¿Cuándo fue la última vez te distanciaste de todo?

Photo by Francesco Ungaro on Pexels.com

“Es mejor alejarse y dejar un bonito recuerdo que insistir y convertirse en una molestia”

Alejarnos de nuestro día a día es el mejor regalo que te puedes hacer.

Sé que lo primero que habrás pensando habrá sido alguna cosa así. “¿Parar? Ya paramos en marzo, ahora lo que necesito es movimiento, salir, viajar, ver a los amigos…”

En definitiva, lo que quieres, es volver a la rutina de siempre.

A no pensar en los problemas que tienes y luego lamentarte porqué no sabes cómo ha podido pasar lo que ha pasado. A seguir las modas pensando que eres “cool” y te señalaran como alguien diferente, cuando en realidad eres uno más al igual que las 20.000 personas que han hecho lo mismo que tú, pensando que los tildarían de disruptores. A ir al trabajo durante 8 horas, volver a casa, darle un beso a tu pareja, a tu hijos y pensar que eso es la más pura felicidad cuando por las noches lloras y no sabes porqué si consideras que eres feliz. O cuando das todo por una persona y de la noche a la mañana desaparece de la misma, preguntándote qué has hecho mal sin ninguna explicación de por medio..

Aunque pasemos alguna de estas situaciones o alguna que otra parecida, eso de separarnos de la situación que estamos viviendo, eso de apagar el movil de vez en cuando para ver, descubrir y observar qué nos está pasando, NI HARTOS DE VINOS.

Creemos que tenemos que estar al día de todo lo que pasa a través de las redes sociales. Si no compartimos las noticias que todo el mundo comparte, pensarán que estamos desconectados del mundo. Si no acudimos a las citas que hacen nuestros amigos (con las medidas de seguridad, por favor ), pensaran que no queremos seguir hablando con ellos y nos perderemos los cotilleos que puedan ocurrir. Tenemos que estar en los “after-work” que haya en la empresa, así como estar pendiente de los últimos cotilleos de la revista del corazón.

Pensamos que si no estamos informados de todo, estamos desconectados. Cuando en realidad lo que estamos intoxicándonos de información que nos está haciendo daño y lo peor de todo, NO NOS DEJA PENSAR POR NOSOTROS MISMOS.

Con tanta información, estamos siendo unos cobardes. Estamos evadiendo lo que realmente importa, LO QUE PASA DENTRO DE NOSOTROS.

Pero así creemos que somos felices, estamos a la última, seguimos modas y hemos alcanzado el éxito compartiendo en redes la muerte de una persona muy famosa que nunca hemos visto ni sus películas ni un partido suyo de baloncesto. Creyendo que nuestro problema, lo que realmente sentimos, es una tontería pasajera u olvidándonos de ella, ya se pasará cuando menos lo esperemos.

¡¡Error!!.

Realmente estar tan conectados lo único que está produciendo, es que nos desconectemos del “enchufe” más importante, DE NOSOTROS MISMOS.

Y no te estoy diciendo que te saltes un confinamiento y te vayas al monte a meditar como Buddha. Tampoco te digo que te rapes la cabeza y te vuelvas de cualquier secta que te diga que te dará la felicidad inmediata si te unes a ellos. Tranquilos que no estoy diciendo eso. Ni mucho menos que he creado un curso de mindfullness que es mano de santo. No es eso.

Como bien dice Javier Plazas, “Estamos viviendo una obsesión por el presente, que nos estamos olvidando del futuro”. Y yo añadiría: “Y de nosotros mismos también“.

Ya puedes creer que eres el más que sabes de tu amigo del alma, el primero que hace un comentario en una publicación en Instagram del “famoso” que sigues o te estás a la última en tendencias presentes, que no te absuelve de tus problemas. Porque nos han dicho que hay que poner el foco en el presente, que cuando pongas el foco te centres en lo que estás haciendo si quieres se productivo, pero ¿Y QUÉ HACEMOS CON EL FUTURO?

Está muy bien estar a la ultima, informado. ¿Pero estás a la última de lo que te ocurre a ti?

Eso no, porque nos da miedo VERNOS y descubrir muchas cosas que pensábamos que no nos iban a pasar, errores que hemos cometido o gilipolleces que hemos hecho para que nos tuvieran en cuenta.

Algo que podíamos haber solucionado antes de que las consecuencias fueran , quizás, tan graves, no lo hicimos, porque teníamos que estar conectados al exterior y no a nuestro interior. Pero además, hablamos de creatividad sin parar, hablamos de post-it, de metodologías, de tener una marca personal si queremos encontrar trabajo…Y todo ello, NUNCA lo conseguiremos, si no conectamos con nosotros mismos. No por hacer Rts ya tienes una marca más rentable que la de Apple.

Y para conectar con nosotros, tenemos que desconectar del mundanal ruido.

¡¡ES EL ÚNICO MÉTODO!!

Pero aún así seguimos creyendo, que haciendo lo mismo que los demás, nos dará el éxito que buscamos y nos reconocerán porque somos diferente. Pensamos que si paramos, si nos alejamos, el “tren” del éxito, de la felicidad, se irán para no volver jamás. Pero te aseguro que el tren que si cogerás será el de la coherencia, algo tan importante ahora y siempre.

¡¡NOOOOO!!

Desconecta de redes sociales, desconecta del ruido que nos envuelve para que no pensemos, desconecta de los medios de comunicación, de la suegra, de la amiga pesada…. En definitiva desconecta de todo aquello que no haga conectarte contigo mismo.

Cada día lo reafirmo más y tras conversaciones como la de Javier, que hay que desaparecer cada cierto tiempo, para reencontrarnos.

Alejarse para reconectar con uno mismo es conocerse, escucharse, cuidarse, mimarse, compadecerse, peir perdón, exigir respuestas, entenderse, motivarse, regresar a la curiosidad, al pensamiento crítico, a la paz con uno mismo….

Mira que beneficios tiene alejarnos del mundanal ruido. Cómo lo hagas, depende de ti, pero cada cierto tiempo, aléjate para conectarte.

¿Somos una sociedad pragmática?.

Photo by Danilo Ugaddan on Pexels.com

Las máquinas tienen una vida más fácil. A mí me agradaría ser una máquina ¿A usted, no?” decía Andy Warhol

Somos una sociedad que no queremos aprender.

Somos una sociedad que no queremos esforzarnos por muchos libros que nos compremos y conferencias a las que asistamos. ¿O es que no es más famosa esta formula V:(C+H)xA, que lo que se dice en la conferencia en cuestión?

Somos una sociedad que no queremos ser los primeros en salirnos de lo establecido pero eso si, queremos resultados y que nos aplaudan porque somos diferentes a los demás. Así que preferimos que otros abran el camino y nosotros lo copiaremos con mucho gusto.

Somos una sociedad que una vez pasado el periodo lectivo oficial y necesario, eso de volver a estudiar nos produce unas ganas inmensas de crearnos excusas para no hacerlo. No queremos pensar, solo tranquilidad y seguridad. Pero luego viene una crisis, un despido y pasa lo que pasa, que todo rapido y mal.

Somos una sociedad que creemos que alcanzaremos el mismo éxito, “pegándonos” al gurú de turno. ¿Dónde queda tu propio esfuerzo, pensamiento y tus ideas? Da igual si te lleva al éxito de forma más rápida por hacerte simplemente una foto con el gurú de ese momento.

