¡¡Whatsapp con Educación, por favor!!

El precio de la grandeza es la responsabilidad” decía Winston Churchill

Las redes sociales demuestran la personalidad de cada uno de sus integrantes.

No creas que te voy a hablar de cómo ser un gurú en Instagram, que te siga en Twitter el gurú que tanto te gusta o como llegar a 10k seguidores en Facebook, porque sinceramente, a pesar de tanto tiempo sigo sin tener idea de cómo hacerlo.

Sólo soy yo y punto. Hago lo que quiero y cuando quiero, en las mismas.

Pero SI te voy a hablar de cómo las redes sociales, demuestran de qué estamos hechos.

No voy a hablarte de los trolls ni cómo afrontar una crisis de reputación por haber puesto un Tweed que no debías haber puesto, porque tampoco sé cómo hacerlo.

Lo que quiero expresar con este post es algo que me ronda últimamente por la cabeza, que se resume en esta frase:

MENOS EMOTICONOS Y MÁS EMOCIONES.

Os comento varias situaciones que recientemente he vivido:

.- Hace unos días fue mi cumpleaños. Se agradece todas las felicitaciones que recibí. Algunas que no me esperaba, así como otras que no llegaron y que si me esperaba. Fue un día genial, muy bonito y todo precioso. Pero lanzo una pregunta al aire:

Si no llega a ser por Facebook, ¿Cuánta gente de la que te ha felicitado, lo hubiera hecho sin él?

Menos mal que el Facebook me lo ha chivado, que la verdad no me acordaba. Si no llega a ser por el Facebook se me pasa…” ¿Cuántas veces has oído o dicho tú mismo esta frase?

Se sincero, seguro que bastantes.

¿Qué demuestra? Que si no llega a ser por una app, nos olvidamos de las personas. Ya no de un día importante para ellos, sino de preguntarles como están o de cualquier cosa.  Se pasará el tiempo sin ocuparnos de ellos, como los tenemos en Facebook, no pasa nada…

Recuerda existe una opción que se llama “eliminar de tu lista de amigos”. Y normalmente lo hago con personas que pasado mucho tiempo ya no tengo ningún tipo de relación.

NUNCA DES NADA POR SUPUESTO.

AL IGUAL QUE A TU PAREJA TIENES QUE ENAMORARLA TODOS LOS DÍAS, A LOS AMIGOS, LOS DE VERDAD, TAMBIÉN.

Luego no te eches las manos a la cabeza porque esa persona no responde a tus emails o mensajes. ¡¡Quedas advertido!!.

Hace años se hizo famosa una frase que decía: “Lo que diga la rubia..” a día de hoy decimos “Lo que diga FacebookMira Facebook nos recuerda que hace 3 años nos unimos aquí

Durante mi cumpleaños, AGRADECÍ cada uno de los mensajes que recibí tanto por facebook como por Whatsapp, pero voy a ser sincero, fueron las llamadas que recibí las que más me emocionaron, las que más agradecí.

Fueron llamadas rápidas, cortas, pero con sentimiento, con ilusión de querer compartir el día con uno.

Dejamos la conciencia tranquila con un mensaje en el muro, con un mensaje en Whatsapp. Pensamos que “ya hemos quedado bien” en su día y podemos seguir orientados hacia nuestros intereses.

¿Dónde está el “ocuparnos” de verdad por la persona? Hemos pasado de las cartas, de las llamadas, de los abrazos, a un mensaje en Facebook, que me cuesta menos tiempo,  le pongo algún emoticono chulo y “a otra cosa mariposa”.

Las redes sociales, cada vez más, demuestran las mascaras con las que nos movemos en el día a día.

Ayer mismo, había quedado con una persona. Llevaba tiempo queriendo quedar conmigo. A día de hoy, no sé para qué quería quedar. Os cuento.

Tras 30 minutos de retraso, varios mensajes y llamada, recordándole que habíamos quedado y si iba a aparecer…a los 40 minutos, me manda un Whastsapp diciéndome que le había surgido una “historia” y que perdonara.

La verdad, quizá le hubiera podido surgir algo. ¿Pero no ha podido avisar antes? ¿Ni un mensaje de Whatsapp? ¿Ni un mensaje de voz? ¿No tenemos ni 10 segundos para quedar bien con la otra persona? Quizá no, todo es posible.

Pero lo que demostró que usamos como escudo las redes. NI se digno con una simple llamada a pedir disculpas, ni proponer otra fecha.

Yo no soy quien para dar perdones a los demás, pero si me demostró, que con un simple mensaje creemos que ya está todo hecho. Como “YO YA TE HE DICHO TODO, AHORA DEPENDE DE TI, CREERME O NO…” No quiero que se arrastren por mí, pero si me parecía de educación una llamada y decir, “mira lo siento, paso esto y por favor, volvamos a quedar de nuevo (si de verdad era tan importante)”.

Si estuviera esperando, antes me tocaba la primitiva, que acabase recibiendo esa llamada.

Por no contar los mensajes que he recibido proponiéndome dar una conferencia o presentar “Liderazgo Canalla” en diferentes lugares. Todo por Whatsapp, ni una llamada ni media. Cuando pedía me llamaran para comentar la organización, me contestaban o “no tengo tiempo, ya me dirás” o se difuminaba la petición lanzada esperando dicha llamada.

NO SOMOS UN NÚMERO MÁS EN FACEBOOK O WHATSAPP, SOMOS PERSONAS.

¿Qué nos demuestra estas actitudes y las redes sociales?

.- Quien nos importa lo demostramos de verdad, no a través de mensajes bonito y espectaculares

.- Nos llega más una llamada, un abrazo o un café de 10 minutos, que un “A ver si tengo tiempo y quedamos”.

.- Como escribía hace unos días, no me creo las razones y si las acciones.

.- El mejor “muro” en el que puedes escribir, es en el de su corazón de la persona que tienes delante.

Las redes están muy bien, puedes vender a través de ellas a todo el mundo, pueden pedirte pedidos de lugares recónditos para ti, unirte a personas que tenías repartidas por todo el mundo… SI ESTÁN GENIAL.

Pero primero:

.- MIREMOS A LOS OJOS DE LA GENTE QUE ES ASÍ COMO SE DEMUESTRA TODO. NO POR MUCHOS SEGUIDORES, TITULOS O TARJETAS DE VISITAS, TE VOY A QUERER MÁS.

