¿Para qué sirve un corazón sin pasión?

 “Lo que hoy siente tu corazón, mañana lo entenderá tu cabeza”

No hace falta un estudio de varios años. No hace falta un presupuesto de 7 cifras. Sólo hace falta mirar a los ojos de la gente, para darnos cuenta de una cosa.

 Somos corazones sin pasiones.

 En vez de ser protagonistas de la vida, dejamos que la misma nos suceda.

 No hacemos nada, no vaya a ser que nos critiquen. No decimos nada, no vaya a ser que podamos meter la pata  y nos quiten del grupo de Whatsapp. No hacemos, no sentimos, no padecemos, porque no queremos que la gente se moleste, porque no queremos perder los beneficios que tenemos hasta ahora.

 Cuando quedamos con alguien o en el café de la empresa, no nos miramos a los ojos y hablamos, sino que criticamos a los ausentes. Cuando algo va no acorde a las expectativas que teníamos , siempre le echamos la culpa a los demás. Tiene más culpa el vecino del 2º sobre lo mal que va nuestra vida, que nosotros mismos.

 Y si a ello le añadimos, que nos lideran desde el miedo, ya tenemos todo el cocktel ideal para que la pasión en nuestro corazón no se asiente por nunca jamás.

 Nos dicen que hay que tener miedo a salir de lo establecido. Nos infunden miedo porque si no hacemos lo que nos dicen, nos echaran a la calle, enseñándonos la cola de gente que hay esperando a nuestro puesto de trabajo.

 Más y más miedo, que impide que la pasión, que la vida, la podamos disfrutar.

 De vez en cuando hacemos algún cambio en la vida. Pero ¿Por qué no surten efecto en nuestra vida?

Porque no están acordes con nuestros valores.

Si , los valores son aquellas cosas que son como alarmas, que cuando haces algo que van en contra de ellas, sonará con fuerzas para que te des cuenta que no es el camino que has elegido el correcto en función a ellos.

Los valores son los bastones para una vida coherente. Y si los fallas, no esperes conseguir resultados coherentes con ellos.

 Por eso, nunca diremos al acabar una actividad que nos hemos sentido realizados, sino no están de acuerdo con nuestros valores. ¿O te ha pasado? ¡¡No lo creo!!.

 Sentirte realizado en algo o con alguien, es que está acorde con tu valores, con tu propósito, con tu forma de ser,…como quieras llamarlo…Mientras no sea así, lo único que estarás haciendo es perder el tiempo queriendo ser alguien, que nunca llegarás a ser. Bueno si, una copia barata de lo que podrías ser de verdad.

 Y llega el momento en el que tenemos una idea. Nos ilusiona, nos hace soñar en grande. Estudiamos mucho al respecto, leemos todo lo que podamos leer sobre la misma. Pero a la hora de dar el paso adelante, hablamos mucho de la idea que tenemos, pero nos excusamos en que en este momento las condiciones no son favorables para dar un paso adelante.

 Soñamos con impactar a los demás. Pero sin ACCIÓN nunca habrá impacto.

 Es hora de hablar menos y actuar más.

 Planifica todo lo que quieras, pero te aseguro que nunca saldrán las cosas como lo hayas planificado. ¿Es duro? SI. ¿Es una putada creerte que lo tienes todo bajo control y no es así? Desde luego.. Así que deja la rigidez de la planificación a un lado, y da el paso adelante.

 Es TU reto, cuando realmente sientes miedo. Porque si no habrías cogido el método de cualquier gurú que te recomienda y lo hubieras seguido a rajatabla. ¿O no haces eso para crear tu Marca Personal?

 Cuando realmente es algo diferente, no sigues lo pre-establecido, sigues a tu corazón. Eso que tenías olvidado y que te hace sentir la sangre por tus venas.

 Hasta la fecha, seguir un método era seguir con una cuerda de seguridad caminar por la vida. Y eso no es vivir, es sobrevivir. Si no hay riesgo, no hay vida. Y sin vida, no habrá resultados diferentes a la mayoría .

 Te llamarán loco por no seguir la cuerda. Cuerda que te lleva a los mismos resultados que las 200 personas que lo sigues. ¿Pero quiénes son los locos? ¿Ellos o tú?

 Ellos están estresados porque realmente están haciendo algo que nos les apasiona. Tú eres un loco que te das la oportunidad, de realizar algo que SI te apasiona.

 Tranquilo, en el fondo es envidia. Sigue descubriendo tu cuerda.

 A parte de loco te dirán que no estás haciendo lo correcto. ¿Y qué es lo correcto? ¿Lo que hace la mayoría?

 Lo correcto es lo que está en consonancia con tus valores, no con lo que hacen los demás.

 Pero espera un momento, no te aceleres que ya estoy viendo que quieres correr y comerte el mundo a bocados. Quería decirte una cosa:

 SÓLO NO VAS A PODER.

Sólo no vas a conseguir eso. Sólo te vas a caer y a la 1º de cambio, vas a querer dar marcha atrás. Sólo nunca llegarás tan lejos como si lo hicieras en equipo.

 Por mucho que tu idea sea genial. Para pasar de una vida “bien” a una vida de “excelencia” y realización, necesitas de los demás.

 Porque cuando estás rodeado de gente, que te apoya, cree en ti y en tu proyecto, te alientan a romper limites, a conocer el coraje que tenías olvidado. Te recuerdan porque estás haciendo lo que estás haciendo, porque has roto esa relación con el “sofá” y estás luchando por tus sueños….

 Tú sólo no puedes.

 Porque cuando caigas, y demuestres tu fragilidad, hay dos opciones. La gente que no cree en lo que haces, y pasará de ti, diciéndote “Olvídate ya de una vez”. O la gente que cree en ti, en tu propósito y te dirá “Dime qué te pasa, que voy a ayudarte”.

 Tú sólo no puedes. Tú decides.

 Por qué habrá dificultades, ¿Lo sabes?. Esos momentos críticos que sufras, son los pasos que tienes que dar a corto plazo para llegar a la cima a largo plazo que quieres alcanzar. Te gusten o no.

 Pero no es el éxito lo que quieres alcanzar por y para ti. Eso es una mentira que nos cuentan las películas americanas. Eso no es el éxito.

 Porqué si no vives para servir, no sirves para vivir. Ése es el verdadero éxito, el darse a los demás. No a uno mismo. Ya sabes que así, el placer será a corto plazo, no a largo.

 Empezaras, te encontrarás dificultades como te he comentado. Gente que te apoyará durante tramos del camino, otras durante todo el recorrido del mismo.

 Y quizá llegues a algo parecido a lo que habías soñado, tu Dorado, tu éxito. Felicidades.

 Pero el camino no ha terminado. Porque no acaba una vez superada la meta. ¿Y ahora qué hacemos con lo que hemos conseguido?

 ¿Dormirnos? ¿Manipular a la gente a través del cartel que dice nuestro despacho? ¿O seguir desarrollándonos, sintiéndonos satisfechos  y realizados a través de la relación propósito y valores?

 Llegada a la cima, esto no termina. Esto no ha hecho más que empezar.

 Porque habrás inspirado a mucha gente a ser ellos mismos. A salirse de lo establecido. Les habrás inspirado confianza a través de tu pasión, de escuchar a tu corazón. Pero si eres como lo demás, te convertirás en un jefe que ORDENA a los demás a hacer un trabajo. Pero si eres un LIDER, serás una persona que confía en los demás hagan su trabajo, que saquen a relucir sus talentos.

 Que sepan que cuando están realizando su trabajo, no van a recibir críticas, sino consejos para que lo hagan mejor.

 No se trata de lo que tú has conseguido, sino que has realizado, sentido y vivido por el camino. No se trata de un título, sino de la única forma de vivir, que es viviendo.

 Es ser la persona que te hubiera gustado a ti tener durante tu formación, que te inspirase a ser como tú eres, a ser curioso, Eso es liderar tu vida. Porque si no es así, es simplemente manipulación, copia barata y absurda de la moda de esos momentos.

 Como bien dice el libro de Simón Sinek “Juntos es mejor”, a la mente la podemos convencer. Y lo hacemos habitualmente. Pero a quien tenemos que conquistar es a nuestro corazón. Y eso muy pocos lo hacen.

 Conquista tu corazón y vivirás en pasión todos los días de tu vida.

Anuncios

¿A quién le importa?

No me importa lo que la gente piense de mi, yo no me califico por la opinión de los demás, yo sé bien quien soy, y sobre todo lo que valgo ” dice Paulo Coelho

Todos tenemos una canción con la que nos identificamos.

Unos será la canción con la que conocieron a su pareja, otra con la que recordar ese verano inolvidable o la que les recuerda a esa persona que les dejo un poso importante en su vida.

Pero hablemos de una canción : “¿A quién le importa?” y la Marca.

Lo repetiré las veces que haga falta,  no creo en la definición de Jeff Bezos, de Marca.

Marca es lo que dicen de ti cuando no estas delante”. Y ahora cantemos todos juntos: “¿A quién le importa lo que yo diga, a quién le importa lo que yo haga? Yo soy así y nunca cambiaré”.

Nos encanta cantar canciones en las que dicen que somos únicos, que nos importa un bledo lo que digan los demás de nosotros, pero a la hora de hablar de Marca Personal ya no estamos tan de acuerdo.

¿En qué quedamos?

Estamos en una sociedad, que hasta que no hemos conseguido algo importante, y que nos de el poder de mandar a paseo las opiniones de los demás, debemos estar “pre-ocupándonos” por lo que dicen o no los otros, sobre nosotros. Pero hasta que no consigas cierto estatus, es mejor estar pendiente a las opiniones de los demás, no vaya a ser que te lamentes de las consecuencias.

Y más vale que aguantes los feedback de los demás, porqué si no puede ser un punto débil en tu Marca.

Lanzo estas preguntas: ¿Cuántas cosas has hecho en tu vida, avances has vivido desoyendo la opinión de los demás y a métodos establecidos?

