¡¡Desde la Adversidad!!

“Hay que aprender a sonreír ante la adversidad pese a todo y si lo logra no quiere decir que estés bien, ni tampoco que no tienes ningún problema

La visitas inesperada en la vida, tiene forma de adversidad.

Hasta ese momento, pensábamos que éramos felices. Que estábamos cumpliendo con las expectativas que tenían puestos en nosotros, que estábamos siendo unos buenos ciudadanos de un lugar llamado mundo. Hasta considerábamos que habíamos alcanzado la gran cumbre, creyéndonos sentir felices o exitosos.

Pero la vida, esa compañera que creíamos que nos reportaba momentos alegres y de tranquilidad, nos envía por correo urgente, un paquete llamado adversidad.

Ya solamente su presencia, nos adentra en la incertidumbre. Herramienta que nos demostrará al final del viaje, de que estábamos hechos en realidad y de que estaremos hecho a partir de ese momento.

Sin abrir el paquete , nos enfrentamos a un gran dilema, aceptamos el miedo de saber que tenemos que vivir algo que no sabremos su resultado final. Algo que sabemos de antemano que no podremos dominar ya que hasta la fecha no nos habíamos enfrentado a algo parecido. Un miedo que nos paraliza y hará que la incertidumbre nos engulla como tiburón ante el pez chiquito.

Pero tenemos otra opción, entrar en conflicto. Adentrarnos en la guerra que sabemos que vamos a vivir. En caminar en un campo minado por montañas escarpadas y torrente de emociones hasta ahora nunca vividas, por acantilados con pendientes que nos mostraran que un paso en falso, puede ser quizá el game over y el volver a empezar. Sin embargo, estaremos avanzando más que si nos dejamos llevar por el miedo.

La adversidad muestra el carácter de las personas. Nos muestra si hasta la fecha hemos sido que hemos ocultado el mismo, por querer aparentar algo que nos daba más beneficios aunque lo detestábamos. O muestra que la valentía y el optimismo son compañeras con las que hemos vivido ya situaciones similares o incluso peores.

Todo depende de nosotros. Y es en estos momentos, en los que descubrimos que tenemos un don del que no habíamos hecho un buen uso hasta ahora, el poder de decidir.

Creemos que decidimos muchas cosas a lo largo del día, cuando en realidad lo que hacemos es dejarnos llevar por estereotipos, expectativas o miedos. Dejando el verdadero poder de la decisión oculto , por no querer mostrar quienes somos o nuestros verdaderos deseos.

El poder de decidir es el poder de la libertad.  Esa palabra que nos llena la boca pero que en el fondo tenemos de ella significado muy prostituido. Una libertad siempre que no hiera a los demás , pero que la decisiones muestren nuestra marca, esencia y que queremos vivir la vida desde nuestras verdaderas convicciones y anhelos.

Decidir es actuar pero también no actuar. Decidir es ponernos en acción o inanición.

Acción es empezar a vivir de verdad, (aunque la llamen adversidad, la vida sólo te ha puesto una prueba para que por fin te des cuenta de quién y de qué estás hecho, como buena amiga para que despiertes de una vez).

Porque hasta ahora estabas sobreviviendo, sobrellevando la vida como podías. Aferrándote a todo clavo que te pudiera dar una seguridad.

Vivir es empezar a sentir valores que creías que tenías olvidados y que libros repetían una y otra vez, pero tú creías que solamente eran una cualidad de “personas especiales”.

Descubrirás que con voluntad consigues más por ti mismo, que esperando que los demás lo hagan por ti. Descubrirás que el papel de victima a la larga te lleva a la mediocridad más infame.  Sin una disciplina a la primera caída , sabrás que querrás volver. Pero es un viaje de sólo de ida. Y la disciplina te hará se constante en tus pasos, en fijarte en los detalles.

Durante el camino, el estúpido del ego te dirá cosas como “Deja que los demás lo hagan por ti, si te olvidas del problema, seguro que desaparece. O no es para tanto, tú sigue tu vida que no pasa nada…”. Eso era tu vida anterior, ahora empiezas a adueñarte de tus pensamientos y quieres saber qué hay detrás del miedo que siempre te había atenazado.

El pasado es un lastre que no te hacia avanzar. Sabías que tenías que hacer algo, porque no te encontrabas a gusto con las ropas llamadas costumbres que te ponías todos los días.

Creías que podías adivinar el futuro. Pero el futuro es eso, una gran interrogante que solamente tú puedes crear, desde el presente. Porque el presente es eso, la única realidad de la que somos conscientes.

Así que rie, ríete de él, Ríete de tus caídas, de tus torpezas, ríete de ti mismo por favor. Que con una risa todo es más fácil. El optimismo es capaz de curar enfermedades y tú tenías una muy fuerte, ” el creer que ya lo habías vivido todo y sabías quien eras”.

Pero intercala esos momentos de risas, con introspección y silencio. Porque hasta ahora oías más a los demás que a ti mismo. Tienes un corazón que das por supuesto que todas las mañanas hará su función, que vivas. Lo acallas con musica, miedos, modas y demás tonterías, porque sabes que si lo escuchabas te diría el camino que habias escogido no era el tuyo.

Estarás muy confundido si crees que esta guerra con la adversidad es ganarla, aplastarla y que nunca vuelva más a tu vida. Porque no volverá con esa forma, pero sí con otra distinta.

Tu misión es ser mejor de lo que fuiste cuando entraste. Es ser un poquito más excelente con cada paso.  Es progresar en tu desarrollo, porque aunque no te guste, la vida no sólo está hecha de dulces sabores, sino también de adversidades.

¿Qué has aprendido de tus adversidades? ¿Te encuentras en un momento así?

SI estás viviendo momentos adversos en tu vida, te recomiendo que si necesitas un bastón para tu corazón, leas el libro de Santiago Álvarez de Mon, “Desde la adversidad. Liderazgo, cuestión de carácter“. Que me acompaña en todo momento en mi vida. Os lo recomiendo, para mí sería el único libro que llevaría a una isla.

 

 

Anuncios

Minimalismo, ¿Necesitamos vivir cómo lo hacemos?

Las posesiones, poseen

Nos pasamos la vida acaparando.

Acaparamos amigos. Acaparamos posesiones. Acaparamos contactos en redes sociales. Acaparamos títulos… Acaparamos cosas porque pensamos que nos llevarán al éxito.

Acaparamos cosas, no por lo que creemos que suponen. Si no por la experiencia que creemos que nos pueden dar.

Nos han inculcado que cuánto más, mejor.  Pero yo digo, que cuanto menos, aún mejor.

Sé que levanta ampollas la siguiente frase, pero cada dia estoy más convencido que es así: “Vivimos en una sociedad, pendiente del tamaño. Quien la tiene más grande, debe ser el mejor”.

Como bien dice una amiga mía: No importa el tamaño, sino el gusto que produzca.

A día de hoy, compramos seguidores, porque cuánta más alta sea nuestra cifra, aunque de lo que digamos a lo que seamos, vaya un trecho, el ser considerado un influencer, es como en los años 80 el ser futbolista. Todos quieren.

