¡¡Deja de joderte la vida!!

Observo. Me callo. Me decepciono. Aprendo. Sonrío y continuo

Cada día pienso más, que somos nosotros mismos quienes somos los responsables de jodernos la vida.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que has perdido el tiempo y que nunca podrás permitirte hacer lo que siempre has querido hacer. Como dice Manolo García :” Nunca el tiempo es perdido..”.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que la única manera de ser alguien en las redes sociales es copiando lo que hacen los demás. Cuando en realidad además nos estás jodiendo la vida a nosotros porque nos estamos perdiendo tu talento.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que por no sentirte sol@ te aferras a cualquier persona o situación. Crees que ya nadie te querrá y por eso, te subes a cualquier tren que te de un poco de cariño. Ojala te salga bien, pero no son buenas expectativas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que no hay vida más allá de tus “amigos”. Haces lo que dicen, sientes lo que quieren que sientas, y mientras tanto te vas a dormir sabiendo que ni te lo has pasado bien, ni estás a gusto, ni es la vida que quieres llevar. Hay gente que te está esperando con tus mismos deseos y anhelos, pero tú mientras tanto por miedo, por el qué dirán, no das un paso adelante hacia tu paz.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, creyendo que no hay vida más allá de la relacion profesional que tienes. Aguantas comentarios que no aguantarías si tuvieras más confianza en ti mismo. Crees que trabajar en una empresa es aguantar los malos modales y cuando recibes una sonrisa, un halago por tu trabajo o un abrazo, lo rechazas o piensas: ¿Cuál serán las verdaderas intenciones de esta persona?.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que tienes la razón absoluta en todo lo que haces o en todo lo que piensas. Y rechazando para siempre, a todas aquellas personas, que “no te bailan el agua”. Porque el mundo, sino lo sabes, es mucho más grande que tu cerebro. Y no solamente estás viviendo tú en él. Lo que te pasa, es que tienes miedo a saber, que quizá hay más mundo a parte del tuyo. Deja de excusarte en creencias que solamente son eso, creencias.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, en excusas, que te has creído y hecho tuyas principalmente porqué has dejado que los demás dominaran tu vida. No eres inútil, no eres un triste, no eres un vago, no eres un lento, no eres un desagradecido,… No eres todo lo que te han dicho los demás que eres. Es su percepción, no la tuya. Te has jodido la vida, porque has creido que ellos sabían más de ti, que tú mismo.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, creyendo que una vez conseguida una cierta posición, los demás tienen que hacerte la reverencia ante tu paso y acatar tus ordenes. Deja de joderte la vida, pensando que un titulo te va a dar la razón absoluta, que eres un gran líder y que tus ideas siempre serán las correctas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que nunca serás nadie hasta que no consigas un titulo. Que nadie te hará caso, hasta que no tengas un titulo que demuestre que sabes lo que ya sabias.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que es necesaria la aprobación de todo tu circulo para dar un paso más allá de lo que normalmente haces. ¿Dónde queda tu poder de decisión y tu libertad? Si no haces daño a nadie, y quieres intentarlo. ¿A qué esperas?

DEJA DE JODERTE LA VIDA, mientras te estás callando lo que sientes de verdad por esa persona. Miedo, si. ¿Perdiendo una oportunidad? También. Porque mientras crees que deberías, que quizá podría o te dejará de hablar, quizá estes perdiendo la oportunidad de tu vida.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensado que la felicidad es tu meta. Te jodes la vida porque crees que no existe otra cosa más que ella. Pero el contrapunto a la felicidad, es la infelicidad. Y nunca conseguirás ser feliz, como dicen que tenemos que ser, porque siempre creerás que eres infeliz, por la insatisfacción que te producen tus pertenencias. Viendo que eso no es la felicidad de la que tanto hablan.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, teniendo miedo al silencio. Poniendo música, la televisión nada más llegar a casa porque no quieres oír lo que dice tu cabeza. Esos pensamientos que te dicen que no estás haciendo lo que deberías realmente hacer. Y así usando la ruido, no piensas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, no dando un paso adelante sintiendo que necesitas todos los datos para darlo hacia el camino correcto. Nunca los tendrás y mientras tanto el miedo te dominará.

NOS JODEMOS LA VIDA NOSOTROS MISMOS:

.- Dejando que los demás dominen nuestra vida.

.- Creyendo que los demás saben más que nosotros, quizá simplemente por una edad en el DNI o un rasgo familiar.

.- Creyendo que no somos dignos de nada. Ya que nunca hemos tenido el éxito ni la felicidad. ¿Y por qué ahora si?, nos preguntaremos. ¿Y por qué no? te responderé.

.- Porque no queremos aceptar lo que realmente sentimos, queremos y deseamos.

.- No creyendo en nosotros mismos.

No te están jodiendo la vida los demás, te la estás jodiendo tú mismo no permitiéndote escucharte, descubrirte y motivarte.

¿Y tú cómo te estás jodiendo la vida?

 

Anuncios

¿En qué has fallado hoy?

Si cerráis la puerta a todos los errores, también la verdad se quedará fuera“.

Cuando se lee esta pregunta, aunque sintamos que no va dirigida hacia nosotros, empezamos a temblar y el miedo empieza a hacerse dueño de nuestras emociones y sensaciones.

Nos han enseñado que tras la infancia y el miedo al monstruo del armario, en la madurez tenemos que tenerle miedo al fracaso.

Si no hacemos las cosas a la 1ª, si no conseguimos los mismos hitos que los demás, si no alcanzamos las expectativas que los demás tienen puestas en nosotros, tendremos el titulo de FRACASADO para el resto de nuestra vida.

Hablamos de fracaso cuando como algo catastrófico, algo de lo que nunca podremos salir, cuando en realidad ya estamos hablando de fracaso en el 99% de los casos es “una caída simple por el camino” , ” éste no es el camino, cambia de trayectoria” o ” eres un fracasado porque no estás haciendo lo mismo que hacen los demás”.

Si lo vemos desde fuera, la mayoría de las veces que tildamos como fracaso, es ” un todavía no…” o ” por aquí no”. Un Fracaso es cuando no hay posibilidad de seguir adelante, y tenemos que olvidarnos del tema, pero como he dicho al 99%, no ocurre así.

Pero aún así, hablamos de fracaso, como si fuera lo más nefasto que nos podría ocurrir en la vida.

Cuando nos están preguntando: ¿En qué has fallado? Lo primero que nos viene a la mente, que nos van a echar la bronca del siglo por algo que no hemos hecho, por algo que no hemos conseguido y tememos las represalias. Ya podemos haber hecho un trabajo de 10, que ante esa pregunta, dudaremos del trabajo realizado y de nuestra confianza en él.

