¡¡La tendencia C.A.S. para tu vida!!

Photo by Ryutaro Tsukata on Pexels.com

No sigas las tendencias. Comiénzalas” decía Frank Capra.

Todavía me acuerdo cuando llegaban estas fechas, los programas de televisión siempre hablaban con “videntes” para que les hablasen de las tendencias , de los hechos que iban a ocurrir durante el año siguiente.

A día de hoy, ya no se ven esos espacios dentro de la televisión. Pero si que encontramos algo parecido y más actual, cuando los “gurús” del ámbito que sea nos dicen a través de su “bola mágica” cuáles son las tendencias que hay que seguir al año siguiente, para ser una persona de éxito, feliz y que tu empresa triunfe más que Google.

Tendríamos que echarle una “hojeada” a las tendencias del año pasado a ver quién acertó.

Y hoy me he levantado con ganas de expresar las “tendencias” que llevo ya unos cuantos años desarrollando en mi vida. Quizá no me hayan llevado a ser una persona de éxito, a tener miles de seguidores “comprados” o a salir en medios de comunicación, pero te aseguro que me hacen dormir como hacia años que no dormía

A esta tendencia la he llamado C.A.S.

CREATIVO.

Somos los mayores creativos que hayamos podido conocer hasta la fecha. Si tú, no me mires así.

Creas con lo que piensas, con lo que sientes, con lo que dices, con lo que no dices., con tus acciones y con tus inacciones.

Somos los mayores creativos de nuestra vida. Pero optamos a que lo sean los demás por nosotros.

Dejamos que sus opiniones pesen mucho más que nuestra imaginaciones y sentimientos. Dejamos que sus anhelos y frustraciones , tengan más valor para nosotros que nuestras propias ideas.

Nos quejamos de la vida que tenemos mientras por las noches soñamos qué pasaría si hiciéramos tal o cual cosa con la idea que tenemos.

Te quejas porqué das más poder a los demás que a ti mismo. Te lamentas de la vida que tienes, porqué piensas que tus ideas nos tendrán ningún poder, que son tontas o una locura.

Eres creativo. Y no pienses que hay que llegar al nivel de Ferrán Adrià o de Shakespeare para sentirte creativo. Es un error.

Déjate de compararte con los demás. Además muchos con los que te comparas, ni son creativos ni las ideas que tienen son suyas.

Luchas porque te reconozcan como especial, diferente, único, autentico…Y mientras tanto desechas tus ideas.

Hazle caso y estarás demostrándote, que quieres ser de verdad, quien sientes que eres.

AUTENTICO.

Nos pasamos la vida esperando a la oportunidad de dejarlo todo y mostrar al mundo quienes somos. Esperando que caiga del cielo ese momento en el que podamos quitarnos los miedos, vergüenzas y creencias que hemos adquiriendo con el paso del tiempo, para que los demás vean quienes somos y empezar a ser realmente felices.

Mira, esta situación que estamos viviendo, nos está diciendo entre otras cosas, que dejemos de hacer el subnormal y empecemos a vivir. Porque de un día para otro, quizá ya no estés. Y esa oportunidad que pensabas y exigías , no llegará.

Sabemos quienes somos. No lo que esperan los demás de nosotros, no lo que desearían los demás. Sino lo que sentimos de verdad, lo que queremos, deseamos y anhelamos. Y no hace falta a ir a alguno de esos cursos que se venden por Instagram que te enseñan a ser autentico.

No hay nadie mejor que uno mismo Pero lo que pasa que para quitarte toda esa “mierda” que llevas encima en forma de creencias, vergüenzas y miedos, tienes que adentrarte en un viaje muy especial, dentro de ti. Y eso no mola. Y como no mola, como no quieres descubrir cosas que creías que eran verdad y es otra la verdad, te escudas en tonterías de “ya vendrá la oportunidad” o “cuando los sapos bailen flamenco”.

Ahora es ese momento para empezar a ser tú mismo. Porque es que además, es a lo único que has venido a este mundo, A SER TÚ MISMO.

SIMPLE

Cada vez estoy más convencido que somos imbéciles. Y me apunto yo también.

Nosotros mismos nos complicamos la vida. Nosotros mismos nos jodemos la vida cuando la solución es mucho más fácil de lo que podríamos imaginar.

Nos complicamos la vida pensando que la felicidad es algo difícil de conseguir, cuando tú sabes que es lo que te hace feliz o te haría realmente feliz. Jodemos relaciones de años, esperando que la otra persona venga a nosotros por orgullo cuando sabemos que no hemos hecho nada por solucionar el tema. Creemos que ser creativo es crear cosas imposibles, cuando vemos los diseños de Apple y vemos que la creatividad es también simplicidad. O le damos vueltas a la cabeza en un tema amoroso, cuando una simple pregunta nos resolvería todas las dudas que tenemos.

Creo que está pandemia ha reforzado esta visión, de que todo es mucho más fácil.

¿Qué hay mucho más fácil que un te quiero, un gracias, un lo siento.. que resolvería tantos problemas que creemos sin solución?

Unos les llamaran tendencias, yo le llamo valores que son inherentes a mi personalidad. Y son los únicos que sigo hasta que no me presenten otros que me hagan mejor persona o me ayuden.

¿Y cuales son las tendencias que sigues tú todos los años?

¿Ante todo futuro negro? CREATIVIDAD.

Photo by cottonbro on Pexels.com

Los titulares negativos venden mucho más que los positivos. Y ahora que llega el final de año, las redes están llenas de ellos.

Y uno de ellos, trata sobre la creatividad.

Ahora según estudios de no sé quien, de la escuela de nombre impronunciable y patrocinado por Linkedin, nos dicen que tenemos que ser creativos.

Perfecto. Lo que pasa que si nos hubieran dicho que nos pusiéramos a hacer el pino puente para tener trabajo, ya me veo a todo el mundo haciéndolo para estar a la moda.

De repente, nos dicen que tenemos que ser creativos si queremos que el mercado laboral nos reclame.

Y hace unos meses, ser creativo, estaba tildado por empresas y por todo el mundo, “Como el raro que tiene unas ideas disparatadas que nunca le va a ir bien en la vida sino tiene un trabajo de 8 horas”.

Soy un fan acérrimo de la creatividad.

Sin ella somos uno más dentro un rebaño llamado sociedad. Sin ella, todavía estaríamos viviendo en las cavernas , esperando a que un meteorito acabase con los dinosaurios.

¿Y por donde empezamos?

Aunque antes de nada, tendría que haber un cambio de la sociedad.

Un cambio en el que se aceptase:

.- el que piensa de manera diferente a la mayoria

.- que el fracaso no existe. Sino que son maneras de intentar alcanzar lo que considerábamos imposible.

.- que el liderar desde el miedo mata el talento y la creatividad de la gente que dices que lideras.

.- que un niño que se sale de las líneas o de lo establecido desde el colegio, hay que impulsarle esa creatividad. Y no pensar que si no saca un 5 en todos los exámenes, su futuro será negro.

.- que la creatividad es el empoderamiento de las personas. Y eso significa que no se le pueda “dominar y controlar” como se ha hecho hasta la fecha.

.- Que el talento no se retiene, se impulsa, se pule, se da confianza… Y no se basa en las normas que ha tenido la empresa por y para siempre.

Creo que antes de hablar de creatividad, la sociedad tendría que cambiar muchos “clichés” y normas que todavía siguen

Pero además últimamente me pregunto:

Si antes nos decían que no podíamos tener pensamientos “raros” , no podíamos salirnos de lo establecido, que teníamos que seguir modas y tendencias…¿Ahora podemos y debemos hacerlo? ¿Aceptarán ahora sin rechistar que yo piense diferente a los demás?

Viendo la sociedad tan dividida que tenemos, que si no opinas lo mismo que yo o no me haces la pelota como creo que me merezco,…creo que es un poco difícil.

Pero no soy negativo.

Lo que tenemos que ser cada vez más responsables, es que el cambio que queremos ver en los demás, debe empezar por nosotros mismos. Si esperas a que los demás cambien como a ti te gustaría…seguirás esperando el resto de tu vida.

¿Y por dónde empezamos?

POR DARTE UN VOTO DE CONFIANZA.

La creatividad es la confianza en uno mismo. Es la visión que tienes de la vida, de un problema o de cómo mejorar un producto.

