Sergi Rufi :” Sentir es REAL”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” tengo el placer de presentar a Sergi Rurfi.

La Real Academia de la Lengua Española, nos dice que Real, significa “dicho de una persona de muy buena presencia…Regio, grandioso, suntuoso…”

Siempre he dicho que si supiéramos de verdad el verdadero significado de las palabras que utilizamos, la vida sería diferente. Veríamos la vida de otra manera.

En este mundo dominado por herramientas que nos quieren llevar a nuestro verdadero ser, a nuestro real verdadero, ¿Nos están llevando a ser unas personas suntuosas? ¿A un mundo lleno de personas que se crean del mundo regio?

Me parece que aparte de vivir en un mundo de confusión, nos confunden más. Porque aparte de no saber el significado real de las palabras que utilizamos y como juegan con ellas, vivimos en una sociedad en la que los seres humanos no saben de verdad lo que quieren.

Quieren ser felices, quieren sentirse participes de un grupo, que sus opiniones sea tomadas en cuentas, tener una pareja, como sus amigos…pero en el otro lado, saben que no son como los demás, que son diferentes, y por miedo, vergüenza o por el qué dirán…no lo muestran no vaya a ser que sean “expulsados” del rebaño llamado “sociedad”, por mostrar su realidad.

De muchas y otras cosas, tuve la oportunidad de hablar hace unos días con Sergi Rufi. Autor del libro “Despierta. Manual de Espiritualidad Rebelde, que recientemente ha sacado su nuevo libro “El arte de ser autentico. Como conectar con tu ser Real”.

Gracias Sergi por invitarnos a dirigir nuestra mirada a nuestro interior, conectando con nuestra singularidad. Conectando gracias a esa comunicación a mostrar siempre sin complejos nuestra belleza y nuestros talentos silenciados por el miedo. Podéis conocer más a Sergi a través de Facebook, Twitter e Instagram.

.- En tu anterior libro eras rebelde, ahora eres real… ¿Toda persona real es rebelde?
Tiene que serlo a la fuerza, ya que el sistema de creencias que nos ha instilado el sistema educativo durante varias décadas es una estafa, nos han enseñado matemáticas y el nombre de los ríos, pero no a saber quiénes somos y cómo vivir la vida de forma más sana y auténtica.

.- ¿Qué componentes tiene una persona real?
Sensibilidad, inteligencia, conciencia, capacidad para aflojarse y acomodarse en la vulnerabilidad, para conectar y transitar todos los estados emocionales que sienta, para responsabilizarse de su propia incomodidad sin salpicar a los demás y comunicarse desde la autenticidad de sus necesidades personales.

.- Siempre me dicen que quieren ser únicos, auténticos, pero cuando les digo, “empieza mirándote todos los días al espejo interior”, me dicen que no quieren ver lo que saben que pueden encontrarse… ¿Qué les dirías a esas personas?
Que el no querer lo complica todo porque aunque no lo quieran ver ya lo están sintiendo, y esa negación racional genera una tensión emocional inconsciente de base, y desde esa fractura interna habitan sus días.

.- ¿Cada cuánto es necesaria una revolución en nuestras vidas?
Cada vez que la crisis interior impela a ello y se requiera.

.- ¿Qué importancia tiene la astrología en tu vida? ¿Y en nuestras vidas?
La misma importancia que la hemoglobina, la proteína o el oxígeno, podemos desconocerla, podemos darle la espalda intelectualmente y no verla, pero eso no hará que deje de conducir nuestras vidas desde nuestro nacimiento.

.- Deseamos evolucionar, avanzar, pero tenemos miedo a la incertidumbre, ¿Qué nos pasa?

Que somos humanos, el temor a la incertidumbre es una experiencia universal, es un sentimiento natural a la aniquilación del ser, pero se puede (y se debería) trabajar y madurar claro.

.- ¿Estamos viviendo una espiritualidad racional, por estar tan de moda actualmente?
Más que racional es una espiritualidad estética, como todo lo que se convierte en moda, es consumista, superficial, blanda, escapista, de red social, es la espiritualidad danone o spa.

.- ¿Somos seres humanos que andamos con follones en el alma durante todos los días?

Depende de tu nivel de sensibilidad, inteligencia y conciencia, y de tu desarrollo espiritual.

.- ¿Dices que los ídolos que tenemos son la imagen de la sociedad que tenemos?

Absolutamente, tenemos ídolos superficiales y mediocres porque son reflejo y martillo de una sociedad superficial y mediocre.

.- ¿Cómo empezamos a ser REALES?
Sintiéndonos, abriéndonos en canal a nuestro espacio interior con curiosidad y amabilidad, y siendo responsables, asertivos y consecuentes con ello hacia fuera.

.- ¿Es posible una sociedad REAL? ¿Y las empresas reales?
Todo empieza en lo individual, si tú y yo lo somos el anillo se expande hacia fuera, tenemos la responsabilidad de contagiar.

.- ¿Dices que sólo los falsos sobreviven?
Lo decían los Sex Pistols sí y hay algo de eso, en el contexto que lo dijeron, sobrevivir artísticamente, tener éxito siempre, para ello debes adaptarte a las diferentes demandas y cambios de moda y por lo tanto tienes que acabar transformando tu propuesta inicial a riesgo de acabar vendiéndote… como también ha ocurrido con los casos de acoso sexual en Hollywood, para conseguir un papel hay que inclinar la decencia y someterse, así está el patio para sobrevivir hay que fingir mucho… aunque en lo individual y hacia dentro es casi al revés, sólo la conexión con lo auténtico (la emoción, el cuerpo, el espíritu) nos garantiza la supervivencia de nuestra dignidad e individualidad.

.- ¿Qué es el postureo espiritual del que hablas que tanto vemos en redes sociales?
Poner una foto de una posición perfecta de yoga y seguir siendo egoísta y manipuladora en tus interacciones, mostrar sólo el brillo y tapar la oscuridad, ocultar la completitud de todo ser vivo, quedarse en la pasarela de los hechos, en el teatrillo de los selfies, pura ficción.

.- ¿Por qué dices que la psicología y la espiritualidad tendrían que estar unidas?
Porque ambas tratan de lo humano, una en el tramo inferior de la existencia y la otra en el superior, somos tanto una lúgubre mazmorra como un ático soleado, cada instancia requiere limpiarse con un tipo de escoba diferente.

.- ¿Qué pondrías si tuvieras una valla publicitaria a tu disposición?
SENTIR ES REAL.

.- ¿Cuál es la mayor inversión que una persona podría hacer con menos de 50 euros? Comprarse mis dos libros (Risas)

.- ¿Quién es la primera persona que te viene a la mente si te digo la palabra éxito?
Mi abuela, con sus 98 añazos, habiendo vivido una guerra civil de principio a fin, varias ruinas económicas, habiendo sacado adelante una familia con siete miembros, la muerte de sus padres, su marido y dos hijos, y ser capaz todavía de disfrutar de los hijos que quedan, de sus nietos y biznietos. Los héroes reales son anónimos, no llevan capa ni tienen Instagram.

 

Anuncios

¡¡Gracias a ti, charlatán!!

Los charlatanes son los hombres más discretos: hablan y hablan y no dicen nada” decía A.Houdetot

Según la R.A.E, Charlatán es “aquella persona que habla mucho y sin sustancia”.

¿De acuerdo?

Hace unos momentos, he visto en mis redes, una persona a la que consideraba culta, instruida, hablando sobre una noticia de un neurocientifico contrastado hablando de los avances en la regeneración de las células y la esperanza de vida, entre otros temas, a la que apostillaba: “Menudo charlatán”.

Raro en mí, he tenido que contar hasta 1000, para no ponerle un comentario en su Facebook. No por el qué dirán, sino que por el blog, me expreso mejor. Así que ahí va:

¿Por qué estaba diciendo que era un Charlatán?

1.- Porque aún sin leerse el artículo, intuyo que fue así, ya lo estaba rechazando.

¿Cuándo hacemos eso? Cuando estamos rechazando algo que va en contra de nuestras creencias.

Estamos formados de creencias.

Creencias religiosas, creencias sobre cómo actuar en la sociedad, sobre cómo debe ser mi futuro, de cómo tengo que hacer las cosas… Por mucho que creamos que tomamos nosotros mismos las decisiones, siempre están basadas en nuestras creencias.

