¡¡La Teoria del Lider del Siglo XXI!!

El líder es aquel que, fuera del desorden, aporta simplicidad, armonía en la discordia y oportunidad en la dificultad” decía Albert Einstein.

Existen más teorías sobre el liderazgo, que teorías que dicen el hombre no piso la luna

Nos encontramos libros, conferencias, artículos…Todas las semanas que nos hablan de diferentes tipos de liderazgo, de líderes de siglos anteriores y de qué no es liderazgo.

Seguimos hablando de líder estratégico. Como si el mundo no hubiera avanzado y no estuviéramos en pleno siglo XXI.

Nos preguntamos si el líder nace o se hace. Como si todavía estuviéramos sin saber qué responder, ¿Qué fue antes: el huevo o la gallina?.

Todavía nos preguntamos qué fallos tiene el líder del siglo XXI, como si después de tantas teorías que hay en el mercado, no pudiera tener fallos en la gestión de las personas y de la suya propia.

Todavía seguimos confundiendo líderes con jefes. Bueno también hay personas que se autoimponen el titulo de líderes, y cuando cierran la puerta, son jefes a la antigua usanza. Es decir, “Aquí se hacen las cosas como yo mando, y si no, ya sabes donde tienes la puerta. Me da igual los títulos y las nuevas corrientes. Aquí se siguen haciendo las cosas como hace 200 años”.

Como todavía estamos muy confundidos en muchos aspectos que rondan el tema del liderazgo, todavía siguen existiendo miles de teorías respecto a dicho tema.

Siempre hemos relacionado y es un tema, que cuesta quitar esa relación, de Lider, con aquella persona que tiene un puesto concreto en la empresa o en la sociedad.

Líder se relaciona con el CEO, con el Director de Departamento o con el capitán de nuestro club de futbol favorito.

El líder se relaciona con cierto estatus. Y si no lo tienes, pensamos que jamás llegaremos a ser consideramos como líderes.

Un líder también era Hitler, Mussolini o Steve Jobs, a los que les damos dicho título. Pero sabemos que de buenas personas, tenían lo mismo que yo de buen cantante, NADA.

Nos dejamos llevar por el estatus de esa persona. Creemos y le otorgamos unas cualidades, que en muchas ocasiones no tienen ni llegaran a tener.

¿O es que todavía creemos que nuestros políticos pueden ser considerados como líderes de nuestra sociedad?

1.- Dejemos de relacionar Líderes con ciertos estatus y poderes “sobrenaturales”. Porque todos somos líderes en algún momento de nuestra vida.

Al relacionar lideres con cierto estatus, los estamos relacionando con el poder. El poder de dirigir, el poder de decidir, el poder de mandar.

Y seamos claros, a los seres humanos, NOS GUSTA EL PODER. El poder tiene mucho morbo y beneficios. Y no queremos pensar que tras ese poder que nos otorgan, va a ser algo TEMPORAL. Queremos que sea algo para siempre. Y por eso nos enroscamos en nuestro “sillón” cuando nos sentamos en él.

2.- No te han otorgado un poder infinito, el verdadero líder sabe que será una tarea TEMPORAL.

Y el verdadero líder, sabe que ese poder, no está para utilizarlo en beneficio propio, sino por y para los demás.

Cuando están en el “poder”, creen que es por y para disfrute suyo. Que se lo han ganado. Que todo esfuerzo ahora produce unas recompensas de las que hay que aprovecharse. Y que los comienzos, que fueron duros, llenos de tropiezos, no existen. Ahora no son personas, son los títulos que ponen en la entrada de su puerta.

3.- El líder tiene la función de hacer más grandes a cada uno de los integrantes del equipo. Así como al grupo en su conjunto. NO A UNO MISMO.

Por lo tanto, dejemos ya de hablar de líderes estratégicos y empecemos a hablar, del liderazgo trascendental.

Es aquel que va más allá de los números. Que va más allá de su beneficio propio y se enfoca, en el beneficio del grupo y de todos los componentes que lo rodean.

Porque si habláramos de estrategias, podríamos hablar de líderes dictadores que también tenían una estrategia, y que normalmente no era en beneficio del grupo, sino del suyo propio.

4.- Ves más allá del grupo. Ten un propósito que inspire al grupo. Pero también deja el mundo mejor de cómo te lo encontraste.

Mientras escribía este artículo hay un tema que ronda, o debería rondar al líder de verdad, la Humildad.

Es tener los pies en la tierra. ¿A qué ya no gusta tanto?

Es preguntar a los demás como se encuentran. Es ocuparse de verdad por lo que pasa, o puede pasar. Es ver más allá de evaluaciones de desempeño y ver a través de los ojos de la persona que tiene delante.

Y por humildad, es reconocer que también puedes equivocarte. Un titulo no te da súper poderes. Un titulo no te dice que ya jamás te vas a confundir. Que tus ideas siempre serán las mejores en cada caso. Y que en la adversidad, lideraras de forma correcta a tu equipo hasta la victoria final.

5.- Un líder es humilde. Si no, serás un jefe más.

Al reconocer que no sabes todo, reconoces que puede haber gente mejor que tú. Y al haber gente mejor que tú, cabe la posibilidad que su desarrollo sea mejor que el puedas tener tú. Y reconocer eso no gusta.

Se nos llena la boca hablando de Employer Branding, de cultura empresarial innovadora, de talento, de atracción del mismo y de la retención (palabra que odio). Nos gusta ser cool hablando de temas, que en realidad, no queremos aplicar.

¿Por qué?

Porque alguien que tenga más poder de influencia, sea mejor líder que nosotros, produzca mejores resultados que nosotros o ideas disruptivas que beneficien a la empresa,…haga algo por lo que nos pagan a nosotros. Intuiremos que más vale pronto que tarde, seremos sobrepasados por dicha persona.

Pero un líder, es un mentor. Es una persona que con experiencia ha llegado a dicho estatus, que sabe reconocer los talentos de los demás y los impulsa. Que ve qué se puede mejorar y lo alienta. No una persona que intenta.

Como comento en “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, muchas de ellas nacieron de marcas que ya estaban implantadas en el mercado. Al ver su potencial, se les impulsó y alentó en su camino. Llegando a ser más reconocidas que la marca madre.

6.- Un líder es una persona que produce nuevos líderes.

Pero te estarás preguntando: ¿Yo puedo ser un líder? ¿O sólo son las personas que tienen un estatus en la empresa o en las organizaciones?

TÚ YA HAS SIDO LIDER.

Tú diste un paso adelante en momentos en los que ya no querías seguir aguantando lo que estaba pasando. Tú dijiste SI cuando hasta entonces habías dicho NO. Tú dijiste Adelante cuando hasta la fecha habías estado parado. Cuando viste una dificultad, esta vez viste una oportunidad.

TÚ YA HAS SIDO LIDER EN ALGÚN MOMENTO DE TU VIDA.

Y no has tenido que ir a ningún curso de liderazgo, ostentar ningún cargo en ninguna empresa.

Todos somos líderes en algún momento de nuestra vida, solo tenemos que hacer caso y una oportunidad a esa energía que todos llevamos dentro.

7.- Liderar es decir SI a esa energía interior que todos llevamos dentro.

Luego ya vendrán herramientas que te hacen ser mejor líder y gestionar mejor a las personas y recursos que tengas a tu disposición, pero el principio del comienzo, es decirte SI a ti mismo.

¿Cuáles son los rasgos del líder del s.xxi?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

Anuncios

¡¡El Poder de lo Incorrecto!!

Todos los descubrimientos verdaderos, surgen del caos, son resultado de dirigirse hacia lo que parece incorrecto, ridículo y tonto” dice Chuck Palahniuk

Correcto: “Libre de errores o de defectos, conforme a las reglas. De una conducta irreprochable…”. Mientras que incorrecto se define como: “No correcto”.

¿A qué toda decisión que tomas, siempre intentas tomar la decisión correcta? ¿A qué siempre intentas optar por la opción correcta?

Pero la opción correcta, a veces no quiere decir que sea la mejor para ti. Sino lo que los demás consideran correcta por tu bien, por tu salud o futuro.

¿Pero qué es lo correcto para ti?

Creo que una de las fuentes de las que debe beber todo ser humano, son las preguntas. Algunas veces no nos darán las respuestas que requerimos, pero siempre nos sacarán de la rutina, costumbre y vergüenzas en las que nos podemos encontrar.

Cuando tenemos que tomar una decisión, siempre preguntamos a los demás, ¿Qué harías tú?. Queremos ver que otras ideas nos pueden dar los demás. Pero en algunas ocasiones, esperamos que sean los demás, quienes se propongan a liderar nuestra encrucijada para que nosotros, ya no suframos más.

A nosotros nos viene de perlas, si consigue resultados, mejor para nosotros. Y si no los consigue, como dijo que lo iba a hacer, le echamos a la culpa de nuestras desgracias.

Nos dejamos llevar porque preferimos estar en el sofá, haciendo lo que los demás consideran correcto, que no saltar del mismo, y hacer lo que sentimos que es correcto para nosotros. Todo porque como seres humanos, necesitamos del cariño y aprobación de los demás, que sabemos que si hacemos lo que no es correcto por los demás, las consecuencias, no serán muy bonitas que digamos.

Antes de nada, hay que vivir bajo unas normas, desde luego. No estoy promoviendo que a partir de ahora atraquemos el banco de España ni cosas parecidas. Ni tampoco que dejemos de saludar a aquellas personas que nos saludan a nosotros.  NO VOY POR AHÍ.

Hay que tener modales, respeto y seguir unas normas, desde luego. Pero a todo que se considera correcto, ¿hay que hacerle caso?

¡¡NO!! O al menos te deberías darte el permiso de descubrir que hay detrás de lo incorrecto.

Si hubiera hecho lo correcto, a día de hoy no estaría hablando contigo a través de estas líneas. Ni hubiera hecho muchas cosas que he realizado durante este tiempo. Y me imagino que tú también, habrás vivido algún momento, en el que los demás te decían una cosa, diciéndote que era lo mejor para ti, pero acabaste haciendo lo que sentías que tenías que hacer. A pesar de las posibles consecuencias.

