¡¡No duele la verdad. Lo que duele es…!!

“Quien huye de la verdad acaba tropezando con ella”

No nos duele que nos digan la verdad, nos duelen las posibles consecuencias.

No nos duelen los resultados de un informe de los consultores sobre nuestra empresa, nos duele lo que pueda suceder después.

No nos duele que leamos cosas que hasta ahora no habíamos leído, nos duele que quizá estén en lo cierto y hayamos estado perdiendo el tiempo con cosas que nos lo hacían perder.

No nos duele que nos digan que nos han sido infieles. Nos duele no saber si sabremos vivir después del duelo sin esa persona. Si las cosas habrán cambiado ya para siempre.

No duele que nuestra madre nos recrimine una actitud, tenemos miedo a descubrir que quizá tenga razón y nuestro ego se vaya al garete.

La verdad no duele, duelen las consecuencias.

Luchamos contra las Fake-news, noticias falsas. Queremos personas a nuestro alrededor que nos digan la verdad, que no vayan con rodeos. Dirigentes y profesionales que siempre nos muestren la realidad tal y como es…

En definitiva, promulgamos por la verdad, pero no queremos ni verla cuando la tenemos en frente.

No queremos verla, porque hasta esa fecha, estamos hechos de nuestras creencias, experiencias, consejos recibidos por terceros y nuestro ego.

Si nos dicen que las cosas no son como creemos, que nos hemos estado equivocando durante mucho tiempo,… en definitiva que hay otra realidad de la que nos imaginábamos, empezaremos a vivir un proceso no muy bonito.

Empezaremos a Negar la situación. Creemos que lo que nos están diciendo es mentira. Que lo hacen para reírse de nosotros. Enarbolaremos la bandera de los consejos que nos dio esa persona tan importante para nosotros, como el escudo del Capitán América lo salva de las balas.

Nos taparemos los oídos, diremos que no queremos oír algo que es mentira. No queremos ver la realidad. Una realidad que es una más, como personas hay en el mundo. Pero por no quererla ver, oír o sentir, estás perdiendo una oportunidad de ver más allá de tus narices.

Pero reconocer que nos hemos equivocado o que quizá la otra persona puede tener razón, está considerado en esta sociedad, como mostrar debilidad.

Debilidad que está relacionada con los sensibles, con los débiles y con el principio de que todos los demás se aprovechen de ti, que tu posición se debilite porque vean que eres sensible o muestres tus emociones.

Ante esa posibilidad de “perder puntos” ante nuestra gente, preferimos negar la mayor, que al menos “abrir un poco los ojos” y ver que hay detrás de lo que nos dicen.

Queramos o no, estamos rodeados de gente. Personas que tienen su propia realidad. Realidad que es diferente a la nuestra. Y en la diferencia está la variedad, riqueza y avance.

Abrir los ojos no quiere decir que hayas estado perdiendo el tiempo hasta ahora. No quiere decir que ya no vas a saber quién eres a partir de esa noticia. No quiere decir que tu empresa se vaya a desmoronar desde esa noticia.

Es un punto final a una situación y la bienvenida a nueva situación. Lo sé, los cambios no son “cool”.

Tanto a lo largo de los casi 1.000 artículos que llevo ya, los dos libros escritos, (principalmente en Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo) conferencias, creación de marcas, me he dado cuenta que cuando dices lo que sientes, (sin faltar el respeto a nadie), al principio te ven como alguien gracioso, pero cuando ven que la cosa va en serio, ya no gusta tanto.

Mostrar que es hora de “mover” la rutina que hemos estado llevando, ya que no está dando los resultados que creíamos que nos iban a dar para siempre, pica.

Me rio de programas como el de “Pesadilla en la cocina” que tenga tantos seguidores. Nos reímos de lo que le pasa, de lo asqueroso que esta la cocina, de los platos que sirven. Pero cuando quien está a tu lado le preguntas ¿Tú te apuntarías a un programa así?…Entre aspavientos, siempre la respuesta es, mientras se apaga la risa de ver el programa, “Ni loca”.

Si cada 4 años tenemos que pasar la ITV con nuestro coche, yo impondría que cada cierto tiempo en nuestras empresas y en nuestra persona, tuviéramos “huracanes” que nos enseñaran la verdad de lo que estamos viviendo.

Ojala no tuvieras nada que cambiar. Pero aunque nos vayan bien las cosas, siempre pensamos en algún momento del día: “Ojala pudiera cambiar tal o cual cosa…”

Un huracán de escala 9,4, llamado “otra realidad a la que tú estás acostumbrado”, trae más beneficios que perdidas.

  • Te hace encontrarte contigo mismo. La rapidez, el aparentar, el alcanzar resultados, nos hace crearnos un papel que tenemos que contentar durante todo el día. ¿Pero realmente sabes quién eres? La verdad u otra realidad, te hará ver que quizá no eres quien dices ser.
  • Otra realidad no es creer que hemos perdido el tiempo. Hemos aprendido, hemos disfrutado, hemos vivido. Pero ahora la vida, te está diciendo que es el momento de hacer las cosas de otra manera hasta ahora realizadas.
  • Abrirse a otros mundos, es descubrirse uno mismo. Existe la posibilidad descubrir talentos que tenias dormidos porque estabas haciendo lo mismo de siempre. Es la posibilidad de descubrir que eres más de lo que creías que eras hasta la fecha. Es siempre la oportunidad de crear, de ser creativo.
  • Una nueva realidad, es una nueva oportunidad. Eso que tanto buscabas pero que tanto miedo te daba que fuera realidad.

Como vemos, no duele la verdad. No duele que nos muestren otra realidad, creemos que nos va a doler lo que hay detrás de ese momento.

Y como hemos visto, todo depende de la actitud con lo que la afrontemos. Demos una oportunidad y descubramos que hay detrás de ese miedo.

¿Y a ti que te duele más? ¿A qué tienes miedo, a la verdad o a lo que pueda venir después?

Anuncios

¿Por qué?

El humor y la curiosidad son la más pura forma de inteligencia” decía Roberto Bolaño.

Hemos pasado del “Niño, deja de tocar las pelotas con tantas preguntas” al “No eres curioso, eres un cotilla, que no es lo mismo”.

La curiosidad provoca un coctel molotov de emociones cuando oímos la palabra. Entre la vergüenza, el miedo y el morbo.

De pequeños éramos muy curiosos. Hasta que nuestros padres o los profesores iban capando esa capacidad.

Nos asombrábamos y preguntábamos por todo.” ¿Y esto por qué mama? ¿Y por qué se hace las tartas así? ¿Y cuando llegamos? ¿Y si detrás de ese árbol hay un tesoro esperándonos..?...  Eran algunas de las preguntas con las que taladrábamos a nuestra mente y a nuestros familiares.

Pero llegó el momento de la formación, en el que las preguntas dejaron de existir. Y se transformó la situación, por la de “apréndete las cosas así, que así es como te irá bien en la vida”.

Nos capan la facultad de preguntarnos las cosas, de querer saber más allá de lo que nos dicen. Porqué cuando preguntabas el motivo de las cosas, eras considerado por los demás como el empollón o el “amigo del profesor”. Y en una época, donde ser parte del grupo era esencial, era mejor callarse, aprenderse a pies juntillas la lección y luego ponerla tal cual en el examen.

Pasamos de la curiosidad de los niños en los carritos, señalando todo lo que les sorprende a “mejor no quieras saber más allá de lo que te han dicho, no vaya a ser que te echen del grupo por listo”.

En la madurez, como bien dice Teresa Viejo (experta en el mundo de la curiosidad), hemos pasado del “Cállate niño que me duele la cabeza de tus preguntas” al “deja de pregunta que eres un cotilla”.

Todo por querer saber más.

Al igual que denostamos y prostituimos palabras, con la curiosidad pasa igual.

Queremos avanzar, queremos saber cómo poder ayudar a las personas, como ayudarnos a nosotros mismos, pero no que nos consideren curiosos, ya que nos dirán que somos unos cotillas. Mejor que lo haga otra persona por nosotros y nosotros bien a gusto en “nuestra zona de confort”.

Hace unos días, oía en una librería: “Estoy cansado de leer libro de este tipo, no me solucionan la vida. Harto ya de tanta autoayuda”.

Cuando damos el paso al frente para descubrir nuestras emociones, lo que nos pasa. Nos zambullimos de lleno en Internet, en libros, conferencias, para que los “expertos” nos digan que nos puede pasar y cómo ELLOS solucionaron SU Problemas.

No queremos ver, que nos están diciendo CÓMO ELLOS SOLUCIONARON SU PROBLEMA, que quizá sea ALGO parecido al nuestro, pero no el nuestro.

Los libros, conferencias,…son un bastón esencial en el camino hacia la recuperación o al éxito, pero sin la curiosidad, nunca sabrás lo que realmente pasa a ti o a tu empresa.

Queremos avances, queremos ser felices, queremos tener pareja, en definitiva queremos tener abundancia en todo y más, pero nos basamos en CÓMO lo hicieron los demás, en QUÉ hicieron los demás, pero no en el PORQUÉ lo hicieron.

