¡¡Las razones son basura!!

El tiempo es ese juez insobornable que da y quita razones” dice José María García.

Dame una razón…Quiero unas razones convincentes ante los hechos…Razóname lo que acaba de suceder… No hay razones para explicar lo que acaba de suceder…”

Vivimos en el mundo en el que depende creer o no, en función a las razones que nos den los demás, de las razones que demos a los demás.

Pues creo que una RAZÓN ES UNA EXCUSA BARATA PARA OCULTAR NUESTRO VERDADERO DESEO.

A través de ellas ocultamos nuestras verdaderas emociones, intenciones.

Escuchaba al lado mío una conversación de una pareja, que decía:

.- Dame una razón para entender por qué has hecho lo que has hecho.

.- Es que yo no quería

No sé cómo acabo la conversación, ni la relación, ya que entró la persona con la que había quedado, pero la sensación que tenía, era que cualquier cosa que le dijera, sería una EXCUSA.

Hagamos un ejercicio.

Preguntante a lo largo de esta semana, cuantas razones, cuantas explicaciones has tenido que dar a los demás, sobre tus acciones, tu comportamiento o no comportamiento. ¿Ya?

Y ahora siendo sincero contigo mismo, dime cuantas de esas razones que has vertido, eran verdad.

Sé que me dirás todas, que la culpa la tuvo el trafico, que fue el cliente el que hizo que no vendieras o que tu suegra es la que provoco te doliera el estomago…

Siempre utilizamos las razones, para dar prioridad a nuestro comportamiento. Siempre tenemos la razón nosotros, nunca daremos la razón a otras personas o diremos que nosotros tuvimos la culpa.

¿O es que alguna razón de las que diste esta semana, dijiste que tú eras el único responsable? ¿Tienes el valor de reconocer que no quieres ir a esa reunión o ver a esa persona, y no poner la excusa de llegar tarde?

Seamos sinceros, siempre que llegamos tarde a una reunión con amigos “pesados”, siempre que no queremos ir a casa de la suegra o llegamos “un poco” tarde al trabajo, siempre daremos razones, que nos “salvaguarde” la posadera, es por un motivo mucho mayor que un simple atasco o que has salido tarde de un reunión.

¡¡SEAMOS SINCEROS Y COHERENTES, POR FAVOR!!

Ése “la culpa la tuvo el trafico, es que no entendí lo que me pedía o no tengo tiempo para quedar.” tienen una característica en común. Somos seres humanos que vemos la realidad según nos interese.

No vemos el mundo como es, sino como nosotros CREEMOS QUE ES. Es decir, vemos el mundo a través de nuestras creencias, adquiridas y creadas. Por lo tanto, todo aquello que este fuera de nuestras creencias, creeremos que es algo imposible o que nunca llegaremos a verlo. Aunque realidad lo tengamos a nuestro lado.

Al ver la realidad según nuestras creencias, las razones que siempre expongamos estarán basadas en ellas. Y aunque estemos confundidos, lo rebatiremos hasta quedarnos exhaustos porque, porque nos hacen creer que si dudamos de nuestras creencias, nos empezaremos a preguntar quienes somos, y no está muy bien visto en estos momentos de edad “in-madura”.

Como podrás observar, son nuestras propias creencias, quienes nos detienen

Vamos con la familia porque aunque no nos apetezca por ahí, no vaya a ser que se enfaden…Vamos a ir al cumpleaños de esa pareja que no aguanto, porque si van todos, y no voy yo, se dará cuenta que nos los soporto…”

Nuestras propias creencias de “quedar bien ante los demás, de ir a un evento que no quieres, por el qué dirán, porque te puedan “excluir” del grupo o tachar de diferente. Así que cuando damos razones en muchas situaciones, suelen ser, como he dicho al principio del artículo, unas excusas muy bien pintadas, pero difíciles de creer.

Decimos lo contrario a lo que realmente sentimos.

Hace poco me decía una amiga, que opinaba igual respecto a las razones., que quedaba con una amiga por la “rutina” que se había creado años atrás, pero en realidad, a día de hoy, no le apetecía nada verla por esa “obligación” creada y no se fuera a enfadar, pero ya no era la misma situación.

Hacemos lo contrario a lo que en el fondo nos gustaría hacer, pero aún así gritamos a los 4 vientos, que somos libres de quedar y hacer lo que queremos.

Todo por miedo, todo por seguir haciendo caso a “creencias arcaicas” que nos limitan en vez de hacernos flexibles.

Durante todo el día tomamos acciones. Y las elegimos en razón a las razones que mejor vayan en nuestro beneficio o menos “daño” puedan hacernos a nosotros o a los demás.

¿Verdad?

Pero ¿Cuánto tardamos en tomar una decisión? Horas por no decir días, dependiendo de la decisión que tengamos que tomar. Aunque tengamos toda la decisión en nuestras manos, tenemos miedo a tomarlas.

“Y si escojo esta oferta…Pero y si la otra es la mejo…Pero si escojo esta, podré causar un daño a esta persona…” ¿Te has sentido identificado en algún momento?

Nunca sabremos cuál es la mejor decisión hasta que tomemos la opción de escogerla sin MIEDO AL FRACASO NI AL QUE DIRÁN.

Nunca lloverá a gusto de todos, nunca sabrás hasta donde puede llevarte o si acabarás consiguiéndolo, pero si sabes una cosa, lo que deseas de verdad a pesar de todas las circunstancias.

Si tuvieras que tomar una decisión, dos opciones y una bomba que en 10 segundos explotará si no la tomas en coherencia a lo que sientes. ¿A qué la tomarías rápido?

Dando razones a nuestros actos, decisiones, que en muchos casos ni nosotros nos las creemos, vamos por la vida de forma errónea

¿Mi recomendación?

.- Cuando damos una razón, suele complicar la situación. ¿O es que tu madre o pareja, no ha visto que le estabas mintiendo cuando estabas dando una razón que no era la correcta?

.- Si no nos gusta lo que está pasando en nuestra vida, ¿Por qué no hacemos lo que esté en nuestras manos, para cambiarlo? Ya no tendríamos que usar pretextos para hacer cosas sin ganas, obteniendo resultados mucho más satisfactorios

Sé que los gurús del coaching me dirán: “¿Cómo sería un mundo sin Por qué? Sería una locura”.

Habría un PORQUE, haríamos todo en función de lo que nosotros sintiéramos, no de lo que los demás esperasen de nosotros. Sin pretextos, sin expectativas, confiando en las acciones que tomemos, aprendiendo de ellas y las relaciones con los demás, seguro que serían más fluidas.

Somos nosotros mismos quienes nos detenemos ante un sueño, ante la vida. Nos damos muchas razones que nos llevan a intentar las cosas y no al hacerlas.

Todo por razones, que son excusas mejor vestidas.

¿Qué piensas tú al respecto? ¿Qué razones te das para no hacer algo? ¿Por qué?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

¿Una vida aburrida?

El aburrimiento se cura con la curiosidad. La curiosidad no se cura con nada” decía  Dorothy Parker

El mundo vive sumido en el aburrimiento.

Estoy aburrido con mi vida…Estoy aburrido con mi pareja…Estoy aburrido con mi trabajo…Estoy aburrido con lo que ponen en la televisión…

Y no hace falta que lo diga la gente, viendo la cara que tienen durante el día, ya dice mucho de ellos… Una cara donde la sonrisa brilla por su ausencia y donde la mirada expresa tristeza.

Cuando la gente me comenta: “Quiero hacer algo con esta vida tan aburrida que tengo”, para posteriormente preguntarme: “¿Qué harías tú?”.

Siempre contesto lo mismo: “Hacer de verdad lo que sientes que tienes que hacer”.

Instantáneamente pegan salto para atrás, como cuando los gatos ven el agua.

Cuando uno está en búsqueda de sus sueños, NUNCA ESTÁ ABURRIDO.

Estamos aburridos, PORQUE QUEREMOS.

Estamos aburridos, porque nos ha ganado la frustración y la resignación a la fuerza de voluntad.

Estamos aburridos, porque hemos dejado que el miedo nos gane frente a la posibilidad de descubrir qué pasaría si fuéramos hacia nuestros sueños.

ESTAMOS ABURRIDOS, ESTAMOS DESMOTIVADOS, ESTAMOS DESGANADOS, PORQUE NO TE DAS LA OPORTUNIDAD DE SER.

Ahora se sincero contigo mismo, por favor, ante esta pregunta:

Cuando haces lo que sientes que tienes que hacer, lo que tu corazón te impulsa… ¿Cómo se te pasan las horas? ¿Me dices cuantos momentos tenías de ilusión, de superación, de aprendizaje? ¿Me dices que pensabas que tu vida era aburrida?