.- SE PILLA ANTES A UN MENTIROSO QUE A UN COJO, Y TE ASEGURO QUE SERÁ UN LEGADO QUE NO PODRÁS QUITARTE DE ENCIMA UNA VEZ OCURRIDO.

.- QUE LA HIPERCONECTIVIDAD SE BASE EN EMOCIONES, NO EN MASCARAS.

¿Cuántos mensajes has mandado hoy “por quedar bien”? ¿Qué llamada o visita no has hecho por pereza? ¿Qué te hace más ilusión, un emoticono o un abrazo?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde a través de este enlace.

¿Una vida aburrida?

El aburrimiento se cura con la curiosidad. La curiosidad no se cura con nada” decía  Dorothy Parker

El mundo vive sumido en el aburrimiento.

Estoy aburrido con mi vida…Estoy aburrido con mi pareja…Estoy aburrido con mi trabajo…Estoy aburrido con lo que ponen en la televisión…

Y no hace falta que lo diga la gente, viendo la cara que tienen durante el día, ya dice mucho de ellos… Una cara donde la sonrisa brilla por su ausencia y donde la mirada expresa tristeza.

Cuando la gente me comenta: “Quiero hacer algo con esta vida tan aburrida que tengo”, para posteriormente preguntarme: “¿Qué harías tú?”.

Siempre contesto lo mismo: “Hacer de verdad lo que sientes que tienes que hacer”.

Instantáneamente pegan salto para atrás, como cuando los gatos ven el agua.

Cuando uno está en búsqueda de sus sueños, NUNCA ESTÁ ABURRIDO.

Estamos aburridos, PORQUE QUEREMOS.

Estamos aburridos, porque nos ha ganado la frustración y la resignación a la fuerza de voluntad.

Estamos aburridos, porque hemos dejado que el miedo nos gane frente a la posibilidad de descubrir qué pasaría si fuéramos hacia nuestros sueños.

ESTAMOS ABURRIDOS, ESTAMOS DESMOTIVADOS, ESTAMOS DESGANADOS, PORQUE NO TE DAS LA OPORTUNIDAD DE SER.

Ahora se sincero contigo mismo, por favor, ante esta pregunta:

Cuando haces lo que sientes que tienes que hacer, lo que tu corazón te impulsa… ¿Cómo se te pasan las horas? ¿Me dices cuantos momentos tenías de ilusión, de superación, de aprendizaje? ¿Me dices que pensabas que tu vida era aburrida?

Con tu cara sonriente, pensando en aquellos momentos, ya me estás diciendo todo.

Cuando estamos haciendo lo que sentimos que queremos y debemos hacer, por iniciativa propia, NO HAY ABURRIMIENTO.

Siempre lo digo y lo diré, si supiéramos los significados de verdad de las palabras, muchas cosas cambiarían.

Aburrimiento es “La sensación de fastidio provocada por la falta de diversión o de interés por algo”.

Vayamos por partes.

SI una persona tiene la sensación dentro de ella, y no hace nada para transformarla. ¿Por qué se queja luego de lo que está viviendo?

Nosotros somos los responsables de lo que nos pasa, de lo que no nos pasa y así como lo que nos gustaría que nos pasara.

Seamos un poco más coherentes con nosotros mismos, y empecemos a ser dueños de nosotros mismos, de nuestras emociones.

Si sientes que te falta diversión en tu vida, es el momento, no de ir a una fiesta, de largarte a pasar el verano a Ibiza, o de emborracharte para olvidarte de la vida que tienes. Es el momento de pensar QUÉ está pasando en tu vida, QUÉ te falta y lo peor de todo, aún sabiéndolo, ¿Por qué no haces nada al respecto?

Cuando sabemos qué NO queremos en la vida, sabemos qué SI queremos en la misma. Simplemente es transformar la frase negativa de “No quiero que…” por “Quiero que…”.

Si, ya sé que estarás pensando que es muy fácil ponerlo en papel, pero luego hay que llevarlo a la acción.

Vivimos a la pata coja, porque tenemos miedo de pisar en la vida, con los dos pies y fuerte.

¿Por qué?

TODO POR MIEDO. Al qué dirán, a no saber si eres capaz, a no saber si lo conseguirás… y mientras tanto, gritas y gimoteas a los 4 vientos que “TENGO UNA VIDA MUY ABURRIDA”.

BASTA YA , que aún sabiendo lo que tienes que hacer, lo que te pasa, no lo hagas, no tengas los santos webs de decir:” Hasta aquí hemos llegado, ahora es mi momento, ahora voy a por mi oportunidad”

DEJA DE QUEJARTE, Y PONTE MANOS A LA OBRA. PORQUE HAS VENID O A EXPRIMIR LA VIDA, A DISFRUTAR DE ELLA, Y AÚN SABIENDOLO, NO LO HACES. Si te quejas de los resultados que tienes, es porque TÚ quieres tener esos resultados, sabiendo que puedes darle la vuelta a la tortilla.

Así qué no más excusas.

Y si te sientes aburrido y todavía estás enfocándote en lo que te produce ese aburrimiento. ¿Piensas que caerá un meteorito que cambiara la situación por ti? Me parece que no.

Te estás interesando por algo que no te ilusiona, te motiva, o ya ha hecho su labor en tu vida. Sigues interesándote en esa situación o persona, por el qué dirán, no vaya a hacerle daño, no vaya a ser que se cree la 3 Guerra mundial… Pensamos en posibles consecuencias que pudieran provocarse por nuestra reacción a nuestra sensación de aburrimiento… Y siempre acabamos dando prioridad a los demás, no se vayan a molestar, que a nuestra felicidad, a nuestros sentimientos.

En un cabeza llena de aburrimiento, frustración e ira, nuestra habrá espacio para el éxito, la felicidad y la ilusión. Y para que sí lo haya, tienes que empezar a enfocarte en ello. Cueste lo que cueste.

Será romper creencias, será romper con gente que lleva tiempo contigo, será romper estereotipos en tu círculo de amigos, serán muchas cosas seguramente… Pero habrá un gran beneficio esperándote:

DIVERTIRTE TODOS LOS DÍAS DE TU VIDA, SIENDO, HACIENDO Y SINTIENDO LO QUE TÚ QUIERES, QUIEN TU ERES…

Y te aseguro que es una sensación increíble, que te hace afrontar los días con una sonrisa de oreja a oreja, a pesar de cualquier circunstancia que surja.

Pero también te voy a hablar, de otra cosa. Hay que tener tiempos durante tu vida, en los que estar aburrido.

