¡¡Titulitis, Reinvención y Consultoras del montón!!

“Dime de qué presumes y te diré de lo que careces”.

¡¡Basta Ya!!

Veo a través de internet, miles de artículos de gurus de los “Recursos Inhumanos” de nuestro país, que todavía me quedo incrédulo cuando los leo.

Dicen algo así como:

Reinvéntate y trasládate a otro campo profesional…El poder de la reinvención, el mundo es tuyo…En un mundo digital, el mundo está a tus pies, se un líder digital…Se disruptivo en el liderazgo…”.

Pero a mí el artículo que me gusta más es : “Los nuevos RR.HH del siglo XXI”.

Señores, dejemos de decir tonterías, porque seguimos haciendo lo mismo de siempre.

(Que las grandes empresas puedan implementar nuevas actitudes, perfecto.,Pero el 95% del tejido empresarial no son grandes empresas)

No queréis que os presenten un C.V. a través de una infografía o un modelo en 3D, lo que queréis es que os presente la “baraja” de títulos que tiene cada uno de los participantes en el proceso de selección.

Hace unos días, los cromos de la nueva colección de futbol, ocupaban menos que algunos de los C.V. que he visto últimamente.

Nos encantan los títulos, nos ponen. Y cuantos más, mejor.

Pensamos así que al igual que el número de seguidores en redes sociales, cuántos más títulos tenga, MÁS INTELIGENTE SERÁ.

¡¡ERROR!!.

Las personas que más me han influido en mi vida y lo están haciendo a día de hoy, te aseguro que tienen la EGB y ya.

A ver si una vez se nos queda en la cabeza, que una cosa es haberse sacado unos títulos, tenerlos enmarcados y otra cosa totalmente diferente, es saberlos aplicar.

Seguimos pensando que los títulos nos estarán dando seguridad a la hora de contratar a la persona para dicho puesto.

¡¡LO ÚNICO SEGURO EN LA VIDA, ES QUE UN DIA NOS VAMOS A IR AL OTRO BARRIO.MIENTRAS TANTO, NO HAY NADA SEGURO EN LA VIDA!!.

También se hace por aparentar.

No es la primera vez y la última que oigo en corrillos: “Pues mi CEO lo contrate de la empresa de la competencia…Pues mi Director Financiero estudio en Harvard. Y el mío de RR.HH estuvo en Zara…”

Nos encanta contratar lo “mejor” en función de títulos porque luego en congresos y convenciones, podremos “fardar” delante de la competencia, de las últimas “adquisiciones” que hemos hecho para nuestra empresa.

A pesar que se nos llena la boca, con que hacemos cursos de creatividad, de espiritualidad , que nuestra empresa es muy “disruptiva”, casi siempre se acaba haciendo lo mismo:

.- Contratar por Titulitis

.- Y cuantos más títulos tengas, más podré “fardar” delante de la competencia.

Me encanta la incoherencia de la promulgación a los 4 vientos de un mundo digital, diferente..en el que se nos llena la boca hablando de la “reinvención” también en los RR.HH.

Quien me conoce sabe que no estoy de acuerdo con el uso indiscriminado y prostituido que se le hace al concepto de “reinvención”.

No existe “reinvención” sin un propósito, sin una coherencia que parta de dentro de la persona. Sin eso, para mí, estarás cambiando de campo profesional, por moda o por necesidad, no por reinvención con un propósito o coherencia.

Mientras se llenan cientos de páginas en las que se nos habla de “reinvención”, en la que se nos propone que nos “reinventemos” cada cierto tiempo,

¿Qué pasa en los procesos de selección de este país?

QUE LA REINVENCIÓN PRODUCE HURTICARIAS.

No lo he visto en una sola persona, sino en diferentes personas y de distintos lugares.

Personas que por pasión, por luchar por sus verdaderos sueños, mientras trabajaban, habían reforzado su CV con formaciones, experiencias de aquél campo que les motivaba, ilusionaba,.. se enfrentaban contra la extrañeza, rareza y mala cara de consultores de empresas de selección, ante un CV que destilaba reinvención.

¿No estamos hablando de reinvención? ¿No estamos hablando de sacar a la luz nuestros verdaderos talentos? ¿No estamos hablamos de ser disruptivos en nuestras vidas? ¿No estamos hablando de ser abiertos de mentes? Porque estas preguntas las he visto yo en muchos congresos y conferencias a los que he asistido de súper “gurús” de los RR.HH…

¿Y cómo acabamos actuando, Señores?

Diciendo NO aquella persona que lucha por desarrollarse en un campo que le inspira, motiva, que ha compaginado sus estudios con su trabajo, y todo porque NO TIENE EL TITULO ESPERADO. Y aunque lo tenga, le ponemos “morros” porque nos parece raro que una persona de otro campo, luche por un puesto de trabajo que no esperábamos su presencia para el mismo.

¿Pero no estamos promulgando el verdadero talento? ¿No estamos diciendo que no nos guiemos por las etiquetas? ¿No estamos diciendo que las personas felices son las más productivas?

¿Dónde queda todo aquello que se nos llena la boca promulgándolo?

Que nos lo pasamos por la M-30.

Pero ya no solo en el mundo de los RR.HH, sino también en el del Management, coaching, existe esta situación.

Y todo por el miedo a vivir las consecuencias de todo aquello de lo que hablamos.

Nos subimos a la moda. Hacemos los cursos más caros y que tienen los nombres más “cool”. Pagamos lo que sea, por asistir a los congresos más “fashion” para que nos vean que somos los más innovadores. Nos encanta hablar de felicidad y motivación.

Pero ¿A la hora de la verdad?

Que lo haga antes otro, no vaya a ser que lo que nos decían que podría ser bueno para todos, no lo sea tanto.

Así que mejor aparentar estar a la moda, pero seguir haciendo lo que nos han dicho que era lo habitual.

Señores de consultoras de mente “cerrada” y apariencias abiertas, empiecen a aplicar todo aquello que promulgan a través de “megáfonos”.

Porque son las personas las únicas transformadoras hacia esa sociedad que se les llama. Y si son ustedes quienes les ponen un caramelo en la boca y luego les dicen que no.

¿Qué estamos creando?

Basta ya de preguntar: ¿Y lo tuyo que es?”. No somos consultores, electricistas, contables o policías. Somos personas que queremos y quieren trabajar.

Somos personas que provocan actos, no títulos con piernas.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

Anuncios

¿Malgastamos la vida tomando decisiones?

Nunca bases tus decisiones de vida, en los consejos de personas que no tienen que lidiar con los resultados

Nos pasamos el día tomando decisiones y la mayoría de ellas, acaban siempre frustrándonos.

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, estamos decidiendo.

¿A dónde vamos hoy…? ¿Llamaremos a Paula para ir a cenar…? ¿Tendré que dejar de mandarles emails a la consultora para ver si han mirado mi CV…?

Pero ahora viene mi época “favorita” del año, en relación a las decisiones:

¿Cómo tomar la decisión de reinventarte? ¿Hacia dónde quieres dirigir tu carrera profesional? ¿Cómo tomar la decisión de irte de tu trabajo? ¿Cómo divorciarte de tu jefe? ¿Tomaste la decisión de crear tu marca personal…?

Más y más decisiones. Que en vez de orientar a las personas, las están agobiando, frustrando y lo peor de todo, inmovilizando. En vez de provocar que se pongan en modo acción.

TODO PORQUE NUESTRO CEREBRO GENERA EXPECTATIVAS, DESMESURADAS, QUE LUEGO NO PODEMOS CUMPLIR O SON SITUACIONES IRREALES QUE NOS PROVOCAN MIEDO.

Llega el final del verano y ahora todo el mundo se pone a decidir como si fuera el 1 de Enero.

Nuevos retos, quiero dejar de comer tanta comida, quiero ir al gimnasio, quiero empezar a escribir….Muchos anhelos que a final de año, se volverán a repetir, pensando que son retos nuevos..

En definitiva, decidiendo somos como los hámsteres en la rueda de sus jaulas. No paramos pensando que aún así vamos a llegar a algún lado.

Siendo la frustración y el miedo lo único que vivimos.

Hace unos días me comentaba una amiga, que le habían puesto un nuevo jefe. Se quejaba que no conocía muchas herramientas que ella utilizaba, que era más joven que él, que su empresa no le daba las gracias por los momentos durante un proceso crítico de la misma….

Más y más quejas, que me llevaron a lanzarle una pregunta:

Si tanto te quejas, toma la decisión de que no te vuelva a ocurrir, empezando a luchar por lo que de verdad sientes que te mereces, ¿Quieres te ayude?

Su rostro se quedó rígido.

Es que si es un puesto mayor, tendré más responsabilidad…Si es un puesto mayor tendré que salir a otras horas… Si es un puesto mayor no sé si sabré hacerme a él…Si es un puesto mayor los compañeros no me mirarán igual…

Moraleja: Quiero algo mejor, me lo merezco, pero Virgencita que me quede como estoy.

