¡¡Libérate de las expectativas!!

La vida no tiene obligación de darnos lo que esperamos” decía Margaret Mitchell

Lo que nos pasa o no nos pase en nuestras vidas, está relacionado con las expectativas que tengamos al respecto.

Muchas de las decisiones las tomamos en función de expectativas. Sin datos reales y pensando que se van a cumplir si o si, porqué lo digas tú.

Todo lo basamos en función de las expectativas tengamos o se puedan generar al respecto.

Me explico:

.- No decimos lo que sentimos, porque tenemos la expectativa que si lo hacemos, se podría liar una gorda. Y seguro que las consecuencias son para nosotros, aunque no entandamos por qué.

.- No decimos que estamos haciendo , porque los demás tenían unas expectativas con nosotros que seguramente se le caerán cuando se lo digamos.

.- Vamos, aunque no queramos a sitios, porque las expectativas que tienen los demás sobre nosotros, es que como siempre hemos ido, ¿Por qué no vamos a ir esta vez?

.- Nos dicen que les hemos defraudado, porque tenían unas expectativas altas sobre nosotros. Y nosotros mientras tanto preguntándonos: ¿Qué hemos hecho?

Son algunas de las situaciones que hacemos y no hacemos, en función de las expectativas que hemos generado o los demás se han generado sobre nosotros.

Tenemos miedo a no satisfacer esas expectativas que tienen los demás sobre nosotros. Y por eso nos bloqueamos. Bloqueando entre otras cosas, nuestra creatividad.

Al tener miedo a las consecuencias, acabamos haciendo siempre lo mismo. Y tarde o temprano, te acaba frustrando.

Si, porque la creatividad es la muestra más importante del amor. Amor que tienes por ti mismo, por lo que haces, por lo que sientes.

Y si optas por mantener el mismo nivel de lo que estabas haciendo, por no “molestar” o defraudar a los demás, estás desencantándote a ti mismo y no viendo otros caminos que podrían darte más felicidad o éxito.

Pero no solamente estoy hablando en el plano profesional, sino también en el personal.

Tenemos miedo a decir que no queremos hacer lo mismo que nuestros hermanos, por no defraudar y romper las expectativas que tenían nuestros padres sobre nosotros.

Miedo a las represalias por no ir a un evento de nuestros amigos , que realmente, ni nos apetece ni queremos ir.

Miedo a decir lo que nos parece una acción de nuestros amigos, no vaya a sentarles mal.

¿Y mientras tanto nosotros?

Frustración, miedo, rabia , impotencia…Pero sobre todo dejamos de ser nosotros mismos. Y esa relación seguro que empezará a resquebrajarse .

Pero por culpa de los dos:

.- Uno por pensar, que siempre vamos a actuar como siempre habíamos actuado. O esperaba que íbamos a actuar.

.- Y tú, por no ser coherente contigo mismo y decir lo que sentías y querías de verdad.

Hace poco le preguntaba a un escritor muy importante de este país:

¿Qué poder tienen las expectativas de los demás sobre tus obras?. Mira David, al principio sufría mucho cuando no llegaba a colmar los deseos y expectativas de los demás. Pero a día de hoy, lo siento pero me da igual. No es Ego ni tonterías. Pero somos muy hipócritas. Queremos innovación, cosas diferentes, avances, y cuando haces algo que se sale de lo establecido, ya dicen que nos has cumplido las expectativas, estás terminado o que un bodrio”.

Cuando no cumplimos lo que los demás piensan, que deberíamos hacer o superar el listón que tienen sobre nosotros, ya nos descartan. Creen que hemos fracasado o defraudado.

Por eso tenemos a conferenciantes, escritores de libros o amigos, que llevan más de 10 años diciendo lo mismo, escribiendo sobre el mismo tema o diciendo la misma “broma”, por miedo a salirse de lo que los demás creen que debería decir o hacer.

¿Pero qué es tener expectativas?

Según la R.A.E. “Esperanza de conseguir algo o hacer algo. Posibilidad razonable de que algo suceda. Posibilidad de conseguir algo, al ocurrir un suceso que se prevé.”

Por lo tanto vemos:

.- Si esa esperanza no se alcanza, nos frustramos. Pensando que somos unos fracasados, que ya nunca podremos ver un arcoíris por siempre jamás, que ilumine nuestro camino.

.- ¿Algo razonable? O mejor dicho., algo que satisfaga nuestros deseos y no lo que la vida nos depare. Porque quieras o no, ¿Cuántas veces has tenido la expectativa, creencia que iba a pasar una cosa y luego la vida te ha puesto otra delante?. No se trata de lo que tus deseos anhelen, sino de lo que toque en ese momento.

.- Hasta los “futurólogos” se confunden. Si de verdad acertaran, a día de hoy ya estaría casado, con hijos y habría dado varias veces la vuelta al mundo  Si tienen que ocurrir la cosas, van a ocurrir, No a lo mejor cuando nosotros queramos, sino cuando tienen que ocurrir. ¿Cabe una posibilidad? SI, pero no nos aferremos a ella, porque puede no  ocurrir, ya que no tenemos el poder sobre todas las circunstancias que rodean a esa situación.

Las expectativas son comparaciones.

Tenemos la expectativa de que ocurra algo, porque lo comparamos con la situación de la de donde venimos.

Tenemos la expectativa de que el trabajo nuevo salga igual que el anterior, ya que el otro fue un éxito.

Tenemos la expectativa que esta relación salga bien, ya que la anterior fue una mierda.

Así que:

.-  Deja de comparar futuro con el pasado, porque mientras tanto estas perdiendo el presente.

.-  Recuerda que se puede cumplir tus expectativas. Pero aún así te pueden defraudar, al no ser lo que realmente creías que querías. No por cumplir una expectativa , la vida ya será de color de rosa para siempre.

.- Tienes expectativas y a veces desmesuradas, porque no confías en ti. Si la vida te ha puesto en ese camino, confía. Tomamos la expectativa como una balsa de seguridad ante la incertidumbre. La única balsa tienes que ser tú mismo.

.- No tengas expectativas desmesuradas, sino realistas, con nada ni con nadie. Están hablando tus deseos, tus miedos, estás idealizando,. Ir con los pies de plomo es más seguro que darte cuenta que no había nada de lo que creías o te decían que había.

.- Sin expectativas,  damos la oportunidad a ver más allá a todo lo que la vida nos pone por delante. No etiquetamos, no comparamos, descubrimos que nos quiere decir. Vemos detalles que no veríamos si estuviéramos comparando con situaciones pasadas.

Con la única expectativa que deberíamos vivir, es que al dia siguiente, salga el sol.

¿Cuántas expectativas hay en tu vida ahora mismo?

 

Anuncios

¡¡Deja de joderte la vida!!

