“Hago lo que puedo” Respuesta Incorrecta.

“Hace más quien quiere que quien puede..”  Siempre me decía mi madre.

hago lo que puedoHace unos días, tuve una comida por trabajo.

Tenía que ser un servicio rápido porque tenía que coger un tren, en un breve espacio de tiempo. Se lo comentamos a la maître y nos respondió:” Haremos lo que podamos”.

¿Cómo que haremos lo que podamos? ¿Qué pasa si hubiera respondido: “Lo haremos”?

A mí me causó un miedo a no coger el tren… Pero lo conseguí.

Esto me hizo pensar, en cómo nos escudamos en el “Hago lo que puedo” cuando nos piden algo.

Hago lo que puedo…no me metas prisas… Hago lo que puedo…pero si te lo pedí hace ya 3 semanas… Hago lo que puedo… con lo que tengo, así que no me exijas más… Hago lo que puedo…deja de tocarme las narices…”

Por mucho que nos lo creamos y, en algún momento, esas circunstancias, nos impidan hacer lo que nos impiden… En el 90% de los casos, son puras EXCUSAS porque no nos gusta que nos “rompan” nuestras rutinas.

Si tus estándares, es llegar al nivel “Lo mejor que puedo”… NO ESTÁS HACIENDO LO QUE DE VERDAD, TENDRÍAS QUE ESTAR HACIENDO.

¡¡ESTAS RINDIENDO A UN NIVEL MÁS BAJO DEL QUE TÚ PUEDES!!

Si haces lo que puedes con lo que crees que tienes, no estás haciendo las cosas en modo Excelente… Si haces lo que puedes, no estás dando todo el talento que tienes dentro de ti… Si haces lo que puedes, en tu relación de pareja… te aseguro que no tendrá un futuro muy largo..

Hay que hacer lo que es necesario y más, y no lo que creemos que podemos.

¡¡DEJEMOS DE SER UNOS VAGOS MIEDOSOS!!

Vagos, porque no nos esforzamos en dar ese 1% que nos podría diferenciar del trabajo que realizan los demás. Ese plus, nos hace diferentes, que es así como nos sentimos, y destacaríamos de entre la masa…pero por miedo no lo damos..

Pero nos dejamos llevar por la rutina, por saber que si hacemos ese “poco” están todos contentos, que cuando nos piden un “Poco más” ya ponemos el grito en el cielo.

¿Quién es esta persona para “obligarme” a hacer más de lo que siempre he hecho?” Es lo que nos viene a la mente cuando nos proponen que metamos 1 marcha más o nos esforcemos “un poquito más” de lo que lo solíamos hacer…

En vez de dar lo mejor de nosotros ante un reto que nos han puesto, lo que hacemos es PONER MALA CARA y hacer las cosas a regañadientes… Como los niños pequeños.

Y tenemos MIEDO, porque ante un reto, en el que nos ponemos a prueba nuestras habilidades, talentos o actitudes, lo que hacemos es como cuando suena el despertador por la mañana…” Déjame en paz que quiero seguir durmiendo”.

Ante un reto, para dar lo mejor de nosotros, respondemos con miedo y no dando un paso adelante.

Y aunque lo demos, no conseguiremos los resultados, si lo hubiéramos aceptado con otra actitud más positiva.

NOS HEMOS ACOMODADO, NOS HEMOS DORMIDO EN LOS LAURELES.

Pensamos que tenemos a nuestra pareja al lado, y ya no hacemos más que lo “necesario” para tenerla contenta… Como creemos que no nos despedirán, ya hacemos “lo que podemos” en el trabajo, como nuestros amigos “siempre van a estar ahí”, no rompemos rutinas, hacemos cosas diferentes…

Como todo que queremos va a estar ahí… ¿Para qué molestarnos?

¡¡ERROR!!

Quizá por tu dejadez, SEGURAMENTE QUE SI, se acabará yendo, o despidiéndote o tengas que cambiar de amigos…

Todas las mañanas nos levantamos y sabemos que tenemos que hacer.. Una lista enorme de cosas…y de ahí no nos salimos.

¿Tienes una lista de cosas que no deberías hacer? Me parece que no.

