Pedro Baños: “Cada vez menos, el pensamiento será nuestro”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con..” es un placer presentar a Pedro Baños.

Cuando vemos en los medios de comunicación, que hay técnicas para controlar nuestras emociones, pensamos que a nosotros no nos pasará, que sabemos lo que queremos, que hacemos lo que nosotros queremos sin la necesidad de que Google o un gurú nos los diga.

¡¡ESTAMOS MUY CONFUNDIDOS!!.

Hace unos días tuve el placer de hablar con Pedro Baños, para hablar sobre el último de sus bestseller “El dominio mental. La Geopolítica de la Mente”.

Leer y hablar con Pedro que habitualmente lo podemos ver en 4º Milenio, es estar siempre con los ojos abiertos ante las diferentes técnicas que utiliza el poder político y empresarial para condicionar el criterio de sus ciudadanos y clientes.

No queremos darnos cuenta, pero las grandes guerras han desaparecido, ahora se harán a través de la economía o en el ciberespacio, pero a nosotros nos importa más otros temas, que no lo que realmente importa a nuestro presente y sobre todo futuro.

Una conversación en la que hablamos temas con enjundia que es lo que realmente nos debería importar y no algunos temas que más bien los utilizamos para no ver la realidad.

Podéis conocer más el trabajo de Pedro, a través de su Web, en Linkedin o Twitter.

Yo quería saber si el dominio mental que estamos viviendo, viene determinado por la sociedad del entretenimiento que vivimos, diciéndome Pedro, “Es parte. El dominio mental se consigue de muchas maneras para controlar personas y sociedades. Y una de esas formulas es la sobresaturación del entretenimiento. Un entretenimiento que todas personas tienen derecho a él después de una jornada de trabajo. Pero estamos hablando de un entretenimiento que se convierte masivo. Hay muchísimas personas que pasan muchas horas sumergido en él. Pero además es un entretenimiento totalmente estéril, ya que no te perfecciona como persona, no te deja adquirir conocimientos. Y solamente has perdido el tiempo. Y lo estamos viendo de forma muy clara que es lo que mejor funciona. Pero además al no formar a la personas , permite que exista un gran desconocimiento sobre lo que está pasando . Y al estar distraídos no se preocupan por aquellos problemas de los que tenemos ahora mismo y los que se nos avecinan. Son personas que viven en una inopia creada artificialmente o digitalmente, en el momento actual

Somos una sociedad que estamos buscando constantemente la felicidad. Pero con lo que estamos viviendo de las Fake News, ¿Uniremos a esa búsqueda la de la libertad, también? ” La libertad la estamos perdiendo, de forma muy clara. Uno de los síntomas que nos va a dejar esta pandemia es esa perdida de derechos y libertades. Y aunque aquí se acusen unos paises a otros, es algo que estamos viendo todos los días. Por ejemplo lo estamos viendo con el pasaporte Covid, las aplicaciones contra la Covid…Hay muchas formulas que se van a perpetuar al igual que pasó con los atentados del 11 de septiembre, con cosas que nos parecían imposibles que iban a hacer a los ciudadanos, son temas que 20 años después son plenamente vigentes. La perdida de la libertad es manifiesta. En unos casos con nuestra complacencia, ya que perdemos intimidad y privacidad. Algo que sustituimos por comodidad, pasividad, pareciendo que todos nos da igual. Pero no solamente en el ámbito personal, sino también en el ámbito político, como en todo los demás. Como digo en el libro, hemos entrado en un estado de resignación en el que parece que nada nos afecta, nos importa… Es una expresión de haber entregado todos nos derechos y libertades a las elites políticas y económicas mundiales”.

Nos echábamos las manos a la cabeza pensando que hubiera familias en Cataluña que no se hablasen por temas de política. Pero si echáramos la vista atrás, seguro que en muchas familias de todo el mundo, gracias a la polarización que se está creando, también está ocurriendo cosas así. ¿O es qué puedes hablar con todos tus amigos de política o religión? “No tengas ninguna duda que es algo intencionado, David. Tú piensa que si consiguen lo que han conseguido, pero no solamente en Europa, sino también en los Usa, el fragmentarnos, dividirnos…lo que sucede que la sociedad en su conjunto no somos capaces de reaccionar ante los desmanes que vemos por parte de nuestras elites, que escandalo tras escandalo parece que no nos afecta, aunque estén jugando con nuestras vidas. ¿En qué nos hemos convertido con esta situación? En hooligans políticos. Un hooligan es una persona que están tan fanatizada con su partido que haga lo que haga hay que defenderlos e incluso con agresiones físicas, haciendo creer que los del equipo contrario, siempre serán malos. Situaciones que vemos en el futbol. Pues aquí pasa igual, nos están fanatizando de tal manera o lo están intentando, para que todo aquello que cometan aquellos que nos han dicho que son los nuestros, ellos tienen derecho de pernada, no pasa absolutamente nada. Solo tenemos que criticar algo que hacen los demás, aunque sea algo bueno para todos. Algo que vemos todos los días en los debates de televisión, a través de personas teóricamente bien formadas, inteligentes que justifican acciones que son totalmente execrables, que una persona con un poco de sentido común se daría cuenta que es totalmente imposible de defender. Pero como hemos entrado en ese hooliganismo, observamos a personas que son capaces de justificar absolutamente todo, incluso las cosas más condenables.”

Viendo documentales que hablan sobre la anatomía de la verdad, del pensamiento critico, que últimamente hay en cualquier plataforma que te imagines, Pedro nos dice “Todo estoy hay que relacionarlo con la educación. Por mucho que diga la gente, hay dos tipos de educación. Una, que es la que recibe la inmensa mayoría, que yo me atrevo decir deficiente. Pero no solamente hablamos de la educación básica, sino también de la universitaria. En dichos casos, estás creando personas frustradas, que les has hecho creer que con dicha educación podrán desenvolverse personal y profesionalmente. Estas personas no van a trabajar nunca o en condiciones muy deficientes en aquello para lo que se han preparado. Pero por otro lado, tienes una educación elitista, que no se forma para servir al sistema en el perfil bajo, sino para que sean los que lideren el sistema. Esas personas si que tienen un espíritu critico, no dejándose llevar por todo tipo de aparatos electrónicos. Siendo el resto de la formación, esté ausente ese pensamiento critico. Y la razón es muy sencilla, ya que si tuviéramos una población donde la inmensa mayoría de la misma tuviera ese espíritu critico y además lo manifestase, no pasarían los desmanes que están pasando. Yo siempre el mismo ejemplo, en Francia, enseñan el espíritu revolucionario, cuando aquí en España lo que se enseña es a ser sumiso, con ejemplos que todos conocemos en los que se false hasta la historia de Europa. ¿Todo esto que significa? Que no se está fomentando un espíritu critico de una forma intencionada, ya que permite a las elites cuando llegan al poder, hacer a su antojo y capricho sin que haya una reacción popular. Es que todos los días nos desayunamos con un nuevo escándalo, pero parece que ya nos hemos acostumbrado a ellos. Lo que pasa es que están jugando con soberanía popular, esa que nos han dicho que debería llevar las riendas del país, viendo que lo que votamos en las urnas luego se manifiesta muy poco. Todo esto es intencionado, ni mucho menos pensemos que es por azar”.

Estamos en una 4 ola y caminas por cualquier ciudad, con la sensación tras ver a la gente, que parece que no hubiera pasado nada. “Cada CC.AA tira para un lado. El Gobierno cuando quiere es absolutamente pasivo o intervencionista. Pero es el enfrentamiento entre grupos políticos que lo tendrían que estar haciendo es determinar cómo satisfacer las necesidades de los seres humanos. Y lo que percibimos en Europa en general, es que los políticos están a su propia supervivencia, la supervivencia de su grupo político y luego ya si cabe ya veremos a ver si hacen algo por los ciudadanos. Algo que vemos todos los días. Y hasta en cierta manera es comprensible, ya que están envueltos en escándalos todos, que cuando llegan a su despacho, siendo todas las personas egoístas, solo piensan en cómo van a seguir aguantándose en la silla. Esa es la autentica realidad. Bastante tienen para ellos como para hacer planes para ver qué va a pasar, por ejemplo en 10 años, si ni ellos saben dónde van a estar mañana o dentro de 2 años. Algo que es perjudicial para la democracia, pero también para los ciudadanos”.

