¿Qué vivirás dentro de un proceso Disruptivo?

Incluso la gente que afirma que no podemos hacer nada para cambiar el destino, mira antes de cruzar la calle” decía el Dr.Hawkings.

Antes, todo el mundo se le llenaba la boca hablando de la Disrupción. Aunque no supieran de que trataba o confundieran términos, la Disrupción siempre estaba presente en toda conversación. Sin embargo, ahora, todo el mundo que oye Disrupción, sale corriendo más rápido que si vieran a David Bisbal en la otra acera.

Pero lo que no saben, es que todos, hemos pasado por un proceso disruptivo en algún momento de nuestra vida. Tanto personal como profesional.

Todo este miedo reciente ha venido a consecuencia de la crisis de los Taxis. Ahora la disrupción es lo peor del mundo. Y si trabajas para alguna empresa tildadas así, prepárate para que disminuya tu lista de amigos en Facebook. Hasta leí, recientemente en un medio de comunicación, que la Disrupción era la epidemia de la clase trabajadora de este siglo XXI.

Y aunque nos guste o no, la Disrupción ha estado presente desde nuestros hermanos aquellos que vivían en las cuevas.

La Disrupción según la R.A.E es” Rotura o interrupción brusca”.

Haz memoria: ¿De veras que nunca has vivido un proceso disruptivo en tu vida? ¿De veras que no fue un antes y después para ti la perdida de ese familiar? ¿De esa persona en tu vida? ¿ O te acuerdas el impacto que causó en ti ese puesto de trabajo por el que no dabas un duro y te revolucionó la vida?….TODOS HEMOS VIVIDO UN PROCESO DISRUPTIVO EN NUESTRA VIDA. Y HASTA ALGUNOS LOS HEMOS PROVOCADO NOSOTROS MISMOS.

Pero en vez de ser coherentes con nosotros mismos, preferimos echar “a los leones” toda aquella novedad que no dominamos, que no sabemos de antemano a dónde nos va a llevar. Pero sobre todo protestamos de la “novedad”, si estamos rodeados de gente que no quieren que sepan que queremos hacer las cosas diferentes en relación a los demás.

No sé qué pasa, pero cuando sabes que quieres algo diferente en tu vida, siempre acuden a ti, raudo y veloces, pensamientos y comentarios del tipo: “Estás loco, pero si estás muy bien como estas con tu pareja… Déjate de tonterías, sois los número 1, ahora toca vivir de las rentas…” así como dudas de qué pasará si das un paso al lado del camino hasta ahora recorrido. Pensamientos, dudas y recomendaciones que lo único que quieren es que dejemos de lado las cosas diferentes y sigamos el recorriendo que hasta ahora no es que nos de resultados, sino que no da quebraderos de cabeza, que no es lo mismo.

Nos encontramos perdidos, sin orientación ni nada que nos diga qué tenemos que hacer.

Y te aseguro que si antes de empezar, ya tiras la toalla, la vida volverá una y otra vez a ponerte situaciones en las que te reafirmen que es hora de hacer las cosas diferentes.

¡¡Así que tú mismo!!.

Durante las más de 300 entrevistas realizadas ya a personalidades nacionales e internacionales, observé una característica en común en sus principios. Todos habían vivido un proceso disruptivo a la hora de empezar su nueva carrera personal y profesional.

Así que tan mala la disrupción no será. Además, que quede entre nosotros, todos los avances que a día de hoy estás disfrutando y los que disfrutarás, TODOS han nacido de un proceso disruptivo.

¿Quieres conocer qué proceso disruptivo han vivido personas y empresas y cómo gestionarlo?

Adelante, comienza el viaje, abróchate los cinturones.

1.- Hay que hacer algo hasta la fecha no hecho nunca. Lo que te han dicho los demás, no te sirve.

Has intentado todo para conseguir la felicidad, el éxito en tu puesto de trabajo así como superar tus límites físicos. Has leído libros, seguido conferencias, has seguido modas que jamás pensabas que existieran, hasta te has ido a la India como te recomendaba tu gurú…Pero aún así, nada daba resultado.

Sabes que puedes hacer las cosas de manera diferente. Que se pueden mejorar los procesos hasta ahora vistos para conseguir resultados nunca vistos. Sabes y sientes que no eres como los demás. Que las modas no van contigo, que tú eres de crear cosas de la nada.

La disrupción nace de tu forma de ver la vida. De hacer las cosas diferentes como hasta ahora se han hecho. Es saber que hay mucho más allá de las normas pre-establecidos, de lo que creemos que es verdad absoluta.

2.- Las dudas bailan contigo mientras piensas.

Dudas de ti mismo, de las opiniones de los demás, de tu capacidad…hasta de tu propia sombra.

Te preguntarás quién eres tú para querer hacer las cosas de forma diferente.  Pero te digo mi experiencia, si tus pensamientos te dicen que adelante, date la oportunidad, porque algo te está esperando.  No quieras estar lamentándote con el paso del tiempo.

Todas esas dudas, son excusas, como la falta de titulo, capacidad, ilusión o talento, para no dar el paso adelante. Simple y llanamente, son excusas baratas.

DATE LA OPORTUNIDAD DE SALTAR, SI ADEMÁS ES LO QUE QUIERES Y SABES QUE NECESITAS.

Sin acción, siempre las dudas ganarán la partida.  La acción disipará tu miedo, que no lo extinguirá como muchos gurús te dicen que podrás hacer, porque el miedo nunca muere.  El miedo tiene la función de avisarte que estás haciendo algo que hasta la fecha no habias hecho . Así que en vez de rechazarlo, agradécele que te informe que estás intentando ver que hay más allá de los límites.

La acción nos llevará a conocer la cara B del miedo. Nos muestra de qué somos capaces y asombrarnos de los paisajes que nos estábamos perdiendo, por el “qué dirán”.

3.- El camino

Sé que te gustaria tener un bastón que pudiera ser tu avanzadilla para ver si antes de pisar, es un avance firme el que quieres dar. Pero en este caso no hay bastón que valga.

No quiero decir, que libros, formaciones, conferencias, y demás cosas que hayas investigado no te sirvan en estos momentos. Utilízalas como una orientación, no como el GPS imprescindible para estos momentos.

Esas “recomendaciones” te hablan de cómo ellos lo consiguieron. ¿O es qué a todos nos hace el mismo efecto el Ibuprofeno? ¿Es que toda medicina hace el mismo efecto a todas personas por igual?. Si les haces caso, estarás siguiendo “sus pasos”. Y eso no es disrupción, es copia y pega.

Y quieras o no, el camino te llevará a donde tienes que llevar, no a donde te lo hayas planificado.  No nos dejamos llevar por los resultados que los experimentos nos dicen. Si no dicen lo que queremos, creemos que hemos fracasado, cuando realmente quizá no es así.  Los pequeños detalles son la distancia entre la mediocridad y el éxito.

Disrupción es sinónimo de incertidumbre. Y así es la vida, pura incertidumbre.

A lo largo de las entrevistas realizadas, la gente me decía que se sorprendía, pasado el proceso de lo que eran capaces de hacer , de lo empoderados que se habían convertido.

La incertidumbre te enseña:

.- Liderar tus pensamientos

.- Que eres creativo. Ya que apuestas por la forma en la que ves el mundo, tu mundo.

.- Desata actitudes y aptitudes que no conocías. No sabías que tenías porque hasta la fecha habías seguido los dictámenes y recomendaciones de los demás, no las tuyas propias.

.- Creas con tus acciones , tu verdadero storytelling, tu vida.

Por el camino aprenderás que las modas están muy bien, enseñan cosas que no sabías o tenías olvidadas. Pero creando una disrupción en tu vida o empresa, estarás creando una tendencia,  ¿O es que alguien se acuerda de modas de los 90?.

Nadie, nos acordamos de personas o empresas, que han hecho las cosas diferentes a los demás, creando y satisfaciendo necesidades que no sabíamos que teníamos.

Pero el verdadero éxito, la felicidad, no surge de la nada, te lo aseguro.

La disrupción es darle una oportunidad a los disparos que el cerebro nos manda siempre. Nuestro cerebro se divide entre los disparos , imágenes y pensamientos que nos manda y el apagado o no caso, de los mismos.

Los disruptivos no son personas que tienen un cerebro diferente al tuyo. Solamente hacen caso a esos disparos de su cerebro. Disparos que también tienes tú pero que no les haces caso.

Siguiendo las normas, es darle al “Off” de tu cerebro. Crear un mundo nuevo, es darle al “On”.

4.- El Mantenimiento. 

La Disrupción no es un proceso que tras conseguir unos resultados en un determinado número de días, ya te olvidas de ella. Es un estilo de vida que aplicarás a cada rincón de tu vida.

La disrupción te hace ver que no quieres rutinas en tu vida que te ahoguen, personas que no crean en ti ni en tus sueños. Te enseña a saber que una vez conseguido un éxito, no es el final. Sino el principio de un nuevo comienzo. Te hace ser el nuevo Indiana Jones en tu vida y en tu empresa.

¿Te motiva más lo prohibido, lo imposible o lo que siempre has hecho? Con esa respuesta, ya estás diciéndote si tienes madera de disruptivo o no.

Movimiento continuo, que produce resultados,  liderado por un ADN fortalecido con denominación de origen.

¿Y tú tienes miedo a una disrupción en tu vida? ¿Qué disrupción querrías provocar?

 

Anuncios

¡¡Las guerras empiezan por un Like!!

No es por lo que eres , sino por lo que transmites. Ahí es dónde reside tu magia”

España es el 4 país en el ranking mundial, de personas que mueren por querer hacerse un selfie extremo.

Solamente nos ganan los países más poblados del planeta.

Yo creo que aún podríamos subir algún escalón más y llegar al pódium, si a ello le añadiésemos nuestro afán por amasar seguidores en nuestras redes sociales.

Hoy mismo me venía a la mente los gritos e improperios que me lanzó un “gurú del amor” tras no haber dado un “me gusta” a una de sus publicaciones en las que me nombraba.. Para minutos después, promulgar en sus redes, el “no ego” en la vida.

Además si a ello le añadimos, que al abrir Internet, solamente te encuentras artículos que dicen algo como :” ¿Quieres aumentar tu numero de seguidores? ¿Quieres convertirte en influencer? ¿Cómo hacer que tus publicaciones lleguen al mayor número de personas? ¿Quieres que Instagram sirva para tu trabajo?…

Hacen que vivamos en una sociedad adicta a los Likes.

Una sociedad dominada, por el “quién la tiene más grande, es el macho alfa al que debemos seguir”.

Se nos ha hecho creer, que tras los éxitos de Youtubers, los beneficios que tienen algunos considerados influencers participando en programas de televisión o beneficios como ir a Congresos como “estrella invitada”, hace que luchemos por los medios que hagan falta por Likes que nos conduzcan al olimpo de los influencers.