Lo vuelvo a repetir, te ayudaran bastones como los libros, conferencias o formaciones,..Desde luego que sí, pero antes de nada, tienes que ser CURIOSO CONTIGO MISMO. Tienes que descubrir el PORQUÉ te pasa lo que te pasa, PORQUÉ quieres hacer lo que quieres hacer, PORQUÉ sientes lo que sientes, en definitiva.

Cuando ves que las personas tienen problemas o empresas con sus marcas, siempre acabas oyendo una frase típica: “¡¡Pues a lo mejor tenemos que aplicar la solución que implantón José, la competencia o Apple… para nuestro problema!!”.

Tenemos miedo a conocernos, tenemos miedo a indagar, tenemos miedo a ver la realidad. Y por eso, preferimos “automedicarnos” o que el “medico se confunda con nuestro diagnostico” cuando realmente nosotros sabíamos que nos pasaba.

No nos gusta indagar dentro de nosotros. Nos “mola” hacer grupos de investigación para ver qué ha pasado, pero las conclusiones que demuestren nuestros fallos o soluciones que nos puedan llevar más allá de donde estamos, las apartamos.

Despreciamos lo nuevo, pero nos quejamos de que no avanzamos en nuestra vida.

¿Alguien me lo explica?

Ser curiosos, nos puede llevar a crear una marca diferente a la que hasta entonces estábamos mostrando. Una marca que nos puede etiquetar, por lo que mostramos y sentimos, como diferente, original, transgresor, a crear controversia en un mundo estable y rutinario como decía en “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”.

Todos los principios son duros, pero si realmente queremos pisar fuerte en este mundo, ya no solamente en el mundo personal, empresarial o como sociedad, tenemos que impulsar la curiosidad como vehículo que nos llevará a esos avances que todos soñamos.

Porque ser curiosos, te lleva a crear soluciones, productos innovadores o experiencias hasta la fecha nunca vividas.

La curiosidad te lleva a la creatividad.

Si eso, que nadie se cree que es, que todos buscan en libros, como si fuera algo para extraterrestres.

La creatividad es ver la realidad desde diferentes perspectivas. Y para eso tenemos que ser curiosos.

Para eso tenemos que darnos el permiso de VER otras realidades, de CREER que otras formas son posibles y con ello, CREAR nuevos mundos, nuevos productos, nuevas soluciones.

Tengo que reconocer que la curiosidad duele.

Ir más allá y descubrir que tu pareja te ha mentido, que pensábamos que nuestro producto nos iba a jubilar ya de trabajar o que el curso que estábamos haciendo nos iba a llevar al estrellato, cuando no es así, DUELE.

Ver que hemos vivido en una mentira, no es muy agradable. Pero no quiere decir que a partir de ahora sea igual. Tú eres el único que puede cambiar esa rutina que has vivido poniendo solución a la misma, siendo creativo.

La curiosidad es:

  • Querer saber más allá de lo que suponemos
  • Descubrir que hay detrás de los miedos que tenemos
  • Querer avanzar, siendo curiosos con el presente
  • Preguntarse continuamente, ¿Por qué?

¡¡SEAMOS MÁS CURIOSOS, POR FAVOR. Y NO DEJEMOS DE PREGUNTARNOS, ¿POR QUÉ?!!.

¡¡Soñamos con liderar arañas que atrapen leones!!

No hay reto que no podamos alcanzar trabajando unidos con claridad de los objetivos y conociendo los instrumentos” dice Carlos Slim

Siempre que nos encomiendan liderar un equipo, soñamos ser como esas películas del sábado por la tarde, en las que de la nada, se transforman en un equipo campeón.

Mi experiencia como parte integrante de equipos, en alguna ocasión liderándolos o como observador de equipos, me dice que en los albores del nacimiento del equipo anhelamos vivir experiencias únicas, como “Cuando las arañas tejen juntas pueden matar a un león”. (Libro de Daniel Coyle, libro que os recomiendo sin ningún género de dudas).

Pero creemos que cuando surgen los momentos críticos, con una conferencia de 45 minutos, unos gritos, música a todo volumen, podremos conseguir lo que no hemos conseguido a lo largo del año.

Nos han enseñado que los verdaderos equipos, los que consiguen resultados o transformar el mundo, son los que siempre están felices, alegres, se abrazan continuamente y no tienen ningún tipo de problema. Pero yo creo que no es así.

Se demuestra en los momentos críticos, cuando se han cometido errores, el carácter de un equipo y como resurgen de dicha situación.

En la felicidad todos somos buenos y geniales. Pero cuando vienen mal dadas, se demuestra que está hecha esa “amistad”.

Los equipos de “éxito” están hechos de verdades incomodas y sinceridad total. Sinceridad sin faltar al respeto por favor. Pero es la única manera de pasar de mediocridad hacia la excelencia. Diciendo qué está bien, que está mal, poniéndonos en los zapatos del otro, fijándonos en los pequeños detalles.

Porqué una vez hemos llegado a conseguir un resultado, nos echamos a dormir pensando que siempre se repetirá. Y luego pasa lo que pasa, que nos tiramos los pelos, todo rápido y mal, porque vemos que lo que antes hacíamos y pensábamos que SIEMPRE daría resultados, no pasa eso.

SINCERIDAD y VERDADES INCOMODAS tienen que ser bases esenciales de un equipo.

Y como hasta la fecha no hemos estado acostumbrados a los malos resultados, nos vamos al otro extremo:

  • No hablamos, GRITAMOS
  • No sonreímos, GRUÑIMOS
  • No somos flexibles, NOS CONVERTIMOS EN DICTADORES
  • No nos tocamos, NOS REPELEMOS
  • No son amigos ni compañeros, SON GENTE QUE SE RIE DE NOSOTROS

Ni una cosa ni otra. La virtud de de los equipos de éxito está en el Equilibrio.

¿Y que 3 características tienen los equipos Disruptivos?

1.- Cosechando Seguridad

Si no hay signos que te hagan sentir que sientes a ese equipo, ya puedes tener 12 Cristiano Ronaldo a tu lado, que no llegaras ni a participar en la Champions League.

Sin seguridad no das todo de ti. Sin sentirte parte del equipo, no darás ideas, no saldrá a relucir el talento por el que te contrataron y pensaban que contigo se harían de oro.

Si estamos todo el día liderando desde el miedo. Mostrando el precipicio del despido o no reforzando lo positivo del trabajo realizado sin alentar la creatividad, tendrás a tu merced un equipo de mercenarios que van a trabajar por dinero, no por un motivo mayor.

No serás un líder para ellos, serás un jefe que a final de mes o final de proyecto le vas a pagar la “cuenta” y hasta la próxima.

Cuando te sientes seguro en una relación, ¿A qué te muestras sin tapujos? ¿A qué das todo de ti sin miramientos?

Aunque sea un equipo con altas exigencias y expectativas. Tú le dices y haces sentir a esa persona que ha sido elegido porque puede superarlas holgadamente, le das seguridad, haciéndose integrante del equipo, y seguro que te mostrará aquellas facetas que sentías que tenía y por la cual lo contraste.

Da seguridad y obtendrás resultados.

2.- Muestra vulnerabilidad.

Tampoco estoy diciendo que seas unas moñas, fan de Disney, ni que le pongas películas románticas a tu equipo.

Te estoy diciendo que reconozcas tus errores sin ningún tipo de pudor. Te estoy diciendo que seas el primero que muestre sus emociones. Ni te creas el “Hombre de Hielo” liderando a los Vengadores, porque ni lo eres ni nunca lo serás.

Pero nos han hecho creer que mostrar tus debilidades es el primer paso para que se aprovechen de ti o se rían de uno. Creo que mostrar tu debilidad es el primer paso para avanzar.

Cuando muestras tu vulnerabilidad a alguien, que forma parte de tu circulo, vienen los abrazos, viene el contacto. Te das cuenta si formas parte o no de su familia, si de verdad lo que siente por ti es amistad, compañerismo o es un “durante 8 horas te haré creer lo que quieras, luego no hables”.

Es en la vulnerabilidad donde se muestra la química entre las personas. SI existe comunicación de verdad, si el equipo esta cohesionado de verdad, es pura pantomima.

Muestra tu vulnerabilidad sin tapujos, y el equipo se estará haciendo más fuerte en todo momento.

3.- Definir un propósito

Sin un propósito, no hay nada.

Bueno, si, mediocridad, hacer lo mismo que todos, no dejar huella a través de nuestro trabajo, que nuestros clientes nos sean infieles cuando vean que lo que decimos a lo que hacemos va un trecho grande… ¿Sigo?

Éste equipo no solo tiene la obligación de ganar, sino además la de contentar a la gente que ha pagado por verlos. Tienen el propósito no de ganar, sino de hacerles felices.

No es el propósito de hacer un congreso para regocijo mutuo, sino por y para los asistentes que van a disfrutar de él, para transformar sus vidas aunque sea solamente con una frase o un abrazo.

Vivimos en un mundo cortoplacista, que convive con el estrés codo con codo porque si no consigue llegar a los resultados trimestrales será despedido. Dejando eso de dejar huella en sus clientes, para los “iluminados” o “locos”.

