¿Es posible un mundo canalla?

La única lucha que se pierde es la que se abandona” decía Che Guevara.

un mundo canallaEl ser humano vive en la imperiosa necesidad de crear un mundo ideal en todo momento, y no vivir en el presente.

Creemos que dentro de 5 años, el mundo laboral será de una manera, que actuaremos de otra totalmente diferente a la que hacemos ahora, que tendremos relaciones en nuestro trabajo más con ordenadores y mientras tanto , trabajamos, pensando que el mundo será así..dentro de un tiempo determinado.

Ponemos etiquetas a posibles movimientos, que no sabemos si ocurrirán o no. ¿Qué pasaría si tuviéramos una crisis de nuevo, que trastocará nuestras previsiones? Que todo lo que hemos previsto, planificado, nunca llegaría a ocurrir.

Creamos modas, para no vivir en el presente. Presentamos la Moda de primavera- verano, en otoño del año anterior. ¿Y qué pasa mientras tanto durante ese tiempo presente? Que vivimos en un futuro, que quizá nunca llegue a existir.

Mientras vivíamos en el futuro, ¿Qué hacían las personas de éxito para llegar a donde nosotros soñábamos?

Fue una de las preguntas impulsoras, que me hizo descubrir y estudiar a los Canallas.

Son personas que no les importan las modas ni las tendencias, que estén en ese momento. La única moda que siempre seguirán es la que les dicta su intuición, su coherencia, su corazón.

Son personas que saben que todo No es el preludio de un SI alto y claro. No piensa que ha invertido el tiempo en algo que no le va a llevar a ningún sitio, al revés. Se levanta y cambia el rumbo de su energía.

Se nos llena la boca hablando de futuro, y ¿Qué hacemos en el presente? Oír lo que nos dicen los demás, no escuchar. ¿Qué pasaría en el mundo si escucháramos más que habláramos? Aprenderíamos y descubriríamos mucho más a las personas, llegando a conocerlas más de lo que pensamos que las conocemos.

Escuchando y dejando que la otra persona se exprese, aumentamos la comunicación con ella. Si, aunque creas que solo hay un emisor. Para posteriores veces, la comunicación será mucho más fluida, sin impedimentos y con mucha más claridad a la hora de expresar lo que se quiere.

Y cuando hay confianza entre dos personas, no hay límites. Solo hay diversión, la creatividad fluye y los resultados llegan más pronto que tarde. ¿Crees que en la actualidad hay gente que en vez de ir a trabajar, dicen que van a pasárselo en grande?

¡¡LAS HAY, SON LOS CANALLAS!!:

Vivimos en un mundo en el que creemos que es imposible, ser uno mismo. Por las presiones que recibimos de los demás, de creencias que tenemos implantadas durante muchos años, sentimos que es mejor movernos a través de mascaras, que usaremos dependiendo de la situación o persona con la que nos relacionemos.

¿Te imaginas un mundo en el que las personas sean ellas mismas, sin tapujos, ni tabúes? ¿En el que la única máscara que usáramos fuera la de la autenticidad?

No hay que esperar a 5 años adelante, ya está pasando. Son los canallas.

¿Te imaginas un mundo en el que todos nos ocupáramos de los demás, de verdad, de corazón? Los problemas que tuviéramos en esos momentos, se convertirían en dificultades, en la que todos juntos la superaríamos más fácil, porque los problemas de los demás, serían también los nuestros.

Liderazgo CanallaAnte una decisión, nos importan mucho más las opiniones de los demás, no vaya a ser que si tomamos la que nosotros sentimos que tenemos que tomar, les vaya a sentar mal o se enfaden.

Tenemos que escuchar la opinión de los demás, pero siempre sabiendo que la última decisión, tanto consigamos resultados positivos como no positivos, es nuestra decisión. Es nuestra felicidad, son nuestros sueños, aún sabiendo que no gustará a todos esa decisión

¿Quién crees que toma las decisiones así? LOS CANALLAS.

Este es parte del mundo de los Canallas, que durante más de 3 años he estado estudiando. Y con él, nace “Liderazgo Canalla. Saca tu lado más rebelde”, que se encuentra a la venta en España a partir del día 20 y en el resto del mundo, próximamente en Amazón..

Un libro que no habla de una tendencia que desaparecerá a la vuelta de la esquina, ni de una tendencia, promovida por una cadena musical. Sino de una realidad que está presente desde hace tiempo en nuestras vidas.

La realidad de aquellas personas que vemos a través de la televisión, en medios de comunicación, que han llegado a transformar un mundo que pensábamos que era imposible de mover ni de romper las reglas que lo regían.

Bienvenidos al mundo canalla, bienvenidos a la realidad.

Muchas gracias a cada uno de los entrevistados, a cada uno de vuestros mensajes, a cada una de vuestras recomendaciones, porque gracias a ellas, cada uno de nosotros somos más canallas, somos más coherentes y confiamos más en nosotros mismos.

Espero veros pronto, con  la gira “Canalla Tour” , para daros las gracias en persona, porque todo esto no hubiera sido posible sin vosotros.

Canallas, bienvenidos a vuestro mundo. Canallas bienvenidos a la realidad.

 

 

¡¡Conviértete en una Marca Pandemia!!

Las epidemias han tenido más influencia que los gobiernos en el devenir de nuestra historia” decía George Bernad Shaw.

vendettaSeamos claros. Cuando vemos en televisión, que hay una nueva pandemia de gripe, pensamos: “Ojala mi empresa se extendiera igual que la gripe…Lo que daría porque mi marca la nombraran en todos los lados, como el Madrid o el Barcelona..”

Todos soñamos con que nuestra marca o empresa, esté algún día en  boca de todos.

¿Pero cómo lo consiguió Pokemon Go o cuando pensamos en comernos una hamburguesa, al instante nos viene a la mente Macdonals?

Son lo que yo llamo, las MARCAS PANDEMIA.

En mi época estudiantil, siempre me acordaré, que el éxito de una empresa, de un producto, se determinaba por:

.- Precio atractivo

.- Y una publicidad diferente.

Pero en los momentos que estamos, tanto los precios como la publicidad, no explican los éxitos fulgurantes de muchos productos, en este mundo interconectado.

Y todavía la gente sigue pensando que son los únicos condimentos necesarios para tener éxito….Porque aunque tengas miles de seguidores en Internet, que es lo más cool en estos momentos… si no entra dinero en tu caja, no se expande tu marca, no se habla de ti, ya puedes ir pensando en dedicarte a otra cosa, mariposa, porque no lo conseguirás.

Por mucho que estemos todos enganchados a Internet, el factor más importante, para expandir tu marca, como una epidemia, es y siempre será, EL BOCA A BOCA.

Pero todas estas cosas que estoy hablando, no solamente se pueden aplicar a empresas, sino también a personas.

Porque internet, Facebook, Instagram, son tecnologías, olvidando que lo que nosotros necesitamos son estrategias, para “infectar” a todo el mundo, con nuestra marca.

Me encantan los libros y personas, que nos “enseñan” a cómo crear un video o una marca viral. Ya puedes creer tú, que tu marca ha nacido para ser más famosa que Donald Trump, que si no la haces viral, que esté en boca del mayor número de personas, por mucho que creas que ha nacido para ello, no lo conseguirás.

La viralidad se provoca, no hace.

A través del estudio que realice para “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” y el siguiente libro que estoy escribiendo, he ido perfilando las características de las MARCAS PANDEMIA.

¿Quieres saber cómo inyectar tu marca en todo el mundo?

1.- Una imagen de producto que los clientes hagan se sientan dignos de tenerlo.

Si tener tu producto no provoca, que los clientes se sientan en otro estatus, olvídate del asunto. Serás uno más siempre. La gente comparte con los demás, las cosas que le hacen aparentar ser diferente a los demás. Te aseguro que no hablarán de tu producto, si lo consideran uno más dentro de la gama de productos que haya en tu campo. Porque lo que la gente quiere, es sentirse diferente. Y en un mundo tan interconectado, lo que hay que hacer son productos, marcas, que produzca asombroso, que sean originales.

Hay que romper los esquemas, que para hacer copias, ya tenemos las fotocopiadoras. Pero seguro que pensarás que no todo, se pueden convertir en asombroso; perfecto, ya tú mismo estás desconfiando de ti y de tus posibilidades.

Rompe esquemas, crea controversia, crea un producto escaso, y empezara la gente a hablar de ti.

