¡¡Tú también eres Oro Viejo!!

Es la parte dura la que siempre crea valor” dice Seth Godin

No me importa tu edad, no me importa tu condición sexual ni el puesto de trabajo que tengas. Me importa poco el apellido que tengas, del linaje que vengas…Porque cada uno de nosotros tenemos algo en común, que nos une y no nos aleja.

Como diría algún padre: “¿Qué todos tenemos dos agujeros en la nariz?”

Que todos somos ORO VIEJO.

Es una contradicción. Y ante las contradicciones, la sociedad, las rechaza antes de una explicación o entender qué nos querían decir. Todo lo que salga de lo “establecido” como normal o coherente, es rechazado de antemano.

PUES SEÑORAS Y SEÑORES, TODOS SOMOS ORO VIEJO.

En nuestras vidas, en nuestras empresas, tendríamos que vivir sin miedos esta filosofía.

¿De qué consta?

.- Pasión

Parece que hablar de la pasión a ciertas edades, es como un tabú. “No digas que eres pasional, que se pensarán cualquier cosa… Tu pasión es un hobbies, deja de pensar que podrías transformarla en tu forma de vida…” Pero los “Oro viejo” saben que es la pasión la que mueven el mundo, la que lo transforma.

La pasión es una actitud ante la vida. Es quererla exprimir hasta la última gota, es querer vivir sin saber qué pasara mañana (¿O es qué tú lo sabes?..Una cosa es lo que crees, otra la que será…), es quererla conocer, es quererla vivir, y todo guiado por tu corazón, no por tu razón.

La pasión es el motor de transformación de nuestras vidas y de la sociedad. ¿O es que has conseguido cosas que creías imposibles sin pasión? Ahora estás sintiendo pasión leyendo este artículo, ¿Y crees que es algo malo?

.- Canallas.

Si todos somos canallas, lo que pasa que unos lo han desarrollado más que otros. Canalla es una persona que rompe lo que tenga que romper (de forma metafórica) para sentirse en paz. Porque los veras sonrientes, con una sonrisa de oreja a oreja, a pesar de las caídas, a pesar de los NOES. Creerás que a pesar de las circunstancias,

¿Cómo pueden sonreír?

PORQUÉ la felicidad para ellos es sentir la tranquilidad que te da la vida al sentir que estás haciendo lo que sabes que tienes que hacer.

Porque viven SUS normas. Te podrán gustar o no, pero saben que gracias a ellas, sienten que están viviendo esa respuesta que todos queremos conocer: ¿Por qué y para qué hemos venido a este mundo?

.- Gritan a los 4 vientos, que se sienten orgullosos de ser Mofetas de la sociedad.

Ya sé que no te olerá bien el titular, pero así tendríamos que ser. Siempre desprender en todo momento, en cada relación, en cada acto nuestra esencia.

Cuando vemos a las mofetas, pensamos que son “majas”, que es algo exótico, algo diferente. Así nos pasa con las empresas o personas nuevas y diferentes. Pensamos igual, que mágicos. ¿Pero qué pasa cuando empiezan a desprender su olor y nos afecta a nuestro “territorio”? Pues que lo que parecía “gracioso” ya no nos hace tanta gracia, porque está tocando a nuestros clientes, amigos o nuestro “pan”…

Vayamos por el mundo desprendiendo nuestra esencia, desde la coherencia, humildad y dejando atrás la “sin razón”.

.- Locos Soñadores

Son considerados como locos por los demás. Pero para ellos, es simplemente vivir en coherencia.

Sueñan con crear una fiesta, con crear su empresa, con llegar a quien crea lo necesita con su mensaje, y lo consiguen. A pesar que aún habiéndolo conseguido, la gente no se lo cree, ni reconoce que estaba confundida en sus pronósticos…A ellos no les importa, sienten que la vida es lo que dicta su corazón, a pesar de los límites, clichés que puedan romper.

La vida para ellos son las oportunidades que la vida les pone delante y no se van a quedar esperando a que las circunstancias fueran “ideales” para realizar ese reto o desaparezca el miedo de sus vidas.

Han venido a disfrutar, a sentir, a caerse y volverse a levantar, a reconocer sus fallos y disfrutar de sus éxitos, siempre a través de sus sueños, pasiones o intuiciones.

Tú dirás que son locuras, porque tú no te atreves a hacerlo, pero en el fondo es lo que querrías hacer. Hacer lo que sientes, lo que visualizas y lo que digan los cenizos de tu alrededor, TE LA BUFE.

.– La edad es solo una edad.

Si echamos vistazo a Internet, vemos como han proliferado iniciativas y festivales, sobre etapas de nuestra vida, sobre series que veíamos cuando éramos pequeños.. Cuando los vemos , lo primero que hacemos es sonreír, pero al instante decimos algo para que la gente que este alrededor nuestro, no crea que somos unos raros: “Que buenos tiempos vivimos en aquella época, pero la verdad que no estoy para volverlos a vivir..Ya soy un hombre de familia, ya no tengo edad, ¿Te imaginas que fuera? Sería el padre de todos?…”

Vivimos en función de lo que digan los demás, de que no se puedan avergonzar de nosotros, de lo que puedan decir… Y mientras tanto lo que hacemos es perdernos la vida. Perder la oportunidad de sentir, de vivir, de saltar, de volver a sonreír…Porque en el fondo, si estás pendiente de las apariencias, de miedos, vergüenzas, no estás viviendo por mucho que creas.. ¿O no me dices que cuando llegas a la cama, sólo piensas cómo sería tu día a día si hicieras lo que realmente sientes?

Somos oro, pero vamos por la vida, deseando ser plata, como son los demás.

Somos oro, pero tenemos miedo a deslumbrar, por el miedo y el qué dirán.

Somos oro y cuando menos lo creas, ya no podrás mostrar tus 24 quilates.

Somos oro, pero no lideramos el proceso, creyendo que serán los demás, quienes sepan vendernos mejor.

Somos oro, y tenemos miedo a mostrarlo, por incoherencias y tonterías.

NUNCA LO OLVIDES, ERES UN ORO VIEJO, QUE CON EL PASO DE CADA AÑO, SIENTE, VIVE, DISFRUTA TODAVÍA MÁS.

Nunca pierdas NI olvides qué eres, ni quién eres.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.

 

Anuncios

Career Coaching: Vivir en la Coherencia

“El secreto para gozar de una imagen poderosa reside en una sola palabra: COHERENCIA”

¿Todavía estás aquí? ¿Quieres seguir leyendo cómo va a ser el principio del comienzo de tu nueva vida? ¿O es que eres un curioso, y aunque sigas queriendo que restituyan tu ego, tu honor y tu curriculum, quieres ver cuál puede ser el otro camino a tomar?

Quieras decirlo en voz alta o no, acabas de aceptar que la situación es la que es.

Los seres humanos, hacemos lo posible e imposible, para creer tener el poder de las manecillas de la vida, y poder echarlas atrás, para repetir situaciones que hemos sentido que la hemos cagado o para no ocurran algunos hechos.

Y eso de momento, solamente ocurren en las películas de Hollywood y en nuestro cerebro. Aunque todo llegara a este ritmo.

Cuando NO ACEPTAMOS LAS SITUACIONES, vivimos en plena bucle y sin salida. Nos quejamos, nos lamentamos, queremos volver a tiempos pasados, nos cagamos en nuestros EX jefes, nos lamentamos de aquella situación que dijimos NO, por nuestra lealtad a la empresa, nos acordamos de aquellos momentos que nos hemos perdido o personas que se han ido de nuestro lado, porque estábamos “comprometidos” con la empresa…

Vivimos en pleno lamento. Y lo que estamos haciendo es NO VIVIR EN EL PRESENTE.