Durante el estudio para la publicación de “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” me comentaba una de las personas integrantes del mismo: “ Mira David, si yo hubiera estado pendiente de lo que hubieran dicho mis padres, familia y compañeros en esos momentos, ahora mismo no estaría hablando contigo”. Esa persona se llama MARIO VAQUERIZO.

Recientemente acudí a un recital. El autor a una de las preguntas respondió: “A día de hoy, no sé qué hubiera pasado si hubiera desoído a mi padre que me decía que no me dedicara a la poesía. La verdad que es una cosa que siempre me pregunto”.

Y como estos dos testimonios, tengo como más de 300 que forman parte del libro.

Claro que está bien “escuchar” a los demás, sobre todo si quieres conducir un Formula 1 y sólo tienes carnet de motocicleta. Pero seamos claro, aunque los demás quieran nuestra felicidad, NO QUIEREN QUE NOS SEÑALEN POR LA CALLE PORQUÉ NOS HEMOS SALIDO DEL REBAÑO.

Nos dicen por “nuestro bien” que lo mejor sería que, hiciéramos una carrera, que tuviéramos pareja, y ya cuando tengamos todo eso, ya podremos hacer lo que queremos. Pero que mientras tanto, no te salgas de lo establecido.

Todo porqué eso de que te llamen “loco” por apostar por ti ,en la sociedad no está muy bien visto…Que lo que nosotros soñemos sea un hobbies que hagamos después de conseguir lo que consideran LOS DEMÁS COMO LO NORMAL.

Pero seamos sinceros, cuando nos salimos del “tiesto”, para impulsar nuestra marca , rebozamos nuestra ilusión, motivación, ganas, CON MUCHO MIEDO.

Miedo a lo que ocurrirá, a algo que no habías hecho hasta la fecha y que nadie habrá hecho a tu alrededor.

¿Y qué pasa cuando tienes la primera duda o caída? Que preguntas, claro. Y si crees que esa persona, te asegura una estabilidad emocional y profesional que no has conseguido hasta la fecha con tu proceso de Marca, vas a mandarlo a paseo, y te vas a volver al “sofá” que te asegura esa persona.

¿Por qué no funcionan muchos procesos de Branding?

POR NO CREER EN NOSOTROS MISMOS. (No hablo de tener un ego más grande que el Bernabéu)

Cuando no confías en ti, te agarras a cualquier cosa, que te asegure que vas a encontrar trabajo, felicidad, éxito sin el menor esfuerzo posible.

Dejas de luchar por tu derecho a ser, tu voluntad a mostrarte tú mismo.

Vuelvo a repetirlo, claro que hay que escuchar lo que piensan los demás sobre tus acciones, pero sin confianza en ti mismo, te aseguro que a la primera caída al ring, tirarás la toalla y te olvidarás de todo lo avanzado.

¿Y qué pasa con la reputación cuando no dependemos de la opinión de los demás?

Según la R.A.E, reputación es “ Opinión o consideración en que se tiene alguien o algo. Prestigio o estima en que son tenidos alguien o algo”.

Esta sociedad no cambia de idea, por mantener su reputación, sino por mantener su estatus.

Una reputación está integrada por lo que piensan cosas bonitas de ti, como TAMBIÉN POR LAS OPINIONES DE LOS QUE NO CREEN EN LO QUE DICES, HACES O SIENTES.

¿O es que tenemos que conseguir que todo el mundo hable maravillas de uno? ¡¡Eso se llama querer agradar a todo dios, menos a ti mismo!!

El ser humano es envidioso. Dejémonos de tonterías. ¿Qué también ayuda a los demás? DESDE LUEGO. Pero que le jode cuando alguien consigue el éxito y él no, TAMBIÉN.

Y cuando consigues cierta relevancia, tendrás una reputación de gran profesional , del impacto que causas en los demás, de humilde, de crack y cuánto te quieren aunque no te hayan visto en la vida.

Pero también habrá gente que hablará mal de ti. Lo chulo que eres, lo egoico que te has vuelto y miles de cosas más, aunque no te conozcan.

¿Qué hacemos en esos casos? ¿Preocuparnos por quienes nos critican, insultan y denotan por quienes somos? ¿O pasar de ellos cuando eres feliz cómo eres, con tu negocio, trabajo, forma de ver la vida?

Si te preocuparas de esas personas, estarías gastando energía donde realmente no merece la pena ni darles un segundo de atención. Porque seguramente otros clientes, te están dando mucho más en todos los sentidos , que esos que sólo te dan dolor de cabeza.

¿Crees que a Steve Aoki, Elon Musk, Mario Vaquerizo, la nueva Miss España transexual, Alaska,…están pendiente de lo que digan los demás? ¡¡NO!!

¡¡Pero ni ahora ni cuando empezaron!! Y creo que les va bastante bien.

Muchos avances que disfrutamos no creíamos en ellos. Si esa persona hubiera hecho caso a lo que le decían los demás, ahora no estaríamos disfrutándolos.

Y que yo sepa, la Marca es la esencia de cada uno, la coherencia en estado puro. No según quién sean los demás aceptar sus comentarios, porque siempre estarás dándoles el poder sobre uno mismo, si te falla la confianza en ti.

Silvia Barrera: “Detrás de las Redes Sociales, está la parte no guay de las historias”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” es un placer presentar para mí a Silvia Barrera.

Encendemos Internet y parece una ciudad sin Ley. Podemos recibir emails en los que nos dicen que nos han tocado varios millones de nuestra tía de Sudáfrica (que no sabías que tenías), en herencia. Mensajes que tienes que compartir para conseguir un bono de una tienda de ropa famosa o ver videos de peleas como si fuera uno más de Youtube.

Las redes, con sus cosas buenas, también ofrece el lado que no mostramos a los demás en muchas ocasiones.

Silvia, Inspectora de policía en excedencia, lleva desde el 2007 trabajando en la ciberseguridad. Ha sido jefa del grupo de investigación en redes sociales de la Policía durante 5 años-

En la actualidad es consultora en seguridad informática, ciberinteligencia e investigación en redes.

Recientemente ha publicado su 2 libro, “Instinto y pólvora”. En él narra cómo con esfuerzo se cumplen los sueños, y la dura realidad del trabajo policial.

Gracias Silvia que el único propósito en la vida es ayudar y darnos a los demás. Podéis conocer más su trabajo a través de su Web, Twitter y Facebook.

.- ¿Quién es Silvia Barrera en un tweet?

Silvia barrera, una policía que le gusta contar historias increíbles.

.- ¿Por qué haces lo que haces?

Porqué me encanta hacer cosas por los demás y porqué la mejor forma de ayudar a los demás, no sólo es trabajar para ellos, sino que también historias que ayuden a los demás.

.- ¿El propósito de la vida es darse a los demás?

Si, en todos los sentidos.

Hasta el punto, según mi forma de ser, de perder mi propia identidad. Llegando a darme cuenta que tengo que disfrutar de mi vida, de mi propia vida.

En mi caso, no creo que haya que llegar hasta ese extremo, pero es lo que más me llena.

.- ¿Qué serías sin la curiosidad?

Sin ser una persona curiosa, no sería la persona que soy a día de hoy.

Sería una persona mediocre, aburrida, que no conseguiría nada. Ya que la curiosidad es lo que te lleva a crecer y te lleva a llegar más allá donde otros no llegan.

.- ¿Son las redes una muestra de nuestra sociedad?

Si, es una muestra de lo que nunca se ha visto hasta ahora.

El estar oculto, el no dar la cara, el no tener que rendir cuenta ante los demás cuando dice o hace algo.

.- ¿Y es el ego lo que las domina?

Si.

Un ego que no podemos dominar cuando estamos ante los demás, porque no tenemos valor o no sabemos hacerlo. Es ése ego el que luego, expresamos en las Redes Sociales.

.- ¿Qué parte de intuición tiene tu trabajo? ¿Te ha fallado alguna vez?

En mi trabajo, en mi vida y en todo la utilizo.

Es una mezcla de intuición, porque yo confió en mi sentido común y en el no tan común. Y porqué además esta intuición está unida a mis principios.

Principios que me han llevado me han llevado bastante lejos, dejándome siempre guiar por ellos.

Y claro que me ha fallado mi intuición. Intuición o confianza en alguna persona.  Aunque no es mi habitual.

Ya que de 10 decisiones que he tenido que tomar, a lo mejor me he equivocado en 1. Porque a lo mejor en el corto plazo, piensas que te has equivocado pero luego ves que se han abierto otras puertas por esa mala decisión.

Pero el hecho de no poder más o no tengo forma de conseguir esto, si que me ha pasado alguna vez, pero no muchas.

.- ¿Qué veríamos detrás de las noticias, de las Redes Sociales…?

Veríamos la parte no tan guay de las historias. La que se vende es la que a todo el mundo le gusta o le gustaría ser. Pero la que no se vende o no le gustaría ser, es la aburrida, la que no aporta, la dura, la cruel.

Es ése lado que todo el mundo quiere bordear para conseguir las cosas de otra forma.

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria?

Pondría muchas cosas.

Lo 1º que pondría sería mi libro y 2º pondría un cartel que dijera: “Si estás leyendo este mensaje considérate afortunado”

.- ¿Qué nunca has olvidado de tus principios?

El ser yo, tanto para bien como para mal. Me ha dado cosas buenas pero también me ha dado disgustos.

Cuando te posicionas de una forma tan clara contigo misma, hay gente a la que le gustas muchos, pero también hay gente que no le gustas nada. Reconozco que no soy muy diplomática.

A la gente que no me conoce, siempre utilizo la coletilla  “ si me permites esta libertad, me gustaría decirte algo con sinceridad…” Si me permiten esa sinceridad, sé que esa persona quiere estar cerca de mí.

.- ¿Te imaginas el mundo dentro de 20 años?

Ostras, no soy capaz ni de imaginarlo dentro de 5 años, debido a la evolución que estamos viviendo .

La tecnología evoluciona muy rápido, la gente se queda muy atrás. Y no sé como puede reaccionar la gente a estos cambios

A día de hoy vemos a la gente como utiliza la tecnología, como se expone, no sabes en 5 años como puede evolucionar.