Mejor que me lo den todo hecho, conseguir unos resultados que no nos supongan esfuerzo y volvamos a la cama sin quebraderos de cabeza..¿Para qué pensar en lo que no debo hacer? Eso es mucho esfuerzo, así que mejor pasamos de ello.

¿Y si en esa lista pusieras, que no debes dormirte en los laureles, que no debes irte de esa persona sin haberte esforzado todo por y para ella, que no debes seguir el libro de instrucciones y si el de tus pasiones?

¿Qué diferencia el día de la noche? ¿Qué diferencia el éxito de la mediocridad?

Seguir lo establecido en el manual, o hacer más de lo que dice el mismo.

da lo máximo de tiTú sabes que te has dejado llevar por la rutina, estás cansado de lo mismo y quieres un cambio. Pues como bien decía Gandhi: “ Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo..” Y yo añadiría, “y no esperes que los demás lo hagan por ti...” porque entonces nunca llegará.

Rompe con la pereza, manda a tomar aire al miedo y SIEMPRE da lo mejor de ti. Todos los días, se puede hacer algo más de lo que hiciste ayer, siempre puedes hacerlo de manera diferente..

Basta ya de seguir estándares para no salirnos de lo establecido y luego cuando Rafael Nadal o cualquier deportista, se lesiona o no da todo de sí, como nos tenía acostumbrados, le criticamos o echamos “pestes” de él.

Antes de hacerlo, mírate tú al espejo y dime si das más de lo que haces o esperan de ti. Si lo haces, te aseguro que no criticarás a esas personas, porque sabes que siempre han dado más de lo que hubiera hecho una persona normal, llegando a donde llegaron. Si sabes que podrías dar más, seguro que ya no los criticarás.

Así que recuerda:

.- No me vale lo de “Hago lo que puedo”. Puedes hacer más y lo sabes. Lo que pasa es que es mejor dejarte llevar, que no esforzarte.

.- Hacer solo lo establecido, sin innovación constante, ganas de superarte, provocar disrupciones constantes… hace que seas uno más, y tú sabes que no eres uno más.

.- Si te dicen que puedes hacerlo mejor, es que confían en ti. Saben que puedes hacerlo. Así que hazlo. Y no “maldigas” la persona de quien te lo ha dicho, sino dale las gracias, porque te ha sacado de tu conformismo.

.- Los que hacen más de lo que “se establece” que se podría hacer, son los que se distinguen, los que triunfan.

¿Haces más de lo que puedes? ¿Qué satisfacción te produce tener esa filosofía? ¿Sabes que podrías hacer más pero te has dormido en los laureles? ¿Por qué?

Anuncios

Destino: Excelencia.

Preocúpate por la calidad, mucha gente no esta preparada para un entorno donde la excelencia es lo que se espera” decía Steve Jobs.

ExcelenciaSiempre pasa lo mismo.
Y siempre aunque, nos lamentamos, acabamos haciéndolo.

Nos susurra en un segundo, una idea brillante, que nos cambia la cara. “Quiero apuntarme al gimnasio, quiero cambiar de puesto de trabajo, quiero crear un blog, quiero pedirle salir a esa chica que tanto me gusta, quiero crear…”

Nos suele pasar en un momento de lucidez, en muchas ocasiones creada por “bebidas espirituosas” entre amigos o en el día favorito de esta situación, el 1 de Enero.

 Pero, ¿Por qué no estamos acostumbrados a conseguir lo que pensamos?

 Porque tenemos entre hombros una cosa llamada cerebro, que no sabemos utilizar. De verdad, sería mejor a veces, y en algunos, que se lo comieran, que lo siguieran teniendo arriba, porque para que lo usan, pues…
Así que por favor, tomemos una decisión de antemano, o nos COMEMOS nuestro cerebro o empezamos a USARLO si de verdad queremos que nuestra vida cambie.

 Perfecto, decidimos que empezamos a USARLO. Y ya empezamos con los inconvenientes… “Es que no tengo tiempo para pensar en algo imposible, es que mi vida sería romperla por 2 y no esta el mundo para eso… Es que…”
No estamos dejando que entren nuevas ideas, nuevas situaciones en nuestra vida, a pesar que sea lo que estamos deseando.. Lo deseamos más que ese Scaletrix un día de Reyes en Navidad.