Observo. Me callo. Me decepciono. Aprendo. Sonrío y continuo

Cada día pienso más, que somos nosotros mismos quienes somos los responsables de jodernos la vida.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que has perdido el tiempo y que nunca podrás permitirte hacer lo que siempre has querido hacer. Como dice Manolo García :” Nunca el tiempo es perdido..”.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que la única manera de ser alguien en las redes sociales es copiando lo que hacen los demás. Cuando en realidad además nos estás jodiendo la vida a nosotros porque nos estamos perdiendo tu talento.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que por no sentirte sol@ te aferras a cualquier persona o situación. Crees que ya nadie te querrá y por eso, te subes a cualquier tren que te de un poco de cariño. Ojala te salga bien, pero no son buenas expectativas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que no hay vida más allá de tus “amigos”. Haces lo que dicen, sientes lo que quieren que sientas, y mientras tanto te vas a dormir sabiendo que ni te lo has pasado bien, ni estás a gusto, ni es la vida que quieres llevar. Hay gente que te está esperando con tus mismos deseos y anhelos, pero tú mientras tanto por miedo, por el qué dirán, no das un paso adelante hacia tu paz.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, creyendo que no hay vida más allá de la relacion profesional que tienes. Aguantas comentarios que no aguantarías si tuvieras más confianza en ti mismo. Crees que trabajar en una empresa es aguantar los malos modales y cuando recibes una sonrisa, un halago por tu trabajo o un abrazo, lo rechazas o piensas: ¿Cuál serán las verdaderas intenciones de esta persona?.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que tienes la razón absoluta en todo lo que haces o en todo lo que piensas. Y rechazando para siempre, a todas aquellas personas, que “no te bailan el agua”. Porque el mundo, sino lo sabes, es mucho más grande que tu cerebro. Y no solamente estás viviendo tú en él. Lo que te pasa, es que tienes miedo a saber, que quizá hay más mundo a parte del tuyo. Deja de excusarte en creencias que solamente son eso, creencias.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, en excusas, que te has creído y hecho tuyas principalmente porqué has dejado que los demás dominaran tu vida. No eres inútil, no eres un triste, no eres un vago, no eres un lento, no eres un desagradecido,… No eres todo lo que te han dicho los demás que eres. Es su percepción, no la tuya. Te has jodido la vida, porque has creido que ellos sabían más de ti, que tú mismo.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, creyendo que una vez conseguida una cierta posición, los demás tienen que hacerte la reverencia ante tu paso y acatar tus ordenes. Deja de joderte la vida, pensando que un titulo te va a dar la razón absoluta, que eres un gran líder y que tus ideas siempre serán las correctas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que nunca serás nadie hasta que no consigas un titulo. Que nadie te hará caso, hasta que no tengas un titulo que demuestre que sabes lo que ya sabias.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que es necesaria la aprobación de todo tu circulo para dar un paso más allá de lo que normalmente haces. ¿Dónde queda tu poder de decisión y tu libertad? Si no haces daño a nadie, y quieres intentarlo. ¿A qué esperas?

DEJA DE JODERTE LA VIDA, mientras te estás callando lo que sientes de verdad por esa persona. Miedo, si. ¿Perdiendo una oportunidad? También. Porque mientras crees que deberías, que quizá podría o te dejará de hablar, quizá estes perdiendo la oportunidad de tu vida.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensado que la felicidad es tu meta. Te jodes la vida porque crees que no existe otra cosa más que ella. Pero el contrapunto a la felicidad, es la infelicidad. Y nunca conseguirás ser feliz, como dicen que tenemos que ser, porque siempre creerás que eres infeliz, por la insatisfacción que te producen tus pertenencias. Viendo que eso no es la felicidad de la que tanto hablan.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, teniendo miedo al silencio. Poniendo música, la televisión nada más llegar a casa porque no quieres oír lo que dice tu cabeza. Esos pensamientos que te dicen que no estás haciendo lo que deberías realmente hacer. Y así usando la ruido, no piensas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, no dando un paso adelante sintiendo que necesitas todos los datos para darlo hacia el camino correcto. Nunca los tendrás y mientras tanto el miedo te dominará.

NOS JODEMOS LA VIDA NOSOTROS MISMOS:

.- Dejando que los demás dominen nuestra vida.

.- Creyendo que los demás saben más que nosotros, quizá simplemente por una edad en el DNI o un rasgo familiar.

.- Creyendo que no somos dignos de nada. Ya que nunca hemos tenido el éxito ni la felicidad. ¿Y por qué ahora si?, nos preguntaremos. ¿Y por qué no? te responderé.

.- Porque no queremos aceptar lo que realmente sentimos, queremos y deseamos.

.- No creyendo en nosotros mismos.

No te están jodiendo la vida los demás, te la estás jodiendo tú mismo no permitiéndote escucharte, descubrirte y motivarte.

¿Y tú cómo te estás jodiendo la vida?

 

Gustavo Picazo: “Identifica y acepta tus propias emociones”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” es un placer presentar a Gustavo Picazo

El mundo está mirando más allá de sus propias creencias. Se está dando cuenta, que la forma que tenía actual de gestionar su vida, la sociedad, no está siendo la correcta. O al menos no se obtienen los resultados que se esperarían con las circunstancias que tenemos.

Pensamos que la felicidad es el resultado a perseguir. Pero nos estamos dando cuenta que no es así.  Sino ir avanzando en nuestra paz interior.

Tenemos miedo a ver que hay dentro de nosotros . Por eso pensamos que amasando fortunas, posesiones o número de seguidores en las Redes Sociales, ya estará todo solucionado.

Kairós Zen. El poder de mirar y hacer”, libro de Gustavo , nos invita a un camino de crecimiento personal. Asomandonos a nuestro mundo interior, pensamientos y emociones. Sin juzgarlas, sin intentar cambiarlas, sin interpretarlas.

Eso que buscamos que nos dicen que se llama la felicidad, tiene que ser nuestra serenidad. Tener una mayor sensación de sentirnos plenos. Y con ello una mayor capacidad de tomar en tus manos las riendas de tu propia vida.

Gracias Gustavo, por hacernos ver que luchar contra nuestras emociones no es el camino. Que hacer cosas por quedar bien con los demás, no es el propósito de la vida. Que creemos que la vida es estar en constante es estar en constante conflicto con uno mismo y con los demás. Sino que nos ayudas a introducir en nuestra vida una combinación de atención y acción. Atención a lo que está pasando y a lo que estamos haciendo sobre el momento presente.

.- ¿Es Gustavo Picazo una persona que cree que ha conseguido la serenidad en su vida?

No. Yo entiendo la serenidad, no como algo que puedo “conseguir”, sino como algo en lo que puedo trabajar y entrenar día a día. Lo que sí puedo decir es que para mí, para mi forma de ver y vivir la vida, la serenidad es un valor muy importante.

.- ¿Qué diferencia hay entre la felicidad como la sociedad la tiene conceptualizada a día de hoy y el zen?

El zen es una llamada a la atención contemplativa, y ello incluye la capacidad de identificar mis emociones sin juzgarlas, sin luchar contra ellas. Mediante este ejercicio puedo incrementar mi nivel de paz interior. Esto es muy distinto a la felicidad conceptualizada como “alegría continua”, o como “esfuerzo por estar siempre contento”.

.- Felicidad y Zen, ¿Qué diferencias hay? ¿Hay similitudes?

La práctica de la meditación proporciona a muchas personas un efecto sedante, un efecto tranquilizador. Por otra parte, la capacidad de tomar en mis manos las riendas de mi propia vida me puede proporcionar una sensación de realización, una sensación de autoafirmación dentro de las dificultades. El resultado de todo ello puede ser un bienestar de fondo, una mayor identificación de la vida como aliciente y como estímulo. Pero esto es muy distinto de la pretensión de estar “feliz” todo el tiempo, o de vivir en un estado de alegría permanente.

.- ¿Como definirías el zen para mis sobrinos de 6 años?

A tus sobrinos de 6 años no les daría ninguna definición del zen, pero quizá les ayudaría a identificar y a aceptar sus propias emociones. Con frecuencia, las niñas y niños oyen mensajes como “no llores”, “no estés triste”, “no tengas miedo”… Estos mensajes, repetidos en el tiempo, pueden tener el efecto de hacer que les sea más difícil identificar sus emociones, aceptarlas, y manejarse con ellas.

.- ¿Cuál es tu palabra favorita?

No tengo ninguna palabra favorita, pero un valor muy importante en el kairos zen es el respeto.

.- Filosofía y Economía. ¿Será posible ver y trabajar en empresas conscientes? ¿Es el zen la herramienta para este caos que vivimos y también empresarial?