Hablamos mucho, ¿Pero realmente queremos saber la verdad de lo que está ocurriendo? “Es que tampoco presionamos para saber la verdad. Hasta la comisión de la OMS que fue a China para determinar el origen de la pandemia, tampoco nos ha dado una respuesta clara. No sabemos nada en concreto pero lo peor de todo que estamos en un momento que como si no nos importase. Casi estamos haciendo un acto de fe, deseando que funcionen las vacunas y todo pase. Pero lo dicho, no somos exigentes . Hay gente que no ha entendido que las elites políticas están a nuestro servicio y no al revés. Ya que somos nosotros quienes les pagamos el sueldo. Tenemos que buscar formulas para aquellas personas que incumplan reiteradamente el compromiso que han tenido con los ciudadanos. Aceptamos ya con pasividad que no cumplan con los programas electorales, falseen los CV.. nos da todo igual. Los seres humanos también somos responsables, ya que nos distraemos con temas intrascendentes o con el sexo de los ángeles, no enfocándonos en lo que realmente importa. Si se estudiasen ya no solo la situación sanitaria, sino también la económica que nos espera, sería para echarse a llorar. Sin embargo ves a economistas de prestigio que tienen que agradar al poder, contando una serie de cosas que lo único que están haciendo es falsear la información. Pero mientras tanto en el Congreso de los diputados no se hablan de temas que son la verdad enjundia que tendríamos que ocuparnos de ellos, cuando lo único que vemos son las peleas dialécticas entre partidos políticos, que ya se ha convertido en un espectáculo bochornoso”.

Es una sociedad en la que búsqueda de la felicidad, es una misión indispensable, ¿En qué nos estamos convirtiendo? “David, es otra argucia. Claro que hay libros que hacen bien a las personas. Antes las personas encontraban el consuelo en las religiones, ahora lo hacen en estas nuevas religiones. Mis libros son de ayuda colectiva, no de autoayuda. Ya que estoy totalmente en contra de aquellos que dicen que solamente pensando en algo positivo, solamente pensando en ello, ya se va a materializar. La vida no es así. Hay que trabajar, es más dura, luchar, pelear… Claro que debes tener unas metas claras, pero debes pelear por ellas. No con pensar en ellas y tumbarte en la cama , ya se producirá. Esto también es una manera de tener engañada a la gente.

Y tras estudiar mucho la creatividad, veía que no se hablaba mucho de ella, porque uno de los beneficios de la misma es que empodera a la persona, les hace pensar por si misma, algo que tenía ganas de preguntarle a Pedro, y me respondió así “Tradicionalmente quien ha ostentado el poder, no le gustan las iniciativas de los de abajo ya que pueden demostrar que son más inteligentes que ellos. Yo no me cansaré de decir que saldremos adelante por lo maravilloso pueblo español que somos. Y una de nuestras características es que somos un pueblo imaginativo, creativo, capaz de encontrar soluciones hasta en la situaciones más penosas. Pero es que se está matando esa creatividad. Ya que por mucho que digan que hay inversión en innovación lo cierto que no es verdad. A día de hoy seguimos viendo como científicas maravillosas salen en televisión exponiendo el mísero sueldo que están ganando. Ya no solo es que ganen poco, sino que su creatividad queda constreñida ya que no tienen medios para desarrollarla . Y lamentablemente otros paises o multinacionales se aprovechan de nuestra creatividad”.

Y para terminar, quería preguntarle, ¿El pensamiento será nuestro algún día? “Pues cada vez menos, David. Porque como bien sabes, todos los avances en el plano cerebral y mental, nos van a llevar a un pensamiento totalmente transparente y totalmente manipulable. Pero hasta Elon Musk ha dicho que implementado chips en primates, que con esos pensamientos son capaces de mover aparatos electrónicos. Lo que nos dice que ese aparato nos tiene que estar leyendo el pensamiento sino no funcionaría. O como el ejercito de Usa está haciendo proyectos para borrar e implementar otros recuerdos en los soldados que vienen traumatizados que vienen de guerras o conflictos. Cada vez los pensamientos van a ser menos nuestros. Que ya no podamos opinar libremente, pero ya que no podamos pensar libremente, es algo ya terrible. Pero David, tengo que decirte que es el camino hacia donde vamos. Que aunque la tecnología este avanzando y ayude a curar enfermedades, pero también sabemos que la tecnología se ha utilizado para el mal o el dominio de las poblaciones. Y como nunca, la tecnología lo permite actualmente.”

Un nuevo virus: ¡¡LA NOSTALGIA!!

Photo by Kat Jayne on Pexels.com

La nostalgia es un baúl que está lleno de recuerdos” decía Danne Vega

Han pasado 365 días desde que nos dijeron por televisión que nos teníamos que confiar en casa.

Y cada día creo más que un nuevo virus está afectando a la sociedad, LA NOSTALGIA.

Acabo de ver como un “gurú” de la felicidad, ponía en sus redes sociales un mensaje en el que pedía a sus seguidores, ¿Qué echas de menos de antes de la pandemia?.

Una persona que promulga en el vivir en el presente, el aceptar la situación que estemos viviendo, nos estaba diciendo que recordáramos cuando creíamos que éramos más felices y lo trajéramos al presente.

¿NO ES ESO UNA APOLOGIA DE LA NOSTALGIA?

Pero los medios de comunicación hacen lo mismo una y otra vez.

Recordándonos cómo era la vida antes del confinamiento, cómo era cuando nos íbamos de vacaciones o podíamos salir de nuestras ciudades.

Una cosa es la historia, recordar el pasado, pero otra cosa totalmente es no aprender de él.

Porque parece que no hemos aprendido, pero no solamente en esta situación, sino en todas.

Pensamos que éramos más felices cuando teníamos pareja y habíamos conseguido lo que los demás consideran como felicidad. Pensamos que éramos más felices, cuando nuestro puesto de trabajo nos daba un status ante los demás. Pensamos que éramos más felices cuando subíamos fotos en redes sociales cuando íbamos a eventos o estábamos de fiesta, para que vieran los demás que bien nos iba la vida y con quien nos juntábamos.

Se habla mucho de vivir en el presente, pero somos seres que añoramos con nostalgia momentos en los que pensamos que éramos realmente felices, cuando creíamos que las cosas nos iban realmente bien.

EL presente nos importa una mierda cuando sentimos y nos lamentamos que hemos perdido momentos en los que estábamos siendo realmente felices, en los que no había problemas.

Y mientras nos quejamos, lamentamos y preguntamos: ¿Por qué leches me pasa esto a mí y no le pasa al vecino del 2?, la vida se nos está yendo de las manos.

Y odiamos el presente, porque no somos lo que éramos antes, principalmente para los demás. Hablarán de nosotros, dirán que hemos perdido todo ese “encanto” que teníamos, que ya no somos tan “guay”. Y eso nos da miedo. Que los demás nos vean menos de lo que éramos.

¡¡Nos importa más lo que digan los demás que lo que realmente nos pasa y cómo debemos afrontarlo!!.

Y cada vez más, veo a la gente hablando desde la nostalgia. Y la nostalgia lo único que te hace es ponerte una venda en los ojos, no queriendo ver lo único que tienes delante de ti, EL PRESENTE, EL AHORA o cómo quieras llamarlo.

Pero no solamente tenemos nostalgia a momentos en los que creíamos que éramos felices o que teníamos la vida resulta. Nostalgia con volver a momentos en los que perdimos la oportunidad con el trabajo de nuestros sueños, de dar un paso adelante hacia nuestras metas, de decir lo que sentíamos de verdad a esa persona… Y por miedo, por lo que fuera, no lo hicimos.

Esa nostalgia nos hace repetir una y otra vez lo que hubiéramos hecho, cómo se lo hubiéramos dicho…Pero sobre todo, nos hace flagelarnos en el dolor de un momento perdido para alcanzar nuestra felicidad.

Y te lo vuelvo a repetir, mientras tanto sigues con una venda en los ojos, no queriendo ver lo que tienes en el presente.

La nostalgia solo hace más que joderte la vida.

Esa oportunidad pasó, quizá esa persona ya no volverá y ese puesto que añoraba, ya desapareció con tu marcha.

¿Qué muestra la nostalgia?

QUe nos queremos aceptar el presente. No queremos aceptar las normas que están en ese momento, que no nos podemos abrazar, que no podemos salir de nuestra ciudad, pero sobre…QUE LOS TIEMPOS CAMBIAN Y LA VIDA AVANZA.

