José Luis Sambeat :”Seguro que siempre hay algo mejor más allá de donde estás”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a José Luis Sambeat.

Jose Luis SambeatEmpezamos el año, con el pie derecho, con la ropa interior roja, y con cientos de propósitos que queremos conseguir…Ahora dime, de los del año pasado, ¿Cuáles has cumplido?

Todo el mundo de cómo cumplir con los propósitos, pero nadie habla, reconoce que ha fallado en el intento. Y uno de esos grandes retos que todos tenemos, es perder peso.

¿Y cuanto dura la dieta? ¿La fuerza de voluntad? ¿Cuántas veces lo has intentado? ¿Por qué esta vez tendría que ser la definitiva? Son algunas de las preguntas, que nos hemos hecho alguna vez, cuando queremos perder peso.

Hace unos días, tuve el placer de hablar con José Luis, nutricionista referente y autor del libro “Coaching Nutricional para tener éxito en tu dieta“. En él recoge a través de su propia experiencia, y la de miles clientes en su Clínica , el método para tener éxito en nuestro reto

GRACIAS José Luis  por recordarnos que para llegar al verdadero éxito, se alcanza con hábitos. Y que antes de empezar un reto, aprender de los errores cometido, para no volverlos repetir.  Podéis seguir su trabajo a través de su Web, Twitter y Facebook.

Sabes que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin .

.- Si le preguntase a un amigo tuyo, ¿Quién es José Luis?, ¿Qué crees que dirían? ¿Y si se lo preguntase a un cliente?

Si el amigo estuviese delante de mí, diría que soy un pesado, que continuamente estoy buscando cosas distintas para hacer. Que no paró con la cabeza quieta. Que soy cansino.

Pero sí se lo preguntas cuando yo no esté delante, me gustaría que dijesen que siempre estoy buscando acciones y actividades nuevas para pasar un buen rato, y para que la relaciones entre todos nosotros, el grupo de amigos, sean más enriquecedoras. Que generalmente soy callado, hasta que sacan un tema que me apasione y que en ese momento me transformo, a partir de ahí no hay quien me calle. También me gustaría que dijesen que me preocupo por ellos e intento ayudarles en todo lo que pueda.

Los clientes, si son solamente de dieta, creo que dirían que soy un médico que entiendo lo que les pasa y que intentó adecuar mis dietas a sus circunstancias personales, porque él (yo) también soy mi propio paciente, -tengo que cuidarme continuamente para no engordar -. Ahora, sí son pacientes de Coaching, entonces supongo que dirían que muchas veces me comporto como un poco borde, porque no hago más que tocarles las narices hasta que consigo arrancarles un compromiso.

.- Si te digo dieta…¿Qué me dices tú?

Te digo que todos, todos, todos, estamos continuamente a dieta. Todos tenemos que preocuparnos por lo que comemos, aunque no tengamos problemas de sobrepeso. Porque el estar a dieta, es saber cuál es la forma más sana de comer para cada uno de nosotros y es crucial para poder llevar una existencia satisfactoria. Otra cuestión es que unos tengan un problema distinto a otros, como por ejemplo el sobrepeso. En este caso, cuando no queda más remedio que preocuparse de comer para perder esa grasa, es importante intentar que la dieta sea lo más cómoda posible; si tienes que hacerlo, sufre solo lo imprescindible, o mejor aún: disfruta lo máximo que puedas con todo lo que hagas.

.- ¿Es esencial unir corazón, cuerpo y mente?

No es que sea esencial, es que es inseparable. Aunque muchas veces no nos demos cuenta de que las tres van unidas. Muchas veces intentamos cuidar uno de ellos sin reparar en los otros dos y ahí es donde surge el fracaso. Cuando hablas de corazón en esta pregunta, me imagino que te referirás al espíritu y/o a la emoción. Para mí el espíritu es el terreno. Si no  tenemos un terreno perfectamente trabajado, acondicionado  y predispuesto a que en el crezca algo positivo, por mucho que sembremos, nunca conseguiremos una cosecha satisfactoria. Por favor no nos olvidemos de atender a esa zona. Te puedo asegurar que si partimos de un buen estado del espíritu, el tiempo que tardaremos en solucionar cualquier otro problema de los otros dos componentes, cuerpo y mente, será mucho más corto y los resultados más potentes.

.- ¿Qué descubrimos cuando pasamos nuestros límites?

