¡¡¡El mejor viaje del mundo!!

Sé honesto contigo mismo. Lo que tú sientes eres TÚ. Y no es debido al que tienes enfrente” dice Sergi Torres.

Soñamos con ser luciérnagas que iluminen en la oscura noche pero en el fondo somos topos que deseamos meter la cabeza debajo de la tierra.

Soñamos con un cambio que siempre se acaba pareciendo más a una pesadilla.

Vivimos un presente, en el que técnicas como el yoga, la meditación, el mindfulness o el propio coaching, nos han invadido. Nos las ofrecen como las pastillas de Matrix, como la panacea que gracias a ellas conseguiremos la felicidad absoluta.

LA GRAN Y SOÑADA FELICIDAD. LA GRAN Y TAN ANHELADA PAZ.

¿Pero qué pasa en la mayoría de los casos?

¡¡QUE NO SURGEN EFECTO!!

Sé que pensáis que me estoy tirando piedras contra mi propio tejado, pero no es así, tranquilo.

Me he dado cuenta, que cuando realmente surten efecto es cuando si el propósito de transformación, de conocernos de verdad, de saber quién es esa persona que vemos todos los días en el espejo, sale de dentro de nosotros y no por “impositivo social o legal”.

Cuando el propósito nace de nosotros, te aseguro que eso que anhelas, lo conseguirás.

Es hacer nuestras esas técnicas, integrarlas dentro de nosotros, cuando surten efecto.

Toda transformación empieza desde, por y para las personas.

La transformación de ti, de las empresas, no empieza fuera, sino empieza dentro de cada uno de nosotros.

Pero vivimos como archivos comprimidos por la sociedad, por las creencias que nos han infundido, por los miedos que nos han inculcado, cuando en realidad somos archivos llenos de gigas de información

Buscamos esos talentos que nos dicen que nos harán ricos y famosos, cuando están dentro de nosotros. Buscamos esa tranquilidad que nos hará disfrutar más de la vida fuera a través de cientos de mecanismos, cuando está dentro de nosotros. Buscamos el éxito fuera, cuando sólo nace desde dentro de nosotros.

Si te das cuenta, todo comienza dentro de nosotros, en nuestra mente. Pero nos han hecho creer que somos, que tenemos el éxito, la reputación que el exterior dice, no lo que nosotros sintamos dentro de nosotros.

¿Por qué se dice que los talleres o conferencias no surten efecto? Porque aparte, de ir a ellos “impuestos” por nuestros jefes o “por aparentar”, en el fondo no queremos cambiar.

Nosotros queremos cambiar, pero nuestra mente, como muchas veces he dicho, está diseñada, para “acurrucarnos” en el sofá de la comodidad y hacernos borrar todo vestigio de pensamiento de transformación o radicalidad en comparación a lo que la sociedad espera de ti.

Dentro de nosotros, en todo momento están naciendo y muriendo células. Y no hacemos un drama. Pero pensamos que si nos sentimos peces que queremos nadar a contra corriente para convertirnos en esos Dragones que sabemos que somos, tendremos que decir ADIOS a muchas cosas.

No estarás diciendo adiós a la forma de liderar que tenías hasta la fecha, no estarás diciendo adiós a ese logo que dominaba tus instalaciones, no estarás diciendo adiós para siempre a nada ni nadie, sino un GRACIAS por los servicios prestados hasta la fecha, pero a partir de ahora, las cosas se van a hacer de forma diferente.

Tenemos miedo a creer que al barrer las hojas que llevábamos encima, descubriremos cuanto tiempo hemos perdido invirtiéndolo en motivación, liderazgo, en proyectos sin sentido…. Para nada, ellos te han llevado al momento en el que decides hacer las cosas de otra manera.

Acepta el pasado y a partir de ahí, es el principio del comienzo de ser el arquitecto de ese futuro que sabes que te mereces.

No te compares con la competencia, no creas que nunca llegaras a ese puesto que tanto te hace ilusión o que tu sueño nunca se hará realidad. No te compares con nadie, porque querrás tirar la toalla antes de empezar.

Ser mejor, es ser mejor que ayer, es superarte a ti mismo, no es querer superar a Zara o Ferrari, porque ellos son ellos, y tú eres tú.

Por ti mismo, ya eres una marca de lujo. Y eso no tiene precio.

Cuando nos comparamos con los demás, nos estamos esforzando para llegar a ser como. Pero me he dado cuenta, que el esfuerzo se convierte en algo natural, cuando los valores de la empresa, tus valores, tus ilusiones, tus propósitos, están todos en coherencia.

Cuando así pasa, el esfuerzo, la constancia, la motivación, se convierte en algo natural y no en algo “artificial”, que al 1 rechazo, se esfuma para siempre.

En la edad adulta, una cosa que nos han enseñado es a NO OBSERVAR NI A SENTIR. Así creemos que nuestras verdades son absolutas. Que no existe otro mundo que aquello en lo que creemos. Y cuando alguien nos dice algo que nos “chirria”, algo en lo que “nuestras creencias” nos dicen que es imposible o que está loco, lo rechazamos.

Pero como bien decía Einstein, “somos nosotros los locos pensamos que conseguiremos resultados diferentes haciendo lo mismo de siempre”.

¿Te digo un secreto? Aunque sé que te va a remover un poco de la silla

El cambio, la transformación empieza aceptando que somos mucho más de lo que nuestros pensamientos, creencias nos dicen que somos. Y no tengas miedo a dar un salto al precipicio que tienes en frente que te ha enseñado el miedo, porque gracias a él, conseguirás mucho más resultados de los que has conseguido hasta ahora, si te adentras en el mismo.

Hasta ahora has querido dominar la vida, has querido dominar los pensamientos de tus trabajadores, de tus jefes y sabes que ahora, la estrategia tiene que ser otra, visto los resultados que estás obteniendo, confiando en las herramientas que tenías, volvieran a hacer milagros.

Me he dado cuenta, que hablamos continuamente desde la escasez, del influir en los demás, de persuadirlos, de amasar fans fieles para aparentar una marca “con caché”, de que acudan a cursos “cool” aunque luego sepamos que no se van a implantar en las empresas, porque “hasta que yo esté aquí como jefe, las cosas se harán como se han hecho siempre y como yo diga”…

En fin, que hablamos desde el miedo. Y con la boca pequeña queremos una transformación, revolución de nosotros mismos, de nuestra empresa.

¿Qué hacer?

Toda experiencia que estás viviendo tiene un PORQUE, date la oportunidad de descubrir que hay detrás de ese MIEDO.

Es tu propio miedo el que te pasara, entre la mediocridad y la excelencia.

Es la única manera de una verdadera transformación, de una revolución.

Hablar con el miedo.

¿Me acompañas? Os recomiendo un libro que os ayudará a despertar, “ ¿Me acompañas?. Una invitación a despertar de Sergi Torres.

¡¡No todos somos Millennials!!

“La vida es demasiado corta para tener el trabajo equivocado”

Estoy asqueado y con miedo.

No es que haya visto el perfil “no bueno” de Julio Iglesias, o haya conocido a la niña de las chuches de Rajoy.

Tengo miedo del camino que estamos tomando. Asqueado porque parece que, a pesar de las leches que nos hemos dado ya muchas veces, seguimos cayendo en la misma tontería de siempre.

¿Qué pasa?

Que estoy harto de la moda de los MILLENNIALS.

Abres internet y solamente te encuentras cosas así:

El banco x se orienta hacia los millennials… ¿Cómo contratar a los millennials? ¿Quieres un Millennials en tu empresa? ¿Qué hace si tu jefe es un millennials?.. ¿Cómo los supermercados han cambiado para satisfacer las necesidades de los Millennials?..Ten una marca de Millennials… Viva los Millennials, la generación que nos salvará de la crisis”

Y para colmo, el otro día, viendo las actividades de un centro comercial del ocio francés, vi que durante todo el mes de Agosto, proyectaban películas para los Millennials.

¡¡BASTA YA!!

¿Qué pasa? ¿Qué si no eres un Millennials ya no tienes derecho a vivir ni a encontrar trabajo?

Gracias a Dios que hay dos cosas que me hacen reír:

.- La hipocresía de la Gente.

.- Y el querer subirse al carro de la gente a las modas.

Ahora vas a Congresos o simplemente entrando a Twitter, y disfrutas como personas de 50/60 años, se autoimponen el título de “Expertos en Millennials”. 

(Perdón por mi metedura de pata, los Millennials son aquellas personas que han nacido entre 1984 en adelante).

¿Alguien me puede explicar cómo puede declararse experto en algo, conocedor de sus vivencias, de su forma de pensar, cuando podrían ser sus hijos y no los entiende?

Sin palabras.

