¡¡Nunca estamos preparados para el verdadero Éxito!!

Antes que nada , la preparación es la llave del éxito” decía Alexandre G.Bell

Estoy preparado para el éxito, siento que me lo merezco. Que ya me toca después de todos los esfuerzo que he realizado y todo lo que he hecho“.

Esta frase desprende dos cosas:

Cuando más creemos que estamos preparados, más miedo tenemos. Y es la ansiedad y la necesidad la que está hablando por nosotros.

  • Y no se trata de cuando nosotros creemos que podremos, sino cuando la vida determina que nos lo merecemos.

Me gusta oír frases como: “Estoy preparado para emprender…Estoy preparado para todo lo que me venga, voy a conseguirlo…voy a perder los kilos que me sobran.. Estoy preparado para una relación..”

Sólo de escribir estas reflexiones de la gente, tiemblo. Porque la verdad dictamina, QUE NO ESTAMOS PREPARADOS PARA EL ÉXITO. Para el de verdad, para el que todos consiguen, cualquiera vale.

El ser humano cree que está preparado, o al menos es lo que sus deseos le dicen, pero en el fondo, y más en el mundo del éxito, no estamos preparados. Y creo que nunca lo estaremos.

Pero es que la gente que he entrevistado, que podríamos tildar de “exitosa”, nunca han estado preparadas para todo lo que les han venido. Sienten que es una consencuencia de muchas cosas, no lo buscaban.

Quieres el éxito, pero sin embargo:

1.- Las metas que sean fáciles y que lleguemos a ellas lo más rapido posible, por favor. 

¿Entonces qué queremos? Queremos satisfacer nuestro ego, diciéndole que hemos conseguido algo que no teníamos y ya está. Pero si además no nos hacen salirnos de lo establecido, de la rutina que tenemos con nuestra gente.

En definitiva, queremos el éxito, pero no saltarnos el Status Quo que nos rodea. Para eso, mejor no hacer nada, señores.

El legado, el éxito, la felicidad, no está dentro de los limites de lo establecido. No es ser una copia barata de la persona de éxito de verdad con algún retoque en la ropa o en el pelo, creyendo que así eres diferente y una persona de éxito.

No queremos forzarnos. No queremos perder kilos, que ya llevaban mucho tiempo con nosotros y les hemos cogido cariño. No queremos decir lo que pensamos y sentimos, diciendo al final lo que dicen los demás. Hacemos cosas que creemos que nos llevarán al éxito, cuando en el fondo, nos llevarán a la mediocridad y a diluirnos entre los demás que han hecho lo mismo que nosotros.

Recuerda: lo habitual siempre déjalo que te mire las espaldas mientras tú lo consigues.

2.- Nos distraemos hasta con una mosca. 

Nos proponemos retos y más ahora en Navidad. Tema del que hablaré próximamente. Nos compramos ropa, nos compramos todo lo que necesitamos para alcanzarlo. Dejamos la agenda el tiempo que creemos que necesitamos para ponernos manos a la obra, pero cuando empezamos, la mínima mosca nos hace desenfocarnos de nuestra meta.

Y sobre todo en mundo, en el que se quieren las cosas para antes de ayer. Si vemos que no hemos conseguido resultados en el tiempo en el que el guru nos ha dicho que él los consiguió, nos vamos corriendo con la mosca, para jugar con ella.

El éxito lleva tiempo, TE GUSTE o NO. Y nada puede distraerte de tu obsesión sana, que es alcanzar la meta que te has propuesto.

Preferimos las cosas creemos que serán buenas para nosotros, dejando a un lado el poder de alcanzar las excelentes.

3.- ¡¡Qué se sacrifique otro, pero yo no!!.

Este puente lo he pasado leyendo. Sentía que tenía que leer. Quería ponerme al día en diversos temas y reafirmar ideas para mi próximo libro. Y la gente me decía que no entendía mis sacrificios cuando podría estar bebiendo cervezas con ellos.

Queremos el éxito pero nada de sudar. Queremos el reconocimiento pero sin esfuerzo ni ojeras.  Queremos un tipo que quite el hipo y si puede ser a través de pastillas, mejor.

Cuando creemos que no lo vamos a conseguir, tiramos la toalla. Ya nos da igual que le hayamos prometido a nuestro sobrino que entraríamos por él, en ese traje, que lo que sea.

¡¡TIRAMOS LA TOALLA!!.

Quiere decir que no te habias comprometido con el propósito. Que realmente no querias conseguir lo que habias dicho que ibas a conseguir y que tu palabra se va a la mierda. Ya nadie creerá en ella.

4.- ¡¡Como no lo consiga a la primera, fuera!!.

No somos constantes. No somos tenaces. Seamos claros.

Y acabamos volviendo a la infancia, cuando intentábamos algo y no lo conseguíamos. Pataleamos, pedimos ayuda a nuestros padres, amigos o pareja. Y sobre todo necesitamos que alguien nos de un abrazo, que nos cuiden, y que vean que la vida es perra con nosotros.

Algunas relaciones se han conseguido gracias al método “pico y pala”. ¿Y por qué no lo aplicas contigo y tus sueños?

Si es lo que quieres, sigue adelante. Un NO, normalmente suele significar “por aquí no, sigue buscando”. Pero pensamos que ése era el único camino y ya tiramos la toalla. Ya creemos que no habrá más caminos.

Constante y tenaz. Es que tu persistencia es la única que puede derribar las barreras que a los demás le parecen infranqueables.

5.- Como no sabemos ni quienes somos, nos convertimos en copias de otros. 

Ése que tienes delante en el espejo todas las mañanas, quiere unas cosas, que nadie quiere. Quiere ser él mismo, quiere conseguir metas que nadie ha conseguido, quiere ser él mismo. ¿Pero que has acabado haciendo? Como tienes miedo a saber qué quieres, a salirte de las expectativas de los demás, pues acabas haciendo lo que está de moda, lo que los demás desean para ti.

Sabes lo que vales, y sabes también en qué no eres bueno, ¿entonces por qué sigues modas y no luchas por lo que eres? Son tus sueños y sólo tuyos.

Hace unos días me preguntaban en Sevilla, si creía que había copias “baratas” de marcas personales de otros. Y SI, lo repetí por activa y por pasiva. Y aún la gente cree que copiando a los demás, serán diferentes y con el mismo éxito que copian.

¡¡ILUSOS!!. Por querer llegar al éxito de forma rapido, copias la personalidad de otra persona y a los demás nos prohíbes conocerte de verdad.

6.- ¡¡Ya me costó a mí llegar como para ayudar a otros a que estén en mi mismo lugar!!.

Así somos. E G O I S T A S.

Nos olvidamos de quienes nos han ayudado. Nos olvidamos de todo lo que hemos vivido, de lo que hemos sufrido. Así que ahora que estamos donde nuestros sueños nos han llevado, eso de ayudar a los demás, a conseguir también sus sueños, pues como que no.

