Ángel Rielo: “El dictado de tu conciencia es el camino de tu vida”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con..” es un placer presentar a Ángel Rielo. 

Feliciólogo, Comunicador, entrenador de emociones, Motivador de almas. Escritor de los libros “El pequeño libro de la felicidad” y “El pequeño libro del amor“.

Os dejo con una entrevista que os hará muy felices.

Podéis conocer más el trabajo de Ángel, a través de su Web, en Facebook, Twitter e Instagram.

.- ¿Qué es eso de la felicidad?

Eso te lo tienes que preguntar tú. ¿Qué es lo que te hace feliz a ti? Entonces eso es la felicidad, lo que te hace a ti feliz.

Se han empeñado en mostrarnos una vertiente de la felicidad que es imposible, porque no somos seres iguales todos. ¿Cómo va a ser lo mismo lo que me haga feliz a mí que a ti?. Puede que haya coincidencias, pero cada uno tiene que encontrarse consigo mismo.

Cuando empecé el camino de estudiar la felicidad, por eso me hice feliciólogo, para saber qué cojones hay detrás de todo esto, saber qué historia encierra todo esto, cuántas mentiras y engaños nos contaban…Empecé a darme cuenta que la felicidad es un término muy relativo, que para cada uno es una cosa distinta.

Tú ves a gente que vive sin nada que es mucho más feliz que gente que tiene todo. Es algo que no estamos aprendiendo bien. Por lo tanto es la decisión de cada individuo o individua.

Al final tú decides. Donde tú pongas el limite y estás bien, entonces perfecto. Pero lo que pasa que la gente pone cada vez expectativas más altas por ellos mismos o por el sistema en el que vivimos, el cuál dice que para ser feliz te dice que te tienes que haber casado, conseguido el éxito profesional, dinero.. Y cuando no lo has alcanzado, piensas que eres un desgraciado. Algo que no es verdad, ya que cuando estás en la cama de un hospital a punto de morir te das cuenta que lo único que quieres es vivir, dándote igual todo, solo que mañana quieres  volver a respirar y vivir.

.- ¿Cómo ves a la sociedad, feliz?

Yo creo que hay de todo. Depende donde te vayas. Por ejemplo creo que en Latinoamérica la gente es más feliz, porque tiene fe. Y aquí la hemos perdido un poco

La gente que cree en algo, es mucho más feliz. Porque sabe que tiene unas creencias. Quien no cree en nada , tiene una insatisfacción constante.

En general no se puede hablar, porque cuando lo haces, hierras. Pero desde que yo empecé, en la famosa crisis que tuvimos en éste país, veo que la gente tiene más ganas de salir. Yo veo que hay un despertar a la conciencia que mola mucho

.- De tus comienzos, ¿Qué nunca olvidas?

Lo bien que me ha venido pasarlo mal. Es super bueno pasarlo mal, porque haces mejores canciones, escribes mejores canciones…

Marwan, el prologuista de mi libro del amor, me decía que tras haberle dejado su novia, había hecho el mejor disco de su vida.

Las grandes canciones, las grandes historias siempre están hechas con el dolor.

Lo más bonito que podemos hacer es pasar por la Thermomix todos los problemas que hemos tenido y convertirlos en un Détox que te va a aliviar el resto de tu vida.

Es lo que pasa con la gente estreñida. Están así porque no cagan bien toda la mierda que llevan dentro. Los estreñidos emocionales están con una energía que no sueltan. Suelta todo eso que te paso hace 5 años. Vive siempre con lo que nos está pasando ahora.

Es algo con lo que tenemos que aprender, que la vida nos da tumbos de un lado hacia otro y tú estás ahí como una veleta, porque sino el viento te lleva.

.- ¿Por qué la gente cuando le dices que eres feliz o estudias la felicidad, te acaba mirando raro?

Lo normal en la gente es la gente seria, aburrida, triste. Si entras en un vago de metro, entras en él riendo, cantando, te miran raro. Pero yo al entrar no les miro raro a ellos.

Hoy en día lo raro es estar bien, estar feliz.

Yo empecé de forma un poco egoísta, porque quería aprender a estar bien para mí. ¿Y qué hace la gente que aprende? Comparte. De eso se trata la ciencia, aprender, y compartir.  Comparto porque es algo que no me pertenece.

La gente que dice que todo le va mal, lo que pasa que no está despierta para que pueda ver todas las cosas buenas que le pasa.

.- ¿Cuál es el primer hábito para empezar a sentir eso que llaman felicidad?

AMARSE. Amarse, tío.

Hay que amarse mucho. Sino tienes un amor por encima de todo, no en plan egoísta.

Lo más importante de tu vida eres tú.

Cuando preguntas a la gente si alguien ha pensado en si mismo, levanta la mano 4. Y no son así las cosas. La gente siempre va hacia afuera.

Lo primero que aprendí es que algo que me pasará físicamente tenía que ver con algo emocional que había dentro de mí y viceversa. Es algo que mandas tú, es un super poder. Si tú no te cuidas, sino te quieres, ¿Cómo va a quererte alguien?

Los libros van cronológicamente según voy conociendo cosas.

Primero fue el de la felicidad, luego del amor.  Y te voy a dar una primicia, porque el siguiente libro será un novela y en la que tratare muchas cosas chulas a través de personajes.  Y además te digo otra cosa, habrá esta novela y obra de teatro a la vez.

.- ¿Cómo ves la felicidad en el mundo del Tinder?

Ese tipo de redes sociales aparecen porque son un parche. Son una manera de conectar a la gente.

Hice una prueba con las aplicaciones y la gente que me encontraba estaba muy desesperada. Ya hace tiempo que hice la prueba y quizá ahora ya han cambiado, pero la gente que me encontraba eran personas que necesitaban encontrar.

Y esto no es de necesitar, sino de disfrutar. Si necesitas, estás en un punto de adicción.

Pueden tener una parte de diversión, pero no creo que sean la mejor manera de conocer a gente.

.- ¿Los chicos no lloran sólo deben pelear?

Sobre las lagrimas y el llorar son unas cosas más necesarias y bonitas que te pueden pasar.

Yo tengo un maestro zen que te decía que cuando lloras, te suda el cerebro.

Toda la toxina que el cerebro necesita soltar, lo hace cuando lloramos.