Y cuando rechazamos algo de antemano, lo están haciendo nuestras creencias. Nos están diciendo que eso es totalmente contrario a lo que hasta ahora creíamos como VERDAD en nuestra vida.

Por lo tanto no damos ninguna oportunidad, a aquello que sintamos que puede “trastocar” un poco nuestro mundo.

2.- Porque seguro que es una persona frustrada con su vida.

Soy así de claro y de directo. Cuando estamos criticando a alguien porque está consiguiendo algo, es en el fondo, porque nosotros intentamos algo y no lo conseguimos. Soñábamos con un éxito, con dejar huella en nuestro mundo y lo único que estamos dejando son lamentos.

En vez de leer, de preguntar, de investigar, qué ha podido pasar, qué es lo que está consiguiendo esa persona, empezamos y acabando etiquetándola de loca.

3.- Queremos avances, pero lo que hacemos es etiquetar de “locos” a los que se salen de lo establecido.

Aclarémonos, señores.

Queremos tener menos enfermedades, tener mejor bienestar, ser más felices en la vida y en las empresas,…y a la persona que empieza saliéndose de lo establecido, en pro de la sociedad, lo primero que hacemos, es llamarla loca o charlatana.

¿Esto es premiar la innovación en las empresas?

VENGA YA

4.- Somos un mundo reinado por el miedo.

Miedo a ser nosotros mismos, mostrar lo que llevamos dentro. Lo conseguiremos o no, pero nos hemos dado la oportunidad de sentir que podríamos llegar a ser.

Y por todo esto, todo lo que se salga de lo que consideramos normal, lo primero que hacemos es etiquetarlo de charlatán.

Pero también tengo que decir que unos cuantos charlatanes conozco.

¿Cómo reconocerlos?

1.- Si tienes la oportunidad de conocerlos, fuera de su “estado de show”, es una oportunidad ideal para ver que si lo que promulgan y hacen en su vida, es lo mismo. Si no es así, es un charlatán de los buenos.

2.- Rebuscando en su CV. Por muchos títulos que tenga expuesto en su pared del despacho de “co-working” pero que promulga que es el de su grupo empresarial… Es un gran charlatán.

3.- Si tras haberle dado contactos que necesitaba, y conseguir lo que él/ella quería ya no sabes nada de él. Ese amor que te tenia, se llama interés y ésa persona una charlatana.

4.- Si tras haberle pagado, por un “máster” que no tiene certificación alguna oficial y se la ha inventado él/ella en una noche de verano, ya no sabes nada de él, se ha enfriado el interés que tenía en ti, es un gran h… de …p… charlatán.

5.- Cuando dice que hará una cosa, y lleva un año después diciendo que lo va a hacer.

¿Y tú como reconoces a un charlatán?

Cuando veo estas situaciones, me encanta observar como esa gente que critica los productos de Apple, la tortilla de construida de Adrià, los coches eléctricos de Elon Musk, o las camisetas de David Delfín (que tras su muerte, personas que lo criticaban luego vi que llevaban ropa de él), te preguntas:

¿Hacia dónde va la sociedad? Yo creo que al abismo.

Así no me extraña que haya gente emprendedora que tire la toalla con muchas relaciones o mande a paseo a muchos familiares cuando presenta sus innovaciones y lo único que reciben son etiquetas o reproches.

BASTA YA, SEÑORES.

¿Qué debemos hacer?

.- Dejar el miedo a un lado.

Einstein era un charlatán y vemos los avances que produjo en el mundo. Steve Jobs, Jesús, Buda,…todos fueron considerados charlatanes porque hablaban al miedo de las personas. Les alentaban a que fueran diferentes, a que descubrieran quien había detrás de ellos… Y pasado el tiempo, que majos son todos y cuanto creíamos que iban a conseguir lo que han conseguido.

BASTA YA.

Sin romper limites, no hay avances. Sin decir al miedo hasta aquí hemos llegado, no superemos nada.

.- Dejemos de ser sirenas de ambulancia.

A través de nuestras etiquetas, ya estamos diciendo a los demás, que esta persona o situación es peligrosa.

Cállate, escucha, aprende, siente lo que te está diciendo esa persona, dale el beneficio de la duda y si aun así no crees en ella, haz lo que te dé la gana. Pero te habrás dado el permiso de ver cosas que no veías hasta entonces.

.-  Y seamos un poco más empáticos con los demás.

Cuando vemos demás, que están ilusionados con un tema, demos el beneficio de la duda. ¿Por qué me imagino que a ti también te hubiera gustado que te lo hubieran dado, verdad?

Basta ya de etiquetar a la gente ante los albores de sus sueños. Lo conseguirán o no. Pero no les jodamos, y apoyémosles. Que de inventos fallidos han salido progresos que estamos disfrutando a día de hoy.

Esos son los verdaderos motivados, los que tienen un propósito, no los que van a una conferencia a bailar o conseguir que les hagan reír durante 30 minutos y luego si te he visto no me acuerdo.

Esos son los verdaderos artificies del cambio en nuestro mundo.

¿Qué es para ti un charlatán? ¿Cómo los reconoces?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” desde este enlace.

 

 

 

 

Ferran Ramon-Cortés: “El número de contactos de Facebook es para nuestro ego..”

 

Hoy dentro de “Conversaciones con…” tengo el placer de presentar a Ferrán Ramón-Cortes

¿Qué sería de un mundo sin redes sociales? ¿Qué sería de nosotros sin un Smartphone? ¿Qué sería de nosotros sin nuestros “contactos” de todo el mundo? ¿Sabríamos vivir sin Internet? ¿Sabríamos vivir sin estar pendiente de las estadísticas de nuestras Redes Sociales?

Son algunas de las preguntas que me hacía mientras leía “Más amistades y menos Likes” de Ferrán. Y durante unos días fui preguntando a la gente que me iba encontrando, dichas preguntas.

Las respuestas eran:” ¿Eh? Mientras creían haberme escuchado y estaban absortos en sus redes sociales…No sabría vivir sin mis “amigos” de todo el mundo, ellos me han hecho a mí.. Gracias a las redes sociales, tengo más amigos y soy más conocido de lo que me podría haber imaginado nunca…”

Eran alguna de las respuestas que recibía al respecto… ¿Por qué vivimos tan pendientes de nuestros likes y no los abrazos que recibimos? ¿Creemos que el número de seguidores importa mucho más que el poder que tiene una mirada durante una cena? ¿Por qué creemos que tenemos tantos amigos cuando en realidad sólo contamos con los dedos de una mano y nos sobran dedos con la confianza para contarle nuestros problemas?

De estas dudas y más, tuve la oportunidad de poder conversar con Ferrán Ramón-Cortés hace unos días.

Gracias Ferrán por ayudarnos a recuperar el verdadero valor de la amistad. En una época donde el termino está totalmente prostituido por rebozados como influencers, postureo y número de visitas. Gracias por recordarnos que una hora que perdemos en personas o situaciones que no entran dentro de nuestras prioridades es una hora que no invertimos en lo que SI nos importa, en quien SI consideramos amigo.

Podéis conocer más del trabajo de Ferrán a través de su Twitter (@FerranRamonC)

.- ¿Quién es Ferrán Ramón-Cortes?

Alguien que un día decidió dejar su carrera de ejecutivo con ínfulas por el estudio de la comunicación personal y las relaciones. (Y que lo hizo por necesidad propia).

.- ¿Cuál ha sido la mejor inversión que has realizado con menos de 50 euros?

Una cena con mi hijo en un momento complicado de su vida; fue la primera cena mano-a-mano. 44€ + propina. Guardo el ticket.

.- Si te digo amistad… ¿Qué me dices tú? ¿Se ha prostituido su significado así como el de “tengo una relación?

Si me dices “amistad” sospecho: ¿Qué quieres de mi?. Si te comportas como un verdadero amigo, ¡adelante!. El significado de amistad se prostituyó el día que Facebook llamó amigos a los contactos, y ahí seguimos. Y la expresión “tengo una relación” sugiere directamente un “rollo”. También se ha prostituido el significado.

.- ¿Somos el número de contactos en Facebook o con quienes tomamos un café? ¿Estar tan conectados nos ha desconectado?