En definitiva, tu creatividad eres tú.

Pero no confiamos en nosotros mismos. Pensamos que los demás tendrán más ideas que nosotros, que no surtirá efecto, que no valdrá para nada, que será una tonterías.

En definitiva, pasas de darte una oportunidad a dárselas a los demás con los ojos cerrados.

Si están ahí para ti, es que tienen algo que enseñarte, tienes algo que aprender de ellas. Tienes que ser de nuevo ese descubridor que eras de pequeño, cuando te preguntabas: ¿Qué pasaría si…? Sin importarte las consecuencias.

NO SE TRATA DE SER MESSI NI FERRAN ADRIA.

Somos seres que nos comparamos con los demás constantemente. “Yo nunca podre ser como… Mis ideas no podrán tener tanto impacto como las de …”

Comparamos tamaños y siempre salimos perdiendo. O eso creemos. Cuando en realidad, quién está dando el veredicto es el miedo, nuestro ego.

Si no puedes comparar los goles de Messi con los que hacía Pele, ya que eran épocas diferentes. ¿Por qué comparar tus ideas con las de los demás? Las situaciones serán diferentes, los momentos son únicos como tus ideas.

Así que tus ideas son tus ideas y las del “tio paco”, son las del tio paco. No compares, no hay ninguna mejor que otra, sino todavía no las has puesto en marcha. Y aún así.

Apunta tus ideas y dales una oportunidad.

SE CURIOSO.

Hazte preguntas. Investiga más allá de lo que podrías imaginar llegar. Pero sobre todo no creas que es imposible porque lo diga un libro o un gurú. También lo decían quienes decían que era imposible ir más allá de la velocidad de la luz y mira en la actualidad a la velocidad que van muchos aviones de cualquier ejercito.

UNE TUS PASIONES.

Todos tenemos pasiones que nos hacen invertir horas como si fueran segundos. Pero porqué seas un experto en algo, no quiere decir que tus ideas sean la verdad absoluta. Une tus pasiones, combina ideas de un lado de otro y además de impulsar tu creatividad, estarás mejorando todos los campos que combinas.

Mientras los demás ven lo mismo, tú ves las cosas de otra manera. ESO ES TU CREATIVIDAD, ESO ERES TÚ.

DIGAN LO QUE DIGAN LOS DEMÁS.

Basta ya de querer contentar a todo el mundo, haciendo caso a lo que dicen. La creatividad es tu visión. No la visión de los demás, no lo que opinan los demás ( al no ser que tu idea sea muy loca e imposible ).

Digan lo que digan los demás, apuesta por tus ideas. Luego cuando vean que tus ideas surten efecto, te dirán que te apoyaban desde un principio.

Pasa de ellos y confía en ti.

Me da igual en el campo que sea que tengas esa visión, es a lo que has venido a este mundo. A desarrollarla y mostrarla ante los demás. Y no hay que esperar a que los momentos sean críticos para mostrarla, sino que SIEMPRE TIENES QUE HACERLO.

No lo olvides.

¿A través de la felicidad tendremos éxito? ¡¡A lo mejor NOO!!

Photo by Kampus Production on Pexels.com

La felicidad es la que da el éxito, y no el éxito el que da la felicidad…porqué muchas veces la ansiedad y la depresión se producen porque esperamos tener éxito, un buen trabajo…y sin embargo, primero tenemos que ser felices. A través de la felicidad tendremos éxito….”

Frase textual que leía recientemente a uno de los “gurús” de nuestro país.

Lo que se intuye, no sé si me confundiré, es que para tener éxito hay que ser feliz primero, sino no se consigue el éxito.

Por lo tanto hemos pasado de:

Hay que tener éxito, ya que el dinero nos dará la felicidad..”

a

Hay que ser feliz constantemente, …Y así es cuando tendré el éxito”.

¿Es eso lo que nos quería decir el “experto en cuestión”?

Estoy en total desacuerdo.

A lo largo de los más de 1000 artículos que llevo escritos y más de 400 entrevistas entre los dos portales, hay muchas cosas que tengo claras; y una de ellas es:

Que el éxito no da la felicidad. Ni ser feliz lleva por “cojones” al éxito que se nos ha vendido y vende.

Muchas de las primeras personas que entrevisté ya no están en el “candelero”.

¿Por qué?

Muchos de ellos ya no están en los medios de comunicación si publica libros constantemente o está en los mejores congresos, unas plataformas increíbles que nos hace creer que si estás presente en ellos, ya eres una persona de éxito. No nos preguntamos qué expone, qué nos quiere decir o si es bueno para nosotros lo que nos quiere decir, ya la “etiquetamos” de éxito.

Desde marzo, vemos como profesionales que hablaban de temas que ahora mismo necesitaríamos realmente, ni se les ve ni se les espera.

En estos casos viene muy bien el refrán que nos decía nuestras madres: “Dime de qué presumes y te diré de que careces“. Si cuando más necesitamos a personas así por los momentos que estamos viviendo, ” no están”, ¿Qué nos está diciendo el éxito por el cuál nos dicen que tenemos que luchar?

Que encubramos al olimpo de los dioses del éxito a personas que luego en los momentos críticos, no están. Los que creíamos que nos “salvarían” han salido escopeteados.

Cuando conocía a algunas de las personas que consideraba mi “inspiración”, algunos eran como pensaba, otros fueron un autentico “chasco”. Algo que me enseñó, que el concepto de éxito, que nos venden, solo produce una cosa:

BURBUJAS QUE TARDE O TEMPRANO ACABAN POR EXPLOTAR. Pero además todas esas burbujas que explotan, tienen algo en común, siempre han sido INFELICES.

Pero antes de todo, tengamos un poco de pensamiento crítico, antes de “adorar” a dioses porque salgan en televisión o nos hayan dicho los demás que “son muy buenos”.

Pensamos además, que si está en los medios, si estás reconocido por los demás, tiene que ser una persona feliz. ¿Quién no sería feliz teniendo fama, repercusión, dinero y gente que le aplauda aunque sea una mierda lo que dice o hace?

Te aseguro que te sorprendería la gente que tiene ese “éxito” y es un auténticamente infeliz. Uno de los últimos casos que hemos visto a nivel mundial, ha sido Maradona.

Pero ahora nos dicen, que hemos estado muy confundidos, que tenemos que ser felices para alcanzar el éxito.

Somos una sociedad muy despistada. Y los “expertos”, lo saben. Aprovechándose de ello.

Recientemente leí una frase de Edgar Cabanas, que decía “La industria de la felicidad no hace negocio vendiendo la solución a la felicidad, sino haciendo de la felicidad un problema para el cual dice ofrecernos la solución, que es bien diferente”.

Es decir, que el problema que estamos viviendo es que tenemos que tenemos que alcanzar la felicidad, por lo legal o por lo criminal, porque es la única manera de alcanzar el éxito. Sino , vamos como el culo.

Y de este problema que dicen que tenemos y que nos creemos que tenemos, nacen cursos exprés, de cómo alcanzar la felicidad, de cómo ser autentico en menos de 4 horas, como llegar al “nirvana” en menos de lo que canta un gallo o retiros virtuales que te ayudaran a hablar en publico, siendo felices y alcanzando el mayor de los éxitos inimaginables para ti hasta la fecha,… O hasta la Pantoja que nos decía que “enseña dientes que es lo que les jode”.

Como bien decía durante los directos realizados con Margarita Álvarez, la felicidad no es estar todo el día alegres, sonrientes, en paz, dándote a los demás y nada de emociones negativas en tu vida. La felicidad también es gestionar esas emociones negativas, que parece que ahora más malas que el petróleo para la sociedad.

Siempre lo diré, la gestión de emociones negativas que sentía me han llevado hasta donde estoy y a crear cosas que creía imposibles para mí.

Así que viva la puta tristeza y la rabia si sabes gestionarlas bien.

Hemos pasado pues de luchar por el éxito, de poner “la pierna encima” al vecino para que no llegase antes que nosotros al éxito, a luchar contra el vecino, a ver quién es más feliz que el otro , porque es lo que nos dicen que nos llevará al éxito.

