¿Por qué?

El humor y la curiosidad son la más pura forma de inteligencia” decía Roberto Bolaño.

Hemos pasado del “Niño, deja de tocar las pelotas con tantas preguntas” al “No eres curioso, eres un cotilla, que no es lo mismo”.

La curiosidad provoca un coctel molotov de emociones cuando oímos la palabra. Entre la vergüenza, el miedo y el morbo.

De pequeños éramos muy curiosos. Hasta que nuestros padres o los profesores iban capando esa capacidad.

Nos asombrábamos y preguntábamos por todo.” ¿Y esto por qué mama? ¿Y por qué se hace las tartas así? ¿Y cuando llegamos? ¿Y si detrás de ese árbol hay un tesoro esperándonos..?...  Eran algunas de las preguntas con las que taladrábamos a nuestra mente y a nuestros familiares.

Pero llegó el momento de la formación, en el que las preguntas dejaron de existir. Y se transformó la situación, por la de “apréndete las cosas así, que así es como te irá bien en la vida”.

Nos capan la facultad de preguntarnos las cosas, de querer saber más allá de lo que nos dicen. Porqué cuando preguntabas el motivo de las cosas, eras considerado por los demás como el empollón o el “amigo del profesor”. Y en una época, donde ser parte del grupo era esencial, era mejor callarse, aprenderse a pies juntillas la lección y luego ponerla tal cual en el examen.

Pasamos de la curiosidad de los niños en los carritos, señalando todo lo que les sorprende a “mejor no quieras saber más allá de lo que te han dicho, no vaya a ser que te echen del grupo por listo”.

En la madurez, como bien dice Teresa Viejo (experta en el mundo de la curiosidad), hemos pasado del “Cállate niño que me duele la cabeza de tus preguntas” al “deja de pregunta que eres un cotilla”.

Todo por querer saber más.

Al igual que denostamos y prostituimos palabras, con la curiosidad pasa igual.

Queremos avanzar, queremos saber cómo poder ayudar a las personas, como ayudarnos a nosotros mismos, pero no que nos consideren curiosos, ya que nos dirán que somos unos cotillas. Mejor que lo haga otra persona por nosotros y nosotros bien a gusto en “nuestra zona de confort”.

Hace unos días, oía en una librería: “Estoy cansado de leer libro de este tipo, no me solucionan la vida. Harto ya de tanta autoayuda”.

Cuando damos el paso al frente para descubrir nuestras emociones, lo que nos pasa. Nos zambullimos de lleno en Internet, en libros, conferencias, para que los “expertos” nos digan que nos puede pasar y cómo ELLOS solucionaron SU Problemas.

No queremos ver, que nos están diciendo CÓMO ELLOS SOLUCIONARON SU PROBLEMA, que quizá sea ALGO parecido al nuestro, pero no el nuestro.

Los libros, conferencias,…son un bastón esencial en el camino hacia la recuperación o al éxito, pero sin la curiosidad, nunca sabrás lo que realmente pasa a ti o a tu empresa.

Queremos avances, queremos ser felices, queremos tener pareja, en definitiva queremos tener abundancia en todo y más, pero nos basamos en CÓMO lo hicieron los demás, en QUÉ hicieron los demás, pero no en el PORQUÉ lo hicieron.

Lo vuelvo a repetir, te ayudaran bastones como los libros, conferencias o formaciones,..Desde luego que sí, pero antes de nada, tienes que ser CURIOSO CONTIGO MISMO. Tienes que descubrir el PORQUÉ te pasa lo que te pasa, PORQUÉ quieres hacer lo que quieres hacer, PORQUÉ sientes lo que sientes, en definitiva.

Cuando ves que las personas tienen problemas o empresas con sus marcas, siempre acabas oyendo una frase típica: “¡¡Pues a lo mejor tenemos que aplicar la solución que implantón José, la competencia o Apple… para nuestro problema!!”.

Tenemos miedo a conocernos, tenemos miedo a indagar, tenemos miedo a ver la realidad. Y por eso, preferimos “automedicarnos” o que el “medico se confunda con nuestro diagnostico” cuando realmente nosotros sabíamos que nos pasaba.

No nos gusta indagar dentro de nosotros. Nos “mola” hacer grupos de investigación para ver qué ha pasado, pero las conclusiones que demuestren nuestros fallos o soluciones que nos puedan llevar más allá de donde estamos, las apartamos.

Despreciamos lo nuevo, pero nos quejamos de que no avanzamos en nuestra vida.

¿Alguien me lo explica?

Ser curiosos, nos puede llevar a crear una marca diferente a la que hasta entonces estábamos mostrando. Una marca que nos puede etiquetar, por lo que mostramos y sentimos, como diferente, original, transgresor, a crear controversia en un mundo estable y rutinario como decía en “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”.

Todos los principios son duros, pero si realmente queremos pisar fuerte en este mundo, ya no solamente en el mundo personal, empresarial o como sociedad, tenemos que impulsar la curiosidad como vehículo que nos llevará a esos avances que todos soñamos.

Porque ser curiosos, te lleva a crear soluciones, productos innovadores o experiencias hasta la fecha nunca vividas.

La curiosidad te lleva a la creatividad.

Si eso, que nadie se cree que es, que todos buscan en libros, como si fuera algo para extraterrestres.

La creatividad es ver la realidad desde diferentes perspectivas. Y para eso tenemos que ser curiosos.

Para eso tenemos que darnos el permiso de VER otras realidades, de CREER que otras formas son posibles y con ello, CREAR nuevos mundos, nuevos productos, nuevas soluciones.

Tengo que reconocer que la curiosidad duele.

Ir más allá y descubrir que tu pareja te ha mentido, que pensábamos que nuestro producto nos iba a jubilar ya de trabajar o que el curso que estábamos haciendo nos iba a llevar al estrellato, cuando no es así, DUELE.

Ver que hemos vivido en una mentira, no es muy agradable. Pero no quiere decir que a partir de ahora sea igual. Tú eres el único que puede cambiar esa rutina que has vivido poniendo solución a la misma, siendo creativo.

La curiosidad es:

  • Querer saber más allá de lo que suponemos
  • Descubrir que hay detrás de los miedos que tenemos
  • Querer avanzar, siendo curiosos con el presente
  • Preguntarse continuamente, ¿Por qué?

¡¡SEAMOS MÁS CURIOSOS, POR FAVOR. Y NO DEJEMOS DE PREGUNTARNOS, ¿POR QUÉ?!!.

Anuncios

¡¡Carta a los #Workalholics!!

Una buena regla para la vida es no ser demasiado adicto a una sola ocupación” decía Terencio

Creo en la importancia de una cultura empresarial que impulse la motivación, el desarrollo y el buen hacer de las empresas y trabajadores.

Creo que las empresas con una cultura empresarial fuerte, sustentada en valores de verdad, (no de postureo), son las que estarán dejando una huella de verdad tanto en trabajadores como en el clientes. Y con ello en la sociedad.

Creo que las empresas con una cultura fuerte, son las que tienen un Branding consistente y fuerte. Son las que marcan un antes y después en el cerebro y corazón de los clientes y trabajadores.

Creo en la necesidad de una cultura empresarial que englobe el día a día de un sueño profesional.

Pero también creo que se están enmascarando muchas malas prácticas a través de esta herramienta de la cultura empresarial.

A través del estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, observé que superar la edad estimada de una empresa de 5 años, dependía  entre otros factores, del buen o no uso de herramientas del Branding.

Leo en muchos artículos, libros y empresas, que el trabajo no tiene que ser considerado como trabajo, sino como un hobbies, como una diversión…como si estuviéramos en el jardín de infancia, vamos. Porque así vienes a trabajar alegre, feliz, contento, motivado.das todo de ti, y no lo consideras esfuerzo.

Vamos por partes:

.- ¿Y si mi hobbies no es trabajar para ustedes y hacer cartas astrales?

.- ¿Y si mi hobbies me apetece hacerlo unas horas y otras no? ¿Me lo va a permitir la empresa?

.- ¿Y si me canso de mi hobbies, la empresa me va a permitir conocer dentro de ella, otro tipo de hobbies?

Nos quejamos de términos como Secta, pero he llegado a escuchar a Directores de RRHH de empresas importantes: “Nada de tribus, nada de cultura empresarial que piensen, nuestro sueño es crear una secta con nuestros trabajadores”.

Una secta te hace creer que estás viviendo algo único y que jamás ocurrirá. Que fuera, solamente hay miedo, hambre y penas. Que el “líder” es lo mejor que te ha podido pasar en tu vida, queriéndote hacer olvidar, la vida que tenias pasada. Y que tu esfuerzo, servirá para hacer un mundo mejor.

¿Quién levante la mano quien no haya conocido a una empresa, líder o trabajador de empresa que crea y diga tales cosas?

¡¡TODOS!!.

Se habla mucho del estrés, de llegar a los resultados trimestrales, de hacer un número determinado de ventas…De muchos parámetros que tenemos que alcanzar si no queremos encontrarnos el día menos pensado con la carta de despido.

Y los que utilizan el tema de la cultura empresarial, a su favor y no a favor de los trabajadores o la sociedad, ese miedo al despido, a la crisis que estamos viviendo, a la era de transformaciones que estamos viviendo, lo utilizan en beneficio propio.

Para comer necesitamos trabajar. Porqué hasta ahora que yo sepa, sino te ha tocado un buen pellizco de la primitiva, eres un mortal más.

Pero una cosa es trabajar para vivir, y otra cosa es que nos hagan creer que hemos venido a vivir para trabajar, sola y exclusivamente para sus empresas.

Ir a trabajar, tiene que suponerte que estás haciendo algo más que cobrar un sueldo, aguantar la cara de tu jefe o de la amargada de tu encargadas. Que tu trabajo sirve para algo. Que no solamente estas vendiendo ropa o muebles, sino que estás haciendo felices a esas personas que la están comprando, estas aumentando su confianza en ellos.

Estoy de acuerdo con esa filosofía y así la creo. No creo que solo escriba, no crea que solo de conferencias, no crea que sólo transforme empresas, sino un trozo de la sociedad a través de lo que hago. O eso creo.

Pero de ahí a creer que la empresa va a dar la vida por ti, como tú la estás dando por ella, va un trecho.

Seamos sinceros, cuando las cosas no vayan bien, lo primero que se echará por la borda, serás TÚ.

Y ya habrás hecho más que el Ceo. Habrás vendido más que el comercial con más años de experiencia, conseguido más clientes que en todos los años de la empresa…pero cuando vienen mal dadas, ni cultura ni vivir del pasado…a la calle.