En vez de agradecer todo lo que has pasado, lo que has aprendido de la experiencia, de lo que te has dado cuenta de lo que eres capaz, de aceptarte, de tener una relación con tus emociones…NOS QUEJAMOS QUE TIEMPOS PASADOS YA NO VOLVERÁN.

No importa el presente, queremos que vuelva el pasado.

Se llame pandemia, crisis profesional o lo que se llame, el ser humano que se adapte más rapido a la situación presente, es el que siempre sale ganando. Pero no, estamos haciendo una oda constante a la nostalgia, a tiempos pasados y recordándolos con imágenes, para que no se nos olvide que felices éramos.

Con la nostalgia también se habla de otra palabra contrapuesta, la resiliencia.

Queremos salir adelante pero añoramos el pasado. Queremos ser creativos, pero queremos que vuelva la rutina de antes en la que no pensaba nada. Queremos ser felices y abrazarnos con los demás, pero no aguantamos las recomendaciones que nos dan para no contagiarnos.

¿En qué quedamos?

Qué solamente hay una solución:

VIVIR EN EL PRESENTE, SABIENDO QUE EL PASADO ES EL MEJOR MAESTRO QUE PODEMOS TENER EN EL UNICO MOMENTO QUE EXISTE, EL AHORA.

¿La nostalgia te invade o vives en el ahora?

¡¡Sin Valentín!!

Photo by Gabby K on Pexels.com

Querido San Valentín:

Parece que tus flechas no están reservadas para mí o te tienes que poner gafas para apuntar bien, porque majo, no hay manera. Y mira que El Corte Ingles me manda desde hace más de un mes publicidad recordándome que viene este día, Grupo Planeta diciéndome los libros que tengo que leerme para atraer el amor o hasta el Horóscopo Negro me ha dicho que ropa me tengo que poner para atraer el amor desde casi el primer día del año.

Pero aún así, ni esas. Y si a esas le añadimos, que este año hemos estado confinados, que la única manera de ligar es a través de la mirada y hasta para tener sexo, te recomiendan que lo hagas con la mascarilla y sin besos.

¿POR QUÉ ESTA TORTURA?

Pero en el fondo tengo que darte las gracias por no haber encontrado el “match” correcto todavía conmigo.

Porqué aunque digan los libros, los gurús y alguna “vendehumos”, que el ser humano ha nacido para estar en pareja , creo que el estar “solo” es el mayor proceso de seducción y de placer que un ser humano puede vivir durante toda su vida.

Sé que tras las líneas muchas personas se estarán tirando los pelos. Conozco muchas personas que su única obsesión era pasar el día de San Valentín con alguien, aunque la tratase mal, le pusiese los cuernos o vete a saber qué. Pero por no decir que estaba sola, hacia lo que fuera necesario.

NOS SIGUE DANDO VERGUENZA DECIR QUE NO TENEMOS PAREJA. Porque lo primero que nosotros mismos pensamos cuando alguien lo dice, es :”¡¡Seguro que alguna tara tiene!!”. Hablamos como si nosotros no tuviéramos ninguna, en fin.

Vivimos en una sociedad en la que se nos empuja a ocultar quienes somos, qué sentimos o qué queremos en la vida. ¿Por qué? Porqué sin intención de preguntar, ya etiquetamos a esa persona de rara, de que oculta algo, en definitiva, desconfiamos de ella, si se sale de lo establecido.

No estoy diciendo que no es bonito tener a una pareja a tu lado, una persona por la que preocuparse uno , sorprender o dormir de cucharita cuando te metes a la cama. Lo que estoy diciendo, que SIN VALENTÍN, que no tengas una pareja en estos momentos, no quiere decir que no seas mejor persona que otra que que si la tiene pero que le pone los cuernos aunque no lo sepa. Eres igual de válido que los demás. A lo mejor se conoce el amor de tu vida con 15 años, otros con 50 u otros a través del First Date con 79, como vi ayer en la televisión. O a lo mejor nunca, ¿Pero qué hacemos mientras?

Tener la relación más bonita que jamás podrás vivir y disfrutar. CONTIGO MISMO. Y no hablo de “amor propio sexual” ni tampoco de una oda al egoísmo.

Cuando no estás con nadie, la única relación que tienes es contigo mismo. Y aunque estés, también es contigo mismo la relación más importante. Pero nos han enseñado que el amor es darnos a los demás, es siempre dar, proteger a la otra persona, es olvidarnos de nosotros mismos para solo estar con la otra persona… Y como dirían en algún despido laboral, eso se llama ” dejadez de funciones públicas“. Es decir te estás dejando a ti mismo. porque crees que la felicidad es estar en pareja, Y NO CONTIGO MISMO PARA LUEGO ESTAR MEJOR CON LA OTRA PERSONA.

Porqué querido Sin Valentín, nos enseñas, aunque a mucha gente no le guste, que la verdadera felicidad es estar con uno mismo y no depender de los demás.

Pero luego vemos que se habla del amor en las empresas, de seducir a los clientes, cuando no sabemos ni enamorarnos a nosotros mismos.

Sé que mientras te escribo esta carta, mucha gente dirá que “Juntos es mucho mejor, que solo no podrías llegar tan lejos como con un equipo, que tienes que perpetuar tu apellido…”. Pero creo que uno de los males de esta sociedad, uno de muchos, es la dependencia emocional que tenemos a los demás. Nos aferramos a aquellas personas que creemos que nos pueden solucionar los temas, que creemos que nos dan paz (¿O es que no te la puedes proporcionar tú?)… En definitiva personas que no nos hacen mirar los “hándicaps” que tenemos dentro de nosotros.

Cuando conoces a Sin Valentín, la gente piensa que es porque eres raro, tienes manías o vete a saber qué te puede ocurrir. Sin darte una oportunidad. Cuando conoces a Sin Valentín, te estás conociendo a ti. Sabes qué quieres, sabes en qué puedes ser flexible y qué no soportas o crees no soportar.

Eso que yo sepa no es ser raro, es que te conoces bien. ¿Y qué hay de malo en eso? Creo que es el principio indispensable para luego dar siempre lo mejor de ti a los demás, saber qué quieres y mostrarte a los demás, sin miedo al qué dirán. Pero a eso, lo siguen llamado, “es raro”.

Así que si estás leyendo esta carta y hoy no tienes con quien celebrar el día del amor, MÍRATE A UN ESPEJO Y REPITE CONMIGO:

¡¡HOY SERÁ SAN VALENTÍN, PERO HOY TAMBIÉN CELEBRARMOS SIN VALENTÍN!!.

Así que Sin Valentin, espero pronto te asciendan de transgresor a Santo, porqué eres el precursor de la introspección de cada uno y de la felicidad autentica.

¡¡FELIZ 365 DÍAS DEL AMOR PARA TODOS!!

¡¡El enemigo solo está dentro de ti!!

Photo by Tony Schnagl on Pexels.com

Somos seres hipocritas.

Creemos o eso nos hacen creer que vivimos en un mundo ideal. Como dirían los Teletubbies, se cantaría a través de una canción de Disney o lo gritaría algún gurú de la motivación, vivimos en un mundo en el que nos ayudamos los unos a los otros, en el que nos unimos empresas para hacernos más fuertes y en el que una pandemia nos hará mas fuertes.

Dejémonos de “fumar” alguna cosa porque nos está haciendo mucho daño.

El día a día se centra en criticar al de al lado. Pero no con un buen feed-back, sino a joder, que no es lo mismo. En poner a caldo al compañero de trabajo en el grupo de Whatsapp pero al dia siguiente pedirle un favor por tu intereses. En el de criticar a la pareja de tu amigo porque estás viendo que se está aprovechando de él, pero delante de ella no le dices nada. En el de poner a parir a una de las madres del colegio de tu hijo porque se ha ligado a un “jovencito”, aún estando ella soltera.

Vivimos en un mundo lleno de envidias que lo único que nos hace ver en el día a día, no a personas sino a enemigos íntimos.

¿Qué avance va a tener la sociedad si estamos viendo a los demás como enemigos cuando lo que tendríamos que hacer es apoyarnos unos a otros hacia un fin común?

Pero eso si, mientras tanto las redes sociales se llena de “buen rollismo”, a la felicidad común, al bienestar de la sociedad, pero seguimos cagándonos de envidia en el vecino de enfrente.