Con tu cara sonriente, pensando en aquellos momentos, ya me estás diciendo todo.

Cuando estamos haciendo lo que sentimos que queremos y debemos hacer, por iniciativa propia, NO HAY ABURRIMIENTO.

Siempre lo digo y lo diré, si supiéramos los significados de verdad de las palabras, muchas cosas cambiarían.

Aburrimiento es “La sensación de fastidio provocada por la falta de diversión o de interés por algo”.

Vayamos por partes.

SI una persona tiene la sensación dentro de ella, y no hace nada para transformarla. ¿Por qué se queja luego de lo que está viviendo?

Nosotros somos los responsables de lo que nos pasa, de lo que no nos pasa y así como lo que nos gustaría que nos pasara.

Seamos un poco más coherentes con nosotros mismos, y empecemos a ser dueños de nosotros mismos, de nuestras emociones.

Si sientes que te falta diversión en tu vida, es el momento, no de ir a una fiesta, de largarte a pasar el verano a Ibiza, o de emborracharte para olvidarte de la vida que tienes. Es el momento de pensar QUÉ está pasando en tu vida, QUÉ te falta y lo peor de todo, aún sabiéndolo, ¿Por qué no haces nada al respecto?

Cuando sabemos qué NO queremos en la vida, sabemos qué SI queremos en la misma. Simplemente es transformar la frase negativa de “No quiero que…” por “Quiero que…”.

Si, ya sé que estarás pensando que es muy fácil ponerlo en papel, pero luego hay que llevarlo a la acción.

Vivimos a la pata coja, porque tenemos miedo de pisar en la vida, con los dos pies y fuerte.

¿Por qué?

TODO POR MIEDO. Al qué dirán, a no saber si eres capaz, a no saber si lo conseguirás… y mientras tanto, gritas y gimoteas a los 4 vientos que “TENGO UNA VIDA MUY ABURRIDA”.

BASTA YA , que aún sabiendo lo que tienes que hacer, lo que te pasa, no lo hagas, no tengas los santos webs de decir:” Hasta aquí hemos llegado, ahora es mi momento, ahora voy a por mi oportunidad”

DEJA DE QUEJARTE, Y PONTE MANOS A LA OBRA. PORQUE HAS VENID O A EXPRIMIR LA VIDA, A DISFRUTAR DE ELLA, Y AÚN SABIENDOLO, NO LO HACES. Si te quejas de los resultados que tienes, es porque TÚ quieres tener esos resultados, sabiendo que puedes darle la vuelta a la tortilla.

Así qué no más excusas.

Y si te sientes aburrido y todavía estás enfocándote en lo que te produce ese aburrimiento. ¿Piensas que caerá un meteorito que cambiara la situación por ti? Me parece que no.

Te estás interesando por algo que no te ilusiona, te motiva, o ya ha hecho su labor en tu vida. Sigues interesándote en esa situación o persona, por el qué dirán, no vaya a hacerle daño, no vaya a ser que se cree la 3 Guerra mundial… Pensamos en posibles consecuencias que pudieran provocarse por nuestra reacción a nuestra sensación de aburrimiento… Y siempre acabamos dando prioridad a los demás, no se vayan a molestar, que a nuestra felicidad, a nuestros sentimientos.

En un cabeza llena de aburrimiento, frustración e ira, nuestra habrá espacio para el éxito, la felicidad y la ilusión. Y para que sí lo haya, tienes que empezar a enfocarte en ello. Cueste lo que cueste.

Será romper creencias, será romper con gente que lleva tiempo contigo, será romper estereotipos en tu círculo de amigos, serán muchas cosas seguramente… Pero habrá un gran beneficio esperándote:

DIVERTIRTE TODOS LOS DÍAS DE TU VIDA, SIENDO, HACIENDO Y SINTIENDO LO QUE TÚ QUIERES, QUIEN TU ERES…

Y te aseguro que es una sensación increíble, que te hace afrontar los días con una sonrisa de oreja a oreja, a pesar de cualquier circunstancia que surja.

Pero también te voy a hablar, de otra cosa. Hay que tener tiempos durante tu vida, en los que estar aburrido.

Aburrido es NO HACER ABSOLUTAMENTE NADA. Es el contrapunto a esta sociedad en la que tenemos que estar haciendo constantemente cosas sino pensaran que seremos unos “despojos de la sociedad”.

Yo promulgo que durante la semana tengamos la sensación de estar aburridos. El cerebro necesita oxigenarse, parar, ser “amebas” que recuperan la energía gastada, ver donde nos encontramos, qué ha pasado por nuestra vida o que NO ha pasado hasta la fecha.

Estar aburrido es darle vía libre a nuestro subconsciente, eso que nos guía pero por “agendas, miedos y rutinas” no dejamos que hable.

Por favor, date más momentos para estar aburrido, tu vida te lo agradecerá.

¿Vas a permitir que el aburrimiento se apodere de tu vida? ¿Por qué estás aburrido? ¿Qué vas a hacer para transformar tu vida?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de Amazon.

He lanzado el workshop “Liderazgo&Disrupción” en el que recoge toda la formación y experiencias que engloban el nuevo Management Disruptivo que las empresas y profesionales de éxito imprimen. Podéis poneros en contacto conmigo a través de chocolaterojoconsulting©gmail.com

 

¿Las sentimientos nos hacen débiles?

No dejes que personas que hacen muy poco por ti controlen tu mente, sentimiento y emociones” dice Will Smith

¿Crees que los sentimientos nos hacen más débiles? Es una de las preguntas que hoy, hablando con mi jefa de operaciones, ha surgido.

Estamos en una sociedad, en la que las palabras, como emociones, sentimientos, sensibilidad, están denotadas. No sé puede decir que tenemos sentimientos o que somos sensibles, porque la sociedad nos aplastara cuando queramos mostrarlos.

Los sentimientos te harán débiles, los chicos nos lloran, sólo deben pelear…Si lloras los demás se reirán de ti, si te muestras empático, tu jefe no te dará el ascenso que sabes que te mereces…. Tienes que pisar cabezas y ser el hombre más frio en la faz de la tierra”

Son algunas de las perlitas que oímos a lo largo de nuestra vida, en nuestros días a días.

¿Dónde están las emociones aquí? ¿Por qué está mal visto mostrar nuestras emociones ante una película, ante una noticia? ¿Por qué los hombres tienen que ser fríos? ¿Por qué en las empresas no puede haber emociones o sólo queremos robots como compañeros de trabajo?

Nos gusta ver como la sociedad avanza con la tecnología, vemos que nos ayudaran en innovación, productividad y miles de cosas más a la sociedad, creyendo que estamos a salvo de los mismos porque no tienen sentimientos.

¿Y cómo estamos educando nosotros a la sociedad?

¡¡COMO ROBOTS, SIN SENTIMIENTOS!!

Tampoco estoy promulgando ahora que demos rienda suelta a nuestras emociones sin límites, porque no estoy diciendo eso. Todo tiene su momento.

Lo que estoy diciendo que el ser humano no sólo es razón, sino también corazón. Pero nos han educado, desde pequeño, a través de exámenes, de castigos y miedos, con la razón.

Y de ahí no nos salgamos, porque las consecuencias, serán desastrosas para nuestra vida.

Nos dicen que las emociones nos pueden causar daños físicos, que nos hacen perder el rumbo que el mundo lleva , que no puedes enfadarte cuando alguien o algo te dice que NO, porque estar enfadado, es mostrar tu debilidad ante los demás.

Hasta ahora, como podrás imaginar, cuando oigas la palabra emoción, o algo parecido a ello, tapate, ponte una máscara, no te vaya a infectar, porque puede ser lo último que hagas en la vida.

No podemos estar alegres, porque nos dicen que pensamos que no vemos lo dura que es la vida. Nos hacen dudar que sonreír es bueno, porque parecemos tontos cuando el mundo se está muriendo o matándose con guerras.

Todos buscamos la felicidad, como Indiana Jones en búsqueda del Santo Grial, pero eso si, no digas a los demás, que estas en un momento dulce de tu vida, porque empezarán a tener envidia, a no hablarte, o a preguntarte si lo has conseguido por el método “legal o por el criminal”.

Así que buscamos la felicidad, pero tampoco podemos mostrarla a los demás, no vaya a ser que se nos enfaden.

Nos dicen que tampoco nos podemos enfadar, porque el mal genio es el mayor de los virus que una persona puede sufrir. Si estas enfadado puedes perder a las personas de tu alrededor, decir cosas que no querías decir, o hacer algo que no querías hacer.

