¡¡Nunca estamos preparados para el verdadero Éxito!!

Antes que nada , la preparación es la llave del éxito” decía Alexandre G.Bell

Estoy preparado para el éxito, siento que me lo merezco. Que ya me toca después de todos los esfuerzo que he realizado y todo lo que he hecho“.

Esta frase desprende dos cosas:

Cuando más creemos que estamos preparados, más miedo tenemos. Y es la ansiedad y la necesidad la que está hablando por nosotros.

  • Y no se trata de cuando nosotros creemos que podremos, sino cuando la vida determina que nos lo merecemos.

Me gusta oír frases como: “Estoy preparado para emprender…Estoy preparado para todo lo que me venga, voy a conseguirlo…voy a perder los kilos que me sobran.. Estoy preparado para una relación..”

Sólo de escribir estas reflexiones de la gente, tiemblo. Porque la verdad dictamina, QUE NO ESTAMOS PREPARADOS PARA EL ÉXITO. Para el de verdad, para el que todos consiguen, cualquiera vale.

El ser humano cree que está preparado, o al menos es lo que sus deseos le dicen, pero en el fondo, y más en el mundo del éxito, no estamos preparados. Y creo que nunca lo estaremos.

Pero es que la gente que he entrevistado, que podríamos tildar de “exitosa”, nunca han estado preparadas para todo lo que les han venido. Sienten que es una consencuencia de muchas cosas, no lo buscaban.

Quieres el éxito, pero sin embargo:

1.- Las metas que sean fáciles y que lleguemos a ellas lo más rapido posible, por favor. 

¿Entonces qué queremos? Queremos satisfacer nuestro ego, diciéndole que hemos conseguido algo que no teníamos y ya está. Pero si además no nos hacen salirnos de lo establecido, de la rutina que tenemos con nuestra gente.

En definitiva, queremos el éxito, pero no saltarnos el Status Quo que nos rodea. Para eso, mejor no hacer nada, señores.

El legado, el éxito, la felicidad, no está dentro de los limites de lo establecido. No es ser una copia barata de la persona de éxito de verdad con algún retoque en la ropa o en el pelo, creyendo que así eres diferente y una persona de éxito.

No queremos forzarnos. No queremos perder kilos, que ya llevaban mucho tiempo con nosotros y les hemos cogido cariño. No queremos decir lo que pensamos y sentimos, diciendo al final lo que dicen los demás. Hacemos cosas que creemos que nos llevarán al éxito, cuando en el fondo, nos llevarán a la mediocridad y a diluirnos entre los demás que han hecho lo mismo que nosotros.

Recuerda: lo habitual siempre déjalo que te mire las espaldas mientras tú lo consigues.

2.- Nos distraemos hasta con una mosca. 

Nos proponemos retos y más ahora en Navidad. Tema del que hablaré próximamente. Nos compramos ropa, nos compramos todo lo que necesitamos para alcanzarlo. Dejamos la agenda el tiempo que creemos que necesitamos para ponernos manos a la obra, pero cuando empezamos, la mínima mosca nos hace desenfocarnos de nuestra meta.

Y sobre todo en mundo, en el que se quieren las cosas para antes de ayer. Si vemos que no hemos conseguido resultados en el tiempo en el que el guru nos ha dicho que él los consiguió, nos vamos corriendo con la mosca, para jugar con ella.

El éxito lleva tiempo, TE GUSTE o NO. Y nada puede distraerte de tu obsesión sana, que es alcanzar la meta que te has propuesto.

Preferimos las cosas creemos que serán buenas para nosotros, dejando a un lado el poder de alcanzar las excelentes.

3.- ¡¡Qué se sacrifique otro, pero yo no!!.

Este puente lo he pasado leyendo. Sentía que tenía que leer. Quería ponerme al día en diversos temas y reafirmar ideas para mi próximo libro. Y la gente me decía que no entendía mis sacrificios cuando podría estar bebiendo cervezas con ellos.

Queremos el éxito pero nada de sudar. Queremos el reconocimiento pero sin esfuerzo ni ojeras.  Queremos un tipo que quite el hipo y si puede ser a través de pastillas, mejor.

Cuando creemos que no lo vamos a conseguir, tiramos la toalla. Ya nos da igual que le hayamos prometido a nuestro sobrino que entraríamos por él, en ese traje, que lo que sea.

¡¡TIRAMOS LA TOALLA!!.

Quiere decir que no te habias comprometido con el propósito. Que realmente no querias conseguir lo que habias dicho que ibas a conseguir y que tu palabra se va a la mierda. Ya nadie creerá en ella.

4.- ¡¡Como no lo consiga a la primera, fuera!!.

No somos constantes. No somos tenaces. Seamos claros.

Y acabamos volviendo a la infancia, cuando intentábamos algo y no lo conseguíamos. Pataleamos, pedimos ayuda a nuestros padres, amigos o pareja. Y sobre todo necesitamos que alguien nos de un abrazo, que nos cuiden, y que vean que la vida es perra con nosotros.

Algunas relaciones se han conseguido gracias al método “pico y pala”. ¿Y por qué no lo aplicas contigo y tus sueños?

Si es lo que quieres, sigue adelante. Un NO, normalmente suele significar “por aquí no, sigue buscando”. Pero pensamos que ése era el único camino y ya tiramos la toalla. Ya creemos que no habrá más caminos.

Constante y tenaz. Es que tu persistencia es la única que puede derribar las barreras que a los demás le parecen infranqueables.

5.- Como no sabemos ni quienes somos, nos convertimos en copias de otros. 

Ése que tienes delante en el espejo todas las mañanas, quiere unas cosas, que nadie quiere. Quiere ser él mismo, quiere conseguir metas que nadie ha conseguido, quiere ser él mismo. ¿Pero que has acabado haciendo? Como tienes miedo a saber qué quieres, a salirte de las expectativas de los demás, pues acabas haciendo lo que está de moda, lo que los demás desean para ti.

Sabes lo que vales, y sabes también en qué no eres bueno, ¿entonces por qué sigues modas y no luchas por lo que eres? Son tus sueños y sólo tuyos.