No sé si el mundo en el que vivimos es un “caos”, o si el mundo empresarial es un “caos”. No estoy muy seguro de eso. Pero tengo la impresión de que la atención consciente, y la filosofía del kairos zen en general, no son incompatibles con el rendimiento laboral. De hecho, pienso que este tipo de filosofía puede ayudar a algunas personas a ordenar su vida, encauzando mejor su esfera laboral, y alcanzando un mayor rendimiento en este sentido. Por otro lado, también pienso que en personas cuya esfera laboral está sobredimensionada, el hecho de adoptar una filosofía como el kairos zen puede conducirles a reequilibrar las distintas facetas de su vida, dando más prioridad a su esfera personal, o al cuidado de su salud. En casos así, es posible que su rendimiento laboral se vea disminuido.

.- ¿Es posible no juzgar nuestros pensamientos o emociones aún viéndolos?

Es difícil. Se trata de un ejercicio continuo, un ejercicio para toda la vida. Cuando me doy cuenta de que estoy juzgando mis emociones como buenas o malas, entonces me felicito por haberme dado cuenta de eso, y me permito a mí mismo sentir la emoción que esté sintiendo en este momento, incluso aunque se trate de una emoción desagradable.

.- Paro y miro. Sigo y hago. ¿Frase que haría tambalear las creencias y forma de vida de una sociedad?

El kairos zen no viene a hacer tambalear nada. No es esa mi intención. Si el kairos zen puede transformar la vida de algunas personas, creo que será más bien de forma paulatina y silenciosa. Así fue en mi caso, cuando yo empecé a recibir estas enseñanzas, y así lo he visto acaecer también con otras personas. El kairos zen no pretende ser una revolución, sino en todo caso una transformación, una “transformación silenciosa”.

.- ¿Qué es la suerte?

La suerte es una categoría interpretativa: yo interpreto que un determinado suceso es “buena suerte” o “mala suerte”. Al hacer esto, ya estoy enjuiciando, ya estoy emitiendo un juicio. Por otra parte, la suerte puede ser también un elemento mágico en mi vida. Así sucede cuando confío en “tener suerte” y que se arregle mi problema, o cuando me quejo de que “no tengo suerte”, y pienso que es por eso que no consigo lo que quiero. Como elemento mágico, la apelación a la suerte me quita fuerza a mí, me separa de las riendas de mi propia vida, colocándolas en manos de ese factor externo y mágico. Por estas dos razones, el factor de enjuiciamiento y el factor mágico, la apelación a la suerte tiene poca cabida en el modo de vida en kairos zen.

.- ¿Qué hacemos cuando las expectativas fallan? Creo que es uno de los males actuales del ser humano.

Las expectativas pueden fallar, y con frecuencia fallan, porque el mundo está lleno de factores que yo no controlo. Ahora bien, lo que sí está en mi mano es revisar mis propias expectativas, para darme cuenta de si son muy rígidas, o son poco razonables, o para ver si yo me supedito a esas expectativas de una forma excesiva, sin considerar otras opciones posibles. Creo que por este camino puedo ir ajustando poco a poco mis expectativas, y mi relación con ellas, para que mi plan de vida pueda seguir adelante, aunque algunas de mis expectativas fallen.

.- Si pudieras escribir lo que fuera en una valla publicitaria, ¿Qué pondrías?

No pondría nada. Creo que quitaría la valla. Prefiero que se pueda ver lo que hay detrás directamente, sin la valla interpuesta.

.- ¿De que trata la vida, de reaccionar o de responder?

Mi vida la hago yo, día a día, y la puedo vivir a base de reacciones viscerales, o a base de respuestas más moderadas y equilibradas. Cuando yo me dejo llevar por mis emociones, o por mis pensamientos, y llevo a cabo el primer impulso que tengo en una determinada situación, estoy “reaccionando”. En cambio, cuando soy capaz de establecer una separación entre mis emociones y pensamientos, por un lado, y mis decisiones y mi conducta, por otro, entonces estoy “respondiendo”. Es esto último lo que más pone las riendas de mi vida más en mis propias manos, lo que mejor me encamina hacia una vida en equilibrio y en salud.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Creo que el concepto de felicidad puede ser para muchas personas una trampa, en cuanto que es algo que, cuanto más intensamente la quiero lograr, más se me escapa. Por eso el kairos zen no va orientado hacia la felicidad, sino a la serenidad, y ello sin implicar un esfuerzo en el camino, sino como algo que va surgiendo muy poco a poco, sin forzar, a partir de la propia meditación y contemplación.

.- ¿Existen los superhéroes emocionales como así nos hacen creer?

Hay algunas personas, en efecto, que se presentan a sí mismas como ejemplos de “inteligencia emocional”, es decir, como capaces de desenvolverse por la vida sin experimentar dudas, temor, o angustia, y como capaces de sobreponerse a todas las dificultades que se les presentan, con eficacia y fortaleza absolutas. Con todo mi respeto hacia las personas que se ven a sí mismas de esta manera, y con todo mi respeto hacia las personas que se esfuerzan por vivir de esa manera, lo que propone la filosofía del kairos zen es una opción bien distinta. La propuesta del kairos zen no consiste en querer estar siempre bien, sino en aceptar que a veces no me siento bien, y que es humano no sentirse bien en determinados momentos. Lo que el kairos zen propone es que la rueda de las emociones (alegría, tristeza, rabia, miedo y preocupación) va a seguir girando en mi vida, tanto si quiero como si no, y que una buena forma de afrontar esa realidad puede ser aprender a aceptar esas emociones, tanto las agradables como las desagradables, y aprender a convivir con ellas.

.- Una reflexión para los lectores del portal

Una última reflexión que se me ocurre hacer en este momento es que no me gustaría que las personas que lean el libro tomen el kairos zen como una verdad absoluta, sino como una propuesta a considerar, bajo el prisma de su propia visión personal, y de su propia vivencia experiencial. Incluso prefiero que las personas que lean el libro, o las personas que lean estas líneas, no estén de acuerdo con todo lo que yo digo. Ello significará que mantienen bien abierta su propia perspectiva personal.

¡¡Claro que eres Inútil!!

No hay gente inútil. Solo gente perjudicial” decía Máximo Gorki

Damos tanto poder a los demás, que aunque nosotros sepamos que es mentira, al final acabamos creyendo que lo que otros nos dicen, es la verdad.

Así que como eso es lo que parece que queremos, voy a allá: “¡¡Claro que eres un inútil, pero además de los buenos. Claro que no sirves para nada. Claro que por mucho que lo intentes, nunca vas a conseguir nada. Porqué nunca has conseguido nada. Siempre has sido un perdedor y siempre lo serás..!!

¿Ya estás más tranquilo? ¿Ya has querido ver y leer que tu vida será una ruina porqué no sigues los dictámenes de los demás? ¿Ya sabes a ciencia cierta que al querer salirte de lo establecido, nunca lo conseguirás porque los demás es lo que te dicen y por tu falta de confianza?

Uno de los artículos más leídos en el blog desde siempre ha sido “No eres un inútil“.

Y la nota común de todas las aportaciones que recibe dicho artículo, se podría resumir en esta frase: “Dime qué hacer para no creer en lo que me dicen los demás y qué me hacen sentir, que soy un completo inútil“.

En el fondo, y por muy duro que parezca, parece que aunque en el fondo de nosotros, sabemos que no lo somos,  pero llega un momento que necesitamos reafirmarnos en nuestra inutilidad, no vaya a ser que sea verdad lo que dicen los demás de mi.

Y te voy a ayudar en ello:

.- CLARO QUE ERES INÚTIL, porque no estás haciendo lo que los demás desearían que hicieras por tu bien. Y cómo les estas dando poder sobre tu vida, pues claro que eres inútil, porque no haces lo que ellos quieren.

.- CLARO QUE ERES INÚTIL, porque crees que haciendo lo mismo que te “dicta” el gurú de turno, vas a llegar hasta donde está él, en menos tiempo y sin sudar una gota gorda. Pero cómo ves que no lo estás consiguiendo , claro que eres un inútil.

