¡¡Gloria al fracaso, pero que no sea el mío!!

No hay nada que enseñe más que equivocarse…y reconocer que te has equivocado

¿Y si en vez de alentarnos a fracasar, nos alentaran a equivocarnos?

¿Qué pasaría si en vez de endeudarnos hasta las cejas, llenarnos de cuantas heridas mejor e ir “a lo loco” por un sueño, como se nos enseña que tenemos que hacer para llegar a nuestra meta, se nos dijera que nos podemos equivocar sin llegar a esos límites?

¿Qué nos pasaría si preguntáramos antes de hacer caso absoluto al “millonario” de turno, viéramos donde vive, los 0 de su cuenta, y le dijéramos que eso promulga que hagamos, lo hiciera de nuevo él, con su dinero?

¿Qué pasa si nos diéramos cuenta que la mentalidad del “escritor” que nos promulga que fracasemos, no es la misma que tenemos al otro lado del charco?

Si antes de lanzarnos a “pecho descubierto” en relación a lo que nos dice el “gurú” de turno, de cómo conseguir una fortuna o alcanzar el número 1 en los 40 principales, parasemos y viéramos muchas cosas antes, otro gallo nos cantaría.

Hace unos días, una persona muy importante para mí, me decía: “Parece que la moda ahora es ser un fracasado. De pequeño te decían que eras un fracasado y tenías un futuro negro. Ahora los fracasado, son los nuevos seres de éxito. Pero yo mientras tanto, sigo sin trabajo ni nada parecido a algo que sea éxito en mi vida”.¡¡

¡¡GLORIFICAMOS LOS FRACASOS , SIEMPRE QUE NO SEAN LOS NUESTROS, SEAMOS CLAROS!!

Nos encantan las historias.

Amamos el método de la felicidad de los daneses. Estamos locos por el método de educación de Finlandia, amamos el estado de bienestar de Suecia y gritamos cuando vemos a estadounidenses que cuentan sus historias de fracasos hasta llegar a la cima mundial.

Pero lo peor de todo, es que creemos que su método, lo podemos aplicar nosotros en nuestro país.

¡¡ERROR!!.

Al igual que no sabe igual un jamón serrano criado en Extremadura que en Teruel. NO ES LO MISMO LA FORMA DE PENSAR Y ACTUAR QUE SE TIENE EN LOS USA, QUE SE TIENE EN ESPAÑA.

¿O aceptaríamos en España que nos quitaran a TODOS el 55% de nuestro sueldo para pagar el bienestar como hacen allí?

¡¡MONTARIAMOS LA MUNDIAL!!

Pues tampoco tenemos que creer que el fracaso tiene que ser y es lo más.

En una sociedad, donde ya desde pequeño, suspender una asignatura, es el peor de los pecados que podemos cometer… ¿Ahora fracasar, endeudarnos, hipotecar nuestra casa, va a ser la moda?

¿De qué vamos?

Estos días hablando, con Antonio Sangó, director de una escuela de negocios, daba la clave para desterrar de nuestra sociedad, esta moda por el fracaso:

EQUIVOCARSE.

Fracasar, tiene connotaciones negativas extremas. Sentimos que ya no podremos remontar el vuelo. Estaremos marcados por la letra escarlata, con un futuro negro. Seremos considerados uno más, con ninguna papeleta para remontar el vuelo.

¿Y si nos equivocamos?

Nos estamos dando la oportunidad tanto a nosotros mismos, como la empresa nos lo permite que lo hagamos.

Nos estamos acotando una parcela en la que podemos crear, jugar, decir cuantas más locuras mejor.

Estamos creando un espacio donde podemos crear, gritar, saltar, pero como en el manicomio, estará acolchadas las paredes para que no nos hagamos daño.

Impulsemos las equivocaciones en la vida, BASTA YA DE MANUALES DE INSTRUCCIONES PARA NO HACERNOS DAÑO.

Queremos innovación, queremos disrupción, queremos diseños diferentes, pero eso si, no aceptamos que los demás se equivoquen, no promovemos esa cultura.

El diseño, el éxito, el esfuerzo,. Está más allá de los límites que la sociedad nos pone para no salirnos de lo establecido.

Menuda incoherencia, amamos lo diferente, queremos progreso, pero ponemos limites a la creatividad, a la innovación. O decimos que para innovar, hay que hacer cursos antes.

La creatividad, sale de dentro de uno, dándole la oportunidad que se muestre sin tapujos, sin miedos a que sea despedido o marcado por los demás por sus ideas.

EL EQUIVOCARSE ES LA ÚNICA DE APRENDER, ES LA ÚNICA PALANCA PARA PROGRESAR EN LA VIDA.

Pero seguro que estarás pensando:

Yo también me equivoque en mi vida, pero no he ganado nada con ello”. No estás mirando bien, porque seguro que aprendiste cosas.

.– A no repetir las mismas acciones en un futuro

.- A darte cuenta quien está a tu lado, cuando las cosas se tuercen

.- A descubrirte quien eres en los malos momentos.

.- A esa mano que no esperabas que nunca te daría

¿Sigo?

Piensas que te equivocas, pero te aseguro que estas aprendiendo mucho más que si estuvieras en uno de los mejores Máster del mundo.

Pero todo depende de ti.

Gracias a las equivocaciones estás dónde estás. Una equivocación, irme a vivir a Madrid, me llevó a poder hablar ahora contigo.

Así que por favor:

.- SI sabes que si fracasas, te vas a hundir en el fango, que no quieres estar señalado. ¿Por qué te motiva fracasar?

.- No quieras tener mentalidad “americana”, finlandesa, cuando a ti lo que te gusta es la paella y el jamón serrano. Cada país es un mundo, como cada persona, una selva por descubrir.

.- Permítete todos los días equivocarte. Equivócate con esa persona acabas de conocer, con el montaje de ese mueble o tu proyecto. Te aseguro que aprenderás mucho más que si sigues las normas establecidas.

.- Permitirse equivocarse, es darse la oportunidad de sentirse uno mismo. De vivir en el único momento en el que estamos, en el presente.

¿A cuántas equivocaciones estas agradecido que te enseñaron cosas hasta ese momento imposibles para ti? ¿Por qué te pone más fracasar que equivocarte? ¿Cuántas veces te has equivocado hoy?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

¿Cómo jugar mejor tus cartas de la vida?

Gran parte del dinero que ganarás al póquer no procederá de la brillantez de tu juego, sino de la ineptitud de tus oponentes” decía  Lou Krieger.

He aprendido más a través del póker últimamente que en algunos cursos o libros de referencias mundiales.

Creo que una buena clase de póker, nos enseñaría muchas cosas de nosotros y ayudaría en la vida, más que otras cosas que creemos que son imprescindibles en nuestra vida, y no sirven para nada.

¿Qué es el póker?

El croupier  (la vida), te reparte dos cartas, al igual que a todos tus compañeros. De ti depende como jugarlas. Durante la partida, la banca, te va dando nuevas cartas/situaciones, en las que si quieres ganar, tendrás que apostar.

Pero no estás solo, tienes a tus compañeros de mesa. En la vida pueden ser, tus compañeros de trabajo, amigos, o simplemente gente que lucha como tú, por un sueño.

Pero lo que distingue a este juego son dos cosas:

.- No es un juego de suerte, solamente.

.- Es un juego de constancia.

Podríamos pensar que al ser un juego de cartas, no ganaremos si no tenemos mejores cartas que nuestros rivales.

En la vida, nos han enseñado que tenemos que ser mejores que los demás, sacar mejores notas para alcanzar, tener los mejores títulos, lo mejor de lo mejor…

¿No conoces a nadie, que a pesar que las circunstancias decían que no era posible, con una sola carta, una sola acción, se llevó el éxito?

Seguro que si. Personas que dijeron SI, cuando los demás, por miedo, por no arriesgar, teniendo mejores cartas que ellos, no lo hacían, llegando a perder la oportunidad de alcanzar sus sueños a pesar de estar mejor preparados que el que dijo SI.

La vida muchas veces se gana y otras se pierde, por solo una carta.

No importa las ganancias a corto plazo cuando lo importante son las de largo plazo.

Somos personas, que si no alcanzamos el éxito al primer intento, tiramos la toalla. Pero si nos damos cuenta, en el póker, en una mano podemos perder un montón de fichas, pero en la siguiente recuperarlas con creces, llegando mano a mano, a la final.

Podrás perder una batalla, pero todavía no habrás perdido la guerra.

