¡¡Whatsapp con Educación, por favor!!

El precio de la grandeza es la responsabilidad” decía Winston Churchill

Las redes sociales demuestran la personalidad de cada uno de sus integrantes.

No creas que te voy a hablar de cómo ser un gurú en Instagram, que te siga en Twitter el gurú que tanto te gusta o como llegar a 10k seguidores en Facebook, porque sinceramente, a pesar de tanto tiempo sigo sin tener idea de cómo hacerlo.

Sólo soy yo y punto. Hago lo que quiero y cuando quiero, en las mismas.

Pero SI te voy a hablar de cómo las redes sociales, demuestran de qué estamos hechos.

No voy a hablarte de los trolls ni cómo afrontar una crisis de reputación por haber puesto un Tweed que no debías haber puesto, porque tampoco sé cómo hacerlo.

Lo que quiero expresar con este post es algo que me ronda últimamente por la cabeza, que se resume en esta frase:

MENOS EMOTICONOS Y MÁS EMOCIONES.

Os comento varias situaciones que recientemente he vivido:

.- Hace unos días fue mi cumpleaños. Se agradece todas las felicitaciones que recibí. Algunas que no me esperaba, así como otras que no llegaron y que si me esperaba. Fue un día genial, muy bonito y todo precioso. Pero lanzo una pregunta al aire:

Si no llega a ser por Facebook, ¿Cuánta gente de la que te ha felicitado, lo hubiera hecho sin él?

Menos mal que el Facebook me lo ha chivado, que la verdad no me acordaba. Si no llega a ser por el Facebook se me pasa…” ¿Cuántas veces has oído o dicho tú mismo esta frase?

Se sincero, seguro que bastantes.

¿Qué demuestra? Que si no llega a ser por una app, nos olvidamos de las personas. Ya no de un día importante para ellos, sino de preguntarles como están o de cualquier cosa.  Se pasará el tiempo sin ocuparnos de ellos, como los tenemos en Facebook, no pasa nada…

Recuerda existe una opción que se llama “eliminar de tu lista de amigos”. Y normalmente lo hago con personas que pasado mucho tiempo ya no tengo ningún tipo de relación.

NUNCA DES NADA POR SUPUESTO.

AL IGUAL QUE A TU PAREJA TIENES QUE ENAMORARLA TODOS LOS DÍAS, A LOS AMIGOS, LOS DE VERDAD, TAMBIÉN.

Luego no te eches las manos a la cabeza porque esa persona no responde a tus emails o mensajes. ¡¡Quedas advertido!!.

Hace años se hizo famosa una frase que decía: “Lo que diga la rubia..” a día de hoy decimos “Lo que diga FacebookMira Facebook nos recuerda que hace 3 años nos unimos aquí

Durante mi cumpleaños, AGRADECÍ cada uno de los mensajes que recibí tanto por facebook como por Whatsapp, pero voy a ser sincero, fueron las llamadas que recibí las que más me emocionaron, las que más agradecí.

Fueron llamadas rápidas, cortas, pero con sentimiento, con ilusión de querer compartir el día con uno.

Dejamos la conciencia tranquila con un mensaje en el muro, con un mensaje en Whatsapp. Pensamos que “ya hemos quedado bien” en su día y podemos seguir orientados hacia nuestros intereses.

¿Dónde está el “ocuparnos” de verdad por la persona? Hemos pasado de las cartas, de las llamadas, de los abrazos, a un mensaje en Facebook, que me cuesta menos tiempo,  le pongo algún emoticono chulo y “a otra cosa mariposa”.

Las redes sociales, cada vez más, demuestran las mascaras con las que nos movemos en el día a día.

Ayer mismo, había quedado con una persona. Llevaba tiempo queriendo quedar conmigo. A día de hoy, no sé para qué quería quedar. Os cuento.

Tras 30 minutos de retraso, varios mensajes y llamada, recordándole que habíamos quedado y si iba a aparecer…a los 40 minutos, me manda un Whastsapp diciéndome que le había surgido una “historia” y que perdonara.

La verdad, quizá le hubiera podido surgir algo. ¿Pero no ha podido avisar antes? ¿Ni un mensaje de Whatsapp? ¿Ni un mensaje de voz? ¿No tenemos ni 10 segundos para quedar bien con la otra persona? Quizá no, todo es posible.

Pero lo que demostró que usamos como escudo las redes. NI se digno con una simple llamada a pedir disculpas, ni proponer otra fecha.

Yo no soy quien para dar perdones a los demás, pero si me demostró, que con un simple mensaje creemos que ya está todo hecho. Como “YO YA TE HE DICHO TODO, AHORA DEPENDE DE TI, CREERME O NO…” No quiero que se arrastren por mí, pero si me parecía de educación una llamada y decir, “mira lo siento, paso esto y por favor, volvamos a quedar de nuevo (si de verdad era tan importante)”.

Si estuviera esperando, antes me tocaba la primitiva, que acabase recibiendo esa llamada.

Por no contar los mensajes que he recibido proponiéndome dar una conferencia o presentar “Liderazgo Canalla” en diferentes lugares. Todo por Whatsapp, ni una llamada ni media. Cuando pedía me llamaran para comentar la organización, me contestaban o “no tengo tiempo, ya me dirás” o se difuminaba la petición lanzada esperando dicha llamada.

NO SOMOS UN NÚMERO MÁS EN FACEBOOK O WHATSAPP, SOMOS PERSONAS.

¿Qué nos demuestra estas actitudes y las redes sociales?

.- Quien nos importa lo demostramos de verdad, no a través de mensajes bonito y espectaculares

.- Nos llega más una llamada, un abrazo o un café de 10 minutos, que un “A ver si tengo tiempo y quedamos”.

.- Como escribía hace unos días, no me creo las razones y si las acciones.

.- El mejor “muro” en el que puedes escribir, es en el de su corazón de la persona que tienes delante.

Las redes están muy bien, puedes vender a través de ellas a todo el mundo, pueden pedirte pedidos de lugares recónditos para ti, unirte a personas que tenías repartidas por todo el mundo… SI ESTÁN GENIAL.

Pero primero:

.- MIREMOS A LOS OJOS DE LA GENTE QUE ES ASÍ COMO SE DEMUESTRA TODO. NO POR MUCHOS SEGUIDORES, TITULOS O TARJETAS DE VISITAS, TE VOY A QUERER MÁS.

.- SE PILLA ANTES A UN MENTIROSO QUE A UN COJO, Y TE ASEGURO QUE SERÁ UN LEGADO QUE NO PODRÁS QUITARTE DE ENCIMA UNA VEZ OCURRIDO.

.- QUE LA HIPERCONECTIVIDAD SE BASE EN EMOCIONES, NO EN MASCARAS.

¿Cuántos mensajes has mandado hoy “por quedar bien”? ¿Qué llamada o visita no has hecho por pereza? ¿Qué te hace más ilusión, un emoticono o un abrazo?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde a través de este enlace.

Mario Alonso Puig: ” El único tiempo real es el presente”

 

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a DR. Mario Alonso Puig.

 

“MindFulness” prestar atención a las cosas tal y como son. Y yo añadiría, no como tú quieres o crees que son.

A día de hoy, vivimos en una tempestad continua. No sabemos cómo reaccionaran nuestros amigos ante los cambios que estamos viviendo, no sabemos si tendremos trabajo mañana, guerras por todo el mundo, la calma es algo esencial para no dejarnos llevar por la locura e impulsividad.

Es en la incertidumbre cuando debemos tomarnos un respiro y mantener la calma. Y es lo que hace el Mindfulness.

Hace unos días tuve el placer de conversar con el Dr. Mario Alonso Puig, que recientemente ha escrito un libro que se titula ” Tómate un respiro. Mindfulness. El arte de mantener la calma en medio de la tempestad“.

Durante la misma hablamos como el mindfulness nos ayuda a transformar muros en fronteras y límites en posibilidades. Su beneficio para nuestro día a día y su implementación en las empresas.

GRACIAS Mario por recordarnos que el único tiempo verbal en el que tenemos que vivir es en el presente. Que seamos curiosos siempre ante los pensamientos, sensaciones y sentimientos como las herramientas para descubrir caminos nuevos hasta ahora insospechados.

Puedes conocer más el trabajo de Mario a través de Twitter.

Sabes que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin

.- Cuando vieron la portada y ponía: ¡¡Tomate un respiro!! Me dijeron: “Yo no puedo ni siquiera pensar en eso”. ¿Qué les dirías a esas personas que piensan así?

Yo les diría que merecen vivir una vida que no esté marcada a todas horas por la presión, la ansiedad y el estrés. Les diría que el proceso de desacelerar, lejos de reducir su productividad, la va a aumentar significativamente. El exceso de presión perturba de forma muy clara la eficiencia con la que trabaja nuestro cerebro.