Los equipos de éxito en este siglo XXI, se centran en el propósito, en el PORQUÉ hacen lo que hacen, PORQUÉ les compran los clientes actuales y PORQUÉ quieren ser recordados cuando ya no estén.

Y te aseguro que llegan a los resultados del trimestre, holgadamente.

Sin un propósito mucho mayor que la suma del equipo entero, seréis uno más.

Dales un propósito, y serán los arquitectos del éxito soñado.

Nunca lo olvides, que el éxito llega como consecuencia de darse a los demás.

Cuando nos enfrentamos al reto de liderar un equipo, siempre soñamos que la suma de 2 y 2 nos de cómo resultado 11. Pero recuerda que sin:

  • Confianza
  • Sentimiento REAL de que perteneces a ese equipo

No pensaran como un cerebro único, sino como un cerebro que ha tenido una noche loca en Ibiza que luego no se acuerda de cómo ha conseguido lo que ha conseguido.

¿Cuáles son las características para formar y de resultados un equipo en el siglo XXI?

¡¡Small Data. No te alimentes sólo de datos!!

“Los pequeños detalles hacen grandes momentos”.

Quiero contarte 3 situaciones y luego te digo que tienen en relación.

.- Tras varios retrasos sin justificación alguna, se responde de forma airada a un nuevo retraso. Pensando que era una forma de dejadez, tras preguntar qué pasaba, recibimos la misma respuesta de siempre, excusas.

.- La falta de anillo continuado, de una persona que lo llevaba con orgullo.

.-Una bolsa nos hace creer que tiene problemas de alimentación una persona.

Pensarás que no tienen nada en común.

Un retraso, un anillo y una bolsa. Más bien parece un chiste, pero no son así las cosas.

Vivimos en un mundo, donde los datos dejamos que nos dominen.

El 30% de los españoles hacen tal cosa… El 4% de los chicos prefieren el brócoli a la lechuga…el 65% de los españoles no ha leído un libro durante el ultimo año.

Más y más datos, que hace dividir a la sociedad en un bando o en otro. Creemos que si actuamos en función de los datos que nos expongan, tenemos que ser de una manera u otra.

Y de ahí no nos podremos salir, porque creemos que nos están dando la clave del éxito.

Ya nosotros mismos, aceptando esos datos, nos estamos encasillando y  lo peor, aceptamos que nos encasillen.

Creyendo que somos de una manera, que han determinado unos números, nuestra suerte, nuestra vida, ya está echada.

Actualmente se dicen que a través del “Big Data”, el proceso de recolección de grandes cantidades de datos y su análisis, nos ayudará a encontrar soluciones ocultas, patrones ocurrentes… En definitiva que casi gracias a los datos, podremos crear y elegir todo en la vida.

Sé, que el Big Data, está ayudando a muchos campos en la sociedad, como que también se han creado nuevas empresas que están ayudando a la misma.

Puede ayudar a determinar qué jugador tiene un mayor porcentaje de tiro, que producto se vende mejor en determinados países o con que frecuencia determinado tipos de personas van a hacer o no una acción.

Nos ayuda a descubrir, como bien dice la definición, cosas que se nos habían pasado por alto o no sabíamos.

¿Pero es que la vida son sólo datos? ¿Dónde quedan aquí los pequeños datos, las pequeñas acciones, las miradas?

¿O es que lo que determine unos datos, YA ES LA VERDAD ABSOLUTA?

Vamos por la vida generalizando.

Vuelve a leer de nuevo los 3 casos que al principio te he comentado. ¿YA? Si hubiéramos generalizado, hubiéramos pensado, que es lo que hubiéramos hecho, que:

.- Que la persona, llegaba tarde a nuestras reuniones, por dejadez, por inconsistencia, cuando en realidad la causa era otra que nosotros no sabíamos y mucho más importante.

.- La falta de anillo, era por problemas con su pareja y necesita la escucha de una persona amiga. No cosas raras.

.- Y una bolsa determinó, que no era falta de dinero de esa persona, sino problemas más importantes.

Pero generalizando, ya hubiéramos pensado que era un desagradecido, un maleducado, que no tenía dinero,

Vamos por la vida, exponiendo nuestras ideas en función a estadísticas, a lo que nos han dicho los demás , lo que dicen los medios de comunicación…en definitiva a creencias basadas en nuestra propia experiencia o “adoptadas” de los que nos rodean.

¿Dónde quedan las emociones? ¿Dónde quedan los pequeños detalles? ¿Dónde quedan las preguntas a la persona antes de exponer una conclusión? ¿Y la inteligencia visual?

Por lo que se ve, en ningún lado.

Vuelvo a repetir, para los extremistas del Big data o alguno que se sienta ofendido no sé por qué, que al igual que en la vida, en todo lo demás, no podemos expresar nuestras opiniones, discriminar a las personas, en función simple y llanamente de números o una explicación a una operación aritmética.

La vida, las personas, son mucho más que un dato.

Los números mienten mucho, sino que se lo digan a los americanos cuando pensaban que iba a ganar Hillary Clinton y pasó lo que pasó, la noche de autos.

Vemos, pero no observamos. No prestamos atención.

No observamos los cambios de las personas en cuestión a su vestimenta, a sus accesorios, a su forma de expresarse, etc… Una vez vista una persona, ya creemos, que para siempre, la veremos igual.

Las cosas cambian y no siempre somos iguales.

Fijarnos en un simple detalle, puede cambiar la opinión y la decisión.

Hablo de cómo cuando vamos al museo. Vemos los cuadros. Nos asombramos, les hacemos 200 fotos para subirlas a nuestras redes sociales, y luego si nos preguntan, si nos acordamos de tal o cual detalle, respondemos, encogiéndonos de hombros

¿Por qué?

Porque pasamos de largo ante todo. Lo vemos, pero no lo observamos. Perdiéndonos mucha información mientras tanto.

No hay dos personas que vean las cosas de la misma manera. ¿Por qué tenemos que generalizar todo a través de un dato?

La realidad es muy rica en matices. Ya que cada uno la ve de manera diferente en función de sus emociones, de experiencias pasadas y en función donde pongan su foco o atención. Pero la moda ahora es aglutinar datos pensando así que TODOS pensamos de esa misma manera.

Hay una frase que dice “La belleza importa sólo los primeros 10 minutos, después debes tener algo más que ofrecer”. Me lo dijo uno de los participantes durante el estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”.

Y es la verdad, la diferencia entre dos marcas, es un pequeño detalle. Es la forma de ver la vida , de cómo tratar a la gente, de ver con otros ojos un producto ya creado.. No un número.

¿Dónde se quedan las personas que no están integradas en esos datos que se explican? ¿No estaremos impidiendo que la gente y las marcas piensen por ellas mismas creyendo que un dato es la clave del éxito? ¿No existen más condicionantes que estamos pasando de largo? ¿Dónde quedan las emociones y el presente en el Big Data?

Lo pequeños detalles y más, los pasados por alto, siempre marcaran la diferencia.

Si queréis conocer más sobre este tema, os recomiendo el libro de “Small Data. Las pequeñas pistas que nos advierten de las grandes tendencias”

 

José Luis Cordeiro: “Si podemos vivir más y mejor, es un problema bueno”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mí es un placer presentar a José Luis Cordeiro.

Leemos a diario artículos en el que nos hablan de la revolución digital, que si los robots nos van a pagar la pensión o cómo será el mercado laboral dentro de 5 años.

Tenemos miedo a los avances que estamos viviendo, pero en el fondo también queremos saber a qué nos podremos enfrentar.

En una sociedad en el que la esperanza de vida, ya supera mucho más allá los 80 años y en un país, el nuestro cada vez más envejecido, ¿Qué pasaría si fuera posible en apenas unas décadas poder decidir si morimos o no? ¿Qué pasaría si conociéramos que podría ser la muerte opcional hacia el 2045?

Estas preguntas lanza el Doctor Cordeiro en su libro “La muerte de la muerte” junto a David Wood.

Hace unos días tuve el placer de poder conversar con él, teniendo la oportunidad de preguntarle estas y otras cosas más, que transformaran a nuestra sociedad, vida personal y profesional con este avance.

Un tema disruptivo, un tema candente, al que quería darle cabida en esta sección .Sé que va a ser una de las entrevistas más controvertidas y radicales hasta la fecha. Pero es un tema que tenemos que tener dentro de nuestras conversaciones.

Muchas gracias José Luis, por mostrarnos a toda la humanidad un tema al que en el día de hoy ni prestamos ni la atención, que se merece. La ciencia ficción de hoy es la ciencia real del mañana. Podéis conocer más el trabajo de José Luis a través de  Facebook.

.- ¿Qué motivo hay para vencer a la muerte?

Éste ha sido el principal sueño de la humanidad.

En el libro lo reseñamos, que la primera hora en la historia de la humanidad es la Odisea para ser Inmortales, datada hace más de 5.000 años y de Mesopotamia.

Pero también en Egipto, los faraones querían ser inmortales. Los emperadores chinos de los guerreros terracota querían ser inmortales.