Somos una sociedad que decía que en Marzo pasado iba a ser un momento ideal para un cambio de rumbo, en el que apoyarnos unos a otros, en el que llenar de valores todos los rincones del mundo. Y seamos sinceros, ahora que ha venido ClubHouse, nos olvidamos de todo lo que dijimos, solo queremos que nuestro número de seguidores aumente más rapido que al vecino y ser considerados tendencia..

Somos una sociedad que quiere ser feliz, que quieres el éxito, que quiere avanzar. Pero eso que otra persona tenga una opinión diferente a la nuestra, por ahí no pasamos. Pero eso sí, luego hablamos de pensamiento crítico ante los demás como si supiéramos lo que estamos diciendo.

Somos una sociedad que queremos ayudar a los demás, queremos su éxito. Pero decimos que nos dedicamos a unas cosas que les ponemos nombres en ingles ya que en español no quedaría tan “guay” frente a los demás. Todo para que los demás nos vean como alguien “importante”.

Somos una sociedad que nos quejamos por lo que estamos viviendo, de los confinamientos, de los ERTES, de las mentiras ¿Y hacemos algo respecto? Si, algunos saltarse las normas establecidas por su interés de pasarlo bien, no de crear un bien común.

Donde dije diego, digo que ahora no me acuerdo.

Somos una sociedad que hablamos de creatividad hasta que se nos llena la boca. Pero seamos sinceros, no creemos que podemos crear nada. Creemos que somos nuestras circunstancias y mientras no cambien, no cambiara nuestro destino.

Somos una sociedad que quiere la felicidad. pero si nos la dan a través de una formula que aplicar, mejor que mejor, así no nos esforzaremos en preguntarnos qué hay que hacer para sentirnos así.

Somos una sociedad que quiere que su proyecto empresarial se distinga de entre los demás. Pero lo basa replicando en lo que se hace ya desde hace tiempo en otras empresas. Esperando que surta el efecto en su proyecto , pero eso si, que vean que es diferente a los demás. Somos una sociedad que nos gusta seguir las modas, pero que nos reconozcan por ser diferentes a los demás y creativos, por favor.

Somos una sociedad que hemos dejado de aprender y crecer; y ahora no sabemos qué hacer. Hemos aprendido y creído que a través de formulas rápidas, la cosa nos iría mejor. Y así ha parecido. Pero hasta este momento, en el que las formulas anteriores ya no sirven. Y nos entra la desesperación, reclamando que alguien nos venga a sacar del “hoyo” en el que estamos.

Somos una sociedad que hablamos de transformación digital, de nuevas formas de liderazgo, de nuevos puestos de trabajo, pero lo hablamos sin actitud, más bien como cotorras, repitiendo las mismas palabras que cuando lo oíste por primera vez. Sin el convencimiento de que nuestras acciones crean nuestro destino, de que podemos ser creativos más allá de lo que dicen los “gurús” que vendrá.

Somos una sociedad práctica, que no queremos aprender, que no queremos esforzarnos, que no queremos salirnos de lo establecido pero éxito, motivación, felicidad, tranquilidad y volver a la normalidad, eso si lo que queremos como el que más.

Quizá no podemos escoger el trabajo que estamos haciendo, la situación que estamos viviendo, pero si podemos escoger la ACTITUD con la respondemos ante lo que tenemos. Pero tener actitud, es ser lideres de nuestra vida, emprender nuevos cambios dejando “atrás” la falsa seguridad de lo conocido hacia lo deseado, algo que no nos han enseñado y aún da más respeto ante esta incertidumbre que estamos viviendo.

Hablábamos de nuevos cambios hace 365 días, cambios que deseábamos pero ahora nos importa más ClubHouse o los videos de TikTok, que realmente cambiar lo sabemos que se puede mejorar. Pero aunque lo sabemos, creemos que los cambios con una formula se pueden hacer realidad. Y si pretendemos volver a aplicar formulas anteriores, obtendremos resultados anteriores. Y adiós los cambios soñados.

Si que creo que somos una sociedad pragmática que en el fondo habla de cambios que no quiere, Por lo tanto, ¿Qué debemos hacer?

¿Cómo saber si estás desaprovechando tu vida?

Photo by Ann Nekr on Pexels.com

“La vida puede acabar en cualquier momento..no sabes cuál será la ultima fotografía o tu ultima sonrisa. Por eso hay que aprovechar cada instante”.

Con los pasos de los años, muchas cosas cambian, pero una se mantiene, tu relación con la muerte.

Va muriéndose gente que piensas que nunca lo hará. Tienes el pensamiento de llamarlas por teléfono para contarles lo que te pasa, para hacerles participes de tus éxitos, de tu felicidad…y cuando vas a coger el móvil te das cuenta que ya no están.

La muerte, nos enseña muchas cosas, pero sobre todo una, al menos para mí, muy importante, que no hay que desaprovechar la vida.

De pequeños nos dicen que la vida es seguir las normas establecidas. Tener una carrera que tenga salidas profesionales ( aunque no te guste lo que estás estudiando ), tener una pareja ( aunque le pongas los cuernos siempre que sales ), amigos ( aunque les pongas a caldo cuando no están ) y trabajar en algo ( porque es la moda aunque no sepa qué coño estoy haciendo ). Y llegados los 80 años, estiras la pata y dirán en tu entierro que has sido una buena persona.

A TODOS nos han enseñado que la vida es eso y es lo que tenemos que hacer si queremos ser recordados como una “buena persona”.

¿O es que cuando sale algún suceso en la televisión inesperado, no se dice siempre lo mismo: “Pues tenía hijos, trabajo y parecía una buena persona, no daba problemas a la comunidad“?

Y yo me preguntaba siempre: ¿Es que solamente uno es buena persona siguiendo los dictámenes de los demás?

Parar siempre nos hace pensar, queremos o no. Algo a lo que no estamos acostumbrados ni mucho menos se nos ha enseñado.

Parar nos hace darnos cuenta, o al menos reafirmar algo que ya sabíamos, que no estábamos haciendo las cosas bien, que no estábamos viviendo la vida que queríamos, que no estábamos actuando como sentíamos que deberíamos hacerlo.

Tras la confirmación de varios proyectos para el año próximo, una amiga me ha preguntado:

Tras tanto tiempo luchando, ¿Crees que mientras tanto, estás desaprovechando la vida?

Y mi respuesta ha sido clara y tajante: NO.

La estaría desaprovechando si siguiera haciendo lo que hacía antes, cómo actuaba antes, lo que pensaba antes. Algo de lo que no me arrepiento , porque aprendí de ello. Pero sentiría que estaría desaprovechando la vida si supiera que podría ser feliz haciendo otras cosas, viviendo experiencias con otro tipo de personas que me impulsarían, que me motivarían, no diciendo lo que siento pero sabiendo lo que me hubiera gustado decir…

En esos casos sí que estaría desaprovechando la vida, ¿PERO HACIENDO LO QUE TÚ QUIERES HACER, LO QUE TE HACE REALMENTE FELIZ Y LUCHANDO POR LO QUE SIENTES?

Eso nunca es desaprovechar la vida, eso siempre es exprimirla hasta el máximo.

Pero seguimos creyendo que quien hace lo que siente que debe hacer, quién se sale del guion de lo “establecido” o no ha alcanzado metas estimadas para ser una “persona de bien”, está desaprovechando la vida.