Lo único que produce este cambio de tendencia, es igual que la anterior, más frustración, depresiones pensando que nunca llegaremos, envidias , ocultación de talentos porque eso no es la felicidad que debemos tener ni tampoco aparentar…

En definitiva, más puto postureo de mierda. Perdiéndonos a muchas personas autenticas, originales, no pudiendo disfrutar de su verdadera felicidad, porque piensan que no les dará para el éxito que aspiran..

Al igual que he entrevistado a muchas personas, que no están en la cima del éxito por muchas cosas, también he entrevistado a muchas personas que no estaban ni están en lo que consideramos la cima del éxito. Pero la mirada que tenían, era de autentica felicidad, de paz consigo mismo.

¿Por qué estoy totalmente en contra de las palabras del gurú?

Porqué la felicidad no se lleva bien con el ego, con las envidias, con la creación de rumores, con el “por un like de los tuyos daría lo que fuera… aunque solo uno fuera”, con la compra de seguidores, con las mentiras, con los grupos endogámicos, …algo que está muy relacionado con el éxito actual. O al menos con su consecución.

La felicidad lo único que da es tranquilidad, coherencia, brillo en los ojos, curiosidad, creatividad, afán de aprendizaje, de innovación… entre otras muchas cosas.. Y en algunos casos da el éxito, que te reconozca más allá de tu familia y amigos, que salgas en medios de comunicación, si es el concepto de éxito que tú tienes en mente.

Pero te aseguro que hay mucha más gente feliz, que hace lo que siente, que ayuda a los demás, que se va a dormir a la cama sabiendo que han hecho lo que tenían que hacer durante el día, que reconocen sus fallos, que son humildes, pero que sobre todo consideran que no han alcanzando ningún éxito, porque solamente son y hacen lo que sienten.

Son personas que les importa más la felicidad, su paz, su tranquilidad mental… que el éxito que pueda generar lo que hacen o son a través de sus acciones.

Vivimos en una continua persecución del éxito, de la felicidad,.. Y a mi parecer, de eso no se trata. Sino encontrarla dentro de ti.

Haz lo que quieras, pero te aseguro que la felicidad no te da el éxito, si lo consideras como nos los dicen los medios de comunicación o los “gurús” de turno”, de riquezas, millones de seguidores e invitaciones…

Lo que si te aseguro, que sentir la felicidad, te asegura que duermas todos los días con la conciencia tranquila, que eso para mí, si que es un verdadero éxito.

Y si los mejores, ¿no fueran lo mejor?

Photo by Somchai Kongkamsri on Pexels.com

“Haz el amor y no la guerra” decía John Lennon

Llega el final de año y no dejamos de encontrarnos además de anuncios de colonias por todos los lados, mensajes en los que hablan de las tendencias del año que viene, de quiénes han sido los mejores profesionales en tal o cual ámbito de actuación, así como miles de listas para que podamos votar a quien consideramos quién es el mejor conferenciante, el mejor profesional, el mejor amigo…

También es verdad que es en Navidad cuando más lo vemos este tipo de publicación, pero a día de hoy, lo vemos a lo largo de todo el año, con artículos con títulos como “La mejor forma de ser feliz… La mejor forma de hacer amigos…La mejor forma de entrar con buen pie en una empresa …La mejor compañía para un sábado por la noche…La mejor carta de presentación si estás buscando trabajo..“.

En definitiva, nos pasamos la vida queriendo ser como los mejores en nuestros campos profesionales. Y no está nada mal mejorar, lo que es imperdonable es querer ser como los demás nos dicen que deberíamos ser.

Recientemente veía a bombo y platillo el lanzamiento de una encuesta para determinar en función de una votación, los mejores profesionales en el mundo de los RRHH. Seguro que pronto veremos en medios de comunicación, otra para determinar la persona del año en España o la pareja de guapos con los que nos iríamos a tomar unas cervezas. Por no hablar de los artículos que te explican la lista de los mejores portales, las mejores conferencias, las mejores….

Por todos lados vemos “los mejores”..

Pero antes de que los “haters”, se pongan a criticar, quiero decir que yo siempre soy de la mayoría “silenciosa”. Aquella que no grita, que no aplaude más que nadie, que expresa lo que siente sin importar lo que dirán los demás o el Seo de Google. Y sigue siempre adelante. Así que estoy muy tranquilo por ello.

Sin embargo, estas listas demuestran muchas cosas que ocurren en la sociedad y con ellos en muchas personas:

1.- Tu reputación no depende de una lista que te considere de los mejores.

Siempre lo he dicho y lo diré, conozco personas que no salen en medios de comunicación, que no son guapos, que no tienen miles de seguidores pero que su facturación ya la querrían muchas de esas personas.

Si crees que tu éxito solo depende de salir en las encuestas de los “mejores” y no depende del trabajo que haces en el día a día, del impacto que produces en los demás cuando los focos no están delante de ti, de la coherencia que proclamabas, del valor que tienen tus acciones, …cuando no hay cámaras, mucho quiere decir de ti.

2.- Son listas que producen infelices y no inspiración.

Recientemente leía una frase que decía: “El éxito solamente se le sube a las personas vacías de cerebro“. Y es así. Subirás a la lista de los más guapos, pero como un día tengas un accidente y te deje la cara desfigurada, tengas una enfermedad y no puedas trabajar durante el año siguiente o te pase cualquier cosa, que te deje fuera de la lista al año siguiente.

No eres lo que dicen los demás o una posición en una lista. Eres lo que provocas en los demás sin depender de nada más.

Y no se trata de ser como tal o cual, de seguir los designios que le llevaron en el siglo XIX al éxito a tal personas…Se trata de aprender, pero siempre siendo tú.

Como dirían las madres: “Si tus amigos se tirasen por la ventana, ¿Tú también lo harías?“. Ahora diríamos que no, que somos muy independientes. Pero sin embargo, queremos hacer y ser encima de un escenario como hace tal , golpear la raqueta como Nadal…

3.- Pensamiento critico por favor.

Con la muerte de Maradona, lo hemos visto recientemente.

Pensamiento critico no es poner en duda el pensamiento de otros. Es poner en duda nuestro propio pensamiento.

Ya no solo con Maradona, sino también con los gurús de cualquier ámbito, si los vemos en televisión, sus seguidores en redes sociales o que sube en fotos con gente famosa, ya los tildamos de primeras, sin pensar, sin dudar, sin ver qué esta diciendo y si está de acuerdo con nuestros valores…Cómo ya está en la lista, ya presuponemos que es lo mejor para nosotros, que es el mejor para nuestra vida.

No vemos más allá. Estamos obsesionados con el éxito que nos han inculcado, en querer ser como. Y nos estamos en olvidando de lo más importante, EN SER NOSOTROS MISMOS.

No digo que no aprendas de ellos. No digo que no los estudies. Pero lo que te digo es que al final, SIEMPRE PIENSES POR TI MISMO.

4.- Listas por intereses.

Si nos diéramos cuenta, muchas de esas listas, se han generado de forma subjetiva por la persona que la han generado. En definitiva, por un lado o por otro hay intereses de por medio.

Pero además , ¿Es que solamente esas personas que salen en la lista son los mejores? ¿Qué parámetros deciden que una persona es mejor que otra? En la mayoría de los casos, la subjetividad. Porqué a mi me puede parece guapa Elsa Pataky y a otra persona, no. Y aún así está todos los años en la lista de más guapas de España. Y eso no quiere decir que una sea más guapa que otra. Todas tienen su belleza.

Pero no por estar o no en la lista, eres más o menos una cosa u otra.

Siempre hay detrás intereses, no lo olvides.

5.- Una lista no determina tu valía.

No vales más por estar en un lista y menos por no salir en ella. No vales más porque se considerada la más influyente en tu mundo profesional y luego ser un hijo de puta en tu casa. Porqué ahora parece que una cosa es la marca personal, el impacto que produces en los demás, se puede distinguir y diferenciar de tu marca profesional.

Eso se llama manipulación. Dejemos ya de recitar guiones que nos han dado los demás para que interpretemos. Dejemos de compararnos con el “tamaño” de los demás saliendo o no en una lista. Dejemos no de aprender de los demás, sino de copiarlos literalmente, ya que estamos perdiendo nuestro talento, nuestra marca, nuestra esencia.

Tu felicidad no depende de una lista. Ni tampoco ser más feliz, es ser como los de las listas.