En cuestión de mentalidades no veo que avancemos muy rápido , pero es que tampoco hemos avanzado nada desde hace 30 años.

Las sociedades avanzan con la mentalidad de la gente. Si la sociedad avanza mucho y le das una herramienta muy potente a una persona que no tiene capacidad para gestionarla, la sociedad seguirá igual. Y realmente es lo que pasa en España

.- ¿Qué asignatura pondrías en un plan de estudios?

LA RED.

Cómo se gestiona, cómo se intercambia la información, cómo se deben usar las aplicaciones para un buen uso.. En definitiva, el poder de difusión que tiene la Red, el poder que tiene para obtener algo bueno por su uso.

Así que la asignatura sería INTERNET.

.- ¿Qué has hecho diferente en tu vida a lo que das gracias?

Tomar la decisión de hace 2 meses, de dejar algo por lo que luche mucho durante 15 años de mi vida, para tomar otros caminos. Es lo más doloroso que me has costado.

.- ¿Crees en el ser humano?

NO

El ser humano es egoísta. Yo soy egoísta. El amor es egoísta.

Tú te enamoras porque esperas ser correspondido. Tú trabajas porque esperas una recompensa, porque esperas obtener un beneficio.

Eso de trabajar en algo porque te guste, porque si, no lo comporto.

El trabajo que realizas, esperas que conlleve reconocimiento social, dinero, esfuerzo, prestigio,…porque si no te frustras, tienes una actitud hostil ante los demás

Los seres humanos somos egoístas por naturaleza. Todo lo que hacemos , es con el propósito de alimentar ese ego.

Algunos lo hacen sin hacer daño a los demás, pero otros lo hacen haciendo daño a los demás para conseguir eso.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Lo que tengo ahora.

Poder hacer lo que más me gusta en la vida y libertad.

.- Una reflexión para los lectores del portal

El cambio da miedo, pero es lo mejor que uno puede hacer.

Tomar tu vida. Cuanto más radicales sean los cambios , más cosas positivas van a traer a tu vida.

Es la única forma de crecer.

Es como tirarse al vacío, pero luego no hay caída. Hay una recompensa muy importante.

No tengan miedo al cambio.

¡¡Guía para vivir en una vida llena de riesgos!!

En un mundo que cambia realmente rápido, la única estrategia en la que el fracaso está garantizado es no asumir riesgos” dice Marck Zuckberg.

Mira a ver ,que lleva mucho riesgo. No hagas tonterías, que no estamos para muchos riesgos.. ¿Has tomado precaución? No estamos para tomar riesgos…”

Todos hemos dicho u oído alguna vez alguna frase con la palabra riesgo.  Frases que hemos transmitido ante una situación de incertidumbre, que no podíamos dominar como hasta ahora habíamos hecho.

La vida es, un baile entre la certeza y la incertidumbre. Entre la seguridad de creer que va a pasar lo que creemos que va a pasar y lo podremos dominar, y el riesgo.

Cuando hablamos de riesgo, parece que estamos hablando de cómo ganar la Primitiva, el Gordo de la Lotería de Navidad o acertar los 15 de la Quiniela.

Tenemos la creencia que el riesgo, es hablar de probabilidades. “No asumas riesgos, es poco probable que lo consigas…Es mucho riesgo, hay una alta probabilidad que fracases. No arriesgues, quédate como estás…”

Si fuéramos tan buenos, prediciendo probabilidades de éxito o fracaso, me parece que estaríamos todos dedicados a los bingos, loterías y juegos de azar. Y pocos son a los que les toca de verdad los premios gordos.

Nos creemos infalibles a la hora prever el riesgo para los demás por lo que se ve.

Cuando estamos hablando de riesgos, nos estamos limitando. Tampoco estoy hablando que seamos unos sin talento, que cada vez que veamos un riesgos nos lancemos de cabeza y sin red hacia él. Que mi seguro de responsabilidad es muy limitado ante posibles demandas.

Aunque nos dicen que la vida, está formada por una paleta de colores diversos, creo que en éste caso, solo se divide en dos colores: HACER o NO HACER. En blanco y en negro.

El riesgo como bien define  Luis Pérez Breva en su libro Innovar:  “Es la exposición a un peligro”.

Si NO HACES nada, te expones a diversos peligros:

  • A la rutina.
  • A la falta de innovación y creatividad.
  • A la mediocridad.
  • Al no saber qué hubiera pasado si lo hubieras intentando.
  • A quejarte de la vida que tienes, a envidiar a los demás, a las críticas hacia los demás, pero tú sigues sin dar un paso adelante.

¿Seguimos o te ha quedado claro?

Pero si haces , también te expones a diversos peligros:

  • A conocerte a ti mismo, descubrirte
  • A solucionar ese problema que te inquieta
  • A crear cosas que pensabas imposibles o te habían dicho que no podrías
  • A tener la vida que querías

Por lo que vemos, TODO CON LLEVA RIESGO.

Hasta estar en la cama, es un riesgo, ¿Quién sabe lo que puede pasarte en ella?

Hasta lo más afamados “futurólogos” también se confunden. La vida es impredecible. Y es un hecho contrastado.

Hemos ido pasando por modas. Y ahora estamos en la moda de fracasa, fracasa mucho y fracasa bien. Ya que nos dicen que es el principio del comienzo para un éxito de verdad.

¡¡JAJAJAJA!!.

¿Qué levante la mano quien le guste fracasar, sentirse un fracasado o lo señalen porqué ha fracasado?

¡¡A NADIE!!.

Otra cosa es que eches la vista atrás cuando hayas llegado a tu meta, y veas que ha estado el camino lleno de caídas, rasguños y algún que otro llanto.

Pero fracasar, es que ya no hay vuelta atrás, que es imposible seguir adelante. Las empresas o profesionales que fueron devorados por la crisis, SI que fracasaron. Porque fue por un motivo ajeno a ellos, no por algo que habían predicho.

SI lo habías predicho y fuiste devorado por ello. El problema será tuyo.

¿Por qué?

A todos nos ha pasado, que nos hemos vuelto locos cuando hemos tenido un presentimiento sobre algo. Creemos que nadie lo ha tenido en la vida y que nos haremos ricos o viviremos una experiencia inolvidable. Nos lanzamos a por ello, sin pensar en nada más. Pensamos que nada ocurrirá y seremos considerados el fundador del nuevo Facebook o como la persona  que mejores planes hace entre nuestros amigos.

Pero si no tenemos en cuenta todos los imprevistos que puedan ocurrir. Si no nos formamos en las áreas relacionadas con el proyecto en cuestión, cualquier pequeño detalle puede dar al traste TU GRAN IDEA.

¿O es que tras preparar un fin de semana con tu pareja, se fue al traste porque no viste que iba a llover todos los días?

De ahí, la importancia de fijarnos en los pequeños detalles los que marcan la diferencia entre la excelencia, la felicidad, el éxito y la mediocridad, lamentos y el fracaso.

¡¡NUNCA DEJES DE APRENDER Y FIJARTE EN TODO!!

Pero el riesgo cambia. No es el mismo riesgo que sentías cuando empezaste a caminar, que cuando has empezado ya a correr. No es el mismo riesgo cuando empezaste tu empresa, que cuando la has ampliado o has abierto nuevas sucursales.

El riesgo se transmuta al igual que el tamaño de tu incertidumbre. No tendrás más riesgos, sino que serán NUEVOS riesgos.

La incertidumbre completa nunca podrás eliminarla. Así como tampoco el miedo, aunque te digan los “gurús” que se puede vivir sin él.

Así que recuerda:

  1. Tu misión es reducir esa incertidumbre por el camino que hayas escogido.
  2. Debes caminar manteniendo el equilibrio entre la incertidumbre y lo que es cierto para ti.
  3. Tienes que reaccionar lo más rápido posible ante esas posibles incertidumbres que no tenías previstas. Por mucho creas que lo sabes todo, SIEMPRE habrá algo que se escape a tu foco. Nunca te olvides de los pequeños detalles y de aprender continuamente
  4. Si llega el verdadero fracaso a ti, y no te pilla por sorpresa, es que habías dejado olvidado algo al libre albedrio que tenias que haberte ocupado de ello. Y por no hacerlo, te ha pillado el carrito del helado. La culpa será tuya, no del Gobierno de turno o de la madre de tu novia.
  5. Cuanta más experiencia tengas en el riesgo, menos incertidumbre irás dejando atrás. Pero recuerda, con cada paso nuevo, el riesgo será diferente ya que te adentrarás en zona inhóspitas hasta ahora para ti.
  6. Siempre apunta todas las experiencias que vivas. Te servirán para nuevos viajes.

Queremos cosas nuevas cosas en nuestra vida, queremos innovación, éxito, disrupción, …pero vivir con el riesgo como compañeros de viaje, no.

Al igual que con el miedo, como decía en “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”, hagámonos amigo de él, conozcámoslo, ya que siempre van a estar en nuestra vida.

Queramos o no , vivimos en un continuo riesgo. De nosotros depende qué hacer junto a él.

¿A qué te vas a arriesgar a partir de hoy? ¿Qué te lo impedía enfrentarte a él? ¿Por qué te has dejado vencer por él?

Luis Pérez-Breva: “Tener pequeños equívocos por el camino, no es lo mismo que fracasar”

Hoy dentro de la sección “Conversación con..” es un placer presentar a Luis Pérez-Breva

Creemos que los innovadores, los disruptivos, son personas de otro mundo. Que han sido tocados con una “varita” que nosotros jamás veremos ni con un curso de creatividad. Creemos que los innovadores, los “diferentes”, son personas u organizaciones con un buen presupuesto, al que pueden darle el uso que crean conveniente. ¿Y si te dijera que innovar viene de un presentimiento o intuición? ¿Y si te dijera que es algo que puedes practicar y mejorar con la práctica? Recientemente tuve el placer de conversar con Luis, autor del libroInnovar.Un manifiesto de acción”. Concibió y dirige el MIT Innovation Teams. Programa cuyo objetivo es que los avances tecnológicos tengan un impacto en la sociedad y resuelvan los problemas en el mundo.

