¡¡La respuesta que siempre buscabas y nadie quería darte!!

Y fue su silencio el que me dio todas las respuestas..” decía Víctor de la hoz.

¿Quieres saber la respuesta a esa pregunta que te haces siempre? ¿Quieres saber por qué vas a tantos cursos, Máster o cursos “envasados” y sigues sin conseguir resultados? ¿Estás preparado?

Vuélvete a hacer la pregunta:

¿Por qué no consigo resultado como el “gurú” de turno me ha dicho que lo iba a conseguir?

PORQUE NO HABIAS HECHO UN TRABAJO DE INSTROSPECCION ANTES DE ACUDIR A LOS MISMOS.

UPS, lo que no querías hacer, al no ser que fuera por causa mayor, es lo que te impide transformar tu vida de verdad.

Acudimos a congresos, conferencias y eventos “rápida solución”, esperando que nos solucionen la vida, nos lleven al éxito, con el único esfuerzo de “pagar” el curso.

Pero con el paso del tiempo , acabamos diciendo frases como :”Es que yo pensaba que mi vida iba a cambiar, Es que yo pensaba que mi negocio en 90 días iba a estar en la cima como me prometió, es que yo pensaba que teniendo una marca, tendría ya trabajo, y como mínimo de Director General…”

Pasando los días, y los resultados por los que habíamos pagado, no suelen llegar, así como nos prometieron.

¿Por qué?

.- Las herramientas que él te ha dado quizá para ti no sirven.

Creemos que esas herramientas que estamos “adquiriendo”, son la leche. Si a él, le han hecho efecto, a mí seguro que también. Aunque en el fondo, “nos pone” la idea de poder superarlo, y ser más famoso, más cachas, más guapo que el propio creador de la herramienta en cuestión.

Es muy fácil, NUNCA LLEGARÁS A CONSEGUIR LOS RESULTADOS QUE ÉL HA CONSEGUIDO.

O si no respóndeme a esta pregunta: ¿Es que consigues el mismo color de tinte de pelo que la chica del anuncio?

NI POR ASOMO.

A él le han hecho efecto una serie de herramientas. Pueden ser una guía, quizá a ti te sirvan todas las herramientas, quizá sólo una, o quizá ninguna…

Eso lo tenemos que tener claro. Al igual que por muy guapo seas, muy gracioso, inteligente, pienses que todo el mundo va a caer a tus pies, ves que el chico que creías que tenía pocas posibilidades con esa chica, acaba saliendo con ella.

NO TODAS LAS HERRAMIENTAS, SURTEN EFECTO EN TODAS LAS PERSONAS POR IGUAL. NI ESAS PASTILLAS TE HARÁN PERDER TANTO PESO COMO DICEN QUE HARÁN.

.- Creemos que las soluciones de los demás son lo único que nos pueden ayudar.

Desde pequeños nos han enseñado, que solamente lo que los demás nos pueden ofrecer es lo mejor para nuestra salud y futuro.

Hacemos caso casi “sumiso” a lo que dicen nuestros profesores, medios de comunicación, “gurús” de turno, “vendehúmos” de los que nos enamoramos por sus luces y palabrarería o creemos a pies juntillas a alguien que ha alcanzado ése éxito que soñamos.

Lo que estamos es reforzando nuestra falta de confianza en nosotros mismos.

Ups, ¿a qué duele?

Desde pequeños, nos han enseñado a “NO PENSAR” y SI “hacer caso sin rechistar” a quien tiene o le damos más poder sobre nosotros.

Lo que se hace es que no pensemos, que sigamos lo “estipulado”, que queramos alcanzar el “éxito” que nos dicen los demás, cuando nosotros sentimos que “nuestro éxito” es totalmente diferente.

Las soluciones de los demás, nos pueden ayudar, nos pueden hacer pensar, nos pueden hacer ver cosas que no veíamos hasta ahora, PERO NUNCA DEBEMOS AFERRARNOS A ELLAS COMO LA TABLA DE SALVACION EN EL HUNDIMIENTO DEL TITANIC.

¿Dónde queda nuestra creatividad? ¿Nuestro talento? En el fondo del mar, todo por no confiar en nosotros.

.- Las herramientas no surten efecto si estas dormido.

No te estoy hablando de que te limpies las legañas, ni que te des desodorante para oler mejor ( bueno ahora en verano, aún más que más ). De ese tipo de sueño no estoy hablando.

Te estoy diciendo, que si no estás “despierto”, que si no sabes quién eres, qué quieres en la vida, qué te ha pasado y quieres te ocurra de ahora en adelante, ya te pueden dar la herramienta que te lleve al Olimpo, que si estás en un mundo de dudas, confusión, miedos y vergüenzas, nunca te dará el resultado que tendría que darte.

He observado que procesos como en los de Marca personal, en los cursos de Liderazgo u Orientación Laboral, poco o nada se habla del proceso de conocerse a uno mismo.

SI, es un proceso que es duro, impredecible, que seguro que descubrirás cosas que no te gustarán, otras que no sabías y que te alegraran,… pero tiene un fin, descubrir lo que realmente te hace feliz, a lo que has venido a este mundo, lo que te hace bien y lo que no…

Y si no sabes quién eres, ¿cómo vas a esperar que alguien que no sabe lo que te puede ir bien a ti o no, sus herramientas surta efecto en ti, como lo hicieron con él?

Descubriendo quien eres, que sientes, que te motiva, antes de empezar a tener el título de “jugador de cursitos y titulitos” por la universidad de la sociedad, empieza poniéndote delante de un espejo y hablando con quien tienes ahí delante, a tumba abierta.

A lo mejor descubrirás que lo que estabas haciendo hasta ahora no es lo que querías, enfocándote en otro camino, llegando a ser mucha mejor persona y profesional que lo que eres hasta ahora.

Dicen que esta todo escrito y que está todo inventado, NO LO CREO, así como tampoco creo QUE TODAS LAS SOLUCIONES SURTAN EFECTO A TODAS LAS PERSONAS POR IGUAL

Así que recuerda:

.- Las herramientas que te enseñen, pueden ayudarte, pero nunca salvarte la vida al 100%

.- No todas las herramientas valen para las mismas personas.

.- Aprende de ellas, incorpóralas en tu vida aquellas que sientan que van contigo, transfórmalas, deséchalas, pero nunca las creas a pies juntillas, como un credo inquebrantable. Son guías., recomendaciones, no leyes absolutas.

.- Tú crearas tus propias herramientas, cuando des saltos hacia la incertidumbre. Cuando camines por el miedo, aumentando tu confianza y viendo de qué eres capaz, que te hace feliz o hace bien.

.- Todos somos creativos, lo que nos diferencia, es que unos crean más en si mismos, en lo que hay dentro de ellos, que otros. Simple y llanamente así. No abandones a tu creatividad. Las cosas siempre se pueden hacer mejor de lo que dicen.

Así que ya sabes la respuesta a la famosa pregunta que todo el mundo se ha hecho alguna vez:

.- ¿Por qué no surte efecto en mí y en otra persona si?

.- PORQUE ESA PERSONA SABIA QUE QUERÍA, QUIEN ERA Y PORQUE LO QUERÍA.

¿Y tú lo sabes? ¿Sentías que era la respuesta a esas dudas que tenías? ¿Por qué aún sabiéndolo no hacías nada al respecto?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

¡¡Las razones son basura!!

El tiempo es ese juez insobornable que da y quita razones” dice José María García.

Dame una razón…Quiero unas razones convincentes ante los hechos…Razóname lo que acaba de suceder… No hay razones para explicar lo que acaba de suceder…”

Vivimos en el mundo en el que depende creer o no, en función a las razones que nos den los demás, de las razones que demos a los demás.

Pues creo que una RAZÓN ES UNA EXCUSA BARATA PARA OCULTAR NUESTRO VERDADERO DESEO.

A través de ellas ocultamos nuestras verdaderas emociones, intenciones.

Escuchaba al lado mío una conversación de una pareja, que decía:

.- Dame una razón para entender por qué has hecho lo que has hecho.

.- Es que yo no quería

No sé cómo acabo la conversación, ni la relación, ya que entró la persona con la que había quedado, pero la sensación que tenía, era que cualquier cosa que le dijera, sería una EXCUSA.

Hagamos un ejercicio.

