¡¡Que Canalla es el silencio..!!

Hay personas silenciosas que son mucho más interesantes que los mejores oradores” decía Benjamin Disraeli

Son las 6 de la mañana, y esto no es el principio de una canción. Por diversos motivos, me he pasado toda la noche sin dormir.

Cuando los demás duermen y tienes que estar en silencio, para no molestarles, o abrazas la quietud y la soledad, o vendrán a recordarte que porque tú no duermas, no tienes que ir molestando a los demás

Abrazar el silencio es algo que odiamos en una sociedad en la que promulga el ruido. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, estamos invadidos por el ruido de los medios de comunicación, por las conversaciones con la gente nos rodea, el cabreo de nuestro jefes o los gemidos de nuestros vecinos.

Así que eso de estar en silencio, no estamos acostumbrados, nos incomoda. Es una situación, que no sabemos cómo afrontarla, como dominarla.

Pero al silencio no puedes dominarlo, cuando entra en ti, va a tumba abierta, con el fin de decirte cosas que no querrás escuchar sobre ti o lo que te rodea.

Te incomodara, Es buena señal. Seguro que tiene que enseñarte algo que hasta ahora has querido evitar.

Siempre he pensado, que no somos seres completos, sino sabemos vivir en soledad con nosotros mismos. Sino sabemos escucharnos a nosotros mismos.

A lo largo del día recibo muchos emails de gente que a pesar estar rodeados de gente, se sienten solos. Pero cuando les comentan, que estén con ellos mismos, que se aparten del mundanal ruido, que se conozcan, dicen que no, porque no vaya a ser que esa gente que tienen a su alrededor, se marchen, lo vean como un bicho raro.

Dependemos de los demás, pensando que serán ellos, quienes respondan a preguntas que nos hacemos, tipo: ¿Quién soy? , ¿Para que valgo? O ¿Qué me está pasando?

Muy confundidos estamos.

El ruido nunca nos dará una respuesta a ese tipo de preguntas. Solamente somos nosotros mismos quienes tenemos el poder de responder a las mismas.

Y para ello, estar en silencio, es el principio del comienzo para esclarecer dichas dudas y muchas más.

El ruido es otra forma de seguir al rebaño. Nos dejamos llevar por el ruido de las conversaciones, por las noticias que escuchamos, por los cotilleos que nos cuenta, por la música que nos ponemos para no escuchar lo que nos pasa o nos deja de pasar.. El ruido nos hace seguir por lo estipulado por los demás, haciéndonos creer que somos uno más en un lugar llamado mundo.  Y no potenciar la indivualidad que todos tenemos y somos.

Que siguiendo a ese ruido, llegaremos al éxito que todos anhelamos. Pero el silencio, te dice que tu felicidad, tu éxito es otro al deseado por los demás por ti, pero no le haces caso, no vaya a ser que te tomen por loco.

El ruido nos impide escucharnos a nosotros mismos. Impide saber cómo estamos, qué sentimos o queremos.

Somos nosotros, y no los demás, quienes tenemos que ser la antena que transmita nuestra esencia, nuestro talento, nuestros porqués.

Durante estos días que he estado en silencio, he aprendido a leer entre líneas a los demás, escuchándolos de verdad, no oyéndolos.

Pensamos que oímos, cuando en realidad estamos pensando en nuestras cosas cuando los demás nos expresan sus sentimientos o nos piden una ayuda velada. Creemos que los demás nos entenderán cuando hablamos, que sabrán leernos entre líneas, que irán en nuestra ayuda, cuando les hablemos, pero no suele ser así.

NO oímos lo que nos dicen, creemos que si. Cuando en realidad lo que se produce en ese proceso de comunicación son interferencias en nuestra cabeza entre lo que pensamos y lo que escuchamos de los demás, perdiendo una información increíble que nos transmite la otra persona, todo por el ruido, por no aceptar el silencio.

Cuando por tu boca no resuena ninguna palabra, no vaya a ser que la líes y se despierten, empieza el dialogo contigo mismo. NO estás loco, tranquilo. No tengas miedo. Estas haciendo algo que tendrías que haber empezado hace tiempo, hablarte a ti mismo, preguntarte cosas y descubrir respuestas.

¡¡ESCUCHARTE, HABLARTE, PREGUNTARTE, QUERERTE!!

Porque como dije en artículos anteriores, casi todas las respuestas que anhelamos que el exterior nos de, ya están dentro de nosotros.

Me he dado cuenta al estar conmigo mismo, que tengo una emoción que no expreso y que tenía escondida en un rincón remoto de mí. Hablamos por hablar, cuando en realidad tendríamos que hacerlo menos, pero mucho más claro, conciso y concreto.

Si, expresare próximamente esa emoción que tengo a la persona correspondiente. Os lo contaré.

Tras la vorágine que llevamos en el día a día, estar en silencio es empezar a sentir esa paz que anhelamos. No es estar en el sofá, no es estar cogido a nuestra pareja o tomándonos un mojito (que me encantan), es preguntarnos a nosotros mismos, sobre el día, si hemos actuado en coherencia a nuestros valores y que debemos hacer para solucionar algún tema.

Estar en silencio, es equilibrar nuestro lado exterior con el interior. Algo esencial si queremos pisar fuerte en la vida.

Durante estos momentos en silencio, te centras mucho más en los pequeños detalles. Esos son los que integran la felicidad. Tu intuición sale a relucir, haciéndote ver que esa persona quería pedirte ayuda cuando no se atrevía, que otra persona no sabe como decirte lo que siente o pequeños gestos de la cara, que demuestran emociones que no queremos expresar con palabras.

Te incomodará, te preguntaras que haces callado mientras oyes ruido a tu alrededor, mientras no das tu opinión, querrás producir tu chute de ruido, no querrás saber que te puede decir el silencio, no vaya a ser que no te guste lo que tiene que decirte….PERO ES EL MAYOR CONSEJERO QUE PUEDES TENER A TU LADO.

¿Hace cuanto no estás en silencio contigo mismo? ¿Por qué? ¿Te atreves a estar en silencio durante una hora? ¿Qué crees que te ocurriría?

El próximo día 23 de Abril estaré en Zaragoza, (Fnac Plaza España de 11 a 1) y en Barcelona (Ramblas de 5 a 8) firmando ejemplares de Liderazgo Canalla. El próximo día 27 estaré en Madrid, en Fnac Callao presentando y firmando libro.

¡¡Seamos solitarios sociales!!

“Si te sientes en soledad cuando estás solo, estás en mala compañía” decía Jean Paul Sastre.

Por nuestras creencias, dividimos la vida siempre en dos. En lo que está acorde con ellas y en la que no.

Si somos del Barcelona, repudiamos a los del Madrid. Si somos fans de Bisbal, odiamos a Chenoa, si nos gustan las hamburguesas, repudiamos a la gente vegana…

Si estamos en todas las redes sociales y nos encontramos con alguien, que no está en ninguna, la miramos como un bicho raro, preguntándonos de que país extraterrestre ha salido.

Y hoy, viendo una entrevista entre Sergi Rufi y Daniel Ramos en su canal BCN REAL, (os recomiendo verla) ha salido un término que me ha producido un click y que me ha hecho ver, que todo los Canallas, lo son también.

LOS SOLITARIOS SOCIALES.

Si, es una incongruencia. ¿Como una persona puede ser social y además ser un solitario?. Ya pensamos en un solitario y lo primero que nos viene a la mente, es un freaky. Una persona que es retraída, que se pone roja cuando le hablamos, que se aparta de la sociedad..

¿ Y un solitario es social a la vez? PUES SI

Pero si te dijera que la soledad ha producido grandes resultados en la sociedad, ¿Qué me dirías?

Gracias a la soledad, David muñoz se inspira y crea sus platos, gracias a la soledad tenemos los libros de Punset en nuestro poder, gracias a la soledad hemos vivido y disfrutamos grandes avances.

¿O es que las ideas siempre vienen en grupo? Una cosa es que se trabajen en grupo, porque uno sólo no puede conseguir resultados más allá de lo que podría conseguir por su cuenta, pero otra cosa es de donde vengan, y siempre vienen de la soledad con uno mismo, de la escucha, de darle la oportunidad a tus ideas, pensamientos.

Pero la soledad es una palabra tabo. Nos han enseñado que a cierta tienes que tener pareja e hijos. Que siempre tienes que estar con la familia en todo momento, que tienes que tener amigos y verlos en todo instante, porque si no serás considerado como un “bicho raro” o te preguntaran si eres de la “otra acera”.

Creemos que si siempre estamos con gente alrededor, seremos más aceptados, conseguiremos más cosas que estando solos, que nuestra autoestima se mantendrá en altos niveles, que la diversión y la alegría siempre en compañía, que eso de la soledad es para raros.