Así que tampoco nos podemos enfadar, no vaya a ser que la liemos.

¿Y qué decir de sentirnos o decir que estamos tristes?

¡¡DE ESO NADA!!

Si dices que estas triste, te dirán que no es para tanto tú situación, que hay otras personas que están peor que tú. En vez de alentarte, de preguntarte por qué te sientes así, habrá una competición a ver quien está más triste de los dos. No digas que estás triste, porque a lo mejor habrá gente que en vez de ayudarte, quieran aprovecharse de ti…

En definitiva, COMETE TUS EMOCIONES, PORQUE SIEMPRE POR UN LADO O POR OTRO, TE LAS PUEDEN CON LA MANO ABIERTA.

Así que lo mejor es tragarnos nuestras emociones, porque si no es lo peor que podemos hacer, expresarlas.

¿Pero qué pasa cuando no las expresamos?

.- Que cuando nos enfrentamos a cualquier situación, por pequeña que sea, no sabremos enfrentarla, derrumbándonos y haciendo de ella, la mayor de las catástrofes.

.- Que cuando seamos mayores, no sabremos expresar nuestras emociones ante nuestros amigos, posibles parejas o familiares. Nunca sabrán cómo nos sentimos, que queremos o que no queremos.

.- No expresar tus emociones, es crear un globo emocional que cuando explote, no sabremos manejar.

Por lo tanto, ¿Por qué tenemos miedo a las emociones?

Porque nos hace descubrir quienes somos, qué queremos, que NO deseamos y nuestros límites. Y en una sociedad en la que a través del miedo, nos dirigen, las emociones son como la Kriptonita para Superman.

Pero como he dicho antes, tampoco nos podemos dejar ahora llevar por las emociones a tumba abierta o por la intuición, porque os aseguro que se suelen confundir.

Una emoción nos puede confundir a la hora de tomar una decisión. Pensar que nuestras emociones, nuestras creencias, expectativas, son mejores que unos resultados que tenemos delante nuestro.

Una emoción nos puede bloquear la mejor decisión para nosotros, que no es lo que digan los datos o nuestro jefe, sino lo que nosotros sentimos que tenemos que hacer, lo que presentimos.

Bloquear las emociones nos puede hacer perdernos muchas cosas hasta ahora imposibles, como también cometer el mayor de los errores o el mayor de los descubrimientos.

Así que por lo tanto:

.- No podemos encerrar nuestras emociones, porque estamos hecho de ellas.

.- Si las encerramos, seremos robots liderados por las opiniones y deseos por los demás.

.- Cuanto más las ocultes, el globo será más grande, y cuando explote (siempre por cualquier tontería), tendrás mucho por gestionar retrasado.

.- Las emociones tienen que ser parte de la sociedad, de las empresas, del día a ´día, pero en equilibrio siempre con nuestra razón.

.- Una decisión siempre tiene que ser tomada con el equilibrio de Razón y corazón.

¿Dónde tienes tus emociones? ¿Sientes te hacen más débil?

Recuerda que puedes adquirir Liderazgo Canalla a través de Amazón y tienda de Versos y Reversos.

 

¡¡Cómo pica la paciencia!!

La paciencia no es simplemente la capacidad de esperar — es como nos comportamos mientras esperamos” decía Joyce Meyer.

Que espere su p..a madre, que tengo prisa y no estoy para perder el tiempo…¿Paciencia? Lo que tengo los nervios a flor de piel… ¿Pero llega ya o no? Que ya han pasado más de 2 minutos desde que dijo que vendría… ¿Paciencia? Eso para los budistas, yo quiero mi hamburguesa pero ya

Son algunas de las frases tan bonitas que he escuchado durante el día de hoy, y no con una melodía que los oídos agradecieran.

Pitamos el claxon a poco que el coche de delante se pare aunque esté pasando un viejecito, queremos los números del supermercado vaya lo más rápido posible, a pesar de que sabemos que aún tenemos 13 números por delante

¿Por qué somos tan impacientes? ¿Por qué odiamos esperar?

.- Estamos en una sociedad, que EL QUE NO CORRE, VUELA. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, vamos con la 5 marcha puesta. Corriendo a desayunar, corriendo al trabajo, corriendo a las reuniones , corriendo a la comida que tenemos, corriendo a por los niños, corriendo a la cena con nuestra pareja, corriendo a hacer el amor con ella …TODO EL DÍA CORRIENDO.

Pensamos que nos estaremos perdiendo cosas, si vamos a un nivel “más normal” por la vida, si disfrutamos de todo momento, como si fuera lo que es, UNICO. Pensamos que si no vamos a una velocidad endemoniada por la vida, la gente pensará que somos unos “vagos”, “raros” o “demasiado zen”. Que las oportunidades hay que cogerlas al vuelo, y no en modo “tortuga”, como nos hacen ver que vamos.

Pero sobre todo, vamos a esa velocidad, porque no vaya a ser que nuestro vecino nos quite esa “oportunidad” y antes que él, tenemos que conseguirlo nosotros.

.- Somos unos impacientes, porque queremos resultados para “antes de ayer”. Si no alcanzamos todos los días unos determinados resultados, la sociedad nos considerará unos “negados”. Y con un futuro nefasto. No sirve los resultados que hayamos alcanzado el día de antes, hoy tenemos que conseguir unos nuevos. No sirve la media de resultados, tienes que subirla todos los días, porque los demás también lo hacen, y no vaya a ser que te quedes relegado a los últimos puestos, y te digan que estás despedido.

.- Somos unos impacientes, porque queremos un éxito rápido e indoloro. Nos da igual como lo haya conseguido el vecino. Si él lo ha hecho, nosotros también y si es el menor tiempo posible, mejor. Nos da igual como lo haya conseguido, porque si hay un método para llegar antes que él, a un éxito aún mayor que el que ha conseguido, MEJOR.

Nos han enseñado que el éxito es hacer lo que todo el mundo hace. Que si podemos hacerlo a través de un atajo, mucho mejor. Porque si no conseguimos éxitos, seremos considerados unos “don nadie”.

En un éxito efímero, un éxito que nos compara con los demás, un éxito que no promulga la singularidad que todos y cada uno de nosotros tenemos.

El éxito para unos será conseguir miles de seguidores, tener una empresa internacional, un descapotable o salir en una revista, pero para otros será actuar en un bar con su guitarra para todo aquel que quiera escucharlo. Todo es respetable, desde una coherencia interna, no unas reglas impuestas.

Si tú eres feliz así, ¿Por qué los demás te consideran menos que ellos? Cada uno es feliz como es.

El éxito es coherencia, para cada uno es lo que es. Nunca te compares con los demás.

.- Somos impacientes, porque no nos gusta sudar. Si sudamos, nos cansamos, y si nos cansamos podemos tirar la toalla. Claro que podrás tirar la toalla, pero siempre lo hará en algo que realmente no te motivaba, en algo que no querías para ti, y SI habían impuesto los demás para ti o por quedar bien. Así que mejor algo rápido, indoloro y que nos haga quedar mejor que nuestro vecino.

El sudar, el esfuerzo, el camino, el ser consciente de las caídas, del paisaje que estamos viviendo, nos hace darnos cuenta, de lo que somos capaces, de quienes somos, de talentos que teníamos dormidos, de personas que nos ayudan y de las que se van porque no creen en nosotros.

El esfuerzo, la constancia, nos hace recuperar valores que hasta la fecha teníamos olvidados. Eso de esforzarnos, es para los “new age”. Eso del sudor no va conmigo, lo quiero todo para ya..Eso de esperar…Que espere Rita…. Yo todo lo quiero para ya.

Creo y se por propia experiencia, que la impaciencia muere, cuando estás de vez focalizado en lo que tú quieres conseguir.

.- Aprendes que detrás del miedo que tienes, hay algo mejor que te está esperando y que te tiene que enseñar algo que no sabías.

.- Aprendes más por el camino que cuando llegas a la meta.

.- Aprendes más de ti mi mismo que siendo uno más.

.- Aprendes que si quieres, realmente hacer algo, acabarás consiguiéndolo en la mayoría de los casos.

.- Aprendes que todo lo bueno se hace esperar y que mientras tanto, la vida te está poniendo a prueba a ver si eres digno o no de ello.

Así que si eres un canalla, a partir de ahora, cambiemos el significado de paciencia que dice la RAE es “capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse… capacidad para hacer cosas pesadas o lentitud para hacer algo…”, por “Capacidad de disfrutar, vivir el camino, a pesar de las circunstancias ya que sabes que vas a llegar a tu camino, aunque los demás crean que es una locura”.

