¡¡Activa los hábitos y activaras el éxito!!

No te preguntes qué puede darte la vida, sino qué puedes dar tú a la vida” decía Viktor Frankl

Has decidido poner el contador a cero.

Has comprendido que cuando nace un nuevo día, el pasado se convierte en eso, en pasado. Que tienes por delante un nuevo día lleno de oportunidades que tienes que exprimir.

Has aprendido que no eres tu pasado, que eres tu presente. Y por lo tanto, has decidido emprender un nuevo camino, un sueño que llevaba tiempo dentro de ti.

Y has decidido que te vas a comprometer a ello, hasta las últimas consecuencias. Hasta la fecha te habías comprometido con muchas cosas, pero siempre acababan por no suceder o no llegar a ver si pudiera ser verdad o no.

¿Por qué?

Porque te has comprometido en función de los deseos de los demás o por no “salirte” de las expectativas que tenían los demás sobre ti.

Ahora las cosas han cambiado, te comprometes PORQUE ASÍ LO SIENTES TÚ.

Apuestas por ti, APUESTAS POR TU DON, POR LO QUE TE APASIONA

No te consideras un superdotado, pero te has dado cuenta, que hay algo que los amigos te piden que les ayudes.

ESTAS SOLUCIONANDO UN PROBLEMA A LOS DEMÁS

Eso es la verdadera concepción de emprender. No montar un holding que le quite el puesto a Amancio Ortega (si tiene que ser ese tu propósito, ya llegará), pero el verdadero propósito de emprender, es solucionar los problemas a los demás, AYUDAR A LOS DEMÁS. Ya que como tú nadie lo hace.

Te das cuenta, que el verdadero éxito empieza dentro de uno mismo, no acaparando followers, comprando locales o yendo a eventos a repartir tarjetas. El principio del comienzo empieza en ti. Al hacer las cosas de otra manera, tu actitud es otra.

Emprender es apostar por ti mismo. Otra gente has visto “caer” por el camino y no entendías por qué.

Es fácil, porque habían apostado por modas, por cosas que creían que les haría llegar cuanto antes al éxito a ganar un dinero que les hacía falta. Habían apostado por un éxito efímero y fugaz, cuando en verdad, si hubieran apostado por lo que sentían, por lo que mejor se les daba, hubieran conseguido mucho más de lo que se podrían haber imaginado.

Pero tú has elegido un camino distinto, has elegido TU CAMINO.

Has elegido lo que AMAS.

Es uno de los valores que te has dado cuenta que tenías escondido, la coherencia. Es lo que tú sientes, lo que tú quieres. Escuchas lo que digan los demás ante posibles retos, precipicios pero a partir de ahora vas a hacer caso a tu corazón, el más sabio de todos.

Desde que tomaste esa elección, todos los días tienes en mente TU PROPIA DEFINICIÓN DE ÉXITO.

¿Qué es el éxito? ¿Quién define qué es el éxito y que no lo es? Hasta ahora has intentado llegar a los cánones que la sociedad esperaba que alcanzases. Pero cada cerebro es un mundo y cada mundo tiene una concepción diferente de la vida, del éxito y del fracaso.

Sientes, sabes, lo notas, que quieres un estilo de vida propio, que no diferente, tu propio estilo. Que tienes y quieres hacer las cosas A TU MANERA, que crees que se pueden hacer mejor de cómo se han hecho hasta ahora. Pero sobre todo te has dado cuenta, que viviendo así, sintiendo así, te vas a dormir todas las noches, con la conciencia muy tranquila. Sabiendo que has hecho lo que tenías que hacer.

Quieres tu éxito, es tu coherencia, es tu forma de vivir la vida.

Echas la vista atrás y te das cuenta, que llevas tiempo sin quejarte.

Te levantabas y te quejabas por todo. Por el sol que hacía, por el frio que no hacía, por el café que te ponían o por la ropa que te tocaba ponerte.

Ahora la queja ha desaparecido de tu vocabulario, de tu cuerpo. Ya no lo haces. ¿Por qué? Porque sabes que todos los días son experiencias que hay que vivir, momentos que hay que exprimir, oportunidades que hay que lanzarse o de las que hay que aprender.

Te quejabas porque sabías que no te gustaba tu vida, que creías que había algo más allá de lo que hacías, y ahora que lo estás haciendo, viviendo, las quejas, las excusas, han desaparecido.

Y si te quejas, lo utilizas como un trampolín de investigación del por qué y para qué te pasa lo que te pasa.

Te levantas descansado. Has aprendido que tienes que descansar, porque si no, no habrá manera de rendir hacia el camino a tu sueño.

Al igual que sabes que tienes que descansar todas las noches y alguna buena siesta española, también sabes, que enfocarte demasiado tiempo en alguna acción, tu cerebro no dará mucho más de sí, así que cada cierto tiempo, te paras y te mueves.

El movimiento siempre produce más movimiento.

Y por mucho que estés loco de contento, no puedes ir como “pollo sin cabeza” hacia tu meta. Tienes que tener tiempo para parar y pensar. Por mucho que estés “andando” a tu meta, por mucho que creas que vas en el camino adecuado, tienes que pararte cada cierto tiempo, “subirte” a un árbol e ir viendo qué camino has recorrido, qué ha pasado por el mismo, que has aprendido, si te has desviado.

Así que durante el día, provoca paradas en tu agenda, para pensar, para crear y/o reorientar el camino.

Y cuando pienses, no pienses como lo hacen los demás. Tu experiencia hasta la fecha, has sabido que no te ha dado los resultados con los que soñabas. Tu experiencia está formada por opiniones de los demás, por miedos, por vergüenzas, por “no puedos”.

¿Qué pasaría si aprendieras a través de la imaginación que tienes? ¿A través de esos sueños que te mueven?

Esa imaginación es tu subconsciente hablándote, dale la oportunidad, que seguro que tiene que enseñarte más que toda la experiencia hasta ahora absorbida por ti.

Cada situación tiene una solución diferente, no la que siempre los demás le han dado.

Cuando haces las cosas según tu corazón y no tu miedo, empiezas a decir NO a muchas cosas a lo largo del día.

No a cosas que te roban el tiempo, no a reuniones inoperantes, no a personas que te roban la energía, no a cosas que antes decías si y te preguntabas: ¿Por qué he perdido tanto el tiempo en algo que ni me va ni me viene?

Decir NO es decirte Si a ti mismo, a tu sueño, a tu motivación.

Diciéndote Si a ti mismo, no estás siendo tu mismo. Luchas por ser mejor todos los días.

Si tienes que hacer limpieza de tu agenda, de la gente que te rodea, lo harás durante los días que haga falta. Porque aparte de querer trabajar con los mejores, quieres gente a tu alrededor, con tu misma locura, con tu misma forma de ver la vida.

Durante el día te equivocarás. Pero sabes que es la única forma de aprender. Haciendo y cayéndote, haciendo y cayéndote, no queriendo correr sin foco. Y no pensarás que eres un fracasado, sino que así es la antesala del éxito.

Irán pasando las horas del día y siempre con la misma filosofía de darte a los demás, sin esperar nada a cambio, porque sabes que ya has empezado a disfrutarlo cuando tomaste la decisión entre:

¿YO O MIEDO?.

¿Tu día a día de qué hábitos está formado? ¿Qué hábitos tienes que introducir en tu vida?

Si quieres conocer los hábitos de las personas de éxito os recomiendo el libro de Sergio Fernández y Raimon Samsó, Misión Emprender. Los 70 hábitos de los emprendedores de éxito”.

 

 

Oso, Tigre y Dragón en la empresa

O cambiamos de conducta o cambiamos de sueño. Anónimo.

Estoy rodeado de hienas, de osos perezosos, de marmotas, de comadrejas y de zorros astutos”.

Cuando me lo decía un amigo, no sabía si había a un programa de Frank de la Jungla o había pasado un mes en la selva. Pero estaba describiendo el día a día de su empresa.

¡¡Menudo zoológico!!

Hace unos días, terminé de leer el libro de Andrés Pascual y Ecequiel Barricart, “El oso, el tigre y el dragón. Los tres animales que habitan en ti. Y mientras me iba describiendo la fauna con la que convive, me acordé de él.

Leyendo libros, revistas de Management, conferencias y valores que hay en la sociedad, es normal que se conviva con este tipo de fauna o seamos devorados por ellas.