Nos hacen creer, que la vida, es un juego con información perfecta. Que no podemos tomar una decisión hasta que no tengamos todos los datos al respecto. Y hasta jugamos a “tarotista”, creyendo imaginar cuanto habremos facturado dentro de 5 años a través de un plan de negocios, o cuantos seguidores tendremos en nuestras redes sociales.

Y aunque nos digan que a través de ser empáticos, descubriremos cómo siente, como piensa, qué intenciones tiene nuestro contrincante…Te aseguro que NUNCA podrás saberlo al 100%. Quizá intuirlo, quizá con el paso del tiempo puedas saber, por experiencias anteriores, como puede actuar, pero siempre te puede sorprender.

Así que tanto en el póker como en la vida, nunca jugarás en tus manos con la información perfecta.

No lo harás, porque la vida es incertidumbre.

Y es en el miedo, en el no saber donde pisar, en qué hacer, donde desarrollamos habilidades como:

La paciencia.

Tan denostada en estos momentos de la vida, en la que si no consigues algo AHORA MISMO ya te consideras un fracasado. El póker, como la vida, te enseña, que todo llega cuando nosotros queremos, sino cuando tiene que llegar. La paciencia te ayuda a desarrollarte, conocerte, y disfrutar de un camino, que hacías hasta la fecha con el piloto automático puesto.

Foco y concentración.

Cuando estamos viviendo, que no sobreviviendo, estamos focalizados en lo que queremos hacer y sentir. Absolutamente concentrados en el camino, en la planificación así como recuperando la motivación cuando la hemos perdido

Cuando estamos a lo que es tamos, estamos focalizados y concentrados. ¿Y lo demás? Ya puede caerse una silla que ni nos enteraremos.

Así como la paciencia, el foco, concentración, la disciplina (se persistente y constante hacia un objetivo, cuando estamos jugando con nuestras cartas, tenemos que saber que la energía no es ilimitada.

Tenemos que saber que habrá días, que el cuerpo nos diga basta, y necesitemos recargar pilas. Es imprescindible hacer paradas, observar a tu alrededor, la perspectiva, y seguir adelante.

Y si, hasta en la vida, nos encontramos con faroles.

Pensamos que hay gente que tiene grandes cualidades, cartas en su haber, títulos o que nos ayudarán a resolver ese problema que tanto nos apesumbra, pero nos acabamos dando cuenta, que en el fondo son un “vendehúmos”.

No creas que con aparentar, tienes la vida resulta. Como te he dicho, podrás ganar una batalla, pero sabiendo los demás, que no eres lo que aparentas ser, el “chollo” se habrá acabado.

Si, en el póker también es un juego de suma 0, uno gana y el otro pierde, como en los negocios, o cualquier otro juego de cartas, pero no hagas lo que no te gustaría te hicieran a ti, como norma.

La vida, nos va dando cartas, y depende de nosotros el cómo jugamos con ellas.

El póker te enseña:

.- Que hasta con una sola carta, puedes ganar la batalla. No anheles el póker cuando quizá esa carta que tienes tumba a todos tus contrincantes.

.- El éxito es cuestión de foco, constancia y gestión de tu energía.

.-La empatía, el conocer los gestos de los demás, ayuda, pero nunca creas que podrás llegar a conocerlos al 100%. La vida siempre te da sorpresas.

.- Todo depende de ti. Todo depende de cómo uses tus cartas.

.- A qué no está todo perdido si has perdido una batalla, siempre quedará la guerra por vencer.

.- Necesitarás un poco de suerte, pero llegarás a la meta, con la maestría de la experiencia, del aprendizaje constante

Pero hay una cosa que me gustaría que no olvidare que el póker me ha enseñado. Habrá manos en las que sentirás que no jugaras, en las que no lo ves factible..Pero en la mano que sientas que SI tienes que hacerlo, LUCHA porque si no tendrás todas las papeletas para morir el 1º de todos.

Moraleja: No juegues en todas las manos de la vida, pero en la que juegues, hazlo para GANAR.

Os recomiendo el libro de Leo Margets: “Juega bien tus cartas. En la vida y en los negocios

¡¡La respuesta que siempre buscabas y nadie quería darte!!

Y fue su silencio el que me dio todas las respuestas..” decía Víctor de la hoz.

¿Quieres saber la respuesta a esa pregunta que te haces siempre? ¿Quieres saber por qué vas a tantos cursos, Máster o cursos “envasados” y sigues sin conseguir resultados? ¿Estás preparado?

Vuélvete a hacer la pregunta:

¿Por qué no consigo resultado como el “gurú” de turno me ha dicho que lo iba a conseguir?

PORQUE NO HABIAS HECHO UN TRABAJO DE INSTROSPECCION ANTES DE ACUDIR A LOS MISMOS.

UPS, lo que no querías hacer, al no ser que fuera por causa mayor, es lo que te impide transformar tu vida de verdad.

Acudimos a congresos, conferencias y eventos “rápida solución”, esperando que nos solucionen la vida, nos lleven al éxito, con el único esfuerzo de “pagar” el curso.

Pero con el paso del tiempo , acabamos diciendo frases como :”Es que yo pensaba que mi vida iba a cambiar, Es que yo pensaba que mi negocio en 90 días iba a estar en la cima como me prometió, es que yo pensaba que teniendo una marca, tendría ya trabajo, y como mínimo de Director General…”

Pasando los días, y los resultados por los que habíamos pagado, no suelen llegar, así como nos prometieron.

¿Por qué?

.- Las herramientas que él te ha dado quizá para ti no sirven.

Creemos que esas herramientas que estamos “adquiriendo”, son la leche. Si a él, le han hecho efecto, a mí seguro que también. Aunque en el fondo, “nos pone” la idea de poder superarlo, y ser más famoso, más cachas, más guapo que el propio creador de la herramienta en cuestión.

Es muy fácil, NUNCA LLEGARÁS A CONSEGUIR LOS RESULTADOS QUE ÉL HA CONSEGUIDO.

O si no respóndeme a esta pregunta: ¿Es que consigues el mismo color de tinte de pelo que la chica del anuncio?

NI POR ASOMO.

A él le han hecho efecto una serie de herramientas. Pueden ser una guía, quizá a ti te sirvan todas las herramientas, quizá sólo una, o quizá ninguna…

Eso lo tenemos que tener claro. Al igual que por muy guapo seas, muy gracioso, inteligente, pienses que todo el mundo va a caer a tus pies, ves que el chico que creías que tenía pocas posibilidades con esa chica, acaba saliendo con ella.

NO TODAS LAS HERRAMIENTAS, SURTEN EFECTO EN TODAS LAS PERSONAS POR IGUAL. NI ESAS PASTILLAS TE HARÁN PERDER TANTO PESO COMO DICEN QUE HARÁN.

.- Creemos que las soluciones de los demás son lo único que nos pueden ayudar.

Desde pequeños nos han enseñado, que solamente lo que los demás nos pueden ofrecer es lo mejor para nuestra salud y futuro.

Hacemos caso casi “sumiso” a lo que dicen nuestros profesores, medios de comunicación, “gurús” de turno, “vendehúmos” de los que nos enamoramos por sus luces y palabrarería o creemos a pies juntillas a alguien que ha alcanzado ése éxito que soñamos.

Lo que estamos es reforzando nuestra falta de confianza en nosotros mismos.

Ups, ¿a qué duele?

Desde pequeños, nos han enseñado a “NO PENSAR” y SI “hacer caso sin rechistar” a quien tiene o le damos más poder sobre nosotros.

Lo que se hace es que no pensemos, que sigamos lo “estipulado”, que queramos alcanzar el “éxito” que nos dicen los demás, cuando nosotros sentimos que “nuestro éxito” es totalmente diferente.

Las soluciones de los demás, nos pueden ayudar, nos pueden hacer pensar, nos pueden hacer ver cosas que no veíamos hasta ahora, PERO NUNCA DEBEMOS AFERRARNOS A ELLAS COMO LA TABLA DE SALVACION EN EL HUNDIMIENTO DEL TITANIC.

¿Dónde queda nuestra creatividad? ¿Nuestro talento? En el fondo del mar, todo por no confiar en nosotros.

.- Las herramientas no surten efecto si estas dormido.

No te estoy hablando de que te limpies las legañas, ni que te des desodorante para oler mejor ( bueno ahora en verano, aún más que más ). De ese tipo de sueño no estoy hablando.