Todo lo que te decían, todo lo que te dijeron que harían por ti, TODO… se ha esfumado. Y es el principio del comienzo de la frustración, de la rabia, del preguntarte ¿Por qué di tanto de mí en algo que no me ha dado nada en los malos momentos?

Vivimos en una sociedad de la felicidad constante y donde el pensamiento crítico es para agoreros que quieren joder el momento. Y estamos muy equivocados, el pensamiento crítico, te hace ponerte en el presente y ver todo, desde diferentes perspectivas.

Mi madre siempre me dice que duros a 4 pesetas nadie da. Y ha sido un lema que nunca he olvidado y cuando lo he hecho, normalmente la “bofetada” ha sido importante en mi vida.

Sentirnos parte integrante de un grupo, no quiere decir que tenemos que dejar el resto de nuestra vida. Tener pareja no quiere decir que dejemos a nuestros amigos. Tener un nuevo amigo no quiere decir que dejemos a los otros amigos que han estado en nuestra vida en momentos peores.

Pero somos así. Nos desvivimos por lo nuevo, por lo que con una pequeña cosa nos ha hecho felices, con quien nos dice cosas bonitas y nos va a llevar al espacio como nadie lo ha hecho.

No sólo la culpa la tiene quien sabiendo tus debilidades o necesidad de dinero, dice lo que quieres oír. Sino también tú mismo, por:

  • No poner siempre en duda todo lo que te dicen. Mira los hechos, y no los dichos
  • No tener vida más allá del trabajo.
  • No confiar en ti.

Esas personas que se desviven todos los días del año y fiestas de guardar por su empresa. Que aun habiendo salido de trabajar, siguen pensando en el trabajo. Que hablan en el grupo del whatsapp del trabajo los fines de semana… NO TIENEN VIDA.

Su autoestima ha sido baja y seguirá así, si no se empiezan una labor de introspección. Tras un desengaño, se creen que una simple caricia o sonrisa, ya son la empresa de su vida o el príncipe que iban buscando. No ven, ni quieren ver más allá de lo que es el trabajo, de lo que es esa nueva pareja.

¿Y qué pasa cuando se dan cuenta que no es lo que esperaban? Que aún sabiéndolo, creen que cambiarán. Que aún sabiendo que no cambiarán, se hacen las víctimas, porque el amor es dolor, según les han enseñado.

Recuerda:

    • Conoce gente. No dependas de un solo mundo en tu vida. Si sólo tienes uno y se desmorona, con él sentirás que tu vida ha sido arrasada.
    • Siempre se critico con todo lo que te digan o quieran que veas como única verdad.
    • Una cultura empresarial sirve para motivar, alentar y trabajar juntos en pro de un propósito más allá que ganar dinero. Si lo utilizas para otra manera oculta, no conseguirás dejar huella a largo plazo en el corazón de tus trabajadores ni clientes.
    • Una vida más llena, diferente, es una vida más rica para todos los sectores de tu vida.
    • Eres mucho más de lo que haces durante 8 horas. Nunca lo olvides.
    • Un puesto de trabajo es algo eventual dentro de algo mucho más grande llamado VIDA.

 

¿Eres un #Workalholic? ¿Crees que tu empresa te querrá igual que ahora van las cosas bien? ¿Tienes más vida que tu trabajo?

 

 

¡¡Soñamos con liderar arañas que atrapen leones!!

No hay reto que no podamos alcanzar trabajando unidos con claridad de los objetivos y conociendo los instrumentos” dice Carlos Slim

Siempre que nos encomiendan liderar un equipo, soñamos ser como esas películas del sábado por la tarde, en las que de la nada, se transforman en un equipo campeón.

Mi experiencia como parte integrante de equipos, en alguna ocasión liderándolos o como observador de equipos, me dice que en los albores del nacimiento del equipo anhelamos vivir experiencias únicas, como “Cuando las arañas tejen juntas pueden matar a un león”. (Libro de Daniel Coyle, libro que os recomiendo sin ningún género de dudas).

Pero creemos que cuando surgen los momentos críticos, con una conferencia de 45 minutos, unos gritos, música a todo volumen, podremos conseguir lo que no hemos conseguido a lo largo del año.

Nos han enseñado que los verdaderos equipos, los que consiguen resultados o transformar el mundo, son los que siempre están felices, alegres, se abrazan continuamente y no tienen ningún tipo de problema. Pero yo creo que no es así.

Se demuestra en los momentos críticos, cuando se han cometido errores, el carácter de un equipo y como resurgen de dicha situación.

En la felicidad todos somos buenos y geniales. Pero cuando vienen mal dadas, se demuestra que está hecha esa “amistad”.

Los equipos de “éxito” están hechos de verdades incomodas y sinceridad total. Sinceridad sin faltar al respeto por favor. Pero es la única manera de pasar de mediocridad hacia la excelencia. Diciendo qué está bien, que está mal, poniéndonos en los zapatos del otro, fijándonos en los pequeños detalles.

Porqué una vez hemos llegado a conseguir un resultado, nos echamos a dormir pensando que siempre se repetirá. Y luego pasa lo que pasa, que nos tiramos los pelos, todo rápido y mal, porque vemos que lo que antes hacíamos y pensábamos que SIEMPRE daría resultados, no pasa eso.

SINCERIDAD y VERDADES INCOMODAS tienen que ser bases esenciales de un equipo.

Y como hasta la fecha no hemos estado acostumbrados a los malos resultados, nos vamos al otro extremo:

  • No hablamos, GRITAMOS
  • No sonreímos, GRUÑIMOS
  • No somos flexibles, NOS CONVERTIMOS EN DICTADORES
  • No nos tocamos, NOS REPELEMOS
  • No son amigos ni compañeros, SON GENTE QUE SE RIE DE NOSOTROS

Ni una cosa ni otra. La virtud de de los equipos de éxito está en el Equilibrio.

¿Y que 3 características tienen los equipos Disruptivos?

1.- Cosechando Seguridad

Si no hay signos que te hagan sentir que sientes a ese equipo, ya puedes tener 12 Cristiano Ronaldo a tu lado, que no llegaras ni a participar en la Champions League.

Sin seguridad no das todo de ti. Sin sentirte parte del equipo, no darás ideas, no saldrá a relucir el talento por el que te contrataron y pensaban que contigo se harían de oro.

Si estamos todo el día liderando desde el miedo. Mostrando el precipicio del despido o no reforzando lo positivo del trabajo realizado sin alentar la creatividad, tendrás a tu merced un equipo de mercenarios que van a trabajar por dinero, no por un motivo mayor.

No serás un líder para ellos, serás un jefe que a final de mes o final de proyecto le vas a pagar la “cuenta” y hasta la próxima.

Cuando te sientes seguro en una relación, ¿A qué te muestras sin tapujos? ¿A qué das todo de ti sin miramientos?

Aunque sea un equipo con altas exigencias y expectativas. Tú le dices y haces sentir a esa persona que ha sido elegido porque puede superarlas holgadamente, le das seguridad, haciéndose integrante del equipo, y seguro que te mostrará aquellas facetas que sentías que tenía y por la cual lo contraste.

Da seguridad y obtendrás resultados.

2.- Muestra vulnerabilidad.

Tampoco estoy diciendo que seas unas moñas, fan de Disney, ni que le pongas películas románticas a tu equipo.

Te estoy diciendo que reconozcas tus errores sin ningún tipo de pudor. Te estoy diciendo que seas el primero que muestre sus emociones. Ni te creas el “Hombre de Hielo” liderando a los Vengadores, porque ni lo eres ni nunca lo serás.

Pero nos han hecho creer que mostrar tus debilidades es el primer paso para que se aprovechen de ti o se rían de uno. Creo que mostrar tu debilidad es el primer paso para avanzar.

Cuando muestras tu vulnerabilidad a alguien, que forma parte de tu circulo, vienen los abrazos, viene el contacto. Te das cuenta si formas parte o no de su familia, si de verdad lo que siente por ti es amistad, compañerismo o es un “durante 8 horas te haré creer lo que quieras, luego no hables”.

Es en la vulnerabilidad donde se muestra la química entre las personas. SI existe comunicación de verdad, si el equipo esta cohesionado de verdad, es pura pantomima.

Muestra tu vulnerabilidad sin tapujos, y el equipo se estará haciendo más fuerte en todo momento.

3.- Definir un propósito

Sin un propósito, no hay nada.

Bueno, si, mediocridad, hacer lo mismo que todos, no dejar huella a través de nuestro trabajo, que nuestros clientes nos sean infieles cuando vean que lo que decimos a lo que hacemos va un trecho grande… ¿Sigo?

Éste equipo no solo tiene la obligación de ganar, sino además la de contentar a la gente que ha pagado por verlos. Tienen el propósito no de ganar, sino de hacerles felices.

No es el propósito de hacer un congreso para regocijo mutuo, sino por y para los asistentes que van a disfrutar de él, para transformar sus vidas aunque sea solamente con una frase o un abrazo.

Vivimos en un mundo cortoplacista, que convive con el estrés codo con codo porque si no consigue llegar a los resultados trimestrales será despedido. Dejando eso de dejar huella en sus clientes, para los “iluminados” o “locos”.

Los equipos de éxito en este siglo XXI, se centran en el propósito, en el PORQUÉ hacen lo que hacen, PORQUÉ les compran los clientes actuales y PORQUÉ quieren ser recordados cuando ya no estén.

Y te aseguro que llegan a los resultados del trimestre, holgadamente.

Sin un propósito mucho mayor que la suma del equipo entero, seréis uno más.

Dales un propósito, y serán los arquitectos del éxito soñado.

Nunca lo olvides, que el éxito llega como consecuencia de darse a los demás.

Cuando nos enfrentamos al reto de liderar un equipo, siempre soñamos que la suma de 2 y 2 nos de cómo resultado 11. Pero recuerda que sin:

  • Confianza
  • Sentimiento REAL de que perteneces a ese equipo

No pensaran como un cerebro único, sino como un cerebro que ha tenido una noche loca en Ibiza que luego no se acuerda de cómo ha conseguido lo que ha conseguido.

¿Cuáles son las características para formar y de resultados un equipo en el siglo XXI?

¡¡Me da igual, ME ENCANTA!!

“No vivas danto tantas explicaciones, tus amigos no las necesitan, tus enemigos no las creen y los idiotas no las entienden”

Hace unos días en la firma de libros en Zaragoza, me lanzó una persona una pregunta, que es la base de este artículo:

“Parece que todos los artículos que tu esencia es que todo te importa muy poco. ¿Es así’”.