Pero luego están las empresas y “expertos”, que se quieren subir a la “moda de los millennials”, para parecer “cool” en las redes sociales o a través de entrevistas “concertadas”, atraer ese talento que se les “presupone” a los millennials.

Ya te puedes imaginar, que de lo que dicen a lo que hacen, suele haber bastante trecho.

¿Pero quiénes son esa generación que nos salvará de todas crisis y males?

Hace unos días, vi la parte que hablaba Simón Sinek en una entrevista sobre este extracto de la sociedad. Video que os recomiendo que veáis varias veces.

Me encanta observar a los seres humanos.

Como bien dice Simón, son la generación más insatisfecha e infeliz de la historia, mientras otros “GURUS” los llaman como la generación más preparada de la historia, y como Noe, nos salvarán de todo los males.

Yo puedo estar muy preparado, con miles de Máster del Universo, pero como sea un insatisfecho de la vida, MAL VAMOS.

¿Por qué dice que aún estamos a tiempo de transformar esa generación “salvadora”?

.- ¿Cómo nos han criado?

Delante de mío

David, mi hijo ha dejado su trabajo, porque aunque tenía un buen sueldo, todos los beneficios para conciliar su vida y todas las posibilidades dentro de la empresa, le he dicho lo dejará porque no se sentía motivado… Y míralo el pobre de él, no sabían aprovechar su talento

Si se lo hubiera dicho a mi padre eso algún día, hubiera tenido un autógrafo de su mano en mi cara.

Siempre lo he dicho, las generaciones post-guerra, han criado a sus hijos, para que no sufrieran ninguna de las calamidades que ellos hayan podido sufrir durante su infancia. Esta muy bien, se agradece.

Pero por ejemplo, cuando yo digo que me he pegado 4 años de mi vida, hasta que una editorial viniera a por mí y publicase un libro con ellos, me miraban con ojos de asombro y diciéndome: “Yo no aguantaría tanto tiempo, lloraría antes de la frustración..”.

NO querer que los demás sufran lo que hemos sufrido nosotros, hace que no se conozca la palabra sacrificio, esfuerzo, el levantarse ante una caída…O tener un propósito y luchar por él hasta la extenuación.

.- Tecnología

Sitúate. Estamos en un concierto o en las fiestas de tu pueblo. Están poniendo la canción maldita del verano. Y si te sale de la escena. ¿Qué observaras?

En vez de estar disfrutando, viviendo, gritando a pulmón abierto la canción,…lo que se hace es estar con el móvil al instante, para que vean todos tus seguidores que “guay” eres.

Tras acabar la canción, que a lo mejor, ese grupo no lo vuelves a ver más en tu vida, lo primero que dices es: “Mira, la Pepa me ha estado mirando el video…Que se joda y vea lo feliz que soy…”.

¿Y qué pasa cuando nadie lo ha visto, aún siendo las 4 mañana? Pues te vas a dormir, habiéndote olvidado del concierto y “cagandote” en todo el mundo porque no has recibido un Like.

Oía estos días conversaciones de Millennials: “Tía, que no te sigue nadie, no eres nadie en la red… Jo, ya no me sigue Pepe, tengo que hablar con él…”

¿Qué pasará cuando a esas personas se les “recomiende” no usar el móvil en el trabajo o en una reunión de trabajo?

¿Puede depender la autoestima de una persona de quien le sigue o no? ¿Puede depender el estatus de una persona, de los videos que suba durante sus vacaciones o de la ropa que se ha comprado? ¿Qué les pasara cuando “tropiecen” ante una piedra que la vida suele poner?

.- Impaciencia

Cuando hemos pagado un curso que nos decía “Conseguirás los mismos resultados que yo” y no ocurre…Cuando nos apuntamos al gimnasio y no tenemos la “tableta de chocolate” como el del anuncio en el tiempo estipulado por el entrenador, cuando no se consigue la moto que nuestros padres nos habían prometido por sacar buenas notas…. ¿Qué ocurre?

Que tiramos todo lo conseguido hasta la fecha, todos los avances, porque no se ha “satisfecho” lo que nos habían prometido en el tiempo prometido.

¿Contratarías a una persona impaciente que si no consigue la cuenta de ese “posible cliente”, sabiendo que lo siguiente será su desmotivación por un “tropiezo”?

.- El ambiente

En un ambiente, como bien me gusta decir de “YO LA TENGO MÁS GRANDE QUE TÚ” en cuestión de aparentar, de aumentar el número de seguidores, donde los valores se han esfumado y sólo importa el éxito, aunque sea efímero… ¿Qué podemos esperar?

Antes de seguir:

(Antes que se me eche la gente encima. Como sabéis me gusta siempre testar todos los artículos con personas, detalles, informaciones y habiéndolos vivido en primera persona. Así que es lo que he hecho. Si, no todo el mundo de esa franja de edad es como se dice en el video y explico yo. Estoy contigo, te lo compro, pero que hay mucha gente también que cumple a rajatabla todo lo que te he comentado)

Así que:

.- Yo pregunto: Ahora la moda es lo de los Millennials… ¿Y quienes no estamos dentro de esa franja de edad, qué hacemos? ¿Ya no servimos para nada? ¿Qué pasará con los Millennials cuando ya no estén de moda?

Basta ya de obsesión por las modas, que dentro de nada los Millennials ya no existirían y acabaremos diciendo cualquier tontería.

¡¡UN POCO DE COHERENCIA, POR FAVOR!!

No supongamos súper-poderes a personas, que ni muchos de ellos saben lo que es el esfuerzo.

.- La vida no está en las redes sociales, en los Likes ni en los stories que subes. La vida es sentirla, es caerte, es llorar, es abrazarte, es preguntar de corazón a la persona que está a tu lado…

La vida hay que vivirla, y con la dependencia en redes sociales, estamos sobreviviéndola, encerrándonos en nosotros mismos a través de perfiles para hacer creer lo “cool” que somos.

.- La paciencia es uno de los valores que hemos perdido esta sociedad. A toro pasado, es fácil hablar, lo sé. Cuando estás esperando alguna noticia, ya te puede venir a alguien a decir tranquilo, que te lo comes.

Pero la paciencia hace darte cuenta de lo que eres capaz por un sueño. Pasé lo que pase, vas a dar todo por y para él. Estas enfocado hacia un propósito, dándolo todo por él. ¿Qué estamos enseñado a personas que cuando no consiguen algo, hacemos lo posible para lo consigan y no sufrir sus pataletas?

Por favor, tenemos una generación preparada, dispuesta a revolucionar el mundo. ¿Pero que hay fallos que tendremos que solucionar para que nos lleven a niveles aún más altos de desarrollo?, TAMBIÉN.

Antes de hablar,  de dar poderes “extraordinarios”, de levantar “egos”….un poquito de por favor.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

 

 

 

¡¡La vida es como una montaña rusa!!

“Los momentos largos y costosos de subida son la antesala de que lo mejor está por llegar

Siempre he relacionado mi cambio personal y profesional, con la montaña rusa.

Desde pequeño siempre les tenía pavor. Veía a la gente divertirse, gritar, mojarse con las atracciones… Todo genial, todo muy bien, pero era superior a mis fuerzas.

No podía subirme a una de ellas.

A día de hoy, reconozco que con esa actitud estaba sobreviviendo, NO VIVIENDO.

Sigo sin montarme en una montaña rusa y el día que me monté en los troncos de agua, dejé a mi padre que estaba delante de mí sordo de los gritos que pegaba.

Pero emprendí un viaje alucinante, dirigir mi propia vida. Y con ello mi propio sueño.

Ya no estaba viendo sobreviviendo, creyéndome seguro de vivir sin sobresaltos y no las emociones que veía que disfrutaban los demás. Empecé a VIVIR.

Pero en este mundo tan “happy”, vemos a los demás disfrutar y pensamos que siempre será igual. Creemos como nos dicen las películas de la 4 la tarde o las revistas “fashion” que todo será de color de rosa, siempre gritando y con una sonrisa de oreja a oreja.

Lo que pasa, que no nos enseñan la trastienda.

La vida, como emprender un sueño, es una montaña rusa llena de emociones. Viaje que no sabemos dónde nos llevará ni que emociones nos encontraremos por el mismo.

Aunque hasta ahora todos los viajes que hemos realizado, han sido acompañados por nuestra pareja, amigos, familiares o compañeros de trabajo, este viaje, tenemos que subirnos al vagón, en SOLEDAD.

Nosotros tenemos que ser quienes vivamos el camino. Por el camino nos encontraremos gente, se bajaran del vagón, se llenará más que el camarote de los hermanos Marx, pero tenemos que ser nosotros mismos quienes pilotemos el vagón.

Nadie puede ni podrá hacer el trabajo por nosotros. Nadie podrá vivir lo que nosotros debemos y queremos vivir, desde el momento nos subimos al mismo.