Esta pregunta me trae a la mente una frase que me encanta, la dijo un día Michael Jordan en una entrevista, y creo que era algo parecido a esto: “Cuando un jugador dice que juega al límite,  es porque se pone un límite”. Evidentemente cuando sobrepasamos uno de nuestros límites, nos damos cuenta de que éste  estaba en nuestra cabeza; que nosotros mismos éramos los que nos habíamos querido poner ese freno. A mí, en lugar de límites, me gusta llamarlo metas u objetivos intermedios, que vamos alcanzando y que nos sirven para pararnos y pensar cuál va a ser nuestro próximo objetivo intermedio y qué es lo que vamos a hacer para lograrlo; y llegar a él para de nuevo pararnos para volver a pensar cuál será el próximo objetivo intermedio, y alcanzarlo para pararnos ahí y pensar, etc. Etc. Etc.. Ya te he dicho antes que si preguntases a un amigo mío te diría que soy un cansino.

.- Antes de dar el 1 paso, ¿Qué tenemos que tener presente ante un reto?

Evidentemente, hacia donde lo vamos a dar, en qué dirección vamos a iniciar el camino. Pero por mi experiencia te diré que lo bueno del tema es que casi nunca acabo en el lugar hacia el que me dirigía en el primer paso. De hecho cuando monté mi primera consulta, ésta estaba orientada hacia el tratamiento de enfermedades reumáticas, y hoy vente años después, no trató absolutamente nada de enfermedades reumáticas y hago exclusivamente tratamientos de nutrición. Pero lo más importante es que di ese primer paso. Fue muy duro, me costó  desperezarme, y quitarme de encima la modorra para empezar a caminar, pero si no lo hubiera hecho ahora no estaría donde estoy. Lo verdaderamente importante es empezar a caminar, la vida te llevará donde tengas que ir, pero eso sí disfruta del camino y aprende de cada cambio de dirección que te obligue a dar.

.- ¿Por qué tenemos miedo a aceptarnos y vamos por la vida con máscaras?

Supongo que será por el daño que nos han hecho cuando éramos más inmaduros. Sobre todo en la segunda infancia y en la adolescencia que es el periodo de nuestra vida en la que somos más vulnerables, porque vamos por ella como patos sin cabeza. Somos todo sentimiento, todo altruismo, vamos buscando algo, supongo que la felicidad, pero no sabemos ni que es eso, ni dónde está. Y la relación con los demás es difícil y acaba hiriéndonos. Por eso aprendemos a ponernos las máscaras, para protegernos. Pero yo creo que la verdadera madurez, o el síntoma que te indica que ya eres maduro, es que eres capaz de quitarte ese antifaz cada vez con más frecuencia, porque tu carácter y tu personalidad ya son tan fuertes que es más difícil que te hagan daño cuando te muestras tal y como eres.

.- Con ganas, ¿Qué ganaremos siempre?. ¿Sólo la motivación es importante para llegar a la meta?

Si por supuesto la motivación es lo más importante para llegar a una meta. Pero la motivación te viene como consecuencia de muchos otros factores que se aúnan, y que juntos te dan esa patada en el trasero para que inicies ese trayecto maravilloso hacia tu objetivo. Esos otros factores son, el conocimiento, la capacidad de emprendimiento, el inconformismo, el deseo, y sobre todo la pasión que seas capaz de poner en aquello que inicias.

.- ¿Qué le dirías a ese “antiguo José Luis”, que era comedor compulsivo?

Jajaja. Ya me gustaría a mí, ya, que hubiese dejado de ser un comedor compulsivo. No, sigo siendo un comedor compulsivo. Me gusta comer, y mucho, quiero decir que me gusta mucho comer y que me gusta comer mucha cantidad. Pero a ese José Luis qué sigue siendo adicto a la comida, y que ha conseguido, a pesar de ello, perder todos los kilos para encontrarse actualmente en su peso perfecto, le diría, y le digo: Enhorabuena tío. Has sido capaz de lograrlo – aunque tú creías que no podrías- tan solo tenías que encontrar las herramientas adecuadas para poner tu mente en predisposición a llegar a tu meta. Aprende de todo ello y por supuesto  no abandones la lucha de mantener ese estado de salud tan espléndido en el que te encuentras ahora mismo.

.- ¿Qué nos lleva a tirar la toalla ante la 1 caída en un reto?