Es el sueño de toda humanidad. Y de él nacen todas las religiones. Ya que lo que ofrecen es una inmortalidad. Pero hasta ahora era una inmortalidad espiritual.

Sin embargo, gracias a la ciencia y la tecnología podemos tener inmortalidad física, que es lo que siempre hemos querido. O gran parte de la humanidad.

.- ¿Cómo definirías al ser humano, tras vencer a la muerte?

Yo creo que seríamos más humanos.

Vamos a ser más longevos, más inteligentes y vamos a vivir en un mundo mejor.

Yo creo que el envejecimiento y la muerte es lo más terrible que le ocurre a los humanos y es el gran desafío de la humanidad.

Cada día mueren más de 150.000 personas. De las cuales, 2/3 mueren por envejecimiento. Pero es que en los países europeos, como por ejemplo en España, el 90% de las personas que mueren lo hacen por el envejecimiento.

Si no hay envejecimiento vamos a detener gran parte del sufrimiento

.- ¿Se tienen que empezar a reinventar la empresas de cremas para el envejecimiento?

No solamente se tienen que reinventar las empresas que me has comentado, sino todas. Porque vamos a vivir jóvenes indefinidamente. Sin embargo claro que se seguirán usando cremas como para el sol, para la playa, la montaña…

Pero no solo van a seguir existiendo esos productos, sino también muchos más productos. Ya que no quiero la extensión de la vida, sino la expansión de la vida.

Extensión es vivir más años, y la expansión es meterle más vida a los años

.- Se nos habla de libertad, ¿Seremos realmente libres teniendo esta opción de darle muerte a la muerte?

Yo creo que es una opción adicional y que te va a dar más libertad. Mientras más opciones tenemos, más libres somos.

Yo no estoy en contra de las personas que quieren morir, ni en contra de la muerte misma.

Las que quieran morir, podrán hacerlo. Esta opción de darle muerte a la muerte, no es obligatoria. Así como cambiar de opinión a la edad de 100 años, 200 años o 300 años.

Pero lo que nosotros estamos trabajando es en la longevidad indefinida joven, no en la longevidad indefinida viejo. Ya que no queremos vivir para siempre viejos. Ya que lo que queremos es vivir siempre joven y por el tiempo que uno quiera.

Es la idea de la longevidad indefinida joven, que yo creo que va a ser muy popular. Porque si uno puede estar joven, va a estar bien, no va a estar enfermo.

.- ¿Alguna contra tiene darle muerte a la muerte?

Lo primero que quiero comentarte David, es que hay que distinguir entre los problemas buenos y los problemas malos. Y éste para mí es un problema bueno.

SI podemos vivir más y podemos vivir mejor, es un problema bueno

En el Imperio Romano, la expectativa de vida era sólo de 25 años. Podrían pensar que si pudieran morir a los 50, a lo mejor sería el colapso del Imperio ya que a lo mejor no tenían recursos para alimentar a todos.

Pero a día de hoy, después de pasar de expectativas de vida de 50, 70 años, estamos en más de 80 años y esto es positivo.

.- ¿Qué cambios habrá en el mundo empresarial con esta forma de vivir?

No habrá generaciones como nos gusta etiquetar, sino que solamente habrá seres humanos . Seres humanos en buenas condiciones físicas.

A día de hoy, no hay tanto racismo y sexismo en el trabajo, conviviendo hombres y mujeres de diferentes razas, orientaciones sexuales y edades, pero las compañías no quieren viejos.

Pero si podemos hacer que la gente sea joven, la gente puede seguir trabajando más tiempo. Con ello se crearan más actividades y en buenas condiciones.

La principal causa de sufrimiento de la humanidad es el envejecimiento. Es el enemigo común. Pero se nos hace pensar que son los terroristas, el cambio climático, los dictadores, sino que es el envejecimiento. Como ya te he dicho antes, la mayoría de las personas en los países avanzados mueren por envejecimiento y eso es lo que hay que detener.

Es un imperativo moral. Y por eso nosotros  defendemos el rejuvenecimiento como la prioridad ética de la humanidad.

.- ¿Cómo se transformara la felicidad a través de estos avances?

Pasaremos de una felicidad dependiendo de las circunstancias, de consecución de éxitos, de la opinión de los demás, a una felicidad más interior. Y además por eso te comenté, que pasaremos de la extensión de la vida a la expansión de la vida.

Tendremos más cantidad de vida, pero tendremos más calidad de vida. Y las dos cosas son posibles.

.- Dentro de 25 años, ¿Qué nos dirás?

Me gusta siempre decir que yo no pienso morir sino también el co-autor del libro, David Wood, fundador del primer sistema operativo para teléfonos inteligentes.

¿Y por qué no vamos a morir? Porque vamos a tener las tecnologías para el rejuvenecimiento y por eso decimos que en 30 años, pensamos en ser más jóvenes que hoy. No más viejos, sino más jóvenes que hoy gracias a los avances en ciencia y tecnología.

.- ¿Qué cambios sufrirá la sociedad con estos avances? ¿Seremos más humanos?

Claro que vamos hacia una sociedad mucho más humana. Vivir más y mejor es mucho más humano.

Pero desde el punto de vista qué es la humanidad y qué somos los seres humanos, que yo definiría de una manera muy corta, “Los humanos somos animales con tecnología”.

A diferencia de los otros animales, nosotros usamos la ciencia y la tecnología para vivir más y mejor.

La tecnología para mí, nos vuelve más humanos. Aunque haya personas que dicen que es al revés. Si no tenemos tecnología, somos básicamente animales. Sin tecnología no llegaríamos a los 15 años de expectativa de vida.

Al tener tecnología, somos los únicos animales avanzados gracias a ella.

Imagínate qué seríamos sin el fuego, un gran avance tecnológico de hace más de 500.000 años. Avance por ejemplo que no tienen otros animales como la escritura, la rueda… haciéndonos distintos respecto a ellos.

Y estos avances nos hacen vivir más y mejor. Esto es como el amor, porque tienes que decirle siempre a tu pareja que le quieres más que ayer pero menos que mañana. Y con la tecnología pasa igual, vivimos mejor que ayer, pero peor que mañana.

.- ¿Qué le dirías a aquellas personas que tienen miedo a morir?

No solamente hay gente que tiene miedo a morir, sino que también hay gente que se mata, que se suicida, que es algo mucho peor. Hasta hay niños que lo hacen.

Y esto es muy doloroso, porque no hay nada más hermoso que la vida. El hacer más, el innovar, el crear, vivir más y mejor.

Yo les diría que el mundo está lleno de posibilidades. Y es tremendamente terrible sino hacemos uso de ellas.

Por lo tanto yo siempre creo que hay que ver el mundo como un vaso medio lleno , no como un vaso medio vacío.

Claro que hay problemas en la vida, pero nosotros somos lo suficientemente inteligentes para crear nuevas posibilidades, oportunidades.

Vivimos en un tiempo mucho mejor que en el pasado, pero mucho peor que hoy. Y a los que piensen que la cosa es mala, tranquilos, se va a poner mucho mejor en el futuro.

.- Si tuvieras la oportunidad de poner en una valla publicitaria lo que quisieras, ¿Qué sería?

Vivimos en tiempos increíbles. Entre la última generación humana mortal y la primera generación humana inmortal.

¿Dónde quieres estar tú?

.- ¿Qué has aprendido del José Luis de hace 20 años que nunca olvidas?

Hasta hace 20 años era para mí impensable la inmortalidad, por varias cosas.

Cuando eres más joven, uno se preocupa menos de la muerte. Pero por otro lado no existían avances tecnológicos, no se habían rejuvenecido a los ratones, a otros animales.

Lo que hace 20 años era una locura, hoy es posible. Y aunque a mí me llaman de charlatán, mentiroso y de loco, yo siempre estoy tranquilo, ya vamos a ver juntos los próximos 20 años lo que va a suceder, ya que estas cosas de las que hablo, van a ocurrir.

La ciencia ficción de hoy, es la ciencia de mañana. El mundo está cambiando exponencialmente. Vamos a ver más cambios en los próximos 20 años, no que en los últimos 20 años, sino que en los últimos 2.000 años. Ya que estos avances se están acelerando a un paso enorme.

.- ¿Qué piensas de la gente afronta estos avances con una mente cerrada?

Yo me siento, como mi co-autor, así como toda la gente que está investigando estos temas, nos sentimos en el lado correcto de la historia. Porque no hablamos de que estos avances llegarán en 50 años o dentro de 1 siglo, sino que estoy hablando de 10 años y menos, estaremos viendo cambios impresionantes.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Mi felicidad es vivir más y vivir mejor. Y creo que hacia allá vamos. Ya que viviremos más y mejor, yo quiero hacer aún muchísimas cosas en la vida, aprender otros idiomas, conocer otros países y seguramente otros planetas.

El universo está lleno de multi-oportunidades.

.- ¿Qué seriamos sin la curiosidad?

Es muy bonito ver a los niños. Preguntan sin parar. Lamentablemente el sistema educativo actual coarta esta curiosidad y castra la parte de la curiosidad de los niños.