Claro que me importan muchas cosas, lo que pasa, es que ya no me importan tantas cosas como me importaban antes”. Así le he respondido

Nos han enseñado durante nuestra educación que nos tienen que importar los amigos, el trabajo, tener una pareja, unos hijos a cierta edad y el qué dirán los demás. En definitiva, nos tiene que IMPORTAR TODO.

Y si no te importa lo que dicen los demás, si no metes la “directa” en alcanzar esas metas que esperan que alcances, eres considerado un “raro-espacialito-diferente-veremos de qué pie cojea”.

Pues señores, ¡¡NO!!.

Lo que estamos haciendo es pre-ocupando por lo que puedan decir los demás, por lo que puedan pensar o no sobre nosotros, y mientras tanto, estamos dejándonos de lado a nosotros mismos.

A mi claro que me importan muchas cosas. Tengo mi grupo de personas que son esenciales para mí y que me involucro en sus vidas, si me necesitan. Me importa mi empresa, que se expanda. Mi blog, mis libros, en crear nuevos libros acorde a lo que veo y siento. Que no se prostituyan términos que me han ayudado y creo que podrían ayudar a mucha gente, que por egos los convierten en modas pasajeras…

Me importan muchas cosas.

¡¡ Lo que pasa es que ya no me importan otras tanto por las que antes moría y ahora paso de ellas!!.

No me importa decir lo que pienso realmente. Te lo diré con educación, y si lo aceptas bien y sino también. No me gustan los egos y la falta de profesionalidad. No me gusta el querer aparentar algo que no eres. Ver como marcas que podrían dar un golpe en la mesa, lo único que hacen es seguir lo que dicen que hay que hacer los demás. No me gusta leerme un libro que es refrito de otros muchos y luego la gente los sigue como si fuera el nuevo “Jesucristo”.

No me importan muchas cosas que antes me importaban. El qué dirán, si seré aceptado o no, si voy a seguir a esta persona en las redes porque es bueno para mi reputación social.

ME DA IGUAL

Y no es rebeldía, ES COHERENCIA. Algo muy falto en estos momentos en la sociedad y en las empresas.

Para decir ME DA IGUAL, tienes que haber vivido un proceso de afirmación de lo que es importante para ti de verdad.

De reconocer tus valores, tus pasiones, de lo que quieres conseguir en la vida, de tu obsesión “sana” por conseguir ese sueño, de lo que te ha hecho mal hasta entonces y no quieres que se repita, de actitudes que no soportas y por el qué dirán las has estado tragando sin parar porque te interesaba más el “beneficio” que obtenías que no tenerlo.

Decir con la boca abierta, ME DA IGUAL y que no te importe de verdad la reacción de la gente, ante el NO que les estas dando o lo que ya no te darán por tu negativa, es la consecuencia de una confianza sin fisuras en uno mismo.

Confianza que no es ego, señores.

No es lo mismo ese ME DA IGUAL, de rebelde sin causa, en contra de la sociedad, que el ME DA IGUAL, y te lo digo porque lo creo firmemente y te lo puedo explicar con razones.

¡¡NO ES LO MISMO!!

Pero hace unos días cayó en mis manos un artículo en el que decía el autor que iba a hacer un reto físico y que aunque no había entrenado , le daba igual lo que ocurriría o no le importaba la base de seguidores que tenía o como se relacionaba con la gente.

Yo siempre que digo o siento con un ME DA IGUAL, lo expreso con razones y siempre COMPROMETIENDOME con el resultado de esa acción mía, me guste a o no. No puedes pensar que haces las cosas sin que te importe los demás, porque no estás solo tú en este mundo. Porque a lo mejor puedes “dañar” a otra empresa o a tu marca, por haberte lanzado de forma inconsciente y chulesca, a hacer algo, enarbolando el “ME DA IGUAL”. No puedes decir que te da igual el resultado, más bien estás diciendo, “Como a lo mejor no lo consigo, digo de ante mano que me da igual, así que nadie me lo reproche y tengo la conciencia tranquila...”

Si que promulgo y así lo siento, que hay que hacer las cosas que te ardan dentro de ti. Porque mañana vete a saber que puede ser de ti. Ya no digo dentro de 5 años, digo MAÑANA.

Pero por favor, CON CABEZA, CON VALORES, CON RAZONES.

A lo largo del estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, muchas de las empresas estudiadas y profesionales, claro que me decían en algún momento de la entrevista: “Me daba igual lo que pensaran o no pensaran de mi, y así creo que lo he conseguido… Pero siempre a través de mis razones expresaba ese me da igual, del fuego que me había estado quemando y no quería me consumiera sino que me catapultara con lo que soñaba continuamente...”

Como observarás y en el libro lo comento, no son personas y marcas sin rumbo, alocados y unos parias de la sociedad, como así se les quiere tildar, ya que no hacen lo que se les espera de ellas o los libros de management.

Son personas y marcas, que no les importa lo que les importa a todo el mundo. Así es como avanzan y producen innovaciones y resultados diferentes a los vividos hasta ese momento.

Piensan muy bien cada cosa que hacen, porqué la hacen y cómo hacerla. No pierden el foco  de lo que quieren conseguir o al menos darse la oportunidad de ir a por ello.

Así que:

1.- Que te DE IGUAL, aquello que no está dentro de tus valores

2.- Que te DE IGUAL, aquello que no esté dentro del foco de tus intenciones.

3.- Que te DE IGUAL, aquello que te dicen que no se puede hacer, porque te aseguro que si siguiéramos así pensando, todavía estaríamos con la rueda y el fuego.

4.- Que te DE IGUAL, aquello que no vaya con tu forma de ver y vivir la vida. Con respeto y coherencia, nunca lo olvides.

5.- Que cuando digas ME DA IGUAL, lo siguiente que hagas sea algo que digas ME ENCANTA.

¿Y a ti que te da igual?¿ Me sabrías dar razones para explicármelo?

¡¡Un Employer Branding de verdad!!

Ir juntos es comenzar. Mantenerse juntos es progresar. Trabajar juntos es triunfar” decía H.Ford

Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico e industrial, en una época, grupo social, etc…” según la R.A.E, es lo que denominamos Cultura.

Según la empresas que he estado estudiando para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” su definición podría ser algo así como: “Como los niños, para tenerlos contentos y nos saquen el trabajo que les damos chorradas para tenerlos contentos y sin rechistar, porque si no saben que lo que les espera es la lista de desempleo, pues si así nos sacan el trabajo, probemos”.

Te podrá parecer muy fuerte, pero te aseguro que fue la contestación fuera de micrófonos, de uno de los empresarios más importante de mi ciudad. Y además muy joven.

Como en el tema de la Marca Personal, los resultados que salieron a la luz estudiando el Employer Branding en las empresas, destilaba que iba por el mismo camino. Hacia la prostitución de una herramienta útil y necesaria, Considerado como el algo liviano que se implanta para tener a la gente contenta pero que no se cree en los resultados que pueda producir.

Vivimos en una sociedad de quejas y victimismo constante. Con los medios de comunicación solo nos producen “dolores de cabeza” tras ver siempre malas noticias. Nuestros vecinos siempre nos dicen que su vida es mala. Nuestra familia se queja del poco tiempo que tienen o nuestros compañeros de trabajo por el trato que recibe de sus superiores.

A través de diversos estudios, se determinó que era importante tener motivados a los trabajadores. Con ello aumentaría su productividad, compromiso y con ello la cuenta la de resultados de la empresa.

Pero hecha la ley, hecha la trampa.

Si con 4 cosas, un color diferente en las paredes, con frases de Paulo Coelho en las paredes, así estarán contentos y producirán más de lo que estaban haciéndolo hasta la fecha, ¿Dónde hay que firmar?

Vivimos en una sociedad en la que nos impulsan que hay que estar motivados en niveles estratosféricos y sonriendo, porque si no seremos tildados de raros, tristes y orientados al banquillo del desempleo o denostado por la sociedad como “diferente”.

Así que transformar las oficinas, ponerla de colores alegres, darle pizza al equipo cuando han conseguido unos resultados “imposibles” o darles una caja de viandas cada aniversario, se ha convertido en una MODA que causa furor entre los líderes empresariales.

Muy bien has leído, se ha convertido una MODA cuando en realidad tendría que ser una TENDENCIA que transformase de verdad la realidad de la empresas, y no en algo que será pan para hoy y hambre para mañana.

Siempre nos quejábamos que el dinero y los títulos eran una motivación extrínseca del ser humano, con la que pensábamos que así estarían motivados y nosotros, como jefes, tranquilos que nunca más se va a producir ninguna revuelta y la cuenta de resultados irá en aumento constantemente. Pero ahora creemos que teniendo un lugar bonito para ir a trabajar, sillas cómodas y pizza los viernes, estaremos y estarán contentos nuestros compañeros.

A ver señores radicales del Branding, no estoy diciendo que la cultura empresarial no funcione “en algunos momentos” a través de esas herramientas. Conozco empresas que si lo hacen de verdad, pero también conozco muchas que se han subido al carro del Employer Branding, para “calmar” las aguas y a ver si así hacen lo que el CEO desea en todo momento y sin rechistar.

Puedes estar contento por la pizza, puedes estar encantado de la vida por haberte ganado el viaje a Benidorm (con todos mis respetos a Benidorm) tras haber superado al departamento de al lado… ¿Pero esa motivación es consistente y duradera? ¿Durará en el tiempo ese amor por el color de las paredes? ¿Nos cansaremos de la pizza del viernes? ¿O es mejor una hamburguesa? ¿Se les permite de verdad que desarrollen su potencial? ¿O lo utilizamos para RETENER aquellas personas que consideramos con talento y no vean nuestras debilidades?

¡¡Seguimos sin distinguir que es voluntad de una persona y la motivación de esa persona!!.

Para que no se convierta en una moda pasajera y produzca resultados DE VERDAD para tu empresa, hay que tener siempre presente estas preguntas, que Rubén Turienzo lanzaba recientemente en una conferencia.

¿Vamos allá?

.- ¿Te conocen?

Ya no sólo te tienen que conocer tus posibles clientes o proveedores. Ya no sólo te tienen que conocer la competencia o los medios de comunicación de tu ámbito para que sepan quién eres, qué haces y cómo lo haces. No solamente tienes que estar hasta en la sopa, porque si no te conocen tus trabajadores, ¿Qué estarás haciendo? El papel de CEO egoico.

