¡¡No duele la verdad. Lo que duele es…!!

“Quien huye de la verdad acaba tropezando con ella”

No nos duele que nos digan la verdad, nos duelen las posibles consecuencias.

No nos duelen los resultados de un informe de los consultores sobre nuestra empresa, nos duele lo que pueda suceder después.

No nos duele que leamos cosas que hasta ahora no habíamos leído, nos duele que quizá estén en lo cierto y hayamos estado perdiendo el tiempo con cosas que nos lo hacían perder.

No nos duele que nos digan que nos han sido infieles. Nos duele no saber si sabremos vivir después del duelo sin esa persona. Si las cosas habrán cambiado ya para siempre.

No duele que nuestra madre nos recrimine una actitud, tenemos miedo a descubrir que quizá tenga razón y nuestro ego se vaya al garete.

La verdad no duele, duelen las consecuencias.

Luchamos contra las Fake-news, noticias falsas. Queremos personas a nuestro alrededor que nos digan la verdad, que no vayan con rodeos. Dirigentes y profesionales que siempre nos muestren la realidad tal y como es…

En definitiva, promulgamos por la verdad, pero no queremos ni verla cuando la tenemos en frente.

No queremos verla, porque hasta esa fecha, estamos hechos de nuestras creencias, experiencias, consejos recibidos por terceros y nuestro ego.

Si nos dicen que las cosas no son como creemos, que nos hemos estado equivocando durante mucho tiempo,… en definitiva que hay otra realidad de la que nos imaginábamos, empezaremos a vivir un proceso no muy bonito.

Empezaremos a Negar la situación. Creemos que lo que nos están diciendo es mentira. Que lo hacen para reírse de nosotros. Enarbolaremos la bandera de los consejos que nos dio esa persona tan importante para nosotros, como el escudo del Capitán América lo salva de las balas.

Nos taparemos los oídos, diremos que no queremos oír algo que es mentira. No queremos ver la realidad. Una realidad que es una más, como personas hay en el mundo. Pero por no quererla ver, oír o sentir, estás perdiendo una oportunidad de ver más allá de tus narices.

Pero reconocer que nos hemos equivocado o que quizá la otra persona puede tener razón, está considerado en esta sociedad, como mostrar debilidad.

Debilidad que está relacionada con los sensibles, con los débiles y con el principio de que todos los demás se aprovechen de ti, que tu posición se debilite porque vean que eres sensible o muestres tus emociones.

Ante esa posibilidad de “perder puntos” ante nuestra gente, preferimos negar la mayor, que al menos “abrir un poco los ojos” y ver que hay detrás de lo que nos dicen.

Queramos o no, estamos rodeados de gente. Personas que tienen su propia realidad. Realidad que es diferente a la nuestra. Y en la diferencia está la variedad, riqueza y avance.

Abrir los ojos no quiere decir que hayas estado perdiendo el tiempo hasta ahora. No quiere decir que ya no vas a saber quién eres a partir de esa noticia. No quiere decir que tu empresa se vaya a desmoronar desde esa noticia.

Es un punto final a una situación y la bienvenida a nueva situación. Lo sé, los cambios no son “cool”.

Tanto a lo largo de los casi 1.000 artículos que llevo ya, los dos libros escritos, (principalmente en Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo) conferencias, creación de marcas, me he dado cuenta que cuando dices lo que sientes, (sin faltar el respeto a nadie), al principio te ven como alguien gracioso, pero cuando ven que la cosa va en serio, ya no gusta tanto.

Mostrar que es hora de “mover” la rutina que hemos estado llevando, ya que no está dando los resultados que creíamos que nos iban a dar para siempre, pica.

Me rio de programas como el de “Pesadilla en la cocina” que tenga tantos seguidores. Nos reímos de lo que le pasa, de lo asqueroso que esta la cocina, de los platos que sirven. Pero cuando quien está a tu lado le preguntas ¿Tú te apuntarías a un programa así?…Entre aspavientos, siempre la respuesta es, mientras se apaga la risa de ver el programa, “Ni loca”.

Si cada 4 años tenemos que pasar la ITV con nuestro coche, yo impondría que cada cierto tiempo en nuestras empresas y en nuestra persona, tuviéramos “huracanes” que nos enseñaran la verdad de lo que estamos viviendo.

Ojala no tuvieras nada que cambiar. Pero aunque nos vayan bien las cosas, siempre pensamos en algún momento del día: “Ojala pudiera cambiar tal o cual cosa…”

Un huracán de escala 9,4, llamado “otra realidad a la que tú estás acostumbrado”, trae más beneficios que perdidas.

  • Te hace encontrarte contigo mismo. La rapidez, el aparentar, el alcanzar resultados, nos hace crearnos un papel que tenemos que contentar durante todo el día. ¿Pero realmente sabes quién eres? La verdad u otra realidad, te hará ver que quizá no eres quien dices ser.
  • Otra realidad no es creer que hemos perdido el tiempo. Hemos aprendido, hemos disfrutado, hemos vivido. Pero ahora la vida, te está diciendo que es el momento de hacer las cosas de otra manera hasta ahora realizadas.
  • Abrirse a otros mundos, es descubrirse uno mismo. Existe la posibilidad descubrir talentos que tenias dormidos porque estabas haciendo lo mismo de siempre. Es la posibilidad de descubrir que eres más de lo que creías que eras hasta la fecha. Es siempre la oportunidad de crear, de ser creativo.
  • Una nueva realidad, es una nueva oportunidad. Eso que tanto buscabas pero que tanto miedo te daba que fuera realidad.

Como vemos, no duele la verdad. No duele que nos muestren otra realidad, creemos que nos va a doler lo que hay detrás de ese momento.

Y como hemos visto, todo depende de la actitud con lo que la afrontemos. Demos una oportunidad y descubramos que hay detrás de ese miedo.

¿Y a ti que te duele más? ¿A qué tienes miedo, a la verdad o a lo que pueda venir después?

Anuncios

¿Por qué?

El humor y la curiosidad son la más pura forma de inteligencia” decía Roberto Bolaño.

Hemos pasado del “Niño, deja de tocar las pelotas con tantas preguntas” al “No eres curioso, eres un cotilla, que no es lo mismo”.

La curiosidad provoca un coctel molotov de emociones cuando oímos la palabra. Entre la vergüenza, el miedo y el morbo.

De pequeños éramos muy curiosos. Hasta que nuestros padres o los profesores iban capando esa capacidad.

Nos asombrábamos y preguntábamos por todo.” ¿Y esto por qué mama? ¿Y por qué se hace las tartas así? ¿Y cuando llegamos? ¿Y si detrás de ese árbol hay un tesoro esperándonos..?...  Eran algunas de las preguntas con las que taladrábamos a nuestra mente y a nuestros familiares.

Pero llegó el momento de la formación, en el que las preguntas dejaron de existir. Y se transformó la situación, por la de “apréndete las cosas así, que así es como te irá bien en la vida”.

Nos capan la facultad de preguntarnos las cosas, de querer saber más allá de lo que nos dicen. Porqué cuando preguntabas el motivo de las cosas, eras considerado por los demás como el empollón o el “amigo del profesor”. Y en una época, donde ser parte del grupo era esencial, era mejor callarse, aprenderse a pies juntillas la lección y luego ponerla tal cual en el examen.

Pasamos de la curiosidad de los niños en los carritos, señalando todo lo que les sorprende a “mejor no quieras saber más allá de lo que te han dicho, no vaya a ser que te echen del grupo por listo”.

En la madurez, como bien dice Teresa Viejo (experta en el mundo de la curiosidad), hemos pasado del “Cállate niño que me duele la cabeza de tus preguntas” al “deja de pregunta que eres un cotilla”.

Todo por querer saber más.

Al igual que denostamos y prostituimos palabras, con la curiosidad pasa igual.

Queremos avanzar, queremos saber cómo poder ayudar a las personas, como ayudarnos a nosotros mismos, pero no que nos consideren curiosos, ya que nos dirán que somos unos cotillas. Mejor que lo haga otra persona por nosotros y nosotros bien a gusto en “nuestra zona de confort”.

Hace unos días, oía en una librería: “Estoy cansado de leer libro de este tipo, no me solucionan la vida. Harto ya de tanta autoayuda”.