Estrategias para ser más competitivos, cómo hacer que tu empresa sea la líder del mercado, cómo llegar a ese puesto que tanto añoras, cómo conseguir ese título que todos tienen y tú no…”

Ante estos titulares reales y promociones de cursos, ¿Qué tipo de personalidades estamos desarrollando?

La de hienas, diablos de Tasmania y demás fauna salvaje.

¿Qué pasaría si todo se redujera a esos 3 animales que te he comentado antes?

Necesitamos ordenar nuestras emociones. No podemos abrir la puerta de la oficina y empezar a gritar sin haber dicho ni buenos días, y otro día que todo sea bonito, alegre y feliz. Un poco de equilibrio, de coherencia, por favor.

Un buen líder, una buena persona empieza liderando sus emociones. Y eso es lo que nos hace el OSO que todos llevamos dentro.

Somos emociones, somos sentimiento por mucho que esta sociedad, nos diga, que nos los tenemos que comer, ya que las emociones nos dicen que nos nublan en nuestro día a día, a la hora de tomar decisiones.

Pero desde que nacemos, nos instruyen desde el miedo. Miedo por desobedecer a nuestros padres, profesores, jefes… Miedo a las represalias, por no hacer lo que esperan y desean de nosotros…

Así que cuando llegamos el mundo laboral, sólo tenemos miedo en vez de motivación, ilusión, alegría o ganas de superación. ¿Por qué?

Porque sabemos si llevamos la contraria, NOS ECHARAN, porque si decimos lo que pensamos, NOS ECHARAN, porque si no hacemos horas extras, NOS ECHARAN… Y vivir en el paro, es lo más denostado y macabro que nos puede pasar…Así que por lo tanto, ocultemos nuestras emociones, ocultemos nuestros deseos, nuestra creatividad, y hagamos lo que nos piden y sin rechistar.

Todos los días cuando nos levantamos somos como Winnie The Pooh pero deprimido, sabiendo que tenemos que ir a trabajar.

¿Cómo hacemos para que ese oso se levante todo el día robusto y ruja?

Nos han dicho que el miedo es lo peor que nos puede pasar. Yo creo que no. Es una emoción con la cual nos tenemos que hacer amigos, como la frustración, rabia o la tristeza. Esto es como las heridas, cuando las dejas al aire, se cicatrizan mucho más rápido, pues con las emociones igual.

Cuando descubrimos porque nos pasa, empezamos a descubrir quién eres de verdad. No eres esas mascaras, esas apariencias o esos títulos que están detrás de tu despacho. Eres tú, alguien único.

Las emociones son la herramienta ideal para expresar quien eres, qué quieres, cómo sientes… ¿Por qué lo hacemos tan difícil ocultándolas o no dejándolas salir?

En este mundo, nuestro tigre, esta muriéndose de deshidratación, está famélico. El tigre quiere retos, que le hagan sacar su valentía. Pero el mundo nos pide que solo queramos la rutina, aunque por las noches desearíamos que nuestra vida fuera de otra manera. Que los valientes sean otros, que otros se arriesguen, y si lo consiguen que nos enseñen como lo han hecho.

Las únicas acciones que realizamos son las que nos pone nuestra agenda, y de ahí no nos salimos. ¿Así como vamos a alimentar a nuestro tigre? Más bien se querrá marchar con otro que lo cuide y quiera más que tú.

También están los profesionales, que tienen a su león más gordo que Michelin gracias a sus constantes iniciativas y su estrés.

¿Qué hacemos pues?

Preguntarte de forma sincera: ¿Qué quiero hacer en el trabajo?

Cuando lo tienes tatuado en tu mente, no te importan las circunstancias ya que sabes QUÉ, tu creatividad resurge ante las posibles dificultades. La disrupción es tu filosofía, ya que todos los días quieres ser mejor que el día anterior. Las metas siempre te impulsan a ser mejor, a querer conocer donde no están tus limites, aprender continuamente ya que sabes que no sabes nada.

Pero sabiendo QUÉ quieres, actúas desde la serenidad, desde la tranquilidad, porque sabes que estás en el camino correcto. Quizá no consigas crear esa empresa, quizá no llegues a liderar ese cambio con el que sueñas, pero sabiendo todo lo que te podría ocurrir, todo lo que tendrías que dejar a un lado, lo has hecho, desde la tranquilidad, y desde la coherencia.

Y ¿Qué hacemos con el dragón? ¿Para qué sirve?

Hace unos días preguntaba a un directivo. ¿Te sientes vacío a pesar de la vida que llevas? Su respuesta, con lagrimas en los ojos, fue que SI.

Somos mucho más que nuestras emociones, que nuestros títulos, acciones o retos. Somos mucho más.

Todos hemos venido a dejar algo en el mundo que perdure. No hemos venido a trabajar y hasta al día siguiente .Ya no te digo una huella en el mundo mundial, pero si en la gente nos rodea, o en nuestros clientes. Algo más allá que conseguir facturar todos meses más que el mes anterior.

Todos queremos volar, que nos reconozcan por nuestro vuelo, por nuestras alas. Pero si lo haces por ego, te aseguro que el vuelo será muy corto y con aterrizaje forzoso.

Para ello, tienes que estar en soledad contigo mismo. ¿A qué pica, verdad?

Acepta tus emociones. Acepta que no eres el contexto en el que estés viviendo, sino que eres mucho más.

Cuando empieces a volar, te darás cuenta, que hemos dado importancia a cosas que no la tenían, que hemos reaccionado a cosas de forma reactiva cuando tenía que ser de forma proactiva.

Eso es lo que hace un dragón, saber que tienes que volar mucho más que a ras de suelo, sabiendo que tienes un PORQUE que realizar, una misión.

Así que profesionales, empresas y demás organizaciones:

.- Amen a su oso, a cada uno de los osos que tienen en su empresa. Amándolos descubrirán lo autenticidad de cada uno de ellos, sacando adelante sus talentos sin necesidades de programas “fashion” de búsqueda de talento. NO contraten por C.v. contraten por el brillo de que transmiten los osos en sus ojos.

.- Den permiso que saquen las garras de tigre que todos tienen. Permitan que saquen sus ideas, que las pongan en marcha, que se confundan sin recriminarles por ello. Hagan un club de tigres y le aseguro que serán una empresa canalla.

.- Para volar, hay que tener un PORQUÉ. Un propósito mayor que una facturación o una expansión sin sentido. Y sobre todo cuando ese propósito te mueve, comenzarás a darte cuenta que como vienen las cosas, se van, descontextualizando todo lo que te ocurre.

Siempre habrá momentos, que a la hora de emprender un proyecto, haya un animal que destaque más que otro, pero siempre recuerda que tiene que haber un equilibrio dentro de ti, dentro de la empresa, recuerda alimentarlos en la misma medida

¿Cómo sería una empresa con estos 3 animales dentro de ella? ¿Cómo los alimentas tú? ¿Qué animal crees que no alimentas en tu vida?

¡¡No riesgo, no victoria!!

En un mundo que cambia realmente rápido, la única estrategia en la que el fracaso está garantizado es no asumir riesgos” dice Mark Zuckerberg

Se nos llena la boca con palabras transformación, reinvención, superación, motivación,…Y cuando hablamos de riesgo, nos metemos debajo de la cama, hasta que haya pasado el “coco”.

¿Qué nos pasa?

Vemos títulos de congresos y cursos, que me encantan: “Aprende a vivir en 1 semana…”, “Congreso para la conversión en un referente”…”Se diferente y que te acepten”….”Cómo ser tú y que no te rechacen los demás”… son algunos de ellos que he visto últimamente.

Se nos llena la boca, diciendo que vamos a leerlos, que vamos a acudir. Nos reímos cuando los nombramos, porque nos sentimos más intrépidos que Cristóbal Colon antes de emprender el viaje hace las Américas.

En el fondo, de RIESGO tiene lo mismo que yo de boxeador, NADA.

¿Por qué?

PORQUE VIVIR, ES TOMAR RIESGOS. PORQUE VIVIR, ES IR SIN CUERDA NI RED QUE NOS PROTEJA.

Tampoco estoy promulgando que nos tiremos por las ventanas, sin nada que nos espere abajo del impacto, que vayamos diciendo las verdades a nuestros suegros o que dejemos el puesto de trabajo, diciéndole a nuestro jefe la mala persona que era, dejándole un recuerdo de nuestro paso con la mano en su cara…

¡¡TRANQUILIDAD!!.

Yo lo que estoy diciendo, que queremos vivir, pero con un red de seguridad.

