No hay expectativas de nada.

“Las apariencias no engañan. Lo que engañan son las expectativas”

¿Qué sería de nuestra vida si no viviéramos a través de las expectativas?

Porqué todas nuestras decisiones, enfados, relaciones, las basamos en función de las expectativas que tenemos o creemos que podemos conseguir a través de la misma.

¿No es verdad?

Según la R.A.E., expectativas es “la posibilidad razonable de que algo suceda

Vivimos en un mundo en el que hacemos las cosas con un fin, con un intereses, con la posibilidad de que algo suceda para nuestros intereses tanto personales como profesionales.

¿No compartes las fotos de las publicaciones de ése gurú con las expectativas de conseguir algo de él? ¿No te reúnes con esas personas que no aguantas, con la expectativa de ganar algo de esas reuniones? ¿No le haces la pelota a esa persona, con la expectativa de que puedas tener una noche pasional con ella?

Seamos sinceros, tomamos nuestras decisiones en funciones de las expectativas de lo que podamos conseguir. De los sueños que podemos alcanzar.

¿Y qué pasa cuando esas expectativas no se cumplen?

Que empezamos a echar la culpa a los demás por nuestra infelicidad, que echamos en cara a la otra persona que creíamos que estaba enamorada de nosotros o que los gurús de turno, lo único que querían eran llenarse los bolsillos con nuestro dinero y no con nuestro trabajo y amistad.

Las expectativas acaban generando frustración, sobre todo si están relacionadas con tu estatus o tu ego.

Cuando hay expectativas de por medio, hay una cosa que no queremos ver y que juega un papel muy importante, la vida, las casualidades, las inclemencias.

Cosas que no sabías que podrían ocurrir y acaban ocurriendo. Bueno eso que no sabías que podrían ocurrir, mejor dicho no es así. Más bien, estabas enfocado, obsesionado con tu proyecto, con tu objetivo y no creías que nada ni nadie te podría quitar de las manos.

Este mundo de la felicidad y del “happy flower” nos está haciendo mucho daño. Nos hace creer que somos capaces de todo, y que todo lo que intentamos nos los merecemos, sea lo que sea.

Eso hace que todos vivamos con unas expectativas altas. De que somos capaces de todo, que nos merecemos todo y que la vida, en definitiva, va a ser justa y agradecida con nosotros, solamente porque nosotros así lo creemos.

Muchos de mis enfados con la vida, han sido a través de la no consecución de expectativas que tenía con personas o situaciones que había emprendido.

Vivir con unas expectativas altas, te hace perderte lo que te ofrece la vida. Nos convierte en niños pequeños que pataleamos, gritando y llorando a quién nos quiera escuchar, que la vida es muy perra.

Te puede estar diciendo que AHORA NO, que si lo  rediseñas de otra manera o ves otro camino que no estabas viendo por el momento, quizá si lo consigas. Pero que por ahora NO. Sin embargo eso no queremos verlo, lo único que vemos, es que no han sido satisfecho nuestros deseos y necesidades.

En definitiva que nuestro Ego, se siente lastimado.

Durante 7 días he querido vivir sin expectativas. Quería saber qué me estaba perdiendo y que iba aprender después del experimento y aquí están mis conclusiones:

.- Las expectativas nos hace enfocarnos en la meta y no en el proceso. 

Tenemos la única obsesión de alcanzar la meta. No nos importa el camino. Y aún menos las herramientas que tenemos que utilizar para conseguirlo. Queremos alcanzar el éxito sea como sea, porque nos los merecemos, porque nos hemos esforzado y nos lo debemos.

Sin expectativas de nada, disfrutas del camino, de las caídas, de los éxitos alcanzados, de las personas encontradas, y sabiendo que pase lo que pase, te sentirás satisfecho contigo mismo , porque has hecho lo que sentías que tenías que hacer.

.- Nos hace ser más idealistas y menos realistas. 

Las expectativas te hacen vivir en un mundo ideal, como se cantarían en las películas de Disney. Vas a vivir en un ideal, todo el mundo te va a conocer y esa persona es la ideal en tu vida. Cuando ves que eso con lo que soñabas, no es la realidad, la ostia que te das, es de órdago.

Vivir sin expectativas, es vivir el presente, el momento.  Esto es lo que hay y no esperes más, con lo que tienes, es con lo que tienes que hacer, que es vivir y seguir adelante.

.- Nos hace guiarnos más por el Ego que por el corazón. 

Las expectativas te hacen depender de tu ego. Como te he dicho, estás en búsqueda de tus sueños guiados por tus intereses, no quieres sorpresas, quieres lo que te han dicho o con lo que sueñas.

Sin expectativas, vives desde el corazón, vives a pecho abierto, esperando y aceptando toda situación sin problemas, sabiendo que tienen que enseñarte algo, que debías aprender.

.- Deja que la vida te sorprenda y te lleva por lugares insospechados. 

No nos dejamos sorprender. Queremos que ocurran las cosas tal como las habíamos diseñado o soñado. No queremos sorpresas, queremos que se cumplan los plazos y si pueden ser para antes de ayer, aún mucho mejor

No queremos sorpresas, y cuando he dejado la que vida me sorprendiera, me ha llevado a lugares que hasta la fecha no me imaginaba, mucho mejores que los que había planificado.

.- Te hace ver a la otra persona como es, no como te gustaría que fuera.

No esperas nada de las personas, y cuando te sorprenden, las sorpresas son mucho más fuertes y con impacto que las que habías planificado.

Hablar con una persona sin las expectativas de qué te pueden reportar , es hablar de corazón a corazón. Determinadas personas con un estatus alto, lo agradecen, porque no lo ven como una fuente de ingresos o de contactos, sino como una persona como lo que son. Te lo aseguro.

También te aseguro que ver a las personas sin expectativas, te darás cuenta de cómo has idealizado a los demás. Y alguna que otra sorpresa te llevarás.

La gente pensará que claro que hay que vivir con expectativas, que te hacen superarte, esforzarte,… Desde luego, como los egos, siempre hay buenos y malos.