Aburrido es NO HACER ABSOLUTAMENTE NADA. Es el contrapunto a esta sociedad en la que tenemos que estar haciendo constantemente cosas sino pensaran que seremos unos “despojos de la sociedad”.

Yo promulgo que durante la semana tengamos la sensación de estar aburridos. El cerebro necesita oxigenarse, parar, ser “amebas” que recuperan la energía gastada, ver donde nos encontramos, qué ha pasado por nuestra vida o que NO ha pasado hasta la fecha.

Estar aburrido es darle vía libre a nuestro subconsciente, eso que nos guía pero por “agendas, miedos y rutinas” no dejamos que hable.

Por favor, date más momentos para estar aburrido, tu vida te lo agradecerá.

¿Vas a permitir que el aburrimiento se apodere de tu vida? ¿Por qué estás aburrido? ¿Qué vas a hacer para transformar tu vida?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de Amazon.

He lanzado el workshop “Liderazgo&Disrupción” en el que recoge toda la formación y experiencias que engloban el nuevo Management Disruptivo que las empresas y profesionales de éxito imprimen. Podéis poneros en contacto conmigo a través de chocolaterojoconsulting©gmail.com

 

¡¡Cómo pica la paciencia!!

La paciencia no es simplemente la capacidad de esperar — es como nos comportamos mientras esperamos” decía Joyce Meyer.

Que espere su p..a madre, que tengo prisa y no estoy para perder el tiempo…¿Paciencia? Lo que tengo los nervios a flor de piel… ¿Pero llega ya o no? Que ya han pasado más de 2 minutos desde que dijo que vendría… ¿Paciencia? Eso para los budistas, yo quiero mi hamburguesa pero ya

Son algunas de las frases tan bonitas que he escuchado durante el día de hoy, y no con una melodía que los oídos agradecieran.

Pitamos el claxon a poco que el coche de delante se pare aunque esté pasando un viejecito, queremos los números del supermercado vaya lo más rápido posible, a pesar de que sabemos que aún tenemos 13 números por delante

¿Por qué somos tan impacientes? ¿Por qué odiamos esperar?

.- Estamos en una sociedad, que EL QUE NO CORRE, VUELA. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, vamos con la 5 marcha puesta. Corriendo a desayunar, corriendo al trabajo, corriendo a las reuniones , corriendo a la comida que tenemos, corriendo a por los niños, corriendo a la cena con nuestra pareja, corriendo a hacer el amor con ella …TODO EL DÍA CORRIENDO.

Pensamos que nos estaremos perdiendo cosas, si vamos a un nivel “más normal” por la vida, si disfrutamos de todo momento, como si fuera lo que es, UNICO. Pensamos que si no vamos a una velocidad endemoniada por la vida, la gente pensará que somos unos “vagos”, “raros” o “demasiado zen”. Que las oportunidades hay que cogerlas al vuelo, y no en modo “tortuga”, como nos hacen ver que vamos.

Pero sobre todo, vamos a esa velocidad, porque no vaya a ser que nuestro vecino nos quite esa “oportunidad” y antes que él, tenemos que conseguirlo nosotros.

.- Somos unos impacientes, porque queremos resultados para “antes de ayer”. Si no alcanzamos todos los días unos determinados resultados, la sociedad nos considerará unos “negados”. Y con un futuro nefasto. No sirve los resultados que hayamos alcanzado el día de antes, hoy tenemos que conseguir unos nuevos. No sirve la media de resultados, tienes que subirla todos los días, porque los demás también lo hacen, y no vaya a ser que te quedes relegado a los últimos puestos, y te digan que estás despedido.

.- Somos unos impacientes, porque queremos un éxito rápido e indoloro. Nos da igual como lo haya conseguido el vecino. Si él lo ha hecho, nosotros también y si es el menor tiempo posible, mejor. Nos da igual como lo haya conseguido, porque si hay un método para llegar antes que él, a un éxito aún mayor que el que ha conseguido, MEJOR.

Nos han enseñado que el éxito es hacer lo que todo el mundo hace. Que si podemos hacerlo a través de un atajo, mucho mejor. Porque si no conseguimos éxitos, seremos considerados unos “don nadie”.

En un éxito efímero, un éxito que nos compara con los demás, un éxito que no promulga la singularidad que todos y cada uno de nosotros tenemos.

El éxito para unos será conseguir miles de seguidores, tener una empresa internacional, un descapotable o salir en una revista, pero para otros será actuar en un bar con su guitarra para todo aquel que quiera escucharlo. Todo es respetable, desde una coherencia interna, no unas reglas impuestas.

Si tú eres feliz así, ¿Por qué los demás te consideran menos que ellos? Cada uno es feliz como es.

El éxito es coherencia, para cada uno es lo que es. Nunca te compares con los demás.

.- Somos impacientes, porque no nos gusta sudar. Si sudamos, nos cansamos, y si nos cansamos podemos tirar la toalla. Claro que podrás tirar la toalla, pero siempre lo hará en algo que realmente no te motivaba, en algo que no querías para ti, y SI habían impuesto los demás para ti o por quedar bien. Así que mejor algo rápido, indoloro y que nos haga quedar mejor que nuestro vecino.

El sudar, el esfuerzo, el camino, el ser consciente de las caídas, del paisaje que estamos viviendo, nos hace darnos cuenta, de lo que somos capaces, de quienes somos, de talentos que teníamos dormidos, de personas que nos ayudan y de las que se van porque no creen en nosotros.

El esfuerzo, la constancia, nos hace recuperar valores que hasta la fecha teníamos olvidados. Eso de esforzarnos, es para los “new age”. Eso del sudor no va conmigo, lo quiero todo para ya..Eso de esperar…Que espere Rita…. Yo todo lo quiero para ya.

Creo y se por propia experiencia, que la impaciencia muere, cuando estás de vez focalizado en lo que tú quieres conseguir.

.- Aprendes que detrás del miedo que tienes, hay algo mejor que te está esperando y que te tiene que enseñar algo que no sabías.

.- Aprendes más por el camino que cuando llegas a la meta.

.- Aprendes más de ti mi mismo que siendo uno más.

.- Aprendes que si quieres, realmente hacer algo, acabarás consiguiéndolo en la mayoría de los casos.

.- Aprendes que todo lo bueno se hace esperar y que mientras tanto, la vida te está poniendo a prueba a ver si eres digno o no de ello.

