Mario Alonso Puig: ” Todos tenemos un Ulises dentro de nosotros, que debemos despertar…”.

Hoy dentro de la Sección ” Conversaciones con…” es un placer presentar a Mario Alonso Puig

Mario Alonso PuigTodos, en algún momento de la vida, hemos pensado que teníamos la capacidad de transformar el mundo. De mejorar un producto, de crear un estilo de vida, de hacer cosas posibles cuando los demás pensaban que eran imposibles.

Todos hemos sentido que éramos unos Espartanos, que veníamos a luchar contra el mal, contra el miedo y los imposibles. Todos nos hemos sentido héroes en algún momento de la vida. ¿Y ahora? ¿Dónde están esas sensaciones y actitudes?

Creemos en esos mitos, pero no creemos que dentro de nosotros pueda ya existir ese guerrero. Ese espíritu que añoramos, esas ilusiones y sueños, pero que, según dicen, “no debemos sacar, porque la vida es así, sino queremos sentirnos señalados por los demás“.

No lo sacamos y entonces nos preguntamos: ¿Entonces para qué he venido a este mundo?.

Esta y otras muchas preguntas, nos ayuda a respondernos, siempre nosotros mismos, aunque estemos acompañados en el camino por otras personas, el Dr. Mario Alonso Puig, en su nuevo libro. ” El Guardián de la verdad y la tercera puerta del tiempo. ¿Para qué has venido a este mundo?”

Todos queremos ser como Cristóbal Colon y descubrir nuevos mundos, pero antes tendremos que decir SI a esa llamada. No habrá camino recto, sino un camino correcto que nos llevará a cruzar el umbral del miedo hacia un nuevo, el de tu felicidad, el de tus sueños.

De estas y otras dudas que nos conciernen, hace unos días tuve el honor de poder una charla con él, sobre Grecia, los retos que la vida nos presente y cómo afrontarlos en otros muchos temas.

GRACIAS Mario  por enseñarnos a través de los Dioses que forman la Mitología Griega, que dentro de nosotros hay un Ulises que quiere salir  y despertar. Gracias por recordarnos siempre tenemos que vivir con el corazón abierto a todos y a la vida en general.  Podéis conocer más a Mario, a su trabajo a través de su Twitter.

¿Sabes que tú vida puede ser diferente y aún así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin .

.- ¿Qué debemos aprender de la Antigua Grecia?

Yo creo que lo que tenemos que aprender es su búsqueda constante por la verdad, por aquello que verdaderamente se sostenía sobre principios sólidos. Por aquello que ayudaba a la persona a descubrirse, a conocerse, a comprenderse.

Yo creo que esa búsqueda de la verdad en todos los campos, en la filosofía, en la biología, en la medicina, en el arte, en la literatura.. Hasta en las grandes historias épicas.. Yo creo que ha mostrado la búsqueda de una serie de seres humanos, en un momento concreto de la historia, que querían conocer de manera más cercana lo que es la realidad

.- ¿A qué saben los retos?

Los retos saben a una mezcla entre miedo y entusiasmo.

Saben a un elixir que te invita a comprender la verdadera naturaleza de la que estás hecho. Saben a la posibilidad de alcanzar un nivel que ahora no te parece posible. Saben a la oportunidad para redefinirte.

.- Nos enfrentamos a retos todos los días, pero vivimos con el corazón oprimido. ¿Qué hacemos?

El corazón es mucho más que un órgano físico que bombea sangre. Es mucho más que eso.

El corazón a nivel biológico es un cerebro, que tiene 40.000 neuronas. Es un órgano que genera un campo magnético , 10.000 veces más potente que el cerebro y que cada vez está mostrando que puede actuar a través de esos campos electromagnéticos, a través de esos pulsos que se sienten, por lo tanto es un órgano que está transmitiendo información a cada célula del cuerpo. A cada una de las 60 trillones de células del mismo.

Entonces cuando una persona tiene un corazón oprimido, se ha cerrado a la posibilidad de querer, agradecer y perdonar. Y cuando esto se produce, en función a lo que conocemos en el día de hoy, se cierra también ciertas capacidades del cerebro, como tomar decisiones o ser creativos, pero también sabemos que daña seriamente su salud.

Así que creo que el 1º objetivo que debe tener una persona en su vida es abrir ese corazón, su cabeza funcionará mejor, y sobre todo su cuerpo estará más sano.

.- ¿Y al abrir el corazón, descubriremos al Ulises que todos tenemos dentro?

Cuando una persona abre su corazón, también empiezas a abrir tu mente. Y cuando abres tu mente, puedes reconocer en ti mismo, cosas que no sabías. Reconocer que dentro de cada uno de nosotros hay un héroe o una heroína que están deseando ser despertados.

Esos héroes o heroínas son nuestro Ulises. Son personas capaces de emprender una aventura para llegar a un lugar, que en el caso de Ulises era Ítaca. En nuestro caso, en vez de un lugar físico, es un estado de la mente, que me gusta llamar despertar

.- ¿Los caminos rectos en la vida llevan algún lugar?

Yo creo que en la vida real, los caminos rectos no existen. Lo que si existen son los caminos correctos y los caminos incorrectos.

Y al menos en mi experiencia, los caminos correctos, siempre se presenta sinuosos, llenos de curvas y en muchas ocasiones, llenos de sin sentido, aunque a un nivel más profundo, tengan el mayor de los sentidos.

.- Mario, ¿A qué hemos venido a este mundo?

Eso es una respuesta que cada una de las personas debe contestarse. Yo no puedo contestarla.

Yo he escrito “El guardián de la verdad”, invitando a los lectores, a que ellos encuentren su respuesta. El libro sólo hace invita a un viaje interno para que ellos encuentren su respuesta o reflexionen al respecto

Es una respuesta, que toda persona debe descubrir, por supuesto, muchas veces siendo acompañada , pero tiene que darla cada uno.

No puede responder a tu pregunta.

.- ¿Sabemos amar de verdad?

Sabemos amar de verdad, cuando conectamos con nuestro verdadero ser. Mientras no conectemos con ese estrato profundo nuestro, a lo que nosotros llamamos amor, es más bien un intercambio comercial, más o menos sutil.

Yo te quiero para que tú me quieras, yo te quiero para que estés conmigo, yo te quiero para que me protejas, yo te quiero para que me des…

.- ¿Arete es la palabra que necesita esta sociedad?

Areté es la palabra que todos debemos tener en el corazón.

Areté es la excelencia en el cumplimiento de una misión.

Todos tenemos una misión en la vida, que entiendo que es descubrir para qué hemos venido. Y Areté es la excelencia en esa búsqueda.

Es decir, estar comprometidos con esa búsqueda, entusiasmados, decididos a seguir esa búsqueda independientemente de las dificultades que nos encontremos, de los tropiezos que tengamos.

.- ¿Qué pasaría si nos preguntáramos más la sociedad, POR QUÉ?

Si así pasará, la sociedad, se quedaría bloqueada.

En el coaching, que es una metodología para descubrir aspectos nuevos de la realidad, aspectos nuevos de uno mismo, hay una pregunta que está prácticamente proscrita. Que no quiere decir que sea un error el usarla, que es el POR QUÉ.

A mi me gustaría mucho invitar al lector de tu blog, que sustituyera ese POR QUÉ, con el PARA QUÉ.

.- ¿De verdad, sabemos Liderar?

No se puede ser mejor líder, que como lo que se es como persona.

Lo más desafiante y lo más importante, es liderarse a uno mismo . Y para liderarse a uno mismo, es esencial embarcarse en un viaje de crecimiento interior. Ser cada vez más valeroso, mejorar como personas, más generoso, compasivo.

Y cada vez que vamos mejorando en cada una de estas virtudes, de manera natural, al cambiar tu forma de ser y estar en el mundo , porque eres guiada por nuevos valores. Inevitablemente, empezará a transmitir por cada uno de los poros de su piel un mensaje radicalmente distinto

Es un mensaje que transmite desde su presencia, no desde lo que dice, sino desde cómo vive, lo que tiene un poder totalmente transformador.

.- ¿Qué relación entre emociones y enfermedades?

En base a estudios de la Universidad de Harvard, dicen que entre el 60 y el 80% de las consultas a médicos generales en el mundo occidental, son debidas a la incapacidad de gestionar las emociones toxicas, como la desesperanza, la frustración, resentimiento, impotencia, entre otras muchas…

Una emoción, es un estado del cuerpo. Es un estado físico, donde las vísceras están con una determinada fisiología de las hormonas. Hormonas que son específicas, que se activan ante ciertas emociones.

Pero además, a nivel de corteza cerebral, se percibe como sentimientos.

Cuando hablamos de emociones, la gente tiende a pensar, que solamente son sentimientos, una simplemente percepción.

Están totalmente equivocados. Ese sentimiento es la traducción de algo que está ocurriendo en el cuerpo y que literalmente está dañando nuestras células, nuestro material genético, está generando una serie de perturbaciones que si dañan seriamente la salud.

.- ¿Por qué vemos más los efectos y no las causas?

Porque estamos transmitiendo dos tipos de mensajes.

Mario Alonso PuigEl 1 mensaje, somos conscientes que lo estamos transmitiendo, pero el 2º, no.