¿Y ahora resulta que subiendo la cuesta para empezar el viaje empezamos a sentir MIEDO y PREOCUPACIÓN? ¡¡Esto no nos lo habían dicho!!

Y no creas que tras subir esa cuesta, ya desaparecerá esa sensación que tienes, siempre te acompañará.

¿Por qué?

Porque estás haciendo que hasta ahora no habías hecho. Tienes miedo a las consecuencias, a que no salga como tú esperas, a no llegar al destino soñado…

Aún a pesar de tener cualidades de sobra, para realizar el viaje, estás preocupado. Y si te falta alguna, durante el camino las aprenderás.

Te PRE-ocupas porque no sabes lo que te espera. Pero en el fondo es tu “ego” es el que te dice dentro de ti: “Déjate de locuras, que estabas muy bien como estabas antes”.

La PRE-OCUPACIÓN es el camino entre “lo calentito estaba en el sofá” y “ que bien estaré donde sueño estar”.

Y como llevabas tiempo, dejándote llevar “por la corriente llamada sociedad”, hasta ahora no habías sufrido ninguna caída ni sobresalto.

Ahora ya no están los demás, para levantarte, para decirte “tranquilo que tienes el puesto asegurado”. Has decidido no hacer lo que ellos esperaban de ti, así que te han dejado “ de lado”. Y eso produce una inseguridad, que hasta la fecha no habías sentido.

Antes de bajar la cuesta, ya quieres bajarte. No estás viviendo las emociones que te habían anunciado en el curso o en el libro, que ibas a vivir.

Antes de empezar “lo bueno” ya estás desanimado.

Se ha parado la atracción.

¿Qué ha pasado?

Que aún tienes la oportunidad de bajarte o de disfrutar de verdad, lo que hay detrás de esa cuesta. Todo depende de ti.

¿Qué hacer?

1.- Siempre recuerda tu PORQUÉ

Te has subido al vagón por un motivo.

Si es algo parecido a ser “influencer”, disfrutar los beneficios de un “speaker” de moda, un motivo que no sea provocar un bien a los demás, a través de tu talento, de lo que te apasiona, te aseguro, que te intentarás tirar del vagón cuando empiece a coger velocidad o haga una vuelta de 360 grados.

2.- Siempre COMUNICACIÓN.

Sobrevivimos porque no comunicamos lo que sentimos o queremos. Vivimos cuando no nos importa ni el qué dirán ante nuestras emociones.

El ser humano dicen que está hecho de agua y hueso. Pero yo creo que falta un ingrediente en esa mezcla, LAS EMOCIONES.

Queramos o no, sentimos. Y la vida son emociones.  Pensarás que habrá buenas y malas, pero todas tienen una cosa en común, nos enseñan QUÉ nos pasa y nos muestran la realidad.

Así que por lo tanto, siempre comunícate durante todo el camino, lo que sientes y no. Forman parte de ti. Una emoción te bloqueará o impulsará, todo depende de ti.

3.- Autocontrol.

Igual que los condones sirven para protegerse de posibles sorpresas, tú mismo tienes que ser tu propio condón ante las emociones, imprevistos, decepciones y éxitos inesperados.

Normalmente cuando conseguimos algo, nos dejamos llevar por la euforia. Que es el principio del comienzo de un ego desmesurado y del vivir de “las rentas”. Pero cuando pasa algo que creemos no poder liderar o digerir, el papel de víctima se nos da de maravilla.

Control. No estoy diciendo que nos volvamos fríos. Si no que siempre pisemos tanto en terreno fértil como en arena movedizas, lo hagamos con serenidad.

¿Dónde queda la confianza?, te preguntarás.

La irás encontrando en todo Si que te digas y digas. En cada respuesta que observes ante una situación novedosa. En cada paso que des cuando antes te hubieras bloqueado.

La confianza la irás encontrando en cada situación que superes.

Es ahora que la atracción siga su camino. Es hora de tomar una decisión.

De bajarte o seguir en el vagón esperando aprender y disfrutar de todo lo que el viaje te depara.

Estas son algunas de las emociones que te esperan si optas por VIVIR tu vida, por emprender tu sueño.

¿Por qué opción optas?

Puedes comprar “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡Gloria al fracaso, pero que no sea el mío!!

No hay nada que enseñe más que equivocarse…y reconocer que te has equivocado

¿Y si en vez de alentarnos a fracasar, nos alentaran a equivocarnos?

¿Qué pasaría si en vez de endeudarnos hasta las cejas, llenarnos de cuantas heridas mejor e ir “a lo loco” por un sueño, como se nos enseña que tenemos que hacer para llegar a nuestra meta, se nos dijera que nos podemos equivocar sin llegar a esos límites?

¿Qué nos pasaría si preguntáramos antes de hacer caso absoluto al “millonario” de turno, viéramos donde vive, los 0 de su cuenta, y le dijéramos que eso promulga que hagamos, lo hiciera de nuevo él, con su dinero?

¿Qué pasa si nos diéramos cuenta que la mentalidad del “escritor” que nos promulga que fracasemos, no es la misma que tenemos al otro lado del charco?

Si antes de lanzarnos a “pecho descubierto” en relación a lo que nos dice el “gurú” de turno, de cómo conseguir una fortuna o alcanzar el número 1 en los 40 principales, parasemos y viéramos muchas cosas antes, otro gallo nos cantaría.

Hace unos días, una persona muy importante para mí, me decía: “Parece que la moda ahora es ser un fracasado. De pequeño te decían que eras un fracasado y tenías un futuro negro. Ahora los fracasado, son los nuevos seres de éxito. Pero yo mientras tanto, sigo sin trabajo ni nada parecido a algo que sea éxito en mi vida”.¡¡

¡¡GLORIFICAMOS LOS FRACASOS , SIEMPRE QUE NO SEAN LOS NUESTROS, SEAMOS CLAROS!!

Nos encantan las historias.

Amamos el método de la felicidad de los daneses. Estamos locos por el método de educación de Finlandia, amamos el estado de bienestar de Suecia y gritamos cuando vemos a estadounidenses que cuentan sus historias de fracasos hasta llegar a la cima mundial.

Pero lo peor de todo, es que creemos que su método, lo podemos aplicar nosotros en nuestro país.

¡¡ERROR!!.

Al igual que no sabe igual un jamón serrano criado en Extremadura que en Teruel. NO ES LO MISMO LA FORMA DE PENSAR Y ACTUAR QUE SE TIENE EN LOS USA, QUE SE TIENE EN ESPAÑA.

¿O aceptaríamos en España que nos quitaran a TODOS el 55% de nuestro sueldo para pagar el bienestar como hacen allí?

¡¡MONTARIAMOS LA MUNDIAL!!

Pues tampoco tenemos que creer que el fracaso tiene que ser y es lo más.

En una sociedad, donde ya desde pequeño, suspender una asignatura, es el peor de los pecados que podemos cometer… ¿Ahora fracasar, endeudarnos, hipotecar nuestra casa, va a ser la moda?

¿De qué vamos?

Estos días hablando, con Antonio Sangó, director de una escuela de negocios, daba la clave para desterrar de nuestra sociedad, esta moda por el fracaso:

EQUIVOCARSE.

Fracasar, tiene connotaciones negativas extremas. Sentimos que ya no podremos remontar el vuelo. Estaremos marcados por la letra escarlata, con un futuro negro. Seremos considerados uno más, con ninguna papeleta para remontar el vuelo.

¿Y si nos equivocamos?

Nos estamos dando la oportunidad tanto a nosotros mismos, como la empresa nos lo permite que lo hagamos.

Nos estamos acotando una parcela en la que podemos crear, jugar, decir cuantas más locuras mejor.

Estamos creando un espacio donde podemos crear, gritar, saltar, pero como en el manicomio, estará acolchadas las paredes para que no nos hagamos daño.

Impulsemos las equivocaciones en la vida, BASTA YA DE MANUALES DE INSTRUCCIONES PARA NO HACERNOS DAÑO.

Queremos innovación, queremos disrupción, queremos diseños diferentes, pero eso si, no aceptamos que los demás se equivoquen, no promovemos esa cultura.

El diseño, el éxito, el esfuerzo,. Está más allá de los límites que la sociedad nos pone para no salirnos de lo establecido.

Menuda incoherencia, amamos lo diferente, queremos progreso, pero ponemos limites a la creatividad, a la innovación. O decimos que para innovar, hay que hacer cursos antes.

La creatividad, sale de dentro de uno, dándole la oportunidad que se muestre sin tapujos, sin miedos a que sea despedido o marcado por los demás por sus ideas.

EL EQUIVOCARSE ES LA ÚNICA DE APRENDER, ES LA ÚNICA PALANCA PARA PROGRESAR EN LA VIDA.