Cuanto más títulos tenga nuestro LinkedIn o tarjeta de presentación , más asombrados creemos que podremos dejar a los demás o a los “cazatalentos”.

Pensamos que la felicidad es vivir en la abundancia de cualquier tipo. Que eso es el éxito. Y realmente estamos muy equivocados.

Me gustaría hacerte una pregunta: ¿Te vas a dormir satisfecho?

Y no estoy hablando de la satisfacción tras haber jugado con tu pareja.  Si no satisfecho por saber que has hecho lo que tenías que hacer durante el día.

Satisfecho por estar en coherencia con uno mismo. Satisfecho por las acciones realizadas y que no te has dejado nada por hacer que deberíamos haber hecho porque así lo sentías.

No estoy promulgando que no seamos mejores, que no rompamos limites ni que ascendamos en nuestra empresa. Lo que digo que no amasemos para satisfacer nuestro ego, si no que las pertenencias, experiencias, vengan como consecuencia de nuestro trabajo o filosofía de vida, no por querer fastidiar a los demás.

Porque creemos que cuantos más amigos tengamos, menos solos nos sentiremos. Cuando en realidad, si llegas a tener un trato continuo con el 5% de esos contactos, date con un canto en los dientes. Ya nos puede importar poco de lo que hablan esas personas, pero las agregamos.

Todo porque aumente el número de seguidores.

Pero también pasa con la agenda del móvil. ¿A cuanta gente llamas habitualmente de todos los que tienes? ¿Cuántas personas crees que te ayudarían si tuvieras un problema de verdad? Crea una situación ficticia y mira a ver cuántos te responden.

Claro que somos seres sociales. Que sin los demás no podríamos ni vivir 1 semana solos. Pero los demás no son los responsables de nuestra felicidad, nuestra necesidad de cariño o falta de éxito.

Como bien dice el anuncio: ” De 107 amigos que tienes en las redes sociales, solamente veo 7 como verdaderos“- ¿Y tú cuántos crees que son de verdad en tu lista?.

Sé que te avergonzaría decir que reconoces tienes pocos amigos. Porqué afirmarlo, es como gritar a los 4 vientos, que eres “un bicho raro”.

Cantidad no quiere decir Calidad.

Impongamos el minimalismo en nuestras vida.

Pero también en el mundo de la empresa.

Amasamos conocimientos sin sentido.

¿Qué la moda es hacer un curso de tal? Vamos todos a por ello. ¿Qué la moda es tener tal cosa? Todos vamos a por ella.

Para y pregúntate. Tras ver que tienes un CV de más de 3 folios, ¿Te sirve para algo esa formación? ¿Es tu pasión? . Y la respuesta que recibo cuando hago esas preguntas es : “Para reinventarme, cómo lo hacen los demás“.

Echa un vistazo a tu C.V. y se sincero contigo mismo al hacerte esta pregunta: ¿De verdad querias hacer esa formación, te apasionaba o lo hacías porque era la moda y todos lo hacían?

Haz una prueba. Pregunta a una persona que no conozcas, ¿Quién eres?. Siempre te responden a través del titulo que tienen en su tarjeta de visitas o en la entrada de su despacho.

No somos títulos con piernas, sino personas. 

Y un ejemplo lo tenemos en las entrevistas realizadas en el blog. Es una forma de distinguir dónde está la humildad y dónde está el ego en plena ebullición, simplemente preguntando: ¿Quién eres?

A lo largo de más de 300 entrevistas, si las observas, veras que mucha gente, con un éxito inimaginable para todos nosotros, simplemente te dicen cosas como :” Soy una persona que ama lo que hace…Soy una persona feliz…Soy una persona que disfruta en mi día a día…” No hablan de sus títulos, éxitos ni ocultan sus fracasos por miedo al qué dirán.

No somos una tarjeta de presentación o un enlace a LinkedIn.  Somo lo que provocamos en los demás . La ilusión que inyectamos en los ojos de nuestros compañeros. La motivación perdida en momentos duda.

Eso es lo que debemos ser. No un Master o un título en ingles en nuestra tarjeta.

Pensarás que es muy bonito lo que acabo de decir, pero que no paga facturas ni aumenta la influencia en los demás. Que además en el CV quedará más bonito, ¿Verdad?

Al igual que el amasar amigos en redes sociales, contactos para el móvil, creemos que amasar un coche de empresa, un bonus trimestral o el móvil de empresa, nos dará la seguridad que necesitamos para pasar.

Amasamos no por consecuencia de nuestro trabajo, sino con el fin de conseguir seguridad, respeto de los demás y tener contento a nuestro ego.

Los que tienen familiares de la generación del 50, sabrán reconocerse con esta frase: “Tienes que ahorrar, ganar todo lo posible y no gastarlo, para llegar sin sustos a la jubilación”

Ante ese miedo, llamada jubilación o quedarnos debajo de un puente si no tenemos un “colchón”, amasamos sin parar. Soñamos con que nos toque la primitiva o el Gordo de Navidad, todo por miedo a la inseguridad.  Pero los medios de comunicación al año siguiente nos enseñan que esas personas agraciadas, siguen como están o han vivido situaciones desagradables por el premio en cuestión.

No estoy queriendo decir que a partir vayamos todos a vivir en mini casas, vendamos nuestra ropa y compremos solamente muebles de una marca de un país frio, sino que:

.- Se selectivo en tus relaciones, que no es lo mismo que interesado.

.- Haz todo tan simple como puedas, pero más de lo que es.

.- Menos es mejor

.- Recuerda que el 20% de las causas, generan al menos el 80% de los efectos.

.- Sonríe, respira y ve despacio.

.- No dejes que la distracción masiva arruinen tu vida

.- Simplifica, Simplifica, Simplifica.

Es una vida minimalista y con sentido del siglo XXI.

Podéis conocer más del minimalismos, a través de un libro que recomiendo, “Minimalismo: Para una vida con sentido

¿Qué vivirás dentro de un proceso Disruptivo?

Incluso la gente que afirma que no podemos hacer nada para cambiar el destino, mira antes de cruzar la calle” decía el Dr.Hawkings.

Antes, todo el mundo se le llenaba la boca hablando de la Disrupción. Aunque no supieran de que trataba o confundieran términos, la Disrupción siempre estaba presente en toda conversación. Sin embargo, ahora, todo el mundo que oye Disrupción, sale corriendo más rápido que si vieran a David Bisbal en la otra acera.

Pero lo que no saben, es que todos, hemos pasado por un proceso disruptivo en algún momento de nuestra vida. Tanto personal como profesional.

Todo este miedo reciente ha venido a consecuencia de la crisis de los Taxis. Ahora la disrupción es lo peor del mundo. Y si trabajas para alguna empresa tildadas así, prepárate para que disminuya tu lista de amigos en Facebook. Hasta leí, recientemente en un medio de comunicación, que la Disrupción era la epidemia de la clase trabajadora de este siglo XXI.