Yo lo que estoy diciendo, que queremos vivir, sabiendo CÓMO vivir, y eso es sobrevivir, lo que hemos hecho hasta ahora.

Queremos saber CÓMO se consigue llegar a la cima, CÓMO podemos perder peso, CÓMO emprender un negocio sin tener perdidas, CÓMO conseguir escribir un libro y que sea un bestseller, CÓMO liderar y que nuestro equipo no tengo fisuras, CÓMO esa persona ha creado un evento y copiárselo, tras el éxito que ha cosechado.

Queremos saber CÓMO, para alcanzar el éxito, pero eso sí, sin esfuerzos, sin tener que dar nosotros un paso que alguien no haya dado ya antes. Porque aunque queremos conseguir el éxito, estar a la moda, preferimos que sean otros quienes hayan dado el paso adelante, y nosotros seguirlos, que ser nosotros quienes seamos los 1 en haberlo dado.

Se nos llena la boca hablando de innovación, de creación, y lo único que sabemos hacer, es hacer lo mismo que han hecho otras personas. ¿Dónde está aquí el riesgo?

¡¡EN NINGUNA PARTE!!

Y eso no es vivir, eso no es tomar riesgos, eso es APARENTAR que estamos tomando riesgos, que estamos liderando nuestras vidas, pero teniendo todos los posibles riesgos controlados.

¿Y qué resultados esperamos optando por este camino?

Ser diferentes, conseguir resultados que nadie habría conseguido hasta la fecha , reconocimiento, ése éxito que todos añoramos…

Pero en el fondo, si conseguimos algo, será igual o parecido a lo que ya han conseguido los demás.

¿Dónde está el riesgo aquí? ¿Dónde está el poder descubrirnos? ¿Dónde está la creatividad? ¿Dónde está la innovación? ¿Dónde están los resultados diferentes a lo hasta ahora hemos conseguido?

¡¡NO HABRÁ!!

Cuando hablamos de riesgo, de algo nuevo en nuestra vida.., antes de saber de qué se trata, ya estamos diciendo palabras como: “No, eso es para locos…yo tengo mucho miedo..mejor me quedo aquí…esas cosas son para otros, no para mí…”.

Ante una novedad, ante algo que nos puede enseñar, ante algo que nos puede llevar a donde queremos… antes de “probarlo”, ya estamos diciendo NO, antes de ni siquiera pensarlo.

Vivimos en un cuadrado formado por: Quiero ser diferente- Quiero saber Cómo serlo-Tengo miedo a serlo-Dame herramientas para serlo con el menor esfuerzo posible.

Un cuadrado en el que el riesgo, no queremos forme parte, además porque hará saltarlo por los aires, haciéndonos ver que nuestra realidad es diferente a lo que nos imaginábamos.

Defino sobrevivir, que es lo que hacemos la mayoría de la sociedad como:

Aún sabiendo que el miedo está ahí, voy a intentar rodearlo a través de cualquier método, que no me haga tener vértigo y alcanzar la meta en el menor tiempo posible, con el menor esfuerzo y sin sudar, por favor”.

Eso es lo que hacemos, buscamos los CÓMOS antes que los PORQUE, buscamos antes los CÓMO, creyendo que estamos diciendo un SI rotundo a la novedad, a la incertidumbre, cuando en realidad estamos diciendo, “SI, pero NO, por si acaso, los esfuerzos para otro..”

En nuestro día a día, el RIESGO está vetado como el picante en algunas comidas.

¿Pero qué pasa si empiezas a introducirlo en tu dieta?

.- Descubres que el miedo está en tu cabeza, PORQUE TÚ LO HAS CREADO. No estoy diciendo que no vayamos a tener miedo después de introducir el riesgo en nuestra vida, pero SI, que nos llevaremos mejor con el miedo. Porque el miedo, sólo somos nosotros quienes lo construimos o dejamos que entre en nosotros.

Tenía miedo a muchas cosas que la vida me ha puesto por delante y me sigue poniendo. Pero cuando me lance a por ellas, descubrí que no era para tanto. Que todas las “pajas mentales” que tenía, eran nada, cuando iba caminando hacia la meta

.- Descubres que eres más que tus pensamientos. Tus pensamientos dicen que no puedes, no debes o cualquier limitación que tú mismo te has impuesto. Saltar hacia el vacío, vivir desde el riesgo (siempre controlado, por favor), darte cuenta que por miedos, por el qué dirán, no has hecho cosas que te hacen disfrutar, talentos dormidos, descubrir personas increíbles. Descubres que eres más que un pensamiento.

.- Descubres que te quedan muchas cosas por aprender. Detrás del miedo, hay unas experiencias esperándote. Sé que estarás pensando que algunas malas. Quizá de resultados no esperados, pero con aprendizajes increíbles para futuras oportunidades.

.- Sin riesgo, no hay beneficios. Del tipo que sea, sin riesgo no hay nada. Bueno si, SER UNO MÁS. Arriésgate, y siempre ganaras. (Eso sí, no te hipoteques en un negocio que no conoces, no te tires por un barranco sin cuerda, por favor)

RECUERDA, NO ESTAS EN ESTE MUNDO PARA QUEDARTE SENTADO EN LA BARRA DEL BAR ESPERANDO QUE LLEGUE TU COPA, ESTAS PARA SALTAR LA BARRA E IR A POR ELLA.

SENTIR EL RIESGO ES SENTIRSE VIVO.

¡¡Corre riesgos, siempre ganaras!!

El nombre marca la diferencia..

Mi voz dirá tu nombre e iniciales de dulzura caerán sobre mi pecho” decía Armando Uribe Arce

¿Sabes qué? No me importa que puesto tengas, como es tu pareja, qué casa tienes o si estas vacaciones te vas a ir a Ibiza a darlo todo.

NO ME IMPORTA NADA DE ESO. Eso son consecuencias EXTERIORES de tus acciones. Y eso, como otras cosas de nuestro cuerpo, suelen acabar sufriendo el efecto de la gravedad y desaparecer.

ESO NO ME IMPORTA. No me vas a impresionar más o menos.

¿Sabes cómo lo harás?

A través de tu nombre y lo que demuestre el mismo.

Un nombre marca la diferencia.

En un mundo donde somos creativos, innovadores, disruptivos, el poder que tiene un nombre, lo hemos olvidado o tirado a la basura directamente.

La principal etiqueta, no la usamos.

Desde pequeños, estamos nombrando a todo y a todos. Nos dicen que ese bicho que nos lame la cara, es un “gua-guau”, que esa persona con barba que nos hace reírnos desde nuestra cuna, es nuestro “papa”, y que si queremos estar felices solo tenemos que decir “teta” y mama nos calmara.

No pensamos porque ese bicho tiene ese nombre, o eso que nos metemos en la boca liquido y transparente se llama agua. No nos lo preguntamos, porque hacemos caso a nuestros padres, que nos han dicho que las cosas son así y punto.

Utilizamos los nombres para homogeneizar todo, para etiquetarlo y tenerlos controlados.

Si esto es una palmera de chocolate, no puede ser una naranjada. Si te llamas Juan, ¿Por qué dices te llamas Paula?

De los nombres que les ponemos a las cosas, no nos movemos. No vaya ser que se produzca un cortocircuito en nuestra cabeza, y la liemos.

Al homogeneizar todo, estamos desperdiciando el poder que tiene un nombre.

Nos enseñan que nos tenemos que enamorar de una marca por un logo, de un producto a través de una campaña de marketing, por la cual tenemos que caer rendidos.

Que lo que está de moda es que se enamoren de tu esencia, de tu talento, aunque sea una fachada.. ¿Y dónde queda el nombre de la persona, empresa o producto?

“Puf, eso lo dejamos siempre para el final” Me dijeron hace poco una empresa. “Le pondremos un nombre que guste a todos y ya está”.

¿Y qué pasa si invirtiéramos el proceso?

Es un proceso que hacemos, pero nos olvidamos de ello. Os cuento.

Cuando queremos tener un hijo (yo no tengo, que yo sepa), antes de ponernos manos a la obra, ya estamos pensando en los nombres de los futuros bebes.

Elegimos nombres, obviando por temas familiares, que nos inspiren algo. Desde fuerza, el compromiso que supone su nacimiento para la pareja,….siempre ponemos a nuestros hijos, un nombre que nos inspire algo.