.- ¿Qué es el Mindfulness y que no es?

Es una práctica para comprender en profundidad la importancia que tiene estar atentos a lo que está ocurriendo aquí y ahora. Es un abrir los ojos para ver lo que normalmente no vemos. El mindfulness no es una religión disfrazada ni una forma de culto. Es un entrenamiento para ser dueños de nuestra atención.

 .- ¿Por qué nos dicen que hay que dejar la mente en blanco y realmente se traduce como “mente llena”, cuando en realidad es “atención plena”?

Mindfulness es la traducción más o menos adecuada al inglés de Sati, que en Pali, la lengua que hablaba Buda hace 2500 años, significa prestar atención para ver las cosas como realmente son. Nuestra mente condicionada no para de fabricar pensamientos porque es lo que sabe hacer. La práctica del mindfulness lo que hace no es evitar que se generen dichos pensamientos, sino evitar que dichos pensamientos nos arrastren al pasado o nos proyecten al futuro con todo el componente afectivo que esto conlleva.

.- ¿Qué beneficios tiene el mindfulness en nuestra vida? ¿Y en la cultura empresarial?

Mejora la salud, aumenta la productividad, la creatividad y la capacidad de aprendizaje. Nos hace mantenernos más serenos y confiados ante las dificultades que encontramos en nuestras vidas y mejoran las relaciones interpersonales al potenciar nuestra capacidad de escucha, nuestra empatía y nuestra compasión.

.- ¿Cómo juega la mente con nosotros?

Haciendo que nos veamos a nosotros mismos, a los demás y al mundo a través de una lente demasiado limitante. La mente nos hace creer que el mundo mental es el mundo real. Hace 500 años, el mundo mental imponía una Tierra plana y sin embargo en el mundo real, la Tierra era redonda.

.– ¿A mayor conocimiento, mayor conciencia, mayor compasión hacia nosotros, hacia los demás?

Yo diría que a mayor conciencia mayor comprensión y a mayor comprensión, mayor compasión.

.- Somos carpas que queremos ser dragones, ¿Cuál es el proceso para esa transformación?

Entender que ninguno de nosotros hemos sido llamados a la mediocridad, sino a la grandeza y, que el camino de la transformación pasa por cuatro fases que son Conocerse, Comprenderse, Superarse y Trascenderse.

.- ¿Por qué tenemos tanto miedo a hacernos preguntas? ¿Qué 2 preguntas nos recomiendas hacernos?

Nuestro miedo emerge de nuestra ignorancia al considerarnos separados del resto del mundo. Esto genera sentimientos profundos de soledad e indefensión.

Dos preguntas que considero importante hacerse son:

1-¿Qué es lo que realmente quiero en mi vida?

2-¿Qué me está realmente impidiendo ponerme en marcha?

Aquí la palabra realmente es la clave, ya que invita a una reflexión profunda. Nos daremos cuenta si hacemos este ejercicio, que hay algo que para nosotros tiene una especial importancia y que también hay algo dentro de nosotros que está impidiendo que nos pongamos en marcha.

.- ¿Qué es de verdad el éxito? ¿Y el fracaso?

Eso es algo que ha de definir cada persona. Para mí el éxito es desplegar todo tu potencial y el fracaso es que esto no suceda. Si utilizara una analogía, para mí el éxito de un gusano sería el convertirse en mariposa y el fracaso morirse como gusano sin ser consciente de que nació con la capacidad de volar.

.- ¿Nos puedes dar una definición de vida? ¿y cómo aprendemos a vivir?

Para mí la vida es un espacio de posibilidades ilimitadas y, aprendemos a vivir cuando empezamos a estar más cerca del mundo real que del mundo mental. Vivimos atrapados en nuestra idea de cómo son las cosas y no entramos en contacto con la realidad de esas mismas cosas.

.- ¿Cómo hacemos frente a las noches oscuras del alma?

Para poder salir primero hay que entrar. Mantenerse en el dolor, en la confusión sin resistirse, sin escapar y sin enfadarse, nos lleva a comprender aspectos fundamentales de la naturaleza de la mente.

.- Se nos ha enseñado que sólo tenemos corazón y cabeza. ¿Y qué hacemos con el cuerpo? ¿Por qué lo tenemos tan olvidado?

Porque en nuestra vida quien impera es el mundo mental. El mundo mental tiende a colocarse por encima del mundo real, representado por aquello que captan nuestros sentidos. Por eso, “la cabeza” muchas veces considera que el cuerpo está para pasearla.

.- Dice Santiago Álvarez de Mon, que somos en función de cómo gestionamos nuestra agenda. ¿Qué piensas al respecto? ¿Cómo podemos fabricar tiempo?

Creo que solo cuando ponemos algo en la agenda lo estamos considerando una prioridad. Las personas que tienen buenas intenciones pero no hacen nada al respecto, se sorprenden cuando no consiguen sus objetivos.

.- Ningún sitio al que ir y ningún sitio al que llegar..¿Sólo tenemos que vivir el presente?

El único tiempo real es el presente. El pasado y el futuro son creaciones de la mente. Si queremos vivir cercanos a la realidad, lo que hay que priorizar es el presente.

.- ¿Temes que el mindfulness se considere la píldora definitiva de la felicidad y contra el estrés?

Lo útil lo convertimos en utilitario. Me daría pena ver que aquello que pide entusiasmo, disciplina, compromiso y paciencia, se pueda llegar a presentar como una píldora mágica que lo soluciona todo sin pedirnos a cambio nada. Hacer esto sería desde mi forma de verlo, una gran falta de responsabilidad.

.- ¿Dónde debemos mantener siempre la atención?

En el aquí y en el ahora.

JP.Candela:” Soy un chico de la calle que ha cumplido su sueño”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a JP.Candela.

Lo vemos cerrar la famosa fiesta que tiene David Guetta en Ibiza todos los veranos. Recorrer el mundo con su caja de música,  ser imagen de marcas españolas mundialmente conocidas, ser aplaudido por miles de personas en los festivales que se organizan alrededor del mundo, productor de hits mundiales, como su último “Morenita”…

¿Pero cómo se llega hasta donde está él? ¿Es tan bonito como lo pitan, el éxito? ¿Qué obstáculos ha tenido que saltar para llegar hasta donde está ahora?

Esas y otras preguntas más, le realicé a JP.Candela. Uno de los grandes exponentes internacionales que  España tiene en la música electrónica.

GRACIAS JP por recordarnos que los sueños se hacen realidad a través de la pasión y perseverancia. Que no tenemos que depender sólo de la varita mágica de la suerte, aunque de vez en cuando se requiera. Por recordarnos que es la familia el pilar de todo y aprender en todo momento de nuestros mentores, queriendo ser siempre mejor que ayer y no esforzarte por un motivo efímero. Podemos hacer realidad nuestro sueño de convertir nuestra pasión en nuestra actividad diaria, y con la felicidad por compañera.

Puedes conocer más el trabajo de JP a través de Facebook, Twitter e Instagram

Sabes que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin

.- ¿Quién eres?

Muy buena pregunta. Yo creo que soy un chico de la calle que ha cumplido su sueño.

.- ¿Y cómo se hacen realidad los sueños?

Para mí la constancia, el trabajo y la ilusión son básicos. Sin ellos no consigues los sueños.

Yo no creo que una “varita” haga realidad tus sueños, que hay algo más, detrás siempre.

La suerte es una pequeña parte que debe estar en tu vida. Pero como te he dicho, creo que la constancia, la ilusión, el trabajo son totalmente básicos.

.- ¿Qué le dirías a ese chico que empezó hace 20 años, si lo tuvieras enfrente de ti?

Le diría que aproveche cada momento, porque las cosas buenas no están siempre en tu vida y que hay que aprovechar todo lo que pasa para ser más feliz.

Por ejemplo este tour que estamos realizando junto a Seat, para mí es algo maravilloso. Creo que una marca española, apueste por españoles es lo que debería siempre en este país. Yo creo que falta mucho esto, Se apoya mucho al internacional y muy poco al nacional.

Me ha hecho muy feliz, que además BBF junto a Seat, tengan en su imagen a un artista nacional, Ya era hora.

.- ¿Qué has aprendido de tus mentores, con la gente que trabajas?

Para mí, el mentor real que tengo es David Guetta.

Para mí David guetta es muy humano. Para ser el artista más importante que ha dado la música electrónica, no lo tiene nada asumido. Es un tipo muy normal, muy ilusionado con su trabajo.

Que un tipo a las 3,30 de la mañana, en plena sesión suya, te pregunte a ti, sobre que sentía yo sobre la música actual y cómo era mi sentir, me dice que es un tipo que le importa lo que hace, tiene ilusión por lo que hace, aunque sea una persona que haga lo que haga, va a funcionar.

Y para mí el truco es ése, no creerte nadie, sino hacer tu trabajo.

