¿Sabes hacer eso que llaman vivir?

Lo que llamamos felicidad es simplemente la alegría de estar vivo. Debemos separarnos de todas las personas y de todo lo que no nos da la alegría de vivir” dice Alejandro Jodorowsky

SolucionesHoy he leído esta predicción de mi horóscopo, soy Géminis:

Los sistemas de navegación por satélite suelen ofrecer al conductor la posibilidad de elegir entre la ruta más corta y la más rápida. Algunas personas se sorprenden al enterarse que no tienen por qué ser el mismo camino. Al tomar una carretera con un límite de velocidad superior y con menos restricciones para la circulación, el viaje puede ser más rápido aunque suponga desviarse varios kilómetros. La verdadera cuestión en tu vida ahora es si en tu esfuerzo por conseguir algo, estás gastando un montón de energía o estás tomando una sabia decisión. Sólo tú puedes saberlo.”.

¿Qué tiene que ver el Horóscopo con este blog? Tranquilos, no me estoy volviendo loco. Hoy quiero hablar de las soluciones.

Vamos por la vida, esperando que nuestro GPS, nos de las soluciones a toda dificultad y reto en nuestro día a día.

El GPS lo creamos a través de conferencias, de libros, de experiencias que viven los demás y que nos cuentan, de blogs, de artículos en medios de comunicación o lo que creemos que sentimos.

Creemos que lo construimos nosotros, pero si nos damos cuenta, es el exterior, son los demás quienes lo construyen.

Déjate de tonterías, tú personalidad, no está creada por ti. La has construido en función de lo que has ido viendo, sintiendo y cogiendo del exterior.

Son mejores las soluciones que nos dice el “GURU” de turno que lo que tú pienses. Es mejor lo que promulga “ese que no conocemos y que parece que le va bien”, que lo que nosotros sintamos.

Pensamos que los demás son genios, porque se les ha ocurrido unas soluciones a problemas que la sociedad creía que no podía resolver. Envidiamos a esos “genios”, porque pensamos que jamás, aunque queramos, llegaríamos a su nivel.

Esas soluciones, esas ideas, solo están disponibles para gente elegida, para “extraterrestres”. Así que lo mejor será que cuando ellos la promulguen, hacerlas nuestras y seguirlas al pie de la letra.

Lo que diga una persona, le ha podido servir a ella. Eso no quiere decir, que sea la única solución. Es una, hay muchas más.

Pero no confiamos en nosotros mismos. No tenemos el suficiente amor propio, para escucharnos a nosotros mismos y aceptar lo que dice nuestra intuición, corazón, cuando ve esa solución. Subimos el nivel de la música, cuando oímos: “Pues si tú sabes que esa solución es pobre, que tú podrías hacerlo mejor, ¿A qué esperas para demostrarlo?”.

No, no, yo no puedo ser como esa persona, no puedo tener esa idea, es una locura, ¿Quién soy yo para rebatir las ideas a esa persona y decir que la mía daría mucho más beneficio

O cuando una persona ha “sacado” una idea que revoluciona el mundo, nos “adueñamos” de la misma, poniéndole otro nombre, haciendo creer al mundo, que nosotros somos como esa persona, unos genios, innovadores, diferentes….

Otra vez igual, nos adueñamos de cosas del exterior, cuando nosotros podríamos crear cosas mucho más potentes. Todo por ego, miedo, por querer aparentar en un mundo, que las apariencias ganan más que el ser.

solucionesPero ya no te hablo a nivel de ideas empresariales… Si no también a nivel personal.

Las soluciones que a día de hoy me han llevado donde estoy, puedo decir, que ya no me valen. Necesito otras soluciones para otros temas con los que me estoy enfrentando.

Todos en algún momento de la vida, nos hemos dejado llevar por las “reflexiones” que los demás tenían a un problema que estábamos pasando. TODOS.

¿Por qué? Porque no queríamos darnos cuenta que nosotros ya las teníamos. ¿Dónde? Dentro de nosotros.

Pensábamos que los demás sabían que era vivir, no tener ningún problema, cómo conseguir esas metas que teníamos, y debíamos hacerles caso. Ellos tenían más experiencia que nosotros, más edad.

Lo que pasa es que tienes miedo es a darte cuenta, que la mayoría de las soluciones que pides al exterior, están en tu interior. Y seguro que no son iguales que las del exterior, porque son tus soluciones, para tus problemas. NO para los problemas de los demás.

¡¡Y lo sabes!!

¿O no has dicho en algún momento…” Pues eso ya lo sabía yo desde hace tiempo”?

¿Y qué nos distingue de esos “genios o gurús” creativos, de nosotros?

¡¡QUE ABREN LA BOCA PARA DECIR LO QUE SIENTEN, QUIEREN Y VEN!!

No es abrir la boca y ya está. No es todo tan bonito como lo pintan los libros o la gente.  ¡¡PARA!!.

Para llegar a este punto:

1.- Confiar en uno mismo. Y no un poco, sino un mucho.

Creer en uno mismo, te llevará a “salirte del rebaño” del pensamiento colectivo. Unos te rechazaran, otros te seguirán. Pero si crees en tus soluciones, en ti, no tienes que dudar de ti, ni un solo momento.

2.- No copies. Siente.

No eres uno más. Eres tú. David, Natalia, Raquel, Mónica… Eres especial. ¿Qué coño haces copiando las ideas de otra persona? ¿No tienes ideas? Claro que las tienes, lo que pasa que te da miedo darlas a conocer, o ponerlas en marcha, por el por si acaso… por el miedo..

3.- Tienes que hacer una visita a tu lado oscuro.

Si, tienes que hablar con tu “Darth Vader”. Esos momentos en los que te encuentras totalmente desnudo, frágil. Esos momentos que hasta un “hola” te duelen. Tienes que rebozar en tu “mierda”, en tus “miedos”, en adentrarte en ti mismo, como hasta entonces no lo habías hecho.

