¡¡Tú y tu agenda!!

Un tiempo para cada cosa y cada cosa en su tiempo“.

AGENDA¿Tienes una agenda? Cógela.

Ahora mírala y responde de forma sincera… ¿Qué pasaría si estuviera absolutamente vacía?

Se nos iría el alma al suelo. Pensaríamos que no somos nadie en este mundo, que no somos profesionales, que no tenemos ningún tipo de éxito, ni profesional, social o personal.

¿Pero qué pasa cuando tenemos la agenda llena? Creemos que somos nuestra agenda. Que somos importantes, que no paran de llamarnos de eventos ,que tenemos cientos de clientes que están desesperados por nuestra ayuda, que tenemos amigos de todo el mundo que quieren vernos..

La vida nos va genial, somos los mejores, y todo nos los dice nuestra agenda.

En el cuento de Blancanieves, era el espejo quien le decía a la malvada bruja si era la más bonita del mundo. En la actualidad, es nuestra agenda quien nos dice quienes somos en función de las cosas que tenemos que hacer o no hacer.

Pensamos que tenemos todo el tiempo del mundo para hacer todo, quedar con amigos, ir a una conferencia, atender llamadas, ir a ese concierto o conquistar a la chica de nuestros sueños.. Pero cuando menos nos lo esperamos, nos damos cuenta que el tiempo ha pasado y no hemos hecho todo aquello que habíamos soñado.

Pero no lo hacemos, porque tenemos que hacer caso absoluto a lo que nos dice nuestra fiel compañera, la agenda.

Ella nos dice quienes somos, profesionales reputados, amantes experimentados, amigos comprensivos o integrantes de una familia espectacular.

Así que hagamos caso omiso a nuestros sueños, porque nuestras “mascaras” sociales y personales, de momento, no nos hacen daño.

Como bien dice Santiago Álvarez de Mon, en su libro: “Mi agenda y yo”, (libro que os recomiendo) dime qué haces con tu tiempo y te diré quién eres.

Somos lo que nos dice la agenda, pero también sentimos que no somos, aquellos que no tenemos escrito en el día 1 de enero.

Pero tenemos un miedo atroz a perder aquellas cosas que tenemos escritas en la misma, como tener una agenda en blanco.

Me encanta la hipocresía de mucha gente, que enarbola la bandera del mindfulness y del vivir en el presente.

¿Por qué? Porque hasta ellos, no saben hacerlo.

Estamos tomando algo con la chica que nos gusta, y estamos pensando en la conferencia que tenemos que dar mañana, estamos riéndonos con nuestros sobrinos y estamos esperando a ver cuando la persona que nos gusta, se digna a decirlos algo por whatsapp, o estamos teniendo una reunión importante con un cliente y estamos pensando qué hará nuestra madre hoy para comer.

NO SOMOS NUESTRA AGENDA, SOMOS LO QUE HACEMOS CON NUESTRO TIEMPO.

No vivimos el presente, porque tenemos miedo a darnos cuenta que quizá tenemos miedo a dejar ese trabajo que nos ha dado un status anhelado, o que quizá es la hora de dejar marchar a esa pareja que nos ha dado tanto pero no estamos enamorados de ella…

Te lo propongo, un día en blanco en tu agenda. Un día absolutamente para ti. Sin obligaciones, sin gente a tu alrededor, mirándote al espejo y haciéndote preguntas tipo:

¿Realmente eres feliz con tu vida? ¿Qué te gustaría hacer con tu tiempo? ¿Qué no haces que sientes que quieres hacer? ¿Tendrías que tener más ocio en tu agenda? ¿Hacer más caso a tu familia, a tu pareja, a tus hijos?

Llora, grita, lo que necesites que tienes que hacer, cuando empieces a escuchar a tu corazón. Órgano que has tenido dormido todo por y para tu agenda, que no fuera a ponértela patas arriba, cuando en el fondo, sabías que no estabas haciendo lo que tenías que hacer.

1Cuando empiezas a construir tu agenda, desde la coherencia, desde tu esencia, empezaras a aligerar esa mochila que llevas desde que te levantas hasta que te acuestas.

Si, te sentirás raro, desnudo, como tú quieras llamarlo. Pero aligerar el equipaje, te llevará mucho más rápido a eso que todos buscan, que se llama felicidad.

Muchas agendas, están llena de cosas que LOS DEMÁS creen que es importante para los dueños de la agenda… ¿Y lo que es importante para nosotros?

Eso no lo hacemos, porque sino pensarán que somos unos egoístas, unos déspotas, que no hacemos caso a los deseos de los demás o a las imposiciones por su parte.

Pero lo que haces con tu tiempo, demuestra quien eres, los valores que tienes. Si haces lo que los demás exigen que hagas, tienes falta de confianza en ti mismo, miedo , autoestima bajo mínimos.. ¿Qué conseguirás con ello? Resultados pésimos, peor aún sabiendo que podríamos hacerlo mucho mejor. Pero como tienes miedo al qué dirán, no lo haces.

En un mundo tan interconectado, competitivo pero inspirador, en el que no podemos pararnos a pensar qué hacemos con nuestro tiempo, ES ALGO IMPRESCINDIBLE.

Cuando aligeramos la carga y sólo nos queda por lo que lucharíamos con uñas y dientes, cuando lo vivimos, fluimos.

Si esa sensación de que las horas se te han pasado como segundos, haciendo lo que es importante para ti, esencial.