Creo que en muchas situaciones de nuestra vida personal y profesional, nos dejamos llevar por lo “correcto” porque es mejor no pensar y seguir como estamos, que pensar y poder ganar más de lo que estamos ganando hasta ahora.

Es en esas situaciones, en las que podemos ganar más de lo que nos podemos imaginar, cuando aparece el miedo.

Miedo a las consecuencias si no hacemos lo que nos “recomiendan”. Pero también “miedo” a descubrir más cosas de nosotros de las que nos podríamos haber imaginado hasta entonces.

Miedo y más miedo.

Y por miedo, respondemos muchas veces de forma airada a una persona que nos está diciendo algo, que en el fondo sabemos pero que no queremos ni ver ni oir. De forma exagerada respondemos a artículos, que con respeto, nos dicen su opinión, y todo porque tenemos miedo a ver una realidad, que en el fondo nos gustaría a nosotros hacer o vivir.

Pero por miedo a que nuestras creencias que tenemos del mundo, se desmoronen ( que sólo serían evolucionadas, no aniquiladas ), preferimos gritar, tildar de loco a la otra persona, que no escuchar y ver que podemos aprender de ella.

Creemos que el mundo es finito y con las reglas que nos han dado, todo irá como la seda. Pero luego queremos innovación, cambios, transformación, liderazgo,… pero eso si… ¡¡HACIENDO SIEMPRE LO CORRECTO!!

Pues me parece como sabrás, no estás consiguiendo lo que tú quieres, haciendo lo mismo de siempre.

Ver que hay detrás de lo “incorrecto”, te lleva a:

.- Descubrirte y descubrir que hay detrás de ese miedo

.- Ver otras vertientes del mundo que hasta ahora tenias vetadas por ti mismo.

.- Empezarás a ser el líder de tu vida personal y profesional. Y no lo dejarás en manos de otras personas.

.- Verás que la humildad, escucha de verdad y el perdón, son valores esenciales en la vida.

.- En definitiva, los verdaderos avances, innovaciones, disrupciones se hacen viendo que hay detrás de lo incorrecto.

Eso sí, el principio del comienzo no será muy bonito que digamos.

El aceptar que haya personas con otras ideas a las tuyas. Otros mundos que no sean el tuyo. O que las cosas se pueden hacer de otra forma diferente a la que llevas años haciéndola, al principio produce rechazo.

Rechazamos lo nuevo. No creemos que vaya a tener éxito o se vaya a implantar en nuestras vidas. En definitiva, que toda aquella idea o persona que nos quite la “manta” que nos hemos puesto en el sofá para ver la vida pasar, menos “guapo” lo llamaremos de todo.

Ahí se verás si de verdad crees en tus ideas, o realmente lo haces por postureo o moda. Cuando las cosas no estén como solían estar hasta que empezaste a ser crítico con todo.

Estamos cansados de lo mismo, pero rechazamos lo que es considerado incorrecto. Queremos novedades en nuestra vida, pero tenemos miedo de ir al lado oscuro.

¿Hasta cuándo vas a estar así?

Demos una oportunidad a lo considerado “incorrecto”. Quizá nos abra más la mente y veamos soluciones que no queríamos ver a nuestra situación.

Yendo hacia lo incorrecto se empieza ascendiendo la montaña de tu felicidad.

Si quieres conocer, como ciertas marcas, hicieron lo incorrecto, podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo, en este enlace:

¡¡La Disrupción comienza con el FeedBack!!

“Presta atención al feedback negativo y solicítalo, particularmente el de los amigos. Difícilmente alguien hace eso y es de mucha ayuda” dice Elon Musk

Se define FeedBack, como “ Capacidad de un emisor para recoger reacciones de los receptores y modificar su mensaje de acuerdo con lo recogido.. Devolución de una señal modificada a su emisor”.

Como bien dicen sus autoras, en el libro “Smart Feedback. Conversaciones para el desarrollo del talento, tanto darlo como recibirlo en esta sociedad en la que vivimos, es muy incomodo.

Yo no diría incomodo, diría que es un deporte de riesgo.

Comentarle a una persona que no estás de acuerdo, ( de buenas manera siempre ), exponer tus ideas que son opuestas a las de la mayoría en un campo profesional..¿O es que decirle a tu pareja que ese pelo que tanto le gusta a ti nada de nada, se ha convertido en un deporte de riesgo?

¿Cuáles son los motivos?

  • No nos gusta que nos digan algo que aunque lo sabemos, no queremos oir. No queremos que nadie nos muestre una realidad que no queremos abordar. Y más delante de gente.
  • No queremos que nadie nos diga que nos hemos confundido. Ya tenemos suficiente con nuestra vergüenza, para que venga alguien a decírnoslo. La 3 guerra mundial empezará dependiendo como te pille el comentario.
  • No queremos que nadie nos diga nada, porque nuestro ego, se sentirá ofendido. Nuestras creencias podrían empezar a tambalearse y podremos a empezar a dudar de quien somos nosotros y qué hemos estado haciendo hasta la fecha.

Porque aunque la persona lo haga con toda la intención del mundo, todo feedback que recibamos, pensamos que lo hacen para atacarnos, hundirnos o reírse de nosotros.

Aunque diga la persona que lo hace con buena intención, levantaremos la ceja y dudaremos. Aunque tengamos delante al mayor experto que nos quiere ayudar, dudaremos.

¿O es que no dudamos cuando nuestros padres nos quieren ayudar en algún momento? Pues imagínate si es un profesional o tu propio jefe.

También hay que decir, que hay gente que se viste de “santos” y el único don que tienen es el de querer hundir a las personas, como ellos están. Por eso confundimos y nos encontramos siempre a la defensiva, cuando nos dicen quiero darte mi feedback sobre una situación, cuando en realidad es “Te voy a dar mi comentario aunque tú no me lo pidas. Y de regalo voy a ser más despiadado que Risto Mejide en Operación triunfo”.

Como diría Alejandro Sanz: “No es lo mismo”.

Hablamos de aprendizaje, de innovación, de desarrollo, de abundancia y prosperidad. Pero eso sí, saltamos como panteras negras, a la mínima de cambio y más si dicen que lo hacen por nuestro bien.

Creo que un buen feedback es una herramienta imprescindible tanto a nivel personal como profesional para nuestro desarrollo, herramienta que nos hace romper limites y aprender.

Dejemos atrás una cultura de la perfección y del postureo, y vayamos hacia una cultura del Feedback.

SI de verdad queremos mejorar, que esa tendría que ser la actitud con la que nos levantáramos todos los días, tendríamos que integrar el feedback en nuestra vida.

Como decía en un artículo anterior, “No duele la verdad. Lo que duele es…” las consecuencias que habrá a posteriori. Porque el feedback es un impacto en el centro de tus creencias.

Nos va a mostrar otra realidad. Otra forma de hacer las cosas. Y como nuestro cerebro está programado para la supervivencia, ante esa nueva realidad, tendremos miedo, la negaremos. Y el morbo nos hará con la cara tapada, entreabrir la mano para ver que podría pasar si diéramos una oportunidad a esas nuevas ideas.

¿Pero por dónde empezamos?

Por la HUMILDAD.

Te va a doler lo que te voy a decir, pero ahí va: NO ERES MÁS QUE LOS DEMÁS. ERES UN SER HUMANO COMO TODOS. Y eso duele cuando estamos disfrutando de unos resultados o en una posición llamada “Líder”.

Todos nos confundimos, todos nos equivocamos. Todos vemos lo que queremos ver y desechamos aquello a lo que no estamos acostumbrados o pensamos que es de loco o imposible.

¿Te llena de orgullo y satisfacción llamarte un líder disruptivo? Si no eres humilde, el único hoyo que cavarás serás el de tu tumba profesional. Y un boleto para las filas del desempleo. Por no decir que la agenda de tu móvil cada vez irá disminuyendo más y más.

¿Pero cómo damos feedback a los demás?

Sobre hechos, no sobre opiniones subjetivas.

Pero eso si, como bien me recalcó un día Rosa Rodríguez del Tronco, que no me olvidara nunca: “Un feedback positiva se hace públicamente. Un feedback negativa, se hace a solas”

Solamente a ti te tiene importar lo que has hecho mal y en qué tienes que mejorar. ¿O es que las reuniones anuales con tu jefe, las hacen con público? Pero si tienes que agradecer, felicitar por un hecho que ha ayudado al equipo, que ha provocado unos resultados inesperados en la empresa o en el equipo, felicitarle delante de todos ellos, demuestra:

  • Reconoces el esfuerzo
  • Eres un líder humilde
  • Impulsas a esa persona. Reconoces su talento y creatividad
  • Refuerzas el compromiso del equipo y su motivación.

Pero como en muchas otras herramientas que de las que he ido hablando en el portal, se nos llena la boca hablando de herramientas que pueden ayudar a las empresas y a la sociedad.

¿Pero se da Feedback en las empresas? ¿Los trabajadores piden a sus jefes que les digan que está bien y que está mal en función de su trabajo?

¡¡NOOOO!!.

Queremos mejoras, hablamos de ellas, pero en realidad tenemos miedo a aplicarlas.

Como bien dice Tim Harford, un feedback que sea especifico. Que este orientado hacia una tarea que vaya a producir un mayor valor, ése es el idóneo. Ni el feedback positivo ni el negativo. El especifico.

Porque si solo damos bueno, la motivación acabará diluyéndose y el beneficio que proporciona, al garete. Y un feedback negativo constante, haría que Shrek comparado contigo fuera un dulce gatito.

¿Y todo por qué? Porque no somos una sociedad HONESTA. Ni con nosotros mismos ni con los demás. ¿O es que nadie ha dicho antes de un feedback, alguna frase como: “Espero que no te siente mal, pero…”? Vamos adelantando posibles consecuencias ya que no sabemos que nos deparara nuestro feedback.

¿Y que tenemos para recibir de “buena gana” un feedback?

  • Empatía

Intentar ponerse en los zapatos del otro suele doler. ¿Por qué nadie tiene el mismo número de pie que tú!! Nadie tiene tus mismas ideas, creencias, sueños o limitaciones. Así que por lo tanto, por eso nos cuesta  ya no sólo imaginarnos el motivo de los pensamientos de la otra persona, sino aceptarlos.