Cuando damos el paso al frente para descubrir nuestras emociones, lo que nos pasa. Nos zambullimos de lleno en Internet, en libros, conferencias, para que los “expertos” nos digan que nos puede pasar y cómo ELLOS solucionaron SU Problemas.

No queremos ver, que nos están diciendo CÓMO ELLOS SOLUCIONARON SU PROBLEMA, que quizá sea ALGO parecido al nuestro, pero no el nuestro.

Los libros, conferencias,…son un bastón esencial en el camino hacia la recuperación o al éxito, pero sin la curiosidad, nunca sabrás lo que realmente pasa a ti o a tu empresa.

Queremos avances, queremos ser felices, queremos tener pareja, en definitiva queremos tener abundancia en todo y más, pero nos basamos en CÓMO lo hicieron los demás, en QUÉ hicieron los demás, pero no en el PORQUÉ lo hicieron.

Lo vuelvo a repetir, te ayudaran bastones como los libros, conferencias o formaciones,..Desde luego que sí, pero antes de nada, tienes que ser CURIOSO CONTIGO MISMO. Tienes que descubrir el PORQUÉ te pasa lo que te pasa, PORQUÉ quieres hacer lo que quieres hacer, PORQUÉ sientes lo que sientes, en definitiva.

Cuando ves que las personas tienen problemas o empresas con sus marcas, siempre acabas oyendo una frase típica: “¡¡Pues a lo mejor tenemos que aplicar la solución que implantón José, la competencia o Apple… para nuestro problema!!”.

Tenemos miedo a conocernos, tenemos miedo a indagar, tenemos miedo a ver la realidad. Y por eso, preferimos “automedicarnos” o que el “medico se confunda con nuestro diagnostico” cuando realmente nosotros sabíamos que nos pasaba.

No nos gusta indagar dentro de nosotros. Nos “mola” hacer grupos de investigación para ver qué ha pasado, pero las conclusiones que demuestren nuestros fallos o soluciones que nos puedan llevar más allá de donde estamos, las apartamos.

Despreciamos lo nuevo, pero nos quejamos de que no avanzamos en nuestra vida.

¿Alguien me lo explica?

Ser curiosos, nos puede llevar a crear una marca diferente a la que hasta entonces estábamos mostrando. Una marca que nos puede etiquetar, por lo que mostramos y sentimos, como diferente, original, transgresor, a crear controversia en un mundo estable y rutinario como decía en “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”.

Todos los principios son duros, pero si realmente queremos pisar fuerte en este mundo, ya no solamente en el mundo personal, empresarial o como sociedad, tenemos que impulsar la curiosidad como vehículo que nos llevará a esos avances que todos soñamos.

Porque ser curiosos, te lleva a crear soluciones, productos innovadores o experiencias hasta la fecha nunca vividas.

La curiosidad te lleva a la creatividad.

Si eso, que nadie se cree que es, que todos buscan en libros, como si fuera algo para extraterrestres.

La creatividad es ver la realidad desde diferentes perspectivas. Y para eso tenemos que ser curiosos.

Para eso tenemos que darnos el permiso de VER otras realidades, de CREER que otras formas son posibles y con ello, CREAR nuevos mundos, nuevos productos, nuevas soluciones.

Tengo que reconocer que la curiosidad duele.

Ir más allá y descubrir que tu pareja te ha mentido, que pensábamos que nuestro producto nos iba a jubilar ya de trabajar o que el curso que estábamos haciendo nos iba a llevar al estrellato, cuando no es así, DUELE.

Ver que hemos vivido en una mentira, no es muy agradable. Pero no quiere decir que a partir de ahora sea igual. Tú eres el único que puede cambiar esa rutina que has vivido poniendo solución a la misma, siendo creativo.

La curiosidad es:

  • Querer saber más allá de lo que suponemos
  • Descubrir que hay detrás de los miedos que tenemos
  • Querer avanzar, siendo curiosos con el presente
  • Preguntarse continuamente, ¿Por qué?

¡¡SEAMOS MÁS CURIOSOS, POR FAVOR. Y NO DEJEMOS DE PREGUNTARNOS, ¿POR QUÉ?!!.

¡¡Me da igual, ME ENCANTA!!

“No vivas danto tantas explicaciones, tus amigos no las necesitan, tus enemigos no las creen y los idiotas no las entienden”

Hace unos días en la firma de libros en Zaragoza, me lanzó una persona una pregunta, que es la base de este artículo:

“Parece que todos los artículos que tu esencia es que todo te importa muy poco. ¿Es así’”.

Claro que me importan muchas cosas, lo que pasa, es que ya no me importan tantas cosas como me importaban antes”. Así le he respondido

Nos han enseñado durante nuestra educación que nos tienen que importar los amigos, el trabajo, tener una pareja, unos hijos a cierta edad y el qué dirán los demás. En definitiva, nos tiene que IMPORTAR TODO.

Y si no te importa lo que dicen los demás, si no metes la “directa” en alcanzar esas metas que esperan que alcances, eres considerado un “raro-espacialito-diferente-veremos de qué pie cojea”.

Pues señores, ¡¡NO!!.

Lo que estamos haciendo es pre-ocupando por lo que puedan decir los demás, por lo que puedan pensar o no sobre nosotros, y mientras tanto, estamos dejándonos de lado a nosotros mismos.

A mi claro que me importan muchas cosas. Tengo mi grupo de personas que son esenciales para mí y que me involucro en sus vidas, si me necesitan. Me importa mi empresa, que se expanda. Mi blog, mis libros, en crear nuevos libros acorde a lo que veo y siento. Que no se prostituyan términos que me han ayudado y creo que podrían ayudar a mucha gente, que por egos los convierten en modas pasajeras…

Me importan muchas cosas.

¡¡ Lo que pasa es que ya no me importan otras tanto por las que antes moría y ahora paso de ellas!!.

No me importa decir lo que pienso realmente. Te lo diré con educación, y si lo aceptas bien y sino también. No me gustan los egos y la falta de profesionalidad. No me gusta el querer aparentar algo que no eres. Ver como marcas que podrían dar un golpe en la mesa, lo único que hacen es seguir lo que dicen que hay que hacer los demás. No me gusta leerme un libro que es refrito de otros muchos y luego la gente los sigue como si fuera el nuevo “Jesucristo”.

No me importan muchas cosas que antes me importaban. El qué dirán, si seré aceptado o no, si voy a seguir a esta persona en las redes porque es bueno para mi reputación social.

ME DA IGUAL

Y no es rebeldía, ES COHERENCIA. Algo muy falto en estos momentos en la sociedad y en las empresas.

Para decir ME DA IGUAL, tienes que haber vivido un proceso de afirmación de lo que es importante para ti de verdad.

De reconocer tus valores, tus pasiones, de lo que quieres conseguir en la vida, de tu obsesión “sana” por conseguir ese sueño, de lo que te ha hecho mal hasta entonces y no quieres que se repita, de actitudes que no soportas y por el qué dirán las has estado tragando sin parar porque te interesaba más el “beneficio” que obtenías que no tenerlo.

Decir con la boca abierta, ME DA IGUAL y que no te importe de verdad la reacción de la gente, ante el NO que les estas dando o lo que ya no te darán por tu negativa, es la consecuencia de una confianza sin fisuras en uno mismo.

Confianza que no es ego, señores.

No es lo mismo ese ME DA IGUAL, de rebelde sin causa, en contra de la sociedad, que el ME DA IGUAL, y te lo digo porque lo creo firmemente y te lo puedo explicar con razones.

¡¡NO ES LO MISMO!!

Pero hace unos días cayó en mis manos un artículo en el que decía el autor que iba a hacer un reto físico y que aunque no había entrenado , le daba igual lo que ocurriría o no le importaba la base de seguidores que tenía o como se relacionaba con la gente.

Yo siempre que digo o siento con un ME DA IGUAL, lo expreso con razones y siempre COMPROMETIENDOME con el resultado de esa acción mía, me guste a o no. No puedes pensar que haces las cosas sin que te importe los demás, porque no estás solo tú en este mundo. Porque a lo mejor puedes “dañar” a otra empresa o a tu marca, por haberte lanzado de forma inconsciente y chulesca, a hacer algo, enarbolando el “ME DA IGUAL”. No puedes decir que te da igual el resultado, más bien estás diciendo, “Como a lo mejor no lo consigo, digo de ante mano que me da igual, así que nadie me lo reproche y tengo la conciencia tranquila...”