Pero seguro que estarás pensando:

Yo también me equivoque en mi vida, pero no he ganado nada con ello”. No estás mirando bien, porque seguro que aprendiste cosas.

.– A no repetir las mismas acciones en un futuro

.- A darte cuenta quien está a tu lado, cuando las cosas se tuercen

.- A descubrirte quien eres en los malos momentos.

.- A esa mano que no esperabas que nunca te daría

¿Sigo?

Piensas que te equivocas, pero te aseguro que estas aprendiendo mucho más que si estuvieras en uno de los mejores Máster del mundo.

Pero todo depende de ti.

Gracias a las equivocaciones estás dónde estás. Una equivocación, irme a vivir a Madrid, me llevó a poder hablar ahora contigo.

Así que por favor:

.- SI sabes que si fracasas, te vas a hundir en el fango, que no quieres estar señalado. ¿Por qué te motiva fracasar?

.- No quieras tener mentalidad “americana”, finlandesa, cuando a ti lo que te gusta es la paella y el jamón serrano. Cada país es un mundo, como cada persona, una selva por descubrir.

.- Permítete todos los días equivocarte. Equivócate con esa persona acabas de conocer, con el montaje de ese mueble o tu proyecto. Te aseguro que aprenderás mucho más que si sigues las normas establecidas.

.- Permitirse equivocarse, es darse la oportunidad de sentirse uno mismo. De vivir en el único momento en el que estamos, en el presente.

¿A cuántas equivocaciones estas agradecido que te enseñaron cosas hasta ese momento imposibles para ti? ¿Por qué te pone más fracasar que equivocarte? ¿Cuántas veces te has equivocado hoy?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

Mario Alonso Puig: ” El único tiempo real es el presente”

 

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a DR. Mario Alonso Puig.

 

“MindFulness” prestar atención a las cosas tal y como son. Y yo añadiría, no como tú quieres o crees que son.

A día de hoy, vivimos en una tempestad continua. No sabemos cómo reaccionaran nuestros amigos ante los cambios que estamos viviendo, no sabemos si tendremos trabajo mañana, guerras por todo el mundo, la calma es algo esencial para no dejarnos llevar por la locura e impulsividad.

Es en la incertidumbre cuando debemos tomarnos un respiro y mantener la calma. Y es lo que hace el Mindfulness.

Hace unos días tuve el placer de conversar con el Dr. Mario Alonso Puig, que recientemente ha escrito un libro que se titula ” Tómate un respiro. Mindfulness. El arte de mantener la calma en medio de la tempestad“.

Durante la misma hablamos como el mindfulness nos ayuda a transformar muros en fronteras y límites en posibilidades. Su beneficio para nuestro día a día y su implementación en las empresas.

GRACIAS Mario por recordarnos que el único tiempo verbal en el que tenemos que vivir es en el presente. Que seamos curiosos siempre ante los pensamientos, sensaciones y sentimientos como las herramientas para descubrir caminos nuevos hasta ahora insospechados.

Puedes conocer más el trabajo de Mario a través de Twitter.

Sabes que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin

.- Cuando vieron la portada y ponía: ¡¡Tomate un respiro!! Me dijeron: “Yo no puedo ni siquiera pensar en eso”. ¿Qué les dirías a esas personas que piensan así?

Yo les diría que merecen vivir una vida que no esté marcada a todas horas por la presión, la ansiedad y el estrés. Les diría que el proceso de desacelerar, lejos de reducir su productividad, la va a aumentar significativamente. El exceso de presión perturba de forma muy clara la eficiencia con la que trabaja nuestro cerebro.

.- ¿Qué es el Mindfulness y que no es?

Es una práctica para comprender en profundidad la importancia que tiene estar atentos a lo que está ocurriendo aquí y ahora. Es un abrir los ojos para ver lo que normalmente no vemos. El mindfulness no es una religión disfrazada ni una forma de culto. Es un entrenamiento para ser dueños de nuestra atención.

 .- ¿Por qué nos dicen que hay que dejar la mente en blanco y realmente se traduce como “mente llena”, cuando en realidad es “atención plena”?

Mindfulness es la traducción más o menos adecuada al inglés de Sati, que en Pali, la lengua que hablaba Buda hace 2500 años, significa prestar atención para ver las cosas como realmente son. Nuestra mente condicionada no para de fabricar pensamientos porque es lo que sabe hacer. La práctica del mindfulness lo que hace no es evitar que se generen dichos pensamientos, sino evitar que dichos pensamientos nos arrastren al pasado o nos proyecten al futuro con todo el componente afectivo que esto conlleva.

.- ¿Qué beneficios tiene el mindfulness en nuestra vida? ¿Y en la cultura empresarial?

Mejora la salud, aumenta la productividad, la creatividad y la capacidad de aprendizaje. Nos hace mantenernos más serenos y confiados ante las dificultades que encontramos en nuestras vidas y mejoran las relaciones interpersonales al potenciar nuestra capacidad de escucha, nuestra empatía y nuestra compasión.

.- ¿Cómo juega la mente con nosotros?

Haciendo que nos veamos a nosotros mismos, a los demás y al mundo a través de una lente demasiado limitante. La mente nos hace creer que el mundo mental es el mundo real. Hace 500 años, el mundo mental imponía una Tierra plana y sin embargo en el mundo real, la Tierra era redonda.

.– ¿A mayor conocimiento, mayor conciencia, mayor compasión hacia nosotros, hacia los demás?

Yo diría que a mayor conciencia mayor comprensión y a mayor comprensión, mayor compasión.

.- Somos carpas que queremos ser dragones, ¿Cuál es el proceso para esa transformación?

Entender que ninguno de nosotros hemos sido llamados a la mediocridad, sino a la grandeza y, que el camino de la transformación pasa por cuatro fases que son Conocerse, Comprenderse, Superarse y Trascenderse.

.- ¿Por qué tenemos tanto miedo a hacernos preguntas? ¿Qué 2 preguntas nos recomiendas hacernos?

Nuestro miedo emerge de nuestra ignorancia al considerarnos separados del resto del mundo. Esto genera sentimientos profundos de soledad e indefensión.

Dos preguntas que considero importante hacerse son:

1-¿Qué es lo que realmente quiero en mi vida?

2-¿Qué me está realmente impidiendo ponerme en marcha?

Aquí la palabra realmente es la clave, ya que invita a una reflexión profunda. Nos daremos cuenta si hacemos este ejercicio, que hay algo que para nosotros tiene una especial importancia y que también hay algo dentro de nosotros que está impidiendo que nos pongamos en marcha.

.- ¿Qué es de verdad el éxito? ¿Y el fracaso?

Eso es algo que ha de definir cada persona. Para mí el éxito es desplegar todo tu potencial y el fracaso es que esto no suceda. Si utilizara una analogía, para mí el éxito de un gusano sería el convertirse en mariposa y el fracaso morirse como gusano sin ser consciente de que nació con la capacidad de volar.

.- ¿Nos puedes dar una definición de vida? ¿y cómo aprendemos a vivir?

Para mí la vida es un espacio de posibilidades ilimitadas y, aprendemos a vivir cuando empezamos a estar más cerca del mundo real que del mundo mental. Vivimos atrapados en nuestra idea de cómo son las cosas y no entramos en contacto con la realidad de esas mismas cosas.

.- ¿Cómo hacemos frente a las noches oscuras del alma?

Para poder salir primero hay que entrar. Mantenerse en el dolor, en la confusión sin resistirse, sin escapar y sin enfadarse, nos lleva a comprender aspectos fundamentales de la naturaleza de la mente.

.- Se nos ha enseñado que sólo tenemos corazón y cabeza. ¿Y qué hacemos con el cuerpo? ¿Por qué lo tenemos tan olvidado?

Porque en nuestra vida quien impera es el mundo mental. El mundo mental tiende a colocarse por encima del mundo real, representado por aquello que captan nuestros sentidos. Por eso, “la cabeza” muchas veces considera que el cuerpo está para pasearla.

.- Dice Santiago Álvarez de Mon, que somos en función de cómo gestionamos nuestra agenda. ¿Qué piensas al respecto? ¿Cómo podemos fabricar tiempo?

Creo que solo cuando ponemos algo en la agenda lo estamos considerando una prioridad. Las personas que tienen buenas intenciones pero no hacen nada al respecto, se sorprenden cuando no consiguen sus objetivos.

.- Ningún sitio al que ir y ningún sitio al que llegar..¿Sólo tenemos que vivir el presente?

El único tiempo real es el presente. El pasado y el futuro son creaciones de la mente. Si queremos vivir cercanos a la realidad, lo que hay que priorizar es el presente.

.- ¿Temes que el mindfulness se considere la píldora definitiva de la felicidad y contra el estrés?