Nos paraliza el miedo. Nos bloquea la posibilidad de que los demás piensen que somos unos fracasados. Y como no queremos vivir esa situación, antes de que ocurra, preferimos no hacer nada, no intentar nada, que probar las cosas que nos motivan o anhelamos.

El fracaso es el único obstáculo que nos impide avanzar un poco más allá de lo que habitualmente hacemos.

¿Qué pasaría si dicha pregunta sobre qué hemos fallado, la viéramos como la pregunta que nos incita a ver que hemos aprendido?

Si no intentas las cosas, claro que nunca conocerás el fracaso. Lo único que te aseguro que si conocerás, será la mediocridad, la frustración de preguntarte y no saber qué hubiera pasado si lo hubieras intentado.

La “no consecución” de la meta, estará siempre ahí. Pensamos que es algo peor que una enfermedad, cuando en realidad, es algo normal. Es la antítesis al éxito, como la antítesis al chocolate negro son las judias verdes.

Unos ganan  , otros pierden, quieras o no, así es la vida.

Pero nos dicen que si nos arriesgamos, como hizo Steve Jobs, como consiguió Pau Gasol al irse a Estados Unidos o que saliendo de la zona de confort, ya seremos ricos, guapos y el Jaguar nos estará esperando en la puerta de la nueva mansión que nos hemos podido comprar.

¡¡PARA!!.

Hay una cosa que se llama riesgos. Y hay que lidiar con ellos, si o si. Todo contiene riesgos. Pero en esta sociedad, en la que enseñamos la cara del éxito, pero ocultamos la de las caídas, esfuerzos, lloros y dudas.  Creemos que si ellos lo han conseguido, si han podido llegar hasta donde están, habrá sido un camino de rosas, sobre todo porque no nos dicen nada sobre ello, así que el riesgo no existirá, eso de que los demás dejen de hablarte o las dudas, es un cuento de chinos.

Lanzan a la gente a la incertidumbre, sin decir que conlleva riesgos. Porque estamos ansiosos por conseguir el éxito que la gente quiere para nosotros y nosotros deseamos para que los demás nos envidien, pero sin querer leer la letra pequeña del contrato.

Pero cuando tenemos una caída y no nos han dicho que podría ocurrir, ante ese miedo que nos atenaza, lo primero que hacemos es tirar la toalla.

Y por siempre jamás, volveremos a tomar una decisión que conlleve riesgos. Mejor quedarnos en casa con la manta y a esperar la nomina de este mes, que volver a encontrarnos con el miedo y las dudas.

¿Por qué nadie nos había dicho que existía el riesgo? ¿Por qué han sido tan malos? ¡¡Porqué si viéramos todo en conjunto, no nos atreveríamos nunca a nada!!.

Porque queremos el éxito cuanto antes, desechamos la idea y la realidad, que el verdadero éxito es el aprendizaje continuo.

El éxito es ir más allá de donde estabas. Ir más allá de donde decían y creías que jamás podrías ir.

Ir más allá de lo establecido, de tus limites, es darte una oportunidad a ti.  Es decirte si a ti mismo, a estar en pleno conocimiento continuo de ti mismo.

Nunca podrás saber hasta donde puedes llegar, sino tiras los muros de tus  miedos.

¿Qué te dicen los demás que es imposible? MENTIRA

¿Qué te dicen que no tienes talento? MENTIRA

¿Qué te dicen que es una locura? SERÁ SU LOCURA, para ti es COHERENCIA EN ESTADO PURO.

Si no tiramos más allá de lo que el miedo nos dice, nunca llegaremos a conocernos de verdad.

Así que te propongo un juego durante una semana.

Preguntante antes de irte a dormir: ¿En qué has fallado hoy?. Durante mucho tiempo me lo he ido preguntando yo y he sacado conclusiones como:

.- Hacemos más caso a los demás que a nosotros mismos.

.- Mutilamos nuestros valores y esencia, por el éxito sea como sea.

.- Creemos saber más de lo que realmente sabemos.

.- El miedo es una excusa porque realmente tenemos más miedo al éxito que a un posible fracaso.

.- Cuando estás haciendo lo que sientes, siempre quieres mejorar, aprender más y la motivación siempre corre por tus venas.

.- No fallo las cosas, sólo descubro caminos por los que no ir.

Son algunas de las conclusiones que he ido sacando durante todo este tiempo que me he ido haciendo la pregunta. Me gustará saber las tuyas si te atreves a hacértela.

¿Y tú, en qué has fallado hoy?.

 

¡¡Tiro la toalla. Lo dejo!!

Hay un viejo refrán que dice: lo que no nos mata, nos hace más fuertes

¡¡Si tal cual lo lees, lo dejo!!.

Estoy harto de seguir intentando hacer cosas, y que no salgan . Harto de seguir modas y no despuntar. Harto de esforzarme cuando los demás, sin saber cómo o a través de qué consiguen mucho más con menos esfuerzo.

Harto de hacer las cosas de corazón y que nadie te las reconozca. Que nadie te ponga delante de un escenario como sientes que te mereces y luego ves a otros, que repiten como cacatúas lo mismo de siempre durante más de 10 años, y la gente todavía sigue asombrándose.

Harto de ver a gente que pide que le ayudes, que quieren cambiar, que quieren vivir tu filosofía de vida, y luego cuando les presentas un presupuesto, por arte de magia ya se les ha pasado lo que les ocurría.

Harto de levantarse de la cama aún en día en los que te apetecería quedarme dormir o abrazado a tu pareja, pero todo lo haces por tu sueño, como has estado leyendo en los libros de tu guru, cuando querías parecerte a él.

Harto de querer conseguir ese sueño, ese éxito que nos dicen que todos tenemos el derecho a él y lo único que consigues es el silencio por parte de los demás.

Harto de aparentar ante los demás que todo me va bien, cuando en el fondo no estoy a gusto ni conmigo mismo.

Harto de querer ser alguien y en el fondo, ni sé quien soy.

¿Y tú de qué estás harto?

Todos estos pensamientos, los hemos tenido TODOS en algún momento de nuestra vida.

Estamos cansados de esforzarnos. De seguir modas que nos dicen que nos ayudarán en la vida personal y profesional. Cansados de esforzarnos hasta limites insospechados para nosotros hasta entonces y ver como alguien, de la nada y sin hacer nada, consigue mucho más que nosotros en el mayor tiempo posible.

TODOS hemos querido tirar la toalla en algún momento de la vida.

Claro que no hay que tirar la toalla nunca. Porque la diferencia entre la mediocridad y la diferenciación, es una toalla de diferencia.