Preguntante a lo largo de esta semana, cuantas razones, cuantas explicaciones has tenido que dar a los demás, sobre tus acciones, tu comportamiento o no comportamiento. ¿Ya?

Y ahora siendo sincero contigo mismo, dime cuantas de esas razones que has vertido, eran verdad.

Sé que me dirás todas, que la culpa la tuvo el trafico, que fue el cliente el que hizo que no vendieras o que tu suegra es la que provoco te doliera el estomago…

Siempre utilizamos las razones, para dar prioridad a nuestro comportamiento. Siempre tenemos la razón nosotros, nunca daremos la razón a otras personas o diremos que nosotros tuvimos la culpa.

¿O es que alguna razón de las que diste esta semana, dijiste que tú eras el único responsable? ¿Tienes el valor de reconocer que no quieres ir a esa reunión o ver a esa persona, y no poner la excusa de llegar tarde?

Seamos sinceros, siempre que llegamos tarde a una reunión con amigos “pesados”, siempre que no queremos ir a casa de la suegra o llegamos “un poco” tarde al trabajo, siempre daremos razones, que nos “salvaguarde” la posadera, es por un motivo mucho mayor que un simple atasco o que has salido tarde de un reunión.

¡¡SEAMOS SINCEROS Y COHERENTES, POR FAVOR!!

Ése “la culpa la tuvo el trafico, es que no entendí lo que me pedía o no tengo tiempo para quedar.” tienen una característica en común. Somos seres humanos que vemos la realidad según nos interese.

No vemos el mundo como es, sino como nosotros CREEMOS QUE ES. Es decir, vemos el mundo a través de nuestras creencias, adquiridas y creadas. Por lo tanto, todo aquello que este fuera de nuestras creencias, creeremos que es algo imposible o que nunca llegaremos a verlo. Aunque realidad lo tengamos a nuestro lado.

Al ver la realidad según nuestras creencias, las razones que siempre expongamos estarán basadas en ellas. Y aunque estemos confundidos, lo rebatiremos hasta quedarnos exhaustos porque, porque nos hacen creer que si dudamos de nuestras creencias, nos empezaremos a preguntar quienes somos, y no está muy bien visto en estos momentos de edad “in-madura”.

Como podrás observar, son nuestras propias creencias, quienes nos detienen

Vamos con la familia porque aunque no nos apetezca por ahí, no vaya a ser que se enfaden…Vamos a ir al cumpleaños de esa pareja que no aguanto, porque si van todos, y no voy yo, se dará cuenta que nos los soporto…”

Nuestras propias creencias de “quedar bien ante los demás, de ir a un evento que no quieres, por el qué dirán, porque te puedan “excluir” del grupo o tachar de diferente. Así que cuando damos razones en muchas situaciones, suelen ser, como he dicho al principio del artículo, unas excusas muy bien pintadas, pero difíciles de creer.

Decimos lo contrario a lo que realmente sentimos.

Hace poco me decía una amiga, que opinaba igual respecto a las razones., que quedaba con una amiga por la “rutina” que se había creado años atrás, pero en realidad, a día de hoy, no le apetecía nada verla por esa “obligación” creada y no se fuera a enfadar, pero ya no era la misma situación.

Hacemos lo contrario a lo que en el fondo nos gustaría hacer, pero aún así gritamos a los 4 vientos, que somos libres de quedar y hacer lo que queremos.

Todo por miedo, todo por seguir haciendo caso a “creencias arcaicas” que nos limitan en vez de hacernos flexibles.

Durante todo el día tomamos acciones. Y las elegimos en razón a las razones que mejor vayan en nuestro beneficio o menos “daño” puedan hacernos a nosotros o a los demás.

¿Verdad?

Pero ¿Cuánto tardamos en tomar una decisión? Horas por no decir días, dependiendo de la decisión que tengamos que tomar. Aunque tengamos toda la decisión en nuestras manos, tenemos miedo a tomarlas.

“Y si escojo esta oferta…Pero y si la otra es la mejo…Pero si escojo esta, podré causar un daño a esta persona…” ¿Te has sentido identificado en algún momento?

Nunca sabremos cuál es la mejor decisión hasta que tomemos la opción de escogerla sin MIEDO AL FRACASO NI AL QUE DIRÁN.

Nunca lloverá a gusto de todos, nunca sabrás hasta donde puede llevarte o si acabarás consiguiéndolo, pero si sabes una cosa, lo que deseas de verdad a pesar de todas las circunstancias.

Si tuvieras que tomar una decisión, dos opciones y una bomba que en 10 segundos explotará si no la tomas en coherencia a lo que sientes. ¿A qué la tomarías rápido?

Dando razones a nuestros actos, decisiones, que en muchos casos ni nosotros nos las creemos, vamos por la vida de forma errónea

¿Mi recomendación?

.- Cuando damos una razón, suele complicar la situación. ¿O es que tu madre o pareja, no ha visto que le estabas mintiendo cuando estabas dando una razón que no era la correcta?

.- Si no nos gusta lo que está pasando en nuestra vida, ¿Por qué no hacemos lo que esté en nuestras manos, para cambiarlo? Ya no tendríamos que usar pretextos para hacer cosas sin ganas, obteniendo resultados mucho más satisfactorios

Sé que los gurús del coaching me dirán: “¿Cómo sería un mundo sin Por qué? Sería una locura”.

Habría un PORQUE, haríamos todo en función de lo que nosotros sintiéramos, no de lo que los demás esperasen de nosotros. Sin pretextos, sin expectativas, confiando en las acciones que tomemos, aprendiendo de ellas y las relaciones con los demás, seguro que serían más fluidas.

Somos nosotros mismos quienes nos detenemos ante un sueño, ante la vida. Nos damos muchas razones que nos llevan a intentar las cosas y no al hacerlas.

Todo por razones, que son excusas mejor vestidas.

¿Qué piensas tú al respecto? ¿Qué razones te das para no hacer algo? ¿Por qué?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

¡¡No riesgo, no victoria!!

En un mundo que cambia realmente rápido, la única estrategia en la que el fracaso está garantizado es no asumir riesgos” dice Mark Zuckerberg

Se nos llena la boca con palabras transformación, reinvención, superación, motivación,…Y cuando hablamos de riesgo, nos metemos debajo de la cama, hasta que haya pasado el “coco”.

¿Qué nos pasa?

Vemos títulos de congresos y cursos, que me encantan: “Aprende a vivir en 1 semana…”, “Congreso para la conversión en un referente”…”Se diferente y que te acepten”….”Cómo ser tú y que no te rechacen los demás”… son algunos de ellos que he visto últimamente.

Se nos llena la boca, diciendo que vamos a leerlos, que vamos a acudir. Nos reímos cuando los nombramos, porque nos sentimos más intrépidos que Cristóbal Colon antes de emprender el viaje hace las Américas.

En el fondo, de RIESGO tiene lo mismo que yo de boxeador, NADA.

¿Por qué?

PORQUE VIVIR, ES TOMAR RIESGOS. PORQUE VIVIR, ES IR SIN CUERDA NI RED QUE NOS PROTEJA.

Tampoco estoy promulgando que nos tiremos por las ventanas, sin nada que nos espere abajo del impacto, que vayamos diciendo las verdades a nuestros suegros o que dejemos el puesto de trabajo, diciéndole a nuestro jefe la mala persona que era, dejándole un recuerdo de nuestro paso con la mano en su cara…

¡¡TRANQUILIDAD!!.

Yo lo que estoy diciendo, que queremos vivir, pero con un red de seguridad.

Yo lo que estoy diciendo, que queremos vivir, sabiendo CÓMO vivir, y eso es sobrevivir, lo que hemos hecho hasta ahora.

Queremos saber CÓMO se consigue llegar a la cima, CÓMO podemos perder peso, CÓMO emprender un negocio sin tener perdidas, CÓMO conseguir escribir un libro y que sea un bestseller, CÓMO liderar y que nuestro equipo no tengo fisuras, CÓMO esa persona ha creado un evento y copiárselo, tras el éxito que ha cosechado.

Queremos saber CÓMO, para alcanzar el éxito, pero eso sí, sin esfuerzos, sin tener que dar nosotros un paso que alguien no haya dado ya antes. Porque aunque queremos conseguir el éxito, estar a la moda, preferimos que sean otros quienes hayan dado el paso adelante, y nosotros seguirlos, que ser nosotros quienes seamos los 1 en haberlo dado.