Preguntante porqué no has vuelto a intentar nada en tu vida. Quizá las expectativas en el anterior intento eran desmesuradas, pensando que podrías conseguirlas en un solo intento.

Piensa en grande, desde luego. Pero empieza en pequeño y sin expectativas.

¿Cómo te relaciones con las expectativas?

 

 

Marcos De Quinto: “Solo hay una vida…”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” es un placer presentar a Marcos de Quinto.

Es uno de los ejecutivos españoles que más alto ha llegado en el mundo de las grandes corporaciones globales. En 2015, tras 33 años en la empresa, fue nombrado Vicepresidente ejecutivo y Director Mundial de Marketing de The Coca-Cola Company. Para ello, trabajó en distintos paises de Europa y del sudeste y oeste de Asia, en las áreas de Marketing y Dirección General. Siendo artífice entre otros muchos proyectos, el último relanzamiento de la marca a través de la One Brand Strategy y la campaña Taste the feeling.

Una personalidad arrroladora, rebelde y poco convencional, con un estilo valiente, audaz y directo, es autor del libro “Notas desde la trinchera” su visión de la vida y la empresa.

Hace unos días tuve el placer de mantener una conversación con él. Una entrevista que rompe tabúes y se rie de los convencionalismos.

Podéis conocer más el trabajo de Marcos a través de su Twitter.

Gracias Marcos, por mostrarnos que solo hay una vida y que hay que vivirla como uno mismo.

.- Si fueras a una entrevista de trabajo, ¿Cómo te definirías ante el reclutador?

Indefinible.

.- ¿Cuál es el principio de todo sueño?

El cepillo de dientes y el pijama.

.- ¿Qué nunca olvidas qué has aprendido de los mejores?

Se aprende tanto de los mejores como de los peores. De estos últimos uno aprende lo que no hay que hacer.

.- ¿Qué no sabemos los españoles potenciar, que desde el extranjero sí se vé?

A España (y a los españoles) le falta autoconfianza. Probablemente es el resultado de toda la propaganda anti-española con la que los anglosajones nos han bombardeado. Somos mejores de lo que nos han hecho creer.

.- ¿Cómo combatir la falta de confianza que tenemos en nosotros mismos?

Leyendo más sobre nuestra historia y entendiéndonos mejor como país.

.- Rebelde y poco Convencional, te tildan personas que luego reclaman avances. ¿Qué le dirías a esas personas que tienen miedo a ser ellos mismos y sólo se quejan?

Que solo hay una vida y siempre es una pena intentar demasiado tarde a vivirla como uno mismo.

.- Inquieto y curioso. ¿Qué sería el ser humano sin la curiosidad?

Solo la curiosidad trae progreso. De no haberlo sido, aún estaríamos para descubrir el fuego.

.- Si echas la vista atrás, ¿Cómo definirías todo el camino realizado?

Duro e intenso. No querría volver a caminarlo.

.- ¿Qué practicas, valores, formas, te llevarías desde la empresa a la política?

Muchísimas. Creo que la política debería aprender bastante de la capacidad de organización y gestión de las empresas.

.- ¿Conoces eso que tanto se nos reclama alcanzar , cómo el éxito?

El éxito solo habita en los ojos de los demás. La gente envidia las medallas que luces en el uniforme, pero ignoran las cicatrices que ese mismo uniforme cubre.

.- Al igual que en el management , con el liderazgo, que se busca una definición constantemente, ¿Qué definición darías de marketing?

Marketing es todo. Bueno, casi todo.

.- ¿Qué te gustaría dijeran sobre ti, cuando no estés?

Que fui íntegro y que nada me doblegó.

.- ¿Qué valores hemos olvidado y deberíamos recordar todos los días?

La buena educación. Cada vez la creo más necesaria.

.- ¿Qué conversación transformó tu vida?

La silenciosa mirada de mi hija recién nacida se que me va a transformar la vida.

.- A la cima se llega…¿Con qué palabra acabarías la frase?

Es falso. Nunca se llega.

¡¡No te cruces en tu propio camino!!

“De tanto correr, de tanto tropezar y caer, de tanto herirme, hoy camino lento…pero llego más pronto” decía Victor Hugo Menacho Moreno.

Durante todo el día siempre nos estamos cruzando con cosas y personas.

Nos cruzamos siempre con esa persona al salir hacia el trabajo. Nos cruzamos con el kioskero los domingo cuando salimos a comprar el pan. Nos cruzamos con los amigos siempre camino del partido del futbol.

Siempre se entrelazan personas y situaciones durante nuestros días a días. Algunas serán positivas, otras mejor olvidarlas nada más llegar a casa.

Pero hay un cruce que no sabemos que podemos evitarlo por las consecuencias que puede traer y sin embargo, lo atraemos en los momentos cruciales de la vida.

Y es que NOSOTROS MISMOS, nos cruzamos en nuestro propio camino.

Nosotros mismos entorpecemos nuestro futuro, éxito o como tú quieras llamarlo.

Y no es porque seas torpe, es que aún sin haber dado un paso adelante, tú mismo quieres ponerte la pierna, para caerte y no seguir adelante.

Hace unos días me acordaba cómo la gente me preguntaba, cómo conseguía que mucha gente “reconocida”, me diera a una entrevista. Para algunos ” a un mindundi como yo”. Y siempre decía la respuesta y sigo diciendo la misma respuesta: “Pidiendo”.

Como dicen las madres: “Por pedir que no quede”. Sin embargo, me acuerdo que cuando empezaba a elevarse la calidad de las entrevistas, aumentaba el miedo en mí. Soñaba con poder entrevistar a una persona, sentía que se aprendería mucho con ella, pero ya simplemente el hecho de pensarlo, yo mismo me estaba entorpeciendo el camino con pensamientos tipo ” Pero sí tú eres un mierdas, ¿Quién te crees quién eres tú para que te de una entrevista?. Déjate de tonterías y quédate como estás, que estás muy bien…Deja de soñar y no te muevas de donde estas”.

