¿Cómo construir tu propia religión?

“Las religiones, como las luciérnagas, necesitan de oscuridad para brillar..”

La religión es un tema candente actualmente.

Unos las veneran. Otros las rechazan. Pero hay otro tipo de personas, que gracias a las redes sociales en muchas ocasiones y a su afán de protagonismo, han creado, a lo tonto su propia religión. Por no hablar, de la religión que se observa estos días en los informativos de España con un problema político.

Seguro que conocerás a personas que siguen con devoción los libros, formaciones de ciertas personas. Y seguro que habrás vivido en primera persona, cuando habrás intentado rebatir algunas ideas de ese “profesional” la cara que te ha puesto su seguidor acérrimo. Si te hubiera podido cortar un brazo de un mordisco, lo hubiera hecho.

No sólo en el mundo laboral hay personas que han creado su religión, en la vida personal también pasa lo mismo. ¿O es que no has visto relaciones de pareja o de amistad, que una persona solo hace y dice lo que la otra persona dispone? Y no la intentes sacar de ahí, no quieras enseñarle otra realidad, porqué te dirá que el confundido estás tú.

Al igual que pasa con la prostitución de muchas palabras, pasamos de crear una tribu con un propósito, a una religión en la que todos deben tener alabanzas, cariño y obediencia a una sola persona.

¡¡Y QUÉ PENA!!.

He estado estudiando muchas “religiones” que se han creado durante el tiempo que llevo en redes sociales y observando al ser humano, y todas ellas tienen dos características:

  • Al líder, cuando se le toca un poco las “bolas”, te echa de su circulo porque no aceptas sus ideas sin rechistar. Es decir, lo que ha conseguido, ha sido por una moda, mintiéndose a si mimos y mintiendo a los demás. Y como es algo “endeble” no quiere que nadie le pueda mover su sillón.
  • Las personas que lo siguen , lo hacen por el deslumbre de sus focos, por la creencia que los llevarán al éxito, a la felicidad, al estrellato que no al estrellado, de la forma más rápida, sin esfuerzo  y sobre todo, para darle en los morros a los demás haciendo ver cómo les va la vida de bien.

Este tipo de religiones son como las modas, ACABAN PASANDO MÁS PRONTO QUE TARDE. No lo olvides.

¿Pero cómo se construye una religión en este mundo 2.0? ¿Qué pasos hay que dar para que los demás nos pidan entrar en nuestra religión?

Allá vamos.

.- Vender esperanza

En uno momentos donde la televisión anuncia que viene una crisis, en lo que en las noticias solo ves desastres, miedos y corrupción, la verdad que no hay esperanza para nada. No hay esperanza para seguir intentándolo, para seguir luchando , para seguir dando un paso más.

Pero ella esta persona y nos dice que todavía hay esperanza, que todavía es posible conseguir lo que siempre habíamos soñado. Que la felicidad solamente está a un dedo de nuestro alcance y que ellos, nos van a ayudar a conseguirlo. Otros te dicen que te llevarán a ser mejor que Steve Jobs a través de sus formaciones, por no hablar de los cursos exprés que te harán tener una marca con más poder de influencia que la del Papa Francisco, sin hablar de los inconvenientes, la realidad y la dureza, desde luego.

En estos momentos en que la televisión y todo el mundo, nos pinta un presente negro y un futuro aterrador, nos agarramos a cualquier clavo ardiendo que nos diga que la esperanza todavía hay. Sin dejarle acabar la frase, sin pensamiento crítico antes de hacer nada, nos lanzamos a sus brazos.

.- Elegir tu fe

Nos levantamos porque tenemos fe en algo. Unos tendrán fe en su santo, otros en su equipo de futbol, otros en que la chica que les gusta les diga hola… Pero todos nos levantamos gracias a una fe. Sin ella, el camino de la depresión , a la desmotivación, es más rapido que el que ha hecho la maratón en menos de 2 horas.

.- Invalida cualquier cuestionamiento

Todo cuestionamiento de tu verdad tienes que invalidarlo.

Toda persona que opine distinto a nosotros, tiene que ser echado de la “cuchipandi” a la voz de ya. Y sobre hacer llegar a todos los demás integrantes, que no le hagan caso, que está “Loco”, que lo que dice es mentira y que la verdad, la única verdad está dentro de nosotros. A nuestro amparo.

El único hogar, verdadero y en el que se sentirán como en casa, es entre nosotros. Fuera no hace más que frio, miedo, mediocridad y sin éxito.

.- Muestra un sacrificio

Toda religión tiene un sacrificio que te llevará al éxito, a la panacea, a vivir en el cielo antes que los demás. Unos te dicen que el sacrificio de vivir junto a él , será la consecuencia de alcanzar la felicidad juntos. Otros te dicen que el sacrificio de emprender tus sueños, con la meta de alcanzar a ser mejor que Steve Jobs y Elon Musk juntos.

.- Promete el cielo, ofrece el infierno

Como te he comentado anterior mente, te prometen el cielo. El cielo llamado éxito, felicidad, ascenso en la empresa. Pero antes de prometer tienes que ofrecer el infierno.

El infierno tiene nombre de soledad ya que los Directores de Recursos Humanos quizá no te entiendan, tus mejores amigas piensen que estás loca por lo que estás haciendo…Estarán ofreciéndote el peor de los escenarios para prometerte el cielo junto a ellos.