Hasta que no lo hagas, esas soluciones que tengas, no llegarán a ningún lado, porque no creerás en ti, ni en ellas.

Habla con tu “Darth Vader” y hazte amigo de él.

4.- Saber que la vida es cambio, y esas soluciones se transformarán.

Cuando creemos que tenemos las soluciones a cómo afrontar nuestra vida personal, emocional, profesional… La vida nos da una buena ostia, y nos dice… “Eso ya no te vale… empieza a crear unas nuevas”.

Te vuelves a quedar como el punto 2, “desnudo”. Te preguntas por qué ha pasado, con lo bien te iba a todo, o eso creías. Lo que pasa es que estás cambiando de nivel, estás superando, y para ello, necesitas nuevas soluciones.

Cree en tus soluciones, pero también que la vida es cambio y en cualquier momento tendrás que cambiarlas, porque no te servirán para lo que vas a vivir.

¿Pero sabes lo peor de todo?

Que buscamos soluciones en el exterior. Que no tengo nada en contra de ellas, pero lo que provocan, es que vivamos en un mundo zombie. Iba andando por las calles de mi ciudad, y todo el mundo iba “zombie”, y no de sueño. No veíamos una sonrisa, un gracias un abrazo, una ilusión…

Y mientras tanto los libros de felicidad y motivación, son número de ventas en las librerías.

Buscamos soluciones a todo en el exterior y lo que estamos es adormeciéndonos.  Lo que buscamos es NO SENTIR…No queremos sufrir, NO QUEREMOS VIVIR, queremos dejarnos llevar por la corriente, NO QUEREMOS SENTIR.

Aquellas personas que buscan dentro de sí misma, lo que sienten, el porqué lo sienten, aceptan sus emociones, pensamientos, cuestionan lo establecido hasta lo que creían que era lo correcto para ellos….. hacen algo que los demás no hacen…

 VIVIR.

Busca las soluciones dentro de ti. Es la única forma de vivir, de sentir, de ser , de alcanzar eso que llamas felicidad. Pero también ten en cuenta, que no te valdrán para siempre, que tendrás que amasarte de nuevo y crearte de nuevo..

¿Estás preparado para VIVIR?

Anuncios

¡¡En la derrota siempre hay cosas que se hicieron bien!!

“El arte de vencer se aprende en las derrotas” decía Simón Bolívar.

Nos cansamos de leer siempre lo mismo.

” Para alcanzar el éxito, hay que fracasar“:

Eso quiere decir, que cuanto más te arruines, cuantas mas veces te caigas, nos dicen que antes llegaremos al éxito.  ¡¡O eso dicen!!. Porqué siempre hay alguno que se encariña con la piedra con la que tropieza y nunca llega al éxito anhelado.

Se habla de que tenemos que fracasar, para llegar al éxito. Que es el único camino que tenemos que recorrer para llegar a la cima.

Y si has leído libros de desarrollo persona, biografías o historias de motivación, verás como hasta alcanzar ciertas metas, la gente se había caído unas cuantas veces hasta alcanzarla.

Así que si nos lo dicen los demás, nosotros lo creemos. Creemos que tenemos que pasar por muchos fracasos para llegar al éxito. Pero la impaciencia, la envidia , la gana de dar en los morros a los demás, nos hace que queramos para antes de ayer el éxito y los fracasos para otros.

Pero si intentamos algo por primera, lo primero que obtendremos es el FRACASO. Siempre. Porque si lo consigues a la primera de cambio, ya me dirás qué formula has utilizado y aplícala a todo, si a partir de entonces, todo te sale a la primera.

Estudiamos los fracasos cuando se ha alcanzado el éxito. O eso decimos, lo que realmente decimos es que lo hemos pasado mal, pero nos olvidamos de las caídas y lo único que queremos hacer es disfrutar del éxito que hemos conseguido.

¡¡No seamos hipócritas!!. En qué fallamos ya no importa, importa el éxito en ese momento.

¿Pero qué pasaría si estudiáramos los éxitos cuando hemos fracasado?

Mi vida está llena de muchos fracasos, caídas, NOES, …como tú quieras llamarlos.

Expectativas no cumplidas. Sueños que me iban a llevar al éxito y a poder tocar los sueños que llevaba tiempo anhelando. Con ilusión, ganas y esfuerzo me ponía en marcha, pero por diversas circunstancias y en otras, yo mismo, la respuesta es NO.

Cuando fracasas o no alcanzas las expectativas creadas, no crees que haya un éxito en ningún lado. Te flagelas, te rebozas en la mierda que es lo único que crees que has conseguido e intentas que los demás no te lo recuerden mucho.

¿Pero y si hubiera éxito en el fracaso que has conseguido? Y creo que hay mucho más del que nos imaginamos.

La gente que me conoce, sabe que no soy un “Happy flower” ni que obvio la realidad a través de pensamientos positivos aunque me estén metiendo cuchilladas por detrás. No soy así.

Pero echando una vista atrás con toda la colección de fracasos en mi vida, y los que me quedan, estudiándolos, he alcanzado más éxitos y principios de éxito a través de las caídas, que con los éxitos alcanzados.

¿Por qué?

Como te he comentado, cuando alcanzas el éxito, no piensas en el pasado, solo quieres disfrutar del presente, pavonearte y seguir avanzando. No aprendemos del camino recorrido y luego cuando nos preguntan cómo lo hemos hecho, respondemos “Ni idea, la verdad que el pasado es pasado, ahora sólo importa el presente..”

Cuando fracasas, nos focalizamos en el resultado y no en el proceso. No creemos que hayamos conseguido nada, bueno si, crees que seremos el hazme reir de los demás y el señalado como fracasado hasta el resto de nuestros días.

¡¡EN LA DERROTA SIEMPRE HAY COSAS QUE SE HICIERON BIEN AUNQUE NO LO CREAS!!