Uno mismo siempre se está poniendo la pierna encima para que no levantes cabeza, sobre todo cuando la ilusión viene a tu vida de la mano de una nueva idea, proyecto o cómo quieras llamarlo.

SI optas por la opción de hacer caso a esos comentarios, te aseguro que después vendrán los lamentos, las quejas, las frustraciones y las rabias. Rabia porqué veras que otra persona si lo ha conseguido. La duda de qué hubiera pasado si lo hubieras intentado. La queja por la vida de rutina que llevas  y lo lamentos por estar viviendo una vida con la que nunca habías soñado.

Y todo porqué TÚ te cruzaste en tu propio camino.

Ponemos las excusas por delante antes de dar un paso hacia nuestros sueños o felicidad. Nos volvemos los más racionales del mundo pensando, ” que si nadie lo ha conseguido, ¿Por qué voy a conseguirlo yo? Si no da entrevista a nadie, ¿Quién soy yo para conseguirlo? Si durante tanto tiempo no me ha hecho caso, ni ha dado un paso adelante, ¿Por qué me va a decir si a mí?…”.

Las excusas , en la mayoría son puras pajas mentales que nos hacemos.

Anteponemos las excusas porque:

  • Tenemos miedo a saber la respuesta a la duda que tenemos.
  • No sabemos cómo gestionaremos si la respuesta es afirmativa.
  • Porque tenemos más miedo a nuestra propia felicidad o éxito que al rechazo. Algo que ya estamos acostumbrados si tenemos unos años.
  • Porque tenemos miedo a lo que digan los demás tras la consecución de nuestros sueños.

Todos hemos conocido a personas, que han antepuesto sus excusas a su felicidad. Y en algunos momentos nosotros mismos, por el miedo que creemos que viviríamos detrás de esa oportunidad.

Quiero decirte una cosa, por si todavía no te has enterado. Ven acércate. ¿ya? Te lo voy a decir bajito pero espero que se te quede tatuado ya para siempre. ¿Ya? .

¡¡ESTÁS VIVO!!.

Las excusas son la consecuencia de intentar imponerse al corazón. Racionalizamos, como nos han dicho que tenemos que hacer ante una nueva situación. Exponemos la situación, los problemas que creemos que tendremos y cuando tenemos toda la información , decidimos qué hacer o no hacer.

Y casi siempre gana, la razón. ¿Dónde dejamos al corazón, a eso que tienes en el lado izquierdo de tu cuerpo?

¡¡OLVIDADO!!

Y esperando que no nos vuelva a dar ninguna ilusión, porque no queremos nos arruine la vida que tenemos hasta la fecha.

Nos cruzamos en nuestro propio camino, porque creemos que la razón tiene más argumentos que el corazón. Cuando realmente, ni le hemos dado una oportunidad ni para que se explique ni ver qué pudiera pasar.

Cuando haces caso a tu corazón:

  • Aparecen las formas de alcanzar tu sueño o al menos caminos, que la razón no te enseñaba que podrían llevarte a él.
  • La razón solamente te pone un “NO PASAR” en cada una de las ideas que tuvieras y en las que te inventases, también.  Cuando el corazón te está diciendo, PRUEBA.
  • Podrás conseguirlo o no, pero te aseguro que te irás a dormir sintiendo que has hecho todo lo que tenías que hacer.
  • La curiosidad nace del corazón. Así como la creatividad. ¿De la razón? El miedo y la frustración.
  • Lo conseguirás o no, pero te aseguro que aprenderás mucho más que aquellas personas que por creer en un dato, no den un paso hacia sus sueños.
  • Te enseña que el intelecto es un dato inerte. Mientras que el corazón, es un ser viviente.

Sólo nosotros nos cruzamos en nuestro camino. Sólo nosotros somos capaces de tirar adelante o pararnos y llorar por lo que pudo haber sido y no fue.

Sólo nosotros.

 

 

¡¡A tí que te sientes diferente!!

“En nuestra sociedad lo opuesto al coraje no es la cobardía, sino la conformidad” decía Rollo May

A ti que te sientes diferente:

Te has escondido entre la muchedumbre. No quieres que te encuentren. Porqué sí así lo hicieran, crees que te señalarían como el raro, el especial, el “loco”.

Durante mucho tiempo no entendiste nada. No sabías porqué la gente reaccionaba así. Sólo estabas siendo tú mismo. Pero te correspondían con risas, menosprecios, señalándote y diciendo a los demás, que eras raro, que no se acercaran a ti.

Preguntaste a mucha gente, “¿Qué es lo que estoy haciendo mal?. Sólo estoy siendo yo mismo. ¿No es lo que la sociedad dice que tenemos que ser? “

No entendias nada. Creías que no estabas haciendo nada malo a nadie, ni tampoco hacia nada. Pero lo único que conseguias era más y más rechazo. Fue el primero de ellos, el que te puso en alerta. Y dijiste, no me vale la pena seguir siendo yo mismo, si las consecuencias van a ser estas.

Has seguido hasta la fecha haciendo y diciendo lo que se presuponía que tenías que hacer para tu edad, para tu estatus. Lo que se esperaba de ti.

Has tenido una vida “normal”, que intentabas que tuviera dormido aquello que te hacia sentir único. Eso que sabías que hacías, querías, pero que tiempo atrás ocultaste.

Te ries cuando la gente quiere intentar hacer cosas diferentes a lo que estaba haciendo hasta la fecha. En vez de querer ayudarlos a que consigan aquello que tú no conseguiste, intentas disuadirlos diciéndoles cosas como ” Es imposible, olvídate, es muy complicado”.

En el fondo, cuando en realidad deberías estar comentándoles tu experiencia, lo que estás haciendo, es quitándoles la poca ilusión sobrante que el miedo les quita en esos momentos

Todo porque te acabaste creyendo por la presión de los demás, que salirse de lo establecido, era más perjudicial que beneficioso para ti. Pero tu subconsciente, tu esencia, siempre que bajabas las barreras de la conciencia, venia a tu encuentro a decirte y recordarte que te pasaba cuando vivías tu sueño.