El líder, el bastión de la cultura empresarial que quieres implementar, en la que crees, tienes que ser tú mismo. La gente tiene que verte, tiene que sentir que puede hablar contigo, que eres el mismo reflejo de lo que dices o bueno, dice tu Director de la Felicidad.

Tú tienes que ser tu propio embajador de lo que propones, pero no cara a los demás, sino empezando por tus trabajadores.

.- ¿Te entienden?

Muchas veces tenemos ideas increíbles. Bueno nuestro ego dice que son increíbles. Creemos que hemos inventado el fuego. Que el premio Nobel de la creatividad e innovación ya tiene nuestro nombre.

¿Y qué ocurre cuando explicamos la idea que queremos implantar? Que solamente conseguimos silencios o dudas. ¿Qué ha ocurrido?

Que no hemos seguido llegar a explicar de forma SIMPLE y COHERENTE, cual es nuestra idea de cultura, nuestra idea.

Las cosas simples siempre son las más fáciles de implementar y las que mejores resultados dan. Deja de hacer caso a tu ego y más a tu corazón, por favor.

.- ¿Te recuerdan?

Como decía anteriormente, las cosas más fáciles son las que llegan más rápidamente al corazón y se quedan allí para siempre.

Estamos hechos de emociones que recuerdan a experiencias. Experiencias buenas como las malas. Pero por mucho que hayas hecho muchas buenas, haces una mala, esa confianza se irá al traste.

Si les mientes, si ven que lo que dices no es lo que haces, si lo que haces es “ocuparte” de tus trabajadores, para que estén callados pero no te “pre-ocupas” de ellos de verdad, te aseguro que el “chiringuito” se te irá muy rápido abajo, por mucha pizza que les des de vez en cuando.

La cultura se ha de impregnar TODOS LOS DIAS en todas y cada una de las acciones. NO exclusivamente por un cumpleaños, el cobro de los bonus anuales o la inauguración de la nueva sede.

Porque la gente siempre recuerda más un fallo, que por muchas fiestas que hagas.

.- ¿Se sienten parte?

Si quieres que tus trabajadores sean los “embajadores” primeros y principales de tu marca, no solamente tienes que ser tú quien la lidere, sino que tienes que aparte a un lado, cuando empiece a funcionar y que sean ellos quien la mejoren, quienes la impulsen, la rediseñen en los fallos que tenga. Que sea algo orgánico, que se sientan que forman parte de ella.

Como creas que es algo estable, inamovible, y que ellos no tienen ni voz ni voto, que no pueden aportar ideas…DESPIDETE DE LO QUE PROMULGAS O QUIERES PROMULGAR SURTA EFECTO O CONTRATA A OTRO EQUIPO ENTERO NUEVO.

.- ¿Les das voz?

Por mucho que les pongas un menú para que coman sano, una máquina expendedora de fruta o los viernes te los lleves a jugar a los bolos, si hay un problema y no son ni voz ni voto, te lo vuelvo a recordar, el “chiringuito” de una nueva cultura empresarial con la que se te llena la boca, será algo que nadie creerá.

.- ¿Eres valiente?

Igual que en el Branding, con la Cultura empresarial, tenemos que ser valientes. Ya vale de hacer lo que los demás hacen. Ya vale de comprar la misma máquina que tiene Google, el mismo color de pared que tiene Uber o llevar a los mismos conferenciantes todos los años que lleva la empresa del Ibex de moda.

Hay que ser valientes. No lo que para uno sirve, vale para todas. ¿O es que a un americano le importa lo mismo que a una persona latina? Para nada.

SI queremos distinguirnos de los demás, SI queremos que se sientan orgullosos de nosotros. Hagamos las cosas diferentes, porque si no seremos uno más, te lo aseguro.

Esperemos que no se convierta una moda el Employer Branding, que en vez de alentar y ayudar a los trabajadores, se convierta en una cosa más que asquee a los mismos y no crean en el poder transformador que puede llegar a tener.

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” a través de este enlace.

 

 

Clemente Cebrián: “No podemos caer en el halago nunca”

Hoy dentro de la sección “Conversación con…” es un placer presentar a Clemente Cebrián.

Recuerdas aquellas marcas te apasionan. ¿Las tienen? No las olvides. ¿Crees que dichas marcas definirían tu estilo de vida? ¿Sí?

Si estás respondiendo que NO, te aseguro que no tendrás una relación muy duradera con ella o le pondrás los cuernos nada más salga una marca que sientas que SI va con tus valores y forma de ver la vida.

Son las marcas que dejan una huella en nuestra vida. Que estarán con nosotros hasta que ellas quieran, que las defenderemos con uñas y dientes. Marcas de las que nos sentiremos orgullosos llevar sus prendas, aunque los demás digan que son muy “horteras” o demasiado “cool”.

Son una de las características de las Marcas Mofetas de las que hablo en mi último libro. Y una de ellas, de esas marcas que han dejado y dejan una huella en mí, es El Ganso.

Clemente junto a su hermano Álvaro, son los fundadores de dicha Marca. Con su llegada hace más de una década, pusieron la industria textil patas arriba.

Empresa con una expansión internacional importante, premiada por su labor, transformación y liderazgo, es mucho más que un producto, es una forma de vivir la vida.

De esto y mucho más tuve la oportunidad hace unos días de hablar con Clemente.

Muchas gracias CLEMENTE por enseñarnos en cada temporada, en cada acción, que hay que ser mucho más que un producto. Que el  verdadero éxito es llegar a los corazones de las personas y no a sus bolsillos. Y que siempre hay que ir evolucionando, porque dormirse en los laureles es la crónica de una muerte anunciada. Podéis conocer más el trabajo de Clemente a través de su Twitter.

.- ¿Quién es Clemente Cebrián?

Es el co-fundador del El Ganso, aunque ahora también estamos en unos proyectos diferentes. Pero sobre todo junto a mi hermano Álvaro, somos alguien que ha creado algo que no existía de lo cual nos sentimos muy orgullosos

.- Para quien no conoce El ganso, ¿Cómo lo definirías?

Es una pregunta que nos hacen mucho, David. Y te digo la verdad, que cada vez me cuesta más poderlo definir. Si te digo que es un concepto de vida, que intentamos que se convierta en un estilo de vida asociado a unos valores, a lo mejor puede quedar un poco chulesco.

Pero si digo solamente una marca de ropa, de calzado…para mí es un poco más que eso. Es verdad que vendemos ropa, zapatillas…pero queremos crear una relación con el cliente.

Alguien que compre ropa de El Ganso se siente orgulloso de él. Del estilo cosmopolita, de los detalles, de la forma de ser, de la calidad…Siempre decimos que es una marca con estilo british cosmopolita con toque mediterráneo.

Me da mucha rabia y le hago un flaco favor a la marca si digo solamente que es una marca de ropa, de zapatos y complementos

Buscamos que el pilar sea un estilo de vida y a partir de ahí se materializa en el producto. Y lo que queremos así, es que el producto transmita mucho más.

.- ¿Es importante saber elegir compañero de viaje?

Creo que es importantísimo. Yo en mi caso tengo la suerte de tener por compañero de viaje a mi hermano Álvaro.

Álvaro y yo por historia personal, que hemos estado unidos desde pequeños, es fundamental.

Eso sí, el empezar con familia y tan cercana, tiene una parte peligrosa. Que los problemas los puedas traspasar a la familia.

Nosotros, la verdad que hemos tenido discusiones. Peores y mejores momentos. Pero el Ganso, nos ha unido más que antes.

.- Lo que yo creo que soy, lo que los demás creen que soy  y lo que realmente soy. ¿Cómo lo gestiona un emprendedor?

Es una muy buena pregunta David y es una cosa muy complicada.

La empresa crece muy rápido. Hay gente que no te conoce y cuando acabas una charla, viene la gente a decirte que somos muy simpáticos, somos muy humildes, que somos normales. Y nosotros nos preguntamos: ¿Qué se esperaban? ¿Qué iba a llegar un tío crecido, imbécil y egoico?

Hay una percepción extraña. Y una de las cosas que más intereses hemos puesto siempre, es que la gente de fuera nos viera tal cual éramos y somos.

Nosotros siempre intentamos reflejar lo que somos, estando en una entrevista, en el trabajo o con amigos. Yo creo que es fundamental, ya que la vida tiene momentos altos y momentos bajos y creo que te tienes que comportar ante ellos de la misma manera.

.- ¿Cuáles son las marcas que transforman el mundo?

A mí hay una marca, que aunque esta muy machacada y estudiada, que es Apple.

Tiene un video que cada X tiempo me pongo y que me impresionó mucho, que dice “La gente que cree en lo que hace, es la gente que cambia el mundo”.

Yo estoy totalmente de acuerdo con esa afirmación. Es un video en el que no sale un ordenador ni nada parecido y en el que no dice el nombre hasta el final.

Yo creo que además que ya hay marcas que están con esta filosofía, también está cambiando el entorno. Nos estamos dando cuenta que las marcas crean una serie de valores pero también tienen que crear un valor social.

Hay una parte de sostenibilidad en estos momentos, que es importantísimo. La transparencia de las marcas me llama mucho la atención, que te digan donde se ha hecho, de donde han salido los productos…

El consumidor quiere saber como lo han hecho, quién lo ha hecho, porqué lo han hecho así. Y ciertas marcas se están dando cuenta que el beneficio económico no es lo más importante, ya que hay otra serie de valores que hay que valorar igual o más, que el dinero

La gente quiere identificarse más allá de un producto chulo. Y esa es la clave.

.- Creatividad en marcas ya establecidas. ¿Es posible?

Es un reto.

Cuando empiezas, cuando eres emprendedor, la creatividad es algo que va implícito. Pero ahora tenemos el reto, ya que la marca ha crecido rápido, el seguir es complicado.

EL ganso tiene un ADN tan marcado que tiene el peligro que se repita. Así que el reto que tenemos es no perder el ADN pero ser capaces de reinventarnos temporada a temporada.

Pero no solamente en producto, sino también en Marketing, en Comunicación, intentamos que la gente nos siga viendo como una marca fresca, todavía incipiente y no caer en el conservadurismo de otras marcas más asentadas. Y en esta situación hay un juego complicado.

Ya que el valor de la marca es fundamental.

La clave es que sea un producto, pero que avanza.

.- ¿Qué hay detrás de todo reconocimiento?