.- CLARO QUE ERES INÚTIL, porque al hacer algo que te apetecía hacer, probar, lanzarte, no has preguntado a los demás y te han sacado de su “grupo” de amigos.

.- CLARO QUE ERES INÚTIL, si no compartes los artículos que los demás comparten en redes sociales.  Porque si no lo haces, sabes que ya no serás considerado de su “chupipandi” y no podrás acceder más a los beneficios que ellos creen que tienen.

.- CLARO QUE ERES INÚTIL, porque no vas a seguir la carrera que tus padres tenían destinada para ti. Les has hecho daño, y tú mientras tanto estás haciendo una carrera, que según ellos no tendrá ningún futuro.

.- CLARO QUE ERES INÚTIL, porque los demás saltan el potro en clase de gimnasia, y por tus condiciones físicas, no lo haces. Eres inútil, los demás se ríen de ti y ya piensas que tu futuro será más negro que el carbón.

Vemos la televisión y nos asombramos la gente que tiene sobrepeso, que acude a sitios a disfrutar de su sexualidad, de personas que hacen malabares con una motosierra o de niñas de 5 años que tienen más seguidores en YouTube que habitantes tiene España…

Pero a mi me preocupa más, el número de personas que en esta sociedad, se cree que son inútiles.

Estamos perdiendo el talento de esas personas. Estamos perdiendo la confianza de esos individuos. Tanto que hablamos de la necesidad de la creatividad , y tenemos a personas que la están tirando por la ventana. Estamos perdiendo a miles de personas que podrían ser los que liderasen, transformasen el mundo y nosotros mientras tanto, imponemos que las cosas se hagan  como siempre se han hecho o deberían hacerse, SIEMPRE DESDE EL MIEDO.

Estamos creando inútiles, todo por querer dominar a los demás, en vez de inspirarlos a que sean ellos mismos.

Amamos el postureo y exponemos sin parar que somos innovadores, diferentes, disruptivos, que aceptamos que los demás sean felices haciendo lo que les haga felices, cuando en la mayoría de los casos, acabamos haciendo lo que los demás nos dicen que nos llevará al éxito, a la felicidad y la fama, lo más rápido posible y aumentando el número de nuestros seguidores de forma espectacular.  Y si puede ser dominando teniendo “palmeros” a nuestro alrededor mejor.

¡¡NO ERES INUTIL, LO QUE PASA ES QUE HACES MÁS CASO A LOS DEMÁS QUE A TI MISM@!!

Eso es lo que te pasa.

Lo que pasa, que somos una sociedad, que impulsamos y aplaudimos lo diferente, PERO CUANDO HA CONSEGUIDO EL ÉXITO. Mientras no lo haga, lo consideramos rarito, algo inútil, algo sin sentido.

En el fondo, sabemos que somos diferentes. Que hemos venido a este lugar llamado mundo, a una misión a través de nuestros talentos. . Pero cuando queremos dar el primer paso, el peso del grupo, de estar mucho tiempo “comiéndote los mocos” hasta que lo consigas ( si lo consigues ), acaba haciendo que optes por hacer lo que los demás dicen que “deberías” hacer y no lo que tú “sientes” que deberías hacer.

Pero llegará un momento, en el que te sentirás inútil. Una vida inútil, una relación de pareja inútil, un trabajo inútil…Situaciones en las que te sientas así, y todo PORQUÉ OPTASTE POR HACER CASO A LOS DEMÁS Y NO A LO QUE TÚ SENTÍAS.

Ves escuelas de negocios que si tildan de innovadoras,  que dicen que su lema es “transformando personas para hacer un mundo mejor”. Pero nos hacen mejores a través de un proceso estandarizado. Todos iguales, todos borregos. Se tilda de excelencia a los que sacan mejores notas. Como haciendo creer que el avance, la innovación, solamente viene de esa vía y no de la diferenciación.  Y no te salgas de ahí, que será difícil que te apoyemos o creamos en ti. Pero no dudes, que cuando lo hayas conseguido, te diremos que siempre creíamos en ti desde el principio.

Tenemos y vivimos lo que creemos que somos. Lideres que no creemos en ellos, empresas que no creen en sus trabajadores, relaciones que se basan en la desconfianza y en el miedo.  Y luego por la noche, lloramos porque estamos viviendo una vida que no queremos , pero no sabemos como transformarla.

Si nunca más quieres sentirte un inútil, recuerda:

.- No es amor, si se sienten dolidos porque no haces lo que ellos te imponen, sino lo que sientes que deberías hacer por tu bien. Eso se llama dictadura.

.- No eres inútil, porque no alcanzas los estándares que la sociedad “recomienda”: Simplemente es que tus estándares son otros. Y si no los comprenden, te aseguro que siempre habrá personas que si lo hagan.

.- Regálate el poder alcanzar tus sueños. No te aseguro que los consigas, Pero si te aseguro que dormirás mejor que antes, estarás lleno de sabiduría y aprendizajes,

.- Tu verdadera Marca Personal es ser tú mismo. Son las marcas que siempre, dejan huella.  Las demás serán trituradas por el paso del tiempo.

.- De vez en cuando, haz “oídos sordos”. Quien te quiera imponer su “destino” en tu vida, te está hablando desde sus miedos. Y no deberían ser los tuyos.

.- Todo comienza con la confianza. Sin ése ingrediente, nunca comenzarás a andar por el camino que deseas disfrutar.

.- Una sociedad, una ciudad, un grupo de amigos, siempre avanzará, cuando se le permita a cada uno de sus integrantes ser ellos mismos, aceptando como ven ellos su realidad y sin miedo a represalias.

¿Vas a seguir considerándote inútil? ¡¡VALES MÁS DE LO QUE CREES!!

 

¡¡La decisión más importante de tu vida!!

A veces tomas la decisión correcta. A veces haces que la decisión sea correcta”  decía Phil McGraw

Nos ahogamos en un vaso de agua, decidiendo que vestido ponernos, si llamar o no a esa persona que tanto nos gusta o qué cenamos hoy…Sin embargo,  todavía hay una decisión más importante en la vida que determinará el impacto que producirás en ella.

Y aunque la sabemos, preferimos obviarla y preocuparnos si hoy bebemos vino blanco o Rosado para cenar.

Pero cuando encontramos a una persona que ha tomado la decisión de ser, nos quedamos asombrados como si viéramos a Papa Noel. Son aquellas personas que han decidido apostar por lo que sienten. Digan lo que digan los demás, se lanzan a por lo que quieren y se cree que acaban consiguiéndolo siempre.

Tenemos miedo a tomar decisiones. Y aunque nos encanta hablar de destino, sabiendo que está formado por las decisiones que tomamos y las que no tomamos, aún así les tenemos miedo.

Mirate al espejo. Eres las decisiones que has tomado. Y con las que no has tomado también.

No eches la culpa al destino, al gobierno, a Julen Lopetegui o a tu vecina que no te deja dormir por sus noches de pasión.

Aunque creas que las decisiones que determinarán tu futuro es si escoges una carrera u otra, si le dices si o no a esa proposición de cita que te han hecho o si le haces la rosca o no a tu jefe, estás muy confundido.

¡¡TODAVÍA AÚN HAY MÁS!!.

Esas decisiones que tomas a lo largo del día, son secundarias. Sólo determinan pequeños momentos.

Si realmente quieres un cambio en tu vida, si quieres luchar por lo que sientes, si sientes que es hora de decir GRACIAS a tu otro yo, y darle la Bienvenida a quien sabes que eres, hay que elegir.

Te guste o no, hay que elegir.

Hasta ahora has hecho menos de lo que sentías que podías hacer .¡¡Y lo sabes!!.

Quizás te dejaste llevar por las “recomendaciones” de los demás, por los miedos de los demás, o por tus miedos, pensando que no te merecías llegar hasta donde querías. La consecuencia que hasta ahora, has hecho menos de lo que podrías hacer. Has ganado menos de lo que te mereces en relación a tu talento.

