¡¡Tú y tu agenda!!

Un tiempo para cada cosa y cada cosa en su tiempo“.

AGENDA¿Tienes una agenda? Cógela.

Ahora mírala y responde de forma sincera… ¿Qué pasaría si estuviera absolutamente vacía?

Se nos iría el alma al suelo. Pensaríamos que no somos nadie en este mundo, que no somos profesionales, que no tenemos ningún tipo de éxito, ni profesional, social o personal.

¿Pero qué pasa cuando tenemos la agenda llena? Creemos que somos nuestra agenda. Que somos importantes, que no paran de llamarnos de eventos ,que tenemos cientos de clientes que están desesperados por nuestra ayuda, que tenemos amigos de todo el mundo que quieren vernos..

La vida nos va genial, somos los mejores, y todo nos los dice nuestra agenda.

En el cuento de Blancanieves, era el espejo quien le decía a la malvada bruja si era la más bonita del mundo. En la actualidad, es nuestra agenda quien nos dice quienes somos en función de las cosas que tenemos que hacer o no hacer.

Pensamos que tenemos todo el tiempo del mundo para hacer todo, quedar con amigos, ir a una conferencia, atender llamadas, ir a ese concierto o conquistar a la chica de nuestros sueños.. Pero cuando menos nos lo esperamos, nos damos cuenta que el tiempo ha pasado y no hemos hecho todo aquello que habíamos soñado.

Pero no lo hacemos, porque tenemos que hacer caso absoluto a lo que nos dice nuestra fiel compañera, la agenda.

Ella nos dice quienes somos, profesionales reputados, amantes experimentados, amigos comprensivos o integrantes de una familia espectacular.

Así que hagamos caso omiso a nuestros sueños, porque nuestras “mascaras” sociales y personales, de momento, no nos hacen daño.

Como bien dice Santiago Álvarez de Mon, en su libro: “Mi agenda y yo”, (libro que os recomiendo) dime qué haces con tu tiempo y te diré quién eres.

Somos lo que nos dice la agenda, pero también sentimos que no somos, aquellos que no tenemos escrito en el día 1 de enero.

Pero tenemos un miedo atroz a perder aquellas cosas que tenemos escritas en la misma, como tener una agenda en blanco.

Me encanta la hipocresía de mucha gente, que enarbola la bandera del mindfulness y del vivir en el presente.

¿Por qué? Porque hasta ellos, no saben hacerlo.

Estamos tomando algo con la chica que nos gusta, y estamos pensando en la conferencia que tenemos que dar mañana, estamos riéndonos con nuestros sobrinos y estamos esperando a ver cuando la persona que nos gusta, se digna a decirlos algo por whatsapp, o estamos teniendo una reunión importante con un cliente y estamos pensando qué hará nuestra madre hoy para comer.

NO SOMOS NUESTRA AGENDA, SOMOS LO QUE HACEMOS CON NUESTRO TIEMPO.

No vivimos el presente, porque tenemos miedo a darnos cuenta que quizá tenemos miedo a dejar ese trabajo que nos ha dado un status anhelado, o que quizá es la hora de dejar marchar a esa pareja que nos ha dado tanto pero no estamos enamorados de ella…

Te lo propongo, un día en blanco en tu agenda. Un día absolutamente para ti. Sin obligaciones, sin gente a tu alrededor, mirándote al espejo y haciéndote preguntas tipo:

¿Realmente eres feliz con tu vida? ¿Qué te gustaría hacer con tu tiempo? ¿Qué no haces que sientes que quieres hacer? ¿Tendrías que tener más ocio en tu agenda? ¿Hacer más caso a tu familia, a tu pareja, a tus hijos?

Llora, grita, lo que necesites que tienes que hacer, cuando empieces a escuchar a tu corazón. Órgano que has tenido dormido todo por y para tu agenda, que no fuera a ponértela patas arriba, cuando en el fondo, sabías que no estabas haciendo lo que tenías que hacer.

1Cuando empiezas a construir tu agenda, desde la coherencia, desde tu esencia, empezaras a aligerar esa mochila que llevas desde que te levantas hasta que te acuestas.

Si, te sentirás raro, desnudo, como tú quieras llamarlo. Pero aligerar el equipaje, te llevará mucho más rápido a eso que todos buscan, que se llama felicidad.

Muchas agendas, están llena de cosas que LOS DEMÁS creen que es importante para los dueños de la agenda… ¿Y lo que es importante para nosotros?

Eso no lo hacemos, porque sino pensarán que somos unos egoístas, unos déspotas, que no hacemos caso a los deseos de los demás o a las imposiciones por su parte.

Pero lo que haces con tu tiempo, demuestra quien eres, los valores que tienes. Si haces lo que los demás exigen que hagas, tienes falta de confianza en ti mismo, miedo , autoestima bajo mínimos.. ¿Qué conseguirás con ello? Resultados pésimos, peor aún sabiendo que podríamos hacerlo mucho mejor. Pero como tienes miedo al qué dirán, no lo haces.

En un mundo tan interconectado, competitivo pero inspirador, en el que no podemos pararnos a pensar qué hacemos con nuestro tiempo, ES ALGO IMPRESCINDIBLE.

Cuando aligeramos la carga y sólo nos queda por lo que lucharíamos con uñas y dientes, cuando lo vivimos, fluimos.

Si esa sensación de que las horas se te han pasado como segundos, haciendo lo que es importante para ti, esencial.

Todo Canalla y empresa canalla ha triunfado, porque lo que era accesorio, lo delegaban o lo dejaban a un lado y disfrutando lo esencial para ellos, disfrutaban consiguiendo resultados espectaculares.

Cuando fluimos, estamos siendo nosotros mismos. No habla nuestro cuerpo, habla nuestros talentos, nuestro ser.

¿Qué sensaciones tienes cuando fluyes?

Eso eres tú, porque la energía luce más desde la tranquilidad que desde las expectativas.

Así que si quieres saber realmente quieres eres tú, empieza a investigar cómo gestionas tu tiempo, porque ahí tienes el principio del comienzo, a la respuesta que todos nos hemos preguntado alguna vez.

Os dejo la entrevista que me realizó Francisco Alcaide para “Libros de Management” así como podeis adquirir en todo el mundo “Liderazgo Canalla” pinchando AQUÍ.

 

¡¡Las actitudes que te impulsarán al éxito!!

De todas las cosas que llevas puestas, tu actitud es la más importante

impulsoSiempre he pensado que los mejores consejos que nos pueden dar, no es para un momento concreto de la vida, una palabra, tarjeta de presentación, sino cómo afrontar la vida.

Y siempre vienen de personas con más experiencia que tú.

Hace tiempo tuve una conversación con una persona que supondría un antes y después para mí.

Y quería compartirla con todos vosotros, con motivo del lanzamiento de mi 2 libro “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a partir de mañana en España y en todo el mundo a través de Amazon.

Ya que la actitud ante la vida que él me propuso, es la misma con la que los canallas la afrontan.

¿Quieres descubrirla?

.- En la vida, hay que empezar por lo que no se quieres.

Antes de empezar cualquier viaje, tenemos que saber qué no queremos en el mismo. No aguantamos tonterías, no aguantamos a personas negativas, no queremos la mediocridad, no queremos agobios, no queremos celos, no queremos estar gordos, no queremos…MUCHAS COSAS..

Si sabemos lo que NO queremos, ¿Por qué SIEMPRE LO PERMITIMOS?

Principalmente por dos razones:

.- Porque si decimos NO, pensarán los demás que somos unos déspotas y creídos.

.- Por miedo a las represalias y la gente se acabé yendo de nuestro lado.

Pero es que es la única manera.

Mister Focus, Francisco Alcaide, siempre lo dice: “La única forma de alcanzar el éxito, es focalizándote en él y ¿Lo demás?, lo delegas”.

Lo que no te aporte absolutamente NADA, en el camino hacia tu cima, tienes que delegarlo, dejarlo ir o tirarlo por la borda.

Si no estás de acuerdo, con algo, ¿por que acabas repitiéndolo o diciendo SI con la boca pequeña sino estás de acuerdo?

Lo que pasa que nos han enseñado a seguir las normas pre-establecidas como las grandes leyes que nos llevaran al éxito. Y como bien decía Einstein: “Si seguimos las mismas normas, no esperemos resultados diferentes”.

Para empezar a conseguir cosas diferentes a los demás, empecemos a decir NO a lo que los demás dicen SI, siempre partiendo de nuestra coherencia.