En una sede en Boadilla tenemos una sala que está llena de premios y cuando entra la gente y los ves, la gente se asombra. Pero siempre digo lo mismo, lo que hay en la empresa siempre es mucho trabajo.

Trabajo, de un equipo que se ha esforzado para que todo avanzara y como consecuencia ha habido ese reconocimiento público.

Pero yo veo que estamos en un examen continuo. Ya no sólo lo que haga yo a título personal, sino también a través del Ganso, está visto por 1.000 ojos. Antes la gente podría ser más indulgente contigo, te podías permitir algún fallo

Y como se nos exige mucho, necesitamos detrás un equipo comprometido para ello. Porque cuando vas avanzando y creciendo, es muy difícil mantener esa frescura y ese mismo equipo que el de los inicios.

Sentimos mi hermano y yo, que en estos momentos tenemos que ser los guardianes de no perder esa frescura de los principios.

.- ¿Qué has aprendido de tus no éxitos? ¿Existe el éxito?

Lo que más he aprendido con esta historia de El Ganso, que aunque nos han alabado mucho, criticado, teniendo momentos buenos como malos. Y eso me ha enseñado que las personas están por encima de cualquier situación coyuntural.

El valor de la gente, el equipo.. Hace las marcas, hacen las empresas .. Y ese es el mayor aprendizaje.

En estos momentos, nosotros solamente somos meros directores de orquesta. Nosotros solos no hacemos. Si no nos rodeamos de los mejores, no conseguiremos nada. Nosotros solo somos entrenadores de futbol en el que son ellos, quienes juegan el partido.

Y segundo, he aprendido que no podemos caer en el halago nunca. No te puedes creer nada.

.- ¿Es el emprendimiento una burbuja a punto de explotar?

Yo creo, como muy bien has dicho, que ha habido una burbuja. Una burbuja que ha hecho mucho daño.

Emprendedores de verdad son los que necesitan toda economía. Y creo que la clase política ha hecho mucho daño al emprendimiento porque lo ha llevado a cualquier tipo de discurso y lo ha frivolizado. Y yo creo que es necesario personas que arriesguen mucho, que lo pasan mal por un sueño.

Yo creo que la burbuja está empezando a desaparecer y empieza a haber emprendedores de verdad.

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria si tuvieras ese poder?

Arriésgate y equivócate.

.- ¿Que te hace ser crear otras ideas y no dormirte en los laureles?

Yo creo que hay una necesidad, muy superior a la parte económica de crear.

Al igual que el pintor, pinta cuadros o el director de cine quiere hacer películas. Yo creo que es la necesidad de dar respuesta a una necesidad que tengo

Álvaro y yo nos consideramos personas creativas pero que intenta dar respuesta a sus necesidades.

Al igual que en el Ganso, como en el proyecto hostelero que estamos ahora (Wallmok), no es crear por crear. Es dar un bien a la sociedad

Pero también la parte de creación. EL ver que estas contratando gente, es algo bonito. El ver que la gente monta sus vidas alrededor de un sueño es emocionante y bonito.

El Por qué, como dice Simon Sinek, tiene que ser a nivel personal pero también a nivel corporativo. La finalidad es importante, el hacia dónde va.

.- ¿Cuál es el peor consejo que te han dado y has dado?

El peor, posiblemente lo haya dado yo.

Yo peco de emocionarme mucho por las cosas y a lo mejor hay gente a la que le he animado a tirar para adelante en sus proyectos, cuando a lo mejor no era el momento.

Y al lanzarse le ha generado una serie de problemas.

Hay que tener cuidado y aun con la mejor intención del mundo, no se debería haberlo dicho y hecho.

.- ¿Qué le dirías al clemente de hace 20 años?

Era un tío tímido y que le faltaba un poco de confianza. Y en ese momento le diría que todavía queda mucho por hacer

Ese arriésgate y equivócate, tendría que habérmelo aplicado yo y pensar que no pasaba nada.

.- El éxito, ¿tiene formula de aplicación?

La fórmula del éxito para mi es el trabajo y las ganas de crear algo.

Todo lo demás, es humo.

.- ¿Qué relación hay entre la suerte y el emprendedor?

Es muy español, al ver la expansión de la marca, decir que suerte hemos tenido. Y si es verdad. Hemos tenido en alguna ocasión suerte.

Por ejemplo con el tema de las zapatillas, me encontré a Jeremy Stanford en una tienda de Budapest. Hay hubo suerte, tenía que ir a Budapest, tenía que entrar en esa tienda, para encontrármelo, traerlo a Madrid para luego comercializar esas zapatillas que queríamos.

Es verdad que hubo un punto que me encontré con él pero yo me puedo cruzar con 1000 personas, y ahí se queda la situación.

Pero la frase, “La suerte te pille trabajando”, es totalmente cierto.

.- Con menos de 50 euros, ¿En qué lo invirtieras?

Yo estoy en una época que yo lo ahorraría. Yo estoy en una época que rechazo el gasto por hacer gasto. O haría un regalo a alguien.

Y si fuera un libro, yo les diría que lo invirtieran en “Delivering Happines” del fundador de Zappos. Fundador que está obsesionado con la marca y con la atención al cliente.

También recomendaría “Patria” y recomendaría también otro libro que se llama “Magallanes” de Stefan Zweig

.- Una reflexión para los lectores del blog

Hay que tratar al éxito y al fracaso de la misma forma.

 

 

¡¡Aparentar tiene más letras que ser!!

“Aparentar tiene más letras que ser”.

Creo que todo se nos está yendo de las manos.

Buscamos libros, formaciones y conferencias, que nos enseñen a cómo conseguir ser Influencer, tener millones de seguidores en Facebook y que las empresas nos llamen para promocionar sus productos… Es lo que queremos y todo por favor, DESDE EL SOFÁ.

Queremos todo eso sin el mayor esfuerzo posible.

Recientemente me hacían una pregunta en relación al lanzamiento de mi nuevo libro, “Mofeta Branding”: David, ¿Con leerme este libro, ya podré tener una Marca de éxito como la gente que hablas?”.

Le conteste que NO. Y si, su cara de asombro, fue como la que te puedes imaginar.

Un libro es una herramienta que te puede ayudar a conseguirlo, pero sin tu voluntad, sin tus ganas de ser mejor, sin tu esfuerzo…Sin la curiosidad de descubrir otros caminos, y dar un paso hacia adelante, seguirás siendo uno más.,..

Te habrás leído un libro más, pero los resultados seguirán estando ahí, bajo mínimos.

Creemos que con títulos como “Como ser influencer en 8 Pasos…” o “Una marca personal en 3 pasos..” ya podremos ser desde el sillón de nuestra casa, como Dulceida, Paula Echevarría o Josef Ajram.

Queremos tener una marca que todo el mundo recuerde, que cuando piensen en alguien, al instante piensen en nosotros, que nuestras fotos se conviertan en virales y que ganemos dinero sin parar, sin una gota de sudor.

¿Aún seguimos creyendo que puede ser posible siendo otros y no, nosotros mismos?

Durante la creación de “Mofeta Branding”, estudie más de 400 artículos, que contenían en sus titulares palabras como “pasos”, “método para…” o “Herramientas imprescindibles para…”

Se dicen que son términos que se utilizan para llamar la atención de los lectores. Que nos dicen los “trucos” que otros han utilizado para conseguir lo que nosotros queremos.

Pero yo me pregunto:

¿Sabemos lo que queremos nosotros de verdad o queremos parecernos a otro, porque nos da miedo ser nosotros mismos y por eso nos encantan esos títulos?

Queremos ser los mejores, no tener problemas para llegar a final de mes, que nos reconozcan en nuestro ámbito profesional, tener la cuenta de Twitter nº1 en nuestro campo…en definitiva, tener una marca intachable, pulcra y de éxito.

Y si consiguiéndolo, ya nos comparan con el nuevo Risto Mejide, Ferrán Adría  o con los nuevos Alfred y Mireia, creemos que habremos conseguido lo que todo el mundo quiere, que nuestra marca sea la influencia del momento.

Y yo me pregunto de nuevo:

¿Quieres te reconozcan por parecerte a… o quieres te reconozcan por ti mismo?

¿Qué todos nos inspiramos en algo o alguien? DESDE LUEGO QUE SI.

Pero yo no quiero ser el nuevo Tony Robbins, Mario Alonso Puig o Fernando Alonso (aunque por mi cabeza podría),…YO SIEMPRE HE QUERIDO Y QUIERO SER YO MISMO.

Y eso parece que se mira muy mal en esta sociedad. Para triunfar parece que tenemos que ser como “x”, sino no llegaremos a nada.

Lo único que estamos consiguiendo es limitar el avance y transformación de la sociedad, pero lo peor de todo, TU TALENTO AHOGARLO EN MIEDOS, VERGUENZAS Y BLOQUEOS.

Se nos llena la boca leyendo artículos como “Sal con un valiente”, que transcribe Pablo Arribas. Pero a la hora de crear nuestra marca, lo único que hacemos es “copiar” a los demás y tildar de locos, los que son VALIENTES DE VERDAD.

Preferimos seguir el camino de rastro dejado por otros, que creemos que nos será más rápido llegar a esa “cima” que él nos promete, que no coger el camino más inhóspito, sino el camino que sentimos nosotros que tenemos que tomar.

Costará más o menos, tendrá más o menos obstáculos, pero es tu Marca, es tu esencia, es tu aroma, ERES TÚ.

Me encanta siempre “revolver” el ambiente allá donde voy, y últimamente es muy fácil. Cuando te pregunta la gente como construir una marca, como conseguir que no te llamen por tu nombre de pila, sino por tu marca (próximamente hablaremos de eso), todo el mundo te está preguntando el CÓMO conseguirlo y QUÉ hacer para conseguirlo… Pero nadie me preguntaba  POR QUÉ crear y tener una marca y qué proporcionaba.

 Todos aquellos defensores a ultranza del “PARA QUÉ”, ahí tienen su respuesta…La gente hace las cosas PARA  ser una referencia y todos los beneficios exteriores que se suponen, no para ser ellos mismos y vivir en coherencia el resto de sus vidas. Es lo que me ha reafirmado el estudio para mis dos libros.

Queremos marcas que nos pongan los pelos de punta, que nos sintamos orgullosos de pertenecer a ellos, que sean diferentes y nos sintamos identificados con ellas, porque nosotros también lo somos y así lo sentimos, que no somos como los demás.