Hace unos días encontré en internet un informe que nos dice que cuando lloramos liberamos oxitocina y opiáceos que nos hace sentir muy tranquilos. Además limpiamos el ojo cuando lloramos.

Llorar es maravilloso, es necesario. Evitar llorar o discriminar el llanto a un genero es algo espeluznante. Yo por ejemplo no llore con la muerte de mi madre. Y al final te acaba apareciendo el llanto por otra parte.

.- En este mundo en contra de la azúcar, si yo soy feliz con un solomillo con patatas fritas, ¿Qué hago?

Te lo voy a explicar muy fácilmente:

Lo que tú creas que te hace bien, nunca te hará mal. Lo que tu mente piense que es dañino, te acabará haciendo daño.

También es verdad que hay que cuidarse un poco, pero si a ti te apetece meterte un solomillo, no pasa nada.  Lo que no puedes hacer es meterte un solomillo todos los días.

Lo sano para el cuerpo es que haya un  equilibrio.

A mí cuando me preguntan si soy vegano siempre les respondo que soy selectivo.  Yo selecciono en cada momento lo que me apetece comerme y lo que no. Tengo épocas de mi vida, que hay cosas que me sientan cosas peor en relación a otras, pero son cuestiones de sentir.  Ahora la moda es que si uno es espiritual solo puede tomar infusiones, pero siempre digo que también te puedes tomar gin tonic, que no pasa nada.

¿Qué pasa que no se puede ser místico y gamberro? Eso del misticismo aburrido como que no. Vayamos a reírnos , a equivocarnos, permítete tus emociones.

Hay una frase que dice: ” Todo lo que quieres se vaya, primero tienes que dejarlo que venga. Sino no se va..”. Si estás rechazando todo el rato la tristeza, la tendrás siempre en tu puerta tocando al timbre queriendo saber qué estás haciendo. Déjala que entre y mándala a tomar por saco.  Es la única manera de seguir avanzando.

.- ¿Qué crees de la felicidad en el trabajo?

Que si lo haces de corazón, Vale. Pero si lo haces por interés porque quieres producir más, CHUNGO.

Es algo muy claro, todo el mundo tiene que sentirse que está en el lugar donde tiene que sentirse para producir bien.

Las empresas que funcionan bien, o bien son aquellas empresas que masacran y explotan, con lo cual eso siempre acaba explotando o lo que cuidan a la gente. Si es que al final pasamos más tiempo en el trabajo que en casa.

Las empresas tienen que saber que tienen que sumar y apoyar para que esa felicidad esté ahi, cuidando del bienestar de sus trabajadores. Pero la gente también tiene que decidir que sino le gusta lo que hace, nunca podrá ser feliz haciéndolo.

SI no te gusta pero te da el dinero para poder vivir y hacer otras cosas que si te gustan, vale. Entonces lo harás con agrado. Pero eso está en la decisión de cada uno de nosotros, como hablábamos antes al principio de la entrevista.

.- El lenguaje y la felicidad, ¿Qué tal pareja son?

El lenguaje es la base de todo.  Las cosas son como tú te las cuentas.

Sino tenemos un lenguaje fino e impecable con nosotros y con el exterior, imposible. Porque según te lo cuentes, así es.

Si la pelicula la cuentan los americanos, los indios son unos salvajes. Si la cuentan los indios, los salvajes son los otros.

El dictado de tu conciencia es el camino de tu vida.

.- ¿Qué no te han preguntado nunca?

Sobre mi infancia.

Cuando volvemos a la niñez, empezamos a arreglar muchas cosas en nuestras vidas.  Si la gente volvería a la niñez, a la adolescencia y viera en que lugar del camino viera las dificultades que se ha encontrado. Es ahí donde encontrarían muchas respuestas a cómo es hoy en día.  Somos el resultado de las experiencias que hemos vivido y vivimos.

Al igual que el árbol cuando crece, las raíces van buscando ante las dificultades el agua y el sol, nosotros somos iguales. Vamos sobreviviendo con la ayuda del ego. Pero podemos parar, ver qué nos ha pasado y empezar a reestructurar viendo qué las cosas que forman mi conducta son una creación de las experiencias que vivía. Así como podemos volvernos de la forma que queramos,  también lo podemos gestionando también nuestros comportamientos y forma de ser.

Escocerá el proceso, pero como decía mi madre, si escuece,  es que está curado.

.- Una reflexión para los lectores del portal.

Cuando me dan un espacio para expresarme siempre digo lo mismo, esto lo tenemos que hacer entre todos y todas. Esto es un momento de consciencia universal, porque ya está bien. Estamos viendo abusos de poder, la injusticia…¿Y qué tenemos que hacer? Tenemos que creer que podemos mejorar, sanar este mundo y este planeta, a través de lo único que jamás nos podrán quitar, que es el amor.

Nosotros somos amor y con amor cambiaremos y sanaremos este mundo. Pero si tú no te lo crees ,no hay manera que salga.

A todas personas que leen este portal que es maravilloso, tus cosas, les digo que este mundo sane, que le pongamos una capa de bálsamo y que vayamos a sanarlo. Algo que haremos entre todos y todas.

 

 

 

 

 

 

¡¡TODOS estamos en el mayor combate del mundo!!

Que no maltraten tu sonrisa”.

Estaba tumbado en el suelo. No podía, no tenía fuerzas para otro golpe más. Me dolía todo el cuerpo. Solo quería que pasara todo lo antes posible.

No sé donde salieron las fuerzas pero me levante. Delante de mí, me tenía a mí mismo. Demacrado, con moratones, los ojos vidriosos y faltándome el aliento. Quería tirar la toalla, ya no aguantaba más, quería dejarme llevar.

Eso nos pasa todos los días.

Nos resignamos a los golpes que la vida nos da, pero lo peor de todo, ES QUE TRAS EL PRIMERO, TIRAMOS LA TOALLA.

Y hoy me he propuesto, que te enfrentes al mayor de los retos, al gran combate del siglo. Pero te digo que no te van a pagar tantos millones como a los boxeadores, sino que vas a ganar algo mucho mejor.

Vas a combatir por la conquista del Campeonato Mundial de ti mismo.

Es lo que querías, ¿Verdad? o ¿Ya te has tirado a la lona de nuevo?

El entrenamiento va a ser totalmente diferente a lo que habías hecho hasta ahora.