Se nos llena la boca hablando de innovación, de creación, y lo único que sabemos hacer, es hacer lo mismo que han hecho otras personas. ¿Dónde está aquí el riesgo?

¡¡EN NINGUNA PARTE!!

Y eso no es vivir, eso no es tomar riesgos, eso es APARENTAR que estamos tomando riesgos, que estamos liderando nuestras vidas, pero teniendo todos los posibles riesgos controlados.

¿Y qué resultados esperamos optando por este camino?

Ser diferentes, conseguir resultados que nadie habría conseguido hasta la fecha , reconocimiento, ése éxito que todos añoramos…

Pero en el fondo, si conseguimos algo, será igual o parecido a lo que ya han conseguido los demás.

¿Dónde está el riesgo aquí? ¿Dónde está el poder descubrirnos? ¿Dónde está la creatividad? ¿Dónde está la innovación? ¿Dónde están los resultados diferentes a lo hasta ahora hemos conseguido?

¡¡NO HABRÁ!!

Cuando hablamos de riesgo, de algo nuevo en nuestra vida.., antes de saber de qué se trata, ya estamos diciendo palabras como: “No, eso es para locos…yo tengo mucho miedo..mejor me quedo aquí…esas cosas son para otros, no para mí…”.

Ante una novedad, ante algo que nos puede enseñar, ante algo que nos puede llevar a donde queremos… antes de “probarlo”, ya estamos diciendo NO, antes de ni siquiera pensarlo.

Vivimos en un cuadrado formado por: Quiero ser diferente- Quiero saber Cómo serlo-Tengo miedo a serlo-Dame herramientas para serlo con el menor esfuerzo posible.

Un cuadrado en el que el riesgo, no queremos forme parte, además porque hará saltarlo por los aires, haciéndonos ver que nuestra realidad es diferente a lo que nos imaginábamos.

Defino sobrevivir, que es lo que hacemos la mayoría de la sociedad como:

Aún sabiendo que el miedo está ahí, voy a intentar rodearlo a través de cualquier método, que no me haga tener vértigo y alcanzar la meta en el menor tiempo posible, con el menor esfuerzo y sin sudar, por favor”.

Eso es lo que hacemos, buscamos los CÓMOS antes que los PORQUE, buscamos antes los CÓMO, creyendo que estamos diciendo un SI rotundo a la novedad, a la incertidumbre, cuando en realidad estamos diciendo, “SI, pero NO, por si acaso, los esfuerzos para otro..”

En nuestro día a día, el RIESGO está vetado como el picante en algunas comidas.

¿Pero qué pasa si empiezas a introducirlo en tu dieta?

.- Descubres que el miedo está en tu cabeza, PORQUE TÚ LO HAS CREADO. No estoy diciendo que no vayamos a tener miedo después de introducir el riesgo en nuestra vida, pero SI, que nos llevaremos mejor con el miedo. Porque el miedo, sólo somos nosotros quienes lo construimos o dejamos que entre en nosotros.

Tenía miedo a muchas cosas que la vida me ha puesto por delante y me sigue poniendo. Pero cuando me lance a por ellas, descubrí que no era para tanto. Que todas las “pajas mentales” que tenía, eran nada, cuando iba caminando hacia la meta

.- Descubres que eres más que tus pensamientos. Tus pensamientos dicen que no puedes, no debes o cualquier limitación que tú mismo te has impuesto. Saltar hacia el vacío, vivir desde el riesgo (siempre controlado, por favor), darte cuenta que por miedos, por el qué dirán, no has hecho cosas que te hacen disfrutar, talentos dormidos, descubrir personas increíbles. Descubres que eres más que un pensamiento.

.- Descubres que te quedan muchas cosas por aprender. Detrás del miedo, hay unas experiencias esperándote. Sé que estarás pensando que algunas malas. Quizá de resultados no esperados, pero con aprendizajes increíbles para futuras oportunidades.

.- Sin riesgo, no hay beneficios. Del tipo que sea, sin riesgo no hay nada. Bueno si, SER UNO MÁS. Arriésgate, y siempre ganaras. (Eso sí, no te hipoteques en un negocio que no conoces, no te tires por un barranco sin cuerda, por favor)

RECUERDA, NO ESTAS EN ESTE MUNDO PARA QUEDARTE SENTADO EN LA BARRA DEL BAR ESPERANDO QUE LLEGUE TU COPA, ESTAS PARA SALTAR LA BARRA E IR A POR ELLA.

SENTIR EL RIESGO ES SENTIRSE VIVO.

¡¡Corre riesgos, siempre ganaras!!

¡¡Que Canalla es el silencio..!!

Hay personas silenciosas que son mucho más interesantes que los mejores oradores” decía Benjamin Disraeli

Son las 6 de la mañana, y esto no es el principio de una canción. Por diversos motivos, me he pasado toda la noche sin dormir.

Cuando los demás duermen y tienes que estar en silencio, para no molestarles, o abrazas la quietud y la soledad, o vendrán a recordarte que porque tú no duermas, no tienes que ir molestando a los demás

Abrazar el silencio es algo que odiamos en una sociedad en la que promulga el ruido. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, estamos invadidos por el ruido de los medios de comunicación, por las conversaciones con la gente nos rodea, el cabreo de nuestro jefes o los gemidos de nuestros vecinos.

Así que eso de estar en silencio, no estamos acostumbrados, nos incomoda. Es una situación, que no sabemos cómo afrontarla, como dominarla.

Pero al silencio no puedes dominarlo, cuando entra en ti, va a tumba abierta, con el fin de decirte cosas que no querrás escuchar sobre ti o lo que te rodea.

Te incomodara, Es buena señal. Seguro que tiene que enseñarte algo que hasta ahora has querido evitar.

Siempre he pensado, que no somos seres completos, sino sabemos vivir en soledad con nosotros mismos. Sino sabemos escucharnos a nosotros mismos.

A lo largo del día recibo muchos emails de gente que a pesar estar rodeados de gente, se sienten solos. Pero cuando les comentan, que estén con ellos mismos, que se aparten del mundanal ruido, que se conozcan, dicen que no, porque no vaya a ser que esa gente que tienen a su alrededor, se marchen, lo vean como un bicho raro.

Dependemos de los demás, pensando que serán ellos, quienes respondan a preguntas que nos hacemos, tipo: ¿Quién soy? , ¿Para que valgo? O ¿Qué me está pasando?

Muy confundidos estamos.

El ruido nunca nos dará una respuesta a ese tipo de preguntas. Solamente somos nosotros mismos quienes tenemos el poder de responder a las mismas.

Y para ello, estar en silencio, es el principio del comienzo para esclarecer dichas dudas y muchas más.

El ruido es otra forma de seguir al rebaño. Nos dejamos llevar por el ruido de las conversaciones, por las noticias que escuchamos, por los cotilleos que nos cuenta, por la música que nos ponemos para no escuchar lo que nos pasa o nos deja de pasar.. El ruido nos hace seguir por lo estipulado por los demás, haciéndonos creer que somos uno más en un lugar llamado mundo.  Y no potenciar la indivualidad que todos tenemos y somos.

Que siguiendo a ese ruido, llegaremos al éxito que todos anhelamos. Pero el silencio, te dice que tu felicidad, tu éxito es otro al deseado por los demás por ti, pero no le haces caso, no vaya a ser que te tomen por loco.

El ruido nos impide escucharnos a nosotros mismos. Impide saber cómo estamos, qué sentimos o queremos.

Somos nosotros, y no los demás, quienes tenemos que ser la antena que transmita nuestra esencia, nuestro talento, nuestros porqués.

Durante estos días que he estado en silencio, he aprendido a leer entre líneas a los demás, escuchándolos de verdad, no oyéndolos.

Pensamos que oímos, cuando en realidad estamos pensando en nuestras cosas cuando los demás nos expresan sus sentimientos o nos piden una ayuda velada. Creemos que los demás nos entenderán cuando hablamos, que sabrán leernos entre líneas, que irán en nuestra ayuda, cuando les hablemos, pero no suele ser así.

NO oímos lo que nos dicen, creemos que si. Cuando en realidad lo que se produce en ese proceso de comunicación son interferencias en nuestra cabeza entre lo que pensamos y lo que escuchamos de los demás, perdiendo una información increíble que nos transmite la otra persona, todo por el ruido, por no aceptar el silencio.