Sobre todo no vayan a quitarnos el puesto que tanto nos ha costado.

Son algunos de los comportamientos que tenemos mientras nos repetimos una y otra vez que estamos por fin preparados para el éxito, la fama y el reconocimiento.

¿Y tú crees que así lo vas a conseguir? Sólo conseguirás lo que los demás consiguen, migajas. Cuando el verdadero éxito te está esperando si no haces lo que has hecho hasta ahora.

 

Anuncios

¡¡Libérate de las expectativas!!

La vida no tiene obligación de darnos lo que esperamos” decía Margaret Mitchell

Lo que nos pasa o no nos pase en nuestras vidas, está relacionado con las expectativas que tengamos al respecto.

Muchas de las decisiones las tomamos en función de expectativas. Sin datos reales y pensando que se van a cumplir si o si, porqué lo digas tú.

Todo lo basamos en función de las expectativas tengamos o se puedan generar al respecto.

Me explico:

.- No decimos lo que sentimos, porque tenemos la expectativa que si lo hacemos, se podría liar una gorda. Y seguro que las consecuencias son para nosotros, aunque no entandamos por qué.

.- No decimos que estamos haciendo , porque los demás tenían unas expectativas con nosotros que seguramente se le caerán cuando se lo digamos.

.- Vamos, aunque no queramos a sitios, porque las expectativas que tienen los demás sobre nosotros, es que como siempre hemos ido, ¿Por qué no vamos a ir esta vez?

.- Nos dicen que les hemos defraudado, porque tenían unas expectativas altas sobre nosotros. Y nosotros mientras tanto preguntándonos: ¿Qué hemos hecho?

Son algunas de las situaciones que hacemos y no hacemos, en función de las expectativas que hemos generado o los demás se han generado sobre nosotros.

Tenemos miedo a no satisfacer esas expectativas que tienen los demás sobre nosotros. Y por eso nos bloqueamos. Bloqueando entre otras cosas, nuestra creatividad.

Al tener miedo a las consecuencias, acabamos haciendo siempre lo mismo. Y tarde o temprano, te acaba frustrando.

Si, porque la creatividad es la muestra más importante del amor. Amor que tienes por ti mismo, por lo que haces, por lo que sientes.

Y si optas por mantener el mismo nivel de lo que estabas haciendo, por no “molestar” o defraudar a los demás, estás desencantándote a ti mismo y no viendo otros caminos que podrían darte más felicidad o éxito.

Pero no solamente estoy hablando en el plano profesional, sino también en el personal.

Tenemos miedo a decir que no queremos hacer lo mismo que nuestros hermanos, por no defraudar y romper las expectativas que tenían nuestros padres sobre nosotros.

Miedo a las represalias por no ir a un evento de nuestros amigos , que realmente, ni nos apetece ni queremos ir.

Miedo a decir lo que nos parece una acción de nuestros amigos, no vaya a sentarles mal.

¿Y mientras tanto nosotros?

Frustración, miedo, rabia , impotencia…Pero sobre todo dejamos de ser nosotros mismos. Y esa relación seguro que empezará a resquebrajarse .

Pero por culpa de los dos:

.- Uno por pensar, que siempre vamos a actuar como siempre habíamos actuado. O esperaba que íbamos a actuar.

.- Y tú, por no ser coherente contigo mismo y decir lo que sentías y querías de verdad.

Hace poco le preguntaba a un escritor muy importante de este país:

¿Qué poder tienen las expectativas de los demás sobre tus obras?. Mira David, al principio sufría mucho cuando no llegaba a colmar los deseos y expectativas de los demás. Pero a día de hoy, lo siento pero me da igual. No es Ego ni tonterías. Pero somos muy hipócritas. Queremos innovación, cosas diferentes, avances, y cuando haces algo que se sale de lo establecido, ya dicen que nos has cumplido las expectativas, estás terminado o que un bodrio”.

Cuando no cumplimos lo que los demás piensan, que deberíamos hacer o superar el listón que tienen sobre nosotros, ya nos descartan. Creen que hemos fracasado o defraudado.

Por eso tenemos a conferenciantes, escritores de libros o amigos, que llevan más de 10 años diciendo lo mismo, escribiendo sobre el mismo tema o diciendo la misma “broma”, por miedo a salirse de lo que los demás creen que debería decir o hacer.

¿Pero qué es tener expectativas?

Según la R.A.E. “Esperanza de conseguir algo o hacer algo. Posibilidad razonable de que algo suceda. Posibilidad de conseguir algo, al ocurrir un suceso que se prevé.”

Por lo tanto vemos:

.- Si esa esperanza no se alcanza, nos frustramos. Pensando que somos unos fracasados, que ya nunca podremos ver un arcoíris por siempre jamás, que ilumine nuestro camino.

.- ¿Algo razonable? O mejor dicho., algo que satisfaga nuestros deseos y no lo que la vida nos depare. Porque quieras o no, ¿Cuántas veces has tenido la expectativa, creencia que iba a pasar una cosa y luego la vida te ha puesto otra delante?. No se trata de lo que tus deseos anhelen, sino de lo que toque en ese momento.

.- Hasta los “futurólogos” se confunden. Si de verdad acertaran, a día de hoy ya estaría casado, con hijos y habría dado varias veces la vuelta al mundo  Si tienen que ocurrir la cosas, van a ocurrir, No a lo mejor cuando nosotros queramos, sino cuando tienen que ocurrir. ¿Cabe una posibilidad? SI, pero no nos aferremos a ella, porque puede no  ocurrir, ya que no tenemos el poder sobre todas las circunstancias que rodean a esa situación.

Las expectativas son comparaciones.

Tenemos la expectativa de que ocurra algo, porque lo comparamos con la situación de la de donde venimos.

Tenemos la expectativa de que el trabajo nuevo salga igual que el anterior, ya que el otro fue un éxito.

Tenemos la expectativa que esta relación salga bien, ya que la anterior fue una mierda.

Así que:

.-  Deja de comparar futuro con el pasado, porque mientras tanto estas perdiendo el presente.

.-  Recuerda que se puede cumplir tus expectativas. Pero aún así te pueden defraudar, al no ser lo que realmente creías que querías. No por cumplir una expectativa , la vida ya será de color de rosa para siempre.

.- Tienes expectativas y a veces desmesuradas, porque no confías en ti. Si la vida te ha puesto en ese camino, confía. Tomamos la expectativa como una balsa de seguridad ante la incertidumbre. La única balsa tienes que ser tú mismo.

.- No tengas expectativas desmesuradas, sino realistas, con nada ni con nadie. Están hablando tus deseos, tus miedos, estás idealizando,. Ir con los pies de plomo es más seguro que darte cuenta que no había nada de lo que creías o te decían que había.

.- Sin expectativas,  damos la oportunidad a ver más allá a todo lo que la vida nos pone por delante. No etiquetamos, no comparamos, descubrimos que nos quiere decir. Vemos detalles que no veríamos si estuviéramos comparando con situaciones pasadas.