Lo que está haciendo esa persona, ESTÁ LUCHANDO POR SER ELLA MISMA, POR DESCUBRIRSE, POR CONOCER SUS LIMITES, LUCHANDO POR LO QUE QUIERE y en definitiva, por el sueño de responder a una pregunta qué todos nos hemos hecho alguna vez:

¿Por qué hemos venido aquí?

EXPRIMIR LA VIDA SIENDO NOSOTROS MISMOS. Con lo bueno y con los malo, con sus aprendizajes y éxitos, pero siempre hasta la última gota.

No estoy impulsando que nos compremos un descapotable rojo y vayamos a Benidorm en busca de sensaciones únicas. Solo te estoy diciendo, que si sientes, si sabes que estás desaprovechando tu vida:

¿A QUÉ ESPERAS?

Y sé que lo siguiente que estarás pensando es: “Si David, lo sé, pero no sé por donde empezar a exprimirla como sé que debería“.

Parece que si no haces un método para tener una marca personal, para ser feliz, para conseguir el éxito,… no existe la manera de conseguirlo.

TÚ SABES CÓMO EXPRIMIR LA VIDA.

No es que no lo sepas, no es que no sepas el método para hacerlo.. Es que te da miedo dar el paso.

Lo que te gustaría, cómo te gustaría, las sensaciones que quieres vivir…todo lo sabes, LO QUE TE FALTA ES DAR EL PASO ADELANTE. Y eso solo lo puedes hacer TÚ.

Así que:

1.- Si quieres comprarte un descapotable rojo, estudiar una carrera con 50 años o ponerte cachas con 60, hazlo Pero con un sentido, porque es lo que TÚ sientes, porqué es lo que siempre has querido.

2.- Si sabes que estás desaprovechando la vida, NUNCA VENDRÁ LA OPORTUNIDAD ADECUADA para empezarla aprovechar, NUNCA.

3.- La peor frustración en la vida no es caerte, es no hacer lo que sientes, sabiendo que es lo que quieres y todo por el miedo al qué dirán.

Aprovechar bien el día no es hacer lo que la agenda te ha impuesto, lo que los demás desean que hagas por ellos, es hacer lo que sientes y quieres hacer. Y así día tras día, dirás que habrás tenido una vida que habrás aprovechado.

¿Y tú consideras que estás aprovechando tu vida? ¿Qué haces para ello?

¿Eres Mamut o Sapiens?

Photo by Sheku Koroma on Pexels.com

Nos hallamos en el umbral tanto del cielo como del infierno, moviéndonos nerviosamente entre el portal de uno y la antesala del otro. La historia todavía no ha decidido dónde terminaremos, y una serie de coincidencias todavía nos pueden enviar en cualquiera de las dos direcciones”. dice Yuval Noah Harari.

En el comienzo del libro de ¿Mamut o Sapiens? de Albert Riba, hay una pregunta que nos tendríamos que hacer no solamente ahora, sino todos los días de nuestra vida, que dice así:

¿Quieres ser un mamut que se extinguió por no saber adaptarse a los cambios del medio ambiente, o ser un homo sapiens que no solo se adapta al medio, sino que modifica al medio para que se adapte a él?

¿Tú qué responderías: MAMUT o Sapiens?

La incertidumbre siempre ha estado desde que nacemos presente en nuestra vida. Lo que pasa que ahora los “gurús” nos dicen que estamos en un mundo VUCA, cuando siempre lo hemos estado.

¿Qué conlleva la incertidumbre?

Que es ahora de adaptarse. Que esas inquietudes que nos ponen más nerviosos que si nos hubiéramos tomado un RedBull, hay que darles salida. Sobre todo porque sabemos que si nos quedamos atrás, nadie vendrá a rescatarnos.

A día de hoy ser un ser inquieto, es todavía algo despectivo. Y nos intentan aplacar esos nervios con comentarios tipo “Ya pasará todo, ten confianza, sino tienes ayudas del Estado..”

Si el entorno dónde te mueves, no comprenden tus inquietudes, tu visión. Sal corriendo, seguro que cuando eches la vista atrás, serán ellos los “devorados“, por esa crisis y tú mientras seguirás avanzando.

En estos momentos de desconcierto, nos damos cuenta que todavía no sabemos QUIÉNES SOMOS en muchos casos. Principalmente porque nos han enseñado muchas cosas, pero nunca a reflexionar sobre nosotros mismos, a hacernos preguntas, a pensar por nosotros mismos.

Nunca hemos parado a pensar. Y ahora una pandemia, ha parado el mundo por completo. Todo lo que había, ha desaparecido. Y eso que pensabamos que eramos nosotros, nuestro trabajo, en alguna situación, también.

¿Quién eres? ¿Cuáles son tus fortalezas? ¿Cuáles son tus debilidades? ¿Cómo transformarlas? Son algunas de las preguntas que en estos momentos de confinamientos físico y mentales, sería importante hacernos y responder.

Nuevas preguntas, siempre llevan a nuevas creaciones. Eso se llama creatividad.

Mientras tanto, serás como los demás, esperando en tu “cueva” a que pase el temporal. Pero eso si, luego te quejarás que tu vecino, míralo todo lo que ha conseguido. Y eso es gracias, a hacerse nuevas preguntas, y diferentes preguntas hasta la fecha.

Esa persona “tan diferente a ti“, y que tiene tanto “éxito“, solo se distingue de ti en una cosa, ARRIESGA. Somos unos seres que repetimos las mismas soluciones aunque sean temas nuevos. Y lo peor pensando que ¿Por qué no iban a surtir efecto aunque sean situaciones diferentes?. No nos gusta ir más allá, no queremos adentrarnos en la incertidumbre , pero en definitiva se enfrentan a una emoción siempre presente, EL MIEDO.

Y ante el miedo solo puedo decirte una cosa, la mayoría de las veces suelen ser pajas mentales tuyas que nunca se harán realidad.

Si te has dado cuenta que eres diferente a los demás tras hacerte esas preguntas, o es algo que ya sabías pero te daba vergüenza, reconocerlo ante los demás, FELICIDADES, NO ES NADA MALO SER DIFERENTE, ES LA OSTIA. Porque nos han enseñado que ser diferente, salirse de lo establecido, es de locos, de raros,…Cuando en realidad son ellos , los que innovan de verdad, los que hacen que nuestra vida sea mejor…

Te estarás preguntando: ¿Pero cómo doy rienda suelta esas inquietudes que sé que tengo y sé que es el momento de darles salida?

DE P.M. Pero antes de nada, tienes que tener una cosa en cuenta. Ese cambio siempre tiene que empezar en uno.

Confundimos apariencia con transformación. Por tener una tarjeta que ponga que eres “experto en marca personal o en estrategia personal” , no lo eres. ¿Por qué? Porque una cosa es el cambio de tendencias que puede haber, y la transformación es lo que haces con ese cambio.

Si lo único que haces es aparentar que estás en la onda de los últimos cambios, podrías ganar algo de notoriedad. Pero si no te has transformado de verdad, si no eres lo que dices ser, la ola del nuevo cambio, te dará vueltas dentro de él.

Y es lo que pasa mucho, queremos ser lo que dicen las modas. Cuando en la mayoría de las ocasiones, si nuestro corazón y cerebro estuvieran unidos, no las acabaríamos siguiendo, siendo nosotros precursores de otras, dejando una huella más duradera que siguiendo la moda de los demás.