Gracias Luis, por recordarnos que hagamos lo que hagamos, siempre tengamos el objetivo de crear impacto. Podéis conocer más el trabajo de Luis a través de su Twitter y en Linkedin.

.- ¿Quién es Luis Pérez-Breva?

Si tengo que definirme a mí mismo por atributos, soy una persona que tengo mucha curiosidad por hacer cosas. Y muchas ganas de buscar tecnología aplicada al mundo. Pero sin limitarte a una tecnología, sino cualquier tipo de la misma. Ahora que he hecho cosas, a tiro hecho. Cuando me movía, cuando no sabía lo que era un deseo rabioso de usar cualquier tecnología para hacer cosas que realmente tengan impacto. Pero esto lo puedo explicar ahora. Todo esto ha llevado a muchas cosas por el camino. Hay quien dice que soy innovador, otros que soy académico, otros emprendedor , pero yo no defino por ninguna de esas variables. Yo me defino por las ganas de hacer cosas que tengan impacto. Por ejemplo , hace muchos años me dieron un proyecto para localizar teléfonos móviles. Que al final convertimos en tecnología, en una start-up. Tecnología que creamos mientras íbamos avanzando en la empresa. Hoy en día se ha puesto muy de moda en encontrar la tecnología o hacer un producto, cuando en realidad nosotros lo hicimos todo a la vez. Desarrollamos e inventamos la tecnología mientras avanzamos. Pero el objetivo era resolver un problema que era gigante, de hecho. La gente me decía que si estaba ayudando al mundo a espiar a personas. Cuando realmente el objetivo era que cuando tú llamas a un número de emergencia desde una línea fija, saben dónde estás. Pero cuando llaman desde un número móvil, nadie sabe dónde estás. Así que lo que me motivaba era que podía utilizar tecnología para resolver ese problema. Problema que si lo hacías, ayudaba a personas. Claro que tenía esta tecnología unos fines comerciales. Fines que conseguimos. Pero la idea era que una problema que merecía la pena resolver. Y para eso hicimos la tecnología que hacía falta. Si se me tiene que definir de alguna manera, soy una persona con esa especie de obsesión, que no es filantrópica o menos filantrópica. Si no que es más resolver problemas con tecnología.

.- ¿Nos puedes dar una definición de emprendimiento, innovar y emprendeduría? Hay una enorme confusión de palabras. Y en este campo todavía más. En el libro, por ejemplo señalo que la palabra emprendimiento, es muy desafortunada. Porque la traducción que se ha hecho al idioma castellano es muy mala. Innovar, por ejemplo es fácil de explicar con miles de ejemplos. Haces algo, que tiene una partícula de novedad, a lo mejor en la tecnología, en el modelo de negocio, en la organización. Y la novedad lo que hace es resolver un problema que a lo mejor ni siquiera sabias. Por ejemplo los teléfonos móviles, a día de hoy nos permiten hacer unas cosas, que antes eran imposibles de hacer. A día de hoy hay miles de cosas que nos permiten llegar más lejos. Cosas que si nos las quitaran, no sabríamos que hacer. Así que Innovar, es básicamente lo que haces para descubrir ese problema que no sabías que tenías y que sabes que tienes, porque ahora puedes llegar más lejos. Sin embargo emprender, estoy usando la palabra y no el verbo. Es simplemente crear una organización. Es perfectamente loable lo uno y lo otro. No todas las organizaciones tienen que estar innovando continuamente. Ni tienen que dejar que hacerlo. Pero el emprendimiento, según entiendo yo que funciona la lengua española es como un juego de azar. Es el practicismo si puedes crear esta empresa, que crecerá y podrás venderla a un mejor precio. Y es el énfasis, solamente focalizado en la creación de esa nueva compañía, con visos que se pueda vender por mucho más de lo que te ha costado crearla. La emprendeduría, término que no se usa tanto en la lengua castellana, y si en el idioma catalán, refleja un poco más la idea de la profesión de esa persona que crea organizaciones nuevas. Con el propósito de crear un negocio y llevarlo cabo. La diferencia entre estas palabras, es que emprendimiento a día de hoy se ha convertido en esta idea táctica de creas algo, como sea y lo vendes a un mayor precio. Emprendeduría siempre ha sido el arte de crear una organización que se sostenga así misma, independientemente del grado de novedad que haya. E innovar es algo que se puede hacer con la organización nueva o existente y que trata de resolver ese problema final y descubrirlo a través de esas tecnologías nuevas o viejas. Que unas veces te llevan a crear una nueva organización o no. Siempre teniendo en cuenta, que lo que importa es solucionar el problema.

.- ¿Qué le dirías al Luis de hace 20 años?

No tengo una respuesta la verdad, porque no me acuerdo cómo pensaba hace 20 años. Y si te dijera lo contrario, te estaría mintiendo. Los seres humanos construimos historias mientras vamos caminando. Dicha historia te la cuentas desde el hecho final, no se parece nada a la historia que viviste. Si que tengo más información ahora, así que dar consejo a mí yo de hace 20 años es como hacer trampas. Pero sí que le diría, es no dejarme llevar, cómo así hice, por la idea de que los demás buscara un trabajo normal. Pero cómo yo no les entendía, no lo hice. El consejo que le diría a una persona que me escuchase hoy, y no a mi yo de hace 20 años sería decirle que hemos llegado a un punto en el desarrollo tecnológico, en la información en el que es más posible ahora, más que nunca, una cosa que es genial. Una persona puede ir aprendiendo mientras va avanzando. El objetivo de seguir aprendiendo, que es lo que hice yo, ahora es más fácil de hacer , que cuando yo lo estaba haciendo. Tuve que acumular educación que con llevaba títulos, para aprender las cosas que quería. Yo lo hice en el principio de Internet. Pero ahora uno desde casa, puede aprender tanto que tenemos que volver a repensar, lo que significa una carrera. Ya que una carrera puede ir uno cambiándola básicamente continuamente. A mí me presentan como Ingeniero Químico en todos los lados que voy, cosa que no ejerzo desde hace mucho tiempo. Seamos menos categóricos con lo que uno es y es acogerse a la idea que la carrera es algo que uno se trabaja por el camino y no algo de antemano y que se acoge de por vida. Lo que hacían los demás diciéndome que no era un trabajo lo que e estaba haciendo, era su idea que no era un trabajo por el que se sentían atraídos en ese momento. Si da dinero, es un trabajo.

.- ¿Podemos dar cabida a los presentimientos en el mundo del éxito?

Más allá de si hay un presentimiento o no, a mí me gusta más pensar en la acción que tiene que seguir. Yo puedo tener el presentimiento de que algo puede funcionar. Entonces estoy entre dos caminos, no hacer nada y quejarme. O hacerlo tangible. Y hay muchas maneras de convertir ese presentimiento en tangible. Siempre con el objetivo final de hacerlo real. Pero detenerse en el presentimiento de por sí, es poco útil. Es fácil tenerlos, pero lo divertido es llevarlos realidad. O hasta descubrir que no tienen ningún sentido Así que cualquier cosa en la que merezca la pena trabajar, tiene mucho trabajo. Cuando la gente sólo vende presentimiento o intuiciones, entiendo a mucha gente que miraría con desconfianza. Pero cuando la gente es capaz de transformar esos presentimientos en algo real y tangible es increíblemente valioso.

.- ¿Qué diferencia hay entre una equivocación y un fracaso?

Yo te explico lo que he visto, cómo lo he vivido en la escuela anglosajona, que tienen cosas muy buenas desde pequeños. A mis hijos desde parvulario, se les enseña a escoger lo que quieren hacer en ese momento. Y no dentro de 10 años o la carrera que querrían hacer. La educación se basa en que ellos van escogiendo un camino que va cambiando cada día. Y claro que hay equívocos continuamente, porque la elección es continua. Por ejemplo, en España cuando tomé la decisión con 17 años de mi Ingeniería. Un camino que empezaría con 18 años y me llevaría 6 años hacerla. Sin embargo cuando alguien viene al MIT, a una persona se le pide que tenga una idea sobre lo que querría hacer sobre su futuro. Y luego le explicamos que si escoge determinadas asignaturas será un Ingeniero, gestor, lingüista. Es una perspectiva distinta, ya que vas a construir tu caminos mientras avanzas frente a la idea de vas a decidir el camino y avanzarlo en función, de un estándar absoluto. Es una situación opuesta en relación a lo que viví de pequeño y lo que he podido ver y disfrutar en los Estados Unidos. Con este punto de partida, estar equivocado es darte cuenta después de probar una cosa que no funcionaba del modo que a ti te hubiera gustado.

Pero la traducción y el abuso, de la palabra fracaso por parte de los Directores de Marketing en los USA ha generado una idea completamente que no tiene sentido. Fail, se puede utilizar como algo que no hiciste, o fracaso. Mucha gente se ha puesto ahora a la vanguardia de fracasar rápido.. Ya que tener pequeños equívocos por el camino o las cosas fallen, no es lo mismo que fracasar. Fracasar es terminal, final y es algo que no le gusta a nadie. Pero en los Usa, nadie piensa en fracaso, ya que estás pensando en las decisiones que estás haciendo continuamente. Llegas a un punto que lo que estás haciendo no es dónde querías ir, pues cambias. Y la siguiente vez, la decisión la tomas distinta. ¿Es fracaso en ese momento? NO. Y ahora que estamos en la moda de los tweets y los eslogan, queda muy bien lo de fracasar rápido. O por ejemplo que la suma de muchos fracasos te llevarán más rápido al éxito, algo que es totalmente mentira. Porque tú puedes fracasar millones de veces y nunca llegar al éxito. Sin embargo, la inversa sí que es verdad. Porque cuando llegues al éxito podrás mirar atrás. Y darte cuenta que por el camino estuviste más veces equivocado que en lo cierto. Pero dándote cuenta que estabas equivocado, pudiste corregir tu camino con la siguiente decisión. Como habrás visto son dos palabras muy distintas y que se confunden enormemente. Y cuando la gente traduce, se acogen a la idea de la palabra fracaso, idea que la gente de a pie de los Estados Unidos, que ni siquiera usa.