Tenemos que tener un sistema que nos haga más abierto a los cambios y visualizar todas estas posibilidades que se acercan.

.- Una reflexión a los lectores del portal

Es un nombre maravilloso para tu portal, David. Porque nosotros estamos iniciando la primera generación de humanos inmortales, en un mundo mucho mejor

 

 

¡¡Me da igual, ME ENCANTA!!

“No vivas danto tantas explicaciones, tus amigos no las necesitan, tus enemigos no las creen y los idiotas no las entienden”

Hace unos días en la firma de libros en Zaragoza, me lanzó una persona una pregunta, que es la base de este artículo:

“Parece que todos los artículos que tu esencia es que todo te importa muy poco. ¿Es así’”.

Claro que me importan muchas cosas, lo que pasa, es que ya no me importan tantas cosas como me importaban antes”. Así le he respondido

Nos han enseñado durante nuestra educación que nos tienen que importar los amigos, el trabajo, tener una pareja, unos hijos a cierta edad y el qué dirán los demás. En definitiva, nos tiene que IMPORTAR TODO.

Y si no te importa lo que dicen los demás, si no metes la “directa” en alcanzar esas metas que esperan que alcances, eres considerado un “raro-espacialito-diferente-veremos de qué pie cojea”.

Pues señores, ¡¡NO!!.

Lo que estamos haciendo es pre-ocupando por lo que puedan decir los demás, por lo que puedan pensar o no sobre nosotros, y mientras tanto, estamos dejándonos de lado a nosotros mismos.

A mi claro que me importan muchas cosas. Tengo mi grupo de personas que son esenciales para mí y que me involucro en sus vidas, si me necesitan. Me importa mi empresa, que se expanda. Mi blog, mis libros, en crear nuevos libros acorde a lo que veo y siento. Que no se prostituyan términos que me han ayudado y creo que podrían ayudar a mucha gente, que por egos los convierten en modas pasajeras…

Me importan muchas cosas.

¡¡ Lo que pasa es que ya no me importan otras tanto por las que antes moría y ahora paso de ellas!!.

No me importa decir lo que pienso realmente. Te lo diré con educación, y si lo aceptas bien y sino también. No me gustan los egos y la falta de profesionalidad. No me gusta el querer aparentar algo que no eres. Ver como marcas que podrían dar un golpe en la mesa, lo único que hacen es seguir lo que dicen que hay que hacer los demás. No me gusta leerme un libro que es refrito de otros muchos y luego la gente los sigue como si fuera el nuevo “Jesucristo”.

No me importan muchas cosas que antes me importaban. El qué dirán, si seré aceptado o no, si voy a seguir a esta persona en las redes porque es bueno para mi reputación social.

ME DA IGUAL

Y no es rebeldía, ES COHERENCIA. Algo muy falto en estos momentos en la sociedad y en las empresas.

Para decir ME DA IGUAL, tienes que haber vivido un proceso de afirmación de lo que es importante para ti de verdad.

De reconocer tus valores, tus pasiones, de lo que quieres conseguir en la vida, de tu obsesión “sana” por conseguir ese sueño, de lo que te ha hecho mal hasta entonces y no quieres que se repita, de actitudes que no soportas y por el qué dirán las has estado tragando sin parar porque te interesaba más el “beneficio” que obtenías que no tenerlo.

Decir con la boca abierta, ME DA IGUAL y que no te importe de verdad la reacción de la gente, ante el NO que les estas dando o lo que ya no te darán por tu negativa, es la consecuencia de una confianza sin fisuras en uno mismo.

Confianza que no es ego, señores.

No es lo mismo ese ME DA IGUAL, de rebelde sin causa, en contra de la sociedad, que el ME DA IGUAL, y te lo digo porque lo creo firmemente y te lo puedo explicar con razones.

¡¡NO ES LO MISMO!!

Pero hace unos días cayó en mis manos un artículo en el que decía el autor que iba a hacer un reto físico y que aunque no había entrenado , le daba igual lo que ocurriría o no le importaba la base de seguidores que tenía o como se relacionaba con la gente.

Yo siempre que digo o siento con un ME DA IGUAL, lo expreso con razones y siempre COMPROMETIENDOME con el resultado de esa acción mía, me guste a o no. No puedes pensar que haces las cosas sin que te importe los demás, porque no estás solo tú en este mundo. Porque a lo mejor puedes “dañar” a otra empresa o a tu marca, por haberte lanzado de forma inconsciente y chulesca, a hacer algo, enarbolando el “ME DA IGUAL”. No puedes decir que te da igual el resultado, más bien estás diciendo, “Como a lo mejor no lo consigo, digo de ante mano que me da igual, así que nadie me lo reproche y tengo la conciencia tranquila...”

Si que promulgo y así lo siento, que hay que hacer las cosas que te ardan dentro de ti. Porque mañana vete a saber que puede ser de ti. Ya no digo dentro de 5 años, digo MAÑANA.

Pero por favor, CON CABEZA, CON VALORES, CON RAZONES.

A lo largo del estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, muchas de las empresas estudiadas y profesionales, claro que me decían en algún momento de la entrevista: “Me daba igual lo que pensaran o no pensaran de mi, y así creo que lo he conseguido… Pero siempre a través de mis razones expresaba ese me da igual, del fuego que me había estado quemando y no quería me consumiera sino que me catapultara con lo que soñaba continuamente...”

Como observarás y en el libro lo comento, no son personas y marcas sin rumbo, alocados y unos parias de la sociedad, como así se les quiere tildar, ya que no hacen lo que se les espera de ellas o los libros de management.

Son personas y marcas, que no les importa lo que les importa a todo el mundo. Así es como avanzan y producen innovaciones y resultados diferentes a los vividos hasta ese momento.

Piensan muy bien cada cosa que hacen, porqué la hacen y cómo hacerla. No pierden el foco  de lo que quieren conseguir o al menos darse la oportunidad de ir a por ello.

Así que:

1.- Que te DE IGUAL, aquello que no está dentro de tus valores

2.- Que te DE IGUAL, aquello que no esté dentro del foco de tus intenciones.

3.- Que te DE IGUAL, aquello que te dicen que no se puede hacer, porque te aseguro que si siguiéramos así pensando, todavía estaríamos con la rueda y el fuego.

4.- Que te DE IGUAL, aquello que no vaya con tu forma de ver y vivir la vida. Con respeto y coherencia, nunca lo olvides.

5.- Que cuando digas ME DA IGUAL, lo siguiente que hagas sea algo que digas ME ENCANTA.

¿Y a ti que te da igual?¿ Me sabrías dar razones para explicármelo?

¡¡Un Employer Branding de verdad!!

Ir juntos es comenzar. Mantenerse juntos es progresar. Trabajar juntos es triunfar” decía H.Ford

Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico e industrial, en una época, grupo social, etc…” según la R.A.E, es lo que denominamos Cultura.

Según la empresas que he estado estudiando para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” su definición podría ser algo así como: “Como los niños, para tenerlos contentos y nos saquen el trabajo que les damos chorradas para tenerlos contentos y sin rechistar, porque si no saben que lo que les espera es la lista de desempleo, pues si así nos sacan el trabajo, probemos”.

Te podrá parecer muy fuerte, pero te aseguro que fue la contestación fuera de micrófonos, de uno de los empresarios más importante de mi ciudad. Y además muy joven.

Como en el tema de la Marca Personal, los resultados que salieron a la luz estudiando el Employer Branding en las empresas, destilaba que iba por el mismo camino. Hacia la prostitución de una herramienta útil y necesaria, Considerado como el algo liviano que se implanta para tener a la gente contenta pero que no se cree en los resultados que pueda producir.

Vivimos en una sociedad de quejas y victimismo constante. Con los medios de comunicación solo nos producen “dolores de cabeza” tras ver siempre malas noticias. Nuestros vecinos siempre nos dicen que su vida es mala. Nuestra familia se queja del poco tiempo que tienen o nuestros compañeros de trabajo por el trato que recibe de sus superiores.

A través de diversos estudios, se determinó que era importante tener motivados a los trabajadores. Con ello aumentaría su productividad, compromiso y con ello la cuenta la de resultados de la empresa.

Pero hecha la ley, hecha la trampa.

Si con 4 cosas, un color diferente en las paredes, con frases de Paulo Coelho en las paredes, así estarán contentos y producirán más de lo que estaban haciéndolo hasta la fecha, ¿Dónde hay que firmar?

Vivimos en una sociedad en la que nos impulsan que hay que estar motivados en niveles estratosféricos y sonriendo, porque si no seremos tildados de raros, tristes y orientados al banquillo del desempleo o denostado por la sociedad como “diferente”.

Así que transformar las oficinas, ponerla de colores alegres, darle pizza al equipo cuando han conseguido unos resultados “imposibles” o darles una caja de viandas cada aniversario, se ha convertido en una MODA que causa furor entre los líderes empresariales.

Muy bien has leído, se ha convertido una MODA cuando en realidad tendría que ser una TENDENCIA que transformase de verdad la realidad de la empresas, y no en algo que será pan para hoy y hambre para mañana.