Una de las cosas que observo ultimamente, es que cuando una persona se ha “reinventado”, se vuelve una apasionada y quiere que todo el mundo viva el cambio que ella ha vivido.

¡¡STOP Y ERROR!!.

Cada persona lleva su tempo. Nosotros no somos quienes para inducir a otra a que cambie, a que haga lo que nosotros hemos vivido.

Explica lo que has vivido, explica como te has sentido, pero deja que los demás lleven su ritmo. No quieras correr antes de andar, porque la gente no se transforma así. Y sobre todo habla con un idioma que te entienda la gente, Te mirarán raro, pero cuánto más te entiendan, más podrás hacerles lo que tú has vivido o vives.

Al igual que el ser humano arriesgo para descubrir la vida dentro de las cuevas, cómo cazar mamut, nosotros tenemos arriesgar.

Hace unos días veía una foto que ponía: ¿Qué tal vas con ese tema de que querías ser de mayor?.

Pues eso te pregunto, ¿Qué tal?. Tenemos que dar un paso adelante, tenemos que ser curiosos y descubrir qué hay detras de ese miedo que tenemos pero que a la vez nos produce curiosidad, morbo por descubrir.

Podemos estar esperando a que amaine el temporal, pero luego pase la tempestad, nos daremos cuenta, que hay gente que está más allá del horizonte creando y liderando el cambio inexcusable.

Es hora de arriesgar si o si. No queda otra. Es hora de ser uno mismo.

ES HORA DE SER MÁS SAPIENS QUE MAMUT.

Pero como buenos latinos que somos, no queremos el fracaso. Queremos vivir el éxito. Queremos saborear las mieles del “que digan lo que quieran”, pero tengo más seguidores que tú, tengo más dinero que tú, soy mejor que tú.

Nos han enseñado que al primer NO, ya es un fracaso. Cuando en realidad, es “todavía NO, o un por aquí no, prueba por el otro camino..” Pero no, nosotros creemos que ya es imposible conseguir nuestra meta. Tiramos la toalla a la primera de cambio.

Pero recuerda que no es lo mismo fracaso que frustración. Nuestros ante pasados se mostraban frustrados porque no sabían como

El “no exito” es la misma cara de una misma moneda, llamada vida. Y tenemos que integrar en todo proyecto que emprendamos, personal o profesional, que siempre nos vamos a caer. Que todo a la primera nunca se conseguirá.

Como bien dice Albert, en vez de Cv en los que hablemos con fuegos artificiales de nuestros logros, sería mucho mejor un CV fracasional, en el que mostráramos a los demás nuestros errores, meteduras de pata. Ya que nos haría más humildes, reconoceríamos nuestros errores, pero sobre todo lo que hemos aprendido de ellos.

No hace falta decir nada , vemos que el mundo es muy mamut. Muy lento, repitiendo apuestas por opciones que no tuvieron el resultado anteriormente, por repetir mensajes que ya no calan en los demás y sin decir la verdad, sin transparencia.

Tú decides, seguir siendo así, lento o un “sapiens” que lucha por sus inquietudes personales o profesionales.

¿Algo grande ya es considerado como algo bueno?

“Las apariencias engañan y más engañarán a quien sólo se fije en la apariencia”

¿Grande por bueno? o ¿Bueno por Grande?

Nos volvemos locos con el tamaño. ( ¡¡Mal pensados!! ).

Pensamos que si anuncian que ha estado de gira por todo el mundo tendrá que ser buena. Pero no preguntamos cuánta gente lo ha visto.

Pensamos que si un libro pone que ha vendido tantas ediciones (aunque sean ediciones de 5 libros cada una), tiene que ser un libro genial e ideal para nosotros.

Pensamos que si esa persona tiene tantos números de seguidores, tiene que ser un gran profesional. Olvidándonos que a día de hoy, los seguidores se pueden comprar a miles.

Pensamos que si una profesional cambia de profesión, también tiene que ser buena en la otra profesión. Y todo porque en la otra era una persona reconocida.

Sin pensar antes, sin recapacitar nada, ya pensamos que todo lo grande, tiene que ser bueno para nosotros. Ya que hay muchas personas que así lo consideran, no vamos a ser nosotros los gilipollas de decir y creer que no están en lo cierto.

Y por gilipollas, nos comemos alguna cosa, que nos sienta mal a la cabeza o al corazón. Pero por orgullo no lo decimos, no vayan a pensar que somos “raros”.

Según la Wikipedia; el efecto halo, consiste en “afirmaciones exageradas o irreales sobre destrezas , capacidades o atributos de una persona o de una cierta circunstancia“.

Ya no solo las redes sociales han potenciado este efecto halo a niveles estratosféricos, sino en la vida real también lo hacemos

¿O es que nadie ha dicho: “Me han dicho que tienes ojos de buena persona y así lo creo”.? ¿Tiene pinta de ser gran profesional por llevar el traje bien planchado?” …Chorradas así hemos dicho todos. Y luego nos hemos dado una buena ostia. ¿O es que no creía que una persona era de una manera según te lo habían dicho y luego te diste cuenta que no era como la pintaban?

Me parece que no soy yo el único. A todos nos ha pasado algo así.

Antes pensábamos que si nos lo decía un amigo, es que lo hacía por nuestro bien y teníamos que comprarnos el libro, ir a la conferencia de esa persona o creer lo que nos están diciendo. Ahora ya no solo creemos en lo que nos dice nuestro amigo, ahora nos referenciamos en los datos, en los anuncios con los que nos taladran en las redes sociales o si los vemos todo el rato en televisión.

Es decir, creemos que los demás saben qué es lo mejor para nosotros, que nosotros mismos. Y por lo tanto, como no nos gusta pensar, como no queremos confundirnos, como no queremos fallar, si todos van al mismo lado, NOSOTROS TAMBIÉN.

Un borrego más al rebaño.

No se nos enseña entre otras cosas a dudar.

No queremos dudar, porque eso significaría pensar por uno mismo y darnos cuenta que pensamos diferente a lo que piensan los demás. Y como no nos apetece que nos señalen como “raritos” o especiales, pensamos como piensan los demás. Yéndose nuestro pensamiento critico, nuestro talento, nuestra esencia, tan lejos como el viento lo permita.

La duda es para las personas que su vida está marcada por el esfuerzo. La duda no la quieren, quienes quieren el éxito sin ningún tipo de él.

Cada día creo más que necesitamos tener más dudas.

No soy un pitoniso, pero cuando dudo de algo, de una persona , de un profesional que tengo delante, no suelo confundirme. Al igual que la intuición, la creatividad, la duda tendría que ser una habilidad que tendríamos que desarrollar durante toda nuestra vida.

Cuando dudo, conozco más a las personas, veo su verdadero potencial, conozco la realidad de las situaciones. Cuando no dudo, creo que todo lo se, que lo que me dicen que es bueno para mí, que es lo mejor.

Cuánto más dudo, más ganas tengo de mejorar, más aumenta mi motivación, mi curiosidad de descubrir qué hay detrás de todo eso, no creyendo a ciencia cierta lo que los demás determinan.

Algo que nos hace innovar, crear, ir más allá. Cuando creemos en el efecto halo, creemos que lo nos dicen es la verdad, nos estamos limitando, nos está dominando el miedo.

¿Grande por bueno? Dudo.

¿Bueno por grande? Dudo.

¿La calidad lo determina el tamaño de algo? LO DUDO

¿Y tú?.