Si estás ilusionado, si sigues trabajando fuerte, es mucho más fácil que si te crees alguien y te olvidas de esa motivación y trabajo hecho hasta entonces.

Es difícil llegar, pero ya mantenerte es lo más difícil de todo

.- ¿El éxito debe cambiarnos?

El éxito ayuda a que aumente la gente a la salas, que haya reconocimiento…Pero el éxito no debe cambiarte en tu vida normal. Debes seguir siendo Jorge en tu vida normal.

Eres JP.Candela, cuando son las 12 de la noche y vas camino del club. Pero siempre intento ser Jorge, todo el tiempo que puedo, sino es una locura.

Una vez, David Guetta, yendo de viaje me dijo: “Intenta ser el mejor DJ, el más bueno, pero no intentes ser una estrella de pop, porque se te acabará la vida. Yo pasé de ser DJ a estrella del pop y mi vida no es igual. Ya no puedo estar en ningún lado, es un agobio.”.

Es importante mantener tu vida personal y tu afán de superación siempre.

.- Cuando alguien te felicita por una creación o una sesión, ¿Qué piensas?

Lo que pienso es que lo que hago, vale para algo. El esfuerzo que estoy poniendo, las horas que invierto… valen la pena.

Un trabajo de oficina es de 8 horas, y no pasa de ahí. Pero el mío es de 8 a 8, en cualquier momento, te puede llamar un manager, se te ocurre una idea o tienes que salir de viaje.. Sé que no tengo un horario, son 24 horas pensando en mi trabajo.

Si, tiene una parte positiva, que estoy haciendo el trabajo que quiero. Reconozco que soy un afortunado, pero aunque a veces quiero desconectar, mi móvil suena igual.

Es una locura pero cuando alguien te da las gracias por una canción o una sesión, sé que todo esfuerzo vale la pena.

.- ¿A qué le das gracias todos los días?

Yo le doy gracias a mi familia y a mi pareja que me tiene que aguantar todos los días. Reconozco que no soy fácil y también a mi equipo. A mis hijos de los que no puedo disfrutar tanto como podría hacerlo cualquier otro padre.

Son al final el pilar de todo. Pero principalmente a mis padres.

Yo ahora mismo tengo 43 años, pero imagínate hace 23 años cuando les dije a mis padres que quería ser DJ. Me miraron y me dijeron que yo tenía que estudiar, que tenía que hacer algo serio. Yo les dije que DJ era algo serio. Les convencí para que me pagaran un curso de producción, un curso de sonido, que en esos momentos valía un pastón y dejándome hacer lo que quería.

Yo creo que ahora pueden estar orgullosos de mí, pero en esos momentos no entendían nada.

.- ¿Cómo nacen tus producciones?

Yo creo que es algo innato ya. Yo siempre digo que cuando estoy en el coche, oyendo música y oigo un simple sonido, comento que es la canción tal de hace 20 años.

Me pregunto cómo puedo recordar, canciones de 20 años, simplemente por un sonido, por una nota.

De tanto escuchar música, viene por ahí. La tienes metida en la cabeza. Te salen las ideas sin querer.

También tengo que reconocer que tengo a mí alrededor un gran equipo de música, de managers musicales que también ayudan mucho.

Hay días por ejemplo que estás en el estudio y no sale nada, y de repente haces BOOM. Tienes que llamar corriendo al músico, para que haga tal acorde y quedar al día siguiente con él.

Por ejemplo, mi última creación surgió escuchando canción popular colombiana, de la artista Camargo. Nos pusimos a trabajar en el tema, lo pulimos un poco con Robbie Rivera, productor de Miami y surgió.

Las buenas creaciones son en función del momento. Si estas en bucle, no salen,  con esa frescura de las buenas canciones.

.- ¿Qué quieres ser de mayor?

Quiero seguir siendo feliz.

Poder disfrutar del tiempo que no he podido con mi chica, mis hijos y mis padres. Vivir tranquilo.

Me he propuesto que con 50 años, cambiar el ritmo de trabajo a nivel tour. Y con esa edad, seleccionar muy bien, aunque ya lo hago, los sitios a donde voy. Par así disfrutar mucho más de todos de quien me rodeo

.- ¿Y qué crees que dice tu marca?

Eso lo tiene que decir los demás. La verdad que no sé que puede pensar la gente desde fuera.

Yo creo que la gente puede pensar que soy una persona bastante seria respecto al trabajo, que me gusta mucho elegir muy bien los lugares a donde voy. No me gusta ir por ir y esa forma de trabajo, de cuidar mucho donde voy, gracias a las recomendaciones de Marc mi manager, antiguo manager de Pacha, me ha hecho diferente dentro de mi estilo.

Si que al principio me hizo perder muchos trabajos, desestimando ofertas de lugares donde debería estar. Pero al final me ha venido bien porque he llegado a lugares donde otra gente no ha podido llegar.

No es que me considere un pijo, sino es la gestión de mi marca. Si quiero llegar a un club de Berlín, es más fácil que me vea a través de un club de Paris, que no en uno de una ciudad pequeña de España. Eso es lo que he intentado cuidar siempre.

La gente no cuida su marca, y creo que es esencial

Durante la conversación llegó su pareja, Kris, y estuvimos hablando cómo es estar con una persona tan reconocida.

.- ¿Cómo es estar con una persona de tanto prestigio?

O sigues su ritmo o sigues su ritmo. Tiene una vida que no para. Un día está en Barcelona, el otro en Ibiza, hoy en Zaragoza, mañana Madrid y al día siguiente Valencia.

Tienes que acoplarte a él. No es un trabajo normal de 8 horas en el que puedes acoplarte los horarios. Aquí eso, olvídate. Pero no pienses que en invierno se tranquiliza, porque en invierno se suele marcha a Asia.

Cuando puedes lo acompañas y cuando no, no. Pero tienes que dejar un poco de lado tu vida por él.

Yo hablando con mis amigos, dice JP, sé que es un poco jodido vivir mi vida, y no la suya. Esta dejando de realizar su sueños, por acompañarme. Y eso que ella también es DJ.

Apostilla Kris, pero ya no solo es seguirlo de viaje. Sino también las redes sociales, los contratos, las llamadas, los emails, su creatividad, los vuelos, la preparación antes de una sesión… Es un trabajo que de 24 horas. La gente piensa que todo es súper bonito, que todo el día estamos de fiesta, pero no ven o quieren ver todo lo que hay detrás de una relación así.

.- ¿Por qué se nos instruye en la consecución obsesiva del éxito?

La gente se cree que el éxito es una cosa y están totalmente confundidos.

La gente se cree que el éxito es salir en la tele, ser guapo o tener un coche de lujo. Creo que hay a día de hoy, mucha gente que es famosa, cuando en realidad es famosilla, famosa de 1 mes.

Es un personaje, que ha puesto sobre todo la tele, pero que no tiene ni oficio ni beneficio.

El famoso real es el que trabaja para llegar a algo. Es un cocinero, un actor, un escritor, .. Que trabaja en lo que le gusta, que no trabaja para ser famoso y si eso le llega es por su trabajo, constancia, no por querer ser famoso

El éxito es la consecuencia del trabajo. No te esfuerzas por ese propósito, sino por la superación tuya propia, porque cada día siempre luchas por ser mejor que el día anterior.

No considero a una persona famosa, porque vaya a la tele a buscar pareja. ¿Estamos tontos o qué? ¿O es que dentro 10 años me voy a acordar de ti simplemente por eso?

.- ¿Consideras que haces arte?

Eso espero, eso intento.

No sé si a los demás les gusta o no. Yo creo que la música es arte.

.- ¿Cuál es tu palabra favorita?

Libertad

.- Una reflexión para los lectores del blog.

Vive para ser feliz, trabaja en lo que te gusta, disfruta de tu gente y no creas que nada es imposible. Todo lo podemos conseguir si realmente quieres.

 

 

Gestión y Liderazgo. Tanto monta, monta tanto.

 

Gestión es hacer las cosas bien, liderazgo es hacerlas” decía Peter Drucker

A ver si nos queda claro:

GESTIONAR NO ES LO MISMO QUE LIDERAR.

Gestionar tu marca no es liderarla

Gestionar tu empresa no es liderarla

Gestionar tu vida no es liderarla.

Y a día de hoy sigo viendo carteles que ponen: “Creación y Gestión de tu Marca Personal, ¿Cómo gestionar tu empresa? Te enseñamos a gestionar tu vida…”

¿Alguien me puede enseñar a liderarla, por favor?

Gestionar no es liderar.

Si creo que, como iré comentando a lo largo del artículo, que ambas cosas tienen que estar en nuestra vida, la gestión y el liderazgo en cualquiera de los campos, pero principalmente sepamos distinguirlos.