Luego están las personas que solamente con 2 seguidores en redes sociales, se ponían en sus bio, la etiqueta de Influencer.

¡¡OLE TÚ!!

Cuando éramos pequeños, queríamos ser integrantes del mejor equipo del pueblo. Queríamos salir por la noche con el grupo más “cool” de la urbanización o estar con los más “guapos” de la Universidad. Y ahora que somos “maduros” queremos seguir considerados dentro del club de los más “molones”.

Y por eso creemos que cuantos más “likes” tengamos, más posibilidades tendremos de entrar en el olimpo de los “guay”.

Tener un like en tus publicaciones, nos supone para nuestro cerebro, el mejor de los orgasmos. Es la confirmación de lo que hacemos,gusta a los demás. Pero yo te pregunto: ¿Te gusta a ti? ¿Es lo que realmente te gustaría hacer? ¿O lo haces para conseguir lo que los demás dicen que debes hacer para llegar a un modelo de éxito masificado?

Antes de empezar en el mundo 2.0 , ya queremos aprender a correr, antes de empezar a andar. Antes de saber de qué queremos hablar, ya nos creemos unos expertos en conseguir seguidores, en un cuello de botella, en Marketing, en Branded Content, …cuando realmente, no sabemos ni quienes somos nosotros, ni que queremos de verdad.

Hace unos días hablaba, de la confusión que surge con el CÓMO de una Marca. No es CÓMO hacemos las cosas, no es CÓMO reciclamos los productos, o CÓMO nos vendemos en mercados inhóspitos para nosotros.

El CÓMO son los valores que tienes tú que te hacen diferente respecto a los demás. Es tu esencia, es lo que te hace diferente a los demás.

Si utilizas lo mismo que usa los demás, de la misma manera que lo hacen los demás, con el mismo propósito que lo hace el resto del mundo, ¿Me quieres decir que aún así conseguirás resultados en relación a los demás?

¡¡JA JA JA!!.

Pero si al “gurú” le ha ido bien con tal o cual plantilla, siguiendo tal o cual idea,… alcanzando la cifra mareante de un número de seguidores, con los beneficios que dice que tiene, nosotros también tenemos que hacer lo mismo, porque nosotros queremos hacer y ser lo mismo que es él.

¡¡Eso de ser nosotros mismos, cómo que lo dejamos para otros!!

Si sigues esa filosofía de vida , canta conmigo esta canción que está siendo un hit este verano:¡¡ Bienvenidos al club de la mediocridad, de balas perdidas con 7 vidas¡¡

Se nos impulsa que todos somos diferentes, que tenemos que “explotar” eso que nos hace diferente, pero más vale que hagamos lo que los demás hacen, porque si no, nunca llegaremos a la cima que los demás han llegado.

Nuestro cerebro está programado , para hacer lo menos posible con el mayor beneficio proyectado. Es decir, siempre tenderá a mandarte ideas de que hagas lo que los demás han hecho, porque ves los resultados que han conseguido- Y eso que te lances a hacer cosas diferentes y quizá consigas resultados menos “rápido” que cómo los estás consiguiendo tus amigos, déjalo para otros.

Vivimos en la sociedad del “ PARA YA”. Me gusta leer artículos en los que tras exponer sus ideas al respecto, como coletilla, te pone “Comparte si te ha gustado”.

Aunque me haya gustado, haré lo que a mí me de la gana. ¿Y si no quiero etiquetar a mis amigos que creo que pudiera gustarles? ¿Y si en vez de eso lo imprimo y lo comentamos entre nosotros?

Lo que pasa, que si no opto por las acciones que nos recomiendan, la persona podrá perder Likes, Google no le pondrá en la 1 página del buscador, no podrá coger más emails a los que mandar sus artículos aunque sea persona no quiero o no podrá aumentar su base de datos para mandar publicidad de sus eventos o formaciones.

Mucho impulsar nuestra singularidad, pero si el gurú de turno escribe de un tema, fíjate que durante varias semanas, sólo habrá artículos sobre ese tema. ¿Dónde está nuestra verdadera Marca?

La influencia social, lo que antiguamente se llama” Si lo hacen mis amigos, yo también lo tendré que hacer”, nos hace hacer cosas que en las que no creemos, no queremos, damos Likes porque todos lo hacen… Y todo por la influencia de los demás.

Se nos ha hecho creer que cuánto más todo, mejor nos irá. Y estoy totalmente en desacuerdo.

Muchas de las personas que he entrevistado, no dependen de un like, de si tal persona ha compartido sus artículos y por qué no lo hace desde hace tiempo. No creen que su vida dependa si aparecen en alguna colaboración del blog del gurú de moda.

NO VIVEN PENDIENTES DEL LIKE.

Porque su vida se basa en el IMPACTO REAL Y VERDADERO QUE REALIZAN EN LA VIDA 1.0.

Hemos convertido Internet y más las Redes Sociales en un mundo ideal, como se cantaría en alguna película de Disney.

Un mundo lleno de amor, de Likes, de RT y compartir el amor con todo el mundo. Y acaba siempre por estallarnos en la cara, si de antemano no sabemos gestionarlo.

En un mundo ideal, todos somos “buenos”. Pero cuando le “toques la moral” o se vaya contigo algún cliente de tu gurú, ya te digo que te desterrarán del mundo Candy Candy que estabas viviendo.

¡¡Y olvídate que ya no compartirá tus artículos como hacia antes!!

Siempre apuesto desde el principio del blog y con los dos libros escritos, por hacer las cosas que TÚ creas que TIENES que HACER. NO lo que DEBERÍAS HACER o te RECOMIENDAN que DEBERÍAS HACER, ya que es lo que hace la mayoría.

Son lo que yo llamo , Marcas Orgánicas.

Basadas en:

.- Toda acción tiene que demostrar tu pasión o propósito. Este de moda o no. Eso no importa.

.- Todas las herramientas que usan los demás, quizá a mí no me sirvan. Y no pasa nada.

.- Más vale pocos seguidores y buenos (que adquieran tus productos, vayan a tus conferencias, que les impactes de verdad), que no muchos y que solamente les produzcas indiferencia pasada la “moda”.

.- Que el éxito sea consecuencia del trabajo, del esfuerzo y de la pasión expuesta. No por la compra de seguidores, para aparentar algo que al final acaban viendo que no eres.

Creo que llegaremos antes a la 3 Guerra Mundial por un Like que por el dominio del agua en el mundo.

Dejemos ya la vida del aparentar, y vayamos hacia la de ser. Te aseguro que alcanzarás más éxito con la 2 que con la 1.

¿Y tú qué haces por un Like?

¿Por qué le llamaban fracasado?

Puede que te sorprenda oír esto, pero el FRACASO no existe. El fracaso es simplemente la opinión que alguien cómo se deberían hacer ciertas cosas” decía Wayne Dyer.

A ciertas edades, los seres humanos, nos dividen en dos.

Entre aquellos que podríamos considerar como “normales”. Es decir, aquellas personas que tienen pareja, quizá un hijo o dos. Un puesto de trabajo ( da igual sea eventual o no, pero lo tienen ), y un grupo de amigos con los que salir el fin de semana todos juntos de excursión o una cena en casa de uno de ellos.

Y luego están aquellos que son considerados FRACASOS DE LA HUMANIDAD.

Son muchos más de los que nos podemos imaginar.

Son aquellas personas totalmente opuestas a la primera descripción. Al no tener pareja a cierta edad ( ya se piensa que son de otra tendencia sexual que no quiere decir ), no tienen un trabajo estable (¿Pero a día de hoy existe eso?) y les gusta hacer cosas diferentes que al resto de las personas, ya son tildado de diferentes.

¿Y tú en qué bando te han puesto los demás?

Esa discriminación viene determinada por las creencias, normas y orden que determina la sociedad.

Se nos intenta inspirar, desde pequeños y lo consiguen, que a ciertas edades, ya tenemos que tener superadas ciertas metas, si queremos ser considerados ciudadanos de una ciudad llamada mundo.

Desde que se nos implora que lo consigamos, hacemos lo posible e imposible, para que así sea.

Todo, principalmente para que nuestros padres, amigos y gente que nos conozca, nos sintamos queridos por ellos y orgullosos de nosotros, porque lo hemos conseguido.

¿O es que nadie espera en algún momento de sus vidas, que sus padres les digan que están orgullosos de ellos?

Luchamos desde pequeños por un modelo de vida que nos dicen que es el “ideal”.  El que nos dará la felicidad, el éxito y la tranquilidad.

Y mientras tanto Presión y más presión, que nos meten y con ello, nos metemos nosotros mismos, para alcanzarlo. Porque además si conseguimos eso que nos dicen que conseguiremos, conseguimos la aceptación del grupo, llamado sociedad.

Pensaremos que esto que estoy hablando, es algo eventual. Pero últimamente me estoy dando cuenta, y yo mismo he vivido esta situación, son muchas las personas que se sienten en el bando de los “fracasos de la humanidad”. 

Menos “Generación NI ni”, “X” , “Millennials” y demás etiquetas, y fijémonos más en la sociedad de verdad.

Sale en medios de comunicación, que los chinos, durante el periodo de vacaciones, “alquilan” novios/novias para que los acompañen cuando van a visitar a sus padres. El tener una “pareja ficticia” les hace pasar ese periodo sin oír el replicar de sus padres, de preguntas del estilo: “¿Cuándo te casas? ¿Cuándo voy a tener un nieto?”.

Nos reímos cuando vemos noticias así, o Hollywood lanza películas con esta temática. Pensamos quien será el patético que podría optar por esta opción.

Muchos más de los que nos imaginamos. ¿O es que cuando vamos al pueblo no estamos cansados de oír: “¿Y no tienes novia? ¿Y no te independizas? ¿Y no trabajas? Pues se te va a pasar el arroz…”.

En España todavía no estará la idea puesta en marcha, pero te aseguro que habría mercado para ello.

Lo mismo pasa con el trabajo.

Nos encanta leer libros de inspiración, de consecución de sueños. Se nos llena la boca escribiendo artículos de emprender, de poner el mundo patas arriba. Pero esa misma sociedad que impulsa a que seamos nosotros mismos, que luchemos por lo que sentimos, nos dice al cabo de un rato : “¿Pero no tienes un trabajo fijo? ¿Por qué no miras unas oposiciones? Que a tu edad ya es hora que sientes la cabeza…”

Son estas incoherencias, lo que producen la verdadera locura.

Locura de no saber por donde  tirar para alcanzar eso que llaman felicidad, tranquilidad. Eso que dicen que es el “CARNET DE BUEN CIUDADANO”.

En medio de esta locura, se encuentran LOS FRACASOS DE LA HUMANIDAD.

Pero dentro de ellos, he observado diferente tipos de personas:

.- Por un lado tenemos las personas que tras sentirse catalogados así por los demás, acaban desechando la oportunidad de seguir conquistando sus sueños y acceden a “unirse” al mundo establecido como “ideal”.

