¡¡Vivimos pendientes de un Ranking!!

Un ranking te descubre qué nivel de ego tienes” David Asensio

Por favor, Respóndeme a esta pregunta:

¿Crees que tu Marca, necesita imperiosamente salir en un ranking? ¿O el mejor ranking es el que dicten tus clientes?

Yo creo que NO. Pero según lo que voy viendo en redes sociales, parece que si no sales en un Ranking no eres nadie en la vida, ni ya hablamos en el 2.0.

Llegan las Navidades, y nos encontramos cientos de ranking.

Los mejores artículos del año, los profesionales a tener en cuenta para el año 2018, los mejores blog para aprender sobre Branding, los nominados a los premios de mejor blog del año en el campo de…”

Lo único que hacen es destapar el frasco de las esencias “reales” de las personas.

Sé que muchos de las personas que se creerán identificadas en este articulo, (y si, vosotros me inspiráis, gracias), pensaran que estoy resentido porque no salgo en ninguno o no he sido nominado en alguno.

¡¡ESTAIS E QUIVOCADOS!!.

Siempre tengo la filosofía Bisbal. ¿Cuál es?

Prefiero quedarme segundo, trabajar apartado de los focos y conseguir como una hormiguita mis sueños, que no depender de lo que digan los demás de mí, para creerme alguien o sentir que todo esfuerzo está valiendo la pena.

Siempre digo que estoy en contra de la famosa frase de Jeff Bezos, que tiene sobre el Branding. Dice algo así como:” Tu marca es lo que otras personas dicen de ti cuando tú no estás en la habitación”.

Y con esto de los premios, lo llevamos al extremo.

Si no salimos entre los nominados, la liamos parda. Hasta en alguna situación mostramos actitudes “políticamente incorrectas” de un auto considerado “gurú”. Otras se llaman a las personas que ha realizado el listado, para comentarle de una forma “no educada” porque no salía en dicho listado. Y no son situaciones surrealistas, sino que están sucediendo a día de hoy.

El Branding, aquello que promulga el dar valor, el que seamos todos únicos, en el que para que te cojan en un puesto de trabajo tienes que hacer un book de fotos que ni las modelos de la pasarela de Milán, donde se promulga que hay que crear lideres, humildad y en el fondo esperamos que nadie nos lidere en la lista en la que anhelamos entrar.

¿Dónde se queda lo que promulgamos a los demás?

Todo queda en “aguas de borrajas” porque tenemos que ser considerados como el mejor blog, el mejor conferenciante o estar dentro de la terna de los mejores artículos del mes.

Depender de los resultados de un ranking es:

.- Depender de la opinión SUBJETIVA de una empres a o de una estadística, es no creer en lo que estás haciendo.

Creer que estar en una lista, es sentir que tu trabajo es reconocido, es expresar que todo lo que hacías, es por y para aparentar. Tienes que tener tu propio reconocimiento. El mayor éxito que una persona puede sentir, es irse a dormir sabiendo que ha hecho todo y más durante el día por y para su sueño. Lo conseguirá o no, pero sabe que ha dado todo por su propósito.

.- Querer ser un producto de masas y no especializarse, como se proclama.

Estar en una lista, es apostar por seguir las normas de la sociedad. Y que yo sepa el Branding, la disrupción, la autoestima,…no es lo que proclama. Una lista, nos está etiquetando, nos está diciendo que somos mejores o peores que otras personas. Las usamos para que vean que somos “alguien” ante los demás.

Conozco gente que nunca ha salido ni saldrá en una lista, ranking ni cosas parecidas. Que tienen sus clientes, su movimiento y que facturan mucho más de lo que muchos de nosotros nos podríamos imaginar.

Desmárcate de lo que digan los demás y sigue lo que dicta tu corazón. Te dará más resultados, te lo aseguro.

.- Es demostrar que solo das por aparentar y no por ser.

Sé que mucha gente pensara, que salir en un listado es la consecuencia al trabajo y esfuerzo realizado. La consecuencia del esfuerzo que hagas, tiene que ser irte a dormir feliz y si además sabes que has ayudado a una persona, ya te aseguro que se te caerá la baba en el almohadón. Cuando das a los demás, sin esperar nada a cambio, sin ningún propósito, te aseguro que conseguirás éxitos muchos mayores que los que la gente pelea por salir en una lista de esas.

El verdadero avance no se promulga, el verdadero avance no está

Y además podremos tener muchos amigos gracias a la salida en listas, pero una pregunta ¿Cuántos amigos tienes a tu alrededor que no les importa donde salgas y si quien eres?

.- Demuestra lo que es “bueno”, en un momento. ¿Pero alguien conoce una lista de lo que no nos gusta?

Sé que existe la lista de los Razzie, películas más “infumables” de Hollywood. Pero hace días preguntaba a un conocido de este mundo: ¿Tú serías capaz de hacer un listado de libros que no te han gustado durante el año?

Me contestaba que no. Que se liaría parda, que le dejarían seguir muchas de esas personas que le siguen pero que sus libros “son infumables” pero que no se ha atrevido a decirlo..

En un mundo donde se suicidan por perder una estrella Michelin o un comentario fuera de tono en redes sociales. Me pregunto: ¿Las marcas las creamos por ego o por qué realmente sentimos lo que hacemos y nos da igual lo que piensen los demás?

Por lo visto las marcas, son como las personas, adictas a “resultados inmediatos”, locas por aparentar y con ganas de refrotar a todo el mundo que somos consideramos como la marca, empresa más innovadora del año…

A través del estudio de empresas, para mi siguiente libro que saldrá el próximo febrero, he podido aprender de ellas:

.- El verdadero éxito es ayudar en la vida de los demás, a través de tus acciones y pensamientos. No a través lo que diga una revista o una clasificación.

.- Sólo tú, debes darte el premio del mejor en tu campo. Y se consigue siendo mejor que el día anterior, que el año anterior.

.- Es el verdadero valor el que marca un antes y después. El que sale de ti, el que das a los demás sin ninguna expectativa, el que te sale de tus entrañas, el que produce un verdadero cambio y demuestra que eres “diferente” a lo habitual. No el que lo hace por una estrategia, ni gracias a técnicas de SEO o marketing digital.

.- Si te “quema” no haber salido en un ranking, seguro que tu futuro no es muy halagüeño. Además de no estar realizando tu por qué en la vida.

.- Que sean los demás los que hablen de ti, no uno mismo el que sólo sepa hablar de sus “triunfos”. La gente no es tonta y acabaran cansándose de ti, por plasta.

Nunca olvides que no eres lo que digan los demás de ti y si lo que te esfuerzas por ser mejor que ayer y por dar más a tus clientes…

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

 

Anuncios

¡¡ Un Te quiero y un Adios!!

“Eres el adiós que nunca sabré decir”

Hace unos días me preguntaban:

¿A qué palabras has tenido miedo en tu vida?

Dije que a 2:

TE QUIERO y a un ADIOS.

Sin dilaciones, sin miedos al que dirían, salieron de mi boca como una bala sale de una pistola directa a su diana.

Creo que son las dos palabras más difíciles de pronunciar por un ser humano y las que más transformación producen.

Nos cuesta decir TE QUIERO.

A pesar que las películas de Disney, las de las 3 de la tarde los sábados y algún realilty que nos dicen lo bonito que es el amor, los vaivenes tan divertidos que viviremos y lo chulo que es pasar el domingo por la tarde en el sofá y una manta, tenemos un miedo atroz a decir, TE QUIERO.

Ya no estoy hablando de un Te quiero como una posible pareja, simplemente un te quiero como amigo, hermano o familiar.

Nos cuesta, y mucho.

¿Por qué?

Porque TENEMOS MIEDO.

Miedo a que nos miren raro, a ser rechazados, a que piensen que somos de otra orientación sexual, a que seamos “demasiado” sensiblones o vete a saber qué locura se le ocurrirá a nuestro cerebro como excusa para no dar el paso adelante.

¿Y mientras tanto? Una nueva oportunidad perdida de demostrar a esa persona cuanto sentimos por ella.