¿Y tú sabes lo que no quieres en tu vida? ¿Sí? ¿Entonces por qué lo sigues aceptando?.

.- Si sabes que no quieres, SABES QUE SI QUIERES.

Aquí empezamos a tocar un poco más las narices.

Si sabes que no quieres, sabes que quieres. Y no me digas que NO, porque me éstas mintiendo, y a ti el primero.

Lo que te pasa que tienes miedo. Esos deseos, esas necesidades están detrás de tu miedo. Pero al igual que al decir NO, tienes miedo, para decir SI, también lo tienes.

Y es así, me llegan mensajes en los que me preguntan cómo puedo saber qué quiero en la vida. Siempre acaban diciéndolo ellos mismos, transformando lo que no quieren en lo que quieren. Prueba ese juego, es muy revelador.

Pero decir que quieres, es quizá darse cuenta que has perdido el tiempo, que tienes miedo a lo nuevo que la vida te pone por delante, que es un cambio radical en tu vida, en tu familia… Pero nunca olvides, que si lo que quieres, si quieres ser feliz, tienes que empezar ir siempre hacia lo que uno quiere.

¿Y los demás? Que te la bufen.

.- Todo comienza dentro de uno mismo.

Estamos muy motivados, sabemos lo que queremos. Nos queremos comer el mundo como Leonardo Di Caprio en actitudesTitanic…pero no es la primera vez que empezando así, has acabado tirando la toalla al ver los “no resultados”.

No es que no hayas planificado bien el viaje, que no tengas talento..Al revés, seguro que tienes de sobra.

Lo que pasa, es que tu cerebro te ha jugado una mala pasada. ¿Cómo? A través de las creencias que hay dentro de ti.

Si quieres conseguir ser millonario, y desde pequeño, tus padres te han dicho, que el dinero no cae del cielo, que solo se consigue a través de sudor, lágrimas y sangre. Te aseguro que nunca serás rico con ese trabajo desde tu casa, ya que tu mente te dirá siempre:” Nunca lo conseguirás, porque tus padres te dijeron que tenía que ser de otra manera…”.

Nunca conseguirás nada, si dentro de ti tienes creencias, que te dice que jamás llegarás a esa cima o que no eres merecedora de ella.

.- Siente como si ya lo fueras.

Cuando oí por primera vez este trabajo a realizar, pensé que era una broma. Pero desde pequeños lo hacíamos, y nos sentíamos los reyes del mambo.

Sentíamos que éramos SuperMan, el mayor de los exploradores, o el gran chef francés de moda.. Y mientras nos sentíamos así, recorríamos bosques inhóspitos, cruzábamos ríos o nos salía un bocadillo para chuparse los dedos. Cuando el titulo, las capacidades, aún no las teníamos, pero el poder de sentirnos poderosos, es lo que provocaba.

Así que si sientes que ya eres lo que quieres ser o tener, todo será mucho más fácil, porque la motivación, ilusión y confianza no faltarán por el camino, descubriéndote de qué eres capaz y qué tenías oculto.

.- El sofá no es la herramienta para que tu sueño caiga del cielo.

Cuando emprendemos un camino, queremos llegar a él cuanto antes mejor. Y si no lo conseguimos, en el tiempo que creemos que sería lo estipulado, empezamos a dudar o a tirar la toalla directamente pensando que nunca.

Pero tampoco esperes que nada ni nadie, te baje del cielo tu sueño, como promulgan en el Secreto. Porque el único que te hace subir a los cielos es el de allá arriba, pero no bajarás cuando te llame para disfrutar de tu éxito.

¿Has emprendido el camino? Perfecto ¿Qué hacer ahora? Seguir tus impulsos. ¿Qué sientes que tienes que mandar un email? Hazlo. ¿Qué sientes que tienes que decir lo que sientes? HAZLO…¿Qué sientes que quieres quedarte en casa estudiando? HAZLO…

Haz todo lo que sientas que tienes que hacer, y lo que opinen los demás…QUE TE LA BUFE…Porque es tu vida, es tu proyecto, es tu sueño.

Pero NUNCA, te quedes en el sofá creyendo solo que con ilusión vas a conseguir nada. Porque del cielo solo cae la lluvia y algún meteorito.

Todo llega cuando tiene que llegar, a su debido tiempo. Y muchas veces llegan cosas mucho mejores de las que imaginaste.

Así que antes de emprender un viaje hacia tu sueño, RECUERDA:

.- Resetea tu cerebro de NO, IMPOSIBLE, DIFICIL, O NO ME LO MEREZCO, porque si no lo haces, te aseguro que eso será lo que conseguirás.

.- Céntrate siempre en lo que quieres, y lo que no quieres o aceptas en tu vida, a la basura del Windows.

.- Y los sueños no caen del cielo, sigue tu instinto y haz lo que te dice que hagas en todo momento.

¿Qué actitudes tienes cuando quieres alcanzar el éxito? ¿Cuál te falla o falta?

¡¡Conviértete en una Marca Pandemia!!

Las epidemias han tenido más influencia que los gobiernos en el devenir de nuestra historia” decía George Bernad Shaw.

vendettaSeamos claros. Cuando vemos en televisión, que hay una nueva pandemia de gripe, pensamos: “Ojala mi empresa se extendiera igual que la gripe…Lo que daría porque mi marca la nombraran en todos los lados, como el Madrid o el Barcelona..”

Todos soñamos con que nuestra marca o empresa, esté algún día en  boca de todos.

¿Pero cómo lo consiguió Pokemon Go o cuando pensamos en comernos una hamburguesa, al instante nos viene a la mente Macdonals?

Son lo que yo llamo, las MARCAS PANDEMIA.

En mi época estudiantil, siempre me acordaré, que el éxito de una empresa, de un producto, se determinaba por:

.- Precio atractivo

.- Y una publicidad diferente.

Pero en los momentos que estamos, tanto los precios como la publicidad, no explican los éxitos fulgurantes de muchos productos, en este mundo interconectado.

Y todavía la gente sigue pensando que son los únicos condimentos necesarios para tener éxito….Porque aunque tengas miles de seguidores en Internet, que es lo más cool en estos momentos… si no entra dinero en tu caja, no se expande tu marca, no se habla de ti, ya puedes ir pensando en dedicarte a otra cosa, mariposa, porque no lo conseguirás.

Por mucho que estemos todos enganchados a Internet, el factor más importante, para expandir tu marca, como una epidemia, es y siempre será, EL BOCA A BOCA.

Pero todas estas cosas que estoy hablando, no solamente se pueden aplicar a empresas, sino también a personas.

Porque internet, Facebook, Instagram, son tecnologías, olvidando que lo que nosotros necesitamos son estrategias, para “infectar” a todo el mundo, con nuestra marca.

Me encantan los libros y personas, que nos “enseñan” a cómo crear un video o una marca viral. Ya puedes creer tú, que tu marca ha nacido para ser más famosa que Donald Trump, que si no la haces viral, que esté en boca del mayor número de personas, por mucho que creas que ha nacido para ello, no lo conseguirás.

La viralidad se provoca, no hace.

A través del estudio que realice para “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” y el siguiente libro que estoy escribiendo, he ido perfilando las características de las MARCAS PANDEMIA.

¿Quieres saber cómo inyectar tu marca en todo el mundo?

1.- Una imagen de producto que los clientes hagan se sientan dignos de tenerlo.

Si tener tu producto no provoca, que los clientes se sientan en otro estatus, olvídate del asunto. Serás uno más siempre. La gente comparte con los demás, las cosas que le hacen aparentar ser diferente a los demás. Te aseguro que no hablarán de tu producto, si lo consideran uno más dentro de la gama de productos que haya en tu campo. Porque lo que la gente quiere, es sentirse diferente. Y en un mundo tan interconectado, lo que hay que hacer son productos, marcas, que produzca asombroso, que sean originales.

Hay que romper los esquemas, que para hacer copias, ya tenemos las fotocopiadoras. Pero seguro que pensarás que no todo, se pueden convertir en asombroso; perfecto, ya tú mismo estás desconfiando de ti y de tus posibilidades.

Rompe esquemas, crea controversia, crea un producto escaso, y empezara la gente a hablar de ti.

2.- Cuánto más piensas en una cosa, más se habla de ello.

Ahora que llega San Valentín, es lo que pasa. Cuanto más piensas en esa chica, que te gusta. ¿De qué estás hablando siempre? De ella. Pues eso es lo que queremos provocar en la mente de nuestros posibles clientes.