Hace unos días me preguntaban en Sevilla, si creía que había copias “baratas” de marcas personales de otros. Y SI, lo repetí por activa y por pasiva. Y aún la gente cree que copiando a los demás, serán diferentes y con el mismo éxito que copian.

¡¡ILUSOS!!. Por querer llegar al éxito de forma rapido, copias la personalidad de otra persona y a los demás nos prohíbes conocerte de verdad.

6.- ¡¡Ya me costó a mí llegar como para ayudar a otros a que estén en mi mismo lugar!!.

Así somos. E G O I S T A S.

Nos olvidamos de quienes nos han ayudado. Nos olvidamos de todo lo que hemos vivido, de lo que hemos sufrido. Así que ahora que estamos donde nuestros sueños nos han llevado, eso de ayudar a los demás, a conseguir también sus sueños, pues como que no.

Sobre todo no vayan a quitarnos el puesto que tanto nos ha costado.

Son algunos de los comportamientos que tenemos mientras nos repetimos una y otra vez que estamos por fin preparados para el éxito, la fama y el reconocimiento.

¿Y tú crees que así lo vas a conseguir? Sólo conseguirás lo que los demás consiguen, migajas. Cuando el verdadero éxito te está esperando si no haces lo que has hecho hasta ahora.

 

Anuncios

¡¡Libérate de las expectativas!!

La vida no tiene obligación de darnos lo que esperamos” decía Margaret Mitchell

Lo que nos pasa o no nos pase en nuestras vidas, está relacionado con las expectativas que tengamos al respecto.

Muchas de las decisiones las tomamos en función de expectativas. Sin datos reales y pensando que se van a cumplir si o si, porqué lo digas tú.

Todo lo basamos en función de las expectativas tengamos o se puedan generar al respecto.

Me explico:

.- No decimos lo que sentimos, porque tenemos la expectativa que si lo hacemos, se podría liar una gorda. Y seguro que las consecuencias son para nosotros, aunque no entandamos por qué.

.- No decimos que estamos haciendo , porque los demás tenían unas expectativas con nosotros que seguramente se le caerán cuando se lo digamos.

.- Vamos, aunque no queramos a sitios, porque las expectativas que tienen los demás sobre nosotros, es que como siempre hemos ido, ¿Por qué no vamos a ir esta vez?

.- Nos dicen que les hemos defraudado, porque tenían unas expectativas altas sobre nosotros. Y nosotros mientras tanto preguntándonos: ¿Qué hemos hecho?

Son algunas de las situaciones que hacemos y no hacemos, en función de las expectativas que hemos generado o los demás se han generado sobre nosotros.

Tenemos miedo a no satisfacer esas expectativas que tienen los demás sobre nosotros. Y por eso nos bloqueamos. Bloqueando entre otras cosas, nuestra creatividad.

Al tener miedo a las consecuencias, acabamos haciendo siempre lo mismo. Y tarde o temprano, te acaba frustrando.

Si, porque la creatividad es la muestra más importante del amor. Amor que tienes por ti mismo, por lo que haces, por lo que sientes.

Y si optas por mantener el mismo nivel de lo que estabas haciendo, por no “molestar” o defraudar a los demás, estás desencantándote a ti mismo y no viendo otros caminos que podrían darte más felicidad o éxito.

Pero no solamente estoy hablando en el plano profesional, sino también en el personal.

Tenemos miedo a decir que no queremos hacer lo mismo que nuestros hermanos, por no defraudar y romper las expectativas que tenían nuestros padres sobre nosotros.

Miedo a las represalias por no ir a un evento de nuestros amigos , que realmente, ni nos apetece ni queremos ir.

Miedo a decir lo que nos parece una acción de nuestros amigos, no vaya a sentarles mal.

¿Y mientras tanto nosotros?

Frustración, miedo, rabia , impotencia…Pero sobre todo dejamos de ser nosotros mismos. Y esa relación seguro que empezará a resquebrajarse .

Pero por culpa de los dos:

.- Uno por pensar, que siempre vamos a actuar como siempre habíamos actuado. O esperaba que íbamos a actuar.

.- Y tú, por no ser coherente contigo mismo y decir lo que sentías y querías de verdad.

Hace poco le preguntaba a un escritor muy importante de este país:

¿Qué poder tienen las expectativas de los demás sobre tus obras?. Mira David, al principio sufría mucho cuando no llegaba a colmar los deseos y expectativas de los demás. Pero a día de hoy, lo siento pero me da igual. No es Ego ni tonterías. Pero somos muy hipócritas. Queremos innovación, cosas diferentes, avances, y cuando haces algo que se sale de lo establecido, ya dicen que nos has cumplido las expectativas, estás terminado o que un bodrio”.

Cuando no cumplimos lo que los demás piensan, que deberíamos hacer o superar el listón que tienen sobre nosotros, ya nos descartan. Creen que hemos fracasado o defraudado.

Por eso tenemos a conferenciantes, escritores de libros o amigos, que llevan más de 10 años diciendo lo mismo, escribiendo sobre el mismo tema o diciendo la misma “broma”, por miedo a salirse de lo que los demás creen que debería decir o hacer.

¿Pero qué es tener expectativas?

Según la R.A.E. “Esperanza de conseguir algo o hacer algo. Posibilidad razonable de que algo suceda. Posibilidad de conseguir algo, al ocurrir un suceso que se prevé.”

Por lo tanto vemos:

.- Si esa esperanza no se alcanza, nos frustramos. Pensando que somos unos fracasados, que ya nunca podremos ver un arcoíris por siempre jamás, que ilumine nuestro camino.

.- ¿Algo razonable? O mejor dicho., algo que satisfaga nuestros deseos y no lo que la vida nos depare. Porque quieras o no, ¿Cuántas veces has tenido la expectativa, creencia que iba a pasar una cosa y luego la vida te ha puesto otra delante?. No se trata de lo que tus deseos anhelen, sino de lo que toque en ese momento.