 

Ahora todos debemos ser creativos, ¿Pero cómo descubrir en qué somos creativos?

“Todo niño es un artista, el problema es seguir siendo un artista cuando creces”

Ahora la sociedad nos pide que seamos creativos. 

El mundo necesita creativos.. Los Head Hunters buscan personas creativas..Linkedin te va a pedir que seas creativo.. Marcas Personales Creativas (que no es lo mismo que seas un mamarracho)…”

Ahora la sociedad pide creatividad. Cuando desde pequeños si no eres bueno con el balón en los pies, tocas las 9 Sinfonía de Beethoven con los ojos cruzados o haces el cubo de Rubik en menos de 10 segundos y con los dedos de los pies, ya puedes hacer lo que quieras de puta madre, que ya te han tachado como NO CREATIVO para el resto de tu vida. 

Y siempre lo diré y repetiré hasta la saciedad. “Hasta saber qué te ibas a poner hoy para ir a trabajar o a esa entrevista de trabajo, eso es creatividad”. 

Pero NO, si no tienes un talento ya desde niño, nunca podrás ser considerado un creativo. Y ahora cuando llegamos a la “madurez” y ya tenemos aceptado que no seremos creativos, que no tenemos un don de nada, vienen una pandemia y nos dice que o somos creativos, o nuestro futuro será más negro que el cabrón. 

¿POR DÓNDE EMPEZAMOS?

Definiendo por ti qué es la creatividad. 

Nos han dicho que la creatividad es hacer un libro, una escultura, una campaña de publicidad para Zara, pintar un cuadro y en la actualidad los regates de Messi en el Camp Nou. Si no consigues hacer esas cosas, no eres creativo. 

Si para ti es importante hacer un poema para una persona, eso es CREATIVIDAD.

Si para ti es importante hacer una tarta para tus amigos y sus eventos, eso es CREATIVIDAD. 

Aunque sea recomendar a tus amigos la ropa que se tienen que poner para un evento, eso también es CREATIVIDAD. 

Nos han enseñado que la creatividad es algo extraordinario, algo que deje la boca abierta a los demás cuando lo vean, algo único, algo que nunca se ha visto a la fecha.

Esa tortilla de patata que te has comido y aun pasadas ciento de ellas, te parece algo increíble, ESO ES CREATIVIDAD. 

Ahora que lo pienso, cuando aprendí a atarme los cordones, me sentí más creativo que Picasso, porqué había hecho algo por mi mismo que me suponía una felicidad de la ostia.  No salí ese día en los mejores medios de comunicación, pero para mí, haberlo hecho por primera vez, me sentía único, genial. 

Pero también recuerda, que crear también es el camino. No es el resultado, no son los aplausos, es el proceso.

¿O es que no conoces proceso que nacieron con un propósito y durante el camino crearon otra cosa totalmente diferente? Eso también es creatividad.  ¿O es que no has querido hacerte un bocadillo para cenar, no tenías un ingrediente, lo hiciste con otro y descubriste otro bocadillo por el que matarías?  

No nos han enseñado a usar algo que es innato a todos nosotros. Y ahora que es cuánto más se necesita, no sabemos por donde empezar, ni qué es creatividad, copia o mediocridad. 

No me mires así, que te estoy viendo. Eres creativo, aunque no te lo creas. Lo que pasa, es que reafirmar tu creatividad comienza con una aceptación de uno mismo y apostar por aquello que te hace feliz. Ya puede ser hacer tartas , ayudar en ese tema a tus amigos que te vuelve loco o escribir…

Todos somos creativos en algo.  Todos tenemos algo que nos hace muy felices, que se nos pasan las horas como segundos, que nuestros amigos nos dicen que deberíamos dedicarnos a ello aunque para nosotros nos parece una tontería porque se nos da bien, no le damos importancia…ESO ES CREATIVIDAD.

Pero, ¿Por dónde empezamos?

1.- Habla y escucha a los que te conocen. 

Hoy antes de empezar a escribir este artículo, me acordaba de esos momentos en los que me encontraba en plena confusión, cuando Ecequiel Barricart, en sus oficinas, me dijo: “David eres éste. Tú creas desde esta manera que te hace único“. Me abrió los ojos. Nuestro miedo y ego, siempre nos van a intentar decirnos: “Déjate de chorradas, es algo sencillo para ti. No eres creativo, es una tontería lo que haces.. Sigue como estabas que hasta la fecha te han ido bien las cosas…”

No hagas ni puto caso a tu ego. Porque mientras se lo haces, luego por las noches estarás pensando en la cama, mientras lloras agarrado a tu almohada, ¿Qué pasaría si lo intentase?

Ser creativo no es tener una marca personal y tener un CV en colorines. Ser creativo no es seguir la moda que te dicen los “expertos en empleo” que tienes que seguir para encontrar empleo. Eso no es ser creativo, ESO ES SER UNO MÁS. 

Ser creativo, es mostrar lo que quizá hagan los demás, pero a tu manera. No cómo lo dicen los demás. 

2.- Todos somos creativos, pero TODOS somos diferentes. 

Hoy mientras tenía un desayuno por un proyecto, me estaba tomando una tortilla increíble. No me había comido una tortilla así. Para mí eso era creatividad. Además ya tienes el recuerdo que ese bar hace una tortilla cojonuda durante tuviste esa reunión. 

Con algo tan sencillo como la tortilla de patata, en la que tiene el mismo proceso de realización en todo el mundo, nos damos cuenta, que ninguna sale igual a la anterior. Todos la hacen de una manera diferente, con su toque. 

Todos hemos tenido parejas, pero todas han sido diferentes entre si. Hasta en el sexo hay creatividad, hasta en el sexo distingues a una persona de otra, porque hace una cosa como nadie, que la distingue entre las demás parejas. 

Así que sabes que te dicen los demás qué haces diferente, ahora pregunta, pregúntate ¿Por qué me diferencio de los demás?

Estarás impulsando tu marca, eso que te distingue entre los demás. 

3.- Ahora que sabes en qué eres creativo y qué te diferencia…ES TU TURNO. 

Si no haces nada con todo lo que sabes desde este momento de ti, luego no te quejes que tienes una vida llena de rutina y miedos. Si sigues pensando como los demás, seguirás obteniendo los mismos resultados. Si empiezas a crear desde tu creatividad, te distinguirás de la mediocridad. 

Tú decides.

 

 

 

¡¡Las Modas matan tu personalidad!!

“El verdadero ejercicio intelectual no consiste en seguir modas, sino en encararse con las dificultades de la propia época” decía Francisco Ayala. 

Somos como el Oso Yogui y Boboo en búsqueda de un picnic cuando olemos una nueva moda. 

Recientemente me encontré en redes sociales, como una persona que impulsa la marca de otros profesionales, decía que no eras nadie en una red social si no salías en los directos que estaba realizando otra persona. 

¿Qué se deduce de esta publicación?

1.- Etiquetando a la persona que hace los directos, a ver si le hace gracia y me hace un directo a mí. 

2.- Si tu misión en la vida, es impulsar lo que hace diferente a los demás, no se puede decir que tu marca depende de si sales o no en un programa. Yo soy mucho más que salir en ese programa o no. 

Esto es una muestra que como sociedad, seguimos hambrientos de modas. 

¿Voy a ser mejor profesional, mejor persona porque salga en los directos de “moda” del momento? ¡¡NO!!