Te estoy diciendo, que si no estás “despierto”, que si no sabes quién eres, qué quieres en la vida, qué te ha pasado y quieres te ocurra de ahora en adelante, ya te pueden dar la herramienta que te lleve al Olimpo, que si estás en un mundo de dudas, confusión, miedos y vergüenzas, nunca te dará el resultado que tendría que darte.

He observado que procesos como en los de Marca personal, en los cursos de Liderazgo u Orientación Laboral, poco o nada se habla del proceso de conocerse a uno mismo.

SI, es un proceso que es duro, impredecible, que seguro que descubrirás cosas que no te gustarán, otras que no sabías y que te alegraran,… pero tiene un fin, descubrir lo que realmente te hace feliz, a lo que has venido a este mundo, lo que te hace bien y lo que no…

Y si no sabes quién eres, ¿cómo vas a esperar que alguien que no sabe lo que te puede ir bien a ti o no, sus herramientas surta efecto en ti, como lo hicieron con él?

Descubriendo quien eres, que sientes, que te motiva, antes de empezar a tener el título de “jugador de cursitos y titulitos” por la universidad de la sociedad, empieza poniéndote delante de un espejo y hablando con quien tienes ahí delante, a tumba abierta.

A lo mejor descubrirás que lo que estabas haciendo hasta ahora no es lo que querías, enfocándote en otro camino, llegando a ser mucha mejor persona y profesional que lo que eres hasta ahora.

Dicen que esta todo escrito y que está todo inventado, NO LO CREO, así como tampoco creo QUE TODAS LAS SOLUCIONES SURTAN EFECTO A TODAS LAS PERSONAS POR IGUAL

Así que recuerda:

.- Las herramientas que te enseñen, pueden ayudarte, pero nunca salvarte la vida al 100%

.- No todas las herramientas valen para las mismas personas.

.- Aprende de ellas, incorpóralas en tu vida aquellas que sientan que van contigo, transfórmalas, deséchalas, pero nunca las creas a pies juntillas, como un credo inquebrantable. Son guías., recomendaciones, no leyes absolutas.

.- Tú crearas tus propias herramientas, cuando des saltos hacia la incertidumbre. Cuando camines por el miedo, aumentando tu confianza y viendo de qué eres capaz, que te hace feliz o hace bien.

.- Todos somos creativos, lo que nos diferencia, es que unos crean más en si mismos, en lo que hay dentro de ellos, que otros. Simple y llanamente así. No abandones a tu creatividad. Las cosas siempre se pueden hacer mejor de lo que dicen.

Así que ya sabes la respuesta a la famosa pregunta que todo el mundo se ha hecho alguna vez:

.- ¿Por qué no surte efecto en mí y en otra persona si?

.- PORQUE ESA PERSONA SABIA QUE QUERÍA, QUIEN ERA Y PORQUE LO QUERÍA.

¿Y tú lo sabes? ¿Sentías que era la respuesta a esas dudas que tenías? ¿Por qué aún sabiéndolo no hacías nada al respecto?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

Risto Mejide, un canalla ¿Y la controversia?

El mundo es una controversia” decía Ramón María del Valle-Inclán.

La verdad que leyendo el titulo del post, parece que voy a contar un chiste, pero ya llevaba tiempo queriendo hablar de la CONTROVERSIA.

Ya leyendo la palabra, se que a muchos se os habrá puesto la piel de gallina o “apretado” el culillo.

La controversia, es como muchas otras palabras, que pienso que se han prostituido su significado.

Y cada vez creo más en el potencial transformador que tiene.

Hace unos días, nos dejaba David Delfín. En todas y cada una de las noticias donde anunciaban su marca, funeral o repercusión, siempre salía la palabra CONTROVERSIA.

El controvertido modisto…El controvertido diseñador… El controvertido personaje que revoluciono con sus primeras prendas…” Pero siempre acaban los comentarios respecto a él “Controvertido que ha dejado un antes y después en la moda española…Revolucionario que dejo su marca en la moda española…”

¿Qué está pasando?

Que cuando nos presentan, vemos algo a lo que nos estamos acostumbrados, ya lo rechazamos como los vampiros rechazan a los ajos.

Eso es controvertido, eso es imposible, no tendrá suerte, ¿A dónde va el loco ese? ¿Cómo se puede ir con un vestido hecho de trozos de carne? ¡¡ESTÁ LOCA, QUÉ PAREJA MÁS CONTROVERTIDA, ¿No les dará vergüenza?..” Y miles de pensamientos parecidos, cuando vemos algo a lo que no estábamos acostumbrados

Ya antes de que esa persona pueda decir algo, de que pueda expresar lo que siente, el por qué ha hecho lo que ha hecho…Antes de que abra la boca, nuestro cerebro y a posteriori nuestra boca, le acabará contestando:

¡¡QUE CONTROVERTIDO ERES, ¿Por qué has hecho lo que has hecho?!!

¿Y qué suele acabar ocurriendo?

Que esa persona, esa empresa, es la que acaba triunfando y dejando “huella” en nuestra mente.

A ver si empezamos a entender un poco mejor las cosas y expresarnos mejor.

CONTROVERSIA NO ES HACER LAS COSAS DE FORMA RARA O EXTRAMBOTICA, ES HACER LAS COSAS COMO UNO SIENTE QUE TIENE QUE HACERLAS. OTRA COSA ES COMO TÚ QUIERAS ENTENDERLAS.

Son los demás lo que tildan lo extraño, lo diferente como “controvertido” cuando en realidad, para su creador, le parece algo normal, habitual.

Son los demás, quienes a través de sus “miedos”, tildan la novedad como “controvertido”.

Hace unos días leí un artículo de Andrés Pérez Ortega, que se titulaba “Cuando lo diferente es lo normal”.

En él hablaba de que estamos obsesionados con lo disruptivo, con hacer algo diferente, mientras lo “normal” está siendo cada vez más raro de encontrar.

Estoy de acuerdo con él, que cada vez hay más “vendehúmos” que por unos focos, unas risas, la promulgación del “hippy love” o “toda vida es fácil con la Ley de la atracción”, se creen que están produciendo un antes y después en los demás, cuando en realidad están creando “vergüenza ajena”

Él decía que estaba cansado de la mediocridad dentro de la normalidad, que la sociedad no promulgaba el trabajo bien hecho. ¿Pero qué es la normalidad? ¿Lo que esperan los demás de ti? ¿Ir de traje al trabajo? ¿Tener una imagen impoluta delante de tus clientes?

¿ALGUIEN ME PUEDE DECIR QUE ES LA NORMALIDAD?

Porque luego cuando alguien, como David Delfín, como Risto Mejide, que ahora hablaré de él, hacen un trabajo impecable, basado en sus valores, con la verdad por delante, lo primero que hacemos es tildarlos de “locos, de incomprendidos, de raros”.

Señores de la marca personal, ACLAREMONOS:

.- Si se promulga la individualidad de la persona a través de la creación de tu marca personal( QUE YO SEPA, MARCA ES DEJAR HUELLA Y PERSONAL, SU ORIGEN ESTA EN LA PERSONA, EN SU ESENCIA ÚNICA ), y hace algo diferente, saltamos con que ahora la última moda es la disrupción, el ser diferente.

Hablamos desde el miedo, ya lo sé, pero en vez de investigar, rechazamos ya de antemano.

.- Para luego decir que hay mediocridad en lo “normal”.

¿Entonces qué queremos?

La gente que me conoce, sabe que Risto Mejide, me encanta.

¿Por qué?

.- Reconoció que hacia un “papel” durante Operación Triunfo. Lo reconoció abiertamente. ¿Me puede decir cuanta gente reconoce que depende con quien estemos y el lugar, utilizamos una máscara u otra?

.-Se guía por la coherencia. Tanto por sus conferencias, libros y su vida personal. Ha dicho y ha hecho lo que él sentía que tenía que hacer y decir, en todo momento. Si te gusta bien, y si no, también.

.- Ahora dicen que es controvertido porque se ha casado con una mujer más joven que él. ¿Quiénes somos nosotros para meternos en la vida de los demás? ¿Y si mañana nos pasa a nosotros, no nos tendremos que comer nuestras palabras? La vida son 2 días y 1 lo pasamos metiéndonos en la vida de los demás, ¿Quiénes somos nosotros?

Que duren lo que duren, si ellos sienten que son felices, ¿Por qué nos metemos en la vida de los demás cuando odiamos que se metan en la nuestra?

.- Y ahora dicen que es controvertido además, porque se ha vuelto “demasiado” osito dulce, porque está enamorado.

