Luis Pérez-Breva: “Tener pequeños equívocos por el camino, no es lo mismo que fracasar”

Hoy dentro de la sección “Conversación con..” es un placer presentar a Luis Pérez-Breva

Creemos que los innovadores, los disruptivos, son personas de otro mundo. Que han sido tocados con una “varita” que nosotros jamás veremos ni con un curso de creatividad. Creemos que los innovadores, los “diferentes”, son personas u organizaciones con un buen presupuesto, al que pueden darle el uso que crean conveniente. ¿Y si te dijera que innovar viene de un presentimiento o intuición? ¿Y si te dijera que es algo que puedes practicar y mejorar con la práctica? Recientemente tuve el placer de conversar con Luis, autor del libroInnovar.Un manifiesto de acción”. Concibió y dirige el MIT Innovation Teams. Programa cuyo objetivo es que los avances tecnológicos tengan un impacto en la sociedad y resuelvan los problemas en el mundo.

Gracias Luis, por recordarnos que hagamos lo que hagamos, siempre tengamos el objetivo de crear impacto. Podéis conocer más el trabajo de Luis a través de su Twitter y en Linkedin.

.- ¿Quién es Luis Pérez-Breva?

Si tengo que definirme a mí mismo por atributos, soy una persona que tengo mucha curiosidad por hacer cosas. Y muchas ganas de buscar tecnología aplicada al mundo. Pero sin limitarte a una tecnología, sino cualquier tipo de la misma. Ahora que he hecho cosas, a tiro hecho. Cuando me movía, cuando no sabía lo que era un deseo rabioso de usar cualquier tecnología para hacer cosas que realmente tengan impacto. Pero esto lo puedo explicar ahora. Todo esto ha llevado a muchas cosas por el camino. Hay quien dice que soy innovador, otros que soy académico, otros emprendedor , pero yo no defino por ninguna de esas variables. Yo me defino por las ganas de hacer cosas que tengan impacto. Por ejemplo , hace muchos años me dieron un proyecto para localizar teléfonos móviles. Que al final convertimos en tecnología, en una start-up. Tecnología que creamos mientras íbamos avanzando en la empresa. Hoy en día se ha puesto muy de moda en encontrar la tecnología o hacer un producto, cuando en realidad nosotros lo hicimos todo a la vez. Desarrollamos e inventamos la tecnología mientras avanzamos. Pero el objetivo era resolver un problema que era gigante, de hecho. La gente me decía que si estaba ayudando al mundo a espiar a personas. Cuando realmente el objetivo era que cuando tú llamas a un número de emergencia desde una línea fija, saben dónde estás. Pero cuando llaman desde un número móvil, nadie sabe dónde estás. Así que lo que me motivaba era que podía utilizar tecnología para resolver ese problema. Problema que si lo hacías, ayudaba a personas. Claro que tenía esta tecnología unos fines comerciales. Fines que conseguimos. Pero la idea era que una problema que merecía la pena resolver. Y para eso hicimos la tecnología que hacía falta. Si se me tiene que definir de alguna manera, soy una persona con esa especie de obsesión, que no es filantrópica o menos filantrópica. Si no que es más resolver problemas con tecnología.

.- ¿Nos puedes dar una definición de emprendimiento, innovar y emprendeduría? Hay una enorme confusión de palabras. Y en este campo todavía más. En el libro, por ejemplo señalo que la palabra emprendimiento, es muy desafortunada. Porque la traducción que se ha hecho al idioma castellano es muy mala. Innovar, por ejemplo es fácil de explicar con miles de ejemplos. Haces algo, que tiene una partícula de novedad, a lo mejor en la tecnología, en el modelo de negocio, en la organización. Y la novedad lo que hace es resolver un problema que a lo mejor ni siquiera sabias. Por ejemplo los teléfonos móviles, a día de hoy nos permiten hacer unas cosas, que antes eran imposibles de hacer. A día de hoy hay miles de cosas que nos permiten llegar más lejos. Cosas que si nos las quitaran, no sabríamos que hacer. Así que Innovar, es básicamente lo que haces para descubrir ese problema que no sabías que tenías y que sabes que tienes, porque ahora puedes llegar más lejos. Sin embargo emprender, estoy usando la palabra y no el verbo. Es simplemente crear una organización. Es perfectamente loable lo uno y lo otro. No todas las organizaciones tienen que estar innovando continuamente. Ni tienen que dejar que hacerlo. Pero el emprendimiento, según entiendo yo que funciona la lengua española es como un juego de azar. Es el practicismo si puedes crear esta empresa, que crecerá y podrás venderla a un mejor precio. Y es el énfasis, solamente focalizado en la creación de esa nueva compañía, con visos que se pueda vender por mucho más de lo que te ha costado crearla. La emprendeduría, término que no se usa tanto en la lengua castellana, y si en el idioma catalán, refleja un poco más la idea de la profesión de esa persona que crea organizaciones nuevas. Con el propósito de crear un negocio y llevarlo cabo. La diferencia entre estas palabras, es que emprendimiento a día de hoy se ha convertido en esta idea táctica de creas algo, como sea y lo vendes a un mayor precio. Emprendeduría siempre ha sido el arte de crear una organización que se sostenga así misma, independientemente del grado de novedad que haya. E innovar es algo que se puede hacer con la organización nueva o existente y que trata de resolver ese problema final y descubrirlo a través de esas tecnologías nuevas o viejas. Que unas veces te llevan a crear una nueva organización o no. Siempre teniendo en cuenta, que lo que importa es solucionar el problema.

.- ¿Qué le dirías al Luis de hace 20 años?

No tengo una respuesta la verdad, porque no me acuerdo cómo pensaba hace 20 años. Y si te dijera lo contrario, te estaría mintiendo. Los seres humanos construimos historias mientras vamos caminando. Dicha historia te la cuentas desde el hecho final, no se parece nada a la historia que viviste. Si que tengo más información ahora, así que dar consejo a mí yo de hace 20 años es como hacer trampas. Pero sí que le diría, es no dejarme llevar, cómo así hice, por la idea de que los demás buscara un trabajo normal. Pero cómo yo no les entendía, no lo hice. El consejo que le diría a una persona que me escuchase hoy, y no a mi yo de hace 20 años sería decirle que hemos llegado a un punto en el desarrollo tecnológico, en la información en el que es más posible ahora, más que nunca, una cosa que es genial. Una persona puede ir aprendiendo mientras va avanzando. El objetivo de seguir aprendiendo, que es lo que hice yo, ahora es más fácil de hacer , que cuando yo lo estaba haciendo. Tuve que acumular educación que con llevaba títulos, para aprender las cosas que quería. Yo lo hice en el principio de Internet. Pero ahora uno desde casa, puede aprender tanto que tenemos que volver a repensar, lo que significa una carrera. Ya que una carrera puede ir uno cambiándola básicamente continuamente. A mí me presentan como Ingeniero Químico en todos los lados que voy, cosa que no ejerzo desde hace mucho tiempo. Seamos menos categóricos con lo que uno es y es acogerse a la idea que la carrera es algo que uno se trabaja por el camino y no algo de antemano y que se acoge de por vida. Lo que hacían los demás diciéndome que no era un trabajo lo que e estaba haciendo, era su idea que no era un trabajo por el que se sentían atraídos en ese momento. Si da dinero, es un trabajo.

.- ¿Podemos dar cabida a los presentimientos en el mundo del éxito?

Más allá de si hay un presentimiento o no, a mí me gusta más pensar en la acción que tiene que seguir. Yo puedo tener el presentimiento de que algo puede funcionar. Entonces estoy entre dos caminos, no hacer nada y quejarme. O hacerlo tangible. Y hay muchas maneras de convertir ese presentimiento en tangible. Siempre con el objetivo final de hacerlo real. Pero detenerse en el presentimiento de por sí, es poco útil. Es fácil tenerlos, pero lo divertido es llevarlos realidad. O hasta descubrir que no tienen ningún sentido Así que cualquier cosa en la que merezca la pena trabajar, tiene mucho trabajo. Cuando la gente sólo vende presentimiento o intuiciones, entiendo a mucha gente que miraría con desconfianza. Pero cuando la gente es capaz de transformar esos presentimientos en algo real y tangible es increíblemente valioso.

.- ¿Qué diferencia hay entre una equivocación y un fracaso?

Yo te explico lo que he visto, cómo lo he vivido en la escuela anglosajona, que tienen cosas muy buenas desde pequeños. A mis hijos desde parvulario, se les enseña a escoger lo que quieren hacer en ese momento. Y no dentro de 10 años o la carrera que querrían hacer. La educación se basa en que ellos van escogiendo un camino que va cambiando cada día. Y claro que hay equívocos continuamente, porque la elección es continua. Por ejemplo, en España cuando tomé la decisión con 17 años de mi Ingeniería. Un camino que empezaría con 18 años y me llevaría 6 años hacerla. Sin embargo cuando alguien viene al MIT, a una persona se le pide que tenga una idea sobre lo que querría hacer sobre su futuro. Y luego le explicamos que si escoge determinadas asignaturas será un Ingeniero, gestor, lingüista. Es una perspectiva distinta, ya que vas a construir tu caminos mientras avanzas frente a la idea de vas a decidir el camino y avanzarlo en función, de un estándar absoluto. Es una situación opuesta en relación a lo que viví de pequeño y lo que he podido ver y disfrutar en los Estados Unidos. Con este punto de partida, estar equivocado es darte cuenta después de probar una cosa que no funcionaba del modo que a ti te hubiera gustado.

Pero la traducción y el abuso, de la palabra fracaso por parte de los Directores de Marketing en los USA ha generado una idea completamente que no tiene sentido. Fail, se puede utilizar como algo que no hiciste, o fracaso. Mucha gente se ha puesto ahora a la vanguardia de fracasar rápido.. Ya que tener pequeños equívocos por el camino o las cosas fallen, no es lo mismo que fracasar. Fracasar es terminal, final y es algo que no le gusta a nadie. Pero en los Usa, nadie piensa en fracaso, ya que estás pensando en las decisiones que estás haciendo continuamente. Llegas a un punto que lo que estás haciendo no es dónde querías ir, pues cambias. Y la siguiente vez, la decisión la tomas distinta. ¿Es fracaso en ese momento? NO. Y ahora que estamos en la moda de los tweets y los eslogan, queda muy bien lo de fracasar rápido. O por ejemplo que la suma de muchos fracasos te llevarán más rápido al éxito, algo que es totalmente mentira. Porque tú puedes fracasar millones de veces y nunca llegar al éxito. Sin embargo, la inversa sí que es verdad. Porque cuando llegues al éxito podrás mirar atrás. Y darte cuenta que por el camino estuviste más veces equivocado que en lo cierto. Pero dándote cuenta que estabas equivocado, pudiste corregir tu camino con la siguiente decisión. Como habrás visto son dos palabras muy distintas y que se confunden enormemente. Y cuando la gente traduce, se acogen a la idea de la palabra fracaso, idea que la gente de a pie de los Estados Unidos, que ni siquiera usa.

Por ejemplo, en la versión española, he intentado no usar el fracaso como un modus operandi de ningún tipo. Pero si uso la idea de que vamos a estar equivocados a menudo. Por una simple razón, ya que estás haciendo algo que es tan nuevo y novedoso, que sería una casualidad enorme que todo te saliese bien a la primera. Cosa que no creo que a nadie le haya pasado nunca jamás.

.-¿Qué es el riesgo?