¿Qué éxitos hay en un fracaso?

  • Has avanzado más que si estuvieras viéndolas venir. 

Te has quitado la pereza. Has estudiado. Te has esforzado, has luchado. Te has adentrado en un campo que no conocías y querías conocer.

Has hecho mucho más que las personas que añoran una vida mejor pero se dan al alcohol, sexo o drogas, para que se vayan de su mente y no pensar en ellos.

Has tomado las riendas de tu vida, cosa que hasta ahora era el sofá quien tenía el destino de tu vida.

Habrás recibido un “todavía No” o un “por aquí no es el camino correcto”; pero te digo que habrás avanzado mucho más que añorando algo por el que no das un paso adelante.

  • Siempre habrás obtenido resultados. 

Un resultado no es positivo ni negativo en función de si se ha conseguido una expectativa o no. Sino que es subjetivo.

Para unos creerán que tu fracaso, es eso, el mayor de los fracasos. Para otros, verán que has conseguido mucho más de los que ellos creen que podrían conseguir en su vida.

Si piensas, seguro que habrás alcanzado pequeñas metas. ¡¡SEGURO!!.

Estúdialas, mira qué has hecho bien. Qué has obtenido con esa acción. Investiga hacia dónde podría llevarte esa acción realizada.

Te aseguro que no habrás llegado a meta, pero seguro que habrás superado otras pequeñas metas que no pensabas alcanzar y que te llevarán a esa meta, o quizá a otra mejor.

  • Inspiración y Liderazgo

Podrás haber hecho el mayor de los fiascos, la mayor cagada para ti, pero  te aseguro que para mucha gente serás inspiración. No para ser carne de Memes o cotilleos, sino para ver que gente como ellos han dado un paso adelante y han luchado por una meta soñada por ellos también.

No habrás conseguido la meta, pero seguro que habrás conseguido ser inspiración para otras muchas personas.

  • Le has puesto cara al miedo. 

Creo que una de las cosas mas importantes es esta. Estamos liderados por el miedo.

Miedo a salirnos de lo establecido, a ser señalados por diferentes, miedo a no conseguir lo que queremos, miedo a conseguirlo… Más y más miedo, que nos hace querer algo pero no hacer nada al respecto.

El miedo nos hace creer que no somos dignos de nada, que no tenemos talento, que no valemos para nada, así que decidimos seguir lo establecido, lo que desean los demás para nosotros. Dejando a un lado para siempre nuestros sueños y metas.

Te das cuenta cuando le plantas cara al miedo, que es TODO UNA INVENCIÓN TUYA. Claro que hay incertidumbre en algo que no sabes qué va a ocurrir, pero tu ilusión, motivación, ganas, lo combate y acabas dándote cuenta, de que eres capaz de muchas más cosas de las que te imaginabas.

Enfrentarte al miedo, te hace encontrarte con tu esencia, con tu marca, con quien eres de verdad. Y eso es uno de los éxitos más importantes que siempre recordaré.

Estas son algunas de los éxitos que hay en los fracasos que he tenido en mi vida.

¿Y tú qué éxitos has alcanzado en tus fracasos? ¡¡Seguro que muchos!!

 

¡¡Odio la mediocridad!!

“La mediocridad es la peor de la discapacidad” decía Nick Vujicic

Nos hemos dejado arrastrar por la mediocridad.

Mediocridad no solo en las acciones que realizamos, sino también con los pensamientos que tenemos y cómo actuamos con los demás.

Dice una frase, más o menos así, “Unos nacen mediocres, otros son aplastados por la mediocridad y otros se unen a la mediocridad”: Y cada día lo creo más.

Vivimos en una sociedad en la que la mediocridad inunda el día a día. Y como bien decía al principio, si intentamos salirnos de ella, nos muerde para que no queramos escapar.

Vamos al trabajo con una cara seria que nos llega hasta el suelo. Atendemos a la gente con rabia y contestamos de malas maneras a las primeras de cambio. Pensamos de los demás que son “raros” porque hacen lo que sienten que tienen que hacer, aunque sea solos. No acudimos a eventos importantes de nuestros amigos porque días antes nos han dicho cosas que no nos han gustado oír, aún sabiendo que tienen razón. Por no hablar de los cursos que acudimos de aquellas personas que les hemos tildado la etiqueta de “gurú”, simplemente viéndolos por la televisión en un programa. Por no hablar de personas, que intentan “fastidiar” tu reputación, porque no sigues las pautas que ellos creen conveniente…

¿Por qué nos dejamos llevar por la mediocridad?

  • Porqué es mucho mejor no pensar y dejarse llevar por la corriente, que crear algo por ti mismo.
  • Porqué es mejor no esforzarse y cargar la culpa de tus problemas a los demás, que empezar a responsabilizarte de tu vida.
  • Porque es mejor seguir la corriente, que no ser tildado de “especial, rarito, diferente…” simplemente porqué estás luchando por tu sueño.
  • Porqué como ya habías intentado una vez, el conseguir tus retos, y por las circunstancias que fueran, no lo conseguiste, es mejor que te lleven los demás, sin esfuerzo, que volver a pasar por lo mismo.
  • Porqué es mejor copia al pie de la letra lo que dicen los demás, querer ser igual que otra persona, que luchar por ser uno mismo.

¿Sigo?

Estas son algunas de las “excusas” que nos ponemos para dejarnos llevar por las recomendaciones, deseos e intereses de los demás creyendo que nos llevará al éxito rápido y duradero, cuando realmente solamente nos llevan a la mediocridad.

En esta sociedad hace falta muy poco para distinguirse de los demás. No hace falta un Máster en una escuela de Negocios, ir a trabajar a una espacio de Co-working con nombre super chulo o acudir a un curso exprés que saldrá de él con una marca ya más influyente que Gucci.

No hace falta eso.

¿Qué es necesario e imprescindible? ¡¡SER TÚ MISMO!!.

