¿Cómo ser una Marca Personal Disruptiva de éxito?

Prefiero ser odiado por lo que soy, que amado por lo que no soy” decía Kurt Cobain.

Tras la publicación de “Mofeta Branding. Cómo son las marcas que transforman el mundo“, he ido recibiendo emails en los que se me pedía que hablase de como ser una marca personal disruptiva o mofeta.

Antes de empezar, me gustaría preguntarte una cosa: ¿Estás dispuesto a ser tú mismo, pase lo que pase, digan lo que digan los demás?

Porqué eso es tener una marca personal disruptiva. Es salir de lo establecido. Es no seguir los pasos que te “recomiendan” los demás para llegar al éxito que todos anhelas y que está de moda.

La disrupción provoca un antes y un después. Es un break en lo que se había visto hasta la fecha . Pero ten en cuenta que ser el primero, lleva sus consecuencias.

¿Seguimos?

Se nos llena la boca hablando de libertad, de que somos talento y que hemos venido a mostrarlo al mundo, pero en el fondo tenemos más miedo a mostrarlo, que si nos encontráramos algún fantasma de los que se hablan en 4 Milenio.

Por eso, creemos que un método estandarizado es la forma más rápida y fácil para conseguir eso que nos dice que conseguiremos a través de una Marca Personal. Gracias a ese método, nos saltaremos los más de 300 CV que hay encima del nuestro o seremos encumbrados como el mayor influencer en nuestro campo profesional.

Pero sobre todo, como bien dice Jeff Bezzos en el mantra de la Marca Personal: “Es lo que dicen de ti los demás cuando tú no estás”.

El querer saber qué piensan de nosotros, cuando no estamos, nos produce miedo más que otra cosa. Vivimos en una sociedad pendiente de las opiniones de los demás, de los Likes en redes sociales y de los toques en Facebook. Sin embargo nos produce placer lo prohibido , lo oculto, el que no se enteren los demás quienes somos y no sufrir las posibles consecuencias de los actos que realizamos.

Si quieren que creamos en nosotros, impulsemos aquello que nos hace “raros” ¿Por qué, de primeras, empezamos rechazando lo nuevo, lo original?

Nos salvamos de posibles consecuencias al seguir un proceso estandarizado, que nos han dicho que ha dado resultados, además de rápido e indoloro.

Es lo que creemos y deseamos que nos pase.

Seamos sinceros, cuando queremos perder peso, no es lo que queremos. Queremos vivir las consecuencias de lo que creemos que pasará con ese método, queremos tener el tipo de ese cachas y los beneficios que conlleva ese cuerpo en esta sociedad.

¿Pero sabes lo que acabaremos consiguiendo? ¡¡TENER EL TITULO DE COPIADORES OFICIALES!!.

Queremos copiar sus actitudes, su forma de ser, su cuerpo, su ropa…Estamos copiando a esa persona, NO ESTAMOS SIENDO NOSOTROS MISMOS. Estamos siguiendo una moda, no estamos siendo nosotros una tendencia.

Estamos siendo una imitación, no una marca con estilo propio.

La experiencia me ha dicho, por ahora, que para tener una marca disruptiva, NO HAY MÉTODO A SEGUIR.

Escucha consejos y reflexiones, vivirás un proceso, pero no hay un método estandarizado que te lleve a ser como tú eres y diferente a los demás.

Bueno si eres racional y necesitas dos apoyos para empezar, aquí están: TU CORAZÓN Y TU INTUICIÓN.

¿Quieres saber la definición de Marca personal disruptiva?. Aquí va: “Marca Personal Disruptiva eres tú“.

Desde que nacemos, todos estamos marcados. Pregunta a tu mejor amigo, pareja, familia, “¿Qué me hace diferente a los demás?

Eso que te distingue, son tus CÓMO. Los valores que te distinguen respecto a los demás, que te hacen diferente ser la oveja negra en un rebaño lleno de ovejas blancas.

Pero lo peor de todo, que en el fondo, sabes lo que te hace diferente, lo que te apasiona y se te da bien. Pero no te lo crees, ya que quienes te dicen todo eso, crees que lo hacen por quedar bien y sacarte una sonrisa.

Crees que el talento es para algunos “elegidos“. Que no eres nadie para vivir de tu pasión, de eso que se te da tan bien. Crees que no te mereces la oportunidad de ser, y no aparentar algo que sabes que no eres. Pero todas esas “tonterías” que te dices y te dicen, ¿Crees que son verdad?

Solamente está hablando el miedo por ti. SON EXCUSAS QUE TE CREES PARA NO DAR UN PASO ADELANTE.

Sabes que quieres hacer las cosas a tu modo, que se pueden cambiar la forma de hacer las cosas. No quieres pasar por este mundo sin pena ni gloria. Porque si esperas resultados diferentes haciendo lo mismo que los demás, ya puedes prepararte para esperar el resto de tu vida.

Algunos te dirán temerario. Yo te diré Disruptivo. Simplemente estás luchando por ser tú mismo a pesar de las circunstancias. Es ser coherente con uno mismo.

Al mundo se viene a ser, no a complacer.

Tu marca, tú, quieres representar una idea, una posibilidad.  Este es el comienzo de una marca disruptiva de éxito.

Al salir de lo establecido tienes miedo si te dejarán de lado los demás.  Te digo una cosa, se unirá gente a ti que también está viviendo su sueño como tú y no gente que quema sus sueños bajo miedos, vergüenzas y excusas.

No hay que comenzar con las herramientas que te llevarán a la cima ya antes de salir, ni con las personas acompañándote. Te aseguro que las encontrarás por el camino.

Eso si, no creas que necesitas conocer todas las herramientas y que todas te servirán. ¿O es que a todo el mundo le hace el mismo efecto el Ibuprofeno para un dolor de cabeza? Conozco a gente que no tiene ni redes sociales y te sorprendería su facturación e impacto en el mundo.

Una marca trata de provocar impacto, no de ser como los demás, no aparentar algo que en el fondo saben que no son. Se trata de crear, transformar, no de aparentar por seguir una moda.

Me gustaría preguntarte dos cosas: ¿Te acuerdas de las marcas o personas de las que eres fan absoluto? ¿Te acuerdas de la marca que compraste hace 4 días porque no tenían la marca que siempre comprabas?. Una es una marca disruptiva, la otra no.

Las marcas disruptivas son historias que nos llegan al corazón y lo ponen patas arriba, que nos hacen creer en nosotros mismos, que otro mundo es posible.

Como bien dice Seth Godin, elegimos un producto/persona en función de las expectativas, recuerdos o historias nos puede aportar uno u otro. ¿Y aún así siguiendo y haciendo lo mismo que los demás, crees que te elegirán a ti? ¿Generarás confianza aún sabiendo que eres una persona que no cree en lo que está haciendo?

Nunca olvides:

.- La sociedad por mucho que aliente lo innovador, de primeras no está preparada para la novedad. Tienes que estar mentalizado para ello. Quieren innovación, pero dentro de unos cánones, cuando eso no es innovación, es copiar.

.- Todos tenemos una marca desde que nacemos. Para descubrirla y aceptarla, tienes que pasar tiempo contigo mismo, aceptando e integrando los comentarios de los demás de aquello que te hace diferente. Será un proceso “intenso”, pero con mejores resultados que si pasarás por la vida de puntillas.

.- El corazón y la intuición te guiarán en el camino de expresión de tu marca. Si sigues un método a pies juntillas, seras un tatuaje que se podrá ir con el agua. Tú has venido a marcar de verdad.

.- Ser disruptivo no es ser temerario, loco ni controvertido. Simplemente es ser coherente contigo mismo. Y no pienses que no hay nadie que piensa como tú. Ya hay gente que espera que des el salto por fin.

.- Cada marca usa “sus” herramientas. A no todo el mundo le sienta bien un flotador de unicornio.

.- El mundo solamente se acuerda de lo autentico.

Tener una marca personal no es un proceso para encontrar un trabajo o ser el más influencer de tu ciudad y luego en tu vida real, eres otro tipo de persona.

Tiene y debe ser un estilo de vida de 24 horas, 365 días del año.

¿Qué eres: DISRUPTIVO o UNO MÁS?

 

 

Anuncios

¿Qué vivirás dentro de un proceso Disruptivo?

Incluso la gente que afirma que no podemos hacer nada para cambiar el destino, mira antes de cruzar la calle” decía el Dr.Hawkings.

Antes, todo el mundo se le llenaba la boca hablando de la Disrupción. Aunque no supieran de que trataba o confundieran términos, la Disrupción siempre estaba presente en toda conversación. Sin embargo, ahora, todo el mundo que oye Disrupción, sale corriendo más rápido que si vieran a David Bisbal en la otra acera.

Pero lo que no saben, es que todos, hemos pasado por un proceso disruptivo en algún momento de nuestra vida. Tanto personal como profesional.

Todo este miedo reciente ha venido a consecuencia de la crisis de los Taxis. Ahora la disrupción es lo peor del mundo. Y si trabajas para alguna empresa tildadas así, prepárate para que disminuya tu lista de amigos en Facebook. Hasta leí, recientemente en un medio de comunicación, que la Disrupción era la epidemia de la clase trabajadora de este siglo XXI.

Y aunque nos guste o no, la Disrupción ha estado presente desde nuestros hermanos aquellos que vivían en las cuevas.

La Disrupción según la R.A.E es” Rotura o interrupción brusca”.