Pero parece que tenemos que olvidarnos de esas emociones, rabia y frustraciones que TODOS hemos tenido alguna vez durante el camino.  ¿Qué pasa es que no somos humanos? Quieras o no, estás hecho de emociones provocadas por situaciones. Y no las puedes ocultar.

Yo opino que al revés, que es cuando estás en esa situación, la que determina de qué pasta estás hecho.

Si tiras la toalla, realmente NO ERA TU SUEÑO.

Estabas siguiendo una moda, seamos claros. Estabas dejándote llevar por una moda pasajera en la cual te dejaste llevar por los cantos de sirena que te decían que podías conseguir a corto plazo.

Estabas haciendo caso a tu EGO. Querias aparentar algo y que sobre todo te lo reconocieran. Querías sentirte dentro de un club selecto, innovador y diferente. O al menos eso decían. Creías que así tendrías por fin una Marca que te diferenciaría de los demás.

Cuando en realidad, tu marca se estaba diluyendo entre los demás integrantes del grupo.

¿Pero tú no quieres ser recordado por haber tirado la toalla ,verdad? ¡¡Tú quieres conseguir tu reto y  sabes que lo conseguirás!! ¿A qué si?

Pues tienes dos opciones:

.- Si realmente es tu sueño, DEJA DE COMPARARTE CON LOS DEMÁS.

Compárate contigo mismo y los demás que hagan lo que quieran.

Todos nos hemos comparado con alguien. Pero si te das cuenta, muchas de esas comparaciones, pasado el tiempo, te ries de ellas mismas. Te das cuenta, que tú has seguido tu camino, y esa persona que había conseguido el “éxito”, ya no está a tu lado.

Las prisas, el miedo a creer que no lo vamos a conseguir, la competitividad,  a  no ver algunos resultados que nos alienten a seguir, nos hace compararnos con los demás, a provocar la frustración y la rabia, pero sobre todo a gritar a los 4 vientos, ¿Por qué a mí no y a él si?, a una vida que consideramos perra.

Si es tu sueño, ¿Qué te tiene que importar lo que hagan los demás? Si es tu reto, a ti te costará más, pero te aseguro que llegarás más lejos que los demás. ¿Por qué? PORQUE ES TU SUEÑO, NO ES UN SUEÑO QUE REPARTEN EN LOS SUPERMERCADOS, ES TUYO.

Si es tuyo, SIGUE.

Comparate contigo mismo. Mira si has hecho más cosas que ayer. Que has investigado cosas que no sabías. Que has preguntado cosas que creías saber y no eran así… Esa es la única comparación que tienes que hacer.

Es gestionar el camino, y no la obsesión por la meta. De eso se trata realmente. Y los demás que hagan lo que quieran. Importa lo que tú quieres hacer.

.- Y si realmente ves que no es el camino para llegar hasta donde tú quieres, ¿Por qué te estás dando cabezazos todo el rato contra la persiana que está encerrando tu sueño?

Lo que pasa, es que crees que si cambias de estrategia, pensarás que has tirado la toalla. Eso es lo que nos hacían creer, pero estamos muy confundidos.

Si realmente es tu sueño, tienes que divertirte probando cosas, juntando cosas imposibles, Eso es la innovación. Eso debe ser tu sueño, porque sino, estarás haciendo lo mismo que están haciendo los demás, pero con otro nombre.

Y además, deja la estrategia en paz. Nos han enseñado a tener todo planificado y cuando no sale en función de los planes de negocios, lo que has puesto en el dossier, es cuando dicen que has fracasado.

¿La estrategia? un 5% le tienes que dedicar. ¿A la acción, disrupción e innovar? un 95%.

Creemos que siguiendo las normas para la consecución de metas, lo haremos. Y siempre lo digo, ¿A todos nos sienta bien una aspirina? Pues NO. Así que todos nos debemos seguir siempre las mismas normas.

Así que muévete SIEMPRE. Y no creas porque sientas que tienes que cambiar de estrategia es que estás dejando a un lado tus ideales y sueños.

Al revés:

.- Estas descubriéndote y descubriendo diferentes maneras de hacer las cosas. Mientras los demás creen que solamente hay una manera para conseguirlo.

.- Estas creyendo en ti. Es tu motivación, tu corazón quien te está guiando. Es el motor de las personas que consiguen transformar el mundo.

.- La excelencia será tu marca. Porque es cuando vemos algo excelente es cuando nunca lo olvidaremos. Estamos cansados de mediocridad y copias baratas. Son los pequeños detalles los que dividen lo excelente de lo mediocre. Y observando en qué pequeño error has podido fallar, siempre crearemos más impacto del que teníamos previsto.

.- Aceptas que no lo sabes todo y que en la vida quien no aprende de sus caídas, lee constantemente y vive desde la acción, nunca llegará a nada.

.- No estarás fracasando si dejas a un lado tu estrategia. Estarás siendo flexible, coherente y diferente a los demás, pero siempre con un sueño entre ceja y ceja.

PD. Si llevas tiempo dándote cabezazos contra la persiana, crees que la derribaras con tu cabeza y ni siquiera le has hecho mella. Ves al hospital, ponte hielo y tatuate: “Por ahí no, bicho”.

TODOS hemos tenido momentos de dejarlo. Quizá haya circunstancias que si debas hacerlo. Por el tiempo, el momento o lo que sea, y no querrá decir que has fracasado. Te aseguro que tienes que sentirte mucho más orgulloso de ti que otros muchos que dicen que harán y aún siguen en el sofá a verlas venir.

No ocultes las ganas de tirar la toalla. Ellas son la catapulta para tu éxito.

¿En qué tienes ganas de tirar la toalla? ¿Dónde tiraste la toalla y te arrepientes?

 

Ecequiel Barricart: “Lo más punk a día de hoy es tener sentido común”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” tengo el placer de presentar a Ecequiel Barricart.

Un hervidero de pensamientos, alimento para los leones, el cerebro quemo un laberinto en un nido de especulaciones. Educación para la programación. Paradigmas de armas tomar. Danzar y dar la bienvenida a la ceremonia de la confusión. Teorías como maniobras de despiste o superstición. La religión de la fabulación y la medicina como acto de fe. La opinión a mano alzada. La intuición, la sospecha como corazonada...” es el comienzo de la canción de la ceremonia de la confusión de Bunbury.

Creo que es una de las mejores definiciones de sociedad que estamos viviendo a día de hoy y que muy bien refleja Ecequiel, en su nuevo libro “Think Punk. El nuevo pensamiento creativo para sobrevivir al caos en la vida y en la empresa“.