Ser tú mismo ya implica:

  • Tener un pensamiento propio.
  • Tener un pensamiento critico ante las novedades y comentarios, antes de darles valor.
  • Ser considerado congruente, ya que los demás saben que lo que dices, haces.
  • Los comentarios despectivos de los demás, sabes que solamente son una muestra de su mediocridad.
  • Te ocupas de los pequeños detalles, ya que sabes que son los que determinan el éxito o el fracaso en todo proyecto.
  • Sabes que las cosas se pueden hacer mejor más allá de los limites establecidos.
  • Saben que ellos no son lo importante en esta vida, sino el propósito por el que hacen las cosas. Son para ello más importantes los demás, que ellos mismos.

Cada día estamos más lleno de mediocridad y repudiando a la gente que solo quiere dar lo mejor de si misma. Que quiere hacer un mundo mejor desde su posición.

Cada día añoramos más lo que “pudiera ser”, pero sin embargo nos quedamos con “Lo que creemos que será”.

No hace falta nada espectacular ni haber nacido en una familia de “bien”, para ser considerado excelente. Simplemente hacer 1% más de lo que hacen los demás de forma habitual.

¿Has visto que fácil es?

Ya no sólo hablo a nivel profesional, a nivel personal también estamos dominados por la mediocridad.

Somos seres que nos movemos por interés. Y cuando ha terminado, empezamos a criticar a la otra persona delante de todo aquel que nos quiera oír. Nos gusta criticar a los demás, pero eso si, que se prepare aquél quien tiene los “santos bemoles” de decir que algo no le ha gustado que tú has realizado, porque ya le habrás puesto la cruz para siempre jamás. Criticamos a los demás cuando hacen algo fuera de lo establecido entre las costumbres del grupo. Nos echamos las manos a la cabeza cuando alguien va al cine sólo, cuando lo único que sabe es que la vida es una y estamos aquí para vivirla.

Esto es una pescadilla que se muerde la cola.

Tiramos la toalla y abrazamos la mediocridad. Eso nos hace llevarlo a todos los aspectos de nuestra vida. No ponemos pasión en el trabajo que estemos realizando. Tenemos relaciones que sabemos que no van a ningún lado pero las seguimos manteniendo porque nos da más parece ir a por unas nuevas que nos inspiren, que no éstas que nos destruyen.

¿Y cómo calificará nuestra vida el controlador cuando estemos a las puerta del paraíso?

¡¡DE MEDIOCRE!!.

¿Qué hacer?

  • Siendo tú mismo, digan lo que digan los demás. Y eso quiere decir entre otras cosas, que si te apetece ir al cine sólo, hazlo. Porqué sabes que solo hay una vida y hay que disfrutarla.
  • Dar 1% más que los demás. Dar 1% más que ayer. Y te aseguro que al final del año habrás serás un 365% mejor a principios del año. Mientras los demás estarán aún a finales de diciembre quejándose de la vida que tienen sin hacer nada.
  • Eres lo que atraes. Si crees que todo es imposible, que no hay nada que hacer, así te lo confirmarán tus pensamientos y acciones.
  • Si queremos lo mejor en nuestras vida, vayamos a por lo mejor.
  • Lo imposible sólo está en la mente de los mediocres. Lo posible, sólo en la de los excelentes.
  • Estar vivo ya es algo increíble, excelente si te comparas con los del cementerio de tu ciudad.  Estas disfrutando de muchos avances de gente que al principio pensaban que estaba loca. Y mira ahora.  Ya con hacer las cosas mejor que los demás, puedes ser uno de ellos. Vivir es algo excelente, que nos da oportunidades para demostrar de qué estamos hechos, súbete al carro y vive la experiencia.

¡¡Seamos exigentes con nosotros mismos, y mandemos a pesar a la mediocridad, a los mediocres. La vida te irá mucho mejor, te lo aseguro!!.

 

La felicidad es….RESPONSABILIDAD

“Nunca culpes a los demás de tu situación, eres lo que eres por decisión tuya”

¿Cuántos libros que hablen de la búsqueda de la felicidad te has leído en tu vida?

¿Cuántos libros, que en su portada sale la palabra felicidad, cuando los ves, quieres comprártelos?

Seguro que la respuesta es: ¡¡MUCHOS!!.

Al igual que el ser humano en la antigüedad , ha provocado guerras por la búsqueda y cuidado del Santo Grial. El ser humano en pleno siglo XXI, busca la felicidad, como su única obsesión.

Vamos al gimnasio, porque creemos que un cuerpo 10, nos dará la felicidad que sentimos que no tenemos. Leemos libros que nos hablan de la felicidad, porque creemos que los “gurús”, serán felices y nos dirán cómo lo han conseguido. Somos infieles a nuestras parejas con amantes pasajeros pensando que ellos serán los que nos darán el elixir de la felicidad. Por no hablar de relaciones de pareja, que sabemos que nunca conseguiremos esa felicidad , pero las mantenemos, porque fuera de ellas, pensamos que nunca lo seremos.

A lo largo de estos años he visto las barbaridades que hace el ser humano, con tal de poder decir a los 4 vientos, o más bien creerse que es feliz.

Pero ¿Qué es la felicidad?

A lo largo de muchos artículos, he comentado lo que me decían a mí que era felicidad. Y no estoy hablando de consumismo ni es meterse contra el Estado opresor ni cosas así. Sino que la felicidad era seguir con lo estipulado por la sociedad o las personas con más “experiencia” que tú.

Es decir, tienes que tener pareja a cierta edad. Y ya no hablamos de un trabajo, que aunque te den por todos lados, puedes decir que estás trabajando en un sitio de 8 horas; hijos nada más casarte y una hipoteca que asfixie hasta a tus nietos.

Si tenías todas esas cosas, ya eras considerado un “ciudadano de un lugar llamado mundo“: Uno igual que ellos, el titulo de persona “feliz” del mundo.

