Risto Mejide, un canalla ¿Y la controversia?

El mundo es una controversia” decía Ramón María del Valle-Inclán.

La verdad que leyendo el titulo del post, parece que voy a contar un chiste, pero ya llevaba tiempo queriendo hablar de la CONTROVERSIA.

Ya leyendo la palabra, se que a muchos se os habrá puesto la piel de gallina o “apretado” el culillo.

La controversia, es como muchas otras palabras, que pienso que se han prostituido su significado.

Y cada vez creo más en el potencial transformador que tiene.

Hace unos días, nos dejaba David Delfín. En todas y cada una de las noticias donde anunciaban su marca, funeral o repercusión, siempre salía la palabra CONTROVERSIA.

El controvertido modisto…El controvertido diseñador… El controvertido personaje que revoluciono con sus primeras prendas…” Pero siempre acaban los comentarios respecto a él “Controvertido que ha dejado un antes y después en la moda española…Revolucionario que dejo su marca en la moda española…”

¿Qué está pasando?

Que cuando nos presentan, vemos algo a lo que nos estamos acostumbrados, ya lo rechazamos como los vampiros rechazan a los ajos.

Eso es controvertido, eso es imposible, no tendrá suerte, ¿A dónde va el loco ese? ¿Cómo se puede ir con un vestido hecho de trozos de carne? ¡¡ESTÁ LOCA, QUÉ PAREJA MÁS CONTROVERTIDA, ¿No les dará vergüenza?..” Y miles de pensamientos parecidos, cuando vemos algo a lo que no estábamos acostumbrados

Ya antes de que esa persona pueda decir algo, de que pueda expresar lo que siente, el por qué ha hecho lo que ha hecho…Antes de que abra la boca, nuestro cerebro y a posteriori nuestra boca, le acabará contestando:

¡¡QUE CONTROVERTIDO ERES, ¿Por qué has hecho lo que has hecho?!!

¿Y qué suele acabar ocurriendo?

Que esa persona, esa empresa, es la que acaba triunfando y dejando “huella” en nuestra mente.

A ver si empezamos a entender un poco mejor las cosas y expresarnos mejor.

CONTROVERSIA NO ES HACER LAS COSAS DE FORMA RARA O EXTRAMBOTICA, ES HACER LAS COSAS COMO UNO SIENTE QUE TIENE QUE HACERLAS. OTRA COSA ES COMO TÚ QUIERAS ENTENDERLAS.

Son los demás lo que tildan lo extraño, lo diferente como “controvertido” cuando en realidad, para su creador, le parece algo normal, habitual.

Son los demás, quienes a través de sus “miedos”, tildan la novedad como “controvertido”.

Hace unos días leí un artículo de Andrés Pérez Ortega, que se titulaba “Cuando lo diferente es lo normal”.

En él hablaba de que estamos obsesionados con lo disruptivo, con hacer algo diferente, mientras lo “normal” está siendo cada vez más raro de encontrar.

Estoy de acuerdo con él, que cada vez hay más “vendehúmos” que por unos focos, unas risas, la promulgación del “hippy love” o “toda vida es fácil con la Ley de la atracción”, se creen que están produciendo un antes y después en los demás, cuando en realidad están creando “vergüenza ajena”

Él decía que estaba cansado de la mediocridad dentro de la normalidad, que la sociedad no promulgaba el trabajo bien hecho. ¿Pero qué es la normalidad? ¿Lo que esperan los demás de ti? ¿Ir de traje al trabajo? ¿Tener una imagen impoluta delante de tus clientes?

¿ALGUIEN ME PUEDE DECIR QUE ES LA NORMALIDAD?

Porque luego cuando alguien, como David Delfín, como Risto Mejide, que ahora hablaré de él, hacen un trabajo impecable, basado en sus valores, con la verdad por delante, lo primero que hacemos es tildarlos de “locos, de incomprendidos, de raros”.

Señores de la marca personal, ACLAREMONOS:

.- Si se promulga la individualidad de la persona a través de la creación de tu marca personal( QUE YO SEPA, MARCA ES DEJAR HUELLA Y PERSONAL, SU ORIGEN ESTA EN LA PERSONA, EN SU ESENCIA ÚNICA ), y hace algo diferente, saltamos con que ahora la última moda es la disrupción, el ser diferente.

Hablamos desde el miedo, ya lo sé, pero en vez de investigar, rechazamos ya de antemano.

.- Para luego decir que hay mediocridad en lo “normal”.

¿Entonces qué queremos?

La gente que me conoce, sabe que Risto Mejide, me encanta.

¿Por qué?

.- Reconoció que hacia un “papel” durante Operación Triunfo. Lo reconoció abiertamente. ¿Me puede decir cuanta gente reconoce que depende con quien estemos y el lugar, utilizamos una máscara u otra?

.-Se guía por la coherencia. Tanto por sus conferencias, libros y su vida personal. Ha dicho y ha hecho lo que él sentía que tenía que hacer y decir, en todo momento. Si te gusta bien, y si no, también.

.- Ahora dicen que es controvertido porque se ha casado con una mujer más joven que él. ¿Quiénes somos nosotros para meternos en la vida de los demás? ¿Y si mañana nos pasa a nosotros, no nos tendremos que comer nuestras palabras? La vida son 2 días y 1 lo pasamos metiéndonos en la vida de los demás, ¿Quiénes somos nosotros?

Que duren lo que duren, si ellos sienten que son felices, ¿Por qué nos metemos en la vida de los demás cuando odiamos que se metan en la nuestra?

.- Y ahora dicen que es controvertido además, porque se ha vuelto “demasiado” osito dulce, porque está enamorado.

¿Alguien me puede explicar en qué quedamos? ¿Es Winnie The Pooh o un controvertido por naturaleza?

Sé que alguno me dirá tras leer este artículo, que he sido controvertido, porque “me he metido” con alguien al rebatirle las ideas que había escrito en uno de sus artículos y por ser la “eminencia” que es en su campo profesional.

¿Sabes qué? Si solo por expresar tus opiniones al respecto, fundamentada, ya soy un controvertido, GRACIAS POR ECHARME UN GRAN PIROPO

¿Por qué te debe encantar la palabra CONTROVERSIA?

.- Porque si te dicen que eres controvertido, sabrás que estás provocando un antes y después en el campo profesional donde estés focalizado. Porque estarás removiendo las conciencias de las personas.

.- La innovación sólo se produce rompiendo la rutina, la tranquilidad, las normas establecidas, “los peloteos de turno” y eso lo hacen las personas que aman la controversia. Que creen en ellos mismos.

.- La controversia es un gran piropo. Te están diciendo que estás haciendo las cosas de manera diferente, como ellos algún día les gustarían atreverse, pero no lo hacen. Te lo dirán con la boca pequeña pero dentro de ellos, les gustaría ser como tú.

Si no has hecho nada que los demás consideren controvertido, te aseguro que no habrás provocado en nada, en nadie una disrupción.

¿A qué esperas?

PD. RISTO, LLEVO AÑOS DETRÁS DE TI, ESPERANDO QUE ME DES UNA ENTREVISTA.  Si LEES ESTE ARTÍCULO, ¿CÓMO LO HACEMOS? TÚ DIRAS. ¿TE MANDO U NEMAIL?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡Activa los hábitos y activaras el éxito!!

No te preguntes qué puede darte la vida, sino qué puedes dar tú a la vida” decía Viktor Frankl

Has decidido poner el contador a cero.

Has comprendido que cuando nace un nuevo día, el pasado se convierte en eso, en pasado. Que tienes por delante un nuevo día lleno de oportunidades que tienes que exprimir.

Has aprendido que no eres tu pasado, que eres tu presente. Y por lo tanto, has decidido emprender un nuevo camino, un sueño que llevaba tiempo dentro de ti.

Y has decidido que te vas a comprometer a ello, hasta las últimas consecuencias. Hasta la fecha te habías comprometido con muchas cosas, pero siempre acababan por no suceder o no llegar a ver si pudiera ser verdad o no.

¿Por qué?

Porque te has comprometido en función de los deseos de los demás o por no “salirte” de las expectativas que tenían los demás sobre ti.

Ahora las cosas han cambiado, te comprometes PORQUE ASÍ LO SIENTES TÚ.

Apuestas por ti, APUESTAS POR TU DON, POR LO QUE TE APASIONA

No te consideras un superdotado, pero te has dado cuenta, que hay algo que los amigos te piden que les ayudes.