¿Pero qué ocurre cuando se tiene la actitud correcta pero nos dicen que nos falta ése no sé qué? ¿Qué ocurre cuando no pensamos de forma diferente como nos dice la “gran marca espiritual” de la manzana , sino que pensamos de forma totalmente diferente a cómo piensan los demás? ¿Qué tenemos que hacer cuando después de darnos cuenta que hemos estado “viviendo” sedados, nos damos cuenta que nuestro mundo no es lo que habíamos soñado? ¿Qué ocurre , cuando nos preguntamos a menudo que puede todo esto significar, si creo que hay algo detrás? ¿Qué lectura podemos hacer que parece si hay que elegir la responsabilidad de escoger entre dos o tres, siempre elegimos elegimos al más subnormal?

¡¡Nada ocurre por casualidad, ¡¡Quizá el chiste es demasiado avanzado, quizás me he perdido la parte mejor!!  Son reflexiones de una sociedad no etiquetada entre X, baby boom, Z o cualquier chorrada que se les ocurra a sociólogos o “gurus” del marketing.

Es una sociedad que no quiere tirar la toalla y darse a los canutos. Que quiere crear sus “canciones” con tres acordes y a guitarrazo limpio. Que no conseguirán engañarles como intentan hacer a los demás. Que no se quiebra en soledad. Que ama lo simple, que quiere agilidad. Que para él la creatividad es poner emoción a la vida y a productos grises y falta de ella. Que saben que el futuro es AHORA.

Hace unos días tuve el placer de hablar con Ecequiel en exclusiva antes del lanzamiento de su nuevo libro. Libro que muestra a través del pensamiento “Think Punk” muestra de la sociedad y de profesionales, que son mucho más de los que nos imaginamos

GRACIAS ECEQUIEL por enseñarnos que no hay caminos secundarios cuando el camino principal es el que nos muestra que no hay que vivir de frases hechas, sino de la quietud y recordando que si estamos aburridos, es que nos estamos acomodando en nuestra zona de confort. Podéis conocer más a Ecequiel a través de su Web, Facebook, Twitter e Instagram

.- Think Punk. Caos, Sex Pistols, drogas, sexo, controversia… Son algunas de las ideas que nos vienen al ver la portada y más en esta sociedad que sale corriendo de todo aquello que se sale de lo establecido.  Con unas perspectivas no muy halagüeñas, ¿Qué me dices al respecto?

 Paradójicamente lo más punk que puedes hacer hoy es tener sentido común. Llevar la contraria en este momento es salirse de toda la mediocridad y la falta de valores en las que estamos inmersos. En los setenta y hoy, ser punk era ser un antisistema, lo que han cambiado son las formas. Para llevar la contraria al sistema actual lo mejor que podemos hacer es vivir nuestras emociones y luchar por nuestros sueños. El nuevo punk es el amor.

 .- Me canso de la sociedad x, de los millenials, de los baby boomb , que tal como han venido se van. Pero creo que en este libro, describes muy bien una sociedad de la que no se habla en libros de management y en el telediario. ¿Cómo es esa generación?

 Es una generación castrada, hijos de la crisis que se conforman con sobrevivir y pagar sus impuestos con la esperanza de alcanzar algún día la épica meta de cobrar una pensión. Una generación de esclavos del sistema que viven acojonados por la incertidumbre del futuro, dejando un maravilloso presente pasar sin darse cuenta.

 .- ¿Qué tiene el Punk para que inspire una revolución como la que proclamas en el libro?

 El punk y el zen son lo mismo, ambos se basan en la conciencia de vivir el presente. Ambos se sustentan en la naturaleza interior de la persona y en su espontaneidad. La diferencia es la puesta en escena, que en el caso del punk es mucho más agresiva y radical. Estamos en guerra contra la mediocridad, el postureo y la soplapollez continuada y, en este sentido, el punk es mucho más transgresor que el discurso del positivismo, el zen o el mindfulness, de los últimos tiempos. Digamos que el amor es la base de la revolución Think Punk pero para que tenga éxito debemos ser radicales.

 .- ¿Sobrevivimos sedados pensando que estamos viviendo de verdad? ¿Qué es nuestra forma de abordar el caos actual?

 En la post crisis muchas personas con talento han tirado la toalla, se han dedicado a fumar canutos como bocas de metro y han dejado que el espacio político y social lo ocupen los más ineptos, los más incapaces; personas que manipulan a la masa contentándola con cristales de colores, debates ridículos, fomentando su ignorancia y sus complejos para que parezca que pintan algo. Esto está haciendo que nuestra sociedad sea un caos irrespirable para las personas que apuestan por la vida en mayúsculas, por la pasión, por la cultura y las empresas con alma.

 .- ¿Todos tenemos que volver al club 100 de Oxford Street cuando perdemos el rumbo de quienes somos?

 El club 100 es una iglesia de la música en medio de una calle llena de Zaras. Qué asco me da viajar por todo el mundo y que parezca que no has salido de tu puto pueblo. Mismas marcas, mismos mensajes, mismas rebajas, mismas tiendas, mismos dependientes aplicando el manual de estilo corporativo, mismos dientes cuando sonríen. La globalización ha traído cosas buenas pero otras realmente malas. La milla de oro de París, Madrid, Londres o Nueva York se parecen tanto que han hecho que las ciudades sean auténticos clones. Hemos perdido el valor de la diversidad, la personalidad, los atributos que hacían de cada lugar un sitio único. El efecto Zara está acabando con la emoción de las ciudades. Es una pena. Por eso, cuando llegas a Oxford Street y encuentra un reducto como el Club 100 que sigue apostando por seguir siendo historia de la música en directo se te cae la lagrimilla.

 .- Me gusta que la gente vaya un paso más allá de lo que se considera innovador. Dices que no hay que pensar diferente, como promulga nuestro Steve Jobs, sino que hay que pensar de forma contraria a como venias haciéndolo. ¿Por qué?

 En estos tiempos no encuentro valor en ser diferente por el hecho de serlo. Hoy es necesario llevar la contraria y enfrentarse a todo aquello que sea mediocre, vulgar o que carezca de valores y nos empuje a conformarnos con sobrevivir en vez de con vivir intensamente una vida plena. Vivimos en una plantación de algodón y debemos tomar conciencia de ello para comprar nuestra libertad como sea antes de que se pase la vida y ya estemos cansados o hayamos desistido de nuestros sueños.

 .- Creo que el problema de la creatividad, es un pez que se muerde la cola. Si nosotros no tenemos pasión, no creemos que podamos crear nada y menos con nuestra pasión. Si no creemos en nosotros, pensamos que no tenemos el poder de crear y acabamos asombrándonos por fotocopias baratas y absurdas mediocres.