No hacemos otra cosa que gestionar nuestra vida, como gestionamos nuestra agenda. No la estamos liderando.

No hacemos otra cosa que planificar nuestra vida.

A cierta edad haremos esto y lo otro, planificamos las ventas del año que viene , planificamos la reunión anual, planificamos con la familia las vacaciones de este año… Más y más planificación. Y eso sí, todo lo que no esté dentro de esa planificación, no lo tendremos en cuenta, porque puede trastocar nuestros planes y nuestro cerebro.

Al estar todo el rato planificando, sólo nos dedicamos a gestionar los marrones, que nos pueden sacar fuera de dicha planificación y no alcanzar los presupuestos creados.

Que el niño se ha puesto malo el día del viaje, que se nos ha caído un cliente que nos puede fastidiar el llegar o no a los niveles de facturación estipulados, tenemos que gestionar la reputación ante este evento ocurrido…

Mientras resolvemos “mierdas” que nos impidan llegar a lo estipulado, estamos dejando perder oportunidades que nos llevarían mucho más lejos que la estimación de un presupuesto.

Somos mucho más que un presupuesto, que una cifra que alcanzar o “el que todo salga según lo establecido”. Somos mucho más que eso y podemos ir mucho más lejos, pero no lo hacemos, porque solo gestionamos nuestra vida, no la lideramos.

Gestionar, como bien dice John Kotter, en su libro “Aquí no hacemos las cosas así”, es “hacer lo que sabemos hacer excepcionalmente bien para producir siempre resultados fiables y eficaces”

Y yo añadiría una frase más…” Y de ahí no me salgo, no vaya a conseguir el éxito que he soñado o consiga tener a toda mi gente en contra con envidias, desplantes y desprecios”.

Por mucho que hablemos de liderazgo, solo gestionamos. Por mucho que anhelemos la transformación, la disrupción, siempre deseamos “lo malo conocido que lo bueno por conocer”.

¿Qué ocurre cuando sólo gestionamos?

.- Que nuestra marca es una más, por mucho que sigamos lo estipulado por los “gurus”. No dando un paso más allá, no aportamos el valor que nos distinguiría entre tanta gente.

.- Que nuestra empresa vive en la resolución de problemas , está bien dirigida, pero la burocracia, los “aquí se hacen las cosas así y no se van a cambiar porque lo digo yo..”, hacen que vayamos más lentos que el oso perezoso

¿Sigues pensando que Gestionar es igual a Liderar? Gestionar es mantenerte en la pecera, liderar es salirte de ella.

Si habrá momentos en los que tienes que gestionar, labores de mantenimiento, pero con ellas, no esperes romper la “pana” como diría Estopa.

Si sólo gestionas, lo siento, pero estás condenado al más oscuro ostracismo. ¿Y eso es lo que quieres?

Como me imagino que no es lo que quieres en tu vida, en tu empresa, TOCA LIDERAR.

¿Y qué es liderar?

.-Salirte de lo preestablecido,

.- Es provocar lo que nadie provoca,

.-Es conocer lo que hay detrás de tu miedo,

.- Es descubrir lo que hay detrás de esos “ES IMPOSIBLE” que los demás te dicen

.- Es transformar el fracaso en una experiencia de aprendizaje positiva, no en el hoyo del que nunca podrás salir.

.- Es hacer aquello que no hacen los demás, por el que dirán o es una locura.

.- Liderar tu vida, liderar tu proyecto empresarial, tu marca, ES HACER LO QUE DICTA TU CORAZÓN Y LO QUE DIGAN LOS DEMÁS, POR UN OIDO TE ENTRA Y POR OTRO TE SALE.

Esto es liderar, y para eso no necesitas cursos de Liderazgo, ni libros que te hagan creer que liderar es de gente “extraterrestre o con un talento” increíble.

SI sabes y quieres que puedas conseguir más de lo que estabas consiguiendo hasta ahora, no sólo basta con la gestión que has hecho hasta ahora de tu “rutina”, sino que tienes que liderarla y para ello tienes que romper muchas “normas” que hasta este momento pensabas que eran inquebrantables.

Las empresas, profesionales que nos inspiran, están liderando sus campos profesionales. Nos enseñan que los límites no existen, que los resultados se pueden crear de diferentes maneras hasta las que ahora se han hecho.

Las marcas que lideran, los profesionales que lo hacen nos motivan. Nos enseñan emociones que teníamos retenidas porque la gestión así nos recomendaba. Nos enseñan que hay vida más allá de lo que los demás hacen. Provocan los avances que todos deseamos pero que el miedo nos retiene a hacer.

Si, también gestionan sus vidas, sus agendas, sus redes sociales. Las mantienen, las controlan, pero saben que su PROPOSITO PRINCIAL, ES LIDERAR SUS VIDAS, SUS EMPRESAS, SUS SUEÑOS.

¿Te acuerdas de alguna empresa que desapareció hace poco? Su filosofía era la gestión.

¿Te acuerdas de alguna empresa que esté rompiendo y provocando? Su filosofía es la gestión pero bañada con innovación, disrupción y motivación.

¿A qué no es lo mismo Gestión que Liderazgo? Pero eso sí, para llegar hasta donde sientes, nunca olvides la gestión por muy innovador que sea tu liderazgo.

Gestión y Liderazgo. Tanto monta, monta tanto si de verdad quieres una vida diferente, un sueño diferente

¡¡Deja de ir a la pata coja!!

No desperdicies el tiempo tocando una pared, esperando que se transforme en una puerta” decía Coco Chanel.

De pequeño nos enseñaban a jugar a la pata coja. Nos decían que era bueno para nuestra coordinación, para divertirnos mientras aprendíamos los números.

Y la verdad que así era. Pero a día de hoy, con la edad “in-madura” seguimos jugando a la pata coja.

Cuando en realidad, tendríamos que saltar, vivir, con los dos pies siempre en el suelo.

Sobrevivimos yendo por la vida a la pata coja.

A la pata coja cuando hablamos de cambios en nuestra vida, pero nos agarramos a la rutina que hemos estado viviendo.

A la pata coja, cuando sabemos que tenemos que dejar a una pareja, pero aún así esperamos que dicha persona cambie, cuando sabemos que no va a ser así.

A la pata coja, cuando sabemos que necesitamos un “lavado” en nuestro proyecto empresarial, pero seguimos aferrando a las “políticas” que seguíamos haciendo hasta la fecha.

A la pata coja, cuando creyendo que vivimos, lo único que estamos haciendo es “sobrevivir”.

Y aún cuando, ocurre algún milagro en nuestra vida, seguimos yendo por la misma a la “pata coja” porque pensamos que no nos lo merecemos o a partir de ese momento, van a ocurrir todas las desgracias en nuestra vida, por haber sido los agraciados con dicho “milagro”.

¿Por qué andamos a la pata coja?

.- Porque nos mueve el miedo, no la motivación.

Se nos llena la boca, hablando de que vamos a cambiar, que vamos a transformar nuestra empresa, que hemos visto que tenemos que hacer, que las cosas ya no van a seguir como hasta entonces…

Nos ponemos el mono de faena, tenemos todo planificado, sabemos qué tenemos que hacer, Cómo tenemos que hacerlo, pero a la hora de dar el paso, el que nos lleve a cruzar el umbral de resultados pasados a un nuevo destino, NO LO PASAMOS CON LOS DOS PIES.

Y donde dijimos que lo íbamos a hacer, que ya estábamos cansados de tantas tonterías, acaba convirtiéndose en frases como: “Es que aún no es el momento adecuado, Es que la culpa de que no dé el paso es de mi pareja…Es que aún no están las condiciones adecuadas…

Más y más “Es qué…” que se resumen en una sola frase: “NO CONFIO EN MI NI CREO QUE PUEDA CONSEGUIRLO”.

Me gusta oír a escritores que expresan que el ser humano el único miedo que tiene es al fracaso. No estoy de acuerdo.

TENEMOS MIEDO AL ÉXITO.

Miedo a darnos cuenta que podemos hacer más cosas de las que hemos hecho hasta entonces, miedo a darnos cuenta que hay características dentro de nosotros, que por miedo , no nos habíamos dado la oportunidad de desarrollar. Miedo a darnos cuenta que somos mucho más de lo que nos imaginamos o nos han hecho imaginar.

Si hasta ahora tu vida ha sido “gris”, no tienes miedo a que sea igual, sino a nuevos colores.

El miedo nos hace ir a la pata coja, haciéndonos creer que queremos algo, cuando en el fondo nos agarramos como los niños en el 1º día del colegio a sus padres, no queriendo entrar en una nueva etapa de nuestra vida.

.– Nos importa el qué dirán y lo demás, tonterías.

“Es que nadie lo hace pero tengo miedo a ser la 1º persona que lo haga…Es que en mi ciudad nadie ha roto los esquemas serios que hay y sé que hay que hacerlo, pero tengo miedo..”