Sé que estarás pensando, “Pero yo lo demuestro de otras muchas maneras..No hace falta que diga nada, lo hago todo los días a través de diferentes acciones o con regalos en los aniversarios…”

¡¡ERROR!!.

A través del estudio realizado, tanto con hombres y mujeres, SI agradecían determinados hechos, sorpresas o situaciones que demostraban el amor que tenía otra persona por ellos., pero sin un te quiero de sus labios, sentían que faltaba algo.

Me viene a la mente una situación parecida para que la entendamos mejor.

Piensa en tu grupo favorito. Piensa que estas en su último concierto. Van a tocar tu canción favorita, ves como la tocan, como la sienten, como vibran, pero no oyes ni una sola letra de sus bocas. ¿Cómo te sentirías?

Así se sienten las personas cuando no oyen un TE QUIERO de esa persona. Tampoco te digo lo que uses como un mantra y rayes la cabeza de la persona, repitiéndoselo cada minuto. Pero SI cada cierto tiempo o en las ocasiones que sientas que corresponden.

Muchas veces te aseguro que tiene más valor un TE QUIERO que todas las sorpresas que le hayas dado a esa persona hasta entonces. Siempre deja más huella

Y déjame hacerte una pregunta: ¿Qué pasaría si nunca más pudieras decir a esa persona lo que sientes por ella? ¿A qué no te lo perdonarías nunca? ¿Entonces qué vas a hacer?

Vivimos con miedo al ADIOS.

Nos desvivimos en la desesperación de encontrar una seguridad. Seguridad en el trabajo, con las amistades, con la familia, con la pareja… Pensamos que si encontramos todo lo que nos dicen que tenemos que tener, y más a una cierta edad, ya seremos considerados “ciudadanos de 1ª”.

Y cuando lo conseguimos, parecemos Golum con nuestro anillo. Hacemos todo lo posible para que no se vaya de nuestro lado todo eso conseguido. Y cuando ya creemos que no se marchara de nuestro lado, llega el ADIOS.

Nos preguntamos el por qué, nos llevamos las manos a la cabeza, nos lamentamos, pero el tren está partiendo, queramos o no, es hora de decir adiós.

Tenemos miedo al adiós, principalmente por el apego. Nos hemos “encariñado” de esa situación, de esa persona o ese trabajo. Pensábamos que la vida iba a terminar junto a él, pero por lo visto no va a ser así.

No queremos imaginarnos cómo sería la vida sin esa persona. NO QUEREMOS. Nos preguntamos que será de nosotros, si podremos vivir en una situación nueva, diferente… Ni queremos imaginárnoslo.

Lloramos , pataleamos, y haremos lo legal e ilegal para que se vaya de nuestro lado..Todo porque tenemos miedo al adiós.

Un adiós supone incertidumbre, desconocimiento y dudas.

Supone que estamos “perdiendo” algo que teníamos. Que nos hacía sentirnos cómodos. Hacia algo que tendremos que ganarnos de nuevo para seguir viviendo esa “seguridad” tan soñada y anhelada.

Un adiós:

.- Enseña.

Te enseña todo lo que has vivido hasta ese momento. Los malos y buenos momentos. Lo que has hecho o no, por rutina, vagancia o miedo. Lo que creías que era imposible así como sensaciones únicas e inolvidables.

.- Aprendes a ver en qué has fallado.

No digo que te reboces en los fallos. Pero sí que aprendas de lo no realizado, de las caídas vividas y de la inanición sufrida. Porque en muchas ocasiones, ese adiós, es por “haber dado por supuesto”, que eso estaría ahí siempre.

Damos por supuesto que todo será para siempre, y la vida nos enseña que no es así. Que hasta nosotros tenemos una fecha de caducidad. Pero por no haber hecho las cosas como deberíamos haberlas hecho, por miedo, principalmente, el tiempo se ha agotado y es hora de decir adiós.

.- La vida es Hola, pero también Adios.

Somos seres humanos apegados que piensan que viviremos para siempre , con lo que tenemos y con las personas que nos rodean. Y la vida no es así. Todo lo que viene, se va. Nosotros también. La vida es cambio, es hola y también adiós. Pero aún creemos que seremos inmortales, que nada se irá de nosotros, porque ya que vienen, nunca se irán. Y las cosas tal como vienen, se van.

Aprendamos a vivir en el presente, a exprimir cada momento y a no dejarnos nada en el tintero. Porque no sabemos cuando será el adiós.

Son dos palabras que se encuentran tapadas detrás de nuestros labios. Escondidas no queriendo ser nunca llamadas a escena.

Un Te quiero, hacer descampar esta vida que vivimos llena de turbulencias. Así como un adiós, hace que salga el sol en un mundo tenebroso

Para mí son dos palabras, que muestran siempre el principio del comienzo de algo, mejor de lo vivido hasta la fecha

¿Cuántas veces has dicho te quiero hoy? ¿Por qué tienes miedo decir adiós a esa situación o persona?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla .Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡Rodéate de Gente No Experta!!

“Existen tantas opiniones como expertos” decía Franklin Roosevelt

¿Qué pasa si te dijera que aprendo más de personas sin ningún título, que de los grandes gurús?

¿Qué pasa si te dijera que me han hecho mejor persona, las personas sin ningún tipo de etiquetas o experiencia sobre mi vida profesional?

Hasta hace tiempo, creía a pies juntillas sobre la frase: “Rodéate de personas que sean mejor que tú”.

Respecto a esa frase, siempre nos han dicho, que debemos juntarnos con personas que han alcanzado esos sueños que nosotros anhelamos, que están viviendo la vida que nosotros queremos, que te enseñaran a llegar donde quieres.

Tienen razón, y lo digo en primera persona. Los 4 mentores que tengo, me han abierto los ojos en todo momento, viendo caminos que hasta la fecha, pensaba que eran imposibles para mí por mi desconfianza o “no talento”.

Estoy de acuerdo, tener gente que te sirva de GPS en tu caminar, es esencial.

Pero yo me preguntaba: ¿Y qué pasa con las demás personas? ¿Les damos de lado?

Antes de seguir, me gustaría hablar de la moda de los títulos académicos.

Está claro que para operar a una persona, es necesario un titulo/certificado, que diga que estás capacitado para operar a esa persona. Porque si no, pobre persona que está en la camilla esperando, aunque solamente fuera sacar una muela.

Pero tener un titulo, no significa que seas listo, dispuesto a ayudar a los demás, a inspirarlos, a que seas un ejemplo a seguir.

Pasaremos de inteligente (por haber sacado un titulo) a listos, si esos conocimientos, los aplicamos, vivimos la experiencia, aprendemos con constancia y persistencia, ayudamos a los demás, descubrimos…

Así que si quieres rodearte de personas que sean “mejores” que tú, perfecto, está muy bien el propósito, pero recuerda la diferencia, entre que sean inteligentes y listos.

Siempre rodéate de gente más lista que tú, NO INTELIGENTE.

¿Pero qué pasa con la gente que no tiene un título? ¿La desechamos de la sociedad? ¿No podemos aprender nada de ella?

Creo que las cosas más importantes de mi vida, pasada y presente, las he aprendido de gente sin ningún título ni etiqueta de “gurú”.

.- No están “infectados” por prejuicios.

No conocen nada sobre tu vida profesional. No saben quién es el mejor en tu campo profesional o cuanto puedes llegar a facturar en un mes.

Hablan contigo, por cómo eres con ellos, por cómo te comportas con ellos. Lo que ponga en tu tarjeta de visita, como que les importa muy poco o nada.

.- Hablan de corazón.

Hablan de corazón, a tumba abierta. No se mueven por “tonterías” de número de seguidores en la red, de si has acudido a tal o cual evento.

Saben que la vida es mucho más allá, de si puedo “pisarte la cabeza” para llegar antes que tú a esa meta, de si no te habla tal o cual persona o si te relacionas con Pepito Pérez.

.- Al hablar desde el corazón, hablan sin tapujos.

Siempre lo he dicho y cada día lo observo más, nos complicamos la vida nosotros mismos. Todo es mucho más fácil.

Te dicen lo que sienten en todo momento, a tumba abierta. Si te gusta bien o si no, también. Su esencia es que viven el presente.