El presente te ayuda a aceptar que:

.- Que la vida es cambio, queramos o no.

.- Que no podemos vivir apegados al pasado. Qué es eso. Pasado que solamente traes al presente pero que nunca podrás revivir de verdad, solo será siempre un recuerdo.

.- Que no puedes estar viviendo en algo, que ya sucedió. Porque mientras tanto, además, estás perdiendo subjetividad, oportunidades que tienes enfrente de ti y el poder de liderar tu vida. Que no sean las circunstancias quienes lo hagan, si no tú, quienes crean las circunstancias que tú quieres.

Tienes miedo a vivir en el presente, a aceptar lo que te ha ocurrido, porque creerás que has perdido el tiempo.

Para nada. Lo estarás perdiendo si no sacas ningún aprendizaje de lo vivido, de lo ocurrido. Como es lo que solemos hacer. Esperamos que los demás nos den las respuestas a lo sucedido, echarle la bronca a los demás por lo que nos pasa y piensas que “bonito” hubiera sido si lo hubieras sabido antes. Sabido antes, porque le hubieras dado en los morros al jefe, en vez de estar viviendo lo que estás viviendo.

Déjate de tonterías, límpiate las lagrimas, deja de pensar en el futuro (que no eres adivino y no sabes lo que va a ocurrir) , mírate al espejo y dite bien fuerte: SOLO TENGO EL AHORA Y ES EN ÉL, DONDE VOY A CREAR LO QUE YO SIEMPRE HE SOÑADO.

Porqué seamos claros: ¿Cuántas veces has dilatado tu sueño? ¿Cuántas veces has estado esperando al momento idóneo para hacer algo y nunca ha llegado?

Te pasaba porque no vivías en el presente. Esperabas a que se diera la conjunción de Venus y Marte, y eso pasará dentro de 500 años o que a tu jefe te diera el puesto, que de antemano estaba destinado a su hija..

Preferimos quejarnos, lamentarnos, que no saber donde pisar. Y para empezar a pisar fuerte en la vida, hay que aceptar quién eres, qué quieres y que sólo tienes una vida. Y cuando lo tengas integrado, empezarás a pisar FUERTE, allá donde quieras ir, aunque no conozcas todavía el camino.

Estarás empezando a ser COHERENTE, a ACEPTAR el presente. Que no quiere decir resignarte, sino empezar a ser el líder de la manada, llamada tu vida.

Ser coherente es empezar a:

.- A responder a las preguntas que siempre te has hecho pero siempre te daba miedo verbalizar las respuestas, que ya sentías.

.- Es empezar a ver la vida, como es, una serie de oportunidades, momentos a tu disposición. Que por seguir la corriente, no querías ver hasta ahora.

.- Es empezar a expresar lo que sientes dentro de ti. Algo que no habías hecho por miedo al qué dirán, a la vergüenza de sentirse desplazado porque te considerarían un bicho raro.

.- Es empezar a aumentar la confianza en ti. Cuando empiezas a dar pasos hacia caminos inhóspitos, te das cuenta que puedes, sabes y sientes más de lo que hacías hasta la fecha . Te descubres, porque hasta ahora, pensabas que eras lo que decían los demás de ti. No lo que sabía que había dentro de ti.

.- Es empezar a vivir, y no a sobrevivir como es lo que estabas haciendo hasta ahora. Estabas viviendo en función de las condiciones, deseos y circunstancias que te rodeaban. Pensando que no habría otra vida posible aunque la soñabas. Y eso es vivir, sentirte, vivirte, creerte y crearte.

Ser coherente es empezar a preguntarte:

¿Y AHORA QUÉ?

Cuando empiezas a preguntarte esto, sabes que la única estrategia que vas a seguir en el trabajo y en la vida, es SER TU MISMO. Y lo que te vayas encontrando por el camino, serán herramientas, que te ayudarán a llegar a donde sientes que tienes que llegar.

Quizá no lo consigas, te advierto. Pero no te lo reprocharás, porque al menos habrás ido de frente y de cara, hacia tus sueños y caminando junto a tu miedo.

Eso es vivir, eso es sentir el presente.

¿Seguimos?

Ahora comienza el periodo de APRENDIZAJE o como yo lo llamo VIVIR.

Aprenderás:

.- A saber quién eres de verdad.

Hasta ahora no lo sabías. Ese concepto que tenías de ti, era la suma de tus experiencias, de condicionamientos impuestos por los demás y miedos adquiridos, a los que no les has hecho frente nunca, ni tampoco se te ocurría hacerlo.

Emprender el camino hacia el trabajo en el que te quieres desarrollar a partir de ahora, es empezar a proclamar a los 4 vientos, quien eres. Les guste bien o no, pero tú eres así, y vas hacia lo que sientes.

.– A descubrir que se puede ser feliz yendo a trabajar.

Hasta a hora dependías tu estado de ánimo de cómo venia el jefe. Los domingos llorabas o te ponías malo pensando que al día siguiente tenias que ir a trabajar.

Ahora estarás buscando y haciendo lo que sientes que tienes que hacer. Ya no digo que emprendas, sino que estarás haciendo las labores que siempre has soñado o en la empresa que realmente te gustaba. Y tu actitud ante los inconvenientes que te encuentres, ante las caídas, los NOES, no será la misma con la que los afrontabas hasta ahora

Es tu momento, será duro, será complicado, dudarás, pero siempre te irás a dormir con la satisfacción del trabajo bien hecho, de darte en todo momento por y para los demás, por y para tu pasión, por y para tu disfrute.

Sabrás que estás viviendo este periodo cuando sientas que estás durmiendo como un bebe.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

Career Coaching: Hoyo

Cuida de los pequeños gastos: un pequeño agujero hunde un barco” decía B. Franklin

Te ha explosionado en la cara la situación. Has vivido con incredulidad todo lo que estaba sucediendo. Has sentido más rabia que la Masa, al ver que lo que era creías que era un sueño. Has intentado negociar con la vida, todo lo posible e imposible para dar marcha atrás a algo que sientes que es verdad, es hora de cambiar de trabajo, es tu hora.

Pero el tiempo corre y ya has firmado los papeles que suponen un adiós a tu zona de confort y un HOLA a nuevas experiencias.

Sé que en estos momentos, estarás diciendo: “Mira, la positividad te la metes donde quieras. Yo quiero mi puesto de trabajo, mi tranquilidad, y la incertidumbre para otro..Yo quiero tranquilidad…”

Te entiendo y lo respeto. Pero si eso quieres, te voy a acompañar al HOYO. Que es donde te encuentras ahora mismo.

¿Seguimos?

Si, estás en el hoyo. Y de ti depende salir o seguir en él por los siglos de los siglos.

Sigues dominado por tu cerebro. Le has dejado que haga todo el trabajo. Y en vez de mostrarte soluciones, ver que puedes conseguir lo que te propongas, que es el momento con el que siempre soñabas, de hacer lo que siempre habías querido…¿Qué te está enseñando?

El momento ahora es el más inoportuno para quedarte sin trabajo. Ahora es imposible hacer nada diferente…Está todo inventado…Ahora que tenía el sueño de irme de viaje con mi pareja no podré irme… Ahora que había decidido casarme…no voy a poder… Ahora que…”

Estamos quejándonos sin parar y echando la culpa de nuestra situación a los demás. Al Estado, al Ceo de turno, a la empresa consultora o al dependiente de la tienda de abajo que nos miró mal el día que recibimos la carta de despido…

TODO EL MUNDO TIENE GRAN PARTE DE CULPA DE TU MALA SUERTE.