Pero dentro de nosotros vivimos TODOS una gran batalla interna. Descubre sus luchas, sus miedos, ilusiones, motivaciones… y comenzarás a saber cómo tu feedback puede ayudarlo de verdad

  • Escucha

No escuchamos, por mucho que digamos que sí. Estamos pensando en 2.000 cosas antes que en la “chapa” que nos da nuestro mentor o jefe. Por muy buenas intenciones que tenga, es nuestro ego, el que provoca las interferencias. Ego que no nos hacer perdernos información más allá de lo que estemos escuchando o viendo. Quítate los cascos de las orejas, y escucha de verdad.

  • Ganas de querer siempre romper tus limites

Si crees que lo tienes todo. Que eres el rey del mundo como Leonardo DiCaprio o que nadie tiene el poder de enseñarte ni decirte en qué te has confundido…Tú sigue así y ya me contarás qué tal te va.

Cuando una persona o empresa está enfocada, quiere aprender ya no sólo de los buenos momentos, sino también de los malos. Porque cuando ve que los resultados no son los esperados, una opinión externa puede darle la luz que necesita en esos momentos.

Si no quieres mejorar y crees que eres el gran “experto” ni pedirás ni querrás te den su feedback.

El miedo a perder nos hace tomar decisiones irracionales. Y todo por no aceptar el feedback en nuestra vida, en nuestras empresas. Y todo porque no queremos acabar con la rutina que estamos viviendo y con el miedo atroz que tenemos a poner encima de la mesa, nuevas ideas, nuevos proyectos.

Y todo, porque tenemos miedo al feedback.

Si de verdad queremos ser innovadores, tener al equipo comprometido, disruptivos, o empezamos a implementar el feedback y sus valores, o por la boca muere el pez.

¿Qué es para ti el feedback? ¿Qué poder ha tenido en tu vida?

El próximo día 6 de junio tendré el placer de compartir con las autoras del libro y otros profesionales (Jane , Rosa y Noemí) en Zaragoza, una charla sobre el feedback. Aquí tenéis más información.

César Brandon: “Nunca es tarde para hacer las cosas”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” tengo el placer de presentar a César Brandon.

Siempre he creído que los programas de talento, muestran lo que tendría que ser común para todos, como algo mágico y excepcional.

Nos asombramos de las artes marciales, de sus saltos y golpes. Aplaudimos a rabiar cuando vemos un grupo de niños bailando al unisono la canción de su grupo favorito o la demostración de la inteligencia de un niño tras demostrar que se sabe las capitales de Europa.

Vivimos en una sociedad que se asombra y aplaude a personas que luchan, creen y lo demuestran, que han venido a vivir, a sentir su pasión, a ser ellos mismos. Pase lo que pase, pese quien le pese.

¿Quién es más “asombroso”, la sociedad que le da miedo dar el paso adelante o quien lo da?

Hace unos días tuve el placer de conversar con César Brandon, último ganador del programa “Got Talent”.

Delante del jurado, del público asistente y de todos los espectadores que lo veíamos sin nada más que su presencia, no arriesgó su oportunidad de ganarse al jurado con una poesía, sino que se mostró tal cual era, teniendo la poesía como herramienta y la escritura como bandera de la pasión.

No se trata de hacer las cosas diferentes para destacar. Ya siendo uno mismo, se destaca entre los demás.

Gracias Cesar, por recordarnos que todos somos 1 y que hemos venido al mundo a decirles a los 0, que la diferencia entre unos y otros se llama confianza y no cerveza sin alcohol. Gracias por enseñarnos que la teoría del caos empieza cuando dejamos de dar pasitos en falso. Que padre es aquel a quien los sueños se le quedan pequeños.

Podéis conocer el trabajo de Cesar a través de su Facebook, Twitter e Instagram. Y a través de su libro “Las almas de Brandon”.

.- ¿Qué le dirías al Cesar de hace 10 años?

Silencio. Muchísimo silencio y paciencia.

Eso sería, definitivamente que le diría, porque tengo una cabeza muy ruidosa. Una cabeza que me dice muchas cosas. Una veces que necesito escucharla y otras veces que no, ya que son simplemente ruido.

.- ¿Sabrías reconocerte si te miraras al espejo?

A ratos no, pero por lo general, si.

Sobre todo cuando estoy muy mega ocupado, como en estos momentos.

A mí lo que más me apasiona es escribir, y cuando no lo hago, es cuando no me reconozco. Pero he aprendido a encontrar mi espacio en esta nueva forma de vivir. Pero si me llegas a hacer esta pregunta hace 2 semanas, te hubiera dicho que no. Pero a día de hoy, te digo que sí.

.- ¿Escribir es un arma de destrucción masiva?

O de creación masiva.

La palabra destrucción a la hora de hablar de escritura, no la relaciono. Pero según vamos hablando, si que tiene bastante sentido, en cualquier plano.

Evidentemente en el tema de los miedos. Ya sabes tú la frase que es: “Dale a una persona un lápiz, y no, un arma”.

Se tiene más miedo, sobre todo los países con dictadura, se les tiene más miedo a los chavales que piensan que no a los que tienen un arma..

En ese sentido, si que la escritura destruye. Pero destruye para bien

.- ¿La vida es la musa de la poesía?

Desde luego que sí.

Todo es motivo para escribir poesía. Desde que estemos tú y yo aquí sentados hablando. Que tú me hayas hecho esa pregunta en la que yo este desacuerdo, que luego vaya a pensar en casa, para mí eso es poesía.

Desde luego que la vida es la musa de la poesía.

.- ¿Se puede prostituir el verdadero significado y alcance de la poesía?

Yo te lanzo una pregunta, ¿Cómo se podría protruir la poesía?

Yo creo que no. Si vamos a la verdadera esencia de la poesía, es totalmente imposible prostuirla. Sería imposible convertirla en algo que no es, ya que la poesía tiene que ser completamente sincera.

Yo que vengo de la televisión, podría significar mil y una cosas. Pensar que todo es muy guay. Durante un tiempo estarían haciéndome entrevistas y demás. Pero no olvidemos que hay un libro. Libro en el que hay poesía. Un libro en el que hay verdad.

Si fuera prostitución, ya que la poesía es un tema mediático últimamente, se habría acabado. Pero a día de hoy estamos tú y yo teniendo esta conversación y tiremos hacia adelante.

Es imposible que se prostituya la poesía. Porque si decimos que es una puta, por decirlo de una forma, no es poesía ya.

.- Si te diera el poder de escribir en una valla publicitaria, lo que quisieras, ¿Qué sería?

Sólo tiene 5 minutos.

Y ahí lo dejaría.

Si vas con tu coche y ves: “Sólo tienes 5 minutos”. Al instante te preguntarás: “¿Para qué?

Ahí lo tienes.

.- ¿Crees que haces arte?

Si, definitivamente.

Me encanta crear.

A mí se me define como un poeta, aunque yo no lo hago. Porque a mí lo que me gusta es crear, lo que sea.

Si es escribir como guiones para teatro, televisión,…mejor. En definitiva, lo que sea, pero yo lo que quiero hacer es crear.

Si no creyese que hago arte, tal vez no lo haría.

.- ¿A qué das siempre gracias?

Soy una persona muy agradecida con todo lo que le ocurre. Y hasta las cosas que me ocurren y tal vez no sean tan buenas, también.

Hay cosas que te ocurren y quizá no son el momento para que ocurran. Pedimos cosas y tal vez no son el momento de tenerlas.

Yo siempre doy gracias.

Antes que llegaras estaba rezando. Siempre le doy gracias al Universo. Gracias a Dios, un dios que me he creado yo mismo. Gracias a la Naturaleza y gracias a la Existencia.

Yo a esas 4 cosas siempre doy las gracias.

.- ¿Qué el éxito?

La capacidad de seguir siendo feliz, igual de feliz que soy ahora, que hace 3 meses cuando no me conocía nadie.

Para mí eso es el éxito.

Ahora no soy más feliz por tener más pasta. Soy igual de feliz que antes. Eso es para mí el éxito.

.- ¿Qué serías sin la curiosidad?

Absolutamente nada.

Esa palabra que has dicho, es así como me defino yo. Un tío curioso.

Por ejemplo, si me dijeras que le diría a Dios nada más verlo, le preguntaría: ¿De dónde vienes?

Para mí el cielo, la religión es algo como nos limita. Y yo soy un tío mega curioso . Si estuviera en el plano del cielo, que es como lo más, yo no querría quedarme allí, yo querría más.

Sin la curiosidad no somos nada.

.- ¿Qué has hecho hoy diferente en tu vida?

Llegar tarde al tren, pero era por un motivo muy bueno.

.- ¿Qué seríamos si no hiciéramos las cosas mejor que el día anterior?

Siempre promulgo la excelencia.

Si no pensase así, queriendo hacer las cosas 1% mejor que las hice ayer, ahora mismo no estaría aquí.

Yo me considero un autor underground, que como tú, empezamos por las redes sociales. Y en este mundo interconectado, es normal compararse con los demás. Y cuando lo observo, pienso: “Estoy haciendo lo mismo que está haciendo todo el mundo”. Y mi siguiente pensamiento es: “Hay que marcar una diferencia “.

Si no marcas una diferencia, no vas a ningún lado. Ya que lo que estoy ofreciendo yo, ya lo está ofreciendo otros poetas. Así que me gusta darle un plus a todo, sino no lo hago y lo dejo.

Me encanta romper un poco.

.- ¿Vivir no tiene horarios?

Nunca es tarde para hacer las cosas

.- ¿Cómo te relacionas con la inspiración?

A mí me inspira todo.

Esta conversación que estamos teniendo me inspira. Ir a casa y coger matices de tu sonrisa, de tus gestos y te convierto en un personaje contando una historia a través de él.

Pero lo que si hago, es dejarlo cuando no puedo escribir. Soy de las personas que no fuerzan escribir.

Conozco muchos escritores que son muy rutinarios y que les va muy bien. Que escriben 4 horas al día y lo hacen, pero si no me sale nada, yo lo cierro.

Pero si me tiro un mes así, perfecto. Pero cuando vuelva me va a salir todo del tirón.

.- Una reflexión para los lectores del portal.

Las críticas constructivas de las personas que no construyen nada, que no afecten en nada y ya está.

 

 

¿Por qué?