¿Dónde quedan los ideales y valores de esa persona? ¿Crees que conseguirá su felicidad?

Recibo muchos emails en lo que me preguntan: “¿Por qué no surte efecto el seguir el método para crear una Marca Personal? ¿Por qué surte efecto los procesos que nos recomiendan seguir para liderar un equipo? ¿ Por qué no surte efecto la perdida de kilos?…”

No es que el método este bien o mal. No es que no lo hayas entendido bien tú o no. Partamos que todo método no sirve para todas las personas. Y si a eso le añadimos, que tenemos que partir desde un conocimiento propio de quiénes somos, qué queremos y PORQUÉ lo queremos, haciendo caso omiso a ese paso…Pues claro que no surtan efecto. Porqué en el fondo queremos imitar a esa persona que nos dice cómo hacerlo, conseguir sus mismos resultados.

¿Y tú sabes si es feliz haciendo lo que hace? ¿Serias feliz siendo esa persona? ¿Dónde queda tu personalidad y lo que te hace diferente? Se estará diluyendo dentro del rebaño de ovejas llamada sociedad.

.- Luego están las personas que aún sabiéndose tildados de “fracasos” siguen luchando por lo que sienten.

Nos hemos olvidado de dos cosas últimamente: de mirar a los ojos y de preguntar. Como nos dicen que una primera impresión es lo que importa, ya no queremos saber qué piensa la otra persona, qué siente y qué quiere. Ya puede abrir la boca la otra persona, que no cambiaremos de opinión, ES UN FRACASO DE LA SOCIEDAD.

Son personas que han luchado y luchan por su sueños.  Que a pesar de haber recibido muchos noes en su vida, han seguido adelante. Que a pesar de sentir la “presión” de la sociedad, porque vuelvan al “redil”, siguen siendo ellos mismos, porque saben que solamente tienen una vida y han venido a vivirla, no a pasar sobre ella de puntillas.

Pero no creas que son personas con una autoestima que no les importa nada ni nadie. Claro que tienen momentos de “dudas”, en los que piensan que hubiera pasado si hubieran seguido las “recomendaciones” de los demás, si alcanzarán eso que dicen que es la “felicidad”.

Claro que dudan. Pero su curiosidad, su voluntad de ser y no parecer, es mucho más grande, para dejar de lado todo lo vivido y alcanzado hasta ahora, por algo que todos creen que alcanzan, la seguridad.

Basta ya de incoherencias. Basta ya de hipocresía. Queremos gente diferente que innove, que luche por sus sueños, que muestre su talento, su sensibilidad sin miedos, pero desterramos a los que no piensan como nosotros, a los que no visten como nosotros o bailan por la calle sin música.

Es hora de ACEPTAR y RESPETAR. Es hora de ESCUCHAR y APRENDER.

Es hora de ver más allá de lo que pensamos que es lo ideal. Porqué más allá de ese miedo a lo diferente, hay muchas posibilidades esperándote y que estamos desaprovechando.

Para muchas personas que me rodean soy un Fracaso de la sociedad, y os digo una cosa: ME SIENTO MUY ORGULLOSO, porque realmente he conocido lo que es la felicidad. Que no es otra cosa que ser uno mismo, digan lo que digan los demás.

Muchos de estos “Fracasos de la sociedad”, están recogidos en “Liderazgo Canalla. Liberado tu lado más rebelde“, como en “Mofeta Branding. Cómo son las marcas que transforman el mundo“.

¿Y tú por qué te consideran un fracaso de la sociedad?

¿Para qué sirve un corazón sin pasión?

 “Lo que hoy siente tu corazón, mañana lo entenderá tu cabeza”

No hace falta un estudio de varios años. No hace falta un presupuesto de 7 cifras. Sólo hace falta mirar a los ojos de la gente, para darnos cuenta de una cosa.

 Somos corazones sin pasiones.

 En vez de ser protagonistas de la vida, dejamos que la misma nos suceda.

 No hacemos nada, no vaya a ser que nos critiquen. No decimos nada, no vaya a ser que podamos meter la pata  y nos quiten del grupo de Whatsapp. No hacemos, no sentimos, no padecemos, porque no queremos que la gente se moleste, porque no queremos perder los beneficios que tenemos hasta ahora.

 Cuando quedamos con alguien o en el café de la empresa, no nos miramos a los ojos y hablamos, sino que criticamos a los ausentes. Cuando algo va no acorde a las expectativas que teníamos , siempre le echamos la culpa a los demás. Tiene más culpa el vecino del 2º sobre lo mal que va nuestra vida, que nosotros mismos.

 Y si a ello le añadimos, que nos lideran desde el miedo, ya tenemos todo el cocktel ideal para que la pasión en nuestro corazón no se asiente por nunca jamás.

 Nos dicen que hay que tener miedo a salir de lo establecido. Nos infunden miedo porque si no hacemos lo que nos dicen, nos echaran a la calle, enseñándonos la cola de gente que hay esperando a nuestro puesto de trabajo.

 Más y más miedo, que impide que la pasión, que la vida, la podamos disfrutar.

 De vez en cuando hacemos algún cambio en la vida. Pero ¿Por qué no surten efecto en nuestra vida?

Porque no están acordes con nuestros valores.

Si , los valores son aquellas cosas que son como alarmas, que cuando haces algo que van en contra de ellas, sonará con fuerzas para que te des cuenta que no es el camino que has elegido el correcto en función a ellos.

Los valores son los bastones para una vida coherente. Y si los fallas, no esperes conseguir resultados coherentes con ellos.

 Por eso, nunca diremos al acabar una actividad que nos hemos sentido realizados, sino no están de acuerdo con nuestros valores. ¿O te ha pasado? ¡¡No lo creo!!.

 Sentirte realizado en algo o con alguien, es que está acorde con tu valores, con tu propósito, con tu forma de ser,…como quieras llamarlo…Mientras no sea así, lo único que estarás haciendo es perder el tiempo queriendo ser alguien, que nunca llegarás a ser. Bueno si, una copia barata de lo que podrías ser de verdad.

 Y llega el momento en el que tenemos una idea. Nos ilusiona, nos hace soñar en grande. Estudiamos mucho al respecto, leemos todo lo que podamos leer sobre la misma. Pero a la hora de dar el paso adelante, hablamos mucho de la idea que tenemos, pero nos excusamos en que en este momento las condiciones no son favorables para dar un paso adelante.

 Soñamos con impactar a los demás. Pero sin ACCIÓN nunca habrá impacto.

 Es hora de hablar menos y actuar más.

 Planifica todo lo que quieras, pero te aseguro que nunca saldrán las cosas como lo hayas planificado. ¿Es duro? SI. ¿Es una putada creerte que lo tienes todo bajo control y no es así? Desde luego.. Así que deja la rigidez de la planificación a un lado, y da el paso adelante.

 Es TU reto, cuando realmente sientes miedo. Porque si no habrías cogido el método de cualquier gurú que te recomienda y lo hubieras seguido a rajatabla. ¿O no haces eso para crear tu Marca Personal?

 Cuando realmente es algo diferente, no sigues lo pre-establecido, sigues a tu corazón. Eso que tenías olvidado y que te hace sentir la sangre por tus venas.

 Hasta la fecha, seguir un método era seguir con una cuerda de seguridad caminar por la vida. Y eso no es vivir, es sobrevivir. Si no hay riesgo, no hay vida. Y sin vida, no habrá resultados diferentes a la mayoría .

 Te llamarán loco por no seguir la cuerda. Cuerda que te lleva a los mismos resultados que las 200 personas que lo sigues. ¿Pero quiénes son los locos? ¿Ellos o tú?

 Ellos están estresados porque realmente están haciendo algo que nos les apasiona. Tú eres un loco que te das la oportunidad, de realizar algo que SI te apasiona.

 Tranquilo, en el fondo es envidia. Sigue descubriendo tu cuerda.

 A parte de loco te dirán que no estás haciendo lo correcto. ¿Y qué es lo correcto? ¿Lo que hace la mayoría?

 Lo correcto es lo que está en consonancia con tus valores, no con lo que hacen los demás.

 Pero espera un momento, no te aceleres que ya estoy viendo que quieres correr y comerte el mundo a bocados. Quería decirte una cosa:

 SÓLO NO VAS A PODER.

Sólo no vas a conseguir eso. Sólo te vas a caer y a la 1º de cambio, vas a querer dar marcha atrás. Sólo nunca llegarás tan lejos como si lo hicieras en equipo.

 Por mucho que tu idea sea genial. Para pasar de una vida “bien” a una vida de “excelencia” y realización, necesitas de los demás.

 Porque cuando estás rodeado de gente, que te apoya, cree en ti y en tu proyecto, te alientan a romper limites, a conocer el coraje que tenías olvidado. Te recuerdan porque estás haciendo lo que estás haciendo, porque has roto esa relación con el “sofá” y estás luchando por tus sueños….

 Tú sólo no puedes.

 Porque cuando caigas, y demuestres tu fragilidad, hay dos opciones. La gente que no cree en lo que haces, y pasará de ti, diciéndote “Olvídate ya de una vez”. O la gente que cree en ti, en tu propósito y te dirá “Dime qué te pasa, que voy a ayudarte”.

 Tú sólo no puedes. Tú decides.

 Por qué habrá dificultades, ¿Lo sabes?. Esos momentos críticos que sufras, son los pasos que tienes que dar a corto plazo para llegar a la cima a largo plazo que quieres alcanzar. Te gusten o no.

 Pero no es el éxito lo que quieres alcanzar por y para ti. Eso es una mentira que nos cuentan las películas americanas. Eso no es el éxito.

 Porqué si no vives para servir, no sirves para vivir. Ése es el verdadero éxito, el darse a los demás. No a uno mismo. Ya sabes que así, el placer será a corto plazo, no a largo.

 Empezaras, te encontrarás dificultades como te he comentado. Gente que te apoyará durante tramos del camino, otras durante todo el recorrido del mismo.

 Y quizá llegues a algo parecido a lo que habías soñado, tu Dorado, tu éxito. Felicidades.

 Pero el camino no ha terminado. Porque no acaba una vez superada la meta. ¿Y ahora qué hacemos con lo que hemos conseguido?

 ¿Dormirnos? ¿Manipular a la gente a través del cartel que dice nuestro despacho? ¿O seguir desarrollándonos, sintiéndonos satisfechos  y realizados a través de la relación propósito y valores?

 Llegada a la cima, esto no termina. Esto no ha hecho más que empezar.

 Porque habrás inspirado a mucha gente a ser ellos mismos. A salirse de lo establecido. Les habrás inspirado confianza a través de tu pasión, de escuchar a tu corazón. Pero si eres como lo demás, te convertirás en un jefe que ORDENA a los demás a hacer un trabajo. Pero si eres un LIDER, serás una persona que confía en los demás hagan su trabajo, que saquen a relucir sus talentos.