Si tú te acoges a todas estas recetas para crear tu start-up, es encajonarte en una idea de mercado, de producto o de usuario. Si tiras adelante por esa opción Pero cuánto más creces, más riesgos estás asumiendo y no te preparas para equívocos, ya que ves que tu idea de partida es buena. Pero cuando llegas al momento, que ves que tu idea no tenía visos de tirar adelante, las consecuencias son muy caras. Ahí hablamos de fracasos, ya que no te has preparado para errores por el camino. La gente que te dice que fracasar está bien, que no pasa nada, hay que decirle que estará bien para ellas, pero por el camino se habrá perdido mucho tiempo que se podría haber empleado de otra manera, y al menos haber fracasado de una manera nueva. En vez de una manera predecible. Por lo tanto el riesgo es una manera de fracasar que se podría haber predicho

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria?

Es peor que poner un tweet lo que me estás pidiendo. Pondría: Compra mi libro. Lo digo en broma y en serio. He intentado escribir un libro en el que se eliminasen todos los eslóganes tradicionales que se tiran por todos lados. Incluso demostrando que algunos de ellos no tienen ningún sentido. Y como me pides qué pondría en una valla publicitaria, como un eslogan, no poniendo ninguno en el libro. Ahora no quiero poner ninguno. Así que diría compra mi libro, tiene dibujos bonitos y sí te sirve para lo que quieres hacer, adelante. Y si no, regálaselo a alguien. Creo que la gente parece que tiene que pensar en eslogan y hay demasiados tweets, y eso es muy difícil de hacer.

.- ¿Qué orden llevaría para ti las preguntas ¿Por qué? ¿Qué? ¿Cómo?

Yo las haría aleatoriamente. Y ahora te explico por qué. Una de las cosas más difíciles de darse cuenta es darse cuenta que si tus principios acaban convirtiéndose en una restricción, entonces no son principios son restricciones. Un principio es un punto de partida. Si tienes que excluirte de uno de los otros, no estás utilizándolos como principios. Cómo norma está muy bien ir preguntándose, ¿Por qué?. Pero si sólo te haces esa pregunta entonces no vas a ir preguntándote las suficientes veces, ¿Cómo?. Así que empieza cómo te de la gana, y luego sigue por los otros dos.

.- ¿Quién se puede definir como experto en una materia?

Quien quiera. Si estás haciendo algo nuevo, no hay nadie que sea un experto. Y cuando la gente empieza a preguntarte cosas, tras el empuje de esa cosa nueva, pues ya eres un experto. No es una categoría que se adquiere. No miremos el gráfico que nos dice Malcolm Gladwell de las 10.000 horas en los que nos dice que hay es donde adquirimos la experiencia. Porque ahí es dónde acabaron el análisis. Porque a lo mejor la experiencia ya puedes verla a partir de las 300 horas con una práctica concienzuda y con una experiencia que otros ya pudieran beneficiarse de ella. Cuánto más practicas más experto te vuelves. Lo que dice Malcolm, es que al cabo de 10.000 horas empleadas, todo el mundo dirá que eres un experto pero muchas otras personas lo habrán empezado a ver antes.

.- ¿Qué compañero necesita una persona que quiere innovar en su vida?

Yo lo llamo el diario de laboratorio. En el libro hablo de qué tenías que apuntar y qué es lo que quieres buscar. En él, intento resolver la duda de que hasta qué punto puedes necesitar o no uno, que es lo que tienes que documentar y qué es lo que tienes que escribir. Siendo un cuaderno dónde se formule tu presentimiento. Y siendo ese cuaderno una memoria de todas las veces que has estado equivocado. Pero cuando te des cuenta de eso, ya habrán el número suficiente de horas de qué lo has estado. Y ahí es cuando eres más experto. Ahí es lo que yo hablo del futuro YO, situación que serás más experto de lo que estás haciendo ahora. Pero si quieres ayudar a la gente resolviendo un problema, también hablo de kit, diciendo que tienes que darles para que ellos tengan también el mismo racionamiento y cómo tendrías que empezar. Por ejemplo desde tu propio cuaderno, qué cosas tendrías que darle a otro para ayudarle a empezar partiendo a lo mejor de un obstáculo a progreso que les puede interesar o no. Y que puedan de nuevo derivar o no en la dirección que ellos creen. Como no hay un supermercado de obstáculos al progreso, lo que se trata es saber cómo resumir para que otros puedan a experimentar de manera tangible con eso, para saber cuál puede ser la oportunidad. Y es en ése contexto donde hablo del kit. Pero siempre partiendo que no todos llegaran a la misma solución ya que todos tenemos diferentes motivaciones.

.– ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

No lo sé. Yo básicamente me lo paso muy bien jugando con mis hijos. Pero no solamente jugando al fútbol, sino también cuando construimos ordenadores, cosas extrañas, conversaciones continuas. Y no de niños pequeños, sino los considero personas de camino a ser adultos con mis hijos. A mí eso es lo que me pone muy contento, y poder dedicar tiempo a eso. A título profesional, es dedicarme a algo que no tengo ni idea de lo que es. Estar en un reto nuevo en el que creo que todavía no soy un experto. Por ejemplo, esto de escribir un libro fue un esfuerzo enorme porque iba en contra de mi voluntad. Yo no quiero posicionarme como experto y sí ir a por la siguiente cosa de la que no sé suficiente.

.– Una reflexión a los lectores del blog

No tengo ningún eslogan ni recomendación básica que la gente tenga que tener, porque huyo de absolutos. Porque la idea de que haya un único camino, no sé cómo va de eso. Pero sí alentaría a la gente que viera muchas más películas de ciencia ficción y leer muchos libros de ciencia ficción. Porqué esa persona que ha escrito ese libro ha tenido que imaginarse un mundo en el que esas tecnologías que no existen hoy, tenían todo el sentido del mundo. Esto ayuda a que todavía quedan muchas cosas por hacer y que todo es factible. Cuánto más leas, es mucho más fácil empezar a entender cuantas más cosas se puede dedicar a hacer uno si le da la gana. Y también diría que no tuviéramos miedo a la tecnología. La tecnología no es lo que la gente crees que es. Ya que la 1 tecnología que nos distinguió de nuestros antepasados y nos pone en la civilización, es la hacha prehistórica. La hacha es un palo y una piedra juntos. Y es tecnología, ya que nos ayuda a hacer cosas que antes no podíamos. La definición de tecnología que yo me acojo es la suma de cosas que nos dan más poder sobre la naturaleza, tanto para cuidarla o usarla de alguna manera. Con esta definición, vemos que está para ayudarnos a nosotros mismos. Y tenerla miedo es un poco ridículo. Así que la creatividad no es hacer prácticas en un sitio en concreto, si no es la capacidad de cada uno del mundo que sean capaces de imaginarse . Y con ese objetivo he escrito el libro, para que las personas vean que allí donde tienen una queja de algo de que no funciona hoy, puede haber una oportunidad. Y la manera de acogerse a esta oportunidad es eliminar la perfección de que ellos no pueden. Y esto está en sus manos.

Ya que todo lo que te restrinja es algo que tú has decidido que te limita.

Anuncios

¡¡Para ser experto no hacen falta 10.000 horas de experiencia!!

Un par de ojos bien entrenados son tan buenos como una docena de ojos inexpertos” decía Robert Baden Powell

Al igual que considerarnos líderes es algo inaudito e impensable para muchos. Tener el concepto propio de expertos, es algo impensable. Algo sólo destinado para “únicos” o “extraterrestres”.

Bueno excepto en Linkedin, que todo el mundo es experto en algo.

Se dice que Experto es “Una persona que es muy hábil o tiene una gran experiencia en un trabajo o actividad. Que tiene muchos conocimientos en una materia”

Luego volveré a ello, pero no olvidemos la frase “Que tiene muchos conocimientos en una materia”.

Sigamos.

Luego nos encontramos al igual que Jeff Bezos y su errónea frase sobre la definición de Marca Personal, de la que hablo largo y tendido en “Mofeta Branding”, esta vez tenemos a Malcom Gladwell.

En su libro “Fuera de serie”, nos habla de la regla de las 10.000 horas para ser considerado experto en algo.

Es decir:

  • Hay que tener muchos conocimientos en una materia
  • Y 10.000 horas de prácticas para ser considerado un experto.

Pues a mi madre la considero una experta en el arroz con leche, y no tiene conocimientos de arroces ni ha hecho más de 10.000 horas haciéndolo.

Cuando vemos esos dos requisitos para ser considerados expertos en algo, pensamos que nunca llegaremos a ser considerados como tal.

Nunca conseguiremos muchos conocimientos en una materia, porque si por lo que hemos optado estudiar, es una moda o creemos que es una forma rápida y sin esfuerzo, a la primera de cambio, si no vemos que podemos conseguir lo que creíamos, correremos más rápido que Rafael Nadal devolviendo las pelotas del contrario.

Y dime la verdad. ¿Qué te parece 10.000 horas? Son 600.000 minutos. Son 36.000.000 millones de segundos. ¿Eres capaz de aguantar tanto tiempo si realmente no es algo por lo que te importe, apasione y vuelva loco?

Si, no eres un “obseso” de ese tema, a la primera de cambio, vas a tirar la toalla. Y más en una sociedad, en la que vivimos en el cortoplacismo, en el postureo y en el ver quien la tiene más grande que el otro.

El largo plazo para otros, queremos el éxito, la felicidad y las posesiones, para antes de ayer. Así que esperar 10.000 horas para que alguien nos diga que somos expertos, como que se lo dejamos a otros.

Por eso nos subimos a carros, que nos dan títulos considerados expertos en algo. Por eso nos gusta ponernos títulos de “experto” ya que cara al público, no es lo mismo ser considerado como tal, que como uno más.

Tener el título de “Experto en…” podrás tener tanto conocimientos como horas conste el curso en cuestión,  Pero yo me pregunto: ¿Un experto solo es en conocimientos? ¿Y si de lo que sabes, luego no lo sabes aplicar? ¿Dónde se quedan en esos conocimientos? .

Tener el titulo en experto en algo, es tener conocimientos en una materia. Pero no puedes ser considerado como experto.

ERES EXACTAMENTE IGUAL QUE LOS 200 ALUMNOS QUE HAN IDO CONTIGO. ¡¡NO HAY NADA QUE TE DIFERENCIA DE LOS DEMÁS!!

Si me baso en las personas que he ido entrevistando a lo largo de todo este tiempo y aprendo de ellos, un experto para mí es:

  • Una persona que escribe, habla o hace algo diferente en relación a lo que se venía haciendo hasta la fecha.
  • Ya eres un experto, cuando solamente haya una persona que te pregunte cómo has hecho lo que has hecho.

Me explico.

No hace falta de física cuántica, del liderazgo transcendental o de cómo llegar a Marte, para ser considerado un experto.

Me juego lo que quieras, que haces las cosas de forma diferente a los demás. Pero lo mejor que los demás, así lo ven y así te lo hacen saber.

Harás la tortilla patata de manera diferente al os demás. Devoraras libros y ayudas a tus amigos en temas, que nadie lo hace mejor que tú. Haces cosas que nadie de tu alrededor, ha hecho hasta la fecha…

¿Y nadie te considera un experto en ese tema? Seguro que si.

Por lo tanto, ser experto en algo, es hacer algo por primera vez. No hace falta que escribas un libro, no hace falta ningún título por la escuela de negocios de moda en ese instante o que tengas un par de “palmeros del rio” que te lo digan por activa o por pasiva… NO te hace falta nada de eso, PORQUE YA ERES UN EXPERTO.