2.- Cuánto más piensas en una cosa, más se habla de ello.

Ahora que llega San Valentín, es lo que pasa. Cuanto más piensas en esa chica, que te gusta. ¿De qué estás hablando siempre? De ella. Pues eso es lo que queremos provocar en la mente de nuestros posibles clientes.

Pero estamos muy confundidos, anhelamos tener un éxito con millones de visitas en Youtube, porque creemos que es la única manera de llegar a todo el mundo y alcanzar el éxito. ¿Alguien se acuerda del éxito del Gangma Style después de su baile del caballo? Yo no..

Tenemos que alcanzar un éxito, una viralidad continuada, no eventual. Queremos que hablen de nosotros y si hablan mal, TAMBIÉN. ¿Quién no ha comprado un libro que lo han criticado o han visto un programa de Risto Mejide, tras hablarle una persona de lo cab..on que era? TODOS.

Provoquemos que hablen de nosotros, aunque sea mal.

3.- Compartimos lo que nos importa. Lo que no, lo olvidamos.

marcas pandemiaCompartimos con los demás, lo que nos ha provocado una emoción. Ya puede ser un contenido nefasto, que si para nosotros nos ha supuesto un “NO SE QUÉ”, lo difundiremos en todos los lados, para que toda nuestra gente lo conozca. Compartimos las cosas que nos han provocado una emoción, una excitación o sobrecogimiento.

Seguro que estarás pensando que para provocar emociones, tienes que contratar a un neurólogo, a una agencia de comunicación y a la mano derecha de Facebook… ¿Me puedes decir que no te emociona los GRACIAS que te dan tus clientes? Ahí lo tienes y son gratis.

Provoca emociones en los demás, y verás como correrás como la espuma entre su gente.

4.- Uno empezará y los demás lo imitaran.

Buscando un restaurante en la carretera, ¿Has acabado entrando en el que había más camioneros?. Seguro, porque pensabas que te daría más seguridad y confianza en todos los sentidos.

Somos seres humanos que actuamos por imitación. Si a esa persona le ha ido bien, vamos a imitarla, que no hay problemas. Hemos iniciado una conducta pública, pero hemos pensado en privado.

Ahí es donde tenemos que ir con nuestra marca, a los pensamientos de las personas. Porque cuanta más gente haga lo que soñamos que haga, más normal será considerado el acto y más se expandirá nuestro “virus”.

Se nos proclama y deseamos la libertad, pero acabamos haciendo lo que hacen los demás. Convirtamos los deseos privados de las personas, en anhelos mundiales.

5.- Da valor práctico.

Ya puedes creer que tienes un producto que es la caña, pero si no se diferencia de los demás en algo, sino lo hace diferente. Y esa diferencia, es algo que ayuda a la sociedad…Date por vencido. Si tu producto no ayuda de verdad a los posibles clientes, vete pensando a que dedicarte después que cierres la persiana.

Dar valor a una marca o producto, impulsa a hacer lo que quiere hacer el cliente o animarla a hacer lo que debería. Si no se distingue tu producto, lo único que producirá será aburrimiento. Si no destacas entre la confusión que hay de productos, nombres, colores..Que hay en la actualidad… No te aseguro un futuro muy prometedor.

6.- Envuélvelo en una historia.

Todas las noticias que has visto en el informativo, son historias. Los anuncios de televisión, son historias. Cuando hablas con alguien, siempre sale la frase: “Te voy a contar una cosa que me ha pasado…”

Todo son historias. Y tu marca, tu producto, tienes que envolverlo en una historia. Cuando nos cuentan una historia, prestamos atención e interés. ¿Y es lo que quieres, verdad? Hemos aprendido más de las historias de nuestros padres y abuelos, que de los libros de textos. Una historia tiene más poder de lo que creemos.

Así que recuerda, si quieres expandir el virus de tu marca por todo el mundo, haz algo que los clientes se sientan dignos de tenerlo, envuélvelo en una historia en el que sientan que tienen un valor que los diferencia de los demás productos, que tus clientes los compartan con sus amigos y que haga que todos imiten al 1 comprador.

¿Te atreves a crear la próxima marca pandemia? ¿No quieres contagiar con tu esencia cuando están contigo?

El próximo día 20, sale mi 2º libro “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde“. Si quereis saber más os invito a leer esta  entrevista que me realizaron así como poderlo adquirir. Muchas gracias amigos por seguir el camino juntos.

Luis Rojas Marcos: ” La felicidad es una sensación placentera de contentamiento estable”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a Luis Rojas Marcos.

luis rojas marcos

“Sólo quienes se arriesgan a ir demasiado lejos, encuentran lo lejos que se puede llegar”. Fue de las primeras frases que leía y estaba en boca de Luis, en una entrevista. Frase, desde aquel día,  que me acompaña en todo reto que emprendo.

Dedicado en cuerpo y alma, a la  medicina, psiquiatría y a la salud pública, es profesor de Psiquiatría de la New York University. Autor de libros “Nuestra felicidad”, “La fuerza del Optimismo”, “La autoestima” o “Corazón y mente” junto a Valentín Fuster

Hace unos días, tuve el placer de hablar con Luis, Una conversación intensa en la que me quedo con que los seres humanos somos más resistentes y flexibles ante las adversidades, mucho más de lo que nos imaginamos.

GRACIAS  Luis  por recordarnos que la importancia del pensamiento positivo. Sus beneficios en la salud física, y mental, en las realciones con los demás, pero sobre todo su importancia a la hora de afrontar retos y adversidades. Podéis conocerlo más a través de su WEB.

Sabes que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin .

.- ¿Por qué debemos perdonar, perdonarnos y nos aferramos al odio y rencor?

Resistirnos a perdonar a quienes nos dañan intencionadamente es una respuesta muy normal. Por eso, la cuestión de perdonar se convierte a menudo en un arduo dilema que tenemos que resolver antes de recomponernos. La predisposición a perdonar varía de persona a persona; depende de la explicación que le demos a la injuria, de la huella que dejó en nosotros y del apoyo o solidaridad que recibimos de las personas de nuestro  entorno. Sin duda, el olvido ayuda a perdonar. Se suele decir que los sabios perdonan pero no olvidan, yo creo que sin una dosis de olvido es muy difícil el perdón. El olvido natural que produce el paso del tiempo disminuye la intensidad de las imágenes y las emociones vinculadas a los agravios y desengaños que sufrimos, alivia la rabia y el rencor que guardamos contra quienes nos ultrajan y facilita el retorno de la paz interior.

Se acostumbra a pensar que el perdón requiere un intercambio personal entre el agresor que expresa pesar y arrepentimiento y el agredido que lo absuelve. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos la decisión de perdonar nace en la mente de la víctima; es subjetiva, privada, y consiste en un proceso de introspección. No exige la participación de los culpables, no les exime de su responsabilidad ni disminuye la gravedad de la ofensa. El objetivo principal de este perdón es liberarnos de la enorme carga opresiva que suponen el resentimiento enquistado y la identidad de víctima, recuperar la armonía emocional y concentrarnos con entusiasmo en nuestra vida. Igualmente, perdonarnos a nosotros mismos por nuestros errores y desvaríos es fundamental para proteger nuestra autoestima. Aunque no lo reconozcamos abiertamente, para todos los mortales lo más importante del mundo es uno mismo.

Numerosos estudios demuestran que perdonar y pasar página no solo beneficia nuestro equilibrio emocional, sino que también es saludable para el corazón, la presión arterial y el sistema inmunológico protector. Como decía Desmond Tutu, “Sin perdón no hay futuro”.

.- ¿Qué es lo que más te ha sorprendido del ser humano? ¿La resiliencia que tiene?

La capacidad que tenemos para resistir, adaptarnos y recuperarnos de todo tipo de adversidades abunda en las personas mucho más de lo que nos imaginamos. Y si reflexionamos, la verdad es que es lógico. De no ser así, resultaría difícil explicar el hecho de que cada día seamos más en el mundo y vivamos más. Todos nos enfrentamos en algún momento a desgracias y reveses que nos conmocionan, pero los efectos suelen ser pasajeros. Y no pocos en su lucha descubren algo valioso sobre sí mismos. En mi profesión hablamos de “crecimiento postraumático” para definir la experiencia de personas que perciben cambios positivos como consecuencia de haber afrontado desgracias. ¡Ah! Y no mezclemos el sufrimiento con la lucha por vencerlo. Esta distinción es importante porque el crecimiento postraumático no es fruto del sufrimiento en sí, sino de la lucha por vencerlo. Así pues, a la hora de lidiar con peligros y desdichas los finales buenos son mucho frecuentes que los malos, aunque pasen desapercibidos, no sean noticia. Y es que los ingredientes básicos de la resiliencia son bastante elementales y universales. Por ejemplo, las relaciones afectivas gratificantes, la autoestima saludable, o la aptitud para localizar el centro de control en uno mismo y pensar con confianza y optimismo que podemos hacer algo para superar los retos, en lugar de ponernos en manos de la suerte, del destino o del que “sea lo que Dios quiera”.