Yo puedo preguntarle a una persona, ¿Cómo estás? Y esa persona contestarme de una forma, un poco irritada. Y nosotros no entender porque lo ha hecho, ya que lo hemos hecho de una forma, natural.

Pero lo que no nos damos cuenta, es que esa persona, está recibiendo ese 1 mensaje , pero también está recibiendo otro mucho más potente, sutil del cual no nos damos cuenta, que podría significar, que nosotros a esa persona que le hemos preguntado, no la tragamos.

Nosotros le hemos preguntado qué tal estaba, por pura cortesía, pero desde el punto de vista emocional, no tengo ningún interés de que esa persona esté bien y eso le llega.

Pero como no soy consciente de que emito eso, me sorprendo de lo que recibo

.- ¿Somos una Sociedad Cobarde?

Al ser el verbo SER, un verbo metafísico, yo no lo utilizaría para definir a una sociedad entera.

Yo creo que somos una sociedad que está llena de cobardías y que también está lleno de valentías y que todavía no ha reconocido su enorme potencial. Todavía no ha reconocido su capacidad transformadora, de crear valor cuando mentes y corazones están alineados en un propósito común

.- ¿Con qué Dios mitológico te sientes más identificado?

A mí me gusta mucho Palas Atenea.

Refleja varias cosas que yo admiro profundamente, ya que siendo un hombre admiro ciertas cosas que expresan las mujeres

De ella me encanta que por un lado es femenina. Por otro lado que es fuerte, la feminidad no es blandura, sino que es fortaleza. Por otro lado me gusta que es la Diosa protectora de las artes

Las artes nos ayudan a los seres humanos a entrar en contacto con la dimensión de lo profundo. Una persona puede tener experiencias sobrecogedoras viendo una pintura, con la música, leyendo, viendo una escultura

También me gusta que es fuerte y a la vez, justa. A diferencia de Ares, utiliza su poder con justicia. No abusa de su poder

.- ¿Qué importancia tiene la intuición en la vida?

Yo doy un valor excepcional a la intuición, porque te dice lo que tienes que hacer pero no te explica por qué.

La intuición es la sabiduría que está más allá de la mente, más allá de la razón, que viene de lo profundo. Ya que es capaz de ver más allá de lo que nuestros sentidos nos muestran

Esto no quiere decir que la intuición haya que seguirla siempre. Lo que quiere decir que la intuición nos invita a pararnos, a reflexionar, y a no ir tan deprisa por la vida.

¡¡Vulnerable!!

Hay una diferencia entre vulnerabilidad y decirle todo a la gente sobre ti mismo. La vulnerabilidad es un sentimiento.  Decirle a todo el mundo a todo el mundo acerca de ti es sólo hechos y detalles” dice Simon Sinek.

VulnerableMe siento vulnerable. Hacía tiempo que no me daba cuenta que me sentía así , de forma consciente.

Me siento desprotegido de toda armadura que haya podido incorporar a mí durante todo este tiempo. Me siento desnudo, no literalmente, porque hace mucho frio en mi casa. Pero como si no tuviera ropa.

Pero creo que como en toda emoción, hay una vulnerabilidad buena y otra mala.

De la buena, hablaré más tarde. Ahora quiero hablar de la mala. De la que nos desconecta a cada uno de nosotros, de los demás.

Sentirse vulnerable, es sentirte diferente, raro, especial, un espécimen único que la sociedad no va a entender. O eso piensas tú.

¿Por qué lo piensas?

Porque sientes vergüenza a lo que estás sintiendo en esos momentos. No estoy diciendo que lo que sientas es una locura, sino que lo que piensas, no quieres pensarlo, porque sientes que la sociedad al enterarse, te señalara.

Sientes vergüenza de querer hacer otra cosa que los demás “recomiendan” que hagas, sientes vergüenza de estar enamorado de esa persona que darías todo por ella pero no quieres decírselo, sientes vergüenza de querer hacer cosas que los demás, no consideran como “normales”.

Al sentir vergüenza, sientes que tienes que ocultar tus sentimientos. ¿Por qué? Porque quieres sentirte considerado como “optimo” y “bueno” para los demás. No quieres ser un paria desterrado de la sociedad.

Así que mejor ocultar lo que sientes, porque quieres sentirte bueno para los demás.

Quieres mantener la dignidad, la cara que ofreces a los demás. Pero mientras tanto, dentro de ti hay una lucha, que siempre termina en la cama llorando con la luz apagada y pensando que eres un “bicho raro” que la sociedad no aceptará.

En ese caso, te estás desconectando de la sociedad.

En esa situación, estamos renunciando a lo que queremos ser, por lo que debemos ser. En esa situación estás cavando tu propia tumba.

Pero si en el fondo lo que quieres, es ser uno más, perfecto. No soy quién para decirte nada, pero lo peor es que tú sabes que no eres uno más, y has optado por esa opción.

Así me sentía hace unos años, un vulnerable, que a cualquier palabra, gesto de cariño, respondía con gritos, lloros. Era una llamada de atención, era un grito de desesperación, diciendo: “Me siento vulnerable, tengo miedo a lo que me pasa y no sé lo que pasa. Me da vergüenza sentir lo que siento, pero siento que es coherente con quien yo soy. Pero aún así para no sentirme rechazado, lo ocultaré…”

No queremos sentir lo que estamos sintiendo. No queremos sentir miedo, no queremos sentir vergüenza, no queremos sentir nada. Y lo mejor, es ocultarlo en el cajón de casa con la ropa interior, y que allí coja polvo.

¿Qué hacemos además cuando nos sentimos vulnerables? Pensar que todo lo incierto es cierto.

¡¡ERROR!!.

Es que tengo miedo a decirle lo que siento, porque SE A CIENCIA CIERTA, que me va a rechazar… Es que me da vergüenza decirlo, porque SÉ que no me van a entender y no me hablaran… Es que no pienso decirle nada a mi jefe, porque SÉ CÓMO me va a responder…”

¿Y qué te sabes cómo va a responder la persona o la sociedad? ¿O es que eres adivino? Pues entonces dime la combinación ganadora de la primitiva de esta semana.

¿Sabes quién está hablando? TU MIEDO.

Al creer que sabes cómo responderá la persona o personas, y así crearte una excusa para no dar el paso, no pasas miedo dándolo. No pasas miedo viendo las consecuencias de ese paso.

Lo que pasa es tenemos miedo a darnos cuenta que fuera de lo que piensan los demás somos imperfectos, y dentro del “rebaño” de la sociedad, nos creemos que somos perfectos y que todo irá genial.

Si tú crees que una vida de rutinas, miedos y vergüenzas, es una vida genial. ALLÁ TÚ.

Pero una cosa me gustaría recordarte, NADIE es PERFECTO, TODOS somos IMPERFECTOS.

Pero ahora mismo siento vulnerabilidad de la buena. ¿De qué trata?.

VulnerabilidadMe siento vulnerable, porque cada vez me enfrento a retos nuevos en la vida. No sólo profesionales sino también personales.

Conferencias en lugares que no conozco, retos profesionales imposibles y que se hacen realidad, personas que aparecen en tu vida y sabes que darías todo por ellas y lo haces, retos físicos increíbles y motivantes…

Situaciones que dan respeto, nerviosismo, dan miedo o que te podrían bloquear.

¿Pero por qué no pasa así? Porque esa sensación de desnudez, de enfrentarme a todo lo que está viniendo y vendrá, tiene un lugar de nacimiento, el corazón.

Me enfrento a todas ellos, a corazón abierto.

Las afronto de manera entusiasta, sincera, sabiendo que la vida me las ha puesto delante por algo, de lo que tengo que aprender.

Me siento “desnudo”, sin ninguna coraza que me pueda proteger de las previsibles “inclemencias”, pero es la única manera de aprender, sintiéndonos así.

Amo esas personas que han entrado a mi vida, sin ninguna garantía de que me vayan a devolver nada, ni amar como yo las amo, ni lo exijo. Me muestro como soy, vulnerable, “sin ropas ni etiquetas”. Vivo el presente con ellas, porque es el mayor regalo que le puedes dar a una persona.

Porque sé que será y es la única forma de vivir el presente, de aprender, de amar.

Cuando te sientes vulnerable, sientes que eres imperfecto pero que dentro de ti está todas las herramientas que necesitas para enfrentarte a esa situación, para luchar por un sueño.

Cuando te sientes vulnerable, no gritas. No lanzas un lamento pidiendo que los demás te entiendan, que gritando se solucione tus dudas de un plumazo.

Sabes lo que vales, sabes quién eres y lo qué haces. ¿Qué conlleva? Que escuches más lo que dicen los demás, que tú hables

Me siento muy vulnerable, pero me gusta esta sensación.

Siento que es la única forma de aprender y progresar en la vida.

Sin miedos ni vergüenza, porque me muestro como soy, a corazón abierto.

¿Y tú?

¿Cuántas vidas crees que tienes?

Quedan tantas bocas por callar, tantos momentos por vivir, tantas personas por conocer, tantas sonrisas por causar. Y tan solo tenemos una vida para lograrlo..” decía Andrés Suarez.

esenciaMi cabeza no para de girar. No paro de pensar qué estoy haciendo con mi vida.

Me pregunto a donde me va a llevar todas las acciones que estoy tomando. No sé si desde que tome la decisión de vivir lo que mi corazón decía, empecé a volverme loco.