Cuando por tu boca no resuena ninguna palabra, no vaya a ser que la líes y se despierten, empieza el dialogo contigo mismo. NO estás loco, tranquilo. No tengas miedo. Estas haciendo algo que tendrías que haber empezado hace tiempo, hablarte a ti mismo, preguntarte cosas y descubrir respuestas.

¡¡ESCUCHARTE, HABLARTE, PREGUNTARTE, QUERERTE!!

Porque como dije en artículos anteriores, casi todas las respuestas que anhelamos que el exterior nos de, ya están dentro de nosotros.

Me he dado cuenta al estar conmigo mismo, que tengo una emoción que no expreso y que tenía escondida en un rincón remoto de mí. Hablamos por hablar, cuando en realidad tendríamos que hacerlo menos, pero mucho más claro, conciso y concreto.

Si, expresare próximamente esa emoción que tengo a la persona correspondiente. Os lo contaré.

Tras la vorágine que llevamos en el día a día, estar en silencio es empezar a sentir esa paz que anhelamos. No es estar en el sofá, no es estar cogido a nuestra pareja o tomándonos un mojito (que me encantan), es preguntarnos a nosotros mismos, sobre el día, si hemos actuado en coherencia a nuestros valores y que debemos hacer para solucionar algún tema.

Estar en silencio, es equilibrar nuestro lado exterior con el interior. Algo esencial si queremos pisar fuerte en la vida.

Durante estos momentos en silencio, te centras mucho más en los pequeños detalles. Esos son los que integran la felicidad. Tu intuición sale a relucir, haciéndote ver que esa persona quería pedirte ayuda cuando no se atrevía, que otra persona no sabe como decirte lo que siente o pequeños gestos de la cara, que demuestran emociones que no queremos expresar con palabras.

Te incomodará, te preguntaras que haces callado mientras oyes ruido a tu alrededor, mientras no das tu opinión, querrás producir tu chute de ruido, no querrás saber que te puede decir el silencio, no vaya a ser que no te guste lo que tiene que decirte….PERO ES EL MAYOR CONSEJERO QUE PUEDES TENER A TU LADO.

¿Hace cuanto no estás en silencio contigo mismo? ¿Por qué? ¿Te atreves a estar en silencio durante una hora? ¿Qué crees que te ocurriría?

El próximo día 23 de Abril estaré en Zaragoza, (Fnac Plaza España de 11 a 1) y en Barcelona (Ramblas de 5 a 8) firmando ejemplares de Liderazgo Canalla. El próximo día 27 estaré en Madrid, en Fnac Callao presentando y firmando libro.

El nombre marca la diferencia..

Mi voz dirá tu nombre e iniciales de dulzura caerán sobre mi pecho” decía Armando Uribe Arce

¿Sabes qué? No me importa que puesto tengas, como es tu pareja, qué casa tienes o si estas vacaciones te vas a ir a Ibiza a darlo todo.

NO ME IMPORTA NADA DE ESO. Eso son consecuencias EXTERIORES de tus acciones. Y eso, como otras cosas de nuestro cuerpo, suelen acabar sufriendo el efecto de la gravedad y desaparecer.

ESO NO ME IMPORTA. No me vas a impresionar más o menos.

¿Sabes cómo lo harás?

A través de tu nombre y lo que demuestre el mismo.

Un nombre marca la diferencia.

En un mundo donde somos creativos, innovadores, disruptivos, el poder que tiene un nombre, lo hemos olvidado o tirado a la basura directamente.

La principal etiqueta, no la usamos.

Desde pequeños, estamos nombrando a todo y a todos. Nos dicen que ese bicho que nos lame la cara, es un “gua-guau”, que esa persona con barba que nos hace reírnos desde nuestra cuna, es nuestro “papa”, y que si queremos estar felices solo tenemos que decir “teta” y mama nos calmara.

No pensamos porque ese bicho tiene ese nombre, o eso que nos metemos en la boca liquido y transparente se llama agua. No nos lo preguntamos, porque hacemos caso a nuestros padres, que nos han dicho que las cosas son así y punto.

Utilizamos los nombres para homogeneizar todo, para etiquetarlo y tenerlos controlados.

Si esto es una palmera de chocolate, no puede ser una naranjada. Si te llamas Juan, ¿Por qué dices te llamas Paula?

De los nombres que les ponemos a las cosas, no nos movemos. No vaya ser que se produzca un cortocircuito en nuestra cabeza, y la liemos.

Al homogeneizar todo, estamos desperdiciando el poder que tiene un nombre.

Nos enseñan que nos tenemos que enamorar de una marca por un logo, de un producto a través de una campaña de marketing, por la cual tenemos que caer rendidos.

Que lo que está de moda es que se enamoren de tu esencia, de tu talento, aunque sea una fachada.. ¿Y dónde queda el nombre de la persona, empresa o producto?

“Puf, eso lo dejamos siempre para el final” Me dijeron hace poco una empresa. “Le pondremos un nombre que guste a todos y ya está”.

¿Y qué pasa si invirtiéramos el proceso?

Es un proceso que hacemos, pero nos olvidamos de ello. Os cuento.

Cuando queremos tener un hijo (yo no tengo, que yo sepa), antes de ponernos manos a la obra, ya estamos pensando en los nombres de los futuros bebes.

Elegimos nombres, obviando por temas familiares, que nos inspiren algo. Desde fuerza, el compromiso que supone su nacimiento para la pareja,….siempre ponemos a nuestros hijos, un nombre que nos inspire algo.

Ese nombre ya marca la diferencia. El nombre ya dice todo. No hace falta procesos “químicos”, marketing, ni pócimas secretas, para hacernos creer los valores que queremos que transmita.

Muestra una coherencia, un PORQUÉ.

UNA RAZÓN DE SER.

Un nombre marca un destino.

Pero nos han hecho pensar, que el destino es comprar seguidores en Internet, pisar cabezas, crear leyendas,..En definitiva, aparentar algo que no somos, para llegar cuanto antes a la cima, para alcanzar una “felicidad” efímera. Y al llegar a la misma, como King Kong, darnos golpes en el pecho, para que todo el mundo sepa, que estamos aquí para “dominar” el cotarro.

Ya a posteriori, veremos que nombre nos ponemos, o como denominamos al proceso creativo. Pero antes el éxito, y luego ya todo lo demás.

Un nombre, como bien se explica en el libro “El nombre de las cosas” de Fernando Beltrán, despide muchos aromas; como por ejemplo:

Expresión

Expresa emociones, expresa qué nos vamos a encontrar, con qué valores vamos a enfrentarnos.

Identidad

No eres otro nombre, no eres un nombre más, eres ÉSE nombre. Marca una individualidad dentro de la homogeneidad que existe.

Espejo

Quien se ve en un nombre, ve que hay detrás de él. Muestra una realidad.

Motor

Un nombre es la palanca de la acción, de la revolución, de la superación, del esfuerzo.

Posicionamiento

Cuando recuerdas un nombre, ya estás posicionando a esa empresa o persona en un lugar cumbre de tu mente, sientes que es una persona referente en su campo personal o profesional.

Con todo lo que dice un nombre, ¿Y aún así crees que no es importante?

Hace unos días le pregunté a una persona que estaba en un proceso de Branding, con otro profesional:

¿Qué supone para ti tu nombre?”. Le pregunté. Y pensando que me contestaría algo como “Un orgullo, me lo puso mi padre o mi tía, para mí recordar quien soy o de donde vengo”.

Pues con una cara lánguida y de pena me contestó: “No sé, un nombre”. Pero eso si, cuando el profesional le había prometido todo el “oro del mundo” con su plan de Branding, se le cambió la cara.

En un mundo donde nos impulsan a que el éxito es hacer lo que todos hacen, donde si te sales de la lista de “a uno”, te señalan prediciendo para ti, los peores presagios o donde sino tienes miles de seguidores en internet, no eres “influencer”.

¿POR QUÉ NO EMPEZAMOS DISTINGUIENDONOS DE LOS DEMÁS A TRAVÉS DE NUESTRO NOMBRE?

Porque luego todas las herramientas que utilicemos para distinguirnos, para darnos a conocer, las utilizaremos mejor, dando mejor resultado, PORQUE PARTIREMOS DE LA COHERENCIA.