Esa rutina de saber que vas a hacer al día siguiente, cuando te vas a dormir, ya se ha pasado de moda.

Vamos a empezar, por una actividad fácil. Vas a estar callado una mañana entera, o una tarde. Si, no me mires así. Tienes que escucharte, oír a tu corazón, eso que te da la vida, pero que hace tiempo no escuchas. Un rato para ti, y si empiezas a incomodarte, empieza a dar resultados el entrenamiento. Oirás muchas cosas que no querrás oír aunque sabes que tienen razón. Oirás otras que te sorprenderán y verás con el corazón, no con la razón.

Apunta todo lo que oigas, sientas y veas. Ese es el comienzo. Descubrirás y te reafirmarás en muchas cosas, te lo aseguro.

La siguiente actividad, es que hagas algo que no hayas hecho todavía nunca. Rompe las puñeteras rutinas aún con más razón, si sabes que te están limitando.

Proponte todos los días, hacer una cosa que desearías hacer y que no has hecho. Ya no te digo que estudies un Máster en Harvard si no sabes ingles, pero si al menos que pidas información de algo que realmente te haga feliz y que nunca te habías atrevido a hacer.

Después de haber cogido carrerilla con estas actividades, te propongo una que a mí me transformó. Ponte todos los días delante del espejo cuando te levantes, SI CON LEGAÑAS Y TODO, y mirándote dite: “ Yo puedo, yo valgo, yo lo voy a conseguir”. Pon los hombros atrás, mirada al frente, y ríete de la persona que tienes enfrente.

Mientras vayas haciendo este recorrido de ejercicios, se que te vendrán pensamientos a buscarte y personas, diciéndote cosas como :” Déjate de chorradas, y sigue haciendo lo que estás haciendo, Déjate de entrenarte, porque jamás te ganaras ni a las rutinas establecidas, Déjate de locuras, y sé lo que siempre has sido, que de momento parece que te va bien…”.

¿Qué tienes que responder en ese momento?

Parar y decirle: “Me la bufa lo que tú digas, quiero ganar a esa “copia” barata de mí. Sé quién soy y voy a demostrármelo”. Y punto, a seguir.

Demostrártelo a ti mismo. Los demás no importan, importas tú. Dirán que es ego o lo que quieran. Pero la vida siempre empieza de dentro para a fuera.

Enfócate en este entrenamiento, no lo pierdas de vista, se constante. No conseguirás resultados al instante, es verdad, pero ¿qué es mejor, ser la versión que eres ahora, o luchar por ser quien sabes que eres?

¡¡TÚ MISMO!!.

Este entrenamiento te dará confianza, empezarás a ver la realidad desde otra perspectiva más realista pero también más optimista. Te empezarás a ver capacitado para romper con esa frágil capa que te impide llegar a tu ser.

Lo que estás haciendo, es liderando tu vida, liderando tu proyecto personal. Es lo que te faltaba y necesitabas en estos momentos. LIDERARTE.

Cuando tiramos la toalla, estamos dejando que nos lideren los demás, que nos lideren las circunstancias, que nos lidere el miedo, que nos lidere la vergüenza.

Empezarás a darte cuenta, que si quieres enfrentarte a ti mismo, tiene que ser en un entorno diferente al que estabas moviéndote hasta ahora. Porque si quieres ganar, tienes que hacer cosas diferentes en lugares diferentes.

Este entrenamiento, es para ser tú, que es lo que siempre has venido a ser. Si esa persona que consigue por si mismo llevarse a la “chica” de sus sueños, a pesar de no ser el guapo de la clase. Aquel que rompe las normas establecidas y crea sueños para los demás. Aquel que escucha su corazón ante las dificultades y sale de ellas con más energía y motivación.

Todo lo que quieras ser está dentro de ti. Te has cansado de ser el “blando” del que todos se reían en clase, tú no eres así. Quieres dejar tu marca allá donde estés, no eres uno más, ERES TÚ. Una persona  que se cuida a sí mismo, no espera que los demás lo cuiden, le den todas las herramientas, para sentirse feliz.

ES FELIZ POR SI MISMO. SE SIENTE A GUSTO CON ÉL. SE ACEPTA. NO DEPENDEN QUE SU INFELICIDAD SEA QUE SU VIDA SE VENGA ABAJO, YA SON FELICES A PESAR DE LAS POSIBLES CIRCUNSTANCIAS.

Estás de nuevo enfrente del espejo. Lo miras a los ojos, y esta vez las cosas son diferentes. Es en su mirada donde ves el miedo mientras en la tuya irradia pasión ( has ido descubriendo el sentido de tu vida, tu porque..), confianza, fe y querer.

No hace falta que le golpees, déjale marchar. Alguna vez volverá a ti, agradéceselo, porque te darás cuenta de todo lo que has conseguido hasta ese momento y lo que no quieres que se vuelva a repetir.

Enfrentarse a uno mismo es el mayor de los combates que uno puede vivir y en el que siempre debemos estar en pleno entrenamiento.

No te duermas en los laureles, siempre “entrénate”, siempre mejórate, siempre aprende, porque cuando menos te lo esperes, te encontrarás noqueado por tu contrincante y sin fuerzas para volver al ring.

Felicidades, al enfrentarte contra el peor  boxeador, contra ti mismo, estás siempre creando algo positivo, en vez de algo negativo. Y sobre todo recuerda, cuando cedemos a nuestros miedos, es más difícil mirarnos al espejo.

¿Cómo ha ido hoy el combate contra ti mismo? ¿Vas ganando por puntos o has perdido por KO?

 

Kintsugi

“En las grandes crisis, el corazon se rompe o se vuelve más fuerte como un roble” decía Balzac.

Parece que lo que voy a decir , está muy mal visto. Pero me importa poco lo que puedan decir los demás:

Estoy roto.

Si, estoy roto. Me siento como un jarrón que tiene sus piezas desperdigas por toda la casa. Sin poderlas encontrar, intentando reconstruirme y esperando que el resultado quede igual que mi yo anterior pero sobre todo que no se entere nadie de lo que he pasado ni se me note.

Me importa una mierda, estoy roto.

El motivo no importa. Ni quiero compasión, ni likes, tranquilos, se pasará.

En esta sociedad, eres de lo que no muestran tus emociones o de los que lo exponen en todas sus redes sociales para que el sentimiento de victima  aumente y todos los que lo lean, se apiaden de él.