¿Qué te parece?

Os dejo la entrevista que me hizo Alejandro Durán para su blog, “Cuestión de talento”.

El próximo día 27 a las 19:00 Horas estoy junto a Andrés Pérez Ortega , en Fnac Callao presentando Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde. Os pero a todo.

Leo Margets: “Con talento y trabajo duro, surge la magia”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a Leo Margets.

¿Qué nos puede enseñar el póker? ¿Cómo llego a convertirse en Campeona del Mundo de póker? ¿Qué valores le ha enseñado y se pueden aplicar a la empresa?

Durante nuestros días, la vida nos da carta, y depende de nuestras decisiones, el resultado que tengamos con ellas. Porque ya podemos tener las mejores cartas, que si tomamos una mala decisión, todo se irá al traste.

Hace unos días tuve el placer de conversar con Leo, sobre el póker, su estilo de vida, sus comienzos, de la importancia de la sicología y emociones en el juego.. y qué podemos aprender de él, para aplicarlo a nuestra vida, entre otras muchas preguntas.

Autora del libro “Juega bien tus cartas. En la vida y en los negocios” hoy nos enseñara a cómo manejarlas.

GRACIAS  LEO  por recordarnos que aunque creamos que tenemos en nuestra mano una mano ganadora, dudemos de todo, porque somos el resultado de nuestras decisiones, pensando siempre en el largo plazo a la hora de tomarlas. Podéis conocerlo más a través de  Web, Facebook, Twitter e Instagram.

Sabes que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin

.- ¿Quién es Leo Margets?

Justo ahora David me preguntas esto, y hace unos días hacia una reflexión, en la que me preguntaba, ¿Por qué nos definimos en función del puesto de trabajo, del sexo que tenemos?

A mí me parece una pregunta tan difícil cuando me preguntan quién soy. ¿Qué pasa que cuando uno está bien, les tienes que meter una chapa increíble?

Soy una tía a la que le importa estar bien y que tiene mucha curiosidad.

.- Y sin esa curiosidad, ¿Dónde crees que estarías ahora?

La verdad que no sé donde estaría, pero si se que no estaría donde estoy ahora.

Seguro que estaría haciendo una vida más estándar. NO me habría planteado hacer cosas arriesgadas en un momento dado. Que tampoco es que sean muy arriesgadas, pero por la sociedad se consideran “poco estándar”.

Tener curiosidad es estar abierto de mente y hace que te conozcas más a ti mismo

.- ¿Te consideras una mujer feliz?

Sí que me considero feliz, porque la felicidad no es algo puntual, aunque en estos momentos no esté pasando por unos momentos felices en mi vida personal. Pero aún así , me considero una tía feliz.

Vivimos en una sociedad que se rige por la tiranía de la felicidad. En la que aunque te den una ostia, parece que tienes que ser feliz si o si. Yo creo que las emociones están por algo.

Aunque estemos pasando malos momentos, veo la vida de una forma global, estoy bien conmigo misma, y eso es parte de ser feliz.

Si lo que depende de nosotros, lo llevamos bien, no debemos fustigarnos porque lo demás no esté yendo bien.

.- Conoces muchas ciudades y culturas, ¿Piensas que la felicidad, para los demás sigue estando en lo exterior?

Si, la gente se fija más en los lujos, en proyectar una imagen. Pero viajando o no viajando lo ves, o en las redes sociales.

La gente viaja para contar a donde ha ido.

.- A mi sobrino de 8 años, ¿Cómo le dirías que es el póker?

El póker es un juego que se juega con unas cartas. Que no es un juego sólo de cartas, sino de personas.

Es como una analogía de la vida, porque juegas con información imperfecta. Que es así la vida. Sabes muchas cosas de la otra persona, pero no sabes sus intenciones. Con esa información tomas decisiones, que te enseñan a tomar decisiones óptimas a pesar de no tener toda la información posible., es algo vital para la vida.

.- La intuición ¿Qué papel toma en la toma de decisiones?

Reconozco que no soy nada de corazonadas e intuiciones, como la gente lo entiende.

La intuición está muy basada en la experiencia., integrada en el subconsciente.  A veces cuando lo quiero escuchar para tomar una decisión, intento reforzarlo más racionalmente, porque la intuición porque si, no me fio tanto de ella.

Es diferente actuar de manera racional que de manera instintiva.

Las emociones no te pueden dejar pensar con claridad y la intuición te puede ayudar.

.- ¿Cómo te llevas con la incertidumbre?

Aprendo a aceptarla.

El póker te ayuda a gestionar la incertidumbre, te ayuda a gestionar el largo plazo .

Pero lo que más nos angustia es saber lo que no va a pasar, el no tener la situación dominada. Y como no podemos dominar todo, lo que intento es estar siempre lo mejor posible yo, para que esa incertidumbre me afecte lo menos posible.

.- ¿Qué valores/ habilidades has aprendido en el póker?

Me ha enseñado a asentarme en el largo plazo. A hacer cosas de manera sostenible. A no necesitar una recompensa inmediata, que para mí es una de las debilidades.

Me ha enseñado también a no tener aversión al riesgo. Como si a todos, nos habían educado, que siempre la opción siempre segura es la mejor. Aunque me han dejado volar mucho, siempre nos inculcan que la opción más segura es la mejor, como nos enseñan en la escuela. En el póker nos enseñan que tomar riesgos es más rentable a largo plazo.

.- ¿Qué podríamos aplicar del póker en la empresa?

Se podría recompensar una buena decisión VS un buen resultado. Si tu recompensas un buen resultado, puede ser pura chorra, pero si recompensas una buena decisión, siempre a la larga, los resultados llegan

.- ¿Qué quieres ser de mayor?

Salvadora de animales.

Desde que tengo uso de razón, mi madre me hizo una tarjeta de visitas, en el que titulo, es ése. Es una tarjeta que todavía tengo en mi cartera.

.- ¿Qué te ha enseñado el mundo? ¿Qué le dirías a esa chica que empezó en el mundo del póker?

El mundo me ha enseñado que es imprescindible para mí, hacer introspección y caer. Aceptar como eres para acabar actuando como piensas. Porque para mí es la única manera de estar bien.

Para estar bien, necesito ser coherente. Ir haciendo pequeños ajustes, para que mi comportamiento se ajuste a mis valores. Y eso para mí, es la felicidad.

Y a esa niña, no le diría nada. Sólo le diría que se espabile y que se lo busque todo ella, ya que es la mejor manera.

.- ¿Cómo se afronta un campeonato desde la vertiente sicológica?

Un campeonato siempre lo afronto estando bien yo físicamente, visualizando viéndome capaz de ganar. Pero también gestiono muy bien los chascos, pero me veo capaz de ganar. Me obsesiona bastante no cometer errores, pero aunque lo hago, no me fustigo.

SI la cago porque no era el mejor movimiento, me aseguro de que no me vaya a pasar más. Pero sobre todo, los afronto muy tranquila, muy calmada.

.- ¿Cuál es tu palabra favorita?

Leona, que es mi primera gata. Que fue una de las personas más importantes de mi vida.

Y Depende. La gente siempre elige dicotomías, o blanco o negro, hombre o mujer… y a la gente le pone nerviosa los depende. Se incomodan por enseñarles la realidad.

.- ¿Qué es para ti 4 ases?

Que guay, espero sacar el máximo del otro.

Porque si yo tengo 4 ases, o 2 ases en la mesa y yo otros 2 yo, va a ser muy difícil que me den acción, porque yo tengo la mano ganadora.

Es lo que pienso: “Ojala pueda rascarle algo”.

.- ¿A qué das gracias?

A ver tenido la suerte de haber nacido en Barcelona, en esta época, con una familia que me ha dado todo lo que he necesitado.

.- ¿El talento nace o se hace?

Las dos. Está muy bien decir que el talento se hace. Por ejemplo en mi profesión, hay gente que no siendo los más talentosos del mundo, se ganan muy bien la vida jugando al póker. Cuando hay talento y trabajo duro, es cuando se hace la magia.

El talento se puede suplir con curro, pero no se suplir curro, habilidades, sin talento.

.- ¿Cuál es tu concepto de éxito?

No le doy importancia al éxito, porque como se entiende el éxito actualmente, es algo eventual.

A mí me gusta más una palabra, que es MASTERY. La maestría, dominar un concepto, una profesión.

EL éxito se basa en un resultado, Esta bien cuando lo tienes, pero no me preocupa demasiado.

.- Una reflexión para los lectores del blog.