Haz memoria: ¿De veras que nunca has vivido un proceso disruptivo en tu vida? ¿De veras que no fue un antes y después para ti la perdida de ese familiar? ¿De esa persona en tu vida? ¿ O te acuerdas el impacto que causó en ti ese puesto de trabajo por el que no dabas un duro y te revolucionó la vida?….TODOS HEMOS VIVIDO UN PROCESO DISRUPTIVO EN NUESTRA VIDA. Y HASTA ALGUNOS LOS HEMOS PROVOCADO NOSOTROS MISMOS.

Pero en vez de ser coherentes con nosotros mismos, preferimos echar “a los leones” toda aquella novedad que no dominamos, que no sabemos de antemano a dónde nos va a llevar. Pero sobre todo protestamos de la “novedad”, si estamos rodeados de gente que no quieren que sepan que queremos hacer las cosas diferentes en relación a los demás.

No sé qué pasa, pero cuando sabes que quieres algo diferente en tu vida, siempre acuden a ti, raudo y veloces, pensamientos y comentarios del tipo: “Estás loco, pero si estás muy bien como estas con tu pareja… Déjate de tonterías, sois los número 1, ahora toca vivir de las rentas…” así como dudas de qué pasará si das un paso al lado del camino hasta ahora recorrido. Pensamientos, dudas y recomendaciones que lo único que quieren es que dejemos de lado las cosas diferentes y sigamos el recorriendo que hasta ahora no es que nos de resultados, sino que no da quebraderos de cabeza, que no es lo mismo.

Nos encontramos perdidos, sin orientación ni nada que nos diga qué tenemos que hacer.

Y te aseguro que si antes de empezar, ya tiras la toalla, la vida volverá una y otra vez a ponerte situaciones en las que te reafirmen que es hora de hacer las cosas diferentes.

¡¡Así que tú mismo!!.

Durante las más de 300 entrevistas realizadas ya a personalidades nacionales e internacionales, observé una característica en común en sus principios. Todos habían vivido un proceso disruptivo a la hora de empezar su nueva carrera personal y profesional.

Así que tan mala la disrupción no será. Además, que quede entre nosotros, todos los avances que a día de hoy estás disfrutando y los que disfrutarás, TODOS han nacido de un proceso disruptivo.

¿Quieres conocer qué proceso disruptivo han vivido personas y empresas y cómo gestionarlo?

Adelante, comienza el viaje, abróchate los cinturones.

1.- Hay que hacer algo hasta la fecha no hecho nunca. Lo que te han dicho los demás, no te sirve.

Has intentado todo para conseguir la felicidad, el éxito en tu puesto de trabajo así como superar tus límites físicos. Has leído libros, seguido conferencias, has seguido modas que jamás pensabas que existieran, hasta te has ido a la India como te recomendaba tu gurú…Pero aún así, nada daba resultado.

Sabes que puedes hacer las cosas de manera diferente. Que se pueden mejorar los procesos hasta ahora vistos para conseguir resultados nunca vistos. Sabes y sientes que no eres como los demás. Que las modas no van contigo, que tú eres de crear cosas de la nada.

La disrupción nace de tu forma de ver la vida. De hacer las cosas diferentes como hasta ahora se han hecho. Es saber que hay mucho más allá de las normas pre-establecidos, de lo que creemos que es verdad absoluta.

2.- Las dudas bailan contigo mientras piensas.

Dudas de ti mismo, de las opiniones de los demás, de tu capacidad…hasta de tu propia sombra.

Te preguntarás quién eres tú para querer hacer las cosas de forma diferente.  Pero te digo mi experiencia, si tus pensamientos te dicen que adelante, date la oportunidad, porque algo te está esperando.  No quieras estar lamentándote con el paso del tiempo.

Todas esas dudas, son excusas, como la falta de titulo, capacidad, ilusión o talento, para no dar el paso adelante. Simple y llanamente, son excusas baratas.

DATE LA OPORTUNIDAD DE SALTAR, SI ADEMÁS ES LO QUE QUIERES Y SABES QUE NECESITAS.

Sin acción, siempre las dudas ganarán la partida.  La acción disipará tu miedo, que no lo extinguirá como muchos gurús te dicen que podrás hacer, porque el miedo nunca muere.  El miedo tiene la función de avisarte que estás haciendo algo que hasta la fecha no habias hecho . Así que en vez de rechazarlo, agradécele que te informe que estás intentando ver que hay más allá de los límites.

La acción nos llevará a conocer la cara B del miedo. Nos muestra de qué somos capaces y asombrarnos de los paisajes que nos estábamos perdiendo, por el “qué dirán”.

3.- El camino

Sé que te gustaria tener un bastón que pudiera ser tu avanzadilla para ver si antes de pisar, es un avance firme el que quieres dar. Pero en este caso no hay bastón que valga.

No quiero decir, que libros, formaciones, conferencias, y demás cosas que hayas investigado no te sirvan en estos momentos. Utilízalas como una orientación, no como el GPS imprescindible para estos momentos.

Esas “recomendaciones” te hablan de cómo ellos lo consiguieron. ¿O es qué a todos nos hace el mismo efecto el Ibuprofeno? ¿Es que toda medicina hace el mismo efecto a todas personas por igual?. Si les haces caso, estarás siguiendo “sus pasos”. Y eso no es disrupción, es copia y pega.

Y quieras o no, el camino te llevará a donde tienes que llevar, no a donde te lo hayas planificado.  No nos dejamos llevar por los resultados que los experimentos nos dicen. Si no dicen lo que queremos, creemos que hemos fracasado, cuando realmente quizá no es así.  Los pequeños detalles son la distancia entre la mediocridad y el éxito.

Disrupción es sinónimo de incertidumbre. Y así es la vida, pura incertidumbre.

A lo largo de las entrevistas realizadas, la gente me decía que se sorprendía, pasado el proceso de lo que eran capaces de hacer , de lo empoderados que se habían convertido.

La incertidumbre te enseña:

.- Liderar tus pensamientos

.- Que eres creativo. Ya que apuestas por la forma en la que ves el mundo, tu mundo.

.- Desata actitudes y aptitudes que no conocías. No sabías que tenías porque hasta la fecha habías seguido los dictámenes y recomendaciones de los demás, no las tuyas propias.

.- Creas con tus acciones , tu verdadero storytelling, tu vida.

Por el camino aprenderás que las modas están muy bien, enseñan cosas que no sabías o tenías olvidadas. Pero creando una disrupción en tu vida o empresa, estarás creando una tendencia,  ¿O es que alguien se acuerda de modas de los 90?.

Nadie, nos acordamos de personas o empresas, que han hecho las cosas diferentes a los demás, creando y satisfaciendo necesidades que no sabíamos que teníamos.

Pero el verdadero éxito, la felicidad, no surge de la nada, te lo aseguro.

La disrupción es darle una oportunidad a los disparos que el cerebro nos manda siempre. Nuestro cerebro se divide entre los disparos , imágenes y pensamientos que nos manda y el apagado o no caso, de los mismos.

Los disruptivos no son personas que tienen un cerebro diferente al tuyo. Solamente hacen caso a esos disparos de su cerebro. Disparos que también tienes tú pero que no les haces caso.

Siguiendo las normas, es darle al “Off” de tu cerebro. Crear un mundo nuevo, es darle al “On”.

4.- El Mantenimiento. 

La Disrupción no es un proceso que tras conseguir unos resultados en un determinado número de días, ya te olvidas de ella. Es un estilo de vida que aplicarás a cada rincón de tu vida.

La disrupción te hace ver que no quieres rutinas en tu vida que te ahoguen, personas que no crean en ti ni en tus sueños. Te enseña a saber que una vez conseguido un éxito, no es el final. Sino el principio de un nuevo comienzo. Te hace ser el nuevo Indiana Jones en tu vida y en tu empresa.

¿Te motiva más lo prohibido, lo imposible o lo que siempre has hecho? Con esa respuesta, ya estás diciéndote si tienes madera de disruptivo o no.

Movimiento continuo, que produce resultados,  liderado por un ADN fortalecido con denominación de origen.

¿Y tú tienes miedo a una disrupción en tu vida? ¿Qué disrupción querrías provocar?

 

¡¡Las guerras empiezan por un Like!!

No es por lo que eres , sino por lo que transmites. Ahí es dónde reside tu magia”

España es el 4 país en el ranking mundial, de personas que mueren por querer hacerse un selfie extremo.

Solamente nos ganan los países más poblados del planeta.

Yo creo que aún podríamos subir algún escalón más y llegar al pódium, si a ello le añadiésemos nuestro afán por amasar seguidores en nuestras redes sociales.

Hoy mismo me venía a la mente los gritos e improperios que me lanzó un “gurú del amor” tras no haber dado un “me gusta” a una de sus publicaciones en las que me nombraba.. Para minutos después, promulgar en sus redes, el “no ego” en la vida.

Además si a ello le añadimos, que al abrir Internet, solamente te encuentras artículos que dicen algo como :” ¿Quieres aumentar tu numero de seguidores? ¿Quieres convertirte en influencer? ¿Cómo hacer que tus publicaciones lleguen al mayor número de personas? ¿Quieres que Instagram sirva para tu trabajo?…

Hacen que vivamos en una sociedad adicta a los Likes.

Una sociedad dominada, por el “quién la tiene más grande, es el macho alfa al que debemos seguir”.

Se nos ha hecho creer, que tras los éxitos de Youtubers, los beneficios que tienen algunos considerados influencers participando en programas de televisión o beneficios como ir a Congresos como “estrella invitada”, hace que luchemos por los medios que hagan falta por Likes que nos conduzcan al olimpo de los influencers.

Luego están las personas que solamente con 2 seguidores en redes sociales, se ponían en sus bio, la etiqueta de Influencer.

¡¡OLE TÚ!!