Si quieres seguir con esa mentalidad, PERFECTO.

Estarás esperando que venga alguien a ayudarte, a darte la mano y que haga él/ella todo lo que no te atreves tú hacer, porque tienes miedo a volver a sufrir.

Lo siento mucho: La vida es caerse y volverse a levantar. Si quieres estar en el suelo, estarás sobreviviendo, no viviendo.

Esperaras a qué el consultor de turno, te de un trabajo con el que te sientas recompensando. Te sentaras en la silla delante de él, cruzarás los brazos, con cara de querer romperle la cara y tus ojos diciéndole: “No creo que sepas como me siento ni tampoco que vayas a conseguir lo que siempre he querido…Aquí me tienes...”

¿Dónde queda la actitud? ¿Dónde queda una actitud proactiva? Lo único que estarás haciendo, es reaccionando a todo lo que creas que te está sucediendo, creas que te están diciendo y añorando lo que se ha ido y no yendo hacia lo que quieres y sientes.

¿Qué estás haciendo con toda la energía que acumulas? Echarla en cara a los demás. ¿Qué beneficios crees que conseguirás con esa actitud? NINGUNO.

Bueno si, que empiecen a dejarte de lado las personas que te quieren de verdad, POR INSOPORTABLE, y esas OPORTUNIDADES con la que soñabas, aunque estén delante de ti, no las veas, marchándose de tu lado, para siempre.

¿Qué te parece?

Los seremos humanos preferimos vivir en la infelicidad que sentir la incertidumbre. Preferimos llorar y patalear, a limpiarnos la ropa de mierda y coger el camino que sentimos que tenemos que coger.

Tú decides

Si tomas el camino del pataleo, quizá te salga bien, pero no por mucho tiempo. Si eliges el camino de la incertidumbre, te podrá salir bien o mal, no lo sé, pero te aseguro que aprenderás mucho más de ti, que te sorprenderá. Y te aseguro, que eso que buscas, que se llama felicidad, la encontrarás.

¿Qué hacemos?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

Career Coaching: Rabia

La ira es un acido que puede hacer más daño en el recipiente en el que se almacena que en cualquier otra cosa en que se vierta

La INCREDULIDAD te ha dejado paralizado.

No sabes qué ha pasado, por qué te han dado a ti la carta después de todos los esfuerzos que has realizado por y para la empresa, solo han servido para sentirte como un número más.

Ni una reunión, ni un ponerte en antecedentes, ni una recomendación que te hubiera puesto en sobre aviso,..

Absolutamente nada.

Entraste con ilusión. Hiciste esfuerzos para integrarte dentro de la empresa. Diste lo máximo de ti. Hasta te asombraste de lo que eras capaz. Hasta algunas personas de allí empezabas a pensar que podrían ser unos buenos amigos.

Sabias lo que es trabajar en equipo. Conseguir cosas imposibles y descubrir talentos que no sabías que tenías.

Te inspiraba tu responsable. Veías que él era el primero siempre en entrar y el ultimo en irse. Que los éxitos eran para nosotros y las cagadas, él era quien se hacía responsable.

¡¡Qué tonto te sientes!!

Te sientes engañado.

Es como cuando tu pareja, tras haberle dado todo y más, te dice que ya no siente nada por ti. Y empiezas a darte cuenta, que para ella, solamente habías sido uno más entre la lista de relaciones que habían pasado por su vida.

Un número más, no una persona.

Y eso te da RABIA.

Estás más rabioso que un bulldog cuando siente que entran intrusos a su casa.

Te sale la baba por la boca, quieres morder, abalanzarte encima de alguien y no para hacerle arrumacos.

.- Rabioso porque no han tenido ninguna consideración contigo.

.- Rabia porque si lo llegas a saber no te esfuerzas tanto sabiendo cómo iba a terminar la cosa.

.- Rabia porque podrías haber hecho otras cosas y por “amor” a la empresa, a esa persona, no las has hecho, pensando que se podría enfadar o despedirte.

.- Rabia porque crees que no te lo mereces. Más bien es tu ego quien lo piensa. Porque no acepta que la vida es cambio y esta vez te ha tocado a ti, como podría haberle tocado a otro.

.- Rabia porque no quieres empezar de nuevo. Buscar trabajo, entrevistas, gente nueva. Ya te habías acostumbrado a lo que tenías.

.- Rabia porque no sabes si valdrás para empezar de nuevo. Lo que puede pasarle a tu familia si no alcanzas lo que esperan de ti, si no tienen un sustento del mismo nivel que tenían hasta ahora.

RABIA Y MÁS RABIA, que te llevan a la FRUSTRACIÓN.

Sientes que has malogrado el intento que tenías para ser feliz en esa empresa, para alcanzar esos reconocimientos que sentías que te merecías. Sientes que te han privado de lo que esperabas, de lo que te habían prometido.

La frustración genera cicatrices.

Ya tienes alguna que otra. Por algún problema personal o sentimental… Esas cicatrices han ido dictaminando como ibas enfrentándote a los siguientes inconvenientes que la vida te proponía.

En algunos has ido de víctima, esperando que otras personas los solucionen por ti. En otros has intentado hacer la vista gorda pensando que así no tendrías que enfrentarte a la situación o que no existiría. Y mientras tu verdadero sueño, eso que delegabas entre tus “debes” esperando que lleguen las “condiciones adecuadas”, el “momento adecuado”.

Parece que nos da miedo mostrar nuestras cicatrices. Pero cada una de las personas que he entrevistado, se sienten orgulloso de ellas.

Esa rabia cuando les despidieron. Cuando lo que creían que era su sueño, se esfumó. Cuando creían que ya no podrían estar en un estatus soñado,…no les hizo venirse abajo, al revés, sino que sentían que era el momento adecuado, ese con el que tanto soñaban, para ser quien quería ser, de una vez por todas.

Nos sentimos con rabia echándole la culpa a los demás de nuestra desgracia. Como dije en INCREDULO, todo depende de la actitud con la que nos enfrentemos a los retos.

Quizá los demás si han tenido una parte de culpa en cómo te encuentras ahora. QUIZÁ, pero tú también. Y no quieras atacarme a mí. Pero también, si sientes que has hecho TODO y MÁS, que no te has dejado ni una gota de “sudor y esfuerzo” en todo lo que hacías… ¿Por qué sientes rabia? ¿Verdad que no tendrías que sentirla, no?

Toda esa rabia que tienes, toda esa energía contenida.. Deja de volcarla en los demás y empieza a enfocarla

Ahora es el momento de ser quien siempre has querido ser…Ahora es tu momento.. Ahora tienes esa oportunidad que siempre has soñado para realizar los sueños.

La rabia es energía para pisar más fuerte en la incertidumbre dónde vas a adentrarte. La rabia es esa falta de confianza que tenías a dar un paso adelante ante lo que siempre redundaba tu cabeza.

Recuerda:

.- Es bueno tener rabia, si esa energía le das un buen uso.

.- No eches la culpa a los demás, ni a ti tampoco. Ha pasado, y ya está. Hay que seguir adelante.

.- Esa energía enfócala en lo que de verdad quieres. No en lo que debes.

Pero el camino sigue, ahora toca la NEGOCIACIÓN… ¿Me acompañas?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.