Suele haber personas del 2 caso, suelen ser los que se quejan  de la vida, los que gritan a los 4 vientos que puta es la vida con ellos, esperando que haya gente que se apiade de ellos y le solucionen los problemas. Pero la mayoría de la gente, aún se sientan rotos, no lo expresan, no lo quieren decir, no vayan a ser tildados de raritos, locos o se sientan incomprendidos por los demás.

TODOS HEMOS ESTADO ROTOS O ESTAMOS ROTOS EN ESTOS MOMENTOS.

Sufrimos por miedos que no se harán realidad, por parejas que nos han mentido, por amigos que nos han defraudado o por marchas de personas inesperado. Pueden ser cientos de motivos, cada persona es un mundo, pero se sienten así, ROTOS.

¿Qué hacer a partir de ese momento?

Estas sufriendo. Es respetable, pero tienes dos opciones:

  • Seguir sufriendo.
  • O recoger los añicos y ver qué hacemos con ellos.

Yo siempre he optado por la 2 opción.

Si hay que reconstruirse , te recomiendo una cosa, se imaginativo, se creativo. Hay que cambiar la forma de pensar.

No creas que serás la misma persona, que todo va a ser igual que antes…Porque sí es así, no estás aprendiendo nada. Tienes que imaginarte mejor, más fuerte, agradecido por lo que acabas de pasar, ya que sabes que no volverás a pasar por lo mismo, nunca más, o al menos lo afrontarás de otra manera.

Hay que ir recogiendo las piezas y ver como ensamblarlos.

Si no limpias los trozos que vas recogiendo, te vuelvo a repetir que volverás a repetir la misma situación una y otra vez. Pero ahora, por mucho que hayas recogido , limpiado y unidas las piezas, ves que no están unidas. Que “aquello” que las unía, ya no hay . Hay que utilizar algo que nos fortalezca y no haya grietas.

El mismo veneno que hemos estado sufriendo y ha provocado nuestra rotura, es aquello que dándole la vuelta a la tortilla, es lo que tiene que hacer que las piezas se junten mucho más fuertes.

Te digo una cosa, no es de extrañar que cuando recojas todas las piezas esparcidas de ti, no encuentres alguna. Estamos hechos de historias, historias que nos componen, que forman nuestras personalidad. Y los cambios nos hacen que algunas partes de ella, de nuestra personalidad. desaparezcan para que crezcan otras nuevas. No tengas miedos, creálas y unelas a tu nuevo “jarrón” llamado tú.

Ya lo tienes unido, ya lo tienes fortaleciéndose. Pero no creas que ya puedes echar a andar. Tienes que limpiar esas sobras del “pegamento” que has hecho. Se formarán en forma de duda, de gente que no creerá en ti o miedos que te harán dudar de si podrás seguir adelante. Límpialos, puliendo tu cara interna y externa, allá donde veas cosas que sobran para seguir adelante.

Y como buena obra que es la que estás haciendo, hay que dejar que se seque. No quieras se impaciente y pisar en el hormigon dejando tu firma del “Yo estuve aquí“. No quieras correr antes de tiempo. Los resultados se ven con el tiempo, asi que paciencia. Sé que la paciencia, es lo último que se tiene, cuando se quiere dejar atrás una mala temporada, pero PACIENCIA.

Al igual que tienes que dejar que el cemento se fragüe, tendrás que darle una segunda de mano. No por acudir a una sesión de coaching, ya estarás como nuevo. No por irte a meditar, ya tendrás la mente en paz.

Paciencia y todas las manos de pintura que hagan falta, para que tú te sientas bien, te sientas nuevo y mucho más bonito con las cicatrices que tienes por la experiencia vivida.

Va pasando el tiempo, y el cemento va fraguando. Es hora de salir al exterior. De mostrar quien eres, de sentirte orgulloso de las cicatrices que tienes, porque no te han hundido, sino que te han hecho más fuerte.

Protegete ante nuevas inclemencias, ahora ya no volverás a pasar por lo mismo.

Es hora de cuidarte, de mimarte, de sentirte orgulloso de ti mismo. De dar gracias a la situación que has pasado, ya que otras personas se hubieran hundido, ahora tú, te sientes orgulloso de ella, ya que te ha hecho mucho más fuerte .

Mírate al espejo, algo que no has hecho durante todo el proceso. ¿Ahora que ves? Una persona que sonríe, que se rie de lo vivido y que es agradecido por lo ocurrido.

Siéntete orgulloso, pero tampoco te pases, que el ego es muy cabrón.  Observa como ahora eres una persona más fuerte, mucho más resistente ante las inclemencias que la vida te puede lanzar de nuevo. Pero te lo repito , el ego es muy cabrón, ahora no vayas de super hombre. Más bien date cuenta que las perfección , es ser imperfecto, porque si fuera perfecto, no hubieras vivido y experimentado el camino que has realizado.

Ahora ya puedes expresar tu historia, que quizá inspires a los demás y les enseñes que es capaz de reparar las cosas que están rotas, principalmente uno mismo .

Hemos sobrevivido al 100% de nuestras peores pruebas, ¿Y no vamos a superar una más? SEGURO QUE SI.

A veces el mundo fractura a los seres humanos, pero en otras ocasiones, los hace más fuerte.

Si quieres conocer más el arte de la resiliencia te recomiendo el libro “Kintsugi. El arte de la resiliencia.

¡¡3 cosas que aprendí siendo como los demás!!

“La lucha más dura de todas es ser algo diferente del hombre promedio” decía Charles M. Schwab.

La verdad que el titulo parece un poco egocéntrico. Y sé que mis detractores, así lo estarán pensando. Pero si estás leyendo estas líneas, es que te ha picado la curiosidad  y tienes dos opciones:

  • Seguir leyendo y a ver qué quiero decir con este artículo.
  • O tú también sientes que no eres como los demás y quieres saber qué aprendí.

Por lo visto, seguimos juntos en este nuevo artículo. Así que bienvenido.

¿Lloras por la noche y no sabes por qué? ¿Siempre que llegas a casa pones la musica, la televisión a todo volumen porque tienes miedo a estar en soledad? ¿Piensas que harías las cosas mucho mejor que el gurú de turno pero sin embargo no te atreves a dar un paso adelante? ¿Sabes que no eres como los demás pero sin embargo haces lo que tus padres y amigos te han “recomendado” que tienes que hacer por tu bien?