Más y más “es que”, “tendría que “ y miedos que hacen que su talento, sus ilusiones, su éxito se vaya por otro camino, todo por miedo y amor a su “zona de confort”.

Creemos que estamos invirtiendo en nosotros, tomando esas decisiones que nos dicen los demás que debemos tomar o nos “recomiendan”, cuando en realidad estamos despilfarran la vida, en rutinas, miedos y creencias falsas.

Seguimos creyendo que el éxito es tener más de lo que tenemos hasta ahora, pero que los demás “no nos echen del rebaño” por haberlo conseguido. Mejor que nos suban a líderes de la manada.

Y si, esas decisiones que estás tomando o vas a tomar, TE PUEDEN llevar a ese éxito, que hasta ahora esta normalizado en la sociedad.

Pero nos hacen estar bajo la espada de Damocles de las expectativas y no del propósito.

Si tomo esta decisión, podré conseguir esto…Y si lo consigo, mi chica estará contento conmigo..Y si está contento conmigo, tendremos paz en casa y conseguiré lo que yo quiero…”

Más y más expectativas. Más y más miedos a no llegar a lo que los demás “esperan” de nosotros..

Más y más talento oculto que no se destapa por el qué dirán, por no tomar las decisiones que NOSOTROS queremos tomar y no las que nos dicen que debemos tomar.

Vivimos en función de creencias y hábitos impuestas por los demás.

Tienes que tomar la decisión de perder peso, tienes que tomar la decisión de buscar trabajo, tienes que tomar la decisión de tener pareja…tienes que tomar la decisión después del trabajo tener hijos…Tienes que tomar la decisión de comprarte una cosa….”

¿Y si realmente yo no quiero todo eso? ¿QUÉ HAGO?

Te recomendarán por activa y por pasiva, que lo hagas. Y hasta que no lo hagas, no piensan parar. Todo porque tú también tienes que ser como los demás.

Pero tú sabes que no como los demás, eres tú y como tú no hay dos.

Hace unos días me preguntaban si me sentía satisfecho de haber tomado la decisión, a pesar del rechazo de muchas personas, de ser yo mismo, de escribir, de hablar en público y crear mi propia empresa .

Claro y rotundo contesté.

“A día de hoy siento que no estoy despilfarrando mi vida, como lo hacía antes”.

Tomaba decisiones para “satisfacer” el estereotipo que los demás esperaban de mi. Tenía amistades para no ser el raro que no saliera un sábado por la noche a cierta edad o hacia cosas de “gente normal”.

Cosas que ahora ni por “todo el oro del mundo” hago, si yo no quiero de verdad.

Así que si quieres pasar de despilfarrar tu vida a invertir en ella:

.- Transformar los “debería”, “es que”, “miedos” y demás ilusiones por los “QUIERO HACER ESTO…”.

.- Es tu vida. Has venido a disfrutarla, a vivirla, a exprimirla. No a hacer lo que los demás esperan que “debieras” hacer.

.- Que no te den las respuestas antes de pronunciar las preguntas. Estarán siendo uno más y sabes que no lo eres.

.- No irás hacia el verdadero éxito si no eres tú quien dirige la nave del misterio.

.- Que nunca te hagas la pregunta: ¿Qué hubiera pasado si…?

Por favor, no malgastes tu vida en decisiones que no te llevaran a donde sabes que quieres llegar de verdad.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

¡¡La vida es como una montaña rusa!!

“Los momentos largos y costosos de subida son la antesala de que lo mejor está por llegar

Siempre he relacionado mi cambio personal y profesional, con la montaña rusa.

Desde pequeño siempre les tenía pavor. Veía a la gente divertirse, gritar, mojarse con las atracciones… Todo genial, todo muy bien, pero era superior a mis fuerzas.

No podía subirme a una de ellas.

A día de hoy, reconozco que con esa actitud estaba sobreviviendo, NO VIVIENDO.

Sigo sin montarme en una montaña rusa y el día que me monté en los troncos de agua, dejé a mi padre que estaba delante de mí sordo de los gritos que pegaba.

Pero emprendí un viaje alucinante, dirigir mi propia vida. Y con ello mi propio sueño.

Ya no estaba viendo sobreviviendo, creyéndome seguro de vivir sin sobresaltos y no las emociones que veía que disfrutaban los demás. Empecé a VIVIR.

Pero en este mundo tan “happy”, vemos a los demás disfrutar y pensamos que siempre será igual. Creemos como nos dicen las películas de la 4 la tarde o las revistas “fashion” que todo será de color de rosa, siempre gritando y con una sonrisa de oreja a oreja.

Lo que pasa, que no nos enseñan la trastienda.

La vida, como emprender un sueño, es una montaña rusa llena de emociones. Viaje que no sabemos dónde nos llevará ni que emociones nos encontraremos por el mismo.

Aunque hasta ahora todos los viajes que hemos realizado, han sido acompañados por nuestra pareja, amigos, familiares o compañeros de trabajo, este viaje, tenemos que subirnos al vagón, en SOLEDAD.

Nosotros tenemos que ser quienes vivamos el camino. Por el camino nos encontraremos gente, se bajaran del vagón, se llenará más que el camarote de los hermanos Marx, pero tenemos que ser nosotros mismos quienes pilotemos el vagón.

Nadie puede ni podrá hacer el trabajo por nosotros. Nadie podrá vivir lo que nosotros debemos y queremos vivir, desde el momento nos subimos al mismo.

¿Y ahora resulta que subiendo la cuesta para empezar el viaje empezamos a sentir MIEDO y PREOCUPACIÓN? ¡¡Esto no nos lo habían dicho!!

Y no creas que tras subir esa cuesta, ya desaparecerá esa sensación que tienes, siempre te acompañará.

¿Por qué?

Porque estás haciendo que hasta ahora no habías hecho. Tienes miedo a las consecuencias, a que no salga como tú esperas, a no llegar al destino soñado…

Aún a pesar de tener cualidades de sobra, para realizar el viaje, estás preocupado. Y si te falta alguna, durante el camino las aprenderás.

Te PRE-ocupas porque no sabes lo que te espera. Pero en el fondo es tu “ego” es el que te dice dentro de ti: “Déjate de locuras, que estabas muy bien como estabas antes”.

La PRE-OCUPACIÓN es el camino entre “lo calentito estaba en el sofá” y “ que bien estaré donde sueño estar”.

Y como llevabas tiempo, dejándote llevar “por la corriente llamada sociedad”, hasta ahora no habías sufrido ninguna caída ni sobresalto.

Ahora ya no están los demás, para levantarte, para decirte “tranquilo que tienes el puesto asegurado”. Has decidido no hacer lo que ellos esperaban de ti, así que te han dejado “ de lado”. Y eso produce una inseguridad, que hasta la fecha no habías sentido.

Antes de bajar la cuesta, ya quieres bajarte. No estás viviendo las emociones que te habían anunciado en el curso o en el libro, que ibas a vivir.

Antes de empezar “lo bueno” ya estás desanimado.

Se ha parado la atracción.

¿Qué ha pasado?

Que aún tienes la oportunidad de bajarte o de disfrutar de verdad, lo que hay detrás de esa cuesta. Todo depende de ti.

¿Qué hacer?

1.- Siempre recuerda tu PORQUÉ

Te has subido al vagón por un motivo.

Si es algo parecido a ser “influencer”, disfrutar los beneficios de un “speaker” de moda, un motivo que no sea provocar un bien a los demás, a través de tu talento, de lo que te apasiona, te aseguro, que te intentarás tirar del vagón cuando empiece a coger velocidad o haga una vuelta de 360 grados.

2.- Siempre COMUNICACIÓN.

Sobrevivimos porque no comunicamos lo que sentimos o queremos. Vivimos cuando no nos importa ni el qué dirán ante nuestras emociones.

El ser humano dicen que está hecho de agua y hueso. Pero yo creo que falta un ingrediente en esa mezcla, LAS EMOCIONES.

Queramos o no, sentimos. Y la vida son emociones.  Pensarás que habrá buenas y malas, pero todas tienen una cosa en común, nos enseñan QUÉ nos pasa y nos muestran la realidad.

Así que por lo tanto, siempre comunícate durante todo el camino, lo que sientes y no. Forman parte de ti. Una emoción te bloqueará o impulsará, todo depende de ti.

3.- Autocontrol.

Igual que los condones sirven para protegerse de posibles sorpresas, tú mismo tienes que ser tu propio condón ante las emociones, imprevistos, decepciones y éxitos inesperados.

Normalmente cuando conseguimos algo, nos dejamos llevar por la euforia. Que es el principio del comienzo de un ego desmesurado y del vivir de “las rentas”. Pero cuando pasa algo que creemos no poder liderar o digerir, el papel de víctima se nos da de maravilla.

Control. No estoy diciendo que nos volvamos fríos. Si no que siempre pisemos tanto en terreno fértil como en arena movedizas, lo hagamos con serenidad.

¿Dónde queda la confianza?, te preguntarás.