Career Coaching: Incredulidad

La incredulidad resiste más que la fe, porque se sustenta de los sentidos” decía Gabriel García Márquez.

¿Cómo estás tras la Explosión?

Después de la onda expansiva, todo se queda en calma.

La carta de despido ya la tienes en tus manos. Has firmado todos los papeles que te desvinculan de esa empresa o te has marchado de casa, para pensar lo que te ha dicho tu ya ex pareja.

La situación se ha calmado.

¿Y ahora qué? No creas que las cosas ya se hayan solucionado y que todo seguirá como antes.

Nos limpiamos el traje de la “metralla” emocional y profesional que ha provocado la explosión de esta crisis en nuestra vida.

Miramos el paisaje que ha dejado a nuestro lado.

No queremos creérnoslo.

Nos encontramos en una INCREDULIDAD asombrosa.

No queremos creer que:

.- La empresa por la que hemos dado tanto, nos ha dado una patada en el culo

.- Que todo esfuerzo, tesón y días sin dormir, no han valido para nada.

.- Que esas formaciones insípidas, esas reuniones anuales donde hay que aplaudir al “supremo jefe” y considerarlo como un salvador, sólo han valido para tener una carta de despido.

.- Que muchos agradecimientos, muchos reconocimientos pero ni una simple reunión para comentarlos la situación que estaba viviendo. Mejor hacerlo a través de una consultora externa o un sobre en nuestro lugar de trabajo, sin dejarnos comenzar la jornada de trabajo.

Vivimos en plena INCREDULIDAD, preguntándonos una y otra vez:

¿Por qué? ¿Por qué a mí? ¿Me merezco yo esto?

Cuando vivimos en una de zona de confort, nos relajamos.

Creemos que hemos alcanzado todo aquello con lo que soñábamos. No el éxito, reconocimiento o el bonus anual en función de los resultados. En el fondo, el ser humano, eso es una consecuencia que alcanza, por la estabilidad, tranquilidad, que le da un puesto de trabajo, una relación, con la incertidumbre rodeándonos.

Y cuando nos lo quitan de las manos, no sabemos qué ha pasado o por qué ha sucedido. Estamos INCREDULOS.

Porqué:

.– Ha sucedido todo sin esperarlo.

Pero aunque queramos, las cosas pasan. Creemos dominar la vida. Dominar nuestro día a día a través de nuestra agenda. De que las situaciones se suceden como habíamos esperado. Y cuando de repente, sin esperarlo, pasa algo así, nos desbarata todo. No sabemos por dónde empezar, no sabemos por donde nos ha venido la situación ni por dónde empezar.

.– Con la tranquilidad damos todo por supuesto.

Ya que estamos tranquilos, el trabajo seguirá con nosotros. Ya que creemos que somos felices, nuestra pareja estará con nosotros hasta el final de los días. En la vida no podemos dar nada por supuesto, porque siempre vendrá, cuando menos nos lo esperemos y más falta nos haga, a decirnos a través de situaciones de este estilo: “¿Te acuerdas de lo que tenías? Pues es hora que empieces una nueva aventura…Seguridad fuera…”.

.– Con la “falsa seguridad” dejamos de esforzarnos, de superarnos.

La seguridad nos hace creer que ya tenemos todo hecho. No nos esforzamos por el trabajo, porque ya hemos conseguido el contrato fijo. Creemos que ya lo sabemos todo y no hace falta más. La tenemos todos los días a nuestro lado, ¿Para qué esforzarnos más?

Pero principalmente estamos INCREDULOS, por nuestro ego.

Lo han dañado. Estaba cómodo porque todo iba bien, teníamos estabilidad, tranquilidad, se sentía en sus anchas. Te hacía creer que todo iba bien y que estabas siendo un trabajador y persona modélica. Pero de repente, ya no es “dueño” de la situación, ya no domina tu vida, porque se lo han desbaratado todo a través de la Explosión de la crisis.

¿Qué debemos hacer en esta fase?

.- Empieza a creértelo

Te lo repetiré por activa, por pasiva o en el idioma que necesites. Ha pasado lo que ha pasado.

Deja de echarle la culpa a la empresa, a la consultora, al Gobierno, a la fusión que se ha producido, o a quien sea, HA PASADO Y PUNTO

.- Tus títulos y un contrato nunca te darán una seguridad al 100%

No creas que por tener un MBA en la mejor escuela de negocios, por haber hecho un curso impartido por el gurú de turno, ya tengas la seguridad de que todo irá perfecto, viento en popa a toda vela.

A la vida, le da exactamente igual eso. Si está ahí poniéndote esas pruebas, es porque ella cree que no estás haciendo lo que realmente has venido a hacer a este mundo.

Nada te da ninguna seguridad en esta vida. NADA

.- Y si estás en una situación novedadosa para ti, es porque algo tienes que aprender.

Sé que no te valdrá la pena lo que te diré ahora mismo, que lo que tú quieres es tu empleo, que vuelva tu pareja y que las cosas sigan como están. Te entiendo y te respeto.

Pero con el paso del tiempo verás que todo tenía un porqué. En ese momento no lo verás, te dará miedo. Pero te aseguro que es el principio del comienzo, de eso que hay dentro de ti, que siempre has querido sacar pero tenías miedo.

Estás negando lo que te ha pasado, no crees que sea justo ni que te lo merezcas… Pero no creas que la situación se ha calmado…No ha hecho más que empezar.

¿Estás preparado para convivir con la RABIA?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace

Career Coaching: Explosión

Lo más importante en la comunicación es escuchar lo que no se dice” decía Peter Drucker

Hablamos de crisis, y nos entra un miedo que ni hubiéramos visto a Freddy Kruger esperándonos en el portal de casa.

Crisis es la palabra por antonomasia que determina tu futuro, personal o profesional. De ti depende que te dejes llevar por el victimismo o sea el momento o decidas empezar a responder a esos golpes, moviéndote como un colibrí para llegar al último asalto y proclamarte campeón.

A través de muchos emails, me habéis pedido como que explicara cómo gestionar esos momentos de crisis, a los que nunca hemos estado expuestos y como salir victorioso de ellos. Unos podréis utilizar este camino a nivel personal, tras un desengaño personal y otros en forma profesional, tras un despido sabiendo que es el momento de ser feliz haciendo lo que se quiere hacer. ¿O quizá seguir haciendo lo que estábamos haciendo hasta la fecha, que era hacer feliz a otra persona, y no a uno mismo? Todo dependerá de ti.

¿Empezamos?

Todo comienza con una EXPLOSIÓN.

Muchas crisis en el fondo sabíamos que iban a pasar tarde o temprano. Sabíamos que había muchos cambios a nuestro alrededor. Que se empezaban a producir cuchicheos, que ya no estabas invitado a las reuniones en las que siempre estabas o que ya tu pareja no te hacia eso que tanto te gustaba a ti, cuando estaba cariñosa.

Otras vienen de un momento para otro. No esperabas que iba a ocurrir nada. Todo estaba ocurriendo como hasta la fecha. Y tú estabas tan feliz, porque era lo que querías y creías, que todo fuera normal. Y muchas veces, por dejarte llevar, por creer que las cosas estaban yendo bien, como dicen los padres “Viene el tío Paco con las rebajas”.

Y quieras o no, ha llegado la CRISIS a tu vida.

Por mucho que nos la “olamos”, nunca estamos preparados para algo que no podemos dominar y que hasta la fecha nunca nos había ocurrido.