 Tú lo has dicho. La revolución Think Punk es una revolución creativa. Frente a la destrucción-crear y hacerlo de una manera SIMPLE, ÁGIL y SEXY. Dicho de otra manera, huir de lo complejo, de lo obeso y de lo feo que solo sirven para paralizar los proyectos y hacer que fracasen nuestras empresas personales y profesionales.

 .- ¿Por qué amamos lo complicado y repudiamos lo simple?

 Lo complicado suele servir para salvarte el culo en el trabajo y ante ti mismo cuando te miras al espejo. Ante una idea simple nuestra tendencia nos lleva a complicarla por ir acumulando excusas para cuando el jefe nos pida cuentas. Una idea simple necesita de liderazgo, pasión y trabajo para llevarla a cabo; en este sentido, es más cómodo obviar estas tres cuestiones y echarle la culpa de tu incompetencia al prójimo, al mercado o a lo mal que está todo para justificar un fracaso que damos por bueno porque lo contrario requiere quemar tus naves. Paradójico, la mediocridad nuevamente.

 .- Apuestas por la locura  en Think Punk. ¿La locura de ser uno mismo y lo que digan los demás nos la bufe?

 Estar loco es tener sentido común. Querer amar y ser amado, querer dormir sin tomarte un Lexatín, trabajar y pagar las facturas sin que te dé un ictus. Estar loco es ser espontáneo, sentir pasión por la vida y la actividad profesional que realizas. No me importa demasiado la comprensión de “el mundo” respecto a esto, más bien me importa la de “mi mundo” un lugar conformado por las personas que apuestan por su propia locura y buscan trascender positivamente con ella en los demás.

 .- ¿Qué le dirías a aquellas personas que saben que las cosas no están bien , se sienten mediocres pero todas las noches crean, escriben las ideas que harían ellos para cambiar su mundo?

 Primero, que son unos afortunados, si encajaran en la sociedad de este momento serían tan patéticos como ella. Por tanto, sentir que no encajas, es un buen síntoma de que tienes algo más que un donut en tu cerebro. Lo siguiente que le diría es que inicie su propia guerra creativa y que se introduzca en el sistema para intentar diseñar su propio mundo, su propio estilo de vida. A mí, pese a todo, me gusta el sistema actual porque viendo de lo que es capaz el ser humano en su faceta grupal, creo que tenemos mucha suerte de que haya sanidad pública, educación, carreteras y todo lo demás. Yo soy punk, no hippie. Es decir, a mí me gusta encender la calefacción y que de calor en invierno, no me gustaría estar todo el día en pelotas por las praderas cantando el “Viva la gente”.

 .- ¿Por qué tenemos que darle más importancia a la intuición que a la ciencia en nuestra vida?

 La ciencia se pasa toda la vida contradiciéndose. Las respuestas racionales a las cosas están predeterminadas por los datos que poseemos en el momento que investigamos, es decir, fiabilidad cero. Sin embargo, la intuición es algo que sigue perdurando a lo largo de la historia. Los principios fundamentales de nuestra existencia son los mismos desde que tenemos uso de razón, esto no cambia. Las únicas certezas sobre las que podemos establecer nuestra vida son las certezas del corazón, el cerebro es una herramienta muy débil, manipulable y muy poco fiable porque -como digo- depende de los datos que se posean en cada momento, y los datos fluctúan constantemente.

 .- ¿Qué es una idea simple, ágil y sexy?

 Es una idea radical, ejecutable y tremendamente emocionante. 

 .- Se primero y aprende después. ¿Dónde quedará en esta filosofía la pasión por los cursitis y titulitis?

 Los Ramones decían que si esperaban a aprender a tocar bien jamás podrían subirse a un escenario porque se harían viejos para entonces, ésta es la idea. Yo abogo por el valor de la espontaneidad y de la pasión por encima

de estar todo el día buscando excusas en forma de títulos para no enfrentarte a un escenario pequeño o grande donde cantar, gritar, bailar…

 .- Si tuvieras el poder de escribir lo que quisieras en una valla publicitaria, ¿Qué sería?

 Compra THINK PUNK, el nuevo libro de Ecequiel Barricart, jajaja.

 .- ¿Qué sería lo que tendrían que decirte o que pasase tras la lectura del libro, que tú dijeras: Todo ha valido la pena”?

 Ya ha valido la pena, David. Lo importante es dar y sentirte bien con ello. Creo que nuevamente, en este libro, lo he dado todo desde mi corazón y cualquiera que sea la consecuencia de ello la doy por buena.

 .- Una reflexión para los lectores del blog.

 FUTURE IS NOW. 

¡¡La primera vez!!

“También es mi primera vez, siente como tiemblo, ya ves tuve sexo mil veces, pero nunca hice el amor” dice Ricardo Arjona

¿Cómo es posible, que una persona diga que ha aprendido a respirar?

¿De verdad que una persona se puede considerar orgullosa por decir por primera vez , te quiero?

¿Por qué nos sentimos tan felices por hacer por primera vez un huevo frito o una tortilla de patata?

Pues en pleno siglo XXI, nos sentimos más que orgullosos por hacer algunas cosas por primera vez.

Hace unos días, Elena Iturrieta (Ele), me decía que había aprendido a respirar. Algo que todos damos por sentado y que pensamos que hacemos bien, al menos para seguir viviendo.

Ella había aprendido a respirar y se sentía una persona absolutamente nueva, tras el cambio que había experimentado.

¿Y si todos a parte de células y neuronas, estuviéramos formados por un departamento de las primeras veces? ¿Y si en las empresas estuviera regulado por Ley, que hubiera un departamento que exigiera hacer siempre algo por primera vez?

Creo que muchas cosas cambiarían en nosotros y más por el impacto que produciría en la sociedad.

Durante el día tenemos cientos de oportunidades de hacer cosas por primera vez, pero acabamos por mirar hacia otro lado.

Ir al trabajo por otro camino. Decir lo que sientes por primera vez a esa persona que te tiene loco. Probar esa idea que tienes que podría ayudar en el día a día de tu trabajo y a la empresa. Pedir perdon por ese momento que no te deja dormir o probar eso que tantas ganas tienes pero que el miedo te detiene.

Tenemos cientos de momentos de hacer las cosas por primera vez. Sin embargo, preferimos seguir haciendo lo que hacíamos antes que descubrir, qué puede haber detrás de esa prueba.

Podrias pensar que ese departamento ya está creado en las empresas, y que se llama Departamento de Innovación o  de creatividad.

