Lecciones de una Pandemia

Photo by cottonbro on Pexels.com

¿Qué has aprendido desde el 15 de marzo del año pasado?

Me gustaría que te lo preguntases si no lo has hecho todavía. ¿Qué has aprendido? ¿Qué has vuelto a recordar que tenías olvidado? ¿Qué «bofetada» te ha dado la vida para que nunca olvides?.. Y si eres valiente respóndete desde la más absoluta sinceridad, ¿Qué nunca olvidaras de todo este tiempo que estamos viviendo?

Podrás pensar que estas cansado de todo lo que estamos viviendo, porqué si no te has dado cuenta, todavía lo estamos viviendo. Podrás haber dejado de ver los informativos que llevan más de 18 meses diciendo siempre lo mismo. Podrás haberte ido de vacaciones para desconectar creyendo que ya has vuelto a la normalidad… Podrás haber hecho muchas cosas queriendo no ver la realidad. Y te entiendo, pero la experiencia siempre me dice que todo aquello que no afrontas, siempre acaba repitiéndose una y otra vez en la vida hasta que no te enfrentes a ella.

No me cansaré de repetirlo. Me acuerdo de los primeros directos en Instagram en el que la gente se felicitaba porque por fin la sociedad iba a cambiar, iba a ser mejor , íbamos a trabajar más en equipo y muchas más cosas…

No hace falta que diga que hemos conseguido después de 18 meses, solo hace falta poner la televisión o las redes sociales.

El ser humano se olvida o pretende olvidarse muy rápidamente de lo malo. Y no es que yo ahora me haya vuelto un negativo empedernido, sino que quiero centrarme en tener presente, en qué hemos aprendido, en qué estamos aprendiendo para incorporarlo a nuestra vida y no olvidarlo nunca.

No voy ni quiero imponer catedra con lo que yo he aprendido. Sino quiero exponer que estoy aprendiendo y si alguien quiere ir añadiendo sus aprendizajes, formar entre todos algo de lo que nunca debemos olvidarnos, siempre estar agradecidos o echar de nuestra vida porque nos hemos olvidado y lo hemos vuelto hacer.

Aquí van mis aprendizajes:

1.- SOMOS TIEMPO.

No somos nuestros títulos, ni nuestros seguidores en redes sociales o la invitaciones que nos hagan a eventos. No somos las posesiones que tenemos o los deseos que anhelamos.

Somos tiempo y lo que hacemos con él.

Nos hemos dado cuenta que cuando creíamos que vendría la oportunidad para decir SI a esa proposición, a dar el paso adelante a ese sueño que nos da insomnio o ese te quiero que estamos locos por decir, quizá ya nunca venga porque un bicho o cualquier circunstancia nos dice que hasta aquí hemos llegado.

Somos tiempo y lo que hacemos con él. Muchas veces no hay una segunda oportunidad para decir SI a lo que siempre hemos querido y queremos. Así que usa bien el tiempo que tienes.

2.- NOS DA MIEDO EL PARAR.

Creemos que tener la agenda llena de eventos, deberes y compromisos, es ser una persona querida y de éxito. Creemos que saber que tenemos que hacer en el trabajo, es que somos buenos lideres y grandes compañeros de trabajo. Creemos que tener compromisos los fines de semana, es que somos buenos amigos. Y no queremos parar. No queremos parar, porque sabemos que si paramos, no sabremos qué hacer, no sabremos qué pasará con nosotros, si nuestros amigos nos seguirán llamando, si seremos buenos compañeros en la distancia o vete a saber qué se nos pasa por la cabeza.

Lo que realmente nos pasa es que le damos más importancia al exterior que al interior. Y cuando nos encierran, tenemos que quedarnos en casa o estamos enfermos, estamos con nosotros mismos. Algo a lo que no estamos acostumbrados. Acostumbrados a pensar, a tomar decisiones por nosotros mismos, a aceptar que nos hayamos podido confundir o reconocer que estamos a gusto con nosotros mismos.

Parar te ayuda a ver la vida desde otra perspectiva y en un mundo en el que si no vas con la 5ª marcha, parece que no eres un buen ciudadano, parar seguramente te hará ir a tu marcha, pero mucho más rapido que la de los demás.

3.- LO QUE NOS DIFERENCIA ES LA VERDAD Y LA CREATIVIDAD.

Somos seres confiados porque pensamos que cuánta más gente alrededor más querido seremos. Y por otro lado hacemos cosas impensables para sentirnos queridos por los demás. Ocultamos nuestra opinión, decimos Si a cosas que queremos decir NO y luego vienen situaciones así, que nos enseñan que no es oro todo lo que reluce en relación a muchas personas.

Preferimos ser otras personas para sentirnos queridos, cuidados y quizá hasta satisfacer algún interés que tenemos con esa persona.

Pero parar nos enseña, quieras o no, a vernos, a ver la realidad de nuestra vida hacia al exterior y nuestro interior. A ver que hemos tenido relaciones que no nos han llenado porque una parte no se mostraba como realmente vemos qué es. A que si queremos verdad en nuestra vida tenemos que empezar por nosotros.

Lo que nos diferencia de los demás, es nuestra verdad, nuestra esencia, nuestro ser. Y a partir de ella, empezaremos a crear. A crear relaciones autenticas, a tener ideas en el trabajo o a cambiar de trabajo, a conseguir retos de forma creativa, a alcanzar soluciones…Pero nada de ello lo conseguiremos si no lo hacemos desde la verdad.

4.- SOLO TIENES UNA VIDA.

Y no te estoy diciendo que te lances a tumba abierta como un kamikaze a vivir sin limites ni freno. Te estoy diciendo que solo tenemos una vida y que estamos aquí para disfrutarla, para descubrir con cada acción porqué hemos venido a la misma, a descubrir lo que nos gusta hacer y desechar lo que no, que seamos curiosos queriendo descubrir nuestros talentos y convivamos más con la incertidumbre.

Te estoy diciendo que no esperes, que actúes.

Que no sigas modas, que no te diluyas en tendencias y que siempre seas tu mismo.

5.- EN LA INCOMODIDAD DONDE MÁS SE APRENDE.

Se aprende que el concepto de éxito o felicidad es diferente para ti, que quieres amistades leales y no «irracionales»; que creas y avanzas más en la incertidumbre que en la seguridad, que es más importante que te digan lo que sienten para tu progreso.

Luchamos por la seguridad, por la tranquilidad y lo único que estamos haciendo, es matar nuestra creatividad e innovación con ello.

Busca progresar y no dormirte en los laureles. Busca personas que te digan cosas que no te gusta oir pero sabes que lo hacen por tu bien. Busca siempre la curiosidad y no la normalidad. Busca siempre avanzar y no estancarte en la mediocridad.

6.- LA FELICIDAD ES DORMIR EN PAZ TODAS LAS NOCHES.

Buscamos la felicidad más que si Leo Messi renueva o no por el FC. Barcelona.

Pensamos que tenemos que meditar x tiempo para alcanzar la felicidad, comprarnos el último libro del gurú de turno o ir al evento para hacernos una foto con el ponente y que lo vea todo el mundo.

La felicidad es estar en paz con uno mismo. Simple y llanamente así. No necesitas más. Si te vas a dormir en paz contigo mismo, por lo que has hecho, por lo que siente o no has hecho, ¿Qué más se puede pedir?

7.- NO SOMOS RESPONSABLES CON NOSOTROS MISMOS POR MUCHOS LIBROS QUE LEAMOS DE MOTIVACIÓN.

Llevamos más de un año oyendo una palabra que a mí ya me pone nervioso: RESPONSABILIDAD.

Nos dejan a los «seres humanos» que seamos responsables ante la situación que estamos viviendo. Que confían en nosotros para que seamos cautos, para que no rompamos las normas y que si es posible nos quedemos en casa.

No confiamos en nosotros mismos, no somos lideres de nosotros, de nuestras emociones y nuestras acciones… Pero ahora de repente tenemos que ser los máximos responsables de nuestra vida. Pero lo peor de todo, no nos preocupamos por nosotros mismos, por nuestra salud y quieren que nos preocupemos por no hacer «daño» a los demás.

¿De verdad tanto confían en nosotros seamos así o se están escaqueando del problema dejando la responsabilidad en el pueblo y no en ellos que son los que nos «lideran»?

El ser humano, siempre con excepciones, en el único bien que cree es en el suyo propio, en volver como sea a su «normalidad», a olvidar lo rapido que pueda por todo lo que ha pasado y si pasa cualquier cosa siempre tener un objetivo al que echarle la culpa. Ya sea el gurú de turno, el gobierno o al amigo que nos recomendó que lo hiciéramos..