Por mucho que intuyeras lo que iba a pasar, por mucho que sintieras que te iban a despedir, tras los años que llevabas en la empresa, por lo que habías hecho por ella, por las horas extras que te habías quedado sin remuneración alguna…NUNCA VAMOS A REACCIONAR BIEN ANTE UNA EXPLOSIÓN.

No estoy diciendo que cojamos un bate de beisbol y vayamos a por los jefes. Pero la cara de de incredulidad, de asombro, que se nos queda, cuando se produce la explosión delante de nosotros, de una crisis que producirá un antes y un después en nuestra vida, es para grabarla.

Nos preguntamos una y otra vez, si de verdad hemos vivido lo que hemos creído vivir. Si hemos escuchado lo que nos acaban de decir…Si realmente lo que estamos viviendo es un sueño o la mejor pesadilla que nos podríamos haber imaginado.

Deja de pellizcarte, y de preguntarle a las personas, una y otra vez, si de verdad, la carta que te han dado, si lo que te han dicho, es lo que crees que te han dicho, PORQUE ES LA VERDAD.

Lo que nos distingue a unos de otros, no es las crisis que hemos vivido, los libros que hemos devorado o el número de conferencias que hemos dado por toda España.

Si no es la actitud con la que afrontamos lo que la vida nos da. Ya sé que en esos momentos te hubiera gustado, que la vida te hubiera dado otra cosa, no saber lo que estaba pasando o un crucero a las Islas Maldivas con fecha de vuelta cuando ya hubiera pasado todo. Pero me parece que no suelen ocurrir así las cosas.

Patalea, llora, grita, acuérdate del árbol genealógico del jefe, del consultor que te ha dicho que en el plazo de un mes te vas a la calle o de esa pareja por la que bebías los vientos, pero que te han dicho que “hasta aquí hemos llegado”.

Hazlo, porque reprimir las emociones, te aseguro que luego acabarás somatizándolas en enfermedades que no sabes por qué te vienen. Hazlo, llorar, gritar, irse a correr, lo que sea que te ayude a desfogarte, es y será bueno para ti

No queremos vivir las emociones que la vida nos depara. Queremos seguir como estábamos hasta la fecha. Como niños pequeños, pensamos que pataleando, la historia será una pesadilla y al día siguiente, las cosas volverán a ser como eran antes.

¡¡NOOO!!

Créetelo o no, pero la explosión ya se ha producido. Te ha producido “heridas” y de ti depende, estar en el “hospital” para siempre, o empezar la recuperación, saliendo fortalecido de ella, como nunca antes nadie te había visto.

¿Qué hacer cuando se produce una EXPLOSIÓN PERSONAL o PROFESIONAL?

.- ACEPTARLA.

Quieras o no, es lo que ha ocurrido. No es un sueño ni una pesadilla. Es lo que hay

.- ACTITUD

Del hospital saldrás en “silla de ruedas” o corriendo, dependiendo de la actitud que tengas.

.- Recuérdate sin parar: “¿No querías que el momento llegará para un cambio?”.

Pues aquí lo tienes.

Pero no sólo con estas 3 recomendaciones, todo se va a terminar y vamos a correr por el bosque como Heidi… La siguiente fase de tu transformación, te convertirás en un INCREDULO.

¿Me acompañas hacia el siguiente paso?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡Vivimos pendientes de un Ranking!!

Un ranking te descubre qué nivel de ego tienes” David Asensio

Por favor, Respóndeme a esta pregunta:

¿Crees que tu Marca, necesita imperiosamente salir en un ranking? ¿O el mejor ranking es el que dicten tus clientes?

Yo creo que NO. Pero según lo que voy viendo en redes sociales, parece que si no sales en un Ranking no eres nadie en la vida, ni ya hablamos en el 2.0.

Llegan las Navidades, y nos encontramos cientos de ranking.

Los mejores artículos del año, los profesionales a tener en cuenta para el año 2018, los mejores blog para aprender sobre Branding, los nominados a los premios de mejor blog del año en el campo de…”

Lo único que hacen es destapar el frasco de las esencias “reales” de las personas.

Sé que muchos de las personas que se creerán identificadas en este articulo, (y si, vosotros me inspiráis, gracias), pensaran que estoy resentido porque no salgo en ninguno o no he sido nominado en alguno.

¡¡ESTAIS E QUIVOCADOS!!.

Siempre tengo la filosofía Bisbal. ¿Cuál es?

Prefiero quedarme segundo, trabajar apartado de los focos y conseguir como una hormiguita mis sueños, que no depender de lo que digan los demás de mí, para creerme alguien o sentir que todo esfuerzo está valiendo la pena.

Siempre digo que estoy en contra de la famosa frase de Jeff Bezos, que tiene sobre el Branding. Dice algo así como:” Tu marca es lo que otras personas dicen de ti cuando tú no estás en la habitación”.

Y con esto de los premios, lo llevamos al extremo.

Si no salimos entre los nominados, la liamos parda. Hasta en alguna situación mostramos actitudes “políticamente incorrectas” de un auto considerado “gurú”. Otras se llaman a las personas que ha realizado el listado, para comentarle de una forma “no educada” porque no salía en dicho listado. Y no son situaciones surrealistas, sino que están sucediendo a día de hoy.

El Branding, aquello que promulga el dar valor, el que seamos todos únicos, en el que para que te cojan en un puesto de trabajo tienes que hacer un book de fotos que ni las modelos de la pasarela de Milán, donde se promulga que hay que crear lideres, humildad y en el fondo esperamos que nadie nos lidere en la lista en la que anhelamos entrar.

¿Dónde se queda lo que promulgamos a los demás?

Todo queda en “aguas de borrajas” porque tenemos que ser considerados como el mejor blog, el mejor conferenciante o estar dentro de la terna de los mejores artículos del mes.

Depender de los resultados de un ranking es:

.- Depender de la opinión SUBJETIVA de una empres a o de una estadística, es no creer en lo que estás haciendo.

Creer que estar en una lista, es sentir que tu trabajo es reconocido, es expresar que todo lo que hacías, es por y para aparentar. Tienes que tener tu propio reconocimiento. El mayor éxito que una persona puede sentir, es irse a dormir sabiendo que ha hecho todo y más durante el día por y para su sueño. Lo conseguirá o no, pero sabe que ha dado todo por su propósito.

.- Querer ser un producto de masas y no especializarse, como se proclama.

Estar en una lista, es apostar por seguir las normas de la sociedad. Y que yo sepa el Branding, la disrupción, la autoestima,…no es lo que proclama. Una lista, nos está etiquetando, nos está diciendo que somos mejores o peores que otras personas. Las usamos para que vean que somos “alguien” ante los demás.

Conozco gente que nunca ha salido ni saldrá en una lista, ranking ni cosas parecidas. Que tienen sus clientes, su movimiento y que facturan mucho más de lo que muchos de nosotros nos podríamos imaginar.

Desmárcate de lo que digan los demás y sigue lo que dicta tu corazón. Te dará más resultados, te lo aseguro.

.- Es demostrar que solo das por aparentar y no por ser.

Sé que mucha gente pensara, que salir en un listado es la consecuencia al trabajo y esfuerzo realizado. La consecuencia del esfuerzo que hagas, tiene que ser irte a dormir feliz y si además sabes que has ayudado a una persona, ya te aseguro que se te caerá la baba en el almohadón. Cuando das a los demás, sin esperar nada a cambio, sin ningún propósito, te aseguro que conseguirás éxitos muchos mayores que los que la gente pelea por salir en una lista de esas.