ESTAS SOLUCIONANDO UN PROBLEMA A LOS DEMÁS

Eso es la verdadera concepción de emprender. No montar un holding que le quite el puesto a Amancio Ortega (si tiene que ser ese tu propósito, ya llegará), pero el verdadero propósito de emprender, es solucionar los problemas a los demás, AYUDAR A LOS DEMÁS. Ya que como tú nadie lo hace.

Te das cuenta, que el verdadero éxito empieza dentro de uno mismo, no acaparando followers, comprando locales o yendo a eventos a repartir tarjetas. El principio del comienzo empieza en ti. Al hacer las cosas de otra manera, tu actitud es otra.

Emprender es apostar por ti mismo. Otra gente has visto “caer” por el camino y no entendías por qué.

Es fácil, porque habían apostado por modas, por cosas que creían que les haría llegar cuanto antes al éxito a ganar un dinero que les hacía falta. Habían apostado por un éxito efímero y fugaz, cuando en verdad, si hubieran apostado por lo que sentían, por lo que mejor se les daba, hubieran conseguido mucho más de lo que se podrían haber imaginado.

Pero tú has elegido un camino distinto, has elegido TU CAMINO.

Has elegido lo que AMAS.

Es uno de los valores que te has dado cuenta que tenías escondido, la coherencia. Es lo que tú sientes, lo que tú quieres. Escuchas lo que digan los demás ante posibles retos, precipicios pero a partir de ahora vas a hacer caso a tu corazón, el más sabio de todos.

Desde que tomaste esa elección, todos los días tienes en mente TU PROPIA DEFINICIÓN DE ÉXITO.

¿Qué es el éxito? ¿Quién define qué es el éxito y que no lo es? Hasta ahora has intentado llegar a los cánones que la sociedad esperaba que alcanzases. Pero cada cerebro es un mundo y cada mundo tiene una concepción diferente de la vida, del éxito y del fracaso.

Sientes, sabes, lo notas, que quieres un estilo de vida propio, que no diferente, tu propio estilo. Que tienes y quieres hacer las cosas A TU MANERA, que crees que se pueden hacer mejor de cómo se han hecho hasta ahora. Pero sobre todo te has dado cuenta, que viviendo así, sintiendo así, te vas a dormir todas las noches, con la conciencia muy tranquila. Sabiendo que has hecho lo que tenías que hacer.

Quieres tu éxito, es tu coherencia, es tu forma de vivir la vida.

Echas la vista atrás y te das cuenta, que llevas tiempo sin quejarte.

Te levantabas y te quejabas por todo. Por el sol que hacía, por el frio que no hacía, por el café que te ponían o por la ropa que te tocaba ponerte.

Ahora la queja ha desaparecido de tu vocabulario, de tu cuerpo. Ya no lo haces. ¿Por qué? Porque sabes que todos los días son experiencias que hay que vivir, momentos que hay que exprimir, oportunidades que hay que lanzarse o de las que hay que aprender.

Te quejabas porque sabías que no te gustaba tu vida, que creías que había algo más allá de lo que hacías, y ahora que lo estás haciendo, viviendo, las quejas, las excusas, han desaparecido.

Y si te quejas, lo utilizas como un trampolín de investigación del por qué y para qué te pasa lo que te pasa.

Te levantas descansado. Has aprendido que tienes que descansar, porque si no, no habrá manera de rendir hacia el camino a tu sueño.

Al igual que sabes que tienes que descansar todas las noches y alguna buena siesta española, también sabes, que enfocarte demasiado tiempo en alguna acción, tu cerebro no dará mucho más de sí, así que cada cierto tiempo, te paras y te mueves.

El movimiento siempre produce más movimiento.

Y por mucho que estés loco de contento, no puedes ir como “pollo sin cabeza” hacia tu meta. Tienes que tener tiempo para parar y pensar. Por mucho que estés “andando” a tu meta, por mucho que creas que vas en el camino adecuado, tienes que pararte cada cierto tiempo, “subirte” a un árbol e ir viendo qué camino has recorrido, qué ha pasado por el mismo, que has aprendido, si te has desviado.

Así que durante el día, provoca paradas en tu agenda, para pensar, para crear y/o reorientar el camino.

Y cuando pienses, no pienses como lo hacen los demás. Tu experiencia hasta la fecha, has sabido que no te ha dado los resultados con los que soñabas. Tu experiencia está formada por opiniones de los demás, por miedos, por vergüenzas, por “no puedos”.

¿Qué pasaría si aprendieras a través de la imaginación que tienes? ¿A través de esos sueños que te mueven?

Esa imaginación es tu subconsciente hablándote, dale la oportunidad, que seguro que tiene que enseñarte más que toda la experiencia hasta ahora absorbida por ti.

Cada situación tiene una solución diferente, no la que siempre los demás le han dado.

Cuando haces las cosas según tu corazón y no tu miedo, empiezas a decir NO a muchas cosas a lo largo del día.

No a cosas que te roban el tiempo, no a reuniones inoperantes, no a personas que te roban la energía, no a cosas que antes decías si y te preguntabas: ¿Por qué he perdido tanto el tiempo en algo que ni me va ni me viene?

Decir NO es decirte Si a ti mismo, a tu sueño, a tu motivación.

Diciéndote Si a ti mismo, no estás siendo tu mismo. Luchas por ser mejor todos los días.

Si tienes que hacer limpieza de tu agenda, de la gente que te rodea, lo harás durante los días que haga falta. Porque aparte de querer trabajar con los mejores, quieres gente a tu alrededor, con tu misma locura, con tu misma forma de ver la vida.

Durante el día te equivocarás. Pero sabes que es la única forma de aprender. Haciendo y cayéndote, haciendo y cayéndote, no queriendo correr sin foco. Y no pensarás que eres un fracasado, sino que así es la antesala del éxito.

Irán pasando las horas del día y siempre con la misma filosofía de darte a los demás, sin esperar nada a cambio, porque sabes que ya has empezado a disfrutarlo cuando tomaste la decisión entre:

¿YO O MIEDO?.

¿Tu día a día de qué hábitos está formado? ¿Qué hábitos tienes que introducir en tu vida?

Si quieres conocer los hábitos de las personas de éxito os recomiendo el libro de Sergio Fernández y Raimon Samsó, Misión Emprender. Los 70 hábitos de los emprendedores de éxito”.

 

 

Oso, Tigre y Dragón en la empresa

O cambiamos de conducta o cambiamos de sueño. Anónimo.

Estoy rodeado de hienas, de osos perezosos, de marmotas, de comadrejas y de zorros astutos”.

Cuando me lo decía un amigo, no sabía si había a un programa de Frank de la Jungla o había pasado un mes en la selva. Pero estaba describiendo el día a día de su empresa.

¡¡Menudo zoológico!!

Hace unos días, terminé de leer el libro de Andrés Pascual y Ecequiel Barricart, “El oso, el tigre y el dragón. Los tres animales que habitan en ti. Y mientras me iba describiendo la fauna con la que convive, me acordé de él.

Leyendo libros, revistas de Management, conferencias y valores que hay en la sociedad, es normal que se conviva con este tipo de fauna o seamos devorados por ellas.

Estrategias para ser más competitivos, cómo hacer que tu empresa sea la líder del mercado, cómo llegar a ese puesto que tanto añoras, cómo conseguir ese título que todos tienen y tú no…”

Ante estos titulares reales y promociones de cursos, ¿Qué tipo de personalidades estamos desarrollando?

La de hienas, diablos de Tasmania y demás fauna salvaje.

¿Qué pasaría si todo se redujera a esos 3 animales que te he comentado antes?

Necesitamos ordenar nuestras emociones. No podemos abrir la puerta de la oficina y empezar a gritar sin haber dicho ni buenos días, y otro día que todo sea bonito, alegre y feliz. Un poco de equilibrio, de coherencia, por favor.

Un buen líder, una buena persona empieza liderando sus emociones. Y eso es lo que nos hace el OSO que todos llevamos dentro.

Somos emociones, somos sentimiento por mucho que esta sociedad, nos diga, que nos los tenemos que comer, ya que las emociones nos dicen que nos nublan en nuestro día a día, a la hora de tomar decisiones.

Pero desde que nacemos, nos instruyen desde el miedo. Miedo por desobedecer a nuestros padres, profesores, jefes… Miedo a las represalias, por no hacer lo que esperan y desean de nosotros…

Así que cuando llegamos el mundo laboral, sólo tenemos miedo en vez de motivación, ilusión, alegría o ganas de superación. ¿Por qué?