El humor y la curiosidad son la más pura forma de inteligencia” decía Roberto Bolaño.

Hemos pasado del “Niño, deja de tocar las pelotas con tantas preguntas” al “No eres curioso, eres un cotilla, que no es lo mismo”.

La curiosidad provoca un coctel molotov de emociones cuando oímos la palabra. Entre la vergüenza, el miedo y el morbo.

De pequeños éramos muy curiosos. Hasta que nuestros padres o los profesores iban capando esa capacidad.

Nos asombrábamos y preguntábamos por todo.” ¿Y esto por qué mama? ¿Y por qué se hace las tartas así? ¿Y cuando llegamos? ¿Y si detrás de ese árbol hay un tesoro esperándonos..?...  Eran algunas de las preguntas con las que taladrábamos a nuestra mente y a nuestros familiares.

Pero llegó el momento de la formación, en el que las preguntas dejaron de existir. Y se transformó la situación, por la de “apréndete las cosas así, que así es como te irá bien en la vida”.

Nos capan la facultad de preguntarnos las cosas, de querer saber más allá de lo que nos dicen. Porqué cuando preguntabas el motivo de las cosas, eras considerado por los demás como el empollón o el “amigo del profesor”. Y en una época, donde ser parte del grupo era esencial, era mejor callarse, aprenderse a pies juntillas la lección y luego ponerla tal cual en el examen.

Pasamos de la curiosidad de los niños en los carritos, señalando todo lo que les sorprende a “mejor no quieras saber más allá de lo que te han dicho, no vaya a ser que te echen del grupo por listo”.

En la madurez, como bien dice Teresa Viejo (experta en el mundo de la curiosidad), hemos pasado del “Cállate niño que me duele la cabeza de tus preguntas” al “deja de pregunta que eres un cotilla”.

Todo por querer saber más.

Al igual que denostamos y prostituimos palabras, con la curiosidad pasa igual.

Queremos avanzar, queremos saber cómo poder ayudar a las personas, como ayudarnos a nosotros mismos, pero no que nos consideren curiosos, ya que nos dirán que somos unos cotillas. Mejor que lo haga otra persona por nosotros y nosotros bien a gusto en “nuestra zona de confort”.

Hace unos días, oía en una librería: “Estoy cansado de leer libro de este tipo, no me solucionan la vida. Harto ya de tanta autoayuda”.

Cuando damos el paso al frente para descubrir nuestras emociones, lo que nos pasa. Nos zambullimos de lleno en Internet, en libros, conferencias, para que los “expertos” nos digan que nos puede pasar y cómo ELLOS solucionaron SU Problemas.

No queremos ver, que nos están diciendo CÓMO ELLOS SOLUCIONARON SU PROBLEMA, que quizá sea ALGO parecido al nuestro, pero no el nuestro.

Los libros, conferencias,…son un bastón esencial en el camino hacia la recuperación o al éxito, pero sin la curiosidad, nunca sabrás lo que realmente pasa a ti o a tu empresa.

Queremos avances, queremos ser felices, queremos tener pareja, en definitiva queremos tener abundancia en todo y más, pero nos basamos en CÓMO lo hicieron los demás, en QUÉ hicieron los demás, pero no en el PORQUÉ lo hicieron.

Lo vuelvo a repetir, te ayudaran bastones como los libros, conferencias o formaciones,..Desde luego que sí, pero antes de nada, tienes que ser CURIOSO CONTIGO MISMO. Tienes que descubrir el PORQUÉ te pasa lo que te pasa, PORQUÉ quieres hacer lo que quieres hacer, PORQUÉ sientes lo que sientes, en definitiva.

Cuando ves que las personas tienen problemas o empresas con sus marcas, siempre acabas oyendo una frase típica: “¡¡Pues a lo mejor tenemos que aplicar la solución que implantón José, la competencia o Apple… para nuestro problema!!”.

Tenemos miedo a conocernos, tenemos miedo a indagar, tenemos miedo a ver la realidad. Y por eso, preferimos “automedicarnos” o que el “medico se confunda con nuestro diagnostico” cuando realmente nosotros sabíamos que nos pasaba.

No nos gusta indagar dentro de nosotros. Nos “mola” hacer grupos de investigación para ver qué ha pasado, pero las conclusiones que demuestren nuestros fallos o soluciones que nos puedan llevar más allá de donde estamos, las apartamos.

Despreciamos lo nuevo, pero nos quejamos de que no avanzamos en nuestra vida.

¿Alguien me lo explica?

Ser curiosos, nos puede llevar a crear una marca diferente a la que hasta entonces estábamos mostrando. Una marca que nos puede etiquetar, por lo que mostramos y sentimos, como diferente, original, transgresor, a crear controversia en un mundo estable y rutinario como decía en “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”.

Todos los principios son duros, pero si realmente queremos pisar fuerte en este mundo, ya no solamente en el mundo personal, empresarial o como sociedad, tenemos que impulsar la curiosidad como vehículo que nos llevará a esos avances que todos soñamos.

Porque ser curiosos, te lleva a crear soluciones, productos innovadores o experiencias hasta la fecha nunca vividas.

La curiosidad te lleva a la creatividad.

Si eso, que nadie se cree que es, que todos buscan en libros, como si fuera algo para extraterrestres.

La creatividad es ver la realidad desde diferentes perspectivas. Y para eso tenemos que ser curiosos.

Para eso tenemos que darnos el permiso de VER otras realidades, de CREER que otras formas son posibles y con ello, CREAR nuevos mundos, nuevos productos, nuevas soluciones.

Tengo que reconocer que la curiosidad duele.

Ir más allá y descubrir que tu pareja te ha mentido, que pensábamos que nuestro producto nos iba a jubilar ya de trabajar o que el curso que estábamos haciendo nos iba a llevar al estrellato, cuando no es así, DUELE.

Ver que hemos vivido en una mentira, no es muy agradable. Pero no quiere decir que a partir de ahora sea igual. Tú eres el único que puede cambiar esa rutina que has vivido poniendo solución a la misma, siendo creativo.

La curiosidad es:

  • Querer saber más allá de lo que suponemos
  • Descubrir que hay detrás de los miedos que tenemos
  • Querer avanzar, siendo curiosos con el presente
  • Preguntarse continuamente, ¿Por qué?

¡¡SEAMOS MÁS CURIOSOS, POR FAVOR. Y NO DEJEMOS DE PREGUNTARNOS, ¿POR QUÉ?!!.

¡¡Small Data. No te alimentes sólo de datos!!

“Los pequeños detalles hacen grandes momentos”.

Quiero contarte 3 situaciones y luego te digo que tienen en relación.

.- Tras varios retrasos sin justificación alguna, se responde de forma airada a un nuevo retraso. Pensando que era una forma de dejadez, tras preguntar qué pasaba, recibimos la misma respuesta de siempre, excusas.

.- La falta de anillo continuado, de una persona que lo llevaba con orgullo.

.-Una bolsa nos hace creer que tiene problemas de alimentación una persona.

Pensarás que no tienen nada en común.

Un retraso, un anillo y una bolsa. Más bien parece un chiste, pero no son así las cosas.

Vivimos en un mundo, donde los datos dejamos que nos dominen.

El 30% de los españoles hacen tal cosa… El 4% de los chicos prefieren el brócoli a la lechuga…el 65% de los españoles no ha leído un libro durante el ultimo año.

Más y más datos, que hace dividir a la sociedad en un bando o en otro. Creemos que si actuamos en función de los datos que nos expongan, tenemos que ser de una manera u otra.

Y de ahí no nos podremos salir, porque creemos que nos están dando la clave del éxito.

Ya nosotros mismos, aceptando esos datos, nos estamos encasillando y  lo peor, aceptamos que nos encasillen.

Creyendo que somos de una manera, que han determinado unos números, nuestra suerte, nuestra vida, ya está echada.

Actualmente se dicen que a través del “Big Data”, el proceso de recolección de grandes cantidades de datos y su análisis, nos ayudará a encontrar soluciones ocultas, patrones ocurrentes… En definitiva que casi gracias a los datos, podremos crear y elegir todo en la vida.

Sé, que el Big Data, está ayudando a muchos campos en la sociedad, como que también se han creado nuevas empresas que están ayudando a la misma.

Puede ayudar a determinar qué jugador tiene un mayor porcentaje de tiro, que producto se vende mejor en determinados países o con que frecuencia determinado tipos de personas van a hacer o no una acción.

Nos ayuda a descubrir, como bien dice la definición, cosas que se nos habían pasado por alto o no sabíamos.

¿Pero es que la vida son sólo datos? ¿Dónde quedan aquí los pequeños datos, las pequeñas acciones, las miradas?

¿O es que lo que determine unos datos, YA ES LA VERDAD ABSOLUTA?

Vamos por la vida generalizando.

Vuelve a leer de nuevo los 3 casos que al principio te he comentado. ¿YA? Si hubiéramos generalizado, hubiéramos pensado, que es lo que hubiéramos hecho, que:

.- Que la persona, llegaba tarde a nuestras reuniones, por dejadez, por inconsistencia, cuando en realidad la causa era otra que nosotros no sabíamos y mucho más importante.

.- La falta de anillo, era por problemas con su pareja y necesita la escucha de una persona amiga. No cosas raras.

.- Y una bolsa determinó, que no era falta de dinero de esa persona, sino problemas más importantes.

Pero generalizando, ya hubiéramos pensado que era un desagradecido, un maleducado, que no tenía dinero,

Vamos por la vida, exponiendo nuestras ideas en función a estadísticas, a lo que nos han dicho los demás , lo que dicen los medios de comunicación…en definitiva a creencias basadas en nuestra propia experiencia o “adoptadas” de los que nos rodean.

¿Dónde quedan las emociones? ¿Dónde quedan los pequeños detalles? ¿Dónde quedan las preguntas a la persona antes de exponer una conclusión? ¿Y la inteligencia visual?

Por lo que se ve, en ningún lado.

Vuelvo a repetir, para los extremistas del Big data o alguno que se sienta ofendido no sé por qué, que al igual que en la vida, en todo lo demás, no podemos expresar nuestras opiniones, discriminar a las personas, en función simple y llanamente de números o una explicación a una operación aritmética.

La vida, las personas, son mucho más que un dato.

