¡¡Titulitis, Reinvención y Consultoras del montón!!

“Dime de qué presumes y te diré de lo que careces”.

¡¡Basta Ya!!

Veo a través de internet, miles de artículos de gurus de los “Recursos Inhumanos” de nuestro país, que todavía me quedo incrédulo cuando los leo.

Dicen algo así como:

Reinvéntate y trasládate a otro campo profesional…El poder de la reinvención, el mundo es tuyo…En un mundo digital, el mundo está a tus pies, se un líder digital…Se disruptivo en el liderazgo…”.

Pero a mí el artículo que me gusta más es : “Los nuevos RR.HH del siglo XXI”.

Señores, dejemos de decir tonterías, porque seguimos haciendo lo mismo de siempre.

(Que las grandes empresas puedan implementar nuevas actitudes, perfecto.,Pero el 95% del tejido empresarial no son grandes empresas)

No queréis que os presenten un C.V. a través de una infografía o un modelo en 3D, lo que queréis es que os presente la “baraja” de títulos que tiene cada uno de los participantes en el proceso de selección.

Hace unos días, los cromos de la nueva colección de futbol, ocupaban menos que algunos de los C.V. que he visto últimamente.

Nos encantan los títulos, nos ponen. Y cuantos más, mejor.

Pensamos así que al igual que el número de seguidores en redes sociales, cuántos más títulos tenga, MÁS INTELIGENTE SERÁ.

¡¡ERROR!!.

Las personas que más me han influido en mi vida y lo están haciendo a día de hoy, te aseguro que tienen la EGB y ya.

A ver si una vez se nos queda en la cabeza, que una cosa es haberse sacado unos títulos, tenerlos enmarcados y otra cosa totalmente diferente, es saberlos aplicar.

Seguimos pensando que los títulos nos estarán dando seguridad a la hora de contratar a la persona para dicho puesto.

¡¡LO ÚNICO SEGURO EN LA VIDA, ES QUE UN DIA NOS VAMOS A IR AL OTRO BARRIO.MIENTRAS TANTO, NO HAY NADA SEGURO EN LA VIDA!!.

También se hace por aparentar.

No es la primera vez y la última que oigo en corrillos: “Pues mi CEO lo contrate de la empresa de la competencia…Pues mi Director Financiero estudio en Harvard. Y el mío de RR.HH estuvo en Zara…”

Nos encanta contratar lo “mejor” en función de títulos porque luego en congresos y convenciones, podremos “fardar” delante de la competencia, de las últimas “adquisiciones” que hemos hecho para nuestra empresa.

A pesar que se nos llena la boca, con que hacemos cursos de creatividad, de espiritualidad , que nuestra empresa es muy “disruptiva”, casi siempre se acaba haciendo lo mismo:

.- Contratar por Titulitis

.- Y cuantos más títulos tengas, más podré “fardar” delante de la competencia.

Me encanta la incoherencia de la promulgación a los 4 vientos de un mundo digital, diferente..en el que se nos llena la boca hablando de la “reinvención” también en los RR.HH.

Quien me conoce sabe que no estoy de acuerdo con el uso indiscriminado y prostituido que se le hace al concepto de “reinvención”.

No existe “reinvención” sin un propósito, sin una coherencia que parta de dentro de la persona. Sin eso, para mí, estarás cambiando de campo profesional, por moda o por necesidad, no por reinvención con un propósito o coherencia.

Mientras se llenan cientos de páginas en las que se nos habla de “reinvención”, en la que se nos propone que nos “reinventemos” cada cierto tiempo,

¿Qué pasa en los procesos de selección de este país?

QUE LA REINVENCIÓN PRODUCE HURTICARIAS.

No lo he visto en una sola persona, sino en diferentes personas y de distintos lugares.

Personas que por pasión, por luchar por sus verdaderos sueños, mientras trabajaban, habían reforzado su CV con formaciones, experiencias de aquél campo que les motivaba, ilusionaba,.. se enfrentaban contra la extrañeza, rareza y mala cara de consultores de empresas de selección, ante un CV que destilaba reinvención.

¿No estamos hablando de reinvención? ¿No estamos hablando de sacar a la luz nuestros verdaderos talentos? ¿No estamos hablamos de ser disruptivos en nuestras vidas? ¿No estamos hablando de ser abiertos de mentes? Porque estas preguntas las he visto yo en muchos congresos y conferencias a los que he asistido de súper “gurús” de los RR.HH…

¿Y cómo acabamos actuando, Señores?

Diciendo NO aquella persona que lucha por desarrollarse en un campo que le inspira, motiva, que ha compaginado sus estudios con su trabajo, y todo porque NO TIENE EL TITULO ESPERADO. Y aunque lo tenga, le ponemos “morros” porque nos parece raro que una persona de otro campo, luche por un puesto de trabajo que no esperábamos su presencia para el mismo.

¿Pero no estamos promulgando el verdadero talento? ¿No estamos diciendo que no nos guiemos por las etiquetas? ¿No estamos diciendo que las personas felices son las más productivas?

¿Dónde queda todo aquello que se nos llena la boca promulgándolo?

Que nos lo pasamos por la M-30.

Pero ya no solo en el mundo de los RR.HH, sino también en el del Management, coaching, existe esta situación.

Y todo por el miedo a vivir las consecuencias de todo aquello de lo que hablamos.

Nos subimos a la moda. Hacemos los cursos más caros y que tienen los nombres más “cool”. Pagamos lo que sea, por asistir a los congresos más “fashion” para que nos vean que somos los más innovadores. Nos encanta hablar de felicidad y motivación.

Pero ¿A la hora de la verdad?

Que lo haga antes otro, no vaya a ser que lo que nos decían que podría ser bueno para todos, no lo sea tanto.

Así que mejor aparentar estar a la moda, pero seguir haciendo lo que nos han dicho que era lo habitual.

Señores de consultoras de mente “cerrada” y apariencias abiertas, empiecen a aplicar todo aquello que promulgan a través de “megáfonos”.

Porque son las personas las únicas transformadoras hacia esa sociedad que se les llama. Y si son ustedes quienes les ponen un caramelo en la boca y luego les dicen que no.

¿Qué estamos creando?

Basta ya de preguntar: ¿Y lo tuyo que es?”. No somos consultores, electricistas, contables o policías. Somos personas que queremos y quieren trabajar.

Somos personas que provocan actos, no títulos con piernas.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

Anuncios

¡¡¡El mejor viaje del mundo!!

Sé honesto contigo mismo. Lo que tú sientes eres TÚ. Y no es debido al que tienes enfrente” dice Sergi Torres.

Soñamos con ser luciérnagas que iluminen en la oscura noche pero en el fondo somos topos que deseamos meter la cabeza debajo de la tierra.

Soñamos con un cambio que siempre se acaba pareciendo más a una pesadilla.

Vivimos un presente, en el que técnicas como el yoga, la meditación, el mindfulness o el propio coaching, nos han invadido. Nos las ofrecen como las pastillas de Matrix, como la panacea que gracias a ellas conseguiremos la felicidad absoluta.

LA GRAN Y SOÑADA FELICIDAD. LA GRAN Y TAN ANHELADA PAZ.

¿Pero qué pasa en la mayoría de los casos?

¡¡QUE NO SURGEN EFECTO!!

Sé que pensáis que me estoy tirando piedras contra mi propio tejado, pero no es así, tranquilo.

Me he dado cuenta, que cuando realmente surten efecto es cuando si el propósito de transformación, de conocernos de verdad, de saber quién es esa persona que vemos todos los días en el espejo, sale de dentro de nosotros y no por “impositivo social o legal”.

Cuando el propósito nace de nosotros, te aseguro que eso que anhelas, lo conseguirás.

Es hacer nuestras esas técnicas, integrarlas dentro de nosotros, cuando surten efecto.

Toda transformación empieza desde, por y para las personas.

La transformación de ti, de las empresas, no empieza fuera, sino empieza dentro de cada uno de nosotros.

Pero vivimos como archivos comprimidos por la sociedad, por las creencias que nos han infundido, por los miedos que nos han inculcado, cuando en realidad somos archivos llenos de gigas de información

Buscamos esos talentos que nos dicen que nos harán ricos y famosos, cuando están dentro de nosotros. Buscamos esa tranquilidad que nos hará disfrutar más de la vida fuera a través de cientos de mecanismos, cuando está dentro de nosotros. Buscamos el éxito fuera, cuando sólo nace desde dentro de nosotros.

Si te das cuenta, todo comienza dentro de nosotros, en nuestra mente. Pero nos han hecho creer que somos, que tenemos el éxito, la reputación que el exterior dice, no lo que nosotros sintamos dentro de nosotros.

¿Por qué se dice que los talleres o conferencias no surten efecto? Porque aparte, de ir a ellos “impuestos” por nuestros jefes o “por aparentar”, en el fondo no queremos cambiar.

Nosotros queremos cambiar, pero nuestra mente, como muchas veces he dicho, está diseñada, para “acurrucarnos” en el sofá de la comodidad y hacernos borrar todo vestigio de pensamiento de transformación o radicalidad en comparación a lo que la sociedad espera de ti.

Dentro de nosotros, en todo momento están naciendo y muriendo células. Y no hacemos un drama. Pero pensamos que si nos sentimos peces que queremos nadar a contra corriente para convertirnos en esos Dragones que sabemos que somos, tendremos que decir ADIOS a muchas cosas.