Pero seguimos pensando que si salen en ese programa, si tiene la camiseta de moda o se hace la foto con el personaje de moda, esa persona es “guay”, sabrá mucho o será una gran persona. 

Presuponemos muchas cosas, cuando en realidad, antes de hacerlo , tendríamos que tener un poco de pensamiento crítico.

Recientemente lía una frase de Miguel Milá, que decía: “La moda es aquello que pasa de moda. Te quita personalidad , es un error pensar que te la da”.

¿Por qué creemos que nos da personalidad seguir una moda? PORQUÉ NO CREEMOS EN NOSOTROS MISMOS.

¿Por qué creemos que dos o tres personas son los únicos que pueden provocar innovaciones en el mundo? PORQUÉ CREEMOS QUE NOSOTROS NO PODEMOS CAMBIAR NUESTRO MUNDO. 

¿Qué confianza nos va a dar una persona que un día es del Barcelona y al otro es del Madrid, porque el Barcelona ya no gana títulos? ¿Qué confianza nos va a dar una persona que un día te dice que va hacer de ti una persona con marca y al otro está diciendo que no eres nadie si no sales en un programa?

Pero también somos adictos a las modas negativas. Y más en estos momentos. 

Septiembre negro en el mundo laboral. La economía no se recuperará hasta el 2023 y si lo hace. Las vacunas no sirven para nada. No sirve para nada que no dejan fumar...” 

Unas cuantas “modas negativas” vemos en la actualidad que reúnen a sus acólitos y las hacen correr por todo el mundo como la pólvora.  Las defendemos delante de los demás con pasión y hasta con violencia. 

Somos una sociedad formada por modas y no por personas que piensas por ellas mismas Por personas con personalidad, con su personalidad. 

Las modas pasan, ¿O alguien se acuerda el año pasado del boom de las camisetas de Levis? Solamente quien las tiene aún en su armario. ¿Los demás? Nos preocupamos por donde se vende la camiseta de la serie de Friends o de Stranger Things.

Las modas pasan. Y un día estaremos hablando de marca personal, de cómo transformar tus seguidores de Instagram en posibles clientes, de videos en los que chillas a tus videntes como si fueras Leticia Sabater en su buena época,  que haciendo videos de como el mundo laboral va a cambiar de aquí a un año. ( Amancio Ortega va en el listado de los hombres más ricos y ¿Tú vas a saber cómo va a ser el mundo en 1 año? Anda ya).

Las modas pasarán y luego te avergonzarás de lo que hiciste, de las chorradas que dijiste, de los amigos que tenías en esos momentos y todo PORQUÉ TENÍAS MIEDO A SER TU MISMO, A MOSTRAR TU PERSONALIDAD. 

En una sociedad de la inmediatez, ocultamos nuestra verdadera personalidad, porque nos interesa más satisfacer los intereses que tengamos a corto plazo, que mostrar nuestras opiniones y visión de la vida.

Preferimos callarnos delante del grupo de amigos, porque si podemos llevarnos un beneficio a corto plazo, mejor que aguantar tiempo y quizá no alcanzarlo. Preferimos arrimarnos a una serie de personas, que con nuestros encantos nos puedan llevar a alcanzar nuestra meta, sin de verdad importarnos por esas personas.

Si alguien me lo puede rebatir, estaré encantado de oír sus argumentos, pero cada día me reafirmo más, que seguir modas, es un placebo para ocultar nuestra falta de autoestima y miedo a ser nosotros mismos. 

Pero además lo más aberrante de todo, es que estamos diciendo adiós a nuestra verdadera personalidad, a nuestros verdaderos talentos, optando por lo que dicen los demás que es mejor para nosotros. 

¿Dónde queda tu personalidad, eso que te hace autentico y diferente respecto a los demás? Oculto. Pero no creas que desaparece, porque luego te encuentras con ella, cuando estás en silencio, cuando nadie te ve, y es cuando te preguntas: ¿Qué me pasa?. Lo que te pasa es que la vida, te está diciendo que eres incongruente entre quien eres y lo que haces, y eso produce malestar. Pero allá tú.

Nos volvemos locos buscando la felicidad y el éxito. Siguiendo modas sin pensar antes a dónde nos pueden llevar, como seguir a “gurús” salidos de repente a ciegas, formaciones que nos van a llevar al éxito inmediato previo pago de miles de euros, aunque no tengas ese dinero. De hacernos “amigos” de gente que ponemos a caldo cuando no nos ven, pero lo único que nos importa el éxito, el reconocimiento, el satisfacer nuestro ego.. . ¡¡LO QUE SEA POR SENTIRNOS RECONOCIDOS POR LOS DEMÁS!!:

¿Pero sabes qué? Que el verdadero éxito en la vida, la verdadera felicidad, es mucho más fácil ¿Sabes cómo llegar a ello de forma rápida y barata?

SIENDO UNO MISMO Y NO SIGUIENDO MODAS QUE VAN Y VIENEN. A ti nunca te erosionarán las modas, solo el tiempo.

Pero tú mismo, haz lo que quieras. Sigue modas o síguete a ti mismo.

 

 

¿Pondrías en tu lapida el número de followers que tenías?

Los líderes no crean seguidores, crean más líderes” dice Tom Peters.

Hemos pasado lo que hemos pasado. Estamos pasando lo que estamos pasando. Y nos seguimos preocupando más por lo que ha conseguido la influencer tal , cómo ha conseguido la otra ir a tal empresa o si me tengo que poner en bragas y sujetador para conseguir que los demás me hagan caso. 

¿En qué sociedad estamos?

En una sociedad en la que creemos que en vez de un Epitacio en la lapida en la que diga: “Hice lo que quise y lo disfruté como me dejaron“, querremos poner el número de seguidores que hemos conseguido tener al final de nuestros días.

Y todo porque NO CONFIAMOS EN NOSOTROS MISMOS. 

Pensamos que porque tenga más seguidores, seremos más conocidos. Pensamos que por tener más seguidores que la competencia, la gente se creerá que tenemos valor, que somos interesante, “cool”, que somos más molones que ellos. Pensamos que porque salgamos en ropa interior o una foto con el coche de nuestro amigo, la gente verá que tenemos una vida chula, creativa, diferente y empezarán a seguirnos. 

Este juego de la vida es un juego a largo plazo. Pero pensamos que si no llegamos a alcanzar la fama de la vecina o superamos en seguidores a la competencia, nuestro futuro será para siempre negro. 

El largo plazo es la vida entera, no este momento de verano que ahora todos muestran cuerpos y felicidad. El largo plazo es superar los obstáculos que te pone la vida y no el número de seguidores que tienes. Porque muchas de esas personas, ante una primera caída, se rendirán. Y lo que se trata es de seguir siendo uno mismo, pase lo que pase, digan lo que digan los demás.

Cuando nos vayamos al piso de “allá arriba”, no nos llevaremos absolutamente nada de lo que hemos conseguido aquí. Ni nos iremos con nuestro coche con el que nos hemos fotos, ni con el “gurú” que nos hemos encontrado por la calle y la hemos subido para que vean con quien nos relacionamos . 

Vivimos en una exposición hacia el exterior. Queremos que los demás crean que somos mejores que los demás. Que nuestra vida es mejor que los demás. Que tenemos mejores amigos que los demás. Que nuestros contactos son importantes. 

Y lo único que hace el querer que los demás vean que somos “cool” y que molamos mazo, como diría Camilo sesto, es que nos hace más pequeño. 

