieran tus padres, que lo que haces es lo que realmente te hace feliz, hechas la vista atrás, y solo ves orgullo.

La venganza de querer “matar” a los demás de envidia, focalizándote en el exterior, se ha transformado por el camino en un orgullo hacia tu persona.

En darte cuenta que te has caído muchas veces pero te has levantado otras tantas. Que has sacado horas de donde creías que no existían. Que has luchado por lo que creías que querías con tesón, ilusión y perseverancia.  Y que las toallas sirven para secarte el sudor, las lagrimas pero no para tirarlas.

Además si nos damos cuenta, cuando tú coges un libro, vas a una conferencia, vas a un profesional que te ayude por un motivo, lo que estás haciendo es querer vengarte de la situación que estás viviendo, porque sabes que no te la mereces, que no eres así.

Y cuando ha pasado el proceso, sientes el orgullo de haberla superado.

¡¡PUES PARECE QUE LA VENGANZA ES UNA GRAN PALANCA DE MOTIVACIÓN DIARIA!!.

Así que recuerda:

  • Todo proceso de transformación, nace de la venganza contra las circunstancias que estas viviendo.
  • Siempre véngate contra ti mismo. Significará que sientes que las cosas pueden ir mejor de lo que están yendo hasta ahora.
  • La paz está dentro de ti, no queriéndoles mostrar a los demás lo que se han perdido contigo.
  • Siente orgullo de quien eres, no busques nunca la aprobación de los demás.
  • La venganza ha conseguido muchas más cosas en el mundo, que el dinero.

¿Cuándo fue la última vez que te vengaste de ti mismo?

 

 

 

 

 

¿Tienes un plan para tu vida?

“Planifica tu trabajo y luego trabaja sobre tu plan” decía Robert Baden-Powell

“Me encanta que los planes salgan bien“. Frase mítica de la serie del Equipo A, que al oírla recientemente me ha hecho recapacitar.

Te lanzo esta pregunta: ¿Tienes un plan para tu vida?. Si es así…¿Quién ha diseñado ese plan? ¿Tú o ha sido “recomendación” de los demás?

Cuando preguntas a los amigos, si tienen un plan con su vida, te responden encogiéndose de hombros cuando les dices que tener un plan con su vida, no es hacer lo que dice tu pareja o seguir los dictamenes de tus amigos los fines de semana.

Un plan es la señal de quiénes somos, lo que queremos y las metas que anhelamos. Si no lo tienes, te estarás dejando llevar por el día a día, para a posteriori quejarte de que “tonto” fuiste porque no cogiste las riendas de tu vida sabiendo que era lo que tenías que hacer.

Tener un plan , es demostrar si eres uno más o eres diferente a los demás.

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, no nos preguntamos “¿Por qué hago lo que hago?”. Y no nos lo preguntamos, porque en la mayoría de las situaciones, sabemos que no es lo que nos gustaría hacer. Lo hacemos porqué lo hacen los demás, porque es lo “conveniente”… Pero no es lo que nosotros querríamos.

Pero por miedo, por el qué dirán, por nuestra falta de confianza en nosotros mismos, en creer que no somos dignos de conseguir eso que siempre soñamos todas las noches…preferimos seguir los planes de los demás que no los nuestros.

Mientras seguimos, los planes que los demás nos “recomiendan” para nosotros,  esperamos que yendo por el camino que no es el correcto, venga el destino, la ley de la atracción o “Papa Estado” a darnos lo que nosotros queremos , pero eso sí, sin que nuestra gente nos deje de lado, porque nos hemos salido de los “planes establecidos”.

¡¡Deja de soñar y empieza a aceptar la realidad!!. Sabes que ése no es el camino que te llevará a tu tranquilidad, a tu éxito. PERO TÚ MISMO.

Quieres te reconozcan por lo que crees que eres, por tus talentos, pero mientras tanto estás siguiendo los “planes” de otro grupo de personas. Y todo porque no se enfaden, porque no te dejen de hablar, por sentirte integrado entre los demás.

Nos quejamos que no somos felices, que no tenemos éxito, que no ocurren cosas interesantes en nuestra vida. Nos hacemos las victimas, envidiamos a quienes SI lo consiguen pero no les preguntamos qué han hecho para conseguirlo.

¡¡TENER UN PLAN!!.

¿Por qué crees que se nos dice que quien para a pensar es tildado de perezoso? Porqué se nos enseña a no pensar, sino a seguir al rebaño, a la tradición, a lo que siempre se ha venido a haciendo. Y aún asi tenemos la esperanza, que será el único camino, para alcanzar la cima.

¿De verdad lo crees?