Pero estamos muy confundidos, anhelamos tener un éxito con millones de visitas en Youtube, porque creemos que es la única manera de llegar a todo el mundo y alcanzar el éxito. ¿Alguien se acuerda del éxito del Gangma Style después de su baile del caballo? Yo no..

Tenemos que alcanzar un éxito, una viralidad continuada, no eventual. Queremos que hablen de nosotros y si hablan mal, TAMBIÉN. ¿Quién no ha comprado un libro que lo han criticado o han visto un programa de Risto Mejide, tras hablarle una persona de lo cab..on que era? TODOS.

Provoquemos que hablen de nosotros, aunque sea mal.

3.- Compartimos lo que nos importa. Lo que no, lo olvidamos.

marcas pandemiaCompartimos con los demás, lo que nos ha provocado una emoción. Ya puede ser un contenido nefasto, que si para nosotros nos ha supuesto un “NO SE QUÉ”, lo difundiremos en todos los lados, para que toda nuestra gente lo conozca. Compartimos las cosas que nos han provocado una emoción, una excitación o sobrecogimiento.

Seguro que estarás pensando que para provocar emociones, tienes que contratar a un neurólogo, a una agencia de comunicación y a la mano derecha de Facebook… ¿Me puedes decir que no te emociona los GRACIAS que te dan tus clientes? Ahí lo tienes y son gratis.

Provoca emociones en los demás, y verás como correrás como la espuma entre su gente.

4.- Uno empezará y los demás lo imitaran.

Buscando un restaurante en la carretera, ¿Has acabado entrando en el que había más camioneros?. Seguro, porque pensabas que te daría más seguridad y confianza en todos los sentidos.

Somos seres humanos que actuamos por imitación. Si a esa persona le ha ido bien, vamos a imitarla, que no hay problemas. Hemos iniciado una conducta pública, pero hemos pensado en privado.

Ahí es donde tenemos que ir con nuestra marca, a los pensamientos de las personas. Porque cuanta más gente haga lo que soñamos que haga, más normal será considerado el acto y más se expandirá nuestro “virus”.

Se nos proclama y deseamos la libertad, pero acabamos haciendo lo que hacen los demás. Convirtamos los deseos privados de las personas, en anhelos mundiales.

5.- Da valor práctico.

Ya puedes creer que tienes un producto que es la caña, pero si no se diferencia de los demás en algo, sino lo hace diferente. Y esa diferencia, es algo que ayuda a la sociedad…Date por vencido. Si tu producto no ayuda de verdad a los posibles clientes, vete pensando a que dedicarte después que cierres la persiana.

Dar valor a una marca o producto, impulsa a hacer lo que quiere hacer el cliente o animarla a hacer lo que debería. Si no se distingue tu producto, lo único que producirá será aburrimiento. Si no destacas entre la confusión que hay de productos, nombres, colores..Que hay en la actualidad… No te aseguro un futuro muy prometedor.

6.- Envuélvelo en una historia.

Todas las noticias que has visto en el informativo, son historias. Los anuncios de televisión, son historias. Cuando hablas con alguien, siempre sale la frase: “Te voy a contar una cosa que me ha pasado…”

Todo son historias. Y tu marca, tu producto, tienes que envolverlo en una historia. Cuando nos cuentan una historia, prestamos atención e interés. ¿Y es lo que quieres, verdad? Hemos aprendido más de las historias de nuestros padres y abuelos, que de los libros de textos. Una historia tiene más poder de lo que creemos.

Así que recuerda, si quieres expandir el virus de tu marca por todo el mundo, haz algo que los clientes se sientan dignos de tenerlo, envuélvelo en una historia en el que sientan que tienen un valor que los diferencia de los demás productos, que tus clientes los compartan con sus amigos y que haga que todos imiten al 1 comprador.

¿Te atreves a crear la próxima marca pandemia? ¿No quieres contagiar con tu esencia cuando están contigo?

El próximo día 20, sale mi 2º libro “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde“. Si quereis saber más os invito a leer esta  entrevista que me realizaron así como poderlo adquirir. Muchas gracias amigos por seguir el camino juntos.

¿Mi religión? La contradicción

Ándate con cuidado cuando expulses tus demonios, no vayas a desechar lo mejor de ti” decía Nietzsche

ContradiccionUnos seremos católicos, musulmanes, budistas, new age, ateos… Pero todos tenemos una religión en común.

LA DE SEGUIR CON LOS OJOS CERRADOS, LOS DICTAMENTES DEL LIDER DE TURNO, SIN DUDAR.

¿Qué dice que el método es hacer las cosas de una manera? Sigámosle a pies juntillas lo que ha dicho, porque es él, supremo jefe.

¿Qué nos pide que le demos recomendaciones de qué hacer con su vida? Vayamos raudos y veloces a ayudarle, ya que el supremo jefe, nos ha pedido su ayuda.

¿Qué nos dice que no tenemos que leer esas publicaciones? Quemémoslas como en la Inquisición, ya que para él, esos libros serán malos para nosotros.

¿Dónde queda aquí nuestra libertad? ¿Dónde queda aquí nuestro poder de decisión?

Nos quieren aplacar nuestro poder de decisión y nosotros también, somos culpables, porque nos dejamos.

Nos dejamos, porque no queremos pensar. No queremos saber qué pasaría si pusiéramos en marcha ese pensamiento, si descubriéramos qué hay detrás del rey miedo o la reina novedad… No vaya a ser que nos mande fuera del reino llamado sociedad, y por una locura, se vaya todo al traste.

Así que lo mejor, es seguir con los ojos cerrados, los dictámenes, del proclamado gurú de turno, porque si él lo ha conseguido, nosotros también podremos llegar a alcanzar esa dicha que tiene él.

Los gurús, nos adoctrinan desde el miedo y de un éxito efímero.

Hacer lo mismo que yo, porque sino seréis unos mediocres, como habéis sido hasta ahora.. Seguir mis pasos, soy un gran ejemplo, mientras los demás solo venden humo…”

Miedo y éxito, la combinación perfecta, para no pensar y seguir a pies juntillas a los denominados “líderes gurús”.

Últimamente me lo dicen muy a menudo, y la verdad que siento es muy buena señal: “Hijo, no me lleves la contraria, que siempre lo haces… Tú siempre llevan la contraria”.

Llevemos la contraria, dudemos de todo.

Es la única forma de crear progreso en cualquier ámbito de tu vida.

¿Quién dice que la única forma de conseguir algo, es como lo dice esa persona? ¿Y todo el mundo tiene razón? NO ME LO CREO… ¿Quién dice que es imposible algo a tu manera? ¿Los demás? PUES NO ME LO CREO.

NO ME CREO QUE LAS COSAS SE HAGAN DE LA ÚNICA MANERA QUE DIGA UNA PERSONA O UNA SOCIEDAD.

Y tengo datos que así lo corroboran.

¿Crees que Elon Musk agachó la cabeza cuando diseñaba su coche Tesla? ¿Crees que Michael Jordan se negó a creer que no valía para el baloncesto cuando lo rechazaron en su colegio?

LES LLEVARON LA CONTRARIA HASTA CONSEGUIRLO, A AQUELLAS PERSONAS QUE LES DIJERON QUE NO. DUDARON DE LO QUE OPINABAN DE ELLOS Y DE SUS PROYECTOS. CONFIABAN EN ELLOS MISMOS. SE DIERON UNA OPORTUNIDAD, SE LA CREARON A PESAR DE LOS NO.

Las normas, los límites no están para seguirlos, SINO PARA ROMPERLOS.

No estoy llamando a las armas, pero si a la revolución interior. Que todo lo que oigamos, veamos y sintamos, le demos la oportunidad de ponerlo en duda si tanto si viene de los demás, como desde nosotros mismos. Sobre todo si son creencias que nos limitan.

¿Crees que es imposible? DUDALO

¿Te dicen que ése es el único método? No te lo creas ni por todo el oro del mundo.

¿Qué está todo inventado y tienes que tirar la toalla? Tírales la toalla a los ojos y que se sequen sus miedos, pero TÚ SIGUE.

La contradicción te hace:

.- EL PODER LO TIENES TÚ. Por fin le haces trabajar a eso que tienes entre los hombros, el cerebro. Dejándolo en modo automático, haciendo caso absoluto a lo que digan los demás, estás en modo “vegetativo”. Y para eso no tienes el cerebro, sino para darle candela, partiendo que tienes que hacerte dueño de él, no dejándole que campe a sus anchas.