En efecto, la mayor sorpresa que me ha proporcionado el estudio de la naturaleza humana es que la resiliencia –la mezcla de resistencia y flexibilidad- sea algo tan natural, tan común,  tan normal.

.-  ¿Qué es la felicidad? ¿Por qué la tratamos como algo inalcanzable?

 Cada uno definimos la felicidad a nuestra manera. Hay personas que explican la felicidad como una emoción intensa que las invade súbitamente: por ejemplo, cuando experimentan una pasión repentina o se enamoran. Otras la definen como un estado de embelesamiento ante una imagen bella o una melodía impactante que les llega al alma. Algunos Luis Rojas Marcosilustran la dicha con ejemplos de situaciones muy gratificantes, en las que se sienten triunfantes al haber conseguido una meta muy deseada que les exigió grandes dosis de esfuerzo. Tampoco faltan los que eligen estados de ánimo conectados con la libertad, la creatividad o, incluso, experiencias de carácter místico.

Sin embargo, para muchos, y yo me incluyo entre ellos, la felicidad es una sensación placentera de contentamiento estable. Cuando estudiamos la felicidad la solemos medir a largo plazo, me refiero al sentimiento agradable y apacible de satisfacción con la vida en general. Este concepto de felicidad no depende de un momento dado o de un hecho determinado, sino que consiste en un estado de ánimo positivo y persistente que acompaña a la perspectiva favorable de la vida y alimenta la idea de que vivir merece la pena.

En general, las personas felices que he conocido suelen tener una perspectiva positiva de las cosas y suelen buscar esperanzados las circunstancias que les proporcionan un estado de bienestar subjetivo. Tienden a valorar la autonomía y poseen una buena dosis de confianza en sí mismos. Se trata de personas que disfrutan mucho las relaciones afectivas con los demás y se sienten muy contentas cuando aplican sus aptitudes o talentos a las ocupaciones y actividades cotidianas. Saben aprovechar las oportunidades y gozar de las pequeñas cosas que les ofrece el día a día. Son hombres y mujeres flexibles que se adaptan a los cambios y vicisitudes que les plantea el paso por el mundo, y aceptan las reglas imperfectas del juego de la vida sin amargarse.

.- ¿Por qué las empresas deben contratar a quien sonríe?

 En las profesiones en las que se trabaja con el público en general o con personas que requieren servicios, incluyendo la medicina, la sonrisa es una expresión muy efectiva que favorece la conexión con los clientes y con el equipo de trabajo. Pienso que es importante emplear personas que tengan la capacidad de llevar bien a otras personas aunque estas estén preocupadas, estresadas o sean difíciles en el trato. Por ejemplo, los profesionales de la salud utilizamos la sonrisa como un gesto genuino de bienvenida y comprensión que nos une a nuestros pacientes. Con una sonrisa saludamos y comunicamos amabilidad. Además, con la sonrisa hacemos frente mejor a los avatares del mundo laboral y proyectamos una disposición abierta y confiada, particularmente en ocupaciones que requieren relacionarse con consumidores y trabajar en equipo.

Se dice que la cara es el espejo del alma. En este sentido, la sonrisa irradia un sentimiento de alegría y cordialidad hacia los demás. De hecho, la sonrisa es un poderoso mensaje positivo y también contagioso. A través de la sonrisa nos conectamos y nos relacionamos con otras personas. A menudo esta conexión es como la reacción química entre sustancias que al ponerse en contacto las dos se transforman.  Y es que la sonrisa tiene el poder no solo de afirmar nuestra forma de sentir, sino también de moldear positivamente el estado de ánimo y la actitud de quienes la reciben.

Charles Darwin y el médico español Gregorio Marañón ya hablaron de lo saludable que es la sonrisa y cómo esta expresión facial vigoriza nuestro estado mental y físico. Al mismo tiempo que movemos los 12 músculos de la cara que participan en la sonrisa se estimulan sustancias en el cerebro, como la serotonina, que provocan en nosotros emociones positivas. Esto explica el que cuando sonreímos de forma artificial, a los pocos minutos se nos alegre de verdad el corazón.

¡¡No hay nada obvio, excepto..!!

Nunca asumas que lo que es obvio es cierto” dice William Safire.

No es obvioDesde hoy, no des por nada obvio en tu vida…

Lo obvio sería que hicieras las cosas de esta manera…Lo obvio sería que empezaras a buscar un trabajo de 8 horas…Lo obvio sería que no hicieras lo que tienes pensado hacer, por las consecuencias que pudiera haber…Es obvio que le pasa algo.. Es obvio que no pegan como pareja…

Vivimos regidos por las obviedades, creyendo a ciencia cierta que eso pensamos es la realidad.

Si todas las obviedades que pensamos o sentimos a lo largo del día, fueran verdad, ¿Entonces por qué no las orientamos a hacer la quiniela o la primitiva todos los días?

Seriamos ricos. Y que yo sepa, no es así. Al menos yo.

Las obviedades están basadas en creencias y modas.

Para nosotros será obvio que tras la universidad tengamos un trabajo de 8 horas, que tengamos una pareja, que a determinada edad ya tengamos hijos, que si un hombre lleva falda por la calle, sus tendencias sexuales serán diferentes a las “convencionales”, que si vemos a nuestro compañero de trabajo tiene ojeras, no haya dormido la noche anterior…

Y ya pensamos que todas esas conclusiones que hemos sacado, son reales. Si pusiéramos esa creatividad, en manos de Pedro Almodóvar, traería para España, un nuevo Oscar.

Creencias que se han instalado en nosotros, tras experiencias anteriores, o “recomendaciones” de la sociedad, durante nuestra formación.

Pero también nos guiamos por las obviedades, gracias a las modas.

Si la moda es emprender, y todos los amigos lo han hecho, es “obvio” que yo también lo haga, ya que no vaya a ser que ellos triunfen y yo no. Si la moda es jugar a Pokemon Go o ver Juego de Tronos, es obvio que yo también lo haga, ya que al día siguiente, mis amigos hablarán de una serie que yo no he visto, y no podré participar en la conversación.

Pero una moda, no tiene que marcar una tendencia.

La moda de emprender, no tiene que convertir en obvio, que todo el mundo que tenga una idea, se lance a hacerla realidad. La moda del reggaetón, tenga que ser una tendencia en la que todos tengamos bailarlo, cuando se oiga en la pista de baile.

Porque haya una moda en esos momentos, no tenemos que tener todos la misma inclinación.

¿Dónde queda la libertad de expresión y de pensamiento? ¿Dónde queda la empatía en los seres humanos? ¿Dónde queda la individualidad del ser humano?

Si no pensamos , si no hacemos en determinado momento, lo que está de moda, si no hacemos lo más obvio, lo más normal…Seremos tachados de raros.

Pues VIVA LOS RAROS Y LA MADRE QUE LOS PARIÓ.

Sin esos locos, no tendríamos los teléfonos móviles, no mandaríamos emails a la otra punta del mundo o cruzaríamos el charco en avión o tendríamos Facebook.

no obvioVivir en lo obvio, es vivir en la comodidad. Es CREER que todo aquello que sale por nuestra boca, es la realidad., y aquí haya paz y después gloria.

¿Le has preguntado a esa persona por qué actúa de esa manera? ¿Quizá le pase algo y tú, por ser obvio, piensas que es algo totalmente contrario?

Las obviedades nos hacen perder cosas increíbles de las personas que tenemos enfrente, de las que podríamos aprender o situaciones que nos abrirían la mente, a nivel personal o profesional.

Cuando vemos innovaciones en cualquier campo profesional o social, ya estamos pensando cómo lo habrá hecho, si las circunstancias, la gente le rodeaba, en definitiva, nada acompañaba a que una persona así pudiera conseguir un éxito tal.