¿Pero si muchos han conseguido eso, por qué triunfan tanto los libros y las conferencias sobre la felicidad?

¡¡PORQUÉ AÚN HABIENDOLO CONSEGUIDO, NO SABEMOS QUÉ NOS PASA , PARA NO DORMIR POR LAS NOCHES, NO ESTAR A GUSTO EN NUESTRO TRABAJO O NO AGUANTAR A NUESTRA PAREJA AUNQUE NO DIGA NI HOLA!!.

Porqué la felicidad es RESPONSABILIDAD. 

Es una idea que he ido adquiriendo a lo largo de todo este tiempo, damos a los demás, el poder de la responsabilidad sobre nosotros mismos.

Creemos que porqué lo ha dicho tal persona y sale en televisión, su manera es la única, probada y testada para conseguir seguidores, ser rico o famoso. Si todos subimos por el lado derecho de la escalera mecánica, todos lo hacemos, seguimos la pauta, sin preguntarnos :” ¿Qué razón tiene que hagamos haciendo esto? ¿Sólo existe está formula?”

Mejor que piensen otros, nosotros preferimos seguir lo establecido, lo conveniente para que no tengamos problemas por si nos salimos de lo establecido. Para que no nos tilden de “raritos”, preferimos no preguntar, dudar, y si los medios de comunicación, el gurú de turno,…nos dice que es la manera para llegar al éxito, nosotros la acatamos, con mucho gusto.

¿Qué acaba ocurriendo?

Que los resultados que te prometían , no llegan y quizá ni llegarán.

¿Por qué?

Porqué esa persona te ha dicho su concepto de felicidad, cómo consiguió lo que te está explicando, con sus circunstancias, características vividas en ese momento. Y tú momento, es totalmente diferente. No todas las herramientas sirven por igual para todo el mundo.

Si todo el mundo hace lo mismo, ¿Como te vas a diferenciar si has acudido a un curso que impulse tu marca personal? por ejemplo.

Nos quejamos de los resultados que nos habían prometido, cuando en realidad lo que estamos haciendo es copiando a otra persona. Estamos queriendo conseguir su felicidad, su éxito, fama, en definitiva ser igual que ellos.

Cuando nuestra felicidad, está en otro carril.

Y de ahí surgen las frases: “Nunca conseguiré nada en la vida, nunca seré alguien conocido, nunca llegaré a tener pareja …”. Adicciones a las pastillas, mentiras, alcohol o desidia por la vida..

No estoy exagerando, porque todos conocemos gente, que se encuentra en dicha situación. Pasando de la vida, porque creen que ya nunca vivirán esa sensación de felicidad de la que tanto se habla.

Podemos hablar de Marca Personal, de liderazgo, coaching, de hacer macramé o lo que quieras, pero si no las haces tuyas, nunca conseguirán aportarte esa felicidad que buscas.  TU FELICIDAD. 

Si las haces a tu manera, estarás siendo responsable.

Porque eso es la felicidad, SER RESPONSABLE DE UNO MISMO, HACIENDO LAS COSAS COMO UNO SIENTE QUE TIENE QUE HACERLAS. 

Como diría Frank Sinatra: ¡¡A mi manera!!.

Eso es la verdadera felicidad, SER RESPONSABLE DE UNO MISMO HACIENDO LO QUE SIENTE QUE TIENE QUE HACER A SU MANERA. 

Son dos de las características de las personas que he ido entrevistando durante estos años y que se consideraban felices:

  • Habían utilizado muchas herramientas para conseguir sus sueños, pero siempre a su manera.
  • Y eran responsables de sus actos, de si mismos, de sus sueños, en definitiva…de su vida.

Así que por favor:

  • Deja de buscar la felicidad en métodos estándares, porque ahí no está tu felicidad.  Estará la felicidad de la mediocridad, de las copias baratas, pero no la tuya.
  • Se responsable de ti mismo, de tus actos, de tus pensamientos, de tus sueños….Porque es el principio de tu felicidad. Repito, de TU FELICIDAD.
  • Cuando estas disfrutando de tu Felicidad, estarás dejando huella. Estarás mostrando tu marca, eso que te distingue de los demás.. Y no necesitarás crearla por “métodos químicos” ni la conozcan a través de métodos estándares, porque ya la verán, sabrán que eres responsable de tu felicidad.

¿Y tú eres responsable de tu felicidad?

 

 

 

¡¡Deja de joderte la vida!!