Por ejemplo, en la versión española, he intentado no usar el fracaso como un modus operandi de ningún tipo. Pero si uso la idea de que vamos a estar equivocados a menudo. Por una simple razón, ya que estás haciendo algo que es tan nuevo y novedoso, que sería una casualidad enorme que todo te saliese bien a la primera. Cosa que no creo que a nadie le haya pasado nunca jamás.

.-¿Qué es el riesgo?

Si tú te acoges a todas estas recetas para crear tu start-up, es encajonarte en una idea de mercado, de producto o de usuario. Si tiras adelante por esa opción Pero cuánto más creces, más riesgos estás asumiendo y no te preparas para equívocos, ya que ves que tu idea de partida es buena. Pero cuando llegas al momento, que ves que tu idea no tenía visos de tirar adelante, las consecuencias son muy caras. Ahí hablamos de fracasos, ya que no te has preparado para errores por el camino. La gente que te dice que fracasar está bien, que no pasa nada, hay que decirle que estará bien para ellas, pero por el camino se habrá perdido mucho tiempo que se podría haber empleado de otra manera, y al menos haber fracasado de una manera nueva. En vez de una manera predecible. Por lo tanto el riesgo es una manera de fracasar que se podría haber predicho

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria?

Es peor que poner un tweet lo que me estás pidiendo. Pondría: Compra mi libro. Lo digo en broma y en serio. He intentado escribir un libro en el que se eliminasen todos los eslóganes tradicionales que se tiran por todos lados. Incluso demostrando que algunos de ellos no tienen ningún sentido. Y como me pides qué pondría en una valla publicitaria, como un eslogan, no poniendo ninguno en el libro. Ahora no quiero poner ninguno. Así que diría compra mi libro, tiene dibujos bonitos y sí te sirve para lo que quieres hacer, adelante. Y si no, regálaselo a alguien. Creo que la gente parece que tiene que pensar en eslogan y hay demasiados tweets, y eso es muy difícil de hacer.

.- ¿Qué orden llevaría para ti las preguntas ¿Por qué? ¿Qué? ¿Cómo?

Yo las haría aleatoriamente. Y ahora te explico por qué. Una de las cosas más difíciles de darse cuenta es darse cuenta que si tus principios acaban convirtiéndose en una restricción, entonces no son principios son restricciones. Un principio es un punto de partida. Si tienes que excluirte de uno de los otros, no estás utilizándolos como principios. Cómo norma está muy bien ir preguntándose, ¿Por qué?. Pero si sólo te haces esa pregunta entonces no vas a ir preguntándote las suficientes veces, ¿Cómo?. Así que empieza cómo te de la gana, y luego sigue por los otros dos.

.- ¿Quién se puede definir como experto en una materia?

Quien quiera. Si estás haciendo algo nuevo, no hay nadie que sea un experto. Y cuando la gente empieza a preguntarte cosas, tras el empuje de esa cosa nueva, pues ya eres un experto. No es una categoría que se adquiere. No miremos el gráfico que nos dice Malcolm Gladwell de las 10.000 horas en los que nos dice que hay es donde adquirimos la experiencia. Porque ahí es dónde acabaron el análisis. Porque a lo mejor la experiencia ya puedes verla a partir de las 300 horas con una práctica concienzuda y con una experiencia que otros ya pudieran beneficiarse de ella. Cuánto más practicas más experto te vuelves. Lo que dice Malcolm, es que al cabo de 10.000 horas empleadas, todo el mundo dirá que eres un experto pero muchas otras personas lo habrán empezado a ver antes.

.- ¿Qué compañero necesita una persona que quiere innovar en su vida?

Yo lo llamo el diario de laboratorio. En el libro hablo de qué tenías que apuntar y qué es lo que quieres buscar. En él, intento resolver la duda de que hasta qué punto puedes necesitar o no uno, que es lo que tienes que documentar y qué es lo que tienes que escribir. Siendo un cuaderno dónde se formule tu presentimiento. Y siendo ese cuaderno una memoria de todas las veces que has estado equivocado. Pero cuando te des cuenta de eso, ya habrán el número suficiente de horas de qué lo has estado. Y ahí es cuando eres más experto. Ahí es lo que yo hablo del futuro YO, situación que serás más experto de lo que estás haciendo ahora. Pero si quieres ayudar a la gente resolviendo un problema, también hablo de kit, diciendo que tienes que darles para que ellos tengan también el mismo racionamiento y cómo tendrías que empezar. Por ejemplo desde tu propio cuaderno, qué cosas tendrías que darle a otro para ayudarle a empezar partiendo a lo mejor de un obstáculo a progreso que les puede interesar o no. Y que puedan de nuevo derivar o no en la dirección que ellos creen. Como no hay un supermercado de obstáculos al progreso, lo que se trata es saber cómo resumir para que otros puedan a experimentar de manera tangible con eso, para saber cuál puede ser la oportunidad. Y es en ése contexto donde hablo del kit. Pero siempre partiendo que no todos llegaran a la misma solución ya que todos tenemos diferentes motivaciones.

.– ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

No lo sé. Yo básicamente me lo paso muy bien jugando con mis hijos. Pero no solamente jugando al fútbol, sino también cuando construimos ordenadores, cosas extrañas, conversaciones continuas. Y no de niños pequeños, sino los considero personas de camino a ser adultos con mis hijos. A mí eso es lo que me pone muy contento, y poder dedicar tiempo a eso. A título profesional, es dedicarme a algo que no tengo ni idea de lo que es. Estar en un reto nuevo en el que creo que todavía no soy un experto. Por ejemplo, esto de escribir un libro fue un esfuerzo enorme porque iba en contra de mi voluntad. Yo no quiero posicionarme como experto y sí ir a por la siguiente cosa de la que no sé suficiente.

.– Una reflexión a los lectores del blog

No tengo ningún eslogan ni recomendación básica que la gente tenga que tener, porque huyo de absolutos. Porque la idea de que haya un único camino, no sé cómo va de eso. Pero sí alentaría a la gente que viera muchas más películas de ciencia ficción y leer muchos libros de ciencia ficción. Porqué esa persona que ha escrito ese libro ha tenido que imaginarse un mundo en el que esas tecnologías que no existen hoy, tenían todo el sentido del mundo. Esto ayuda a que todavía quedan muchas cosas por hacer y que todo es factible. Cuánto más leas, es mucho más fácil empezar a entender cuantas más cosas se puede dedicar a hacer uno si le da la gana. Y también diría que no tuviéramos miedo a la tecnología. La tecnología no es lo que la gente crees que es. Ya que la 1 tecnología que nos distinguió de nuestros antepasados y nos pone en la civilización, es la hacha prehistórica. La hacha es un palo y una piedra juntos. Y es tecnología, ya que nos ayuda a hacer cosas que antes no podíamos. La definición de tecnología que yo me acojo es la suma de cosas que nos dan más poder sobre la naturaleza, tanto para cuidarla o usarla de alguna manera. Con esta definición, vemos que está para ayudarnos a nosotros mismos. Y tenerla miedo es un poco ridículo. Así que la creatividad no es hacer prácticas en un sitio en concreto, si no es la capacidad de cada uno del mundo que sean capaces de imaginarse . Y con ese objetivo he escrito el libro, para que las personas vean que allí donde tienen una queja de algo de que no funciona hoy, puede haber una oportunidad. Y la manera de acogerse a esta oportunidad es eliminar la perfección de que ellos no pueden. Y esto está en sus manos.

Ya que todo lo que te restrinja es algo que tú has decidido que te limita.

¡¡La Teoria del Lider del Siglo XXI!!

El líder es aquel que, fuera del desorden, aporta simplicidad, armonía en la discordia y oportunidad en la dificultad” decía Albert Einstein.

Existen más teorías sobre el liderazgo, que teorías que dicen el hombre no piso la luna

Nos encontramos libros, conferencias, artículos…Todas las semanas que nos hablan de diferentes tipos de liderazgo, de líderes de siglos anteriores y de qué no es liderazgo.

Seguimos hablando de líder estratégico. Como si el mundo no hubiera avanzado y no estuviéramos en pleno siglo XXI.

Nos preguntamos si el líder nace o se hace. Como si todavía estuviéramos sin saber qué responder, ¿Qué fue antes: el huevo o la gallina?.

Todavía nos preguntamos qué fallos tiene el líder del siglo XXI, como si después de tantas teorías que hay en el mercado, no pudiera tener fallos en la gestión de las personas y de la suya propia.

Todavía seguimos confundiendo líderes con jefes. Bueno también hay personas que se autoimponen el titulo de líderes, y cuando cierran la puerta, son jefes a la antigua usanza. Es decir, “Aquí se hacen las cosas como yo mando, y si no, ya sabes donde tienes la puerta. Me da igual los títulos y las nuevas corrientes. Aquí se siguen haciendo las cosas como hace 200 años”.

Como todavía estamos muy confundidos en muchos aspectos que rondan el tema del liderazgo, todavía siguen existiendo miles de teorías respecto a dicho tema.

Siempre hemos relacionado y es un tema, que cuesta quitar esa relación, de Lider, con aquella persona que tiene un puesto concreto en la empresa o en la sociedad.

Líder se relaciona con el CEO, con el Director de Departamento o con el capitán de nuestro club de futbol favorito.

El líder se relaciona con cierto estatus. Y si no lo tienes, pensamos que jamás llegaremos a ser consideramos como líderes.

Un líder también era Hitler, Mussolini o Steve Jobs, a los que les damos dicho título. Pero sabemos que de buenas personas, tenían lo mismo que yo de buen cantante, NADA.

Nos dejamos llevar por el estatus de esa persona. Creemos y le otorgamos unas cualidades, que en muchas ocasiones no tienen ni llegaran a tener.

¿O es que todavía creemos que nuestros políticos pueden ser considerados como líderes de nuestra sociedad?