Así que si eres un canalla, a partir de ahora, cambiemos el significado de paciencia que dice la RAE es “capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse… capacidad para hacer cosas pesadas o lentitud para hacer algo…”, por “Capacidad de disfrutar, vivir el camino, a pesar de las circunstancias ya que sabes que vas a llegar a tu camino, aunque los demás crean que es una locura”.

¿Qué te parece?

Os dejo la entrevista que me hizo Alejandro Durán para su blog, “Cuestión de talento”.

El próximo día 27 a las 19:00 Horas estoy junto a Andrés Pérez Ortega , en Fnac Callao presentando Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde. Os pero a todo.

¡¡Qué perra es la mente!!

No solo los golpes lastiman...”

mente perra¡¡Qué perra es la mente!!

Este pensamiento, viene conmigo últimamente.

¿Por qué? Porque pienso que en vez de apoyarnos en ella, como a nosotros nos gustaría, aprovecharnos de todos sus dones… sin que nos diera ningún “problema”, sin embargo es “el principio del comienzo” de todas nuestras dificultades.

No me cansaré de repetir, que nuestra felicidad no se compra a través del dinero, ni ayuda. No me cansaré de repetir que tus problemas, no son a causa de los demás, sino de ti mismo. NO me cansaré de repetir que no tienes miedo porque ese “muro” es más grande de lo que te imaginabas y crees que no podrás saltarlo.

No me cansaré de repetir, que no descansas, que tienes miedo, que crees que no eres feliz, todo por culpa de tus pensamientos, DE TU MENTE.

Llevo una temporada, que mi relación con el sueño, no es tan buena como desearía. ¿Por qué? Porque mi mente, cuando me encuentro en silencio, no para de hacerme girar sin sentido, como los ratones en su ratonera.

Dice el refrán “piensa mal, y acertarás”. Y a ése juego, es el que la mente quiere que juguemos con ella, como niños.

Si doy un paso adelante, la mente te dirá al instante “Te caerás como siempre lo has hecho, así que más vale malo conocido que bueno por conocer”.

Si digo lo que siento, la mente te dirá al instante “Seguramente la gente se irá de tu lado, porque pensarán que eres un loco, un anormal”.

Si le digo Te quiero, la mente te dirá al instante “Déjate de tonterías, y no hagas locuras, una mujer como ella, jamás estará con un chico como tú”.

Utilizamos el almohadón, para que nos dé la respuesta a esas dudas que tenemos, que nos confirme lo que sentimos o lo que debemos hacer, y sólo nos ayuda a aumentar nuestra confusión.

¡¡QUÉ PERRA ES LA MENTE!!

Pero no solo juega con nosotros a través de hacernos pensar en lo peor. También nos hace dudar de nosotros mismos, de nuestro valor.

Nos enfrentamos a situaciones nuevas para nosotros, y pensamos que la mente nos puede calmar ante la incertidumbre. Y lo único que hace, al ponernos en lo peor, convertir esas enfermeras que nos van a ayudar, en los peores “trolls” a los que un “gnomo” se puede enfrentar.

¡¡QUÉ PERRA ES LA MENTE!!.

Ni esas enfermeras quieren hacerte daño, como la mente te está diciendo, ni pasará nada catastrófico si le dices lo que sientes a esa chica y su respuesta pueda ser, NO.

No se va a ir el mundo a la mierda, te lo aseguro…, pero la mente quiere lo mejor para ti, no quiere que sufras, y por eso te dice que “ No lo hagas, déjate de locuras, es imposible que lo consigas, no te mereces ese sueño que quieres emprender…”.

Y como ante lo nuevo, por mucho que nos motive o aliente, en el fondo lo que queremos es no sufrir y conseguir ese sueño, sin el menor esfuerzo posible… Acabamos haciéndole caso a la mente, y taparnos con la mente ante lo que nos viene encima.

¡¡QUÉ PERRA ES LA MENTE!!

Dile a tu mente: “Me has ayudado hasta ahora a no sufrir, a sentirme seguro, a ir por el camino seguro, pero ahora me haré yo dueño de mi mismo, de ti y seguiré el camino que siento que tengo que seguir”.

¿Qué te ha respondido tu mente?

Mente perraMe imagino que algo así: “Eso no te lo crees ni tú…” Por decir algo fino.

Si dejamos que nos guie como hasta ahora, por mucho que queramos resultados nuevos en nuestra vida, aprendizajes hasta ahora no vividos, NUNCA LOS CONSEGUIREMOS. Porque como te he dicho, la mente siempre querrá tu seguridad.

Pero en esos momentos, tenemos que ser VALIENTES.

Esa situación está en nuestra vida con un PORQUÉ. Y te quiere aportar beneficios.

Sé que al leer estas palabras estarás pensando: “¿Esta incertidumbre me va a dar beneficios?, Y si me dice que NO ¿Crees que ya no querrá ni verme? Mi vida será una ruina..¿Qué pasa si no sale el proyecto?… Mi vida se va al garete”.

Te aseguro que no va a haber un cisma en tu vida, ni ocurrirá ningún ataque zombie si das el paso hacia adelante y no consigues lo que esperabas.

Te lo dice una persona, que siempre se ha considerado muy miedoso, pero cuando vio que no era tan fiero el oso como lo pintaba mi mente, se ha ido atreviendo a conocerse y lanzarse a retos imposibles hasta la fecha para él. Y que también se ha dejado llevar por “pensamientos irracionales” perdiendo oportunidades increíbles.

La mente nos dice “ NO PODRÁS, como nunca has podido hacer nada en tu vida… ¿No te acuerdas cuando intentaste algo parecido?”.. Nos quiere hacer ver que nuestro pasado será igual que ese futuro con el que soñamos, NEGRO.

Como lo que te dice, está en coherencia con lo vivido anteriormente, le acabas haciendo caso, el miedo empieza a inundarte, empiezas a ver a hormigas como monstruos, bloqueándote y viendo todo de forma negativa.

¿Qué hacer?

.- Esa experiencia que tanto miedo te produce, tiene para ti un aprendizaje hasta ahora nunca vivido. Está en tu vida por un PORQUE, así que permítete investigar.

.- Hasta ahora te has dejado llevar por la “seguridad” que te proporcionaba tu mente. Dale las gracias, pero ahora eres tú quien domina tus pensamientos, eres tú quien domina tu mente.. Y para ello tienes que empezar a llenar tu mente, de los pensamientos que quieres sentir en todo momento, haciéndolos llegar a tu subconsciente

.- Nunca sabrás qué pasará si no das el paso hacia adelante.