Los números mienten mucho, sino que se lo digan a los americanos cuando pensaban que iba a ganar Hillary Clinton y pasó lo que pasó, la noche de autos.

Vemos, pero no observamos. No prestamos atención.

No observamos los cambios de las personas en cuestión a su vestimenta, a sus accesorios, a su forma de expresarse, etc… Una vez vista una persona, ya creemos, que para siempre, la veremos igual.

Las cosas cambian y no siempre somos iguales.

Fijarnos en un simple detalle, puede cambiar la opinión y la decisión.

Hablo de cómo cuando vamos al museo. Vemos los cuadros. Nos asombramos, les hacemos 200 fotos para subirlas a nuestras redes sociales, y luego si nos preguntan, si nos acordamos de tal o cual detalle, respondemos, encogiéndonos de hombros

¿Por qué?

Porque pasamos de largo ante todo. Lo vemos, pero no lo observamos. Perdiéndonos mucha información mientras tanto.

No hay dos personas que vean las cosas de la misma manera. ¿Por qué tenemos que generalizar todo a través de un dato?

La realidad es muy rica en matices. Ya que cada uno la ve de manera diferente en función de sus emociones, de experiencias pasadas y en función donde pongan su foco o atención. Pero la moda ahora es aglutinar datos pensando así que TODOS pensamos de esa misma manera.

Hay una frase que dice “La belleza importa sólo los primeros 10 minutos, después debes tener algo más que ofrecer”. Me lo dijo uno de los participantes durante el estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”.

Y es la verdad, la diferencia entre dos marcas, es un pequeño detalle. Es la forma de ver la vida , de cómo tratar a la gente, de ver con otros ojos un producto ya creado.. No un número.

¿Dónde se quedan las personas que no están integradas en esos datos que se explican? ¿No estaremos impidiendo que la gente y las marcas piensen por ellas mismas creyendo que un dato es la clave del éxito? ¿No existen más condicionantes que estamos pasando de largo? ¿Dónde quedan las emociones y el presente en el Big Data?

Lo pequeños detalles y más, los pasados por alto, siempre marcaran la diferencia.

Si queréis conocer más sobre este tema, os recomiendo el libro de “Small Data. Las pequeñas pistas que nos advierten de las grandes tendencias”

 

¡¡Me da igual, ME ENCANTA!!

“No vivas danto tantas explicaciones, tus amigos no las necesitan, tus enemigos no las creen y los idiotas no las entienden”

Hace unos días en la firma de libros en Zaragoza, me lanzó una persona una pregunta, que es la base de este artículo:

“Parece que todos los artículos que tu esencia es que todo te importa muy poco. ¿Es así’”.

Claro que me importan muchas cosas, lo que pasa, es que ya no me importan tantas cosas como me importaban antes”. Así le he respondido

Nos han enseñado durante nuestra educación que nos tienen que importar los amigos, el trabajo, tener una pareja, unos hijos a cierta edad y el qué dirán los demás. En definitiva, nos tiene que IMPORTAR TODO.

Y si no te importa lo que dicen los demás, si no metes la “directa” en alcanzar esas metas que esperan que alcances, eres considerado un “raro-espacialito-diferente-veremos de qué pie cojea”.

Pues señores, ¡¡NO!!.

Lo que estamos haciendo es pre-ocupando por lo que puedan decir los demás, por lo que puedan pensar o no sobre nosotros, y mientras tanto, estamos dejándonos de lado a nosotros mismos.

A mi claro que me importan muchas cosas. Tengo mi grupo de personas que son esenciales para mí y que me involucro en sus vidas, si me necesitan. Me importa mi empresa, que se expanda. Mi blog, mis libros, en crear nuevos libros acorde a lo que veo y siento. Que no se prostituyan términos que me han ayudado y creo que podrían ayudar a mucha gente, que por egos los convierten en modas pasajeras…

Me importan muchas cosas.

¡¡ Lo que pasa es que ya no me importan otras tanto por las que antes moría y ahora paso de ellas!!.

No me importa decir lo que pienso realmente. Te lo diré con educación, y si lo aceptas bien y sino también. No me gustan los egos y la falta de profesionalidad. No me gusta el querer aparentar algo que no eres. Ver como marcas que podrían dar un golpe en la mesa, lo único que hacen es seguir lo que dicen que hay que hacer los demás. No me gusta leerme un libro que es refrito de otros muchos y luego la gente los sigue como si fuera el nuevo “Jesucristo”.

No me importan muchas cosas que antes me importaban. El qué dirán, si seré aceptado o no, si voy a seguir a esta persona en las redes porque es bueno para mi reputación social.

ME DA IGUAL

Y no es rebeldía, ES COHERENCIA. Algo muy falto en estos momentos en la sociedad y en las empresas.

Para decir ME DA IGUAL, tienes que haber vivido un proceso de afirmación de lo que es importante para ti de verdad.

De reconocer tus valores, tus pasiones, de lo que quieres conseguir en la vida, de tu obsesión “sana” por conseguir ese sueño, de lo que te ha hecho mal hasta entonces y no quieres que se repita, de actitudes que no soportas y por el qué dirán las has estado tragando sin parar porque te interesaba más el “beneficio” que obtenías que no tenerlo.

Decir con la boca abierta, ME DA IGUAL y que no te importe de verdad la reacción de la gente, ante el NO que les estas dando o lo que ya no te darán por tu negativa, es la consecuencia de una confianza sin fisuras en uno mismo.

Confianza que no es ego, señores.

No es lo mismo ese ME DA IGUAL, de rebelde sin causa, en contra de la sociedad, que el ME DA IGUAL, y te lo digo porque lo creo firmemente y te lo puedo explicar con razones.

¡¡NO ES LO MISMO!!

Pero hace unos días cayó en mis manos un artículo en el que decía el autor que iba a hacer un reto físico y que aunque no había entrenado , le daba igual lo que ocurriría o no le importaba la base de seguidores que tenía o como se relacionaba con la gente.

Yo siempre que digo o siento con un ME DA IGUAL, lo expreso con razones y siempre COMPROMETIENDOME con el resultado de esa acción mía, me guste a o no. No puedes pensar que haces las cosas sin que te importe los demás, porque no estás solo tú en este mundo. Porque a lo mejor puedes “dañar” a otra empresa o a tu marca, por haberte lanzado de forma inconsciente y chulesca, a hacer algo, enarbolando el “ME DA IGUAL”. No puedes decir que te da igual el resultado, más bien estás diciendo, “Como a lo mejor no lo consigo, digo de ante mano que me da igual, así que nadie me lo reproche y tengo la conciencia tranquila...”

Si que promulgo y así lo siento, que hay que hacer las cosas que te ardan dentro de ti. Porque mañana vete a saber que puede ser de ti. Ya no digo dentro de 5 años, digo MAÑANA.

Pero por favor, CON CABEZA, CON VALORES, CON RAZONES.

A lo largo del estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, muchas de las empresas estudiadas y profesionales, claro que me decían en algún momento de la entrevista: “Me daba igual lo que pensaran o no pensaran de mi, y así creo que lo he conseguido… Pero siempre a través de mis razones expresaba ese me da igual, del fuego que me había estado quemando y no quería me consumiera sino que me catapultara con lo que soñaba continuamente...”

Como observarás y en el libro lo comento, no son personas y marcas sin rumbo, alocados y unos parias de la sociedad, como así se les quiere tildar, ya que no hacen lo que se les espera de ellas o los libros de management.

Son personas y marcas, que no les importa lo que les importa a todo el mundo. Así es como avanzan y producen innovaciones y resultados diferentes a los vividos hasta ese momento.

Piensan muy bien cada cosa que hacen, porqué la hacen y cómo hacerla. No pierden el foco  de lo que quieren conseguir o al menos darse la oportunidad de ir a por ello.

Así que:

1.- Que te DE IGUAL, aquello que no está dentro de tus valores

2.- Que te DE IGUAL, aquello que no esté dentro del foco de tus intenciones.

3.- Que te DE IGUAL, aquello que te dicen que no se puede hacer, porque te aseguro que si siguiéramos así pensando, todavía estaríamos con la rueda y el fuego.

4.- Que te DE IGUAL, aquello que no vaya con tu forma de ver y vivir la vida. Con respeto y coherencia, nunca lo olvides.

5.- Que cuando digas ME DA IGUAL, lo siguiente que hagas sea algo que digas ME ENCANTA.

¿Y a ti que te da igual?¿ Me sabrías dar razones para explicármelo?

¡¡Un Employer Branding de verdad!!

Ir juntos es comenzar. Mantenerse juntos es progresar. Trabajar juntos es triunfar” decía H.Ford

Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico e industrial, en una época, grupo social, etc…” según la R.A.E, es lo que denominamos Cultura.

Según la empresas que he estado estudiando para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” su definición podría ser algo así como: “Como los niños, para tenerlos contentos y nos saquen el trabajo que les damos chorradas para tenerlos contentos y sin rechistar, porque si no saben que lo que les espera es la lista de desempleo, pues si así nos sacan el trabajo, probemos”.

Te podrá parecer muy fuerte, pero te aseguro que fue la contestación fuera de micrófonos, de uno de los empresarios más importante de mi ciudad. Y además muy joven.

Como en el tema de la Marca Personal, los resultados que salieron a la luz estudiando el Employer Branding en las empresas, destilaba que iba por el mismo camino. Hacia la prostitución de una herramienta útil y necesaria, Considerado como el algo liviano que se implanta para tener a la gente contenta pero que no se cree en los resultados que pueda producir.

Vivimos en una sociedad de quejas y victimismo constante. Con los medios de comunicación solo nos producen “dolores de cabeza” tras ver siempre malas noticias. Nuestros vecinos siempre nos dicen que su vida es mala. Nuestra familia se queja del poco tiempo que tienen o nuestros compañeros de trabajo por el trato que recibe de sus superiores.

A través de diversos estudios, se determinó que era importante tener motivados a los trabajadores. Con ello aumentaría su productividad, compromiso y con ello la cuenta la de resultados de la empresa.

Pero hecha la ley, hecha la trampa.

Si con 4 cosas, un color diferente en las paredes, con frases de Paulo Coelho en las paredes, así estarán contentos y producirán más de lo que estaban haciéndolo hasta la fecha, ¿Dónde hay que firmar?