.- El beneficio del profeta.

El profeta va a obtener un beneficio, de eso no lo dudes. El beneficio de que estes a su lado. El beneficio de un seguidor más en sus redes sociales y le compartas sus artículos aunque sean realmente una mierda. EL beneficio que nunca dudes de su palabra y hagas lo que te “recomienda” que hagas, como eso de compartir su mensaje sin leer lo que ha dicho.

El profeta siempre tiene beneficio. Tanto personales como económicos, te lo aseguro.  Como el creer que es tan importante como el número de seguidores que tiene o las cosas que realiza, aunque sean realmente una mierda.

En esta sociedad, donde la esperanza se ha perdido o nos dicen que ya no hay para un futuro mejor, la solución no es crear una religión, la solución es acompañar a las personas allá donde quieran ir, desde el corazón, la verdad y la compasión.

LAS RELIGIONES NO SE CREAN, SE DESARROLLAN SOLAS. NO IMPULSANDO QUE COMPARTAN TUS CONTENIDOS “POR RECOMENDACIÓN” Y MENOS DESDE EL VACIO DE TUS BOLSILLOS O DE LA NECESIDAD DE TU AFECTO EMOCIONAL O SEXUAL. SINO DESDE EL AYUDAR A LOS DEMÁS.

Ahora depende de ti, seguir determinadas religiones. Ya sabes cómo se crean.

Anuncios

¡¡La verdad incómoda!!

La verdad, es dura, incómoda, pesada, lastima y hiere. Pero cicatriza más rápido que la mentira.

¿Por qué la verdad incomoda?

¿Por qué cuando viene alguien y nos dice cosas que sabemos, pero que no queríamos ver, lo consideramos como locos, pensamos que nos está insultando?

¿Por qué cuando tenemos montado nuestro “chiringuito profesional” y alguien expresa algo que nos puede tirarlo de un “soplido de verdad”, lo primero que decimos a los demás, que es un loco, que solo piensa en la controversia y su mensaje no tiene contenido?

¿Por qué nos incomoda reconocer que hemos estado y estamos enamorados de otra persona durante mucho tiempo y nos ponemos a salir con otra?

Se nos habla desde todas las vertientes, que queremos gente honesta, clara. Que deseamos relaciones desde la verdad y la transparencia, sin embargo, cuando viene alguien , con educación, a decirnos la verdad, sin miedos, tapujos ni tabúes, la rechazamos, tildados de irrespetuosa por habernos dicho eso y la mandamos a la mierda.

¿Pero qué locura es está?

Queremos algo, que nosotros no estamos dispuesto a admitir de los demás. Y por lo tanto, ¿Crees que somos sinceros con nosotros mismos?

¡¡NOOO!!.

Me encanta aprender de los que llaman personas “controvertidas”. Son aquellas personas de las que se habla por detras. De aquellas personas que se tildan de “radicales” , que no tienen pelos en la lengua y que se dice de ellos: “Te podrá gustar o no, podrás amarlos o no, pero son así, pura transparencia”.

Siempre hablando desde el respeto, son la pura imagen de que si la verdad la aceptas desde el principio, quién venga a decírtela a tu cara, no te incomodara, sino que le darás las gracias y hasta le podrás pedir de consejo, qué haría él si estuviera en tu situación.

Pero sin embargo, volvemos a rechazar a esas personas. Las tildamos de radicales, nos hacemos las victimas delante de los demás para que no les escuchen y puedan ver, que esa persona quizá pueda tener razón y no hayan visto por ahora un lado nuestro que queríamos ocultar.

¿Pero por qué la verdad incomoda?

PORQUÉ NOS ESTAMOS MINTIENDO PRIMERO A NOSOTROS MISMO, LUEGO A LOS DEMÁS Y QUE OTRA PERSONA VEA ALGO EN NOSOTROS QUE NO NOS GUSTA, NO MOLA MUCHO QUE DIGAMOS.

Es decir, la verdad incomoda porque:

  •  Es la confirmación que vivimos en una mentira continua.
  • Que los demás vean nuestro “lado oscuro” y que en algunas ocasiones, ha servido para manipularles.
  • Tras ver la verdad delante nuestra, dar un paso adelante cuesta. Estamos perezosos, porque hasta la fecha pensamos que nos ha ido bien y el miedo a ver qué hay detrás de esa mentira propia, pues no es “cool” para las redes sociales.
  • Es la confirmación hasta la fecha , de que has vivido una mentira creyendo que era una realidad llamada vida.
  • Nos damos cuenta, que no somos quienes realmente sabemos que podríamos ser o queremos ser.

Son algunas de las consecuencias que tendremos que afrontar y no queremos cuando la verdad se enfrenta a nosotros.

La culpa no la tienen los documentales que nos dicen cosas que no hemos oido y visto nunca. La culpa no la tienen esas personas que expresan lo que sienten sin tabúes y ni miedo al “qué dirán”,

LA CULPA LA TENEMOS NOSOTROS, POR MENTIRNOS Y CREÉRNOSLO.

No hace falta un estudio de nivel de la Universidad de Harvard, para determinar qué es la verdad o no, cuando está relacionada con uno, por mucho que queramos ver cosas que acaban no habiendo, sabemos la verdad desde el primer momento.