.- Lo que crees, lo que piensas, es lo que obtendrás. Así que empieza a cambiar tus pensamientos si quieres cambiar tus circunstancias.

.- Todo comienzo empieza por tu mente.

¿Qué malas jugadas te ha hecho tu mente? ¿Hacia dónde te ha llevado? ¿Dónde querrías te llevara?

¡¡Egoísmo Bueno Vs Egoísmo Malo!!

Algunas personas no han entendido que la tierra gira alrededor del sol, no de ellas” dice Mafalda.

egoismoSe habla de la felicidad sin parar,, de talento, de emprender pero creo que hemos denostado otra emoción, de la que nadie quiere hablar, de la que todos tienen miedo.

EL EGOISMO.

Ya sé que os he dado un gran susto, además en este día de Halloween.

David, nos enseñaron que hay que darte a los demás, que hay que compartir, que no hay que acaparar las posesiones que tienes…”.

Y estoy totalmente de acuerdo con ello, tenemos que dar nuestro talento a los demás, hay que compartir nuestro éxito, nuestros conocimientos… Pero yo no estoy en contra de eso.

La R.A.E habla del egoísmo como “Inmoderado y excesivo amor así mismo, que hace atender desmedidamente al propio interés, sin cuidarse del de los demás”.

¿Y si te dijera que para alcanzar un éxito, romper un hábito, tienes que cumplir un alto porcentaje de esa definición?

No pienses que te estoy diciendo una locura, ni me he bebido 2 copas de más para comer.

Hace unos días me lo confirmo un artista renombrado de nuestro país. Hablando con él, le pregunté, qué reflexión le hizo llegar a donde estaba ahora mismo. Y me respondió, que un día su padre le dijo, si realmente quieres conseguir algo en la vida, “empieza a pensar más en ti mismo que en los demás”.

QUE UNO PIENSE EN SI MISMO, MÁS QUE EN LOS DEMÁS, NO QUIERE DECIR PARA NADA QUE SE OLVIDE DE LOS DEMÁS.

Me comentaba que en sus principios, siempre se había PRE-ocupado de las opiniones de los demás, que todos estuvieran contentos con las decisiones que estaba tomando pero sobre todo que no se sintiera desplazado porque estaba haciendo algo que no había hecho, y los demás lo pudieran “repudiar” del rebaño.

Pero no hace falta ser solo egoísta en el mundo empresarial, sino también en la vida misma, me decía.

Porqué en la vida, a veces, nos encontramos con seres, “personas satélites”, que sólo quieren estar a nuestro alrededor, por puro INTERES. Aparecen cuando ellos quieren, desaparecen cuando ellos creen oportuno. Una vez nos han UTILIZADO, intentan que vayamos a hacer lo que ellos nos dicen, y todo por una sola cosa, EGOISMO.

Sólo su propio EGO, el sólo querer ver sus PROBLEMAS, sus COSAS, sus SENTIMIENTOS, sus TODOS, sin querer mirar a las personas que tienen a su alrededor. Apenas paran un segundo para ver que su PROPIO EGOISMO, lo está llevando a la deriva. Es en ese momento, cuando se transforman en personas TÓXICAS.

Personas, que no dejan vivir ni viven por si SOLAS.

Cuando tú quieres un cambio en tu vida, cuando TÚ empiezas a ser COHERENTE contigo mismo, el enano “maldito” que se llama “tu pasado” viene raudo y veloz, a cogerte de la espalda y a impedir que lo consigas.

¿Cómo?

Hace que te  importen los comentarios de los demás ante tus avances, tienes miedo al qué dirán, miedo a perder personas que siempre han estado a tu alrededor y se van porque no quieren que des esos pasos hacia tu felicidad.

Si de verdad te quisieran tendrían que quererte y apoyarte, ¿no?

¿Y por qué no consigues resultados? ¿Por qué no das ni un paso adelante?

Porque tienes miedo a lo que hay detrás del miedo, porque tienes miedo a las repercusiones que puede tener en tu vida a pesar que sabes que quieres hacerlo, y porque NO ERES EGOISTA.

Nos hablan de la auto-motivación, nos hablan del auto-coaching, del auto-liderazgo, que tenemos que coger las riendas de nuestra vida…Que tenemos que conseguir nuestros sueños, que tenemos que superar nuestras creencias…Que tenemos que buscar NUESTRA felicidad.

Y yo me pregunto ¿Eso no es ser egoísta? ¿Eso no es tener amor propio? ¿Eso no es tener orgullo propio? ¿Eso no es tener confianza en ti mismo?

Pero solamente nombrar EGOISMO, ya se da un salto atrás. Pues señores y señoras, es lo que nos están promulgando, un Egoísmo “bueno”.

No estoy promulgando la filosofía de “solo tenemos una vida y haz lo que te plazca”. Porque en esa situaciones, observamos gente que “juega” con las emociones de los demás, gente “ que no dice la verdad” en ningún caso, gente que es una hipócrita, en resumidas cuentas..

Yo no promulgo eso. Promulgo que seamos egoístas de una vez por todas, y nos demos una oportunidad.

Si, darnos una oportunidad a ser, a sentir, a decir lo que queremos decir de verdad. No decirlo a través de miedos, trabas, “te dije pero tú no me entendiste”, ni cosas parecidas.

Seamos egoístas ( con tacto y empatía por favor) porque solo tenemos una vida, y desde que me preguntaron un 4 de diciembre de 2010, que si quería preguntarme toda mi vida , que hubiera pasado si lo hubiera intentado, doy siempre los pasos que mi corazón me dicta.

¿Qué consecuencias tiene?

egoismo.- Que pasaras por un proceso que sentirás que tu vida se desmorona. Empezaras a darte cuenta que había personas que estaban a tu alrededor por interés, por no sentirse solas, porque contigo se reían… Es duro, pero es un proceso necesario. Posteriormente viene gente que te quieren por cómo eres de verdad. Te lo aseguro.

.- Te darás cuenta que en muchas ocasiones has sido un incoherente en tu vida. No te lo reproches, por favor. Acéptalo, es tu pasado, pero no es tu presente. A partir de ahora vivirás en coherencia contigo mismo.

.- Al ser incoherente, no has puesto límites en tu vida. Y HAY QUE PONERLOS. Te has dado a los demás, has querido hacerlos felices, has querido que cumplieran sus sueños, que se sintieran a gusto con ellos mismos y con tu presencia… ¿Y mientras tanto…? No ponías límites a situaciones, que había que ponerlas…

Como bien dice el refrán, más vale tarde que nunca…Así que empieza a ponerlos.