Y aunque nos guste o no, la Disrupción ha estado presente desde nuestros hermanos aquellos que vivían en las cuevas.

La Disrupción según la R.A.E es” Rotura o interrupción brusca”.

Haz memoria: ¿De veras que nunca has vivido un proceso disruptivo en tu vida? ¿De veras que no fue un antes y después para ti la perdida de ese familiar? ¿De esa persona en tu vida? ¿ O te acuerdas el impacto que causó en ti ese puesto de trabajo por el que no dabas un duro y te revolucionó la vida?….TODOS HEMOS VIVIDO UN PROCESO DISRUPTIVO EN NUESTRA VIDA. Y HASTA ALGUNOS LOS HEMOS PROVOCADO NOSOTROS MISMOS.

Pero en vez de ser coherentes con nosotros mismos, preferimos echar “a los leones” toda aquella novedad que no dominamos, que no sabemos de antemano a dónde nos va a llevar. Pero sobre todo protestamos de la “novedad”, si estamos rodeados de gente que no quieren que sepan que queremos hacer las cosas diferentes en relación a los demás.

No sé qué pasa, pero cuando sabes que quieres algo diferente en tu vida, siempre acuden a ti, raudo y veloces, pensamientos y comentarios del tipo: “Estás loco, pero si estás muy bien como estas con tu pareja… Déjate de tonterías, sois los número 1, ahora toca vivir de las rentas…” así como dudas de qué pasará si das un paso al lado del camino hasta ahora recorrido. Pensamientos, dudas y recomendaciones que lo único que quieren es que dejemos de lado las cosas diferentes y sigamos el recorriendo que hasta ahora no es que nos de resultados, sino que no da quebraderos de cabeza, que no es lo mismo.

Nos encontramos perdidos, sin orientación ni nada que nos diga qué tenemos que hacer.

Y te aseguro que si antes de empezar, ya tiras la toalla, la vida volverá una y otra vez a ponerte situaciones en las que te reafirmen que es hora de hacer las cosas diferentes.

¡¡Así que tú mismo!!.

Durante las más de 300 entrevistas realizadas ya a personalidades nacionales e internacionales, observé una característica en común en sus principios. Todos habían vivido un proceso disruptivo a la hora de empezar su nueva carrera personal y profesional.

Así que tan mala la disrupción no será. Además, que quede entre nosotros, todos los avances que a día de hoy estás disfrutando y los que disfrutarás, TODOS han nacido de un proceso disruptivo.

¿Quieres conocer qué proceso disruptivo han vivido personas y empresas y cómo gestionarlo?

Adelante, comienza el viaje, abróchate los cinturones.

1.- Hay que hacer algo hasta la fecha no hecho nunca. Lo que te han dicho los demás, no te sirve.

Has intentado todo para conseguir la felicidad, el éxito en tu puesto de trabajo así como superar tus límites físicos. Has leído libros, seguido conferencias, has seguido modas que jamás pensabas que existieran, hasta te has ido a la India como te recomendaba tu gurú…Pero aún así, nada daba resultado.

Sabes que puedes hacer las cosas de manera diferente. Que se pueden mejorar los procesos hasta ahora vistos para conseguir resultados nunca vistos. Sabes y sientes que no eres como los demás. Que las modas no van contigo, que tú eres de crear cosas de la nada.

La disrupción nace de tu forma de ver la vida. De hacer las cosas diferentes como hasta ahora se han hecho. Es saber que hay mucho más allá de las normas pre-establecidos, de lo que creemos que es verdad absoluta.

2.- Las dudas bailan contigo mientras piensas.

Dudas de ti mismo, de las opiniones de los demás, de tu capacidad…hasta de tu propia sombra.

Te preguntarás quién eres tú para querer hacer las cosas de forma diferente.  Pero te digo mi experiencia, si tus pensamientos te dicen que adelante, date la oportunidad, porque algo te está esperando.  No quieras estar lamentándote con el paso del tiempo.

Todas esas dudas, son excusas, como la falta de titulo, capacidad, ilusión o talento, para no dar el paso adelante. Simple y llanamente, son excusas baratas.

DATE LA OPORTUNIDAD DE SALTAR, SI ADEMÁS ES LO QUE QUIERES Y SABES QUE NECESITAS.

Sin acción, siempre las dudas ganarán la partida.  La acción disipará tu miedo, que no lo extinguirá como muchos gurús te dicen que podrás hacer, porque el miedo nunca muere.  El miedo tiene la función de avisarte que estás haciendo algo que hasta la fecha no habias hecho . Así que en vez de rechazarlo, agradécele que te informe que estás intentando ver que hay más allá de los límites.

La acción nos llevará a conocer la cara B del miedo. Nos muestra de qué somos capaces y asombrarnos de los paisajes que nos estábamos perdiendo, por el “qué dirán”.

3.- El camino

Sé que te gustaria tener un bastón que pudiera ser tu avanzadilla para ver si antes de pisar, es un avance firme el que quieres dar. Pero en este caso no hay bastón que valga.

No quiero decir, que libros, formaciones, conferencias, y demás cosas que hayas investigado no te sirvan en estos momentos. Utilízalas como una orientación, no como el GPS imprescindible para estos momentos.

Esas “recomendaciones” te hablan de cómo ellos lo consiguieron. ¿O es qué a todos nos hace el mismo efecto el Ibuprofeno? ¿Es que toda medicina hace el mismo efecto a todas personas por igual?. Si les haces caso, estarás siguiendo “sus pasos”. Y eso no es disrupción, es copia y pega.

Y quieras o no, el camino te llevará a donde tienes que llevar, no a donde te lo hayas planificado.  No nos dejamos llevar por los resultados que los experimentos nos dicen. Si no dicen lo que queremos, creemos que hemos fracasado, cuando realmente quizá no es así.  Los pequeños detalles son la distancia entre la mediocridad y el éxito.

Disrupción es sinónimo de incertidumbre. Y así es la vida, pura incertidumbre.

A lo largo de las entrevistas realizadas, la gente me decía que se sorprendía, pasado el proceso de lo que eran capaces de hacer , de lo empoderados que se habían convertido.

La incertidumbre te enseña:

.- Liderar tus pensamientos

.- Que eres creativo. Ya que apuestas por la forma en la que ves el mundo, tu mundo.

.- Desata actitudes y aptitudes que no conocías. No sabías que tenías porque hasta la fecha habías seguido los dictámenes y recomendaciones de los demás, no las tuyas propias.

.- Creas con tus acciones , tu verdadero storytelling, tu vida.

Por el camino aprenderás que las modas están muy bien, enseñan cosas que no sabías o tenías olvidadas. Pero creando una disrupción en tu vida o empresa, estarás creando una tendencia,  ¿O es que alguien se acuerda de modas de los 90?.

Nadie, nos acordamos de personas o empresas, que han hecho las cosas diferentes a los demás, creando y satisfaciendo necesidades que no sabíamos que teníamos.