Todo Canalla y empresa canalla ha triunfado, porque lo que era accesorio, lo delegaban o lo dejaban a un lado y disfrutando lo esencial para ellos, disfrutaban consiguiendo resultados espectaculares.

Cuando fluimos, estamos siendo nosotros mismos. No habla nuestro cuerpo, habla nuestros talentos, nuestro ser.

¿Qué sensaciones tienes cuando fluyes?

Eso eres tú, porque la energía luce más desde la tranquilidad que desde las expectativas.

Así que si quieres saber realmente quieres eres tú, empieza a investigar cómo gestionas tu tiempo, porque ahí tienes el principio del comienzo, a la respuesta que todos nos hemos preguntado alguna vez.

Os dejo la entrevista que me realizó Francisco Alcaide para “Libros de Management” así como podeis adquirir en todo el mundo “Liderazgo Canalla” pinchando AQUÍ.

 

Anuncios

¿Cuál es tu razón de vivir?

Quien tiene una razón para vivir , acabará por encontrar el cómo” decía Ayrton Senna.

IkigaiTodos queremos sentirnos realizados en nuestra vida. Todos queremos y buscamos con ansias, eso que llama FELICIDAD.

¿Pero cómo conseguimos todo eso?

Estos días está mi sobrino en casa. Frio, guardería y 3 años, es una buena mezcla, para que cojan un buen enfriamiento.

Se sienta a mi lado y me pregunta qué estoy haciendo con su BatiCao. A pesar de estar malo, la cara de felicidad que tiene cuando se toma su batido, es un cambio radical.

Viéndolo me ha hecho caer que todos tenemos que todo que quiere ser un CANALLA en su vida , tiene que poner una BATICAO en la misma.

Pero no pienses que es una locura, cada una de las personas que he entrevistado, también lo han hecho de una manera u otra. Muchos de ellos, no se duermen hasta que no lo han tomado. Es su razón para vivir. Quítale a mi sobrino el batido y verás lo que pasa.

Cuando lo estás tomando, la sensación es de placer sumun. Para unos es igual que si estuvieran comiendo en el restaurante de David Muñoz, otros como si estuvieran hablando con Ana Simón, o manteniendo una conversación con Stephen Hawking.. Es la bomba. Has conseguido lo que tú soñabas, estás viviendo un momento de pura felicidad.

Es lo que llaman los japoneses, el IKIGAI.

¿Y cómo llegamos a ese momento que todos deseamos? ¿Qué ingredientes tenemos que echarle?

Hoy vamos a construir una vida RICA, RICA, y con fundamento…” Hoy todos vamos a ser Ferrán Adriá o David Muñoz.

Consta de 4 ingredientes que descubrirás a partir de estas preguntas:

.- ¿Qué amas?

Y no estoy hablando de tu pareja o del pastel de queso que hace tu madre. Estoy hablando de ti. ¿Qué amas tú? ¿En qué pierdes las horas “tontamente” como dicen los demás? ¿En qué no paras de invertir tus horas?

No me digas que no lo sabes, PORQUE LO SABES Y MUY BIEN. Estoy viendo tu cara de ilusión, cada vez que haces eso, que te encanta. Eso que te encantaría convertirlo en tu pasión profesional. Esa actividad querrías convertirla en eso que dicen que no lo consideran trabajar, sino diversión.

ES TU PASIÓN.

¿Y quieres saber una cosa? Todos tenemos no sólo una pasión, sino varios. Unos los llamaran pasiones, otros talentos o dones. Pero todos tenemos. No es cosa de “privilegiados”. Lo que pasa, que esas personas han dado el paso adelante para disfrutarlas sin tapujos y otros, se la callan y lo hacen silencio, por miedo o vergüenza.

El día que me dijo uno de los primeros entrevistados, que cuando se dio cuenta que su pasión era la MISIÓN por la que había venido a este mundo. Ese PARA QUÉ HEMOS VENIDO AQUÍ, mi vida cambió, fue el momento que tomé la decisión más importante hasta la fecha de mi vida.

Dedicarme a mi pasión.

TU MISIÓN EN LA VIDA ES DAR TU TALENTO A LOS DEMÁS.

.- ¿Qué necesita el mundo de ti?

Seguro que estarás pensando: “Que no me meta en líos, que sea un buen hijo, que sea un buen ciudadano, que vaya a trabajar todos los días…..”

Me está hablando un mediocre, no estoy oyendo a la excelencia que hay dentro de ti. El mundo te necesita a ti, no lo que esperan los demás que hagas por ellos.

El mundo necesita de tus talentos, de tus dones. No necesita a otro miembro que haga lo que hacen los demás.

¡¡BASTA YA!!

Cuando dices el SI a tus dones, estas diciéndole si a tu ser, a tu VERDADERA VOCACIÓN.

Y con ello a tu misión en el mundo.

Seamos el SHREK de nuestros amigos pero que consigue sus sueños, seamos el HULK de nuestro ámbito profesional, pero que innova y llega hasta donde otros soñaban hacerlo.

El MUNDO TE NECESITA A TI, NO NECESITA UNA COPIA DE OTRA PERSONA.

.- ¿Puedo ser pagado por mi pasión?

Tu madre te habrá dicho que es imposible, tus amigos que te dejes de locuras, que nadie te pagará por eso que haces bien y tú acabas creyéndotelo.

Crees más en lo que dicen los demás que lo que dice tú corazón.

¡¡ASÍ NOS VA, frustrados y con miedos!!.

Por tu talento, puedes y debes ser remunerado.