Queremos la felicidad, el éxito, pero si lo consigue el del enfrente antes que nosotros, si nos dicen algo que no nos gusta oír aunque tenga razón, mandamos a tomar por c*** la felicidad, la compasión, el perdón y convertimos a esa persona en un enemigo.

A lo largo de los más de 1.000 artículos que ya están escritos entre los dos portales, sé que he ido generando muchos enemigos. Y alguno que otro sigo teniendo a día de hoy.

Sigo escribiendo el blog con el mismo propósito como aquel artículo que escribí “acordándome” de Infojobs. No lo hago para generar enemigos, no lo hago para que los demás generen mala sangre o me piten los oídos porque alguien se ha acordado de mí o algún familiar mio. Solo expreso lo que siento , lo que veo, lo que creo, con todo mi respeto.

Sé que tengo enemigos, pero no era mi intención. Es solo mi punto de vista respecto a los temas que trato. Con respeto, cariño y con ganas de ofrecer otros puntos de vista a los que siempre vemos.

Si alguien te considera su enemigo, es su problema, si tú no has hecho nada a mala fe. Algún problema tendrá la otra persona, tú si duermes con la conciencia tranquila, seguro que no.

Por lo tanto, tildamos de enemigos a toda aquella persona que nos puede “tirar” el chiringuito profesional o personal que tenemos montado, aquella persona que puede hacer que los demás piensen y vean que no somos como decíamos ser.. En definitiva, aquella persona que nos quite lo que deseamos o que nos puedan “desnudar” ante los demás, haciendo ver que no somos lo que decíamos ser.

¿Pero qué pasaría si quisiéramos a esas personas que se consideran enemigos nuestros?

Y no me he fumado nada ni me he metido en ninguna secta “Happy flower”. Ya no solo los que te consideren como enemigos, sino los que tú también consideras como enemigos, que te caen mal o lo que tú quieras…

QUIERELOS.

¿Por qué?

Porqué esos “enemigos” te están mostrando cosas de ti que deberían motivarte en vez de molestarte. Tus enemigos te están mostrando tus miedos, tus frustraciones, en definitiva.

Ser curiosos y preguntarles cómo lo han conseguido, con quién han hablado, cómo ha sido el proceso. Quizá hasta preguntarle porqué le pasa lo que pasa contigo,.. podrían ser algunas de las acciones que podrías realizar.

Otras veces te ayudan a darte cuenta lo que realmente NO quieres en la vida. Gente que te dice que te quiere mucho pero se pegan un año sin escribirte teniendo móviles a día de hoy. Personas que te proponen una cosa y cuando les dices que NO, ya dejan de llamarte y considerarte amigo… De situaciones así, conviertes a personas en enemistades tuyas, cuando en realidad lo único que sabes es que no quieres ese tipo de personas a tu lado y SI quieres otro tipo de personas.

Ya has aprendido otra cosa de la situación, que NO quieres en tu vida y que SI quieres. Si todo enemigo es una biblia de aprendizajes y no hacer tan mala “sangre”, que con la que cae nos hace aún más falta.

Ya le hemos dado la vuelta a la tortilla a la consideración de enemigos, son más bien una fuente de felicidad, aprendizajes y de foco que otra cosa.

Pero es que no nos damos cuenta de una cosa, los enemigos no están fuera , no están en el despacho del jefe o en la suegra, ESTÁN DENTRO DE TI.

Somos nuestros propios enemigos cuando no decimos lo que sentimos aunque no tengamos razón.. Somos nuestros enemigos cuando tenemos miedo a pedir ayuda sabiendo que nosotros solos no podremos salir del bache en el que nos encontramos… Somos nuestros propios enemigos cuando no decimos lo que sentimos a esa persona pensando que se van a reir de nosotros…

Nosotros mismos nos bloqueamos, nos limitamos, nos avergonzamos de nuestros sentimientos, nos da miedo nuestras ideas que se salen de lo establecido, pensamos que es una locura lo que deseamos…

Nosotros mismos somos nuestros peores enemigos. Y si a eso le juntamos la “lista negra” que tenemos de amigos, gurús, de políticos y de parientes…

VIVIMOS TODO EL DIA CABREADOS CON EL MUNDO Y CON NOSOTROS MISMOS.

Pero eso si, mientras hablemos de que uno solo no puede llegar tan lejos como si trabajase con todos juntos..

Utilicemos esa energía del odio, del enemigo y utilicémosla para ser mejores nosotros mismos. Si cambiáramos todos, entonces es cuando empezaría a cambiar el mundo.

Mientras tanto, estamos vendiendo humo. Y más en un mundo en el que vivimos, que hablamos de felicidad, de amor, de compañerismo, pero en el que si no aplaudes lo que hago, no compartes lo que digo o no me invitas a tu casa o a tus eventos, en definitiva por tonterías…., ya eres mi enemigo.

¿Dónde crees que están tus enemigos?

¿Qué te ha enseñado esta pandemia?

Photo by KoolShooters on Pexels.com

“Mira con los ojos del turista, que ven belleza donde otros ven rutina”

He tenido a lo largo de mi vida muchas lecciones que no olvidaré, al igual que todos. Pero también creo, que todos, no olvidaremos este año para el resto de nuestras vidas.

Siempre he escrito como una forma de “apuntes”, para volver a ellos si alguna vez se me olvida algo. Y escribir sobre este año, era necesario e imprescindible.

Parece que con las compras navideñas y la apertura con algunas restricciones, nos hemos olvidado de todo. Ahora lo único que importa son los centollos, los bogavantes y qué haremos con la abuela ya que si viene ya no nos podemos reunir.

¿Esto es la “nueva normalidad”? ¿Esto es una nueva sociedad que tanto queriamos en marzo?

¡¡YA LO VEO!!.

Tampoco estoy diciendo que nos tenemos que “regodear” en la mierda que hemos pasado, porque todos la hemos pasado de una manera u otra.

Sino lo que estoy diciendo es, echa una vista atrás, mira qué has aprendido y no lo olvides.

Y aunque todos hayamos vivido un confinamiento seas del lugar que seas del mundo, todos lo hemos vivido de una manera diferente, todos hemos afrontado este año de una manera diferente. Todos hemos aprendido cosas de él de una manera diferente.

¿Pero que no me gustaría olvidar de este momento histórico que todos hemos pasado?

NO IMPORTA EL CARGO DE TU TARJETA DE NEGOCIOS, TODOS SOMOS IGUALES.

Queríamos llegar a la meta antes que los demás. Queríamos ser consideramos los padres del término que nos habíamos inventado. Queríamos ser consideramos como los pioneros. Queríamos darle en los morros a nuestra competencia y vecinos, consiguiendo algo antes que ellos. Y ha sido la pandemia, la que nos ha puesto a todos al mismo nivel.

No importa lo que tengas, no importa el número de tus seguidores, no importa qué ponga en tu tarje de visita o dónde vivas, a todos nos ha puesto por igual.

Deja de compararte con los demás, deja de medir tu valía en función de los números de seguidores, deja de creer que eres menos que los demás porque salen en sus redes con gente famosa.

Todos somos iguales, todos tenemos los mismos miedos, todos tenemos las mismas vergüenzas.

DI MÁS TE QUIERO, LO SIENTO, GRACIAS, ANTES DE QUE SEA DEMASIADO TARDE.

De un día para otro, una tos se convierte en un ingreso en un hospital. De un día para otro ya no puedes ver a esa persona que tanto te importa y quieres, recibiendo noticias de ella a través de una persona que no conoces. De un día para otro, ya no puedes decirle lo que sientes, lo que la quieres.

No te guardes ningún te quiero, creyendo que ya vendrá la ocasión perfecta. La ocasión es ahora.

EN LOS MALOS MOMENTOS TE DAS CUENTA DE QUIEN SI Y DE QUIEN NO.

Cuando vienen mal dadas, siempre saltan del barco, los cobardes, se suele decir, ¿Verdad?. Y es lo que ha pasado en muchas ocasiones.

Mucha gente nos ha demostrado de qué palo están hecho, viendo de qué estaban hechas nuestras relaciones.

Solo consideramos amigos aquellos que están en las malas, porque en las buenas están todos. Pero y ¿En las malas?

NADA ES PARA SIEMPRE.

Nos apegamos a las personas, a las cosas, pensando que una vez conseguidas ya estará para siempre en nuestra vida. Que nos merecemos que una vez han llegado a ella, estén para siempre en ella. Nuestros padres, familiares, amigos, parejas…nunca estarán para siempre en nuestra vida. Y por mucho que nos joda, es la puta realidad.