No estarás diciendo adiós a la forma de liderar que tenías hasta la fecha, no estarás diciendo adiós a ese logo que dominaba tus instalaciones, no estarás diciendo adiós para siempre a nada ni nadie, sino un GRACIAS por los servicios prestados hasta la fecha, pero a partir de ahora, las cosas se van a hacer de forma diferente.

Tenemos miedo a creer que al barrer las hojas que llevábamos encima, descubriremos cuanto tiempo hemos perdido invirtiéndolo en motivación, liderazgo, en proyectos sin sentido…. Para nada, ellos te han llevado al momento en el que decides hacer las cosas de otra manera.

Acepta el pasado y a partir de ahí, es el principio del comienzo de ser el arquitecto de ese futuro que sabes que te mereces.

No te compares con la competencia, no creas que nunca llegaras a ese puesto que tanto te hace ilusión o que tu sueño nunca se hará realidad. No te compares con nadie, porque querrás tirar la toalla antes de empezar.

Ser mejor, es ser mejor que ayer, es superarte a ti mismo, no es querer superar a Zara o Ferrari, porque ellos son ellos, y tú eres tú.

Por ti mismo, ya eres una marca de lujo. Y eso no tiene precio.

Cuando nos comparamos con los demás, nos estamos esforzando para llegar a ser como. Pero me he dado cuenta, que el esfuerzo se convierte en algo natural, cuando los valores de la empresa, tus valores, tus ilusiones, tus propósitos, están todos en coherencia.

Cuando así pasa, el esfuerzo, la constancia, la motivación, se convierte en algo natural y no en algo “artificial”, que al 1 rechazo, se esfuma para siempre.

En la edad adulta, una cosa que nos han enseñado es a NO OBSERVAR NI A SENTIR. Así creemos que nuestras verdades son absolutas. Que no existe otro mundo que aquello en lo que creemos. Y cuando alguien nos dice algo que nos “chirria”, algo en lo que “nuestras creencias” nos dicen que es imposible o que está loco, lo rechazamos.

Pero como bien decía Einstein, “somos nosotros los locos pensamos que conseguiremos resultados diferentes haciendo lo mismo de siempre”.

¿Te digo un secreto? Aunque sé que te va a remover un poco de la silla

El cambio, la transformación empieza aceptando que somos mucho más de lo que nuestros pensamientos, creencias nos dicen que somos. Y no tengas miedo a dar un salto al precipicio que tienes en frente que te ha enseñado el miedo, porque gracias a él, conseguirás mucho más resultados de los que has conseguido hasta ahora, si te adentras en el mismo.

Hasta ahora has querido dominar la vida, has querido dominar los pensamientos de tus trabajadores, de tus jefes y sabes que ahora, la estrategia tiene que ser otra, visto los resultados que estás obteniendo, confiando en las herramientas que tenías, volvieran a hacer milagros.

Me he dado cuenta, que hablamos continuamente desde la escasez, del influir en los demás, de persuadirlos, de amasar fans fieles para aparentar una marca “con caché”, de que acudan a cursos “cool” aunque luego sepamos que no se van a implantar en las empresas, porque “hasta que yo esté aquí como jefe, las cosas se harán como se han hecho siempre y como yo diga”…

En fin, que hablamos desde el miedo. Y con la boca pequeña queremos una transformación, revolución de nosotros mismos, de nuestra empresa.

¿Qué hacer?

Toda experiencia que estás viviendo tiene un PORQUE, date la oportunidad de descubrir que hay detrás de ese MIEDO.

Es tu propio miedo el que te pasara, entre la mediocridad y la excelencia.

Es la única manera de una verdadera transformación, de una revolución.

Hablar con el miedo.

¿Me acompañas? Os recomiendo un libro que os ayudará a despertar, “ ¿Me acompañas?. Una invitación a despertar de Sergi Torres.

¡¡No todos somos Millennials!!

“La vida es demasiado corta para tener el trabajo equivocado”

Estoy asqueado y con miedo.

No es que haya visto el perfil “no bueno” de Julio Iglesias, o haya conocido a la niña de las chuches de Rajoy.

Tengo miedo del camino que estamos tomando. Asqueado porque parece que, a pesar de las leches que nos hemos dado ya muchas veces, seguimos cayendo en la misma tontería de siempre.

¿Qué pasa?

Que estoy harto de la moda de los MILLENNIALS.

Abres internet y solamente te encuentras cosas así:

El banco x se orienta hacia los millennials… ¿Cómo contratar a los millennials? ¿Quieres un Millennials en tu empresa? ¿Qué hace si tu jefe es un millennials?.. ¿Cómo los supermercados han cambiado para satisfacer las necesidades de los Millennials?..Ten una marca de Millennials… Viva los Millennials, la generación que nos salvará de la crisis”

Y para colmo, el otro día, viendo las actividades de un centro comercial del ocio francés, vi que durante todo el mes de Agosto, proyectaban películas para los Millennials.

¡¡BASTA YA!!

¿Qué pasa? ¿Qué si no eres un Millennials ya no tienes derecho a vivir ni a encontrar trabajo?

Gracias a Dios que hay dos cosas que me hacen reír:

.- La hipocresía de la Gente.

.- Y el querer subirse al carro de la gente a las modas.

Ahora vas a Congresos o simplemente entrando a Twitter, y disfrutas como personas de 50/60 años, se autoimponen el título de “Expertos en Millennials”. 

(Perdón por mi metedura de pata, los Millennials son aquellas personas que han nacido entre 1984 en adelante).

¿Alguien me puede explicar cómo puede declararse experto en algo, conocedor de sus vivencias, de su forma de pensar, cuando podrían ser sus hijos y no los entiende?

Sin palabras.

Pero luego están las empresas y “expertos”, que se quieren subir a la “moda de los millennials”, para parecer “cool” en las redes sociales o a través de entrevistas “concertadas”, atraer ese talento que se les “presupone” a los millennials.

Ya te puedes imaginar, que de lo que dicen a lo que hacen, suele haber bastante trecho.

¿Pero quiénes son esa generación que nos salvará de todas crisis y males?

Hace unos días, vi la parte que hablaba Simón Sinek en una entrevista sobre este extracto de la sociedad. Video que os recomiendo que veáis varias veces.

Me encanta observar a los seres humanos.

Como bien dice Simón, son la generación más insatisfecha e infeliz de la historia, mientras otros “GURUS” los llaman como la generación más preparada de la historia, y como Noe, nos salvarán de todo los males.

Yo puedo estar muy preparado, con miles de Máster del Universo, pero como sea un insatisfecho de la vida, MAL VAMOS.

¿Por qué dice que aún estamos a tiempo de transformar esa generación “salvadora”?

.- ¿Cómo nos han criado?

Delante de mío

David, mi hijo ha dejado su trabajo, porque aunque tenía un buen sueldo, todos los beneficios para conciliar su vida y todas las posibilidades dentro de la empresa, le he dicho lo dejará porque no se sentía motivado… Y míralo el pobre de él, no sabían aprovechar su talento

Si se lo hubiera dicho a mi padre eso algún día, hubiera tenido un autógrafo de su mano en mi cara.

Siempre lo he dicho, las generaciones post-guerra, han criado a sus hijos, para que no sufrieran ninguna de las calamidades que ellos hayan podido sufrir durante su infancia. Esta muy bien, se agradece.

Pero por ejemplo, cuando yo digo que me he pegado 4 años de mi vida, hasta que una editorial viniera a por mí y publicase un libro con ellos, me miraban con ojos de asombro y diciéndome: “Yo no aguantaría tanto tiempo, lloraría antes de la frustración..”.

NO querer que los demás sufran lo que hemos sufrido nosotros, hace que no se conozca la palabra sacrificio, esfuerzo, el levantarse ante una caída…O tener un propósito y luchar por él hasta la extenuación.

.- Tecnología

Sitúate. Estamos en un concierto o en las fiestas de tu pueblo. Están poniendo la canción maldita del verano. Y si te sale de la escena. ¿Qué observaras?

En vez de estar disfrutando, viviendo, gritando a pulmón abierto la canción,…lo que se hace es estar con el móvil al instante, para que vean todos tus seguidores que “guay” eres.

Tras acabar la canción, que a lo mejor, ese grupo no lo vuelves a ver más en tu vida, lo primero que dices es: “Mira, la Pepa me ha estado mirando el video…Que se joda y vea lo feliz que soy…”.

¿Y qué pasa cuando nadie lo ha visto, aún siendo las 4 mañana? Pues te vas a dormir, habiéndote olvidado del concierto y “cagandote” en todo el mundo porque no has recibido un Like.

Oía estos días conversaciones de Millennials: “Tía, que no te sigue nadie, no eres nadie en la red… Jo, ya no me sigue Pepe, tengo que hablar con él…”

¿Qué pasará cuando a esas personas se les “recomiende” no usar el móvil en el trabajo o en una reunión de trabajo?

¿Puede depender la autoestima de una persona de quien le sigue o no? ¿Puede depender el estatus de una persona, de los videos que suba durante sus vacaciones o de la ropa que se ha comprado? ¿Qué les pasara cuando “tropiecen” ante una piedra que la vida suele poner?