Siempre nos quejábamos que el dinero y los títulos eran una motivación extrínseca del ser humano, con la que pensábamos que así estarían motivados y nosotros, como jefes, tranquilos que nunca más se va a producir ninguna revuelta y la cuenta de resultados irá en aumento constantemente. Pero ahora creemos que teniendo un lugar bonito para ir a trabajar, sillas cómodas y pizza los viernes, estaremos y estarán contentos nuestros compañeros.

A ver señores radicales del Branding, no estoy diciendo que la cultura empresarial no funcione “en algunos momentos” a través de esas herramientas. Conozco empresas que si lo hacen de verdad, pero también conozco muchas que se han subido al carro del Employer Branding, para “calmar” las aguas y a ver si así hacen lo que el CEO desea en todo momento y sin rechistar.

Puedes estar contento por la pizza, puedes estar encantado de la vida por haberte ganado el viaje a Benidorm (con todos mis respetos a Benidorm) tras haber superado al departamento de al lado… ¿Pero esa motivación es consistente y duradera? ¿Durará en el tiempo ese amor por el color de las paredes? ¿Nos cansaremos de la pizza del viernes? ¿O es mejor una hamburguesa? ¿Se les permite de verdad que desarrollen su potencial? ¿O lo utilizamos para RETENER aquellas personas que consideramos con talento y no vean nuestras debilidades?

¡¡Seguimos sin distinguir que es voluntad de una persona y la motivación de esa persona!!.

Para que no se convierta en una moda pasajera y produzca resultados DE VERDAD para tu empresa, hay que tener siempre presente estas preguntas, que Rubén Turienzo lanzaba recientemente en una conferencia.

¿Vamos allá?

.- ¿Te conocen?

Ya no sólo te tienen que conocer tus posibles clientes o proveedores. Ya no sólo te tienen que conocer la competencia o los medios de comunicación de tu ámbito para que sepan quién eres, qué haces y cómo lo haces. No solamente tienes que estar hasta en la sopa, porque si no te conocen tus trabajadores, ¿Qué estarás haciendo? El papel de CEO egoico.

El líder, el bastión de la cultura empresarial que quieres implementar, en la que crees, tienes que ser tú mismo. La gente tiene que verte, tiene que sentir que puede hablar contigo, que eres el mismo reflejo de lo que dices o bueno, dice tu Director de la Felicidad.

Tú tienes que ser tu propio embajador de lo que propones, pero no cara a los demás, sino empezando por tus trabajadores.

.- ¿Te entienden?

Muchas veces tenemos ideas increíbles. Bueno nuestro ego dice que son increíbles. Creemos que hemos inventado el fuego. Que el premio Nobel de la creatividad e innovación ya tiene nuestro nombre.

¿Y qué ocurre cuando explicamos la idea que queremos implantar? Que solamente conseguimos silencios o dudas. ¿Qué ha ocurrido?

Que no hemos seguido llegar a explicar de forma SIMPLE y COHERENTE, cual es nuestra idea de cultura, nuestra idea.

Las cosas simples siempre son las más fáciles de implementar y las que mejores resultados dan. Deja de hacer caso a tu ego y más a tu corazón, por favor.

.- ¿Te recuerdan?

Como decía anteriormente, las cosas más fáciles son las que llegan más rápidamente al corazón y se quedan allí para siempre.

Estamos hechos de emociones que recuerdan a experiencias. Experiencias buenas como las malas. Pero por mucho que hayas hecho muchas buenas, haces una mala, esa confianza se irá al traste.

Si les mientes, si ven que lo que dices no es lo que haces, si lo que haces es “ocuparte” de tus trabajadores, para que estén callados pero no te “pre-ocupas” de ellos de verdad, te aseguro que el “chiringuito” se te irá muy rápido abajo, por mucha pizza que les des de vez en cuando.

La cultura se ha de impregnar TODOS LOS DIAS en todas y cada una de las acciones. NO exclusivamente por un cumpleaños, el cobro de los bonus anuales o la inauguración de la nueva sede.

Porque la gente siempre recuerda más un fallo, que por muchas fiestas que hagas.

.- ¿Se sienten parte?

Si quieres que tus trabajadores sean los “embajadores” primeros y principales de tu marca, no solamente tienes que ser tú quien la lidere, sino que tienes que aparte a un lado, cuando empiece a funcionar y que sean ellos quien la mejoren, quienes la impulsen, la rediseñen en los fallos que tenga. Que sea algo orgánico, que se sientan que forman parte de ella.

Como creas que es algo estable, inamovible, y que ellos no tienen ni voz ni voto, que no pueden aportar ideas…DESPIDETE DE LO QUE PROMULGAS O QUIERES PROMULGAR SURTA EFECTO O CONTRATA A OTRO EQUIPO ENTERO NUEVO.

.- ¿Les das voz?

Por mucho que les pongas un menú para que coman sano, una máquina expendedora de fruta o los viernes te los lleves a jugar a los bolos, si hay un problema y no son ni voz ni voto, te lo vuelvo a recordar, el “chiringuito” de una nueva cultura empresarial con la que se te llena la boca, será algo que nadie creerá.

.- ¿Eres valiente?

Igual que en el Branding, con la Cultura empresarial, tenemos que ser valientes. Ya vale de hacer lo que los demás hacen. Ya vale de comprar la misma máquina que tiene Google, el mismo color de pared que tiene Uber o llevar a los mismos conferenciantes todos los años que lleva la empresa del Ibex de moda.

Hay que ser valientes. No lo que para uno sirve, vale para todas. ¿O es que a un americano le importa lo mismo que a una persona latina? Para nada.

SI queremos distinguirnos de los demás, SI queremos que se sientan orgullosos de nosotros. Hagamos las cosas diferentes, porque si no seremos uno más, te lo aseguro.

Esperemos que no se convierta una moda el Employer Branding, que en vez de alentar y ayudar a los trabajadores, se convierta en una cosa más que asquee a los mismos y no crean en el poder transformador que puede llegar a tener.

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” a través de este enlace.

 

 

¡¡El lado oscuro de todo sueño!!

No es oro todo lo que reluce” Proverbio

Me encanta como disfrazamos la realidad según nuestros intereses.

Nos impulsan a emprender nuestros sueños, porque así saldremos del desempleo. Nos impulsan a tener una marca, porque así encontraremos trabajo, nos impulsan a ser diferentes porque es la única forma de encontrar el éxito pero luego nos dicen que no nos salgamos de la línea roja, porque los demás nos tildarán de locos, raritos y eso no es “cool”…

¿Nos aclaramos señores?

Pero también hay otra cosa de la que no te hablan y mira tú por dónde, a mi me apetece hablar de ello.

¿El camino de emprender un sueño, es todo felicidad y motivación, cómo nos hacen creer?

¡¡Y UN MOJON BIEN GRANDE!!

Hasta Dora la exploradora lo pasa mal, hasta llegar a su destino final. ¿Y nosotros como emprendedores, lo vamos a tener más fácil que ella?

¡¡VENGA YA!!

Por mucho que nos digan que tenemos que empezar con alegría, alboroto y un perrito piloto, siempre vamos más nerviosos que el día de Reyes, seamos REALISTAS.

Estamos dando un paso fuera del tiesto. No sabemos qué va a ocurrir. No sabemos si lo conseguiremos por mucho que el mentor de turno nos haya dicho que podemos (no tiene una bola de cristal fiable, te lo aseguro, habla según su experiencia y expectativas) o nuestros padres.

No sabemos si sabremos hacer frente a situaciones que hasta la fecha son imposibles para nosotros.

Sólo sabemos que no sabemos a qué nos vamos a enfrentar y eso siempre produce, duda, miedo, o como quieras llamarlo.

Pero como buenos borregos que somos, nos creemos y así lo deseamos, que todo sueño, se consigue de forma rápida, indolora y fácil.

¡¡ERROR!!.

Seamos realistas, tenemos que tener voluntad ( me canso de la palabra motivación), con ilusión, alegría, pero también sabiendo que no todo va a ser un camino de rosas y que al cielo no vas a llegar en 5 minutos o en 4 pasos como así te lo hace creer el gurú de turno.

Así que esa duda que tienes, tienes que convertirla, en mayor impulso, porque detrás del miedo, siempre hay un mayor aprendizaje y experiencia esperándote que desde el sofá y el mando en tus manos.

Creemos que esa motivación DESMESURADA que nos imprimen, el ver que otros lo han conseguido, nos va a hacer correr más que Usain Bolt y llegar a hacer los 100 metros en menos de 9,80 segundos, pero las cosas no son así.

Si no tienes un PORQUE mayor que la Puerta de Alcalá, te aseguro, que esa motivación se quedará en nada, cuando tengas la primera caída o el primer NO.

Tampoco estoy diciendo que no emprendas el camino, que te olvides antes de empezar. Sino que empieces siendo realista, porque sino la leche y la frustración será de órdago.

Que no te lleves por cantos de sirena de personas que quizá lo han conseguido lo que tú quieres, o les han formado para que digan eso. La mayoría no tienen ni idea lo que es emprender nada en su propia persona.