Loco ya que según dicen los demás, me ven diferente, me ven alegre, contento, haciendo cosas que nadie se iba atrever a hacer. Digo cosas que nadie se atreve a decir ni a escribir.

Todo el mundo me llama loco. Que les gustaría ser y hacer lo que yo hago, pero que les da miedo, que no se atreverían, aunque es su deseo.

Y yo mientras tanto preguntándome: ¿A dónde me va a llevar todo esto?

Son las 5 de la mañana y solamente sé responder una cosa: “Ni idea. Lo que SI sé que SOLO TENGO UNA VIDA y la estoy exprimiendo”.

¿Qué estamos haciendo con el mayor regalo que nos dan al nacer?

¡¡METERLO EN EL CAJON Y QUE COJA POLVO, NUESTRA VIDA!!

Todas las mañanas nos levantamos y cuando abrimos lo ojos , lo primero que decimos: ¡¡OTRA VEZ MÁS DE LO MISMO!!.

No hace falta que miremos la agenda, ni el calendario, ya sabemos lo que va a ocurrir, al abrir los ojos. MÁS DE LO MISMO.

Dejamos que nuestra vida se pierda entre calcetines, bragas, jersey y miedos.

Lavamos el coche todos los días , para que esté limpio y bonito; y sin embargo a nuestra vida, dejamos que coja polvo.

¿Por qué? Porque tenemos miedo a mostrar nuestra esencia, a ver quiénes somos de verdad, a lo que hemos venido a este mundo.

Así que como tenemos miedo, es mejor seguir las “recomendaciones” de la sociedad, tener un trabajo de 8 horas que no nos gusta, aguantar a una pareja que no nos hace felices, tener unos amigos que no nos motivan y una vida que solamente queremos tirarla por el retrete.

De vez en cuando soñamos y pensamos que sería de nosotros si tomáramos la decisión diciendo: “ Y si…” Pero al instante pensamos que es una locura, y que mejor será seguir haciendo lo que estamos haciendo…

Los días pasan y nuestra esencia sigue cogiendo más y más polvo.

No vivimos, no somos seres humanos, no somos integrantes de una sociedad, lo que somos ,es incoherentes.

Somos seres incoherentes con piernas. No somos verdad, somos una mentira.

Hace unos días, fui a unos grandes almacenes a investigar sobre un libro. Y mientras miraba sus páginas, veía como la gente entraba en la sección de libros de Autoayuda, y decían: “Mira lo que dice este libro, es verdad, pero es imposible de conseguir.. Menuda utopía”.

Creemos que una vida con propósito, la felicidad, el éxito, alcanzar metas es algo que deseamos pero que es algo más fantástico que la nueva película que la Guerra de las Galaxias.

¿Por qué?

Porque los “No puedo” , “imposibles” y “es una locura…”…, han creado y dominan nuestro mundo, como leyes inquebrantables y que no se pueden romper.

Nos conformamos con lo que nos han dicho que tenemos que hacer, ser y tener hasta que “cojamos el billete” para el barrio de allá arriba. Y no te salgas de ahí, porque si no, estarás señalado para siempre…

Pero esas personas que no quieren ser señalados, les gustaría cambiar su vida, pero no la cambian, por ése no saber qué pasará si das un paso adelante hacia tu esencia, hacia vivir y no sobrevivir.

Si no te gusta lo que tienes en la vida, solo tienes una opción.

¡¡CAMBIA TODO LO QUE NO TE GUSTE!!

Se valiente con tu vida, se valiente contigo mismo. Nadie puede ni debe serlo por ti.

game-overNo puedes esperar a que la situación cambie, a que los planetas se alineen y sientas que es en ese momento cuando puedes cambiar, ya que sentirás que todo saldrá bien.

 Porque si realmente quieres conseguir algo, transformar tu vida, ser coherentes entre lo que sentimos y hacemos, hay que poner patas arriba nuestra vida.

Para construir, hay que destruir. Pero te recuerdo que la decisión solamente la debes tomar tú. Nadie más.

Eso que lees en los libros, que ves en las conferencias o en reportajes como casos de éxito, hechos insólitos, es posible, más que posible.

¿Cómo?

SIENDO LO QUE NO HAS SIDO HASTA AHORA, VALIENTE CONTIGO MISMO.

Te da mucho miedo, dudas, lloros, ansiedad, no dormir…. La verdad que las contraindicaciones como en los medicamentos, no son muy positivos, ni motivantes.

¿Pero que quieres, levantarte mañana y decir como todos los días: ¡¡OTRA VEZ LO MISMO!!, o despertar y decir: ¡¡VIVO MI VERDAD, VIVO EN LA COHERENCIA, VIVO CON INTENSIDAD MI PASIÓN!??

¿Qué despertar te motiva más? Me imagino que el segundo.  Pero al instante te volverá a tu mente, el miedo y que hay que tener una vida según los estándares de los demás.

Y otra vez, a desechar sueños, alegrías e ilusiones, todo por el qué dirán o por no romper normas.

No sé donde me llevará todo lo que estoy haciendo. No sé qué pasará con mi 2º libro, con mi empresa o con mi vida en general… No sé nada.

Pero lo que SI, sé es que solo tengo una vida, que estoy viviéndola con pasión y riesgo, pero que gracias a ello, transformé y seguiré haciéndolo, todo aquello que me parezco negro por colores que muestren siempre mi esencia.

.- Si crees que no tienes esencia, Perfecto

.- Si crees que la vida es del color que los demás diga, Genial.

.- Si crees que los sueños son eso, sueños, Bravo por ti.

Pero recuerda siempre, que solamente tenemos una VIDA.

¿Cuántas vidas crees que tienes? ¿Qué estás haciendo con la tuya?

 

¡¡No borres tus errores!!

Libérate de la obligación de ser perfecto, tienes derecho a cometer errores, tantos como necesites para ir aprendiendo las lecciones de la vida”.

ErrorTodos los días cometemos errores. Pero por la sociedad en la que vivimos, los ocultamos.

Preferimos vivir en silencio, la autoría del mismo, que sentirnos señalados por los demás.

Vivimos en una sociedad en el que el error se paga muy caro.

¿Qué conlleva un error?

Que los demás sientan que los hemos deshonrado. Que nos señalen como los culpables de un gran error, sintamos vergüenza de nosotros mismos por lo que hemos hecho y que nos flagelemos sin parar, aun habiendo pasado tiempo de los sucesos acaecidos.

Si nos pudieran poner una letra en la frente, al igual que marcamos a los novatos con el coche y la L, también nos lo harían.

Pero sin embargo, luego perdemos los papeles por los el “gurú” de turno o el líder de “moda”, que ha cometido más errores, que años que tiene. Pero a ellos se les perdona todo, pensamos que son inmaculados…, pero a tu pareja, o hermano, eso de perdonar, ni por todo el oro del mundo.

Lo que últimamente estoy aprendiendo, es que prefiero tener una vida de acción, de iniciativa, de impulso, que no una vida esperando a que me den permiso para hacer lo que siento que tengo que hacer.

Queremos una vida de acción, que haya novedades, que nos sorprenda la vida a cada instante, que consigamos nuestros sueños, que el amor caiga del cielo siempre que lo deseemos… pero eso si, nada de sufrir, caernos, llorar, ni frustrarnos… De eso, nada.

Pues si queremos todo eso y más, tenemos que dar un paso adelante hacia nuestros miedos y vivir la experiencia que la vida nos pone por delante.

Mola ver a gente arriesgarse, luchar por sus sueños, por abrir su empresa… Los adoramos, los admiramos, y desearíamos ser nosotros los protagonistas de esa historia. Pero cuando nos preguntan: ¿Y tú por qué no te arriesgas? Al instante contestamos: “Puff, es que yo… es que ahora no es el momento adecuados…. Es que….”.

Ni es que ni es cas ni nada, como dirían las madres. Lo que te pasa, es que eso del riesgo, te  da mucho miedo. Tienes miedo a ser feliz, a conseguir lo que sueñas, miedo a creerte que puedes .

No tienes miedo a caerte, tienes miedo a conseguirlo.

Sabes que eres diferente, que podrías aportar mucho más a tu trabajo, a la sociedad, a tu relación de pareja, pero no quieres arriesgar, por el “No vaya a ser que meta la pata… No vaya a ser que no sea como yo lo creo… No vaya a ser que de verdad sea feliz…”

Por los ES QUE y por los NO VAYA A SER… vivimos en una sociedad mediocre y que acaba por no dar el valor diferencial que cada uno de nosotros tiene.

No hacemos nada, así no nos equivocamos. No nos equivocamos y así no tenemos miedo. No tenemos miedo y así no nos señalan. No nos señalan y así no nos hacen sentirnos diferentes…

Moraleja: Acabas pensando que tienes un fracaso de vida.

Desde pequeño, nos han enseñado que el error es igual que el fracaso.

“No te salgas de la línea que tienes que pintar, porque si lo haces habrás cometido un error y la ficha será todo un fracaso”.

No nos dejan caernos, darnos leches contra el suelo, desde pequeños.

¿Y luego de mayores quieren que seamos innovadores, creativos y genios? Pues mal vamos desde el comienzo.

Volvamos a nuestra niñez.