Tenga curiosidad, que no juzguen. Porque juzgar te hace sentirte pequeño, tú mismo te estás limitando, perderte muchas oportunidades que la vida, nos da.

Nunca den nada por sentado. Que duden siempre de todo lo que les dicen. Siempre intenten pensar el pensamiento crítico, porque es bueno.

 

El sindrome del Impostor.

Al éxito y al fracaso, esos dos impostores, trátalos siempre con la misma indiferencia” decía R.Kipling

sindrome impostor¿Me crees si te dijera que muchas personas, tras alcanzar sus sueños, se sienten que están mintiendo a los demás?. ¿Me creerías, al saber, que se sienten unos impostores con ellos mismos y con los demás?

Es lo que se llama el SÍNDROME DEL IMPOSTOR.

¿De qué trata?

Son personas que permanecen convencidas de que son un fraude y no merecen el éxito que han conseguido.

¿Qué paradoja conseguir lo que siempre has soñado y en vez de disfrutarlo, pensar que eres un fraude, verdad?

Pues suele pasar más de lo que nos imaginamos.

Así piensan los “impostores:

¿Cómo puedo yo ahora dirigir la empresa de mis sueños, a personas que son mucho mayor que yo? No me harán caso.. No puedo conseguir el título con el que siempre soñé , nadie me tendrá en cuenta..No me merezco este éxito, vengo de una familia muy humilde… Nadie me va a creer, nadie va a seguirme, todos piensan que soy un impostor”.

¿Por qué lo pensamos?

Porque a pesar del esfuerzo, a pesar de las circunstancias desde las que empezamos y donde estamos ahora, a pesar de las horas sin dormir, de las caídas, lloros en soledad.. CREEMOS QUE NO SOMOS DIGNOS DEL ÉXITO QUE HEMOS CONSEGUIDO.

Sentimos que el éxito solamente lo alcanzan con un talento especial, que han nacido con una flor debajo del culo, tienen padrinos o una familia muy acaudalada.

¿Pero nosotros? ¿Podemos merecernos un éxito con el que habíamos soñado?

Aunque era lo que queríamos, acaba saliendo por nuestra boca: “No me lo merezco, soy un impostor”.

¿Por qué?

Porque vivimos en un mundo en el que el poder social ( las apariencias, el estatus..) es mucho más importante que el poder personal ( autoestima, confianza, estabilidad emocional..)..

¿Y qué pasa?

Que cuando llegamos a la meta de nuestros sueños, suele haber una descompensación entre el poder social y el personal, queriendo siempre que gane más el primero que el segundo. Cuando en realidad tendría que haber un equilibrio entre ambos.

Cuando nos proponemos algo, o nos proponen algo, soñamos con lo que nos supondrá conseguirlo, éxito, fama, triunfos, que la gente nos conozca…Y cuando hemos llegado, ¿Qué pasa?

Que no hemos trabajado nuestra autoestima, que no queremos darnos cuenta de lo que hemos conseguido, porque hay gente que está a nuestro alrededor, con más dinero, más fama, con más seguidores que nosotros.

¿Y qué hacemos nosotros? En vez de disfrutar de lo conseguido, de sentir que somos capaces de conseguir lo que nos propongamos…sentimos que somos unos impostores, porque nos creemos que no somos “aptos” para el nivel al que hemos llegado.

ANTES DE SEGUIR PENSANDO ESO, PARATE.

Mira atrás y date cuenta de todo lo que has conseguido. Mira los esfuerzos realizados, mira las caídas que has tenido y como te has levantado. Siéntete orgulloso de todo lo que has hecho.  Es con lo que soñabas y ahí lo tienes.

Y date el capricho de disfrutarlo. Lo has conseguido, ahora vive, celebrarlo, y mira al frente, con orgullo de saber que si quieres puedes. Que tú eres el dueño de tus circunstancias.

Solamente tienes que pararte y ver de lo que has sido capaz, pero nunca olvidar una cosa, ESOS MIEDOS QUE TIENES, ESOS “QUIZA PIENSEN QUE..DIGAN QUE..”….puras invenciones de tu cerebro ante una situación nueva, que crees que no podrás dominar, pero que si es tu sueño, lo harás.

Y si alguien piensa eso de ti, QUE TE LA BUFE.

También quería hablar de otro tipo de impostor. Esos que nos encontramos en nuestra vida personal y profesional. Esos que aparentan una cosa y detrás, solamente hay humo.

lisindrome impostorHe conocido muchos profesionales “de elite”, que acaban siendo unos impostores. Dicen ser una cosa, y luego no viven de lo que exhiben a bombo y platillo… Promulgan unos valores, una imagen, un algo que no se yo, que nos deja a todos asombrados… Pero no es la primera ni será la última vez que oiga, entre bambalinas: “Me han ofrecido un trabajo, del que de verdad, no tengo ni idea, pero tengo que aparentar que sí, porque si no, mi marca se irá por la ventana”. Cuando esas personas promulgan, profesionalidad, valores, coherencia, emprendimiento, éxito y lo único que hacen, es agarrarse a un clavo ardiendo  y si es pidiendo favores, mejor.

Contratamos por el nombre, y despedimos por los resultados. ¿No sería mejor contratar por los resultados y despedir (en el que caso que hiciera falta, por el nombre, y no por la marca)?

También nos encontramos con impostores en nuestra vida personal o sentimental. Personas que nos hacen creer que por fin, eso con lo que tanto soñábamos, ese amor o amistad que nos haga que la vida sea más fácil, hasta ahora.

Y cuando nos damos cuenta que son humos tóxicos…Ya es demasiado tarde.

No te arrepientas de nada, porque hasta las malas personas, nos dan experiencias de las que aprender.

¿Qué tenemos que hacer antes de encontrarnos a una persona de este estilo?

.- Saber que nada ni nadie, puede traerte la luna en menos de 5 minutos. Sólo tú puedes ir hacia ella. Que no te vendan la burra.

.- Y para no caer en una “venta ficticia” de amor o amistad, tienes que tener tu poder personal. Tienes que saber quién eres, que quieres, y que NO en la vida. Cuando eres dueño de ti mismo, sabes que nadie te va a dar un Ferrari a cambio de su utilitario.

.- Cuando más confíes en ti mismo, en tu instinto, menos se te acercaran. Y cuando los veas, te darás cuenta, que sobreviven por y para su máscara, y no viven para su alma.

.- Si has llegado a tu éxito, DISFRUTALO. Y que dicha meta, haga aumentar la confianza en ti, que te haga ver que si quieres puedes. Pero sobre todo, que si has llegado hasta ahí, es porque la vida te ha recompensado por los esfuerzos realizados. Y si alguien te dice algo, QUE MIRE COMO ES SÓLO EL PRINCIPIO DEL COMIENZO.

Así que por favor, no eres un impostor si has luchado por tu sueño y has sido coherente contigo mismo. Lo has conseguido tú, con tu sudor y lagrimas. Y por eso tiene que estar muy orgulloso de ello. Felicidades y disfrútalo.

¿Contra los impostores de humo? CONFIANZA EN UNO MISMO.

¿Crees que eres un impostor en la situación que tú mismo has conseguido? ¿Por qué? ¿Con cuántos impostores te relacionas al cabo del día?

 

¡¡No eres tu Coeficiente Intelectual..!!

“Responda con honestidad: ¿Cree que su coeficiente intelectual es bajo?

untitledDavid, cuando me dijeron que no te dedicabas a la administración, pensé que eras un fracasado. Con la inteligencia que tenías para los números, y me decían que te dedicabas a no sé qué de hablar en público…Que pena me diste en esos momentos..”

Me encanta la sinceridad y la coherencia de las personas, pero en esos momentos, o empezaba a recordar a todos sus familiares no vivos o respiraba muy profundo y le decía:

EN LA VIDA, EL COEFICIENTE INTELECTUAL NO ES IMPRESCINDIBLE PARA EL ÉXITO”.

Reconozco que tenía razón.

Hubo momentos de mi vida, que por mucho que había sacado Sobresalientes y Matriculas de Honor durante mi época estudiantil, me encontraba en la vida, sin trabajo, sin ninguna entrevista de trabajo a la vista.

Sin nada de esos beneficios que tenía ser el mejor en las notas.

¿Para qué había servido esforzarme en el colegio cuando para la vida no servía para nada dicho esfuerzo? ¿Yo esforzándome para sacar las mejores notas, optar a las mejores oportunidades y mientras gente que aprobaba con “aprobados raspados”, tenía más suerte que yo?,¿qué estaba pasando?

Que estamos en una sociedad que pensamos que cuanto más inteligencia tengas, más éxito tendrás el resto de tu vida,..Y cada vez estoy más en desacuerdo con ello.