Somos SIN NINGUNA DUDA!!!! Con quienes tomamos un café. El número de contactos de Facebook es para nuestro ego, para nuestra fantasía de popularidad y éxito. Pero no dice nada de nosotros. Crecemos con aquellos con quienes nos relacionamos de tu a tu, cara a cara, y eso necesita ese café. Estar tan conectados nos ha robado tiempo y energía para esos cafés, y por tanto nos ha desconectado de los amigos de verdad. Además… tomamos esos cafés mirando el WhattsApp, que tiene delito!

.- ¿Aguantamos lo inaguantable por miedo a la soledad?

O por dependencias psicológicas complicadas. Hay personas adictas al conflicto. Pero en general aguantamos más de lo que deberíamos porque no nos lo planteamos; no nos situamos ante cada relación y nos preguntamos qué nos aporta y qué energía nos da, que es lo que tendríamos que hacer más a menudo.

.- En este mundo interconectado, ¿Nos hace creer que somos unos relaciones publicas en potencia en las que queremos y deseamos que todas nuestras relaciones vivirlas con pasión e intensidad?

Si, es nuestra fantasía. Pero es eso, una fantasía, porque no tenemos ni el tiempo ni la energía para hacerlo. ¿Nos parecería razonable ver a un amigo una vez cada dos meses? Pues saliendo CADA DÍA, tu lista se reduce a 50. No más. Tus 1.000 amigos de Facebook van a esperar unos años en la cola…

.- Como en la pasión, ¿Es más importante la calidad que la cantidad?

Sin duda. Hay relaciones de mucha frecuencia de contacto que no valen nada, como hay relaciones de poco contacto que son sólidas como una roca. La profundidad de lo que compartimos marca la calidad de una relación, no las veces que nos vemos.

.- ¿Es el apego un virus potente de esta sociedad?

Si, y lo malo es que no sabemos que lo tenemos. Cuesta mucho darte cuenta de que te has infectado…

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Mis amigos. O mis relaciones en sentido más amplio. Y no lo digo yo, lo ha dicho la Universidad de Harvard en el mayor estudio jamás hecho. Tras seguir a casi 800 personas durante 75 años han concluido que el único factor que explica las diferencias de felicidad entre unos y otros es la calidad de sus relaciones. Una terraza, una copa, una buena conversación, unas risas, y quizás alguna lágrima. Esto es el retrato de la felicidad para mi.

.- ¿Hay que hablar menos y hacer más?

Hay que hablar menos de hacer, y decididamente hacer. Y al hacer, entonces si hay que hablar.

.- ¿Por qué no queremos ver que un gran porcentaje de lo que hacemos, con quien hablamos son pura obligación?

Supongo que porque nos tiraríamos bajo las ruedas de un tren. Y porque socialmente la presión es brutal. Cualquiera nos encuentra, encontramos a cualquiera… llevarlo bien no es fácil, y a veces ignorarlo es la defensa inconsciente.

.- ¿Qué piensas de las personas, como yo, que todo 31 de diciembre, limpia su agenda del móvil?

Que sois unos cracks! Así de simple. (Siempre que acabes luego el nuevo año con una nueva agenda nutrida…).

.- ¿Crees que cada persona, por buena o mala, tiene algo que enseñarnos siempre?

Claro ¡!!! La persona más insospechada te puede dar una lección de vida… del mismo modo que sostengo que abandones relaciones que no te ayudan, defiendo que andemos con los ojos bien abiertos, que la vida nos cruza personas maravillosas muchas veces disfrazadas…

.- ¿Qué poder tiene una sorpresa en una relación?

Es un mensaje claro y contundente: he pensado en tí. Y en el caso de una sorpresa sofisticada, he pensado MUCHO en ti. Tiene un poder revitalizador en la relación y te brinda un poco de carta blanca para meter la pata de vez en cuando…

.- ¿Por qué cuando, no han satisfecho nuestras expectativas o deseos, decimos adiós con igual facilidad que si tirásemos de la cadena del WC?

Porque no vemos al otro. Nos miramos a nosotros. Si miramos al otro, no cabe la idea de defraudar o no mis expectativas, porque lo que es es lo que es, y es por definición maravilloso.

.- ¿La mejor cita que puede tener un ser humano es siempre consigo mismo?

A lo mejor no va a ser la más cómoda, o la más divertida, pero es la más importante.

.- Una reflexión para los lectores del blog

Simple y básica: Las relaciones son nuestra vida. ¿No merece la pena cuidarlas un poquito?

¡¡ Un Te quiero y un Adios!!

“Eres el adiós que nunca sabré decir”

Hace unos días me preguntaban:

¿A qué palabras has tenido miedo en tu vida?

Dije que a 2:

TE QUIERO y a un ADIOS.

Sin dilaciones, sin miedos al que dirían, salieron de mi boca como una bala sale de una pistola directa a su diana.

Creo que son las dos palabras más difíciles de pronunciar por un ser humano y las que más transformación producen.

Nos cuesta decir TE QUIERO.

A pesar que las películas de Disney, las de las 3 de la tarde los sábados y algún realilty que nos dicen lo bonito que es el amor, los vaivenes tan divertidos que viviremos y lo chulo que es pasar el domingo por la tarde en el sofá y una manta, tenemos un miedo atroz a decir, TE QUIERO.

Ya no estoy hablando de un Te quiero como una posible pareja, simplemente un te quiero como amigo, hermano o familiar.

Nos cuesta, y mucho.

¿Por qué?

Porque TENEMOS MIEDO.

Miedo a que nos miren raro, a ser rechazados, a que piensen que somos de otra orientación sexual, a que seamos “demasiado” sensiblones o vete a saber qué locura se le ocurrirá a nuestro cerebro como excusa para no dar el paso adelante.

¿Y mientras tanto? Una nueva oportunidad perdida de demostrar a esa persona cuanto sentimos por ella.

Sé que estarás pensando, “Pero yo lo demuestro de otras muchas maneras..No hace falta que diga nada, lo hago todo los días a través de diferentes acciones o con regalos en los aniversarios…”

¡¡ERROR!!.

A través del estudio realizado, tanto con hombres y mujeres, SI agradecían determinados hechos, sorpresas o situaciones que demostraban el amor que tenía otra persona por ellos., pero sin un te quiero de sus labios, sentían que faltaba algo.

Me viene a la mente una situación parecida para que la entendamos mejor.

Piensa en tu grupo favorito. Piensa que estas en su último concierto. Van a tocar tu canción favorita, ves como la tocan, como la sienten, como vibran, pero no oyes ni una sola letra de sus bocas. ¿Cómo te sentirías?

Así se sienten las personas cuando no oyen un TE QUIERO de esa persona. Tampoco te digo lo que uses como un mantra y rayes la cabeza de la persona, repitiéndoselo cada minuto. Pero SI cada cierto tiempo o en las ocasiones que sientas que corresponden.

Muchas veces te aseguro que tiene más valor un TE QUIERO que todas las sorpresas que le hayas dado a esa persona hasta entonces. Siempre deja más huella

Y déjame hacerte una pregunta: ¿Qué pasaría si nunca más pudieras decir a esa persona lo que sientes por ella? ¿A qué no te lo perdonarías nunca? ¿Entonces qué vas a hacer?

Vivimos con miedo al ADIOS.

Nos desvivimos en la desesperación de encontrar una seguridad. Seguridad en el trabajo, con las amistades, con la familia, con la pareja… Pensamos que si encontramos todo lo que nos dicen que tenemos que tener, y más a una cierta edad, ya seremos considerados “ciudadanos de 1ª”.

Y cuando lo conseguimos, parecemos Golum con nuestro anillo. Hacemos todo lo posible para que no se vaya de nuestro lado todo eso conseguido. Y cuando ya creemos que no se marchara de nuestro lado, llega el ADIOS.

Nos preguntamos el por qué, nos llevamos las manos a la cabeza, nos lamentamos, pero el tren está partiendo, queramos o no, es hora de decir adiós.

Tenemos miedo al adiós, principalmente por el apego. Nos hemos “encariñado” de esa situación, de esa persona o ese trabajo. Pensábamos que la vida iba a terminar junto a él, pero por lo visto no va a ser así.