Si que promulgo y así lo siento, que hay que hacer las cosas que te ardan dentro de ti. Porque mañana vete a saber que puede ser de ti. Ya no digo dentro de 5 años, digo MAÑANA.

Pero por favor, CON CABEZA, CON VALORES, CON RAZONES.

A lo largo del estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, muchas de las empresas estudiadas y profesionales, claro que me decían en algún momento de la entrevista: “Me daba igual lo que pensaran o no pensaran de mi, y así creo que lo he conseguido… Pero siempre a través de mis razones expresaba ese me da igual, del fuego que me había estado quemando y no quería me consumiera sino que me catapultara con lo que soñaba continuamente...”

Como observarás y en el libro lo comento, no son personas y marcas sin rumbo, alocados y unos parias de la sociedad, como así se les quiere tildar, ya que no hacen lo que se les espera de ellas o los libros de management.

Son personas y marcas, que no les importa lo que les importa a todo el mundo. Así es como avanzan y producen innovaciones y resultados diferentes a los vividos hasta ese momento.

Piensan muy bien cada cosa que hacen, porqué la hacen y cómo hacerla. No pierden el foco  de lo que quieren conseguir o al menos darse la oportunidad de ir a por ello.

Así que:

1.- Que te DE IGUAL, aquello que no está dentro de tus valores

2.- Que te DE IGUAL, aquello que no esté dentro del foco de tus intenciones.

3.- Que te DE IGUAL, aquello que te dicen que no se puede hacer, porque te aseguro que si siguiéramos así pensando, todavía estaríamos con la rueda y el fuego.

4.- Que te DE IGUAL, aquello que no vaya con tu forma de ver y vivir la vida. Con respeto y coherencia, nunca lo olvides.

5.- Que cuando digas ME DA IGUAL, lo siguiente que hagas sea algo que digas ME ENCANTA.

¿Y a ti que te da igual?¿ Me sabrías dar razones para explicármelo?

¡¡Qué vienen los robots!!

“El que innova empieza perdiendo, pero el que NO innova, termina perdiendo” dice Guillermo Beuchat

Nos encantan los avances tecnológicos, pero cuando nos dicen que nos van a quitar los puestos de trabajo, esas cosas que nosotros mismos, hemos creado, la cara nos cambia.

Estaba viendo los Simpson este al mediodía. Un capitulo en el que los robots, sustituían a todos los trabajadores, excepto a Homer, que era el encargado de liderarlos. Como te imaginaras, al final del mismo, los ex trabajadores se rebelaban, volviendo a sus trabajos.

¿Eso nos va a pasar? ¿Qué y cuantos puestos de trabajo se van a extinguir? ¿Seremos dominados por los robots?

Son algunas de las preguntas, que ya nos hacemos en la actualidad.

La verdad que si haces caso a todo lo que dicen, sólo tendrán trabajo quienes tengan la misión de crear los robots, una persona que los controle y ¿Los demás?…A DORMIR LA BARTOLA O A LA FILA DEL PARO.

Yo creo que muchos puestos de trabajo que ahora conocemos, desaparecerán. Pero la tecnología hará que nuevos nazcan.

Pero si nos damos cuenta, con las revoluciones industriales, han ido desapareciendo tecnologías que pensábamos que estarían con nosotros toda la vida. ¿O es que alguien se acuerda ya de las casettes, de las cintas de vhs o del Seat 600?

Nunca lo olvides: Los avances destruyen tecnologías que las reponen por otras nuevas, pero nunca destruyen puestos de trabajo. Sino que crean unos nuevos.

En la actualidad, se ensalza a los robots como si fueran a salvar el mundo, como si gracias a ellos, la capa de ozono se fuera a restituir y fuéramos a ser los seres más felices que haya habido jamás en la faz de la tierra.

Pero también, están los que anuncian el fin del ser humano, como tal. Más o menos, nos dicen que seremos aniquilados como el tío Arnold en su película, Terminator.

¡¡Por favor, un equilibro!!

Queramos o no, avanzamos, progresamos. Descubrimos remedios para enfermedades hasta ahora insospechados, construimos rascacielos circulares y hasta coches que circulan solos.

Vivimos en un continuo avance. ¿O es que todo sigue igual desde el Paleolítico? Me parece que no.

La vida avanza, los avances son cada vez más rápidos, y nosotros mismos queramos o no, estamos en continuo avance. ¿O eres la misma persona desde enero hasta ahora?

¡¡NO!!.

Ya no me meto si los avances son o no buenos, si sirven para hacer una mejor sociedad o no. Simplemente que nos hacen avanzar. Lo que pasa que tenemos miedo a la incomodidad que produce lo nuevo.

Cuando se habla de avances, del tipo que sea en la vida, siempre nos viene a la mente lo peor. El poder no dominar la situación, nos provoca un miedo increíble.

Y si ahora nos dicen que los robots, los drones, nos saludaran al entrar en un hotel o que ya hay máquinas que nos pueden operar,…Hay mucha gente que está totalmente en contra a este paso adelante que se está viviendo.

Estos miedos a un avance tecnológico, es una muestra del miedo que tiene el ser humano, a lo desconocido, y sus posibles consecuencias.

Me viene una comparación que todos hemos vivido alguna vez en nuestra vida, con esta revolución que se está incubando.

CUANDO SE TERMINA UNA RELACIÓN.

Tenemos miedo a no saber qué será de nosotros. Añoramos tiempos pasados, aunque en el fondo sabíamos que no eran tan buenos. Pero al menos no teníamos esa incertidumbre dentro de nosotros. Creíamos que éramos felices, aunque no lo éramos. Queremos volver a tiempos pasados, todo porque no queremos enfrentarnos a la novedad. Y con el paso del tiempo, sin darnos cuenta, nos sentimos bien. Hasta nos hemos adaptado a la nueva situación, que quizá pueda ser con una nueva pareja o en soledad.

Pero si nos apegamos a tiempos pasados, perdemos un precioso regalo, el presente. Apegado al pasado, podemos caer en depresiones y perdernos grandes oportunidades.

Con toda transformación tiene que pasar igual. Hay algo detrás de ese “Rey miedo” que tenemos que saber QUÉ es. No podemos vivir pensando en tiempos pasados, QUE NUNCA VOLVERÁN.

Pero sobre, obviamos una cosa muy importante. LA CAPACIDAD DEL SER HUMANO A SER.

Cuando empezamos con la Revolución Industrial, dejamos atrás el trabajo en el campo. Habría trabajos que desaparecerían, pero otros MUCHOS también nacieron. A día de hoy, dicen que trabajos manuales, desaparecerán. Y la gente se tira de los pelos, preguntándose: ¿Qué será de nosotros?

Pues igual que nos limpiamos las heridas, después de una caída, creamos algo que nos ayude a hacer mejor la vida, ¿Por qué el ser humano no puede crear trabajos diferentes a los ya existentes?

¿O ES QUE HEMOS HECHO A LOS ROBOTS MEJORES QUE NOSOTROS?

.- Que yo sepa no tienen emociones que los impulsen. Hasta la rabia nos impulsan a hacer cosas que pensábamos que eran imposibles. Que yo sepa no se ríen como nosotros, cuando vemos una película o un hecho gracioso.

Que yo sepa, estamos hechos de emociones. ¿Y no se han creado cosas gracias a ellas?

.- Que yo sepa tenemos la capacidad de ser críticos con nosotros mismos. De dudar de las cosas, de no creerlas, hasta de mentir a los demás. Y que yo sepa los robots, no lo tienen. Siendo críticos, hemos derrotado dictaduras y hemos mejorado productos.

.- Que yo sepa todos nos sentimos y somos singulares. Esa singularidad, nos hace pensar de manera diferente a cada uno de nosotros, Actuando de manera diferente. Y que yo sepa, nosotros les metemos un programa a los robots, y actúan de forma automatizada, siempre igual.

Esa forma de pensar diferente, esa forma de ver la realidad de forma alternativa, QUE ES LA DEFINICIÓN DE CREATIVIDAD, es principalmente la razón por la cual el ser humano no tiene que tener miedo a ningún tipo de avance.

