¿Perseguir tus sueños es de idiotas?

“El mundo está lleno de idiotas distribuidos estratégicamente para que te encuentres al menos, uno al día”

El mundo sigue adelante, según dicen basado en el principio de equilibrio.

A todos no puedes gustar. A todos no le gusta Messi, porque a otros les gusta Cristiano Ronaldo. A todos no le gusta tu bocadillo de Nocilla, porque otros son más de salado.

Unos te tildarán de valiente, con iniciativa por luchar por tus sueños, pero otros sin embargo, pensarán que eres un absoluto idiota.

Lo que es de idiotas, locos y no sigo más, es tener sueños, y “dormirlos” con pastillas para dormir, adicciones y menospreciando a los demás, porqué tú no tengas el valor de dar un paso adelante.

¡¡Eso si que es de idiotas!!.

Si que es una locura, seguir los pasos de los demás, sabiendo a ciencia cierta, que no es lo que quieres. Si no que sabes que lo podrías hacer mejor, de manera diferente. Sientes que a tu manera, podrías ayudar a mucho más gente. Pero prefieres seguir los pasos de los demás, no vaya a ser que se cumplan tus sueños, y no sepas cómo gestionarlos.

Son tus elecciones, y NO ELECCIONES, los que mejoran tu realidad. Pero ya no sólo tu realidad, sino quien eres, y quien podrías llegar ser.

Eres TÚ y no los demás, los que determinan tu felicidad, paz o éxito, como quieras llamarlo.

Por muchos libros que te leas. Por muchas conferencias a las que asistas. Por muchas tarjetas que recopiles en los eventos de Networking nunca sabrás de lo que eres capaz. Hasta que no empieces a caminar.

¿Cuántas veces echando la vista atrás, has pensado: “Pensé que no era posible y mira, ha superado hasta mis sueños más grandes“?

Todo porque empezaste a caminar. Todo porqué sentías que tenías que descubrir qué había detras de ése miedo que tenías , de la oportunidad que tenías .

El tren no espera a que te subas, cuando crees que estas preparado para vivir la aventura, ya que nunca lo estarás. Y luego te lamentarás por la oportunidad desechada.

Al destino se llega caminando, no esperando que llegue a ti o repitiéndotelo antes de dormir, creyendo que así las leyes de la naturaleza te lo otorgarán con un vaso de zumo y unas galletas en el sofá.

Queremos saber el CÓMO llegar a la meta antes de empezar a caminar.

La experiencia me ha dicho que es con el impulso del camino, con el esfuerzo de cada pisada, con las caídas, y focalizándote en el paisaje que está a tu alrededor , cuando el camino se empieza a despejar.

No quieras que las hojas que interrumpen tu camino se aparten , sin hacer nada.

Muévete, anda, pero eso si, recuerda: MÁS VALE PASOS CORTOS Y SEGUROS, QUE NO LARGOS Y CON MIEDO.

Aún a día de hoy, sé que hay gente que piensa que fui un idiota por escuchar lo que sentía que tenía que hacer.

Sin embargo, las bibilotecas están llenas de libros, que nos hablan de los avances que se han producido en la sociedad, en el deporte, en las empresas, gracias a personas que no creían en la palabra imposible. Que fueron considerados unos idiotas, locos, cuando empezaron.

Pero no sólo en dicha palabra, sino que sabían que ya era hora de dejar de escuchar a los demás y empezar a escucharse a ellos mismos.  A darse una oportunidad, cosa que no habían hecho hasta la fecha.

Te intentarán disuadir que las circunstancias que tienes en estos momentos no son las ideales. Te lo dirán o te lo dirás tú mismo, intentando quitarte la idea de la cabeza, que tanto te ilusiona.

Estás dejando que te limites. Estás limitando a ti mismo .

Si que es de idiotas creerte lo que dicen personas que no han intentando nada en su vida o viven en un despacho con contrato fijo, viviendo de las rentas de algo que hicieron hace años y que no han vuelto a hacer nada más.

De idiotas es creer que eres tu pasado. Y siempre lo seguirás siendo.

En el pasado he conocido personas tímidas que no se atrevían a hablar en público, que creían que nadie querría leer lo que ellos sentían, que ni ellos mismos creían que tenían habilidades para hacer lo que en el fondo sentían que tenían que hacer. Y a día de hoy, es verlos y ni imaginar cómo eran antes.

No eres tu pasado. Eres quien tú quieres ser a partir de estos momentos.

Sigo oyendo comentarios, que ir en búsqueda de tus sueños es algo “naif” e irreal. Que el único sueño es poder pagar una hipoteca todos los meses, hacer lo posible para tener una pareja a ciertas edades y un trabajo de 8 horas que te permita “subsistir”.

Que los únicos sueños que tiene que alcanzar el ser humano son esos. ¿Y lo demás? Es de locos, irrealistas o “hippies”.

¿Quiénes son los idiotas; tú que en el momento en que sientas que a lo mejor caminas por la calle desnudo , llevando al aire demasiado de tu corazón y de tu mente y de lo que hay dentro de su interior, enseñando demasiado de ti mismo. En ese momento sientes que tal vez estás empezando a hacer bien las cosas?

o

¿Aquellas personas que dicen que es imposible todo, que se quejan de todo, que se lamentan de la vida que tienen, se llenan de envidia por los avances de los demás, pero sin embargo no hacen nada por cambiar?

¿Quiénes son los idiotas y locos? ¿Tú o ellos?

Anuncios

¿MOTIVADOS? ¡¡SIII!! Pero para NO PERDER…

Recordar que vas a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay ninguna razón para no seguir a tu corazón” decía Steve Jobs.

Creemos que la motivación será la herramienta que nos lleve al éxito, y estamos muy confundidos.

La motivación, como la utilizamos a día de hoy, la utilizamos para no perder, en vez de para ganar.

¡¡Qué no es lo mismo!!.

1.- Estamos motivados para ir a una terapia de pareja, no para ganar de nuevo una relación de pareja, sino para no perderla. Porque estar solo no nos gusta y ahora ¿Quién nos va a aguantar a nosotros?

2.- Estamos motivados para gastarnos 70 euros en una entrada a una conferencia de 45 minutos, porque así pensamos que ganaremos el acceso al camino que nos llevará al éxito. Cuando realmente lo que hacemos, es no querer perder el tren que nos dicen que es el último hacia los nuevos tiempos.

3.- Estamos motivados con el nuevo entrenador que han traido al equipo. Sentimos que nos llevará por la senda de la victoria. Cuando en realidad, el cambio quiere que surta efecto para que no volvamos a perder.

Estas son algunas de las muchas situaciones que vivimos a lo largo de nuestra vida, en la que sentimos que la motivación, ilusión y ganas, nos van a llevar al triunfo. Cuando en realidad, la utilizamos para no volver a perder.