Tu felicidad no depende de ser igual que los que aparecen en la lista. Te aseguro que seguramente serás mucho mejor de los que aparecen en alguna lista de esas.

Tu éxito no depende del número alcanzado en un ranking.

Tu valía no depende de copiar literalmente lo que hacen los demás.

Estúdialos, léelos, escúchalos, PERO RECUERDA, que el mayor reconocimiento no es el de una lista subjetiva, es el de una persona de corazón te dice GRACIAS por lo que has hecho por él o le has provocado. Las listas van y vienen, pero eso siempre será el mayor éxito que te llevarás a la tumba.

EL SER UNO MISMO DANDOTE A LOS DEMÁS DESDE LO QUE TE APASIONA HACER.

¡¡La vida es más simple. Somos nosotros quién la complicamos!!

Photo by Karolina Grabowska on Pexels.com

“Lo que decidas hacer, asegúrate que te haga feliz”.

Si nos paramos y nos diéramos cuenta, no estamos viviendo la vida, estamos viviendo en un circo.

Y no porqué nos crezcan los “enanos” cuando todo nos va mal. Sino porqué vivimos en un continuo:

Aún más difícil todavía“.

¿Por qué hacemos tan difícil esa relación y no reconocemos que nos hemos confundido?

¿Por qué no reconocemos que tenemos unas tendencias sexuales pero que no aceptamos y nos avergüenza reconocer?

¿Por qué no reconocemos lo que sentimos por esa persona?

¿Por qué lo hacemos tan difícil los domingos por la tarde cuando en realidad sabemos que estamos haciendo algo que detestamos el resto de la semana?

¿Por qué no reconocemos que llamamos amigos a los que nos interesa su amistad, por intereses personales o profesionales?

¿Por qué no reconocemos que no nos aguantamos ni a nosotros mismos?

¿Por qué no reconocemos que no soportamos que nos digan lo que nosotros sabemos pero no queremos reconocer, dejando de lado que lo único que ha hecho ser ayudarnos?

¿Por qué no reconocemos que no tenemos la vida que sabemos que nos haría realmente felices?

¿Por qué no pensamos por nosotros mismos y creemos que los demás saben qué es lo mejor para nosotros?

¿Por qué creemos que el éxito es lo que nos dicen los medios de comunicación y no lo que nosotros sentimos?

¿Por qué creemos que solamente pensando en cosas buenas vendrán a nosotros y nos quedamos

¡¡SIEMPRE ESTAMOS HACIENDO EL MÁS DIFICIL TODAVIA!!.

Pero además nos complicamos la vida pensando que siguiendo un libro del siglo pasado nos dará la formula de la felicidad. Pensando que un gurú por un dineral que ni tenemos, con una hora de conferencia nos abrirá los ojos y seremos para siempre felices nada más salir..

Siempre estamos haciendo el más difícil todavía, porque es como así dice la gente que es la vida.

Dificil, complicada, inexplicable, con una felicidad imposible de alcanzar, con eso de ser “uno mismo” una autentica quimera…

Y nos encanta llegar a casa diciendo que estamos cansados que no vemos futuro a nuestra vida, que la culpa de todo la tiene el Gobierno o el jefe que no ha follado durante el fin de semana.

Lo que nos pasa realmente, es que no tenemos huevos de decir lo que nos pasa. Algo que si lo hiciéramos, nos ahorraríamos muchos dolores de cabeza, pastillas para dormir y recordar las mentiras que hemos dicho a la gente que nos rodea.

Y no vale la excusa que no nos han enseñado a expresar nuestras emociones. Igual que expresas rabia cuando el arbitro pita penalti contra tu equipo o disfrutas de un orgasmo diciendo lo que sea, también puedes expresar hablando o escribiendo lo que sientes.

Pero lo hacemos más difícil todavía.

Algo tan simple como expresar lo que sentimos, que como hemos visto, lo hacemos en muchos momentos, pensamos que algo tan “fácil” no nos puede ayudar tanto y darnos tanta paz. Que es mejor sufrir, callarnos lo que nos pasa, seguir las modas o gastarnos el dinero en cursos “exprés”.

Cuando en realidad estamos muy confundidos, lo único que estamos haciendo es complicarnos más la vida. Porqué en definitiva lo que estamos haciendo, es no afrontando el problema que tenemos o el sueño que queremos.

El camino más inexplorado, a la definitiva, es el más rapido y más sencillo hacia nuestro éxito.

¿Y cuál es?

Ser nosotros mismos sin miedos, sin tapujos, sin tonterias.

Deja de hacerlo todo tan difícil. La vida es más sencilla de lo que creemos o imaginamos.

Tú sabes como deberías hacerlo, pero crees que es más importante el qué dirán, el cómo lo han hecho otros, que el cómo tú sientes qué deberías hacerlo.

HAZLO A TU MANERA, HAZLO SIENDO TÚ, HAZLO DESDE TU CORAZON.

Inmaculada Arcos: “Sal de tu mente y entra en tu vida”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con..” es un placer presentar Inmaculada Arcos Aguilar.

Siempre me gusta conversar con gente que no que haya dado un cambio en su vida, sino que haya apostado por ella misma, por su esencia, por mucho que dijeran los demás.

Y una de esas personas es Inmaculada.

Una conversación en la que hablamos de la importancia del silencio en una sociedad llena de ruidos y la de dejar a un lado ya la razón, para entrar en el corazón, a través de la meditación.

Podéis conocer más el trabajo de Inmaculada a través de Facebook . Pero también podeis conocer el trabajo de Inmaculada a través de su trabajo junto a la AECC, en su página de “Meditación para enfermos de cancer y otras enfermedades”. así como en Linkedin

.- ¿Cuánto te ha costado descubrir quién eres?

Estoy descubriéndome.  Yo no afirmaría saber quién soy. Yo me descubro en cada cosa nueva que hago, en cada oportunidad que va surgiendo. Pero yo realmente no tendría una definición

No me gustan las definiciones .

.- ¿Por qué nos da miedo reconocer la realidad?

Porque en el fondo nos asusta no tener una imagen de nosotros. Todos tenemos una imagen de nosotros, como si fuera una foto, dentro de nosotros. Y entonces resulta cómodo agarrarse a la foto y decir que esta persona somos nosotros, cuando en realidad somos variables.

Esto es algo que nos asusta ya que nos pone en tierra de nadie. Podemos tener características que pueden ser mas o menos repetitivas, pero la realidad dice que antes circunstancias distintas, reaccionamos de forma distinta. ya que somos personas distintas.

El ser humano tiene muchas facetas y no tener una definición, nos permite descubrirnos. Viendo quiénes somos en cada momento.

En definitiva lo que nos pasa es que nos gusta la sensación de control. Cuando tenemos una foto, nos sentimos orgullosos de poder decir: “Esto soy yo”. No queriendo ser humanos, queriendo ser perfectos. Cuando en realidad, las emociones son oscilantes, el mar nunca está en calma. Lo que pasa que no nos gusta hablar de sentimientos, ya que nos conecta con la vulnerabilidad. Cuando en realidad nos conecta con nuestra humanidad.

Hablar de emociones es lo que nos acerca los unos a los otros.

.- ¿Qué piensas que se haya industrializado esto de la felicidad?

Me parece que es un producto que nos sigue alejando de la realidad.

Ni la vida es una pena, ni la vida es tan happy. Es como si quisiéramos ver un telediario donde todo fuera bonito. Pues esto no existe.

La vida tiene momentos y todos atravesamos esos momentos.

Es un marketing que lo que pretende es crear una realidad ficticia Nos aleja del día a día, en definitiva del vivir.

.- Echando la vista atrás, ¿Qué ves?

He aprendido mucho de mi historia. A levantarme cuando me he caído.

He aprendido a no ir con la máscara del “yo puedo” y a pedir ayuda cuando la he necesitado. He aprendido a rodearme de gente que me quiere bien. Pero sobre todo el valor de mostrar mi vulnerabilidad y de los gestos pequeños.

Para mí el día a día está construido de muchas cosas pequeñas.

.- ¿Qué quieres ser de mayor?

Quiero ser persona, quiero ser humana, con todo lo que con ello conlleva. Quiero explorar todas las partes mías como humana Pero tambien las más profundas.

En definitiva lo que quiero es descubrir quién soy, si es posible descubrirse.