Nos han enseñado que hay que es mejor ser un seguidor que no un líder. Nos enseñan que mejor ver, oír y callar, que no expresar tus opiniones, porque las consecuencias pueden ser terribles.

Sabemos que con nuestras ideas iría mucho mejor nuestra vida, la vida de los demás, pero la “presión” de la sociedad, de que el “gurú de moda” se moleste porque has entrado y rebatido las ideas que le han hecho famoso o que los “amigos de toda la vida” te vean y te pregunten “”¿Qué te pasa, estás malo?”, por tus ideas, acaba produciéndose que nos relacionemos con la gente, a la pata coja, sin mostrar nuestra verdadera personalidad, nuestros deseos, ideas.

Vamos a la pata coja, por miedo a un posible triunfo nuestro y por no “molestar” a personas con nuestras ideas “diferentes” nunca vistas.

¿Y qué pasa mientras tanto?

.- Pensamos que ha sido una locura tener esa idea. Nos preguntamos para qué vamos a intentarlo, para qué vamos a arriesgarnos con lo “tranquilo” que estamos hasta ahora…  Y lo que estamos haciendo es “ocultar” nuestro talento a los demás, perdiéndose la sociedad una transformación que seguro que daría muchos beneficios.

.- Nuestra autoestima, nuestra verdadera personalidad, somos nosotros mismos quienes lapidamos. Pero luego nos quejamos de los resultados que obtenemos, del jefe que soportamos o de las noches de insomnio que sufrimos.  Esperamos que alguien nos dé una oportunidad, cuando somos NOSOTROS MISMOS QUIEN NOS LAS TENEMOS QUE PERMITIR.

¿Cómo dejamos de ir a la “pata coja” para marcar cada paso con los 2 pies?

.- Sólo tenemos 1 vida, y si nadie te lo ha dicho, ya lo sabes.  Oportunidad que llegue, sueño que tengas, idea que realices, tienes que darle la oportunidad que eche andar. Si está en tu vida, es por un motivo.

Si permites que se vaya, te aseguro que no volverá y será otra persona quien si la aproveche de verdad.

Dándole el Si a ese sueño, a ese proyecto, te estás diciendo SI a ti mismo, reafirmando tu personalidad y confirmando que los éxitos son para aquellos que optan por la valentía, no por el miedo.

.- ¿Te gustaría levantarte todos los días pudiéndole sonreír a quien ves por las mañanas en el espejo? Empieza rompiendo las cadenas que te limitan dentro de ti y te aseguro que las cadenas exteriores empezarán a deshacerse de la misma manera, siendo tu vida mucho más feliz.

.- Si tienes una idea, que sabes que va a “sentar mal” a organizaciones o romper las “rutinas” que hasta ahora han guiado a la sociedad, VAS POR BUEN CAMINO. Y más si cuando la comentas, te quieren quitar la idea. Te trataran de loco, que es algo imposible, tranquilo, VAS POR BUEN CAMINO, es tu oportunidad, de pisar con los dos pies en el mundo.

Dejemos de ir a la pata coja por la vida, y empecemos a pisar con los dos pies. Dejemos de pisar solo con el lado racional dejando a un lado el emocional, somos el fruto de ambos lados del cerebro.

Has venido a dejar tu marca en este mundo, y se empieza pisando con los dos pies, no dejando a uno colgando. Ya no hay excusas para que pises fuerte allá por donde vayas.

¿Vas a la pata coja por la vida? ¿Por qué?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace

 

¡¡Una relación perfecta: Éxito y Acción!!

 

Amor sin acción es insignificante y acción sin amor es irrelevante” dice Deepak Chopra

Hoy me han hecho una pregunta, que me gustaría comentarla con todos vosotros:

“¿Cuál crees que es la gasolina que necesita el éxito?”

Al instante dije que la ACCIÓN.

¿Y tú cuál crees que sería?

¿Por qué creo que es la acción? Porque sin ella no conseguiríamos nada en la vida.

Voy a perder peso, pero esperemos a que pasen las Navidades, Voy a hacer realidad mis sueños, pero voy a esperar a que pase esta crisis, para que todo salga bien…Voy a decirle que la quiero, pero antes iré al gimnasio para que vea que me estoy cuidando como se que a ella le gusta…”

Y mientras tanto… ¿Qué suele ocurrir?

Que esa chica se ha cansado de esperar, que ese sueño se ha desvanecido y que en vez de empezar a mantenerte, estás aumentando peso más que la orca Willy.

¿Qué ha pasado? Que has dejado para mañana lo que podrías haber hecho hoy.

Toda la gente que he ido entrevistando durante estos años y que recojo en “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”, tienen una cosa en común, viven en el modo de acción continuo.

Si dejas para mañana algo que podrías estar haciendo hoy, es por dos motivos:

.- Porque aunque mucho lo quieras, no das un paso hacia él, porque realmente no lo quieres de verdad, “sólo de boquilla”. Que no te motiva de verdad, que lo haces para aparentar, para estar a la moda, para callar alguna boca…. Y eso te produce la pereza de dar un paso adelante.

.- O tienes un miedo atroz al éxito y sobre todo a darte cuenta que eres capaz de conseguir más cosas de lo que estás consiguiendo hasta ahora.

¿Cuál es tu excusa?

Somos los únicos responsables que dilatemos el éxito. No el efímero, el de verdad.

¿Por qué si no te motiva algo de verdad, te enfocas en lo que si te motiva?

Y no me digas que no sabes lo que quieres en la vida, porque TODOS lo sabemos. Lo que pasa que tu respuesta está detrás del miedo que tienes. Tienes miedo hasta nombrarla, ya que crees que se haría realidad sólo así, y no vaya a ser  se rían de ti o no seas capaz de dominar la situación.

Cuando sabes lo que quieres, estás enchufado al modo acción, sea la hora que sea. Todo por y para tu propósito, para tu sueño.

¿Qué relación hay entre el tiempo y el éxito?

Como bien comenta Santiago Álvarez De mon, nuestra vida es la muestra de cómo gestionamos nuestra agenda. Y así lo saben los canallas.

SIEMPRE TENDREMOS TIEMPOS PARA LO QUE NOS IMPORTA DE VERDAD. SIEMPRE.

Sacamos tiempo de las piedras, nos quitamos tiempo de nuestros amigos, del gimnasio, de las horas de la siesta que te pegas viendo la televisión tras comer, de donde sea sacaras horas, porque estarás enfocado en lo que quieres, y dejando de lado lo que no quieres.

Y el éxito es eso, SABER QUÉ QUEREMOS, y lo que NO, lo delegamos, poniéndonos mano a la obra al instante, con constancia y serenidad.. Cuando lo sabes, te enfocas como un “obseso positivo” y la acción estará continuamente en tu vida, porque devoraras el tiempo en búsqueda de tu sueño.

Cuando sabes lo que quieres, haces lo posible e imposible por tu sueño. Y para hacerlo te pones en modo acción.

Cuando sabes lo que quieres, cuando sabes quién eres, la pereza no está entre tu vocabulario, ya que te quieres comer el mundo, disfrutarlo. Y para hacerlo, estarás siempre en modo acción.

Pero ya antes de buscar el éxito, has tenido que ser coherente contigo mismo, sabiendo que quieres y que no, y para investigarte dentro de ti mismo, hasta tenido que dar un paso adelante. Y no como estabas antes, tumbado en el sofá o esperando que viniera alguien a solucionarte los problemas.

ACCIÓN, ACCIÓN Y MÁS ACCIÓN.

Al éxito sólo se relaciona con la acción, no con la frustración, miedo o desidia.

Volvamos al problema que todos hemos tenido alguna vez, que por querer llegar al éxito antes que nuestro vecino, queremos correr antes de aprender a andar.  Y eso solamente produce que el futuro sea todavía más negro.

Sabemos que tenemos que andar para llegar al éxito. Andar, no es correr. Andar no es empezar emprendiendo montando un imperio empresarial sin saber nada de negocios. Empieza por montar algo pequeño pero no olvidándote de soñar en grande. Andar, no es correr el primer día la maratón de New York, sino ir a caminar rápido por el parque, sobre todo si llevas tiempo sin hacer deporte.

La acción consciente, por favor.

¿En qué consiste? En ser consciente de los pasos que estás dando. Puede ser uno pequeño, puede ser uno grande. Todo dependiendo del momento, pero son conscientes de lo que están haciendo, con el propósito para que lo haces,  porqué están sintiéndolo y qué aprendizajes se están llevando de cada paso. Y todo con el fin de alcanzar su meta.

Así que recuerda, que para vivir en modo acción.

.- Se coherente contigo mismo. Si algo te da pereza y te has comprometido a hacerlo, es que realmente no te motiva.