.- Impaciencia

Cuando hemos pagado un curso que nos decía “Conseguirás los mismos resultados que yo” y no ocurre…Cuando nos apuntamos al gimnasio y no tenemos la “tableta de chocolate” como el del anuncio en el tiempo estipulado por el entrenador, cuando no se consigue la moto que nuestros padres nos habían prometido por sacar buenas notas…. ¿Qué ocurre?

Que tiramos todo lo conseguido hasta la fecha, todos los avances, porque no se ha “satisfecho” lo que nos habían prometido en el tiempo prometido.

¿Contratarías a una persona impaciente que si no consigue la cuenta de ese “posible cliente”, sabiendo que lo siguiente será su desmotivación por un “tropiezo”?

.- El ambiente

En un ambiente, como bien me gusta decir de “YO LA TENGO MÁS GRANDE QUE TÚ” en cuestión de aparentar, de aumentar el número de seguidores, donde los valores se han esfumado y sólo importa el éxito, aunque sea efímero… ¿Qué podemos esperar?

Antes de seguir:

(Antes que se me eche la gente encima. Como sabéis me gusta siempre testar todos los artículos con personas, detalles, informaciones y habiéndolos vivido en primera persona. Así que es lo que he hecho. Si, no todo el mundo de esa franja de edad es como se dice en el video y explico yo. Estoy contigo, te lo compro, pero que hay mucha gente también que cumple a rajatabla todo lo que te he comentado)

Así que:

.- Yo pregunto: Ahora la moda es lo de los Millennials… ¿Y quienes no estamos dentro de esa franja de edad, qué hacemos? ¿Ya no servimos para nada? ¿Qué pasará con los Millennials cuando ya no estén de moda?

Basta ya de obsesión por las modas, que dentro de nada los Millennials ya no existirían y acabaremos diciendo cualquier tontería.

¡¡UN POCO DE COHERENCIA, POR FAVOR!!

No supongamos súper-poderes a personas, que ni muchos de ellos saben lo que es el esfuerzo.

.- La vida no está en las redes sociales, en los Likes ni en los stories que subes. La vida es sentirla, es caerte, es llorar, es abrazarte, es preguntar de corazón a la persona que está a tu lado…

La vida hay que vivirla, y con la dependencia en redes sociales, estamos sobreviviéndola, encerrándonos en nosotros mismos a través de perfiles para hacer creer lo “cool” que somos.

.- La paciencia es uno de los valores que hemos perdido esta sociedad. A toro pasado, es fácil hablar, lo sé. Cuando estás esperando alguna noticia, ya te puede venir a alguien a decir tranquilo, que te lo comes.

Pero la paciencia hace darte cuenta de lo que eres capaz por un sueño. Pasé lo que pase, vas a dar todo por y para él. Estas enfocado hacia un propósito, dándolo todo por él. ¿Qué estamos enseñado a personas que cuando no consiguen algo, hacemos lo posible para lo consigan y no sufrir sus pataletas?

Por favor, tenemos una generación preparada, dispuesta a revolucionar el mundo. ¿Pero que hay fallos que tendremos que solucionar para que nos lleven a niveles aún más altos de desarrollo?, TAMBIÉN.

Antes de hablar,  de dar poderes “extraordinarios”, de levantar “egos”….un poquito de por favor.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

 

 

 

Antonio Sangó: “Disrupción es pensar un poquito distinto a los demás”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a Antonio Sangó

Nunca había tratado el tema de la formación en el tema de las conversaciones. Y me apetecía.

Pero me apetecía tratarlo con una de las personas más influyentes que hay en la actualidad en la formación personal y empresarial de nuestro país, Antonio.

A través de la entrevista observaremos el poder que tiene la formación como palanca de revolución en la sociedad y las empresas. Como formándonos podremos usar mejor los términos, ayudando de forma directa y clara a nuestros semejantes y como las personas deben ser siempre lo primero en toda relación.

GRACIAS ANTONIO por recordarnos que el verdadero éxito es llegar a donde nos hemos planteado recorriendo un camino llamado felicidad.

Puedes conocer más a Antonio  a través de Linkedin y Twitter

¿Crees que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook

.- ¿Quién es Antonio Sango?

Es una persona que tiene muy claro que a este mundo hemos venido a ser felices y a hacer felices a los demás en cualquier faceta de la vida.

En este momento de mi vida, soy el director de Esic en Aragón. Donde es un lujo y privilegio trabajar en este sector si es el que te gusta. Al igual que le cuento a mis colaboradores y amigos, te lo cuento a ti, David, que por las mañanas silbo porque soy un afortunado de venir a trabajar en algo que me gusta.

Más allá de esto, tengo 42 años y de Huesca. Ejerzo de oscense, pese a saber que sería muy extraño que mi vida me volviera a llevar otra vez a mi tierra por motivos laborales o personales.

.- ¿Qué poder tiene la formación tanto en la sociedad como en las empresas?

En mi opinión, muchísima.

Eso sí, tiene todo el poder quien la contrata al igual que quien la usa, le quiera dar.

Si tú estás convencido, que la formación es una palanca que te va a convertir en mejor persona, en mejor profesional, lo conseguirá. Pero si yo no estoy convencido, esa misma formación, va a pasar sin pena ni gloria por tu vida

A mí me parece un medio, y no un fin.

La formación, tiene que ser SI o SI, un vehículo que me lleve a aquel objetivo que me he planteado

Tanto a una persona de 18 como a una persona de 58, hay que poner en el GPS de la vida nuestro destino, donde queremos llegar dentro de 1 año, 5 años o 15. Y la formación debe ser ese vehículo que me lleve hacia ese destino que hemos incorporado en el GPS.

Para una persona, la formación debe ser una herramienta que te llene. Pero siempre sabiendo que no todos valemos para lo mismo, ni que tampoco todas las formaciones valen para las mismas personas.

Y a nivel empresarial, para mí es un acto de responsabilidad. Debes tener a tus colaboradores actualizados en todo momento, así como un acto de fidelización del talento (y no de retención como bien dices David)

Para mí la formación es la fuente de riqueza del futuro. Así como es el agua es el recurso natural por excelencia, el talento será lo que más buscarán las empresas en el futuro y más pagarán por él.

.- ¿Y qué es el talento?

Definir el talento es una palabra que usamos mucho y es difícil de definir.

Más allá de la diferenciación que tienes respecto a los demás, yo creo que no debemos ir a ser mejor que nadie.

Porque eso puede hacerte entrar muy fácil en la paranoia y a la frustración mala.

El talento ha de ser el punto que una para lo que valgo, lo que quiero y lo que hago. Si tú estos 3 círculos no los unes, puedes hacer cosas para las que vales, pero si no quieres, evidentemente no tienes talento.

Para mí esa intersección entre esos círculos que anteriormente te he comentado, es la mejor definición de talento.

Pero respecto a esta pregunta que me haces, tengo que decirte que tenemos que romper con esta vertiente de “buenismo” que les decimos a nuestros hijos, a través de la frase “tú lucha, que podrás ser cualquier cosa”.

Yo creo que eso no es así. Y en 2 lugares no le estamos haciendo un favor a ese niño porque eso no es cierto.

Te puede gustar jugar al futbol, con ello podrías hacer todos los entrenamientos que tendrías que hacer para jugar al futbol, pero hay que ser coherente para saber que uno no tiene cualidades para jugar al futbol.

Si de pequeños inculcamos a los niños, que sean jugadores de 1 División, solamente estamos creando personas frustradas.

.- ¿Y dónde está la honestidad en la sociedad?

En Estados Unidos, este tema se trata de forma diferente.

Si un chaval saca un 9 en matemáticas y un 5 en diseño. El profesor particular se lo pongan en matemáticas, para en vez de saque un 9, obtenga un 10.

Pero en España, pondremos el profesor particular en diseño, no en matemáticas. Con eso es probable que el niño suba la nota en diseño, pero seguro que la baje en matemáticas.

Esto que es muy latino, va contra de sacar lo mejor de uno mismo. Algo muy relacionado con el tema anterior que hemos hablado del talento.

No potenciamos aquello en lo que tenemos en nuestra mano para ser bueno. Y si aquello que te gusta sea filosofía, bellas artes o lo que sea, ADELANTE.

Pero nunca podemos decirle a un niño que se desmaya con una gota de sangre, que va a ser un buen medico

Seamos honestos. Si sé que no es fácil, porque es complicado decir NO , y más complicado decir NO a un niño y más que ese niño que es tu hijo, y más en estos tiempos de hoy.

.- ¿Qué piensas de las empresas, que se suben al carro de la innovación y puertas para adentro, no hacen lo que promulgan?

Pienso que por desgracia hay de todo. Hay muchas dosis de estética.

Por ejemplo si no tienes RSC, no eres lo más IN que eres en la sociedad. O si no tienes coach en tu empresa, no eres fashion.

Por ejemplo hablando de la RSC, pienso que tendría que ser anomia o no debería venderse como tal.

¿Cuántas compañías hacen RSC y lo más importante es que todo el mundo sepa que haces RSC?

No es tan importante que sepa que todo el mundo la hago, que el hecho en sí mismo.

Y estas situaciones, van alineadas al tipo del líder o liderazgo que se implementa en la empresa. Por muy grande que sea la empresa, en gran medida es fruto es el resultado, imagen que las personas están al mando, son.

Todo es en función de la escala de prioridades que haya en la empresa.