Pero mientras están con nosotros no las cuidamos, pensamos que como ya están para siempre junto a nosotros, ya no hay que cuidarlas, mimarlas, decirles que las queremos.

No lo olvides, nada es para siempre.

CONFIA EN TI, ESCUCHA MÁS A TU INTUICIÓN.

Parar nos ha ayudado a escucharnos más. Si eso que no hacías cuando llegabas del trabajo, que ponías la musica a todo volumen o empezabas a discutir con tu pareja, para no oír esa voz que te decía, la vida no es cómo tú la ves, tienes que cambiar el rumbo de tu vida, tienes ideas a las que no haces caso…

La intuición es tu corazón diciéndote qué tienes que hacer y por dónde no tirar. Y ha sido el parar, el que nos ha permitido que la intuición empiece a tomar las riendas de nuestra vida. A tomar decisiones que no queríamos tomar pero sabíamos que teníamos que tomar. A descubrirnos y con ello nuestra creatividad.

LA ÚNICA MODA QUE TIENES QUE SEGUIR ES LA DE TU CORAZÓN.

Parar nos ha enseñado que hemos seguido modas, tendencias, por miedo al qué dirán. Cuando en realidad lo que hacíamos era para sentirnos aceptados por los demás.

Escuchar a nuestra intuición, a tu corazón hablándote, es darte cuenta que la única moda que tienes que seguir es la de tu corazón. Es la única que dejará una verdadera huella allá donde vayas, allá con quien te relaciones.

Sigue a tu corazón.

NO DIGAS LO QUE VAS A HACER, HAZLO .

Nos encanta hacernos fotos con cosas que hemos conseguido. Con medallas que dictaminan que somos empresas responsables o que somos empresas que la felicidad nos importa.

No digas lo que vas a hacer o lo que piensas hacer, HAZLO.

El verdadero impacto se produce haciendo, no diciendo que lo vamos a hacer.

NOS DA MUCHO MIEDO ESCUCHARNOS, PREFERIMOS EL RUIDO.

Odiamos el silencio. Queremos ruido, música, quedadas con amigos. No queremos ni un minuto de soledad. Y todo porque nos da miedo escucharnos, sobre todo porque el silencio nos dice mucho más de nuestro presente y realidad que el ruido que nos envuelve.

EL ruido nos desvía de nuestro camino. El silencio nos disipa las dudas

SIEMPRE HAY MIRADAS QUE PASAMOS POR ALTO.

Nuestra velocidad endiablada nos hace perdernos muchas cosas. Y una de ellas son personas a las que pasamos por alto o miradas que hasta la fecha no nos habíamos dado cuenta.

Para y observa. Seguro que te llevas alguna sorpresa.

LA FELICIDAD ES DORMIR CON LA CONCIENCIA TRANQUILA TODAS LAS NOCHES.

Buscamos la felicidad de forma continua. Más bien lo que nos han dicho que es a felicidad y con ello el éxito. Hay que alcanzar esa meta, cuando en realidad la felicidad es la paz que tienes haciendo lo que sientes que tienes que hacer, lo que tienes que decir en todo momento y dando todo de ti en toda situación.

Eso es la felicidad, no lo que nos han dicho que es.

SOMOS CREATIVOS. OTRA COSA ES QUE NO CONFIEMOS EN NOSOTROS.

Hemos creado pan de la nada sin ser reposteros. Hemos creado blogs, libros, empresas…. Y en muchos casos, que veníamos de una situación en la que no creíamos que éramos capaces de hacer nada de lo que hemos acabado haciendo.

Todos somos creativos. Y este “parón”, así nos los ha demostrado. Solamente teníamos que escucharnos, confiar en nosotros y sobre todo, lo que ha ayudado es que no nos importaba lo que dijeran los demás, lo hacíamos porque así lo sentíamos.

Así nace la creatividad, siendo uno mismo, sin importar lo que dirán. Desde el corazón.

LIDERATE.

Hemos vivido esperando a qué los demás nos dijeran que era lo mejor para nosotros. Creíamos que ellos sabían mejor lo que sería conveniente para nosotros. Y esta situación nos ha puesto a todos por igual. Nos ha demostrado que tenemos que liderarnos si queremos crear, si queremos salir del lugar donde estamos

Los demás que digan lo que quieran, tú sabes qué quieres y ve a por ello. Y para ello, tienes que liderar tu vida y responsabilizarte de tus acciones, que es lo que se nos ha recomendado. Algo que también ha demostrado que otras muchas, nunca serán responsables de sus actos, echando la culpa a los demás.

Estos son algunos de los aprendizajes personales y que he observado que esta pandemia me ha enseñado y me está enseñando, ¿Y a ti.? Espero tus respuestas.

Y si los mejores, ¿no fueran lo mejor?

Photo by Somchai Kongkamsri on Pexels.com

“Haz el amor y no la guerra” decía John Lennon

Llega el final de año y no dejamos de encontrarnos además de anuncios de colonias por todos los lados, mensajes en los que hablan de las tendencias del año que viene, de quiénes han sido los mejores profesionales en tal o cual ámbito de actuación, así como miles de listas para que podamos votar a quien consideramos quién es el mejor conferenciante, el mejor profesional, el mejor amigo…

También es verdad que es en Navidad cuando más lo vemos este tipo de publicación, pero a día de hoy, lo vemos a lo largo de todo el año, con artículos con títulos como “La mejor forma de ser feliz… La mejor forma de hacer amigos…La mejor forma de entrar con buen pie en una empresa …La mejor compañía para un sábado por la noche…La mejor carta de presentación si estás buscando trabajo..“.

En definitiva, nos pasamos la vida queriendo ser como los mejores en nuestros campos profesionales. Y no está nada mal mejorar, lo que es imperdonable es querer ser como los demás nos dicen que deberíamos ser.

Recientemente veía a bombo y platillo el lanzamiento de una encuesta para determinar en función de una votación, los mejores profesionales en el mundo de los RRHH. Seguro que pronto veremos en medios de comunicación, otra para determinar la persona del año en España o la pareja de guapos con los que nos iríamos a tomar unas cervezas. Por no hablar de los artículos que te explican la lista de los mejores portales, las mejores conferencias, las mejores….

Por todos lados vemos “los mejores”..

Pero antes de que los “haters”, se pongan a criticar, quiero decir que yo siempre soy de la mayoría “silenciosa”. Aquella que no grita, que no aplaude más que nadie, que expresa lo que siente sin importar lo que dirán los demás o el Seo de Google. Y sigue siempre adelante. Así que estoy muy tranquilo por ello.

Sin embargo, estas listas demuestran muchas cosas que ocurren en la sociedad y con ellos en muchas personas:

1.- Tu reputación no depende de una lista que te considere de los mejores.

Siempre lo he dicho y lo diré, conozco personas que no salen en medios de comunicación, que no son guapos, que no tienen miles de seguidores pero que su facturación ya la querrían muchas de esas personas.

Si crees que tu éxito solo depende de salir en las encuestas de los “mejores” y no depende del trabajo que haces en el día a día, del impacto que produces en los demás cuando los focos no están delante de ti, de la coherencia que proclamabas, del valor que tienen tus acciones, …cuando no hay cámaras, mucho quiere decir de ti.

2.- Son listas que producen infelices y no inspiración.

Recientemente leía una frase que decía: “El éxito solamente se le sube a las personas vacías de cerebro“. Y es así. Subirás a la lista de los más guapos, pero como un día tengas un accidente y te deje la cara desfigurada, tengas una enfermedad y no puedas trabajar durante el año siguiente o te pase cualquier cosa, que te deje fuera de la lista al año siguiente.

No eres lo que dicen los demás o una posición en una lista. Eres lo que provocas en los demás sin depender de nada más.

Y no se trata de ser como tal o cual, de seguir los designios que le llevaron en el siglo XIX al éxito a tal personas…Se trata de aprender, pero siempre siendo tú.

Como dirían las madres: “Si tus amigos se tirasen por la ventana, ¿Tú también lo harías?“. Ahora diríamos que no, que somos muy independientes. Pero sin embargo, queremos hacer y ser encima de un escenario como hace tal , golpear la raqueta como Nadal…

3.- Pensamiento critico por favor.

Con la muerte de Maradona, lo hemos visto recientemente.

Pensamiento critico no es poner en duda el pensamiento de otros. Es poner en duda nuestro propio pensamiento.