Porque es capaz de ver a través de pequeños detalles, cosas que hemos pasado por alto. Porque la realidad tiene muchas vertientes, y un robot solo puede ver uno y siempre es la que nosotros le “introducimos”.

¿Por qué tenemos miedo a disrupciones exteriores, cuando todos los días las hacemos dentro de nosotros?

No existiría X trabajos, pero seguro que otros muchos, nacerán por el camino, por el talento, creatividad, poder de superación que tiene el ser humano.

Cuanto más tecnológicos estemos, más importante será el ser humano para gestionar todo eso.

¿Y tú que vas a crear? ¿Tienes miedo a que los robots te quiten tu trabajo? ¿Qué harás a cambio?

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” a través de este enlace.

¿Creerán que somos tontos?

Es más fácil engañar a la gente, que convencerlos que han sido engañados” decía Mark Twain.

Hace unos días recibí a través de un amigo, un email que era la newsletter de un gran “gurú iluminado” de la espiritualidad y el emprendimiento.

Comenzaba con una frase así: “El mejor libro que he escrito”.

He aprendido a través de las presentaciones, conferencias y artículos realizados a lo largo de estos años, que lo que TÚ creas no importa nada.

Muchos artículos que pensaba que me habían salido “redondos” luego no tenían la repercusión que creía. Muchas conferencias que tras terminarlas, había salido decepcionado por mi actuación, a la gente le había encantado y disfrutado como nunca, según ellos.

Cuando tu trabajo está orientado hacia los demás, el baremo de si es un buen trabajo o no, no lo estipulas tú, lo hacen los demás. Quieras o no.

Tienes que tener un EGO más grande que la Sagrada familia para decir que es el mejor libro que he escrito. Es respetable que lo puedas pensar, pero empiezas demostrando que entre lo que promulgas, y en realidad eres, va un trecho más grande que el Guadalquivir.

Seguidamente, ponía “mi nuevo libro….está fascinando a la gente y, agradecería enormemente tu apoyo para difundir su mensaje.”

Y yo me pregunto: Si piensan que es lo mejor que les ha podido pasar , ¿Por qué estas pidiendo apoyo para difundirlo? ¿O es qué los videos virales de Youtube, sale antes el niño que se cae por la playa, pidiendo que lo difundan antes de meterse una leche?

A través del estudio realizado para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, la viralidad nace, no se impone.

Cuando a la gente le pides que haga algo, nunca acaba haciéndolo. Sienten que se les está imponiendo que hagan algo, que tiene que nacer de ellos. ¿Dónde está la voluntad de las personas? Hablamos mucho de ella, de que todos somos libres, pero mejor para mis intereses, darles todo “masticado”, no vaya a ser que no consiga lo que pretendo.

Si las personas creen que tu producto es bueno, lo publicitaran ellos sin que tú les digas nada. Se sentirán orgullosos de hablar de él a todo el mundo. Se sentirán únicos al usarlo y querrán que los demás lo hagan también.

No se puede “recomendar” que hagan lo que les tiene que salir del corazón. Porque quizá lo hagan, pero lo que será “pan para hoy” será “hambre para mañana”.

¿No se habla en la espiritualidad que tenemos que dar sin esperar nada a cambio? Pues parece que no se cree en lo que se promulga.

Más bien hablamos desde la necesidad, que no desde el amor hacia el trabajo que das a los demás. No hablas desde tu confianza en lo que sabes que provocará, o te gustaría y lo que haces es “echar gasolina” para avivar las llamas de una forma artificial.

Algunas de sus “recomendaciones” eran:

.- Compra una o más copias en su enlace.

La gente compra siempre lo que necesita y quiere comprar. Ni más ni menos.

Podrá haber técnicas de influencia, que te harán comprar dos unidades en vez de una, si hay alguna oferta. Caerás una vez, pero no más. Probarás el producto pero como no te guste, ya no querrás saber más de él, nunca más. Y claro que hablarás de él, pero mal.

.- Escribe una reseña en Amazon.

Ahora es la moda del Marketing, que tu libro tiene que tener reseñas en Amazon para que aparezca en las primeras posiciones de “RECOMENDACIONES”. Y a cambio ponemos “regalos” como un nuevo libro gratis o un curso.

TODO POR APARECER EN EL NUMERO 1 DE LOS BUSCADORES.

¿Pero no trata de ser el número de 1 en los corazones de tus clientes o posibles clientes? NO, se trata de ser el número en Google, aunque lo que promulgues no lo apliques en tu vida.

.- Hazles saber a 3 personas de este libro que se beneficiarían de él.

¿Y si yo quiero a 123.094, no puedo?

Nos gusta mucho implementar en nuestra sociedad ideas venidas del otro lado del charco, con el propósito de decir al mundo que estamos a la última, que somos lo más. ¿Pero es que la personalidad latina es la misma que la americana? Esta muy bien Halloween, San Patricio y todo lo demás, pero de ahí a implementar la mentalidad anglosajona en un español, va un trozo grande, por favor.

¿Dónde está aquí el pensamiento crítico? ¿Es que todo lo que haga esa persona es magnífico?

.- Comparte en tus redes noticias sobre el libro. He creado tweets y mensajes para que sea más fácil.

Para mí es lo último. Hacer tweets, para que seamos más vagos de lo que somos. Pero eso sí, se lo damos todo masticado para nuestro beneficio.

El desarrollo personal promueve que nos desarrollemos, que pensemos, que nos lancemos. El Branding que mostremos nuestra unicidad , que seamos únicos,…Pero ahora parece que la moda parece llevarnos a solo copiar y pegar lo que nos dice la marca o gurú de turno que debemos hacer, al número concreto de las personas que debemos recomendar el libro y los tweets exactos que debemos poner.

¿Dónde está mi capacidad de decisión? ¿Dónde está mi libertad? ¿Dónde está mi creatividad?

.- Preséntame a las personas que podrían presentarme como orador.

Mejor que me haga otros el trabajo comercial, que no uno mismo, ¿Verdad?

Este es un claro ejemplo cuando el Branding unido a la necesidad de vender, de darse a conocer, a la desesperación de no haber publicado el libro en una gran editorial en esta ocasión hace que se transforme en manipulación e insultando la inteligencia de la gente.

Una marca nace del corazón. Del dar a los demás lo que sientes que eres. Podrás gustar o no, podrás llegar o no a mucha gente, pero si

.- No nace del corazón

.- No hay empatía hacia los clientes del hoy y del mañana

.- No hay un respeto hacia sus inteligencias

.-Sienten que intentas manipularlos para tu propio beneficio

Podrán caer una vez en tu trampa, pero te aseguro que el futuro con ellos, será muy corto.

El Branding no es manipulación, ni querer ser el 1 en Amazon cueste lo que cueste, el Branding comienza en el corazón y si no lo ven, te aseguro que serás uno más, no el que tú quieres mostrar.

¿Qué es para ti el Branding? ¿Obligar a los demás que hagan lo que tú quieres y cómo tú quieres?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.

¿Y si hacemos más caso a lo ilógico e irracional?

La mente intuitiva es un regalo sagrado y la mente racional es un fiel sirviente. Hemos creado una sociedad que rinde honores al sirviente y ha olvidado al regalo” decía Einstein.

Creo que una de las asignaturas que tendrían que poner en los nuevos modelos de educación que tanto se promulgan, sería CONOCIMIENTO DE TU INTUICIÓN.

Desde que nacemos hasta que nos vamos para allá arriba, eso de la intuición es algo tabú. Te recuerdan por activa y por pasiva, que estamos en una sociedad racional.

Nos guía la razón. Y todo lo que este fuera de ella, ni se te ocurra nombrarla ni pensar en ello, porque las consecuencias, mejor no quieras saberlas.

En todos los extractos de la sociedad, la razón está impregnada.

Nos encanta seguir métodos. Nos volvemos locos por los datos que muestra el Big Data y hacemos caso absoluto a todas aquellas referencias que ponga el gurú de moda.

Datos, métodos, estadísticas…Somos adictos a ellas. Todo porque creemos que sí es algo testado con datos, será el único método para llegar hasta ello.