Porque sabemos si llevamos la contraria, NOS ECHARAN, porque si decimos lo que pensamos, NOS ECHARAN, porque si no hacemos horas extras, NOS ECHARAN… Y vivir en el paro, es lo más denostado y macabro que nos puede pasar…Así que por lo tanto, ocultemos nuestras emociones, ocultemos nuestros deseos, nuestra creatividad, y hagamos lo que nos piden y sin rechistar.

Todos los días cuando nos levantamos somos como Winnie The Pooh pero deprimido, sabiendo que tenemos que ir a trabajar.

¿Cómo hacemos para que ese oso se levante todo el día robusto y ruja?

Nos han dicho que el miedo es lo peor que nos puede pasar. Yo creo que no. Es una emoción con la cual nos tenemos que hacer amigos, como la frustración, rabia o la tristeza. Esto es como las heridas, cuando las dejas al aire, se cicatrizan mucho más rápido, pues con las emociones igual.

Cuando descubrimos porque nos pasa, empezamos a descubrir quién eres de verdad. No eres esas mascaras, esas apariencias o esos títulos que están detrás de tu despacho. Eres tú, alguien único.

Las emociones son la herramienta ideal para expresar quien eres, qué quieres, cómo sientes… ¿Por qué lo hacemos tan difícil ocultándolas o no dejándolas salir?

En este mundo, nuestro tigre, esta muriéndose de deshidratación, está famélico. El tigre quiere retos, que le hagan sacar su valentía. Pero el mundo nos pide que solo queramos la rutina, aunque por las noches desearíamos que nuestra vida fuera de otra manera. Que los valientes sean otros, que otros se arriesguen, y si lo consiguen que nos enseñen como lo han hecho.

Las únicas acciones que realizamos son las que nos pone nuestra agenda, y de ahí no nos salimos. ¿Así como vamos a alimentar a nuestro tigre? Más bien se querrá marchar con otro que lo cuide y quiera más que tú.

También están los profesionales, que tienen a su león más gordo que Michelin gracias a sus constantes iniciativas y su estrés.

¿Qué hacemos pues?

Preguntarte de forma sincera: ¿Qué quiero hacer en el trabajo?

Cuando lo tienes tatuado en tu mente, no te importan las circunstancias ya que sabes QUÉ, tu creatividad resurge ante las posibles dificultades. La disrupción es tu filosofía, ya que todos los días quieres ser mejor que el día anterior. Las metas siempre te impulsan a ser mejor, a querer conocer donde no están tus limites, aprender continuamente ya que sabes que no sabes nada.

Pero sabiendo QUÉ quieres, actúas desde la serenidad, desde la tranquilidad, porque sabes que estás en el camino correcto. Quizá no consigas crear esa empresa, quizá no llegues a liderar ese cambio con el que sueñas, pero sabiendo todo lo que te podría ocurrir, todo lo que tendrías que dejar a un lado, lo has hecho, desde la tranquilidad, y desde la coherencia.

Y ¿Qué hacemos con el dragón? ¿Para qué sirve?

Hace unos días preguntaba a un directivo. ¿Te sientes vacío a pesar de la vida que llevas? Su respuesta, con lagrimas en los ojos, fue que SI.

Somos mucho más que nuestras emociones, que nuestros títulos, acciones o retos. Somos mucho más.

Todos hemos venido a dejar algo en el mundo que perdure. No hemos venido a trabajar y hasta al día siguiente .Ya no te digo una huella en el mundo mundial, pero si en la gente nos rodea, o en nuestros clientes. Algo más allá que conseguir facturar todos meses más que el mes anterior.

Todos queremos volar, que nos reconozcan por nuestro vuelo, por nuestras alas. Pero si lo haces por ego, te aseguro que el vuelo será muy corto y con aterrizaje forzoso.

Para ello, tienes que estar en soledad contigo mismo. ¿A qué pica, verdad?

Acepta tus emociones. Acepta que no eres el contexto en el que estés viviendo, sino que eres mucho más.

Cuando empieces a volar, te darás cuenta, que hemos dado importancia a cosas que no la tenían, que hemos reaccionado a cosas de forma reactiva cuando tenía que ser de forma proactiva.

Eso es lo que hace un dragón, saber que tienes que volar mucho más que a ras de suelo, sabiendo que tienes un PORQUE que realizar, una misión.

Así que profesionales, empresas y demás organizaciones:

.- Amen a su oso, a cada uno de los osos que tienen en su empresa. Amándolos descubrirán lo autenticidad de cada uno de ellos, sacando adelante sus talentos sin necesidades de programas “fashion” de búsqueda de talento. NO contraten por C.v. contraten por el brillo de que transmiten los osos en sus ojos.

.- Den permiso que saquen las garras de tigre que todos tienen. Permitan que saquen sus ideas, que las pongan en marcha, que se confundan sin recriminarles por ello. Hagan un club de tigres y le aseguro que serán una empresa canalla.

.- Para volar, hay que tener un PORQUÉ. Un propósito mayor que una facturación o una expansión sin sentido. Y sobre todo cuando ese propósito te mueve, comenzarás a darte cuenta que como vienen las cosas, se van, descontextualizando todo lo que te ocurre.

Siempre habrá momentos, que a la hora de emprender un proyecto, haya un animal que destaque más que otro, pero siempre recuerda que tiene que haber un equilibrio dentro de ti, dentro de la empresa, recuerda alimentarlos en la misma medida

¿Cómo sería una empresa con estos 3 animales dentro de ella? ¿Cómo los alimentas tú? ¿Qué animal crees que no alimentas en tu vida?

¡¡Dar valor, no es dar fotocopias!!

“Cuando el amor se reprime, el odio ocupa su lugar”  decía Havelock Elis

Por favor, repitan conmigo:

DAR VALOR A LOS DEMÁS, NO ES FOTOCOPIAR LO QUE HACEN OTROS.

Y por fotocopiar no digo, que ya cambiándole el formato de la letra del panfleto, ya sientas que es algo nuevo y novedoso. NO, no, no hablo de eso, hablo de copias absolutamente literales y aún así pienses que es algo tuyo, diferente e innovador.

Esta semana me han llegado dos situaciones de “proyectos fotocopia”:

.- Una persona, había lanzado a bombo y platillo un taller Premium, a base de PDF y sesiones de coaching con la persona responsable, sobre Autocoaching

Ya hace tiempo escribí un artículo en el que daba mi opinión sobre una moda que empezaba a despuntar, que era el Automentoring. No creo nada que comience con el prefijo Auto-

Si el ser humano, fuera su propio mentor, si el ser humano pudiera ser su propio coach, te aseguro que ahora no estaríamos hablando nosotros, no habría una industria de la felicidad, ni habría libros de coaching ni de motivación.

Apretaríamos un botón y ya sacaríamos un informe de la situación con la solución, la pondríamos en acción y ya todo solucionado. Pero me parece que hasta ahora las cosas no han ido así.

Pero hay una cosa que está entre nuestros hombros, que se llama cerebro que está diseñado para salvarnos el culo en determinadas situaciones.

¿O crees que cuando hay cambios en tu vida, tu cerebro te dice y alienta que los hagas? Me parece que no, más bien te alienta a que te tapes con la manta y esperes a que pasen.

El coaching es el acompañamiento de una persona para el desarrollo de tus habilidades. Si me dicen que voy a hacer un curso de Autocoaching, ¿Para qué necesito un profesor?

Voy a dejar de lanzar preguntas que empiezo a sulfurarme y con estos calores, mala es la combinación.

Lo peor de todo esto, es que la gente se dedica a ayudar a la gente, y con estas acciones, dan a entender que la gente es “poco lista”.

Me parece bien que todos queremos comer y pagar nuestras facturas, pero por favor, UN POQUITO DE POR FAVOR.

.- He recibido por whatsapp que una editorial importante, publicaba con el mismo nombre que había publicado hace un par de años una gran amiga, un libro que lo publicitaban como algo novedoso e innovador.

¿No saben mirar si había algo así ya en el mercado? ¿No han investigado y han visto que esa marca ya estaba registrada? La persona que lo ha escrito lo publicita como algo nunca visto, cuando sabía desde hace años, que la otra persona tenía un formato con el mismo nombre, la misma metodología y el nombre del libro era ése.

¿Sigo?

Me encanta leer los libros de emprendimiento y marca, sobre todo los españoles.