Pero el verdadero éxito, la felicidad, no surge de la nada, te lo aseguro.

La disrupción es darle una oportunidad a los disparos que el cerebro nos manda siempre. Nuestro cerebro se divide entre los disparos , imágenes y pensamientos que nos manda y el apagado o no caso, de los mismos.

Los disruptivos no son personas que tienen un cerebro diferente al tuyo. Solamente hacen caso a esos disparos de su cerebro. Disparos que también tienes tú pero que no les haces caso.

Siguiendo las normas, es darle al “Off” de tu cerebro. Crear un mundo nuevo, es darle al “On”.

4.- El Mantenimiento. 

La Disrupción no es un proceso que tras conseguir unos resultados en un determinado número de días, ya te olvidas de ella. Es un estilo de vida que aplicarás a cada rincón de tu vida.

La disrupción te hace ver que no quieres rutinas en tu vida que te ahoguen, personas que no crean en ti ni en tus sueños. Te enseña a saber que una vez conseguido un éxito, no es el final. Sino el principio de un nuevo comienzo. Te hace ser el nuevo Indiana Jones en tu vida y en tu empresa.

¿Te motiva más lo prohibido, lo imposible o lo que siempre has hecho? Con esa respuesta, ya estás diciéndote si tienes madera de disruptivo o no.

Movimiento continuo, que produce resultados,  liderado por un ADN fortalecido con denominación de origen.

¿Y tú tienes miedo a una disrupción en tu vida? ¿Qué disrupción querrías provocar?

 

Luis Pérez-Breva: “Tener pequeños equívocos por el camino, no es lo mismo que fracasar”

Hoy dentro de la sección “Conversación con..” es un placer presentar a Luis Pérez-Breva

Creemos que los innovadores, los disruptivos, son personas de otro mundo. Que han sido tocados con una “varita” que nosotros jamás veremos ni con un curso de creatividad. Creemos que los innovadores, los “diferentes”, son personas u organizaciones con un buen presupuesto, al que pueden darle el uso que crean conveniente. ¿Y si te dijera que innovar viene de un presentimiento o intuición? ¿Y si te dijera que es algo que puedes practicar y mejorar con la práctica? Recientemente tuve el placer de conversar con Luis, autor del libroInnovar.Un manifiesto de acción”. Concibió y dirige el MIT Innovation Teams. Programa cuyo objetivo es que los avances tecnológicos tengan un impacto en la sociedad y resuelvan los problemas en el mundo.

Gracias Luis, por recordarnos que hagamos lo que hagamos, siempre tengamos el objetivo de crear impacto. Podéis conocer más el trabajo de Luis a través de su Twitter y en Linkedin.

.- ¿Quién es Luis Pérez-Breva?

Si tengo que definirme a mí mismo por atributos, soy una persona que tengo mucha curiosidad por hacer cosas. Y muchas ganas de buscar tecnología aplicada al mundo. Pero sin limitarte a una tecnología, sino cualquier tipo de la misma. Ahora que he hecho cosas, a tiro hecho. Cuando me movía, cuando no sabía lo que era un deseo rabioso de usar cualquier tecnología para hacer cosas que realmente tengan impacto. Pero esto lo puedo explicar ahora. Todo esto ha llevado a muchas cosas por el camino. Hay quien dice que soy innovador, otros que soy académico, otros emprendedor , pero yo no defino por ninguna de esas variables. Yo me defino por las ganas de hacer cosas que tengan impacto. Por ejemplo , hace muchos años me dieron un proyecto para localizar teléfonos móviles. Que al final convertimos en tecnología, en una start-up. Tecnología que creamos mientras íbamos avanzando en la empresa. Hoy en día se ha puesto muy de moda en encontrar la tecnología o hacer un producto, cuando en realidad nosotros lo hicimos todo a la vez. Desarrollamos e inventamos la tecnología mientras avanzamos. Pero el objetivo era resolver un problema que era gigante, de hecho. La gente me decía que si estaba ayudando al mundo a espiar a personas. Cuando realmente el objetivo era que cuando tú llamas a un número de emergencia desde una línea fija, saben dónde estás. Pero cuando llaman desde un número móvil, nadie sabe dónde estás. Así que lo que me motivaba era que podía utilizar tecnología para resolver ese problema. Problema que si lo hacías, ayudaba a personas. Claro que tenía esta tecnología unos fines comerciales. Fines que conseguimos. Pero la idea era que una problema que merecía la pena resolver. Y para eso hicimos la tecnología que hacía falta. Si se me tiene que definir de alguna manera, soy una persona con esa especie de obsesión, que no es filantrópica o menos filantrópica. Si no que es más resolver problemas con tecnología.

.- ¿Nos puedes dar una definición de emprendimiento, innovar y emprendeduría? Hay una enorme confusión de palabras. Y en este campo todavía más. En el libro, por ejemplo señalo que la palabra emprendimiento, es muy desafortunada. Porque la traducción que se ha hecho al idioma castellano es muy mala. Innovar, por ejemplo es fácil de explicar con miles de ejemplos. Haces algo, que tiene una partícula de novedad, a lo mejor en la tecnología, en el modelo de negocio, en la organización. Y la novedad lo que hace es resolver un problema que a lo mejor ni siquiera sabias. Por ejemplo los teléfonos móviles, a día de hoy nos permiten hacer unas cosas, que antes eran imposibles de hacer. A día de hoy hay miles de cosas que nos permiten llegar más lejos. Cosas que si nos las quitaran, no sabríamos que hacer. Así que Innovar, es básicamente lo que haces para descubrir ese problema que no sabías que tenías y que sabes que tienes, porque ahora puedes llegar más lejos. Sin embargo emprender, estoy usando la palabra y no el verbo. Es simplemente crear una organización. Es perfectamente loable lo uno y lo otro. No todas las organizaciones tienen que estar innovando continuamente. Ni tienen que dejar que hacerlo. Pero el emprendimiento, según entiendo yo que funciona la lengua española es como un juego de azar. Es el practicismo si puedes crear esta empresa, que crecerá y podrás venderla a un mejor precio. Y es el énfasis, solamente focalizado en la creación de esa nueva compañía, con visos que se pueda vender por mucho más de lo que te ha costado crearla. La emprendeduría, término que no se usa tanto en la lengua castellana, y si en el idioma catalán, refleja un poco más la idea de la profesión de esa persona que crea organizaciones nuevas. Con el propósito de crear un negocio y llevarlo cabo. La diferencia entre estas palabras, es que emprendimiento a día de hoy se ha convertido en esta idea táctica de creas algo, como sea y lo vendes a un mayor precio. Emprendeduría siempre ha sido el arte de crear una organización que se sostenga así misma, independientemente del grado de novedad que haya. E innovar es algo que se puede hacer con la organización nueva o existente y que trata de resolver ese problema final y descubrirlo a través de esas tecnologías nuevas o viejas. Que unas veces te llevan a crear una nueva organización o no. Siempre teniendo en cuenta, que lo que importa es solucionar el problema.