Han pasado por muchas penurias, que ni nosotros seríamos capaces. Y nosotros con un resfriado nos estamos “muriendo”. Por eso saben que el presente es lo único que tienen, viviéndolo y exprimiéndolo

.- Seguro que son más listos que tú.

Al tener que “sacarse las castañas del fuego”, sin títulos que los respalden, el esfuerzo, el tesón, la constancia y la perseverancia, son valores que están en su vida.

Valores que son los que te llevan al éxito de verdad, no exclusivamente a través de un titulo.

Ese esfuerzo, les ha hecho ver, sentir y padecer cosas que para nosotros sería imposible, haciéndoles más listos que los demás.

Fuente de inspiración de constancia, aprendemos más de ellos, que si nos hablan desde el avión privado camino hacia las islas privadas que tiene el “gurú” de turno.

.- Te despojas de tus egos junto a ellos.

Aunque tendría que ser con todas las personas, con ellos la experiencia es mucho más intensa.

No hace falta que hables de tus títulos, de tus libros o con quién te has reunido. No hace falta nada más, que ser tú mismo, con tus miedos, vergüenzas, anhelos y sueños.

Te quieren a ti, no quieren al personaje que puedes ser.

Como podrás ver, podemos aprender mucho de esas personas, que pensamos que al “no tener un titulo”, ya no nos servirán para alcanzar, eso que tanto soñamos, como nos hacen creer.

Te podrán ayudar, pero te aseguro que tener personas como he descrito a tu lado, serán la palanca más importante para una vida, de valores, esfuerzo, constancia y humildad. Valores, que provocan un éxito desde el interior, no desde el exterior, como nos hacen creer.

¿Estás rodeado de gente así? ¿Por qué crees que no te ayudarán nada en tu vida?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde desde este enlace.

¿Cómo tratar un tema peliagudo?

La neutralidad acaba siendo el refugio de los tibios”.

Es una de las frases que acabo de leer y que me viene como anillo al dedo, para el tema del que me apetece hoy escribir.

LOS TEMAS PELIAGUDOS Y LA SOCIEDAD.

Vivimos unos momentos cruciales. Y son en estas situaciones, en los que tanto las personas como las empresas, nos demuestran de que palo están hechas, DE VERDAD.

En estas situaciones, hay dos factores claves, que para mí, determinan todo:

.- LA COHERENCIA

.- EL RESPETO.

La coherencia es una de las palabras, que caracterizan a las personas que dejan una huella de verdad en los demás.

Podrás estar de acuerdo o no en su forma de actuar, en cómo dice las cosas, en cómo te responde algunas veces, en cómo da las conferencias o cómo explica una situación…Podrás estar de acuerdo o no, pero lo “quieres”, porque es tal cual, sin ataduras, sin tapujos, a pecho descubierto.

¿O es que no conoces a nadie, que los demás, no tragan por su forma de ser, pero tú le conoces, y le quieres por eso, por su coherencia?

Seguro que sí.

Es bueno promulgar la coherencia, pero como he dicho, es en estos momentos, donde se ve, si es una coherencia de “vende humos” o de verdad.

¿Por qué?

En un mundo, donde importa más el número de seguidores que lo que expone, donde importa más el número de Likes que tienes respecto a tu competencia, que lo que quieres decir, la coherencia es algo que se está perdiendo a toda velocidad.

Os cuento dos casos:

Recientemente un “gurú” que promulga el amor hacia uno mismo, ponía en sus redes una foto en la que mostraba su apoyo a una situación política. Qué casualidad, que pasados pocos minutos, dicha foto, fue retirada.

¿Por qué? Si tú tienes unas ideas, ¿Por qué tienes que borrarlas? ¿No sería que tienes miedo a que algunos seguidores se marchen de tu lado? ¿No será que no quieres que tu “Marca” se vea manchada?

Hay una frase que dice: “O todos o ninguno”.

O exponemos todo en nuestras redes sociales o solo ponemos temas profesionales. Pero no juguemos al “meto la puntita”, y a ver qué pasa. O te haces un perfil profesional y otro personal, pero luego no te quejes de las posibles consecuencias.

Recuerda: O jugamos o no jugamos. Pero como bien decía la frase del principio la neutralidad acaba siendo refugio de tibios, aunque yo mejor la cambiaría, por refugio de Borregos.

En un mundo, donde se promulga tu Marca, para distinguirte ante los demás. ¿Por qué no mostramos lo que somos sin ningún tipo de miedos?

POR MIEDO A QUE SE NOS VAYAN DE NUESTRO LADO.

Si para ti, tu marca, está integrada también por lo que piensas, sientes y crees sobre determinados problemas sociales y personales, tienes que apostar todo al mismo número. No me vale “jugar con la filosofía” para transmitir tus ideas o “meter la puntita” para luego retirarla, porque te has dado cuenta de las posibles consecuencias.

Porque luego nos “lamentamos” de lo que ha podido ocurrir. Al igual que hay personas que puedan pensar igual que tú, hay otras que estén en el lado opuesto. Y como hablábamos en anteriores post, es su verdad contra la tuya, y para ellos, la inspiración que tenían contigo, lo que les hacías ser y sentirse, ha desaparecido, dejando de seguirte, dejando de comprar tus productos.

Y no valen campañas de “no sabía lo que estaba haciendo, perdón”. En este mundo, la gente no es tonta y menos les hagas sentirse tontas.

Si empiezas a pedir disculpas, por algo que has hecho, ya somos bastante mayores. No juguemos a dos bandas, o recuerda que toda acción tiene su reacción. Te guste o no.

Se coherente con tus IDEAS, y con tus ACTOS.

Optando por mostrar tus pensamientos personales o políticos, tienes que ante todo respetar a todas las personas que no piensen igual que tú. Porque por mucho que inspires a muchas personas, en eso están de acuerdo contigo, pero en otras ideas, seguramente no.

Tienes que aceptar lo que digan de ti, sus opiniones, acciones (siempre con respeto), tienes que aceptarlo, así como ellos tienen que aceptar que tu forma de pensar sea diferente a la suya, desde luego.

Porque durante estos días, he visto varias acciones, que tras mostrar sus ideas y ver la reacción de la gente, mostraban su lado “no tan ideal” rebatiendo y llegando a insultar a quienes eran sus clientes y seguidores hacia segundos.

Es en momentos críticos de la vida, cuando mostramos nuestra verdadera patita. Pero eso sí, luego no te quejes de las consecuencias.

Así que si tienes, recuerda:

.- Si tienes una marca profesional, y quieres hablar de temas que pueden generar controversia. Adelante, pero con todas las consecuencias.

.- Si se entra, se habla sin tapujos. No utilices “medias tintas”. Es lo que opinas, es lo que sientes, pues adelante. Pero déjate de medias tintas, que la gente no es tonta.

.- Respeta, porque esas personas antes que publicaras eso, eran tus seguidores, compraban tus libros, iban a tus conferencias…Eran los que te hacían ganar dinero, así que respeta.

.- Y tanto como con amigos, como en redes, si quieres hablar sin tapujos de lo que te dé la gana y no “fastidiar” tu marca, hazte un perfil personal y desfógate lo que te dé la gana. Allí solamente te leerán los que tú quieras y no afectará a tu marca.

¿O es que no sabemos con quién debemos hablar de unos temas y con quien de otros en relación a nuestros amigos?

Antes de lamentarte, mira a ver qué públicas, qué dices, porque las consecuencias se pagan. Y si vas a tumba abierta, se consecuente si tienes alguna que otra “perdida”.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” desde este enlace.

 

¡¡La vida es como una montaña rusa!!

“Los momentos largos y costosos de subida son la antesala de que lo mejor está por llegar

Siempre he relacionado mi cambio personal y profesional, con la montaña rusa.

Desde pequeño siempre les tenía pavor. Veía a la gente divertirse, gritar, mojarse con las atracciones… Todo genial, todo muy bien, pero era superior a mis fuerzas.

No podía subirme a una de ellas.

A día de hoy, reconozco que con esa actitud estaba sobreviviendo, NO VIVIENDO.

Sigo sin montarme en una montaña rusa y el día que me monté en los troncos de agua, dejé a mi padre que estaba delante de mí sordo de los gritos que pegaba.

