Fernando Botella: “En 200 años seremos nosotros prehistoria”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con...” es un placer presentar para mí a Fernando Botella. 

Hablar con una persona con más de 20 años de experiencia directiva, que trabaja en lo que le apasiona, se divierte y se siente identificado con cada una de sus obligaciones, ilusiona ver su mirada, disfrutas con su conversación y se convierte en inspiración para ti.

Hace unos días tuve el placer de compartir con Fernando botella, que considera su profesión, como una parte esencial de su vida, que le hace sentirse vivo personal y profesionalmente.

CEO y fundador de la empresa Think&Action, es para mi uno de los pensadores y conferenciantes más importantes de la actualidad en nuestro país, que nos recuerda en cada una de sus conferencias y libros, que la vida es pura magia. Y que vivirla despiertos es nuestra tarea.

Es autor de los libros ¡¡La fuerza de la ilusión!!, ¡¡Atrévete!! y ¡¡El factor H!!. Recientemente ha publicado Bienvenidos a la Revolución 4.0. Todo lo que necesitas para saber triunfar en la era digital.  Libro en el que nos ayuda a entender que esta transformación digital, que genera tantos cambios y por lo tanto incertidumbre , nunca impedirá que sigamos siendo humanos.

Gracias Fernando por recordarnos que nunca podremos atravesar el mar, simplemente mirando el agua. Y que siempre hagamos todo aquello que nos divierta, porque es la única forma de conectar con el Universo. Podéis conocer más del trabajo de Fernando, a través de Twitter ,LinkedIn y su Web.

¿Quién es Fernando Botella?

Ante todo, un tipo muy normal. Un alicantino de Aspe al que le gusta la música, la cocina, la buena lectura y pasar tiempo con mi familia y mis amigos. Biólogo de formación, profesor de vocación, consultor y humanista de profesión. Siempre me ha “perdido” (en realidad, me ha salvado) el que creo que es el mejor “defecto” que una persona puede tener: la curiosidad. Curiosidad por las personas, por el mundo y por la vida en general. Esa curiosidad y esa vocación de aprendiz continuo son las que me han llevado a ser la persona que soy hoy. Es lo que me ha llevado a dirigir mi propia empresa, a escribir cinco libros y a muchas otras aventuras personales y profesionales.

La curiosidad es el motor que mueve a la humanidad, requiere cierta audacia y tomar algunos riesgos (controlados). Pero ¿qué sería la vida sin ellos?

¿Qué pondrías en una valla publicitaria si pudieras?

Un mensaje muy corto y sencillo: “¡Vive!”. Vivir consiste en consumir tiempo. El tiempo es lo único que realmente tenemos. Está siempre ahí para nosotros, pero no espera. Por eso hay que elegir muy bien lo que hacemos con él. Cómo empleamos las 24 horas de las que disponemos cada día; es la gran decisión a la que nos enfrentamos en cada instante. Vivir es elegir, decidir qué hacemos con nuestro tiempo, por lo tanto priorizar, poner lo importante por encima de lo que no lo es.

¿Qué sería el ser humano sin ilusión?

Sería un ser “no humano”. La ilusión es la pulsión vital que nos ayuda a seguir vivos, lo que los hace perseguir nuestras metas. Sin ella, nos faltaría gasolina, y nos detendríamos. La Fuerza de la ilusión, titulo del libro que escribí junto al mago Jorge Blass, es la energía que nos mueve. Se recarga con el entusiasmo. Con la visión positiva de la realidad.

 De las palabras que usamos actualmente, ¿Cuántas se han prostituido o decimos saber su significado y no tenemos ni idea qué estamos diciendo?

Muchas. Hay palabras que ahora son mainstream, como “transformación”, “innovación, “digitalización”, y todos se nos llena la boca con estos conceptos. Todo el mundo parece que está gestionando cambios y haciendo innovación. Pero ya se sabe que del dicho al hecho… A la hora de la verdad se dice mucho y se hace poco. A veces, no porque no se sepa, sino porque no se ejecuta, tan sólo se queda en la idea. Yo soy más del “hacer” que del “decir”. Ya lo decía Woody Allen: “Cuando lo haces, ya lo estás diciendo”. El legado personal nunca lo dejaremos con lo que sabemos, sino con lo que hacemos. Si quieres dejar tu sabiduría como legado tan sólo tendrás dos opciones: hacer lo que dices o dejarlo por escrito, …o ambas cosas.

 Se nos lanza la pregunta, ¿Qué harías si no tuvieras miedo? Pero que yo sepa, siempre vamos a tener miedo ante lo desconocido. ¿Cómo rediseñamos esta situación?

Aquí es importante hacer una distinción lingüística, la diferencia entre “miedo” y “temor”. El miedo no es algo negativo en sí mismo. Todo lo contrario. Es un mecanismo de defensa que traemos de serie y que es, en gran medida, responsable de que el ser humano haya llegado hasta aquí. Tenemos que darle ese crédito. El miedo es natural, consustancial al ser humano. Nos hace estar alerta y nos ayuda a desarrolla nuevas respuestas ante los desafíos que se nos presentan en la vida. Es más, el miedo nos hace valientes. Porque la valentía no consiste en no tener miedo, sino en aprender a superarlo. Sin embargo, el “temor” es un tipo de miedo tóxico que no nos conduce a ningún sitio. Es, a diferencia del miedo, algo que solo tenemos los seres humanos, no existe en el mundo animal. Es una predisposición negativa hacia el futuro, es sentir miedo hacia algo que no ha sucedido todavía y que, además, podría no llegar a suceder nunca. La sensación, totalmente irracional e infundada de que algo malo nos va a ocurrir. Debemos tener miedo al temor y aprender a superarlo.  

¿A que no se ha atrevido todavía Fernando Botella?

¡A tirarme en paracaídas! (aunque lo he intentado y no es un proyecto totalmente descartado). Como comentaba al principio de la entrevista, soy un animal curioso, y esa curiosidad me empuja a probar cosas nuevas y a adentrarme en terrenos desconocidos con la ilusión de un niño. Por eso he escrito un libro sobre tecnología sin ser un experto en entornos tecnológicos, o me he llevado a magos y a artistas a trabajar conmigo en entornos aparentemente ajenos a su mundo como son los contextos empresariales. ¡Que atrevido!

 ¿La felicidad se ha convertido en una industria igual que la de los cereales y los dulces?

En cierta medida sí, se ha convertido en una industria. Esto tiene una parte positiva, ya que quiere decir que la felicidad de las personas es un tema que importa e interesa, que hay una creciente consciencia de la importancia de que los seres humanos persigamos la felicidad como un propósito fundamental en nuestra vida. La parte negativa de esta industrialización es el peligro de que la felicidad se banalice y se convierta en un producto de consumo. Y no lo es. La felicidad no se puede paquetizar como si fuera un box experiencial de los que se venden en los grandes almacenes. La felicidad hay que practicarla, sentirla, vivirla, …y esto tiene que ver más con nuestra capacidad para entender la realidad y ajustarla a nuestras expectativas.