¿Dónde queda nuestra responsabilidad? Si nos podemos escaquear y conseguir resultados sin esfuerzo, mejor. Así somos.

El ego y el aparentar sigue haciendo daño a este mundo.

Estas son algunas de las lecciones que la pandemia me está recordando o me ha enseñado.

¿Y tú qué lecciones te está dando esta pandemia?

¿Es posible vivir sin miedo? ¡NO!

Photo by Pixabay on Pexels.com

«El miedo no siempre es malo, a veces funciona como advertencia»

El ser humano siempre tendrá presente al miedo en su vida.

Y así podría acabar ya el artículo, porque es la verdad.

No soy un experto en el cerebro. No soy un cirujano que ha tenido delante al miedo a través del cerebro de un paciente.

Lo que si sé es que el miedo siempre va a estar presente en nuestras vidas.

Pero todavía no queremos darnos cuenta de ello.

Nos enganchamos a cursos gratis que nos anuncian que nos quitaran el miedo para el resto de nuestras vidas. Seguimos con los ojos cerrados a «escritores gurús» que nos dicen que una vida sin miedo es posible a través de sus libros. Y yo te aseguro que hasta ellos tendrán miedo cuando lancen sus libros a ver que opinan los lectores del mismo. ¿Qué incoherencia, verdad?. O nos gastamos el dinero que tenemos y más para que nos den la solución rápida e indolora que nos lleve a una vida de éxito y felicidad sin tener al miedo por compañero.

SIEMPRE QUE HAGAS ALGO NUEVO, QUE SUPONGA UN RIESGO DENTRO DE TU VIDA RUTINARIA Y SOSA, SIEMPRE TENDRÁS MIEDO.

Cuando le decimos lo que sentimos a esa persona que nos gusta…tendremos miedo.

Cuando vamos a una entrevista de trabajo….tendremos miedo.

Cuando nos ofrecen la oportunidad que siempre hemos estado buscando…tendremos miedo.

Cuando despedimos a nuestros familiares…siempre tendremos miedo.

POR MUCHAS DECISIONES QUE HAYAMOS TOMADO EN LA VIDA, CON UNA NUEVA DECISIÓN, SIEMPRE TENDREMOS MIEDO.

Tendremos miedo aunque hayamos hecho el método infalible del maestro gurú del «anti miedo», aunque nos hayamos leído 3 libros o hayamos meditado por el método del gurú del Himalaya.

SIEMPRE TENDREMOS MIEDO.

¿O es que no tenemos miedo a que algún ser querido contraiga el coronavirus? ¿Ese miedo lo va a quitar de raíz un método o un libro?

¡NO!.

Siempre habrá miedo ante lo inesperado, ante lo que no podemos dominar, ante lo que rompe nuestra rutina… SIEMPRE, QUERAMOS o NO.

Pero la industria de la felicidad, en la que siempre hay que estar contento, la que siempre hay que estar visualizando porqué es el único método para alcanzar las cosas, la que nos dice que una vida sin miedo es posible, nos está haciendo mucho daño.

Antes que los happy flower se me echen encima, yo no estoy haciendo apologia del miedo. Al revés, lo que estoy diciendo, es que el miedo es una parte de nuestra vida que SIEMPRE va a estar ahí.

¿Quieres que nunca se encuentre en tu vida el miedo?

¡¡NO HAGAS NADA POR TU CUENTA!!.

Sigue la corriente que te dicen los demás que es lo mejor para ti y tu futuro.

Sigue lo que dicen tus amigos que es mejor para ti y no lo que sientes que quieres hacer.

Sigue las recomendaciones de tu familia que quiere lo mejor para ti y dicen que tus «sueños» son una puta locura.

Sigue a los gurús que te dicen que te llevarán al éxito tras su curso y sobre todo que te quitarán el miedo de encima.

Sigue tus rutinas y jamás te encontrarás con el miedo.

Ante todo esto, ¿Qué podemos hacer?

ENTRENARNOS.

Igual que te entrenas para una carrera de obstáculos, para una presentación delante de unos posibles clientes o delante del espejos a cómo decirle a esa chica que te tiene loco…. también nos podemos entrenar si sabemos que nos podemos enfrentar a situaciones a las que no estamos acostumbrados o nos dan mucho miedo.

Pero te aseguro una cosa, aún que te entrenes para esa nueva situación, todavía el miedo estará presente en tu vida aunque te hayas preparado.

Aunque sepas que tu relación de pareja sabías que iba a terminar, cuando termina tienes miedo.

Aunque sabías que tu familia se iba a «marchar», cuando se marcha, siempre hay miedo a la incertidumbre.

Pero aún habiéndote «mentalizado», cuando la incertidumbre hace acto de presencia, el miedo siempre estará ahí. Sin embargo, sabrás afrontarlo mejor, no permitiendo que te bloque e incluso convirtiéndolo en un aliado tuyo, en algunas situaciones.

El miedo puede ser un aliado o un enemigo, todo depende de la gestión que hagas del mismo .

Pero eso si, EL MIEDO SIEMPRE ESTARÁ EN TU VIDA.

Toda persona que te diga que te puede quitar el miedo de tu vida, lo que quiere es tu dinero y yo saldría corriendo en lado contrario a dónde se encuentra ella.

Solo cuando hagas lo mismo de siempre, es cuando no tendrás miedo en tu vida…¿Mientras tanto? Siempre.

¿Cuántas cosas hacemos por compromiso?

«No hay éxito duradero sin compromiso. Y el mayor éxito es ser uno mismo»

¿Cuántas cosas haces por compromiso?

Pero por compromiso con los demás, pero no contigo mismo. ¿Haces las cosas por qué realmente quieres tú o por estereotipos a seguir?

Me explico:

¿Has quedado con esos amigos porque le apetece ir a tu pareja o vas porque te apetece ir aunque no fuera tu pareja? ¿Haces lo que haces porque lo que sientes, sin importar lo que dirían los demás? o ¿Lo haces porque está bien visto hacerlo y no vayamos a ofender a alguien si no lo hacemos?

Las navidades son una época de compromisos.

Tenemos que dar la lotería a nuestros amigos, a nuestra familia. Tenemos que quedar con los amigos que no vemos durante todo el año no vaya a ser que se enfaden si no vamos. Tenemos que regalar a todo el mundo que nos hace un regalo, no vaya a ser que se enfaden porque no tienen el suyo.

Pero no solamente la navidad es una época de compromisos, durante todo el año también basamos nuestra vida en compromisos.

Comprometidos con los amigos que nos invitaron a cenar a su casa y tenemos que devolverles la invitación a la nuestra. Comprometidos con esa persona que nos invito a desayunar un dia, tendremos que nosotros devolverle la invitación.

Por no hablar del mundo de Redes Sociales. Si tú has compartido un artículo mío o me has dicho que me quieres, me tienes que seguir y hacer lo mismo que te hecho yo, porque sino serás considerado como un desagradecido.

Vivimos en un puro compromiso.Un compromiso con los demás constante al que tienes que satisfacer siempre, no vaya a ser que los demás se enfaden y ya no te hablen.

Estamos en una continua dependencia de las opiniones de los demás. De los deseos de los demás y del quedar bien o mal ante los demás.

Hacemos las cosas porque esperamos que los demás tengan la misma deferencia con nosotros y sobre todo nos inviten a cierto evento. Hacemos las cosas con un propósito y nunca suele ser el dar sin esperar nada a cambio. Solo por el hecho de dar, porque nos apetece.

TODO TIENE UN PROPÓSITO.

Vivimos continuamente , como se dice en contabilidad, pendiente del saldo que tenemos con esa relación.

Ahora me toca pagar a mí, ahora tenemos que ir a tu casa, ahora te toca porque me debes este favor. Tratamos nuestras relaciones de forma económica, pendientes del saldo que hay y sobre todo esperando la oportunidad para saldar la cuenta.

¿Qué ocurre?

Que estamos siempre mirando el saldo con los demás, y nunca el saldo que tenemos con nosotros mismos.

¿Estás comprometido contigo mismo? ¿Lo que haces lo que haces porque así lo sientes? ¿Te rayas si no haces una cosa porque así sientes que no tienes que hacerla aunque los demás digan que lo deberías hacer?

Lo vuelvo a repetir, no estoy en contra el famoso dicho: » De bien nacido es  ser agradecido«. Al revés, siempre doy gracias a todos vosotros que me leeis y a las personas que me ayudan en la empresa todos los días . Sin vosotros, sin ellos, no estaría aquí.