Todos hablan en algún apartado de sus libros o de las conferencias, que tenemos que dar valor, ser diferentes a los demás, si realmente queremos triunfar en la vida, en el campo profesional que hayamos elegido.

Cada letra, cada frase, nos impulsan a que nos salgamos de lo establecido, que impulsemos nuestra marca, que pensemos más con la imaginación que con la experiencia, que digamos NO, ya que es el preludio del éxito…

¡¡Qué bonito todo, como nos motiva, que chulo debe ser salirse de lo establecido…”!! comentamos para nuestros adentros.

¿Y qué acabamos haciendo?

Haciendo fotocopias de lo que creemos que nos puede dar dinero, ya que ha triunfado antes. Y esperamos que a nosotros, en su justa medida, nos pase también.

La innovación, la creatividad…que la hagan otros que yo quiero ser el número 1 en ganancias económicas.

Están muy bien las “Marcas blancas” en los supermercados, pero si eso es lo que estamos impulsando, digámoslos, cuando yo creo que lo que estamos impulsando a través de libros y conferencias, que nos convirtamos todos en “Marcas Gourmet”.

Nos apropiamos de términos de personas que tuvieran los “dos valores” de salirse de lo establecido y crear aquello en lo que creían. Nos apropiamos de nombres que triunfan e inspiran a miles de personas que lo pensaron durante días y noches, Nos apropiamos de métodos que han ayudado a personas,  con esfuerzo, tesón y constancia.

Pero nosotros nos apropiamos de todo eso, y decimos que es nuestro, que somos los creadores de algo diferente, innovador y que va a resolver la vida de muchas personas.

¿DE QUÉ VAMOS?

Promulgamos la innovación, ser diferentes, ya que es la única forma de progresar, de crear cosas, y lo único que hacemos es FOTOCOPIAR a los demás.

Seguro que ahora alguien estará lanzándose ideas así: “Es que no somos creativos, es que eso del talento es para algunos elegidos, es que no sé crear ideas...”

¿Sabes lo que pasa? Todas esas personas a las que se copian, no son más creativas que tú, no son más valientes que tú, no tienen más talento que tú, lo que pasa es que FUERON VALIENTES Y DIERON UN PASO ADELANTE, SE COMPROMETIERON CON ELLOS MISMOS, CON SU PROYECTO Y NO PARARON HASTA CONSEGUIRLO.

Así es como se consigue el éxito, eso que se nos enseña que tenemos que conseguir, siendo valientes, y diciéndonos SI a nosotros mismos.

Diciéndote Si, las ideas surgen dentro de ti, ves la realidad de otra manera, creas cosas que hasta ese momento pensabas que eran imposibles para ti, luchas por tus sueños, das a los demás tu esencia, CREES EN TI… Y todo eso siempre se repercute en los demás, en tu negocio, en tus sueños.

Si haces lo que los demás hacen, NO DARÁS VALOR, DARAS MÁS DE LO MISMO. Y que yo sepa eso no es lo que quieres que piensen los demás de ti, ¿Verdad?

Basta ya de tonterías, y hagamos lo que promulgamos. Es la única forma de que haya un progreso de verdad y no ficticio.

Y no pasa porque copies en un campo profesional, y no consigas resultados. A lo mejor si probarás en otro, verías que en él, eres tú y si das el valor que te diferencia respecto a los demás.

¿Cuántas fotocopias ves a lo largo del día? ¿Aprendes de los mejores o de marcas blancas?

Podéis adquirirLiderazgo Canalla. Libera tu lado más rebeldea través de este enlace.

 

¡¡Una relación perfecta: Éxito y Acción!!

 

Amor sin acción es insignificante y acción sin amor es irrelevante” dice Deepak Chopra

Hoy me han hecho una pregunta, que me gustaría comentarla con todos vosotros:

“¿Cuál crees que es la gasolina que necesita el éxito?”

Al instante dije que la ACCIÓN.

¿Y tú cuál crees que sería?

¿Por qué creo que es la acción? Porque sin ella no conseguiríamos nada en la vida.

Voy a perder peso, pero esperemos a que pasen las Navidades, Voy a hacer realidad mis sueños, pero voy a esperar a que pase esta crisis, para que todo salga bien…Voy a decirle que la quiero, pero antes iré al gimnasio para que vea que me estoy cuidando como se que a ella le gusta…”

Y mientras tanto… ¿Qué suele ocurrir?

Que esa chica se ha cansado de esperar, que ese sueño se ha desvanecido y que en vez de empezar a mantenerte, estás aumentando peso más que la orca Willy.

¿Qué ha pasado? Que has dejado para mañana lo que podrías haber hecho hoy.

Toda la gente que he ido entrevistando durante estos años y que recojo en “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”, tienen una cosa en común, viven en el modo de acción continuo.

Si dejas para mañana algo que podrías estar haciendo hoy, es por dos motivos:

.- Porque aunque mucho lo quieras, no das un paso hacia él, porque realmente no lo quieres de verdad, “sólo de boquilla”. Que no te motiva de verdad, que lo haces para aparentar, para estar a la moda, para callar alguna boca…. Y eso te produce la pereza de dar un paso adelante.

.- O tienes un miedo atroz al éxito y sobre todo a darte cuenta que eres capaz de conseguir más cosas de lo que estás consiguiendo hasta ahora.

¿Cuál es tu excusa?

Somos los únicos responsables que dilatemos el éxito. No el efímero, el de verdad.

¿Por qué si no te motiva algo de verdad, te enfocas en lo que si te motiva?

Y no me digas que no sabes lo que quieres en la vida, porque TODOS lo sabemos. Lo que pasa que tu respuesta está detrás del miedo que tienes. Tienes miedo hasta nombrarla, ya que crees que se haría realidad sólo así, y no vaya a ser  se rían de ti o no seas capaz de dominar la situación.

Cuando sabes lo que quieres, estás enchufado al modo acción, sea la hora que sea. Todo por y para tu propósito, para tu sueño.

¿Qué relación hay entre el tiempo y el éxito?

Como bien comenta Santiago Álvarez De mon, nuestra vida es la muestra de cómo gestionamos nuestra agenda. Y así lo saben los canallas.

SIEMPRE TENDREMOS TIEMPOS PARA LO QUE NOS IMPORTA DE VERDAD. SIEMPRE.

Sacamos tiempo de las piedras, nos quitamos tiempo de nuestros amigos, del gimnasio, de las horas de la siesta que te pegas viendo la televisión tras comer, de donde sea sacaras horas, porque estarás enfocado en lo que quieres, y dejando de lado lo que no quieres.

Y el éxito es eso, SABER QUÉ QUEREMOS, y lo que NO, lo delegamos, poniéndonos mano a la obra al instante, con constancia y serenidad.. Cuando lo sabes, te enfocas como un “obseso positivo” y la acción estará continuamente en tu vida, porque devoraras el tiempo en búsqueda de tu sueño.

Cuando sabes lo que quieres, haces lo posible e imposible por tu sueño. Y para hacerlo te pones en modo acción.

Cuando sabes lo que quieres, cuando sabes quién eres, la pereza no está entre tu vocabulario, ya que te quieres comer el mundo, disfrutarlo. Y para hacerlo, estarás siempre en modo acción.

Pero ya antes de buscar el éxito, has tenido que ser coherente contigo mismo, sabiendo que quieres y que no, y para investigarte dentro de ti mismo, hasta tenido que dar un paso adelante. Y no como estabas antes, tumbado en el sofá o esperando que viniera alguien a solucionarte los problemas.

ACCIÓN, ACCIÓN Y MÁS ACCIÓN.

Al éxito sólo se relaciona con la acción, no con la frustración, miedo o desidia.

Volvamos al problema que todos hemos tenido alguna vez, que por querer llegar al éxito antes que nuestro vecino, queremos correr antes de aprender a andar.  Y eso solamente produce que el futuro sea todavía más negro.

Sabemos que tenemos que andar para llegar al éxito. Andar, no es correr. Andar no es empezar emprendiendo montando un imperio empresarial sin saber nada de negocios. Empieza por montar algo pequeño pero no olvidándote de soñar en grande. Andar, no es correr el primer día la maratón de New York, sino ir a caminar rápido por el parque, sobre todo si llevas tiempo sin hacer deporte.

La acción consciente, por favor.