.- ¿Qué le dirías al Luis de hace 20 años?

No tengo una respuesta la verdad, porque no me acuerdo cómo pensaba hace 20 años. Y si te dijera lo contrario, te estaría mintiendo. Los seres humanos construimos historias mientras vamos caminando. Dicha historia te la cuentas desde el hecho final, no se parece nada a la historia que viviste. Si que tengo más información ahora, así que dar consejo a mí yo de hace 20 años es como hacer trampas. Pero sí que le diría, es no dejarme llevar, cómo así hice, por la idea de que los demás buscara un trabajo normal. Pero cómo yo no les entendía, no lo hice. El consejo que le diría a una persona que me escuchase hoy, y no a mi yo de hace 20 años sería decirle que hemos llegado a un punto en el desarrollo tecnológico, en la información en el que es más posible ahora, más que nunca, una cosa que es genial. Una persona puede ir aprendiendo mientras va avanzando. El objetivo de seguir aprendiendo, que es lo que hice yo, ahora es más fácil de hacer , que cuando yo lo estaba haciendo. Tuve que acumular educación que con llevaba títulos, para aprender las cosas que quería. Yo lo hice en el principio de Internet. Pero ahora uno desde casa, puede aprender tanto que tenemos que volver a repensar, lo que significa una carrera. Ya que una carrera puede ir uno cambiándola básicamente continuamente. A mí me presentan como Ingeniero Químico en todos los lados que voy, cosa que no ejerzo desde hace mucho tiempo. Seamos menos categóricos con lo que uno es y es acogerse a la idea que la carrera es algo que uno se trabaja por el camino y no algo de antemano y que se acoge de por vida. Lo que hacían los demás diciéndome que no era un trabajo lo que e estaba haciendo, era su idea que no era un trabajo por el que se sentían atraídos en ese momento. Si da dinero, es un trabajo.

.- ¿Podemos dar cabida a los presentimientos en el mundo del éxito?

Más allá de si hay un presentimiento o no, a mí me gusta más pensar en la acción que tiene que seguir. Yo puedo tener el presentimiento de que algo puede funcionar. Entonces estoy entre dos caminos, no hacer nada y quejarme. O hacerlo tangible. Y hay muchas maneras de convertir ese presentimiento en tangible. Siempre con el objetivo final de hacerlo real. Pero detenerse en el presentimiento de por sí, es poco útil. Es fácil tenerlos, pero lo divertido es llevarlos realidad. O hasta descubrir que no tienen ningún sentido Así que cualquier cosa en la que merezca la pena trabajar, tiene mucho trabajo. Cuando la gente sólo vende presentimiento o intuiciones, entiendo a mucha gente que miraría con desconfianza. Pero cuando la gente es capaz de transformar esos presentimientos en algo real y tangible es increíblemente valioso.

.- ¿Qué diferencia hay entre una equivocación y un fracaso?

Yo te explico lo que he visto, cómo lo he vivido en la escuela anglosajona, que tienen cosas muy buenas desde pequeños. A mis hijos desde parvulario, se les enseña a escoger lo que quieren hacer en ese momento. Y no dentro de 10 años o la carrera que querrían hacer. La educación se basa en que ellos van escogiendo un camino que va cambiando cada día. Y claro que hay equívocos continuamente, porque la elección es continua. Por ejemplo, en España cuando tomé la decisión con 17 años de mi Ingeniería. Un camino que empezaría con 18 años y me llevaría 6 años hacerla. Sin embargo cuando alguien viene al MIT, a una persona se le pide que tenga una idea sobre lo que querría hacer sobre su futuro. Y luego le explicamos que si escoge determinadas asignaturas será un Ingeniero, gestor, lingüista. Es una perspectiva distinta, ya que vas a construir tu caminos mientras avanzas frente a la idea de vas a decidir el camino y avanzarlo en función, de un estándar absoluto. Es una situación opuesta en relación a lo que viví de pequeño y lo que he podido ver y disfrutar en los Estados Unidos. Con este punto de partida, estar equivocado es darte cuenta después de probar una cosa que no funcionaba del modo que a ti te hubiera gustado.

Pero la traducción y el abuso, de la palabra fracaso por parte de los Directores de Marketing en los USA ha generado una idea completamente que no tiene sentido. Fail, se puede utilizar como algo que no hiciste, o fracaso. Mucha gente se ha puesto ahora a la vanguardia de fracasar rápido.. Ya que tener pequeños equívocos por el camino o las cosas fallen, no es lo mismo que fracasar. Fracasar es terminal, final y es algo que no le gusta a nadie. Pero en los Usa, nadie piensa en fracaso, ya que estás pensando en las decisiones que estás haciendo continuamente. Llegas a un punto que lo que estás haciendo no es dónde querías ir, pues cambias. Y la siguiente vez, la decisión la tomas distinta. ¿Es fracaso en ese momento? NO. Y ahora que estamos en la moda de los tweets y los eslogan, queda muy bien lo de fracasar rápido. O por ejemplo que la suma de muchos fracasos te llevarán más rápido al éxito, algo que es totalmente mentira. Porque tú puedes fracasar millones de veces y nunca llegar al éxito. Sin embargo, la inversa sí que es verdad. Porque cuando llegues al éxito podrás mirar atrás. Y darte cuenta que por el camino estuviste más veces equivocado que en lo cierto. Pero dándote cuenta que estabas equivocado, pudiste corregir tu camino con la siguiente decisión. Como habrás visto son dos palabras muy distintas y que se confunden enormemente. Y cuando la gente traduce, se acogen a la idea de la palabra fracaso, idea que la gente de a pie de los Estados Unidos, que ni siquiera usa.

Por ejemplo, en la versión española, he intentado no usar el fracaso como un modus operandi de ningún tipo. Pero si uso la idea de que vamos a estar equivocados a menudo. Por una simple razón, ya que estás haciendo algo que es tan nuevo y novedoso, que sería una casualidad enorme que todo te saliese bien a la primera. Cosa que no creo que a nadie le haya pasado nunca jamás.

.-¿Qué es el riesgo?

Si tú te acoges a todas estas recetas para crear tu start-up, es encajonarte en una idea de mercado, de producto o de usuario. Si tiras adelante por esa opción Pero cuánto más creces, más riesgos estás asumiendo y no te preparas para equívocos, ya que ves que tu idea de partida es buena. Pero cuando llegas al momento, que ves que tu idea no tenía visos de tirar adelante, las consecuencias son muy caras. Ahí hablamos de fracasos, ya que no te has preparado para errores por el camino. La gente que te dice que fracasar está bien, que no pasa nada, hay que decirle que estará bien para ellas, pero por el camino se habrá perdido mucho tiempo que se podría haber empleado de otra manera, y al menos haber fracasado de una manera nueva. En vez de una manera predecible. Por lo tanto el riesgo es una manera de fracasar que se podría haber predicho

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria?