No queremos imaginarnos cómo sería la vida sin esa persona. NO QUEREMOS. Nos preguntamos que será de nosotros, si podremos vivir en una situación nueva, diferente… Ni queremos imaginárnoslo.

Lloramos , pataleamos, y haremos lo legal e ilegal para que se vaya de nuestro lado..Todo porque tenemos miedo al adiós.

Un adiós supone incertidumbre, desconocimiento y dudas.

Supone que estamos “perdiendo” algo que teníamos. Que nos hacía sentirnos cómodos. Hacia algo que tendremos que ganarnos de nuevo para seguir viviendo esa “seguridad” tan soñada y anhelada.

Un adiós:

.- Enseña.

Te enseña todo lo que has vivido hasta ese momento. Los malos y buenos momentos. Lo que has hecho o no, por rutina, vagancia o miedo. Lo que creías que era imposible así como sensaciones únicas e inolvidables.

.- Aprendes a ver en qué has fallado.

No digo que te reboces en los fallos. Pero sí que aprendas de lo no realizado, de las caídas vividas y de la inanición sufrida. Porque en muchas ocasiones, ese adiós, es por “haber dado por supuesto”, que eso estaría ahí siempre.

Damos por supuesto que todo será para siempre, y la vida nos enseña que no es así. Que hasta nosotros tenemos una fecha de caducidad. Pero por no haber hecho las cosas como deberíamos haberlas hecho, por miedo, principalmente, el tiempo se ha agotado y es hora de decir adiós.

.- La vida es Hola, pero también Adios.

Somos seres humanos apegados que piensan que viviremos para siempre , con lo que tenemos y con las personas que nos rodean. Y la vida no es así. Todo lo que viene, se va. Nosotros también. La vida es cambio, es hola y también adiós. Pero aún creemos que seremos inmortales, que nada se irá de nosotros, porque ya que vienen, nunca se irán. Y las cosas tal como vienen, se van.

Aprendamos a vivir en el presente, a exprimir cada momento y a no dejarnos nada en el tintero. Porque no sabemos cuando será el adiós.

Son dos palabras que se encuentran tapadas detrás de nuestros labios. Escondidas no queriendo ser nunca llamadas a escena.

Un Te quiero, hacer descampar esta vida que vivimos llena de turbulencias. Así como un adiós, hace que salga el sol en un mundo tenebroso

Para mí son dos palabras, que muestran siempre el principio del comienzo de algo, mejor de lo vivido hasta la fecha

¿Cuántas veces has dicho te quiero hoy? ¿Por qué tienes miedo decir adiós a esa situación o persona?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla .Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡La formúla del éxito en el s.XXI!!

La mayor parte de nuestras opiniones son creadas por las palabras y las formulas, mucho más que por la razón” decía Gustavo Le Bon.

En el siglo XXI, seguimos pensando que el éxito se consigue de la misma manera que en siglos pasados. Pero algo peor aún, que las cosas no han cambiado.

Y vaya si han cambiado. Solamente sé que no sé qué va a pasarme mañana, como para determinar el futuro de aquí a 5 años, como nos hacen creer que pueden las personas, predicen ahora.

Y no hablo de futurólogos, sino de consultores o expertos, que tienen la desfachatez de promulgar cuales serán las tendencias en un futuro de los RRHH, management o en la moda.

Creen que determinan lo que será o no éxito en dichos campos profesionales.

Tanto el éxito, como el mundo del trabajo, las próximas innovaciones o el número de goles que meterá Messi en el próximo partido, NO SE PUEDE PREDECIR.

¿O alguien iba a predecir el éxito de Harry Potter a través de una formula?

Pero aún así vamos por la vida creyendo, en los poderes “mágicos” que tienen formulas descubiertas o “inventadas” tiempo atrás.

¿Qué han hecho su valor? SI

¿Qué en esos momentos tenían vigencia? También

¿Qué los tiempos cambian y con ello las formulas? Desde luego que si

En la actualidad se sigue con devoción esta fórmula:

(Conocimientos +Habilidad)* Actitud

Y el resultado se llama éxito

A lo largo del estudio para la creación de “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”, del siguiente libro, que saldrá este próximo Febrero y las más de 250 entrevistas realizadas, determiné que esa fórmula, ya no era vigente para los tiempos que estamos viviendo.

Por favor, no os tiréis de los pelos ni penséis que soy un hereje. Bueno hacer lo que queráis, es lo que pienso y ahora os digo porqué lo pienso así:

.-Primero no se habla de lo que pensamos cada uno que es el éxito. Nos impulsan a todos a seguir la a pies juntillas, ya que así alcanzaremos lo que la sociedad considera como éxito. ¿Y si no me apetece? ¿O es qué sólo hay un camino para encontrar el éxito? Y estoy hablando de caminos legales, mal pensados.

.- Si hablas a una persona que tiene que tener conocimientos para empezar a tener la posibilidad de tener éxito, su cerebro se va a centrar en lo que NO TIENE y NO en lo que tiene. El cerebro juega una mala pasada. Nos dice antes de empezar, que no tenemos los conocimientos necesarios, que no sabremos dominar una situación…

.- ¿Habilidad? Si ya le dices a una persona que sin conocimientos no hará nada y sin habilidad, que tire la toalla antes de empezar, no va al éxito, va camino a la depresión. Solo consigues una cierta habilidad cuando estás motivado. Y la motivación no te llega por el conferenciante del Amor o cantando canciones de los 80, sino sabiendo todos los días POR QUÉ TE LEVANTAS. Es el principio del comienzo, para adquirir una habilidad en algo. Una habilidad consciente, no hacer las cosas por hacer, por modas o para estar a la última.

.-Y no soy ni happy flower ni un pesimista. Pero ¿Cuántas veces hemos tirado la toalla a las 1 de cambio? ¿Cuántas veces ha cambiado nuestra actitud cuando no hemos conseguido para antes de ayer eso que nos prometían? ¿Cuántas veces ha cambiado nuestra actitud al no conseguir los éxitos que nos decía ese “gurú” que íbamos a conseguir en un tiempo record..?

Venga chuico, ahora dinos ¿cuál es tu fórmula del éxito?”, sé que estaréis pensando.

Es fácil: SER UNO MISMO. ¿Cómo os quedáis?

Ya sé que no es lo que esperabais, pero tranquilos, os voy a formular lo que es la fórmula del éxito en el siglo XXI, para mí y toda la gente entrevistada:

Se divide en 2 partes:

(Escucha-Miedo): Pasión.

.- En este mundo, NO ESCUCHAMOS A LOS DEMÁS Y MENOS NOS ESCUCHAMOS A NOSOTROS MISMOS. Soy un cansino, lo sé. Pero no lo hacemos. Tenemos miedo a escucharnos. Pensamos que serán “voces” en nuestra cabeza, que mejor no hacerles caso, no vaya a ser que nos echen del “rebaño llamado sociedad”.

Al revés, hazle caso. Te está hablando ese ser diminuto que tienes dentro de ti, que has ocultado detrás de rutinas, miedos y apariencias.

Escúchalo, es el principio del comienzo, del VERDADERO ÉXITO

.- En la formula anterior, me daba cuenta, que no había emociones por ningún lado. SI tú hacías esto, y tenías esto, conseguías esto. Como si no existieran. Y el miedo así como el amor, son las dos emociones que lideran el mundo. No esperes que te de la formula de no sentir miedo, porque no la tengo. Bueno si, hacerte una lobotomía, y me parece que no te apetece, verdad? Cuando te escuchas más, aceptas el miedo, que siempre estará ahí, el resto es lo que es tu pasión.

.- Pasión, talento, lo que te pone, eso que te hace los ojos chiribitas…como tú quieras llamarlo… Cuando sabemos cuál es el motor de nuestra vida, nuestra ilusión, nada ni nadie nos podrán detener.