Nos formamos para no perder la estela de los demás.

Vamos al gimnasio para no perder a nuestra pareja en vez de ganar en salud.

¡¡Hacemos las cosas con el propósito de ganar, cuando en realidad, el verdadero propósito es el de no perder!!.

No perder la estela de los demás, de la moda que está en estos momentos, no seguir perdiendo dinero de nuestros bolsillos, o perder los amigos que teníamos hasta ese momento.

Tenemos miedo a ganar. Y todo lo que suponga, o nos hagan creer que puede ser rápido, indoloro y beneficioso para nosotros, lo acogeremos entre nuestros brazos creyendo que hará la labor que nos han dicho que hará.

¡¡Y ESTAMOS MUY EQUIVOCADOS!!.

Hacemos las cosas, porque queremos seguir manteniendo el estatus que creemos que tenemos.

Vamos a eventos en los que no creemos, todo para no perder el estatus que decimos a nuestros clientes que dicen que tenemos.

Tomamos decisiones, en las que si fuéramos sinceros, veriamos que no creemos ni por asomo. Pero las tomamos , porque no queremos perder esa relación, esos amigos, o ese puesto de trabajo que tenemos.

Creemos que tomamos decisiones para GANAR, cuando en realidad esas decisiones lo que hacen, es no perder lo que estábamos perdiendo como una sangría.

Y no conseguiremos ganar, como mucho, y si llegamos, llegaremos a donde los demás que han tomado la misma decisión que nosotros, hayan podido llegar.

¿De verdad quieres ganar? ¿De verdad quieres atrás la situación anterior y sentirte líder de tu vida? ¿Te atreves?

Pues:

.- Deja de tomar las decisiones en las que te has inspirado en otras personas.

Cuando estamos malos o queremos perder peso, optamos por seguir decisiones que otros han tomado. Seguimos las indicaciones de esa dieta que han usado ellos o el medicamento les ha venido bien para tu misma situación.

¿Dónde está tu poder de decisión? ¿No promulgas que eres diferente a los demás pero haces lo mismo que ellos?

.- Ganar es ir más allá de lo que harían los demás.

Porque a una empresa le haya servido una herramienta, ¿Te tiene que servir a ti? ¿Los resultados que unos consigan son los que quieres conseguir tú? ¿Qué pasaría si te dijera que tienes otra formula esperándote y que te daría más beneficios que a todos los demás que han hecho lo mismo?

Ganar es ir más allá de donde van los demás.

Es tu felicidad, es tu bienestar, es tu empresa, es tu concepto de éxito. NO el que digan los demás que tiene que ser.

Pero para eso tienes que ir un paso más allá de donde vayan los demás. ¿Y a qué da miedo?

.- Ahora es el momento que siempre estabas esperando

Hacemos lo que nos dicen los demás, lo que la moda en esos momentos, nos alienta a que sigamos. Pero a escondidas, nos quejamos, porque no estamos consiguiendo los resultados que nos prometían. NI tampoco los que creemos que nos merecemos.

Eso te pasa, porque el miedo a ser TÚ MISMO, has dejado que gane la partida.

Se te llena la boca hablando de tu Marca Personal, que eres diferente a los demás, y al final has acabado haciendo las cosas que hacen los demás.

Tu miedo te ha vencido, la presión de ser cómo los demás ha ganado la batalla.

La motivación surte efecto cuando estamos haciendo lo que NOSOTROS sentimos que queremos hacer, y que digan los demás lo que quieran. Nos confundiremos o no. Conseguiremos el éxito o no, pero estaremos haciendo lo que NOSOTROS sentíamos que teníamos que hacer.

Ahora es el momento de mostrarte a ti mismo, si de verdad crees en ese “personaje” del que tanto hablas, o sigues haciendo lo que los demás dicen que se debería hacer.

.- Ganar es conquistarte a ti mismo. 

Ganar no es una meta. Ganar no es tener un número determinado de followers en relación a tu competencia.

Ganar, es adentrarte en la incertidumbre, algo que no habías hecho hasta la fecha. Ganar es escucharte y creer en ti. Ganar es saber que tomar determinadas decisiones te llevará por caminos que nadie ha recorrido y que seguramente tengas oposición de la gente de tu alrededor.

Y seguramente, cuando te hayas ganado la partida, seguro que alcanzarás unos beneficios hasta ahora inimaginables para ti. Serán tus beneficios, los que te estaban esperando.

Dejemos de tomar decisiones para no perder, para mantener lo que teníamos hasta la fecha, y tomemos decisiones para ganar, plantándole cara al miedo y escuchándote.

ES TU HORA, TÚ DECIDES.

¿Motivado para no perder o Motivado para Ganar?

 

¿Cómo creer en ti cuando nadie más lo hace?

No importa lo que los demás piensen que debes hacer con tu vida. Lo importante es lo que tú creas que debes hacer”.

La verdad que cuando vivimos situaciones en las que nadie nos cree ni confía en nosotros, solamente deseamos una cosa:

¡¡QUE SALGA COMO QUEREMOS PARA DARLE EN LOS MORROS A LOS INCREDULOS!!.

Más bien estamos en un momento eufórico y muy “happy flower” en los que hemos inhalado los aires de que podemos revolucionar el mundo desde un garaje o desde la televisión aunque nos critiquen o insulten los demás.

Soñamos con que nos tengan mania, que nos envidien por lo que hemos conseguido y más cuando nadie confiaba en nosotros.

Soñamos con el final, ¿Y que hacemos con el principio del comienzo?

Seamos sinceros, después de tener una idea, lo siguiente que hacemos es preguntar a los demás, lo que opinan al respecto.

Queremos saber su opinión. Que nos feliciten por la idea que hemos tenido. Que vean de lo que somos capaces.  Escuchar sus reflexiones al respecto.. Unirlos a este nuevo sueño que la vida nos ha puesto delante.

Queremos rápidamente su opinión, porque nos importa el qué dirán. En realidad lo que tenemos  es miedo al qué dirán.

Es la 1º vez que nos salimos del “tiesto”, y como no sabemos cómo gestionar la situación, queremos que los demás nos ayuden y estén con nosotros. Creyendo que así el riesgo será menor. Cuando en realidad, no creemos en la locura que hemos tenido.

Es una mezcla de ilusión y mucho miedo.

Somos seres que necesitamos de los demás para vivir. Por mucho que te creas que tú puedes con todo, y que te importa muy poco lo que digan los demás, NO TE LO CREES NI TÚ.