Ya no solo con Maradona, sino también con los gurús de cualquier ámbito, si los vemos en televisión, sus seguidores en redes sociales o que sube en fotos con gente famosa, ya los tildamos de primeras, sin pensar, sin dudar, sin ver qué esta diciendo y si está de acuerdo con nuestros valores…Cómo ya está en la lista, ya presuponemos que es lo mejor para nosotros, que es el mejor para nuestra vida.

No vemos más allá. Estamos obsesionados con el éxito que nos han inculcado, en querer ser como. Y nos estamos en olvidando de lo más importante, EN SER NOSOTROS MISMOS.

No digo que no aprendas de ellos. No digo que no los estudies. Pero lo que te digo es que al final, SIEMPRE PIENSES POR TI MISMO.

4.- Listas por intereses.

Si nos diéramos cuenta, muchas de esas listas, se han generado de forma subjetiva por la persona que la han generado. En definitiva, por un lado o por otro hay intereses de por medio.

Pero además , ¿Es que solamente esas personas que salen en la lista son los mejores? ¿Qué parámetros deciden que una persona es mejor que otra? En la mayoría de los casos, la subjetividad. Porqué a mi me puede parece guapa Elsa Pataky y a otra persona, no. Y aún así está todos los años en la lista de más guapas de España. Y eso no quiere decir que una sea más guapa que otra. Todas tienen su belleza.

Pero no por estar o no en la lista, eres más o menos una cosa u otra.

Siempre hay detrás intereses, no lo olvides.

5.- Una lista no determina tu valía.

No vales más por estar en un lista y menos por no salir en ella. No vales más porque se considerada la más influyente en tu mundo profesional y luego ser un hijo de puta en tu casa. Porqué ahora parece que una cosa es la marca personal, el impacto que produces en los demás, se puede distinguir y diferenciar de tu marca profesional.

Eso se llama manipulación. Dejemos ya de recitar guiones que nos han dado los demás para que interpretemos. Dejemos de compararnos con el “tamaño” de los demás saliendo o no en una lista. Dejemos no de aprender de los demás, sino de copiarlos literalmente, ya que estamos perdiendo nuestro talento, nuestra marca, nuestra esencia.

Tu felicidad no depende de una lista. Ni tampoco ser más feliz, es ser como los de las listas.

Tu felicidad no depende de ser igual que los que aparecen en la lista. Te aseguro que seguramente serás mucho mejor de los que aparecen en alguna lista de esas.

Tu éxito no depende del número alcanzado en un ranking.

Tu valía no depende de copiar literalmente lo que hacen los demás.

Estúdialos, léelos, escúchalos, PERO RECUERDA, que el mayor reconocimiento no es el de una lista subjetiva, es el de una persona de corazón te dice GRACIAS por lo que has hecho por él o le has provocado. Las listas van y vienen, pero eso siempre será el mayor éxito que te llevarás a la tumba.

EL SER UNO MISMO DANDOTE A LOS DEMÁS DESDE LO QUE TE APASIONA HACER.

Don Miguel Ruiz: “Si quieres mejorar tu vida recuerda que tú eres el productor, el director y el guionista”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con..” es un autentico placer presentar a Dr.Miguel Ruiz.

Tras leer muchos libros, había una idea que se repetía en mi mente una y otra vez como un martillo: “Esto de la vida y la felicidad, no puede ser tan difícil como la pintan en los libros de desarrollo personal“. Y llegó a mi vida un libro que reafirmaba lo que yo sentía” Los cuatro acuerdos” de Miguel Ruiz.

Claro, directo, con 4 pautas sencillas, que echan abajo la creencia que la felicidad, la paz, la tranquilidad son dificiles de conseguir.

Pero otra también me han enseñado este libro, que nos morimos por ser consideramos bestseller, por el éxito, por la fama que nos dicen que es. Cuando en realidad, este libro y su dilatada experiencia, nos enseña que la creatividad que transforma siempre son ideas simples pero que llegan al corazón sin adornos.

Hace unos días tuve el placer de conversar con Miguel Ruiz, una de las grandes referencias mundiales en el mundo de la espiritualidad. Autor de los 4 acuerdos, además de varios bestseller mundiales. Recientemente ha publicado “El actor“, libro que en un mundo lleno de mascaras, es esencial leer y estudiar.

Podéis conocer más el trabajo de Miguel Ruiz a través de su Web, Facebook, Twitter e Instagram.

  1. ¿Qué papel, como actor, cree que interpreta Miguel Ruiz?

Como cualquier otro actor, es polifacético, ya que interpreta un papel distinto en cada circunstancia que le presenta la vida.

  1. ¿Hubo algún momento de su vida, en el que se dio cuenta que no estaba interpretando el papel que le correspondía? ¿Qué hacer en esos momentos?

Siempre he actuado el papel que me corresponde, sólo que por mucho tiempo no me daba cuenta que estaba actuando. Cuando me di cuenta, también noté que todos los seres humanos han actuado todo el tiempo, sin saberlo. Desde ese momento, hice todo lo posible para actuar conscientemente, dejando de creer en los críticos pero escuchando sus mensajes.

  1. ¿Es el lenguaje, la herramienta más importante a la hora de mostrar nuestro mejor papel?

El lenguaje es muy importante porque lo usamos para crear el guión que utilizaremos para interpretar nuestro papel como actores.

  1. Me encanta hacerme preguntas, me encanta el mundo de la creatividad, ¿Cuál es la pregunta que se hace más a menudo?

Me pregunto: ¿Cómo puedo hacerlo mejor?

  1. ¿Qué debemos aprender de la muerte que nos da tanto miedo y que convivimos con ella, más habitualmente en estos momentos?

Que la muerte está siempre con nosotros,  ya que la muerte es nuestro cuerpo y somos nosotros los que le damos vida.

  1. ¿Por qué nos tomamos todo de forma tan personal? ¿Es nuestro ego quien reacciona?

Porque ignoramos que sólo somos un personaje secundario en la historia de los demás y ellos se refieren a lo que ellos creen de nosotros. Eso hace reaccionar a nuestro ego.

  1. ¿Qué quiere ser Miguel Ruiz de mayor?

Ya soy lo que quiero ser.

  1. ¿Qué secretos tiene una relación sana?

El secreto de una relación sana es el respeto.

  1. ¿Cuál es el principio del comienzo para ser nosotros mismos?

El principio del comienzo para ser nosotros mismos es darnos cuenta de lo que no somos.

  1. ¿Don Miguel Ruiz se considera feliz?

La mayor parte del tiempo soy feliz, en los distintos aspectos de la felicidad.

  1. Una reflexión para los lectores del portal “EL PRINCIPIO DE UN COMIENZO”.

La vida es muy simple, somos nosotros los que la complicamos. Si quieres mejorar tu vida recuerda que tú eres el productor, el director y el guionista.

Al darte cuenta de lo anterior, vas a ser, sin duda, el mejor actor o actriz.

¡¡Creatividad y Libertad, un dúo para la felicidad!!

Photo by Karolina Grabowska on Pexels.com

En las tinieblas, la imaginación trabaja más activamente que en plena luz” decía I.Kant

“Hay que ser creativos, hay que tener empresas creatividad…Los artistas han sido creativos durante el confinamiento, hay que tener una marca “plastilina”, reinvención, transformación digital, Black Friday…”

En definitiva, creatividad, creatividad y creatividad por todos los lados.

Hay que ser creativos, hay que tener una mentalidad creativa, hay que ser empresas creativas, hay que responder de forma creativa si te hacen una pregunta en una entrevista de trabajo…

De repente, de la nada, HAY QUE SER CREATIVOS.

Y yo me pregunto: “Si ahora tenemos que ser creativos, ¿Qué es lo que hemos hemos antes?”.

SEGUIR LAS OPINIONES, TENDENCIAS E IDEAS DE LOS DEMÁS COMO BORREGOS.

Pero un ejemplo muy claro que determina que hablamos sin saber de qué coño estamos y en el fondo no creemos en los que decimos es esta frase:

A partir de Enero, volveremos a la normalidad”.

Nunca hablo de política y nunca lo haré, así que nos esperéis que entre en una lucha en la que no se gana nada y se pierde mucho más.

Pero es una frase que demuestra que el ser humano siempre corre raudo y veloz, hacia todo aquello cree que le va a transportar al pasado, a dónde creía que era feliz, pero sobre todo no tenía sobresaltos que no sabía controlar.