El verdadero avance no se promulga, el verdadero avance no está

Y además podremos tener muchos amigos gracias a la salida en listas, pero una pregunta ¿Cuántos amigos tienes a tu alrededor que no les importa donde salgas y si quien eres?

.- Demuestra lo que es “bueno”, en un momento. ¿Pero alguien conoce una lista de lo que no nos gusta?

Sé que existe la lista de los Razzie, películas más “infumables” de Hollywood. Pero hace días preguntaba a un conocido de este mundo: ¿Tú serías capaz de hacer un listado de libros que no te han gustado durante el año?

Me contestaba que no. Que se liaría parda, que le dejarían seguir muchas de esas personas que le siguen pero que sus libros “son infumables” pero que no se ha atrevido a decirlo..

En un mundo donde se suicidan por perder una estrella Michelin o un comentario fuera de tono en redes sociales. Me pregunto: ¿Las marcas las creamos por ego o por qué realmente sentimos lo que hacemos y nos da igual lo que piensen los demás?

Por lo visto las marcas, son como las personas, adictas a “resultados inmediatos”, locas por aparentar y con ganas de refrotar a todo el mundo que somos consideramos como la marca, empresa más innovadora del año…

A través del estudio de empresas, para mi siguiente libro que saldrá el próximo febrero, he podido aprender de ellas:

.- El verdadero éxito es ayudar en la vida de los demás, a través de tus acciones y pensamientos. No a través lo que diga una revista o una clasificación.

.- Sólo tú, debes darte el premio del mejor en tu campo. Y se consigue siendo mejor que el día anterior, que el año anterior.

.- Es el verdadero valor el que marca un antes y después. El que sale de ti, el que das a los demás sin ninguna expectativa, el que te sale de tus entrañas, el que produce un verdadero cambio y demuestra que eres “diferente” a lo habitual. No el que lo hace por una estrategia, ni gracias a técnicas de SEO o marketing digital.

.- Si te “quema” no haber salido en un ranking, seguro que tu futuro no es muy halagüeño. Además de no estar realizando tu por qué en la vida.

.- Que sean los demás los que hablen de ti, no uno mismo el que sólo sepa hablar de sus “triunfos”. La gente no es tonta y acabaran cansándose de ti, por plasta.

Nunca olvides que no eres lo que digan los demás de ti y si lo que te esfuerzas por ser mejor que ayer y por dar más a tus clientes…

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

 

¡¡Se busca Chief Diversity Officer!!

“No se trata de tener derecho a ser iguales, sino de tener igual el derecho a ser diferentes

El mundo necesita más jefes de Diversidad

No un jefe de liderazgo, innovación o de cultura empresarial…No, no se busca desesperadamente ese tipo de perfiles, porque hay muchas personas que puede optar a ellos. Pero muy pocos a ser Jefe de Diversidad.

Y no creo que solamente se necesite un puesto así en las empresas, sino también en la sociedad.

Quiero que hagas un recuento de cuantas personas diferentes, te encuentras al cabo del día. Desde que te levantas hasta que te acuestas. Si te acuestas diariamente con alguien diferente, también cuenta.

Nos encontramos durante el día con gente muy diferente.

Diferentes edades, condiciones sociales, desarrollando puestos de trabajo diferentes , se han formado de experiencias únicas, han vivido en países que ni nos podríamos imaginar….

Personas diferentes, ricas en experiencias y vivencias, que en vez de aprovecharnos de ellas, lo único que pensamos, es amoldarlas al sistema.

¿Por qué?

Porque es mejor para “liderar” que todo el mundo siga nuestro pensamiento , que nadie se salga de lo establecido, que no tengan la posibilidad de expresar sus deseos o pensamientos, no vaya a ser que puedan “revolucionar” el equipo, que lo teníamos tranquilo.

¿No me crees que hagamos eso?

Veamos… ¿Qué se hace cuando viene alguien nuevo a la pandilla de amigos? Si esa persona no se adapta a las rutinas pre-establecidas ya, no será tenida en cuenta y con mucho cariño.

¿Qué hacemos cuando nuestro jefe, es una persona más joven que nosotros? No estoy diciendo que se le mire como un yogurin. Sino que nuestro cerebro nada más verlo, está diciéndonos: “A éste ni caso, que no creo que tenga la experiencia, formación y títulos que uno tiene. Así que obvia lo que te diga, que tú vales mucho más…”

Se nos llena la boca hablando de una sociedad multicultural, que integra a diferentes opiniones, que todos juntos con nuestras ideas poniéndolas en conjunto, hacemos una vida y sociedad, mejor.

Y cuando viene alguien nuevo, alguien diferente, alguien con el que sintamos que nuestra zona de confort, nuestra pareja, puesto de trabajo o amigos, están “en peligro”, de primeras la rechazamos, y ya veremos, si se adapta a nuestras expectativas si le empezamos a decir: “HOLA”.

Seamos sinceros, hablábamos de una manera y acabamos haciendo las cosas de otra.

Queremos avances, queremos innovación, pero nos da miedo vernos, ver la sociedad desde diferentes puntos de vista.

Por eso, tenemos que convertirnos en Jefes de Diversidad, no sólo en el día a día, sino también en nuestra empresa.

¿Qué resultados puede conseguir un Líder, si no acepta diferentes puntos de vida, si no ve que hay diferentes edades que gestionar, diferentes pensamientos que encajar?

Pues no es un líder, sino un jefe, que acabará diciendo cosas como “Aquí se hacen las cosas como siempre…Se hacen las cosas porque yo las mando y ordeno…Si siempre se han hecho las cosas así, sigámoslas haciendo y dejemos que ese jovencito siga con sus locuras pero que no nos fastidie la producción…”

¿Qué estamos haciendo?

.- Perdemos Beneficios que tenemos en nuestro poder.

Si no aceptamos la diversidad de nuestro equipo, empresa o vida, estamos obviando que haya opiniones que nos hagan pensar de forma diferente. Que haya soluciones a problemas que hasta la fecha no hemos visto o procesos de mejora, que por miedo, principalmente, no vemos, no vaya a ser que los resultados nos asusten.

.- Perdemos la confianza que tenemos depositada en nuestro equipo

Bueno, más bien que hemos dicho que confiamos en nuestro equipo, porque si no les damos ni voz ni voto en nuestras decisiones, aunque seamos nosotros quienes al final decidamos, te aseguro que no tardarán en empezar a “acordarse de tu árbol genealógico” además de empezar a retomar su relación con Infojobs y los HeadHunters.

.- Obviamos que la vida no es lo que nosotros pensamos, sino la suma de lo que todos los habitantes de la misma piensan y hacen con ella.

Por mucho que tengas un titulo que solamente puedes nombrar, por mucho que hayas sido considerado como uno de los líderes a tener en cuenta para el año siguiente, sino sabes y aceptas que la vida es cambio, y que no es sólo que piensas de ti mismo o de cómo hacer las cosas… Asegúrate de blindarte para ese puesto, porque no creo que vayas a durar mucho con esos pensamientos.

Liderar desde la Diversidad, es eso, LIDERAR, con todas las letras en mayúsculas.

.- Saber que cada persona es diferente. Que cada una de ellas te puede dar cosas diferentes que la otra no te puede dar. Es impulsar el talento, las experiencias únicas que cada persona tiene y de las que se pueden aprender.

.- Ya no sólo beneficia a la empresa, sino al equipo. Fortalece las relaciones. No hace falta salidas “outdoor” para probar la conexión entre ellos. Cada uno conoce al otro, sabe lo que han vivido, lo que pueden aportar y que miradas demuestran que necesitan la ayuda los unos de los otros.