Pero bueno, si eres de aquellas personas que necesitas una excusa, aquí esta:

LA CULPA LA TIENE LA SOCIEDAD.

La sociedad te ha hecho mentirte a ti mismo. Te ha dicho que haciendo tal cosa, conseguirías el éxito inmediato. Te ha dicho que hay que utilizar la información para tu propio beneficio y no para un bien común. La sociedad te ha dicho que no hay que contar tus proyectos a los demás no vayan a quitarte las ideas. La sociedad te ha dicho que la gente es mala, y que el egoísmo es esencial en estos momentos.

La sociedad puede haberte dicho muchas cosas que tú hayas usado para, al final al cabo , acabar mintiéndote y darte cuenta, que has pasado mucho tiempo en una vida que no era la que realmente te habían dicho que tenías que hacer para vivir, sino más bien lo acababas haciendo para sobrevivir.

VIVIR ES IMPREGNAR EL DÍA A DÍA CON TU VERDAD, NO CON LA DE LOS DEMÁS.

Es:

  • Escuchar a tu corazón.
  • Hacer oídos sordos a quién te dice que no puedes o es imposible.
  • Es darte una oportunidad a lo que sientes y ser curioso para descubrir lo que hay detrás de esos miedos que te encuentres por el camino.
  • Es vivir la vida en función a tus pasiones.
  • Ser rígido en tus valores, pero flexible en función de las situaciones
  • Es ser uno según tus normas, no la de los demás.
  • Trabajas en lo que sientes, en lo que quieres, no en la moda de esos momentos.

Si la verdad te incomoda, tienes dos opciones:

  1. Te la comes con patatas y sigues adelante. Pero luego no te quejes si te repite.
  2. Pregúntate qué hay detrás de esa incomodidad.

¿Y a ti la verdad, te incomoda o la aceptas?

 

¡¡El término medio es el enemigo!!

“No hay término medio.¡¡Hazlo bien o no hagas nada!!”

Hoy me apetece hablar del término medio en la vida.

Hoy me comentaba una amiga, que tras conocerme varias personas, le habían dicho que era un “poco raro”. Yo creo que esperaba que le dijera que esa persona no me conocía para etiquetarme de esa manera, y se ha sorprendido cuando le he dicho: “Dile que gracias, al menos no piensa que soy como los demás”.

Cada día creo más que optamos por el término medio en todos los aspectos de la vida. Cuando es el peor enemigo con el que podemos convivir en la misma.

Si me hubieran dicho que no se acordaban de mi, de lo que hubiera dicho o si estaba ese día con junto a esa persona, no hubiera dejado ningún tipo de huella en ella. Nadie se acordaría de mí.

Ya puede ser un recuerdo bueno o malo, pero ahí está.

Eso me ha hecho pensar, que en la vida, siempre optamos por el término medio para no expresar nuestras opiniones o no enfadar a los demás, acabamos optando por el término medio.

A la mente una frase que siempre dice mi madre: “Anda David, no le des importancia y cállate, opta por el camino del medio y sigue”.

Muchas veces lo hacía. Seguía hacia adelante. No daba mi opinión dejando el tema atrás.

¿Pero qué ocurre si optas por el término medio?

  1. No estás expresando tu opinión. No tienes personalidad.
  2. No te enfocas en lo que realmente quieres.
  3. El miedo a las posibles consecuencias te atenaza y vuelves al 1 punto.

Si optas por no expresar tu personalidad, tus pensamientos, lo que sientes o quieres, ¿Cómo lo van a saber los demás lo que piensas, quieres o deseas? Ni tú eres adivino, ni los demás tampoco.  Pero volvemos a las mismas, por miedo al qué dirán, porqué puedan dejarte de hablar o tildarte para siempre de algo de lo que tendrías que sentirte orgulloso, optas por el camino del miedo.

Te aseguro que las emociones reprimidas, acaban siempre saliendo de algún modo.

Si no expresas lo que quieres, nadie sabe qué quieres, por lo tanto nadie podrá ayudarte.en la consecución de tus sueños o en la superación de tus barreras. Pero por miedo a expresar quién eres, lo que sientes, por optar por el camino del medio y del miedo, estarás perdiendo oportunidades.

Tendrás miedo a perder a tus amistades y preferirás optar por el camino del medio, no vaya a ser que te encuentres solo y nadie quiera verte. Si realmente eso ocurre, agradece por haber optado por esa opción. Porqué te habrás dado cuenta, que esos “amigos” no eran realmente amigos, amigos que en definitiva, solo te querían para salir por ahí o “aprovecharse” de los beneficios que tenían contigo, porque cuando expresabas tu opinión y era contraria a la suya, ya no les gustabas tanto.

¿Esos considerabas que eran tus amigos?

Te aseguro que será el mejor regalo que te puedes hacer , caminarás más libre y seguro que te encontrarás con personas, más abiertas de pensamientos, sinceras y con las que podrás ser tú mismo.

Optamos por el término medio, porque no queremos que se considere extremista, exagerado o egoísta. Pero es que no lo eres. Solo estás expresando lo que te gusta, lo que deseas y lo que te apetece. Estás satisfaciendo tus necesidades o deseos.