TODOS necesitamos de los demás, para vivir. Queramos o no. Y más en momentos de miedo e incertidumbre. Porque yo sepa, no eres Iron Man que tú mismo puedes resolverte los problemas sin necesidad de nadie más

Hemos roto  con la rutina y si no estás acostumbrado, a vivir, eso siempre produce vértigo.

Aunque nos gustaría que todos creyeran en nosotros, como hemos creido en ellos en los momentos que lo han necesitado, en muchas ocasiones esos deseos no se hacen realidad.

No confían en nosotros por:

.- Porque no quieren que consigas nuestros sueños.

.- Porque sus creencias les hacen creer, que ahora no es el momento adecuado.

.- Porque al no haber hecho nada así, no creen que puedas hacerlo. No quieren te lastimes.

En definitiva, que por H o por B, por buena fe o mala, no quieren que lo intentes.

¿Pero qué hacer aunque nadie crea en ti?

.- Calla la boca a los que creen que es imposible.

Déjate de intentarlo o lo que sea. Déjate de preguntar a los demás qué harían o dejarían de hacer. Porque las opiniones de los demás, lo único que van a hacer, a parte de tu miedo, va a ser que te quedes como estás y te olvides de lo que sientes y quieres.

Nos dirán que muchos “expertos” lo han intentado y que no es posible. Que el vecino lo hizo y no le salió. O que no tienes la experiencia, formación o los contactos necesarios ni siquiera para empezar.

Te lo repito, ESTÁN HABLANDO DESDE SUS MIEDOS. Y si hubiéramos hecho caso a lo que decían muchos “expertos” de lo que era posible o no en la vida, todavía estaríamos viviendo en la era del paleolítico.

Si tú sientes eso, ¿Quién tiene el poder de decirte que no lo conseguirás? También había gente que me decía que era imposible que llegara a escribir un artículo ni un libro, y me parece que cuando quieres de verdad, muchas cosas las acabas consiguiendo, digan lo que digan los demás, como diría Raphael.

.- Claro que hay gente que cree en ti.

Porque mucha gente te esté quitando la idea de la cabeza, habrá otra mucha que te apoyará y te alentará a que des el paso adelante. Y seguramente será gente que no esperaras el apoyo incondicional que te presta.

Apóyate en ellos. Únelos al grupo. Pero también por el camino se irán incorporando personas que no creían en ti y al ver tus avances, se ofrecen a ayudar. No los rechaces, si de verdad, lo hacen adelante, dales las gracias y adelante. Más hacen 4 manos que dos.

También encontrarás que personas que no opinan nada al respecto, por detrás se sienten orgullosos de ti, de tus avaneces, de tu cara feliz. No exijas que todo el mundo que tenga que darte un apoyo expreso, a veces el “trabajo en la oscuridad” ayuda más que un simple “Adelante”.

Cuando estes avanzando, gente del campo profesional donde te han inmerso, también querrán conocerte, apoyarte y echarte una mano. Así que nunca estarás solo, te lo prometo.

Más vale el compromiso al 500% de una persona que cree en ti, que el compromiso de 100 que lo hacen por aparentar y aprovecharse de ti.

.- Date la oportunidad de ser.

Hasta ahora, siempre has hecho lo que han dicho los demás. No has levantado la voz, has hecho lo que te pedían. No has tenido una mala cara.

Has sido un amigo ejemplar, una pareja increíble y un buen ciudadano.

Nunca has dicho no a los demás, y ahora porque quieras hacer una cosa que sientes que tienes que hacer, ¿vas a estar toda la vida preguntando qué hubiera pasado si lo hubiera hecho?. Porque si haces caso a los demás, no te estarás respetando tú mismo. Y eso es el pecado más flagrante que un ser humano puede realizar.

Los avances de cualquier tipo, empiezan por hacer caso omiso a los demás. La felicidad viene dentro de ti, no por hacer caso a modas y diretes, serás más feliz.

Date una oportunidad de descubrirte. De ser curioso. De ver que hay detras de eso que no te deja dormir. De ver qué pasaría si lo hicieras.

Te aseguro que será un viaje que nunca olvidarás.

Y si de verdad , te quieren, TE RESPETARAN TUS IDEAS Y DECISIONES. Si no, aire.

Tú mismo estarás rompiendo muchos limites que habían estado oprimiéndote hasta ahora. Y estarás rompiendo cadenas, gracias a creer en ti.

.- Estarás creando valor e inspiración para los demás. 

El verdadero impacto se crea cuando haces cosas fuera de lo establecido .¿Mientras tanto? Habrás estado haciendo lo mismo que los demás.

La gente quiere lo diferente pero acaba haciendo lo mismo que los demás, POR MIEDO. Eso son los verdaderos lideres, quienes nos inspiran, quienes hacen las cosas de verdad, pase lo que pase.

Ése tiene que ser el éxito que debes alcanzar, EL SER UNO MISMO Y SABER QUE HAS AYUDADO A LOS DEMÁS, A QUE LUCHEN POR SER ELLOS TAMBIÉN.

Como los medicamentos, creer en ti también tiene contraindicaciones:

.- No olvides que quizá no lo consigas en tiempo y forma que tú quieres. O que nunca llegues a conseguirlo.

.- Por tu ego y afán de protagonismo, no pierdas de tu lado personas que te quieren de verdad.

.- No olvides, que tienes que vivir. Y que de sueños nadie se ha alimentado ni pagado las facturas.

.- Y tu ego puede hacer que tus oídos tapen situaciones que a posteriori lamentes no haber oido antes. Que a presidente de Estados Unidos , aunque lo parezca, no se llega así como así.

No pongas como excusa que nadie cree en ti, si realmente es lo que sueñas.

No tengas miedo a salirte del tiesto, cuando crees que nadie te apoya ni apoyará.

No desconfíes de un sueño, porque hasta la fecha no has creído en ti.

¡¡ES HORA DE CREER EN TI, A PESAR DE LAS CIRCUNSTANCIAS!!

 

 

 

 

 

 

Ecequiel Barricart: “Lo más punk a día de hoy es tener sentido común”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” tengo el placer de presentar a Ecequiel Barricart.

Un hervidero de pensamientos, alimento para los leones, el cerebro quemo un laberinto en un nido de especulaciones. Educación para la programación. Paradigmas de armas tomar. Danzar y dar la bienvenida a la ceremonia de la confusión. Teorías como maniobras de despiste o superstición. La religión de la fabulación y la medicina como acto de fe. La opinión a mano alzada. La intuición, la sospecha como corazonada...” es el comienzo de la canción de la ceremonia de la confusión de Bunbury.

Creo que es una de las mejores definiciones de sociedad que estamos viviendo a día de hoy y que muy bien refleja Ecequiel, en su nuevo libro “Think Punk. El nuevo pensamiento creativo para sobrevivir al caos en la vida y en la empresa“.