Pero emprendí un viaje alucinante, dirigir mi propia vida. Y con ello mi propio sueño.

Ya no estaba viendo sobreviviendo, creyéndome seguro de vivir sin sobresaltos y no las emociones que veía que disfrutaban los demás. Empecé a VIVIR.

Pero en este mundo tan “happy”, vemos a los demás disfrutar y pensamos que siempre será igual. Creemos como nos dicen las películas de la 4 la tarde o las revistas “fashion” que todo será de color de rosa, siempre gritando y con una sonrisa de oreja a oreja.

Lo que pasa, que no nos enseñan la trastienda.

La vida, como emprender un sueño, es una montaña rusa llena de emociones. Viaje que no sabemos dónde nos llevará ni que emociones nos encontraremos por el mismo.

Aunque hasta ahora todos los viajes que hemos realizado, han sido acompañados por nuestra pareja, amigos, familiares o compañeros de trabajo, este viaje, tenemos que subirnos al vagón, en SOLEDAD.

Nosotros tenemos que ser quienes vivamos el camino. Por el camino nos encontraremos gente, se bajaran del vagón, se llenará más que el camarote de los hermanos Marx, pero tenemos que ser nosotros mismos quienes pilotemos el vagón.

Nadie puede ni podrá hacer el trabajo por nosotros. Nadie podrá vivir lo que nosotros debemos y queremos vivir, desde el momento nos subimos al mismo.

¿Y ahora resulta que subiendo la cuesta para empezar el viaje empezamos a sentir MIEDO y PREOCUPACIÓN? ¡¡Esto no nos lo habían dicho!!

Y no creas que tras subir esa cuesta, ya desaparecerá esa sensación que tienes, siempre te acompañará.

¿Por qué?

Porque estás haciendo que hasta ahora no habías hecho. Tienes miedo a las consecuencias, a que no salga como tú esperas, a no llegar al destino soñado…

Aún a pesar de tener cualidades de sobra, para realizar el viaje, estás preocupado. Y si te falta alguna, durante el camino las aprenderás.

Te PRE-ocupas porque no sabes lo que te espera. Pero en el fondo es tu “ego” es el que te dice dentro de ti: “Déjate de locuras, que estabas muy bien como estabas antes”.

La PRE-OCUPACIÓN es el camino entre “lo calentito estaba en el sofá” y “ que bien estaré donde sueño estar”.

Y como llevabas tiempo, dejándote llevar “por la corriente llamada sociedad”, hasta ahora no habías sufrido ninguna caída ni sobresalto.

Ahora ya no están los demás, para levantarte, para decirte “tranquilo que tienes el puesto asegurado”. Has decidido no hacer lo que ellos esperaban de ti, así que te han dejado “ de lado”. Y eso produce una inseguridad, que hasta la fecha no habías sentido.

Antes de bajar la cuesta, ya quieres bajarte. No estás viviendo las emociones que te habían anunciado en el curso o en el libro, que ibas a vivir.

Antes de empezar “lo bueno” ya estás desanimado.

Se ha parado la atracción.

¿Qué ha pasado?

Que aún tienes la oportunidad de bajarte o de disfrutar de verdad, lo que hay detrás de esa cuesta. Todo depende de ti.

¿Qué hacer?

1.- Siempre recuerda tu PORQUÉ

Te has subido al vagón por un motivo.

Si es algo parecido a ser “influencer”, disfrutar los beneficios de un “speaker” de moda, un motivo que no sea provocar un bien a los demás, a través de tu talento, de lo que te apasiona, te aseguro, que te intentarás tirar del vagón cuando empiece a coger velocidad o haga una vuelta de 360 grados.

2.- Siempre COMUNICACIÓN.

Sobrevivimos porque no comunicamos lo que sentimos o queremos. Vivimos cuando no nos importa ni el qué dirán ante nuestras emociones.

El ser humano dicen que está hecho de agua y hueso. Pero yo creo que falta un ingrediente en esa mezcla, LAS EMOCIONES.

Queramos o no, sentimos. Y la vida son emociones.  Pensarás que habrá buenas y malas, pero todas tienen una cosa en común, nos enseñan QUÉ nos pasa y nos muestran la realidad.

Así que por lo tanto, siempre comunícate durante todo el camino, lo que sientes y no. Forman parte de ti. Una emoción te bloqueará o impulsará, todo depende de ti.

3.- Autocontrol.

Igual que los condones sirven para protegerse de posibles sorpresas, tú mismo tienes que ser tu propio condón ante las emociones, imprevistos, decepciones y éxitos inesperados.

Normalmente cuando conseguimos algo, nos dejamos llevar por la euforia. Que es el principio del comienzo de un ego desmesurado y del vivir de “las rentas”. Pero cuando pasa algo que creemos no poder liderar o digerir, el papel de víctima se nos da de maravilla.

Control. No estoy diciendo que nos volvamos fríos. Si no que siempre pisemos tanto en terreno fértil como en arena movedizas, lo hagamos con serenidad.

¿Dónde queda la confianza?, te preguntarás.

La irás encontrando en todo Si que te digas y digas. En cada respuesta que observes ante una situación novedosa. En cada paso que des cuando antes te hubieras bloqueado.

La confianza la irás encontrando en cada situación que superes.

Es ahora que la atracción siga su camino. Es hora de tomar una decisión.

De bajarte o seguir en el vagón esperando aprender y disfrutar de todo lo que el viaje te depara.

Estas son algunas de las emociones que te esperan si optas por VIVIR tu vida, por emprender tu sueño.

¿Por qué opción optas?

Puedes comprar “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡Todos gallinas o todos cerdos!!

Si todo el mundo está avanzando junto, entonces el éxito se encarga de sí mismo” decía Henry Ford.

O todos cerdos o todos gallinas, pero no los juntemos, porque no saldrá bueno de ahí”.

Es la frase que últimamente me gusta decir, cuando me preguntan: ¿Qué es lo que hace un equipo salga fortalecido y progrese?”.

O vamos todos a una, o no saldrá nada bueno de ello.

Cuando estoy con mucha gente, soy un poco más “retraído”. Me gusta fijarme como interactúa la gente, quien es el líder, quien es el más callado, quien el más sumiso ante las peticiones de los demás, o quien queriendo hacer otra cosa, no dice nada, no vaya a ser que ya no te llamen más para otras citas.

Ahora me gustaría que fueras sincero y respondieras a esta pregunta:

¿Sigues con el mismo grupo y LA MISMA GENTE que tenías de la universidad?

Ya no te digo del instituto o la EGB, digo de la universidad.

¿Sigues con ellos? ¿No?

Seguro que estarás pensando que la vida, que las obligaciones, los niños, el trabajo….¿De verdad que sigues creyendo en esas excusas?

Es el COMPROMISO lo que os ha fallado.

No estabais comprometido todos en un mismo objetivo. Al igual que los equipos que descienden de categoría en cualquier deporte, empresas que hacen ERES cuando con compromiso podrían optar por otras opciones… todo es por la falta del COMPROMISO.

Pero los enfados que tienes con tus amigos, familia o pareja, también es por la falta de compromiso que tenéis las dos partes en un mismo asunto.

Y ahora fíjate en las personas con las que te rodeas, con las que llevas mucho tiempo con ellas. ¿Qué crees que os une?

El compromiso hacia un mismo objetivo.

Puede ser crear una empresa, sacar adelante un “bache empresarial”, una relación de amistad o pareja, la unión hace la fuerza para sacar el tema en cuestión adelante.

¿Pero qué pasa cuando empiezan los reproches? Que los equipos empiezan a desintegrarse, comienzan los reproches, porque cada uno piensa que no ha habido el mismo nivel de esfuerzo, pero aún sigue “sigue la casa sin barrer”. Es decir, el objetivo, es “prueba no superada”.

¿Sin un mismo nivel de compromiso crees que llegareis a conquistar vuestro equipo ese sueño?

Por eso, el artículo se llama “todos gallinas o todos cerdos”, porque todos los integrantes, deben tener un mismo nivel de compromiso, si no, estarás empezando la aventura, camino al precipicio y no al éxito.