Si, eso es lo que te pasa cuando crees que necesitas pastillas para dormir o lloras por las noches cuando nadie te ve. Estás sintiendo que algo va mal en tu vida, a pesar de haber conseguido , en muchos casos, lo que los demás habían predispuesto para ti.

Es tu conciencia, la tuya, la única, la verdadera, la que te dice, “Hasta que no te des cuenta, que debes pensar cómo hacías antes, sentir cómo cuando te sentías único y vivir cómo cuando nadie ni nada te importaba, excepto descubrir qué había detras de esos miedos, te seguiré dando el coñazo , llorando y poniéndote triste”.

En un mundo donde nos dan de antemano el mapa marcado con una X muy grande para que lo veas y la brújula que solamente marca la dirección hacia el destino marcado, aquellas personas que pensamos de forma diferente, nos sentimos perdidos.

Pensamos que ser diferente, tener pensamientos distintos a la mayoría, ver la vida de una forma a veces opuesta a la mayoría , en vez de ser algo de lo que tendríamos que estar orgulloso, está muy mal visto. Y como no queremos ser señalados, denostados por los demás, repudiados.

Cuando en realidad, una sociedad que te admitiera sin complejos ni miedos, es aquella que es flexible, respetuosa y alienta la diferencia, el pensamiento critico y la creatividad.

Porque siempre lo dire, eso que  tanto se anhela que es la creatividad, es simplemente la visión que tiene cada uno de la vida o sobre su campo profesional.

Simple y llanamente, eso es la creatividad.

Te estarás preguntando, muy bien David, perfecto, ¿Pero qué hago? Asi no puedo seguir viviendo.

.- No eches ni la culpa a ti ni a los demás. Lo único que no has sabido ha sido gestionar quién era ni lo que estaba pasando.

El pasado es lo que es. Pasado. Y como dice el título del nuevo libro de Francisco Alcaide: ” Tu futuro es hoy”.

.- Siéntete agradecido por el don que tienes.

Pensarás que estoy como una cabra. Pero te aseguro que ser diferente es mucho mejor que ser uno más o seguir los dictamenes de los demás.

En un mundo donde la mediocridad, o como digo yo, las marcas blancas nace como setas. Ser diferente, pensar diferente, siempre dejara una huella más profunda en el mundo que callarse o seguir las modas correspondientes.

Es tu marca, es tu esencia, es tu talento, eres tú. ¿Por qué no estar orgulloso de eso que te hace diferente?

.- No quieras que todo el mundo te acepte. 

Al igual que mucha gente del mundo espiritual y no espiritual, intenta “captarte”, haciéndote o intentando haciéndote ver que sus ideas son las mejores para tu salud.

No quieras ni intentes que todos vean que lo mejor para ellos es aceptarte como eres, las ideas que tienes, lo que quieres hacer. NO LO HAGAS.

Cada uno te aceptara, si lo hace, a su debido tiempo. Habrá gente no lo haga, otros no tendrán problemas. Pero sobre todo, abrirás un nuevo camino, a conocer nueva gente al recorrer el camino que quieres emprender.

.- No necesitarás foco que te ilumine, tú ya serás quién lo haga.

Nos dicen que tenemos que estar enfocados para conseguir algo en la vida. Pero lo que no nos suelen decir antes, que si no sabemos qué queremos, quienes somos, no conseguiremos nunca nada que soñemos.

Tú eres el foco que te iluminara el camino hacia tu sueño. Tu ilusión saldrá sola. Las ganas de luchar ante las inclemencias estarán dentro de ti, ya que no tiraras la toalla como hacías antes a la 1 de cambio.

.- Llevabas la felicidad ya encima, pero no te dabas cuenta. 

Felicidad, paz, coherencia, tranquilidad, como tú quieras llamarlo está dentro de ti. Y hasta ahora crees que no la habias alcanzado, porque estas permitiendo que otro mapa, que no era el tuyo, te dijera donde estaba esa felicidad.

Te enseñaba una felicidad, pero no TU FELICIDAD.

Aceptarse es el principio del comienzo de la mayor relación que nunca olvidarás, contigo mismo y tu felicidad.

¿A qué esperas para ser tú mismo?

 

 

¡¡Sincericidio!!

“La sinceridad del ser humano se muestra a través de los hechos, no de las palabras”

¿Por qué tenemos tanto miedo a los sincericidios? ¿Por qué deseamos relaciones en los que la sinceridad brille pero luego nos da miedo ser sinceros hasta con nosotros mismos? ¿Por qué rechazamos a las personas que expresan su verdad sin miedos? ¿Qué quiere decir la frase “Cuanto más se aleja la sociedad de la verdad, más odiaremos aquellos quién la proclama”?

Son algunas de las preguntas que últimamente rondaban mi cabeza.

Vamos a ver si entre todos, viralizamos, este nuevo challenge que me he inventado, LOS SINCERICIDIOS. 

¿Qué es un Sincericidio?

Dícese del momento que aunque creas que las consecuencias serán más nefastas que si te hubieras callado, tienes que decir, siempre con educación y respeto lo que sientes , quieres y deseas.

Prefieres antes perder cualquier oportunidad, que expresar tu verdad.

El primer sincericidio, tienes que provocártelo a ti mismo.

Nos mentimos demasiado. Nos creemos muchas mentiras que nos dicen los demás, así cómo otras que nos decimos a nosotros mismos.

Nos creemos que haciendo lo que nos dicen los demás, conseguiremos la felicidad tan anhelada. Cuando la felicidad no es algo que se piensa, sino que se vive.

Nos mentimos a nosotros mismos cuando creemos que una relación de pareja perfecta es aquella en la que nunca discutes.

Nos creemos muchas cosas que nos dicen en conferencias o en libros, a pies juntillas, sin una pizca de pensamiento critico, antes de poner en marcha lo que nos están diciendo que será bueno para nuestra salud o economía.