La irás encontrando en todo Si que te digas y digas. En cada respuesta que observes ante una situación novedosa. En cada paso que des cuando antes te hubieras bloqueado.

La confianza la irás encontrando en cada situación que superes.

Es ahora que la atracción siga su camino. Es hora de tomar una decisión.

De bajarte o seguir en el vagón esperando aprender y disfrutar de todo lo que el viaje te depara.

Estas son algunas de las emociones que te esperan si optas por VIVIR tu vida, por emprender tu sueño.

¿Por qué opción optas?

Puedes comprar “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

JP.Candela:” Soy un chico de la calle que ha cumplido su sueño”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a JP.Candela.

Lo vemos cerrar la famosa fiesta que tiene David Guetta en Ibiza todos los veranos. Recorrer el mundo con su caja de música,  ser imagen de marcas españolas mundialmente conocidas, ser aplaudido por miles de personas en los festivales que se organizan alrededor del mundo, productor de hits mundiales, como su último “Morenita”…

¿Pero cómo se llega hasta donde está él? ¿Es tan bonito como lo pitan, el éxito? ¿Qué obstáculos ha tenido que saltar para llegar hasta donde está ahora?

Esas y otras preguntas más, le realicé a JP.Candela. Uno de los grandes exponentes internacionales que  España tiene en la música electrónica.

GRACIAS JP por recordarnos que los sueños se hacen realidad a través de la pasión y perseverancia. Que no tenemos que depender sólo de la varita mágica de la suerte, aunque de vez en cuando se requiera. Por recordarnos que es la familia el pilar de todo y aprender en todo momento de nuestros mentores, queriendo ser siempre mejor que ayer y no esforzarte por un motivo efímero. Podemos hacer realidad nuestro sueño de convertir nuestra pasión en nuestra actividad diaria, y con la felicidad por compañera.

Puedes conocer más el trabajo de JP a través de Facebook, Twitter e Instagram

Sabes que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin

.- ¿Quién eres?

Muy buena pregunta. Yo creo que soy un chico de la calle que ha cumplido su sueño.

.- ¿Y cómo se hacen realidad los sueños?

Para mí la constancia, el trabajo y la ilusión son básicos. Sin ellos no consigues los sueños.

Yo no creo que una “varita” haga realidad tus sueños, que hay algo más, detrás siempre.

La suerte es una pequeña parte que debe estar en tu vida. Pero como te he dicho, creo que la constancia, la ilusión, el trabajo son totalmente básicos.

.- ¿Qué le dirías a ese chico que empezó hace 20 años, si lo tuvieras enfrente de ti?

Le diría que aproveche cada momento, porque las cosas buenas no están siempre en tu vida y que hay que aprovechar todo lo que pasa para ser más feliz.

Por ejemplo este tour que estamos realizando junto a Seat, para mí es algo maravilloso. Creo que una marca española, apueste por españoles es lo que debería siempre en este país. Yo creo que falta mucho esto, Se apoya mucho al internacional y muy poco al nacional.

Me ha hecho muy feliz, que además BBF junto a Seat, tengan en su imagen a un artista nacional, Ya era hora.

.- ¿Qué has aprendido de tus mentores, con la gente que trabajas?

Para mí, el mentor real que tengo es David Guetta.

Para mí David guetta es muy humano. Para ser el artista más importante que ha dado la música electrónica, no lo tiene nada asumido. Es un tipo muy normal, muy ilusionado con su trabajo.

Que un tipo a las 3,30 de la mañana, en plena sesión suya, te pregunte a ti, sobre que sentía yo sobre la música actual y cómo era mi sentir, me dice que es un tipo que le importa lo que hace, tiene ilusión por lo que hace, aunque sea una persona que haga lo que haga, va a funcionar.

Y para mí el truco es ése, no creerte nadie, sino hacer tu trabajo.

Si estás ilusionado, si sigues trabajando fuerte, es mucho más fácil que si te crees alguien y te olvidas de esa motivación y trabajo hecho hasta entonces.

Es difícil llegar, pero ya mantenerte es lo más difícil de todo

.- ¿El éxito debe cambiarnos?

El éxito ayuda a que aumente la gente a la salas, que haya reconocimiento…Pero el éxito no debe cambiarte en tu vida normal. Debes seguir siendo Jorge en tu vida normal.

Eres JP.Candela, cuando son las 12 de la noche y vas camino del club. Pero siempre intento ser Jorge, todo el tiempo que puedo, sino es una locura.

Una vez, David Guetta, yendo de viaje me dijo: “Intenta ser el mejor DJ, el más bueno, pero no intentes ser una estrella de pop, porque se te acabará la vida. Yo pasé de ser DJ a estrella del pop y mi vida no es igual. Ya no puedo estar en ningún lado, es un agobio.”.

Es importante mantener tu vida personal y tu afán de superación siempre.

.- Cuando alguien te felicita por una creación o una sesión, ¿Qué piensas?

Lo que pienso es que lo que hago, vale para algo. El esfuerzo que estoy poniendo, las horas que invierto… valen la pena.

Un trabajo de oficina es de 8 horas, y no pasa de ahí. Pero el mío es de 8 a 8, en cualquier momento, te puede llamar un manager, se te ocurre una idea o tienes que salir de viaje.. Sé que no tengo un horario, son 24 horas pensando en mi trabajo.

Si, tiene una parte positiva, que estoy haciendo el trabajo que quiero. Reconozco que soy un afortunado, pero aunque a veces quiero desconectar, mi móvil suena igual.

Es una locura pero cuando alguien te da las gracias por una canción o una sesión, sé que todo esfuerzo vale la pena.

.- ¿A qué le das gracias todos los días?

Yo le doy gracias a mi familia y a mi pareja que me tiene que aguantar todos los días. Reconozco que no soy fácil y también a mi equipo. A mis hijos de los que no puedo disfrutar tanto como podría hacerlo cualquier otro padre.

Son al final el pilar de todo. Pero principalmente a mis padres.

Yo ahora mismo tengo 43 años, pero imagínate hace 23 años cuando les dije a mis padres que quería ser DJ. Me miraron y me dijeron que yo tenía que estudiar, que tenía que hacer algo serio. Yo les dije que DJ era algo serio. Les convencí para que me pagaran un curso de producción, un curso de sonido, que en esos momentos valía un pastón y dejándome hacer lo que quería.

Yo creo que ahora pueden estar orgullosos de mí, pero en esos momentos no entendían nada.

.- ¿Cómo nacen tus producciones?

Yo creo que es algo innato ya. Yo siempre digo que cuando estoy en el coche, oyendo música y oigo un simple sonido, comento que es la canción tal de hace 20 años.

Me pregunto cómo puedo recordar, canciones de 20 años, simplemente por un sonido, por una nota.

De tanto escuchar música, viene por ahí. La tienes metida en la cabeza. Te salen las ideas sin querer.

También tengo que reconocer que tengo a mí alrededor un gran equipo de música, de managers musicales que también ayudan mucho.

Hay días por ejemplo que estás en el estudio y no sale nada, y de repente haces BOOM. Tienes que llamar corriendo al músico, para que haga tal acorde y quedar al día siguiente con él.

Por ejemplo, mi última creación surgió escuchando canción popular colombiana, de la artista Camargo. Nos pusimos a trabajar en el tema, lo pulimos un poco con Robbie Rivera, productor de Miami y surgió.

Las buenas creaciones son en función del momento. Si estas en bucle, no salen,  con esa frescura de las buenas canciones.

.- ¿Qué quieres ser de mayor?

Quiero seguir siendo feliz.

Poder disfrutar del tiempo que no he podido con mi chica, mis hijos y mis padres. Vivir tranquilo.

Me he propuesto que con 50 años, cambiar el ritmo de trabajo a nivel tour. Y con esa edad, seleccionar muy bien, aunque ya lo hago, los sitios a donde voy. Par así disfrutar mucho más de todos de quien me rodeo

.- ¿Y qué crees que dice tu marca?

Eso lo tiene que decir los demás. La verdad que no sé que puede pensar la gente desde fuera.

Yo creo que la gente puede pensar que soy una persona bastante seria respecto al trabajo, que me gusta mucho elegir muy bien los lugares a donde voy. No me gusta ir por ir y esa forma de trabajo, de cuidar mucho donde voy, gracias a las recomendaciones de Marc mi manager, antiguo manager de Pacha, me ha hecho diferente dentro de mi estilo.

Si que al principio me hizo perder muchos trabajos, desestimando ofertas de lugares donde debería estar. Pero al final me ha venido bien porque he llegado a lugares donde otra gente no ha podido llegar.

No es que me considere un pijo, sino es la gestión de mi marca. Si quiero llegar a un club de Berlín, es más fácil que me vea a través de un club de Paris, que no en uno de una ciudad pequeña de España. Eso es lo que he intentado cuidar siempre.

La gente no cuida su marca, y creo que es esencial

Durante la conversación llegó su pareja, Kris, y estuvimos hablando cómo es estar con una persona tan reconocida.