La confianza de cada uno de los integrantes, como la confianza en común, estará siempre a niveles óptimos para afrontar todo tipo de retos.

Como hemos visto, no sólo necesitamos un Director de diversidad en las empresas, y más en los momentos que estamos viviendo, sino partamos desde la sociedad, desde nuestro día a día, e impulsemos, aprendamos y experimentemos la diversidad que nos rodea.

Seguro que sacamos beneficios de ella.

¿Aceptas la diversidad en tu vida? ¿O ante lo nuevo quieres se adapte a tus normas? ¿La diversidad puede aportar más que perjudicarte?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

¡¡ Un Te quiero y un Adios!!

“Eres el adiós que nunca sabré decir”

Hace unos días me preguntaban:

¿A qué palabras has tenido miedo en tu vida?

Dije que a 2:

TE QUIERO y a un ADIOS.

Sin dilaciones, sin miedos al que dirían, salieron de mi boca como una bala sale de una pistola directa a su diana.

Creo que son las dos palabras más difíciles de pronunciar por un ser humano y las que más transformación producen.

Nos cuesta decir TE QUIERO.

A pesar que las películas de Disney, las de las 3 de la tarde los sábados y algún realilty que nos dicen lo bonito que es el amor, los vaivenes tan divertidos que viviremos y lo chulo que es pasar el domingo por la tarde en el sofá y una manta, tenemos un miedo atroz a decir, TE QUIERO.

Ya no estoy hablando de un Te quiero como una posible pareja, simplemente un te quiero como amigo, hermano o familiar.

Nos cuesta, y mucho.

¿Por qué?

Porque TENEMOS MIEDO.

Miedo a que nos miren raro, a ser rechazados, a que piensen que somos de otra orientación sexual, a que seamos “demasiado” sensiblones o vete a saber qué locura se le ocurrirá a nuestro cerebro como excusa para no dar el paso adelante.

¿Y mientras tanto? Una nueva oportunidad perdida de demostrar a esa persona cuanto sentimos por ella.

Sé que estarás pensando, “Pero yo lo demuestro de otras muchas maneras..No hace falta que diga nada, lo hago todo los días a través de diferentes acciones o con regalos en los aniversarios…”

¡¡ERROR!!.

A través del estudio realizado, tanto con hombres y mujeres, SI agradecían determinados hechos, sorpresas o situaciones que demostraban el amor que tenía otra persona por ellos., pero sin un te quiero de sus labios, sentían que faltaba algo.

Me viene a la mente una situación parecida para que la entendamos mejor.

Piensa en tu grupo favorito. Piensa que estas en su último concierto. Van a tocar tu canción favorita, ves como la tocan, como la sienten, como vibran, pero no oyes ni una sola letra de sus bocas. ¿Cómo te sentirías?

Así se sienten las personas cuando no oyen un TE QUIERO de esa persona. Tampoco te digo lo que uses como un mantra y rayes la cabeza de la persona, repitiéndoselo cada minuto. Pero SI cada cierto tiempo o en las ocasiones que sientas que corresponden.

Muchas veces te aseguro que tiene más valor un TE QUIERO que todas las sorpresas que le hayas dado a esa persona hasta entonces. Siempre deja más huella

Y déjame hacerte una pregunta: ¿Qué pasaría si nunca más pudieras decir a esa persona lo que sientes por ella? ¿A qué no te lo perdonarías nunca? ¿Entonces qué vas a hacer?

Vivimos con miedo al ADIOS.

Nos desvivimos en la desesperación de encontrar una seguridad. Seguridad en el trabajo, con las amistades, con la familia, con la pareja… Pensamos que si encontramos todo lo que nos dicen que tenemos que tener, y más a una cierta edad, ya seremos considerados “ciudadanos de 1ª”.

Y cuando lo conseguimos, parecemos Golum con nuestro anillo. Hacemos todo lo posible para que no se vaya de nuestro lado todo eso conseguido. Y cuando ya creemos que no se marchara de nuestro lado, llega el ADIOS.

Nos preguntamos el por qué, nos llevamos las manos a la cabeza, nos lamentamos, pero el tren está partiendo, queramos o no, es hora de decir adiós.

Tenemos miedo al adiós, principalmente por el apego. Nos hemos “encariñado” de esa situación, de esa persona o ese trabajo. Pensábamos que la vida iba a terminar junto a él, pero por lo visto no va a ser así.

No queremos imaginarnos cómo sería la vida sin esa persona. NO QUEREMOS. Nos preguntamos que será de nosotros, si podremos vivir en una situación nueva, diferente… Ni queremos imaginárnoslo.

Lloramos , pataleamos, y haremos lo legal e ilegal para que se vaya de nuestro lado..Todo porque tenemos miedo al adiós.

Un adiós supone incertidumbre, desconocimiento y dudas.

Supone que estamos “perdiendo” algo que teníamos. Que nos hacía sentirnos cómodos. Hacia algo que tendremos que ganarnos de nuevo para seguir viviendo esa “seguridad” tan soñada y anhelada.

Un adiós:

.- Enseña.

Te enseña todo lo que has vivido hasta ese momento. Los malos y buenos momentos. Lo que has hecho o no, por rutina, vagancia o miedo. Lo que creías que era imposible así como sensaciones únicas e inolvidables.

.- Aprendes a ver en qué has fallado.

No digo que te reboces en los fallos. Pero sí que aprendas de lo no realizado, de las caídas vividas y de la inanición sufrida. Porque en muchas ocasiones, ese adiós, es por “haber dado por supuesto”, que eso estaría ahí siempre.

Damos por supuesto que todo será para siempre, y la vida nos enseña que no es así. Que hasta nosotros tenemos una fecha de caducidad. Pero por no haber hecho las cosas como deberíamos haberlas hecho, por miedo, principalmente, el tiempo se ha agotado y es hora de decir adiós.

.- La vida es Hola, pero también Adios.

Somos seres humanos apegados que piensan que viviremos para siempre , con lo que tenemos y con las personas que nos rodean. Y la vida no es así. Todo lo que viene, se va. Nosotros también. La vida es cambio, es hola y también adiós. Pero aún creemos que seremos inmortales, que nada se irá de nosotros, porque ya que vienen, nunca se irán. Y las cosas tal como vienen, se van.

Aprendamos a vivir en el presente, a exprimir cada momento y a no dejarnos nada en el tintero. Porque no sabemos cuando será el adiós.

Son dos palabras que se encuentran tapadas detrás de nuestros labios. Escondidas no queriendo ser nunca llamadas a escena.

Un Te quiero, hacer descampar esta vida que vivimos llena de turbulencias. Así como un adiós, hace que salga el sol en un mundo tenebroso

Para mí son dos palabras, que muestran siempre el principio del comienzo de algo, mejor de lo vivido hasta la fecha

¿Cuántas veces has dicho te quiero hoy? ¿Por qué tienes miedo decir adiós a esa situación o persona?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla .Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡La formúla del éxito en el s.XXI!!

La mayor parte de nuestras opiniones son creadas por las palabras y las formulas, mucho más que por la razón” decía Gustavo Le Bon.

En el siglo XXI, seguimos pensando que el éxito se consigue de la misma manera que en siglos pasados. Pero algo peor aún, que las cosas no han cambiado.

Y vaya si han cambiado. Solamente sé que no sé qué va a pasarme mañana, como para determinar el futuro de aquí a 5 años, como nos hacen creer que pueden las personas, predicen ahora.