¿Qué pasa si te gusta comerte 2 hamburguesas para cenar? ¿Qué pasa si te gusta hacer el amor todos los días con tu pareja? NO PASA ABSOLUTAMENTE NADA, pero acabamos contestando cosas como “Me gusta lo normal, lo que a todo el mundo le gusta,…” todo porque no piensen que somos raros, extremistas o unos absolutos petardos.

Muchas frases de internet, nos dicen que la felicidad es ser agradecidos, conformados, con quienes somos, lo que tenemos y lo que hacemos…¿Y entonces por qué no lo somos?

¿Por qué no nos sentimos orgullosos de lo que queremos, de lo que hacemos o de lo que nos gusta? ¿Por qué tenemos miedo a expresar quienes somos de verdad? ¿Por qué?

Cuando optes por tu camino, tú y los demás sentirás y observaréis:

  • Te sientes orgulloso de quién eres. Te aceptas. Te respetas.
  • Respetas que haya opiniones diferentes a las tuyas. Las aceptas , escuchas y hasta puedes aprender de ellas.
  • Los demás saben que tienes una opinión para cada tema, que expresas con educación y que respetas las opiniones de los demás.
  • Por lo tanto, saben de “que pie cojeas”. Y no se sorprenden ante cualquier tema de discusión.
  • La vida es una suma de decisiones. No es la suma de optar siempre por el término medio. Sino ¿Donde quedaría el riesgo?
  • Nunca obtendrás fracasos, pero tampoco éxitos, porque en la vida, se trata de tomar decisiones, tener una opinión, no por un término medio.

Si sabes que eres diferente a los demás, que tienes una opinión, un deseo, unos gustos.. NUNCA OPTES POR EL CAMINO DEL MEDIO, EL DE LA INDIFERENCIA.

¿Por qué optas por el término medio?.

 

 

 

¡¡El mayor acto de heroicidad es ser uno mismo!!

“Vivimos en una sociedad, que consideramos locura  el ser uno mismo”

Desde que el ser humano , es humano, siempre ha necesitado de la inspiración de héroes para su día a día.

Tenía a Thor, Zeus, en la época de los dioses. Luego pasó por Van Gogh, Pelé, Maradona y a día de hoy tenemos a los grupos musicales que llenan estadios, a algunas personas sus héroes son los políticos o deportistas que todos conocemos.

Se ha escrito mucho de los Heroes, así como se han escrito canciones.

Los telediarios suelen intercalar entre noticias de asesinatos, corrupciones y desgracias, alguna noticia de personas que han conseguido batir algún record mundial que aún seguía vigente, salvar a una persona de un incendio impresionante o con alguna discapacidad ha conseguido algún hito.

Y nuestra reacción es siempre la misma:

1.- Asombro, aplausos, que campeón eres chaval

2.- ¡¡Yo nunca podría hacer algo así!!.

Y así una y otra vez, cuando veo algo asombroso en nuestra vida.

Un tema diferente es el que siempre expreso, que tendríamos que tener un poco bastante más de pensamiento crítico a la hora de elevar a los altares de héroes en nuestra vida, otra cosa totalmente diferente, es creer que los héroes son alguien inalcanzable para nosotros y  que nosotros no podremos hacer nunca nada parecido, siendo nuestro sueño, ser héroes por un día.

¿Por qué pensamos que esa persona es un héroe?

PORQUÉ SE SALE DE LO PRE-ESTABLECIDO.

Porqué ha hecho algo que todos deseaban, pero que:

.- No lo intentaban porqué no creían en ellos mismos

.- El miedo a qué dirán, les bloqueaba dar un paso adelante.

.- Piensan que para ser héroes, hay que hacer algo fuera de lo normal, algo grandioso.

Ultimo punto en el que estamos muy equivocados.

Parece que aquí el tamaño SÍ QUE IMPORTA.

¿Te gustaría una definición de héroe?

SER TÚ MISMO.

En una sociedad en el que la mentira se expande como virus mortal, en la que se basa en la satisfacción de tus propios intereses y que le den al de los demás, donde la envidia preside el gobierno de la sociedad y nuestro ego es el Vice-presidente, salir de lo establecido por motu propio , es el peor de los riesgos que puedes sentir y sus consecuencias sufrir.

Por eso cuando alguien hace fuera de lo “normal”, ya lo consideramos un héroe, pero sobre todo si hay mucha más gente que lo haya visto y opinado. Porqué si solo somos nosotros quien estamos viendo esa hazaña, lo primero que estaremos pensando que es un loco, que se va a partir la cabeza o no queremos hacernos responsables de sus consecuencias.

Por lo tanto, lo consideramos héroe, porque la mayoría también lo considera así, sino pensaremos que es un loco descerebrado que no sabe donde se mete.

Como te he comentado, en esta situación, EL TAMAÑO IMPORTA.

Creemos que ser un héroe es algo una gesta heroica. Algo que deje huella en la humanidad y en los libros de historia.

Creemos que cuanto más grande sea el hito, más grande será el concepto de héroe que tenemos de esa persona.

Por eso levantarnos de la cama, estar un día más vivo, decir un te quiero a esa persona que tanto te gusta, dejar tu trabajo por un sueño o emprender el reto de tu vida, no lo veo como una heroicidad, lo vemos como una locura, e incluso muchas veces como algo normal, que pasa desapercibido.

