Luis Pérez-Breva: “Tener pequeños equívocos por el camino, no es lo mismo que fracasar”

Hoy dentro de la sección “Conversación con..” es un placer presentar a Luis Pérez-Breva

Creemos que los innovadores, los disruptivos, son personas de otro mundo. Que han sido tocados con una “varita” que nosotros jamás veremos ni con un curso de creatividad. Creemos que los innovadores, los “diferentes”, son personas u organizaciones con un buen presupuesto, al que pueden darle el uso que crean conveniente. ¿Y si te dijera que innovar viene de un presentimiento o intuición? ¿Y si te dijera que es algo que puedes practicar y mejorar con la práctica? Recientemente tuve el placer de conversar con Luis, autor del libroInnovar.Un manifiesto de acción”. Concibió y dirige el MIT Innovation Teams. Programa cuyo objetivo es que los avances tecnológicos tengan un impacto en la sociedad y resuelvan los problemas en el mundo.

Gracias Luis, por recordarnos que hagamos lo que hagamos, siempre tengamos el objetivo de crear impacto. Podéis conocer más el trabajo de Luis a través de su Twitter y en Linkedin.

.- ¿Quién es Luis Pérez-Breva?

Si tengo que definirme a mí mismo por atributos, soy una persona que tengo mucha curiosidad por hacer cosas. Y muchas ganas de buscar tecnología aplicada al mundo. Pero sin limitarte a una tecnología, sino cualquier tipo de la misma. Ahora que he hecho cosas, a tiro hecho. Cuando me movía, cuando no sabía lo que era un deseo rabioso de usar cualquier tecnología para hacer cosas que realmente tengan impacto. Pero esto lo puedo explicar ahora. Todo esto ha llevado a muchas cosas por el camino. Hay quien dice que soy innovador, otros que soy académico, otros emprendedor , pero yo no defino por ninguna de esas variables. Yo me defino por las ganas de hacer cosas que tengan impacto. Por ejemplo , hace muchos años me dieron un proyecto para localizar teléfonos móviles. Que al final convertimos en tecnología, en una start-up. Tecnología que creamos mientras íbamos avanzando en la empresa. Hoy en día se ha puesto muy de moda en encontrar la tecnología o hacer un producto, cuando en realidad nosotros lo hicimos todo a la vez. Desarrollamos e inventamos la tecnología mientras avanzamos. Pero el objetivo era resolver un problema que era gigante, de hecho. La gente me decía que si estaba ayudando al mundo a espiar a personas. Cuando realmente el objetivo era que cuando tú llamas a un número de emergencia desde una línea fija, saben dónde estás. Pero cuando llaman desde un número móvil, nadie sabe dónde estás. Así que lo que me motivaba era que podía utilizar tecnología para resolver ese problema. Problema que si lo hacías, ayudaba a personas. Claro que tenía esta tecnología unos fines comerciales. Fines que conseguimos. Pero la idea era que una problema que merecía la pena resolver. Y para eso hicimos la tecnología que hacía falta. Si se me tiene que definir de alguna manera, soy una persona con esa especie de obsesión, que no es filantrópica o menos filantrópica. Si no que es más resolver problemas con tecnología.

.- ¿Nos puedes dar una definición de emprendimiento, innovar y emprendeduría? Hay una enorme confusión de palabras. Y en este campo todavía más. En el libro, por ejemplo señalo que la palabra emprendimiento, es muy desafortunada. Porque la traducción que se ha hecho al idioma castellano es muy mala. Innovar, por ejemplo es fácil de explicar con miles de ejemplos. Haces algo, que tiene una partícula de novedad, a lo mejor en la tecnología, en el modelo de negocio, en la organización. Y la novedad lo que hace es resolver un problema que a lo mejor ni siquiera sabias. Por ejemplo los teléfonos móviles, a día de hoy nos permiten hacer unas cosas, que antes eran imposibles de hacer. A día de hoy hay miles de cosas que nos permiten llegar más lejos. Cosas que si nos las quitaran, no sabríamos que hacer. Así que Innovar, es básicamente lo que haces para descubrir ese problema que no sabías que tenías y que sabes que tienes, porque ahora puedes llegar más lejos. Sin embargo emprender, estoy usando la palabra y no el verbo. Es simplemente crear una organización. Es perfectamente loable lo uno y lo otro. No todas las organizaciones tienen que estar innovando continuamente. Ni tienen que dejar que hacerlo. Pero el emprendimiento, según entiendo yo que funciona la lengua española es como un juego de azar. Es el practicismo si puedes crear esta empresa, que crecerá y podrás venderla a un mejor precio. Y es el énfasis, solamente focalizado en la creación de esa nueva compañía, con visos que se pueda vender por mucho más de lo que te ha costado crearla. La emprendeduría, término que no se usa tanto en la lengua castellana, y si en el idioma catalán, refleja un poco más la idea de la profesión de esa persona que crea organizaciones nuevas. Con el propósito de crear un negocio y llevarlo cabo. La diferencia entre estas palabras, es que emprendimiento a día de hoy se ha convertido en esta idea táctica de creas algo, como sea y lo vendes a un mayor precio. Emprendeduría siempre ha sido el arte de crear una organización que se sostenga así misma, independientemente del grado de novedad que haya. E innovar es algo que se puede hacer con la organización nueva o existente y que trata de resolver ese problema final y descubrirlo a través de esas tecnologías nuevas o viejas. Que unas veces te llevan a crear una nueva organización o no. Siempre teniendo en cuenta, que lo que importa es solucionar el problema.

.- ¿Qué le dirías al Luis de hace 20 años?

No tengo una respuesta la verdad, porque no me acuerdo cómo pensaba hace 20 años. Y si te dijera lo contrario, te estaría mintiendo. Los seres humanos construimos historias mientras vamos caminando. Dicha historia te la cuentas desde el hecho final, no se parece nada a la historia que viviste. Si que tengo más información ahora, así que dar consejo a mí yo de hace 20 años es como hacer trampas. Pero sí que le diría, es no dejarme llevar, cómo así hice, por la idea de que los demás buscara un trabajo normal. Pero cómo yo no les entendía, no lo hice. El consejo que le diría a una persona que me escuchase hoy, y no a mi yo de hace 20 años sería decirle que hemos llegado a un punto en el desarrollo tecnológico, en la información en el que es más posible ahora, más que nunca, una cosa que es genial. Una persona puede ir aprendiendo mientras va avanzando. El objetivo de seguir aprendiendo, que es lo que hice yo, ahora es más fácil de hacer , que cuando yo lo estaba haciendo. Tuve que acumular educación que con llevaba títulos, para aprender las cosas que quería. Yo lo hice en el principio de Internet. Pero ahora uno desde casa, puede aprender tanto que tenemos que volver a repensar, lo que significa una carrera. Ya que una carrera puede ir uno cambiándola básicamente continuamente. A mí me presentan como Ingeniero Químico en todos los lados que voy, cosa que no ejerzo desde hace mucho tiempo. Seamos menos categóricos con lo que uno es y es acogerse a la idea que la carrera es algo que uno se trabaja por el camino y no algo de antemano y que se acoge de por vida. Lo que hacían los demás diciéndome que no era un trabajo lo que e estaba haciendo, era su idea que no era un trabajo por el que se sentían atraídos en ese momento. Si da dinero, es un trabajo.

.- ¿Podemos dar cabida a los presentimientos en el mundo del éxito?

Más allá de si hay un presentimiento o no, a mí me gusta más pensar en la acción que tiene que seguir. Yo puedo tener el presentimiento de que algo puede funcionar. Entonces estoy entre dos caminos, no hacer nada y quejarme. O hacerlo tangible. Y hay muchas maneras de convertir ese presentimiento en tangible. Siempre con el objetivo final de hacerlo real. Pero detenerse en el presentimiento de por sí, es poco útil. Es fácil tenerlos, pero lo divertido es llevarlos realidad. O hasta descubrir que no tienen ningún sentido Así que cualquier cosa en la que merezca la pena trabajar, tiene mucho trabajo. Cuando la gente sólo vende presentimiento o intuiciones, entiendo a mucha gente que miraría con desconfianza. Pero cuando la gente es capaz de transformar esos presentimientos en algo real y tangible es increíblemente valioso.

.- ¿Qué diferencia hay entre una equivocación y un fracaso?

Yo te explico lo que he visto, cómo lo he vivido en la escuela anglosajona, que tienen cosas muy buenas desde pequeños. A mis hijos desde parvulario, se les enseña a escoger lo que quieren hacer en ese momento. Y no dentro de 10 años o la carrera que querrían hacer. La educación se basa en que ellos van escogiendo un camino que va cambiando cada día. Y claro que hay equívocos continuamente, porque la elección es continua. Por ejemplo, en España cuando tomé la decisión con 17 años de mi Ingeniería. Un camino que empezaría con 18 años y me llevaría 6 años hacerla. Sin embargo cuando alguien viene al MIT, a una persona se le pide que tenga una idea sobre lo que querría hacer sobre su futuro. Y luego le explicamos que si escoge determinadas asignaturas será un Ingeniero, gestor, lingüista. Es una perspectiva distinta, ya que vas a construir tu caminos mientras avanzas frente a la idea de vas a decidir el camino y avanzarlo en función, de un estándar absoluto. Es una situación opuesta en relación a lo que viví de pequeño y lo que he podido ver y disfrutar en los Estados Unidos. Con este punto de partida, estar equivocado es darte cuenta después de probar una cosa que no funcionaba del modo que a ti te hubiera gustado.

Pero la traducción y el abuso, de la palabra fracaso por parte de los Directores de Marketing en los USA ha generado una idea completamente que no tiene sentido. Fail, se puede utilizar como algo que no hiciste, o fracaso. Mucha gente se ha puesto ahora a la vanguardia de fracasar rápido.. Ya que tener pequeños equívocos por el camino o las cosas fallen, no es lo mismo que fracasar. Fracasar es terminal, final y es algo que no le gusta a nadie. Pero en los Usa, nadie piensa en fracaso, ya que estás pensando en las decisiones que estás haciendo continuamente. Llegas a un punto que lo que estás haciendo no es dónde querías ir, pues cambias. Y la siguiente vez, la decisión la tomas distinta. ¿Es fracaso en ese momento? NO. Y ahora que estamos en la moda de los tweets y los eslogan, queda muy bien lo de fracasar rápido. O por ejemplo que la suma de muchos fracasos te llevarán más rápido al éxito, algo que es totalmente mentira. Porque tú puedes fracasar millones de veces y nunca llegar al éxito. Sin embargo, la inversa sí que es verdad. Porque cuando llegues al éxito podrás mirar atrás. Y darte cuenta que por el camino estuviste más veces equivocado que en lo cierto. Pero dándote cuenta que estabas equivocado, pudiste corregir tu camino con la siguiente decisión. Como habrás visto son dos palabras muy distintas y que se confunden enormemente. Y cuando la gente traduce, se acogen a la idea de la palabra fracaso, idea que la gente de a pie de los Estados Unidos, que ni siquiera usa.

Por ejemplo, en la versión española, he intentado no usar el fracaso como un modus operandi de ningún tipo. Pero si uso la idea de que vamos a estar equivocados a menudo. Por una simple razón, ya que estás haciendo algo que es tan nuevo y novedoso, que sería una casualidad enorme que todo te saliese bien a la primera. Cosa que no creo que a nadie le haya pasado nunca jamás.

.-¿Qué es el riesgo?