 Si de verdad te importa algo en la vida, priorizaras toda la energía en su consecución, dejando al lado, lo que realmente hasta entonces no te había dado más que quebraderos de cabeza.
Te miras al espejo, y te das cuenta, que hasta entonces, tu vida había sido un puro teatro, como dice la canción. Sabes que no eres un farsante, pero te has estado mintiendo durante mucho tiempo. Delante de esa persona que el espejo refleja, dices: “HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO MAJO, QUE TE DEN”.

 Sabes que te costará, que en esta situación no hay atajos. Aunque es lo que desearías firmar antes de empezar, que te dieran el atajo, para alcanzar ese sueño enorme que ha entrado en tu vida, lo antes posible, sin sufrimientos.
El proceso será como los entrenamientos de Rocky Balboa para sus combates. Ponte su canción de fondo, y mientras tanto, nútrete de libros, conferencias, videos, come con personas que han conseguido lo mismo que tú, vive en soledad tus pensamientos, sueña como sería llegar a la cima que anhelas, estudia a tus competidores…..

 VIVE , POR Y PARA TU SUEÑO. Es la única forma de conseguirlo, es el único atajo que debes coger.
Con este paso adelante, estas cambiando tu realidad. Ya nada será lo mismo. ¿O crees que pidiéndole a tus padres te consigan tu sueño es lo mismo que haciéndolo tú? Me parece que No.
NO estoy diciendo que tengamos que renegar, hacernos una lobotomía y olvidarnos de nuestro pasado. Lo tenemos que aceptar.
Aceptándolo vemos que no queremos que se repita. Observamos porque hacíamos lo que hacíamos y diciéndole SI a nuestro pasado, le damos gracias por habernos llevado a esta encrucijada que está transformándote.

 Al ir por el camino emprendido, enfocado en lo que quieres, te estás dando cuenta de cosas que tenías a tu alrededor y pasabas de ellas.
El estar enfocado en algo, te hace ver, cosas de la vida, que te pueden ayudar en tu caminar más que cualquier otra cosa que pensabas anteriormente. Te das cuenta que el vecino tuyo que no te hablabas con él , se dedica a lo que tú quieres conseguir, una amiga de hace años, sin saberlo tiene un libro que te podría ayudar..
Cuando estas enfocado en eso que te pone los pelos de punta, la vida, te da cosas inesperadas y necesarias.

 Es un camino duro, y aunque quieras, tendrás que hacerlo con el menor equipaje posible.
¿Familia? En muchas ocasiones, fuera. Porque si en vez de alentarte, te oprimen, mejor que no vayan contigo. ¿Amigos? Si son amigos quejosos y miedosos, déjatelos en casa. ¿Dudas? Llévatelas contigo, para cuando aparezcan , les das las gracias, diciéndoles que si están es porque te están señalando que vas por el buen camino.

 Es un viaje con 2 destinos, hacia tu interior, conociéndote, superando barreras y obstáculos, y hacia el exterior, llegando a eso que te pone una sonrisa de oreja a oreja imposible de quitártelo.

 Conseguirás hasta llegar , muchos pequeños éxitos, como también muchas pequeñas derrotas, que te harán dudar. Pero hay derrotas que tienen más dignidad que una victoria. Porque sobre todo, las habrás tenido intentando conseguir tu sueño, no lamentándote de la vida que tienes tan rutinaria.
Necesitaras un bastón para este camino hacia la excelencia. Se llama vocabulario. Es tu mejor arma y la más “barata”. Te caerás, lloraras, te reirás, dudaras, de todo, así es un camino hacia tu BIG DREAM, pero es en los momentos “duros”, los que determinaran tu éxito o tu no éxito.

 ExcelenciaHablarte a ti mismo bien, es borrar de tu cerebro cosas como, nada de “soy pava”, nada de “soy tonto”, nada de “imposible” , nada de “tengo miedo”, nada de “ no podre” y en ese momento , los obstáculos que tengas delante de ti, los verás como una prueba de fe, de que vas en serio hacia tu meta, y no de “farol”, como hasta ahora ibas.
En el camino, aunque creas que no vas acompañado de nadie, si lo estás. De alguien que nadie se separara de ti, de ese niño que ilusionaba conseguir cosas increíbles, que creía que podría ser lo que él se propusiera, y hablándole bien, hablándote bien, aumentaran tus fuerzas, sobre todo en los momentos de debilidad.