Tener un plan para tu vida, es la muestra de tu personalidad. Es la herramienta que es el santo y seña y de tu marca. Mientras no lo tengas, te dejarás llevar por las circunstancias.  Y si alguna vez te pasaras a pensar qué estás haciendo con tu vida, al ver lo que ves a tu alrededor, retomaras el viaje de seguir dejándote llevar por las circunstancias y los deseos de los demás.

¿La dirección que está tomando tu vida es realmente la que quieres?

Si eres sincero y eres coherente contigo mismo y has respondido que SI, FELICIDADES. Gracias por haber leído hasta aquí.  Lo único que te preguntaría es :

¿Qué metas tienes en la vida? ¿Son tuyas? ¿Te hacen feliz a ti o son el anhelo de otras personas?

Porque cuando hacia esta pregunta, normalmente me decían: “Es que es lo que toca, asentar la cabeza a pesar de que tenga miedo…Es que si no consigo seguir los pasos de mi padre, dirán que soy un mal hijo…Es que tengo miedo a la soledad y es mejor estar acompañado que no solo… Es que me da miedo expresar lo que siento, no vayan a verme como el raro del grupo…”

Creemos que somos muy maduros consiguiendo “metas” que a ciertas edades debemos tener superadas. Pero si nos preguntáramos de dónde salen esas creencias que tenemos, muchas veríamos que no son nuestras. Son deseos de los demás,  comparaciones con nuestro grupo de amigos, anhelos que hacemos porque los demás nos dicen que es lo mejor para nuestra felicidad.

No ponemos en duda ni nuestros pensamientos y con ello nuestras acciones. Y para mí, es el principio del comienzo, ese ejercicio para descubrir quiénes somos y transcribir un plan nuestro, que nos lleve a gritar:

Me encanta que los planes salgan bien“.

La vida es la suma de los planes que tengas. Estamos hechos de planes. Somos el resultado de los planes que hemos puesto en marcha.

Hace unos días una persona importante en nuestra sociedad me decía: “Yo cuando contrato a la gente solamente les hago una pregunta: ¿Qué planes tienes para tu vida? Si me responde que con divagaciones, dudas, se que es una persona que no le guía ningún propósito más allá que el de ser cómo uno más, sin pasión, ilusión ni sueños”.

Así que:

  • Si sientes que es hora de decir BASTA YA siguiendo los dictámenes de los demás, es hora de crear un plan en tu vida.
  • Si crees que los planes que estabas siguiendo no te hacen realmente feliz, es que estabas siguiendo los planes de otra persona. Es hora de crear TUS PROPIOS PLANES.
  • Tienes que tener tantos planes como aspectos integren tu vida.
  • Un plan siempre tiene que ser flexible, pero siempre coherente contigo mismo.

¿Me podrías enseñar tu plan para tu vida?

 

¿Tendencias para toda una vida? ¡¡La locura!!

“El corazón es como un manicomio, siempre hay espacio para una locura más”.

Hasta el día de hoy, ¿Cuántas veces has leído un titular parecido a esto: “Las tendencias en el mundo de la moda, de los recursos humanos, en la sociedad…. para el año venidero“?

Seguro que unas cuantas.

Nos encanta predecir las cosas. Y más creernos en las cosas que nos dicen que van a ocurrir. Porque así:

  • Creemos que estaremos a la moda. Seremos los “cool” del grupo.
  • Y estaremos al cobijo y al paro de las modas. Seremos uno más del grupo.

Me viene al recuerdo una frase que hace poco leí, que decía algo asi:

¿Qué es eso de normal? ¿Un programa de la lavadora?

Siguiendo las tendencias, queriendo conocer lo que vendrá y lo que está pasado de moda, la única tendencia que estamos siguiendo, sea el campo que sea, es la del Corsé.

Si, encorsetamos todo y a todos.  Hasta a nosotros mismos, nos estamos encorsetando.

Nos encorsetamos, ya que una moda, lo que hace es mostrar un lado de nosotros bonito, ideal, happy y súper ante los demás, mientras que nuestras debilidades, las oculta.

¿Qué hacemos cuando decidimos comprarnos el abrigo de moda, y no llevar el abrigo que siempre nos ha gustado y con el que nos sentimos más cómodos?

Gastarnos el dinero, que quizá no tenemos para sentirnos parte del grupo, aparentar algo que no somos. Pero sobre todo ocultar nuestra debilidad, el ser diferente a los demás, el mostrarnos quienes somos y cómo somos.

Vivimos en una sociedad, que tildamos de loco a quien se muestra cómo es. Que no se deja encorsetar por el qué dirán, por las expectativas o “caer bien” a un grupo determinado.

¿Y si quizá la única formula del éxito, fuera defraudar a los demás?

Y cada día lo creo más así. Defraudar, no quiere decir que si das tu palabra en un tema, no la cumplas. Para nada.