Vivimos en una sociedad en la que nos impulsan que hay que estar motivados en niveles estratosféricos y sonriendo, porque si no seremos tildados de raros, tristes y orientados al banquillo del desempleo o denostado por la sociedad como “diferente”.

Así que transformar las oficinas, ponerla de colores alegres, darle pizza al equipo cuando han conseguido unos resultados “imposibles” o darles una caja de viandas cada aniversario, se ha convertido en una MODA que causa furor entre los líderes empresariales.

Muy bien has leído, se ha convertido una MODA cuando en realidad tendría que ser una TENDENCIA que transformase de verdad la realidad de la empresas, y no en algo que será pan para hoy y hambre para mañana.

Siempre nos quejábamos que el dinero y los títulos eran una motivación extrínseca del ser humano, con la que pensábamos que así estarían motivados y nosotros, como jefes, tranquilos que nunca más se va a producir ninguna revuelta y la cuenta de resultados irá en aumento constantemente. Pero ahora creemos que teniendo un lugar bonito para ir a trabajar, sillas cómodas y pizza los viernes, estaremos y estarán contentos nuestros compañeros.

A ver señores radicales del Branding, no estoy diciendo que la cultura empresarial no funcione “en algunos momentos” a través de esas herramientas. Conozco empresas que si lo hacen de verdad, pero también conozco muchas que se han subido al carro del Employer Branding, para “calmar” las aguas y a ver si así hacen lo que el CEO desea en todo momento y sin rechistar.

Puedes estar contento por la pizza, puedes estar encantado de la vida por haberte ganado el viaje a Benidorm (con todos mis respetos a Benidorm) tras haber superado al departamento de al lado… ¿Pero esa motivación es consistente y duradera? ¿Durará en el tiempo ese amor por el color de las paredes? ¿Nos cansaremos de la pizza del viernes? ¿O es mejor una hamburguesa? ¿Se les permite de verdad que desarrollen su potencial? ¿O lo utilizamos para RETENER aquellas personas que consideramos con talento y no vean nuestras debilidades?

¡¡Seguimos sin distinguir que es voluntad de una persona y la motivación de esa persona!!.

Para que no se convierta en una moda pasajera y produzca resultados DE VERDAD para tu empresa, hay que tener siempre presente estas preguntas, que Rubén Turienzo lanzaba recientemente en una conferencia.

¿Vamos allá?

.- ¿Te conocen?

Ya no sólo te tienen que conocer tus posibles clientes o proveedores. Ya no sólo te tienen que conocer la competencia o los medios de comunicación de tu ámbito para que sepan quién eres, qué haces y cómo lo haces. No solamente tienes que estar hasta en la sopa, porque si no te conocen tus trabajadores, ¿Qué estarás haciendo? El papel de CEO egoico.

El líder, el bastión de la cultura empresarial que quieres implementar, en la que crees, tienes que ser tú mismo. La gente tiene que verte, tiene que sentir que puede hablar contigo, que eres el mismo reflejo de lo que dices o bueno, dice tu Director de la Felicidad.

Tú tienes que ser tu propio embajador de lo que propones, pero no cara a los demás, sino empezando por tus trabajadores.

.- ¿Te entienden?

Muchas veces tenemos ideas increíbles. Bueno nuestro ego dice que son increíbles. Creemos que hemos inventado el fuego. Que el premio Nobel de la creatividad e innovación ya tiene nuestro nombre.

¿Y qué ocurre cuando explicamos la idea que queremos implantar? Que solamente conseguimos silencios o dudas. ¿Qué ha ocurrido?

Que no hemos seguido llegar a explicar de forma SIMPLE y COHERENTE, cual es nuestra idea de cultura, nuestra idea.

Las cosas simples siempre son las más fáciles de implementar y las que mejores resultados dan. Deja de hacer caso a tu ego y más a tu corazón, por favor.

.- ¿Te recuerdan?

Como decía anteriormente, las cosas más fáciles son las que llegan más rápidamente al corazón y se quedan allí para siempre.

Estamos hechos de emociones que recuerdan a experiencias. Experiencias buenas como las malas. Pero por mucho que hayas hecho muchas buenas, haces una mala, esa confianza se irá al traste.

Si les mientes, si ven que lo que dices no es lo que haces, si lo que haces es “ocuparte” de tus trabajadores, para que estén callados pero no te “pre-ocupas” de ellos de verdad, te aseguro que el “chiringuito” se te irá muy rápido abajo, por mucha pizza que les des de vez en cuando.

La cultura se ha de impregnar TODOS LOS DIAS en todas y cada una de las acciones. NO exclusivamente por un cumpleaños, el cobro de los bonus anuales o la inauguración de la nueva sede.

Porque la gente siempre recuerda más un fallo, que por muchas fiestas que hagas.

.- ¿Se sienten parte?

Si quieres que tus trabajadores sean los “embajadores” primeros y principales de tu marca, no solamente tienes que ser tú quien la lidere, sino que tienes que aparte a un lado, cuando empiece a funcionar y que sean ellos quien la mejoren, quienes la impulsen, la rediseñen en los fallos que tenga. Que sea algo orgánico, que se sientan que forman parte de ella.

Como creas que es algo estable, inamovible, y que ellos no tienen ni voz ni voto, que no pueden aportar ideas…DESPIDETE DE LO QUE PROMULGAS O QUIERES PROMULGAR SURTA EFECTO O CONTRATA A OTRO EQUIPO ENTERO NUEVO.

.- ¿Les das voz?

Por mucho que les pongas un menú para que coman sano, una máquina expendedora de fruta o los viernes te los lleves a jugar a los bolos, si hay un problema y no son ni voz ni voto, te lo vuelvo a recordar, el “chiringuito” de una nueva cultura empresarial con la que se te llena la boca, será algo que nadie creerá.

.- ¿Eres valiente?

Igual que en el Branding, con la Cultura empresarial, tenemos que ser valientes. Ya vale de hacer lo que los demás hacen. Ya vale de comprar la misma máquina que tiene Google, el mismo color de pared que tiene Uber o llevar a los mismos conferenciantes todos los años que lleva la empresa del Ibex de moda.

Hay que ser valientes. No lo que para uno sirve, vale para todas. ¿O es que a un americano le importa lo mismo que a una persona latina? Para nada.

SI queremos distinguirnos de los demás, SI queremos que se sientan orgullosos de nosotros. Hagamos las cosas diferentes, porque si no seremos uno más, te lo aseguro.

Esperemos que no se convierta una moda el Employer Branding, que en vez de alentar y ayudar a los trabajadores, se convierta en una cosa más que asquee a los mismos y no crean en el poder transformador que puede llegar a tener.

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” a través de este enlace.

 

 

Javier Luxor: “La persuasión se tendría que estudiar en los colegios”.

Hoy en “Conversaciones con...” es un placer presentar a Javier Luxor.

Siempre he pensado que si supiéramos realmente el significado verdadero de las palabras, hablaríamos de otra manera.

A día de hoy hablamos de “influencers”, de ser “influyentes”, de “persuadir” a los clientes y a los futuros clientes para que opten por nuestra opción.

¿Pero sinceramente sabemos de lo que estamos hablando? ¿Usamos estas herramientas para acabar manipulando a la gente y hagan lo que nosotros queremos, sin escrúpulos?

Hace unos días tuve el placer de compartir una conversación con Javier Luxor, escritor del libro “El pequeño libro de la influencia y la persuasión” sobre dichos términos y su aplicación.

Reputado mentalista a nivel mundial, a través de la entrevista nos enseñará a discernir bien cuál es el significado de cada palabra, su aplicación en nuestro día a día y en la empresa.

Gracias Javier por ayudarnos a ser más persuasivos ante los demás sin olvidarnos de algo esencial, la ética. Podéis conocer más del trabajo de Javier a través de su Web, Twitter y Facebook.

.- ¿Quién es Javier?

Siempre he dicho que he tenido varias vidas, ya que me gusta ir cambiando en función de mi desarrollo personal. A mí el modelo que siempre nos han vendido, a mí no me encaja. Fue cuando terminé mi carrera, empecé a trabajar, y disfrutaba de mi trabajo, pero llegó un momento en el que mis tripas me decían, “Si sigues así, la curva de desarrollo de aprendizaje personal y profesional no vas a tener”.

Y yo siempre he tenido la afición, con la cual he competido a nivel mundial con el mentalismo, en el cual yo sabía que ahí tenía un desarrollo muy fuerte. Ahí es cuando deje mi trabajo y dedicármelo sólo al mentalismo, convirtiéndome en Javier Luxor.

Los dos Javieres son la misma persona, lo único que Javier luxor tiene un nombre más chulo. Aunque en el escenario, soy una versión con “esteroides” haciendo cosas más chulas, soy la misma persona.

El escenario lo utilizo para contar algo a los demás, no sólo como un entretenimiento. No sólo quiero que se asombren cuando ven un espectáculo o conferencia mía, sino que se lleven a casa cosas para pensar.

De los espectáculos, salió la posibilidad de dar formación. De ahí saltamos a las conferencias y de ahí al libro que tienes entre manos. Soy una persona muy inquieta, que me gusta aprender siempre de todo lo que hago, y también aprendo de los fracasos. Si aprendo y me lo paso bien, como forma de reciprocidad, siempre quiero que quienes asistan a mis formaciones, aprendan y se lo pasen bien.

.- ¿Por qué nos da tanto miedo la palabra persuasión?

Nos da miedo porque la utilizamos indistintamente con la palabra manipular. Pero nosotros lo hacemos porque imitamos como la usan también los medios de comunicación.

Ellos utilizan la palabra persuadir desde la falta de ética, desde un lado negativo y por eso nos da miedo.

Y como yo creo que todos en el fondo, somos buenas personas, buenos vecinos, no nos gusta que nos asocien con una persona que persuade, si esa palabra significa manipular.

Persuadir y Manipular, son dos palabras muy parecidas, pero les diferencia algo muy importante, LA ÉTICA.

Aunque haya gente que roba la cartera, aunque la otra persona no se entere, con la persuasión pasa lo mismo. Cuando tú conoces estas herramientas, no las utilizas para manipular a las personas, sino con ética, honestidad y sinceridad las utilizas. Porque si no las tienes, todos estos valores que te digo, entonces estas manipulando.