¿En qué consiste? En ser consciente de los pasos que estás dando. Puede ser uno pequeño, puede ser uno grande. Todo dependiendo del momento, pero son conscientes de lo que están haciendo, con el propósito para que lo haces,  porqué están sintiéndolo y qué aprendizajes se están llevando de cada paso. Y todo con el fin de alcanzar su meta.

Así que recuerda, que para vivir en modo acción.

.- Se coherente contigo mismo. Si algo te da pereza y te has comprometido a hacerlo, es que realmente no te motiva.

.- Tu vida está compuesta, por el uso que haces con tu tiempo. Échale un ojo a tu agenda y dime si muestra éxito o no.

.-Acción no es empezar, metiendo la 5 marcha. Es empezar con la 1 y poco a poco ir subiéndolas. No quieras correr antes de empezar a andar, porque seguro que la leche, será de las que hacen época

¡¡Un sólo paso ya es progreso, ya es éxito, nunca lo olvides!!.

¿Crees que al éxito se llega sin acción? ¿Qué acción vas a emprender hoy para llegar hasta donde tú quieres?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este Enlace. Además podéis poneros en contacto conmigo ante el lanzamiento de los workshop “Liderazgo&Disrupción” y “SkunkBranding”.

¡¡Evangelios, Influencers y Branding!!

Lo que construye la Marca no es el mensaje, es la experiencia que se vive con ella” dice Alex Pallete.

Nos quejamos de los símbolos religiosos, y cada vez que enciendo el ordenador, veo a más gente intentando evangelizarnos.

Pero ante eso, no decimos nada.

Ves mensajes del tipo: “ Promulga nuestra filosofía por todo el mundo, sólo obtendrás beneficios..Estudia con nosotros y podrás vivir como nosotros lo hacemos…Acude a nuestro evento y ya nada será lo mismo en tu vida”.

Sólo les falta poner de fondo el Aleluya de Haendel.

Nos están anunciando la buena nueva. Lo que todos los hombres hemos estado esperando, la llegada de su evento, de su producto,… que nos salvará la vida y ya podremos ser felices, comiendo perdices el resto de nuestras vidas.

Esta semana, mientras estaba realizando un proceso de transformación de la cultura organizativa, en dos empresas diferentes, me pidieron lo mismo: “¿Cómo podemos hacer que todo el mundo piense en nosotros y nuestro producto? ”

Es el sueño de toda empresa y profesional. Que cuando pensemos en un tipo de producto o servicio, No nos tendría que hacer falta nada, vendría a la mente nuestro producto, servicio, nombre..

También la palabra evangelizar, es otra palabra que prostituimos.

Evangelizar, es transmitir a quien te escucha, que una buena nueva, está a punto de aparecer.

¿Qué es lo que nos decían que hacía Jesús y sus Apóstoles? Evangelizar explicando una nueva forma de vivir.

Tanto si nos fijamos en Jesús, como en Apple, no nos están “vendiendo” su producto, ESTÁN LLEGANDO A NUESTROS CORAZONES.

En la actualidad, evangelizar, es sinónimo de “SI PUEDO PISAR LA CABEZA A MI COMPETENCIA, LO PIENSO HACER”.

Si yo leo:” Ven con nosotros, y serás como yo” (Eslogan que vi hace poco, de un “gurú” del amor), no está evangelizando de ninguna manera, no está llegando a mi corazón, más bien me está dando miedo.

¿Con qué se está jugando?

Con el miedo que tiene las personas en estos momentos. Con la desesperación de saber que están mal y que quieren un cambio. Y ya si les ofrecemos luces de colores chulos, carteles de neón y palabras que quieren oír… Ya tenemos una persona que se unirá a nuestro bando…

Pero no por mucho tiempo, te lo aseguro… La gente no es tonta.

Pero en una sociedad en la que aparentar, en vez de ser, en la de comprar seguidores en redes sociales y no llegar al corazón, son leitmotiv de la misma, ¿Qué vamos a esperar?

Que si podemos “manipular” a los posibles clientes  para que compren nuestro producto, y así “adecentar” la cuenta de resultados… LO HACEMOS.

Siempre por el método rápido, no por el que produce los resultados de verdad.

¿Y por dónde se empieza?

Por los CORAZONES de los clientes.

Cuando llegan a tu corazón, DE VERDAD, sin trampas, no hace falta que les pidas un favor, tú te predispones a hacer lo que sea, por esa persona, por esa empresa.

¿Por qué?

Porque han sabido entender QUÉ necesitabas y PORQUÉ lo necesitabas.

No me cansaré de repetirlo, si no tienes un PORQUE, nunca llegarás a ser como esas marcas que llevan años y siglos en nuestra mente.

No quieren una “fortuna eventual”, sino que los clientes se sientan afortunados y caminen con nosotros en la vida de la empresa, porque lo que les inspira los productos, cómo se sienten, el estilo de vida promulgamos…

Los clientes hablan de cómo les beneficia esos productos, ese estilo de vida y la competencia, les importa un bledo. Sólo tienen ojos para ti, como estás enamorado.

Pero por muchas herramientas que tenemos para diferenciarnos de los demás, no sabemos cómo utilizarlas.

Vendemos … El mismo perro pero con diferente collar.

¿Quieres que tus clientes, evangelicen tus productos sin que tú les digas nada?

Haz que tus productos produzcan una diferenciación y un valor, respecto a los demás. Que produzcan ALGO, que remuevan cuando los veas, no algo parecido a: “Una copia barata más que se parece a …”.

Hacemos copias de lo que triunfa, y pensamos que así, también nosotros triunfaremos. Y estamos muy equivocados. Triunfaremos en lo que sea, cuando seamos nosotros mismos, cuando demos a los demás, 1% más de lo que dan la competencia. Cuando produzcamos un antes y después tras probar el producto, antes nunca vivido.

Solamente así, nuestros clientes, se convertirán en nuestros evangelizadores, porque mientras tanto, seremos uno más.

Haz productos maravillosos, con corazón y te digo que todo será más fácil.

Algunas empresas y profesionales me preguntan: “¿Pero qué pasa? Sé que mi producto se diferencia de los demás y tiene un valor incalculable… No lo entiendo”…

Dejemos de fijarnos en lo que pensamos uno mismo sobre nosotros y nuestros productos; y ESCUCHEMOS DE VERDAD, a los clientes que nos compraron y a los que nos podrían comprar.

Quizá aprendamos acallando el ego y escuchando a los demás.

Así que por favor:

.- Antes de pedir de evangelizar o que lo hagan, pregúntate si tu producto llega al corazón de los clientes.

.- Antes de pedir que evangelicen en tu nombre, pregunta si tu producto esta diferenciado y da valor, respecto a los demás.

.- No pienses que los clientes son tontos. Caerán 1 vez, pero no habrá una 2º, sino haberlos satisfecho de CORAZÓN, DE VERDAD, en la 1º. No vendas algo que ni tú mismo comprarías.

.- No hará falta que pidas que evangelicen en tu nombre, la cara de tus clientes, ya lo dirá por sí mismos.

.- Escucha siempre a tus clientes, seguro que aprenderás más que de tu Ego.

Y si no evangelizan tus clientes, nos sumamos a un influencer.

Nos unimos a personas, que por el número de seguidores que tienen en redes sociales, o Agencias de Comunicación, pensamos que nos van a llevar al Olimpo de la Fama y a la facturación constante por 10.

¿Qué pasaría si fuéramos nosotros los embajadores de nuestro producto y NO una persona, que ni lo conoce, ni lo ha probado ni sentido? ¿O es que por un número de seguidores, ya determina lo que es bueno o malo? ¿Es que esa persona va a tener más brillo en los ojos que nosotros, que lo hemos creado?

¡¡NOOO!!.

Y ahora para colmo han creado un curso de cómo tratar con influencers..NO COMMENT.

Para los influencer (seremos un negocio más, para algunos), dirán lo que creamos que deben decir, se harán la foto que necesitemos, pero como nosotros mismos, no expresaran lo que sentimos que hará el producto a la sociedad. Pero en una sociedad donde la imagen manda, donde el efecto halo, por juntarnos con quien la tiene más grande (hablo de seguidores), hará creer que somos los mejores.

Lo único que conseguiremos será una portada en revistas que dentro de 1 año nadie se acordará.

Si quieres una publicidad con resultados fuertes y constantes, SE TÚ MISMO EL QUE PROTAGONICE EL ANUNCIO. Nadie cómo tú será quien deslumbre más.