 Que sepan que cuando están realizando su trabajo, no van a recibir críticas, sino consejos para que lo hagan mejor.

 No se trata de lo que tú has conseguido, sino que has realizado, sentido y vivido por el camino. No se trata de un título, sino de la única forma de vivir, que es viviendo.

 Es ser la persona que te hubiera gustado a ti tener durante tu formación, que te inspirase a ser como tú eres, a ser curioso, Eso es liderar tu vida. Porque si no es así, es simplemente manipulación, copia barata y absurda de la moda de esos momentos.

 Como bien dice el libro de Simón Sinek “Juntos es mejor”, a la mente la podemos convencer. Y lo hacemos habitualmente. Pero a quien tenemos que conquistar es a nuestro corazón. Y eso muy pocos lo hacen.

 Conquista tu corazón y vivirás en pasión todos los días de tu vida.

Nuria Gago: “El primer paso siempre da miedo. Pero agota más dudar en darlo”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” es para mí un placer, presentar a Nuria Gago.

Todos buscamos nuestro lugar. Y más cuando por causas del destino, lo que creíamos que era nuestra casa, se ha desvanecido.

Buscar nuestro lugar, es preguntar quienes somos, que queremos. Es mirar a nuestra autenticidad, reconocerla y potenciarla.  Es descubrir por nosotros mismos, nuestra Marca.

Pero tenemos miedo a descubrirla, a descubrirnos. Porque quizá veremos que esa piel que nos rozaba, no es la que realmente queremos, no es la que nos hace sentir bien. Por eso preferimos seguir los dictámenes de otras persona, antes de pedir ayudar o empezar a desalojar el armario de cosas que no nos hacen falta o nos hacen daño.

Como náufragos, buscamos la piel que nos salve de la quema de la tristeza y soledad.

Recientemente tuve la oportunidad de hablar con Nuria, sobre su 2º novela “Quiéreme siempre” galardonada con el Premio Azorín de Novela 2018.

Nuria, actriz de películas como Primos, Herederos o Amar es para siempre, nos presenta en esta novela ( la 1º se llama, Cuando volvamos a casa), nos habla de temas tan importantes con la 3º edad, la soledad, el amor, el desamor , el poder que transforma el reconocernos y ayudar a los demás.

Gracias Nuria por recordarnos que siempre tenemos que tenemos que estar muy orgulloso de nuestra 3 edad y vincularnos más entre nosotros mismos. Podéis conocer el trabajo de Nuria a través de su Twitter , Web e Instagram.

.- A día de hoy , ¿Qué canción te definiría?

Quiéreme siempre.

.- La misión que tenemos en esta vida, ¿Es darnos a los demás?

Creo que la misión de todo se potencia, cuando regalamos lo mejor que sabemos hacer al resto

.- ¿Y se puede vivir de lo mejor que sabemos hacer?

No siempre. Tal vez económicamente no, pero te siente muy feliz haciendo lo que mejor se te da , de una forma no lucrativa.

Evidentemente todos necesitamos dinero para vivir, para disfrutar del confort y de la tranquilidad . Pero igual puedes conseguir el dinero de otra manera hasta que puedas hacerlo de la manera que sueñas. Porque mientras tanto puedes ejercitar ese musculo de la vocación siendo feliz, viviendo enfocado en el objetivo final.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Es poder trabajar en lo que me hace feliz. Rodeada de la gente que me hace feliz. Teniendo el tiempo para poder compaginar las dos cosas, sin que mi vida personal se coma a la profesional y viceversa, con mucha salud.

.- ¿La soledad es la enfermedad del siglo XXI?

Yo creo que de alguna manera la tecnología nos aísla.

Muchas veces estamos en casa y estamos viendo a través de Instagram que le pasa a las hermana Kardashian pero no sabemos quien es la persona que vive en la puerta de al lado. No sabes que edad tiene, el motivo por el cual no sale a la calle desde hace 3 meses , si necesita ayuda o si está bien.

Esta situación nos debería dar un poco de miedo, el vivir tan alienados.

Creo además, que con cada una de las Redes Sociales , potencia una imagen y máscara de su realidad. Ya que todos necesitamos ser aceptados, ser queridos y respetados. Por lo tanto vivimos cara al exterior , cara al espejo , habiendo mucha gente que se frustra por comparativa.

Se frustran cuando a lo mejor su vida real es mucho mejor que las que están envidiando o deseando a través de ese espejo de doble cara.

Creo que también depende mucho del lugar en el que vivas, de tu sociabilidad o no.  Hay gente que tiene un problema y no siente ningún pudor en pedir ayuda. O gente que cuando se siente triste o asustada, se esconde

Creo que depende de muchos factores.

.- ¿Por amor qué hemos llegado a hacer?

Demasiadas cosas que no hacían falta, en general.

Creo que nos han enseñado hasta ahora, que se empieza a hablar más del mito del amor romántico, a que Valia la pena todo por amor. Y veo que no es así.

Cuando algo es hermoso, vale todo la pena y no teniendo que sacrificar nada.

.- ¿Cuándo te ves en el espejo, te reconoces?

A día sí y a días no, como todos.  Tengo días mejores como también tengo días peores.

Creo que sé bastante bien quién hay ahí, con lo bueno y con lo malo.

Sobre todo porque he aceptado mis limitaciones, mis miedos, fragilidades , mis puntos fuertes

Cada vez te conoces más y es una pena no hacer ese trabajo de autoconocimiento, porque eres con quien estás todo el día.

El perdértelo es una pena.

.- ¿Y por qué nos da tanto miedo ese viaje interior?

Porque investigar hacia dentro es toparse con heridas antiguas, con cosas mal curadas. Y para estar en paz, lo primero que tienes que hacer es vaciar el armario y ordenador. Y ese momento es el que más miedo da, pero luego es liberador.

Pero entiendo que un punto en el que desordenar todo para tener un orden en el que vivir en paz da mucho vértigo.

.- ¿Qué le dirías a la Nuria de hace 10 años?

No vas mal, pero nada es tan grave.

.- ¿Qué nos has olvidado de tus principios?

La ilusión y la curiosidad.

Sin la curiosidad la vida sería mucho más aburrida. Ya que sí sólo estás en las zonas que conoces y haces las cosas que conoces, está bien. Pero no hay picos de felicidad.

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria?

Hay que pensar muy bien qué poner, ya que es un espacio muy bueno.

Pondría : Hazte cargo de tu entorno y eso volverá a ti.

.- ¿En la adversidad que has aprendido? ¿Y en el éxito?

Que tengo muy buenos amigos en ambas situaciones.

.- ¿Qué has hecho diferente en tu vida, que siempre das gracias?

Soñar con ser actriz en una pequeña ciudad de las afueras de Barcelona, con nadie que tuviera ningún tipo de conexión con este mundo. El creer en esa profunda necesidad vital de contar historias e ir a por todas, formándome pensando que tenía que intentarlo.

.- ¿Qué no tendríamos que olvidarnos de qué es la vida?

Siempre va a haber alguien que nos tienda la mano

.- ¿Crees en el ser humano?

Absolutamente. Por encima de todo.

.- Una reflexión para los lectores del blog

EL primer paso siempre da miedo. Pero agota más dudar en darlo.

 

¡¡Guía para vivir en una vida llena de riesgos!!

En un mundo que cambia realmente rápido, la única estrategia en la que el fracaso está garantizado es no asumir riesgos” dice Marck Zuckberg.

Mira a ver ,que lleva mucho riesgo. No hagas tonterías, que no estamos para muchos riesgos.. ¿Has tomado precaución? No estamos para tomar riesgos…”

Todos hemos dicho u oído alguna vez alguna frase con la palabra riesgo.  Frases que hemos transmitido ante una situación de incertidumbre, que no podíamos dominar como hasta ahora habíamos hecho.

La vida es, un baile entre la certeza y la incertidumbre. Entre la seguridad de creer que va a pasar lo que creemos que va a pasar y lo podremos dominar, y el riesgo.

Cuando hablamos de riesgo, parece que estamos hablando de cómo ganar la Primitiva, el Gordo de la Lotería de Navidad o acertar los 15 de la Quiniela.

Tenemos la creencia que el riesgo, es hablar de probabilidades. “No asumas riesgos, es poco probable que lo consigas…Es mucho riesgo, hay una alta probabilidad que fracases. No arriesgues, quédate como estás…”

Si fuéramos tan buenos, prediciendo probabilidades de éxito o fracaso, me parece que estaríamos todos dedicados a los bingos, loterías y juegos de azar. Y pocos son a los que les toca de verdad los premios gordos.

Nos creemos infalibles a la hora prever el riesgo para los demás por lo que se ve.

Cuando estamos hablando de riesgos, nos estamos limitando. Tampoco estoy hablando que seamos unos sin talento, que cada vez que veamos un riesgos nos lancemos de cabeza y sin red hacia él. Que mi seguro de responsabilidad es muy limitado ante posibles demandas.

Aunque nos dicen que la vida, está formada por una paleta de colores diversos, creo que en éste caso, solo se divide en dos colores: HACER o NO HACER. En blanco y en negro.

El riesgo como bien define  Luis Pérez Breva en su libro Innovar:  “Es la exposición a un peligro”.

Si NO HACES nada, te expones a diversos peligros:

  • A la rutina.
  • A la falta de innovación y creatividad.
  • A la mediocridad.
  • Al no saber qué hubiera pasado si lo hubieras intentando.
  • A quejarte de la vida que tienes, a envidiar a los demás, a las críticas hacia los demás, pero tú sigues sin dar un paso adelante.

¿Seguimos o te ha quedado claro?

Pero si haces , también te expones a diversos peligros:

  • A conocerte a ti mismo, descubrirte
  • A solucionar ese problema que te inquieta
  • A crear cosas que pensabas imposibles o te habían dicho que no podrías
  • A tener la vida que querías

Por lo que vemos, TODO CON LLEVA RIESGO.

Hasta estar en la cama, es un riesgo, ¿Quién sabe lo que puede pasarte en ella?

Hasta lo más afamados “futurólogos” también se confunden. La vida es impredecible. Y es un hecho contrastado.

Hemos ido pasando por modas. Y ahora estamos en la moda de fracasa, fracasa mucho y fracasa bien. Ya que nos dicen que es el principio del comienzo para un éxito de verdad.

¡¡JAJAJAJA!!.

¿Qué levante la mano quien le guste fracasar, sentirse un fracasado o lo señalen porqué ha fracasado?

¡¡A NADIE!!.

Otra cosa es que eches la vista atrás cuando hayas llegado a tu meta, y veas que ha estado el camino lleno de caídas, rasguños y algún que otro llanto.