Si tú te acoges a todas estas recetas para crear tu start-up, es encajonarte en una idea de mercado, de producto o de usuario. Si tiras adelante por esa opción Pero cuánto más creces, más riesgos estás asumiendo y no te preparas para equívocos, ya que ves que tu idea de partida es buena. Pero cuando llegas al momento, que ves que tu idea no tenía visos de tirar adelante, las consecuencias son muy caras. Ahí hablamos de fracasos, ya que no te has preparado para errores por el camino. La gente que te dice que fracasar está bien, que no pasa nada, hay que decirle que estará bien para ellas, pero por el camino se habrá perdido mucho tiempo que se podría haber empleado de otra manera, y al menos haber fracasado de una manera nueva. En vez de una manera predecible. Por lo tanto el riesgo es una manera de fracasar que se podría haber predicho

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria?

Es peor que poner un tweet lo que me estás pidiendo. Pondría: Compra mi libro. Lo digo en broma y en serio. He intentado escribir un libro en el que se eliminasen todos los eslóganes tradicionales que se tiran por todos lados. Incluso demostrando que algunos de ellos no tienen ningún sentido. Y como me pides qué pondría en una valla publicitaria, como un eslogan, no poniendo ninguno en el libro. Ahora no quiero poner ninguno. Así que diría compra mi libro, tiene dibujos bonitos y sí te sirve para lo que quieres hacer, adelante. Y si no, regálaselo a alguien. Creo que la gente parece que tiene que pensar en eslogan y hay demasiados tweets, y eso es muy difícil de hacer.

.- ¿Qué orden llevaría para ti las preguntas ¿Por qué? ¿Qué? ¿Cómo?

Yo las haría aleatoriamente. Y ahora te explico por qué. Una de las cosas más difíciles de darse cuenta es darse cuenta que si tus principios acaban convirtiéndose en una restricción, entonces no son principios son restricciones. Un principio es un punto de partida. Si tienes que excluirte de uno de los otros, no estás utilizándolos como principios. Cómo norma está muy bien ir preguntándose, ¿Por qué?. Pero si sólo te haces esa pregunta entonces no vas a ir preguntándote las suficientes veces, ¿Cómo?. Así que empieza cómo te de la gana, y luego sigue por los otros dos.

.- ¿Quién se puede definir como experto en una materia?

Quien quiera. Si estás haciendo algo nuevo, no hay nadie que sea un experto. Y cuando la gente empieza a preguntarte cosas, tras el empuje de esa cosa nueva, pues ya eres un experto. No es una categoría que se adquiere. No miremos el gráfico que nos dice Malcolm Gladwell de las 10.000 horas en los que nos dice que hay es donde adquirimos la experiencia. Porque ahí es dónde acabaron el análisis. Porque a lo mejor la experiencia ya puedes verla a partir de las 300 horas con una práctica concienzuda y con una experiencia que otros ya pudieran beneficiarse de ella. Cuánto más practicas más experto te vuelves. Lo que dice Malcolm, es que al cabo de 10.000 horas empleadas, todo el mundo dirá que eres un experto pero muchas otras personas lo habrán empezado a ver antes.

.- ¿Qué compañero necesita una persona que quiere innovar en su vida?

Yo lo llamo el diario de laboratorio. En el libro hablo de qué tenías que apuntar y qué es lo que quieres buscar. En él, intento resolver la duda de que hasta qué punto puedes necesitar o no uno, que es lo que tienes que documentar y qué es lo que tienes que escribir. Siendo un cuaderno dónde se formule tu presentimiento. Y siendo ese cuaderno una memoria de todas las veces que has estado equivocado. Pero cuando te des cuenta de eso, ya habrán el número suficiente de horas de qué lo has estado. Y ahí es cuando eres más experto. Ahí es lo que yo hablo del futuro YO, situación que serás más experto de lo que estás haciendo ahora. Pero si quieres ayudar a la gente resolviendo un problema, también hablo de kit, diciendo que tienes que darles para que ellos tengan también el mismo racionamiento y cómo tendrías que empezar. Por ejemplo desde tu propio cuaderno, qué cosas tendrías que darle a otro para ayudarle a empezar partiendo a lo mejor de un obstáculo a progreso que les puede interesar o no. Y que puedan de nuevo derivar o no en la dirección que ellos creen. Como no hay un supermercado de obstáculos al progreso, lo que se trata es saber cómo resumir para que otros puedan a experimentar de manera tangible con eso, para saber cuál puede ser la oportunidad. Y es en ése contexto donde hablo del kit. Pero siempre partiendo que no todos llegaran a la misma solución ya que todos tenemos diferentes motivaciones.

.– ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

No lo sé. Yo básicamente me lo paso muy bien jugando con mis hijos. Pero no solamente jugando al fútbol, sino también cuando construimos ordenadores, cosas extrañas, conversaciones continuas. Y no de niños pequeños, sino los considero personas de camino a ser adultos con mis hijos. A mí eso es lo que me pone muy contento, y poder dedicar tiempo a eso. A título profesional, es dedicarme a algo que no tengo ni idea de lo que es. Estar en un reto nuevo en el que creo que todavía no soy un experto. Por ejemplo, esto de escribir un libro fue un esfuerzo enorme porque iba en contra de mi voluntad. Yo no quiero posicionarme como experto y sí ir a por la siguiente cosa de la que no sé suficiente.

.– Una reflexión a los lectores del blog

No tengo ningún eslogan ni recomendación básica que la gente tenga que tener, porque huyo de absolutos. Porque la idea de que haya un único camino, no sé cómo va de eso. Pero sí alentaría a la gente que viera muchas más películas de ciencia ficción y leer muchos libros de ciencia ficción. Porqué esa persona que ha escrito ese libro ha tenido que imaginarse un mundo en el que esas tecnologías que no existen hoy, tenían todo el sentido del mundo. Esto ayuda a que todavía quedan muchas cosas por hacer y que todo es factible. Cuánto más leas, es mucho más fácil empezar a entender cuantas más cosas se puede dedicar a hacer uno si le da la gana. Y también diría que no tuviéramos miedo a la tecnología. La tecnología no es lo que la gente crees que es. Ya que la 1 tecnología que nos distinguió de nuestros antepasados y nos pone en la civilización, es la hacha prehistórica. La hacha es un palo y una piedra juntos. Y es tecnología, ya que nos ayuda a hacer cosas que antes no podíamos. La definición de tecnología que yo me acojo es la suma de cosas que nos dan más poder sobre la naturaleza, tanto para cuidarla o usarla de alguna manera. Con esta definición, vemos que está para ayudarnos a nosotros mismos. Y tenerla miedo es un poco ridículo. Así que la creatividad no es hacer prácticas en un sitio en concreto, si no es la capacidad de cada uno del mundo que sean capaces de imaginarse . Y con ese objetivo he escrito el libro, para que las personas vean que allí donde tienen una queja de algo de que no funciona hoy, puede haber una oportunidad. Y la manera de acogerse a esta oportunidad es eliminar la perfección de que ellos no pueden. Y esto está en sus manos.

Ya que todo lo que te restrinja es algo que tú has decidido que te limita.

Anuncios

¡¡Para ser experto no hacen falta 10.000 horas de experiencia!!

Un par de ojos bien entrenados son tan buenos como una docena de ojos inexpertos” decía Robert Baden Powell

Al igual que considerarnos líderes es algo inaudito e impensable para muchos. Tener el concepto propio de expertos, es algo impensable. Algo sólo destinado para “únicos” o “extraterrestres”.

Bueno excepto en Linkedin, que todo el mundo es experto en algo.

Se dice que Experto es “Una persona que es muy hábil o tiene una gran experiencia en un trabajo o actividad. Que tiene muchos conocimientos en una materia”

Luego volveré a ello, pero no olvidemos la frase “Que tiene muchos conocimientos en una materia”.

Sigamos.

Luego nos encontramos al igual que Jeff Bezos y su errónea frase sobre la definición de Marca Personal, de la que hablo largo y tendido en “Mofeta Branding”, esta vez tenemos a Malcom Gladwell.

En su libro “Fuera de serie”, nos habla de la regla de las 10.000 horas para ser considerado experto en algo.

Es decir:

  • Hay que tener muchos conocimientos en una materia
  • Y 10.000 horas de prácticas para ser considerado un experto.

Pues a mi madre la considero una experta en el arroz con leche, y no tiene conocimientos de arroces ni ha hecho más de 10.000 horas haciéndolo.

Cuando vemos esos dos requisitos para ser considerados expertos en algo, pensamos que nunca llegaremos a ser considerados como tal.

Nunca conseguiremos muchos conocimientos en una materia, porque si por lo que hemos optado estudiar, es una moda o creemos que es una forma rápida y sin esfuerzo, a la primera de cambio, si no vemos que podemos conseguir lo que creíamos, correremos más rápido que Rafael Nadal devolviendo las pelotas del contrario.

Y dime la verdad. ¿Qué te parece 10.000 horas? Son 600.000 minutos. Son 36.000.000 millones de segundos. ¿Eres capaz de aguantar tanto tiempo si realmente no es algo por lo que te importe, apasione y vuelva loco?

Si, no eres un “obseso” de ese tema, a la primera de cambio, vas a tirar la toalla. Y más en una sociedad, en la que vivimos en el cortoplacismo, en el postureo y en el ver quien la tiene más grande que el otro.

El largo plazo para otros, queremos el éxito, la felicidad y las posesiones, para antes de ayer. Así que esperar 10.000 horas para que alguien nos diga que somos expertos, como que se lo dejamos a otros.

Por eso nos subimos a carros, que nos dan títulos considerados expertos en algo. Por eso nos gusta ponernos títulos de “experto” ya que cara al público, no es lo mismo ser considerado como tal, que como uno más.

Tener el título de “Experto en…” podrás tener tanto conocimientos como horas conste el curso en cuestión,  Pero yo me pregunto: ¿Un experto solo es en conocimientos? ¿Y si de lo que sabes, luego no lo sabes aplicar? ¿Dónde se quedan en esos conocimientos? .

Tener el titulo en experto en algo, es tener conocimientos en una materia. Pero no puedes ser considerado como experto.

ERES EXACTAMENTE IGUAL QUE LOS 200 ALUMNOS QUE HAN IDO CONTIGO. ¡¡NO HAY NADA QUE TE DIFERENCIA DE LOS DEMÁS!!

Si me baso en las personas que he ido entrevistando a lo largo de todo este tiempo y aprendo de ellos, un experto para mí es:

  • Una persona que escribe, habla o hace algo diferente en relación a lo que se venía haciendo hasta la fecha.
  • Ya eres un experto, cuando solamente haya una persona que te pregunte cómo has hecho lo que has hecho.

Me explico.

No hace falta de física cuántica, del liderazgo transcendental o de cómo llegar a Marte, para ser considerado un experto.

Me juego lo que quieras, que haces las cosas de forma diferente a los demás. Pero lo mejor que los demás, así lo ven y así te lo hacen saber.

Harás la tortilla patata de manera diferente al os demás. Devoraras libros y ayudas a tus amigos en temas, que nadie lo hace mejor que tú. Haces cosas que nadie de tu alrededor, ha hecho hasta la fecha…

¿Y nadie te considera un experto en ese tema? Seguro que si.

Por lo tanto, ser experto en algo, es hacer algo por primera vez. No hace falta que escribas un libro, no hace falta ningún título por la escuela de negocios de moda en ese instante o que tengas un par de “palmeros del rio” que te lo digan por activa o por pasiva… NO te hace falta nada de eso, PORQUE YA ERES UN EXPERTO.

Has hecho algo que nadie había hecho de esa misma manera. SI haces las cosas de una manera especial, diferente, ya lo eres.

Pero además necesitas personas que reafirmen que haces las cosas de manera diferente.