¿Qué beneficios tiene?

.- Te das cuenta de qué eres capaz de muchas más cosas que haciendo caso a los demás. Los demás te decían que era imposible, y no lo intentabas. Cuando eres egoísta, te das cuenta que no es así.

.- Te rodearas de gente que te quieren por cómo eres, no por tus títulos, experiencias o lo que pueden “sacar” de ti. Querrán estar a tu lado, por tu corazón, por lo que sienten junto a ti.

.- Al igual que te rodearas de gente que de verdad te quieren, verás el tipo de personas que vienen hacia a ti. Ya las posibles consecuencias negativas, podrás verlas venir antes. Ya la forma con la que afrontes la vida, será diferente.

Todo depende de la ACTITUD.

.- Pero ante todo, serás COHERENTE CONTIGO MISMO. Sabrás que tu felicidad empieza por ti mismo, que los resultados que quieres conseguir empiezan por ti mismo,  que la tranquilidad que anhelas empiezan por ti mismo…

.- Después que has conseguido lo que te proponías, ayudas a personas que están en la misma situación que tú. Sabes lo que te ha costado y el camino que tienen por delante. Les ayudas a conseguirlo. Eres su mentor…

No es ser egoísta y olvidarse de los demás, es saber que el primer paso de todo , empieza por uno mismo, si de verdad quieres que produzca los efectos soñados.

¿Y qué te produce la palabra egoísta? ¿Qué significado le darás a partir de ahora? ¿Eres egoísta? ¿Vas a empezar a serlo? ¿Hay egoísmo malo o bueno en el mundo?

¿Eres piscina o frontón?

frontonDavid, es hora de ser frontón”.

La verdad cuando me dijo Antonio, esta afirmación de forma tan rotunda, resonó en todas las partes de mi cuerpo al instante.

“Las personas se dividen en dos: Las que son piscina y las que son frontón. Las que son bañera son aquellas personas que cuando les dicen algo, sufren algún revés, se hunden como el Titanic. O aquellas personas que son frontones, que por mucho que les digan lo que les digan, cuando antes se hundían, ahora siguen adelante”.

¿Y tú qué tipo de personas eres?

¿Cómo empezamos a pasar de una piscina a un frontón? Simplemente haciéndonos una pregunta: ¿De quién es el problema? ¿De él o mío?

Cuando nos piden que nos quedemos “un poco” más para sacar el trabajo que está pendiente, cuando vayamos “enfadados” a visitar a la amiga de tu pareja que no aguantas, cuando vas a visitar a tu suegra como todos los domingo cuando en verdad lo que te gustaría es quedarte en la cama o viendo las carreras de F-1, estamos siendo unas personas piscina y olímpicas, para más INRI.

¿Por qué?

Porque estamos dando el poder de nuestras emociones a otras personas, a otras situaciones. Cuando en verdad, tendríamos que tenerlo nosotros mismos.

Cuando tu jefe, te dice si por favor te puedes “quedar un poco más” y le pones malas caras, estás dándole el poder de tus emociones a él. Te estás desfocalizando, no estás viviendo en el presente.  No estás siendo tú.

Cuando estás un día sí y otro también, discutiendo con tu pareja, amiga o jefa. Estás desfocalizandote de lo importante, que es el presente, que eres tú

Cuando haces las cosas sin refunfuñar, eres más productivo. Sabes que esa acción tiene un propósito ( ayudar a tu suegra, a tu amiga que está pasando una mala racha ..)… Darás todo de ti, y cuando te vayas de esa persona, no se quedará con la sensación que los has hecho de mala gana, sino que juntos, habéis vivido un momento presente, le has dejado tu motivación, ilusión, tu forma de ser y trabajar.

Creemos que somos muy fuertes, pero al mínimo “torpedo emocional”, nos sentimos “tocado y hundidos”.

Las mascaras que tenemos son muy endebles, por mucho que pensemos que somos muy fuertes.

Eso sí, todo es cuestión de 2, cuando recibimos “torpedos emocionales”. Uno los recibe pero otra persona los lanza.

piscinaCuando empieces a darte cuenta que esos “comentarios”, esas “guerras” que tenías todos los días, estás viendo que no tienen ningún efecto, que esa amiga ya no responde a tus “ataques” o que puedes “dominar” a ese empleado tuyo… Háztelo mirar más que más, porque seguramente, esa relación empiece a cambiar, con resultados no esperados por ti hasta ahora.

Lo que intentas guardar para ti, se acaba pudriendo. Lo que das a los demás, lo que disfrutas, siempre acaba floreciendo.

Cuando eres una persona frontón, devuelves todos los ataques que antes te hubieran hundido.

Responde a esta pregunta: ¿Quién empezaba los ataques? ¿Él? ¿Ella?

Perfecto, seguimos. ¿Quién respondía a los mismos? ¿Tú, verdad?

Y ahora responde: ¿Quién empezaba a gritarte en el trabajo? ¿Tu jefe, verdad?

Por lo tanto, ¿Quién tenía el problema? ¿La otra persona, verdad?

¿ENTONCES POR QUÉ RESPONDÍAS SI EL PROBLEMA ERA DE OTRO?

Cuando eres dueño de tus pensamientos, de tus emociones, respondes con silencio a los ataques, a los que antes “entrabas como un toro”..Tu actitud cambia, y con ello los resultados que obtendrás

¿Qué pasa cuando eres un frontón y no una piscina?

.Ya sólo respondes a lo que de verdad te importa y quien te importa. Pasas de problemas de los demás.

.Vives el presente, no te acuerdas de lo que pasó ayer, cómo te respondieron antes de ayer o que no hicieron por ti.

.Pasas de victimismo a dueño de tu vida, de tus pensamientos, de tus acciones.

.- Cada acción que realizas la haces desde el corazón. Dejando un legado en cada una de ellas, en cada persona, de buen hacer profesional y personal.

.- Eres un egoísta sano. Un egoísta que sabe que si quiere cualquier tipo de cambio, tiene que empezar por uno mismo.

Así que si sientes que te hunden con los “torpedo emocionales” que te lanza esa persona, eres una piscina, pero ya te pueden lanzar lo que sea, que tú sigues tan intacto como el Everest, eres un frontón.

¿Cuál de ellos eres tú? ¿Cuál te gustaría ser? ¿Qué cambios vas a producir para el cambio?

 

¡¡El lado oscuro del éxito..!!