Pero fracasar, es que ya no hay vuelta atrás, que es imposible seguir adelante. Las empresas o profesionales que fueron devorados por la crisis, SI que fracasaron. Porque fue por un motivo ajeno a ellos, no por algo que habían predicho.

SI lo habías predicho y fuiste devorado por ello. El problema será tuyo.

¿Por qué?

A todos nos ha pasado, que nos hemos vuelto locos cuando hemos tenido un presentimiento sobre algo. Creemos que nadie lo ha tenido en la vida y que nos haremos ricos o viviremos una experiencia inolvidable. Nos lanzamos a por ello, sin pensar en nada más. Pensamos que nada ocurrirá y seremos considerados el fundador del nuevo Facebook o como la persona  que mejores planes hace entre nuestros amigos.

Pero si no tenemos en cuenta todos los imprevistos que puedan ocurrir. Si no nos formamos en las áreas relacionadas con el proyecto en cuestión, cualquier pequeño detalle puede dar al traste TU GRAN IDEA.

¿O es que tras preparar un fin de semana con tu pareja, se fue al traste porque no viste que iba a llover todos los días?

De ahí, la importancia de fijarnos en los pequeños detalles los que marcan la diferencia entre la excelencia, la felicidad, el éxito y la mediocridad, lamentos y el fracaso.

¡¡NUNCA DEJES DE APRENDER Y FIJARTE EN TODO!!

Pero el riesgo cambia. No es el mismo riesgo que sentías cuando empezaste a caminar, que cuando has empezado ya a correr. No es el mismo riesgo cuando empezaste tu empresa, que cuando la has ampliado o has abierto nuevas sucursales.

El riesgo se transmuta al igual que el tamaño de tu incertidumbre. No tendrás más riesgos, sino que serán NUEVOS riesgos.

La incertidumbre completa nunca podrás eliminarla. Así como tampoco el miedo, aunque te digan los “gurús” que se puede vivir sin él.

Así que recuerda:

  1. Tu misión es reducir esa incertidumbre por el camino que hayas escogido.
  2. Debes caminar manteniendo el equilibrio entre la incertidumbre y lo que es cierto para ti.
  3. Tienes que reaccionar lo más rápido posible ante esas posibles incertidumbres que no tenías previstas. Por mucho creas que lo sabes todo, SIEMPRE habrá algo que se escape a tu foco. Nunca te olvides de los pequeños detalles y de aprender continuamente
  4. Si llega el verdadero fracaso a ti, y no te pilla por sorpresa, es que habías dejado olvidado algo al libre albedrio que tenias que haberte ocupado de ello. Y por no hacerlo, te ha pillado el carrito del helado. La culpa será tuya, no del Gobierno de turno o de la madre de tu novia.
  5. Cuanta más experiencia tengas en el riesgo, menos incertidumbre irás dejando atrás. Pero recuerda, con cada paso nuevo, el riesgo será diferente ya que te adentrarás en zona inhóspitas hasta ahora para ti.
  6. Siempre apunta todas las experiencias que vivas. Te servirán para nuevos viajes.

Queremos cosas nuevas cosas en nuestra vida, queremos innovación, éxito, disrupción, …pero vivir con el riesgo como compañeros de viaje, no.

Al igual que con el miedo, como decía en “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”, hagámonos amigo de él, conozcámoslo, ya que siempre van a estar en nuestra vida.

Queramos o no , vivimos en un continuo riesgo. De nosotros depende qué hacer junto a él.

¿A qué te vas a arriesgar a partir de hoy? ¿Qué te lo impedía enfrentarte a él? ¿Por qué te has dejado vencer por él?

Luis Pérez-Breva: “Tener pequeños equívocos por el camino, no es lo mismo que fracasar”

Hoy dentro de la sección “Conversación con..” es un placer presentar a Luis Pérez-Breva

Creemos que los innovadores, los disruptivos, son personas de otro mundo. Que han sido tocados con una “varita” que nosotros jamás veremos ni con un curso de creatividad. Creemos que los innovadores, los “diferentes”, son personas u organizaciones con un buen presupuesto, al que pueden darle el uso que crean conveniente. ¿Y si te dijera que innovar viene de un presentimiento o intuición? ¿Y si te dijera que es algo que puedes practicar y mejorar con la práctica? Recientemente tuve el placer de conversar con Luis, autor del libroInnovar.Un manifiesto de acción”. Concibió y dirige el MIT Innovation Teams. Programa cuyo objetivo es que los avances tecnológicos tengan un impacto en la sociedad y resuelvan los problemas en el mundo.

Gracias Luis, por recordarnos que hagamos lo que hagamos, siempre tengamos el objetivo de crear impacto. Podéis conocer más el trabajo de Luis a través de su Twitter y en Linkedin.

.- ¿Quién es Luis Pérez-Breva?

Si tengo que definirme a mí mismo por atributos, soy una persona que tengo mucha curiosidad por hacer cosas. Y muchas ganas de buscar tecnología aplicada al mundo. Pero sin limitarte a una tecnología, sino cualquier tipo de la misma. Ahora que he hecho cosas, a tiro hecho. Cuando me movía, cuando no sabía lo que era un deseo rabioso de usar cualquier tecnología para hacer cosas que realmente tengan impacto. Pero esto lo puedo explicar ahora. Todo esto ha llevado a muchas cosas por el camino. Hay quien dice que soy innovador, otros que soy académico, otros emprendedor , pero yo no defino por ninguna de esas variables. Yo me defino por las ganas de hacer cosas que tengan impacto. Por ejemplo , hace muchos años me dieron un proyecto para localizar teléfonos móviles. Que al final convertimos en tecnología, en una start-up. Tecnología que creamos mientras íbamos avanzando en la empresa. Hoy en día se ha puesto muy de moda en encontrar la tecnología o hacer un producto, cuando en realidad nosotros lo hicimos todo a la vez. Desarrollamos e inventamos la tecnología mientras avanzamos. Pero el objetivo era resolver un problema que era gigante, de hecho. La gente me decía que si estaba ayudando al mundo a espiar a personas. Cuando realmente el objetivo era que cuando tú llamas a un número de emergencia desde una línea fija, saben dónde estás. Pero cuando llaman desde un número móvil, nadie sabe dónde estás. Así que lo que me motivaba era que podía utilizar tecnología para resolver ese problema. Problema que si lo hacías, ayudaba a personas. Claro que tenía esta tecnología unos fines comerciales. Fines que conseguimos. Pero la idea era que una problema que merecía la pena resolver. Y para eso hicimos la tecnología que hacía falta. Si se me tiene que definir de alguna manera, soy una persona con esa especie de obsesión, que no es filantrópica o menos filantrópica. Si no que es más resolver problemas con tecnología.

.- ¿Nos puedes dar una definición de emprendimiento, innovar y emprendeduría? Hay una enorme confusión de palabras. Y en este campo todavía más. En el libro, por ejemplo señalo que la palabra emprendimiento, es muy desafortunada. Porque la traducción que se ha hecho al idioma castellano es muy mala. Innovar, por ejemplo es fácil de explicar con miles de ejemplos. Haces algo, que tiene una partícula de novedad, a lo mejor en la tecnología, en el modelo de negocio, en la organización. Y la novedad lo que hace es resolver un problema que a lo mejor ni siquiera sabias. Por ejemplo los teléfonos móviles, a día de hoy nos permiten hacer unas cosas, que antes eran imposibles de hacer. A día de hoy hay miles de cosas que nos permiten llegar más lejos. Cosas que si nos las quitaran, no sabríamos que hacer. Así que Innovar, es básicamente lo que haces para descubrir ese problema que no sabías que tenías y que sabes que tienes, porque ahora puedes llegar más lejos. Sin embargo emprender, estoy usando la palabra y no el verbo. Es simplemente crear una organización. Es perfectamente loable lo uno y lo otro. No todas las organizaciones tienen que estar innovando continuamente. Ni tienen que dejar que hacerlo. Pero el emprendimiento, según entiendo yo que funciona la lengua española es como un juego de azar. Es el practicismo si puedes crear esta empresa, que crecerá y podrás venderla a un mejor precio. Y es el énfasis, solamente focalizado en la creación de esa nueva compañía, con visos que se pueda vender por mucho más de lo que te ha costado crearla. La emprendeduría, término que no se usa tanto en la lengua castellana, y si en el idioma catalán, refleja un poco más la idea de la profesión de esa persona que crea organizaciones nuevas. Con el propósito de crear un negocio y llevarlo cabo. La diferencia entre estas palabras, es que emprendimiento a día de hoy se ha convertido en esta idea táctica de creas algo, como sea y lo vendes a un mayor precio. Emprendeduría siempre ha sido el arte de crear una organización que se sostenga así misma, independientemente del grado de novedad que haya. E innovar es algo que se puede hacer con la organización nueva o existente y que trata de resolver ese problema final y descubrirlo a través de esas tecnologías nuevas o viejas. Que unas veces te llevan a crear una nueva organización o no. Siempre teniendo en cuenta, que lo que importa es solucionar el problema.

.- ¿Qué le dirías al Luis de hace 20 años?

No tengo una respuesta la verdad, porque no me acuerdo cómo pensaba hace 20 años. Y si te dijera lo contrario, te estaría mintiendo. Los seres humanos construimos historias mientras vamos caminando. Dicha historia te la cuentas desde el hecho final, no se parece nada a la historia que viviste. Si que tengo más información ahora, así que dar consejo a mí yo de hace 20 años es como hacer trampas. Pero sí que le diría, es no dejarme llevar, cómo así hice, por la idea de que los demás buscara un trabajo normal. Pero cómo yo no les entendía, no lo hice. El consejo que le diría a una persona que me escuchase hoy, y no a mi yo de hace 20 años sería decirle que hemos llegado a un punto en el desarrollo tecnológico, en la información en el que es más posible ahora, más que nunca, una cosa que es genial. Una persona puede ir aprendiendo mientras va avanzando. El objetivo de seguir aprendiendo, que es lo que hice yo, ahora es más fácil de hacer , que cuando yo lo estaba haciendo. Tuve que acumular educación que con llevaba títulos, para aprender las cosas que quería. Yo lo hice en el principio de Internet. Pero ahora uno desde casa, puede aprender tanto que tenemos que volver a repensar, lo que significa una carrera. Ya que una carrera puede ir uno cambiándola básicamente continuamente. A mí me presentan como Ingeniero Químico en todos los lados que voy, cosa que no ejerzo desde hace mucho tiempo. Seamos menos categóricos con lo que uno es y es acogerse a la idea que la carrera es algo que uno se trabaja por el camino y no algo de antemano y que se acoge de por vida. Lo que hacían los demás diciéndome que no era un trabajo lo que e estaba haciendo, era su idea que no era un trabajo por el que se sentían atraídos en ese momento. Si da dinero, es un trabajo.

.- ¿Podemos dar cabida a los presentimientos en el mundo del éxito?