Te das cuenta que eres uno más, cuando en realidad no te sientes así.

Frustración generada por haber optado por hacer menos de lo que realmente podrías haber hecho.

Pero como en toda decisión, hay dos opciones, tranquilo.

La siguiente opción es darte la oportunidad de decirte SI a ti mismo y a todas aquellas oportunidades que la vida te pone delante de ti. Oportunidades que hasta ahora habias desechado o mirado para otro lado, por miedo al qué dirán, al qué podría pasar si dijeras SI.

Nos hablan que en estos momentos, hay que buscar la excelencia. Pero desechamos el término pensando que solamente es algo para empresas.

La excelencia también nos influye en las personas, y como habrás podido observar, es hacer todo lo que está en tus manos.

Porque en una sociedad liderada por el miedo, aquellas personas que se dicen SI, las que saltan allá de los limites establecidos, las que crean y aprovechan las oportunidades.

Nos quejamos por la vida que llevamos. Nos quejamos por la vida que llevan los demás. Nos quejamos que no conseguimos nada,… Siempre quejándonos….¿Pero hacemos algo para cambiar la situación?

¡¡NO!!.

Preferimos seguir quejándonos, que es algo que conocemos. Algo que también hace la gente de nuestro alrededor. Es una actitud “normalizada”, en nuestro campo de acción. Hasta en algunas ocasiones, nos beneficia porque alguna “alma caritativa” nos viene a sacar el trabajo de las manos, mientras podamos seguir quejándonos.

Mientras tanto, mejor o no, con más avances o no, con más herramientas o menos, las personas que han optado por la otra opción, optan por HACER ante la desidia, optan por el Ser ante la mediocridad y el miedo.

Deja de desear, y empieza a hacer.

No hace falta que si quieres emprender, tengas el mejor local de tu ciudad. Buscalo si te apetece, pero da el primer paso de tu negocio en las redes. No hace falta que le des una vida maravillosa a esa persona que te gusta desde un principio, haz que viva una experiencia única junto a ti esa primera cita.

No hace falta querer llegar a la meta con el primer paso, nadie lo consigue. Pero si hace falta darlo para llegar a la meta.

Cuando me preguntan, ¿Qué es la felicidad para mí? Siempre digo la misma respuesta, “Irme a dormir sintiendo que he hecho todo lo que tenía hacer durante el día“.

Desde el día que tome esa decisión, mirando atrás, creo que he crecido como hasta en los 35 años anteriores había crecido. He vivido más experiencias como en todos los años anteriores. También me he caído más veces que en todos los años anteriores, pero porqué opte por hacer más de lo que había hecho hasta entonces.

Al igual que sabemos que la vida es cambio, queramos o no. Sabemos también, que el aprendizaje continuo, el impulsar la curiosidad, descubrir dónde no están nuestros límites, devorar todos los libros, conferencias, documentales que caen en nuestras manos, nos hacen crecer, mejorar y aumentar nuestras capacidades, talentos.

Es el verdadero éxito en el siglo XXI, SER MEJOR QUE LO QUE ERAMOS EL DÍA DE AYER.

Porque la mediocridad, es optar por no hacer más de lo que uno sabe que podría hacer, por MIEDO.

Queramos o no, nos etiquetamos por los resultados. Y los resultados están en función de lo que hacemos. Si estás consiguiendo lo mismo que los demás. Si sientes que no eres como los demás, pero sin embargo no consigues despuntar, ya te imaginarás que habrás escogido la opción de hacer menos que lo que podrías haber hecho hasta la fecha.

Piensa en aquella gente que admiras. Son personas que aportan un valor diferente respecto a los demás. Son los que hacen las cosas de forma distinta, los que han apostado por el Si, y no por una vida a medias o a bajo ralentí.

Si sabes que puedes hacer las cosas mejor, si sabes que puedes dar un plus a tu trabajo; a tu vida…Ya sabes qué camino debes escoger.

¿Qué decisión vas a escoger a partir de ahora?.

 

 

 

 

Daniel Ramos Autó: “El mayor reto en la vida es vivir de acuerdo a tu verdad interior”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” es un placer presentar a Daniel Ramos Autó.

Cuando oímos la palabra conciencia, salimos corriendo. No vaya a ser que nos hagan pensar y nos demos cuenta de algo que sentíamos pero que no queríamos verlo.

Nuestras madres, nos hayan dicho alguna vez “¿Es que no tienes conciencia de lo que estás haciendo o que?”.  Y aunque no sepamos que responderles si alguna vez hemos tenido nosotros algo de eso, todos tenemos conciencia.

Todos sabemos lo que es bueno o malo para nosotros. Otra cosa es que lo que hagamos sea para sentirnos integrantes del grupo aunque no este de acuerdo con nuestros valores.

Uno de los grandes problemas del ser humano, es que no queremos enfrentarnos cara a cara, con la realidad, con nuestras emociones, con nuestra conciencia. Y es lo que ha hecho Daniel a través de su nuevo libro “365 semillas de conciencia para una vida plena“, ponernos en el otro lado del cuadrilátero frente a ella, para mantener un combate siempre pospuesto.

Gracias Daniel, por recordarnos que la vida es efímera, pero que los días pueden ser inmortales si tenemos nuestra conciencia como guía. Podéis conocer más el trabajo de Daniel a través de su Web, Facebook y Twitter.

.- ¿Cómo explicarías a un niño de 6 años qué es la conciencia?

Ni puñetera idea (risas). Probablemente utilizaría alguna parábola donde entraran en acción de una manera simbólica la luz y la oscuridad, donde la oscuridad es la ignorancia que nos mantiene esclavos, dormidos, ciegos, y la luz representa la liberación, la conexión con nosotros mismos, nuestro entorno y la vida. Tendría que darle una vuelta más (risas).

 .- ¿A día de hoy qué beneficios tendría vivir en función de nuestra conciencia?

Creo que hay tres aspectos de la conciencia, la conciencia del yo, la conciencia del nosotros y la conciencia del todo, por simplificar al máximo porque puede ser un tema de extrema complejidad y no quiero dar mucho el coñazo (risas).

Estos tres niveles de conciencia nos hablan de nuestra relación con nosotros mismos, nuestra relación con nuestro entorno y nuestra comunidad, y finalmente nuestra relación con la vida. Por tanto, vivir con mayor conciencia nos permite conocernos mejor, identificar nuestras fortalezas y nuestros puntos de mejora, nuestros anhelos y necesidades, y por ende vivir de una manera más armoniosa con nosotros mismos. También nos permite ubicarnos respecto a nuestro entorno, identificar la calidad de los vínculos que establecemos en nuestras relaciones, las dificultades que experimentamos en la interacción con nuestra comunidad, y por tanto, nos lleva a vivir y a comunicarnos de una manera más sana con lo que nos rodea. Por último, nos permite trascender la idea del yo y del nosotros para conectar con una entidad mucho mayor, que es la vida. Cómo nos posicionamos, por tanto, respecto a la vida, si vivimos en paz con la esencia de cambio, impermanencia, incertidumbre y transformación que ésta nos propone en cada momento o vivimos en conflicto con todo ello.

Para resumir, la conciencia nos permite vivir con mayor paz interior, ecuanimidad y libertad, pero siempre unida a otras cualidades como la sabiduría, el coraje, la acción y la compasión. 

.- El mundo del Branding y la conciencia, para mí está muy relacionado. ¿Qué piensas?

Sin duda hay una relación directa. Siempre digo a mis clientes que en el Branding, en realidad, no hay que crear nada, sino más bien es un proceso de autodescubrimiento, de arrojar luz sobre lo que ya hay, pero que ha quedado sepultado por ideas preconcebidas, creencias que nos han transmitido, personajes que representamos para ser aceptados por el entorno, verdades que no discutimos porque nos aterra salir de nuestra zona de confort o causar cierta incomodidad a los demás.