Como decía Eduardo Punset, “la verdadera felicidad vive en la antesala de la felicidad”.

En mi modesta opinión, la felicidad no necesita ser comercializada. Se demuestra y vive en gerundio, “andando”

 – ¿Por qué se estudia tanto el liderazgo y hay tantas definiciones de liderazgo?

Porque, a fin de cuentas, hablar de liderazgo no es otra cosa que hablar de relaciones humanas y de la capacidad de influencia entre las personas. Y no existe un tema que nos importe más a las personas que el modo en que interaccionamos con los otros seres humanos que habitan el planeta. Por esa razón los mecanismos de generación de influencia se vienen estudiando desde la época aristotélica. En cuanto a la abundancia de definiciones, la razón es que hay numerosas escuelas que han estudiado el liderazgo, cada una con su propio enfoque, y muchos de ellos, muy válidos. Para mí, la esencia del liderazgo se centra en tres aspectos. En primer lugar, hacer que las cosas sucedan; un buen líder hace que las cosas ocurran. En segundo lugar, gestionar buenas conversaciones con sus colaboradores, conversaciones que sean verdaderamente transformacionales y que provoquen cambio de hábitos. Por último, un buen líder ha de generar inspiración a su alrededor, ese estado de inquietud positiva que hace que las personas nos cuestionemos el statu quo.

 Eso de la retención del talento me parece más bien a un anuncio de retención de líquidos a ciertas edades. ¿Qué opinas tú?

Estoy de acuerdo, no debería llamarse así. Es un término que se ha consolidado en las políticas de Recursos Humanos, pero que le hace un flaco favor a las empresas que lo utilizan porque, si lo piensas, es un completo sinsentido. Que una empresa “retenga” sugiere que está obrando en contra de la voluntad del “retenido”. Lo peor que le puedes hacer al talento en encerrarlo, constreñirlo… Porque así nunca te va a dar lo mejor de sí mismo. El talento necesita sentirse libre para brillar, necesita expandirse, desarrollarse, compartirse… Estamos en la era de la inteligencia conectiva, y en ese marco, retener es un concepto caduco. Al talento no hay que intentar retenerlo, sino, en todo caso, fidelizarlo, que a mi me gusta llamarlo “fedilizarlo ” ; es entonces cuando no se va.

Voluntad, disciplina y humildad, claves en el liderazgo. Algo básico pero que no abunda en esta sociedad. ¿Son las patas que les falta a esta sociedad para su progreso?

Son tres patas del banco, pero en realidad no dejan de ser la misma. Están unidas. En mi libro “El Facto H”, decía que la humildad tiene más que ver con estar en continuo estado de esfuerzo que con la modestia. También es el verdadero origen de la palabra. En cuanto a la disciplina, es el esfuerzo repetido en el tiempo. Por último, la voluntad es la manara en que gestionamos esa disciplina. Es determinación. Intención llevada a que el suceda hecho. Así pues, hay una conexión directísima entre los tres conceptos. A esto yo añadiría que, frente la corriente de opinión que eleva a los altares a la motivación como palanca que mueve al ser humano, yo considero que es mucho más importante la voluntad. Hay mucha gente muy motivada que no obtiene resultados porque le falta voluntad. Así que no son disciplinados ni, desde luego, nada humildes.

Con ganas, ¿Siempre ganamos?

No! Las ganas son necesarias -imprescindibles, diría yo-, pero no suficientes. Decirle a la gente que “querer es poder” es contarle una verdad a medias. Se precisan otros elementos como talento, entrenamiento, práctica, suerte… Yo puedo estar super motivado para ganarle al tenis a Rafa Nadal, pero luego la realidad me va a poner en mi sitio. Es algo que conecta con el concepto de felicidad ligado a la comprensión de la realidad en relación a las propias expectativas. Esto no quiere decir que haya que resignarse. Conocer nuestros límites actuales nos ayudará a trabajar sobre ellos para acercarnos a esa realidad deseada.

 VUCA, DISRUPCIÓN, algo a lo que tenemos miedo pensando que ha sido esta revolución digital quien nos las ha puesto…¿Pero el mundo no era ya disruptivo y ha sido Vuca siempre?

Si, es verdad. Lo ha sido siempre, desde el comienzo de los tiempos. Probablemente mucho más que ahora: antes salías de tu cueva y no sabías si volverías, si serías devorado por una fiera o matado por un enemigo. La Edad de transformación pedestre ya era VUCA. Cuando dejamos de ser cazadores nómadas para convertirnos en agricultores sedentarios fue una época muy VUCA. Claro que hemos vivido épocas tan inciertas o más que la actual, lo que ocurre es que nosotros, los actuales seres humanos, no las vivimos, por eso nos parece que la época actual es excepcional.

¿Cuándo tu vida no fue volátil, ambigua, incierta, cambiante?

 Me encanta la definición que diste de Disrupción, ¿Somos todos disruptivos? ¿Por qué nos da miedo mostrar ese lado no “acostumbrado de ver la realidad?

Para mi ser disruptivo es ser capaz de ver la realidad de una manera desacostumbrada. Y esa capacidad nace de la creatividad. ¿Podemos ser todos disruptivos? ¡Claro! Porque todos somos humanos y la creatividad es una cualidad intrínsecamente humana. El problema es que muchas personas mantienen esa capacidad metida en un cajón, a obscuras.

 ¿La inteligencia artificial es el nuevo Dios de estos tiempos?

Yo no la llamaría “dios”. Para mí la inteligencia artificial tiene mucho más que ver con un nuevo cerebro (exo-cerebro) del ser humano. Esto nos abre una puerta inédita en la historia de la humanidad: vamos a poder disfrutar de dos cerebros: uno en nuestra caja craneal y otro fuera de la misma, en la nube o en un dispositivo.

¿Qué supone esta nueva realidad? Que, amparados en los algoritmos tecnológicos, vamos a evolucionar social, política y económicamente de una forma exponencial y a una velocidad vertiginosa. Hasta el punto de que en 200 o 300 años, todo lo anterior y, por supuesto, nosotros, seremos prehistoria.

¿Quién es un ciudadano Beta? ¿Cómo vive el ciudadano Beta?

El ciudadano beta es una persona inquieta, curiosa, humilde, valiente, conectada… Es alguien que vive en permanente estado de revisión y aprendizaje, que se cuestiona el statu quo de su entorno y hasta sus propias creencias. Que no vive de los éxitos pasados, sino que aprende de los fracasos, que se atreve a probar y a equivocarse. Que aprende rápidamente y aplica lo aprendido más rápidamente aún. Y que sabe que el talento real no es individual sino colectivo y conectivo. Es alguien que está en continuo estado de desarrollo y crecimiento. Una persona conectada con el mundo y con sus semejantes y que se siente viva precisamente porque vive permanentemente en versión beta.

¿El futuro es posible sin nosotros?