Ganar dinero debe ser una consecuencia de valores, ética, personas, y como consecuencia ganaremos dinero. Y no al revés.

.- ¿Por qué se confunde el Marketing y el Branding en la empresas?

Yo te lanzo otra pregunta: ¿Por qué se confunde el Marketing y la Publicidad?

Porque se confunden conceptos cuando no se tienen muy claros.

Cuando tú haces una pequeña muestra, y preguntas que es el marketing, siempre te responden que es publicidad. Porque a lo largo de los años se ha hecho un mal uso de la palabra marketing. Y bajo el mismo paraguas se han metido cosas que no debieran.

La publicidad, el Branding, son parcelas del Marketing. Para mi el Marketing es una filosofía.

No hace falta responsable de Marketing para que una empresa esté haciendo un gran marketing. No quiere decir que no sea necesario, que una persona no este pilotando el marketing.

Digo que el Marketing, va más allá, de una persona o un producto.

.- ¿Abusamos de las palabras en ingles para adueñarnos de términos?

Ya no hablaría del abuso, sino más bien de lo rico que es nuestro idioma el castellano.

Tan extenso que es, ¿Por qué recurrimos a palabras en ingles? Cuando en la mayoría de las veces no sabemos ni el significado de la palabra en ingles.

Pero queda más cool o in, decirlo en ingles Networking, que tarjetero, contactos o reunión.

NO hacemos un uso, sino abuso de tecnicismos.

Por ejemplo el coaching es algo muy concreto que sirve para unas cosas muy concretas. Y aquel que no entiende el concepto lo acaba usando de una forma muy alegre.

.- ¿Por qué ahora la moda es fracasar cuando en toda escuela si sacas un 4 eres un fracasado?

En este tema como en otros temas, aplicamos medicinas que sirven en otros países a España. Y ese es un punto de partida erróneo.

El impulsar el fracaso es muy americano. El querer traer a España algo que funciona al otro lado del charco puede ser un poco temerario.

Al igual que el modelo de Finlandia nunca triunfará en España, porque no somos finlandeses. Tampoco triunfará el modelo de fracaso americano en España.

¿Por qué?

Porque nos parecemos bastante pocos con Finlandia o los Estados Unidos.

Pero si en vez de fracasar, hablemos de equivocarnos, ahí me tendrás a tu lado.

Para mí equivocarse, significa que lo he intentando. Equivocarse significa que tienes detrás la empresa porque vamos a analizar el porqué ha pasado, no vuelvas a cometerlo y qué has aprendido de ello.

Fracasar es arruinarse, que embarguen tu casa. Algo que no desearía ni a mi peor enemigo ni le alentaría que lo hiciera.

Aquellas empresas que no estén dispuestas a que su gente se equivoque tendrán geranios, con miedo a equivocarse.

¿Qué tengo que hacer para no equivocarme? ¡¡NO HACER NADA!!

Yo no quiero gente de cartón piedra, yo quiero seres vivos, pro activo, que se equivoquen.

El no equivocarse lleva a la mediocridad. La sucesión de equivocaciones lleva a la mejora, a ser mejor.

Todos hemos aprendido a andar, a correr o ir en bici cayéndonos unas cuantas veces. Eso no es fracasar, es equivocarte.

No te volverás a caer por la misma causa.

.- ¿Es importante tener un mentor en tu vida?

El concepto mentor, lo hayas tenido de una manera consciente o no, me parece imprescindible.

Mentor para mí, aquel abuelo que te enseña a ver una nube. Ese entrenador de futbol de pequeño, ese vecino que te ha dado su opinión sobre hacer las cosas, los jefes que has tenido..

Para ser mentor, no hace falta que te llames mentor ni un título

Soy enamorado de los pueblos. Esos abuelos que los habitan no es que puedan llegar a ser mentores, sino que son mentores extraordinarios, llenos de sabiduría.

Te enseñan cosas de la vida, que son obvias, pero te marcan la vida.

.- ¿Qué piensas que lideres de otras generaciones den sus reflexiones a jóvenes sobre liderazgo?

Vuelvo a comentarte lo de antes, medicinas de los Usa, no tienen porque servir en España.

La realidad que tuvo un empresario de 70 años, con la realidad de un joven de 20 años , es totalmente distinta.

Poco puedo aprender de una persona que con 13 años empezó de botones en un banco y llegó a director de oficina, si lo que nos quiere enseñar es el método a cómo llego allí, porque eso ya no existe.

Otra cosa es que nos quisieran enseñar los valores, el esfuerzo, como vehiculo a llegar lejos. Algo que es atemporal. Algo que sirve en 1950, en 1989 o en el 2100.

Si se quiere transmitir los valores, de personas a personas que quieren hacer algo, me parece correcto. Otra cosa es cómo se consigue las cosas.

Los valores son un modelo a copiar, no el cómo.

.- ¿Qué importancia tiene la humanidad en la sociedad, en las empresas?

Estas hablando con un convencido absoluto lo primero son las personas, los valores. Para mí tiene toda la importancia. Pero para eso hay que ser coherente y consecuente.

Yo he tenido la desagradable decisión, de despedir a gente que no entendía que el equipo era lo primero. Ellos entendían que su situación estaba por encima del equipo.

Creo que es la tendencia, el futuro. En este mundo donde lo digital está en auge, afortunadamente lo primero vamos a seguir siendo las personas.

Cuanta más tecnología haya en el mundo, más importantes seremos las personas.

.– ¿Qué es para ti el éxito? ¿Y la felicidad?

Éxito es llegar al punto en el que tú te has planteado que tienes que estar, tanto en lo personal como en lo profesional.

Y por definición ese punto, va a ser distinto para ti, para mí como para cualquier persona.

La felicidad es el proceso que hay que atravesar para llegar a ese punto.

El éxito es un punto estático y la felicidad es un proceso.

.- ¿Qué es la Disrupción?

Pensar un poquito distinto a los demás. Eso sí, se puede ser totalmente disruptivo sin levantar la voz, sin utilizar verbos ni idiomas extraños.

Es pensar distinto a los demás, ver cosas donde los demás no las ven, es salirse del contexto…

.- Una reflexión a los lectores del blog.

Me gusta ser muy coherente y la reflexión es por donde empecé.

Hemos venido a este mundo a ser felices, a hacer felices a los demás. Lo importante son las personas. El fin último siempre deben ser las personas, todo lo demás son medios.

Si fuéramos más respetuosos con los demás, seríamos una sociedad diferente.

 

 

 

 

 

¡¡Todos gallinas o todos cerdos!!

Si todo el mundo está avanzando junto, entonces el éxito se encarga de sí mismo” decía Henry Ford.

O todos cerdos o todos gallinas, pero no los juntemos, porque no saldrá bueno de ahí”.

Es la frase que últimamente me gusta decir, cuando me preguntan: ¿Qué es lo que hace un equipo salga fortalecido y progrese?”.

O vamos todos a una, o no saldrá nada bueno de ello.

Cuando estoy con mucha gente, soy un poco más “retraído”. Me gusta fijarme como interactúa la gente, quien es el líder, quien es el más callado, quien el más sumiso ante las peticiones de los demás, o quien queriendo hacer otra cosa, no dice nada, no vaya a ser que ya no te llamen más para otras citas.

Ahora me gustaría que fueras sincero y respondieras a esta pregunta:

¿Sigues con el mismo grupo y LA MISMA GENTE que tenías de la universidad?

Ya no te digo del instituto o la EGB, digo de la universidad.

¿Sigues con ellos? ¿No?

Seguro que estarás pensando que la vida, que las obligaciones, los niños, el trabajo….¿De verdad que sigues creyendo en esas excusas?

Es el COMPROMISO lo que os ha fallado.

No estabais comprometido todos en un mismo objetivo. Al igual que los equipos que descienden de categoría en cualquier deporte, empresas que hacen ERES cuando con compromiso podrían optar por otras opciones… todo es por la falta del COMPROMISO.

Pero los enfados que tienes con tus amigos, familia o pareja, también es por la falta de compromiso que tenéis las dos partes en un mismo asunto.

Y ahora fíjate en las personas con las que te rodeas, con las que llevas mucho tiempo con ellas. ¿Qué crees que os une?

El compromiso hacia un mismo objetivo.

Puede ser crear una empresa, sacar adelante un “bache empresarial”, una relación de amistad o pareja, la unión hace la fuerza para sacar el tema en cuestión adelante.

¿Pero qué pasa cuando empiezan los reproches? Que los equipos empiezan a desintegrarse, comienzan los reproches, porque cada uno piensa que no ha habido el mismo nivel de esfuerzo, pero aún sigue “sigue la casa sin barrer”. Es decir, el objetivo, es “prueba no superada”.

¿Sin un mismo nivel de compromiso crees que llegareis a conquistar vuestro equipo ese sueño?

Por eso, el artículo se llama “todos gallinas o todos cerdos”, porque todos los integrantes, deben tener un mismo nivel de compromiso, si no, estarás empezando la aventura, camino al precipicio y no al éxito.

Aquella persona con la que estas “comprometida” o equipo, confías en ella, ¿Verdad?. Pondrías la “mano en el fuego “por ella y sabrías que no te quemarías. Darías la vida por ella y lo que hiciera falta.

Gracias a esa confianza en ese equipo o persona, habéis conseguido alcanzar metas impensables y superar baches dolorosos.

Si no hay confianza en un equipo, no hay nada que hacer por mucho lo queramos.