Cuando éramos pequeños, queríamos ser integrantes del mejor equipo del pueblo. Queríamos salir por la noche con el grupo más “cool” de la urbanización o estar con los más “guapos” de la Universidad. Y ahora que somos “maduros” queremos seguir considerados dentro del club de los más “molones”.

Y por eso creemos que cuantos más “likes” tengamos, más posibilidades tendremos de entrar en el olimpo de los “guay”.

Tener un like en tus publicaciones, nos supone para nuestro cerebro, el mejor de los orgasmos. Es la confirmación de lo que hacemos,gusta a los demás. Pero yo te pregunto: ¿Te gusta a ti? ¿Es lo que realmente te gustaría hacer? ¿O lo haces para conseguir lo que los demás dicen que debes hacer para llegar a un modelo de éxito masificado?

Antes de empezar en el mundo 2.0 , ya queremos aprender a correr, antes de empezar a andar. Antes de saber de qué queremos hablar, ya nos creemos unos expertos en conseguir seguidores, en un cuello de botella, en Marketing, en Branded Content, …cuando realmente, no sabemos ni quienes somos nosotros, ni que queremos de verdad.

Hace unos días hablaba, de la confusión que surge con el CÓMO de una Marca. No es CÓMO hacemos las cosas, no es CÓMO reciclamos los productos, o CÓMO nos vendemos en mercados inhóspitos para nosotros.

El CÓMO son los valores que tienes tú que te hacen diferente respecto a los demás. Es tu esencia, es lo que te hace diferente a los demás.

Si utilizas lo mismo que usa los demás, de la misma manera que lo hacen los demás, con el mismo propósito que lo hace el resto del mundo, ¿Me quieres decir que aún así conseguirás resultados en relación a los demás?

¡¡JA JA JA!!.

Pero si al “gurú” le ha ido bien con tal o cual plantilla, siguiendo tal o cual idea,… alcanzando la cifra mareante de un número de seguidores, con los beneficios que dice que tiene, nosotros también tenemos que hacer lo mismo, porque nosotros queremos hacer y ser lo mismo que es él.

¡¡Eso de ser nosotros mismos, cómo que lo dejamos para otros!!

Si sigues esa filosofía de vida , canta conmigo esta canción que está siendo un hit este verano:¡¡ Bienvenidos al club de la mediocridad, de balas perdidas con 7 vidas¡¡

Se nos impulsa que todos somos diferentes, que tenemos que “explotar” eso que nos hace diferente, pero más vale que hagamos lo que los demás hacen, porque si no, nunca llegaremos a la cima que los demás han llegado.

Nuestro cerebro está programado , para hacer lo menos posible con el mayor beneficio proyectado. Es decir, siempre tenderá a mandarte ideas de que hagas lo que los demás han hecho, porque ves los resultados que han conseguido- Y eso que te lances a hacer cosas diferentes y quizá consigas resultados menos “rápido” que cómo los estás consiguiendo tus amigos, déjalo para otros.

Vivimos en la sociedad del “ PARA YA”. Me gusta leer artículos en los que tras exponer sus ideas al respecto, como coletilla, te pone “Comparte si te ha gustado”.

Aunque me haya gustado, haré lo que a mí me de la gana. ¿Y si no quiero etiquetar a mis amigos que creo que pudiera gustarles? ¿Y si en vez de eso lo imprimo y lo comentamos entre nosotros?

Lo que pasa, que si no opto por las acciones que nos recomiendan, la persona podrá perder Likes, Google no le pondrá en la 1 página del buscador, no podrá coger más emails a los que mandar sus artículos aunque sea persona no quiero o no podrá aumentar su base de datos para mandar publicidad de sus eventos o formaciones.

Mucho impulsar nuestra singularidad, pero si el gurú de turno escribe de un tema, fíjate que durante varias semanas, sólo habrá artículos sobre ese tema. ¿Dónde está nuestra verdadera Marca?

La influencia social, lo que antiguamente se llama” Si lo hacen mis amigos, yo también lo tendré que hacer”, nos hace hacer cosas que en las que no creemos, no queremos, damos Likes porque todos lo hacen… Y todo por la influencia de los demás.

Se nos ha hecho creer que cuánto más todo, mejor nos irá. Y estoy totalmente en desacuerdo.

Muchas de las personas que he entrevistado, no dependen de un like, de si tal persona ha compartido sus artículos y por qué no lo hace desde hace tiempo. No creen que su vida dependa si aparecen en alguna colaboración del blog del gurú de moda.

NO VIVEN PENDIENTES DEL LIKE.

Porque su vida se basa en el IMPACTO REAL Y VERDADERO QUE REALIZAN EN LA VIDA 1.0.

Hemos convertido Internet y más las Redes Sociales en un mundo ideal, como se cantaría en alguna película de Disney.

Un mundo lleno de amor, de Likes, de RT y compartir el amor con todo el mundo. Y acaba siempre por estallarnos en la cara, si de antemano no sabemos gestionarlo.

En un mundo ideal, todos somos “buenos”. Pero cuando le “toques la moral” o se vaya contigo algún cliente de tu gurú, ya te digo que te desterrarán del mundo Candy Candy que estabas viviendo.

¡¡Y olvídate que ya no compartirá tus artículos como hacia antes!!

Siempre apuesto desde el principio del blog y con los dos libros escritos, por hacer las cosas que TÚ creas que TIENES que HACER. NO lo que DEBERÍAS HACER o te RECOMIENDAN que DEBERÍAS HACER, ya que es lo que hace la mayoría.

Son lo que yo llamo , Marcas Orgánicas.

Basadas en:

.- Toda acción tiene que demostrar tu pasión o propósito. Este de moda o no. Eso no importa.

.- Todas las herramientas que usan los demás, quizá a mí no me sirvan. Y no pasa nada.

.- Más vale pocos seguidores y buenos (que adquieran tus productos, vayan a tus conferencias, que les impactes de verdad), que no muchos y que solamente les produzcas indiferencia pasada la “moda”.

.- Que el éxito sea consecuencia del trabajo, del esfuerzo y de la pasión expuesta. No por la compra de seguidores, para aparentar algo que al final acaban viendo que no eres.

Creo que llegaremos antes a la 3 Guerra Mundial por un Like que por el dominio del agua en el mundo.

Dejemos ya la vida del aparentar, y vayamos hacia la de ser. Te aseguro que alcanzarás más éxito con la 2 que con la 1.

¿Y tú qué haces por un Like?

¿Por qué le llamaban fracasado?

Puede que te sorprenda oír esto, pero el FRACASO no existe. El fracaso es simplemente la opinión que alguien cómo se deberían hacer ciertas cosas” decía Wayne Dyer.

A ciertas edades, los seres humanos, nos dividen en dos.

Entre aquellos que podríamos considerar como “normales”. Es decir, aquellas personas que tienen pareja, quizá un hijo o dos. Un puesto de trabajo ( da igual sea eventual o no, pero lo tienen ), y un grupo de amigos con los que salir el fin de semana todos juntos de excursión o una cena en casa de uno de ellos.

Y luego están aquellos que son considerados FRACASOS DE LA HUMANIDAD.

Son muchos más de los que nos podemos imaginar.

Son aquellas personas totalmente opuestas a la primera descripción. Al no tener pareja a cierta edad ( ya se piensa que son de otra tendencia sexual que no quiere decir ), no tienen un trabajo estable (¿Pero a día de hoy existe eso?) y les gusta hacer cosas diferentes que al resto de las personas, ya son tildado de diferentes.

¿Y tú en qué bando te han puesto los demás?

Esa discriminación viene determinada por las creencias, normas y orden que determina la sociedad.

Se nos intenta inspirar, desde pequeños y lo consiguen, que a ciertas edades, ya tenemos que tener superadas ciertas metas, si queremos ser considerados ciudadanos de una ciudad llamada mundo.

Desde que se nos implora que lo consigamos, hacemos lo posible e imposible, para que así sea.

Todo, principalmente para que nuestros padres, amigos y gente que nos conozca, nos sintamos queridos por ellos y orgullosos de nosotros, porque lo hemos conseguido.

¿O es que nadie espera en algún momento de sus vidas, que sus padres les digan que están orgullosos de ellos?

Luchamos desde pequeños por un modelo de vida que nos dicen que es el “ideal”.  El que nos dará la felicidad, el éxito y la tranquilidad.

Y mientras tanto Presión y más presión, que nos meten y con ello, nos metemos nosotros mismos, para alcanzarlo. Porque además si conseguimos eso que nos dicen que conseguiremos, conseguimos la aceptación del grupo, llamado sociedad.

Pensaremos que esto que estoy hablando, es algo eventual. Pero últimamente me estoy dando cuenta, y yo mismo he vivido esta situación, son muchas las personas que se sienten en el bando de los “fracasos de la humanidad”. 

Menos “Generación NI ni”, “X” , “Millennials” y demás etiquetas, y fijémonos más en la sociedad de verdad.

Sale en medios de comunicación, que los chinos, durante el periodo de vacaciones, “alquilan” novios/novias para que los acompañen cuando van a visitar a sus padres. El tener una “pareja ficticia” les hace pasar ese periodo sin oír el replicar de sus padres, de preguntas del estilo: “¿Cuándo te casas? ¿Cuándo voy a tener un nieto?”.

Nos reímos cuando vemos noticias así, o Hollywood lanza películas con esta temática. Pensamos quien será el patético que podría optar por esta opción.

Muchos más de los que nos imaginamos. ¿O es que cuando vamos al pueblo no estamos cansados de oír: “¿Y no tienes novia? ¿Y no te independizas? ¿Y no trabajas? Pues se te va a pasar el arroz…”.

En España todavía no estará la idea puesta en marcha, pero te aseguro que habría mercado para ello.

Lo mismo pasa con el trabajo.