Nos empequeñecemos nosotros mismos, porque pensamos que nunca podremos llegar a ese nivel. Que el tamaño importa y cuánto más grande mejor. 

¡¡QUÉ CONFUNDIMOS ESTAMOS!!.

En este mundo lo único que importa es como hagamos sentir a los demás. Como se sientan nuestros clientes con nosotros. Como disfruten nuestros amigos en los buenos momentos y se sientan cuidados y escuchados en los malos. Como nuestra familia se siente cuando nos necesitan y los momentos que pasamos juntos. 

Por compararnos con los demás, creemos que los demás son más que nosotros. Cuando realmente si tuviéramos un poco de pensamiento critico, veríamos que no todo es oro lo que reluce.

Hace unos días leía una reflexión que viene al pelo, que decía algo así como ” Todo hombre es sincero a solas, en cuanto aparece una segunda persona empieza la hipocresía, así que. El reto consiste en no traicionar nuestra esencia, sin aislarnos  y al mismo tiempo sin ser anulados por la masa“.

Ahora todas las fotos son de lo bien que estamos pasándolo de vacaciones, que estamos siendo felices y no paran de llegarme mensajes de mira lo que ha hecho la otra persona que esta de vacaciones, mira que no ha dicho nada , mira no sé qué..

¿Quieres un consejo? 

El tamaño no importa. Importa lo que impactes en los demás. Lo que les hagas sentir, cómo les apoyas en todo momento, que sepan que eres de verdad y no lo que aparentas ser. Pero aún así por un oido nos entra, queremos el número de seguidores, para que los demás crean que somos famosos, buenos y marcamos tendencia. 

La tendencia la marca los hechos, nunca las imágenes.  La tendencia la marca la acción de corazón, de verdad, no los likes. 

Durante este periodo que llaman vida, nos tenemos que sonrisas, abrazos, miradas cómplices y haber dejado un poco mejor el mundo de lo que estaba cuando lo encontramos. 

¿Lo demás? ES PURO POSTUREO, PURA INCOHERENCIA. 

¿O que crees que cabrá si te incineran? Solo tú, pues ya esta. Solo sé tú mismo y eso , en estos momentos, es el mejor regalo que puedes dar a los demás.

La Creatividad y el Desarrollo Personal.

“Sin imaginación, nunca habrá creatividad. Y sin diferenciación, siempre serás uno más. Lo que sueñes, que sea diferente a los demás”.

Ahora se nos reclama que seamos creativos si queremos salir de donde estamos metidos.

¿Pero qué coño es la creatividad? Si no sabemos lo que es y nos están diciendo que seamos creativos. Hay algunas incoherencias en el ser humano que todavía sigo sin entender.

Partamos por una definición de creatividad.

La R.A.E dice que es “Capacidad o facilidad para inventar o crear algo“. Getzels y Jackson la denominan como ” la habilidad de producir formas nuevas y reestructurar situaciones estereotipadas“. Recientemente una gran profesional, Esmeralda López Garrido la denominaba como ” la capacidad de plasmar tu imaginación“:

Definiciones que conocemos pero que al leerlas siempre pensamos lo mismo: “Yo no soy creativo”.

¿Por que creemos que no somos creativos?

Porqué nos han “oprimido” nuestra creatividad desde pequeños. Y en la “madurez” también.

¿Pero qué es la creatividad?

Es tu impulso. Es tu forma de ver la vida desde tu vertiente.

Desde pequeño nos enseñan a ser todos por igual. Todos tenemos que estar en la fila para entrar a clase. Todos tenemos que hacer caso al profesor. Todos tenemos que aprobar el examen por encima de un 5 si no nuestro futuro será muy negro.

Pero lo peor de todo, no hagas nada diferente a lo que hacen la mayoría, porque será tildado de diferente, raro o alguna cosa peor. No hagas un perro como tú crees que son los perros. No hagas una silla con 5 patas, porqué sino dirán que eres un niño muy imaginativo y te corregirán al instante.

Y como damos poder a los demás respecto a lo que pensamos, respecto a lo hacemos, porque creemos que saben más que nosotros, porque lo hacen por nuestro bien y lo que acabamos haciendo es oprimir lo que nos hace diferentes, lo que nos hace auténticos

Pasamos de ser nosotros mismos, que es a lo que hemos venido a este mundo, a ser como los demás. Tenemos miedo a hacer realidad nuestros sueños, por el que dirán. No emprendemos nada, por el miedo al fracaso y a ser señalado por los demás.

Además de no ser audaces de dar un paso al frente, como bien dice Lotfi EL-Ghandouri, vivimos con miedo por el que dirán.

Es decir que vivimos a las ordenes de los demás, subordinados a sus ideas y nuestra creatividad, lo que nos diferencia…a la mierda.

Pero llegamos a la madurez y más con la situación que estamos viviendo, nos dicen que hay que ser creativos, que hay que reinventarse, que hay que romper los limites.  Algo con lo que estaban totalmente en opuesto desde nuestra niñez, queriendo que fueramos como los demás.

Ante la pregunta ¿soy creativo? Sin conocerte, te voy a decir la respuesta, SI.

¿Qué falla?

NUESTRO DESARROLLO PERSONAL.

Desde pequeño, lo hemos abandonado. Hemos seguido lo que nos decían que era buena para nosotros. Hemos hecho caso a las normas preestablecidas, pero nunca nos hemos preguntado si estábamos de acuerdo con ellas, si realmente el concepto que los demás tenían de nosotros, era el mismo que teníamos de nosotros mismos.

Lo hemos olvidado. Pensábamos que sin él seriamos más felices, nos iría mejor. Pero luego llegan momentos de crisis, que no sabemos ni quienes somos, ni que queremos ni tampoco hacia donde queremos ir realmente nosotros, no lo que digan los demás.

Nos hemos pasado toda la vida, a base de las respuestas de los demás y no de las respuestas que salgan de las preguntas que nosotros mismos nos hagamos.

Nuestro desarrollo personal determina nuestra felicidad, éxito o mediocridad, determinada nuestra ventura en este camino llamado vida.

¿Cómo lo impulsamos y con ella nuestra creatividad?

PREGUNTAS

La gente odia que le preguntes: ¿Y esto por qué se hace así? ¿Por qué actuas de esta manera?.. No estamos acostumbrados a hacernos la pregunta maldita: ¿Por qué..?

Porqué la respuesta es adentrarnos en nosotros mismos. Es darnos cuenta de nuestros verdaderos valores. De lo que nos importa realmente y dejar de preocuparnos por cosas que en nuestra vida autentica y original no tienen cabida.

No vivas en función de las preguntas que los demás te lancen o impongan, vive en función de las tuyas propias.

CURIOSIDAD.

Al igual que las preguntas, la curiosidad es algo tabú desde pequeños. “Niño no te metas en temas de mayores.. Esa película es para mayores… Deja de preguntar tanto, no seas tan curioso..” Son algunas de las frases que todos hemos oido o dicho alguna vez de nuestra vida.

¿Qué estamos provocando? Matar la curiosidad de las personas. No queremos que vayan más allá de lo establecido. Queremos que sin curiosidad se queden en la zona donde están todos. Y si pretende salirse de lo establecido, le decimos que es malo para su reputación, que mejor se quede donde está.

Dice Lotfi EL-Ghandouri que no cree en la zona de confort. Ni yo tampoco. Si salimos de ella, tenemos que saber hacia donde vamos. Y se nos impulsa a que salgamos de ella, pero sin una dirección. Y esa dirección la pone la creatividad y con ella tu propósito en la vida.