Nos dicen que progresar es conseguir resultados que nadie ha conseguido, ver cosas que nadie ha visto, transformar las cosas que hasta ahora estaban quietas. Y por eso, sino lo conseguimos, sino creemos que la hemos liado parda, tiramos la toalla y pasamos a otra cosa

Ya estarás progresando, por pequeño que sea el paso. Ya estarás haciendo más que si estuvieras en el sofá, así que felicítate siempre por todo paso que des.

Ese mundo ideal, que nos pintan desde Disney de que cantando irás con tu ilusión y tu alfombra mágica más rápido y veloz hacia tu cima, como que no. Ojala, pero no suele ser así.

El camino hay que disfrutarlo, por mucho que quieras correr. La vida siempre te pondrá trabas, para pararte y veas todo lo que hay a tu alrededor. Lo que has conseguido, lo que pensabas conseguir, lo que te falta por conseguir, así como caminos por descubrir hasta entonces ocultos.

Te lo vuelvo a recordar, siempre que leas eso de en 4 pasos o en 90 días te transformo tu cuerpo o tu negocio, sal corriendo, porque nunca ocurrirá. Bueno si, ocurrirá que te frustrarás al ver que lo que te decían, no es verdad y tu dinero sale corriendo con él.

Todo lleva su tiempo. Claro que nos gustaría fuera para antes de ayer, y a mí también, pero la vida te da lo que te tiene que dar, de lo que tienes que aprender, a su debido tiempo, NO CUANDO TÚ QUIERES.

No por mucho correr se llega antes.

Así que siempre por el camino, PRESENTE.

Como es algo en lo que no sabemos ni conocemos qué pasará, esperamos que nos acompañe gente de nuestra confianza. Y te aseguro que si todas esas personas, no piensan igual, habrá desencuentros a la voz de YA.

Lo hacemos para motivarnos mutuamente, para tirar uno del otro. Lo que pasa es que tenemos miedo a enfrentarnos nosotros mismos a este reto, y es mejor mal acompañado que sólo.

¿Qué pasa con las empresas con varios socios? Que si no tienen todas las mismas ambiciones y valores, todo acabará yéndose al traste.

Así que quien te acompañe, piense igual que tú, que seáis uno. Sino mejor sólo porque te aseguro que durante el camino encontrarás a gente, que piense, sienta y te apoye en todo momento.

Pero siempre ten presente que esa sensación del liderar TÚ tu propia vida, de emprender TÚ el camino, de andar por tu propia inercia, de descubrir TÚ las posibles soluciones o fallos… Eso, nadie te lo puede dar nadie, sólo tú.

Nos dicen que emprender un sueño, es como ir por las baldosas amarillas de Alicia. Siempre habrá alegría, felicidad y sensaciones únicas…

Y yo me pregunto: ¿Qué pasa cuando te dicen que NO? Siempre nos dicen lo bueno, pero ¿lo no bueno?

Piensas que tu producto es la leche, que te has esforzado, piensas que ese NO, no te lo mereces por todo el esfuerzo realizado…Pero así son las cosas y así te las hemos contado.

Frustración, ira, rabia, mala leche y ganas de romper un vaso contra el suelo, son algunas de las emociones que puedes estar viviendo en esos momentos.

Tanto las haya provocado una respuesta, como por culpa de “un amigo” que por su buen hacer te esté diciendo que desistas:

ACEPTA TUS EMOCIONES, PREGUNTATE POR QUÉ ESTAS ASÍ Y SIGUE ADELANTE, PORQUE NO ERES TUS CIRCUNSTANCIAS.

Puedes tener mal día por tu pareja y pensar que tu proyecto va mal, ERROR. Puedes sentirte triste porque tu socio se ha ido, cuando a lo mejor es hora de luchar por tu cuenta, puedes creer que ya nada será lo mismo ante ése NO que has recibido… Y te aseguro que en la mayoría de las veces, te darás cuenta, el caso que hacemos a nuestro cerebro cuando en realidad, nos estamos montando PAJAS MENTALES.

Escúchate, mira qué te pasa, mira qué ha pasado, qué tienes que cambiar, y SIGUE. No eres tu pasado, eres tu presente.

Y siempre ante caídas, ante ascensos, mesetas y cumbres borrascosas, ENFOCATE en lo que quieres. Es la única manera, de superar los baches, de saber que los NO son un POR AQUÍ NO, SIGUE BUSCANDO OTRO CAMINO, QUE NO VAS MAL ENCAMINADO… o que el miedo y la frustración se combate con acción.

La gestión de las emociones en el camino y después de él, son esenciales, ocultándonos que no es todo oro lo que reluce, sino que también hay miedos, locuras transitorias, dudas por el camino, que determinarán si quieres llegar o no a tu cima.

Sólo quería enseñarte una parte de la realidad, no la de “Disney lanzadoras de empleo y portales, gurús de la motivación…”, que todo es un mundo ideal…Pero si así es, por favor, ¿Me lo podrías enseñar?

Porque yo sólo conozco y sé que es en la adversidad, donde más progreso y aprendizajes he vivido. ¿Y tú?

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo a través de este enlace.

¡¡Aparentar tiene más letras que ser!!

“Aparentar tiene más letras que ser”.

Creo que todo se nos está yendo de las manos.

Buscamos libros, formaciones y conferencias, que nos enseñen a cómo conseguir ser Influencer, tener millones de seguidores en Facebook y que las empresas nos llamen para promocionar sus productos… Es lo que queremos y todo por favor, DESDE EL SOFÁ.

Queremos todo eso sin el mayor esfuerzo posible.

Recientemente me hacían una pregunta en relación al lanzamiento de mi nuevo libro, “Mofeta Branding”: David, ¿Con leerme este libro, ya podré tener una Marca de éxito como la gente que hablas?”.

Le conteste que NO. Y si, su cara de asombro, fue como la que te puedes imaginar.

Un libro es una herramienta que te puede ayudar a conseguirlo, pero sin tu voluntad, sin tus ganas de ser mejor, sin tu esfuerzo…Sin la curiosidad de descubrir otros caminos, y dar un paso hacia adelante, seguirás siendo uno más.,..

Te habrás leído un libro más, pero los resultados seguirán estando ahí, bajo mínimos.

Creemos que con títulos como “Como ser influencer en 8 Pasos…” o “Una marca personal en 3 pasos..” ya podremos ser desde el sillón de nuestra casa, como Dulceida, Paula Echevarría o Josef Ajram.

Queremos tener una marca que todo el mundo recuerde, que cuando piensen en alguien, al instante piensen en nosotros, que nuestras fotos se conviertan en virales y que ganemos dinero sin parar, sin una gota de sudor.

¿Aún seguimos creyendo que puede ser posible siendo otros y no, nosotros mismos?

Durante la creación de “Mofeta Branding”, estudie más de 400 artículos, que contenían en sus titulares palabras como “pasos”, “método para…” o “Herramientas imprescindibles para…”

Se dicen que son términos que se utilizan para llamar la atención de los lectores. Que nos dicen los “trucos” que otros han utilizado para conseguir lo que nosotros queremos.

Pero yo me pregunto:

¿Sabemos lo que queremos nosotros de verdad o queremos parecernos a otro, porque nos da miedo ser nosotros mismos y por eso nos encantan esos títulos?

Queremos ser los mejores, no tener problemas para llegar a final de mes, que nos reconozcan en nuestro ámbito profesional, tener la cuenta de Twitter nº1 en nuestro campo…en definitiva, tener una marca intachable, pulcra y de éxito.

Y si consiguiéndolo, ya nos comparan con el nuevo Risto Mejide, Ferrán Adría  o con los nuevos Alfred y Mireia, creemos que habremos conseguido lo que todo el mundo quiere, que nuestra marca sea la influencia del momento.

Y yo me pregunto de nuevo:

¿Quieres te reconozcan por parecerte a… o quieres te reconozcan por ti mismo?

¿Qué todos nos inspiramos en algo o alguien? DESDE LUEGO QUE SI.

Pero yo no quiero ser el nuevo Tony Robbins, Mario Alonso Puig o Fernando Alonso (aunque por mi cabeza podría),…YO SIEMPRE HE QUERIDO Y QUIERO SER YO MISMO.

Y eso parece que se mira muy mal en esta sociedad. Para triunfar parece que tenemos que ser como “x”, sino no llegaremos a nada.

Lo único que estamos consiguiendo es limitar el avance y transformación de la sociedad, pero lo peor de todo, TU TALENTO AHOGARLO EN MIEDOS, VERGUENZAS Y BLOQUEOS.

Se nos llena la boca leyendo artículos como “Sal con un valiente”, que transcribe Pablo Arribas. Pero a la hora de crear nuestra marca, lo único que hacemos es “copiar” a los demás y tildar de locos, los que son VALIENTES DE VERDAD.

Preferimos seguir el camino de rastro dejado por otros, que creemos que nos será más rápido llegar a esa “cima” que él nos promete, que no coger el camino más inhóspito, sino el camino que sentimos nosotros que tenemos que tomar.