IkigaiLo que pasa es que siempre pensamos que tenemos que montar una tienda,  y cuanto más grande, mejor.. Que tenemos que llegar a todo el mundo,  queremos ser Steve Jobs con nuestro producto, salir en los mejores medios de comunicación.

¿Y si fueras el disruptor que pone patas arriba a tu barrio? ¿Y si fuera el canalla que lidera el mercado de tu ciudad? ¿O de un grupo pequeño de personas que necesitan de tu talento?

No queramos empezar la casa por el tejado y con sueños de grandeza. Más vale ser el líder de pocas personas, que querer llegar a todos y no llegar a nadie.

Esa vocación que tienes de ayudar a los demás, de crear, de instruir, influenciar ( que no manipular), es tu profesión. Y por ella debes ser retribuido.

TIENES TALENTO POR LOS CUALES MUCHAS PERSONAS ESTARÍAN ENCANTADOS DE PAGARTE.

.- ¿Pero soy bueno en algo?

ERES BUENO. MUY BUENO. Y SEGURAMENTE MUCHO MEJOR QUE GENTE QUE SE DEDICA A LO MISMO A LO QUE TE QUIERES DEDICAR QUE TÚ.

Lo que pasa es que tenemos miedo. Más y más miedo. Todo el día estamos rodeados de miedo y lo que hacemos es decirle SI al mismo, en vez de, CALLATE Y MIRA CÓMO LO HAGO.

El miedo disminuye nuestra confianza, haciéndonos creer que es IMPOSIBLE vivir de nuestra pasión, que nadie va a querer lo que nosotros hacemos y que mejor que nos dejemos de tonterías y nos dediquemos a “eso” que nos recomiendan con muchas salidas en la actualidad.

Eres bueno en algo, Y LO SABES.

ESA ES TU PASIÓN, ESA ES TU PROFESION. Y POR ELLO HAS VENIDO A ESTE MUNDO .

¿Ya tienes las respuestas a las 4 preguntas?

Mételas en tu BatiCao y bátelas a fuego lento. No quieras correr. Disfruta del movimiento, de la situación, de cómo se van produciendo la unión de los elementos y del resultado que se está creando.

El proceso no terminará nunca. Porque una vez conseguido una cosa, debes impulsarte para conocer donde no están tus limites.

Pon una BatiCao en tu vida.

Conozco la razón por la que vivo, ¿y tú? ¿Sabrías describir que razones tienes para vivir? ¿Sabes cuál es tu pasión? ¿Y tu vocación? ¿En qué eres bueno?

¡¡Sólo 4 segundos te pido!!.

Es más fácil prevenir los malos hábitos que terminarlos” decía B.Franklin.

4 segundos4 segundos.

Pensaras que no pueden ocurrir muchas cosas en ese periodo de tiempo. Pero hoy me he dado cuenta, que pueden ocurrir la transformación de una vida entera.

Pero ante todo, puede ocurrir, que el devenir de una vida vaya por un camino u otro.

Recibimos mucha presión a lo largo del día. Presión en el trabajo, con los amigos, con la pareja, para seguir siendo, haciendo, actuando, como lo estábamos haciendo hasta ahora.  No nos dejan tiempo para pensar y si a eso le añadimos, que estamos en una sociedad, que tilda de “LOCO” a aquel que piensa.   4 segundos es una eternidad.

Somos el fruto de nuestras experiencias, creencias ( que pensamos cuando somos adultos, que somos asi y nunca cambiaremos, como bien dice la canción de Alaska) y hábitos.

4 segundos me ha hecho cambiar la perspectiva de la vida, de mi vida.

Hace unos días hablaba con una persona importante para mí. Me decía que todo el mundo le preguntaba que si todos éramos creativos , que si faltaban cosas por crearse. Y él siempre respondía que si. La gente se asombraba, tras todos los avances que teníamos, piensan que ya todo esta inventado. Pero él les contestaba, que todo invento, se había realizado, viendo una situación desde otra perspectiva al que todo el mundo lo hacía.

Pensamos que no hay solución a nuestra vida, a una situación. Buscamos en libros, que pensamos que nos pueden dar la respuesta correcta, preguntamos al “gurú” de ese campo a ver si él nos la puede dar, … Lo que sea, por solucionar el tema, buscando la solución fuera de nosotros, y no como deberíamos hacer, parándonos y dándonos cuenta, que la solución, normalmente está dentro de nosotros.

Pedimos opinión a los demás sobre lo que nos pasa, cuando en realidad, lo que deberíamos hacer, no es ir a la superficie del tema, sino escarbar e ir a lo importante. ¿Por qué? Porque la solución será mucho más fuerte, que simplemente tocándola por encima.

4 segundos puede determinar que tomes la decisión de siempre, a que tomes la decisión que transforme tu vida.

Los hábitos que tenemos, la presión de la sociedad, los “no te salgas de la línea que los demás establecemos como normal”, nos hace ver a todos por igual, una misma realidad. Y eso no es así. Cada uno de nosotros, somos diferentes y al serlo, tenemos una realidad diferente.

Pero nos enseñan que debemos ser todos iguales, como buenos “borregos”.

Al darte cuenta que tu realidad no es la misma que la sociedad, te “recomienda”, empieza a tambalearse tu vida. Quieres un nuevo mundo, pero buscas herramientas que siempre has utilizado ,para un mundo, tu mundo, que no sirven.

Cuando eso te pase, en esos 4 segundos, date cuenta que dentro de ti ya están herramientas que tú necesitas para la transformación que reclamas.