Pero en definitiva, la diferencia la pones tú. La ponen tus principios, tus valores.

Si yo gano persuadiéndote, y tú también, es persuasión. Pero aquí el problema aquí, es que soy yo, el que decide cuando el otro gana y aquí entra cuando decido yo, cuando la otra persona gana.

Imagínate una persona mayor que va a un centro comercial para que le asesoren en la compra de un portátil, ya que lo necesita para hablar con sus nietos. Ve a ese vendedor como una persona experta en dicho campo. Le dice la verdad al vendedor, que no sabe del tema. Y ahí es cuando el vendedor tiene dos opciones:

  • Venderle, es decir ofrecerle el producto que el señor de verdad necesita
  • Colocarle otro producto, ya que tienen un incentivo extra si los venden.

Ahí está el problema de esto, ¿Qué debe hacer el vendedor?. Ahí es el vendedor el que está decidiendo.

El señor mayor se va a dejar persuadir por el vendedor, ya que no va acompañado , por ejemplo de sus hijos, que podrían tener más conocimientos al respecto de sus necesidades.

Cuando una persona hace lo que sabe que tiene hacer, somos más felices y no surgen estas dudas de si nuestro trabajo nos gusta o si damos buen servicio a los demás.

Aquí juega un papel importante la conciencia. El equilibrio es difícil, pero a mí me gustaría que el vendedor le dijera la verdad a esa persona mayor.

Un cliente no es un señor que te compra la 1 vez, sino es un cliente que vuelve la 2, 3,4 vez…Ahí es cuando podrás llamarlo cliente.

La honestidad y la ética siempre dan beneficios. No a corto plazo pero si en las carreras de fondo.

.- ¿Qué le dirías a aquellas personas que están en las calles captando socios para las Ong?

Estamos muy enseñados, y el modelo ya no funciona como antes.

Yo que estoy mucho en el aeropuerto, lo observo. Cuando esos chicos quieren vender la Iberia Plus, te preguntan lo primero: ¿Trabajas en España?. Obviamente les digo que si. Ahí es el momento en el que has comenzado una conversación y es más difícil romperla.

Lo que tratan es llevar la conversación a otro nivel, y ahí es cuando la otra persona tiene más difícil romperla. Podrás decir que no te interesa lo que te van a comentar, pero ya te costará más.

Ten claro que esas personas si están ahí, es porque funcionan, porque captan gente. Pero el funcionamiento es como las llamadas que recibes a horas intempestivas a casa.

La persuasión, como todo en la vida, es cuestión de números. Si tú llamas 10.000 veces, sabes que hay un rato de conversión, por ejemplo de 1%, es decir 100 personas dirán que sí.

Las llamará con el mismo discurso a los 10.000, pero es un discurso hecho de manera persuasiva.

Todo es cuestión de números. Lo único que diría a esas personas, que cuando decimos NO a la hora que nos ofrecen algo, no se lo tomen como un NO personal a él, es un no a la situación.

Todo está muy estudiado, desde la conversación a la conversación en el que le das los datos.

.- ¿Los primeros que nos tenemos que influenciar, tenemos que ser nosotros mismos?

Tenemos que ser los primeros que nos tenemos que auto persuadir. Porque la persuasión es utilizar la palabra para un cambio de actitud en la otra persona, para que luego le lleve a un cambio de comportamiento.

Esto lo podemos utilizar a favor nuestra. Podemos saber cómo nos hablamos y como eso hace que genere una serie de pensamientos que dirigen nuestra vida.

La persuasión y la influencia es verdad que se utiliza hacia los demás pero también con nosotros mismos.

El vocabulario que usamos, hace que nuestro pensamiento vaya a un lado u otro.

Para mí, me parece la persuasión algo tan básico, que se tendría que estudiar en los colegios. Porque es la clave para entender quienes somos, que hacemos y como gestionamos nuestros pensamientos.

Antes de persuadir a los demás, hay que persuadirse a uno mismo.

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria?

Contrata a Javier Luxor. No lo vas a olvidar…. Pondría algo así.. Ahora en serio, yo pondría una frase que digo mucho tras finalizar mis conferencias que es : “Los sueños se cumplen dos veces, una en tu mente y otra en la realidad”.

Es una frase muy bonita, un poco moñas. Pero las personas no deberían dejar de tener sueños. Porque una persona no puede crear nada que no haya creado antes en su mente, de forma clara y meridiana.

Es una frase que me gusta ya que tiene que ver con la gestión del pensamiento. Ya que somos nosotros los que hacemos posible lo que pensamos, y no hablo del secreto ni cosas así, sino del foco.

Es algo que aunque lo he leído muchas veces, lo he vivido por mí mismo, muchas veces más.

Alguna gente creerá que es una frase hecha, pero yo digo que es una frase verdadera.

Yo no soy nadie para dar consejos, yo solo cuento lo que a mí me ha funcionado.

.- ¿La diferencia entre un buen conferenciante es aquel que persuade y aquel que manipula?

La diferencia entre uno y otro, no es los números que realizas, ya que eso son herramientas. Porque el único secreto entre un buen conferenciante y otro, es SER AUTENTICO.

La gente se piensa cuando me lo preguntan, que les intento desenfocar de la conversación cuando les digo esta respuesta, pero es que es la verdad.

Yo he salido muchos años a los escenarios, no siendo yo. Por eso sé dónde está el secreto. No sólo la experiencia cambia la forma de hacer las cosas y la repercusión que se consigue, pero no es la experiencia lo que cautiva a la gente.

Lo que cautiva a la gente es SER AUTENTICO.

Quien está en la platea a punto de escucharte, quiere ver a un tío como él, y eso normalmente no suele pasar. O es el conferenciante el que plantea la conferencia haciéndole creer a los asistentes que sólo él puede conseguir lo que ha conseguido, y los demás, no.

Uno es el gurú, y el otro es un pobre mortal, y eso me da mucha rabia.

.- ¿Qué hay de verdad en esos anuncios que nos dicen que por +1 euro nos llevamos una hamburguesa o unas gafas?

Mi madre siempre me decía que comprase lo que necesitase.

El tema de la persuasión es muy difícil huir de ella, porque es muy sugerente. Pensamos que por 1 Euros +, no es para tanto, y acabamos cayendo, por ejemplo, ya que es viernes, nos vamos a dar un capricho, aunque entrásemos con la intención de comprar solamente lo que sabíamos que necesitábamos o queríamos.

Yo recomendaría que se hicieran antes la lista de la compra o con el estomago lleno, como nos recomiendan, porque la persuasión es emoción. Y las emociones al ser irracionales, van automáticamente.

Siempre hay que tener claro que quieres antes, aunque vuelvo a repetir que es muy difícil. Pero es que además nos gusta comprar emocionalmente, así que sería algo muy aburrido.

Yo no voy al supermercado o a la librería, pensando únicamente en lo que voy a comprar. Siempre que voy a la librería, voy pensando: “Voy a ver que cae”, y todavía tengo libros que compré pero que no he leído, pero que sentía que quería tener en ese momento.

Pues si las abuelitas son felices son sus 2 gafas, con tal que no se arruinen, que sean felices.

La vida también se disfruta también comprando de forma emocional, basta ya de tanto racionalismo.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Para mí es básico mi familia, mis padres, mi hija, amigos y la salud.

Pero para ampliar la respuesta, yo tengo que reconocer que la felicidad antes la depositaba en el éxito. Pero la definición que yo tenía de éxito no era la correcta.

A día de hoy, considero el éxito, no en lo que todo el mundo piensa como éxito, sino es estar en el camino de lo que yo quiero, no el llegar a lo que yo quiero.

Como soy una persona que no puede estar quieta, he descubierto que en el hacer, tengo la felicidad. No es sentirme ocupado, sino en el progreso continuo.

Es sentirme un poco mejor que la semana pasada o que el año pasado.

.- ¿La sociedad nos influencia o nos manipula?

La sociedad, de todo.

Podemos encontrar ejemplos tanto de un lado como del otro. A mí me gusta encontrar gente que haga cosas increíbles y que con su ejemplo, sean capaces de influenciarme  para hacerlo yo también.

La sociedad tiene lo bueno y lo malo. Te puedes reflejar en miles de cosas. Lo que tienes que hacer es saber en lo que quieres dejar que entre en tu mente.

Pero también hay relaciones toxicas, de personas que hacen cosas deplorables que nos influencian de forma negativa.

Pero es nuestra labor es saber ser conscientes de ello y no echar la culpa a la sociedad de lo que nos pasa. Somos nosotros quienes vemos las cosas de una manera u otra, y no deberías echarle la culpa a la sociedad de lo que nos pasa

Uno debe ser el que decida que si y que no debemos que nos influencie de la sociedad, aunque no es que estemos negando lo que no queremos nos influencie, porque sabemos que existe, pero no es lo que influencie.

.- ¿Cómo es la relación entre la persuasión y el lanzamiento de un producto?

Yo a lo mejor cometo un error garrafal, pero no comparto las acciones de presentaciones de libros o productos, que cierran un teatro o cosas así, porque las veo muy YO , Y O y YO. Cuando me invitan, voy y me lo paso en grande. Pero no van conmigo.

A mí me gusta más hablar del concepto, de la idea, de cómo puede ayudar al otro. Es importante el contenido del libro o del producto, no quien lo ha escrito o ha hecho.

Si tengo que darte una herramienta, te diría que siempre busques la forma de dar valor, de mostrar el valor de ese producto, no que seas tú el valor, el personaje que ha hecho el libro o el producto.

Cuando la gente ve el valor de tu producto, a lo mejor no llegaras a muchas personas, pero te aseguro que llegarás a las correctas.

Da valor y dirígete a la persona que realmente requiere los servicios de ese libro o producto

.- ¿Qué le dirías al Javier de hace 20 años?

Que iluso era pero que bien le ha ido.

Cuando yo me replantee una nueva vida, hace 20 años jamás me podría haber llegado a imaginar lo que estoy haciendo ahora mismo.

En esos momentos me hice un Plan de Negocios. Hice todo lo que nos dice que tiene que contener el mismo. Era maravilloso, y todavía lo sigo guardando. Sobre todo para darme cuenta que todo lo que allí puse, no se parece en nada a lo que hago hoy en día.