.- Se habla de la meditación, del mindfulness, ¿Qué es para ti?

Para mí la meditación tiene que ver con una forma de vivir y no con una técnica. Es volver a habitar ese espacio de silencio que hay dentro de nosotros. Es una manera de conectarnos con nosotros mismos.

Estando todo el rato como estamos en modo “cabeza”, es llegar a un espacio de sabiduría dentro de nosotros que nos va a guiar. Ya que tú tienes una experiencia de vida.

El camino de cada uno es el camino de cada uno y uno no puede perder esa autonomía de escucharse. Y para mí el silencio me ayuda a darme cuenta de lo que hago, de hacer cosas distintas.

No es sentarse y respirar. Sino es ver qué hace uno mismo, ver qué cosas hacemos de forma automatizada y que si no fuera por el silencio no veríamos.

El silencio para mí es la herramienta que me ayuda a separarme de una situación. Si tienes muy pegada una situación a ti, no verás nada. Pero en el momento que cogemos cierta distancia, nos permite poderlo verlo.

El silencio es un espacio de escucha, pero también de sabiduría. Que tiene un lenguaje totalmente diferente al de la mente.

.- ¿Crees que el gran virus de la humanidad es el miedo?

Yo no sé si es el miedo o la falta de amor. Ya que si no está en un lado, está en el otro.

Estamos tan a la defensiva, tan compitiendo los unos con los otros, que no nos damos cuenta que el otro no es nuestro enemigo, sino que es nuestro igual.

También es verdad que hay veces que nos da miedo sentir amor Ya que a veces nos hemos acostumbrado más a las sensaciones que nos desagradan como la tristeza, el miedo. Y cuando tenemos que algo es agradable, lo cortamos.

Yo creo que estamos muy blindados al amor. Pero el amor nace sin que nos demos cuenta. Pro eso cuando estamos presentes, en la presencia no hay miedo, naciendo el afecto y el cariño.

.- ¿Es esencial incorporar en tu vida un mentor? ¿Qué has aprendido de tus mentores?

Los mentores son apoyo. Te acompañan en un momento determinado del camino.

De cada mentor vas escogiendo lo que te sirve, con la que luego vas adaptando a tu visión de ver las cosas.

Es bonito estar acompañado de alguien, pero no hay que perder de vista la escuchar interna, solo por escuchar al mentor. Ya que sin ella, estarás perdiendo la oportunidad de encontrar tu forma.

Ya que muchas veces transformábamos a los mentores en gurús, olvidándonos que son personas como tú y como yo que están representando un papel. Creyendo que tenemos conectar en todo lo que dicen cuando no tiene que ser así.

.- ¿Crees que la sociedad está preparada para individuos empoderados?

La sociedad tal cual está establecida, hay una anulación del ser humano. Ya que estamos dirigidos al dinero y a la productividad.

“Tú eres útil, tanto en cuanto haces esto”. Pero sin embargo los sentimientos de las personas no son tenidos en cuenta. Estamos obligados a seguir un camino trazado.. Siendo este el gran problema.

Los sistema educativos están estandarizados, ya que si no entras en ellos, no vales. Siendo una mentira. Ya que cada persona es única, con procesos de aprendizajes totalmente diferentes.

O cambia la educación o luego cuando eres adulto tienes el gran reto de romper lo que son los esquemas. Afirmando que estamos aquí para ser nosotros mismos, no lo que los demás quieren que sean.

Si te fijas en la naturaleza, cada planta tiene su espacio para desarrollarse, a expresarse según lo que es. Y los seres humanos estamos predestinados a hacer esto. Pero cuando rompes los patrones, suele haber culpabilidades , cuando no haces lo establecido, cuando estas apostando por ti.

La sociedad no está preparada, pero la responsabilidad es personal. Cuando haya gente que sea capaz de romper todos estos esquemas y hacer de su vida esto, va a empezar a ser posible.

Los procesos globales que tanto hablamos, empiezan por los procesos individuales, la persona consigo misma.

.-¿Qué te gustaría poner en una valla publicitaria?

Sal de tu mente y entra en tu vida.

.- ¿Consideras que eres feliz?

No , por eso hago lo que hago.

La felicidad en abstracto no existe para mí. Soy capaz de ver la belleza de los pequeños momentos. Y ellos me hacen sentirme plena.

¿Si sentirme plena, es sentirme feliz? Soy feliz en esos momentos.

.- ¿Qué te gustaría decirme dentro de 5 años?

Que he podido expandir lo que hago. El acompañar a las personas en sus proceso vitales.

El poder compartir desde mi experiencia, no de la teoría

.- Una reflexión para los lectores del portal.

Para mí es fundamental ser lo que somos, no interpretar un personaje. Y que seamos de verdad.

¡¡El mejor método para dormir!!

Photo by Ksenia Chernaya on Pexels.com

El secreto de la creatividad está en dormir bien y abrir la mente a las posibilidades infinitas. ¿Qué es un hombre sin sueños?” decía Albert Einstein

Apagar los móviles una hora antes de irte a dormir, tener pensamientos de agradecimiento por el día que has tenido, no irte a la cama con discusiones con tu pareja, contar ovejitas..”

Son cientos las recomendaciones que nos dicen que debemos realizar antes de irnos a dormir. Y más en estos momentos que estamos viviendo y viviremos, con la pandemia y la crisis económica.

El cerebro en momentos de incertidumbre, en los que no sabe por dónde le vienen…le cuesta conciliar el sueño.

Podemos hablar de la pandemia, otros será por estrés, por asuntos nos resueltos o conversaciones pendientes… Pero cada vez es más recurrente en mis conversaciones , frases del estilo: “Cada día duermo peor, no sé por qué será..”.

Siempre he reconocido que una de las expresiones de mi falta de conocimiento de mi mismo, antes de mi “transformación”, era la falta de sueño. Me costaba dormir, me costaba encontrar la paz para alcanzar el sueño.

Ahora duermo a pierna suelta, a pesar de los ruidos de los vecinos “jugando a médicos”.

¿Cuál creo que es el mejor método para dormir?

SER COHERENTE CON UNO MISMO y como consecuencia , HABER HECHO LO MÁXIMO QUE PUEDES DURANTE TODO EL DÍA. Recomendación que da Dr. Miguel Ruiz, en su libro “Los 4 acuerdos. Un Libro de sabiduría tolteca” libro que recomiendo desde aquí.

Podrás poner la excusa que esa persona no sabes porqué no te contesta a los mensajes, te cagaras en que esa persona le ayudaste y ahora ha desaparecido, que tu jefe te ha echado una bronca que se oía hasta en el parking del edificio,…Podrás poner la “excusa” que tú quieras, pero cuando tú has hecho lo máximo que has podido hacer en esa situación, no habrá nervios, no habrá preguntas y llegarás a la cama con ganas de encontrarte con morfeo.

Hacer lo máximo durante el día es la mayor expresión de coherencia con uno mismo, la mayor expresión de tu felicidad.

Todo lo hacemos por una razón, sino no lo haríamos. Seamos sinceros.

Le hemos mandado el mensaje a esa persona a esa persona, porque tenemos un interés en ella. Y ahora que no nos contesta nos preguntamos ¿Qué habrá pasado? . Pues que a lo mejor se habrá dado cuenta que no eres transparente y pasa de ti. Y ahora tú no puedes dormir.

Si hubieras sido sincero, si fueras feliz, hubieras ido de otras maneras o no lo hubieras hecho. Y ahora no tendrias esos remordimientos de conciencia que no te dejan dormir.

Cuando tú haces lo máximo que puedes, duermes con la conciencia tranquila. Sabes que las cosas no cambiaran de un día para otro como a nuestro ego le gustaría. Pero lo harán.

Haces las cosas por que las sientes. Porque tu pasión por ese tema, por esa persona, quieres lo mejor para ella, no por los beneficios que te puede reportar. Pero te aseguro que si consigues algo, será mucho mayor de lo que te podrías imaginar.

Cuando haces lo máximo que puedes, nadie ni tú mismo, te podrás considerar una victima ni encontrarás excusas. Lo hiciste porque así lo sentías, creías que era la solución y por X motivos, no ha salido. Pues ya está, si no podias hacer nada más, ¿Por qué te das tanto mal? Y si lo haces es porque algo más sabías que podrias haber hecho.