Grave error. Nuestra autoestima JAMÁS puede depender del número de personas con las que nos rodeemos, de lo que digan los demás de nosotros, o del número de invitaciones que tengamos el sábado por la noche o en Facebook.

La autoestima, la verdadera, nace de la soledad, de uno mismo. No del exterior.

Como me gusta decirme a mí, las opiniones de los demás, ME LA BUFAN. ¿Cuándo puedes decirlo? Cuando sabes quién eres, lo que vales, lo que puedes llegar a hacer y ser, tus emociones, tus miedos y cuando el exterior habla más de la cuenta sin conocerte…TODO ACABA BUFANDOTELA, PORQUE SABES QUIEN ERES.

Como vemos, para la creatividad es esencial la soledad. También para la autoestima.

Estar solo con uno mismo, es entablar la relación más bonita que jamás podrás vivir, CONTIGO MISMO.

Ya empiezo a oír resoplidos y frases del tipo: “Ya me conozco suficientemente…No tengo tiempo para escucharme…Esas tonterías no van conmigo…La relación más bonita será siempre con mi pareja, ¿para qué quiero conocerme? Si ya tengo todo a mis pies...”

Aunque seas el hombre más espiritual del mundo mundial, y hagas miles de horas de meditación, te aseguro que nunca llegarás a conocerte al 100%. Te aseguro que por mucho que tengas a tu disposición todo, si por las noches, en la cama lloras sin que nadie te vea, TE ASEGURO QUE TE PASA ALGO

Y solamente se soluciona, estando con nosotros mismos. Preguntándonos qué nos pasa, que soluciones vemos, por qué reaccionamos así ante un simple hola de forma airada..BUSCAMOS SOLUCIONES A NUESTROS PROBLEMAS, CUANDO TENIENDO UNA CONVERSACION CON NOSOTROS MISMOS, NOS DARÍAMOS CUENTA QUE YA LA TENÍAMOS DENTRO DE NOSOTROS.

Pero lo que no mola, no es “cool”, es darte cuenta de quién eres de verdad. Es mucho más fashion ponernos mascaras dependiendo en qué situación nos encontremos o con quien estemos hablando.

Perfecto, pero luego no te clames al cielo, que pasa con tu vida.

En la soledad, es donde se encuentra la verdad. Tu verdad. Tu felicidad

¿Qué pasaría si las empresas de hoy en día, dieran 30 minutos a los trabajadores para pensar, para crear, para descubrirse? ¿No serían empresas más saludables?

¿Qué pasaría si todos días estuviéramos 5 minutos solos con nosotros mismos? ¿Qué pasaría si cada cierto tiempo, tuviéramos un tiempo para nosotros solos si estamos en pareja?

Creo que todo iría mucho mejor, veríamos la realidad desde diferentes perspectivas y no por la impuesta por la sociedad.

Pero un Solitario Social, no pienses que esta siempre con las cabras por el monte si Wifi ni Facebook, también se relaciona con los demás. Todos necesitamos de todo, para vivir, para el ocio, para el amor, para todo…

Pero para relacionarte bien con los demás, primero tienes que relacionarte contigo mismo.

Cuando te conoces interiormente, toda transformación tiene su cambio en el exterior.

Ya no dependes de las opiniones de los demás, para determinar cómo será tu futuro o tu presente. Ya no respondes de forma airada a las posibles críticas que te digan o miradas desafiantes. Sabes cuándo irte, cuando responder, de qué forma hacerlo, cuando tienes que irte o cuando decir, “Hasta aquí hemos llegado”.

Tu autoestima ya no depende de los demás, y eso te hace abrirte a los demás sin tapujos.

Sabes que sólo tienes el momento presente para disfrutar, aprender y exprimirlo, viviendo la vida de otra manera.

En un mundo tan interconectado, que cuando te sales de un grupo de Whatsapp, ya te están llamado para preguntarte qué te pasa, en el que si no aceptas a una persona en Facebook, en el que las reuniones de trabajo sino duran 45 minutos, pensamos que son cortas, en el que nos dejamos llevar por la vorágine de la competitividad, de la envidia y del miedo…

PARA Y ESCUCHATE, PARA Y COMPRENDENTE, PARA Y CREATE, PARA Y RELACIONATE CONTIGO MISMO, CADA CIERTO TIEMPO, PORQUE ES LA ÚNICA MANERADE PODERTE RELACIONAR, A POSTERIORI CON LOS DEMÁS, CON LA SOCIEDAD, DESDE LA VERDAD, DESDE LA COHERENCIA.

¿Eres un solitario social? ¿Por qué te da miedo la soledad? ¿A qué tienes miedo? ¿Qué beneficios crees que tendría en tu vida, el parar de vez en cuando?

El próximo día 10 de Marzo estaré en Zaragoza presentando Liderazgo Canalla. Y el 23 de Marzo en Valencia.

¡¡Menos recuerdos y más pasión..!!

Y es que cuando uno sacude el cajón de los recuerdos, son los recuerdos los que terminan sacudiéndolo a uno..” decía Andrés Castuera-Micher

chocolate rojo¿Te acuerdas de aquella canción cuando éramos jóvenes? ¿Te acuerdas de Javi, el novio de Lucia? ¿Te acuerdas de aquel jefe que tuve, que me hacia la vida imposible? ¿Te acuerdas de aquel concierto que estuvimos? ¿Te acuerdas de aquella idea que tuve..?”.

Me gusta ser educado, pero últimamente me gustaría responder:

¡¡No me acuerdo ni de lo que he hecho hace 5 minutos, ¿Me voy a acordar de algo de hace 4 años? ¡¡Vive en el presente, por favor!!

Desaprovechamos un presente, recordando un pasado que nunca volverá.

Porque aunque crees que recordándolo, por algún poder extraño, lo podrás revivir de nuevo. Sólo estás trayendo el pensamiento, no el suceso.

¡¡LO SIENTO!!

Crees que recordar es tener una máquina del tiempo a tu disposición. Quieres traer a esa persona, ese momento a tu vida, para decirle eso que no te atrevías, para recordar esa sensación de felicidad, no como ahora.

Crees que no dijiste todo lo que tenías que decir, y exiges al mundo una nueva oportunidad. Ahora ya sabes qué tendrías que decir, ahora ya sabes que SI quieres estar con esa persona, que debes decir SI a esa oportunidad laboral..

¡¡Y A MI TAMBIÉN ME GUSTARÍA SABIENDO EL NÚMERO DE LA LOTERIA DE NAVIDAD, VOLVER ATRÁS EN EL TIEMPO, Y COMPRAR EL BOLETO GANADOR, LA VERDAD!!

Pero como te imaginarás, es imposible.

Esa oportunidad laboral, ese concierto, esa persona, ya no está contigo, las circunstancias para que ocurriera eso que tanto añoras, HAN DESAPARECIDO.

Y salvo milagro, NO VOLVERÁN.

A parte de la mochila para llevar el portátil, la maleta para la ropa, el bolso, las gafas… llevamos con nosotros pensamientos del pasado.

Nos apegamos a ellos, porque creemos que forman parte de nuestro Curriculum personal y profesional.

“Yo estuve en el festival tal o cual, Yo estuve saliendo con ella durante 1 mes, Yo perdí la oportunidad de mi vida cuando le dije que NO, Yo he viajado a Latinoamérica a trabajar, yo he sufrido en mis carnes, el desamor…”…

Yo, yo y más yo…

¡¡TÚ NO ERES TU PASADO, ERES TU PRESENTE!!

chocolate rojo“Pero mira que presente tengo, no tengo nada, no soy feliz, no tengo a nadie me quiera,… Y yo me merezco una nueva oportunidad, hice mal, pero ahora he aprendido..sé que me lo merezco..”

Esta muy bien, que no quieras volver a repetir la situación, que has mejorado, que sabes discernir entre lo que quieres y no en tu vida… Pero que el tiempo ya pasó, y no vas a poderlo revivir.

Al igual que tu pelo se transforma en canoso con el tiempo, así es la vida, cambio, crecimiento.

Sé que alguno estará pensando, para eso se ha creado el tinte para el pelo, para ocultar el paso de los años, el botox, la cirugía plástica, el photoshop….

Son avances que en determinadas ocasiones, son necesarios. Pero todas estas herramientas, en la mayoría de las mismas, los pacientes las utilizan, para no querer ver el paso del tiempo.

¡¡NO QUIEREN VIVIR EN EL PRESENTE!!

Si, vivir en el presente, así de primeras no es algo muy bonito.

Te das cuenta de que la gente que creías que te quería, sólo se aprovecha de tu bondad. Que esos sueños que tenías de juventud, se han hundido entre rutinas y máscaras; o que eso que llamas felicidad, sólo te produce frustración y miedo.