1.- Dejemos de relacionar Líderes con ciertos estatus y poderes “sobrenaturales”. Porque todos somos líderes en algún momento de nuestra vida.

Al relacionar lideres con cierto estatus, los estamos relacionando con el poder. El poder de dirigir, el poder de decidir, el poder de mandar.

Y seamos claros, a los seres humanos, NOS GUSTA EL PODER. El poder tiene mucho morbo y beneficios. Y no queremos pensar que tras ese poder que nos otorgan, va a ser algo TEMPORAL. Queremos que sea algo para siempre. Y por eso nos enroscamos en nuestro “sillón” cuando nos sentamos en él.

2.- No te han otorgado un poder infinito, el verdadero líder sabe que será una tarea TEMPORAL.

Y el verdadero líder, sabe que ese poder, no está para utilizarlo en beneficio propio, sino por y para los demás.

Cuando están en el “poder”, creen que es por y para disfrute suyo. Que se lo han ganado. Que todo esfuerzo ahora produce unas recompensas de las que hay que aprovecharse. Y que los comienzos, que fueron duros, llenos de tropiezos, no existen. Ahora no son personas, son los títulos que ponen en la entrada de su puerta.

3.- El líder tiene la función de hacer más grandes a cada uno de los integrantes del equipo. Así como al grupo en su conjunto. NO A UNO MISMO.

Por lo tanto, dejemos ya de hablar de líderes estratégicos y empecemos a hablar, del liderazgo trascendental.

Es aquel que va más allá de los números. Que va más allá de su beneficio propio y se enfoca, en el beneficio del grupo y de todos los componentes que lo rodean.

Porque si habláramos de estrategias, podríamos hablar de líderes dictadores que también tenían una estrategia, y que normalmente no era en beneficio del grupo, sino del suyo propio.

4.- Ves más allá del grupo. Ten un propósito que inspire al grupo. Pero también deja el mundo mejor de cómo te lo encontraste.

Mientras escribía este artículo hay un tema que ronda, o debería rondar al líder de verdad, la Humildad.

Es tener los pies en la tierra. ¿A qué ya no gusta tanto?

Es preguntar a los demás como se encuentran. Es ocuparse de verdad por lo que pasa, o puede pasar. Es ver más allá de evaluaciones de desempeño y ver a través de los ojos de la persona que tiene delante.

Y por humildad, es reconocer que también puedes equivocarte. Un titulo no te da súper poderes. Un titulo no te dice que ya jamás te vas a confundir. Que tus ideas siempre serán las mejores en cada caso. Y que en la adversidad, lideraras de forma correcta a tu equipo hasta la victoria final.

5.- Un líder es humilde. Si no, serás un jefe más.

Al reconocer que no sabes todo, reconoces que puede haber gente mejor que tú. Y al haber gente mejor que tú, cabe la posibilidad que su desarrollo sea mejor que el puedas tener tú. Y reconocer eso no gusta.

Se nos llena la boca hablando de Employer Branding, de cultura empresarial innovadora, de talento, de atracción del mismo y de la retención (palabra que odio). Nos gusta ser cool hablando de temas, que en realidad, no queremos aplicar.

¿Por qué?

Porque alguien que tenga más poder de influencia, sea mejor líder que nosotros, produzca mejores resultados que nosotros o ideas disruptivas que beneficien a la empresa,…haga algo por lo que nos pagan a nosotros. Intuiremos que más vale pronto que tarde, seremos sobrepasados por dicha persona.

Pero un líder, es un mentor. Es una persona que con experiencia ha llegado a dicho estatus, que sabe reconocer los talentos de los demás y los impulsa. Que ve qué se puede mejorar y lo alienta. No una persona que intenta.

Como comento en “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, muchas de ellas nacieron de marcas que ya estaban implantadas en el mercado. Al ver su potencial, se les impulsó y alentó en su camino. Llegando a ser más reconocidas que la marca madre.

6.- Un líder es una persona que produce nuevos líderes.

Pero te estarás preguntando: ¿Yo puedo ser un líder? ¿O sólo son las personas que tienen un estatus en la empresa o en las organizaciones?

TÚ YA HAS SIDO LIDER.

Tú diste un paso adelante en momentos en los que ya no querías seguir aguantando lo que estaba pasando. Tú dijiste SI cuando hasta entonces habías dicho NO. Tú dijiste Adelante cuando hasta la fecha habías estado parado. Cuando viste una dificultad, esta vez viste una oportunidad.

TÚ YA HAS SIDO LIDER EN ALGÚN MOMENTO DE TU VIDA.

Y no has tenido que ir a ningún curso de liderazgo, ostentar ningún cargo en ninguna empresa.

Todos somos líderes en algún momento de nuestra vida, solo tenemos que hacer caso y una oportunidad a esa energía que todos llevamos dentro.

7.- Liderar es decir SI a esa energía interior que todos llevamos dentro.

Luego ya vendrán herramientas que te hacen ser mejor líder y gestionar mejor a las personas y recursos que tengas a tu disposición, pero el principio del comienzo, es decirte SI a ti mismo.

¿Cuáles son los rasgos del líder del s.xxi?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡El Poder de lo Incorrecto!!

Todos los descubrimientos verdaderos, surgen del caos, son resultado de dirigirse hacia lo que parece incorrecto, ridículo y tonto” dice Chuck Palahniuk

Correcto: “Libre de errores o de defectos, conforme a las reglas. De una conducta irreprochable…”. Mientras que incorrecto se define como: “No correcto”.

¿A qué toda decisión que tomas, siempre intentas tomar la decisión correcta? ¿A qué siempre intentas optar por la opción correcta?

Pero la opción correcta, a veces no quiere decir que sea la mejor para ti. Sino lo que los demás consideran correcta por tu bien, por tu salud o futuro.

¿Pero qué es lo correcto para ti?

Creo que una de las fuentes de las que debe beber todo ser humano, son las preguntas. Algunas veces no nos darán las respuestas que requerimos, pero siempre nos sacarán de la rutina, costumbre y vergüenzas en las que nos podemos encontrar.

Cuando tenemos que tomar una decisión, siempre preguntamos a los demás, ¿Qué harías tú?. Queremos ver que otras ideas nos pueden dar los demás. Pero en algunas ocasiones, esperamos que sean los demás, quienes se propongan a liderar nuestra encrucijada para que nosotros, ya no suframos más.

A nosotros nos viene de perlas, si consigue resultados, mejor para nosotros. Y si no los consigue, como dijo que lo iba a hacer, le echamos a la culpa de nuestras desgracias.

Nos dejamos llevar porque preferimos estar en el sofá, haciendo lo que los demás consideran correcto, que no saltar del mismo, y hacer lo que sentimos que es correcto para nosotros. Todo porque como seres humanos, necesitamos del cariño y aprobación de los demás, que sabemos que si hacemos lo que no es correcto por los demás, las consecuencias, no serán muy bonitas que digamos.

Antes de nada, hay que vivir bajo unas normas, desde luego. No estoy promoviendo que a partir de ahora atraquemos el banco de España ni cosas parecidas. Ni tampoco que dejemos de saludar a aquellas personas que nos saludan a nosotros.  NO VOY POR AHÍ.

Hay que tener modales, respeto y seguir unas normas, desde luego. Pero a todo que se considera correcto, ¿hay que hacerle caso?

¡¡NO!! O al menos te deberías darte el permiso de descubrir que hay detrás de lo incorrecto.

Si hubiera hecho lo correcto, a día de hoy no estaría hablando contigo a través de estas líneas. Ni hubiera hecho muchas cosas que he realizado durante este tiempo. Y me imagino que tú también, habrás vivido algún momento, en el que los demás te decían una cosa, diciéndote que era lo mejor para ti, pero acabaste haciendo lo que sentías que tenías que hacer. A pesar de las posibles consecuencias.

Creo que en muchas situaciones de nuestra vida personal y profesional, nos dejamos llevar por lo “correcto” porque es mejor no pensar y seguir como estamos, que pensar y poder ganar más de lo que estamos ganando hasta ahora.

Es en esas situaciones, en las que podemos ganar más de lo que nos podemos imaginar, cuando aparece el miedo.

Miedo a las consecuencias si no hacemos lo que nos “recomiendan”. Pero también “miedo” a descubrir más cosas de nosotros de las que nos podríamos haber imaginado hasta entonces.

Miedo y más miedo.

Y por miedo, respondemos muchas veces de forma airada a una persona que nos está diciendo algo, que en el fondo sabemos pero que no queremos ni ver ni oir. De forma exagerada respondemos a artículos, que con respeto, nos dicen su opinión, y todo porque tenemos miedo a ver una realidad, que en el fondo nos gustaría a nosotros hacer o vivir.

Pero por miedo a que nuestras creencias que tenemos del mundo, se desmoronen ( que sólo serían evolucionadas, no aniquiladas ), preferimos gritar, tildar de loco a la otra persona, que no escuchar y ver que podemos aprender de ella.

Creemos que el mundo es finito y con las reglas que nos han dado, todo irá como la seda. Pero luego queremos innovación, cambios, transformación, liderazgo,… pero eso si… ¡¡HACIENDO SIEMPRE LO CORRECTO!!

Pues me parece como sabrás, no estás consiguiendo lo que tú quieres, haciendo lo mismo de siempre.

Ver que hay detrás de lo “incorrecto”, te lleva a:

.- Descubrirte y descubrir que hay detrás de ese miedo

.- Ver otras vertientes del mundo que hasta ahora tenias vetadas por ti mismo.

.- Empezarás a ser el líder de tu vida personal y profesional. Y no lo dejarás en manos de otras personas.

.- Verás que la humildad, escucha de verdad y el perdón, son valores esenciales en la vida.

.- En definitiva, los verdaderos avances, innovaciones, disrupciones se hacen viendo que hay detrás de lo incorrecto.

Eso sí, el principio del comienzo no será muy bonito que digamos.

El aceptar que haya personas con otras ideas a las tuyas. Otros mundos que no sean el tuyo. O que las cosas se pueden hacer de otra forma diferente a la que llevas años haciéndola, al principio produce rechazo.