Hacer lo máximo que puedes en tu día a día ayuda a desarrollar la creatividad. A ver más allá de lo que ven los demás y dar un paso adelante en pro de tu felicidad.

Hacer lo máximo que puedes en tu día a día ayuda a la humildad y reconocer tus fallos. A reconocer que has hecho lo posible e imposible por solucionar esa situación y que si no se ha dado el caso, ya no es problema tuyo. Tú has hecho lo máximo que has podido.

Cuando haces lo máximo que puedes en tu día a día, no estás trabajando. Estas disfrutando del camino que estás recorriendo, viendo las sorpresas que te da la vida, creando puentes entre la incertidumbre y agradeciendo de toda experiencias que sientes.

Cuando haces lo máximo que puedes, no hay obligaciones, solo pasiones.

Pero sobre todo duermes a pierna suelta, porque sabes que has hecho todo lo que estaba en tu mano, por ti y por tu felicidad.

¿Por qué no puedes dormir en muchas ocasiones?

Porque sabes que podrías haber hecho más en esa situación que no te deja conciliar el sueño, PORQUE NO HAS SIDO COHERENTE CONTIGO MISMO.

Durante una época de mi vida probé pastillas para dormir. Pero eso no me quitaba de la mente los problemas, seguían ahí, por muchas que me tomase.

Fue cuando empecé a ser yo mismo y por lo tanto cuando empecé a dar lo máximo en todo lo que hacía, en lo que me apasionaba, cuando empecé a dormir sin falta de nada y con la satisfacción de haber hecho siempre lo máximo posible en todo momento del día.

Cuando te vas a dormir con la sensación de haber dado todo lo máximo posible , te vas a dormir con el sentimiento de paz y tranquilidad por tu coherencia. Cuando te vas a dormir habiendo sido tú mismo en todo momento, estarás cerrando los ojos pero abriendo tu alma a tu felicidad.

¿Qué ocurriría en tu vida si hicieras todo lo máximo en tus acciones? ¿No te duermes porqué en el fondo sabes que no has actuado en coherencia con quien eres?

¿Cómo saber si estás desaprovechando tu vida?

Photo by Ann Nekr on Pexels.com

“La vida puede acabar en cualquier momento..no sabes cuál será la ultima fotografía o tu ultima sonrisa. Por eso hay que aprovechar cada instante”.

Con los pasos de los años, muchas cosas cambian, pero una se mantiene, tu relación con la muerte.

Va muriéndose gente que piensas que nunca lo hará. Tienes el pensamiento de llamarlas por teléfono para contarles lo que te pasa, para hacerles participes de tus éxitos, de tu felicidad…y cuando vas a coger el móvil te das cuenta que ya no están.

La muerte, nos enseña muchas cosas, pero sobre todo una, al menos para mí, muy importante, que no hay que desaprovechar la vida.

De pequeños nos dicen que la vida es seguir las normas establecidas. Tener una carrera que tenga salidas profesionales ( aunque no te guste lo que estás estudiando ), tener una pareja ( aunque le pongas los cuernos siempre que sales ), amigos ( aunque les pongas a caldo cuando no están ) y trabajar en algo ( porque es la moda aunque no sepa qué coño estoy haciendo ). Y llegados los 80 años, estiras la pata y dirán en tu entierro que has sido una buena persona.

A TODOS nos han enseñado que la vida es eso y es lo que tenemos que hacer si queremos ser recordados como una “buena persona”.

¿O es que cuando sale algún suceso en la televisión inesperado, no se dice siempre lo mismo: “Pues tenía hijos, trabajo y parecía una buena persona, no daba problemas a la comunidad“?

Y yo me preguntaba siempre: ¿Es que solamente uno es buena persona siguiendo los dictámenes de los demás?

Parar siempre nos hace pensar, queremos o no. Algo a lo que no estamos acostumbrados ni mucho menos se nos ha enseñado.

Parar nos hace darnos cuenta, o al menos reafirmar algo que ya sabíamos, que no estábamos haciendo las cosas bien, que no estábamos viviendo la vida que queríamos, que no estábamos actuando como sentíamos que deberíamos hacerlo.

Tras la confirmación de varios proyectos para el año próximo, una amiga me ha preguntado:

Tras tanto tiempo luchando, ¿Crees que mientras tanto, estás desaprovechando la vida?

Y mi respuesta ha sido clara y tajante: NO.

La estaría desaprovechando si siguiera haciendo lo que hacía antes, cómo actuaba antes, lo que pensaba antes. Algo de lo que no me arrepiento , porque aprendí de ello. Pero sentiría que estaría desaprovechando la vida si supiera que podría ser feliz haciendo otras cosas, viviendo experiencias con otro tipo de personas que me impulsarían, que me motivarían, no diciendo lo que siento pero sabiendo lo que me hubiera gustado decir…

En esos casos sí que estaría desaprovechando la vida, ¿PERO HACIENDO LO QUE TÚ QUIERES HACER, LO QUE TE HACE REALMENTE FELIZ Y LUCHANDO POR LO QUE SIENTES?

Eso nunca es desaprovechar la vida, eso siempre es exprimirla hasta el máximo.

Pero seguimos creyendo que quien hace lo que siente que debe hacer, quién se sale del guion de lo “establecido” o no ha alcanzado metas estimadas para ser una “persona de bien”, está desaprovechando la vida.

Lo que está haciendo esa persona, ESTÁ LUCHANDO POR SER ELLA MISMA, POR DESCUBRIRSE, POR CONOCER SUS LIMITES, LUCHANDO POR LO QUE QUIERE y en definitiva, por el sueño de responder a una pregunta qué todos nos hemos hecho alguna vez:

¿Por qué hemos venido aquí?

EXPRIMIR LA VIDA SIENDO NOSOTROS MISMOS. Con lo bueno y con los malo, con sus aprendizajes y éxitos, pero siempre hasta la última gota.

No estoy impulsando que nos compremos un descapotable rojo y vayamos a Benidorm en busca de sensaciones únicas. Solo te estoy diciendo, que si sientes, si sabes que estás desaprovechando tu vida:

¿A QUÉ ESPERAS?

Y sé que lo siguiente que estarás pensando es: “Si David, lo sé, pero no sé por donde empezar a exprimirla como sé que debería“.

Parece que si no haces un método para tener una marca personal, para ser feliz, para conseguir el éxito,… no existe la manera de conseguirlo.

TÚ SABES CÓMO EXPRIMIR LA VIDA.

No es que no lo sepas, no es que no sepas el método para hacerlo.. Es que te da miedo dar el paso.

Lo que te gustaría, cómo te gustaría, las sensaciones que quieres vivir…todo lo sabes, LO QUE TE FALTA ES DAR EL PASO ADELANTE. Y eso solo lo puedes hacer TÚ.

Así que:

1.- Si quieres comprarte un descapotable rojo, estudiar una carrera con 50 años o ponerte cachas con 60, hazlo Pero con un sentido, porque es lo que TÚ sientes, porqué es lo que siempre has querido.

2.- Si sabes que estás desaprovechando la vida, NUNCA VENDRÁ LA OPORTUNIDAD ADECUADA para empezarla aprovechar, NUNCA.

3.- La peor frustración en la vida no es caerte, es no hacer lo que sientes, sabiendo que es lo que quieres y todo por el miedo al qué dirán.

Aprovechar bien el día no es hacer lo que la agenda te ha impuesto, lo que los demás desean que hagas por ellos, es hacer lo que sientes y quieres hacer. Y así día tras día, dirás que habrás tenido una vida que habrás aprovechado.

¿Y tú consideras que estás aprovechando tu vida? ¿Qué haces para ello?

Curro Cañete: “Para mí el mayor éxito es ser feliz”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con..” es un placer presentar a Curro Cañete.

Todo el mundo habla de “El poder de confiar en ti: Aprende a tener fe en ti y conseguirás lo que quieras“. En redes, en las librerías, todo el mundo está hablando del fenómeno de Curro Cañete. Y si a eso le añadimos, que recientemente ha publicado “Ahora te toca ser feliz: Disfruta del presente y haz que llegue todo lo bueno”, estamos ante el fenómeno del momento, el fenómeno de Curro Cañete.