¿Pero qué ocurre cuando se tiene la actitud correcta pero nos dicen que nos falta ése no sé qué? ¿Qué ocurre cuando no pensamos de forma diferente como nos dice la “gran marca espiritual” de la manzana , sino que pensamos de forma totalmente diferente a cómo piensan los demás? ¿Qué tenemos que hacer cuando después de darnos cuenta que hemos estado “viviendo” sedados, nos damos cuenta que nuestro mundo no es lo que habíamos soñado? ¿Qué ocurre , cuando nos preguntamos a menudo que puede todo esto significar, si creo que hay algo detrás? ¿Qué lectura podemos hacer que parece si hay que elegir la responsabilidad de escoger entre dos o tres, siempre elegimos elegimos al más subnormal?

¡¡Nada ocurre por casualidad, ¡¡Quizá el chiste es demasiado avanzado, quizás me he perdido la parte mejor!!  Son reflexiones de una sociedad no etiquetada entre X, baby boom, Z o cualquier chorrada que se les ocurra a sociólogos o “gurus” del marketing.

Es una sociedad que no quiere tirar la toalla y darse a los canutos. Que quiere crear sus “canciones” con tres acordes y a guitarrazo limpio. Que no conseguirán engañarles como intentan hacer a los demás. Que no se quiebra en soledad. Que ama lo simple, que quiere agilidad. Que para él la creatividad es poner emoción a la vida y a productos grises y falta de ella. Que saben que el futuro es AHORA.

Hace unos días tuve el placer de hablar con Ecequiel en exclusiva antes del lanzamiento de su nuevo libro. Libro que muestra a través del pensamiento “Think Punk” muestra de la sociedad y de profesionales, que son mucho más de los que nos imaginamos

GRACIAS ECEQUIEL por enseñarnos que no hay caminos secundarios cuando el camino principal es el que nos muestra que no hay que vivir de frases hechas, sino de la quietud y recordando que si estamos aburridos, es que nos estamos acomodando en nuestra zona de confort. Podéis conocer más a Ecequiel a través de su Web, Facebook, Twitter e Instagram

.- Think Punk. Caos, Sex Pistols, drogas, sexo, controversia… Son algunas de las ideas que nos vienen al ver la portada y más en esta sociedad que sale corriendo de todo aquello que se sale de lo establecido.  Con unas perspectivas no muy halagüeñas, ¿Qué me dices al respecto?

 Paradójicamente lo más punk que puedes hacer hoy es tener sentido común. Llevar la contraria en este momento es salirse de toda la mediocridad y la falta de valores en las que estamos inmersos. En los setenta y hoy, ser punk era ser un antisistema, lo que han cambiado son las formas. Para llevar la contraria al sistema actual lo mejor que podemos hacer es vivir nuestras emociones y luchar por nuestros sueños. El nuevo punk es el amor.

 .- Me canso de la sociedad x, de los millenials, de los baby boomb , que tal como han venido se van. Pero creo que en este libro, describes muy bien una sociedad de la que no se habla en libros de management y en el telediario. ¿Cómo es esa generación?

 Es una generación castrada, hijos de la crisis que se conforman con sobrevivir y pagar sus impuestos con la esperanza de alcanzar algún día la épica meta de cobrar una pensión. Una generación de esclavos del sistema que viven acojonados por la incertidumbre del futuro, dejando un maravilloso presente pasar sin darse cuenta.

 .- ¿Qué tiene el Punk para que inspire una revolución como la que proclamas en el libro?

 El punk y el zen son lo mismo, ambos se basan en la conciencia de vivir el presente. Ambos se sustentan en la naturaleza interior de la persona y en su espontaneidad. La diferencia es la puesta en escena, que en el caso del punk es mucho más agresiva y radical. Estamos en guerra contra la mediocridad, el postureo y la soplapollez continuada y, en este sentido, el punk es mucho más transgresor que el discurso del positivismo, el zen o el mindfulness, de los últimos tiempos. Digamos que el amor es la base de la revolución Think Punk pero para que tenga éxito debemos ser radicales.

 .- ¿Sobrevivimos sedados pensando que estamos viviendo de verdad? ¿Qué es nuestra forma de abordar el caos actual?

 En la post crisis muchas personas con talento han tirado la toalla, se han dedicado a fumar canutos como bocas de metro y han dejado que el espacio político y social lo ocupen los más ineptos, los más incapaces; personas que manipulan a la masa contentándola con cristales de colores, debates ridículos, fomentando su ignorancia y sus complejos para que parezca que pintan algo. Esto está haciendo que nuestra sociedad sea un caos irrespirable para las personas que apuestan por la vida en mayúsculas, por la pasión, por la cultura y las empresas con alma.

 .- ¿Todos tenemos que volver al club 100 de Oxford Street cuando perdemos el rumbo de quienes somos?

 El club 100 es una iglesia de la música en medio de una calle llena de Zaras. Qué asco me da viajar por todo el mundo y que parezca que no has salido de tu puto pueblo. Mismas marcas, mismos mensajes, mismas rebajas, mismas tiendas, mismos dependientes aplicando el manual de estilo corporativo, mismos dientes cuando sonríen. La globalización ha traído cosas buenas pero otras realmente malas. La milla de oro de París, Madrid, Londres o Nueva York se parecen tanto que han hecho que las ciudades sean auténticos clones. Hemos perdido el valor de la diversidad, la personalidad, los atributos que hacían de cada lugar un sitio único. El efecto Zara está acabando con la emoción de las ciudades. Es una pena. Por eso, cuando llegas a Oxford Street y encuentra un reducto como el Club 100 que sigue apostando por seguir siendo historia de la música en directo se te cae la lagrimilla.

 .- Me gusta que la gente vaya un paso más allá de lo que se considera innovador. Dices que no hay que pensar diferente, como promulga nuestro Steve Jobs, sino que hay que pensar de forma contraria a como venias haciéndolo. ¿Por qué?

 En estos tiempos no encuentro valor en ser diferente por el hecho de serlo. Hoy es necesario llevar la contraria y enfrentarse a todo aquello que sea mediocre, vulgar o que carezca de valores y nos empuje a conformarnos con sobrevivir en vez de con vivir intensamente una vida plena. Vivimos en una plantación de algodón y debemos tomar conciencia de ello para comprar nuestra libertad como sea antes de que se pase la vida y ya estemos cansados o hayamos desistido de nuestros sueños.

 .- Creo que el problema de la creatividad, es un pez que se muerde la cola. Si nosotros no tenemos pasión, no creemos que podamos crear nada y menos con nuestra pasión. Si no creemos en nosotros, pensamos que no tenemos el poder de crear y acabamos asombrándonos por fotocopias baratas y absurdas mediocres.