Pero no es lo mismo que estar pendiente siempre de quien me debe favores, de si yo he traido una caja de vino a tu casa y solo tú trajiste una tarta del Mercadona para mi cumpleaños.

Vivimos pendientes de las expectativas, del qué dirán, de hacer cosas para creer que podremos conseguir tales otras de esa persona.

MERCANTALIZAMOS LAS RELACIONES QUE TENEMOS.

Si alguien te reclama a grito pelado , que él o ella te hizo un favor y se lo debes. Ese favor no lo hizo con el propósito de que le salía del corazón y le apetecia hacerlo, sino tenía ganas de que le devolverías el favor que te hizo en cuestión por algo que ella o él quiere de ti.

Así estamos las cosas.

La gente que hace las cosas porque quiere, no te lo recriminará NUNCA que hizo lo que hizo por ti ese día o tal año.

¡¡NUNCA!!

Son personas que viven sin expectativas. Que duermen a pierna suelta porque han hecho lo que sentían que tenían que hacer en ese momento, ayudar a la otra persona dentro de sus posibilidades.

Creo que vivir sin expectativas nos haría mucho más felices. Bueno sobre todo viviríamos más en paz.  Más tranquilos.

Vivir sin expectativas, es vivir en el presente, en el ahora, en lo que siento, en lo que quiero hacer, en lo que me importa una mierda lo que digan y hagan los demás, yo lo hago porque lo siento así. ¿Que los demás esperan algo de mi? Es en función de sus deseos, expectavivas piensan en cómo deberías actuar según sus intereses.  NO EN FUNCIÓN DE TUS VALORES Y TU SENTIR.

Las expectativas son las manifestaciones de nuestro ego, y déjate de tonterías. Porque lo único que tenemos que el ahora y algo que comprometiéndonos a hacer cosas por un interés, por un bien queda o diseñando cosas para el qué dirán, lo estamos echando a perder.

¿Y tú mientras tanto, te comprometes contigo mismo antes que con los demás?

Nos comprometemos más con los demás que con nosotros mismos. Porque nos han dicho que comprometernos con nuestros valores, con lo que somos y no con lo que esperan los demás de nosotros, es de ser egoísta. Y que confundidos estamos.

Es el principio del éxito, el comprometerse con uno mismo. Pero preferimos hacerlo con los demás que con nosotros mismos.

Así que:

.- No esperes nada de nadie a cambio de lo que tú hagas. Si lo haces con un propósito estarás esperando algo que quizá nunca llegue. Si lo haces de corazón, además te estarás regalando algo increíble, darte a los demás de verdad.

.-  Antes de hacer algo, pregúntate con qué motivo lo estás haciendo. Si no está acorde con tus valores…Recházalo. Si no quieres hacer, y lo estás haciendo, ni se te ocurra quejarte. Y si lo haces, hazlo siempre dando todo de ti.

¿Y tú con que motivos haces lo que haces?

 

 

¡¡3 palabras motivadoras: VAS A MORIR!!

«Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir siempre» decía Gandhi.

Creo firmemente que las 3 palabras que TODOS nos deberíamos repetir todos los días nada más levantarnos son:

VAS A MORIR.

Te dirán que nada más levantarte y durante el día, tienes que repetirte varias veces mantras en los que aumente tu confianza, en los que «llames» a la abundancia o al amor de tu vida.. Mantras para aumentar la confianza en ti mismo o tu bienestar personal.

Pero nadie nos dice que nos digamos todos los días:

VAS A MORIR.

Parece que decirnos que vamos a morir, aunque sea una obviedad, es algo que no queremos darnos cuenta ni ponerle sonido a ese pensamiento.

¿Por qué?

Porqué creemos que hablar de la muerte es algo negativo. Que puedes entrar en una bucle depresiva o que no trae buenas vibras.

¿Te cuento un secreto? VAS A MORIR. ¡¡Tú y todos!!.

Unos morían antes de lo que se merecían y por desgracias otros durarán más de lo que realmente , por su acciones deberían hacerlo, pero absolutamente todos vamos a morir.

Hace unos días, en un evento donde el «agua con misterio» reinaba a altas de horas la madrugada, oía conversaciones del tipo: «Bueno ya tendré tiempo para hacer realidad mis sueños, ya existirían las condiciones idóneas para hacer realidad lo que siempre he querido, pero ahora que tengo hijos, va a ser imposible…. Es que no tengo dinero para llevar a mi pareja a hacer realidad sus sueños que tanto desea… David , eso de los sueños es para la gente que no tiene «compromisos» o está loca como tú, yo ahora no me lo puedo permitir… La verdad ¿QUién me va a querer ahora con la edad que tengo? Para eso, sigo con quien estoy y ya vendrán tiempos mejores..»

Me lo decían varias personas que no superaban la cuarentena de edad y otra persona que no superaba los 30.

Estaban anteponiendo la rutina, el miedo, el qué dirán a su felicidad, a sus sueños, a descubrir la posibilidad qué había detrás de ellos. Y todo pensando que cuando se jubilarán o hubiera unas circunstancias mejores, podrían hacerlo realidad.

¡¡QUÉ ILUSOS SOMOS!!:

Nunca me olvidaré de la muerte de un amigo cuando hice Formación Profesional. Lo había visto ni una semana antes, cuando un familiar suyo me dijo que había muerto de un infarto. Y eso ya hace 6 años. No hay día, desde ese momento, que no me acuerde de él y de la situación que vamos a morir todos, tarde o temprano.

Fue una situación que me hizo cambiar mucho. Era una persona que desplazaba mis gustos, mis aficiones, mis deseos por el qué dirán y por satisfacer a los demás. Y mientras tanto mi felicidad, mi camino personal lo estaba desplazando por los deseos de los demás. Era una persona que no hablaba de lo que quería , no fuera a pensar que estuviera loco y me quitarán la ilusión con sus comentarios. Era una persona que pensaba, que ya vendrían momentos mejores, para hacer lo que realmente quería hacer.

Lamentamos la marcha de toda persona que queremos. Pensamos que es una lastima que se haya marchado tan pronto, con lo que tenía por delante por vivir, las experiencias que le esperaban. Dejémonos de tonterías, se ha marchado, le ha tocado, lo que tú quieras, pero ya no está, OUT. Y lo peor de todo, nos decimos a nosotros: «Esperemos que nos llegue nuestra vez lo más tarde posible».

¿Y tú qué te sabes? ¿Y mientras tanto que vas a hacer, posponer tu felicidad cuando estes jubilado? Pues a este paso quizá ya no conozcamos que es eso de la jubilación. ¿Y entonces para cuándo vas a dar el paso hacia adelante? ¿Cuándo el Gobierno te diga que puedes?

No creemos que vamos a morir. Los demás caen, pero tú crees que no, o al menos eso te crees.

Y te lo vuelvo a repetir, VAS A MORIR.

Hace unos días leí una frase de Javier Iriondo, que estoy totalmente de acuerdo: «Sin drama, nunca habrá despertar». Mientras no nos demos cuenta por cosas que pasan a nuestro alrededor o en primera persona, nunca despertaremos. Siempre pensaremos que habrá tiempo para cambiar, que habrá mejores momentos para hacer lo que siempre hemos querido , que todo vendrá pero que AHORA no es el momento adecuado.

¡¡MENTIRA!!.

Ves en televisión, en entrevistas, personas en su lecho de muerte o tras la muerte de algún ser querido, se han lamentado de no haberle dichos cuanto les querían o lo importante que eran para ellos. Y ahora que se habían marchado, ya no podrán hacerlo.

¿De qué te lamentas tú, qué podrías haber hecho y no hiciste?

Y todo porque pensamos que tendremos tiempo más adelante para hacerlo, o bueno, pensamos que lo haremos.

Mucha gente te dirá que no tienes que dejarlo todo, que no hagas el loco, que lo pienses antes de hacerlo, que ya habrá tiempo, que seguro que vendrán tiempo mejores,… Todo para que no hagas lo que ellos les gustaría hacer.

No soy quien para decirte si este artículo te ha tocado la «patata» que no dejes a tu pareja después de tanto tiempo, que no dejes tu trabajo si lo único que te hace es encabronarte y más cuando tu pasión te está esperando durante tanto tiempo… Si lo sientes así hazlo, porque yo deje atrás muchas cosas por algo, que no sabía donde me llevaría.