Pero vivir en el presente, es darte del poder que tienes.

Ves que has superado muchas cosas que otras personas no han podido ni superar ni conseguir. Te das cuenta de sonrisas que te iluminan el día a día. Sabes que todas las experiencias que has vivido, te han convertido en quien eres hoy. Sientes que, aunque sean pocas posesiones, te hacen el hombre más feliz del mundo,…

¿Por qué es positivo vivir en el presente?

PORQUE ERES COHERENTE CON QUIEN ERES, CON LO QUE SIENTES, CON LO ANHELAS

Vivir en el presente, me ha hecho ser un obsesionado de las oportunidades.

Y no me digas que durante el día no tienes oportunidades, PORQUE TODOS LAS TENEMOS.

Nada más levantarnos ya tenemos una oportunidad, la de vivir 24 horas. Cuando hablamos con esa amiga, tenemos la oportunidad de escucharla, aprender de ella, de vivir juntos experiencias únicas. Cuando vamos a trabajar o creando nuestro proyecto, tenemos la oportunidad de liderar nuestra vida, de conseguir eso que queremos…

¿Y me dices que durante el día no tienes oportunidades? Tienes miles de oportunidades, pero por miedo a vivir el presente, las desaprovechas.

Da vértigo, que un segundo atrás, ya es pasado, que no volverá. Que sólo existe lo que estás viviendo en estos momentos, el AHORA.

Seré muy cansino, pero es la verdad, NO SOMOS NUESTRO PASADO, NO SOMOS OPORTUNIDADES PERDIDAS, NO SOMOS RELACIONES PASADAS, NI TITULOS CONSEGUIDOS… SOMOS AHORA.

Están muy bien las fiestas remember de los años 70 y 80, las redes sociales que recogen tus fotos….

Pero tengamos claro que son RECUERDOS, que vivimos, pero que no podremos revivir más.

Nunca olvides:

.- Que por mucho que quieras traer el pasado al ahora….ES MISIÓN IMPOSIBLE. Podrás recordarlo, sentirlo, pero no revivirlo.

.- Las oportunidades vienen y se van. Y aunque tuvieras una nueva oportunidad, no será la misma que perdiste. Sería parecida, pero no la misma.

.- Conviértete en un obseso del presente. Siempre te da oportunidades para ser y hacer mejor, SIEMPRE. Sólo es en el presente, donde puedes crear ese futuro con el que sueñas.

.- Sonríe al pasado, dale las gracias por todo lo que te ha enseñado, por las experiencias vividas y dale la bienvenida al presente. Es un regalo que debes disfrutar.

RECUERDA MENOS, SIENTE MÁS Y QUE TUS STANDARES DE ACCIÓN SEAN LOCOS.

3 cosas hay en la vida…

La vida no trata de encontrarse a uno mismo, sino de crearse a uno mismo” decía George Bernard Shaw

3 cosas hay en la vidaTodos tenemos en nuestra memoria, un consejo que nos dio alguien en un momento.

Creo que los mejores consejos, son los que no pedimos, sino los que salen del corazón de la persona emisora, de su intención de ayudar.

Durante mi vida, he ido recibiendo “recomendaciones” de mi familia, amigos, jefes, mentores que me han ayudado en muchos momentos. Reflexiones que no olvido.

Además, en las entrevistas que realizo, hablamos con los entrevistados, sobre los consejos que han recibido y que siempre les acompañan en su camino.

Desde ser agradecido, de dar siempre todo de ti en todo momento, o no avergonzarse de lo que uno siente o no ahorrarse los te quiero, son algunos de los consejos que he ido recopilando y que son esenciales para toda persona.

Como bien dice Albert Espinosa, durante la vida, nos vamos encontrado personas que se convierten en nuestras perlas. Personas que conforman el collar de nuestra vida, de nuestra inspiración o aprendizaje.

Y hoy quiero hablar de una de ellas y el consejo que me dio.

Se llama Antonio y ya hablé de él en otros artículos.

Recientemente volví a tener una conversación con él, en el que me regaló, 3 consejos que han provocado un antes y después en mi vida.

Son consejos fáciles de seguir, no hay que hacer un Máster ni comprar seguidores en tus redes sociales para aparentar nada que no eres. Todo es más fácil y con resultados duraderos.

Estos 3 regalos que me dio, te los ofrezco para ti, que sientas, como yo, los cambios que producen:

.- Hace 1 segundo, ya es pasado.

Cuando hayas terminado de leer esta frase, el tiempo invertido, será ya pasado. Tiempo que ya no volverá a tu vida. Pensamos que el pasado, es hace 1 mes, 1 año o la noche de ayer. El pasado ya es después de haber leído estas palabras. ¿Y qué pasa con el pasado? Que nos aferramos a él, como los niños al turrón de chocolate.

Lo queremos, lo añoramos, deseamos volverlo a revivir, se nos llena la boca pensando en él…EN LO BIEN QUE CREEMOS, QUE VIVIAMOS EN AQUELLOS TIEMPOS.

El pasado nunca lo podrás volver a revivir. Sólo son tus pensamientos del pasado, los que traes al presente, nada más. Esa persona a lo mejor ya no volverás a verla, ese amor se marchó para siempre y ese trabajo ya existe más.

No está en tu poder traerlos al presente, ni con magia. Ya no volverán. Aprende de ese pasado, lo que sentiste, lo que viviste, de lo que fuiste capaz y pensabas que era imposible..Porque mientras tanto, estas desaprovechando un regalo que tienes y del que no haces caso, pensando que es mejor el pasado que él.

EL PRESENTE.

Estas teniendo la oportunidad de vivir, de sentir, de que recorran por tu cuerpo emociones increíbles, de aprender de personas que tienes delante de ti, de crear oportunidades para un futuro mejor..

Y tú mientras tanto, añorando el pasado…

Repite conmigo, el pasado ya no volverá, sólo existe el momento presente. Y desde él, puedes hacer, crear, sentir, cosas indescriptibles.

Vive y no añores. Siente y no sientas morriña. Disfruta y aprende del pasado.

.- Cada paso que des, siéntelo, vívelo.

Vamos por la vida quejándonos.

3 cosas “Off, llevo 3 horas y aún me quedan otras 5 en este trabajo.. Aún no hemos llegado y ya estoy agobiándome…”

Vivimos la vida con agobios, ajetreo y estrés.

Cuando tú sientes que lo que haces, te alegra, te motiva, aún sabiendo que tienes horas por delante de trabajo, sacrificio y esfuerzo..Sinceramente, te da igual, porque lo que te importa, es lo que haces, lo que sientes, no el esfuerzo que haces, o las horas que te quedan por delante.

Y aunque sean momentos duros, vívelos también. Porque como te he dicho antes, seguro tienen un aprendizaje esperándote, una oportunidad que tienes que vivir.

Vive, siente, emociónate, pero déjate de quejarte y disfruta de cada momento.

.- Que no te importe lo que digan los demás de ti, es su creencia. No la tuya.

Cuando recibimos un comentario por parte de alguien que no nos gusta, creemos a pies juntillas que lo que él piensa de nosotros, es la pura verdad.

¡¡ERROR!!.

Lo que él cree de nosotros, es lo que él cree. Pero ahora me gustaría preguntarte: ¿Lo que cree tú jefe de ti, es lo que tú sabes que vales? ¿Lo que cree tu suegra de ti, es lo que tú sabes quién eres?

Seguro que dices que no. Perfecto. Pues ahora me respondes a esta pregunta:

Si tú sabes quién eres, qué quieres, lo que es verdad y lo que no en tu vida, ¿Te importa lo que te digan los demás?

Te tiene que dar exactamente IGUAL. Como bien dice, Ecequiel Barricart, “Me la bufa”.

Si yo sé quién soy, si soy yo coherente conmigo mismo… Me tiene que dar exactamente igual, lo que digan los demás. Porque yo sé que es verdad y que no.

Como bien dice una frase” Que digan los demás lo que quieran aún sin conocerte, porque nunca olvides, hasta los perros ladran a desconocidos”.

Y luego ese perro que te ladraba, acaba viniendo a ti, cuando ven que eres de fiar, ¿Verdad? Pues aquí igual.

Tú sigue tu camino, si tienes la conciencia tranquila, que digan lo que quieran. Y como bien dice Risto Mejide: “Que hablen mal o bien, pero que hablen, es lo importante”.

Decía en un artículo anterior, que de ti depende que seas una persona frontón o una persona piscina. Sigo diciendo que es esencial que seamos frontones.

Dice la canción, “3 cosas tiene la vida, salud, dinero y amor”, pero a partir de ahora recuerda:

.- No hay pasado sino presente.

.- Que digan misa los demás si tú sabes lo que es verdad y es mentira.