Nos encanta leer libros de inspiración, de consecución de sueños. Se nos llena la boca escribiendo artículos de emprender, de poner el mundo patas arriba. Pero esa misma sociedad que impulsa a que seamos nosotros mismos, que luchemos por lo que sentimos, nos dice al cabo de un rato : “¿Pero no tienes un trabajo fijo? ¿Por qué no miras unas oposiciones? Que a tu edad ya es hora que sientes la cabeza…”

Son estas incoherencias, lo que producen la verdadera locura.

Locura de no saber por donde  tirar para alcanzar eso que llaman felicidad, tranquilidad. Eso que dicen que es el “CARNET DE BUEN CIUDADANO”.

En medio de esta locura, se encuentran LOS FRACASOS DE LA HUMANIDAD.

Pero dentro de ellos, he observado diferente tipos de personas:

.- Por un lado tenemos las personas que tras sentirse catalogados así por los demás, acaban desechando la oportunidad de seguir conquistando sus sueños y acceden a “unirse” al mundo establecido como “ideal”.

¿Dónde quedan los ideales y valores de esa persona? ¿Crees que conseguirá su felicidad?

Recibo muchos emails en lo que me preguntan: “¿Por qué no surte efecto el seguir el método para crear una Marca Personal? ¿Por qué surte efecto los procesos que nos recomiendan seguir para liderar un equipo? ¿ Por qué no surte efecto la perdida de kilos?…”

No es que el método este bien o mal. No es que no lo hayas entendido bien tú o no. Partamos que todo método no sirve para todas las personas. Y si a eso le añadimos, que tenemos que partir desde un conocimiento propio de quiénes somos, qué queremos y PORQUÉ lo queremos, haciendo caso omiso a ese paso…Pues claro que no surtan efecto. Porqué en el fondo queremos imitar a esa persona que nos dice cómo hacerlo, conseguir sus mismos resultados.

¿Y tú sabes si es feliz haciendo lo que hace? ¿Serias feliz siendo esa persona? ¿Dónde queda tu personalidad y lo que te hace diferente? Se estará diluyendo dentro del rebaño de ovejas llamada sociedad.

.- Luego están las personas que aún sabiéndose tildados de “fracasos” siguen luchando por lo que sienten.

Nos hemos olvidado de dos cosas últimamente: de mirar a los ojos y de preguntar. Como nos dicen que una primera impresión es lo que importa, ya no queremos saber qué piensa la otra persona, qué siente y qué quiere. Ya puede abrir la boca la otra persona, que no cambiaremos de opinión, ES UN FRACASO DE LA SOCIEDAD.

Son personas que han luchado y luchan por su sueños.  Que a pesar de haber recibido muchos noes en su vida, han seguido adelante. Que a pesar de sentir la “presión” de la sociedad, porque vuelvan al “redil”, siguen siendo ellos mismos, porque saben que solamente tienen una vida y han venido a vivirla, no a pasar sobre ella de puntillas.

Pero no creas que son personas con una autoestima que no les importa nada ni nadie. Claro que tienen momentos de “dudas”, en los que piensan que hubiera pasado si hubieran seguido las “recomendaciones” de los demás, si alcanzarán eso que dicen que es la “felicidad”.

Claro que dudan. Pero su curiosidad, su voluntad de ser y no parecer, es mucho más grande, para dejar de lado todo lo vivido y alcanzado hasta ahora, por algo que todos creen que alcanzan, la seguridad.

Basta ya de incoherencias. Basta ya de hipocresía. Queremos gente diferente que innove, que luche por sus sueños, que muestre su talento, su sensibilidad sin miedos, pero desterramos a los que no piensan como nosotros, a los que no visten como nosotros o bailan por la calle sin música.

Es hora de ACEPTAR y RESPETAR. Es hora de ESCUCHAR y APRENDER.

Es hora de ver más allá de lo que pensamos que es lo ideal. Porqué más allá de ese miedo a lo diferente, hay muchas posibilidades esperándote y que estamos desaprovechando.

Para muchas personas que me rodean soy un Fracaso de la sociedad, y os digo una cosa: ME SIENTO MUY ORGULLOSO, porque realmente he conocido lo que es la felicidad. Que no es otra cosa que ser uno mismo, digan lo que digan los demás.

Muchos de estos “Fracasos de la sociedad”, están recogidos en “Liderazgo Canalla. Liberado tu lado más rebelde“, como en “Mofeta Branding. Cómo son las marcas que transforman el mundo“.

¿Y tú por qué te consideran un fracaso de la sociedad?

¿Pasarías una Inspección Emocional?

Permítete ser un principiante. Nadie comenzó siendo un auditor excelente

Cada cierto igual que vamos al dentista, al médico o al gimnasio para ponernos guapos y sanos. Deberíamos auditarnos a nosotros mismos.

Siempre tras acabar un proyecto con una empresa o la presentación de un libro, quiera o no, mi cuerpo me pide un “tiempo de auditoria”.

Cuando iba a empresas y se les decía a la recepción que habían llegado los auditores, creo que en esos momentos hubieran preferido una exploración rectal que metiéramos nuestras narices en sus papeles.

Auditar a una persona, es descubrir sus puntos flacos. Es descubrir si ha mentido en sus papeles, en sus números. En definitiva, es mostrar si lo que dice a lo que hace, no hay diferencia alguna.

Ya no es sólo que venga alguien de fuera a ver nuestras posibles “vergüenzas”, sino lo peor de todo, es que nos sentimos desnudos. Pueden ver que mostramos una cara al exterior que no es la verdad. Puede ver que mentimos para aparentar liderazgo, innovación, disrupción, cuando realmente hacemos lo mismo que hacen los demás, o incluso peor.

Pero que sea otra persona, ya no sólo que nos vea por dentro, sino que de su opinión de nuestra realidad, ESCUECE.

Aunque sintamos que hemos hecho todo según lo establecido. Que nuestras cuentas son claras. Que nos mostramos sin tapujos y hayamos pasado ya bastantes veces, una auditoria de cualquier tipo, siempre tenemos miedo.

Y el principal actor que provoca ese miedo, es el miedo a que nuestro ego salga dañado.

Que nos digan que nuestras ideas las tenemos que desechar. Que mejor dediquemos nuestros esfuerzos a otro sueño o que cerremos el chiringuito, pues a nuestro ego, no gusta.

En una sociedad, donde el aparentar es más importante que el ser. Dónde se promulga e impulsa, que quien la tiene más larga, es el que no tendrá ningún problema en la vida, el vamos a copiar los mismos gestos e imágenes del gurú de turno…Pues que venga alguien a mirar nuestras “vergüenzas” , aunque estén limpias y den esplendor, el miedo siempre estará.

En un mundo que nos impulsa a tener una Marca Personal, a distinguirnos de los demás, en el fondo, lo que hacemos en ponernos la misma mascara de moda, o que nos recomiendan los demás, porque el miedo a ser nosotros mismos es mucho más fuerte, que los beneficios de reconocernos delante del espejo, una auditoría sería imprescindible cada cierto tiempo.

Por eso tenemos miedo a una auditoria, a que vean que no somos como lo que habíamos expuesto y que sólo hacemos lo mismo que hacen los demás.

Cuando eres TÚ, no tienes miedo a la opinión de los demás, porque tú mismo te auditas. Y más te digo, al revés, aceptas de buen grado, el posible feedback que te puedan dar los demás, sobre lo que estás haciendo o no.  Feedback si es constructivo. Porque sí lo que va es a intentar dañarte, tú mismo le enseñaras la puerta de salida de tu vida.

¿Qué cosas tienes que tener en cuenta en un proceso de auditoría interna personal?

1.- Reconocer que tú mismo eres tu mejor amigo como tu peor enemigo.

Quieras o no, la cabeza se te puede ir muy fácil. El ego quiere éxito, premios, comentarios en redes sociales e invitaciones a los mejores sitios por lo “guay” que eres en “ese” momento. Y dormirse en los laureles en esos momentos, es algo de lo más fácil.

Esto es una carrera de fondo, y mañana mismo puede venir alguien que haga las cosas mejor que tú, más fáciles y causando más impacto, olvidándose de ti y no volviendo a verlos nunca más.

Sabes que haces bien las cosas cuando causas impacto, pero también que NO sabes hacerlo todo.

Así que durante el camino , sabes que tienes que seguir formándote, hayas conseguido lo que hayas conseguido.

La vida no es algo estable y rígido, como a muchos les gustaría.

2.-  Nunca veremos todo en forma de 360 grados

Siempre hay algo que nos dejamos. Siempre hay alguna emoción que ocultamos o que no queremos ver su nacimiento , ya que somos seres de costumbres. Y cuando algo nos va bien, ¿para qué modificarla?

3.- Para entrar hay que dejar que salir.

Estamos muy bien en nuestro sofá, pero tenemos que cambiarlo. Lo sabemos pero no lo hacemos , porque le tenemos cariño. Sin embargo las siestas no son ya lo mismo, te levantas con dolor de espalda, te duele todo. Y aún así dices que no quieres cambiarlo.

Somos personas apegadas a situaciones que llevan tiempo con nosotros. Damos oportunidades a situaciones que sabemos que no nos están reportando lo que nos daban antes o más daño que bien.

Para que haya innovación, movimiento, acción, tiene que haber novedad en tu vida. Y con lo mismo de siempre nunca podrás conseguirla.

4.- Hay gente que sabe más que tú.

Quieras o no. Te guste o no. Es la verdad.

Y aún más te digo, seguro que hay gente que te quiere de verdad. No por lo que eres, has conseguido o el nombre que pone en la entrada de tu despacho.

Esas personas ven desde arriba, lo que te ocurre, te conocen, saben tus miradas…Escúchalas.