Recuerdo cuando aprendí a abrocharme los zapatos. Creo que me pasé 2 horas, sudando la gota gorda (Si, soy un poco torpe para las manualidades).

Pero no me salía, y lo volvía a intentar. No salía y volvía otra vez. Hasta que lo conseguí.

Claro que hubo momentos en los que quieres tirar la toalla, pero me empeñe y hasta que lo conseguí, no paré.

Quiero decir que no estoy haciendo una ODA a todo tipo de errores. Hay algunos que no tienen nombre. Los buenos errores te ayudan a aprender, los malos, los hechos a conciencia, pues camino de la reprimenda o de la oficina del Inem, seguro que irás.

¿Qué hacer para pasar de una sensación de miedo cuando cometes un error a darle las gracias por la experiencia vivida?.

.- No empieces echando la culpa a los demás.

ErrorMírate al espejo y preguntante ¿Qué he hecho mal?. Sé que dirás que nada, que la culpa la tienen otros, que tú lo estabas haciendo bien, que sabías lo que estabas haciendo….

Si has cometido algún error, alguna causa habrá habido. SI o SI. Empieza siendo responsable de tus actos de una vez y una buena cura de humildad, te ayudará.

Pero no pienses que te librarás de las “reprimendas” del exterior, también debes tenerlas , para que te hagan ver qué has podido hacer mal desde otra vertiente.

Sin embargo, por favor, nunca te olvides, que un error, es solo un paso más hacia tu meta.

.- Abre bien los ojos.

Si. Has cometido un error, y solamente ves un futuro negro. Mira a tu alrededor. No habrás conseguido unos resultados , pero seguro que habrás conseguido crear cosas que antes nos estaban en tu vida. Quiza por un error no llegaste a la meta, pero descubriste algún talento tuyo o actitud que desconocías.  No está todo echado a perder.

Muchos proyectos que tenía en mente no se hicieron realidad, pero me abrieron puertas a otros que si han llegado a buen puerto.

ABRE LOS OJOS.

.- Vuélvelo a reescribir.

Actualmente es lo que me está pasando con mi 2 libro, del que próximamente os iré hablando, y con mi vida.

Me caigo, me levanto y sigo con insistencia. Sería de locos, seguir el camino con el mismo mapa. Si me he caído, será por algo. Quizá haya que redefinir el viaje con el GPS pero sin olvidar hacia dónde quiero encaminarme.

Reposa tus emociones, mira el mapa que llevabas, y míralo desde otra vertiente. Y síguela si sientes que te llevará a tu meta.

Quizá el error, te ha ayudado a darte cuenta que no era una meta para ti. Pues FELICIDADES. Llegarás aún más rápido a ese destino, sabiendo ya donde enfocarte.

Nadie tiene desde que nace la fórmula del éxito sin esfuerzo, caídas ni lloros. NO EXISTE NI NADIE LA TENDRÁ.

El éxito o como tú quieras llamarlo, está basado en fracasos, errores, caídas y lloros. QUERAMOS O NO.

Dejemos de callarnos y esperando que la tempestad pase, sigamos haciendo cosas que no nos gustan, haciendo oídos sordos a nuestra intuición, por miedo al error.

Gracias a muchos errores, has conseguido cosas… ¿Y ahora por qué tienes miedo a cometerlos? ¿Por qué quieres borrarlos?

¡¡Eres un Crack!!

Nunca soñé con ser crack, nací siéndolo” dice Chiche Arano.

crackTe prometo que cuando acabes de leer este artículo, sabrás qué hacer para pertenecer al club de los cracks.

Buscamos con ansias el titulo de crack en el ámbito de la vida que nos apasiona. Pensamos que cuando nos lo digan, ya habremos llegado a la cima.

Quiero decir que a la cima nunca se llega, sino que siempre se debe estar en plena ascensión y que eso que nos llamen Cracks, es algo objetivo que nos puede hacer “perder” la cabeza, casi siempre,  pasando de la humildad, esfuerzo, confianza, al mayor de los egos.

Yo quiero hablar de un Crack, coherente, claro, directo, humilde y siempre enarbolando la bandera de dar a los demás su talento, su esencia.

Pensamos que no podremos ser crack nunca. Que nunca llegaremos a nada.

La percepción que siempre tenemos de uno mismo, normalmente suele ser un CAOS. Nunca nos solemos ver bien delante del espejo, siempre nos sacamos defectos, olvidándonos de nuestros esfuerzos, éxitos anteriores. Siempre hay que no nos gusta.

No nos queremos nunca tal cual somos, siempre hay algún PERO que nos gustaría retocar en nuestro cuerpo o mentalidad.

Y estoy de acuerdo contigo, nunca llegarás a nada si no empiezas transformando tu subconsciente.

Siempre has estado diciéndote cosas como: “ No puedo, es imposible, tengo miedo, no lo conseguiré, es una locura difícil de conseguir…”..

Todos esos pensamientos pasaban a tu subconsciente, a través de un coladero transformándose en realidad. Haciendo que esos pensamientos, fuera para tu cerebro, como la verdad suprema….¿O es que tu realidad no está llena de no puedo, miedos o imposibles?

Para empezar la transformación a crack, tienes que empezar por hablarte de otra forma. Para que esos pensamientos empiecen transformando tu realidad a través del subconsciente.

Porque el cerebro si le dices que no puedes, no lo harás. Pero si empiezas a decirte, que SI lo harás, tu realidad empezará a transformarse.

Empezarás el camino del crack

Vivimos en una siesta constante. Y cuando nos despertamos, nos damos cuenta, que no estamos viviendo la vida, que soñábamos. En ese momento, es el momento de romper con la jerarquía de las creencias que nos has estado guiando hasta ahora la vida.

Darnos cuenta de esa situación, es empezar a vivir en el presente, que es lo único que tenemos en la vida, y que desaprovechamos.

Al despertar te das cuenta, que no sabes qué eres.

Sabes que no eres ese puesto de trabajo que te repatea el estomago. Sabes que no eres feliz con esa pareja , que no eres lo que dicen los demás que eres tú.. No sabes lo que eres en definitiva, pero si sabes que no eres lo que las circunstancias, los demás han dicho de ti.

¿Qué hacemos?.

En esos momentos, el miedo se torna en forma de incertidumbre. Piensas que has perdido el tiempo en algo que no te hacía feliz, con una persona que no te alentaba en la vida o un trabajo que te hacía sentir un número y no una persona.

Los sentimientos encontrados, se convierten en una oportunidad ideal para que la ira haga de las suyas.

Tienes dos opciones si te encuentras en ella:

 Perdonarte o Pudrirte.

Si optas por pudrirte, esos sentimientos te comerán y la opción de ir de victima por la vida, estará ganando enteros. Si optas por perdonar todo lo que ha pasado en tu vida, entenderás que el pasado ya no existe y que el presente es la única manera para crear ese crack soñado.

Estás tomando la decisión.

La decisión de darte cuenta que el miedo es algo que siempre estará en nuestras vidas, y es el factor que diferencia a un crack de una vida mediocre. Los crack no son unos temerarios que piensan que el miedo no existe, claro que está ahí. Lo que ocurre, es que se enfrentan a él, van de cara hacia la vida. Saben que el miedo tiene algo que enseñarles y no que bloquearles.

Los crack hacen lo contrario a lo que hace la sociedad actualmente. Los demás hablan mucho y hacen poco, ellos al revés. Hacen más que hablan.

Las palabras se las lleva el viento, lo actos no. Actos que darán miedo, pero sabemos que tenemos que hacerlo.

¿Todavía sigues queriendo una vida mediocre o de crack?

Cuando haces más que hablas, empiezas a resolver la pregunta que a todo ser humano le corroe: “¿Qué hago en este planeta?”.

crackEmpiezas a darte cuenta, que la única brújula que tienes que seguir, es la de tu corazón. Ves situaciones, oportunidades que antes no veías, por pequeñas que fueran, son la catapulta a esa vida soñada, a esa felicidad.

Sientes que la vida no es recibir, recibir y cuando no lo haces, dar pataletas como los niños pequeños. Una vida de crack es dar, dar y dar a los demás. Porque siempre la vida te devuelve con intereses de felicidad, lo que has dado a los demás, las vidas que has transformado a través de tu talento y acciones.

Una vida de crack se basa en dar a los demás, olvídate de primero recibir para luego dar. De eso no se trata. Ya simplemente dando, recibes el mayor de los beneficios, la sonrisa de la persona que has ayudado.

¿Qué más quieres?

Cuando empiezas a dar lo que mejor se te da, tu pasión, tu felicidad, sientes que es a eso a lo que has venido a este mundo. Las puertas de tu felicidad, se estarán abriendo de par en par para ti. De ti depende que des el paso y que dejes que el miedo te impulse hacia ella o te arrastre a dónde estabas antes de empezar.

Un crack siempre tiene en su boca una palabra, que hemos olvidado en el paso de la niñez a la madurez. GRACIAS.

Gracias por levantarse y tener 24 horas de oportunidades para dar , conocerse, ayudar y progresar. Gracias por las caídas que sufrirá, porque le enseñaran cosas que no veía. Gracias por el equipo, personas que tiene a su alrededor que siempre te están enseñando algo que tú no sabes. Gracias por lo que aprendes de cada instante que la vida te da y que lo único que tenemos es eso, el presente.