.- Hasta los “futurólogos” se confunden. Si de verdad acertaran, a día de hoy ya estaría casado, con hijos y habría dado varias veces la vuelta al mundo  Si tienen que ocurrir la cosas, van a ocurrir, No a lo mejor cuando nosotros queramos, sino cuando tienen que ocurrir. ¿Cabe una posibilidad? SI, pero no nos aferremos a ella, porque puede no  ocurrir, ya que no tenemos el poder sobre todas las circunstancias que rodean a esa situación.

Las expectativas son comparaciones.

Tenemos la expectativa de que ocurra algo, porque lo comparamos con la situación de la de donde venimos.

Tenemos la expectativa de que el trabajo nuevo salga igual que el anterior, ya que el otro fue un éxito.

Tenemos la expectativa que esta relación salga bien, ya que la anterior fue una mierda.

Así que:

.-  Deja de comparar futuro con el pasado, porque mientras tanto estas perdiendo el presente.

.-  Recuerda que se puede cumplir tus expectativas. Pero aún así te pueden defraudar, al no ser lo que realmente creías que querías. No por cumplir una expectativa , la vida ya será de color de rosa para siempre.

.- Tienes expectativas y a veces desmesuradas, porque no confías en ti. Si la vida te ha puesto en ese camino, confía. Tomamos la expectativa como una balsa de seguridad ante la incertidumbre. La única balsa tienes que ser tú mismo.

.- No tengas expectativas desmesuradas, sino realistas, con nada ni con nadie. Están hablando tus deseos, tus miedos, estás idealizando,. Ir con los pies de plomo es más seguro que darte cuenta que no había nada de lo que creías o te decían que había.

.- Sin expectativas,  damos la oportunidad a ver más allá a todo lo que la vida nos pone por delante. No etiquetamos, no comparamos, descubrimos que nos quiere decir. Vemos detalles que no veríamos si estuviéramos comparando con situaciones pasadas.

Con la única expectativa que deberíamos vivir, es que al dia siguiente, salga el sol.

¿Cuántas expectativas hay en tu vida ahora mismo?

 

¡¡Deja de joderte la vida!!

Observo. Me callo. Me decepciono. Aprendo. Sonrío y continuo

Cada día pienso más, que somos nosotros mismos quienes somos los responsables de jodernos la vida.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que has perdido el tiempo y que nunca podrás permitirte hacer lo que siempre has querido hacer. Como dice Manolo García :” Nunca el tiempo es perdido..”.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que la única manera de ser alguien en las redes sociales es copiando lo que hacen los demás. Cuando en realidad además nos estás jodiendo la vida a nosotros porque nos estamos perdiendo tu talento.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que por no sentirte sol@ te aferras a cualquier persona o situación. Crees que ya nadie te querrá y por eso, te subes a cualquier tren que te de un poco de cariño. Ojala te salga bien, pero no son buenas expectativas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que no hay vida más allá de tus “amigos”. Haces lo que dicen, sientes lo que quieren que sientas, y mientras tanto te vas a dormir sabiendo que ni te lo has pasado bien, ni estás a gusto, ni es la vida que quieres llevar. Hay gente que te está esperando con tus mismos deseos y anhelos, pero tú mientras tanto por miedo, por el qué dirán, no das un paso adelante hacia tu paz.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, creyendo que no hay vida más allá de la relacion profesional que tienes. Aguantas comentarios que no aguantarías si tuvieras más confianza en ti mismo. Crees que trabajar en una empresa es aguantar los malos modales y cuando recibes una sonrisa, un halago por tu trabajo o un abrazo, lo rechazas o piensas: ¿Cuál serán las verdaderas intenciones de esta persona?.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que tienes la razón absoluta en todo lo que haces o en todo lo que piensas. Y rechazando para siempre, a todas aquellas personas, que “no te bailan el agua”. Porque el mundo, sino lo sabes, es mucho más grande que tu cerebro. Y no solamente estás viviendo tú en él. Lo que te pasa, es que tienes miedo a saber, que quizá hay más mundo a parte del tuyo. Deja de excusarte en creencias que solamente son eso, creencias.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, en excusas, que te has creído y hecho tuyas principalmente porqué has dejado que los demás dominaran tu vida. No eres inútil, no eres un triste, no eres un vago, no eres un lento, no eres un desagradecido,… No eres todo lo que te han dicho los demás que eres. Es su percepción, no la tuya. Te has jodido la vida, porque has creido que ellos sabían más de ti, que tú mismo.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, creyendo que una vez conseguida una cierta posición, los demás tienen que hacerte la reverencia ante tu paso y acatar tus ordenes. Deja de joderte la vida, pensando que un titulo te va a dar la razón absoluta, que eres un gran líder y que tus ideas siempre serán las correctas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que nunca serás nadie hasta que no consigas un titulo. Que nadie te hará caso, hasta que no tengas un titulo que demuestre que sabes lo que ya sabias.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que es necesaria la aprobación de todo tu circulo para dar un paso más allá de lo que normalmente haces. ¿Dónde queda tu poder de decisión y tu libertad? Si no haces daño a nadie, y quieres intentarlo. ¿A qué esperas?

DEJA DE JODERTE LA VIDA, mientras te estás callando lo que sientes de verdad por esa persona. Miedo, si. ¿Perdiendo una oportunidad? También. Porque mientras crees que deberías, que quizá podría o te dejará de hablar, quizá estes perdiendo la oportunidad de tu vida.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensado que la felicidad es tu meta. Te jodes la vida porque crees que no existe otra cosa más que ella. Pero el contrapunto a la felicidad, es la infelicidad. Y nunca conseguirás ser feliz, como dicen que tenemos que ser, porque siempre creerás que eres infeliz, por la insatisfacción que te producen tus pertenencias. Viendo que eso no es la felicidad de la que tanto hablan.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, teniendo miedo al silencio. Poniendo música, la televisión nada más llegar a casa porque no quieres oír lo que dice tu cabeza. Esos pensamientos que te dicen que no estás haciendo lo que deberías realmente hacer. Y así usando la ruido, no piensas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, no dando un paso adelante sintiendo que necesitas todos los datos para darlo hacia el camino correcto. Nunca los tendrás y mientras tanto el miedo te dominará.