Pero no todas las personas tienen las mismas características, pueden hacer lo mismo o son iguales de creativas, por eso acabas siempre uniéndote a las personas que sientes que son como tú. Que tienen el mismo nivel de compromiso ante la vida o ese proyecto.

Si no fíjate, en las reuniones de equipo, el nivel de compromiso hace que acabes hablando siempre con las mismas personas, con las que sientes que son como tú, con las que te entiendes.

No es elitismo, es compromiso.

Si quieres que tu equipo, no pare de crecer:

.- Consensua el nivel de compromiso que cada uno puede aportar.

Más vale claridad y sinceridad que no a posteriori reproches y lanzamiento de platos.

.- El nivel de compromiso agrupara a las personas.

Todos cerdos o todos gallinas, nunca mezcles. Si no habrá rebelión en la granja.

.-Contagia el compromiso.

Aunque ya hayas entrado en el club de los “vip comprometidos”, tiene que haber alguien siempre, que siga contagiando ese compromiso, esa visión, ese nuevo futuro.

¿Y cómo seguimos manteniendo un equipo comprometido?

A través de la motivación.

Ya sabéis que no soy muy partidario del concepto actual de motivación, de bailar, de manos arriba y chorradas así. Eso para mí no es motivación, es “adormecer a las ferias”.

Motivación, es tener un verdadero motivo por el que levantarse de la cama, luchar a pesar de las circunstancias y levantarse cuando se está mejor en el suelo que volviendo a luchar.

Cuando existe un PORQUÉ para todos, no basamos nuestras decisiones en opiniones personales o en función de “cómo nos hemos levantado hoy”.

El consenso está en el propósito, no en los deseos o imposiciones del “líder” o “crack” de turno.

El propósito, la motivación, hace que se llegue al consenso de forma natural. Aumentando el compromiso y haciendo que los resultados no sumen, sino que se multipliquen.

Como bien dice Pep Mari, en su libro “Liderar equipos comprometidos”, hay 3 tipos de equipos:

.- Los que comparten objetivos.

Son los que yo llamo los equipos de “Sábado por la Noche”. Los que solamente nos vemos para tomar copas, ir de conciertos… Pero eso sí, no me llames para comentarme tus problemas, porque sinceramente, no me importan nada. ¿Objetivo? Salir por ahí.. y de ahí no salgamos, no vaya a ser peor.

.- Los que comparten objetivos y tareas.

Yo los llamo, “Voy con mi equipo a trabajar”. Tenemos el objetivo, el de “aguantar las 8 horas y sean lo más agradables posibles” y mientras las aguantamos, haciendo tareas, como tomar café, criticar a la nueva o rumorear sobre si el jefe ha pillado cacho el fin de.

.- Los que comparten objetivos, tareas, y nivel de compromiso.

Yo los llamo “El Arca de Noé”, todos a una y salgamos de la situación que tenemos hacia donde sabemos que debemos y queremos estar.

Vuelve a recordar a esas personas con las que estas comprometido. Da igual el tipo de compromiso que tengas. ¿Ya?

Estáis unidos por un sueño.

El sueño de ser felices juntos, el de llevar vuestra empresa hasta la cima, el de revolucionar el mundo o el de vivir el presente…

Tenéis un sueño y hacéis todo POR y PARA ÉL.

Así que nunca olvides, un compromiso empieza por un sueño. Si no lo hay en tu equipo, empieza a buscarlo.

¿Tu equipo está lleno de gallinas y cerdos? ¿Por qué? ¿Qué resultado te está dando? ¿Están comprometidos o se sienten bajo la daga de tus imperativos?

Podéis adquirir Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebeldea través de este enlace.

¡¡La respuesta que siempre buscabas y nadie quería darte!!

Y fue su silencio el que me dio todas las respuestas..” decía Víctor de la hoz.

¿Quieres saber la respuesta a esa pregunta que te haces siempre? ¿Quieres saber por qué vas a tantos cursos, Máster o cursos “envasados” y sigues sin conseguir resultados? ¿Estás preparado?

Vuélvete a hacer la pregunta:

¿Por qué no consigo resultado como el “gurú” de turno me ha dicho que lo iba a conseguir?

PORQUE NO HABIAS HECHO UN TRABAJO DE INSTROSPECCION ANTES DE ACUDIR A LOS MISMOS.

UPS, lo que no querías hacer, al no ser que fuera por causa mayor, es lo que te impide transformar tu vida de verdad.

Acudimos a congresos, conferencias y eventos “rápida solución”, esperando que nos solucionen la vida, nos lleven al éxito, con el único esfuerzo de “pagar” el curso.

Pero con el paso del tiempo , acabamos diciendo frases como :”Es que yo pensaba que mi vida iba a cambiar, Es que yo pensaba que mi negocio en 90 días iba a estar en la cima como me prometió, es que yo pensaba que teniendo una marca, tendría ya trabajo, y como mínimo de Director General…”

Pasando los días, y los resultados por los que habíamos pagado, no suelen llegar, así como nos prometieron.

¿Por qué?

.- Las herramientas que él te ha dado quizá para ti no sirven.

Creemos que esas herramientas que estamos “adquiriendo”, son la leche. Si a él, le han hecho efecto, a mí seguro que también. Aunque en el fondo, “nos pone” la idea de poder superarlo, y ser más famoso, más cachas, más guapo que el propio creador de la herramienta en cuestión.

Es muy fácil, NUNCA LLEGARÁS A CONSEGUIR LOS RESULTADOS QUE ÉL HA CONSEGUIDO.

O si no respóndeme a esta pregunta: ¿Es que consigues el mismo color de tinte de pelo que la chica del anuncio?

NI POR ASOMO.

A él le han hecho efecto una serie de herramientas. Pueden ser una guía, quizá a ti te sirvan todas las herramientas, quizá sólo una, o quizá ninguna…

Eso lo tenemos que tener claro. Al igual que por muy guapo seas, muy gracioso, inteligente, pienses que todo el mundo va a caer a tus pies, ves que el chico que creías que tenía pocas posibilidades con esa chica, acaba saliendo con ella.

NO TODAS LAS HERRAMIENTAS, SURTEN EFECTO EN TODAS LAS PERSONAS POR IGUAL. NI ESAS PASTILLAS TE HARÁN PERDER TANTO PESO COMO DICEN QUE HARÁN.

.- Creemos que las soluciones de los demás son lo único que nos pueden ayudar.

Desde pequeños nos han enseñado, que solamente lo que los demás nos pueden ofrecer es lo mejor para nuestra salud y futuro.

Hacemos caso casi “sumiso” a lo que dicen nuestros profesores, medios de comunicación, “gurús” de turno, “vendehúmos” de los que nos enamoramos por sus luces y palabrarería o creemos a pies juntillas a alguien que ha alcanzado ése éxito que soñamos.

Lo que estamos es reforzando nuestra falta de confianza en nosotros mismos.

Ups, ¿a qué duele?

Desde pequeños, nos han enseñado a “NO PENSAR” y SI “hacer caso sin rechistar” a quien tiene o le damos más poder sobre nosotros.

Lo que se hace es que no pensemos, que sigamos lo “estipulado”, que queramos alcanzar el “éxito” que nos dicen los demás, cuando nosotros sentimos que “nuestro éxito” es totalmente diferente.

Las soluciones de los demás, nos pueden ayudar, nos pueden hacer pensar, nos pueden hacer ver cosas que no veíamos hasta ahora, PERO NUNCA DEBEMOS AFERRARNOS A ELLAS COMO LA TABLA DE SALVACION EN EL HUNDIMIENTO DEL TITANIC.

¿Dónde queda nuestra creatividad? ¿Nuestro talento? En el fondo del mar, todo por no confiar en nosotros.

.- Las herramientas no surten efecto si estas dormido.

No te estoy hablando de que te limpies las legañas, ni que te des desodorante para oler mejor ( bueno ahora en verano, aún más que más ). De ese tipo de sueño no estoy hablando.

Te estoy diciendo, que si no estás “despierto”, que si no sabes quién eres, qué quieres en la vida, qué te ha pasado y quieres te ocurra de ahora en adelante, ya te pueden dar la herramienta que te lleve al Olimpo, que si estás en un mundo de dudas, confusión, miedos y vergüenzas, nunca te dará el resultado que tendría que darte.

He observado que procesos como en los de Marca personal, en los cursos de Liderazgo u Orientación Laboral, poco o nada se habla del proceso de conocerse a uno mismo.

SI, es un proceso que es duro, impredecible, que seguro que descubrirás cosas que no te gustarán, otras que no sabías y que te alegraran,… pero tiene un fin, descubrir lo que realmente te hace feliz, a lo que has venido a este mundo, lo que te hace bien y lo que no…

Y si no sabes quién eres, ¿cómo vas a esperar que alguien que no sabe lo que te puede ir bien a ti o no, sus herramientas surta efecto en ti, como lo hicieron con él?

Descubriendo quien eres, que sientes, que te motiva, antes de empezar a tener el título de “jugador de cursitos y titulitos” por la universidad de la sociedad, empieza poniéndote delante de un espejo y hablando con quien tienes ahí delante, a tumba abierta.

A lo mejor descubrirás que lo que estabas haciendo hasta ahora no es lo que querías, enfocándote en otro camino, llegando a ser mucha mejor persona y profesional que lo que eres hasta ahora.