No es el resultado, es la oportunidad que tienes delante, y no la coges, porque piensas que eres inmortal y siempre estará esperándote para ti. ¡¡Que confundido estás!!.

No es el resultado. Es la oportunidad de por fin dormir a pierna suelta porqué has hecho lo que tenias que hacer, ser tú mismo de una vez por todas.

Es la oportunidad de vivir, de conocerte, de sentir, de aprender, de ser uno mismo, de decir lo que sientes por la otra persona.

VAS A MORIR, me ayudó a darme cuenta, que cada día cuenta, que cada día es único, diferente a los demás, y que cada día tenemos es un día más para dejar nuestra huella en los demás.

VAS A MORIR, de ti depende qué hacer a partir de ahora que lo sabes.

 

 

 

 

¡¡Ya se ha hecho!! ¿Y qué?

«No te preguntes a ti mismo qué es lo que el mundo necesita. Pregúntate qué es lo que te hace sentir vivo y hazlo. Lo que la gente necesita es vivir» decía Howard Thurman

Claro que se ha hecho. Claro que hay mucha gente que tiene muchas ideas parecidas a las tuyas. Claro que está todo inventado…Desde luego que te doy la razón. Todo lo que tú quieras y más. Pero hay una cosa, en la que no estoy de acuerdo contigo.

Todo estará inventado. Pero el mundo espera TU PRODUCTO. TU IDEA.

Ese cómo lo has visto de otra manera, a ese producto que ya estaba inventado.

Nos encanta darnos excusas Y sobre todo cuando tenemos una idea que queremos exponer al mundo y tenemos miedo al qué dirán.

La primera y principal idea para no mover el culo del sofá aunque nos ilusione nuestra idea y la sonrisa no se nos vaya de la cara, es QUE YA ESTÁ INVENTADO. 

¿Y qué?

Si tienes una idea sobre algo inventado, me apuesto contigo lo que tú quieras, que la has tenido, porqué sabes que se puede hacer mejor. Que se puede mejorar el proceso. Que puedes rebatir todas las ideas que se expresan a través de blogs, libros,  con datos y experiencias que tú has recopilado.

Y aunque estes ilusionado, aunque tu cara este más radiante cuando piensas en tu proyecto que si te hubieras puesto una de esas cremas que nos recomiendan contra las arrugas, en vez de dar un paso adelante, lo primero que sale por tu linda boca es: «¿Para qué voy a intentarlo? Si ya está todo inventado..»

¡¡EXCUSAS, EXCUSAS Y MÁS EXCUSAS!!.

Nos han hecho creer que lo original es algo creado de la nada. Que no tendremos éxito en la vida sino es por algo creado genuinamente por nosotros. Nacido de la nada. Y estamos muy convencidos.

Todo que tenga tu huella, todo aquello que lo hayas hecho tú, tiene tu marca, es algo genuino, es único.

Pongamos un ejemplo fácil. La tortilla de patata existe. Pero aunque el proceso para su creación sea algo universal que todo el mundo puede intentar hacerla, TODOS la haremos de una manera diferente. ¿O es que aunque te hayas comido muchas tortillas de patatas, siempre tu mente recuerda la tortilla que hace tu madre o tu pareja?

Todo puede estar inventado. Pero siempre recordaremos aquello que nos llegue por su forma de hacer diferente.

Si todo estuviera inventado, no habría libros, coches, tortillas de patatas o tartas de chocolates tan buenas y con tanta variedad como hay en el mercado.

Si todo fuera igual, menudo coñazo de vida que tendríamos. La gente quiere un pelo diferente, quiere un estilo diferente a los demás, quiere libros de cosas que le importan, quiere cosas que puedan disfrutar, llevar y que les haga sentir únicos, diferentes.

Y tú mientras tanto, sientes lo mismo, que las cosas se pueden hacer de forma diferente pero lo primero que sale de tu boca, es que :» ¿Para qué intentarlo, si ya está todo inventado?».

En fin…

Claro que hay libros impresionantes, claro que hay tartas de manzana para chuparse los dedos, claro que hay formadores que se te cae la baba escuchándolos…Pero al igual que hay cosas asombrosas hechas por personas como tú, tú también puedes y sientes que puedes hacer las cosas mejor, de otra manera, mucho más asombrosas.

Y los demás lo estamos esperando.

Mientras sigues dudando, mientras sigues con miedo, nos estamos perdiendo el resto de los seres humanos, tu forma de ver la vida, tu forma de pensar y sentir. Aquí nos tienes esperando a disfrutar de tu talento, pero eso si, luego no te quejes, de que hay otra persona que ha hecho lo mismo que pensabas tú hacer, y se ha acabado llevando el pato al agua. Ni se te ocurra quejarte, porque la culpa la has tenido, solamente TÚ. Por no mover ese culo del sofa y dejar de llora para ponerte en acción.

Claro que se han hecho ya muchas cosas. Claro que hay miles de libros hablando de la felicidad. Claro que hay miles de enfermeras por el mundo. Claro que hay mucho de todo en este mundo. Pero no hay una como la que podrías y quieres hacer tú.

¿Sabes lo que pasa? Que no confías en ti. Perdona que sea la primera persona que quizá te lo diga, pero es la verdad.

Quizá  hasta la fecha has hecho siempre lo que te han dicho los demás. Que no has levantado una voz más alta que la otra. Y todo porque no querías que te señalasen como el rarito, el que piensa de forma diferente o el que tiene ideas locas. Tomaste la decisión de acallar tu mente, de no escuchar más a tu corazón ni tampoco ilusionarte por nada que no fuera lo que los demás o la sociedad, esperaba para ti.

Y ahora que tienes una idea que ha sobrepasado todos los muros que habías puesto, lo primero que sale por tu boca, es «Si ya está inventado, ¿Para qué intentarlo?».

Quieres compadecerte a ti mismo antes de empezar. Quieres anunciar a todo el mundo, que si lo intentas, que estén a tu lado, porque vas a necesitar ayudar, mimos y cariño por si te caes. En definitiva, que antes de empezar, ya vas de victima.

¿Y con esos pensamientos, forma de actuar aún así quieres transformar tu vida? ¿DE VERDAD?

¿Qué deberías hacer?

  • Tatúate que es tu idea. Y cómo tu idea , es única. No hay otra igual. Lucha por ella, defiéndela. Si no defiendes lo que es tuyo, ni luchas por ello, ¿Cómo vas a luchar por las personas que estén junto a ti?
  • Date la oportunidad de escribirla, expresarla, de crearla,  de que la conozcan los demás. Haz  todo lo que sea, para que tú aunque a nadie le guste, sientas que hiciste todo lo posible y más por ella.  Que luchaste por ella, por ti. Quizá no consigas la meta, pero dormir más a gusto y que aumente la confianza en ti, te aseguro que SI.
  • Desde ese momento, la confianza en ti aumentara. Tu vida ya no será la misma. Serás un rebelde con causa. La causa de ser siempre uno mismo y luchar por lo que sientes.

¡¡Claro que está todo inventado!!¿Y qué?!!

 

 

 

¿Y si no quiero rendirme?

«La cantidad de calor desprendido por una resistencia es directamente proporcional a la intensidad de corriente, a la diferencia de potencial y al tiempo» decía James Prescott Joule

Muchas veces he querido abandonar.

Me preguntaba que estaba haciendo escribiendo lo que sentía, para qué valía. Qué estaba ganando, sino veía ningún resultado tangible. Además mucha gente se había ido de mi lado, por lo que hacía. Y para colmo, intentabas ampliar tu zona de confort, haciendo cosas nuevas que ampliasen tu radio de acción, desarrollarte en campos que te gustaban,lo único que recibias eran negativas.

Más y más noes, que lo único que inspiraban era a tirar la toalla olvidándose uno si había algo de lo que aprender.

Y no han sido varias veces, sino unas cuantas, Y aquí sigo con todos vosotros. Porqué si no dudas en el camino en el te encuentras, si lo dominas, no es el camino en el que aprenderás.

Hoy esa sensación de seguir, aunque las circunstancias decían que NO, me ha hecho lanzar esta pregunta al mundo 2.0:

¿Qué distingue a las personas que han alcanzado metas «imposibles» por los demás del resto de los seres humanos?

Partamos que no me considero un super hombre ni que he conseguido nada «reseñable» en la vida, pero quería responder a estas preguntas que alguna me he hecho observando a mucha gente que he entrevistado:  ¿pero qué les hacia a esas personas seguir adelante cuando los demás habían tirado la toalla? ¿Qué les distinguía respecto a los demás en los momentos de querer mandarlo todo por el baño?