NOS JODEMOS LA VIDA NOSOTROS MISMOS:

.- Dejando que los demás dominen nuestra vida.

.- Creyendo que los demás saben más que nosotros, quizá simplemente por una edad en el DNI o un rasgo familiar.

.- Creyendo que no somos dignos de nada. Ya que nunca hemos tenido el éxito ni la felicidad. ¿Y por qué ahora si?, nos preguntaremos. ¿Y por qué no? te responderé.

.- Porque no queremos aceptar lo que realmente sentimos, queremos y deseamos.

.- No creyendo en nosotros mismos.

No te están jodiendo la vida los demás, te la estás jodiendo tú mismo no permitiéndote escucharte, descubrirte y motivarte.

¿Y tú cómo te estás jodiendo la vida?

 

Gustavo Picazo: “Identifica y acepta tus propias emociones”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” es un placer presentar a Gustavo Picazo

El mundo está mirando más allá de sus propias creencias. Se está dando cuenta, que la forma que tenía actual de gestionar su vida, la sociedad, no está siendo la correcta. O al menos no se obtienen los resultados que se esperarían con las circunstancias que tenemos.

Pensamos que la felicidad es el resultado a perseguir. Pero nos estamos dando cuenta que no es así.  Sino ir avanzando en nuestra paz interior.

Tenemos miedo a ver que hay dentro de nosotros . Por eso pensamos que amasando fortunas, posesiones o número de seguidores en las Redes Sociales, ya estará todo solucionado.

Kairós Zen. El poder de mirar y hacer”, libro de Gustavo , nos invita a un camino de crecimiento personal. Asomandonos a nuestro mundo interior, pensamientos y emociones. Sin juzgarlas, sin intentar cambiarlas, sin interpretarlas.

Eso que buscamos que nos dicen que se llama la felicidad, tiene que ser nuestra serenidad. Tener una mayor sensación de sentirnos plenos. Y con ello una mayor capacidad de tomar en tus manos las riendas de tu propia vida.

Gracias Gustavo, por hacernos ver que luchar contra nuestras emociones no es el camino. Que hacer cosas por quedar bien con los demás, no es el propósito de la vida. Que creemos que la vida es estar en constante es estar en constante conflicto con uno mismo y con los demás. Sino que nos ayudas a introducir en nuestra vida una combinación de atención y acción. Atención a lo que está pasando y a lo que estamos haciendo sobre el momento presente.

.- ¿Es Gustavo Picazo una persona que cree que ha conseguido la serenidad en su vida?

No. Yo entiendo la serenidad, no como algo que puedo “conseguir”, sino como algo en lo que puedo trabajar y entrenar día a día. Lo que sí puedo decir es que para mí, para mi forma de ver y vivir la vida, la serenidad es un valor muy importante.

.- ¿Qué diferencia hay entre la felicidad como la sociedad la tiene conceptualizada a día de hoy y el zen?

El zen es una llamada a la atención contemplativa, y ello incluye la capacidad de identificar mis emociones sin juzgarlas, sin luchar contra ellas. Mediante este ejercicio puedo incrementar mi nivel de paz interior. Esto es muy distinto a la felicidad conceptualizada como “alegría continua”, o como “esfuerzo por estar siempre contento”.

.- Felicidad y Zen, ¿Qué diferencias hay? ¿Hay similitudes?

La práctica de la meditación proporciona a muchas personas un efecto sedante, un efecto tranquilizador. Por otra parte, la capacidad de tomar en mis manos las riendas de mi propia vida me puede proporcionar una sensación de realización, una sensación de autoafirmación dentro de las dificultades. El resultado de todo ello puede ser un bienestar de fondo, una mayor identificación de la vida como aliciente y como estímulo. Pero esto es muy distinto de la pretensión de estar “feliz” todo el tiempo, o de vivir en un estado de alegría permanente.

.- ¿Como definirías el zen para mis sobrinos de 6 años?

A tus sobrinos de 6 años no les daría ninguna definición del zen, pero quizá les ayudaría a identificar y a aceptar sus propias emociones. Con frecuencia, las niñas y niños oyen mensajes como “no llores”, “no estés triste”, “no tengas miedo”… Estos mensajes, repetidos en el tiempo, pueden tener el efecto de hacer que les sea más difícil identificar sus emociones, aceptarlas, y manejarse con ellas.

.- ¿Cuál es tu palabra favorita?

No tengo ninguna palabra favorita, pero un valor muy importante en el kairos zen es el respeto.

.- Filosofía y Economía. ¿Será posible ver y trabajar en empresas conscientes? ¿Es el zen la herramienta para este caos que vivimos y también empresarial?

No sé si el mundo en el que vivimos es un “caos”, o si el mundo empresarial es un “caos”. No estoy muy seguro de eso. Pero tengo la impresión de que la atención consciente, y la filosofía del kairos zen en general, no son incompatibles con el rendimiento laboral. De hecho, pienso que este tipo de filosofía puede ayudar a algunas personas a ordenar su vida, encauzando mejor su esfera laboral, y alcanzando un mayor rendimiento en este sentido. Por otro lado, también pienso que en personas cuya esfera laboral está sobredimensionada, el hecho de adoptar una filosofía como el kairos zen puede conducirles a reequilibrar las distintas facetas de su vida, dando más prioridad a su esfera personal, o al cuidado de su salud. En casos así, es posible que su rendimiento laboral se vea disminuido.

.- ¿Es posible no juzgar nuestros pensamientos o emociones aún viéndolos?

Es difícil. Se trata de un ejercicio continuo, un ejercicio para toda la vida. Cuando me doy cuenta de que estoy juzgando mis emociones como buenas o malas, entonces me felicito por haberme dado cuenta de eso, y me permito a mí mismo sentir la emoción que esté sintiendo en este momento, incluso aunque se trate de una emoción desagradable.

.- Paro y miro. Sigo y hago. ¿Frase que haría tambalear las creencias y forma de vida de una sociedad?

El kairos zen no viene a hacer tambalear nada. No es esa mi intención. Si el kairos zen puede transformar la vida de algunas personas, creo que será más bien de forma paulatina y silenciosa. Así fue en mi caso, cuando yo empecé a recibir estas enseñanzas, y así lo he visto acaecer también con otras personas. El kairos zen no pretende ser una revolución, sino en todo caso una transformación, una “transformación silenciosa”.