Dicen que esta todo escrito y que está todo inventado, NO LO CREO, así como tampoco creo QUE TODAS LAS SOLUCIONES SURTAN EFECTO A TODAS LAS PERSONAS POR IGUAL

Así que recuerda:

.- Las herramientas que te enseñen, pueden ayudarte, pero nunca salvarte la vida al 100%

.- No todas las herramientas valen para las mismas personas.

.- Aprende de ellas, incorpóralas en tu vida aquellas que sientan que van contigo, transfórmalas, deséchalas, pero nunca las creas a pies juntillas, como un credo inquebrantable. Son guías., recomendaciones, no leyes absolutas.

.- Tú crearas tus propias herramientas, cuando des saltos hacia la incertidumbre. Cuando camines por el miedo, aumentando tu confianza y viendo de qué eres capaz, que te hace feliz o hace bien.

.- Todos somos creativos, lo que nos diferencia, es que unos crean más en si mismos, en lo que hay dentro de ellos, que otros. Simple y llanamente así. No abandones a tu creatividad. Las cosas siempre se pueden hacer mejor de lo que dicen.

Así que ya sabes la respuesta a la famosa pregunta que todo el mundo se ha hecho alguna vez:

.- ¿Por qué no surte efecto en mí y en otra persona si?

.- PORQUE ESA PERSONA SABIA QUE QUERÍA, QUIEN ERA Y PORQUE LO QUERÍA.

¿Y tú lo sabes? ¿Sentías que era la respuesta a esas dudas que tenías? ¿Por qué aún sabiéndolo no hacías nada al respecto?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

¡¡Las razones son basura!!

El tiempo es ese juez insobornable que da y quita razones” dice José María García.

Dame una razón…Quiero unas razones convincentes ante los hechos…Razóname lo que acaba de suceder… No hay razones para explicar lo que acaba de suceder…”

Vivimos en el mundo en el que depende creer o no, en función a las razones que nos den los demás, de las razones que demos a los demás.

Pues creo que una RAZÓN ES UNA EXCUSA BARATA PARA OCULTAR NUESTRO VERDADERO DESEO.

A través de ellas ocultamos nuestras verdaderas emociones, intenciones.

Escuchaba al lado mío una conversación de una pareja, que decía:

.- Dame una razón para entender por qué has hecho lo que has hecho.

.- Es que yo no quería

No sé cómo acabo la conversación, ni la relación, ya que entró la persona con la que había quedado, pero la sensación que tenía, era que cualquier cosa que le dijera, sería una EXCUSA.

Hagamos un ejercicio.

Preguntante a lo largo de esta semana, cuantas razones, cuantas explicaciones has tenido que dar a los demás, sobre tus acciones, tu comportamiento o no comportamiento. ¿Ya?

Y ahora siendo sincero contigo mismo, dime cuantas de esas razones que has vertido, eran verdad.

Sé que me dirás todas, que la culpa la tuvo el trafico, que fue el cliente el que hizo que no vendieras o que tu suegra es la que provoco te doliera el estomago…

Siempre utilizamos las razones, para dar prioridad a nuestro comportamiento. Siempre tenemos la razón nosotros, nunca daremos la razón a otras personas o diremos que nosotros tuvimos la culpa.

¿O es que alguna razón de las que diste esta semana, dijiste que tú eras el único responsable? ¿Tienes el valor de reconocer que no quieres ir a esa reunión o ver a esa persona, y no poner la excusa de llegar tarde?

Seamos sinceros, siempre que llegamos tarde a una reunión con amigos “pesados”, siempre que no queremos ir a casa de la suegra o llegamos “un poco” tarde al trabajo, siempre daremos razones, que nos “salvaguarde” la posadera, es por un motivo mucho mayor que un simple atasco o que has salido tarde de un reunión.

¡¡SEAMOS SINCEROS Y COHERENTES, POR FAVOR!!

Ése “la culpa la tuvo el trafico, es que no entendí lo que me pedía o no tengo tiempo para quedar.” tienen una característica en común. Somos seres humanos que vemos la realidad según nos interese.

No vemos el mundo como es, sino como nosotros CREEMOS QUE ES. Es decir, vemos el mundo a través de nuestras creencias, adquiridas y creadas. Por lo tanto, todo aquello que este fuera de nuestras creencias, creeremos que es algo imposible o que nunca llegaremos a verlo. Aunque realidad lo tengamos a nuestro lado.

Al ver la realidad según nuestras creencias, las razones que siempre expongamos estarán basadas en ellas. Y aunque estemos confundidos, lo rebatiremos hasta quedarnos exhaustos porque, porque nos hacen creer que si dudamos de nuestras creencias, nos empezaremos a preguntar quienes somos, y no está muy bien visto en estos momentos de edad “in-madura”.

Como podrás observar, son nuestras propias creencias, quienes nos detienen

Vamos con la familia porque aunque no nos apetezca por ahí, no vaya a ser que se enfaden…Vamos a ir al cumpleaños de esa pareja que no aguanto, porque si van todos, y no voy yo, se dará cuenta que nos los soporto…”

Nuestras propias creencias de “quedar bien ante los demás, de ir a un evento que no quieres, por el qué dirán, porque te puedan “excluir” del grupo o tachar de diferente. Así que cuando damos razones en muchas situaciones, suelen ser, como he dicho al principio del artículo, unas excusas muy bien pintadas, pero difíciles de creer.

Decimos lo contrario a lo que realmente sentimos.

Hace poco me decía una amiga, que opinaba igual respecto a las razones., que quedaba con una amiga por la “rutina” que se había creado años atrás, pero en realidad, a día de hoy, no le apetecía nada verla por esa “obligación” creada y no se fuera a enfadar, pero ya no era la misma situación.

Hacemos lo contrario a lo que en el fondo nos gustaría hacer, pero aún así gritamos a los 4 vientos, que somos libres de quedar y hacer lo que queremos.

Todo por miedo, todo por seguir haciendo caso a “creencias arcaicas” que nos limitan en vez de hacernos flexibles.

Durante todo el día tomamos acciones. Y las elegimos en razón a las razones que mejor vayan en nuestro beneficio o menos “daño” puedan hacernos a nosotros o a los demás.

¿Verdad?

Pero ¿Cuánto tardamos en tomar una decisión? Horas por no decir días, dependiendo de la decisión que tengamos que tomar. Aunque tengamos toda la decisión en nuestras manos, tenemos miedo a tomarlas.

“Y si escojo esta oferta…Pero y si la otra es la mejo…Pero si escojo esta, podré causar un daño a esta persona…” ¿Te has sentido identificado en algún momento?

Nunca sabremos cuál es la mejor decisión hasta que tomemos la opción de escogerla sin MIEDO AL FRACASO NI AL QUE DIRÁN.

Nunca lloverá a gusto de todos, nunca sabrás hasta donde puede llevarte o si acabarás consiguiéndolo, pero si sabes una cosa, lo que deseas de verdad a pesar de todas las circunstancias.

Si tuvieras que tomar una decisión, dos opciones y una bomba que en 10 segundos explotará si no la tomas en coherencia a lo que sientes. ¿A qué la tomarías rápido?

Dando razones a nuestros actos, decisiones, que en muchos casos ni nosotros nos las creemos, vamos por la vida de forma errónea

¿Mi recomendación?

.- Cuando damos una razón, suele complicar la situación. ¿O es que tu madre o pareja, no ha visto que le estabas mintiendo cuando estabas dando una razón que no era la correcta?

.- Si no nos gusta lo que está pasando en nuestra vida, ¿Por qué no hacemos lo que esté en nuestras manos, para cambiarlo? Ya no tendríamos que usar pretextos para hacer cosas sin ganas, obteniendo resultados mucho más satisfactorios

Sé que los gurús del coaching me dirán: “¿Cómo sería un mundo sin Por qué? Sería una locura”.

Habría un PORQUE, haríamos todo en función de lo que nosotros sintiéramos, no de lo que los demás esperasen de nosotros. Sin pretextos, sin expectativas, confiando en las acciones que tomemos, aprendiendo de ellas y las relaciones con los demás, seguro que serían más fluidas.

Somos nosotros mismos quienes nos detenemos ante un sueño, ante la vida. Nos damos muchas razones que nos llevan a intentar las cosas y no al hacerlas.

Todo por razones, que son excusas mejor vestidas.

¿Qué piensas tú al respecto? ¿Qué razones te das para no hacer algo? ¿Por qué?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

¡¡No riesgo, no victoria!!

En un mundo que cambia realmente rápido, la única estrategia en la que el fracaso está garantizado es no asumir riesgos” dice Mark Zuckerberg

Se nos llena la boca con palabras transformación, reinvención, superación, motivación,…Y cuando hablamos de riesgo, nos metemos debajo de la cama, hasta que haya pasado el “coco”.

¿Qué nos pasa?

Vemos títulos de congresos y cursos, que me encantan: “Aprende a vivir en 1 semana…”, “Congreso para la conversión en un referente”…”Se diferente y que te acepten”….”Cómo ser tú y que no te rechacen los demás”… son algunos de ellos que he visto últimamente.

Se nos llena la boca, diciendo que vamos a leerlos, que vamos a acudir. Nos reímos cuando los nombramos, porque nos sentimos más intrépidos que Cristóbal Colon antes de emprender el viaje hace las Américas.