Es peor que poner un tweet lo que me estás pidiendo. Pondría: Compra mi libro. Lo digo en broma y en serio. He intentado escribir un libro en el que se eliminasen todos los eslóganes tradicionales que se tiran por todos lados. Incluso demostrando que algunos de ellos no tienen ningún sentido. Y como me pides qué pondría en una valla publicitaria, como un eslogan, no poniendo ninguno en el libro. Ahora no quiero poner ninguno. Así que diría compra mi libro, tiene dibujos bonitos y sí te sirve para lo que quieres hacer, adelante. Y si no, regálaselo a alguien. Creo que la gente parece que tiene que pensar en eslogan y hay demasiados tweets, y eso es muy difícil de hacer.

.- ¿Qué orden llevaría para ti las preguntas ¿Por qué? ¿Qué? ¿Cómo?

Yo las haría aleatoriamente. Y ahora te explico por qué. Una de las cosas más difíciles de darse cuenta es darse cuenta que si tus principios acaban convirtiéndose en una restricción, entonces no son principios son restricciones. Un principio es un punto de partida. Si tienes que excluirte de uno de los otros, no estás utilizándolos como principios. Cómo norma está muy bien ir preguntándose, ¿Por qué?. Pero si sólo te haces esa pregunta entonces no vas a ir preguntándote las suficientes veces, ¿Cómo?. Así que empieza cómo te de la gana, y luego sigue por los otros dos.

.- ¿Quién se puede definir como experto en una materia?

Quien quiera. Si estás haciendo algo nuevo, no hay nadie que sea un experto. Y cuando la gente empieza a preguntarte cosas, tras el empuje de esa cosa nueva, pues ya eres un experto. No es una categoría que se adquiere. No miremos el gráfico que nos dice Malcolm Gladwell de las 10.000 horas en los que nos dice que hay es donde adquirimos la experiencia. Porque ahí es dónde acabaron el análisis. Porque a lo mejor la experiencia ya puedes verla a partir de las 300 horas con una práctica concienzuda y con una experiencia que otros ya pudieran beneficiarse de ella. Cuánto más practicas más experto te vuelves. Lo que dice Malcolm, es que al cabo de 10.000 horas empleadas, todo el mundo dirá que eres un experto pero muchas otras personas lo habrán empezado a ver antes.

.- ¿Qué compañero necesita una persona que quiere innovar en su vida?

Yo lo llamo el diario de laboratorio. En el libro hablo de qué tenías que apuntar y qué es lo que quieres buscar. En él, intento resolver la duda de que hasta qué punto puedes necesitar o no uno, que es lo que tienes que documentar y qué es lo que tienes que escribir. Siendo un cuaderno dónde se formule tu presentimiento. Y siendo ese cuaderno una memoria de todas las veces que has estado equivocado. Pero cuando te des cuenta de eso, ya habrán el número suficiente de horas de qué lo has estado. Y ahí es cuando eres más experto. Ahí es lo que yo hablo del futuro YO, situación que serás más experto de lo que estás haciendo ahora. Pero si quieres ayudar a la gente resolviendo un problema, también hablo de kit, diciendo que tienes que darles para que ellos tengan también el mismo racionamiento y cómo tendrías que empezar. Por ejemplo desde tu propio cuaderno, qué cosas tendrías que darle a otro para ayudarle a empezar partiendo a lo mejor de un obstáculo a progreso que les puede interesar o no. Y que puedan de nuevo derivar o no en la dirección que ellos creen. Como no hay un supermercado de obstáculos al progreso, lo que se trata es saber cómo resumir para que otros puedan a experimentar de manera tangible con eso, para saber cuál puede ser la oportunidad. Y es en ése contexto donde hablo del kit. Pero siempre partiendo que no todos llegaran a la misma solución ya que todos tenemos diferentes motivaciones.

.– ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

No lo sé. Yo básicamente me lo paso muy bien jugando con mis hijos. Pero no solamente jugando al fútbol, sino también cuando construimos ordenadores, cosas extrañas, conversaciones continuas. Y no de niños pequeños, sino los considero personas de camino a ser adultos con mis hijos. A mí eso es lo que me pone muy contento, y poder dedicar tiempo a eso. A título profesional, es dedicarme a algo que no tengo ni idea de lo que es. Estar en un reto nuevo en el que creo que todavía no soy un experto. Por ejemplo, esto de escribir un libro fue un esfuerzo enorme porque iba en contra de mi voluntad. Yo no quiero posicionarme como experto y sí ir a por la siguiente cosa de la que no sé suficiente.

.– Una reflexión a los lectores del blog

No tengo ningún eslogan ni recomendación básica que la gente tenga que tener, porque huyo de absolutos. Porque la idea de que haya un único camino, no sé cómo va de eso. Pero sí alentaría a la gente que viera muchas más películas de ciencia ficción y leer muchos libros de ciencia ficción. Porqué esa persona que ha escrito ese libro ha tenido que imaginarse un mundo en el que esas tecnologías que no existen hoy, tenían todo el sentido del mundo. Esto ayuda a que todavía quedan muchas cosas por hacer y que todo es factible. Cuánto más leas, es mucho más fácil empezar a entender cuantas más cosas se puede dedicar a hacer uno si le da la gana. Y también diría que no tuviéramos miedo a la tecnología. La tecnología no es lo que la gente crees que es. Ya que la 1 tecnología que nos distinguió de nuestros antepasados y nos pone en la civilización, es la hacha prehistórica. La hacha es un palo y una piedra juntos. Y es tecnología, ya que nos ayuda a hacer cosas que antes no podíamos. La definición de tecnología que yo me acojo es la suma de cosas que nos dan más poder sobre la naturaleza, tanto para cuidarla o usarla de alguna manera. Con esta definición, vemos que está para ayudarnos a nosotros mismos. Y tenerla miedo es un poco ridículo. Así que la creatividad no es hacer prácticas en un sitio en concreto, si no es la capacidad de cada uno del mundo que sean capaces de imaginarse . Y con ese objetivo he escrito el libro, para que las personas vean que allí donde tienen una queja de algo de que no funciona hoy, puede haber una oportunidad. Y la manera de acogerse a esta oportunidad es eliminar la perfección de que ellos no pueden. Y esto está en sus manos.

Ya que todo lo que te restrinja es algo que tú has decidido que te limita.

¡¡Un Employer Branding de verdad!!

Ir juntos es comenzar. Mantenerse juntos es progresar. Trabajar juntos es triunfar” decía H.Ford

Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico e industrial, en una época, grupo social, etc…” según la R.A.E, es lo que denominamos Cultura.

Según la empresas que he estado estudiando para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” su definición podría ser algo así como: “Como los niños, para tenerlos contentos y nos saquen el trabajo que les damos chorradas para tenerlos contentos y sin rechistar, porque si no saben que lo que les espera es la lista de desempleo, pues si así nos sacan el trabajo, probemos”.

Te podrá parecer muy fuerte, pero te aseguro que fue la contestación fuera de micrófonos, de uno de los empresarios más importante de mi ciudad. Y además muy joven.