SABEN QUE LA VIDA NO HAY NADA OBVIO, NO HAY NADA SEGURO, NO HAY NADA CIERTO POR DECRETO…

Y para empezar, tenemos que hacernos amigos de una frase que dice así: “Sólo sé que no sé nada”.

Cada persona libra su propia guerra. Cada uno de nosotros piensa de una manera, siente de otra y la expresa de otra …Y NO CONOCEREMOS NUNCA AL 100% A NADIE, COMO ES CADA UNA DE LAS PERSONAS CON LAS QUE NOS RELACIONAMOS.

Pero ya no sólo te estoy diciendo que dejemos de obviar cosas sobre los demás, sino también de nosotros mismos.

¿Es obvio que ya no podrás conseguir nada en tu vida? ¿Es obvio que jamás podrás sentir la felicidad en tu vida? ¿Es obvio que nunca podrás reconciliarte con ese amigo que tanto quieres?

¿Quién lo dice? ¿Tú, verdad? Y tú en este momento presente, estás hecho de creencias, de experiencias. Que dicen que ha pasado hasta la fecha, pero no determinan qué va a pasar de aquí al futuro, ¿vale?

Así que si queremos vivir desde lo no obvio:

.- Adiós a las creencias que te limitan. Que han hecho su labor, pero hasta aquí. Si sabes que eres una cosa y tus creencias no están en coherencia, empieza barriéndolas e incorporando a tu vida, las que sí.

.- Si tienes un sueño recurrente, tiene un propósito para ti. Sera una locura, será lo menos obvio que has visto en tu vida, pero no paras de verlo, de sentirlo, está en tu vida con un propósito. Esta para que descubras quien eres, lo que puedes conseguir, de que eres capaz.. ¿Y los demás? Que piensen lo que quieran.

.- Antes de decretar algo, PREGUNTA. Antes de decir tal o cual cosa de una persona, de nosotros mismos, PREGUNTEMOS lo que queremos saber… Seguramente nos llevaríamos una sorpresa, al descubrir que aquellos que creíamos al 100%, es todo lo contrario.

.- Al miedo ni agua. Si tienes una idea, por muy loca que piensen los demás que es, date el permiso de sentirla, de hacerla realidad. A lo mejor estamos delante del próximo Picasso o el inventor del s.XXI. ¿O te gustaría estar la vida pensando que hubiera pasado si lo hubieras intentando?.

A partir de ahora, no des nada por supuesto, porque seguramente te confundas.

Lo obvio sólo existe para los miedosos y mediocres, al no ser que veas a tu pareja en la cama con otro con tus propios ojos, no des nada por obvio

Si no quieres se te pase nada por alto, te recomiendo “El método de lo no obvio“.

Querida Rutina:

El hombre clásico es tan solo un manojo de rutina, ideas y tradición” decía Bruce Lee.

rutinaEl mundo no se divide entre los fans de David Bisbal y David Bustamante. Entre los seguidores del Real Madrid o del Barcelona, entre los de la Pantoja o Rocío Jurado.

Estamos muy confundidos.

El mundo se divide entre los que ODIAN la rutina y los que la AMAN.

Somos incoherentes por naturaleza. Amamos volver a la rutina después de unos días de vacaciones y al día siguiente, estamos deseando volver a las vacaciones, porque la rutina no nos gusta.

Nuestro cerebro ama la rutina, el saber que tiene que hacer desde que se levanta hasta que se acuesta. Ama la seguridad, la rutina. Porque para eso ha sido creado, para proporcionarnos seguridad.

Y está bien, eso de saber que tenemos que hacer. Porque es el foco, la herramienta esencial para el éxito.

¿Pero cuando empezamos a enfadarnos al nombrar la rutina?

No cuando sabes qué tenemos que hacer, sino cuando NO sabemos PORQUE tenemos que hacerlo. Y peor aún, sabiendo que NO queremos hacerlo, lo hacemos mientras añoramos lo que SI querríamos hacer.

Me explico:

Odiamos la rutina del trabajo, de nuestra pareja, porque en el fondo sabemos que no es lo que queremos…Nos cansamos de ser siempre lo mismo, de las mismas personas, pero lo peor de todo que sabemos la respuesta a esta pregunta:

Si no estuvieras haciendo lo que estás haciendo todos los días, ¿Qué te motivaría hacer?

A todos se nos ilumina la mirada, porque sabemos la respuesta.

Otra cosa es que pongamos sonido a esos pensamientos. Y todo porque…

¡¡TENEMOS MIEDO A DAR UN PASO ADELANTE HACIA LO QUE NOS APASIONA DE VERDAD!!!

¡¡TENEMOS MIEDO A SER NOSOTROS MISMOS, A REALIZARNOS!!

Al instante que nos viene ese pensamiento, nos entra por el cuerpo un escalofrió que quiere decirnos dos cosas. Como nos sentiríamos si diéramos ese paso y al instante, otro escalofrío más fuerte, nos advierte: “Déjate de tonterías, que jamás lo vas a conseguir…y sabes que defraudarías a mucha gente”.

Sin embargo, siempre optamos por el último escalofrió, el que nos dice que nos dejemos de locuras, y sigamos haciendo lo que tenemos previsto en la agenda.

A través de Liderazgo Canalla, libro que sale en días y el siguiente que estoy escribiendo, me he dado cuenta, que los seres humanos, adaptamos siempre el significado negativo de las palabras.

Rutina, según la R.A.E es “Costumbre o hábito adquirido de hacer las cosas por mera practica y de manera más o menos automática” Pero la 2º acepción dice “Secuencia invariable de instrucciones que forma parte de un programa y se puede utilizar repetidamente”.

Ante esos significados, ¿Qué actitud toman la gente de éxito?

.-Pensamos en los hábitos, y ya nos viene el hábito de fumar, de ir los domingos a comer a casa de la suegra, de aguantar los despertares de nuestro jefe, … Y creemos que haciéndolo conseguiremos el éxito. Más bien nos llevan a la ruina y peor aún sabiéndolo que lo único que nos producen son urticarias.

¿Qué pasaría si nuestra rutina estuviera integrada por hábitos que nos hacen bien, que nos motivan y alientan? ¿A qué ya no es lo mismo?

Empecemos por la actitud que tenemos frente a la vida, seguido por los pensamientos que salen de nuestra cabeza y después por la orientación de nuestros pasos…Y nos daremos cuenta, que estamos cambiando nuestros hábitos. Estaremos viviendo una rutina que nos motiva.

Porque la gente de éxito, se basa en hábitos. Hábitos que le motiven, alienten, les propulse y les saque una sonrisa, no un lloro o una frustración. Por eso la rutina les motiva, porque saben que de manera automática, les van a llevar hacia sus sueños, como antes ya les ha ocurrido.

Vivamos en una rutina que no nos mate, y si que nos MOTIVE.

rutinaCuando nos dicen una “secuencia invariable de instrucciones..” ya empezamos a temblar. Nos imaginamos que nos encontramos ante el Sargento de Hierro, que nos va a ordenar hacer tal cosa, teniéndola que hacer a disgusto.

Hacemos las cosas a disgusto porque creemos que debemos hacerlas así, ya que si no las consecuencias, como ser expulsados del rebaño, recibir NOES de las personas que queremos, no son muy motivantes.

¿Pero qué pasa cuando repetimos un programa que a nosotros nos motiva?

Que no lo consideramos como algo que nos lastre, que nos vaya a costar o vayamos a sufrir haciéndolo.

¿Te costaría levantarte, dormir pocas horas, o esforzarte hasta la extenuación en un programa que sabes que te puede proporcionar lo que siempre has soñado?

No te importaría nada, sino que firmarías donde fuera, para vivirlo, todo sabiendo que te enfocará hacia donde tú quieres, hacia tu meta.

¿A qué creías que la rutina era algo que te lastraba, triste y frustrante? ¿Ves cómo la gente de éxito ama la rutina?

La única diferencia, es el fin para el cual la utilizan.

Y tú, ¿Hacia dónde te lleva tu rutina? ¿Hacia dónde querrías te llevará de verdad?

El sindrome del Impostor.

Al éxito y al fracaso, esos dos impostores, trátalos siempre con la misma indiferencia” decía R.Kipling

sindrome impostor¿Me crees si te dijera que muchas personas, tras alcanzar sus sueños, se sienten que están mintiendo a los demás?. ¿Me creerías, al saber, que se sienten unos impostores con ellos mismos y con los demás?

Es lo que se llama el SÍNDROME DEL IMPOSTOR.

¿De qué trata?