Como hacen los vendedores de humo, te diré entre luces de colores y mucho humo, que es lo que te pasa:

QUE TE SIENTES DIFERENTE Y NO SABES POR DONDE EMPEZAR.

Pero no esperes que hay una cura una vez te has dado cuenta que eres diferente para volver al redil de la homogeneidad y la mediocridad, porque el proceso una vez que está en marcha, NO PARA.

Dentro de poco celebraré el aniversario del principio de mi comienzo. Celebraré aquel primer artículo que escribí entre lagrimas, rabia y frustración.  Todavía sigo escribiendo alguno así, pero ahora con la confianza y tranquilidad que quien los está escribiendo, es el verdadero David, no una fotocopia barata de lo que soy ahora.

Han pasado unos cuantos años de experiencias,alegrías, sueños hechos realidad, pero sobre todo de un viaje continuo a través de la incertidumbre y con el traje de la autenticidad, cosido con todas ellas.

Siempre con todo el respeto hacia las personas que quieren seguir las normas , hacer lo mismo que hacen los demás y no dudar de todo lo que le dicen personas a los que les dan mas poder a ellos que a si mismos, aquí hay algunas reflexiones sobre lo aprendido siendo como los demás:

.- A TODO EL MUNDO LLAMAMOS AMIGO.

Aquel que nos ha caído bien, lo llamamos amigo. Aquel que nos ha dado su teléfono, ya fardamos ante los demás que es nuestro amigo. Aquél que nos ha conseguido sacar en su blog, es nuestro amigo. Aquél que nos sigue en nuestras redes sociales, también es nuestro amigo.

Llamamos amigo a todo ser viviente. Porque así nos creemos más importantes.

En esta sociedad de la recolección de amigos, de tarjetas de presentación y de solicitudes en redes sociales, llamamos amigos hasta lo que nos sonríen.

A día de hoy , a esto le llaman Networking cuando en realidad, se llama, “Me muevo por intereses y/o tengo miedo a la soledad porque vean que no soy algo que promulgo ser”.

Luego nos echamos las manos a la cabeza, cómo tras haber ayudado a personas, luego desaparecen  y viniendo a tu ciudad y ni siquiera tienen la decencia de decírtelo aunque no puedan verte por X motivos. Eso es la amistad a dia de hoy, la de la inmediatez, la del interés propio y luego si te he visto no me acuerdo.

Si tú tienes la conciencia tranquila, sigue. El karma hará su trabajo.

La amistad no se basa solo en los buenos momentos, en las fotos que nos hacemos de Instagram ni en los comentarios para un libro, sino que se fortalece con el tiempo , sin ninguna pretensión material ni institucional y con la de vivir el presente con esa persona.

.- TENEMOS MIEDO A VIVIR

Que estes vivo no quiere decir que sepas que es la vida.

Si lo que haces es vivir las próximas 24 horas como un zombie, de aquí para allá, sin emociones, sin riesgo, sin sonreír, diciendo SI a todo aunque sepas que va en contra de tus valores, estás más muerto que vivo.

Creemos que haciendo lo que los demás han previsto para nosotros, seremos unos hombres de provecho, consiguiendo la felicidad que tanto exponen en los anuncios de la televisión y la paz añorada.

¡¡Despierta de una vez!!. Eso no es vivir, es morir en vida.  Y lo peor de todo, que tienes sueños que dilatas esperando que vengan tiempos mejores. Esos tiempos nunca llegarán, solo tienes el aquí y el ahora y NADA MÁS.

VIVIR es SENTIR, NO COHIBIR

.- LA FELICIDAD COMO NOS LA VENDEN, NO EXISTE.

Que se vendan tantos libros sobre la felicidad solo explica una cosa: QUE SOMOS UNOS INFELICES POR NATURALEZA.

Creemos que con un libro nos dar la formula de la felicidad. Que viviremos en los mundos de yupi, correremos sobre las nubes y que nuestra vida será exenta de miedos, vergüenzas y limitaciones.

¡¡DESPIERTA!!.

Si somos uno de los paises que más ansiolíticos tomamos es porque somos unos infelices. Utilizamos opiáceos para no ver nuestra realidad, que la felicidad permanente que nos venden, NO EXISTE.

La felicidad son momentos agradables, MOMENTOS. El momento de comprar eso que tanto te ha gustado, el beso con la chica que te gusta, conocer al cantante que siempre te ha inspirado, leer un libro…MOMENTOS. Que igual que viene se van… Quien te diga que es feliz continuamente, o esta fumado o te está mintiendo para venderte su libro o su curso, así que corre.

Una cosa es la paz, que es más continuo, pero la felicidad nunca será eterna, te lo aseguro.

No se lo digas a nadie, pero mientras estaba escribiendo el artículo me ha salido otra idea que he aprendido con el tiempo

.- DEJAMOS QUE LAS COSAS OCURRAN, NO HACEMOS PARA QUE SUCEDAN. 

Somos unos quejicas de mierda, y perdona, pero es lo que pienso. Nos quejamos de la vida que tenemos, de la pareja que nos ha tocado, de la mala leche de nuestro jefe, que no hay manera de encontrar trabajo… Dejamos que las cosas nos ocurran, cuando lo que tenemos que hacer, ser responsables de lo que nos ocurre y darle la vuelta a la tortilla.

Empezar a ser responsables de nuestros resultados. Que si estamos cosechando mierda, es porque hemos repartido mierda. Duele, lo sé, pero es la puta verdad.

Somos lo que hacemos, sino haces nada, no esperes conseguir todo.Y tenemos que ser responsables de los buenos resultados , como de los malos,

A corto plazo, no ser como los demás quieren o esperan, es un proceso difícil. Pero a la larga, me ha supuesto más beneficios que contras.

No hemos venido a reivindicar nuestra diferencia, porque estaría hablando nuestro ego. Sino hemos venido a ser NOSOTROS MISMOS CON HUMILDAD Y CONFIANZA.

Si das el paso, te estarás dando el mayor regalo que te podrás disfrutar en toda tu vida.

¿Y tú que has aprendido de tu anterior vida siendo como los demás querían que fueras?

 

¡¡La Amistad en tiempos de Whatsapp!!