Lo útil lo convertimos en utilitario. Me daría pena ver que aquello que pide entusiasmo, disciplina, compromiso y paciencia, se pueda llegar a presentar como una píldora mágica que lo soluciona todo sin pedirnos a cambio nada. Hacer esto sería desde mi forma de verlo, una gran falta de responsabilidad.

.- ¿Dónde debemos mantener siempre la atención?

En el aquí y en el ahora.

¡¡Activa los hábitos y activaras el éxito!!

No te preguntes qué puede darte la vida, sino qué puedes dar tú a la vida” decía Viktor Frankl

Has decidido poner el contador a cero.

Has comprendido que cuando nace un nuevo día, el pasado se convierte en eso, en pasado. Que tienes por delante un nuevo día lleno de oportunidades que tienes que exprimir.

Has aprendido que no eres tu pasado, que eres tu presente. Y por lo tanto, has decidido emprender un nuevo camino, un sueño que llevaba tiempo dentro de ti.

Y has decidido que te vas a comprometer a ello, hasta las últimas consecuencias. Hasta la fecha te habías comprometido con muchas cosas, pero siempre acababan por no suceder o no llegar a ver si pudiera ser verdad o no.

¿Por qué?

Porque te has comprometido en función de los deseos de los demás o por no “salirte” de las expectativas que tenían los demás sobre ti.

Ahora las cosas han cambiado, te comprometes PORQUE ASÍ LO SIENTES TÚ.

Apuestas por ti, APUESTAS POR TU DON, POR LO QUE TE APASIONA

No te consideras un superdotado, pero te has dado cuenta, que hay algo que los amigos te piden que les ayudes.

ESTAS SOLUCIONANDO UN PROBLEMA A LOS DEMÁS

Eso es la verdadera concepción de emprender. No montar un holding que le quite el puesto a Amancio Ortega (si tiene que ser ese tu propósito, ya llegará), pero el verdadero propósito de emprender, es solucionar los problemas a los demás, AYUDAR A LOS DEMÁS. Ya que como tú nadie lo hace.

Te das cuenta, que el verdadero éxito empieza dentro de uno mismo, no acaparando followers, comprando locales o yendo a eventos a repartir tarjetas. El principio del comienzo empieza en ti. Al hacer las cosas de otra manera, tu actitud es otra.

Emprender es apostar por ti mismo. Otra gente has visto “caer” por el camino y no entendías por qué.

Es fácil, porque habían apostado por modas, por cosas que creían que les haría llegar cuanto antes al éxito a ganar un dinero que les hacía falta. Habían apostado por un éxito efímero y fugaz, cuando en verdad, si hubieran apostado por lo que sentían, por lo que mejor se les daba, hubieran conseguido mucho más de lo que se podrían haber imaginado.

Pero tú has elegido un camino distinto, has elegido TU CAMINO.

Has elegido lo que AMAS.

Es uno de los valores que te has dado cuenta que tenías escondido, la coherencia. Es lo que tú sientes, lo que tú quieres. Escuchas lo que digan los demás ante posibles retos, precipicios pero a partir de ahora vas a hacer caso a tu corazón, el más sabio de todos.

Desde que tomaste esa elección, todos los días tienes en mente TU PROPIA DEFINICIÓN DE ÉXITO.

¿Qué es el éxito? ¿Quién define qué es el éxito y que no lo es? Hasta ahora has intentado llegar a los cánones que la sociedad esperaba que alcanzases. Pero cada cerebro es un mundo y cada mundo tiene una concepción diferente de la vida, del éxito y del fracaso.

Sientes, sabes, lo notas, que quieres un estilo de vida propio, que no diferente, tu propio estilo. Que tienes y quieres hacer las cosas A TU MANERA, que crees que se pueden hacer mejor de cómo se han hecho hasta ahora. Pero sobre todo te has dado cuenta, que viviendo así, sintiendo así, te vas a dormir todas las noches, con la conciencia muy tranquila. Sabiendo que has hecho lo que tenías que hacer.

Quieres tu éxito, es tu coherencia, es tu forma de vivir la vida.

Echas la vista atrás y te das cuenta, que llevas tiempo sin quejarte.

Te levantabas y te quejabas por todo. Por el sol que hacía, por el frio que no hacía, por el café que te ponían o por la ropa que te tocaba ponerte.

Ahora la queja ha desaparecido de tu vocabulario, de tu cuerpo. Ya no lo haces. ¿Por qué? Porque sabes que todos los días son experiencias que hay que vivir, momentos que hay que exprimir, oportunidades que hay que lanzarse o de las que hay que aprender.

Te quejabas porque sabías que no te gustaba tu vida, que creías que había algo más allá de lo que hacías, y ahora que lo estás haciendo, viviendo, las quejas, las excusas, han desaparecido.

Y si te quejas, lo utilizas como un trampolín de investigación del por qué y para qué te pasa lo que te pasa.

Te levantas descansado. Has aprendido que tienes que descansar, porque si no, no habrá manera de rendir hacia el camino a tu sueño.

Al igual que sabes que tienes que descansar todas las noches y alguna buena siesta española, también sabes, que enfocarte demasiado tiempo en alguna acción, tu cerebro no dará mucho más de sí, así que cada cierto tiempo, te paras y te mueves.

El movimiento siempre produce más movimiento.

Y por mucho que estés loco de contento, no puedes ir como “pollo sin cabeza” hacia tu meta. Tienes que tener tiempo para parar y pensar. Por mucho que estés “andando” a tu meta, por mucho que creas que vas en el camino adecuado, tienes que pararte cada cierto tiempo, “subirte” a un árbol e ir viendo qué camino has recorrido, qué ha pasado por el mismo, que has aprendido, si te has desviado.

Así que durante el día, provoca paradas en tu agenda, para pensar, para crear y/o reorientar el camino.

Y cuando pienses, no pienses como lo hacen los demás. Tu experiencia hasta la fecha, has sabido que no te ha dado los resultados con los que soñabas. Tu experiencia está formada por opiniones de los demás, por miedos, por vergüenzas, por “no puedos”.

¿Qué pasaría si aprendieras a través de la imaginación que tienes? ¿A través de esos sueños que te mueven?

Esa imaginación es tu subconsciente hablándote, dale la oportunidad, que seguro que tiene que enseñarte más que toda la experiencia hasta ahora absorbida por ti.

Cada situación tiene una solución diferente, no la que siempre los demás le han dado.

Cuando haces las cosas según tu corazón y no tu miedo, empiezas a decir NO a muchas cosas a lo largo del día.

No a cosas que te roban el tiempo, no a reuniones inoperantes, no a personas que te roban la energía, no a cosas que antes decías si y te preguntabas: ¿Por qué he perdido tanto el tiempo en algo que ni me va ni me viene?

Decir NO es decirte Si a ti mismo, a tu sueño, a tu motivación.

Diciéndote Si a ti mismo, no estás siendo tu mismo. Luchas por ser mejor todos los días.

Si tienes que hacer limpieza de tu agenda, de la gente que te rodea, lo harás durante los días que haga falta. Porque aparte de querer trabajar con los mejores, quieres gente a tu alrededor, con tu misma locura, con tu misma forma de ver la vida.

Durante el día te equivocarás. Pero sabes que es la única forma de aprender. Haciendo y cayéndote, haciendo y cayéndote, no queriendo correr sin foco. Y no pensarás que eres un fracasado, sino que así es la antesala del éxito.

Irán pasando las horas del día y siempre con la misma filosofía de darte a los demás, sin esperar nada a cambio, porque sabes que ya has empezado a disfrutarlo cuando tomaste la decisión entre:

¿YO O MIEDO?.

¿Tu día a día de qué hábitos está formado? ¿Qué hábitos tienes que introducir en tu vida?

Si quieres conocer los hábitos de las personas de éxito os recomiendo el libro de Sergio Fernández y Raimon Samsó, Misión Emprender. Los 70 hábitos de los emprendedores de éxito”.

 

 

Oso, Tigre y Dragón en la empresa

O cambiamos de conducta o cambiamos de sueño. Anónimo.

Estoy rodeado de hienas, de osos perezosos, de marmotas, de comadrejas y de zorros astutos”.

Cuando me lo decía un amigo, no sabía si había a un programa de Frank de la Jungla o había pasado un mes en la selva. Pero estaba describiendo el día a día de su empresa.

¡¡Menudo zoológico!!

Hace unos días, terminé de leer el libro de Andrés Pascual y Ecequiel Barricart, “El oso, el tigre y el dragón. Los tres animales que habitan en ti. Y mientras me iba describiendo la fauna con la que convive, me acordé de él.

Leyendo libros, revistas de Management, conferencias y valores que hay en la sociedad, es normal que se conviva con este tipo de fauna o seamos devorados por ellas.