Ese nombre ya marca la diferencia. El nombre ya dice todo. No hace falta procesos “químicos”, marketing, ni pócimas secretas, para hacernos creer los valores que queremos que transmita.

Muestra una coherencia, un PORQUÉ.

UNA RAZÓN DE SER.

Un nombre marca un destino.

Pero nos han hecho pensar, que el destino es comprar seguidores en Internet, pisar cabezas, crear leyendas,..En definitiva, aparentar algo que no somos, para llegar cuanto antes a la cima, para alcanzar una “felicidad” efímera. Y al llegar a la misma, como King Kong, darnos golpes en el pecho, para que todo el mundo sepa, que estamos aquí para “dominar” el cotarro.

Ya a posteriori, veremos que nombre nos ponemos, o como denominamos al proceso creativo. Pero antes el éxito, y luego ya todo lo demás.

Un nombre, como bien se explica en el libro “El nombre de las cosas” de Fernando Beltrán, despide muchos aromas; como por ejemplo:

Expresión

Expresa emociones, expresa qué nos vamos a encontrar, con qué valores vamos a enfrentarnos.

Identidad

No eres otro nombre, no eres un nombre más, eres ÉSE nombre. Marca una individualidad dentro de la homogeneidad que existe.

Espejo

Quien se ve en un nombre, ve que hay detrás de él. Muestra una realidad.

Motor

Un nombre es la palanca de la acción, de la revolución, de la superación, del esfuerzo.

Posicionamiento

Cuando recuerdas un nombre, ya estás posicionando a esa empresa o persona en un lugar cumbre de tu mente, sientes que es una persona referente en su campo personal o profesional.

Con todo lo que dice un nombre, ¿Y aún así crees que no es importante?

Hace unos días le pregunté a una persona que estaba en un proceso de Branding, con otro profesional:

¿Qué supone para ti tu nombre?”. Le pregunté. Y pensando que me contestaría algo como “Un orgullo, me lo puso mi padre o mi tía, para mí recordar quien soy o de donde vengo”.

Pues con una cara lánguida y de pena me contestó: “No sé, un nombre”. Pero eso si, cuando el profesional le había prometido todo el “oro del mundo” con su plan de Branding, se le cambió la cara.

En un mundo donde nos impulsan a que el éxito es hacer lo que todos hacen, donde si te sales de la lista de “a uno”, te señalan prediciendo para ti, los peores presagios o donde sino tienes miles de seguidores en internet, no eres “influencer”.

¿POR QUÉ NO EMPEZAMOS DISTINGUIENDONOS DE LOS DEMÁS A TRAVÉS DE NUESTRO NOMBRE?

Porque luego todas las herramientas que utilicemos para distinguirnos, para darnos a conocer, las utilizaremos mejor, dando mejor resultado, PORQUE PARTIREMOS DE LA COHERENCIA.

No buscaremos herramientas que nos den una estrategia, sino utilizaremos herramientas con la única estrategia de ser nosotros mismos.

Con un nombre, ya todo lo demás será más fácil, te lo aseguro.

¿Qué dice tu nombre? ¿Es coherente con quien sientes que eres?

El próximo día 7 de Abril estaré en Teruel hablando de “Liderazgo Canalla”. Fechas próximas será, firma de libros en Zaragoza y Barcelona, el día 23 de Abril. Y el 27 de Abril en Madrid.

¡¡Las culturas se crean tras las puertas¡¡

La innovación no es cuestión de dinero, es cuestión de personas” decía Steve Jobs

Revolución digital, employer Branding, Management, Amistad, Felicidad, Gurú, Zona de confort, Motivación, propósito, misión… nos pasamos el día hablando de terminología, que simplemente de pensar en ella, se nos ponen los pelos de punta.

Si les preguntáramos tanto a profesionales, como a personas de a pie, que significan muchas de las palabras que utilizan, se encogerían de hombros y dirían: “Es que yo…”.

Señores, hacemos las cosas por imitación. Si nuestro amigo va a una conferencia, nosotros vamos, no vaya a ser que sea un puntazo y me lo pierda, aunque no entienda nada…Si la competencia se cambia el nombre del Departamento de Recursos Humanos, nosotros vamos detrás como un niño y un helado, a cambiarlo..

Pero si les preguntáramos, ¿Por qué lo hacen? Responderían: “Es que parece ser la moda…”.

Sin embargo, tras cerrar la puerta de nuestra casa, de nuestra empresa, todos amamos con locura a la burocracia, a la rutina, entrándonos urticaria cada vez que pensamos en innovación o de cambios.

Es tras cerrar la puerta, cuando realmente se descubre y descubrimos, cual es la cultura por la cual nos regimos, de verdad, no cara al público.

¿Cómo podemos hablar de una evolución de la sociedad, a través de la cultura, cuando la misma, las costumbres que se tienen no se quieren cambiar?

La R.A.E define la cultura como: “Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grados de desarrollo.. En una época, grupo social.”

Tras cerrar la puerta, escuchas que no piensan invertir dinero en ese invento nuevo del que habla todo el mundo, que las cosas siempre se han hecho de una manera y así se van a seguir haciendo, o estamos mintiendo a la familia, sólo para que las apariencias sigan intactas.

Seamos CLAROS, no nos gusta cambiar nuestros estilos de vida. Estamos muy a gusto con quienes somos, por mucho que gritemos a los 4 vientos que somos la revolución en nuestro campo profesional o que somos personas claras, limpias y profesionales.

Eso lo hacemos cara al público, para ganarnos a posibles talentos para nuestras empresas, para embaucar a la chica que tanto nos gusta, o para tener contentos a la familia.

En un mundo donde estamos interconectados, y la competencia nos puede llegar de cualquier lado inesperado, nuestra conducta siempre será de la imitación, “ No vaya a ser que surja efecto y nos retrasemos más… No vaya a ser que no me haga caso y la liemos…”

Pero en el fondo, el ser humano, es un animal de costumbres, que anhelas innovaciones, pero que les tiene pavor.

Es como Frank de la Jungla, él siempre va por delante en la búsqueda del tigre de bengala, mientras los cámaras lo intentan seguir grabando como pueden, sus peripecias.

Así somos los seres humanos, esperamos y deseamos que alguien del primer paso hacia esos avances que queremos, pero mientras tanto nos atrincheramos en nuestro despacho, viendo que sucede mientras tanto en su aventura. Porque si lo consigue, seguiremos su camino, y si no, estaremos viéndolo calentitos y con las zapatillas de estar por casa, riéndonos de él, diciendo : “Si ya te lo dije yo, que como mis métodos no hay nada mejor…”.

Es en la intimida del despacho de una persona, en el de su casa, cuando conoces de verdad, cual es la cultura que rige a esa organización o persona.

Si queremos cambiar de verdad, la cultura que nos rige, tenemos que empezar por transformar los valores que nos guían en este momento.

¿Por qué? Porque la cultura es uno de los pilares básico, en los que se asienta siempre una sociedad.

Una cultura es lo que diferencia a una empresa o persona, de salir más fortalecidos de una crisis, de impulsar a sus integrantes a ser creativos, innovadores, emprendedores o vivir en la envidia, frustración y negación

Asi que empecemos por ser COHERENTES. Dejemos atrás esas frases tan “guais” que cuelgan en nuestros despachos, en las que dicen que queremos lo mejor para nuestros trabajadores y en la que nos identificamos con las necesidades de nuestros clientes, cuando en realidad, no escuchas a nadie, excepto a ti mismo.

Deja atrás las buenas intenciones “copiadas” de otros, y describe las tuyas propias. Así la gente ya sabrá nada más empezar, con qué se enfrenta cuando te conozcan.

Nútrela de VALORES. Los valores son los bastones que necesitamos para caminar, para cuando tenemos un problema o cómo actuar ante una oportunidad.

En una sociedad, en lo que importa es la apariencia, subirse a los carros de la novedad aunque no vayamos a provocarlos, cuando surgen problemas, sálvese el culo quien pueda brilla de forma radiante, copio artículos como si fueran míos o títulos de conferencias de otras personas, compro seguidores para aparentar que soy un experto cuando luego nadie comparte mis contenidos, o las cosas se hacen como yo lo hago y tus ideas me las paso por ahí mismo… Los valores brillan por su ausencia

¿Cómo es una cultura empresarial y personal Canalla?

.- Los lemas solo surtirán efecto, si antes los hechos, están acordes con los mismos.

.-No cortes la cabeza de aquel que piensas que te puede superar, aliéntalo, motívalo. Porque seguramente acabarás trabajando para él, en cualquier momento.