“Un amigo nunca te dice lo que tú quieres escuchar, te dice la verdad y lo que es mejor para ti”

¿Por qué es tan sorprenderte ir a ver a un amigo aunque sabes que solamente podrás verlo 5 minuto?

¿Por qué la gente agradece tanto sorprender a una persona que lo está pasando , recorrerte toda la ciudad para darle un simple abrazo que tanto te ha dicho que lo necesita?

¿Por qué un simple beso en WhatsApp sorprende a la gente, aunque lo mandes sin ningún motivo?

Cada día creo más que las amistades no se miden en número sino en calidad. Algo que actualmente choca mucho con el concepto que cuantos más gente agregues a tus redes sociales, más amigos crees que tienes.

¡¡QUÉ OSTIA SE VA A LLEVAR ESA GENTE CUANDO EN LAS MALAS SE DE CUENTA QUE ESE NÚMERO DE GENTE QUE TIENE SE QUEDAN EN 1 O 2 COMO MUCHOS PARA APOYARLOS!!.

Llega el final de año y siempre hago un ritual, quitar de mi agenda a gente con la que no he mantenido contacto durante todo el año, en definitiva, son los nombres de aquellas personas que responden a la pregunta: ¿Para qué tengo yo el teléfono de esta persona si no lo uso?.

Acordándome de esta rutina que uso, he estado investigando a mi alrededor, las características de las relaciones en las que invertimos lo que haga falta para seguir cultivándolas. Tanto en los buenos como en los malos momentos.

1.- CONFIANZA.

Aunque la confianza se puede perder en un segundo y tardar años en construirla, las relaciones en las que invertimos tiempo, ganas se basan en la confianza. Si tienes una relación y no confías en esa persona, no es relación ni nada, es un puto interés, nada más.

La confianza en la otra persona es sentirse seguro. Es saber que puedes contarle algo y que quedará entre vosotros. Es sentir que os contáis las cosas sin miedo, sin vergüenzas, que no hay secretos. Que todo se hace para hacer más fuerte la relación y fortalecerla, no para satisfacer tus intereses sobre la otra persona.

2.- SIN TAPUJOS. 

Creo que una relación en la que no puedas hablar sin tapujos, sin miedos, no es una relación en la que tengas que invertir mucho tiempo. Sino hay sinceridad, sino hay verdad, sino puedes expresarte claramente lo que piensas, sientes y deseas, ¿Qué coño es?

3.- RESPECTO

Y desde luego poder hablar, expresarte de todo sin miedo, sin vergüenzas, ni tapujos, conlleva respetar las opiniones de los demás, así como también respeten las tuyas, tanto si gustan como si no.

4.- TRABAJO EN EQUIPO

¿Cuántas relaciones has mandado a paseo porque te cansabas de tirar? Yo unas cuantas. Si uno tira más de la relación que otro, tarde o temprano la cuerda acaba por romperse.

Se puede bailar solo, pero ¿A qué mola bailar más en compañía? Pues aquí igual, bailar los dos al mismo ritmo, sino mal.

5.- ¿HACE CUÁNTO NO TE RIES CON ESA PERSONA?

Si solamente haces más que sufrir con esa relación, llorar, lamentarte, discutir, … ya puede ser quien sea, que lo que tienes que hacer es salir corriendo, si aún intentando mejorar la relación siguen las cosas como siguen.

Todos nos frustramos alguna vez en toda relación. Pero si encontramos razones para seguir luchando por la relación, disfrutándola, esas son las relaciones por las que luchar.

6.- GENEROSIDAD.

En una relación se invierte. Y una vez lo hará uno y otra vez otro. Una vez te gustará ser generoso porque te apetece hacerlo con la otra persona, y otra vez será la otra persona.

Dar un regalo sin que sea un dia significativo. Hacer algo porque te apetece hacerlo, causa un impacto en la relación de impacto inimaginable.

7.- ¿Y QUÉ HACEMOS CON EL PERDÓN?

En toda relación nos frustramos y en toda relación hay momentos críticos. Momentos en los que se pone a prueba el porque de la relación. Son momentos de distanciamiento, de dudar hacia donde va la relación y que camino escoger.

Son momentos en los que si sigues adelante sabes que arrastraras una mochila que de un momento a otro explotara. Momentos en los que no recuerdas el nacimiento de la relación y solo el porqué te encuentras así. Momentos en los que la confianza se tambalea y el espíritu de la relación empieza a quebrarse.

Pero sabes que es una gran relación la que tienes, cuando quieres hablar la situación y seguir adelante, perdonando los malos momentos, PORQUÉ TODOS LOS PODEMOS TENER EN ALGÚN MOMENTO. Cuando se habla todo con respeto y sin tabúes. Y el futuro es de más apoyo y comprensión por parte de los dos.

Sabes que es una gran relación cuando afrontas todo tipo de experiencias y aún seguís adelante.

 

¡¡CÁNCER¡¡

“Somos de quien…No. No somos de nadie. Somos con quien queremos ser. Y lo que queremos ser.”

Como bien dice Ángel Pérez, Mr. Cancertines; No somos nadie.

Ni tú ni yo. No somos nada ni nadie.

Vivimos en una sociedad en la que nos parapetamos en los títulos que ponen nuestra tarjeta de visita. En los títulos que cuelgan de nuestras paredes o de los títulos que nos ponemos en LinkedIn para que nos encuentren como las referencias que creemos ser.

Pero no eres absolutamente nadie. No eres esos títulos ni esas chorradas que dices en tu conferencia que hablas del “NO EGO” y solamente hablas de lo que haces a lo largo de la geografía de tu país preocupándote por ti y no por lo que realmente dices.

No eres nada de eso, olvídate. Porque como bien dice Bunbury, “en el cementerio todos somos iguales“.

¿Cuándo nos damos cuenta que no somos nadie?

Cuando vienen momentos de crisis en los que te preguntas, ¿Y ahora qué?

Todo lo que tenías, no vale para nada. Todo lo que habías hecho en la vida, desechado. Todo el esfuerzo por aparentar algo que creías que te haría la vida más fácil, A TOMAR POR SACO.

Te intentas aferrar a ello , pero no te sirven para nada. Te tienes que enfrentar a la enfermedad, a la situación. Absolutamente desnudo, sin títulos, sin número de seguidores en las redes ni carteles en tu despacho que indiquen como te llamas.