Aquella persona con la que estas “comprometida” o equipo, confías en ella, ¿Verdad?. Pondrías la “mano en el fuego “por ella y sabrías que no te quemarías. Darías la vida por ella y lo que hiciera falta.

Gracias a esa confianza en ese equipo o persona, habéis conseguido alcanzar metas impensables y superar baches dolorosos.

Si no hay confianza en un equipo, no hay nada que hacer por mucho lo queramos.

Pero no todas las personas tienen las mismas características, pueden hacer lo mismo o son iguales de creativas, por eso acabas siempre uniéndote a las personas que sientes que son como tú. Que tienen el mismo nivel de compromiso ante la vida o ese proyecto.

Si no fíjate, en las reuniones de equipo, el nivel de compromiso hace que acabes hablando siempre con las mismas personas, con las que sientes que son como tú, con las que te entiendes.

No es elitismo, es compromiso.

Si quieres que tu equipo, no pare de crecer:

.- Consensua el nivel de compromiso que cada uno puede aportar.

Más vale claridad y sinceridad que no a posteriori reproches y lanzamiento de platos.

.- El nivel de compromiso agrupara a las personas.

Todos cerdos o todos gallinas, nunca mezcles. Si no habrá rebelión en la granja.

.-Contagia el compromiso.

Aunque ya hayas entrado en el club de los “vip comprometidos”, tiene que haber alguien siempre, que siga contagiando ese compromiso, esa visión, ese nuevo futuro.

¿Y cómo seguimos manteniendo un equipo comprometido?

A través de la motivación.

Ya sabéis que no soy muy partidario del concepto actual de motivación, de bailar, de manos arriba y chorradas así. Eso para mí no es motivación, es “adormecer a las ferias”.

Motivación, es tener un verdadero motivo por el que levantarse de la cama, luchar a pesar de las circunstancias y levantarse cuando se está mejor en el suelo que volviendo a luchar.

Cuando existe un PORQUÉ para todos, no basamos nuestras decisiones en opiniones personales o en función de “cómo nos hemos levantado hoy”.

El consenso está en el propósito, no en los deseos o imposiciones del “líder” o “crack” de turno.

El propósito, la motivación, hace que se llegue al consenso de forma natural. Aumentando el compromiso y haciendo que los resultados no sumen, sino que se multipliquen.

Como bien dice Pep Mari, en su libro “Liderar equipos comprometidos”, hay 3 tipos de equipos:

.- Los que comparten objetivos.

Son los que yo llamo los equipos de “Sábado por la Noche”. Los que solamente nos vemos para tomar copas, ir de conciertos… Pero eso sí, no me llames para comentarme tus problemas, porque sinceramente, no me importan nada. ¿Objetivo? Salir por ahí.. y de ahí no salgamos, no vaya a ser peor.

.- Los que comparten objetivos y tareas.

Yo los llamo, “Voy con mi equipo a trabajar”. Tenemos el objetivo, el de “aguantar las 8 horas y sean lo más agradables posibles” y mientras las aguantamos, haciendo tareas, como tomar café, criticar a la nueva o rumorear sobre si el jefe ha pillado cacho el fin de.

.- Los que comparten objetivos, tareas, y nivel de compromiso.

Yo los llamo “El Arca de Noé”, todos a una y salgamos de la situación que tenemos hacia donde sabemos que debemos y queremos estar.

Vuelve a recordar a esas personas con las que estas comprometido. Da igual el tipo de compromiso que tengas. ¿Ya?

Estáis unidos por un sueño.

El sueño de ser felices juntos, el de llevar vuestra empresa hasta la cima, el de revolucionar el mundo o el de vivir el presente…

Tenéis un sueño y hacéis todo POR y PARA ÉL.

Así que nunca olvides, un compromiso empieza por un sueño. Si no lo hay en tu equipo, empieza a buscarlo.

¿Tu equipo está lleno de gallinas y cerdos? ¿Por qué? ¿Qué resultado te está dando? ¿Están comprometidos o se sienten bajo la daga de tus imperativos?

Podéis adquirir Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebeldea través de este enlace.

¡¡La respuesta que siempre buscabas y nadie quería darte!!

Y fue su silencio el que me dio todas las respuestas..” decía Víctor de la hoz.

¿Quieres saber la respuesta a esa pregunta que te haces siempre? ¿Quieres saber por qué vas a tantos cursos, Máster o cursos “envasados” y sigues sin conseguir resultados? ¿Estás preparado?

Vuélvete a hacer la pregunta:

¿Por qué no consigo resultado como el “gurú” de turno me ha dicho que lo iba a conseguir?

PORQUE NO HABIAS HECHO UN TRABAJO DE INSTROSPECCION ANTES DE ACUDIR A LOS MISMOS.

UPS, lo que no querías hacer, al no ser que fuera por causa mayor, es lo que te impide transformar tu vida de verdad.

Acudimos a congresos, conferencias y eventos “rápida solución”, esperando que nos solucionen la vida, nos lleven al éxito, con el único esfuerzo de “pagar” el curso.

Pero con el paso del tiempo , acabamos diciendo frases como :”Es que yo pensaba que mi vida iba a cambiar, Es que yo pensaba que mi negocio en 90 días iba a estar en la cima como me prometió, es que yo pensaba que teniendo una marca, tendría ya trabajo, y como mínimo de Director General…”

Pasando los días, y los resultados por los que habíamos pagado, no suelen llegar, así como nos prometieron.

¿Por qué?

.- Las herramientas que él te ha dado quizá para ti no sirven.

Creemos que esas herramientas que estamos “adquiriendo”, son la leche. Si a él, le han hecho efecto, a mí seguro que también. Aunque en el fondo, “nos pone” la idea de poder superarlo, y ser más famoso, más cachas, más guapo que el propio creador de la herramienta en cuestión.

Es muy fácil, NUNCA LLEGARÁS A CONSEGUIR LOS RESULTADOS QUE ÉL HA CONSEGUIDO.

O si no respóndeme a esta pregunta: ¿Es que consigues el mismo color de tinte de pelo que la chica del anuncio?

NI POR ASOMO.

A él le han hecho efecto una serie de herramientas. Pueden ser una guía, quizá a ti te sirvan todas las herramientas, quizá sólo una, o quizá ninguna…

Eso lo tenemos que tener claro. Al igual que por muy guapo seas, muy gracioso, inteligente, pienses que todo el mundo va a caer a tus pies, ves que el chico que creías que tenía pocas posibilidades con esa chica, acaba saliendo con ella.

NO TODAS LAS HERRAMIENTAS, SURTEN EFECTO EN TODAS LAS PERSONAS POR IGUAL. NI ESAS PASTILLAS TE HARÁN PERDER TANTO PESO COMO DICEN QUE HARÁN.

.- Creemos que las soluciones de los demás son lo único que nos pueden ayudar.

Desde pequeños nos han enseñado, que solamente lo que los demás nos pueden ofrecer es lo mejor para nuestra salud y futuro.

Hacemos caso casi “sumiso” a lo que dicen nuestros profesores, medios de comunicación, “gurús” de turno, “vendehúmos” de los que nos enamoramos por sus luces y palabrarería o creemos a pies juntillas a alguien que ha alcanzado ése éxito que soñamos.

Lo que estamos es reforzando nuestra falta de confianza en nosotros mismos.

Ups, ¿a qué duele?

Desde pequeños, nos han enseñado a “NO PENSAR” y SI “hacer caso sin rechistar” a quien tiene o le damos más poder sobre nosotros.

Lo que se hace es que no pensemos, que sigamos lo “estipulado”, que queramos alcanzar el “éxito” que nos dicen los demás, cuando nosotros sentimos que “nuestro éxito” es totalmente diferente.

Las soluciones de los demás, nos pueden ayudar, nos pueden hacer pensar, nos pueden hacer ver cosas que no veíamos hasta ahora, PERO NUNCA DEBEMOS AFERRARNOS A ELLAS COMO LA TABLA DE SALVACION EN EL HUNDIMIENTO DEL TITANIC.

¿Dónde queda nuestra creatividad? ¿Nuestro talento? En el fondo del mar, todo por no confiar en nosotros.