En ese sentido, la conciencia nos desnuda, nos pone frente a un espejo en el que vemos aquello que somos, nuestras miserias por supuesto, pero también aquello en lo que brillamos, aquello que nos hace únicos y especiales, aquello para lo que hemos venido a este mundo.

Sin embargo, hay un tipo de Branding que lo que intenta es maquillar y disfrazar lo que somos. Yo abogo por un Branding con alma y desde el alma que sea una transmisión de nuestra autenticidad, llegue a quien llegue y guste a quien guste, lo demás es una perversión del Branding. En ese sentido, deja que recomiende tu libro Mofeta Branding, sin duda uno de los mejores libros de Branding que he leído y donde creo que coincidimos en muchas cosas.

 .- ¿Es posible un capitalismo consciente?

No sé si es posible, lo que sí sé es que es absolutamente necesario. El capitalismo salvaje que hemos conocido hasta la actualidad ha provocado enormes desigualdades, la explotación infame de seres humanos, el deterioro alarmante del medio ambiente, conflictos bélicos para la explotación de recursos naturales. Y de algún modo todos hemos sido cómplices de este sistema porque hemos crecido y hemos sido adoctrinados para perpetuarlo. Hacerse consciente significa, entre otras cosas, reconocer que nuestras acciones diarias, nuestros hábitos de consumo, contribuyen y nutren este sistema y que para satisfacer nuestras ‘falsas necesidades’ generadas por el sistema, estamos causando un daño a nuestro planeta y un gran sufrimiento a otros seres humanos en otros lugares del mundo. Pero la conciencia no es suficiente, hace falta traducirlo en cambios de actitud, en abandonar hábitos nocivos y comenzar a afianzar nuevos hábitos más respetuosos, más humanos. Conciencia más acción, incluso cierto activismo, son la clave. Creo que cuando uno aumenta sus niveles de conciencia se vuelve antisistema en un sentido constructivo, es un proceso natural, es la única manera de generar auténticos cambios y dejar el mundo un poco mejor de lo que lo encontramos.

 .- ¿El peor fracaso que puede vivir un ser humano es no saber quién es de forma consciente?

 Creo que el mayor reto no es solamente adquirir un mayor nivel de conciencia, sino vivir de acuerdo a tu verdad, la verdad de tu ser. La conciencia por sí misma no obra milagros. Es necesario también el coraje para actuar. La conciencia no es un chollo. La conciencia sin acción puede llevarte al sufrimiento. Te pongo un ejemplo: un día despiertas y te das cuenta de que vives una vida sin sentido, de que hasta el momento has vivido para satisfacer las expectativas de otros, que en realidad te sientes profundamente insatisfecho y deprimido. Le das una vuelta más, y te das cuenta de que años atrás tenías un sueño, un ardiente deseo de desarrollar proyectos de vida muy diferentes. Sabes que puedes ofrecer mucho más al mundo. ¿Qué haces entonces? Si no actúas, si tu miedo a cambiar es un bloque de hormigón imposible de atravesar, la frustración y la insatisfacción te acabarán consumiendo.

Por eso, además de a la conciencia, apelo al coraje, para traspasar barreras, para transitar lo desconocido y hallarte a ti mismo de verdad.

.- ¿El aburrimiento es una forma de no estar satisfecho con tu vida?

Creo que el aburrimiento es necesario, o más que el aburrimiento, la tolerancia al aburrimiento. Vivimos instalados en una especie de cultura del divertimento, del hedonismo fácil, del placer hueco e instantáneo. En definitiva, la cultura de la evasión constante. ¿Evasión de qué? De nosotros mismos. Porque si paramos, si dejamos de evadirnos, tal vez descubramos que nuestra vida no es tan bonita, que no estamos viviendo la vida que en realidad queremos vivir, que no somos felices, y eso es aterrador. Parar es percibido inconscientemente como una amenaza a nuestra somnolencia tranquilizadora que nos mantiene anclados en nuestra cómoda incomodidad. Hay que parar necesariamente y observar lo que hay, así, a pelo, aceptar que las cosas ahora son como son y aprender a vivir en paz con ello, pero no desde la resignación, sino desde la aceptación activa que se pone manos a la obra para mejorar, avanzar, crecer. Si siempre estás distraído no puedes tomar conciencia de quién eres y cuál es tu papel en este mundo.

Y no estoy haciendo apología del aburrimiento, creo que el ocio es necesario, pero un ocio que sume, que aporte, que nos llene de vida y nos ayude a crecer. Lo otro, son píldoras huecas que nos alejan de nuestro ser verdadero, que nos desconectan de nuestra verdad interior.

 .- ¿Por qué nos cuesta tanto dar un primer paso en la vida?

Porque nos aterra perder, nos aterra equivocarnos, porque nos cuesta horrores abandonar terrenos conocidos y adentrarnos en lo incierto y desconocido que es elegir un camino no trillado, porque la inercia es muy poderosa, y porque nos han educado para asumir la seguridad como forma de vivir. Pero la seguridad tal como la entendemos no existe. Si me centro en mi experiencia, por ejemplo, no siempre he tenido una inclinación hacia el riesgo, hacia la aventura, pero afortunadamente la vida me ha traído grandes crisis que han sido catalizadoras de grandes transformaciones interiores. Las crisis me han sacado a patadas de mi zona de confort, y me han invitado a aceptar grandes retos. Sin ellas, no habría tenido la fuerza de carácter ni el empuje para perseguir mis sueños ni luchar por la vida que realmente quiero vivir.

 .- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria si pudieras?

Deja de pensar la vida y experiméntala de verdad.

 .- ¿Qué es ser responsable en la vida?

Hacerte cargo de tus deseos y necesidades, acogerte a ti mismo amablemente con tus luces y sombras, con tu parte más brillante y tu parte más cafre, sin exigencias y sobredemandas hacia los demás, sabiendo que, desde la conciencia y la aceptación, puedes comenzar a cambiar, a desaprender viejos límites y reaprender formas más ecológicas de vivir contigo mismo y con los demás. Es, en definitiva, asumir tu papel de guionista, director y actor de tu película y ser consecuente.

 .- ¿Es fácil descubrir nuestro propósito, el por qué hemos venido a esta vida?

Creo que es difícil si buscas tu propósito en el lugar equivocado, y conecto con la pregunta que me hacías al comienzo en relación a la conexión Branding-Conciencia. En realidad, no hay que buscar nada, y mucho menos allá fuera, lo que hay que hacer es quitarse capas de cebolla, liberarse de corazas, de prejuicios, de ideas preconcebidas, de creencias adquiridas que nos limitan. Es todo un curro. No es sencillo, es un trabajo quizás de años. Pero a medida que te vas desprendiendo de aquello que no eres comienza a aflorar tu esencia de una manera natural, comienzas a contemplar posibilidades que antes te parecían imposibles.

Existen muchos libros que hablan de este tema, con numerosos consejos y sugerencias, pero en mi opinión no van al meollo de la cuestión. Y es que hay que hacer primero una limpieza interior, una depuración de todo aquello que no eres, pero tú has creído que sí. Solamente desde esa conciencia es posible encontrar un camino con corazón.

 .- ¿Es el miedo el mayor enemigo del ser humano?

Creo que el principal enemigo del ser humano es la ignorancia. El miedo ha sido una emoción muy denostada, como la tristeza o la rabia. Todas ellas, todo ese abanico emocional es lo que nos ha permitido sobrevivir y adaptarnos. Las emociones son necesarias, no podemos elegir no sentir, es un proceso natural, lo que sí podemos elegir es la gestión que hacemos de ellas, la actitud con la que vivimos nuestros procesos emocionales. Administrar nuestras emociones con sabiduría nos ayuda a vivir con mayor armonía y libertad. Sin embargo, la ignorancia, nos mantiene ciegos, intolerantes, rígidos, desconectados de la realidad, esclavos de la inercia y las respuestas automáticas.