.- No quieras aparentar algo que no quieres ni sabes que eres. Te pillaran antes que a un 600.

.- Las fotos en Facebook, la web súper cara que te has gastado, eso es imagen, no cultura empresarial. Sino pregúntale a tu secretaria como se siente cada vez que le das un bufido con tus contestaciones mientras hablas de que tu empresa se pre-ocupa por los trabajadores.

.- Comprométete a liderar una cultura fuerte  y flexible, porque cuando se esté resquebrajando y no hagas nada, para solucionarlo, te aseguro que por mucho que hables por tu boca, la gente no te hará caso.

.- Quieras o no, es hora de decir adiós a la burocracia, a los viejos métodos a la rutina y decir si, a los cambios, porque eso es la vida. CAMBIO. Únete a ellos o saldrás devorado por los mismos.  Deja de pensar que las cosas siempre se harán a tu manera, y piensa que hay detrás de ese miedo. Siempre hay más aprendizajes, beneficios que perdidas.

Si de verdad queremos una cultura nueva que nos rija, preguntémonos de verdad si la queremos a tumba abierta o tenemos miedo. Porque si de verdad, damos el paso adelante, los resultados serán mucho más rápidos y satisfactorios.

Tras la puerta de tu casa, de tu empresa, ¿Qué cultura nos encontraríamos?

El próximo día 23 de Marzo, estaré en Valencia, presentando Liderazgo Canalla, gracias a Esnie. Si queréis acudir, mandarme email.

 

 

¡¡Hagámos más caso al semáforo!!

“Tu corazón es fuerte. Ten el coraje de hacerle caso”.

el principio de un comienzoCreo que tenemos que hacer más caso a los semáforos. Tenemos que incorporarlos en nuestra vida.

Sé que estarás pensando: “Mira David, claro que si, cae de cajón. Si pasamos cuando el semáforo está en rojo y viene un autobús a toda velocidad, te aseguro que tus artículos los leeré desde el más allá”.

Estoy de acuerdo contigo y no quiero eso para ti. Pero parémonos a pensar.

Y hoy, esperando a que el semáforo se pusiera en verde para llegar a la panadería, me ha venido la idea. ¿Sería por el olor a galletas que desprendía la pastelería?

TENEMOS UN SEMAFORO INCORPORADO EN NUESTRA VIDA, Y NO LE HACEMOS NI CASO.

No me mires así, que tú también lo tienes. Pongámonos en situación.

¿Cuántas veces has recibido un NO, ante un proyecto, una proposición que sentías que te dirían que si, con una confianza absoluta?

SEMAFORO ROJO.

¿Cuántas veces, a pesar de haber recibido señales que te decían que tuvieras cuidado, que no siguieras por ese camino, tú seguiste a pesar de las contraindicaciones, llegando a darte la bofetada padre?

SEMAFORO AMARILLO.

¿Cuántas veces, sin darte cuenta, has fluido en la situación que querías, sin ningún inconveniente, hasta llegar a la meta?

SEMAFORO VERDE.

¿A qué ahora no estoy tan loco, verdad?

Todos tenemos un semáforo incorporado dentro de nosotros, pero no le hacemos ni puñetero caso.

Y luego nos quejamos de que nos va la vida como nos va. Si le hiciéramos más caso al semáforo, otro gallo cantaría.

Te habrás empeñado en conseguir salir con esa chica, en que tu proyecto empresarial salga adelante, por lo legal o por lo criminal, habrás intentado conseguir ese ordenador que tanto te gustaba, pero no ha habido manera.

Lo has intentado de todas las maneras, y tú ERRE que ERRE, hacías lo posible e imposible para llegar a tu meta. Pero lo único que recibías, eran NO.

Pero no le hacías caso, tú cabezón, seguías adelante. ¿Y qué acabaste consiguiendo?

Una de las leches más antológicas de tu vida.

En el fondo sabías que no le gustabas a esa chica, sabías que tu producto no marcaba tanto la diferencia, como los demás, sabías que no era el momento de subir al Everest, con esos kilos de más y la inexperiencia que arrastrabas… Pero te daba igual, tú seguías y seguías, aunque sabías que te la ibas a pegar.

Aunque cuando hablamos de la intuición, pensamos que eso es para gente “especialmente rarita”, pero todos la tenemos incorporada. Sin embargo, una cosa es que le hagamos caso o no.

Buscamos en los demás, sus opiniones para que nos digan si estamos o no en el buen camino, a la hora de conseguir el éxito añorado o liderar un proyecto.

A LOS DEMÁS TIENES QUE ESCUCHARLES, TIENES QUE SER EMPÁTICOS CON ELLOS, PERO LA ÚLTIMA DECISIÓN TIENES QUE TOMARLA TÚ.

imagesPero como muchas veces hemos hablado, tomar las riendas de nuestra propia vida, eso no mola. Mejor que los demás se hagan responsables, y si no consiguen los resultados, la bronca para los demás. Mientras nosotros vemos la vida pasar.

La intuición, el corazón, “ése no sé, que sé yo...” como tú quieras llamarlo, es tu semáforo.

Es eso que te dice, que tienes que dar el paso adelante, que tienes que hacer caso omiso a las reglas establecidas o darles la razón a tus padres, aunque no quieras, porque la tienen.

Es escuchar eso que tenemos en el lado izquierdo de nuestro cuerpo, pero que no le hacemos ni caso, ya que cuando llegamos a casa, después de la rutina de 8 horas, ponemos la música a toda caña o los informativos, para no escucharle, las verdades que nos tiene que decir.

No estoy diciendo que cuando el semáforo esté en amarillo, no tengas que seguir, que rechaces por siempre jamás tu sueño o el seguir dando pasos, SINO QUE TENGAS CUIDADO, porque tu semáforo te está diciendo, que por ahí no vayas o que aprendas algo, que estás obviando.

Así que tenlo en cuenta.

También habrás recibido semáforos rojos en tu vida.

Cómo hagas eso, sabes que te llevarás un castigo, Sacar un suspenso supone que repitas curso, no eres apto para este puesto de trabajo, sólo me gustas como amigo, lo siento…”

Todos hemos recibido un NO categórico y fulminante.

Nos dicen que ése camino no lo tenemos que seguir. Que está cerrado para nosotros. No te estoy diciendo que seas insistente con esa persona que te ha dicho que no, porque su luz verde seguro que será una orden de alejamiento, en días.

Hazte una pregunta: ¿Qué has aprendido de beneficioso con esa luz roja?

El orgullo siempre conduce a las caídas, no lo olvides.

Sé que en esos momentos pensaras que nada. Que soy un absurdo pensando que algo bueno sacaremos de algo que no hemos conseguido. PUES SI, ALGO BUENO SIEMPRE HAY.

Es una de las cosas que he aprendido de todos los canallas, y que recojo en “Liderazgo Canalla. Saca tu lado más rebelde”.

Que ellos, de todo lo negativo, que la gente normal podría considerar como una gran catástrofe, sacan algo positivo que les hace impulsarse más rápidamente hacia el éxito que han soñado.

Echa la vista atrás, mira lo que has conseguido, has caminado por sitios insospechados para ti, y ahora te están diciendo o que no es el tiempo, o que tienes que seguir aprendiendo hasta alcanzar la cima… Mira todo lo bueno que has sacado de la situación y aplícalo a la nueva estrategia.

Claro que nos gustaría que toda nuestra vida, fuera un semáforo en verde. Sería la ostia, pero te aseguro que los coach, los libros de autoayuda, nada de eso existirían, ni nadie hablaría de la felicidad, porque ya lo seríamos….Y MENUDO COÑAZO SERÍA, LA VERDAD.

Así que empieza a hacerle más caso a tu semáforo interno, porque te librarás de muchas leches, aprenderás más cosas de las que te imaginas, y sobre todo, vivirás el camino, con más foco.

¿En qué situación está tu semáforo?

El pasado día 3 comencé la Gira “Canalla Tour” en Pamplona. Este día 10 de marzo estaré en Zaragoza, presentando “Liderazgo Canalla”, os espero.

Alberto Joven :”Luchar, esforzarse, caer, levantarse, y volverse a caer. Es la vida.”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a Alberto Joven

alberto jovenAlberto, es uno de esos jóvenes disruptivos, que no son reconocidos por la calle por sus apariciones en televisión, sus libros o sus extravagancias. Pero es uno de las referencias que tiene nuestro país en el mundo de la empresa y en el de las gestorías de las mismas, principalmente. reconocido por su buen hacer profesionalmente y en su día a día, con quienes lo conocemos.