No estoy hablando de “pelotas” que te hagan sentirte especial. No hablo que tengas que tener un sequito de palmeros para ser considerado un experto. Hablo de personas, aunque solamente sea 1, que te pregunte:

¿Cómo lo has hecho?

Es una persona que ve que has ido más allá de lo establecido. Que quiere saber cómo lo has conseguido. Cómo pensaste que se podrían hacer así las cosas. Cuál es el propósito para hacerlo así…

Quiere saber, quiere investigar, quiere aprender de ti,.. Ya que te considera un experto. Alguien que ha innovado. Y no hace falta ser un experto creando algo de la nada, sino también se es un experto con cosas que ya tenemos en nuestro poder.

Por lo tanto, vemos que no hace 10.000 horas de vuelo, para ser considerado un experto. Puedes haber hecho ese bocadillo que tanto fascina a tu gente sólo 2 veces, y tus amigos ya te consideren un experto en dicha especialidad.

Pero eso si, siempre recuerda, que un experto es una persona con muchos conocimientos en una materia, pero que se diferencia de los demás. Si tienes el titulo de experto, como 2.456 personas, de experto no tienes nada, sólo conocimientos de esa materia.

Estoy de acuerdo, que las personas que consideramos expertos, que hemos encumbrado la sociedad con esta etiqueta, si son personas que llevan muchas horas de vuelo, muchos estudios, caídas e investigaciones. Y si habrán podido alcanzar esa media de horas de estudio.

¿Pero sólo podemos considerarnos como expertos en algo, sino alcanzamos el bono de 10.000 horas de estudio e investigación?

¡¡NOO!!.

Al igual que hablaba en el artículo anterior, que TODOS hemos sido y somos líderes en algún momento de nuestra vida, TODOS somos EXPERTOS en algo. Todos hacemos algo de manera diferente a los demás. Y no hemos alcanzado ese número de horas. Y no nos hace falta un titulo para ser considerado como tal.

¿Quién es para ti un experto? ¿Por qué? ¿En qué crees que eres experto? ¿Conoces a expertos que no han llegado a esas 10.000 horas estipuladas?

 

 

 

César Brandon: “Nunca es tarde para hacer las cosas”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” tengo el placer de presentar a César Brandon.

Siempre he creído que los programas de talento, muestran lo que tendría que ser común para todos, como algo mágico y excepcional.

Nos asombramos de las artes marciales, de sus saltos y golpes. Aplaudimos a rabiar cuando vemos un grupo de niños bailando al unisono la canción de su grupo favorito o la demostración de la inteligencia de un niño tras demostrar que se sabe las capitales de Europa.

Vivimos en una sociedad que se asombra y aplaude a personas que luchan, creen y lo demuestran, que han venido a vivir, a sentir su pasión, a ser ellos mismos. Pase lo que pase, pese quien le pese.

¿Quién es más “asombroso”, la sociedad que le da miedo dar el paso adelante o quien lo da?

Hace unos días tuve el placer de conversar con César Brandon, último ganador del programa “Got Talent”.

Delante del jurado, del público asistente y de todos los espectadores que lo veíamos sin nada más que su presencia, no arriesgó su oportunidad de ganarse al jurado con una poesía, sino que se mostró tal cual era, teniendo la poesía como herramienta y la escritura como bandera de la pasión.

No se trata de hacer las cosas diferentes para destacar. Ya siendo uno mismo, se destaca entre los demás.

Gracias Cesar, por recordarnos que todos somos 1 y que hemos venido al mundo a decirles a los 0, que la diferencia entre unos y otros se llama confianza y no cerveza sin alcohol. Gracias por enseñarnos que la teoría del caos empieza cuando dejamos de dar pasitos en falso. Que padre es aquel a quien los sueños se le quedan pequeños.

Podéis conocer el trabajo de Cesar a través de su Facebook, Twitter e Instagram. Y a través de su libro “Las almas de Brandon”.

.- ¿Qué le dirías al Cesar de hace 10 años?

Silencio. Muchísimo silencio y paciencia.

Eso sería, definitivamente que le diría, porque tengo una cabeza muy ruidosa. Una cabeza que me dice muchas cosas. Una veces que necesito escucharla y otras veces que no, ya que son simplemente ruido.

.- ¿Sabrías reconocerte si te miraras al espejo?

A ratos no, pero por lo general, si.

Sobre todo cuando estoy muy mega ocupado, como en estos momentos.

A mí lo que más me apasiona es escribir, y cuando no lo hago, es cuando no me reconozco. Pero he aprendido a encontrar mi espacio en esta nueva forma de vivir. Pero si me llegas a hacer esta pregunta hace 2 semanas, te hubiera dicho que no. Pero a día de hoy, te digo que sí.

.- ¿Escribir es un arma de destrucción masiva?

O de creación masiva.

La palabra destrucción a la hora de hablar de escritura, no la relaciono. Pero según vamos hablando, si que tiene bastante sentido, en cualquier plano.

Evidentemente en el tema de los miedos. Ya sabes tú la frase que es: “Dale a una persona un lápiz, y no, un arma”.

Se tiene más miedo, sobre todo los países con dictadura, se les tiene más miedo a los chavales que piensan que no a los que tienen un arma..

En ese sentido, si que la escritura destruye. Pero destruye para bien

.- ¿La vida es la musa de la poesía?

Desde luego que sí.

Todo es motivo para escribir poesía. Desde que estemos tú y yo aquí sentados hablando. Que tú me hayas hecho esa pregunta en la que yo este desacuerdo, que luego vaya a pensar en casa, para mí eso es poesía.

Desde luego que la vida es la musa de la poesía.

.- ¿Se puede prostituir el verdadero significado y alcance de la poesía?

Yo te lanzo una pregunta, ¿Cómo se podría protruir la poesía?

Yo creo que no. Si vamos a la verdadera esencia de la poesía, es totalmente imposible prostuirla. Sería imposible convertirla en algo que no es, ya que la poesía tiene que ser completamente sincera.

Yo que vengo de la televisión, podría significar mil y una cosas. Pensar que todo es muy guay. Durante un tiempo estarían haciéndome entrevistas y demás. Pero no olvidemos que hay un libro. Libro en el que hay poesía. Un libro en el que hay verdad.

Si fuera prostitución, ya que la poesía es un tema mediático últimamente, se habría acabado. Pero a día de hoy estamos tú y yo teniendo esta conversación y tiremos hacia adelante.

Es imposible que se prostituya la poesía. Porque si decimos que es una puta, por decirlo de una forma, no es poesía ya.

.- Si te diera el poder de escribir en una valla publicitaria, lo que quisieras, ¿Qué sería?

Sólo tiene 5 minutos.

Y ahí lo dejaría.

Si vas con tu coche y ves: “Sólo tienes 5 minutos”. Al instante te preguntarás: “¿Para qué?

Ahí lo tienes.

.- ¿Crees que haces arte?

Si, definitivamente.

Me encanta crear.

A mí se me define como un poeta, aunque yo no lo hago. Porque a mí lo que me gusta es crear, lo que sea.

Si es escribir como guiones para teatro, televisión,…mejor. En definitiva, lo que sea, pero yo lo que quiero hacer es crear.

Si no creyese que hago arte, tal vez no lo haría.

.- ¿A qué das siempre gracias?

Soy una persona muy agradecida con todo lo que le ocurre. Y hasta las cosas que me ocurren y tal vez no sean tan buenas, también.

Hay cosas que te ocurren y quizá no son el momento para que ocurran. Pedimos cosas y tal vez no son el momento de tenerlas.

Yo siempre doy gracias.

Antes que llegaras estaba rezando. Siempre le doy gracias al Universo. Gracias a Dios, un dios que me he creado yo mismo. Gracias a la Naturaleza y gracias a la Existencia.

Yo a esas 4 cosas siempre doy las gracias.

.- ¿Qué el éxito?

La capacidad de seguir siendo feliz, igual de feliz que soy ahora, que hace 3 meses cuando no me conocía nadie.

Para mí eso es el éxito.

Ahora no soy más feliz por tener más pasta. Soy igual de feliz que antes. Eso es para mí el éxito.

.- ¿Qué serías sin la curiosidad?

Absolutamente nada.

Esa palabra que has dicho, es así como me defino yo. Un tío curioso.

Por ejemplo, si me dijeras que le diría a Dios nada más verlo, le preguntaría: ¿De dónde vienes?

Para mí el cielo, la religión es algo como nos limita. Y yo soy un tío mega curioso . Si estuviera en el plano del cielo, que es como lo más, yo no querría quedarme allí, yo querría más.

Sin la curiosidad no somos nada.

.- ¿Qué has hecho hoy diferente en tu vida?

Llegar tarde al tren, pero era por un motivo muy bueno.

.- ¿Qué seríamos si no hiciéramos las cosas mejor que el día anterior?

Siempre promulgo la excelencia.

Si no pensase así, queriendo hacer las cosas 1% mejor que las hice ayer, ahora mismo no estaría aquí.

Yo me considero un autor underground, que como tú, empezamos por las redes sociales. Y en este mundo interconectado, es normal compararse con los demás. Y cuando lo observo, pienso: “Estoy haciendo lo mismo que está haciendo todo el mundo”. Y mi siguiente pensamiento es: “Hay que marcar una diferencia “.

Si no marcas una diferencia, no vas a ningún lado. Ya que lo que estoy ofreciendo yo, ya lo está ofreciendo otros poetas. Así que me gusta darle un plus a todo, sino no lo hago y lo dejo.

Me encanta romper un poco.

.- ¿Vivir no tiene horarios?

Nunca es tarde para hacer las cosas

.- ¿Cómo te relacionas con la inspiración?

A mí me inspira todo.

Esta conversación que estamos teniendo me inspira. Ir a casa y coger matices de tu sonrisa, de tus gestos y te convierto en un personaje contando una historia a través de él.

Pero lo que si hago, es dejarlo cuando no puedo escribir. Soy de las personas que no fuerzan escribir.

Conozco muchos escritores que son muy rutinarios y que les va muy bien. Que escriben 4 horas al día y lo hacen, pero si no me sale nada, yo lo cierro.

Pero si me tiro un mes así, perfecto. Pero cuando vuelva me va a salir todo del tirón.

.- Una reflexión para los lectores del portal.

Las críticas constructivas de las personas que no construyen nada, que no afecten en nada y ya está.

 

 

¡¡No duele la verdad. Lo que duele es…!!

“Quien huye de la verdad acaba tropezando con ella”

No nos duele que nos digan la verdad, nos duelen las posibles consecuencias.

No nos duelen los resultados de un informe de los consultores sobre nuestra empresa, nos duele lo que pueda suceder después.

No nos duele que leamos cosas que hasta ahora no habíamos leído, nos duele que quizá estén en lo cierto y hayamos estado perdiendo el tiempo con cosas que nos lo hacían perder.

No nos duele que nos digan que nos han sido infieles. Nos duele no saber si sabremos vivir después del duelo sin esa persona. Si las cosas habrán cambiado ya para siempre.

No duele que nuestra madre nos recrimine una actitud, tenemos miedo a descubrir que quizá tenga razón y nuestro ego se vaya al garete.

La verdad no duele, duelen las consecuencias.

Luchamos contra las Fake-news, noticias falsas. Queremos personas a nuestro alrededor que nos digan la verdad, que no vayan con rodeos. Dirigentes y profesionales que siempre nos muestren la realidad tal y como es…

En definitiva, promulgamos por la verdad, pero no queremos ni verla cuando la tenemos en frente.