Estrategias para ser más competitivos, cómo hacer que tu empresa sea la líder del mercado, cómo llegar a ese puesto que tanto añoras, cómo conseguir ese título que todos tienen y tú no…”

Ante estos titulares reales y promociones de cursos, ¿Qué tipo de personalidades estamos desarrollando?

La de hienas, diablos de Tasmania y demás fauna salvaje.

¿Qué pasaría si todo se redujera a esos 3 animales que te he comentado antes?

Necesitamos ordenar nuestras emociones. No podemos abrir la puerta de la oficina y empezar a gritar sin haber dicho ni buenos días, y otro día que todo sea bonito, alegre y feliz. Un poco de equilibrio, de coherencia, por favor.

Un buen líder, una buena persona empieza liderando sus emociones. Y eso es lo que nos hace el OSO que todos llevamos dentro.

Somos emociones, somos sentimiento por mucho que esta sociedad, nos diga, que nos los tenemos que comer, ya que las emociones nos dicen que nos nublan en nuestro día a día, a la hora de tomar decisiones.

Pero desde que nacemos, nos instruyen desde el miedo. Miedo por desobedecer a nuestros padres, profesores, jefes… Miedo a las represalias, por no hacer lo que esperan y desean de nosotros…

Así que cuando llegamos el mundo laboral, sólo tenemos miedo en vez de motivación, ilusión, alegría o ganas de superación. ¿Por qué?

Porque sabemos si llevamos la contraria, NOS ECHARAN, porque si decimos lo que pensamos, NOS ECHARAN, porque si no hacemos horas extras, NOS ECHARAN… Y vivir en el paro, es lo más denostado y macabro que nos puede pasar…Así que por lo tanto, ocultemos nuestras emociones, ocultemos nuestros deseos, nuestra creatividad, y hagamos lo que nos piden y sin rechistar.

Todos los días cuando nos levantamos somos como Winnie The Pooh pero deprimido, sabiendo que tenemos que ir a trabajar.

¿Cómo hacemos para que ese oso se levante todo el día robusto y ruja?

Nos han dicho que el miedo es lo peor que nos puede pasar. Yo creo que no. Es una emoción con la cual nos tenemos que hacer amigos, como la frustración, rabia o la tristeza. Esto es como las heridas, cuando las dejas al aire, se cicatrizan mucho más rápido, pues con las emociones igual.

Cuando descubrimos porque nos pasa, empezamos a descubrir quién eres de verdad. No eres esas mascaras, esas apariencias o esos títulos que están detrás de tu despacho. Eres tú, alguien único.

Las emociones son la herramienta ideal para expresar quien eres, qué quieres, cómo sientes… ¿Por qué lo hacemos tan difícil ocultándolas o no dejándolas salir?

En este mundo, nuestro tigre, esta muriéndose de deshidratación, está famélico. El tigre quiere retos, que le hagan sacar su valentía. Pero el mundo nos pide que solo queramos la rutina, aunque por las noches desearíamos que nuestra vida fuera de otra manera. Que los valientes sean otros, que otros se arriesguen, y si lo consiguen que nos enseñen como lo han hecho.

Las únicas acciones que realizamos son las que nos pone nuestra agenda, y de ahí no nos salimos. ¿Así como vamos a alimentar a nuestro tigre? Más bien se querrá marchar con otro que lo cuide y quiera más que tú.

También están los profesionales, que tienen a su león más gordo que Michelin gracias a sus constantes iniciativas y su estrés.

¿Qué hacemos pues?

Preguntarte de forma sincera: ¿Qué quiero hacer en el trabajo?

Cuando lo tienes tatuado en tu mente, no te importan las circunstancias ya que sabes QUÉ, tu creatividad resurge ante las posibles dificultades. La disrupción es tu filosofía, ya que todos los días quieres ser mejor que el día anterior. Las metas siempre te impulsan a ser mejor, a querer conocer donde no están tus limites, aprender continuamente ya que sabes que no sabes nada.

Pero sabiendo QUÉ quieres, actúas desde la serenidad, desde la tranquilidad, porque sabes que estás en el camino correcto. Quizá no consigas crear esa empresa, quizá no llegues a liderar ese cambio con el que sueñas, pero sabiendo todo lo que te podría ocurrir, todo lo que tendrías que dejar a un lado, lo has hecho, desde la tranquilidad, y desde la coherencia.

Y ¿Qué hacemos con el dragón? ¿Para qué sirve?

Hace unos días preguntaba a un directivo. ¿Te sientes vacío a pesar de la vida que llevas? Su respuesta, con lagrimas en los ojos, fue que SI.

Somos mucho más que nuestras emociones, que nuestros títulos, acciones o retos. Somos mucho más.

Todos hemos venido a dejar algo en el mundo que perdure. No hemos venido a trabajar y hasta al día siguiente .Ya no te digo una huella en el mundo mundial, pero si en la gente nos rodea, o en nuestros clientes. Algo más allá que conseguir facturar todos meses más que el mes anterior.

Todos queremos volar, que nos reconozcan por nuestro vuelo, por nuestras alas. Pero si lo haces por ego, te aseguro que el vuelo será muy corto y con aterrizaje forzoso.

Para ello, tienes que estar en soledad contigo mismo. ¿A qué pica, verdad?

Acepta tus emociones. Acepta que no eres el contexto en el que estés viviendo, sino que eres mucho más.

Cuando empieces a volar, te darás cuenta, que hemos dado importancia a cosas que no la tenían, que hemos reaccionado a cosas de forma reactiva cuando tenía que ser de forma proactiva.

Eso es lo que hace un dragón, saber que tienes que volar mucho más que a ras de suelo, sabiendo que tienes un PORQUE que realizar, una misión.

Así que profesionales, empresas y demás organizaciones:

.- Amen a su oso, a cada uno de los osos que tienen en su empresa. Amándolos descubrirán lo autenticidad de cada uno de ellos, sacando adelante sus talentos sin necesidades de programas “fashion” de búsqueda de talento. NO contraten por C.v. contraten por el brillo de que transmiten los osos en sus ojos.

.- Den permiso que saquen las garras de tigre que todos tienen. Permitan que saquen sus ideas, que las pongan en marcha, que se confundan sin recriminarles por ello. Hagan un club de tigres y le aseguro que serán una empresa canalla.

.- Para volar, hay que tener un PORQUÉ. Un propósito mayor que una facturación o una expansión sin sentido. Y sobre todo cuando ese propósito te mueve, comenzarás a darte cuenta que como vienen las cosas, se van, descontextualizando todo lo que te ocurre.

Siempre habrá momentos, que a la hora de emprender un proyecto, haya un animal que destaque más que otro, pero siempre recuerda que tiene que haber un equilibrio dentro de ti, dentro de la empresa, recuerda alimentarlos en la misma medida

¿Cómo sería una empresa con estos 3 animales dentro de ella? ¿Cómo los alimentas tú? ¿Qué animal crees que no alimentas en tu vida?

¡¡Deja de ir a la pata coja!!

No desperdicies el tiempo tocando una pared, esperando que se transforme en una puerta” decía Coco Chanel.

De pequeño nos enseñaban a jugar a la pata coja. Nos decían que era bueno para nuestra coordinación, para divertirnos mientras aprendíamos los números.

Y la verdad que así era. Pero a día de hoy, con la edad “in-madura” seguimos jugando a la pata coja.

Cuando en realidad, tendríamos que saltar, vivir, con los dos pies siempre en el suelo.

Sobrevivimos yendo por la vida a la pata coja.

A la pata coja cuando hablamos de cambios en nuestra vida, pero nos agarramos a la rutina que hemos estado viviendo.

A la pata coja, cuando sabemos que tenemos que dejar a una pareja, pero aún así esperamos que dicha persona cambie, cuando sabemos que no va a ser así.

A la pata coja, cuando sabemos que necesitamos un “lavado” en nuestro proyecto empresarial, pero seguimos aferrando a las “políticas” que seguíamos haciendo hasta la fecha.

A la pata coja, cuando creyendo que vivimos, lo único que estamos haciendo es “sobrevivir”.

Y aún cuando, ocurre algún milagro en nuestra vida, seguimos yendo por la misma a la “pata coja” porque pensamos que no nos lo merecemos o a partir de ese momento, van a ocurrir todas las desgracias en nuestra vida, por haber sido los agraciados con dicho “milagro”.

¿Por qué andamos a la pata coja?

.- Porque nos mueve el miedo, no la motivación.

Se nos llena la boca, hablando de que vamos a cambiar, que vamos a transformar nuestra empresa, que hemos visto que tenemos que hacer, que las cosas ya no van a seguir como hasta entonces…

Nos ponemos el mono de faena, tenemos todo planificado, sabemos qué tenemos que hacer, Cómo tenemos que hacerlo, pero a la hora de dar el paso, el que nos lleve a cruzar el umbral de resultados pasados a un nuevo destino, NO LO PASAMOS CON LOS DOS PIES.