.- Tu vida está compuesta, por el uso que haces con tu tiempo. Échale un ojo a tu agenda y dime si muestra éxito o no.

.-Acción no es empezar, metiendo la 5 marcha. Es empezar con la 1 y poco a poco ir subiéndolas. No quieras correr antes de empezar a andar, porque seguro que la leche, será de las que hacen época

¡¡Un sólo paso ya es progreso, ya es éxito, nunca lo olvides!!.

¿Crees que al éxito se llega sin acción? ¿Qué acción vas a emprender hoy para llegar hasta donde tú quieres?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este Enlace. Además podéis poneros en contacto conmigo ante el lanzamiento de los workshop “Liderazgo&Disrupción” y “SkunkBranding”.

¿Las sentimientos nos hacen débiles?

No dejes que personas que hacen muy poco por ti controlen tu mente, sentimiento y emociones” dice Will Smith

¿Crees que los sentimientos nos hacen más débiles? Es una de las preguntas que hoy, hablando con mi jefa de operaciones, ha surgido.

Estamos en una sociedad, en la que las palabras, como emociones, sentimientos, sensibilidad, están denotadas. No sé puede decir que tenemos sentimientos o que somos sensibles, porque la sociedad nos aplastara cuando queramos mostrarlos.

Los sentimientos te harán débiles, los chicos nos lloran, sólo deben pelear…Si lloras los demás se reirán de ti, si te muestras empático, tu jefe no te dará el ascenso que sabes que te mereces…. Tienes que pisar cabezas y ser el hombre más frio en la faz de la tierra”

Son algunas de las perlitas que oímos a lo largo de nuestra vida, en nuestros días a días.

¿Dónde están las emociones aquí? ¿Por qué está mal visto mostrar nuestras emociones ante una película, ante una noticia? ¿Por qué los hombres tienen que ser fríos? ¿Por qué en las empresas no puede haber emociones o sólo queremos robots como compañeros de trabajo?

Nos gusta ver como la sociedad avanza con la tecnología, vemos que nos ayudaran en innovación, productividad y miles de cosas más a la sociedad, creyendo que estamos a salvo de los mismos porque no tienen sentimientos.

¿Y cómo estamos educando nosotros a la sociedad?

¡¡COMO ROBOTS, SIN SENTIMIENTOS!!

Tampoco estoy promulgando ahora que demos rienda suelta a nuestras emociones sin límites, porque no estoy diciendo eso. Todo tiene su momento.

Lo que estoy diciendo que el ser humano no sólo es razón, sino también corazón. Pero nos han educado, desde pequeño, a través de exámenes, de castigos y miedos, con la razón.

Y de ahí no nos salgamos, porque las consecuencias, serán desastrosas para nuestra vida.

Nos dicen que las emociones nos pueden causar daños físicos, que nos hacen perder el rumbo que el mundo lleva , que no puedes enfadarte cuando alguien o algo te dice que NO, porque estar enfadado, es mostrar tu debilidad ante los demás.

Hasta ahora, como podrás imaginar, cuando oigas la palabra emoción, o algo parecido a ello, tapate, ponte una máscara, no te vaya a infectar, porque puede ser lo último que hagas en la vida.

No podemos estar alegres, porque nos dicen que pensamos que no vemos lo dura que es la vida. Nos hacen dudar que sonreír es bueno, porque parecemos tontos cuando el mundo se está muriendo o matándose con guerras.

Todos buscamos la felicidad, como Indiana Jones en búsqueda del Santo Grial, pero eso si, no digas a los demás, que estas en un momento dulce de tu vida, porque empezarán a tener envidia, a no hablarte, o a preguntarte si lo has conseguido por el método “legal o por el criminal”.

Así que buscamos la felicidad, pero tampoco podemos mostrarla a los demás, no vaya a ser que se nos enfaden.

Nos dicen que tampoco nos podemos enfadar, porque el mal genio es el mayor de los virus que una persona puede sufrir. Si estas enfadado puedes perder a las personas de tu alrededor, decir cosas que no querías decir, o hacer algo que no querías hacer.

Así que tampoco nos podemos enfadar, no vaya a ser que la liemos.

¿Y qué decir de sentirnos o decir que estamos tristes?

¡¡DE ESO NADA!!

Si dices que estas triste, te dirán que no es para tanto tú situación, que hay otras personas que están peor que tú. En vez de alentarte, de preguntarte por qué te sientes así, habrá una competición a ver quien está más triste de los dos. No digas que estás triste, porque a lo mejor habrá gente que en vez de ayudarte, quieran aprovecharse de ti…

En definitiva, COMETE TUS EMOCIONES, PORQUE SIEMPRE POR UN LADO O POR OTRO, TE LAS PUEDEN CON LA MANO ABIERTA.

Así que lo mejor es tragarnos nuestras emociones, porque si no es lo peor que podemos hacer, expresarlas.

¿Pero qué pasa cuando no las expresamos?

.- Que cuando nos enfrentamos a cualquier situación, por pequeña que sea, no sabremos enfrentarla, derrumbándonos y haciendo de ella, la mayor de las catástrofes.

.- Que cuando seamos mayores, no sabremos expresar nuestras emociones ante nuestros amigos, posibles parejas o familiares. Nunca sabrán cómo nos sentimos, que queremos o que no queremos.

.- No expresar tus emociones, es crear un globo emocional que cuando explote, no sabremos manejar.

Por lo tanto, ¿Por qué tenemos miedo a las emociones?

Porque nos hace descubrir quienes somos, qué queremos, que NO deseamos y nuestros límites. Y en una sociedad en la que a través del miedo, nos dirigen, las emociones son como la Kriptonita para Superman.

Pero como he dicho antes, tampoco nos podemos dejar ahora llevar por las emociones a tumba abierta o por la intuición, porque os aseguro que se suelen confundir.

Una emoción nos puede confundir a la hora de tomar una decisión. Pensar que nuestras emociones, nuestras creencias, expectativas, son mejores que unos resultados que tenemos delante nuestro.

Una emoción nos puede bloquear la mejor decisión para nosotros, que no es lo que digan los datos o nuestro jefe, sino lo que nosotros sentimos que tenemos que hacer, lo que presentimos.

Bloquear las emociones nos puede hacer perdernos muchas cosas hasta ahora imposibles, como también cometer el mayor de los errores o el mayor de los descubrimientos.

Así que por lo tanto:

.- No podemos encerrar nuestras emociones, porque estamos hecho de ellas.

.- Si las encerramos, seremos robots liderados por las opiniones y deseos por los demás.

.- Cuanto más las ocultes, el globo será más grande, y cuando explote (siempre por cualquier tontería), tendrás mucho por gestionar retrasado.

.- Las emociones tienen que ser parte de la sociedad, de las empresas, del día a ´día, pero en equilibrio siempre con nuestra razón.

.- Una decisión siempre tiene que ser tomada con el equilibrio de Razón y corazón.

¿Dónde tienes tus emociones? ¿Sientes te hacen más débil?

Recuerda que puedes adquirir Liderazgo Canalla a través de Amazón y tienda de Versos y Reversos.

 

¿Cómo tomo la decisión adecuada?

“Justifica tus limitaciones y te quedarás en ellas” decía Richard Bach

Todo ser humano cuando lo vive, cree que es el momento más crítico de su vida.

No es saber qué ropa me pongo para que esa chica le haga caso, no es saber qué poner en la quiniela en el Pleno al 15, no es saber qué tal serán los nuevos vecinos de abajo…

ES SABER SI ESTAMOS ELEGIENDO BIEN ANTE LOS DOS CAMINOS QUE LA VIDA NOS PONE.

No sabemos si escoger una carrera u otra, no sabemos si decirle si a esa chica o sólo tenerla como amiga, no sabemos si mandar a tomar viento a nuestro jefe o esperar un poco más a que lo despidan… No sabemos QUÉ hacer, y como buenos futurólogos, nos gustaría saber qué decisión escoger.

Queremos adivinar qué opción escoger, porque lo que no queremos es confundirnos, lamentarnos de la opción tomada, no queremos sufrir más de lo que estamos sufriendo, no queremos sudar , en definitiva, que queremos una opción que restituya nuestro ego y alcancemos esa felicidad, que nos impulsan a encontrar.

En estos momentos, me encuentro ante la toma de una decisión importante para mí. Y echando la vista atrás a todas las decisiones, he aprendido que:

Por mucho queramos, NUNCA EXISTE LA DECISION PERFECTA.

Nunca acabaremos acertando al Pleno al 15. Pero es lo que deseamos todos.

¿Por qué pasa? Porque no dominamos muchas variables, porque no dominamos el destino, por mucho que queramos y porqué la vida, siempre es más lista que nosotros.

Creía que tomaba la decisión correcta, que iba a conseguir lo que siempre había soñado, que había optado por el camino que me llevaría a mi cima… y casi siempre, por X, Z o lo que sea, nunca me llevaba a donde yo quería.