 Tú lo has dicho. La revolución Think Punk es una revolución creativa. Frente a la destrucción-crear y hacerlo de una manera SIMPLE, ÁGIL y SEXY. Dicho de otra manera, huir de lo complejo, de lo obeso y de lo feo que solo sirven para paralizar los proyectos y hacer que fracasen nuestras empresas personales y profesionales.

 .- ¿Por qué amamos lo complicado y repudiamos lo simple?

 Lo complicado suele servir para salvarte el culo en el trabajo y ante ti mismo cuando te miras al espejo. Ante una idea simple nuestra tendencia nos lleva a complicarla por ir acumulando excusas para cuando el jefe nos pida cuentas. Una idea simple necesita de liderazgo, pasión y trabajo para llevarla a cabo; en este sentido, es más cómodo obviar estas tres cuestiones y echarle la culpa de tu incompetencia al prójimo, al mercado o a lo mal que está todo para justificar un fracaso que damos por bueno porque lo contrario requiere quemar tus naves. Paradójico, la mediocridad nuevamente.

 .- Apuestas por la locura  en Think Punk. ¿La locura de ser uno mismo y lo que digan los demás nos la bufe?

 Estar loco es tener sentido común. Querer amar y ser amado, querer dormir sin tomarte un Lexatín, trabajar y pagar las facturas sin que te dé un ictus. Estar loco es ser espontáneo, sentir pasión por la vida y la actividad profesional que realizas. No me importa demasiado la comprensión de “el mundo” respecto a esto, más bien me importa la de “mi mundo” un lugar conformado por las personas que apuestan por su propia locura y buscan trascender positivamente con ella en los demás.

 .- ¿Qué le dirías a aquellas personas que saben que las cosas no están bien , se sienten mediocres pero todas las noches crean, escriben las ideas que harían ellos para cambiar su mundo?

 Primero, que son unos afortunados, si encajaran en la sociedad de este momento serían tan patéticos como ella. Por tanto, sentir que no encajas, es un buen síntoma de que tienes algo más que un donut en tu cerebro. Lo siguiente que le diría es que inicie su propia guerra creativa y que se introduzca en el sistema para intentar diseñar su propio mundo, su propio estilo de vida. A mí, pese a todo, me gusta el sistema actual porque viendo de lo que es capaz el ser humano en su faceta grupal, creo que tenemos mucha suerte de que haya sanidad pública, educación, carreteras y todo lo demás. Yo soy punk, no hippie. Es decir, a mí me gusta encender la calefacción y que de calor en invierno, no me gustaría estar todo el día en pelotas por las praderas cantando el “Viva la gente”.

 .- ¿Por qué tenemos que darle más importancia a la intuición que a la ciencia en nuestra vida?

 La ciencia se pasa toda la vida contradiciéndose. Las respuestas racionales a las cosas están predeterminadas por los datos que poseemos en el momento que investigamos, es decir, fiabilidad cero. Sin embargo, la intuición es algo que sigue perdurando a lo largo de la historia. Los principios fundamentales de nuestra existencia son los mismos desde que tenemos uso de razón, esto no cambia. Las únicas certezas sobre las que podemos establecer nuestra vida son las certezas del corazón, el cerebro es una herramienta muy débil, manipulable y muy poco fiable porque -como digo- depende de los datos que se posean en cada momento, y los datos fluctúan constantemente.

 .- ¿Qué es una idea simple, ágil y sexy?

 Es una idea radical, ejecutable y tremendamente emocionante. 

 .- Se primero y aprende después. ¿Dónde quedará en esta filosofía la pasión por los cursitis y titulitis?

 Los Ramones decían que si esperaban a aprender a tocar bien jamás podrían subirse a un escenario porque se harían viejos para entonces, ésta es la idea. Yo abogo por el valor de la espontaneidad y de la pasión por encima

de estar todo el día buscando excusas en forma de títulos para no enfrentarte a un escenario pequeño o grande donde cantar, gritar, bailar…

 .- Si tuvieras el poder de escribir lo que quisieras en una valla publicitaria, ¿Qué sería?

 Compra THINK PUNK, el nuevo libro de Ecequiel Barricart, jajaja.

 .- ¿Qué sería lo que tendrían que decirte o que pasase tras la lectura del libro, que tú dijeras: Todo ha valido la pena”?

 Ya ha valido la pena, David. Lo importante es dar y sentirte bien con ello. Creo que nuevamente, en este libro, lo he dado todo desde mi corazón y cualquiera que sea la consecuencia de ello la doy por buena.

 .- Una reflexión para los lectores del blog.

 FUTURE IS NOW. 

Diagnostico: ¡¡Estresado por compromiso!!

En el mundo no hay estrés, lo que hay es gente escogiendo pensamientos estresante” decía Wayne Dyer.

¿Qué me dirías si te dijera que el estrés que sufres, se desvaneciera respondiendo a una sola pregunta?

Vivimos estresados. Desde que nacemos hasta que nos morimos, siempre estresados.

Estresados porque tenemos que elegir una carrera que nos determinara nuestro futuro profesional. Estresados porque tenemos que elegir bien nuestros amigos. Estresados porqué depende de la pareja que presentemos nuestra familia nos pondrá una cara u otra.

Luego llega la edad “inmadura” donde creemos que solamente el estrés está relacionado con el trabajo. Estresados porque tenemos trabajo y no llegamos a las exigencias. Estresados porque no tenemos trabajo. Estresados porque tenemos que irnos de viaje por temas profesionales. Estresados con el compañero de trabajo…

Más y más estrés.. Y luego en verano, estresados porque nos tenemos que levantar temprano para tener sitio donde poner la sombrilla en la playa.

Vivimos en un mundo lleno de estresados.  ¿Pero cuál es la raíz de esta lacra?

Muchos dirán que vivimos en un mundo competitivo. Quien no coge la oportunidad, que no la espere porque se la quitarán tras haber tenido su oportunidad.

Otros dirán que el estrés lo produce el querer llegar a unos canones que esta sociedad impone. Estresado por tener un cuerpo “fit”. Estresado por tener una cuenta en redes sociales con seguidores de todo el mundo o que seas considerado como “cool” por tu forma de vestir.

Estoy totalmente de acuerdo.  Nos estresamos para llegar a las cotas que nos pide la sociedad, a ser como las personas que son inspiración en esos momentos o alcanzar las cotas de fama que necesitamos para sentirnos alguien en esta vida.

Y como creemos que nunca las alcanzaremos, que nunca satisfaceremos las expectativas de nuestro jefe o pareja, pues…Por eso estamos estresados, PORQUE ESTAMOS COMPROMETIDOS CON UNA VIDA QUE ES LA QUE NOS IMPONEN O CREEMOS QUE QUEREMOS TENER.