 El viaje al centro de tu excelencia, es un viaje que te pone los pelos de punta. Es un viaje que te hace vibrar, antes de empezarlo, durante, al terminarlo y al recordarlo. Siempre. Siempre tiene que hacerte vibrar en cada momento, porque si no, a la primera de cambio, lo mandarás a la mierda.
¿O me quieres decir porque el 1 de enero crees que te hace vibrar el ir al gimnasio o cambiar de vida, y el 3 de enero ya has desechado esa idea?
PORQUE NO TE PONE CACHONDO, TAL CUAL.
No te hace vibrar, sin vibraciones, no conseguirás la excelencia. Es así de duro, pero así de real.

 No conseguimos lo que no nos hace vibrar, no somos quienes debemos ser, porque no vibramos con esa idea..
Sin vibraciones, sin pelos de punta, sin estar cachondo pensando en eso, jamás lo conseguiremos, y seguiremos el camino de la mediocridad, no de la excelencia, que es lo que hemos venido.

Pero sé que me estarás pensando: ” Mira David, por mucho que yo he querido, me ha sido imposible conseguirlo”.  Sé que estarás frustrado, con miedo a volverlo a intentar y reacio a este artículo. Pero aún así, te digo que has conseguido ya tu excelencia. Has hecho mucho más de lo que habías hecho antes, que era quejarte, lamentarte , darte excusas por la vida que tenías de mediocridad. No lo conseguiste, si, jode, también lo sé. Pero mira atrás y date cuenta de todo lo que has conseguido, las cosas imposibles que hiciste y hasta donde llegaste.

Aprende del PORQUE y del PARA QUÉ de esa situación que has vivido, aunque no lo hayas conseguido y viendo los resultados, son más excelentes, llorando por una vida que querías y  que no te atrevías a dar el paso.

 No creo en los héroes, no creo en las personas excelentes, porque creo que todos ya lo somos, solamente nos falta emprender el camino hacia nuestra excelencia, a nuestro brillo que nos hace ponernos cachondos solamente de pensarlo.
Emprende el viaje, vive tu excelencia, conócela y deja de ser mediocre, porque sabes que no es lo que quieres en tu vida. ¡¡LUCHA POR LA EXCELENCIA, NO POR LA PERFECCIÓN!!.

Si quereis un mapa para dicho camino, os recomiendo, El pequeño libro para pensar en grande. Os ayudará.

¿Quieres Resultados Extraordinarios?

Un ganador es ese chef que toma  los mismo ingredientes que todos los demás pero produce los mejores resultados” Edward De Bono.

extraordinario¿Qué diferencia a quienes hacen algo especial en la vida de quienes no lo hacen?

Creo que todos nos hemos preguntado alguna vez esta pregunta. Y creo saber la respuesta, pero te la diré al final del post.

Llevo más de 200 entrevistas en el blog. Son personas, grupos musicales, empresarios, consultores, reconocidos a nivel nacional y muchos de ellos internacionalmente. Los seguimos con devoción, con pasión. Queremos conocer sus éxitos, su día a día, sus pensamientos, queremos imitar su aspecto exterior y conocer su aspecto interior para también imitarlo.

En el fondo, y no tan en el fondo, queremos ser esa persona. NO QUEREMOS SER NOSOTROS MISMOS. NOS DA MIEDO HACERLO.

¿Pero qué han hecho ellos que nosotros no podamos hacer?

Vivimos en una crisis psicológica. Libros como “ El secreto” , la “ley de atracción”, se han implantado en nuestra sociedad. “Pensando que estaré dentro de 1 mes en el Caribe, vendrá la atracción, me cogerá y me llevará directamente a la hamaca del hotel…” Pues sigue pensando..  ¿Pero ése es el sentido de tu vida?

Y libros así no dejan de venderse por tiempo y tiempo.

Queremos el éxito, sin esfuerzo, solo con el pensamiento. Ser como esas personas que seguimos, pero sin sudor. Por la vía rápida.

Pensamos que esas personas son unos iluminados, que tienen una varita mágica que les ha llevado hasta donde se encuentran, pero si eres español, pensaras que seguro que han hecho algo “delictivo” para conseguirlo.