Parar y darnos cuenta, que no somos nuestros hábitos o las creencias que nos regian hasta ahora, que no debemos aceptar presiones de los demás no acordes con nuestros valores,  nos hace empezar a conseguir un gran título, el de líder de nuestra propia vida.

Empezamos a tener control sobre nosotros mismos.

Empezamos a preguntarnos ¿Por qué Estamos haciendo lo que hacemos?. Y vemos que no había coherencia en nuestras vida, y con ello resultados que no eran los deseados .

Sentimos que somos buenos en algo. Ese algo que siempre hemos querido hacer, pero por distracciones de la vida, nunca hemos dado el paso adelante por esas presiones o miedos.

Ese Run Run que hemos llevado con esa afición, sueño, problema o lo que no te deja dormir, en 4 segundos, puede cambiar la perspectiva del mismo, y con ello su realidad.

Pero no nos damos el permiso de tenerlos. Vivimos un mundo en el que rige, QUIEN MÁS OCUPADO ESTÉ ES MÁS QUIEN PRODUCTIVO, DEBE SER. Y que fallo más importante estamos cometiendo.

Cuando más sepamos hacia donde vamos, qué queremos, quienes somos, más resultados obtendremos.

Pero eso de darnos un tiempo muerto para pensar, es considerado de vagos. Para mi eso, lo hacen los coherentes con sus vidas.

Porque no somos el envoltorio que nos hacen ver que debemos ser. No somos apariencias, seguidores en  Redes Sociales o títulos que tenemos. Somos seres humanos que nos da miedo vivir, eso SI es lo que somos.

Seres humanos, que nos da miedo decir LO SIENTO o HE TENIDO LA CULPA. Humanos que pensa4 segundosmos que somos nuestras creencias, y que lo que pensamos y sentimos es así, sin dar opción a que quizá otras personas nos puedan “abrir” los ojos a otras situaciones y pensamientos.

Por favor, utiliza esos 4 segundos, para no subestimar nunca lo que otras personas te dicen. Dolerá en muchas ocasiones oír ciertas cosas, pero si es así, es que quizá han entrado en lo que realmente te pasa, no en la “superficie” del problema.

Seamos humildes y siempre escuchemos a los demás. De todos podemos siempre aprender algo. Dejémonos inspirar por los demás y no empecemos discusiones.

No aceptamos uno de los grandes regalos de la vida, “la crítica”, siempre que sea constructiva.

En esos 4 segundos, podemos empezar a discutir con la persona que nos ha dicho eso o darle las gracias.

Si darle las gracias, porque te da ha dado un regalo, que te llevará a la incertidumbre, pero sobre todo a una definición de éxito o felicidad, más acorde con quien eres tú, no a quien eras.

La incertidumbre es uno de los mayores miedos de toda persona. El no saber qué pasará y qué misterio habrá durante el camino, pero esos 4 segundos, pueden determinar todo tu viaje.

En algunos momentos, ante ese miedo, no hay que hacer nada. Aceptarlo, observarlo y saber que tienes que emprenderlo. En otras, saber claro tus objetivos, valores y necesidades, las cosas se ven de otra forma y te costará menos enfrentarte a los cambios.

Durante estos 4 segundos que he tenido en mi vida, me he dado cuenta la importancia de esa persona en mi vida, de las enseñanzas que me estaba ofreciendo, de las cosas que tengo que cambiar en este momento y que siempre estaré en plena evolución, pero sobre todo, por mucho que hablemos, hagamos,  aparentemos…siempre tenemos miedo a algo  en la vida y para eso démonos 4 segundos, para afrontarlo.

Date 4 segundos en tu vida y la misma, seguro que cambiara de rumbo. Sólo 4 segundos te pido.

Si quieres cambiar de hábitos, te recomiendo el libro “4 segundos” de Peter Bregman.

 

¿Preparado para vivir tu propio Safari?

 “El hombre no es más que un proyecto y la vida una especie de barco que cada uno tiene que llevar a buen puerto” decía Robert Baden-Powell.

BrujulaSe nos llena la boca la boca hablando de proyectos, de Project Manager, Jefe de Proyecto, de términos que ni ellos mismos los entienden, cuando el proyecto más importante, que es nuestra vida, no sabemos gestionarlo.

Sé que tienes ganas de aventuras. Que sabes que eres Indiana Jones, y quieres gestionar un gran proyecto que te llevará a la cima que siempre has soñado. ¿Es así?

Pues empezamos la aventura.

Como todo proyecto, empezamos en la TIERRA de PARTIDA

Al ser tu ilusión, tu sueño, no esperes que nadie ni nada, se haga cargo de la expedición. Sólo tú, puedes y debes ser DIRECTOR del mismo. Hasta ahora, siempre hemos querido que los demás lideraran nuestras vidas, nuestros sueños. Para así cuando hubiera algún fracaso, “disfrutáramos” yendo de victimas y echando la culpa al otro, por los resultados obtenido.

Eso no va a ocurrir, aquí el único responsable de todo eres tú, el LIDER DE TU PROYECTO.

Ya sabes que tú eres el jefe, lo que tienes que hacer ahora es construir un CAMPO BASE desde el cual, irás subiendo la cima.

En él, tendrás que hacer un boceto de donde te encuentras.

Sé que la ilusión, la ganas, te están desbordando. Que quieres “comerte” el mundo. Pero no quieras correr antes de aprender a andar, por favor. Porque la “leche” que sabes que te puedes dar por tu impulsividad, puede ser y normalmente lo es, bastante importante.