Observo. Me callo. Me decepciono. Aprendo. Sonrío y continuo

Cada día pienso más, que somos nosotros mismos quienes somos los responsables de jodernos la vida.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que has perdido el tiempo y que nunca podrás permitirte hacer lo que siempre has querido hacer. Como dice Manolo García :” Nunca el tiempo es perdido..”.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que la única manera de ser alguien en las redes sociales es copiando lo que hacen los demás. Cuando en realidad además nos estás jodiendo la vida a nosotros porque nos estamos perdiendo tu talento.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que por no sentirte sol@ te aferras a cualquier persona o situación. Crees que ya nadie te querrá y por eso, te subes a cualquier tren que te de un poco de cariño. Ojala te salga bien, pero no son buenas expectativas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que no hay vida más allá de tus “amigos”. Haces lo que dicen, sientes lo que quieren que sientas, y mientras tanto te vas a dormir sabiendo que ni te lo has pasado bien, ni estás a gusto, ni es la vida que quieres llevar. Hay gente que te está esperando con tus mismos deseos y anhelos, pero tú mientras tanto por miedo, por el qué dirán, no das un paso adelante hacia tu paz.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, creyendo que no hay vida más allá de la relacion profesional que tienes. Aguantas comentarios que no aguantarías si tuvieras más confianza en ti mismo. Crees que trabajar en una empresa es aguantar los malos modales y cuando recibes una sonrisa, un halago por tu trabajo o un abrazo, lo rechazas o piensas: ¿Cuál serán las verdaderas intenciones de esta persona?.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que tienes la razón absoluta en todo lo que haces o en todo lo que piensas. Y rechazando para siempre, a todas aquellas personas, que “no te bailan el agua”. Porque el mundo, sino lo sabes, es mucho más grande que tu cerebro. Y no solamente estás viviendo tú en él. Lo que te pasa, es que tienes miedo a saber, que quizá hay más mundo a parte del tuyo. Deja de excusarte en creencias que solamente son eso, creencias.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, en excusas, que te has creído y hecho tuyas principalmente porqué has dejado que los demás dominaran tu vida. No eres inútil, no eres un triste, no eres un vago, no eres un lento, no eres un desagradecido,… No eres todo lo que te han dicho los demás que eres. Es su percepción, no la tuya. Te has jodido la vida, porque has creido que ellos sabían más de ti, que tú mismo.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, creyendo que una vez conseguida una cierta posición, los demás tienen que hacerte la reverencia ante tu paso y acatar tus ordenes. Deja de joderte la vida, pensando que un titulo te va a dar la razón absoluta, que eres un gran líder y que tus ideas siempre serán las correctas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que nunca serás nadie hasta que no consigas un titulo. Que nadie te hará caso, hasta que no tengas un titulo que demuestre que sabes lo que ya sabias.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensando que es necesaria la aprobación de todo tu circulo para dar un paso más allá de lo que normalmente haces. ¿Dónde queda tu poder de decisión y tu libertad? Si no haces daño a nadie, y quieres intentarlo. ¿A qué esperas?

DEJA DE JODERTE LA VIDA, mientras te estás callando lo que sientes de verdad por esa persona. Miedo, si. ¿Perdiendo una oportunidad? También. Porque mientras crees que deberías, que quizá podría o te dejará de hablar, quizá estes perdiendo la oportunidad de tu vida.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, pensado que la felicidad es tu meta. Te jodes la vida porque crees que no existe otra cosa más que ella. Pero el contrapunto a la felicidad, es la infelicidad. Y nunca conseguirás ser feliz, como dicen que tenemos que ser, porque siempre creerás que eres infeliz, por la insatisfacción que te producen tus pertenencias. Viendo que eso no es la felicidad de la que tanto hablan.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, teniendo miedo al silencio. Poniendo música, la televisión nada más llegar a casa porque no quieres oír lo que dice tu cabeza. Esos pensamientos que te dicen que no estás haciendo lo que deberías realmente hacer. Y así usando la ruido, no piensas.

DEJA DE JODERTE LA VIDA, no dando un paso adelante sintiendo que necesitas todos los datos para darlo hacia el camino correcto. Nunca los tendrás y mientras tanto el miedo te dominará.

NOS JODEMOS LA VIDA NOSOTROS MISMOS:

.- Dejando que los demás dominen nuestra vida.

.- Creyendo que los demás saben más que nosotros, quizá simplemente por una edad en el DNI o un rasgo familiar.

.- Creyendo que no somos dignos de nada. Ya que nunca hemos tenido el éxito ni la felicidad. ¿Y por qué ahora si?, nos preguntaremos. ¿Y por qué no? te responderé.

.- Porque no queremos aceptar lo que realmente sentimos, queremos y deseamos.

.- No creyendo en nosotros mismos.

No te están jodiendo la vida los demás, te la estás jodiendo tú mismo no permitiéndote escucharte, descubrirte y motivarte.

¿Y tú cómo te estás jodiendo la vida?

 

¿En qué has fallado hoy?

Si cerráis la puerta a todos los errores, también la verdad se quedará fuera“.

Cuando se lee esta pregunta, aunque sintamos que no va dirigida hacia nosotros, empezamos a temblar y el miedo empieza a hacerse dueño de nuestras emociones y sensaciones.

Nos han enseñado que tras la infancia y el miedo al monstruo del armario, en la madurez tenemos que tenerle miedo al fracaso.

Si no hacemos las cosas a la 1ª, si no conseguimos los mismos hitos que los demás, si no alcanzamos las expectativas que los demás tienen puestas en nosotros, tendremos el titulo de FRACASADO para el resto de nuestra vida.

Hablamos de fracaso cuando como algo catastrófico, algo de lo que nunca podremos salir, cuando en realidad ya estamos hablando de fracaso en el 99% de los casos es “una caída simple por el camino” , ” éste no es el camino, cambia de trayectoria” o ” eres un fracasado porque no estás haciendo lo mismo que hacen los demás”.

Si lo vemos desde fuera, la mayoría de las veces que tildamos como fracaso, es ” un todavía no…” o ” por aquí no”. Un Fracaso es cuando no hay posibilidad de seguir adelante, y tenemos que olvidarnos del tema, pero como he dicho al 99%, no ocurre así.

Pero aún así, hablamos de fracaso, como si fuera lo más nefasto que nos podría ocurrir en la vida.

Cuando nos están preguntando: ¿En qué has fallado? Lo primero que nos viene a la mente, que nos van a echar la bronca del siglo por algo que no hemos hecho, por algo que no hemos conseguido y tememos las represalias. Ya podemos haber hecho un trabajo de 10, que ante esa pregunta, dudaremos del trabajo realizado y de nuestra confianza en él.

Nos paraliza el miedo. Nos bloquea la posibilidad de que los demás piensen que somos unos fracasados. Y como no queremos vivir esa situación, antes de que ocurra, preferimos no hacer nada, no intentar nada, que probar las cosas que nos motivan o anhelamos.

El fracaso es el único obstáculo que nos impide avanzar un poco más allá de lo que habitualmente hacemos.

¿Qué pasaría si dicha pregunta sobre qué hemos fallado, la viéramos como la pregunta que nos incita a ver que hemos aprendido?