.- Las herramientas no surten efecto si estas dormido.

No te estoy hablando de que te limpies las legañas, ni que te des desodorante para oler mejor ( bueno ahora en verano, aún más que más ). De ese tipo de sueño no estoy hablando.

Te estoy diciendo, que si no estás “despierto”, que si no sabes quién eres, qué quieres en la vida, qué te ha pasado y quieres te ocurra de ahora en adelante, ya te pueden dar la herramienta que te lleve al Olimpo, que si estás en un mundo de dudas, confusión, miedos y vergüenzas, nunca te dará el resultado que tendría que darte.

He observado que procesos como en los de Marca personal, en los cursos de Liderazgo u Orientación Laboral, poco o nada se habla del proceso de conocerse a uno mismo.

SI, es un proceso que es duro, impredecible, que seguro que descubrirás cosas que no te gustarán, otras que no sabías y que te alegraran,… pero tiene un fin, descubrir lo que realmente te hace feliz, a lo que has venido a este mundo, lo que te hace bien y lo que no…

Y si no sabes quién eres, ¿cómo vas a esperar que alguien que no sabe lo que te puede ir bien a ti o no, sus herramientas surta efecto en ti, como lo hicieron con él?

Descubriendo quien eres, que sientes, que te motiva, antes de empezar a tener el título de “jugador de cursitos y titulitos” por la universidad de la sociedad, empieza poniéndote delante de un espejo y hablando con quien tienes ahí delante, a tumba abierta.

A lo mejor descubrirás que lo que estabas haciendo hasta ahora no es lo que querías, enfocándote en otro camino, llegando a ser mucha mejor persona y profesional que lo que eres hasta ahora.

Dicen que esta todo escrito y que está todo inventado, NO LO CREO, así como tampoco creo QUE TODAS LAS SOLUCIONES SURTAN EFECTO A TODAS LAS PERSONAS POR IGUAL

Así que recuerda:

.- Las herramientas que te enseñen, pueden ayudarte, pero nunca salvarte la vida al 100%

.- No todas las herramientas valen para las mismas personas.

.- Aprende de ellas, incorpóralas en tu vida aquellas que sientan que van contigo, transfórmalas, deséchalas, pero nunca las creas a pies juntillas, como un credo inquebrantable. Son guías., recomendaciones, no leyes absolutas.

.- Tú crearas tus propias herramientas, cuando des saltos hacia la incertidumbre. Cuando camines por el miedo, aumentando tu confianza y viendo de qué eres capaz, que te hace feliz o hace bien.

.- Todos somos creativos, lo que nos diferencia, es que unos crean más en si mismos, en lo que hay dentro de ellos, que otros. Simple y llanamente así. No abandones a tu creatividad. Las cosas siempre se pueden hacer mejor de lo que dicen.

Así que ya sabes la respuesta a la famosa pregunta que todo el mundo se ha hecho alguna vez:

.- ¿Por qué no surte efecto en mí y en otra persona si?

.- PORQUE ESA PERSONA SABIA QUE QUERÍA, QUIEN ERA Y PORQUE LO QUERÍA.

¿Y tú lo sabes? ¿Sentías que era la respuesta a esas dudas que tenías? ¿Por qué aún sabiéndolo no hacías nada al respecto?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

¿Ahora todos nos llamamos Crack?

Nunca soñé con ser crack, nací siéndolo” dice Chiche Arano.

Hay épocas de la vida que utilizamos, como coletillas, algunas palabras o frases:

¿Me entiendes?, Ha sido la rubia, What´s up, ¿He sido yo?…Son algunas de las palabras que hemos dicho muchas veces durante nuestra vida.

Ahora la moda es: “Eres un crack”.

Ves bajar al ponente de dar una conferencia, y le dicen: “Eres un crack”. Publican un articulo y le ponen: “Eres un crack”. Reciben una llamada y en vez de decir, “Hola, ¿Qué tal?”, lo primero que dicen es; “Crack”.

“A veces tengo la sensación de que lo soy, pero miro por la ventana y todavía no tengo el yate de 10 metros de eslora  esperándome para llevarme a Mónaco”, me decía esa persona tras recibir la llamada en cuestión.

¿Quién es un Crack a día de hoy?

Pues parece ser que todo el mundo. Pero que yo sepa, sigue habiendo guerras, hambres y desempleo.

Así que muchos crack, se tildan pero pocos los son, de verdad.

¿Qué destila que nombremos a todo el mundo como crack?

Falta de confianza en uno mismo.

Nos asombramos cuando una persona, dando igual el número de asistentes, ha hablado para ellos, pensamos que es un crack. Una persona que ha escrito algo sobre lo que siente, ya pensamos que es un crack. Alguien que dice y hace lo que siente, ya es un crack. Adoramos a una persona que ha corrido 5 Km. y la tildamos de crack.

Crack supone algo inalcanzable, algo que ha roto lo establecido hasta ahora. Una persona que ha alcanzado esos sueños que tenemos nosotros.

¿Y mientras tanto que hacemos nosotros?                                                                            

1.- Adorar a esa persona como si fuera un dios griego.

2.- No hacer nada y seguir con nuestra vida de mediocre. De la cual nos quejamos todas las noches pero al día siguiente seguimos sin hacer nada al respecto.

3.- Creer porque digamos Crack a la otra persona, ya somos “cool”.

Adoramos a otra persona, porque así ponemos el foco de atención en él. Y no en nosotros. Normalmente habremos tenido el sueño de poder hacer lo que ha hecho él (Te aseguro que hablar en público lo puede hacer cualquiera, yo no me considero un extraterrestre ni nadie con un talento increíble), pero por miedo, vergüenza, pereza o por lo que sea, hemos acabado obviándolo y pensando, que era una locura.

Proyectamos en esa persona, las cualidades que tenemos dentro de nosotros.

Pensamos que es único, que es extraordinario, que tiene un talento inalcanzable, vamos que es la ostia.

¿Pues sabes qué? TÚ TAMBIÉN TIENES ESO QUE VES DENTRO DE ESA PERSONA.

Tú también puedes hablar en público.

Tú también puedes correr 5 km y llegar a la meta. Tú también puedes crear una página web o hacer una Spartan Race.

Pero ¿Por qué no crees que puedas hacerlo? ¿Por qué no al ver que otro lo ha hecho, te impulsa más aún a hacerlo más y mejor?

PORQUE NO CREES EN TI.

Quizá no consigas hacer la misma gesta que Kiliam Jornet de subir 2 veces al Everest corriendo en menos de 6 días, pero si puedas subir a la cima con oxigeno y sentirte el rey del mundo. O al menos al campo base.  Quizá no corras los 100 metros lisos como el rey Usain Bolt, pero si te sientas mejor que él, cuando cruces la meta. Quizá no consigas hacer un Bestseller como Arturo Pérez Reverte, pero si termines el libro que TÚ QUERIAS TENER EN TUS MANOS.

Te sentirás que el número 1, pero el número 1 para ti. Sentirás que puedes conseguir todo lo que te propongas, y no buscarás que nada ni nadie te ponga la etiqueta de crack por hacer algo. Tú mismo sentirás esa etiqueta.

Muchos me diréis que decir a alguien crack, es una forma de motivación, de aliento, que siga haciendo las cosas así. Otros es una forma de decir cariñosamente: ¡¡Hola!!…Genial, lo compro pero no lo comparto.

La gestión del ego no la suele llevar bien la gente. Ya le dicen que es un crack, y acaba poniéndose en Linkedin o en su Cv que es un gurú de la tortilla de patata deconstruida.

¿A dónde vamos a llegar?

Normalizamos la palabra crack, para que todo el mundo se sienta así y siga dando pasos adelante. Pero yo me pregunto:

¿Cómo llamamos a la persona que produce un antes y un después en nuestras vidas dejando una huella para siempre? ¿También crack?

Pues si seguimos así no me extrañaría nada ver, que al año que viene en las estadísticas, que el nombre más usado por los españoles sea:

CRACK GARCIA FERNANDEZ.

Un poco de consideración, por favor.