No es lo que tú tienes, sino cómo usas lo que tienes lo que marca la diferencia” decía Zig Ziglar.

EXITOVivimos en una sociedad, en la que el éxito y la consecución del mismo, es lo que nos rige.

Sólo vivimos por y para el éxito.

Durante estos días he estado investigando, y me he encontrado con “perlas” de este estilo: “La ecuación del éxito, cómo conseguir el éxito sin esfuerzo, haz que el éxito llegue a ti, cómo conseguir que tu blog sea un éxito sin saber nada de blogs…”

Más y más señales, que nos dicen que solamente nos preocupa el éxito. Y si es de una manera, rápida, indolora y sin sudor, mucho mejor.

Pero no solamente en temas de desarrollo personal se habla del éxito. Esta terminando la Eurocopa de futbol, próximamente vienen los Juegos Olímpicos, oyendo frases como está: “Hemos venido a ganar, no a pasearnos… el éxito sólo es llegar a la final, sino consideraré que he fracasado…”

Más y más éxito.

El éxito según la R.A.E. es “Buena aceptación que tiene alguien  o algo”.

Entonces ¿Por qué dicen que si no llegan a la final o consiguen una medalla será un fracaso? De pequeños nos enseñan que lo importante  es participar. En el desarrollo personal, nos dicen que la felicidad es el camino, no la meta.

¿De mayores eso de con tal de participar , se queda en agua de borrajas?

¿Qué está pasando para que haya estás contradicciones?

¡¡QUE NO SABEMOS NI QUE ES EL ÉXITO NI NOS HAN ENSEÑADO A COMO GESTIONARLO!!

Si nos enseñan a alcanzarlo, pero no a vivir con él. Nos han enseñado el lado bonito del mismo, pero el lado oscuro, no.

A través del estudio que he realizado para la creación de mi 2º libro, “Liderazgo Canalla”, el éxito ha sido un campo de estudio muy importante en él.

Nos han enseñado que si no alcanzamos una cierta cota en un ámbito de nuestra vida, seremos uno más. Y eso no nos gusta. Sabemos que somos únicos, especiales,  pero el principal problema, es que queremos satisfacer las expectativas que tienen los demás sobre nosotros.

Si no llegamos a satisfacer esas expectativas, a alcanzar esas metas que los demás creen que DEBEMOS llegar, ya estamos pensando que podemos despedirnos de ser o alcanzar algo en la vida.

Al no alcanzar el éxito, la suerte ya nos habrá abandonado para toda la vida.

El éxito, el fracaso, el miedo, los no puedo, los será imposibles…. TODO está basado en nuestras creencias.

CREEMOS que el éxito es alcanzar una meta, CREEMOS que si no lo alcanzamos todo y todos nos abandonarán, CREEMOS que ya no seremos nada si no satisfacemos los deseos de los demás…

CREEMOS y  lo que nos hacen CREER.

Creemos que el éxito es un estatus, un coche, una pareja increíble o un sueldo de muchos ceros a final de mes, con unos grandes bonos… CREEMOS QUE TODO DEPENDE DEL EXTERIOR, CUANDO NO ES ASÍ.

Creemos en lo que nos dicen los demás… ¿Y lo que nosotros creemos?

Eso es el verdadero éxito.

CREER EN NOSOTROS MISMOS, CREER EN NUESTRAS CAPACIDADES, EN LO QUE SENTIMOS DENTRO DE NOSOTROS, NO FUERA DE NOSOTROS…”

Esa es alguna de las definiciones que he ido recopilando de las personas a través del libro. Definiciones basadas en el propio interior y no en el exterior.

Por lo tanto, ¿QUÉ ES EL ÉXITO?

Es estar en coherencia consigo mismo haciendo lo que estás haciendo.

EXITOEs decir, si sientes que para ti el éxito, es estar tocando en el bar de tu barrio y la gente se vaya feliz, ése será tu éxito. Te sentirás mejor que Bruce Springteen en el mejor de los estadios.

Son personas que han cumplido SU concepto de éxito. Como bien verás, he puesto SU en mayúsculas, porque es su propio concepto, no el “deseado” por los demás ni impuesto por la sociedad.

El éxito como podrás ver, tiene dos ingredientes, TU concepto del mismo y la COHERENCIA inherente a él.

¿Qué pasa cuando alcanzamos algo que no queremos y está en disonancia con nosotros?

Drogas, suicidios, cierre de empresas,  separaciones, ideas innovadoras que se van al garete, fortunas que vienen y van…

¿Qué pasa?

No nos han enseñado a vivir con el éxito, a una buena gestión emocional del mismo.

 Nos enseñan el lado bonito del mismo, pero el lado oscuro, parece que no existe, y SI, también existe.

¿Cómo es una buena gestión del éxito?

.- Recordando que lo que ha llegado, puede irse de un momento a otro. Todo es efímero.

.- Nunca olvides el POR QUÉ de tus comienzos, tus esfuerzos, fuera de voluntad, el PROPÓSITO que te hizo empezar.

.- No has conseguido llegar hasta dónde estás, por ciencia infusa ni solo. Da las GRACIAS siempre a toda la persona que te ha ayudado. (Cuanta gente se olvida de sus comienzos y de la gente que le ayudo…)

.- Ayuda a quien te lo pida. Cuanto más des a los demás, más recibirás de la vida. Así es cómo has llegado hasta donde estás.

.- Y si estás en la “cima”, viviendo  los beneficios del esfuerzo, pero sufriendo, llorando (aunque no lo reconozcas), te encuentras solo…. eso que pensabas que era el éxito que querías, te ha sobrepasado. No es tu éxito.

No vives en coherencia contigo mismo.

Recuerda:

1.- El verdadero éxito es vivir en coherencia contigo mismo.

2.- Sin olvidar el POR QUÉ, alcanzarás eso que llamamos felicidad, para mi coherencia. Y los resultados exteriores que quieras llegar, estarán a tu mano.

3.- Si a pesar de haber alcanzado lo que te habías propuesto, no lo disfrutas, no estás a gusto, TE HAS CONFUNDIDO de ÉXITO.

¿Qué has aprendido del éxito a través de tu experiencia?  ¿Qué es el éxito para ti?.

¿Qué hacemos con el Rencor?

No guardes rencor. Es más infeliz el que odia que el odiado. Y ¿de veras quieres que él tenga ese poder sobre ti y tus sentimientos?”

rencor¡¡Lo reconozco!!.