Una vez, oí la definición de una sociedad racional. Decía algo como:” La sociedad racional, se define con dos palabras: ¿Por qué has hecho esto? PORQUÉ SI.”.

Y de ahí no salimos. Creemos que cuanta más información tengamos, ya da igual la situación en la que nos encontremos , que como habremos acumulado, Máster, leído libros y acudido a ciento de conferencias…sabremos de todo..Hasta si queremos somos seleccionadores del equipo nacional de futbol.

Esto es una sociedad, basada en la razón, en el PORQUE SI.

Porque si lo ha dicho tal gurú, tiene que ser verdad…porque si lo ha dicho tal empresa, seguro que no mienten, si lo han dicho en televisión, seguro que será verdad…

Siguiendo lo establecido, pensamos que nuestra vida, será un camino de vinos y rosas.

¿Pero qué pasa cuando empiezas a sentir que no estás haciendo lo que deberías hacer? ¿Cuándo sientes que nadie satisface tus deseos verdaderos? ¿Cuándo sientes que no estás yendo por el camino que sientes que tendrías que llevar?

Que se produce un cuentus interrumptus. Te das cuenta que algo pasa en tu vida, que no va  bien…

Tranquilo, aunque no te lo creas, todo está bien. Lo que pasa, es que la intuición, está haciendo su trabajo.

Te está diciendo que no eres en verdad, lo que esperan los demás de ti. Que tus talentos son otros y no podrás desarrollarte en el trabajo aburrido que te metió los amigos de tus padres. Que no estás consiguiendo lo que la vida espera de ti, que tienes que mirar más arriba, porque allí es donde debes centrarte.

Tienes miedo, es lo que te hace sentirte vulnerable… Te das cuenta que ser uno más, ha arruinado tu vida.. Pero tranquilo, que esto no ha hecho más que empezar.

La intuición solo quiere ayudarte.

Es el momento de seguir escuchando siempre las mismas misas, de leer los mismos periódicos o ver a la misma gente.

ES TU MOMENTO.

Fue la intuición la que me hizo que empezará a escribir. Y si no le hubiera hecho caso, ahora mismo te aseguro que no estaría aquí contigo hablando.

Porque recuerda, los pasos que nunca darás en tu vida, son los que realmente dejan huella en tu vida.

Durante 7 días, he querido ser consciente que me guiaba por la intuición en todas las decisiones que tomaba, y quería poner en común con vosotros, las conclusiones que he obtenido al respecto:

.- Te dice que el miedo es una creación de tu ego.

El Zorro tenía la Z como marca en sus enemigos. El ego tiene el miedo. Cuando te sales de lo establecido, te manda el miedo, para intentar disuadirte de las ideas “locas” que puedas tener.

Si tienes miedo, es buena señal. Estarás empezando un camino que está predestinado para ti y sin todavía recorrido.

.- Que los verdaderos avances, los disfrutarás tras escuchar a la intuición.

Si sigues haciendo lo mismo de siempre, y aún esperas resultados diferentes, te recomiendo que eches la primitiva porque a lo mejor es el único método que consigas algo diferente. Porque mientras tanto, te aseguro que no.

Siempre avanzaras más haciendo cosas diferentes y en coherencia contigo, que no lo de siempre y sin rumbo. Mi intuición me dijo que escribiera el blog así como “Liderazgo Canalla” y el próximo libro, del que os hablaré muy pronto.

.- La intuición tiene la misión de reconocerte y descubrirte

Cuando te escuchas, empiezas a conocerte. Cuando empiezas a conocer, empiezas a aceptar tus sombras y luces. Cuando empieza a aparecer la luz en tu vida, empiezas a ver quién eres de verdad.

.- La rutina muchas veces se confunde, como los libros.

Los libros están muy bien. Los datos son muy interesantes. Pero te cuento un secreto? No promueven la edad. Porque los seguimos como verdades absolutas, y no lo son. Si tu intuición te dice que lo hagas de otra manera, es que existe otra posibilidad, lánzate a ello.

Existen tantas posibilidades como personas hay en este mundo.

.- Hacemos caso a nuestro corazón, que no sólo está para bombear sangre.

Damos por supuesto que el corazón estará ahí siempre. Pero te aseguro que no sabes cuándo dejará de latir. Así que dale gracias todos los días y escúchalo. No solo tiene la función de bombear sangre, sino que las neuronas que tienen te dan información. Y mucho más importante que a veces que la del cerebro o la razón.

Escúchalo.

.- Eso que buscas, llamada felicidad, está dentro de ti

Hasta ahora siempre nos hemos centrado en satisfacer y buscar metas que estaban fuera de nosotros. Es lo que dicen éxito o felicidad. Unas metas que tienes que conseguir a cierta edad. O el número de followers que tienes que tener para ser considerado como influencer. Pero la intuición te dice que todo eso, es una consecuencia del trabajo que haces desde dentro de ti. Es la recompensa al reconocimiento que te has dado cuando has optado por la intuición y no por la razón.

.- La intuición es equilibrio.

Si tu vida sentías que estabas desordenada, es que te regias por la razón. Basabas tu vida en el exterior y no en el interior. No querías escucharte, ver qué pasaba dentro de ti..Y te digo una cosa, por mucho que quieras escapar porque no quieres escucharte, te aseguro que la vida , no va a parar hasta que lo hagas.

Cuando unes razón y corazón, la paz llega a tu vida. Te lo aseguro.

.- Te hace ser más responsable de tu vida.

La cagues o no, porque la intuición nunca acierta al 100%. Tú has optado por tu intuición, siendo siempre responsable de lo que has hecho, porque así lo sentías de verdad.

.- Tú tienes el poder de crear las circunstancias que quieres crear.

Cuando dices si a la intuición, te introduces en la incertidumbre. Y es en ella la única manera de crear tu mundo, tu realidad, tu felicidad…Porque mientras tanto, eran los demás, la sociedad, quien ponía las circunstancias que estabas viviendo, ¿O me confundo?

.- La intuición es el principio del comienzo de la verdadera motivación, la auto motivación

No creo en las conferencias de motivación. No creo que nadie me vaya a dar la tecla perfecta para que vaya chutado todo el día. ¿O es que te dura para siempre la motivación tras haber ido a esa conferencia? Te aseguro que si te dura 1 hora, ya es mucho.

Cuando te descubres, descubres tus verdaderos POR QUÉ. Aquella gasolina que tienes tatuada en tu piel que te hace tirar adelante a pesar de las caídas y los imposibles que tengas delante.

Esa es la verdadera motivación, la que va a durar.

¿Y tú te atreverías a seguir tus pasos durante 7 días con la intuición como guía?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

Sergi Rufi :” Sentir es REAL”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” tengo el placer de presentar a Sergi Rurfi.

La Real Academia de la Lengua Española, nos dice que Real, significa “dicho de una persona de muy buena presencia…Regio, grandioso, suntuoso…”

Siempre he dicho que si supiéramos de verdad el verdadero significado de las palabras que utilizamos, la vida sería diferente. Veríamos la vida de otra manera.

En este mundo dominado por herramientas que nos quieren llevar a nuestro verdadero ser, a nuestro real verdadero, ¿Nos están llevando a ser unas personas suntuosas? ¿A un mundo lleno de personas que se crean del mundo regio?

Me parece que aparte de vivir en un mundo de confusión, nos confunden más. Porque aparte de no saber el significado real de las palabras que utilizamos y como juegan con ellas, vivimos en una sociedad en la que los seres humanos no saben de verdad lo que quieren.

Quieren ser felices, quieren sentirse participes de un grupo, que sus opiniones sea tomadas en cuentas, tener una pareja, como sus amigos…pero en el otro lado, saben que no son como los demás, que son diferentes, y por miedo, vergüenza o por el qué dirán…no lo muestran no vaya a ser que sean “expulsados” del rebaño llamado “sociedad”, por mostrar su realidad.

De muchas y otras cosas, tuve la oportunidad de hablar hace unos días con Sergi Rufi. Autor del libro “Despierta. Manual de Espiritualidad Rebelde, que recientemente ha sacado su nuevo libro “El arte de ser autentico. Como conectar con tu ser Real”.