Has hecho algo que nadie había hecho de esa misma manera. SI haces las cosas de una manera especial, diferente, ya lo eres.

Pero además necesitas personas que reafirmen que haces las cosas de manera diferente.

No estoy hablando de “pelotas” que te hagan sentirte especial. No hablo que tengas que tener un sequito de palmeros para ser considerado un experto. Hablo de personas, aunque solamente sea 1, que te pregunte:

¿Cómo lo has hecho?

Es una persona que ve que has ido más allá de lo establecido. Que quiere saber cómo lo has conseguido. Cómo pensaste que se podrían hacer así las cosas. Cuál es el propósito para hacerlo así…

Quiere saber, quiere investigar, quiere aprender de ti,.. Ya que te considera un experto. Alguien que ha innovado. Y no hace falta ser un experto creando algo de la nada, sino también se es un experto con cosas que ya tenemos en nuestro poder.

Por lo tanto, vemos que no hace 10.000 horas de vuelo, para ser considerado un experto. Puedes haber hecho ese bocadillo que tanto fascina a tu gente sólo 2 veces, y tus amigos ya te consideren un experto en dicha especialidad.

Pero eso si, siempre recuerda, que un experto es una persona con muchos conocimientos en una materia, pero que se diferencia de los demás. Si tienes el titulo de experto, como 2.456 personas, de experto no tienes nada, sólo conocimientos de esa materia.

Estoy de acuerdo, que las personas que consideramos expertos, que hemos encumbrado la sociedad con esta etiqueta, si son personas que llevan muchas horas de vuelo, muchos estudios, caídas e investigaciones. Y si habrán podido alcanzar esa media de horas de estudio.

¿Pero sólo podemos considerarnos como expertos en algo, sino alcanzamos el bono de 10.000 horas de estudio e investigación?

¡¡NOO!!.

Al igual que hablaba en el artículo anterior, que TODOS hemos sido y somos líderes en algún momento de nuestra vida, TODOS somos EXPERTOS en algo. Todos hacemos algo de manera diferente a los demás. Y no hemos alcanzado ese número de horas. Y no nos hace falta un titulo para ser considerado como tal.

¿Quién es para ti un experto? ¿Por qué? ¿En qué crees que eres experto? ¿Conoces a expertos que no han llegado a esas 10.000 horas estipuladas?

 

 

 

¡¡El Poder de lo Incorrecto!!

Todos los descubrimientos verdaderos, surgen del caos, son resultado de dirigirse hacia lo que parece incorrecto, ridículo y tonto” dice Chuck Palahniuk

Correcto: “Libre de errores o de defectos, conforme a las reglas. De una conducta irreprochable…”. Mientras que incorrecto se define como: “No correcto”.

¿A qué toda decisión que tomas, siempre intentas tomar la decisión correcta? ¿A qué siempre intentas optar por la opción correcta?

Pero la opción correcta, a veces no quiere decir que sea la mejor para ti. Sino lo que los demás consideran correcta por tu bien, por tu salud o futuro.

¿Pero qué es lo correcto para ti?

Creo que una de las fuentes de las que debe beber todo ser humano, son las preguntas. Algunas veces no nos darán las respuestas que requerimos, pero siempre nos sacarán de la rutina, costumbre y vergüenzas en las que nos podemos encontrar.

Cuando tenemos que tomar una decisión, siempre preguntamos a los demás, ¿Qué harías tú?. Queremos ver que otras ideas nos pueden dar los demás. Pero en algunas ocasiones, esperamos que sean los demás, quienes se propongan a liderar nuestra encrucijada para que nosotros, ya no suframos más.

A nosotros nos viene de perlas, si consigue resultados, mejor para nosotros. Y si no los consigue, como dijo que lo iba a hacer, le echamos a la culpa de nuestras desgracias.

Nos dejamos llevar porque preferimos estar en el sofá, haciendo lo que los demás consideran correcto, que no saltar del mismo, y hacer lo que sentimos que es correcto para nosotros. Todo porque como seres humanos, necesitamos del cariño y aprobación de los demás, que sabemos que si hacemos lo que no es correcto por los demás, las consecuencias, no serán muy bonitas que digamos.

Antes de nada, hay que vivir bajo unas normas, desde luego. No estoy promoviendo que a partir de ahora atraquemos el banco de España ni cosas parecidas. Ni tampoco que dejemos de saludar a aquellas personas que nos saludan a nosotros.  NO VOY POR AHÍ.

Hay que tener modales, respeto y seguir unas normas, desde luego. Pero a todo que se considera correcto, ¿hay que hacerle caso?

¡¡NO!! O al menos te deberías darte el permiso de descubrir que hay detrás de lo incorrecto.

Si hubiera hecho lo correcto, a día de hoy no estaría hablando contigo a través de estas líneas. Ni hubiera hecho muchas cosas que he realizado durante este tiempo. Y me imagino que tú también, habrás vivido algún momento, en el que los demás te decían una cosa, diciéndote que era lo mejor para ti, pero acabaste haciendo lo que sentías que tenías que hacer. A pesar de las posibles consecuencias.

Creo que en muchas situaciones de nuestra vida personal y profesional, nos dejamos llevar por lo “correcto” porque es mejor no pensar y seguir como estamos, que pensar y poder ganar más de lo que estamos ganando hasta ahora.

Es en esas situaciones, en las que podemos ganar más de lo que nos podemos imaginar, cuando aparece el miedo.

Miedo a las consecuencias si no hacemos lo que nos “recomiendan”. Pero también “miedo” a descubrir más cosas de nosotros de las que nos podríamos haber imaginado hasta entonces.

Miedo y más miedo.

Y por miedo, respondemos muchas veces de forma airada a una persona que nos está diciendo algo, que en el fondo sabemos pero que no queremos ni ver ni oir. De forma exagerada respondemos a artículos, que con respeto, nos dicen su opinión, y todo porque tenemos miedo a ver una realidad, que en el fondo nos gustaría a nosotros hacer o vivir.

Pero por miedo a que nuestras creencias que tenemos del mundo, se desmoronen ( que sólo serían evolucionadas, no aniquiladas ), preferimos gritar, tildar de loco a la otra persona, que no escuchar y ver que podemos aprender de ella.

Creemos que el mundo es finito y con las reglas que nos han dado, todo irá como la seda. Pero luego queremos innovación, cambios, transformación, liderazgo,… pero eso si… ¡¡HACIENDO SIEMPRE LO CORRECTO!!

Pues me parece como sabrás, no estás consiguiendo lo que tú quieres, haciendo lo mismo de siempre.

Ver que hay detrás de lo “incorrecto”, te lleva a:

.- Descubrirte y descubrir que hay detrás de ese miedo

.- Ver otras vertientes del mundo que hasta ahora tenias vetadas por ti mismo.

.- Empezarás a ser el líder de tu vida personal y profesional. Y no lo dejarás en manos de otras personas.

.- Verás que la humildad, escucha de verdad y el perdón, son valores esenciales en la vida.

.- En definitiva, los verdaderos avances, innovaciones, disrupciones se hacen viendo que hay detrás de lo incorrecto.

Eso sí, el principio del comienzo no será muy bonito que digamos.

El aceptar que haya personas con otras ideas a las tuyas. Otros mundos que no sean el tuyo. O que las cosas se pueden hacer de otra forma diferente a la que llevas años haciéndola, al principio produce rechazo.

Rechazamos lo nuevo. No creemos que vaya a tener éxito o se vaya a implantar en nuestras vidas. En definitiva, que toda aquella idea o persona que nos quite la “manta” que nos hemos puesto en el sofá para ver la vida pasar, menos “guapo” lo llamaremos de todo.

Ahí se verás si de verdad crees en tus ideas, o realmente lo haces por postureo o moda. Cuando las cosas no estén como solían estar hasta que empezaste a ser crítico con todo.

Estamos cansados de lo mismo, pero rechazamos lo que es considerado incorrecto. Queremos novedades en nuestra vida, pero tenemos miedo de ir al lado oscuro.

¿Hasta cuándo vas a estar así?

Demos una oportunidad a lo considerado “incorrecto”. Quizá nos abra más la mente y veamos soluciones que no queríamos ver a nuestra situación.

Yendo hacia lo incorrecto se empieza ascendiendo la montaña de tu felicidad.

Si quieres conocer, como ciertas marcas, hicieron lo incorrecto, podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo, en este enlace:

Elia Guardiola: “Siempre es demasiado pronto para un no puedo”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mí es un placer presentar a Elia Guardiola.

A lo largo del estudio de la más de 300 entrevistas realizadas, hay una característica que se va mostrando en cada uno de los entrevistados, la resiliencia.

Personas que tras superar un momento crítico en sus vidas, han tenido capacidad de salir adelante. Tras ese momento, han dejado atrás miedos, vergüenzas y límites. Empezando a mostrarse como quienes realmente son sin tapujos ni tonterías.

Empezaron a hacer las cosas de manera diferente. Consiguiendo así resultados increíbles. Y una de esas personas es Elia Guardiola.

Canalla, Disruptiva, emprendedora, tsunami,.. son muchos los adjetivos calificativos que te vienen a la mente cuando la conoces, pero sobre todo uno por encima de todos, coherencia.

Profesional internacional del Marketing emocional y del Storytelling, tuve hace unos días el placer de conversar con ella largo y tendido.

Gracias Elia, por recordarnos que no importa el ruido que hagas, sino las nueces que partes. Y que hay que dejar atrás la prostitución de una felicidad que nos hace aumentar nuestro colesterol, por una felicidad basada en la actitud aceptando y queriendo esos momentos malos. Podéis conocer más el trabajo de Elia a través de su Web, Facebook, Twitter e Instagram.

.- Si tuvieras que presentarte como nueva Ceo de una empresa a tus accionistas, ¿Cómo lo harías?

La verdad que nunca he tenido la oportunidad de presentarme a unos accionistas, pero la verdad, que cuanto más transparencia, mejor.

La transparencia y la honestidad son dos palabras mágicas para mí. Aunque en realidad hay 3 palabras imprescindibles para mí, pasión, empatía y promesa. Las promesas van de la mano de los compromisos. Los compromisos van de la mano de la confianza. Y al final todo esto requiere honestidad y transparencia.

No creo que pudiera presentarme a unos accionistas si no fuera con la verdad por delante, aunque fuera una verdad dolorosa.

Lo primero que les diría que me considero una profesional del Marketing emocional y experiencial, así como de la creación de contenidos. Pero más allá de lo profesional, tendríamos que hablar de lo personal.

Siempre me defino como humana imperfecta, llorona y feliz.. Soy un pequeño tsunami. Sería bastante disruptivo y rompedor, rompiéndole los esquemas si les hablara a nivel personal. Son personas que no están acostumbradas a que les hablen de temas personales, decantándose más por lo profesional.

Se fijan mucho más en qué puede ayudarle esa persona a sus inversiones, en definitiva.

.- Los valores que me has comentado que te definen, ¿Son valores escasos en esta sociedad?

Hoy precisamente estaba hablando a través de mis reflexiones, de los prejuicios.

La frase decía “Que la vida es demasiado bonita para esconderla detrás de los prejuicios ajenos”.

Estamos tan intoxicados de prejuicios ajenos, del qué dirán y siempre del qué dirán. Que acabamos olvidándonos del qué diremos nosotros. Nos enfocamos demasiado en qué dirán los demás de nosotros, que nos estamos olvidando en qué pensamos nosotros de nosotros mismos.