La falta de fe. Considerar que no somos capaces de llegar hasta donde nos hemos propuesto. Muchas veces por la gente que nos rodea, pero en la mayoría de los casos por ese pequeño tirano auto boicoteador que tenemos dentro de la cabeza, que nos viene de serie, al nacer, a todos y cada uno de nosotros y cuya única misión en la vida es frenar todos los intentos que iniciamos para abandonar nuestra zona de confort y de esta forma alcanzar un estado superior de lo que sea. Es incómodo esforzarnos, y esa frase que todo el mundo ha dicho alguna vez en su vida, pero que muy pocos se paran realmente a cuestionar y desmentir su significado  “más vale malo conocido que bueno por conocer” es toda una filosofía de los perdedores.

.- ¿Qué es lo que realmente nos debe motivar para perder esos kilos de amor que nos sobran?

Jose luis sambeatEl amor a nosotros mismos por supuesto. Hay mucha gente que no se quiere nada, es más yo creo que se odia. Que odia toda su vida, y todo lo que la rodea. Son víctimas, pero siempre van a seguir siendo víctimas, porque es lo que les gusta. Están continuamente echando la culpa a los demás de todo lo malo que les sucede. Cuando me encuentro a alguien así en mi camino siempre les digo “Si no te gusta el  mundo, pues a que estás esperando para hacer algo que lo haga cambiar”

.- Cuanto más te das a los demás ¿Qué recibes?

Agradecimiento. Sobre todo agradecimiento. Siempre he pensado que ayudar a los demás, en el fondo es una forma de egoísmo, porque la emoción que te devuelven te hace sentir fantástico. Desde el punto de vista estrictamente personal cuando eres capaz de hacer algo que pueda cambiar en positivo, aunque sea mínimamente, la vida de otro ser humano, mejorándola, realmente lo que sientes es que eres útil, que sirves para algo y que no estás puesto aquí por la “autoridad” simplemente para verlas pasar. Para mí esto es una forma increíble de dar sentido a tu vida. Yo creo que siempre recibes mucho más de lo que das.

.- ¿Cuál es tu palabra favorita? ¿Y tu concepto de felicidad?

Inconformismo. Nunca debemos conformarnos con lo que somos, con lo que tenemos, con lo que nos rodea, si nos conformamos nos acomodamos, y si nos acomodamos, estamos muertos. El otro día hablando con una amiga, salió en la conversación el tema de las prejubilaciones y hablamos del cambio de vida que han experimentado nuestros conocidos que se han acogido a esa situación. Los dos coincidimos en que, aun siendo personas jóvenes todavía, aquellos que se han acomodado y no han buscado ninguna otra inquietud de tipo intelectual han ido poco a poco deteriorando su aspecto y sobre todo su mirada de una forma alarmante. Hablas con ellos y ya no ves en sus ojos esa chispa que asomaba cuando su vida tenía algún sentido, aunque su trabajo les quemase, pero entonces ansiaban por lo menos el objetivo de jubilarse y disfrutar tranquilamente de su existencia. Pero a mí me da la sensación de que, curiosamente, los que ya lo han logrado y no han buscado otra meta en la que volcarse han envejecido prematuramente.

Mi concepto de felicidad es estar rodeado de gente feliz. Tengo un hijo estudiando en Barcelona, otro de Erasmus en Holanda; hace dos días vinieron a casa de nuevo para pasar estas fechas. Comimos todos juntos, sin televisión y sin móviles. Hacía cuatro meses que no estábamos todos. En un instante determinado de la comida, mientras ellos seguían hablando y contando sus experiencias y haciendo risas de todo lo que les había pasado, fui pasando la mirada de uno a otro de los miembros de mi familia y comprobé lo felices que eran en ese preciso y precioso momento. Ahora sólo de recordarlo tengo los ojillos un poquito chisposos, jejeje siempre seré un sentimental. Aquella comida fue un “chorreton” de felicidad, y no por lo que comimos, que también estaba muy bueno –no olvides que soy un comedor compulsivo- sino por las emociones agradables que todos estábamos lanzando a los demás.

.- ¿Qué pregunta debe tener presente una persona, antes, durante y después de un reto?