No. Absolutamente no. El futuro sigue perteneciendo a las personas. Más allá de la revolución tecnológica que vivimos, no podemos olvidar que es una revolución hecha por y para personas. Somos el centro de todo el cambio y seguiremos siéndolo en el futuro. Si un árbol cae en el bosque pero no hay ningún oído cerca para escucharlo derrumbarse contra el suelo, no habrá ruido; se necesita el oído humano o de un ser vivo, para que el ruido exista. El futuro solo existe porque nosotros lo diseñamos y estamos con el oído atento para escucharlo llegar. Depende de nosotros, de nadie más.

 ¿Qué está re-pensando últimamente Fernando?

Pues, como siempre, en muchas cosas al mismo tiempo . En eso soy muy Leonardo ”, muy renacentista, muy polímata, me interesa el mix cultural.

Actualmente pienso en nuevos modelos creativos y de contenidos para incorporar a mi trabajo acompañando a empresas y directivos, en nuevas formas de aportar valor a nuestros clientes, en nuevos modelos de liderazgo redárquico, en digitalización, en música, en arte, en escribir…

Realmente pienso en nuevas formas de sorprenderme a mi mismo.

 ¿Es esencial crear vacas purpuras en este mundo beta y no copias baratas de gurús que están de moda?

Sí, el mundo beta necesita muchas de esas vacas purpuras que reclama Seth Godin. Las necesitamos para ayudar a las empresas y a los profesionales a diferenciarnos. Y más que nunca, además, debido a dos elementos decisivos que caracterizan los tiempos que vivimos: el sentido de urgencia y la ubicuidad. Hoy el mercado está allá donde mires y de manera instantánea. La nube, en sentido genérico, nos ha convertido en una enorme aldea global donde todo sucede “ahora” y “en todas partes”. En ese contexto, las vacas púrpuras pacen en un prado ubicuo y universal, por lo que cambia el paradigma. Aumentan las variables y aumenta la complejidad.

 Una reflexión para los lectores de “El principio de un comienzo”.

Dos: Huye de la excusa, porque nunca la excusa te hizo ser ganador. Y diviértete, porque todo aquello que te divierte te conecta con el Universo.

Anuncios

¿Qué pasaría sí muchas cosas nos importasen un pepino?

“La verdadera alegría está en las cosas simples de la vida”

Me importa un pepino, me lo paso todo por el arco del triunfo..”

Es una frase que utilizamos habitualmente, o parecidas, queriendo decir que pasamos de lo que nos digan o pase a nuestro alrededor.

Estamos hartos ya de la situación. No aguantamos y hemos tomado la decisión de hacer oidos sordos y seguir adelante. Hemos tomado la decisión, de no escuchar las opiniones de los demás y hacer lo que nosotros sentimos que tenemos que hacer. Estamos hartos de oir lo que opinan los demás, pero nadie te ayuda, nadie pregunta que quieres.

Nos pasamos la vida preocupados por todo.

Por el qué dirán. Porque no vayan a enfadarse. Por hacer “las cosas bien”. Porque todo salga perfecto. Toda la vida preocupándonos por todo, pero ¿Qué ganamos con tanta preocupación?

¡¡DOLORES DE CABEZA!!.

Durante una semana me propuse, QUE TODO ME IMPORTASE UN PEPINO.

Si, tal cual. Que pasase lo que pasase, no me importase nada. Porqué quería saber que se sentía cuando tus padres te decían, “Es que parece que no te importa nada en la vida”: Para poderles responder, sé lo que me estáis diciendo y las consecuencias son:

.- Hay menos estrés en tu vida. 

Si nos diéramos cuenta cuanta parte de nuestro día a día lo integran las preocupaciones, sería un alto porcentaje. Porcentaje que acaba produciendo que llevemos una vida estresada.

Observaba a las personas que no lo padecían ( estrés: hacer lo que no quieres pensando en lo que deberías hacer), y son personas que no se preocupan por nada más que lo están haciendo en ese momento. Saben y sienten que la vida es ahora, ni pensar en el pasado ni añorar un futuro que sino se crea desde el presente, poco se puede hacer.

Los pequeños detalles de la vida, determinan el fracaso o el éxito en la vida. Pero también vivir una vida estresada o una vida feliz y en coherencia con tus valores y propósitos en la misma.

.- Te das cuenta de las relaciones que tienes con los demás.

SI observas todas las relaciones que tienes, del tipo que sean. En todas hay algo que te preocupa.

Es no hablarle del tema tal o cual, es no ir a tal o cual sitio, es que no beba más allá de las 2 mañana porque ya sabes las consecuencias, es ver qué tal ha pasado el finde y así sabrás como tendremos el lunes…

Nos estamos preocupando porque todo vaya como la seda, pero en función de posibles causas que puedan poner a la otra persona nerviosa, no le molesten o no nos responda mal.

Una relación que se basa en los miedos, en no querer molestar a la otra persona, cohibiéndonos nosotros mismos, no es una relación, es una dominación.

.- Empiezas a focalizarte más en tu vida. 

Cuando dejas de preocuparte por lo que realmente no importa o no tiene ningún interés en tu vida, empieza a correr en tu vida. Hasta la fecha ibas lento, porque las piedras llamadas preocupaciones, te hacían arrastrar los pies.

Cuando empiezas a despreocuparte por cosas pequeñas, te centras en lo que si importa para ti y tu vida. Los resultados llegan mucho más rapido que aguantando cosas que no tendrías porqué hacerlas.

.- Te empiezas a conocer y darte cuenta de tus valores, intereses y deseos.

Cuando empiezas a darte cuenta, de lo que si y de lo que no en tu vida, empiezas a darte cuenta de quien eres, de qué quieres para tu vida y de lo que no piensas aguantar más .

Empiezas a conocerte tú mismo de verdad. emprendiendo un camino que durará toda la vida, el del autoconocimiento

.- Empiezas a ser más valiente en la vida. 

Empezar a que muchas cosas te importen un pepino, es empezar a darte un si. Si a ti mismo, haciendo frente a esos miedos que antes te limitaban principalmente por el qué dirán o por las consecuencias que podrían tener para tu estatus.

Ahora ya no importa, te importas tú, quieres descubrir qué hay detrás de ese miedo, qué te está ofreciendo la vida.

.- Aprecias más la vida y tu tiempo 

Es un egoísmo sano. Ya no aguantas ciertas cosas, porque te centras en lo que es importante para ti. Aprecias más la vida, cada momento. Dejas de mirar el móvil cada dos por tres, de si suben o no los números de seguidores. Y te importa más esa sonrisa de la persona que tienes delante, del abrazo que estás dando o del momento que estás viviendo.

.- Empiezas a liderar tu vida y tus pensamientos.

Focalizarte en lo importante, dejando a un lado lo secundario, es el principio del comienzo de liderar una vida, la tuya.

.- La paz llega a ti. 

Todos buscamos la felicidad, cuando realmente lo que hay que es buscar la paz. La congruencia con uno mismo. Paz que tendrás cuando te focalizas en lo importante para ti y haciendo oidos sordos al qué dirán. Esa paz que inundará tu vida, tus relaciones , atrayendo lo que quieres, rechazando lo que ya no soportas.

.- La vida la etiquetamos en función de los resultados.

Todo lo medidos en función de los resultados. Me quiere o no me quiere. Le gusto o no le gusto. Me saldrá trabajo o no, si aumentan los seguidores o no. Y todo es mucho más sencillo.