No buscaremos herramientas que nos den una estrategia, sino utilizaremos herramientas con la única estrategia de ser nosotros mismos.

Con un nombre, ya todo lo demás será más fácil, te lo aseguro.

¿Qué dice tu nombre? ¿Es coherente con quien sientes que eres?

El próximo día 7 de Abril estaré en Teruel hablando de “Liderazgo Canalla”. Fechas próximas será, firma de libros en Zaragoza y Barcelona, el día 23 de Abril. Y el 27 de Abril en Madrid.

¿Por qué llegas tarde a todo?

“Es mejor llegar tarde en este mundo, que temprano al otro mundo..”

Es que siempre llego tarde a todo, ¿No sé como lo hago?”.

Todos nos lo hemos preguntado alguna vez en la vida…Y en vez de poner solución a la dificultad que nos entorpece nuestro día a día, una y otra vez, sevuelve a repetirse la misma situación.

¿Qué pasa?

Sé que estarás pensando que la culpa de ese retraso, la ha tenido la línea de autobús, que te han llamado por teléfono, que estabas ocupado con el último videojuego o “jugando” con tu pareja… Ciento de excusas que lo único que intentamos con ellas, es eximirnos de las posibles responsabilidades que hubiera por nuestra tardanza.

Pero la situación se suele complicar, cuando al llegar TARDE, vemos que otra persona ha conseguido lo que nosotros esperábamos que estuviera para nosotros, llegáramos tarde o no.

Jo, él ha conseguido lo que yo quería…Era la última entrada y la tiene ella…Por llegar tarde hemos perdido la oportunidad de entrar y lo ha conseguido él…”

Ahora unimos que hemos llegado tarde a la sensación que hemos perdido una oportunidad soñada, porque hemos llegado fuera de tiempo. Con lo que conlleva que nuestro enfado con la sociedad, que no con nosotros mismos, aumenta a niveles insospechados.

Es que nada me va bien en la vida, es que los autobuses han tenido la culpa que no consiga nada en mi vida…dichosa llamada, hizo que no llegara a tiempo…ya nada será igual..Con las ganas que tenía y había puesto…y por un segundo no lo he conseguido…”

¿Qué tienen en común todas estas reflexiones?

¡¡QUE ESTÁS EVADIENDO TU RESPONSABILIDAD!!

Déjate de tonterías. ¿Qué culpa tiene el número 33 de autobús que hayas llegado tarde? ¿Qué culpa tiene tu madre de haberte llamado cuando hacía 3 semanas que no la llamabas?

NADIE TIENE LA CULPA DE QUE HAYAS LLEGADO TARDE. ¡¡NADIE!!.

Se podría acabar el post rememorando una frase que toda madre dice, para darte la solución a tu problema:

¡¡PUES HABERTE LEVANTADO ANTES!!

Y es así.

Pensamos que cuando tenemos una oportunidad delante de nosotros, un evento, ya que ha llegado a nuestra vida, siempre va a estar ahí para nosotros. Para cuando nosotros queramos, dar el paso y poderlo disfrutar.

Tal como vienen las cosas se van. Nada es para siempre, como bien dice una canción.

Ves desde la otra acera, como tu vecino ha podido elegir las entradas que tú querías. Como por tardar, no aceptan más CV para ese puesto de trabajo que tanto te ilusionaba…POR LLEGAR TARDE YA NO PUEDES ELEGIR, YA NO PUEDES ESCOGER.

Y de bueno volvemos al bucle de defendernos y excusarnos por nuestros actos.

¿Sabes qué te diferencia de esa persona que ha llegado antes que tú? No que haya cogido el autobús antes, sino que empezó antes que tú, el camino hacia su sueño.

Hace unos días me dijo una persona: “Mira por poco no llegué a conseguir una entrada, el límite era el miércoles para recogerlas y por momentos no llegué”.

Le pregunté: ¿Desde cuándo lo sabías que podías ir a recogerlas? Desde hace 2 semanas.

¡¡LO QUE PASA QUE POR DESIDIA, VAGUEZA, MIEDO O VERGÜENZA, NO DAMOS EL PASO HACIA ALGO QUE QUEREMOS AÚN SABIENDO QUE ESTÁ AHÍ ADELANTE… Y LUEGO CUANDO LO DAMOS…LO VEMOS MARCHAR SIN PODERNOS SUBIR A ÉL!!.

Al éxito, le pone la acción. Le ponen los emprendedores, los que dicen SI antes que la oportunidad ha terminado de presentarse en su casa, los que dan pasos por pequeños que sean y no esperan hasta el último momento a darlos, esperando a ver si tienen algo de suerte.

LA SUERTE SE CREA, NO SE ESPERA.

Esto es como cuando hacíamos los exámenes. Esperábamos hasta el último momento para estudiar, porque mientras tanto teníamos los dibujos de las 5 de la tarde, habíamos quedado con los amigos, nos apetecía no hacer nada o era mejor ver pasar la gente por la ventana que empezar a estudiar un examen que era importante.

¿Qué solía pasar?

Que algunas veces aprobábamos con un 5 raspado, resoplábamos y pensábamos:”Por los pelos”, pero la mayoría de las veces…SUSPENSO.

Y de mayores eso nos pasa…

Ni por vagueza, desidia, ni leches, sino por MIEDO, no nos ponemos manos a la obra. Aún sabiendo que tenemos que hacer las cosas, sabiendo que si andamos antes que los demás, llegaremos antes que ellos, ni por esas…esperamos al “A VER SI TENGO SUERTE EN EL ÚLTIMO MOMENTO”.

Nos quejamos de las malditas prisas, pero somos nosotros, quienes nos dejamos llevar por ellas.

¿Y qué hago? Seguro que estarás esperando a que te dé el cómo para transformar tu situación.

A todas las citas que has acudido tarde, se sincero contigo mismo: ¿Realmente querías ir? ¿Has ido por aparentar o sinceramente has llegado tarde por algún motivo en concreto?

Muchas de las citas que llegamos tarde, es porque realmente hacemos cosas que no queremos hacer de verdad. Ése retraso suele mostrar nuestra incoherencia entre lo que hacemos y lo que realmente queremos hacer.

Pero sin embargo si quieres llegar el 1º, no tienes que esperar a que la oportunidad salga, tienes que ir tú a por ella. Las oportunidades se crean, él éxito llega a las personas que hacen las cosas antes de que sean necesarias, no cuando es el último remedio.

¿Quién crees que triunfará, una persona que emprende un camino por ilusión, por motivación, sin importarle las circunstancias, los miedos, el momento que vive sino porque lo siente así o una persona que emprende algo por pura necesidad?

No esperes a que te llamen de esa empresa para dejarle tu CV, no esperes a que salga una subvención para emprender tu sueño empresarial, no esperes a que pongan a la venta las entradas para el concierto soñado, para hacer cola desde ese día en taquillas, no esperes…

El refrán dice: “Quien espera, desespera”… Dale la vuelta a la tortilla y que tu lema sea: “El que desespera es porque siempre espera y no se adelanta”

Basta ya de esperar oportunidades, de esperar que nos elijan para ser felices, de que caigan cosas para empezar a emprender nuestros sueños,

BASTA YA, DESOBECEDE a todas esas mentiras y empieza por ti mismo, LLEGARAS ANTES QUE LOS DEMÁS, TE LO ASEGURO.

 

¿Cómo que no lo sabes? Si lo sabes…

A la mierda con las dudas, los fracasos y los miedos. A la mierda con las culpas, las ajenas y las propias. A la mierda con los negativos, los sarcásticos y los envidiosos. A la mierda con la mierda

Sólo hay 3 palabras en todo nuestro vocabulario, que tienen el poder de destruir con todo lo que tengan por delante en esos momentos

NO LO SÉ.

“No lo sé, sé que tengo que hacerlo, pero no quiero…No sé qué me pasa….No sé cómo decírselo…No sé como tengo que empezar…”

Todo vestigio de ilusión, de motivación, de alcanzar sueño, de descubrirnos…se va al garete, simplemente diciendo: NO LO SÉ.

Pero es que lo peor de todo, es que SI sabemos qué tenemos que hacer. Lo que pasa es que tenemos miedo a hacerlo.