¿Alguien me puede explicar en qué quedamos? ¿Es Winnie The Pooh o un controvertido por naturaleza?

Sé que alguno me dirá tras leer este artículo, que he sido controvertido, porque “me he metido” con alguien al rebatirle las ideas que había escrito en uno de sus artículos y por ser la “eminencia” que es en su campo profesional.

¿Sabes qué? Si solo por expresar tus opiniones al respecto, fundamentada, ya soy un controvertido, GRACIAS POR ECHARME UN GRAN PIROPO

¿Por qué te debe encantar la palabra CONTROVERSIA?

.- Porque si te dicen que eres controvertido, sabrás que estás provocando un antes y después en el campo profesional donde estés focalizado. Porque estarás removiendo las conciencias de las personas.

.- La innovación sólo se produce rompiendo la rutina, la tranquilidad, las normas establecidas, “los peloteos de turno” y eso lo hacen las personas que aman la controversia. Que creen en ellos mismos.

.- La controversia es un gran piropo. Te están diciendo que estás haciendo las cosas de manera diferente, como ellos algún día les gustarían atreverse, pero no lo hacen. Te lo dirán con la boca pequeña pero dentro de ellos, les gustaría ser como tú.

Si no has hecho nada que los demás consideren controvertido, te aseguro que no habrás provocado en nada, en nadie una disrupción.

¿A qué esperas?

PD. RISTO, LLEVO AÑOS DETRÁS DE TI, ESPERANDO QUE ME DES UNA ENTREVISTA.  Si LEES ESTE ARTÍCULO, ¿CÓMO LO HACEMOS? TÚ DIRAS. ¿TE MANDO U NEMAIL?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

Oso, Tigre y Dragón en la empresa

O cambiamos de conducta o cambiamos de sueño. Anónimo.

Estoy rodeado de hienas, de osos perezosos, de marmotas, de comadrejas y de zorros astutos”.

Cuando me lo decía un amigo, no sabía si había a un programa de Frank de la Jungla o había pasado un mes en la selva. Pero estaba describiendo el día a día de su empresa.

¡¡Menudo zoológico!!

Hace unos días, terminé de leer el libro de Andrés Pascual y Ecequiel Barricart, “El oso, el tigre y el dragón. Los tres animales que habitan en ti. Y mientras me iba describiendo la fauna con la que convive, me acordé de él.

Leyendo libros, revistas de Management, conferencias y valores que hay en la sociedad, es normal que se conviva con este tipo de fauna o seamos devorados por ellas.

Estrategias para ser más competitivos, cómo hacer que tu empresa sea la líder del mercado, cómo llegar a ese puesto que tanto añoras, cómo conseguir ese título que todos tienen y tú no…”

Ante estos titulares reales y promociones de cursos, ¿Qué tipo de personalidades estamos desarrollando?

La de hienas, diablos de Tasmania y demás fauna salvaje.

¿Qué pasaría si todo se redujera a esos 3 animales que te he comentado antes?

Necesitamos ordenar nuestras emociones. No podemos abrir la puerta de la oficina y empezar a gritar sin haber dicho ni buenos días, y otro día que todo sea bonito, alegre y feliz. Un poco de equilibrio, de coherencia, por favor.

Un buen líder, una buena persona empieza liderando sus emociones. Y eso es lo que nos hace el OSO que todos llevamos dentro.

Somos emociones, somos sentimiento por mucho que esta sociedad, nos diga, que nos los tenemos que comer, ya que las emociones nos dicen que nos nublan en nuestro día a día, a la hora de tomar decisiones.

Pero desde que nacemos, nos instruyen desde el miedo. Miedo por desobedecer a nuestros padres, profesores, jefes… Miedo a las represalias, por no hacer lo que esperan y desean de nosotros…

Así que cuando llegamos el mundo laboral, sólo tenemos miedo en vez de motivación, ilusión, alegría o ganas de superación. ¿Por qué?

Porque sabemos si llevamos la contraria, NOS ECHARAN, porque si decimos lo que pensamos, NOS ECHARAN, porque si no hacemos horas extras, NOS ECHARAN… Y vivir en el paro, es lo más denostado y macabro que nos puede pasar…Así que por lo tanto, ocultemos nuestras emociones, ocultemos nuestros deseos, nuestra creatividad, y hagamos lo que nos piden y sin rechistar.

Todos los días cuando nos levantamos somos como Winnie The Pooh pero deprimido, sabiendo que tenemos que ir a trabajar.

¿Cómo hacemos para que ese oso se levante todo el día robusto y ruja?

Nos han dicho que el miedo es lo peor que nos puede pasar. Yo creo que no. Es una emoción con la cual nos tenemos que hacer amigos, como la frustración, rabia o la tristeza. Esto es como las heridas, cuando las dejas al aire, se cicatrizan mucho más rápido, pues con las emociones igual.

Cuando descubrimos porque nos pasa, empezamos a descubrir quién eres de verdad. No eres esas mascaras, esas apariencias o esos títulos que están detrás de tu despacho. Eres tú, alguien único.

Las emociones son la herramienta ideal para expresar quien eres, qué quieres, cómo sientes… ¿Por qué lo hacemos tan difícil ocultándolas o no dejándolas salir?

En este mundo, nuestro tigre, esta muriéndose de deshidratación, está famélico. El tigre quiere retos, que le hagan sacar su valentía. Pero el mundo nos pide que solo queramos la rutina, aunque por las noches desearíamos que nuestra vida fuera de otra manera. Que los valientes sean otros, que otros se arriesguen, y si lo consiguen que nos enseñen como lo han hecho.

Las únicas acciones que realizamos son las que nos pone nuestra agenda, y de ahí no nos salimos. ¿Así como vamos a alimentar a nuestro tigre? Más bien se querrá marchar con otro que lo cuide y quiera más que tú.

También están los profesionales, que tienen a su león más gordo que Michelin gracias a sus constantes iniciativas y su estrés.

¿Qué hacemos pues?

Preguntarte de forma sincera: ¿Qué quiero hacer en el trabajo?

Cuando lo tienes tatuado en tu mente, no te importan las circunstancias ya que sabes QUÉ, tu creatividad resurge ante las posibles dificultades. La disrupción es tu filosofía, ya que todos los días quieres ser mejor que el día anterior. Las metas siempre te impulsan a ser mejor, a querer conocer donde no están tus limites, aprender continuamente ya que sabes que no sabes nada.

Pero sabiendo QUÉ quieres, actúas desde la serenidad, desde la tranquilidad, porque sabes que estás en el camino correcto. Quizá no consigas crear esa empresa, quizá no llegues a liderar ese cambio con el que sueñas, pero sabiendo todo lo que te podría ocurrir, todo lo que tendrías que dejar a un lado, lo has hecho, desde la tranquilidad, y desde la coherencia.

Y ¿Qué hacemos con el dragón? ¿Para qué sirve?

Hace unos días preguntaba a un directivo. ¿Te sientes vacío a pesar de la vida que llevas? Su respuesta, con lagrimas en los ojos, fue que SI.

Somos mucho más que nuestras emociones, que nuestros títulos, acciones o retos. Somos mucho más.

Todos hemos venido a dejar algo en el mundo que perdure. No hemos venido a trabajar y hasta al día siguiente .Ya no te digo una huella en el mundo mundial, pero si en la gente nos rodea, o en nuestros clientes. Algo más allá que conseguir facturar todos meses más que el mes anterior.

Todos queremos volar, que nos reconozcan por nuestro vuelo, por nuestras alas. Pero si lo haces por ego, te aseguro que el vuelo será muy corto y con aterrizaje forzoso.

Para ello, tienes que estar en soledad contigo mismo. ¿A qué pica, verdad?

Acepta tus emociones. Acepta que no eres el contexto en el que estés viviendo, sino que eres mucho más.

Cuando empieces a volar, te darás cuenta, que hemos dado importancia a cosas que no la tenían, que hemos reaccionado a cosas de forma reactiva cuando tenía que ser de forma proactiva.

Eso es lo que hace un dragón, saber que tienes que volar mucho más que a ras de suelo, sabiendo que tienes un PORQUE que realizar, una misión.

Así que profesionales, empresas y demás organizaciones:

.- Amen a su oso, a cada uno de los osos que tienen en su empresa. Amándolos descubrirán lo autenticidad de cada uno de ellos, sacando adelante sus talentos sin necesidades de programas “fashion” de búsqueda de talento. NO contraten por C.v. contraten por el brillo de que transmiten los osos en sus ojos.