Más allá de si hay un presentimiento o no, a mí me gusta más pensar en la acción que tiene que seguir. Yo puedo tener el presentimiento de que algo puede funcionar. Entonces estoy entre dos caminos, no hacer nada y quejarme. O hacerlo tangible. Y hay muchas maneras de convertir ese presentimiento en tangible. Siempre con el objetivo final de hacerlo real. Pero detenerse en el presentimiento de por sí, es poco útil. Es fácil tenerlos, pero lo divertido es llevarlos realidad. O hasta descubrir que no tienen ningún sentido Así que cualquier cosa en la que merezca la pena trabajar, tiene mucho trabajo. Cuando la gente sólo vende presentimiento o intuiciones, entiendo a mucha gente que miraría con desconfianza. Pero cuando la gente es capaz de transformar esos presentimientos en algo real y tangible es increíblemente valioso.

.- ¿Qué diferencia hay entre una equivocación y un fracaso?

Yo te explico lo que he visto, cómo lo he vivido en la escuela anglosajona, que tienen cosas muy buenas desde pequeños. A mis hijos desde parvulario, se les enseña a escoger lo que quieren hacer en ese momento. Y no dentro de 10 años o la carrera que querrían hacer. La educación se basa en que ellos van escogiendo un camino que va cambiando cada día. Y claro que hay equívocos continuamente, porque la elección es continua. Por ejemplo, en España cuando tomé la decisión con 17 años de mi Ingeniería. Un camino que empezaría con 18 años y me llevaría 6 años hacerla. Sin embargo cuando alguien viene al MIT, a una persona se le pide que tenga una idea sobre lo que querría hacer sobre su futuro. Y luego le explicamos que si escoge determinadas asignaturas será un Ingeniero, gestor, lingüista. Es una perspectiva distinta, ya que vas a construir tu caminos mientras avanzas frente a la idea de vas a decidir el camino y avanzarlo en función, de un estándar absoluto. Es una situación opuesta en relación a lo que viví de pequeño y lo que he podido ver y disfrutar en los Estados Unidos. Con este punto de partida, estar equivocado es darte cuenta después de probar una cosa que no funcionaba del modo que a ti te hubiera gustado.

Pero la traducción y el abuso, de la palabra fracaso por parte de los Directores de Marketing en los USA ha generado una idea completamente que no tiene sentido. Fail, se puede utilizar como algo que no hiciste, o fracaso. Mucha gente se ha puesto ahora a la vanguardia de fracasar rápido.. Ya que tener pequeños equívocos por el camino o las cosas fallen, no es lo mismo que fracasar. Fracasar es terminal, final y es algo que no le gusta a nadie. Pero en los Usa, nadie piensa en fracaso, ya que estás pensando en las decisiones que estás haciendo continuamente. Llegas a un punto que lo que estás haciendo no es dónde querías ir, pues cambias. Y la siguiente vez, la decisión la tomas distinta. ¿Es fracaso en ese momento? NO. Y ahora que estamos en la moda de los tweets y los eslogan, queda muy bien lo de fracasar rápido. O por ejemplo que la suma de muchos fracasos te llevarán más rápido al éxito, algo que es totalmente mentira. Porque tú puedes fracasar millones de veces y nunca llegar al éxito. Sin embargo, la inversa sí que es verdad. Porque cuando llegues al éxito podrás mirar atrás. Y darte cuenta que por el camino estuviste más veces equivocado que en lo cierto. Pero dándote cuenta que estabas equivocado, pudiste corregir tu camino con la siguiente decisión. Como habrás visto son dos palabras muy distintas y que se confunden enormemente. Y cuando la gente traduce, se acogen a la idea de la palabra fracaso, idea que la gente de a pie de los Estados Unidos, que ni siquiera usa.

Por ejemplo, en la versión española, he intentado no usar el fracaso como un modus operandi de ningún tipo. Pero si uso la idea de que vamos a estar equivocados a menudo. Por una simple razón, ya que estás haciendo algo que es tan nuevo y novedoso, que sería una casualidad enorme que todo te saliese bien a la primera. Cosa que no creo que a nadie le haya pasado nunca jamás.

.-¿Qué es el riesgo?

Si tú te acoges a todas estas recetas para crear tu start-up, es encajonarte en una idea de mercado, de producto o de usuario. Si tiras adelante por esa opción Pero cuánto más creces, más riesgos estás asumiendo y no te preparas para equívocos, ya que ves que tu idea de partida es buena. Pero cuando llegas al momento, que ves que tu idea no tenía visos de tirar adelante, las consecuencias son muy caras. Ahí hablamos de fracasos, ya que no te has preparado para errores por el camino. La gente que te dice que fracasar está bien, que no pasa nada, hay que decirle que estará bien para ellas, pero por el camino se habrá perdido mucho tiempo que se podría haber empleado de otra manera, y al menos haber fracasado de una manera nueva. En vez de una manera predecible. Por lo tanto el riesgo es una manera de fracasar que se podría haber predicho

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria?

Es peor que poner un tweet lo que me estás pidiendo. Pondría: Compra mi libro. Lo digo en broma y en serio. He intentado escribir un libro en el que se eliminasen todos los eslóganes tradicionales que se tiran por todos lados. Incluso demostrando que algunos de ellos no tienen ningún sentido. Y como me pides qué pondría en una valla publicitaria, como un eslogan, no poniendo ninguno en el libro. Ahora no quiero poner ninguno. Así que diría compra mi libro, tiene dibujos bonitos y sí te sirve para lo que quieres hacer, adelante. Y si no, regálaselo a alguien. Creo que la gente parece que tiene que pensar en eslogan y hay demasiados tweets, y eso es muy difícil de hacer.

.- ¿Qué orden llevaría para ti las preguntas ¿Por qué? ¿Qué? ¿Cómo?

Yo las haría aleatoriamente. Y ahora te explico por qué. Una de las cosas más difíciles de darse cuenta es darse cuenta que si tus principios acaban convirtiéndose en una restricción, entonces no son principios son restricciones. Un principio es un punto de partida. Si tienes que excluirte de uno de los otros, no estás utilizándolos como principios. Cómo norma está muy bien ir preguntándose, ¿Por qué?. Pero si sólo te haces esa pregunta entonces no vas a ir preguntándote las suficientes veces, ¿Cómo?. Así que empieza cómo te de la gana, y luego sigue por los otros dos.

.- ¿Quién se puede definir como experto en una materia?

Quien quiera. Si estás haciendo algo nuevo, no hay nadie que sea un experto. Y cuando la gente empieza a preguntarte cosas, tras el empuje de esa cosa nueva, pues ya eres un experto. No es una categoría que se adquiere. No miremos el gráfico que nos dice Malcolm Gladwell de las 10.000 horas en los que nos dice que hay es donde adquirimos la experiencia. Porque ahí es dónde acabaron el análisis. Porque a lo mejor la experiencia ya puedes verla a partir de las 300 horas con una práctica concienzuda y con una experiencia que otros ya pudieran beneficiarse de ella. Cuánto más practicas más experto te vuelves. Lo que dice Malcolm, es que al cabo de 10.000 horas empleadas, todo el mundo dirá que eres un experto pero muchas otras personas lo habrán empezado a ver antes.

.- ¿Qué compañero necesita una persona que quiere innovar en su vida?

Yo lo llamo el diario de laboratorio. En el libro hablo de qué tenías que apuntar y qué es lo que quieres buscar. En él, intento resolver la duda de que hasta qué punto puedes necesitar o no uno, que es lo que tienes que documentar y qué es lo que tienes que escribir. Siendo un cuaderno dónde se formule tu presentimiento. Y siendo ese cuaderno una memoria de todas las veces que has estado equivocado. Pero cuando te des cuenta de eso, ya habrán el número suficiente de horas de qué lo has estado. Y ahí es cuando eres más experto. Ahí es lo que yo hablo del futuro YO, situación que serás más experto de lo que estás haciendo ahora. Pero si quieres ayudar a la gente resolviendo un problema, también hablo de kit, diciendo que tienes que darles para que ellos tengan también el mismo racionamiento y cómo tendrías que empezar. Por ejemplo desde tu propio cuaderno, qué cosas tendrías que darle a otro para ayudarle a empezar partiendo a lo mejor de un obstáculo a progreso que les puede interesar o no. Y que puedan de nuevo derivar o no en la dirección que ellos creen. Como no hay un supermercado de obstáculos al progreso, lo que se trata es saber cómo resumir para que otros puedan a experimentar de manera tangible con eso, para saber cuál puede ser la oportunidad. Y es en ése contexto donde hablo del kit. Pero siempre partiendo que no todos llegaran a la misma solución ya que todos tenemos diferentes motivaciones.

.– ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

No lo sé. Yo básicamente me lo paso muy bien jugando con mis hijos. Pero no solamente jugando al fútbol, sino también cuando construimos ordenadores, cosas extrañas, conversaciones continuas. Y no de niños pequeños, sino los considero personas de camino a ser adultos con mis hijos. A mí eso es lo que me pone muy contento, y poder dedicar tiempo a eso. A título profesional, es dedicarme a algo que no tengo ni idea de lo que es. Estar en un reto nuevo en el que creo que todavía no soy un experto. Por ejemplo, esto de escribir un libro fue un esfuerzo enorme porque iba en contra de mi voluntad. Yo no quiero posicionarme como experto y sí ir a por la siguiente cosa de la que no sé suficiente.

.– Una reflexión a los lectores del blog

No tengo ningún eslogan ni recomendación básica que la gente tenga que tener, porque huyo de absolutos. Porque la idea de que haya un único camino, no sé cómo va de eso. Pero sí alentaría a la gente que viera muchas más películas de ciencia ficción y leer muchos libros de ciencia ficción. Porqué esa persona que ha escrito ese libro ha tenido que imaginarse un mundo en el que esas tecnologías que no existen hoy, tenían todo el sentido del mundo. Esto ayuda a que todavía quedan muchas cosas por hacer y que todo es factible. Cuánto más leas, es mucho más fácil empezar a entender cuantas más cosas se puede dedicar a hacer uno si le da la gana. Y también diría que no tuviéramos miedo a la tecnología. La tecnología no es lo que la gente crees que es. Ya que la 1 tecnología que nos distinguió de nuestros antepasados y nos pone en la civilización, es la hacha prehistórica. La hacha es un palo y una piedra juntos. Y es tecnología, ya que nos ayuda a hacer cosas que antes no podíamos. La definición de tecnología que yo me acojo es la suma de cosas que nos dan más poder sobre la naturaleza, tanto para cuidarla o usarla de alguna manera. Con esta definición, vemos que está para ayudarnos a nosotros mismos. Y tenerla miedo es un poco ridículo. Así que la creatividad no es hacer prácticas en un sitio en concreto, si no es la capacidad de cada uno del mundo que sean capaces de imaginarse . Y con ese objetivo he escrito el libro, para que las personas vean que allí donde tienen una queja de algo de que no funciona hoy, puede haber una oportunidad. Y la manera de acogerse a esta oportunidad es eliminar la perfección de que ellos no pueden. Y esto está en sus manos.