A lo largo de todo el tiempo vivido con el blog y la consultora, una de las características que tienen en común todas personas de éxito que he ido conociendo.., es que ninguno, destacaban por su Cociente Intelectual.

¿Y cómo han alcanzado el éxito, viniendo de una época escolar, que poco menos se les consideraba “tontos”?

Estamos en un mundo que nos dice que el éxito, es tener miles de seguidores en facebook, ( y si no los tienes, los compras), nos enseñan a aparentar cosas que no somos, porque si quieres triunfar, es lo que tienes que hacer.

Como decía en un artículo anterior, no somos humanos, somos marketing con patas.

Estas personas y empresas no nacían de unas circunstancias muy motivantes, no se distinguían por su apariencia,.. Más bien al revés.

Pero han llegado hasta donde están, gracias a su DETERMINACIÓN. (En idioma coloquial, porque sus webs)

El éxito no lo determina un Cociente Intelectual y si la FE, la RESISTENCIA, el COMPROMISO, que pones para alcanzar una meta.

Nos han enseñado que hay que tener experiencia ya de antemano, para afrontar cualquier reto. Si no la tenemos, ya podemos olvidarnos de cualquier cosa, porque ya de antemano no somos “aptos” para dar el primer paso. O eso nos dicen.

La experiencia es una moda. Para un determinado momento, para una determinada acción, que tuvo éxito para ese tiempo… ¿Y ahora? ¿Tiene que tener también éxito, una experiencia de hace más de 5 años? ¿Es que los tiempos no cambian?

Así que tanto el cociente intelectual, como la experiencia no son factores determinantes del éxito.

Nunca había destacado por mis notas en redacciones en el colegio, a día de hoy estoy escribiendo mi 3º libro…Así que no valen excusas.

Muchas de las personas y empresas que idolatras, empezaron sin ninguna experiencia en el campo profesional en el que querían introducirse. ABSOLUTAMENTE NINGUNA.

A día de hoy son líderes en sus campos profesionales.

¿Cómo no teniendo una experiencia, una inteligencia en dicho campo han llegado a conseguirlo?

Siendo audaces y proponiéndose desde el principio, que en todo momento se enfocarían en su sueño en cuerpo y alma.

Era su sueño, es su sueño. Cuando estas enfocado, tienes un reto, entre ceja y ceja, resistes a todas las inclemencias que te encuentres por el camino. Todo por y para tu sueño.

Saben que son ellos mismos los creadores de su destino. Si hubieran hecho “caso” a esa profesora que les dijo que no cantaran, que no valÍan para emprender su empresa o que se olvidarán de esos sueños locos, todavía estaríamos viviendo en la era del Paleolítico.

Vivimos en un mundo, en el que triunfa, es el que llega antes a la meta. Ya nos puede estar manipulando, mintiendo o sea todo una farsa, si dice él que ha sido el primero en algo, nosotros lo aplaudimos a rabiar, haciéndole la reverencia a cada paso que dé.

¡¡YO NO OPTO POR UN ÉXITO EFIMERO E INCONSISTENTE!!

Sé que dirás, que no tienes paciencia, que tus circunstancias no te lo permiten, o miles de cosas más… cada uno que piense lo que quiera, pero NO ERES TUS CIRCUNSTANCIAS y el ÉXITO NO ES UNA CARRERA EN LA QUE TIENES QUE BAJAR DE 10 SEGUNDOS EN 100 METROS.

Las personas que han triunfado DE VERDAD, no corren, no esprintan, porque saben que el camino hasta su meta, será una carrera de resistencia, no de velocidad.

Te revuelves un poco en el asiento, ¿Verdad?

Muchas de las personas que he entrevistado, no han llegado los 1º a la meta. Muchos fueron los 2º, 3º o 5º, pero llegaron con convencimiento, que lo hacían de manera diferente, dando más valor que el 1º.. Y así es como están en la cima de su sueño.

Lo que te distingue a unas personas de otras, es el COMPROMISO que tienen con ellos mismos, con su proyecto. NO SU INTELIGENCIA MEDIBLE.

cociente intelectualMientras los que optan por un éxito efímero, por subirse al carro de modas “eventuales”, se comprometen con la fama, con el aparentar, con el ser “uno más dentro del grupo cool del momento”, los demás, optan por SER SIN TAPUJOS, NI MIEDOS.

Porque sienten que el éxito les vendrá, sin la necesidad de una experiencia sin significado para ellos o de unos conocimientos innecesarios. Sino siendo ellos mismos, sintiéndose como son, creando ellos mismos, sus aprendizajes, a través de sus experiencias.

Así que si no te importa tu Cociente Intelectual y SI tu sueño, recuerda:

.- Lidérate, no dejes que te lideren.

Como buenos borregos que somos, preferimos que nos controlen diciendo que no podemos, que no tenemos experiencia, que no somos inteligentes, que no podemos salirnos de esa línea y que hagamos otras cosas más fáciles, dejando de lado

Mejor que nos controlen los demás que no, nosotros mismos.

Son personas que se lideran a ellos mismos, porque saben que son los únicos que deben hacerlo durante su vida.

.– Perseverancia.

Vuélvete un fanático de tu sueño, conviértela en una obsesión. Las 24 horas tienes que pensar por y para tu sueño. Estudia, lee, aprende, todo lo que haga falta para ser el mejor en dicho campo.

Siempre da el 1% más de ti, de lo que diste ayer.

.- Aprendes de las caídas y sigues adelante.

Nos han enseñado que fracasar, es la peor etiqueta que un ser humano puede recibir. Las personas que no les importa el cociente intelectual y si su pasión, aprenden de las caídas. Les enseña a ver qué han hecho mal, qué ha pasado, que han aprendido, qué han vivido por el camino y qué no repetir, para reanudar la ascensión a su meta.

La gente que deja que los demás los lideren, que acepta que hay límites y ante la 1 caída, tiran la toalla. Quienes saben que no son su Cociente Intelectual, aprenden de lo sucedido, se limpian la ropa y siguen.

Así que nunca olvides, NO eres tu COCIENTE INTELECTUAL y SI eres la DETERMINACIÓN que impregnes a tu meta.

¿Crees que al éxito se llega a través del cociente intelectual? ¿Tienes a tu alrededor gente menos lista que tú, pero más espabilada?

3 cosas hay en la vida…

La vida no trata de encontrarse a uno mismo, sino de crearse a uno mismo” decía George Bernard Shaw

3 cosas hay en la vidaTodos tenemos en nuestra memoria, un consejo que nos dio alguien en un momento.

Creo que los mejores consejos, son los que no pedimos, sino los que salen del corazón de la persona emisora, de su intención de ayudar.

Durante mi vida, he ido recibiendo “recomendaciones” de mi familia, amigos, jefes, mentores que me han ayudado en muchos momentos. Reflexiones que no olvido.

Además, en las entrevistas que realizo, hablamos con los entrevistados, sobre los consejos que han recibido y que siempre les acompañan en su camino.

Desde ser agradecido, de dar siempre todo de ti en todo momento, o no avergonzarse de lo que uno siente o no ahorrarse los te quiero, son algunos de los consejos que he ido recopilando y que son esenciales para toda persona.

Como bien dice Albert Espinosa, durante la vida, nos vamos encontrado personas que se convierten en nuestras perlas. Personas que conforman el collar de nuestra vida, de nuestra inspiración o aprendizaje.

Y hoy quiero hablar de una de ellas y el consejo que me dio.

Se llama Antonio y ya hablé de él en otros artículos.

Recientemente volví a tener una conversación con él, en el que me regaló, 3 consejos que han provocado un antes y después en mi vida.

Son consejos fáciles de seguir, no hay que hacer un Máster ni comprar seguidores en tus redes sociales para aparentar nada que no eres. Todo es más fácil y con resultados duraderos.

Estos 3 regalos que me dio, te los ofrezco para ti, que sientas, como yo, los cambios que producen:

.- Hace 1 segundo, ya es pasado.

Cuando hayas terminado de leer esta frase, el tiempo invertido, será ya pasado. Tiempo que ya no volverá a tu vida. Pensamos que el pasado, es hace 1 mes, 1 año o la noche de ayer. El pasado ya es después de haber leído estas palabras. ¿Y qué pasa con el pasado? Que nos aferramos a él, como los niños al turrón de chocolate.

Lo queremos, lo añoramos, deseamos volverlo a revivir, se nos llena la boca pensando en él…EN LO BIEN QUE CREEMOS, QUE VIVIAMOS EN AQUELLOS TIEMPOS.