Ahí va la pregunta que desvanecerá tu estrés: ¿Estas de verdad comprometido con la vida que te produce ése sin vivir? ¿Te comprometiste con ella, por que querías alcanzar cierto estatus o por qué así lo sentías?

Creemos que estamos estresados porque debemos, que no es lo mismo que queramos, llegar a alcanzar unos canones, un estatus, ser considerado como alguien importante.  Pero si nos preguntaramos si realmente queremos de verdad alcanzarlos, la gran mayoría, respondería: “Menuda perdida de tiempo estoy provocando en mi vida, cuando realmente a mí me gustaria…”.

Una cosa es estar preocupado por un tema y otra muy distinta es estar estresado.

Pensamos que estar estresado es que nos importa de verdad el tema.  Y lo peor de todo, que es “cool”.

Que queremos que salga bien. Que podamos decir que hemos alcanzado lo que los demás esperaban de nosotros o deseábamos para sentirnos satisfechos con el trabajo realizado, cueste lo que cueste.

Pero yo ahora te pregunto: ¿Realmente racionalizas cuando estas estresado? ¿Tú crees que algo es tan importante como para que te den ataques de ansiedad? ¿Es algo tan esencial en tu vida para que pienses hacer lo que sea, para conseguirlo?

Porque cuando estamos estresados no piensas de forma racional, te mueves por impulsos. No te gusta lo que te dicen, sólo quieres soluciones para antes de ayer. Cuando estas estresado no duermes ni descansas y la sonrisa solo aparece en televisión, no en tu cara.

Nunca tomaremos la mejor elección, ya que la desesperación y sin razón, no nos dejan ver cual sería la mejor en nuestra ocasión. De ahí nacen la infidelidades entre parejas o con tu empresa, buscando trabajo en la competencia sin que nadie se entere de lo que te pasa. De ahí nace la opción de ocultar lo que nos pasa a través de la rienda suelta a adicciones o rezando para que nadie se entere lo que no pasa de verdad.

Cuando estás estresado, no quieres parar y ver realmente lo que sucede. Quieres una solución que te saque cuanto antes del lugar donde te encuentras y si te puede llevar más rápidamente al éxito, mejor.

Y aunque encuentres un placebo, ( una solución a corto plazo que crees que te solventará el problema para siempre), te aseguro que cuando menos lo esperes, te estará esperando para decirte: “¿Me solucionas de una vez o qué?”.

Vamos a darle la vuelta a la tortilla. En estos días, todo el mundo hablará de la vuelta de vacaciones. Del estrés que produce volver al trabajo, la rutina y lo bien que se estaba en el chiringuito con la cerveza y la tapa. Hagamos una prueba, pregúntale a esas personas: ¿Estás COMPROMETIDO con tu trabajo, con la vida que vas a retomar, con la pareja que vas a ver? Y mira a ver la cara que ponen.

¿Por qué los domingos por la tarde es el día de la semana que más se llora? No porqué nuestro equipo haya perdido, sino porque no queremos volver al trabajo que tenemos, a ver a ese compañero o a nuestro querido jefe.

Pero como sabemos que ése trabajo, nos da el estatus deseado, esa seguridad anhelada y el reconocimiento deseado, mejor nos limpiamos las lagrimas y a aguantar.

Cuando tú estás comprometido contigo mismo , el domingo por la tarde es un aliciente a lo que deseas que pase el lunes por la mañana.

Estar ocupado es estar comprometido/focalizado en lo que realmente te importa, en lo que quieres, en lo que sueñas. No en lo que te “recomiendan” que sería bueno para ti.

Cuando estás comprometido en ti, eres dueño de tus pensamientos en todo momento. Sabes cual es la realidad, tanto si la has cagado como si estás en el camino correcto,  lo que ha pasado y a donde te quieres enfocar.

Ahora sé que mucha gente dirá, ¿Qué pasa, que los que se comprometen consigo mismos, no conocen el estrés? ¿Les importa todo por el pito del sereno?.”.

¡¡Para nada!!.

Pero utilizan cada situación como un aprendizaje para futuras ocasiones, no como una limitación.  Así la proxima vez que nos ocurra, seremos más productivos que a través de lamentos y la desesperación.

Aún más, les importa mucho más lo que están haciendo, sus proyectos, las personas que tienen a su alrededor. Pero la forma de afrontar las dificultades , que no problemas, es totalmente diferente.

Creemos que comprometiéndonos con los demás, con los exigencias que la sociedad nos demanda a ciertas edades, con el concepto de éxito que se nos promulga, el estrés, el miedo, la impaciencia, no existirá y seremos felices y comeremos perdices.

Comprométete contigo mismo . Firma un contrato en el que te comprometas que serás SIEMPRE TÚ mismo ante toda situación, trabajo o relación, ANTE TODO.

Empezarás a PRE-Ocuparte a Ocuparte de ellas. Del estrés a la serenidad y a la coherencia.

¿Por qué crees que sientes ese estrés? ¿Por un compromiso que no crees romper o por una vida que no es la tuya? ¿Vas a firmar por fin ese compromiso contigo mismo?

 

 

 

 

¿Cómo ser una Marca Personal Disruptiva de éxito?

Prefiero ser odiado por lo que soy, que amado por lo que no soy” decía Kurt Cobain.

Tras la publicación de “Mofeta Branding. Cómo son las marcas que transforman el mundo“, he ido recibiendo emails en los que se me pedía que hablase de como ser una marca personal disruptiva o mofeta.

Antes de empezar, me gustaría preguntarte una cosa: ¿Estás dispuesto a ser tú mismo, pase lo que pase, digan lo que digan los demás?

Porqué eso es tener una marca personal disruptiva. Es salir de lo establecido. Es no seguir los pasos que te “recomiendan” los demás para llegar al éxito que todos anhelas y que está de moda.

La disrupción provoca un antes y un después. Es un break en lo que se había visto hasta la fecha . Pero ten en cuenta que ser el primero, lleva sus consecuencias.

¿Seguimos?

Se nos llena la boca hablando de libertad, de que somos talento y que hemos venido a mostrarlo al mundo, pero en el fondo tenemos más miedo a mostrarlo, que si nos encontráramos algún fantasma de los que se hablan en 4 Milenio.

Por eso, creemos que un método estandarizado es la forma más rápida y fácil para conseguir eso que nos dice que conseguiremos a través de una Marca Personal. Gracias a ese método, nos saltaremos los más de 300 CV que hay encima del nuestro o seremos encumbrados como el mayor influencer en nuestro campo profesional.

Pero sobre todo, como bien dice Jeff Bezzos en el mantra de la Marca Personal: “Es lo que dicen de ti los demás cuando tú no estás”.