Reprochas a la vida todo, maldices a todo el que te rodea, pero te aseguro que con el tiempo, la vida siempre te lleva a donde tienes que estar.

La decisión perfecta, no existe, porque siempre habrá cosas que no tengas en cuenta, siempre habrá personas que no estén de acuerdo con lo que has escogido o porque la vida no quiere que vayas por donde tú crees que tienes que ir.

La imaginación se dispara ante una decisión, haciendo que seamos POCO REALISTAS.  Cuando tenemos el arrojo y valor de optar por esa decisión, y antes también, nos dejamos llevar por los colorines y cantos de sirena.

Pensamos que yéndonos a vivir a otra ciudad toda será mucho más fácil, que esta chica será para siempre el amor de nuestra vida y todos los problemas se esfumaran por arte de magia… Para los pies pequeño, que no todo es de color de rosa. Como te he dicho anteriormente, no tenemos todas las variables en nuestro poder, no sabemos si no están mintiendo, si todo es tal cual nos lo pintan…

Así que por favor, siempre los pies en el suelo y aún así, siempre dudan. Que los pitufos no existen, recuérdalo.

Tienes que decidir tú, NO LA MODA QUE ESTE EN ESOS MOMENTOS EN AUGE.  Como bien dices las madres: “SI se tiran todos por el puente, tú también lo haces, ¿Verdad?”. Así somos los seres humanos ante las modas y por el miedo a no sentirnos partes integrantes del “rebaño” llamado sociedad.

Tienes que escoger tú, tiene que escoger la conexión entre tu corazón y tu razón. Y lo que digan los demás te la bufe. Te podrás confundir, claro que sí, pero te aseguro que descubrirás mucho más cosas de ti, que si hubieras seguido a la moda de turno. Pero sobre todo, habrás impulsado tu marca, tu legado.

Cuida y NO TE LANCES A TUMBA ABIERTA SIN SABER QUE AGUA HAY DEBAJO. He visto como gente se lanzaba a emprender, por desesperación, en ámbitos profesionales que no tenían ni idea. He visto personas como se endeudaban hasta las trancas, porque el “gurú” de turno les decía que así tenían que hacerlo, porque él así había empezado. No te dejes embaucar por las lucecitas de un posible “parque de atracciones” que puede ser en realidad un “cementerio”.

Cuando decidimos, siempre están presentes nuestras CREENCIAS. Y por hacerle caso, porque creemos que la vida, es así, como ellas nos dicen, no damos la oportunidad al resto del mundo. La vida no es lo que tú crees que es, lo que te han dicho que es, HAY MUCHO MÁS. Así que dales la oportunidad, porque seguro que te descubrirán cosas que no sabías.

Siempre digo que lo que piensen los demás de ti, de tus decisiones te la tiene que bufar. Pero siempre digo también, que hasta cierto límite. Si alguna de tus decisiones, puede afectar seriamente alguna persona, a tu empresa, o alguien que quieres, ESO SIEMPRE DEBES TENERLO EN CUENTA antes de lanzarte al agua.

Pero también te digo, que te la tiene que bufar lo que digan los demás, lo que quieran imponerte, porque si vas preguntando a todo el mundo, lo que ellos harían, lo único que conseguirás es volverte loco y quedarte paralizado.

SI haces caso a todo el mundo, NUNCA TE HARAS CASO A TI MISMO.

No hacerte caso a ti mismo, no quiere decir que tu intuición siempre acierte. Reconozco que soy una persona muy intuitiva, y cada día más. Y también reconozco que alguna decisión he tomado creyendo que mi intuición era la leche, que siempre acertaba…LLEVANDOME UNA BUENA LECHE a posteriori.

Haz caso a tu intuición, pero también a tu razón, y en el equilibrio ahí está la solución.

Y eso si, después de haber tomado una decisión, tienes que PONERTE MANOS A LA OBRA A LA VOZ DE YA.  Llévate a tu miedo de juerga como bien digo en Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde, que siempre te va  acompañar y se valiente con la decisión tomada. Y nada de TRAMPAS.

Escribiendo estas líneas, ya he decidido que camino escoger, pronto lo sabréis.

¿Y tú qué decisión vas a tomar? ¿Cómo escoges tus decisiones?

¡¡No riesgo, no victoria!!

En un mundo que cambia realmente rápido, la única estrategia en la que el fracaso está garantizado es no asumir riesgos” dice Mark Zuckerberg

Se nos llena la boca con palabras transformación, reinvención, superación, motivación,…Y cuando hablamos de riesgo, nos metemos debajo de la cama, hasta que haya pasado el “coco”.

¿Qué nos pasa?

Vemos títulos de congresos y cursos, que me encantan: “Aprende a vivir en 1 semana…”, “Congreso para la conversión en un referente”…”Se diferente y que te acepten”….”Cómo ser tú y que no te rechacen los demás”… son algunos de ellos que he visto últimamente.

Se nos llena la boca, diciendo que vamos a leerlos, que vamos a acudir. Nos reímos cuando los nombramos, porque nos sentimos más intrépidos que Cristóbal Colon antes de emprender el viaje hace las Américas.

En el fondo, de RIESGO tiene lo mismo que yo de boxeador, NADA.

¿Por qué?

PORQUE VIVIR, ES TOMAR RIESGOS. PORQUE VIVIR, ES IR SIN CUERDA NI RED QUE NOS PROTEJA.

Tampoco estoy promulgando que nos tiremos por las ventanas, sin nada que nos espere abajo del impacto, que vayamos diciendo las verdades a nuestros suegros o que dejemos el puesto de trabajo, diciéndole a nuestro jefe la mala persona que era, dejándole un recuerdo de nuestro paso con la mano en su cara…

¡¡TRANQUILIDAD!!.

Yo lo que estoy diciendo, que queremos vivir, pero con un red de seguridad.

Yo lo que estoy diciendo, que queremos vivir, sabiendo CÓMO vivir, y eso es sobrevivir, lo que hemos hecho hasta ahora.

Queremos saber CÓMO se consigue llegar a la cima, CÓMO podemos perder peso, CÓMO emprender un negocio sin tener perdidas, CÓMO conseguir escribir un libro y que sea un bestseller, CÓMO liderar y que nuestro equipo no tengo fisuras, CÓMO esa persona ha creado un evento y copiárselo, tras el éxito que ha cosechado.

Queremos saber CÓMO, para alcanzar el éxito, pero eso sí, sin esfuerzos, sin tener que dar nosotros un paso que alguien no haya dado ya antes. Porque aunque queremos conseguir el éxito, estar a la moda, preferimos que sean otros quienes hayan dado el paso adelante, y nosotros seguirlos, que ser nosotros quienes seamos los 1 en haberlo dado.

Se nos llena la boca hablando de innovación, de creación, y lo único que sabemos hacer, es hacer lo mismo que han hecho otras personas. ¿Dónde está aquí el riesgo?

¡¡EN NINGUNA PARTE!!

Y eso no es vivir, eso no es tomar riesgos, eso es APARENTAR que estamos tomando riesgos, que estamos liderando nuestras vidas, pero teniendo todos los posibles riesgos controlados.

¿Y qué resultados esperamos optando por este camino?

Ser diferentes, conseguir resultados que nadie habría conseguido hasta la fecha , reconocimiento, ése éxito que todos añoramos…

Pero en el fondo, si conseguimos algo, será igual o parecido a lo que ya han conseguido los demás.

¿Dónde está el riesgo aquí? ¿Dónde está el poder descubrirnos? ¿Dónde está la creatividad? ¿Dónde está la innovación? ¿Dónde están los resultados diferentes a lo hasta ahora hemos conseguido?

¡¡NO HABRÁ!!

Cuando hablamos de riesgo, de algo nuevo en nuestra vida.., antes de saber de qué se trata, ya estamos diciendo palabras como: “No, eso es para locos…yo tengo mucho miedo..mejor me quedo aquí…esas cosas son para otros, no para mí…”.

Ante una novedad, ante algo que nos puede enseñar, ante algo que nos puede llevar a donde queremos… antes de “probarlo”, ya estamos diciendo NO, antes de ni siquiera pensarlo.

Vivimos en un cuadrado formado por: Quiero ser diferente- Quiero saber Cómo serlo-Tengo miedo a serlo-Dame herramientas para serlo con el menor esfuerzo posible.

Un cuadrado en el que el riesgo, no queremos forme parte, además porque hará saltarlo por los aires, haciéndonos ver que nuestra realidad es diferente a lo que nos imaginábamos.

Defino sobrevivir, que es lo que hacemos la mayoría de la sociedad como:

Aún sabiendo que el miedo está ahí, voy a intentar rodearlo a través de cualquier método, que no me haga tener vértigo y alcanzar la meta en el menor tiempo posible, con el menor esfuerzo y sin sudar, por favor”.