El pasado nunca lo podrás volver a revivir. Sólo son tus pensamientos del pasado, los que traes al presente, nada más. Esa persona a lo mejor ya no volverás a verla, ese amor se marchó para siempre y ese trabajo ya existe más.

No está en tu poder traerlos al presente, ni con magia. Ya no volverán. Aprende de ese pasado, lo que sentiste, lo que viviste, de lo que fuiste capaz y pensabas que era imposible..Porque mientras tanto, estas desaprovechando un regalo que tienes y del que no haces caso, pensando que es mejor el pasado que él.

EL PRESENTE.

Estas teniendo la oportunidad de vivir, de sentir, de que recorran por tu cuerpo emociones increíbles, de aprender de personas que tienes delante de ti, de crear oportunidades para un futuro mejor..

Y tú mientras tanto, añorando el pasado…

Repite conmigo, el pasado ya no volverá, sólo existe el momento presente. Y desde él, puedes hacer, crear, sentir, cosas indescriptibles.

Vive y no añores. Siente y no sientas morriña. Disfruta y aprende del pasado.

.- Cada paso que des, siéntelo, vívelo.

Vamos por la vida quejándonos.

3 cosas “Off, llevo 3 horas y aún me quedan otras 5 en este trabajo.. Aún no hemos llegado y ya estoy agobiándome…”

Vivimos la vida con agobios, ajetreo y estrés.

Cuando tú sientes que lo que haces, te alegra, te motiva, aún sabiendo que tienes horas por delante de trabajo, sacrificio y esfuerzo..Sinceramente, te da igual, porque lo que te importa, es lo que haces, lo que sientes, no el esfuerzo que haces, o las horas que te quedan por delante.

Y aunque sean momentos duros, vívelos también. Porque como te he dicho antes, seguro tienen un aprendizaje esperándote, una oportunidad que tienes que vivir.

Vive, siente, emociónate, pero déjate de quejarte y disfruta de cada momento.

.- Que no te importe lo que digan los demás de ti, es su creencia. No la tuya.

Cuando recibimos un comentario por parte de alguien que no nos gusta, creemos a pies juntillas que lo que él piensa de nosotros, es la pura verdad.

¡¡ERROR!!.

Lo que él cree de nosotros, es lo que él cree. Pero ahora me gustaría preguntarte: ¿Lo que cree tú jefe de ti, es lo que tú sabes que vales? ¿Lo que cree tu suegra de ti, es lo que tú sabes quién eres?

Seguro que dices que no. Perfecto. Pues ahora me respondes a esta pregunta:

Si tú sabes quién eres, qué quieres, lo que es verdad y lo que no en tu vida, ¿Te importa lo que te digan los demás?

Te tiene que dar exactamente IGUAL. Como bien dice, Ecequiel Barricart, “Me la bufa”.

Si yo sé quién soy, si soy yo coherente conmigo mismo… Me tiene que dar exactamente igual, lo que digan los demás. Porque yo sé que es verdad y que no.

Como bien dice una frase” Que digan los demás lo que quieran aún sin conocerte, porque nunca olvides, hasta los perros ladran a desconocidos”.

Y luego ese perro que te ladraba, acaba viniendo a ti, cuando ven que eres de fiar, ¿Verdad? Pues aquí igual.

Tú sigue tu camino, si tienes la conciencia tranquila, que digan lo que quieran. Y como bien dice Risto Mejide: “Que hablen mal o bien, pero que hablen, es lo importante”.

Decía en un artículo anterior, que de ti depende que seas una persona frontón o una persona piscina. Sigo diciendo que es esencial que seamos frontones.

Dice la canción, “3 cosas tiene la vida, salud, dinero y amor”, pero a partir de ahora recuerda:

.- No hay pasado sino presente.

.- Que digan misa los demás si tú sabes lo que es verdad y es mentira.

.-Pisa con garbo y siente la felicidad en cada huella que dejas.

¿Qué 3 cosas no olvidas en tu vida?

 

¡¡Cuando tenemos miedo a sentir..!!

Sentir antes de comprender” decía Jean Cocteau.

miedo a sentirHola David:

No importa quién soy, de donde vengo ni la edad que tengo, sólo importa que por un error mío, llevo años sintiendo la soledad.

Durante mi vida, me he encontrado con muchas cosas en mi camino. Unas buenas, otras excelentes y otras no tan buenas. De todas ellas he aprendido. Y creo que gracias a tener una mentalidad de aprendizaje continuo, me ha ido bien en la vida.

Pero como te imaginarás, siempre hay excepciones. Y SI, aquí también la hay.

Me acuerdo el día que la vi. Una sonrisa que iluminaba hasta al alma más triste. Unos andares que hacían entre ver una personalidad muy marcada y unos ojos que te desnudaban si se cruzaban con los tuyos.

Era ella. Siempre me acordare de ese día y de todos los siguientes.

Siempre había sido un hombre echado adelante, confiaba en mí, sabía que tenía posibilidades en todo lo que me proponía. Gracias a esa confianza, había llegado hasta donde había llegado, como te comentaba.

¿Pero qué me pasaba? ¿Por qué actuaba de una forma errática, como nunca había hecho?

Siempre que pensamos que actuamos de una forma diferente a nuestra rutina, empezamos a echar la culpa a los demás, cuando en realidad tendríamos que mirarnos al espejo, y preguntarnos: “¿Qué te pasa?”.

A pesar de ser siempre una persona abierta y empática con los demás, me daba cuenta que empezaba a poner distancia con todo el mundo. Ya no actuaba de la misma forma, ya no daba abrazos, ya no sonreía.

A día de hoy, cuando en mi pelo, solo hay canas y mi piel esta arrugada por experiencias, te puedo decir que me pasó.

Tenía miedo a sentir.

Había tenido parejas, amigas, había creído sentir el amor, el desamor, la amistad, todo tipo de emociones que te puedes imaginar,… son las que marcan a día de hoy mi piel.

Pero tenía hasta hoy, una tirita que ocultaba una herida que no quería mostrar.

Por miedo, me empecé a alejar de lo que quería. Llevándome a la más pura de las soledades. Aquella que es impuesta por uno mismo, por miedo, no por decisión.

Tenía miedo a decirle lo que sentía. Tenía miedo a decirle Te quiero, y eso que nunca me había costado nada decirlo a otras personas. Tenía miedo a mostrarme como yo era, lo que yo sentía por ella.

Presiento que por mi falta de confianza en mí mismo. Nunca había creído que lo diría y menos que lo escribiría a una persona que no conozco y que podría ser mi nieto, pero así lo siento.

miedo-a-sentirVivimos muchos amores a lo largo de nuestra vida. Esos que dicen que te da un vuelco el estomago, en los que el corazón te va a 2.000 por hora, en los que no puedes dormir. Son amores muy bonitos, de juventud, de una noche loca, de un verano.

Pero creo que el gran amor, es aquel que te da miedo.

Si, MIEDO. Sé que estarás pensando que el amor y miedo no es una buena combinación, que darán un resultado satisfactorio. Pero creo que el VERDADERO AMOR, es aquel que al principio te da miedo. Pero miedo de verdad, no hormigueo en el corazón.

Tenía miedo a hablar con ella, tenía miedo a preguntarle como estaba, tenía miedo a pronunciar 2 frases seguidas y me soltará cualquier cosa que me hiciera ver que no quería mi presencia junto a ella.

Si, la mente es muy perra, como bien dices tú. ¿Por qué pensaba todo eso? ¿Por qué pensaba que no quería estar conmigo cuando nuestros paseos eran de horas y sin un minuto de silencio?

Por miedo a mostrar mis sentimientos por ella, por miedo.

Siempre se dice que hay un amor que nunca olvidarás, y como te he dicho, aunque no me atreví a decirle nunca nada, para mí, es y será ella.

Querer guardar las distancias hacia que aumentaran los kilómetros emocionales que me alejaban de ella. Y con ello aumentaba mi soledad.

No sé si la volveré a verla algún día, si sabré de su existencia, o si el destino me la volverá a poner delante de mí, antes de que coja el último tren.

¿Por qué tenemos miedo a expresar lo que sentimos? ¿Por qué tenemos miedo a decir TE QUIERO? Porque nos han enseñado que las emociones, es de “sensiblones” y si eres así… no tienes futuro en esta sociedad.

Las palabras nunca alcanzan, cuando un alma está desbordada. No nos han enseñado a gestionar el miedo, a gestionar nuestras emociones. Y ya no hablo de vuestra generación, sino de la mía, la de la guerra y post-guerra.