Siempre dan gracias por todo, ¿Y tú?

Y gracias porque siempre, tenemos delante de nosotros, a personas, que son espejo de nosotros mismos. Nos muestran cosas que no sabemos de la vida, o de nuestro ámbito profesional. De cosas que nos repelen de sus actitudes, de su forma de ser, de su personalidad, los cuales también son también nuestros espejos.

¿Por qué?

Preguntate por qué te repele, ¿quizá también tienes un parte de ellos en ti?

Un crack no monta dramones por no hacer todo. No les hace productivos hacer todo, más bien pierden resultados, que sí conseguirían haciendo lo que se les da bien. ¿Las demás actividades? Las delegan.

Así que céntrate en tus actividades núcleo, esas que se te dan bien y las demás, DELEGA.

Ves que para ser un crack, no hace falta salir en televisión, cruzar el cañón del colorado con una cuerda, o que tus ideas sean publicitadas en una película. Son acciones sencillas, que transformarán tu vida de rutina y mediocridad, a esa vida soñada con resultados de crack.

¿Cuándo te vas a poner en marcha y conseguir tu carnet de crack?

¡¡Sólo 4 segundos te pido!!.

Es más fácil prevenir los malos hábitos que terminarlos” decía B.Franklin.

4 segundos4 segundos.

Pensaras que no pueden ocurrir muchas cosas en ese periodo de tiempo. Pero hoy me he dado cuenta, que pueden ocurrir la transformación de una vida entera.

Pero ante todo, puede ocurrir, que el devenir de una vida vaya por un camino u otro.

Recibimos mucha presión a lo largo del día. Presión en el trabajo, con los amigos, con la pareja, para seguir siendo, haciendo, actuando, como lo estábamos haciendo hasta ahora.  No nos dejan tiempo para pensar y si a eso le añadimos, que estamos en una sociedad, que tilda de “LOCO” a aquel que piensa.   4 segundos es una eternidad.

Somos el fruto de nuestras experiencias, creencias ( que pensamos cuando somos adultos, que somos asi y nunca cambiaremos, como bien dice la canción de Alaska) y hábitos.

4 segundos me ha hecho cambiar la perspectiva de la vida, de mi vida.

Hace unos días hablaba con una persona importante para mí. Me decía que todo el mundo le preguntaba que si todos éramos creativos , que si faltaban cosas por crearse. Y él siempre respondía que si. La gente se asombraba, tras todos los avances que teníamos, piensan que ya todo esta inventado. Pero él les contestaba, que todo invento, se había realizado, viendo una situación desde otra perspectiva al que todo el mundo lo hacía.

Pensamos que no hay solución a nuestra vida, a una situación. Buscamos en libros, que pensamos que nos pueden dar la respuesta correcta, preguntamos al “gurú” de ese campo a ver si él nos la puede dar, … Lo que sea, por solucionar el tema, buscando la solución fuera de nosotros, y no como deberíamos hacer, parándonos y dándonos cuenta, que la solución, normalmente está dentro de nosotros.

Pedimos opinión a los demás sobre lo que nos pasa, cuando en realidad, lo que deberíamos hacer, no es ir a la superficie del tema, sino escarbar e ir a lo importante. ¿Por qué? Porque la solución será mucho más fuerte, que simplemente tocándola por encima.

4 segundos puede determinar que tomes la decisión de siempre, a que tomes la decisión que transforme tu vida.

Los hábitos que tenemos, la presión de la sociedad, los “no te salgas de la línea que los demás establecemos como normal”, nos hace ver a todos por igual, una misma realidad. Y eso no es así. Cada uno de nosotros, somos diferentes y al serlo, tenemos una realidad diferente.

Pero nos enseñan que debemos ser todos iguales, como buenos “borregos”.

Al darte cuenta que tu realidad no es la misma que la sociedad, te “recomienda”, empieza a tambalearse tu vida. Quieres un nuevo mundo, pero buscas herramientas que siempre has utilizado ,para un mundo, tu mundo, que no sirven.

Cuando eso te pase, en esos 4 segundos, date cuenta que dentro de ti ya están herramientas que tú necesitas para la transformación que reclamas.

Parar y darnos cuenta, que no somos nuestros hábitos o las creencias que nos regian hasta ahora, que no debemos aceptar presiones de los demás no acordes con nuestros valores,  nos hace empezar a conseguir un gran título, el de líder de nuestra propia vida.

Empezamos a tener control sobre nosotros mismos.

Empezamos a preguntarnos ¿Por qué Estamos haciendo lo que hacemos?. Y vemos que no había coherencia en nuestras vida, y con ello resultados que no eran los deseados .

Sentimos que somos buenos en algo. Ese algo que siempre hemos querido hacer, pero por distracciones de la vida, nunca hemos dado el paso adelante por esas presiones o miedos.

Ese Run Run que hemos llevado con esa afición, sueño, problema o lo que no te deja dormir, en 4 segundos, puede cambiar la perspectiva del mismo, y con ello su realidad.

Pero no nos damos el permiso de tenerlos. Vivimos un mundo en el que rige, QUIEN MÁS OCUPADO ESTÉ ES MÁS QUIEN PRODUCTIVO, DEBE SER. Y que fallo más importante estamos cometiendo.

Cuando más sepamos hacia donde vamos, qué queremos, quienes somos, más resultados obtendremos.

Pero eso de darnos un tiempo muerto para pensar, es considerado de vagos. Para mi eso, lo hacen los coherentes con sus vidas.

Porque no somos el envoltorio que nos hacen ver que debemos ser. No somos apariencias, seguidores en  Redes Sociales o títulos que tenemos. Somos seres humanos que nos da miedo vivir, eso SI es lo que somos.

Seres humanos, que nos da miedo decir LO SIENTO o HE TENIDO LA CULPA. Humanos que pensa4 segundosmos que somos nuestras creencias, y que lo que pensamos y sentimos es así, sin dar opción a que quizá otras personas nos puedan “abrir” los ojos a otras situaciones y pensamientos.

Por favor, utiliza esos 4 segundos, para no subestimar nunca lo que otras personas te dicen. Dolerá en muchas ocasiones oír ciertas cosas, pero si es así, es que quizá han entrado en lo que realmente te pasa, no en la “superficie” del problema.

Seamos humildes y siempre escuchemos a los demás. De todos podemos siempre aprender algo. Dejémonos inspirar por los demás y no empecemos discusiones.

No aceptamos uno de los grandes regalos de la vida, “la crítica”, siempre que sea constructiva.

En esos 4 segundos, podemos empezar a discutir con la persona que nos ha dicho eso o darle las gracias.

Si darle las gracias, porque te da ha dado un regalo, que te llevará a la incertidumbre, pero sobre todo a una definición de éxito o felicidad, más acorde con quien eres tú, no a quien eras.

La incertidumbre es uno de los mayores miedos de toda persona. El no saber qué pasará y qué misterio habrá durante el camino, pero esos 4 segundos, pueden determinar todo tu viaje.

En algunos momentos, ante ese miedo, no hay que hacer nada. Aceptarlo, observarlo y saber que tienes que emprenderlo. En otras, saber claro tus objetivos, valores y necesidades, las cosas se ven de otra forma y te costará menos enfrentarte a los cambios.

Durante estos 4 segundos que he tenido en mi vida, me he dado cuenta la importancia de esa persona en mi vida, de las enseñanzas que me estaba ofreciendo, de las cosas que tengo que cambiar en este momento y que siempre estaré en plena evolución, pero sobre todo, por mucho que hablemos, hagamos,  aparentemos…siempre tenemos miedo a algo  en la vida y para eso démonos 4 segundos, para afrontarlo.

Date 4 segundos en tu vida y la misma, seguro que cambiara de rumbo. Sólo 4 segundos te pido.

Si quieres cambiar de hábitos, te recomiendo el libro “4 segundos” de Peter Bregman.

 

Toda piedra es una oportunidad

El éxito es ése viejo trio: habilidad , oportunidad y valentía” decía Charles Luckman

Piedra oportunidadPodemos vivir en una ciudad, rodeados de edificios altos, de los mayores avances tecnológicos, pero siempre vamos a estar rodeados de piedras.

No tipo de piedras que te puedes encontrar en un parque, sino de las que hacen daño en tu corazón.

¿A qué ya no hace tanta gracia la concepción que tenías de una piedra?

Esta semana he recibido una pedrada de las que estoy hablando.

Estábamos tomando algo, cuando la recibí.

¿Qué me dijeron? Es lo de menos, pero acabé llorando.

Pensareis que tras recibirla, empezaría a echarle los demonios a esa persona y acordarme de sus familiares. Pues la verdad que NO, acabé dándole las GRACIAS.

Tenemos un poder muy importante que no hacemos uso. El poder de convicción ante determinadas situaciones. Como nos da miedo vivir en el presente, acabamos haciendo responsable de todo los que nos ocurre a los demás, en vez de hacernos responsables de nuestras propias emociones y reacciones.

Quiero decir, en otro momento, le hubiera preguntado a esa persona por sus familiares muertos, entre gritos y reproches. Ese día, escuché lo que me quería decir, lloré al darme cuenta que tenía gran parte de razón, le di las gracias y acabé apuntándome en mi agenda, un propósito que no olvidaré para el resto de mi vida.