Son personas que permanecen convencidas de que son un fraude y no merecen el éxito que han conseguido.

¿Qué paradoja conseguir lo que siempre has soñado y en vez de disfrutarlo, pensar que eres un fraude, verdad?

Pues suele pasar más de lo que nos imaginamos.

Así piensan los “impostores:

¿Cómo puedo yo ahora dirigir la empresa de mis sueños, a personas que son mucho mayor que yo? No me harán caso.. No puedo conseguir el título con el que siempre soñé , nadie me tendrá en cuenta..No me merezco este éxito, vengo de una familia muy humilde… Nadie me va a creer, nadie va a seguirme, todos piensan que soy un impostor”.

¿Por qué lo pensamos?

Porque a pesar del esfuerzo, a pesar de las circunstancias desde las que empezamos y donde estamos ahora, a pesar de las horas sin dormir, de las caídas, lloros en soledad.. CREEMOS QUE NO SOMOS DIGNOS DEL ÉXITO QUE HEMOS CONSEGUIDO.

Sentimos que el éxito solamente lo alcanzan con un talento especial, que han nacido con una flor debajo del culo, tienen padrinos o una familia muy acaudalada.

¿Pero nosotros? ¿Podemos merecernos un éxito con el que habíamos soñado?

Aunque era lo que queríamos, acaba saliendo por nuestra boca: “No me lo merezco, soy un impostor”.

¿Por qué?

Porque vivimos en un mundo en el que el poder social ( las apariencias, el estatus..) es mucho más importante que el poder personal ( autoestima, confianza, estabilidad emocional..)..

¿Y qué pasa?

Que cuando llegamos a la meta de nuestros sueños, suele haber una descompensación entre el poder social y el personal, queriendo siempre que gane más el primero que el segundo. Cuando en realidad tendría que haber un equilibrio entre ambos.

Cuando nos proponemos algo, o nos proponen algo, soñamos con lo que nos supondrá conseguirlo, éxito, fama, triunfos, que la gente nos conozca…Y cuando hemos llegado, ¿Qué pasa?

Que no hemos trabajado nuestra autoestima, que no queremos darnos cuenta de lo que hemos conseguido, porque hay gente que está a nuestro alrededor, con más dinero, más fama, con más seguidores que nosotros.

¿Y qué hacemos nosotros? En vez de disfrutar de lo conseguido, de sentir que somos capaces de conseguir lo que nos propongamos…sentimos que somos unos impostores, porque nos creemos que no somos “aptos” para el nivel al que hemos llegado.

ANTES DE SEGUIR PENSANDO ESO, PARATE.

Mira atrás y date cuenta de todo lo que has conseguido. Mira los esfuerzos realizados, mira las caídas que has tenido y como te has levantado. Siéntete orgulloso de todo lo que has hecho.  Es con lo que soñabas y ahí lo tienes.

Y date el capricho de disfrutarlo. Lo has conseguido, ahora vive, celebrarlo, y mira al frente, con orgullo de saber que si quieres puedes. Que tú eres el dueño de tus circunstancias.

Solamente tienes que pararte y ver de lo que has sido capaz, pero nunca olvidar una cosa, ESOS MIEDOS QUE TIENES, ESOS “QUIZA PIENSEN QUE..DIGAN QUE..”….puras invenciones de tu cerebro ante una situación nueva, que crees que no podrás dominar, pero que si es tu sueño, lo harás.

Y si alguien piensa eso de ti, QUE TE LA BUFE.

También quería hablar de otro tipo de impostor. Esos que nos encontramos en nuestra vida personal y profesional. Esos que aparentan una cosa y detrás, solamente hay humo.

lisindrome impostorHe conocido muchos profesionales “de elite”, que acaban siendo unos impostores. Dicen ser una cosa, y luego no viven de lo que exhiben a bombo y platillo… Promulgan unos valores, una imagen, un algo que no se yo, que nos deja a todos asombrados… Pero no es la primera ni será la última vez que oiga, entre bambalinas: “Me han ofrecido un trabajo, del que de verdad, no tengo ni idea, pero tengo que aparentar que sí, porque si no, mi marca se irá por la ventana”. Cuando esas personas promulgan, profesionalidad, valores, coherencia, emprendimiento, éxito y lo único que hacen, es agarrarse a un clavo ardiendo  y si es pidiendo favores, mejor.

Contratamos por el nombre, y despedimos por los resultados. ¿No sería mejor contratar por los resultados y despedir (en el que caso que hiciera falta, por el nombre, y no por la marca)?

También nos encontramos con impostores en nuestra vida personal o sentimental. Personas que nos hacen creer que por fin, eso con lo que tanto soñábamos, ese amor o amistad que nos haga que la vida sea más fácil, hasta ahora.

Y cuando nos damos cuenta que son humos tóxicos…Ya es demasiado tarde.

No te arrepientas de nada, porque hasta las malas personas, nos dan experiencias de las que aprender.

¿Qué tenemos que hacer antes de encontrarnos a una persona de este estilo?

.- Saber que nada ni nadie, puede traerte la luna en menos de 5 minutos. Sólo tú puedes ir hacia ella. Que no te vendan la burra.

.- Y para no caer en una “venta ficticia” de amor o amistad, tienes que tener tu poder personal. Tienes que saber quién eres, que quieres, y que NO en la vida. Cuando eres dueño de ti mismo, sabes que nadie te va a dar un Ferrari a cambio de su utilitario.

.- Cuando más confíes en ti mismo, en tu instinto, menos se te acercaran. Y cuando los veas, te darás cuenta, que sobreviven por y para su máscara, y no viven para su alma.

.- Si has llegado a tu éxito, DISFRUTALO. Y que dicha meta, haga aumentar la confianza en ti, que te haga ver que si quieres puedes. Pero sobre todo, que si has llegado hasta ahí, es porque la vida te ha recompensado por los esfuerzos realizados. Y si alguien te dice algo, QUE MIRE COMO ES SÓLO EL PRINCIPIO DEL COMIENZO.

Así que por favor, no eres un impostor si has luchado por tu sueño y has sido coherente contigo mismo. Lo has conseguido tú, con tu sudor y lagrimas. Y por eso tiene que estar muy orgulloso de ello. Felicidades y disfrútalo.

¿Contra los impostores de humo? CONFIANZA EN UNO MISMO.

¿Crees que eres un impostor en la situación que tú mismo has conseguido? ¿Por qué? ¿Con cuántos impostores te relacionas al cabo del día?

 

¡¡Nunca es tarde..!!

Nunca es tarde para emprender un nuevo rumbo, vivir una historia o construir un nuevo sueño”.

nunca es tardeMucha gente no lo sabe, pero estás sufriendo.  Y aunque lo supieran, te dirían “Pero si no es para tanto, no te quejes, que mucha gente está peor que tú…”.

Y eso aún te duele más, porque nadie te entiende.  Mientras pides con tu mirada, una mano salvadora, el hoyo se hace cada vez más hondo.

Quieres cambiar el rumbo de tu vida, de tu relación de pareja, de tu trabajo; o todo junto. Pero sientes un dolor dentro de ti, que te impide hasta abrir la boca.

Eres incapaz de expresar tu dolor. Sólo a través de las lágrimas muestras tus emociones. Siempre nos han enseñado que el dolor es peor que un grano en el culo. Nadie nos ha enseñado que pudiera tener algo de positivo. Más bien huimos de él. Pero durante todo este tiempo, por experiencia propia y compartida, los momentos de la vida que más nos enseñan a posteriori, son cuando uno sufre.

No estoy promulgando que seamos masoquistas, sino que a través  de esa emoción negativa que estamos viviendo, nos preguntemos: “¿Por qué me pasa?”.

En muchas ocasiones, buscamos en los demás, una respuesta que ya sabemos:  “Quiero un cambio en mi vida”. Aunque queremos el cambio, aunque queremos dejar atrás el dolor, preferimos vivir en el lamento, en la queja, que sentir que esa emoción, es más cómodo el lamento que impulsar un cambio en tu vida.

Dentro de nosotros, se libra una guerra fratricida.

¿Rutina sufrida? O ¿Salto al vacío?

Y cómo no, nuestro amigo Ego, viene a recordarnos situaciones pasadas. “¿No te acuerdas cuando quisiste cambiar de trabajo y lo mal que te fue? ¿No te acuerdas cuando dijiste algo fuera de lo normal y cómo te miraron los demás? ¿No te acuerdas  cuando quisiste ir al gimnasio y cuánto duraste?”.