Sacando a tu cerebro de la zona de confort , es el principio del comienzo de tu vida.

.- NO TODO ES BLANCO O NEGRO. No todo tiene sólo dos caminos. Siempre hay un 3, 4 o 5 camino posible.. Sé que a contradiccionmuchos eso les toca los eggs, pero es verdad. ¿Cómo que no me crees?, quizá tengas razón, pero primero déjamelo pensar a mí, lo que me has dicho, dudarlo, rebozarlo, pensarlo, exprimirlo y si tienes razón te la daré, pero siempre desde mi convencimiento. Porque quizá, yo descubra otro camino, y entre los dos lleguemos más rápido a nuestra cima.

No todo es blanco o negro…¿Entonces qué pasa con los demás colores? ¿Los mandamos a dormir?

.-EL DESARROLLO SIEMPRE COMIENZA CON UN NO. Somos una sociedad hipócrita, y no es la primera vez que lo escribo. Se nos llena la boca hablando de empresas digitales, de una cultura empresarial diferente orientada a las personas, de la recuperación de unos valores perdidos… Pero donde dije DIEGO, digo que no lo pienso implementar, porque tenemos miedo a la innovación o a la disrupción.

El desarrollo comienza diciendo NO a lo establecido y dando un SI MÁS GRANDE QUE LA TIERRA, a la innovación, a investigar en la duda, a zambullirte en los PEROS y en creer que quizá, estabas equivocado desde hace mucho tiempo.

Que no duele mucho darte cuenta que estabas confundido. En serio, menos que una operación, te lo aseguro.

Así que llevemos la contraria a todo el mundo, pero empecemos por nosotros mismos.

Llevar la contraria, es descubrir que no todo está escrito, que hay avances que nos están esperando y que la vida de verdad, está siempre fuera de nuestra comodidad.

Empecemos a “tocarnos las pelotas” y “tocar las pelotas”, porque es la única forma de avanzar.

¿Te vas a hacer de la religión de la contradicción?

El próximo día 20, sale a la luz “Liderazgo Canalla. Libera tu lado Más rebelde”. Ya está en preventa, y podéis resérvalo pinchando AQUI.  Así también os dejo una entrevista me han hecho como motivo del lanzamiento del mismo. Espero os guste.

Luis Rojas Marcos: ” La felicidad es una sensación placentera de contentamiento estable”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a Luis Rojas Marcos.

luis rojas marcos

“Sólo quienes se arriesgan a ir demasiado lejos, encuentran lo lejos que se puede llegar”. Fue de las primeras frases que leía y estaba en boca de Luis, en una entrevista. Frase, desde aquel día,  que me acompaña en todo reto que emprendo.

Dedicado en cuerpo y alma, a la  medicina, psiquiatría y a la salud pública, es profesor de Psiquiatría de la New York University. Autor de libros “Nuestra felicidad”, “La fuerza del Optimismo”, “La autoestima” o “Corazón y mente” junto a Valentín Fuster

Hace unos días, tuve el placer de hablar con Luis, Una conversación intensa en la que me quedo con que los seres humanos somos más resistentes y flexibles ante las adversidades, mucho más de lo que nos imaginamos.

GRACIAS  Luis  por recordarnos que la importancia del pensamiento positivo. Sus beneficios en la salud física, y mental, en las realciones con los demás, pero sobre todo su importancia a la hora de afrontar retos y adversidades. Podéis conocerlo más a través de su WEB.

Sabes que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin .

.- ¿Por qué debemos perdonar, perdonarnos y nos aferramos al odio y rencor?

Resistirnos a perdonar a quienes nos dañan intencionadamente es una respuesta muy normal. Por eso, la cuestión de perdonar se convierte a menudo en un arduo dilema que tenemos que resolver antes de recomponernos. La predisposición a perdonar varía de persona a persona; depende de la explicación que le demos a la injuria, de la huella que dejó en nosotros y del apoyo o solidaridad que recibimos de las personas de nuestro  entorno. Sin duda, el olvido ayuda a perdonar. Se suele decir que los sabios perdonan pero no olvidan, yo creo que sin una dosis de olvido es muy difícil el perdón. El olvido natural que produce el paso del tiempo disminuye la intensidad de las imágenes y las emociones vinculadas a los agravios y desengaños que sufrimos, alivia la rabia y el rencor que guardamos contra quienes nos ultrajan y facilita el retorno de la paz interior.

Se acostumbra a pensar que el perdón requiere un intercambio personal entre el agresor que expresa pesar y arrepentimiento y el agredido que lo absuelve. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos la decisión de perdonar nace en la mente de la víctima; es subjetiva, privada, y consiste en un proceso de introspección. No exige la participación de los culpables, no les exime de su responsabilidad ni disminuye la gravedad de la ofensa. El objetivo principal de este perdón es liberarnos de la enorme carga opresiva que suponen el resentimiento enquistado y la identidad de víctima, recuperar la armonía emocional y concentrarnos con entusiasmo en nuestra vida. Igualmente, perdonarnos a nosotros mismos por nuestros errores y desvaríos es fundamental para proteger nuestra autoestima. Aunque no lo reconozcamos abiertamente, para todos los mortales lo más importante del mundo es uno mismo.

Numerosos estudios demuestran que perdonar y pasar página no solo beneficia nuestro equilibrio emocional, sino que también es saludable para el corazón, la presión arterial y el sistema inmunológico protector. Como decía Desmond Tutu, “Sin perdón no hay futuro”.

.- ¿Qué es lo que más te ha sorprendido del ser humano? ¿La resiliencia que tiene?

La capacidad que tenemos para resistir, adaptarnos y recuperarnos de todo tipo de adversidades abunda en las personas mucho más de lo que nos imaginamos. Y si reflexionamos, la verdad es que es lógico. De no ser así, resultaría difícil explicar el hecho de que cada día seamos más en el mundo y vivamos más. Todos nos enfrentamos en algún momento a desgracias y reveses que nos conmocionan, pero los efectos suelen ser pasajeros. Y no pocos en su lucha descubren algo valioso sobre sí mismos. En mi profesión hablamos de “crecimiento postraumático” para definir la experiencia de personas que perciben cambios positivos como consecuencia de haber afrontado desgracias. ¡Ah! Y no mezclemos el sufrimiento con la lucha por vencerlo. Esta distinción es importante porque el crecimiento postraumático no es fruto del sufrimiento en sí, sino de la lucha por vencerlo. Así pues, a la hora de lidiar con peligros y desdichas los finales buenos son mucho frecuentes que los malos, aunque pasen desapercibidos, no sean noticia. Y es que los ingredientes básicos de la resiliencia son bastante elementales y universales. Por ejemplo, las relaciones afectivas gratificantes, la autoestima saludable, o la aptitud para localizar el centro de control en uno mismo y pensar con confianza y optimismo que podemos hacer algo para superar los retos, en lugar de ponernos en manos de la suerte, del destino o del que “sea lo que Dios quiera”.

En efecto, la mayor sorpresa que me ha proporcionado el estudio de la naturaleza humana es que la resiliencia –la mezcla de resistencia y flexibilidad- sea algo tan natural, tan común,  tan normal.

.-  ¿Qué es la felicidad? ¿Por qué la tratamos como algo inalcanzable?

 Cada uno definimos la felicidad a nuestra manera. Hay personas que explican la felicidad como una emoción intensa que las invade súbitamente: por ejemplo, cuando experimentan una pasión repentina o se enamoran. Otras la definen como un estado de embelesamiento ante una imagen bella o una melodía impactante que les llega al alma. Algunos Luis Rojas Marcosilustran la dicha con ejemplos de situaciones muy gratificantes, en las que se sienten triunfantes al haber conseguido una meta muy deseada que les exigió grandes dosis de esfuerzo. Tampoco faltan los que eligen estados de ánimo conectados con la libertad, la creatividad o, incluso, experiencias de carácter místico.

Sin embargo, para muchos, y yo me incluyo entre ellos, la felicidad es una sensación placentera de contentamiento estable. Cuando estudiamos la felicidad la solemos medir a largo plazo, me refiero al sentimiento agradable y apacible de satisfacción con la vida en general. Este concepto de felicidad no depende de un momento dado o de un hecho determinado, sino que consiste en un estado de ánimo positivo y persistente que acompaña a la perspectiva favorable de la vida y alimenta la idea de que vivir merece la pena.