Gracias Sergi por invitarnos a dirigir nuestra mirada a nuestro interior, conectando con nuestra singularidad. Conectando gracias a esa comunicación a mostrar siempre sin complejos nuestra belleza y nuestros talentos silenciados por el miedo. Podéis conocer más a Sergi a través de Facebook, Twitter e Instagram.

.- En tu anterior libro eras rebelde, ahora eres real… ¿Toda persona real es rebelde?
Tiene que serlo a la fuerza, ya que el sistema de creencias que nos ha instilado el sistema educativo durante varias décadas es una estafa, nos han enseñado matemáticas y el nombre de los ríos, pero no a saber quiénes somos y cómo vivir la vida de forma más sana y auténtica.

.- ¿Qué componentes tiene una persona real?
Sensibilidad, inteligencia, conciencia, capacidad para aflojarse y acomodarse en la vulnerabilidad, para conectar y transitar todos los estados emocionales que sienta, para responsabilizarse de su propia incomodidad sin salpicar a los demás y comunicarse desde la autenticidad de sus necesidades personales.

.- Siempre me dicen que quieren ser únicos, auténticos, pero cuando les digo, “empieza mirándote todos los días al espejo interior”, me dicen que no quieren ver lo que saben que pueden encontrarse… ¿Qué les dirías a esas personas?
Que el no querer lo complica todo porque aunque no lo quieran ver ya lo están sintiendo, y esa negación racional genera una tensión emocional inconsciente de base, y desde esa fractura interna habitan sus días.

.- ¿Cada cuánto es necesaria una revolución en nuestras vidas?
Cada vez que la crisis interior impela a ello y se requiera.

.- ¿Qué importancia tiene la astrología en tu vida? ¿Y en nuestras vidas?
La misma importancia que la hemoglobina, la proteína o el oxígeno, podemos desconocerla, podemos darle la espalda intelectualmente y no verla, pero eso no hará que deje de conducir nuestras vidas desde nuestro nacimiento.

.- Deseamos evolucionar, avanzar, pero tenemos miedo a la incertidumbre, ¿Qué nos pasa?

Que somos humanos, el temor a la incertidumbre es una experiencia universal, es un sentimiento natural a la aniquilación del ser, pero se puede (y se debería) trabajar y madurar claro.

.- ¿Estamos viviendo una espiritualidad racional, por estar tan de moda actualmente?
Más que racional es una espiritualidad estética, como todo lo que se convierte en moda, es consumista, superficial, blanda, escapista, de red social, es la espiritualidad danone o spa.

.- ¿Somos seres humanos que andamos con follones en el alma durante todos los días?

Depende de tu nivel de sensibilidad, inteligencia y conciencia, y de tu desarrollo espiritual.

.- ¿Dices que los ídolos que tenemos son la imagen de la sociedad que tenemos?

Absolutamente, tenemos ídolos superficiales y mediocres porque son reflejo y martillo de una sociedad superficial y mediocre.

.- ¿Cómo empezamos a ser REALES?
Sintiéndonos, abriéndonos en canal a nuestro espacio interior con curiosidad y amabilidad, y siendo responsables, asertivos y consecuentes con ello hacia fuera.

.- ¿Es posible una sociedad REAL? ¿Y las empresas reales?
Todo empieza en lo individual, si tú y yo lo somos el anillo se expande hacia fuera, tenemos la responsabilidad de contagiar.

.- ¿Dices que sólo los falsos sobreviven?
Lo decían los Sex Pistols sí y hay algo de eso, en el contexto que lo dijeron, sobrevivir artísticamente, tener éxito siempre, para ello debes adaptarte a las diferentes demandas y cambios de moda y por lo tanto tienes que acabar transformando tu propuesta inicial a riesgo de acabar vendiéndote… como también ha ocurrido con los casos de acoso sexual en Hollywood, para conseguir un papel hay que inclinar la decencia y someterse, así está el patio para sobrevivir hay que fingir mucho… aunque en lo individual y hacia dentro es casi al revés, sólo la conexión con lo auténtico (la emoción, el cuerpo, el espíritu) nos garantiza la supervivencia de nuestra dignidad e individualidad.

.- ¿Qué es el postureo espiritual del que hablas que tanto vemos en redes sociales?
Poner una foto de una posición perfecta de yoga y seguir siendo egoísta y manipuladora en tus interacciones, mostrar sólo el brillo y tapar la oscuridad, ocultar la completitud de todo ser vivo, quedarse en la pasarela de los hechos, en el teatrillo de los selfies, pura ficción.

.- ¿Por qué dices que la psicología y la espiritualidad tendrían que estar unidas?
Porque ambas tratan de lo humano, una en el tramo inferior de la existencia y la otra en el superior, somos tanto una lúgubre mazmorra como un ático soleado, cada instancia requiere limpiarse con un tipo de escoba diferente.

.- ¿Qué pondrías si tuvieras una valla publicitaria a tu disposición?
SENTIR ES REAL.

.- ¿Cuál es la mayor inversión que una persona podría hacer con menos de 50 euros? Comprarse mis dos libros (Risas)

.- ¿Quién es la primera persona que te viene a la mente si te digo la palabra éxito?
Mi abuela, con sus 98 añazos, habiendo vivido una guerra civil de principio a fin, varias ruinas económicas, habiendo sacado adelante una familia con siete miembros, la muerte de sus padres, su marido y dos hijos, y ser capaz todavía de disfrutar de los hijos que quedan, de sus nietos y biznietos. Los héroes reales son anónimos, no llevan capa ni tienen Instagram.

 

¡¡ Un Te quiero y un Adios!!

“Eres el adiós que nunca sabré decir”

Hace unos días me preguntaban:

¿A qué palabras has tenido miedo en tu vida?

Dije que a 2:

TE QUIERO y a un ADIOS.

Sin dilaciones, sin miedos al que dirían, salieron de mi boca como una bala sale de una pistola directa a su diana.

Creo que son las dos palabras más difíciles de pronunciar por un ser humano y las que más transformación producen.

Nos cuesta decir TE QUIERO.

A pesar que las películas de Disney, las de las 3 de la tarde los sábados y algún realilty que nos dicen lo bonito que es el amor, los vaivenes tan divertidos que viviremos y lo chulo que es pasar el domingo por la tarde en el sofá y una manta, tenemos un miedo atroz a decir, TE QUIERO.

Ya no estoy hablando de un Te quiero como una posible pareja, simplemente un te quiero como amigo, hermano o familiar.

Nos cuesta, y mucho.

¿Por qué?

Porque TENEMOS MIEDO.

Miedo a que nos miren raro, a ser rechazados, a que piensen que somos de otra orientación sexual, a que seamos “demasiado” sensiblones o vete a saber qué locura se le ocurrirá a nuestro cerebro como excusa para no dar el paso adelante.

¿Y mientras tanto? Una nueva oportunidad perdida de demostrar a esa persona cuanto sentimos por ella.

Sé que estarás pensando, “Pero yo lo demuestro de otras muchas maneras..No hace falta que diga nada, lo hago todo los días a través de diferentes acciones o con regalos en los aniversarios…”

¡¡ERROR!!.

A través del estudio realizado, tanto con hombres y mujeres, SI agradecían determinados hechos, sorpresas o situaciones que demostraban el amor que tenía otra persona por ellos., pero sin un te quiero de sus labios, sentían que faltaba algo.

Me viene a la mente una situación parecida para que la entendamos mejor.

Piensa en tu grupo favorito. Piensa que estas en su último concierto. Van a tocar tu canción favorita, ves como la tocan, como la sienten, como vibran, pero no oyes ni una sola letra de sus bocas. ¿Cómo te sentirías?

Así se sienten las personas cuando no oyen un TE QUIERO de esa persona. Tampoco te digo lo que uses como un mantra y rayes la cabeza de la persona, repitiéndoselo cada minuto. Pero SI cada cierto tiempo o en las ocasiones que sientas que corresponden.

Muchas veces te aseguro que tiene más valor un TE QUIERO que todas las sorpresas que le hayas dado a esa persona hasta entonces. Siempre deja más huella

Y déjame hacerte una pregunta: ¿Qué pasaría si nunca más pudieras decir a esa persona lo que sientes por ella? ¿A qué no te lo perdonarías nunca? ¿Entonces qué vas a hacer?

Vivimos con miedo al ADIOS.