Podríamos pensar, que es una de esas personas, que teniendo un puesto de trabajo, su vida es tranquila, sin sobresaltos, con sus 8 horas de trabajo, y el resto a la familia. Pero no es así. Así no llegan las oportunidades, así no llega el éxito, la felicidad, el descubrir donde están sus limites.

Alberto, tras trabajar años en una gestoría, ha dado el salto al vacío. Al miedo hay que tenerle respeto, pero nunca dejar que te bloquee, frase que rige su vida. Montó su propia tienda así como también formar parte de una gestoría revolucionaría en Zaragoza, que está triunfando desde el principio. Pero no sólo eso, se da siempre a´los demás, a través de acciones que producen resultados en su entorno, impulsando valores como la solidaridad, trabajo en equipo y transformación allá donde va.

Hace unos días hablé con una persona, que todos los días deja su poso en la sociedad a través de sus acciones y sueños.

GRACIAS  Alberto  por recordarnos que hagamos lo que hagamos, siempre lo disfrutemos, siempre sonriamos, porque siempre acabaremos sacando un aprendizaje de dicha situación, por negativa que fuera.. Podéis conocerlo más a través de  Web, Facebook y Twitter.

Sabes que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin .

.- Ante una oportunidad en la vida… ¿Qué hacer?

¿Qué es una oportunidad? ¿La buscamos o se nos aparece?

Sea como fuere… Si.

¿Te he contestado? Creo que sí, somos similares.

.- ¿Qué legado te gustaría dejar a la sociedad cuando no estés?

¿Quién es nadie para dejar un legado a los demás? ¿Quién es nadie para decir a otro como debe de hacer las cosas?

La palabra legado, me parece excesiva.

¿Un recuerdo? Una sonrisa, cuando alguien esboza una sonrisa al pensar en ti, es lo máximo que puedes obtener de nadie. Una sonrisa interna o externa… nada más.

La gente te recuerda por cómo eres, no por quien eres, ni lo que has sido.

No obstante, al final me vas a hacer contestar… me gustaría que me relacionasen con el esfuerzo en la vida

.- Con actitud, ¿Cómo se ve la vida?

Como en una montaña rusa (supongo porque no me he montado nunca). De todas formas, solo pienso lo triste que debe verse sin actitud.

.- ¿Qué es emprender? ¿Y qué no es?

Emprendedor… la palabra de moda.

Emprender es levantarse por la mañana y tener la cabeza llena de ideas, llena de proyectos, para ti y para los demás

Emprender es tener fiascos y desilusiones y volver a pensar en crear algo unas horas después.

Emprender es luchar por cambiar tu vida, luchar por vivir de un modo distinto que te sirva para ti y para los tuyos

Emprender es estar de copas y pensar cuantas copas salen de una botella de ron y cuantos hielos caben en una bolsa

Emprender es estar en modo ON todo el día

¿Qué no es emprender? Paso palabra, creo que sería muy duro y me gusta ser claro.

Solo voy a decir una cosa… no confundan ser Autónomo con Emprendedor. Gracias.

.- Cuando ves tu tienda abierta… ¿Qué ves?

Ilusión, satisfacción, reconocimiento interno… ganas de mejorar.

Mi tienda ahora es parte de uno de los quesitos de mi vida. Si no fuera emprendedor, mi tienda sería un punto final, pero se ha convertido en un punto y seguido.

¿Sabes cuál es la mayor satisfacción que me da mi tienda? Saber que tengo una persona allí trabajando que es feliz, y que estoy consiguiendo (Creo) tratarla como a mí me hubiesen gustado que me tratasen en su día.

.- ¿Qué le dirías a una persona que quiere caminar hacia sus sueños?

Que solo se vive una vez. Fin de la cita.

.- ¿Cuáles son los ingredientes para el éxito?

No sé lo que es el éxito. No me gusta el éxito, porque parece que el éxito es un final, y a mí no me gustan los finales.

El éxito para mi es levantarme cada día con la idea de poner en marcha nuevos proyectos, conocer nueva gente, compartir, colaborar…

.- ¿Qué no nos dicen que es emprender?

Ir a la Seguridad Social a por tu tarifa plana de 50 euros y abrir una tienda de cigarrillos electrónicos.

Eso nos dicen que es emprender, pero eso, no es emprender

.- ¿Cómo te gustaría te definieran?

Hombre… sobre todo como una buena persona.

A partir de ahí, tengo mis rarezas y mis “radicalismos”. Lamentablemente, a veces soy de “o blanco o negro”, pero vamos, siempre argumentando el por qué. Soy cabezudico, lo reconozco.

Me voy a mojar un poco más, que contigo hay confianza.

“Un luchador” así me gustaría que me definieran.

.- ¿Qué valores crees que hemos perdido y son indispensables para vivir?

Respeto, no existe. Si tú no piensas como yo, ya no vale lo que piensas, y encima, te insulto.

Educación, estamos cambiando su significado. A medio largo plazo, nuestros hijos tendrán un problema debido a la sobreprotección a la que les estamos sometiendo

Cultura del esfuerzo, se está perdiendo por completo.

Cultura empresarial… si algún día existió para algunos, se les debió olvidar debajo del felpudo de su casa.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad? ¿Y tu palabra favorita?

Ufff… David, que duro.

No sé lo que es la felicidad. No puedo describirlo… te mentiría si fuese capaz de describírtela.

Mi palabra favorita… llámame pesado. Esfuerzo.

.- ¿Cómo se viven los fracasos? ¿Tenemos que jugar también con las expectativas?

Los fracasos no se viven, se sufren. ¿Cómo? No hay ningún manual…

Si tú te pinchas con una aguja, sabes que te va a doler, pero nunca reaccionas de la misma forma al dolor, no sabes cómo reaccionarás… ni tu cuerpo ni tu mente.

Las expectativas, es un intangible. Hay que tenerlas en cuenta… pero no obsesionarse con ellas.

Si yo te preguntara… ¿qué es el infinito? Es lo mismo que una expectativa… nada y todo

.- Después de un sueño… ¿Qué viene?

Otro sueño, ¿qué aburrimiento si no verdad? La vida son sueños, reales.

Objetivos, misión y visión.

Y que la vida siga dando vueltas

.- ¿Es un arte empezar el caminar hacia un reto?

Es un arte terminar ese reto para empezar otro.

Montarnos en un coche sabemos todos… conducir, algunos… llegar al destino, algunos menos. ¿Pero si llegas al destino y no te mueves, para que has ido?

.- ¿Cómo sabemos en lo que somos buenos?

Me haces ser demasiado directo.

Porqué los demás no nos dicen que nos hemos equivocado. Así de sencillo.

La gente no te dirá que eres bueno en algo, te dirá en lo que te equivocas.

.- Una reflexión para los lectores del blog.

“Lo más fácil que hay en la vida, es dar consejos a los demás”

Yo jamás doy consejos, porque lo que a mí me ha funcionado, puede que para otro sea un desastre. No hay dos personas iguales, no hay dos momentos idénticos.

Trabajar, luchar, esforzarse, caer, levantarse, y volverse a caer. Es la vida.

¿Quieres un ejemplo? Los Ñus cruzando en el Masai Mara. Eso es la vida.

 

¡¡Basta ya de rodeos…al grano…!!

Fe es dar el primer paso, incluso cuando no ves toda la escalera” decía Martin Luther King.

eufemismosEstamos sufriendo una gran lacra  y nadie dice nada.

No es que no consigas seguidores para tus redes sociales, no es que la chica que te gusta, sepas que está con otro chico y pase de ti, no es que no te haya aceptado esa solicitud en Linkedin el gurú de turno, que tanto te apasiona.

Por esas cosas nos morimos, dejamos de comer, lloramos, pataleamos como cuando éramos pequeños y no conseguíamos que nos compraran ese juguete que todo el mundo tenía.

En el día de hoy, cosas como esas, para nosotros son la mayor catástrofe que podemos sufrir.

¿Y qué pasa si te dijera que ése es un problema mínimo con lo que realmente nos pasa?

Seguro, que estarás pensando : “No hay nada peor que esa chica con la que estoy todos los días, no me haga caso..No hay nada peor que no consiga superar el número de seguidores o de Likes en Instagram… No hay nada peor a eso, David..”