En el libro  incluyo dos dinámicas para que los pacientes las hagan al principio, antes de comenzar el proceso de pérdida de peso, y para que las repasen y lean  todas las semanas mientras estén inmersos en él. Son dos listas de 20 respuestas a dos preguntas que les hago y que ellos deben rellenar, y que son: ¿Para qué quieres perder peso? Y ¿Qué conseguirás cuando pierdas ese peso? Ante cualquier reto las preguntas serían las mismas. Primero ¿para qué quieres iniciar ese camino, que va a suponer sacrificios? Y sobre todo ¿Qué vas a conseguir cuando alcances tu objetivo? Yo además les recomiendo que se visualicen constantemente, siempre que puedan, como va a ser su vida una vez que han logrado lo que se propusieron.

.- ¿Qué has aprendido de los mejores?

Cuando veo, o leo la vida de los mejores, de los triunfadores, en lo que más me gusta recrearme es en los momentos en los que, a lo largo de su trayecto hacia el éxito, se han caído. Y sobre todo descubrir la determinación de la que han hecho gala para levantarse de nuevo, aprendiendo de esa caída y buscando nuevos recursos para seguir hasta conseguir su meta final. Es un ejemplo importante. Pero también aprendo de los peores, de aquellos que no son capaces ni siquiera de levantase de la silla y dar un primer paso, de aquellos que se acomodan, que se conforman. Aprendo lo que no se debe hacer porque siguiendo un poco su trayectoria al final te das cuenta de lo triste que es muchas veces su existencia.

.- ¿Qué importancia tiene el foco y las distracciones en la consecución de un sueño?

Es que yo creo que si el sueño es lo suficientemente importante eres incapaz de alejar tu mente y tu foco de él. A veces llega a ser algo incluso obsesivo. Es cierto que a veces el cansancio, o las circunstancias personales y necesarias de tu vida, o de tu trabajo te hacen momentáneamente apartar tu mente de tu ilusión, pero yo estoy convencido que todo triunfador permanece todo su tiempo, o todo el tiempo del que disponga, centrado en cómo va a salvar los obstáculos que se va a encontrar en su recorrido hasta llegar a su sueño. Si no es así creo que el sueño no es lo suficientemente importante como para merecer la pena ese esfuerzo.

.- Una reflexión para los lectores del blog

Apasiónate con lo que haces. No te conformes. Seguro que siempre hay algo mejor más allá de donde estás. Es cierto que ahora puede que tu circunstancias sean muy agradables, muy bien, disfruta de ellas pero que eso no te lleve a quedarte anclado ahí; siempre podemos mejorarlas.

Intentar ver la vertiente positiva de todo lo que nos ocurre y disfruta de lo que te rodea. Uno de los ejercicios con los que “obligo” a los lectores de mi libro que siguen el proceso  es la de concluir todos y cada uno de sus  días escribiendo  en sus páginas cada noche, antes de acostarse, algún hecho que les haya sucedido durante esa jornada y que le recuerde porque ese día ha merecido la pena vivir. Algo que, cuando transcurran unos años y se acuerden de este momento de hoy,  les producirá, pasado ese tiempo,  sin que ellos sepan cómo, un movimiento en la comisura de sus labios,  haciendo que cada una de ellas se desplace hacia arriba levemente. En resumidas cuentas acordarse de ese momento  les hará sonreír.

Anuncios

¿Qué hacer ante un reto?

Los retos hacen que la vida sea interesante. Superarlos es lo que hace que la vida tenga sentido” decía Ralph Waldo Emereson

retosEn muchas ocasiones, una situación insignificante, te hace ver de lo que estás hecho.

Un abrazo, un “hola”, o un simple cartel que te anuncia que entras a un sitio reservado, pueden desmoronarte hasta lo más profundo de tu ser o hacerte crecer hasta cimas insospechadas.

Y todo depende de nosotros. De nuestra actitud, de como afrontar el reto que tenemos enfrente.

Lo primero que hacemos, es huir de él, aunque sabemos que no podemos. No queremos enfrentarnos a él, queremos irnos a casa, ir a donde nos hemos sentido resguardados hasta ese momento. Queremos retrasar el reloj cuando sabemos que es algo imposible.

¿Por qué?

Porque SIEMPRE, ante lo nuevo tenemos miedo. Dudamos de nuestras capacidades de poderlo superar, aunque nuestra confianza en nosotros mismos, sea alta.

MUCHO o POCO, pero siempre dudamos, siempre tendremos ALGO de miedo.