Podía haber acertado como podía haberme confundido, pero en el fondo tenía una claridad absoluta de que eso iba a funcionar aunque no la tenía racionalmente. Y aunque el plan de negocios, era la forma escrita de mi razón en esos momentos. Pero es la claridad y la necesidad lo que me ha salvado en todas las ocasiones.

Sentía algo que tenía que hacer algo. Y cuando así lo haces, siempre te suele ir bien porque pones toda la carne en el asador para que así sea

Hace 20 años, creía racionalmente que estaba haciendo algo que creía correcto, porque mi intuición lo decía aunque mi razón estaba un poco equivocada, porque me remito a los hechos del plan de negocios que escribí.

.- ¿Eres fan del Por qué o del Para qué?

Antes te hablaba de la necesidad .En el fondo la pregunta que nos tenemos que responder siempre es: ¿Por qué hacemos las cosas que hacemos?

Yo el para qué, ya no se responderlo. Yo entiendo que el porqué molesta a la gente, cuando el para qué, cuando tiene estrecheces económicas, se convierte en lo más importante en esos momentos.

Uno no puede pensar en el porqué, sin tener el para qué cubierto mínimamente.

Cuando una persona tiene sus necesidades cubiertas, tiene que pensar en el porqué hace lo que hace. Y si nos damos cuenta, si te centras en el porqué, el para qué acaba creciendo, se empieza a desarrollar solo.

Es porque pones el foco en la ayuda, en hacer las cosas por algo, no en el dinero. Cuando empiezas a focalizarte en el porqué, es cuando empiezas a despegar de una forma sorprendente.

Desde ahí la gente no te ve como que solo quieres venderle un producto, sino que quieres ayudarles, resolverles una necesidad que tienen.

Nosotros percibimos cuando una persona viene para una cosa u otra.

.- Una reflexión para los lectores del blog

Yo ahora estoy muy focalizado en el tema de la intuición.

Y yo te dejaría como última reflexión es que deberíamos dejar fluir más la intuición, porque tiene una base de experiencia importante

Muchas veces tenemos que hacer algo, y aunque no lo cotejamos con otras opciones, nuestro cerebro ve una serie de patrones. Con esos patrones se imagina un desenlace y te dice que tenemos que hacer eso.

Deberíamos en el punto, que conscientemente no deberíamos evaluar más y hacer más caso a esa señal.

Somos mucho más que nuestros pensamientos racionales.

Olga Castanyer:” El ego es un exponente de baja autoestima”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con..” tengo el placer de presentar a Olga Castanyer.

La asertividad no forma parte del Diccionario de la RAE.  Hablamos mucho de ella, nos dicen que tenemos que serlo, pero realmente, ¿Qué es?

Se nos dice que trata de ser afirmativo. Yo puedo ser afirmativo en lo que pienso, en lo que quiero. ¿Pero se es respetuoso con los deseos y derechos de los demás? Por lo que vemos últimamente en la televisión, es algo que escasea.

Asertividad, como nos dice Olga, a lo largo de la entrevista si que es afirmar nuestro propios derechos, pero respetando a la vez el de los demás.

¿Somos capaces de respetar ideas diferentes a las nuestras? ¿Hacemos lo posible para que se impongan nuestras ideas cueste lo que cueste? ¿Son los lideres de hoy en día de respetar ideas diferentes a las suyas y venidas de gente que no está en tu mismo estatus?

De estas y otras muchas cosas más, tuve el placer de conversar con Olga. Autora de libros como “La asertividad: Expresión de una sana autoestima”,  “Asertividad en el trabajo” o “Voy a ser asertiva” entre otros muchos bestseller de referencia en el campo de la Asertividad y Autoestima.

Gracias Olga, por hacernos ver la capacidad del ser humano para crecer y ser feliz.

.- ¿Quién es Olga Castanyer?

Una psicóloga, madre, hija, amiga de sus amig@s  y pareja, …que cree que su contribución a que el mundo mejore es  ayudando individualmente a las personas que lo necesitan.

.- ¿Cuál es la mejor inversión que puede hacer un ser humano por menos de 20 euros?

Dar un parón en sus actividades cotidianas y cuidarse, yendo a tomar un café rico ( o una cervecita…) con alguien querido.

.- ¿Cómo definirías la asertividad para alguien que nunca ha oído la palabra?

Es la capacidad de autoafirmar los propios derechos, respetándose a sí mism@ y respetando a la vez a los demás.

.- ¿Es la inteligencia emocional la asignatura que falta en nuestro sistema educativo?

Por supuesto. Tendría que estar presente a nivel transversal, no como una asignatura suelta. Para ello hace falta una formación en profundidad del profesorado, para que no se pase a contemplarlo como una mera disciplina a evaluar.

.- Se nos promulga a ser asertivos, de sus beneficios… ¿Ser demasiado asertivo, tiene contraindicaciones?

Es difícil ser “demasiado asertivo”, si con ello se entiende rozar la agresividad, porque la propia definición de asertividad conlleva el respeto a la otra persona.

Pero sí podemos cometer errores  si nos “entusiasmamos” demasiado con la asertividad, en la línea de sentir la necesidad de decirlo TODO, expresar en cada momento cómo nos estamos sintiendo, etc.  Por muy asertivos que seamos, tenemos que tener en cuenta cómo va a caer la asertividad en la otra persona y entonces veremos que no siempre es necesario decir todo lo que pensamos y opinamos sobre las personas y las cosas. Es más, a veces es más prudente callarnos las cosas si decirlas nos perjudica o daña gratuitamente a la otra persona.

.- ¿Qué beneficios tiene la inteligencia emocional y asertividad de la mujer en las empresas?

Tanto la Inteligencia Emocional como la Asertividad conllevan una independencia emocional, es decir, no actuamos “para que los demás”…nos acepten, admiren, reconozcan, valoren, sino que seremos más capaces de gestionar nuestras propias emociones, separar las tareas de las emociones y centrarnos en la resolución de las cosas.

.- ¿Por qué se nos da tan mal decir  lo que sentimos y no defendemos  lo que pensamos?

Porque estamos excesivamente pendientes de lo que opinen los demás de nosotr@s, de la imagen que damos, de quedar bien….La expresión de emociones es un pequeño riesgo que pueden asumir las personas que se quieren y confían en sí mismas y no temen la evaluación de los demás.

.- Hace  unos días una persona me decía que lo de la asertividad, es un “sacadineros” como otro cualquiera. Que a día de hoy la gente va a lo suyo y no les importa las emociones, sus sentimientos ni así… ¿Qué les dirías a esa persona?

La pobre asertividad no es un sacadineros en sí- el que quiera sacar dinero de los demás lo va a hacer con cualquier concepto que esté de moda.

…Y está de moda precisamente porque hay una necesidad de conectar de otra forma con un@ mism@ y con los demás. El modelo “cada uno va a lo suyo” no funciona y el ser humano busca algo más.

Al fin y al cabo, aunque no nos demos cuenta conscientemente, lo que nos mueve y guía son precisamente nuestras emociones.

.- ¿Cuál es la 1 recomendación que darías a una persona que no sabes decir NO?

Que intentando agradar a los demás no va a conseguir nunca sentirse bien. Ella tiene que velar de sí misma y no esperar que los demás lo hagan. Y eso pasa por consultar consigo mism@ las cosas y expresar sus opiniones- la sensación de ser coherente con una misma es mucho más rica que la de ser aceptada por los demás.

.- ¿Qué ingredientes tiene una autoestima sana?

– Confianza en un@ mism@

– Una actitud de cuidarse y velar de sí mism@ y la convicción de que nadie va a hacerlo por ti

– Atender las emociones y el  cuerpo: son nuestras señales de alarma!

– Tener un Autoconcepto positivo, pero realista

.- ¿Entre autoestima y ego, cuánta distancia les separa?

No tienen nada que ver, aunque algunos autores últimamente los igualen.

Para mí, la autoestima es independencia emocional – el ego, dependencia. Cuando hay un ego elevado, estoy queriendo demostrar algo, quiero que me reconozcan, admiren, envidien….es decir, dependo de los demás para sentirme bien.

El ego es precisamente el exponente de una baja autoestima.

Cuando hay una buena autoestima me siento igual a los demás, somos personas, ni más ni menos que l@s que nos rodean.

.- Las relaciones de hoy en día se basan en el apego, en el miedo, celos y en el reclamo de cariño. ¿Qué nos pasa?

¿Las relaciones de hoy en día? ¡Y las de siempre!

No nos enseñan a querernos y respetarnos incondicionalmente, buena parte de la educación está basada en “vales si….” sacas buenas notas, rindes mucho, eres muy popular, te vendes bien…..no tenemos una buena educación emocional, pero sí tenemos como seres humanos unas necesidades de cariño y valoración que buscamos cubrir incesantemente con los pocos medios que nos proporciona la educación tradicional.

.- ¿Cómo es una empresa inteligente emocionalmente?

Tiene muy en cuenta que el ser humano, aparte de sus capacidades cognitivas, lleva “pegadas” las emociones y que, al final, éstas son las que guían la motivación, las relaciones entre las personas, incluso las negociaciones. No se pueden obviar. Y una empresa inteligente emocionalmente tiene en cuenta el factor emocional e intenta que sus trabajador@s se sientan bien consigo mismos y con los demás miembros del equipo, a fin de estar motivados y rendir mejor.

.- ¿Cuál es tu definición de felicidad?.

Para tener la capacidad de ser felices, tenemos que sentirnos coherentes y en paz con nostr@s mism@s.

A partir de ahí, la felicidad es el cúmulo de momentos felices: aun en las peores circunstancias, si somos capaces de acumular dentro de nosotros pequeños momentos felices – viendo algo bonito, escuchando música, riéndonos con alguien…-, éstos nos irán dando paulatinamente  la sensación permanente de “aunque me esté yendo mal, en el  fondo, yo estoy bien”.

.- Una reflexión para los lectores del blog.

La que me decía mi madre cuando era pequeña: hay que ser como una piedra que cae al agua. Al principio parece que no ocurre nada, pero poco a poco se van formando círculos cada vez más grandes, cada vez más grandes….hasta que todo el lago es un círculo impactado por esa piedra.