Pero no sólo con pasión se alcanza TU ÉXITO, hace falta la 2 parte de la ecuación:

PASIÓN+INCERTIDUMBRE+ACCIÓN: DISRUPCIÓN

.- Al igual que el miedo, la INCERTIDUMBRE la vamos a tener durante todo el camino como compañera de viaje. La vida es cambio, queramos o no. Mañana no sabemos qué va a pasar, si nos dejará nuestra pareja, cómo se habrá levantado el jefe…O cuando saltará el conejo llamado oportunidad. Si vivimos en la rutina, en lo que hacen los demás, conseguiremos lo que los demás consiguen, MÁS DE LO MISMO. Y el éxito, no es eso, sino ser uno mismo, si no descubrir caminos inhóspitos…Hacerte amigo de la incertidumbre, porque es la única que te llevará a donde nadie ha llegado. La que te enseñará de que pasta estás hecho y descubrirá talentos, habilidades que tenías ocultas por miedos.

.- Sin acción, no hay resultados. Por mucho que te digas que tienes una pasión, por mucho que estés motivado, si no hay un paso adelante, esa energía se convertirá en desilusión, frustración y preguntándote qué hubiera pasado si… ¿Te acuerdas del Pasito a pasito, suave, suavecito…? Pues yo creo que tendría que ser el Karma de todo emprendedor de sueños en este siglo XXI. Déjate de por estar en modo acción, correr una maratón cuando aún no sabes ni correr, déjate de querer hacerle las pascuas a Zara cuando todavía no sabes ni qué tipo de tienda quieres poner.. Poco a poco, pasito a pasito, te darás cuenta, cuando menos lo esperes, todo el camino que habrás avanzado.

.- DISRUPCIÓN. Ese es el verdadero éxito en el  siglo XXI. No es disruptivo y exitoso hacer un congreso con una temática de los años 90, no es disruptivo hablar de lo mismo que hablan todo pero con un acento diferente, no es disruptivo ser un directivo de una gran empresa y hablar de revolución inteligente…. El verdadero éxito es buscar los fallos a lo que se ha venido haciendo, a lo que se ha venido viviendo, que se ha ido tomando como ley imperativa a seguir.

El éxito es ser uno mismo, detectar cosas que se pueden mejorar, es luchar todos los días contra ti mismo, y no contra la competencia…Es ser coherente con uno mismo y aceptar que te has podido confundir…Es seguir tus propias leyes y no las establecidas…Es decir la verdad a pesar de que todos te digan que tendrías que “mentir”…

Ese es el verdadero éxito del siglo XXI.

Continuará…

¿Estás preparado para el éxito de este siglo? ¿Qué ingredientes de la formula crees que te faltan? ¿Por qué?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

¡¡Rodéate de Gente No Experta!!

“Existen tantas opiniones como expertos” decía Franklin Roosevelt

¿Qué pasa si te dijera que aprendo más de personas sin ningún título, que de los grandes gurús?

¿Qué pasa si te dijera que me han hecho mejor persona, las personas sin ningún tipo de etiquetas o experiencia sobre mi vida profesional?

Hasta hace tiempo, creía a pies juntillas sobre la frase: “Rodéate de personas que sean mejor que tú”.

Respecto a esa frase, siempre nos han dicho, que debemos juntarnos con personas que han alcanzado esos sueños que nosotros anhelamos, que están viviendo la vida que nosotros queremos, que te enseñaran a llegar donde quieres.

Tienen razón, y lo digo en primera persona. Los 4 mentores que tengo, me han abierto los ojos en todo momento, viendo caminos que hasta la fecha, pensaba que eran imposibles para mí por mi desconfianza o “no talento”.

Estoy de acuerdo, tener gente que te sirva de GPS en tu caminar, es esencial.

Pero yo me preguntaba: ¿Y qué pasa con las demás personas? ¿Les damos de lado?

Antes de seguir, me gustaría hablar de la moda de los títulos académicos.

Está claro que para operar a una persona, es necesario un titulo/certificado, que diga que estás capacitado para operar a esa persona. Porque si no, pobre persona que está en la camilla esperando, aunque solamente fuera sacar una muela.

Pero tener un titulo, no significa que seas listo, dispuesto a ayudar a los demás, a inspirarlos, a que seas un ejemplo a seguir.

Pasaremos de inteligente (por haber sacado un titulo) a listos, si esos conocimientos, los aplicamos, vivimos la experiencia, aprendemos con constancia y persistencia, ayudamos a los demás, descubrimos…

Así que si quieres rodearte de personas que sean “mejores” que tú, perfecto, está muy bien el propósito, pero recuerda la diferencia, entre que sean inteligentes y listos.

Siempre rodéate de gente más lista que tú, NO INTELIGENTE.

¿Pero qué pasa con la gente que no tiene un título? ¿La desechamos de la sociedad? ¿No podemos aprender nada de ella?

Creo que las cosas más importantes de mi vida, pasada y presente, las he aprendido de gente sin ningún título ni etiqueta de “gurú”.

.- No están “infectados” por prejuicios.

No conocen nada sobre tu vida profesional. No saben quién es el mejor en tu campo profesional o cuanto puedes llegar a facturar en un mes.

Hablan contigo, por cómo eres con ellos, por cómo te comportas con ellos. Lo que ponga en tu tarjeta de visita, como que les importa muy poco o nada.

.- Hablan de corazón.

Hablan de corazón, a tumba abierta. No se mueven por “tonterías” de número de seguidores en la red, de si has acudido a tal o cual evento.

Saben que la vida es mucho más allá, de si puedo “pisarte la cabeza” para llegar antes que tú a esa meta, de si no te habla tal o cual persona o si te relacionas con Pepito Pérez.

.- Al hablar desde el corazón, hablan sin tapujos.

Siempre lo he dicho y cada día lo observo más, nos complicamos la vida nosotros mismos. Todo es mucho más fácil.

Te dicen lo que sienten en todo momento, a tumba abierta. Si te gusta bien o si no, también. Su esencia es que viven el presente.

Han pasado por muchas penurias, que ni nosotros seríamos capaces. Y nosotros con un resfriado nos estamos “muriendo”. Por eso saben que el presente es lo único que tienen, viviéndolo y exprimiéndolo

.- Seguro que son más listos que tú.

Al tener que “sacarse las castañas del fuego”, sin títulos que los respalden, el esfuerzo, el tesón, la constancia y la perseverancia, son valores que están en su vida.

Valores que son los que te llevan al éxito de verdad, no exclusivamente a través de un titulo.

Ese esfuerzo, les ha hecho ver, sentir y padecer cosas que para nosotros sería imposible, haciéndoles más listos que los demás.

Fuente de inspiración de constancia, aprendemos más de ellos, que si nos hablan desde el avión privado camino hacia las islas privadas que tiene el “gurú” de turno.

.- Te despojas de tus egos junto a ellos.

Aunque tendría que ser con todas las personas, con ellos la experiencia es mucho más intensa.

No hace falta que hables de tus títulos, de tus libros o con quién te has reunido. No hace falta nada más, que ser tú mismo, con tus miedos, vergüenzas, anhelos y sueños.

Te quieren a ti, no quieren al personaje que puedes ser.

Como podrás ver, podemos aprender mucho de esas personas, que pensamos que al “no tener un titulo”, ya no nos servirán para alcanzar, eso que tanto soñamos, como nos hacen creer.

Te podrán ayudar, pero te aseguro que tener personas como he descrito a tu lado, serán la palanca más importante para una vida, de valores, esfuerzo, constancia y humildad. Valores, que provocan un éxito desde el interior, no desde el exterior, como nos hacen creer.

¿Estás rodeado de gente así? ¿Por qué crees que no te ayudarán nada en tu vida?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde desde este enlace.

¡¡Un buen Networking es…!!

“El networking es preguntar y escuchar para averiguar en qué podemos aportar valor”

El otro día, revisando una red social, me encontré con una imagen, de una empresa, “súper cool” en la que decía, lo orgullosos que se sentían del día que habían tenido por haber “recaudado” más de 100 tarjetas de otras empresas.

Pues sí, es bueno que existan tantas empresas juntas en un solo lugar. Pero lo que sigue dando pena, es que nos creamos alguien por recolectar tarjetas, como hacíamos en el colegio con los cromos de la nueva Liga de futbol.

Nos dicen que el Networking es la herramienta más cool a la hora de entablar relaciones en el mundo empresarial. Y las tarjetas de presentación, a recolectarlas como los Pokemon Go.

Al vuelo y que no se nos escape ninguna, que no conseguiremos el título de “Máster en Networking Mundial”.