Aquí van algunas de mis reflexiones al respecto:

Que te la bufen lo que opinen los demás. 

SI es tu pasión, si es tu sueño, si es tu vida, ¿Por qué te importa tanto la opinión de los demás? ¿Por qué te importa tanto lo que puedan decir los demás? ¿Por qué crees que es imposible si nadie de quién te habla ni siquiera lo ha intentando?

Muchas veces hay que hacer oídos sordos. Ya puede ser tus padres, tu pareja, o quien sea, si es tu sueño, y luchas por él. Si ves claro el camino, lucha por ese destino.

Es tuyo, es tu felicidad. Y si no lo consigues como creías que lo ibas a conseguir, habrás hecho más, que habiendo tirado la toalla cuando los demás lo hacían.

No busques en los demás el apoyo. Se tu mayor fan.

Me encanta ver en redes sociales como la gente ante un problema personal, lo comenta a todos sus contactos. Como esperando hacerse viral y dar pena a los demás.  Me parece respetable, pero no lo comparto.

¿Por qué? Porque la motivación, las ganas de luchar, las ganas de seguir adelante, tienen que venir de ti mismo, no de unos seguidores en redes sociales, que quizá  te puedas dar cuenta, que no les interesa tu vida personal y solamente la profesional.

La motivación siempre tiene que venir de ti mismo, y no de los demás.  Tú eres el líder de tu vida, no necesitas como gasolina los halagos de los demás.

 El tamaño importa.

Mal pensado. A ver qué estarás pensando.

Por el camino , no nos damos cuenta de lo que estamos consiguiendo. Obviamos los pequeños avances que hemos realizado o las pequeñas semillas que están germinando que hemos obviado porque estamos obsesionados con la meta.

Fíjate por el camino lo que va apareciendo y no lo olvides, porque seguramente te ayudará mucho más de lo que te imaginas a alcanzar tu meta.

Obsesión por el siguiente paso. 

Creemos que porque nos han dicho que no, ya está todo echado por la borda. Ya no vemos más, solamente el NO y cerramos el «chiringuito» porque para que seguir intentándolo. Lo que ha pasado ha sido un simple «Por este lado , no. Sigue intentándolo por otro». Porque hasta que no haya ninguna opción, no has fracasado, solamente te has caído

Así que límpiate la suciedad y piensa en el siguiente paso que tienes que dar.

 Deja de buscar una excusa. 

Cuando recibimos uno , buscamos una excusa para no seguir adelante.

Toda excusa siempre empieza por dos palabras: «Es que..» Todo lo que vaya seguido de estas dos palabras, son puras excusas . Las decimos para que los demás vean que somos unas victimas, que tenemos toda la razón del mundo para no seguir adelante. Que necesitamos los mimos de los demás , ya que nos hemos esforzado y no hemos conseguido lo que las expectativas que teníamos desde el principio.

¿La mejor forma de ponernos más excusas en la vida? Fijarnos en Teresa Perales, en Nikola Vujecic, en toda la gente que a pesar de sus discapacidades han conseguido cosas que nosotros diríamos desde el principio: «Yo ni loco lo haría…».

No hay DNI que valga. 

Una de las excusas más conocidas es una así: «Es que ya no tengo edad para esas cosas…La gente se va a reir de mi por la edad…»

Hay gente de más de 90 años que se tiran por un avión haciendo paracaidismo, hay gente que estudia la formación básica, mucho más allá de haberse jubilado. Así que deja de quejarte, que el DNI es un papel, la edad está en tu cabeza.

Reconoce tus limitaciones

Estamos en una industria en las que nos dicen que podemos hacer todo. Lo imposible y lo posible. Que todo lo que nos propongamos, lo podemos conseguir. Vamos a ver si fumamos menos cosas perjudiciales para la salud, porque todos tenemos nuestras limitaciones y no todos podemos subir al Everest, solamente porque nos los propongamos con 20 kg de sobrepeso.

Todos tenemos limitaciones. ¿Qué todo se puede aprender? Desde luego, pero no todos podemos ser Messi y menos con 40 años.

Así que podemos dar más del 1% de lo que creemos que hemos dado hasta la fecha, pero tampoco nos subamos a la parra, porque todos tenemos nuestras limitaciones.

Deja de compararte con los demás. Deja de pensar que los demás tienen algo especial que no tienes tú ni que nunca tendrás.

Solamente da 1% más de ti, en una sociedad que tiran la toalla a la primera de cambio o ni siquiera lo intentan, y te aseguro que entrarás en el olimpo de «esos elegidos» que tanto añoras, pero con tus sueños intentando, quizá conseguidos, pero sobre todo sentidos.

 

 

 

 

 

¡¡Deja de reinventarte y comienza a ser tú!!

La R.A.E, dice que la palabra REINVENTAR, no se encuentra en el Diccionario.

En cambio, si vamos a la palabra Inventar, dice: «Fingir hechos falsos«. Por lo tanto si uniéramos el prefijo re- a la palabra inventar, podríamos definir reinventar como » volver a fingir hechos falsos».

¿Verdad?

También podría decir, que sumando la definición de  » descubrir algo nuevo o no conocido«, más el prefijo re- podríamos definir reinventar, como » volver a descubrir algo nuevo o no conocido«.

Al igual que la palabra coaching, marca personal y otras, el proceso de reinventarse, está en boca de todos.. » Tu proceso de reinventarse, ¿Como reinventarse en este mundo cambiante? Reinvéntate dentro de un mundo digital, Reinvéntate a través del diseño de tu marca personal ..»

¿Quién no ha visto algún mensaje de este tipo?

Tras ver mensajes así llamativos y si a eso le añadimos, libros que nos alientan a ser quien quieremos ser, a reiventarnos pasando del mundo del automovilismo al de la música, nos hace ver, que eso de reinventarse, es muy fácil y sobre todo si el guru de turnos, nos dice que gracias a reinventarnos, cabalgaremos sobre la ola estas nuevas novedades que estamos viviendo, solo nos sale de nuestra boca, una sola cosa: «¿Dónde hay que apuntarse?»

En la actualidad, reinventarse significa: «Puedes pasar de una profesión a otra, sin ningún problema, a través de mi curso exprés que yo te voy a cobrar un pastón a pesar de tus necesidades inminentes.«.

¿Me das tu definición de reinventarse?

Vivimos en unos momentos, en los que:

.- El que por aparentar algo que no somos, hacemos lo que haga falta.

.- Las necesidades económicas porque estamos en paro o no llegamos a final de mes.

.- Y en el que la felicidad y el éxito, son presas necesarias de alcanzar, como las salchichas para los perros.

Estas y otras características más de estos momentos, nos impulsan a reinventarnos cuanto antes y más rapido , mejor.

Todo porque si lo ha conseguido el vecino, si le supone esos ingresos que dice que tiene y se le ve tan feliz, yo también quiero. Y acabamos haciendo creyendo que un curso exprés nos dará los conocimientos y herramientas, para entrar en una profesión desconocida y ser de un día para otros los lideres del corral.  O pensando que es algo fácil y que yo también conseguiré como por arte de magia.

Principalmente nos encontramos las personas ante un proceso de reinvención, ante una crisis personal o profesional.

Nos ha dejado la parienta, ya no tenemos amigos o nos han despedido del puesto de trabajo en el que nos encontrábamos.

Ante esa situación, queremos dinero ya o felicidad inmediata , todo para olvidarnos de los malos momentos que estamos viviendo.

Tenemos dos opciones:

1.-  Es el momento de pensar qué ha pasado, porqué ha pasado y qué quiero hacer a partir de ese momento. Es decir ver el momento como una oportunidad, para conocerme, porqué hemos actuado asi o cómo han ocurrido las circunstancias y a partir de ese momento, qué hacer con nuestra vida.

2.-  O empezar a estudiar y ver que es lo que se lleva en ese momento, qué es lo que hace nuestro vecino que parece que le va tambien o el guru de turno que es lo que habla, para empezar yo hacer lo mismo. Da igual lo que hayamos estado haciendo hasta la fecha, nos sentimos hasta capaces de liderar a personas en la búsqueda de trabajo, aunque no sepamos ni que es una C.V.

Las necesidades, en muchos casos, aprietan , pero no ahogan. Pero es nuestro ego el que nos dice y hace creer que el tiempo corre y mientras que al vecino parece que le va de puta madre, tú estás ahi pasándolas putas. Asi que metete un petardo en el culo, y más vale aparentar que ser.