No le damos importancia a las cosas. Y esas pequeñas cosas, son las que nos convierten en héroes en el día a día.

No damos la importancia de hacer un trabajo que no nos llena para ahorrar por un sueño que queremos realizar. No damos la importancia a levantarnos toda las mañanas, echandonos a dormir dando por seguro que a la mañana siguiente ocurrirá.No damos importancia necesaria a estar haciendo algo que nos gusta. A tener una pareja o amigos que nos quieren y nosotros queremos. No damos importancia a las cosas que creamos desde nuestro talento, ya que creemos que a nadie le importa ni causarán impacto a nadie. No le damos importancia a una simple sonrisa que nos encontramos por la calle.

Pero el hito más importante que podemos realizar en nuestra vida y que no hace falta que salgamos en televisión, ni un titulo del Récord Guinness de los Récords, es ser UNO MISMO.

Es el mayor hito que un ser humano puede conseguir y aunque se nos llena la boca de cosas como “siempre soy yo, a quién le guste bien y a quien no también…Yo pienso por mi mismo, nadie tiene poder sobre mi vida…Yo tengo capacidad para elegir lo que quiero y deseo, nadie decide por mi…” Acaban siendo palabrerías con el vinagre de acciones que los demás desean para él o no conlleven el miedo a ser rechazado por los demás.

Para mí un héroe verdadero y del día a día, es aquella persona que es ella misma las 24 horas del día.

Un héroe es:

  • Expresa lo que siente, con educación y respeto ante los demás.
  • Se da la oportunidad de ser él mismo sin depender de las circunstancias y personas.
  • Da un paso hacia adelante ante las oportunidades que la vida le ofrece
  • Que acepta que los demás puedan tener miedo a realizar una cosa, pero saben que ellos pueden hacerla, mejor que los demás.
  • Aquella persona que expresa, su verdad, con respeto ante los demás

En una sociedad en la que la mentira reina, en la que no creemos lo que nos digan los demás y solo lo que nosotros pensamos y sintamos, ser uno mismo es el mayor acto de heroicidad que un ser humano puede realizar durante toda su vida.

¿Quieres ser considerado un héroe? Sé tu mismo.

 

 

No hay expectativas de nada.

“Las apariencias no engañan. Lo que engañan son las expectativas”

¿Qué sería de nuestra vida si no viviéramos a través de las expectativas?

Porqué todas nuestras decisiones, enfados, relaciones, las basamos en función de las expectativas que tenemos o creemos que podemos conseguir a través de la misma.

¿No es verdad?

Según la R.A.E., expectativas es “la posibilidad razonable de que algo suceda

Vivimos en un mundo en el que hacemos las cosas con un fin, con un intereses, con la posibilidad de que algo suceda para nuestros intereses tanto personales como profesionales.

¿No compartes las fotos de las publicaciones de ése gurú con las expectativas de conseguir algo de él? ¿No te reúnes con esas personas que no aguantas, con la expectativa de ganar algo de esas reuniones? ¿No le haces la pelota a esa persona, con la expectativa de que puedas tener una noche pasional con ella?

Seamos sinceros, tomamos nuestras decisiones en funciones de las expectativas de lo que podamos conseguir. De los sueños que podemos alcanzar.

¿Y qué pasa cuando esas expectativas no se cumplen?

Que empezamos a echar la culpa a los demás por nuestra infelicidad, que echamos en cara a la otra persona que creíamos que estaba enamorada de nosotros o que los gurús de turno, lo único que querían eran llenarse los bolsillos con nuestro dinero y no con nuestro trabajo y amistad.

Las expectativas acaban generando frustración, sobre todo si están relacionadas con tu estatus o tu ego.

Cuando hay expectativas de por medio, hay una cosa que no queremos ver y que juega un papel muy importante, la vida, las casualidades, las inclemencias.

Cosas que no sabías que podrían ocurrir y acaban ocurriendo. Bueno eso que no sabías que podrían ocurrir, mejor dicho no es así. Más bien, estabas enfocado, obsesionado con tu proyecto, con tu objetivo y no creías que nada ni nadie te podría quitar de las manos.

Este mundo de la felicidad y del “happy flower” nos está haciendo mucho daño. Nos hace creer que somos capaces de todo, y que todo lo que intentamos nos los merecemos, sea lo que sea.

Eso hace que todos vivamos con unas expectativas altas. De que somos capaces de todo, que nos merecemos todo y que la vida, en definitiva, va a ser justa y agradecida con nosotros, solamente porque nosotros así lo creemos.

Muchos de mis enfados con la vida, han sido a través de la no consecución de expectativas que tenía con personas o situaciones que había emprendido.

Vivir con unas expectativas altas, te hace perderte lo que te ofrece la vida. Nos convierte en niños pequeños que pataleamos, gritando y llorando a quién nos quiera escuchar, que la vida es muy perra.

Te puede estar diciendo que AHORA NO, que si lo  rediseñas de otra manera o ves otro camino que no estabas viendo por el momento, quizá si lo consigas. Pero que por ahora NO. Sin embargo eso no queremos verlo, lo único que vemos, es que no han sido satisfecho nuestros deseos y necesidades.

En definitiva que nuestro Ego, se siente lastimado.