En ese boceto, tienes que escribir un contrato de intenciones. ¿Qué es?

Con los materiales que cuentas, con tus actitudes y aptitudes, si cuentas con un equipo para desarrollar la ascensión o lo irás incorporando durante el camino.. Saber con qué cuentas y con qué no. Porque tú eres el ARQUITECTO de tu proyecto, y si no sabes con qué herramientas, tienes para crearlo, mal empezamos.

Al escribir QUÉ quieres, te darás cuenta si estás creando castillos en el aire, o bases solidas para tu éxito.

Esas bases, te llevan a darte cuenta que DIRECCIÓN tienes que tomar para empezar el camino.

Por el camino, obtendrás desviaciones a tus deseos, tenlo por seguro. Pero sabiendo que dirección vas a tomar, como afrontar esos repechos y esos imprevistos, las decisiones serán más claras, que si no sabes por dónde ir.

Por muy buenas ideas que tengas, propósitos de ayudar a los demás, si antes de empezar, no sabes qué tienes y por dónde empezar, esa ilusión se convertirá muy rápidamente en desilusión y frustración.

El volcán de las grandes ideas fluye dentro de ti, y quieres permitirle que salga. Pero esperate. Coge la “mochila” y mete en ella todo lo que tienes para comenzar el viaje:

.- EL POR QUÉ lo estás haciendo.

.- Los PRINCIPIOS que te guiarán.

.- Las CAPACIDADES y la BRÚJULA con la que siempre te guiarás.

¡¡AHORA SI YA PUEDES EMPEZAR EL VIAJE!!

Espera, vuelve atrás. Te quiero hacer una pregunta: “¿Has tenido en consideración las señales que te pueden indicar que te puedes llevar un buen batacazo?” No quieres llevarte sorpresas durante el camino, porque a la primera de cambio, si algo no sale como habíamos planeado, en vez de gestionar la incertidumbre, lo que hacemos, es tirar la toalla.

No te digo que lleve todo “bien atado”, pero SI, sabiendo que puedes pasar y que pasarás imprevistos. También lleva impulsividad que combatirás con los miedos que tengas por el camino.

Damos el primero paso en nuestro proyecto y nos encontramos con un cartel de bienvenida, que pone: BIENVENIDOS A LA TIERRA DE LOS CAMBIOS.

Al igual que cuando vas a casa de tu suegra, estás en tierra de enemigos.

SafariLa RESISTENCIA y los BLOQUEOS van a hacer actos de presencia nada más dar el primero de los pasos. Resistencia a lo nuevo, tu ego te dice que te dejes de locuras, que no lo vas a conseguir. Y acabas por bloquearte.

El miedo te invade. Y esa energía que te había invadido, esa iniciativa que te había hecho soñar, empieza a diluirse como un azucarillo en el café. Y para más INRI, estás incomunicado en este desierto.

Si tienes un equipo, el bloqueo no hace que te comuniques bien con ellos. Tienes miedo y no quieres que se den cuenta.

¡¡Eso es de ser un buen líder, si señor!!

También tienes las partes interesadas en el proyecto que al no ver que la cosa “marcha bien”; se empiezan a impacientar.

Quieres volverte atrás, pero en esos momentos recuerda el contrato que hiciste contigo mismo. Recuerda el COMPROMISO que te has hecho al empezar, cuando estabas metiendo en tu mochila todo lo que disponías para empezar.

Si quieres ir al CEMENTERIO de la COBARDÍA, perfecto. Yo te acompaño. Estará lleno, siempre hay cola para entrar. La verdad que no sé que darán, pero siempre hay gente.

Si no quieres, quizá tienes que revisar tu hoja de ruta. Quizá tienes que revisar la forma en que estás liderando el proyecto, tienes que delegar más , te faltan competencias o tienes que mirar el proyecto desde otra vertiente.

Seguro que puedes hacer muchas cosas que transformen los BLOQUEOS y MIEDOS, en esa ilusión que te corría por las venas, de nuevo.

Pero no creas, que ya es todo tan bonito, como la Casa de la Pradera.

Delante de ti siempre tendrás una cordillera, que se llama la Cordillera de las Crisis.

No sabes muy bien ni porqué, pero te encuentras en medio de un “Marrón” y de los buenos.

No quieras meter la cabeza debajo de la tierra como los avestruces, porque si recuerdas, TÚ ERES EL ARQUITECTO DE TU PROYECTO y nadie más que TÚ, tiene que guiar el barco en toda tormenta.

Tendrás gente que querrá sabotear tu proyecto. Tendrás acontecimientos inesperados que no sabrás ni cómo ni porque han sucedido. Vivirás una rebelión “a bordo”, en la que tendrás que crear un “Gabinete de crisis” en la que poner las cartas en la mesa.

En muchos casos te darás cuenta, que has gastado mucho tiempo en una parte del proyecto que tienes que dejar de lado. En otras que personas en la que confiabas, no estaban promulgando los valores de excelencia y valor que tú querías.

Te joderá, pero tienes que ser realista. Si está pasando esa situación es por algo. No quiero decir que tengas la culpa de todo, pero tampoco le eches la culpa a los demás.

SANEAR LA SITUACIÓN hará que tu gabinete se convierta en un grupo de cómo seguir escalando en el proyecto de tu vida.

Hará que retomes el viaje por la tierra desconocida, con FORTALEZA y la LOCURA que te invadía el 1º día.

Desde el Torreón en el que se encuentra tu objetivo, irás viendo como avanza tu proyecto. Y siempre acompañándote el compromiso que te has hecho para su consecución.