.- ¿Cómo es estar con una persona de tanto prestigio?

O sigues su ritmo o sigues su ritmo. Tiene una vida que no para. Un día está en Barcelona, el otro en Ibiza, hoy en Zaragoza, mañana Madrid y al día siguiente Valencia.

Tienes que acoplarte a él. No es un trabajo normal de 8 horas en el que puedes acoplarte los horarios. Aquí eso, olvídate. Pero no pienses que en invierno se tranquiliza, porque en invierno se suele marcha a Asia.

Cuando puedes lo acompañas y cuando no, no. Pero tienes que dejar un poco de lado tu vida por él.

Yo hablando con mis amigos, dice JP, sé que es un poco jodido vivir mi vida, y no la suya. Esta dejando de realizar su sueños, por acompañarme. Y eso que ella también es DJ.

Apostilla Kris, pero ya no solo es seguirlo de viaje. Sino también las redes sociales, los contratos, las llamadas, los emails, su creatividad, los vuelos, la preparación antes de una sesión… Es un trabajo que de 24 horas. La gente piensa que todo es súper bonito, que todo el día estamos de fiesta, pero no ven o quieren ver todo lo que hay detrás de una relación así.

.- ¿Por qué se nos instruye en la consecución obsesiva del éxito?

La gente se cree que el éxito es una cosa y están totalmente confundidos.

La gente se cree que el éxito es salir en la tele, ser guapo o tener un coche de lujo. Creo que hay a día de hoy, mucha gente que es famosa, cuando en realidad es famosilla, famosa de 1 mes.

Es un personaje, que ha puesto sobre todo la tele, pero que no tiene ni oficio ni beneficio.

El famoso real es el que trabaja para llegar a algo. Es un cocinero, un actor, un escritor, .. Que trabaja en lo que le gusta, que no trabaja para ser famoso y si eso le llega es por su trabajo, constancia, no por querer ser famoso

El éxito es la consecuencia del trabajo. No te esfuerzas por ese propósito, sino por la superación tuya propia, porque cada día siempre luchas por ser mejor que el día anterior.

No considero a una persona famosa, porque vaya a la tele a buscar pareja. ¿Estamos tontos o qué? ¿O es que dentro 10 años me voy a acordar de ti simplemente por eso?

.- ¿Consideras que haces arte?

Eso espero, eso intento.

No sé si a los demás les gusta o no. Yo creo que la música es arte.

.- ¿Cuál es tu palabra favorita?

Libertad

.- Una reflexión para los lectores del blog.

Vive para ser feliz, trabaja en lo que te gusta, disfruta de tu gente y no creas que nada es imposible. Todo lo podemos conseguir si realmente quieres.

 

 

¡¡Activa los hábitos y activaras el éxito!!

No te preguntes qué puede darte la vida, sino qué puedes dar tú a la vida” decía Viktor Frankl

Has decidido poner el contador a cero.

Has comprendido que cuando nace un nuevo día, el pasado se convierte en eso, en pasado. Que tienes por delante un nuevo día lleno de oportunidades que tienes que exprimir.

Has aprendido que no eres tu pasado, que eres tu presente. Y por lo tanto, has decidido emprender un nuevo camino, un sueño que llevaba tiempo dentro de ti.

Y has decidido que te vas a comprometer a ello, hasta las últimas consecuencias. Hasta la fecha te habías comprometido con muchas cosas, pero siempre acababan por no suceder o no llegar a ver si pudiera ser verdad o no.

¿Por qué?

Porque te has comprometido en función de los deseos de los demás o por no “salirte” de las expectativas que tenían los demás sobre ti.

Ahora las cosas han cambiado, te comprometes PORQUE ASÍ LO SIENTES TÚ.

Apuestas por ti, APUESTAS POR TU DON, POR LO QUE TE APASIONA

No te consideras un superdotado, pero te has dado cuenta, que hay algo que los amigos te piden que les ayudes.

ESTAS SOLUCIONANDO UN PROBLEMA A LOS DEMÁS

Eso es la verdadera concepción de emprender. No montar un holding que le quite el puesto a Amancio Ortega (si tiene que ser ese tu propósito, ya llegará), pero el verdadero propósito de emprender, es solucionar los problemas a los demás, AYUDAR A LOS DEMÁS. Ya que como tú nadie lo hace.

Te das cuenta, que el verdadero éxito empieza dentro de uno mismo, no acaparando followers, comprando locales o yendo a eventos a repartir tarjetas. El principio del comienzo empieza en ti. Al hacer las cosas de otra manera, tu actitud es otra.

Emprender es apostar por ti mismo. Otra gente has visto “caer” por el camino y no entendías por qué.

Es fácil, porque habían apostado por modas, por cosas que creían que les haría llegar cuanto antes al éxito a ganar un dinero que les hacía falta. Habían apostado por un éxito efímero y fugaz, cuando en verdad, si hubieran apostado por lo que sentían, por lo que mejor se les daba, hubieran conseguido mucho más de lo que se podrían haber imaginado.

Pero tú has elegido un camino distinto, has elegido TU CAMINO.

Has elegido lo que AMAS.

Es uno de los valores que te has dado cuenta que tenías escondido, la coherencia. Es lo que tú sientes, lo que tú quieres. Escuchas lo que digan los demás ante posibles retos, precipicios pero a partir de ahora vas a hacer caso a tu corazón, el más sabio de todos.

Desde que tomaste esa elección, todos los días tienes en mente TU PROPIA DEFINICIÓN DE ÉXITO.

¿Qué es el éxito? ¿Quién define qué es el éxito y que no lo es? Hasta ahora has intentado llegar a los cánones que la sociedad esperaba que alcanzases. Pero cada cerebro es un mundo y cada mundo tiene una concepción diferente de la vida, del éxito y del fracaso.

Sientes, sabes, lo notas, que quieres un estilo de vida propio, que no diferente, tu propio estilo. Que tienes y quieres hacer las cosas A TU MANERA, que crees que se pueden hacer mejor de cómo se han hecho hasta ahora. Pero sobre todo te has dado cuenta, que viviendo así, sintiendo así, te vas a dormir todas las noches, con la conciencia muy tranquila. Sabiendo que has hecho lo que tenías que hacer.

Quieres tu éxito, es tu coherencia, es tu forma de vivir la vida.

Echas la vista atrás y te das cuenta, que llevas tiempo sin quejarte.

Te levantabas y te quejabas por todo. Por el sol que hacía, por el frio que no hacía, por el café que te ponían o por la ropa que te tocaba ponerte.

Ahora la queja ha desaparecido de tu vocabulario, de tu cuerpo. Ya no lo haces. ¿Por qué? Porque sabes que todos los días son experiencias que hay que vivir, momentos que hay que exprimir, oportunidades que hay que lanzarse o de las que hay que aprender.

Te quejabas porque sabías que no te gustaba tu vida, que creías que había algo más allá de lo que hacías, y ahora que lo estás haciendo, viviendo, las quejas, las excusas, han desaparecido.

Y si te quejas, lo utilizas como un trampolín de investigación del por qué y para qué te pasa lo que te pasa.

Te levantas descansado. Has aprendido que tienes que descansar, porque si no, no habrá manera de rendir hacia el camino a tu sueño.

Al igual que sabes que tienes que descansar todas las noches y alguna buena siesta española, también sabes, que enfocarte demasiado tiempo en alguna acción, tu cerebro no dará mucho más de sí, así que cada cierto tiempo, te paras y te mueves.

El movimiento siempre produce más movimiento.

Y por mucho que estés loco de contento, no puedes ir como “pollo sin cabeza” hacia tu meta. Tienes que tener tiempo para parar y pensar. Por mucho que estés “andando” a tu meta, por mucho que creas que vas en el camino adecuado, tienes que pararte cada cierto tiempo, “subirte” a un árbol e ir viendo qué camino has recorrido, qué ha pasado por el mismo, que has aprendido, si te has desviado.

Así que durante el día, provoca paradas en tu agenda, para pensar, para crear y/o reorientar el camino.

Y cuando pienses, no pienses como lo hacen los demás. Tu experiencia hasta la fecha, has sabido que no te ha dado los resultados con los que soñabas. Tu experiencia está formada por opiniones de los demás, por miedos, por vergüenzas, por “no puedos”.

¿Qué pasaría si aprendieras a través de la imaginación que tienes? ¿A través de esos sueños que te mueven?

Esa imaginación es tu subconsciente hablándote, dale la oportunidad, que seguro que tiene que enseñarte más que toda la experiencia hasta ahora absorbida por ti.

Cada situación tiene una solución diferente, no la que siempre los demás le han dado.

Cuando haces las cosas según tu corazón y no tu miedo, empiezas a decir NO a muchas cosas a lo largo del día.

No a cosas que te roban el tiempo, no a reuniones inoperantes, no a personas que te roban la energía, no a cosas que antes decías si y te preguntabas: ¿Por qué he perdido tanto el tiempo en algo que ni me va ni me viene?