Si no intentas las cosas, claro que nunca conocerás el fracaso. Lo único que te aseguro que si conocerás, será la mediocridad, la frustración de preguntarte y no saber qué hubiera pasado si lo hubieras intentado.

La “no consecución” de la meta, estará siempre ahí. Pensamos que es algo peor que una enfermedad, cuando en realidad, es algo normal. Es la antítesis al éxito, como la antítesis al chocolate negro son las judias verdes.

Unos ganan  , otros pierden, quieras o no, así es la vida.

Pero nos dicen que si nos arriesgamos, como hizo Steve Jobs, como consiguió Pau Gasol al irse a Estados Unidos o que saliendo de la zona de confort, ya seremos ricos, guapos y el Jaguar nos estará esperando en la puerta de la nueva mansión que nos hemos podido comprar.

¡¡PARA!!.

Hay una cosa que se llama riesgos. Y hay que lidiar con ellos, si o si. Todo contiene riesgos. Pero en esta sociedad, en la que enseñamos la cara del éxito, pero ocultamos la de las caídas, esfuerzos, lloros y dudas.  Creemos que si ellos lo han conseguido, si han podido llegar hasta donde están, habrá sido un camino de rosas, sobre todo porque no nos dicen nada sobre ello, así que el riesgo no existirá, eso de que los demás dejen de hablarte o las dudas, es un cuento de chinos.

Lanzan a la gente a la incertidumbre, sin decir que conlleva riesgos. Porque estamos ansiosos por conseguir el éxito que la gente quiere para nosotros y nosotros deseamos para que los demás nos envidien, pero sin querer leer la letra pequeña del contrato.

Pero cuando tenemos una caída y no nos han dicho que podría ocurrir, ante ese miedo que nos atenaza, lo primero que hacemos es tirar la toalla.

Y por siempre jamás, volveremos a tomar una decisión que conlleve riesgos. Mejor quedarnos en casa con la manta y a esperar la nomina de este mes, que volver a encontrarnos con el miedo y las dudas.

¿Por qué nadie nos había dicho que existía el riesgo? ¿Por qué han sido tan malos? ¡¡Porqué si viéramos todo en conjunto, no nos atreveríamos nunca a nada!!.

Porque queremos el éxito cuanto antes, desechamos la idea y la realidad, que el verdadero éxito es el aprendizaje continuo.

El éxito es ir más allá de donde estabas. Ir más allá de donde decían y creías que jamás podrías ir.

Ir más allá de lo establecido, de tus limites, es darte una oportunidad a ti.  Es decirte si a ti mismo, a estar en pleno conocimiento continuo de ti mismo.

Nunca podrás saber hasta donde puedes llegar, sino tiras los muros de tus  miedos.

¿Qué te dicen los demás que es imposible? MENTIRA

¿Qué te dicen que no tienes talento? MENTIRA

¿Qué te dicen que es una locura? SERÁ SU LOCURA, para ti es COHERENCIA EN ESTADO PURO.

Si no tiramos más allá de lo que el miedo nos dice, nunca llegaremos a conocernos de verdad.

Así que te propongo un juego durante una semana.

Preguntante antes de irte a dormir: ¿En qué has fallado hoy?. Durante mucho tiempo me lo he ido preguntando yo y he sacado conclusiones como:

.- Hacemos más caso a los demás que a nosotros mismos.

.- Mutilamos nuestros valores y esencia, por el éxito sea como sea.

.- Creemos saber más de lo que realmente sabemos.

.- El miedo es una excusa porque realmente tenemos más miedo al éxito que a un posible fracaso.

.- Cuando estás haciendo lo que sientes, siempre quieres mejorar, aprender más y la motivación siempre corre por tus venas.

.- No fallo las cosas, sólo descubro caminos por los que no ir.

Son algunas de las conclusiones que he ido sacando durante todo este tiempo que me he ido haciendo la pregunta. Me gustará saber las tuyas si te atreves a hacértela.

¿Y tú, en qué has fallado hoy?.

 

¡¡Tiro la toalla. Lo dejo!!

Hay un viejo refrán que dice: lo que no nos mata, nos hace más fuertes

¡¡Si tal cual lo lees, lo dejo!!.

Estoy harto de seguir intentando hacer cosas, y que no salgan . Harto de seguir modas y no despuntar. Harto de esforzarme cuando los demás, sin saber cómo o a través de qué consiguen mucho más con menos esfuerzo.

Harto de hacer las cosas de corazón y que nadie te las reconozca. Que nadie te ponga delante de un escenario como sientes que te mereces y luego ves a otros, que repiten como cacatúas lo mismo de siempre durante más de 10 años, y la gente todavía sigue asombrándose.

Harto de ver a gente que pide que le ayudes, que quieren cambiar, que quieren vivir tu filosofía de vida, y luego cuando les presentas un presupuesto, por arte de magia ya se les ha pasado lo que les ocurría.

Harto de levantarse de la cama aún en día en los que te apetecería quedarme dormir o abrazado a tu pareja, pero todo lo haces por tu sueño, como has estado leyendo en los libros de tu guru, cuando querías parecerte a él.

Harto de querer conseguir ese sueño, ese éxito que nos dicen que todos tenemos el derecho a él y lo único que consigues es el silencio por parte de los demás.

Harto de aparentar ante los demás que todo me va bien, cuando en el fondo no estoy a gusto ni conmigo mismo.

Harto de querer ser alguien y en el fondo, ni sé quien soy.

¿Y tú de qué estás harto?

Todos estos pensamientos, los hemos tenido TODOS en algún momento de nuestra vida.

Estamos cansados de esforzarnos. De seguir modas que nos dicen que nos ayudarán en la vida personal y profesional. Cansados de esforzarnos hasta limites insospechados para nosotros hasta entonces y ver como alguien, de la nada y sin hacer nada, consigue mucho más que nosotros en el mayor tiempo posible.

TODOS hemos querido tirar la toalla en algún momento de la vida.