Ya que todo lo que te restrinja es algo que tú has decidido que te limita.

¡¡Para ser experto no hacen falta 10.000 horas de experiencia!!

Un par de ojos bien entrenados son tan buenos como una docena de ojos inexpertos” decía Robert Baden Powell

Al igual que considerarnos líderes es algo inaudito e impensable para muchos. Tener el concepto propio de expertos, es algo impensable. Algo sólo destinado para “únicos” o “extraterrestres”.

Bueno excepto en Linkedin, que todo el mundo es experto en algo.

Se dice que Experto es “Una persona que es muy hábil o tiene una gran experiencia en un trabajo o actividad. Que tiene muchos conocimientos en una materia”

Luego volveré a ello, pero no olvidemos la frase “Que tiene muchos conocimientos en una materia”.

Sigamos.

Luego nos encontramos al igual que Jeff Bezos y su errónea frase sobre la definición de Marca Personal, de la que hablo largo y tendido en “Mofeta Branding”, esta vez tenemos a Malcom Gladwell.

En su libro “Fuera de serie”, nos habla de la regla de las 10.000 horas para ser considerado experto en algo.

Es decir:

  • Hay que tener muchos conocimientos en una materia
  • Y 10.000 horas de prácticas para ser considerado un experto.

Pues a mi madre la considero una experta en el arroz con leche, y no tiene conocimientos de arroces ni ha hecho más de 10.000 horas haciéndolo.

Cuando vemos esos dos requisitos para ser considerados expertos en algo, pensamos que nunca llegaremos a ser considerados como tal.

Nunca conseguiremos muchos conocimientos en una materia, porque si por lo que hemos optado estudiar, es una moda o creemos que es una forma rápida y sin esfuerzo, a la primera de cambio, si no vemos que podemos conseguir lo que creíamos, correremos más rápido que Rafael Nadal devolviendo las pelotas del contrario.

Y dime la verdad. ¿Qué te parece 10.000 horas? Son 600.000 minutos. Son 36.000.000 millones de segundos. ¿Eres capaz de aguantar tanto tiempo si realmente no es algo por lo que te importe, apasione y vuelva loco?

Si, no eres un “obseso” de ese tema, a la primera de cambio, vas a tirar la toalla. Y más en una sociedad, en la que vivimos en el cortoplacismo, en el postureo y en el ver quien la tiene más grande que el otro.

El largo plazo para otros, queremos el éxito, la felicidad y las posesiones, para antes de ayer. Así que esperar 10.000 horas para que alguien nos diga que somos expertos, como que se lo dejamos a otros.

Por eso nos subimos a carros, que nos dan títulos considerados expertos en algo. Por eso nos gusta ponernos títulos de “experto” ya que cara al público, no es lo mismo ser considerado como tal, que como uno más.

Tener el título de “Experto en…” podrás tener tanto conocimientos como horas conste el curso en cuestión,  Pero yo me pregunto: ¿Un experto solo es en conocimientos? ¿Y si de lo que sabes, luego no lo sabes aplicar? ¿Dónde se quedan en esos conocimientos? .

Tener el titulo en experto en algo, es tener conocimientos en una materia. Pero no puedes ser considerado como experto.

ERES EXACTAMENTE IGUAL QUE LOS 200 ALUMNOS QUE HAN IDO CONTIGO. ¡¡NO HAY NADA QUE TE DIFERENCIA DE LOS DEMÁS!!

Si me baso en las personas que he ido entrevistando a lo largo de todo este tiempo y aprendo de ellos, un experto para mí es:

  • Una persona que escribe, habla o hace algo diferente en relación a lo que se venía haciendo hasta la fecha.
  • Ya eres un experto, cuando solamente haya una persona que te pregunte cómo has hecho lo que has hecho.

Me explico.

No hace falta de física cuántica, del liderazgo transcendental o de cómo llegar a Marte, para ser considerado un experto.

Me juego lo que quieras, que haces las cosas de forma diferente a los demás. Pero lo mejor que los demás, así lo ven y así te lo hacen saber.

Harás la tortilla patata de manera diferente al os demás. Devoraras libros y ayudas a tus amigos en temas, que nadie lo hace mejor que tú. Haces cosas que nadie de tu alrededor, ha hecho hasta la fecha…

¿Y nadie te considera un experto en ese tema? Seguro que si.

Por lo tanto, ser experto en algo, es hacer algo por primera vez. No hace falta que escribas un libro, no hace falta ningún título por la escuela de negocios de moda en ese instante o que tengas un par de “palmeros del rio” que te lo digan por activa o por pasiva… NO te hace falta nada de eso, PORQUE YA ERES UN EXPERTO.

Has hecho algo que nadie había hecho de esa misma manera. SI haces las cosas de una manera especial, diferente, ya lo eres.

Pero además necesitas personas que reafirmen que haces las cosas de manera diferente.

No estoy hablando de “pelotas” que te hagan sentirte especial. No hablo que tengas que tener un sequito de palmeros para ser considerado un experto. Hablo de personas, aunque solamente sea 1, que te pregunte:

¿Cómo lo has hecho?

Es una persona que ve que has ido más allá de lo establecido. Que quiere saber cómo lo has conseguido. Cómo pensaste que se podrían hacer así las cosas. Cuál es el propósito para hacerlo así…

Quiere saber, quiere investigar, quiere aprender de ti,.. Ya que te considera un experto. Alguien que ha innovado. Y no hace falta ser un experto creando algo de la nada, sino también se es un experto con cosas que ya tenemos en nuestro poder.

Por lo tanto, vemos que no hace 10.000 horas de vuelo, para ser considerado un experto. Puedes haber hecho ese bocadillo que tanto fascina a tu gente sólo 2 veces, y tus amigos ya te consideren un experto en dicha especialidad.

Pero eso si, siempre recuerda, que un experto es una persona con muchos conocimientos en una materia, pero que se diferencia de los demás. Si tienes el titulo de experto, como 2.456 personas, de experto no tienes nada, sólo conocimientos de esa materia.

Estoy de acuerdo, que las personas que consideramos expertos, que hemos encumbrado la sociedad con esta etiqueta, si son personas que llevan muchas horas de vuelo, muchos estudios, caídas e investigaciones. Y si habrán podido alcanzar esa media de horas de estudio.

¿Pero sólo podemos considerarnos como expertos en algo, sino alcanzamos el bono de 10.000 horas de estudio e investigación?

¡¡NOO!!.

Al igual que hablaba en el artículo anterior, que TODOS hemos sido y somos líderes en algún momento de nuestra vida, TODOS somos EXPERTOS en algo. Todos hacemos algo de manera diferente a los demás. Y no hemos alcanzado ese número de horas. Y no nos hace falta un titulo para ser considerado como tal.

¿Quién es para ti un experto? ¿Por qué? ¿En qué crees que eres experto? ¿Conoces a expertos que no han llegado a esas 10.000 horas estipuladas?

 

 

 

César Brandon: “Nunca es tarde para hacer las cosas”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” tengo el placer de presentar a César Brandon.

Siempre he creído que los programas de talento, muestran lo que tendría que ser común para todos, como algo mágico y excepcional.

Nos asombramos de las artes marciales, de sus saltos y golpes. Aplaudimos a rabiar cuando vemos un grupo de niños bailando al unisono la canción de su grupo favorito o la demostración de la inteligencia de un niño tras demostrar que se sabe las capitales de Europa.

Vivimos en una sociedad que se asombra y aplaude a personas que luchan, creen y lo demuestran, que han venido a vivir, a sentir su pasión, a ser ellos mismos. Pase lo que pase, pese quien le pese.

¿Quién es más “asombroso”, la sociedad que le da miedo dar el paso adelante o quien lo da?

Hace unos días tuve el placer de conversar con César Brandon, último ganador del programa “Got Talent”.

Delante del jurado, del público asistente y de todos los espectadores que lo veíamos sin nada más que su presencia, no arriesgó su oportunidad de ganarse al jurado con una poesía, sino que se mostró tal cual era, teniendo la poesía como herramienta y la escritura como bandera de la pasión.

No se trata de hacer las cosas diferentes para destacar. Ya siendo uno mismo, se destaca entre los demás.

Gracias Cesar, por recordarnos que todos somos 1 y que hemos venido al mundo a decirles a los 0, que la diferencia entre unos y otros se llama confianza y no cerveza sin alcohol. Gracias por enseñarnos que la teoría del caos empieza cuando dejamos de dar pasitos en falso. Que padre es aquel a quien los sueños se le quedan pequeños.

Podéis conocer el trabajo de Cesar a través de su Facebook, Twitter e Instagram. Y a través de su libro “Las almas de Brandon”.

.- ¿Qué le dirías al Cesar de hace 10 años?

Silencio. Muchísimo silencio y paciencia.

Eso sería, definitivamente que le diría, porque tengo una cabeza muy ruidosa. Una cabeza que me dice muchas cosas. Una veces que necesito escucharla y otras veces que no, ya que son simplemente ruido.

.- ¿Sabrías reconocerte si te miraras al espejo?

A ratos no, pero por lo general, si.

Sobre todo cuando estoy muy mega ocupado, como en estos momentos.

A mí lo que más me apasiona es escribir, y cuando no lo hago, es cuando no me reconozco. Pero he aprendido a encontrar mi espacio en esta nueva forma de vivir. Pero si me llegas a hacer esta pregunta hace 2 semanas, te hubiera dicho que no. Pero a día de hoy, te digo que sí.

.- ¿Escribir es un arma de destrucción masiva?

O de creación masiva.

La palabra destrucción a la hora de hablar de escritura, no la relaciono. Pero según vamos hablando, si que tiene bastante sentido, en cualquier plano.

Evidentemente en el tema de los miedos. Ya sabes tú la frase que es: “Dale a una persona un lápiz, y no, un arma”.

Se tiene más miedo, sobre todo los países con dictadura, se les tiene más miedo a los chavales que piensan que no a los que tienen un arma..

En ese sentido, si que la escritura destruye. Pero destruye para bien

.- ¿La vida es la musa de la poesía?

Desde luego que sí.

Todo es motivo para escribir poesía. Desde que estemos tú y yo aquí sentados hablando. Que tú me hayas hecho esa pregunta en la que yo este desacuerdo, que luego vaya a pensar en casa, para mí eso es poesía.

Desde luego que la vida es la musa de la poesía.

.- ¿Se puede prostituir el verdadero significado y alcance de la poesía?

Yo te lanzo una pregunta, ¿Cómo se podría protruir la poesía?

Yo creo que no. Si vamos a la verdadera esencia de la poesía, es totalmente imposible prostuirla. Sería imposible convertirla en algo que no es, ya que la poesía tiene que ser completamente sincera.