Y donde dijimos que lo íbamos a hacer, que ya estábamos cansados de tantas tonterías, acaba convirtiéndose en frases como: “Es que aún no es el momento adecuado, Es que la culpa de que no dé el paso es de mi pareja…Es que aún no están las condiciones adecuadas…

Más y más “Es qué…” que se resumen en una sola frase: “NO CONFIO EN MI NI CREO QUE PUEDA CONSEGUIRLO”.

Me gusta oír a escritores que expresan que el ser humano el único miedo que tiene es al fracaso. No estoy de acuerdo.

TENEMOS MIEDO AL ÉXITO.

Miedo a darnos cuenta que podemos hacer más cosas de las que hemos hecho hasta entonces, miedo a darnos cuenta que hay características dentro de nosotros, que por miedo , no nos habíamos dado la oportunidad de desarrollar. Miedo a darnos cuenta que somos mucho más de lo que nos imaginamos o nos han hecho imaginar.

Si hasta ahora tu vida ha sido “gris”, no tienes miedo a que sea igual, sino a nuevos colores.

El miedo nos hace ir a la pata coja, haciéndonos creer que queremos algo, cuando en el fondo nos agarramos como los niños en el 1º día del colegio a sus padres, no queriendo entrar en una nueva etapa de nuestra vida.

.– Nos importa el qué dirán y lo demás, tonterías.

“Es que nadie lo hace pero tengo miedo a ser la 1º persona que lo haga…Es que en mi ciudad nadie ha roto los esquemas serios que hay y sé que hay que hacerlo, pero tengo miedo..”

Nos han enseñado que hay que es mejor ser un seguidor que no un líder. Nos enseñan que mejor ver, oír y callar, que no expresar tus opiniones, porque las consecuencias pueden ser terribles.

Sabemos que con nuestras ideas iría mucho mejor nuestra vida, la vida de los demás, pero la “presión” de la sociedad, de que el “gurú de moda” se moleste porque has entrado y rebatido las ideas que le han hecho famoso o que los “amigos de toda la vida” te vean y te pregunten “”¿Qué te pasa, estás malo?”, por tus ideas, acaba produciéndose que nos relacionemos con la gente, a la pata coja, sin mostrar nuestra verdadera personalidad, nuestros deseos, ideas.

Vamos a la pata coja, por miedo a un posible triunfo nuestro y por no “molestar” a personas con nuestras ideas “diferentes” nunca vistas.

¿Y qué pasa mientras tanto?

.- Pensamos que ha sido una locura tener esa idea. Nos preguntamos para qué vamos a intentarlo, para qué vamos a arriesgarnos con lo “tranquilo” que estamos hasta ahora…  Y lo que estamos haciendo es “ocultar” nuestro talento a los demás, perdiéndose la sociedad una transformación que seguro que daría muchos beneficios.

.- Nuestra autoestima, nuestra verdadera personalidad, somos nosotros mismos quienes lapidamos. Pero luego nos quejamos de los resultados que obtenemos, del jefe que soportamos o de las noches de insomnio que sufrimos.  Esperamos que alguien nos dé una oportunidad, cuando somos NOSOTROS MISMOS QUIEN NOS LAS TENEMOS QUE PERMITIR.

¿Cómo dejamos de ir a la “pata coja” para marcar cada paso con los 2 pies?

.- Sólo tenemos 1 vida, y si nadie te lo ha dicho, ya lo sabes.  Oportunidad que llegue, sueño que tengas, idea que realices, tienes que darle la oportunidad que eche andar. Si está en tu vida, es por un motivo.

Si permites que se vaya, te aseguro que no volverá y será otra persona quien si la aproveche de verdad.

Dándole el Si a ese sueño, a ese proyecto, te estás diciendo SI a ti mismo, reafirmando tu personalidad y confirmando que los éxitos son para aquellos que optan por la valentía, no por el miedo.

.- ¿Te gustaría levantarte todos los días pudiéndole sonreír a quien ves por las mañanas en el espejo? Empieza rompiendo las cadenas que te limitan dentro de ti y te aseguro que las cadenas exteriores empezarán a deshacerse de la misma manera, siendo tu vida mucho más feliz.

.- Si tienes una idea, que sabes que va a “sentar mal” a organizaciones o romper las “rutinas” que hasta ahora han guiado a la sociedad, VAS POR BUEN CAMINO. Y más si cuando la comentas, te quieren quitar la idea. Te trataran de loco, que es algo imposible, tranquilo, VAS POR BUEN CAMINO, es tu oportunidad, de pisar con los dos pies en el mundo.

Dejemos de ir a la pata coja por la vida, y empecemos a pisar con los dos pies. Dejemos de pisar solo con el lado racional dejando a un lado el emocional, somos el fruto de ambos lados del cerebro.

Has venido a dejar tu marca en este mundo, y se empieza pisando con los dos pies, no dejando a uno colgando. Ya no hay excusas para que pises fuerte allá por donde vayas.

¿Vas a la pata coja por la vida? ¿Por qué?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace

 

¡¡Dar valor, no es dar fotocopias!!

“Cuando el amor se reprime, el odio ocupa su lugar”  decía Havelock Elis

Por favor, repitan conmigo:

DAR VALOR A LOS DEMÁS, NO ES FOTOCOPIAR LO QUE HACEN OTROS.

Y por fotocopiar no digo, que ya cambiándole el formato de la letra del panfleto, ya sientas que es algo nuevo y novedoso. NO, no, no hablo de eso, hablo de copias absolutamente literales y aún así pienses que es algo tuyo, diferente e innovador.

Esta semana me han llegado dos situaciones de “proyectos fotocopia”:

.- Una persona, había lanzado a bombo y platillo un taller Premium, a base de PDF y sesiones de coaching con la persona responsable, sobre Autocoaching

Ya hace tiempo escribí un artículo en el que daba mi opinión sobre una moda que empezaba a despuntar, que era el Automentoring. No creo nada que comience con el prefijo Auto-

Si el ser humano, fuera su propio mentor, si el ser humano pudiera ser su propio coach, te aseguro que ahora no estaríamos hablando nosotros, no habría una industria de la felicidad, ni habría libros de coaching ni de motivación.

Apretaríamos un botón y ya sacaríamos un informe de la situación con la solución, la pondríamos en acción y ya todo solucionado. Pero me parece que hasta ahora las cosas no han ido así.

Pero hay una cosa que está entre nuestros hombros, que se llama cerebro que está diseñado para salvarnos el culo en determinadas situaciones.

¿O crees que cuando hay cambios en tu vida, tu cerebro te dice y alienta que los hagas? Me parece que no, más bien te alienta a que te tapes con la manta y esperes a que pasen.

El coaching es el acompañamiento de una persona para el desarrollo de tus habilidades. Si me dicen que voy a hacer un curso de Autocoaching, ¿Para qué necesito un profesor?

Voy a dejar de lanzar preguntas que empiezo a sulfurarme y con estos calores, mala es la combinación.

Lo peor de todo esto, es que la gente se dedica a ayudar a la gente, y con estas acciones, dan a entender que la gente es “poco lista”.

Me parece bien que todos queremos comer y pagar nuestras facturas, pero por favor, UN POQUITO DE POR FAVOR.

.- He recibido por whatsapp que una editorial importante, publicaba con el mismo nombre que había publicado hace un par de años una gran amiga, un libro que lo publicitaban como algo novedoso e innovador.

¿No saben mirar si había algo así ya en el mercado? ¿No han investigado y han visto que esa marca ya estaba registrada? La persona que lo ha escrito lo publicita como algo nunca visto, cuando sabía desde hace años, que la otra persona tenía un formato con el mismo nombre, la misma metodología y el nombre del libro era ése.

¿Sigo?

Me encanta leer los libros de emprendimiento y marca, sobre todo los españoles.

Todos hablan en algún apartado de sus libros o de las conferencias, que tenemos que dar valor, ser diferentes a los demás, si realmente queremos triunfar en la vida, en el campo profesional que hayamos elegido.

Cada letra, cada frase, nos impulsan a que nos salgamos de lo establecido, que impulsemos nuestra marca, que pensemos más con la imaginación que con la experiencia, que digamos NO, ya que es el preludio del éxito…

¡¡Qué bonito todo, como nos motiva, que chulo debe ser salirse de lo establecido…”!! comentamos para nuestros adentros.

¿Y qué acabamos haciendo?

Haciendo fotocopias de lo que creemos que nos puede dar dinero, ya que ha triunfado antes. Y esperamos que a nosotros, en su justa medida, nos pase también.