La vida es la que es. El presente te ofrece esa situación, ese momento, vívelo y no esperes al futuro que quizá nunca llegué.

Si esa persona no se declara , pues ya lo hará si tiene que hacerlo o hazlo tú, pero déjate de hacer “pajas mentales” y vive el momento que la vida te proporciona.

.- Conoces más a la gente y sabes qué puedes esperar de ella. 

Cuando observas a la gente, la conoces más. Sabes sus manias, sus debilidades, ves más allá de lo que expresa ante los demás. Y lo que antes no soportabas quizá era un problema que tenía que hablándolo , se pone solución y mejora la situación.

.- Te das cuenta que la vida es 1 y perdemos el tiempo en tonterías. 

Perdemos la vida en tonterías. Hay gente buena, pero también mala. Nos preocupamos por nuestro estatus, por el qué dirán, por nuestros seguidores, por mantener amistades que solamente nos ponen de mala leche.

Estamos perdiendo la vida en cosas que sabemos que no van a ningún lado, y todo por el qué dirán o por el estatus a alcanzar.

La vida es una y mientras tanto, tú la estás desgastando en tonterías que te sacan de quicio.

¡¡TÚ MISMO!!.

 

¡¡15 cosas que me han enseñado 1.000 artículos!!

El cambio es siempre el resultado final de todo verdadero aprendizaje” decía Leo Buscaglia

En breves días , estaremos de celebración.

Vamos camino de los 2 millones de visitas totales. Estamos en más de 130 países todos los años y estamos a punto de llegar a 1 millón de visitantes únicos. Además del nacimiento de un nuevo blog, dedicado exclusivamente al mundo del Branding y del Management (Walking into a business)

Cifras impensables para mí el día que me comentó una amiga que empezará a escribir en redes sociales lo que sentía en esos momentos de desesperación por el desempleo.

Llegamos a 1.000 artículos. Cuando hasta el día del 1 artículo no había escrito ni una carta de amor a nadie, y eso de hablar en público me producía más miedo que ir a hacer la declaración de la renta.

1.000 artículos, más de 300 entrevistas, muchas de ellas exclusivas, que echando la vista atrás me han hecho ser diferente a quien era cuando empecé.

Os dejo una serie de reflexiones al respecto:

.- Disrupción. Forma desacostumbrada de ver la realidad.

Ahora  se habla de Disrupción como un movimiento nuevo, sacado de la Revolución digital. Cuando en realidad, gracias a los disruptivos, no seguimos viviendo en las cuevas esperando que los Dinosaurios nos ataquen.

Como bien dice Fernando Botella, la disrupción es una forma desacostumbrada de ver la realidad.  Y los avances de cualquier tipo se producen gracias a esa visión. Una visión diferente a la mayoría de las personas, a lo establecido, a lo que es considerado como “normal”:

Nos gusta hablar de innovación, de romper limites, pero tenemos miedo a los que nos presentan como nuevo, ni a exponer nuestras ideas nuevas , por el qué dirán.

Todos hemos sido disruptivos en algún momento de nuestra vida. Y gracias a ello conseguiste muchas cosas. ¿Por qué ahora tienes miedo a serlo?

.- De vez en cuando, cierra tus oídos. 

Siempre nos decían que había que tener las orejas bien limpias sobre todo cuando nos hablarán los mayores. A día de hoy, te recomiendo, por tu salud mental, que de vez en cuando, cierres tus oídos.

Oídos cerrados a personas que creen que no podrás. A personas que te limitan con sus comentarios. A oír el telediario y creer que el mundo se va a la mierda. Oídos cerrados cuando a pesar de ir consiguiendo resultados, no confían ni creen en ti.

Muchas veces, hacemos más caso a los demás que a nosotros mismos. La mayoría de las veces. y luego nos estamos preguntando qué hubiera pasado si hubiéramos dado un paso más allá que los demás.

Deja de escuchar a cenizos, miedosos y atacados de la vergüenza por gente que ha hecho lo que tú quieres hacer.

.- La felicidad no existe. Solo la tranquilidad de dormir a pierna suelta.

Sé que esto será una ofensa a la industria de la felicidad, pero la felicidad no existe. Eso de estar siempre sonriendo, de andar mientras cantas por la calle… Eso no es felicidad, más bien algo irreal que te producirá más frustración e incomprensión.

Este tiempo he aprendido, que por lo que tenemos que luchar, es por dormir todas las noches tranquilos sabiendo que hemos hecho lo que teníamos que hacer durante el día. No estoy hablando de tu agenda. Con 1 cosa que hagas durante todo el día, pero si esa cosa esta acorde con tu propósito, con el porqué de hacer lo que haces.

Si buscamos la felicidad, es porque nos sentimos infelices. Si buscamos la alegría, es porque nos sentimos tristes. Si buscas dormir tranquilo todas las noches, haz siempre todo lo que este relacionado con tus valores y propósito.  Al 99% de tus amigos se lo recomendarás.

.- Menos redes sociales y más congruencia. 

No creas tanto lo que ves, y si en lo que la realidad te muestra.  No todo lo que se muestra en las redes sociales es la verdad. Conozco a profesionales que aún teniendo redes sociales, no ponen nada de lo que hacen, no se muestran todos los días y cuando supieras lo que facturan, alucinas.

Cree lo que veas en el 1.0 y no tanto lo que te hagan creer en el 2.0, hasta que no lo pruebes tú.

.- Tu mejor Gps es el corazón.

¿Dónde queda la intuición en este mundo? Porque hasta para ir a la calle tal, tenemos que usar el Google Maps.

No nos dejamos llevar por nuestro corazón. Más bien hacemos todo lo posible por no escucharlo a través de gritos con nuestra pareja, alcohol, sexo o echar la culpa de nuestras desgracias al Gobierno de turno.

Te aseguro que te llevará a mejor lugar que en el estás ahora mismo si le haces un poco de caso.

.- La constancia y la disciplina son para los mediocres

No creo en la constancias y la disciplina. A través de las entrevistas con personas relevantes que han conseguido llegar al éxito, no me hablaban de constancia ni de disciplina, porque cuando estaban haciendo lo que sentían que querían hacer con su vida.

Para ellos no había disciplina, sino pasión por un sueño. Para ellos no había constancia, sino foco por sus metas.  No había unas horas determinadas para una cosa y para otras no, solo había una obsesión positiva, su sueño.

Recuerda cuando has sido disciplinado. Seguro que sería algo que no te gustaba. ¿Y acabaste consiguiendo resultados o tiraste la toalla? Haz lo que quieras, pase lo que pase, y te aseguro que no conocerás la disciplina.

.- Las modas son eso, modas. Haz buen uso de ellas. 

Nos encantan las modas, porque las vemos como la posibilidad de llegar al éxito, de sentirnos importantes dentro de un grupo y de que nos aplaudan si es encima de un escenario.  Cuando lo que tendríamos que hacer, es ser críticos primero con lo que vemos, sentir en qué nos puede ayudar a nosotros, y adecuarla a nuestras necesidades.