En general, las personas felices que he conocido suelen tener una perspectiva positiva de las cosas y suelen buscar esperanzados las circunstancias que les proporcionan un estado de bienestar subjetivo. Tienden a valorar la autonomía y poseen una buena dosis de confianza en sí mismos. Se trata de personas que disfrutan mucho las relaciones afectivas con los demás y se sienten muy contentas cuando aplican sus aptitudes o talentos a las ocupaciones y actividades cotidianas. Saben aprovechar las oportunidades y gozar de las pequeñas cosas que les ofrece el día a día. Son hombres y mujeres flexibles que se adaptan a los cambios y vicisitudes que les plantea el paso por el mundo, y aceptan las reglas imperfectas del juego de la vida sin amargarse.

.- ¿Por qué las empresas deben contratar a quien sonríe?

 En las profesiones en las que se trabaja con el público en general o con personas que requieren servicios, incluyendo la medicina, la sonrisa es una expresión muy efectiva que favorece la conexión con los clientes y con el equipo de trabajo. Pienso que es importante emplear personas que tengan la capacidad de llevar bien a otras personas aunque estas estén preocupadas, estresadas o sean difíciles en el trato. Por ejemplo, los profesionales de la salud utilizamos la sonrisa como un gesto genuino de bienvenida y comprensión que nos une a nuestros pacientes. Con una sonrisa saludamos y comunicamos amabilidad. Además, con la sonrisa hacemos frente mejor a los avatares del mundo laboral y proyectamos una disposición abierta y confiada, particularmente en ocupaciones que requieren relacionarse con consumidores y trabajar en equipo.

Se dice que la cara es el espejo del alma. En este sentido, la sonrisa irradia un sentimiento de alegría y cordialidad hacia los demás. De hecho, la sonrisa es un poderoso mensaje positivo y también contagioso. A través de la sonrisa nos conectamos y nos relacionamos con otras personas. A menudo esta conexión es como la reacción química entre sustancias que al ponerse en contacto las dos se transforman.  Y es que la sonrisa tiene el poder no solo de afirmar nuestra forma de sentir, sino también de moldear positivamente el estado de ánimo y la actitud de quienes la reciben.

Charles Darwin y el médico español Gregorio Marañón ya hablaron de lo saludable que es la sonrisa y cómo esta expresión facial vigoriza nuestro estado mental y físico. Al mismo tiempo que movemos los 12 músculos de la cara que participan en la sonrisa se estimulan sustancias en el cerebro, como la serotonina, que provocan en nosotros emociones positivas. Esto explica el que cuando sonreímos de forma artificial, a los pocos minutos se nos alegre de verdad el corazón.

¡¡No hay nada obvio, excepto..!!

Nunca asumas que lo que es obvio es cierto” dice William Safire.

No es obvioDesde hoy, no des por nada obvio en tu vida…

Lo obvio sería que hicieras las cosas de esta manera…Lo obvio sería que empezaras a buscar un trabajo de 8 horas…Lo obvio sería que no hicieras lo que tienes pensado hacer, por las consecuencias que pudiera haber…Es obvio que le pasa algo.. Es obvio que no pegan como pareja…

Vivimos regidos por las obviedades, creyendo a ciencia cierta que eso pensamos es la realidad.

Si todas las obviedades que pensamos o sentimos a lo largo del día, fueran verdad, ¿Entonces por qué no las orientamos a hacer la quiniela o la primitiva todos los días?

Seriamos ricos. Y que yo sepa, no es así. Al menos yo.

Las obviedades están basadas en creencias y modas.

Para nosotros será obvio que tras la universidad tengamos un trabajo de 8 horas, que tengamos una pareja, que a determinada edad ya tengamos hijos, que si un hombre lleva falda por la calle, sus tendencias sexuales serán diferentes a las “convencionales”, que si vemos a nuestro compañero de trabajo tiene ojeras, no haya dormido la noche anterior…

Y ya pensamos que todas esas conclusiones que hemos sacado, son reales. Si pusiéramos esa creatividad, en manos de Pedro Almodóvar, traería para España, un nuevo Oscar.

Creencias que se han instalado en nosotros, tras experiencias anteriores, o “recomendaciones” de la sociedad, durante nuestra formación.

Pero también nos guiamos por las obviedades, gracias a las modas.

Si la moda es emprender, y todos los amigos lo han hecho, es “obvio” que yo también lo haga, ya que no vaya a ser que ellos triunfen y yo no. Si la moda es jugar a Pokemon Go o ver Juego de Tronos, es obvio que yo también lo haga, ya que al día siguiente, mis amigos hablarán de una serie que yo no he visto, y no podré participar en la conversación.

Pero una moda, no tiene que marcar una tendencia.

La moda de emprender, no tiene que convertir en obvio, que todo el mundo que tenga una idea, se lance a hacerla realidad. La moda del reggaetón, tenga que ser una tendencia en la que todos tengamos bailarlo, cuando se oiga en la pista de baile.

Porque haya una moda en esos momentos, no tenemos que tener todos la misma inclinación.

¿Dónde queda la libertad de expresión y de pensamiento? ¿Dónde queda la empatía en los seres humanos? ¿Dónde queda la individualidad del ser humano?

Si no pensamos , si no hacemos en determinado momento, lo que está de moda, si no hacemos lo más obvio, lo más normal…Seremos tachados de raros.

Pues VIVA LOS RAROS Y LA MADRE QUE LOS PARIÓ.

Sin esos locos, no tendríamos los teléfonos móviles, no mandaríamos emails a la otra punta del mundo o cruzaríamos el charco en avión o tendríamos Facebook.

no obvioVivir en lo obvio, es vivir en la comodidad. Es CREER que todo aquello que sale por nuestra boca, es la realidad., y aquí haya paz y después gloria.

¿Le has preguntado a esa persona por qué actúa de esa manera? ¿Quizá le pase algo y tú, por ser obvio, piensas que es algo totalmente contrario?

Las obviedades nos hacen perder cosas increíbles de las personas que tenemos enfrente, de las que podríamos aprender o situaciones que nos abrirían la mente, a nivel personal o profesional.

Cuando vemos innovaciones en cualquier campo profesional o social, ya estamos pensando cómo lo habrá hecho, si las circunstancias, la gente le rodeaba, en definitiva, nada acompañaba a que una persona así pudiera conseguir un éxito tal.

SABEN QUE LA VIDA NO HAY NADA OBVIO, NO HAY NADA SEGURO, NO HAY NADA CIERTO POR DECRETO…

Y para empezar, tenemos que hacernos amigos de una frase que dice así: “Sólo sé que no sé nada”.

Cada persona libra su propia guerra. Cada uno de nosotros piensa de una manera, siente de otra y la expresa de otra …Y NO CONOCEREMOS NUNCA AL 100% A NADIE, COMO ES CADA UNA DE LAS PERSONAS CON LAS QUE NOS RELACIONAMOS.

Pero ya no sólo te estoy diciendo que dejemos de obviar cosas sobre los demás, sino también de nosotros mismos.

¿Es obvio que ya no podrás conseguir nada en tu vida? ¿Es obvio que jamás podrás sentir la felicidad en tu vida? ¿Es obvio que nunca podrás reconciliarte con ese amigo que tanto quieres?

¿Quién lo dice? ¿Tú, verdad? Y tú en este momento presente, estás hecho de creencias, de experiencias. Que dicen que ha pasado hasta la fecha, pero no determinan qué va a pasar de aquí al futuro, ¿vale?

Así que si queremos vivir desde lo no obvio:

.- Adiós a las creencias que te limitan. Que han hecho su labor, pero hasta aquí. Si sabes que eres una cosa y tus creencias no están en coherencia, empieza barriéndolas e incorporando a tu vida, las que sí.

.- Si tienes un sueño recurrente, tiene un propósito para ti. Sera una locura, será lo menos obvio que has visto en tu vida, pero no paras de verlo, de sentirlo, está en tu vida con un propósito. Esta para que descubras quien eres, lo que puedes conseguir, de que eres capaz.. ¿Y los demás? Que piensen lo que quieran.

.- Antes de decretar algo, PREGUNTA. Antes de decir tal o cual cosa de una persona, de nosotros mismos, PREGUNTEMOS lo que queremos saber… Seguramente nos llevaríamos una sorpresa, al descubrir que aquellos que creíamos al 100%, es todo lo contrario.

.- Al miedo ni agua. Si tienes una idea, por muy loca que piensen los demás que es, date el permiso de sentirla, de hacerla realidad. A lo mejor estamos delante del próximo Picasso o el inventor del s.XXI. ¿O te gustaría estar la vida pensando que hubiera pasado si lo hubieras intentando?.