Pues la verdad muchas de las personas que he entrevistado y conocido, ni han nacido en familias ricas, ni tienen un cuerpo espectacular o su formación academica, se quedo en una simple formación primaria.

¿Qué nos pasa? Creo que tenemos miedo al éxito.  Al éxito verdadero.

Como bien dice una frase: “Los débiles esperan sus oportunidades, los fuertes las crean”. ¿Y tú en qué bando te encuentras?

Todos hemos conseguido éxitos en nuestra vida. Bueno, no todos hemos ganado una carrera de Formula 1, como Fernando Alonso o un Roland Garros, como Rafael Nadal, pero todos hemos conseguido hitos que pensábamos que eran imposibles cuando empezábamos.

Sabemos que tenemos que hacer, esfuerzo, pasión, confianza, constancia, ilusión. Así hemos conseguido muchas cosas en la vida, y cuando los hicimos no pensábamos que éramos una raza superior a los demás.

¿Por qué conseguimos nuestros sueños? Porque tenemos  la actitud necesaria para llegar a ellos  y sabíamos que lo íbamos a conseguir, éramos positivos.

.- ACTITUD

.- CONFIANZA

Las personas que creen en la ley de la atracción, y pseuproductos parecidos, ven el mundo como escaso, con límites que jamás podrán superar. Todo lo contrario a las personas de éxito. Ven el mundo lleno de posibilidades, que las oportunidades no van a caer del cielo y que los límites están para superarse.

¡¡Lo que crees, es lo que creas!!

Yo pensaba, mientras estaba en el desempleo, que la vida era la peor, que jamás me llamarían para una entrevista de trabajo, y es lo que pasaba. Creía que no podría salir de donde me encontraba, y hasta que sentí que podría, no salí del mismo. Sólo me hundía más y más.

¿Crees en ti? ¿En tu sueño? Es el principio del comienzo de la creación del mismo.

Cada día oigo más: “ Pero es qué todo está inventado. Hay mucha gente que hace lo mismo que yo quiero hacer… No llegaré nunca a nada, está todo el mercado copado…” ¿Crees eso es lo que pensaba Ferrán Adría, Kike Sarasola o Fonsi Nieto entre otros? Creo que NO.

Ellos sentían que tenían que hacerlo. Sabían que eran únicos y que a pesar que su mercado estaba copado, al mostrar su talento, que aunque ya hubiera mucha gente que satisfacía esa necesidad, ellos al hacerlo de forma diferente, con pasión, lo conseguirían. Y así pasó.

Son personas que no solamente ven en una dirección, la de sus sueños. Sino que también ven el lado izquierdo, derecho, arriba y abajo del mismo, creando su sueño pero mucho más consistente, lleno de más posibilidades.

extraordinarioMiramos el mundo desde la vertiente de la escasez, del miedo, de la vergüenza  y eso es lo que conseguimos, miedo y más miedo para dar el paso hacia lo que queremos.

La ley de la atracción, el egoísmo, el miedo nos hace querer acaparar cuantas más cosas. EXIGIR, PERO NO DAR.

Las personas de éxito que he entrevistado y conocido, se caracterizan:

.- Agradecidos. Por todo lo que han conseguido, por divertirse con su pasión, porque pueden ayudar a los demás a través de lo que su corazón les dijo un día.

.- Humildes. A pesar de lo que han conseguido, sólo viven el presente y sienten que aún no han conseguido todos sus sueños. Se sienten aprendices diariamente.

.-  Aprendizaje continúo. A pesar de estar en la cima de sus carreras profesionales, estudian como si fuera el 1 día en el que tomaron su decisión.

.- Personas con Ilusión y Pasión a RAUDALES.

.- Positivos. Ven el vaso siempre medio lleno.

¿Y todas estas cosas no puedes hacerlas tú?

¡¡NO ME LO CREO.!!

Pero hay una cosa por encima de todas las cosas que distinguen a las personas de éxito, EL CORAZÓN.

Hace poco hablaba que había que vivir de corazón. Y todas estas personas, es lo que hacen. Se permitieron oír lo que les decía su corazón y dieron el paso adelante.

Muchos de ellos tomaron una decisión difícil, dejaron sus trabajos, otros sus carreras y otros se fueron de sus ciudades.. Todo por sus sueños. Era lo que les dictaba el corazón.