Pero está ante nosotros y queramos o no, tenemos que enfrentarnos a él. Grita, patalea, haz lo que quieras, tienes que enfrentarte a él. Y te aseguro, que llegues a la meta o no, seguro que habrá un antes y un después en ti, más que si te hubieras escondido detrás de las “faldas de tu zona de confort”.

¿Cómo empezar a vivir ese reto?

Viviendo.

Hasta la fecha has estado sobreviviendo. Si, SOBREVIVIENDO.

Eso que hacías todos los días, era SOBREVIVIR. Hacías lo que “la sociedad” esperaba de ti, te dejabas llevar por la corriente. Ahora te encuentras TÚ SÓLO ante ese “muro” y nadie puede ayudarte.

Si, te encontrarás gente por el camino, que te guiarán, pero el 1 paso lo tienes que dar tú. SÓLO TÚ.

Vivir es aceptar, sentir, exprimir el presente que estamos viviendo. Y si, ahora tienes que averiguar qué sentido tiene ese reto, por qué está en tu vida, qué quiere enseñarte, es hora de vivir.

Hay que dar el 1 paso… pero te gustaría tenerlo todo planificado, tenerlo todo atado.. Pero no es posible.

¿Por qué?

Porque lo que la vida te ha puesto delante, es para que lo vivas, no para que lo domines, para que lo sientas, para que aprendas de la situación, para que seas flexible, para que te caigas y te levantes, y no para que lo domines a tu “gusto y semejanza”.

Si así lo hicieras, perderías todo lo que el reto te quiere dar.

Los retos eso nos enseñan, a sentir, a conocerte, a ser flexible y no a dominar la vida, a desapegarnos de todo y todos.

Cuando empiezas a caminar por él, empiezas a darte cuenta de:

.- Que eres capaz de más cosas de las que te imaginas.

Quieras o no, la vida siempre te pone retos para que te des cuenta de quién eres, de que el camino escogido no es por el cual has venido a este mundo. Te quiere decir que te estás desaprovechando y que eso que llamas felicidad, no está fuera de ti, sino dentro. Ese reto quiere que veas quien eres, que talentos tienes, y aquellas cosas por las que te “pre-ocupabas” son tonterías en comparación con lo que tienes dentro de ti.

.– Cualquier acción por pequeña que sea, transformará tu mundo.

Hace unos días hablaba con un amigo y me dijo la misma frase: “Si todos hiciéramos un pequeño acto, por y para la sociedad, el mundo sería diferente”.

Por pequeño que sea el paso, por pequeño que sea el abrazo que des a una persona que esta pasándolo mal, por pequeña que sea esa sonrisa que des, seguro que estarás transformando y ayudando mucho más de lo que crees el mundo de esa persona y el tuyo propio.

.- No estás solo.

Estos retos nos hacen darnos cuenta de quien está a nuestro lado y quién no. Mira la agenda de tu móvil. Y ahora sé sincero contigo mismo, respondiendo a esta pregunta: “De esas personas que tienes…¿Cuántas de ellas crees que estarían a tu lado en un momento difícil de tu vida?”.

retosPor mucho que creas, que todos, te estás autoengañando. No eres el número de personas que tienes en tu agenda de móvil, eres el número de personas que están en todo momento junto a ti. Porque para los buenos, todos estarán, pero para los malos, MUY POCOS.

También tendrás sorpresas, de gente que no te esperabas… NUNCA OLVIDES QUIEN HA ESTADO Y ESTA A TU LADO EN TODO MOMENTO. Y DALES LAS GRACIAS SIEMPRE QUE PUEDAS.

Pero también te encontrarás gente que no conoces, que te apoyan, alientan a que sigas el camino emprendido, te levantaran, limpiaran tus ropas y motivaran a que sigas.

Como bien dice Paulo Coelho, en “El Alquimista”: “Cuando te enfocas en un sueño, el Universo dispondrá todo lo necesario para que lo consigas”… Te aseguro que pondrá las personas para que así sea.

.- Tu actitud ante la vida, se transforma.

Tu actitud, tu forma de ver la vida, la forma de verte, de ver tu alrededor… Como tú quieras llamarlo, se transforma. Te das cuenta que tus prioridades, valores, han cambiado.

No tengas miedo a ese cambio. Ni te apegues al pasado. Simplemente dale gracias por todo lo que te ha enseñado y sigue adelante.