En el fondo, de RIESGO tiene lo mismo que yo de boxeador, NADA.

¿Por qué?

PORQUE VIVIR, ES TOMAR RIESGOS. PORQUE VIVIR, ES IR SIN CUERDA NI RED QUE NOS PROTEJA.

Tampoco estoy promulgando que nos tiremos por las ventanas, sin nada que nos espere abajo del impacto, que vayamos diciendo las verdades a nuestros suegros o que dejemos el puesto de trabajo, diciéndole a nuestro jefe la mala persona que era, dejándole un recuerdo de nuestro paso con la mano en su cara…

¡¡TRANQUILIDAD!!.

Yo lo que estoy diciendo, que queremos vivir, pero con un red de seguridad.

Yo lo que estoy diciendo, que queremos vivir, sabiendo CÓMO vivir, y eso es sobrevivir, lo que hemos hecho hasta ahora.

Queremos saber CÓMO se consigue llegar a la cima, CÓMO podemos perder peso, CÓMO emprender un negocio sin tener perdidas, CÓMO conseguir escribir un libro y que sea un bestseller, CÓMO liderar y que nuestro equipo no tengo fisuras, CÓMO esa persona ha creado un evento y copiárselo, tras el éxito que ha cosechado.

Queremos saber CÓMO, para alcanzar el éxito, pero eso sí, sin esfuerzos, sin tener que dar nosotros un paso que alguien no haya dado ya antes. Porque aunque queremos conseguir el éxito, estar a la moda, preferimos que sean otros quienes hayan dado el paso adelante, y nosotros seguirlos, que ser nosotros quienes seamos los 1 en haberlo dado.

Se nos llena la boca hablando de innovación, de creación, y lo único que sabemos hacer, es hacer lo mismo que han hecho otras personas. ¿Dónde está aquí el riesgo?

¡¡EN NINGUNA PARTE!!

Y eso no es vivir, eso no es tomar riesgos, eso es APARENTAR que estamos tomando riesgos, que estamos liderando nuestras vidas, pero teniendo todos los posibles riesgos controlados.

¿Y qué resultados esperamos optando por este camino?

Ser diferentes, conseguir resultados que nadie habría conseguido hasta la fecha , reconocimiento, ése éxito que todos añoramos…

Pero en el fondo, si conseguimos algo, será igual o parecido a lo que ya han conseguido los demás.

¿Dónde está el riesgo aquí? ¿Dónde está el poder descubrirnos? ¿Dónde está la creatividad? ¿Dónde está la innovación? ¿Dónde están los resultados diferentes a lo hasta ahora hemos conseguido?

¡¡NO HABRÁ!!

Cuando hablamos de riesgo, de algo nuevo en nuestra vida.., antes de saber de qué se trata, ya estamos diciendo palabras como: “No, eso es para locos…yo tengo mucho miedo..mejor me quedo aquí…esas cosas son para otros, no para mí…”.

Ante una novedad, ante algo que nos puede enseñar, ante algo que nos puede llevar a donde queremos… antes de “probarlo”, ya estamos diciendo NO, antes de ni siquiera pensarlo.

Vivimos en un cuadrado formado por: Quiero ser diferente- Quiero saber Cómo serlo-Tengo miedo a serlo-Dame herramientas para serlo con el menor esfuerzo posible.

Un cuadrado en el que el riesgo, no queremos forme parte, además porque hará saltarlo por los aires, haciéndonos ver que nuestra realidad es diferente a lo que nos imaginábamos.

Defino sobrevivir, que es lo que hacemos la mayoría de la sociedad como:

Aún sabiendo que el miedo está ahí, voy a intentar rodearlo a través de cualquier método, que no me haga tener vértigo y alcanzar la meta en el menor tiempo posible, con el menor esfuerzo y sin sudar, por favor”.

Eso es lo que hacemos, buscamos los CÓMOS antes que los PORQUE, buscamos antes los CÓMO, creyendo que estamos diciendo un SI rotundo a la novedad, a la incertidumbre, cuando en realidad estamos diciendo, “SI, pero NO, por si acaso, los esfuerzos para otro..”

En nuestro día a día, el RIESGO está vetado como el picante en algunas comidas.

¿Pero qué pasa si empiezas a introducirlo en tu dieta?

.- Descubres que el miedo está en tu cabeza, PORQUE TÚ LO HAS CREADO. No estoy diciendo que no vayamos a tener miedo después de introducir el riesgo en nuestra vida, pero SI, que nos llevaremos mejor con el miedo. Porque el miedo, sólo somos nosotros quienes lo construimos o dejamos que entre en nosotros.

Tenía miedo a muchas cosas que la vida me ha puesto por delante y me sigue poniendo. Pero cuando me lance a por ellas, descubrí que no era para tanto. Que todas las “pajas mentales” que tenía, eran nada, cuando iba caminando hacia la meta

.- Descubres que eres más que tus pensamientos. Tus pensamientos dicen que no puedes, no debes o cualquier limitación que tú mismo te has impuesto. Saltar hacia el vacío, vivir desde el riesgo (siempre controlado, por favor), darte cuenta que por miedos, por el qué dirán, no has hecho cosas que te hacen disfrutar, talentos dormidos, descubrir personas increíbles. Descubres que eres más que un pensamiento.

.- Descubres que te quedan muchas cosas por aprender. Detrás del miedo, hay unas experiencias esperándote. Sé que estarás pensando que algunas malas. Quizá de resultados no esperados, pero con aprendizajes increíbles para futuras oportunidades.

.- Sin riesgo, no hay beneficios. Del tipo que sea, sin riesgo no hay nada. Bueno si, SER UNO MÁS. Arriésgate, y siempre ganaras. (Eso sí, no te hipoteques en un negocio que no conoces, no te tires por un barranco sin cuerda, por favor)

RECUERDA, NO ESTAS EN ESTE MUNDO PARA QUEDARTE SENTADO EN LA BARRA DEL BAR ESPERANDO QUE LLEGUE TU COPA, ESTAS PARA SALTAR LA BARRA E IR A POR ELLA.

SENTIR EL RIESGO ES SENTIRSE VIVO.

¡¡Corre riesgos, siempre ganaras!!

¡¡Que Canalla es el silencio..!!

Hay personas silenciosas que son mucho más interesantes que los mejores oradores” decía Benjamin Disraeli

Son las 6 de la mañana, y esto no es el principio de una canción. Por diversos motivos, me he pasado toda la noche sin dormir.

Cuando los demás duermen y tienes que estar en silencio, para no molestarles, o abrazas la quietud y la soledad, o vendrán a recordarte que porque tú no duermas, no tienes que ir molestando a los demás

Abrazar el silencio es algo que odiamos en una sociedad en la que promulga el ruido. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, estamos invadidos por el ruido de los medios de comunicación, por las conversaciones con la gente nos rodea, el cabreo de nuestro jefes o los gemidos de nuestros vecinos.

Así que eso de estar en silencio, no estamos acostumbrados, nos incomoda. Es una situación, que no sabemos cómo afrontarla, como dominarla.

Pero al silencio no puedes dominarlo, cuando entra en ti, va a tumba abierta, con el fin de decirte cosas que no querrás escuchar sobre ti o lo que te rodea.

Te incomodara, Es buena señal. Seguro que tiene que enseñarte algo que hasta ahora has querido evitar.

Siempre he pensado, que no somos seres completos, sino sabemos vivir en soledad con nosotros mismos. Sino sabemos escucharnos a nosotros mismos.

A lo largo del día recibo muchos emails de gente que a pesar estar rodeados de gente, se sienten solos. Pero cuando les comentan, que estén con ellos mismos, que se aparten del mundanal ruido, que se conozcan, dicen que no, porque no vaya a ser que esa gente que tienen a su alrededor, se marchen, lo vean como un bicho raro.

Dependemos de los demás, pensando que serán ellos, quienes respondan a preguntas que nos hacemos, tipo: ¿Quién soy? , ¿Para que valgo? O ¿Qué me está pasando?

Muy confundidos estamos.

El ruido nunca nos dará una respuesta a ese tipo de preguntas. Solamente somos nosotros mismos quienes tenemos el poder de responder a las mismas.

Y para ello, estar en silencio, es el principio del comienzo para esclarecer dichas dudas y muchas más.

El ruido es otra forma de seguir al rebaño. Nos dejamos llevar por el ruido de las conversaciones, por las noticias que escuchamos, por los cotilleos que nos cuenta, por la música que nos ponemos para no escuchar lo que nos pasa o nos deja de pasar.. El ruido nos hace seguir por lo estipulado por los demás, haciéndonos creer que somos uno más en un lugar llamado mundo.  Y no potenciar la indivualidad que todos tenemos y somos.

Que siguiendo a ese ruido, llegaremos al éxito que todos anhelamos. Pero el silencio, te dice que tu felicidad, tu éxito es otro al deseado por los demás por ti, pero no le haces caso, no vaya a ser que te tomen por loco.

El ruido nos impide escucharnos a nosotros mismos. Impide saber cómo estamos, qué sentimos o queremos.

Somos nosotros, y no los demás, quienes tenemos que ser la antena que transmita nuestra esencia, nuestro talento, nuestros porqués.

Durante estos días que he estado en silencio, he aprendido a leer entre líneas a los demás, escuchándolos de verdad, no oyéndolos.