Nos enseñan de todo, pero no hablar de alma con alma. Creo que es la conversación más importante y esencial que dos seres humanos pueden tener. Pero sobre todo que cada uno de nosotros, debemos tener.

Quería expresar con esta carta, una forma de quitarme esta tirita que me oprimía mi corazón y como una reflexión, que a quien quiera la haga suya, que POR FAVOR, NO PONGAMOS DISTANCIA CON AQUELLO QUE SENTIMOS, QUEREMOS O HASTA LO QUE NOS DA MIEDO.

¿Por qué?

Porque ESO, nos va a dar los mayores aprendizajes que una persona puede recibir. Saldrá bien o mal, será la persona de tu vida o serán momentos temporales inolvidables, quizá puede ser un peñazo de tío/tía, pero no dejaremos que el miedo gane la partida.

No sé qué aprenderás, pero seguro que mucho más que yo, en esta soledad sin su presencia.

Gracias por dejarme mostrar esta herida y si alguien, leyendo esta carta, le “salvo” de ponerse una y da un paso adelante, te aseguro que podré irme más feliz de lo que soy ahora.

Allá donde quieras que estés, has sido, eres y serás la mujer más importante de mi vida.

Te quiero.

¿Por qué te alejas de lo que sientes? ¿Qué te está produciendo ese alejamiento?

 

¿Mentiras? Todos hemos mentido alguna vez en la vida..

“Si vas a mentirte, asegúrate de tener todos los cabos atados .De lo contrario, alguno de ellos podría darte en las narices”

MentirasTodos hemos mentido alguna vez en la vida.

Y hoy, ¿lo has hecho? ¿Has dicho alguna mentira, aunque sea piadosa?

Hay mentiras piadosas, hay medias verdades, silencios que resuenan más que una verdad, y hay mentiras que nos comemos dobladas…

Muchos dirán que una buena mentira, es mucho mejor que una verdad a la cara. Otros que prefieren siempre ir con la verdad por delante que una mentira que lo lleve a un mundo “irreal”…

Pero en definitiva, TODOS hemos mentido alguna vez, TODOS hemos recibido alguna mentira.

¿POR QUÉ MENTIMOS?

Porque tenemos miedo a mostrarnos como somos.

¿Por qué mientes ante esa infidelidad? ¿Por qué mientes ante tu condición sexual? ¿Por qué mientes sobre tus deseos? ¿Por qué mientes cuando dices que NO sientes nada por esa persona, cuando es que SI?

Porque tenemos miedo a mostrarnos a los demás, porque tenemos miedo a las represalias.

Vivimos en una sociedad del miedo. El miedo que nos inculcan, que ante la mera posibilidad de pensar que podemos hacer las cosas de otra manera, de que podamos ser nosotros mismos.. Nos atengamos a las consecuencias.

De pequeños, papa y mama, nos han enseñado que mentir es malo. Que siempre tenemos que decir la verdad, pero es desde esa parte de nuestra vida, cuando nos damos cuenta, que es mejor mentir, que decir la verdad.

¿O es que nadie ha hecho una trastada y cuando le han preguntado, ante el miedo a las represalias familiares, le ha hecho la culpa a su perro o a su hermano pequeño que todavía no puede defenderse?

Seamos sinceros, por favor.

La única manera de alcanzar un “poder social”, es teniendo un “poder” personal. Y mintiéndote a ti mismo, ni el poder del mando de televisión, tendremos.

En la juventud mentimos en relación a nuestras hazañas amorosas, no decimos la verdad en cuestión a lo que deseamos estudiar, o hacia nuestros sentimientos. Y llega la gran esperada madurez.

Seamos sinceros… Mentimos como bellacos y principalmente, NOS MENTIMOS A NOSOTROS MISMOS.

¡¡Y ASÍ NOS VA!!

Nos mentimos, porque queremos que el “papel” que tenemos creado delante de los demás, siga así durante mucho tiempo. Creemos que esta mascara nos salvará de posibles problemas, cuando en realidad, nos está oprimiendo por dentro.

¿Quién no ha tenido conversaciones de este estilo?

.- Cuando le preguntamos a una persona como estaba. Y pasado unos días enterarte que tiene una enfermedad, separación o problemas diversos. Cuando la respuesta que recibimos es una contestación de que se encontraba muy bien.

.- Cuando le preguntamos a una persona como va su proyecto empresarial y mientras se le llena la boca de sueños, ilusiones…saber días después que había cerrado su empresa hacia meses..

¿Qué nos pasa?

QUE NOS DA VERGÜENZA MOSTRAR QUIENES SOMOS, LO QUE ESTAMOS VIVIENDO… En definitiva, que creemos que es mejor PARECER que SER.

También entiendo que en un mundo, en el que el “más sensible”, el que reconoce “ que todavía no ha triunfado” o no tiene “pareja” pasada una cierta edad, es considerado de “raro”, nos ocultemos en mascaras, para no sufrir la ira de la sociedad.

Lo puedo llegar a entender, como una forma de defensa. Una forma de defensa, pero en la cual nosotros antes, hemos sido y seremos COHERENTES con nosotros mismo.

¿Qué quiero decir?

mentirasNo es lo mismo como nos relacionamos con nuestros padres, amigos, pareja o amigos del trabajo. A cada uno le damos una cosa, le contamos una cosa, no hablamos de unos temas determinados, pero SIEMPRE tenemos que ser NOSOTROS MISMOS.  No con todo el mundo actuamos de la misma manera, pero eso no quiere decir que nos mintamos o mintamos.

¿Por qué mentimos? Porque no somos COHERENTES.

Si sabes que lo estás haciendo mal, ¿Por qué te mientes? Si sabes que no es el camino correcto, ¿Por qué te mientes? Si sabes que no lo has conseguido, ¿Por qué dices que SI?..

Aún sabiendo que está mal como te tratas, sigues mintiéndote, porque ganarás más yendo de víctima, que empezando a trabajar por ti mismo, para modificar la situación.

Ser coherente con uno mismo, es:

.- Ver la realidad. NO desde nuestros ojos, sino desde tu corazón.

.- Es aceptar todas las acciones realizadas y no hechas, hasta la fecha. Y no fustigarse por ello, aprender el motivo por el cual las realizaste y aprender de las mismas, para el presente y futuro. Aprender de nuestros errores, fracasos, CAGADAS, porque en la vida todos la CAGAMOS.

.- Y es empezar a preguntarse uno mismo: ¿Quién soy yo?. No esperes que la respuesta definitiva sea rápida, te costará toda tu vida..Pero el viaje será increíble, te lo prometo.

Pero ya viendo el trabajo que es ser coherente, nos ponemos a sudar y a desechar la idea. Mucho mejor mentirnos, mentir, que nos vean como una víctima, que se crean quienes somos, que nos produce más beneficios, que perjuicios…POR AHORA.

Tampoco estoy diciendo, que ahora nos dediquemos a ser como “ametralladoras de la verdad” y no paremos de decir todo lo que sintamos, queramos en todo momento…UN POCO DE POR FAVOR, que seguro que alguna conflicto familiar o sentimental por “ no entender” este artículo, provocaría.

Mentirnos a nosotros mismos es creer, de verdad, que la culpa que no estemos consiguiendo lo que siempre habíamos soñado en la vida, es de los demás, cuando no es así. ES NUESTRA CULPA.

Cuando dejar de mentirte, es empezar a coger las riendas de tu vida. Es empezar a conocerte, a hacerte tu propio amigo y empezar la relación más bonita que una persona puede tener, que es con uno mismo.

Y esa transformación que hay dentro de ti, se produce también en el exterior.

.- Ves a los demás, como son, no como querías que fueran. Y así los quieres. O también los sacas de tu vida.

.- Sientes en ti eso que siempre ibas buscando, la felicidad. Estaba dentro de ti, pero al mentirte, pensabas que estaba fuera. ¡¡QUÉ CONFUNDIDOS ESTAMOS!!.

.- Sientes que la vida, no es ni pasado, ni futuro, sino solamente PRESENTE. Y es lo que vives. Y mientras los demás lo desaprovechan, mintiendo, mintiéndose…tú lo vives, lo experimentas, aprendes de él.

.- Simplemente, aquellas cosas que te preocupaban..te parecerán una “chiquillada” por la que te dabas mucho mal…Ahora te centras en lo que realmente te importa y ¿lo demás? Pasa a ser secundario.

Dejemos de mentirnos. Tienes miedo a la esencia que hay en nosotros, y te aseguro que es la única que hay en el mundo.

Dejemonos de mentirnos y empecemos a querernos a nosotros mismos. El cambio es y nos será espectacular.

¿Cuántas veces te has mentido hoy?