Como bien decía JP. Candela , a día de hoy por salir en televisión a buscar pareja ya nos consideran como famosos, cuando en realidad ni a famosillos llegan. ¿Y ahora por hacer lo que uno siente, ya es considerado como un autentico crack?

¡¡UN POCO DE POR FAVOR!!

Así que por favor:

.- Las personas se llaman por su nombre, no por el sustantivo de crack.

.- No creamos que esa persona es un dios por lo que ha hecho una sola vez, cuando luego a lo mejor en su día a día, es un diablo.

Demos el titulo de crack con unos criterios coherentes.

.- No creas que los demás son crack y tú no. Lo único que te diferencia que ellos si dieron el paso adelante, algo que TODAVÍA tú no has hecho.

.- Mantengamos el listón de la excelencia alto y por saltar de la cama, ya no consideremos a una persona crack, por favor.

.- Hagamos un uso mejor de las palabras y su verdadero significado.

¿A quién y por qué consideras a esa persona crack? ¿En qué te consideras tú crack y no esperas que nadie te lo diga?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”, pinchando aquí.          

¡¡Activa los hábitos y activaras el éxito!!

No te preguntes qué puede darte la vida, sino qué puedes dar tú a la vida” decía Viktor Frankl

Has decidido poner el contador a cero.

Has comprendido que cuando nace un nuevo día, el pasado se convierte en eso, en pasado. Que tienes por delante un nuevo día lleno de oportunidades que tienes que exprimir.

Has aprendido que no eres tu pasado, que eres tu presente. Y por lo tanto, has decidido emprender un nuevo camino, un sueño que llevaba tiempo dentro de ti.

Y has decidido que te vas a comprometer a ello, hasta las últimas consecuencias. Hasta la fecha te habías comprometido con muchas cosas, pero siempre acababan por no suceder o no llegar a ver si pudiera ser verdad o no.

¿Por qué?

Porque te has comprometido en función de los deseos de los demás o por no “salirte” de las expectativas que tenían los demás sobre ti.

Ahora las cosas han cambiado, te comprometes PORQUE ASÍ LO SIENTES TÚ.

Apuestas por ti, APUESTAS POR TU DON, POR LO QUE TE APASIONA

No te consideras un superdotado, pero te has dado cuenta, que hay algo que los amigos te piden que les ayudes.

ESTAS SOLUCIONANDO UN PROBLEMA A LOS DEMÁS

Eso es la verdadera concepción de emprender. No montar un holding que le quite el puesto a Amancio Ortega (si tiene que ser ese tu propósito, ya llegará), pero el verdadero propósito de emprender, es solucionar los problemas a los demás, AYUDAR A LOS DEMÁS. Ya que como tú nadie lo hace.

Te das cuenta, que el verdadero éxito empieza dentro de uno mismo, no acaparando followers, comprando locales o yendo a eventos a repartir tarjetas. El principio del comienzo empieza en ti. Al hacer las cosas de otra manera, tu actitud es otra.

Emprender es apostar por ti mismo. Otra gente has visto “caer” por el camino y no entendías por qué.

Es fácil, porque habían apostado por modas, por cosas que creían que les haría llegar cuanto antes al éxito a ganar un dinero que les hacía falta. Habían apostado por un éxito efímero y fugaz, cuando en verdad, si hubieran apostado por lo que sentían, por lo que mejor se les daba, hubieran conseguido mucho más de lo que se podrían haber imaginado.

Pero tú has elegido un camino distinto, has elegido TU CAMINO.

Has elegido lo que AMAS.

Es uno de los valores que te has dado cuenta que tenías escondido, la coherencia. Es lo que tú sientes, lo que tú quieres. Escuchas lo que digan los demás ante posibles retos, precipicios pero a partir de ahora vas a hacer caso a tu corazón, el más sabio de todos.

Desde que tomaste esa elección, todos los días tienes en mente TU PROPIA DEFINICIÓN DE ÉXITO.

¿Qué es el éxito? ¿Quién define qué es el éxito y que no lo es? Hasta ahora has intentado llegar a los cánones que la sociedad esperaba que alcanzases. Pero cada cerebro es un mundo y cada mundo tiene una concepción diferente de la vida, del éxito y del fracaso.

Sientes, sabes, lo notas, que quieres un estilo de vida propio, que no diferente, tu propio estilo. Que tienes y quieres hacer las cosas A TU MANERA, que crees que se pueden hacer mejor de cómo se han hecho hasta ahora. Pero sobre todo te has dado cuenta, que viviendo así, sintiendo así, te vas a dormir todas las noches, con la conciencia muy tranquila. Sabiendo que has hecho lo que tenías que hacer.

Quieres tu éxito, es tu coherencia, es tu forma de vivir la vida.

Echas la vista atrás y te das cuenta, que llevas tiempo sin quejarte.

Te levantabas y te quejabas por todo. Por el sol que hacía, por el frio que no hacía, por el café que te ponían o por la ropa que te tocaba ponerte.

Ahora la queja ha desaparecido de tu vocabulario, de tu cuerpo. Ya no lo haces. ¿Por qué? Porque sabes que todos los días son experiencias que hay que vivir, momentos que hay que exprimir, oportunidades que hay que lanzarse o de las que hay que aprender.

Te quejabas porque sabías que no te gustaba tu vida, que creías que había algo más allá de lo que hacías, y ahora que lo estás haciendo, viviendo, las quejas, las excusas, han desaparecido.

Y si te quejas, lo utilizas como un trampolín de investigación del por qué y para qué te pasa lo que te pasa.

Te levantas descansado. Has aprendido que tienes que descansar, porque si no, no habrá manera de rendir hacia el camino a tu sueño.

Al igual que sabes que tienes que descansar todas las noches y alguna buena siesta española, también sabes, que enfocarte demasiado tiempo en alguna acción, tu cerebro no dará mucho más de sí, así que cada cierto tiempo, te paras y te mueves.

El movimiento siempre produce más movimiento.

Y por mucho que estés loco de contento, no puedes ir como “pollo sin cabeza” hacia tu meta. Tienes que tener tiempo para parar y pensar. Por mucho que estés “andando” a tu meta, por mucho que creas que vas en el camino adecuado, tienes que pararte cada cierto tiempo, “subirte” a un árbol e ir viendo qué camino has recorrido, qué ha pasado por el mismo, que has aprendido, si te has desviado.

Así que durante el día, provoca paradas en tu agenda, para pensar, para crear y/o reorientar el camino.

Y cuando pienses, no pienses como lo hacen los demás. Tu experiencia hasta la fecha, has sabido que no te ha dado los resultados con los que soñabas. Tu experiencia está formada por opiniones de los demás, por miedos, por vergüenzas, por “no puedos”.

¿Qué pasaría si aprendieras a través de la imaginación que tienes? ¿A través de esos sueños que te mueven?

Esa imaginación es tu subconsciente hablándote, dale la oportunidad, que seguro que tiene que enseñarte más que toda la experiencia hasta ahora absorbida por ti.

Cada situación tiene una solución diferente, no la que siempre los demás le han dado.

Cuando haces las cosas según tu corazón y no tu miedo, empiezas a decir NO a muchas cosas a lo largo del día.

No a cosas que te roban el tiempo, no a reuniones inoperantes, no a personas que te roban la energía, no a cosas que antes decías si y te preguntabas: ¿Por qué he perdido tanto el tiempo en algo que ni me va ni me viene?

Decir NO es decirte Si a ti mismo, a tu sueño, a tu motivación.

Diciéndote Si a ti mismo, no estás siendo tu mismo. Luchas por ser mejor todos los días.

Si tienes que hacer limpieza de tu agenda, de la gente que te rodea, lo harás durante los días que haga falta. Porque aparte de querer trabajar con los mejores, quieres gente a tu alrededor, con tu misma locura, con tu misma forma de ver la vida.

Durante el día te equivocarás. Pero sabes que es la única forma de aprender. Haciendo y cayéndote, haciendo y cayéndote, no queriendo correr sin foco. Y no pensarás que eres un fracasado, sino que así es la antesala del éxito.

Irán pasando las horas del día y siempre con la misma filosofía de darte a los demás, sin esperar nada a cambio, porque sabes que ya has empezado a disfrutarlo cuando tomaste la decisión entre:

¿YO O MIEDO?.