Con avances y retrocesos, irás viendo que te acercas a la isla soñada, la ISLA FINAL.

Pero no creas que todos los proyectos, llegan a buen puerto. Otros aparcan en la ISLA DE LOS MUERTOS. ¿Por qué?

.- No han revisado el día a día del mismo.

.- No han visto que tomaba otra dirección que no era la esperada.

.- Porque aún viéndolos, su EGO, su miedo, no le hace ser una persona flexible y tomar otros rumbos.

Por el camino espero que hayas ido aprendiendo de la experiencia, porque sino seguro volverás a repetir errores o sabes que irás a la isla de los muertos.

Lo habrás conseguido, pero echa una vista atrás. ¿Por qué?

Porque no solo de experiencias se vive, sino también al plasmar, ves los progresos, fracasos, éxitos conseguidos que incorporar a próximos “Safaris“.

Así es el proceso de todo proyecto, sea personal o profesional.

Tienes una cosa en común con Cristóbal Colon, Edmund Hillary o el emprendedor de debajo de tu casa, QUE QUIERES EMPRENDER TU PROPIA AVENTURA..

Como bien dice el Libro “Proyecto Safari”, que os recomiendo si queréis saber gestionar mejor vuestros proyectos y vida, la vida como los proyectos, son como un safari, así que salgamos con nuestra mochila, y disfrutémoslo.

¿Preparado para vivir tu propio Safari?

¡¡Siempre, lo difícil, lo primero!!.

Tú puedes hacer lo que te propongas. Eres fuerte y capaz. No eres frágil ni quebradizo. Al postergar para un momento futuro lo que quisieras hacer ahora,  te entregas a la autoduda, y lo que es peor aún, al autoengaño” decía Wayne Dyer.

Traguese ese sapoSi y casi está… Me falta un nada, es que me ha pillado el tiempo..Si es que no tengo tiempo para nada.. Sin falta esta semana lo tendrás…” ¿Qué excusas has dicho tú cuando te has dado cuenta que esa acción que tenías que hacer, la llevas postergando tiempo y tiempo?

Nos dicen que tenemos que leer lo máximo posible, estar el día en el ámbito del que nos movemos, ir al mayor número posible de conferencias… A eso hay que añadirle el trabajo, la búsqueda del mismo, cuidar a tu pareja e ir al gimnasio. Todo ello en 24 horas, los 7 días de la semana. Y todo ello porque queremos el éxito en la vida.

Por favor, si alguien lo hace, que me diga cómo. Porque la mayoría de nosotros no somos ese 20% de la sociedad que sí lo ha conseguido.

¿Y cómo lo hacen?

Como bien dice Brian  Tracy, en uno de sus libros, se “Tragan el sapo”. ¿Y de qué trata eso?

Todos tenemos 24 horas durante el día. Lo siento no se puede hacer nada más, no se puede alargar el día. Todos tenemos el mismo número de horas, pero ¿Qué nos diferencia a uno de otros?

Nosotros queremos hacer todo. Desde las acciones más importantes, a las que menos sentido tienen. Cuanto más hagamos, mejores pensamos que somos, más eficientes. ¡¡ERROR!!.

No todo tiene el concepto de importante en nuestra vida. ¿Es esencial que todo lo hagamos, y no deleguemos nada? La gente eficaz, distingue lo importante, lo que repercutirá de verdad en su vida, de lo que no.

¡¡SIEMPRE hay tiempo para hacer las cosas importantes, pero NO, para hacerlo todo!!

Cada vez me reafirmo que hay verdaderamente pocas cosas las que cuentan en la vida. Esas cosas son las que pueden llevarte al éxito. Esas actividades son nuestros talentos, mientras que la “obligación de hacer de todo“, por ejemplo, no es uno de los nuestros. ¿Entonces? ¿Por qué no delegan esa actividad y focalizarnos en lo que realmente se nos da bien?

El acumulo de “deberías”, “quizás” y “qué dirán”, nos llena la cabeza de basura, que no nos hace ver con claridad lo que realmente queremos. Así que lo mejor para saberlo, es que te sientas delante de un papel en blanco y lo escribas.

¿QUÉ ERES LO QUE QUIERES DE VERDAD?

Sin claridad, serán las circunstancias las que dirijan nuestra vida, y no seremos nosotros los capitanes de la misma.

Planificar lo que queremos de verdad, nos ahorra mucho tiempo a la hora de ejecutar lo que deseamos. Todo lo que hayamos escrito sobre lo que queremos, esas pequeñas y grandes acciones, todas tienen su influencia en nuestra vida, de todas aprenderemos.

Vale, sabemos que queremos, está escrito. ¿Pero por donde empezamos? ¡¡ERROR!!

Sé que estarás pensando que por lo más fácil y luego lo difícil. ¿Me confundo? Comienza por lo más difícil, SIEMPRE. ¿Por qué?

Al hacerlo lo 1º, estar enfocado en ello y terminarlo, tu motivación, autoestima, estará a niveles estratosféricos,  que te hará enfrentarte a las siguientes actividades, con mayores expectativas de logro que si lo hubieras hecho al revés.

SIEMPRE PRIMERO, LO DIFÍCIL.

¿Y cómo tragamos a ese sapo feo y gordo? A bocados, no de una  sentada. Vemos lo difícil y nos bloqueamos, pensamos que no podremos. Pues empieza poco a poco, viendo cómo te superas, viendo los resultados y cuando menos te lo esperes, te estarás relamiendo los dedos por lo que has conseguido y pensabas que no sería posible.