La desesperación entra en tu vida, ya no es por la enfermedad , sino porque no sabes qué será de ti sin tu vida que te habías “creado”.

Por 2º año , he presentado el Congreso con Cáncer y familiares de Aragón, y siempre que termino, pienso lo mismo, “Es la bofetada de realidad e inspiración más importante que recibo durante todo el año”.

¿Por qué?

.- Tenemos miedo a parar.

No queremos vivir nada que nos haga parar. Queremos irnos a la cama sabiendo qué tenemos que hacer al dia siguiente, qué cosas tenemos que realizar para seguir teniendo la vida que tenemos y sobre todo aparentar algo que en el fondo, sabemos que no somos de verdad.

Es una enfermedad, una situación critica la única que nos hace parar. Una parada que en vez de verla como algo negativo, es una oportunidad de descubrir de qué estamos hechos

.- Nos da miedo reconocer que somos vulnerables. 

Sentirnos desnudos ante la realidad pura y dura, nos causa pavor. Creemos como en el cuento del traje del rey, que aunque estemos desnudos los demás nos aplaudirán, nos querrán y hasta aún contradiciendo sus propios valores, nos dirán que somos los mejores.

Pero en la enfermedad, te enseña la realidad, la vulnerabilidad que somos y que no queremos aceptar. Nos da vergüenza decir a los demás lo que estamos viviendo, y aún con gente que está como tú, no lo decimos no vaya a ser que nos miren como bichos raros.

La vulnerabilidad es la mayor expresión del ser humano y el principio del comienzo de los sueños imposibles.

.- Estamos confundidos con el vivir y el sobrevivir. 

Lo que hacemos en el día a día es SOBREVIVIR. Estamos sobreviviendo al jefe cabrón que tenemos. A la pareja que no soportamos, a una familia que no nos apoya en nada lo que queremos hacer… y lo aguantamos porque sino, pensarán que somos unos desagradecidos, bordes y malas personas.

Estas sobreviviendo, DESPIERTA DE UNA PUTA VEZ.

Vivir es ser uno mismo, es luchar por tus sueños, es gritar a los 4 vientos que estás bien como estás de puto culo. Es decir a la chica que te gusta, que te pone a mil aunque no te haga ni puto caso luego. Es darte la oportunidad de luchar por lo que sientes, lo conseguirás o no, pero has hecho mucho más que estar quejándote por la vida de mierda que llevabas.

Vive de una puta vez, disfruta de lo que la vida te ofrece, aún de los malos momentos, porque son el mejor regalo de aprendizaje y experiencias que siempre irán contigo.

.- No tenemos ni idea de gestionar nuestros sentimientos. 

¿Por qué? Porqué creemos que vamos a vivir para siempre y como las personas que tenemos a nuestro alrededor, están ahí porque somos “la leche, porque nos quieren”, no somos capaces de decirles un simple te quiero, un gracias o un “coño, no sé que haría sin ti”.

No des en la vida nada por sabido , por entendido y por confirmado. Exprésate, di lo que siente, que mañana no sabes qué pasará. Y si realmente están a tu lado porque te quieren en las buenas y en las malas, entenderán que puedas estar pasando un mal momento y te apoyarán aún más.

Luego no sabes qué te pasa, y en muchas ocasiones vienen esas situaciones de los sentimientos que no has expresado a lo largo de tu vida.

.- Venimos a darnos a los demás. Deja tu EGO a un lado. 

No eres lo que dices que haces, eres lo que haces sin decirlo , simplemente haciéndolo.

Me pongo de mala leche cuando veo a gente golpeándose el pecho por su labor “desinteresada” hacia la felicidad de los demás pero luego los ve hablando en sus conferencias “metralleta” de su ego, de lo que hacen y donde han ido.

Dejemos de ser hipócritas. Eso no es ayudar, eso es quererte poner un tanto a costa de los malos momentos de los demás.

A la vida hemos venido a darnos a los demás a través de lo que sabemos hacer. No importa los reconocimientos, los lugares que has visitados por lo que haces o dejas de hacer.

Tu misión es hacer la vida mejor a los demás, que se vayan reconfortados, alegres, sabiendo la realidad y que siempre estarás ahí a su lado para hacerle la vida aún mejor

No hemos venido a otra cosa.

Tu autoestima no depende de tus posesiones, fotos de Instagram o seguidores en redes. Tu autoestima va mucho más allá de eso, te lo aseguro.

.- Solo son los momentos críticos, los que nos enseñan dos cosas: de qué estamos hechos y quienes son nuestros amigos de verdad .

En un mundo donde importa más el número que la calidad de los amigos, son en los momentos críticos los que te demuestran más aún, quien es quién en dichos momentos.

Para las buenas todos valemos y más si hay risas, alcohol y alegría, pero ¿Quién está en los malos?

MUY POCOS.

En los buenos momentos nos dormimos. Creemos que ya nos podemos echar a dormir y a vivir de las rentas, pensamos que la vida no va a cambiar. Dormimos nuestra capacidad de lucha, de querer ser mejores, de descubrirnos, de ver de qué pasta estamos hecho y de lo que somos capaces…

Y es en estos malos momentos, en los que tienes que decir, por:

.- Tirar la toalla

.- Luchar y ver hasta donde eres capaz de llegar por ganar la batalla.

De ti depende.

.- Solo nunca podrás llegar tan lejos como si lo hicieras en compañía de otros muchos. 

No vayas de machote o de heroína, porque solo nunca podrás llegar tan lejos que si lo hicieras en compañía de personas que saben por lo que estás pasando, que han llegado donde tú quieres llegar. Déjate de mierda, déjate el orgullo detrás y si quieres algo, comparte lo que te pasa porque siempre habrá gente a tu alrededor queriéndote ayudar.

.- Todo empieza por la ACTITUD.

¿Con qué actitud afrontas los retos? ¿Con qué actitud te enfrentas a los NO? ¿Crees que una noticia “mala” la puedes transformar en algo positivo para ti? ¿Crees que ya sabes todo de la vida?

La actitud con la que te enfrentes al día a día determinará en gran medida, el resultado final.

.- Mira a los ojos de la gente.

Es el regalo más bonito que podrás hacer a una persona. Y sonríe más, que el mejor antídoto contra los malos pensamientos, es una buena carcajada.