Claro que no hay que tirar la toalla nunca. Porque la diferencia entre la mediocridad y la diferenciación, es una toalla de diferencia.

Pero parece que tenemos que olvidarnos de esas emociones, rabia y frustraciones que TODOS hemos tenido alguna vez durante el camino.  ¿Qué pasa es que no somos humanos? Quieras o no, estás hecho de emociones provocadas por situaciones. Y no las puedes ocultar.

Yo opino que al revés, que es cuando estás en esa situación, la que determina de qué pasta estás hecho.

Si tiras la toalla, realmente NO ERA TU SUEÑO.

Estabas siguiendo una moda, seamos claros. Estabas dejándote llevar por una moda pasajera en la cual te dejaste llevar por los cantos de sirena que te decían que podías conseguir a corto plazo.

Estabas haciendo caso a tu EGO. Querias aparentar algo y que sobre todo te lo reconocieran. Querías sentirte dentro de un club selecto, innovador y diferente. O al menos eso decían. Creías que así tendrías por fin una Marca que te diferenciaría de los demás.

Cuando en realidad, tu marca se estaba diluyendo entre los demás integrantes del grupo.

¿Pero tú no quieres ser recordado por haber tirado la toalla ,verdad? ¡¡Tú quieres conseguir tu reto y  sabes que lo conseguirás!! ¿A qué si?

Pues tienes dos opciones:

.- Si realmente es tu sueño, DEJA DE COMPARARTE CON LOS DEMÁS.

Compárate contigo mismo y los demás que hagan lo que quieran.

Todos nos hemos comparado con alguien. Pero si te das cuenta, muchas de esas comparaciones, pasado el tiempo, te ries de ellas mismas. Te das cuenta, que tú has seguido tu camino, y esa persona que había conseguido el “éxito”, ya no está a tu lado.

Las prisas, el miedo a creer que no lo vamos a conseguir, la competitividad,  a  no ver algunos resultados que nos alienten a seguir, nos hace compararnos con los demás, a provocar la frustración y la rabia, pero sobre todo a gritar a los 4 vientos, ¿Por qué a mí no y a él si?, a una vida que consideramos perra.

Si es tu sueño, ¿Qué te tiene que importar lo que hagan los demás? Si es tu reto, a ti te costará más, pero te aseguro que llegarás más lejos que los demás. ¿Por qué? PORQUE ES TU SUEÑO, NO ES UN SUEÑO QUE REPARTEN EN LOS SUPERMERCADOS, ES TUYO.

Si es tuyo, SIGUE.

Comparate contigo mismo. Mira si has hecho más cosas que ayer. Que has investigado cosas que no sabías. Que has preguntado cosas que creías saber y no eran así… Esa es la única comparación que tienes que hacer.

Es gestionar el camino, y no la obsesión por la meta. De eso se trata realmente. Y los demás que hagan lo que quieran. Importa lo que tú quieres hacer.

.- Y si realmente ves que no es el camino para llegar hasta donde tú quieres, ¿Por qué te estás dando cabezazos todo el rato contra la persiana que está encerrando tu sueño?

Lo que pasa, es que crees que si cambias de estrategia, pensarás que has tirado la toalla. Eso es lo que nos hacían creer, pero estamos muy confundidos.

Si realmente es tu sueño, tienes que divertirte probando cosas, juntando cosas imposibles, Eso es la innovación. Eso debe ser tu sueño, porque sino, estarás haciendo lo mismo que están haciendo los demás, pero con otro nombre.

Y además, deja la estrategia en paz. Nos han enseñado a tener todo planificado y cuando no sale en función de los planes de negocios, lo que has puesto en el dossier, es cuando dicen que has fracasado.

¿La estrategia? un 5% le tienes que dedicar. ¿A la acción, disrupción e innovar? un 95%.

Creemos que siguiendo las normas para la consecución de metas, lo haremos. Y siempre lo digo, ¿A todos nos sienta bien una aspirina? Pues NO. Así que todos nos debemos seguir siempre las mismas normas.

Así que muévete SIEMPRE. Y no creas porque sientas que tienes que cambiar de estrategia es que estás dejando a un lado tus ideales y sueños.

Al revés:

.- Estas descubriéndote y descubriendo diferentes maneras de hacer las cosas. Mientras los demás creen que solamente hay una manera para conseguirlo.

.- Estas creyendo en ti. Es tu motivación, tu corazón quien te está guiando. Es el motor de las personas que consiguen transformar el mundo.

.- La excelencia será tu marca. Porque es cuando vemos algo excelente es cuando nunca lo olvidaremos. Estamos cansados de mediocridad y copias baratas. Son los pequeños detalles los que dividen lo excelente de lo mediocre. Y observando en qué pequeño error has podido fallar, siempre crearemos más impacto del que teníamos previsto.

.- Aceptas que no lo sabes todo y que en la vida quien no aprende de sus caídas, lee constantemente y vive desde la acción, nunca llegará a nada.

.- No estarás fracasando si dejas a un lado tu estrategia. Estarás siendo flexible, coherente y diferente a los demás, pero siempre con un sueño entre ceja y ceja.

PD. Si llevas tiempo dándote cabezazos contra la persiana, crees que la derribaras con tu cabeza y ni siquiera le has hecho mella. Ves al hospital, ponte hielo y tatuate: “Por ahí no, bicho”.

TODOS hemos tenido momentos de dejarlo. Quizá haya circunstancias que si debas hacerlo. Por el tiempo, el momento o lo que sea, y no querrá decir que has fracasado. Te aseguro que tienes que sentirte mucho más orgulloso de ti que otros muchos que dicen que harán y aún siguen en el sofá a verlas venir.

No ocultes las ganas de tirar la toalla. Ellas son la catapulta para tu éxito.

¿En qué tienes ganas de tirar la toalla? ¿Dónde tiraste la toalla y te arrepientes?