.-Pisa con garbo y siente la felicidad en cada huella que dejas.

¿Qué 3 cosas no olvidas en tu vida?

 

¡¡Mindfulness Canalla!!

Si estás atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo” decía Facundo Cabral.

A man walking barefoot across stepping stones away from the shore of a lake.

Hasta hace veinte años, la palabra mindfulness apenas se utilizaba, sin embargo, en Occidente, hoy en día, ésta palabra se está imponiendo al término meditación.

Para todos los que practicamos meditación y queremos que, por el bien de la humanidad, esta práctica se difunda lo máximo posible, mindfulness es una gran noticia; por fin la meditación “sale del armario” y se coloca bajo los focos.

En los años ochenta, Jon Kabat-Zinn crea la clínica para Reducción del Estrés en la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts. Allí comienza a impartir el que sería el curso estrella para la difusión del mindfulness en Occidente: el programa de reducción de estrés basado en mindfulness. Un programa de ocho sesiones por el que actualmente han pasado miles de personas y que es ampliamente utilizado en hospitales, escuelas y empresas de todo Estados Unidos, llegando más tarde a Europa y al resto del mundo.

En 1999 Kabat-Zinn, junto a otro pionero en el estudio científico de mindfulness, el neurocientífico de la universidad de Madison (EEUU) Richard Davidson, llevan a cabo un estudio en el que miden la actividad eléctrica en el cerebro de un grupo de trabajadores sin experiencia en meditación,  y al que imparten el curso de reducción de estrés de Kabat-Zinn. Al medir la actividad cerebral de los participantes, los científicos descubrieron que, tras hacer el curso, las personas habían incrementado notablemente la actividad en las zonas  de control emocional y de resistencia a las dificultades. Además, comprobaron la mejora en el sistema inmunitario de los participantes.

En otro estudio de Richard Davidson con Dan Goleman (autor del libro Inteligencia emocional) se observó en un numeroso grupo de personas con alguna experiencia en meditación, que cuanta mayor era dicha experiencia, menos niveles de ansiedad padecían estas personas y mejor era su capacidad para estar atentas.

Años después, la doctora Sara Lazar, del hospital General de Massachusetts, comprobó por sí misma, al acudir a unas clases de yoga para estirar su maltrecha espalda, que las promesas de su monitora de yoga sobre los beneficios de las pequeñas prácticas de meditación que hacían al final de las clases de yoga, empezaban a cumplirse; sintiendo una mejoría en su estado emocional y personal. Estas sorprendentes mejoras llevaron a Lazar a querer investigar la práctica de la meditación.

Lazar dice que la práctica de la meditación puede literalmente cambiar la forma de nuestro cerebro, pero sobre todo, que puede hacer disminuir el tamaño de nuestra amígdala, haciendo que sintamos menos miedo y estrés, y que tengamos más disposición a actuar.

Finalmente, otro mítico estudio llevado a cabo por Richard Davidson, observando el cerebro del monje budista Matthieu Ricard mientras meditaba, mostró que mientras Ricard practicaba meditación su cerebro mostraba una actividad superior a la normal en la corteza prefrontal izquierda, lo cual indica un incremento en la sensación emocional positiva. En el cerebro de Ricard, la activación de la zona en la que experimentamos la sensación de felicidad, reflejaba una actividad tan alta, que de manera simbólica se habló de él como la personas más feliz del mundo.

Hoy mindfulness es además de una práctica de meditación, un método de manejo de emociones, una forma de relacionarse con los demás, y una manera de estar en la vida.

Para explicar de manera sencilla qué es mindfulness, podemos decir que es algo parecido a estar atento sin juicios mentales. Y que podemos entrenar esta cualidad de la atención sin juicio practicando meditación en sus diferentes formas.

Toda la filosofía de la meditación se encamina a una transformación personal para que el ser humano salga del sufrimiento psicológico, y para que descubra la libertad mental. Como decía el maestro Zen Taisen Deshimaru, la finalidad de esta práctica es vivir fuera del miedo, que actúa como filtro que condiciona la vida psicológica humana.

Hoy en día, afirmar que se puede salir del miedo psicológico y vivir desde el amor, se ve como algo ingenuo. Pero, al igual que hace veinte años la meditación se veía como algo exótico y extraño, y hoy está en todo partes; dentro de no demasiado tiempo, la meditación se extenderá como práctica y como filosofía de vida, haciendo que el ser humano se pregunte si vivir desde el miedo es el camino y si el amor es una posibilidad real.

Esto que hoy parece utópico será visto como obvio en el futuro. La gente del futuro mirará hacia nosotros y se preguntará por qué, si lo que más valoramos en nuestra vida es el amor, no vivimos en libertad desde lo que nos mueve a sentir amor, desde lo que tiene más sentido para nosotros, desde nuestra verdad. Ya lo decía hace no muchos años Erich Fromm: los seres humanos tenemos miedo a vivir en libertad. Por eso nacieron filosofía y prácticas como la meditación, para intentar dar solución al verdadero conflicto que vive la humanidad, el de cada uno de nosotros con nuestra propia mente.

La finalidad de la meditación no es liberarnos, es que nos demos cuenta de que ya somos libres.

Con la práctica de mindfulness y la meditación, además de lograr más calma mental y mejores estados de ánimo para enfrentar las diferentes circunstancias de la vida, nos damos cuenta de:

  1. Que realmente somos libres.
  2. Que nuestra manera de vivir la estamos eligiendo nosotros.
  3. Que el miedo nos hace creer que ser libres mentalmente no es posible.
  4. Que el amor y el sentido son una necesidad básica humana.
  5. Que vivir desde el miedo nos deja desorientados.

mindfulness canallaQuizá esta sería una buena definición para el estado actual del ser humano: desorientado, sintiéndose extraño en una sociedad basada en el estrés y el miedo, pero sin saber cómo salir de ella. Desde hace siglos, una filosofía de vida antigua nos dice que la clave para orientarnos y encontrarle sentido a la vida pasa por mejorar nuestro nivel de atención para liberarnos mentalmente de los condicionamientos, creencias e ideas que nos impiden ver con claridad.

La práctica de mindfulness se puede hacer en la vida diaria o practicando meditación sentados.

En la vida diaria practicamos mindfulness basándonos en un principio: poner la atención en lo que estamos haciendo, en lugar de tener el cuerpo en un sitio y la mente en otro. Y esto aplica a todas las actividades cotidianas humanas. La calma mental que experimentamos en la vida es directamente proporcional a cuánto somos capaces de vivir esta máxima.

En la práctica de meditación se puede empezar a practicar tomando asiento con la espalda recta y sintiendo la fricción de la respiración en la nariz, soltando cada pensamiento que llega y volviendo a la respiración.

tanto la práctica en la vida diaria como en la meditación mantenemos una actitud de buen trato mental hacia uno mismo.

Y esta actitud mental que describimos, encaja con la actitud canalla que describe David Asensio. El canalla del que habla David es sensible y no se mueve por miedo, pero, sobre todo, es libre mentalmente; y esta es precisamente la principal cualidad que fomenta la práctica de mindfulness: la libertad mental, y que independientemente de cómo sea la vida de uno, y de las circunstancias en las que esté inmerso, uno puede ser libre mentalmente.

Gracias a Álvaro Gómez por tu articulo.

¡¡Tu niño interior, Evolución y Felicidad!!

El que no hace todo, no hace nada” decía Paul Bocuse

niño interiorHabía una vez un adulto que sabía que dentro de él, nunca había perdido al niño que había sido.

No lo sacaba, porque si lo hacía, los demás, lo tildarían de “raro”. Y eso provocaba una lucha interna dentro de él.

Pero todos tenemos un día, en el que gritamos “BASTA YA”. Ese día, se dio cuenta que para emprender el camino con el que siempre había soñado, tenía que cambiar de ACTITUD.

Había ido por la vida sediento. Pidiendo el agua de los demás, para sentirse aceptado. Pero ese tiempo ya había pasado, era el momento de beber su propia agua, su propia ACTITUD.

Beber de la nueva actitud con la que afrontaba el mundo, le hacía darse cuenta, que era esencial, afrontar la vida, su sueño con INTEGRIDAD, algo que no había sucedido hasta la fecha. Se daba cuenta, que siendo íntegros con lo que sentimos, con lo que queremos, con quienes sabemos que somos, hacía que el Universo estuviera a su lado, para que alcanzara todo aquello que se propusiera.

Sabía que la integridad es la afirmación de que somos únicos, y que no tiene que importarnos tanto lo que digan los demás, ni el pasado, porque solo tenemos el presente, el ahora.

Bebía más y más de esa nueva actitud que tenía en sus manos. Y con ella, se daba cuenta, que el verdadero éxito era darse a los demás. Le habían enseñado que el éxito era alcanzar unas metas, unas rutinas que si no cumplías, te tildarían de “extraño”, con un futuro no muy esclarecedor.