Tú tienes que ser no una moda para los demás, sino una tendencia. Quien marque un estilo diferente, no como el mismo que siguen los demás.

.- Date la oportunidad siempre que la tengas delante de ti. 

Tenemos delante de nosotros oportunidades, a las que dejamos pasar, por el miedo, el qué dirán o la vergüenza del qué pensarán. A través de los clientes de coaching lo observo, no es que tengamos miedo al fracaso, tenemos miedo a ser nosotros mismo, a mostrarnos cómo somos, a darnos una oportunidad de poderlo alcanzar. ese sueño por el tantos lamentos lanzamos al aire.

Si está ahí para ti, di SI. (Siempre que no hagas daño a alguna persona), porque aunque dicen que puede volver esa oportunidad o se repita, quizá no . Así que aprovéchala.

.- Todos somos creativos, y no hace falta ningún master.

La creatividad es mostrar a través de cualquier herramienta, como ves tú el mundo. Hasta con el famoso “Con un 6 y 4 hago la cara de tu retrato”, puedes mostrar ese lado diferente que te caracteriza.

La creatividad son las gafas con las cuales ves la realidad. Y tú sabes cuáles te sientan mejor para ti. Úsalas.

.- El éxito como nos lo comentan que debe ser, muestra más gilipollas que resultado impactantes.

Si crees que el éxito es tener miles de seguidores en redes sociales. Estar en todos los eventos, que todo el mundo te adule y lo que dices que haces, es residual para ti….Tú mismo.

.- Rodéate de personas mejores que tú.

Cuando te haces mejor profesional, mejor persona, es cuando te rodeas de personas con las que estás con la boca cerrada porque solamente quieres escucharlas y aprender de ellas. Si son peores que tú, si no tienes empatía con ellas, o no las respetas, eres un dictador, no un líder.  Y no quieres aprender, sino avasallar.

.- Escucha , escucha y vuelve a escuchar. Aprenderás más que hablando por los codos tú.

De TODO el mundo puedes aprender cosas que ni tú mismo te podrías imaginar. Si escuchas observarás pequeños detalles que te podrían llevar a una venta, a un nuevo amor o descubrir que esa relación incipiente de amistad no te va a llevar por buen camino.

Escucha más que hables, y te aseguro además de que la otra persona se sentirá importante para ti, aprenderás mas cosas de ella que ni ella misma sabia que existían.

.- Los locos son los demás.

A lo que tildamos de loco, es porque le tenemos miedo. Y si le tenemos miedo, es que nos atrae, nos produce morbo, pero no lo decimos, no vaya a ser que crean que somos como esa idea loca.

Locos son aquellos que teniendo sueños, queriendo hacer cosas , no lo hacen. Y aún peor creyendo que por leyes de la atracción, desde el sofa y sin esfuerzo lo conseguirán.

Cuerdos son aquellas personas que son congruentes. Que hacen lo que dicen que van a hacer. ¿Y tú cómo te consideras?

.- Como no lideres tu vida, los demás te la estarán liderando. 

Si no tomas las riendas de tu vida, son los demás quienes las están llevando por ti. Te guste o no, es así.

.- ¿Y si mañana no estas aquí? 

Te habrías quedado sin hacer muchas cosas, sin decir TE QUIERO a esa persona que te tiene loco, o ese beso que deseas dar desde hace ya tiempo

Esto se resume en :

1.- Ten un PORQUÉ, o no tendrás nada en la vida. 

Sin un propósito, sin unos valores indestructibles, sin un sueño que realizar, ¿Qué tienes en la vida?

2.- Si te siente no normal, EXPLOTALO.

Si todos somos diferentes, todos nos sentimos no normales. ¿Entonces a qué esperamos?

Durante estos días iré informando de colaboraciones que se producirán con motivo de esta celebración. Siempre gracias por estar ahí.

 

 

¡¡3 cosas que no leerás en ningún libro!!

“No hay nada en la vida que no contenga sus lecciones. Si estás vivo, siempre tendrás algo que aprender”

Ha sido despertarme y ver una frase que decía asi: ” Soy el mismo de siempre pero con lecciones aprendidas”. 

Me siento actualmente muy identificado con esa frase. Como diría Raphael, sigo siendo aquél, pero mucho más listo.

Echando la vista atrás, seguro que la gente pensará frases tipo: “La vida es muy sabia…, te da y te enseña todo lo que tienes que aprender en el momento adecuado, el karma es así...” O gracias a nuestra formación cristiana y a día de hoy guiada por la industria de la felicidad, con cosas como ” El rencor te hace daño a ti, no lo seas con nadie…Siempre sonríe y la vida te sonreirá….Busca la felicidad al igual que buscas el otro calcetín en la lavadora..Estamos hecho de las experiencias que vivimos…”

Pues me voy a quedar con la ultima frase: “Estamos hecho de las experiencias que vivimos”.

Estoy totalmente de acuerdo, pero ¿De que experiencias aprendes más: por las que ya habias pasado anteriormente o por las que desconocías y te han enseñado más?

Echando la vista atrás, yo por las que nadie me enseño que podría pasar y pasé.

La vida te enseña que tienes que leer para estar actualizado, que tienes que darte a los demás, que tienes que dejar hablar a los mayores a cierta edad o que no tienes que dudar de lo que dicen tus profesores… Estos y otros muchos aprendizajes, se unen a nosotros con el paso del tiempo, haciéndonos quienes somos a día de hoy.

¿Pero cuáles son esas experiencias que no salen en los libros de instrucciones de la vida y qué deberíamos conocer antes de enfrentarnos a ellas?

.- Desobedecer

Al igual que las otras dos experiencias, nos enseñas desde pequeños a lo que no debemos hacer si queremos que el resto de la vida nos vaya bien o nos desviemos del carril.

Nos enseñan a que no tenemos que desobedecer a toda persona mayor o que tenga un título que de miedo, como el de profesor. Todo porque ellos saben más que nosotros más que nosotros y quieren lo mejor para el devenir de nuestras vidas.

Pero no nos enseñan el pensamiento crítico. Lo están oprimiendo desde la infancia, y luego cuando somos “maduros”, nos creemos todo lo que dicen nuestros políticos, amigos , lo que sale por televisión o nuestras parejas.

¿Por qué vamos a dudar? Si lo que quieren es lo mejor para nosotros, ¿si? . Y bueno no lo hagas, ni siquiera lo pienses, ya que las consecuencias fuera del “rebaño” y a la intemperie de la soledad, no son muy halagüeñas.

Ni lo decimos ni lo hacemos, no desobedecemos porque ser señalado por los demás como rebeldes, no es una buena carta de presentación. Como mucho, llegamos a hacer lo que nos da la gana, pero sin que se entere nadie.

Pero lo peor de todo, que tampoco nos desobedecemos a nosotros mismos. Ni dudamos ni nos damos la oportunidad de poner en duda lo que nos mandan por nuestro bien.