Es imprescindible empezar a pensar en cómo nos podemos querer mejor y bien. En lugar de querernos más y mucho que es lo que quiere la gente.

Los prejuicios están a la orden del día. La gente habla demasiado sin conocer. Y todo lo que es respeto, humanidad, humildad, brillan por su ausencia.

No es malo tener ego. El ego es imprescindible, pero con un equilibrio. Ya que todos los excesos son malos.

.- ¿Qué hiciste diferente en tu vida que te cambio?

Creo que siempre he ido haciendo cosas diferentes. La vida  me empezó a cambiar cuando empecé a hacer algo diferente y fue darme cuenta que no podía ser igual

Es el mayor paso que una persona debe dar.

Por ejemplo cuando hablamos de emprendeduria, emprender es una mierda. Es un tema que siempre hemos hablado tú y yo David. Pero para mí el hecho de querer ser disruptivo, no es el hecho de decirlo, sino hacerlo.

Primero hay que ver que está haciendo la gente e ir contracorriente.. Reconozco que desde pequeña ya era una “tocapelotas” de narices. Y creyendo en lo que estaba haciendo, independientemente de lo que dijeran los demás.

Me lance a la piscina en plena crisis, aquí en España. Pasando dos años y medio muy putas. Y aprendí que la vida no es para tener miedos. Sino para entender que esos miedos forman parte de la valentía de uno.

Hay una frase que me gusta poner en mis conferencias y formaciones, que dice: “Hazlo, te van a criticar igual”. Porque cuando llegas al punto en el que crees en ti y no tanto en el qué dirán. Las cosas ya casi vienen por si solas. Pero una cosa te digo, que los buenos resultados, nunca son fáciles.

.- Si te digo “esto es fácil”, ¿Qué me dices tú?

A mí lo fácil, me aburre y me acaba cansando.

En mi vida necesito retos diarios. Por pequeños que sean, eso no importa. Pero yo necesito crecer. Ya no solamente rodeándome de buenas personas. Pero también de personas que no hacen las cosas bien porque ellas me enseñan cómo no hacer las cosas.

No se trata de querer mucho a los demás, sino querer bien. Pues aquí estamos en la misma situación.

Si tú no confías en ti mismo, da igual que los demás confíen en ti.

Los baches de mi vida me han hecho ver lo importante que es creer en uno mismo. Pero que sobre todo no es sano estar feliz las 24 horas del día. Al igual que no es sano, hacer las cosas siempre bien. Porque entonces, te aseguro que no aprenderás nada.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Para mí la felicidad, independientemente que sea una de las emociones básicas, es sinónimo de actitud.

Es una actitud. No puedo estar feliz las 24 horas del día, y ni quiero estarlo. Porque necesito mis momentos de tristeza.

Esos momentos son la forma para conocerte bien. Te ayudan a gestionar tu inteligencia emocional. Cómo gestionar las emociones, cómo adaptarlas para poder sobrellevar momentos de crisis personal.

Que yo creo que son importantes tenerlas, ya que son las que realmente te hacen ser resiliente.

.- ¿El Storytelling nos pretende mostrar que todos somos héroes sin fallo alguno?

El problema del ser humano es que generaliza y eso no podemos hacerlo.

Una historia debe tener un inicio un nudo y un desenlace. También debe tener protagonistas. Y ellos deben ser los héroes de la historia.

Lo que intentan transmitir las marcas es que el consumidor es un héroe porque es el protagonista de la historia. La marca quiere hacer entender a los consumidores que sean ellos los protagonistas de la marca. Que se sientan totalmente identificados con la historia que está contando.

.- El marketing experiencial, ¿Tiene que estar siempre edulcorado de felicidad, alegría e ilusión?

No necesariamente.

Yo siempre defiendo todas las emociones.

Siempre digo que las marcas deben ser generadoras de felicidad. Pero felicidad significa estar triste en algunos momentos. Aunque parezca contradictorio, es así.

Para mí el hecho de saber que puedes estar triste y gestionar esa emoción, a mí me hace feliz. A lo mejor soy un bicho raro, pero me parece muy importante que haya un estado de felicidad equilibrado que se basa en poder aceptar la tristeza, la ira, el enfado, el asco…como emociones básicas.

Las marcas deben entender que el consumidor es una persona. Una persona siente y no siempre está feliz. Por lo tanto, es necesario hacerles despertar esos recuerdos que quizá puedan hacerles sentir un poco tristes.

En ese momento, la marca ha logrado unir al consumidor con ese producto o servicio. Y eso también es felicidad.

.- Marca Personal, controversia y diferenciación ¿son un equipo necesario?

Yo creo que esto es como las historias. Siempre digo que uno de los puntos básico para crear una gran historia o storytelling, es que haya dicotomías, nudos… en definitiva que haya dualidades. Lo que en realidad llamamos conflictos.

Los conflictos forman parte de nuestra vida diaria.

Tú y yo nos enfadados y ya tenemos un conflicto. Vamos a la panadería y no nos gusta cómo nos tratan, surge el conflicto. No funciona Netflix y ya tenemos un conflicto.

Creo que algunas Marcas Personales, de forma real y otras de forma más exagerada están en controversia, pero para crear dialogo y debate.

A mí me parece interesante que seamos disruptivos y rebeldes. Porque de esa manera conocemos más a esa persona, su producto, su servicio y su forma de vida.

Pero no hablo de “Vende Humos. Puedes ser disruptiva y rebelde pero siempre siendo honesta con mis valores y forma de pensar.

Pero no discutiré contigo si pienso igual que tú.

Seamos francos.

Hay que ver que también forma parte de la cultura y la sociedad. Nos movemos por tendencias, porque la cultura de ese país está pidiendo a gritos que se lleve esa moda en particular. Pero lo que realmente transciende, lo que realmente perdura, es inmutable es aquello que tiene valores.

Fijémonos en los tejanos Levis o en la Coca-Cola. Independientemente de los problemas que tengan internos como empresa, son productos de calidad.

Productos enfocados para todo el público e imperecedera y ahí se han quedado.. Pero también pasa con las marcas personales.

No hay nada más maravilloso en esta vida que ser auténtico y tener carisma.

.- ¿Qué le dirías a la Elia de hace 10 años?

No le diría nada, para que pudiera ser la Elia que soy hoy.

Para que no tuviera que cambiar nada. También es cierto que cambiaría ciertas cosas de mi vida del pasado. NO me arrepiento de nada pero sí que cambiaria cosas. Pero si lo hiciera, no sería la persona que soy hoy.

Y hoy estoy encantada de ser la persona que soy hoy. Con mi multitud de defectos y con la cantidad de cosas todavía por aprender.

.- ¿La excelencia es una virtud de tu trabajo?

No soy la más indicada para decir si mi trabajo es excelente o no. Eso lo tendrían que juzgar aquellos que conocen mi trabajo y mi persona.

Vuelvo a lo que hemos hablado antes. A mí me contratan para humanizar marcas, no solamente los contenidos. Y cuando lo estoy realizando, digo que la excelencia de una marca, radica en las personas que la forman.

.- ¿Estamos pasando de marcas-producto a marcas-persona?

Una de mis frases es a nivel profesional y personal, es que uno de los grandes y mayores problemas de las marcas y empresas de hoy es tratar a sus clientes y a sus trabajadores como números y no como personas.

A partir de ahí, boom.

Lo que hace que una marca tenga ese sello de excelencia es precisamente en la calidad humana que hay en ellas.

.- ¿Las empresas tendrían que combinar el Big Data con el Small Data?

Yo pongo en mis formaciones este ejemplo:

Imagínate que tengo dos restaurantes favoritos. Los dos saben que me gusta el vino. Uno de ellos, cada vez que entro, sea con pareja, familia o amigos… me preguntan qué vino quiero.

Ese restaurante sabe que me gusta el vino. Tiene datos tangibles y cuantificables de que me gusta el vino. Es decir el Big data.

Pero el otro restaurante, cada vez que entro. Si voy con la pareja me ponen un vino. Si voy con la empresa, me ponen otro tipo de vino. Si voy con la familia o los amigos, me ponen otro tipo de vino. Esto es el Small Data.

Son datos no cuantificables y que se basan en el comportamiento y en las emociones, más  que en lo que se puede sumar 1+1=2

En el Small Data, 1+1, pueden ser 32.230.

Tenemos que tirar más hacia la Small Data, ya que hace marcar la diferencia.

Warren Buffet dijo, “El precio es lo que pagas, pero el valor es lo que obtienes”.

.- Ahora que se habla tanto del amor en las marcas, ¿Quién es un Brand Lover?

Es aquella persona obsesionada por una marca, dos o x marcas, donde pierde completamente la razón y puede defender la marca, aunque haya muchas veces que meta la pata.

También depende de la generación en la que se encuentre la persona. Por ejemplo los Millennials, se casa poco con las marcas.

.- Tú que viajas internacionalmente, ¿Cómo se ve España desde fuera?

Nos siguen teniendo como espejo, por ejemplo en el campo que me muevo yo, que es el Marketing. Pero nos están alcanzando.

Aunque hasta hace poco les llevábamos como 10 años de ventaja en el conocimiento del marketing. Y además como en España nos creemos que somos el ombligo del mundo. Creo que en ESPAÑA y en todos los sectores, hablamos mucho de todo y poco de nada. Con esta situación, creo que somos pocos los que nos hemos especializado y por esta razón creo que en España falta especialización.

En Latinoamérica, que es donde me muevo más, nos están pillando la cola. Ya que son esponjas de conocimiento. Siguen teniéndonos en el pedestal, pero aprenden rápido y tienen buenos recursos.

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria si tuvieras ese poder?

Yo creo que pondría un par de mis frases.

Pondría: “Estamos hechos de historias, de momentos y experiencias llamadas vida”. Y otra pondría que:” Las malas decisiones también crean buenas y grandes historias”. Pero encima de ellas, pondría: “Somos la suma de nuestras decisiones  y nuestras no decisiones. Porque las no decisiones,  también son decisiones en sí mismas”.

.- Si te pidieran un consejo para invertir 50 euros, ¿Qué les dirías?

En alguien de la calle o en una ONG.

Para mí tiene un valor transcendental invertir dinero en quien lo necesita y en las causas que lo requieren.

Estamos en una sociedad cada vez más marchitada y más inhumana, aunque no siempre es así. Cuando hay momentos de crisis es cuando más afloran las emociones positivas y esa colaboración y compartir del ser humano, haciéndolo más humano todavía.

Todavía siguen habiendo resquicios muy bestias de la crisis que vivimos en España . Por eso te diría que lo invirtieras en una persona de la calle o una causa medioambiental. Así como para estudios sobre temas de salud.

.- ¿Por qué haces lo que haces?

A nivel profesional porque creo que he encontrado la orla de mi zapato. Porque además va en conjunción con mi forma de ser a nivel personal

Yo creo que me va como anillo al dedo el dedicarme al storytelling, al Marketing experiencial y con causa.

Pero no fue hasta hace unos años, en los que me di cuenta de ello.

El crear experiencias memorables para los demás y humanizar marcas es mi día a día. Y a la vista, mi vida personal y profesional van en paralelo. Elia Guardiola personal es la misma a nivel profesional.

Pero es que cada vez es más. Antes me preocupaba más por el qué dirán. Ahora ya no. Si tengo que soltar cualquier cosa, no me importa en absoluto y luego explico el por qué. Y así duermo mucho más tranquila.