Yo que vengo de la televisión, podría significar mil y una cosas. Pensar que todo es muy guay. Durante un tiempo estarían haciéndome entrevistas y demás. Pero no olvidemos que hay un libro. Libro en el que hay poesía. Un libro en el que hay verdad.

Si fuera prostitución, ya que la poesía es un tema mediático últimamente, se habría acabado. Pero a día de hoy estamos tú y yo teniendo esta conversación y tiremos hacia adelante.

Es imposible que se prostituya la poesía. Porque si decimos que es una puta, por decirlo de una forma, no es poesía ya.

.- Si te diera el poder de escribir en una valla publicitaria, lo que quisieras, ¿Qué sería?

Sólo tiene 5 minutos.

Y ahí lo dejaría.

Si vas con tu coche y ves: “Sólo tienes 5 minutos”. Al instante te preguntarás: “¿Para qué?

Ahí lo tienes.

.- ¿Crees que haces arte?

Si, definitivamente.

Me encanta crear.

A mí se me define como un poeta, aunque yo no lo hago. Porque a mí lo que me gusta es crear, lo que sea.

Si es escribir como guiones para teatro, televisión,…mejor. En definitiva, lo que sea, pero yo lo que quiero hacer es crear.

Si no creyese que hago arte, tal vez no lo haría.

.- ¿A qué das siempre gracias?

Soy una persona muy agradecida con todo lo que le ocurre. Y hasta las cosas que me ocurren y tal vez no sean tan buenas, también.

Hay cosas que te ocurren y quizá no son el momento para que ocurran. Pedimos cosas y tal vez no son el momento de tenerlas.

Yo siempre doy gracias.

Antes que llegaras estaba rezando. Siempre le doy gracias al Universo. Gracias a Dios, un dios que me he creado yo mismo. Gracias a la Naturaleza y gracias a la Existencia.

Yo a esas 4 cosas siempre doy las gracias.

.- ¿Qué el éxito?

La capacidad de seguir siendo feliz, igual de feliz que soy ahora, que hace 3 meses cuando no me conocía nadie.

Para mí eso es el éxito.

Ahora no soy más feliz por tener más pasta. Soy igual de feliz que antes. Eso es para mí el éxito.

.- ¿Qué serías sin la curiosidad?

Absolutamente nada.

Esa palabra que has dicho, es así como me defino yo. Un tío curioso.

Por ejemplo, si me dijeras que le diría a Dios nada más verlo, le preguntaría: ¿De dónde vienes?

Para mí el cielo, la religión es algo como nos limita. Y yo soy un tío mega curioso . Si estuviera en el plano del cielo, que es como lo más, yo no querría quedarme allí, yo querría más.

Sin la curiosidad no somos nada.

.- ¿Qué has hecho hoy diferente en tu vida?

Llegar tarde al tren, pero era por un motivo muy bueno.

.- ¿Qué seríamos si no hiciéramos las cosas mejor que el día anterior?

Siempre promulgo la excelencia.

Si no pensase así, queriendo hacer las cosas 1% mejor que las hice ayer, ahora mismo no estaría aquí.

Yo me considero un autor underground, que como tú, empezamos por las redes sociales. Y en este mundo interconectado, es normal compararse con los demás. Y cuando lo observo, pienso: “Estoy haciendo lo mismo que está haciendo todo el mundo”. Y mi siguiente pensamiento es: “Hay que marcar una diferencia “.

Si no marcas una diferencia, no vas a ningún lado. Ya que lo que estoy ofreciendo yo, ya lo está ofreciendo otros poetas. Así que me gusta darle un plus a todo, sino no lo hago y lo dejo.

Me encanta romper un poco.

.- ¿Vivir no tiene horarios?

Nunca es tarde para hacer las cosas

.- ¿Cómo te relacionas con la inspiración?

A mí me inspira todo.

Esta conversación que estamos teniendo me inspira. Ir a casa y coger matices de tu sonrisa, de tus gestos y te convierto en un personaje contando una historia a través de él.

Pero lo que si hago, es dejarlo cuando no puedo escribir. Soy de las personas que no fuerzan escribir.

Conozco muchos escritores que son muy rutinarios y que les va muy bien. Que escriben 4 horas al día y lo hacen, pero si no me sale nada, yo lo cierro.

Pero si me tiro un mes así, perfecto. Pero cuando vuelva me va a salir todo del tirón.

.- Una reflexión para los lectores del portal.

Las críticas constructivas de las personas que no construyen nada, que no afecten en nada y ya está.

 

 

¿Por qué?

El humor y la curiosidad son la más pura forma de inteligencia” decía Roberto Bolaño.

Hemos pasado del “Niño, deja de tocar las pelotas con tantas preguntas” al “No eres curioso, eres un cotilla, que no es lo mismo”.

La curiosidad provoca un coctel molotov de emociones cuando oímos la palabra. Entre la vergüenza, el miedo y el morbo.

De pequeños éramos muy curiosos. Hasta que nuestros padres o los profesores iban capando esa capacidad.

Nos asombrábamos y preguntábamos por todo.” ¿Y esto por qué mama? ¿Y por qué se hace las tartas así? ¿Y cuando llegamos? ¿Y si detrás de ese árbol hay un tesoro esperándonos..?...  Eran algunas de las preguntas con las que taladrábamos a nuestra mente y a nuestros familiares.

Pero llegó el momento de la formación, en el que las preguntas dejaron de existir. Y se transformó la situación, por la de “apréndete las cosas así, que así es como te irá bien en la vida”.

Nos capan la facultad de preguntarnos las cosas, de querer saber más allá de lo que nos dicen. Porqué cuando preguntabas el motivo de las cosas, eras considerado por los demás como el empollón o el “amigo del profesor”. Y en una época, donde ser parte del grupo era esencial, era mejor callarse, aprenderse a pies juntillas la lección y luego ponerla tal cual en el examen.

Pasamos de la curiosidad de los niños en los carritos, señalando todo lo que les sorprende a “mejor no quieras saber más allá de lo que te han dicho, no vaya a ser que te echen del grupo por listo”.

En la madurez, como bien dice Teresa Viejo (experta en el mundo de la curiosidad), hemos pasado del “Cállate niño que me duele la cabeza de tus preguntas” al “deja de pregunta que eres un cotilla”.

Todo por querer saber más.

Al igual que denostamos y prostituimos palabras, con la curiosidad pasa igual.

Queremos avanzar, queremos saber cómo poder ayudar a las personas, como ayudarnos a nosotros mismos, pero no que nos consideren curiosos, ya que nos dirán que somos unos cotillas. Mejor que lo haga otra persona por nosotros y nosotros bien a gusto en “nuestra zona de confort”.

Hace unos días, oía en una librería: “Estoy cansado de leer libro de este tipo, no me solucionan la vida. Harto ya de tanta autoayuda”.

Cuando damos el paso al frente para descubrir nuestras emociones, lo que nos pasa. Nos zambullimos de lleno en Internet, en libros, conferencias, para que los “expertos” nos digan que nos puede pasar y cómo ELLOS solucionaron SU Problemas.

No queremos ver, que nos están diciendo CÓMO ELLOS SOLUCIONARON SU PROBLEMA, que quizá sea ALGO parecido al nuestro, pero no el nuestro.

Los libros, conferencias,…son un bastón esencial en el camino hacia la recuperación o al éxito, pero sin la curiosidad, nunca sabrás lo que realmente pasa a ti o a tu empresa.

Queremos avances, queremos ser felices, queremos tener pareja, en definitiva queremos tener abundancia en todo y más, pero nos basamos en CÓMO lo hicieron los demás, en QUÉ hicieron los demás, pero no en el PORQUÉ lo hicieron.

Lo vuelvo a repetir, te ayudaran bastones como los libros, conferencias o formaciones,..Desde luego que sí, pero antes de nada, tienes que ser CURIOSO CONTIGO MISMO. Tienes que descubrir el PORQUÉ te pasa lo que te pasa, PORQUÉ quieres hacer lo que quieres hacer, PORQUÉ sientes lo que sientes, en definitiva.

Cuando ves que las personas tienen problemas o empresas con sus marcas, siempre acabas oyendo una frase típica: “¡¡Pues a lo mejor tenemos que aplicar la solución que implantón José, la competencia o Apple… para nuestro problema!!”.

Tenemos miedo a conocernos, tenemos miedo a indagar, tenemos miedo a ver la realidad. Y por eso, preferimos “automedicarnos” o que el “medico se confunda con nuestro diagnostico” cuando realmente nosotros sabíamos que nos pasaba.

No nos gusta indagar dentro de nosotros. Nos “mola” hacer grupos de investigación para ver qué ha pasado, pero las conclusiones que demuestren nuestros fallos o soluciones que nos puedan llevar más allá de donde estamos, las apartamos.

Despreciamos lo nuevo, pero nos quejamos de que no avanzamos en nuestra vida.

¿Alguien me lo explica?

Ser curiosos, nos puede llevar a crear una marca diferente a la que hasta entonces estábamos mostrando. Una marca que nos puede etiquetar, por lo que mostramos y sentimos, como diferente, original, transgresor, a crear controversia en un mundo estable y rutinario como decía en “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”.

Todos los principios son duros, pero si realmente queremos pisar fuerte en este mundo, ya no solamente en el mundo personal, empresarial o como sociedad, tenemos que impulsar la curiosidad como vehículo que nos llevará a esos avances que todos soñamos.

Porque ser curiosos, te lleva a crear soluciones, productos innovadores o experiencias hasta la fecha nunca vividas.

La curiosidad te lleva a la creatividad.

Si eso, que nadie se cree que es, que todos buscan en libros, como si fuera algo para extraterrestres.

La creatividad es ver la realidad desde diferentes perspectivas. Y para eso tenemos que ser curiosos.

Para eso tenemos que darnos el permiso de VER otras realidades, de CREER que otras formas son posibles y con ello, CREAR nuevos mundos, nuevos productos, nuevas soluciones.

Tengo que reconocer que la curiosidad duele.

Ir más allá y descubrir que tu pareja te ha mentido, que pensábamos que nuestro producto nos iba a jubilar ya de trabajar o que el curso que estábamos haciendo nos iba a llevar al estrellato, cuando no es así, DUELE.

Ver que hemos vivido en una mentira, no es muy agradable. Pero no quiere decir que a partir de ahora sea igual. Tú eres el único que puede cambiar esa rutina que has vivido poniendo solución a la misma, siendo creativo.

La curiosidad es:

  • Querer saber más allá de lo que suponemos
  • Descubrir que hay detrás de los miedos que tenemos
  • Querer avanzar, siendo curiosos con el presente
  • Preguntarse continuamente, ¿Por qué?

¡¡SEAMOS MÁS CURIOSOS, POR FAVOR. Y NO DEJEMOS DE PREGUNTARNOS, ¿POR QUÉ?!!.