.- Den permiso que saquen las garras de tigre que todos tienen. Permitan que saquen sus ideas, que las pongan en marcha, que se confundan sin recriminarles por ello. Hagan un club de tigres y le aseguro que serán una empresa canalla.

.- Para volar, hay que tener un PORQUÉ. Un propósito mayor que una facturación o una expansión sin sentido. Y sobre todo cuando ese propósito te mueve, comenzarás a darte cuenta que como vienen las cosas, se van, descontextualizando todo lo que te ocurre.

Siempre habrá momentos, que a la hora de emprender un proyecto, haya un animal que destaque más que otro, pero siempre recuerda que tiene que haber un equilibrio dentro de ti, dentro de la empresa, recuerda alimentarlos en la misma medida

¿Cómo sería una empresa con estos 3 animales dentro de ella? ¿Cómo los alimentas tú? ¿Qué animal crees que no alimentas en tu vida?

¡¡Deja de ir a la pata coja!!

No desperdicies el tiempo tocando una pared, esperando que se transforme en una puerta” decía Coco Chanel.

De pequeño nos enseñaban a jugar a la pata coja. Nos decían que era bueno para nuestra coordinación, para divertirnos mientras aprendíamos los números.

Y la verdad que así era. Pero a día de hoy, con la edad “in-madura” seguimos jugando a la pata coja.

Cuando en realidad, tendríamos que saltar, vivir, con los dos pies siempre en el suelo.

Sobrevivimos yendo por la vida a la pata coja.

A la pata coja cuando hablamos de cambios en nuestra vida, pero nos agarramos a la rutina que hemos estado viviendo.

A la pata coja, cuando sabemos que tenemos que dejar a una pareja, pero aún así esperamos que dicha persona cambie, cuando sabemos que no va a ser así.

A la pata coja, cuando sabemos que necesitamos un “lavado” en nuestro proyecto empresarial, pero seguimos aferrando a las “políticas” que seguíamos haciendo hasta la fecha.

A la pata coja, cuando creyendo que vivimos, lo único que estamos haciendo es “sobrevivir”.

Y aún cuando, ocurre algún milagro en nuestra vida, seguimos yendo por la misma a la “pata coja” porque pensamos que no nos lo merecemos o a partir de ese momento, van a ocurrir todas las desgracias en nuestra vida, por haber sido los agraciados con dicho “milagro”.

¿Por qué andamos a la pata coja?

.- Porque nos mueve el miedo, no la motivación.

Se nos llena la boca, hablando de que vamos a cambiar, que vamos a transformar nuestra empresa, que hemos visto que tenemos que hacer, que las cosas ya no van a seguir como hasta entonces…

Nos ponemos el mono de faena, tenemos todo planificado, sabemos qué tenemos que hacer, Cómo tenemos que hacerlo, pero a la hora de dar el paso, el que nos lleve a cruzar el umbral de resultados pasados a un nuevo destino, NO LO PASAMOS CON LOS DOS PIES.

Y donde dijimos que lo íbamos a hacer, que ya estábamos cansados de tantas tonterías, acaba convirtiéndose en frases como: “Es que aún no es el momento adecuado, Es que la culpa de que no dé el paso es de mi pareja…Es que aún no están las condiciones adecuadas…

Más y más “Es qué…” que se resumen en una sola frase: “NO CONFIO EN MI NI CREO QUE PUEDA CONSEGUIRLO”.

Me gusta oír a escritores que expresan que el ser humano el único miedo que tiene es al fracaso. No estoy de acuerdo.

TENEMOS MIEDO AL ÉXITO.

Miedo a darnos cuenta que podemos hacer más cosas de las que hemos hecho hasta entonces, miedo a darnos cuenta que hay características dentro de nosotros, que por miedo , no nos habíamos dado la oportunidad de desarrollar. Miedo a darnos cuenta que somos mucho más de lo que nos imaginamos o nos han hecho imaginar.

Si hasta ahora tu vida ha sido “gris”, no tienes miedo a que sea igual, sino a nuevos colores.

El miedo nos hace ir a la pata coja, haciéndonos creer que queremos algo, cuando en el fondo nos agarramos como los niños en el 1º día del colegio a sus padres, no queriendo entrar en una nueva etapa de nuestra vida.

.– Nos importa el qué dirán y lo demás, tonterías.

“Es que nadie lo hace pero tengo miedo a ser la 1º persona que lo haga…Es que en mi ciudad nadie ha roto los esquemas serios que hay y sé que hay que hacerlo, pero tengo miedo..”

Nos han enseñado que hay que es mejor ser un seguidor que no un líder. Nos enseñan que mejor ver, oír y callar, que no expresar tus opiniones, porque las consecuencias pueden ser terribles.

Sabemos que con nuestras ideas iría mucho mejor nuestra vida, la vida de los demás, pero la “presión” de la sociedad, de que el “gurú de moda” se moleste porque has entrado y rebatido las ideas que le han hecho famoso o que los “amigos de toda la vida” te vean y te pregunten “”¿Qué te pasa, estás malo?”, por tus ideas, acaba produciéndose que nos relacionemos con la gente, a la pata coja, sin mostrar nuestra verdadera personalidad, nuestros deseos, ideas.

Vamos a la pata coja, por miedo a un posible triunfo nuestro y por no “molestar” a personas con nuestras ideas “diferentes” nunca vistas.

¿Y qué pasa mientras tanto?

.- Pensamos que ha sido una locura tener esa idea. Nos preguntamos para qué vamos a intentarlo, para qué vamos a arriesgarnos con lo “tranquilo” que estamos hasta ahora…  Y lo que estamos haciendo es “ocultar” nuestro talento a los demás, perdiéndose la sociedad una transformación que seguro que daría muchos beneficios.

.- Nuestra autoestima, nuestra verdadera personalidad, somos nosotros mismos quienes lapidamos. Pero luego nos quejamos de los resultados que obtenemos, del jefe que soportamos o de las noches de insomnio que sufrimos.  Esperamos que alguien nos dé una oportunidad, cuando somos NOSOTROS MISMOS QUIEN NOS LAS TENEMOS QUE PERMITIR.

¿Cómo dejamos de ir a la “pata coja” para marcar cada paso con los 2 pies?

.- Sólo tenemos 1 vida, y si nadie te lo ha dicho, ya lo sabes.  Oportunidad que llegue, sueño que tengas, idea que realices, tienes que darle la oportunidad que eche andar. Si está en tu vida, es por un motivo.

Si permites que se vaya, te aseguro que no volverá y será otra persona quien si la aproveche de verdad.

Dándole el Si a ese sueño, a ese proyecto, te estás diciendo SI a ti mismo, reafirmando tu personalidad y confirmando que los éxitos son para aquellos que optan por la valentía, no por el miedo.

.- ¿Te gustaría levantarte todos los días pudiéndole sonreír a quien ves por las mañanas en el espejo? Empieza rompiendo las cadenas que te limitan dentro de ti y te aseguro que las cadenas exteriores empezarán a deshacerse de la misma manera, siendo tu vida mucho más feliz.

.- Si tienes una idea, que sabes que va a “sentar mal” a organizaciones o romper las “rutinas” que hasta ahora han guiado a la sociedad, VAS POR BUEN CAMINO. Y más si cuando la comentas, te quieren quitar la idea. Te trataran de loco, que es algo imposible, tranquilo, VAS POR BUEN CAMINO, es tu oportunidad, de pisar con los dos pies en el mundo.

Dejemos de ir a la pata coja por la vida, y empecemos a pisar con los dos pies. Dejemos de pisar solo con el lado racional dejando a un lado el emocional, somos el fruto de ambos lados del cerebro.

Has venido a dejar tu marca en este mundo, y se empieza pisando con los dos pies, no dejando a uno colgando. Ya no hay excusas para que pises fuerte allá por donde vayas.

¿Vas a la pata coja por la vida? ¿Por qué?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace

 

Fernando Beltrán: “El nombre es un motor, orgullo,un compañero de viaje..”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a Fernando Beltrán.

Mira a tu alrededor, ¿Qué ves? Seguro que me dirás que una cortina, una silla, una televisión o el nombre de una persona.

Todo las cosas tienen un nombre. ¿Pero qué importancia le damos al nombre? Pero la cosa que tiene un mal nombre, tiene por delante una difícil existencia.  ¿O es que nunca hemos dicho una frase así como: “La verdad que no te pega el nombre, Creía que te llamarías Daniel o David”? Todos hemos vivido una situación así.