Y no hablo de futurólogos, sino de consultores o expertos, que tienen la desfachatez de promulgar cuales serán las tendencias en un futuro de los RRHH, management o en la moda.

Creen que determinan lo que será o no éxito en dichos campos profesionales.

Tanto el éxito, como el mundo del trabajo, las próximas innovaciones o el número de goles que meterá Messi en el próximo partido, NO SE PUEDE PREDECIR.

¿O alguien iba a predecir el éxito de Harry Potter a través de una formula?

Pero aún así vamos por la vida creyendo, en los poderes “mágicos” que tienen formulas descubiertas o “inventadas” tiempo atrás.

¿Qué han hecho su valor? SI

¿Qué en esos momentos tenían vigencia? También

¿Qué los tiempos cambian y con ello las formulas? Desde luego que si

En la actualidad se sigue con devoción esta fórmula:

(Conocimientos +Habilidad)* Actitud

Y el resultado se llama éxito

A lo largo del estudio para la creación de “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”, del siguiente libro, que saldrá este próximo Febrero y las más de 250 entrevistas realizadas, determiné que esa fórmula, ya no era vigente para los tiempos que estamos viviendo.

Por favor, no os tiréis de los pelos ni penséis que soy un hereje. Bueno hacer lo que queráis, es lo que pienso y ahora os digo porqué lo pienso así:

.-Primero no se habla de lo que pensamos cada uno que es el éxito. Nos impulsan a todos a seguir la a pies juntillas, ya que así alcanzaremos lo que la sociedad considera como éxito. ¿Y si no me apetece? ¿O es qué sólo hay un camino para encontrar el éxito? Y estoy hablando de caminos legales, mal pensados.

.- Si hablas a una persona que tiene que tener conocimientos para empezar a tener la posibilidad de tener éxito, su cerebro se va a centrar en lo que NO TIENE y NO en lo que tiene. El cerebro juega una mala pasada. Nos dice antes de empezar, que no tenemos los conocimientos necesarios, que no sabremos dominar una situación…

.- ¿Habilidad? Si ya le dices a una persona que sin conocimientos no hará nada y sin habilidad, que tire la toalla antes de empezar, no va al éxito, va camino a la depresión. Solo consigues una cierta habilidad cuando estás motivado. Y la motivación no te llega por el conferenciante del Amor o cantando canciones de los 80, sino sabiendo todos los días POR QUÉ TE LEVANTAS. Es el principio del comienzo, para adquirir una habilidad en algo. Una habilidad consciente, no hacer las cosas por hacer, por modas o para estar a la última.

.-Y no soy ni happy flower ni un pesimista. Pero ¿Cuántas veces hemos tirado la toalla a las 1 de cambio? ¿Cuántas veces ha cambiado nuestra actitud cuando no hemos conseguido para antes de ayer eso que nos prometían? ¿Cuántas veces ha cambiado nuestra actitud al no conseguir los éxitos que nos decía ese “gurú” que íbamos a conseguir en un tiempo record..?

Venga chuico, ahora dinos ¿cuál es tu fórmula del éxito?”, sé que estaréis pensando.

Es fácil: SER UNO MISMO. ¿Cómo os quedáis?

Ya sé que no es lo que esperabais, pero tranquilos, os voy a formular lo que es la fórmula del éxito en el siglo XXI, para mí y toda la gente entrevistada:

Se divide en 2 partes:

(Escucha-Miedo): Pasión.

.- En este mundo, NO ESCUCHAMOS A LOS DEMÁS Y MENOS NOS ESCUCHAMOS A NOSOTROS MISMOS. Soy un cansino, lo sé. Pero no lo hacemos. Tenemos miedo a escucharnos. Pensamos que serán “voces” en nuestra cabeza, que mejor no hacerles caso, no vaya a ser que nos echen del “rebaño llamado sociedad”.

Al revés, hazle caso. Te está hablando ese ser diminuto que tienes dentro de ti, que has ocultado detrás de rutinas, miedos y apariencias.

Escúchalo, es el principio del comienzo, del VERDADERO ÉXITO

.- En la formula anterior, me daba cuenta, que no había emociones por ningún lado. SI tú hacías esto, y tenías esto, conseguías esto. Como si no existieran. Y el miedo así como el amor, son las dos emociones que lideran el mundo. No esperes que te de la formula de no sentir miedo, porque no la tengo. Bueno si, hacerte una lobotomía, y me parece que no te apetece, verdad? Cuando te escuchas más, aceptas el miedo, que siempre estará ahí, el resto es lo que es tu pasión.

.- Pasión, talento, lo que te pone, eso que te hace los ojos chiribitas…como tú quieras llamarlo… Cuando sabemos cuál es el motor de nuestra vida, nuestra ilusión, nada ni nadie nos podrán detener.

Pero no sólo con pasión se alcanza TU ÉXITO, hace falta la 2 parte de la ecuación:

PASIÓN+INCERTIDUMBRE+ACCIÓN: DISRUPCIÓN

.- Al igual que el miedo, la INCERTIDUMBRE la vamos a tener durante todo el camino como compañera de viaje. La vida es cambio, queramos o no. Mañana no sabemos qué va a pasar, si nos dejará nuestra pareja, cómo se habrá levantado el jefe…O cuando saltará el conejo llamado oportunidad. Si vivimos en la rutina, en lo que hacen los demás, conseguiremos lo que los demás consiguen, MÁS DE LO MISMO. Y el éxito, no es eso, sino ser uno mismo, si no descubrir caminos inhóspitos…Hacerte amigo de la incertidumbre, porque es la única que te llevará a donde nadie ha llegado. La que te enseñará de que pasta estás hecho y descubrirá talentos, habilidades que tenías ocultas por miedos.

.- Sin acción, no hay resultados. Por mucho que te digas que tienes una pasión, por mucho que estés motivado, si no hay un paso adelante, esa energía se convertirá en desilusión, frustración y preguntándote qué hubiera pasado si… ¿Te acuerdas del Pasito a pasito, suave, suavecito…? Pues yo creo que tendría que ser el Karma de todo emprendedor de sueños en este siglo XXI. Déjate de por estar en modo acción, correr una maratón cuando aún no sabes ni correr, déjate de querer hacerle las pascuas a Zara cuando todavía no sabes ni qué tipo de tienda quieres poner.. Poco a poco, pasito a pasito, te darás cuenta, cuando menos lo esperes, todo el camino que habrás avanzado.

.- DISRUPCIÓN. Ese es el verdadero éxito en el  siglo XXI. No es disruptivo y exitoso hacer un congreso con una temática de los años 90, no es disruptivo hablar de lo mismo que hablan todo pero con un acento diferente, no es disruptivo ser un directivo de una gran empresa y hablar de revolución inteligente…. El verdadero éxito es buscar los fallos a lo que se ha venido haciendo, a lo que se ha venido viviendo, que se ha ido tomando como ley imperativa a seguir.

El éxito es ser uno mismo, detectar cosas que se pueden mejorar, es luchar todos los días contra ti mismo, y no contra la competencia…Es ser coherente con uno mismo y aceptar que te has podido confundir…Es seguir tus propias leyes y no las establecidas…Es decir la verdad a pesar de que todos te digan que tendrías que “mentir”…

Ese es el verdadero éxito del siglo XXI.

Continuará…

¿Estás preparado para el éxito de este siglo? ¿Qué ingredientes de la formula crees que te faltan? ¿Por qué?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.