Pensamos que oímos, cuando en realidad estamos pensando en nuestras cosas cuando los demás nos expresan sus sentimientos o nos piden una ayuda velada. Creemos que los demás nos entenderán cuando hablamos, que sabrán leernos entre líneas, que irán en nuestra ayuda, cuando les hablemos, pero no suele ser así.

NO oímos lo que nos dicen, creemos que si. Cuando en realidad lo que se produce en ese proceso de comunicación son interferencias en nuestra cabeza entre lo que pensamos y lo que escuchamos de los demás, perdiendo una información increíble que nos transmite la otra persona, todo por el ruido, por no aceptar el silencio.

Cuando por tu boca no resuena ninguna palabra, no vaya a ser que la líes y se despierten, empieza el dialogo contigo mismo. NO estás loco, tranquilo. No tengas miedo. Estas haciendo algo que tendrías que haber empezado hace tiempo, hablarte a ti mismo, preguntarte cosas y descubrir respuestas.

¡¡ESCUCHARTE, HABLARTE, PREGUNTARTE, QUERERTE!!

Porque como dije en artículos anteriores, casi todas las respuestas que anhelamos que el exterior nos de, ya están dentro de nosotros.

Me he dado cuenta al estar conmigo mismo, que tengo una emoción que no expreso y que tenía escondida en un rincón remoto de mí. Hablamos por hablar, cuando en realidad tendríamos que hacerlo menos, pero mucho más claro, conciso y concreto.

Si, expresare próximamente esa emoción que tengo a la persona correspondiente. Os lo contaré.

Tras la vorágine que llevamos en el día a día, estar en silencio es empezar a sentir esa paz que anhelamos. No es estar en el sofá, no es estar cogido a nuestra pareja o tomándonos un mojito (que me encantan), es preguntarnos a nosotros mismos, sobre el día, si hemos actuado en coherencia a nuestros valores y que debemos hacer para solucionar algún tema.

Estar en silencio, es equilibrar nuestro lado exterior con el interior. Algo esencial si queremos pisar fuerte en la vida.

Durante estos momentos en silencio, te centras mucho más en los pequeños detalles. Esos son los que integran la felicidad. Tu intuición sale a relucir, haciéndote ver que esa persona quería pedirte ayuda cuando no se atrevía, que otra persona no sabe como decirte lo que siente o pequeños gestos de la cara, que demuestran emociones que no queremos expresar con palabras.

Te incomodará, te preguntaras que haces callado mientras oyes ruido a tu alrededor, mientras no das tu opinión, querrás producir tu chute de ruido, no querrás saber que te puede decir el silencio, no vaya a ser que no te guste lo que tiene que decirte….PERO ES EL MAYOR CONSEJERO QUE PUEDES TENER A TU LADO.

¿Hace cuanto no estás en silencio contigo mismo? ¿Por qué? ¿Te atreves a estar en silencio durante una hora? ¿Qué crees que te ocurriría?

El próximo día 23 de Abril estaré en Zaragoza, (Fnac Plaza España de 11 a 1) y en Barcelona (Ramblas de 5 a 8) firmando ejemplares de Liderazgo Canalla. El próximo día 27 estaré en Madrid, en Fnac Callao presentando y firmando libro.

El nombre marca la diferencia..

Mi voz dirá tu nombre e iniciales de dulzura caerán sobre mi pecho” decía Armando Uribe Arce

¿Sabes qué? No me importa que puesto tengas, como es tu pareja, qué casa tienes o si estas vacaciones te vas a ir a Ibiza a darlo todo.

NO ME IMPORTA NADA DE ESO. Eso son consecuencias EXTERIORES de tus acciones. Y eso, como otras cosas de nuestro cuerpo, suelen acabar sufriendo el efecto de la gravedad y desaparecer.

ESO NO ME IMPORTA. No me vas a impresionar más o menos.

¿Sabes cómo lo harás?

A través de tu nombre y lo que demuestre el mismo.

Un nombre marca la diferencia.

En un mundo donde somos creativos, innovadores, disruptivos, el poder que tiene un nombre, lo hemos olvidado o tirado a la basura directamente.

La principal etiqueta, no la usamos.

Desde pequeños, estamos nombrando a todo y a todos. Nos dicen que ese bicho que nos lame la cara, es un “gua-guau”, que esa persona con barba que nos hace reírnos desde nuestra cuna, es nuestro “papa”, y que si queremos estar felices solo tenemos que decir “teta” y mama nos calmara.

No pensamos porque ese bicho tiene ese nombre, o eso que nos metemos en la boca liquido y transparente se llama agua. No nos lo preguntamos, porque hacemos caso a nuestros padres, que nos han dicho que las cosas son así y punto.

Utilizamos los nombres para homogeneizar todo, para etiquetarlo y tenerlos controlados.

Si esto es una palmera de chocolate, no puede ser una naranjada. Si te llamas Juan, ¿Por qué dices te llamas Paula?

De los nombres que les ponemos a las cosas, no nos movemos. No vaya ser que se produzca un cortocircuito en nuestra cabeza, y la liemos.

Al homogeneizar todo, estamos desperdiciando el poder que tiene un nombre.

Nos enseñan que nos tenemos que enamorar de una marca por un logo, de un producto a través de una campaña de marketing, por la cual tenemos que caer rendidos.

Que lo que está de moda es que se enamoren de tu esencia, de tu talento, aunque sea una fachada.. ¿Y dónde queda el nombre de la persona, empresa o producto?

“Puf, eso lo dejamos siempre para el final” Me dijeron hace poco una empresa. “Le pondremos un nombre que guste a todos y ya está”.

¿Y qué pasa si invirtiéramos el proceso?

Es un proceso que hacemos, pero nos olvidamos de ello. Os cuento.

Cuando queremos tener un hijo (yo no tengo, que yo sepa), antes de ponernos manos a la obra, ya estamos pensando en los nombres de los futuros bebes.

Elegimos nombres, obviando por temas familiares, que nos inspiren algo. Desde fuerza, el compromiso que supone su nacimiento para la pareja,….siempre ponemos a nuestros hijos, un nombre que nos inspire algo.

Ese nombre ya marca la diferencia. El nombre ya dice todo. No hace falta procesos “químicos”, marketing, ni pócimas secretas, para hacernos creer los valores que queremos que transmita.

Muestra una coherencia, un PORQUÉ.

UNA RAZÓN DE SER.

Un nombre marca un destino.

Pero nos han hecho pensar, que el destino es comprar seguidores en Internet, pisar cabezas, crear leyendas,..En definitiva, aparentar algo que no somos, para llegar cuanto antes a la cima, para alcanzar una “felicidad” efímera. Y al llegar a la misma, como King Kong, darnos golpes en el pecho, para que todo el mundo sepa, que estamos aquí para “dominar” el cotarro.

Ya a posteriori, veremos que nombre nos ponemos, o como denominamos al proceso creativo. Pero antes el éxito, y luego ya todo lo demás.

Un nombre, como bien se explica en el libro “El nombre de las cosas” de Fernando Beltrán, despide muchos aromas; como por ejemplo:

Expresión

Expresa emociones, expresa qué nos vamos a encontrar, con qué valores vamos a enfrentarnos.

Identidad

No eres otro nombre, no eres un nombre más, eres ÉSE nombre. Marca una individualidad dentro de la homogeneidad que existe.

Espejo

Quien se ve en un nombre, ve que hay detrás de él. Muestra una realidad.

Motor

Un nombre es la palanca de la acción, de la revolución, de la superación, del esfuerzo.

Posicionamiento

Cuando recuerdas un nombre, ya estás posicionando a esa empresa o persona en un lugar cumbre de tu mente, sientes que es una persona referente en su campo personal o profesional.

Con todo lo que dice un nombre, ¿Y aún así crees que no es importante?

Hace unos días le pregunté a una persona que estaba en un proceso de Branding, con otro profesional:

¿Qué supone para ti tu nombre?”. Le pregunté. Y pensando que me contestaría algo como “Un orgullo, me lo puso mi padre o mi tía, para mí recordar quien soy o de donde vengo”.

Pues con una cara lánguida y de pena me contestó: “No sé, un nombre”. Pero eso si, cuando el profesional le había prometido todo el “oro del mundo” con su plan de Branding, se le cambió la cara.

En un mundo donde nos impulsan a que el éxito es hacer lo que todos hacen, donde si te sales de la lista de “a uno”, te señalan prediciendo para ti, los peores presagios o donde sino tienes miles de seguidores en internet, no eres “influencer”.

¿POR QUÉ NO EMPEZAMOS DISTINGUIENDONOS DE LOS DEMÁS A TRAVÉS DE NUESTRO NOMBRE?

Porque luego todas las herramientas que utilicemos para distinguirnos, para darnos a conocer, las utilizaremos mejor, dando mejor resultado, PORQUE PARTIREMOS DE LA COHERENCIA.

No buscaremos herramientas que nos den una estrategia, sino utilizaremos herramientas con la única estrategia de ser nosotros mismos.

Con un nombre, ya todo lo demás será más fácil, te lo aseguro.

¿Qué dice tu nombre? ¿Es coherente con quien sientes que eres?

El próximo día 7 de Abril estaré en Teruel hablando de “Liderazgo Canalla”. Fechas próximas será, firma de libros en Zaragoza y Barcelona, el día 23 de Abril. Y el 27 de Abril en Madrid.