Como en el tema de la Marca Personal, los resultados que salieron a la luz estudiando el Employer Branding en las empresas, destilaba que iba por el mismo camino. Hacia la prostitución de una herramienta útil y necesaria, Considerado como el algo liviano que se implanta para tener a la gente contenta pero que no se cree en los resultados que pueda producir.

Vivimos en una sociedad de quejas y victimismo constante. Con los medios de comunicación solo nos producen “dolores de cabeza” tras ver siempre malas noticias. Nuestros vecinos siempre nos dicen que su vida es mala. Nuestra familia se queja del poco tiempo que tienen o nuestros compañeros de trabajo por el trato que recibe de sus superiores.

A través de diversos estudios, se determinó que era importante tener motivados a los trabajadores. Con ello aumentaría su productividad, compromiso y con ello la cuenta la de resultados de la empresa.

Pero hecha la ley, hecha la trampa.

Si con 4 cosas, un color diferente en las paredes, con frases de Paulo Coelho en las paredes, así estarán contentos y producirán más de lo que estaban haciéndolo hasta la fecha, ¿Dónde hay que firmar?

Vivimos en una sociedad en la que nos impulsan que hay que estar motivados en niveles estratosféricos y sonriendo, porque si no seremos tildados de raros, tristes y orientados al banquillo del desempleo o denostado por la sociedad como “diferente”.

Así que transformar las oficinas, ponerla de colores alegres, darle pizza al equipo cuando han conseguido unos resultados “imposibles” o darles una caja de viandas cada aniversario, se ha convertido en una MODA que causa furor entre los líderes empresariales.

Muy bien has leído, se ha convertido una MODA cuando en realidad tendría que ser una TENDENCIA que transformase de verdad la realidad de la empresas, y no en algo que será pan para hoy y hambre para mañana.

Siempre nos quejábamos que el dinero y los títulos eran una motivación extrínseca del ser humano, con la que pensábamos que así estarían motivados y nosotros, como jefes, tranquilos que nunca más se va a producir ninguna revuelta y la cuenta de resultados irá en aumento constantemente. Pero ahora creemos que teniendo un lugar bonito para ir a trabajar, sillas cómodas y pizza los viernes, estaremos y estarán contentos nuestros compañeros.

A ver señores radicales del Branding, no estoy diciendo que la cultura empresarial no funcione “en algunos momentos” a través de esas herramientas. Conozco empresas que si lo hacen de verdad, pero también conozco muchas que se han subido al carro del Employer Branding, para “calmar” las aguas y a ver si así hacen lo que el CEO desea en todo momento y sin rechistar.

Puedes estar contento por la pizza, puedes estar encantado de la vida por haberte ganado el viaje a Benidorm (con todos mis respetos a Benidorm) tras haber superado al departamento de al lado… ¿Pero esa motivación es consistente y duradera? ¿Durará en el tiempo ese amor por el color de las paredes? ¿Nos cansaremos de la pizza del viernes? ¿O es mejor una hamburguesa? ¿Se les permite de verdad que desarrollen su potencial? ¿O lo utilizamos para RETENER aquellas personas que consideramos con talento y no vean nuestras debilidades?

¡¡Seguimos sin distinguir que es voluntad de una persona y la motivación de esa persona!!.

Para que no se convierta en una moda pasajera y produzca resultados DE VERDAD para tu empresa, hay que tener siempre presente estas preguntas, que Rubén Turienzo lanzaba recientemente en una conferencia.

¿Vamos allá?

.- ¿Te conocen?

Ya no sólo te tienen que conocer tus posibles clientes o proveedores. Ya no sólo te tienen que conocer la competencia o los medios de comunicación de tu ámbito para que sepan quién eres, qué haces y cómo lo haces. No solamente tienes que estar hasta en la sopa, porque si no te conocen tus trabajadores, ¿Qué estarás haciendo? El papel de CEO egoico.

El líder, el bastión de la cultura empresarial que quieres implementar, en la que crees, tienes que ser tú mismo. La gente tiene que verte, tiene que sentir que puede hablar contigo, que eres el mismo reflejo de lo que dices o bueno, dice tu Director de la Felicidad.

Tú tienes que ser tu propio embajador de lo que propones, pero no cara a los demás, sino empezando por tus trabajadores.

.- ¿Te entienden?

Muchas veces tenemos ideas increíbles. Bueno nuestro ego dice que son increíbles. Creemos que hemos inventado el fuego. Que el premio Nobel de la creatividad e innovación ya tiene nuestro nombre.

¿Y qué ocurre cuando explicamos la idea que queremos implantar? Que solamente conseguimos silencios o dudas. ¿Qué ha ocurrido?

Que no hemos seguido llegar a explicar de forma SIMPLE y COHERENTE, cual es nuestra idea de cultura, nuestra idea.

Las cosas simples siempre son las más fáciles de implementar y las que mejores resultados dan. Deja de hacer caso a tu ego y más a tu corazón, por favor.

.- ¿Te recuerdan?

Como decía anteriormente, las cosas más fáciles son las que llegan más rápidamente al corazón y se quedan allí para siempre.

Estamos hechos de emociones que recuerdan a experiencias. Experiencias buenas como las malas. Pero por mucho que hayas hecho muchas buenas, haces una mala, esa confianza se irá al traste.

Si les mientes, si ven que lo que dices no es lo que haces, si lo que haces es “ocuparte” de tus trabajadores, para que estén callados pero no te “pre-ocupas” de ellos de verdad, te aseguro que el “chiringuito” se te irá muy rápido abajo, por mucha pizza que les des de vez en cuando.

La cultura se ha de impregnar TODOS LOS DIAS en todas y cada una de las acciones. NO exclusivamente por un cumpleaños, el cobro de los bonus anuales o la inauguración de la nueva sede.

Porque la gente siempre recuerda más un fallo, que por muchas fiestas que hagas.

.- ¿Se sienten parte?

Si quieres que tus trabajadores sean los “embajadores” primeros y principales de tu marca, no solamente tienes que ser tú quien la lidere, sino que tienes que aparte a un lado, cuando empiece a funcionar y que sean ellos quien la mejoren, quienes la impulsen, la rediseñen en los fallos que tenga. Que sea algo orgánico, que se sientan que forman parte de ella.

Como creas que es algo estable, inamovible, y que ellos no tienen ni voz ni voto, que no pueden aportar ideas…DESPIDETE DE LO QUE PROMULGAS O QUIERES PROMULGAR SURTA EFECTO O CONTRATA A OTRO EQUIPO ENTERO NUEVO.

.- ¿Les das voz?

Por mucho que les pongas un menú para que coman sano, una máquina expendedora de fruta o los viernes te los lleves a jugar a los bolos, si hay un problema y no son ni voz ni voto, te lo vuelvo a recordar, el “chiringuito” de una nueva cultura empresarial con la que se te llena la boca, será algo que nadie creerá.

.- ¿Eres valiente?