Así que recuerda:

Evangelizaras a todo el mundo, llegando al corazón de tus clientes. Serán tus clientes quienes, sin que tú digas nada, expandirán la buena nueva de tu producto. Y si ya eres el protagonista de toda acción publicitaria, te aseguro que tienes ante ti una marca, un producto, que dejará la huella que tú sabes que quieres dejar en todo corazón.

¿A qué esperas? ¿Eres el evangelizador de tu propia marca? Recuerda: Las Marcas NO se CONOCEN, SE SIENTEN.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” A través de Amazon y la tienda de Versos y Reversos.

¿Las sentimientos nos hacen débiles?

No dejes que personas que hacen muy poco por ti controlen tu mente, sentimiento y emociones” dice Will Smith

¿Crees que los sentimientos nos hacen más débiles? Es una de las preguntas que hoy, hablando con mi jefa de operaciones, ha surgido.

Estamos en una sociedad, en la que las palabras, como emociones, sentimientos, sensibilidad, están denotadas. No sé puede decir que tenemos sentimientos o que somos sensibles, porque la sociedad nos aplastara cuando queramos mostrarlos.

Los sentimientos te harán débiles, los chicos nos lloran, sólo deben pelear…Si lloras los demás se reirán de ti, si te muestras empático, tu jefe no te dará el ascenso que sabes que te mereces…. Tienes que pisar cabezas y ser el hombre más frio en la faz de la tierra”

Son algunas de las perlitas que oímos a lo largo de nuestra vida, en nuestros días a días.

¿Dónde están las emociones aquí? ¿Por qué está mal visto mostrar nuestras emociones ante una película, ante una noticia? ¿Por qué los hombres tienen que ser fríos? ¿Por qué en las empresas no puede haber emociones o sólo queremos robots como compañeros de trabajo?

Nos gusta ver como la sociedad avanza con la tecnología, vemos que nos ayudaran en innovación, productividad y miles de cosas más a la sociedad, creyendo que estamos a salvo de los mismos porque no tienen sentimientos.

¿Y cómo estamos educando nosotros a la sociedad?

¡¡COMO ROBOTS, SIN SENTIMIENTOS!!

Tampoco estoy promulgando ahora que demos rienda suelta a nuestras emociones sin límites, porque no estoy diciendo eso. Todo tiene su momento.

Lo que estoy diciendo que el ser humano no sólo es razón, sino también corazón. Pero nos han educado, desde pequeño, a través de exámenes, de castigos y miedos, con la razón.

Y de ahí no nos salgamos, porque las consecuencias, serán desastrosas para nuestra vida.

Nos dicen que las emociones nos pueden causar daños físicos, que nos hacen perder el rumbo que el mundo lleva , que no puedes enfadarte cuando alguien o algo te dice que NO, porque estar enfadado, es mostrar tu debilidad ante los demás.

Hasta ahora, como podrás imaginar, cuando oigas la palabra emoción, o algo parecido a ello, tapate, ponte una máscara, no te vaya a infectar, porque puede ser lo último que hagas en la vida.

No podemos estar alegres, porque nos dicen que pensamos que no vemos lo dura que es la vida. Nos hacen dudar que sonreír es bueno, porque parecemos tontos cuando el mundo se está muriendo o matándose con guerras.

Todos buscamos la felicidad, como Indiana Jones en búsqueda del Santo Grial, pero eso si, no digas a los demás, que estas en un momento dulce de tu vida, porque empezarán a tener envidia, a no hablarte, o a preguntarte si lo has conseguido por el método “legal o por el criminal”.

Así que buscamos la felicidad, pero tampoco podemos mostrarla a los demás, no vaya a ser que se nos enfaden.

Nos dicen que tampoco nos podemos enfadar, porque el mal genio es el mayor de los virus que una persona puede sufrir. Si estas enfadado puedes perder a las personas de tu alrededor, decir cosas que no querías decir, o hacer algo que no querías hacer.

Así que tampoco nos podemos enfadar, no vaya a ser que la liemos.

¿Y qué decir de sentirnos o decir que estamos tristes?

¡¡DE ESO NADA!!

Si dices que estas triste, te dirán que no es para tanto tú situación, que hay otras personas que están peor que tú. En vez de alentarte, de preguntarte por qué te sientes así, habrá una competición a ver quien está más triste de los dos. No digas que estás triste, porque a lo mejor habrá gente que en vez de ayudarte, quieran aprovecharse de ti…

En definitiva, COMETE TUS EMOCIONES, PORQUE SIEMPRE POR UN LADO O POR OTRO, TE LAS PUEDEN CON LA MANO ABIERTA.

Así que lo mejor es tragarnos nuestras emociones, porque si no es lo peor que podemos hacer, expresarlas.

¿Pero qué pasa cuando no las expresamos?

.- Que cuando nos enfrentamos a cualquier situación, por pequeña que sea, no sabremos enfrentarla, derrumbándonos y haciendo de ella, la mayor de las catástrofes.

.- Que cuando seamos mayores, no sabremos expresar nuestras emociones ante nuestros amigos, posibles parejas o familiares. Nunca sabrán cómo nos sentimos, que queremos o que no queremos.

.- No expresar tus emociones, es crear un globo emocional que cuando explote, no sabremos manejar.

Por lo tanto, ¿Por qué tenemos miedo a las emociones?

Porque nos hace descubrir quienes somos, qué queremos, que NO deseamos y nuestros límites. Y en una sociedad en la que a través del miedo, nos dirigen, las emociones son como la Kriptonita para Superman.

Pero como he dicho antes, tampoco nos podemos dejar ahora llevar por las emociones a tumba abierta o por la intuición, porque os aseguro que se suelen confundir.

Una emoción nos puede confundir a la hora de tomar una decisión. Pensar que nuestras emociones, nuestras creencias, expectativas, son mejores que unos resultados que tenemos delante nuestro.

Una emoción nos puede bloquear la mejor decisión para nosotros, que no es lo que digan los datos o nuestro jefe, sino lo que nosotros sentimos que tenemos que hacer, lo que presentimos.

Bloquear las emociones nos puede hacer perdernos muchas cosas hasta ahora imposibles, como también cometer el mayor de los errores o el mayor de los descubrimientos.

Así que por lo tanto:

.- No podemos encerrar nuestras emociones, porque estamos hecho de ellas.

.- Si las encerramos, seremos robots liderados por las opiniones y deseos por los demás.

.- Cuanto más las ocultes, el globo será más grande, y cuando explote (siempre por cualquier tontería), tendrás mucho por gestionar retrasado.

.- Las emociones tienen que ser parte de la sociedad, de las empresas, del día a ´día, pero en equilibrio siempre con nuestra razón.

.- Una decisión siempre tiene que ser tomada con el equilibrio de Razón y corazón.

¿Dónde tienes tus emociones? ¿Sientes te hacen más débil?

Recuerda que puedes adquirir Liderazgo Canalla a través de Amazón y tienda de Versos y Reversos.

 

¿Cómo tomo la decisión adecuada?

“Justifica tus limitaciones y te quedarás en ellas” decía Richard Bach

Todo ser humano cuando lo vive, cree que es el momento más crítico de su vida.

No es saber qué ropa me pongo para que esa chica le haga caso, no es saber qué poner en la quiniela en el Pleno al 15, no es saber qué tal serán los nuevos vecinos de abajo…

ES SABER SI ESTAMOS ELEGIENDO BIEN ANTE LOS DOS CAMINOS QUE LA VIDA NOS PONE.

No sabemos si escoger una carrera u otra, no sabemos si decirle si a esa chica o sólo tenerla como amiga, no sabemos si mandar a tomar viento a nuestro jefe o esperar un poco más a que lo despidan… No sabemos QUÉ hacer, y como buenos futurólogos, nos gustaría saber qué decisión escoger.

Queremos adivinar qué opción escoger, porque lo que no queremos es confundirnos, lamentarnos de la opción tomada, no queremos sufrir más de lo que estamos sufriendo, no queremos sudar , en definitiva, que queremos una opción que restituya nuestro ego y alcancemos esa felicidad, que nos impulsan a encontrar.

En estos momentos, me encuentro ante la toma de una decisión importante para mí. Y echando la vista atrás a todas las decisiones, he aprendido que:

Por mucho queramos, NUNCA EXISTE LA DECISION PERFECTA.

Nunca acabaremos acertando al Pleno al 15. Pero es lo que deseamos todos.

¿Por qué pasa? Porque no dominamos muchas variables, porque no dominamos el destino, por mucho que queramos y porqué la vida, siempre es más lista que nosotros.