5.- Más vale que lo hagas tú con toda la sinceridad del mundo, que llame a tu puerta el fracaso y sea demasiado tarde.

Creemos que nunca nos pasará nada, tras haber conseguido la felicidad, el éxito o lo que quieras. Que ya todo será un mundo ideal y que nos reiremos como Mr.Wonderfull nos dice.

Más vale que te audites tú mismo, porque luego pasará algo, y claro le echarás la culpa a los demás. Cuando TÚ tendrías que haber sido la persona que anticipara posibles situaciones o creara nuevos caminos .

Porque el fracaso, es cuando una situación que tú no habías predicho , acaba con tu sueño. Pero SÍ te puedes anticipar a él y crear nuevos caminos. No apostando tus “huevos” en la misma cesta de siempre.

6.- Descubrirás y vivirás el valor más importante y olvidado en estos momentos.

La coherencia

Como podrás ver, TODOS tendremos que auditarnos cada cierto tiempo y no quejarnos siempre de la vida que tenemos. Con la auditoria, como me dijeron para “Mofeta Branding. Cómo son las marcas que transforman el mundo”, nos quejaremos de gusto, no de dolor.

Tú decides.

¿Cómo encontrar tu Porqué?

Hay muchas malas razones para empezar una empresa.  Pero solo hay una buena razón y creo que sabes cuál es: para cambiar el mundo” decía Phil Libin

A todos nos come no saber la respuesta a una pregunta: ¿Quién será el sustituto de Ronaldo en el Real Madrid?

Bueno, pregunta que sí que intriga a muchos el no saber la respuesta, y más si entras a un bar a las 8 de la mañana, sólo se habla de eso.

Pero la respuesta que todos andamos buscando alguna vez en nuestra vida, es a esta pregunta:

¿Por qué estamos aquí?

Cuando lanzo esta pregunta a los entrevistados en el blog, la cara que ponen acordándose de mi árbol genealógico ante esta pregunta, el tiempo que pasan intentando buscar una respuesta, y las respuestas que dan, darían para un documental de varias horas de duración.

¿Por qué haces lo que haces?

Si ante esta pregunta, respondes con un no sé, o frases parecidas a “Es que es la tradición familiar, la verdad que cómo todos hacían lo mismo o era la moda y la seguí, no pude hacer lo que quería y era lo único que me quedaba, la verdad que no lo sé, sólo sé que no hay noche que me pregunte qué hubiera pasado si lo hubiera intentado….”

Tranquilo, no eres diferente a mucha gente. Simplemente eres uno más.

Siempre nos han enseñado en función a tres preguntas:

.- ¿Qué hacemos?

.- ¿Cómo lo hacemos?

.- ¿Por qué lo hacemos?

Siendo las dos primeras preguntas, las que rigen una sociedad racional, es decir la nuestra.

Respondiendo a esas dos preguntas, pensamos que aunque hagamos lo mismo que los demás, podremos conseguir resultados diferentes.

Pero sin saber de dónde, ni porqué, llega una empresa, profesional o persona, que transforma el mundo. Cuando intentamos averiguar cómo lo ha hecho, nos dicen que sus acciones se rigen por un porqué, por un propósito.

Y como buenos “borregos”, si ellos tienen un porqué, nosotros tenemos que tenerlo también.

NO es para nada lo mismo , TENER un porqué, que cada acción que realices demuestre el porqué haces lo que haces.

No es la primera vez, que al hablar del PORQUÉ, me dicen, “La única respuesta a tu ¿Por qué?, es el dinero…Todos hacemos las cosas por dinero, porqué lo necesitamos para vivir…” Y estoy totalmente de acuerdo, el dinero lo necesitamos para vivir. Pero el dinero es UNA CONSECUENCIA de porqué haces lo que haces. Pero ya cuando les preguntas:” ¿Es lo mismo hacer lo que sientes que eres con alegría, y ganar dinero con ello, que hacer lo que no te gusta y disfrutar de las consecuencias de ése trabajo? ¿Afrontas los resultados con el mismo ímpetu?” Ahí ya la gente quiere cambiar de conversación o empieza a rememorar a mis antepasados.

No es lo mismo poner con letras relucientes, el motivo de nuestra empresa, que sin ponerlo en la entrada de la misma, se sienta en cada acción, en cada gesto, en cada momento.

No es lo mismo TENER UN PROPOSITO, que DEMOSTRAR Y SER ESE PORQUÉ.

Por mucho que nos hagan creer, estamos dominados por los sentimientos y no por la razón. Nos hacían creer que el triunfo se llegaba a través del QUÉ. Una forma racional de llegar al éxito. El CÓMO es la toma de decisiones, el cómo llegamos del punto A al que queremos llegar.

Pero el PORQUÉ es puro sentimiento, pura pasión.

¿A qué historias hacemos más caso, a las que nos impulsan algún sentimiento o a las que nos dejan más fríos que los helados que nos comemos?

Siempre vamos hacia el sentimiento, hacia el PORQUÉ de las cosas.

Tu PORQUÉ no es lo que aspiras a ser.  Aunque últimamente veo mucha confusión sobre todo en el mundo de la Marca Personal. Ya que tu PORQUÉ tiene que demostrar LO QUE ERES, no a quién te quieres parecer, o las metas que quieres alcanzar. Que es totalmente diferente.

Si tu PORQUÉ es el proceso de la contribución que tú haces y el IMPACTO que provoca en los demás, ¿ME PUEDES EXPLICAR PORQUÉ CREES QUE HACIENDO LO MISMO QUE HACEN LOS DEMÁS, TE VAS A DIFERENCIAR DEL RESTO?

Descubrir tu PORQUÉ, demuestra a los demás, lo que te hace especial en comparación al resto. Sentir el PORQUÉ de tu empresa, es volver a conectar con la pasión, el motivo con la que han hecho todo desde sus comienzos, y que la han llevado hasta dónde estás. Poner en palabras el PORQUÉ de una empresa, es hacer tangible la cultura de la misma, es tener un bastón para saber por dónde camina y hacia dónde quiere ir.

PORQUÉ, palabra sencilla, que se traduce en más beneficios que muchos procesos estandarizados y homogéneos que podemos ver hoy en día en empresas y a través de profesionales.

¿Y cómo descubrir tu PORQUÉ?

A través de las historias de las que estás hecho, de las personas que hemos conocido, de las decisiones que hemos realizado. A través de esa unión, encontraremos unos patrones, que determinarán nuestro porqué.

Y llegará el momento en el que tras unir todos los puntos, grites: “¡¡ESE SOY YO!!”. Y te aseguro que ya no verás tu vida, cómo la veías hasta entonces.

Quizá hayas encontrado tu PORQUÉ, pero no sabes Cómo darle rienda suelta y lo conozcan los demás.

Antes de seguir, quiero desenmarañar una confusión que yo mismo tenía y veo en los demás.

El CÓMO dar a conocer tu PORQUÉ no es a través de redes sociales, blogs, conferencias y demás, PARA NADA.

Eso son HERRAMIENTAS. Lo que necesitas es descubrir en lo que te haces único respecto a los demás, Es dar a conocer al resto, tu receta hacia el éxito.

Valores cómo Abrazar el cambio, Crear nuevos caminos, el trabajo en equipo, el impulsar la innovación constantemente, el apoyar el fracaso, son valores que te hacen diferente a los demás, porqué abrir una cuenta en Facebook o hacer un blog, lo puede hacer cualquiera.

Sea la estación del año que sea, no dejamos de ver caras alargadas, tristes y sin muestras alguna de ilusión en los ojos. 

Esa desilusión, es la creencia que eso que dicen que es posible sentirnos realizados, satisfechos, felices aunque sea lunes, es algo que nunca llegarán a conocer, a sentir.

Si no quieres ser ese tipo de personas, empieza descubriendo tu PORQUÉ.

Todos tenemos un PORQUÉ, sólo uno.

¿Y tú conoces el tuyo?

Si necesitas investigar más de cómo descubrir tu porqué, os recomiendo “Encuentra tu porqué” de Simón Sinek.

¿A quién le importa?

No me importa lo que la gente piense de mi, yo no me califico por la opinión de los demás, yo sé bien quien soy, y sobre todo lo que valgo ” dice Paulo Coelho

Todos tenemos una canción con la que nos identificamos.

Unos será la canción con la que conocieron a su pareja, otra con la que recordar ese verano inolvidable o la que les recuerda a esa persona que les dejo un poso importante en su vida.

Pero hablemos de una canción : “¿A quién le importa?” y la Marca.

Lo repetiré las veces que haga falta,  no creo en la definición de Jeff Bezos, de Marca.

Marca es lo que dicen de ti cuando no estas delante”. Y ahora cantemos todos juntos: “¿A quién le importa lo que yo diga, a quién le importa lo que yo haga? Yo soy así y nunca cambiaré”.

Nos encanta cantar canciones en las que dicen que somos únicos, que nos importa un bledo lo que digan los demás de nosotros, pero a la hora de hablar de Marca Personal ya no estamos tan de acuerdo.

¿En qué quedamos?

Estamos en una sociedad, que hasta que no hemos conseguido algo importante, y que nos de el poder de mandar a paseo las opiniones de los demás, debemos estar “pre-ocupándonos” por lo que dicen o no los otros, sobre nosotros. Pero hasta que no consigas cierto estatus, es mejor estar pendiente a las opiniones de los demás, no vaya a ser que te lamentes de las consecuencias.

Y más vale que aguantes los feedback de los demás, porqué si no puede ser un punto débil en tu Marca.

Lanzo estas preguntas: ¿Cuántas cosas has hecho en tu vida, avances has vivido desoyendo la opinión de los demás y a métodos establecidos?