Da la bienvenida al nuevo tú.

.- Cada nuevo día, el cuentakilómetros empieza de 0.

Tras cambiar tus prioridades el reto que has vivido, sabes que solo tienes el presente, solo tienes el día que tienes delante de ti. ¿Ayer? No existe.

¿Por qué sigues enfadado con esa persona desde hace varios meses? Porque nos apegamos a nuestro ego, porque nos sentimos “dañados” y queremos nos reparen ese dolor sufrido… Pero cada nuevo día, tenemos una oportunidad de decirnos SI a nosotros mismos, a vivir, a las emociones y NO a “enanos” que solo nos hace arrastrarnos por la vida, sobrevivir… Porque seguramente ese conflicto que crees que tienes, para la otra persona, ya se ha olvidado y te sigue queriendo como antes.

Ante cualquier reto en la vida, siempre recuerda:

.- Tiene un PORQUÉ en tu vida, te alumbrara en la niebla en la que te encuentras, aunque no quieras verlo. Goza de la experiencia que el cambio te proporciona.

.- Siempre estate presente, porque el futuro ni el pasado, te darán la respuesta a cómo afrontar el reto.

.- Da gracias porque este en tu vida, En los momentos de incertidumbre,  descubres tus talentos, motivaciones, quien está a tu lado de verdad. Ves la vida como es, no como creías que es.

.- Te darás cuenta que puedes hacer más cosas de las que te imaginas

.- Quieras o no, la vida es cambio. Y si no dices SI a ese cambio, te aseguro que la vida te lo pondrá de nuevo en tu vida, porque así lo quiere para ti, para tu desarrollo.

Di SI a los cambios, a los retos que son la única forma de que pase la niebla en la que vivimos y veamos quienes somos.

¿Ante qué reto te encuentras? ¿Sabes cómo afrontarlo? ¿Por qué te da miedo?

 

¿El mayor reto de la vida?

Las oportunidades para encontrar lo más profundos poderes dentro de nosotros mismos vienen cuando la vida parece  más difícil” J.Campbell.

El principio de un comienzoCada vez me llegan más emails, en los que me comentan  personas de todos los estatus sociales, que se sienten vacios.

Son personas que las circunstancias de la sociedad o personales, les han hecho pararse en seco y se han dado cuenta que se sentían infelices, a pesar que su exterior podría deducirse que sería algo imposible.

Personas con los mejores puestos de trabajo en algunas ocasiones, en otras, con parejas, hijos, amigos que todos desearíamos tener y cuando no tienen a su alrededor esas cosas, que reafirmaban su personalidad, se preguntaban quienes eran de verdad.

¿Tu felicidad depende del exterior? ¿O tu felicidad viene de tu interior?

Cuando nos encontramos  entre quienes aparentamos ser  y quienes somos en realidad, ESTAMOS ANTE EL MAYOR RETO DE NUESTRA VIDA.

Mostrarnos o no tal cuál somos de verdad.

Ahora echando la vista atrás, me he dado cuenta que yo también he pasado por ese proceso. Daba al exterior una versión totalmente opuesta a la que sentía que era yo de verdad .Sentía que no era feliz , que algo pasaba en mi vida, no sabía el qué, pero la imagen que daba al exterior, no era la del verdadero David.

Y el desempleo, el no hacer nada, inició en mí, el proceso de descubrir quién era de verdad.

Desde que nacemos, vamos adquiriendo emociones a nuestra “mochila”: egoísmo, vergüenza, miedo, ira, depresiones, alegrías.. creándose la personalidad que ofrecemos al exterior. Sentimos que lo que somos es lo que nos rodea, las emociones  que nos influyen del exterior.

Pero nuestro verdadero yo, se esconde detrás de esa mascara que ofrecemos a la sociedad. Y sin embargo, nos da pavor demostrar ese verdadero YO.

¿O cuándo éramos jóvenes, nos mostrábamos tal cuál éramos?  ¿O nos dejábamos guiar por el grupo de amigos?

Van pasando los años y durante los mismos, realizamos cosas, que tienen la misión de ocultar nuestra verdadera identidad. Siguen los años, empezamos la universidad, entramos en el mundo laboral, tenemos nuestras primeras relaciones sentimentales… No tenemos tiempo para mirar nuestro interior y estamos pendientes de lo que suceda a nuestro exterior, situaciones que empiezan a perfilar  aún más nuestra personalidad.