La innovación, la creatividad…que la hagan otros que yo quiero ser el número 1 en ganancias económicas.

Están muy bien las “Marcas blancas” en los supermercados, pero si eso es lo que estamos impulsando, digámoslos, cuando yo creo que lo que estamos impulsando a través de libros y conferencias, que nos convirtamos todos en “Marcas Gourmet”.

Nos apropiamos de términos de personas que tuvieran los “dos valores” de salirse de lo establecido y crear aquello en lo que creían. Nos apropiamos de nombres que triunfan e inspiran a miles de personas que lo pensaron durante días y noches, Nos apropiamos de métodos que han ayudado a personas,  con esfuerzo, tesón y constancia.

Pero nosotros nos apropiamos de todo eso, y decimos que es nuestro, que somos los creadores de algo diferente, innovador y que va a resolver la vida de muchas personas.

¿DE QUÉ VAMOS?

Promulgamos la innovación, ser diferentes, ya que es la única forma de progresar, de crear cosas, y lo único que hacemos es FOTOCOPIAR a los demás.

Seguro que ahora alguien estará lanzándose ideas así: “Es que no somos creativos, es que eso del talento es para algunos elegidos, es que no sé crear ideas...”

¿Sabes lo que pasa? Todas esas personas a las que se copian, no son más creativas que tú, no son más valientes que tú, no tienen más talento que tú, lo que pasa es que FUERON VALIENTES Y DIERON UN PASO ADELANTE, SE COMPROMETIERON CON ELLOS MISMOS, CON SU PROYECTO Y NO PARARON HASTA CONSEGUIRLO.

Así es como se consigue el éxito, eso que se nos enseña que tenemos que conseguir, siendo valientes, y diciéndonos SI a nosotros mismos.

Diciéndote Si, las ideas surgen dentro de ti, ves la realidad de otra manera, creas cosas que hasta ese momento pensabas que eran imposibles para ti, luchas por tus sueños, das a los demás tu esencia, CREES EN TI… Y todo eso siempre se repercute en los demás, en tu negocio, en tus sueños.

Si haces lo que los demás hacen, NO DARÁS VALOR, DARAS MÁS DE LO MISMO. Y que yo sepa eso no es lo que quieres que piensen los demás de ti, ¿Verdad?

Basta ya de tonterías, y hagamos lo que promulgamos. Es la única forma de que haya un progreso de verdad y no ficticio.

Y no pasa porque copies en un campo profesional, y no consigas resultados. A lo mejor si probarás en otro, verías que en él, eres tú y si das el valor que te diferencia respecto a los demás.

¿Cuántas fotocopias ves a lo largo del día? ¿Aprendes de los mejores o de marcas blancas?

Podéis adquirirLiderazgo Canalla. Libera tu lado más rebeldea través de este enlace.

 

¡¡Una relación perfecta: Éxito y Acción!!

 

Amor sin acción es insignificante y acción sin amor es irrelevante” dice Deepak Chopra

Hoy me han hecho una pregunta, que me gustaría comentarla con todos vosotros:

“¿Cuál crees que es la gasolina que necesita el éxito?”

Al instante dije que la ACCIÓN.

¿Y tú cuál crees que sería?

¿Por qué creo que es la acción? Porque sin ella no conseguiríamos nada en la vida.

Voy a perder peso, pero esperemos a que pasen las Navidades, Voy a hacer realidad mis sueños, pero voy a esperar a que pase esta crisis, para que todo salga bien…Voy a decirle que la quiero, pero antes iré al gimnasio para que vea que me estoy cuidando como se que a ella le gusta…”

Y mientras tanto… ¿Qué suele ocurrir?

Que esa chica se ha cansado de esperar, que ese sueño se ha desvanecido y que en vez de empezar a mantenerte, estás aumentando peso más que la orca Willy.

¿Qué ha pasado? Que has dejado para mañana lo que podrías haber hecho hoy.

Toda la gente que he ido entrevistando durante estos años y que recojo en “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”, tienen una cosa en común, viven en el modo de acción continuo.

Si dejas para mañana algo que podrías estar haciendo hoy, es por dos motivos:

.- Porque aunque mucho lo quieras, no das un paso hacia él, porque realmente no lo quieres de verdad, “sólo de boquilla”. Que no te motiva de verdad, que lo haces para aparentar, para estar a la moda, para callar alguna boca…. Y eso te produce la pereza de dar un paso adelante.

.- O tienes un miedo atroz al éxito y sobre todo a darte cuenta que eres capaz de conseguir más cosas de lo que estás consiguiendo hasta ahora.

¿Cuál es tu excusa?

Somos los únicos responsables que dilatemos el éxito. No el efímero, el de verdad.

¿Por qué si no te motiva algo de verdad, te enfocas en lo que si te motiva?

Y no me digas que no sabes lo que quieres en la vida, porque TODOS lo sabemos. Lo que pasa que tu respuesta está detrás del miedo que tienes. Tienes miedo hasta nombrarla, ya que crees que se haría realidad sólo así, y no vaya a ser  se rían de ti o no seas capaz de dominar la situación.

Cuando sabes lo que quieres, estás enchufado al modo acción, sea la hora que sea. Todo por y para tu propósito, para tu sueño.

¿Qué relación hay entre el tiempo y el éxito?

Como bien comenta Santiago Álvarez De mon, nuestra vida es la muestra de cómo gestionamos nuestra agenda. Y así lo saben los canallas.

SIEMPRE TENDREMOS TIEMPOS PARA LO QUE NOS IMPORTA DE VERDAD. SIEMPRE.

Sacamos tiempo de las piedras, nos quitamos tiempo de nuestros amigos, del gimnasio, de las horas de la siesta que te pegas viendo la televisión tras comer, de donde sea sacaras horas, porque estarás enfocado en lo que quieres, y dejando de lado lo que no quieres.

Y el éxito es eso, SABER QUÉ QUEREMOS, y lo que NO, lo delegamos, poniéndonos mano a la obra al instante, con constancia y serenidad.. Cuando lo sabes, te enfocas como un “obseso positivo” y la acción estará continuamente en tu vida, porque devoraras el tiempo en búsqueda de tu sueño.

Cuando sabes lo que quieres, haces lo posible e imposible por tu sueño. Y para hacerlo te pones en modo acción.

Cuando sabes lo que quieres, cuando sabes quién eres, la pereza no está entre tu vocabulario, ya que te quieres comer el mundo, disfrutarlo. Y para hacerlo, estarás siempre en modo acción.

Pero ya antes de buscar el éxito, has tenido que ser coherente contigo mismo, sabiendo que quieres y que no, y para investigarte dentro de ti mismo, hasta tenido que dar un paso adelante. Y no como estabas antes, tumbado en el sofá o esperando que viniera alguien a solucionarte los problemas.

ACCIÓN, ACCIÓN Y MÁS ACCIÓN.

Al éxito sólo se relaciona con la acción, no con la frustración, miedo o desidia.

Volvamos al problema que todos hemos tenido alguna vez, que por querer llegar al éxito antes que nuestro vecino, queremos correr antes de aprender a andar.  Y eso solamente produce que el futuro sea todavía más negro.

Sabemos que tenemos que andar para llegar al éxito. Andar, no es correr. Andar no es empezar emprendiendo montando un imperio empresarial sin saber nada de negocios. Empieza por montar algo pequeño pero no olvidándote de soñar en grande. Andar, no es correr el primer día la maratón de New York, sino ir a caminar rápido por el parque, sobre todo si llevas tiempo sin hacer deporte.

La acción consciente, por favor.

¿En qué consiste? En ser consciente de los pasos que estás dando. Puede ser uno pequeño, puede ser uno grande. Todo dependiendo del momento, pero son conscientes de lo que están haciendo, con el propósito para que lo haces,  porqué están sintiéndolo y qué aprendizajes se están llevando de cada paso. Y todo con el fin de alcanzar su meta.

Así que recuerda, que para vivir en modo acción.

.- Se coherente contigo mismo. Si algo te da pereza y te has comprometido a hacerlo, es que realmente no te motiva.

.- Tu vida está compuesta, por el uso que haces con tu tiempo. Échale un ojo a tu agenda y dime si muestra éxito o no.

.-Acción no es empezar, metiendo la 5 marcha. Es empezar con la 1 y poco a poco ir subiéndolas. No quieras correr antes de empezar a andar, porque seguro que la leche, será de las que hacen época

¡¡Un sólo paso ya es progreso, ya es éxito, nunca lo olvides!!.

¿Crees que al éxito se llega sin acción? ¿Qué acción vas a emprender hoy para llegar hasta donde tú quieres?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este Enlace. Además podéis poneros en contacto conmigo ante el lanzamiento de los workshop “Liderazgo&Disrupción” y “SkunkBranding”.