Sentía que hasta ese momento, sus vidas, no tenían un PARA QUÉ, y lo que estaban haciendo en esos momentos, no lo encontraban o no les llenaba.

Uno de ellos me decía que sentía que había venido a la vida a hacer lo que hacía y que eso es el verdadero éxito para él. El ofrecer su talento a los demás, lo que él siente.

Y todas estas personas, es lo que hacen.

¡¡OFRECEN LO QUE SIENTEN!! Y gracias a ello, crean riqueza allá por donde van.

Sé que estarás esperando la respuesta a la pregunta que he lanzado nada más empezar. AHÍ LA TIENES: ¡¡NADA!!.

No hacen nada diferente que nosotros no podamos aprender a hacer, que nosotros no hayamos hecho una vez.

Buscamos resultados extraordinarios, la fórmula secreta para llegar a ellos. Pero como habrás visto, no han hecho nada diferente, no han estudiado en una universidad diferente a la que tú y yo hayamos podido ir o incluso, han vivido situaciones más desfavorables que nosotros hasta llegar donde se encuentran.

¿Quieres resultados extraordinarios?

.- TÚ YA ERES EXTRAORDINARIO.  NO TE COMPARES CON NADIE. Ya haces cosas que nadie puede hacer igual que tú. Para mí por ejemplo, quien sabe planchar es una persona extraordinaria, soy un negado.

.- ESCUCHA A TU CORAZÓN. GUIATE POR TU INTUICIÓN.  Las personas de éxito, las “extraordinarias” todas hacen lo que su corazón les dicto, no lo que la sociedad les sugirió.

.- DA Y CREA. Da a los demás lo que sientes, tus talentos. Les ayudaras y crearas felicidad, haya donde vayas.

.- SE AGRADECIDO. Agradece cada momento que vives en la vida. Agradece que estés haciendo lo que sientes, que ayuda a los demás y todo lo que estás consiguiendo.

.- CONFIA.  Confía en lo que quieres conseguir. Confía en ti , confía en que todo lo que necesitas

.- LO QUE CREES, ES LO QUE CREAS. ¿ CREES EN TI, EN TU SUEÑO, EN TUS POSIBILIDADES? LO CONSEGUIRAS.

¿Todas estas cosas son algo extraordinario que no puedas hacer ni conseguir? NO ME LO CREO. ¿Quieres conseguir resultados extraordinarios? ¡¡SE TÚ MISMO!!.

 

¿Excelente o Mediocre?

La mediocridad, posiblemente, consiste en estar delante de la grandeza y no darse cuenta” Chesterton.

actitudY mañana, otra vez lunes.

Otra vez me acercaré al precipicio que supone una nueva semana, un nuevo día. Y como siempre tengo dos opciones:

¡¡ O crear una semana excepcional o una semana mediocre!!

¿Tú cual opción elegirás?

Como todo en la vida, tenemos dos opciones. O dejarnos llevar por las circunstancias o ser nosotros el creador de las mismas. ¿Qué diferencia hay? La actitud con la que me levantaré de la cama.

Sé que las circunstancias actuales, no son las más halagüeñas para crear cualquier sueño, superar cualquier reto, pero SIEMPRE, hay que seguir para adelante. ¿Qué puedo hacer? ¿Quedarme en la cama lamentándome por todo? Así no consigo nada, así que para adelante.

Sé que soy el dueño de mi destino y yo voy a crearlo, cueste lo que me cueste. Tengo por delante 7 días con sus 1440 minutos, cada uno de ellos. Los pienso exprimir como cuando hago zumo con las naranjas.

Si no, puedo optar por la otra opción. ¡¡Voy a ver que me podría deparar!!

Empezaría mintiéndome a mí mismo. Gritaría a los 4 vientos, que la culpa de mi situación, la tiene el Gobierno, aquellas personas que no me han contratado, al periódico por no publicar ofertas de trabajo o al ordenador porque no me llegan los emails que me gustaría leer. TODOS tendrían la culpa menos YO.

¿Yo pensar que soy el dueño de mis decisiones? ¿Qué gracias a la toma de las mismas, estoy en la situación que estoy? No, no. Yo no tengo la culpa, la tienen otros. Yo solamente soy un español más que sufre las consecuencias por las decisiones de los demás.