 .- ¿Es el corazón el oráculo que tiene las respuestas a nuestras dudas?

Sí, sin duda. Hace unos años pensaba que el intelecto me llevaría a conquistar grandes cimas. Sin embargo, después de haber obtenido grandes logros sobrevenía una especie de vacío, de sinsentido, porque esos logros buscaban satisfacer a mi ego y no a mi ser. Ahora siento que es el corazón un oráculo muy certero que nos indica hacia dónde debemos dirigirnos y no al revés. El intelecto solamente es una herramienta de la que se vale un corazón sabio y limpio para ir en la dirección correcta.

 .- Queremos ser auténticos, que se nos reconozca por ello pero tenemos miedo a las consecuencias, ¿Por qué?

Porque dependemos en exceso de la aprobación y la validación de los demás. Todos buscamos ser aceptados y acogidos por nuestro entorno, nos aterra sentirnos señalados, apartados, juzgados. Sin embargo, una excesiva dependencia de lo que opinen los demás nos aboca a una existencia más orientada a cumplir con ciertos estereotipos, a satisfacer las expectativas ajenas, a poner en primer lugar lo que se espera de nosotros dejando desatendidas nuestras propias necesidades. Siempre habrá alguien que te amará por lo que eres, otros que sin entenderte te apoyarán y te respetarán, y otros que te detestarán por los mismos motivos por los que otros te adoran. Creo que hay que desapegarse de la idea de gustar siempre a todo el mundo, a todas horas y en todo momento.

 Mi experiencia me dice que cuanto más auténtico soy, más respetado soy. Cuanto más amo y abrazo lo que soy, más reales y auténticas son mis relaciones con los demás. Cuando transmito mi verdad a través de mis palabras y acciones, más admiración despierto. Pero también tengo claro, y lo asumo hasta las últimas consecuencias, que cuando te muestras sin disfraces, cuando te expresas desde lo que eres y no desde lo que a los demás les gustaría que fueras, te expones a ser criticado y algunas de tus relaciones pueden desvanecerse. Bien, es el precio a pagar por darte permiso para vivir libremente lo que eres, pero vale mucho la pena.

.- ¿Por dónde nos tendríamos que meter el orgullo?

Yo distinguiría entre dos tipos de orgullo. Existe un orgullo sano, nutridor, energizante, ése que nos ayuda a autoafirmarnos, a autovalidarnos, a coger las riendas de nuestra propia vida y que está íntimamente ligado a una sana autoestima. Ese orgullo nos empodera, es motor y energía, es fuerza y acción y nos impulsa a mostrarnos sin subterfugios conectados de manera profunda con nuestra autenticidad.

El orgullo insano, por otro lado, nos sume en el engreimiento y la arrogancia, creando una ilusión de falsa superioridad que está, en realidad, íntimamente ligada al miedo. Así, guiados por este orgullo insano, vamos dejando cadáveres por el camino.

Así que, orgullo sí, ése que nos ayuda a desarrollar y mostrar nuestro valor y nuestro potencial.

 .- ¿Cuál es la frase de tu vida que nos recomendarías para emprender un sueño? ¿Y para empezar los lunes? ¿Y para sacarnos una sonrisa?

Creo que hay muchas, pero citaré tres que me resuenan mucho:

Para emprender un sueño: “No sé cuál es la clave del éxito, pero sé que la clave del fracaso es intentar agradar a todo el mundo.” Ten en cuenta que no puedes gustar a todo el mundo, ¡ni falta que hace!

Para empezar un Lunes: “La vida que has llevado hasta ahora no tiene por qué ser la única vida que tengas.” Siempre existe la posibilidad del cambio. Cree en tu cambio, persiste, y los frutos llegarán.

Para sacarnos una sonrisa: “No se tome la vida demasiado en serio; nunca saldrá usted vivo de ella.” Tiene un punto de humor negro, ¿cierto? Pero nos recuerda que en la vida hay que jugar más, aligerar, apelar al espíritu lúdico y quitar gravedad al asunto porque al final palmamos.

 .- ¿Cómo definirías a una persona que vive en función de su conciencia?

Una persona que vive conscientemente es ante todo:

.- Una persona con una mirada más ecuánime, más amplia y más abierta, sin tanto juicio limitador hacia uno mismo, los demás y la vida.

.- Una persona que vive con mayor presencia, mayor conexión con el aquí y ahora, con la vida que se manifiesta de manera inmediata, sin tanto apego al pasado y sin tanta proyección hacia el futuro.

.- Una persona que tiene una comprensión más profunda de quién o qué es, que se relaciona de manera más armoniosa y amable consigo misma, que es capaz de acoger la imperfección propia y ajena, que es capaz de relacionarse con la vida de una manera más equilibrada.

.- Una persona que comprende la esencia impermanente y de cambio constante que es la vida y que ha aprendido a vivir en paz y con naturalidad esos procesos.

.- Una persona, que aparte de pensar en sí misma es capaz de salir de la ‘cárcel’ de su pequeño yo para integrarse en algo que le trasciende, su comunidad y la vida.

.- Una persona, en definitiva, más viva, más libre, más conectada, más real, más auténtica y más flexible y adaptable.

Manuela Vellés: “Cree en ti y se libre”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” es un placer presentar a Manuela Vellés.

Pensamos, porque así nos lo hacen creer, que cuando encontramos un talento, tenemos que exprimirlo hasta la saciedad. Y eso si, al igual que debes mirar los escaparates de los pasteles cuando estás a dieta, tampoco debes ser curioso con otros posibles talentos ni pensar que también puedes disfrutarlos.

¡¡Y que confundidos estamos!!. Todos somos más de un talento. ¿Por qué tenemos que sólo centrarnos en una rama creativa? ¿No somos la suma de muchas potencialidades? ¿Por qué es tan “raro” pasar de trabajar a una cosa a otra totalmente opuesta, si es lo que sientes y quieres?

Y uno de esos casos, que tantos nos sorprende es Manuela Vellés.

Actriz que conocemos por sus apariciones tanto en el cine como en series de televisión, está de gira presentando canciones de su primer álbum “Subo Bajo“. Próximamente llegará su tour a Zaragoza y tuve el placer de hablar con ella en exclusiva.

¿Es raro que una actriz cante? Como dice ella, siempre la ha acompañado. Pero quería probar, quería darse la oportunidad. Otras personas pudiéndolo hacer, por miedo , por el qué dirán no lo hacen y no saltan a la incertidumbre de vivir una pasión.

Gracias Manuela por enseñarnos que siempre hay que darse un si a uno mismo. Podéis conocer más de su trabajo artístico, a través de Twitter  e  Instagram

.- ¿Quién es Manuela Vellés?

Que pregunta más difícil.

La verdad que no lo sé. Este disco habla mucho de mí. El hecho del paso del tiempo.

La verdad que me gusta más que la gente descubra quien soy a través de lo que hago que contar yo lo que soy. Si escuchas ese disco o quedas conmigo a tocar una caña, se podrá descifrar un poco quien soy. Lo siento, pero no veo yo describir quien soy.

.- ¿Qué nunca olvidas de tus principios?

Para mi lo más importante es la humanidad. Mi madre siempre me ha enseñado a ser buena persona. Y creo que es algo que hay que tener por encima de todo.

En todo conflicto hay que tener humanidad, respeto, empatía por el otro. Es algo que a mí me emociona. La gente que es buena y que es buena con los demás, la que comprende las situaciones. Creo que es el valor más importante.

.- ¿Cuál es el mejor consejo que te han dado? ¿Y el peor que has dado?

Respecto al mejor consejo seguramente te hablaría de mi madre, pero también te hablaría del trabajo, que es que hay que tener mucha paciencia. La gente que trabaja conmigo me lo dice, que me impaciento. Y gracias a mi impaciencia hago Yoga.