Pero se daba cuenta, que cuanto más se daba a los demás, cuanto más CONTRIBUÍA al bienestar de los mismos, a través de sus talentos, de sus acciones, más realizado se sentía. Ése era para él, el verdadero éxito, la verdadera felicidad.

Hasta la fecha, el SACRIFICIO no estaba en su vocabulario. ¿Por qué? Porque realmente no le importaba nada. Lo que hacía era llevarse por la rutina que tenía todos los días. ¿Para qué iba a esforzarse en algo que sabía que no le aportaba nada?

Sin embargo ahora la situación había dado un cambio radical, y con ello su actitud. Se sacrificaba lo que hiciera falta y más, por dar siempre lo mejor de si por y para el propósito para el cual sabía que había venido a este mundo

Antes la PRIORIDAD, siempre era los demás. Ahora habían cambiado, era él, la prioridad. No era egoísta, sino que ahora daba importancia a sus emociones, a sus asuntos, a lo que él quería y sentía. Y todo aquello que no estuviera acorde con sus valores , con sus metas, lo dejaba atrás.. Ya no era tan importante para él.

Porque lo que realmente le importaba, era darse a los demás. No importaba si ayudabas  a personas, si servías un café o repartías el correo. Eso no importaba el cómo, pero si el QUÉ hacías por los demás. Estabas al SERVICIO de los mismos.

Y eso era la mayor RESPONSABILIDAD que todo ser humano puede tener. Saber que todos estamos para ayudar, alentar, comprender a los demás. No solo somos responsables de lo que nos pasa o no, sino también de quienes nos rodean a través de nuestro trabajo o actitudes.

Y si tenemos una responsabilidad, no podemos reclamarla cuando nos venga en gana. Él sabía que tenía que ser LEAL consigo mismo. Si realmente quería ser feliz, si quería dejar un legado, tenía que ser leal con lo que sentía, con lo que quería en la vida.

Pero dudaba que la vida, le reporte todo ese esfuerzo, servicio que daba a los demás. Porque siempre le habían enseñado que antes de dar, teníamos que recibir. Pero así no va la vida, la vida se basa en la RECIPROCIDAD.

Cuanto más daba, cuanto más se daba a los demás, más recibía. No cuando a él le hubiera gustado, pero siempre la vida, le recompensaba de una manera, por todo los esfuerzos realizados.

Creía que la vida, era sólo él. Pero se daba cuenta que había DIVERSIDAD rica de la que no había bebido ni aprendido.

disrupcionDiversidad de ideas, que hacían que su mente se abriera. De personas que les enseñaba un mundo que tenía oculto hasta entonces para él o de libros que tenía miedo a leer, y le transportaban a un mundo de ilusión, fe y motivación.

Así era como aprendía. A través de las experiencias que el presente le daba. Porque sabía que la vida solo eran 3 cosas, el pasado era ya pasado, pasando ya solo un segundo, lo que dijeran los demás no tenía que afectarle y que tenía que recorrer la vida, cada segundo sonriendo… la vida era eso, APRENDIZAJE, y es lo que hacía en todo momento.

Todos quienes lo veían decían que le pasaba. Le notaban RENOVADO, Y eso había hecho, renovaba constantemente sus pensamientos, sus acciones, sus sueños. Porque aunque muchos los habías conseguido, sabía que no podía quedarse viviendo de las rentas. Que la vida es cambio y que siempre te pide, que des más de ti.

Llegaron los últimos días de esta persona que aún siendo adulto sabía que tenía un dentro de él.

¿Qué sintió que aprendió de su transformación?

La mayor ENSEÑANZA que un ser humano puede sentir que ha recibido de la vida, es que la presencia, el darlo todo de uno mismo es lo primodial,

La coherencia entre sus sentimientos y acciones, es el mayor legado que podemos dejar a quienes nos preceden.

Es el mayor éxito que un ser humano puede sentir durante su vida. Y sólo tenemos una vida, así que no esperes

¿Cómo es el cuento de tu vida? ¿Cómo te gustaría que fuera?

 

¡¡Sólo hay 1 cosa cierta: Lo que está ocurriendo ahora!!

Sólo sabemos una cosa a ciencia cierta, que ahora es lo único que está ocurriendo“.

ocurreSon palabras de Antonio. Un sabio de 80 años, con el que tuve la oportunidad de conversar hace unos días.

El silencio es pasado, ayer es pasado, y hace un minuto también es ya pasado.. Mientras tanto, las cosas están ocurriendo y no nos fijamos en ella.. Muchas de las personas con las que hablo, viven en el pasado… Me dicen que fueron momentos ideales para ellos … Viven recordando un beso, un viaje y una sonrisa… Y mientras lo recuerdan, se olvidan que por ejemplo, estoy hablando con ellos delante de ellos… Ocurrir es suceder, está pasando ahora mismo y nos olvidamos de eso… porque muchas veces cuando queremos darnos cuenta y subirnos a esa oportunidad, a ese momento…YA HA DESAPARECIDO”, me decía mientras miraba a unos ojos que transmitía lo que decía, sin ningún género de dudas, estaba viviendo en el ahora.

Cuando hayas terminado de leer ya simplemente estas líneas, ya será pasado. Cuando estés pensado en esa chica que te marcó en tu infancia, eso es pasado. Cuando estés pensando lo bien que te lo pasaste en la comida con la persona que te gusta, eso es pasado.

Medito y me ayuda mucho en mí día a día. Actividad que recomiendo.

Pero lo que no comparto, es que se nos diga, que a la hora de meditar, tenemos que dejar la mente en blanco, sin pensamientos, en stand-by…

Siempre estamos pensando, aun cuando creemos que no pensamos nada, estamos pensando que estamos viendo una televisión o el marco con la foto que tienes dentro…

Siempre estamos pensando algo, siempre estamos sintiendo algo, siempre estamos viendo algo… ¿Y nos dicen que tengamos la mente en blanco en algo que se llama mente llena ( mindfullness)?

mmmm..¿Alguien me lo explica? Estaré gustoso de saber reflexiones al respecto.

¿Mi recomendación?

¿Qué haces para vivir? ¿Respirar, verdad? ¿Y cuántas veces al día eres consciente que lo estás haciendo?

NINGUNA.

Durante el día, 3 veces, se CONSCIENTE, de cómo entra aire por tu nariz, y como sale.

Para lo que estés haciendo, y realízalo. Luego dime cómo ves el mundo, cómo te ves a ti mismo, cómo te sientes.

Vamos por la vida, con las prisas por bandera y el miedo a sentir como lema.

Pensamos que tener una agenda llena, nos hace SER más que los demás, sentirnos más importantes.

Sé sincero contigo mismo… ¿Esas actividades de verdad te llenan? ¿Pierdes oportunidades que realmente quieres por hacer lo que CREES que DEBES HACER? ¿Sabes cuántas veces te ha sonreído esa persona o cómo te mira esa chica pero para ti eso no es importante, si que te llegue la contestación a una propuesta que mandaste de negocio?

Mirándole a los ojos, no me acordaba del 2 y3 libro que saldrán el año que viene, de las conferencias que tengo en el futuro, de que escribo un blog o de si me respondía de una vez a un Whatsapp que había mandado…

Era yo, sin etiquetas, sin aditivos fabricados, sintiendo lo que estaba ocurriendo, con todo lo que yo era. Giraba alrededor y veía mariposas que se posaban cerca de nosotros como escuchando la conversación que teníamos, cuando ni me había dado cuenta antes, que había.

Estaba sintiendo lo que estaba ocurriendo en el ahora. Solo había ese instante.

¿Lo demás? No existía.

¿Lo demás? Son pura invenciones. Son juegos de nuestro cerebro.

Solo había ese momento, LO QUE ESTABA OCURRIENDO.

No me cansaré de repetirlo, nos han enseñado que hay que vivir con un tapón en el culo, taponando nuestras emociones.

¿Y qué es lo que pasa? Que no nos gusta sentir que está ocurriendo, vivir en el presente, porque es cuando empezamos a sentir DE VERDAD. Y sentir es en muchas ocasiones, darnos cuenta que vamos por el mundo con una máscara que en vez de beneficiarnos, nos está destruyendo por dentro.

Sentir es darnos cuenta que queremos dejar el puesto de trabajo que tenemos, ya que no nos sentimos nosotros mismos, realizados o como quieras llamarlo, es sentir que tenemos dejar a la pareja que tenemos porque realmente sentimos algo más fuerte e importante por otra persona…. Pero darnos cuenta de eso, no es “cool”. Y si, seguir aparentando algo que no somos, porque creemos que es lo que esperan de nosotros o que nos da algún tipo de “beneficios”.