Mirarnos al ombligo, nos cuesta mucho. Nos molesta ver cosas que no queremos ver. Mejor ir dentro del rebaño, que no salirme de él y pensar cosas diferentes al resto.

Los demás son los que tienen la culpa de todo lo que me pasa, yo no soy el responsable de nada. No quiero ver con mis ojos, los errores que yo he cometido, sólo lo de los demás.

Sigo pensando que opto por la primera opción.

Voy a levantarme mañana con coraje. Sé que los demás me verán con ojo de asombro, porque ellos habrán elegido la 2 opción, pero yo no.  Sé que la única fórmula para convertirme en lo que yo realmente quiero, conseguir superar mis retos, es con arrojo, siendo intrépido.

Esas excusas que me van en la otra opción, solamente me hacían más que retenerme en la cama, llorar, desesperarme, es decir, perder más que ganar.

Si yo siento que tengo que marcar una diferencia en mi vida, desde mañana, las excusas no me sirven para nada, más bien me retienen hacia mi sueño, así que hay que desecharlas del vocabulario, de mis pensamientos.

Como bien dice Mario Alonso Puig, los “es que…” tenemos que convertirlos en “hay que..” así que a por ello voy.

¿Y tú eres más de “es que…” o de “hay que…”?

Sé que tendré momentos que dudaré de mi mismo, me preguntaré si realmente ha valido la pena salir de la cama para lo que me está pasando en esos momentos, dudaré de mí al no tener todo el apoyo que me gustaría. Me sentiré en la cuerda floja y eso no me gustará, lo sé.

Pero tendré que pasarlos, seré como Marco buscando a su madre, sé que tendré que pasar el viaje, con sus vicisitudes, pero si quiero conseguir mi sueño, haré lo que tenga que hacer, pasaré las adversidades que la vida me ponga.  

Si la incertidumbre será mi compañera todo el viaje, no me enfrentaré a ella, me haré su amigo.

QUIERO SUPERARME, A ROMPER CON EL  VÉRTIGO. SIEMPRE HACIA ADELANTE, HACIA LA EXCELENCIA, NADA DE MEDIOCRIDADES.

Como bien se dice en el fútbol, “hasta que no pita el árbitro siempre hay que jugar con la misma intensidad…”. Y comienza la semana con otros nuevos 7 días llenos de posibilidades y voy a jugar hasta el último instante como si fuera el primer minuto.

Veo por la calle gente con pocos recursos que exprimen los días hasta la última gota, creándose ellos mismos sus posibilidades, gente que sin importar el escalafón que ocupan, siempre están con una sonrisa de oreja a oreja, héroes que sacan adelante sus familias, emprendedores que empiezan con poco pero cuando les miras a los ojos sabes que acabaran consiguiéndolo, como así acaba siendo. Les guía ese no sé qué, que les dice que la vida les ha dado una oportunidad, una posibilidad de convertir sus sueños en realidad, y se suben a la misma.

¿ Y tú te vas a subir al tren mañana?

Piensan, hacen y sienten como personas excelentes, para nada se sienten unos mediocres, a pesar de las circunstancias exteriores que puedan vivir. Ellos saben que son los verdaderos dueños de su destino y nadie más.

Tú eres el único arquitecto de tu destino. Tú solamente tú, eres quién podrá dar ese salto hacia el vacio con la meta de llegar a esa parada tan soñada por ti. SOLAMENTE TÚ.

Con esa actitud, te aseguro, que las aptitudes que requieras para dicho viaje, irán apareciendo, te lo aseguro. Pero sin actitud, no hay nada que hacer.

Dejemos de pensar de una vez, que somos mediocres, que las cosas seguirán siempre así, que no tenemos poder de decisión, que la actitud ha muerto, que los sueños no se hacen realidad. SE HACEN Y MUCHOS, LO SÉ.

¿De qué te gustaría estuviera llena la sociedad, de excelencia o mediocricidad? Pues entonces, ¿Qué actitud vas a escoger a partir de ahora?

¿Con qué actitud te vas a levantar mañana, lunes? ¿Cómo quieres que sea tu semana, excelente o mediocre? ¿Cómo te sientes tú hoy y te quieres sentir el próximo domingo? ¿Qué necesitas para alcanzar la excelencia? ¿En qué campo quieres conseguirla?