Creía que tomaba la decisión correcta, que iba a conseguir lo que siempre había soñado, que había optado por el camino que me llevaría a mi cima… y casi siempre, por X, Z o lo que sea, nunca me llevaba a donde yo quería.

Reprochas a la vida todo, maldices a todo el que te rodea, pero te aseguro que con el tiempo, la vida siempre te lleva a donde tienes que estar.

La decisión perfecta, no existe, porque siempre habrá cosas que no tengas en cuenta, siempre habrá personas que no estén de acuerdo con lo que has escogido o porque la vida no quiere que vayas por donde tú crees que tienes que ir.

La imaginación se dispara ante una decisión, haciendo que seamos POCO REALISTAS.  Cuando tenemos el arrojo y valor de optar por esa decisión, y antes también, nos dejamos llevar por los colorines y cantos de sirena.

Pensamos que yéndonos a vivir a otra ciudad toda será mucho más fácil, que esta chica será para siempre el amor de nuestra vida y todos los problemas se esfumaran por arte de magia… Para los pies pequeño, que no todo es de color de rosa. Como te he dicho anteriormente, no tenemos todas las variables en nuestro poder, no sabemos si no están mintiendo, si todo es tal cual nos lo pintan…

Así que por favor, siempre los pies en el suelo y aún así, siempre dudan. Que los pitufos no existen, recuérdalo.

Tienes que decidir tú, NO LA MODA QUE ESTE EN ESOS MOMENTOS EN AUGE.  Como bien dices las madres: “SI se tiran todos por el puente, tú también lo haces, ¿Verdad?”. Así somos los seres humanos ante las modas y por el miedo a no sentirnos partes integrantes del “rebaño” llamado sociedad.

Tienes que escoger tú, tiene que escoger la conexión entre tu corazón y tu razón. Y lo que digan los demás te la bufe. Te podrás confundir, claro que sí, pero te aseguro que descubrirás mucho más cosas de ti, que si hubieras seguido a la moda de turno. Pero sobre todo, habrás impulsado tu marca, tu legado.

Cuida y NO TE LANCES A TUMBA ABIERTA SIN SABER QUE AGUA HAY DEBAJO. He visto como gente se lanzaba a emprender, por desesperación, en ámbitos profesionales que no tenían ni idea. He visto personas como se endeudaban hasta las trancas, porque el “gurú” de turno les decía que así tenían que hacerlo, porque él así había empezado. No te dejes embaucar por las lucecitas de un posible “parque de atracciones” que puede ser en realidad un “cementerio”.

Cuando decidimos, siempre están presentes nuestras CREENCIAS. Y por hacerle caso, porque creemos que la vida, es así, como ellas nos dicen, no damos la oportunidad al resto del mundo. La vida no es lo que tú crees que es, lo que te han dicho que es, HAY MUCHO MÁS. Así que dales la oportunidad, porque seguro que te descubrirán cosas que no sabías.

Siempre digo que lo que piensen los demás de ti, de tus decisiones te la tiene que bufar. Pero siempre digo también, que hasta cierto límite. Si alguna de tus decisiones, puede afectar seriamente alguna persona, a tu empresa, o alguien que quieres, ESO SIEMPRE DEBES TENERLO EN CUENTA antes de lanzarte al agua.

Pero también te digo, que te la tiene que bufar lo que digan los demás, lo que quieran imponerte, porque si vas preguntando a todo el mundo, lo que ellos harían, lo único que conseguirás es volverte loco y quedarte paralizado.

SI haces caso a todo el mundo, NUNCA TE HARAS CASO A TI MISMO.

No hacerte caso a ti mismo, no quiere decir que tu intuición siempre acierte. Reconozco que soy una persona muy intuitiva, y cada día más. Y también reconozco que alguna decisión he tomado creyendo que mi intuición era la leche, que siempre acertaba…LLEVANDOME UNA BUENA LECHE a posteriori.

Haz caso a tu intuición, pero también a tu razón, y en el equilibrio ahí está la solución.

Y eso si, después de haber tomado una decisión, tienes que PONERTE MANOS A LA OBRA A LA VOZ DE YA.  Llévate a tu miedo de juerga como bien digo en Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde, que siempre te va  acompañar y se valiente con la decisión tomada. Y nada de TRAMPAS.

Escribiendo estas líneas, ya he decidido que camino escoger, pronto lo sabréis.

¿Y tú qué decisión vas a tomar? ¿Cómo escoges tus decisiones?

¡¡Cómo pica la paciencia!!

La paciencia no es simplemente la capacidad de esperar — es como nos comportamos mientras esperamos” decía Joyce Meyer.

Que espere su p..a madre, que tengo prisa y no estoy para perder el tiempo…¿Paciencia? Lo que tengo los nervios a flor de piel… ¿Pero llega ya o no? Que ya han pasado más de 2 minutos desde que dijo que vendría… ¿Paciencia? Eso para los budistas, yo quiero mi hamburguesa pero ya

Son algunas de las frases tan bonitas que he escuchado durante el día de hoy, y no con una melodía que los oídos agradecieran.

Pitamos el claxon a poco que el coche de delante se pare aunque esté pasando un viejecito, queremos los números del supermercado vaya lo más rápido posible, a pesar de que sabemos que aún tenemos 13 números por delante

¿Por qué somos tan impacientes? ¿Por qué odiamos esperar?

.- Estamos en una sociedad, que EL QUE NO CORRE, VUELA. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, vamos con la 5 marcha puesta. Corriendo a desayunar, corriendo al trabajo, corriendo a las reuniones , corriendo a la comida que tenemos, corriendo a por los niños, corriendo a la cena con nuestra pareja, corriendo a hacer el amor con ella …TODO EL DÍA CORRIENDO.

Pensamos que nos estaremos perdiendo cosas, si vamos a un nivel “más normal” por la vida, si disfrutamos de todo momento, como si fuera lo que es, UNICO. Pensamos que si no vamos a una velocidad endemoniada por la vida, la gente pensará que somos unos “vagos”, “raros” o “demasiado zen”. Que las oportunidades hay que cogerlas al vuelo, y no en modo “tortuga”, como nos hacen ver que vamos.

Pero sobre todo, vamos a esa velocidad, porque no vaya a ser que nuestro vecino nos quite esa “oportunidad” y antes que él, tenemos que conseguirlo nosotros.

.- Somos unos impacientes, porque queremos resultados para “antes de ayer”. Si no alcanzamos todos los días unos determinados resultados, la sociedad nos considerará unos “negados”. Y con un futuro nefasto. No sirve los resultados que hayamos alcanzado el día de antes, hoy tenemos que conseguir unos nuevos. No sirve la media de resultados, tienes que subirla todos los días, porque los demás también lo hacen, y no vaya a ser que te quedes relegado a los últimos puestos, y te digan que estás despedido.

.- Somos unos impacientes, porque queremos un éxito rápido e indoloro. Nos da igual como lo haya conseguido el vecino. Si él lo ha hecho, nosotros también y si es el menor tiempo posible, mejor. Nos da igual como lo haya conseguido, porque si hay un método para llegar antes que él, a un éxito aún mayor que el que ha conseguido, MEJOR.

Nos han enseñado que el éxito es hacer lo que todo el mundo hace. Que si podemos hacerlo a través de un atajo, mucho mejor. Porque si no conseguimos éxitos, seremos considerados unos “don nadie”.

En un éxito efímero, un éxito que nos compara con los demás, un éxito que no promulga la singularidad que todos y cada uno de nosotros tenemos.

El éxito para unos será conseguir miles de seguidores, tener una empresa internacional, un descapotable o salir en una revista, pero para otros será actuar en un bar con su guitarra para todo aquel que quiera escucharlo. Todo es respetable, desde una coherencia interna, no unas reglas impuestas.

Si tú eres feliz así, ¿Por qué los demás te consideran menos que ellos? Cada uno es feliz como es.

El éxito es coherencia, para cada uno es lo que es. Nunca te compares con los demás.

.- Somos impacientes, porque no nos gusta sudar. Si sudamos, nos cansamos, y si nos cansamos podemos tirar la toalla. Claro que podrás tirar la toalla, pero siempre lo hará en algo que realmente no te motivaba, en algo que no querías para ti, y SI habían impuesto los demás para ti o por quedar bien. Así que mejor algo rápido, indoloro y que nos haga quedar mejor que nuestro vecino.