El querer saber qué piensan de nosotros, cuando no estamos, nos produce miedo más que otra cosa. Vivimos en una sociedad pendiente de las opiniones de los demás, de los Likes en redes sociales y de los toques en Facebook. Sin embargo nos produce placer lo prohibido , lo oculto, el que no se enteren los demás quienes somos y no sufrir las posibles consecuencias de los actos que realizamos.

Si quieren que creamos en nosotros, impulsemos aquello que nos hace “raros” ¿Por qué, de primeras, empezamos rechazando lo nuevo, lo original?

Nos salvamos de posibles consecuencias al seguir un proceso estandarizado, que nos han dicho que ha dado resultados, además de rápido e indoloro.

Es lo que creemos y deseamos que nos pase.

Seamos sinceros, cuando queremos perder peso, no es lo que queremos. Queremos vivir las consecuencias de lo que creemos que pasará con ese método, queremos tener el tipo de ese cachas y los beneficios que conlleva ese cuerpo en esta sociedad.

¿Pero sabes lo que acabaremos consiguiendo? ¡¡TENER EL TITULO DE COPIADORES OFICIALES!!.

Queremos copiar sus actitudes, su forma de ser, su cuerpo, su ropa…Estamos copiando a esa persona, NO ESTAMOS SIENDO NOSOTROS MISMOS. Estamos siguiendo una moda, no estamos siendo nosotros una tendencia.

Estamos siendo una imitación, no una marca con estilo propio.

La experiencia me ha dicho, por ahora, que para tener una marca disruptiva, NO HAY MÉTODO A SEGUIR.

Escucha consejos y reflexiones, vivirás un proceso, pero no hay un método estandarizado que te lleve a ser como tú eres y diferente a los demás.

Bueno si eres racional y necesitas dos apoyos para empezar, aquí están: TU CORAZÓN Y TU INTUICIÓN.

¿Quieres saber la definición de Marca personal disruptiva?. Aquí va: “Marca Personal Disruptiva eres tú“.

Desde que nacemos, todos estamos marcados. Pregunta a tu mejor amigo, pareja, familia, “¿Qué me hace diferente a los demás?

Eso que te distingue, son tus CÓMO. Los valores que te distinguen respecto a los demás, que te hacen diferente ser la oveja negra en un rebaño lleno de ovejas blancas.

Pero lo peor de todo, que en el fondo, sabes lo que te hace diferente, lo que te apasiona y se te da bien. Pero no te lo crees, ya que quienes te dicen todo eso, crees que lo hacen por quedar bien y sacarte una sonrisa.

Crees que el talento es para algunos “elegidos“. Que no eres nadie para vivir de tu pasión, de eso que se te da tan bien. Crees que no te mereces la oportunidad de ser, y no aparentar algo que sabes que no eres. Pero todas esas “tonterías” que te dices y te dicen, ¿Crees que son verdad?

Solamente está hablando el miedo por ti. SON EXCUSAS QUE TE CREES PARA NO DAR UN PASO ADELANTE.

Sabes que quieres hacer las cosas a tu modo, que se pueden cambiar la forma de hacer las cosas. No quieres pasar por este mundo sin pena ni gloria. Porque si esperas resultados diferentes haciendo lo mismo que los demás, ya puedes prepararte para esperar el resto de tu vida.

Algunos te dirán temerario. Yo te diré Disruptivo. Simplemente estás luchando por ser tú mismo a pesar de las circunstancias. Es ser coherente con uno mismo.

Al mundo se viene a ser, no a complacer.

Tu marca, tú, quieres representar una idea, una posibilidad.  Este es el comienzo de una marca disruptiva de éxito.

Al salir de lo establecido tienes miedo si te dejarán de lado los demás.  Te digo una cosa, se unirá gente a ti que también está viviendo su sueño como tú y no gente que quema sus sueños bajo miedos, vergüenzas y excusas.

No hay que comenzar con las herramientas que te llevarán a la cima ya antes de salir, ni con las personas acompañándote. Te aseguro que las encontrarás por el camino.

Eso si, no creas que necesitas conocer todas las herramientas y que todas te servirán. ¿O es que a todo el mundo le hace el mismo efecto el Ibuprofeno para un dolor de cabeza? Conozco a gente que no tiene ni redes sociales y te sorprendería su facturación e impacto en el mundo.

Una marca trata de provocar impacto, no de ser como los demás, no aparentar algo que en el fondo saben que no son. Se trata de crear, transformar, no de aparentar por seguir una moda.

Me gustaría preguntarte dos cosas: ¿Te acuerdas de las marcas o personas de las que eres fan absoluto? ¿Te acuerdas de la marca que compraste hace 4 días porque no tenían la marca que siempre comprabas?. Una es una marca disruptiva, la otra no.

Las marcas disruptivas son historias que nos llegan al corazón y lo ponen patas arriba, que nos hacen creer en nosotros mismos, que otro mundo es posible.

Como bien dice Seth Godin, elegimos un producto/persona en función de las expectativas, recuerdos o historias nos puede aportar uno u otro. ¿Y aún así siguiendo y haciendo lo mismo que los demás, crees que te elegirán a ti? ¿Generarás confianza aún sabiendo que eres una persona que no cree en lo que está haciendo?

Nunca olvides:

.- La sociedad por mucho que aliente lo innovador, de primeras no está preparada para la novedad. Tienes que estar mentalizado para ello. Quieren innovación, pero dentro de unos cánones, cuando eso no es innovación, es copiar.

.- Todos tenemos una marca desde que nacemos. Para descubrirla y aceptarla, tienes que pasar tiempo contigo mismo, aceptando e integrando los comentarios de los demás de aquello que te hace diferente. Será un proceso “intenso”, pero con mejores resultados que si pasarás por la vida de puntillas.

.- El corazón y la intuición te guiarán en el camino de expresión de tu marca. Si sigues un método a pies juntillas, seras un tatuaje que se podrá ir con el agua. Tú has venido a marcar de verdad.

.- Ser disruptivo no es ser temerario, loco ni controvertido. Simplemente es ser coherente contigo mismo. Y no pienses que no hay nadie que piensa como tú. Ya hay gente que espera que des el salto por fin.

.- Cada marca usa “sus” herramientas. A no todo el mundo le sienta bien un flotador de unicornio.

.- El mundo solamente se acuerda de lo autentico.

Tener una marca personal no es un proceso para encontrar un trabajo o ser el más influencer de tu ciudad y luego en tu vida real, eres otro tipo de persona.

Tiene y debe ser un estilo de vida de 24 horas, 365 días del año.

¿Qué eres: DISRUPTIVO o UNO MÁS?

 

 

¿A quién le importa?