Hace unos días recibía un C.V. de un amigo en la que me pedía mi opinión de como presentarlo, ya que tenía formaciones de diferentes campos , totalmente diferentes y no sabía qué hacer. Le pregunté cuál era la motivación para tener formaciones tan diferentes, pensando que me diría que era una persona apasiona, con curiosidad y encaminar el C.V. desde esa vertiente. Me confundí. Me contesto: «Es que me dijeron que era lo que las empresas pedían y por eso lo hacia».

Como dirían las madres: «Si tus amigos se tiran por el puente, ¿Tú también lo harías?«. Descubriendo

Como he comentado, no me gusta la palabra reinventarse. Cuando me dicen que me reinventé, siempre digo lo mismo: «Yo no me reinventé, ni me rediseñé como una marca, o como el logo de una empresa. Yo lo que hice fue descubrir en un momento crucial de mi vida, que me gustaba y aposté por ello. Sin esperar que fuera moda o si encajaría en las opiniones de los demás. Era yo y mi felicidad«.

Yo no soy un ejemplo de éxito , ni de reinvención. Pero observo a mi alrededor los efectos nocivos de la reinvención.

Focalizarte hacia una moda por el qué te dicen que te sacará del desempleo, te llevará al éxito inmediato o si lo ha hecho Pepe y le ha dado resultado, yo también, produce:

.- Frustración cuando a la 1º de cambio, no estamos consiguiendo los resultados que nos decían que conseguiríamos.

.- A nuestros posibles clientes, que vean que somos un fraude, porque lo único que nos interesa es nuestro éxito, seguridad económica y no el propósito de darnos a los demás desde nuestra pasion. Tendremos éxito, quizá. Pero no te auguro un éxito muy largo.

.- Perderemos la motivación, cuando veamos que estábamos viviendo en una nube o que el master que nos decía que nos sacaría del paro, era puro humo.

.- Dejaremos de intentar más cosas, porque si una cosa que pensábamos que nos daría el éxito, no lo ha hecho, ¿Qué más puede hacerlo?. Dudaremos de todo y todos a partir de ese momento.  Y todo por no tener un pensamiento critico con nosotros mismos y un compromiso con nosotros. Siendo el único con los demás y con una concepción falsa de éxito.

Son algunas de las sensaciones y comentarios que observo,  de los reinventados.

¿Cómo lo llamaría yo a este proceso?

EL PROCESO C.C.C.P ( el orden de los factores no altera el producto)

.- CORAJE

La gente que he ido entrevistado, en momentos críticos de su vida, han tenido el coraje de decir: !!HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO!!. Es un proceso de romper ataduras, miedos, vergüenzas y tonterías que sabes que hasta la fecha has aguantado porqué tú querías (aguantar 17 años haciendo algo que te frustraba, es porqué tu querias y te interesaba de algún otro modo).

Es tener el coraje de poner en tu calendario un circulo rojo y decir que a partir ese día, dejarás de ser la persona que los demás querían que fueras, que te interesaba ser por comodidad.  Y aunque no sabes a ciencia cierta, SI SABES QUIEN NO ERES. Y hasta aquí hemos llegado.

.- COMPROMISO CONTIGO MISMO

Has tenido el coraje de decir HASTA AQUI HEMOS LLEGADO. Ahora toca reafirmar ese coraje con un compromiso. El compromiso de ser uno mismo siempre en todo momento, pase lo que pase, ( siempre con educación, nunca lo olvides).

Ese contrato tiene que constar de un PORQUÉ. El porqué vas a hacer a partir de ese dia toda acción que tengas que realizar. El porqué no vas a hacer cosas que no estén dentro de tu propósito, de tu pasión, de tu foco.  Pensarás donde está el QUÉ y el CÓMO.

El Qué y el Cómo, te aseguro que siempre cambian . Pero lo que no cambia es el propósito que tienes en la vida. Puedes tener como propósito ayudar a los demás a través de los diferentes talentos que tienes. Podrás hacerlo a través de una consultora, a través de una asesoría, como coach de parejas, como coach financiero, como lo que sea. pero los qué y cómo son flexibles, pero no el PORQUÉ haces lo que haces.

.- CONSTANCIA 

¿Dudaras con todo proceso? Pero con todos y con éste también. ¿Querrás tirar la toalla? Desde luego, sobre todo porqué tu ego te lo estará diciendo al oido como un martillo pilón. Pero contra esos «agentes tóxicos» que querrán que abandones , la constancia es la mejor herramienta.

Cuando los demás tiran la toalla , la constancia  aunque sea solamente 1% más, te aseguro que te dará más resultados que el victimismo y el miedo.

.- PASIÓN. 

He conocido a mucha gente, que su gente no confiaban en él ante el proceso que emprendía . Pensaban que estaba loco, que abandonaría o le dejaron que se pegase la leche para luego decirle «Ya te lo dijimos». Pero la pasión les distinguía , el compromiso que tenían consigo mismo y la pasión por lo que querían conseguir, investigaban o hacían, les acabo distinguiendo entre los demás, llegando a donde se propusieron.

Pasión o no distingue a las personas del éxito a la mediocridad.

Hablamos de reinvención como un paraguas hasta que amaine la tormenta de la crisis.  Claro que nunca es tardar para ser uno mismo , para darse la oportunidad de ser y no entrar en crisis existencial porque a nuestra edad no hemos creado un WhatsApp o hemos tenido una idea como la de McDonald desde nuestro puesto de trabajo de 8 horas.

El miedo siempre divide. Ser uno mismo , siempre multiplica

¡¡DEJA DE REINVENTARTE , DE BUSCAR UNA NUEVA ACTUALIZACIÓN, UNA NUEVA MODA Y EMPIEZA A SER TÚ!!.

 

La felicidad es….RESPONSABILIDAD

«Nunca culpes a los demás de tu situación, eres lo que eres por decisión tuya»

¿Cuántos libros que hablen de la búsqueda de la felicidad te has leído en tu vida?

¿Cuántos libros, que en su portada sale la palabra felicidad, cuando los ves, quieres comprártelos?

Seguro que la respuesta es: ¡¡MUCHOS!!.

Al igual que el ser humano en la antigüedad , ha provocado guerras por la búsqueda y cuidado del Santo Grial. El ser humano en pleno siglo XXI, busca la felicidad, como su única obsesión.

Vamos al gimnasio, porque creemos que un cuerpo 10, nos dará la felicidad que sentimos que no tenemos. Leemos libros que nos hablan de la felicidad, porque creemos que los «gurús», serán felices y nos dirán cómo lo han conseguido. Somos infieles a nuestras parejas con amantes pasajeros pensando que ellos serán los que nos darán el elixir de la felicidad. Por no hablar de relaciones de pareja, que sabemos que nunca conseguiremos esa felicidad , pero las mantenemos, porque fuera de ellas, pensamos que nunca lo seremos.

A lo largo de estos años he visto las barbaridades que hace el ser humano, con tal de poder decir a los 4 vientos, o más bien creerse que es feliz.

Pero ¿Qué es la felicidad?

A lo largo de muchos artículos, he comentado lo que me decían a mí que era felicidad. Y no estoy hablando de consumismo ni es meterse contra el Estado opresor ni cosas así. Sino que la felicidad era seguir con lo estipulado por la sociedad o las personas con más «experiencia» que tú.

Es decir, tienes que tener pareja a cierta edad. Y ya no hablamos de un trabajo, que aunque te den por todos lados, puedes decir que estás trabajando en un sitio de 8 horas; hijos nada más casarte y una hipoteca que asfixie hasta a tus nietos.

Si tenías todas esas cosas, ya eras considerado un «ciudadano de un lugar llamado mundo«: Uno igual que ellos, el titulo de persona «feliz» del mundo.

¿Pero si muchos han conseguido eso, por qué triunfan tanto los libros y las conferencias sobre la felicidad?

¡¡PORQUÉ AÚN HABIENDOLO CONSEGUIDO, NO SABEMOS QUÉ NOS PASA , PARA NO DORMIR POR LAS NOCHES, NO ESTAR A GUSTO EN NUESTRO TRABAJO O NO AGUANTAR A NUESTRA PAREJA AUNQUE NO DIGA NI HOLA!!.

Porqué la felicidad es RESPONSABILIDAD. 

Es una idea que he ido adquiriendo a lo largo de todo este tiempo, damos a los demás, el poder de la responsabilidad sobre nosotros mismos.