Aunque corro un riesgo porque todo lo que publico es en abierto. Jamás nadie podrá decir que miento o que digo algo que no pienso. Ya que soy fuera de la pantalla y dentro de la misma, la misma persona.

.- Una reflexión para los lectores del blog.

Siempre es demasiado pronto para un no puedo.

Es una de mis frases y creo que es imprescindible el entender que todo lo que he ido diciendo, es causa de lo que he ido viviendo. La vida me ha hecho muy resiliente.

La capacidad del ser humano ante las adversidades hace que seamos quienes somos. Yo no quiero una vida fácil. Quiero una vida tranquila (un tsunami como soy yo ) a nivel emocional y en todos los aspectos de la misma.

Y como final me gustaría dejar otra más, SI NO TE ESTREMECE, ES QUE NO ES, tanto profesional como personalmente.

Hago lo que hago, porque me apasiona cada vez que hago algo, porque me motiva cada vez que hago algo, porque me pone cada vez que hago algo…

¡¡No duele la verdad. Lo que duele es…!!

“Quien huye de la verdad acaba tropezando con ella”

No nos duele que nos digan la verdad, nos duelen las posibles consecuencias.

No nos duelen los resultados de un informe de los consultores sobre nuestra empresa, nos duele lo que pueda suceder después.

No nos duele que leamos cosas que hasta ahora no habíamos leído, nos duele que quizá estén en lo cierto y hayamos estado perdiendo el tiempo con cosas que nos lo hacían perder.

No nos duele que nos digan que nos han sido infieles. Nos duele no saber si sabremos vivir después del duelo sin esa persona. Si las cosas habrán cambiado ya para siempre.

No duele que nuestra madre nos recrimine una actitud, tenemos miedo a descubrir que quizá tenga razón y nuestro ego se vaya al garete.

La verdad no duele, duelen las consecuencias.

Luchamos contra las Fake-news, noticias falsas. Queremos personas a nuestro alrededor que nos digan la verdad, que no vayan con rodeos. Dirigentes y profesionales que siempre nos muestren la realidad tal y como es…

En definitiva, promulgamos por la verdad, pero no queremos ni verla cuando la tenemos en frente.

No queremos verla, porque hasta esa fecha, estamos hechos de nuestras creencias, experiencias, consejos recibidos por terceros y nuestro ego.

Si nos dicen que las cosas no son como creemos, que nos hemos estado equivocando durante mucho tiempo,… en definitiva que hay otra realidad de la que nos imaginábamos, empezaremos a vivir un proceso no muy bonito.

Empezaremos a Negar la situación. Creemos que lo que nos están diciendo es mentira. Que lo hacen para reírse de nosotros. Enarbolaremos la bandera de los consejos que nos dio esa persona tan importante para nosotros, como el escudo del Capitán América lo salva de las balas.

Nos taparemos los oídos, diremos que no queremos oír algo que es mentira. No queremos ver la realidad. Una realidad que es una más, como personas hay en el mundo. Pero por no quererla ver, oír o sentir, estás perdiendo una oportunidad de ver más allá de tus narices.

Pero reconocer que nos hemos equivocado o que quizá la otra persona puede tener razón, está considerado en esta sociedad, como mostrar debilidad.

Debilidad que está relacionada con los sensibles, con los débiles y con el principio de que todos los demás se aprovechen de ti, que tu posición se debilite porque vean que eres sensible o muestres tus emociones.

Ante esa posibilidad de “perder puntos” ante nuestra gente, preferimos negar la mayor, que al menos “abrir un poco los ojos” y ver que hay detrás de lo que nos dicen.

Queramos o no, estamos rodeados de gente. Personas que tienen su propia realidad. Realidad que es diferente a la nuestra. Y en la diferencia está la variedad, riqueza y avance.

Abrir los ojos no quiere decir que hayas estado perdiendo el tiempo hasta ahora. No quiere decir que ya no vas a saber quién eres a partir de esa noticia. No quiere decir que tu empresa se vaya a desmoronar desde esa noticia.

Es un punto final a una situación y la bienvenida a nueva situación. Lo sé, los cambios no son “cool”.

Tanto a lo largo de los casi 1.000 artículos que llevo ya, los dos libros escritos, (principalmente en Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo) conferencias, creación de marcas, me he dado cuenta que cuando dices lo que sientes, (sin faltar el respeto a nadie), al principio te ven como alguien gracioso, pero cuando ven que la cosa va en serio, ya no gusta tanto.

Mostrar que es hora de “mover” la rutina que hemos estado llevando, ya que no está dando los resultados que creíamos que nos iban a dar para siempre, pica.

Me rio de programas como el de “Pesadilla en la cocina” que tenga tantos seguidores. Nos reímos de lo que le pasa, de lo asqueroso que esta la cocina, de los platos que sirven. Pero cuando quien está a tu lado le preguntas ¿Tú te apuntarías a un programa así?…Entre aspavientos, siempre la respuesta es, mientras se apaga la risa de ver el programa, “Ni loca”.

Si cada 4 años tenemos que pasar la ITV con nuestro coche, yo impondría que cada cierto tiempo en nuestras empresas y en nuestra persona, tuviéramos “huracanes” que nos enseñaran la verdad de lo que estamos viviendo.

Ojala no tuvieras nada que cambiar. Pero aunque nos vayan bien las cosas, siempre pensamos en algún momento del día: “Ojala pudiera cambiar tal o cual cosa…”

Un huracán de escala 9,4, llamado “otra realidad a la que tú estás acostumbrado”, trae más beneficios que perdidas.

  • Te hace encontrarte contigo mismo. La rapidez, el aparentar, el alcanzar resultados, nos hace crearnos un papel que tenemos que contentar durante todo el día. ¿Pero realmente sabes quién eres? La verdad u otra realidad, te hará ver que quizá no eres quien dices ser.
  • Otra realidad no es creer que hemos perdido el tiempo. Hemos aprendido, hemos disfrutado, hemos vivido. Pero ahora la vida, te está diciendo que es el momento de hacer las cosas de otra manera hasta ahora realizadas.
  • Abrirse a otros mundos, es descubrirse uno mismo. Existe la posibilidad descubrir talentos que tenias dormidos porque estabas haciendo lo mismo de siempre. Es la posibilidad de descubrir que eres más de lo que creías que eras hasta la fecha. Es siempre la oportunidad de crear, de ser creativo.
  • Una nueva realidad, es una nueva oportunidad. Eso que tanto buscabas pero que tanto miedo te daba que fuera realidad.

Como vemos, no duele la verdad. No duele que nos muestren otra realidad, creemos que nos va a doler lo que hay detrás de ese momento.

Y como hemos visto, todo depende de la actitud con lo que la afrontemos. Demos una oportunidad y descubramos que hay detrás de ese miedo.

¿Y a ti que te duele más? ¿A qué tienes miedo, a la verdad o a lo que pueda venir después?

¡¡Soñamos con liderar arañas que atrapen leones!!

No hay reto que no podamos alcanzar trabajando unidos con claridad de los objetivos y conociendo los instrumentos” dice Carlos Slim

Siempre que nos encomiendan liderar un equipo, soñamos ser como esas películas del sábado por la tarde, en las que de la nada, se transforman en un equipo campeón.

Mi experiencia como parte integrante de equipos, en alguna ocasión liderándolos o como observador de equipos, me dice que en los albores del nacimiento del equipo anhelamos vivir experiencias únicas, como “Cuando las arañas tejen juntas pueden matar a un león”. (Libro de Daniel Coyle, libro que os recomiendo sin ningún género de dudas).

Pero creemos que cuando surgen los momentos críticos, con una conferencia de 45 minutos, unos gritos, música a todo volumen, podremos conseguir lo que no hemos conseguido a lo largo del año.

Nos han enseñado que los verdaderos equipos, los que consiguen resultados o transformar el mundo, son los que siempre están felices, alegres, se abrazan continuamente y no tienen ningún tipo de problema. Pero yo creo que no es así.

Se demuestra en los momentos críticos, cuando se han cometido errores, el carácter de un equipo y como resurgen de dicha situación.

En la felicidad todos somos buenos y geniales. Pero cuando vienen mal dadas, se demuestra que está hecha esa “amistad”.

Los equipos de “éxito” están hechos de verdades incomodas y sinceridad total. Sinceridad sin faltar al respeto por favor. Pero es la única manera de pasar de mediocridad hacia la excelencia. Diciendo qué está bien, que está mal, poniéndonos en los zapatos del otro, fijándonos en los pequeños detalles.

Porqué una vez hemos llegado a conseguir un resultado, nos echamos a dormir pensando que siempre se repetirá. Y luego pasa lo que pasa, que nos tiramos los pelos, todo rápido y mal, porque vemos que lo que antes hacíamos y pensábamos que SIEMPRE daría resultados, no pasa eso.

SINCERIDAD y VERDADES INCOMODAS tienen que ser bases esenciales de un equipo.

Y como hasta la fecha no hemos estado acostumbrados a los malos resultados, nos vamos al otro extremo:

  • No hablamos, GRITAMOS
  • No sonreímos, GRUÑIMOS
  • No somos flexibles, NOS CONVERTIMOS EN DICTADORES
  • No nos tocamos, NOS REPELEMOS
  • No son amigos ni compañeros, SON GENTE QUE SE RIE DE NOSOTROS

Ni una cosa ni otra. La virtud de de los equipos de éxito está en el Equilibrio.

¿Y que 3 características tienen los equipos Disruptivos?

1.- Cosechando Seguridad

Si no hay signos que te hagan sentir que sientes a ese equipo, ya puedes tener 12 Cristiano Ronaldo a tu lado, que no llegaras ni a participar en la Champions League.

Sin seguridad no das todo de ti. Sin sentirte parte del equipo, no darás ideas, no saldrá a relucir el talento por el que te contrataron y pensaban que contigo se harían de oro.

Si estamos todo el día liderando desde el miedo. Mostrando el precipicio del despido o no reforzando lo positivo del trabajo realizado sin alentar la creatividad, tendrás a tu merced un equipo de mercenarios que van a trabajar por dinero, no por un motivo mayor.

No serás un líder para ellos, serás un jefe que a final de mes o final de proyecto le vas a pagar la “cuenta” y hasta la próxima.

Cuando te sientes seguro en una relación, ¿A qué te muestras sin tapujos? ¿A qué das todo de ti sin miramientos?

Aunque sea un equipo con altas exigencias y expectativas. Tú le dices y haces sentir a esa persona que ha sido elegido porque puede superarlas holgadamente, le das seguridad, haciéndose integrante del equipo, y seguro que te mostrará aquellas facetas que sentías que tenía y por la cual lo contraste.

Da seguridad y obtendrás resultados.

2.- Muestra vulnerabilidad.

Tampoco estoy diciendo que seas unas moñas, fan de Disney, ni que le pongas películas románticas a tu equipo.

Te estoy diciendo que reconozcas tus errores sin ningún tipo de pudor. Te estoy diciendo que seas el primero que muestre sus emociones. Ni te creas el “Hombre de Hielo” liderando a los Vengadores, porque ni lo eres ni nunca lo serás.

Pero nos han hecho creer que mostrar tus debilidades es el primer paso para que se aprovechen de ti o se rían de uno. Creo que mostrar tu debilidad es el primer paso para avanzar.