¡¡BASTA YA DE TAPONES EMOCIONALES!!

Siente, que sólo tienes una vida y la estás desperdiciando.

taponSI sientes que estás haciendo las cosas mal, que no eres feliz, que no estás motivado con lo que sea, VIVE ESA EMOCIÓN, ESA RABIA, ESA FRUSTRACIÓN, ESA MALA LECHE…Lo que sea… pero no la reprimas…porque luego la “explosión emocional” será mucho más grande..

¿Y a partir de ahí, que? Sabes qué te pasa, sabes qué quieres, sabes que sientes, sabes qué quieres que ocurra… Pues es solamente en el presente, en el ahora, cuando TÚ tienes el poder de hacer que ocurra, lo que tú quieres, cómo tú te quieres sentir..

Ni pasado, ni leches… En el ahora, es la única opción, el único momento, en el que será el principio del comienzo de todo para ti. Pero nunca olvides que para ello tienes que quitarte el “tapón” y empezar a sentir.

Por mucho ego, poder , inteligencia que sientas que tengas, hay algo que nunca podrás rebatir..Que las cosas ocurren quieras que no y que ya es pasado todo lo ocurrido pasado 1 segundo.

Nunca olvides:

.- Todo ocurre en el ahora… No hay otro momento. Y si crees que lo hay, es una mala jugada de tu cerebro.

.- Piensa en el pasado todo lo que quieras, pero sólo lo conseguirás revivir en tu mente. El pasado sólo son experiencias PASADAS, que nunca se volverán a repetir de forma igual.

.- Vivir en el presente, es empezar a prestarte atención y a todo lo que te rodea.

.- No vives en el presente, porque tienes un tapón emocional que te da miedo descorchar, no vaya a ser que no te guste lo que ves.

.- Siente la vida, siente el ahora, te está dando más información de lo que puede darte cualquier libro o “gurú” de turno.

.- Las cosas que hagas, hazlas desde tu corazón. Solo tienes ese momento para disfrutarlo, para hacerlo, para darte, y te aseguro que los resultados serán mucho mayores.

Sé que estarás pensando… ¿Y qué pasa cuando vivo en el presente y los demás no aceptan, esa nueva faceta mía?

En el próximo post, te contaré que hablé con Antonio sobre eso.

¿Qué está ocurriendo en tu vida? ¿Vives en el presente, en el pasado o en el futuro? ¿Por qué crees que tiempos pasados siempre fueron mejores? ¿Qué tapón emocional tienes?

¡¡24 Horas sin porqués…El experimento!!

Algunas personas mueren a los 25 y no son enterrados hasta los 75

fluirNos ponemos cascos, no para oír música, sino para no oír las respuestas que el mundo nos da. Nos ponemos la televisión, no para ver y oír las noticias, sino para no oír lo que nuestro corazón nos está diciendo.

Queremos respuestas pero también nos dan mucho miedo.

Y durante el día de ayer, me propuse aceptar SIN CONDICIONES todas las respuestas y situaciones que la vida me daba. No iba a cuestionar nada. No buscaba respuestas, dejaba que vinieran a mí sin ningún prejuicio.

Un estudio que me ha demostrado, lo difícil, pero no imposible, es transformar tu cerebro, tras las creencias y experiencias que arrastras.

Cuando durante toda la vida, 36 años, has sido un curioso nato, queriendo saber cómo funcionan las cosas, porque ocurren y para qué.. y le dices a eso que llevas entre los hombros, que nada de eso, que tienes que aceptar las cosas como son y cómo te vengan… No es muy fácil que digamos.

Además no elegí un buen día para el estudio.

¿Qué sucedió?

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, solemos llevar una rutina. ¿Por qué la llevamos? ¿Quién nos la ha impuesto?

Nosotros mismos la realizamos, siguiendo las pautas que la sociedad, nos ha ido enseñando.

¿Pero por qué tenemos que desayunar nada más levantarnos? ¿Sueles tener hambre al abrir los ojos? ¿Por qué no te puedes quedar en la cama hasta la hora que tú quieras?

Si, es la rutina que tengo yo. Nada más levantarme, a desayunar. Abrir los ojos y me quema la cama.

Ayer me propuse, no cuestionarme si me quedaba más rato en la cama aunque estuviera despierto. Quería saber qué sentía y de qué manera mi cerebro, me decía: “¿Pero qué estás haciendo, vago?”

Así lo hice , mantuve una larga conversación con las sabanas, aún despierto.

Esta situación, me dijo, que DA IGUAL LO QUE ESPEREN LOS DEMÁS DE NOSOTROS ( si te levantas pronto, serás un hombre de provecho ), PERMITETE DE VEZ EN CUANDO, SER TÚ MISMO. PERMITETE CAPRICHOS, QUIERETE.

DATE SIEMPRE EL PERMISO DE CAMBIAR DE RUMBO.

Me quede en la cama hasta las 11 de la mañana, haciendo las mismas actividades que hubiera hecho desde mi escritorio.

Mientras tanto, mi cerebro quería que dijera: ¿Por qué?.. Y sí, caí.

Salí a la calle. Y queramos o no, alguna vez nos hemos preguntado: “¿Por qué esa chica está con ese chico? Y yo sigo soltero mientras tanto..¿Por qué llevará puesta esa ropa? No ve que le queda mal…”

Nos preguntamos cosas, porque nos gusta compararnos con los demás por exceso o por defecto. Si tienes un ego “interesante”, para confirmar que bien estás, o si es al revés, para regodearte en tu fango.

Y me propuse, que cuando me viniera un pensamiento de ese estilo, dijera al instante: “OLE TÚ”.

¿Qué pasó?

Que ves al mundo desde otra perspectiva. Ves a esa persona que lleva un pelo “diferente”, feliz, se siente ella misma. Ves a una pareja “anormal”, alegres y sintiendo amor el uno por el otro, dándoles igual lo que piensen los demás, viven su momento.

Queremos que nadie nos señale por ser nosotros mismos. Queremos mostrarnos siempre tal cual somos. Pero vamos por la vida haciéndoselo a los demás.

En ese momento, recordé que LA VERDADERA FELICIDAD ES SENTIR CADA MOMENTO COMO ÚNICO Y SER SIEMPRE UNO MISMO, ESTEMOS DONDE ESTEMOS.

También aprendí a la hora de comer. ¿Por qué tenemos que comer a la misma hora todos los días?

Me he dado cuenta que muchas veces me ponía a comer, SIN HAMBRE. Todo por hacer el ritual de comer de las 2 de la tarde. Sentí que hasta que mis tripas, no me dijeran “ TENEMOS MÁS HAMBRE QUE UN LEON..” No pensaba hacer nada al respecto.

¿Qué aprendí al respecto?

ACCEDE A LOS RITUALES CUANDO TÚ LOS SIENTAS. Y PARA ELLO COMIENZA A ESCUCHAR A TU CUERPO, TE DICE MÁS COSAS DE LAS QUE CREES.

Sobre las relaciones personales, he aprendido dos cosas muy importantes, que han supuesto un antes y después para mí.

Cuando vemos a una persona “mal” por el motivo que sea, siempre sale de nuestra boca: “¿Por qué estás así? ¿Por qué no me lo cuentas…”.. En muchas ocasiones, la persona necesita contarlo para sentirse mejor. Pero en otras, estamos muy confundidos.

La persona ya te lo dirá ,SI QUIERE DECIRTELO. Pero en esos momentos, solo necesita sentir esa emoción y que tú estés, quizá ahí.

¿Qué aprendí?

QUE TODO TIENE SU MOMENTO EN LA VIDA, SI TIENE QUE TENERLO. PERO MIENTRAS TANTO ACEPTA LO QUE ESTÁ PASANDO Y ACOMPAÑA A ESA PERSONA.

Quizá por ayudar, acabas fastidiando aún más todo.

Si quieren tu ayuda de alguna manera, ya te la pedirán, de momento cállate y acompaña.

Muchas veces nos preguntamos, sobre todo en situaciones que nunca hemos vivido hasta ahora, porque una persona está en nuestra vida o porque estamos en una determinada relación.

Nos preguntamos sin parar, pedimos a gente que nos pueda ayudar desde fuera.. De todo hacemos.

“¿Por qué me pasa esto a mí?”, nos solemos preguntar..

En varias situaciones personales, que vivo, es lo que me preguntaba constantemente.

¿Qué pasa?

Queriendo que reconstituyan nuestro ego, que no tengamos miedo y podamos dominar la situación, NO QUEREMOS VER LA INFORMACIÓN SOBRE NOSOTROS MISMOS QUE NOS APORTAN DICHAS SITUACIONES.