Defraudar es no seguir las expectativas de los demás ni los deseos. No son los tuyos, son los de ellos. Si les has defraudado, que se pregunten ellos porqué. Porqué tú simplemente, has seguido tus ideas, tu pasión, tu corazón,.. No tienes su corazón, tú tienes el tuyo. Y el tuyo decía que hicieras eso.

Muchas de las personas que he entrevistado, me lo han dicho así: ” No seguí tendencias, seguí lo que sentía. Muchos me tildaron de loco, por mostrarme cómo sentía. Me decían que era sensible y se reirían de mi, que no llegaría a ningún lugar. Sé que sentían defraudados por no seguir la estela familiar, pero era mi felicidad, era yo, era mi vida…”

Y te aseguro que les está yendo en todos los sentidos muy bien en la vida.

Te propongo, la única tendencia que tendrías que seguir en esta vida, LA LOCURA.

En estos momentos, como te he comentado, la locura se podría definir, tener la osadía de mostrar a los demás tal como eres, sin miedos ni reparos. Dejando a un lado las modas que en ese momento, estén siguiendo los demás.

Todos tenemos debilidades que no mostramos a los demás, por miedo. Por miedo a que nos encorseten, como raritos, especiales, o vete a saber cómo.

Como bien dice Ray Dalio en su libro “Principios“, “Piensa de forma diferente, ya que lo común siempre viene de serie, desde que nacemos”.

Esa locura para los demás, es lo que nos distingue de la mayoría. Esa debilidad para los demás, que se tirarían los pelos si hablásemos sobre ella en público, es lo que nos hace diferente a los demás. Pero como nos gusta más una tendencia, el seguir al rebaño y no ser considerados “raros” por los demás , la ocultamos y se la contamos por la noche a nuestra almohada o al psicólogo preguntándole .”¿Somos raros por qué nos gusta tal o cual cosa?”.

Ayer viendo el programa de Risto Mejide, ocurrió una cosa, que podría tildarse, “para tirarse de los pelos”: Comentó que iba a hacer un programa sin seguir ningún guion y quería que los colaboradores también lo hicieran. Que quería ser coherente consigo mismo y con los telespectadores, haciendo lo que iba a hacer.

Al instante las redes, lo tildaron de loco, se echaron las manos a la cabeza. Terminó el programa diciendo que había sido el programa qué mejor se lo había pasado, y así lo reflejaron muchos de sus seguidores.

Lo que los demás pensaron que era una locura y un “suicidio profesional”, para él y sus seguidores había sido una de las mejores experiencias que habían visto en televisión.

Muchas personas aún a día de hoy, piensan que estoy loco escribiendo lo que escribo aquí, las conferencias que hago o cómo me expreso. Pero es que soy yo, no me pienso encorsetar en algo que no soy, por unos seguidores de más o me compartan los artículos la “cuchipandi” de turno.

SI te produce felicidad, coherencia y además te da para vivir, grita conmigo: ¡¡VIVA LA LOCURA!!.

Así que recuerda:

  • Todo aquello que crees que te hace débil y diferente ante los demás, ES LO QUE TE HACE DIFERENTE Y ÚNICO RESPECTO A ELLOS.
  • La locura tendría que ser seguir los dictámenes que todos siguen y aún así esperar que te reconozcan por lo diferente que eres a los demás….¡¡Creo que nunca lo conseguirás asi!!.
  • SI no defraudas a nadie, es que estás siguiendo los dictámenes de ellos y estás desechando tu esencia, tu talento, tu coherencia. Defraudar a alguien, es descubrir más mundo que el que todos creen que hay.
  • Date la oportunidad. Muestra lo que creen que son debilidades, porque verás que serán las catapultas que te llevarán a tu felicidad, a tu tranquilidad.
  • Y lucha porque te llamen loco, cuanto más lo hagan, más pronto estarás de llegar a la meta del éxito que te hayas propuesto.

¿Qué tendencia vas a seguir a partir de ahora?. ¿La de la locura o la de ser cómo los demás digan?

 

¿Perseguir tus sueños es de idiotas?

“El mundo está lleno de idiotas distribuidos estratégicamente para que te encuentres al menos, uno al día”

El mundo sigue adelante, según dicen basado en el principio de equilibrio.

A todos no puedes gustar. A todos no le gusta Messi, porque a otros les gusta Cristiano Ronaldo. A todos no le gusta tu bocadillo de Nocilla, porque otros son más de salado.

Unos te tildarán de valiente, con iniciativa por luchar por tus sueños, pero otros sin embargo, pensarán que eres un absoluto idiota.

Lo que es de idiotas, locos y no sigo más, es tener sueños, y “dormirlos” con pastillas para dormir, adicciones y menospreciando a los demás, porqué tú no tengas el valor de dar un paso adelante.