Por lo tanto, cuando creamos que estamos de nuevo en ese “pasado”, diremos: “¿La creatividad? Para los locos, yo sigo haciendo las cosas como las seguía haciendo entonces. Pero eso si, que me reconozcan los demás porque soy diferente a ellos, aunque haga las mismas cosas que los demás”.

Utilizamos las “modas” como placebos contra el miedo y la incertidumbre. Para adaptarnos de forma rápida e indolora a la situación que estamos viviendo. Pero acaba ocurriendo que o el “placebo” no surte efecto” o pasado un tiempo, nos damos cuenta, que volvemos a repetir los miedos que tenemos.

¿Qué nos pasa?

QUE TENEMOS MIEDO A VIVIR.

Ese es el mayor miedo que tenemos como seres humanos, VIVIR.

No tenemos miedo a morir, al rechazo de la persona amada o que nos digan NO en una entrevista de trabajo, TENEMOS MIEDO A VIVIR. A creer que no somos perfectos para los demás, cuando en realidad somos PERFECTOS siendo quienes somos que somos.

¿Y qué es vivir?

SENTIRNOS LIBRES.

Creemos que la libertada nos la dan un sueldo, un trabajo de 8 horas que no soportamos, amigos que no aguantamos pero con los que podemos decir que salimos los fines de semana, tener redes sociales con “seguidores comprados”, pero aún así ven los demás que somos “expertos” y “conocidos”, una pareja a la que le somos infieles pero ante los demás decimos que tenemos pareja no vayan a pensarse que “somos otra cosa”.

En definitiva, creemos que la libertad, es lo que consideran los demás que es la felicidad, el éxito y ser un ciudadano de “provecho”. Cuando en realidad no es así, la libertad es VIVIR por uno mismo.

¿Por qué estamos locos por volver a la normalidad?

PORQUÉ PARAR NOS HA HECHO PARAR Y SENTIR. Y A ESO, NO SE NOS HA ENSEÑADO. TENEMOS MIEDO A VIVIR.

Y queramos o no, nos hemos dado cuenta que hemos vivido hasta la fecha, con muchas obligaciones y recomendaciones impuestas por los demás, pero por pocos “quiero” venidos de dentro de nosotros mismos.

Pero otra cosa totalmente diferente, es que lo reconozcamos lo que hemos observado de nuestra vida.

¿Por qué decimos que NUNCA SEREMOS CREATIVOS?

Porqué nosotros mismos sabemos que no somos libres y la máxima expresión de la creatividad, es la libertad. No porqué no tengamos ideas o sepamos expresar mejor que el jefe cómo se debería hacer tal o cual cosa.

Pondremos excusas cómo que nadie nos ha enseñado a ser creativos, a pintar o escribir ( ser creativo es mucho más que eso, es cualquier forma de expresión sin miedo al qué dirán, siempre yendo más allá de lo que lo hacen los demás ) solo son unos elegidos quienes pueden hacerlo o que ya llegaran momentos idóneos para intentar desarrollar ese hobbie que siempre hemos tenido.

¡¡EXCUSAS!!.

Lo que te pasa es que tienes miedo a la libertad que da la creatividad. La libertad de sentirte uno mismo en todo momento y sin miedo a expresarte, digan lo que digan los demás.

Esa es la verdad libertad, no hacer lo que “nos recomienden” los demás por nuestro bienestar.

Como hemos vivido todos estos años, pensando en el qué dirán, en si cumplimos o no las expectativas de los demás o si por fin nos tildan de “buenas personas” porque hemos hecho lo que los demás esperaban y deseaban para nosotros…Ahora al darnos cuenta que la libertad, es simplemente y llanamente tras conocerse a uno mismo, ser coherente con lo que eres y quieres, expresarte sin ningún tipo de miedo, siguiendo nuestras propias reglas , nuestras propias leyes .

Y esa unión contigo mismo, es lo que hará que la creatividad se exprese . La creatividad es un medio , nunca un fin.

Así que odiamos la creatividad, porque nos da miedo la libertad.

LA LIBERTAD DE SER NOSOTROS MISMOS.

¡¡Somos más frágiles de lo que imaginamos!!

Photo by Raphael Brasileiro on Pexels.com

“Lo pequeño es hermoso y eficiente al mismo tiempo, ya que a menudo el tamaño incrementa la fragilidad“. dice Nassim Taleb.

Ha venido una pandemia para darnos una buena bofetada en muchos sentidos.

Pero principalmente una muy interesante, que espero que sirva a partir de ahora para que cambien las cosas.

¿Y de que bofetada se trata?

DE QUE SOMOS MÁS FRÁGILES DE LO QUE APARENTAMOS SER.

Vamos por la calle como chulitos y chulitas haciendo parecer que somos algo en la vida. Cuando realmente no somos nadie.

Nos aprovechamos de la gente para que nos eleven a lugares que no nos merecemos pero que deseamos , por nuestros esfuerzos profesionales o personales.

Vamos diciendo a los demás que somos fuertes, que las circunstancias de la vida nos han hecho así, que nada nos importa y nada nos hace daño.

Y todo se nos viene abajo de repente.

Lo que decíamos que éramos, lo que creíamos que éramos , todo lo que habíamos hecho por aparentar ser alguien importante en la vida, se va de un momento para otro.

Se puede llamar “coronavirus”, se puede llamar muerte repentina , se puede llamar detección de una enfermedad incurable… Se puede llamar lo que quieras, pero son esos momentos o situaciones que piensas que a ti nunca te van a ocurrir, te tocan.

Te das cuenta, que todo el esfuerzo por luchar por algo exterior a ti, quizá lo hayas podido conseguir, pero en ese momento, ya no vale la pena.

Te das cuenta, que todo esfuerzo para aparentar algo que querias aparentar, no vale la pena para la situación que estás viviendo o apunto de vivir.

Me importa poco seas un gurú, o una experta según Linkedin en algo que ni tú misma sabes que estás diciendo, seas famoso o el más rico del mundo, este virus nos está enseñando algo muy importante, somos más frágiles de la imagen que podamos dar a los demás.

Y eso tenemos que aceptarlo, te guste o no.

Luchamos por mierdas, luchamos por querer caer bien a los demás. Luchamos por aparentar algo que no somos y que muchas veces no queremos ni ser. Pero es lo que dicen los demás, es la “presión” de los demás para alcancemos algo que nos dará una “falsa” felicidad.

Y cuando nos hemos esforzado, cuando estamos disfrutando de esos premios, viene un bicho en estos casos y nos lo roba de un momento para otro.

No solamente esto , pensamos que tenemos las personas al lado, que siempre estarán junto a nosotros, porque somos quienes somos. No hace falta decir te quiero, no hace falta hacer detalles, no hace falta dar un simple gesto de cariño. Si ya están con nosotros, ¿Para qué?

Y de repente, esa persona se va. Y no puedes despedirte, no puedes decirle todo lo que querías haberle dicho. Te arrepientes de haberte callado, de no haberle hecho sentir todo lo que tú sentías por ella y todo porque lo dabas todo por hecho.

Mira haz lo que te de la gana con tu vida, sigue creyendo que eres la reina o el rey del mambo, que tienes que pagar las facturas como sea y dejando de lado a toda aquella persona que no te baila el agua.

Mira haz lo que te de la gana, pero no cuides a esa persona que está a tu lado porque te quiere de verdad, porque te respeta y quiere lo mejor para ti.

Mira haz lo que te de la gana, pero no eres inmortal. Eres más frágil que cualquier jarrón chino en manos de tus sobrinos de 1 año.

Lucha por ti, por lo que quieres, por lo que sientes y que le den a los demás. Porque te puedes ir en cualquier momento al barrio de allá arriba y te irás con la sensación de que podrías haber hecho más , que no has sido feliz y que has jodido a más gente que la que has hecho feliz. ¡¡Y que pena irte al otro barrio sin haber dicho un te quiero!! Pero lo peor de todo, no haberlo dicho muriéndote de ganas por haberlo hecho.

¡¡Qué pena no reconocer que somos más frágiles de lo que aparentamos ser!!.

Pero somos más frágiles, cuando hemos basado nuestra vida en tonterias, en creencias y en apariencias. En el exterior y no en el interior. Cuando somos nosotros mismos, no nos consideramos vulnerables, (palabra ahora tan cool) porque sabes que la vida es una suma de acontecimientos de los que depende de ti como enfrentarte a ellos. No te sientes vulnerable en esos momentos, te sientes fuerte, sabiendo que lo que tienes que afrontar es lo que tienes delante y que solo tienes el presente.