¿Y cómo te gustaría ser conocido, por alguien rápido y que haces las cosas bien, o lento y mal? Las personas de éxito son las de la 1 opción, ¿Y tú? Si eres de la 2 opción, ¿Qué crees que pasaría si te dijeran que en 1 mes, tienes que trasladarte a otra ciudad? Que irías más rápido haciendo todas las tareas pendientes hasta irte.

sin terminarPresiónate, no dejes pasar el tiempo sabiendo que tienes hacer. Presiónate, ser rápido, saber lo que tienes que hacer, comprométete con la acción que estás haciendo, te hace dar pasos hacia su realización.

Pones ladrillos, uno a uno, hacia lo que has soñado que quieres conseguir. Pero sobre todo, sigue en modo acción y mientras estés así, sigue aprendiendo sobre esas actividades claves que sabes que pueden significar un antes y un después en tu vida.

Mientras estas en ello, tienes que ser tu propio animador, tu propio motivador. Hasta en los momentos de bajón, tienes que ver que hay algo positivo, como lo que has ido consiguiendo. Se optimista, y mira siempre todo lo que vas construyendo por pequeño que sea.

Vas terminando eso que habías dilatado o realizando tu sueño. Pero las 24 horas del día no eres eficaz, ni trabajas durante las mismas.  Tienes que conocer durante que horas rindes más. Sin descanso, no estarás motivado y eso que pensabas acabar, seguirá sin acabarse.

¿Pero cómo sabrás que está bien hecho o que lo has conseguido? Tendrás que determinar que indicadores demostraran si lo estas consiguiendo o no.

 Habrás obstáculos  por el camino. Factores que limitaran tu velocidad y radares que intentaran que vayas a su gusto. ¿Y vas a dejarte llevarte por ello? Determínalos y supéralos.

Todos queremos hacer más en menos tiempo, pero siempre habrá más por hacer. ¿Cómo lo hacemos? Cambiando la forma de pensar.

Dejemos de hacer cosas que sabemos que no reportarían nada a nuestro futuro y enfoquémonos en las que sí.

Como bien dice Brian Tracy, empecémonos comiéndonos el mayor de los sapos que tenemos al comenzar el día, el mayor de los retos y nuestra vida cambiará. Doy fe de ello. 

¿Qué estás postergando? ¿Por qué? ¿Qué tarea crees que es difícil y no la haces? ¿Te enfocas en lo importante de tu vida? ¿O te enfocas en todo y en nada?. ¿Qué sapo te vas a comer mañana?

 

¡¡El tiempo en el desempleo!!

Hasta que no te valores a ti mismo no valoraras tu tiempo. Y hasta que no valores tu tiempo, no harás nada con él” decía M. Scott Peck.

desempleo tiempoSuena el despertador. Después de varios intentos, lo quitas. Y lo tiras al suelo. Te preguntas porque te lo has puesto.

Es un día más, otro día más en el desempleo.

Antes, cuando trabajabas, a pesar de tener una agenda apretada, te preguntabas al final del día, cómo llegabas a hacer todo. Trabajo, gimnasio, la casa, la familia, tu pareja… Al final siempre podías con todo.

Ahora tienes 24 horas, por y para ti; y no llegas ni hacer la mitad de lo que hacías antes.

¿Qué pasa? ¿Por qué pasa esto?

Nada más quedarte en paro, te han dicho que tienes un nuevo trabajo, BUSCAR TRABAJO.  Te comentaban que tenías que levantarte a la misma hora que te solías levantar para ir al trabajo. Ponerte una rutina, de buscar trabajo por internet, mandar curriculums, acudir a las oficinas del Inem a ver posibles ofertas, ir a empresas a dejar tu curriculum en persona o apuntarte a cursos relacionados con tu trabajo.

Vale, lo voy a hacer”. Te dices una y otra vez. Te intentas automotivar después del varapalo que has sufrido.

 Los primeros días, todo va muy bien.  Vas al Inem, buscas por internet, creas diferente tipos de curriculum , los llevas a empresas, acudes a eventos de desempleo. Intentas moverte lo más posible, sobre todo para no quedarte en casa. Hasta te apuntas al gimnasio, cosa que nunca habías hecho.  

Venga, yo puedo, lo voy a conseguir”. Te repites una y otra vez. Intentas no ver la situación que hay a tu alrededor. “Yo puedo, se van a dar cuenta de lo que valgo y me van a contrartar muy rápido, lo sé”.

Pero el día tiene 24 horas y poco a poco, te vas dando cuenta que te quedan horas libres, en las que no sabes qué hacer.

Las intentas llenar con la compañía de tus amigos. Pero están igual que tú muchos de ellos, en el paro. Y el tema de conversación es el mismo, “¿Te han llamado para alguna entrevista?”. A algunos empiezan a llamarlos y empiezan a fallar a las quedadas porque ya trabajan.

Y mientras tu confianza, empieza a descender.

Llegas a casa diciéndote, que te van a llamar en breve, que tienes un gran curriculum, experiencia, que ninguna empresa se puede perder la oportunidad de contar contigo.

Y lo que antes te ocupaba una mañana, el buscar trabajo, está disminuyendo en tiempo. ¿Por qué? Tu confianza está bajo mínimos. ¿Por qué?

No recibes ninguna llamada para una entrevista. Ves que las ofertas que habías mandado por internet, solamente te ponen “Rechazado” , los cursos que te querías realizar te han rechazado o por mucha experiencia o por poca.