Con la única expectativa que deberíamos vivir, es que al dia siguiente, salga el sol.

¿Cuántas expectativas hay en tu vida ahora mismo?

 

¡¡Deja de joderte la vida!!

Observo. Me callo. Me decepciono. Aprendo. Sonrío y continuo

Cada día pienso más, que somos nosotros mismos quienes somos los responsables de jodernos la vida.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que has perdido el tiempo y que nunca podrás permitirte hacer lo que siempre has querido hacer. Como dice Manolo García :” Nunca el tiempo es perdido..”.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que la única manera de ser alguien en las redes sociales es copiando lo que hacen los demás. Cuando en realidad además nos estás jodiendo la vida a nosotros porque nos estamos perdiendo tu talento.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que por no sentirte sol@ te aferras a cualquier persona o situación. Crees que ya nadie te querrá y por eso, te subes a cualquier tren que te de un poco de cariño. Ojala te salga bien, pero no son buenas expectativas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que no hay vida más allá de tus “amigos”. Haces lo que dicen, sientes lo que quieren que sientas, y mientras tanto te vas a dormir sabiendo que ni te lo has pasado bien, ni estás a gusto, ni es la vida que quieres llevar. Hay gente que te está esperando con tus mismos deseos y anhelos, pero tú mientras tanto por miedo, por el qué dirán, no das un paso adelante hacia tu paz.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, creyendo que no hay vida más allá de la relacion profesional que tienes. Aguantas comentarios que no aguantarías si tuvieras más confianza en ti mismo. Crees que trabajar en una empresa es aguantar los malos modales y cuando recibes una sonrisa, un halago por tu trabajo o un abrazo, lo rechazas o piensas: ¿Cuál serán las verdaderas intenciones de esta persona?.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que tienes la razón absoluta en todo lo que haces o en todo lo que piensas. Y rechazando para siempre, a todas aquellas personas, que “no te bailan el agua”. Porque el mundo, sino lo sabes, es mucho más grande que tu cerebro. Y no solamente estás viviendo tú en él. Lo que te pasa, es que tienes miedo a saber, que quizá hay más mundo a parte del tuyo. Deja de excusarte en creencias que solamente son eso, creencias.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, en excusas, que te has creído y hecho tuyas principalmente porqué has dejado que los demás dominaran tu vida. No eres inútil, no eres un triste, no eres un vago, no eres un lento, no eres un desagradecido,… No eres todo lo que te han dicho los demás que eres. Es su percepción, no la tuya. Te has jodido la vida, porque has creido que ellos sabían más de ti, que tú mismo.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, creyendo que una vez conseguida una cierta posición, los demás tienen que hacerte la reverencia ante tu paso y acatar tus ordenes. Deja de joderte la vida, pensando que un titulo te va a dar la razón absoluta, que eres un gran líder y que tus ideas siempre serán las correctas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que nunca serás nadie hasta que no consigas un titulo. Que nadie te hará caso, hasta que no tengas un titulo que demuestre que sabes lo que ya sabias.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que es necesaria la aprobación de todo tu circulo para dar un paso más allá de lo que normalmente haces. ¿Dónde queda tu poder de decisión y tu libertad? Si no haces daño a nadie, y quieres intentarlo. ¿A qué esperas?

DEJA DE JODERTE LA VIDA, mientras te estás callando lo que sientes de verdad por esa persona. Miedo, si. ¿Perdiendo una oportunidad? También. Porque mientras crees que deberías, que quizá podría o te dejará de hablar, quizá estes perdiendo la oportunidad de tu vida.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensado que la felicidad es tu meta. Te jodes la vida porque crees que no existe otra cosa más que ella. Pero el contrapunto a la felicidad, es la infelicidad. Y nunca conseguirás ser feliz, como dicen que tenemos que ser, porque siempre creerás que eres infeliz, por la insatisfacción que te producen tus pertenencias. Viendo que eso no es la felicidad de la que tanto hablan.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, teniendo miedo al silencio. Poniendo música, la televisión nada más llegar a casa porque no quieres oír lo que dice tu cabeza. Esos pensamientos que te dicen que no estás haciendo lo que deberías realmente hacer. Y así usando la ruido, no piensas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, no dando un paso adelante sintiendo que necesitas todos los datos para darlo hacia el camino correcto. Nunca los tendrás y mientras tanto el miedo te dominará.

NOS JODEMOS LA VIDA NOSOTROS MISMOS:

.- Dejando que los demás dominen nuestra vida.

.- Creyendo que los demás saben más que nosotros, quizá simplemente por una edad en el DNI o un rasgo familiar.

.- Creyendo que no somos dignos de nada. Ya que nunca hemos tenido el éxito ni la felicidad. ¿Y por qué ahora si?, nos preguntaremos. ¿Y por qué no? te responderé.

.- Porque no queremos aceptar lo que realmente sentimos, queremos y deseamos.

.- No creyendo en nosotros mismos.

No te están jodiendo la vida los demás, te la estás jodiendo tú mismo no permitiéndote escucharte, descubrirte y motivarte.

¿Y tú cómo te estás jodiendo la vida?

 

¡¡No quiero Super Héroes en mi vida!!

Una sociedad que no tiene ningún guía, ni ningún guion, ni ninguna utopía, va mal encaminada” decía P.Starck

¡¡No quiero héroes en mi vida!!.

Yo nunca voy a ser SuperMan. Voy a ser tan fuerte como Thor. Ni voy a correr tan rápido como Flash.

Pero sin embargo, parece que si no llegamos a esos níveles, nunca algo en la vida.

Creemos que la vida de los super héroes es el anhelo que todos tenemos que alcanzar. Son guapos, tienen super poderes,… Vamos que son la leche. Pero lo mejor de todo, que creemos que no tienen problemas.

Y eso de no tener problemas, como que es lo que más mola. Sobre todo en estos momentos en los que la televisión solamente retransmite vergüenzas y tragedias.

Elevamos a la cumbre de los super héroes a personas que son como tú y que yo. Pero porque hacen cosas, que nosotros creemos que nunca podremos llegar a hacer, ya los tildamos de iconos inalcanzables.

Y lo que hacemos realmente, es desprestigiarnos y pensar que somos menos que ellos. ¿Es que no somos nosotros ya héroes todos los días?

Todos los días eres el protagonista de tu historia, ya simplemente con despertarte e ir hacia adelante. Ya eres un héroe, pero aún así no te lo crees. Crees que necesitas tener pelo rubio, grandes dotes físicas o poderes sobrenaturales para ser considerado como tal.

Entras en Internet, y en vez de una herramienta en la que aportar valor, contenido y experiencias a quién te lee, parece que es una lucha entre los mismos integrantes del grupo de “Los Vengadores”.

Aunque no queramos reconocerlo por vergüenza, todos nos sentimos Súper Héroes.

Todos creemos que hacemos las cosas como se deberían hacer. Que tenemos una Marca que todo el mundo nos debería reconocer por lo bueno que somos. Y que si fuéramos a cualquier programa de cocina, lo ganaríamos con la gorra, así como si nos dieran el puesto de Seleccionador Nacional de Futbol.