No queremos verla, porque hasta esa fecha, estamos hechos de nuestras creencias, experiencias, consejos recibidos por terceros y nuestro ego.

Si nos dicen que las cosas no son como creemos, que nos hemos estado equivocando durante mucho tiempo,… en definitiva que hay otra realidad de la que nos imaginábamos, empezaremos a vivir un proceso no muy bonito.

Empezaremos a Negar la situación. Creemos que lo que nos están diciendo es mentira. Que lo hacen para reírse de nosotros. Enarbolaremos la bandera de los consejos que nos dio esa persona tan importante para nosotros, como el escudo del Capitán América lo salva de las balas.

Nos taparemos los oídos, diremos que no queremos oír algo que es mentira. No queremos ver la realidad. Una realidad que es una más, como personas hay en el mundo. Pero por no quererla ver, oír o sentir, estás perdiendo una oportunidad de ver más allá de tus narices.

Pero reconocer que nos hemos equivocado o que quizá la otra persona puede tener razón, está considerado en esta sociedad, como mostrar debilidad.

Debilidad que está relacionada con los sensibles, con los débiles y con el principio de que todos los demás se aprovechen de ti, que tu posición se debilite porque vean que eres sensible o muestres tus emociones.

Ante esa posibilidad de “perder puntos” ante nuestra gente, preferimos negar la mayor, que al menos “abrir un poco los ojos” y ver que hay detrás de lo que nos dicen.

Queramos o no, estamos rodeados de gente. Personas que tienen su propia realidad. Realidad que es diferente a la nuestra. Y en la diferencia está la variedad, riqueza y avance.

Abrir los ojos no quiere decir que hayas estado perdiendo el tiempo hasta ahora. No quiere decir que ya no vas a saber quién eres a partir de esa noticia. No quiere decir que tu empresa se vaya a desmoronar desde esa noticia.

Es un punto final a una situación y la bienvenida a nueva situación. Lo sé, los cambios no son “cool”.

Tanto a lo largo de los casi 1.000 artículos que llevo ya, los dos libros escritos, (principalmente en Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo) conferencias, creación de marcas, me he dado cuenta que cuando dices lo que sientes, (sin faltar el respeto a nadie), al principio te ven como alguien gracioso, pero cuando ven que la cosa va en serio, ya no gusta tanto.

Mostrar que es hora de “mover” la rutina que hemos estado llevando, ya que no está dando los resultados que creíamos que nos iban a dar para siempre, pica.

Me rio de programas como el de “Pesadilla en la cocina” que tenga tantos seguidores. Nos reímos de lo que le pasa, de lo asqueroso que esta la cocina, de los platos que sirven. Pero cuando quien está a tu lado le preguntas ¿Tú te apuntarías a un programa así?…Entre aspavientos, siempre la respuesta es, mientras se apaga la risa de ver el programa, “Ni loca”.

Si cada 4 años tenemos que pasar la ITV con nuestro coche, yo impondría que cada cierto tiempo en nuestras empresas y en nuestra persona, tuviéramos “huracanes” que nos enseñaran la verdad de lo que estamos viviendo.

Ojala no tuvieras nada que cambiar. Pero aunque nos vayan bien las cosas, siempre pensamos en algún momento del día: “Ojala pudiera cambiar tal o cual cosa…”

Un huracán de escala 9,4, llamado “otra realidad a la que tú estás acostumbrado”, trae más beneficios que perdidas.

  • Te hace encontrarte contigo mismo. La rapidez, el aparentar, el alcanzar resultados, nos hace crearnos un papel que tenemos que contentar durante todo el día. ¿Pero realmente sabes quién eres? La verdad u otra realidad, te hará ver que quizá no eres quien dices ser.
  • Otra realidad no es creer que hemos perdido el tiempo. Hemos aprendido, hemos disfrutado, hemos vivido. Pero ahora la vida, te está diciendo que es el momento de hacer las cosas de otra manera hasta ahora realizadas.
  • Abrirse a otros mundos, es descubrirse uno mismo. Existe la posibilidad descubrir talentos que tenias dormidos porque estabas haciendo lo mismo de siempre. Es la posibilidad de descubrir que eres más de lo que creías que eras hasta la fecha. Es siempre la oportunidad de crear, de ser creativo.
  • Una nueva realidad, es una nueva oportunidad. Eso que tanto buscabas pero que tanto miedo te daba que fuera realidad.

Como vemos, no duele la verdad. No duele que nos muestren otra realidad, creemos que nos va a doler lo que hay detrás de ese momento.

Y como hemos visto, todo depende de la actitud con lo que la afrontemos. Demos una oportunidad y descubramos que hay detrás de ese miedo.

¿Y a ti que te duele más? ¿A qué tienes miedo, a la verdad o a lo que pueda venir después?

Clemente Cebrián: “No podemos caer en el halago nunca”

Hoy dentro de la sección “Conversación con…” es un placer presentar a Clemente Cebrián.

Recuerdas aquellas marcas te apasionan. ¿Las tienen? No las olvides. ¿Crees que dichas marcas definirían tu estilo de vida? ¿Sí?

Si estás respondiendo que NO, te aseguro que no tendrás una relación muy duradera con ella o le pondrás los cuernos nada más salga una marca que sientas que SI va con tus valores y forma de ver la vida.

Son las marcas que dejan una huella en nuestra vida. Que estarán con nosotros hasta que ellas quieran, que las defenderemos con uñas y dientes. Marcas de las que nos sentiremos orgullosos llevar sus prendas, aunque los demás digan que son muy “horteras” o demasiado “cool”.

Son una de las características de las Marcas Mofetas de las que hablo en mi último libro. Y una de ellas, de esas marcas que han dejado y dejan una huella en mí, es El Ganso.

Clemente junto a su hermano Álvaro, son los fundadores de dicha Marca. Con su llegada hace más de una década, pusieron la industria textil patas arriba.

Empresa con una expansión internacional importante, premiada por su labor, transformación y liderazgo, es mucho más que un producto, es una forma de vivir la vida.

De esto y mucho más tuve la oportunidad hace unos días de hablar con Clemente.

Muchas gracias CLEMENTE por enseñarnos en cada temporada, en cada acción, que hay que ser mucho más que un producto. Que el  verdadero éxito es llegar a los corazones de las personas y no a sus bolsillos. Y que siempre hay que ir evolucionando, porque dormirse en los laureles es la crónica de una muerte anunciada. Podéis conocer más el trabajo de Clemente a través de su Twitter.

.- ¿Quién es Clemente Cebrián?

Es el co-fundador del El Ganso, aunque ahora también estamos en unos proyectos diferentes. Pero sobre todo junto a mi hermano Álvaro, somos alguien que ha creado algo que no existía de lo cual nos sentimos muy orgullosos

.- Para quien no conoce El ganso, ¿Cómo lo definirías?

Es una pregunta que nos hacen mucho, David. Y te digo la verdad, que cada vez me cuesta más poderlo definir. Si te digo que es un concepto de vida, que intentamos que se convierta en un estilo de vida asociado a unos valores, a lo mejor puede quedar un poco chulesco.

Pero si digo solamente una marca de ropa, de calzado…para mí es un poco más que eso. Es verdad que vendemos ropa, zapatillas…pero queremos crear una relación con el cliente.

Alguien que compre ropa de El Ganso se siente orgulloso de él. Del estilo cosmopolita, de los detalles, de la forma de ser, de la calidad…Siempre decimos que es una marca con estilo british cosmopolita con toque mediterráneo.

Me da mucha rabia y le hago un flaco favor a la marca si digo solamente que es una marca de ropa, de zapatos y complementos

Buscamos que el pilar sea un estilo de vida y a partir de ahí se materializa en el producto. Y lo que queremos así, es que el producto transmita mucho más.

.- ¿Es importante saber elegir compañero de viaje?

Creo que es importantísimo. Yo en mi caso tengo la suerte de tener por compañero de viaje a mi hermano Álvaro.

Álvaro y yo por historia personal, que hemos estado unidos desde pequeños, es fundamental.

Eso sí, el empezar con familia y tan cercana, tiene una parte peligrosa. Que los problemas los puedas traspasar a la familia.

Nosotros, la verdad que hemos tenido discusiones. Peores y mejores momentos. Pero el Ganso, nos ha unido más que antes.

.- Lo que yo creo que soy, lo que los demás creen que soy  y lo que realmente soy. ¿Cómo lo gestiona un emprendedor?

Es una muy buena pregunta David y es una cosa muy complicada.

La empresa crece muy rápido. Hay gente que no te conoce y cuando acabas una charla, viene la gente a decirte que somos muy simpáticos, somos muy humildes, que somos normales. Y nosotros nos preguntamos: ¿Qué se esperaban? ¿Qué iba a llegar un tío crecido, imbécil y egoico?

Hay una percepción extraña. Y una de las cosas que más intereses hemos puesto siempre, es que la gente de fuera nos viera tal cual éramos y somos.

Nosotros siempre intentamos reflejar lo que somos, estando en una entrevista, en el trabajo o con amigos. Yo creo que es fundamental, ya que la vida tiene momentos altos y momentos bajos y creo que te tienes que comportar ante ellos de la misma manera.

.- ¿Cuáles son las marcas que transforman el mundo?

A mí hay una marca, que aunque esta muy machacada y estudiada, que es Apple.

Tiene un video que cada X tiempo me pongo y que me impresionó mucho, que dice “La gente que cree en lo que hace, es la gente que cambia el mundo”.

Yo estoy totalmente de acuerdo con esa afirmación. Es un video en el que no sale un ordenador ni nada parecido y en el que no dice el nombre hasta el final.

Yo creo que además que ya hay marcas que están con esta filosofía, también está cambiando el entorno. Nos estamos dando cuenta que las marcas crean una serie de valores pero también tienen que crear un valor social.

Hay una parte de sostenibilidad en estos momentos, que es importantísimo. La transparencia de las marcas me llama mucho la atención, que te digan donde se ha hecho, de donde han salido los productos…

El consumidor quiere saber como lo han hecho, quién lo ha hecho, porqué lo han hecho así. Y ciertas marcas se están dando cuenta que el beneficio económico no es lo más importante, ya que hay otra serie de valores que hay que valorar igual o más, que el dinero

La gente quiere identificarse más allá de un producto chulo. Y esa es la clave.

.- Creatividad en marcas ya establecidas. ¿Es posible?

Es un reto.

Cuando empiezas, cuando eres emprendedor, la creatividad es algo que va implícito. Pero ahora tenemos el reto, ya que la marca ha crecido rápido, el seguir es complicado.

EL ganso tiene un ADN tan marcado que tiene el peligro que se repita. Así que el reto que tenemos es no perder el ADN pero ser capaces de reinventarnos temporada a temporada.

Pero no solamente en producto, sino también en Marketing, en Comunicación, intentamos que la gente nos siga viendo como una marca fresca, todavía incipiente y no caer en el conservadurismo de otras marcas más asentadas. Y en esta situación hay un juego complicado.

Ya que el valor de la marca es fundamental.

La clave es que sea un producto, pero que avanza.

.- ¿Qué hay detrás de todo reconocimiento?

En una sede en Boadilla tenemos una sala que está llena de premios y cuando entra la gente y los ves, la gente se asombra. Pero siempre digo lo mismo, lo que hay en la empresa siempre es mucho trabajo.

Trabajo, de un equipo que se ha esforzado para que todo avanzara y como consecuencia ha habido ese reconocimiento público.

Pero yo veo que estamos en un examen continuo. Ya no sólo lo que haga yo a título personal, sino también a través del Ganso, está visto por 1.000 ojos. Antes la gente podría ser más indulgente contigo, te podías permitir algún fallo

Y como se nos exige mucho, necesitamos detrás un equipo comprometido para ello. Porque cuando vas avanzando y creciendo, es muy difícil mantener esa frescura y ese mismo equipo que el de los inicios.