SOMOS NUESTRAS RELACIONES.

SI tus relaciones te dicen que ni se te ocurra hacerlo, intentarlo o que ni se te pase por la cabeza, ¿QUÉ CREES QUE VAS A CREAR EN TU VIDA DISTINTO A LOS DEMÁS?

¡¡Nada!!.

Así que por mucho que duela, búscate otros amigos. Investiga grupos de personas que hacen lo que te gustaría hacer, ves a presentaciones de libros que te apasionan,…Haz lo que sea, pero júntate con personas con pasiones afines, que te impulsen y no que te cohíban.

Tu creatividad depende de tus relaciones y de los lugares que visites.

Anda, ves a eventos, a conferencias, únete a grupos de Facebook. Relaciones, Lugares , Situaciones que te impulsen, nunca que te opriman tu visión de la vida.

Y recuerda una cosa: TODOS SOMOS CREATIVOS. Cuando te levantas y piensas qué ponerte hoy para ir a la oficina o ver a esa persona que tanto te gusta.

Muchas cosas que has imaginado las has plasmado en acción y con ello en creatividad. La tortilla de patata, la sorpresa a tu pareja, la propuesta de trabajo a tu jefe… Seguro que has creado muchas cosas, pero sigues sin creer que eres creativo.

Impulsa tu desarrollo personal. Impulsa tu autoestima. Impulsa tu confianza, y estarás impulsando de lo más importante que tienes dentro de ti, tu creatividad.

¿Ya sabes por qué crees que no eres creativo?

 

¡¡La Felicidad es encontrar TU Libertad!!

“La libertad significa la oportunidad de ser lo que nunca pensamos que seríamos” decía Daniel J.Boorstin

El titulo del artículo fue una frase que escuche en el Congreso de la Felicidad Online que realizó durante este semana Margarita Álvarez.

Una frase que ha removido mucho mi vida desde ese instante.

Nos cansamos de oír la palabra felicidad.

Al igual que dicen que todo es marketing y que todo lo que hacemos es puro marketing. Todo es felicidad.

Estamos en la búsqueda de la felicidad. En estos momentos es imposible hablar de felicidad…Mi propósito es buscar mi felicidad… Todo es felicidad.

¿Pero qué coño es la felicidad?

Si entras en redes sociales te dicen que es ser influencer o que alguien te llame crack ( la chorrada más gorda que he oído en muchos años ). Si ves la televisión, la felicidad en estos momentos es un simple abrazo. Si lees los periódicos de economía, la felicidad es la creatividad, tener una marca que nadie olvida y ser un buen líder.

Pero al igual que el refrán “Cada uno es de su padre y de su madre“, la felicidad es igual.

Para cada uno , el concepto de felicidad es diferente.

Uno dirán que son momentos. Otro te dirán que es la sonrisa de la chica que le gusta. Otros te dirán que es el te quiero papa , hasta me han llegado a decirme que la felicidad es tener a una persona esperándome en casa.

Todas las definiciones de felicidad son absolutamente aceptables, respetables y comprensibles, si realmente le hacen feliz a esa persona. No hay que juzgar a nadie si le hace feliz tener una determinada tendencia sexual o comerte una palmera de chocolate todos los días después de trabajar.

Todo es aceptable y respetable.

Pero una cosa que me ha hecho investigar las más de 300 entrevistas que contiene este blog, es la palabra libertad.

Una palabra, que al igual que la felicidad es muy deseada por todo el mundo. Todo el mundo habla de la libertad para todas las personas, pero todos estamos encerrados bajo la cárcel del miedo que nos impide decir abiertamente: SOY FELIZ.

¿Y por qué no te atreves a decir que eres feliz? PORQUÉ NO TE SIENTES LIBRE. 

No te sientes libre a expresar lo que sientes.

No te sientes libre a hacer realidad tus sueños.

No te sientes libre a mandar a tomar por aires a tu pareja y ser feliz por ti mismo.

No te sientes libre porque no expresas tus sentimientos a esa persona que sabes que es la que realmente quieres.

No te sientes libre, PORQUE TIENES MIEDO A SER TÚ MISMO.

Buscamos eso que llaman la felicidad, fuera de nosotros mismos.

Haciendo cursos que dicen que nos sacarán del paro. Teniendo parejas que realmente no nos hacen felices pero aún así, creemos que somos felices, porque es lo que dice la sociedad. Yendo a un trabajo que no te llena y mientras los findes estás haciendo cosas que se te pasan las horas muertas y con unos resultados que ni tú mismo te los imaginas.

Somos esclavos del que dirán, pero aún así creemos que somos libres de pensamiento y acción.

¡¡MENTIRA!!.

Nos pasamos la vida enfrentándonos a lo que no queremos en la vida, cuando en realidad nos tendríamos que enfrentar a lo que SI queremos de la vida.

No vivimos de acuerdo a lo que creemos de verdad, sino a lo que los demás nos “recomiendan” que debemos creer, actuar y sentir. Y eso no es felicidad , eso es aborragamiento.

Yo me enfrentaba a la realidad que tenía delante de mí, cuando en realidad lo que tenía que hacer era enfocarme en mi autenticidad, en quién era realmente yo.  Evitaba que los demás dominaran mi vida, evitaba escuchar lo que sentía, evitaba ser curioso , evitaba ser yo mismo .

Evitamos ser nosotros mismos, porqué le damos más poder al qué podrán pensar, que a nuestra felicidad o paz.

Y eso te lo da la libertad. La libertad de ser uno mismo, siempre y en todo momento.

Me estoy refiriendo a ti. Tú que estás leyendo este artículo. No sé como te llamas pero sé una cosa de ti, no hay nadie como tú ni nunca lo habrá. Nadie tiene el talento que tienes tú. Y si, hasta si tu talento es dormir 12 horas seguidas, te felicito, porque si yo duermo 7 seguidas ya es un triunfo para mí.

Sabemos que tenemos talento. Soñamos y tenemos una imaginación increíble.  Imaginamos con el poder de hacer de nuestra pasión nuestro trabajo, de decirle te quiero a esa persona que lleva años poniéndonos nervioso, de dejar a nuestra relación y por fin ser felices siendo nosotros mismos Pero tenemos miedo a hacerle caso a ese pensamiento, a esa intuición. Tenemos miedo a ser felices, a conseguir el éxito personal o profesional.

La vida es una. Y si no te habías enterado, esta situación nos lo ha reafirmado. Mañana no sé que pasará porqué hoy es lo único que tenemos

Siempre ha sido el momento, pero aún más que más, en estos momentos que estamos viviendo, es necesaria la libertad de cada uno de nosotros. Porque se nos llena la boca de que estamos en un momento idóneo para cambiar el mundo que estábamos viviendo anteriormente, pero si la libertad de cada persona de hacer, de sentir o no hacer, no habrá cambio ninguno.

Yo no lo sabía, pero cierto día de Diciembre elegí mi libertad en comparación a la vida que estaba llevando. Todas las personas que he ido entrevistando, tienen muchas cosas en común, pero una de ellas es la libertad.

Eligieron ser libres para ser felices por si mismos, no dependiendo lo que dijeran los demás, sino por lo que sentían ellos.

¿Se puede ser “preso” del miedo y ser feliz? Yo no lo creo. ¿Y tú?