No me vengas de humilde ahora, que es verdad. Y todo esto lo confirma cuando tenemos un problema:

¡¡NOS DA VERGUENZA PEDIR AYUDA!!.

Tenemos miedo a que se nos caiga el mito que tenemos sobre nosotros mismos. Tenemos miedo a que los demás vean que no somos como decíamos ser. Y así cuando tenemos un problema nos los callamos, por vergüenza no al problema, sino al qué pensarán si vieran que estamos pasando una mala temporada.

Y mientras tanto el problema se irá haciendo cada vez más gordo.

¡¡NECESITAMOS MÁS GUIAS Y MENOS SUPERHEROES!!.

Superhéroes que hablan en una terminología que nos hace abrir la boca pensando que son inalcanzables, cuando realmente si leyéramos entre líneas, no están diciendo nada novedoso a lo actualmente.

Superhéroes que nos hacen creer que su camino es el único que nos llevara a la felicidad y al éxito, sin pensar que cada uno de nosotros tenemos un concepto diferente de felicidad y éxito. Que cada uno de nosotros tenemos un camino diferente, no el que nos “Impongan o recomienden” los demás que debemos seguir.

Superhéroes que solo quieren recibir en vez de dar.

Como en los “X-men”, los hay super héroes buenos y otros no tanto, pues así nos pasa en la vida.

¿Y qué hace un super héroe cuando tiene un problema? Porque los problemas por mucho que queramos, existen.

No acuden a otro héroe, sino a un guía. A una inspiración.

Pero es que yo solo quiero GUIAS en mi vida.

Guias que:

.- Sientas que el centro de la relación eres tú y tu situación. Si están hablando todo el rato de ellos y no te preguntan qué te pasa, por qué te ocurre,… no iremos a ningún lugar.

.- Sientas que quieren tu transformación y mejora. Y no su cuenta corriente por encima de todo o su Ego.

.- Donde la humildad sea la norma y no la excepción. Donde el Curriculum sea lo de menos y lo más importante las miradas que sientes

.- Donde expresar tus emociones no sea un impedimento para la relación.

.- Donde el ganar-ganar sea eso, ganar por parte de los dos, no sólo lo consiga uno.

.- Dar sea más importante que el recibir.

Son algunas de las características de las personas y empresas, que nos inspiran de verdad. Que nos guían.

No es lo mismo que nos motiven que nos inspiren.

Las empresas o personas que nos motiven, será por un tiempo determinado. Y luego nos olvidaremos de ellas. Serán modas pasajeras.

Quienes nos inspiran están entre nosotros por largo tiempo. Las hacemos parte de nuestra vida, nos hacemos de su “club de fans” y les apoyamos en los momentos difíciles como así hicieron con nosotros.

Con el paso del tiempo, ya no sólo a nivel profesional, sino también en el personal, date cuenta de las personas que se han ido quedando.

Son guías para ti, de un modo u otro.  Son a los que acudes en un momento crítico de tu vida o necesitas inspiración ante un reto. No tienes que pensar a quién acudir, vas directamente a ellos.

En un mundo visual, nos dejábamos llevar por luces de neón y palabras bonitas. Pero echando la vista atrás, esas personas se han ido quedando por el camino. Esa etiqueta de líder, solo era eso, una etiqueta que se desvaneció cuando realmente tropezaste con su verdadera faceta humana.

Pero quien se ha quedado han sido quienes:

.- Te inspiraban. Sacan lo mejor de ti.

.- Te guiaban (Aunque no te gustase lo que te decían en un principio)

.- Y no había ningún inconveniente en mostrarte como te sentías en  todo momento.

.- Personas en las que no importa las circunstancias, sino el momento.

Rodéate de guías, y no de superhéroes que sólo quieren dominar el mundo desde su miedo e imposiciones.

Recuerda, que si pusiéramos remedio antes de que se hicieran grandes los problemas, no existirían los héroes.

¿A quién acudes cuando tienes un problema: a un Super Héroe o a un Guía?

 

 

 

Daniel Ramos Autó: “El mayor reto en la vida es vivir de acuerdo a tu verdad interior”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” es un placer presentar a Daniel Ramos Autó.

Cuando oímos la palabra conciencia, salimos corriendo. No vaya a ser que nos hagan pensar y nos demos cuenta de algo que sentíamos pero que no queríamos verlo.

Nuestras madres, nos hayan dicho alguna vez “¿Es que no tienes conciencia de lo que estás haciendo o que?”.  Y aunque no sepamos que responderles si alguna vez hemos tenido nosotros algo de eso, todos tenemos conciencia.

Todos sabemos lo que es bueno o malo para nosotros. Otra cosa es que lo que hagamos sea para sentirnos integrantes del grupo aunque no este de acuerdo con nuestros valores.

Uno de los grandes problemas del ser humano, es que no queremos enfrentarnos cara a cara, con la realidad, con nuestras emociones, con nuestra conciencia. Y es lo que ha hecho Daniel a través de su nuevo libro “365 semillas de conciencia para una vida plena“, ponernos en el otro lado del cuadrilátero frente a ella, para mantener un combate siempre pospuesto.

Gracias Daniel, por recordarnos que la vida es efímera, pero que los días pueden ser inmortales si tenemos nuestra conciencia como guía. Podéis conocer más el trabajo de Daniel a través de su Web, Facebook y Twitter.

.- ¿Cómo explicarías a un niño de 6 años qué es la conciencia?

Ni puñetera idea (risas). Probablemente utilizaría alguna parábola donde entraran en acción de una manera simbólica la luz y la oscuridad, donde la oscuridad es la ignorancia que nos mantiene esclavos, dormidos, ciegos, y la luz representa la liberación, la conexión con nosotros mismos, nuestro entorno y la vida. Tendría que darle una vuelta más (risas).

 .- ¿A día de hoy qué beneficios tendría vivir en función de nuestra conciencia?

Creo que hay tres aspectos de la conciencia, la conciencia del yo, la conciencia del nosotros y la conciencia del todo, por simplificar al máximo porque puede ser un tema de extrema complejidad y no quiero dar mucho el coñazo (risas).

Estos tres niveles de conciencia nos hablan de nuestra relación con nosotros mismos, nuestra relación con nuestro entorno y nuestra comunidad, y finalmente nuestra relación con la vida. Por tanto, vivir con mayor conciencia nos permite conocernos mejor, identificar nuestras fortalezas y nuestros puntos de mejora, nuestros anhelos y necesidades, y por ende vivir de una manera más armoniosa con nosotros mismos. También nos permite ubicarnos respecto a nuestro entorno, identificar la calidad de los vínculos que establecemos en nuestras relaciones, las dificultades que experimentamos en la interacción con nuestra comunidad, y por tanto, nos lleva a vivir y a comunicarnos de una manera más sana con lo que nos rodea. Por último, nos permite trascender la idea del yo y del nosotros para conectar con una entidad mucho mayor, que es la vida. Cómo nos posicionamos, por tanto, respecto a la vida, si vivimos en paz con la esencia de cambio, impermanencia, incertidumbre y transformación que ésta nos propone en cada momento o vivimos en conflicto con todo ello.