Nos mentimos a nosotros mismos cuando nos creemos expertos en un tema, por habernos leído un libro o hacernos la foto con el que si es un experto de verdad en el tema.

Nos mentimos en los sentimientos que decimos que no tenemos respecto a esa persona y luego nos la encontramos con otra persona y la seguimos a ver qué relación tiene con la otra persona.

Nos mentimos cuando pensamos que tenemos una vida ideal pero cuando nos vamos a dormir , volvemos a pasar la misma noche de siempre una y otra vez, llorando con ataques de ansiedad sin creer saber qué nos está pasando.

Preferimos mentirnos, porque es mejor seguir la vida que creemos que tenemos , que no ver qué hay detrás de esos miedos y mentiras que nos decimos.

Provocarte un sincericidio es mantener una conversacion sin tapujos contigo mismo. Mejor que nadie sabemos lo que nos pasa, otra es que queramos darle el poder a otra persona de solucionarnos los problemas. Pero nosotros somos suficientemente listos, para saber con todas las letras, porque estamos como estamos.

Manten una conversacion en voz alta contigo mismo, (Los demás que piensen lo que quieran si te ven hablando contigo mismo, ellos seguro que están peor que tú después de la conversación). Escribe lo que sientas hasta que no te quede nada más que decir. El método me da igual, me importa las consecuencias.

Provocarte un sincericidio no es darte el permiso de flagelarte, frustarte, mostrar a los demás la vida que has llevado hasta ahora y convertirte en una victima de la “sociedad”.

Provocarte un sincericidio, es darte la oportunidad de ser, dejando a un lado el parecer que hasta la fecha estabas viviendo. Es aceptar las decisiones que has tomado hasta la fecha o las que no, y a partir de ese momento darle un giro correcto y acorde con tu vida, con tu valores.

Pero no solamente hay que provocarse uno mismo un sincericidio, sino también en las relaciones que tienes en la vida.

Pasado un tiempo, nos dormimos en las relaciones. Nos “comemos” lo que nos sienta mal de las actuaciones de la otra persona, no vaya a sentarle mal. No decimos lo que sentimos no sea que no vaya a llamarnos ya más y no tengamos con quien salir. No decimos lo que sentimos a la otra persona, por miedo a sus reacciones.

Nos acomodamos en las relaciones. Y aún sabiendo que hay cosas que nos “pican” de esa persona, no decimos lo pensamos, sentimos o creemos ver, no vayamos a montarse la de “Dios es cristo”.

Creo que es esencial provocar este sincericidio tambien en las relaciones.

Se nos llena la boca hablando y escribiendo de relaciones sanas, sinceras, con confianza en el uno y en el otro. De equipos de trabajo en los que la sinceridad tiene que reinar para fortalecer el compromiso hacia una meta.

Cuando en realidad, si rascaramos un poco y fueramos sinceramos, nos acabaríamos preguntando: “¿Pero por qué sigo hablando con esta persona? ¿Qué me aporta? Si no me aporta nada, y no estoy siendo yo mismo, porque sino empieza a llorar…”

Estamos en un mundo basado en los intereses. Y luego nos preguntamos, ¿Qué nos pasa? ¿Por qué lloramos tanto si la vida nos va bien? ¿O por qué mis contenidos no llegan a la gente si hago lo que me dicen?

En los que nos interesa hacernos la foto con el “experto”, para que los demás crean que nos relacionamos bien. En los que nos interesa estar en tal grupo , por los intereses que se generan. Que siempre suelen ser intereses económicos o profesionales, y no de real amistad. En un mundo en el agregamos a todo el mundo en redes sociales, para enterarnos qué está haciendo para luego criticarla por detrás.  En el que decimos que somos expertos en algo, en lo que realmente nunca hemos trabajado. Estamos en relaciones de pareja para tener alguien en casa cuando venimos del trabajo, cuando en el fondo de nosotros, sabemos que le tenemos cariño, pero no le amamos.

Por no hablar de personas que con una copa de más, critican a la persona que minutos antes han estado trabajando con ellos en equipo.

Es necesario un sincericidio general. Tranquilizaros, no estoy diciendo que apoye la anarquía radical, sino la sinceridad y con ella la congruencia.

Se nos habla de una sociedad igualitaria, innovadora, con empresas que den oportunidades a todos, de relaciones de igual a igual, de mirarnos a los ojos…Se nos habla de un mundo ideal, ¿Y por qué no está ya aquí? Porque no somos sinceros con nosotros mismos ni con los demás.

Vivimos en un mundo de aparentar, en el que te encuentras con una persona que te dice lo que piensa, siempre con educación y respeto, y siempre respondemos con dos opciones:

  • ¿Qué intereses ocultos tendrá esta persona sobre mi?
  • No me creo nada, seguro que me está mintiendo o haciéndome la pelota por algún motivo oculto.

No creemos en la verdad. La pedimos, pero cuando la tenemos en frente , la rehuimos. Cuando nos la encontramos, le buscamos 3 pies al gato, cuando realmente no los hay.

La sociedad crea personas que no son capaces de decirnos realmente la verdad, para no hacernos daños. Duele la verdad, pero es el mejor antídoto ante la inacción y el no progreso.

Creo que estamos en un momento, en el que estamos “demasiado sensibles” y es la verdad con educación, la única que nos hace progresar.

La verdad no es buena o mala, todo es en función de lo que hacemos con ella. La verdad nos tiene que desafiar, no nos tiene que hundir. 

Creo que un sincericidio colectivo haría:

  • Personas más congruentes.  Sabríamos a lo que nos atendríamos desde el 1 momento.
  • Personas más apasionadas con su vida, más lideres de si mismo y menos dependientes de los demás.
  • Relaciones más sinceras, sin tapujos, ni miedos desde el principio.
  • Seguro dejaríamos un mundo mejor a nuestras generaciones
  • Dejaríamos de seguir modas por ser uno más, y empezaríamos a ser nosotros mismos por fin.
  • Y la critica dejaría de existir, porque seriamos más felices siendo nosotros mismos .

¿Hace cuánto no te provocas un sincericidio en tu vida?