¿Tu día a día de qué hábitos está formado? ¿Qué hábitos tienes que introducir en tu vida?

Si quieres conocer los hábitos de las personas de éxito os recomiendo el libro de Sergio Fernández y Raimon Samsó, Misión Emprender. Los 70 hábitos de los emprendedores de éxito”.

 

 

Oso, Tigre y Dragón en la empresa

O cambiamos de conducta o cambiamos de sueño. Anónimo.

Estoy rodeado de hienas, de osos perezosos, de marmotas, de comadrejas y de zorros astutos”.

Cuando me lo decía un amigo, no sabía si había a un programa de Frank de la Jungla o había pasado un mes en la selva. Pero estaba describiendo el día a día de su empresa.

¡¡Menudo zoológico!!

Hace unos días, terminé de leer el libro de Andrés Pascual y Ecequiel Barricart, “El oso, el tigre y el dragón. Los tres animales que habitan en ti. Y mientras me iba describiendo la fauna con la que convive, me acordé de él.

Leyendo libros, revistas de Management, conferencias y valores que hay en la sociedad, es normal que se conviva con este tipo de fauna o seamos devorados por ellas.

Estrategias para ser más competitivos, cómo hacer que tu empresa sea la líder del mercado, cómo llegar a ese puesto que tanto añoras, cómo conseguir ese título que todos tienen y tú no…”

Ante estos titulares reales y promociones de cursos, ¿Qué tipo de personalidades estamos desarrollando?

La de hienas, diablos de Tasmania y demás fauna salvaje.

¿Qué pasaría si todo se redujera a esos 3 animales que te he comentado antes?

Necesitamos ordenar nuestras emociones. No podemos abrir la puerta de la oficina y empezar a gritar sin haber dicho ni buenos días, y otro día que todo sea bonito, alegre y feliz. Un poco de equilibrio, de coherencia, por favor.

Un buen líder, una buena persona empieza liderando sus emociones. Y eso es lo que nos hace el OSO que todos llevamos dentro.

Somos emociones, somos sentimiento por mucho que esta sociedad, nos diga, que nos los tenemos que comer, ya que las emociones nos dicen que nos nublan en nuestro día a día, a la hora de tomar decisiones.

Pero desde que nacemos, nos instruyen desde el miedo. Miedo por desobedecer a nuestros padres, profesores, jefes… Miedo a las represalias, por no hacer lo que esperan y desean de nosotros…

Así que cuando llegamos el mundo laboral, sólo tenemos miedo en vez de motivación, ilusión, alegría o ganas de superación. ¿Por qué?

Porque sabemos si llevamos la contraria, NOS ECHARAN, porque si decimos lo que pensamos, NOS ECHARAN, porque si no hacemos horas extras, NOS ECHARAN… Y vivir en el paro, es lo más denostado y macabro que nos puede pasar…Así que por lo tanto, ocultemos nuestras emociones, ocultemos nuestros deseos, nuestra creatividad, y hagamos lo que nos piden y sin rechistar.

Todos los días cuando nos levantamos somos como Winnie The Pooh pero deprimido, sabiendo que tenemos que ir a trabajar.

¿Cómo hacemos para que ese oso se levante todo el día robusto y ruja?

Nos han dicho que el miedo es lo peor que nos puede pasar. Yo creo que no. Es una emoción con la cual nos tenemos que hacer amigos, como la frustración, rabia o la tristeza. Esto es como las heridas, cuando las dejas al aire, se cicatrizan mucho más rápido, pues con las emociones igual.

Cuando descubrimos porque nos pasa, empezamos a descubrir quién eres de verdad. No eres esas mascaras, esas apariencias o esos títulos que están detrás de tu despacho. Eres tú, alguien único.

Las emociones son la herramienta ideal para expresar quien eres, qué quieres, cómo sientes… ¿Por qué lo hacemos tan difícil ocultándolas o no dejándolas salir?

En este mundo, nuestro tigre, esta muriéndose de deshidratación, está famélico. El tigre quiere retos, que le hagan sacar su valentía. Pero el mundo nos pide que solo queramos la rutina, aunque por las noches desearíamos que nuestra vida fuera de otra manera. Que los valientes sean otros, que otros se arriesguen, y si lo consiguen que nos enseñen como lo han hecho.

Las únicas acciones que realizamos son las que nos pone nuestra agenda, y de ahí no nos salimos. ¿Así como vamos a alimentar a nuestro tigre? Más bien se querrá marchar con otro que lo cuide y quiera más que tú.

También están los profesionales, que tienen a su león más gordo que Michelin gracias a sus constantes iniciativas y su estrés.

¿Qué hacemos pues?

Preguntarte de forma sincera: ¿Qué quiero hacer en el trabajo?

Cuando lo tienes tatuado en tu mente, no te importan las circunstancias ya que sabes QUÉ, tu creatividad resurge ante las posibles dificultades. La disrupción es tu filosofía, ya que todos los días quieres ser mejor que el día anterior. Las metas siempre te impulsan a ser mejor, a querer conocer donde no están tus limites, aprender continuamente ya que sabes que no sabes nada.

Pero sabiendo QUÉ quieres, actúas desde la serenidad, desde la tranquilidad, porque sabes que estás en el camino correcto. Quizá no consigas crear esa empresa, quizá no llegues a liderar ese cambio con el que sueñas, pero sabiendo todo lo que te podría ocurrir, todo lo que tendrías que dejar a un lado, lo has hecho, desde la tranquilidad, y desde la coherencia.

Y ¿Qué hacemos con el dragón? ¿Para qué sirve?

Hace unos días preguntaba a un directivo. ¿Te sientes vacío a pesar de la vida que llevas? Su respuesta, con lagrimas en los ojos, fue que SI.

Somos mucho más que nuestras emociones, que nuestros títulos, acciones o retos. Somos mucho más.

Todos hemos venido a dejar algo en el mundo que perdure. No hemos venido a trabajar y hasta al día siguiente .Ya no te digo una huella en el mundo mundial, pero si en la gente nos rodea, o en nuestros clientes. Algo más allá que conseguir facturar todos meses más que el mes anterior.

Todos queremos volar, que nos reconozcan por nuestro vuelo, por nuestras alas. Pero si lo haces por ego, te aseguro que el vuelo será muy corto y con aterrizaje forzoso.

Para ello, tienes que estar en soledad contigo mismo. ¿A qué pica, verdad?

Acepta tus emociones. Acepta que no eres el contexto en el que estés viviendo, sino que eres mucho más.

Cuando empieces a volar, te darás cuenta, que hemos dado importancia a cosas que no la tenían, que hemos reaccionado a cosas de forma reactiva cuando tenía que ser de forma proactiva.

Eso es lo que hace un dragón, saber que tienes que volar mucho más que a ras de suelo, sabiendo que tienes un PORQUE que realizar, una misión.

Así que profesionales, empresas y demás organizaciones:

.- Amen a su oso, a cada uno de los osos que tienen en su empresa. Amándolos descubrirán lo autenticidad de cada uno de ellos, sacando adelante sus talentos sin necesidades de programas “fashion” de búsqueda de talento. NO contraten por C.v. contraten por el brillo de que transmiten los osos en sus ojos.

.- Den permiso que saquen las garras de tigre que todos tienen. Permitan que saquen sus ideas, que las pongan en marcha, que se confundan sin recriminarles por ello. Hagan un club de tigres y le aseguro que serán una empresa canalla.

.- Para volar, hay que tener un PORQUÉ. Un propósito mayor que una facturación o una expansión sin sentido. Y sobre todo cuando ese propósito te mueve, comenzarás a darte cuenta que como vienen las cosas, se van, descontextualizando todo lo que te ocurre.

Siempre habrá momentos, que a la hora de emprender un proyecto, haya un animal que destaque más que otro, pero siempre recuerda que tiene que haber un equilibrio dentro de ti, dentro de la empresa, recuerda alimentarlos en la misma medida

¿Cómo sería una empresa con estos 3 animales dentro de ella? ¿Cómo los alimentas tú? ¿Qué animal crees que no alimentas en tu vida?