Siempre la culpa la tienen los demás, nosotros nunca. Nosotros tenemos que enseñarles a los demás, ellos a nosotros, nunca.

Así nos va.

TODA RELACION, DEL TIPO QUE SEA, SIEMPRE TIENE UNA ENSEÑANZA PARA TI. Y SI LA ACEPTAS, SEGURO QUE SERAS MEJOR PERSONA.

cuestionesSI ESA PERSONA TE PONE NERVIOSA/O, ALGO LA VIDA TE QUIERE ENSEÑAR A TRAVÉS DE ELLA, QUE TÚ TIENES DENTRO DE TI. ES LA LEY DEL ESPEJO EN ACCIÓN.

Es un experiencia más en tu vida, no temas nada. Todo tiene su PORQUE, así que vive, siente. Todo llegará.

Además puedes estar “metido” en una relación sin sentido. O al menos diferente, en función a las anteriores que hayas vivido.

NO QUIERAS SABER TODO, NUNCA LO SABRÁS. VIVE, SIENTE Y ACEPTA.

Si te preguntas por qué haces lo que haces, porque dice la gente que eres de una manera y no sabes qué contestarles… Estás buscando las respuestas a través de la razón y no del corazón…

Te aconsejo que hagas este experimento. Es duro, difícil…Y SI.. Caí… Camino del concierto de Amaral ( que os recomiendo, si tenéis la oportunidad de asistir ) que tenía anoche, pregunté: “ ¿Por qué..?”.. La rabia que me dio al darme cuenta, fue buena, me lo reproché a mí mismo, porque estaba yendo bien todo hasta ese momento..

Durante el concierto, en el cuál, Amaral presentaba ante sus paisanos su nuevo CD “Nocturnal“, me di cuenta que a través de la música, de las pasiones, sabemos vivir sin preguntarnos nada más, que el sentir. Con cada acorde, la gente sentía, no se preguntaba por qué lo hacia, vivían. No recordaban si tenían que pagar una hipoteca o qué iba a pensar de ellos, la gente que tenía alrededor. Sentían.  Como bien dice una de las letras: ” Primera norma Nocturnal, no me mires así…” Eso es lo que sentimos con la música, no miramos, sentimos. Al igual que Eva y Juan, en el escenario. No se preguntaban porque hacían lo que hacían, lo sentían, es su pasión, es lo que querían dar a los demás.

Cuando no piensas y sientes, tu talento y poderío, siempre sale a la luz.

Como bien dice Eva, ” queremos que nuestro espíritu inmortal vuelva a la vida cada nuevo día, queremos capturar este momento…” y para ello tenemos que sentir, no preguntarnos.

¿Por qué me lo reproche? Porque pensaba que era un “súper hombre” que lo iba a conseguir. La vida, es caerse y levantarse, es cambio, es ahora o un poco más tarde, pero todo es sentir. Y en ese momento, no quería sentir que había caído. Que había fracasado.

24 horas sin cuestionarme nada, me ha hecho darme cuenta que:

1.- Que si queremos saber las respuestas de todo, estamos dando poder al Consciente y no al subconsciente en nuestra vida.

2.-  Quererlo saber todo, es querer dominar la vida de los demás a través de sus respuestas.

3.-  Quererlo saber todo, es querer vivir con certidumbre, y la vida es lo contrario. Siempre incertidumbre, cambios y retos.

4.-  Quererlo saber todo, es querer no sentir.

5.-  No quererlo saber todo, te hace ver de verdad como es la persona que tienes enfrente de ti. Sin tapujos, sin prejuicios.

6.-  No quererlo saber todo, te hacer darte cuenta, lo mágica que es la vida, dándote cuenta de cosas que antes pasabas por alto.

POR FAVOR, SIENTE MÁS, PERMITETE SER Y  DISFRUTA DE LA INCERTIDUMBRE. LA VIDA TIENE PARA TI, MUCHOS REGALOS SI LO HACES.

¿Te unes al reto de no cuestionarte nada y aceptar más la vida tal como viene? ¿Cuánto has aguantado sin cuestionar lo que te pasa?  Yo voy a seguir haciéndolo, os seguiré contando.

En este momento..

La esencia del valiente no está en el tamaño de la victoria, sino en la pasión con la que se enfrenta a cada una de las batallas”.

PresenteMe has hecho ver, lo que hasta ahora pensaba que era imposible.  Me has hecho ver, que soy mortal.

Pensaba que estaría aquí para siempre. Que el trabajo que hiciera, estaría para generaciones venideras. Pensaba que todo el mundo hablaría de mí hasta cuando me hubiera ido. Nos han enseñado que nuestro trabajo, tiene que ser inmortal, que tenemos que dejar una huella en este “pequeño” pasó por esto que llama vida.

Pero tu mirada, me ha hecho darme cuenta, que estamos muy confundidos. No sabemos cuándo partiremos hacia el “nuevo” barrio, pero que esto es algo eventual, SI.

Desde que te mire a los ojos,  el reloj de mi muñeca empezó la cuenta atrás. Hasta que me diga que tengo que partir. No lo miro, no quiero saber cuándo será, sólo quiero seguir mirándote a los ojos.

Me acuerdo de aquel primer día.

Hasta entonces mi vida, sólo tenía una característica.  Me “PRE-OCUPABA” por todo.

Me pre-ocupaba porque esa persona no me había llamado, me disgustaba porque esa persona no me hacía caso, tras mostrarle mis sentimientos, me enfadaba con el mundo cuando me rechazaban para un puesto de trabajo, me enfocaba en que todo lo que hiciera dejara huella, para los demás, pero no para mí.

Satisfacer el ego era la única obsesión, porque me habían enseñado que cuando me fuera, tenían que hablar de mí todo el mundo.

Hasta entonces, no sabía qué era eso de vivir en el presente. No me preocupaba, solamente el futuro era lo que me preocupaba. O estaba lamentándome por un pasado que ya no volvería.

Y mientras tanto las agujas del reloj pasaban a más velocidad de la que debían ir.  Yo no era el dueño del tiempo, el tiempo era mi dueño.

Solo veía miedo, tristeza, lloros en mi vida, porque no conseguía aquello que me habían introducido en mi mente, como un martillo pilón, “ Eso del presente , no vale la pena, ¿O quieres darte cuenta que tu vida es una mierda? Sólo piensa en el futuro y lucha por ello. Y cuando llegues sigue pensando en el futuro…”

Más y más miedo, más y más frustración, más y más desesperación, porque no conseguía nada de lo propuesto…

Los segundos pasaban más y más rápido cada vez lo miraba, y con ello, el miedo, aumentaba.

Vivía desesperado por el éxito, por el que dirán, por no pasar desapercibido, para buscar el reconocimiento de los demás, cuando tenía que encontrarlo dentro de mi.

¿Qué pasaría si supiéramos todos, cuanto tiempo nos queda en la vida? ¿Cómo sería la sociedad sabiendo ese hándicap de nuestra vida?

Me imagino  que mucha gente se tiraría de los pelos, lucharían, intercambiarían “ese tiempo” con otras personas, porque querrían vivir más, decir más de lo que han dicho hasta ahora, hacer más de lo que tendrían que haber hecho…  Otras personas se “dejarían llevar”, pensando que “SÓLO” tienen ese tiempo  y que ya están todas las “cartas” echadas en el tapete. Otros pensarían que “AÚN” les queda ese tiempo tan precioso hasta que el reloj, marque 00:00 y que lo van a aprovechar, exprimir hasta el último segundo.

¿En qué situación te encontrarías tú? ¿Qué harías con el tiempo  que te queda? ¿Seguirías haciendo lo mismo que estás haciendo ahora? ¿Cambiaria tu forma de ser, de estar?

Cuando te vi, las manecillas del reloj se pararon.

Tu mirada me hizo ver, que el futuro no existe, que solo tengo en mi vida, el presente. Podemos tener las mejores posesiones, los mejores coches, relacionarnos con altas esferas, pero si no disfrutamos del presente, no tenemos nada en la vida.

PresenteSi no nos escuchamos, si no damos las gracias por existir, si no sentimos nuestra respiración, si no vemos los milagros, regalos, oportunidades que la vida nos da durante todo el día, como tu mirada.

Tu mirada me hizo ver que no estaba viviendo mi vida, estaba viviendo la vida que otros querían para mí. Estaba haciendo realidad los sueños de otras personas, no los míos.  Había dado el paso atrás en muchos momentos de mi vida, cuando tenía que haberlo dado adelante, porque los demás me decían que era eso lo que tenía que hacer.  Había dicho NO, a muchas cosas que quería, con las que soñaba, todo por miedo, todo por no sentirme señalado, por no salirme del “rebaño”.