Durante el estudio para la publicación de “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” me comentaba una de las personas integrantes del mismo: “ Mira David, si yo hubiera estado pendiente de lo que hubieran dicho mis padres, familia y compañeros en esos momentos, ahora mismo no estaría hablando contigo”. Esa persona se llama MARIO VAQUERIZO.

Recientemente acudí a un recital. El autor a una de las preguntas respondió: “A día de hoy, no sé qué hubiera pasado si hubiera desoído a mi padre que me decía que no me dedicara a la poesía. La verdad que es una cosa que siempre me pregunto”.

Y como estos dos testimonios, tengo como más de 300 que forman parte del libro.

Claro que está bien “escuchar” a los demás, sobre todo si quieres conducir un Formula 1 y sólo tienes carnet de motocicleta. Pero seamos claro, aunque los demás quieran nuestra felicidad, NO QUIEREN QUE NOS SEÑALEN POR LA CALLE PORQUÉ NOS HEMOS SALIDO DEL REBAÑO.

Nos dicen por “nuestro bien” que lo mejor sería que, hiciéramos una carrera, que tuviéramos pareja, y ya cuando tengamos todo eso, ya podremos hacer lo que queremos. Pero que mientras tanto, no te salgas de lo establecido.

Todo porqué eso de que te llamen “loco” por apostar por ti ,en la sociedad no está muy bien visto…Que lo que nosotros soñemos sea un hobbies que hagamos después de conseguir lo que consideran LOS DEMÁS COMO LO NORMAL.

Pero seamos sinceros, cuando nos salimos del “tiesto”, para impulsar nuestra marca , rebozamos nuestra ilusión, motivación, ganas, CON MUCHO MIEDO.

Miedo a lo que ocurrirá, a algo que no habías hecho hasta la fecha y que nadie habrá hecho a tu alrededor.

¿Y qué pasa cuando tienes la primera duda o caída? Que preguntas, claro. Y si crees que esa persona, te asegura una estabilidad emocional y profesional que no has conseguido hasta la fecha con tu proceso de Marca, vas a mandarlo a paseo, y te vas a volver al “sofá” que te asegura esa persona.

¿Por qué no funcionan muchos procesos de Branding?

POR NO CREER EN NOSOTROS MISMOS. (No hablo de tener un ego más grande que el Bernabéu)

Cuando no confías en ti, te agarras a cualquier cosa, que te asegure que vas a encontrar trabajo, felicidad, éxito sin el menor esfuerzo posible.

Dejas de luchar por tu derecho a ser, tu voluntad a mostrarte tú mismo.

Vuelvo a repetirlo, claro que hay que escuchar lo que piensan los demás sobre tus acciones, pero sin confianza en ti mismo, te aseguro que a la primera caída al ring, tirarás la toalla y te olvidarás de todo lo avanzado.

¿Y qué pasa con la reputación cuando no dependemos de la opinión de los demás?

Según la R.A.E, reputación es “ Opinión o consideración en que se tiene alguien o algo. Prestigio o estima en que son tenidos alguien o algo”.

Esta sociedad no cambia de idea, por mantener su reputación, sino por mantener su estatus.

Una reputación está integrada por lo que piensan cosas bonitas de ti, como TAMBIÉN POR LAS OPINIONES DE LOS QUE NO CREEN EN LO QUE DICES, HACES O SIENTES.

¿O es que tenemos que conseguir que todo el mundo hable maravillas de uno? ¡¡Eso se llama querer agradar a todo dios, menos a ti mismo!!

El ser humano es envidioso. Dejémonos de tonterías. ¿Qué también ayuda a los demás? DESDE LUEGO. Pero que le jode cuando alguien consigue el éxito y él no, TAMBIÉN.

Y cuando consigues cierta relevancia, tendrás una reputación de gran profesional , del impacto que causas en los demás, de humilde, de crack y cuánto te quieren aunque no te hayan visto en la vida.

Pero también habrá gente que hablará mal de ti. Lo chulo que eres, lo egoico que te has vuelto y miles de cosas más, aunque no te conozcan.

¿Qué hacemos en esos casos? ¿Preocuparnos por quienes nos critican, insultan y denotan por quienes somos? ¿O pasar de ellos cuando eres feliz cómo eres, con tu negocio, trabajo, forma de ver la vida?

Si te preocuparas de esas personas, estarías gastando energía donde realmente no merece la pena ni darles un segundo de atención. Porque seguramente otros clientes, te están dando mucho más en todos los sentidos , que esos que sólo te dan dolor de cabeza.

¿Crees que a Steve Aoki, Elon Musk, Mario Vaquerizo, la nueva Miss España transexual, Alaska,…están pendiente de lo que digan los demás? ¡¡NO!!

¡¡Pero ni ahora ni cuando empezaron!! Y creo que les va bastante bien.

Muchos avances que disfrutamos no creíamos en ellos. Si esa persona hubiera hecho caso a lo que le decían los demás, ahora no estaríamos disfrutándolos.

Y que yo sepa, la Marca es la esencia de cada uno, la coherencia en estado puro. No según quién sean los demás aceptar sus comentarios, porque siempre estarás dándoles el poder sobre uno mismo, si te falla la confianza en ti.

¡¡Diccionario Disruptivo del Siglo XXI!!

“El diccionario es el único lugar donde el éxito viene antes que el trabajo”.

Nos hablan de la información. De que estamos viviendo un mundo de cambios. Lo que hoy sirve, mañana ya no lo será. Que la información es poder.

Hablamos con una terminología, que ni nuestra pareja nos entiende. Queremos subirnos a la ola de la transformación y revolución que estamos viviendo. Porque nos dicen que surfeamos o nos devorará.

Pero en el fondo no sabemos de lo que estamos hablando. Creemos que por hablar con anglicismos, vamos a ser lo más de lo más en la reunión de compañeros del 83 o en la reunión con nuestro Ceo de la empresa, que viene por primera vez.

Antes de seguir, nunca olvides esta frase: “¿A dónde vas, si no sabes dónde te metes?”

A lo largo del estudio tanto de “Liderazgo Canalla”, “Mofeta Branding”, las conferencias realizadas y los emails de todos vosotros en los que me pedíais que os guiará en alguna situación, veía que estamos realmente muy confundidos.

Confundidos en el significado de las palabras que creemos que usamos, todo por quedar bien en una sociedad, que quien no es algo, parece que no es nadie.

Durante todo este tiempo he ido recopilando palabras que cuando preguntaba a la gente: ¿Pero sabes lo que acabas de decir?, Acababan respondiendo, “¿Pero no es esto?”.

No saber el significado real de una herramienta, de una palabra o un lugar, es nunca llegar a apreciar el poder que puede producir en ti.

Prostituimos significados para aparentar que somos innovadores, diferentes, disruptivos, cuando en realidad, tenemos miedo a mostrar nuestras carencias.

¿Empezamos la dieta Detox a través del 1º Diccionario Disruptivo del Management y Desarrollo Personal?

(Nota: La 1 definición es algunas de las ideas que tiene la gente del significado de la palabra. Y la 2 definición como yo la siento. Si tenéis nuevas palabras que añadir al diccionario así como nuevos significados, será un placer ampliar dicho diccionario)

.- Co-working y Activas

1.- Espacios donde crees que entraras pobre y saldrás mucho mejor que Steve Jobs. Y aunque 300 personas hagan lo mismo que tú, tú crees que tú idea es excepcional. Lugar liderado por funcionarios que no te rebatirán tus ideas ni te enseñaran la realidad.

2.- Espacio donde aprender las herramientas que necesitas para impulsar tu sueño. Algunas te servirán, otras no. De algunas ideas exprimirás cosas, de otras no. Pero en el que cada proyecto es diferente de por sí.

.- Conferencias

1.- Dícese de aquella situación en la que te gustaría estar tú encima del escenario y sentir el aplauso de los demás. Y si a ello le añadimos, comidas, hotel y nos pagan. Una buen forma de ganarse la vida.

2.- Es una de las formas de expresar nuestra pasión por esa materia. Intentando inspirar a la gente que nos escucha, a superarse, confiar en ellos. Es una consecuencia del trabajo que has ido realizando durante tiempo.

.- Marca Personal

1.- Dícese de la moda, que se utiliza para distinguirte de los demás. Cuando realmente lo que estás haciendo es seguir los pasos que te dictan los demás, para distinguirte de ellos mismos.  Creyendo que así el miedo a ser diferente ya no existirá jamás, pero eso sí, siempre haciendo lo que los demás hacen. Eso de ser yo, hacer mis sueños realidad, da mucho miedo.

2.- Esencia que te hace diferente a los demás. La muestras sin métodos ni atajos. Siendo tú mismo y lo que opinen los demás, te importa un carajo. Ya que sólo tenemos una vida y hemos venido a ser, no a aparentar.

.- Liderazgo.

1.- Eso que crees que puedes aprender en formaciones de 8 horas o Master valorados en 5 cifras que te ayudará a impulsarte a ese puesto de trabajo que crees que no harás nada, tendrás una bonita secretari@ y que todos te harán la pelota.

2.- Fuerza interior que te hace salirte del camino establecido. Fuerza que te hace adueñarte de tu vida.

.- Emprender

1.-. Según dicen es la  única manera de salir de tu desempleo, que te conviertas en el nuevo Steve Jobs, y que acabes más endeudado que nuestro país.

2.- Filosofía de vida, que impulsada por una idea que sientes que puede ayudar a los demás a resolver sus problemas, te lanzas a ella , desde un garaje, el cuarto de tu casa o de donde sea. Sabiendo que estará llena de tropiezos, personas que te dirán que es imposible y quizá tengan razón. Y aunque las escuches, lucharás por ella.