En este momento, si de verdad, no tenemos una autoestima sólida, empezarán a ganar la guerra el miedo, la frustración, el victimismo, frente a la posibilidad de un cambio.

Y la verdad, que echando la vista atrás, quejarnos siempre nos ha venido bien, ¿Verdad?

Hemos tenido a la gente a nuestro lado. Nos han llevado en palmitas, no han querido que sufriéramos más y hasta, alguna vez, hemos conseguido cosas sin esfuerzo.

¿Para qué cambiar, si con un lloro, tenemos a todos pendientes de nosotros, verdad?

Pero sabes que es hora de cambiar. Deja de autoengañarte.

Es hora soltar lastre y descubrir otras “costas emocionales” que hasta son inhóspitas para ti.

¿Por qué?

Porque más vale bueno por conocer, que malo por sentir.

Vale, quieres un cambio. Es una decisión firme, aunque no te lo crees ni tú.

Habrás noqueado a tus pensamientos una vez, pero recuerda que debes ganarles la batalla. Y para ello tienes que adueñarte de los pensamientos que produce tu cerebro.

Y para ello tienes que creer que NUNCA ES TARDE PARA TRANSFORMARTE.

Hace unos días leí el libro de Daniel Ramos, “Nunca es tarde”, y así lo creo.

NUNCA ES TARDE PARA CONSEGUIR LO QUE QUIERES.

Pero es que…” Sé que vendrán a tu mente  cientos de excusas que querrán que no des el paso.

Te doy la razón, no lo des.

¿Para qué? ¿Para sudar, para sentir que mucha gente que te apoyaba ya no está? ¿Para no saber a ciencia cierta si lo conseguirás? ¿Para descubrir que eres más de lo que imaginas?

Uff, mucho trabajo. Tienes toda la razón del mundo. ¿Para qué sufrir si se está mejor en el sofá?

Ahí le has dado, sigue así.

nunca es tardePero sabes que te lo digo con ironía. Las excusas te la tienen que bufar.

¿La edad? Que te la bufe, hay gente con más años que tú, que demuestran que si quieres puedes.

¿Los estudios? Lee, ve a conferencias, estudia por internet. Tienes toda la información que necesites a tus pies.

¿Los demás? Que digan misa. Si realmente te quieren, te apoyarán. ¿Si no? No vale la pena que sigas con ellos. Te querían por otras cosas que no fueras tú mismo.

Las excusas, son eso, EXCUSAS, para que los demás, hagan por ti, lo que TÚ tienes que hacer.

Siempre nos dicen que tenemos miedo a fracasar, y más si ya hemos hecho alguna intentona otras veces. Pero no has fracasado, lo has intentado y has sacado un aprendizaje al respecto.

Fracasar sería no hacer algo que sabes que tienes que hacer. No mover un dedo.

Lo que la experiencia me dice, es que tenemos miedo al éxito. Tenemos miedo a darnos cuenta que somos más de lo que nos imaginamos. Que dentro de nosotros hay un bosque de emociones, dispuesto a ser inspeccionado. Hay opciones soñadas y hasta ahora impensables, dispuestas a ser disfrutadas por nosotros,…

Pero para todo ello, tenemos que dar un paso adelante y romper con la creencia de que SERÁ TARDE… PORQUE NUNCA ES TARDE.

Como una vez me dijeron: “¿O es que quieres preguntarte en el hospital qué hubiera pasado si lo hubieras hecho?”.

Fue una pregunta que siempre me hago ante un reto, una transformación o algo que me da miedo.

Nunca es tarde para nada, PARA ABSOLUTAMENTE NADA.

Cuando pienses que es demasiado tarde para ser tú mismo, para sentir tu sueño, para decir un ‘te quiero’, recuerda:

.- Deja de quejarte y de hacerte la víctima. No has venido al mundo a durar, sino a vivir. Y la vida te pone delante esa oportunidad, ese sentimiento, para que lo vivas, no lo rechaces.

.- Escucha. Escúchate. Hagámoslo de corazón. Si sientes algo, HAZLO. ¿Sabes mañana que puede pasar? ¿Verdad que no? ¿Entonces?  Escúchate, y descubrirás a alguien desconocido hasta ahora para ti y que quiere lo mejor para ti. Ese alguien eres tú mismo, de corazón.

¿Qué piensas que es tarde para ti? ¿Por qué piensas eso?

NUNCA ES TARDE SI LA DICHA ES BUENA.

¿Mentiras? Todos hemos mentido alguna vez en la vida..

“Si vas a mentirte, asegúrate de tener todos los cabos atados .De lo contrario, alguno de ellos podría darte en las narices”

MentirasTodos hemos mentido alguna vez en la vida.

Y hoy, ¿lo has hecho? ¿Has dicho alguna mentira, aunque sea piadosa?

Hay mentiras piadosas, hay medias verdades, silencios que resuenan más que una verdad, y hay mentiras que nos comemos dobladas…

Muchos dirán que una buena mentira, es mucho mejor que una verdad a la cara. Otros que prefieren siempre ir con la verdad por delante que una mentira que lo lleve a un mundo “irreal”…

Pero en definitiva, TODOS hemos mentido alguna vez, TODOS hemos recibido alguna mentira.

¿POR QUÉ MENTIMOS?

Porque tenemos miedo a mostrarnos como somos.

¿Por qué mientes ante esa infidelidad? ¿Por qué mientes ante tu condición sexual? ¿Por qué mientes sobre tus deseos? ¿Por qué mientes cuando dices que NO sientes nada por esa persona, cuando es que SI?

Porque tenemos miedo a mostrarnos a los demás, porque tenemos miedo a las represalias.

Vivimos en una sociedad del miedo. El miedo que nos inculcan, que ante la mera posibilidad de pensar que podemos hacer las cosas de otra manera, de que podamos ser nosotros mismos.. Nos atengamos a las consecuencias.

De pequeños, papa y mama, nos han enseñado que mentir es malo. Que siempre tenemos que decir la verdad, pero es desde esa parte de nuestra vida, cuando nos damos cuenta, que es mejor mentir, que decir la verdad.

¿O es que nadie ha hecho una trastada y cuando le han preguntado, ante el miedo a las represalias familiares, le ha hecho la culpa a su perro o a su hermano pequeño que todavía no puede defenderse?

Seamos sinceros, por favor.

La única manera de alcanzar un “poder social”, es teniendo un “poder” personal. Y mintiéndote a ti mismo, ni el poder del mando de televisión, tendremos.

En la juventud mentimos en relación a nuestras hazañas amorosas, no decimos la verdad en cuestión a lo que deseamos estudiar, o hacia nuestros sentimientos. Y llega la gran esperada madurez.

Seamos sinceros… Mentimos como bellacos y principalmente, NOS MENTIMOS A NOSOTROS MISMOS.

¡¡Y ASÍ NOS VA!!

Nos mentimos, porque queremos que el “papel” que tenemos creado delante de los demás, siga así durante mucho tiempo. Creemos que esta mascara nos salvará de posibles problemas, cuando en realidad, nos está oprimiendo por dentro.

¿Quién no ha tenido conversaciones de este estilo?

.- Cuando le preguntamos a una persona como estaba. Y pasado unos días enterarte que tiene una enfermedad, separación o problemas diversos. Cuando la respuesta que recibimos es una contestación de que se encontraba muy bien.

.- Cuando le preguntamos a una persona como va su proyecto empresarial y mientras se le llena la boca de sueños, ilusiones…saber días después que había cerrado su empresa hacia meses..

¿Qué nos pasa?

QUE NOS DA VERGÜENZA MOSTRAR QUIENES SOMOS, LO QUE ESTAMOS VIVIENDO… En definitiva, que creemos que es mejor PARECER que SER.

También entiendo que en un mundo, en el que el “más sensible”, el que reconoce “ que todavía no ha triunfado” o no tiene “pareja” pasada una cierta edad, es considerado de “raro”, nos ocultemos en mascaras, para no sufrir la ira de la sociedad.

Lo puedo llegar a entender, como una forma de defensa. Una forma de defensa, pero en la cual nosotros antes, hemos sido y seremos COHERENTES con nosotros mismo.

¿Qué quiero decir?

mentirasNo es lo mismo como nos relacionamos con nuestros padres, amigos, pareja o amigos del trabajo. A cada uno le damos una cosa, le contamos una cosa, no hablamos de unos temas determinados, pero SIEMPRE tenemos que ser NOSOTROS MISMOS.  No con todo el mundo actuamos de la misma manera, pero eso no quiere decir que nos mintamos o mintamos.