Nos desvivimos en la desesperación de encontrar una seguridad. Seguridad en el trabajo, con las amistades, con la familia, con la pareja… Pensamos que si encontramos todo lo que nos dicen que tenemos que tener, y más a una cierta edad, ya seremos considerados “ciudadanos de 1ª”.

Y cuando lo conseguimos, parecemos Golum con nuestro anillo. Hacemos todo lo posible para que no se vaya de nuestro lado todo eso conseguido. Y cuando ya creemos que no se marchara de nuestro lado, llega el ADIOS.

Nos preguntamos el por qué, nos llevamos las manos a la cabeza, nos lamentamos, pero el tren está partiendo, queramos o no, es hora de decir adiós.

Tenemos miedo al adiós, principalmente por el apego. Nos hemos “encariñado” de esa situación, de esa persona o ese trabajo. Pensábamos que la vida iba a terminar junto a él, pero por lo visto no va a ser así.

No queremos imaginarnos cómo sería la vida sin esa persona. NO QUEREMOS. Nos preguntamos que será de nosotros, si podremos vivir en una situación nueva, diferente… Ni queremos imaginárnoslo.

Lloramos , pataleamos, y haremos lo legal e ilegal para que se vaya de nuestro lado..Todo porque tenemos miedo al adiós.

Un adiós supone incertidumbre, desconocimiento y dudas.

Supone que estamos “perdiendo” algo que teníamos. Que nos hacía sentirnos cómodos. Hacia algo que tendremos que ganarnos de nuevo para seguir viviendo esa “seguridad” tan soñada y anhelada.

Un adiós:

.- Enseña.

Te enseña todo lo que has vivido hasta ese momento. Los malos y buenos momentos. Lo que has hecho o no, por rutina, vagancia o miedo. Lo que creías que era imposible así como sensaciones únicas e inolvidables.

.- Aprendes a ver en qué has fallado.

No digo que te reboces en los fallos. Pero sí que aprendas de lo no realizado, de las caídas vividas y de la inanición sufrida. Porque en muchas ocasiones, ese adiós, es por “haber dado por supuesto”, que eso estaría ahí siempre.

Damos por supuesto que todo será para siempre, y la vida nos enseña que no es así. Que hasta nosotros tenemos una fecha de caducidad. Pero por no haber hecho las cosas como deberíamos haberlas hecho, por miedo, principalmente, el tiempo se ha agotado y es hora de decir adiós.

.- La vida es Hola, pero también Adios.

Somos seres humanos apegados que piensan que viviremos para siempre , con lo que tenemos y con las personas que nos rodean. Y la vida no es así. Todo lo que viene, se va. Nosotros también. La vida es cambio, es hola y también adiós. Pero aún creemos que seremos inmortales, que nada se irá de nosotros, porque ya que vienen, nunca se irán. Y las cosas tal como vienen, se van.

Aprendamos a vivir en el presente, a exprimir cada momento y a no dejarnos nada en el tintero. Porque no sabemos cuando será el adiós.

Son dos palabras que se encuentran tapadas detrás de nuestros labios. Escondidas no queriendo ser nunca llamadas a escena.

Un Te quiero, hacer descampar esta vida que vivimos llena de turbulencias. Así como un adiós, hace que salga el sol en un mundo tenebroso

Para mí son dos palabras, que muestran siempre el principio del comienzo de algo, mejor de lo vivido hasta la fecha

¿Cuántas veces has dicho te quiero hoy? ¿Por qué tienes miedo decir adiós a esa situación o persona?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla .Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¿Qué hacemos con las cicatrices?

A veces me pregunto si las cicatrices son suficientes para demostrar que alguna vez has amado a alguien” decía Ron Israel.

Todos tenemos cicatrices.

Pero parece que en este mundo “ideal”, decirlo, es ganarte un billete directo y en 1 clase, al mundo de los “raros” o de los “sensiblones”.

Sin embargo todos tenemos unas cuantas cicatrices.

Por temas amorosos, familiares, de trabajo, por sueños no cumplidos o rechazos inesperados, …Todos hemos sufrido procesos que han dejado una marca en nuestra piel o corazón.

Pero nos han enseñado que ante una cicatriz, tenemos que taparla con “la tirita de la felicidad”, del “no pensar en el pasado” o con una “lobotomía”.

Todo porque tenemos que ser, o parecer ser, “ideales” ante los ojos de los demás. No tienen que saber que hemos pasado, sino hacer que vean que somos el “producto” único, exclusivo y maravilloso.

Es lo que nos propone esta sociedad, liderada por la Industria de la felicidad “irracional”.

¿Me acompañas a ver cómo nace una cicatriz?

Una cicatriz nace de una frustración.

La frustración de no haber cumplido o alcanzado una expectativa que teníamos.

No hemos conseguido esa cita que sentíamos que íbamos a tener, no nos han llamado para la 2 entrevista que pensábamos que íbamos a superar, o no hemos alcanzado un acuerdo con nuestra familia ante un problema surgido..

Sentimos frustración por no haber alcanzado aquello que nos habíamos propuesto. Y a cada momento que nos acordamos de lo sucedido, la herida se hace más grande. Y con ello la cicatriz.

Ya está hecha la herida, ¿Y ahora qué?

Es el paso del tiempo la que forma la cicatriz. Creemos que ya ha pasado, que es un tema olvidado y que hay que mirar para adelante. O al menos eso es lo que nos dicen que hagamos, con la canción de fondo: “Cura sana, cura sana, si no se te curará hoy, se te curará mañana”..

¿Y qué hacemos con la cicatriz?

Tenemos 2 opciones:

.- Mostrarla como un trofeo de nuestra vida de mierda

Si, esa frustración la convertimos en victimismo.

“Es que siempre me pasa a mí todo, como puedes ver…SI quieres te enseño todo lo que me ha pasado…mira el daño que me hizo…”

Esa frustración es un victimismo que creemos que nos beneficia, porque los demás, nos miran con cara de compasión, nos abrazan y nos dicen: “Tranquilo, todo irá bien. Yo estoy aquí para lo que necesites”.

Y lo que creemos que necesitamos, es alguien fuerte y rudo que pueda devolver por 100 el daño que esa persona o empresa nos ha hecho. Que sepan lo mal que lo hemos pasado, porque así sentiremos que nuestro ego, se restablecerá después del mazazo sufrido.

Por un tiempo te “compraran” tu situación, pero te aseguro, que si sigues dando la “murga” a la gente que te rodea de lo mala que son las personas, la sociedad y hasta los Teletubbies, acabaran mandándote de una patada a que recorras la Muralla China de rodillas unas cuantas veces ida y vuelta.

¿Y qué hacen las personas y empresas disruptivas con las cicatrices?

Convertirlas en ENERGIA.

Energía que reencamine el sentido de la situación de un victimismo a una transformación sin precedentes en tu vida o empresa.

Una energía que transforme las caídas, enfermedades o fracasos en motores de gasolina y no que impida ya “arrancar nuestra vida para siempre.

Veo muchos “storytelling” de profesionales y empresas, así como historias personales, en los que enarbolan que han superado enfermedades (de lo cual me alegro), que han salido de la quiebra (me alegra también), pero cuando les preguntas, QUÉ han aprendido de esa situación, así como si la han ACEPTADO, respondiendo casi siempre con un NO SÉ.

Para transformar la frustración e energía:

ACEPTA lo que te ha pasado. Siéntete ORGULLOSO que superaste dicha situación y que APRENDISTE de todo lo vivido.

Es en estos momentos, en los de frustración, cuando realmente vemos que estamos hechos. Y no creo que no estés hecho de nada, cuando optes por el victimismo, más bien, has decidido no querer descubrirlo. Has optado por no ver que hay dentro de ti, optando que sean los demás quienes te lleven “en palmitas” por la vida.

Pero los cuentos siempre tienen un final y si optas por ese título, te aseguro que no será muy alegre.

Cuando miramos a la frustración a la cara, estamos ante la galleta de la suerte que nos dice que futuro nos depara. Cosas que no veíamos de nosotros mismos, situaciones que creíamos que dominábamos y son ellas las que nos dominan a nosotros. O hasta amores y talentos escondidos.

Son estos momentos los que nos suelen descubrir, además, el PORQUÉ estamos en este mundo.