Recientemente tuve el placer de conversar con él antes de una firma de libros. Felicidad, confianza, la sociedad, el presente,.. fueron algunos de los temas que tratamos, herramientas para andar en esta incertidumbre que vivimos y que te ayudará a conocer quién hay detrás de una persona que solo quiere ayudar a los demás desde su máxima humildad e interior.

Podéis conocer más su trabajo a través de su Web ,en Instagram. en Twitter y Facebook.

.- Todo el mundo habla de ti, ¿Pero quién eres?

La verdad que es una buena pregunta David, ya que es la pregunta que más veces me he hecho durante todo mi vida y creo que es la pregunta más importante que todos nos tenemos que hacer, ¿QUÍEN SOY?.

Yo llego a la conclusión que soy un ser humano que está explorando, aprendiendo y tratando de llegar a su propia verdad.

.- ¿No crees que siempre debemos apostar por la felicidad y no solamente ahora?

Es algo realmente muy importante, ya que nuestra salud emocional depende de que estemos felices en un sentido amplio. Que nos sintamos felices ya que estamos sintiendo que vamos caminando hacia adelante, que vamos generando nuevos proyectos, en definitiva que nuestra vida avanza hacia donde nosotros queremos. En definitiva que no estamos como vacas sin cencerro sin saber qué hacer.

Es algo muy importante, ya que significa que tienes una vida con sentido. Un sentido que para ti será algo que para mí puede ser totalmente diferente, pero lo importante es que tenga sentido para cada uno de nosotros. Y todo empieza por una decisión personal: ¿Qué quiero hacer yo con mi vida?

Y una vez tomada la decisión, camina hacia allí. Evidentemente hay dificultades pero cuando tienes las ideas claras, todo comienza a rodar un poco mejor.

.- ¿Las circunstancias son las excusas que siempre ponemos hacia la felicidad?

Las circunstancias siempre nos van a influir . Pero siempre que la gente me dice o periodistas me dicen que con las circunstancias difíciles es muy difícil dar ese paso adelante, siempre les digo que tienen razón, pero lo que estamos intentando es que sea un poco más fácil

Siempre podemos conseguir que las circunstancias sean adversas, sean un poco menos desagradables. Es decir que no tengan la ultima palabra sobre nuestra felicidad, sobre nuestra paz interior. Sino que seamos nosotros quienes observemos estas circunstancias y decidamos atravesarlas sin perder del todo nuestra felicidad.

Pero si estas viviendo en las circunstancias que deseabas, lo que se trata de es mantener. Pero sin dejar de retando y avanzando, porque el amor o sigue creciendo o va desapareciendo.

.- ¿Qué es para ti la felicidad?

Es un concepto que admite muchas definiciones. Para mí la felicidad es la conexión conmigo mismo y con el Universo. Cuando yo me siento conectado conmigo mismo, me siento conectado a la vida , no importa lo que esté haciendo o dónde me encuentre, ahí es cuando yo me siento bien, poderoso, feliz.

Por eso tengo un tatuaje que pone conexión, ya que para mí es lo más importante. Yo siempre estoy atento a mi equilibrio emocional, ya que cuando estoy bien, en mi centro siento que todo va a ir bien. También es verdad, que puede haber veces que podemos perder ese centro, sabiendo que lo más importante es volverlo a recuperar. Y la manera de recuperarlo, no es peleándome con los demás, sino mirando hacia adentro. Y una vez recuperado, es cuando puedo proponerme pasar a la acción.

.- Echando la vista atrás, ¿Qué has aprendido desde ese primer día que viste tu primer libro publicado?

He aprendido mucho ya que he dado un salto muy grande. He pasado de estar totalmente atrapado por los miedos, por el qué dirán, por la falta de amor a mi mismo, a una gran confianza en mi y en la vida. Pero principalmente me he permitido ser yo mismo, a aceptarme , gustarme y a quién le guste bien y a quién no, será que tienen que irse con otras personas pero yo he venido para esto, y no me puedo negar a mí mismo.

No me puedo negar quién soy para agradar a otros. No hay que apegarnos a las personas, ya que hay abundancia de ellas. Se trata de estar en sintonía y no forzando algo que no hay razón alguna por lo que hay que tener que aceptar.

Y curiosamente cuando me he atrevido a ser yo mismo, es cuando han venido cosas mejores a mi vida.

.- ¿El mayor virus de esta sociedad es el no aceptarse?

El aceptarse es algo muy importante. Ya que para tú ofrecer lo que tienes que ofrecer al mundo, lo primero que tienes que hacer es aceptarte. Saber que es importante que lo que tú hagas, te lo dice tu interior. Pero si tú no te aceptas por lo que sea, no vas a poder hacer tu propósito de vida, sosteniendo tu felicidad como un proyecto mucho más difícil.

.- ¿Cómo ves esa relación éxito y felicidad?

El éxito es una palabra que lleva a equívocos. Ya que hay personas que presuntamente podríamos decirles “exitosos” que son muy infelices. Para mí sin felicidad no hay éxito, una pareja que siempre tiene que ir de la mano.

Para mí el mayor éxito es ser feliz. Pero no solo ser feliz, sino avanzar hacia lo que deseas con amor y felicidad. Para mí, eso es el éxito.

.- ¿Y cómo gestionamos esa frustración de no conseguir lo que deseamos?

Si tú eres feliz en el presente, no te importa no conseguir lo que deseas. Y además lo vas a conseguir. El problema es que pongas tu felicidad en el logo y no en el camino.

Los deseos no se van acabar nunca, ya que son la propuesta de la vida de hacernos evolucionar. Pero yo tengo mucho el foco en el hoy, en disfrutar el presente.

Para mí uno de los grandes logros es poder disfrutar de cada momento de mi vida. Porqué si no estuviera disfrutando, algo tendría que cambiar, Porque si no disfrutas en el presente, algo va francamente mal.

.- ¿Cómo ves todo esto que estamos viviendo actualmente como sociedad?

Para mí el momento perfecto es el que estamos viviendo. Pero si que tengo muchas ganas de lo que está por venir también. Lo vivo con ilusión, con entusiasmo. En mi mente, lo que está por venir es muy maravilloso, mucho más maravilloso de lo que hay ahora.

La confianza y la fe que tengo en un futuro maravilloso me hace disfrutar del presente mucho más. Ya que no es lo mismo tener una visión catastrófica que una visión positiva. Una visión positiva me ayuda a aumentar las posibilidades , al igual que les pasa a muchos de mis lectores, de que esos deseos se hagan realidad y disfrutar del presente.

Tenemos que darnos cuenta que el cambio es individual. Yo no estoy de acuerdo con los mensajes que necesitábamos la pandemia para un cambio, ya que se puede cambiar sin pandemia. Podemos cambiar internamente cada día si nos lo proponemos.

Mi filosofía es que el mundo cambiará si empezamos a cambiar nosotros mismos. Cada persona es la que tiene que sacar conclusiones de lo que está pasando, ya que a todos no nos afecta por igual

A lo mejor una persona se dio cuenta que iba demasiado rápido y la pandemia le ayudo a pararse. Pero lo que pasa es que no se paró a preguntarse: ¿Está yendo bien mi vida? ¿Esto es lo que yo quiero?

No digo que este dolor sea necesario y que nos hubiéramos ahorrado tanto sufrimiento. Sino que estoy diciendo que después de este dolor desaparezca, mucha gente reconocerá un crecimiento en ellos. Y te pongo un ejemplo, por ejemplo con las personas de cáncer, que tras su enfermedad

.- ¿Qué se aprende de la muerte que no nos han enseñado?

Para mí la muerte es un impulso para vivir con más fuerza, a liberarte del qué dirán, a impulsar a hacer tu vida. La muerte te ancla en lo más valioso de la vida.

Yo tengo la muerte muy presente, ya que tengo conciencia de muerte. La conciencia de que cada cosa que hago, puede ser la ultima que haga . Algo que no me genera angustia de ningún tipo, al revés, lo que me genera es impulso y aprovechar más la vida. Y relativizas más algo que no es como te habría gustado, llevando inmediatamente el foco a lo que si puedo hacer ahora.

.- ¿Cuándo creamos una mascarilla para los pensamientos negativos?

Sería maravilloso un artilugio que los expulsara. Ya que los pensamientos negativos hacen mucho daño a la salud, a las personas, en nuestro bienestar , impendiendo nuestra felicidad y además de eso son contagiosos.