Desobedece a esos pensamientos que tienes instaurados de que no puedes, que será imposible o que le puede hacer daño si le digo que durante tanto tiempo ha estado equivocado…Desobedécete y descubrirás la persona que hay detrás de tantos miedos y vergüenzas. De los talentos que tenías dormidos y de las cosas que eres capaz de hacer

Desobedécete y estarás creando un nuevo mundo más allá de tus límites.

.- Decir No

Esta situación viene por la instrucción recibida, de ser buenas personas y siempre que los demás nos necesiten, decirles SI. De siempre ayudar al prójimo. Porque si no lo haces. los remordimientos de conciencia y el karma se volverán en tu contra.

Pero yo añadiría, “Siempre ayudarás mejor al prójimo, si antes sabes decir NO a los demás y a ti mismo”.

No sabemos decirnos NO. Y la consecuencia más importante de esa falta de Noes,  es que nos estamos faltando el respeto a nosotros mismos, a nuestros valores. Pero eso si , luego nos quejamos de lo mal que nos va la vida y lo desdichados que somos.

No es que no sepamos decir NO, pero el miedo a defraudar a los demás es mucho más fuerte que el poder de reforzar nuestra confianza en nosotros mismos, pase lo que pase.

Decir NO, es decirte SI a ti mismo, a tus creencias, a tus valores, a tus momentos. Es un SI a la congruencia.

Luego llega el lamento porque sentimos que todo el mundo se aprovecha de nuestra bondad y buen hacer. Aprende a decir No, no solamente a los deseos de los demás cuando ellos quieren, también No a los limites impuestos, a los pensamientos que te bloquean, a las personas que ya no aportan nada…

Di NO a todo que te impida avanzar y no ser tú mismo

.-  El egoísmo

“No seas egoísta y comparte con tus hermanos. No seas egoísta y comparte tus ideas con los demás…No seas egoísta y te comas el helado tú solo…”.

Ser egoísta en este mundo está mal visto.

Pero ya lo comentaba anteriormente en el artículo “Egoísmo Bueno Vs Egoísmo Malo“.

” QUE UNO PIENSE EN SI MISMO, MÁS QUE EN LOS DEMÁS, NO QUIERE DECIR PARA NADA QUE SE OLVIDE DE LOS OTROS”.

El egoísmo bueno sabe, que todo debe empezar por uno mismo . Porque el éxito, la paz, la felicidad, siempre empieza por uno mismo, y luego se expande hacia al exterior. Y no es al revés, nunca es al revés, del exterior al interior, que eso es el egoísmo malo.

Seamos egoístas. Deseemos lo mejor para nosotros. Y no es malo, ¿Por qué quien mejor que uno mismo quien se motive por los sueños de uno mismo?

Pero eso si, la palabra egoísmo en esta sociedad, es algo nocivo. Pues todos que luchamos por nuestros sueños, es egoísmo. Pues me declaro egoísta.

Echar la vista atrás, me ha hecho ver, que la vida no me enseñó a ser egoísta, sino que tenía que centrar mis energías en los demás, olvidándose de uno mismo.

Echando la vista atrás, me ha hecho ver, que siempre decimos si a todo, aunque vaya en contra de nuestros sentimientos y valores. Porque creemos que es mejor ir a favor de contracorriente, que obtendremos más, que saliéndonos del rebaño.

Echando la vista atrás, me ha hecho ver que más vale que obedecer que contradecir, porque el ser señalado por los demás, como aquella persona que dice una palabra más alta que los demás, es lago nocivo para nuestra marca . Y ya no te digo que tengas un pensamiento critico antes de probar las cosas o creértelas, porque sino ya serás tildado de loco.

Di NO a aquellas montañas de arena que impidan ser tú mismo, desobedece y salta hacia aquellos acantilados que sientas que te enseñaran más que lo que estabas aprendiendo hasta ahora y se egoísta y manda al carajo a todo aquellos que no te miren de frente.

¿Qué cosas has aprendido que no están en el manual de instrucciones que nos dan con la vida?

 

¿Cómo conseguir el éxito en tus relaciones?

El éxito depende de la preparación previa. Sin ella seguro que llega el fracaso” decía Confucio

No eres tus títulos. No eres el dinero que tienes en tu cuenta corriente. No eres el número de seguidores que tienes. No eres nada de eso…

ERES LAS RELACIONES QUE TIENES. 

Estos días me daba cuenta desde que empecé este nuevo trayecto en mi vida, las relaciones que han ido quedándose atrás, las nuevas que han venido y las que se están yendo, el poder que han tenido en mi vida. Como me han cambiado, me han hecho ver quién era y quién no quería ser.

SOMOS NUESTRAS RELACIONES.

Todas las relaciones, acaban afectando a todas las áreas de nuestra vida. El amor al trabajo. Relaciones de trabajo en relaciones familiares. Relaciones de amistad en el amor.  Las relaciones son el principio y fin de nuestro éxito, de nuestra paz, de nuestra felicidad.

Pero no nos damos cuenta de ello. Las damos por supuesto. Sabemos que están ahí si son de amistad o de pareja de mucho tiempo. Pensamos que siempre estarán ahí. Que no se van a ir de nuestro lado. Que todo irá como siempre. O si nos están yendo mal las cosas, ni locos pensamos dejar una relación , ni creemos que será por esa relación que se está consumiendo, el motivo de cómo nos sentimos.

Siempre acabamos echándole la culpa a circunstancias exteriores, no queriendo ver la salud de nuestras relaciones con los demás, PERO TAMBIÉN CON NOSOTROS MISMOS.

¿Y qué hay que tener o no tener en toda relación, para que haya éxito?

1.- Complementan tu foco, tu propósito, tu estilo de vida. Y no lo hacen descarrilar.

Será duro, pero si ni siquiera respetan tus decisiones respecto a lo que quieres hacer con tu vida, ( al no ser que sea algo nocivo o vayas directo para Carabanchel), hazte una pregunta: ¿De verdad merece la pena estar junto a esas personas que no respetan tus decisiones?

A lo largo de muchos artículos lo he dicho, mucha gente que a día de hoy no está en mi vida, y llevaban años en ella, ya no están. ¿Por qué? Porque no querían me diera la oportunidad de hacer lo que sentía. Tenía que seguir un status. No tenía que salirme de lo establecido, de lo que el grupo consideraba como normal.

Cuando me di cuenta, que importaba más mi felicidad, el darme esa oportunidad de descubrir qué había detrás del miedo, el tiempo iba diciendo adiós a esas personas .

Ya no te digo que tienes que tener personas que sean “palmeros” de tus ideas , porque esas relaciones también acabarán siendo tóxicas. Sino personas que te alienten, apoyen, RESPETEN tus decisiones, porque sepan que la vida es una y hemos venido a exprimirla desde nuestros talentos y paz.

Piensa en toda aquella persona que ves que no son sinceros contigo, que dicen que te comprenden pero luego intentan boicotearte, que no están cuando los necesitas y sólo los ves cuando te van bien las cosas…TODOS ELLOS, MANDALOS A PASEO. 

Tu salud te lo agradecerá.

2.- Nunca te hacen sentirte usado.

En otros artículos, comentaba cómo es la amistad en tiempos de crisis.