Para resumir, la conciencia nos permite vivir con mayor paz interior, ecuanimidad y libertad, pero siempre unida a otras cualidades como la sabiduría, el coraje, la acción y la compasión. 

.- El mundo del Branding y la conciencia, para mí está muy relacionado. ¿Qué piensas?

Sin duda hay una relación directa. Siempre digo a mis clientes que en el Branding, en realidad, no hay que crear nada, sino más bien es un proceso de autodescubrimiento, de arrojar luz sobre lo que ya hay, pero que ha quedado sepultado por ideas preconcebidas, creencias que nos han transmitido, personajes que representamos para ser aceptados por el entorno, verdades que no discutimos porque nos aterra salir de nuestra zona de confort o causar cierta incomodidad a los demás.

En ese sentido, la conciencia nos desnuda, nos pone frente a un espejo en el que vemos aquello que somos, nuestras miserias por supuesto, pero también aquello en lo que brillamos, aquello que nos hace únicos y especiales, aquello para lo que hemos venido a este mundo.

Sin embargo, hay un tipo de Branding que lo que intenta es maquillar y disfrazar lo que somos. Yo abogo por un Branding con alma y desde el alma que sea una transmisión de nuestra autenticidad, llegue a quien llegue y guste a quien guste, lo demás es una perversión del Branding. En ese sentido, deja que recomiende tu libro Mofeta Branding, sin duda uno de los mejores libros de Branding que he leído y donde creo que coincidimos en muchas cosas.

 .- ¿Es posible un capitalismo consciente?

No sé si es posible, lo que sí sé es que es absolutamente necesario. El capitalismo salvaje que hemos conocido hasta la actualidad ha provocado enormes desigualdades, la explotación infame de seres humanos, el deterioro alarmante del medio ambiente, conflictos bélicos para la explotación de recursos naturales. Y de algún modo todos hemos sido cómplices de este sistema porque hemos crecido y hemos sido adoctrinados para perpetuarlo. Hacerse consciente significa, entre otras cosas, reconocer que nuestras acciones diarias, nuestros hábitos de consumo, contribuyen y nutren este sistema y que para satisfacer nuestras ‘falsas necesidades’ generadas por el sistema, estamos causando un daño a nuestro planeta y un gran sufrimiento a otros seres humanos en otros lugares del mundo. Pero la conciencia no es suficiente, hace falta traducirlo en cambios de actitud, en abandonar hábitos nocivos y comenzar a afianzar nuevos hábitos más respetuosos, más humanos. Conciencia más acción, incluso cierto activismo, son la clave. Creo que cuando uno aumenta sus niveles de conciencia se vuelve antisistema en un sentido constructivo, es un proceso natural, es la única manera de generar auténticos cambios y dejar el mundo un poco mejor de lo que lo encontramos.

 .- ¿El peor fracaso que puede vivir un ser humano es no saber quién es de forma consciente?

 Creo que el mayor reto no es solamente adquirir un mayor nivel de conciencia, sino vivir de acuerdo a tu verdad, la verdad de tu ser. La conciencia por sí misma no obra milagros. Es necesario también el coraje para actuar. La conciencia no es un chollo. La conciencia sin acción puede llevarte al sufrimiento. Te pongo un ejemplo: un día despiertas y te das cuenta de que vives una vida sin sentido, de que hasta el momento has vivido para satisfacer las expectativas de otros, que en realidad te sientes profundamente insatisfecho y deprimido. Le das una vuelta más, y te das cuenta de que años atrás tenías un sueño, un ardiente deseo de desarrollar proyectos de vida muy diferentes. Sabes que puedes ofrecer mucho más al mundo. ¿Qué haces entonces? Si no actúas, si tu miedo a cambiar es un bloque de hormigón imposible de atravesar, la frustración y la insatisfacción te acabarán consumiendo.

Por eso, además de a la conciencia, apelo al coraje, para traspasar barreras, para transitar lo desconocido y hallarte a ti mismo de verdad.

.- ¿El aburrimiento es una forma de no estar satisfecho con tu vida?

Creo que el aburrimiento es necesario, o más que el aburrimiento, la tolerancia al aburrimiento. Vivimos instalados en una especie de cultura del divertimento, del hedonismo fácil, del placer hueco e instantáneo. En definitiva, la cultura de la evasión constante. ¿Evasión de qué? De nosotros mismos. Porque si paramos, si dejamos de evadirnos, tal vez descubramos que nuestra vida no es tan bonita, que no estamos viviendo la vida que en realidad queremos vivir, que no somos felices, y eso es aterrador. Parar es percibido inconscientemente como una amenaza a nuestra somnolencia tranquilizadora que nos mantiene anclados en nuestra cómoda incomodidad. Hay que parar necesariamente y observar lo que hay, así, a pelo, aceptar que las cosas ahora son como son y aprender a vivir en paz con ello, pero no desde la resignación, sino desde la aceptación activa que se pone manos a la obra para mejorar, avanzar, crecer. Si siempre estás distraído no puedes tomar conciencia de quién eres y cuál es tu papel en este mundo.

Y no estoy haciendo apología del aburrimiento, creo que el ocio es necesario, pero un ocio que sume, que aporte, que nos llene de vida y nos ayude a crecer. Lo otro, son píldoras huecas que nos alejan de nuestro ser verdadero, que nos desconectan de nuestra verdad interior.

 .- ¿Por qué nos cuesta tanto dar un primer paso en la vida?

Porque nos aterra perder, nos aterra equivocarnos, porque nos cuesta horrores abandonar terrenos conocidos y adentrarnos en lo incierto y desconocido que es elegir un camino no trillado, porque la inercia es muy poderosa, y porque nos han educado para asumir la seguridad como forma de vivir. Pero la seguridad tal como la entendemos no existe. Si me centro en mi experiencia, por ejemplo, no siempre he tenido una inclinación hacia el riesgo, hacia la aventura, pero afortunadamente la vida me ha traído grandes crisis que han sido catalizadoras de grandes transformaciones interiores. Las crisis me han sacado a patadas de mi zona de confort, y me han invitado a aceptar grandes retos. Sin ellas, no habría tenido la fuerza de carácter ni el empuje para perseguir mis sueños ni luchar por la vida que realmente quiero vivir.

 .- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria si pudieras?

Deja de pensar la vida y experiméntala de verdad.

 .- ¿Qué es ser responsable en la vida?

Hacerte cargo de tus deseos y necesidades, acogerte a ti mismo amablemente con tus luces y sombras, con tu parte más brillante y tu parte más cafre, sin exigencias y sobredemandas hacia los demás, sabiendo que, desde la conciencia y la aceptación, puedes comenzar a cambiar, a desaprender viejos límites y reaprender formas más ecológicas de vivir contigo mismo y con los demás. Es, en definitiva, asumir tu papel de guionista, director y actor de tu película y ser consecuente.