El nombre es más importante de lo que imaginamos, pero nos centramos más en el proceso de crear una marca, de cuantos metros tendrá el local o de qué días tenemos para “hacer” a nuestro hijo.

El nombre marca la Diferencia

Y de ello estuvimos hablando hace unos días Fernando y yo. Creador de nombres como Amena, Faunia, Everis, Rastreator o Qé entre otros, es autor del libro “El nombre de las cosas” en los que remarca como un nombre marca el destino de una marca o producto.

GRACIAS  Fernando por recordarnos que el nombre es el punto de partida hacia el éxito o al abismo, y que no lo tomemos tan a la ligera. Puedes conocer más el trabajo de Fernando a través de Twitter, y  en su Web.

Sabes que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin

– Fernando Beltrán…¿Qué dice tu nombre?

Nombra a una persona tenaz de carne y hueso -real y accesible, por tanto, precisamente por ser nombrable, y a un latido de carne y humo -poético y terrenal al tiempo- que intenta estar a la altura de su vocación, sus tareas y sus sueños.

– ¿Qué es un nombre?

Un punto de partida -ambicioso, exigente, ilusionante-, un punto de apoyo y un compañero de viaje en todos los proyectos que fijen previamente los valores, atributos y objetivos que deseen comunique su identidad verbal. Y por encima de todo, un impulso, un orgullo, un motor, un código de acceso, un salto hacia delante…

– ¿Por qué un nombre debe llegar a marcar la diferencia?

Porque se trata de identidad, pero también de consistencia, credibilidad y personalidad: Marcar un territorio -producto, concepto, propuesta comercial, proyecto…- que sólo al ser compartido tiene sentido, y que debe transmitir seguridad y diferenciarse de quienes proclaman un mismo beneficio.

– ¿Cómo es el proceso de crear el nombre de un producto o empresa?

Necesité trescientas páginas en mi libro “El Nombre de las Cosas”, y no sé si lo conseguí del todo, imagínate en unas líneas…. Porque, además, cada proyecto es un mundo que te obligar a alterar, simplificar, profundizar o modificar de algún otro modo los pasos convencionales. Un proceso que parte de un briefing inicial del cliente que incluya una tabla de valores y atributos a comunicar. Y a partir de ahí, determinar los campos de búsqueda léxica y semántica desde los que vas a trabajar, analizar sus respectivas áreas de connotación, y aplicar finalmente las técnicas de declinación, arquitectura verbal y las distintas validaciones eufónicas, territoriales y jurídicas.

Este sería el proceso canónico, pero también podría decirte que hay que empaparse del producto, la empresa, el proyecto a nombrar. Llegar a saber más incluso que aquellos que te lo encargan. Vivir en ello, en definitiva, porque la experiencia me ha demostrado que el nombre está ya dentro de lo que hay que nombrar; lo que hay que hacer es encontrarlo, escucharlo, pronunciarlo en alto, sacarlo a la superficie…

– ¿Por qué creamos una marca y pensamos que el nombre es lo último? Anunciamos con trompetas y tambores la creación de una marca y no de su nombre, ¿Por qué?

Esto está cambiando, afortunadamente. Pero quedan aún muchas inercias de aquel pasado reciente en el que, aunque parezca mentira, hasta los manuales más importantes de Identidad Corporativa no mencionaban siquiera la existencia de los nombres. Tuvimos incluso que crear el concepto de Identidad Verbal.

– ¿Cuál es tu nombre favorito?

En lo personal, LLOVIEDO, en lo práctico emocional AMENA que nos cambió la vida, en lo social, FAUNIA, un auténtico fenómeno de masas, en lo más estrictamente comercial, , cambio de la marca anterior Bollylandia de Panrico y subida de las ventas un 27%, en lo artístico el TEA, el Museo de Arte Contemporáneo de Santa Cruz de Tenerife, un trabajo precioso, y en lo inesperado RASTREATOR, un nombre que ha cambiado el modo de nombrar en el sector de los seguros… Y… No sé, podría decirte estos u otros muchos ejemplos según mi estado de ánimo, hemos creado más de setecientos, muchos años ya en esta bendita especialidad…

– ¿Por qué crees que la gente no sabe distinguir entre Marketing y Branding?

Porque se han explicado de un forma muy incompleta y sesgada casi siempre. Generalmente nos ocupamos mucho más de seccionar y competir desde compartimentos estancos que en sumar lo que cada uno de ellos puede aportar a lo que realmente es importante, que al final es que las cosas -las comerciales también- vayan mejor

– ¿Qué sería del Branding sin el naming?

Renunciar o no prestar atención al mayor activo de una compañía. Una ocasión perdida… Una marca que no se puede ni nombrar, ni oír, ni transmitir, ni …

– ¿Por qué tenemos que estar orgulloso de los nombres que ponen en nuestro DNI?

No tenemos que estar necesariamente orgullosos, pero sí a gusto y en armonía con ellos, y si no es así, cambiémoslos, Una vez escuché en la calle decir a alguien no fui yo hasta que cambié de nombre… La frase es tremenda, pero creo en lo que dice…

– ¿Quién es un nombrador? ¿Todos podemos serlo?

En nuestras vidas privadas, sí, porque cometemos muchos errores por no acertar con el nombre de las cosas que nos pasan, y reaccionamos por ello de manera incorrecta… En nuestra vida profesional, quizás mejor recurrir a un profesional, como todos podemos hacer cosas en nuestra casa, pero a veces hay que llamar a los que se dedican a ello…

– Si te digo Liderazgo Canalla… ¿Qué dice para ti ese nombre?

Algo distinto, un enfoque que pone mala letra a lo que se nos ha dado ya hecho. Y en el mundo del marketing hay mucho miedo a decir las cosas de otra manera, nadie da el primer paso, aunque, eso sí, luego se copia y adapta rápido y nos encanta lo que otro ha hecho, dicho, puesto de moda, impuesto… Un nombre valiente, con riesgo, un acierto que, eso sí, te obliga a estar a la altura…

– ¿Qué quieres ser de mayor? ¿Te consideras una persona que hace arte?

Poeta y Nombrador. Me basta así. Y está bien.

– Cuando gritas Eureka tras encontrar el nombre para un producto o empresa.. ¿Qué sientes?

Una felicidad inmensa, y un respeto muy grande hacia ese producto, esa empresa, ese cliente que confió en nosotros… y a partir de ese momento, sentir que ¡Ese nombre ya es suyo, no nuestro!

– ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Esos breves momentos inesperados en los que sentado en cualquier lugar del mundo sientes de pronto que los relojes y sus agujas se han olvidado de ti un momento, para ser, paradójicamente, sólo tú y a solas contigo mismo, acompañado por tanto de todo y todos los que quieres…

¿Las sentimientos nos hacen débiles?

No dejes que personas que hacen muy poco por ti controlen tu mente, sentimiento y emociones” dice Will Smith

¿Crees que los sentimientos nos hacen más débiles? Es una de las preguntas que hoy, hablando con mi jefa de operaciones, ha surgido.

Estamos en una sociedad, en la que las palabras, como emociones, sentimientos, sensibilidad, están denotadas. No sé puede decir que tenemos sentimientos o que somos sensibles, porque la sociedad nos aplastara cuando queramos mostrarlos.

Los sentimientos te harán débiles, los chicos nos lloran, sólo deben pelear…Si lloras los demás se reirán de ti, si te muestras empático, tu jefe no te dará el ascenso que sabes que te mereces…. Tienes que pisar cabezas y ser el hombre más frio en la faz de la tierra”

Son algunas de las perlitas que oímos a lo largo de nuestra vida, en nuestros días a días.

¿Dónde están las emociones aquí? ¿Por qué está mal visto mostrar nuestras emociones ante una película, ante una noticia? ¿Por qué los hombres tienen que ser fríos? ¿Por qué en las empresas no puede haber emociones o sólo queremos robots como compañeros de trabajo?

Nos gusta ver como la sociedad avanza con la tecnología, vemos que nos ayudaran en innovación, productividad y miles de cosas más a la sociedad, creyendo que estamos a salvo de los mismos porque no tienen sentimientos.

¿Y cómo estamos educando nosotros a la sociedad?

¡¡COMO ROBOTS, SIN SENTIMIENTOS!!

Tampoco estoy promulgando ahora que demos rienda suelta a nuestras emociones sin límites, porque no estoy diciendo eso. Todo tiene su momento.

Lo que estoy diciendo que el ser humano no sólo es razón, sino también corazón. Pero nos han educado, desde pequeño, a través de exámenes, de castigos y miedos, con la razón.