Decir NO es decirte Si a ti mismo, a tu sueño, a tu motivación.

Diciéndote Si a ti mismo, no estás siendo tu mismo. Luchas por ser mejor todos los días.

Si tienes que hacer limpieza de tu agenda, de la gente que te rodea, lo harás durante los días que haga falta. Porque aparte de querer trabajar con los mejores, quieres gente a tu alrededor, con tu misma locura, con tu misma forma de ver la vida.

Durante el día te equivocarás. Pero sabes que es la única forma de aprender. Haciendo y cayéndote, haciendo y cayéndote, no queriendo correr sin foco. Y no pensarás que eres un fracasado, sino que así es la antesala del éxito.

Irán pasando las horas del día y siempre con la misma filosofía de darte a los demás, sin esperar nada a cambio, porque sabes que ya has empezado a disfrutarlo cuando tomaste la decisión entre:

¿YO O MIEDO?.

¿Tu día a día de qué hábitos está formado? ¿Qué hábitos tienes que introducir en tu vida?

Si quieres conocer los hábitos de las personas de éxito os recomiendo el libro de Sergio Fernández y Raimon Samsó, Misión Emprender. Los 70 hábitos de los emprendedores de éxito”.

 

 

Oso, Tigre y Dragón en la empresa

O cambiamos de conducta o cambiamos de sueño. Anónimo.

Estoy rodeado de hienas, de osos perezosos, de marmotas, de comadrejas y de zorros astutos”.

Cuando me lo decía un amigo, no sabía si había a un programa de Frank de la Jungla o había pasado un mes en la selva. Pero estaba describiendo el día a día de su empresa.

¡¡Menudo zoológico!!

Hace unos días, terminé de leer el libro de Andrés Pascual y Ecequiel Barricart, “El oso, el tigre y el dragón. Los tres animales que habitan en ti. Y mientras me iba describiendo la fauna con la que convive, me acordé de él.

Leyendo libros, revistas de Management, conferencias y valores que hay en la sociedad, es normal que se conviva con este tipo de fauna o seamos devorados por ellas.

Estrategias para ser más competitivos, cómo hacer que tu empresa sea la líder del mercado, cómo llegar a ese puesto que tanto añoras, cómo conseguir ese título que todos tienen y tú no…”

Ante estos titulares reales y promociones de cursos, ¿Qué tipo de personalidades estamos desarrollando?

La de hienas, diablos de Tasmania y demás fauna salvaje.

¿Qué pasaría si todo se redujera a esos 3 animales que te he comentado antes?

Necesitamos ordenar nuestras emociones. No podemos abrir la puerta de la oficina y empezar a gritar sin haber dicho ni buenos días, y otro día que todo sea bonito, alegre y feliz. Un poco de equilibrio, de coherencia, por favor.

Un buen líder, una buena persona empieza liderando sus emociones. Y eso es lo que nos hace el OSO que todos llevamos dentro.

Somos emociones, somos sentimiento por mucho que esta sociedad, nos diga, que nos los tenemos que comer, ya que las emociones nos dicen que nos nublan en nuestro día a día, a la hora de tomar decisiones.

Pero desde que nacemos, nos instruyen desde el miedo. Miedo por desobedecer a nuestros padres, profesores, jefes… Miedo a las represalias, por no hacer lo que esperan y desean de nosotros…

Así que cuando llegamos el mundo laboral, sólo tenemos miedo en vez de motivación, ilusión, alegría o ganas de superación. ¿Por qué?

Porque sabemos si llevamos la contraria, NOS ECHARAN, porque si decimos lo que pensamos, NOS ECHARAN, porque si no hacemos horas extras, NOS ECHARAN… Y vivir en el paro, es lo más denostado y macabro que nos puede pasar…Así que por lo tanto, ocultemos nuestras emociones, ocultemos nuestros deseos, nuestra creatividad, y hagamos lo que nos piden y sin rechistar.

Todos los días cuando nos levantamos somos como Winnie The Pooh pero deprimido, sabiendo que tenemos que ir a trabajar.

¿Cómo hacemos para que ese oso se levante todo el día robusto y ruja?

Nos han dicho que el miedo es lo peor que nos puede pasar. Yo creo que no. Es una emoción con la cual nos tenemos que hacer amigos, como la frustración, rabia o la tristeza. Esto es como las heridas, cuando las dejas al aire, se cicatrizan mucho más rápido, pues con las emociones igual.

Cuando descubrimos porque nos pasa, empezamos a descubrir quién eres de verdad. No eres esas mascaras, esas apariencias o esos títulos que están detrás de tu despacho. Eres tú, alguien único.

Las emociones son la herramienta ideal para expresar quien eres, qué quieres, cómo sientes… ¿Por qué lo hacemos tan difícil ocultándolas o no dejándolas salir?

En este mundo, nuestro tigre, esta muriéndose de deshidratación, está famélico. El tigre quiere retos, que le hagan sacar su valentía. Pero el mundo nos pide que solo queramos la rutina, aunque por las noches desearíamos que nuestra vida fuera de otra manera. Que los valientes sean otros, que otros se arriesguen, y si lo consiguen que nos enseñen como lo han hecho.

Las únicas acciones que realizamos son las que nos pone nuestra agenda, y de ahí no nos salimos. ¿Así como vamos a alimentar a nuestro tigre? Más bien se querrá marchar con otro que lo cuide y quiera más que tú.

También están los profesionales, que tienen a su león más gordo que Michelin gracias a sus constantes iniciativas y su estrés.

¿Qué hacemos pues?

Preguntarte de forma sincera: ¿Qué quiero hacer en el trabajo?

Cuando lo tienes tatuado en tu mente, no te importan las circunstancias ya que sabes QUÉ, tu creatividad resurge ante las posibles dificultades. La disrupción es tu filosofía, ya que todos los días quieres ser mejor que el día anterior. Las metas siempre te impulsan a ser mejor, a querer conocer donde no están tus limites, aprender continuamente ya que sabes que no sabes nada.

Pero sabiendo QUÉ quieres, actúas desde la serenidad, desde la tranquilidad, porque sabes que estás en el camino correcto. Quizá no consigas crear esa empresa, quizá no llegues a liderar ese cambio con el que sueñas, pero sabiendo todo lo que te podría ocurrir, todo lo que tendrías que dejar a un lado, lo has hecho, desde la tranquilidad, y desde la coherencia.

Y ¿Qué hacemos con el dragón? ¿Para qué sirve?

Hace unos días preguntaba a un directivo. ¿Te sientes vacío a pesar de la vida que llevas? Su respuesta, con lagrimas en los ojos, fue que SI.

Somos mucho más que nuestras emociones, que nuestros títulos, acciones o retos. Somos mucho más.

Todos hemos venido a dejar algo en el mundo que perdure. No hemos venido a trabajar y hasta al día siguiente .Ya no te digo una huella en el mundo mundial, pero si en la gente nos rodea, o en nuestros clientes. Algo más allá que conseguir facturar todos meses más que el mes anterior.

Todos queremos volar, que nos reconozcan por nuestro vuelo, por nuestras alas. Pero si lo haces por ego, te aseguro que el vuelo será muy corto y con aterrizaje forzoso.

Para ello, tienes que estar en soledad contigo mismo. ¿A qué pica, verdad?

Acepta tus emociones. Acepta que no eres el contexto en el que estés viviendo, sino que eres mucho más.

Cuando empieces a volar, te darás cuenta, que hemos dado importancia a cosas que no la tenían, que hemos reaccionado a cosas de forma reactiva cuando tenía que ser de forma proactiva.

Eso es lo que hace un dragón, saber que tienes que volar mucho más que a ras de suelo, sabiendo que tienes un PORQUE que realizar, una misión.

Así que profesionales, empresas y demás organizaciones:

.- Amen a su oso, a cada uno de los osos que tienen en su empresa. Amándolos descubrirán lo autenticidad de cada uno de ellos, sacando adelante sus talentos sin necesidades de programas “fashion” de búsqueda de talento. NO contraten por C.v. contraten por el brillo de que transmiten los osos en sus ojos.

.- Den permiso que saquen las garras de tigre que todos tienen. Permitan que saquen sus ideas, que las pongan en marcha, que se confundan sin recriminarles por ello. Hagan un club de tigres y le aseguro que serán una empresa canalla.

.- Para volar, hay que tener un PORQUÉ. Un propósito mayor que una facturación o una expansión sin sentido. Y sobre todo cuando ese propósito te mueve, comenzarás a darte cuenta que como vienen las cosas, se van, descontextualizando todo lo que te ocurre.

Siempre habrá momentos, que a la hora de emprender un proyecto, haya un animal que destaque más que otro, pero siempre recuerda que tiene que haber un equilibrio dentro de ti, dentro de la empresa, recuerda alimentarlos en la misma medida

¿Cómo sería una empresa con estos 3 animales dentro de ella? ¿Cómo los alimentas tú? ¿Qué animal crees que no alimentas en tu vida?