¿Cómo que no sabes qué tienes que hacer? Si lo sabes, lo que pasa es que te da miedo a dar el paso, a no dominar una situación nueva para ti, tienes miedo al qué dirán, a no saber qué habrá detrás de ello, a sufrir o a alcanzar lo que siempre hemos soñado.

¿Cómo qué no sabes cómo decirle a esa persona lo que sientes por ella? ¿Cómo que no sabes qué curso elegir? ¿Cómo que no sabes cómo emprender tu camino hacia tus sueños? ¿Cómo qué no sabes irte de esa situación en la que sólo estás sufriendo?

SI LO SABES, LO QUE PASA ES QUE NO QUIERES DAR EL PASO HACIA ADELANTE, TIENES MIEDO.

No queriendo dar el paso adelante, te estás matando lentamente.

¿Por qué?

.- Pones una losa más a tu intuición.

Esa sensación rara que sientes algunas veces, que no sabemos cómo, pero te dice que tienes que hacer una cosa, que hasta ahora no habías hecho. Diciendo que no sabes qué tienes que hacer, le estás haciendo oídos sordos, hasta que le hagas caso. No por mucho poner la tele alta, vas a callarla.  Hasta que no te enfrentes a esa situación incómoda, no va a parar de decírtelo de todas las formas posibles.

Estas diciendo no, cuando haces caso omiso a tu intuición, a tu corazón, y si a tu razón. A las normas establecidas por la sociedad, a lo que esperan de ti, a las rutinas, a los miedos, cuando en el fondo, tú sabes que tienes que dar un paso adelante.

.– Dices NO a la creatividad.

La creatividad simplemente es ver la realidad desde otras vertientes. Y tú mientras tanto, la estás viendo desde tus creencias, desde las normas que te han impuesto, desde los miedos que tienes impregnados desde pequeño.

Decir No lo sé, es no querer ver de lo que eres capaz de crear siendo el líder de tu propia vida. Es decir Si a seguir en el rebaño, y NO a descubrir que todos somos capaces de crear, en todo momento, una disrupción en nuestro presente.

.- Dices SI a los miedos y NO a la vida.

Si a tus miedos, dejas que te bloqueen y como en los cuentos de Disney, esperas que venga un príncipe azul o princesa rosa, a salvarte y solucionen los problemas por ti.

Estas diciendo no a la vida, y si a lo que puedan opinar los demás de ti. Y como sabrás, lo que opine los demás de uno mismo, TE LA TIENE QUE BUFAR.

Decirte SI a ti mismo, es decir SI a vivir y NO a eso que decías estar haciendo hasta ahora, que no era otra cosa, que SOBREVIVIR.

No estoy diciendo que salirse de lo establecido en tu vida, hasta ahora, sea fácil. PARA NADA.

Lloraras mucho, sentirás que a lo mejor no eres digno de ese título o éxito, que a lo mejor te lanzas a tumba abierta hacia esa persona, y no hay agua, con el consiguiente decepción, que hay gente a tu alrededor que se marcha al ver que no estás haciendo lo que ellos creían que tenias que hacer, que las caídas en soledad son mucho más duras que en equipo, que las dudas te invadirán y te preguntaras muchas veces: “¿Qué hago yo aquí?”.

Si, será duro, pero te aseguro, que unas simples gracias, un simple abrazo, un resultado por pequeño que sea, te hará darte cuenta que todo esfuerzo, SIEMPRE VALE LA PENA.

No nos damos la oportunidad de vivir, porque no queremos sufrir. No nos damos la oportunidad de sentir, porque no queremos sentirnos señalados. No nos damos la oportunidad de crear, no vaya a ser que se rían de nosotros. No decimos lo que sentimos o queremos, no vaya a ser, que piensen que somos un bicho raro.

¡¡ANDA Y QUE LES DEN A LOS DEMÁS, SEÑORES. QUE SOLO TENEMOS UNA VIDA!

Toda duda, esconde detrás una oportunidad, que estamos desaprovechando.

Oportunidad para conocernos, para descubrir que talentos tenemos, para qué hemos venido a este mundo, para saber que los miedos solamente están en nuestra cabeza y que la vida consta de experiencias, no de miedos.

Y tú mientras tanto, la estás desaprovechando, pensando en el que dirán, en no sufrir si te dicen NO o en un posible fracaso.. Si está delante de ti esa oportunidad, esa situación, es porque te tiene que enseñar algo.

No sufrirás, te hará más fuerte. No tendrás miedo, aprenderás de él a partir de ese momento. No tiraras la toalla, sabrás recogerla y seguir adelante, porque estás viviendo, porque eres dueño de ti mismo, sabes gestionar tus emociones y vivir el presente.

Cuando te oigas u oigas a alguien decir, NO LO SÉ:

Si sabes la respuesta, si sabes cómo tienes que actuar, si sabes qué hay que hacer, lo que pasa es que no te das permiso para ser y si para aparentar.

Cuando empieces a dejar de un lado a tus NO SE, te darás cuenta que el único gurú que tienes que seguir, es a la vida propia. Ella siempre te instruye.

¿A qué esperas?

¡¡Seamos solitarios sociales!!

“Si te sientes en soledad cuando estás solo, estás en mala compañía” decía Jean Paul Sastre.

Por nuestras creencias, dividimos la vida siempre en dos. En lo que está acorde con ellas y en la que no.

Si somos del Barcelona, repudiamos a los del Madrid. Si somos fans de Bisbal, odiamos a Chenoa, si nos gustan las hamburguesas, repudiamos a la gente vegana…

Si estamos en todas las redes sociales y nos encontramos con alguien, que no está en ninguna, la miramos como un bicho raro, preguntándonos de que país extraterrestre ha salido.

Y hoy, viendo una entrevista entre Sergi Rufi y Daniel Ramos en su canal BCN REAL, (os recomiendo verla) ha salido un término que me ha producido un click y que me ha hecho ver, que todo los Canallas, lo son también.

LOS SOLITARIOS SOCIALES.

Si, es una incongruencia. ¿Como una persona puede ser social y además ser un solitario?. Ya pensamos en un solitario y lo primero que nos viene a la mente, es un freaky. Una persona que es retraída, que se pone roja cuando le hablamos, que se aparta de la sociedad..

¿ Y un solitario es social a la vez? PUES SI

Pero si te dijera que la soledad ha producido grandes resultados en la sociedad, ¿Qué me dirías?

Gracias a la soledad, David muñoz se inspira y crea sus platos, gracias a la soledad tenemos los libros de Punset en nuestro poder, gracias a la soledad hemos vivido y disfrutamos grandes avances.

¿O es que las ideas siempre vienen en grupo? Una cosa es que se trabajen en grupo, porque uno sólo no puede conseguir resultados más allá de lo que podría conseguir por su cuenta, pero otra cosa es de donde vengan, y siempre vienen de la soledad con uno mismo, de la escucha, de darle la oportunidad a tus ideas, pensamientos.

Pero la soledad es una palabra tabo. Nos han enseñado que a cierta tienes que tener pareja e hijos. Que siempre tienes que estar con la familia en todo momento, que tienes que tener amigos y verlos en todo instante, porque si no serás considerado como un “bicho raro” o te preguntaran si eres de la “otra acera”.

Creemos que si siempre estamos con gente alrededor, seremos más aceptados, conseguiremos más cosas que estando solos, que nuestra autoestima se mantendrá en altos niveles, que la diversión y la alegría siempre en compañía, que eso de la soledad es para raros.

Grave error. Nuestra autoestima JAMÁS puede depender del número de personas con las que nos rodeemos, de lo que digan los demás de nosotros, o del número de invitaciones que tengamos el sábado por la noche o en Facebook.

La autoestima, la verdadera, nace de la soledad, de uno mismo. No del exterior.

Como me gusta decirme a mí, las opiniones de los demás, ME LA BUFAN. ¿Cuándo puedes decirlo? Cuando sabes quién eres, lo que vales, lo que puedes llegar a hacer y ser, tus emociones, tus miedos y cuando el exterior habla más de la cuenta sin conocerte…TODO ACABA BUFANDOTELA, PORQUE SABES QUIEN ERES.

Como vemos, para la creatividad es esencial la soledad. También para la autoestima.

Estar solo con uno mismo, es entablar la relación más bonita que jamás podrás vivir, CONTIGO MISMO.