.- ¿Qué es la suerte?

La suerte es una categoría interpretativa: yo interpreto que un determinado suceso es “buena suerte” o “mala suerte”. Al hacer esto, ya estoy enjuiciando, ya estoy emitiendo un juicio. Por otra parte, la suerte puede ser también un elemento mágico en mi vida. Así sucede cuando confío en “tener suerte” y que se arregle mi problema, o cuando me quejo de que “no tengo suerte”, y pienso que es por eso que no consigo lo que quiero. Como elemento mágico, la apelación a la suerte me quita fuerza a mí, me separa de las riendas de mi propia vida, colocándolas en manos de ese factor externo y mágico. Por estas dos razones, el factor de enjuiciamiento y el factor mágico, la apelación a la suerte tiene poca cabida en el modo de vida en kairos zen.

.- ¿Qué hacemos cuando las expectativas fallan? Creo que es uno de los males actuales del ser humano.

Las expectativas pueden fallar, y con frecuencia fallan, porque el mundo está lleno de factores que yo no controlo. Ahora bien, lo que sí está en mi mano es revisar mis propias expectativas, para darme cuenta de si son muy rígidas, o son poco razonables, o para ver si yo me supedito a esas expectativas de una forma excesiva, sin considerar otras opciones posibles. Creo que por este camino puedo ir ajustando poco a poco mis expectativas, y mi relación con ellas, para que mi plan de vida pueda seguir adelante, aunque algunas de mis expectativas fallen.

.- Si pudieras escribir lo que fuera en una valla publicitaria, ¿Qué pondrías?

No pondría nada. Creo que quitaría la valla. Prefiero que se pueda ver lo que hay detrás directamente, sin la valla interpuesta.

.- ¿De que trata la vida, de reaccionar o de responder?

Mi vida la hago yo, día a día, y la puedo vivir a base de reacciones viscerales, o a base de respuestas más moderadas y equilibradas. Cuando yo me dejo llevar por mis emociones, o por mis pensamientos, y llevo a cabo el primer impulso que tengo en una determinada situación, estoy “reaccionando”. En cambio, cuando soy capaz de establecer una separación entre mis emociones y pensamientos, por un lado, y mis decisiones y mi conducta, por otro, entonces estoy “respondiendo”. Es esto último lo que más pone las riendas de mi vida más en mis propias manos, lo que mejor me encamina hacia una vida en equilibrio y en salud.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Creo que el concepto de felicidad puede ser para muchas personas una trampa, en cuanto que es algo que, cuanto más intensamente la quiero lograr, más se me escapa. Por eso el kairos zen no va orientado hacia la felicidad, sino a la serenidad, y ello sin implicar un esfuerzo en el camino, sino como algo que va surgiendo muy poco a poco, sin forzar, a partir de la propia meditación y contemplación.

.- ¿Existen los superhéroes emocionales como así nos hacen creer?

Hay algunas personas, en efecto, que se presentan a sí mismas como ejemplos de “inteligencia emocional”, es decir, como capaces de desenvolverse por la vida sin experimentar dudas, temor, o angustia, y como capaces de sobreponerse a todas las dificultades que se les presentan, con eficacia y fortaleza absolutas. Con todo mi respeto hacia las personas que se ven a sí mismas de esta manera, y con todo mi respeto hacia las personas que se esfuerzan por vivir de esa manera, lo que propone la filosofía del kairos zen es una opción bien distinta. La propuesta del kairos zen no consiste en querer estar siempre bien, sino en aceptar que a veces no me siento bien, y que es humano no sentirse bien en determinados momentos. Lo que el kairos zen propone es que la rueda de las emociones (alegría, tristeza, rabia, miedo y preocupación) va a seguir girando en mi vida, tanto si quiero como si no, y que una buena forma de afrontar esa realidad puede ser aprender a aceptar esas emociones, tanto las agradables como las desagradables, y aprender a convivir con ellas.

.- Una reflexión para los lectores del portal

Una última reflexión que se me ocurre hacer en este momento es que no me gustaría que las personas que lean el libro tomen el kairos zen como una verdad absoluta, sino como una propuesta a considerar, bajo el prisma de su propia visión personal, y de su propia vivencia experiencial. Incluso prefiero que las personas que lean el libro, o las personas que lean estas líneas, no estén de acuerdo con todo lo que yo digo. Ello significará que mantienen bien abierta su propia perspectiva personal.

¡¡No quiero Super Héroes en mi vida!!

Una sociedad que no tiene ningún guía, ni ningún guion, ni ninguna utopía, va mal encaminada” decía P.Starck

¡¡No quiero héroes en mi vida!!.

Yo nunca voy a ser SuperMan. Voy a ser tan fuerte como Thor. Ni voy a correr tan rápido como Flash.

Pero sin embargo, parece que si no llegamos a esos níveles, nunca algo en la vida.

Creemos que la vida de los super héroes es el anhelo que todos tenemos que alcanzar. Son guapos, tienen super poderes,… Vamos que son la leche. Pero lo mejor de todo, que creemos que no tienen problemas.

Y eso de no tener problemas, como que es lo que más mola. Sobre todo en estos momentos en los que la televisión solamente retransmite vergüenzas y tragedias.

Elevamos a la cumbre de los super héroes a personas que son como tú y que yo. Pero porque hacen cosas, que nosotros creemos que nunca podremos llegar a hacer, ya los tildamos de iconos inalcanzables.

Y lo que hacemos realmente, es desprestigiarnos y pensar que somos menos que ellos. ¿Es que no somos nosotros ya héroes todos los días?

Todos los días eres el protagonista de tu historia, ya simplemente con despertarte e ir hacia adelante. Ya eres un héroe, pero aún así no te lo crees. Crees que necesitas tener pelo rubio, grandes dotes físicas o poderes sobrenaturales para ser considerado como tal.