No me importa lo que la gente piense de mi, yo no me califico por la opinión de los demás, yo sé bien quien soy, y sobre todo lo que valgo ” dice Paulo Coelho

Todos tenemos una canción con la que nos identificamos.

Unos será la canción con la que conocieron a su pareja, otra con la que recordar ese verano inolvidable o la que les recuerda a esa persona que les dejo un poso importante en su vida.

Pero hablemos de una canción : “¿A quién le importa?” y la Marca.

Lo repetiré las veces que haga falta,  no creo en la definición de Jeff Bezos, de Marca.

Marca es lo que dicen de ti cuando no estas delante”. Y ahora cantemos todos juntos: “¿A quién le importa lo que yo diga, a quién le importa lo que yo haga? Yo soy así y nunca cambiaré”.

Nos encanta cantar canciones en las que dicen que somos únicos, que nos importa un bledo lo que digan los demás de nosotros, pero a la hora de hablar de Marca Personal ya no estamos tan de acuerdo.

¿En qué quedamos?

Estamos en una sociedad, que hasta que no hemos conseguido algo importante, y que nos de el poder de mandar a paseo las opiniones de los demás, debemos estar “pre-ocupándonos” por lo que dicen o no los otros, sobre nosotros. Pero hasta que no consigas cierto estatus, es mejor estar pendiente a las opiniones de los demás, no vaya a ser que te lamentes de las consecuencias.

Y más vale que aguantes los feedback de los demás, porqué si no puede ser un punto débil en tu Marca.

Lanzo estas preguntas: ¿Cuántas cosas has hecho en tu vida, avances has vivido desoyendo la opinión de los demás y a métodos establecidos?

Durante el estudio para la publicación de “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” me comentaba una de las personas integrantes del mismo: “ Mira David, si yo hubiera estado pendiente de lo que hubieran dicho mis padres, familia y compañeros en esos momentos, ahora mismo no estaría hablando contigo”. Esa persona se llama MARIO VAQUERIZO.

Recientemente acudí a un recital. El autor a una de las preguntas respondió: “A día de hoy, no sé qué hubiera pasado si hubiera desoído a mi padre que me decía que no me dedicara a la poesía. La verdad que es una cosa que siempre me pregunto”.

Y como estos dos testimonios, tengo como más de 300 que forman parte del libro.

Claro que está bien “escuchar” a los demás, sobre todo si quieres conducir un Formula 1 y sólo tienes carnet de motocicleta. Pero seamos claro, aunque los demás quieran nuestra felicidad, NO QUIEREN QUE NOS SEÑALEN POR LA CALLE PORQUÉ NOS HEMOS SALIDO DEL REBAÑO.

Nos dicen por “nuestro bien” que lo mejor sería que, hiciéramos una carrera, que tuviéramos pareja, y ya cuando tengamos todo eso, ya podremos hacer lo que queremos. Pero que mientras tanto, no te salgas de lo establecido.

Todo porqué eso de que te llamen “loco” por apostar por ti ,en la sociedad no está muy bien visto…Que lo que nosotros soñemos sea un hobbies que hagamos después de conseguir lo que consideran LOS DEMÁS COMO LO NORMAL.

Pero seamos sinceros, cuando nos salimos del “tiesto”, para impulsar nuestra marca , rebozamos nuestra ilusión, motivación, ganas, CON MUCHO MIEDO.

Miedo a lo que ocurrirá, a algo que no habías hecho hasta la fecha y que nadie habrá hecho a tu alrededor.

¿Y qué pasa cuando tienes la primera duda o caída? Que preguntas, claro. Y si crees que esa persona, te asegura una estabilidad emocional y profesional que no has conseguido hasta la fecha con tu proceso de Marca, vas a mandarlo a paseo, y te vas a volver al “sofá” que te asegura esa persona.

¿Por qué no funcionan muchos procesos de Branding?

POR NO CREER EN NOSOTROS MISMOS. (No hablo de tener un ego más grande que el Bernabéu)

Cuando no confías en ti, te agarras a cualquier cosa, que te asegure que vas a encontrar trabajo, felicidad, éxito sin el menor esfuerzo posible.

Dejas de luchar por tu derecho a ser, tu voluntad a mostrarte tú mismo.

Vuelvo a repetirlo, claro que hay que escuchar lo que piensan los demás sobre tus acciones, pero sin confianza en ti mismo, te aseguro que a la primera caída al ring, tirarás la toalla y te olvidarás de todo lo avanzado.

¿Y qué pasa con la reputación cuando no dependemos de la opinión de los demás?

Según la R.A.E, reputación es “ Opinión o consideración en que se tiene alguien o algo. Prestigio o estima en que son tenidos alguien o algo”.

Esta sociedad no cambia de idea, por mantener su reputación, sino por mantener su estatus.

Una reputación está integrada por lo que piensan cosas bonitas de ti, como TAMBIÉN POR LAS OPINIONES DE LOS QUE NO CREEN EN LO QUE DICES, HACES O SIENTES.

¿O es que tenemos que conseguir que todo el mundo hable maravillas de uno? ¡¡Eso se llama querer agradar a todo dios, menos a ti mismo!!

El ser humano es envidioso. Dejémonos de tonterías. ¿Qué también ayuda a los demás? DESDE LUEGO. Pero que le jode cuando alguien consigue el éxito y él no, TAMBIÉN.

Y cuando consigues cierta relevancia, tendrás una reputación de gran profesional , del impacto que causas en los demás, de humilde, de crack y cuánto te quieren aunque no te hayan visto en la vida.

Pero también habrá gente que hablará mal de ti. Lo chulo que eres, lo egoico que te has vuelto y miles de cosas más, aunque no te conozcan.

¿Qué hacemos en esos casos? ¿Preocuparnos por quienes nos critican, insultan y denotan por quienes somos? ¿O pasar de ellos cuando eres feliz cómo eres, con tu negocio, trabajo, forma de ver la vida?

Si te preocuparas de esas personas, estarías gastando energía donde realmente no merece la pena ni darles un segundo de atención. Porque seguramente otros clientes, te están dando mucho más en todos los sentidos , que esos que sólo te dan dolor de cabeza.

¿Crees que a Steve Aoki, Elon Musk, Mario Vaquerizo, la nueva Miss España transexual, Alaska,…están pendiente de lo que digan los demás? ¡¡NO!!

¡¡Pero ni ahora ni cuando empezaron!! Y creo que les va bastante bien.

Muchos avances que disfrutamos no creíamos en ellos. Si esa persona hubiera hecho caso a lo que le decían los demás, ahora no estaríamos disfrutándolos.

Y que yo sepa, la Marca es la esencia de cada uno, la coherencia en estado puro. No según quién sean los demás aceptar sus comentarios, porque siempre estarás dándoles el poder sobre uno mismo, si te falla la confianza en ti.