Y de ahí no nos salgamos, porque las consecuencias, serán desastrosas para nuestra vida.

Nos dicen que las emociones nos pueden causar daños físicos, que nos hacen perder el rumbo que el mundo lleva , que no puedes enfadarte cuando alguien o algo te dice que NO, porque estar enfadado, es mostrar tu debilidad ante los demás.

Hasta ahora, como podrás imaginar, cuando oigas la palabra emoción, o algo parecido a ello, tapate, ponte una máscara, no te vaya a infectar, porque puede ser lo último que hagas en la vida.

No podemos estar alegres, porque nos dicen que pensamos que no vemos lo dura que es la vida. Nos hacen dudar que sonreír es bueno, porque parecemos tontos cuando el mundo se está muriendo o matándose con guerras.

Todos buscamos la felicidad, como Indiana Jones en búsqueda del Santo Grial, pero eso si, no digas a los demás, que estas en un momento dulce de tu vida, porque empezarán a tener envidia, a no hablarte, o a preguntarte si lo has conseguido por el método “legal o por el criminal”.

Así que buscamos la felicidad, pero tampoco podemos mostrarla a los demás, no vaya a ser que se nos enfaden.

Nos dicen que tampoco nos podemos enfadar, porque el mal genio es el mayor de los virus que una persona puede sufrir. Si estas enfadado puedes perder a las personas de tu alrededor, decir cosas que no querías decir, o hacer algo que no querías hacer.

Así que tampoco nos podemos enfadar, no vaya a ser que la liemos.

¿Y qué decir de sentirnos o decir que estamos tristes?

¡¡DE ESO NADA!!

Si dices que estas triste, te dirán que no es para tanto tú situación, que hay otras personas que están peor que tú. En vez de alentarte, de preguntarte por qué te sientes así, habrá una competición a ver quien está más triste de los dos. No digas que estás triste, porque a lo mejor habrá gente que en vez de ayudarte, quieran aprovecharse de ti…

En definitiva, COMETE TUS EMOCIONES, PORQUE SIEMPRE POR UN LADO O POR OTRO, TE LAS PUEDEN CON LA MANO ABIERTA.

Así que lo mejor es tragarnos nuestras emociones, porque si no es lo peor que podemos hacer, expresarlas.

¿Pero qué pasa cuando no las expresamos?

.- Que cuando nos enfrentamos a cualquier situación, por pequeña que sea, no sabremos enfrentarla, derrumbándonos y haciendo de ella, la mayor de las catástrofes.

.- Que cuando seamos mayores, no sabremos expresar nuestras emociones ante nuestros amigos, posibles parejas o familiares. Nunca sabrán cómo nos sentimos, que queremos o que no queremos.

.- No expresar tus emociones, es crear un globo emocional que cuando explote, no sabremos manejar.

Por lo tanto, ¿Por qué tenemos miedo a las emociones?

Porque nos hace descubrir quienes somos, qué queremos, que NO deseamos y nuestros límites. Y en una sociedad en la que a través del miedo, nos dirigen, las emociones son como la Kriptonita para Superman.

Pero como he dicho antes, tampoco nos podemos dejar ahora llevar por las emociones a tumba abierta o por la intuición, porque os aseguro que se suelen confundir.

Una emoción nos puede confundir a la hora de tomar una decisión. Pensar que nuestras emociones, nuestras creencias, expectativas, son mejores que unos resultados que tenemos delante nuestro.

Una emoción nos puede bloquear la mejor decisión para nosotros, que no es lo que digan los datos o nuestro jefe, sino lo que nosotros sentimos que tenemos que hacer, lo que presentimos.

Bloquear las emociones nos puede hacer perdernos muchas cosas hasta ahora imposibles, como también cometer el mayor de los errores o el mayor de los descubrimientos.

Así que por lo tanto:

.- No podemos encerrar nuestras emociones, porque estamos hecho de ellas.

.- Si las encerramos, seremos robots liderados por las opiniones y deseos por los demás.

.- Cuanto más las ocultes, el globo será más grande, y cuando explote (siempre por cualquier tontería), tendrás mucho por gestionar retrasado.

.- Las emociones tienen que ser parte de la sociedad, de las empresas, del día a ´día, pero en equilibrio siempre con nuestra razón.

.- Una decisión siempre tiene que ser tomada con el equilibrio de Razón y corazón.

¿Dónde tienes tus emociones? ¿Sientes te hacen más débil?

Recuerda que puedes adquirir Liderazgo Canalla a través de Amazón y tienda de Versos y Reversos.

 

¡¡Cómo pica la paciencia!!

La paciencia no es simplemente la capacidad de esperar — es como nos comportamos mientras esperamos” decía Joyce Meyer.

Que espere su p..a madre, que tengo prisa y no estoy para perder el tiempo…¿Paciencia? Lo que tengo los nervios a flor de piel… ¿Pero llega ya o no? Que ya han pasado más de 2 minutos desde que dijo que vendría… ¿Paciencia? Eso para los budistas, yo quiero mi hamburguesa pero ya

Son algunas de las frases tan bonitas que he escuchado durante el día de hoy, y no con una melodía que los oídos agradecieran.

Pitamos el claxon a poco que el coche de delante se pare aunque esté pasando un viejecito, queremos los números del supermercado vaya lo más rápido posible, a pesar de que sabemos que aún tenemos 13 números por delante

¿Por qué somos tan impacientes? ¿Por qué odiamos esperar?

.- Estamos en una sociedad, que EL QUE NO CORRE, VUELA. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, vamos con la 5 marcha puesta. Corriendo a desayunar, corriendo al trabajo, corriendo a las reuniones , corriendo a la comida que tenemos, corriendo a por los niños, corriendo a la cena con nuestra pareja, corriendo a hacer el amor con ella …TODO EL DÍA CORRIENDO.

Pensamos que nos estaremos perdiendo cosas, si vamos a un nivel “más normal” por la vida, si disfrutamos de todo momento, como si fuera lo que es, UNICO. Pensamos que si no vamos a una velocidad endemoniada por la vida, la gente pensará que somos unos “vagos”, “raros” o “demasiado zen”. Que las oportunidades hay que cogerlas al vuelo, y no en modo “tortuga”, como nos hacen ver que vamos.

Pero sobre todo, vamos a esa velocidad, porque no vaya a ser que nuestro vecino nos quite esa “oportunidad” y antes que él, tenemos que conseguirlo nosotros.

.- Somos unos impacientes, porque queremos resultados para “antes de ayer”. Si no alcanzamos todos los días unos determinados resultados, la sociedad nos considerará unos “negados”. Y con un futuro nefasto. No sirve los resultados que hayamos alcanzado el día de antes, hoy tenemos que conseguir unos nuevos. No sirve la media de resultados, tienes que subirla todos los días, porque los demás también lo hacen, y no vaya a ser que te quedes relegado a los últimos puestos, y te digan que estás despedido.

.- Somos unos impacientes, porque queremos un éxito rápido e indoloro. Nos da igual como lo haya conseguido el vecino. Si él lo ha hecho, nosotros también y si es el menor tiempo posible, mejor. Nos da igual como lo haya conseguido, porque si hay un método para llegar antes que él, a un éxito aún mayor que el que ha conseguido, MEJOR.

Nos han enseñado que el éxito es hacer lo que todo el mundo hace. Que si podemos hacerlo a través de un atajo, mucho mejor. Porque si no conseguimos éxitos, seremos considerados unos “don nadie”.

En un éxito efímero, un éxito que nos compara con los demás, un éxito que no promulga la singularidad que todos y cada uno de nosotros tenemos.

El éxito para unos será conseguir miles de seguidores, tener una empresa internacional, un descapotable o salir en una revista, pero para otros será actuar en un bar con su guitarra para todo aquel que quiera escucharlo. Todo es respetable, desde una coherencia interna, no unas reglas impuestas.

Si tú eres feliz así, ¿Por qué los demás te consideran menos que ellos? Cada uno es feliz como es.

El éxito es coherencia, para cada uno es lo que es. Nunca te compares con los demás.

.- Somos impacientes, porque no nos gusta sudar. Si sudamos, nos cansamos, y si nos cansamos podemos tirar la toalla. Claro que podrás tirar la toalla, pero siempre lo hará en algo que realmente no te motivaba, en algo que no querías para ti, y SI habían impuesto los demás para ti o por quedar bien. Así que mejor algo rápido, indoloro y que nos haga quedar mejor que nuestro vecino.