Entras en Internet, y en vez de una herramienta en la que aportar valor, contenido y experiencias a quién te lee, parece que es una lucha entre los mismos integrantes del grupo de “Los Vengadores”.

Aunque no queramos reconocerlo por vergüenza, todos nos sentimos Súper Héroes.

Todos creemos que hacemos las cosas como se deberían hacer. Que tenemos una Marca que todo el mundo nos debería reconocer por lo bueno que somos. Y que si fuéramos a cualquier programa de cocina, lo ganaríamos con la gorra, así como si nos dieran el puesto de Seleccionador Nacional de Futbol.

No me vengas de humilde ahora, que es verdad. Y todo esto lo confirma cuando tenemos un problema:

¡¡NOS DA VERGUENZA PEDIR AYUDA!!.

Tenemos miedo a que se nos caiga el mito que tenemos sobre nosotros mismos. Tenemos miedo a que los demás vean que no somos como decíamos ser. Y así cuando tenemos un problema nos los callamos, por vergüenza no al problema, sino al qué pensarán si vieran que estamos pasando una mala temporada.

Y mientras tanto el problema se irá haciendo cada vez más gordo.

¡¡NECESITAMOS MÁS GUIAS Y MENOS SUPERHEROES!!.

Superhéroes que hablan en una terminología que nos hace abrir la boca pensando que son inalcanzables, cuando realmente si leyéramos entre líneas, no están diciendo nada novedoso a lo actualmente.

Superhéroes que nos hacen creer que su camino es el único que nos llevara a la felicidad y al éxito, sin pensar que cada uno de nosotros tenemos un concepto diferente de felicidad y éxito. Que cada uno de nosotros tenemos un camino diferente, no el que nos “Impongan o recomienden” los demás que debemos seguir.

Superhéroes que solo quieren recibir en vez de dar.

Como en los “X-men”, los hay super héroes buenos y otros no tanto, pues así nos pasa en la vida.

¿Y qué hace un super héroe cuando tiene un problema? Porque los problemas por mucho que queramos, existen.

No acuden a otro héroe, sino a un guía. A una inspiración.

Pero es que yo solo quiero GUIAS en mi vida.

Guias que:

.- Sientas que el centro de la relación eres tú y tu situación. Si están hablando todo el rato de ellos y no te preguntan qué te pasa, por qué te ocurre,… no iremos a ningún lugar.

.- Sientas que quieren tu transformación y mejora. Y no su cuenta corriente por encima de todo o su Ego.

.- Donde la humildad sea la norma y no la excepción. Donde el Curriculum sea lo de menos y lo más importante las miradas que sientes

.- Donde expresar tus emociones no sea un impedimento para la relación.

.- Donde el ganar-ganar sea eso, ganar por parte de los dos, no sólo lo consiga uno.

.- Dar sea más importante que el recibir.

Son algunas de las características de las personas y empresas, que nos inspiran de verdad. Que nos guían.

No es lo mismo que nos motiven que nos inspiren.

Las empresas o personas que nos motiven, será por un tiempo determinado. Y luego nos olvidaremos de ellas. Serán modas pasajeras.

Quienes nos inspiran están entre nosotros por largo tiempo. Las hacemos parte de nuestra vida, nos hacemos de su “club de fans” y les apoyamos en los momentos difíciles como así hicieron con nosotros.

Con el paso del tiempo, ya no sólo a nivel profesional, sino también en el personal, date cuenta de las personas que se han ido quedando.

Son guías para ti, de un modo u otro.  Son a los que acudes en un momento crítico de tu vida o necesitas inspiración ante un reto. No tienes que pensar a quién acudir, vas directamente a ellos.

En un mundo visual, nos dejábamos llevar por luces de neón y palabras bonitas. Pero echando la vista atrás, esas personas se han ido quedando por el camino. Esa etiqueta de líder, solo era eso, una etiqueta que se desvaneció cuando realmente tropezaste con su verdadera faceta humana.

Pero quien se ha quedado han sido quienes:

.- Te inspiraban. Sacan lo mejor de ti.

.- Te guiaban (Aunque no te gustase lo que te decían en un principio)

.- Y no había ningún inconveniente en mostrarte como te sentías en  todo momento.

.- Personas en las que no importa las circunstancias, sino el momento.

Rodéate de guías, y no de superhéroes que sólo quieren dominar el mundo desde su miedo e imposiciones.

Recuerda, que si pusiéramos remedio antes de que se hicieran grandes los problemas, no existirían los héroes.

¿A quién acudes cuando tienes un problema: a un Super Héroe o a un Guía?

 

 

 

¡¡Claro que eres Inútil!!

No hay gente inútil. Solo gente perjudicial” decía Máximo Gorki

Damos tanto poder a los demás, que aunque nosotros sepamos que es mentira, al final acabamos creyendo que lo que otros nos dicen, es la verdad.

Así que como eso es lo que parece que queremos, voy a allá: “¡¡Claro que eres un inútil, pero además de los buenos. Claro que no sirves para nada. Claro que por mucho que lo intentes, nunca vas a conseguir nada. Porqué nunca has conseguido nada. Siempre has sido un perdedor y siempre lo serás..!!

¿Ya estás más tranquilo? ¿Ya has querido ver y leer que tu vida será una ruina porqué no sigues los dictámenes de los demás? ¿Ya sabes a ciencia cierta que al querer salirte de lo establecido, nunca lo conseguirás porque los demás es lo que te dicen y por tu falta de confianza?

Uno de los artículos más leídos en el blog desde siempre ha sido “No eres un inútil“.

Y la nota común de todas las aportaciones que recibe dicho artículo, se podría resumir en esta frase: “Dime qué hacer para no creer en lo que me dicen los demás y qué me hacen sentir, que soy un completo inútil“.

En el fondo, y por muy duro que parezca, parece que aunque en el fondo de nosotros, sabemos que no lo somos,  pero llega un momento que necesitamos reafirmarnos en nuestra inutilidad, no vaya a ser que sea verdad lo que dicen los demás de mi.

Y te voy a ayudar en ello:

.- CLARO QUE ERES INÚTIL, porque no estás haciendo lo que los demás desearían que hicieras por tu bien. Y cómo les estas dando poder sobre tu vida, pues claro que eres inútil, porque no haces lo que ellos quieren.