Ves desde fuera esos eventos y ves como la gente, va “contrarreloj”, intentando quitarse de encima las tarjetas que han llevado al mismo, tipo ninja echando sus estrellas puntiagudas. Para volver a la empresa, con una colección de nuevas tarjetas y comparar con sus compañeros, quien tiene cual o si tienen alguna repetida.

¿Cómo acaba todo esto?

Con la frustración de no conseguir lo que se propone de verdad, crear nuevas relaciones que den lugar a negocios o ideas.

Quienes hacen un Networking de verdad, son los niños.

No les hace falta ninguna tarjeta, ningún traje, ni esperar nada a cambio.

Son los mejores relaciones públicas que una empresa debería tener en su plantilla.

Pero como no se pueden contratarlos, vamos a aprender de ellos y os recomiendo para ello, también el libro de Cipri Quintas “El libro del Networking. 15 claves para relacionarte socialmente con éxito”.

Nunca he creído que una relación puede empezar a través de una tarjeta. Hasta la relación que tienes con el banco, empieza a través de una tarjeta. Y me imagino que amor no le tendrás.

Esas relaciones, empiezan esperando algo a cambio. El banco quiere que llenes la cuenta con dinero, si has dado tu tarjeta esperas que te den la suya, si le has dado a la chica una tarjeta proclamando tu amor, esperas que ella te responda con un beso u otras cosas mejoras.

Siempre que damos, esperemos que nos den algo a cambio. Porque si no lo hacen, creeremos que hemos fracasado.

Eso nos pasa por vivir en una sociedad Nesquick, en las que queremos las cosas al instante y no esperamos a que los grumos se disipen. Todo para antes de ayer.

¿Qué pasaría si diéramos sin esperar nada a cambio?

Que veríamos que haríamos felices a mucha gente. Que sentiríamos que valemos para algo, al poderlos ayudar y sobre todo nos iríamos a dormir, con la sensación que el día ha valido la pena.

En una sociedad en la que la frase: “Me debes una”, corre más rápido que el coche de Fernando Alonso, apuesto por erradicarla.

¿Por qué debemos llevar la lista de favores que hemos hecho nosotros a los demás? ¿No te has sentido feliz haciéndolo y la cara que han puesto tras haberlos ayudado?

Sé que gritaras al Karma, que te devuelva con intereses, todo lo que haces por los demás. Estate tranquilo, my friend, porque lo hará, pero si lo haces de corazón, te lo aseguro.

Debemos escuchar más de lo que hablamos.

Somos cotorras andantes. Lo reconozco, quien me conoce, sabe que me gusta hablar. Pero he aprendido a escuchar mucho más de lo que hablo.

Escuchar a los demás, te ayuda a conocerlo mucho más que si les echarás el rollo tipo “discurso Fidel Castro”.

Escuchando aprendes a descifrar sus verdaderas necesidades, sus sentimientos que poca gente conoce o que hasta él mismo, desconocía. ¿Y cómo empresa, no te gustaría satisfacer las VERDADERAS NECESIDADES de tu cliente y no las que crees TÚ que tiene?

Te aseguro que tendrás mucho más éxito callado y escuchando, que no hablando y obviando cosas.

¿Os cuento un secreto? Me encanta dar sorpresas. Todo aquello que este en mi mano para hacer feliz a una persona, si yo puedo, lo haré.

Soy así

Y eso tienes que hacer con los integrantes de tu agenda.

Si sabes que a una persona le gustaría conocer otra persona que tú conoces, ¿Por qué no lo haces? ¿Por miedo a perder el poder sobre tu agenda? Hasta alguna vez, he conseguido unir a algún amigo con una amiga, gracias a que pensé que estaría bien se conocieran o de verdad querían conocerse.

Venimos al mundo a crear, a crear cosas mejores de lo que están. Y por miedos, a que invadan nuestra agenda, a que ya pasen de nosotros por haberles dado un contacto,..Sabiendo que podría producirse algo “interesante” para todos, no damos el paso, por miedo a perder.

Cuando en realidad, tendríamos que estar enfocados a ganar, no sólo tú, sino TODOS.

Así que deja el EGO a un ladito, y si puedes ayudar a dos amigos tuyos que no se conocen, sintiendo que si lo hicieran podrían ocurrir cosas interesantes, da el paso y hazlo.

¿Qué podrían dejarte de lado? Si

¿Qué solamente te podrían haber querido para les dieras ese contacto? DESDE LUEGO

¿Y qué hacemos? Nos lamentamos y ¿cerramos puertas a todas las demás personas? Pues NO. Mandas a tomar aire por el manzanares a esa persona pero sigue siendo tú, pero con precauciones desde ese momento.

Si queremos claridad y sinceridad en los demás, empecemos por nosotros mismos, por favor.

Hace unos días me asombraba de cómo había aumentado mi agenda durante todo este tiempo. Me alegraba poder tener contacto con gente que hacía tiempo consideraba “maestros” para mí.

Pero me di cuenta, que por mucho que puedas mantener contacto con gente de otras ciudades, países, que pensabas inalcanzables para ti, la mejor conexión que puedes tener con una persona, donde se generan las relaciones, se fructifican es en el 1.0

Déjate de emails de publicidad, de invitaciones a eventos que sabes que la otra persona no va a poder acudir e invítala a una café de verdad, SIN NINGUNA PRETENSIÓN ESCONDIDA y conoce DE VERDAD a esa persona.

Te aseguro que la vida te sorprenderá y surgirán más ideas, proyectos que si lo hubieras planificado.

Y siempre , da las GRACIAS. Una palabra que hemos soterrado en nuestro vocabulario por el egoísmo de alcanzar a toda costa el éxito que creemos que nos merecemos.

Un GRACIAS te lleva más rápido a esa cima que un “¿No sabes quién soy yo?

Deja de comerte los cascos pensando cómo quieres que sea tu tarjeta de rompedora en el próximo evento de Networking, y que sean tus ojos tu verdadera tarjeta de presentación.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” desde este enlace.

 

¿Cómo tratar un tema peliagudo?

La neutralidad acaba siendo el refugio de los tibios”.

Es una de las frases que acabo de leer y que me viene como anillo al dedo, para el tema del que me apetece hoy escribir.

LOS TEMAS PELIAGUDOS Y LA SOCIEDAD.

Vivimos unos momentos cruciales. Y son en estas situaciones, en los que tanto las personas como las empresas, nos demuestran de que palo están hechas, DE VERDAD.

En estas situaciones, hay dos factores claves, que para mí, determinan todo:

.- LA COHERENCIA

.- EL RESPETO.

La coherencia es una de las palabras, que caracterizan a las personas que dejan una huella de verdad en los demás.

Podrás estar de acuerdo o no en su forma de actuar, en cómo dice las cosas, en cómo te responde algunas veces, en cómo da las conferencias o cómo explica una situación…Podrás estar de acuerdo o no, pero lo “quieres”, porque es tal cual, sin ataduras, sin tapujos, a pecho descubierto.

¿O es que no conoces a nadie, que los demás, no tragan por su forma de ser, pero tú le conoces, y le quieres por eso, por su coherencia?

Seguro que sí.

Es bueno promulgar la coherencia, pero como he dicho, es en estos momentos, donde se ve, si es una coherencia de “vende humos” o de verdad.

¿Por qué?

En un mundo, donde importa más el número de seguidores que lo que expone, donde importa más el número de Likes que tienes respecto a tu competencia, que lo que quieres decir, la coherencia es algo que se está perdiendo a toda velocidad.

Os cuento dos casos:

Recientemente un “gurú” que promulga el amor hacia uno mismo, ponía en sus redes una foto en la que mostraba su apoyo a una situación política. Qué casualidad, que pasados pocos minutos, dicha foto, fue retirada.

¿Por qué? Si tú tienes unas ideas, ¿Por qué tienes que borrarlas? ¿No sería que tienes miedo a que algunos seguidores se marchen de tu lado? ¿No será que no quieres que tu “Marca” se vea manchada?

Hay una frase que dice: “O todos o ninguno”.

O exponemos todo en nuestras redes sociales o solo ponemos temas profesionales. Pero no juguemos al “meto la puntita”, y a ver qué pasa. O te haces un perfil profesional y otro personal, pero luego no te quejes de las posibles consecuencias.