 .- ¿Es fácil descubrir nuestro propósito, el por qué hemos venido a esta vida?

Creo que es difícil si buscas tu propósito en el lugar equivocado, y conecto con la pregunta que me hacías al comienzo en relación a la conexión Branding-Conciencia. En realidad, no hay que buscar nada, y mucho menos allá fuera, lo que hay que hacer es quitarse capas de cebolla, liberarse de corazas, de prejuicios, de ideas preconcebidas, de creencias adquiridas que nos limitan. Es todo un curro. No es sencillo, es un trabajo quizás de años. Pero a medida que te vas desprendiendo de aquello que no eres comienza a aflorar tu esencia de una manera natural, comienzas a contemplar posibilidades que antes te parecían imposibles.

Existen muchos libros que hablan de este tema, con numerosos consejos y sugerencias, pero en mi opinión no van al meollo de la cuestión. Y es que hay que hacer primero una limpieza interior, una depuración de todo aquello que no eres, pero tú has creído que sí. Solamente desde esa conciencia es posible encontrar un camino con corazón.

 .- ¿Es el miedo el mayor enemigo del ser humano?

Creo que el principal enemigo del ser humano es la ignorancia. El miedo ha sido una emoción muy denostada, como la tristeza o la rabia. Todas ellas, todo ese abanico emocional es lo que nos ha permitido sobrevivir y adaptarnos. Las emociones son necesarias, no podemos elegir no sentir, es un proceso natural, lo que sí podemos elegir es la gestión que hacemos de ellas, la actitud con la que vivimos nuestros procesos emocionales. Administrar nuestras emociones con sabiduría nos ayuda a vivir con mayor armonía y libertad. Sin embargo, la ignorancia, nos mantiene ciegos, intolerantes, rígidos, desconectados de la realidad, esclavos de la inercia y las respuestas automáticas.

 .- ¿Es el corazón el oráculo que tiene las respuestas a nuestras dudas?

Sí, sin duda. Hace unos años pensaba que el intelecto me llevaría a conquistar grandes cimas. Sin embargo, después de haber obtenido grandes logros sobrevenía una especie de vacío, de sinsentido, porque esos logros buscaban satisfacer a mi ego y no a mi ser. Ahora siento que es el corazón un oráculo muy certero que nos indica hacia dónde debemos dirigirnos y no al revés. El intelecto solamente es una herramienta de la que se vale un corazón sabio y limpio para ir en la dirección correcta.

 .- Queremos ser auténticos, que se nos reconozca por ello pero tenemos miedo a las consecuencias, ¿Por qué?

Porque dependemos en exceso de la aprobación y la validación de los demás. Todos buscamos ser aceptados y acogidos por nuestro entorno, nos aterra sentirnos señalados, apartados, juzgados. Sin embargo, una excesiva dependencia de lo que opinen los demás nos aboca a una existencia más orientada a cumplir con ciertos estereotipos, a satisfacer las expectativas ajenas, a poner en primer lugar lo que se espera de nosotros dejando desatendidas nuestras propias necesidades. Siempre habrá alguien que te amará por lo que eres, otros que sin entenderte te apoyarán y te respetarán, y otros que te detestarán por los mismos motivos por los que otros te adoran. Creo que hay que desapegarse de la idea de gustar siempre a todo el mundo, a todas horas y en todo momento.

 Mi experiencia me dice que cuanto más auténtico soy, más respetado soy. Cuanto más amo y abrazo lo que soy, más reales y auténticas son mis relaciones con los demás. Cuando transmito mi verdad a través de mis palabras y acciones, más admiración despierto. Pero también tengo claro, y lo asumo hasta las últimas consecuencias, que cuando te muestras sin disfraces, cuando te expresas desde lo que eres y no desde lo que a los demás les gustaría que fueras, te expones a ser criticado y algunas de tus relaciones pueden desvanecerse. Bien, es el precio a pagar por darte permiso para vivir libremente lo que eres, pero vale mucho la pena.

.- ¿Por dónde nos tendríamos que meter el orgullo?

Yo distinguiría entre dos tipos de orgullo. Existe un orgullo sano, nutridor, energizante, ése que nos ayuda a autoafirmarnos, a autovalidarnos, a coger las riendas de nuestra propia vida y que está íntimamente ligado a una sana autoestima. Ese orgullo nos empodera, es motor y energía, es fuerza y acción y nos impulsa a mostrarnos sin subterfugios conectados de manera profunda con nuestra autenticidad.

El orgullo insano, por otro lado, nos sume en el engreimiento y la arrogancia, creando una ilusión de falsa superioridad que está, en realidad, íntimamente ligada al miedo. Así, guiados por este orgullo insano, vamos dejando cadáveres por el camino.

Así que, orgullo sí, ése que nos ayuda a desarrollar y mostrar nuestro valor y nuestro potencial.

 .- ¿Cuál es la frase de tu vida que nos recomendarías para emprender un sueño? ¿Y para empezar los lunes? ¿Y para sacarnos una sonrisa?

Creo que hay muchas, pero citaré tres que me resuenan mucho:

Para emprender un sueño: “No sé cuál es la clave del éxito, pero sé que la clave del fracaso es intentar agradar a todo el mundo.” Ten en cuenta que no puedes gustar a todo el mundo, ¡ni falta que hace!

Para empezar un Lunes: “La vida que has llevado hasta ahora no tiene por qué ser la única vida que tengas.” Siempre existe la posibilidad del cambio. Cree en tu cambio, persiste, y los frutos llegarán.

Para sacarnos una sonrisa: “No se tome la vida demasiado en serio; nunca saldrá usted vivo de ella.” Tiene un punto de humor negro, ¿cierto? Pero nos recuerda que en la vida hay que jugar más, aligerar, apelar al espíritu lúdico y quitar gravedad al asunto porque al final palmamos.

 .- ¿Cómo definirías a una persona que vive en función de su conciencia?

Una persona que vive conscientemente es ante todo:

.- Una persona con una mirada más ecuánime, más amplia y más abierta, sin tanto juicio limitador hacia uno mismo, los demás y la vida.

.- Una persona que vive con mayor presencia, mayor conexión con el aquí y ahora, con la vida que se manifiesta de manera inmediata, sin tanto apego al pasado y sin tanta proyección hacia el futuro.

.- Una persona que tiene una comprensión más profunda de quién o qué es, que se relaciona de manera más armoniosa y amable consigo misma, que es capaz de acoger la imperfección propia y ajena, que es capaz de relacionarse con la vida de una manera más equilibrada.

.- Una persona que comprende la esencia impermanente y de cambio constante que es la vida y que ha aprendido a vivir en paz y con naturalidad esos procesos.