Ya empiezo a oír resoplidos y frases del tipo: “Ya me conozco suficientemente…No tengo tiempo para escucharme…Esas tonterías no van conmigo…La relación más bonita será siempre con mi pareja, ¿para qué quiero conocerme? Si ya tengo todo a mis pies...”

Aunque seas el hombre más espiritual del mundo mundial, y hagas miles de horas de meditación, te aseguro que nunca llegarás a conocerte al 100%. Te aseguro que por mucho que tengas a tu disposición todo, si por las noches, en la cama lloras sin que nadie te vea, TE ASEGURO QUE TE PASA ALGO

Y solamente se soluciona, estando con nosotros mismos. Preguntándonos qué nos pasa, que soluciones vemos, por qué reaccionamos así ante un simple hola de forma airada..BUSCAMOS SOLUCIONES A NUESTROS PROBLEMAS, CUANDO TENIENDO UNA CONVERSACION CON NOSOTROS MISMOS, NOS DARÍAMOS CUENTA QUE YA LA TENÍAMOS DENTRO DE NOSOTROS.

Pero lo que no mola, no es “cool”, es darte cuenta de quién eres de verdad. Es mucho más fashion ponernos mascaras dependiendo en qué situación nos encontremos o con quien estemos hablando.

Perfecto, pero luego no te clames al cielo, que pasa con tu vida.

En la soledad, es donde se encuentra la verdad. Tu verdad. Tu felicidad

¿Qué pasaría si las empresas de hoy en día, dieran 30 minutos a los trabajadores para pensar, para crear, para descubrirse? ¿No serían empresas más saludables?

¿Qué pasaría si todos días estuviéramos 5 minutos solos con nosotros mismos? ¿Qué pasaría si cada cierto tiempo, tuviéramos un tiempo para nosotros solos si estamos en pareja?

Creo que todo iría mucho mejor, veríamos la realidad desde diferentes perspectivas y no por la impuesta por la sociedad.

Pero un Solitario Social, no pienses que esta siempre con las cabras por el monte si Wifi ni Facebook, también se relaciona con los demás. Todos necesitamos de todo, para vivir, para el ocio, para el amor, para todo…

Pero para relacionarte bien con los demás, primero tienes que relacionarte contigo mismo.

Cuando te conoces interiormente, toda transformación tiene su cambio en el exterior.

Ya no dependes de las opiniones de los demás, para determinar cómo será tu futuro o tu presente. Ya no respondes de forma airada a las posibles críticas que te digan o miradas desafiantes. Sabes cuándo irte, cuando responder, de qué forma hacerlo, cuando tienes que irte o cuando decir, “Hasta aquí hemos llegado”.

Tu autoestima ya no depende de los demás, y eso te hace abrirte a los demás sin tapujos.

Sabes que sólo tienes el momento presente para disfrutar, aprender y exprimirlo, viviendo la vida de otra manera.

En un mundo tan interconectado, que cuando te sales de un grupo de Whatsapp, ya te están llamado para preguntarte qué te pasa, en el que si no aceptas a una persona en Facebook, en el que las reuniones de trabajo sino duran 45 minutos, pensamos que son cortas, en el que nos dejamos llevar por la vorágine de la competitividad, de la envidia y del miedo…

PARA Y ESCUCHATE, PARA Y COMPRENDENTE, PARA Y CREATE, PARA Y RELACIONATE CONTIGO MISMO, CADA CIERTO TIEMPO, PORQUE ES LA ÚNICA MANERADE PODERTE RELACIONAR, A POSTERIORI CON LOS DEMÁS, CON LA SOCIEDAD, DESDE LA VERDAD, DESDE LA COHERENCIA.

¿Eres un solitario social? ¿Por qué te da miedo la soledad? ¿A qué tienes miedo? ¿Qué beneficios crees que tendría en tu vida, el parar de vez en cuando?

El próximo día 10 de Marzo estaré en Zaragoza presentando Liderazgo Canalla. Y el 23 de Marzo en Valencia.

Alberto Joven :”Luchar, esforzarse, caer, levantarse, y volverse a caer. Es la vida.”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a Alberto Joven

alberto jovenAlberto, es uno de esos jóvenes disruptivos, que no son reconocidos por la calle por sus apariciones en televisión, sus libros o sus extravagancias. Pero es uno de las referencias que tiene nuestro país en el mundo de la empresa y en el de las gestorías de las mismas, principalmente. reconocido por su buen hacer profesionalmente y en su día a día, con quienes lo conocemos.

Podríamos pensar, que es una de esas personas, que teniendo un puesto de trabajo, su vida es tranquila, sin sobresaltos, con sus 8 horas de trabajo, y el resto a la familia. Pero no es así. Así no llegan las oportunidades, así no llega el éxito, la felicidad, el descubrir donde están sus limites.

Alberto, tras trabajar años en una gestoría, ha dado el salto al vacío. Al miedo hay que tenerle respeto, pero nunca dejar que te bloquee, frase que rige su vida. Montó su propia tienda así como también formar parte de una gestoría revolucionaría en Zaragoza, que está triunfando desde el principio. Pero no sólo eso, se da siempre a´los demás, a través de acciones que producen resultados en su entorno, impulsando valores como la solidaridad, trabajo en equipo y transformación allá donde va.

Hace unos días hablé con una persona, que todos los días deja su poso en la sociedad a través de sus acciones y sueños.

GRACIAS  Alberto  por recordarnos que hagamos lo que hagamos, siempre lo disfrutemos, siempre sonriamos, porque siempre acabaremos sacando un aprendizaje de dicha situación, por negativa que fuera.. Podéis conocerlo más a través de  Web, Facebook y Twitter.

Sabes que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin .

.- Ante una oportunidad en la vida… ¿Qué hacer?

¿Qué es una oportunidad? ¿La buscamos o se nos aparece?

Sea como fuere… Si.

¿Te he contestado? Creo que sí, somos similares.

.- ¿Qué legado te gustaría dejar a la sociedad cuando no estés?

¿Quién es nadie para dejar un legado a los demás? ¿Quién es nadie para decir a otro como debe de hacer las cosas?

La palabra legado, me parece excesiva.

¿Un recuerdo? Una sonrisa, cuando alguien esboza una sonrisa al pensar en ti, es lo máximo que puedes obtener de nadie. Una sonrisa interna o externa… nada más.

La gente te recuerda por cómo eres, no por quien eres, ni lo que has sido.

No obstante, al final me vas a hacer contestar… me gustaría que me relacionasen con el esfuerzo en la vida

.- Con actitud, ¿Cómo se ve la vida?

Como en una montaña rusa (supongo porque no me he montado nunca). De todas formas, solo pienso lo triste que debe verse sin actitud.

.- ¿Qué es emprender? ¿Y qué no es?

Emprendedor… la palabra de moda.

Emprender es levantarse por la mañana y tener la cabeza llena de ideas, llena de proyectos, para ti y para los demás

Emprender es tener fiascos y desilusiones y volver a pensar en crear algo unas horas después.

Emprender es luchar por cambiar tu vida, luchar por vivir de un modo distinto que te sirva para ti y para los tuyos

Emprender es estar de copas y pensar cuantas copas salen de una botella de ron y cuantos hielos caben en una bolsa

Emprender es estar en modo ON todo el día

¿Qué no es emprender? Paso palabra, creo que sería muy duro y me gusta ser claro.

Solo voy a decir una cosa… no confundan ser Autónomo con Emprendedor. Gracias.

.- Cuando ves tu tienda abierta… ¿Qué ves?

Ilusión, satisfacción, reconocimiento interno… ganas de mejorar.

Mi tienda ahora es parte de uno de los quesitos de mi vida. Si no fuera emprendedor, mi tienda sería un punto final, pero se ha convertido en un punto y seguido.

¿Sabes cuál es la mayor satisfacción que me da mi tienda? Saber que tengo una persona allí trabajando que es feliz, y que estoy consiguiendo (Creo) tratarla como a mí me hubiesen gustado que me tratasen en su día.

.- ¿Qué le dirías a una persona que quiere caminar hacia sus sueños?

Que solo se vive una vez. Fin de la cita.

.- ¿Cuáles son los ingredientes para el éxito?

No sé lo que es el éxito. No me gusta el éxito, porque parece que el éxito es un final, y a mí no me gustan los finales.

El éxito para mi es levantarme cada día con la idea de poner en marcha nuevos proyectos, conocer nueva gente, compartir, colaborar…

.- ¿Qué no nos dicen que es emprender?