¡¡Eso si que es de idiotas!!.

Si que es una locura, seguir los pasos de los demás, sabiendo a ciencia cierta, que no es lo que quieres. Si no que sabes que lo podrías hacer mejor, de manera diferente. Sientes que a tu manera, podrías ayudar a mucho más gente. Pero prefieres seguir los pasos de los demás, no vaya a ser que se cumplan tus sueños, y no sepas cómo gestionarlos.

Son tus elecciones, y NO ELECCIONES, los que mejoran tu realidad. Pero ya no sólo tu realidad, sino quien eres, y quien podrías llegar ser.

Eres TÚ y no los demás, los que determinan tu felicidad, paz o éxito, como quieras llamarlo.

Por muchos libros que te leas. Por muchas conferencias a las que asistas. Por muchas tarjetas que recopiles en los eventos de Networking nunca sabrás de lo que eres capaz. Hasta que no empieces a caminar.

¿Cuántas veces echando la vista atrás, has pensado: “Pensé que no era posible y mira, ha superado hasta mis sueños más grandes“?

Todo porque empezaste a caminar. Todo porqué sentías que tenías que descubrir qué había detras de ése miedo que tenías , de la oportunidad que tenías .

El tren no espera a que te subas, cuando crees que estas preparado para vivir la aventura, ya que nunca lo estarás. Y luego te lamentarás por la oportunidad desechada.

Al destino se llega caminando, no esperando que llegue a ti o repitiéndotelo antes de dormir, creyendo que así las leyes de la naturaleza te lo otorgarán con un vaso de zumo y unas galletas en el sofá.

Queremos saber el CÓMO llegar a la meta antes de empezar a caminar.

La experiencia me ha dicho que es con el impulso del camino, con el esfuerzo de cada pisada, con las caídas, y focalizándote en el paisaje que está a tu alrededor , cuando el camino se empieza a despejar.

No quieras que las hojas que interrumpen tu camino se aparten , sin hacer nada.

Muévete, anda, pero eso si, recuerda: MÁS VALE PASOS CORTOS Y SEGUROS, QUE NO LARGOS Y CON MIEDO.

Aún a día de hoy, sé que hay gente que piensa que fui un idiota por escuchar lo que sentía que tenía que hacer.

Sin embargo, las bibilotecas están llenas de libros, que nos hablan de los avances que se han producido en la sociedad, en el deporte, en las empresas, gracias a personas que no creían en la palabra imposible. Que fueron considerados unos idiotas, locos, cuando empezaron.

Pero no sólo en dicha palabra, sino que sabían que ya era hora de dejar de escuchar a los demás y empezar a escucharse a ellos mismos.  A darse una oportunidad, cosa que no habían hecho hasta la fecha.

Te intentarán disuadir que las circunstancias que tienes en estos momentos no son las ideales. Te lo dirán o te lo dirás tú mismo, intentando quitarte la idea de la cabeza, que tanto te ilusiona.

Estás dejando que te limites. Estás limitando a ti mismo .

Si que es de idiotas creerte lo que dicen personas que no han intentando nada en su vida o viven en un despacho con contrato fijo, viviendo de las rentas de algo que hicieron hace años y que no han vuelto a hacer nada más.

De idiotas es creer que eres tu pasado. Y siempre lo seguirás siendo.

En el pasado he conocido personas tímidas que no se atrevían a hablar en público, que creían que nadie querría leer lo que ellos sentían, que ni ellos mismos creían que tenían habilidades para hacer lo que en el fondo sentían que tenían que hacer. Y a día de hoy, es verlos y ni imaginar cómo eran antes.

No eres tu pasado. Eres quien tú quieres ser a partir de estos momentos.

Sigo oyendo comentarios, que ir en búsqueda de tus sueños es algo “naif” e irreal. Que el único sueño es poder pagar una hipoteca todos los meses, hacer lo posible para tener una pareja a ciertas edades y un trabajo de 8 horas que te permita “subsistir”.

Que los únicos sueños que tiene que alcanzar el ser humano son esos. ¿Y lo demás? Es de locos, irrealistas o “hippies”.

¿Quiénes son los idiotas; tú que en el momento en que sientas que a lo mejor caminas por la calle desnudo , llevando al aire demasiado de tu corazón y de tu mente y de lo que hay dentro de su interior, enseñando demasiado de ti mismo. En ese momento sientes que tal vez estás empezando a hacer bien las cosas?

o

¿Aquellas personas que dicen que es imposible todo, que se quejan de todo, que se lamentan de la vida que tienen, se llenan de envidia por los avances de los demás, pero sin embargo no hacen nada por cambiar?

¿Quiénes son los idiotas y locos? ¿Tú o ellos?