.- Una persona, que aparte de pensar en sí misma es capaz de salir de la ‘cárcel’ de su pequeño yo para integrarse en algo que le trasciende, su comunidad y la vida.

.- Una persona, en definitiva, más viva, más libre, más conectada, más real, más auténtica y más flexible y adaptable.

¿El Sentido Común sirve para todos y todo?

Creer en el sentido común es la primera falta de sentido común” decía Eugene O,neill

Si no sabes que decisión tomar, escoge la vía del sentido común, recuerda lo que siempre te he dicho.. Seguro que escogerás la acertada“.

Es una de la frases que le decía una madre a su hijo ya en edad adolescente mientras le pedía ayuda sobre una decisión que tenía que tomar importante por la cara que tenía el chico.

Recomendación que me ha hecho pensar, ¿QUÉ ES EL SENTIDO COMÚN? ¿REALMENTE LO TENEMOS?

Según la R.A.E, Sentido es “La capacidad de reconocer la realidad circundante y de relacionarse con ella“.Más abajo pone como otra de sus definiciones, con la que estoy más de acuerdo “Modo particular de enfocar, de entender o de juzgar algo”.

¿Hasta aquí de acuerdo?

Porque luego pone como común: “Corriente, recibido y admitido de todos y la mayor parte“.

Siempre pienso y digo que si supiéramos las definiciones VERDADERAS de las palabras, aprenderíamos a hablar de otra manera. Por lo que vemos, si sumamos las dos definiciones se produce una interferencia que nosotros creemos que no la hay.

Si tenemos nuestro modo particular de ver las cosas, no puede ser común y admitido por todos; o por la mayor parte. Pero aún pensamos que existe el sentido común.

¿Me confundo?

El sentido común creemos que es , la forma de actuar que tendría la gente ante una situación igual.

Para ello, investigamos cómo lo han hecho nuestros padres o amigos. Les preguntamos, y antes de que se acabe el tiempo, les volvemos a preguntar, si de verdad es lo que harían ellos. Investigamos por internet, hasta preguntamos a personas que en nuestro día a día ni hablamos, pero queremos saber su opinión al respecto.

Moraleja: ¡¡No confías en ti, estás dudando!!.

Es bueno dudar, tener respeto ante una decisión que puede ser crucial en tu vida. Pero no me creo que no tengas una ligera idea de que decisión crees que deberías tomar.

Es tu intuición quien te lo está diciendo. Si eso que llaman presentimiento. Esa cosa que no le haces caso, y luego te reprochas no haberle hecho caso, ya que has visto que ha ocurrido como sentías.

¡¡INTUICIÓN!!

Otra cosa totalmente diferente, es que no le hagas caso, porque no quieres que te tilden de diferente, rarito o no tengas ya más los beneficios de seguir la corriente de tu grupo.

Uno de los artículos más leído de todos los tiempos y con el que más emails recibos, es ¡¡No eres inútil!!. Y estudiando el porqué a través de los comentarios y aportaciones de la gente, una de las características comunes era que la gente sentía que no estaba tomando ellos mismos las decisiones importantes de su vida, ya que no querían ser “apartados” del grupo en el que vivían.

No querían que los demás , los tildarán de inútiles porque no estaban siguiendo el sentido común que regía la actividad de la vida de los demás integrantes.  Pero la vida es muy “perra” y siempre nos pone una y otra vez, situaciones para que nos demos cuenta de lo que tenemos que cambiar y de quién somos en realidad.

Nos consideramos inútiles, porque no estamos alcanzando el grado de sentido común que tiene la sociedad en general.

Siempre digo que hay que tener unas normas, que establezcan la forma de convivir entre todos. Y están muy bien, Pero también digo que hay que HAY VIDA MÁS ALLÁ DE ESAS NORMAS.

Porque las normas, homogenizan a todos , y estoy seguro que sientes que no eres como los demás. Que piensas que no hay que tener por OBLIGACIÓN una pareja a cierta edad, que las cosas se pueden hacer mucho mejor como se estaban haciendo hasta ahora, que hay que darle oportunidad a las ideas que pueden provocar más impacto de lo que estamos viviendo hasta ahora.

Pero por MIEDO, sigues el sentido común, siguiendo lo que los demás harían en tu situación, lo que la rutina dictamina. Y acabas dejando de lado tu intuición, tu forma de ver las cosas,  tu marca, tus ideas, aparcadas porque si das el paso adelante por bandera con ella, tienes enfrente la soledad y la incertidumbre, y no te apetece mucho que digamos.

El sentido común, tiene que ser TU PROPIA FORMA DE VER LAS COSAS, no la forma en que los demás ven o han hecho las cosas.

No estoy diciendo que no les hagamos caso, pero SI, que incluyamos dentro de ese proceso de decisión, dándole la importancia que tienen, a tu intuición, a tus presentimientos, a lo que sientes que tendrías que hacer.

En ese momento, pasaríamos de tener sentido común a PENSAMIENTO PROPIO y FUNDAMENTADO.

Pensamiento fundado en lo que ves, sientes, has estudiado y formado, así como en tu intuición.

Pero no estoy hablando de tener PENSAMIENTO PROPIO en las personas, sino también en las empresas.

Se nos dices que vamos a vivir un evento de networking diferente a los demás, se nos dice que vamos a ver un video disruptivo, que vamos a leer el libro que va a transformar el mundo… Pero al final acabamos viendo, haciendo lo mismo que hacen todos los demás.

Se nos llena la boca con terminología que no sabemos lo que significa realmente. Gastandonos el dinero en formaciones que nos dicen que nos van a convertir en lideres innovadores y están basadas en formaciones de hace años , pero con nombres cambiados.

Nos gusta que se nos tilde de diferentes, de innovadores, de disruptores, pero acabamos haciendo al final las cosas según el sentido común de la mayoría.

¿Qué todos van a la misma conferencia? Tú también. ¿Qué la moda es hacer tal o cual formación? Tú no vas a ser menos,…Pero cuando vienen dadas, dejas apartada toda esa “innovación”, y acabamos haciendo las cosas, como TODOS LOS DEMÁS LO ESTÁN HACIENDO.

Tener sentido común en estos momentos, es hacer las cosas como lo harían los demás. ¿Y dónde queda lo que tú harías? ¿Dónde queda tu esencia? ¿Y tus ideas que pudieran transformar tu mundo?

Dejemos de decir que tenemos sentido común y transformémoslo por PENSAMIENTO PROPIO, por favor.

¿Y tú por qué te guías por tu sentido común o por tu pensamiento propio?.

 

 

¡¡La Teoría del Ser Discordante!!

“Sólo es posible alcanzar la paz interior cuando dejas de despreciar a los demás y aceptas la realidad tal y como es”

Vivimos acojonados. Ante los demás, como con nosotros mismos.

Y siento empezar así de fuerte, pero es lo que creo.

Recientemente me llegaban a mis oídos, que tras ser solicitada mi opinión sincera tras un evento, opinión que basé con argumentos, respeto y educación. Mi nombre producía “urticaria” en dicho ámbito, ya que no había sido de complacencia con las expectativas que creían que habían satisfecho.