He vivido muchos años con el rencor recorriendo mis venas. No estoy diciendo que ya no lo sienta. Sí, tengo momentos en los que lo vuelvo a sentir, como si fuera la primera vez.

Me decía mucha gente que tenía que olvidar. Que no me hacía nada bien, vivir con esos pensamientos.

No les hacía caso. Pensaba que viviendo con el rencor junto a mí, mi ego sería restituido. Sentía que me habían hecho daño, y quería que me pidieran perdón, que vieran como me sentía y que me tuvieran que ver desde otra perspectiva, desde la mía.

Casi casi, cuando vivimos con esta sensación, lo mínimo desearíamos que se pusieran de rodillas y nos pidieran perdón, como a los antiguos faraones. ¿A qué desearíamos eso?

Pero pasaba el tiempo, y eso no ocurría. Y sin embargo, mi rencor seguía aumentando hasta niveles inimaginables.

En un periodo como la juventud, en la que debemos tener como compañeros de viaje, la ilusión, la confianza, autoestima, yo estaba acompañado por el rencor.

Se habla mucho del rencor, pero realmente ¿QUÉ SIGNIFICA?

Es el resentimiento que tenemos hacia una persona o causa por la que nos sentimos ofendido o dañados”.

Es decir, una emoción poco útil en cualquier ámbito de nuestra vida.

SI estamos viviendo en el rencor, nos estamos focalizando, en cosas que han ocurrido hace tiempo y quizá años. ¿Y qué ha pasado durante todos esos años? Que nos estamos perdiendo oportunidades de felicidad, de éxito, de vivir, que obviamos, todo por el rencor.

Nos perdemos presentes, oportunidades, por seguir pensando que nos merecemos una disculpa.

Queremos vivir en libertad, haciendo lo que sentimos que tenemos que hacer, pero lo que hacemos es vivir preso de una emoción que nos está intoxicando.

Todos hemos tenido rencor en algún momento, al profesor que nos ha suspendido a pesar de sentir que habíamos estudiado mucho, a esa chica que nos dejó por otro más feo o nos puso los cuernos, o ese amigo que nos sentimos “apuñalados” por la espalda con su actitud…

TODOS HEMOS SENTIDO EL RENCOR o LO ESTAMOS SINTIENDO AHORA.

El rencor nos desequilibra, nos impide disfrutar de la vida.

Parecemos como un toro saliendo de toriles. Solo vamos directos a esa persona, a embestirla y hacerle cuanto más daño , MEJOR.

La rabia, agresividad, “mala uva” aparecen de repente en nuestra vida, sólo por ver a esa persona de nuevo.

Ese rencor, en muchos de los casos, ha ido aumentando por no hablar con la otra persona.

NO HABLAMOS. Por mucho que nos digan, NO HABLAMOS.

Nos da miedo mostrar lo que sentimos, pensamos o queremos. Eso de desnudarnos ante los demás, es considerado de “sensiblones”. Por eso es mejor, sentir la venganza,  un plato que se sirve frio. Eso gusta más.

¡¡ASÍ NOS VA!!.

Y ya no hablamos del perdón. “Eso es de fanáticos de religiones, yo no perdono. Hasta que no lo vea sufrir como él me lo ha hecho a mí, no pienso parar”. Pensaremos que es una frase dura, pero es una frase muy habitual en esta sociedad.

Me gusta que se hable mucho de la paz, pero en el fondo, lo que nos gusta, es la Guerra. SEAMOS CLAROS…Empecemos por ahí, por ser coherentes con nosotros mismos,  y esa sociedad que a todos se nos llena la boca, se hará realidad. Mientras tanto, somos unos hipócritas.

Nuestra vida, no puede depender de las emociones que nos provoquen los demás. Nuestra vida, se forma por las emociones que nosotros sentimos, desde nuestro interior, hacia el exterior, no al revés.

Nuestra vida depende de nosotros, no de los demás.

Tú no eres un juez que vas impartiendo justicia en función de lo que te hacen sentir los demás o te deberían haber hecho sentir. Tú no eres quien para juzgar a nadie, porque quizá lo que hizo fue sin ninguna intención, y por lo que TÚ crees, que no era así, está sucediendo todo eso.

¡¡COMUNICACIÓN y nos ahorraríamos muchos problemas!!

rencorLa impulsividad en algún momento de la vida, es algo importante y necesario. Pero de vez en cuando es mejor pararse, preguntar y dependiendo de lo analizado, actuar. Pero antes, comunicación.

El darme cuenta que la otra persona había actuado en función de sus creencias, de cómo le habían enseñado, me hizo darme cuenta que no lo hacía con mala intención, sino que era así.

El pararnos, comunicarnos de verdad y escuchar a la otra persona, aumenta nuestra empatía. El darnos cuenta de porque la persona lo ha hecho y para qué pensaba lo hacía, con resultados totalmente diferentes, en ocasiones. Pero nos ayudará el entenderlo y tener más herramientas para próximas ocasiones.

Más comunicación y seremos más empáticos.

Pensaba que no me merecía lo que me estaba pasando, lo que había ocurrido. Gritaba a los 4 vientos lo injusta que era la vida conmigo. No quería aceptarlo. Pero es que el mundo, no siempre es como uno quiere. QUIERAS O NO.

Y actué como un niño pequeño. Eso de la aceptación no iba conmigo, quería VENGANZA. Lo reconozco y también sigo diciendo, que no estoy “curado” del todo. Pero todo empezó a cambiar, cuando reconocí lo que sentía hablando con la persona en cuestión.

Si sientes Rencor:

.- Antes de dejarte llevar por la Ira y la Venganza, COMUNICATE CON LA OTRA PERSONA. Te ahorrarás muchos problemas.

.- ESCUCHA de verdad, entenderás PORQUE lo ha hecho y cuál era su INTENCIÓN. Lo entenderás y seguramente te ahorraras problemas.

.- Si no puedes hablar con esa persona… ¿ME PUEDES DECIR QUÉ GANAS AÚN CON EL RENCOR EN TU VIDA? ¿Te van a dar un piso por haber superado tanto tiempo? ¡¡NO CREO!!. Acepta lo que paso y perdónate. La vida sigue y mientras sigas así, te estás perdiendo muchas cosas.

Párate, acepta la situación, dale las gracias por todo lo aprendido y sigue adelante.

Nunca vas a poder volver al pasado.

Tú tienes el poder de restituir “eso” que sientes que te han dañado.

¡¡OLVIDA. No olvidar es rencor!! ¿Qué vas a hacer con tu Rencor?