¿Por qué mentimos? Porque no somos COHERENTES.

Si sabes que lo estás haciendo mal, ¿Por qué te mientes? Si sabes que no es el camino correcto, ¿Por qué te mientes? Si sabes que no lo has conseguido, ¿Por qué dices que SI?..

Aún sabiendo que está mal como te tratas, sigues mintiéndote, porque ganarás más yendo de víctima, que empezando a trabajar por ti mismo, para modificar la situación.

Ser coherente con uno mismo, es:

.- Ver la realidad. NO desde nuestros ojos, sino desde tu corazón.

.- Es aceptar todas las acciones realizadas y no hechas, hasta la fecha. Y no fustigarse por ello, aprender el motivo por el cual las realizaste y aprender de las mismas, para el presente y futuro. Aprender de nuestros errores, fracasos, CAGADAS, porque en la vida todos la CAGAMOS.

.- Y es empezar a preguntarse uno mismo: ¿Quién soy yo?. No esperes que la respuesta definitiva sea rápida, te costará toda tu vida..Pero el viaje será increíble, te lo prometo.

Pero ya viendo el trabajo que es ser coherente, nos ponemos a sudar y a desechar la idea. Mucho mejor mentirnos, mentir, que nos vean como una víctima, que se crean quienes somos, que nos produce más beneficios, que perjuicios…POR AHORA.

Tampoco estoy diciendo, que ahora nos dediquemos a ser como “ametralladoras de la verdad” y no paremos de decir todo lo que sintamos, queramos en todo momento…UN POCO DE POR FAVOR, que seguro que alguna conflicto familiar o sentimental por “ no entender” este artículo, provocaría.

Mentirnos a nosotros mismos es creer, de verdad, que la culpa que no estemos consiguiendo lo que siempre habíamos soñado en la vida, es de los demás, cuando no es así. ES NUESTRA CULPA.

Cuando dejar de mentirte, es empezar a coger las riendas de tu vida. Es empezar a conocerte, a hacerte tu propio amigo y empezar la relación más bonita que una persona puede tener, que es con uno mismo.

Y esa transformación que hay dentro de ti, se produce también en el exterior.

.- Ves a los demás, como son, no como querías que fueran. Y así los quieres. O también los sacas de tu vida.

.- Sientes en ti eso que siempre ibas buscando, la felicidad. Estaba dentro de ti, pero al mentirte, pensabas que estaba fuera. ¡¡QUÉ CONFUNDIDOS ESTAMOS!!.

.- Sientes que la vida, no es ni pasado, ni futuro, sino solamente PRESENTE. Y es lo que vives. Y mientras los demás lo desaprovechan, mintiendo, mintiéndose…tú lo vives, lo experimentas, aprendes de él.

.- Simplemente, aquellas cosas que te preocupaban..te parecerán una “chiquillada” por la que te dabas mucho mal…Ahora te centras en lo que realmente te importa y ¿lo demás? Pasa a ser secundario.

Dejemos de mentirnos. Tienes miedo a la esencia que hay en nosotros, y te aseguro que es la única que hay en el mundo.

Dejemonos de mentirnos y empecemos a querernos a nosotros mismos. El cambio es y nos será espectacular.

¿Cuántas veces te has mentido hoy?

 

 

 

¿Qué hacer ante un reto?

Los retos hacen que la vida sea interesante. Superarlos es lo que hace que la vida tenga sentido” decía Ralph Waldo Emereson

retosEn muchas ocasiones, una situación insignificante, te hace ver de lo que estás hecho.

Un abrazo, un “hola”, o un simple cartel que te anuncia que entras a un sitio reservado, pueden desmoronarte hasta lo más profundo de tu ser o hacerte crecer hasta cimas insospechadas.

Y todo depende de nosotros. De nuestra actitud, de como afrontar el reto que tenemos enfrente.

Lo primero que hacemos, es huir de él, aunque sabemos que no podemos. No queremos enfrentarnos a él, queremos irnos a casa, ir a donde nos hemos sentido resguardados hasta ese momento. Queremos retrasar el reloj cuando sabemos que es algo imposible.

¿Por qué?

Porque SIEMPRE, ante lo nuevo tenemos miedo. Dudamos de nuestras capacidades de poderlo superar, aunque nuestra confianza en nosotros mismos, sea alta.

MUCHO o POCO, pero siempre dudamos, siempre tendremos ALGO de miedo.

Pero está ante nosotros y queramos o no, tenemos que enfrentarnos a él. Grita, patalea, haz lo que quieras, tienes que enfrentarte a él. Y te aseguro, que llegues a la meta o no, seguro que habrá un antes y un después en ti, más que si te hubieras escondido detrás de las “faldas de tu zona de confort”.

¿Cómo empezar a vivir ese reto?

Viviendo.

Hasta la fecha has estado sobreviviendo. Si, SOBREVIVIENDO.

Eso que hacías todos los días, era SOBREVIVIR. Hacías lo que “la sociedad” esperaba de ti, te dejabas llevar por la corriente. Ahora te encuentras TÚ SÓLO ante ese “muro” y nadie puede ayudarte.

Si, te encontrarás gente por el camino, que te guiarán, pero el 1 paso lo tienes que dar tú. SÓLO TÚ.

Vivir es aceptar, sentir, exprimir el presente que estamos viviendo. Y si, ahora tienes que averiguar qué sentido tiene ese reto, por qué está en tu vida, qué quiere enseñarte, es hora de vivir.

Hay que dar el 1 paso… pero te gustaría tenerlo todo planificado, tenerlo todo atado.. Pero no es posible.

¿Por qué?

Porque lo que la vida te ha puesto delante, es para que lo vivas, no para que lo domines, para que lo sientas, para que aprendas de la situación, para que seas flexible, para que te caigas y te levantes, y no para que lo domines a tu “gusto y semejanza”.

Si así lo hicieras, perderías todo lo que el reto te quiere dar.

Los retos eso nos enseñan, a sentir, a conocerte, a ser flexible y no a dominar la vida, a desapegarnos de todo y todos.

Cuando empiezas a caminar por él, empiezas a darte cuenta de:

.- Que eres capaz de más cosas de las que te imaginas.

Quieras o no, la vida siempre te pone retos para que te des cuenta de quién eres, de que el camino escogido no es por el cual has venido a este mundo. Te quiere decir que te estás desaprovechando y que eso que llamas felicidad, no está fuera de ti, sino dentro. Ese reto quiere que veas quien eres, que talentos tienes, y aquellas cosas por las que te “pre-ocupabas” son tonterías en comparación con lo que tienes dentro de ti.

.– Cualquier acción por pequeña que sea, transformará tu mundo.

Hace unos días hablaba con un amigo y me dijo la misma frase: “Si todos hiciéramos un pequeño acto, por y para la sociedad, el mundo sería diferente”.

Por pequeño que sea el paso, por pequeño que sea el abrazo que des a una persona que esta pasándolo mal, por pequeña que sea esa sonrisa que des, seguro que estarás transformando y ayudando mucho más de lo que crees el mundo de esa persona y el tuyo propio.

.- No estás solo.

Estos retos nos hacen darnos cuenta de quien está a nuestro lado y quién no. Mira la agenda de tu móvil. Y ahora sé sincero contigo mismo, respondiendo a esta pregunta: “De esas personas que tienes…¿Cuántas de ellas crees que estarían a tu lado en un momento difícil de tu vida?”.

retosPor mucho que creas, que todos, te estás autoengañando. No eres el número de personas que tienes en tu agenda de móvil, eres el número de personas que están en todo momento junto a ti. Porque para los buenos, todos estarán, pero para los malos, MUY POCOS.

También tendrás sorpresas, de gente que no te esperabas… NUNCA OLVIDES QUIEN HA ESTADO Y ESTA A TU LADO EN TODO MOMENTO. Y DALES LAS GRACIAS SIEMPRE QUE PUEDAS.

Pero también te encontrarás gente que no conoces, que te apoyan, alientan a que sigas el camino emprendido, te levantaran, limpiaran tus ropas y motivaran a que sigas.

Como bien dice Paulo Coelho, en “El Alquimista”: “Cuando te enfocas en un sueño, el Universo dispondrá todo lo necesario para que lo consigas”… Te aseguro que pondrá las personas para que así sea.