.- CLARO QUE ERES INÚTIL, porque crees que haciendo lo mismo que te “dicta” el gurú de turno, vas a llegar hasta donde está él, en menos tiempo y sin sudar una gota gorda. Pero cómo ves que no lo estás consiguiendo , claro que eres un inútil.

.- CLARO QUE ERES INÚTIL, porque al hacer algo que te apetecía hacer, probar, lanzarte, no has preguntado a los demás y te han sacado de su “grupo” de amigos.

.- CLARO QUE ERES INÚTIL, si no compartes los artículos que los demás comparten en redes sociales.  Porque si no lo haces, sabes que ya no serás considerado de su “chupipandi” y no podrás acceder más a los beneficios que ellos creen que tienen.

.- CLARO QUE ERES INÚTIL, porque no vas a seguir la carrera que tus padres tenían destinada para ti. Les has hecho daño, y tú mientras tanto estás haciendo una carrera, que según ellos no tendrá ningún futuro.

.- CLARO QUE ERES INÚTIL, porque los demás saltan el potro en clase de gimnasia, y por tus condiciones físicas, no lo haces. Eres inútil, los demás se ríen de ti y ya piensas que tu futuro será más negro que el carbón.

Vemos la televisión y nos asombramos la gente que tiene sobrepeso, que acude a sitios a disfrutar de su sexualidad, de personas que hacen malabares con una motosierra o de niñas de 5 años que tienen más seguidores en YouTube que habitantes tiene España…

Pero a mi me preocupa más, el número de personas que en esta sociedad, se cree que son inútiles.

Estamos perdiendo el talento de esas personas. Estamos perdiendo la confianza de esos individuos. Tanto que hablamos de la necesidad de la creatividad , y tenemos a personas que la están tirando por la ventana. Estamos perdiendo a miles de personas que podrían ser los que liderasen, transformasen el mundo y nosotros mientras tanto, imponemos que las cosas se hagan  como siempre se han hecho o deberían hacerse, SIEMPRE DESDE EL MIEDO.

Estamos creando inútiles, todo por querer dominar a los demás, en vez de inspirarlos a que sean ellos mismos.

Amamos el postureo y exponemos sin parar que somos innovadores, diferentes, disruptivos, que aceptamos que los demás sean felices haciendo lo que les haga felices, cuando en la mayoría de los casos, acabamos haciendo lo que los demás nos dicen que nos llevará al éxito, a la felicidad y la fama, lo más rápido posible y aumentando el número de nuestros seguidores de forma espectacular.  Y si puede ser dominando teniendo “palmeros” a nuestro alrededor mejor.

¡¡NO ERES INUTIL, LO QUE PASA ES QUE HACES MÁS CASO A LOS DEMÁS QUE A TI MISM@!!

Eso es lo que te pasa.

Lo que pasa, que somos una sociedad, que impulsamos y aplaudimos lo diferente, PERO CUANDO HA CONSEGUIDO EL ÉXITO. Mientras no lo haga, lo consideramos rarito, algo inútil, algo sin sentido.

En el fondo, sabemos que somos diferentes. Que hemos venido a este lugar llamado mundo, a una misión a través de nuestros talentos. . Pero cuando queremos dar el primer paso, el peso del grupo, de estar mucho tiempo “comiéndote los mocos” hasta que lo consigas ( si lo consigues ), acaba haciendo que optes por hacer lo que los demás dicen que “deberías” hacer y no lo que tú “sientes” que deberías hacer.

Pero llegará un momento, en el que te sentirás inútil. Una vida inútil, una relación de pareja inútil, un trabajo inútil…Situaciones en las que te sientas así, y todo PORQUÉ OPTASTE POR HACER CASO A LOS DEMÁS Y NO A LO QUE TÚ SENTÍAS.

Ves escuelas de negocios que si tildan de innovadoras,  que dicen que su lema es “transformando personas para hacer un mundo mejor”. Pero nos hacen mejores a través de un proceso estandarizado. Todos iguales, todos borregos. Se tilda de excelencia a los que sacan mejores notas. Como haciendo creer que el avance, la innovación, solamente viene de esa vía y no de la diferenciación.  Y no te salgas de ahí, que será difícil que te apoyemos o creamos en ti. Pero no dudes, que cuando lo hayas conseguido, te diremos que siempre creíamos en ti desde el principio.

Tenemos y vivimos lo que creemos que somos. Lideres que no creemos en ellos, empresas que no creen en sus trabajadores, relaciones que se basan en la desconfianza y en el miedo.  Y luego por la noche, lloramos porque estamos viviendo una vida que no queremos , pero no sabemos como transformarla.

Si nunca más quieres sentirte un inútil, recuerda:

.- No es amor, si se sienten dolidos porque no haces lo que ellos te imponen, sino lo que sientes que deberías hacer por tu bien. Eso se llama dictadura.

.- No eres inútil, porque no alcanzas los estándares que la sociedad “recomienda”: Simplemente es que tus estándares son otros. Y si no los comprenden, te aseguro que siempre habrá personas que si lo hagan.

.- Regálate el poder alcanzar tus sueños. No te aseguro que los consigas, Pero si te aseguro que dormirás mejor que antes, estarás lleno de sabiduría y aprendizajes,

.- Tu verdadera Marca Personal es ser tú mismo. Son las marcas que siempre, dejan huella.  Las demás serán trituradas por el paso del tiempo.

.- De vez en cuando, haz “oídos sordos”. Quien te quiera imponer su “destino” en tu vida, te está hablando desde sus miedos. Y no deberían ser los tuyos.

.- Todo comienza con la confianza. Sin ése ingrediente, nunca comenzarás a andar por el camino que deseas disfrutar.

.- Una sociedad, una ciudad, un grupo de amigos, siempre avanzará, cuando se le permita a cada uno de sus integrantes ser ellos mismos, aceptando como ven ellos su realidad y sin miedo a represalias.

¿Vas a seguir considerándote inútil? ¡¡VALES MÁS DE LO QUE CREES!!