 

 

¿Conoces al Pensamiento Crítico?

Sólo el pensamiento critico, conduce al desarrollo de la sociedad” dice Ibiza Melian

Pensamiento Critico: Es un proceso que se propone analizar, entender y evaluar la manera en la que se organizan los conocimientos que se pretenden interpretar y representar en el mundo, en particular las opiniones o afirmaciones que en la vida cotidiana suelen aceptarse como verdaderas.

Si pones en internet , la palabra pensamiento crítico, es la primera definición que veras.

¿Pero a día de hoy qué significa pensamiento critico?

Definiciones:

  1. Mira cómo escribas algo que vaya en contra de mis intereses, del chiringuito que tengo montado o digas algo en la conferencia que la gente les haga pensar que puedo ser una copia barata de otra persona, nos las tendremos.
  2. Mira, no escribas de eso. No hagas eso, no lo intentes. No pienses así. Es mejor estar al abrigo de alguien o hacer la pelota a varias personas para asegurar tu futuro, es mejor hacer lo que te dicen que debes hacer, no pensaras y seguro que vendrá a alguien que resolverá tus problemas.
  3. Mira, ser crítico es la soledad. Todo el mundo dirá que eres raro, que piensas cosas diferentes a los demás. ¿Qué quizá te sigan en silencio y crean lo mismo que tú? Quizá si, pero desde luego, nunca querrán reconocerlo ante la mayoría.
  4. ¿O eres de lo nuestros o vas contra nosotros?

Estas son algunas de las definiciones que a día de hoy he ido observando y viviendo en primera persona, de algo con lo que todos nacemos, pero con el paso del tiempo, lo acabamos olvidando o denostando.

El pensamiento critico se podría definir en resumidas cuentas, como “Dudemos antes de creer que todo lo que nos dicen y vemos, es bueno, bonito y barato”. Pero a día de hoy se podría resumir en “No me toques los cojones, que no quiero dudar de lo que siempre he creído que era la verdad y bueno para mí”.

Hablando de tocar las pelotas.

Así reaccionamos ante los niños pequeños cuando empiezan a preguntarnos, “¿Por qué? ” a todo lo que les asombra y no saben.

Y así acabamos contestándoles, “Mira niño no me toques la moral y deja de preguntar“.

Este es el principio del comienzo, de la muerte del pensamiento crítico y también de la curiosidad, dándole la bienvenida al mundo a la mediocridad y al borreguismo.

¿Por qué? Porqué no nos han enseñado a PENSAR por nosotros mismos, a tener un pensamiento propio, y sobre todo a RESPETAR, ACEPTAR Y ESTUDIAR otros posibles pensamientos.

Desde los primeros momentos de la formación, nos dicen que si no aprobamos, si nos salimos de las líneas en el dibujo, o si respondemos cuando nadie nos ha dado la palabra, nuestro futuro será negro además de un suspenso y reprimenda en esa asignatura.

Además los compañeros de clase, acompañaran con burlas y , en algunos caso con otras cosas peores, a aquellos raros, especiales, que no son lo establecido, que piensan diferente, denigrándolos a la soledad.

Así que cuando llegamos a la “madurez”, todo aquel que con libertad expresa su opinión respecto a un tema, ya que ha visto que se podría hacer las cosas mejor, o al menos intentándolo de la manera que lo ha visto, es denostado porque sus ideas se salen de lo “establecido”. Y si además nos dice nuestro “gurú” que denostemos esas ideas, aún lo haremos con más ahínco y rabia, porque nuestro gurú así nos ha dicho que lo hagamos .

Pero eso si, luego queremos avances de los que disfrutar, queremos Disrupción y hacernos la vida más fácil. Pero eso si, sin que nadie nos “sacuda” nuestra cabeza , por favor.

¿Por qué huimos del pensamiento crítico y de los críticos?

  • Porqué una vez que creemos que estamos a gusto con lo que pensamos, hacemos, y no sufrimos vaivenes en la vida, todo lo que pueda remover esos cimientos, lo mandamos a paseo
  • Porque eso de pensar y volver a pensar, dudar y poner en duda nuestros pensamientos, como que da mucho miedo. No vaya a ser que eso que quizá nos demos cuenta que hemos estado invirtiendo el tiempo en cosas que no nos hacían bien o en mentiras.
  • Porque creemos que el pensamiento de una persona es critico ante nuestro estilo de vida, de pensar, de ver las cosas. Cuando en realidad, si lo hace con educación, está dándole una vuelta de tuerca más a esa idea, esa forma de ver la vida, para hacerla mejor y llegue a más personas.

En definitiva, rechazamos el pensamiento crítico y a aquellas personas que lo exponen, POR MIEDO.

Miedo a que nos quiten el chiringuito que tenemos montando y los demás se den cuenta que estaba basado en nubes de humo, a que nos enseñen una forma de vida que no era la que nosotros creíamos estar llevando, en definitiva, MIEDO PORQUE NO CONFIAMOS EN NOSOTROS MISMOS Y EN NUESTRAS IDEAS. 

Si confiáramos en nosotros mismos, sabríamos que la vida es avance, es conocimiento, es innovación, es presente y no pasado, pero sobre todo QUE NO TENEMOS LA VERDAD ABSOLUTA, ni que la vida se trata de GUETOS y todo lo que nos pueda “arañar” un poco, va en contra de nosotros.

No confiamos en nuestras ideas, porque las repetimos como las cacatúas ya que seguramente serán una moda que estemos viviendo y si nos dan estatus, fama y éxito, pues lo haremos aunque no creamos en ellas.

Dejemos atrás el Ego y escuchemos más. Nos iría mejor la vida.

Desde pequeños, el pensamiento critico ha sido denostado. Porque nos habían dicho que la palabra crítica era algo negativo.  Cuando en realidad, nos estaban diciendo: “Haz caso a lo que te digo yo que tengo más poder que tú, más experiencia , pero así sobre todo no me quitarás mi estatus de padre, profesor o jefe..”