Podría ser muy bien, redefinido como el departamento de las primeras veces.  Pero tendrían que cambiar varias cosas:

  • Hacer las cosas por 1 vez, no se trata de mejorar el producto que ya nos produce resultados. Hacer las cosas por 1 vez, se trata de hacer las cosas de diferente manera hasta ahora realizadas. TOTALMENTE DIFERENTES.
  • Hacer las cosas por 1 vez, es ir más allá de normas y limites. No es aferrarse solo a lo que el presupuesto nos dice y exija.

Limites que en algunas situaciones los departamentos creativos, le son impuestos o aceptados limitando de manera considerable resultados mucho mejores de lo que podrían haber sido.

¿Qué puede hacer por ti un Departamento de la 1º vez?

.- Descubrir que hay de cierto en tus ideas, desde la acción. La inacción nunca da resultados.

Hasta ahora solamente somos conscientes de una cosa, que creemos que no tendremos suerte, que es una idea loca, o una tontería. Pero no sabemos si quizá estamos en lo correcto, porque no nos hemos puesto en acción de verdad. La acción siempre es el principio indispensable para la 1º vez.

.- Ver que hay detrás de ese muro que te impedía vivir.

Detrás del muro que creíamos que nos anunciaba la locura, el desastre y el miedo, si nos adentramos en él, quizá no lleguemos al éxito que soñamos, pero seguro que serás mucho mejor que si no te hubieras dado la oportunidad de ver qué había allí detras.

.- Darte cuenta que las normas encauzan pero también limitan si no son flexibles.

Las normas establecen unos limites, en los que dentro de ellas, todos somos iguales. Son unas normas de convivencia para todos, porque si no sería un caos. ¿Pero siempre van a ser igual?  ¿No van a cambiar? ¿Y si queremos ver qué pasa si sabemos que podemos superarlas?

.- Es darte la oportunidad a ti mismo  de liderar tu vida. De tener en cuenta a tus trabajadores.

Hasta ahora, no hacías nada por ti mismo. Esperabas la aprobación de los demás. Esperabas que te dieran el ok por parte de tus superiores para mover un dedo. Sabías que tus opiniones no serían tomadas en cuenta, porque en tu empresa, se hacen las cosas como siempre se han hecho y cómo el jefe mande. ¿Qué pasaría si dieras la oportunidad de ser y hacer cosas por 1 vez a tus trabajadores? ¿Descubrirías talentos ocultos? ¿Se sentirían más importantes en la cultura empresarial?

.- La disrupción, innovación debe ser un estilo de vida, algo constante. No un bote de humo que sirva para retener al talento.

Si apostamos por la innovación, la disrupción, lo tenemos que hacer de verdad. A la primera vez que se vea que donde dije digo, digo diego, la motivación, la ilusión, el talento de esas personas estarán saliendo por la puerta camino de una empresa de verdad.

.- Sigues con tu visión de empresa o de la vida, pero aceptas que se pueden hacer las cosas de otra manera, que no la que creías que iba a ser la única y absoluta. 

SI estás en la situación que sientes que tienes que hacer las cosas de forma radicalmente como la hacías, es que tu filosofía de “Las cosas siempre se han hecho así y así se van hacer siempre” es hora de cambiarla. Porque la estrategia que has seguido hasta ahora, no ha dado resultados. No quiere decir que te olvides de tu visión, pero si de tu forma de hacer las cosas. No olvides tu PORQUÉ, pero modifica tu CÓMO.

.- Sabrás que el fracaso no existe, y que estamos en continuo aprendizaje. 

Si la vida te ha dado otra oportunidad, es que no estás en el fracaso más absoluto. Mira lo que has hecho hasta ahora, cómo lo has hecho, aprende de lo que has vivido y haz las cosas de otra manera.

.- Eres tu propio fabricante de motivación e ilusión. Ya no dependerás de motivaciones externas en todo momento.

Cuando haces las cosas por ti, no esperas que la motivación te llegue de fuera. Tú la creas con tus acciones, movimientos. Ves de lo que eres capaz por ti mismo, de lo que creías imposible y lo superas. Cuando haces las cosas por primera vez, de ser fuente de inspiración para los demás.

.- Ya no creerás que los creativos son personas “especiales”. Y que nos tienes poder de crear algo de la nada.

La creatividad es ponerle pasión, desde tu forma de verlo, a productos y situaciones que no la tenían. Es crear cosas desde tu forma de ver la vida. No hace falta un master en una universidad de nombre impronunciable o ser tocado por una varita mágica. Es simplemente darte la oportunidad de hacer las cosas como tú crees que tienen que ser.

.- Alentarás la incertidumbre. Te aburrirá una vida de rutinas y querrás conocer donde no están tus limites.

Es un vicio sano. Querrás descubrir más cosas de ti, de lo que te apasiona, probar cosas diferentes todos los días.  Te pondrás retos a superar y odiarás el aburrimiento de una vida que no te deja salirte de lo establecido.

Éste decálogo de los beneficios de un departamento personal y profesional de la 1ª vez, se podría resumir en:

Se fiel a ti mismo. Y cuando lo hagas te darás cuenta que cada momento es el momento perfecto para hacer las cosas por primera vez.

¿Qué ha sido lo último que hiciste por primera vez? ¿Qué quieres hacer por primera vez que no has hecho todavía?

 

 

 

 

¡¡Desde la Adversidad!!

“Hay que aprender a sonreír ante la adversidad pese a todo y si lo logra no quiere decir que estés bien, ni tampoco que no tienes ningún problema

La visitas inesperada en la vida, tiene forma de adversidad.

Hasta ese momento, pensábamos que éramos felices. Que estábamos cumpliendo con las expectativas que tenían puestos en nosotros, que estábamos siendo unos buenos ciudadanos de un lugar llamado mundo. Hasta considerábamos que habíamos alcanzado la gran cumbre, creyéndonos sentir felices o exitosos.

Pero la vida, esa compañera que creíamos que nos reportaba momentos alegres y de tranquilidad, nos envía por correo urgente, un paquete llamado adversidad.

Ya solamente su presencia, nos adentra en la incertidumbre. Herramienta que nos demostrará al final del viaje, de que estábamos hechos en realidad y de que estaremos hecho a partir de ese momento.

Sin abrir el paquete , nos enfrentamos a un gran dilema, aceptamos el miedo de saber que tenemos que vivir algo que no sabremos su resultado final. Algo que sabemos de antemano que no podremos dominar ya que hasta la fecha no nos habíamos enfrentado a algo parecido. Un miedo que nos paraliza y hará que la incertidumbre nos engulla como tiburón ante el pez chiquito.