Sentimos mi hermano y yo, que en estos momentos tenemos que ser los guardianes de no perder esa frescura de los principios.

.- ¿Qué has aprendido de tus no éxitos? ¿Existe el éxito?

Lo que más he aprendido con esta historia de El Ganso, que aunque nos han alabado mucho, criticado, teniendo momentos buenos como malos. Y eso me ha enseñado que las personas están por encima de cualquier situación coyuntural.

El valor de la gente, el equipo.. Hace las marcas, hacen las empresas .. Y ese es el mayor aprendizaje.

En estos momentos, nosotros solamente somos meros directores de orquesta. Nosotros solos no hacemos. Si no nos rodeamos de los mejores, no conseguiremos nada. Nosotros solo somos entrenadores de futbol en el que son ellos, quienes juegan el partido.

Y segundo, he aprendido que no podemos caer en el halago nunca. No te puedes creer nada.

.- ¿Es el emprendimiento una burbuja a punto de explotar?

Yo creo, como muy bien has dicho, que ha habido una burbuja. Una burbuja que ha hecho mucho daño.

Emprendedores de verdad son los que necesitan toda economía. Y creo que la clase política ha hecho mucho daño al emprendimiento porque lo ha llevado a cualquier tipo de discurso y lo ha frivolizado. Y yo creo que es necesario personas que arriesguen mucho, que lo pasan mal por un sueño.

Yo creo que la burbuja está empezando a desaparecer y empieza a haber emprendedores de verdad.

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria si tuvieras ese poder?

Arriésgate y equivócate.

.- ¿Que te hace ser crear otras ideas y no dormirte en los laureles?

Yo creo que hay una necesidad, muy superior a la parte económica de crear.

Al igual que el pintor, pinta cuadros o el director de cine quiere hacer películas. Yo creo que es la necesidad de dar respuesta a una necesidad que tengo

Álvaro y yo nos consideramos personas creativas pero que intenta dar respuesta a sus necesidades.

Al igual que en el Ganso, como en el proyecto hostelero que estamos ahora (Wallmok), no es crear por crear. Es dar un bien a la sociedad

Pero también la parte de creación. EL ver que estas contratando gente, es algo bonito. El ver que la gente monta sus vidas alrededor de un sueño es emocionante y bonito.

El Por qué, como dice Simon Sinek, tiene que ser a nivel personal pero también a nivel corporativo. La finalidad es importante, el hacia dónde va.

.- ¿Cuál es el peor consejo que te han dado y has dado?

El peor, posiblemente lo haya dado yo.

Yo peco de emocionarme mucho por las cosas y a lo mejor hay gente a la que le he animado a tirar para adelante en sus proyectos, cuando a lo mejor no era el momento.

Y al lanzarse le ha generado una serie de problemas.

Hay que tener cuidado y aun con la mejor intención del mundo, no se debería haberlo dicho y hecho.

.- ¿Qué le dirías al clemente de hace 20 años?

Era un tío tímido y que le faltaba un poco de confianza. Y en ese momento le diría que todavía queda mucho por hacer

Ese arriésgate y equivócate, tendría que habérmelo aplicado yo y pensar que no pasaba nada.

.- El éxito, ¿tiene formula de aplicación?

La fórmula del éxito para mi es el trabajo y las ganas de crear algo.

Todo lo demás, es humo.

.- ¿Qué relación hay entre la suerte y el emprendedor?

Es muy español, al ver la expansión de la marca, decir que suerte hemos tenido. Y si es verdad. Hemos tenido en alguna ocasión suerte.

Por ejemplo con el tema de las zapatillas, me encontré a Jeremy Stanford en una tienda de Budapest. Hay hubo suerte, tenía que ir a Budapest, tenía que entrar en esa tienda, para encontrármelo, traerlo a Madrid para luego comercializar esas zapatillas que queríamos.

Es verdad que hubo un punto que me encontré con él pero yo me puedo cruzar con 1000 personas, y ahí se queda la situación.

Pero la frase, “La suerte te pille trabajando”, es totalmente cierto.

.- Con menos de 50 euros, ¿En qué lo invirtieras?

Yo estoy en una época que yo lo ahorraría. Yo estoy en una época que rechazo el gasto por hacer gasto. O haría un regalo a alguien.

Y si fuera un libro, yo les diría que lo invirtieran en “Delivering Happines” del fundador de Zappos. Fundador que está obsesionado con la marca y con la atención al cliente.

También recomendaría “Patria” y recomendaría también otro libro que se llama “Magallanes” de Stefan Zweig

.- Una reflexión para los lectores del blog

Hay que tratar al éxito y al fracaso de la misma forma.

 

 

¡¡El lado oscuro de todo sueño!!

No es oro todo lo que reluce” Proverbio

Me encanta como disfrazamos la realidad según nuestros intereses.

Nos impulsan a emprender nuestros sueños, porque así saldremos del desempleo. Nos impulsan a tener una marca, porque así encontraremos trabajo, nos impulsan a ser diferentes porque es la única forma de encontrar el éxito pero luego nos dicen que no nos salgamos de la línea roja, porque los demás nos tildarán de locos, raritos y eso no es “cool”…

¿Nos aclaramos señores?

Pero también hay otra cosa de la que no te hablan y mira tú por dónde, a mi me apetece hablar de ello.

¿El camino de emprender un sueño, es todo felicidad y motivación, cómo nos hacen creer?

¡¡Y UN MOJON BIEN GRANDE!!

Hasta Dora la exploradora lo pasa mal, hasta llegar a su destino final. ¿Y nosotros como emprendedores, lo vamos a tener más fácil que ella?

¡¡VENGA YA!!

Por mucho que nos digan que tenemos que empezar con alegría, alboroto y un perrito piloto, siempre vamos más nerviosos que el día de Reyes, seamos REALISTAS.

Estamos dando un paso fuera del tiesto. No sabemos qué va a ocurrir. No sabemos si lo conseguiremos por mucho que el mentor de turno nos haya dicho que podemos (no tiene una bola de cristal fiable, te lo aseguro, habla según su experiencia y expectativas) o nuestros padres.

No sabemos si sabremos hacer frente a situaciones que hasta la fecha son imposibles para nosotros.

Sólo sabemos que no sabemos a qué nos vamos a enfrentar y eso siempre produce, duda, miedo, o como quieras llamarlo.

Pero como buenos borregos que somos, nos creemos y así lo deseamos, que todo sueño, se consigue de forma rápida, indolora y fácil.

¡¡ERROR!!.

Seamos realistas, tenemos que tener voluntad ( me canso de la palabra motivación), con ilusión, alegría, pero también sabiendo que no todo va a ser un camino de rosas y que al cielo no vas a llegar en 5 minutos o en 4 pasos como así te lo hace creer el gurú de turno.

Así que esa duda que tienes, tienes que convertirla, en mayor impulso, porque detrás del miedo, siempre hay un mayor aprendizaje y experiencia esperándote que desde el sofá y el mando en tus manos.

Creemos que esa motivación DESMESURADA que nos imprimen, el ver que otros lo han conseguido, nos va a hacer correr más que Usain Bolt y llegar a hacer los 100 metros en menos de 9,80 segundos, pero las cosas no son así.

Si no tienes un PORQUE mayor que la Puerta de Alcalá, te aseguro, que esa motivación se quedará en nada, cuando tengas la primera caída o el primer NO.

Tampoco estoy diciendo que no emprendas el camino, que te olvides antes de empezar. Sino que empieces siendo realista, porque sino la leche y la frustración será de órdago.

Que no te lleves por cantos de sirena de personas que quizá lo han conseguido lo que tú quieres, o les han formado para que digan eso. La mayoría no tienen ni idea lo que es emprender nada en su propia persona.

Nos dicen que progresar es conseguir resultados que nadie ha conseguido, ver cosas que nadie ha visto, transformar las cosas que hasta ahora estaban quietas. Y por eso, sino lo conseguimos, sino creemos que la hemos liado parda, tiramos la toalla y pasamos a otra cosa

Ya estarás progresando, por pequeño que sea el paso. Ya estarás haciendo más que si estuvieras en el sofá, así que felicítate siempre por todo paso que des.

Ese mundo ideal, que nos pintan desde Disney de que cantando irás con tu ilusión y tu alfombra mágica más rápido y veloz hacia tu cima, como que no. Ojala, pero no suele ser así.

El camino hay que disfrutarlo, por mucho que quieras correr. La vida siempre te pondrá trabas, para pararte y veas todo lo que hay a tu alrededor. Lo que has conseguido, lo que pensabas conseguir, lo que te falta por conseguir, así como caminos por descubrir hasta entonces ocultos.

Te lo vuelvo a recordar, siempre que leas eso de en 4 pasos o en 90 días te transformo tu cuerpo o tu negocio, sal corriendo, porque nunca ocurrirá. Bueno si, ocurrirá que te frustrarás al ver que lo que te decían, no es verdad y tu dinero sale corriendo con él.

Todo lleva su tiempo. Claro que nos gustaría fuera para antes de ayer, y a mí también, pero la vida te da lo que te tiene que dar, de lo que tienes que aprender, a su debido tiempo, NO CUANDO TÚ QUIERES.

No por mucho correr se llega antes.

Así que siempre por el camino, PRESENTE.

Como es algo en lo que no sabemos ni conocemos qué pasará, esperamos que nos acompañe gente de nuestra confianza. Y te aseguro que si todas esas personas, no piensan igual, habrá desencuentros a la voz de YA.

Lo hacemos para motivarnos mutuamente, para tirar uno del otro. Lo que pasa es que tenemos miedo a enfrentarnos nosotros mismos a este reto, y es mejor mal acompañado que sólo.

¿Qué pasa con las empresas con varios socios? Que si no tienen todas las mismas ambiciones y valores, todo acabará yéndose al traste.

Así que quien te acompañe, piense igual que tú, que seáis uno. Sino mejor sólo porque te aseguro que durante el camino encontrarás a gente, que piense, sienta y te apoye en todo momento.

Pero siempre ten presente que esa sensación del liderar TÚ tu propia vida, de emprender TÚ el camino, de andar por tu propia inercia, de descubrir TÚ las posibles soluciones o fallos… Eso, nadie te lo puede dar nadie, sólo tú.

Nos dicen que emprender un sueño, es como ir por las baldosas amarillas de Alicia. Siempre habrá alegría, felicidad y sensaciones únicas…

Y yo me pregunto: ¿Qué pasa cuando te dicen que NO? Siempre nos dicen lo bueno, pero ¿lo no bueno?

Piensas que tu producto es la leche, que te has esforzado, piensas que ese NO, no te lo mereces por todo el esfuerzo realizado…Pero así son las cosas y así te las hemos contado.

Frustración, ira, rabia, mala leche y ganas de romper un vaso contra el suelo, son algunas de las emociones que puedes estar viviendo en esos momentos.

Tanto las haya provocado una respuesta, como por culpa de “un amigo” que por su buen hacer te esté diciendo que desistas:

ACEPTA TUS EMOCIONES, PREGUNTATE POR QUÉ ESTAS ASÍ Y SIGUE ADELANTE, PORQUE NO ERES TUS CIRCUNSTANCIAS.

Puedes tener mal día por tu pareja y pensar que tu proyecto va mal, ERROR. Puedes sentirte triste porque tu socio se ha ido, cuando a lo mejor es hora de luchar por tu cuenta, puedes creer que ya nada será lo mismo ante ése NO que has recibido… Y te aseguro que en la mayoría de las veces, te darás cuenta, el caso que hacemos a nuestro cerebro cuando en realidad, nos estamos montando PAJAS MENTALES.