Nos han enseñado que si nos “elevan” a los altares, esa felicidad “efímera” es causa de esas palabras, y si pasa al revés, ese “cabreo” depende de la persona que ha pronunciado las mismas.

Las cosas no son así.

Somos personas que nos apegamos a las reacciones del exterior, que reaccionamos en función de si nos gusta o no lo que dicen. Pero yo quiero promulgar hoy totalmente lo contrario.

¿El qué?

Que cuando nos vayan a decir “eres una mierda”, no reacciones y SI seamos proactivos. ¿Cómo? Preguntándonos POR QUÉ íbamos a reaccionar de malas maneras.

Ya te digo yo que te pasaba, TENÍAS MIEDO.

Reaccionamos mal a una reflexión de una persona, porque sabemos que en el fondo tiene razón. Como no nos gusta que nos digan la verdad, reaccionamos mal, echándole la culpa a la otra persona y diciéndole: “¿Pero quién te crees tú quien eres para decirme esas cosas de mi? Tú no me conoces de nada… No sabes qué he pasado en mi vida…”

Nos defendemos, atacando, en vez de darle las gracias por su reflexión, integrarla dentro de nosotros y ver si quizá tiene razón en algo. Quizá tenga razón, pues tenemos delante de nosotros una oportunidad para cambiar.

Toda piedra que nos encontremos en la vida, es una oportunidad para cambiar. TODA. Todo depende de la actitud con la que la enfrentemos.

Reaccioné llorando. Había descubierto mi miedo a que convertirme en una persona que no había sido hasta ahora y que siempre he rechazado ser en un futuro.

Como bien dice Sergi Torres, el dolor es el testigo infalible, que tenemos miedo a vivir la vida. Yo me había dejado llevar por mi inercia, y había olvidado casi por completo, un tema que era importante para mí.

Todos tenemos o hemos tenido enemigos que se han pasado a ese lado, gracias a comentarios de este estilo. Nos preguntamos quien se cree esa persona para decir lo que ha dicho. La borramos del Whatsapp, la bloqueamos en Facebook y la ponemos en la lista negra.

piedra oportunidad¿Y que pasaría si esa persona la convirtieras en tu mentor, ya que te ha mostrado una faceta de tu vida que no estabas dispuesto a entrar por miedo a sentir?

Muchos de los mentores que tengo en mi vida, empezaron así. Metiéndome una buena ostia en toda mi cara, metafórica, aunque alguna vez no ha sido así, sino también física.

Todas las piedras que has esquivado en tu vida, te han convertido en una persona llena de miedos. No las has querido saltar, porque tenías pavor a no saber qué habría detrás de las mismas, y si has podido coger otro camino diferente obviándola, lo has hecho.

Sé que me enfrentaré a muchas piedras y siempre daré gracias por estar en mi camino. ¿Por qué? Porque me demostraran que están en mi vida, para decirme que no estoy hecho de miedos sino de mi, en su totalidad.

Tú no eres esos halagos que te dicen, Tú no eres esas críticas que te lanzan, tú no eres esos piropos que te echan al pasar por la calle, Tú no eres el concepto de felicidad que tienes…Tú no eres esos “no podrás” que te dicen al oído, Tú no eres ninguno de los conceptos que TÚ CREES QUE ERES.

Nada de lo que tú crees que eres o no eres, NADA DE ESO TIENE SENTIDO.

No eres una opinión, sino que eres cada instante que sientes, aceptas y creas.

En vez de rechazar todos esos momentos que te encuentres en la vida, en los que tienes ganas de “devolverle” la piedra a esa persona, acéptalos. Siempre tienen un POR QUÉ.

Nada en la vida es bueno o malo, solo es.

Todo lo que la vida te da siempre es un regalo. De ti depende de qué forma lo aceptas.

¿Cómo aceptas las piedras que la vida te manda?

¿Eres una persona integra?

La integridad del hombre se mide por su conducta, no por sus profesiones” decía Juvenal.

IntegridadLo que me gusta de una persona, es que sea integra”.

La verdad que cuando he oído eso, me han entrado ganas de preguntarle: “¿Qué tenga todas las partes del cuerpo o qué quieres decir?”

Se nos llena la boca, hablando de la integridad. Que eso tenemos que hacerlo, que hemos perdido la integridad con esta crisis (¡¡que casualidad, ¿antes no?!!).

¿Por qué estamos hablando todos los días que tenemos que ser nosotros mismos sin tapujos?

Porque hemos perdido la integridad de nuestro ser.

No somos nosotros mismos, somos pedacitos de algo que fuimos anteriormente. Esos niños que no tenían miedo, que tenían paciencia, confianza, fe en la vida, en lo que iban a conseguir. Esos niños, que están dentro y cada uno de nosotros.

Además me hace gracia, cuando la gente habla de la integridad, que ya no encontramos gente así, que ellos siempre han sido íntegros, y que dan clases de ello….

Vosotros que promulgáis en vuestra persona, la integridad completa, después de leer estas causas de porque la perdemos, me gustaría que fuerais sinceros con vosotros mismos, y viéramos, que TODOS y cada uno de nosotros, TODOS, hemos perdido nuestra integridad alguna vez. Más bien, hemos mandado a dar una vuelta a nuestros valores, mientras hacíamos algo en lo que no estábamos de acuerdo o pensábamos que sería imposible lo hiciéramos.

Dejamos de lado a nuestra integridad, por la IMPACIENCIA. Nos han enseñado que cuanto antes llegamos al éxito, mejor. No por llegar a ser el 1º, que muchas veces, el 2º consigue más éxito que el 1º, sino porque el “vecino” ha llegado antes que nosotros a nuestros deseos, y tenemos que ganarle, porque es la “moda” ese sueño y tenemos que ser los primeros en conseguirlo, porque si somos los 1º en hacerlo,  nos podremos considerar EXPERTOS.

Nos han enseñado que tenemos que ser los 1º en todo lo que emprendemos, y si no lo conseguimos, ya somos unos fracasados. Y para no sentirnos así, la escoria de la sociedad, nos saltamos nuestros valores y lo que haga falta.

Esta sociedad del “TODO para YA”, nos provoca la impaciencia y la falta de integridad.

Con la impaciencia, también está la DESESPERACIÓN. Desesperado porque no encuentras trabajo, porque no tienes pareja, porque los beneficios de tu empresa no los ves, porque no te hacen caso tus trabajadores,… mucha desesperación nos aborda y hace que hagamos lo que sea, porque queremos decir como Aníbal en el Equipo A: “ Me encanta que los planes salgan bien”.

La desesperación nos lleva a las “artimañas”, a la manipulación y a la mentira, todo por conseguir, “sea como sea”, nuestro objetivo.

SUFRIMOS, porque vemos que nuestra vida, no es lo que esperábamos. Sufrimos porque no tenemos pareja, porque no conseguimos nada en la vida… Y nos cansamos de sufrir, de dar a los demás, de no recibir y esforzarnos, de ayudar y solo recibir “noes”… ¡¡Estamos hasta los huevos!! Y llega un momento en la vida, en la que decidimos que “Si no es por las buenas, será por las malas”, así que volvemos a mandar un poco a “paseo” a nuestra integridad.

Pero al igual que pasa con el sufrimiento, pasa con las DECEPCIONES que nos llevamos. Tenemos la esperanza, que algo va a ocurrir, que nos hemos esforzado por ello, que nos lo merecemos, que ya toca… miles de pensamientos, que nos hacen creer, que lo que queremos, sucederá sin ningún género de dudas.

Y cuando no llega, llega la decepción. Más bien yo lo llamaría, experiencia de aprendizaje. Pero nos “encabezonamos” que lo tenemos que conseguir, por lo “criminal” o como sea.

¿Y qué decir, cuando sentimos que no ha habido LEALTAD por parte de nuestro equipo, de un amigo o de una pareja? No lo aceptamos, no preguntamos qué ha podido pasar o qué no hemos hecho bien. Nos vence la rabia, las ganas de satisfacer a nuestro ego herido, y que le den de nuevo a la integridad.

¿Alguien no ha vivido una situación así en su vida? ¿Siempre ha sido integro 100%?

¡¡NO ME LO CREO!!

¡¡TODOS hemos mandado alguna vez a nuestra INTEGRIDAD de paseo, para conseguir algo por lo “criminal”!! ¡¡Seamos sinceros!!

¿Pero cómo podemos ser unos Canallas Íntegros?

.- Pensemos antes de actuar.  ¿Cuántas veces hemos dicho cosas sin pensarlo? ¿Cuántas veces hemos cosas sin pensar en las consecuencias? Unas cuantas.  Y las consecuencias, siempre han acabado, en:” Si me hubiera callado, qué guapo estaría ahora”.

Por no mucho correr, amanece más temprano. Por mucho que mintamos, no llegaremos antes a la meta, así que seamos coherentes, entre lo que decimos y hacemos, porque antes se pilla a un mentiroso que a un cojo.

Antes de actuar, preguntémonos si está en consonancia con nosotros lo que vamos a decir y hacer. Mejor prevenir que curar.

Integridad.- Comprométete con lo que “te pone”. Si no te pone cachondo lo que te han dicho que hagas, ¿PARA QUÉ DICES SI? Sabes que no acabaras de hacerlo, que lo dejarás de lado o te olvidarás, simplemente porque no te motiva.