Este trabajo empieza a gustarte cada vez menos. Y antes que dominabas tus pensamientos, motivándote, alentándote, sintiendo que lo ibas a conseguir, has entrado tú solo en una rueda que va a ser difícil de salir.

La rueda del pensamiento negativo.

“Ya paso de buscar trabajo, es que es imposible, no lo voy a conseguir, es hasta imposible apuntarse a un curso para desempleados, no hay salida, todo en la vida me va mal, no sé cómo acabará todo esto…” Más y más pensamientos que te llevan a la desidia, desesperación, a la tristeza, a ver el futuro negro, a sentir que no hay salida para ti.

¡¡PUES PARATE, DEJA DE RODAR ESA RUEDA!! Párala ya, es lo peor que te puede pasar

¿Quién dice que no hay salida? ¿Quién dice que es algo imposible? ¿Quién dice que nunca volverás a ser feliz?  ¿Quién dice que ya no te vas a ganar la vida?

¡¡YA VALE DE PENSAMIENTOS ASÍ. SE DUEÑO DE TUS PENSAMIENTOS DE NUEVO, COMO TE DECIAS QUE LO IBAS A CONSEGUIR!

Te propongo una cosa, SE TÚ.

Si, durante la búsqueda de trabajo, buscabas trabajo de lo que habías estudiado, de lo que te decían que habría salida para ti, o que hicieras un curso que a un amigo tuyo le salió trabajo al instante. Pero hazte una pregunta: ¿DE VERDAD HACES TODO ESO PORQUE TÚ QUIERES O PORQUE TE LO MANDAN?

Si realmente haces todo eso  porque tú quieres, no te diré nada más. Sigue adelante. Pero si no es así, te propongo otra pregunta: ¿SI NO TUVIERAS MIEDO, EN QUÉ TE GUSTARÍA INVERTIR LO QUE TE QUEDA DE VIDA? Si, ese sueño que has tenido siempre y que de vez en cuando te viene a la mente. Piensas en él y te saca una sonrisa. Pero al instante, lo borras de tu mente, diciéndote “Es imposible, ¿Qué dirían si lo intento?, jamás podría dedicarme a ello, no tengo aptitudes”. Y te vuelvo a repetir ¿Quién dice que no vales? ¿Quién dice que no tienes aptitudes?

Cuando disfrutas de esa pasión, de ese sueño, eres realmente tú.  Cuando trabajabas, pensabas que tú hubieras hecho las cosas de otra manera, que gestionarías a las personas de otra manera, o que les hubieras dicho a los jefes que tenían que crear una nueva línea de negocio. Eras tú de verdad.

Pero intentabas ser como los demás esperaban de ti, no eras como tú eras de verdad. ¿ Y por qué no aprovechar la oportunidad del desempleo para mostrarte a los demás como eres tú?

No estoy diciéndote que dejes de buscar trabajo. Unos tendréis que pagar una hipoteca, ayudar a la familia u otros inconvenientes.  Son causas mayores, lo sé,  pero el día tiene 24 horas y se pueden hacer muchas cosas durante las mismas.

Pero si quieres que las cosas pasen, sentarse a esperar, sin acción, lamentándote, basando tus pensamientos en excusas, sino das un paso adelante, JAMÁS OCURRIRÁN.

tiempo desempleoEn los momentos de dificultad, es cuando se destapan talentos, características que no sabíamos que teníamos, porque en los momentos de prosperidad, seguimos a la corriente. En los malos momentos se destapa nuestra esencia.

Pues aprovecha ese momento. ¿Tú sabes lo que vales? ¿Sabes que puedes demostrar mucho más de lo que has hecho hasta ahora? ¿Pues explícame que haces en el sofá quejándote?

Déjate de enfocar en lo negativo de la vida y date cuenta que la vida puede ser lo maravillosa que tú quieras. Pero ¿de quien depende? SOLO DE TI.

Ya has saltado al precipicio de la tristeza, de la negatividad y desgana. Pero te ofrezco un paracaídas antes que la caída llegué a su final.

¿Qué hacer? Escribe en un papel, coge bolígrafo. Y ponte metas. ¿Qué sueño querrías realizar? ¿Te hubiera gustado ser voluntario en una ONG? ¿Te gustaría crear tu propio negocio? ¿Querrías perder más kilos? ¿Aprender a hacer tatuajes? Sueña en grande, nada de límites.  Y a tu ego, lo callas, tu sueña.

¿Ya lo tienes? ¿Cómo te sientes? ¿Vuelves a sonreír? Este es el 1 paso.

Ahora pregúntate, ¿Cuál sería el siguiente paso para conseguir esa meta? ¿Hacer un curso? ¿Estudiar por internet? ¿Ir a la Ong y preguntar cómo podrías ayudar? Piensa.

Y ahora te falta una sola cosa más: ACCIÓN.

Da el paso, hazlo. Pregunta, estudia, aprende, vive. Porque quejándote, excusándote, llorando, no ganas nada. ¡¡SÓLO PIERDES!!.

El desempleo es un momento ideal para hacerte preguntas que nunca te has hecho. Momento para descubrir que “pasta” estás hecho.

Es el momento ideal para crear tus propias circunstancias si las que has vivido no te gustan.

Como decía Shakespeare: “Si malgastas tu tiempo, el tiempo te malgastara a ti”.  

¿Eso es lo que quieres? ¿Cómo gestionas tu tiempo en el desempleo? ¿En qué te gustaría invertirlo de verdad? ¿Qué crees que sucedería si así fuera?