Tras recibir ese comentario, me vino a la mente la frase de Risto Mejide: “Hablen bien o hablen mal, lo importante es que hablen de uno”.

Además añadía en “Mofeta Branding. Cómo son las marcas que transforman el mundo” si hablan mal de ti, es que vas por buen camino.

Nos pasamos la vida, sin decir,  ni hacer, ni queriendo hacer lo que sentimos que tendríamos que hacer, porque no vaya a ser que los demás se puedan sentir “molestos“.  Y mientras nos apocamos , disfrazamos nuestra personalidad, ideas y sueños, pensando aún así, que nos elegirán por diferentes, creativos o innovadores.

Lo único que conseguiremos ser uno más.

Se nos impulsa a exponer nuestro talento. A mostrar la marca que somos ante los demás. Pero cuando no nos gusta lo que dice el profesional o marca “nueva”, la rechazamos y expulsamos del equipo.  Sin ni siquiera oírla, sin querer saber sus opiniones en donde están basadas…

¡¡Qué no, rechazado!!

Se nos llena la boca de coherencia , de libertad (siempre con respeto, desde luego), de innovación, de romper limites, pero cuando viene alguien y lo hace, lo primero que hacemos es “expulsarlo” de nuestras vidas sin ni siquiera quererlo oir.

Odiamos que nos lleven la contraria.

No nos gusta que pueda venir alguien a rebatir las ideas y tradiciones que llevamos en nuestra vida o en nuestro grupo. No nos gusta oír que quizá el camino que estamos llevando, las palabras que estamos usando, no son las correctas para conseguir un fin… No nos gusta, porqué no queremos darnos cuenta , de que quizá, podemos estar equivocados. Y cuando viene una persona, que lo hace, lo rechazamos a la voz de ya.

Por no hablar del mundo de los gurús e iluminados espirituales, que cuando les rebates sus ideas, siempre con argumentos y educación, te responden a grito pelado que no tienes alma o te falta energía para entender lo que están diciendo.

Son los que yo llamo “Adictos a una moda que me ha dado un poco de repercusión y estoy estirando el chicle para que me de tiempo a subirme a la próxima , sin saber de lo que hablo en cada momento“.

Si no ¿por qué te molesta tanto poder compartir con otras personas de ideas diferentes a la tuya?

Por un lado tenemos que no nos gusta que nos digan cosas que no queremos oir, o no queremos que se oigan.

Por otro lado, promulgamos que rompamos nuestros límites, que se innoven, que se diseñe cosas nuevas, pero cuando se presenta esa disrupción, lo primero que hacemos es rechazarla.

En estos momentos hay dos opciones:

  • Hacer caso siempre a lo que nos dijeron nuestros padres de no llevar la contraria a los mayores. Además de oí y callar.
  • O hacer lo que sientes , lo que sueñas y más si sabes que puede provocar un cambio a una situación en concreto, con mayores beneficios cómo estaba hasta ahora.

Para mí es hora de la “Cultura de la Molestia“.

No se trata de molestar, insultar, vejar ni cosas parecidas a la competencia.

¡¡Para nada!!.

No estoy hablando de ser un borde o una desagradecido. Si no como me decían de pequeño: “El mejor desprecio es no hacerle aprecio”, cuando sientas que empiezan a revolverse en tu presencia.

Demos la vuelta a la tortilla. Cuando presentes algo que rompe lo establecido en tu vida, en las ideas preconcebidas de las empresas hasta ahora y te respondan con cosas como “Es imposible, estás loco, no habrá quien lo compre, o ¿Por qué dices eso, es qué no te gusta como se ha hecho hasta entonces?..”.

Cuando empieces a oir esos comentarios, gestos que se tocan la cabeza o quieren quitarte la idea de la cabeza. Stop. No les hagas caso, VAS POR BUEN CAMINO. Lo que pasa que les has “molestado“, no han visto la idea que tienes y saben que les puedes hacer “mucho daño“.

El principio del comienzo de la cultura de la molestia, es hacer las cosas siempre de forma coherente a uno mismo, a sus propósitos.

Podrás apoyarte en ideas de otros, en bocetos de gente que te inspire, en lo que quieras,….pero siempre la base, lo que marcará la diferencia, es tu chispa, tu esencia.

Cuando haces las cosas de forma diferente, de forma libre, siempre te saldrás de lo establecido. Siempre serás tildado de diferente. Y si además ven que estás consiguiendo resultados, que a la competencia le gustaría, ya empezarás a molestar.

SI no molestamos, ¿Qué estamos haciendo? Siendo unos ilusos , pensando que haciendo lo mismo que los demás , conseguiremos resultados diferentes, provocando emociones opuestas a la que los demás provocan.

Los cimientos siempre serán los mismos, nunca se removerán.

¡¡ILUSO!!. Sólo acabaras siendo uno más y preguntándote qué hubiera pasado si lo hubieras hecho de la forma que tú sentías que tenias que hacerlo. Pero cómo no querías “levantar la voz” a la tradición, ante los amiguetes que crees que nunca te abandonarán.

Creo que toda persona, marca, tiene que ser molesta a lo establecido como un mosquito en una noche de verano y picarse siempre a sí misma.

Si no lo hace, ¿Qué crees que va a provocar en los demás? Igual que si se oyera el viento pasar, ABSOLUTAMENTE NADA.

Haz memoria, ¿Quiénes han sido las personas que más recuerdas te han ayudado a progresar en la vida? Seguramente aquellas que te han picado, que te han metido el dedo en el ojo, que te han enseñado otro lado de la vida, que te han dicho cosas que no querías oír… Y con el paso del tiempo, les has dado las gracias por lo que hicieron, por lo que te mostraron que no veías.

Son de esas personas o marcas, de las que te acuerdas. Las que te dicen lo mismo que todos, las que no te ayudan a ser mejor o a superarte, se van por donde vinieron.

Pero dentro de las empresas, también debería haber esta cultura.

Las normas están para sentir que dominamos la incertidumbre. Pero si son de obligado y estricto cumplimiento, no haremos nunca nada que se salga de lo establecido, que pueda provocar un antes y un después en la organización.

Toda empresa que de verdad impulse la innovación y la disrupción tendría que tener un Departamento de Molestias.

Pero aún así queremos ser los lideres del mercado, haciendo lo mismo de siempre y sin salirnos un apice de lo establecido, pero creyendo que estamos caracterizados por ser diferentes a los demás.

¿Alguien me lo explica cómo conseguirlo?

Es hora de la molestia. Es hora de molestar. Y también de molestarte a ti mismo. De no regodearte como gorrino en la charca ante los “no éxitos”, ni en los laureles en la cima.

¡¡MOLESTATE, PÍCATE!!

Y si lo consigues, te aseguro que estarás yendo por buen camino.

¿Qué te molesta últimamente? ¿Por qué? ¿Hace cuanto no te picas contigo mismo?