Es la hora de dejar un legado, de dejar un mundo mejor que con el que estábamos hasta ahora conviviendo. Ya no te digo que te conviertas en Teresa de Calcuta, Steve Jobs, o Martin Luther King, pero sí, que al descubrirte, veas que puedes a portar tu granito de arena, a esa transformación y evolución ayudando a los demás a través de tus talentos y cualidades descubiertas.

La frustración te encamina hacia la inanición o hacia la acción. Pero a las dos a la vez, te aseguro que no.

Como bien dice Antonio Renom, en su libro “El aprendizaje de las cicatrices”, nadie quiere ser considerado como un débil. Pues para ello, tienes que zambullirte de cabeza en esa debilidad que la frustración te está mostrando.

Y para ello tenemos que JUGAR. Si por favor, dejemos de tomarnos la vida tan en serio, y disfrutémosla, juguemos con ella. SI ella quiere que juguemos al juego de la frustración, aunque no quieras, te aseguro que vas a ser partícipe de la partida más importante de tu vida.

De ti depende salir de ella ganador o vencido. Solo tienes que darle a la tecla de convertir frustración en energía o que te engulla.

Toda decisión dejará constancia de nuestro legado, de ti depende.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.

 

¿Verdad o Manipulación?, ¡¡Qué dilema!!

Con una hábil manipulación de la prensa, pueden hacer que la víctima parezca un criminal, y el criminal, la víctima” decía Malcom X.

Llevo tiempo haciéndome una pregunta:

¿Qué es la verdad? ¿Existe la verdad absoluta?

Ya no solo en estos momentos, sino siempre hemos podemos oír frases así:

Toda la verdad te estoy contando…Créeme es toda la verdad…Los demás te están mintiendo, yo sólo te cuento la verdad…Prefiero que me cuentes toda la verdad, antes de enterarme yo por otros lados…”

¿Pero qué es la verdad?

Según la R.A.E dice que es una “Expresión clara, sin rebozo ni lisonja, con que a alguien se le corrige o reprende…Conformidad de lo que se dice con lo que se siente o se piensa..”

Por lo que estamos viendo, en función a las diferentes definiciones que tiene, podemos decir que la verdad:

.- Es algo incontestable

.- Que no cabe ninguna duda respecto a su definición

.- La utilizamos como reprimenda a los demás y como muestra de nuestra inteligencia o poder.

.- Creemos firmemente en ella. Es la transformación de nuestros pensamientos en sonidos.

Antes de decir nada, ya estamos pensando, que vamos a promulgar, NUESTRA VERDAD.

Una verdad que está formada por experiencias anteriores, por comentarios y recomendaciones recibidas por la gente que nos ha rodeado, por lo que hemos visto, por lo que hemos creído ver, entender y sentir…

Nuestra verdad está fundamentada en muchas cosas, pero sobre todo es algo que creemos que es absoluto. ¡¡NO HAY NADA MÁS ALLÁ DE NUESTRA VERDAD!!.

Absoluto porque mientras tanto nos “ha ido bien” y no queremos saber nada que nos pudiera “derrumbar” nuestra creencia, no vaya a ser que no veamos el mundo como creíamos que era hasta ahora.

Y cuando encontramos a una persona, que no nos hace caso, que no cree en lo mismo que creemos nosotros, y que nos da “razones” que están en contra de nuestra verdad, nos defendemos atacando.

No somos nosotros, más bien es nuestro ego, que no quiere sentirse herido a través de escuchar cosas que en el fondo, sabe que podrían ser también verdad.

Es una muestra de nuestra “no apertura de mente”

Así que cuando mantengas una conversación acalorada con otra persona, sobre verdades. No te sulfures cuando veas que te diga que no “quiero oír más”….Más bien tienes que sonreír, porque es su ego quien te está pidiendo una “tregua” y te dice eso porque en el fondo, no quiere reconocer que quizá tú también puedas llevar razón.

Así que ya sabes para lo próxima vez. Sonríe si te encuentras en una situación así.

Una cosa me queda clara, queramos o no: NO EXISTE UNA SOLA VERDAD. Existe tantas verdades como personas hay en este planeta.

¿A qué pica?

Pica bastante. Lo sé.

Aunque no te lo creas, no eres el ombligo del mundo. Hay mas millones de personas que como tú, están viviendo en este mundo.

Que han tenido experiencias, que han aprendido cosas, que han observado cosas,… y que tienen su verdad respecto a cualquier tema.

Y eso, tengan razón o no, TIENES QUE ACEPTARLO. No hay una sola verdad, hay millones de ellas.

Pero en un mundo, donde se caracteriza por la falta de confianza en uno mismo y en el que prima el poder, el liderazgo, hay que hacer algo, para “oprimir” la verdad de las demás personas.

Y de ahí nace la MANIPULACIÓN.

Porque manipular es: “Intervenir con medios hábiles y a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información… con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares”.

En definitiva, como no nos pueden “dominar” a través de su verdad, nos intentan dominar a través de la manipulación de la información que se tiene o creen que nosotros no podemos tener, para llevarnos a su terreno.

Para mí ya no estamos hablando de ninguna verdad, sino estamos hablando de hacer lo que sea, para dominar a nuestro contrincante, PORQUE NOSOTROS, NO TENEMOS RECURSOS PARA HACERLE VER NUESTRA VERDAD, DE NINGUNA MANERA, QUE NO SEA DISTORSIONANDO LA VERDAD.

Quien manipula:

.- No quiere que sepas toda la verdad, con sus pros y sus contras

.-No quiere que te puedas ir de su lado, te quiere dominar, te quiere para él solo,

.-No quiere que lo veas como realmente es. Te ofrece un mundo ideal acorde a tus necesidades.

.- No quiere que veas otras posibles verdades. Quiere que estés aleccionada por su doctrina, que satisfagas sus deseos, oprimiendo tu personalidad en todo momento.

TODO PORQUE NO CONFIA EN SU VERDAD. PORQUE SABE QUE ESTÁ NO TIENE LA RAZÓN ABSOLUTA, POR ESO MIENTE.

Cuando te muestras sin pelos ni máscaras, no necesitas ninguna estrategia para te sigan. Tu propia esencia, seguro que inspira mucho más que como lo estabas haciendo hasta ahora.

Se manipula, o no se dice toda la verdad, porque somos seres de mente estrecha.

Como muchas veces he dicho, tras la formación en Universidad y el correspondiente Máster (quien pueda), pensamos que ya sabemos todo lo que teníamos que saber, para navegar por la vida.

Y estamos muy confundidos.

Hay vida más allá de ese curso, hay vida más allá del mismo lugar a donde vas a veranear, hay vida más allá de los amigos con los que siempre has estado y te da miedo perder… Siempre hay mucha más vida más allá de las 4 paredes que siempre ves. Y que te da miedo perder, porque piensas que no sabrás que hacer sin ellas.

En un mundo hiperconectado, queramos o no estamos rodeados de cambios, innovación, de herramientas que pueden mejorar nuestra vida… Pero nuestra curiosidad esta “cortada” por el miedo al que nos podamos encontrar, a darnos cuenta que hemos perdido el tiempo con nuestra vida, o dudemos de nuestro posible éxito.

Así que por favor, haz lo que quieras, con tu vida, pero antes déjame decirte algo:

.- Hay tantas verdades como personas en el mundo. RESPETA como te gustaría que RESPETARAN TUS IDEAS.

.- Estás hecho de creencias, de verdades. Pero no son Absolutas. Como no es absolutamente cierto que todos los partidos, vaya a ganar tu equipo. Las cosas cambian, quieras o no. ACEPTALO.

.- No quieras Manipular. Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.

.- Ir por la vida a tumba abierta, disfrutando de todo lo que te ofrece, de las rarezas que encontrarás, te hará ser mejor persona y profesional.

.- Si quieres avanzar en cualquier aspecto de tu vida, solo empieza a producirse RECONOCIENDO QUE QUIZÁ ESTÉS EQUIVOCADO Y ES HORA DE DEJAR ATRÁS TUS VERDADES. Si no mientras, solo estarás como los perros intentando morderse la cola, en bucle.

¿Qué es para ti la verdad? ¿Y la manipulación? ¿Por qué has manipulado alguna vez?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.