Recuerda: O jugamos o no jugamos. Pero como bien decía la frase del principio la neutralidad acaba siendo refugio de tibios, aunque yo mejor la cambiaría, por refugio de Borregos.

En un mundo, donde se promulga tu Marca, para distinguirte ante los demás. ¿Por qué no mostramos lo que somos sin ningún tipo de miedos?

POR MIEDO A QUE SE NOS VAYAN DE NUESTRO LADO.

Si para ti, tu marca, está integrada también por lo que piensas, sientes y crees sobre determinados problemas sociales y personales, tienes que apostar todo al mismo número. No me vale “jugar con la filosofía” para transmitir tus ideas o “meter la puntita” para luego retirarla, porque te has dado cuenta de las posibles consecuencias.

Porque luego nos “lamentamos” de lo que ha podido ocurrir. Al igual que hay personas que puedan pensar igual que tú, hay otras que estén en el lado opuesto. Y como hablábamos en anteriores post, es su verdad contra la tuya, y para ellos, la inspiración que tenían contigo, lo que les hacías ser y sentirse, ha desaparecido, dejando de seguirte, dejando de comprar tus productos.

Y no valen campañas de “no sabía lo que estaba haciendo, perdón”. En este mundo, la gente no es tonta y menos les hagas sentirse tontas.

Si empiezas a pedir disculpas, por algo que has hecho, ya somos bastante mayores. No juguemos a dos bandas, o recuerda que toda acción tiene su reacción. Te guste o no.

Se coherente con tus IDEAS, y con tus ACTOS.

Optando por mostrar tus pensamientos personales o políticos, tienes que ante todo respetar a todas las personas que no piensen igual que tú. Porque por mucho que inspires a muchas personas, en eso están de acuerdo contigo, pero en otras ideas, seguramente no.

Tienes que aceptar lo que digan de ti, sus opiniones, acciones (siempre con respeto), tienes que aceptarlo, así como ellos tienen que aceptar que tu forma de pensar sea diferente a la suya, desde luego.

Porque durante estos días, he visto varias acciones, que tras mostrar sus ideas y ver la reacción de la gente, mostraban su lado “no tan ideal” rebatiendo y llegando a insultar a quienes eran sus clientes y seguidores hacia segundos.

Es en momentos críticos de la vida, cuando mostramos nuestra verdadera patita. Pero eso sí, luego no te quejes de las consecuencias.

Así que si tienes, recuerda:

.- Si tienes una marca profesional, y quieres hablar de temas que pueden generar controversia. Adelante, pero con todas las consecuencias.

.- Si se entra, se habla sin tapujos. No utilices “medias tintas”. Es lo que opinas, es lo que sientes, pues adelante. Pero déjate de medias tintas, que la gente no es tonta.

.- Respeta, porque esas personas antes que publicaras eso, eran tus seguidores, compraban tus libros, iban a tus conferencias…Eran los que te hacían ganar dinero, así que respeta.

.- Y tanto como con amigos, como en redes, si quieres hablar sin tapujos de lo que te dé la gana y no “fastidiar” tu marca, hazte un perfil personal y desfógate lo que te dé la gana. Allí solamente te leerán los que tú quieras y no afectará a tu marca.

¿O es que no sabemos con quién debemos hablar de unos temas y con quien de otros en relación a nuestros amigos?

Antes de lamentarte, mira a ver qué públicas, qué dices, porque las consecuencias se pagan. Y si vas a tumba abierta, se consecuente si tienes alguna que otra “perdida”.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” desde este enlace.

 

¿Verdad o Manipulación?, ¡¡Qué dilema!!

Con una hábil manipulación de la prensa, pueden hacer que la víctima parezca un criminal, y el criminal, la víctima” decía Malcom X.

Llevo tiempo haciéndome una pregunta:

¿Qué es la verdad? ¿Existe la verdad absoluta?

Ya no solo en estos momentos, sino siempre hemos podemos oír frases así:

Toda la verdad te estoy contando…Créeme es toda la verdad…Los demás te están mintiendo, yo sólo te cuento la verdad…Prefiero que me cuentes toda la verdad, antes de enterarme yo por otros lados…”

¿Pero qué es la verdad?

Según la R.A.E dice que es una “Expresión clara, sin rebozo ni lisonja, con que a alguien se le corrige o reprende…Conformidad de lo que se dice con lo que se siente o se piensa..”

Por lo que estamos viendo, en función a las diferentes definiciones que tiene, podemos decir que la verdad:

.- Es algo incontestable

.- Que no cabe ninguna duda respecto a su definición

.- La utilizamos como reprimenda a los demás y como muestra de nuestra inteligencia o poder.

.- Creemos firmemente en ella. Es la transformación de nuestros pensamientos en sonidos.

Antes de decir nada, ya estamos pensando, que vamos a promulgar, NUESTRA VERDAD.

Una verdad que está formada por experiencias anteriores, por comentarios y recomendaciones recibidas por la gente que nos ha rodeado, por lo que hemos visto, por lo que hemos creído ver, entender y sentir…

Nuestra verdad está fundamentada en muchas cosas, pero sobre todo es algo que creemos que es absoluto. ¡¡NO HAY NADA MÁS ALLÁ DE NUESTRA VERDAD!!.

Absoluto porque mientras tanto nos “ha ido bien” y no queremos saber nada que nos pudiera “derrumbar” nuestra creencia, no vaya a ser que no veamos el mundo como creíamos que era hasta ahora.

Y cuando encontramos a una persona, que no nos hace caso, que no cree en lo mismo que creemos nosotros, y que nos da “razones” que están en contra de nuestra verdad, nos defendemos atacando.

No somos nosotros, más bien es nuestro ego, que no quiere sentirse herido a través de escuchar cosas que en el fondo, sabe que podrían ser también verdad.

Es una muestra de nuestra “no apertura de mente”

Así que cuando mantengas una conversación acalorada con otra persona, sobre verdades. No te sulfures cuando veas que te diga que no “quiero oír más”….Más bien tienes que sonreír, porque es su ego quien te está pidiendo una “tregua” y te dice eso porque en el fondo, no quiere reconocer que quizá tú también puedas llevar razón.

Así que ya sabes para lo próxima vez. Sonríe si te encuentras en una situación así.

Una cosa me queda clara, queramos o no: NO EXISTE UNA SOLA VERDAD. Existe tantas verdades como personas hay en este planeta.

¿A qué pica?

Pica bastante. Lo sé.

Aunque no te lo creas, no eres el ombligo del mundo. Hay mas millones de personas que como tú, están viviendo en este mundo.

Que han tenido experiencias, que han aprendido cosas, que han observado cosas,… y que tienen su verdad respecto a cualquier tema.

Y eso, tengan razón o no, TIENES QUE ACEPTARLO. No hay una sola verdad, hay millones de ellas.

Pero en un mundo, donde se caracteriza por la falta de confianza en uno mismo y en el que prima el poder, el liderazgo, hay que hacer algo, para “oprimir” la verdad de las demás personas.

Y de ahí nace la MANIPULACIÓN.

Porque manipular es: “Intervenir con medios hábiles y a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información… con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares”.

En definitiva, como no nos pueden “dominar” a través de su verdad, nos intentan dominar a través de la manipulación de la información que se tiene o creen que nosotros no podemos tener, para llevarnos a su terreno.

Para mí ya no estamos hablando de ninguna verdad, sino estamos hablando de hacer lo que sea, para dominar a nuestro contrincante, PORQUE NOSOTROS, NO TENEMOS RECURSOS PARA HACERLE VER NUESTRA VERDAD, DE NINGUNA MANERA, QUE NO SEA DISTORSIONANDO LA VERDAD.

Quien manipula:

.- No quiere que sepas toda la verdad, con sus pros y sus contras

.-No quiere que te puedas ir de su lado, te quiere dominar, te quiere para él solo,

.-No quiere que lo veas como realmente es. Te ofrece un mundo ideal acorde a tus necesidades.

.- No quiere que veas otras posibles verdades. Quiere que estés aleccionada por su doctrina, que satisfagas sus deseos, oprimiendo tu personalidad en todo momento.