Escúchate, mira qué te pasa, mira qué ha pasado, qué tienes que cambiar, y SIGUE. No eres tu pasado, eres tu presente.

Y siempre ante caídas, ante ascensos, mesetas y cumbres borrascosas, ENFOCATE en lo que quieres. Es la única manera, de superar los baches, de saber que los NO son un POR AQUÍ NO, SIGUE BUSCANDO OTRO CAMINO, QUE NO VAS MAL ENCAMINADO… o que el miedo y la frustración se combate con acción.

La gestión de las emociones en el camino y después de él, son esenciales, ocultándonos que no es todo oro lo que reluce, sino que también hay miedos, locuras transitorias, dudas por el camino, que determinarán si quieres llegar o no a tu cima.

Sólo quería enseñarte una parte de la realidad, no la de “Disney lanzadoras de empleo y portales, gurús de la motivación…”, que todo es un mundo ideal…Pero si así es, por favor, ¿Me lo podrías enseñar?

Porque yo sólo conozco y sé que es en la adversidad, donde más progreso y aprendizajes he vivido. ¿Y tú?

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo a través de este enlace.

¡¡Qué vienen los robots!!

“El que innova empieza perdiendo, pero el que NO innova, termina perdiendo” dice Guillermo Beuchat

Nos encantan los avances tecnológicos, pero cuando nos dicen que nos van a quitar los puestos de trabajo, esas cosas que nosotros mismos, hemos creado, la cara nos cambia.

Estaba viendo los Simpson este al mediodía. Un capitulo en el que los robots, sustituían a todos los trabajadores, excepto a Homer, que era el encargado de liderarlos. Como te imaginaras, al final del mismo, los ex trabajadores se rebelaban, volviendo a sus trabajos.

¿Eso nos va a pasar? ¿Qué y cuantos puestos de trabajo se van a extinguir? ¿Seremos dominados por los robots?

Son algunas de las preguntas, que ya nos hacemos en la actualidad.

La verdad que si haces caso a todo lo que dicen, sólo tendrán trabajo quienes tengan la misión de crear los robots, una persona que los controle y ¿Los demás?…A DORMIR LA BARTOLA O A LA FILA DEL PARO.

Yo creo que muchos puestos de trabajo que ahora conocemos, desaparecerán. Pero la tecnología hará que nuevos nazcan.

Pero si nos damos cuenta, con las revoluciones industriales, han ido desapareciendo tecnologías que pensábamos que estarían con nosotros toda la vida. ¿O es que alguien se acuerda ya de las casettes, de las cintas de vhs o del Seat 600?

Nunca lo olvides: Los avances destruyen tecnologías que las reponen por otras nuevas, pero nunca destruyen puestos de trabajo. Sino que crean unos nuevos.

En la actualidad, se ensalza a los robots como si fueran a salvar el mundo, como si gracias a ellos, la capa de ozono se fuera a restituir y fuéramos a ser los seres más felices que haya habido jamás en la faz de la tierra.

Pero también, están los que anuncian el fin del ser humano, como tal. Más o menos, nos dicen que seremos aniquilados como el tío Arnold en su película, Terminator.

¡¡Por favor, un equilibro!!

Queramos o no, avanzamos, progresamos. Descubrimos remedios para enfermedades hasta ahora insospechados, construimos rascacielos circulares y hasta coches que circulan solos.

Vivimos en un continuo avance. ¿O es que todo sigue igual desde el Paleolítico? Me parece que no.

La vida avanza, los avances son cada vez más rápidos, y nosotros mismos queramos o no, estamos en continuo avance. ¿O eres la misma persona desde enero hasta ahora?

¡¡NO!!.

Ya no me meto si los avances son o no buenos, si sirven para hacer una mejor sociedad o no. Simplemente que nos hacen avanzar. Lo que pasa que tenemos miedo a la incomodidad que produce lo nuevo.

Cuando se habla de avances, del tipo que sea en la vida, siempre nos viene a la mente lo peor. El poder no dominar la situación, nos provoca un miedo increíble.

Y si ahora nos dicen que los robots, los drones, nos saludaran al entrar en un hotel o que ya hay máquinas que nos pueden operar,…Hay mucha gente que está totalmente en contra a este paso adelante que se está viviendo.

Estos miedos a un avance tecnológico, es una muestra del miedo que tiene el ser humano, a lo desconocido, y sus posibles consecuencias.

Me viene una comparación que todos hemos vivido alguna vez en nuestra vida, con esta revolución que se está incubando.

CUANDO SE TERMINA UNA RELACIÓN.

Tenemos miedo a no saber qué será de nosotros. Añoramos tiempos pasados, aunque en el fondo sabíamos que no eran tan buenos. Pero al menos no teníamos esa incertidumbre dentro de nosotros. Creíamos que éramos felices, aunque no lo éramos. Queremos volver a tiempos pasados, todo porque no queremos enfrentarnos a la novedad. Y con el paso del tiempo, sin darnos cuenta, nos sentimos bien. Hasta nos hemos adaptado a la nueva situación, que quizá pueda ser con una nueva pareja o en soledad.

Pero si nos apegamos a tiempos pasados, perdemos un precioso regalo, el presente. Apegado al pasado, podemos caer en depresiones y perdernos grandes oportunidades.

Con toda transformación tiene que pasar igual. Hay algo detrás de ese “Rey miedo” que tenemos que saber QUÉ es. No podemos vivir pensando en tiempos pasados, QUE NUNCA VOLVERÁN.

Pero sobre, obviamos una cosa muy importante. LA CAPACIDAD DEL SER HUMANO A SER.

Cuando empezamos con la Revolución Industrial, dejamos atrás el trabajo en el campo. Habría trabajos que desaparecerían, pero otros MUCHOS también nacieron. A día de hoy, dicen que trabajos manuales, desaparecerán. Y la gente se tira de los pelos, preguntándose: ¿Qué será de nosotros?

Pues igual que nos limpiamos las heridas, después de una caída, creamos algo que nos ayude a hacer mejor la vida, ¿Por qué el ser humano no puede crear trabajos diferentes a los ya existentes?

¿O ES QUE HEMOS HECHO A LOS ROBOTS MEJORES QUE NOSOTROS?

.- Que yo sepa no tienen emociones que los impulsen. Hasta la rabia nos impulsan a hacer cosas que pensábamos que eran imposibles. Que yo sepa no se ríen como nosotros, cuando vemos una película o un hecho gracioso.

Que yo sepa, estamos hechos de emociones. ¿Y no se han creado cosas gracias a ellas?

.- Que yo sepa tenemos la capacidad de ser críticos con nosotros mismos. De dudar de las cosas, de no creerlas, hasta de mentir a los demás. Y que yo sepa los robots, no lo tienen. Siendo críticos, hemos derrotado dictaduras y hemos mejorado productos.

.- Que yo sepa todos nos sentimos y somos singulares. Esa singularidad, nos hace pensar de manera diferente a cada uno de nosotros, Actuando de manera diferente. Y que yo sepa, nosotros les metemos un programa a los robots, y actúan de forma automatizada, siempre igual.

Esa forma de pensar diferente, esa forma de ver la realidad de forma alternativa, QUE ES LA DEFINICIÓN DE CREATIVIDAD, es principalmente la razón por la cual el ser humano no tiene que tener miedo a ningún tipo de avance.

Porque es capaz de ver a través de pequeños detalles, cosas que hemos pasado por alto. Porque la realidad tiene muchas vertientes, y un robot solo puede ver uno y siempre es la que nosotros le “introducimos”.

¿Por qué tenemos miedo a disrupciones exteriores, cuando todos los días las hacemos dentro de nosotros?

No existiría X trabajos, pero seguro que otros muchos, nacerán por el camino, por el talento, creatividad, poder de superación que tiene el ser humano.

Cuanto más tecnológicos estemos, más importante será el ser humano para gestionar todo eso.

¿Y tú que vas a crear? ¿Tienes miedo a que los robots te quiten tu trabajo? ¿Qué harás a cambio?

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” a través de este enlace.

¿Qué fue antes: Los trabajadores o los clientes?

“No me quejaré, simplemente no regresaré”. Anónimo

No creo en la frase:

“El cliente siempre tiene la razón”

Hoy he entrado a una franquicia mundial del mundo del café. Me encanta como lo han hecho, con algo tan simple. Han creado una revolución hasta en nuestro día a día. Pero a lo que vamos.

Me estaban atendiendo, cuando lo que parecía una aprendiza, recibió el mensaje de su instructor, delante de mí: “Recuerda, siempre, el cliente siempre tiene la razón”.

La verdad que se me cayó el alma al suelo. Todo lo que creía que representaba esa marca, era una más entre las demás.

¿Por qué no creo que el cliente siempre tenga la razón?

.- Dependes del cliente.

Si el cliente se ha levantado con las ganas de tocar las “balls” a alguien, vas a ser a ti. Contigo va a pagar su frustración, su rabia por sus sueños no cumplidos o porque su pareja le acaba de dejar.

Y tú mientras tanto, como te han dicho que el cliente siempre tiene la razón, tienes que ir como su perrito faldero, diciéndole: “Si tiene la razón…Perdone me he confundido voy al instante a solucionarlo…Voy a pedirlo a otra tienda e iré yo a buscarlo para usted…” Para que quizá nos pueda comprar ese producto o no…Y lo peor de todo, que luego vaya diciendo por ahí, o que no teníamos personalidad o que no le gustaba su producto.

¿Y cómo acaba tu trabajador? Creándole rabia, frustración y unas ganas increíbles de matar a alguien o mandarlo a la china sin viaje de vuelta, todo porque tenemos que tratar a los clientes, como los reyes del mundo mundial.

Y yo me pregunto: ¿Esos clientes crees que volverán a tu tienda? ¿De ese tipo de clientes depende el futuro de tu empresa? ¿Qué valores crees que están recibiendo tus trabajadores de ti?

TODO VALE, TODO POR LA PASTA, TODO POR LAS SUBSISTENCIA.

.- Estas coartando la creatividad de tus trabajadores.

¿A quienes tienes que pagar la nomina todos los meses? A TUS TRABAJADORES.

¿Quiénes saben mejor que tú en muchas ocasiones posibles situaciones en tu empresa? TUS TRABAJADORES.

¿Quiénes son los que forman parte de tu empresa? TUS TRABAJADORES.

Si eres los “cool” de las nuevas tendencias del management o del Branding, eres un loco del “Employer Branding”, de una cultura empresarial novedosa, para ti, los empleados serán el altavoz que transmitirá la esencia de tu marca.

¿Pero si no les dejas rebatir ante un cliente? ¿Si no les dejas que aporten ideas a la hora de aportar nuevas formas de trabajo, productos o servicios para los clientes? ¿Si no les escuchas ya que ellos están en las trincheras del día a día? ¿O es que crees que tú, desde tu despacho en la última planta de oficinas de tu sede central y poniendo en el centro de todo al cliente, ya tendrás todo solucionado?

Las empresas se crean, nacen, se reproducen y se expanden gracias a los integrantes de la misma, no sólo y exclusivamente gracias a los clientes y a lo que ocurre a fuera de la misma.

Luego no te quejes que no son creativos. Todos lo somos, lo que pasa es que no les apetece serlo contigo.

.- La vida está dentro de la empresa, no fuera, solamente.