.- ¿Quieres saber cuál es tu profesión? Es aquello que te hace brillar los ojos 

Cuando hagas algo que te apasione y te veas los ojos brillar, eso es tu pasión, eso es tu talento. Eso es a lo que te tienes que dedicar el resto de tus días.

Pero sobre todo recuerda, que NO SOMOS NADIE.

 

 

¡¡Es una mierda, pero es mi mierda!!

“A ninguno le huele su mierda, sino la ajena

Tenemos que estar orgullosos de nuestras mierdas.

Y sé que estaréis pensando que me he vuelto muy escatológico, pero es que así lo creo.

Vivimos en un mundo donde tiene que reinar la felicidad, tiene que haber éxito para todos y todas, tenemos que hablar en un lenguaje inclusivo para todo el mundo…Es decir vivimos en un mundo con una piel más fina, que Isabel Presley.

Y yo hoy quiero reivindicar la mierda. Porque además que TODOS vamos al baño alguna vez en el día para hacer “popo” como dicen mis sobrinos , todos hacemos mierdas a lo largo de nuestra vida y en nuestro día a día.

Todos creamos algo y pensamos que es una mierda. Todos creemos que ese regalo le gustará a la chica que nos gusta y al instante pensamos que es una mierda. Todos tenemos una idea para emprender con la que nos ilusionamos y al instante pensamos que es una mierda.

Después de pensar que es una mierda, cometemos otra. Hacer a pies juntillas, lo que nos dice otra persona que será bueno para nosotros personalmente o profesionalmente. Es decir, que volvemos al “redil del borreguísimo” porque lo que creemos que es una mierda, que son nuestras ideas, sueños e ilusiones, pasamos de ellas, por ser uno más del redil.

Y por eso creo que siempre que digas: “Menuda mierda he hecho“, te sientas orgulloso de ella. Al igual que hay madres y padres que se sienten orgullosos de sus bebe y cuando los ves, solo ves una belleza extraña en ellos, tú tienes que sentirte igual con lo que hagas.

¿Por qué decimos que es una mierda?

PORQUÉ ANTES QUE LOS VEAN LOS DEMÁS, NOS ESTAMOS DEFENDIENDO. Nos estamos poniendo una capa tipo “Harry Potter”, para cuando lo vean los demás, si piensan que es una mierda o nos echan para atrás, ya vamos “protegidos”.

Lo que te pasa realmente, es que no crees en ti.

No crees en tu talento. No crees que la gente le pueda gustar lo que haces, y te ayudas de la mierda, para protegerte ante el posible rechazo o Noes que te puedan decir.

Ante la novedad, el ser humano siempre tiene dos frases favoritas:

  • Es una locura. No tendrá éxito.
  • Es una mierda. No hay quién se lo crea.

Como verás tienes las característica que te he comentado anteriormente:

PROTEGERSE ANTE UN POSIBLE FRACASO y todo PORQUÉ NO CREEMOS EN NOSOTROS. 

¿Pero es que tienes la razón absoluta y quién lo vea creerá que es una mierda? Eso lo estás pensando tú, no lo demás. Sobre todo porque no lo han visto y tampoco sabes que piensan , que desean

Cuando leí en el libro de Guy Kawasaki, “El arte de empezar“, que proponía lanzar los diseños productos, en su forma Beta para luego junto el tiempo, las opiniones, irlo mejorando.

Pero tú ya lo has lanzado, tú ya lo has presentado, ya no es tuyo, es de los demás. Tiene vida propia.  Algunos les gustará, pensarán que está sin acabar, que es una muy buena idea con algunos retoques que le faltan,…pero todo sobre te darás cuenta, que NUNCA hay un momento adecuado para lanzar los proyectos o ideas.

Nunca sabrás a ciencia cierta si gustará o no. Hasta que no lo lances estará hablando tu ego, Porque si los futurólogos, suelen fallar, ¿Por qué tú ibas a acertar sabiendo que no iba a gustar tu mierda?

Además es tu mierda. No hay ninguna mierda como la tuya, y como dice Ecequiel Barricart, en su libro “Think Punk“, es tu mierda y ninguna huele como la tuya.  Eso es lo que te distingue entre los demás.

Tu mierda, es tu marca. NUNCA LO OLVIDES.

¿Qué provoca en nosotros estar orgulloso de nuestra mierda?

  •  Le estás dando importancia a tu idea. Y cómo diría Raphael: “Digan lo que digan los demás“.
  • Le quitas importancia de una vez por todas a las ideas , deseos de adueñarse de ti y tu destino de los demás. Los escucharás, pero quién tiene la última palabra, siempre serás TÚ.
  • Aumentará la confianza en uno mismo, porque si sale bien como sale mal, el único responsable eres tú. El éxito será para ti, pero las “leches”  y eso es la lección más importante que puedes aprender, más que algunas MasterClass.
  • Das lo mejor de ti. Porque estas trabajando para ti, eres el creador de tus ideas, quieres ayudar a los demás a través de tu talento, de ti. Tu creatividad nace de ti sin importar las circunstancias, los posibles miedos, solo desde el presente y orientada en un foco.
  • Tu mierda siempre es el principio del comienzo de algo. Dale la oportunidad de descubrir a dónde te llevará.

Lo que es una verdadera mierda, es que teniendo ideas, sueños que quieres hacer realidad, no los hagas porque pienses que es una mierda.

Mierda es perdernos los demás tu talento, no haciéndonos participe de tus ideas, de tus sueños y tú porque no te das las oportunidad de ser tú mismo. El mayor regalo que puedes disfrutar en esto que llaman vida, es ser uno mismo, es estar orgulloso de tus mierdas.

Y si piensas que una mierda, es una cagada, algo que no han conseguido satisfacer tus expectativas, la has liado con una persona o a través de un comentario, si es lo que sentías, es lo que querías decir, ¿POR QUÉ TE AVERGUENZAS DE ALGO QUE SIENTES? Es tu mierda, es tu pensamiento… Y si lo hiciste con respeto, ¿Por qué avergonzarte de ella?. Mira a ver si la otra persona tiene un problema al no aceptar comentarios que no les gusta oír.

Mucha gente pensará que mis artículos, como éste, es una autentica mierda. Pero es mi mierda y estoy muy orgulloso de ella.

¿Y tú estás orgulloso de tus mierdas?