¡¡Las razones son basura!!

El tiempo es ese juez insobornable que da y quita razones” dice José María García.

Dame una razón…Quiero unas razones convincentes ante los hechos…Razóname lo que acaba de suceder… No hay razones para explicar lo que acaba de suceder…”

Vivimos en el mundo en el que depende creer o no, en función a las razones que nos den los demás, de las razones que demos a los demás.

Pues creo que una RAZÓN ES UNA EXCUSA BARATA PARA OCULTAR NUESTRO VERDADERO DESEO.

A través de ellas ocultamos nuestras verdaderas emociones, intenciones.

Escuchaba al lado mío una conversación de una pareja, que decía:

.- Dame una razón para entender por qué has hecho lo que has hecho.

.- Es que yo no quería

No sé cómo acabo la conversación, ni la relación, ya que entró la persona con la que había quedado, pero la sensación que tenía, era que cualquier cosa que le dijera, sería una EXCUSA.

Hagamos un ejercicio.

Preguntante a lo largo de esta semana, cuantas razones, cuantas explicaciones has tenido que dar a los demás, sobre tus acciones, tu comportamiento o no comportamiento. ¿Ya?

Y ahora siendo sincero contigo mismo, dime cuantas de esas razones que has vertido, eran verdad.

Sé que me dirás todas, que la culpa la tuvo el trafico, que fue el cliente el que hizo que no vendieras o que tu suegra es la que provoco te doliera el estomago…

Siempre utilizamos las razones, para dar prioridad a nuestro comportamiento. Siempre tenemos la razón nosotros, nunca daremos la razón a otras personas o diremos que nosotros tuvimos la culpa.

¿O es que alguna razón de las que diste esta semana, dijiste que tú eras el único responsable? ¿Tienes el valor de reconocer que no quieres ir a esa reunión o ver a esa persona, y no poner la excusa de llegar tarde?

Seamos sinceros, siempre que llegamos tarde a una reunión con amigos “pesados”, siempre que no queremos ir a casa de la suegra o llegamos “un poco” tarde al trabajo, siempre daremos razones, que nos “salvaguarde” la posadera, es por un motivo mucho mayor que un simple atasco o que has salido tarde de un reunión.

¡¡SEAMOS SINCEROS Y COHERENTES, POR FAVOR!!

Ése “la culpa la tuvo el trafico, es que no entendí lo que me pedía o no tengo tiempo para quedar.” tienen una característica en común. Somos seres humanos que vemos la realidad según nos interese.

No vemos el mundo como es, sino como nosotros CREEMOS QUE ES. Es decir, vemos el mundo a través de nuestras creencias, adquiridas y creadas. Por lo tanto, todo aquello que este fuera de nuestras creencias, creeremos que es algo imposible o que nunca llegaremos a verlo. Aunque realidad lo tengamos a nuestro lado.

Al ver la realidad según nuestras creencias, las razones que siempre expongamos estarán basadas en ellas. Y aunque estemos confundidos, lo rebatiremos hasta quedarnos exhaustos porque, porque nos hacen creer que si dudamos de nuestras creencias, nos empezaremos a preguntar quienes somos, y no está muy bien visto en estos momentos de edad “in-madura”.

Como podrás observar, son nuestras propias creencias, quienes nos detienen

Vamos con la familia porque aunque no nos apetezca por ahí, no vaya a ser que se enfaden…Vamos a ir al cumpleaños de esa pareja que no aguanto, porque si van todos, y no voy yo, se dará cuenta que nos los soporto…”

Nuestras propias creencias de “quedar bien ante los demás, de ir a un evento que no quieres, por el qué dirán, porque te puedan “excluir” del grupo o tachar de diferente. Así que cuando damos razones en muchas situaciones, suelen ser, como he dicho al principio del artículo, unas excusas muy bien pintadas, pero difíciles de creer.

Decimos lo contrario a lo que realmente sentimos.

Hace poco me decía una amiga, que opinaba igual respecto a las razones., que quedaba con una amiga por la “rutina” que se había creado años atrás, pero en realidad, a día de hoy, no le apetecía nada verla por esa “obligación” creada y no se fuera a enfadar, pero ya no era la misma situación.

Hacemos lo contrario a lo que en el fondo nos gustaría hacer, pero aún así gritamos a los 4 vientos, que somos libres de quedar y hacer lo que queremos.

Todo por miedo, todo por seguir haciendo caso a “creencias arcaicas” que nos limitan en vez de hacernos flexibles.

Durante todo el día tomamos acciones. Y las elegimos en razón a las razones que mejor vayan en nuestro beneficio o menos “daño” puedan hacernos a nosotros o a los demás.

¿Verdad?

Pero ¿Cuánto tardamos en tomar una decisión? Horas por no decir días, dependiendo de la decisión que tengamos que tomar. Aunque tengamos toda la decisión en nuestras manos, tenemos miedo a tomarlas.

“Y si escojo esta oferta…Pero y si la otra es la mejo…Pero si escojo esta, podré causar un daño a esta persona…” ¿Te has sentido identificado en algún momento?

Nunca sabremos cuál es la mejor decisión hasta que tomemos la opción de escogerla sin MIEDO AL FRACASO NI AL QUE DIRÁN.

Nunca lloverá a gusto de todos, nunca sabrás hasta donde puede llevarte o si acabarás consiguiéndolo, pero si sabes una cosa, lo que deseas de verdad a pesar de todas las circunstancias.

Si tuvieras que tomar una decisión, dos opciones y una bomba que en 10 segundos explotará si no la tomas en coherencia a lo que sientes. ¿A qué la tomarías rápido?

Dando razones a nuestros actos, decisiones, que en muchos casos ni nosotros nos las creemos, vamos por la vida de forma errónea

¿Mi recomendación?

.- Cuando damos una razón, suele complicar la situación. ¿O es que tu madre o pareja, no ha visto que le estabas mintiendo cuando estabas dando una razón que no era la correcta?

.- Si no nos gusta lo que está pasando en nuestra vida, ¿Por qué no hacemos lo que esté en nuestras manos, para cambiarlo? Ya no tendríamos que usar pretextos para hacer cosas sin ganas, obteniendo resultados mucho más satisfactorios

Sé que los gurús del coaching me dirán: “¿Cómo sería un mundo sin Por qué? Sería una locura”.

Habría un PORQUE, haríamos todo en función de lo que nosotros sintiéramos, no de lo que los demás esperasen de nosotros. Sin pretextos, sin expectativas, confiando en las acciones que tomemos, aprendiendo de ellas y las relaciones con los demás, seguro que serían más fluidas.

Somos nosotros mismos quienes nos detenemos ante un sueño, ante la vida. Nos damos muchas razones que nos llevan a intentar las cosas y no al hacerlas.

Todo por razones, que son excusas mejor vestidas.

¿Qué piensas tú al respecto? ¿Qué razones te das para no hacer algo? ¿Por qué?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

¡¡Deja de ir a la pata coja!!

No desperdicies el tiempo tocando una pared, esperando que se transforme en una puerta” decía Coco Chanel.

De pequeño nos enseñaban a jugar a la pata coja. Nos decían que era bueno para nuestra coordinación, para divertirnos mientras aprendíamos los números.

Y la verdad que así era. Pero a día de hoy, con la edad “in-madura” seguimos jugando a la pata coja.

Cuando en realidad, tendríamos que saltar, vivir, con los dos pies siempre en el suelo.

Sobrevivimos yendo por la vida a la pata coja.

A la pata coja cuando hablamos de cambios en nuestra vida, pero nos agarramos a la rutina que hemos estado viviendo.

A la pata coja, cuando sabemos que tenemos que dejar a una pareja, pero aún así esperamos que dicha persona cambie, cuando sabemos que no va a ser así.

A la pata coja, cuando sabemos que necesitamos un “lavado” en nuestro proyecto empresarial, pero seguimos aferrando a las “políticas” que seguíamos haciendo hasta la fecha.

A la pata coja, cuando creyendo que vivimos, lo único que estamos haciendo es “sobrevivir”.

Y aún cuando, ocurre algún milagro en nuestra vida, seguimos yendo por la misma a la “pata coja” porque pensamos que no nos lo merecemos o a partir de ese momento, van a ocurrir todas las desgracias en nuestra vida, por haber sido los agraciados con dicho “milagro”.

¿Por qué andamos a la pata coja?

.- Porque nos mueve el miedo, no la motivación.

Se nos llena la boca, hablando de que vamos a cambiar, que vamos a transformar nuestra empresa, que hemos visto que tenemos que hacer, que las cosas ya no van a seguir como hasta entonces…

Nos ponemos el mono de faena, tenemos todo planificado, sabemos qué tenemos que hacer, Cómo tenemos que hacerlo, pero a la hora de dar el paso, el que nos lleve a cruzar el umbral de resultados pasados a un nuevo destino, NO LO PASAMOS CON LOS DOS PIES.