 

¡¡Eres más grande que cualquier miedo!!

En tu interior está tu grandeza, déjala salir. Cuéntale al mundo de lo que eres capaz

Hay dos momentos en la vida, en los que encogemos de estatura.

Cuando nos estamos haciendo mayores y miramos más al suelo que al frente. Y cuando nos enfrentamos a un reto en la vida.

Nos empequeñecemos. Nos queremos meter dentro de la cama, encogernos como a los bebes y rezar para que pase lo antes posible y sin que nos afecte lo más mínimo.

Luego nos asombra cuando nos encontramos con personas que han superado retos , que nosotros pensamos que sería imposible conseguirlo en nuestra persona.

Para ser como esas personas, tenemos que ser consciente de una cosa:

DE CÓMO TE ESTÁS HABLANDO A TI MISMO.

Si piensas que en vez de un reto, es una oportunidad de aprender. Ya estás cambiando la perspectiva, el foco, la importancia al reto que tienes delante de ti.

Si en vez de decirte “Ni siquiera lo intento, porqué sé que no lo voy a conseguir“, lo transformas por “SI está delante de mi, es porque tengo que aprender algo al respecto y voy a por ello”.

¿A qué las cosas están cambiando? ¿A qué ya empiezas a mirar un poco más al frente y no tanto al suelo?

La frase de “Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no, estás en lo cierto“, cada día estoy más de acuerdo con ella. Porque la diferencia entre la valentía y el miedo, entre el éxito y la mediocridad, todo empieza por tu cabeza.

TODO ESTÁ EN TUS PENSAMIENTOS.

Pero nunca olvides, lo que piensas, es lo que sueles decir.

¿Cuántas veces has dicho a esa persona “¿O cambias de fu forma de hablar o así no te irá bien en la vida?”. Seguro que unas cuantas, y ahora hazme el favor, escuchate a lo largo de un día, todo lo que dices y que caliz tienen tus palabras: ¿Positivas o negativas?

No estoy diciendo que pensando y hablando en positivo, TODO NOS VA A IR A LAS MIL MARAVILLAS. Y el Gordo de Navidad nos estará esperando.

Pero si te digo que la valentía , el afrontar los retos, el decir SI ante el miedo, te enseñara mucho más de ti, que cualquier mes que pases en la cama esperando a que descampe la tempestad.

Sé que estarás pensando: “Pero es que yo en el pasado nunca he conseguido nada…Nunca he tenido valor…”.

¿Quién dice que eres y siempre serás todo lo que has vivido en tu pasado?

¡¡NADIE!!

Porqué si así fuera, si todavía siguiera pensando que soy y siempre seré quien fui en el pasado, a día de hoy no estaría hablando contigo ni habría conseguido muchas cosas en mi vida.

Perdemos oportunidades en función de CÓMO NOS TRATAMOS, pero también CÓMO DEJAMOS QUE LOS DEMÁS NOS TRATEN.

Dejaba que los demás me recordaban como había sido hasta ese momento. Y si los hubiera dejado seguir, no hubiera dado un paso adelante. Dejaba que la casete que si titulaba “David siempre has sido un perdedor y nunca conseguirás nada en la vida, como hasta ahora has hecho“, sonara en mi cabeza más veces que el éxito del “Despacito” en el verano pasado.

Con esa melodía en mi cabeza, quería salir corriendo de todo reto que la vida me pusiera delante. Y así veía trenes marchar de los que luego me lamentaba.

Te repito: ¡¡NO PORQUÉ CAMBIES EL “CD” DE TUS PENSAMIENTOS, VAS A CONSEGUIR TODO A LA PRIMERA!!.

Te lo digo en primera persona.

Pero si te aseguro, que ahora todo reto que la vida me pone por delante lo miro a los ojos. En unos he conseguido superarlo y ver que había detrás esperándome. En otros me ha ganado, porque quizá no escogí la mejor opción, pero sobre todo me enseñó todo el camino mucho más de mí, de lo que podía hacer, de lo que no podía hacer y creía que si,  que en toda mi vida anterior.

Recientemente, fui maestro de ceremonias  en el Congreso contra el Cáncer de Aragón. Allí vi muchas cosas, pero sobre todo la confirmación que SOMOS MUCHO MÁS GRANDES que cualquier miedo, o “no posible por ahora”  que la vida nos ponga por delante.

Se enfrentan al cáncer con ganas, ilusión de vivir, ¿Y TÚ NO VAS A PODER ENFRENTARTE A UNA CONVERSACIÓN COMPLICADA O DECIR QUE TE GUSTA ESA PERSONA?

¡¡Venga YA!!.

El éxito no es tener una cuenta de millones de seguidores. No es tener una casa en Malibú o una persona increíblemente guapa esperándote en la puerta de casa.

Para mí, una de las definiciones de éxito que a día de hoy están tatuadas en mi piel: Cambia el rumbo de tu vida, cambiando la percepción que tienes de ti mismo.

Nos pasamos la vida preguntándonos y quejándonos porque la vida es tan perra con nosotros. Dejamos que el miedo nos encierre a cal y canto, para que no salgamos de nuestra zona de confort. Y cuando nos sentimos infelices, en vez de cambiar de pensamientos, de descubrir realmente quienes somos y qué podemos hacer para salir de ese lodazal, nos rebozamos en la charca como Shrek y sus hijos.

Todo reto te enseñará el poder que tienes dentro de ti. Ya no te pido que pidas cuántos más retos mejor, ya no te pido tanto. Pero si, que te des la oportunidad de caminar por él y después observes toda la transformación que has vivido. Y la compares con la que hubieras vivido si te hubieras quedado en la cama con los ojos tapados.

¿Lo harás?

Nunca lo olvides:

  • Puedes, si quieres. Todo empieza por cómo te hablas, por cómo piensas.
  • Todo reto te enseñará lo que quieras aprender.
  • El éxito ya será enfrentarte a él, cosa que no habias hecho antes en tu vida
  • Que no superes el reto, no quiere decir seas un fracasado. Porque la valentía se pegará entre tu gente. Y te aseguro que ya no serás la persona temerosa y miedosa que eras antes.