Cuando muestras tu vulnerabilidad a alguien, que forma parte de tu circulo, vienen los abrazos, viene el contacto. Te das cuenta si formas parte o no de su familia, si de verdad lo que siente por ti es amistad, compañerismo o es un “durante 8 horas te haré creer lo que quieras, luego no hables”.

Es en la vulnerabilidad donde se muestra la química entre las personas. SI existe comunicación de verdad, si el equipo esta cohesionado de verdad, es pura pantomima.

Muestra tu vulnerabilidad sin tapujos, y el equipo se estará haciendo más fuerte en todo momento.

3.- Definir un propósito

Sin un propósito, no hay nada.

Bueno, si, mediocridad, hacer lo mismo que todos, no dejar huella a través de nuestro trabajo, que nuestros clientes nos sean infieles cuando vean que lo que decimos a lo que hacemos va un trecho grande… ¿Sigo?

Éste equipo no solo tiene la obligación de ganar, sino además la de contentar a la gente que ha pagado por verlos. Tienen el propósito no de ganar, sino de hacerles felices.

No es el propósito de hacer un congreso para regocijo mutuo, sino por y para los asistentes que van a disfrutar de él, para transformar sus vidas aunque sea solamente con una frase o un abrazo.

Vivimos en un mundo cortoplacista, que convive con el estrés codo con codo porque si no consigue llegar a los resultados trimestrales será despedido. Dejando eso de dejar huella en sus clientes, para los “iluminados” o “locos”.

Los equipos de éxito en este siglo XXI, se centran en el propósito, en el PORQUÉ hacen lo que hacen, PORQUÉ les compran los clientes actuales y PORQUÉ quieren ser recordados cuando ya no estén.

Y te aseguro que llegan a los resultados del trimestre, holgadamente.

Sin un propósito mucho mayor que la suma del equipo entero, seréis uno más.

Dales un propósito, y serán los arquitectos del éxito soñado.

Nunca lo olvides, que el éxito llega como consecuencia de darse a los demás.

Cuando nos enfrentamos al reto de liderar un equipo, siempre soñamos que la suma de 2 y 2 nos de cómo resultado 11. Pero recuerda que sin:

  • Confianza
  • Sentimiento REAL de que perteneces a ese equipo

No pensaran como un cerebro único, sino como un cerebro que ha tenido una noche loca en Ibiza que luego no se acuerda de cómo ha conseguido lo que ha conseguido.

¿Cuáles son las características para formar y de resultados un equipo en el siglo XXI?

¡¡Small Data. No te alimentes sólo de datos!!

“Los pequeños detalles hacen grandes momentos”.

Quiero contarte 3 situaciones y luego te digo que tienen en relación.

.- Tras varios retrasos sin justificación alguna, se responde de forma airada a un nuevo retraso. Pensando que era una forma de dejadez, tras preguntar qué pasaba, recibimos la misma respuesta de siempre, excusas.

.- La falta de anillo continuado, de una persona que lo llevaba con orgullo.

.-Una bolsa nos hace creer que tiene problemas de alimentación una persona.

Pensarás que no tienen nada en común.

Un retraso, un anillo y una bolsa. Más bien parece un chiste, pero no son así las cosas.

Vivimos en un mundo, donde los datos dejamos que nos dominen.

El 30% de los españoles hacen tal cosa… El 4% de los chicos prefieren el brócoli a la lechuga…el 65% de los españoles no ha leído un libro durante el ultimo año.

Más y más datos, que hace dividir a la sociedad en un bando o en otro. Creemos que si actuamos en función de los datos que nos expongan, tenemos que ser de una manera u otra.

Y de ahí no nos podremos salir, porque creemos que nos están dando la clave del éxito.

Ya nosotros mismos, aceptando esos datos, nos estamos encasillando y  lo peor, aceptamos que nos encasillen.

Creyendo que somos de una manera, que han determinado unos números, nuestra suerte, nuestra vida, ya está echada.

Actualmente se dicen que a través del “Big Data”, el proceso de recolección de grandes cantidades de datos y su análisis, nos ayudará a encontrar soluciones ocultas, patrones ocurrentes… En definitiva que casi gracias a los datos, podremos crear y elegir todo en la vida.

Sé, que el Big Data, está ayudando a muchos campos en la sociedad, como que también se han creado nuevas empresas que están ayudando a la misma.

Puede ayudar a determinar qué jugador tiene un mayor porcentaje de tiro, que producto se vende mejor en determinados países o con que frecuencia determinado tipos de personas van a hacer o no una acción.

Nos ayuda a descubrir, como bien dice la definición, cosas que se nos habían pasado por alto o no sabíamos.

¿Pero es que la vida son sólo datos? ¿Dónde quedan aquí los pequeños datos, las pequeñas acciones, las miradas?

¿O es que lo que determine unos datos, YA ES LA VERDAD ABSOLUTA?

Vamos por la vida generalizando.

Vuelve a leer de nuevo los 3 casos que al principio te he comentado. ¿YA? Si hubiéramos generalizado, hubiéramos pensado, que es lo que hubiéramos hecho, que:

.- Que la persona, llegaba tarde a nuestras reuniones, por dejadez, por inconsistencia, cuando en realidad la causa era otra que nosotros no sabíamos y mucho más importante.

.- La falta de anillo, era por problemas con su pareja y necesita la escucha de una persona amiga. No cosas raras.

.- Y una bolsa determinó, que no era falta de dinero de esa persona, sino problemas más importantes.

Pero generalizando, ya hubiéramos pensado que era un desagradecido, un maleducado, que no tenía dinero,

Vamos por la vida, exponiendo nuestras ideas en función a estadísticas, a lo que nos han dicho los demás , lo que dicen los medios de comunicación…en definitiva a creencias basadas en nuestra propia experiencia o “adoptadas” de los que nos rodean.

¿Dónde quedan las emociones? ¿Dónde quedan los pequeños detalles? ¿Dónde quedan las preguntas a la persona antes de exponer una conclusión? ¿Y la inteligencia visual?

Por lo que se ve, en ningún lado.

Vuelvo a repetir, para los extremistas del Big data o alguno que se sienta ofendido no sé por qué, que al igual que en la vida, en todo lo demás, no podemos expresar nuestras opiniones, discriminar a las personas, en función simple y llanamente de números o una explicación a una operación aritmética.

La vida, las personas, son mucho más que un dato.

Los números mienten mucho, sino que se lo digan a los americanos cuando pensaban que iba a ganar Hillary Clinton y pasó lo que pasó, la noche de autos.

Vemos, pero no observamos. No prestamos atención.

No observamos los cambios de las personas en cuestión a su vestimenta, a sus accesorios, a su forma de expresarse, etc… Una vez vista una persona, ya creemos, que para siempre, la veremos igual.

Las cosas cambian y no siempre somos iguales.

Fijarnos en un simple detalle, puede cambiar la opinión y la decisión.

Hablo de cómo cuando vamos al museo. Vemos los cuadros. Nos asombramos, les hacemos 200 fotos para subirlas a nuestras redes sociales, y luego si nos preguntan, si nos acordamos de tal o cual detalle, respondemos, encogiéndonos de hombros

¿Por qué?

Porque pasamos de largo ante todo. Lo vemos, pero no lo observamos. Perdiéndonos mucha información mientras tanto.

No hay dos personas que vean las cosas de la misma manera. ¿Por qué tenemos que generalizar todo a través de un dato?

La realidad es muy rica en matices. Ya que cada uno la ve de manera diferente en función de sus emociones, de experiencias pasadas y en función donde pongan su foco o atención. Pero la moda ahora es aglutinar datos pensando así que TODOS pensamos de esa misma manera.

Hay una frase que dice “La belleza importa sólo los primeros 10 minutos, después debes tener algo más que ofrecer”. Me lo dijo uno de los participantes durante el estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”.

Y es la verdad, la diferencia entre dos marcas, es un pequeño detalle. Es la forma de ver la vida , de cómo tratar a la gente, de ver con otros ojos un producto ya creado.. No un número.

¿Dónde se quedan las personas que no están integradas en esos datos que se explican? ¿No estaremos impidiendo que la gente y las marcas piensen por ellas mismas creyendo que un dato es la clave del éxito? ¿No existen más condicionantes que estamos pasando de largo? ¿Dónde quedan las emociones y el presente en el Big Data?

Lo pequeños detalles y más, los pasados por alto, siempre marcaran la diferencia.

Si queréis conocer más sobre este tema, os recomiendo el libro de “Small Data. Las pequeñas pistas que nos advierten de las grandes tendencias”

 

José Luis Cordeiro: “Si podemos vivir más y mejor, es un problema bueno”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mí es un placer presentar a José Luis Cordeiro.

Leemos a diario artículos en el que nos hablan de la revolución digital, que si los robots nos van a pagar la pensión o cómo será el mercado laboral dentro de 5 años.

Tenemos miedo a los avances que estamos viviendo, pero en el fondo también queremos saber a qué nos podremos enfrentar.

En una sociedad en el que la esperanza de vida, ya supera mucho más allá los 80 años y en un país, el nuestro cada vez más envejecido, ¿Qué pasaría si fuera posible en apenas unas décadas poder decidir si morimos o no? ¿Qué pasaría si conociéramos que podría ser la muerte opcional hacia el 2045?

Estas preguntas lanza el Doctor Cordeiro en su libro “La muerte de la muerte” junto a David Wood.

Hace unos días tuve el placer de poder conversar con él, teniendo la oportunidad de preguntarle estas y otras cosas más, que transformaran a nuestra sociedad, vida personal y profesional con este avance.

Un tema disruptivo, un tema candente, al que quería darle cabida en esta sección .Sé que va a ser una de las entrevistas más controvertidas y radicales hasta la fecha. Pero es un tema que tenemos que tener dentro de nuestras conversaciones.

Muchas gracias José Luis, por mostrarnos a toda la humanidad un tema al que en el día de hoy ni prestamos ni la atención, que se merece. La ciencia ficción de hoy es la ciencia real del mañana. Podéis conocer más el trabajo de José Luis a través de  Facebook.

.- ¿Qué motivo hay para vencer a la muerte?

Éste ha sido el principal sueño de la humanidad.

En el libro lo reseñamos, que la primera hora en la historia de la humanidad es la Odisea para ser Inmortales, datada hace más de 5.000 años y de Mesopotamia.

Pero también en Egipto, los faraones querían ser inmortales. Los emperadores chinos de los guerreros terracota querían ser inmortales.

Es el sueño de toda humanidad. Y de él nacen todas las religiones. Ya que lo que ofrecen es una inmortalidad. Pero hasta ahora era una inmortalidad espiritual.

Sin embargo, gracias a la ciencia y la tecnología podemos tener inmortalidad física, que es lo que siempre hemos querido. O gran parte de la humanidad.

.- ¿Cómo definirías al ser humano, tras vencer a la muerte?

Yo creo que seríamos más humanos.

Vamos a ser más longevos, más inteligentes y vamos a vivir en un mundo mejor.

Yo creo que el envejecimiento y la muerte es lo más terrible que le ocurre a los humanos y es el gran desafío de la humanidad.

Cada día mueren más de 150.000 personas. De las cuales, 2/3 mueren por envejecimiento. Pero es que en los países europeos, como por ejemplo en España, el 90% de las personas que mueren lo hacen por el envejecimiento.

Si no hay envejecimiento vamos a detener gran parte del sufrimiento

.- ¿Se tienen que empezar a reinventar la empresas de cremas para el envejecimiento?