.- Tu actitud ante la vida, se transforma.

Tu actitud, tu forma de ver la vida, la forma de verte, de ver tu alrededor… Como tú quieras llamarlo, se transforma. Te das cuenta que tus prioridades, valores, han cambiado.

No tengas miedo a ese cambio. Ni te apegues al pasado. Simplemente dale gracias por todo lo que te ha enseñado y sigue adelante.

Da la bienvenida al nuevo tú.

.- Cada nuevo día, el cuentakilómetros empieza de 0.

Tras cambiar tus prioridades el reto que has vivido, sabes que solo tienes el presente, solo tienes el día que tienes delante de ti. ¿Ayer? No existe.

¿Por qué sigues enfadado con esa persona desde hace varios meses? Porque nos apegamos a nuestro ego, porque nos sentimos “dañados” y queremos nos reparen ese dolor sufrido… Pero cada nuevo día, tenemos una oportunidad de decirnos SI a nosotros mismos, a vivir, a las emociones y NO a “enanos” que solo nos hace arrastrarnos por la vida, sobrevivir… Porque seguramente ese conflicto que crees que tienes, para la otra persona, ya se ha olvidado y te sigue queriendo como antes.

Ante cualquier reto en la vida, siempre recuerda:

.- Tiene un PORQUÉ en tu vida, te alumbrara en la niebla en la que te encuentras, aunque no quieras verlo. Goza de la experiencia que el cambio te proporciona.

.- Siempre estate presente, porque el futuro ni el pasado, te darán la respuesta a cómo afrontar el reto.

.- Da gracias porque este en tu vida, En los momentos de incertidumbre,  descubres tus talentos, motivaciones, quien está a tu lado de verdad. Ves la vida como es, no como creías que es.

.- Te darás cuenta que puedes hacer más cosas de las que te imaginas

.- Quieras o no, la vida es cambio. Y si no dices SI a ese cambio, te aseguro que la vida te lo pondrá de nuevo en tu vida, porque así lo quiere para ti, para tu desarrollo.

Di SI a los cambios, a los retos que son la única forma de que pase la niebla en la que vivimos y veamos quienes somos.

¿Ante qué reto te encuentras? ¿Sabes cómo afrontarlo? ¿Por qué te da miedo?

 

¡¡Qué perra es la mente!!

No solo los golpes lastiman...”

mente perra¡¡Qué perra es la mente!!

Este pensamiento, viene conmigo últimamente.

¿Por qué? Porque pienso que en vez de apoyarnos en ella, como a nosotros nos gustaría, aprovecharnos de todos sus dones… sin que nos diera ningún “problema”, sin embargo es “el principio del comienzo” de todas nuestras dificultades.

No me cansaré de repetir, que nuestra felicidad no se compra a través del dinero, ni ayuda. No me cansaré de repetir que tus problemas, no son a causa de los demás, sino de ti mismo. NO me cansaré de repetir que no tienes miedo porque ese “muro” es más grande de lo que te imaginabas y crees que no podrás saltarlo.

No me cansaré de repetir, que no descansas, que tienes miedo, que crees que no eres feliz, todo por culpa de tus pensamientos, DE TU MENTE.

Llevo una temporada, que mi relación con el sueño, no es tan buena como desearía. ¿Por qué? Porque mi mente, cuando me encuentro en silencio, no para de hacerme girar sin sentido, como los ratones en su ratonera.

Dice el refrán “piensa mal, y acertarás”. Y a ése juego, es el que la mente quiere que juguemos con ella, como niños.

Si doy un paso adelante, la mente te dirá al instante “Te caerás como siempre lo has hecho, así que más vale malo conocido que bueno por conocer”.

Si digo lo que siento, la mente te dirá al instante “Seguramente la gente se irá de tu lado, porque pensarán que eres un loco, un anormal”.

Si le digo Te quiero, la mente te dirá al instante “Déjate de tonterías, y no hagas locuras, una mujer como ella, jamás estará con un chico como tú”.

Utilizamos el almohadón, para que nos dé la respuesta a esas dudas que tenemos, que nos confirme lo que sentimos o lo que debemos hacer, y sólo nos ayuda a aumentar nuestra confusión.

¡¡QUÉ PERRA ES LA MENTE!!

Pero no solo juega con nosotros a través de hacernos pensar en lo peor. También nos hace dudar de nosotros mismos, de nuestro valor.

Nos enfrentamos a situaciones nuevas para nosotros, y pensamos que la mente nos puede calmar ante la incertidumbre. Y lo único que hace, al ponernos en lo peor, convertir esas enfermeras que nos van a ayudar, en los peores “trolls” a los que un “gnomo” se puede enfrentar.

¡¡QUÉ PERRA ES LA MENTE!!.

Ni esas enfermeras quieren hacerte daño, como la mente te está diciendo, ni pasará nada catastrófico si le dices lo que sientes a esa chica y su respuesta pueda ser, NO.

No se va a ir el mundo a la mierda, te lo aseguro…, pero la mente quiere lo mejor para ti, no quiere que sufras, y por eso te dice que “ No lo hagas, déjate de locuras, es imposible que lo consigas, no te mereces ese sueño que quieres emprender…”.

Y como ante lo nuevo, por mucho que nos motive o aliente, en el fondo lo que queremos es no sufrir y conseguir ese sueño, sin el menor esfuerzo posible… Acabamos haciéndole caso a la mente, y taparnos con la mente ante lo que nos viene encima.

¡¡QUÉ PERRA ES LA MENTE!!

Dile a tu mente: “Me has ayudado hasta ahora a no sufrir, a sentirme seguro, a ir por el camino seguro, pero ahora me haré yo dueño de mi mismo, de ti y seguiré el camino que siento que tengo que seguir”.

¿Qué te ha respondido tu mente?

Mente perraMe imagino que algo así: “Eso no te lo crees ni tú…” Por decir algo fino.

Si dejamos que nos guie como hasta ahora, por mucho que queramos resultados nuevos en nuestra vida, aprendizajes hasta ahora no vividos, NUNCA LOS CONSEGUIREMOS. Porque como te he dicho, la mente siempre querrá tu seguridad.

Pero en esos momentos, tenemos que ser VALIENTES.

Esa situación está en nuestra vida con un PORQUÉ. Y te quiere aportar beneficios.

Sé que al leer estas palabras estarás pensando: “¿Esta incertidumbre me va a dar beneficios?, Y si me dice que NO ¿Crees que ya no querrá ni verme? Mi vida será una ruina..¿Qué pasa si no sale el proyecto?… Mi vida se va al garete”.

Te aseguro que no va a haber un cisma en tu vida, ni ocurrirá ningún ataque zombie si das el paso hacia adelante y no consigues lo que esperabas.

Te lo dice una persona, que siempre se ha considerado muy miedoso, pero cuando vio que no era tan fiero el oso como lo pintaba mi mente, se ha ido atreviendo a conocerse y lanzarse a retos imposibles hasta la fecha para él. Y que también se ha dejado llevar por “pensamientos irracionales” perdiendo oportunidades increíbles.

La mente nos dice “ NO PODRÁS, como nunca has podido hacer nada en tu vida… ¿No te acuerdas cuando intentaste algo parecido?”.. Nos quiere hacer ver que nuestro pasado será igual que ese futuro con el que soñamos, NEGRO.

Como lo que te dice, está en coherencia con lo vivido anteriormente, le acabas haciendo caso, el miedo empieza a inundarte, empiezas a ver a hormigas como monstruos, bloqueándote y viendo todo de forma negativa.

¿Qué hacer?

.- Esa experiencia que tanto miedo te produce, tiene para ti un aprendizaje hasta ahora nunca vivido. Está en tu vida por un PORQUE, así que permítete investigar.

.- Hasta ahora te has dejado llevar por la “seguridad” que te proporcionaba tu mente. Dale las gracias, pero ahora eres tú quien domina tus pensamientos, eres tú quien domina tu mente.. Y para ello tienes que empezar a llenar tu mente, de los pensamientos que quieres sentir en todo momento, haciéndolos llegar a tu subconsciente

.- Nunca sabrás qué pasará si no das el paso hacia adelante.

.- Lo que crees, lo que piensas, es lo que obtendrás. Así que empieza a cambiar tus pensamientos si quieres cambiar tus circunstancias.

.- Todo comienzo empieza por tu mente.

¿Qué malas jugadas te ha hecho tu mente? ¿Hacia dónde te ha llevado? ¿Dónde querrías te llevara?