Durante 7 días he querido vivir sin expectativas. Quería saber qué me estaba perdiendo y que iba aprender después del experimento y aquí están mis conclusiones:

.- Las expectativas nos hace enfocarnos en la meta y no en el proceso. 

Tenemos la única obsesión de alcanzar la meta. No nos importa el camino. Y aún menos las herramientas que tenemos que utilizar para conseguirlo. Queremos alcanzar el éxito sea como sea, porque nos los merecemos, porque nos hemos esforzado y nos lo debemos.

Sin expectativas de nada, disfrutas del camino, de las caídas, de los éxitos alcanzados, de las personas encontradas, y sabiendo que pase lo que pase, te sentirás satisfecho contigo mismo , porque has hecho lo que sentías que tenías que hacer.

.- Nos hace ser más idealistas y menos realistas. 

Las expectativas te hacen vivir en un mundo ideal, como se cantarían en las películas de Disney. Vas a vivir en un ideal, todo el mundo te va a conocer y esa persona es la ideal en tu vida. Cuando ves que eso con lo que soñabas, no es la realidad, la ostia que te das, es de órdago.

Vivir sin expectativas, es vivir el presente, el momento.  Esto es lo que hay y no esperes más, con lo que tienes, es con lo que tienes que hacer, que es vivir y seguir adelante.

.- Nos hace guiarnos más por el Ego que por el corazón. 

Las expectativas te hacen depender de tu ego. Como te he dicho, estás en búsqueda de tus sueños guiados por tus intereses, no quieres sorpresas, quieres lo que te han dicho o con lo que sueñas.

Sin expectativas, vives desde el corazón, vives a pecho abierto, esperando y aceptando toda situación sin problemas, sabiendo que tienen que enseñarte algo, que debías aprender.

.- Deja que la vida te sorprenda y te lleva por lugares insospechados. 

No nos dejamos sorprender. Queremos que ocurran las cosas tal como las habíamos diseñado o soñado. No queremos sorpresas, queremos que se cumplan los plazos y si pueden ser para antes de ayer, aún mucho mejor

No queremos sorpresas, y cuando he dejado la que vida me sorprendiera, me ha llevado a lugares que hasta la fecha no me imaginaba, mucho mejores que los que había planificado.

.- Te hace ver a la otra persona como es, no como te gustaría que fuera.

No esperas nada de las personas, y cuando te sorprenden, las sorpresas son mucho más fuertes y con impacto que las que habías planificado.

Hablar con una persona sin las expectativas de qué te pueden reportar , es hablar de corazón a corazón. Determinadas personas con un estatus alto, lo agradecen, porque no lo ven como una fuente de ingresos o de contactos, sino como una persona como lo que son. Te lo aseguro.

También te aseguro que ver a las personas sin expectativas, te darás cuenta de cómo has idealizado a los demás. Y alguna que otra sorpresa te llevarás.

La gente pensará que claro que hay que vivir con expectativas, que te hacen superarte, esforzarte,… Desde luego, como los egos, siempre hay buenos y malos.

Preguntante porqué no has vuelto a intentar nada en tu vida. Quizá las expectativas en el anterior intento eran desmesuradas, pensando que podrías conseguirlas en un solo intento.

Piensa en grande, desde luego. Pero empieza en pequeño y sin expectativas.

¿Cómo te relaciones con las expectativas?

 

 

¡¡Deja de pedir permiso!!

“No pidas permiso. Hazlo ahora, arrepiéntete después” dice Paulo Coelho

Nos pasamos la vida pidiendo permiso.

Permiso para salir de clase, permiso para hablar delante de los mayores cuando somos pequeños, permiso para pedir las vacaciones en el trabajo , permiso para poder salir con la chica que nos gusta a sus padres, permiso para ir al baño…

Nos pasamos la vida pidiendo permiso y lo único que nos está provocando, es más miedo.

Porqué nos dicen que hay que llevar una jerarquía. Unas normas a seguir, cosa que no haces, serás desterrado de los demás y tildado como “rarito, radical, incomprendido…”.

Cada día creo más en QUE NO HAY QUE PEDIR TANTO PERMISOS A NADIE.

Cuando tú estás pidiendo permiso a alguien, le estás dando el poder sobre tu vida y sobre todo, estás desconfiando de ti mismo

Pero lo peor de todo, es que cuando éramos adolescentes, nos ponía cachondos que no nos dieran el permiso correspondiente para salir un sábado por la noche o para quedarnos hasta tarde con los amigos. Nos importa poco, rascábamos como fuera más tiempo para poder disfrutar de lo que realmente sentíamos que queríamos hacer .

Y además, luchábamos entre los amigos, a ver quién era el más chulo y radical contra sus padres o profesores que le habían prohibido hacer algo.

A día de hoy, la competición consiste en a ver quien es más sumiso ante los demás. Quién es el que hace más caso y más rápidamente a las ordenes de los jefes o de la parienta o del pariente, todo porqué no queremos que se nos enfade y vamos a sufrir las consecuencias.

Le damos el poder a los demás, cuando el poder realmente debería y está dentro de nosotros.

¿Los demás saben más que nosotros? ¿Los demás son los únicos proveedores de nuestra felicidad? ¿Los demás tienen más experiencia que nosotros para saber lo que es bueno para nosotros?

En la mayoría de las veces, NO.