Creemos que porqué lo ha dicho tal persona y sale en televisión, su manera es la única, probada y testada para conseguir seguidores, ser rico o famoso. Si todos subimos por el lado derecho de la escalera mecánica, todos lo hacemos, seguimos la pauta, sin preguntarnos :» ¿Qué razón tiene que hagamos haciendo esto? ¿Sólo existe está formula?»

Mejor que piensen otros, nosotros preferimos seguir lo establecido, lo conveniente para que no tengamos problemas por si nos salimos de lo establecido. Para que no nos tilden de «raritos», preferimos no preguntar, dudar, y si los medios de comunicación, el gurú de turno,…nos dice que es la manera para llegar al éxito, nosotros la acatamos, con mucho gusto.

¿Qué acaba ocurriendo?

Que los resultados que te prometían , no llegan y quizá ni llegarán.

¿Por qué?

Porqué esa persona te ha dicho su concepto de felicidad, cómo consiguió lo que te está explicando, con sus circunstancias, características vividas en ese momento. Y tú momento, es totalmente diferente. No todas las herramientas sirven por igual para todo el mundo.

Si todo el mundo hace lo mismo, ¿Como te vas a diferenciar si has acudido a un curso que impulse tu marca personal? por ejemplo.

Nos quejamos de los resultados que nos habían prometido, cuando en realidad lo que estamos haciendo es copiando a otra persona. Estamos queriendo conseguir su felicidad, su éxito, fama, en definitiva ser igual que ellos.

Cuando nuestra felicidad, está en otro carril.

Y de ahí surgen las frases: «Nunca conseguiré nada en la vida, nunca seré alguien conocido, nunca llegaré a tener pareja …». Adicciones a las pastillas, mentiras, alcohol o desidia por la vida..

No estoy exagerando, porque todos conocemos gente, que se encuentra en dicha situación. Pasando de la vida, porque creen que ya nunca vivirán esa sensación de felicidad de la que tanto se habla.

Podemos hablar de Marca Personal, de liderazgo, coaching, de hacer macramé o lo que quieras, pero si no las haces tuyas, nunca conseguirán aportarte esa felicidad que buscas.  TU FELICIDAD. 

Si las haces a tu manera, estarás siendo responsable.

Porque eso es la felicidad, SER RESPONSABLE DE UNO MISMO, HACIENDO LAS COSAS COMO UNO SIENTE QUE TIENE QUE HACERLAS. 

Como diría Frank Sinatra: ¡¡A mi manera!!.

Eso es la verdadera felicidad, SER RESPONSABLE DE UNO MISMO HACIENDO LO QUE SIENTE QUE TIENE QUE HACER A SU MANERA. 

Son dos de las características de las personas que he ido entrevistando durante estos años y que se consideraban felices:

  • Habían utilizado muchas herramientas para conseguir sus sueños, pero siempre a su manera.
  • Y eran responsables de sus actos, de si mismos, de sus sueños, en definitiva…de su vida.

Así que por favor:

  • Deja de buscar la felicidad en métodos estándares, porque ahí no está tu felicidad.  Estará la felicidad de la mediocridad, de las copias baratas, pero no la tuya.
  • Se responsable de ti mismo, de tus actos, de tus pensamientos, de tus sueños….Porque es el principio de tu felicidad. Repito, de TU FELICIDAD.
  • Cuando estas disfrutando de tu Felicidad, estarás dejando huella. Estarás mostrando tu marca, eso que te distingue de los demás.. Y no necesitarás crearla por «métodos químicos» ni la conozcan a través de métodos estándares, porque ya la verán, sabrán que eres responsable de tu felicidad.

¿Y tú eres responsable de tu felicidad?

 

 

 

Diagnostico: ¡¡Estresado por compromiso!!

«En el mundo no hay estrés, lo que hay es gente escogiendo pensamientos estresante» decía Wayne Dyer.

¿Qué me dirías si te dijera que el estrés que sufres, se desvaneciera respondiendo a una sola pregunta?

Vivimos estresados. Desde que nacemos hasta que nos morimos, siempre estresados.

Estresados porque tenemos que elegir una carrera que nos determinara nuestro futuro profesional. Estresados porque tenemos que elegir bien nuestros amigos. Estresados porqué depende de la pareja que presentemos nuestra familia nos pondrá una cara u otra.

Luego llega la edad «inmadura» donde creemos que solamente el estrés está relacionado con el trabajo. Estresados porque tenemos trabajo y no llegamos a las exigencias. Estresados porque no tenemos trabajo. Estresados porque tenemos que irnos de viaje por temas profesionales. Estresados con el compañero de trabajo…

Más y más estrés.. Y luego en verano, estresados porque nos tenemos que levantar temprano para tener sitio donde poner la sombrilla en la playa.

Vivimos en un mundo lleno de estresados.  ¿Pero cuál es la raíz de esta lacra?

Muchos dirán que vivimos en un mundo competitivo. Quien no coge la oportunidad, que no la espere porque se la quitarán tras haber tenido su oportunidad.

Otros dirán que el estrés lo produce el querer llegar a unos canones que esta sociedad impone. Estresado por tener un cuerpo «fit». Estresado por tener una cuenta en redes sociales con seguidores de todo el mundo o que seas considerado como «cool» por tu forma de vestir.

Estoy totalmente de acuerdo.  Nos estresamos para llegar a las cotas que nos pide la sociedad, a ser como las personas que son inspiración en esos momentos o alcanzar las cotas de fama que necesitamos para sentirnos alguien en esta vida.

Y como creemos que nunca las alcanzaremos, que nunca satisfaceremos las expectativas de nuestro jefe o pareja, pues…Por eso estamos estresados, PORQUE ESTAMOS COMPROMETIDOS CON UNA VIDA QUE ES LA QUE NOS IMPONEN O CREEMOS QUE QUEREMOS TENER.

Ahí va la pregunta que desvanecerá tu estrés: ¿Estas de verdad comprometido con la vida que te produce ése sin vivir? ¿Te comprometiste con ella, por que querías alcanzar cierto estatus o por qué así lo sentías?

Creemos que estamos estresados porque debemos, que no es lo mismo que queramos, llegar a alcanzar unos canones, un estatus, ser considerado como alguien importante.  Pero si nos preguntaramos si realmente queremos de verdad alcanzarlos, la gran mayoría, respondería: «Menuda perdida de tiempo estoy provocando en mi vida, cuando realmente a mí me gustaria…».

Una cosa es estar preocupado por un tema y otra muy distinta es estar estresado.

Pensamos que estar estresado es que nos importa de verdad el tema.  Y lo peor de todo, que es «cool».

Que queremos que salga bien. Que podamos decir que hemos alcanzado lo que los demás esperaban de nosotros o deseábamos para sentirnos satisfechos con el trabajo realizado, cueste lo que cueste.

Pero yo ahora te pregunto: ¿Realmente racionalizas cuando estas estresado? ¿Tú crees que algo es tan importante como para que te den ataques de ansiedad? ¿Es algo tan esencial en tu vida para que pienses hacer lo que sea, para conseguirlo?

Porque cuando estamos estresados no piensas de forma racional, te mueves por impulsos. No te gusta lo que te dicen, sólo quieres soluciones para antes de ayer. Cuando estas estresado no duermes ni descansas y la sonrisa solo aparece en televisión, no en tu cara.

Nunca tomaremos la mejor elección, ya que la desesperación y sin razón, no nos dejan ver cual sería la mejor en nuestra ocasión. De ahí nacen la infidelidades entre parejas o con tu empresa, buscando trabajo en la competencia sin que nadie se entere de lo que te pasa. De ahí nace la opción de ocultar lo que nos pasa a través de la rienda suelta a adicciones o rezando para que nadie se entere lo que no pasa de verdad.

Cuando estás estresado, no quieres parar y ver realmente lo que sucede. Quieres una solución que te saque cuanto antes del lugar donde te encuentras y si te puede llevar más rápidamente al éxito, mejor.

Y aunque encuentres un placebo, ( una solución a corto plazo que crees que te solventará el problema para siempre), te aseguro que cuando menos lo esperes, te estará esperando para decirte: «¿Me solucionas de una vez o qué?».

Vamos a darle la vuelta a la tortilla. En estos días, todo el mundo hablará de la vuelta de vacaciones. Del estrés que produce volver al trabajo, la rutina y lo bien que se estaba en el chiringuito con la cerveza y la tapa. Hagamos una prueba, pregúntale a esas personas: ¿Estás COMPROMETIDO con tu trabajo, con la vida que vas a retomar, con la pareja que vas a ver? Y mira a ver la cara que ponen.