Pues si eso es lo que tú deseas, empieza por mostrarlo tú. Nos repiten por activa y pasiva, que seamos nosotros el cambio que queremos ver en el mundo. Pues empieza por ser lo que sabes que eres, y no quieras ser como tal o cual persona, porque como tú, solamente hay una persona, y eso hace que seas único e irrepetible.

El Branding como la vida, no va de ser fotocopias de tal o cual gurú. No se trata de ser como el líder de la pandilla, en gestos y en la forma de fumar.

Se trata de vivirla como es uno, de mostrar tus convicciones sin ningún miedo. Eso es vivir, mientras tanto, solamente estarás SOBREVIVIENDO.

El VERDADERO BRANDING es para aquellas personas y empresas que viven la vida sin tapujos, sin tabúes, ni comparaciones.

Deja de seguir el rastro de los demás, y empieza a crear tu propio camino. Recuerda que siempre, es el perro más pequeño el que más ladra, no el más grande.

¿Te atreves? ¿O aún sigues creyendo que haciéndolo como lo hacen los demás, lo conseguirás?

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” a través de este enlace.

Javier Luxor: “La persuasión se tendría que estudiar en los colegios”.

Hoy en “Conversaciones con...” es un placer presentar a Javier Luxor.

Siempre he pensado que si supiéramos realmente el significado verdadero de las palabras, hablaríamos de otra manera.

A día de hoy hablamos de “influencers”, de ser “influyentes”, de “persuadir” a los clientes y a los futuros clientes para que opten por nuestra opción.

¿Pero sinceramente sabemos de lo que estamos hablando? ¿Usamos estas herramientas para acabar manipulando a la gente y hagan lo que nosotros queremos, sin escrúpulos?

Hace unos días tuve el placer de compartir una conversación con Javier Luxor, escritor del libro “El pequeño libro de la influencia y la persuasión” sobre dichos términos y su aplicación.

Reputado mentalista a nivel mundial, a través de la entrevista nos enseñará a discernir bien cuál es el significado de cada palabra, su aplicación en nuestro día a día y en la empresa.

Gracias Javier por ayudarnos a ser más persuasivos ante los demás sin olvidarnos de algo esencial, la ética. Podéis conocer más del trabajo de Javier a través de su Web, Twitter y Facebook.

.- ¿Quién es Javier?

Siempre he dicho que he tenido varias vidas, ya que me gusta ir cambiando en función de mi desarrollo personal. A mí el modelo que siempre nos han vendido, a mí no me encaja. Fue cuando terminé mi carrera, empecé a trabajar, y disfrutaba de mi trabajo, pero llegó un momento en el que mis tripas me decían, “Si sigues así, la curva de desarrollo de aprendizaje personal y profesional no vas a tener”.

Y yo siempre he tenido la afición, con la cual he competido a nivel mundial con el mentalismo, en el cual yo sabía que ahí tenía un desarrollo muy fuerte. Ahí es cuando deje mi trabajo y dedicármelo sólo al mentalismo, convirtiéndome en Javier Luxor.

Los dos Javieres son la misma persona, lo único que Javier luxor tiene un nombre más chulo. Aunque en el escenario, soy una versión con “esteroides” haciendo cosas más chulas, soy la misma persona.

El escenario lo utilizo para contar algo a los demás, no sólo como un entretenimiento. No sólo quiero que se asombren cuando ven un espectáculo o conferencia mía, sino que se lleven a casa cosas para pensar.

De los espectáculos, salió la posibilidad de dar formación. De ahí saltamos a las conferencias y de ahí al libro que tienes entre manos. Soy una persona muy inquieta, que me gusta aprender siempre de todo lo que hago, y también aprendo de los fracasos. Si aprendo y me lo paso bien, como forma de reciprocidad, siempre quiero que quienes asistan a mis formaciones, aprendan y se lo pasen bien.

.- ¿Por qué nos da tanto miedo la palabra persuasión?

Nos da miedo porque la utilizamos indistintamente con la palabra manipular. Pero nosotros lo hacemos porque imitamos como la usan también los medios de comunicación.

Ellos utilizan la palabra persuadir desde la falta de ética, desde un lado negativo y por eso nos da miedo.

Y como yo creo que todos en el fondo, somos buenas personas, buenos vecinos, no nos gusta que nos asocien con una persona que persuade, si esa palabra significa manipular.

Persuadir y Manipular, son dos palabras muy parecidas, pero les diferencia algo muy importante, LA ÉTICA.

Aunque haya gente que roba la cartera, aunque la otra persona no se entere, con la persuasión pasa lo mismo. Cuando tú conoces estas herramientas, no las utilizas para manipular a las personas, sino con ética, honestidad y sinceridad las utilizas. Porque si no las tienes, todos estos valores que te digo, entonces estas manipulando.

Pero en definitiva, la diferencia la pones tú. La ponen tus principios, tus valores.

Si yo gano persuadiéndote, y tú también, es persuasión. Pero aquí el problema aquí, es que soy yo, el que decide cuando el otro gana y aquí entra cuando decido yo, cuando la otra persona gana.

Imagínate una persona mayor que va a un centro comercial para que le asesoren en la compra de un portátil, ya que lo necesita para hablar con sus nietos. Ve a ese vendedor como una persona experta en dicho campo. Le dice la verdad al vendedor, que no sabe del tema. Y ahí es cuando el vendedor tiene dos opciones:

  • Venderle, es decir ofrecerle el producto que el señor de verdad necesita
  • Colocarle otro producto, ya que tienen un incentivo extra si los venden.

Ahí está el problema de esto, ¿Qué debe hacer el vendedor?. Ahí es el vendedor el que está decidiendo.

El señor mayor se va a dejar persuadir por el vendedor, ya que no va acompañado , por ejemplo de sus hijos, que podrían tener más conocimientos al respecto de sus necesidades.

Cuando una persona hace lo que sabe que tiene hacer, somos más felices y no surgen estas dudas de si nuestro trabajo nos gusta o si damos buen servicio a los demás.

Aquí juega un papel importante la conciencia. El equilibrio es difícil, pero a mí me gustaría que el vendedor le dijera la verdad a esa persona mayor.

Un cliente no es un señor que te compra la 1 vez, sino es un cliente que vuelve la 2, 3,4 vez…Ahí es cuando podrás llamarlo cliente.

La honestidad y la ética siempre dan beneficios. No a corto plazo pero si en las carreras de fondo.

.- ¿Qué le dirías a aquellas personas que están en las calles captando socios para las Ong?

Estamos muy enseñados, y el modelo ya no funciona como antes.

Yo que estoy mucho en el aeropuerto, lo observo. Cuando esos chicos quieren vender la Iberia Plus, te preguntan lo primero: ¿Trabajas en España?. Obviamente les digo que si. Ahí es el momento en el que has comenzado una conversación y es más difícil romperla.

Lo que tratan es llevar la conversación a otro nivel, y ahí es cuando la otra persona tiene más difícil romperla. Podrás decir que no te interesa lo que te van a comentar, pero ya te costará más.

Ten claro que esas personas si están ahí, es porque funcionan, porque captan gente. Pero el funcionamiento es como las llamadas que recibes a horas intempestivas a casa.

La persuasión, como todo en la vida, es cuestión de números. Si tú llamas 10.000 veces, sabes que hay un rato de conversión, por ejemplo de 1%, es decir 100 personas dirán que sí.

Las llamará con el mismo discurso a los 10.000, pero es un discurso hecho de manera persuasiva.

Todo es cuestión de números. Lo único que diría a esas personas, que cuando decimos NO a la hora que nos ofrecen algo, no se lo tomen como un NO personal a él, es un no a la situación.

Todo está muy estudiado, desde la conversación a la conversación en el que le das los datos.

.- ¿Los primeros que nos tenemos que influenciar, tenemos que ser nosotros mismos?

Tenemos que ser los primeros que nos tenemos que auto persuadir. Porque la persuasión es utilizar la palabra para un cambio de actitud en la otra persona, para que luego le lleve a un cambio de comportamiento.

Esto lo podemos utilizar a favor nuestra. Podemos saber cómo nos hablamos y como eso hace que genere una serie de pensamientos que dirigen nuestra vida.

La persuasión y la influencia es verdad que se utiliza hacia los demás pero también con nosotros mismos.

El vocabulario que usamos, hace que nuestro pensamiento vaya a un lado u otro.

Para mí, me parece la persuasión algo tan básico, que se tendría que estudiar en los colegios. Porque es la clave para entender quienes somos, que hacemos y como gestionamos nuestros pensamientos.

Antes de persuadir a los demás, hay que persuadirse a uno mismo.

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria?

Contrata a Javier Luxor. No lo vas a olvidar…. Pondría algo así.. Ahora en serio, yo pondría una frase que digo mucho tras finalizar mis conferencias que es : “Los sueños se cumplen dos veces, una en tu mente y otra en la realidad”.

Es una frase muy bonita, un poco moñas. Pero las personas no deberían dejar de tener sueños. Porque una persona no puede crear nada que no haya creado antes en su mente, de forma clara y meridiana.

Es una frase que me gusta ya que tiene que ver con la gestión del pensamiento. Ya que somos nosotros los que hacemos posible lo que pensamos, y no hablo del secreto ni cosas así, sino del foco.

Es algo que aunque lo he leído muchas veces, lo he vivido por mí mismo, muchas veces más.

Alguna gente creerá que es una frase hecha, pero yo digo que es una frase verdadera.

Yo no soy nadie para dar consejos, yo solo cuento lo que a mí me ha funcionado.

.- ¿La diferencia entre un buen conferenciante es aquel que persuade y aquel que manipula?

La diferencia entre uno y otro, no es los números que realizas, ya que eso son herramientas. Porque el único secreto entre un buen conferenciante y otro, es SER AUTENTICO.

La gente se piensa cuando me lo preguntan, que les intento desenfocar de la conversación cuando les digo esta respuesta, pero es que es la verdad.

Yo he salido muchos años a los escenarios, no siendo yo. Por eso sé dónde está el secreto. No sólo la experiencia cambia la forma de hacer las cosas y la repercusión que se consigue, pero no es la experiencia lo que cautiva a la gente.

Lo que cautiva a la gente es SER AUTENTICO.

Quien está en la platea a punto de escucharte, quiere ver a un tío como él, y eso normalmente no suele pasar. O es el conferenciante el que plantea la conferencia haciéndole creer a los asistentes que sólo él puede conseguir lo que ha conseguido, y los demás, no.

Uno es el gurú, y el otro es un pobre mortal, y eso me da mucha rabia.