Son los únicos tiempos, que aún no deseándolos, acabas agradeciéndolos porque te demuestra quién es quién DE VERDAD.

Una relación, del tipo que sea, si se basa en los intereses propios, durará hasta que otra persona le satisfaga más sus deseos en relación a contigo.

Una relación, tiene el propósito de dar, de darse a los demás. Si, seguro que estás pensando, “pero yo también quiero recibir algo“. Desde luego que si solo das y no recibes nada, eso no es una relación, eso se llama “yo me hago la victima y me aprovecho de ti”. Pero si te encuentras en esa situación, quédate con la conciencia tranquila, porque tú no habrás usado a nadie, te habrás dado a esa persona, y con toda la paz del mundo, dirás adiós a una persona, que solo piensa en usar a los demás por su propio beneficio.

Una relación en la que una de las partes se siente usada, no es una relación, es opresión.

3.- Todo comienza, con una buena relación contigo mismo.

A través de las sesiones con clientes e emails que recibo, la tónica es siempre la misma: “Es que los demás…Es que mi pareja…Es que la relación con mi jefe…Es que …”

Siempre cuando una relacion va mal, empezamos por echarle la culpa a los demás, a la parte contratante. ¿Pero qué pasa con nosotros? ¿No tenemos algo de culpa en dicha situación?

Siempre respondemos: “¿Yo? Eso si que NO, la culpa de todo la tiene él/ella

¿CÓMO TE LLEVAS CON ESA PERSONA QUE VES TODAS LAS MAÑANA EN EL ESPEJO?

Se sincero, ¿Qué te parece?

Ya puede ser una relación de pareja, amistad, profesional o lo que sea…pero si no empiezas por estar en paz contigo mismo, en creer en ti, en QUERERTE,…Me puedes explicar ¿CÓMO VAS A QUERER Y POR LO TANTO, TRIUNFAR EN LAS RELACIONES?

¡¡IMPOSIBLE!!

Se nos habla del éxito, de cómo llegar a ser un referente, pero no nos preocupamos del principio del comienzo para llegar a él, que son las relaciones que tenemos, cómo son y que emociones nos producen.

Muchas relaciones te limitan y lo sabes. Otras que son recientes, te alientan y motivan. De ti depende.

¿Mi consejo? Relaciónate con personas, que acepten quien eres a través de tu estilo de vida, de tu forma de ser, de tus excentricidades. ¿A las demás? les das las gracias por estar, pero no es tu camino. ¡¡Tú decides!!

¿Cómo son tus relaciones?

¡¡Ríete más, joder!!

Felices lo que saben reírse de si mismos, porque nunca terminarán de divertirse” decía Santo Tomas Moro.

¿Hace cuánto no te ríes a carcajada limpia? ¿Hace cuanto no lloras de risa? ¿Me puedes decir la ultima vez que te has reído de ti mismo?

Cada día creo más que nos reímos menos y con lo bueno que es.

¿Y por qué lo creo así? Recuerda la última vez que te reíste bien a gusto. ¿Qué fue lo siguiente que dijiste?. Seguro que alguna frase tipo: “Hacia que no me reía tanto y bien a gusto”.

¿Verdad?

Según las definiciones de la R.A.E tanto de sentido como de humor, se podría decir que es “predisposición a mostrar alegría, jovialidad, nuestro genio…”

Y eso es lo que mostramos, nuestro genio, nuestra mala leche durante toda la semana.

Nos da vergüenza que se rían a carcajada limpia en un espectáculo, recrimínanos a las personas que se ríen por cosas que consideramos nosotros ridículas, no nos tenemos que reir en momentos serios de la vida y si vemos a alguien caerse de forma graciosa, nos tapábamos la boca no vayan a pensar los demás que somos malos seres humanos.

¿Por qué queremos los demás se coarten si están disfrutando de lo que están viviendo sin tapujos?

(Nota: Yo tengo una risa entre Mario Vaquerizo y un ser malvado, sintiéndome muy orgullosa de ella que la expongo en todo momento. Te guste bien o no)

¿Cuándo nos tenemos que reir? ¿En soledad y cuando nos vea?

Todos estamos pasando malos momentos o “Virgencita, virgencita que me quede como estoy”. Todos hemos pasamos situaciones en las que no estábamos para fiesta ni para reírnos. Pero seamos sinceros, nos gusta más un drama más que un trozo de tarta de chocolate.

Creemos que si nos reimos de nosotros mismos por la que estamos pasando, pensaran que estamos locos o que no queremos aceptar la situación ya que nos estamos riendo.

Si queremos salir de la situación en la que vivimos tenemos que cambiar nuestro estado de ánimo. Te guste o no te guste. Es el principio del comienzo.

Porque te aseguro que si quieres cambiar tu vida, con pensamientos negativos como los que tienes, con esa actitud de cenizo, lo único que conseguirás es seguir girando en esa rueda que te lleva a la frustración.

Pero el sentido del humor, el reírse de uno mismo, produce tambien desatasco emocional.

Vivimos rodeados de medios de comunicación que no paran de bombardearnos con noticias negativas anunciándonos nuevas guerras en países lejanos o la venida de una nueva crisis. ¿Pero qué pasa cuando ponen los videos más vistos de YouTube al final del año? Que siempre, entre los 10 primeros, suele estar algún video de bebe riéndose?

Porque nos alivia. Vemos a alguien riéndose a gusto, sin prejuicios, y nos saca la risa que llevamos dentro. ¿A qué te quedas bien después de haber llorado tanto de risa?

Se te han olvidado los problemas, se te ha olvidado hasta donde estabas y has conocido músculos de tu tripa que no sabias que tenías del dolor de reírte tanto.

Las personas que saben reírse de si mismas, las considero verdaderamente más inteligentes que cualquier otra por muchos títulos que tengan.

Reírse de uno mismo , es sacarle el lado positivo del error que hayas podido cometer. Y sobre todo te da una estabilidad emocional, que estar siempre dándole que te pego a los problemas, no podría darte.

Estamos obsesionados con el éxito, con que tal o cual persona se pongan en contacto con nosotros, con caer bien a nuestro jefe, que nos consideren respetables, que lleguemos al puesto que nos hemos propuesto, a “aguantar” al novio de tu amiga… Más y más situaciones, que nos acabamos poniendo nosotros mismos una losa, que nos hace vivir en plena desesperación por la consecución de metas e hitos.

¿Y dónde queda la risa? Mejor no nos reimos, no vayan a pensar que nos estamos riendo de ellos. Cuando en realidad, lo que quieres es quitarle importancia, es desconectar del problema y seguramente, que hasta verás la solución a dicha situación, después de haberte reído de ella misma, bien a gusto.

¿Cuántas veces has visto que la chica que te gustaba, se ha echado novio, al conocerlo te has reído, y has pensado: ¿No me haces caso por eso? Seamos sinceros, alguna que otra vez. Otra persona se tiraría de los pelos , intentando compararse y ver qué tiene la otra persona que no tengas tú. Cuando te rias de toda situación, le estás quitando importancia al asunto y acercándote un poco más a tu paz interior.