Y así seguimos siendo cuando somos nosotros los “mayores”. Creyéndonos en posesión de la verdad absoluta y atacando a quienes opinan diferente a nosotros,( recuerda, el pensamiento crítico se hace con respeto y argumentos. SI quien tras expresarlos, te atacan, ellos son los que nunca tendrán argumentos).

Tener pensamiento crítico es:

  • Querer saber qué hay detrás de esa afirmación absoluta. Pueden tener razón o no, pero es corroborar. Porque a día de hoy, se da muchas cosas por absolutas cuando luego nos damos cuenta que son un timo.
  • Es crear un pensamiento propio.  No un pensamiento como el que tienen los demás.
  • Es saber que para avanzar, hay que caerse, aceptar tus fallos y transformar tus creencias.
  • Es saber que cada uno de nosotros somos diferentes y si todos piensan lo mismo, el consenso nunca será positivo.
  • Pero sobre todo saber que la verdad no es absoluta y que siempre se puede mejorar.

Escucha más. Ponte  en duda y pon todo en duda. Y luego toma una decisión. Acepta la opiniones de los demás porqué TÚ no tienes la verdad absoluta de nada. Respeta más a los demás, quizá tienen que enseñarte más de lo que tú crees que sabes.

 

Mónica Galán Bravo: “Un paso cada vez, puede solventar cualquier miedo”

Hoy dentro de la Sección de “Conversaciones con...” es una placer presentar a Mónica Galán. 

Podría empezar diciendo que Mónica es la entrenadora de referencia en hablar en público en nuestro país. Clientes como Telepizza, Ikea , Leroy Merlin…son algunos de sus clientes. Experta entrenadora en comunicación, oratoria y comportamiento no verbal.  Además una de las referencias nacionales en Formación de Alto Impacto. Así también enseña técnicas vocales y habilidades  escénicas a oradores profesionales ,formadores o presentadores de televisión.

Sus años de experiencia lo ha recogido en un libro titulado “Método Bravo. La herramienta definitiva y (divertida) para hablar en público de forma brillante en 5 pasos“, de gran éxito desde su publicación.

Nos encontramos con una de las formadoras y speaker referencia en este país. Pero ante todo nos encontramos cuando estamos delante de ella profesional, que habla con pasión de su trabajo, enérgica, alegre y siempre mirando al futuro con un ojo positivo.

Podéis conocer más el trabajo de Mónica a través de su Web, Twitter y LinkedIn.

Bienvenidos a una conversación junto a una de las mejores formadores que hay en la actualidad.

.- Si fueras el titulo de una conferencia, ¿Cuál sería?

Comunica mejor para ser más feliz.

.- Tratas en tu libro, cómo afrontar el miedo de hablar en público. Miedo que junto al de Haciendo y el dentista, son los más importante para el ser humano, ¿Cómo hacemos frente al miedo?

Un paso cada vez.

El miedo está siempre. Y solamente cuando está el miedo es cuando uno debe ser valiente. Sin miedo no habría valentía.  Sólo podemos ser valientes cuando hay miedo.

Y al miedo nos enfrentamos probando, un pasito cada vez, acercándonos. Siendo más grande que él.

Si por ejemplo con el miedo al dentista, vas un paso cada vez, te das cuenta que no es para tanto. ¿Tienes que tener miedo cuando te estás vistiendo? NO. ¿Tienes que tener miedo cuando estás llegando? NO. Porque una vez anestesiado, ya no te enteras de nada.

Un paso cada vez, puede solventarte cualquier miedo.  Te hace sentir el control por encima de las situaciones.

Y en los momentos de miedo son los únicos en los que desarrollar la valentía. No se puede ser valiente si no hay miedo.

.- ¿Te acuerdas de la 1º vez que hablaste en público?

Perfectamente. Fue terrible. Desastrosa.

Solo fue desastrosa para mí.

Aunque decimos que hablamos mal en público, en realidad nos creemos estupendos. Pero sucede que nuestras expectativas con el resultado final, siempre hay un abismo entre el resultado que esperamos y lo que verdaderamente es.

Escucharnos en una grabación, nos aborrece ya que no la oímos igual en la grabación como la oímos dentro de nuestra cabeza. No nos gustamos en video, y pasa esto porque no asumimos las expectativas que hacemos las cosas un poquito mejor . Y aceptar la mediocridad de quien todavía no es un experto, no la supera todo el mundo.

Todos cuando empezamos a tocar un instrumento, somos un zote. Al no ser que nazcas con ese talento, eres un zote.

Para mí la 1º vez fue desastrosa, ya que me imaginaba que iba a salir mejor. Pero me tembló la voz, me sentí con mucho miedo, no tenía un método o sentí que no fui clara en mis explicaciones.

Aunque los que me vieron desde fuera, me dijeron que no fue tan terrible. Aunque a día de hoy reconocen una evolución evidente. Pero para mí si me pareció terrible.

.- Se habla de los beneficios de hablar en público. Pero la gente piensa que si no eres un directivo o un speaker, no hace falta tener esa habilidad. ¿Pero qué poder tiene el saber hablar en público?

Muy buena pregunta, ya que se acerca al significado que yo tengo de lo que es la oralidad.

La forma en la que a mí me gusta trabajar la oratoria, tiene una vertiente práctica, ya que hay muy pocas profesiones, en las que no haga falta hablar en público.

Pero tú me preguntas por otro aspecto, y para mí, hablar en público es un método para mejorar la autoestima.

Yo tengo el pensamiento férreo, de que así eres, así hablas. Nuestra forma de comunicar está mostrando de la manera más pulcra posible, cómo somos internamente.

Aquí hay un circulo virtuoso, ya que cuando nos creemos poca cosa, podemos hablar de los cientos de miedos que nos invaden, también es posible que cuando desarrollas una forma de hablar liberadora, con aplomo,… no solamente estás luciendo hacia afuera, sino también mejorando la forma en la que tú te ves por dentro.