Y donde dijimos que lo íbamos a hacer, que ya estábamos cansados de tantas tonterías, acaba convirtiéndose en frases como: “Es que aún no es el momento adecuado, Es que la culpa de que no dé el paso es de mi pareja…Es que aún no están las condiciones adecuadas…

Más y más “Es qué…” que se resumen en una sola frase: “NO CONFIO EN MI NI CREO QUE PUEDA CONSEGUIRLO”.

Me gusta oír a escritores que expresan que el ser humano el único miedo que tiene es al fracaso. No estoy de acuerdo.

TENEMOS MIEDO AL ÉXITO.

Miedo a darnos cuenta que podemos hacer más cosas de las que hemos hecho hasta entonces, miedo a darnos cuenta que hay características dentro de nosotros, que por miedo , no nos habíamos dado la oportunidad de desarrollar. Miedo a darnos cuenta que somos mucho más de lo que nos imaginamos o nos han hecho imaginar.

Si hasta ahora tu vida ha sido “gris”, no tienes miedo a que sea igual, sino a nuevos colores.

El miedo nos hace ir a la pata coja, haciéndonos creer que queremos algo, cuando en el fondo nos agarramos como los niños en el 1º día del colegio a sus padres, no queriendo entrar en una nueva etapa de nuestra vida.

.– Nos importa el qué dirán y lo demás, tonterías.

“Es que nadie lo hace pero tengo miedo a ser la 1º persona que lo haga…Es que en mi ciudad nadie ha roto los esquemas serios que hay y sé que hay que hacerlo, pero tengo miedo..”

Nos han enseñado que hay que es mejor ser un seguidor que no un líder. Nos enseñan que mejor ver, oír y callar, que no expresar tus opiniones, porque las consecuencias pueden ser terribles.

Sabemos que con nuestras ideas iría mucho mejor nuestra vida, la vida de los demás, pero la “presión” de la sociedad, de que el “gurú de moda” se moleste porque has entrado y rebatido las ideas que le han hecho famoso o que los “amigos de toda la vida” te vean y te pregunten “”¿Qué te pasa, estás malo?”, por tus ideas, acaba produciéndose que nos relacionemos con la gente, a la pata coja, sin mostrar nuestra verdadera personalidad, nuestros deseos, ideas.

Vamos a la pata coja, por miedo a un posible triunfo nuestro y por no “molestar” a personas con nuestras ideas “diferentes” nunca vistas.

¿Y qué pasa mientras tanto?

.- Pensamos que ha sido una locura tener esa idea. Nos preguntamos para qué vamos a intentarlo, para qué vamos a arriesgarnos con lo “tranquilo” que estamos hasta ahora…  Y lo que estamos haciendo es “ocultar” nuestro talento a los demás, perdiéndose la sociedad una transformación que seguro que daría muchos beneficios.

.- Nuestra autoestima, nuestra verdadera personalidad, somos nosotros mismos quienes lapidamos. Pero luego nos quejamos de los resultados que obtenemos, del jefe que soportamos o de las noches de insomnio que sufrimos.  Esperamos que alguien nos dé una oportunidad, cuando somos NOSOTROS MISMOS QUIEN NOS LAS TENEMOS QUE PERMITIR.

¿Cómo dejamos de ir a la “pata coja” para marcar cada paso con los 2 pies?

.- Sólo tenemos 1 vida, y si nadie te lo ha dicho, ya lo sabes.  Oportunidad que llegue, sueño que tengas, idea que realices, tienes que darle la oportunidad que eche andar. Si está en tu vida, es por un motivo.

Si permites que se vaya, te aseguro que no volverá y será otra persona quien si la aproveche de verdad.

Dándole el Si a ese sueño, a ese proyecto, te estás diciendo SI a ti mismo, reafirmando tu personalidad y confirmando que los éxitos son para aquellos que optan por la valentía, no por el miedo.

.- ¿Te gustaría levantarte todos los días pudiéndole sonreír a quien ves por las mañanas en el espejo? Empieza rompiendo las cadenas que te limitan dentro de ti y te aseguro que las cadenas exteriores empezarán a deshacerse de la misma manera, siendo tu vida mucho más feliz.

.- Si tienes una idea, que sabes que va a “sentar mal” a organizaciones o romper las “rutinas” que hasta ahora han guiado a la sociedad, VAS POR BUEN CAMINO. Y más si cuando la comentas, te quieren quitar la idea. Te trataran de loco, que es algo imposible, tranquilo, VAS POR BUEN CAMINO, es tu oportunidad, de pisar con los dos pies en el mundo.

Dejemos de ir a la pata coja por la vida, y empecemos a pisar con los dos pies. Dejemos de pisar solo con el lado racional dejando a un lado el emocional, somos el fruto de ambos lados del cerebro.

Has venido a dejar tu marca en este mundo, y se empieza pisando con los dos pies, no dejando a uno colgando. Ya no hay excusas para que pises fuerte allá por donde vayas.

¿Vas a la pata coja por la vida? ¿Por qué?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace

 

¡¡Una relación perfecta: Éxito y Acción!!

 

Amor sin acción es insignificante y acción sin amor es irrelevante” dice Deepak Chopra

Hoy me han hecho una pregunta, que me gustaría comentarla con todos vosotros:

“¿Cuál crees que es la gasolina que necesita el éxito?”

Al instante dije que la ACCIÓN.

¿Y tú cuál crees que sería?

¿Por qué creo que es la acción? Porque sin ella no conseguiríamos nada en la vida.

Voy a perder peso, pero esperemos a que pasen las Navidades, Voy a hacer realidad mis sueños, pero voy a esperar a que pase esta crisis, para que todo salga bien…Voy a decirle que la quiero, pero antes iré al gimnasio para que vea que me estoy cuidando como se que a ella le gusta…”

Y mientras tanto… ¿Qué suele ocurrir?

Que esa chica se ha cansado de esperar, que ese sueño se ha desvanecido y que en vez de empezar a mantenerte, estás aumentando peso más que la orca Willy.

¿Qué ha pasado? Que has dejado para mañana lo que podrías haber hecho hoy.

Toda la gente que he ido entrevistando durante estos años y que recojo en “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”, tienen una cosa en común, viven en el modo de acción continuo.

Si dejas para mañana algo que podrías estar haciendo hoy, es por dos motivos:

.- Porque aunque mucho lo quieras, no das un paso hacia él, porque realmente no lo quieres de verdad, “sólo de boquilla”. Que no te motiva de verdad, que lo haces para aparentar, para estar a la moda, para callar alguna boca…. Y eso te produce la pereza de dar un paso adelante.

.- O tienes un miedo atroz al éxito y sobre todo a darte cuenta que eres capaz de conseguir más cosas de lo que estás consiguiendo hasta ahora.

¿Cuál es tu excusa?

Somos los únicos responsables que dilatemos el éxito. No el efímero, el de verdad.

¿Por qué si no te motiva algo de verdad, te enfocas en lo que si te motiva?

Y no me digas que no sabes lo que quieres en la vida, porque TODOS lo sabemos. Lo que pasa que tu respuesta está detrás del miedo que tienes. Tienes miedo hasta nombrarla, ya que crees que se haría realidad sólo así, y no vaya a ser  se rían de ti o no seas capaz de dominar la situación.

Cuando sabes lo que quieres, estás enchufado al modo acción, sea la hora que sea. Todo por y para tu propósito, para tu sueño.

¿Qué relación hay entre el tiempo y el éxito?

Como bien comenta Santiago Álvarez De mon, nuestra vida es la muestra de cómo gestionamos nuestra agenda. Y así lo saben los canallas.

SIEMPRE TENDREMOS TIEMPOS PARA LO QUE NOS IMPORTA DE VERDAD. SIEMPRE.

Sacamos tiempo de las piedras, nos quitamos tiempo de nuestros amigos, del gimnasio, de las horas de la siesta que te pegas viendo la televisión tras comer, de donde sea sacaras horas, porque estarás enfocado en lo que quieres, y dejando de lado lo que no quieres.

Y el éxito es eso, SABER QUÉ QUEREMOS, y lo que NO, lo delegamos, poniéndonos mano a la obra al instante, con constancia y serenidad.. Cuando lo sabes, te enfocas como un “obseso positivo” y la acción estará continuamente en tu vida, porque devoraras el tiempo en búsqueda de tu sueño.

Cuando sabes lo que quieres, haces lo posible e imposible por tu sueño. Y para hacerlo te pones en modo acción.

Cuando sabes lo que quieres, cuando sabes quién eres, la pereza no está entre tu vocabulario, ya que te quieres comer el mundo, disfrutarlo. Y para hacerlo, estarás siempre en modo acción.

Pero ya antes de buscar el éxito, has tenido que ser coherente contigo mismo, sabiendo que quieres y que no, y para investigarte dentro de ti mismo, hasta tenido que dar un paso adelante. Y no como estabas antes, tumbado en el sofá o esperando que viniera alguien a solucionarte los problemas.

ACCIÓN, ACCIÓN Y MÁS ACCIÓN.