Si, y lo peor de todo, que los seres humanos lo sabemos, pero preferimos mirar a otro lado.

¿Qué nos pasa?

Que somos seres con patas, que nos relacionamos a través de EUFEMISMOS.

¡¡Y ASÍ NOS VA!!

Eufemismo es “Palabra o expresión suave o decorosa con que se sustituye otra considerada tabú, de mal gusto, grosera o demasiado franca”.

En definitiva, miedo a deletrear lo que queremos o sentimos.

SERES QUE TENEMOS MIEDOS A SENTIR Y A SER.

No estoy diciendo que viviendo sin eufemismo, todas nuestras dificultades desaparecerían, pero sería un gran principio para ello.

Estoy enamorado de ti, pero mis amigos tengo miedo al qué dirán, así que será lo mejor que lo dejemos… No me salen las palabras, no sé cómo expresar lo que me está pasando.. Así que mejor lo olvidamos…Hoy tengo ganas de sentirte toda la noche… Siento que necesito un cambio laboral…”.

Son algunos de los eufemismos que he ido oyendo y recuperando a lo largo de esta semana.

Lo que las personas en realidad querían decir era:

Estoy loco por ti, pero las apariencias y las creencias que tengo me dicen que no tengo que estar contigo porque eres totalmente diferente hasta lo que ahora había vivido y no quiero me rechacen en mi grupo de gente…Tengo miedo a expresar con palabras lo que sé que es así, que tengo miedo a sentir, a dar el paso hacia adelante, porque sé que es nuevo para mí y no sé si podré dominar la situación…Hoy me apetece hacerte el amor toda la noche como si no hubiera mañana y acabemos muertos.. Estoy hasta los webs de mi jefe y siento que no me tiene en cuenta, además siempre he querido montarme por mi cuenta y es lo que pienso hacer..”

¿A qué hay diferencia entre lo que decimos y lo que realmente sentimos? ¿A qué en la 1 situación nos vamos por los cerros de Úbeda y en la siguiente somos más claros que las aguas de las Islas Vírgenes?

¿Y por qué no vivimos en función de la 2 opción?

Porque nos han educado en un mundo basado en la burocracia, en los límites, en el aparentar, que el sentir es de sensibles, tenemos que ser fríos como el hielo; y en el que sabemos que si nos salimos de lo establecido, tendremos un castigo.

¡¡BASTA YA DE ESA EDUCACIÓN, ESOS FORMALISMOS Y DE UNOS LIMITES QUE NO EXISTEN DE VERDAD!!

eufemismosCon esos eufemismos, perdemos la gran oportunidad de sentir, DE VIVIR DE VERDAD, de respondernos esa pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez y que cantaba Siniestro Total:

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos?.

Cuando vamos con eufemismos:

.- Nos perdemos oportunidades de descubrir que hay detrás del Rey Miedo que sentimos. Descubrir talentos que tenemos ocultos, situaciones a experimentar. Un capítulo entero que dedico a él en “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”.

.- Por aparentar, nos ponemos más mascaras encima, para nunca saber quiénes somos de verdad. Hasta el día que explotemos (si lo hacemos) como Hulk rompiendo la camisa de fuerza que nosotros mismos nos hemos dejado ir poniendo a través de creencias, miedos y demás tonterías, porque era mejor que indagar, expresar nuestras emociones y/o deseos.

.- Perdemos la oportunidad de vivir en el presente, que es lo único que tenemos. Vivimos esperando un “premio” de los demás en un futuro, porque estamos siguiendo las “pautas” que nos recomiendan” y mientras tanto ¿Qué estamos haciendo? Sobreviviendo en el presente.

No te creas ni tú, que estás viviendo ideal si sigues las “pautas” de los demás, porque no lo haces. SOBREVIVES.

.-Somos unos “Finolis- hipócritas que disfrazamos la verdad”. ¿Es que nadie se cabrea como una mona en el mundo? ¿O es que todo el mundo dice que le han elevado la sangre? ¿Es que nadie siente que le apetece tener sexo con esa persona como si no hubiera mañana? ¿O todo el mundo dice que quiere sentir a esa persona?. De pequeños nos enseñaron que por la vida hay que ir siempre con la verdad por delante, y ahora en la “in-madurez”, no lo hacemos.

¿Por qué tantos rodeos a nuestra felicidad y sueños? ¿Por qué tenemos miedo a ser claros?

.- Hacemos la vida más complicada de lo que realmente es.

Sé que muchos mundos creados “artificialmente” se rasgarán las vestiduras con lo que acabo de decir, pero es lo que pienso.

Me llegan emails de muchas partes del mundo, en los que me cuentan, que aún habiéndose “reinventando profesionalmente” no han conseguido los resultados que esperaban o le prometían.

Porque ésa reinvención, es un proceso “químico” como los demás, nos ponemos una máscara más, nos subimos a una moda,  como si fuera un  “bote salvavidas”, y más en momentos de crisis. Pero la pena, que si miráramos dentro de nosotros, si nos quitáramos de mascaras adheridas durante años, si miráramos más dentro que fuera, si miráramos un poco más allá que de nuestro ombligo, veríamos que al lado de ese “bote” tenemos un transatlántico esperándonos, en el cual, la felicidad, la pasión, el vivir, los sueños hechos realidad, la fuerza de voluntad, la motivación son tripulantes del mismo.

Tú eliges.  Pero lo que pasa que no escudamos en los eufemismos, porque en realidad lo que tenemos miedo es al éxito, a la felicidad, a descubrirnos, por mucho que promulguemos esa búsqueda.

¿Cuántos eufemismos rigen tu vida? ¿Por qué? ¿Por qué tienes miedo a ponerle nombre a lo que sientes y quieres?

 

 

¡¡Tú y tu agenda!!

Un tiempo para cada cosa y cada cosa en su tiempo“.

AGENDA¿Tienes una agenda? Cógela.

Ahora mírala y responde de forma sincera… ¿Qué pasaría si estuviera absolutamente vacía?

Se nos iría el alma al suelo. Pensaríamos que no somos nadie en este mundo, que no somos profesionales, que no tenemos ningún tipo de éxito, ni profesional, social o personal.

¿Pero qué pasa cuando tenemos la agenda llena? Creemos que somos nuestra agenda. Que somos importantes, que no paran de llamarnos de eventos ,que tenemos cientos de clientes que están desesperados por nuestra ayuda, que tenemos amigos de todo el mundo que quieren vernos..

La vida nos va genial, somos los mejores, y todo nos los dice nuestra agenda.

En el cuento de Blancanieves, era el espejo quien le decía a la malvada bruja si era la más bonita del mundo. En la actualidad, es nuestra agenda quien nos dice quienes somos en función de las cosas que tenemos que hacer o no hacer.

Pensamos que tenemos todo el tiempo del mundo para hacer todo, quedar con amigos, ir a una conferencia, atender llamadas, ir a ese concierto o conquistar a la chica de nuestros sueños.. Pero cuando menos nos lo esperamos, nos damos cuenta que el tiempo ha pasado y no hemos hecho todo aquello que habíamos soñado.

Pero no lo hacemos, porque tenemos que hacer caso absoluto a lo que nos dice nuestra fiel compañera, la agenda.

Ella nos dice quienes somos, profesionales reputados, amantes experimentados, amigos comprensivos o integrantes de una familia espectacular.

Así que hagamos caso omiso a nuestros sueños, porque nuestras “mascaras” sociales y personales, de momento, no nos hacen daño.

Como bien dice Santiago Álvarez de Mon, en su libro: “Mi agenda y yo”, (libro que os recomiendo) dime qué haces con tu tiempo y te diré quién eres.

Somos lo que nos dice la agenda, pero también sentimos que no somos, aquellos que no tenemos escrito en el día 1 de enero.

Pero tenemos un miedo atroz a perder aquellas cosas que tenemos escritas en la misma, como tener una agenda en blanco.

Me encanta la hipocresía de mucha gente, que enarbola la bandera del mindfulness y del vivir en el presente.

¿Por qué? Porque hasta ellos, no saben hacerlo.

Estamos tomando algo con la chica que nos gusta, y estamos pensando en la conferencia que tenemos que dar mañana, estamos riéndonos con nuestros sobrinos y estamos esperando a ver cuando la persona que nos gusta, se digna a decirlos algo por whatsapp, o estamos teniendo una reunión importante con un cliente y estamos pensando qué hará nuestra madre hoy para comer.