Pero tenemos otra opción, entrar en conflicto. Adentrarnos en la guerra que sabemos que vamos a vivir. En caminar en un campo minado por montañas escarpadas y torrente de emociones hasta ahora nunca vividas, por acantilados con pendientes que nos mostraran que un paso en falso, puede ser quizá el game over y el volver a empezar. Sin embargo, estaremos avanzando más que si nos dejamos llevar por el miedo.

La adversidad muestra el carácter de las personas. Nos muestra si hasta la fecha hemos sido que hemos ocultado el mismo, por querer aparentar algo que nos daba más beneficios aunque lo detestábamos. O muestra que la valentía y el optimismo son compañeras con las que hemos vivido ya situaciones similares o incluso peores.

Todo depende de nosotros. Y es en estos momentos, en los que descubrimos que tenemos un don del que no habíamos hecho un buen uso hasta ahora, el poder de decidir.

Creemos que decidimos muchas cosas a lo largo del día, cuando en realidad lo que hacemos es dejarnos llevar por estereotipos, expectativas o miedos. Dejando el verdadero poder de la decisión oculto , por no querer mostrar quienes somos o nuestros verdaderos deseos.

El poder de decidir es el poder de la libertad.  Esa palabra que nos llena la boca pero que en el fondo tenemos de ella significado muy prostituido. Una libertad siempre que no hiera a los demás , pero que la decisiones muestren nuestra marca, esencia y que queremos vivir la vida desde nuestras verdaderas convicciones y anhelos.

Decidir es actuar pero también no actuar. Decidir es ponernos en acción o inanición.

Acción es empezar a vivir de verdad, (aunque la llamen adversidad, la vida sólo te ha puesto una prueba para que por fin te des cuenta de quién y de qué estás hecho, como buena amiga para que despiertes de una vez).

Porque hasta ahora estabas sobreviviendo, sobrellevando la vida como podías. Aferrándote a todo clavo que te pudiera dar una seguridad.

Vivir es empezar a sentir valores que creías que tenías olvidados y que libros repetían una y otra vez, pero tú creías que solamente eran una cualidad de “personas especiales”.

Descubrirás que con voluntad consigues más por ti mismo, que esperando que los demás lo hagan por ti. Descubrirás que el papel de victima a la larga te lleva a la mediocridad más infame.  Sin una disciplina a la primera caída , sabrás que querrás volver. Pero es un viaje de sólo de ida. Y la disciplina te hará se constante en tus pasos, en fijarte en los detalles.

Durante el camino, el estúpido del ego te dirá cosas como “Deja que los demás lo hagan por ti, si te olvidas del problema, seguro que desaparece. O no es para tanto, tú sigue tu vida que no pasa nada…”. Eso era tu vida anterior, ahora empiezas a adueñarte de tus pensamientos y quieres saber qué hay detrás del miedo que siempre te había atenazado.

El pasado es un lastre que no te hacia avanzar. Sabías que tenías que hacer algo, porque no te encontrabas a gusto con las ropas llamadas costumbres que te ponías todos los días.

Creías que podías adivinar el futuro. Pero el futuro es eso, una gran interrogante que solamente tú puedes crear, desde el presente. Porque el presente es eso, la única realidad de la que somos conscientes.

Así que rie, ríete de él, Ríete de tus caídas, de tus torpezas, ríete de ti mismo por favor. Que con una risa todo es más fácil. El optimismo es capaz de curar enfermedades y tú tenías una muy fuerte, ” el creer que ya lo habías vivido todo y sabías quien eras”.

Pero intercala esos momentos de risas, con introspección y silencio. Porque hasta ahora oías más a los demás que a ti mismo. Tienes un corazón que das por supuesto que todas las mañanas hará su función, que vivas. Lo acallas con musica, miedos, modas y demás tonterías, porque sabes que si lo escuchabas te diría el camino que habias escogido no era el tuyo.

Estarás muy confundido si crees que esta guerra con la adversidad es ganarla, aplastarla y que nunca vuelva más a tu vida. Porque no volverá con esa forma, pero sí con otra distinta.

Tu misión es ser mejor de lo que fuiste cuando entraste. Es ser un poquito más excelente con cada paso.  Es progresar en tu desarrollo, porque aunque no te guste, la vida no sólo está hecha de dulces sabores, sino también de adversidades.

¿Qué has aprendido de tus adversidades? ¿Te encuentras en un momento así?

SI estás viviendo momentos adversos en tu vida, te recomiendo que si necesitas un bastón para tu corazón, leas el libro de Santiago Álvarez de Mon, “Desde la adversidad. Liderazgo, cuestión de carácter“. Que me acompaña en todo momento en mi vida. Os lo recomiendo, para mí sería el único libro que llevaría a una isla.

 

 

Christian Meyer: “Disfruta con lo que haces”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” tengo el placer de presentar a Christian Meyer.

¿Hay vida después de un éxito increíble? ¿Se puede ser creativo después de alcanzar el zenit? ¿Cómo se afrontan los nuevos retos? ¿Hay miedo a la incertidumbre? ¿Por qué y cuándo hay que decir adiós a los proyectos y a las personas?

Son algunas de las preguntas que me hago y me hacen investigar con más ahínco el mundo del desarrollo personal y empresarial. Y hace unos días tuve el placer de resolver algunas de ellas a través de Christian Meyer.

Con más de 2 décadas en el mundo de la moda, tuvo un papel muy importante en el crecimiento y en la expansión de la marca Desigual junto a uno de sus hermanos. A día de hoy es inversos en proyectos relacionados con la moda así como fundador de Bexfy, con la misión de reinventar en la experiencia que tenemos en las tiendas físicas.

Gracias Christian por recordarnos que la felicidad comienza por ser siempre fieles a uno mismo y siempre comprometidos con nuestras ideas. Podéis conocer más a Christian y su equipo a través de su Web y LinkedIn.

.- ¿Quién es Christian Meyer?

Es una persona que tiene 46 años, casado y con 3 hijos maravillosos.

Provengo de una familia numerosa y diversa (6 hermanos y 2 hermanas). Mi familia es original de Suiza pero yo me he criado básicamente en España, aunque he viajado mucho (es uno de mis mayores placeres, el conocer mundo). Desde pequeño siempre he sido muy inquieto y no me gusta esperar, por lo tanto me gusta ir rápido (otra de mis pasiones, los coches).

Ya desde pequeño tenía claro que quería ser empresario e intentaba buscarme la vida con pequeños trabajos o negocios.

Siempre me ha gustado la tecnología y desde muy joven he estado relacionado con proyectos de este tipo (tecnológicos).

Durante muchos años he estado relacionados a varios proyectos relacionados con el mundo de la moda , aunque el más relevante fue Desigual. El cual fue un proyecto muy divertido, duro y en el cual aprendí mucho de mi jefe. Además me lleve grandes compañeros de trabajo.