Al éxito sólo se relaciona con la acción, no con la frustración, miedo o desidia.

Volvamos al problema que todos hemos tenido alguna vez, que por querer llegar al éxito antes que nuestro vecino, queremos correr antes de aprender a andar.  Y eso solamente produce que el futuro sea todavía más negro.

Sabemos que tenemos que andar para llegar al éxito. Andar, no es correr. Andar no es empezar emprendiendo montando un imperio empresarial sin saber nada de negocios. Empieza por montar algo pequeño pero no olvidándote de soñar en grande. Andar, no es correr el primer día la maratón de New York, sino ir a caminar rápido por el parque, sobre todo si llevas tiempo sin hacer deporte.

La acción consciente, por favor.

¿En qué consiste? En ser consciente de los pasos que estás dando. Puede ser uno pequeño, puede ser uno grande. Todo dependiendo del momento, pero son conscientes de lo que están haciendo, con el propósito para que lo haces,  porqué están sintiéndolo y qué aprendizajes se están llevando de cada paso. Y todo con el fin de alcanzar su meta.

Así que recuerda, que para vivir en modo acción.

.- Se coherente contigo mismo. Si algo te da pereza y te has comprometido a hacerlo, es que realmente no te motiva.

.- Tu vida está compuesta, por el uso que haces con tu tiempo. Échale un ojo a tu agenda y dime si muestra éxito o no.

.-Acción no es empezar, metiendo la 5 marcha. Es empezar con la 1 y poco a poco ir subiéndolas. No quieras correr antes de empezar a andar, porque seguro que la leche, será de las que hacen época

¡¡Un sólo paso ya es progreso, ya es éxito, nunca lo olvides!!.

¿Crees que al éxito se llega sin acción? ¿Qué acción vas a emprender hoy para llegar hasta donde tú quieres?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este Enlace. Además podéis poneros en contacto conmigo ante el lanzamiento de los workshop “Liderazgo&Disrupción” y “SkunkBranding”.

¿Una vida aburrida?

El aburrimiento se cura con la curiosidad. La curiosidad no se cura con nada” decía  Dorothy Parker

El mundo vive sumido en el aburrimiento.

Estoy aburrido con mi vida…Estoy aburrido con mi pareja…Estoy aburrido con mi trabajo…Estoy aburrido con lo que ponen en la televisión…

Y no hace falta que lo diga la gente, viendo la cara que tienen durante el día, ya dice mucho de ellos… Una cara donde la sonrisa brilla por su ausencia y donde la mirada expresa tristeza.

Cuando la gente me comenta: “Quiero hacer algo con esta vida tan aburrida que tengo”, para posteriormente preguntarme: “¿Qué harías tú?”.

Siempre contesto lo mismo: “Hacer de verdad lo que sientes que tienes que hacer”.

Instantáneamente pegan salto para atrás, como cuando los gatos ven el agua.

Cuando uno está en búsqueda de sus sueños, NUNCA ESTÁ ABURRIDO.

Estamos aburridos, PORQUE QUEREMOS.

Estamos aburridos, porque nos ha ganado la frustración y la resignación a la fuerza de voluntad.

Estamos aburridos, porque hemos dejado que el miedo nos gane frente a la posibilidad de descubrir qué pasaría si fuéramos hacia nuestros sueños.

ESTAMOS ABURRIDOS, ESTAMOS DESMOTIVADOS, ESTAMOS DESGANADOS, PORQUE NO TE DAS LA OPORTUNIDAD DE SER.

Ahora se sincero contigo mismo, por favor, ante esta pregunta:

Cuando haces lo que sientes que tienes que hacer, lo que tu corazón te impulsa… ¿Cómo se te pasan las horas? ¿Me dices cuantos momentos tenías de ilusión, de superación, de aprendizaje? ¿Me dices que pensabas que tu vida era aburrida?

Con tu cara sonriente, pensando en aquellos momentos, ya me estás diciendo todo.

Cuando estamos haciendo lo que sentimos que queremos y debemos hacer, por iniciativa propia, NO HAY ABURRIMIENTO.

Siempre lo digo y lo diré, si supiéramos los significados de verdad de las palabras, muchas cosas cambiarían.

Aburrimiento es “La sensación de fastidio provocada por la falta de diversión o de interés por algo”.

Vayamos por partes.

SI una persona tiene la sensación dentro de ella, y no hace nada para transformarla. ¿Por qué se queja luego de lo que está viviendo?

Nosotros somos los responsables de lo que nos pasa, de lo que no nos pasa y así como lo que nos gustaría que nos pasara.

Seamos un poco más coherentes con nosotros mismos, y empecemos a ser dueños de nosotros mismos, de nuestras emociones.

Si sientes que te falta diversión en tu vida, es el momento, no de ir a una fiesta, de largarte a pasar el verano a Ibiza, o de emborracharte para olvidarte de la vida que tienes. Es el momento de pensar QUÉ está pasando en tu vida, QUÉ te falta y lo peor de todo, aún sabiéndolo, ¿Por qué no haces nada al respecto?

Cuando sabemos qué NO queremos en la vida, sabemos qué SI queremos en la misma. Simplemente es transformar la frase negativa de “No quiero que…” por “Quiero que…”.

Si, ya sé que estarás pensando que es muy fácil ponerlo en papel, pero luego hay que llevarlo a la acción.

Vivimos a la pata coja, porque tenemos miedo de pisar en la vida, con los dos pies y fuerte.

¿Por qué?

TODO POR MIEDO. Al qué dirán, a no saber si eres capaz, a no saber si lo conseguirás… y mientras tanto, gritas y gimoteas a los 4 vientos que “TENGO UNA VIDA MUY ABURRIDA”.

BASTA YA , que aún sabiendo lo que tienes que hacer, lo que te pasa, no lo hagas, no tengas los santos webs de decir:” Hasta aquí hemos llegado, ahora es mi momento, ahora voy a por mi oportunidad”

DEJA DE QUEJARTE, Y PONTE MANOS A LA OBRA. PORQUE HAS VENID O A EXPRIMIR LA VIDA, A DISFRUTAR DE ELLA, Y AÚN SABIENDOLO, NO LO HACES. Si te quejas de los resultados que tienes, es porque TÚ quieres tener esos resultados, sabiendo que puedes darle la vuelta a la tortilla.

Así qué no más excusas.

Y si te sientes aburrido y todavía estás enfocándote en lo que te produce ese aburrimiento. ¿Piensas que caerá un meteorito que cambiara la situación por ti? Me parece que no.

Te estás interesando por algo que no te ilusiona, te motiva, o ya ha hecho su labor en tu vida. Sigues interesándote en esa situación o persona, por el qué dirán, no vaya a hacerle daño, no vaya a ser que se cree la 3 Guerra mundial… Pensamos en posibles consecuencias que pudieran provocarse por nuestra reacción a nuestra sensación de aburrimiento… Y siempre acabamos dando prioridad a los demás, no se vayan a molestar, que a nuestra felicidad, a nuestros sentimientos.

En un cabeza llena de aburrimiento, frustración e ira, nuestra habrá espacio para el éxito, la felicidad y la ilusión. Y para que sí lo haya, tienes que empezar a enfocarte en ello. Cueste lo que cueste.

Será romper creencias, será romper con gente que lleva tiempo contigo, será romper estereotipos en tu círculo de amigos, serán muchas cosas seguramente… Pero habrá un gran beneficio esperándote:

DIVERTIRTE TODOS LOS DÍAS DE TU VIDA, SIENDO, HACIENDO Y SINTIENDO LO QUE TÚ QUIERES, QUIEN TU ERES…

Y te aseguro que es una sensación increíble, que te hace afrontar los días con una sonrisa de oreja a oreja, a pesar de cualquier circunstancia que surja.

Pero también te voy a hablar, de otra cosa. Hay que tener tiempos durante tu vida, en los que estar aburrido.

Aburrido es NO HACER ABSOLUTAMENTE NADA. Es el contrapunto a esta sociedad en la que tenemos que estar haciendo constantemente cosas sino pensaran que seremos unos “despojos de la sociedad”.

Yo promulgo que durante la semana tengamos la sensación de estar aburridos. El cerebro necesita oxigenarse, parar, ser “amebas” que recuperan la energía gastada, ver donde nos encontramos, qué ha pasado por nuestra vida o que NO ha pasado hasta la fecha.

Estar aburrido es darle vía libre a nuestro subconsciente, eso que nos guía pero por “agendas, miedos y rutinas” no dejamos que hable.

Por favor, date más momentos para estar aburrido, tu vida te lo agradecerá.

¿Vas a permitir que el aburrimiento se apodere de tu vida? ¿Por qué estás aburrido? ¿Qué vas a hacer para transformar tu vida?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de Amazon.

He lanzado el workshop “Liderazgo&Disrupción” en el que recoge toda la formación y experiencias que engloban el nuevo Management Disruptivo que las empresas y profesionales de éxito imprimen. Podéis poneros en contacto conmigo a través de chocolaterojoconsulting©gmail.com