El sudar, el esfuerzo, el camino, el ser consciente de las caídas, del paisaje que estamos viviendo, nos hace darnos cuenta, de lo que somos capaces, de quienes somos, de talentos que teníamos dormidos, de personas que nos ayudan y de las que se van porque no creen en nosotros.

El esfuerzo, la constancia, nos hace recuperar valores que hasta la fecha teníamos olvidados. Eso de esforzarnos, es para los “new age”. Eso del sudor no va conmigo, lo quiero todo para ya..Eso de esperar…Que espere Rita…. Yo todo lo quiero para ya.

Creo y se por propia experiencia, que la impaciencia muere, cuando estás de vez focalizado en lo que tú quieres conseguir.

.- Aprendes que detrás del miedo que tienes, hay algo mejor que te está esperando y que te tiene que enseñar algo que no sabías.

.- Aprendes más por el camino que cuando llegas a la meta.

.- Aprendes más de ti mi mismo que siendo uno más.

.- Aprendes que si quieres, realmente hacer algo, acabarás consiguiéndolo en la mayoría de los casos.

.- Aprendes que todo lo bueno se hace esperar y que mientras tanto, la vida te está poniendo a prueba a ver si eres digno o no de ello.

Así que si eres un canalla, a partir de ahora, cambiemos el significado de paciencia que dice la RAE es “capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse… capacidad para hacer cosas pesadas o lentitud para hacer algo…”, por “Capacidad de disfrutar, vivir el camino, a pesar de las circunstancias ya que sabes que vas a llegar a tu camino, aunque los demás crean que es una locura”.

¿Qué te parece?

Os dejo la entrevista que me hizo Alejandro Durán para su blog, “Cuestión de talento”.

El próximo día 27 a las 19:00 Horas estoy junto a Andrés Pérez Ortega , en Fnac Callao presentando Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde. Os pero a todo.

¡¡A sacar la basura!!

“Si te dieras cuenta de cuán poderosos son tus pensamientos, nunca tendrías pensamientos negativos”.

En la vida, todo depende de una acción, tan pequeña, que hasta pensar que la tenemos que hacer, nos cansamos.

SACAR LA BASURA.

Esta noche bajaba la basura con uno de los vecinos, cuando me dijo: “ De pensar que tengo que sacar la basura, me canso…”

Si una simple acción, nos cansa, me gustaría saber qué tipo de vida tendrá cada una de personas, que no sacan la “basura” de su mente.

Vamos caminando por la vida, dejándonos “fluir” por la velocidad de los acontecimientos, los mensajes de Whatsapp y los deseos “impuestos” de nuestra pareja, amigos o jefe. Y cuando “paramos”, todo lo que es diferente, raro en nosotros, nos incomoda, nos molesta.

Pues al igual que nos recomiendan comer bien, ir al gimnasio, hacer el amor no sé cuantas veces al día y ser empáticos con quienes son rodean, TENEMOS QUE SACAR LA BASURA QUE HAY DENTRO DE NOSOTROS, CADA CIERTO TIEMPO.

¿Por qué?

Porque estamos en una sociedad, que en vez de alentarnos nuestra singularidad, que nos impulsa a promulgar nuestra marca, pero no te salgas de las normas, no vaya a ser que destaques más que los demás o nos distingue entre aprobados y suspensos… Nos hace creer que somos lo que sus pensamientos nos instalan, cuando en realidad somos MUCHO MÁS que todo ello junto.

Y es cuando paramos, eso que hemos enterrado encima de tantas mascaras, rutinas y miedos, llamado intuición, nos dice en voz potente: ¡¡Estoy aquí…No eres eso que piensas que eres…Es una creación de la sociedad, estás interpretando un papel, no al que has venido a mostrarnos, el papel principal!

“Pero tengo muchos títulos…Pero tengo muchas posesiones…Pero tengo mucho éxito…” Para mí, por muchos títulos que tengas, posesiones o contactos, si no sabes enfrentarte a un simple NO en la vida, lo demás no me representa nada sobre ti.

Creemos que alcanzando los estándares que la sociedad nos pone, estaremos consiguiendo el éxito, estaremos alcanzando la felicidad. ¡¡Qué ilusos somos!!

Eso no es el éxito, eso no es la felicidad.

Lo que estamos haciendo siguiendo los “predicados” de los demás, es SOBREVIVIR, que no es lo mismo que VIVIR.

Por eso cuando, sacamos la basura de nuestra casa, quedándonos vacíos, nos sentimos desnudos. Ponemos la televisión, no vaya a ser que escuchemos nuestro interior y nos demos cuenta que no estamos viviendo la vida que siempre habíamos soñado.

Pensamos que todo lo que recibimos a lo largo del día, lo necesitaremos como mapa indispensable que necesita un explorador para llegar al templo perdido.

Pues todo lo que crees que necesitas, todo lo que recoges del exterior, hasta la fecha no ha hecho más que no dejarte dormir, pensar en un pasado que ya nunca volverá y en un futuro, que veremos a ver qué ocurre, pero de momento, no ocurre.

Nos da miedo tener espacios vacíos.

Hacer paradas conscientes en nuestro día a día, en la que sintamos que estamos vivos. Porque cuando nos vamos a dormir, damos por supuesto que nos despertaremos. Cuando vamos a trabajar, damos por supuesto, que estamos vivitos y coleando para aguantar al jefe o al cliente de turno.

Damos por supuesto que estamos vivos, y que estamos viviendo, pero estamos SOBREVIVIENDO.

Creemos que haciendo caso a la televisión, a los “gurús” de turnos, a los consejos de los demás, nos haremos fuertes, y nada nos afectara en este mundo de catástrofes, límites y vergüenzas.

Pensamos que haciendo caso a los demás, estaremos caminando con fortaleza y firmeza, para alcanzar eso que todos anhelamos, el éxito. Un éxito que nos enseña que es hacer lo que todos hacen por igual. Nos enseñan a no sufrir, a aparentar, a sonreír aunque dentro de nosotros estemos llorando.

Sé que ahora estarás pensado, ¿Y qué hago para no sentirme cómo me siento? ¿Qué método tengo que usar?

Muy gustosamente te lo digo:

El de VIVIR, el de SENTIR tus emociones, el focalizarte en lo que de verdad te importa en la vida, ¿Y lo demás?

Mandarlo a la basura, con los comentarios de los demás, que te la tienen que bufar.

No existe un método para vivir, al igual que existe uno para encender la televisión o para hacer la contabilidad de una empresa, NO EXISTE.

SÓLO TIENES QUE SENTIR, SÓLO TIENES QUE APRENDER EL PORQUÉ DE TUS EMOCIONES Y ADENTRARTE EN ELLAS, SOLO TIENES QUE EXPRIMIR EL PRESENTE QUE TIENES, PORQUE NO TIENES NI PASADO NI FUTURO.

Y para empezar a vivir, tienes que sacar de tu vida, TODO, SIN EXCEPCIÓN, que te moleste, que te interrumpa hacia lo que quieres, que te impida sentir quien tú sabes que eres, TODO QUE TE INCOMODE.

¡¡TODO!!.

Sufrirás, porque será una situación que hasta ahora, nunca habías vivido. Te dirán que lo dejes, que es imposible, que en tu vida anterior, tenías el control de tu vida, cosa que antes no tenías.

Querrás llegar cuanto antes a la meta, querrás ser feliz para antes de ayer, pero no es un trabajo de la noche a la mañana, te lo aseguro, pero he comprobado que los beneficios serán increíbles.

¿Quieres sacar de tu mente la basura que has ido acumulado?

.- Quédate en silencio todos los días. El ruido no te hace bien, al revés, te genera  un estrés que no te hace ver donde tienes que ver, DENTRO DE TI.

.- No eres lo que crees que eres. NO eres tus propias creencias, por favor. NO eres tan insignificante como crees o te hacen creer. Duda de todo, hasta de ti mismo.

.- Paradas intencionadas. Para 5 minutos, a lo largo del día, a reír, a ser tu mismo, a pensar cómo va el día, a darte cuenta que estás vivo. A ver la realidad como es, no como el robot que nos hacen creer que somos.

.- y sobre todo preguntante siendo coherente contigo mismo: ¿Qué harías si no tuvieras miedo?(Aunque siempre lo vas a tener)

A partir de ahora, cuando te digan que tienes que bajar y sacar la basura, alégrate, porque sabes que es una acción que siempre reportar grandes beneficios.

El día 27 de Abril estaré en Fnac Callao, a las 19:00 horas, presentando “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”.