Rechazamos lo nuevo. No creemos que vaya a tener éxito o se vaya a implantar en nuestras vidas. En definitiva, que toda aquella idea o persona que nos quite la “manta” que nos hemos puesto en el sofá para ver la vida pasar, menos “guapo” lo llamaremos de todo.

Ahí se verás si de verdad crees en tus ideas, o realmente lo haces por postureo o moda. Cuando las cosas no estén como solían estar hasta que empezaste a ser crítico con todo.

Estamos cansados de lo mismo, pero rechazamos lo que es considerado incorrecto. Queremos novedades en nuestra vida, pero tenemos miedo de ir al lado oscuro.

¿Hasta cuándo vas a estar así?

Demos una oportunidad a lo considerado “incorrecto”. Quizá nos abra más la mente y veamos soluciones que no queríamos ver a nuestra situación.

Yendo hacia lo incorrecto se empieza ascendiendo la montaña de tu felicidad.

Si quieres conocer, como ciertas marcas, hicieron lo incorrecto, podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo, en este enlace:

¡¡Aparentar tiene más letras que ser!!

“Aparentar tiene más letras que ser”.

Creo que todo se nos está yendo de las manos.

Buscamos libros, formaciones y conferencias, que nos enseñen a cómo conseguir ser Influencer, tener millones de seguidores en Facebook y que las empresas nos llamen para promocionar sus productos… Es lo que queremos y todo por favor, DESDE EL SOFÁ.

Queremos todo eso sin el mayor esfuerzo posible.

Recientemente me hacían una pregunta en relación al lanzamiento de mi nuevo libro, “Mofeta Branding”: David, ¿Con leerme este libro, ya podré tener una Marca de éxito como la gente que hablas?”.

Le conteste que NO. Y si, su cara de asombro, fue como la que te puedes imaginar.

Un libro es una herramienta que te puede ayudar a conseguirlo, pero sin tu voluntad, sin tus ganas de ser mejor, sin tu esfuerzo…Sin la curiosidad de descubrir otros caminos, y dar un paso hacia adelante, seguirás siendo uno más.,..

Te habrás leído un libro más, pero los resultados seguirán estando ahí, bajo mínimos.

Creemos que con títulos como “Como ser influencer en 8 Pasos…” o “Una marca personal en 3 pasos..” ya podremos ser desde el sillón de nuestra casa, como Dulceida, Paula Echevarría o Josef Ajram.

Queremos tener una marca que todo el mundo recuerde, que cuando piensen en alguien, al instante piensen en nosotros, que nuestras fotos se conviertan en virales y que ganemos dinero sin parar, sin una gota de sudor.

¿Aún seguimos creyendo que puede ser posible siendo otros y no, nosotros mismos?

Durante la creación de “Mofeta Branding”, estudie más de 400 artículos, que contenían en sus titulares palabras como “pasos”, “método para…” o “Herramientas imprescindibles para…”

Se dicen que son términos que se utilizan para llamar la atención de los lectores. Que nos dicen los “trucos” que otros han utilizado para conseguir lo que nosotros queremos.

Pero yo me pregunto:

¿Sabemos lo que queremos nosotros de verdad o queremos parecernos a otro, porque nos da miedo ser nosotros mismos y por eso nos encantan esos títulos?

Queremos ser los mejores, no tener problemas para llegar a final de mes, que nos reconozcan en nuestro ámbito profesional, tener la cuenta de Twitter nº1 en nuestro campo…en definitiva, tener una marca intachable, pulcra y de éxito.

Y si consiguiéndolo, ya nos comparan con el nuevo Risto Mejide, Ferrán Adría  o con los nuevos Alfred y Mireia, creemos que habremos conseguido lo que todo el mundo quiere, que nuestra marca sea la influencia del momento.

Y yo me pregunto de nuevo:

¿Quieres te reconozcan por parecerte a… o quieres te reconozcan por ti mismo?

¿Qué todos nos inspiramos en algo o alguien? DESDE LUEGO QUE SI.

Pero yo no quiero ser el nuevo Tony Robbins, Mario Alonso Puig o Fernando Alonso (aunque por mi cabeza podría),…YO SIEMPRE HE QUERIDO Y QUIERO SER YO MISMO.

Y eso parece que se mira muy mal en esta sociedad. Para triunfar parece que tenemos que ser como “x”, sino no llegaremos a nada.

Lo único que estamos consiguiendo es limitar el avance y transformación de la sociedad, pero lo peor de todo, TU TALENTO AHOGARLO EN MIEDOS, VERGUENZAS Y BLOQUEOS.

Se nos llena la boca leyendo artículos como “Sal con un valiente”, que transcribe Pablo Arribas. Pero a la hora de crear nuestra marca, lo único que hacemos es “copiar” a los demás y tildar de locos, los que son VALIENTES DE VERDAD.

Preferimos seguir el camino de rastro dejado por otros, que creemos que nos será más rápido llegar a esa “cima” que él nos promete, que no coger el camino más inhóspito, sino el camino que sentimos nosotros que tenemos que tomar.

Costará más o menos, tendrá más o menos obstáculos, pero es tu Marca, es tu esencia, es tu aroma, ERES TÚ.

Me encanta siempre “revolver” el ambiente allá donde voy, y últimamente es muy fácil. Cuando te pregunta la gente como construir una marca, como conseguir que no te llamen por tu nombre de pila, sino por tu marca (próximamente hablaremos de eso), todo el mundo te está preguntando el CÓMO conseguirlo y QUÉ hacer para conseguirlo… Pero nadie me preguntaba  POR QUÉ crear y tener una marca y qué proporcionaba.

 Todos aquellos defensores a ultranza del “PARA QUÉ”, ahí tienen su respuesta…La gente hace las cosas PARA  ser una referencia y todos los beneficios exteriores que se suponen, no para ser ellos mismos y vivir en coherencia el resto de sus vidas. Es lo que me ha reafirmado el estudio para mis dos libros.

Queremos marcas que nos pongan los pelos de punta, que nos sintamos orgullosos de pertenecer a ellos, que sean diferentes y nos sintamos identificados con ellas, porque nosotros también lo somos y así lo sentimos, que no somos como los demás.

Pues si eso es lo que tú deseas, empieza por mostrarlo tú. Nos repiten por activa y pasiva, que seamos nosotros el cambio que queremos ver en el mundo. Pues empieza por ser lo que sabes que eres, y no quieras ser como tal o cual persona, porque como tú, solamente hay una persona, y eso hace que seas único e irrepetible.

El Branding como la vida, no va de ser fotocopias de tal o cual gurú. No se trata de ser como el líder de la pandilla, en gestos y en la forma de fumar.

Se trata de vivirla como es uno, de mostrar tus convicciones sin ningún miedo. Eso es vivir, mientras tanto, solamente estarás SOBREVIVIENDO.

El VERDADERO BRANDING es para aquellas personas y empresas que viven la vida sin tapujos, sin tabúes, ni comparaciones.

Deja de seguir el rastro de los demás, y empieza a crear tu propio camino. Recuerda que siempre, es el perro más pequeño el que más ladra, no el más grande.

¿Te atreves? ¿O aún sigues creyendo que haciéndolo como lo hacen los demás, lo conseguirás?

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” a través de este enlace.

¡¡Hasta el infinito y más allá..!!

Nunca miro atrás, querida. Me distrae el presente” decía Edna Moda en los Increíbles.

Liderar proyectos en los que sabemos que va a pasar, qué puede ocurrir o los resultados que podemos conseguir, no es liderar, es ver la vida pasar.

Liderar es zambullirte de verdad en los proyectos que la vida te ofrece. Proyectos en los que no sabes nada, pero está encima de tu mesa. Que el culo se pone prieto porque sientes que los resultados positivos pueden ser muy importantes, pero también como las posibles “perdidas”.

Y por mucho que leas muchos libros sobre liderazgo, te aseguro que no sabrás que es liderar hasta lo que vivas tú mismo.

Durante estos meses, estoy en pleno lanzamiento de mi 2 libro. Un libro totalmente diferente al anterior, y del que próximamente os hablaré. Así como la internacionalización de mi empresa, Chocolate Rojo.

Proyectos que me hacen tener vértigo pero sobre todo saber que es en el cielo donde hay que fijarse, aunque desde fuera, piensen que es una locura. Porque es ahí donde están los aprendizajes y los resultados que todos soñamos.

Durante este camino, mis cuadernos me han acompañado, además de un libro que os recomiendo que leáis si os encontráis en un momento del idear un imposible en vuestra vida. Se llama “De Pixar al Cielo”.

Gracias a estos imposibles, estoy aprendiendo:

.- Si la vida te lo pone delante…ES POR ALGO

Nos levantamos y lo que iba a ser un día más, nos pone delante un reto que nos ilusiona y da miedo por partes iguales. Nos motiva, nos saca una sonrisa pensando que podría ocurrirnos si lo consiguiéramos. Pero al instante viene nuestro cerebro para decirnos “Déjate de tonterías, tú no puedes, es imposible, tendrás que hacer muchas cosas…Déjate de locuras…”

Si te han ofrecido ese puesto, ese reto, es porque es para ti… Y déjate de tonterías. Lánzate

.- Prueba

Cuando no me gustaba algo, siempre me decía mi madre: “¿Pero lo has probado?”. Siempre decía que no, que ya solamente ver ese color verde a las espinacas, no auguraban que me gustase. Pues aquí pasa lo mismo. Si te quieren para ese proyecto, si ese sueño está en tu vida de forma reiterativa, PRUEBAAAAAA.

¿O es que quieres quedarte con las ganas de saber qué hubiera pasado?

.- Ante la toma de una decisión, escucha también a tu intuición

Vivimos en un mundo racional. Tomamos decisiones en función de datos, estadísticas, previsiones, dossier,… queremos tener en nuestra posesión todas la herramientas que nos ayuden en momentos de incertidumbre. ¿Pero si esas herramientas te están diciendo una previsión que luego no se cumple? ¿Y si tu intuición te dice que te lances, aunque los demás no lo vean?