NO SOMOS NUESTRA AGENDA, SOMOS LO QUE HACEMOS CON NUESTRO TIEMPO.

No vivimos el presente, porque tenemos miedo a darnos cuenta que quizá tenemos miedo a dejar ese trabajo que nos ha dado un status anhelado, o que quizá es la hora de dejar marchar a esa pareja que nos ha dado tanto pero no estamos enamorados de ella…

Te lo propongo, un día en blanco en tu agenda. Un día absolutamente para ti. Sin obligaciones, sin gente a tu alrededor, mirándote al espejo y haciéndote preguntas tipo:

¿Realmente eres feliz con tu vida? ¿Qué te gustaría hacer con tu tiempo? ¿Qué no haces que sientes que quieres hacer? ¿Tendrías que tener más ocio en tu agenda? ¿Hacer más caso a tu familia, a tu pareja, a tus hijos?

Llora, grita, lo que necesites que tienes que hacer, cuando empieces a escuchar a tu corazón. Órgano que has tenido dormido todo por y para tu agenda, que no fuera a ponértela patas arriba, cuando en el fondo, sabías que no estabas haciendo lo que tenías que hacer.

1Cuando empiezas a construir tu agenda, desde la coherencia, desde tu esencia, empezaras a aligerar esa mochila que llevas desde que te levantas hasta que te acuestas.

Si, te sentirás raro, desnudo, como tú quieras llamarlo. Pero aligerar el equipaje, te llevará mucho más rápido a eso que todos buscan, que se llama felicidad.

Muchas agendas, están llena de cosas que LOS DEMÁS creen que es importante para los dueños de la agenda… ¿Y lo que es importante para nosotros?

Eso no lo hacemos, porque sino pensarán que somos unos egoístas, unos déspotas, que no hacemos caso a los deseos de los demás o a las imposiciones por su parte.

Pero lo que haces con tu tiempo, demuestra quien eres, los valores que tienes. Si haces lo que los demás exigen que hagas, tienes falta de confianza en ti mismo, miedo , autoestima bajo mínimos.. ¿Qué conseguirás con ello? Resultados pésimos, peor aún sabiendo que podríamos hacerlo mucho mejor. Pero como tienes miedo al qué dirán, no lo haces.

En un mundo tan interconectado, competitivo pero inspirador, en el que no podemos pararnos a pensar qué hacemos con nuestro tiempo, ES ALGO IMPRESCINDIBLE.

Cuando aligeramos la carga y sólo nos queda por lo que lucharíamos con uñas y dientes, cuando lo vivimos, fluimos.

Si esa sensación de que las horas se te han pasado como segundos, haciendo lo que es importante para ti, esencial.

Todo Canalla y empresa canalla ha triunfado, porque lo que era accesorio, lo delegaban o lo dejaban a un lado y disfrutando lo esencial para ellos, disfrutaban consiguiendo resultados espectaculares.

Cuando fluimos, estamos siendo nosotros mismos. No habla nuestro cuerpo, habla nuestros talentos, nuestro ser.

¿Qué sensaciones tienes cuando fluyes?

Eso eres tú, porque la energía luce más desde la tranquilidad que desde las expectativas.

Así que si quieres saber realmente quieres eres tú, empieza a investigar cómo gestionas tu tiempo, porque ahí tienes el principio del comienzo, a la respuesta que todos nos hemos preguntado alguna vez.

Os dejo la entrevista que me realizó Francisco Alcaide para “Libros de Management” así como podeis adquirir en todo el mundo “Liderazgo Canalla” pinchando AQUÍ.

 

Mikel Izal: “El éxito no es lo mismo que el reconocimiento público”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a Mikel Izal.

mikel izal

En una sociedad, en la que se nos enseña, que cuando estamos en la cima, tenemos que hacer lo que sea, para seguir en ella, en la que se nos dice, mientras dure, tú sigue aprovechándote de la situación.

Mikel Izal, cantante y compositor del grupo Izal, junto a su grupo han decidido despedirse de los escenarios españoles hasta 2018, para expandirse internacionalmente y crear nuevos trabajos.

Autor de himnos como “La mujer de verde”, “El baile” o “Pánico Práctico”, con un estilo propio, desmarcándose de clones, y en la que su lema es que todos se apoyen en todos. Tuve el placer de hablar hace unos días con Mikel como con Alejandro (batería), sobre cómo viven todo el reconocimiento al trabajo bien hecho, las sensaciones de hacer por lo que siempre han sentido pasión y que nunca hay que tirar la toalla cuando sabes que estás haciendo lo que sientes.

GRACIAS  Mikel y Alejandro por recordarnos que la suerte es quien para la trabaja constantemente y que el éxito no es lo mismo que el reconocimiento público.. Podéis conocerlo más a través de  Facebook, Twitter e.

Sabes que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin .

.- ¿Quién es Mikel Izal?

Compositor del grupo, cantante y cara. Un compañero único e irremplazable, como los otros 4 componentes que forman Izal.

.- ¿Cuál es el principio para hacer realidad un sueño?

El trabajo duro, la constancia y por supuesto la confianza. Siempre hemos creído en estos valores y los hemos defendido por encima de todo.

.- Para quien no conozca Izal, ¿Qué le dirías?

Que es una propuesta sincera, honesta y que empezaron formando 5 personas que creían en lo que hacían convirtiéndose en una pequeña gran familia.

.- ¿Qué dejas atrás al salir al escenario?

Los camerinos! Y los miedos. Durante el tiempo que estamos en el escenario disfrutamos cada minuto como si fuera el último siendo consciente de que vivimos, como decías antes, un sueño.

.- ¿Qué quieres ser de mayor?

Cada uno teníamos nuestros sueños supongo cuando éramos pequeños. Ahora nuestro sueño es nuestra realidad. Yo personalmente de pequeño quería ser inteligente, así de mayor podría ser lo que quisiera (sí, un poco estúpido).

.- ¿Qué sentirás cuando terminéis el último acorde de esta gira?

Por supuesto mucha nostalgia, y después nos centraremos en el siguiente paso, no hay que perder demasiado tiempo echando de menos cuanto tenemos otras tantas cosas maravillosas por delante.

.- Echa la vista atrás… ¿Pensabas que ibais a conseguir todo lo que estáis consiguiendo?

Creo que ninguno pensábamos mucho en esto, luchábamos por ver hasta donde podríamos llegar y seguimos en ello. Nos centrábamos siempre en el siguiente paso, y así seguimos.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad? ¿Y de éxito?

izalEstar en paz con uno mismo haciendo lo que te apasiona. Creo que es difícil no ser feliz viviendo lo que estamos viviendo la verdad. El éxito si es más relativo… a veces se confunde con el reconocimiento público, y en nuestro caso creemos que no es necesario.

.- ¿Para quién es la suerte?

Para quien trabaja sin descanso. La suerte jamás nos pillará sentados en el sofá. A nosotros nos pillo migrando a otra ciudad (en caso de Gato, a otro país) y buscándola mediante esfuerzo.

.- ¿Qué no harías sin todo el equipo que tienes detrás de tuya?

El 80% de lo que hago ahora. Sin ellos sólo tocas. Con ellos puedes dar un show como el que trabajamos y que defendemos gracias a una multitud que se nos escapa de las manos. Es maravilloso contar con gente tan profesional como grande a nivel personal.

.- ¿Qué piensas cuando te levantas y sabes que ese día tenéis concierto? ¿Y el día que no?

Se asemeja a cuando eres pequeños y es el día de reyes. El día que no valoras el descanso y la rutina. Cuando haces lo que te gusta a todo le puedes encontrar la parte positiva.

.- ¿Qué te inspira el mundo?

A menudo encuentras miles de injusticias y hechos tristes, pero afortunadamente otras veces contrasta con otras tantas por las que merece la pena vivir. Al final hay que encontrar qué puedes sacar de cada hecho y exprimirlo al máximo.

.- ¿Pensasteis alguna vez tirar la toalla? ¿Todos tenemos una mujer de verde a nuestro alrededor?

Es curioso pero aunque si nos vimos al límite muchas veces jamás pensamos en rendirnos, no lo tuvimos nunca como opción. Quizá si fue porque teníamos a una mujer de verde guardándonos.

.- ¿Cuál es el mejor consejo que te han dado y nunca olvidas?

Pase lo que pase en tu vida, aunque todo vaya mal, aunque pierdas todo, siempre te quedará la música.

.- Una reflexión para los lectores del blog.

Que nunca falte esa música que siempre te salva.