No sabemos decir NO. ¿Por qué? Por el que dirán, y miles de excusas. Porque pensamos y nos han dicho que decir NO a los deseos de los demás, es de egoístas. Estoy totalmente de acuerdo con esa percepción. Decir NO, es decir SI a tu vida, a tus deseos, a tu integridad.

Cuando nos comprometemos con lo que nos motiva, decimos SI a nuestros sueños, a la iniciativa, al esfuerzo, a la confianza, nos decimos SI a nosotros mismos.

Y cuando nos comprometemos con algo, que no nos motiva, nos convertimos en un hombre del que no se puede creer en su palabra. SEAMOS HOMBRES DE PALABRA.

Son aquellos que son íntegros. Que si se han comprometido en ayudar a alguien, lo hacen. Que si hay que estar a una hora, allí estarán puntuales y si pueden antes, también.

Las personas integras, dan su palabra, transmiten su corazón a través de las mismas.   Comprometerte con una persona, un reto, y dar tu palabra, que así será, aumenta tu confianza, y hacer ver a los demás, que pueden confiar en nosotros.

Dos de los fallos que tiene toda persona, que promulga que su integridad nunca ha sido “manchada”, es que eso de DECIR SIEMPRE LA VERDAD, lo han tomado por otra vertiente.

Como he dicho antes, la coherencia y la integridad van muy relacionadas. Si no dices la verdad, nadie confiara en ti, ni en tu palabra… Como el cuento del lobo, dirás que viene, y nadie acabará creyéndote…

Que se lo digan a los dirigentes de nuestro país, que dicen ser íntegros en elecciones y luego donde dije diego digo que no te oigo… o aquellas empresas que cuando te entrevistan, ponen la empresa, como la mejor para desarrollarte, y luego sabes que no es así….

Cuando vamos diciendo que somos íntegros, que siempre somos hombres de palabra, que si nos comprometemos, lo hacemos, tenemos el peligro de pasar la barrera del egocentrismo muy fácil.  Y cuando eso pasa, eso de TRATAR A LOS DEMÁS CON RESPETO, como que no es así.

La integridad, va unida a la humildad. Además recuerda un refrán; “Arrieros somos y en el camino nos encontraremos”, es decir, si me tratas mal, quizá seguramente en otro momento, nos encontraremos, vendrás a pedirme algo y me acordaré de cómo me trataste la 1 vez nos vimos.

Por favor, vivamos en la humildad.

Ser integro, es siempre tomar la INICIATIVA como costumbre. Todo el mundo dice que va a hacer algo, pero no lo hace. ¿Por qué? Porque no se ha comprometido de verdad, porque no le motiva… Las personas integras, no lo dicen, lo hacen. Son líderes de hecho, no de palabra.

No les hace falta motivación, solo necesitan saber el poder que tendrá algo en sus vidas, para dar el paso hacia ellos. Saben que la motivación, irá aumentando con el devenir del camino.

El mundo nos bombardea a diario con situaciones, personas, elementos, para olvidarnos de nuestra integridad. Situaciones que nos ponen al borde del despotismo, queriendo mandar nuestros valores por el váter.

Para ello, Acción. Estudiemos, preguntémonos, investiguémonos, veamos la realidad desde distintas vertientes, y siempre tengamos en cuenta nuestros valores.

¿Te consideras una persona íntegra? ¿En qué fallas?

 

 

¡¡No busques soluciones, busca el problema!!

Buscar las causas de un problema no lleva necesariamente a encontrar soluciones, y para encontrar soluciones no siempre hay que actuar sobre la causa” dice Roberto Crobu.

problemasEn la vida solo queremos una cosa, SOLUCIONES.

Pedimos soluciones, exigimos que nos den soluciones a nuestros problemas. Pero eso de ir al fondo del problema, como que no nos mola mucho.

Nadie sabe lo que le ocurre, pero todo el mundo quiere una solución.

Pero una solución, ¿A QUÉ?

Queremos una solución porque vemos que los demás han conseguido eso que queríamos, eso que llaman felicidad, éxito o una pareja. Queremos la misma solución para nosotros, porque vemos que ha dado resultado al vecino.

Y mientras tanto nuestro problema sigue sin resolverse.

Nos da miedo mirarnos a nosotros mismos. Queremos una solución ya, y “tapar” el problema, pensando que ya se pasará.

Queremos la solución de emprender, a nuestro problema del desempleo. Queremos la solución de la felicidad, cuando no nos hemos perdonado anteriormente, queremos la solución del éxito, cuando pensamos que el miedo que nos producirá si lo conseguimos….

¿No sería mejor antes “vernos” delante del problema para después aplicar una solución, acorde al mismo?

Lo que pasa es que nos han enseñado, que hay correr siempre, huir de los problemas, que lo malo “no gusta”. Pero antes de correr, tenemos que aprender a andar.

Una solución que estará acorde con lo que nos pasa, y que nos dará mayores resultados, de los que nos podría haber dado la “solución del vecino”.

Pensamos que los libros, las conferencias, nos van a dar la fórmula secreta, y que es la misma para todos. LA GRAN FORMULA DEL ÉXITO, LA INCREIBLE FORMULA DE LA FELICIDAD… La buscamos con ansias, desespero y “sin cabeza”.

Pero es que la solución que te de esa persona, no producirá los mismos resultados en cada uno de los asistentes o lectores del libro. ¿Por qué?

Porque cada uno tiene un problema diferente, y para solucionarlo, primero, TÚ TIENES QUE ACEPTAR, CONOCER, EL PROBLEMA QUE TIENES.

Y SI, eso de “verte” las caras, con tu propio problema, es muy duro.

Te das cuenta que has perdido mucho tiempo en tu vida, que has gastado tiempo en relaciones, que has creído cosas de ti que no tenían nada que ver con quien eres de verdad o lo que querías…. ¿Jode, verdad? ¡¡Mucho, te entiendo!!

A lo largo del año, queremos conseguir muchas cosas… ¿Pero cuantas acabamos consiguiendo? ¿Muy pocas o ninguna, verdad? ¿Por qué?

Porque hemos obviado el problema que nos impide conseguir lo que nos propongamos en la vida. Por no decir, que esos propósitos que nos habíamos puesto, eran “condición” de los demás o por estar “a la moda”.

Queremos progresar en la vida, pero EL NO PONER NOMBRE A NUESTROS PROBLEMAS, NOS LO IMPIDE.

Las Redes sociales están muy bien, pero han provocado que mucho daño, que no hablemos de corazón.

Vemos muchos mensajes de motivación, de aliento, que nos sacan una sonrisa y un “Vamos”, pero en el fondo, no tenemos ni idea por dónde empezar.

Por mucho que digamos que nos va todo bien, vivimos en un puro caos, en una continua encrucijada que nos provoca una relación problemática con nosotros mismos y ya no te digo con los demás.

En este momento, aún más, necesitamos expresar lo que sentimos, HABLARLO CON PALABRAS y que nos sintamos escuchados de verdad.

Esto es el principio del comienzo, de tus sueños, de tu transformación, de tu felicidad.

Pero lo que pasa es que nos da miedo, vergüenza y demás “excusas”, no expresar lo que sentimos y eso de “escuchar” a alguien contándonos sus “problemas”, como sentimos que es una “comida” de cabeza y pérdida de tiempo.

¿Y qué decir de las “locuras” de los “grandes gurús” que promulgan soluciones “cool” y no hablan de la realidad que hay entre sus manos? ¿Qué pasa de toda esa gente despedida, porque la solución era recortar y no viendo a esos trabajadores como creativos y no cómo números? ¿Cuánta gente no hubiera sido despedida tomando otras soluciones acordes al problema real?

¡¡ASI NOS VA!!

¿Pero qué pasa cuando hablamos y nos sentimos escuchados?

.- Pues que empezamos a “soltar toda la mierda” que nos estaba bloqueando.

.- Empezamos a sentirnos liberados, una sensación que deseábamos sentir.

.- Salimos de la rueda de pensamientos negativos en la que nos encontrábamos.

.- Y sobre todo, empezamos a ver soluciones al problema en cuestión, que las creencias negativas nos estaban impidiendo ver.

Si, no me mires así. Muchas de las soluciones que “exiges” que los demás te den para “calmar” tu malestar, las tienes dentro de ti.

Ni los demás son unos “brujos” que saben la pócima secreta a todos los males, ni tú tampoco eres una counsellingpersona que nunca sabrá nada.

Lo que pasa, que al no escuchar tu corazón, al no dejarle que hablara, estaba poniéndole frenos también a la solución.

¿O es que cuando le pedías a alguien te escuchara, explotabas y le decías lo que sentías, acababas en muchas ocasiones diciendo algo como :” Ya sé que lo que tengo que hacer.. Gracias por escucharme, si tenía la solución delante de mí y no la veía”?

Seguro que te habrá ocurrido en muchas ocasiones.

En alguna ocasión, me decía la gente que eso del Coaching, no le había funcionado, que era una moda, que a ellos no les había hecho efecto, que buscaban una solución que no les habían dado.

¿Por qué no le había funcionado? Porque el Coaching, se orienta hacia la soluciones, pero si antes no sabes qué te pasa, mal podrás obtener una solución al caos que tú tienes.