Muchas personas de las que he entrevistado y estudiado, me dicen lo mismo: “Veo los datos a la hora de tomar los datos, pero luego escucho a mi intuición”.

.- ¿Quién dice que es una locura?

Oirás a mucha gente diciéndote: “Es una locura”. Tu propio ego te estará taladrando el cerebro diciéndote lo mismo. ¿Pero que es una locura?

¿Es una locura por qué nadie lo ha hecho? ¿O ellos no lo han hecho? ¿Es una locura porqué a lo mejor destacas cuando ellos no lo están haciendo? ¿Es una locura porque saltaras lo establecido como rutina?

¿Es una locura para ellos o es una coherencia para ti?

.- Para crear, tienes que conocer la situación en la que te encuentras

Igual que no sabes si te gustara o no una cosa si no la pruebas, no podrás empezar a liderar ese imposible, hasta que no sepas donde te encuentras.

Es duro a veces ver la situación en la que te encuentras. Con las herramientas, personal que está a tu disposición. Te gustaría tener más, poder hacer más, tener más presupuesto… Pero todo lo que necesitas para empezar ahí está…Ya será por el camino las cosas que se vayan uniendo al camino o yéndose…Pero antes de empezar, para, haz una lista de lo que tienes, conócelo y adelante.

.- Suéltate el pelo.

Como dice Hombres G: “Suéltate el pelo y sino…” Yo aquí acabaría la frase, añadiendo “y si no ves preparando la tarjeta  de la mediocridad”. Ya sé que no rima, pero…

Y es lo que pienso. Cuando nos enfrentamos a algo que nos hace salirnos de lo establecido, de la rutina en la que hemos estado viviendo, o nos soltamos el pelo o mejor que nos quedemos como estamos.

Aceptemos las ideas de la gente que ya está ahí, oigamos nuestra intuición, probemos cosas, pidamos ayuda a gente que jamás pensamos que nos podrán ayudar, sigamos nuestra pasión

.- Confía

Es difícil, lo sé. Pero cuando estés caminando, confía. No quieras saberlo todo, no quieras los resultados para antes de ayer. Si sabes que lo que estás haciendo, es coherente. Todo llegara, lo que tenga que llegar. Pero sin confianza, tendrás delante de ti la mejor oportunidad de tu vida, y le dirás NO, por tu falta de confianza. Todo lo bueno, sale de lo desconocido. Y sin confianza nunca llegarás a ello.

.- Rodéate de gente que te haga mejor.

Como decía en artículos anteriores, no sólo tienes que rodearte de gente mejor que tú, sino también de gente, que por su ilusión, pasión, y aún a falta de títulos, sientas, que te pueden dar ese plus que sientes que te falta a ti o a tu proyecto.

Y no tengas miedo que te puedan superar, esos son los verdaderos líderes. Eso significa que estarás haciendo bien tu trabajo.

.- Tu marca, tu obsesión, tu propósito.

Se un obseso de tu marca. Que toda acción que tomes, te recuerde si esta en concordancia con tu propósito, con tu sueño.

En estos momentos, estas enfocado en hacer realidad o lo que te han propuesto, o lo que sabes que quieres hacer. Y de ahí no te puedes salir. El propósito es lo importante. Lo que tu marca desprenda y quieras que desprenda, no puedes violarlo.

Es el legado que quieres dejar. ES LO QUE QUIERES CONSEGUIR. Y en ello tienes que enfocarte. Y si los demás creen que no podrás, ellos se lo pierden el poder disfrutar de los resultados que sabes que vas a conseguir.

.- No estires el chicle, mejor decir adiós en la cumbre

Habrá veces que será mejor decir adiós, antes que la leche sea estrepitosa. Tanto cuando sabes que es el momento de empezar, como el momento de salirte, tu intuición te lo dirá. No quieras exprimir la gallina de los huevos de oro, por favor. Porque si no, en vez de irte y dejar a tus clientes y seguidores con un buen sabor de boca, más bien caerás en la desdicha.

He liderado muchas cosas que pensaba que eran imposibles, unas han salido con buen resultado y otras de forma estrepitosa, pero si me aceptas de forma humilde un consejo, te diría si te encuentras en una situación así o te encontrarás:

La satisfacción de haber lanzado, pase lo que pase, es el mejor máster que una persona puede una persona realizar. Las experiencias, aprendizajes, momentos e ideas, nunca las tendrás si te dices NO a ti mismo.

Como decía el chef de Ratatouille, “Tu único límite es tu alma”. Así que ya sabes.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

Querida Incertidumbre:

La incertidumbre es una margarita cuyos petalos no se terminan jamás de deshojar” dice Mario Vargas Llosa

Querida Incertidumbre:

De nuevo estamos aquí frente por frente.

Mira que desde pequeño me han enseñado muchas cosas. A sumar, a hacer divisiones, raíces cuadradas o cual era el 4 rey de la Corona de Aragón. Algunas me han servido para algo, pero otras para nada. Otras con el paso del tiempo las he ido dominando, como aprender a conducir o poner la lavadora, pero lidiar contigo, nunca lo sabré.

No sabía de tu existencia, hasta que me salí de lo pre-establecido según la vida. Hasta esa fecha, vivía en plena zona de confort. Los problemas que tenía aunque hacia de ellos peor que una guerra, acababan siendo livianos. Porque siempre venia a alguien a solucionarlos.

Creía que sabía lo que era la vida. Hacer lo que dicen los papas hasta cierta edad. Y a partir de otra, tener pareja, coche, hijos, una hipoteca hasta los 85 años y unos amigos con los que salir los fines de semana en pareja. Y era lo que hacía.

Seguir lo deseado-esperado-soñado por los demás, para mí. Y para ello además contribuía mi cerebro, diciéndome: “Déjate de tonterías y sueños locos y sigue como estás”.

¿Te acuerdas? Sabía que me rondabas, quería hacerte caso, pero fuerzas mayores, me hacia conocerte por primera vez.

Iba pasando el tiempo, y te acercabas más a mí. No sabía que me pasaba, pero si sabía que yo no quería seguir haciendo y cumpliendo las expectativas que tenían los demás depositados sobre mí.

Era una lucha de titanes. Era como las películas que nuestros padres no nos dejaban ver por sus rombos. Me tapaba los ojos pero entreabría los dedos por curiosidad. Poco a poco quería conocer más, de lo que podría estar perdiéndome.

¿Y sí lo que me decían que había detrás de esas locuras era mejor de lo que estaba viviendo en esos momentos?

Hasta que llegaste a mi vida y nos vimos las caras. Antes de todo, me has enseñado muchas cosas desde ese día. Pero principalmente, que la vida no es lo que nos enseñan en el colegio ni en las películas.

La vida es un continuo baile contigo.

Puede ser con una banda sonora de miedo, de felicidad o motivación, pero siempre te tendremos de pareja de baile a ti.

Pero cuando apareces en nuestras vidas, lo primero que provocas siempre es MIEDO.

Un miedo atroz ante lo nuevo, ante lo desconocido. Vienes para anunciarnos, como los Reyes Magos, que una buena nueva hay en nuestra vida. Y depende de nosotros coger el regalo o dejarlo marchar.

Tenemos miedo, porque no dominamos la nueva situación. No sabemos qué nos va a pasar. Si vamos a conseguir los resultados o no. O si los demás nos dejarán de hablar, tras haber hecho lo que realmente siempre hemos sentido y no hacíamos por el qué dirán.

Pero quien te dice que tienes miedo es tu ego. Son tus creencias, tus hábitos ya adquiridos , tu orgullo o estatus ya adquirido. Te está diciendo que no lo hagas, que puedes echar todo abajo con un simple paso. Que tu “fachada” puede desmoronarse, simplemente por un capricho.

Pero el capricho en la vida, no es ser uno mismo, sino querer lo que los demás también quieren. Y tú sabes que no eres así. Que eres diferente a los demás y es hora de dar el paso, viendo hasta donde puedes llegar.

Pero el BASTA YA, ha ganado esta vez la partida. Estas rompiendo con las cadenas del miedo y de la dichosa pregunta que nunca querrías hacerte: ¿Qué hubiera pasado si..?

Nadie nos dice que existe otra felicidad. Solamente la que salen en los libros de cuentos de hadas o en las películas de las 3 de la tarde. Una felicidad que depende de los demás, del ambiente en el que te muevas y no del interior, cosa que también me has enseñado.

Pero no solo me has enseñado cosas buenas, sino alguna otra no tan buena. Como el exceso de motivación, ilusión provoca una irrealidad que hace que lo que era un sueño “alcanzable” sea la mayor bofetada de la historia jamás contada hasta la fecha.

Me has enseñado que la paciencia es la madre de todas las experiencias. En un mundo donde queremos todo para antes de ayer, donde queremos ser los 1 en alcanzar la meta, es la paciencia la que determina un éxito duradero, consistente y reforzado con un propósito, de las personas que solo quieren llegar primeros, por joder al vecino o el poder aparentar que lo han conseguido, olvidándose del éxito alcanzado

Me has enseñado, a pesar de dar pasos adelante en algunos momentos con resultados no muy motivante, que la verdadera felicidad no está fuera, allá en los grandes almacenes o en las revistas de moda, sino dentro de mí.

La verdadera felicidad es permitirte ser tú en todo momento y sobre todo cuando apareces en nuestra vida.  Porque cuando apareces, siempre es sinónimo de que nuevas oportunidades te están esperando.

Se podrán conseguir o no. Podrás llegar a la meta o caerte desfallecido viendo que ese no era el camino, pero siempre con la sonrisa de oreja a oreja, de que estás siendo siempre tú mismo, y no un sucedáneo de lo que eres.

Y eso es la felicidad, sentirte libre mostrando tu esencia en todo momento. Tus emociones, tu alegría, tu amor o tu pasión. Siempre tú, aunque nos acordemos de tus “familiares” nos enseñas, que somos mucho más de lo que somos hasta ese momento. Tú nos das la oportunidad de conocerlo y experimentarlo.

Y de nuevo estamos aquí, frente a frente. ¿Qué nos deparará este nuevo encuentro?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.