Tenemos una profesión de esperar. Y hay que confiar y ser pacientes. Es como un mantra que hay que tener siempre en cuenta en algún lugar cuando gane la presencia la impaciencia, porque las cosas llegan cuando tienen que llegar. Tenemos que disfrutar más del camino en vez de las metas que quieres alcanzar, de los lugares a los que uno quiere llegar.

Todo requiere de esfuerzo y dedicación, por lo tanto es muy importante disfrutar del camino.

¿Un mal consejo? Yo he ido cambiando en creer que hay que tener una meta muy clara, que hay que aspirar a los sueños y hay veces que pienso que también hay que buscarse las metas pequeñas, para que te den satisfacciones más pronto.

.- ¿Quién crea la suerte?

Yo no creo en el destino, la verdad.  Uno es bastante dueño de su vida y eso me gusta.

Creo hay que tomar las riendas de tu vida, y creer que las cosas sucedan porque si. Y luego cuando sucede algo que no te gusta, aceptarlo.

Creo que la suerte es bastante provocada a veces. Creo que hay que tener las dos cosas, el trabajo, la dedicación y estar en el sitio adecuado.

Pero sin trabajo , eso no llega.

.- ¿Cuál es tu concepto de trabajo bien hecho?

Yo creo que es lo mejor que tú has podido hacer. Es otra cosa que también me acompaña.

Si me doy cuenta que he hecho lo mejor que podría, ya está. Sea mejor o peor para quien lo vea , si es lo mejor que he podido hacer, estará bien porque no he podido hacerlo mejor.

.- ¿Qué piensas de las preguntas que te hacen cuando dicen: “Manuela se pasa a otro campo profesional”?

Yo creo que esa pregunta que me hacen, es algo que les parece sorprendente. La música siempre me ha acompañado toda la vida.  Yo y mi guitarra siempre hemos ido juntas. Pero el dedicarme a ello en el sentido profesional es una sorpresa.

Algo que no sé si sucederá o ya está sucediendo. Pero si que creo , que han surgido de una forma natural, ya que pensaba que era imposible que no pasará. Yo me sorprendo, pero tenía que hacerlo, porque si no llego a hacerlo, me lo hubiera perdido en esta vida. Algo que hubiera sido muy triste.

Yo me había resignado. Pensaba que era actriz y ya está. Pero me he dado cuenta, que sí se podía.

Para los demás, es una sorpresa, de que me asome en otra profesión. Una profesión que se cree que se parece mucho al de la actriz pero es otra cosa. Es algo que siempre intentaré compaginar. Es algo que siempre para mí siempre ha sido lo mismo, ya que es algo que siempre me he dedicado yo en mi tiempo libre.

.- ¿Y cómo descubrimos nuestros talentos?

Me parece algo duro. Ya que tengo familia y primas que todavía les sigue pasando que no encuentran la vocación tan fácil.

Parece que es algo muy bonito tenerlo muy claro, porque tienes un lugar al cual dirigirte.

Yo les diría que tuvieran paciencia, porque no tienes la obligación de encontrar tus talentos con 18 años. Hay gente que lo encuentra antes y otra después. Otra que se pasa 20 años trabajando en una cosa y acaba dejándola, para dedicarse a otra totalmente diferente.

Que tengan paciencia. Que busquen pero no sientan esa presión social que hay que saber perfectamente lo que uno quiere.

Yo creo que es una presión social, de la cual nos tenemos que relajar. Entender que no tenemos porqué saberlo tan rápido y probar con tiempo. Probando hasta que lo encuentren.

.- ¿La vida es un sube y baja?

Totalmente, para mí es así.

La vida es así. Hay temporadas que he intentado pasar de puntillas para no empaparme tanto . Para no subir y bajar. Para vivir hay que mojarse. Subirse a la noria. Subir y bajar, viviéndola con todo. Ya que no te puedes salvar tanto de las cosas buenas como de las malas.

Es una cosa de opuestos. SI no tuviera momentos tan tristes, no viviría momentos tan alegres.

Y traspasado a mi vida, la profesión que he elegido y muchas otras son bastante subo y bajo. Son poco equilibradas. Manteniéndonos en el barco de papel intentando no hundirnos. Algo que pasa mucho en este tipo de profesiones que no son seguras.

.– ¿Qué pondrías en una valla publicitaria?

Yo gritaría: ¡¡Créete en ti y se libre!!

.- ¿Qué serías sin la curiosidad?

Nada, que nos quedaríamos en casita.

Yo creo que es algo fundamental, tener curiosidad por las cosas y los ojos despiertos. Creo que si no, te morirías antes de tiempo.

Hay que ser curioso, tener inquietudes. En la vida pasan muchas cosas apetecibles.

La gente que se queda en lo mismo, a veces se apaga y tiene que volverse a encender.

.- ¿Crees que haces arte?

No lo sé.

Habrá para gente que si pero para otra seguramente que no.

El arte es el momento de magia en el que consigues que una obra tuya emocione o haga, incluso hasta ser mejor.  Hay personas que consiguen mejorar a los demás a través del arte e inspirarles a sus vidas.

Yo no lo sé. Habrá gente que le pase conmigo y a otra, seguramente que no.

.-¿Qué te inspira a la hora de creación de un personaje o una canción?

Hay momentos.

Hay personajes que los tienes más cercanos a ti. Que los tienes más claros. Pero hay otros que son más alejados, que te cuestan más.

Pues con la música pasa igual. Hay días que estás inspirada porque te ha pasado algo y te surge una melodía, y posteriormente una letra. Pero otros que estás más atascada.

Yo creo que las que mejor salen son las que las te suceden. Tú eres un filtro. Escribes sin pensar. Creo mucho en mi instinto y no intento darle muchas vueltas a las cosas. Cuantas más vueltas les das, más se alejan de lo que uno es.

Cuando algo me sale, no intento cambiarlo mucho.

Es algo mágico, así no te comparas con lo que hacen otros. Lo que te sale a ti estará bien, porque es lo que te sale a ti.

.- ¿Cuál es la clave de la felicidad?

No buscarla y el día a día.

No creo en la felicidad como un concepto a largo plazo, sublime y que llegas a ello.

La felicidad cuesta. Es de uno mismo. Hay que ser consciente día a día que quieres serlo. Escuchar a tu cuerpo necesita.

Es algo de día a día , y no algo general.

.- ¿Los sueños se hacen realidad?

En mi caso si, totalmente.

La clave es tener un sueño que dependa de ti.  Y entonces lo cumples.

.- ¿Qué se siente cuando tienes tu Cd en las manos?

Todavía no lo tengo en las manos, ya que todavía está en el horno. Pero verlo que ya está en Spotify y que ya haya gente que lo esté escuchando es algo alucinante.

Te llegan comentarios de gente de Argentina, Colombia, Republica Dominicana, tan lejos de aqui que estén escuchándote.

O experiencias tan bonitas, como el reciente concierto que di en Barcelona, en el que unas chicas me dijeron que les había ayudado a superar un problema muy importante con mi canción.

Eso es algo mágico. Cuando la canción no es sólo tuya, sino ya es de otros.

.- Una reflexión para los lectores del portal.

De un principio para un comienzo, mi día a día, que es mi mantra.

Yo creo que somos la suma de todo aquello que hemos vivido. Pero a la vez tenemos que reinventarnos y ser lo que queramos ser, ya que tampoco me gusta eso de decir “Yo soy así y no puedo cambiar”. Yo les diría que cada día nos podemos inventar un nuevo yo que nos haga felices aunque tenemos la suerte de ir sumando. Ya que la madurez es una maravilla.

Eso de ir creciendo, ir teniendo más años es sabiduría. La suma de la madurez, también está ahí el poso, aunque sea un día nuevo.