Ir a la Seguridad Social a por tu tarifa plana de 50 euros y abrir una tienda de cigarrillos electrónicos.

Eso nos dicen que es emprender, pero eso, no es emprender

.- ¿Cómo te gustaría te definieran?

Hombre… sobre todo como una buena persona.

A partir de ahí, tengo mis rarezas y mis “radicalismos”. Lamentablemente, a veces soy de “o blanco o negro”, pero vamos, siempre argumentando el por qué. Soy cabezudico, lo reconozco.

Me voy a mojar un poco más, que contigo hay confianza.

“Un luchador” así me gustaría que me definieran.

.- ¿Qué valores crees que hemos perdido y son indispensables para vivir?

Respeto, no existe. Si tú no piensas como yo, ya no vale lo que piensas, y encima, te insulto.

Educación, estamos cambiando su significado. A medio largo plazo, nuestros hijos tendrán un problema debido a la sobreprotección a la que les estamos sometiendo

Cultura del esfuerzo, se está perdiendo por completo.

Cultura empresarial… si algún día existió para algunos, se les debió olvidar debajo del felpudo de su casa.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad? ¿Y tu palabra favorita?

Ufff… David, que duro.

No sé lo que es la felicidad. No puedo describirlo… te mentiría si fuese capaz de describírtela.

Mi palabra favorita… llámame pesado. Esfuerzo.

.- ¿Cómo se viven los fracasos? ¿Tenemos que jugar también con las expectativas?

Los fracasos no se viven, se sufren. ¿Cómo? No hay ningún manual…

Si tú te pinchas con una aguja, sabes que te va a doler, pero nunca reaccionas de la misma forma al dolor, no sabes cómo reaccionarás… ni tu cuerpo ni tu mente.

Las expectativas, es un intangible. Hay que tenerlas en cuenta… pero no obsesionarse con ellas.

Si yo te preguntara… ¿qué es el infinito? Es lo mismo que una expectativa… nada y todo

.- Después de un sueño… ¿Qué viene?

Otro sueño, ¿qué aburrimiento si no verdad? La vida son sueños, reales.

Objetivos, misión y visión.

Y que la vida siga dando vueltas

.- ¿Es un arte empezar el caminar hacia un reto?

Es un arte terminar ese reto para empezar otro.

Montarnos en un coche sabemos todos… conducir, algunos… llegar al destino, algunos menos. ¿Pero si llegas al destino y no te mueves, para que has ido?

.- ¿Cómo sabemos en lo que somos buenos?

Me haces ser demasiado directo.

Porqué los demás no nos dicen que nos hemos equivocado. Así de sencillo.

La gente no te dirá que eres bueno en algo, te dirá en lo que te equivocas.

.- Una reflexión para los lectores del blog.

“Lo más fácil que hay en la vida, es dar consejos a los demás”

Yo jamás doy consejos, porque lo que a mí me ha funcionado, puede que para otro sea un desastre. No hay dos personas iguales, no hay dos momentos idénticos.

Trabajar, luchar, esforzarse, caer, levantarse, y volverse a caer. Es la vida.

¿Quieres un ejemplo? Los Ñus cruzando en el Masai Mara. Eso es la vida.

 

¿Es posible un mundo canalla?

La única lucha que se pierde es la que se abandona” decía Che Guevara.

un mundo canallaEl ser humano vive en la imperiosa necesidad de crear un mundo ideal en todo momento, y no vivir en el presente.

Creemos que dentro de 5 años, el mundo laboral será de una manera, que actuaremos de otra totalmente diferente a la que hacemos ahora, que tendremos relaciones en nuestro trabajo más con ordenadores y mientras tanto , trabajamos, pensando que el mundo será así..dentro de un tiempo determinado.

Ponemos etiquetas a posibles movimientos, que no sabemos si ocurrirán o no. ¿Qué pasaría si tuviéramos una crisis de nuevo, que trastocará nuestras previsiones? Que todo lo que hemos previsto, planificado, nunca llegaría a ocurrir.

Creamos modas, para no vivir en el presente. Presentamos la Moda de primavera- verano, en otoño del año anterior. ¿Y qué pasa mientras tanto durante ese tiempo presente? Que vivimos en un futuro, que quizá nunca llegue a existir.

Mientras vivíamos en el futuro, ¿Qué hacían las personas de éxito para llegar a donde nosotros soñábamos?

Fue una de las preguntas impulsoras, que me hizo descubrir y estudiar a los Canallas.

Son personas que no les importan las modas ni las tendencias, que estén en ese momento. La única moda que siempre seguirán es la que les dicta su intuición, su coherencia, su corazón.

Son personas que saben que todo No es el preludio de un SI alto y claro. No piensa que ha invertido el tiempo en algo que no le va a llevar a ningún sitio, al revés. Se levanta y cambia el rumbo de su energía.

Se nos llena la boca hablando de futuro, y ¿Qué hacemos en el presente? Oír lo que nos dicen los demás, no escuchar. ¿Qué pasaría en el mundo si escucháramos más que habláramos? Aprenderíamos y descubriríamos mucho más a las personas, llegando a conocerlas más de lo que pensamos que las conocemos.

Escuchando y dejando que la otra persona se exprese, aumentamos la comunicación con ella. Si, aunque creas que solo hay un emisor. Para posteriores veces, la comunicación será mucho más fluida, sin impedimentos y con mucha más claridad a la hora de expresar lo que se quiere.

Y cuando hay confianza entre dos personas, no hay límites. Solo hay diversión, la creatividad fluye y los resultados llegan más pronto que tarde. ¿Crees que en la actualidad hay gente que en vez de ir a trabajar, dicen que van a pasárselo en grande?

¡¡LAS HAY, SON LOS CANALLAS!!:

Vivimos en un mundo en el que creemos que es imposible, ser uno mismo. Por las presiones que recibimos de los demás, de creencias que tenemos implantadas durante muchos años, sentimos que es mejor movernos a través de mascaras, que usaremos dependiendo de la situación o persona con la que nos relacionemos.

¿Te imaginas un mundo en el que las personas sean ellas mismas, sin tapujos, ni tabúes? ¿En el que la única máscara que usáramos fuera la de la autenticidad?

No hay que esperar a 5 años adelante, ya está pasando. Son los canallas.

¿Te imaginas un mundo en el que todos nos ocupáramos de los demás, de verdad, de corazón? Los problemas que tuviéramos en esos momentos, se convertirían en dificultades, en la que todos juntos la superaríamos más fácil, porque los problemas de los demás, serían también los nuestros.

Liderazgo CanallaAnte una decisión, nos importan mucho más las opiniones de los demás, no vaya a ser que si tomamos la que nosotros sentimos que tenemos que tomar, les vaya a sentar mal o se enfaden.

Tenemos que escuchar la opinión de los demás, pero siempre sabiendo que la última decisión, tanto consigamos resultados positivos como no positivos, es nuestra decisión. Es nuestra felicidad, son nuestros sueños, aún sabiendo que no gustará a todos esa decisión

¿Quién crees que toma las decisiones así? LOS CANALLAS.

Este es parte del mundo de los Canallas, que durante más de 3 años he estado estudiando. Y con él, nace “Liderazgo Canalla. Saca tu lado más rebelde”, que se encuentra a la venta en España a partir del día 20 y en el resto del mundo, próximamente en Amazón..

Un libro que no habla de una tendencia que desaparecerá a la vuelta de la esquina, ni de una tendencia, promovida por una cadena musical. Sino de una realidad que está presente desde hace tiempo en nuestras vidas.

La realidad de aquellas personas que vemos a través de la televisión, en medios de comunicación, que han llegado a transformar un mundo que pensábamos que era imposible de mover ni de romper las reglas que lo regían.

Bienvenidos al mundo canalla, bienvenidos a la realidad.

Muchas gracias a cada uno de los entrevistados, a cada uno de vuestros mensajes, a cada una de vuestras recomendaciones, porque gracias a ellas, cada uno de nosotros somos más canallas, somos más coherentes y confiamos más en nosotros mismos.

Espero veros pronto, con  la gira “Canalla Tour” , para daros las gracias en persona, porque todo esto no hubiera sido posible sin vosotros.

Canallas, bienvenidos a vuestro mundo. Canallas bienvenidos a la realidad.