Sentir tus ojos en mí, me hacen ver que solamente tenemos una vida, y nosotros debemos ser los únicos dueños de la misma.  Tus guiños hacen sentir que tenemos más talentos de los que los demás nos hacen creer que tenemos y que tenemos que confiar en la vida, que es la que nos los ha dado para darlos a los demás. El abrir de tu pupila hace ver que la vida es mucho más grande de lo que nos hacen ver. Que no está llena de escasez sino de abundancia, no de miedo sino de amor, no de tristeza sino de alegría por todo lo que nos rodea.

Dando una ojeada a mi vida, doy gracias por todo lo vivido hasta ahora, he aprendido mucho. Pero ahora aún más. Veo un nuevo horizonte, que será el que yo quiera, el que yo sienta, porque no pienso pegarme la vida preguntándome: ¿QUÉ HUBIERA PASADO SI…?

Tú mirada me hace ver que la vida no está llena de sombras, sino de estrellas polares, que hacen que los inviernos sean espectaculares.

Gracias por sacarme de la vorágine de una sociedad domesticada y llevarme a  casa, al presente.

Tus ojos me hacen tan grande, sentirme importante, gracias a ellos, soy lo que quiero ser.

En este momento… ¿Hacía dónde tienes enfocada tu mirada?

El Poder del Corazón

Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón” Mario Benedetti.

corazónMe gustaría empezar, haciendo una comprobación contigo. Coge tu mano derecha. ¿Ya?

Llévala a tu pecho, donde palpita esa cosa, que dicen, que es un corazón. ¿Ya? ¿Lo sientes?  Y ahora me gustaría preguntarte, ¿Hace cuanto no sentías sus latidos de forma consciente?

Tenemos un corazón que nos da la vida y no le hacemos caso. Bueno si, cuando nos empieza a fallar, pero mientras… pasamos de él.

Mientras éramos pequeños, hacíamos cosas que pensábamos que eran imposibles. Nos declarábamos a esa chica que tanto nos gustaba, aunque pensáramos que era inalcanzable, porque nuestro corazón nos decía que lo teníamos que hacer. Gracias a nuestro corazón hemos hecho muchas “locuras” de las que aún nos acordamos.

Pero a día de hoy, ¿Cuántas “locuras” sigues haciendo en función a lo que dice tu corazón?

Cuando llegamos a la madurez, “la edad del miedo”, la llamo yo, esa conexión que teníamos con el corazón, la desenchufamos. Si oímos a nuestro corazón, nos dirá: “Sigue tu instinto, sabes lo que quieres hacer, sabes que ella es tu pareja ideal, dile algo… sabes que tienes que dejar ese trabajo y dejarlo todo por tu pasión…”. Pero ¿A qué da miedo? Y mucho… Pero además de nuestro miedo, le añadimos un poco de “Eso es imposible, ¿A dónde vas? No me seas un crio… tú sigue como estás… y déjate de locuras…”. Pues la conexión con nuestro corazón, como pasaba, cuando éramos unos niños, desaparece, la enterramos, para nunca más quererla volver a oír  y  no te provoque problemas.

Te gustaría saber la respuesta a : ¿A qué he venido a este mundo?. Seguro que se te han abierto los ojos, ¿Me confundo? La respuesta ya la tienes. ¿Cómo? Vuelve a poner la mano en tu corazón y escucha lo que te dice. Ahí reside tu respuesta.

El corazón , es mucho más que un órgano vital. Es el centro de tus sentimientos. Es el centro de respuestas a esas preguntas, que crees que no tienen respuestas. Es el centro de emergencias al que tienes que acudir, cuando no paras de girar en la rueda de pensamientos negativos y catastróficos.

Cuando somos “mayores”, pensamos que nos realizaremos comprándonos una casa, teniendo un coche y la mejor pareja posible. Pensamos que así conseguiremos, el gran cáliz, LA FELICIDAD. Pensamos que eso nos llenará, y cuando no pasa, cambiamos de trabajo, de pareja o de casa. Pero aún así, seguimos sintiéndonos vacios.

Utilizamos placebos, como la comida, el sexo, las drogas, el alcohol, para evadirnos de esa sensación de frustración, de quererse evadirse de un mundo que no nos gusta.

Antes de que hagas eso, vuelve a poner la mano en tu corazón, y escucha lo que te dice.

Con 30 años, eso de escuchar a mi corazón, era de “happy flowers”, lo reconozco. Mi vida, o eso pensaba yo, estaba muy bien encaminada,  trabajo, dinero,  alguna que otra pareja… Eso del corazón, era para “raritos”.

¿Hoy? Doy gracias, por haber abierto mi corazón. Abrir tu corazón significa abrirte a una vida llena de sentido  y con un propósito. Situación que antes, era algo impensable.

Cuando abres tu corazón, eres más receptivo a la situación de los demás, a las oportunidades que la vida te ofrece, y que antes pasaban para ti, totalmente desapercibidas .Cuando abrí mi corazón, me di cuenta de quién era  yo de verdad y por qué estaba aquí.

¿Y tú lo sabes?.

Si nos dejamos guiar por la razón, nunca vemos más allá de la próxima esquina, pero mientras nos guiemos por el corazón, veremos a través de él, todo el trayecto.

El corazón, tiene un idioma, que has entendido muchas veces, y cuando te sientes “incomodo” con la vida, te sucede porque no lo escuchas. Se llama “intuición“.

Todos  hemos vivido momentos en los que hemos pensado: “No sé, pero siento que tengo que hacer tal o cual cosa…” Estábamos conectados con el corazón. Seguíamos sus dictámenes. Le escuchábamos. Y siempre, sentíamos que habíamos hecho lo correcto.

¿Por qué ahora ya no le escuchas? PORQUÉ ESTAS DESCONECTADO DE ÉL, DE TU CORAZÓN, DE TU SER. Sal de tu cabeza para poder escuchar la voz de tu corazón.

corazónEste año, lo he denominado coherencia, y es lo que pasa cuando escuchas a tu corazón. Estás en coherencia contigo mismo, con la vida. Tu ritmo cardiaco es siempre el mismo, vives en el ahora y eres más grande que tus pensamientos.

¿Quieres conectar con tu corazón? Es fácil, conecta con tu niño interior. Si ese que tienes dentro de ti, que le gustaría jugar más, que le gustaría hacer locuras, ese que le gustaría explorar otros caminos, no siempre los mismos. Ahora viene la navidad, y todos tenemos niños alrededor, cópiales, sígueles, ellos se mueven por su corazón.

Se dice que tenemos más de 60.000 pensamientos a lo largo del día, y más del 80% de los mismos son negativos.  TODOS anhelamos una vida,  con sentido, felicidad y éxito, pero ¿Con ese porcentaje de pensamientos negativos, crees que la podremos tener?. Una persona de corazón, ve la vida desde otra vertiente.

No estoy diciendo que son personas que “pasan” de todo, sino que aceptan lo que les viene, ya que saben que sobre muchas cosas no se tiene poder, y con el corazón, encuentran solución a la misma, son personas agradecidas a lo que tienen y agradecen lo que la vida les da.

Son personas que saben que la conexión entre corazón, vida y personalidad, es esencial a través de las emociones que viven para saber si están en el buen camino o no.

Estar conectado con tu corazón es recibir los mensajes, conocer a las personas que necesitas en esos momentos. Es lo que llama Deepak Chopra “sincronicidad”.  Son momentos que parecen que son una coincidencia, pero que detrás de ellos, hay mucho más.  Piensas que es un milagro haber encontrado la solución o la persona en esos momentos, que tanto lo necesitabas,  pero al estar conectado con  tu corazón, abierto a lo que la vida te da, se llena tu vida, de situaciones así y mejores.

Me he dado cuenta, que las personas que son de “corazón”, en cualquier tipo de relación que mantienen, atraen a personas que tienen el mismo sentimiento de seguridad en sí mismos. Todos buscamos a la “persona ideal”,  con el fin de llenar un vacío. ¿Qué pasaría si en vez de buscarla, nos buscáramos a nosotros mismos?

Si piensas que eres feliz, si te conoces, atraerás a ti personas con el mismo nivel de sentimientos. SI desconfías de ti, ¿Qué atraes? Personas, al igual que tú, que están buscando a otra persona para llenar su vacío. ¿Este tipo de relaciones quieres? Creo que no.

Creo que estamos viviendo unos momentos transcendentales, en los que nos estamos dando cuenta , que si queremos salir del atolladero, en el que nos ha metido la “razón”;  sólo hay una salida, volver a conectar con nuestro corazón.

Haz más caso a tu corazón que a tu razón. Si queréis conocer el poder que tiene el corazón, os recomiendo el libro ” El poder del corazón“, os cambiará la vida.

¿Y tú desde dónde vives tu vida? ¿Desde el corazón o desde la razón? ¿Cuándo fue la última vez que lo escuchaste?.