TODO PORQUE NO CONFIA EN SU VERDAD. PORQUE SABE QUE ESTÁ NO TIENE LA RAZÓN ABSOLUTA, POR ESO MIENTE.

Cuando te muestras sin pelos ni máscaras, no necesitas ninguna estrategia para te sigan. Tu propia esencia, seguro que inspira mucho más que como lo estabas haciendo hasta ahora.

Se manipula, o no se dice toda la verdad, porque somos seres de mente estrecha.

Como muchas veces he dicho, tras la formación en Universidad y el correspondiente Máster (quien pueda), pensamos que ya sabemos todo lo que teníamos que saber, para navegar por la vida.

Y estamos muy confundidos.

Hay vida más allá de ese curso, hay vida más allá del mismo lugar a donde vas a veranear, hay vida más allá de los amigos con los que siempre has estado y te da miedo perder… Siempre hay mucha más vida más allá de las 4 paredes que siempre ves. Y que te da miedo perder, porque piensas que no sabrás que hacer sin ellas.

En un mundo hiperconectado, queramos o no estamos rodeados de cambios, innovación, de herramientas que pueden mejorar nuestra vida… Pero nuestra curiosidad esta “cortada” por el miedo al que nos podamos encontrar, a darnos cuenta que hemos perdido el tiempo con nuestra vida, o dudemos de nuestro posible éxito.

Así que por favor, haz lo que quieras, con tu vida, pero antes déjame decirte algo:

.- Hay tantas verdades como personas en el mundo. RESPETA como te gustaría que RESPETARAN TUS IDEAS.

.- Estás hecho de creencias, de verdades. Pero no son Absolutas. Como no es absolutamente cierto que todos los partidos, vaya a ganar tu equipo. Las cosas cambian, quieras o no. ACEPTALO.

.- No quieras Manipular. Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.

.- Ir por la vida a tumba abierta, disfrutando de todo lo que te ofrece, de las rarezas que encontrarás, te hará ser mejor persona y profesional.

.- Si quieres avanzar en cualquier aspecto de tu vida, solo empieza a producirse RECONOCIENDO QUE QUIZÁ ESTÉS EQUIVOCADO Y ES HORA DE DEJAR ATRÁS TUS VERDADES. Si no mientras, solo estarás como los perros intentando morderse la cola, en bucle.

¿Qué es para ti la verdad? ¿Y la manipulación? ¿Por qué has manipulado alguna vez?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¿Malgastamos la vida tomando decisiones?

Nunca bases tus decisiones de vida, en los consejos de personas que no tienen que lidiar con los resultados

Nos pasamos el día tomando decisiones y la mayoría de ellas, acaban siempre frustrándonos.

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, estamos decidiendo.

¿A dónde vamos hoy…? ¿Llamaremos a Paula para ir a cenar…? ¿Tendré que dejar de mandarles emails a la consultora para ver si han mirado mi CV…?

Pero ahora viene mi época “favorita” del año, en relación a las decisiones:

¿Cómo tomar la decisión de reinventarte? ¿Hacia dónde quieres dirigir tu carrera profesional? ¿Cómo tomar la decisión de irte de tu trabajo? ¿Cómo divorciarte de tu jefe? ¿Tomaste la decisión de crear tu marca personal…?

Más y más decisiones. Que en vez de orientar a las personas, las están agobiando, frustrando y lo peor de todo, inmovilizando. En vez de provocar que se pongan en modo acción.

TODO PORQUE NUESTRO CEREBRO GENERA EXPECTATIVAS, DESMESURADAS, QUE LUEGO NO PODEMOS CUMPLIR O SON SITUACIONES IRREALES QUE NOS PROVOCAN MIEDO.

Llega el final del verano y ahora todo el mundo se pone a decidir como si fuera el 1 de Enero.

Nuevos retos, quiero dejar de comer tanta comida, quiero ir al gimnasio, quiero empezar a escribir….Muchos anhelos que a final de año, se volverán a repetir, pensando que son retos nuevos..

En definitiva, decidiendo somos como los hámsteres en la rueda de sus jaulas. No paramos pensando que aún así vamos a llegar a algún lado.

Siendo la frustración y el miedo lo único que vivimos.

Hace unos días me comentaba una amiga, que le habían puesto un nuevo jefe. Se quejaba que no conocía muchas herramientas que ella utilizaba, que era más joven que él, que su empresa no le daba las gracias por los momentos durante un proceso crítico de la misma….

Más y más quejas, que me llevaron a lanzarle una pregunta:

Si tanto te quejas, toma la decisión de que no te vuelva a ocurrir, empezando a luchar por lo que de verdad sientes que te mereces, ¿Quieres te ayude?

Su rostro se quedó rígido.

Es que si es un puesto mayor, tendré más responsabilidad…Si es un puesto mayor tendré que salir a otras horas… Si es un puesto mayor no sé si sabré hacerme a él…Si es un puesto mayor los compañeros no me mirarán igual…

Moraleja: Quiero algo mejor, me lo merezco, pero Virgencita que me quede como estoy.

Más y más “es que”, “tendría que “ y miedos que hacen que su talento, sus ilusiones, su éxito se vaya por otro camino, todo por miedo y amor a su “zona de confort”.

Creemos que estamos invirtiendo en nosotros, tomando esas decisiones que nos dicen los demás que debemos tomar o nos “recomiendan”, cuando en realidad estamos despilfarran la vida, en rutinas, miedos y creencias falsas.

Seguimos creyendo que el éxito es tener más de lo que tenemos hasta ahora, pero que los demás “no nos echen del rebaño” por haberlo conseguido. Mejor que nos suban a líderes de la manada.

Y si, esas decisiones que estás tomando o vas a tomar, TE PUEDEN llevar a ese éxito, que hasta ahora esta normalizado en la sociedad.

Pero nos hacen estar bajo la espada de Damocles de las expectativas y no del propósito.

Si tomo esta decisión, podré conseguir esto…Y si lo consigo, mi chica estará contento conmigo..Y si está contento conmigo, tendremos paz en casa y conseguiré lo que yo quiero…”

Más y más expectativas. Más y más miedos a no llegar a lo que los demás “esperan” de nosotros..

Más y más talento oculto que no se destapa por el qué dirán, por no tomar las decisiones que NOSOTROS queremos tomar y no las que nos dicen que debemos tomar.

Vivimos en función de creencias y hábitos impuestas por los demás.

Tienes que tomar la decisión de perder peso, tienes que tomar la decisión de buscar trabajo, tienes que tomar la decisión de tener pareja…tienes que tomar la decisión después del trabajo tener hijos…Tienes que tomar la decisión de comprarte una cosa….”

¿Y si realmente yo no quiero todo eso? ¿QUÉ HAGO?

Te recomendarán por activa y por pasiva, que lo hagas. Y hasta que no lo hagas, no piensan parar. Todo porque tú también tienes que ser como los demás.

Pero tú sabes que no como los demás, eres tú y como tú no hay dos.

Hace unos días me preguntaban si me sentía satisfecho de haber tomado la decisión, a pesar del rechazo de muchas personas, de ser yo mismo, de escribir, de hablar en público y crear mi propia empresa .

Claro y rotundo contesté.

“A día de hoy siento que no estoy despilfarrando mi vida, como lo hacía antes”.

Tomaba decisiones para “satisfacer” el estereotipo que los demás esperaban de mi. Tenía amistades para no ser el raro que no saliera un sábado por la noche a cierta edad o hacia cosas de “gente normal”.

Cosas que ahora ni por “todo el oro del mundo” hago, si yo no quiero de verdad.

Así que si quieres pasar de despilfarrar tu vida a invertir en ella:

.- Transformar los “debería”, “es que”, “miedos” y demás ilusiones por los “QUIERO HACER ESTO…”.

.- Es tu vida. Has venido a disfrutarla, a vivirla, a exprimirla. No a hacer lo que los demás esperan que “debieras” hacer.

.- Que no te den las respuestas antes de pronunciar las preguntas. Estarán siendo uno más y sabes que no lo eres.

.- No irás hacia el verdadero éxito si no eres tú quien dirige la nave del misterio.

.- Que nunca te hagas la pregunta: ¿Qué hubiera pasado si…?

Por favor, no malgastes tu vida en decisiones que no te llevaran a donde sabes que quieres llegar de verdad.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.