Eso es lo que hacemos, buscamos los CÓMOS antes que los PORQUE, buscamos antes los CÓMO, creyendo que estamos diciendo un SI rotundo a la novedad, a la incertidumbre, cuando en realidad estamos diciendo, “SI, pero NO, por si acaso, los esfuerzos para otro..”

En nuestro día a día, el RIESGO está vetado como el picante en algunas comidas.

¿Pero qué pasa si empiezas a introducirlo en tu dieta?

.- Descubres que el miedo está en tu cabeza, PORQUE TÚ LO HAS CREADO. No estoy diciendo que no vayamos a tener miedo después de introducir el riesgo en nuestra vida, pero SI, que nos llevaremos mejor con el miedo. Porque el miedo, sólo somos nosotros quienes lo construimos o dejamos que entre en nosotros.

Tenía miedo a muchas cosas que la vida me ha puesto por delante y me sigue poniendo. Pero cuando me lance a por ellas, descubrí que no era para tanto. Que todas las “pajas mentales” que tenía, eran nada, cuando iba caminando hacia la meta

.- Descubres que eres más que tus pensamientos. Tus pensamientos dicen que no puedes, no debes o cualquier limitación que tú mismo te has impuesto. Saltar hacia el vacío, vivir desde el riesgo (siempre controlado, por favor), darte cuenta que por miedos, por el qué dirán, no has hecho cosas que te hacen disfrutar, talentos dormidos, descubrir personas increíbles. Descubres que eres más que un pensamiento.

.- Descubres que te quedan muchas cosas por aprender. Detrás del miedo, hay unas experiencias esperándote. Sé que estarás pensando que algunas malas. Quizá de resultados no esperados, pero con aprendizajes increíbles para futuras oportunidades.

.- Sin riesgo, no hay beneficios. Del tipo que sea, sin riesgo no hay nada. Bueno si, SER UNO MÁS. Arriésgate, y siempre ganaras. (Eso sí, no te hipoteques en un negocio que no conoces, no te tires por un barranco sin cuerda, por favor)

RECUERDA, NO ESTAS EN ESTE MUNDO PARA QUEDARTE SENTADO EN LA BARRA DEL BAR ESPERANDO QUE LLEGUE TU COPA, ESTAS PARA SALTAR LA BARRA E IR A POR ELLA.

SENTIR EL RIESGO ES SENTIRSE VIVO.

¡¡Corre riesgos, siempre ganaras!!

¡¡Que Canalla es el silencio..!!

Hay personas silenciosas que son mucho más interesantes que los mejores oradores” decía Benjamin Disraeli

Son las 6 de la mañana, y esto no es el principio de una canción. Por diversos motivos, me he pasado toda la noche sin dormir.

Cuando los demás duermen y tienes que estar en silencio, para no molestarles, o abrazas la quietud y la soledad, o vendrán a recordarte que porque tú no duermas, no tienes que ir molestando a los demás

Abrazar el silencio es algo que odiamos en una sociedad en la que promulga el ruido. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, estamos invadidos por el ruido de los medios de comunicación, por las conversaciones con la gente nos rodea, el cabreo de nuestro jefes o los gemidos de nuestros vecinos.

Así que eso de estar en silencio, no estamos acostumbrados, nos incomoda. Es una situación, que no sabemos cómo afrontarla, como dominarla.

Pero al silencio no puedes dominarlo, cuando entra en ti, va a tumba abierta, con el fin de decirte cosas que no querrás escuchar sobre ti o lo que te rodea.

Te incomodara, Es buena señal. Seguro que tiene que enseñarte algo que hasta ahora has querido evitar.

Siempre he pensado, que no somos seres completos, sino sabemos vivir en soledad con nosotros mismos. Sino sabemos escucharnos a nosotros mismos.

A lo largo del día recibo muchos emails de gente que a pesar estar rodeados de gente, se sienten solos. Pero cuando les comentan, que estén con ellos mismos, que se aparten del mundanal ruido, que se conozcan, dicen que no, porque no vaya a ser que esa gente que tienen a su alrededor, se marchen, lo vean como un bicho raro.

Dependemos de los demás, pensando que serán ellos, quienes respondan a preguntas que nos hacemos, tipo: ¿Quién soy? , ¿Para que valgo? O ¿Qué me está pasando?

Muy confundidos estamos.

El ruido nunca nos dará una respuesta a ese tipo de preguntas. Solamente somos nosotros mismos quienes tenemos el poder de responder a las mismas.

Y para ello, estar en silencio, es el principio del comienzo para esclarecer dichas dudas y muchas más.

El ruido es otra forma de seguir al rebaño. Nos dejamos llevar por el ruido de las conversaciones, por las noticias que escuchamos, por los cotilleos que nos cuenta, por la música que nos ponemos para no escuchar lo que nos pasa o nos deja de pasar.. El ruido nos hace seguir por lo estipulado por los demás, haciéndonos creer que somos uno más en un lugar llamado mundo.  Y no potenciar la indivualidad que todos tenemos y somos.

Que siguiendo a ese ruido, llegaremos al éxito que todos anhelamos. Pero el silencio, te dice que tu felicidad, tu éxito es otro al deseado por los demás por ti, pero no le haces caso, no vaya a ser que te tomen por loco.

El ruido nos impide escucharnos a nosotros mismos. Impide saber cómo estamos, qué sentimos o queremos.

Somos nosotros, y no los demás, quienes tenemos que ser la antena que transmita nuestra esencia, nuestro talento, nuestros porqués.

Durante estos días que he estado en silencio, he aprendido a leer entre líneas a los demás, escuchándolos de verdad, no oyéndolos.

Pensamos que oímos, cuando en realidad estamos pensando en nuestras cosas cuando los demás nos expresan sus sentimientos o nos piden una ayuda velada. Creemos que los demás nos entenderán cuando hablamos, que sabrán leernos entre líneas, que irán en nuestra ayuda, cuando les hablemos, pero no suele ser así.

NO oímos lo que nos dicen, creemos que si. Cuando en realidad lo que se produce en ese proceso de comunicación son interferencias en nuestra cabeza entre lo que pensamos y lo que escuchamos de los demás, perdiendo una información increíble que nos transmite la otra persona, todo por el ruido, por no aceptar el silencio.

Cuando por tu boca no resuena ninguna palabra, no vaya a ser que la líes y se despierten, empieza el dialogo contigo mismo. NO estás loco, tranquilo. No tengas miedo. Estas haciendo algo que tendrías que haber empezado hace tiempo, hablarte a ti mismo, preguntarte cosas y descubrir respuestas.

¡¡ESCUCHARTE, HABLARTE, PREGUNTARTE, QUERERTE!!

Porque como dije en artículos anteriores, casi todas las respuestas que anhelamos que el exterior nos de, ya están dentro de nosotros.

Me he dado cuenta al estar conmigo mismo, que tengo una emoción que no expreso y que tenía escondida en un rincón remoto de mí. Hablamos por hablar, cuando en realidad tendríamos que hacerlo menos, pero mucho más claro, conciso y concreto.

Si, expresare próximamente esa emoción que tengo a la persona correspondiente. Os lo contaré.

Tras la vorágine que llevamos en el día a día, estar en silencio es empezar a sentir esa paz que anhelamos. No es estar en el sofá, no es estar cogido a nuestra pareja o tomándonos un mojito (que me encantan), es preguntarnos a nosotros mismos, sobre el día, si hemos actuado en coherencia a nuestros valores y que debemos hacer para solucionar algún tema.

Estar en silencio, es equilibrar nuestro lado exterior con el interior. Algo esencial si queremos pisar fuerte en la vida.

Durante estos momentos en silencio, te centras mucho más en los pequeños detalles. Esos son los que integran la felicidad. Tu intuición sale a relucir, haciéndote ver que esa persona quería pedirte ayuda cuando no se atrevía, que otra persona no sabe como decirte lo que siente o pequeños gestos de la cara, que demuestran emociones que no queremos expresar con palabras.

Te incomodará, te preguntaras que haces callado mientras oyes ruido a tu alrededor, mientras no das tu opinión, querrás producir tu chute de ruido, no querrás saber que te puede decir el silencio, no vaya a ser que no te guste lo que tiene que decirte….PERO ES EL MAYOR CONSEJERO QUE PUEDES TENER A TU LADO.

¿Hace cuanto no estás en silencio contigo mismo? ¿Por qué? ¿Te atreves a estar en silencio durante una hora? ¿Qué crees que te ocurriría?

El próximo día 23 de Abril estaré en Zaragoza, (Fnac Plaza España de 11 a 1) y en Barcelona (Ramblas de 5 a 8) firmando ejemplares de Liderazgo Canalla. El próximo día 27 estaré en Madrid, en Fnac Callao presentando y firmando libro.