No solamente se tienen que reinventar las empresas que me has comentado, sino todas. Porque vamos a vivir jóvenes indefinidamente. Sin embargo claro que se seguirán usando cremas como para el sol, para la playa, la montaña…

Pero no solo van a seguir existiendo esos productos, sino también muchos más productos. Ya que no quiero la extensión de la vida, sino la expansión de la vida.

Extensión es vivir más años, y la expansión es meterle más vida a los años

.- Se nos habla de libertad, ¿Seremos realmente libres teniendo esta opción de darle muerte a la muerte?

Yo creo que es una opción adicional y que te va a dar más libertad. Mientras más opciones tenemos, más libres somos.

Yo no estoy en contra de las personas que quieren morir, ni en contra de la muerte misma.

Las que quieran morir, podrán hacerlo. Esta opción de darle muerte a la muerte, no es obligatoria. Así como cambiar de opinión a la edad de 100 años, 200 años o 300 años.

Pero lo que nosotros estamos trabajando es en la longevidad indefinida joven, no en la longevidad indefinida viejo. Ya que no queremos vivir para siempre viejos. Ya que lo que queremos es vivir siempre joven y por el tiempo que uno quiera.

Es la idea de la longevidad indefinida joven, que yo creo que va a ser muy popular. Porque si uno puede estar joven, va a estar bien, no va a estar enfermo.

.- ¿Alguna contra tiene darle muerte a la muerte?

Lo primero que quiero comentarte David, es que hay que distinguir entre los problemas buenos y los problemas malos. Y éste para mí es un problema bueno.

SI podemos vivir más y podemos vivir mejor, es un problema bueno

En el Imperio Romano, la expectativa de vida era sólo de 25 años. Podrían pensar que si pudieran morir a los 50, a lo mejor sería el colapso del Imperio ya que a lo mejor no tenían recursos para alimentar a todos.

Pero a día de hoy, después de pasar de expectativas de vida de 50, 70 años, estamos en más de 80 años y esto es positivo.

.- ¿Qué cambios habrá en el mundo empresarial con esta forma de vivir?

No habrá generaciones como nos gusta etiquetar, sino que solamente habrá seres humanos . Seres humanos en buenas condiciones físicas.

A día de hoy, no hay tanto racismo y sexismo en el trabajo, conviviendo hombres y mujeres de diferentes razas, orientaciones sexuales y edades, pero las compañías no quieren viejos.

Pero si podemos hacer que la gente sea joven, la gente puede seguir trabajando más tiempo. Con ello se crearan más actividades y en buenas condiciones.

La principal causa de sufrimiento de la humanidad es el envejecimiento. Es el enemigo común. Pero se nos hace pensar que son los terroristas, el cambio climático, los dictadores, sino que es el envejecimiento. Como ya te he dicho antes, la mayoría de las personas en los países avanzados mueren por envejecimiento y eso es lo que hay que detener.

Es un imperativo moral. Y por eso nosotros  defendemos el rejuvenecimiento como la prioridad ética de la humanidad.

.- ¿Cómo se transformara la felicidad a través de estos avances?

Pasaremos de una felicidad dependiendo de las circunstancias, de consecución de éxitos, de la opinión de los demás, a una felicidad más interior. Y además por eso te comenté, que pasaremos de la extensión de la vida a la expansión de la vida.

Tendremos más cantidad de vida, pero tendremos más calidad de vida. Y las dos cosas son posibles.

.- Dentro de 25 años, ¿Qué nos dirás?

Me gusta siempre decir que yo no pienso morir sino también el co-autor del libro, David Wood, fundador del primer sistema operativo para teléfonos inteligentes.

¿Y por qué no vamos a morir? Porque vamos a tener las tecnologías para el rejuvenecimiento y por eso decimos que en 30 años, pensamos en ser más jóvenes que hoy. No más viejos, sino más jóvenes que hoy gracias a los avances en ciencia y tecnología.

.- ¿Qué cambios sufrirá la sociedad con estos avances? ¿Seremos más humanos?

Claro que vamos hacia una sociedad mucho más humana. Vivir más y mejor es mucho más humano.

Pero desde el punto de vista qué es la humanidad y qué somos los seres humanos, que yo definiría de una manera muy corta, “Los humanos somos animales con tecnología”.

A diferencia de los otros animales, nosotros usamos la ciencia y la tecnología para vivir más y mejor.

La tecnología para mí, nos vuelve más humanos. Aunque haya personas que dicen que es al revés. Si no tenemos tecnología, somos básicamente animales. Sin tecnología no llegaríamos a los 15 años de expectativa de vida.

Al tener tecnología, somos los únicos animales avanzados gracias a ella.

Imagínate qué seríamos sin el fuego, un gran avance tecnológico de hace más de 500.000 años. Avance por ejemplo que no tienen otros animales como la escritura, la rueda… haciéndonos distintos respecto a ellos.

Y estos avances nos hacen vivir más y mejor. Esto es como el amor, porque tienes que decirle siempre a tu pareja que le quieres más que ayer pero menos que mañana. Y con la tecnología pasa igual, vivimos mejor que ayer, pero peor que mañana.

.- ¿Qué le dirías a aquellas personas que tienen miedo a morir?

No solamente hay gente que tiene miedo a morir, sino que también hay gente que se mata, que se suicida, que es algo mucho peor. Hasta hay niños que lo hacen.

Y esto es muy doloroso, porque no hay nada más hermoso que la vida. El hacer más, el innovar, el crear, vivir más y mejor.

Yo les diría que el mundo está lleno de posibilidades. Y es tremendamente terrible sino hacemos uso de ellas.

Por lo tanto yo siempre creo que hay que ver el mundo como un vaso medio lleno , no como un vaso medio vacío.

Claro que hay problemas en la vida, pero nosotros somos lo suficientemente inteligentes para crear nuevas posibilidades, oportunidades.

Vivimos en un tiempo mucho mejor que en el pasado, pero mucho peor que hoy. Y a los que piensen que la cosa es mala, tranquilos, se va a poner mucho mejor en el futuro.

.- Si tuvieras la oportunidad de poner en una valla publicitaria lo que quisieras, ¿Qué sería?

Vivimos en tiempos increíbles. Entre la última generación humana mortal y la primera generación humana inmortal.

¿Dónde quieres estar tú?

.- ¿Qué has aprendido del José Luis de hace 20 años que nunca olvidas?

Hasta hace 20 años era para mí impensable la inmortalidad, por varias cosas.

Cuando eres más joven, uno se preocupa menos de la muerte. Pero por otro lado no existían avances tecnológicos, no se habían rejuvenecido a los ratones, a otros animales.

Lo que hace 20 años era una locura, hoy es posible. Y aunque a mí me llaman de charlatán, mentiroso y de loco, yo siempre estoy tranquilo, ya vamos a ver juntos los próximos 20 años lo que va a suceder, ya que estas cosas de las que hablo, van a ocurrir.

La ciencia ficción de hoy, es la ciencia de mañana. El mundo está cambiando exponencialmente. Vamos a ver más cambios en los próximos 20 años, no que en los últimos 20 años, sino que en los últimos 2.000 años. Ya que estos avances se están acelerando a un paso enorme.

.- ¿Qué piensas de la gente afronta estos avances con una mente cerrada?

Yo me siento, como mi co-autor, así como toda la gente que está investigando estos temas, nos sentimos en el lado correcto de la historia. Porque no hablamos de que estos avances llegarán en 50 años o dentro de 1 siglo, sino que estoy hablando de 10 años y menos, estaremos viendo cambios impresionantes.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Mi felicidad es vivir más y vivir mejor. Y creo que hacia allá vamos. Ya que viviremos más y mejor, yo quiero hacer aún muchísimas cosas en la vida, aprender otros idiomas, conocer otros países y seguramente otros planetas.

El universo está lleno de multi-oportunidades.

.- ¿Qué seriamos sin la curiosidad?

Es muy bonito ver a los niños. Preguntan sin parar. Lamentablemente el sistema educativo actual coarta esta curiosidad y castra la parte de la curiosidad de los niños.

Tenemos que tener un sistema que nos haga más abierto a los cambios y visualizar todas estas posibilidades que se acercan.

.- Una reflexión a los lectores del portal

Es un nombre maravilloso para tu portal, David. Porque nosotros estamos iniciando la primera generación de humanos inmortales, en un mundo mucho mejor

 

 

¡¡Me da igual, ME ENCANTA!!

“No vivas danto tantas explicaciones, tus amigos no las necesitan, tus enemigos no las creen y los idiotas no las entienden”

Hace unos días en la firma de libros en Zaragoza, me lanzó una persona una pregunta, que es la base de este artículo:

“Parece que todos los artículos que tu esencia es que todo te importa muy poco. ¿Es así’”.

Claro que me importan muchas cosas, lo que pasa, es que ya no me importan tantas cosas como me importaban antes”. Así le he respondido

Nos han enseñado durante nuestra educación que nos tienen que importar los amigos, el trabajo, tener una pareja, unos hijos a cierta edad y el qué dirán los demás. En definitiva, nos tiene que IMPORTAR TODO.

Y si no te importa lo que dicen los demás, si no metes la “directa” en alcanzar esas metas que esperan que alcances, eres considerado un “raro-espacialito-diferente-veremos de qué pie cojea”.

Pues señores, ¡¡NO!!.

Lo que estamos haciendo es pre-ocupando por lo que puedan decir los demás, por lo que puedan pensar o no sobre nosotros, y mientras tanto, estamos dejándonos de lado a nosotros mismos.

A mi claro que me importan muchas cosas. Tengo mi grupo de personas que son esenciales para mí y que me involucro en sus vidas, si me necesitan. Me importa mi empresa, que se expanda. Mi blog, mis libros, en crear nuevos libros acorde a lo que veo y siento. Que no se prostituyan términos que me han ayudado y creo que podrían ayudar a mucha gente, que por egos los convierten en modas pasajeras…

Me importan muchas cosas.

¡¡ Lo que pasa es que ya no me importan otras tanto por las que antes moría y ahora paso de ellas!!.

No me importa decir lo que pienso realmente. Te lo diré con educación, y si lo aceptas bien y sino también. No me gustan los egos y la falta de profesionalidad. No me gusta el querer aparentar algo que no eres. Ver como marcas que podrían dar un golpe en la mesa, lo único que hacen es seguir lo que dicen que hay que hacer los demás. No me gusta leerme un libro que es refrito de otros muchos y luego la gente los sigue como si fuera el nuevo “Jesucristo”.

No me importan muchas cosas que antes me importaban. El qué dirán, si seré aceptado o no, si voy a seguir a esta persona en las redes porque es bueno para mi reputación social.

ME DA IGUAL

Y no es rebeldía, ES COHERENCIA. Algo muy falto en estos momentos en la sociedad y en las empresas.

Para decir ME DA IGUAL, tienes que haber vivido un proceso de afirmación de lo que es importante para ti de verdad.

De reconocer tus valores, tus pasiones, de lo que quieres conseguir en la vida, de tu obsesión “sana” por conseguir ese sueño, de lo que te ha hecho mal hasta entonces y no quieres que se repita, de actitudes que no soportas y por el qué dirán las has estado tragando sin parar porque te interesaba más el “beneficio” que obtenías que no tenerlo.

Decir con la boca abierta, ME DA IGUAL y que no te importe de verdad la reacción de la gente, ante el NO que les estas dando o lo que ya no te darán por tu negativa, es la consecuencia de una confianza sin fisuras en uno mismo.

Confianza que no es ego, señores.