¿Por qué los domingos por la tarde es el día de la semana que más se llora? No porqué nuestro equipo haya perdido, sino porque no queremos volver al trabajo que tenemos, a ver a ese compañero o a nuestro querido jefe.

Pero como sabemos que ése trabajo, nos da el estatus deseado, esa seguridad anhelada y el reconocimiento deseado, mejor nos limpiamos las lagrimas y a aguantar.

Cuando tú estás comprometido contigo mismo , el domingo por la tarde es un aliciente a lo que deseas que pase el lunes por la mañana.

Estar ocupado es estar comprometido/focalizado en lo que realmente te importa, en lo que quieres, en lo que sueñas. No en lo que te «recomiendan» que sería bueno para ti.

Cuando estás comprometido en ti, eres dueño de tus pensamientos en todo momento. Sabes cual es la realidad, tanto si la has cagado como si estás en el camino correcto,  lo que ha pasado y a donde te quieres enfocar.

Ahora sé que mucha gente dirá, ¿Qué pasa, que los que se comprometen consigo mismos, no conocen el estrés? ¿Les importa todo por el pito del sereno?.».

¡¡Para nada!!.

Pero utilizan cada situación como un aprendizaje para futuras ocasiones, no como una limitación.  Así la proxima vez que nos ocurra, seremos más productivos que a través de lamentos y la desesperación.

Aún más, les importa mucho más lo que están haciendo, sus proyectos, las personas que tienen a su alrededor. Pero la forma de afrontar las dificultades , que no problemas, es totalmente diferente.

Creemos que comprometiéndonos con los demás, con los exigencias que la sociedad nos demanda a ciertas edades, con el concepto de éxito que se nos promulga, el estrés, el miedo, la impaciencia, no existirá y seremos felices y comeremos perdices.

Comprométete contigo mismo . Firma un contrato en el que te comprometas que serás SIEMPRE TÚ mismo ante toda situación, trabajo o relación, ANTE TODO.

Empezarás a PRE-Ocuparte a Ocuparte de ellas. Del estrés a la serenidad y a la coherencia.

¿Por qué crees que sientes ese estrés? ¿Por un compromiso que no crees romper o por una vida que no es la tuya? ¿Vas a firmar por fin ese compromiso contigo mismo?

 

 

 

 

¡¡Tú y tu agenda!!

«Un tiempo para cada cosa y cada cosa en su tiempo«.

AGENDA¿Tienes una agenda? Cógela.

Ahora mírala y responde de forma sincera… ¿Qué pasaría si estuviera absolutamente vacía?

Se nos iría el alma al suelo. Pensaríamos que no somos nadie en este mundo, que no somos profesionales, que no tenemos ningún tipo de éxito, ni profesional, social o personal.

¿Pero qué pasa cuando tenemos la agenda llena? Creemos que somos nuestra agenda. Que somos importantes, que no paran de llamarnos de eventos ,que tenemos cientos de clientes que están desesperados por nuestra ayuda, que tenemos amigos de todo el mundo que quieren vernos..

La vida nos va genial, somos los mejores, y todo nos los dice nuestra agenda.

En el cuento de Blancanieves, era el espejo quien le decía a la malvada bruja si era la más bonita del mundo. En la actualidad, es nuestra agenda quien nos dice quienes somos en función de las cosas que tenemos que hacer o no hacer.

Pensamos que tenemos todo el tiempo del mundo para hacer todo, quedar con amigos, ir a una conferencia, atender llamadas, ir a ese concierto o conquistar a la chica de nuestros sueños.. Pero cuando menos nos lo esperamos, nos damos cuenta que el tiempo ha pasado y no hemos hecho todo aquello que habíamos soñado.

Pero no lo hacemos, porque tenemos que hacer caso absoluto a lo que nos dice nuestra fiel compañera, la agenda.

Ella nos dice quienes somos, profesionales reputados, amantes experimentados, amigos comprensivos o integrantes de una familia espectacular.

Así que hagamos caso omiso a nuestros sueños, porque nuestras “mascaras” sociales y personales, de momento, no nos hacen daño.

Como bien dice Santiago Álvarez de Mon, en su libro: “Mi agenda y yo”, (libro que os recomiendo) dime qué haces con tu tiempo y te diré quién eres.

Somos lo que nos dice la agenda, pero también sentimos que no somos, aquellos que no tenemos escrito en el día 1 de enero.

Pero tenemos un miedo atroz a perder aquellas cosas que tenemos escritas en la misma, como tener una agenda en blanco.

Me encanta la hipocresía de mucha gente, que enarbola la bandera del mindfulness y del vivir en el presente.

¿Por qué? Porque hasta ellos, no saben hacerlo.

Estamos tomando algo con la chica que nos gusta, y estamos pensando en la conferencia que tenemos que dar mañana, estamos riéndonos con nuestros sobrinos y estamos esperando a ver cuando la persona que nos gusta, se digna a decirlos algo por whatsapp, o estamos teniendo una reunión importante con un cliente y estamos pensando qué hará nuestra madre hoy para comer.

NO SOMOS NUESTRA AGENDA, SOMOS LO QUE HACEMOS CON NUESTRO TIEMPO.

No vivimos el presente, porque tenemos miedo a darnos cuenta que quizá tenemos miedo a dejar ese trabajo que nos ha dado un status anhelado, o que quizá es la hora de dejar marchar a esa pareja que nos ha dado tanto pero no estamos enamorados de ella…

Te lo propongo, un día en blanco en tu agenda. Un día absolutamente para ti. Sin obligaciones, sin gente a tu alrededor, mirándote al espejo y haciéndote preguntas tipo:

¿Realmente eres feliz con tu vida? ¿Qué te gustaría hacer con tu tiempo? ¿Qué no haces que sientes que quieres hacer? ¿Tendrías que tener más ocio en tu agenda? ¿Hacer más caso a tu familia, a tu pareja, a tus hijos?

Llora, grita, lo que necesites que tienes que hacer, cuando empieces a escuchar a tu corazón. Órgano que has tenido dormido todo por y para tu agenda, que no fuera a ponértela patas arriba, cuando en el fondo, sabías que no estabas haciendo lo que tenías que hacer.

1Cuando empiezas a construir tu agenda, desde la coherencia, desde tu esencia, empezaras a aligerar esa mochila que llevas desde que te levantas hasta que te acuestas.

Si, te sentirás raro, desnudo, como tú quieras llamarlo. Pero aligerar el equipaje, te llevará mucho más rápido a eso que todos buscan, que se llama felicidad.

Muchas agendas, están llena de cosas que LOS DEMÁS creen que es importante para los dueños de la agenda… ¿Y lo que es importante para nosotros?

Eso no lo hacemos, porque sino pensarán que somos unos egoístas, unos déspotas, que no hacemos caso a los deseos de los demás o a las imposiciones por su parte.

Pero lo que haces con tu tiempo, demuestra quien eres, los valores que tienes. Si haces lo que los demás exigen que hagas, tienes falta de confianza en ti mismo, miedo , autoestima bajo mínimos.. ¿Qué conseguirás con ello? Resultados pésimos, peor aún sabiendo que podríamos hacerlo mucho mejor. Pero como tienes miedo al qué dirán, no lo haces.

En un mundo tan interconectado, competitivo pero inspirador, en el que no podemos pararnos a pensar qué hacemos con nuestro tiempo, ES ALGO IMPRESCINDIBLE.

Cuando aligeramos la carga y sólo nos queda por lo que lucharíamos con uñas y dientes, cuando lo vivimos, fluimos.

Si esa sensación de que las horas se te han pasado como segundos, haciendo lo que es importante para ti, esencial.

Todo Canalla y empresa canalla ha triunfado, porque lo que era accesorio, lo delegaban o lo dejaban a un lado y disfrutando lo esencial para ellos, disfrutaban consiguiendo resultados espectaculares.

Cuando fluimos, estamos siendo nosotros mismos. No habla nuestro cuerpo, habla nuestros talentos, nuestro ser.

¿Qué sensaciones tienes cuando fluyes?

Eso eres tú, porque la energía luce más desde la tranquilidad que desde las expectativas.

Así que si quieres saber realmente quieres eres tú, empieza a investigar cómo gestionas tu tiempo, porque ahí tienes el principio del comienzo, a la respuesta que todos nos hemos preguntado alguna vez.

Os dejo la entrevista que me realizó Francisco Alcaide para «Libros de Management» así como podeis adquirir en todo el mundo «Liderazgo Canalla» pinchando AQUÍ.