A día de hoy estoy al frente de un proyecto llamado Bexfy el cual tiene como misión resolver un problema del comercio del que nadie le está dando solución; pero que en los tiempos que corren es fundamental para que los pequeños comercios puedan sobrevivir ; su transformación digital  y por tanto formar parte del concepto omnicanal del que tanto se habla.

.- ¿Hay que seguir modas o crear tendencias?

Desde mi punto de vista hay que estar al corriente de las modas para poder crear tendencias. Aunque esto es algo relacionado con la forma de ser de las personas. Es como estar en la zona de confort o no estar.

.- ¿Qué nunca olvidas de tus principios?

Hay dos enseñanzas fundamentales. Hay que generar un equipo con el que estes totalmente compenetrado y que al éxito no se llega sin esfuerzo y sin la experiencia de haber vivido una serie de errores.

.- ¿Cómo se afrontan los momentos de adversidad?

Creo que se llegan a superar a través de un plan y mucha confianza en tu equipo. Si tienes ambas cosas, lo único que queda es trabajar e intentar motivar para que todo el equipo  tenga claro el objetivo. Si es así al final se supera la adversidad.

.- ¿Qué reflexiones le daría a una persona que quiere emprender su sueño?

Les diria que si tienen un sueño luchen para llevarlo adelante, si luego se consigue o no depende de varios factores pero no siempre es lo más importante del emprendimiento. El mundo es exigente pero con esfuerzo las cosas se consiguen y a veces incluso las que parecen inalcanzables .

Una de las principales premisas para alcanzar tus sueños es compartirlo, comentar y debatirlo con el máximo número de personas de confianza y el máximo conocimiento posible que puedan aportar una visión alternativa o incluso complementaria a tu sueño. Con ello obtienes mucha información y sobre todo puntos críticos o debilidades del proyecto que uno mismo no identifica por la excitación en la que estás envuelto. Puedes tener un diagnostico mucho más claro para saber cuan de factible es tu sueño para hacerse realidad. Al menos a mí me ha funcionado, para emprender mis proyectos siempre lo he hecho, ahora con Bexfy también.

.- ¿De dónde nacen las ideas? ¿Cómo se implementan?

Las ideas salen de la inquietud de mejorar las cosas , de la necesidad de la creación de las personas para aportar soluciones innovadoras al mercado…Las ideas valen oro.

Se implementan primero teniendo esa idea diferencial, luego no perdiendo la visión y su esencia para intentar hacerla factible , también siendo generoso con tu esfuerzo, rodearte de las personas adecuadas para avanzar y por último, – pero no menos importante- con el capital necesario.

Si falla alguno de estos puntos normalmente los proyectos no tienen éxito.

.- ¿Qué es el éxito? ¿Existe la formula definitiva que nos lleva a él?

El éxito es conseguir desarrollar tu proyecto y que el mercado esté dispuesto a comprarlo o usarlo. No está basado ni en el dinero ni en el reconocimiento , ambos son consecuencia. La fórmula es siendo fiel a uno mismo y tener en cuenta cada uno de los pilares que harán que se puedan llevar a cabo tu proyecto , como comentaba anteriormente.

.- Si tuvieras el poder de poner lo que quisieras en una valla publicitaria, ¿Qué pondrías?

Disfruta con lo que haces. En ingles igual tiene más fuerza ; Enjoy It¡¡ ( y sin dejarme las exclamaciones, jejeje )

.- ¿Eres feliz?

Si y no.  Si porque hago lo que quiero hacer y estoy rodeado de un equipo que me ayuda a remar cada día para conseguir mi sueño.

No porque hasta que no consigues superar el punto de arranque se sufre mucho , pero forma parte del proceso, es adrenalina positiva para continuar luchando. Sólo se es feliz después de sufrir, la recompensa sabe muy bien cuando te giras y miras el camino recorrido.

.- ¿Qué beneficios tiene hacer las cosas diferente a los demás?

No creo que tenga beneficios hacer las cosas de forma diferente por hacerlas diferentes. Lo que creo es que hay que saber lo que hacen los demás para tener el máximo de información y así poder tomar las decisiones más adecuadas tanto para tu proyecto como para tu propia vida. Nunca se tienen que hacer las cosas porque las hacen los demás.

.- Al igual que nos comprometemos, ¿Tenemos que saber decir adiós? 

Totalmente. Si no estás comprometido con algo lo mejor para todos es cambiar de aires, sea lo difícil que sea. Porque sino lo que pasa es que todo va a peor, tanto personalmente como profesionalmente. A veces hay que soltar para continuar andando. Es mucho más digna la caída y te permites levantarte rápidamente por ti mismo y continuar andando sin más.

.- ¿Cuál ha sido la conversación más importante de tu vida?

Difícil de escoger una, pero creo que una de ellas fue en 2011 cuando decidí dar un giro , no sólo por la parte profesional sino también en la personal . Este tipo de decisiones conllevan conversaciones muy difíciles pero vitales para avanzar.

.- ¿Cómo piensa una persona disruptiva?

Creo que una persona disruptiva es aquella que piensa que todo es posible y que busca la manera de conseguir algo que todo el mundo considera que no es viable.

Lo prohibido, lo difícil siempre motiva más… Ser disruptivo quiere decir no conformarse por lo difícil que sea la elección de buscar otros horizontes.  A partir de ese momento, no queda otra que buscar maneras de pensar distintas, que ponen en tela de juicio todo y no dar nada por sentado.

.- ¿Qué características te gustaría que dejara tu legado?

¡¡UFF tan mayor me ves!!

Pues la verdad que me gustaría que se me recordara por ser una persona que no le ha gustado hacer las cosas porqué así son y sobre todo por encima de todo que se recordaran mis proyectos como innovadores, que han sumado..

El legado tiene que respirar humanidad, espero que se me recuerde como “buena persona” esto querría decir que mi legado sería sostenible, innovador, comprometido con la evolución y con las personas.

.- ¿En lo desigual está lo bonito de la vida?

No, lo bonito en la vida está en las cosas que tú aprecias y por tanto cuidas. Para mí lo bonito de la vida es mi familia.

.- ¿Cuándo encontraremos el placer en la vida?

Cuando seamos fieles a nosotros mismos.

.- Una reflexión para los lectores del portal.

Trabaja para vivir, no vivas para trabajar. Y esto no quiere decir que no trabajes mucho sino que disfrutes con tu trabajo. Es fácil de saber. Cuando te cueste levantarte para ir a trabajar es que ya no disfrutas , entonces ¡¡CAMBIA!!.