La raza humana tiene un arma tremendamente eficaz, que es la risa. Y la estamos desaprovechando día tras día. ¿O hasta que nos muramos no vamos a dejar que se nos desencaje la mandíbula?

Nos levantamos y ya estamos pensando en los problemas, en no llegar a cumplir toda la agenda que tenemos o en qué insultos diremos durante el atasco. Y mientras , la vida nos ofrecerá situaciones en las que sacar una sonrisa, pero las obviaremos.

Es tu responsabilidad estar en contacto con esas emociones positivas QUE TIENES DENTRO DE TI, con ese acto de reírte, de provocar sonrisas en los demás y no sólo las responsabilidades que tu puesto pueda tener.

Queremos actitud positiva en el mundo, y el único ser en el planeta tierra, que puede provocarla, es el ser humano. Pero en vez de provocarla, lo único que provoca son caras más mustias que una lechuga pasada.

Yo no diría que en una dieta lo primero que se pierde es el sentido del humor. Sino es en la vida  “madura”, lo primero que se pierde si es el sentido del humor.

Recuperémoslo y la actitud proactiva, la ilusión, la ganas de afrontar de otra manera las dificultades,  volverán a recorrer nuestras venas.

¡¡RÍAMONOS MÁS, JODER!!

¿Vas a empezar a reírte más a menudo? ¿Vas a contenerte la próxima vez que te rias?

¿Tienes un plan para tu vida?

“Planifica tu trabajo y luego trabaja sobre tu plan” decía Robert Baden-Powell

“Me encanta que los planes salgan bien“. Frase mítica de la serie del Equipo A, que al oírla recientemente me ha hecho recapacitar.

Te lanzo esta pregunta: ¿Tienes un plan para tu vida?. Si es así…¿Quién ha diseñado ese plan? ¿Tú o ha sido “recomendación” de los demás?

Cuando preguntas a los amigos, si tienen un plan con su vida, te responden encogiéndose de hombros cuando les dices que tener un plan con su vida, no es hacer lo que dice tu pareja o seguir los dictamenes de tus amigos los fines de semana.

Un plan es la señal de quiénes somos, lo que queremos y las metas que anhelamos. Si no lo tienes, te estarás dejando llevar por el día a día, para a posteriori quejarte de que “tonto” fuiste porque no cogiste las riendas de tu vida sabiendo que era lo que tenías que hacer.

Tener un plan , es demostrar si eres uno más o eres diferente a los demás.

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, no nos preguntamos “¿Por qué hago lo que hago?”. Y no nos lo preguntamos, porque en la mayoría de las situaciones, sabemos que no es lo que nos gustaría hacer. Lo hacemos porqué lo hacen los demás, porque es lo “conveniente”… Pero no es lo que nosotros querríamos.

Pero por miedo, por el qué dirán, por nuestra falta de confianza en nosotros mismos, en creer que no somos dignos de conseguir eso que siempre soñamos todas las noches…preferimos seguir los planes de los demás que no los nuestros.

Mientras seguimos, los planes que los demás nos “recomiendan” para nosotros,  esperamos que yendo por el camino que no es el correcto, venga el destino, la ley de la atracción o “Papa Estado” a darnos lo que nosotros queremos , pero eso sí, sin que nuestra gente nos deje de lado, porque nos hemos salido de los “planes establecidos”.

¡¡Deja de soñar y empieza a aceptar la realidad!!. Sabes que ése no es el camino que te llevará a tu tranquilidad, a tu éxito. PERO TÚ MISMO.

Quieres te reconozcan por lo que crees que eres, por tus talentos, pero mientras tanto estás siguiendo los “planes” de otro grupo de personas. Y todo porque no se enfaden, porque no te dejen de hablar, por sentirte integrado entre los demás.

Nos quejamos que no somos felices, que no tenemos éxito, que no ocurren cosas interesantes en nuestra vida. Nos hacemos las victimas, envidiamos a quienes SI lo consiguen pero no les preguntamos qué han hecho para conseguirlo.

¡¡TENER UN PLAN!!.

¿Por qué crees que se nos dice que quien para a pensar es tildado de perezoso? Porqué se nos enseña a no pensar, sino a seguir al rebaño, a la tradición, a lo que siempre se ha venido a haciendo. Y aún asi tenemos la esperanza, que será el único camino, para alcanzar la cima.

¿De verdad lo crees?

Tener un plan para tu vida, es la muestra de tu personalidad. Es la herramienta que es el santo y seña y de tu marca. Mientras no lo tengas, te dejarás llevar por las circunstancias.  Y si alguna vez te pasaras a pensar qué estás haciendo con tu vida, al ver lo que ves a tu alrededor, retomaras el viaje de seguir dejándote llevar por las circunstancias y los deseos de los demás.

¿La dirección que está tomando tu vida es realmente la que quieres?

Si eres sincero y eres coherente contigo mismo y has respondido que SI, FELICIDADES. Gracias por haber leído hasta aquí.  Lo único que te preguntaría es :

¿Qué metas tienes en la vida? ¿Son tuyas? ¿Te hacen feliz a ti o son el anhelo de otras personas?

Porque cuando hacia esta pregunta, normalmente me decían: “Es que es lo que toca, asentar la cabeza a pesar de que tenga miedo…Es que si no consigo seguir los pasos de mi padre, dirán que soy un mal hijo…Es que tengo miedo a la soledad y es mejor estar acompañado que no solo… Es que me da miedo expresar lo que siento, no vayan a verme como el raro del grupo…”

Creemos que somos muy maduros consiguiendo “metas” que a ciertas edades debemos tener superadas. Pero si nos preguntáramos de dónde salen esas creencias que tenemos, muchas veríamos que no son nuestras. Son deseos de los demás,  comparaciones con nuestro grupo de amigos, anhelos que hacemos porque los demás nos dicen que es lo mejor para nuestra felicidad.

No ponemos en duda ni nuestros pensamientos y con ello nuestras acciones. Y para mí, es el principio del comienzo, ese ejercicio para descubrir quiénes somos y transcribir un plan nuestro, que nos lleve a gritar:

Me encanta que los planes salgan bien“.

La vida es la suma de los planes que tengas. Estamos hechos de planes. Somos el resultado de los planes que hemos puesto en marcha.

Hace unos días una persona importante en nuestra sociedad me decía: “Yo cuando contrato a la gente solamente les hago una pregunta: ¿Qué planes tienes para tu vida? Si me responde que con divagaciones, dudas, se que es una persona que no le guía ningún propósito más allá que el de ser cómo uno más, sin pasión, ilusión ni sueños”.

Así que:

  • Si sientes que es hora de decir BASTA YA siguiendo los dictámenes de los demás, es hora de crear un plan en tu vida.
  • Si crees que los planes que estabas siguiendo no te hacen realmente feliz, es que estabas siguiendo los planes de otra persona. Es hora de crear TUS PROPIOS PLANES.
  • Tienes que tener tantos planes como aspectos integren tu vida.
  • Un plan siempre tiene que ser flexible, pero siempre coherente contigo mismo.

¿Me podrías enseñar tu plan para tu vida?