A partir de ahora, no des nada por supuesto, porque seguramente te confundas.

Lo obvio sólo existe para los miedosos y mediocres, al no ser que veas a tu pareja en la cama con otro con tus propios ojos, no des nada por obvio

Si no quieres se te pase nada por alto, te recomiendo “El método de lo no obvio“.

Querida Rutina:

El hombre clásico es tan solo un manojo de rutina, ideas y tradición” decía Bruce Lee.

rutinaEl mundo no se divide entre los fans de David Bisbal y David Bustamante. Entre los seguidores del Real Madrid o del Barcelona, entre los de la Pantoja o Rocío Jurado.

Estamos muy confundidos.

El mundo se divide entre los que ODIAN la rutina y los que la AMAN.

Somos incoherentes por naturaleza. Amamos volver a la rutina después de unos días de vacaciones y al día siguiente, estamos deseando volver a las vacaciones, porque la rutina no nos gusta.

Nuestro cerebro ama la rutina, el saber que tiene que hacer desde que se levanta hasta que se acuesta. Ama la seguridad, la rutina. Porque para eso ha sido creado, para proporcionarnos seguridad.

Y está bien, eso de saber que tenemos que hacer. Porque es el foco, la herramienta esencial para el éxito.

¿Pero cuando empezamos a enfadarnos al nombrar la rutina?

No cuando sabes qué tenemos que hacer, sino cuando NO sabemos PORQUE tenemos que hacerlo. Y peor aún, sabiendo que NO queremos hacerlo, lo hacemos mientras añoramos lo que SI querríamos hacer.

Me explico:

Odiamos la rutina del trabajo, de nuestra pareja, porque en el fondo sabemos que no es lo que queremos…Nos cansamos de ser siempre lo mismo, de las mismas personas, pero lo peor de todo que sabemos la respuesta a esta pregunta:

Si no estuvieras haciendo lo que estás haciendo todos los días, ¿Qué te motivaría hacer?

A todos se nos ilumina la mirada, porque sabemos la respuesta.

Otra cosa es que pongamos sonido a esos pensamientos. Y todo porque…

¡¡TENEMOS MIEDO A DAR UN PASO ADELANTE HACIA LO QUE NOS APASIONA DE VERDAD!!!

¡¡TENEMOS MIEDO A SER NOSOTROS MISMOS, A REALIZARNOS!!

Al instante que nos viene ese pensamiento, nos entra por el cuerpo un escalofrió que quiere decirnos dos cosas. Como nos sentiríamos si diéramos ese paso y al instante, otro escalofrío más fuerte, nos advierte: “Déjate de tonterías, que jamás lo vas a conseguir…y sabes que defraudarías a mucha gente”.

Sin embargo, siempre optamos por el último escalofrió, el que nos dice que nos dejemos de locuras, y sigamos haciendo lo que tenemos previsto en la agenda.

A través de Liderazgo Canalla, libro que sale en días y el siguiente que estoy escribiendo, me he dado cuenta, que los seres humanos, adaptamos siempre el significado negativo de las palabras.

Rutina, según la R.A.E es “Costumbre o hábito adquirido de hacer las cosas por mera practica y de manera más o menos automática” Pero la 2º acepción dice “Secuencia invariable de instrucciones que forma parte de un programa y se puede utilizar repetidamente”.

Ante esos significados, ¿Qué actitud toman la gente de éxito?

.-Pensamos en los hábitos, y ya nos viene el hábito de fumar, de ir los domingos a comer a casa de la suegra, de aguantar los despertares de nuestro jefe, … Y creemos que haciéndolo conseguiremos el éxito. Más bien nos llevan a la ruina y peor aún sabiéndolo que lo único que nos producen son urticarias.

¿Qué pasaría si nuestra rutina estuviera integrada por hábitos que nos hacen bien, que nos motivan y alientan? ¿A qué ya no es lo mismo?

Empecemos por la actitud que tenemos frente a la vida, seguido por los pensamientos que salen de nuestra cabeza y después por la orientación de nuestros pasos…Y nos daremos cuenta, que estamos cambiando nuestros hábitos. Estaremos viviendo una rutina que nos motiva.

Porque la gente de éxito, se basa en hábitos. Hábitos que le motiven, alienten, les propulse y les saque una sonrisa, no un lloro o una frustración. Por eso la rutina les motiva, porque saben que de manera automática, les van a llevar hacia sus sueños, como antes ya les ha ocurrido.

Vivamos en una rutina que no nos mate, y si que nos MOTIVE.

rutinaCuando nos dicen una “secuencia invariable de instrucciones..” ya empezamos a temblar. Nos imaginamos que nos encontramos ante el Sargento de Hierro, que nos va a ordenar hacer tal cosa, teniéndola que hacer a disgusto.

Hacemos las cosas a disgusto porque creemos que debemos hacerlas así, ya que si no las consecuencias, como ser expulsados del rebaño, recibir NOES de las personas que queremos, no son muy motivantes.

¿Pero qué pasa cuando repetimos un programa que a nosotros nos motiva?

Que no lo consideramos como algo que nos lastre, que nos vaya a costar o vayamos a sufrir haciéndolo.

¿Te costaría levantarte, dormir pocas horas, o esforzarte hasta la extenuación en un programa que sabes que te puede proporcionar lo que siempre has soñado?

No te importaría nada, sino que firmarías donde fuera, para vivirlo, todo sabiendo que te enfocará hacia donde tú quieres, hacia tu meta.

¿A qué creías que la rutina era algo que te lastraba, triste y frustrante? ¿Ves cómo la gente de éxito ama la rutina?

La única diferencia, es el fin para el cual la utilizan.

Y tú, ¿Hacia dónde te lleva tu rutina? ¿Hacia dónde querrías te llevará de verdad?

¡¡Me pregunto qué pasaría si..!!

“Creer posible es hacerlo cierto” decía Hebbel.

curiosidadTodavía me acuerdo cuando mi madre me decía de pequeño: “Anda no seas tan curioso, que esto no es para ti”.

Pues mama, NO TE HE HECHO CASO. Y que feliz estoy de haberlo hecho.

Nada de lo que nos puedan decir los demás, que funciona, sabremos si es así, si no es siendo unos curiosos.

Todos los avances que ha tenido esta sociedad, los avances que se están gestando y los que vendrán, han sido provocados por personas CURIOSAS.

Nos han enseñado que al éxito se llega a través de las instrucciones que leemos a través de libros, artículos, conferencias, que las importen personas qué pensamos que ya está en él.

Y es lo que todos deseamos, seguir unas instrucciones con unos resultados ya comprobados.

¿Por qué?

Porque no queremos “matarnos los cascos”, sufrir, pensar en cómo podemos llegar a esa cima sin un mapa… Que queremos el éxito sin esfuerzo alguno. Que si nos pueden poner un ascensor hasta llegar a él, pues encantados.

Creemos que nos  venden una garantía hacia el estrellato. Más bien al estrellado.

¿Por qué?

Porque lo que acabaremos consiguiendo son MOMENTOS EXITOSOS, no el ÉXITO.

Momentos que vienen y que van. O que quizá nunca volverán.

Nos venden mapas que todo el mundo puede acceder a ellos. Y luego nos quejamos, de “Mire usted, que he seguido al pie de la letra todo y no lo he conseguido”.

PUES PORQUE OTRO LO HA HECHO MÁS RAPIDO QUE TÚ O DE FORMA MÁS EFICAZ.

¿Entonces que diferencia a unas personas que viven de verdad, en el éxito y los que tenemos momentos exitosos?

LA CURIOSIDAD.

Cuando tenemos una oportunidad, tenemos dos opciones. O recorrer el camino, que nos dicen que tenemos que emprender para llegar hasta esa cima, con el mapa que nos dan…o ser unos curiosos, e ir a la cima por la vertiente que nadie ha ido por ella.

Es decir, o camino fácil y rápido, o ser un curiosos y descubrir QUÉ hay de verdad, en esa oportunidad.

Todas las personas que he ido entrevistado, son unos curiosones.

Y la curiosidad no está casada con el fracaso. Está casada con el aprendizaje, la felicidad, el talento, la confianza.

Pasamos por la vida, sin pena ni gloria.

No nos fijamos en cómo funcionan las cosas que tenemos a nuestro alrededor. Los POR QUÉ de las relaciones que tenemos, POR QUÉ actuamos de la manera que lo hacemos, de POR QUÉ se consiguen unos resultados de una manera y no de otra…

Pensamos que todo es PERFECTO si ha dado resultado ya otras veces. Y si así lo ha hecho, pues con nosotros también tiene que dar efecto.