Y todo porqué creemos que un titulo en una Universidad con un titulo impronunciable o el mazo en la mano que tiene esperando si no acatas las ordenes que te han mandado , tienen mucho más poder que tú , tu intuición o tu propio talento.

Somos seres que desconfiamos en nosotros mismos y al encontrarnos con alguien, entre fuegos artificiales, títulos en la pared o una cara bonita que nos hace algo de gracia, le damos el poder sobre nuestras vidas.

¡¡Luego pasa lo que pasa!!.

¿Por qué si de pequeño por un oido te entraba y por otro te salía todo lo que decían tus padres, ahora sin embargo, agachas la cabeza y lo único que sabes decir, es “Si , ya voy, lo que necesites”.?

Unos dirán que eres un calzonazos, otros que eres un miedoso ante las consecuencias…pero es que lo peor de todo, que luego cuando estás en un ambiente donde nadie te conoce, lo único que haces es quejarte de la vida que tienes, de lo malos que son los demás y que nunca habrá avances en tu vida.

DEJA DE PEDIR PERMISO A TODO EL MUNDO. HASTA PARA IR AL BAÑO, DÉJALO YA, POR FAVOR.

Cuando eras pequeño , eras un ser curioso. Hasta te motivaba hacer las cosas que te habían prohibido porque querías saber cómo se lo iban a tomar cuando vieran que no les hiciste ni caso.

Con el paso de la edad, es la curiosidad, una de los valores que más se debilitan. ¿Por qué? Porqué no dejamos de pensar en los demás, en las posibles consecuencias y en el miedo que nos entra al pensar qué puede ocurrir si conseguimos lo que nos habíamos propuesto .

Cuanta menos curiosidad, menos limites sobrepasaremos y menos posibilidad de conocernos y alcanzar nuestros sueños. Sin embargo, seguimos pensando, que antes de hacer nada, es mejor pedir permiso a los demás, no vayan a molestarse, que vean que nos preocupamos por ellos y que tenemos su opinión en cuenta.

No estoy diciendo que no les escuches, PERO JAMÁS QUE LES PIDAS PERMISO A LOS DEMÁS PARA SER UNO MISMO .

¡¡ESO JAMÁS!!.

¿Escuchar? Genial.

¿Comentar la situación? Desde luego y más si hay algún riesgo que no podrías ver.

¿Aprender de los mejores? Desde luego que si. Si tienes esa oportunidad, aprovecha la experiencia de personas que han pasado por lo que quieres vivir tú.

¿Pero permiso para ser uno mismo, para sentir lo que quieres sentir

Si hubiera pedido permiso para hacer muchas cosas de las que he hecho desde que di el salto de mi mundo de la contabilidad al día de hoy, te aseguro que no estaría a día de hoy aquí contigo. Te lo aseguro.

La gran parte de la gente , si quieres hacer algo, fuera de lo establecido, de la rutina con la que te han conocido, acabaran diciéndote, ” Déjate de pajas mentales, eso es una locura, sigue como estabas y déjate de tonterías…”.

La gente dirá que te quieres salir de lo establecido. Y son ellos los que se salieron, siendo como los demás esperaban ser y no siendo ellos mismos.

Tú no quieres salirte de lo establecido, QUIERES SER TÚ MISMO. Y ése propósito , tiene que valerte como el mayor de los pasaportes para hacer y sentir lo que quieres probar y experimentar.

Empieza a hacer las cosas PORQUE LAS SIENTES Y QUIERES HACERLAS, y no PORQUE TE LO HAYAN DICHO LOS DEMÁS QUE ES LO MEJOR PARA TI.

Lo que sea mejor para ellos, SEGURAMENTE NO ES LO MEJOR PARA TI.

¡¡DEJA DE PEDIR PERMISO PARA SER TÚ MISMO, DATE EL PERMISO DE DESCUBIRTE Y DISFRUTARTE!!.

Y que sea un permiso, que la única fecha sea el día que tengas que coger el billete para “allá arriba”.

Mientras tanto, no pidas un permiso a los demás para poder ser tú mismo .

Te aseguro que vivirás unas experiencias únicas, más vertiginosas y satisfactorias que pidiendo a los demás permiso para ser quién sueñas ser.

¡¡Pero tú decides!!

¿Qué harías si no tuvieras miedo?

“El hombre valiente no es el que siente miedo, sino aquel que lo conquista“, decía Nelson Mandela

Creo que hay una frase que está haciendo mucho daño a la sociedad:

¿Qué harías si no tuvieras miedo?

Yo a esta frase le añadiría: “Aunque recuerda que siempre tendrás miedo en tu vida“.

Se nos esta pidiendo a soñar. A soñar una vida sin miedo. En la que somos capaces de hacer cualquier cosa, porque en ella el miedo no existe. Porque no existen los limites, porque todo lo que soñemos se va a hacer realidad.

¡¡Y así nos va!!:

Cada día recibo más emails, que tras “rascar” un poco, siempre salta alguna frase así: “Soñé como me dijeron y no lo conseguí”:

Hemos convertido la felicidad y el soñar, en unos de los grandes opiáceos de esta sociedad.

Si no sueñas en grande, eres un miedoso. SI tienes miedo , es que no sabes vivir y solo sabes sobrevivir. Si no eres feliz, eres un amargado. Y como no nos gusta ser señalados por los demás ni tampoco ser considerado un mediocre, a soñar, a no tener miedo y a decir que somos felices por los 4 costados.