Pero llega un momento, en que la situación se vuelve irreversible.

A los 30 años, solemos prever los resultados de las vivencias que nos ofrece la vida, pero ya nada nos sirve para ocultar esa sensación de vacío que hemos ido arrastrando.

Es lo que se llama la “crisis de los 40, la pitopausia o se te ha ido la olla”. Conozco personas como en las películas que han dejado a sus parejas de muchos años de relación, por vivir experiencias no realizadas hasta entonces, han hecho viajes en búsqueda de su verdadero ser o se han comprado un deportivo.

¿Pero qué pasa cuando la novedad se ha esfumado? Que sigue la sensación de vacío, no se ha ido, a pesar de nuestros esfuerzos. Y como último recursos intentamos que la televisión nos abduzca o intentamos quedar con alguien, con tal de no escuchar lo que dice esa vocecilla que tenemos todos dentro de nosotros.

Nos da miedo preguntarnos cosas como, ¿Quién soy? ¿Para quién estoy haciendo todo esto? ¿De verdad me quiero? ¿Quiero de verdad a alguien en mi vida? ¿Realmente soy feliz? Son algunas de las preguntas que nos empezamos a hacer cuando nos damos cuenta, que el exterior no nos hará nunca realmente felices. Nos damos cuenta, que las acciones que hemos hecho hasta entonces, no han sido para satisfacer a los demás, a la sociedad, sino lo hacíamos para huir de ese sentimiento que habitaba en nosotros y que no le dejábamos salir al exterior.

Cuando nos hacemos ese tipo de preguntas, empezamos a despertar de aletargamiento que vivíamos. Ya no habrá más mentiras en nuestra vida

¿Y tú te has hecho preguntas de este estilo?

Pero todo en la vida, tiene un proceso. No queramos para mañana lo que teníamos que haber hecho ya hace años. Todo lleva su proceso, tiempo y aprendizajes. El cambio duele y mucho, pero pregúntate si quieres vivir toda tu vida, en esa realidad tan ficticia que tienes a tu alrededor.

Y ante el nuevo yo, todo se transforma a nuestro alrededor. Esos amigos con los que compartías las emociones y vivencias, seguramente muchos se alejaran de ti, como me paso a mí. Verán que has cambiado radicalmente, y te incitaran a que seas el de siempre, pero ahora sí que sí, eres tal cual.

¿Y tú quieres llegar a los últimos días de tu vida, que aunque habiendo tenido muchos éxitos personales, profesionales, con muchas relaciones amorosas, siendo alguien importante, pero con ese sentimiento sin resolver? Yo no quería. ¿Y tú?

Sé que alguien se estará diciendo a sí mismo: “Vale David, me has pillado, yo también quiero cambiar, pero ¿Cómo lo hago?”. Muchos acaban volviéndose adicto a las drogas, al sexo, al juego, solo por intentar evadirse de su interior, pero eso no es la solución. La verdadera dicha está dentro de nosotros, no fuera.

Ya vale de malgastar esa energía que podría encauzarla en algo más positivo. De pensar que todo en la vida es deseo o carencia. Gastas energía quejándote porque no tienes tal o cual avance tecnológico, porque quieres ese puesto de trabajo y no te dan el ascenso, por no llevar como hace tu amigo, esos pantalones de la última temporada y mientras tanto cuando estás en la cama, lloras porque realmente te das cuenta que tú lo que quieres, es ser de otra manera, dedicarte a un mundo totalmente opuesto a lo que haces en realidad, pero te da miedo dar ese paso.

Estas ante el mayor reto de tu vida, mostrarte a los demás tal y como eres, hacer lo que realmente te hace feliz, creando cosas que hasta entonces jamás podrías haber soñado. Tú puedes, hazlo.  Llegarás a eso que todos queremos, ser feliz.

Y como dicen las madres, sino cambias por las buenas, cambiaras por las malas. ¿Y no es mejor empezar cuanto antes y con todas las herramientas a tu disposición?

¿Quieres de verdad un cambio en tu vida? ¿Te da miedo descubrir quién eres de verdad?¿Te criticas por tus defectos?¿Te muestras tal cual eres a los demás?¿O muestras una careta ante la sociedad? ¿Tus pensamientos son acordes con tus acciones?

¡!No importa la edad que tengas, aún estás a tiempo.¡¡