Yo opto por ser conscientes. De mirar la realidad, la zona oscura para tomar decisiones. Pero ser consciente es no apegarse a los pensamientos negativos

.- ¿Por qué aprendemos las mejores lecciones en los peores momentos?

En los peores momento aprendo qué necesidades tengo yo como ser humano, que siempre está relacionado con el amor a uno mismo. Como digo al principio del libro “No estás solo, estás con la persona más importante de tu vida, tú mismo, cuida de ti”.

En esos momentos aprendes que eres responsable de un ser humano y que eres tú mismo.

.- ¿Es imprescindible que en el colegio ya se estudie desarrollo personal desde el principio?

Me uno a tu propuesta David. Me parecería buenísimo que en el colegio e institutos empezase a darse enseñanzas que nos ayuden a gestionar mejor nuestras emociones, de nutrición o de cómo hacer los documentos de Hacienda, ya que cuando eres autónomo eso es algo de locos.

Yo creo que es algo que está llegando y llegará, sobre todo en la medida que los profesores también vayan renovándose por dentro y entendiendo que a veces es más importante una respuesta amable o enseñar sobre inteligencia emocional que a veces enseñar matemáticas. Aunque para los niños que quieran aprender matemáticas también estarán muy bien los números.

.- ¿Por dónde se empieza a confiar en uno mismo?

Se empieza decidiéndolo. Yo empecé con la decisión que yo iba a aprender a confiar en mí.

Lo primero que tienes que saber es que se puede aprender, algo que no sabe prácticamente nadie, ya que es una cuestión de decisión. La confianza en ti es la decisión de ver el vaso medio lleno, en lugar de medio vacío. Y una vez que tú lo decides es cuando ya empieza el aprendizaje. Y una de esas maneras es cuidando el dialogo interno.

.- ¿Cuál es la delgada línea roja entre el ego y la confianza en nosotros mismos?

El ego es nuestro falso yo. Bastante molesto si no está educado ya que está siempre intentando que pierdas tu energía en cosas que no tiene importancia.

El ego siempre está intentando que tú tengas miedo, vergüenza de ti mismo, que no hagas lo que amas. Y la confianza va con tu alma, con tu yo más alto, con lo que está dentro de ti.

.- Una reflexión para los lectores del portal.

Es el momento que seamos más felices que nunca. La felicidad es la esencia de la vida. El entusiasmo es la base de la felicidad. El propósito de tu vida es avanzar cada vez con más amor hacia lo que deseas.

¿Qué harías si supieras que vas a fracasar?

Photo by Gratisography on Pexels.com

La gente piensa que el éxito es lo opuesto al fracaso , pero la verdad es que ambos son parte del mismo proceso” decía Roger Von Oech

Sé que nada más leer el titulo del artículo habrán pensando cosas como:

“Pues muy fácil, no hacerlo…¿Voy yo a perder yo el tiempo en algo que se que voy a fracasar?… No te lo crees ni tú….Para eso estoy, para que se rían de mi y piensen que soy tonto por hacer algo que sé de antemano que voy a fracasar..”

¿Quién se ha sentido identificado con estos pensamientos qué he expuesto?

Seguro que mucha gente.

La frase que da título al artículo, la he leído esta mañana dentro del u n artículo-resumen de una conferencia que había dado recientemente Seth Godin.

Los seres humanos queremos:

.- Odiamos la incertidumbre y queremos tener todo bajo control.

.- Conocer el resultado antes de empezar cualquier proyecto personal o profesional. Sino no damos un paso adelante.

.- Y solo estamos pensando en el resultado. ¿El camino? Eso nos importa una mierda.

Y para más colmo, nos dicen que si vamos a empezar algo que sabemos de antemano no vamos a conseguir el “éxito”, tenemos todas las condiciones para seguir “tocándonos la barriga” y seguir quejándonos de la vida de mierda que tenemos.

Cuando empecé a escribir, sabía que no iba a ser el nuevo “Arturo Pérez Reverte” ni mucho menos el nuevo gurú disruptivo que giraba de conferencias por todo el mundo. Y a día de hoy sigo sin serlo, ni tampoco quiero. Simplemente quería expresar lo que sentía en todo momento. Cosa que sigo haciendo y siempre seguiré haciendo.

Sabía que no iba a triunfar, que no iba a “dar el pelotazo” e ir de escenario en escenario, solamente quería expresar lo que yo quería.

Pero a día de hoy, si ya que empezamos algo, al menos que nos consideren “expertos” , que nos hagan entrevistas en los medios de comunicación o poder “compartir” escenario con la gente admiramos, porque sino alcanzamos esas metas, no habrá valido la pena ningún esfuerzo.

¡¡Y QUE CONFUNDIDOS ESTAMOS!!.

Hacer muchas sin pensar en el resultado, me ha llevado a resultados que ni imaginaba por mi mismo que pudiera llegar. Si hubiera estado pensando en las palabras que tengo que decir, en el tipo de titulo que tengo que poner para que Google me haga más caso, con el tipo de personas que me tengo que relacionar para ser “considerado” como alguien en el mundo…nunca hubiera sido la persona que soy a día de hoy en todos los aspectos.

La vida y las personas no se dividen entre el éxito y el fracaso. Entre los que son considerados como alguien por los medios de comunicación o lo medios especializados y los “mindundis” que buscan hacerse un hueco.

¡¡ESO NO ES LA VIDA, ESO ES UNA PUTA JUNGLA!! Jungla que a día de hoy, existe más de lo que nos imaginamos.

Somos una sociedad no liderada por políticos o personas que tienen el titulo de jefe, sino que estamos liderados por el miedo.

Tenemos miedo a no llegar a las expectativas de los demás. Tenemos miedo a no alcanzar las expectativas que el curso nos dice que nos llevará a alcanzar. Tenemos miedo a no ser felices y acabamos con cualquier pareja que nos “tranquilidad”. Tenemos miedo a no ser alguien que siga la “moda” y por eso hacemos lo mismo que los demás.

Y como tenemos miedo a no alcanzar lo que se espera de nosotros, lo que la sociedad determina que es el éxito, lo único por lo que damos un paso adelante, será algo que en lo que tenemos el éxito asegurado. Sino no nos moveremos del sofá ni por todo el oro del mundo.

Como decía recientemente Guy Kawasaky, “no me importan los perezosos, no me importan los quejicas, me importan y preocupan los tontos exitosos“.

Y de esos hoy unos cuantos tenemos e impostores.

El Covid nos ha enseñado muchas cosas, pero principalmente una que no nos gusta:

EL FUTURO NO PODEMOS DETERMINALO NI DOMINARLO.

No podemos estar pensando en el resultado ni en el día que llegará, porque viene un bicho y nos desmonta todo el chiringuito, todas nuestras expectativas, a la mierda. Todo aquello que pensábamos que nos iba a dar la madre de todos los “exitos”, se va a la mierda. Y todo por un bicho.

¿Y qué hacemos?

1.- Tener siempre presente que el resultado no está garantizado por mucho que te lo diga el gurú de turno, el big data o el CEO de la empresa. NO ESTÁ GARANTIZADO. Como ya hemos visto, pueden ocurrir miles de cosas.

2.- Si el resultado no existe, solo tienes una cosa cierta, el camino. Disfrútalo, vívelo, ríete de tus caídas, disfruta de tus pequeños éxitos…porque es lo único que tendrás seguro, el camino.

3.- Y siempre ten un plan B,C,D o usa las letras que hagan falta, porque el éxito NUNCA está asegurado.

4.- Y creer que puedes fracasar, no es ser un cenizo. Sino ser creativo que no pone su foco en una cosa, pero sabe que a la primera no puede salir bien. POr lo tanto crea diversas situaciones que pueden ocurrir y soluciones a aplicar.

Si todos pensáramos igual, si todos nos quedáramos en casa porque sabemos que vamos a fracasar en tal o cual proyecto, todavía estaríamos viviendo en las cavernas esperando a que los dinosaurios se murieran solos y no por nuestra acción.

Si supieras que vas a fracasar, hazlo, crea opciones B,C,D y aún así si no lo consigues, te aseguro que habrás aprendido más que cualquier otra persona, que no ha dado un golpe al agua, por miedo a fracasar.