Ya no sólo en la vida profesional, sino también en la personal, nos encanta ver lo que pasa fuera para no ver lo que pasa dentro de nosotros. Y aunque quede muy espiritual, toda revolución debe empezar dentro de nosotros, para luego ver los resultados que queremos ver alrededor nuestro. Y así lo creo.

Si no creemos en nuestros trabajadores, ¿Qué estamos haciendo?

Si no creemos en su potencial, en sus iniciativas, en ellos… ¿Para qué montamos una empresa? ¿Para depender de lo que piensen los demás y no creer en lo que piensan los que están día a día por y para nuestro producto?

Quedará muy radical, pero a veces, hay que MANDAR A TOMAR FRESCO. Y más a menudo, por favor.

Hace unos días, leía una frase que decía así: “Prefiero tener 100 clientes que sean unos fanáticos de mi producto, que no 100.000 y me consideren una opción más”.

Y así lo creo. Pero este mundo interconectado, en el que el éxito se ha prostituido, y si no vendes a nivel internacional, eres un negado. Con la satisfacción se hace lo mismo. Se cree que tienen que ser los demás quienes tienen que estar satisfechos con nosotros. ¿Y qué pasa con los de dentro? ¿Qué les den?

Creo que las cosas no van así. Porque lo único que se alienta, es el postureo, el hacerse la foto con el título de la RSC, y desperdiciar el talento de tus trabajadores.

¡¡SOMOS HUMANOS!! VIVIMOS ENTRE HUMANOS, NO ENTRE NÚMEROS POR FAVOR. MÁS EMPRESAS HUMANISTAS, YA.

Y eso, si, que tu actitud corre más rápido que la pólvora, así que esas publicidades que quieres atraer talento, no te servirán de mucho, porque la gente sabrá, de lo que dices a lo que haces, va un trecho.

Hace unos días llegaba a mis oídos las practicas de muchas empresas , que ante la preocupación de los directivos por sus empleados de talento, preferían despedirlas o no renovarles el contrato, antes que provocaran una “revolución”, ya que eran más importantes los procesos de control que usaban, (métodos estandarizados), que las peculiaridades y aportaciones de sus trabajadores.

 Moraleja: Cumple los estándares o no seguirás. No queremos que pienses, sino que hagas.

Se nos llena la boca hablando de las personas, del poder de una conversación, de la creatividad, del talento, de culturas empresariales diferentes… pero seguimos pensando que todo, nuestra cuenta de resultados, marketing, productividad, debe enfocarse sólo en el cliente.

PARA MÍ, EL PROCESO ES EL SIGUIENTE:

PERSONAS-VOLUNTAD-COMPROMISO-CULTURA EMPRESARIAL -PRODUCCIÓN-FOCO-CLIENTES-CUENTA DE RESULTADOS EN PROGRESION ASCENDENTE.

Y el resultado, te aseguro que serán clientes, satisfechos, contentos, que repetirían y que harán que tu cuenta de resultados se incremente, divulgando a los 4 vientos, el estilo de vida que ofreces entre una marabunta de ruidos sin igual.

¿Qué es más importante para ti, los trabajadores o los clientes?

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” a través de este enlace.

 

¡¡Algo que a todos nos marca, el amor!!

Ten en cuenta que el amor y los grandes logros, requieren de grandes riesgos” dice el Dalai Lama

Recientemente he terminado de leer el libro de Rocío Carmona “Lo que sucedió cuando me rompiste el corazón”. Libro actual, fresco y real como la vida, que me dio el último empujón a una idea que llevo tiempo viendo en las empresas y marcas con las que trato.

LO QUE A TODOS NOS HA MARCADO O MARCA, ES EL AMOR.

Seguimos a marcas de las que nos enamoramos, trabajamos en empresas de las que estamos enamorados, estamos con personas de las que estamos enamorados.

Y solo habrá un final feliz, si hay energía entre ambos, si hay una enamoramiento de verdad.

Se trata el amor, las emociones como algo muy bonito, ideal, que nos hacen más bien que daño. Pero cuando nos toca en primera persona, nos cerramos en banda a la hora de hablar de ellos.

Nos hicieron con amor y siempre las mejores cosas salen desde el amor. ¿Qué diferencia hay entre el arroz que hiciste la semana pasada y el que te salió tan soso? El amor.

¿Por qué sigues con tanta devoción a ese cantante? ¿Por qué te compras el mismo día del lanzamiento el libro de tu escritor favorito?

Porque el amor que te transmite, la energía que pone en cada acción, te llega de verdad.

A lo largo del estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, sentía que había algo más, que diferencia a unas marcas de las otras. Y si, era el AMOR.

Todos y cada uno de ellos, ponían una energía plus, que a la larga hacia que se distinguiera de la competencia.

Puedes llamarlo amor, energía, alma,…ponle el nombre que tú quieras. Pero que hay algo que te distingue de los demás, de eso no tengo ninguna duda.

Pero en esta sociedad, no queremos cantar como Alejandro Sanz “Mi soledad y yo”. Se nos dice que sufrir no es bueno, que es mejor para nuestra salud “Ojos que no ven, corazón que no siente”, en definitiva en convertirnos en “hombres de acero”. O si estamos en soledad, y aparece el amor, en cualquiera de las formas posibles, gritar como Marlango, “Vete”.

En definitiva, nos han dicho que el amor “Duele” como canta Elefantes. Por eso ahora la moda de los coach de parejas, es impulsar que todos somos naranjas completas, como si no necesitásemos a nadie para ser un poco más felices.

Y quien diga lo contrario miente.

Las empresas quieren enamorar (NO MANIPULAR) a sus clientes. Nosotros enamoramos a nuestra posible pareja. O a nuestros futuros trabajadores.

TODO DEPENDE DEL AMOR.

Cuando no “enamoramos” a nadie, nos preguntamos como dice Christina Rosenvinge , ¿Quién me querrá?. Y en vez de hacer un camino de introspección, preferimos comprar seguidores para redes sociales, subirnos a carros de “modas” que sólo nos darán pan para hoy y hambre para mañana.

Cuando estamos enamorados de verdad, (podrá salir bien o mal la historia, pero así lo sientes), sabes que esa persona, empresa o producto, es lo que estabas buscando. ¿Quién no ha dicho alguna vez, “Eres, como canta Antonio Orozco?

Pero todo empieza estando “Loco de Amor” como dice David Otero, pero con nosotros mismos.  Tampoco estoy impulsando aquí que nos queramos más que nos quieren nuestras madres. Para nada.

Pero cuando empezamos a querernos a nosotros mismos, ya podrá venir una sorpresa en forma de decepción personal, de producto que no satisface nuestras expectativas, que no lo veremos como un drama, sino como una evolución de nuestra vida personal o profesional. Nos hace afrontarlas con actitud y no con emociones descontroladas, ni actitud de víctima.

Para las marcas y profesionales que sigo estudiando, cada día no es un lamento, sino el sonar de los Tambores de guerra, como dice Manuel Carrasco. Sonido de aliento, que desde su amor, su energía, su confianza, su coherencia, siempre como tú quieras llamarlo, saben que un nuevo día es una nueva oportunidad de enamorar a sus clientes, de conquistar los corazones del mundo que saben que les espera.

Las personas y empresas que desprenden amor allá donde van, siempre desde un trabajo interno, están trabajando en un sueño, en un propósito. Son ellos mismos, no van siguiendo la “manada” o la “moda” de esos momentos. SI te gusta bien y sino también. Y por eso enamoran, porque son ellos mismos.

Nos enamoramos de lo que creemos que nos puede dar una vida diferente a la actual, de lo que nos puede hacer sentir emociones hasta nunca vividas. Nos podremos enamorar de una marca que no gusta a nadie, de una persona no muy agraciada, pero si a nosotros nos ha “llegado”, dará igual lo que opinen los demás, es nuestro amor lo que importa de verdad.

¿O es que crees que irá algún lugar si crees que te enamoras de una marca simple y que sólo lo haces por estar tranquilo? Sabes que no irá a ningún lado.

Entre otra de  las características, tanto en el libro de Rocío, como en las marcas estudiadas, además de quieras o no, la vida siempre te pone lo que es para ti, tenían una banda sonora que los acompaña durante todo el camino.

Tienen un concepto del amor, no basado en un “mundo ideal” como Disney, sino más realista, de confianza, aprendizaje. De caídas si, pero también, de subidas y de aliento. Un amor más “Indie”.

El amor sin música, es como el arroz con leche sin canela. Algo insípido.

Nos preguntamos como esas personas o marcas han provocado una “Avalancha” como dirían los Héroes del Silencio. Como lideran nuestros corazones y nuestras preferencias.

Ya sabes la “fórmula secreta” de muchas empresas y personas en la vida, EL AMOR.

Enamorémonos de las raíces y no de las flores, así en otoño sabremos qué hacer

¿Estás dispuesto a empezar a amarte y a enamorar?

 

José Antonio Marina: “La felicidad es una palabra muy industrializada”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mí es un autentico placer, presentar a José Antonio Marina.

Hace tiempo cayó en mí una definición que desconocía su autor. Decía así: “Para ser felices hay que satisfacer tres necesidades básicas de una manera armoniosa: bienestar (forma de vivir seguros y cómodos), relaciones afectivas y sociales que nos hagan progresar y el sentimiento de progreso. Porque no hay nada más triste que estar trabajando y que no reconozcan lo que hacemos”.

Era de José Antonio Marina dicha afirmación.

Desde entonces, he intentado leer todo lo que aparecía de él. .

Catedrático en Filosofía, pedagogo y conferenciante. Su labor investigadora se ha centrado en el estudio de la inteligencia y en especial en el mecanismo de la creatividad artística, científica, tecnológica y económica. Autor prolífico, tiene entre su obra, libros como “Tratado de filosofía Zoom”, “La educación del talento”, “Los secretos de la motivación” u “Objetivo: Generar Talento” entre otros muchos.

Hace unos días decía en otra entrevista: “Si la educación estuviera entre las preocupaciones de los españoles en las encuestas, tendríamos una educación mejor en menos de 3 meses”. Y tras ellas tuve la oportunidad de conversar con él sobre Educación, Felicidad, motivación y Talento entre otros muchos temas.

Gracias José Antonio por ayudarnos a entender de forma coherente el talento y la importancia en estos momentos que vivimos. Podéis conocer más a José Antonio a través de su Web o a través de su Universidad para padres.

.- ¿Quién es José Antonio Marina?

Espero ser una buena persona. A veces demasiado optimista acerca de lo que puedo hacer sobre todo por las mañanas. Y con un ramalazo megalómano.

Todas las cosas que se me ocurren, superan sin ninguna duda lo que puedo hacer. Pero pienso si me propongo 100 y solamente consigo la mitad, pues he conseguido 50. Pero si me propongo 10, aunque lo haga todo, pues me quedo en 10.

No es que yo me considere bueno, sino que realmente valoro la bondad como la mayor demostración de inteligencia que hay.

Al ser optimista, me hace que valore como categoría esencial de inteligencia, la posibilidad. Posibilidad es una palabra maravillosa que nosotros vivimos en la realidad. Una realidad que está transformada por las posibilidades que descubrimos en la realidad. Y esas realidades superan más lo que yo soy capaz de hacer, por eso siempre voy con la lengua fuera.

.- Si tuvieras el poder de tener a tu disposición una valla publicitaria, ¿Qué pondrías en ella?

Pues una frase que no es mía, que es: “Por mí, que no quede”.

Es una frase que está en el epitafio de Max Aub. Pero también añadiría una frase que es “He hecho lo que he podido”.

.- ¿Quién sabe vivir?

Esa es la verdadera función de la inteligencia. Y es muy complicado, porque estamos siempre en un equilibrio difícil.