.- ¿Qué hay de verdad en esos anuncios que nos dicen que por +1 euro nos llevamos una hamburguesa o unas gafas?

Mi madre siempre me decía que comprase lo que necesitase.

El tema de la persuasión es muy difícil huir de ella, porque es muy sugerente. Pensamos que por 1 Euros +, no es para tanto, y acabamos cayendo, por ejemplo, ya que es viernes, nos vamos a dar un capricho, aunque entrásemos con la intención de comprar solamente lo que sabíamos que necesitábamos o queríamos.

Yo recomendaría que se hicieran antes la lista de la compra o con el estomago lleno, como nos recomiendan, porque la persuasión es emoción. Y las emociones al ser irracionales, van automáticamente.

Siempre hay que tener claro que quieres antes, aunque vuelvo a repetir que es muy difícil. Pero es que además nos gusta comprar emocionalmente, así que sería algo muy aburrido.

Yo no voy al supermercado o a la librería, pensando únicamente en lo que voy a comprar. Siempre que voy a la librería, voy pensando: “Voy a ver que cae”, y todavía tengo libros que compré pero que no he leído, pero que sentía que quería tener en ese momento.

Pues si las abuelitas son felices son sus 2 gafas, con tal que no se arruinen, que sean felices.

La vida también se disfruta también comprando de forma emocional, basta ya de tanto racionalismo.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Para mí es básico mi familia, mis padres, mi hija, amigos y la salud.

Pero para ampliar la respuesta, yo tengo que reconocer que la felicidad antes la depositaba en el éxito. Pero la definición que yo tenía de éxito no era la correcta.

A día de hoy, considero el éxito, no en lo que todo el mundo piensa como éxito, sino es estar en el camino de lo que yo quiero, no el llegar a lo que yo quiero.

Como soy una persona que no puede estar quieta, he descubierto que en el hacer, tengo la felicidad. No es sentirme ocupado, sino en el progreso continuo.

Es sentirme un poco mejor que la semana pasada o que el año pasado.

.- ¿La sociedad nos influencia o nos manipula?

La sociedad, de todo.

Podemos encontrar ejemplos tanto de un lado como del otro. A mí me gusta encontrar gente que haga cosas increíbles y que con su ejemplo, sean capaces de influenciarme  para hacerlo yo también.

La sociedad tiene lo bueno y lo malo. Te puedes reflejar en miles de cosas. Lo que tienes que hacer es saber en lo que quieres dejar que entre en tu mente.

Pero también hay relaciones toxicas, de personas que hacen cosas deplorables que nos influencian de forma negativa.

Pero es nuestra labor es saber ser conscientes de ello y no echar la culpa a la sociedad de lo que nos pasa. Somos nosotros quienes vemos las cosas de una manera u otra, y no deberías echarle la culpa a la sociedad de lo que nos pasa

Uno debe ser el que decida que si y que no debemos que nos influencie de la sociedad, aunque no es que estemos negando lo que no queremos nos influencie, porque sabemos que existe, pero no es lo que influencie.

.- ¿Cómo es la relación entre la persuasión y el lanzamiento de un producto?

Yo a lo mejor cometo un error garrafal, pero no comparto las acciones de presentaciones de libros o productos, que cierran un teatro o cosas así, porque las veo muy YO , Y O y YO. Cuando me invitan, voy y me lo paso en grande. Pero no van conmigo.

A mí me gusta más hablar del concepto, de la idea, de cómo puede ayudar al otro. Es importante el contenido del libro o del producto, no quien lo ha escrito o ha hecho.

Si tengo que darte una herramienta, te diría que siempre busques la forma de dar valor, de mostrar el valor de ese producto, no que seas tú el valor, el personaje que ha hecho el libro o el producto.

Cuando la gente ve el valor de tu producto, a lo mejor no llegaras a muchas personas, pero te aseguro que llegarás a las correctas.

Da valor y dirígete a la persona que realmente requiere los servicios de ese libro o producto

.- ¿Qué le dirías al Javier de hace 20 años?

Que iluso era pero que bien le ha ido.

Cuando yo me replantee una nueva vida, hace 20 años jamás me podría haber llegado a imaginar lo que estoy haciendo ahora mismo.

En esos momentos me hice un Plan de Negocios. Hice todo lo que nos dice que tiene que contener el mismo. Era maravilloso, y todavía lo sigo guardando. Sobre todo para darme cuenta que todo lo que allí puse, no se parece en nada a lo que hago hoy en día.

Podía haber acertado como podía haberme confundido, pero en el fondo tenía una claridad absoluta de que eso iba a funcionar aunque no la tenía racionalmente. Y aunque el plan de negocios, era la forma escrita de mi razón en esos momentos. Pero es la claridad y la necesidad lo que me ha salvado en todas las ocasiones.

Sentía algo que tenía que hacer algo. Y cuando así lo haces, siempre te suele ir bien porque pones toda la carne en el asador para que así sea

Hace 20 años, creía racionalmente que estaba haciendo algo que creía correcto, porque mi intuición lo decía aunque mi razón estaba un poco equivocada, porque me remito a los hechos del plan de negocios que escribí.

.- ¿Eres fan del Por qué o del Para qué?

Antes te hablaba de la necesidad .En el fondo la pregunta que nos tenemos que responder siempre es: ¿Por qué hacemos las cosas que hacemos?

Yo el para qué, ya no se responderlo. Yo entiendo que el porqué molesta a la gente, cuando el para qué, cuando tiene estrecheces económicas, se convierte en lo más importante en esos momentos.

Uno no puede pensar en el porqué, sin tener el para qué cubierto mínimamente.

Cuando una persona tiene sus necesidades cubiertas, tiene que pensar en el porqué hace lo que hace. Y si nos damos cuenta, si te centras en el porqué, el para qué acaba creciendo, se empieza a desarrollar solo.

Es porque pones el foco en la ayuda, en hacer las cosas por algo, no en el dinero. Cuando empiezas a focalizarte en el porqué, es cuando empiezas a despegar de una forma sorprendente.

Desde ahí la gente no te ve como que solo quieres venderle un producto, sino que quieres ayudarles, resolverles una necesidad que tienen.

Nosotros percibimos cuando una persona viene para una cosa u otra.

.- Una reflexión para los lectores del blog

Yo ahora estoy muy focalizado en el tema de la intuición.

Y yo te dejaría como última reflexión es que deberíamos dejar fluir más la intuición, porque tiene una base de experiencia importante

Muchas veces tenemos que hacer algo, y aunque no lo cotejamos con otras opciones, nuestro cerebro ve una serie de patrones. Con esos patrones se imagina un desenlace y te dice que tenemos que hacer eso.

Deberíamos en el punto, que conscientemente no deberíamos evaluar más y hacer más caso a esa señal.

Somos mucho más que nuestros pensamientos racionales.

¿Qué fue antes: Los trabajadores o los clientes?

“No me quejaré, simplemente no regresaré”. Anónimo

No creo en la frase:

“El cliente siempre tiene la razón”

Hoy he entrado a una franquicia mundial del mundo del café. Me encanta como lo han hecho, con algo tan simple. Han creado una revolución hasta en nuestro día a día. Pero a lo que vamos.

Me estaban atendiendo, cuando lo que parecía una aprendiza, recibió el mensaje de su instructor, delante de mí: “Recuerda, siempre, el cliente siempre tiene la razón”.

La verdad que se me cayó el alma al suelo. Todo lo que creía que representaba esa marca, era una más entre las demás.

¿Por qué no creo que el cliente siempre tenga la razón?

.- Dependes del cliente.

Si el cliente se ha levantado con las ganas de tocar las “balls” a alguien, vas a ser a ti. Contigo va a pagar su frustración, su rabia por sus sueños no cumplidos o porque su pareja le acaba de dejar.

Y tú mientras tanto, como te han dicho que el cliente siempre tiene la razón, tienes que ir como su perrito faldero, diciéndole: “Si tiene la razón…Perdone me he confundido voy al instante a solucionarlo…Voy a pedirlo a otra tienda e iré yo a buscarlo para usted…” Para que quizá nos pueda comprar ese producto o no…Y lo peor de todo, que luego vaya diciendo por ahí, o que no teníamos personalidad o que no le gustaba su producto.

¿Y cómo acaba tu trabajador? Creándole rabia, frustración y unas ganas increíbles de matar a alguien o mandarlo a la china sin viaje de vuelta, todo porque tenemos que tratar a los clientes, como los reyes del mundo mundial.

Y yo me pregunto: ¿Esos clientes crees que volverán a tu tienda? ¿De ese tipo de clientes depende el futuro de tu empresa? ¿Qué valores crees que están recibiendo tus trabajadores de ti?

TODO VALE, TODO POR LA PASTA, TODO POR LAS SUBSISTENCIA.

.- Estas coartando la creatividad de tus trabajadores.

¿A quienes tienes que pagar la nomina todos los meses? A TUS TRABAJADORES.

¿Quiénes saben mejor que tú en muchas ocasiones posibles situaciones en tu empresa? TUS TRABAJADORES.

¿Quiénes son los que forman parte de tu empresa? TUS TRABAJADORES.

Si eres los “cool” de las nuevas tendencias del management o del Branding, eres un loco del “Employer Branding”, de una cultura empresarial novedosa, para ti, los empleados serán el altavoz que transmitirá la esencia de tu marca.

¿Pero si no les dejas rebatir ante un cliente? ¿Si no les dejas que aporten ideas a la hora de aportar nuevas formas de trabajo, productos o servicios para los clientes? ¿Si no les escuchas ya que ellos están en las trincheras del día a día? ¿O es que crees que tú, desde tu despacho en la última planta de oficinas de tu sede central y poniendo en el centro de todo al cliente, ya tendrás todo solucionado?

Las empresas se crean, nacen, se reproducen y se expanden gracias a los integrantes de la misma, no sólo y exclusivamente gracias a los clientes y a lo que ocurre a fuera de la misma.

Luego no te quejes que no son creativos. Todos lo somos, lo que pasa es que no les apetece serlo contigo.

.- La vida está dentro de la empresa, no fuera, solamente.

Ya no sólo en la vida profesional, sino también en la personal, nos encanta ver lo que pasa fuera para no ver lo que pasa dentro de nosotros. Y aunque quede muy espiritual, toda revolución debe empezar dentro de nosotros, para luego ver los resultados que queremos ver alrededor nuestro. Y así lo creo.

Si no creemos en nuestros trabajadores, ¿Qué estamos haciendo?