El sudar, el esfuerzo, el camino, el ser consciente de las caídas, del paisaje que estamos viviendo, nos hace darnos cuenta, de lo que somos capaces, de quienes somos, de talentos que teníamos dormidos, de personas que nos ayudan y de las que se van porque no creen en nosotros.

El esfuerzo, la constancia, nos hace recuperar valores que hasta la fecha teníamos olvidados. Eso de esforzarnos, es para los “new age”. Eso del sudor no va conmigo, lo quiero todo para ya..Eso de esperar…Que espere Rita…. Yo todo lo quiero para ya.

Creo y se por propia experiencia, que la impaciencia muere, cuando estás de vez focalizado en lo que tú quieres conseguir.

.- Aprendes que detrás del miedo que tienes, hay algo mejor que te está esperando y que te tiene que enseñar algo que no sabías.

.- Aprendes más por el camino que cuando llegas a la meta.

.- Aprendes más de ti mi mismo que siendo uno más.

.- Aprendes que si quieres, realmente hacer algo, acabarás consiguiéndolo en la mayoría de los casos.

.- Aprendes que todo lo bueno se hace esperar y que mientras tanto, la vida te está poniendo a prueba a ver si eres digno o no de ello.

Así que si eres un canalla, a partir de ahora, cambiemos el significado de paciencia que dice la RAE es “capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse… capacidad para hacer cosas pesadas o lentitud para hacer algo…”, por “Capacidad de disfrutar, vivir el camino, a pesar de las circunstancias ya que sabes que vas a llegar a tu camino, aunque los demás crean que es una locura”.

¿Qué te parece?

Os dejo la entrevista que me hizo Alejandro Durán para su blog, “Cuestión de talento”.

El próximo día 27 a las 19:00 Horas estoy junto a Andrés Pérez Ortega , en Fnac Callao presentando Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde. Os pero a todo.

¡¡A sacar la basura!!

“Si te dieras cuenta de cuán poderosos son tus pensamientos, nunca tendrías pensamientos negativos”.

En la vida, todo depende de una acción, tan pequeña, que hasta pensar que la tenemos que hacer, nos cansamos.

SACAR LA BASURA.

Esta noche bajaba la basura con uno de los vecinos, cuando me dijo: “ De pensar que tengo que sacar la basura, me canso…”

Si una simple acción, nos cansa, me gustaría saber qué tipo de vida tendrá cada una de personas, que no sacan la “basura” de su mente.

Vamos caminando por la vida, dejándonos “fluir” por la velocidad de los acontecimientos, los mensajes de Whatsapp y los deseos “impuestos” de nuestra pareja, amigos o jefe. Y cuando “paramos”, todo lo que es diferente, raro en nosotros, nos incomoda, nos molesta.

Pues al igual que nos recomiendan comer bien, ir al gimnasio, hacer el amor no sé cuantas veces al día y ser empáticos con quienes son rodean, TENEMOS QUE SACAR LA BASURA QUE HAY DENTRO DE NOSOTROS, CADA CIERTO TIEMPO.

¿Por qué?

Porque estamos en una sociedad, que en vez de alentarnos nuestra singularidad, que nos impulsa a promulgar nuestra marca, pero no te salgas de las normas, no vaya a ser que destaques más que los demás o nos distingue entre aprobados y suspensos… Nos hace creer que somos lo que sus pensamientos nos instalan, cuando en realidad somos MUCHO MÁS que todo ello junto.

Y es cuando paramos, eso que hemos enterrado encima de tantas mascaras, rutinas y miedos, llamado intuición, nos dice en voz potente: ¡¡Estoy aquí…No eres eso que piensas que eres…Es una creación de la sociedad, estás interpretando un papel, no al que has venido a mostrarnos, el papel principal!

“Pero tengo muchos títulos…Pero tengo muchas posesiones…Pero tengo mucho éxito…” Para mí, por muchos títulos que tengas, posesiones o contactos, si no sabes enfrentarte a un simple NO en la vida, lo demás no me representa nada sobre ti.

Creemos que alcanzando los estándares que la sociedad nos pone, estaremos consiguiendo el éxito, estaremos alcanzando la felicidad. ¡¡Qué ilusos somos!!

Eso no es el éxito, eso no es la felicidad.

Lo que estamos haciendo siguiendo los “predicados” de los demás, es SOBREVIVIR, que no es lo mismo que VIVIR.

Por eso cuando, sacamos la basura de nuestra casa, quedándonos vacíos, nos sentimos desnudos. Ponemos la televisión, no vaya a ser que escuchemos nuestro interior y nos demos cuenta que no estamos viviendo la vida que siempre habíamos soñado.

Pensamos que todo lo que recibimos a lo largo del día, lo necesitaremos como mapa indispensable que necesita un explorador para llegar al templo perdido.

Pues todo lo que crees que necesitas, todo lo que recoges del exterior, hasta la fecha no ha hecho más que no dejarte dormir, pensar en un pasado que ya nunca volverá y en un futuro, que veremos a ver qué ocurre, pero de momento, no ocurre.

Nos da miedo tener espacios vacíos.

Hacer paradas conscientes en nuestro día a día, en la que sintamos que estamos vivos. Porque cuando nos vamos a dormir, damos por supuesto que nos despertaremos. Cuando vamos a trabajar, damos por supuesto, que estamos vivitos y coleando para aguantar al jefe o al cliente de turno.

Damos por supuesto que estamos vivos, y que estamos viviendo, pero estamos SOBREVIVIENDO.

Creemos que haciendo caso a la televisión, a los “gurús” de turnos, a los consejos de los demás, nos haremos fuertes, y nada nos afectara en este mundo de catástrofes, límites y vergüenzas.

Pensamos que haciendo caso a los demás, estaremos caminando con fortaleza y firmeza, para alcanzar eso que todos anhelamos, el éxito. Un éxito que nos enseña que es hacer lo que todos hacen por igual. Nos enseñan a no sufrir, a aparentar, a sonreír aunque dentro de nosotros estemos llorando.

Sé que ahora estarás pensado, ¿Y qué hago para no sentirme cómo me siento? ¿Qué método tengo que usar?

Muy gustosamente te lo digo:

El de VIVIR, el de SENTIR tus emociones, el focalizarte en lo que de verdad te importa en la vida, ¿Y lo demás?

Mandarlo a la basura, con los comentarios de los demás, que te la tienen que bufar.

No existe un método para vivir, al igual que existe uno para encender la televisión o para hacer la contabilidad de una empresa, NO EXISTE.

SÓLO TIENES QUE SENTIR, SÓLO TIENES QUE APRENDER EL PORQUÉ DE TUS EMOCIONES Y ADENTRARTE EN ELLAS, SOLO TIENES QUE EXPRIMIR EL PRESENTE QUE TIENES, PORQUE NO TIENES NI PASADO NI FUTURO.

Y para empezar a vivir, tienes que sacar de tu vida, TODO, SIN EXCEPCIÓN, que te moleste, que te interrumpa hacia lo que quieres, que te impida sentir quien tú sabes que eres, TODO QUE TE INCOMODE.

¡¡TODO!!.

Sufrirás, porque será una situación que hasta ahora, nunca habías vivido. Te dirán que lo dejes, que es imposible, que en tu vida anterior, tenías el control de tu vida, cosa que antes no tenías.

Querrás llegar cuanto antes a la meta, querrás ser feliz para antes de ayer, pero no es un trabajo de la noche a la mañana, te lo aseguro, pero he comprobado que los beneficios serán increíbles.

¿Quieres sacar de tu mente la basura que has ido acumulado?

.- Quédate en silencio todos los días. El ruido no te hace bien, al revés, te genera  un estrés que no te hace ver donde tienes que ver, DENTRO DE TI.

.- No eres lo que crees que eres. NO eres tus propias creencias, por favor. NO eres tan insignificante como crees o te hacen creer. Duda de todo, hasta de ti mismo.

.- Paradas intencionadas. Para 5 minutos, a lo largo del día, a reír, a ser tu mismo, a pensar cómo va el día, a darte cuenta que estás vivo. A ver la realidad como es, no como el robot que nos hacen creer que somos.

.- y sobre todo preguntante siendo coherente contigo mismo: ¿Qué harías si no tuvieras miedo?(Aunque siempre lo vas a tener)

A partir de ahora, cuando te digan que tienes que bajar y sacar la basura, alégrate, porque sabes que es una acción que siempre reportar grandes beneficios.

El día 27 de Abril estaré en Fnac Callao, a las 19:00 horas, presentando “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”.