Costará más o menos, tendrá más o menos obstáculos, pero es tu Marca, es tu esencia, es tu aroma, ERES TÚ.

Me encanta siempre “revolver” el ambiente allá donde voy, y últimamente es muy fácil. Cuando te pregunta la gente como construir una marca, como conseguir que no te llamen por tu nombre de pila, sino por tu marca (próximamente hablaremos de eso), todo el mundo te está preguntando el CÓMO conseguirlo y QUÉ hacer para conseguirlo… Pero nadie me preguntaba  POR QUÉ crear y tener una marca y qué proporcionaba.

 Todos aquellos defensores a ultranza del “PARA QUÉ”, ahí tienen su respuesta…La gente hace las cosas PARA  ser una referencia y todos los beneficios exteriores que se suponen, no para ser ellos mismos y vivir en coherencia el resto de sus vidas. Es lo que me ha reafirmado el estudio para mis dos libros.

Queremos marcas que nos pongan los pelos de punta, que nos sintamos orgullosos de pertenecer a ellos, que sean diferentes y nos sintamos identificados con ellas, porque nosotros también lo somos y así lo sentimos, que no somos como los demás.

Pues si eso es lo que tú deseas, empieza por mostrarlo tú. Nos repiten por activa y pasiva, que seamos nosotros el cambio que queremos ver en el mundo. Pues empieza por ser lo que sabes que eres, y no quieras ser como tal o cual persona, porque como tú, solamente hay una persona, y eso hace que seas único e irrepetible.

El Branding como la vida, no va de ser fotocopias de tal o cual gurú. No se trata de ser como el líder de la pandilla, en gestos y en la forma de fumar.

Se trata de vivirla como es uno, de mostrar tus convicciones sin ningún miedo. Eso es vivir, mientras tanto, solamente estarás SOBREVIVIENDO.

El VERDADERO BRANDING es para aquellas personas y empresas que viven la vida sin tapujos, sin tabúes, ni comparaciones.

Deja de seguir el rastro de los demás, y empieza a crear tu propio camino. Recuerda que siempre, es el perro más pequeño el que más ladra, no el más grande.

¿Te atreves? ¿O aún sigues creyendo que haciéndolo como lo hacen los demás, lo conseguirás?

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” a través de este enlace.

¡¡Qué vienen los robots!!

“El que innova empieza perdiendo, pero el que NO innova, termina perdiendo” dice Guillermo Beuchat

Nos encantan los avances tecnológicos, pero cuando nos dicen que nos van a quitar los puestos de trabajo, esas cosas que nosotros mismos, hemos creado, la cara nos cambia.

Estaba viendo los Simpson este al mediodía. Un capitulo en el que los robots, sustituían a todos los trabajadores, excepto a Homer, que era el encargado de liderarlos. Como te imaginaras, al final del mismo, los ex trabajadores se rebelaban, volviendo a sus trabajos.

¿Eso nos va a pasar? ¿Qué y cuantos puestos de trabajo se van a extinguir? ¿Seremos dominados por los robots?

Son algunas de las preguntas, que ya nos hacemos en la actualidad.

La verdad que si haces caso a todo lo que dicen, sólo tendrán trabajo quienes tengan la misión de crear los robots, una persona que los controle y ¿Los demás?…A DORMIR LA BARTOLA O A LA FILA DEL PARO.

Yo creo que muchos puestos de trabajo que ahora conocemos, desaparecerán. Pero la tecnología hará que nuevos nazcan.

Pero si nos damos cuenta, con las revoluciones industriales, han ido desapareciendo tecnologías que pensábamos que estarían con nosotros toda la vida. ¿O es que alguien se acuerda ya de las casettes, de las cintas de vhs o del Seat 600?

Nunca lo olvides: Los avances destruyen tecnologías que las reponen por otras nuevas, pero nunca destruyen puestos de trabajo. Sino que crean unos nuevos.

En la actualidad, se ensalza a los robots como si fueran a salvar el mundo, como si gracias a ellos, la capa de ozono se fuera a restituir y fuéramos a ser los seres más felices que haya habido jamás en la faz de la tierra.

Pero también, están los que anuncian el fin del ser humano, como tal. Más o menos, nos dicen que seremos aniquilados como el tío Arnold en su película, Terminator.

¡¡Por favor, un equilibro!!

Queramos o no, avanzamos, progresamos. Descubrimos remedios para enfermedades hasta ahora insospechados, construimos rascacielos circulares y hasta coches que circulan solos.

Vivimos en un continuo avance. ¿O es que todo sigue igual desde el Paleolítico? Me parece que no.

La vida avanza, los avances son cada vez más rápidos, y nosotros mismos queramos o no, estamos en continuo avance. ¿O eres la misma persona desde enero hasta ahora?

¡¡NO!!.

Ya no me meto si los avances son o no buenos, si sirven para hacer una mejor sociedad o no. Simplemente que nos hacen avanzar. Lo que pasa que tenemos miedo a la incomodidad que produce lo nuevo.

Cuando se habla de avances, del tipo que sea en la vida, siempre nos viene a la mente lo peor. El poder no dominar la situación, nos provoca un miedo increíble.

Y si ahora nos dicen que los robots, los drones, nos saludaran al entrar en un hotel o que ya hay máquinas que nos pueden operar,…Hay mucha gente que está totalmente en contra a este paso adelante que se está viviendo.

Estos miedos a un avance tecnológico, es una muestra del miedo que tiene el ser humano, a lo desconocido, y sus posibles consecuencias.

Me viene una comparación que todos hemos vivido alguna vez en nuestra vida, con esta revolución que se está incubando.

CUANDO SE TERMINA UNA RELACIÓN.

Tenemos miedo a no saber qué será de nosotros. Añoramos tiempos pasados, aunque en el fondo sabíamos que no eran tan buenos. Pero al menos no teníamos esa incertidumbre dentro de nosotros. Creíamos que éramos felices, aunque no lo éramos. Queremos volver a tiempos pasados, todo porque no queremos enfrentarnos a la novedad. Y con el paso del tiempo, sin darnos cuenta, nos sentimos bien. Hasta nos hemos adaptado a la nueva situación, que quizá pueda ser con una nueva pareja o en soledad.

Pero si nos apegamos a tiempos pasados, perdemos un precioso regalo, el presente. Apegado al pasado, podemos caer en depresiones y perdernos grandes oportunidades.

Con toda transformación tiene que pasar igual. Hay algo detrás de ese “Rey miedo” que tenemos que saber QUÉ es. No podemos vivir pensando en tiempos pasados, QUE NUNCA VOLVERÁN.

Pero sobre, obviamos una cosa muy importante. LA CAPACIDAD DEL SER HUMANO A SER.

Cuando empezamos con la Revolución Industrial, dejamos atrás el trabajo en el campo. Habría trabajos que desaparecerían, pero otros MUCHOS también nacieron. A día de hoy, dicen que trabajos manuales, desaparecerán. Y la gente se tira de los pelos, preguntándose: ¿Qué será de nosotros?

Pues igual que nos limpiamos las heridas, después de una caída, creamos algo que nos ayude a hacer mejor la vida, ¿Por qué el ser humano no puede crear trabajos diferentes a los ya existentes?

¿O ES QUE HEMOS HECHO A LOS ROBOTS MEJORES QUE NOSOTROS?

.- Que yo sepa no tienen emociones que los impulsen. Hasta la rabia nos impulsan a hacer cosas que pensábamos que eran imposibles. Que yo sepa no se ríen como nosotros, cuando vemos una película o un hecho gracioso.

Que yo sepa, estamos hechos de emociones. ¿Y no se han creado cosas gracias a ellas?

.- Que yo sepa tenemos la capacidad de ser críticos con nosotros mismos. De dudar de las cosas, de no creerlas, hasta de mentir a los demás. Y que yo sepa los robots, no lo tienen. Siendo críticos, hemos derrotado dictaduras y hemos mejorado productos.

.- Que yo sepa todos nos sentimos y somos singulares. Esa singularidad, nos hace pensar de manera diferente a cada uno de nosotros, Actuando de manera diferente. Y que yo sepa, nosotros les metemos un programa a los robots, y actúan de forma automatizada, siempre igual.

Esa forma de pensar diferente, esa forma de ver la realidad de forma alternativa, QUE ES LA DEFINICIÓN DE CREATIVIDAD, es principalmente la razón por la cual el ser humano no tiene que tener miedo a ningún tipo de avance.

Porque es capaz de ver a través de pequeños detalles, cosas que hemos pasado por alto. Porque la realidad tiene muchas vertientes, y un robot solo puede ver uno y siempre es la que nosotros le “introducimos”.

¿Por qué tenemos miedo a disrupciones exteriores, cuando todos los días las hacemos dentro de nosotros?

No existiría X trabajos, pero seguro que otros muchos, nacerán por el camino, por el talento, creatividad, poder de superación que tiene el ser humano.

Cuanto más tecnológicos estemos, más importante será el ser humano para gestionar todo eso.

¿Y tú que vas a crear? ¿Tienes miedo a que los robots te quiten tu trabajo? ¿Qué harás a cambio?

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” a través de este enlace.