Si no creemos en su potencial, en sus iniciativas, en ellos… ¿Para qué montamos una empresa? ¿Para depender de lo que piensen los demás y no creer en lo que piensan los que están día a día por y para nuestro producto?

Quedará muy radical, pero a veces, hay que MANDAR A TOMAR FRESCO. Y más a menudo, por favor.

Hace unos días, leía una frase que decía así: “Prefiero tener 100 clientes que sean unos fanáticos de mi producto, que no 100.000 y me consideren una opción más”.

Y así lo creo. Pero este mundo interconectado, en el que el éxito se ha prostituido, y si no vendes a nivel internacional, eres un negado. Con la satisfacción se hace lo mismo. Se cree que tienen que ser los demás quienes tienen que estar satisfechos con nosotros. ¿Y qué pasa con los de dentro? ¿Qué les den?

Creo que las cosas no van así. Porque lo único que se alienta, es el postureo, el hacerse la foto con el título de la RSC, y desperdiciar el talento de tus trabajadores.

¡¡SOMOS HUMANOS!! VIVIMOS ENTRE HUMANOS, NO ENTRE NÚMEROS POR FAVOR. MÁS EMPRESAS HUMANISTAS, YA.

Y eso, si, que tu actitud corre más rápido que la pólvora, así que esas publicidades que quieres atraer talento, no te servirán de mucho, porque la gente sabrá, de lo que dices a lo que haces, va un trecho.

Hace unos días llegaba a mis oídos las practicas de muchas empresas , que ante la preocupación de los directivos por sus empleados de talento, preferían despedirlas o no renovarles el contrato, antes que provocaran una “revolución”, ya que eran más importantes los procesos de control que usaban, (métodos estandarizados), que las peculiaridades y aportaciones de sus trabajadores.

 Moraleja: Cumple los estándares o no seguirás. No queremos que pienses, sino que hagas.

Se nos llena la boca hablando de las personas, del poder de una conversación, de la creatividad, del talento, de culturas empresariales diferentes… pero seguimos pensando que todo, nuestra cuenta de resultados, marketing, productividad, debe enfocarse sólo en el cliente.

PARA MÍ, EL PROCESO ES EL SIGUIENTE:

PERSONAS-VOLUNTAD-COMPROMISO-CULTURA EMPRESARIAL -PRODUCCIÓN-FOCO-CLIENTES-CUENTA DE RESULTADOS EN PROGRESION ASCENDENTE.

Y el resultado, te aseguro que serán clientes, satisfechos, contentos, que repetirían y que harán que tu cuenta de resultados se incremente, divulgando a los 4 vientos, el estilo de vida que ofreces entre una marabunta de ruidos sin igual.

¿Qué es más importante para ti, los trabajadores o los clientes?

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” a través de este enlace.

 

Olga Castanyer:” El ego es un exponente de baja autoestima”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con..” tengo el placer de presentar a Olga Castanyer.

La asertividad no forma parte del Diccionario de la RAE.  Hablamos mucho de ella, nos dicen que tenemos que serlo, pero realmente, ¿Qué es?

Se nos dice que trata de ser afirmativo. Yo puedo ser afirmativo en lo que pienso, en lo que quiero. ¿Pero se es respetuoso con los deseos y derechos de los demás? Por lo que vemos últimamente en la televisión, es algo que escasea.

Asertividad, como nos dice Olga, a lo largo de la entrevista si que es afirmar nuestro propios derechos, pero respetando a la vez el de los demás.

¿Somos capaces de respetar ideas diferentes a las nuestras? ¿Hacemos lo posible para que se impongan nuestras ideas cueste lo que cueste? ¿Son los lideres de hoy en día de respetar ideas diferentes a las suyas y venidas de gente que no está en tu mismo estatus?

De estas y otras muchas cosas más, tuve el placer de conversar con Olga. Autora de libros como “La asertividad: Expresión de una sana autoestima”,  “Asertividad en el trabajo” o “Voy a ser asertiva” entre otros muchos bestseller de referencia en el campo de la Asertividad y Autoestima.

Gracias Olga, por hacernos ver la capacidad del ser humano para crecer y ser feliz.

.- ¿Quién es Olga Castanyer?

Una psicóloga, madre, hija, amiga de sus amig@s  y pareja, …que cree que su contribución a que el mundo mejore es  ayudando individualmente a las personas que lo necesitan.

.- ¿Cuál es la mejor inversión que puede hacer un ser humano por menos de 20 euros?

Dar un parón en sus actividades cotidianas y cuidarse, yendo a tomar un café rico ( o una cervecita…) con alguien querido.

.- ¿Cómo definirías la asertividad para alguien que nunca ha oído la palabra?

Es la capacidad de autoafirmar los propios derechos, respetándose a sí mism@ y respetando a la vez a los demás.

.- ¿Es la inteligencia emocional la asignatura que falta en nuestro sistema educativo?

Por supuesto. Tendría que estar presente a nivel transversal, no como una asignatura suelta. Para ello hace falta una formación en profundidad del profesorado, para que no se pase a contemplarlo como una mera disciplina a evaluar.

.- Se nos promulga a ser asertivos, de sus beneficios… ¿Ser demasiado asertivo, tiene contraindicaciones?

Es difícil ser “demasiado asertivo”, si con ello se entiende rozar la agresividad, porque la propia definición de asertividad conlleva el respeto a la otra persona.

Pero sí podemos cometer errores  si nos “entusiasmamos” demasiado con la asertividad, en la línea de sentir la necesidad de decirlo TODO, expresar en cada momento cómo nos estamos sintiendo, etc.  Por muy asertivos que seamos, tenemos que tener en cuenta cómo va a caer la asertividad en la otra persona y entonces veremos que no siempre es necesario decir todo lo que pensamos y opinamos sobre las personas y las cosas. Es más, a veces es más prudente callarnos las cosas si decirlas nos perjudica o daña gratuitamente a la otra persona.

.- ¿Qué beneficios tiene la inteligencia emocional y asertividad de la mujer en las empresas?

Tanto la Inteligencia Emocional como la Asertividad conllevan una independencia emocional, es decir, no actuamos “para que los demás”…nos acepten, admiren, reconozcan, valoren, sino que seremos más capaces de gestionar nuestras propias emociones, separar las tareas de las emociones y centrarnos en la resolución de las cosas.

.- ¿Por qué se nos da tan mal decir  lo que sentimos y no defendemos  lo que pensamos?

Porque estamos excesivamente pendientes de lo que opinen los demás de nosotr@s, de la imagen que damos, de quedar bien….La expresión de emociones es un pequeño riesgo que pueden asumir las personas que se quieren y confían en sí mismas y no temen la evaluación de los demás.

.- Hace  unos días una persona me decía que lo de la asertividad, es un “sacadineros” como otro cualquiera. Que a día de hoy la gente va a lo suyo y no les importa las emociones, sus sentimientos ni así… ¿Qué les dirías a esa persona?

La pobre asertividad no es un sacadineros en sí- el que quiera sacar dinero de los demás lo va a hacer con cualquier concepto que esté de moda.

…Y está de moda precisamente porque hay una necesidad de conectar de otra forma con un@ mism@ y con los demás. El modelo “cada uno va a lo suyo” no funciona y el ser humano busca algo más.

Al fin y al cabo, aunque no nos demos cuenta conscientemente, lo que nos mueve y guía son precisamente nuestras emociones.

.- ¿Cuál es la 1 recomendación que darías a una persona que no sabes decir NO?

Que intentando agradar a los demás no va a conseguir nunca sentirse bien. Ella tiene que velar de sí misma y no esperar que los demás lo hagan. Y eso pasa por consultar consigo mism@ las cosas y expresar sus opiniones- la sensación de ser coherente con una misma es mucho más rica que la de ser aceptada por los demás.

.- ¿Qué ingredientes tiene una autoestima sana?

– Confianza en un@ mism@

– Una actitud de cuidarse y velar de sí mism@ y la convicción de que nadie va a hacerlo por ti

– Atender las emociones y el  cuerpo: son nuestras señales de alarma!

– Tener un Autoconcepto positivo, pero realista

.- ¿Entre autoestima y ego, cuánta distancia les separa?

No tienen nada que ver, aunque algunos autores últimamente los igualen.

Para mí, la autoestima es independencia emocional – el ego, dependencia. Cuando hay un ego elevado, estoy queriendo demostrar algo, quiero que me reconozcan, admiren, envidien….es decir, dependo de los demás para sentirme bien.

El ego es precisamente el exponente de una baja autoestima.

Cuando hay una buena autoestima me siento igual a los demás, somos personas, ni más ni menos que l@s que nos rodean.

.- Las relaciones de hoy en día se basan en el apego, en el miedo, celos y en el reclamo de cariño. ¿Qué nos pasa?

¿Las relaciones de hoy en día? ¡Y las de siempre!

No nos enseñan a querernos y respetarnos incondicionalmente, buena parte de la educación está basada en “vales si….” sacas buenas notas, rindes mucho, eres muy popular, te vendes bien…..no tenemos una buena educación emocional, pero sí tenemos como seres humanos unas necesidades de cariño y valoración que buscamos cubrir incesantemente con los pocos medios que nos proporciona la educación tradicional.

.- ¿Cómo es una empresa inteligente emocionalmente?

Tiene muy en cuenta que el ser humano, aparte de sus capacidades cognitivas, lleva “pegadas” las emociones y que, al final, éstas son las que guían la motivación, las relaciones entre las personas, incluso las negociaciones. No se pueden obviar. Y una empresa inteligente emocionalmente tiene en cuenta el factor emocional e intenta que sus trabajador@s se sientan bien consigo mismos y con los demás miembros del equipo, a fin de estar motivados y rendir mejor.

.- ¿Cuál es tu definición de felicidad?.

Para tener la capacidad de ser felices, tenemos que sentirnos coherentes y en paz con nostr@s mism@s.

A partir de ahí, la felicidad es el cúmulo de momentos felices: aun en las peores circunstancias, si somos capaces de acumular dentro de nosotros pequeños momentos felices – viendo algo bonito, escuchando música, riéndonos con alguien…-, éstos nos irán dando paulatinamente  la sensación permanente de “aunque me esté yendo mal, en el  fondo, yo estoy bien”.

.- Una reflexión para los lectores del blog.

La que me decía mi madre cuando era pequeña: hay que ser como una piedra que cae al agua. Al principio parece que no ocurre nada, pero poco a poco se van formando círculos cada vez más grandes, cada vez más grandes….hasta que todo el lago es un círculo impactado por esa piedra.