Los clásicos orientales e incluso los clásicos estoicos griegos, decían que la felicidad es una experiencia diferencial. La diferencia que hay entre lo que has aspirado y lo que has conseguido. Por lo tanto si has aspirado a poco, es mucho más fácil que seas feliz.

Era un tipo de actitud ante la vida, que era que no desearas mucho y tendrás posibilidades de ser feliz. Y es una actitud que no va mucho con un megalómano.

Lo que yo creo que hay que hacer es elegir bien nuestras metas y haz todo lo posible, para manejar la información necesaria, gestionar bien las emociones y desarrollar las actitudes de la acción necesarias para realizar las metas.

Las metas no tienen que ser contradictorias, sean buenas y que no exijan prescindir de cosas fundamentales.

Tienen que ser metas que estén permitiendo unificar o integrar los muchos deseos que tenemos.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

La felicidad es una palabra muy industrializada y prostituida. La industria del Happines, está haciendo mucho daño. Y no es por ahí por donde venía la tradición clásica de la felicidad, que viene del mundo griego. Para ellos, significa llega a ser lo mejor que puedas ser.

Cuando se ha industrializado, que por ello tiene mucha culpa la psicología positiva americana. Ya que es el mismo Seligman, que fue el precursor, ha dicho que está harto de la felicidad.

Yo cuando se lo explico a mis alumnos, además de decirles que es una definición que va a examen, es la armoniosa satisfacción de las tres grandes necesidades que tenemos. La primera es una necesidad hacia adentro, es estar seguro, no tener miedo.. La segunda ya es hacia afuera, que no solo además de vivir cómodamente, necesito mantener relaciones afectivas profundas, que tenga reconocimiento. Y necesitamos sentir que no somos insignificantes, algo totalmente terrible. Y para sentirnos significativos, algo nos tiene que dar sentido, entre otras cosas los proyectos que tenemos. Pero también sentir que progresamos.

Porque cuando no progresas o sientes que no puedes progresar, se aplana mucho la vida.

Y la gente se preguntará: ¿Por qué armoniosa?

Porque estos tres deseos suelen entrar en conflicto.

A lo mejor lo más cómodo para ti es tomarte un whisky nada más llegar a casa. Pero tienes a tu pareja que tiene ganas de hablar. Para mí será más importante mantener una relación satisfactoria con tu pareja, entonces en ese momento aparcamos la comodidad de tu whisky porque hay otra cosa que es más importante.

También pasa con el progreso profesional. Se habla por ejemplo, de un trabajo compatible con la familia. Pero puede ser dos tipos de trabajo, uno que es asalariado o un trabajo por libre.

La inteligencia es ver como consigo armonizar esas tres para no prescindir alguna de ellas, pero también que ninguna de ellas absorba a la otra. Y para eso se necesita mucha sabiduría

.- ¿Qué piensas de la moda de la motivación?

Yo creo que la psicología con la motivación nos ha metido en un callejón sin salida.

Durante toda la Historia de la Europa Occidental, quien explicaba el comportamiento era la voluntad, YO DECIDO.

Cuando a principios del siglo pasado, se cambia por motivación, no eras tú quien iba a decidir, sino el motivo que va arrastrar tu comportamiento.

Cuando se presenta la motivación, se hace porque se cree que es más claro que la voluntad. También es cierto que la voluntad se había metido en un círculo vicioso, porque para tener mucha voluntad, había que tener mucha voluntad, entrenar la voluntad, fortalecer la voluntad…y se mezclo con muchas cosas, como por ejemplo en el discurso de inauguración del Partido Nazi.

Por lo tanto dio miedo ese concepto.

Pero dicho esto, el concepto de motivación viene de la psicología. Y la sicología no acaba de saber qué hacer con la libertad. Y nos han metido en un problema.

Yo no puedo decir mi motivación, o estoy motivado o no estoy motivado. Y si no estoy motivado, no puedo hacer las cosas.

Yo cuando escribí, “El libro de la voluntad”, decía en él que íbamos a retornar a dicho concepto bajo otra forma. Y por ejemplo en este momento, las funciones ejecutivas es una forma diferente de hablar de la voluntad.

Diferente, porque la idea clásica de voluntad es que era una propiedad innata. Y ahora son varias funciones aprendidas. Por lo tanto la diferencia es muy notable. Viendo a día de hoy, que una de las funciones básicas de la educación, es fortalecer las funciones ejecutivas, es decir lo que tiene que ver con que las personas alcancen la autonomía.

Tenemos que reconocer que no nacemos libres. Nacemos libres jurídicamente en una democracia, pero los niños nacen absolutamente dependientes.

Por lo tanto todo proceso educativo que tiene que ver con el desarrollo de la voluntad, es ir a ver si me consigo liberando poco a poco, de la dependencia de los que me tienen que cuidar. Luego de la dependencia del miedo, de la ignorancia, de la dependencia social.

La libertad por lo tanto no es innata en el hombre, sino una tarea…

Volviendo a la motivación, te pongo en situación. Si tú llamas a un fontanero y te dice que no está motivado para arreglarte el grifo, ¿Qué le dirías? Pero ese ejemplo de no motivación, aplícalo a los equipos de futbol o en los colegios que los jugadores no están motivados, o no están motivados para hacer una tarea.

Con la motivación, estamos quitando la voluntad, pero también el mecanismo que el ser humano había inventado para compensar los altibajos de la motivación.

Hacer las cosas con motivación es mucho mejor, pero si no lo haces con motivación, tendrás que hacerlo porque es tu deber, les digo a mis alumnos.

Cuando entra la motivación en este lio educativo en el que estamos, desaparece el deber. Y parece que hacer las cosas por deber, como que parece de mal gusto

La quiebra del concepto pedagógico de deber nos ha traído muchos problemas.

.- ¿La creatividad se aprende o es innata?

La creatividad se aprende.

Yo creo que ahora conocemos muy bien cuáles son los mecanismos de la creatividad.

Tienes que tener un estado de activación muy grande. No hay creadores perezosos, pasivos. Y también tenemos que poner en marcha operaciones que nos van a producir las ocurrencias o ideas.

Pero no es el problema que se te ocurran cosas, sino que tienes que seleccionar las buenas. Y es ahí donde te juegas la creatividad.

La creatividad no se trata de tener muchas ocurrencias, se trata de elegir las buenas,

Por ejemplo los pintores del s.XIX, eran muy buenos, pero tenían un proyecto sumamente aburrido. Eran mejores pintores que Monet, pero él tenía un proyecto pictórico mucho más interesante.

Hay un libro que describe muy bien el proceso de la creatividad, es “Las cartas a Van Gogh de su hermano Teo”. En él dice Van Gogh, que no sabe dibujar, pero acabará dibujando.

Y es a través del entrenamiento, cuando acabas consiguiéndolo. Cuando entrenas es cuando se te acaban ocurriendo más cosas.

Por lo tanto tienes que adquirir los proyectos de la creatividad y luego a ver qué proyecto haces.

Hay una cierta creatividad que se puede adquirir en los talleres que la enseñan, pero yo me preguntaba si había más. Me preguntaba si se podía enseñar superar la creatividad, considerada estándar.  Es decir llegar a una personalidad creadora.

Entonces a través de la colaboración con el escritor Álvaro Pombo, observaba como se observaba como escritor, como veía su literatura, de ver el mundo. Y vi que la voz del escritor se la tiene que ir trabajando. Un trabajo personal en el que tienes que ver qué cosas influyen.

Estas creando una fuente de ocurrencias original. Y las ocurrencias no son conscientes. Se hacen conscientes, en el telar que se urden está por debajo.

Pero ahora sabemos cuáles son los mecanismos. Pero Freud, el inconsciente determinaba el consciente.  Pero ahora la idea que tenemos es que la parte consciente adiestra al inconsciente

La fuente de las ocurrencias, te hace ver cosas que los demás no ven. Eso es lo interesante.

.- ¿Qué es la Disrupción?

Yo creo que es muy difícil ser disruptivos en fenómenos que pensamos que son muy disruptivos. Como en los fenómenos de las conversiones, de los enamoramientos o del shock post-traumáticos.

Yo creo que en la vida somos más evolutivos que disruptivos. Pero depende como sea la evolución.

Puede ser un tipo evolución empujada por las circunstancias o una evolución en la que tú haces un proyecto, y desde la lejanía te seduces a ti mismo haciendo ese proyecto.

Ahí se presenta el gran mecanismo del progreso moderno que es , yo estoy en el punto A, sé que quiero llegar al punto B, y ver cómo hacer ese paso. Y casi siempre lo que tenemos que hacer es tengo que adquirir aquellas capacidades que me van a permitir llegar ahí.

Adquirir esas capacidades es lo que llamamos entrenamiento. Y es en el entrenamiento donde está la capacidad específica del ser humano.

Por ejemplo en las Olimpiadas de Méjico, fue el cambio en la forma de realizar el salto de altura. Transformo todo el entrenamiento para realizarlo, provocando un antes y después en dicha actividad.

Por lo tanto el entrenamiento es una tarea específicamente humana que nos permite alcanzar metas que sin él, no hubiéramos alcanzado.

El entrenamiento es pesado porque va a descansar sobre hábitos. Y mientras no tengas hábitos, no vas a jugar con soltura con ellos. Y también con la ayuda de un gran entrenador.

Por eso mi idea, que los profesores, se debieran considerar entrenadores. Porque los entrenadores te enseñan a COMO hacer las cosas, a COMO llegar hasta donde tú quieres pero llegará un momento en el que tú te sueltes y tu entrenador disfrutará viendo como lo haces.

.- ¿Mentoring o Coaching?

Después de toda la conversación que he mantenido contigo David, te diría Coaching.

Tienen funciones distintas. En algunos el mentoring puede hacerlo personas que no tienen la cualificación de un coach.

Un coach tiene que saber muchísimo y de muchas aéreas. Tiene que entender muy bien cuando debo ser riguroso y cuando debo de hacerse el tonto o el listo.

Hay muchas variaciones. Está el mentoring, está el coaching, pero también está el counselor.

Pero lo importante es el entrenador. Hay un tipo de personaje que a mí me interesa mucho que en España no se habla muy bien, que es como conseguir la Maestría en algo.

La inteligencia de un experto es muy rara. Es una inteligencia que tiene muchas cosas dentro, manejando su memoria de una manera distinta. Aprende con más rapidez. Pero también sabe distinguir lo relevante de lo irrelevante, y esto es muy complicado.

En estos momentos, en los que lo irrelevante de lo relevante es especialmente delicado con el tema de la Inteligencia Artificial y su relación con la especie humana. No paro de recibir libros y artículos hablando del Pos-humanismo, de la llegada de la fusión entre los sistemas neuronales y los sistemas de Inteligencia Artificial y es algo que viene muy rápido.

Nosotros tenemos un límite de 600 palabras por minutos, mientras que un ordenador lee 600 millones de páginas por segundo. No podemos competir con ellos.

Por ejemplo en las últimas elecciones, se presento Watson For President. El programa de inteligencia artificial de IBM. Lo que decían era que podían crear un programa del gobernante perfecto y que nos lidere él.

Entonces el problema que surge es quien maneja toda esa información y quien va a tomar las decisiones.

Debemos orientar nuestros sistemas educativos no en cómo manejar toda la información que debe gestionar sino como debe ser una inteligencia para tomar buenas decisiones.

Estamos en una educación que no es que sepa muchas cosas, sino que estén en condiciones de tomar buenas decisiones en todos los aspectos de su vida.

La decisión es el punto importante de la inteligencia.