¿El futuro? Se empieza afrontando el presente.

No dejes nada en el tintero, no solo cuando te vayas para allá arriba, sino cuando te vayas todos los días a dormir.

¿Eres Mamut o Sapiens?

Photo by Sheku Koroma on Pexels.com

Nos hallamos en el umbral tanto del cielo como del infierno, moviéndonos nerviosamente entre el portal de uno y la antesala del otro. La historia todavía no ha decidido dónde terminaremos, y una serie de coincidencias todavía nos pueden enviar en cualquiera de las dos direcciones”. dice Yuval Noah Harari.

En el comienzo del libro de ¿Mamut o Sapiens? de Albert Riba, hay una pregunta que nos tendríamos que hacer no solamente ahora, sino todos los días de nuestra vida, que dice así:

¿Quieres ser un mamut que se extinguió por no saber adaptarse a los cambios del medio ambiente, o ser un homo sapiens que no solo se adapta al medio, sino que modifica al medio para que se adapte a él?

¿Tú qué responderías: MAMUT o Sapiens?

La incertidumbre siempre ha estado desde que nacemos presente en nuestra vida. Lo que pasa que ahora los “gurús” nos dicen que estamos en un mundo VUCA, cuando siempre lo hemos estado.

¿Qué conlleva la incertidumbre?

Que es ahora de adaptarse. Que esas inquietudes que nos ponen más nerviosos que si nos hubiéramos tomado un RedBull, hay que darles salida. Sobre todo porque sabemos que si nos quedamos atrás, nadie vendrá a rescatarnos.

A día de hoy ser un ser inquieto, es todavía algo despectivo. Y nos intentan aplacar esos nervios con comentarios tipo “Ya pasará todo, ten confianza, sino tienes ayudas del Estado..”

Si el entorno dónde te mueves, no comprenden tus inquietudes, tu visión. Sal corriendo, seguro que cuando eches la vista atrás, serán ellos los “devorados“, por esa crisis y tú mientras seguirás avanzando.

En estos momentos de desconcierto, nos damos cuenta que todavía no sabemos QUIÉNES SOMOS en muchos casos. Principalmente porque nos han enseñado muchas cosas, pero nunca a reflexionar sobre nosotros mismos, a hacernos preguntas, a pensar por nosotros mismos.

Nunca hemos parado a pensar. Y ahora una pandemia, ha parado el mundo por completo. Todo lo que había, ha desaparecido. Y eso que pensabamos que eramos nosotros, nuestro trabajo, en alguna situación, también.

¿Quién eres? ¿Cuáles son tus fortalezas? ¿Cuáles son tus debilidades? ¿Cómo transformarlas? Son algunas de las preguntas que en estos momentos de confinamientos físico y mentales, sería importante hacernos y responder.

Nuevas preguntas, siempre llevan a nuevas creaciones. Eso se llama creatividad.

Mientras tanto, serás como los demás, esperando en tu “cueva” a que pase el temporal. Pero eso si, luego te quejarás que tu vecino, míralo todo lo que ha conseguido. Y eso es gracias, a hacerse nuevas preguntas, y diferentes preguntas hasta la fecha.

Esa persona “tan diferente a ti“, y que tiene tanto “éxito“, solo se distingue de ti en una cosa, ARRIESGA. Somos unos seres que repetimos las mismas soluciones aunque sean temas nuevos. Y lo peor pensando que ¿Por qué no iban a surtir efecto aunque sean situaciones diferentes?. No nos gusta ir más allá, no queremos adentrarnos en la incertidumbre , pero en definitiva se enfrentan a una emoción siempre presente, EL MIEDO.

Y ante el miedo solo puedo decirte una cosa, la mayoría de las veces suelen ser pajas mentales tuyas que nunca se harán realidad.

Si te has dado cuenta que eres diferente a los demás tras hacerte esas preguntas, o es algo que ya sabías pero te daba vergüenza, reconocerlo ante los demás, FELICIDADES, NO ES NADA MALO SER DIFERENTE, ES LA OSTIA. Porque nos han enseñado que ser diferente, salirse de lo establecido, es de locos, de raros,…Cuando en realidad son ellos , los que innovan de verdad, los que hacen que nuestra vida sea mejor…

Te estarás preguntando: ¿Pero cómo doy rienda suelta esas inquietudes que sé que tengo y sé que es el momento de darles salida?

DE P.M. Pero antes de nada, tienes que tener una cosa en cuenta. Ese cambio siempre tiene que empezar en uno.

Confundimos apariencia con transformación. Por tener una tarjeta que ponga que eres “experto en marca personal o en estrategia personal” , no lo eres. ¿Por qué? Porque una cosa es el cambio de tendencias que puede haber, y la transformación es lo que haces con ese cambio.

Si lo único que haces es aparentar que estás en la onda de los últimos cambios, podrías ganar algo de notoriedad. Pero si no te has transformado de verdad, si no eres lo que dices ser, la ola del nuevo cambio, te dará vueltas dentro de él.

Y es lo que pasa mucho, queremos ser lo que dicen las modas. Cuando en la mayoría de las ocasiones, si nuestro corazón y cerebro estuvieran unidos, no las acabaríamos siguiendo, siendo nosotros precursores de otras, dejando una huella más duradera que siguiendo la moda de los demás.

Una de las cosas que observo ultimamente, es que cuando una persona se ha “reinventado”, se vuelve una apasionada y quiere que todo el mundo viva el cambio que ella ha vivido.

¡¡STOP Y ERROR!!.

Cada persona lleva su tempo. Nosotros no somos quienes para inducir a otra a que cambie, a que haga lo que nosotros hemos vivido.

Explica lo que has vivido, explica como te has sentido, pero deja que los demás lleven su ritmo. No quieras correr antes de andar, porque la gente no se transforma así. Y sobre todo habla con un idioma que te entienda la gente, Te mirarán raro, pero cuánto más te entiendan, más podrás hacerles lo que tú has vivido o vives.

Al igual que el ser humano arriesgo para descubrir la vida dentro de las cuevas, cómo cazar mamut, nosotros tenemos arriesgar.

Hace unos días veía una foto que ponía: ¿Qué tal vas con ese tema de que querías ser de mayor?.

Pues eso te pregunto, ¿Qué tal?. Tenemos que dar un paso adelante, tenemos que ser curiosos y descubrir qué hay detras de ese miedo que tenemos pero que a la vez nos produce curiosidad, morbo por descubrir.

Podemos estar esperando a que amaine el temporal, pero luego pase la tempestad, nos daremos cuenta, que hay gente que está más allá del horizonte creando y liderando el cambio inexcusable.

Es hora de arriesgar si o si. No queda otra. Es hora de ser uno mismo.

ES HORA DE SER MÁS SAPIENS QUE MAMUT.

Pero como buenos latinos que somos, no queremos el fracaso. Queremos vivir el éxito. Queremos saborear las mieles del “que digan lo que quieran”, pero tengo más seguidores que tú, tengo más dinero que tú, soy mejor que tú.

Nos han enseñado que al primer NO, ya es un fracaso. Cuando en realidad, es “todavía NO, o un por aquí no, prueba por el otro camino..” Pero no, nosotros creemos que ya es imposible conseguir nuestra meta. Tiramos la toalla a la primera de cambio.

Pero recuerda que no es lo mismo fracaso que frustración. Nuestros ante pasados se mostraban frustrados porque no sabían como

El “no exito” es la misma cara de una misma moneda, llamada vida. Y tenemos que integrar en todo proyecto que emprendamos, personal o profesional, que siempre nos vamos a caer. Que todo a la primera nunca se conseguirá.

Como bien dice Albert, en vez de Cv en los que hablemos con fuegos artificiales de nuestros logros, sería mucho mejor un CV fracasional, en el que mostráramos a los demás nuestros errores, meteduras de pata. Ya que nos haría más humildes, reconoceríamos nuestros errores, pero sobre todo lo que hemos aprendido de ellos.

No hace falta decir nada , vemos que el mundo es muy mamut. Muy lento, repitiendo apuestas por opciones que no tuvieron el resultado anteriormente, por repetir mensajes que ya no calan en los demás y sin decir la verdad, sin transparencia.

Tú decides, seguir siendo así, lento o un “sapiens” que lucha por sus inquietudes personales o profesionales.