Como nos da miedo la autonomía, buscamos que los demás nos solucionen la vida. Y si no lo hacen, le echamos la culpa. La culpa la tiene otro, que no ha sabido ayudarnos.

¿Y no sería mejor que desataras el problema que tienes dentro de ti y así la solución sería la más adecuada?

¿Y qué nos hace esa persona que nos escucha?

.- Al sentirnos escuchados, AUMENTA NUESTRA CONFIANZA. Sentimos que somos importantes para alguien y más en momentos de crisis o duelo.

.- NOS AYUDA A SER NOSOTROS MISMOS, POR FIN… A quitarnos la máscara que nos “oprimía”, nos mostramos como somos, nos damos cuenta que nos habíamos enfrascado en un problema que SI tiene solución o lo ves “menos negro” tu futuro.

Y si cuando has dado donde se encuentra eso que te “incomoda”, quieres soluciones, y no sabes cómo, SI, pide ayuda a un coach, o alguna de las terapias, pero siempre acude a ellas, habían descrito muy bien el problema que tienes.

No busques las soluciones que crees que te pueden ayudar sin antes haber “hablado” con tu problema. Y cuando hables con él, la solución adecuada para ti, la obtendrás. Mientras tanto, solo obtendrás más caos, con soluciones no acordes a tu situación.

¿Tienes un problema?

.- Pide a alguien te escuche sin prejuicios, miedos ni etiquetas.

.- Y si alguien te pide que le escuches, hazlo. Le estarás ayudando más de lo que tú te crees.

¿Y tú qué estas buscando en estos momentos, SOLUCIONES o DÓNDE SE ENCUENTRA TU PROBLEMA?

El Camino hacia la Excelencia

No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ven a mi lado para poder caminar juntos” Proverbio Ute.

LiderarteHoy es el día el que todo va a cambiar en tu vida. A partir de hoy, todo va a ser diferente.

Hoy has decidido coger las riendas de la Estrella de la Muerte y ser el sucesor de Darth Vader, hoy has decidido dar el paso e ir como Oficial y Caballero ante esa persona y decirle: “ Vámonos de aquí, solamente quiero amarte toda la vida”…

Hoy has decidido, por fin liderarte a ti mismo, para empezar a liderar tu vida.

Hasta el día de hoy, no eras COHERENTE. Entre lo que pensabas, hacías, sentías y veías había un cacao maravillao, que producía unos resultados, que mejor que tú, no lo sabe nadie.

Para empezar a liderar tu vida, tienes empezar a ser responsable de tus decisiones. Déjate de excusarte y echarles la bronca a otros, porque eres TÚ quien tomaste esas decisiones, SOLAMENTE TÚ. Pero es bonito que los demás decidan por nosotros, y si hay buenos resultados, llevarnos nosotros el beneficio y cuando salen perdidas, echarle la bronca a ellos.

¿Y nosotros no tenemos nada que ver en nuestra vida?

Es nuestra vida, y para tomar los mandos de ella, hacia el planeta lejano que quieres llevarla, tienes que ser tú el chofer de la nave, nadie más lo podrá ni deberá hacer por ti.

Sabes que tienes que despegar, pero durante mucho tiempo te has estado dando excusas para no hacerlo.

Cuando intentabas poner la primera marcha, te decías “ Tengo miedo al fracaso y al éxito también..”.. Y creías que te olvidabas del tema… Pasaba un tiempo, retomabas el asunto pero acababas diciéndote “ Me han recomendado que no lo hago, que no es el momento adecuado..”.. No lo intentabas, porque sabías que para conseguir algo, tienes que ser constante, y tú no lo eras, porque ni habías dejado de comer entre horas, ¿Cómo ibas a conseguir algo tan grande como ser líder de tu vida?

No lo habías conseguido hasta ahora, porque no tenías FE en ti e investigar un paraje desconocido como una vida diferente, algo en lo que no tienes practica, da mucho miedo.

Pero esta vez es diferente, tienes FE en ti y eso de la ZONA DE CONFORT, te la vas a comer entre polvorón y polvorón.

Ya no hay razones para no cambiar y SI la más importante para hacerlo: ES TU VIDA y tu quieres llevarla a dónde tú siempre has soñado.

Quieres coger la 5º marcha y salir corriendo hacia la meta.

¡¡PÁRATE!!.

Antes de empezar un viaje, como bien dirá tu GPS, tienes que saber dónde te encuentras. No te lances por la cuesta, sin saber de antemano, con qué herramientas cuentas para el viaje, POR FAVOR.

Se que tienes unas ganas locas de empezar, pero EL ÉXITO DEPENDE EN GRAN MEDIDA DE CUANTO NOS CONOCEMOS. Nunca llegaremos a conocer al 100%, pero para, mira que tienes a tu alrededor, con qué personas puedes contar, con que talentos cuentas, escribe qué quieres conseguir, y empieza tu viaje.

Y sobre todo, te digo que no vayas como “Pollo sin cabeza”, porque seguro que tendrás muchos miedos antes de empezar, y si no los ACEPTAS, no podrás empezar, siempre habrá una excusa que te haga dejar la mochila en tu casa, y coger el camino que siempre has escogido, el de la mediocridad y la rutina.

¿Tienes ya todo? Aún no te doy la salida, ¿Por qué? Porque tienes que responderme a una pregunta.

¿Qué precio estás dispuesto a pagar por todo lo que quieres conseguir?

¿Ya te estás echando atrás? La motivación e ilusión están muy bien, y nos hace pensar que el camino será fácil y rápido…

¡¡ZAS EN TODA LA BOCA!! Es lo que te ha pasado siempre y mira dónde estás, donde no quieres estar. Porque cuando te caías a la 1º de cambio, tirabas la toalla y pensabas que la culpa lo tenían los demás. No querías esforzarte, exigías que te dieran en la mano, tu “premio”.

Pero los premios se ganan con esfuerzo y sudor. Y si no estás dispuesto a ello, te volverá a pasar lo de antes, que cuando caigas, gritaras: “Mama, quiero me cuides, me he hecho pupa y la culpa la ha tenido otro…”.

¿Qué precio estas dispuesto a pagar por alcanzar tu cima? ¿El qué sea? Entonces lo conseguirás.

Sueñas con una gran vida, y que para empezar, necesitas una entrada triunfal en ella. Para nada, al revés. El mayor paso que tienes que dar en estos momentos, es el más pequeño que hayas podido dar. Por más pequeño que sea, por más diminuta que sea la acción, será lo más grande que hayas podido hacer hasta la fecha, porque hasta ahora, solo hacías más que quejarte y lamentarte.

Empieza por algo, por pequeño que sea, pero empieza. Será el principio de tu comienzo.

Pasito a pasito te llevarán a esa gran vida soñada. No hace falta correr.Liderarte

Hoy es el día en el que vas a empezar a liderar tu vida. Hoy es el día en el que te das cuenta, que el verdadero liderazgo, ( palabro que han PROSTITUIDO SU SIGNIFICADO POR ACTIVA Y POR PASIVA ), empieza desde dentro de uno, no a través de un papel que pongas que has hecho un curso muy “cool”.

El verdadero liderazgo, empieza por una herramienta que todos tenemos pero que muy pocos saben utilizar bien.

Piensas que eres diferente a esas personas que consiguen el éxito, TE ESTÁS MINTIENDO… Lo único que te diferencia, es que ellos usan el subconsciente de una manera más efectiva.

¿Cómo?

A través de infundirle creencias positivas, palabras de aliento, de confianza y fe que lo que van a intentar, lo van a conseguir.

Esas personas de éxito, empezando liderándose a sí mismas, partiendo de esta herramienta que todos tenemos y a partir de ahí, el mundo es suyo.

Liderarse a si mismo, es NO DARSE PROTAGONISMO UNO MISMO, eso se llama Egocentrismo, mal que infecta a la sociedad.

Liderarse es saber que has venido a dar a los demás tu ser, tu talento, no a exigir que los demás te den en todo momento. El protagonismo lo tienen las personas que están a tu alrededor, tus clientes, NO TÚ.

Liderarse a sí mismo, es saber que lo importante es dar más valor de lo que los demás dan por lo mismo que tú darías. Eso es lo que distingue a una persona de éxito a otra de no.

Liderarse a sí mismo, es NUNCA darse por VENCIDO.

Para Liderarse a sí mismo, no hace falta que tengas un “MEGA” titulo. Desde cualquiera de nuestras posiciones o estatus social, podemos hacerlo por nuestra cuenta.

Como buenos seres humanos que somos, buscamos las formulas de la Coca-Cola, de la felicidad, como Indiana Jones en búsqueda del Arca perdida.

Yo para este año entrante, proclamado el AÑO CANALLA, voy a utilizar esta fórmula que encontré en el libro Liderándome para liderar. El viaje empieza dentro de ti, ( que os recomiendo) que dice así:

DECIDIR QUÉ queremos ser en la vida +  COMPROMISO con lo que queremos alcanzar +  DEDICACION  y FOCO en ello + MEJORA continua, aprendiendo todo  sobre dicho campo  Y siempre sacar TIEMPO para de ello.

¿Te apuntas a la fórmula Ganadora?

Acaba tú la frase: Hoy es el día en que…..

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.781 seguidores