Creemos que una vida sin miedo será:

  • Una vida sin obstaculos.
  •  Una vida en la que cualquier cosa es alcanzable, seas quien seas, da igual donde veas.
  • Una vida en la que las únicas emociones que vivirás serán la confianza, alegría y la satisfacción de los deseos cumplidos.
  • Donde no tendríamos miedo a las respuestas ante la petición a salir a la chica que nos gusta. Ya que no tengo miedo, lo digo, y si me dice que no, como no tengo miedo a las consecuencias, pues la vida sigue igual…
  • No tendríamos apegos a nada ni nadie. Como no tenemos miedo a que se marche de nuestro lado, ¿Qué haríamos: la cuidaríamos mejor o peor?

¿Pero qué ocurre en realidad?

  • Por mucho que quieras la vida es la suma del éxito y del fracaso. ¿O en que vida vives tú que todo es éxito?
  • Siempre tendrás miedo, porque siempre que intentes algo que no has hecho nunca y no dominas, siempre existirá el miedo.
  • La felicidad plena y constante, NO EXISTE.
  • No todo lo que intentas, lo acabas consiguiendo, por miles de circunstancias. Te guste o no.
  • El miedo es una sensación que hay dentro de ti, que la crea tu cerebro ante la incertidumbre. Y al no ser que te hagas una lobotomía, a tu cerebro, no hay un botón de encendido y apagado con los pensamientos y miedos que quieras o no.
  • Siempre va estar el miedo presente entre nosotros, en la sociedad. ¿O no nos lideran desde el miedo los políticos con que vienen unos u otros a quitarnos nuestros derechos?

Pero aún así nos creemos que la vida sin miedo, es posible.

SI viviéramos sin miedo, la gran parte de nuestro refranero, moriría. Por no hablar de las frases de Paulo Coelho o del poco trabajo que tendrían los poetas sino hablarán más del miedo y de la valentía de vencerlo.

Tampoco estoy haciendo una oda al miedo. AL reves. Sino más bien, que seamos un poco coherentes y que siempre digamos las dos partes de la realidad a las personas. El lado “cool”, como el lado “oscuro”.

En esta sociedad somos muy radicales. O estás a favor mio o estás en contra mía. O esta emoción me hace bien o no la quiero a mi lado, la suprimo.

Y así no van las cosas.  Lo que hay que hacer es saberlas gestionar.

Te guste o no, una vida sin miedo, solamente la viven a diario quienes tienen algún problema cerebral o lo que van drogados. ¿Los demás? Quieras o no, en algún momento del día, un pensamiento espolvoreado de miedo, siempre tienen.

Así que:

  • El miedo nunca debes evitarlo. Lo que debes hacer es gestionarlo. 

Evitar el miedo es castrar emociones, situaciones e información de futuro.

  • No al miedo a posibles consecuencias ante acciones o comentarios de los demás. 

Si tú has sido coherente con lo que querías hacer. Si has dado todo de ti para conseguir el resultado que querías, tienes que estar tranquilo. Has hecho todo lo que estaba en tus manos…Tranquilo…. Ya no puedes hacer más. Los demás que digan lo que quieran, es su vida, no la tuya. Son sus problemas, no los tuyos. Si ése resultado depende también de la suerte, de como se haya levantado el examinador, no puedes hacer…estaté tranquilo, porque tu vida no depende de un resultado eventual ni de lo que digan los demás.

  • El único miedo que tienes que tener, es al resultado de haber claudicado ante le miedo. Ante el que dirán. 

Mientras tanto, los otros resultados serán una cifra, una opinión…que seguro que podrás cambiar. Pero aceptar que el miedo tiene poder sobre ti y no has hecho lo que sentías y querías hacer….Eso si tendría que darte mucho miedo.

  • Ser valiente no es no tener miedo. Es enfrentarte al miedo que tienes a la hora de hacer una acción. 

Deja de pensar que la felicidad es no tener miedo. Eso son de descerebrados y de “iluminados”. Ser valiente es enfrentarte al pensamiento que te dice que no lo hagas, que es imposible o respeto al que dirán.

  • Date el capricho de vez en cuando de hacerle oídos sordos a tu miedo. Te darás cuenta que muchas catástrofes que pensabas que iban a ocurrir, solo ocurren en las peliculas americanas.

Nos hacemos muchas pajas mentales. Pensamos en lo peor de lo que peor que nos puede ocurrir a la hora de realizar o hacer algo que queremos. Y todo unido por nuestro miedo a ser nosotros mismo, al éxito, a salirnos de lo establecido, lo utilizamos como excusa para echarnos para atrás sin ni siquiera haberlo intentado

No hagas caso ni siquiera un poquito a tu miedo, y te darás cuenta de que eres capaz de muchas más cosas de las que imaginabas. Y todo porque has hecho más caso al miedo que a ti mismo .

Deja de pensar que es posible un “mundo ideal” sin miedo. El miedo siempre estará y lo que sueñas realizar, también. Así que gestiona tu miedo y date la oportunidad de hacer realidad lo que siempre has soñado. Y que digan lo que quieran los demás.

¿Cómo crees que sería un mundo sin miedo? ¿Qué haría si tuvieras miedo y lo supieras gestionar?