Igual que en el Branding, con la Cultura empresarial, tenemos que ser valientes. Ya vale de hacer lo que los demás hacen. Ya vale de comprar la misma máquina que tiene Google, el mismo color de pared que tiene Uber o llevar a los mismos conferenciantes todos los años que lleva la empresa del Ibex de moda.

Hay que ser valientes. No lo que para uno sirve, vale para todas. ¿O es que a un americano le importa lo mismo que a una persona latina? Para nada.

SI queremos distinguirnos de los demás, SI queremos que se sientan orgullosos de nosotros. Hagamos las cosas diferentes, porque si no seremos uno más, te lo aseguro.

Esperemos que no se convierta una moda el Employer Branding, que en vez de alentar y ayudar a los trabajadores, se convierta en una cosa más que asquee a los mismos y no crean en el poder transformador que puede llegar a tener.

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” a través de este enlace.

 

 

¡¡La vida es como una montaña rusa!!

“Los momentos largos y costosos de subida son la antesala de que lo mejor está por llegar

Siempre he relacionado mi cambio personal y profesional, con la montaña rusa.

Desde pequeño siempre les tenía pavor. Veía a la gente divertirse, gritar, mojarse con las atracciones… Todo genial, todo muy bien, pero era superior a mis fuerzas.

No podía subirme a una de ellas.

A día de hoy, reconozco que con esa actitud estaba sobreviviendo, NO VIVIENDO.

Sigo sin montarme en una montaña rusa y el día que me monté en los troncos de agua, dejé a mi padre que estaba delante de mí sordo de los gritos que pegaba.

Pero emprendí un viaje alucinante, dirigir mi propia vida. Y con ello mi propio sueño.

Ya no estaba viendo sobreviviendo, creyéndome seguro de vivir sin sobresaltos y no las emociones que veía que disfrutaban los demás. Empecé a VIVIR.

Pero en este mundo tan “happy”, vemos a los demás disfrutar y pensamos que siempre será igual. Creemos como nos dicen las películas de la 4 la tarde o las revistas “fashion” que todo será de color de rosa, siempre gritando y con una sonrisa de oreja a oreja.

Lo que pasa, que no nos enseñan la trastienda.

La vida, como emprender un sueño, es una montaña rusa llena de emociones. Viaje que no sabemos dónde nos llevará ni que emociones nos encontraremos por el mismo.

Aunque hasta ahora todos los viajes que hemos realizado, han sido acompañados por nuestra pareja, amigos, familiares o compañeros de trabajo, este viaje, tenemos que subirnos al vagón, en SOLEDAD.

Nosotros tenemos que ser quienes vivamos el camino. Por el camino nos encontraremos gente, se bajaran del vagón, se llenará más que el camarote de los hermanos Marx, pero tenemos que ser nosotros mismos quienes pilotemos el vagón.

Nadie puede ni podrá hacer el trabajo por nosotros. Nadie podrá vivir lo que nosotros debemos y queremos vivir, desde el momento nos subimos al mismo.

¿Y ahora resulta que subiendo la cuesta para empezar el viaje empezamos a sentir MIEDO y PREOCUPACIÓN? ¡¡Esto no nos lo habían dicho!!

Y no creas que tras subir esa cuesta, ya desaparecerá esa sensación que tienes, siempre te acompañará.

¿Por qué?

Porque estás haciendo que hasta ahora no habías hecho. Tienes miedo a las consecuencias, a que no salga como tú esperas, a no llegar al destino soñado…

Aún a pesar de tener cualidades de sobra, para realizar el viaje, estás preocupado. Y si te falta alguna, durante el camino las aprenderás.

Te PRE-ocupas porque no sabes lo que te espera. Pero en el fondo es tu “ego” es el que te dice dentro de ti: “Déjate de locuras, que estabas muy bien como estabas antes”.

La PRE-OCUPACIÓN es el camino entre “lo calentito estaba en el sofá” y “ que bien estaré donde sueño estar”.

Y como llevabas tiempo, dejándote llevar “por la corriente llamada sociedad”, hasta ahora no habías sufrido ninguna caída ni sobresalto.

Ahora ya no están los demás, para levantarte, para decirte “tranquilo que tienes el puesto asegurado”. Has decidido no hacer lo que ellos esperaban de ti, así que te han dejado “ de lado”. Y eso produce una inseguridad, que hasta la fecha no habías sentido.

Antes de bajar la cuesta, ya quieres bajarte. No estás viviendo las emociones que te habían anunciado en el curso o en el libro, que ibas a vivir.

Antes de empezar “lo bueno” ya estás desanimado.

Se ha parado la atracción.

¿Qué ha pasado?

Que aún tienes la oportunidad de bajarte o de disfrutar de verdad, lo que hay detrás de esa cuesta. Todo depende de ti.

¿Qué hacer?

1.- Siempre recuerda tu PORQUÉ

Te has subido al vagón por un motivo.

Si es algo parecido a ser “influencer”, disfrutar los beneficios de un “speaker” de moda, un motivo que no sea provocar un bien a los demás, a través de tu talento, de lo que te apasiona, te aseguro, que te intentarás tirar del vagón cuando empiece a coger velocidad o haga una vuelta de 360 grados.

2.- Siempre COMUNICACIÓN.

Sobrevivimos porque no comunicamos lo que sentimos o queremos. Vivimos cuando no nos importa ni el qué dirán ante nuestras emociones.

El ser humano dicen que está hecho de agua y hueso. Pero yo creo que falta un ingrediente en esa mezcla, LAS EMOCIONES.

Queramos o no, sentimos. Y la vida son emociones.  Pensarás que habrá buenas y malas, pero todas tienen una cosa en común, nos enseñan QUÉ nos pasa y nos muestran la realidad.

Así que por lo tanto, siempre comunícate durante todo el camino, lo que sientes y no. Forman parte de ti. Una emoción te bloqueará o impulsará, todo depende de ti.

3.- Autocontrol.

Igual que los condones sirven para protegerse de posibles sorpresas, tú mismo tienes que ser tu propio condón ante las emociones, imprevistos, decepciones y éxitos inesperados.

Normalmente cuando conseguimos algo, nos dejamos llevar por la euforia. Que es el principio del comienzo de un ego desmesurado y del vivir de “las rentas”. Pero cuando pasa algo que creemos no poder liderar o digerir, el papel de víctima se nos da de maravilla.

Control. No estoy diciendo que nos volvamos fríos. Si no que siempre pisemos tanto en terreno fértil como en arena movedizas, lo hagamos con serenidad.

¿Dónde queda la confianza?, te preguntarás.

La irás encontrando en todo Si que te digas y digas. En cada respuesta que observes ante una situación novedosa. En cada paso que des cuando antes te hubieras bloqueado.

La confianza la irás encontrando en cada situación que superes.

Es ahora que la atracción siga su camino. Es hora de tomar una decisión.

De bajarte o seguir en el vagón esperando aprender y disfrutar de todo lo que el viaje te depara.

Estas son algunas de las emociones que te esperan si optas por VIVIR tu vida, por emprender tu sueño.

¿Por qué opción optas?

Puedes comprar “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.