.- Innovación

1.- Dícese aquello que poniéndole un nombre diferente y en inglés, estamos haciendo lo mismo que los demás, pero queremos ponernos una medalla de personas innovadoras. Dícese aquello que ponemos en nuestra pared del despacho pero que realmente no creemos en ella. Pero queda bonito como decoración.

2.- La innovación puede ser fructífera como no. Es la intención de resolver un problema que tenemos, con las herramientas que tenemos a nuestra disposición. Se hará sumando características a un producto, como quitándoselas. Se innova durante el camino, no a la creación final del producto.

.- Gurús

1.-Aquella persona a la que le otorgamos actitudes y aptitudes venidas de otro mundo. Y  diga lo que diga, no le llevaremos la contraria, porque queremos ser como ellos.

2.- Persona que en algún momento de la vida, ilumina nuestro camino. Lo hará con buena intención, podrá confundirse, pero su falta de ego, quiere que mejores , progreses y que no tiene miedo a que seas mucho mejor que ella.

.- Eventos y Formaciones

1.- Sitio durante un periodo de tiempo o días, se celebra una suma de conferencias y/o formaciones. En las que nos interesa estar para saludar a los mismos de siempre y quizá podamos hacer negocios. Otra cosa es que lo que diga el conferenciante.

2.- Situación temporal del tiempo en el que se va aprender, inspirarse y conocer nuevos ideas. Sin importar quien vaya o no, es por tu propio aprendizaje.

.- Motivación

1.- Pequeñas dosis que necesitamos para aguantar el día y no mirarnos al espejos sabiendo que no nos vamos a reconocer en él.

2.- Es un proceso que comienza en el por qué haces lo que haces. Eso te lleva la curiosidad, y al descubrir cosas que te interesan, te motivan, te alientan a seguir haciéndolas. No siempre tienes que estar motivado, hasta la pereza es buena en un proceso así, te ayuda a no hacer nada, dejar espacio a su subconsciente y aumente tu creatividad.

.- Disrupción

1.- Dícese de cualquier cosa que hagamos que la tildamos de dicho término, para diferenciarnos de los demás. Aunque dicha cosa sea un “copia y pega” de cosas que llevan haciéndose durante mucho tiempo.  Pero es que queda “cool”. Términos que utilizamos aunque realmente no sepamos de qué trata. Término que utilizamos a corto plazo, para ganar fama y echarnos a dormir. Esperando que no nos pregunten qué queremos decir con ello.

2.- Hacer las cosas diferentes de cómo se han hecho hasta ahora y siempre tratando de solucionar la vida de los demás.

.- Employer Branding.

1.- Dícese de aquellas que vamos a hacer para tener a los trabajadores para que no tengan miedo el domingo por la tarde a venir a trabajar. Si tenemos que ponerles unos refrescos, unos juegos y algunas chucherías, lo haremos . Todo para tenerlos tranquilos.

2.- Es la muestra real, a través de acciones, actitudes, nacidas e implementadas ya desde la selección de personal, de la misión y objetivos que tiene la empresa, empezando por sus empleados. Empleados que se sienten parte de esa empresa y que saben que van de verdad, no es algo cara al público.

.- Reinvención

1.-. Es ponernos una máscara más encima que no es la nuestra verdadera. Todo por seguir una moda, aunque no nos motive.

2.- Es mostrarte y ante los demás, quien realmente eres y has sido siempre. Haciendo lo que siempre has querido a hacer y sin que te importe la opinión de los demás.

.- Miedo

1.- Dícese que es algo que nos limita, y que muchos gurús te aseguran que te lo podrán eliminar para conseguir tus sueños.

2.- Aquello que nos dice el cerebro que no hagamos ya que nunca lo hemos hecho y nos recomienda que estemos mejor en el sofá como estamos ahora, que intentando ser mejor de lo que somos hasta la fecha.

.- Éxito

1.- Aparentar algo que no eres. Hacer lo que sea para subirse a un escenario, te den prendas las marcas, aparecer en las fotos y aunque no aportes ningún impacto, lo importante es que sepan quién eres.

2.- Consecuencia del trabajo interno que has hecho y realizado por y para los demás.

.- Fracaso

1.- Aquello que nadie quiere sentir en sus propias carnes, sobre todo porque seremos señalados por los demás. Dícese de una cosa que tenemos que sentir porque es la forma más rápida de llegar al éxito.

2.- Algo que podrías haber evitado, ya que ahora no tiene remedio, y por tu ego, no creíste que era necesario, ya que sentías que podías y sabías todo.

¿Qué otras palabras te gustaría ir añadiendo al Diccionario? Espero tus aportaciones.

César Brandon: “Nunca es tarde para hacer las cosas”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” tengo el placer de presentar a César Brandon.

Siempre he creído que los programas de talento, muestran lo que tendría que ser común para todos, como algo mágico y excepcional.

Nos asombramos de las artes marciales, de sus saltos y golpes. Aplaudimos a rabiar cuando vemos un grupo de niños bailando al unisono la canción de su grupo favorito o la demostración de la inteligencia de un niño tras demostrar que se sabe las capitales de Europa.

Vivimos en una sociedad que se asombra y aplaude a personas que luchan, creen y lo demuestran, que han venido a vivir, a sentir su pasión, a ser ellos mismos. Pase lo que pase, pese quien le pese.

¿Quién es más “asombroso”, la sociedad que le da miedo dar el paso adelante o quien lo da?

Hace unos días tuve el placer de conversar con César Brandon, último ganador del programa “Got Talent”.

Delante del jurado, del público asistente y de todos los espectadores que lo veíamos sin nada más que su presencia, no arriesgó su oportunidad de ganarse al jurado con una poesía, sino que se mostró tal cual era, teniendo la poesía como herramienta y la escritura como bandera de la pasión.

No se trata de hacer las cosas diferentes para destacar. Ya siendo uno mismo, se destaca entre los demás.

Gracias Cesar, por recordarnos que todos somos 1 y que hemos venido al mundo a decirles a los 0, que la diferencia entre unos y otros se llama confianza y no cerveza sin alcohol. Gracias por enseñarnos que la teoría del caos empieza cuando dejamos de dar pasitos en falso. Que padre es aquel a quien los sueños se le quedan pequeños.

Podéis conocer el trabajo de Cesar a través de su Facebook, Twitter e Instagram. Y a través de su libro “Las almas de Brandon”.

.- ¿Qué le dirías al Cesar de hace 10 años?

Silencio. Muchísimo silencio y paciencia.

Eso sería, definitivamente que le diría, porque tengo una cabeza muy ruidosa. Una cabeza que me dice muchas cosas. Una veces que necesito escucharla y otras veces que no, ya que son simplemente ruido.

.- ¿Sabrías reconocerte si te miraras al espejo?

A ratos no, pero por lo general, si.

Sobre todo cuando estoy muy mega ocupado, como en estos momentos.

A mí lo que más me apasiona es escribir, y cuando no lo hago, es cuando no me reconozco. Pero he aprendido a encontrar mi espacio en esta nueva forma de vivir. Pero si me llegas a hacer esta pregunta hace 2 semanas, te hubiera dicho que no. Pero a día de hoy, te digo que sí.

.- ¿Escribir es un arma de destrucción masiva?

O de creación masiva.

La palabra destrucción a la hora de hablar de escritura, no la relaciono. Pero según vamos hablando, si que tiene bastante sentido, en cualquier plano.

Evidentemente en el tema de los miedos. Ya sabes tú la frase que es: “Dale a una persona un lápiz, y no, un arma”.

Se tiene más miedo, sobre todo los países con dictadura, se les tiene más miedo a los chavales que piensan que no a los que tienen un arma..

En ese sentido, si que la escritura destruye. Pero destruye para bien

.- ¿La vida es la musa de la poesía?

Desde luego que sí.

Todo es motivo para escribir poesía. Desde que estemos tú y yo aquí sentados hablando. Que tú me hayas hecho esa pregunta en la que yo este desacuerdo, que luego vaya a pensar en casa, para mí eso es poesía.

Desde luego que la vida es la musa de la poesía.

.- ¿Se puede prostituir el verdadero significado y alcance de la poesía?

Yo te lanzo una pregunta, ¿Cómo se podría protruir la poesía?

Yo creo que no. Si vamos a la verdadera esencia de la poesía, es totalmente imposible prostuirla. Sería imposible convertirla en algo que no es, ya que la poesía tiene que ser completamente sincera.

Yo que vengo de la televisión, podría significar mil y una cosas. Pensar que todo es muy guay. Durante un tiempo estarían haciéndome entrevistas y demás. Pero no olvidemos que hay un libro. Libro en el que hay poesía. Un libro en el que hay verdad.

Si fuera prostitución, ya que la poesía es un tema mediático últimamente, se habría acabado. Pero a día de hoy estamos tú y yo teniendo esta conversación y tiremos hacia adelante.

Es imposible que se prostituya la poesía. Porque si decimos que es una puta, por decirlo de una forma, no es poesía ya.

.- Si te diera el poder de escribir en una valla publicitaria, lo que quisieras, ¿Qué sería?

Sólo tiene 5 minutos.

Y ahí lo dejaría.

Si vas con tu coche y ves: “Sólo tienes 5 minutos”. Al instante te preguntarás: “¿Para qué?

Ahí lo tienes.

.- ¿Crees que haces arte?

Si, definitivamente.

Me encanta crear.

A mí se me define como un poeta, aunque yo no lo hago. Porque a mí lo que me gusta es crear, lo que sea.

Si es escribir como guiones para teatro, televisión,…mejor. En definitiva, lo que sea, pero yo lo que quiero hacer es crear.