Esta es el caliz que yo tomo de la comunicación, que si bien es muy práctica hacia afuera, porque comunicar de una forma más eficaz te acerca a los objetivos establecidos ,  además hay otra vertiente, ya que cuanto mejor hablo en público, mejor me considero a mí mismo.

.- Los discursos se piensan que son hacia los demás, ¿Pero también tendríamos que saber escribir discursos para nosotros mismos?

Pienso que un discurso que no merece la pena ser escrito, no merecerá la pena ser escuchado.

Cuando los directivos me dicen que prefieren improvisar o fluir, vuelvo a repetir, sino merece la pena ser escrito, no merece ser escuchado.

Hablar bien en público, implica pensar bien en privado. Y el primer receptor de tu discurso, eres tú mismo. Y si a ti mismo, no te gusta, no esperes encantar a los demás. Claro que puede gustarte lo tuyo y los demás, no lo entiendan o no les encante, y estará OK. Pero si a ti no te gusta, es complicado que enganche a otros.

Los discursos que nos escribimos a nosotros mismos, muchas veces,  son al igual que dicen de las personas que se hablan así mismos en el coche de inteligencia, es la inteligencia consagrada con la calma. Escribirte a ti, es un momento de sosiego y de común unión con uno mismo. Es momento de escucharte y dejar escrito eso que necesitas expresar.

Yo creo que también hay que honrar mucho lo que es la palabra escrita para entender la palabra hablada. Ya que hay una frase que yo digo mucho, que es ” la más suave de las tintas es más fuerte, que la más fuerte las memorias”. La oralidad tiene una magia ya que las palabras se las puede llevar el viento, pero sin embargo, la palabra escrita si encierra ese afán de perdurabilidad, que tenemos los que nos enamora la comunicación.

.- ¿Somos lo que hablamos?

Desde luego.

Pero somos muchas cosas. Yo soy la Mónica romántica y la centrada también.

Por cómo habla alguien estás descubriendo, los signos de su personalidad muy marcadas.  Pero también si cambiamos lo que hablamos, podemos cambiarnos a nosotros mismos.

.- ¿Qué debería haber siempre detrás de un aplauso?

Agradecimiento.

Me pone enferma las personas que no aceptan el aplauso mostrando una falsa humildad, o una humildad mal entendida.

El aplauso es la respuesta del público ante tu regalo inicial que les hayas dado, una canción, una poesía o lo que sea. Tú no puedes quitarle la bidireccionalidad, ya si no fuera un debate, ellos te están devolviendo a ti en relación a algo que tú les has dado antes.

.- ¿Qué papel debe tener el Ego en nuestras vidas?

Yo no estoy lo suficientemente iluminada, para decir que al Ego haya que apartarlo por completo.

En relación a la pregunta anterior, te digo que quien está apartando un aplauso, está apartando todo el ego. Creyendo que no recibiéndolo, les está demostrando que no es para tanto.

Yo creo que a la hora de mostrarse en publico, hay una parte del ego que si, es necesaria. No tener ego sería como tirar la piedra y esconder la mano.

Creo que cuando un orador aparece en escena, tiene que notarse su presencia. Y eso implica honrar tu propio ego. También hay que tener en cuenta, cómo todos sabemos, que un exceso de ego, es negativo.

Pero no me gustan los oradores sin ego. Si estás debajo del foco, aprovecha el momento para dar tu mensaje. No se puede estar debajo del foco y en el patio de butacas a la vez.

.- ¿Qué pondría en una valla publicitaria si te diera ese poder?

No te creas todo lo que piensas. Las certezas son cosas de locos. Solo los genios dudan

.- Conocemos muchos bluf en redes sociales, en el escenario, ¿Quién o qué otorga la autoridad para hablar de un tema?

La audiencia. Hablamos de bluf, en realidad nos metemos con quienes ya tienen ese reconocimiento.

Cuando consideramos a un bluf, estamos creyéndonos nosotros mismos la flor de la intelectualidad. Cuando en realidad no lo es. Puede que con lo que yo sé, me puede parece que lo que la otra persona da, no sea para mí lo suficientemente bueno. Pero si ese bluf, esta funcionando es porque hay gente que le gusta.

¿Qué hay detrás de un bluf? que hay gente que le está valiendo ese mensaje.

No seamos tan críticos, porque no podemos pensar que nosotros somos unos genios y los demás son gilipollas. Hay que descubrir porqué algo deben estar haciendo bien.

Quizá detrás de un bluf, hay cosas que todo el mundo sabe, frases simplonas que todo el mundo sabe, pero que ha encontrado la manera de contarlo de una manera que no deja indiferente a alguien.

.-  Considerada por muchos como una referencia como formadora y speaker en nuestro país , si echas la vista atrás, ¿Qué ves?

A los que confiaron en mí cuando no tenía ese apelativo. A los que vieron un potencial y no dejaron que yo misma me agobiara con el potencial. Porque es muy terrible decirle a alguien que tiene potencial, que va a ser muy buena y a lo mejor ese posible futuro que tú ves, no sea verdad. Te tienen que dejar esa oportunidad.

Dejemos de decir rollos y demos la oportunidad.

.- ¿Qué piensas la mayor parte del tiempo?

De cómo aplicar dentro, lo que aplicamos afuera. Y mira que yo no me dedico solamente al coaching tal cual, pero buenos consejos tengo para todo el mundo y que facilidad tengo para fumármelos a veces.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

No querer estar en otro lado.

.-  Una conversación que recuerdes. 

Una conversación con Rubén Turienzo. Una conversación en la que él me explico la importancia en la que hay ocasiones que hay ocasiones que es mejor volar bajo el radar. Todo lo contrario a un ser de mucho ego.

.- Una reflexión para los lectores del portal.

El otro día escuchaba una crítica a un ponente. Pregunté a esa persona hacia cuanto no le veía y me contestó que hacía 4 años.  Así que por lo tanto , una reflexión es que sobreestimamos lo que se puede conseguir en un año y subestimamos lo que podemos alcanzar en 5.

Tienes el derecho a reinventarte cuando te de la real gana y cómo te de la gana.