Y cuando no se consigue, siempre echamos la culpa a los demás, al libro que nos han recomendado, al profesor que nos ha explicado la teoría para ganar dinero en la bolsa… y para colmo, como bien decía Einstein, “repetimos por 2 vez las mismas acciones, esperando conseguir resultados diferentes”.

¡¡Así es el ser humano!!.

Ser curiosos nos hace:

.- Ver la vida desde tu perspectiva, tu realidad.

No es lo mismo la teoría, que la acción. No es lo mismo que te digan que es el sexo, que practicarlo tú. No es lo mismo que te digan qué es liderar, que liderar tú a un equipo de personas.

Cuando tú eres el protagonista de la aventura, la experiencia es única, la sientes tú, aprendes de ella tú.

No es lo mismo que te lo cuenten que vivirlo tú. Toda tu vida se transformará.

.- Descubrir nuestros talentos.

Cuando seguimos la senda de los demás, no demostramos nuestra valía. Hacemos lo que nos dicen, seguimos los pasos que nos recomiendan y a esperar.

Cuando eres tú el valiente que se lanza a descubrir, te das cuenta que puedes subir cima, que te puedes tirar por un puente, que tienes ideas propias y tienes personalidad.

Se dice que la curiosidad mata al gato. ¡¡Que error!!

. Lo que mata es la creatividad, la oportunidad de ver nuestros límites, de conocer nuestros límites, y de romper la zona de confort en la que estamos siempre viviendo.

.- Quieres más y más…

Cuando eres un curioso, quieres aprender más de la vida, de los demás.

No te quedas con lo superficial, con lo del día a día. Quieres saber más.. Quieres practicar más y más, quieres ser el mejor.

.- La creatividad empieza a formar parte de tu vida.

Empiezas a unir piezas que hasta ahora eran impensables, y creas un nuevo producto. Juntas a personas que pensabas que no encajarían y salen ideas increíbles.

Como alguna vez he dicho, la creatividad es simplemente ver la realidad desde otra vertiente. No siguiendo lo que estipulan los demás, como “normal”

.- Los “Y si…” no existen.

curiosidadno hay dudas. Acaban “excitándote” toda oportunidad que la vida te da. Quieres saber Por qué te la ofrece. Investigas el POR QUÉ se hacen las cosas así, POR QUÉ siempre se han hecho así, y tras ello, CÓMO se podrían hacer de una manera mejor, más efectiva.

Eso de “aquí siempre se han hecho las cosas así..” no va con ellos.

.- Y los límites ya no existirán en tu vida.           

Los únicos límites que existen son los que nos ponemos nosotros mismos.

Así que seamos más curiosos. Volvamos a la niñez y no paremos de preguntar a todo el mundo: “¿Y eso POR QUÉ?”. Y acabaremos creando ese nuevo mundo, que se nos llena la boca, pero poco hacemos para ello.

¿Y tú eres curioso? ¿Crees que la curiosidad mata al gato? ¿O mata los posibles avances? ¿En qué te vas a preguntar: “Qué pasaría si..”?

¡¡Basta ya de ERES…!!

No somos mercancías, No a las etiquetas..”.

ERESEs que eres insoportable, no sé porque estoy contigo…”…

Una frase que me ha hecho recordar la conversación que tuve hace unos días con Sergi Rufi.

En la que hablábamos que hay que estar en contra de los ERES.

No estábamos hablando de política ni de cómo era la mejor manera de despedir a la gente en una empresa.

Cuando estamos diciendo a la otra persona: “Es que eres…”, ya no damos oportunidad a que la otra persona, diga ni mu, si se mejore la relación

¿Por qué?

.- Proyectamos una percepción sobre la otra persona. Y de ella no nos moverán.

Pensamos que es insoportable, pensamos que es un torpe, pensamos que es encantador, pensamos que es tonto del culo, o que es el mejor marido del mundo…

Cuando hablamos, de esta forma, estamos idealizando a la otra persona. No estamos parándonos a preguntarnos ¿POR QUÉ HAS ACTUADO DE ESA MANERA? ¿ES VERDAD TAN IDEAL ESA PERSONA COMO CREES?

Si te paras a ser sincero y coherente, recabando las respuestas a esas preguntas, quizá te des cuenta, que has idealizado a esa persona, porque deseas que venga cuanto antes “el príncipe azul” a tu vida, y piensas que esa persona es “torpe”, porque los demás te lo han dicho para que te olvides de ella, ya que nos les gusta.

ANTES DE PRONUNCIAR UN JUICIO SOBRE UNA PERSONA, PREGUNTATE SI DE VERDAD ES REAL LO OQUE PIENSAS, Y PORQUE… Si se basa en razones no reales, descubrirás muchas cosas de ti.

.- Cuando decimos “Es que eres…”, la otra persona ya puede cerrar la “garita”.

Cuando damos nuestra opinión sobre alguien, o sobre sus habilidades. ¿Crees que es fácil quitarnos ese “san Benito” que nos han puesto? Sabes que no.

Creemos que nuestra opinión (mejor dicho, una creencia), es real, y nadie nos puede bajar de la misma. Si una persona es así, y ya puede hacer lo que sea, que no cambiaremos de idea.

Nos aferramos a nuestras ideas, y desechamos la idea de que podemos estar confundidos. Porque si así fuera, quizá podríamos pensar que nos estamos basando nuestra vida en “ideas erróneas”, y eso no gusta.

Demos una oportunidad a la otra persona, para explicarse y a nosotros mismos, para ser flexibles.  Aceptemos que quizá estemos equivocados.

.- Antes de gritar, puedes solucionar la solución de otras maneras.

La gente miraba a la chica de una manera no muy bonita, cuando le ha gritado al chico.

Cuando vivimos una situación así, en la que “denominamos” a la persona de una manera, la situación viene de mucho atrás.

La situación se ha ido “caldeando” y has acabado explotando. A lo mejor en una situación que no tendría por qué haber ocurrido y en un lugar no muy adecuado.

Cuando algo “te moleste”, háblalo antes de que la “bomba” se haga más grande.

.- No somos acciones, somos personas.

Nos etiquetamos sin parar.

Eres tonto, eres poco espabilado, eres torpe… eres guapo, eres listo… eres el mejor…

No somos el resultado de lo que hacemos o nos ocurre, somos personas que viven una situación determinada.

No podemos etiquetar a nadie por un hecho, sin saber el motivo de su acto.

Por favor, a partir de hoy, vayamos contra los ERES.

ERES¿Quiénes somos nosotros para determinar las características de una persona cuando nosotros mismos no sabemos ni quiénes somos?

En esos momentos, de rabia por como hace las cosas esa persona,  de ira, de frustración porque esa persona no es como tú creías,…

¿Por qué crees que la conoces tú más que ella misma para tener el poder decirle esas cosas? ¿Te conoces lo suficientemente tú? ¿Cómo te sentirías tú si te lo dijeran a ti y no te dieran la oportunidad de explicarte?

No pensamos, no nos relacionamos, nos defendemos de los demás. Pensamos que todos nos quieren hacer daño con sus palabras, con sus hechos.

Por eso antes que nos haga daño a nosotros, lo hacemos nosotros, por si acaso.

¿Qué pasaría si antes de etiquetar a las personas, nos conociéramos a nosotros mismos?

Nos daríamos cuenta que:

.- Que para ayudar a los demás, primero tendríamos que ayudarnos a nosotros mismos. Nos tendríamos que  conocernos y eso es un camino que dura durante la vida. La humildad, la compasión, la escucha estaría presente en tu vida, porque sabrías que todos somos iguales. Entre otros muchos valores, olvidados.

.- Que no somos nadie, para estar señalando a nadie, ni etiquetándolos.  ¿Quiénes somos nosotros?

.- Que antes de deducir una cosa, y darla por verdadera, pregunta ¿Por qué?.. Conocerás más a tu interlocutor y la comunicación será mucho más beneficiosa.

.- Que no somos títulos, acciones, o situaciones, sino personas que “sobreviven” en un mundo de pura incertidumbre. Personas, que no quieren que los señalen sino que los entiendan y comprendan.

.- Los prejuicios, con nosotros mismos a la cabeza, somos quienes nos limitamos.

Basta ya de los ERES. Basta ya de etiquetar a las personas. Basta ya de repudiar a la gente si no alcanzan las expectativas que teníamos sobre ellas.