No es lo mismo ese ME DA IGUAL, de rebelde sin causa, en contra de la sociedad, que el ME DA IGUAL, y te lo digo porque lo creo firmemente y te lo puedo explicar con razones.

¡¡NO ES LO MISMO!!

Pero hace unos días cayó en mis manos un artículo en el que decía el autor que iba a hacer un reto físico y que aunque no había entrenado , le daba igual lo que ocurriría o no le importaba la base de seguidores que tenía o como se relacionaba con la gente.

Yo siempre que digo o siento con un ME DA IGUAL, lo expreso con razones y siempre COMPROMETIENDOME con el resultado de esa acción mía, me guste a o no. No puedes pensar que haces las cosas sin que te importe los demás, porque no estás solo tú en este mundo. Porque a lo mejor puedes “dañar” a otra empresa o a tu marca, por haberte lanzado de forma inconsciente y chulesca, a hacer algo, enarbolando el “ME DA IGUAL”. No puedes decir que te da igual el resultado, más bien estás diciendo, “Como a lo mejor no lo consigo, digo de ante mano que me da igual, así que nadie me lo reproche y tengo la conciencia tranquila...”

Si que promulgo y así lo siento, que hay que hacer las cosas que te ardan dentro de ti. Porque mañana vete a saber que puede ser de ti. Ya no digo dentro de 5 años, digo MAÑANA.

Pero por favor, CON CABEZA, CON VALORES, CON RAZONES.

A lo largo del estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, muchas de las empresas estudiadas y profesionales, claro que me decían en algún momento de la entrevista: “Me daba igual lo que pensaran o no pensaran de mi, y así creo que lo he conseguido… Pero siempre a través de mis razones expresaba ese me da igual, del fuego que me había estado quemando y no quería me consumiera sino que me catapultara con lo que soñaba continuamente...”

Como observarás y en el libro lo comento, no son personas y marcas sin rumbo, alocados y unos parias de la sociedad, como así se les quiere tildar, ya que no hacen lo que se les espera de ellas o los libros de management.

Son personas y marcas, que no les importa lo que les importa a todo el mundo. Así es como avanzan y producen innovaciones y resultados diferentes a los vividos hasta ese momento.

Piensan muy bien cada cosa que hacen, porqué la hacen y cómo hacerla. No pierden el foco  de lo que quieren conseguir o al menos darse la oportunidad de ir a por ello.

Así que:

1.- Que te DE IGUAL, aquello que no está dentro de tus valores

2.- Que te DE IGUAL, aquello que no esté dentro del foco de tus intenciones.

3.- Que te DE IGUAL, aquello que te dicen que no se puede hacer, porque te aseguro que si siguiéramos así pensando, todavía estaríamos con la rueda y el fuego.

4.- Que te DE IGUAL, aquello que no vaya con tu forma de ver y vivir la vida. Con respeto y coherencia, nunca lo olvides.

5.- Que cuando digas ME DA IGUAL, lo siguiente que hagas sea algo que digas ME ENCANTA.

¿Y a ti que te da igual?¿ Me sabrías dar razones para explicármelo?

¡¡Un Employer Branding de verdad!!

Ir juntos es comenzar. Mantenerse juntos es progresar. Trabajar juntos es triunfar” decía H.Ford

Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico e industrial, en una época, grupo social, etc…” según la R.A.E, es lo que denominamos Cultura.

Según la empresas que he estado estudiando para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” su definición podría ser algo así como: “Como los niños, para tenerlos contentos y nos saquen el trabajo que les damos chorradas para tenerlos contentos y sin rechistar, porque si no saben que lo que les espera es la lista de desempleo, pues si así nos sacan el trabajo, probemos”.

Te podrá parecer muy fuerte, pero te aseguro que fue la contestación fuera de micrófonos, de uno de los empresarios más importante de mi ciudad. Y además muy joven.

Como en el tema de la Marca Personal, los resultados que salieron a la luz estudiando el Employer Branding en las empresas, destilaba que iba por el mismo camino. Hacia la prostitución de una herramienta útil y necesaria, Considerado como el algo liviano que se implanta para tener a la gente contenta pero que no se cree en los resultados que pueda producir.

Vivimos en una sociedad de quejas y victimismo constante. Con los medios de comunicación solo nos producen “dolores de cabeza” tras ver siempre malas noticias. Nuestros vecinos siempre nos dicen que su vida es mala. Nuestra familia se queja del poco tiempo que tienen o nuestros compañeros de trabajo por el trato que recibe de sus superiores.

A través de diversos estudios, se determinó que era importante tener motivados a los trabajadores. Con ello aumentaría su productividad, compromiso y con ello la cuenta la de resultados de la empresa.

Pero hecha la ley, hecha la trampa.

Si con 4 cosas, un color diferente en las paredes, con frases de Paulo Coelho en las paredes, así estarán contentos y producirán más de lo que estaban haciéndolo hasta la fecha, ¿Dónde hay que firmar?

Vivimos en una sociedad en la que nos impulsan que hay que estar motivados en niveles estratosféricos y sonriendo, porque si no seremos tildados de raros, tristes y orientados al banquillo del desempleo o denostado por la sociedad como “diferente”.

Así que transformar las oficinas, ponerla de colores alegres, darle pizza al equipo cuando han conseguido unos resultados “imposibles” o darles una caja de viandas cada aniversario, se ha convertido en una MODA que causa furor entre los líderes empresariales.

Muy bien has leído, se ha convertido una MODA cuando en realidad tendría que ser una TENDENCIA que transformase de verdad la realidad de la empresas, y no en algo que será pan para hoy y hambre para mañana.

Siempre nos quejábamos que el dinero y los títulos eran una motivación extrínseca del ser humano, con la que pensábamos que así estarían motivados y nosotros, como jefes, tranquilos que nunca más se va a producir ninguna revuelta y la cuenta de resultados irá en aumento constantemente. Pero ahora creemos que teniendo un lugar bonito para ir a trabajar, sillas cómodas y pizza los viernes, estaremos y estarán contentos nuestros compañeros.

A ver señores radicales del Branding, no estoy diciendo que la cultura empresarial no funcione “en algunos momentos” a través de esas herramientas. Conozco empresas que si lo hacen de verdad, pero también conozco muchas que se han subido al carro del Employer Branding, para “calmar” las aguas y a ver si así hacen lo que el CEO desea en todo momento y sin rechistar.

Puedes estar contento por la pizza, puedes estar encantado de la vida por haberte ganado el viaje a Benidorm (con todos mis respetos a Benidorm) tras haber superado al departamento de al lado… ¿Pero esa motivación es consistente y duradera? ¿Durará en el tiempo ese amor por el color de las paredes? ¿Nos cansaremos de la pizza del viernes? ¿O es mejor una hamburguesa? ¿Se les permite de verdad que desarrollen su potencial? ¿O lo utilizamos para RETENER aquellas personas que consideramos con talento y no vean nuestras debilidades?

¡¡Seguimos sin distinguir que es voluntad de una persona y la motivación de esa persona!!.

Para que no se convierta en una moda pasajera y produzca resultados DE VERDAD para tu empresa, hay que tener siempre presente estas preguntas, que Rubén Turienzo lanzaba recientemente en una conferencia.

¿Vamos allá?

.- ¿Te conocen?

Ya no sólo te tienen que conocer tus posibles clientes o proveedores. Ya no sólo te tienen que conocer la competencia o los medios de comunicación de tu ámbito para que sepan quién eres, qué haces y cómo lo haces. No solamente tienes que estar hasta en la sopa, porque si no te conocen tus trabajadores, ¿Qué estarás haciendo? El papel de CEO egoico.

El líder, el bastión de la cultura empresarial que quieres implementar, en la que crees, tienes que ser tú mismo. La gente tiene que verte, tiene que sentir que puede hablar contigo, que eres el mismo reflejo de lo que dices o bueno, dice tu Director de la Felicidad.

Tú tienes que ser tu propio embajador de lo que propones, pero no cara a los demás, sino empezando por tus trabajadores.

.- ¿Te entienden?

Muchas veces tenemos ideas increíbles. Bueno nuestro ego dice que son increíbles. Creemos que hemos inventado el fuego. Que el premio Nobel de la creatividad e innovación ya tiene nuestro nombre.

¿Y qué ocurre cuando explicamos la idea que queremos implantar? Que solamente conseguimos silencios o dudas. ¿Qué ha ocurrido?

Que no hemos seguido llegar a explicar de forma SIMPLE y COHERENTE, cual es nuestra idea de cultura, nuestra idea.

Las cosas simples siempre son las más fáciles de implementar y las que mejores resultados dan. Deja de hacer caso a tu ego y más a tu corazón, por favor.

.- ¿Te recuerdan?

Como decía anteriormente, las cosas más fáciles son las que llegan más rápidamente al corazón y se quedan allí para siempre.

Estamos hechos de emociones que recuerdan a experiencias. Experiencias buenas como las malas. Pero por mucho que hayas hecho muchas buenas, haces una mala, esa confianza se irá al traste.

Si les mientes, si ven que lo que dices no es lo que haces, si lo que haces es “ocuparte” de tus trabajadores, para que estén callados pero no te “pre-ocupas” de ellos de verdad, te aseguro que el “chiringuito” se te irá muy rápido abajo, por mucha pizza que les des de vez en cuando.

La cultura se ha de impregnar TODOS LOS DIAS en todas y cada una de las acciones. NO exclusivamente por un cumpleaños, el cobro de los bonus anuales o la inauguración de la nueva sede.

Porque la gente siempre recuerda más un fallo, que por muchas fiestas que hagas.

.- ¿Se sienten parte?

Si quieres que tus trabajadores sean los “embajadores” primeros y principales de tu marca, no solamente tienes que ser tú quien la lidere, sino que tienes que aparte a un lado, cuando empiece a funcionar y que sean ellos quien la mejoren, quienes la impulsen, la rediseñen en los fallos que tenga. Que sea algo orgánico, que se sientan que forman parte de ella.

Como creas que es algo estable, inamovible, y que ellos no tienen ni voz ni voto, que no pueden aportar ideas…DESPIDETE DE LO QUE PROMULGAS O QUIERES PROMULGAR SURTA EFECTO O CONTRATA A OTRO EQUIPO ENTERO NUEVO.

.- ¿Les das voz?

Por mucho que les pongas un menú para que coman sano, una máquina expendedora de fruta o los viernes te los lleves a jugar a los bolos, si hay un problema y no son ni voz ni voto, te lo vuelvo a recordar, el “chiringuito” de una nueva cultura empresarial con la que se te llena la boca, será algo que nadie creerá.

.- ¿Eres valiente?

Igual que en el Branding, con la Cultura empresarial, tenemos que ser valientes. Ya vale de hacer lo que los demás hacen. Ya vale de comprar la misma máquina que tiene Google, el mismo color de pared que tiene Uber o llevar a los mismos conferenciantes todos los años que lleva la empresa del Ibex de moda.

Hay que ser valientes. No lo que para uno sirve, vale para todas. ¿O es que a un americano le importa lo mismo que a una persona latina? Para nada.

SI queremos distinguirnos de los demás, SI queremos que se sientan orgullosos de nosotros. Hagamos las cosas diferentes, porque si no seremos uno más, te lo aseguro.

Esperemos que no se convierta una moda el Employer Branding, que en vez de alentar y ayudar a los trabajadores, se convierta en una cosa más que asquee a los mismos y no crean en el poder transformador que puede llegar a tener.

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” a través de este enlace.