Si no creyese que hago arte, tal vez no lo haría.

.- ¿A qué das siempre gracias?

Soy una persona muy agradecida con todo lo que le ocurre. Y hasta las cosas que me ocurren y tal vez no sean tan buenas, también.

Hay cosas que te ocurren y quizá no son el momento para que ocurran. Pedimos cosas y tal vez no son el momento de tenerlas.

Yo siempre doy gracias.

Antes que llegaras estaba rezando. Siempre le doy gracias al Universo. Gracias a Dios, un dios que me he creado yo mismo. Gracias a la Naturaleza y gracias a la Existencia.

Yo a esas 4 cosas siempre doy las gracias.

.- ¿Qué el éxito?

La capacidad de seguir siendo feliz, igual de feliz que soy ahora, que hace 3 meses cuando no me conocía nadie.

Para mí eso es el éxito.

Ahora no soy más feliz por tener más pasta. Soy igual de feliz que antes. Eso es para mí el éxito.

.- ¿Qué serías sin la curiosidad?

Absolutamente nada.

Esa palabra que has dicho, es así como me defino yo. Un tío curioso.

Por ejemplo, si me dijeras que le diría a Dios nada más verlo, le preguntaría: ¿De dónde vienes?

Para mí el cielo, la religión es algo como nos limita. Y yo soy un tío mega curioso . Si estuviera en el plano del cielo, que es como lo más, yo no querría quedarme allí, yo querría más.

Sin la curiosidad no somos nada.

.- ¿Qué has hecho hoy diferente en tu vida?

Llegar tarde al tren, pero era por un motivo muy bueno.

.- ¿Qué seríamos si no hiciéramos las cosas mejor que el día anterior?

Siempre promulgo la excelencia.

Si no pensase así, queriendo hacer las cosas 1% mejor que las hice ayer, ahora mismo no estaría aquí.

Yo me considero un autor underground, que como tú, empezamos por las redes sociales. Y en este mundo interconectado, es normal compararse con los demás. Y cuando lo observo, pienso: “Estoy haciendo lo mismo que está haciendo todo el mundo”. Y mi siguiente pensamiento es: “Hay que marcar una diferencia “.

Si no marcas una diferencia, no vas a ningún lado. Ya que lo que estoy ofreciendo yo, ya lo está ofreciendo otros poetas. Así que me gusta darle un plus a todo, sino no lo hago y lo dejo.

Me encanta romper un poco.

.- ¿Vivir no tiene horarios?

Nunca es tarde para hacer las cosas

.- ¿Cómo te relacionas con la inspiración?

A mí me inspira todo.

Esta conversación que estamos teniendo me inspira. Ir a casa y coger matices de tu sonrisa, de tus gestos y te convierto en un personaje contando una historia a través de él.

Pero lo que si hago, es dejarlo cuando no puedo escribir. Soy de las personas que no fuerzan escribir.

Conozco muchos escritores que son muy rutinarios y que les va muy bien. Que escriben 4 horas al día y lo hacen, pero si no me sale nada, yo lo cierro.

Pero si me tiro un mes así, perfecto. Pero cuando vuelva me va a salir todo del tirón.

.- Una reflexión para los lectores del portal.

Las críticas constructivas de las personas que no construyen nada, que no afecten en nada y ya está.

 

 

¿Por qué?

El humor y la curiosidad son la más pura forma de inteligencia” decía Roberto Bolaño.

Hemos pasado del “Niño, deja de tocar las pelotas con tantas preguntas” al “No eres curioso, eres un cotilla, que no es lo mismo”.

La curiosidad provoca un coctel molotov de emociones cuando oímos la palabra. Entre la vergüenza, el miedo y el morbo.

De pequeños éramos muy curiosos. Hasta que nuestros padres o los profesores iban capando esa capacidad.

Nos asombrábamos y preguntábamos por todo.” ¿Y esto por qué mama? ¿Y por qué se hace las tartas así? ¿Y cuando llegamos? ¿Y si detrás de ese árbol hay un tesoro esperándonos..?...  Eran algunas de las preguntas con las que taladrábamos a nuestra mente y a nuestros familiares.

Pero llegó el momento de la formación, en el que las preguntas dejaron de existir. Y se transformó la situación, por la de “apréndete las cosas así, que así es como te irá bien en la vida”.

Nos capan la facultad de preguntarnos las cosas, de querer saber más allá de lo que nos dicen. Porqué cuando preguntabas el motivo de las cosas, eras considerado por los demás como el empollón o el “amigo del profesor”. Y en una época, donde ser parte del grupo era esencial, era mejor callarse, aprenderse a pies juntillas la lección y luego ponerla tal cual en el examen.

Pasamos de la curiosidad de los niños en los carritos, señalando todo lo que les sorprende a “mejor no quieras saber más allá de lo que te han dicho, no vaya a ser que te echen del grupo por listo”.

En la madurez, como bien dice Teresa Viejo (experta en el mundo de la curiosidad), hemos pasado del “Cállate niño que me duele la cabeza de tus preguntas” al “deja de pregunta que eres un cotilla”.

Todo por querer saber más.

Al igual que denostamos y prostituimos palabras, con la curiosidad pasa igual.

Queremos avanzar, queremos saber cómo poder ayudar a las personas, como ayudarnos a nosotros mismos, pero no que nos consideren curiosos, ya que nos dirán que somos unos cotillas. Mejor que lo haga otra persona por nosotros y nosotros bien a gusto en “nuestra zona de confort”.

Hace unos días, oía en una librería: “Estoy cansado de leer libro de este tipo, no me solucionan la vida. Harto ya de tanta autoayuda”.

Cuando damos el paso al frente para descubrir nuestras emociones, lo que nos pasa. Nos zambullimos de lleno en Internet, en libros, conferencias, para que los “expertos” nos digan que nos puede pasar y cómo ELLOS solucionaron SU Problemas.

No queremos ver, que nos están diciendo CÓMO ELLOS SOLUCIONARON SU PROBLEMA, que quizá sea ALGO parecido al nuestro, pero no el nuestro.

Los libros, conferencias,…son un bastón esencial en el camino hacia la recuperación o al éxito, pero sin la curiosidad, nunca sabrás lo que realmente pasa a ti o a tu empresa.

Queremos avances, queremos ser felices, queremos tener pareja, en definitiva queremos tener abundancia en todo y más, pero nos basamos en CÓMO lo hicieron los demás, en QUÉ hicieron los demás, pero no en el PORQUÉ lo hicieron.

Lo vuelvo a repetir, te ayudaran bastones como los libros, conferencias o formaciones,..Desde luego que sí, pero antes de nada, tienes que ser CURIOSO CONTIGO MISMO. Tienes que descubrir el PORQUÉ te pasa lo que te pasa, PORQUÉ quieres hacer lo que quieres hacer, PORQUÉ sientes lo que sientes, en definitiva.

Cuando ves que las personas tienen problemas o empresas con sus marcas, siempre acabas oyendo una frase típica: “¡¡Pues a lo mejor tenemos que aplicar la solución que implantón José, la competencia o Apple… para nuestro problema!!”.

Tenemos miedo a conocernos, tenemos miedo a indagar, tenemos miedo a ver la realidad. Y por eso, preferimos “automedicarnos” o que el “medico se confunda con nuestro diagnostico” cuando realmente nosotros sabíamos que nos pasaba.

No nos gusta indagar dentro de nosotros. Nos “mola” hacer grupos de investigación para ver qué ha pasado, pero las conclusiones que demuestren nuestros fallos o soluciones que nos puedan llevar más allá de donde estamos, las apartamos.

Despreciamos lo nuevo, pero nos quejamos de que no avanzamos en nuestra vida.

¿Alguien me lo explica?

Ser curiosos, nos puede llevar a crear una marca diferente a la que hasta entonces estábamos mostrando. Una marca que nos puede etiquetar, por lo que mostramos y sentimos, como diferente, original, transgresor, a crear controversia en un mundo estable y rutinario como decía en “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”.

Todos los principios son duros, pero si realmente queremos pisar fuerte en este mundo, ya no solamente en el mundo personal, empresarial o como sociedad, tenemos que impulsar la curiosidad como vehículo que nos llevará a esos avances que todos soñamos.

Porque ser curiosos, te lleva a crear soluciones, productos innovadores o experiencias hasta la fecha nunca vividas.

La curiosidad te lleva a la creatividad.

Si eso, que nadie se cree que es, que todos buscan en libros, como si fuera algo para extraterrestres.

La creatividad es ver la realidad desde diferentes perspectivas. Y para eso tenemos que ser curiosos.

Para eso tenemos que darnos el permiso de VER otras realidades, de CREER que otras formas son posibles y con ello, CREAR nuevos mundos, nuevos productos, nuevas soluciones.

Tengo que reconocer que la curiosidad duele.

Ir más allá y descubrir que tu pareja te ha mentido, que pensábamos que nuestro producto nos iba a jubilar ya de trabajar o que el curso que estábamos haciendo nos iba a llevar al estrellato, cuando no es así, DUELE.

Ver que hemos vivido en una mentira, no es muy agradable. Pero no quiere decir que a partir de ahora sea igual. Tú eres el único que puede cambiar esa rutina que has vivido poniendo solución a la misma, siendo creativo.

La curiosidad es:

  • Querer saber más allá de lo que suponemos
  • Descubrir que hay detrás de los miedos que tenemos
  • Querer avanzar, siendo curiosos con el presente
  • Preguntarse continuamente, ¿Por qué?

¡¡SEAMOS MÁS CURIOSOS, POR FAVOR. Y NO DEJEMOS DE PREGUNTARNOS, ¿POR QUÉ?!!.