Y SI:

.- A conocernos a nosotros mismos.

.- A escuchar a los demás  y a preguntar ¿Por qué?

.- A aceptar a los demás, tal como son.

Dejemos de ser críticos de cine, poniendo a caldo a todo ser viviente,  de señalarlos, sin antes saber quiénes somos nosotros mismos.

¿A quién le has dicho últimamente ES QUE ERES…? ¿Por qué? Y si les preguntáramos a los demás… ¿Cómo dirían que tú eres?

 

Miedo, Disrupción y Felicidad.

No sé si mi vida está cambiando o será la edad pero cada vez son más las cosas que me importan una mierda”.

disrupcionHace un día soleado. Delante de ti, tienes un puente. Has llegado a él, tras ascender por una ruta muy escarpada y difícil. Te has caído, corrido, llorado pero no sabes cómo has llegado hasta él. Como la vida misma.

Se tambalea. Es estrecho y muy endeble. Sólo puedes pasar tú. Y sabes que tienes que hacerlo, si quieres pasar al otro lado.

Al final del mismo, te espera una cuerda y un cartel que pone “ TU OPORTUNIDAD”… Lo único que tienes que hacer, es saltar si quieres llegar a ella.

La vida siempre nos ofrece situaciones, con dos soluciones. Que no es lo mismo que salidas.  O decir SI o quedarnos paralizados, siguiendo como estábamos

 Así estás ahora tú.

¿Qué vas a elegir?

No sabes cómo, pero das pasos adentrándote en el puente. Pasos que hacen tambalearte. Nunca te habías sentido así. Sabes que vas hacia un momento importante en tu vida.

Dejar atrás muchas cosas, es algo esencial, para provocar un cambio en tu vida.  Habrá viajes en los que podrás llevarte algo, pero NUNCA  te podrás llevar todo lo que tienes en ese momento.

Si piensas y quieres que así sea, te digo que estas apegado a todo lo que te rodea. No aceptas que la vida es cambio y nada es para siempre.

Quieres un cambio en tu vida, quieres quedarte en un lado de la vida diferente al que estabas. Un lado donde los pasos llevan alguna parte no conocida por ti hasta ahora. Donde los sueños se hacen realidad y el ser gana al miedo.

Te agarras a la barandilla y mientras ves el fondo del barranco, eso que siempre habías soñado esperándote, viene a ti una lucha de emociones.

Agarrado con todas tus fuerzas a la barandilla, significa que sientes la enfermedad que padece esta sociedad, el miedo. Tienes miedo a ser feliz, a conseguir ese sueño que tienes, miedo a las represalias, a dudar de ti mismo, de tu potencial…

Estas intoxicado emocionalmente.

Dentro de ti tienes emociones que te dificultan, conocerte y dar a los demás, lo que eres y lo que sabes hacer.

No paras de pensar en el “Y SI… ES QUE… NO QUIERO…ES IMPOSIBLE… Y ¿QUÉ DIRÁN SI..?..”…

Tu poder, tu felicidad, tu bienestar lo depositas en lo que opinen los demás, no en lo que sientes tú, en tu verdadera esencia.

Pero también, mirar hacia el abismo, ha hecho que mires adentro de ti. Has estado hasta ahora centrándote en los demás, y ocultando lo que sentías tú. El abismo te ha hecho que reconozcas tus sentimientos, sentimientos que tenías dormidos o “aplastados” con una piedra, por miedo a qué pasaría si los mostraras.

Ver que hay otras posibilidades en la vida, ha hecho que tu cuerpo reaccione con esas sensaciones. Nunca le habías hecho caso, pensabas que siempre estaría ahí contigo. Y cuando te decía algo, o le dabas alcohol para que se “calle” o pensabas que sería una “tontería pasajera”.

Así te sientes agarrado a la barandilla, sintiendo una lucha de titanes dentro de ti.

El conflicto que ahora, se ha mostrado, la vida te lo ha mostrado muchas veces, pero tú no querías hacerle caso. Te has estado limitando hasta ahora, tú mismo.

Deja de echarles la culpa a los demás, tú has sido y eres el único responsable de tu vida y tus resultados.

EL viento cada vez es más fuerte. Sabes que tienes que saltar o seguir por otro camino.

Coger la cuerda y lanzarte hacia tus sueños, es dejar ir muchas cosas y personas que están en tu vida.

Es duro, si. Pero es esencial. Todas esas personas y situaciones, te han enseñado algo. Tienes miedo a perderlas, pero todo tiene su ciclo. Ya te han enseñado lo que tenían que enseñarte. Han sido tus maestros, y ahora tendrás unos nuevos. Acéptalo, dales las gracias por todo y mira adelante.

Y si piensas que te hicieron daño, perdónalos. Ellos lo hicieron lo mejor posible, dentro de sus posibilidades.

Agradece todo lo vivido y a todas las personas que están en tu vida. Pero ahora es tu momento.

Sientes que si saltas, serás una nueva persona. Y quieres tener el control de todo, hasta de los posibles resultados. Si no, nunca saltarás.

La vida no es control, es flexibilidad y aceptación. Todo tiene su propósito, su por qué.

La incertidumbre es la tierra de la creatividad, libertad y de la evolución. Lo desconocido es el campo de nuevas oportunidades. No el control y la dominación.

Pensamos que si saltamos, ya no seremos la misma persona. Que habremos perdido todos los años de la vida que tenemos, que nada habrá valido.

¡¡TE CONFUNDES!!

disrupcion miedoSerás la misma, pero una versión mejorada. Como el Windows.

Verás la realidad desde otra perspectiva, sabrás quién eres y qué quieres. Se acercaran a ti personas que en coherencia contigo y tus sueños…

Habrá personas de tu “yo anterior” que seguirán contigo, porque aceptaran tu cambio, querían y querrán siempre verte feliz. ¿Otras? Se caerán por su propio peso.

Tranquilo, recuérdalas con cariño y sigue adelante.

El puente se está cayendo y la oportunidad de cambio, que tanto deseabas, con él. Ten siempre que lo surge del dolor, siempre suelen ser las experiencias que más aprendizaje nos dan al final.

Te dan la cuerda, para que bajes hacia tu sueño, tu propósito. La cuerda es el camino, no la meta.

Es segura, no te vas a dar el golpe de tu vida, tranquilo. La vida te la da, porque sabe que la necesitas en ese momento.  El camino que recorrerás hasta abajo, es lo que siempre has buscado, LA FELICIDAD.

Feliz es quienes somos, no lo que hacemos. Somos superación, confianza, ilusión, propósito, valores… no títulos o consecución de metas.

Si saltas, dejaras de pensar que vas siempre contracorriente y empezarás a ir a favor de la misma.

De ti depende. Todo depende de ti. Nadie te obliga a saltar, pero luego no te quejes.

Así que recuerda que si quieres provocar una Disrupción en tu vida, como el Canalla que sientes que eres:

1.- Desintoxícate emocionalmente.

Da gracias a todas las personas, situaciones y emociones que has vivido hasta ahora. Son lo que han sido y serán. Pero para saltar, tienes que dejarlas atrás.

2.- El cambio comienza en ti.

Toda transformación comienza en ti. Por mucho que esperes que las circunstancias sean idóneas, nunca llegarán. Tú eres la chispa que lo provoca.

3.- El fracaso no existe.

Te han enseñado que si fracasas, serás un apestado, aunque te hayas dado la oportunidad de ser. Algo que los demás no lo hayan hecho. ¿Qué es lo peor que podría pasarte por saltar?

No te vas a morir, te lo aseguro. Aprenderás más tirándote, que pensando que hubiera pasado si lo hubieras hecho.

4.- Todo es posible.

En todo momento podemos hacer las cosas de otro modo. Ahí tienes la oportunidad. La tienes enfrente de ti en forma de cuerda. Confía y Cree.

Lo que crees, creas.

5.- Escúchate cuando tomes las decisiones.

Si recibes una sensación agradable en toda decisión que estés tomando. Vas por buen camino. Si lo que decides, no te agrada aún después de haberla tomado…algo te quiere decir.

Cuando eres sano emocionalmente, pasas del victimismo a ser el Director General de tu vida, provocando lo que siempre has querido, disrupciones y viviendo una vida siempre en modo Acción Canalla.

Te encuentras en medio del puente, el aire te golpea y tienes que decidir… ¿Qué vas a hacer? ¿Saltar? O ¿Seguir esperando a sentirte preparado a la posible siguiente oportunidad?